Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/2141(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0010/2008

Textos presentados :

A6-0010/2008

Debates :

PV 18/02/2008 - 21
CRE 18/02/2008 - 21

Votaciones :

PV 19/02/2008 - 6.16
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0051

Acta literal de los debates
Lunes 18 de febrero de 2008 - Estrasburgo Edición DO

21. Transparencia en materia financiera (debate)
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. − El siguiente tema es el informe (A6-0010/2008) del señor Pomés Ruiz, en nombre de la Comisión de Control Presupuestario, sobre la transparencia en materia financiera [2007/2141(INI)].

 
  
MPphoto
 
 

  José Javier Pomés Ruiz, Ponente. − Señor Presidente, este Parlamento Europeo siempre ha querido liderar una política de transparencia en nuestras cuentas, en las cuentas de la Unión Europea. Así fue cuando, por problemas derivados tal vez de una mala gestión, obligó incluso a la Comisión, que presidía el señor Santer, a presentar su dimisión.

Desde entonces, hay que reconocer que las cosas han mejorado mucho; este Parlamento ha impulsado una política de transparencia y la Comisión ha secundado a este Parlamento. Fruto de este interés de la «Comisión Barroso» es que ha creado nada menos que una Vicepresidencia, la que ostenta aquí el Vicepresidente Siim Kallas —a quien doy la bienvenida—, para llevar a cabo este objetivo.

Los ciudadanos tienen que saber qué hacemos con el muy poco dinero que pagan a la Unión Europea, con ese escaso 1 %; necesitamos dar un mayor control a los fondos comunitarios mediante la visibilidad. La visibilidad ya no es sólo un cartel que podemos ver en un ayuntamiento o en una obra financiada con los fondos regionales o con el Fondo de Cohesión; hay que llegar mucho más allá, se tiene que ver dónde está esa poca cantidad de dinero que nos confían los contribuyentes europeos a través de los Estados miembros.

Ésa es la iniciativa de transparencia que este Parlamento aplaude con las dos manos; y este informe de propia iniciativa que presentamos viene a decir dos cosas: en primer lugar, que hay que ir un poquito más allá. Nosotros, en el texto, nos permitimos decir que la transparencia debe manifestarse en la publicación de listas negras, en saber qué candidatos han sido aceptados y excluidos en licitaciones, en que la OLAF tiene que tener un código para garantizar la presunción de inocencia, circunstancia que no se ha dado en muchos casos. Se intenta decir que, dentro de la Unión Europea, el Parlamento Europeo ya tiene sus propias normas deontológicas. Nosotros no somos funcionarios, somos políticos; también debemos ser transparentes y ya los somos.

Por ello, en la enmienda nº 2 al apartado 22, solicito eliminar el listado que propone la iniciativa de transparencia; fundamentalmente no sólo porque este Parlamento ya tiene tomadas decisiones sobre nuestros intereses financieros, sobre las misiones, sobre los viajes, sino porque, además, entendemos que tiene que haber una regulación para toda la Unión Europea. Este Parlamento cuenta con su propia regulación, que habrá que mejorar y, tal vez, ir más lejos todavía.

También hay otra enmienda en la cual elimino del tratamiento de cargos públicos a los diputados al Parlamento; nosotros no somos cargos públicos, somos políticos. En algunas legislaciones nacionales, esta confusión podría acarrear ciertos problemas.

En esta idea — que nosotros apoyamos— de aumentar la transparencia, nos queremos fijar también en que los Estados miembros comparten la gestión del 80 % de los fondos y, por tanto, volvemos a hacer un llamamiento a que los Estados miembros presenten declaraciones nacionales de fiabilidad. Es urgente y necesario, y volvemos a insistir en ello. Hablamos de que también tiene que incluirse en la iniciativa que presenta el Comisario Kallas la recuperación de los fondos comunitarios, que no puede quedar excluida, porque cuando se emplea mal nuestro dinero, debemos saber dónde está, cómo se recupera y cuándo se recupera.

Hemos mejorado mucho en transparencia, pero este Parlamento dará su impulso, señor Comisario, para que lleguemos todavía más lejos.

 
  
MPphoto
 
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. − Señor Presidente, me complace estar hoy aquí para hablar en nombre de la Comisión de la importante cuestión de la transparencia. Deseo dar las gracias al señor Pomés Ruiz por este informe realizado de su propia iniciativa y a la Comisión de Control Presupuestario por su valiosa contribución.

En el informe se abordan cinco asuntos principales. En primer lugar, el informe proporciona orientaciones acerca de la publicación de información sobre aquéllos que reciben fondos de la UE mediante subvenciones y contratos. Estamos trabajando para aplicar lo que se estipula en la modificación del Reglamento Financiero relativo a la transparencia. Las disposiciones se introdujeron gracias a los esfuerzos del Parlamento y entraron en vigor en mayo de 2007.

En relación con la gestión directa, la Comisión inauguró el año pasado un sitio web con un portal único, desde el que se da acceso a todos los sitios de las diferentes direcciones generales. Aunque seguimos actualizando dichos sitios web, el portal, para ser un punto de acceso, es bastante confuso y complicado. Los servicios de la Comisión están trabajando para mejorarlo.

En lo que respecta a la gestión compartida, la función de la Comisión es «finalizar y acordar con los Estados miembros las normas comunes relativas a los conjuntos de información antes de abril de 2008». Es una cita del borrador del informe de aprobación de la gestión del señor Jørgensen. Los Estados miembros seguirán siendo responsables de los datos. La Comisión asume la responsabilidad de las normas aplicables y de verificar que los Estados miembros respetan lo dispuesto en el Reglamento Financiero.

La segunda cuestión del informe del señor Pomés Ruiz es la cuestión de las recuperaciones. Dije claramente en la Comisión de Control Presupuestario en enero de 2008 que «la Comisión ha sido incapaz hasta la fecha de proporcionar al Parlamento una imagen completa de todas las actividades de recuperación». Proporcioné una estimación de las recuperaciones logradas en 2006 y anuncié mejoras en nuestros sistemas para que, este año, se incluyeran datos más completos y detallados sobre las recuperaciones en el sistema contable ABAC. Estamos debatiendo acerca de la metodología para lograrlo con el Tribunal de Cuentas Europeo.

La información sobre las recuperaciones sería incompleta sin la aportación de datos fiables por parte de los Estados miembros. En lo que respecta a la agricultura, la perspectiva es prometedora. Mañana, la Comisión adoptará un plan de acción para reforzar nuestras actividades de supervisión en lo que respecta a los Fondos Estructurales, entre otras cuestiones.

La tercera cuestión del informe es la declaración de los intereses financieros y, en particular, los resultados de un estudio comparativo independiente que se inició en julio de 2006, en el contexto de la iniciativa europea a favor de la transparencia, y que se publicó en 2007.

En el estudio se concluyó que la mayoría de las instituciones europeas están más reglamentadas que las instituciones de ámbito nacional. La Comisión y el Banco Europeo de Inversiones disponen de las normas éticas más amplias de las instituciones de la UE.

Si bien en el estudio se observa que la Comisión dispone de un sistema relativamente bien desarrollado para la notificación de los conflictos de intereses, se sugiere que se estudie la posibilidad de ampliar el mandato de nuestro Comité especial de Ética para que sus funciones de asesoramiento sean más amplias. Les invito a que examinen el estudio y saquen las conclusiones que les parezcan de relevancia para el Parlamento Europeo.

La cuarta cuestión que señala el señor Pomés Ruiz es la composición de los grupos de expertos que asesoran a la Comisión. Me gustaría dar las gracias al señor Pomés Ruiz por el reconocimiento del valor del trabajo realizado hasta la fecha. Estudiaremos sus recomendaciones para mejorar en el futuro.

La quinta y última cuestión es la gobernanza en las instituciones. El pasado viernes 15 de febrero de 2008 era el último día en que los Estados miembros podían transmitir sus «informes de actividad anuales». Al mediodía de hoy, hemos recibido 22 respuestas de los Estados miembros. Estamos evaluando la conformidad de los informes con las obligaciones dispuestas en el Reglamento Financiero, y les informaremos al respecto, incluso sobre la calidad de los informes, tan pronto como la cuestión esté clara.

Para concluir, quiero decir que nos estamos tomando la cuestión de la transparencia con mucha seriedad y que la iniciativa europea a favor de la transparencia está produciendo resultados en muchos de los puntos señalados en el informe.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Ingeborg Grässle , en nombre del Grupo del PPE-DE. (DE) Señor Presidente, Comisario, señoras y señores, la iniciativa a favor de la transparencia es, probablemente, el mayor logro de la Comisión del señor Barroso.

Le doy las gracias, Comisario, por sus palabras y por el hecho de que esté a favor de la armonización de la publicación de la información sobre los beneficiarios de los subsidios. Éste fue uno de los principales puntos del debate entre el Parlamento y la Comisión el año pasado. Como sabe, esta Cámara y el Grupo del PPE-DE siempre han estado a su lado en la cuestión de la transparencia, porque deseamos saber si estamos cumpliendo nuestros objetivos políticos por los beneficiarios de los subsidios, es decir, los receptores de los fondos. Se trata de cumplir nuestros objetivos políticos, nada más, y para ello debemos disponer de más información de la que disponemos actualmente.

Comisario, usted está trabajando en las nuevas normas éticas. Opinamos que estas normas son necesarias para las instituciones y que los propios Comisarios deberían disponer de un nuevo código de conducta. Sin embargo, con la finalidad de evitar los malentendidos, me gustaría recordarle que el establecimiento de normas para el Parlamento no es competencia de la Comisión. Somos nosotros mismos los que creamos las reglas. No somos funcionarios públicos, al contrario de lo que ocurre en otras instituciones de la UE, si bien el uso impreciso del lenguaje podría dar esta impresión.

Tenemos una enmienda al párrafo 22 y me gustaría pedirle su apoyo. Deseamos remplazar la lista por una referencia a las normas existentes. Está muy bien disponer de listas, pero preferimos un tipo de redacción abierta que nos permita decidir si queremos tantos, más, o menos criterios.

No estamos satisfechos —esto forma parte del informe— con la difícil cuestión de la recuperación de los fondos que se han pagado incorrectamente. Comisario, creo que ésta va a ser la cuestión principal y el principal punto de conflicto entre el Parlamento y la Comisión este año. Esta área no es transparente. Me gustaría pedirle que abordara este problema decididamente. Las recuperaciones no se pueden seguir realizando al azar, como se ha hecho hasta ahora.

Acogemos con satisfacción el plan de acción de esta semana relativo a los Fondos Estructurales, si bien es necesario sustentarlo con una dosis de credibilidad, tanto para el Parlamento como para la aprobación de la gestión de la Comisión.

Nuestro ponente, Javier Pomés Ruiz, ha elaborado un informe adecuado e interesante, y estoy convencida de que, si el Parlamento emite una opinión favorable al informe, ayudaremos a la Comisión a avanzar más.

 
  
MPphoto
 
 

  Dan Jørgensen, en nombre del Grupo del PSE. (DA) Señor Presidente, no cabe duda de que el debate político en Europa se ha centrado mucho en el hecho de que existe un déficit democrático en la UE y que dicho déficit se debe, en gran medida, a la falta de la suficiente transparencia. En particular, se puede deber al hecho de que ha habido muy poca transparencia en lo que respecta a la manera en que se usan los fondos que gestiona la UE, es decir, los fondos que paga la UE a los países, individualmente, para financiar proyectos con objetivos positivos y adecuados, ¡y eso sí que es un problema! Afortunadamente, es un problema que se está resolviendo actualmente. Es, por fortuna, un problema que la Comisión ha reconocido desde hace tiempo y que está intentando resolver, por lo que merece nuestros elogios. Señor Kallas, usted, personalmente, merece mucho reconocimiento por su enorme contribución a este respecto. Por supuesto, sigue habiendo cuestiones por abordar. Por eso, el señor Pomés Ruiz ha elaborado este informe, que apoyo. En el informe se critican muchos puntos que, naturalmente, deben ser abordados. Por supuesto, los datos disponibles deberían ser comparables, etc., pero ésta es una cuestión menor, ya que ahora hemos tomado la decisión clave de que, por supuesto, debe haber transparencia.

Otra decisión muy importante por la que la Comisión merece nuestro reconocimiento es la relativa a la mayor transparencia de los «grupos de expertos». Sencillamente, no es aceptable que un sistema «democrático» emplee a personas anónimas. Existen multitud de argumentos democráticos en contra de esa forma de funcionamiento e, igualmente, es inaceptable desde el punto de vista financiero. Imagino, Comisario, que usted podrá confirmar las declaraciones que hizo en relación con la aprobación de la gestión en la audiencia, recientemente finalizada, de la Comisión de Control Presupuestario. En dichas declaraciones, usted nos aseguró que también sería de aplicación para los grupos del procedimiento de comitología. Por supuesto, existen muchos tipos de grupos de expertos. Algunos de los grupos más importantes son, de hecho, los del procedimiento de comitología. Además, usted lo aprobó en varias ocasiones en la Comisión del Control Presupuestario. Comisario, ¿podría repetirlo aquí, ante toda la Cámara?

 
  
MPphoto
 
 

  Janusz Wojciechowski, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señor Presidente, en nombre del Grupo Unión por la Europa de las Naciones, me gustaría dar las gracias al señor Pomés Ruiz por su excelente informe, que apoyo en su totalidad. La transparencia debe ser un principio fundamental del funcionamiento de la Unión Europea. Me gustaría comenzar diciendo que considero muy valiosas las secciones del informe que hacen referencia a la mayor información sobre los beneficiarios de los fondos de la Unión y a la información más transparente en las páginas web de la Comisión. Estas cuestiones son importantes. También me gustaría señalar que son igualmente importantes las partes del informe en las que se destaca la importancia de divulgar y proporcionar información sobre los intereses financieros de las personas que ostentan cargos públicos en las instituciones europeas.

Los ciudadanos de la Unión Europea deben tener la certeza de que quienes administran los fondos de la Unión y quienes supervisan su asignación actúan de manera imparcial y sin estar motivados por su interés personal. Opino que es adecuado que se haya tratado esta cuestión de forma extensa en el informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes, en nombre del Grupo Verts/ALE. (NL) Señor Presidente, Comisario, este debate es, en realidad, el calentamiento previo al procedimiento de aprobación de la gestión que está teniendo lugar actualmente en la Comisión de Control Presupuestario y a la audiencia extraordinaria que celebraremos la semana próxima con los comisarios Špidla y Hübner. Una cuestión clave del debate es el párrafo 41 del informe del señor Pomés Ruiz, en el que se urge a la Comisión a apoyar la presentación de declaraciones nacionales de fiabilidad. Comisario, si se compromete a apoyarlo, la lucha que libramos en relación con el procedimiento de aprobación de la gestión no será una lucha entre el Parlamento y la Comisión, sino una lucha en un frente común: la Comisión y el Parlamento frente a los Estados miembros. Ésta es la mejor estrategia, también para la cohesión interna de la Comisión. La transparencia, por supuesto, garantiza la credibilidad y la responsabilidad; todos estamos de acuerdo. Uno de los aspectos de la transparencia es, sin lugar a dudas, la publicación de información sobre los beneficiarios finales de los fondos de la UE.

En virtud del Reglamento Financiero, es obligatorio proporcionar información a este respecto, y dicha información debe ser accesible, fiable y oportuna, en el sentido de que permita proceder a investigaciones adicionales. Con el debido respeto, Comisario, se está intentando mejorar su sitio web, pero queda mucho por hacer. Algunas iniciativas privadas lo están haciendo, ciertamente, mejor.

En el informe del señor Pomés Ruiz también se establecen claramente los aspectos que se deben mejorar: la presentación, el contenido y la organización de la información. La Comisión de Control Presupuestario solicita que se concluya antes de 2009. Quiero presentar una enmienda para adelantar el plazo en un año. Si lo logramos, la nueva Comisión y el nuevo Parlamento podrán comenzar a trabajar en 2009 sin lastres del pasado. Pido a mis colegas diputados que apoyen la enmienda.

Comisario, tengo otra pregunta para usted: ¿cuál es la situación actual en relación con su compromiso, expresado en el párrafo 34, de publicar los nombres de todos los miembros de los grupos formales e informales a partir de 2008? Asimismo, respaldo la pregunta formulada por Dan Jørgensen sobre esta cuestión.

Por último, señor Presidente, tengo una pregunta para usted: ¿cuándo se decidirá la Secretaría del Parlamento a ser completamente transparente y publicar los nombres de todos los diputados que disponen de un fondo de pensiones voluntario? A fin de cuentas, estas personas también son beneficiarias de fondos europeos cuantiosos. Le pido que transmita este mensaje a la Secretaría.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Con relación a la pregunta del señor Staes, esta cuestión se ha debatido en la Mesa y se buscará una solución.

 
  
MPphoto
 
 

  Esko Seppänen, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (FI) Señor Presidente, Comisario, el informe del señor Pomés Ruiz es muy completo. Las áreas problemáticas se han señalado correctamente y se está a la espera de las medidas necesarias. A este respecto, me gustaría decirle al Vicepresidente de la Comisión, señor Kallas, que, desde que está en el cargo, han mejorado la apertura y la transparencia de la Unión en sentido general; el señor Kallas ha trabajado muy activamente en esta área. La prueba son las muchas nuevas bases de datos disponibles en Internet; sin embargo, el problema —que se menciona en el informe, aunque se debe explicar con exactitud— es que los procedimientos de búsqueda todavía no son satisfactorios. Siendo así, se debería normalizar el material contenido en los motores de búsqueda. Dicho de otro modo, si no existe un procedimiento de búsqueda satisfactorio, existe el riesgo de que se obtenga mucha información de poca calidad.

Se debe estudiar la cuestión de la «lista negra» de casos de fraude confirmados. En principio, nuestro Grupo aprueba la lista y está a favor de su creación, pero debemos asegurarnos, en concreto, de que se garantiza la protección de los datos personales y de que no se incluirá a nadie en la lista negra sin una razón justificada o porque los procedimientos realizados hayan sido erróneos.

También nos ocupa la cuestión del Grupo consultivo sobre normas de conducta en la vida pública. Obviamente, es adecuado que los diputados al Parlamento Europeo, que, como ha señalado la señora Grässle, son elegidos directamente por los ciudadanos, dispongan de un procedimiento diferente al de los funcionarios. El procedimiento para los diputados elegidos debe ser igualmente estricto, porque no se puede justificar que los requisitos deontológicos exigidos a los diputados deban ser menos rígidos. En muchos países, los importes con que se financia la elección de los diputados al Parlamento son de dominio público, y sería adecuado que el Parlamento avanzara en esa dirección para que las declaraciones nacionales sobre la financiación electoral, la publicidad de la campaña de los candidatos y su financiación se incluyeran en las bases de datos del Parlamento, lo que les daría visibilidad en el ámbito de la Unión Europea.

Por último, deseo señalar que las fundaciones y los partidos políticos europeos no pueden quedar exentos de la obligación general de declarar sus intereses y sus fuentes de financiación.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Nils Lundgren, en nombre del Grupo IND/DEM. (SV) Señor Presidente, pocas veces estoy a favor de los informes que se nos presentan. Sin embargo, este informe es una excepción.

El ponente da argumentos a favor del incremento de la transparencia, lo que apoyo sin reservas. No obstante, me gustaría recordar a la Cámara que, mientras existan la política agrícola y los Fondos Estructurales, entre otros asuntos, nuestras tareas de supervisión serán sobrehumanas. Nos vemos obligados a introducir cada vez más normas, más seguimiento, y acabamos inmersos en una burocracia que carece de lógica.

La solución, como ya sabemos, es permitir que los países más ricos de la UE den fondos a los más pobres sin discutir en detalle a qué fin se van a destinar. La mayor parte del proceso de supervisión desaparecería, y éste debe ser nuestro objetivo a largo plazo. Así no tendríamos que contar vacas y campos en barbecho y todas esas cosas. La UE debería ocuparse de lo que le corresponde: el mercado interior.

 
  
MPphoto
 
 

  Esther De Lange (PPE-DE). – (NL) Señor Presidente, me gustaría dar las gracias al ponente por su excelente informe y me gustaría mencionar un par de cuestiones, antes de cursar una petición al Consejo y a la Comisión.

La primera cuestión es que debemos publicar los nombres de los receptores del apoyo financiero de la UE. Esto atañe, en particular, al sector agrícola. Debemos tratar dicha información con cautela y equidad. No es posible que algunos Estados miembros cumplan con el requisito de divulgación y otros no lo hagan. En el sitio web de la Comisión hay enlaces a 14 sitios web nacionales en los que figura la información sobre los receptores de los fondos de apoyo a la agricultura, lo que quiere decir que faltan otros 13 sitios web. Tal vez la Comisión pueda explicarlo. ¿La información no está disponible en formato electrónico o es que los Estados miembros aún no han transmitido los datos?

Además, la Comisión debería pensar en la protección de los beneficiarios cuyos datos vayan a ser publicados: por ejemplo, la protección contra los activistas radicales de los derechos de los animales, un problema con el que están teniendo que lidiar varios Estados miembros, incluido el mío.

Por último, los datos son difíciles de comparar y es necesario que la Comisión proporcione muchas más orientaciones. Según he entendido, el Comisario tomará la iniciativa de hacerlo en relación con los Fondos Estructurales desde mañana mismo, y me complace oírlo.

La segunda cuestión de la que deseo hablar son los informes de actividad anuales de las instituciones; se han producido algunas mejoras en esta cuestión, si bien sigue siendo un tema delicado.

Y paso a mi petición, relacionada con el hecho de que el 80 % de los fondos europeos no se gestionan de forma central, sino que lo hacen los Estados miembros, o se hace en colaboración con ellos. Podemos mejorar e intensificar la transparencia y el control en toda Europa para siempre pero, mientras los Estados miembros no se responsabilicen mediante las declaraciones nacionales de fiabilidad, no será fácil garantizar que el control sea equilibrado. Hacen falta dos para bailar un tango.

Podemos bailar animadamente en la pista del control presupuestario europeo pero, si los Estados miembros no bailan con nosotros, los resultados no serán los deseables. Por consiguiente, solicito a los Estados miembros que acepten sus responsabilidades y pido a la Comisión que preste su apoyo al proceso relacionado con las declaraciones nacionales, como si fuera un buen director de orquesta o, mejor aún, un buen profesor de danza. Usted lo sabe, Comisario. Por nuestra parte, nos gustaría contar con su apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Casaca (PSE). – (PT) Señor Presidente, quiero felicitar al ponente y también al señor Kallas por esta iniciativa. No obstante, también deseo decir al señor Kallas que estaría mucho más satisfecho si hubiera tomado las medidas necesarias para asegurar que la Comisión Europea cumpliera con las disposiciones del Reglamento Financiero que entraron en vigor el 1 de enero de 2007, especialmente las relativas a la designación de los beneficiarios finales de los diferentes fondos comunitarios.

Es preocupante que la respuesta de la Comisión Europea a la pregunta de si IMG ha sido designado justa y adecuadamente como organización internacional sea totalmente insatisfactoria. Comisario, me gustaría preguntarle si, además de con esta nueva organización internacional, la Comisión Europea ha decidido reunirse con otras, para que sepamos quién tiene acceso a los fondos comunitarios sin tener que pasar por el procedimiento de licitación.

 
  
MPphoto
 
 

  Wiesław Stefan Kuc (UEN). – (PL) Señor Presidente, la asignación de fondos de las diferentes partidas presupuestarias siempre suscita las emociones y los debates más fuertes. Es totalmente comprensible que aquéllos a quienes se les otorgan los fondos se alegren y que los que no los reciben, a pesar de sus méritos, hagan oír sus críticas. Sin embargo, el que una entidad obtenga financiación de un gobierno para que se la quite otro, como ha ocurrido recientemente en Polonia, es preocupante.

¿Qué principios y procedimientos rigen la asignación de los fondos? ¿Las decisiones se toman con arreglo a los hechos o con arreglo a la política? Por eso, según se dice en el informe del señor Pomés Ruiz, deberíamos centrarnos no sólo en la claridad y la transparencia de los procedimientos, sino también en permitir que la sociedad evalúe las acciones relacionadas con la asignación de fondos. La publicación de la información sobre los beneficiarios de los fondos europeos es una condición fundamental para que las intenciones de la Comisión Europea y del Gobierno sean transparentes. ¿Por qué se oponen algunos países a su publicación? ¿Qué esconden? También debería ser de aplicación para los individuos que ostentan un cargo público y para los expertos de las instituciones europeas. La Unión se beneficiaría mucho de la creación de un espacio ético común.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Stubb (PPE-DE). – Señor Presidente, quisiera comenzar felicitando al ponente, el señor Pomés Ruiz. No lo hago porque esté sentado a mi lado y me esté dando patadas por debajo de la mesa, sino porque opino que su informe es excelente.

Quiero tratar tres cuestiones, si me lo permite. En primer lugar, creo que la finalidad del informe es, principalmente, mejorar la transparencia y los controles. Esto, normalmente, se hace de tres maneras. La primera es la transparencia en lo que respecta a la documentación: está claramente estipulado en el artículo 255 del Tratado CE; en segundo lugar, la transparencia financiera, que es de lo que trata este informe; y, en tercer lugar, por supuesto, la transparencia de las reuniones.

Lo triste de este debate —no tanto dentro como fuera de la Cámara— es que hay muchos antieuropeístas que utilizan la cuestión de la transparencia de manera muy populista, en el sentido de que, por un lado, piden transparencia y, cuando se les da transparencia, atacan por ello. El debate me parece, por este motivo, un poco triste, y pienso que, cuando vayamos a ser transparentes, deberemos ser honestos y directos.

La segunda cuestión son las declaraciones nacionales. Suscribo lo que ha dicho la señora De Lange a ese respecto. Deberíamos recalcarlo siempre. Creo que el señor Kallas está haciendo un excelente trabajo, al igual que la Comisión. Sin embargo, son los Estados miembros los que gestionan el gasto del 80 % de los fondos. Por eso, se debe avanzar más en la cuestión de las declaraciones financieras. Estoy convencido de que el señor Mulder, si estuviera aquí, estaría de acuerdo conmigo.

Por último, quiero hablar del famoso, tal vez infame, párrafo 22 del informe. Puedo entender lo que ha motivado su inclusión, pero creo que no deberíamos actuar con exceso de celo. Por consiguiente, recomendaría que nos deshiciéramos del párrafo 22 para que todos pudiéramos votar fácilmente a favor del informe, porque, a fin de cuentas, estar en contra de la transparencia es un poco como estar en contra de la paz o de la maternidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Inés Ayala Sender (PSE). – Señor Presidente, quisiera unirme a las felicitaciones al ponente, que ha desarrollado un informe muy interesante, y, por supuesto, reconocerle a la Comisión, representada por su Vicepresidente, señor Kallas, todos los esfuerzos que ha estado haciendo y el buen diálogo y la cooperación que está llevando a cabo con el Parlamento.

En este sentido querría simplemente añadir algunos matices a lo que ya se ha dicho, que comparto en su gran mayoría, y decir que, además de la necesidad de esa información y de la transparencia, es esencial que sea de fácil acceso, fiable y que permita las comparaciones; que esa información aparezca organizada y clasificada y que tenga realmente utilidad práctica, no sólo para los muy expertos, sino para el público en general.

En relación con los fondos de gestión compartida, tengo especial interés en destacar, además de lo que se ha dicho, la necesidad de «apretar» a los Estados miembros en ese sentido, sobre todo también en cuanto a todo lo que puede suponer un instrumento de mejora en relación con las organizaciones internacionales, donde la opacidad aparece a menudo.

Saludo desde luego, con entusiasmo, esa idea de crear un espacio ético común. Creo que es un lujo que la Comisión puede permitirse incluso exportar o proponer en ciertas negociaciones a nivel global, como buenas prácticas. Por ello acojo con especial satisfacción el estudio que la Comisión está llevando a cabo sobre esas normas y estándares de deontología, que después podrán aplicarse a cada institución.

Finalmente, reconozco y agradezco al señor ponente el haberme aceptado la petición en relación con un código deontológico para la OLAF, que creo que es absoluta y sumamente urgente, porque una cosa son los responsables y los culpables y otra cosa los inocentes, a los que hay que procurar prevenir y proteger, por todos los medios.

 
  
MPphoto
 
 

  Ville Itälä (PPE-DE). – (FI) Señor Presidente, en primer lugar, quiero sumarme a los que han felicitado y dado las gracias al ponente, el señor Pomés Ruiz, por su excelente informe. A su vez, me gustaría aprovechar la oportunidad para dar las gracias al Comisario Kallas, quien, a lo largo de los años, ha trabajado mucho para promover estas cuestiones.

Nadie en este Parlamento puede discrepar con los objetivos de este informe. La apertura y la transparencia en relación con el mal uso de los fondos de la UE sólo pueden ser positivas. En general, el uso de créditos financiados con ingresos fiscales debe ser de carácter abierto. El contribuyente debe saber en todo momento y con exactitud en qué se está gastando su dinero. El público debe saber siempre quién, en qué y cuánto dinero se gasta.

En particular, debemos respetar el principio del derecho de acceso y transparencia cuando dichos fondos se estén utilizando indebidamente. En mi opinión, la publicación de la «lista negra» de los usos fraudulentos de fondos de la UE evitaría, asimismo, los posibles casos de abuso y promovería la apertura y la transparencia en el uso de los recursos de la UE. Obviamente, este tipo de seguimiento requiere mucho esfuerzo, ya que se ve dificultado por el hecho de que los sistemas de los diferentes países varían mucho entre ellos.

Creo que el informe representa un decidido paso adelante, y que debemos encontrar una solución común de compromiso para que el informe pueda ser aprobado aquí y no se deseche a causa de algunos pequeños detalles.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, opino que este debate es especialmente positivo. Sin embargo, me gustaría prevenir acerca del abuso de la transparencia. Algunos populistas —que no se encuentran hoy en la Cámara— abusan del debate en el terreno público y, al hacerlo, no distinguen entre la esfera privada y lo que es adecuado en el interés público.

No debemos perder de vista el debate sobre la privacidad. Somos conscientes de que la protección de los datos también está justificada. La respuesta correcta del Parlamento Europeo para el futuro será la que dé equilibrio a ambas cuestiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Jens-Peter Bonde (IND/DEM). – (DA) Señor Presidente, es un placer participar en el debate de hoy. Recuerdo que, hace unos años, unos cuantos idiotas pedían transparencia; sin embargo, en la actualidad, el Parlamento se compone únicamente de idiotas que insisten en la transparencia de la presentación de cuentas. Además, no podemos criticar al Comisario, sino que, por el contrario, debemos elogiarle por su contribución personal a la inclusión de los elementos más innecesarios de la Comisión en las reformas en materia de transparencia.

No obstante, no he sido elegido para elogiar a nadie, sino para hacer hincapié en los aspectos más espinosos del debate. Por lo tanto, me gustaría preguntar al señor Kallas si el próximo año habrá excepciones en el área de la agricultura en lo que respecta a la presentación completa de las cuentas en Internet y a la imposibilidad de comprobar quién recibe qué y las cantidades correspondientes en otras áreas. ¿Habrá excepciones o se contabilizarán y publicarán todos los gastos en Internet? Y, sobre los grupos de trabajo: ¿se proporcionarán los nombres de los expertos?

Por último, ahora que hemos avanzado tanto con el tema de la transparencia, ¿no sería buena idea mandar una disculpa a los héroes Dorte Schmidt-Brown, Hans-Martin Tillack, Marta Andreasen y todos aquéllos que han sido denostados durante años, pero que son el motivo de que usted, señor Kallas, haya podido lograr tanto éxito con sus reformas?

 
  
MPphoto
 
 

  Czeslaw Adam Siekierski (PPE-DE). – (PL) Señor Presidente, la claridad y la transparencia son principios fundamentales de la vida en sociedad. La responsabilidad particular de abordar los retos nos corresponde a nosotros, los diputados. Somos nosotros quienes debemos colmar las expectativas de los ciudadanos y nos corresponde a nosotros explicarles la situación actual de la Unión y su forma de administrar. No podemos decir: «no somos nosotros, es la Comisión». Los ciudadanos europeos piden las respuestas a sus diputados. A menudo, con el pretexto de crear transparencia, complicamos los procedimientos e imponemos demasiados requisitos a los beneficiarios. Por ejemplo, insistimos en documentos que, a menudo, son innecesarios. A medida que instalamos la transparencia, debemos definir y distribuir las funciones claramente. Repito: debemos distribuir las funciones y las tareas a los Estados miembros y a la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Zaleski (PPE-DE). – Señor Presidente, quiero comentar dos cuestiones. En primer lugar, si queremos seguir la Estrategia de Lisboa, debemos saber quién recibe el dinero en el campo científico, y para qué. ¿Es realmente lo mejor, o existen divisiones entre los países occidentales más privilegiados y los nuevos países? Como académico, reclamo más justicia y uniformidad.

La segunda cuestión es que, cuando damos dinero —con mucha generosidad— a terceros países menos desarrollados y menos privilegiados, estaría bien recibir información sobre cómo se emplea dicho dinero, especialmente en el caso de programas como los de democratización y similares, o los de capacitación empresarial, que no producen resultados tangibles, sino que cambian las mentalidades. Poco sabemos de cómo se utiliza el dinero en África y en todos los países ACP. Solicito que dispongamos de más información al respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Stubb (PPE-DE). – Señor Presidente, deseo manifestar mi desacuerdo con tres de los diputados que han intervenido. En primer lugar, me gustaría felicitar al señor Sepännen por su discurso, que ha sido muy moderado; poco a poco va avanzando hacia el campo proeuropeísta.

En segundo lugar, el señor Bonde: la manera en que habla de la transparencia me hace pensar que es federalista. Así que, en ese sentido, también avanza en la dirección adecuada, si bien tal vez sea un poco exagerada la petición de que se publique el nombre de todas las personas que participan en los comités de comitología.

Mi último comentario es sobre el señor Rübig. Concuerdo plenamente con él: el tipo de populismo que presenciamos en los medios de comunicación antieuropeístas de Austria es, simplemente, abominable y me gustaría que cesara.

Tengo una pregunta más para el señor Pomés Ruiz: ¿desearía eliminar alguna parte del informe? Y, en caso afirmativo, ¿qué parte eliminaría?

 
  
MPphoto
 
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. − Señor Presidente, deseo dar las gracias a sus señorías por el apoyo prestado a esta acción común a favor de la transparencia: en todas las cuestiones, la Comisión ha sentido siempre el apoyo sólido del Parlamento.

Deseo decir dos cosas. La primera está relacionada con la información disponible sobre los beneficiarios finales. Considero que supone un cambio sorprendente. Cuando empezamos a tratar esta cuestión con algunos diputados al Parlamento, a principios de 2004, no había esperanza alguna de que llegara a aplicarse. Ahora se ha tomado la decisión política y finalmente, en 2009, se publicará —porque deberá publicarse— la información sobre los beneficiarios finales correspondiente a 2008.

Por lo tanto, la decisión política ya se ha tomado, lo que representa un decidido paso adelante. Ahora debemos resolver algunos problemas técnicos. No es tarea fácil, porque ya se han proporcionado directrices acerca de cómo debe ser la información sobre los beneficiarios finales. Muchos de ustedes han planteado la cuestión de los motores de búsqueda factibles, una tarea que tampoco es fácil. Por supuesto, dispondremos de un portal mediante el cual será posible acceder a la información de los Estados miembros y de los beneficiarios finales.

Preveo muchos problemas técnicos —nadie es perfecto y todo lleva su tiempo— pero éstos no menoscabarán la importancia de este gran cambio.

En cuanto a las célebres declaraciones nacionales, debo decir, una vez más, que la situación ha cambiado radicalmente en estos tres años. Cuando comparecí en el Consejo por primera vez para debatir estos asuntos, parecía totalmente inconcebible. Hoy disponen ya de los resúmenes anuales; hasta ahora hemos recibido 22, incluso quizás más ahora. Evaluaremos la calidad juntos y, sin duda, se mejorará.

Por consiguiente, al igual que hemos compartido los problemas de gestión, debemos compartir también la información sobre el trabajo: la forma de gestionar los Fondos Estructurales. También los Estados miembros se han comprometido mucho más a este respecto. Intentaremos materializar la idea de que las declaraciones nacionales sean más amplias y contengan datos más específicos. Ustedes saben tan bien como yo que ciertos Estados miembros siguen siendo reacios a participar en mayor medida, aunque es cierto que ya hemos alcanzado cierto nivel de participación.

Los fondos internacionales son una cuestión diferente. La cuestión de cómo se debe poner a disposición esta información se debatirá, probablemente, en la Comisión de Control Presupuestario. No obstante, es importante recordar que somos socios de los acuerdos internacionales, no los gestionamos directamente. La información sobre lo que administramos de manera directa se debe poner a disposición, pero cabe recordar que somos socios de grupos internacionales muy grandes. Esta cuestión es algo diferente.

En lo que respecta a los grupos de expertos, repito aquí, como ya dije en la Comisión de Control Presupuestario, que nos hemos comprometido a publicar la lista de los expertos permanentes. En verdad, es una cuestión de definición: ¿qué tipo de expertos se deben incluir en la lista? Esta cuestión suscita debate y, probablemente, los datos de algunos expertos que desempeñan tareas confidenciales de evaluación de proyectos y del personal no deberían, tal vez, ser tan transparentes. Existen algunos matices. No obstante, el compromiso está sobre la mesa, y se me ha informado de que estamos preparados para publicar una larga lista de expertos permanentes. Existe también la cuestión de los expertos nacionales enviados por los Estados miembros y que participan en algunos órganos, cuyos nombres serán enviados más tarde; no obstante, existe al menos el compromiso de que no habrá grandes secretos acerca de quién nos asesora.

Por último, en respuesta a una cuestión que se ha mencionado, la Comisión no tiene la intención de proponer al Parlamento cómo debe abordar sus propias normas ni qué información deberán contener las declaraciones de interés económico. Sólo puedo decir dos cosas: este espacio ético es un espacio común; si ocurre algo en una institución, el efecto se deja sentir inmediatamente en las otras instituciones. Por supuesto, debemos abordar todas estas cuestiones con sentido común y no entrar en detalles innecesarios ni intentar abarcar mucho más, sino que debemos centrarnos en las cuestiones importantes para evitar un conflicto real de intereses.

 
  
MPphoto
 
 

  José Javier Pomés Ruiz, Ponente. − Señor Presidente, puede estar contento el señor Kallas, porque está viendo que la iniciativa de transparencia es una iniciativa muy sentida, muy querida y muy aplaudida por todo el arco parlamentario de esta Cámara, y porque ha podido comprobar el apoyo que va a encontrar usted aquí.

Nosotros queremos ir más allá, señor Kallas, en la transparencia, y ya en este informe le sugerimos algunos asuntos en los que cabe avanzar: en cuanto a las recuperaciones, a los expertos o a la salvaguarda de la inocencia. Pero ¡atención! dentro de los límites del sentido común, no teniendo en cuenta ese populismo de alguna prensa amarilla que parece dedicarse a ganar dinero exagerando de forma populista sobre lo que es la seria vida de la Unión Europea. Agradezco a Inés Ayala su sugerencia de que la OLAF también se ocupe de estos asuntos, al igual que doy las gracias al señor Jørgensen, a Paulo Casaca, al señor Bösch, que está aquí presente, o a mis compañeros Ingeborg Grässle, Alex Stubb, etc.

Le quiero decir que también me preguntaba Alex Stubb qué suprimiría; pues suprimiría, por ejemplo, la mención a las actividades de los cónyuges. Recuerdo que el mayor problema de esta Unión Europea no fue por un cónyuge, sino por algo parecido, y me estoy refiriendo al caso de la señora Edith Cresson. Por tanto, quiero decir que no pongamos puertas al campo y hagamos las cosas lógicas y no las cosas ilógicas. De hecho, también los diputados tenemos derecho a la vida familiar y privada.

Quisiera añadir que nosotros seguiremos dando ejemplo a muchos Estados miembros de cómo la Unión Europea gasta los fondos cada vez mejor, de forma más eficiente, con poco coste administrativo y mucha más eficacia que algunos Estados miembros. En esta avanzadilla en la que todos estamos de acuerdo, hay bastantes Estados miembros — ésos que se niegan a presentarnos el «OK» de cómo gastan ellos el 80 % de los fondos comunitarios y luego parece que se alegran cuando nosotros rechazamos aprobar las cuentas de la Unión Europea— que justifican de ese modo el hecho de dar menos dinero al fondo común, limitando la actividad de la Unión Europea, abusando de nuestras denuncias de que son los Estados miembros los que no gastan bien, y utilizando ese argumento para negarse a dar a esta Casa más del 1 %.

Gracias, señor Presidente y ánimo, señor Kallas, en ese objetivo tan querido y tan animado por esta Cámara.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana.

Declaraciones por escrito (Art. 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique Mathieu (PPE-DE), por escrito. (FR) En el informe Pomés Ruiz se expresa la acertada opinión de que todavía se deben realizar esfuerzos importantes para lograr la transparencia en las cuestiones financieras. En un análisis del Informe anual de actividades de la DG de Presupuesto se han identificado las acciones que se deben acometer todavía a fin de lograr la transparencia en las cuentas de la UE. El examen de los fondos asignados a la política agrícola común, por ejemplo, muestra que los instrumentos con que cuenta la Comisión no siempre permiten garantizar la exactitud de los datos proporcionados por los Estados miembros.

Si queremos prevenir los deslices presupuestarios del pasado, la Comisión debe mejorar la calidad de la información que se proporciona al público, relativa a los beneficiarios de los fondos comunitarios, y lo debe hacer inmediatamente, mediante la adopción de ciertas medidas concretas: la racionalización de la información que se publica sobre aquéllos que reciben los fondos comunitarios, la creación de un motor de búsqueda de orden superior, la publicación de una «lista negra» de las personas que cometen fraudes, etc. Para garantizar el control riguroso, eficaz y transparente de los fondos comunitarios que se asignan a los Estados miembros, la Comisión debería asumir en el futuro la responsabilidad política de la información que publica.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad