Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/2185(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0002/2008

Textos presentados :

A6-0002/2008

Debates :

PV 18/02/2008 - 26
CRE 18/02/2008 - 26

Votaciones :

PV 19/02/2008 - 6.19
CRE 19/02/2008 - 6.19
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0053

Acta literal de los debates
Lunes 18 de febrero de 2008 - Estrasburgo Edición DO

26. Estrategia de la UE para facilitar a las empresas europeas el acceso a los mercados exteriores (debate)
Acta
MPphoto
 
 

  El Presidente. − De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0002/2008) del señor Guardans Cambó, en nombre de la Comisión de Comercio Internacional, sobre la Estrategia de la UE para facilitar a las empresas europeas el acceso a los mercados (2007/2185(INI)).

 
  
MPphoto
 
 

  Ignasi Guardans Cambó, Ponente. − Señor Presidente, cuando se planteó la Estrategia de Lisboa y todo lo que ello significaba para el crecimiento y la competitividad en Europa, lamentablemente la dimensión del comercio exterior no recibió la atención que merecía como una parte sustancial de una estrategia de competitividad, crecimiento y empleo en el conjunto de la Unión Europea. Hoy, tiempo más tarde, la Comisión Europea ha corregido esta situación, ha rectificado y ha situado claramente el comercio exterior, el acceso a los mercados terceros, como uno de los pilares, uno más, en ese conjunto que tiene que llevar al crecimiento y al bienestar de Europa.

La exportación de bienes y servicios es parte básica de la competitividad de nuestras economías y, por tanto, de aquello que puede generar empleo y riqueza dentro de la Unión Europea. Las dificultades principales para ese acceso, para esa exportación, nacen sobre todo de barreras no arancelarias, no tanto ya de aranceles más o menos reconocidos. La Comisión llevó a cabo en su momento una amplia consulta, con lo que ya demostraba una intención —que compartimos— en el marco de su estrategia más amplia para una Europa global. De hecho, en este informe se retoman buena parte o algunas de las respuestas que recibió en esa consulta y que la Comisión en ese momento decidió no incorporar.

La globalización no es una amenaza exterior frente a la que haya que protegerse; es, o así lo ve este ponente, una inmensa oportunidad para llegar a donde antes no se llegaba y un mercado más amplio es un instrumento para la creación de riqueza, es decir, para la creación de empleo y de bienestar. Cierto, y lo digo especialmente mirando a una parte de esta Cámara, se trata de un acceso al mercado, el que se pide con este informe y que debe ser reforzado, ese «market access», esa estrategia que puede y debe respetar las circunstancias de cada país. El liderazgo europeo en ese comercio sabe respetar, y debe seguir haciéndolo, las legítimas preocupaciones de las economías emergentes.

Pero una de las economías más abiertas del mundo como es la europea no puede dejarse llevar por determinados dogmatismos. La exportación de bienes y servicios no puede tener barreras no justificadas, tampoco las pueden tener los concursos públicos y en estos temas la Comisión puede y debe hacer más. Puede y debe mejorar sus instrumentos en Bruselas, en el ámbito de la Unión Europea, con una mejor coordinación con los órganos de fomento del comercio por parte de los Estados miembros y de las regiones, y con las propias empresas. Hay que dar en éste ámbito, señor Comisario, su pleno sentido a la palabra subsidiariedad. Tiene ahí la Comisión un papel que jugar que nadie puede jugar en su lugar, que a nadie desplaza, pero que a todos enriquece, coordinando lo que otros ya hacen, quizás sin la eficacia que la Comisión puede aportar.

El informe plantea en este sentido una serie de puntos concretos, en algunos casos muy concretos, que la Comisión puede mejorar en el marco de su estrategia de acceso a los mercados. No los voy a leer aquí, pero están muy claros y son muy precisos y podrán ser evaluados también con la misma precisión. Pedimos, además, muy específicamente, que la Comisión defina acciones ad hoc para defender y mejorar la presencia de los productos de las pequeñas y medianas empresas en los mercados de terceros países, porque son las que más dificultades pueden tener cuando se encuentran desprotegidas.

La Comisión puede también, y debe, coordinar mejor los recursos sobre el terreno sin herir susceptibilidades, sin echar a nadie. Cada Estado, cada organismo de apoyo a la exportación, cada representación comercial de un Estado miembro, sin molestar a nadie, las delegaciones de la Unión Europea pueden reforzar su papel en esos terceros Estados. La incomunicación entre algunos de los actores del comercio exterior, que conoce cualquiera que haya visitado el terreno, no tiene justificación alguna. Todo ello sin descartar, siempre que así sea posible, un verdadero enfoque multilateral de cara a mejorar la estandarización, la normalización, la exigencia de mejorar los mecanismos en el marco de la Organización Mundial del Comercio; todo ello será útil.

Por tanto, creo que todos nos podemos felicitar por la aprobación de este informe, previsiblemente por amplia mayoría. Quiero agradecer específicamente a la secretaría de la Comisión de Comercio Internacional, que ha colaborado en su redacción, y a los ponentes alternativos de los distintos grupos parlamentarios que han aportado sus enmiendas, han enriquecido este texto.

Empezamos a partir de aquí un impulso político. Este no es un papel para ser aprobado y enmarcarlo en la pared. Esto es el inicio, como dice su propio nombre, de una estrategia y una estrategia exige todo un conjunto de medidas que deberán ser implementadas y sobre las que en su momento pediremos a la Comisión que vuelva a esta Cámara y nos explique cómo las ha llevado a término.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Mandelson, Miembro de la Comisión. Señor Presidente, me gustaría dar las gracias al ponente, el señor Guardans Cambó, y a la Comisión de Comercio Internacional por este informe tan constructivo. Confirma que compartimos una visión común, tanto sobre la importancia de una estrategia proactiva de acceso a los mercados para los negocios europeos y los trabajadores, como sobre los principios básicos que deberían subyacer a esta estrategia.

Las prioridades establecidas —PYME, barreras en materia de servicios e inversión, contratos públicos y derechos de la propiedad intelectual— son en gran medida mis prioridades. Es el mismo mensaje que el Consejo Europeo emitió el pasado junio de nuevo, una vez más en respuesta a nuestro informe de situación del pasado mes. Hemos creado un nuevo consenso sólido sobre la importancia de esta tarea.

En el núcleo central de la estrategia global de Europa que emprendimos en 2006 se encontraba el compromiso tanto de mantener abiertos nuestros propios mercados de Europa como de volver a centrar nuestros recursos en la creación de nuevas oportunidades para los trabajadores y las empresas comunitarios en los mercados de nuestros principales socios comerciales. Podemos hacerlo, sobre todo, gracias a un exitoso acuerdo comercial de la OMC, pero también gracias a una nueva generación de acuerdos de libre comercio. También conlleva adoptar un enfoque más práctico para modernizar las barreras comerciales y, sobre todo, las barreras no arancelarias que operan no en la frontera, sino detrás de la misma. Las empresas y los trabajadores comunitarios pueden competir prácticamente en cualquier sitio si se les da una oportunidad y unas condiciones equitativas con las que poder competir. Nuestra tarea consiste en apoyarlos y ofrecerles una plataforma para hacerlo, lo cual implica centrarse en las fronteras, condiciones y prácticas reguladoras discriminatorias que operan en su contra y les niegan la oportunidad de competir y comerciar.

El reto de 2007 fue poner esta política en práctica. En concreto, nos hemos centrado en reforzar nuestros recursos en nuestros mercados más importantes mediante la creación de equipos de acceso al mercado que agrupan a un negocio, un Estado miembro y a personal y expertos de la Comisión. Son quienes realmente conocen los mercados y quienes tienen una percepción de la política local y un sentido claro de lo que es necesario y de lo que es posible. Ha dado buenos resultados. En los últimos seis meses hemos cosechado importantes éxitos en América del Sur, Asia Central, Asia Meridional, Japón y Rusia. También hemos agilizado nuestra cooperación con los Estados Unidos en cuestiones de acceso a los mercados, lo cual ha sido decisivo en algunos de estos éxitos.

Asimismo hemos introducido un registro de quejas en línea para las empresas de la UE y hemos iniciado un sistema de informes mensual y en tiempo real sobre el trabajo de acceso a los mercados. Por tanto, estoy en cierto desacuerdo con la sugerencia del informe de que la Comisión no ha hecho lo suficiente para obtener el máximo rendimiento de esta asociación durante la fase de inicio. Eso tampoco significa que considere que la colaboración haya sido perfecta o de que me muestre en absoluto complaciente en cuanto a lo que podríamos haber hecho de forma diferente e incluso mejor a la actual.

Coincido en que esta nueva estrategia es un proceso dinámico que requiere una vigilancia constante y un compromiso constante. Sinceramente, también requiere algunos defensores prominentes de lo que estamos haciendo y de cómo estamos estableciendo la persecución de nuestros objetivos, en esta Cámara así como entre los Estados miembros —ciudadanos que creen en una apertura económica, pero que tampoco tienen reparos para proclamar una apertura de mercados recíproca, sobre todo, entre aquellas economías emergentes cuyo crecimiento se está canalizando a través del acceso a nuestros mercados—. Es cierto, es justo y es el principio del mercado internacional en el que creemos —mientras seguimos abiertos a otros, ellos también deberían ir abriéndonos progresivamente sus mercados si el principio del mercado internacional pretende ir bien y servir de forma adecuada—.

Estoy de acuerdo con el ponente cuando pide que los interlocutores que participen de forma activa en esta asociación. Seguimos mejorando nuestra tarea de coordinación sobre el terreno con los Estados miembros y la industria, pero necesitamos a estos expertos para intensificarla y si pretendemos lograr desarrollar plenamente nuestro potencial.

Con respecto a los recursos, agradezco el personal adicional que las autoridades presupuestarias han asignado para la DG Comercio. Seguiremos intentando obtener más recursos para los mercados más importantes de Asia y, por ejemplo, para Brasil. Mientras tanto, hemos reforzado nuestros recursos de personal para nuestras actividades de acceso a los mercados en Bruselas.

Por último, también tomo nota de su petición de recibir un informe anual de la Comisión. Junto a la realización de informes ordinarios, estaré encantado de poder debatir el informe sobre la actividad anual con el Parlamento.

Por tanto, reitero mi agradecimiento al ponente y al Parlamento por su compromiso en esta importante tarea. Es fundamental que sigamos manteniendo nuestra fuerza y compromiso en 2008, así como posteriormente. Esta prioridad tiene un gran significado para mí y para mis servicios, significa mucho para nuestros negocios en Europa y para los puestos de trabajo que pueden crear para nuestros trabajadores, derivados de un mayor acceso a los mercados y del fortalecimiento del comercio mundial que se encuentra en el núcleo de nuestra estrategia de política comercial para una Europa global.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Silvia-Adriana Ţicău, ponente para la aprobación de la Comisión de Industria, Investigación y Energía. (RO) Señor Presidente, Comisario, la Estrategia de la UE sobre Acceso a los Mercados se inició en 1996. La Comisión desarrolló un servicio gratuito que proporciona a los exportadores comunitarios un registro electrónico público actualizado sobre las condiciones de acceso a los mercados en unos 100 países.

En 2007, en la zona euro, el comercio registró un superávit de 28 300 millones de euros, con respecto al déficit de 9 300 millones de euros de 2006. En el mismo año, la UE de los 27 registró un déficit de 185 700 millones, con respecto al déficit de 192 100 millones de euros de 2006. Por tanto, a escala comunitaria, deberían adoptarse medidas para que los Estados miembros fuera de la zona euro fueran más competitivos.

Consideramos que el acceso a los mercados se verá facilitado mediante la promoción de los valores y principios de la Unión Europea en terceros países a través de la promoción de mercados abiertos, mediante la aproximación de las normas sociales y medioambientales y mediante la garantía de la protección de los derechos de propiedad intelectual.

Las inversiones en investigación, las campañas de promoción destinadas a lograr que los servicios y la información sean públicos, la mejora del sistema informático comunitario con respecto al acceso a los mercados, la interconexión de las bases de datos específicas y la formación de especialistas que apoyen a las empresas europeas debería formar parte de la asociación de la Comisión con los Estados miembros y las empresas europeas.

 
  
MPphoto
 
 

  Corien Wortmann-Kool, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (NL) Señor Presidente, la nueva estrategia de acceso a los mercados de la Comisión debería contribuir realmente a suprimir las barreras en los terceros países. Por tanto, como el Comisario afirma, es una aportación valiosa a la OMC y una importante aportación para los acuerdos de libre comercio. Acojo con satisfacción el positivo informe del Parlamento y me gustaría dar las gracias a nuestro ponente, Ignasi Guardans Cambó, que ha sido capaz de exponer unas prioridades tan claras: una mejor cooperación con las empresas comunitarias y un mayor apoyo a las pequeñas y medianas empresas, en las ventanillas de ayuda de la Comisión y también sobre el terreno en los terceros países. Considero que el Instituto Europeo de China para las pequeñas y medianas empresas europeas es una iniciativa excelente por parte de la Comisión.

Es una cuestión de reciprocidad. Abrimos nuestro mercado a terceros países y, a continuación, también los mercados de dichos terceros países deberían abrirse a nuestras empresas europeas, sobre todo, en las economías emergentes de China, India, Brasil y Rusia. Por tanto, deberíamos conceder prioridad a este asunto en la estrategia de acceso a los mercados, con equipos especializados en acceso a los mercados que ayuden a las empresas europeas de aquellos países. Esto implica que tenemos que asignar el suficiente personal para hacerlo, incluidas las embajadas europeas de aquellos países, como ya ha mencionado. La empresa europea es el mayor exportador del mundo y tenemos que competir constantemente contra las medidas proteccionistas, incluso en aquellos terceros países. Establezcan sus prioridades para las áreas relevantes: servicios, contratación pública, inversiones, propiedad intelectual y trámites aduaneros.

Me complace que haya anunciado que nos informará anualmente y resultaría positivo debatir las prioridades una vez al año. Ha demostrado tener una gran ambición en este sentido y es algo que nos parece realmente valioso. Confío realmente en que también demuestre ambición en cuanto a la adaptación de los instrumentos de defensa comercial, la misma ambición que ha demostrado en esta estrategia.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Carnero González, en nombre del Grupo PSE. – Señor Presidente, querría empezar mi intervención felicitando al ponente por el trabajo realizado, que es un trabajo de propuesta y de análisis muy importante.

En esta Casa no votamos las exposiciones de motivos, pero, si se llegara a hacer con este informe, yo votaría a favor porque, efectivamente, justifica muy bien lo que son las principales propuestas dispositivas. Por ello creo que puedo anunciar el apoyo del Grupo socialista, junto con el ruego de que el ponente tenga en cuenta algunas de las principales enmiendas que hemos presentado, las que más caracterizan a nuestro Grupo desde la izquierda.

En efecto, Europa es el primer exportador de mercancías, el primer proveedor de servicios en el mundo. Y en la globalización, tenemos el legítimo derecho a propugnar que nuestros productos y nuestros servicios tengan la mayor presencia en los mercados; en este caso, en los mercados de los países emergentes. ¿Por qué no? Es lógico y normal, y así lo querrían nuestras ciudadanías. Para eso, las propuestas que se hacen en el informe, que se hacen en la Comunicación de la Comisión, son correctas, empezando por luchar contra las barreras no arancelarias, que el ponente llama muy bien «una hidra»; una hidra que está detrás, pero que, efectivamente, impide no sólo el acceso de los productos y los servicios europeos a los mercados, sino el propio desarrollo equilibrado de esos países y de esos mercados.

Creo, por lo tanto, que este informe va en la buena dirección, porque se trata de conseguir cumplir nuestra agenda de Lisboa, fortaleciendo nuestro modelo social, y también de conseguir que ese modelo vaya introduciéndose en los países emergentes con los que queremos comerciar. Esto, sin duda alguna, me parece beneficioso para los trabajadores europeos y para los trabajadores de esos países.

Nosotros insistimos en el tema de las condiciones laborales, insistimos en el asunto de la seguridad, insistimos en la protección del medio ambiente y, en general, de los derechos humanos. Ésas son nuestras enmiendas clave.

Vuelvo a pedir al ponente que las tenga en cuenta y, desde luego, eso ¿cómo se plasma? Con una cooperación —no sé si se llama «reforzada», porque se confunde un poco con disposiciones institucionales del nuevo Tratado— mucho más fuerte entre la Unión, los Estados miembros y las empresas, empezando por el apoyo a las pequeñas y medianas empresas, así que felicitaciones y buenas noches.

 
  
MPphoto
 
 

  Cristiana Muscardini, en nombre del Grupo UEN. (IT) Señor Presidente, Señorías, todos somos conscientes de la delicadeza de este asunto y del elevado grado de atención que se le ha prestado en nuestros respectivos países.

El Grupo UEN está muy satisfecho con la propuesta presentada por el señor Guardans Cambó y el trabajo adicional llevado a cabo por la Comisión de Comercio Internacional. Me gustaría alabar al ponente por su análisis y enfoque europeo y, por tanto, por el hincapié realizado en las dificultades a menudo originadas por los obstáculos injustificados a los que se enfrenta la empresa europea en los mercados internacionales.

Mejorar la competitividad implica hacer todo lo posible para garantizar el éxito de la Estrategia de Lisboa. Si logramos dotar a la industria europea de un mejor acceso a los mercados internacionales, permitiremos que las empresas crezcan, inviertan en conocimientos especializados y tecnología y creen más puestos de trabajo. Es lo que nos están pidiendo muchos sectores económicos en nuestros países.

Existen varios obstáculos que impiden el acceso de la industria europea a los mercados exteriores. Estas barreras constan de diversas medidas que van desde reglamentos confusos y falta de incentivos a la inversión o el acceso a los mercados, hasta prácticas comerciales desleales, escasa atención a los derechos de la propiedad intelectual y contrabando generalizado, que va en detrimento de los bienes europeos y, de forma más general, violaciones graves y sistemáticas de las normativas de la OMC y otras normas que rigen el mercado internacional.

La Comunicación de la Comisión va en la dirección correcta y el Parlamento desea apoyar las iniciativas que plantea, destinadas a mejorar el acceso a los mercados exteriores. Entre estas iniciativas se incluye la formación de una asociación estratégica más sólida entre la Comisión, que conserva su función de coordinación, los Estados miembros y las empresas de la Unión Europea, con vistas a apoyar a los operadores económicos y, sobre todo, a las PYME que deseen establecer contacto con terceros países o exportar a los mismos.

Las delegaciones de la Comisión en determinados países fundamentales necesitan una mayor presencia. Esto formaría parte de una estrategia más amplia llevada a cabo conjuntamente con nuestros principales socios comerciales, tales como los Estados Unidos, Japón y Canadá; ellos tienen las mismas preocupaciones que nosotros a escala internacional y podrían unirse a la Unión en la promoción de un acuerdo multilateral en este ámbito, que respaldara los mecanismos de la OMC que garantizan una respuesta más rápida a cualquier barrera nueva de tipo no arancelario.

La acción multilateral, el tipo de acción más efectiva dado el número de países participantes, aunque también la más difícil, necesita, por tanto, ir acompañada de acuerdos en los que se identifiquen y resuelvan las incoherencias referidas a la existencia de obstáculos injustificados en terceros países.

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Schlyter, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (SV) Señor Presidente, cuando se lee la Comunicación de la Comisión y, en concreto, el informe del Parlamento, se podría pensar que la pobrecita UE está siendo discriminada por las fuerzas del mal exteriores. Esto se deduce especialmente del apartado 4 del informe, en el que se dice que instamos a la Comisión a velar por la defensa de los intereses comerciales legítimos de la Unión Europea frente a prácticas comerciales abusivas o desleales por parte de terceros países. Y de nuevo: «que, en los casos en que terceros países restringen injustificadamente el acceso de las empresas europeas a sus mercados, la Unión Europea debe reaccionar con prontitud y firmeza».

Deberíamos ser cuidadosos a la hora de usar ese tipo de lenguaje con respecto a antiguas colonias. Recuerdan a la época en la que Europa actuó por última vez con firmeza para defender sus intereses. Ese tipo de lenguaje puede perjudicarnos aún más que cualquier restricción comercial.

Evidentemente, la Comisión tiene razón cuando afirma que existen barreras técnicas para el comercio así como normas desleales. Por supuesto, debemos discutirlas con nuestros socios, tranquila y razonablemente, y solucionar cualquier problema que pueda existir. También debemos invitar, aparte de las empresas, a las organizaciones de voluntariado, incluidas las de terceros países. Entonces tal vez podamos entender cómo surgieron las normas y comprender si son razonables o no.

Me preocupa la lista de los diez puntos. Los procedimientos de exportación restrictivos para materias primas, un límite para la propiedad empresarial en el sector de los servicios, restricciones a la inversión extranjera directa, los procedimientos de contratación pública y la aplicación de la ayuda estatal deben considerarse como barreras comerciales justificadas. Se derivan de la legislación legítima y son medidas administrativas de las autoridades públicas. No pueden suprimirse sin haber llevado a cabo una consulta pública y una deliberación si se desea no poner en peligro la estabilidad de dichos países.

Los países deben tener el derecho a proteger la salud y el medio ambiente y a tener procesos de contratación que garanticen que sus empresas locales no quedan completamente excluidas de la competitividad internacional ya que se crearía un desempleo masivo. Asimismo no podemos ser tan poco razonables como para confiar en que los países protejan nuestros imponderables derechos de propiedad cuando ellos apenas cuentan con recursos para proteger los derechos humanos. Deberíamos promover la libertad en lugar de tender trampas.

Debemos tratar aquellas normas que pretenden favorecer a las empresas de aquellos países que tienen operaciones exteriores y que actúan en contra de otros agentes internacionales. En este sentido es en el que podemos suprimir las normas. Deberíamos poder obviar las normas que, de forma directa o indirecta, tengan la intención de proteger a la población o las empresas activas a escala local. Nosotros mismos protegimos nuestras industrias hasta que fueron lo suficientemente sólidas como para poder competir a escala internacional. Debe permitirse que los demás hagan lo mismo.

 
  
MPphoto
 
 

  Christofer Fjellner (PPE-DE).(SV) Crear un acceso a los mercados significa abolir las barreras arancelarias y no arancelarias para comerciar en todo el mundo. Esto es una prioridad de enorme importancia para la política comercial de la Unión. No sólo crea oportunidades empresariales para las empresas europeas sino que también les permite acceder a productos mejores y más baratos en otras partes del mundo. Genera prosperidad en el mundo.

Se trata asimismo de un asunto en el que considero que existe un acuerdo poco habitual en el Parlamento Europeo. Resulta gratificante en un momento en el que el proteccionismo está en marcha en todo el mundo. Por tanto, también considero que se acoge con mayor satisfacción de lo que podría haberse hecho en otro momento la Comunicación de la Comisión y el informe del señor Guardans Cambó. Son realmente positivos.

En este debate me gustaría llamar la atención sobre otra cuestión que no debemos ignorar —la otra cara de la apertura—. Considero que van juntas. Las empresas europeas también necesitan apertura dentro de Europa para poder ser competitivas sobre una base global y poder usar el acceso a los mercados que podamos crear en otros países. En nuestro mundo globalizado, con más empresas que nunca que tienen cadenas de suministro global, nuestros aranceles pueden ser tan perjudiciales para nuestras empresas exitosas como aquellos a los que nos oponemos de los otros países.

Tengo una propuesta concreta para el Comisario, una propuesta que puede contribuir algo a resolver esta cuestión. Cuando las empresas tienen problemas al comercializar dentro de la UE se lo comunican a Solvit, que es una excelente herramienta para aumentar la movilidad en el mercado interior. Si una empresa tiene un problema a la hora de exportar a un país fuera de la UE, se refiere a la base de datos sobre acceso a los mercados. Este hecho también es de gran importancia. Ambos sistemas ofrecen una base para las negociaciones sobre cómo se puede facilitar el comercio. Confiemos que también podamos desarrollar una base de datos sobre acceso a los mercados o Solvit para poder abordar los problemas que las empresas de importación de la UE puedan tener.

Si lo hacemos, nosotros y el resto del mundo podemos continuar avanzando en una dirección que es más propicia para un mercado libre. Entonces podemos demostrar que Europa está poniéndose a la cabeza en la apertura de mercados, dentro y fuera de casa.

 
  
MPphoto
 
 

  Leopold Józef Rutowicz (UEN). – (PL) Señor Presidente, el informe del señor Guardans Cambó trata todas las áreas afectadas en el fortalecimiento de la asociación para facilitar el acceso de los exportadores europeos a los mercados de terceros países.

Las prácticas proteccionistas, la competencia desleal y el surgimiento de fronteras burocráticas a menudo restringen el acceso a dichos mercados. Las pequeñas y medianas empresas generan la mayoría de los puestos de trabajo pero sufren problemas especiales a la hora de exportar. Sus oportunidades están limitadas debido a la falta de recursos necesarios para la investigación, la nueva tecnología, para introducirse en aquellos mercados y ajustar sus productos y servicios a los consumidores.

El informe hace hincapié acertadamente en la necesidad de contar con fuentes europeas, gubernamentales y diplomáticas, que ofrezcan ayudas sólidas a las PYME. La Unión Europea debería incrementar su acción logística y ofrecer un apoyo adecuado para contribuir a que estos emprendedores puedan ser activos en los mercados de terceros países.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Papastamkos (PPE-DE). – (EL) Al igual que usted, Comisario, nos preocupa especialmente la falta de condiciones recíprocas de acceso al mercado y el trato desigual que los productos europeos encuentran por parte de muchos socios.

En el sector de la industria textil y del vestido, por ejemplo, la UE aplica un arancel medio del 9 %, uno de los más bajos del mundo. Por otro lado, muchos competidores imponen aranceles de hasta el 30 %, e incluso superiores, además de una gran cantidad de barreras no arancelarias.

De este modo, las economías emergentes también necesitan aceptar, en cierta medida, el principio de reciprocidad con respecto a las concesiones según su grado de desarrollo y su competitividad en un determinado sector. La protección de los derechos de propiedad intelectual y las indicaciones geográficas a escala mundial sigue siendo bastante inadecuada. Anula la ventaja competitiva del alto valor añadido de los productos agrícolas e industriales comunitarios.

La armonización de los modelos y normas reguladoras internacionales facilita el acceso a los mercados exteriores y no debe permitir que el marco regulador comunitario de la protección medioambiental, social, la salud pública y el consumidor se flexibilice.

Más bien, al contrario: el objeto es la convergencia, pero al alza. Resulta de especial importancia la clasificación de las importaciones de acuerdo con las especificaciones y los requisitos pertinentes, así como la búsqueda de métodos exitosos para abordar el dumping medioambiental y social.

Por último, me gustaría hacer hincapié en que las pequeñas y medianas empresas deben ser el núcleo central de la nueva estrategia de acceso a los mercados.

Doy mi enhorabuena al ponente y al ponente alternativo, así como al Comisario. Acogemos con satisfacción la iniciativa de la Comisión sobre la nueva estrategia de acceso a los mercados.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Roithová (PPE-DE) . (CS) Comisario, yo también estoy convencido de que las delegaciones de la Comisión y los nuevos equipos de acceso a los mercados que operan en terceros países requieren un mandato de mayor importancia. A mi juicio, la Comisión debería reconsiderar sus prioridades a la hora de asignar recursos humanos a las delegaciones de la UE y aumentar el personal de las delegaciones, sobre todo, de aquellas que operan en China, India, Rusia y Brasil. Los Estados miembros deberían desempeñar una función más importante en la contribución a los recursos humanos y financieros de dichas delegaciones, de forma proporcional a sus intereses comerciales. Además, la Comisión y los Estados miembros deberían mejorar la cooperación con las cámaras europeas de comercio, las asociaciones comerciales y las agencias de los Estados miembros en terceros países. Es fundamental para el intercambio de información entre las delegaciones, las misiones diplomáticas y las asociaciones empresariales europeas. Esto beneficiaría especialmente a las PYME. No obstante, el principal objetivo de nuestra estrategia tiene que ser la reciprocidad de las relaciones comerciales, sobre todo, por ejemplo, en China, así como un cumplimiento de la legislación comercial internacional más riguroso, y no etiquetar este cumplimiento como proteccionismo.

 
  
MPphoto
 
 

  Mairead McGuinness (PPE-DE). – Señor Presidente, me llama la atención que el Comisario fuera el único que mencionara las conversaciones de la OMC. Tal vez esta sea una oportunidad de obtener algo de información sobre las nuevas oportunidades en los mercados de nuestros principales socios comerciales que nos concedería un buen acuerdo de la OMC. Pero, Comisario, usted también dijo que quizás una nueva generación de acuerdos de libre comercio podría hacerlo. ¿Le está adjudicando la derrota a la OMC? Tal vez podría proporcionarnos alguna información de última hora al respecto porque creo que es una parte fundamental de este debate.

¿Podría rogarle, igualmente, que aclarara algunas de las preocupaciones relativas a la situación actual sobre la parte agrícola de la OMC? Existe una gran preocupación con respecto a la posibilidad de que la UE tenga previsto hacer concesiones en materia de aranceles de importación de productos «sensibles» y a que se establezcan importantes aumentos de la cuota de los aranceles, ya que sigue pendiente la cuestión de los avances logrados en la OMC en cuanto el acceso a los bienes y servicios no agrícolas. Creo que necesitamos una actualización, si es posible, como parte de este debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Krzysztof Kuźmiuk (UEN). – (PL) Señor Presidente, dado que tenemos la palabra en este debate, nos gustaría llamar la atención sobre tres cuestiones. En primer lugar, es fundamental para la Unión Europea adoptar una posición firme y sin ambigüedades para cada situación en la que los intereses de exportación de un Estado miembro se vean amenazados como resultado de prácticas abusivas por parte de terceros países. En este sentido, deberíamos reconocer la posición adoptada por la Unión Europea en el caso de un embargo para impedir que la carne y los productos agrícolas polacos accedieran al mercado ruso. Desgraciadamente, esta posición con respecto a Rusia sólo se adoptó tras más de un año de restricciones por parte de Rusia a las exportaciones polacas y después de que Polonia usara su derecho de veto para detener los preparativos para el acuerdo entre Rusia y la UE.

En segundo lugar, la apertura de los mercados de la Unión a bienes y servicios de terceros países debería regirse por el principio de reciprocidad. La Unión en conjunto debería, por tanto, controlar si los exportadores de terceros países incluyen en sus costes de fabricación las contribuciones que deben hacerse para el cumplimiento de las normas medioambientales y la seguridad social de los trabajadores en sus países. Los productos europeos siempre serán superados por sus competidores en los mercados mundiales si los mencionados costes no se tienen en cuenta.

En tercer lugar, debería tomarse con gran precaución la apertura del mercado de la Unión para el acceso de productos agrícolas procedentes de terceros países. Si el mercado se abre completamente, muchos sectores de la agricultura europea simplemente desaparecerán, lo cual supondría una amenaza para la seguridad alimentaria de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Czeslaw Adam Siekierski (PPE-DE). – (PL) Señor Presidente, las economías y mercados abiertos son los rasgos que caracterizan a la economía de mercado actual, la economía del siglo XXI. Es primordial para la economía global. Sin embargo, no todas las entidades económicas pueden tratar con la competencia, sobre todo, cuando la competencia no siempre es leal y está dominada por los grandes y poderosos.

Tanto las grandes como las pequeñas empresas pueden importar, pero las grandes empresas tienen más oportunidades de desarrollar la exportación. Esto se debe al hecho de que introducirse en nuevos mercados requiere una inversión sustancial para la promoción y el establecimiento de todo el sistema logístico. Por tanto, parece adecuado que las PYME organicen una acción conjunta para desarrollar las exportaciones, sobre todo, para promover estas últimas.

Debería permitirse un cierto grado de ayuda y apoyo estatal para las empresas en el ámbito de la promoción de la exportación, sobre todo, en el ámbito de los conocimientos especializados. A escala de la OMC, también debería llegarse a un acuerdo sobre el desarrollo del comercio entre las PYME. La accesibilidad de la información sobre las entidades activas en el mercado global es de gran importancia. Debería mejorarse la calidad del comercio y debería concederse prioridad a la creación de igualdad de oportunidades para el acceso a los mercados.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Mandelson, Miembro de la Comisión. Señor Presidente, me gustaría darle las gracias a usted personalmente, así como a sus Señorías por el debate tan constructivo y útil mantenido sobre este excelente informe. Doy las gracias de forma especial al diputado que intervino para pedir una reevaluación de las asignaciones de personal de las delegaciones de la Comisión en las economías fundamentales. Me pareció una excelente propuesta que, sin duda, transmitiré a mis colegas. Podría repetirles los detalles de la reducida plantilla de la delegación que trabaja, por ejemplo, en asuntos comerciales en China en comparación con la cifra de personal, considerablemente superior, que trabaja en lo que supone un pequeño grado de cooperación y ayuda para el desarrollo en dicho país, junto a los miles de millones que Europa tiene en juego con respecto al comercio. Pero no lo haré. Simplemente me llevaré en el bolsillo la sugerencia y la transmitiré.

Evidentemente, no procede y estoy defendiendo los acuerdos de libre comercio a costa de las conversaciones sobre el comercio mundial. Cualquiera que esté familiarizado con la estrategia comercial global de Europa que presentamos en noviembre de 2006 se dará cuenta de que mi defensa de acuerdos de libre comercio exhaustivos y completos que realmente contribuyan a aumentar el volumen total del comercio mundial, y no simplemente a desviarlo, ha sido una constante de nuestro enfoque junto a nuestro compromiso con las conversaciones con la OMC —la Ronda de Doha—. Puedo asegurarle a su Señoría que voy a continuar trabajando para lograr su éxito y no para su fracaso. Los rumores sobre las concesiones inadmisibles o inadecuadas en materia de agricultura son infundados. De hecho, los únicos rumores que he recogido sobre las concesiones injustificadas realmente procedían del Ministro de Asuntos Exteriores irlandés en el Consejo de Asuntos Generales de hoy. Parece que estos rumores están circulando dentro de una comunidad de interés relativamente pequeña.

El hecho es que, en agricultura, —y en otras áreas de las conversaciones de Doha— actuaremos siempre que resulte prudente para nosotros con el fin de contribuir al éxito de las conversaciones sobre comercio internacional, pero en último caso, deberá hacerse dentro de los límites del mandato que se nos ha concedido conforme a la reforma de la PAC de 2003.

Es cierto que tenemos dos nuevos textos de negociación presentados por los presidentes de los grupos de negociación en las últimas semanas. Con respecto a la agricultura, tenemos un texto en el que no todo es de nuestro agrado, pero no hay nada que no podamos tratar en dicho texto o que nos obligue a ir más allá de nuestro mandato.

En el caso del acceso a los mercados no agrícolas —de bienes industriales— a mi juicio, la situación no es tan satisfactoria. En este sentido, el nuevo texto presentado por el presidente ha creado una mayor fluidez en las negociaciones, en lugar de concretar los fundamentos. Lo lamento, pero, una vez más, se trata de un tema con respecto al tendremos que abrirnos camino mediante el trabajo y las negociaciones.

Estos debates no serían tan divertidos sin las aportaciones del señor Schlyter. Siempre que interviene me siento reforzado en mi compromiso y convencimiento personal sobre el libre comercio. Sus intervenciones siempre me aseguran que, efectivamente, estamos en el buen camino. No se trata de que la pobrecita Unión Europea luche contra los poderosos titanes de las economías emergentes, ni tampoco de que se haya impuesto una especie de acoso agresivo contra la Comisión en el ámbito del comercio en el que pretendamos imponer nuestros intereses por encima de los demás sin consulta ni consideración.

El hecho es que aquellos de nosotros que creemos en el comercio internacional estamos buscando el equilibrio y estamos buscando la reciprocidad pero también buscamos los beneficios mutuos. Cuando pretendemos lograr la apertura de las economías de otros, no lo hacemos simplemente para lograr nuestra propia satisfacción ni para atender nuestros propios intereses ni necesidades. Estamos también contribuyendo al bienestar y al crecimiento de las economías de quienes estamos intentando lograr una mayor apertura.

Evidentemente, la liberalización de las economías es algo que tiene que conseguirse de forma progresiva. Se trata de un proceso paulatino más que de un big bang o un impacto repentino. El caso es que las economías emergentes se beneficien de una mayor apertura. Esto implica una competitividad práctica para estimular la innovación y motivar la productividad de estas economías, significa reducir los costes de la industria local, significa tener bienes con precios más bajos para los consumidores de estas economías emergentes y significa llevar capital, tecnologías, creatividad y capacidades de gestión moderna para estas economías emergentes.

La realidad es que este proceso de apertura e integración en la economía global asegura el crecimiento y fortalecimiento de aquellas economías emergentes para permitir que sus empresas crezcan, creen un empleo muy necesario para los trabajadores de estas economías y generen productos y servicios para la exportación de forma que puedan crear y garantizar una cuota creciente del mercado internacional. Dicho de otro modo, la apertura genera apertura, el comercio genera comercio. Nuestra prosperidad y nuestras oportunidades generan oportunidades para quienes viven y trabajan en aquellas economías emergentes. Hablamos, por decirlo así, de un círculo virtuoso y de la estrategia de acceso a los mercados que nuestro ponente ha presentado en un excelente informe.

Para concluir, me gustaría decir que en lo que respecta a la contratación local es realmente importante apoyar e incentivar la capacidad de las economías emergentes y los países en desarrollo de abastecer sus mercados de contratación local. No obstante, si esto implica mayores costes para la contratación pública de esos países, si implica ineficacia, si significa una falta de transparencia y de hecho, en algunos casos, corrupción en el funcionamiento de la contratación pública, ¿quién corre con los costes de eso? La respuesta es que lo hacen los ciudadanos locales, los trabajadores locales y los contribuyentes locales de las economías emergentes y los países en desarrollo que a duras penas pueden permitirse cargar con esos costes.

Por eso es importante conseguir la apertura y la transparencia de las políticas de contratación pública y el comportamiento de las economías emergentes. No se trata únicamente de complacer y satisfacer a la «pobrecita» Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Ignasi Guardans Cambó, ponente. − Señor Presidente, no queda mucho por decir. En primer lugar, permítame dar las gracias a todos aquellos que han enriquecido este debate, no sólo hoy sino todos los días desde su inicio, mediante sus contribuciones, enmiendas e incluso las conversaciones formales que hemos mantenido que han dado lugar a un texto final que no es sólo el trabajo de un ponente sino de todos los participantes en el mismo.

Coincidimos mayoritariamente en el diagnóstico y me sorprendió en gran medida el tono de algunos de los comentarios procedentes de la esquina Verde de esta Cámara. Resultaría interesante que el colega en cuestión fuera y comprobara los resultados y consecuencias del libre comercio in situ y que asimismo fuera y explicara a una pequeña o mediana empresa, pongamos cerca de Barcelona, donde yo resido, que se trata de un «enfoque colonial». Podría citar a tantas empresas que están luchando por exportar y cuya gran mayoría de actividades depende de las exportaciones. Puede que le gustara decirle a los empleados de esas fábricas que sólo están actuando como colonizadores europeos cuando intentan ampliar la cuota de mercado de exportación del producto que fabrican, mientras si China introduce barreras que impiden exportar lo que fabrican son sus puestos de trabajo los que están en peligro.

No se trata meramente de grandes palabras sobre grandes empresas europeas coloniales, sino de algo mucho más real. Aunque todo el mundo tiene el derecho a interpretar las cosas como desee, debo decir que la idea de que esto sea un informe «colonialista» realmente me sorprende e incluso muchos de los exportadores de mi país podrían considerarlo como un chiste.

Sin embargo, está claro que lo que hacemos, en general, coincide con el diagnóstico y, como el Comisario ha afirmado, es algo iniciado por el Consejo, continuado por la Comisión y que hoy cuenta con el apoyo del Parlamento, el cual, evidentemente, tiene una gran responsabilidad a sus espaldas, Comisario, porque tenemos un enfoque común. Permítanme una vez más destacar que se trata de un proceso dinámico y de una nueva estrategia y que realmente algunos elementos son nuevos y necesitan un seguimiento. Dejen que cite un punto del informe destacado por nuestro colega y que tanto les gustó: «Hace un llamamiento a la Comisión para que vuelvan a considerarse prioritarios y, en su caso, se refuercen los recursos en términos de personal para las delegaciones de la Unión Europea, a fin de que se disponga de más personal para el lanzamiento y el debido funcionamiento de los equipos de acceso al mercado». Lo mismo sucede, entre otros aspectos, con respecto a lo que el informe dice sobre las PYME. En este informe hay muchos nuevos aspectos y le deseamos suerte a la hora de aplicarlos.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. − Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar el martes 19 de febrero de 2008.

Declaraciones por escrito (Artículo 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Tokia Saïfi (PPE-DE), por escrito. – (FR) La competitividad de la industria europea debe ser el núcleo de la agenda comunitaria, porque sólo este aspecto nos permitirá crear empleos cualificados, garantizar el crecimiento económico de Europa, asegurar la supervivencia del sistema de bienestar europeo y garantizar que la UE pueda seguir siendo una potencia comercial mundial en el siglo XXI.

Para asegurar que se mantiene esta competitividad necesitamos establecer condiciones de acceso a los mercados que sean justas, equitativas y recíprocas. De hecho, el mercado europeo es uno de los más abiertos y competitivos del mundo gracias, fundamentalmente, al derecho a la libre competencia que garantiza un comercio abierto y justo dentro de la UE.

No obstante, la Unión Europea todavía se enfrenta a numerosos obstáculos comerciales por lo que respecta al comercio exterior, ya que los mercados de los principales socios comerciales de Europa no presenta el mismo grado de apertura y transparencia que el mercado comunitario. Por tanto, necesitamos adoptar medidas urgentes para reestablecer las condiciones recíprocas de acceso a los mercados de terceros países y, más en concreto, de los países emergentes y combatir las restrictivas prácticas comerciales. Necesitamos actuar rápida y firmemente para garantizar que nuestras PYME gocen de un acceso pleno y sin restricciones a todos los mercados, sobre todo, en el sector de las contrataciones públicas.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad