Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Acta literal de los debates
Miércoles 16 de enero de 2008 - Estrasburgo Edición DO

2. Presentación del Programa de la Presidencia Eslovena (debate)
Acta
MPphoto
 
 

  Presidente . − Señoras y señores, hoy es un día muy especial. Es un día especial porque por primera vez en la historia de la Unión Europea el representante y Primer Ministro de este país, Eslovenia, ostenta la Presidencia de la Unión Europea. Eslovenia es un país que se adhirió a la Unión Europea el 1 de mayo de 2004, junto con otros nueve países. Y es la primera vez que uno de los antiguos países comunistas que ahora viven según los principios básicos de la libertad, la democracia y el parlamentarismo, Eslovenia, ostenta la Presidencia de la Unión Europea. Así pues, doy una calurosa bienvenida al Presidente en ejercicio del Consejo, el Primer Ministro de Eslovenia, Janez Janša. Bienvenido al Parlamento Europeo.

(Aplausos)

No obstante, hoy también es un día especial por otro motivo, y por ello extiendo una calurosa y especial bienvenida al Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, porque hace exactamente 50 años que el Primer Presidente de la Comisión Europea, Walter Hallstein, convocó su primera Comisión. El quincuagésimo aniversario de la Comisión Europea es otro acontecimiento que debemos celebrar. También envío a la Comisión, como excepción en este contexto tan solemne, mis mejores deseos para este cumpleaños especial.

(Aplausos)

Señoras y señores, es un placer escuchar el informe del Presidente en ejercicio del Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  Janez Janša, Presidente en ejercicio del Consejo. – (SL) Es un honor y un placer para mí estar hoy aquí con ustedes, y también es motivo de orgullo. Me enorgullezco como esloveno cuyo país es el primero de los nuevos Estados miembros de la Unión Europea al que se le confía la Presidencia del Consejo Europeo y también como europeo cuya Unión Europea inaugura 2008 con la firma del Tratado de Lisboa y una zona euro y un espacio Schengen ampliados.

Les aseguro que en los meses que preceden al verano estaré encantado de venir aquí con más frecuencia, si me invitan, y sin duda después de cada una de las reuniones del Consejo Europeo. Espero que se produzca una cooperación estrecha y constructiva con el Parlamento Europeo durante este período de seis meses.

Hoy es un día histórico por muchos motivos. Eslovenia presenta las prioridades de su Presidencia al Parlamento Europeo como primer nuevo Estado miembro, como primer Estado miembro que estuvo detrás del antiguo Telón de Acero y también como primer país eslavo al frente del Consejo de la Unión Europea.

Ello no habría sido posible sin los profundos cambios que se han producido en el continente europeo durante el último cuarto de siglo. Dichos cambios han permitido que Europa se una en gran medida, es decir, en una unión de paz, libertad, solidaridad y progreso. Todo esto era inimaginable para millones de europeos hace tan sólo veinte años.

En mayo de este año se cumplirán exactamente veinte años de una experiencia personal y muy especial que tuve. Si me lo permiten, la compartiré con ustedes, puesto que simboliza en gran medida los cambios que acabo de mencionar.

En 1988, otros dos periodistas y yo mismo, junto con un suboficial, fuimos arrestados, encarcelados, juzgados y condenados ante un tribunal militar por haber criticado el entonces régimen totalitario comunista de Yugoslavia, y especialmente las aspiraciones militaristas del entonces ejército yugoslavo. No había derechos fundamentales a la defensa, ni derecho a un abogado y los procedimientos no eran públicos. Fuimos juzgados en Liubliana, la capital de Eslovenia, que en ese momento todavía era una república de Yugoslavia, y se nos juzgó en un idioma extranjero para nosotros.

A pesar del carácter secreto del juicio y de las amenazas de intervención del ejército yugoslavo, decenas de miles de personas tomaron las calles y las plazas en señal de protesta pacífica. Exigían respeto por los derechos humanos y la democracia. Y ellos consiguieron que las cosas empezasen a cambiar.

Casi veinte años después, comparezco hoy aquí en esta estimada Cámara, en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo, al que puedo llegar sin detenerme en las fronteras. Como Primer Ministro de la República de Eslovenia y Presidente en ejercicio del Consejo de la Unión Europea, puedo dirigirme a ustedes en mi lengua materna.

Si alguien me hubiera dicho en mi celda de la prisión militar hace veinte años que esto era posible, obviamente no habría creído ni una sola palabra. Pero ha ocurrido, apenas después de veinte años en la vida de una misma generación.

Durante ese espacio de tiempo, Eslovenia ha establecido un sistema parlamentario democrático y una economía de mercado, y se ha convertido en un país independiente, reconocido internacionalmente, que ahora es miembro de la Unión Europea y de la OTAN y parte de la zona euro y del espacio Schengen. En 1988, hace veinte años, nuestros ingresos per cápita se situaban en torno a los 4 000 euros en poder adquisitivo, mientras que en 2007 la cifra fue de 22 000 euros. Hemos alcanzado el 91 % de la media de la Unión Europea, el año pasado nuestro crecimiento económico superó el 6 % y tenemos la tasa de desempleo más baja de la historia y una de las más bajas de la Unión Europea. El nivel de pobreza es el segundo más bajo de la zona euro, somos el tercer miembro con un nivel de deuda menor de la zona euro y estamos situados entre los seis primeros Estados miembros en el barómetro de la reforma de la Unión Europea.

Tras la caída del Muro de Berlín y los cambios democráticos, el resto de antiguos países comunistas de Europa central y oriental que son ahora miembros de la Unión Europea también ha realizado grandes progresos en la misma línea.

Tras la eliminación de la frontera de Schengen entre Italia, Austria, Hungría y Eslovenia en diciembre del año pasado, decenas de miles de ciudadanos de Eslovenia y del otro lado de la antigua frontera celebraron de manera espontánea un acto simbólico. Aquellos de ustedes que estaban con nosotros en ese momento –el Presidente de la Comisión Europea se encontraba allí y también hubo grandes celebraciones en otros lugares, a pesar de las bajas temperaturas– pudieron ver las emotivas reacciones de la gente. La situación fue la misma en todos los puntos de las antiguas fronteras de lo que una vez fue el Telón de Acero, desde el Báltico al Adriático.

En esa ocasión, conocí a una pareja de ancianos eslovenos que se encontraba entre la multitud en el antiguo paso fronterizo. Los dos tenían lágrimas en los ojos. Me contaron las dificultades que habían pasado durante decenios, mientras vivían en el lado más difícil, y posteriormente la humillación de la que habían sido objeto casi todas las veces que habían cruzado la frontera. La señora dijo que no acababa de creer que todo esto estuviera ocurriendo, que la frontera prácticamente dejaría de existir y que estaba ocurriendo algo que no se habría atrevido a soñar hace veinte o incluso quince años.

Ojalá los diputados del Parlamento Europeo que apoyaron la ampliación de la Unión Europea y el espacio Schengen hubieran estado allí esa tarde de diciembre. Habría sido una experiencia muy gratificante para ellos. No obstante, puesto que no todos ustedes pudieron estar allí, permítanme aprovechar esta oportunidad para decirles «gracias».

Gracias en nombre de esa pareja de ancianos que observaba cómo se desvanecía el antiguo paso fronterizo, en nombre de miles, decenas de miles y millones, en nombre de los más de 100 millones de ciudadanos de Europa central y oriental que hace veinte años todavía se encontraban al otro lado del Telón de Acero, algunos de ellos encarcelados y privados de sus derechos políticos y de muchos derechos humanos y que ahora están juntos en una Europa unida que les brinda la oportunidad de alcanzar una vida mejor de la que nunca tuvieron nuestros predecesores. (Aplausos)

Quizás ni siquiera sean conscientes de la envergadura de las consecuencias que ha tenido su decisión de apoyar nuestra aspiración a la libertad y de mostrarnos su solidaridad. Probablemente la decisión carezca de precedentes en toda la historia del género humano, una decisión que haría tanto bien a tantas personas. Les doy las gracias en nombre de aquellos de nosotros que estamos aquí gracias a ustedes. No estaban obligados de ningún modo a tomar una decisión tan poco egoísta: la libertad y la solidaridad triunfaron gracias a su interés.

Probablemente aquellos de nosotros que pertenecemos a generaciones que no nacieron en la Unión Europea tengamos una visión más emotiva de los hechos acontecidos en los últimos años y decenios. Para nosotros, la Unión Europea no es algo que se da por hecho. Sabemos que existe otra alternativa, que es mucho peor, y que hay otra razón que nos empuja a hacer todo lo que esté en nuestra mano para garantizar la conservación, el desarrollo y el fortalecimiento de la Unión Europea.

Nuestro objetivo principal es que Europa avance en todos los ámbitos posibles durante los próximos seis meses. Estos ámbitos clave se definieron hace algún tiempo, cuando redactamos el programa de la Presidencia para los próximos dieciocho meses, junto con Alemania y Portugal. Fue una experiencia única, y el trabajo tripartito resultó excelente, al igual que la contribución de las instituciones europeas. Este Parlamento ha sido informado del programa y del progreso significativo que nuestros socios del trío lograron el año pasado en la aplicación del programa conjunto.

Eslovenia hará cuanto esté en su mano para concluir todo lo que queda por hacer. Por lo tanto, nuestro punto de partida sigue siendo el programa mencionado anteriormente, puesto que deseamos mantener la continuidad de las políticas de la Unión Europea. Al mismo tiempo también nos enfrentaremos a cualquier nuevo problema. Como último país del trío actual, garantizaremos una transición sin problemas al próximo trío de Presidencias.

El principal logro de la aplicación del programa hasta la fecha ha sido el acuerdo celebrado sobre un nuevo Tratado de la Unión Europea, que se firmó en Lisboa en diciembre del año pasado. Permítanme manifestar mi apreciación acerca del compromiso personal de la Canciller Angela Merkel y el Primer Ministro José Sócrates, que hicieron posible este resultado. Recordemos las dudosas y difíciles circunstancias en las que la Presidencia alemana asumió este proyecto hace un año. La Declaración de Berlín y el acuerdo en principio, contenido en la misma, al efecto de que debía dotarse a la Unión Europea de un nuevo tratado fue el primer paso en el camino a Lisboa. Tras un acuerdo satisfactorio sobre el mandato para una conferencia intergubernamental en el Consejo Europeo de junio, nuestros colegas portugueses continuaron con el trabajo de la Presidencia alemana de manera satisfactoria. Bajo su liderazgo, la conferencia intergubernamental concluyó de manera satisfactoria, y el resultado fue el nuevo Tratado de Lisboa.

En esta ocasión quisiera subrayar la importancia de la función y la contribución del Parlamento Europeo, especialmente de sus representantes en la conferencia intergubernamental, en la redacción del nuevo tratado. También quisiera subrayar el importante papel de la Comisión Europea en el logro de un acuerdo sobre el nuevo tratado. He seguido de cerca este trabajo. Estoy familiarizado con él y por ello puedo hablar de esta experiencia de primera mano. El Presidente del Parlamento, Hans-Gert Pöttering, y el Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, demostraron un gran compromiso personal al ofrecer ayuda estratégica a los dos países que ostentaron la presidencia el pasado año. La sinergia de los esfuerzos realizados por las tres instituciones clave de la Unión Europea hicieron posible el éxito y la firma del Tratado de Lisboa.

Este Tratado garantizará una mayor efectividad y democracia al funcionamiento de una Unión Europea ampliada. Favorecerá el proceso de toma de decisiones en numerosos ámbitos nuevos y reforzará el papel de los parlamentos nacionales y del Parlamento Europeo.

Sin embargo, nuestra tarea no terminó con la firma del Tratado. Hemos entrado en el período de ratificación que –como sabemos, a raíz de la experiencia de 2005– es la fase más sensible de la promulgación de un tratado nuevo. Debo subrayar que la ratificación es un ámbito de competencia y responsabilidad exclusivo de cada Estado miembro. A ese respecto, quisiera felicitar de manera especial a Hungría, que ya ha concluido este proceso. Esperamos que para el final de nuestra Presidencia la mayoría de Estados miembros hayan seguido este ejemplo. El Parlamento esloveno tomará una decisión sobre la ratificación a finales de este mes.

El objetivo es promulgar el Tratado el 1 de enero de 2009. Ello implica, entre otras cosas, que tenemos que trabajar mucho en los preparativos necesarios. Estamos trabajando muy estrechamente con el próximo país que ostentará la Presidencia, Francia, para garantizar que todo esté a punto para la promulgación del Tratado. A ese respecto, también colaboraremos muy estrechamente con el Parlamento Europeo.

Señoras y señores, el progreso de la Unión Europea en los ámbitos de reforma económica de los Estados miembros y la construcción del mercado interior ha sido alentador en los últimos años. Durante dicho período, la economía de la Unión Europea se ha reforzado, y la productividad y el empleo han aumentado de manera sustancial.

Durante el próximo ciclo de tres años de aplicación de la estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo, sobre todo debemos continuar con las líneas anteriores y centrarnos en la inversión en las personas, la modernización de los mercados laborales, el incremento del potencial empresarial, el suministro de fuentes de energía fiables y asequibles y la protección del medio ambiente. Con el fin de lanzar el nuevo ciclo de tres años de manera eficaz en el Consejo de Europa de primavera, es necesario adoptar, con tiempo suficiente, unas directrices integradas de las que se responsabilicen las instituciones de la Unión Europea. Distinguidos diputados al Parlamento Europeo, en esta tesitura quisiera reiterar la importancia de una cooperación interinstitucional constructiva.

La aplicación de las reformas bien planificadas en los Estados miembros con apoyo de las instituciones en el ámbito de la Unión Europea, en el que la aplicación de políticas comunes supone un valor añadido, es clave para el sostenimiento del crecimiento económico. Existen numerosos problemas que podrían afectar a dicho crecimiento, y por ello son necesarias una reforma y adaptación constantes. Actualmente nos enfrentamos a una serie de difíciles retos, y uno de los retos clave es el incremento del precio del petróleo y de los alimentos, así como la crisis de los mercados financieros a causa de los problemas del mercado hipotecario de los Estados Unidos. La Presidencia eslovena prestará toda la atención necesaria para intentar reducir las consecuencias de lo anterior. Con ese fin, durante la primera mitad del año se elaborará un programa exhaustivo de actividades de la Unión Europea para reforzar la estabilidad de los mercados financieros. Es necesaria una mayor transparencia de los mercados, un refuerzo de los mecanismos de supervisión y una cooperación más estrecha en el ámbito internacional.

La inversión en las personas, el conocimiento, la investigación y las nuevas tecnologías sigue siendo una de las bases de la estrategia de Lisboa. La Europa moderna necesita cada vez más una sociedad basada en la creatividad y el conocimiento. Sin embargo, la inversión en el conocimiento por sí sola no es suficiente. Este año tenemos la oportunidad de celebrar un debate en profundidad sobre el tipo de mercado único de la Unión Europea que queremos. Debemos asegurarnos de que no se obstaculice el flujo de ideas y conocimiento. Por lo tanto, en el Consejo Europeo de primavera queremos añadir una quinta libertad –el libre intercambio de conocimientos– a las cuatro libertades de la Unión Europea en las que se ha avanzado tanto hasta la fecha. Una mayor movilidad de los estudiantes, los investigadores y los conferenciantes contribuirá a ello. Las ventajas del mercado interior de la Unión Europea deben ser más accesibles para los consumidores y las PYME. Un rápido progreso adicional en la realización de un mercado interior de los servicios y la innovación es clave para la aplicación de la estrategia de reforma de la Unión Europea. Pretendemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para avanzar en la liberalización del mercado interior de la energía. Al final de nuestra Presidencia, me gustaría informarles de que se ha logrado un acuerdo satisfactorio sobre esta cuestión. Esperamos poder tomar las medidas necesarias encaminadas a conseguir un suministro energético mejor, más barato y fiable para nuestros ciudadanos y empresas.

Distinguidos diputados al Parlamento Europeo, en cuanto al futuro de la Unión Europea debemos referirnos al proceso de ampliación, que no ha concluido todavía. La ampliación es una de las políticas de la Unión Europea de mayor éxito. En 2006, la Comisión Europea demostró de manera concluyente en su Comunicación titulada «La ampliación dos años después» que la mayor ampliación hasta la fecha, la de 2004, benefició tanto a los nuevos como a los antiguos Estados miembros de la Unión Europea.

Si echamos un vistazo al mapa de Europa se confirmará nuestra impresión de que la ampliación es una historia sin terminar. La continuidad de este proceso es vital, en virtud de los compromisos contraídos y sobre la base de principios fundamentales, esencialmente el principio de cumplimiento de los criterios de pertenencia a la Unión Europea. La Presidencia eslovena se esforzará por continuar con las negociaciones de adhesión con Croacia y Turquía sobre estas bases.

Los países de los Balcanes occidentales son casos particulares. Cuando la Presidencia de la Unión Europea fue ostentada por última vez por un país fronterizo con dicha región, Grecia, se sentaron las bases para la integración de los países de los Balcanes occidentales en la Agenda de Salónica. Consideramos que ahora, cinco años después, es el momento oportuno para confirmar y consolidar las perspectivas de adhesión de estos países a la Unión Europea. La Presidencia quiere promover su avance en esta dirección. Debo subrayar que no estamos abogando por una reducción de criterios ni ofreciendo un atajo. En absoluto. Queremos que la Unión Europea intervenga de manera más activa en este ámbito y que refuerce su participación en la ayuda al proceso de reforma de estos países.

Conviene no olvidar que una perspectiva firme y tangible de pertenencia a la Unión Europea constituye un estímulo esencial para lograr los cambios y reformas necesarios en estos países. Por lo tanto, queremos reforzar esa perspectiva, también con medidas específicas en varios ámbitos.

En el corazón de los Balcanes occidentales se encuentra Kosovo. En el decenio de 1970, Kosovo adquirió autonomía y pasó a formar parte del sistema federal de la antigua Yugoslavia. El estatuto de Kosovo era prácticamente igual al de las repúblicas federales. Quince años después, Milosevic abolió ese estatuto de manera unilateral y después intentó llevar a cabo una limpieza étnica a la que sólo pudo poner freno la comunidad internacional. Tras esa intervención se restauró la paz, pero la cuestión del estatuto permanente de Kosovo sigue sin resolver.

Hoy ésta es una de las cuestiones más complejas a las que se enfrenta la Unión Europea. Sin duda, sería deseable que la cuestión del estatuto de Kosovo se resolviera de manera totalmente aceptable para las dos partes directamente afectadas. Lamentablemente, el largo proceso de negociación demuestra que se han agotado las posibilidades de lograr un resultado de estas características. Es más, parece poco probable que se logre un acuerdo sobre la cuestión en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en un futuro previsible.

Por otra parte, todos sabemos que los retrasos adicionales en la resolución de la cuestión podrían desestabilizar de manera drástica una gran parte de la región de los Balcanes occidentales. Y ése sería el peor resultado posible. Por encima de todo, Kosovo es una cuestión europea. La Presidencia eslovena trabajará sobre las decisiones del Consejo Europeo de diciembre. Contamos con bases sobre las que construir un consenso, contamos con el acuerdo político de la Unión Europea, en principio, para desplegar una misión civil en Kosovo, y estamos de acuerdo en que el mantenimiento del statu quo es insostenible y que la cuestión de Kosovo constituye un problema concreto que no puede compararse con ninguna otra situación del mundo. En este marco, la presidencia coordinará soluciones que cuenten con el máximo apoyo posible en el seno de la Unión Europea y que al mismo tiempo garanticen la estabilidad a largo plazo en la región.

No obstante, sin duda Kosovo no es un caso aislado en esta región. Todos países de los Balcanes occidentales son importantes para Europa, para la Unión Europea. Para Eslovenia lo es más que para muchos otros Estados miembros de la Unión Europea, puesto que se encuentra en las inmediaciones, y la situación actual de los Balcanes es una historia inconclusa derivada de la transformación geopolítica que siguió al final de la Guerra Fría. Nos gustaría que tuviera un final feliz. Como Unión Europea, somos responsables de esta cuestión y nos debemos a las naciones y culturas de esta región. La estabilidad de la región es extremadamente importante para la Unión Europea en su conjunto y sólo alcanzable desde una perspectiva europea.

Tradicionalmente, Serbia ha desempeñado un papel importante en los Balcanes occidentales. Es vital que animemos a Serbia a emprender el camino hacia Europa mediante una estrategia apropiada y a pesar de las crisis y alteraciones a corto plazo.

En 2005 se concedió el estatuto de país candidato a la Antigua República Yugoslava de Macedonia, pero todavía no se le ha proporcionado una fecha para el inicio de las negociaciones. Ha aplicado numerosas reformas con éxito, pero todavía tiene que aplicar otras, y debemos ayudar a este país en este sentido. No debe sufrir las repercusiones de la crisis que afecta a la región. La pronta resolución de la cuestión del estatuto de Kosovo también es muy importante para su estabilidad interna.

También debemos mencionar el papel de Albania, cuya historia tomó otro rumbo tras la II Guerra Mundial, pero ahora valoramos su contribución a la estabilidad de la región y su constructiva estrategia para la resolución de la cuestión del futuro estatuto de Kosovo. También podemos incluir en la misma categoría a Montenegro, que ha acogido firmemente la reforma con vistas a la inclusión en la Agenda de Salónica.

La necesidad de la presencia internacional en Bosnia y Herzegovina y la inestabilidad política interna resultantes de los Acuerdos de Dayton nos han demostrado en los últimos meses que este país requiere una atención especial. Ya se han tomado numerosas medidas y se está reforzando el apoyo a su adhesión a la Unión Europea, pero se requiere más ayuda. Conviene que no olvidemos a los refugiados que todavía no han regresado a sus hogares, y los graves delitos que todavía siguen impunes. El castigo de estos crímenes contra la humanidad, la paz y la reconciliación son esencialmente importantes para el futuro europeo de Bosnia y Herzegovina.

Hay muchos motivos para reforzar todavía más nuestra cooperación con los vecinos, los socios estratégicos y otros interlocutores. Hoy ya he mencionado la frontera exterior de la Unión Europea. Más allá de esa frontera, contamos con socios importantes y valiosos a quienes debemos implicar más en nuestras actividades.

La Política Europea de Vecindad es una herramienta que se acoge con satisfacción para reforzar el área de estabilidad y prosperidad más allá de nuestras fronteras. La dimensión oriental y mediterránea tiene la misma importancia. Conviene que no olvidemos a Ucrania, Moldova, el Cáucaso meridional y África septentrional. Necesitamos un diálogo intensivo, y las nuevas circunstancias exigen repetidamente nuevas formas de cooperación concreta. Se acogen con gran satisfacción.

Queremos que se refuercen instituciones y procesos como el proceso de Barcelona y la Asociación Euromediterránea. Lo que no necesitamos es la duplicación o la competencia de otras instituciones con las instituciones de la Unión Europea que abarquen parte de la Unión Europea y parte del área vecina al mismo tiempo. La Unión Europea es un todo, y sólo como un todo puede ser suficientemente eficaz en el establecimiento de la paz, la estabilidad y el progreso en el área vecina y más allá.

También reforzaremos la cooperación con nuestros socios estratégicos del resto del mundo. Durante nuestra Presidencia organizaremos cuatro cumbres: con los Estados Unidos, la Federación de Rusia, Japón y los países de América Latina y el Caribe. Estableceremos una cooperación con los países de América Latina y el Caribe encaminada a lograr un desarrollo sostenible y combatir el cambio climático y la pobreza. Durante la Presidencia eslovena queremos consolidar, y si es posible, formalizar nuestra asociación y cooperación con la Federación de Rusia.

Durante la Presidencia eslovena, la Unión Europea proporcionará un apoyo fiable para el proceso de paz de Oriente Próximo. La Unión Europea colaborará en el cumplimiento de las obligaciones contraídas en Anápolis y París. Queremos que tanto israelíes como palestinos vivan seguros, libres y con plenitud, y nos comprometeremos a la coexistencia de dos países pacíficos.

Señoras y señores, llega la hora de que la Unión Europea tenga un papel nuevo y reforzado en el mundo. Europa entra en 2008 con la firma del Tratado de Lisboa, una zona euro y un espacio Schengen ampliados, un crecimiento económico sólido, un euro estable y más de tres millones y medio más de empleos que a principios del año anterior. Por lo tanto, tenemos muchos motivos para dirigir el Consejo Europeo con ambición, optimismo y –espero que mis amigos franceses no se tomen esto a mal– con visión. La visión siempre es necesaria. Porque si no sabemos cómo ajustar el timón, todos los vientos soplarán en contra. Y hay mucho viento, especialmente viento de cambio. Los últimos dos decenios de cambio no sólo han afectado a Europa, sino que todo el mundo ha cambiado. Es más, en los últimos años lo ha hecho a un ritmo más rápido que antes.

Algunos cambios ya se han producido pero no han sido evaluados en su totalidad. Tenemos mucho que decir sobre la pujanza económica de la India y China. En 2005, al inicio de la Presidencia del Reino Unido, escuché un discurso del Primer Ministro británico, Tony Blair, en esta estimada Cámara. Señaló estos cambios y la fuerza, cada vez mayor, de dos nuevas superpotencias económicas, la India y China. Curiosamente, estos dos países han firmado esta semana una serie de acuerdos bilaterales económicos y comerciales. Estos nuevos actores están invirtiendo rápidamente en conocimiento, investigación y desarrollo a la vez que refuerzan su competitividad. Se ha determinado, y con razón, que la Unión Europea está obligada a reconsiderar y a tomar medidas para evitar el deterioro de su situación competitiva. En los últimos años hemos enumerado todas nuestras deficiencias y hemos hablado de medidas para subsanarlas. Muchas de estas medidas se han llevado a cabo, aunque lamentablemente no todas. No obstante, no quiero hablar de nuevo de los objetivos y obligaciones que se derivan de la Estrategia de Lisboa.

Por último, quiero decir que no basta con abordar los cambios a los que se enfrenta la Unión Europea en un mundo global únicamente en cuanto a competitividad y a la lucha contra el terrorismo. Ambas respuestas son correctas, pero no bastan.

A nivel mundial, la Unión Europea se enfrenta a los siguientes retos clave a los que, antes o después, tendrá que responder, además de los que ya hemos escuchado hasta ahora.

El primer reto es la cuestión de la reforma de las Naciones Unidas y el establecimiento de un nuevo orden mundial. La Unión Europea puede desempeñar un papel clave en esta reforma.

El segundo reto es combatir la pobreza. Se trata de una prioridad absoluta. La ayuda internacional al desarrollo ofrecida por la Unión Europea es sustancial, pero no siempre se utiliza de manera eficaz. Para que sea más eficaz, necesitamos hacer principalmente dos cosas: una es centrarnos en la educación, es decir, elevar los niveles de educación en las sociedades pobres, y dos, adquirir alimentos y otros productos para que se donen como ayuda al desarrollo en los países y regiones a los que se dirige la ayuda. Ése es el único modo en el que podemos ayudar de manera efectiva a reforzar su agricultura y sus economías y erradicar las causas de la pobreza a largo plazo. En cuanto a la ayuda internacional al desarrollo, la palabra «competitividad» debe sustituirse por la palabra «cooperación». Debería animarnos el hecho de que los países menos desarrollados se están desarrollando y los pobres están saliendo de su pobreza. Cuantos más países se desarrollen, más capacidad tendrán para ayudar a combatir la pobreza.

El tercer reto lo constituye la lucha contra el cambio climático. Con las conclusiones del Consejo Europeo del año pasado, la Unión Europea se convirtió en un líder mundial que goza de una credibilidad mayor y una influencia mucho más significativa. Debemos conservar este papel. También lo podemos lograr garantizando, en la negociación con nuestros socios mundiales, que los mismos criterios que se aplican internamente también se apliquen de manera externa al compartir la carga en la lucha contra el cambio climático.

El cuarto reto es, sin duda, el diálogo intercultural. Es más necesario que nunca. A largo plazo, las condiciones para la paz mundial y una respuesta a la gran amenaza de seguridad al mundo moderno no pueden crearse sin él. Por lo tanto, nos complace que 2008 también sea un año en el que la Unión Europea esté dedicando una gran atención al diálogo intercultural. También nos complace que el Presidente del Parlamento Europeo asistiera a la ceremonia de inauguración en Liubliana a principios de mes, y que el Parlamento Europeo vaya a organizar un elevado número de importantes acontecimientos a ese respecto. En primer lugar, están realizando una contribución muy significativa al refuerzo de la sensibilización sobre la necesidad de un diálogo así, y en segundo lugar, están posibilitando que avancemos tomando medidas auténticas.

De vez en cuando escuchamos que los asuntos anteriormente mencionados no constituyen verdaderas prioridades para la Unión Europea, y que deberíamos abordar los problemas domésticos, pero estoy convencido de que este enfoque es muy estrecho de miras, porque el establecimiento de la paz y la seguridad de nuestros ciudadanos, de un abastecimiento energético estable y seguro en la Unión Europea y la gestión de las presiones migratorias sobre ésta dependen en gran medida de cómo resolvamos estas cuatro cuestiones clave y del modo en el que la Unión Europea desempeñe su función y ejerza su influencia, cada vez mayores, en un mundo global.

Cuanto más capaz sea la Unión Europea de actuar como socio mundial sobre estas bases, mayores serán las garantías que tendrán los ciudadanos de unas vidas pacíficas y seguras y de un desarrollo económico y social estable.

Señoras y señores, permítanme concluir asegurándoles que Eslovenia va a acoger, o ha acogido esta tarea con total responsabilidad y tras tres años de preparación intensiva. Puede que nuestra Presidencia no se desarrolle a tan gran escala como la francesa y no sea tan visible como la alemana, y quizás nuestros funcionarios no disfruten de tradiciones tan antiguas y exquisitas como la británica. Puede que cometamos errores, que realicemos afirmaciones muy directas o muy ingenuas. Sin embargo, prometemos trabajar de manera responsable y dedicar toda nuestra atención a los asuntos sustanciales. No vamos a competir por la primera plana. Eso no nos importa. Sabemos dónde empezamos hace veinte años cuando Eslovenia era subestimada por muchos. Sabemos lo que hemos tenido que hacer para tener éxito y estar hoy aquí.

Nuestro mayor deseo es que nuestra contribución genere, mes a mes, una satisfacción mayor entre los europeos, para que un día cualquier persona que pase por la calle en cualquier ciudad de Europa responda inmediatamente cuando se le pregunte si está preocupada por el futuro de la Unión Europea: «Me preocupa el futuro de Europa porque sé que Europa se preocupa por mí».

Señoras y señores, quizás no hayamos llegado a la meta, pero no estamos lejos, y sin duda estamos en el buen camino. Gracias. (Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Muchas gracias al Presidente en ejercicio del Consejo, Primer Ministro Janša. Es algo maravilloso que Eslovenia ostente la Presidencia. Los Presidentes de los Grupos realizarán sus intervenciones en breve, pero ahora puedo decir, en nombre de todo el Parlamento, que el Parlamento Europeo está junto a Eslovenia en la creación de una Unión Europea de éxito y que por ello estamos seguros de que la Presidencia de Eslovenia será un gran éxito.

Ahora quiero solicitar la intervención del Presidente de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. − Señor Presidente, Primer Ministro, diputados al Parlamento Europeo, mis primeras palabras están dedicadas a la Presidencia eslovena. Efectivamente, es la primera vez que un Estado miembro de la última ampliación asume esta responsabilidad tan importante. Eslovenia constituye un magnífico ejemplo del éxito de la ampliación. Ha sido el primer país en adoptar el euro.

El ejemplo de Eslovenia demuestra que los Estados miembros que entraron a formar parte de la Unión Europea en 2004 y en 2007 ocupan ahora el corazón de la integración europea. Demuestra asimismo las importantes credenciales europeas de Eslovenia. Quiero expresar al Primer Ministro Janša mi pleno apoyo durante los próximos seis meses a la tarea tan importante que supone ocupar la Presidencia del Consejo Europeo. Usted, Primer Ministro, querido amigo, y su país, son símbolos de la lucha por la libertad, un valor fundamental para Europa. Y gracias por recordarnos esas magnas celebraciones de Schengen. Me conmovió mucho poder estar con usted y otras personas en esa frontera entre Eslovenia e Italia y no olvidaré las palabras que usted pronunció en esos momentos, recordándonos que, hace 20 años, hubo personas que murieron a manos del ejército yugoslavo al intentar alcanzar la libertad, llegar a Italia, llegar a la Unión Europea.

Realmente fue una jornada muy emotiva la celebrada con el Primer Ministro Socrates y el Presidente del Consejo Europeo, y a finales de diciembre visitamos Alemania, Polonia y la República Checa; también estuvimos en la frontera entre Estonia y Finlandia, Eslovaquia, Hungría y Austria, y fuimos testigos de la emoción que expresaban los ojos de tanta gente.

Creo que resulta importante rememorar todo esto, desde el lugar en que nos encontramos ahora. Al escucharle hoy, Primer Ministro Janša, no he podido sino reafirmar mi sólida creencia de que esta ampliación de 2004-2007, que ha unido a Europa en paz y democracia, constituye uno de los mayores logros de la historia europea, del que deberíamos sentirnos orgullosos.

La Comisión va a trabajar en estrecha colaboración con la Presidencia eslovena en los temas centrales de su programa, como la estabilidad de los Balcanes Occidentales, Kosovo, y Bosnia especialmente, pero también la ampliación, la Política Europea de Vecindad, el asilo y la inmigración, la cooperación con socios estratégicos y el diálogo intercultural.

Permítanme centrarme en tres temas que están muy ligados a nuestra responsabilidad. Me gustaría fijarme en tres prioridades: el Tratado de Lisboa, el paquete sobre energía y cambio climático y la Estrategia de Lisboa renovada.

El año 2007 deja a la Unión Europea en buena situación. Los avances para la conclusión de un nuevo Tratado han estado a la altura de nuestras expectativas. La Unión ha seguido la hoja de ruta que fue presentada por la Comisión en mayo de 2006: primero la Declaración de Berlín, que celebraba el 50º aniversario del Tratado de Roma y esbozaba una visión para el futuro de la Unión; luego, el Consejo Europeo de junio, donde acordamos –bajo la Presidencia alemana– un mandato concreto para la CIG; y por último, la firma del Tratado de Lisboa en diciembre.

El proceso hasta alcanzar un acuerdo ha puesto de relieve un grado notable de consenso entre los Estados miembros y las instituciones europeas para seguir avanzando.

Contamos con un Tratado creíble y equilibrado y creo que constituye una base sólida para el futuro. Hemos dejado de lado gran parte de la falta de unidad y de las desavenencias de anteriores debates institucionales. Todo ello coloca a la Unión en una buena posición para garantizar la consecución de nuestra prioridad política para este año. La prioridad política para este año es la ratificación satisfactoria del Tratado de Lisboa. Hago un llamamiento a todos los Estados miembros para que procedan con diligencia y decisión con el fin de asegurar la ratificación de este Tratado Europeo.

La Comisión va a aprobar la semana que viene el paquete sobre cambio climático y energías renovables. Nuestras propuestas están a la altura de las exigencias fijadas por todos los Jefes de Estado y de Gobierno durante el pasado Consejo Europeo de primavera, que demandaron unos objetivos concretos y jurídicamente vinculantes.

La Comisión está trabajando ahora en ese mandato. Constato con gran satisfacción que se trata asimismo de una prioridad, tanto para la Presidencia eslovena del Consejo como para el Parlamento. Tendremos que trabajar con denuedo para que el paquete quede aprobado a finales de 2008. Nuestro paquete viene a complementar las propuestas presentadas el año pasado sobre el mercado interior energético. Un mercado europeo de la energía vendrá a ofrecer más opciones y mejores precios a los ciudadanos europeos y resulta vital cumplir los tres retos centrales que afronta la Unión Europea en el sector de la energía: competitividad, sostenibilidad y seguridad de suministro.

Desde un principio hemos sabido que no es una tarea sencilla transformar a Europa en una economía con una dependencia reducida del carbón. Pero ha llegado el momento de ser serios, responsables y coherentes con respecto a nuestro compromiso. La Comisión va a seguir un planteamiento equilibrado en cuanto a los esfuerzos exigidos a los Estados miembros. Arrancan de posiciones muy diferentes; sus circunstancias son bien distintas; algunos tienen mayor capacidad para financiar las inversiones que otros. Además debemos minimizar los costes de adaptación de la industria europea y resolver los retos con que se enfrentan las industrias intensivas en energía. La Comisión es perfectamente consciente de estas realidades, como bien pondrán de manifiesto nuestras propuestas.

Pero no esperen de nosotros que transijamos en lo referente a los intereses europeos, que consisten en dirigir los esfuerzos globales hacia la lucha contra el cambio climático, en garantizar la seguridad energética y en proporcionar una ventaja competitiva a nuestras economías. Tanto nuestra credibilidad internacional como la credibilidad cara a los ciudadanos europeos dependen del cumplimiento de los objetivos establecidos en marzo de 2007.

Bali constituyó un gran éxito al establecer una hoja de ruta hacia el acuerdo, pero nuestro paquete de la semana próxima constituye una demostración rotunda de nuestra voluntad de predicar con el ejemplo.

El paquete sobre energía y cambio climático debe contemplarse como una oportunidad para Europa en términos económicos. Favorecerá la innovación e incrementará la competitividad. Constituye todo un error contraponer la lucha contra el cambio climático a la competitividad de las industrias europeas. La Unión debe encabezar los esfuerzos globales para detener el cambio climático y las industrias europeas deben continuar siendo líderes mundiales. Al mismo tiempo, vamos a crear además nuevos mercados y nuevos puestos de trabajo y contaremos con la ventaja de ser los primeros en «mover ficha» en muchos de esos sectores.

Es cierto que nuestro paquete propugna una Europa más respetuosa con el medio ambiente, pero también va a contribuir a una Europa respetuosa con la industria, más respetuosa con los puestos de trabajo y más respetuosa con los consumidores. Va a ser una iniciativa de tipo «ganar-ganar».

Tres años después del relanzamiento en 2005, la Estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo está funcionando. Ha contribuido a unos mejores resultados de la economía europea, concretamente a la creación de 6,5 millones de nuevos puestos de trabajo a lo largo de los últimos dos años.

Esperamos que para el año 2009 se hayan creado cinco millones de puestos de trabajo. Las reformas estructurales están favoreciendo asimismo el crecimiento económico y mejorando las perspectivas para una prosperidad europea duradera. Se trata de logros muy alentadores.

Para lanzar el siguiente ciclo de Lisboa, tendremos que adoptar decisiones ambiciosas durante el Consejo de primavera en ámbitos como la investigación, la innovación, el entorno empresarial, las capacidades profesionales y la cualificación de la mano de obra.

La Comisión está realizando propuestas para convertir la quinta libertad –la libre circulación del conocimiento– en una realidad europea con el fin de acelerar la innovación y ponerla a disposición de un número mayor de ciudadanos europeos.

Necesitamos igualmente una Ley para la pequeña empresa a fin de que Europa promueva el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas. Esas PYME son las creadoras de nueve de cada diez nuevos puestos de trabajo. Constituye una prioridad para la Comisión durante 2008.

Por último pero no lo último, Europa necesita políticas sobre trabajo activas: políticas que proporcionen a las personas las capacidades para poner en práctica su potencial y políticas que permitan a nuestros ciudadanos garantizar su empleabilidad. Invertir en las personas constituye la forma más segura de garantizar a nuestros ciudadanos que van a seguir contando con un empleo a pesar de cambiar de puesto de trabajo. Tenemos que ofrecer prosperidad, no sólo para algunos, ni siquiera para la mayoría, sino para todos. Ésa es la razón por la que invertir en las personas y modernizar los mercados laborales continúa siendo uno de los cuatro ámbitos prioritarios del nuevo ciclo de Lisboa.

Tenemos que fomentar el espíritu emprendedor de los europeos: la creación de puestos de trabajo, la innovación y la competencia son claves para el éxito europeo. Las previsiones económicas para 2008 y 2009 ya son ligeramente menos optimistas y deberíamos tomarnos en serio estas señales. Sabemos que su causa radica en cierta inestabilidad financiera procedente del otro lado del Atlántico.

Pero deberíamos combatir los discursos negativos. Nuestros cimientos económicos son firmes y sólidos. Sabemos asimismo que el empeoramiento económico podría frenar la voluntad de implantar reformas económicas y sociales. Se trataría de una reacción natural, pero sería extraer una conclusión errónea de la experiencia pasada.

La competencia global y la prosperidad de nuestros ciudadanos exigen que Europa continúe su proceso de reforma para ser una economía más competitiva. Es la única forma de preservar nuestro modelo, nuestro modelo europeo de cohesión social.

Una de las claves hacia el éxito en 2007 fue la capacidad de la Comisión para trabajar de manera constructiva con el Parlamento y el Consejo. Jamás habríamos llegado a un acuerdo sobre el Tratado de Lisboa o encontrado soluciones para asuntos complejos, como el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología y Galileo, sin este enfoque de colaboración.

La asociación institucional triangular entre Parlamento, la Presidencia eslovena del Consejo y la Comisión será crucial para el éxito en 2008. Con un Tratado ratificado, un acuerdo sobre el paquete de energía y cambio climático y una Estrategia de Lisboa operativa en materia de crecimiento y empleo, en 2009 contaremos indudablemente con una Europa más segura de sí misma y mejor preparada para afrontar el futuro.

Por último, permítanme dar las gracias al Presidente Pöttering por su felicitación con motivo del 50º aniversario de la primera reunión de la Comisión Europea. Efectivamente, esta institución ha recorrido un largo trecho desde 1958. La Comisión Europea ha ocupado un lugar central en el proceso de integración europea como fuente de dinamismo y ambición, como referencia para todos aquellos que creen en el proyecto europeo. Hoy me enorgullezco de dirigir esta institución en los albores del siglo XXI, cuando nos enfrentamos a nuevos retos y necesitamos soluciones nuevas.

La Comisión Europea va a permanecer fiel a Walter Hallstein y a todos los padres fundadores que, hace 50 años, impulsaron esta gran institución como actor central en nuestro proyecto común. En estrecha cooperación con el Parlamento y con el Consejo, vamos a continuar promoviendo nuestros objetivos comunes: una Europa fuerte, una Europa abierta, una Europa de libertad, prosperidad y solidaridad. Y estamos convencidos de que, trabajando hombro con hombro con la Presidencia eslovena y con el Primer Ministro Janša, vamos a alcanzar resultados concretos para nuestros ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Muchas gracias, señor Presidente de la Comisión. Walter Hallstein dijo lo siguiente el 16 de enero de 1958 –y cito, porque se trata de una breve afirmación dirigida a los Miembros de la Comisión–: «Vuestro trabajo dará frutos, pero sólo cuando exista una estrecha cooperación con los otros organismos, especialmente el Consejo de Ministros y la Asamblea del Parlamento.» Fin de la cita.

Hoy somos el Parlamento Europeo, y lo que se aplicaba en 1958 también valía para hoy en 2008; no me cabe ninguna duda de que cuando las instituciones europeas trabajan juntas, también tienen éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Joseph Daul, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (FR) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo Europeo, señor Presidente de la Comisión, Señorías, es una suerte que el deseo del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) de una Europa 2008 eficiente, de una Europa capaz de responder a las preocupaciones de sus ciudadanos, coincida con la Presidencia eslovena de la Unión Europea.

Eslovenia, su querido país, señor Primer Ministro Janša, es sin duda un país de resultados. Los indicadores macroeconómicos y la naturaleza del debate político lo demuestran. Los eslovenos se encuentran en la vanguardia de los que nos confieren un fuerte sentimiento de pertenencia a la Unión.

Los eslovenos se sitúan entre los más eficientes en términos de realización de los objetivos de Lisboa. En su trayecto hacia la adhesión y desde 2004, Eslovenia ha ido acumulando éxitos.

Lo que nosotros hicimos, o no hicimos en absoluto, en 50 años, lo han hecho ustedes en diez, y han logrado la difícil transición del socialismo a la economía de mercado sin desorganizar su sociedad.

Tienen una economía privatizada fuerte, una inflación estable, unos salarios en alza, una tasa de desempleo relativamente baja y, sobre todo, una moneda fuerte, que les ha permitido incorporarse a la zona euro en 2007. Se han unido también al espacio Schengen y ahora son el primero de los nuevos Estados miembros que toma las riendas de la Unión.

Innegablemente, la Presidencia eslovena marca la integración de los nuevos Estados miembros en la Unión Europea. Al asumir la responsabilidad de acompañar el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa, al dirigir los trabajos de los 27 para responder a los retos que tiene que afrontar Europa en materia energética y climática, y de crecimiento y empleo, al proseguir el proceso de integración de los Balcanes occidentales, al contribuir con sus iniciativas al Año Europeo del Diálogo Intercultural, que será la ocasión de reafirmar los valores de apertura, tolerancia y diálogo que están en el centro del proyecto europeo, la Presidencia eslovena demuestra que los países que se han incorporado a la Unión desde 2004 están familiarizados no sólo con los asuntos institucionales de la Unión, sino también con su funcionamiento interno y el modo en que Europa hace valer sus intereses a escala internacional.

Señor Presidente del Consejo, el Grupo del PPE-DE estará a su lado para apoyarle en la realización de sus objetivos prioritarios. Por lo que respecta al futuro de Europa, depende de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa. Por tanto, la eficiencia es una cuestión vital si se desea alcanzar la ratificación, a fin de disponer de nuevos instrumentos antes de las elecciones al Parlamento Europeo de 2009. Nuestro Grupo apoyará asimismo sus esfuerzos con vistas a lanzar eficazmente el nuevo ciclo de la Estrategia de Lisboa y a garantizar a Europa un futuro más próspero, equitativo y respetuoso del medio ambiente, así como a hacer que nuestra economía se encuentre en una buena posición para sacar partido de las posibilidades que nos brinda la globalización.

Por ello, para crear unas condiciones favorables al crecimiento social, hacer del conocimiento y la innovación los motores del crecimiento y encontrar respuestas a los retos demográficos, el abastecimiento energético y el cambio climático, Europa debe desempeñar un papel dominante en las negociaciones con sus socios mundiales sobre un sistema post-Kyoto.

Señor Presidente en ejercicio del Consejo, por lo que respecta a los Balcanes y las perspectivas para la incorporación de los Balcanes occidentales a Europa, apoyaremos sus esfuerzos por favorecer la estabilidad y la cooperación en la región, ya que en ello va la seguridad y la prosperidad de toda la Unión.

La Unión Europea y su Presidencia deben desempeñar el papel que les corresponde en la resolución del tema del estatuto de Kosovo. Ese papel de puente entre Oriente y Occidente que Eslovenia ha desempañado con frecuencia en la historia y la geografía de Europa representa una baza para la Unión y sus miembros. En la encrucijada de todas las influencias que han marcado la historia de nuestro continente, Eslovenia es un lugar de paso permanente de personas, bienes y todo tipo de corrientes culturales. Eslovenia será el promotor ideal del diálogo entre las distintas culturas, creencias y tradiciones religiosas y espirituales en el contexto del Año Europeo del Diálogo Intercultural plural.

Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio, Señorías, digo esto en nombre del Grupo del PPE-DE: deseo una Europa 2008 eficaz, una Europa de los resultados. La Presidencia de la Unión constituye indiscutiblemente un desafío importante para un país como Eslovenia, en especial por lo que respecta a sus recursos humanos y a la dimensión de su administración gubernamental, tal como ha recordado usted. Pero, señor Presidente, otros miembros de la Unión —Luxemburgo, Austria— han demostrado en muchas ocasiones que la convicción, la tradición y la eficiencia europeas no se miden por el tamaño de los países.

¡Buena suerte a la Presidencia eslovena!

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Martin Schulz, en nombre del Grupo del PSE. – (DE) Señor Presidente, señoras y señores, quiero subrayar una vez más en nombre de mi Grupo lo que le dije en Liubliana en dos ocasiones, señor Primer Ministro: como Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, estamos dispuestos a apoyar su Presidencia en todo lo que podamos. Se trata –como usted muy bien ha dicho– de una Presidencia histórica. La Presidencia de un Estado que ha surgido de una dictadura comunista –y este factor no debe tomarse a la ligera– con un Primer Ministro que fue víctima de esta dictadura, es una Presidencia que no sólo merece el apoyo pleno de todos los demócratas, sino que también tiene una gran oportunidad de volver a ganarse los corazones de los ciudadanos, porque una vez más nos ofrece, aquí en el Parlamento y en Europa, la oportunidad de demostrar que el cambio es posible y que a largo plazo, la libertad siempre prevalece y la democracia siempre triunfa.

Su país también es prueba de ello: ninguna dictadura del mundo sobrevive a largo plazo. Puede que lo haga durante diez, treinta o cien años, pero al final la democracia siempre triunfa, y eso es una señal positiva.

Su discurso, cuya objetividad ha sido vivificante, debe establecer el tono para todo el año 2008. No sé lo que nos espera en el segundo semestre, pero al menos hoy hemos debatido sobre política, y eso es algo que apreciamos enormemente.

Puede que el hecho de que hoy hayamos estado debatiendo cuestiones políticas en lugar de temas personales sea la primera diferencia con respecto al segundo semestre. Sin embargo, es sorprendente que a estas alturas ya hayamos detectado algunas diferencias. Una diferencia sobre la que me gustaría hablar algo más es que, en efecto, la ampliación de la Unión Europea no ha concluido. Efectivamente, en la actualidad se negocia la ampliación de la Unión Europea. Se negocia con Macedonia, se negocia con Croacia y se negocia con Turquía.

También ha hablado de su deseo de negociar la adhesión de Turquía. La Presidencia del Consejo para el segundo semestre de 2008 no quiere todo esto. En todo caso, lo que nosotros queremos es claridad por parte del Consejo. ¿Se está negociando actualmente con Turquía con vistas a su adhesión o no? Ése es uno de los puntos esenciales que tendrá que aclarar en primer lugar y lo mejor que pueda, en el marco de la troika, durante su Presidencia del Consejo.

La segunda diferencia –y hemos escuchado muy atentamente este punto– es que usted considera que las instituciones europeas poseen impulso suficiente para organizar la política de vecindad por sus propios medios. Bien dicho. Tal afirmación constituye un claro revés para las instituciones de la Unión Mediterránea propuesta por su supuesto heredero al cargo de Presidente en ejercicio del Consejo. Muy bien. También en esto le apoyamos.

(Aplausos)

Por lo tanto, podemos ver algunas fracturas ocultas en el Consejo, pero puede confiar en que al menos el Grupo Socialista está de su parte, señor Janša.

El Presidente en ejercicio del Consejo ha hablado sobre la apertura de las fronteras de Schengen. También éste es un punto importante, y le agradezco este compromiso con la gran oportunidad que la libertad de circulación derivada de tal apertura ofrece a nuestros ciudadanos. También le agradezco su inequívoca afirmación –la afirmación de un Estado como Eslovenia, un Estado con su historia– de que lo considera una oportunidad para la libertad de su pueblo, porque así también está enviando una señal contra la extrema derecha de Europa, que abusa de todas y cada una de estas libertades con su retórica de terror frente a Europa e inspira temor a la gente en relación con cualquier acontecimiento imponderable en lugar de tranquilizarla con las oportunidades que la libertad trae consigo.

(Aplausos)

Tengo una petición que hacerle, señor Presidente de la Comisión. En Alemania la deslocalización de Nokia es actualmente objeto de gran debate. Usted acaba de decir que la fuerza de la economía de Europa reside en sus PYME. Esto es correcto, pero también tenemos un gran volumen de empleo en el sector industrial. En mi país, el Ministro de Asuntos Económicos de la región de Renania del Norte-Westfalia afirma actualmente que esta deslocalización de Nokia desde Bochum en Alemania a Rumanía se financiaría con fondos de la Unión Europea. No lo creo, pero le ruego que lo compruebe y aclare que no es así, porque si no lo es, este tipo de retórica, amarga y dolorosa como lo es, simplemente da pábulo a aquellos que están en contra de la construcción de una Europa unida. Por ello la aclaración es tan importante a este respecto.

(Aplausos)

Un comentario final al Presidente del Parlamento Europeo y al Presidente de la Comisión. Sí, Walter Hallstein fue un gran hombre. Como uno de los padres fundadores de la Unión Europea y uno de los Presidentes de la Comisión, realizó una contribución enorme, pero la medida en la que los que imitarían a Hallstein ya se han apartado del trabajo fundacional de éste puede constatarse en su persona, señor Presidente, cincuenta años después. El señor Hallstein era un ferviente entusiasta de la adhesión de Turquía a la Unión Europea. Usted es algo escéptico a este respecto, como todos sus colegas. A este respecto, sí, Walter Hallstein era un gran europeo.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Muchas gracias a mi colega, Martin Schulz. Las convenciones de la Cámara impiden –o al menos no es habitual– que el Presidente responda a las contribuciones irónicas de los Presidentes de Grupo. Si no ocupase el cargo que ocupo en este momento, habría sido un placer responderle, así que me limito a agradecer los agradables comentarios sobre Walter Hallstein.

 
  
MPphoto
 
 

  Graham Watson, en nombre del Grupo ALDE. Señor Presidente, quiero formular algunos comentarios al Primer Ministro Janša. Señor Presidente en ejercicio del Consejo, mi Grupo se dirige a usted con un mensaje sencillo: «Europa espera». Espera que 2008 sea un año de progreso. Esperamos que ese progreso comience ya. Y esperamos que su Presidencia esté a la altura de las circunstancias.

No tengo ninguna duda de que así será. ¿No fue un resuelto esloveno el que, alzando el puño contra un poderoso imperio, proclamó por primera vez: «No todos los caminos conducen a Roma»? Bueno, tampoco conducen a París, y éste no es el comienzo de la Presidencia francesa. Se trata de una primera ocasión histórica para los países que entraron a formar parte de nuestra Unión en 2004.

Señor Presidente en ejercicio del Consejo, su país tal vez sea pequeño de tamaño, pero sabemos que es enorme de espíritu, y sabemos también que los David de Europa a menudo son mejores presidentes que sus Goliat. Fiel a las formas, su programa para la Presidencia combina una sosegada ambición con un estilo de consenso, lo que tiene la capacidad de unificar a nuestro continente. Tal unidad será vital para la rápida ratificación del Tratado de Lisboa y para recabar el apoyo para un acuerdo interinstitucional sobre la forma de gobernar Europa bajo ese nuevo Tratado.

En cuanto a la cooperación interinstitucional, abogaríamos por un diálogo exhaustivo con usted y una mayor presencia de su Gobierno en esta Cámara. Lamentamos que su escaño se encontrara vacío ayer cuando nos disponíamos a escuchar al primer invitado en nuestro Año de Diálogo Intercultural.

Su programa habla de la importancia del dinamismo interno, y ésa, señor Schulz, es la forma de crear puestos de trabajo y de mantenerlos en este continente: dinamismo interno. Confiamos en usted, señor Presidente en ejercicio del Consejo, para impulsar el mercado único en el ámbito de la energía, de las telecomunicaciones y de los servicios de atención sanitaria. La Unión Europea tiene una tarea bastante ardua para convencer a sus ciudadanos de que añade valor a sus vidas cotidianas, de forma que, en una situación clara en favor de una atención médica más ágil, de facturas más reducidas, de mayores opciones para los consumidores, estaríamos locos si elimináramos de un manotazo las propuestas favorables a los derechos de los pacientes simplemente porque son controvertidas.

En otros ámbitos, va a tener que mostrar sus músculos bastante más, sobre todo frente a sus homólogos presidenciales que tienen un interés personal por promover la energía nuclear como la panacea para el cambio climático. La solidaridad y el reparto de cargas son la clave para el éxito a la hora de recortar las emisiones y cumplir los objetivos sobre energías renovables. En 2008, nuestra Unión tiene que demostrar, tal como ha dicho el Presidente Barroso, que es capaz de convertir en acción las buenas palabras sobre la lucha contra el cambio climático.

El progreso en los Balcanes Occidentales constituye ciertamente una de sus prioridades y su experiencia y comprensión de la zona constituirán una prima adicional para nuestra Unión. No obstante, sospecho que afirmar, como usted hace, que la situación en Bosnia y Herzegovina es peor que la de Kosovo no refleja la opinión de la mayoría en la Unión. Como tampoco estoy seguro de que sea una buena forma de motivar a la población de Bosnia y Herzegovina. Si lo que pretende es aplacar a Serbia, no creo que funcione. Dorar la píldora de la independencia de Kosovo con un Acuerdo de Estabilización y Asociación tal vez sea una forma de salir adelante. Pero, al tiempo que el seño Đelić afila el lápiz para acudir a Bruselas, mi Grupo sostiene –en los términos más firmes posibles– que no puede haber un Acuerdo de Estabilización y Asociación sin la plena cooperación de Serbia con el TPIY.

(Aplausos)

Serge Brammertz, el nuevo fiscal jefe, todavía tiene que ver muestras claras de cooperación. Ninguno de nosotros, señor Presidente en ejercicio del Consejo, desea que Serbia permanezca al margen de Europa, y la actitud cortés y constructiva de su Presidencia bien pudiera conseguir su incorporación y que entregue a Ratko Mladić.

Pero mientras tanto, como dicen ustedes en Eslovenia, hay que «rezar por una buena cosecha, pero hay seguir cavando».

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Crowley, en nombre del Grupo UEN.(GA) Señor Presidente, el Gobierno esloveno va a asumir la responsabilidad de la presidencia de la Unión Europea en un momento bastante delicado. Los países europeos tienen que abordar la ratificación del Tratado; la región de los Balcanes se encuentra en el ojo del huracán; hay que lograr un acuerdo en el ámbito europeo sobre el paquete energético y hay que encontrar un nuevo impulso para resolver el conflicto entre Palestina e Israel.

(EN) Como ya ha sido acertadamente comentado por los compañeros, la lista de lo que Europa tiene que hacer es interminable. La variedad de asuntos y decisiones y los ámbitos de interés y de conflicto que deben resolverse son enormes.

En lugar de aleccionarle sobre lo que no ha hace bien o lo que otros puedan hacer mal en el futuro, voy a referirme brevemente a tres ámbitos.

Primero, el Tratado de la Reforma, el Tratado de Lisboa: su ratificación es esencial para el desarrollo ulterior de la Unión Europea.

Segundo, con respecto a futuras ampliaciones: hemos de garantizar que los países candidatos sientan que tienen oportunidad y posibilidad de convertirse en miembros de la Unión Europea en un futuro próximo.

Tercero y, a mi juicio, lo más importante, Kosovo y lo que está ocurriendo allí, así como una transición pacífica desde su situación actual hacia la posible situación futura que pudiera surgir. Ya hemos sido testigos del enorme éxito en Kosovo al patrullar conjuntamente las fuerzas policiales de ambos grupos étnicos en las zonas recíprocas, desapareciendo la idea de una sola fuerza policial para un solo pueblo, dando paso a una fuerza policial conjunta para toda la población de Kosovo.

Su experiencia, señor Primer Ministro, como insurrecto en cierto sentido, como intelectual pero, lo que es más importante, como demócrata y como la voz de la sensatez capaz de conducir a su país desde la penumbra del comunismo hasta la luz –a veces tenue debido a las crisis energéticas– y el futuro de la Unión Europea, ese tipo de imagen y ese tipo de imaginación es lo que es más importante para la población de Bosnia, Serbia, Kosovo y, efectivamente, Turquía.

Espero con ilusión trabajar con usted y con su Gobierno. A pesar del hecho de que su país pueda ser pequeño, no sólo posee un enorme espíritu sino que atesora una gran cualidad. Como ya ha quedado suficientemente claro al iniciar este proceso, usted no tiene miedo de plantarse ante los «grandes» cuando intentan intimidarle. Pero, lo más importante de todo, lo que usted aporta es la certeza moral acerca de dónde procede.

Lo que la Unión Europea necesita hoy son héroes nuevos, héroes que sepan lo que es estar privado de libertad; héroes que sepan lo que es carecer de libertad de expresión, libertad y democracia. Esa es la mejor luz que podemos proyectar en los oscuros confines del continente europeo hoy.

 
  
MPphoto
 
 

  Monica Frassoni, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (IT) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señoras y señores, somos muy sentimentales con respecto a Europa y los logros alcanzados como modelo de paz y democracia y los logros futuros en cuanto al impulso de la libertad y el bienestar de los ciudadanos, así como la adopción de un enfoque innovador y coherente para abordar los retos medioambientales mundiales.

Por lo tanto, nos complace darle la bienvenida hoy aquí, pero nos entristece un poco que esta experiencia pueda ser de algún modo única, porque, como sabe, una de las reformas del Tratado de Lisboa es la elección del Presidente en ejercicio del Consejo Europeo. Esto es algo que nos preocupa, en parte porque, en mi opinión, ninguno de los candidatos que se han propuesto podría hacer mucho por Europa.

Sin embargo, dicho esto, quisiera mencionar varios puntos específicos que revisten una relevancia especial para el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea. Como ha mencionado el Presidente de la Comisión, el «paquete energético» se presentará durante su Presidencia: éste es el resultado del trabajo que realizamos todos nosotros el año pasado, sabemos que hay una conmoción generalizada en torno al mismo, y ya hay maniobras y presiones en marcha para reducir su valor y su impacto. Creemos que un aspecto fundamental de su Presidencia será hacer frente a estas presiones, por parte de una serie de interesados más o menos fuertes, para restringir y disminuir el impacto de esta normativa.

También nosotros por nuestra parte continuaremos librando nuestra batalla, aunque creo que estaremos en desacuerdo. En nuestra opinión, una economía de bajas emisiones de carbono –aquí también me dirijo al Presidente de la Comisión– no puede ser una economía nuclear; la financiación y la pérdida de tiempo sobre un futuro nuclear que todavía no existe o sobre caras tecnologías de aplicación incierta como la captura y el almacenamiento del carbono compiten directamente con las verdaderas energías renovables que deberíamos fomentar y financiar: la energía solar y eólica, junto con el ahorro energético, que representa la perspectiva más prometedora para la innovación y el empleo.

Otra cuestión importante durante su Presidencia será la coordinación del ordenamiento territorial y urbano, que será más significativo con vistas a la Cumbre de Primavera, y que hacen referencia a la Carta de Leipzig: puede que salvaguardar la calidad de nuestras ciudades y reforzar la cohesión territorial estén menos de moda que otras cuestiones, pero las consideramos absolutamente cruciales en la batalla contra el cambio climático.

La legislación en materia de residuos probablemente también quede concluida durante su Presidencia. Nos preocupa mucho no sólo lo que ocurre en mi país, concretamente en Nápoles, sino también el hecho de que nos parece que las bonitas palabras dedicadas a la jerarquía de estrategias sobre residuos, que conceden prioridad a la prevención y a la reutilización, quedan en entredicho por el texto de esta legislación, que una vez más da prioridad a las incineradoras, que, en nuestra opinión, no son el único modo de resolver el problema de los residuos.

Hay dos cuestiones importantes en relación con la protección de los datos y el comercio con respecto a las que queremos comprobar si su Presidencia será un verdadero amigo para esta institución o no. Tendrá que luchar mucho con algunos de sus colegas sobre la cuestión del dictamen conforme del Parlamento a los acuerdos de asociación económica con los países ACP, que tras el gran desacuerdo con los países africanos surgido en Lisboa, consideramos más prioritario que nunca. Después está la cuestión de la libertad de acceso a los documentos de negociación sobre los acuerdos de asociación y cooperación con países como China. Piense esto: el Parlamento Europeo todavía no ha recibido ningún tipo de información con respecto al desarrollo de estas negociaciones. Todo se está haciendo en el secreto más absoluto. Creemos que debería celebrarse un debate abierto sobre esta cuestión, y que el Parlamento debería, como mínimo, recibir información sobre lo que ocurre.

Por último, señor Presidente en ejercicio del Consejo, quisiera mencionar la cuestión de la protección de datos. Sabemos que el Consejo tiene previsto tomar una decisión sobre este asunto durante su Presidencia, pero le pedimos que tenga valor y solicite el retraso de la aplicación de esta decisión marco hasta la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, porque de ese modo se permitiría que el Parlamento desempeñara un papel directo en la reforma; mi colega le hablará sobre este tema más tarde y le pido, señor Presidente en ejercicio del Consejo, que celebre la primera conferencia nacional sobre la población romaní durante su Presidencia. Ello contribuiría de manera significativa al diálogo intercultural.

 
  
MPphoto
 
 

  Francis Wurtz, en nombre del Grupo GUE/NGL. (FR) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Presidente de la Comisión, esta primera Presidencia de un nuevo Estado miembro, Eslovenia, ha heredado de sus predecesoras una serie de ingratas tareas. Así, en lo que atañe a la ratificación del Tratado de Lisboa, se le exige que garantice que ningún Estado miembro, aparte de Irlanda, siente el mal precedente de organizar un referéndum, ni siquiera los países que se han comprometido firmemente a hacerlo. Ello representa, hasta cierto punto, un retroceso en una época en que se supone que los ciudadanos y las instituciones de la UE están estrechando sus lazos. Francamente, merecería que se le hubiera conferido una ambición más noble.

Desde el punto de vista social, la Presidencia tendrá en primer lugar la pesada tarea de desbloquear dos proyectos de directiva emblemáticos, por una parte la Directiva sobre el tiempo de trabajo y el tristemente famoso opt-out y, por otra, la Directiva sobre el trabajo de duración determinada y la igualdad de trato de los trabajadores. Tampoco podrá eludir un debate de fondo sobre el curso que debe darse a las recientes sentencias del Tribunal Europeo de Justicia en los asuntos Laval/Vaxholm y Viking Line, que legitiman el dumping social. Mi Grupo ha pedido además la inclusión de un debate sobre este tema en el orden del día de una próxima sesión del Parlamento. En efecto, se relanza así toda la problemática de la Directiva Bolkestein y las disposiciones del Tratado en que se basa. En plena ratificación de un nuevo texto que recoge dichas disposiciones en su integridad, resulta algo más bien confuso.

Por último, también en el ámbito social, Europa se enfrenta a una exigencia creciente de aumento salarial. En efecto, su papel en el valor añadido no ha dejado de disminuir desde hace decenios. Nunca ha sido tan escaso, como destaca la propia prensa económica. Ahora bien, el Banco Central Europeo acaba de amenazar con subir los tipos si se satisface esta exigencia, sin embargo tan legítima, y ello, reconocen los expertos, a pesar de que los beneficios nunca han sido tan altos. Si no ponemos este asunto en el orden del día de nuestros debates, pronto se impondrá por sí mismo. Les recuerdo que el Programa de las Presidencias alemana, portuguesa y eslovena destaca en su apartado 68 que «Los objetivos globales de las tres Presidencias serán el fortalecimiento del modelo social europeo como parte integrante de la Estrategia de Lisboa». Como dice el refrán: ¡El movimiento se demuestra andando!

Unas palabras también sobre otro tema delicado: los inmigrantes en situación irregular. En su fase actual, el proyecto de Directiva relativa al retorno merece el calificativo de «directiva de la vergüenza» que le han dado las organizaciones de defensa de los derechos humanos. Su adopción tal como está arrojaría una dura luz sobre las buenas intenciones declaradas por la Unión en el marco del diálogo intercultural.

Como conclusión, quisiera mencionar el problema de Kosovo. ¿No estaría justificado que, antes de tomar ninguna decisión, se aclararan tres cuestiones? En primer lugar, ¿cómo explicar que 2 000 millones de euros de ayuda de la comunidad internacional hayan conducido en siete años a la inexistencia de un desarrollo económico, a una pobreza endémica, a un desempleo de un habitante de cada dos y a la proliferación de la corrupción y las redes mafiosas? Segundo, ¿cómo explicar que 17 000 soldados de la OTAN se hayan mostrado incapaces de impedir la destrucción de decenas de edificios ortodoxos, el secuestro o el asesinato de cientos de ciudadanos kosovares de comunidades minoritarias y el exilio forzoso de otros miles? Por último, ¿en qué medida la proclamación unilateral de la independencia de Kosovo y la sustitución de la MINUK por la Unión Europea resolverá estos problemas vitales garantizando al mismo tiempo la estabilidad de los Balcanes? Tengo curiosidad por escuchar su respuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Jens-Peter Bonde, en nombre del Grupo IND/DEM. – Señor Presidente, quiero dar las gracias al Presidente en ejercicio del Consejo por la agradable visita que realizamos a Eslovenia antes de Navidades. Señor Presidente en ejercicio del Consejo, espero que dirija el Consejo Europeo mejor de lo que condujo la reunión que celebraron con usted los jefes de los Grupos parlamentarios: usted consumió la mayor parte del tiempo destinado a intervenciones y no dijo nada que no supiéramos de antemano; no permitió que sus ministros, que supongo conocen sus materias, contestaran la mayoría de nuestras preguntas; y usted no remitió posteriormente las respuestas por escrito. Un Parlamento también se compone de una oposición con determinados derechos.

Ayer recibí una petición de 571 periodistas eslovenos, censurándole por no respetar su libertad de prensa. ¿Va a permitir una investigación independiente?

La semana pasada, parece ser que usted pidió a Portugal que cancelara el posible referéndum apoyado por la mayoría de los votantes portugueses. ¿Me permite que le recuerde el existente Tratado de Niza, que le exige que adopte todas las decisiones con la mayor proximidad posible a los ciudadanos? Cancelar un referéndum constituye una violación de este artículo. Los Estados miembros pueden ser criticados pero no castigados, ya que la ratificación continúa siendo una competencia nacional. El comportamiento de una Presidencia y de la Comisión Europea es un asunto comunitario. Usted debe respetar los procedimientos de ratificación nacionales. En el caso de decir algo, debe recordar a los Estados miembros acerca de la obligación legal conjunta de legislar lo más próximo posible a los ciudadanos.

Usted viola el Tratado, lo mismo que la Comisión Europea cuando no se comporta como guardián de este artículo del Tratado. Usted forma parte de un acuerdo político entre Primeros Ministros para eludir un referéndum. Este acuerdo constituye una violación del Tratado. La Comisión debería haber opuesto a ello en lugar de apoyar el intento de eludir a los pueblos de Europa. Lea el artículo 1 del Tratado de la Unión Europea otra vez: «Las decisiones serán tomadas de la forma más abierta y próxima a los ciudadanos que sea posible.» ¡Qué frase más maravillosa sería ésa, si se llevara a la práctica!

El Tratado de Lisboa se decidió de la forma más opaca y alejada posible de los votantes. Ahora parece que únicamente Irlanda puede salvar nuestra democracia europea. Pero el Consejo podría al menos publicar una versión consolidada del Tratado de Lisboa, de manera que usted pueda leer lo que ha firmado. El 17 de diciembre de 2007, Hungría firmó un texto que ni siquiera había recibido. Ésa no es la forma de adoptar decisiones con proximidad a los ciudadanos o los diputados al Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente . − Señor Bonde, como Presidente de su Grupo se debería asegurar de que usted y sus colegas desarrollan sus actividades en la Cámara como auténticos diputados. Enfréntese a los problemas desde la posición que ocupa en lugar de limitarse a criticar el enfoque de los demás.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI). – (DE) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Presidente de la Comisión, como diputado de Carintia, en la frontera con Eslovenia, es inspirador y un placer para mí que una nación que tan sólo hace veinte años estaba bajo el yugo del comunismo esté ahora a la cabeza de la Unión Europea durante seis meses. Esto me demuestra que el camino de la integración europea, alejado de las catástrofes del siglo XX, es el correcto para lograr la libertad y la unidad.

Cuando escucho que el objetivo de Eslovenia durante esta Presidencia del Consejo es, principalmente, introducir a todos los Estados de la antigua Yugoslavia en la Unión Europea, creo que es lo correcto y es importante, a fin de completar este proceso de integración europea en términos territoriales. Creo que esto es considerablemente más importante que, por ejemplo, las negociaciones de adhesión con un país como Turquía, cuyo territorio principal se encuentra en Anatolia, en Asia.

Creo que este proceso de introducción de Estados de la antigua Yugoslavia en la Unión Europea tendría que producirse principalmente de manera que permitiera que los europeos actuaran sin la influencia de poderes fuera de Europa, por ejemplo, los Estados Unidos de América y Rusia. Espero que Eslovenia pueda tomar en consideración, en primer lugar y sobre todo, el deseo de Croacia de adherirse a la Unión Europea, y que los conflictos como el que rodea las zonas pesqueras entre Croacia y Eslovenia, por ejemplo, no presentarán ningún obstáculo a este respecto, porque, de los países de la antigua Yugoslavia, Croacia, junto con Eslovenia, es sin duda el país más preparado para Europa y una democracia madura de Europa central.

En cuanto a la cuestión de Kosovo, que sin duda pasará factura a la Presidencia del Consejo de Eslovenia, la situación es tal que por una parte tenemos que tener en cuenta el derecho a la autodeterminación de los pueblos y los derechos de la mayoría albanokosovar, pero por otra parte también tenemos que considerar los derechos históricos de los serbios. No debe permitirse que Kosovo surja como una especie de Estado satélite de los Estados Unidos, y tampoco que Serbia sea reconducida a los brazos de Moscú y del Kremlin. La autonomía de Kosovo no debe convertirse en precedente para la parte septentrional turcochipriota de Chipre. El objetivo debe ser la estabilidad de los Balcanes y la conclusión del proceso de integración europea en cuanto a territorios.

Permítanme comentar brevemente un problema bilateral entre Eslovenia y Austria: la cuestión de las señales topográficas en Carintia. Espero que el Gobierno federal austriaco encuentre pronto una solución justa que satisfaga a la minoría eslovena, muy bien protegida en Austria. Por la misma razón, espero que Eslovenia también encuentre una solución sensata en cuanto a la minoría residual austriaca de lengua alemana en Eslovenia y reconozca a estas personas como minoría indígena, y que el acuerdo cultural entre Austria y Eslovenia sea sustancial a este respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Mihael Brejc (PPE-DE). – (SL) Señoras y señores, el programa de la Presidencia eslovena incluye todos los temas importantes de nuestro tiempo y constituye una buena base de trabajo para estos seis meses. En estos dos minutos, me voy a limitar sólo a la libertad de los ciudadanos, la administración de justicia y los asuntos de interior. Espero que la Presidencia eslovena dedique la atención necesaria al seguimiento de los efectos del sistema de información «SIS 1 para todos» y acelere la aplicación de «SIS 2».

La política común de asilo y migración debe basarse en la estrecha cooperación con los países de tránsito y origen. De momento existen veintisiete regímenes distintos y estrategias para resolver este problema, y sin duda no albergamos ninguna esperanza de que una cuestión tan complicada se resuelva en un período de tiempo tan corto. Sin embargo, tenemos que abordar esta difícil tarea.

El tercer ámbito es la cooperación con Frontex, donde la Presidencia eslovena, basándose en el análisis del informe de la Comisión, elaborará las directrices de las futuras actividades de esta agencia. El cuarto ámbito tiene que ver con la armonización urgente de la política europea de visados y la elaboración del trabajo preliminar jurídico para que empiece a funcionar el sistema europeo de información de visados.

El elemento común que ha recorrido todas las Presidencias hasta la fecha ha sido la lucha contra la delincuencia organizada y el terrorismo. Apoyo las medidas propuestas y sugiero que empecemos de una vez a atajar también las causas del terrorismo.

Eslovenia es uno de los miembros de la Unión Europea que más éxito ha tenido en el ámbito de la administración electrónica y la eliminación de obstáculos administrativos. Por ello espero que durante su Presidencia, Eslovenia ofrezca sus buenas prácticas en todos los ámbitos al resto de Estados miembros. También espero que se produzca una buena cooperación entre la Presidencia eslovena y el Parlamento y la Comisión, y estoy convencido de que tras la Presidencia eslovena será posible afirmar que la Unión Europea ha dado otro paso adelante.

 
  
MPphoto
 
 

  Borut Pahor (PSE). – (SL) Me enorgullece que el Primer Ministro de Eslovenia se dirija hoy al Parlamento Europeo en calidad de Presidente en ejercicio del Consejo Europeo. Como ha afirmado el Primer Ministro, lo anterior también es testimonio no sólo de los drásticos cambios constatados en Eslovenia en los veinte últimos años, sino también de los cambios casi inimaginables de los que hemos sido testigos en la propia Europa en este corto período de su historia.

El Vicepresidente de la Comisión Europea dijo en Liubliana que el inicio de la Presidencia eslovena del Consejo Europeo suponía el fin de la división entre los antiguos y los nuevos miembros de la Unión Europea.

Quisiera detenerme en este agradable pensamiento diciendo que hasta hace poco podíamos escuchar únicamente lo que los candidatos y después nuevos miembros de la Unión Europea esperaban de ella. Hoy Europa tiene derecho a preguntar al Primer Ministro de Eslovenia, y a Eslovenia como país que ocupa la presidencia, qué puede esperar Europa de Eslovenia. Creo que nos enfrentamos a un acontecimiento histórico excepcional que tiene consecuencias reales y simbólicas.

Personalmente, estoy convencido de que puede esperar todo lo que Eslovenia pueda ofrecer. En mi opinión, Eslovenia está bien preparada y totalmente centrada en su función internacional y en el papel de Presidencia del Consejo Europeo.

Quiero dar las gracias a mi colega, el señor Schulz, por el apoyo prestado por nuestro grupo a la Presidencia eslovena, y como Presidente del partido de la oposición más grande de Eslovenia –los Socialdemócratas– también quisiera garantizar a esta estimada Cámara que, a la luz de las elecciones parlamentarias que seguirán el fin de la Presidencia eslovena de la Unión Europea, no utilizaré las políticas europeas de la Presidencia eslovena de la Unión Europea como blanco o como víctima de nuestros esfuerzos comunes para el éxito esloveno en esta importante tarea internacional. El éxito del Primer Ministro será el éxito del Primer Ministro esloveno, el de toda Eslovenia y también mi propio éxito.

Estoy convencido de que al final de la Presidencia eslovena podremos afirmar que, como se ha dicho, no existen miembros más o menos importantes de la Unión Europea, y que sólo están los que tienen mayor o menor éxito en su Presidencia de la Unión Europea. Mi deseo es que con una suerte moderada, el Primer Ministro y el gobierno esloveno tengan éxito y se añadan a la lista de los que tienen más éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Jelko Kacin (ALDE). – (SL) Señor Primer Ministro, su llegada e intervención de hoy representan el inicio de la última fase de la plena integración de Eslovenia en la Unión Europea. Eslovenia es el primer país entre los doce nuevos países que ha podido asumir la Presidencia. Se trata de un gran privilegio para Eslovenia y para Europa, y le deseo un gran éxito en la Presidencia.

Sin embargo, la tarea de la Presidencia es ardua, motivo por el cual también quiero preguntarle por las injusticias que tienen lugar en la Unión Europea. Esta cuestión no sólo va dirigida a usted, sino también al Presidente del Parlamento y al Presidente de la Comisión Europea. En 2004, diez países se adhirieron a la Unión Europea. En realidad sólo fueron nueve y medio, puesto que sólo se adhirió parte de Chipre. Dos años después anunciamos la entrada de Rumanía y Bulgaria, y de nuevo nos olvidamos de la parte norte de Chipre. E incluso después de la adhesión de Rumania y Bulgaria, nos volvimos a quedar mudos con respecto a Chipre.

Señor Primer Ministro, hoy ha hablado de los Balcanes occidentales, Ucrania, Moldova, el Cáucaso y África septentrional sin dedicar ni una sola palabra a la cuestión de la parte septentrional de Chipre. Es como si se hubiera pasado por alto, como si se hubiera eliminado, lo cual no es bueno. Es oportuno que se iniciara un diálogo entre culturas y religiones en Liubliana. Y el ámbito en el que realmente podríamos lograr un gran éxito es precisamente Chipre. Chipre tiene que celebrar un diálogo entre culturas y religiones para que 200 000 personas inocentes puedan tener una oportunidad de convertirse en miembros de la Unión Europea. Asimismo, Chipre acaba de aceptar el euro como su nueva moneda. En el norte siguen utilizando la libra chipriota.

Y por último, señor Primer Ministro, cuando ha hablado de su enjuiciamiento y de que éste se desarrolló en un idioma extranjero, habría preferido que hubiera dicho serbocroata o serbio. Algunas personas de esta sala podrían pensar que tal vez se le juzgó en ruso. Una vez más, le deseo un éxito total en su Presidencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Bielan (UEN). – (PL) Señor Presidente, quisiera comenzar felicitando al Primer Ministro, el señor Janša, por asumir la Presidencia de la Unión. Se trata de un momento histórico en la historia de la integración europea, puesto que es la primera vez que un nuevo Estado miembro asume la Presidencia.

Eslovenia es un país que se ha visto afectado en numerosas ocasiones por los cambios fronterizos que se han producido en nuestro continente. Por lo tanto, constituye un buen ejemplo de unificación europea, no sólo desde un punto de vista económico, sino desde un punto de vista geopolítico.

Por este motivo creo que los próximos seis meses serán fructíferos en cuanto a la estabilización de la situación de la región de los Balcanes occidentales. Quisiera expresar la esperanza de que la política de vecindad y ampliación de la Unión reciba prioridad durante este período. Cuento con que las aspiraciones de nuestro vecino oriental, Ucrania, también sean recibidas con algo más de comprensión.

Me complace que la política energética también constituya una de las prioridades de Eslovenia. Sabemos muy bien que no puede existir una Europa segura sin la garantía de nuestra seguridad energética. Nadie debe chantajear a la Unión Europea en relación con la energía en el futuro, y estoy convencido de que Eslovenia, un país bajo el yugo del comunismo durante más de cuarenta años, sabe muy bien a lo que me refiero.

 
  
MPphoto
 
 

  Elly de Groen-Kouwenhoven (Verts/ALE). – Señor Presidente, mi enhorabuena a Eslovenia y mi bienvenida al Primer Ministro Janša: sólo es miembro de la UE desde hace cuatro años y ya ocupa la Presidencia europea. Eso significa trabajo y responsabilidad, pero también es una prueba de confianza en su joven Estado, señor Presidente en ejercicio del Consejo.

Lo preocupante y decepcionante para mí –para nosotros, debería decir– es que un número impresionante de diputados al PE de muy distintos países y Grupos parlamentarios aún no han recibido una respuesta clara a su reiterada solicitud acerca de si Eslovenia va a acoger la primera conferencia anual de la población romaní. Un gran acontecimiento, pero también un enorme reto, y usted no se encuentra solo. La Comisión Europea ha ofrecido apoyo financiero. El apoyo moral proviene del Consejo Europeo que, en el punto 50 de las conclusiones, subraya que la UE debería contribuir con medidas concretas sobre asuntos romaníes.

El apoyo logístico lo brinda la comunidad romaní europea, que ha expresado su voluntad de colaborar estrechamente siempre que puedan. El apoyo político emana de muchos diputados al PE de diferentes Grupos en esta Cámara que son conscientes de la nación olvidada de Europa, la romaní; muchos de ellos aún son víctimas de las últimas guerras balcánicas y siguen viviendo e calidad de refugiados desperdigados por toda Europa.

Eslovenia pudo escapar por los pelos, pero padeció profundamente la falta de libertad y seguridad. Espero que Eslovenia considere un honor acoger la primera conferencia anual romaní. Sabe que cuenta con muchos partidarios, y tal vez debería decir entusiastas.

 
  
MPphoto
 
 

  Mary Lou McDonald (GUE/NGL). – Señor Presidente, yo también quiero desearle suerte a la Presidencia eslovena. Hoy es ciertamente un día histórico. No dudo ni un momento de la capacidad de Eslovenia, como pequeño Estado miembro, para desempeñar una Presidencia coronada por el éxito.

Espero, señor Presidente en ejercicio del Consejo, que hable ciertamente en serio cuando dice que desea ver una Europa que de verdad se ocupe de los ciudadanos y de una Europa que los tenga como centro de atención. Tengo que decirle que, si de verdad nos tomáramos en serio que eso fuera algo más que mera retórica –convirtiéndola en realidad–, tendríamos que imponer un cambio radical a nuestro enfoque y al contenido de nuestra política en esta institución y en las de la Unión Europea.

Comparto las inquietudes de un anterior orador por el hecho de que no se celebren referendos en los Estados miembros sobre el tema del Tratado de Lisboa. Procedo de una jurisdicción donde se va a celebrar un referéndum y la gente dispondrá de la oportunidad de evaluar, de una forma real, cómo piensan que progresa y evoluciona este proyecto.

Señor Presidente en ejercicio del Consejo, en Irlanda usted ha causado toda una conmoción: parece ser que usted ha dicho en los medios de comunicación que es importante no iniciar debates que puedan originar problemas en nuestro país. Eso nos hace pensar que pretende diferir los temas controvertidos o espinosos Nos gustaría saber cuáles son esos asuntos.

Si nos tomamos en serio la democracia en la Unión, si hablamos en serio de una Unión que se preocupa, ciertamente habremos de garantizar que se proporcione a la gente información exhaustiva sobre iniciativas y direcciones políticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernard Wojciechowski (IND/DEM). – (PL) Señor Primer Ministro, no hace mucho dijo que la Unión Europea estaba unida no sólo por una política y una economía comunes, sino también por los valores de una memoria, una cultura y una creatividad comunes. Estoy de acuerdo.

Le doy la bienvenida, señor Primer Ministro, en nombre de Polonia, la tierra de Adam Mickiewicz. Ese profeta, como lo llaman los franceses, preguntó una vez: «Eslavos, ¿podéis ofrecer algo nuevo? ¿Qué aportáis a la escena mundial?» Su mensaje fue que el espíritu cristiano ha penetrado de manera especial en ciertos pueblos europeos, y todo el progreso cristiano también incluye el progreso de las naciones. Europa –la madre de las naciones– está unida por una cultura cristiana tanto en occidente como en oriente. En este Parlamento, el Presidente francés, Valéry Giscard D’Estaing, me dijo recientemente que él siempre estuvo a favor de incluir una referencia al Dios cristiano en la constitución europea.

Señor Primer Ministro, tiene razón al decir que el Año europeo del diálogo intercultural representa una oportunidad para reforzar Europa a través de la cultura. Jean Monnet, que ahora descansa en el panteón laico de París, solía decir que si empezara de nuevo, lo haría con la cultura. La cultura y la religión cristianas, como solía decir el Profesor Tadeusz Zieliński, enterrado en Schöndorf, cerca de Munich, encuentran su expresión en el anhelo humano. Así que dejemos que Eslovenia, ese pequeño país de la Unión Europea, exprese este anhelo a través de sus actuaciones a favor de la cultura cristiana en Europa. Ahí es donde reside la grandeza de su país en la Unión Europea; ahí es donde reside la grandeza de nuestros países eslavos de la Unión Europea.

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  Jana Bobošíková (NI).(CS) Señoras y señores, me complace que la Presidencia eslovena quiera abordar el tema de la amenaza del cambio climático y la política de una energía segura y sostenible. Creo que es hora de que dejemos a un lado los espectáculos populistas ecologistas y nos liberemos del temor injustificado a los reactores nucleares. Tenemos la oportunidad de dejar de pedir dinero a los contribuyentes y detener el inmoral comercio de los permisos de emisión, que no son sino indulgencias para los mayores contaminantes. Tenemos la oportunidad de eliminar ridículos impuestos sobre las partículas procedentes de los carburantes y las pseudosoluciones técnicas, cuyo gasto supera con creces el beneficio.

Señoras y señores, según conclusiones documentadas científicamente, la energía nuclear es una forma de energía que no produce CO2 y reduce al mínimo el cambio climático. También constituye la energía baja en emisiones de carbono más barata, es fiable y es segura. Además, la energía nuclear reduce la dependencia de los países del abastecimiento de combustible procedente de territorios inestables. Estoy convencida de que si queremos actuar en beneficio de los ciudadanos de la Unión y abordar el cambio climático, debemos invertir en investigación, desarrollo y educación en el ámbito de la energía nuclear.

 
  
MPphoto
 
 

  Werner Langen (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, quisiera felicitar a la Presidencia eslovena del Consejo por su exhaustivo programa, por la fase final del programa del trío de Presidencias del Consejo y también por el satisfactorio desarrollo de su propio país.

Un país que forma parte de Schengen y de la zona euro y que ocupa una Presidencia del Consejo histórica, por lo que le pido que no haga lo mismo que han hecho otros antes que usted y se abstenga de presentar un programa que ni siquiera un país grande podría cumplir en seis meses. Como país pequeño, cuenta con la solidaridad de los países más grandes y con la del Parlamento Europeo. Sin embargo, le pido que no exagere. Sin duda, la reforma de las Naciones Unidas no será posible en seis meses bajo una Presidencia eslovena del Consejo.

Hay algunos problemas acuciantes que siguen pendientes, algunos de los cuales ha enumerado. El más difícil será la cuestión de Kosovo. Aquí también se encuentra en una situación especialmente difícil. Otra es el desarrollo continuo del mercado interior de la energía, el acuerdo con Rusia –esas son las prioridades que realmente podrá abordar–. Y si consigue hacer avanzar la ratificación del Tratado de Lisboa, podrá decir al final de esta Presidencia de seis meses: sí, como primer país del antiguo bloque comunista, hemos podido dar forma a esta Presidencia del Consejo como modelo positivo para la prosperidad, la libertad y la paz.

Por último, una pequeña observación dirigida a nuestro colega, el señor Schulz, que ha abandonado la sala. Ha hablado del Grupo Socialista aquí –en Alemania calla–, sabemos que lo ha hecho. Al final ha advertido sobre el radicalismo de extrema derecha, ¡como si el comunismo hubiera sido un sistema extremista de extrema derecha! Si le cito correctamente, también le ha asignado la tarea de avanzar con la adhesión de Turquía. La Comisión ya ha confirmado que está negociando con Croacia y Turquía de manera equitativa. No se implique. Deje esta cuestión para los Estados más grandes, que no han podido resolverlo hasta la fecha. Si se concentra en los Balcanes occidentales, le estará haciendo mucho bien a Europa, y tendrá mucho más éxito en esta cuestión que en intentar resolver los problemas de Turquía.

 
  
MPphoto
 
 

  Hannes Swoboda (PSE). – (DE) Señor Presidente, señor Primer Ministro, no se limite a desempeñar su papel en los Balcanes. Siga siendo una Presidencia europea. No obstante, voy a comenzar con pequeñas cuestiones, y espero que mi país, Austria, también contribuya de manera eficaz a su Presidencia mediante la resolución de los problemas pendientes relativos a la minoría eslovena de Austria, y que la minoría eslovena ocupe por fin el lugar que le corresponde.

Como ponente para Croacia, espero que Croacia pueda realizar grandes avances durante su Presidencia. Usted debe hacer algún tipo de contribución al respecto, del mismo modo que Croacia. De usted espero que durante su Presidencia pueda aplicar el acuerdo que celebró con el Primer Ministro Sanader y que se encuentre una solución para las disputadas fronteras mediante el recurso a terceros. Espero esfuerzos mayores por parte de Croacia, y en cuanto a la zona de pesca ecológica, espero que se mantenga la promesa de no ampliar y aplicar esta zona a Croacia e Italia.

Sin duda, el mayor problema es el de Kosovo, y soy de la opinión de que está siguiendo el buen camino. Está actuando con cautela, tranquilamente pero con un objetivo. Ésta es la solución a la que aspiramos en Kosovo, porque, seamos sinceros, no es ni posible ni razonable –ni para Kosovo ni para Serbia– que Kosovo tenga una existencia compartida dentro de Serbia. No obstante, esto no quiere decir que no compartamos la preocupación de Serbia y no podamos entender el gran problema que tiene a este respecto. No obstante, también debe realizarse una afirmación muy clara dirigida a Serbia, especialmente al Primer Ministro Koštunica: creemos que el futuro de Serbia, de una Serbia democrática, una Serbia que también coopera con el TPIY, se encuentra en Europa. Si el señor Koštunica cree que el futuro de Serbia se encuentra en Rusia, es su problema, pero no creo que la población de Serbia esté de acuerdo con él.

Por lo tanto, debe enviarse una señal clara a Serbia bajo su Presidencia: debe elegir entre Rusia y la Unión Europea en esta cuestión. Estamos haciendo una oferta directa a toda la región, y de manera concreta a Serbia, para continuar en el camino hacia la Unión Europea en un período de tiempo razonable. Se trata de una tarea enorme y estoy seguro de que la llevará a cabo de manera satisfactoria.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Lena Ek (ALDE). – Señor Presidente, quiero juntar dos de los asuntos para la Cumbre de primavera. Primero, el cambio climático y el paquete sobre clima y energía. Evidentemente, resulta muy difícil pasar de los objetivos a las herramientas. Eso crea una carga para todos nuestros Estados miembros. Pero es algo que tenemos que hacer. Quiero señalar dos ámbitos donde debemos ser muy cautos a la hora de iniciar las negociaciones sobre este paquete verde.

El primero son los temas sociales. En esta Cámara hemos debatido ampliamente sobre el tema de la Estrategia de Lisboa y el de añadir el desarrollo económico al desarrollo social sostenible y a los asuntos medioambientales. Es muy importante que el desarrollo económico sostenible quede recogido en el paquete verde cuando se presente la semana que viene.

El segundo es la neutralidad de la tecnología. Eslovenia es un país forestal, lo mismo que mi país, Suecia, y pienso que es muy importante que usted tenga presentes todos los distintos combustibles alternativos, de forma que pueda escoger y permitir que la innovación exprima todas las posibilidades de todo este asunto. No olvide el metanol y la celulosa.

Por último, la Estrategia de Lisboa debe ser una combinación del clima y el desarrollo económico. Mire el sector del transporte, que constituye una ejemplo perfecto de cómo los trenes y los automóviles no sólo pueden promover el desarrollo económico y un mejor mercado interior, sino también alcanzar los objetivos del paquete energético. Sólo poniéndose en marcha puede alcanzarse lo inalcanzable. Le deseo toda la suerte del mundo, señor Presidente en ejercicio del Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslaw Mariusz Piotrowski (UEN). – (PL) Señor Presidente, Eslovenia es el primero de los nuevos Estados miembros en asumir la Presidencia de la Unión Europea. Esta Presidencia coincide con el año 2008, que se ha designado Año del diálogo intercultural, por lo que ésta es una de las bases principales de su programa. No obstante, conviene recordar que dicho diálogo sólo es posible cuando las partes tienen un fuerte sentido de identidad cultural y desean compartir esa riqueza con otros.

La base cultural de Europa es la cristiandad, por lo que los valores cristianos deben promoverse y reforzarse, en lugar de minarse. Es difícil extraer un planteamiento positivo en los documentos de la Unión Europea más importantes que se han aprobado, como la Carta de Derechos Fundamentales y el Tratado de Reforma. No contienen referencia alguna a las raíces cristianas de Europa. Tampoco se ha celebrado un debate serio sobre este tema en el foro del Parlamento Europeo.

En este contexto, deben existir dudas con respecto a si la Unión Europea, a la vez que ignora, y por tanto erosiona sus propias raíces, está lo suficientemente preparada para un diálogo intercultural con importantes socios de otras regiones del mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberto Musacchio (GUE/NGL).(IT) Señor Presidente, señoras y señores, como ha dicho el señor Barroso, la Presidencia eslovena en sí representa un logro histórico, y esto nos permite reflexionar sobre la relación entre Europa y la región de los Balcanes. Sin duda, esto ha sido objeto de críticas, en parte por los aspectos de desintegración que conllevaba, y ahora Europa debe contrarrestar este aspecto promoviendo la paz y el acercamiento, animada por la propia relación con Europa.

Por ese motivo debemos evitar la acción unilateral sobre Kosovo, en relación con el cual se debe aplicar una política común europea, como en cualquier caso dispone el nuevo Tratado. Necesitamos abordar los problemas de las nuevas fronteras exteriores que han surgido a raíz de la adhesión de algunos países a la Unión Europea. Necesitamos una política activa para la integración social, económica y medioambiental que comprenda la totalidad de la zona, y francamente no considero que la energía nuclear sea la solución a los problemas energéticos.

Por último quisiera recordarle a la Presidencia eslovena el problema de las personas cuya inscripción en el registro de residentes se declaró cancelada de Eslovenia, es decir, de aquellos ciudadanos de la antigua Yugoslavia que todavía tienen problemas de ciudadanía en Eslovenia, para que se resuelva de manera definitiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Hans-Peter Martin (NI). - (DE) Señor Presidente, Presidente en ejercicio del Consejo: se nos relató de una manera muy gráfica, tal que a niños, cómo el General Tito recorría a toda prisa las calles de Belgrado, viéndose la gente obligada a apartarse; las calles se cerraban y no había normas de tráfico. A nuestro modo juvenilmente ingenuo de pensar, se trataba de la personificación de la arbitrariedad y crueldad de un sistema particular.

Después nos dimos cuenta de cómo se entablaban juicios contra los disidentes, contra los críticos del país, del que podían escapar. Ahora se encuentra usted aquí y su satisfacción es comprensible, pero ¡atención! Aquí, por ejemplo, nuestro Secretario General, Harald Rømer, presenta la misma actitud que Tito, atravesando a toda velocidad su ciudad de Estrasburgo sin temer las consecuencias, aunque sea a 100 Km/h, por lo que la gente se ve también obligada a apartarse. Y desgraciadamente, incluso en esta Unión Europea, se entablan juicios arbitrarios contra críticas molestas.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente − Rechazo firmemente estos ataques contra el Secretario General del Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Giles Chichester (PPE-DE). – Señor Presidente, permítame darle la cordial bienvenida al Parlamento al Primer Ministro y desearle suerte en el desempeño del cargo de Presidente en ejercicio del Consejo. Estoy seguro de que Eslovenia desempeñará con gran pericia la tarea que le espera.

Aplaudo el énfasis puesto en la siguiente etapa de la Estrategia de Lisboa. Queda mucho por hacer para convencer a los Estados miembros que reformen sus economías y espero que la Presidencia promueva una mayor liberalización, reformas de los mercados laborales y garantice los beneficios para las empresas europeas derivados de la globalización. Europa tiene que ser más competitiva, tiene que centrarse más en la creación de nuevos puestos de trabajo y preocuparse menos de proteger un modelo social que obstaculiza el crecimiento del empleo.

Me gustaría presenciar que se actúe en la conclusión del mercado interior y, en concreto, del sector de las telecomunicaciones. Acogí con satisfacción el anuncio por parte del señor Comisario el año pasado acerca de la progresiva liberalización del mercado de las telecomunicaciones. Ahora tenemos la oportunidad de reafirmar el marco existente para eliminar los cuellos de botella y diseñar un futuro más competitivo para este sector crucial.

Espero con impaciencia escuchar en la Comisión de Industria, Investigación y Energía, de la que soy asimismo portavoz del Grupo PPE-DE, cómo piensa impulsar la Presidencia estos temas. Aplaudo igualmente el compromiso para cumplir rigurosamente la agenda en cuestión de energía y cambio climático. La UE ha fijado unos duros objetivos para las emisiones de carbono y ahora corresponde a los Estados miembros aplicar acciones reales, y no sólo palabras, para garantizar que el reparto de cargas no sólo se traduzca en escurrir el bulto.

He leído con preocupación en la prensa de esta semana que algunos Estados miembros están intentando minar el acuerdo de la UE del año pasado sobre el cambio climático y vamos a prestar especial atención para vigilar que el Gobierno británico cumpla los compromisos que ha contraído.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Marinus Wiersma (PSE). – (NL) Señor Presidente: desearía volver a abordar la situación con respecto a Serbia. Considero que es buena idea establecer un grupo de expertos análogo al de Croacia, como propuso la Presidencia eslovena, para ayudar a Serbia a cooperar plena y efectivamente con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY). En mi opinión, de este modo podría allanarse el terreno para la firma de un acuerdo de estabilización y asociación. También hago un llamamiento al Gobierno de mi propio país, los Países Bajos, para que coopere y apoye la propuesta de la Presidencia eslovena y, asimismo, mire lo bien que ha funcionado en el pasado con Croacia.

Desearía emitir otro comentario sobre nuestra política de vecindad. Ucrania tiene ahora un nuevo gobierno y han de comenzarse las negociaciones sobre el acuerdo que sustituirá al Acuerdo de colaboración y cooperación con dicho país. Nos gustaría conocer las propuestas e ideas del Gobierno esloveno, la forma que adoptarán las negociaciones y el resultado pretendido. No estamos a favor de que se ofrezca la admisión a Ucrania en este momento —definitivamente no se encuentra en la agenda—, pero es importante que se ofrezca al país algo más tangible en lo que se refiere a sus vínculos con la Unión Europea.

Ahora desearía decir algunas palabras sobre la situación con respecto a Georgia, otro país cubierto por la Política Europea de Vecindad. Personalmente, considero que la reacción de la Unión Europea ante sus resultados electorales y las propias elecciones fueron demasiado precipitadas y positivas, ya que posteriormente se produjeron grandes manifestaciones. Un debate sobre las irregularidades que se cometieron durante el transcurso de las elecciones aún está en curso. Lo que ahora es, a mi entender, importante es que tanto la Unión Europea como la Presidencia adopten iniciativas que al menos fomenten los vínculos entre la oposición en el país y el Presidente Saakashvili.

Por ultimo, me gustaría comentar la situación con respecto a Rusia. Las elecciones presidenciales tendrán lugar próximamente. Parece que no hay obstáculos a la apertura de las negociaciones sobre un nuevo acuerdo de asociación con este país. En nuestra opinión, todo el asunto de la transparencia energética reviste una particular importancia en las negociaciones preparatorias para el nuevo acuerdo.

No obstante, también queremos entablar un diálogo con Rusia sobre la calidad de la democracia en el país y, en particular, sobre los problemas que hemos experimentado recientemente con la observación de las elecciones y la forma en que lo percibimos frente a la forma en que lo hace Rusia. Espero que, del mismo modo, este tema se inscriba pronto en la agenda de la Presidencia eslovena.

 
  
MPphoto
 
 

  Bronisław Geremek (ALDE). – (PL) Señor Presidente: en mi opinión, estamos esperando que en 2008 la Presidencia eslovena permita a la Unión Europea zanjar el asunto del Tratado Constitucional para que comience a preparar su ratificación y hallar una solución a uno de los difíciles problemas que afronta Europa, la cuestión de Kosovo. Cabe, no obstante, señalar que, aparte de estas prioridades, hay ciertas tareas que las favorecen: pediría que el diálogo intercultural se considerara una de ellas. A mi entender, se encuentra entre los valores que conforman la unidad europea y, asimismo, sustenta cierto valor geopolítico que puede tener la política de la UE.

Me parece que, en este contexto particular, Europa puede desempeñar un papel de pacificador en este aparente clima de confusión internacional. Además, añadiría que, por lo que se refiere a Kosovo, es excepcionalmente importante que el problema del diálogo intercultural sea su contexto. Este será el problema al que se enfrentará Kosovo en el futuro.

Primer Ministro: le deseo éxito a la Presidencia eslovena.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Tadeusz Masiel (UEN). (PL) Señor Presidente, Presidente en ejercicio del Consejo: felicito a Eslovenia por su Presidencia de la Unión y le deseo éxito, especialmente para ratificar el nuevo Tratado.

La pequeña Eslovenia ha superado a la gran Polonia y eso debería darnos qué pensar a los polacos. Quizá gracias al ejemplo de Eslovenia disminuya nuestro miedo a la Unión y aumente nuestra fe en que efectivamente tiene sentido. Después de todo, usted es el segundo eslavo, después de Juan Pablo II, en venir a dirigir la cultura de toda Europa, incluida su fracción oriental. Tras su ampliación en 2004, la Unión deseaba un influjo de sangre, cerebros y una perspectiva nuevos, y, a través de su propuesta de una quinta libertad para la Unión —la libre circulación de conocimientos— está cumpliendo esa expectativa.

Su país, antaño parte de la antigua Yugoslavia, con su conciencia de los problemas del cristianismo y el Islam, aportará sin duda el impulso para un resultado justo para Kosovo, en el respecto de los derechos de los serbios.

 
  
MPphoto
 
 

  Alojz Peterle (PPE-DE).(SL) con orgullo y satisfacción comparto con usted sentimientos alegres acompañados, por supuesto, de un gran sentido de responsabilidad y grandes oportunidades. Estoy convencido de que Eslovenia también demostrará a través de su Presidencia que su inauguración, años atrás, no sólo fue una decisión geopolítica, sino también un reconocimiento de que estábamos deseando cooperar responsablemente en la creación de una Europa libre, democrática y triunfalmente unida.

Apoyo firmemente la ambición de aplicar la Estrategia de Lisboa, que es esencial para nuestro futuro. En este sentido, tengo la confianza de que Eslovenia hará todo lo posible por que avance la política común en el ámbito de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información. Esto es fundamental para la aplicación de la Estrategia de Lisboa, no sólo por su contribución al aumento necesario de la competitividad, sino también para acercarnos a los ciudadanos. Los europeos quieren sentir que la política común está asegurada. Nuestra Directiva sobre la itinerancia, que permite llamar de una forma más económica dentro de Europa, fue todo un éxito. La política común en este ámbito hará indudablemente que sintamos con más frecuencia los beneficios de tales políticas.

En segundo lugar, querría hacer hincapié en el ámbito de la sanidad. Me congratulo, y no soy el único en este Parlamento, de que entre las prioridades de la Presidencia eslovena también se encuentre la lucha contra el cáncer. Debería ser un tema permanente en la agenda de la Presidencia del Consejo.

El cáncer no es sólo asunto de los ministerios de sanidad. Uno de cada tres ciudadanos de Europa puede llegar a padecer esta enfermedad y las tendencias no son prometedoras. Es una amplia cuestión de índole social y política que también está vinculada a la aplicación de la Estrategia de Lisboa. Si cada vez enferman más personas, no podremos alcanzar altas tasas de productividad y de competitividad. La salud es una visión, una dimensión, y no sólo un sector de actividad. Estaría satisfecho si consiguiéramos dos cosas durante la Presidencia eslovena. La primera es que se prestara una mayor atención a la prevención en la lucha contra el cáncer; y la segunda, que se establecieran grupos de trabajo interinstitucionales para este tema. La lucha contra esta enfermedad requiere una coordinación adecuada y unida entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea.

Señor Presidente del Consejo: le deseo éxito en su Presidencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Magda Kósáné Kovács (PSE). – (HU) Gracias, señor Presidente. Señor Primer Ministro: con su Presidencia los nuevos Estados miembros han avanzado un paso más en el camino hacia la madurez. Es probable que su Presidencia contribuya a disipar las reservas que nunca han existido en las instituciones europeas, pero que siempre han estado presentes en el día a día de la Unión Europea.

Eslovenia ejerce su primera Presidencia en el Año Europeo del Diálogo Intercultural. Nuestra región sabe que, al lado de la gran mancha «roja» del mundo, Europa Central y Oriental se convirtió en una mancha teñida de «rosa». Sin embargo, esta región nunca ha sido completamente del mismo color; siempre ha mantenido su «colorido» múltiple y su diversidad. Esto es especialmente conocido en los Balcanes Occidentales, ya que Yugoslavia disimuló las líneas divisorias, pero no pudo tender puentes sobre ellas.

No es, por tanto, casualidad que nos esforcemos al máximo reconsiderando y reforzando nuestra identidad nacional, lingüística y cultural. Esperamos que nos ayude con ello, ya que su Presidencia puede contribuir a la reconstrucción de una identidad que ahora es inherente a la conciencia de ciudadanos europeos.

La oportunidad y la labor de la Presidencia eslovena consisten en tomar más medidas para llevar la ampliación y misión europea en la región a una nueva fase. Eslovenia constituye la puerta a los Balcanes Occidentales y el camino de Europa pasa a través de ella. La fatiga de la ampliación de los Estados miembros no debería convertirse en la fatiga de las reformas en esta zona, ya que pondría en peligro su estabilidad.

Por último, en lo que respecta al Tratado de Reforma, me enorgullece que Hungría fuera el primer país en ratificarlo. Aunque sólo existe un número limitado de asuntos en los que hoy día puede lograrse un acuerdo político en Hungría, Europa ha sido uno de ellos. Nuestra región precisa una Europa que trabaje más y mejor; estamos seguros de la cooperación y ayuda que brindará la Presidencia eslovena.

Le deseo un gran éxito en su Presidencia..

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Lambsdorff (ALDE). (DE) Señor Presidente: este año los Alpes revisten importancia para Europa. Eslovenia ocupa la Presidencia del Consejo Europeo y Suiza y Austria acogen la celebración de la Eurocopa de fútbol; todas las miradas se centran en estas montañas. Felicito a la Presidencia por asumir oficialmente sus funciones.

Es una Presidencia importante y el proceso de ratificación de Lisboa constituye exactamente su primera prioridad. La Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD) está poniéndose a prueba en Kosovo. En el Parlamento estamos esperando que usted nos aclare —si no conseguimos una resolución del Consejo de Seguridad— si la Resolución 1244 constituye un fundamento jurídico hermético para todas las medidas de la PESD. El presidente de mi grupo ha declarado que estamos en contra de una estabilización acelerada y de un acuerdo de asociación para Serbia sin cooperar con el TPIY.

Nos congratulamos de que Eslovenia sea el primer Estado miembro de los países de la adhesión en ejercer la Presidencia. Nosotros, los Liberales, siempre luchamos firmemente por esta ampliación. También abogamos por ella cada vez que encontrábamos hostilidades en casa.

Sin embargo, ahora no tenemos el ánimo para celebraciones. Yo procedo de Renania del Norte-Westfalia; ayer me enteré de que Nokia está cerrando en Bochum instalaciones de producción que dan empleo a 2 300 trabajadores para trasladarlas a Rumania. Se ha dado la impresión de que el proceso se ha financiado con dinero de la UE. Quiero dejar bien claro al Partido Democrático Libre (FDP) que el traslado de empleos en la Unión Europea no debe facilitarse con los fondos comunitarios. Haremos todo lo posible para asegurarnos de que no interviene ninguna subvención comunitaria. Veo que el Presidente de la Comisión asiente con la cabeza. Espero que obtengamos una respuesta clara al respecto por parte de la Comisión. Este es un tema de gran importancia, que asusta a la gente y les hace temer a Europa, ¡pero no debería ser así! Aseguraremos igualmente que se comprueba la aptitud para recibir ayudas en caso de que las subvenciones nacionales se dirijan a Rumanía. Es un motivo de preocupación; esperamos que los trabajadores cualificados y motivados de Bochum encuentren pronto un nuevo empleo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ryszard Czarnecki (UEN). (PL) Primer Ministro: cuenta con mi apoyo y compresión. Tras su entrada en la zona del euro, la inflación se incrementó en su país en un 100 % en comparación con el año anterior. A pesar de ello, como declaró el Comisario Almunia hace dos meses, señor Presidente de la Comisión, usted ha reconocido que este incremento es una de las consecuencias de la adopción del euro.

El asunto de Kosovo constituye una de las prioridades declaradas. Por favor, tenga presente que su independencia sería la primera alteración unilateral de fronteras en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Esto es exactamente lo que pretenden Osetia del Sur y Abjasia en Georgia, pero Moscú también está interesado en desestabilizar la situación en el Cáucaso Meridional. Esto puede constituir una verdadera amenaza de guerra en la zona y provocar el mayor conflicto armado en Europa desde la Guerra de los Balcanes a principios de los noventa. Está claro que debemos respetar el derecho de los kosovares a su autodeterminación.

 
  
MPphoto
 
 

  Francisco José Millán Mon (PPE-DE). – (ES) Señor Presidente, deseo mucha suerte a la Presidencia eslovena, un excelente símbolo de la transformación de la Unión Europea. Se trata de seis meses en los que abordarán asuntos muy importantes. Me referiré a algunos.

En primer lugar, el Consejo Europeo de primavera, que se centrará en la Estrategia de Lisboa. La verdad es que estamos en una situación económica difícil: se rebajan las previsiones de crecimiento como fruto de la crisis financiera, una inflación creciente, la fortaleza del euro y un dólar muy débil, y el elevadísimo precio del petróleo. Los alimentos también suben.

Los ciudadanos esperan decisiones eficaces que sirvan para recuperar la confianza en un momento de incertidumbre.

En el plano exterior está la cuestión de Kosovo, que afecta a principios tan importantes como la estabilidad de las fronteras en la integridad territorial. No se precipiten. El Consejo Europeo de diciembre, me parece, actuó con alguna precipitación. Tomó decisiones como la de enviar una misión civil, pero sin acuerdo, al parecer, sobre la base jurídica. Es paradójico que esto ocurra en la Unión Europea, que es una comunidad de Derecho.

La cuestión de Kosovo es delicada, requiere prudencia. Esfuércense en que se alcance una nueva resolución del Consejo de Seguridad.

En mayo, como usted mencionó, tendrá lugar la importante Cumbre de Lima con los países latinoamericanos, tan cercanos a los europeos en principios y valores. Lima también debería aprovecharse como palanca para el desbloqueo de las negociaciones con Mercosur y para impulsar las negociaciones con los países andinos y con Centroamérica de sus respectivos acuerdos de asociación.

Por otra parte, en marzo, la ampliación del espacio Schengen será realidad en los aeropuertos. Son momentos decisivos para las fronteras exteriores de la Unión y esto me lleva a la lucha contra la inmigración ilegal. Está prevista una reunión de los ministros responsables del control de fronteras. Me parece muy oportuna. Es necesario incrementar la cooperación entre éstos y que los agentes que se ocupan de las fronteras exteriores sean plenamente conscientes de que desempeñan una labor no sólo nacional, sino también europea y de que son corresponsables de lo que ocurra en todo el espacio Schengen.

Finalmente, les pido que trabajen también en la lucha contra el terrorismo. Los ciudadanos esperan que la Unión Europea produzca resultados en ese ámbito tan trascendental, tan importante, para sus vidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Kristian Vigenin (PSE). – (BG) Señor Presidente, señor Barroso y señor Janša: no puedo sino señalar que la Presidencia eslovena constituye un símbolo muy importante para los ciudadanos europeos y, en particular, para los de Europa Central y Oriental.

Eslovenia tiene la oportunidad de brindarles toda la confianza que supone ser partes interesadas plenamente iguales en el proceso europeo. Eslovenia es conocida como país que abordó, sin muchos preámbulos, persistente y consistentemente, los grandes asuntos de su transición y hoy día tiene el mérito de considerarse como el país de Europa Oriental con los mejores resultados. Esto fue posible gracias al consenso político en el país. Eso es exactamente lo que esperamos de la Presidencia eslovena: seguir adelante sin ninguna floritura o grandes promesas, con los asuntos clave para el futuro de la Unión Europea, tal como se subraya en el programa presentado. Tiene todas las posibilidades de conseguirlo porque el debate de hoy demostró que cuentan con el apoyo de un consenso tanto político como institucional.

A mi juicio, la Presidencia eslovena llega en el momento adecuado, especialmente en vista de los retos vinculados a los Balcanes Occidentales. La experiencia histórica y política de Eslovenia permitirá a la Unión Europea ser más eficaz en su política con estos países, que necesitan un nuevo impulso para proseguir las reformas y acelerar su avance hacia la Unión Europea. Se trata de un objetivo que está completamente a su alcance, como Eslovenia, antiguo componente de la República de Yugoslavia, ha demostrado en la práctica.

Considero que, a través de ella, la Unión Europea hablará una lengua más comprensible para muchas de las naciones de los Balcanes Occidentales, tanto en su sentido literal como figurado. Me siento con la obligación de mencionar que el Consejo hablará por primera vez una lengua eslava. En mi opinión, nadie mejor que Eslovenia para abordar con éxito la «cuestión de Kosovo». Los riesgos a que se enfrenta toda la región son enormes; esa es la razón por la que las esperanzas depositadas en usted sean tan altas, señor Janša: esperamos que consiga preservar con éxito la unidad de la Unión Europea, tanto con en lo que se refiere a la Resolución sobre el estatuto de la provincia como al compromiso de la Unión en el difícil periodo que comienza a partir de entonces.

Señor Janša, para nosotros, los socialistas, es importante que la Presidencia eslovena sea un éxito, por lo que no nos conformaremos con actuar como meros observadores; brindaremos nuestro verdadero apoyo a sus esfuerzos, lo mejor que podamos y tanto como nos permitan nuestras competencias, de modo que pueda aplicar su programa. Le deseo éxito para que pueda demostrar que un país pequeño puede llegar a ser grande en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Marco Pannella (ALDE).(IT) Señor Presidente, Primer Ministro Janša, señoras y señores: le doy la bienvenida, Primer Ministro, en nombre del Partido Radical y de aquellos camaradas que se apresuraron para conseguir su liberación, con los camaradas y amigos de la revista Mladina, a finales del decenio de los ochenta. Usted estuvo en la cárcel por defender la democracia y también Europa. Hoy se encuentra presidiendo una Unión Europea que está eliminando y aboliendo su himno y bandera, que con el Eurogrupo está incluso distorsionando —por favor, téngalo en cuenta, Primer Ministro— las fronteras geopolíticas tradicionales en nuestras monedas europeas. Usted está a favor de la ampliación, pero ésta es la misma Europa que hizo oídos sordos ante la tragedia de Yugoslavia y que hoy actúa del mismo modo con Turquía y con todas las ampliaciones que esperamos.

Nosotros, yo incluido, estuvimos también el Liubliana durante los ataques aéreos serbios. En ese momento nos encontramos con el señor Skolk, con los jóvenes de la AZMSS, con el Presidente Kuèan o incluso con nuestro amigo el señor Kacin. En ese momento, usted estaba luchando por una Europa diferente que le estaba traicionando, que quería ver una Yugoslavia neutral porque era lo que le convenía.

¡Bienvenido! Si, en nombre de su país, Eslovenia, va a ser lo que ha sido en el pasado, entonces usted será aquí el único que simbolice la Europa de Altiero Spinelli; no nosotros, que representamos Europa; no nosotros, que con frecuencia representamos su desintegración.

(El Presidente interrumpe al orador.)

 
  
MPphoto
 
 

  Othmar Karas (PPE-DE). (DE) Señor Presidente, señoras y señores: la noche del 20 al 21 de diciembre de 2007 ampliamos la frontera Schengen. De este modo, adquirimos un poco más de libertad y dimos un paso adelante hacia el acercamiento mutuo. Finalmente se eliminaba el alambre de espino y el 1 de enero Eslovenia asumía la Presidencia del Consejo de una Europa reunida. Como europeo, pero particularmente como austriaco, amigo, vecino y aliado, esto me llena de satisfacción.

Presidente en ejercicio del Consejo: este debate gira en torno a seis temas. En primer lugar, el hecho de que asuma la Presidencia tiene más que un mero valor simbólico. Nos hace ser conscientes de los acontecimientos históricos que para muchos ya son evidentes o desgraciadamente se perciben como una amenaza.

En segundo lugar, el proceso de ratificación comenzó en Hungría. Debe estructurar e impulsar el proceso y aportar información coordinada suficiente a los ciudadanos de Europa.

En tercer lugar, le ruego utilice los objetivos para el cambio climático y una mayor independencia energética europea a fin de imprimir un mayor impulso al crecimiento, el empleo y la cohesión social al aplicar la Estrategia de Lisboa.

En cuarto lugar, su posición geográfica, experiencia de la historia y el momento de su Presidencia hacen recaer sobre sus espaldas una responsabilidad especial en cuanto a la adhesión de Croacia, la libertad de Kosovo y el acuerdo con Serbia.

En quinto lugar, nos embarcamos con usted en el Año europeo del diálogo intercultural. Hagamos que la presente sea una Presidencia de cooperación, respeto mutuo, consideración hacia los demás y comprensión.

Y por ultimo, el sexto tema: no confunda su responsabilidad europea con los asuntos bilaterales por resolver o la responsabilidad de Austria hacia la minoría eslovena en Austria. Los tratados bilaterales entre dos Estados miembros no se encuentran dentro del ámbito de competencia de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernard Poignant (PSE). – (FR) Señor Presidente en ejercicio, se presenta ante nosotros con modestia. Ha mencionado incluso posibles errores y confesado una posible ingenuidad. En el marco de la Troika, le sugiero que transmita al Presidente francés, que le sucederá, su sentido de la humildad.

Sólo tengo un mensaje que transmitirle: dé a Europa las mejores lecciones de su historia. ¡Ustedes son celtas, yo también! Han sido dominados por Baviera, absorbidos por la República de Venecia, integrados en el Imperio austro-húngaro, ocupados por Napoleón —pido disculpas por esto—, repartidos entre Alemania, Italia y Hungría, integrados en la República Federal de Yugoslavia y son independientes desde el referéndum de 1990.

¡Qué historia! ¿Quién mejor que usted para hablar del diálogo intercultural? ¿Quién más acreditado para hacerlo? Por tanto, ponga más arriba esta prioridad. La ha situado en cuarto lugar, ¡le sugiero que la suba uno o dos puestos!

Dicho esto, no limite el diálogo intercultural al diálogo interreligioso. Piense también en la aportación a Europa de los que consideran que la religión y la política no deben mezclarse, pues la historia ha demostrado que, cuando una se ocupa de la otra, los resultados siempre son malos.

Para concluir, si me lo permite, y también en el espíritu de lo que acabo de decir, quisiera leer a sus Señorías un pequeño pasaje de su himno nacional, ¡porque es hermoso! «Vivan todos los pueblos que esperan el día por llegar, en que por doquier se vea el odio y el conflicto borrar, a los pueblos liberar, y no con enemigo, ¡sino con buen vecino estar!». Éste es el espíritu de su Presidencia y el espíritu de Europa. Soy francés, y no voy a renunciar a mi « Marsellesa», ¡pero durante seis meses, quiero ser esloveno!

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Señor Poignant: escucharle cantar la Marsellesa o incluso el himno europeo sería sin duda todo un placer.

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Zaleski (PPE-DE). (PL) Primer Ministro: entre las intenciones que ha declarado para su Presidencia, se incluye el Tratado, la Estrategia, el cambio climático, la energía, los Balcanes Occidentales, y si además le añadimos el diálogo intercultural, todo ello constituirá una gran tarea para su pequeño país, tras el gran éxito que ha conseguido, por el que le felicito a usted y a todos los eslovenos.

En las últimas reuniones de la comisión de Asuntos Exteriores, el Ministro de Exteriores Luís Amado no hizo mención alguna de la dimensión oriental y usted lo ha abordado sólo a muy grandes rasgos. Sin embargo, yo considero que debe ser uno de los objetivos y, en particular como representante de los países eslavos, debería poseer una mejor apreciación de su dimensión oriental, que incluso los portugueses tienen, sin que tenga por ello ninguna queja. La cuestión es averiguar, como en la previsión que realizan ahora los franceses antes de su Presidencia, si la ampliación afectará principalmente a los Balcanes Occidentales o quizá a alguna parte más. Me gustaría que nos aclarara sus opiniones en este sentido.

Otro asunto es que la Presidencia de su país coincide con el periodo de preelección para el Parlamento Europeo: como sabemos, una participación escasamente superior al 20 % del electorado europeo no es muy grande y la tendencia es a la baja. ¿Tiene algo que ofrecernos al respecto? ¿Cómo convencerá a los europeos de que esta institución es positiva y que su participación en ella es valiosa?

El último asunto que me gustaría plantear está vinculado al primero y es que el Embajador esloveno en Ucrania ha declarado que Ucrania debería entrar o entrará en la zona de libre comercio durante esta Presidencia. Esto sería, por supuesto, positivo; para ello sólo hay algunas condiciones que necesitan cumplirse, como la aprobación de la Duma y un funcionamiento adecuado de las fronteras. ¿De qué forma asistirá la Presidencia a Ucrania en este proceso?

Y, señor Presidente: me gustaría concluir diciendo lo siguiente:

usted tiene el poder y la responsabilidad de controlar el turno de palabra y pido que lo haga en el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique De Keyser (PSE). – (FR) Señor Presidente, en una Presidencia hay temas que se pueden elegir y otros que irrumpen sin haber sido invitados, como la seguridad en Oriente Medio o el asunto iraní. A este respecto, el asunto nuclear iraní forma parte de un complejo proceso que afecta a la seguridad en Oriente Medio y el mundo musulmán. Para restablecer la confianza, hay que hablar de Iraq, de Palestina, del Líbano, de los extremistas, de los derechos humanos y de la pobreza.

Muchos habitantes de la región viven con menos de dos dólares al día. ¿Es aceptable? No hablo desde un punto de vista moral, sino desde la perspectiva de la seguridad. Estas personas acaban convirtiéndose en extremistas porque no tienen nada que perder y se sienten humilladas. Nadie nace kamikaze, nadie nace terrorista. Debemos crear un entorno que permita a todos vivir con dignidad, en paz y libertad. Estas palabras no son mías, son de Mohamed El Baradei, que dirige la Agencia Internacional de la Energía Atómica y es premio Nobel de la Paz. Conllevan que se inicie una relación de confianza con el mundo árabe, y en particular con Irán, que no quede excluido ningún tema molesto —ni el chocante negacionismo de este país con respecto a la Shoah, ni la seguridad de Israel— y que tal relación se entable desde el respeto mutuo y la dignidad.

¿Querrá hacer suyas estas palabras la Presidencia eslovena? Y, sobre todo, ¿cree que será posible algún día desnuclearizar esta región evitando hablar de un tema tabú, es decir, la energía nuclear israelí?

 
  
MPphoto
 
 

  Monica Maria Iacob-Ridzi (PPE-DE).(RO) Primer Ministro: me gustaría felicitarle por dirigirse hoy a nosotros en calidad de Presidente del Consejo.

Eslovenia es objeto de admiración de las otras naciones europeas por su notable desarrollo desde 1990 y por satisfacer los criterios de adhesión, ya sean los capítulos de negociación, la adopción de la moneda única o la Presidencia del Consejo.

También me gustaría felicitarle por definir las prioridades de la UE para los próximos seis meses, en colaboración con los Gobiernos de Alemania y Portugal.

Indudablemente esperamos que el Tratado de Lisboa, que pone fin a una prolongada crisis de identidad de la Unión Europea, se ratifique lo antes posible y que todos los ciudadanos europeos lo consideren un auténtico acto democrático.

Al mismo tiempo, también esperamos que los objetivos de la Estrategia de Lisboa se pongan en práctica cuanto antes, porque nos azota una ola de pesimismo entre los ciudadanos con respecto a esta política. El último eurobarómetro de la Comisión Europea de diciembre de 2007 revela un descenso en la confianza de los ciudadanos en relación a los dos componentes de la Estrategia: el crecimiento económico y el empleo.

El empleo sigue siendo una importante preocupación para los ciudadanos europeos, aunque se ha registrado una mejora significativa con respecto a 2006. Con el comienzo del nuevo ciclo de la Estrategia de Lisboa en 2008, el Parlamento Europeo aprobará un plan de acción sobre la movilidad de la mano de obra, con el fin de reforzar el empleo a escala europea.

Sin embargo, todavía está pendiente el asunto del acceso restringido al mercado laboral europeo, que afecta a más de 100 millones de ciudadanos en Europa.

Por tanto, le insto, señor Primer Ministro, a apoyar las iniciativas del Parlamento Europeo y la Comisión Europea referentes al libre acceso al mercado laboral.

Creo firmemente que de esta forma Europa garantizará su futuro económico salvaguardando las libertades fundamentales consagradas en el Tratado.

 
  
MPphoto
 
 

  Claudio Fava (PSE).(IT) Señor Presidente, Presidente en ejercicio del Consejo, señoras y señores: como italiano, es para mí un motivo de especial satisfacción que Eslovenia asuma la Presidencia del Consejo; que, de los países que se han incorporado recientemente a la Unión Europea, sea Eslovenia el primero en ejercer la Presidencia; y que su país se encuentre ahora en la zona Schengen junto con otros países europeos.

En el ejercicio de la Presidencia, su tarea fundamental consiste en imprimir un fuerte impulso al proceso de ratificación del Tratado de Reforma. Este tratado permitirá a nuestro Parlamento tener mayores poderes de codecisión, hará posible que se adopten decisiones por mayoría cualificada para algunos asuntos absolutamente estratégicos y todos los incluidos en los ámbitos en los que se prestará más atención y se protegerán más los derechos fundamentales de los ciudadanos: me refiero a la cooperación judicial y la inmigración ilegal.

Nuestra sugerencia va en esta dirección y a lo largo de los próximos meses debemos encontrar un hueco para un acuerdo institucional que regule la fase transitoria en lo relativo a varias cuestiones. Me refiero, por ejemplo, al paquete Europol, que se votará mañana. También mañana este Parlamento le pedirá que nos garantice que el Consejo consultará de nuevo al Parlamento Europeo antes de que trascurran seis meses de la entrada en vigor de los tratados, a la luz de las nuevas disposiciones jurídicas que estos nos ofrezcan.

Una vez más, por lo que respecta a la política de inmigración, le pediría que nos diera su palabra de establecer un marco seguro, ya que la inmigración ilegal solo puede combatirse respetando los derechos fundamentales con tenacidad, convicción y precisión, en parte con el fin de evitar que vuelva a suceder lo mismo que hace algunos meses cuando cientos de personas se aferraron a las redes de atún en un vano intento por cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Valdis Dombrovskis (PPE-DE). (LV) Señor Presidente, señoras y señores: antes de nada me gustaría felicitar a Eslovenia por ser el primer nuevo Estado miembro en ocupar la Presidencia de la UE. En mi opinión, otros Estados miembros podrán aprender mucho de la experiencia de Eslovenia cuando se dispongan a preparar sus presidencias.

Sin duda, una de las tareas más importantes de la Presidencia eslovena consiste en fomentar un proceso de ratificación adecuado para el Tratado de Reforma. Por mi parte, puedo anunciarles que Letonia prevé ratificar el Tratado de Reforma en mayo, durante la Presidencia eslovena. La iniciativa de la Presidencia eslovena de reforzar el papel de la UE como líder mundial en la lucha contra el cambio climático y el uso de las energías renovables debe ser bien recibida. Durante varios años el cambio climático y los problemas energéticos han constituido el centro de atención de los ciudadanos y políticos. Sin embargo, es importante que esta prioridad no quede sólo en una buena iniciativa, sino que también se plasme considerándola prioritaria en el presupuesto comunitario. En vista de que este año deberían comenzarse los trabajos sobre la revisión intermedia de las perspectivas financieras, sería conveniente que escucháramos las ideas de la Presidencia eslovena sobre las posibles prioridades del presupuesto de la UE en el marco de la revisión intermedia. Considero que el cambio climático y los asuntos energéticos deberían encontrarse entre estas prioridades, incluida la asignación de una mayor proporción de los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión de la UE al aumento de la eficiencia energética y el fomento del uso de energías renovables.

La iniciativa de la Presidencia eslovena de prestar mayor atención a los Balcanes Occidentales, en particular, la cuestión de Kosovo, es comprensible. No obstante, la opinión expresada por el Primer Ministro esloveno —de que la situación de seguridad en Bosnia y Herzegovina podría ser peor que en Kosovo— ha suscitado una reacción equívoca. Por lo tanto, convendría que se comprendiera claramente la posición de la Presidencia eslovena con respecto a la situación en los Balcanes y sus propuestas para estabilizarla. Les agradezco su atención y le deseo éxito en su trabajo a la Presidencia eslovena.

 
  
MPphoto
 
 

  Anne Van Lancker (PSE). (NL) El Presidente en ejercicio del Consejo tiene la importante responsabilidad de lanzar un nuevo ciclo del proceso de Lisboa en la próxima Cumbre de primavera. Para ser franco, mi grupo, el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, opina que las propuestas que nos presentó el Presidente de la Comisión en diciembre carecen de ambición.

Por supuesto, es cierto que el ciclo anterior de la Estrategia de Lisboa creó crecimiento y empleos, pero también es cierto que ahora se necesita que Europa funcione en el marco de la globalización acelerada y de los nuevos actores mundiales. Por lo tanto, el Grupo Socialista está convencido de que Europa sólo podrá seguir desempeñando su papel si presta la máxima atención al desarrollo sostenible, la investigación y la innovación, y la inversión en las personas; en conclusión, en la calidad más que en los costes o niveles bajos.

Para nosotros también está claro que eso requiere la participación de todos en Europa. Lisboa no evitó que 78 millones de personas corrieran el riesgo de vivir en la pobreza y que gran parte de los empleos creados sean precarios y no aporten unos ingresos adecuados. Por consiguiente, Lisboa no puede triunfar sin un verdadero refuerzo de la dimensión social.

Para ello se requiere más que comentarios, señor Presidente de la Comisión. El asunto debe ocupar una posición visible y destacada en las directrices y en una ambiciosa agenda social. Presidente en ejercicio del Consejo: confiamos en que la Presidencia eslovena lo aclare en la Cumbre de primavera.

 
  
MPphoto
 
 

  Elmar Brok (PPE-DE). (DE) Señor Presidente, Presidente en ejercicio del Consejo, Presidente de la Comisión: a mí también me satisface que Eslovenia asuma la Presidencia del Consejo. Yo fui el ponente general del Parlamento para el proceso de ampliación de los doce países y ahora ver a un país de dicho grupo asumir la Presidencia por primera vez personalmente me llena de regocijo.

De los nuevos Estados miembros, también es Eslovenia el que tiene más éxito al formar parte de la zona del euro y Schengen. Además, ha demostrado que estos nuevos países progresan satisfactoriamente en Europa. Por otro lado, cabe señalar que los países pequeños son con frecuencia los más eficaces al desempeñar la Presidencia del Consejo, ya que se comprometen plenamente con dicha labor. Asimismo, querría desearle mucho éxito en sus funciones.

Tiene ante usted un conjunto de tareas muy diverso. Ha de llevarlo a cabo y lograr la ratificación del crucial Tratado de Reforma y, además, debe ocuparse ya de preparar su aplicación, que es, como mínimo, igual de importante. Tiene ante sí un difícil problema con Kosovo y goza de una oportunidad excepcional de solucionarlo para nosotros, ya que conoce esta región muy bien. Ello también es muestra, sin embargo, de que la Unión Europea se ve a menudo presionada en asuntos de política exterior de modo que acabamos enfrentándonos los Estados Unidos y a Rusia.

Cuando veo que, al tiempo que debatimos estrategias para Asia Central, Gazprom está celebrando contratos de gas con Kazajstán, tengo que decir que realmente no estamos adoptando acciones estratégicas en asuntos que son cruciales para nuestro futuro y pienso que quizá habría que mejorar algo en este sentido.

Ruego me permita un último comentario. Yo también, viniendo como vengo de Renania del Norte-Westfalia, agradecería que el Presidente de la Comisión nos aclarara el asunto de Nokia. Las deslocalizaciones pueden, por supuesto, tener lugar. Para ponerlo en claro, Alemania, más casi que ningún otro país, obtiene amplios beneficios del mercado interior europeo o de un mercado interior europeo ampliado, pero es muy difícil explicárselo a los afectados, si la pérdida de sus empleos se facilitó con fondos comunitarios o si subvenciones nacionales ilícitas se emplearon para ello. Por lo tanto, pido que se esclarezca esto porque si tales rumores se repitieran, se causaría un gran daño al concepto europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ioannis Varvitsiotis (PPE-DE). (EL) Señor Presidente: la Presidencia eslovena es muy afortunada de suceder a dos Presidencias que han obtenido éxito. Eslovenia es también el primero de los doce nuevos Estados miembros en asumir la Presidencia y esto hace su responsabilidad aún mayor.

El programa de la Presidencia eslovena contiene sin duda elementos valiosos. Por mi parte, sin embargo, considero que debería haberse dado más importancia al intento por lograr una mayor comprensión y aceptación del Tratado de Reforma y de la Carta de los Derechos Fundamentales por parte de los ciudadanos.

La Presidencia eslovena respalda los planes para la adhesión de los Estados de los Balcanes Occidentales. Esta es, asimismo, la posición de mi delegación, pero, como la experiencia nos ha enseñado, deberíamos tener presente que la fijación prematura de una fecha para el comienzo de las negociaciones de adhesión puede conducir a un punto muerto. También deberíamos considerar muy seriamente que el insoportable peso de la opinión pública europea parece dar muestras de una especial cautela en cuanto a cualquier futura ampliación, y eso es algo que no podemos ignorar.

Todos debemos tener cuidado particular con el tema de Kosovo. Deberíamos darnos cuenta de que se está llevando a cabo un juego de fuerzas. Por otro lado, la política de EE.UU. trata de controlar plenamente toda la zona, mientras que, por su parte, Rusia quiere mantener contacto con una región con la que tradicionalmente y durante siglos ha mantenido relaciones especiales. En este juego, Kosovo hace las veces de una pelota de ping-pong.

En la reciente reunión de la cumbre, los líderes europeos no adoptaron ninguna decisión sobre si reconocerían una declaración unilateral de la independencia de Kosovo. Esperemos que todos midamos los peligros inherentes al reconocimiento unilateral y actuemos con especial cuidado, porque unas maniobras infructuosas podrían provocar reacciones en cadena en toda la zona cuyas consecuencias son impredecibles.

 
  
MPphoto
 
 

  John Bowis (PPE-DE). – Señor Presidente, he oído contar que cuando Eslovenia abrió sus fronteras recientemente, el gentío allí se dedicó a comparar cuánto habían pasado de contrabando durante la época comunista, incluso hasta el punto de disponer de una especie de confesionario para quien quisiera confesar sus pecados, recompensándosele después con café y brandy, así que entiendo por qué el Presidente Barroso se apresuró a tomar parte en estas celebraciones.

Pero, señor Primer Ministro, para empezar usted nos ha ofrecido un relato conmovedor de su país y, de hecho, de su propia historia. Usted ha hablado con orgullo de Eslovenia y usted se ha expresado con cierta emoción acerca de su experiencia en la cárcel. Espero que esos sean los sentimientos que piensa aportar a la Presidencia: la fe en los derechos humanos y la determinación de que Europa debe sentir ese orgullo también.

Hay dos aspectos que deseo plantearle para el desempeño de su cometido. Uno se refiere a nuestro medio ambiente, ya que junto a los derechos humanos y nuestra Agenda de Lisboa debe haber un medio ambiente limpio, un entorno saludable y, de hecho, gente sana. Ese entorno tiene que evolucionar a partir de Bali, donde sobre todo hubo palabras. Ahora necesitamos acción. Necesitamos acción real, actuaciones realistas, y eso ha de comenzar la semana que viene con nuestro paquete sobre cambio climático.

En el campo sanitario precisamos certeza jurídica en la sanidad transfronteriza. Se abre un gran oportunidad nueva para los ciudadanos de Europa –sus pacientes– si lo hacemos bien. Hemos esperado y demorado este asunto. No puede esperar más. Por favor, tenemos que asegurarnos de que ahora salga adelante. De no ser así, no hacer nada no constituye ninguna opción. La alternativa es que los abogados continúen haciendo política por nosotros.

En tercer lugar, con respecto a ese tema, le pido que preste especial atención a la salud mental. Si alguna crítica puedo hacerle a Eslovenia es la lentitud con que ha implantado sus leyes sobre salud mental. Ahora dispone de la oportunidad para ponerse a la cabeza de la salud mental siguiendo el Libro Verde y espero que lo aproveche.

Ustedes son un país pequeño, un país orgulloso, y los países pequeños de Europa son normalmente los mejores Presidentes de la Unión Europea. Le deseo suerte en esta labor. Confío en que Eslovenia, bajo su liderazgo, pueda enorgullecerse por el éxito y los logros cuando concluya su trabajo dentro de seis meses.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente − Todavía tenemos otros diez minutos de solicitud incidental de intervención; cada turno de palabra contará con un minuto como máximo.

 
  
MPphoto
 
 

  Romana Jordan Cizelj (PPE-DE).(SL) Los numerosos buenos deseos dirigidos a Eslovenia, como primer país de los nuevos Estados miembros en asumir la Presidencia del Consejo, indican que las actividades del país concitarán especial atención. Las expectativas son grandes, al igual que la responsabilidad.

Los ciudadanos ajenos a las instituciones políticas de los nuevos Estados miembros suelen pensar que la Unión está sólo dirigida por unos pocos de los grandes países. Aquí Eslovenia tiene una excepcional oportunidad de demostrar que la Unión consta de 27 Estados que juntos deben configurar la política común. Espero que, al aplicar las prioridades y la agenda heredada, Eslovenia preste gran atención a la cohesión y a la reducción de las diferencias en Europa.

En este breve minuto, me gustaría mencionar el cambio climático y la política energética, porque Europa se ha fijado objetivos extremadamente ambiciosos para convertirse en una sociedad con bajas emisiones de carbono. Y eso es lo importante: una sociedad que produzca bajas emisiones de carbono. Me gustaría que Eslovenia expusiera algunos proyectos y propuestas concretos y que lograse resultados en este ámbito.

 
  
MPphoto
 
 

  Genowefa Grabowska (PSE). (PL) Señor Presidente, Primer Ministro: la Presidencia eslovena se enfrenta a numerosas tareas ambiciosas. Al frente de ellas se encuentra la ratificación del Tratado. Usted actuará de vigilante; tendrá el control de todo el procedimiento en sus manos. Por consiguiente, tengo una petición que formular: que se dedique un pensamiento a aquellos países que no han adoptado la Carta de los Derechos Fundamentales, aquellos que ya no la suscriben.

Es cierto que Polonia y el Reino Unido son dos de ellos, pero estoy seguro de que ambos se darán cuenta de su error y querrán volver a adoptarla. Desearán ofrecer la Carta a sus ciudadanos. Para ello necesitan ayuda y por eso les insto a prever un procedimiento de retorno simplificado, un procedimiento que sea fácil y rápido, al que se pueda adscribir voluntariamente y que no requiera más ratificaciones.

El éxito de una Presidencia, señor Primer Ministro, es, por lo general, inversamente proporcional al tamaño del país. Estoy seguro de que usted hará que se aplique este principio.

 
  
MPphoto
 
 

  Mojca Drčar Murko (ALDE).(SL) Señor Primer Ministro: acojo con satisfacción los puntos que usted hoy ha dedicado a los derechos humanos. Como diputado liberal de Eslovenia y ex periodista, opino que la libertad de expresión y de prensa son los dos derechos humanos más importantes. Por este motivo, me gustaría aprovechar esta solemne ocasión para señalar la gran gravedad de la petición con la que un cuarto de los eslovenos está protestando contra la presión manifiesta y encubierta que está experimentando.

El hecho de que los ciudadanos desacrediten a los signatarios utilizando sus declaraciones sacadas de contexto con la intención de retratarles como personas de poca confianza, es inoportuno. A mi juicio, es responsabilidad de la Presidencia de la Unión Europea garantizar que sus representantes se ocupen del contenido de las declaraciones y las pruebas relativas a la petición.

 
  
MPphoto
 
 

  Adamos Adamou (GUE/NGL). (EL) Señor Presidente: nuestra mayor preocupación con respecto a las propuestas de una solución para Kosovo se refiere al propósito de que una declaración unilateral de independencia se enmarque dentro de la ley, lo que acarreará consecuencias trascendentales en materia de Derecho internacional.

El reconocimiento de la independencia kosovar fuera del marco de las Naciones Unidas, a través de una declaración unilateral, constituiría un acontecimiento peligroso y quizá dé lugar a nuevos derramamientos de sangre y a una alteración las fronteras. Consideramos que, como clara infracción del Derecho internacional, también se utilizaría en otras situaciones de conflicto como método para resolver disputas. Es posible que esto también se aplique al caso de Estados miembros de la UE como Chipre.

La situación de Kosovo es una continuación y el resultado de las políticas intervencionistas, así como un problema que sólo puede resolverse en el marco de la ONU y del Derecho internacional vigente, sin intervención externa ni violación alguna de los principios de su propia Carta.

El impacto de medidas que se adoptan de forma unilateral puede verse actualmente en Iraq. Únicamente por medio de soluciones legales acordadas políticamente puede garantizarse la paz.

 
  
MPphoto
 
 

  Avril Doyle (PPE-DE). – Señor Presidente, me uno a mis compañeros para dar la bienvenida al Primer Ministro hoy aquí. Señor Presidente en ejercicio del Consejo, ¡vaya recorrido en 20 años!: de pudrirse en la cárcel a Primer Ministro de la República de Eslovenia, a Presidente en ejercicio del Consejo Europeo, y ahora miembro, como nos cuenta, de la UE, la OTAN, la zona del euro y la zona Schengen.

Es cierto que la actual situación de los Balcanes constituye una asignatura pendiente; la paz en la región es muy importante para todos nosotros. Gracias en concreto por su delicado tratamiento del próximo referéndum irlandés, necesario para la ratificación del Tratado de Lisboa.

Tal vez podría añadir al lema de nuestro referéndum sus palabras en sus comentarios finales, cuando ha dicho: «Me preocupo de Europa porque Europa se preocupa de mí». ¿Qué mejor lema para el referéndum irlandés? No podemos dar nada por descontado –va a ser difícil de conseguir– pero, créanme, el Partido Fine Gael, del que soy miembro, nuestro jefe y todos los diputados al Parlamento Europeo no vamos a dejar piedra por remover para garantizar el resultado favorable del referéndum sobre el Tratado de Lisboa en Irlanda. Muchas gracias, y esperamos brindárselo durante su Presidencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Stubb (PPE-DE). – Señor Presidente, como finlandés soy un gran entusiasta de los saltos de esquí y –recurriendo a una alegoría– me gustaría decirle al Primer Ministro que la misión de la Presidencia eslovena es como el trampolín de Planica, los instrumentos de que dispone son como esquís Elan y espero que tenga la determinación de Primož Peterka.

Creo que va a ser una Presidencia llena de éxitos por tres razones: uno, usted se ha preparado estupendamente; dos –y lo hemos escuchado en su intervención de hoy– usted es enormemente humilde; y tres, usted es muy práctico. He ahí la receta del éxito.

Usted tiene tres grandes tareas. Si es capaz de liquidarlas al final de la Presidencia, creo que habrá triunfado. Una, el Tratado: si consigue que una gran número de Estados miembros lo ratifiquen sin problemas, habrá hecho una gran labor; dos, el paquete energético: si consigue resolver parte del mismo, habrá hecho una gran labor; y tres, si consigue salir airoso en el tema de Kosovo, habrá triunfado.

Creo que la Presidencia eslovena va a ser uno de las mejores que hayamos conocido en mucho tiempo. ¡Buena suerte!

 
  
MPphoto
 
 

  Tunne Kelam (PPE-DE). – Señor Presidente, Eslovenia es el primer Estado miembro que, tras haber estado sometido al comunismo totalitario, asume la dirección de Europa en su conjunto. Por tanto, constituye para usted, Primer Ministro, un reto y una oportunidad históricas asumir también el mando para promover la integración de las distintas experiencias históricas, para crear una percepción unitaria y equilibrada de nuestra historia como una historia europea común.

Creo que usted, como todos nosotros, debe tener plena confianza en que los asesinatos en masa que se produjeron en tiempos del comunismo jamás se volverán a repetir. Eso sólo puede ocurrir si, en Europa como conjunto, transmitimos el mismo juicio moral y político sobre el comunismo totalitario que se dictó sobre el nazismo.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Dos oradores más se han ofrecido, ambos del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y los Demócratas Europeos, que era el grupo que más se oponía al sistema de solicitud incidental de intervención. En este sentido, resulta interesante ver quién recurre con más frecuencia al sistema.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Ibrisagic (PPE-DE).(SV) Señor Presidente: en primer lugar, permítame expresar mi sincera felicitación a Eslovenia y desearle todo lo mejor para la Presidencia. Mi colega el señor Janša ya ha planteado una pregunta en relación a su declaración de que la situación de seguridad en Bosnia es peor que la de Kosovo. Quiero asegurarme de que usted responda realmente a esta pregunta. Por lo tanto, le pregunto de nuevo: ¿en qué basa esa afirmación? Porque, simplemente, no es cierta.

Al hacer esta afirmación, usted da muestras de falta no sólo de información, sino también de diplomacia. Si la situación hubiera sido muy complicada en Bosnia y peor que en Kosovo, su afirmación habría sido, sin lugar a dudas, peligrosa. Por consiguiente, espero una respuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, Primer Ministro: tenemos varios proyectos que revisten una gran importancia para nosotros, como el proyecto «Research on Small and Medium-sized Enterprises» (Investigación sobre las pequeñas y medianas empresas). Pediría que las Conclusiones del Consejo insistieran en que somos capaces de concluirlo en primera lectura porque, en mi opinión, se trata de una preocupación urgente para nuestras PYME.

El segundo punto que quiero tratar es que la eficiencia energética en la producción y el consumo debería constituir un objeto de debate. Aquí puede crearse un gran número de empleos. La Agenda de Lisboa para el empleo es muy importante para todos nosotros.

 
  
MPphoto
 
 

  Janez Janša, Presidente en ejercicio. − (SL) Señoras y señores: les doy las gracias por el debate, las preguntas, las propuestas y las sugerencias con un contenido tan vivo e interesante. Nos complaceremos en examinar gran parte de lo que se ha expuesto a lo largo de los próximos seis meses. Me congratulo de recibir su apoyo a nuestras prioridades. Debo decir que me emocionó especialmente que se citaran la letra del himno nacional esloveno (y no era de uno de mis colegas eslovenos, sino un colega francés), y también cuando se mencionaron productos eslovenos como Elan Skis, etc. En resumen, disfruté escuchando el debate y será un placer para mí responder a algunas preguntas. Desgraciadamente, el tiempo no nos permitirá contestar a todas.

La ratificación del Tratado de Lisboa es sin duda una de las prioridades políticas clave de la Unión Europea en 2008. Fuimos particularmente conscientes de su importancia en el periodo previo a su firma. Entonces, todos hablaban de crisis. Ahora que se ha firmado el Tratado, sigue siendo igual de importante, aunque aún no se ha ratificado y ahí es donde reside nuestra responsabilidad. Más concretamente, es responsabilidad particular de cada Estado miembro que se lleve a cabo la ratificación de conformidad con los procedimientos establecidos por su Constitución o legislación nacional. Si fuera posible, debería realizarse antes de un plazo establecido. No deseamos interferir en los asuntos internos de ningún país, ya sea como Estado miembro normal o como el que está asumiendo la Presidencia durante estos seis meses. Algunos países en particular malinterpretaron ciertas declaraciones. Nunca reivindicamos otra cosa y siempre pedimos solidaridad al debatir asuntos delicados que puedan afectar al proceso de ratificación en aquellos Estados miembros donde este tema pueda resultar incluso controvertido.

El progreso de la Unión Europea no empieza con la Presidencia eslovena y estamos convencidos de que continuará en todos los ámbitos. Las prioridades declaradas no se mencionaron en ningún orden concreto: abordaremos una cuando hayamos terminado con la anterior. Trataremos de conseguir lo máximo posible en todos los ámbitos enumerados como prioridades, al igual que en los demás.

Me complace que el Presidente de la Comisión Europea fuera algo más específico sobre puntos para los que no tuve tiempo. Sin duda, el medio ambiente y el paquete energético serán uno de los retos clave en los próximos seis meses y hasta finales de año. Hemos de demostrar en la práctica que nuestras intenciones, expuestas en marzo del año pasado, iban en serio.

Me gustaría hacer hincapié, una vez más, en que no me cabe ninguna duda de que un crecimiento económico sano es la única base para la prosperidad. Ciertamente ha de constituir una prioridad. La Estrategia de Lisboa es clara en este respecto y me gustaría insistir en que la historia no termina ahí. Aquí es donde empieza la historia de la justicia social, y ambas historias son importantes. Sin embargo, hemos de reconocer que tenemos que crear antes de que podamos compartir de un modo equitativo.

Por lo que se refiere a las preguntas más frecuentes con respecto a la situación en los Balcanes Occidentales, me gustaría responder a algunas específicas y, antes de nada, a las relativas los fundamentos jurídicos de la solución del problema. No sería conveniente que la Unión Europea iniciase un extenso debate sobre los fundamentos jurídicos —cuál de ellos es más fuerte y cuál más débil— una vez alcanzado el final de una larga búsqueda de soluciones coherentes.

No hay absolutamente ninguna necesidad de que Europa se divida sobre este asunto sólo porque otros órganos lo estén. La unidad de la Unión Europea para resolver este problema constituirá una de nuestras prioridades.

Me gustaría recordarles que una cuestión y debates similares sobre fundamentos jurídicos a mediados del decenio pasado provocaron la muerte de más de 100 000 personas en Bosnia y Herzegovina y el desplazamiento de un millón.

Es difícil recuperar el tiempo perdido, pero podemos aprender de ello. Nunca se ha dicho que Bosnia y Herzegovina tenga un problema de seguridad mayor que Kosovo. Sin embargo, lo que sí se dijo es que en algunos aspectos constituía un problema muy grave, por ejemplo, el retorno de los refugiados. En Bosnia y Herzegovina hay aún muchos refugiados que no han podido regresar a sus hogares. Se han planeado muchas cosas que necesitan llevarse a cabo en ese país, pero no pueden aplicarse hasta que retornen los refugiados. Este es uno de los retos que nos espera y me temo que algunas de las cosas que se han dicho sobre ello se han malinterpretado.

Por lo tanto, Señorías, Presidente del Parlamento y de la Comisión, las prioridades presentadas representan nuestro reto común. Me complace recibir su apoyo para llevarlas a cabo juntos. Una vez más, me gustaría insistir en el significado de la cooperación y la sinergia que podemos conseguir con la participación mutua de las tres instituciones clave de la Unión Europea: el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y, por supuesto, el Consejo.

Haremos todo lo posible por maximizar esa sinergia. Espero estar aquí con ustedes en muchas ocasiones durante la Presidencia eslovena y entablar juntos fructíferos y, como ya hemos dicho antes, activos debates.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Presidente en ejercicio del Consejo: le agradezco sinceramente la convincente introducción a su programa para la Presidencia eslovena. Todas las contribuciones al debate por parte de los presidentes responsables de grupo y otros miembros han dado la impresión de que usted puede contar con el enorme e incondicional apoyo del Parlamento Europeo. En nombre de todos nosotros, le deseo sinceramente todo el éxito posible en su trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. − Señor Presidente, muchas gracias por este debate tan interesante, en el que creo ha existido un consenso muy amplio de apoyo a las prioridades presentadas por la Presidencia eslovena. Durante mi primera intervención he subrayado –puesto que no podía entrar en detalle en todos los aspectos– algunas de las prioridades de nuestro trabajo durante estos seis meses: la ratificación del Tratado de Lisboa, el nuevo ciclo de la Estrategia de Lisboa y también nuestro paquete sobre clima y energía. Concretamente en este punto me he sentido respaldado por el apoyo que muchos de ustedes han mostrado a nuestra labor en este asunto. Es muy importante que ahora cumplamos nuestros compromisos.

Los Jefes de Estado y de Gobierno estuvieron de acuerdo en unos objetivos ambiciosos: una reducción del 20 % en la emisión de gases de efecto invernadero y un 20 % para energías renovables. No podemos fijar los objetivos y luego no habilitar los medios para alcanzarlos. Es una cuestión de coherencia y de credibilidad y me he sentido muy alentado por el apoyo otorgado a este tema durante el debate de hoy.

Me gustaría contestar simplemente a una pregunta aportada al debate por el señor Schulz, el señor Lambsdorff y el señor Brok respecto de un problema específico que ahora se está discutiendo en Alemania: la cuestión de la posible relocalización de una empresa en Europa. Puedo comunicarles que el programa operativo sobre competitividad para Rumanía contiene una cláusula específica que prohíbe el uso de Fondos Estructurales para la confinanciación de las deslocalizaciones. La Comisión Europea no ha recibido ningún proyecto relativo a este tema, por lo que la Comisión está en condiciones de confirmar que no existe ninguna subvención para el desarrollo regional europeo implicada en esta relocalización. Por supuesto, consideramos que sería totalmente inaceptable utilizar financiación con fondos de la Unión Europea para la relocalización dentro de la Unión Europea.

(Aplausos)

Al mismo tiempo, es cierto que la Unión Europea, a través del programa PHARE, ha financiado un parque industrial en Rumanía en el que ahora están invirtiendo varias empresas. Eso es importante y quiero llamar la atención de todos mis compañeros aquí, sobre todos nuestros amigos alemanes, sobre este debate y lo importante que resulta ser responsable en el mismo.

Hemos de establecer una distinción entre deslocalización fuera de la Unión Europea y relocalización en Europa. Si la inversión va de Finlandia a Alemania, también puede hacerlo de Alemania a Rumanía. Seamos francos. Dejemos claro que no se trata de una deslocalización fuera de la Unión Europea. Como recordarán, la Comisión y yo hemos propuesto un Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización que ya se halla en funcionamiento precisamente para casos en los que pudieran verse afectados algunos puestos de trabajo por culpa de las deslocalizaciones fuera de la Unión Europea. Es muy importante que los dirigentes europeos a todos los niveles en la Unión Europea –en la Comisión, en el Parlamento Europeo, pero también a nivel nacional– tengan igualmente el valor de explicar los beneficios de la ampliación.

(Aplausos)

Alemania es el país que actualmente más exporta a los nuevos Estados miembros. La ampliación de la Unión Europea también está creando puestos de trabajo en Alemania. Las empresa alemanas están invirtiendo mucho en los nuevos Estados miembros. Así que es muy importante, desde una punto de vista europeo, que todos expliquemos que la ampliación de la Unión Europea, no solo resulta beneficiosa para los nuevos Estados miembros, sino que también representa una oportunidad para la Unión Europea en su conjunto.

(Aplausos)

Al mismo tiempo, coincido en que hemos de controlar que no se utilice dinero de los Fondos Estructurales para financiar una deslocalización concreta de una empresa. Eso sería competencia desleal. Pero hago un llamamiento a todos los proeuropeos para que se pongan en pie y defiendan esta Europa ampliada y unida, así como para que aprovechen los beneficios que todos nosotros, en todos los nuevos Estados miembros, estamos obteniendo de esta Europa más dinámica que podemos construir hoy.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Muchas gracias, Presidente de la Comisión, por esta declaración. Deseamos a la Presidencia eslovena mucho éxito. Ahora iremos juntos a la conferencia de prensa. La votación tendrá lugar después aquí. Les agradezco el debate tan intenso y tan bueno que han mantenido.

Declaraciones escritas (artículo 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) ¡Mis felicitaciones, querido Primer Ministro Janez Janša, por su intervención ante el Parlamento Europeo! Es usted el primer Presidente en ejercicio del Consejo Europeo que dirige una de las naciones liberadas del yugo comunista que se adhirieron a la Unión Europea en 2004.

Es un reto para su pueblo y su administración. No hay países grandes ni pequeños: hay países buenos y malos. Sus resultados económicos, su reciente entrada en la zona euro y la prosperidad de su pueblo les convierten en un ejemplo en el que deberían inspirarse muchos países que dan lecciones a los demás.

Va a concluir usted la «Troika» iniciada por Alemania y continuada por Portugal y hacer posible el éxito de las Presidencias de la próxima «Troika»: Francia, República Checa y Suecia. En el momento de escribir estas líneas, he tenido un pensamiento para Kosovo, sus hermanos de los Balcanes occidentales y su futuro europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Alessandro Battilocchio (PSE), por escrito. (IT) La Presidencia eslovena comienza justo cuando en Europa se empieza a sentir un moderado optimismo con respecto al futuro de la UE. Después de varios años de confusión e incertidumbre, ha llegado realmente el momento de hacer que el proyecto de la UE-27 alce el vuelo. De nuevo me gustaría pedir al Presidente en ejercicio que reflexione sobre un asunto en particular: las dos sedes del Parlamento Europeo.

Ahora, cuando estamos constantemente pidiendo a los ciudadanos de los diferentes Estados miembros que hagan sacrificios, daríamos un verdadero gran ejemplo si centráramos todo nuestro trabajo en Bruselas. El coste, en términos de recursos financieros e inconveniencia organizativa, que entraña Europa debido a este cambio mensual de ubicación resulta cada vez más inaceptable a los ojos de los ciudadanos, que no pueden entender las razones de una situación tan absurda. La sede de Estrasburgo, que es, por supuesto, una ciudad magnífica, podría utilizarse para otros propósitos prestigiosos en el marco de las actividades de la UE. Demos un buen ejemplo y, en este respecto, pasemos de las palabras a la acción.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. – (PT) Como quedó claro en el debate y se declaró expresamente en su programa, la Presidencia eslovena seguirá ciñéndose estrechamente a la agenda de la Presidencia alemana y dará prioridad a la ratificación del Tratado de Reforma. Sabemos que las elites políticas de la Unión Europea quieren que todos los Estados miembros ratifiquen el Tratado antes de las elecciones de 2009. Por consiguiente, están ejerciendo una gran presión para evitar que se celebren referéndums —excepto en Irlanda, donde la Constitución lo requiere— y, de este modo, dejar clara su actitud ante la democracia y acercarse a los ciudadanos, pero solo cuando no haya riesgo de que los ciudadanos voten en contra de sus opiniones e intereses.

A continuación, su mayor prioridad resulta ser lo que denominan «segundo ciclo de la Estrategia de Lisboa», para aumentar la liberalización y los ataques contra los servicios públicos y los derechos sociales y laborales. También tememos que, si tiene lugar una declaración unilateral de independencia, la situación que se está desencadenando en Kosovo constituya, más que nada, una amenaza a la paz y al desarrollo de Europa.

Mientras tanto, los graves problemas sociales del desempleo, los trabajos precarios, la pobreza y el aumento de la desigualdad social y territorial siguen sin resolverse.

Mantendremos nuestra lucha por el abandono de estas políticas neoliberales y en apoyo de una Europa diferente, de justicia social, paz y progreso de la sociedad.

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL), por escrito. – (PT) Con la Presidencia eslovena del Consejo comienza el tercer acto de la farsa orquestada por las fuerzas que fomentan una integración europea federalista, neoliberal y militarista y en la que la UE —con Alemania a la cabeza— impone un tratado rechazado previamente e impide la celebración de referéndums nacionales.

Dicen que no hay necesidad de organizar referéndums:

- Porque existe un «amplio consenso» en todos los países con respecto a lo que propone el Tratado, especialmente en los Parlamentos nacionales. Sin embargo, una de las principales lecciones extraídas de los referéndums en Francia y los Países Bajos es seguramente que revelan una profunda contradicción entre la voluntad del pueblo y las «mayorías parlamentarias»;

- Porque la ratificación por parte del Parlamento es tan legítima y democrática como la ratificación a través de un referéndum. ¿Cómo deberíamos entender entonces la alegación de que celebrar un referéndum en Portugal agravaría los riesgos de que el Tratado no entrase en vigor? Lo que temen es un resultado del referéndum que difiera de lo que desean y, por eso, no celebran ninguno;

- Porque la propuesta de Tratado es diferente de la que se rechazó previamente e implica «cambios sustanciales», pero no dicen cuáles. Sin embargo, ¿no claman los propios promotores que la sustancia es la misma? Lean las declaraciones de Giscard d’Estaign.

El miedo es el motivo…

 
  
MPphoto
 
 

  Małgorzata Handzlik (PPE-DE), por escrito. (PL) El programa de la Presidencia eslovena reúne todos los requisitos de quien está interesado en la economía y convencido de que tener una buena situación económica constituye una de las claves para el éxito de la Unión.

En el programa de la Presidencia he encontrado muchas referencias importantes a la Estrategia de Lisboa y al papel del mercado interior en el refuerzo de la UE en la esfera internacional.

El siglo XXI debería concentrarse en la educación y la formación. Una sociedad con una buena educación posee un enorme potencial y esto, a su vez, ha de encontrar una aplicación en la economía, la cual se basa principalmente en favorecer a PYME que son fáciles de constituir y no requieren para ello formalidades y gastos innecesarios. Estas empresas deben tener acceso a trabajadores bien formados y a recursos de investigación, nuevas tecnologías y demás. La Presidencia está prestando mucha atención a esto.

Su declaración de que se ocupará de eliminar barreras y se centrará en una mejor reglamentación transmite una importante señal a las empresas. Lo que sabemos es que no hay nada peor que una mala legislación.

A mi entender, es especialmente importante vincular la iniciativa de eliminar las barreras administrativas para la empresas a la apertura de nuevas vías hacia las nuevas tecnologías.

La Presidencia tendrá presentes a los consumidores. Sus intereses son tan importantes como los de las empresas y, por eso, deberían representarse y protegerse de algún modo.

El programa de la Presidencia es muy ambicioso, pero además expresa claramente sus prioridades, con las que estoy de acuerdo.

No me queda más que darle mi enhorabuena y desearle todo el éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Gábor Harangozó (PSE), por escrito.(HU) Antes de comenzar me gustaría expresar mi complacencia con el ambicioso programa de la Presidencia eslovena, que está abordando la importante cohesión de los Balcanes Occidentales como cuestión destacada para toda la UE.

De conformidad con el Informe Anual de la Comisión para 2006, la ampliación de 2004 obtuvo un buen resultado para los nuevos y antiguos Estados miembros; la gestión sin problemas del proceso fue el factor clave de su éxito.

Actualmente la UE tiene que afrontar nuevos retos que requieren mayores esfuerzos. El máximo apoyo de la Presidencia eslovena para cumplir todas las prioridades de su programa resulta esencial a fin de tratar estos asuntos adecuadamente, incluida la creación de las condiciones previas para la adhesión de Croacia y Turquía.

El interés fundamental de la UE es respaldar los procesos de reforma en los Balcanes Occidentales y solucionar la situación de Kosovo en el marco de la perspectiva europea de un modo que sea aceptable para todos. La ampliación constituye un interés político estratégico y de seguridad para la UE y requiere una política de desarrollo y una cooperación en asociación eficaces.

Debe seguir haciéndose hincapié en abordar programas para los Balcanes Occidentales que sirvan para limar las diferencias en la situación de desarrollo y para reforzar la cohesión social, económica y regional. Sin embargo, estimular la inversión en recursos humanos y apoyar el desarrollo de una sociedad creativa basada en el conocimiento resulta fundamental para garantizar el equilibrio entre el aumento de competitividad y cohesión y el fomento del desarrollo de los Balcanes Occidentales. De conformidad con el principio de la solidaridad europea, deben realizarse esfuerzos por erradicar la pobreza y asegurar una «ayuda directa» también para los países de los Balcanes Occidentales. Apoyar el programa de la Presidencia eslovena a fin de lograr los principales objetivos de la Unión es nuestra responsabilidad conjunta.

 
  
MPphoto
 
 

  Janusz Lewandowski (PPE-DE), por escrito. (PL) Todos los países que se incorporaron a la UE a partir de 2004 están orgullosos del hecho de que uno de ellos, Eslovenia, asuma la Presidencia. Acogemos con satisfacción las declaraciones de la nueva Presidencia y las primeras medidas que ha adoptado. Las prioridades para el primer semestre de 2008 son en gran medida prueba de que el trabajo de los predecesores de Eslovenia se está continuando, principalmente en el ámbito de la reactivación de la Agenda de Lisboa, la ratificación del Tratado y la lucha contra el calentamiento del planeta. La continuidad del trabajo es una característica aconsejable en la Unión Europea, teniendo en cuenta el ciclo semestral de la Presidencia.

Independientemente de sus prioridades declaradas, Eslovenia se percibe como un país con vínculos con los Balcanes debido a su geografía e historia. Esto trae consigo dos oportunidades para ampliar más la Unión y, sobre todo, problemas graves en relación a la cuestión de la independencia de Kosovo. La comprensión de esta problemática es una ventaja con que cuenta la Presidencia.

También esperamos que un país que ha pasado por la tarea de la transformación y adaptación a los criterios de la UE tenga en cuenta los problemas a los que hacen frente los nuevos Estados miembros en cuanto a obligaciones no razonables con respecto a las energías renovables y a las emisiones de gases de efecto invernadero. Debe hallarse un equilibro entre el cuidado en la protección del medio natural y la necesidad de que la economía europea siga siendo competitiva en términos generales. Por ultimo, le deseo éxito y le agradezco su atención.

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE), por escrito. – (SK) El inicio del año 2008 y de «Unidos en la diversidad: Año europeo del diálogo intercultural» constituye un periodo significativo para la UE, sobre todo debido al hecho de que, en el primer semestre, un nuevo Estado miembro —Eslovenia— asumirá por primera vez la Presidencia de la UE.

Cuatro ámbitos prioritarios que insisten en la aplicación de la nueva Estrategia de Lisboa para el Crecimiento y el Empleo, la energía, el cambio climático y las relaciones con los Balcanes Occidentales pueden contribuir a la sinergia en Europa. Eslovenia tiene la oportunidad de convertirse en el «arquitecto» del liderazgo mundial de la UE en la lucha contra el cambio climático.

La adopción del euro es actualmente un tema candente en Eslovaquia. La aceptación de Eslovaquia en la zona del euro se decidirá durante la Presidencia eslovena de la Unión Europea. Eslovenia es un ejemplo para Eslovaquia: fue el primero de los países UE-10 y el decimotercero de todos los Estados miembros de la UE en introducir el euro (en 2007). Eslovaquia puede aprender de muchas experiencias de Eslovenia y puede utilizarlas en su preparación para la introducción del euro. Espero que Eslovenia haga todo lo posible por garantizar que la decisión sobre si ha de introducirse o no el euro en Eslovaquia para la fecha prevista del 1 de enero de 2009 tenga un resultado positivo.

Asimismo, espero que mediante sus acciones la Presidencia eslovena pueda convencer a 500 millones de ciudadanos europeos de que incluso un país pequeño con dos millones de habitantes es capaz de dirigir eficazmente la UE durante sus seis meses de Presidencia. Yo creo, sin duda, que Eslovenia tendrá éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Margie Sudre (PPE-DE), por escrito. – (FR) Deseo expresar mis más calurosos deseos de éxito a la Presidencia eslovena, que representa una especie de consagración de la reunificación de la Europa dividida por la guerra fría.

Eslovenia, que cooperó con Alemania y Portugal para elaborar un programa de 18 meses, cierra un ciclo de Presidencias marcado por el éxito del relanzamiento institucional, con la gran responsabilidad de acompañar el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa.

Es un reto capital al que todos debemos contribuir, cada cual en nuestros respectivos Estados miembros, a fin de que la próxima Presidencia francesa pueda sentar definitivamente esas nuevas bases comunes antes de las elecciones europeas de 2009.

La Presidencia eslovena debe proseguir y completar asimismo la Estrategia de Lisboa, para responder a los retos que debe afrontar Europa en materia energética y climática, y de crecimiento y empleo.

Espero sinceramente que la Presidencia eslovena consiga garantizar la paz y la estabilidad en los Balcanes occidentales y hacer que surja un enfoque unificado de la Unión sobre el tema del estatuto final de Kosovo, a fin de que 2008, Año Europeo del Diálogo Intercultural, pueda ser realmente una ocasión para todos los europeos de reafirmar sus valores de tolerancia y comprensión mutuas.

 
  
MPphoto
 
 

  Csaba Sándor Tabajdi (PSE), por escrito.(HU) El que un nuevo Estado miembro que se ha incorporado a la Unión en 2004 esté dirigiendo Europa durante el primer semestre de 2008 tiene una significación histórica. Constituye un paso importante para los países de reciente incorporación al ocupar el lugar que merecen en la «mesa» de la Unión.

Hay mucho en juego para la primera Presidencia de uno de los nuevos Estados miembros; Eslovenia se encuentra al frente de la UE en un momento clave. Las tareas más importantes de la Presidencia eslovena son ayudar en el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa, poner en marcha dinámicamente el nuevo ciclo trienal de la Estrategia de Lisboa y seguir desarrollando la política integrada de energía y protección del clima.

La Presidencia eslovena está abordando la integración de los Balcanes Occidentales y especialmente el futuro estatuto de Kosovo como asunto prioritario. Gracias a la sensibilidad y al conocimiento de la zona que posee Eslovenia, se podría facilitar en cierto modo el complicado proceso de organización y fomentar la preservación de la unidad lograda por el Consejo Europeo de diciembre de 2007 con respecto a las misiones que se enviarán a Kosovo.

En marzo, durante la Presidencia eslovena, la Comisión Europea propondrá una normativa para el «chequeo» de la Política Agrícola Común, que constituirá la propuesta de reformas conceptuales globales y de financiación para la PAC. La Presidencia también hará hincapié en programas para este Año europeo del diálogo intercultural.

Por todo ello, animamos a nuestros amigos eslovenos para que tengan éxito en su Presidencia. Estoy convencido de que las políticas y la diplomacia de Eslovenia resolverán triunfalmente las tareas difíciles y de que, como nuevo Estado miembro, podremos estar orgullosos de nuestro vecino.

 
  
  

PRESIDE: Diana WALLIS
Vicepresidenta

 
Aviso jurídico - Política de privacidad