Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : O-0031/2008

Textos presentados :

O-0031/2008 (B6-0151/2008)

Debates :

PV 23/04/2008 - 15
CRE 23/04/2008 - 15

Votaciones :

Textos aprobados :


Debates
Miércoles 23 de abril de 2008 - Estrasburgo Edición DO

15. Régimen de tolerancia cero para los OMG no autorizados y sus consecuencias económicas (debate)
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. – El siguiente tema es el debate sobre la pregunta oral formulada por Neil Parish a la Comisión, en nombre de la Comisión de Comercio Internacional, sobre el régimen de tolerancia cero para los OMG no autorizados y sus consecuencias económicas (O-0031/2008 - B6-0151/2008).

 
  
MPphoto
 
 

  Struan Stevenson, suplente del autor. − Señora Presidenta, en primer lugar me gustaría dar las gracias a mi colega, el señor Parish, Presidente de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, por darme la oportunidad de venir aquí esta tarde a formular la pregunta oral. Desgraciadamente, hace meses que el señor Parish se comprometió a ir a Dinamarca con el Comisario Fischer Boel y esta misma tarde ha salido para Copenhague. El señor Parish se disculpa por su ausencia, presenta sus respetos a la señora Vassiliou y le da la bienvenida a la Comisión.

Ésta es una constatación de las circunstancias reales. La industria avícola y la industria porcina de la UE son muy competitivas y exitosas. No reciben ningún apoyo. No reciben apoyo alguno por explotación; no reciben, en absoluto, subsidio alguno, y se encuentran a su suerte en el mercado.

Los piensos representan el mayor coste de producción en los sectores avícola y porcino. Los pollos y los cerdos no pastan en los campos y, por lo tanto, únicamente comen piensos producidos a partir de cereales. Dado que la industria no recibe apoyo alguno, es necesario, al menos, garantizar que tenga acceso a piensos competitivos de todo el mundo.

En Europa, nos lleva de media dos años aprobar la total inocuidad de los productos modificados genéticamente. Hicieron falta 33 meses para que Herculex, una de las pocas semillas modificadas genéticamente que se han aprobado, lograra la aprobación de la UE. En los Estados Unidos, el tiempo medio de aprobación es la mitad: 15 meses.

No existe justificación para este hecho. Los precios de los alimentos y los costes que deben soportar las industrias avícola y porcina están aumentando, por lo que no podemos retrasarnos en la aprobación de los piensos. Tenemos que acelerar el proceso.

En los Estados Unidos, muchos de dichos productos modificados genéticamente son subproductos de la industria del bioetanol, y son bastante más baratos que los piensos a los que pueden acceder los productores de productos avícolas y porcinos en la UE. Lo único que estamos haciendo es negarnos a nosotros mismos el acceso a piensos más baratos de los mercados mundiales, lo que hace que sea virtualmente imposible que nuestros productores compitan y, por lo tanto, sufrimos el grave peligro de perder puestos de trabajo y exportar nuestra industria a territorios externos a la UE.

Los puristas que afirman que no se debe permitir la producción de productos avícolas o porcinos con piensos modificados genéticamente se encontrarán con que no habrá victoria alguna si nos impedimos utilizar dichos piensos. Como resultado final, habremos perdido nuestra industria frente a los competidores de fuera de la UE, mientras que seguiremos importando productos avícolas y porcinos de animales alimentados, precisamente, con los mismos piensos modificados genéticamente que habremos prohibido emplear a nuestros productores. Es una política de locos.

También debemos disponer de un claro sistema de etiquetado de los productos, de manera que los consumidores puedan tomar decisiones con conocimiento de causa. Los consumidores tienen derecho a saber si la carne que consumen procede de animales alimentados con OMG. Debido al aumento de los precios de los alimentos, una buena parte de la carne procedente de animales alimentados con OMG es más barata, lo que ofrece a los consumidores la posibilidad de elegir y adquirir carne más barata, si eso es lo que desean.

La otra cuestión principal en lo que respecta a los piensos es la tolerancia cero para los piensos no modificados genéticamente que entran en el territorio de la UE. Una vez más, los puristas podrán golpearse el pecho y afirmar que nos estamos asegurando de que no haya trazas de productos modificados genéticamente en los piensos no modificados genéticamente que entran en la UE. Sin embargo, ¿cuál será el efecto de la tolerancia cero cuando un cargamento de soja no modificada genéticamente se cargue en Brasil para ser transportado a la UE? Existe la posibilidad de que en el puerto de Brasil se cargue un pequeño residuo de soja modificada genéticamente. Si en el muelle de descarga en la UE se encuentra una pequeña traza de soja modificada genéticamente, aunque dicha soja haya sido aprobada en la UE, toda la carga se desecharía.

Por consiguiente, el resultado del régimen de tolerancia es que se reducirá drásticamente la cantidad de piensos no modificados genéticamente que entrarán en la UE. Por lo tanto, incluso los productores de productos avícolas y porcinos que deseen utilizar piensos no modificados genéticamente encontrarán muchas dificultades para acceder a las cantidades de pienso que necesiten, cuando las necesiten. Una vez más, tendrán mayores dificultades para competir en pie de igualdad en los mercados mundiales abiertos.

Si de verdad queremos exportar nuestra industria avícola y porcina fuera de la UE y alimentar a nuestros ciudadanos con pollos y cerdos brasileños, o incluso con pollos tailandeses, todos ellos alimentados con OMG, vamos por el buen camino con la política actual de tolerancia cero para los piensos no modificados genéticamente y el increíblemente lento proceso de aprobación de los piensos modificados genéticamente en la UE.

Comisaria, nos complace que fuera nombrada Comisaria de la Dirección General de Sanidad y de los Consumidores. Le deseamos todos lo mejor, aunque esperamos que sea usted la primera en resistir ante la monstruosa mitología alimentaria sensacionalista y que ponga en marcha políticas que permitan que nuestros ganaderos puedan competir en el ámbito internacional en condiciones de igualdad.

 
  
MPphoto
 
 

  Androula Vassiliou, Miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, la Comisión reconoce el riesgo de que se dificulten y encarezcan las importaciones de piensos, debido a las aprobaciones asincrónicas de los OMG en los países exportadores y en la UE. Tengo conocimiento del estudio realizado por la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural sobre la cuestión de la escasez de piensos. Deseo hacer hincapié en que los efectos de la política de tolerancia cero para los OMG no autorizados en relación con la importación de piensos sólo serán problemáticos en el caso de las así llamadas aprobaciones asincrónicas de OMG. Uno de los factores principales es la diferencia de duración del procedimiento de aprobación de los OMG en países terceros y n la UE, junto con la ausencia de mecanismos apropiados de separación en los países exportadores y las estrategias de comercialización de la industria de las semillas en dichos países. El incremento del uso de OMG en los productos básicos por parte de nuestros socios comerciales también tiene una gran influencia.

En este contexto, la Comisión está centrando sus acciones en los factores que he mencionado. Se han iniciado debates con la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), con la finalidad de incrementar la eficiencia en relación con la duración del procedimiento de autorización, sin por ello comprometer la calidad de la evaluación científica de la EFSA. Me gustaría recordarles lo importante que es a este respecto la cooperación de los Estados miembros en la Comisión Permanente y en el Consejo.

Por último, me gustaría señalar que la Comisión aprobó recientemente la autorización del maíz GA 21, lo que facilitará las importaciones con la presencia ventajosa de este producto modificado genéticamente procedente de Argentina. Actualmente, la Comisión está preparando una propuesta, que se transmitirá al Consejo, de autorización de un tipo de soja genéticamente modificada, después de que en la Comisión Permanente no se pudiera alcanzar una mayoría cualificada. La autorización de dicho tipo de soja permitirá realizar diversas importaciones de piensos, con la consiguiente contribución a la mejora temporal del problema de la escasez de piensos que señala Su Señoría.

El marco legislativo de la UE para los alimentos y piensos modificados genéticamente tiene el objetivo principal de garantizar la inocuidad de los productos que se comercializan. Por este motivo, los alimentos y piensos modificados genéticamente están sujetos al procedimiento de aprobación antes de su comercialización. El enfoque de la tolerancia cero para los OMG no autorizados que se aplica actualmente la UE ha sido establecido en la legislación de la UE, ya que fue aprobado por el Parlamento Europeo y el Consejo como la mejor manera de proteger la salud humana y animal y el medio ambiente. Es muy similar al enfoque que utilizan la mayor parte de los países terceros, incluidos los principales productores de OMG.

En el ámbito internacional, la Comisión, en colaboración con los Estados miembros, sigue prestando apoyo al desarrollo de directrices del Codex sobre esta cuestión. No obstante, la Comisión reconoce la posibilidad de que se produzcan incidentes como los que usted ha señalado en su pregunta, y reconoce también que dichos incidentes son cada vez más fácilmente identificables, gracias a las mejoras constantes de las técnicas de medición. La Comisión estudiará si es apropiado y factible proponer una solución individual para este problema específico, de conformidad con la legislación vigente.

En lo que respecta al recurso de la OMC contra la Comunidad Europea de 2003, en el informe correspondiente, que se concluyó en 2006, no se cuestionó la legislación de la UE, sino más bien la forma en la que ésta se había aplicado en el pasado. La Comisión ha podido contener este litigio hasta la fecha, gracias al diálogo regular establecido con los denunciantes sobre cuestiones biotecnológicas. Hemos mostrado claramente a los denunciantes que actualmente no existe ninguna moratoria ni retraso indebido en relación con el sistema de aprobación de los productos biotecnológicos por parte de la CE.

Desde la creación del Grupo de expertos de la OMC, se han aprobado 16 productos, siete de ellos únicamente en 2007. No podemos descartar que los denunciantes, especialmente los Estados Unidos, tomen en consideración las repercusiones comerciales de la cuestión de la presencia ventajosa para tomar su decisión acerca de la continuación del procedimiento de solución de diferencias. No obstante, la Comunidad Europea estaría en una buena posición para defender su caso y el diálogo actual hace que esta posibilidad sea poco probable.

 
  
MPphoto
 
 

  Esther De Lange, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (NL) Señora Presidenta, Comisaria, ayer, en esta Cámara, debatimos acerca del aumento de los precios de los alimentos y de sus efectos para la Unión Europea y los países en desarrollo. Hoy, de nuevo, estamos debatiendo acerca de los piensos animales modificados genéticamente. Hubiera sido una buena idea combinar ambos debates. A fin de cuentas, el debate técnico sobre los piensos para animales cabe en el debate más amplio sobre la inocuidad y el incremento de los precios de los alimentos. ¿Es sensato destruir o rechazar cargas completas de piensos para animales porque, involuntariamente, contienen trazas o muy pequeñas cantidades de productos modificados genéticamente? A mí no parece muy sensato, ni desde el punto de vista de la inocuidad de los alimentos que ya he mencionado, ni en el contexto actual de incremento de los precios.

Recientemente, los precios de los piensos para animales han aumentado considerablemente y lo harán aún más si seguimos adoptando la misma actitud. Los costos que deben soportar muchos productores aumentan como resultado de lo que acabamos de señalar, y creo que vale la pena hacer hincapié, una vez más, en el hecho de que el incremento de los precios del que hablamos constantemente no implica necesariamente que los agricultores estén ganando más. De hecho, ya se ha señalado que, en el sector porcino, los costes de los piensos se han incrementado y que los márgenes son cada vez menores.

¿Cómo podremos salir de este punto muerto? No lo haremos abordando sin ningún cuidado los procedimientos de aprobación. No, ciertamente ésa no es la manera, aunque, en opinión, existe un problema en dos áreas y tenemos que encontrar una solución. En primer lugar, como ha dicho antes el señor Stevenson, en la Unión Europea se tarda mucho tiempo en aprobar los OMG: dos años y medio aquí, frente a un año en los Estados Unidos. He tomado nota de lo que dice la Comisión acerca de hacer más eficiente el trabajo de la EFSA, aunque, por supuesto, ése no es todo el problema. El problema también reside en las idas y venidas de los comités del Consejo, que son incapaces de alcanzar una mayoría cualificada ni a favor ni en contra de la aprobación, por lo que, tras una larga disputa, la decisión se pasa a la Comisión. Ello forma también parte del problema, por lo que es necesario que dicho procedimiento sea más rápido. Ciertamente, éste no es un argumento a favor de la aprobación automática de los productos, aunque opino que los ciudadanos tienen derecho a saber más rápidamente si un producto se puede aprobar para el mercado europeo o no.

En segundo lugar, debemos encontrar una solución para la presencia involuntaria de trazas de OMG en los piensos para animales, por ejemplo mediante un valor límite, especialmente en el caso de los OMG que ya han sido aprobados por la EFSA. No olvidemos que podemos encontrar en nuestras tiendas filetes procedentes de cerdos alimentados con piensos de fuera de la Unión Europea. Hablando de la competencia desleal... Opino que es una lástima que la Comisión no se haya manifestado acerca de los valores límite. Hace referencia a la legislación existente. Sin embargo, seamos honestos: en el etiquetado empleamos un valor límite, así que creo que sí que es posible.

En resumen, los productores y los consumidores no deben ser víctimas de la indecisión por parte de los comités del Consejo. Es hora de que ofrezcamos claridad y velocidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernadette Bourzai, en nombre del Grupo del PSE. – (FR) Señora Presidenta, Comisaria, señoras y señores, como indica el título, esta cuestión está relacionada con las consecuencias económicas del procedimiento de autorización de los OMG.

Por consiguiente, me gustaría preguntar a la Comisaria si la Comisión ha solicitado la realización de estudios sobre las causas del incremento de los precios de los piensos, y también me gustaría saber qué proporción de los piensos importados durante los últimos años contenía trazas de OMG no autorizados en Europa y de dónde procedían dichos productos. Sería muy útil para evaluar el ámbito de los incidentes.

Al contrario que la señora De Lange, que acaba de intervenir, no aceptó el vínculo causal establecido entre el principio de la tolerancia cero para los OMG y el incremento considerable de los precios de los piensos. No debemos mezclar ambas cuestiones, ya que sabemos muy bien que el incremento se debe a la combinación de varios factores, en los que no entraré, pero, sobre todo, a la especulación bursátil relacionada con los mercados agrícolas de futuros. Además, este incremento afecta a todos los países incluso aquellos que tienen una legislación flexible sobre los OMG.

Sin embargo, es cierto que los ganaderos europeos afrontan grandes dificultades, y la razón principal de ello es que la UE depende en gran medida de la importación de piensos. Mi pregunta es la siguiente: ¿por qué somos tan dependientes y qué respuesta debemos dar? Me gustaría preguntar a la Comisión si ha realizado un análisis de las consecuencias económicas del Acuerdo de Blair House, en virtud del cual la Unión Europea cesó su producción de piensos para animales.

A fin de reducir la dependencia de la que hablamos existen, en mi opinión, dos opciones: la primera es hacer todo lo que esté a nuestro alcance para salvar —y quiero decir salvar— los últimos cultivos de forraje y proteínas europeos y para fomentar la reestructuración, evitando, por ejemplo, la disociación completa de la ayuda en el marco del chequeo de la PAC, ya que dichos cultivos poseen cualidades medioambientales indiscutiblemente positivas para la rotación de los cultivos y, por consiguiente, para los suelos.

Por otra parte, la Comisión debe examinar cómo diversificar nuestras fuentes de suministros. En diciembre de 2007, participé en una conferencia organizada por la red GM-Free Network, en la que se demostró que existen suministros de piensos no modificados genéticamente y que se deben establecer contactos entre los productores y los importadores.

Espero que todo el mundo sea consciente de que los consumidores tienen derecho a...

(La Presidenta interrumpe a la ponente.)

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Mulder, en nombre del Grupo ALDE. – (NL) Señora Presidenta, en primer lugar me gustaría dar las gracias a la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural y a los participantes de esta sesión plenaria por seguir mi iniciativa de debatir esta cuestión hoy aquí.

Es importante señalar que los cultivos modificados genéticamente aumentan en todo el mundo, mientras que en Europa estamos aterrorizados ante ello. Debemos preguntarnos por qué. La Comisaria afirma categóricamente que la legislación es así y que tenemos que cumplirla. Sin embargo, si las nuevas circunstancias obligan a enmendar la legislación, la Comisión tendrá que actuar en consecuencia. Opino que debemos hacerlo ahora. Hace un momento, seguía formulando preguntas sobre la cuestión, sin embargo, los cultivos modificados genéticamente no son todos iguales. Existe una gran diferencia entre la transgénesis y las cisgénesis. Una es específica a la especie, mientras que la otra no lo es. Sin embargo, ambas están contempladas por la misma legislación, y la Comisión debe enmendar la legislación desde esa perspectiva.

En mi opinión, el quid de la cuestión es la tolerancia cero. Existen muy pocas situaciones en el mundo en las que se pueda exigir una tolerancia cero absoluta. Siempre existe la posibilidad de dejar un cierto margen de diferencia. Si se conduce demasiado rápido a lo largo de 50 km, en la mayoría de países existe un margen de tolerancia de unos 3 km antes de que el hecho sea sancionado. ¿Por qué esto no es posible en el caso de los productos importados? ¿Por qué no es posible una tolerancia de, por ejemplo, un 0,8 o un 0,9 %? ¿La Comisión puede dar una respuesta clara a mi pregunta?

También acojo con satisfacción el hecho de que se esté dialogando con la EFSA para acortar los procedimientos sin por ello poner en peligro la calidad, pero ¿ha indicado ya la EFSA si será posible o no? Dialogar no basta, no tenemos tiempo.

Existe otra cuestión. Tal vez la Comisión me pueda explicar cómo es posible que yo, en calidad de político, pueda aconsejar a los ciudadanos que consuman un grupo de productos cuya producción, en cambio, está prohibida en Europa. Podemos importar sin restricciones de todas las partes del mundo productos de animales que han sido alimentados con piensos que están prohibidos aquí. ¿Por qué es así? ¿Cuál es la explicación? Tal vez la Comisaria pueda sugerirme alguna idea para la próxima campaña electoral.

Por último, me gustaría preguntar qué consecuencias tendrá la actitud de la Comisión en relación con la OMC. Sencillamente, ¿podemos hacer lo que estamos haciendo?

 
  
MPphoto
 
 

  Janusz Wojciechowski, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señora Presidenta, existen áreas en las que los OMG podrían ser peligrosos.

La primera de ellas es la salud pública. Existen cada vez más indicios de que los OMG son potencialmente peligrosos para la salud humana, aunque dichos indicios se desestiman. En cualquier momento podríamos tener pruebas muy claras de los efectos dañinos de los OMG. En el pasado, no existían pruebas de que el amianto fuera una sustancia dañina, pero cuando se demostró, los costes fueron enormes. Fue necesario gastar miles de millones para eliminar el amianto. La dificultad con los OMG es que, si su uso se extiende, será imposible eliminarlos.

La segunda área es el medio ambiente. Muchos científicos opinan que los OMG podrían tener consecuencias desastrosas para el medio ambiente. Ésa es una de las razones por las que se ha creado un almacén de semillas tradicionales bajo el hielo de la isla noruega de Spitsbergen: por si los OMG llegaran a dañar las semillas tradicionales.

El tercer peligro atañe a la economía. Incrementar el uso de OMG hará que los agricultores sean cada vez más dependientes de las grandes empresas biotecnológicas. Los agricultores deberán cultivar los OMG en condiciones impuestas por las potentes empresas que poseen las patentes de las semillas.

Actualmente, en Europa no hay hambre. Los alimentos son cada vez más caros, pero la política agrícola de la Unión sigue basándose en la imposición de límites administrativos a la producción agrícola. Europa no necesita buscar tecnologías muy intensivas para la producción de alimentos. Por el contrario, Europa debería apostar por la producción de alimentos sanos mediante el uso de métodos tradicionales.

Por supuesto, también existe el problema de la competencia. A este respecto, estoy totalmente de acuerdo con el señor Stevenson y los demás ponentes que han intervenido anteriormente. Nuestros agricultores no deberían ser los únicos afectados por la prohibición de los cultivos de OMG y del uso de piensos modificados genéticamente. Dicha prohibición debería ir acompañada de otra prohibición de la importación de productos vegetales y animales que contengan OMG. Se debe aplicar un principio claro: los productores que exportan sus productos al mercado europeo deben estar sujetos a los mismos requisitos que imponemos a nuestros propios productores.

 
  
MPphoto
 
 

  Caroline Lucas, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señora Presidenta, me gustaría empezar cuestionando la hipótesis que parece subyacer en esta pregunta oral. El intento de relacionar el aumento del precio de los piensos en Europa y la correspondiente crisis de la industria ganadera con la legislación de la UE sobre los OMG en general y la política de tolerancia cero en particular es completamente falso y poco honesto.

Es cierto que los ganaderos atraviesan un período difícil pero, a mi forma de ver, esto no tiene nada que ver con las políticas europeas sobre los OMG, sino más bien con una combinación de factores, como las condiciones meteorológicas desfavorables que reducen las cosechas, la liberalización de los mercados, el incremento de la demanda por parte de países como China, el crecimiento rápido y mal orientado de la producción de biocombustibles y la creciente especulación financiera.

La industria de los OMG está aprovechando el informe de la Dirección General de Agricultura sobre los posibles efectos del régimen de la UE relacionado con los OMG en la disponibilidad y el precio de los piensos. La peor hipótesis del informe se basa en el supuesto de que Brasil comercializará dentro de muy poco tiempo una variedad de soja modificada genéticamente que no está aprobada por la UE. No obstante, no existen pruebas de que Brasil esté considerando la posibilidad de producir soja modificada genéticamente.

En el informe se concluye que las aprobaciones de los Estados Unidos no se verán afectadas por la política de la UE, y que Brasil y Argentina, de hecho, aprobarán los nuevos cultivos modificados genéticamente con mucha más cautela ya que, de lo contrario, podrían dañar sus exportaciones a la UE. Por ejemplo, Argentina ha introducido un sistema de certificación para las exportaciones de maíz a la UE, precisamente para evitar la presencia de trazas no conformes.

Además, no existen pruebas de que se ha producido una distorsión importante de la competencia a causa de las importaciones de carne de animales que podrían haber sido alimentados con OMG no autorizados en la UE.

Por lo tanto, francamente, todas estas cuestiones parten de una base mal informada y tendenciosa. Sin embargo, tengo mis dudas en relación con los límites propuestos para los OMG no aprobados por la UE. En primer lugar, ¿cómo puede estar segura la Comisión de que los OMG no aprobados por la UE son inocuos?

En segundo lugar, en caso de que sean perjudiciales, ¿qué institución o empresa se hará responsable? ¿La UE, que ha permitido la contaminación? ¿La empresa, que ha elaborado el OMG pero que, hasta la fecha, no dispone de la aprobación válida para la comercialización? ¿La empresa responsable de la importación?

Por último, ¿dicho límite debería ser también de aplicación para las plantas tratadas con técnicas genéticas que se emplean para producir sustancias como los medicamentos? ¿Se ha realizado una evaluación de la contaminación de los alimentos cotidianos por sustancias farmacéuticas activas?

Espero recibir respuestas completas a las preguntas esenciales que he planteado al final de este debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Kartika Tamara Liotard, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (NL) Señora Presidenta, Comisaria, tanto ustedes como yo sabemos muy poco acerca de los riesgos sanitarios de los OMG. Por lo tanto, ¿deseamos permitir dichos OMG simplemente por qué cubren una necesidad económica? Yo respondería que no. Para mí, las verdaderas prioridades son la salud pública, el medio ambiente y la biodiversidad. Bruselas ya exige a los países que aprueben determinados OMG, incluso en los casos en que los países no desean hacerlo. Este principio es contrario al Protocolo de Cartagena, en virtud del cual los países pueden rechazar nuevos productos modificados genéticamente si tienen dudas acerca de su inocuidad. Deben ser los Estados miembros los que decidan por sí mismos qué productos peligrosos desean permitir.

No soy la única que protesta. Muchos ciudadanos están preocupados por los OMG. Lo hemos presenciado en Polonia, Rumania, Austria y Chipre. En lugares como Raalte y Gemert-Bakel (Países Bajos), existe cada vez más resistencia a los campos experimentales de Monsanto. Existe un riesgo real de que las semillas modificadas de Monsanto lleguen accidentalmente a explotaciones tradicionales orgánicas cercanas, en las que los agricultores no desean plantar dichas semillas. También me preocupan los planes de Monsanto de adquirir la empresa holandesa de semillas De Ruiter, una de las diez principales del mundo. Es obvio que Monsanto está intentando infiltrarse más en Europa, bien porque espera la flexibilización de las normas o porque espera poder presionar a los políticos para que las flexibilicen rápidamente. Tenemos que resistir ante dicha estrategia. La salud pública, el medio ambiente y la biodiversidad son más importantes para nosotros que los beneficios comerciales.

 
  
MPphoto
 
 

  Jim Allister (NI). – Señora Presidenta, ¡la UE debe de ser el hazmerreír de sus competidores! Con fervor moralista, prohibimos los OMG en los piensos para animales, incluso hasta el punto ridículo de practicar la tolerancia cero para todas las trazas de OMG no autorizados, y, al mismo tiempo, la carne de animales criados fuera de la UE y alimentados con los mismos OMG que no deseamos autorizar se puede importar sin limitaciones en los 27 Estados miembros.

Me parece que carece completamente de sentido. La UE se ocupa de pequeños detalles y olvida lo importante y, a fin de cuentas, ¿quién lo padece? Nuestros propios productores, que tendrán que pagar precios astronómicos para adquirir piensos libres de OMG. Parece que en la UE tengamos que estar contentos cuando se cumple la corrección política, independientemente de la situación de locura que creemos.

 
  
MPphoto
 
 

  Rosa Miguélez Ramos (PSE). – Señora Presidenta, aunque la ganadería europea genera más del 40 % del valor añadido de nuestra producción agraria, lo cierto es que en este momento carecemos de materias primas suficientes para alimentar nuestro ganado. En mi país, España, la situación para el vacuno de carne, más dependiente del consumo de piensos que el de algunos otros Estados miembros, es devastadora. En el caso del porcino y de la avicultura, la mala situación es similar en toda Europa.

Como ya se ha dicho, la legislación comunitaria permite la comercialización de piensos con presencia de OMG, siempre que estén autorizados en la Unión Europea, pero no contempla un nivel mínimo de presencia de los no autorizados. Este hecho está causando problemas, por una parte, al comercio con terceros países exportadores y, por otra, al propio sector ganadero europeo que tiene –como digo– un problema de desabastecimiento.

No es la primera vez que coincido con el señor Mulder, y esta vez lo he escuchado en su intervención y creo que también coincidimos, porque una solución podría ser aceptar la presencia hasta un umbral determinado de contaminaciones accidentales por organismos modificados genéticamente, siempre que hayan sido evaluados favorablemente por la AESA y autorizados por un país tercero, de conformidad con los principios del Codex y con un etiquetado claro.

Otra solución pasaría por producir más en territorio europeo, pero la Comisión, en sus propuestas para el chequeo, parece cerrarnos esa posibilidad. El caso de los forrajes desecados, imprescindibles para la alimentación animal, es paradigmático. Aun reconociendo el peligro de abandono de la producción, la Comisión se obstina en querer aplicarles el régimen de pago desacoplado.

Así que –insisto– estamos ante un grave problema de desabastecimiento de alimentos para el ganado y la Comisión Europea tiene la responsabilidad de responder a esta situación.

 
  
MPphoto
 
 

  Kyösti Virrankoski (ALDE). – (FI) Señora Presidenta, una especie modificada genéticamente se cultiva cambiando su genotipo con ayuda de tecnología científica precisa Dicha tecnología se basa en la evolución de la genética de los últimos 50 años. La tecnología ha ayudado a cultivar especies de una forma que exige menos esfuerzo y menor uso de plaguicidas, lo que ha permitido producir mayores cosechas. Por este motivo, su cultivo se ha incrementado rápidamente.

La Unión Europea no ha sido capaz de participar en esta evolución porque emplea un sistema de supervisión burocrática estricta. Incluso en los casos en los que la investigación realizada por la EFSA ha demostrado que una especie determinada no conlleva riesgos y es incluso beneficiosa para el consumidor, sigue siendo necesario un dilatado proceso para llegar a su aprobación. La propuesta de la Comisión se transmite, en primer lugar, a una Comisión Permanente, que aprueba o rechaza la propuesta por mayoría cualificada. Si la Comisión Permanente no es capaz de tomar la decisión, el paso siguiente es el Consejo. A su vez, si el Consejo tampoco puede tomar la decisión, la propuesta se devuelve la Comisión, que toma la decisión final. Es un proceso muy largo.

En la Unión Europea se importa mucho pienso modificado genéticamente. Los países que restringen el cultivo de especies modificadas genéticamente están incluso contentos de usar dicho pienso. Dado que la UE no ha tenido el tiempo de aprobar todas las especies que se emplean actualmente, el pienso puede contener pequeñas trazas de OMG. En dichos casos, se devuelve toda la carga, lo que afecta a la competitividad de la producción alimentaria europea y hace que la industria deba soportar costes adicionales. Por este motivo, debemos ser sensatos en esta área. Las ínfimas cantidades de especies aprobadas en otros países no deberían dar lugar a consecuencias tan poco razonadas, especialmente cuando la agricultura europea compite con la del resto del mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  Dimitar Stoyanov (NI). – (BG) Un proverbio latino reza que lo natural es bueno. Naturalmente, eso no quiere decir que los OMG, que son artificiales, sean malos. No obstante, todavía no disponemos de datos científicos concluyentes que demuestren que los OMG sean buenos para la salud. Por el contrario, tenemos el ejemplo de los Estados Unidos, que son muy tolerantes con los OMG pero que tienen el mayor índice de incidencia de la obesidad. La genética y la biotecnología siguen siendo ciencias inexactas. Aunque son muy prometedoras, al emplearlas corremos el riesgo de perder mucho, quizá incluso más de lo que podamos permitirnos.

La actual política de cautela que aplica la UE respecto de los OMG es una buena política en el presente, a la luz de los logros científicos disponibles. No obstante, creo que deberíamos tener presentes a los productores europeos. La situación actual es, de alguna manera, poco natural, y la Comisión debería encontrar un equilibrio que permitiera que los productores europeos no estuvieran discriminados y que, a su vez, los consumidores europeos pudieran elegir entre consumir cultivos modificados genéticamente o cultivos libres de OMG. Me complace ser un joven europeo y poder disfrutar del derecho a elegir con conocimiento de causa.

 
  
MPphoto
 
 

  Avril Doyle (PPE-DE). – Señora Presidenta, dada la alta dependencia de la UE de las importaciones de piensos ricos en proteínas, como los piensos de soja y gluten de maíz, ¿cómo puede justificar la Comisión la situación actual en la que los piensos que contienen trazas mínimas de OMG no autorizados se prohíben y destruyen en nuestros puertos, mientras que la carne derivada de animales que han sido alimentados con esos mismos OMG no autorizados puede entrar libremente en la cadena alimentaria de la UE y ser consumida por nuestros ciudadanos, causando una gran distorsión de la competencia en perjuicio de los agricultores europeos?

Se debería aplicar un valor límite—como ya sucede con la presencia adventicia de trazas de OMG autorizados en el etiquetado de los productos libres de OMG— para la presencia adventicia de trazas de OMG no autorizados que ya hayan obtenido una evaluación positiva de la EFSA o para los que se haya realizado una evaluación de riesgos de inocuidad alimentaria, de conformidad con las directrices del Codex para las especies vegetales modificadas genéticamente. ¿Prevé la Comisión presentar propuestas concretas a ese respecto? Y, en caso afirmativo, ¿cuándo lo hará?

El dilatado proceso de autorización que aplicamos carece de rigor científico e integridad y propiciará graves conflictos comerciales mundiales y, lo que es más vergonzoso, se deriva de la prevaricación interinstitucional en esta materia. Ningún otro bloque comercial se está resistiendo al cambio de esta manera.

 
  
MPphoto
 
 

  Csaba Sándor Tabajdi (PSE). – (HU) Ha llegado la hora de que debatamos seriamente sobre la tecnología genética en Europa, ya que hasta ahora únicamente ha habido polémica religiosa y, en muchos casos, una incitación a la histeria. No se puede y no se debe parar la ciencia. Ante el gran incremento de la población y de los precios de los alimentos, no podemos subestimar las oportunidades que nos brindan la biotecnología y la ingeniería genética. No podemos realizar la revolución verde sin ellas.

En mi informe sobre el biogás, aprobado en marzo, se muestra que el Parlamento Europeo llegó a un consenso sobre la aprobación del cultivo de plantas modificadas genéticamente para producir bioenergía. Aunque hubo consenso entre los partidos parlamentarios en Hungría acerca de la conservación de la agricultura libre de OMG, debemos ver este hecho como una ilusión. El 85 % de la soja importada como pienso para animales está, actualmente, modificada genéticamente.

Parece obvio que la modificación genética no es un juego y que los riesgos son grandes. Es completamente necesario que se establezca una agencia de supervisión especializada y basada en datos científicos de ámbito europeo, que sea independiente de las grandes empresas, que pueda inspeccionar los productos modificados genéticamente, que pueda proporcionar protección contra los peligros y que pueda acallar los rumores que carecen de base. Por una parte, las empresas multinacionales relacionadas con los OMG son reacias a publicar documentación detallada sobre sus productos y no participan en las comprobaciones científicas, si bien, en aras de la protección del consumidor, dicha participación debería ser un requisito esencial. Por otra parte, los opositores a los OMG hacen correr muchas informaciones confusas y muchas historias aterradoras sin base científica. Ésa es la razón por la que es tan importante este debate. Gracias por su atención.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Casaca (PSE). – (PT) Me gustaría manifestar la preocupación que suscita la situación actual en el sector agrícola de mi región, las Azores. Creo que ya se ha demostrado en este debate que nada puede justificar la existencia de una política que prohíba el uso de OMG en los piensos y, al mismo tiempo, permita el consumo de carne de animales alimentados con los mismos OMG.

También creo que la exageración de la política de tolerancia cero debe aclararse Por último, me gustaría decir que cualquier persona que conozca la industria de los piensos no puede dudar del efecto obvio que ambos factores tendrán en los precios de los alimentos. El efecto es muy claro, especialmente en lo que respecta al pienso de gluten de maíz y al residuo del maíz que se emplea para producir alcohol. Ya he solicitado la Comisión Europea que tome en consideración la situación de los agricultores en toda Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE). – (DE) Señora Presidenta, señoras y señores, en el marco del debate agrícola, abordamos actualmente el reto que supone el chequeo de la PAC. Me gustaría saber si el debate sobre los OMG tiene una función y en qué medida se está debatiendo en dicho contexto.

Todos sabemos que, actualmente, hay un encendido debate internacional sobre la cuestión de la seguridad alimentaria y energética. Debemos comprobar qué implicaciones tiene este debate para nosotros.

Yo estoy siempre a favor de la tolerancia cero en lo que respecta al etiquetado. El consumidor debe comprender perfectamente lo que está comprando. Desde esta perspectiva, debemos garantizar que los órganos legislativos regionales también puedan decidir sobre esta cuestión.

 
  
MPphoto
 
 

  Marios Matsakis (ALDE). – Señora Presidenta, pese a que es muy tarde, siento la necesidad de señalar tres cuestiones en este debate.

En primer lugar, es cierto que no existen pruebas científicas que señalen que los OMG son peligrosos para la salud humana o animal. Sin embargo, como ha mencionado anteriormente un ponente, no se creía que el amianto fuera peligroso y, en cambio, hoy en día sabemos que causa mesotelioma, es decir, cáncer de pulmón. Y, por supuesto, no se pensaba que fumar fuera peligroso hasta hace unos años y ahora, en cambio, sabemos que causa cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares y estenosis de las arterias coronarias. Por lo tanto, vale más prevenir que curar.

En segundo lugar, el señor Allister y el señor Casaca han hablado de la diferencia entre los OMG en los piensos y los animales que han sido alimentados con OMG. Existe una gran diferencia entre ambas cuestiones: en el pienso, el OMG se encuentra en un estado completamente diferente al OMG que se ha proporcionado como alimento al animal, que el animal ha digerido y metabolizado y, por lo tanto, probablemente se encuentra —realmente no se encuentra— en la carne del animal en un estado completamente diferente al del pienso.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE). – (FR) Señora Presidenta, está claro que la cuestión de los OMG es una urgencia democrática, una necesidad económica y un imperativo legal. Felicito a nuestra comisión por abordar la cuestión.

En lo que respecta a nuestro debate, está claro que la Unión Europea depende en gran medida de las importaciones de piensos ricos en proteínas. La cuestión se remonta a los debates científicos, y la importación de animales que han sido alimentados con piensos que no cumplen con las normas europeas nos conduce a preguntarnos si la UE es capaz de proteger a sus ciudadanos.

Un régimen de protección no equivale al proteccionismo, se trata únicamente de una pregunta, y me gustaría preguntar a la Comisión si opina que la calidad de nuestro sistema aduanero que, en mi opinión, se ha deteriorado considerablemente, será capaz de dar respuesta a todas las conclusiones de este excelente debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Mulder (ALDE). – Señora Presidenta, cuando la Comisaria responda, ¿podría decir algo acerca de las posibilidades de incrementar el nivel de tolerancia cero a un porcentaje más alto, digamos de 0,7 %, 0,9 % u otra cifra? Creo que es esto lo que se desprende esencialmente del debate. La tolerancia cero, en las circunstancias actuales, constituye una actitud demasiado estricta.

 
  
MPphoto
 
 

  Androula Vassiliou, Miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, he escuchado con mucha atención las diferentes observaciones de los diputados.

La Comisión reconoce que la aprobación asincrónica de los OMG puede representar un problema para la disponibilidad y el coste de las importaciones de piensos. Si bien el incremento de los precios en el sector es el resultado de factores diferentes, complejos y, muchas veces, más amplios, todos estos factores han sido tenidos en cuenta en el estudio realizado por la Dirección General de Agricultura.

Los esfuerzos de la Comisión se centran en algunos de los factores principales que subyacen en la cuestión, tanto en el ámbito interno, mediante la autorización de nuevos OMG de plena conformidad con el marco legislativo de la UE, como en el ámbito internacional, mediante los debates que celebramos con nuestros principales socios comerciales.

Varios ponentes han preguntado si la Comisión estaría dispuesta a aumentar la tolerancia de cero a una cifra algo superior. Debo recordarles que, para hacerlo, sería necesaria una codecisión del Parlamento y el Consejo y, además, deberíamos contar con el apoyo de los Estados miembros. Ustedes ya conocen cuál ha sido la posición de los Estados miembros en las diferentes comisiones permanentes, en las que rara vez —por lo que yo sé, nunca— se ha alcanzado una mayoría cualificada.

Me gustaría decir que imponer restricciones a la importación de productos animales procedentes de animales alimentados con OMG iría probablemente en contra de nuestros compromisos internacionales.

Por último, me gustaría comentar los retrasos del proceso autorización, que han mencionado varios ponentes. Hay un debate en curso entre la Comisión y la EFSA con la finalidad de verificar la posibilidad de obtener beneficios por eficiencia en el procedimiento de autorización, sin por ello comprometer la calidad de la evaluación científica.

Uno de los elementos que ha sido destacado es la necesidad de comunicar mejor a los solicitantes los requisitos de la autorización, con la finalidad de mejorar, desde el principio, la calidad de sus expedientes.

Además, como resultado de dicho debate, la EFSA se ha comprometido a realizar la comprobación de validez preliminar en un plazo de seis semanas a partir de la transmisión de la solicitud, con lo que se reducirá significativamente el plazo del procedimiento de autorización.

También es importante señalar que el proceso de aprobación se podría acortar significativamente si la Comisión recibiera un mayor apoyo de los Estados miembros en el proceso de comitología para la autorización de los OMG.

Por último, quiero responder a una observación de un ponente, según el cual nuestra gestión de riesgos se basa únicamente en aspectos económicos. Me gustaría decir que, para nosotros, el factor primordial es la inocuidad para la salud humana y animal, así como la protección del medio ambiente.

Dicho esto, me gustaría añadir que la Comisión está abierta a debatir otras sugerencias en esta área, con el prerrequisito de que cualquier solución que se proponga respete el objetivo fundamental de garantizar la inocuidad de los productos comercializados en el mercado de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. – Gracias, Comisaria.

Se cierra el debate.

Declaraciones por escrito (Artículo 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Diamanto Manolakou (GUE/NGL), por escrito. (EL) la política de la UE sobre los OMG favorece a las multinacionales en detrimento de los consumidores. Los agricultores son cada vez más dependientes de la monopolización y las multinacionales toman el control de la agricultura.

Los OMG son perjudiciales para la salud pública. Se ha demostrado científicamente que algunos de ellos están implicados en las alergias y perjudican el sistema inmunitario.

Los efectos irreversibles en el medio ambiente hacen que los OMG sean mucho más peligrosos. Se restringe la biodiversidad y no se puede garantizar la limitación de la contaminación.

La política es dañina en términos económicos. Los OMG son uno de los factores que contribuyen al incremento de los precios de los alimentos y el hambre en el mundo, como afirman abiertamente las organizaciones económicas internacionales actualmente.

La propuesta de adoptar la tolerancia cero es falaz e ineficaz; es el resultado de los compromisos adquiridos con los intereses de las multinacionales. Se permite el cultivo de ciertos OMG y el consumo de productos que se derivan de forrajes modificados genéticamente, como la carne procedente de países exteriores a la UE.

Esta política tiene el objetivo específico de limitar las protestas vehementes de los trabajadores de los Estados miembros de la UE, que exigen alimentos inocuos y libres de OMG a precios asequibles.

Opinamos que los cultivos modificados genéticamente deberían prohibirse completamente en los Estados miembros, al igual que las importaciones de productos que contengan trazas de OMG. Y, a su vez, se deben adoptar medidas para proteger la producción de la UE y a los consumidores europeos.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad