Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/0002(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A6-0487/2007

Debates :

PV 11/03/2008 - 22
CRE 11/03/2008 - 22

Votaciones :

PV 12/03/2008 - 5.2
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0090

Debates
Miércoles 12 de marzo de 2008 - Estrasburgo Edición DO

6. Explicaciones de voto
PV
  

Explicaciones orales de voto

 
  
  

- Informe: Elisabeth Jeggle (A6-0046/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Ryszard Czarnecki (UEN). – (PL) Señor Presidente, la situación no era favorable para hacer uso de la palabra.

Quisiera referirme a la votación sobre el incremento del 2 % en las cuotas lácteas ya a partir del mes próximo. Creo que la decisión del Parlamento a este respecto fomentará el desarrollo de la agricultura, especialmente en aquellos países que desgraciadamente han estado padeciendo hasta ahora reducciones de sus cuotas. Éste ha sido el caso de mi país, Polonia.

Quisiera también aprovechar esta ocasión para decir que durante la votación de ayer sobre el Instituto Europeo de Tecnología, mi intención era votar a favor de la aprobación del informe definitivo y no en contra, como hice por equivocación.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernard Wojciechowski (IND/DEM). – (PL) Señor Presidente, las enmiendas incluidas en la propuesta de un Reglamento del Consejo que modifica el Reglamento (CE) nº 1234/2007 por el que se crea una organización común de mercados agrícolas y se establecen disposiciones específicas para determinados productos agrícolas, en lo que respecta a las cuotas lácteas nacionales me parecen completamente justificadas. El plan para aumentar los límites actuales de las cuotas lácteas en un 2 % es especialmente satisfactorio.

Represento a Polonia en esta Cámara, y mi país es el cuarto mayor productor de leche de la Unión Europea. Actualmente produce al año 12 000 millones de litros de leche. En el contexto al que me acabo de referir, la enmienda mencionada es especialmente importante para los productores y para la industria transformadora de productos lácteos de Polonia.

También quisiera decir que apoyo la opinión incluida en el texto de la enmienda 13, es decir, que la producción de leche es especialmente importante para las regiones cuyas infraestructuras agrícolas están poco desarrolladas, y donde no suelen existir alternativas de producciones agrícolas comparables.

 
  
MPphoto
 
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE). – (LT) Hemos observado recientemente un aumento continuo de la demanda de leche por parte del mercado. Esta situación limita la competencia y origina incrementos de precios.

En mi país, Lituania, el precio de venta de la leche ha aumentado un 40 % en 2007. Por consiguiente, deberían incrementarse las cuotas lácteas nacionales para conseguir que bajen los precios de la leche en el mercado interior y para permitir la exportación de leche a terceros países. En el período 2006-2007, sólo nueve Estados miembros de la UE alcanzaron las cuotas lácteas asignadas. Para aumentar la oferta de leche en la UE se debería permitir a estos países y a los demás Estados miembros que produzcan más leche.

En Lituania prácticamente ya se han alcanzado las cuotas lácteas del período 2006/07, y la producción de leche sigue en aumento. Recibo con satisfacción la decisión de la Comisión de aumentar las cuotas lácteas nacionales en un 2 % a partir del 1 de abril de 2008. Sin embargo, de cara al futuro, quisiera invitar a la Comisión a estudiar la posibilidad de aumentar las cuotas lácteas nacionales en un 5 %, reduciendo progresivamente las sanciones a la sobreproducción.

 
  
MPphoto
 
 

  Milan Horáček (Verts/ALE). – (DE) Señor Presidente, al igual que el Grupo de los Verdes, he votado en contra del informe sobre las cuotas lácteas nacionales. Me opongo al incremento del 2 % de las cuotas, porque estas medidas conducen a una erosión de los precios de la leche y amenazan los medios de vida de los agricultores.

Estoy a favor de los controles cuantitativos de la producción lechera a partir de 2015, porque de otro modo se pondría en peligro el ganado de las regiones montañosas y desfavorecidas, que ayuda a la conservación del entorno rural. La liberalización haría que la producción de leche se concentrase únicamente en unas pocas regiones y explotaciones intensivas. Los perdedores serían los pequeños productores, que ya no podrían cubrir sus costes de producción a causa de estos precios tan bajos.

 
  
MPphoto
 
 

  Albert Deß (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, quisiera dar una explicación de voto sobre el informe Jeggle. He votado en contra del mismo porque, al igual que mis colegas del CSU bávaro, estoy en contra del aumento de las cuotas lácteas. Nos encontramos ya en una situación en que los precios de la leche están cayendo rápidamente.

Los precios de algunos productos han bajado más de un 30 %. Las rentas de nuestros productores de leche han sido insuficientes durante años, pero durante los últimos seis meses habían conseguido unos precios de la leche relativamente aceptables. Si se aumentan las cuotas, ello significará que los precios soportarán presiones y nuestros productores verán de nuevo que su trabajo no se remunera adecuadamente.

En Baviera tenemos 48 000 explotaciones en el sector del ganado de leche, que dan empleo a 90 000 personas, más otros 50 000 puestos de trabajo en los eslabones superiores e inferiores de la cadena de producción, lo que representa un total de 140 000 empleos. No acierto a comprender por qué hay que ampliar las cuotas en este importante sector, puesto que supone una desventaja para los agricultores afectados. Podría haber estado de acuerdo con una ampliación para los nuevos Estados miembros, porque las cantidades que les han sido asignadas son ciertamente inadecuadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Syed Kamall (PPE-DE). – Señor Presidente, al entrar hoy en la Cámara escuché al Presidente de la Comisión hablar de la necesidad de mejorar la competitividad de la UE. Sin embargo, estamos aquí hablando de cuotas lácteas, una expresión que suena como si en vez de la UE esto fuese la «UERSS».

Se ha dicho que el mantenimiento de las cuotas servirá para que los agricultores puedan seguir trabajando. Pero, ¿a qué precio? Al mismo tiempo han hecho que disminuya la participación de la UE en el mercado mundial de productos lácteos. ¿Por qué? Porque las cuotas sirven en realidad para impedir que los productores eficientes amplíen su actividad, mientras que en otras partes las mismas se quedan sin utilizar.

Las cuotas pueden servir para garantizar la producción, pero a un precio demasiado elevado para los consumidores, para los productores eficientes y para las economías de la UE. Ya es hora de eliminar las cuotas y de confiar en el mercado.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE). – (PL) Señor Presidente, apoyo este informe en el que se propone tan sólo un aumento del 2 % de las cuotas para 2008-2009, porque esto ero lo que se necesitaba para alcanzar un compromiso. Yo había pedido en realidad un 4 %, porque creo que ello nos permitiría conocer el modo de mantener el mercado, lo que a su vez nos permitiría extraer conclusiones para tomar una decisión sobre un eventual distanciamiento del régimen de cuotas, en su forma actual o modificada. La alternativa sería decidir su supresión definitiva. Me refiero a la modificación del régimen de cuotas a partir del 31 de marzo de 2015.

Un mayor aumento de las cuotas es fundamental, especialmente para mi país, Polonia, en el que las cuotas de producción por habitante son muy inferiores a las de los antiguos Estados miembros. Además de esto, en Polonia el consumo de productos lácteos es bajo. Estaríamos en condiciones de responder al incremento del consumo con nuestra producción propia, porque aunque disfrutamos de buenas condiciones para la misma, los topes de producción asignados a los productores fueron muy bajos. Estos datos indican la necesidad de unas cuotas lácteas mayores en el futuro.

 
  
  

- Informe: Lutz Goepel (A6-0047/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Michl Ebner (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, he votado entusiasmado a favor del informe Goepel. El trabajo del ponente ha sido muy completo y positivo. Naturalmente no hemos podido incluir todas las cosas que hubiéramos deseado, pero lo más importante es que se han creado las condiciones previas que permitirán introducir las correspondientes derogaciones para las regiones de montaña. En dichas regiones la situación no es comparable a la de otros lugares, y requiere por tanto una protección, consideración y apoyo especiales.

¿Puedo también aprovechar esta oportunidad para referirme brevemente a la votación de ayer sobre el informe Albertini? De acuerdo con la lista de votación parece que he votado en contra de la enmienda 5, aunque de hecho mi intención era votar a favor, dado que durante las últimas sesiones parlamentarias he participado muy activamente en el tema de la Convención Alpina y de la firma del Protocolo de Transporte por la Comisión

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Březina (PPE-DE). – (CS) He apoyado en informe del señor Goepel sobre la política agrícola común porque considero que es un documento mucho mejor que la propuesta actual de la Comisión.

Valoro positivamente la forma mucho más realista y justa de modular el ritmo de reducción de las ayudas directas, aunque en principio estoy en contra de establecer criterios artificiales para el tamaño de las empresas en el proceso de reducción de las mismas, porque una política como ésta supondría en particular una desventaja para las grandes explotaciones de los nuevos Estados miembros.

No es justo reducir las ayudas directas a las grandes explotaciones en mayor medida que a las restantes. La idea de que estas grandes explotaciones están en manos de un único propietario que recibe generosas subvenciones es un error. Por el contrario, su régimen de propiedad suele estar diversificado; en la mayoría de los casos se trata de cooperativas con un gran número de socios minifundistas. Son éstos precisamente los beneficiarios últimos de las ayudas directas, y los más perjudicados.

También quisiera recomendar cautela respecto a la tan discutida modulación, en otras palabras la transferencia de fondos del pilar de las ayudas directas al pilar del desarrollo rural. Con esto se mantendrán los fondos dentro del sobre nacional, pero con el resultado de que se discriminará a las explotaciones agrarias del Estado miembro.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE). – (PL) Señor Presidente, los cometidos de la Unión Europea consisten en legislar y diseñar soluciones para conseguir, en primer lugar, la estabilidad y desarrollo de la agricultura; en segundo lugar, un adecuado nivel de renta para los agricultores, similar al de las restantes profesiones; en tercer lugar, la seguridad alimentaria para la sociedad y, en cuarto lugar, la disponibilidad de alimentos asequibles para las personas de rentas bajas.

Creo que el informe del señor Goepel se ajusta a los cometidos que acabo de resumir. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los agricultores se dedican a una actividad muy específica, esto es, a un trabajo al aire libre que depende mucho de las condiciones climatológicas. Por eso no es posible aumentar la producción de un día para otro, por ejemplo mediante la introducción de un segundo turno. Los productos agrícolas representan un segmento esencial del comercio. Por este motivo, las condiciones y los principios del comercio en el mercado mundial tienen consecuencias importantes para la agricultura europea. Me refiero a las negociaciones de la OMC.

La agricultura no es tan sólo producción. Contribuye también a conservar el paisaje y tiene efectos sobre el medio ambiente: de ahí el carácter complejo de las correspondientes tareas y la necesidad de introducir los instrumentos apropiados capaces de servir de ayuda dentro del marco de la política agrícola común.

 
  
MPphoto
 
 

  Christopher Heaton-Harris (PPE-DE). – Señor Presidente, me gustaría explicar mi voto, porque siempre he estado en contra de la política agrícola común de forma consecuente. Mi primera intervención política fue en este mismo sentido. Pero incluso yo debo admitir que durante este último período de vigencia de la PAC ha habido algunas mejoras de menor cuantía.

Me preocupan muchos aspectos de este informe: la negativa a la reducción total del presupuesto del primer pilar para el período hasta 2013, y en un encuentro reciente con agricultores del pueblo de Pitsford, en mi circunscripción electoral, pude comprobar que hasta el granjero más modesto entiende los problemas globales que la política agrícola común está creando para los más pobres de los países en desarrollo, cuyos productos no pueden competir con los nuestros por culpa de las subvenciones. Por eso he votado a favor, pero con gran pesar.

 
  
MPphoto
 
 

  Albert Deß (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, por las mismas razones mencionadas en el caso del informe Jeggle, tanto yo como mis colegas del CSU hemos votado en contra del informe de Lutz Goepel. Elisabeth Jeggle y Lutz Goepel han preparado unos informes excelentes, y desde luego estamos de acuerdo con el 98 % de los puntos indicados en el informe Goepel.

Sin embargo, la cuestión esencial es la siguiente: en el informe se dice que las cuotas lácteas deben aumentarse en un 2 % de forma voluntaria, y no puedo estar de acuerdo con esto. Por otro lado, debo contradecir enérgicamente a quienes han afirmado que los productos lácteos son demasiado caros. Tengo aquí algunas estadísticas, según las cuales un obrero industrial alemán tenía que trabajar 22 minutos en 1970 para comprar 250 gramos de mantequilla, mientras que hoy sólo tiene que trabajar cuatro minutos. En aquellos días tenía que trabajar nueve minutos para comprar un litro de leche, hoy sólo tiene que trabajar tres. Los alimentos son baratos, y el peligro de elevar las cuotas lácteas es que caigan nuevamente.

 
  
MPphoto
 
 

  Syed Kamall (PPE-DE). – Señor Presidente, como continuación a la última explicación de voto, el orador ha mencionado que los obreros tienen que trabajar mucho menos para comprar cosas como la mantequilla, la leche y otros productos agrícolas. Sé que muchos de mis electores se alegrarán de ello, especialmente los que tienen menores ingresos, porque les vendrá muy bien gastar menos en alimentación.

Pero al entrar hoy en la Cámara hemos oído que el Presidente de la Comisión hablaba sobre la necesidad de una Europa competitiva. ¿Cómo podremos conseguirlo mientras sigamos teniendo una política agrícola común? ¿Cómo vamos a llegar a ser realmente una economía competitiva si seguimos gastando más del 40 % del presupuesto de la UE en la agricultura, un sector que produce menos del 5 % de la riqueza?

¿Cómo podemos seguir dando con una mano ayudas oficiales a los gobiernos de los países en desarrollo y poniendo obstáculos con la otra a los agricultores de esos mismos países con nuestras subvenciones y aranceles a las importaciones?

¿Cómo podemos paralizar las negociaciones de la Organización Mundial de Comercio porque no flexibilizamos lo suficiente nuestras posturas a causa de la política agrícola común?

Ya es hora de eliminar las subvenciones, los aranceles y la política agrícola común.

 
  
MPphoto
 
 

  Edward McMillan-Scott (PPE-DE). – Señor Presidente, he votado a favor del informe Goepel, no porque apoye la política agrícola común, sino porque apoyo su reforma: en particular, su enfoque en la ganadería de montaña. Procedo de una antigua familia de criadores de ovejas y represento ahora en el Parlamento a Yorkshire and the Humber, y durante los últimos meses he estado estudiando los problemas de nuestros agricultores en las regiones de montaña.

Hace tan sólo unos días, el 28 de febrero, el Yorkshire Post mostraba el siguiente titular: «Se pide a los agricultores de montaña que aporten ideas para su supervivencia». Y continuaba: «muchos pequeños agricultores de las montañas y los páramos están siendo aplastados por los cambios en las ayudas, los costes burocráticos y los precios bajos provocados por la competencia de otros países. Las restricciones de movimientos impuestas como respuesta al brote de fiebre aftosa del pasado otoño, y la aparición de la enfermedad de la lengua azul están añadiendo nuevas presiones.»

Ayer tuve una reunión con la Comisaria Fischer Boel. Le hice ver la importancia de alentar al Gobierno británico para que aumente las subvenciones concedidas a los agricultores de montaña de Inglaterra, porque son las segundas más bajas de la Unión Europea. Esto es un escándalo.

 
  
MPphoto
 
 

  Seán Ó Neachtain (UEN). – (GA) Señor Presidente, por lo que se refiere al chequeo médico de la Política Agrícola Común, quisiera decir que estoy en contra de la medida contenida en el mismo por la cual se detraen ayudas a los agricultores para aumentar los programas de desarrollo rural y ambiental, pasando de 5 al 13 %. Creo que se trata de una equivocación. Considero que la decisión debería ser adoptada por cada uno de los Estados miembros.

Estamos debatiendo la producción de alimentos. Estamos debatiendo la seguridad alimentaria de Europa. Éste es el motivo por el que la Política Agrícola Común es extraordinariamente importante para nosotros. Está claro que los europeos no entienden lo importante que es. Estoy muy insatisfecho con las negociaciones de la OMC, que amenazan la política alimentaria europea, y así se lo he hecho saber al Comisario Mandelson en la reunión que celebramos ayer.

 
  
  

- Informe: Csaba Sándor Tabajdi (A6-0034/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Oldřich Vlasák (PPE-DE). – (CS) Señor Presidente, quisiera comentar el informe del señor Tabajdi sobre la agricultura sostenible y el biogás. Aunque no voté a favor de este informe, desearía destacar sus aspectos positivos relacionados con la separación de residuos, especialmente en las aglomeraciones urbanas, y el uso de biocomponentes en el proceso de producción de biogás. Sin embargo, este sistema supone elevados costes económicos, superiores a los de la simple eliminación de los residuos en vertederos o su incineración, y por eso deberíamos prestar atención al mismo.

Considero por lo tanto muy importante promover, especialmente entre las autoridades locales, la recogida de residuos sólidos urbanos, su separación y la reutilización de biocomponentes, creando instrumentos financieros especiales o quizás simplificando el uso de los Fondos Estructurales de la UE.

 
  
  

- Informe: Christa Klaß (A6-0031/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE). – (PL) He votado a favor del informe sobre la situación de la mujer en las zonas rurales de la Unión Europea, porque se trata de un asunto muy importante e interesante. Al ocuparse del mismo, la Unión Europea aparece bajo una luz distinta. Se trata de un asunto por el que siento una gran afinidad a causa de mis orígenes, de mis intereses profesionales y también de mi actividad como diputado al Parlamento.

A pesar de los cambios positivos que se han producido, las mujeres siguen realizando muchas más tareas que los hombres, especialmente en relación con el hogar y la familia. Las mujeres están sobrecargadas de trabajo, principalmente en las zonas rurales.

Desde la adhesión de Polonia a la Unión Europea se ha notado que el nivel de vida del país ha mejorado y que los ingresos han crecido. Esto contribuye a mejorar la vida diaria de la mujer en las zonas rurales. Aunque es verdad que se trata tan sólo del inicio del cambio, al menos algo está sucediendo.

 
  
MPphoto
 
 

  Agnes Schierhuber (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, la situación de las mujeres en las zonas rurales merece que le prestemos una atención especial. Con la mejora de su situación será posible explotar a fondo el potencial de desarrollo de estas regiones. Es preciso implantar las nuevas tecnologías, creando con ello nuevos puestos de trabajo. Se necesita la infraestructura apropiada, en otras palabras carreteras que comuniquen las zonas rurales, aunque lo más necesario son unas buenas oportunidades de formación. Todas estas medidas, junto con otras, servirán para atajar el éxodo de la población de las zonas rurales.

Más de la mitad de la población de la UE reside actualmente en las zonas rurales; aquí se produce el 45 % del valor añadido bruto y se encuentra el 53 % del empleo disponible. Las mujeres de las zonas rurales asumen unas responsabilidades muy superiores a lo reconocido hasta ahora, especialmente en relación con su evidente compromiso social.

 
  
MPphoto
 
 

  Christopher Heaton-Harris (PPE-DE). – Señor Presidente, siempre es agradable comentar aquí la posición adoptada por la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género.

Durante mucho tiempo me he preguntado por qué todavía tenemos aquí una Comisión de las Mujeres. Tenemos una Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, pero es evidente que las mujeres son menos que los demás y por lo tanto necesitan una comisión separada, precisamente aquí.

Si leemos algunas de las recomendaciones de este informe – y sé que la ponente de mi Grupo ha trabajado muchísimo para que tengan sentido – se hace un llamamiento a los Estados miembros «para que proporcionen [...] ayudas financieras al trabajo no remunerado». Se pide el «registro obligatorio de los cónyuges ayudantes». ¿Vamos a poner una marca en la oreja a las personas como yo, que viven en una zona rural y están casadas con una mujer de una zona rural?

Este informe contiene algunas recomendaciones realmente buenas, que de verdad merecen ser estudiadas a fondo y recibir una mayor publicidad, pero el hecho de que procedan de esta Comisión significa en realidad que se olvidarán mucho antes.

Tomo nota de la advertencia, señor Presidente, pero confío en que comprenderá que muchos de nosotros no podemos tomarnos en serio las recomendaciones de la Comisión de Mujeres en esta Cámara.

 
  
MPphoto
 
 

  Frank Vanhecke (NI). – (NL) No me llamo Martin Schultz, me llamo simplemente Frank Vanhecke, y está claro que no soy un miembro del PE de primera clase, por lo que no tengo derecho a expresar mi opinión en ningún momento ni en ningún debate, no importa la hora que sea ni lo que dure, y por lo tanto tengo que recurrir de vez en cuando a la voz de las urnas como cualquier mortal que no tiene nada que ver ni de lejos con el sancta sanctorum señor Schultz.

Dicho esto, quiero hablar ahora del informe de la señora Klaß. Verán ustedes, yo no discuto que las mujeres de las zonas remotas o de otros lugares no padezcan indudablemente dificultades de vez en cuando, y estoy naturalmente a favor, como cualquier persona normal, de que se tomen medidas para mejorar la situación de quienes vivan en zonas desfavorecidas, incluyendo los recursos educativos. Esto es algo evidente, es como derribar una puerta abierta. La pregunta que me hago ante todo es la siguiente: ¿pertenece esto a la jurisdicción europea? ¿es una función de la que nos debemos ocupar a escala de Europa, o se trata del enésimo ejemplo de la obsesión europea por el seguro de enfermedad, la seguridad social y asuntos similares? Creo que se trata de esto último. Creo que, especialmente en este informe, la subsidiariedad ha sido pisoteada. Creo que, como todos pueden ver, Europa se está convirtiendo en una especie de Gran Hermano, lo que sinceramente me asusta.

 
  
MPphoto
 
 

  Astrid Lulling (PPE-DE). (FR) Señor Presidente, en primer lugar deseo felicitar a la señora Klaß por su informe sobre la situación de la mujer en las zonas rurales. De hecho, dado que fui autora de un informe en la década de los 90 sobre el estatuto de los cónyuges colaboradores, sobre todo en el sector agrícola, deploro al igual que la señora Klaß el hecho de que la Comisión Europea no haya realizado un seguimiento de este informe, al que se hizo mención de nuevo en una resolución de 2003, cuando solicitamos una revisión de la Directiva de 1986 relativa a la aplicación del principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres que ejerzan una actividad autónoma, incluidas las actividades agrícolas.

Esos millones de trabajadores invisibles, de cónyuges colaboradores que trabajan en negocios familiares, en industrias artesanales, en actividades comerciales y en la agricultura, son mayoritariamente mujeres. Hace diez años recomendamos un estatuto marco europeo que proporcionara, entre otros beneficios, derechos sociales y derechos de jubilación independientes para los cónyuges colaboradores en la agricultura. La falta de actuación por parte de la Comisión en este ámbito, a pesar de las múltiples peticiones de esta Cámara, resulta totalmente inaceptable. Por tanto, espero que, por fin, se tome en serio nuestro llamamiento para que presente una enmienda a la Directiva antes de finales de año.

Señor Presidente, quiero hablar asimismo de un asunto personal y afirmar que no estoy de acuerdo con las observaciones de mi compañero británico. Me encantaría que no fuera necesaria la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, pero si algunos hombres, que son mayoría, tuvieran un poco más de consideración por la situación de las mujeres, la igualdad de trato y la igualdad de oportunidades, no necesitaríamos este tipo de comisión en absoluto.

 
  
  

- Informe: Csaba Sándor Tabajdi (A6-0034/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Albert Deß (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, en principio tenía la intención de votar en contra de este informe. Sin embargo, tras la declaración oral efectuada por el señor Tabajdi sobre el apartado 41, finalmente he votado a favor. He votado en contra del apartado 18, donde dice que el biogás ha provocado la competencia en materia de piensos. No puedo estar de acuerdo con eso: 4 000 plantas de biogás en Europa ciertamente no provocan distorsión de la competencia. Además, el biogás nos permite convertir en productivos los terrenos agrícolas excedentes en Europa. Nuestro compañero ha sugerido que debería suprimirse la Política Agrícola Común; bueno, el biogás también constituye una forma de ayuda a los países en desarrollo. Es más, Europa recibe el 80 % de las exportaciones agrícolas de África y el 45 % de América Central y América del Sur. Por tanto, no somos nosotros los que estamos impidiendo exportar a estos países; son otros países los que son enteramente responsables de ello.

 
  
  

Explicaciones escritas de voto

 
  
  

- Informe: Claude Turmes (A6-0487/2007)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. − (PT) En su paquete energético de enero de 2007, la Comisión Europea presentó una propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y de la Comisión sobre estadísticas energéticas. Sin embargo, el Parlamento Europeo consideró que dicha propuesta contenía muchas deficiencias, que intentó subsanar por medio de una serie de enmiendas.

Aunque mantenemos una postura crítica respecto de algunas de las enmiendas, estamos de acuerdo en que, en su estado actual, las estadísticas confeccionadas por las principales organizaciones internacionales, como Eurostat, están estructuradas conforme a unos instrumentos contables que datan de unos tiempos totalmente dominados por los combustibles fósiles y diseñados para representar el funcionamiento del sector energético únicamente desde el punto de vista del suministro.

Los desarrollos a lo largo de los últimos 30 años se han traducido gradualmente en un distanciamiento creciente entre el objetivo original de tales instrumentos y su capacidad para representar la realidad energética.

En consecuencia, existe un riesgo cada vez con el transcurso de los años de que la distorsión de nuestra comprensión y análisis de la realidad energética conduzca a decisiones que no estén refrendados por los hechos. Cabe señalar que la propuesta de la Comisión es el resultado de un trabajo realizado en 2003, 2004 y principios de 2005 y que, en gran medida, no tiene en cuenta algunos documentos clave sobre temas energéticos publicados por la propia Comisión en marzo de 2006 (el Libro Verde sobre energía) y en enero de 2007 (el paquete energético).

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE-DE), por escrito. (FR) He votado a favor de este texto que exige a los Estados miembros participar en la recogida de los datos necesarios para elaborar estadísticas eficaces en materia de energía. Se trata de una condición imprescindible para permitir a la UE alcanzar su objetivo declarado: implantar una política energética europea coherente y hablar con una sola voz en la escena internacional.

La Comisión tendrá que garantizar que estas estadísticas sean comparables, transparentes, detalladas y flexibles.

La UE se ha propuesto reducir las emisiones de los gases con efecto invernadero en un 20 % para 2020 y hacer que las energías renovables representen el 20 % del consumo total de energía de la UE para 2020, con el objetivo fijado en el 10 % para los biocombustibles.

El sistema de estadísticas de energía tiene que adaptarse a estos planteamientos y tener en cuenta la creciente importancia de la eficacia energética, las energías renovables, los gases de efecto invernadero, el desarrollo de la energía nuclear y la aparición de los biocombustibles.

Asimismo hay que prestar mayor atención a la seguridad de suministro de los principales combustibles. Se necesitan unos datos más actualizados y más precisos a nivel de la UE para adelantar y coordinar las soluciones de la UE a las posibles crisis de suministro.

 
  
MPphoto
 
 

  Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. − (SV) El conjunto de estadísticas independientes y precisas ayuda a los consumidores, así como a las empresas y al sector público, a tomar una serie de decisiones.

Apoyo el Reglamento del Consejo sobre estadísticas energéticas, pero rechazo de plano la exposición de motivos que justifica la contribución de la Comisión de Industria, Investigación y Energía. No creo que el gran mérito de la recogida de información necesaria sea que ayude a las instituciones de la UE a desarrollar una política energética europea coherente o que permita a la UE expresarse con una sola voz en la escena internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − El objetivo del informe del señor Turmes acerca de las estadísticas sobre energía consiste en diseñar un marco común a nivel de toda Europa, que facilite la disponibilidad de una información completa, exacta y actualizada sobre energía. Al tener los ciudadanos y los políticos mayor conciencia de la importancia y la complejidad de la situación energética, necesitamos tales medidas. He votado a favor de este informe.

 
  
  

- Informe: Bart Staes (A6-0004/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) He votado a favor del informe de mi compañero belga Bart Staes sobre estadísticas de productos fitosanitarios.

Aplaudo la actuación de la Comisión Europea, que, a partir del Sexto Programa de Acción sobre Medio Ambiente de 2002, ha reconocido que el uso de plaguicidas tiene un impacto notable sobre la salud humana y sobre el medio ambiente. En consecuencia, su uso debe ser analizado desde el punto de vista del desarrollo sostenible y debería ser el objeto de estadísticas comunitarias armonizadas y comparables sobre producción, importación, exportación y comercialización con vistas a la elaboración y el seguimiento de legislación comunitaria en este ámbito. Es importante señalar que no sólo son las actividades agrícolas las que utilizan plaguicidas; también las utilizan empresas responsables del mantenimiento de espacios verdes, de los servicios de mantenimiento de las carreteras o los ferrocarriles.

Por último, apoyo la idea de clarificar el término «productos fitosanitarios», sustituyéndolo por el término «plaguicidas» en el Reglamento y explicando claramente lo que significa.

 
  
MPphoto
 
 

  Duarte Freitas (PPE-DE), por escrito. (PT) Estoy de acuerdo con la propuesta de la Comisión, ya que resulta esencial disponer de estadísticas detalladas, armonizadas y actualizadas sobre la venta y el uso de productos fitosanitarios a nivel comunitario con el fin de controlar correctamente los riesgos asociados al uso de estos productos.

La propuesta de crear un marco legal que establezca unas normas armonizadas para la recogida y difusión de datos relativos a la comercialización y el uso de productos fitosanitarios es vital, ya que el cálculo de los indicadores de riesgo requiere unos datos adecuados, pero según los expertos, los datos existentes sobre productos fitosanitarios carecen de facilidad de acceso, transparencia y fiabilidad.

Aunque no estoy de acuerdo con algunos detalles en el informe, como la inclusión de los biocidas, no restan méritos a las ideas básicas de la Comisión. El informe, efectivamente, contiene algunas propuestas muy positivas, como la inclusión de ámbitos no agrícolas en la futura legislación y la correcta protección de datos comerciales. En consecuencia, he votado a favor del informe Staes.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE-DE), por escrito. (FR) He votado a favor de este informe. Comenzamos ahora a atisbar las perniciosas consecuencias a largo plazo de los residuos omnipresentes de los plaguicidas: cánceres, trastornos endocrinos, reducción de la fertilidad masculina, sistemas más débiles de defensa inmunológica, problemas de conducta. La exposición a los plaguicidas también puede aumentar el riesgo de asma en los niños.

El control de los riesgos relativos al uso de plaguicidas significa, por tanto, que necesitamos unos indicadores adecuados. Los indicadores deben suministrar datos que sean accesibles, transparentes, relevantes y fiables a fin de reducir los riesgos y el daño para el medio ambiente y la salud humana.

Los componentes activos de los biocidas también se utilizan como productos fitosanitarios y presentan casi los mismos efectos sobre la salud y el medio ambiente. Esta categoría también tiene que quedar claramente definida y ser tenida en cuenta en las estadísticas.

Para permitir que las cifras sean lo más realistas posible, deben cubrir el uso de productos fitosanitarios no sólo en las actividades agrícolas, sino también en las no agrícolas, como el mantenimiento de los espacios verdes, las empresas de mantenimiento de las carreteras y de las vías férreas. A la larga hay que poner realmente en práctica una reducción cuantificable del uso de estos productos.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − La exigencia de la recogida obligatoria de cifras relativas a la venta, el uso y la distribución de productos fitosanitarios es una iniciativa que apoyo. Va a permitir una evaluación adecuada del riesgo que estos productos pueden plantear para la salud humana y el medio ambiente. Los biocidas deben formar parte del Reglamento propuesto para garantizar la coherencia de las definiciones con el paquete sobre plaguicidas. El Reglamento tiene que incluir además el uso no agrícola de productos fitosanitarios. Me complace que el informe procure cumplir estos requisitos y he votado en consecuencia.

 
  
  

- Informe: Elisabeth Jeggle (A6-0046/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) He votado a favor del informe consultivo de mi compañera alemana Elisabeth Jeggle sobre el aumento de las cuotas lácteas a partir del 1 de abril de 2008. Pretende responder a la creciente demanda de leche dentro de la Unión Europea y en los mercados globales.

Aplaudo el compromiso que permite a los Estados miembros aumentar sus cuotas de producción en un 2 % el 1 de abril de 2008. Ha de contribuir a restaurar el equilibrio entre los países que superan sus cuotas y aquellos que no llegan a agotarlas con el fin de limitar las sanciones por excedentes a nivel de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Colm Burke, Avril Doyle, Jim Higgins, Mairead McGuinness y Gay Mitchell (PPE-DE), por escrito. − Apoyamos el informe Jeggle sobre las cuotas nacionales para la leche, que prevé un aumento del 2 % en las mismas. En la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural he presentado enmiendas abogando por un mayor aumento de la cuota láctea hasta el 3 %. No fueron aprobadas en la comisión, ni tampoco lo han sido hoy en el Pleno. Nuestro Grupo ha respaldado el planteamiento de consenso para permitir un aumento voluntario de la cuota láctea del 2 % y hago un llamamiento para que siga el ejemplo del Parlamento y conceda luz verde para que los productores de leche aumenten la producción en un 2 % a partir de abril. Apoyamos la idea de establecer un mecanismo equilibrador de cuotas lácteas que permita a los países con exceso de producción utilizar cuotas infrautilizadas en otros Estados miembros. Parece injusto penalizar a los productores que pueden y desean aumentar la producción en algunos Estados miembros en un momento en que la UE, en conjunto, no está cubriendo su cuota. Dicho esto, la votación de hoy constituye una señal para los productores en el sentido de que el régimen de cuotas se está relajando lentamente a la vista de la supresión de las cuotas en 2015.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. − (PT) Aunque el informe de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural se distancia de la propuesta de la Comisión al decantarse por un aumento voluntario del 2 % en las cuotas lácteas por los Estados miembros e ignora el final del régimen de cuotas, la verdad es que no toma partido contra el desmantelamiento del actual sistema de cuotas o contra la liberalización del sector a partir de 2015, tal como había previsto la señora Comisaria, pero que nosotros rechazamos. De ahí la razón de nuestra abstención.

Tememos que este aumento del 2 % de las cuotas para los Estados miembros, aunque opcional, vaya a permitir a los países grandes y a sus grandes productores incrementar su producción, lo que provocará una caída de los precios para los productores y desembocará en una situación de dumping, que puede servir de pretexto para una más fácil justificación de su subsiguiente desmantelamiento.

Cualquier aumento de las cuotas debe ir ligado a un estudio comunitario. Partiendo de los niveles actuales de consumo en cada país, tal estudio debería definir los objetivos de consumo mínimo deseable, que deberían ir acompañados de políticas nacionales y europeas para apoyar un aumento de la producción en países deficitarios. De esta forma, se puede promover el aumento «regionalizado» de las cuotas lácteas, sobre todo en las regiones más remotas y montañosas, que pueden complementarse mediante la creación de un «premio» para apoyar la recogida organizada de leche de los productores en estas regiones, garantizándoles con ello unos ingresos dignos.

 
  
MPphoto
 
 

  Duarte Freitas (PPE-DE), por escrito. (PT) En el sector lácteo, la estabilidad a largo plazo y la capacidad de predicción son esenciales para los productores y hay que prestar plena atención a cualquier problema en el sistema, que debe subsistir hasta 2015.

Los cambios propuestos ahora en términos de un aumento de las cuotas, junto con una reducción de las multas indicada en el informe Goepel, significan el inicio del desmantelamiento del sistema mucho antes de 2015.

A pesar de las recientes variaciones en el mercado lácteo, tanto Portugal como la UE producen por debajo de sus cuotas, que es la razón por la que, en lugar de aumentar éstas, debería realizarse algún ajuste de compensación entre los países, ya que 18 de los 27 están produciendo por debajo de su capacidad.

Este aumento del 2 %, voluntario o no, constituye por tanto una señal inicial al mercado en el sentido de que las regiones con una mayor capacidad competitiva resultarán beneficiados a costa de las regiones menos favorecidas.

A pesar de que el informe Jeggle mejora la propuesta de la Comisión, me he abstenido de votar para expresar mi desacuerdo con lo que, en la práctica, constituye el comienzo del desmantelamiento del sistema de cuotas lácteas.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − El compromiso alcanzado en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural en relación al informe de Elisabeth Jeggle sobre cuotas lácteas es satisfactorio. Se precisa un aumento del 2 % en las cuotas lácteas para permitir a Europa responder a una mayor demanda del mercado. Aunque pienso que debería implantarse en toda la UE, conceder a los Estados miembros la opción de ejecutar las cuotas representa un compromiso mejor que otras alternativas. No apoyo ninguna enmienda en contra y he votado de acuerdo con estos planteamientos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Claude Martinez (NI), por escrito. (FR) Se dijo que había torrentes de leche, montañas de mantequilla y cámaras frigoríficas repletas de carne. Entonces Bruselas inventó ciertas recetas malthusianas para reducir la producción. Ha habido cantidades máximas garantizadas, barbecho, primas por sacrificios y cuotas … para la leche. Han desaparecido miles de ganaderos de vacas de leche. Nueva Zelanda dominaba el mercado de la leche.

Entonces cambiaron las cosas. Hubo escasez de leche. Los precios se dispararon. Bruselas reconoció finalmente la locura de su política para restringir la producción. Así que decidimos aumentar las cuotas en un 2 %. Eso también se hace, conviene decirlo, en favor de un «aterrizaje suave», ya que las cuotas serán abolidas en 2015 y el mercado será entregado a un liberalismo integral, con los subsiguientes riesgos para nuestros ganaderos en las montañas.

Hemos arruinado a los ganaderos en la década de los 80 y hemos impedidos a los jóvenes incorporarse al mercado, ya que no era posible «comprar» la «licencia» de operador, que eran las cuotas. Ahora nos encaminamos a una mayor desertización en zonas agrícolas montañosas, pues ya no existen cuotas para desplegar como red de seguridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Las sequías y la escasez de piensos, por ejemplo en Australia, han provocado un aumento de los precios de la leche. Algunos Estados miembros no han agotado sus cuotas lácteas originales ni siquiera ahora, mientras que otros están alcanzando el límite o luchando para permanecer dentro del mismo. Por esa razón, en cualquier caso se han elevado las cuotas lácteas en un 0,5 % en algunos países. Si ahora se aplicara simultáneamente un nuevo aumento del 2 % en las cuotas, el frágil equilibrio entre oferta y demanda se vería gravemente afectado y, en consecuencia, caerían los precios de la leche.

Los principales perdedores serían los pequeños agricultores en las zonas rurales, que desempeñan el papel de guardianes del legado cultural y dependen de la producción de leche, pero no tienen oportunidad alguna de producir en grandes cantidades. Los agricultores piensan, no sin razón, que están siendo explotados, mientras se espera que los consumidores se hagan cargo de la factura de unos mayores precios de la leche y los alimentos, ninguno de los cuales llega a los pequeños productores. Va siendo hora de que hagamos algo al respecto.

Una situación temporal del mercado no debe traducirse en estas medidas programadas con sus efectos de largo alcance. En consecuencia he votado en contra del informe Jeggle sobre un nuevo incremento de las cuotas lácteas.

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) La organización del mercado lácteo está subordinada a las empresas monopolistas del sector, que controlan la mayor parte del mercado y han comenzado a propugnar su plena liberalización con el fin de maximizar los beneficios.

La propuesta de la Comisión en favor de una política de «aterrizaje suave» y un aumento del 2 % de las cuotas todos los años hasta 2014, cuando expire el Reglamento actual, equivale a una intensificación de la desigual distribución de las cuotas entre los Estados miembros. La propuesta iría exterminando lentamente las pequeñas y medianas empresas de ganadería, que pelean por sobrevivir, sobre todo de resultas de los marcados incrementos de los precios de los piensos.

Nos oponemos radicalmente a la liberalización del mercado en el sector lácteo. Creemos que un aumento no lineal de las cuotas nacionales resulta vital para poder conceder incrementos adicionales a los Estados miembros en los que las cuotas de producción han sido tradicionalmente insuficientes. Eso es cierto en Grecia, donde la producción apenas cubre el 50 % del consumo interior.

Respaldamos a los ganaderos que reclaman medidas de apoyo directo para las pequeñas y medianas empresas, sobre todo en las regiones montañosas e insulares, y en otras particularmente problemáticas, sobre todo cuando la situación actual está provocando el abandono de la actividad agrícola y ganadera.

 
  
MPphoto
 
 

  Ole Christensen, Dan Jørgensen, Poul Nyrup Rasmussen, Christel Schaldemose y Britta Thomsen (PSE), por escrito. − (DA) Los diputados daneses del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo han votado en contra del informe sobre el «chequeo» de la PAC, ya que el informe se opone a mejorar el sistema de respeto de otras obligaciones (condicionalidad) y a la transferencia de dinero de los pagos directos al desarrollo rural, tal como había propuesto la Comisión.

A juicio de la delegación resulta necesario por razones de índole medioambiental, entre otras, introducir una modulación obligatoria del 20 % y reforzar el sistema de respeto de otras obligaciones (condicionalidad).

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Schlyter (Verts/ALE), por escrito. (SV) Voto en contra de este informe porque pienso que debería haberse habilitado un incremento de las cuotas para los productores de leche orgánica. El incremento que se propone ahora va a beneficiar principalmente a los productores a gran escala a costa de los pequeños productores.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Simpson (PSE), por escrito. − En nombre de los diputados laboristas británicos deseo explicar las razones por las que hemos votado como hemos hecho sobre este informe.

Apoyamos decididamente el incremento del 2 % en las cuotas lácteas para el año 2008/2009 propuesto por la Comisión, permitiendo a los agricultores europeos responder a las mayores demandas del mercado. Contamos con agricultores en la UE sobradamente capaces para responder a las mayores demandas globales de leche y sería inaceptable negarles la oportunidad para aprovechar la situación favorable del mercado.

Sin embargo, lamentamos que el Parlamento apoye un aumento voluntario, en lugar de obligatorio, del 2 % en las cuotas lácteas. Para mí, el incremento del 2 % constituye un paso para ofrecer a los productores de leche la oportunidad de producir más y contribuir con ello a la transición hacia una mayor orientación al mercado. Eso es coherente con el aterrizaje suave futuro del sistema de cuotas lácteas en 2015, tal como prevé el «chequeo» a la PAC.

Aunque comprendo que muchos países no agotan sus actuales asignaciones de cuotas, incluido el Reino Unido, creo sinceramente que, en paralelo con la abolición de las cuotas lácteas en 2015, necesitamos que los agricultores se vayan acostumbrando a la idea de tener la opción de producir más.

(Explicación de voto acortada de conformidad con el apartado 1 del artículo 163 del Reglamento).

 
  
MPphoto
 
 

  Marek Siwiec (PSE), por escrito. − Yo estaba a favor de la posición de que el mercado lácteo de la UE se liberalizara con mayor rapidez de la prevista en un proyecto de propuesta y he votado a favor de un incremento de las cuotas lácteas, aunque el incremento del 5 %, tal como fue solicitado por Polonia, no ha sido presentado en el Pleno. No se logró una mayoría favorable para esta propuesta en el PE.

Las restrictivas cuotas lácteas en Polonia amenazan con transformar al país, de un exportador neto de productos lácteos, en un importador neto en el plazo de cinco a siete años.

La UE asignó a Polonia, con mucho, las mayores cuotas ofrecidas a ninguno de los otros 10 países de la adhesión, lo cual es representativo de la posición de Polonia como cuarto mayor productor de leche de la UE de 25 miembros en el momento de entrar en la misma en mayo de 2004. Sin embargo, las cuotas de Polonia pueden juzgarse exiguas en comparación con las mayores cuotas de los tres principales productores de leche de Europa: Alemania, Francia y Gran Bretaña.

Las cuotas son la herencia de una era pasada en la que las explotaciones lácteas de Europa producían torrentes ingentes de leche y la UE tenía que contribuir a evitar que se hundieran los precios.

El aumento de las cuotas lácteas puede juzgarse como el principio de la supresión de las cuotas, dado que el sistema de cuotas lácteas de la UE debe expirar en 2015.

 
  
MPphoto
 
 

  Ewa Tomaszewska (UEN), por escrito. (PL) He votado a favor de la aprobación de las enmiendas 18 a 21, a saber, el bloque 1. Lo he hecho a la vista de la escasez de leche para consumo interno y para la exportación en los países europeos, ya que esta escasez significa que los niños de las familias más pobres estarán desnutridos y las posibilidades de exportación de los Estados miembros quedarán reducidas. Las enmiendas han sido efectivamente rechazadas, pero de todas formas he votado a favor de la aprobación del documento en su conjunto, ya que el incremento de las cuotas lácteas en un 2 % representa al menos un paso en la dirección correcta, aun cuando sea un avance demasiado pequeño. Aumentar las cuotas en un 3 % y luego suprimirlas totalmente en el futuro, tal como nuestro Parlamento ha propugnado ya en el transcurso de los debates, constituiría una solución mucho más beneficiosa. No obstante, es preferible incrementar las cuotas, aunque sea sólo un 2 %, a no realizar ningún cambio.

 
  
  

- Informe: Lutz Goepel (A6-0047/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Alessandro Battilocchio (PSE), por escrito. (IT) Señor Presidente, Señorías, he votado a favor del informe Goepel sobre el «chequeo» de la PAC como reconocimiento a la labor realizada en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural por la delegación socialista. Ha alcanzado resultados aceptables en asuntos que siempre han sido muy importantes para el desarrollo de la agricultura en la Unión Europea.

Los resultados continúan sin ser los mejores posibles, pero esperamos que, gracias a los esfuerzos y el espíritu de compromiso mostrado por el señor Capoulas y mis demás compañeros en la Comisión AGRI, quienes en algunas ocasiones han dejado de lado sus propios intereses nacionales, resulte posible conseguir resultados mucho más ambiciosos en la próxima etapa, a saber, en el paquete legislativo que será desvelado en mayo y sometido a examen bajo la Presidencia francesa. Tenemos que ser más ambiciosos, sobre todo en lo referente a una redistribución más equitativa de la ayuda, una mayor transparencia, mejores políticas de desarrollo rural, una red de seguridad eficaz para la gestión del riesgo en el caso de catástrofes naturales, y el papel de la agricultura y su contribución a la lucha contra el cambio climático, así como en lo relativo a los biocombustibles.

El resultado de hoy permite al Parlamento Europeo celebrar un debate más amplio sobre el futuro de la PAC, que es necesario adaptar al cambio social y económico, si bien ha de continuar siendo uno de los pilares de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernadette Bourzai (PSE), por escrito. – (FR) Era importante que la Cámara emitiera su opinión sobre las directrices generales para el «chequeo» futuro.

El Grupo Socialista en el Parlamento Europeo ha alcanzado una serie de victorias importantes, como la crítica a la disociación de los pagos (ganadería y pequeñas cosechas), los objetivos de la PAC en cuanto a seguridad alimentaria, la preservación de ecosistemas, la mejora de tierras, el efecto redistributivo de la limitación degresiva, de la modulación, las redes de seguridad, el reconocimiento del papel de las asociaciones interprofesionales, la contribución de la agricultura al cambio climático, etc.

No obstante, a diferencia del Grupo PSE, me he dispuesto a apoyar una serie de puntos:

- la disociación parcial de la ayuda directa tiene que mantenerse para las primas animales, pero hay que tener cuidado de no incluir solamente ganaderías intensivas o a gran escala (apartado 26, apartado 32)

- las referencias históricas no pueden calibrar el cumplimiento por los agricultores de los elevados estándares medioambientales (apartado 16)

- el mantenimiento de la limitación progresiva de la ayuda directa, ya que eso permitiría una distribución más equitativa de los recursos de la PAC (apartado 67)

- la crítica a los estudios sobre los OMG, recuerdo de que resulta imposible poner en práctica la coexistencia, apoyo al principio de cautela (enmienda 30)

- el rechazo de la supresión de las cuotas lácteas en 2015 (apartado 76)

 
  
MPphoto
 
 

  Colm Burke, Avril Doyle, Jim Higgins, Mairead McGuinness y Gay Mitchell (PPE-DE), por escrito. − Apoyamos el tono general del informe sobre el «chequeo» de la PAC. Sin embargo, es importante señalar que la situación particular de Irlanda, que ha disociado totalmente todos los pagos directos de la producción, debe ser tenida en cuenta. En concreto, los compromisos contraídos con todos los agricultores en las reformas de la Agenda 2000 en el sentido de que habría una reducción de la burocracia. Por ahora, la experiencia no ha sido del todo positiva.

En cuanto al asunto específico de mantener los pagos a los productores, no podemos aceptar un avance hacia un régimen de tasa plana por superficie. Los agricultores han hecho sus presupuestos conforme al sistema actual que va a estar vigente hasta 2013. Además, las iniciativas para aumentar la modulación y detraer una mayor cantidad de los pagos directos de los productores, no nos parecen acertadas. Hubiéramos visto con mejores ojos un fuerte incremento de las cuotas lácteas, pero de acuerdo con nuestra opinión sobre el informe Jeggle, hemos aceptado la opinión de consenso sobre un aumento del 2 % para el próximo ejercicio comercial.

A la larga, no obstante, es la amenaza que supone una mala negociación en la OMC la que se cierne sobre la agricultura de la UE. Hay que oponerse a esa negociación.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (PSE), por escrito. − (PT) He votado a favor del informe Goepel sobre el «chequeo» de la PAC porque propugna medidas esenciales para apoyar el desarrollo de la agricultura, uno de los sectores más grandes en la Unión Europea.

A este respecto, quiero resaltar el argumento del informe de que hay que habilitar fondos para mantener la industria lechera en regiones como las Azores. También deseo subrayar el notable compromiso del señor Capoulas Santos y la importante contribución que han supuesto sus enmiendas.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. − (PT) La crítica por parte de esta resolución a la propuesta de la Comisión resulta insuficiente, aun cuando incluye dos de las principales propuestas realizadas por nosotros. Sin embargo, su enfoque general es negativo, sobre todo por cuanto insiste en disociar las subvenciones a la producción haciendo un llamamiento a la Comisión para que impulse a un ritmo mayor la política de disociación. No obstante, la experiencia demuestra que disociar la ayuda directa de la producción agrícola tiene efectos perniciosos: de ahí nuestro voto en contra de la propuesta de resolución.

De todas formas pensamos que el rechazo por parte del informe de cualquier renacionalización de la Política Agraria Común (PAC) es positiva, al igual que la petición de medidas para reestructurar e impulsar sectores agrícolas clave (como los sectores lácteo, bovino y ovino). Nos complace igualmente que hayan sido aprobadas las propuestas formuladas acerca de la necesidad de que la Comisión Europea tenga en cuenta, durante las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio, las características específicas de la producción agrícola como sector de producción alimentaria y elemento estructurante del equilibrio territorial, la preservación del medio ambiente y la garantía de unos niveles adecuados de seguridad alimentaria.

Asimismo consideramos positiva la aprobación de nuestro llamamiento a la Comisión y a los Estados miembros para que adopten las medidas necesarias a fin de evitar la actividad especuladora, el control del mercado de productos alimentarios y la formación de cárteles por las empresas de alimentación.

 
  
MPphoto
 
 

  Christofer Fjellner (PPE-DE), por escrito. (SV) El actual «chequeo» a la Política Agrícola Común ha brindado a la Comisión y al Parlamento Europeo una oportunidad para dar unos pasos ambiciosos y decididos a fin de mantener bajo control el desarrollo continuado de la política. Es fundamental que la reforma de la Política Agrícola Común continúe desarrollándose por cauces de orientación al mercado, lo que significa que la opción del consumidor constituye el factor clave en las decisiones de los agricultores sobre la producción, al tiempo que reducimos el coste total de la política agrícola. El firme crecimiento actual de la demanda global de productos agrícolas proporciona un entorno favorable en el que acelerar la desregulación de la política agrícola.

La delegación moderada deplora el hecho de que ni la Comisión ni el Parlamento Europeo hayan aprovechado la oportunidad para hacerlo. Por tanto, hemos votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Glyn Ford (PSE), por escrito. − Me he abstenido en la votación final de este informe. Aunque contiene muchos elementos válidos, no va lo suficientemente lejos. Cualquier reforma de la PAC, en primer lugar, tiene que reducir las ayudas y aumentar el papel del mercado en la agricultura. Segundo, tiene que procurar promover una economía rural más amplia en lugar de centrarse en la agricultura solamente. Tercero, tiene que promover alimentos «buenos», en lugar de anteponer la cantidad a la calidad. Únicamente sobre esta base podremos establecer una PAC que satisfaga las necesidades y los requisitos del nuevo milenio.

 
  
MPphoto
 
 

  Duarte Freitas (PPE-DE), por escrito. (PT) Excepto por el asunto de las cuotas lácteas, considero muy adecuada la propuesta de la Comisión. El informe Goepel la mejora en muchos aspectos, aun cuando introduce algunas enmiendas con las que no puedo estar de acuerdo.

Por una parte, respaldo la idea de limitar las ayudas, tal como propone la Comisión, ya que, si se tiene en cuenta el peso cada vez mayor de la opinión pública sobre las subvenciones a los agricultores y a raíz de la ejecución de la Revisión de la Protección de los Suelos, que ha convertido el sistema en más claro y más transparente, han salido a la luz algunos desequilibrios. Por tanto, resulta esencial encontrar una forma justa de limitar el nivel de subsidios pagados a los grandes agricultores.

Por otra, considero que mantener las ayudas de la modulación en las respectivas regiones no va a contribuir a resolver las importantes diferencias regionales que existen en la agricultura europea.

Por último, en relación a las cuotas lácteas, estoy en contra del aumento del 2 % en 2008 y también de la reducción de las sanciones, ya que considero que estas medidas provocarán que el sistema de cuotas lácteas quede desmantelado antes de 2015, con consecuencias adversas para las regiones más vulnerables que dependen de la producción de leche y para todos sus agricultores que han invertido en este sector y que, por tanto, verán sus expectativas reducidas a la nada.

Por todas estas razones, me he abstenido en la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito. – (FR) El «chequeo» a la PAC establecido por la Comisión no es en absoluto un chequeo: es una nueva reforma no confesada. Constituye asimismo un nuevo paso hacia la reorganización económica del mundo en el que la Europa de Bruselas ha estado trabajando según las indicaciones de Washington: en los países meridionales y en los Estados Unidos, agricultura; en el norte, servicios e industria, en medio de una fiera competencia por parte de las naciones emergentes.

La agricultura europea sencillamente se sacrifica y pronto será entregada a las solas fuerzas del mercado; un mercado amañado, además, ya que se le ha dejado indefenso ante las importaciones y se le ha negado el acceso a los mercados de exportación.

La agricultura no es un sector como otro cualquiera. Dado que alimenta a seres humanos, constituye una cuestión de independencia y soberanía nacional. La calidad de los alimentos afecta a la salud pública. Las labores de las tierras afectan a la planificación del aprovechamiento del suelo, la protección del medio ambiente, la biodiversidad, la gestión de los recursos del agua, la organización y la población de las zonas rurales, aunque continúa siendo una actividad productiva.

Prescindir de todas las políticas agrícolas activas constituye algo más que un delito: es un enorme error. Es una lástima que, al margen de algunos elementos positivos, el ponente no haya puesto en duda esta forma de razonar.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) En Suecia, tanto los anteriores gobiernos como el actual han realizados declaraciones positivas sobre el futuro «chequeo» del presupuesto a largo plazo de la UE y la Política Agrícola Común durante los años venideros, con la esperanza de que conduzca a cambios y reformas muy considerables.

Ahora vemos que la mayoría federalista en el Parlamento Europeo defiende la postura que adoptaron en 2002 los Jefes de Estado y de Gobierno de mantener en su totalidad los fondos agrícolas del primer pilar al mismo nivel hasta 2013 y de respetar dicho planteamiento.

¿Cómo puede interpretarse el acuerdo de 2002 de maneras tan dispares? La mayoría Demócrata-Cristiana/Conservadora y Social-Demócrata en el Parlamento Europeo piensa que las reformas sólo se van a producir a partir de 2013. Los socialdemócratas suecos y la Alianza por Suecia han dicho a los votantes que las reformas serán introducidas directamente en el presupuesto a largo plazo sobre la base del «chequeo» en 2008-2009.

¿Qué bando está interpretando correctamente el acuerdo de 2002?

Junilistan considera inequívocamente que, directamente tras la finalización del «chequeo», han de producirse reformas a la Política Agrícola Común y una reducción de sus costes en el presupuesto de la UE. Cualquier otra solución sería una traición a los votantes en los seis Estados miembros que, en 2005, no querían ampliar el presupuesto a largo plazo de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE-DE), por escrito. (FR) He votado a favor de este informe, que recomienda, en concreto, tomar en consideración las características especiales de las regiones con dificultades y los sectores sensibles como la ganadería y simplificar las normas para los agricultores.

El objetivo consiste en mejorar el funcionamiento de la Política Agrícola Común sobre la base de la experiencia adquirida desde 2003, y adaptarla a los nuevos retos y posibilidades que se presentan en 2008 en una Unión Europea con 27 Estados miembros.

El informe sostiene que la ayuda directa va seguir siendo necesaria después de 2013, no sólo en el caso de que existan problemas en los mercados, sino también para compensar los servicios prestados por los agricultores a la sociedad y las normas muy elevadas en cuanto a medio ambiente, sanidad y bienestar animal.

En relación con la gestión de riesgos, la Comisión debería entender un mensaje de la Cámara en este informe con vistas a la futura reforma de la PAC.

Hay que desarrollar, con carácter urgente, esquemas de seguros privados o mixtos con respaldo financiero público, garantizando que los Estados miembros permanezcan en pie de igualdad. La Comisión debe contemplar la introducción en el futuro de un sistema europeo de reaseguros para catástrofes por agentes meteorológicos o de índole medioambiental, y las medidas de prevención de riesgos deberían subvencionarse dentro del primer pilar (apoyo a los mercados agrícolas).

 
  
MPphoto
 
 

  Marian Harkin (ALDE), por escrito. − Apoyo rotundamente la idea de que necesitamos garantizar la adecuada subvención al desarrollo rural; muchas personas que viven en zonas rurales no están directamente implicadas en la agricultura o tienen una participación a tiempo parcial en la misma; para garantizar un desarrollo regional equilibrado hemos de asegurar un equilibrio de los aspectos urbanos y rurales del desarrollo. No obstante, eso no debe lograrse a costa del primer pilar. El desarrollo de las zonas rurales constituye un objetivo meritorio por sí mismo y no debe verse restringido al depender de fondos modulados.

 
  
MPphoto
 
 

  Ian Hudghton (Verts/ALE), por escrito. − He votado a favor de la satisfactoria enmienda 29, que insta a la Comisión y a los Estados miembros para que adopten medidas a fin de evitar el control del mercado de productos alimenticios y la formación de cárteles por parte de las compañías de alimentos, y espero que se emprenda alguna acción para impedir que los supermercados obliguen a los productores de alimentos a aceptar unos precios económicamente insostenibles para sus productos. También he apoyado la enmienda 30, que propugnaba mayores restricciones a los cultivos OMG, apuntando que es imposible que los cultivos OMG coexistan con los cultivos convencionales u orgánicos, y abogando por la retirada de las especies OMG ya introducidas por algunos Estados miembros. Esta actuación cuenta con un claro apoyo público, tal como muestran las encuestas de opinión realizadas hasta ahora.

 
  
MPphoto
 
 

  Astrid Lulling (PPE-DE), por escrito. (DE) A fin de prevenir la escasez y el encarecimiento de los alimentos de alta calidad en Europa, mucha gente debe entender ahora que la agricultura en la UE tiene que ser competitiva, sostenible, multifuncional y de gran alcance, así como competitiva a nivel internacional.

Seguimos necesitando la PAC, que debe garantizar que la agricultura sea fiable, predecible y estable en el futuro.

El compromiso que estamos sometiendo hoy a votación representa una tarea loable por parte de nuestro ponente, Lutz Goepel. Sin embargo, este compromiso no me satisface plenamente, sobre todo porque la modulación propuesta de más de 10 000 euros, aun cuando aparentemente sólo sea del 1 %, no puede esperarse razonablemente que sea aceptada por los agricultores en mi país. El hecho de que estos recursos deban ser devueltos a las regiones de las que proceden sirve de escaso consuelo para los agricultores individuales. Imagínense que impusiéramos recortes en los pagos a los empleados, por ejemplo, en el sector público.

Asimismo acogemos con agrado las propuestas de una red de seguridad básica y un sistema de gestión de crisis.

Es preciso dejar claro que el artículo 69 no constituye ninguna panacea, aun cuando resulte aceptable para hacer un mayor uso de estas facilidades para financiar medidas de ayuda, por ejemplo, a los agricultores jóvenes, la repoblación forestal y las cosechas tempranas.

Aun cuando seguimos sin tener derecho de codecisión en materia de política agrícola, me permito prevenir a la Comisión de que mantenga una postura demasiado tozuda.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − El «chequeo» a la PAC va a marcar el tono para la futura reforma en este ámbito y me resulta difícil de apoyar plenamente el informe de Lutz Goepel sobre el «chequeo». El «chequeo» ciertamente debería procurar crear un sector impulsado por el mercado, comprometido con la sostenibilidad rural y medioambiental. Tenemos que alejarnos de la cultura del proteccionismo y las subvenciones, distorsionadoras del mercado, que facilita la actual PAC. Además, la política debería alentar a los terceros países, sobre todo aquellos en desarrollo, para que comercien con nosotros. He reflejado estas inquietudes en el sentido de mi voto.

 
  
MPphoto
 
 

  Dimitrios Papadimoulis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) Para que vaya adelante, la revisión de la Política Agraria Común exige unas prioridades diferentes y, desde luego, mayores recursos. El abandono de las tierras agrícolas y la reducción de la producción están traduciéndose en la decadencia del campo y la devaluación del papel del sector primario en el ámbito social y económico. Abogamos por una transformación radical de la PAC. Son necesarias medidas para ayudar a los pequeños y medianos agricultores a que continúen con la producción. Hay que mantener la población rural, la diversidad, la protección medioambiental y la salud pública. Propugnamos una política común de seguro agrícola contra todas las eventualidades relacionadas no sólo con la meteorología, sino con la inestabilidad alimentaria y del mercado. Nos oponemos a la prioridad de armonizar las políticas agrícolas con los objetivos y las negociaciones de la OMC. Abogamos por una política agrícola que proporcione alimentos baratos y de alta calidad para todo el mundo, y por tales razones, voy a votar en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Queiró (PPE-DE), por escrito. − (PT) Todas las políticas tienen que corresponder claramente a una necesidad y han de satisfacerla de manera eficaz. Dada la situación actual en términos de mercados agrícolas, patrones de consumo, requisitos medioambientales y tendencias futuras, resulta necesario volver a replantearse y reformar las hipótesis, planteamientos y normas de la Política Agrícola Común. El eje central de esta reforma debe incluir ciertas ideas clave, como la importancia de la viabilidad del mundo rural, la necesidad de impedir la desaparición de la agricultura europea, los ingresos de los agricultores, la necesidad de incorporar a este mercado empresarios jóvenes y modelos creativos de producción y gestión, así como los intereses de los consumidores, que, si bien todos somos consumidores, a menudo no están suficientemente representados.

A pesar de los inconvenientes inmediatos que pueda causar una caída generalizada de los precios agrícolas para determinados sectores de la sociedad, tanto en las economías desarrolladas como las que están en desarrollo, esta reforma aportará una serie de ventajas (habrá inmediatamente un mayor consumo entre la gente en los países que se encuentren en un desarrollo acelerado) y beneficios potenciales, que han de tenerse en cuenta. Este es el enfoque que espero sea aprobado, tanto por las instituciones de la UE como por los gobiernos nacionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Olle Schmidt (ALDE), por escrito. (SV) Hay dos cosas que un simpatizante de la UE debe explicar (si no defender) cuando vuelve a casa y habla de su labor en la UE. Una es el circo ambulante del Parlamento yendo y viniendo a Estrasburgo. La otra es la cuestión de las subvenciones a la agricultura. En ambos casos, el sistema actual resulta igualmente imposible de defender y de explicar. No existen razones válidas para que tengamos que viajar a Estrasburgo. Tampoco existe ninguna razón para que los contribuyentes de la UE tengan que subvencionar a la familia real británica, que es actualmente uno de los principales beneficiarios del sistema, al tiempo que se excluye a los productores africanos.

El informe Goepel ha asumido enteramente el planteamiento equivocado; por eso he votado en contra. Lo he hecho sobre todo porque pienso que sus intenciones apuntan en una dirección equivocada: más apoyo directo, menos reformas, menos orientación al mercado. La Comisión ha realizado unos progresos bastante importantes al virar hacia un sistema más actualizado de apoyo a la agricultura. Es lamentable que el Parlamento parezca querer dar marcha atrás al tiempo.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Simpson (PSE), por escrito. − En nombre de los diputados laboristas británicos deseo explicar las razones por las que hemos votado como hemos hecho sobre este importante informe.

En primer lugar, y ante todo, creemos que es necesaria una reforma a fondo de la PAC, de manera que podamos alejarnos de los pagos directos a los agricultores en favor de un sistema que favorezca la sostenibilidad rural. A este respecto nos gustaría haber presenciado la disociación total de los pagos directos, pero somos conscientes de que muchos Estados miembros tienen un problema en este punto.

Un aspecto clave para mí es que la reforma de la PAC no debería contemplarse como un asunto de las explotaciones agrícolas grandes frente a las pequeñas. Debería ser un asunto de eficacia frente a ineficacia.

Por tanto, yo y la delegación laborista británica vamos a votar a favor de las enmiendas que abogan por una mayor subvención del desarrollo rural, la liberalización del comercio con los países en desarrollo y en contra de las enmiendas que intentan aplicar medidas proteccionistas a los agricultores de la UE. Nos gustaría que la Comisión propusiera la supresión de la limitación degresiva y que abordara de forma más radical el tema de los pagos directos.

No vamos a votar en contra del informe, sino que vamos a abstenernos con la esperanza de que, cuando se presenten las propuestas legislativas, el Parlamento sea capaz de reconocer la necesidad de una reforma radical.

(Explicación de voto acortada de conformidad con el apartado 1 del artículo 163 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (PSE), por escrito. − La necesidad de reforma de la PAC tiene que ser constante. Por desgracia, el informe del Parlamento no es suficientemente ambicioso.

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Strož (GUE/NGL), por escrito. − (CS) Respecto del informe del señor Lutz Goepel sobre el «chequeo» de la PAC, puesto que soy uno de los representantes checos en el Parlamento Europeo, considero mi deber llamar urgentemente la atención sobre los siguientes hechos. La propuesta de la Comisión en favor de la revisión de la Política Agrícola Común debe traducirse en los textos legislativos que el Consejo y el Parlamento Europeo van a presentar, como muy tarde, en mayo de 2008. La República Checa apoya plenamente la agricultura europea que es dinámica y está centrada en el desarrollo sostenible de los sectores agrícolas y alimentaria, cuyas prioridades consisten en garantizar tanto la seguridad alimentaria como la seguridad energética. Para la República Checa, la modulación y la degresividad de los pagos directos constituyen las medidas más importantes entre las que se deben someter a debate en el transcurso de la revisión de la PAC.

Medidas como la degresividad –la reducción de los pagos de acuerdo con el tamaño de las explotaciones agrícolas– tendrían un impacto selectivo sólo en determinados Estados miembros y un efecto negativo sobre la competitividad del sector agrícola en países como la República Checa. Al mismo tiempo, estas medidas conducirían claramente a la disolución organizativa de las explotaciones agrícolas. Por estas razones, en concreto, resulta difícil que la República Checa acepte la actual propuesta de modulación y degresividad, y no solamente la República Checa, quiero pensar.

 
  
MPphoto
 
 

  Marianne Thyssen (PPE-DE), por escrito. − (NL) En el Tratado de Lisboa, los cinco objetivos de la PAC continúan inalterados en relación con el Tratado actual. El Tratado estipula, entre otras cosas, que deben garantizarse precios razonables. Este objetivo resulta ahora más importante que nunca para los consumidores.

Otro problema es la eficacia de la política agrícola europea en estos momentos. Al fin y al cabo, no debemos permanecer ciegos ante la cara negativa de la actual PAC: los agricultores tienen que ser capaces de obtener unos ingresos, pero también de trabajar de manera eficaz para que los jóvenes sigan optando por una carrera en la agricultura.

A menudo repito las palabras de la señora Fischer Boel, Comisaria de Agricultura y Desarrollo Rural, cuando dice que no es preciso estar enfermo para someterse a un «chequeo». Tenemos que osar preguntar si la política agrícola actual se adapta al desarrollo del mercado (mundial) y a las necesidades de la UE de 27. Además, el debate relativo al «chequeo» constituye una oportunidad cotidiana para que la política agrícola siga siendo responsable ante la opinión pública.

Señorías, los ciudadanos europeos esperan certeza y seguridad alimentaria y una participación en la soberanía alimentaria. Con este informe de iniciativa propia, el Parlamento está poniendo sus cartas sobre la mesa y presentando un texto sólido a la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Toussas (GUE/NGL), por escrito. – (EL) Las propuestas de «chequeo» de la PAC constituyen un nuevo ataque a los pequeños y medianos agricultores.

Los pequeños y medianos agricultores están padeciendo los resultados de la revisión de 2003 de la PAC: el paro ha aumentado debido a la desaparición de miles de pequeñas y medianas explotaciones.

En Grecia, el cultivo de tabaco ha decrecido en un 70 %, dos plantas azucareras de un total de cinco han cerrado, los ingresos agrícolas han menguado y los viñedos están sometidos a reducción.

Las nuevas propuestas de la Comisión están disociando la ayuda de la producción y transfiriendo los recursos de la ayuda directa para los agricultores al segundo pilar, en beneficio principalmente de los hombres de negocios. Las propuestas suprimen totalmente la intervención y reducen las subvenciones agrícolas a partir de 2009. Todo ello precipitará la defunción de las pequeñas y medianas explotaciones.

Estas medidas pretenden conseguir un mayor apoyo por parte de los terratenientes y las empresas multinacionales de la alimentación. La tierra sufrirá una concentración más rápida, la producción y el comercio de productos agrícolas estarán en manos de unos pocos, y las desigualdades e injusticias fundamentales de la PAC se agudizarán (el 20 % de las empresas recibe el 80 % de las subvenciones). Las alusiones a que la agricultura contribuye a proteger el medioambiente son hipócritas, ya que la erradicación de miles de pequeñas y medianas explotaciones no hace sino contribuir a la devastación de las regiones, mientras que el uso de los cultivos para biocombustibles contribuirá al aumento de los precios de los alimentos.

Vamos a votar en contra de la propuesta de la UE de un «chequeo» de la PAC.

 
  
  

- Informe: Christa Klaß (A6-0031/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (PSE), por escrito. − (PT) He votado a favor del informe de la señora Klaß sobre la situación de la mujer en las zonas rurales de la Unión Europea porque considero que las políticas de desarrollo rural deben prestar atención a la dimensión de género. De esa forma podrán contribuir a alcanzar los objetivos de la Estrategia de Lisboa en cuanto a crecimiento, educación, empleo y cohesión social.

Creo que las mujeres desempeñan un papel vital en la promoción del crecimiento local y social. Esa es la razón por la que las propuestas para mejorar las condiciones de vida de la mujer en las zonas rurales, por ejemplo mediante la creación de infraestructuras de educación y formación a todos los niveles, el fomento de la igualdad de acceso al mercado laboral, la habilitación de incentivos para alentar las iniciativas empresariales de las mujeres y el desarrollo de servicios sociales y sanitarios de alta calidad, resultan esenciales para el desarrollo rural sostenible.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. − (PT) Aplaudimos el hecho de que hayan sido aprobadas varias enmiendas que mejoran el informe final, incluida una de nuestras enmiendas señalando la necesidad de conceder el mayor valor posible al trabajo de la mujer, incluido el de las mujeres inmigrantes, que no pertenecen a familias propietarias de explotaciones agrícolas pero realizan labores en el campo, y que se ven especialmente afectadas por la discriminación en el mundo de la agricultura. Por tanto hemos votado a favor de este informe.

Sin embargo, lamentamos que nuestras demás propuestas sobre la situación de la mujer en las zonas rurales no hayan sido aprobadas. Esta circunstancia se ve notablemente influida por la situación agrícola general y las mujeres están padeciendo las consecuencias de medidas injustas en la PAC (Política Agrícola Común), que han desembocado en el creciente abandono de pequeñas y medianas explotaciones y de la agricultura con centro en la familia.

Por tanto, seguimos subrayando la necesidad de una revisión en profundidad de la PAC, concediendo prioridad a la protección de la agricultura centrada en la familia y las pequeñas y medianas explotaciones a fin de apoyar la producción y de garantizar los ingresos.

 
  
MPphoto
 
 

  Genowefa Grabowska (PSE), por escrito. (PL) Sin restar importancia a las ciudades y las grandes conurbaciones, es importante tener presente que la mayor parte de la vida social y económica europea se desarrolla en las zonas rurales. Por eso ha supuesto una alegría para mí el informe de la señora Klaß sobre la situación de la mujer en las zonas rurales. Nuestro debate sobre este tema encaja perfectamente con el debate general ligado a la celebración del Día Internacional de la Mujer.

Apoyo la idea principal recogida en este informe, a saber, que el desarrollo de las zonas rurales no puede basarse exclusivamente en la agricultura. La política agrícola de la UE pretende garantizar un auténtico desarrollo sostenible en las zonas rurales, proporcionando con ello a la población local, incluidas las mujeres, nuevas oportunidades para desarrollar mejor su potencial. Esto implica que las mujeres adopten un papel más importante en la vida de las comunidades locales, desempeñando su función en la creación de nuevas empresas e implicándose en el sector en desarrollo de los servicios.

Es preciso subrayar claramente que el principio rector que debe prevalecer a la hora de definir la operación de las zonas rurales es la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Una de las formas en que puede evaluarse es en términos del acceso de la mujer al mercado laboral. Por desgracia, los indicadores del empleo femenino son los más bajos en las zonas rurales, ya que las mujeres que trabajan en las explotaciones agrícolas no siempre se cuentan como parte de la fuerza de trabajo. Estas mujeres encuentran además menos oportunidades de tener empleos remunerados que las mujeres en zonas urbanas.

Esta situación desfavorable sólo puede ser remediada cambiando la mentalidad de la población local y a través de los nuevos incentivos financieros que está habilitando la UE para las zonas rurales.

 
  
MPphoto
 
 

  Ian Hudghton (Verts/ALE), por escrito. − He apoyado el informe Klaß, que se ocupa de muchos temas importantes relativos a la mujer en nuestras zonas rurales. Baja remuneración, ausencia de servicios accesibles como el cuidado de los niños, y la exclusión social son temas demasiado frecuentes en las comunidades rurales. Los Estados miembros tienen que esforzarse para garantizar que se resuelvan estos asuntos y que las condiciones de vida en las comunidades rurales sean aceptables para todos nuestros ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jörg Leichtfried (PSE), por escrito. (DE) Estoy a favor de las medidas para ayudar a la mujer en las regiones rurales, ya que este grupo concreto se ve gravemente afectado por el paro, y en consecuencia, por la pobreza y la posible exclusión social.

Tal como menciona la señora Klaß en su informe, la política regional y el desarrollo de estas regiones, a menudo desfavorecidas, y sus poblaciones se encuentran entre las prioridades políticas de la Unión Europea. Dado que el derecho de la mujer a la igualdad de oportunidades está siendo menospreciado incluso en las regiones económicamente prósperas, es esencial proporcionar apoyo a la mujer en regiones rurales más pobres y desarrollar sus oportunidades para participar en la vida laboral.

Quiero llamar especialmente la atención acerca de las inadecuadas reglamentaciones actuales sobre cobertura del seguro para cónyuges colaboradores. En este tema se precisa una modificación rápida y eficaz de la ley. También es preciso subsanar la falta de posición jurídica en relación con el derecho a licencias por maternidad o enfermedad, especialmente para las mujeres autónomas y cónyuges colaboradores.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Acojo con satisfacción el informe de Christa Klaß sobre la situación de la mujer en zonas rurales de la UE. El objetivo de intentar reducir la migración femenina desde las zonas rurales cuenta con mi apoyo pleno. Al introducir medidas para reconocer, proteger y fomentar el papel de la mujer en el sector rural, no sólo mejoraremos la igualdad entre hombres y mujeres en tales zonas, sino que estimularemos el crecimiento económico y fomentaremos el desarrollo sostenible en el sector. He votado a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique Mathieu (PPE-DE), por escrito. (FR) La igualdad de sexos en las zonas rurales debería suscitar mucho mayor interés en la UE. La situación de los derechos de la mujer, de hecho, y su lugar dentro de la sociedad rural exige mucha mayor determinación por parte de los Estados miembros y de la Comisión.

Por un lado, las mujeres están sujetas a una posición jurídica particularmente desfavorable cuando trabajan en el sector agrícola como cónyuges colaboradores. La Comisión Europea tiene que cortar de plano con esta desigualdad jurídica, que priva a determinadas mujeres europeas del acceso a la seguridad social, las licencias por maternidad o enfermedad, o la acumulación de derechos de jubilación en caso de divorcio.

Por otro, existe un apoyo suficiente para las iniciativas económicas y empresariales femeninas. Los Estados miembros, por ejemplo, tienen que ofrecer incentivos económicos a las empresas que diversifiquen el trabajo de las mujeres, y en un sentido más general, apoyar el desarrollo de las infraestructuras y las nuevas tecnologías en los entornos rurales. En general, la Comisión debe realizar un análisis más exhaustivo de los programas para fomentar el desarrollo rural desde el punto de vista de la mujer.

Las zonas rurales representan el 56 % de la población de la UE. Quiero brindar mi apoyo decidido a las propuestas en el informe de la señora Klaβ, ya que las mujeres pueden aportar de manera indudable su dinamismo y creatividad.

 
  
MPphoto
 
 

  Lydia Schenardi (NI), por escrito. – (FR) La situación de la mujer en las zonas rurales ha sido debatido en multitud de ocasiones en numerosas conferencias internacionales dedicadas a la mujer (1975, 1980, 1985 y 1995), a la reforma agrícola y al desarrollo rural (1979) y a la población (1994), así como por la Comisión Europea y el Parlamento. La profusión de textos, no obstante, resulta inútil, ya que los comentarios son siempre los mismos: un aumento en la «masculinización» de la población rural y ausencia de mejora en la condición de los cónyuges que colaboran en las tareas agrícolas.

Va siendo hora de que se desarrollen estrategias para frenar el éxodo de las mujeres de las zonas rurales, sobre todo las mujeres con cualificaciones. Asimismo, ya es hora de hacer recuento del desarrollo de las grandes directrices en todo el mundo, sobre todo la supresión de controles sobre el comercio y las finanzas, y la privatización de la agricultura en un sector comercial estrictamente regulado y gobernado por las cuotas.

Los tiempos están cambiando, pero no las mentalidades y las costumbres que, con excesiva frecuencia, prefieren que el papel de la mujer en la agricultura sea el de mera colaboradora o de empleada no retribuida, trabajando a menudo en empresas estrictamente familiares.

El informe propone cambios a esta situación y vamos a votar a favor del mismo.

 
  
  

- Informe: Csaba Sándor Tabajdi (A6-0034/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Bernadette Bourzai (PSE), por escrito. – (FR) Quiero felicitar a Csaba Tabajdi por su excelente informe, así como por el trabajo de investigación y de síntesis que ha realizado con tanto éxito.

No obstante, deseo afirmar que he votado en contra del apartado 27:

«27. Subraya, en este sentido, la importancia de la «ingeniería genética verde» y pide mayores esfuerzos de los Estados miembros y de la Comisión en favor de la investigación sobre tecnologías fitosanitarias y de semillas más modernas, de manera que la producción de biogás no compita con la producción de alimentos de elevada calidad y pueda aumentar considerablemente la proporción de biomasa por unidad de terreno;»

Pienso que los biogases deberían proceder principalmente de los residuos agrícolas. No es cuestión de desarrollar semillas OMG y plaguicidas a fin de promocionar una variedad mucho más intensiva de agricultura. Eso perjudicaría al medio ambiente y contrarrestaría todas las ventajas de los biocombustibles. Tal como sugiere el título del informe, hemos de promover la agricultura sostenible por encima de todo.

Yo voy a ser el responsable de opinión de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural sobre la propuesta de directiva acerca de la promoción de las fuentes de energía renovables.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. − (PT) Este informe cubre varios asuntos importantes y presenta algunos resultados que apoyamos. En concreto, estamos de acuerdo en que, antes de utilizar la biomasa «dedicada», primero deberíamos usar las distintas fuentes de residuos que tienen un valor energético y económico, reduciendo o resolviendo así graves problemas medioambientales. Es positivo que el informe confirme que el biogás tiene un mayor potencial energético que los biocombustibles líquidos, algo que ha sido ignorado por la Comisión Europea.

Sin embargo, pensamos que determinados temas deberían haberse abordado con mayor detalle, en concreto la diferencia entre biogás y el extremadamente importante biometano, que es un refinamiento del biogás. Hay que establecer una distinción clara entre biogás y biometano. Este último puede y debe ser producido a partir de plantas depuradoras de aguas residuales, basureros sanitarios y residuos industriales, además, por supuesto, de aguas residuales de la ganadería. Suiza y Suecia ya están produciendo biometano y están utilizando las redes de gas natural para su distribución. En la zona de Gotemburgo, en el sur de Suecia, ya hay cerca de 4 500 vehículos impulsados exclusivamente por biometano. En los Estados Unidos existen numerosos productores de biometano, que se distribuye en forma de biometano licuado.

Por tanto, subrayamos la necesidad de que la Comisión Europea preste toda su atención y conceda prioridad a la financiación de proyectos de biometano en toda Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Duarte Freitas (PPE-DE), por escrito. − (PT) El informe Tabajdi resalta el potencial del biogás agrícola y sugiere la adopción de una directiva sobre producción de biogás.

He votado a favor del informe Tabajdi porque creo que el uso de biogás presenta dos ventajas: primero, puede contribuir a la seguridad y la sostenibilidad del suministro energético de la UE, y segundo, permite a los agricultores desarrollar nuevas formas de ingresos.

La contribución del biogás a la consecución de los objetivos fijados recientemente por la Comisión en cuanto a la contribución de las energías renovables para 2020 podría ser especialmente importante.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (PSE), por escrito. (PL) He votado a favor del informe sobre la agricultura sostenible y el biogás: necesidad de revisión de la legislación de la UE (2007/2107(INI)).

El ponente, señor Tabajdi, ha señalado acertadamente que es hora de comenzar a explotar el potencial energético del biogás. Según indica, el biogás puede llegar a sustituir al gas natural.

Estoy de acuerdo con la afirmación de que es necesario alentar la inversión en la producción de biogás desde distintas fuentes, recurriendo para tal fin a fondos de la UE asignados al desarrollo regional y rural.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Según pone de relieve el informe del señor Tabajdi sobre la agricultura sostenible y el biogás, existe un gran potencial para el biogás que la UE aún tiene por explotar. Apoyo el llamamiento a la Comisión para que elabore una política coherente sobre biogás. Existe la necesidad de alentar la elaboración de políticas sobre biogás en toda la UE si queremos que Europa diversifique adecuadamente su producción de energía. A través del biogás tenemos una oportunidad tanto de incrementar la producción de energías renovables, como de contribuir al desarrollo económico, agrícola y rural sostenible. Apoyo las recomendaciones del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Las instalaciones de biogás explotadas por pequeños agricultores constituyen una solución inteligente: aquí se pueden utilizar purines y otros residuos para la producción de biogás antes de transformarlo en abonos de alto rendimiento o apilarlo como forraje de secado, cerrando en ambos casos el ciclo ecológico.

Sin embargo, hay que rechazar un aumento del apoyo a las instalaciones de biogás, a fin de excluir la posibilidad de que se consuman piensos de alto valor en la producción de combustibles y energía. Bajo ninguna circunstancia deberían las grandes compañías arrendar tierras de cultivo de los agricultores para la producción de la denominada bioenergía y los biocombustibles, perdiéndose toda esa tierra para la producción de alimentos, conduciendo a una situación en la que nos veríamos inundados por monocultivos, plaguicidas y tecnologías genéticas, al tiempo que sacrificamos nuestra capacidad autosuficiente para la producción de alimentos.

La optimización de los sistemas existentes y la introducción de procesos para el uso más eficaz de dichos sistemas deben ser bienvenidos, pero otros asuntos se presentan problemáticos por los motivos expuestos, y por ello he votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Andrzej Jan Szejna (PSE), por escrito. (PL) He votado a favor del informe del señor Tabajdi sobre la agricultura sostenible y el biogás: necesidad de revisión de la legislación de la UE.

En mi opinión, existen notables razones económicas y medioambientales para apoyar la propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre la agricultura sostenible y el biogás, sobre todo porque eso va a implicar la necesidad de realizar un estudio en mayor profundidad de la legislación de la Unión Europea en la materia.

Eso significaría un progreso considerable hacia la consecución del objetivo fijado por la Comisión Europea en el Libro Blanco en lo referente al aumento del la cantidad de energía obtenida a partir de fuentes renovables, desde el 6 % en 1995 hasta el 12 % en 2010.

Las posibilidades de biogás obtenido a partir de sustancias naturales, como el estiércol anual, aún no han sido plenamente explotadas. Si se intensificara la producción de dicho biogás, no sólo contribuiría a reducir las emisiones de dióxido de carbono, sino que también ayudaría a incrementar la competitividad al facilitar a los agricultores posibles nuevas fuentes de ingresos.

Es preciso recordar que es una de las fuentes más baratas de energía calórica. Resultaría de ayuda notable para los Estados miembros de la Unión en su afán por ser menos dependientes de los suministros de gas natural.

Apoyo la postura del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, instando a la Comisión Europea a incorporar la nueva estrategia de producción de biogás al mecanismo de Kyoto a la mayor brevedad.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad