Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2006/0144(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A6-0176/2008

Debates :

PV 07/07/2008 - 19
CRE 07/07/2008 - 19

Votaciones :

PV 08/07/2008 - 8.18
CRE 08/07/2008 - 8.18
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0332

Acta literal de los debates
Lunes 7 de julio de 2008 - Estrasburgo Edición DO

19. Procedimiento de autorización común para los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios - Aditivos alimentarios - Aromas e ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes - Enzimas alimentarias (debate)
Acta
MPphoto
 
 

  Presidente. − El punto siguiente es el debate conjunto sobre las siguientes recomendaciones para segunda lectura en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria:

– (A6-0179/2008) sobre el procedimiento de autorización común para los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios (16673/2/2007 - C6-0138/2008 - 2006/0143(COD)) (Ponente: señora Westlund);

– (A6-0180/2008) sobre aditivos alimentarios (16675/2/2007 - C6-0141/2008 - 2006/0145(COD)) (Ponente: señora Westlund);

– (A6-0177/2008) sobre los aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes utilizados en los alimentos o en su superficie y por la que se modifican los Reglamentos (CEE) nº 1576/89, (CEE) nº 1601/91 y (CE) nº 2232/96 del Consejo y la Directiva 2000/13/CE del Consejo (16677/3/2007 - C6-0139/2008 - 2006/0147(COD)) – (Ponente: señora Drčar Murko);

– (A6-0176/2008) sobre enzimas alimentarias y por la que se modifican la Directiva 83/417/CEE del Consejo, el Reglamento (CE) nº 1493/1999 del Consejo, la Directiva 2000/13/CE y la Directiva 2001/112/CE del Consejo (16676/1/2007 - C6-0140/2008 - 2006/0144(COD)) (Ponente: señora Doyle).

 
  
MPphoto
 
 

  Åsa Westlund, ponente. − (SV) Señor Presidente, quiero empezar por dar las gracias a la Comisión, a la Comisaria Vassiliou y a su personal, siempre dispuestos a ayudar, a la Presidencia eslovena, al Consejo de Ministros, a mis colegas ponentes, Avril Doyle y Mojca Drčar Murko, y naturalmente a los ponentes alternativos de todos los partidos por su excelente cooperación durante todos los años que hemos estado trabajando en estos asuntos.

Me alegro de que ahora hayamos llegado a un acuerdo que aporta simplificación a la industria y al mismo tiempo refuerza la protección al consumidor en una serie de áreas. Antes, por ejemplo, las personas que padecen alergia ni siquiera aparecían mencionadas en la legislación. Aparecerán si mañana aprobamos el acuerdo; con él será más fácil, en el futuro, tomar en consideración la forma en que las personas alérgicas se ven afectadas por los aditivos.

También me llena de orgullo el hecho de que nosotros, desde el Parlamento, hayamos conseguido tres cambios cruciales a las nuevas reglas. El primero se refiere a los llamados colorantes azoicos. Éstos se encuentran, por ejemplo, en refrescos y golosinas, a pesar de que se haya demostrado científicamente que ciertos colorantes azoicos pueden generar hiperactividad en los niños. Por eso era importante, para mí y para la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento, lograr que se prohíban estas sustancias. No lo hemos logrado porque los Estados miembros se oponen enérgicamente tanto a la prohibición como a un etiquetado especial. A pesar de esta oposición, hemos conseguido, al menos, el compromiso de que los alimentos que contengan estas sustancias colorantes azoicas irán acompañados de una advertencia clara.

El segundo cambio se refiere a las repercusiones medioambientales de los aditivos. Un ejemplo del potencial que tienen los aditivos para afectar al medio ambiente es el edulcorante sucralosa. Se ha comprobado que la sucralosa pasa directamente por el cuerpo y no es tratada por nuestros sistemas de alcantarillado. Si se adopta el acuerdo, estará claro que debemos tener en cuenta el medio ambiente cuando tomemos decisiones sobre los aditivos.

El tercer cambio está relacionado con la nanotecnología. Según el acuerdo, si un aditivo ya aprobado se modifica por medio de la nanotecnología, se deberá considerar como un aditivo nuevo y someterlo a un nuevo procedimiento de aprobación.

Por lo que se refiere al reglamento sobre el procedimiento de autorización común, en primer lugar aplaudo el hecho de que vayamos a lograr ahora dicho procedimiento común. En segundo lugar, era importante asegurarse de que se da tiempo suficiente a la EFSA para sus evaluaciones de las diversas sustancias.

Los Verdes han presentado una enmienda para prohibir los colorantes azoicos, lo que va contra el acuerdo sobre aditivos alcanzado con el Consejo. Al hacerlo, ponen en peligro todas las mejoras mencionadas, incluida una advertencia especial para los colorantes azoicos. Me gustaría haber logrado una prohibición, pero no es posible conseguir que la acepte el Consejo de Ministros. Por eso estoy dispuesta a votar en contra de la prohibición, ya que de lo contrario nos arriesgamos a no conseguir ni la prohibición ni la advertencia, y eso no sería ciertamente en interés de los niños.

Por último, insto a los diputados presentes en la Cámara a que apoyen mañana el acuerdo y voten en contra de todas las demás enmiendas.

 
  
MPphoto
 
 

  Mojca Drčar Murko, ponente. − Señor Presidente, los aromas se definen como la adición de olor o sabor a las comidas y en su mayoría son una mezcla de un gran número de preparados aromáticos.

El Parlamento Europeo ha insistido en unas enmiendas que, en su opinión, serían la base de un reglamento equilibrado y aplicable que tuviera en cuenta los avances científicos y tecnológicos. Se sabe que el Consejo y el Parlamento mantenían posturas diferentes sobre la cuestión de hierbas y especias. El Parlamento creía que aún no se ha demostrado más allá de toda duda razonable que los alimentos preparados en los que se encuentran presentes de forma natural ciertos compuestos no deseables tengan el mismo potencial toxicológico que cuando se prueban de manera aislada. Las hierbas y especias se vienen usando desde tiempo inmemorial sin efectos perjudiciales conocidos.

Como ponente, no buscaba para las hierbas y especias exenciones completas respecto a los límites establecidos en el Anexo III. Se solicitaba la concesión de exenciones apropiadas sólo en aquellos casos en que la evidencia científica no sea completa y, por tanto, posiblemente la situación aún no cuente con la madurez suficiente para su armonización a escala europea.

El acuerdo de segunda lectura consistía, por tanto, en garantías apropiadas dadas para algunas hierbas y especias que las eximían de los límites establecidos en el Anexo III. Esto ayuda a mantener los límites propuestos por el Consejo: 4 de 11 principios activos purificados y respecto a unas 30 de 40 categorías de alimentos. Es el máximo que se podía conseguir y, por tanto, pido al Parlamento Europeo que vote a favor.

No obstante, como diputada a título individual, me siguen preocupando algunos aspectos que espero que la Comisión solucione durante la fase de ejecución. El compromiso de la nota a pie de página no es aplicable cuando las hierbas y especias aparecen unidas a los aromas en alimentos compuestos. Esto podría tener el efecto no deseado de que el sector alimentario retirara las hierbas y especias, ya que los extractos y aromas son mucho más fáciles de normalizar. Debido a los niveles variables de principios activos en las hierbas y especias, los fabricantes de alimentos tendrían que cambiar sus recetas lote por lote, lo que resultaría muy costoso. El sector de hierbas y especias podría incluso verse barrido del mercado europeo.

Esto no debe suceder, porque los consumidores europeos no quieren esta limitación a su derecho de elección y también por razones de salud pública. En este caso, paradójicamente, el consumidor consumiría mayores niveles de aromas que, según la denominada jerarquía de purificación, son más cercanos a los principios activos no deseables que las hierbas y especias. Agradecería que la Comisaria me tranquilice en el sentido de que los posibles efectos negativos serán vigilados de manera adecuada y frenados si es necesario.

 
  
MPphoto
 
 

  Pilar Ayuso, suplente de la ponente. − Señor Presidente, voy a hablar en nombre de la ponente, la señora Doyle. Le pido disculpas en su nombre por no poder estar presente, ya que en este momento está trasladándose a Estrasburgo. La señora Doyle acoge con satisfacción el compromiso con el Consejo sobre este paquete de enriquecedores de alimentos que es tan necesario.

Las enzimas se añaden a la comida para desempeñar una amplia gama de funciones tecnológicas en la fabricación, el procesado, la preparación, el tratamiento, el envasado, el transporte o el almacenamiento de los alimentos. Se utiliza más comúnmente en panadería, para la elaboración de cerveza, en la producción de queso y en la producción de alcohol y otras bebidas. Desempeñan un papel cada vez más importante en la producción de alimentos y pueden utilizarse como alternativa a sustancias químicas en la mejora de la textura, apariencia, valor nutricional y sabor de la comida. Asimismo ayudan en ciertos procesos de producción.

Esta propuesta es, de hecho, la primera legislación específica de la Unión Europea dirigida a enzimas alimentarias. Actualmente no hay normas armonizadas a nivel comunitario que controlen el uso de enzimas, lo que no sólo crea obstáculos al comercio y falta de seguridad jurídica sino también diferentes estándares de protección de los consumidores en los 27 Estados miembros. Solamente tres Estados miembros tienen sus propios procedimientos de evaluación de riesgos, como son: el Reino Unido, Francia y Dinamarca.

Conforme a la nueva legislación, que votaremos mañana, se establecerán normas armonizadas en la Unión Europea para la evaluación, la aprobación y el control de las enzimas utilizadas en la alimentación.

La ponente piensa que todo esto es muy importante, ya que se mejorará la seguridad alimentaria y se aumentará la capacidad de elección, dado que los consumidores tendrán mayor información sobre el contenido de los alimentos que consumen.

Está particularmente satisfecha de que el Consejo haya acordado que los dos procedimientos de autorización para cualquier sustancia producida a partir de organismos genéticamente modificados puedan llevarse a cabo simultáneamente y que, por lo tanto, se evite la doble autorización de estos productos.

También está muy satisfecha de que el Consejo haya aceptado el deseo del Parlamento de contar con una única base jurídica, es decir, el artículo 95 del Tratado sobre mercado interior, conforme a la enmienda presentada por ella misma en primera lectura. Además, es particularmente útil para la industria que el Consejo haya proporcionado un período de transición de un año a partir de la fecha de entrada en vigor del Reglamento propuesto, durante el que los alimentos legalmente comercializados o etiquetados dicho año puedan comercializarse hasta una fecha de durabilidad mínima o la fecha de caducidad.

Para finalizar, a la ponente le gustaría dar las gracias a sus colegas por su apoyo y colaboración, particularmente a la señora Westlund y a la señora Drčar Murko y a todos los ponentes alternativos, así como a la Presidencia eslovena, por su duro trabajo. Hemos coordinado con éxito cuatro propuestas de legislación y, por lo tanto, mejoraremos el mercado único en este campo que promueve la innovación y la competitividad europeas asegurando, al mismo tiempo un alto nivel en la seguridad de los alimentos y en la protección del medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Androula Vassiliou, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, en primer lugar quisiera agradecer al Parlamento, y especialmente a las tres ponentes —señora Drčar Murko, señora Doyle y señora Westlund—, los considerables esfuerzos que han hecho y el tiempo que han dedicado a este importante paquete legislativo. En particular, aprecio los esfuerzos por mantener las propuestas unidas en forma de paquete, logrando con ello un enfoque coherente en esos casos parecidos.

Este paquete legislativo representa una aportación importante al programa de simplificación de la Comisión. Hace posible la armonización en los campos respectivos y también promueve la coherencia entre las tres áreas. El procedimiento de autorización común establecerá un sistema para la evaluación y autorización homogéneas de aditivos, enzimas y aromas.

Esto tiene una gran importancia en la seguridad de los consumidores y en la competitividad del sector alimentario. Los operadores, de manera especial, se beneficiarían plenamente de la ventaja de un procedimiento centralizado, transparente y limitado en el tiempo.

En relación con la propuesta sobre aditivos alimentarios, la reglamentación de dichas sustancias es importante para garantizar la seguridad de los alimentos y también para garantizar que no se confunda al consumidor. Estos criterios, junto con la evidencia de la necesidad tecnológica de usar aditivos alimentarios, son prerrequisitos importante para dicho uso. Aunque estos principios están establecidos en la legislación vigente, aplaudo los cambios y las aclaraciones adicionales que se han introducido para reforzar estos importantes aspectos. También es necesario mantener la legislación al día a la luz de los avances científicos y tecnológicos.

En este sentido puedo, en particular, apoyar las enmiendas que se han introducido a raíz de la evaluación de los resultados del estudio de Southampton por parte de la EFSA. Requerirán el etiquetado de los posibles efectos adversos en el comportamiento de los niños, que se han asociado con ciertos colorantes alimentarios. Este etiquetado garantizará que los consumidores que quieran evitar dichos colorantes dispongan de información suficiente.

Durante los debates de esta propuesta, ha habido cierta preocupación acerca de los posibles efectos alergénicos de determinados colorantes alimentarios comúnmente denominados «colorantes azoicos». Existen procedimientos y leyes específicos aplicables a los alimentos potencialmente alergénicos y puedo, por tanto, afirmar con total claridad que la Comisión pedirá a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria que aborde de manera explícita los posibles efectos alergénicos de los colorantes azoicos durante la reevaluación de dichos aditivos alimentarios. Si fuera necesario como resultado de dicha reevaluación, la Comisión considerará la posibilidad de adoptar medidas apropiadas para modificar el Anexo III, parte A, a la Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, a fin de proporcionar información suficiente a los consumidores que padezcan alergias alimentarias.

En relación con las enzimas, éstas se vienen utilizando tradicionalmente en la producción de alimentos como pan, queso, cerveza y vino. Las enzimas pueden mejorar la textura, el aspecto y el valor nutricional de los alimentos, y se pueden usar como alternativas a la tecnología química. Hasta ahora, la legislación relativa a las enzimas alimentarias no se ha armonizado del todo en la UE y, como consecuencia, esta falta de armonización ha creado barreras para el comercio y ha obstaculizado el crecimiento en este campo.

La conclusión satisfactoria de este reglamento propuesto salvará la actual brecha normativa creando reglas armonizadas para la evaluación científica, la autorización y el uso de enzimas alimentarias en la Comunidad.

Acojo favorablemente los cambios que refuerzan el principio de cautela y el criterio de no confundir al consumidor, que son principios subyacentes del reglamento propuesto. También aplaudo el cambio que aporta una aclaración adicional de la interacción entre el reglamento sobre las enzimas y la legislación sobre alimentos y piensos modificados genéticamente.

En relación con los aromas, la propuesta ofrece un alto grado de protección para el consumidor a la vez que permite al sector continuar desarrollando nuevos aromas y nuevas aplicaciones, a fin de responder a la creciente demanda de alimentos más adecuados por parte de los consumidores. El marco permitirá al sector europeo mantener y consolidar su posición de liderazgo en el mercado global.

Los aromas se utilizan para impartir o modificar el olor o el sabor de los alimentos en beneficio del consumidor. El uso de aromas no debe confundir al consumidor en cuanto a la naturaleza o la calidad de sus alimentos. Las nuevas reglas de etiquetado de los aromas informarán mejor al consumidor y contribuirá a evitar que se le confunda.

Durante los debates, ha habido diferencias de opinión acerca de la necesidad de incluir las especias y hierbas en el ámbito del reglamento. La Comisión acoge favorablemente el acuerdo al que se ha llegado, que mejorará la protección del consumidor y al mismo tiempo tiene en cuenta las posibles consecuencias en los usos tradicionales.

He escuchado con atención a la señora Drčar Murko y quiero asegurarle, y también confirmar, que, desde el momento en que entre en vigor el reglamento, la Comisión vigilará cuidadosamente, basándose en la información facilitada por los Estados miembros, la evolución del uso de las especias y hierbas y de los extractos aromáticos naturales. Con esta información, y teniendo en cuenta los últimos avances científicos en relación con el riesgo toxicológico y la exposición de los consumidores, propondrá, si procede, enmiendas al Anexo III, parte B.

 
  
MPphoto
 
 

  Pilar Ayuso, en nombre del Grupo PPE-DE. – Señor Presidente, señora Comisaria, ahora intervengo en nombre propio y, en primer lugar, me gustaría comenzar mi intervención felicitando a la ponente, la señora Drčar Murko, por el arduo trabajo que ha realizado, y a los demás ponentes alternativos, así como a la Presidencia eslovena y a la Comisión, por su disponibilidad negociadora a la hora de llegar a un acuerdo en segunda lectura sobre este informe. Quisiera agradecer también la ayuda de los ponentes de los otros informes del paquete, la Sra. Westlund y la Sra. Doyle, así como a los ponentes alternativos por su colaboración en la búsqueda de soluciones para los problemas horizontales que planteaban estas propuestas.

El tema más conflictivo que se ha planteado en esta propuesta de aromas, desde el principio del debate, han sido los principios biológicamente activos naturalmente presentes en hierbas y especias, que planteaban un gran problema para los productores de hierbas y especias, ya que se encontraban ante la imposibilidad de cumplir los requisitos de la propuesta, dada la especial naturaleza de sus productos: lugares diferentes de recolección, épocas del año en que eran recogidas, hábitos alimenticios en los diferentes países, etc.

Sobre este aspecto, quisiera señalar que, desde mi Grupo político, lo que se ha pretendido desde el principio ha sido la protección del consumidor. Por ello, me parece positivo que se haya llegado a un acuerdo con el Consejo y la Comisión para que los niveles máximos no se apliquen a determinadas sustancias cuando un alimento compuesto no contenga ningún aroma añadido y los únicos ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes que se hayan añadido sean hierbas y especias frescas, secas o congeladas.

Para finalizar, me gustaría celebrar que mañana se vayan a adoptar estas propuestas de legislación sobre el paquete de enriquecedores de alimentos, porque ello no sólo va a suponer una puesta al día de la legislación sino que se van a poder evaluar los riesgos para comercializar aromas, lo que va a suponer una gran protección para los consumidores europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela, en nombre del Grupo del PSE.(PT) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, en primer lugar, y en nombre del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, deseo felicitar a la ponente por su trabajo, por intentar llegar a un consenso con los ponentes alternativos y por los esfuerzos que ha hecho por alcanzar el acuerdo deseado entre las partes.

La propuesta de Reglamento sobre los aromas pretende clarificar y actualizar las reglas de uso de los aromas e ingredientes alimentarios con propiedades aromáticas teniendo en cuenta los avances tecnológicos y científicos en el ámbito de los aromas, la evolución de la legislación sobre alimentos en la Unión Europea y, al mismo tiempo, los requisitos de protección de la salud humana.

El Reglamento establece las condiciones generales para el uso de aromas o ingredientes alimentarios con propiedades aromáticas, incluye una definición clara de los aromas, reglas generales para su uso, reglas de etiquetado y niveles máximos de las sustancias que suponen un riesgo para la salud humana. El acuerdo alcanzado en este proceso de segunda lectura es el resultado de la cooperación entre la Comisión, el Consejo y el Parlamento. Se han celebrado varias reuniones, se han negociado los puntos más controvertidos y todas las partes han hecho concesiones. El acuerdo, no obstante, refleja los principios de diversas enmiendas presentadas por el Parlamento, que tienen en cuenta dos objetivos clave: informar a los consumidores y proteger sus intereses, además de proteger la salud pública.

Los aromas y sustancias aromatizantes deben ser seguros, y su uso no debe confundir a los consumidores. En este contexto, la nueva legislación establece los niveles máximos de ciertas sustancias en los aromas e ingredientes alimentarios con propiedades aromáticas potencialmente tóxicos y peligrosos para la salud humana, teniendo en cuenta las opiniones científicas de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. Estos niveles máximos no son aplicables a tres sustancias: estragol, safrol y metileugenol, cuando están presentes en alimentos compuestos a los que no se han añadido aromas, sino únicamente ingredientes alimentarios con propiedades aromáticas en forma de hierbas o especias. No obstante, esta excepción se revisará en el caso de que salga a la luz evidencia científica que demuestre que su consumo comporta riesgos para la salud.

La noción de lo que es natural todavía resulta confusa para los consumidores, pero la nueva propuesta de etiquetado de aromas naturales se corresponde de manera más efectiva con las expectativas de los consumidores, ya que el uso del término natural se limita a los aromas obtenidos de sustancias aromatizantes naturales en las que al menos el 95 % del componente aromatizante debe haberse obtenido de la fuente natural a la que se hace referencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Mojca Drčar Murko, en nombre del Grupo ALDE. – Señor Presidente, por lo que respecta al reglamento sobre aditivos, mi grupo acoge favorablemente la propuesta de modernizar y armonizar la legislación europea y ha apoyado a la ponente señora Westlund en sus esfuerzos por conseguir una protección sostenible de los consumidores y de su salud, especialmente de los grupos vulnerables de la población.

Es una realidad que los fabricantes de alimentos responden a la creciente demanda con el desarrollo continuo de nuevos productos, y su diversificación se consigue principalmente mediante la incorporación de aditivos. La legislación sobre alimentos debe ser proporcionada y equilibrada y al mismo tiempo servir a la salud pública y garantizar unas condiciones equitativas para los productores de alimentos.

Este principio es sencillo, pero evidentemente se puede interpretar de muchas maneras. ¿Cómo podemos conseguir una ganancia sustancial en términos de salud pública y al mismo tiempo no obstaculizar el desarrollo tecnológico de la producción de alimentos europea?

Creo que estuvimos de acuerdo en unas enmiendas sensatas —que pretenden salvaguardar los intereses de los consumidores, especialmente con un etiquetado exacto—, pero queríamos contribuir también a elevar el grado de sensibilización de los consumidores. Estoy convencida de que unos consumidores informados y atentos pueden influir mucho en la producción de alimentos preparados en la Unión Europea. Hemos apoyado las enmiendas dirigidas a reforzar la propuesta de la Comisión, especialmente en tres puntos: participación en el procedimiento de autorización de aditivos, transparencia del procedimiento de autorización y condiciones específicas para la autorización.

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Schlyter, en nombre del Grupo Verts/ALE. (SV) Señor Presidente, nuestros votantes quieren alimentos buenos y seguros en los que puedan confiar. ¿Los conseguirán con estos reglamentos? El Parlamento ha logrado que le acepten algunas mejoras. Lo que me complace mucho personalmente es que la nanotecnología, en particular, estará por fin regulada y ya no podrá colarse en el mercado sin un control apropiado. La inclusión del medio ambiente como uno de los criterios para la aprobación de aditivos es una mejora. El hecho de que la presencia de colorantes azoicos deba indicarse en las etiquetas es una mejora. Existen, por tanto, cosas de las que alegrarse. Además, respecto a los aromas, el Parlamento ha conseguido garantizar que los productos con sabores naturales no queden en completa desventaja frente a los productos del sector de aromas artificiales.

A pesar de esto, me sorprende que el Consejo vaya contra los deseos de sus votantes. ¿Cómo se pueden oponer activamente nuestros Gobiernos a un texto que dice que los aditivos no deben confundir a los consumidores haciéndoles creer que un alimento contiene ingredientes distintos de los que realmente contiene? ¿Cómo se pueden oponer activamente a esto? Los ministros se oponen activamente a la idea de que tiene que haber un motivo especial para usar colorantes en sustancias que, por naturaleza, son incoloras. El Consejo de Ministros se ha opuesto activamente a la prohibición de los colorantes azoicos. Se han opuesto activamente a la exigencia de que las etiquetas de los productos indiquen que se incluyen pesticidas usados como conservantes, para que los consumidores estén informados de este hecho.

Creo que, si aprobamos la propuesta de los Verdes de prohibir los colorantes azoicos en productos para niños, obligaremos al Consejo a dar la cara para defender su postura en el debate público. Después de todo, es fácil para el Consejo mantener su postura en esos asuntos cuando negocia con nosotros a puerta cerrada, pero ¿cuál será el gobierno que se atreva a aprobar aditivos que sabemos que generan hiperactividad en los niños y que tenemos buenos motivos para creer que les provocan alergias? Me pregunto si la Comisión no podría plantear directamente la prohibición. Después de todo, no se puede decir que los colorantes sean aditivos esenciales e insustituibles. Además, existen colorantes que no son azoicos. Si insistimos en aplicar el principio de cautela, tan pronto como la EFSA haya demostrado que existen riesgos de alergia o un riesgo de alergia más elevado, sólo nos queda prohibirlos. Una vez hecho esto, ya no tendremos que hablar más de los colorantes azoicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Kartika Tamara Liotard, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (NL) Quisiera empezar por expresar mi sincero agradecimiento a las ponentes y a los ponentes alternativos por su cooperación en un trabajo tan complicado como ha sido éste. El resultado final quizá no sea del todo el que yo habría querido, pero creo que representa lo mejor que se podía conseguir en estas circunstancias políticas.

Tal como yo lo veo, hay dos cosas prioritarias en todos esos expedientes: máxima protección al consumidor y transparencia total. Por lo que a mí respecta, los intereses económicos son enteramente secundarios frente a estos dos conceptos clave. Máxima protección al consumidor significa la aplicación sistemática del principio de cautela. Si no se está seguro al 100 % de que algo es inocuo, no se debe conceder la autorización de comercialización. Confundir al consumidor en el momento de la compra también debe evitarse a toda costa. Máxima transparencia significa que no cedamos a la presión de las multinacionales del sector alimentario por mantener secretos sus métodos y fórmulas de producción. Los consumidores tienen derecho a saber exactamente lo que contienen sus alimentos y las condiciones en las que se han producido.

Al evaluar los cuatro informes a la luz de estos dos principios, observo que, aunque no siempre sean perfectos, representan una clara mejora respecto a las propuestas originales. Benefician a la protección de los consumidores y a la transparencia, y por esta razón apoyaré los acuerdos. Es una pena que no hayamos regulado también directamente el etiquetado de los alimentos modificados genéticamente.

Para finalizar, quisiera añadir una cosa más. Me parece realmente extraordinario que, en propuestas nuevas, como en el caso de alimentos nuevos, la Comisión lance el procedimiento uniforme antes incluso de contar con la aprobación del Parlamento. No se me antoja que esto muestre un gran respeto por la democracia europea, por decirlo suavemente.

 
  
MPphoto
 
 

  Irena Belohorská (NI).(SK) Quiero empezar por mencionar el trabajo de la señora Doyle y darle las gracias por intentar producir un documento equilibrado, con el principal objetivo de proteger la salud de los ciudadanos.

Las enzimas alimentarias están contenidas en muchos productos que se consumen a diario en todos los estratos de la sociedad, como es el caso de los bollos y el pan. Es muy importante, por tanto, controlar su producción. También es muy importante asegurarse de que sean inocuas para la salud y armonizar el citado control en toda la Unión Europea.

Es muy importante ganarse la confianza de los ciudadanos de la Unión Europea en la preparación de las directivas europeas, especialmente en un período en el que Europa se está viendo sacudida por el escándalo del «reciclaje de quesos en mal estado». Para evitar otra situación parecida, debemos concentrarnos no sólo en la preparación de una directiva, sino sobre todo en vigilar su aplicación en los distintos Estados miembros. Puesto que sabemos que hasta el 80 % de las enzimas alimentarias son fabricadas por cuatro empresas, creo que el control de calidad de la producción no debería ser un problema. Pero los métodos de producción pueden llegar a ser un problema y creo, por tanto, que el informe de la señora Doyle hace bien en llamar la atención sobre este problema clave.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE-DE).(FR) Señor Presidente, en un momento en el que asistimos al enésimo escándalo alimentario en algunos Estados miembros de la UE, aunque sin duda se deba a un fraude a gran escala, no es de extrañar que el consumidor se cuestione y exprese dudas acerca de cualquier cosa que pueda parecer «artificial». La Europa que ofrece protección también garantiza la seguridad de los consumidores y la salud pública.

Los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios desempeñan un papel importante en la fabricación de nuestros alimentos. Ésta es la razón de que necesitemos unas reglas claras y armonizadas en relación con la seguridad, la autorización y la venta de estas sustancias a fin de proteger a los consumidores y, sobre todo, aumentar la confianza del público en los alimentos producidos con estas sustancias. Es importante, por tanto, que las reglas se basen en opiniones científicas fiables.

También necesitamos llenar el vacío legal que ha existido siempre a escala europea en lo que se refiere a las enzimas, que se usan en la fabricación de pan o productos lácteos, por ejemplo. Me complace ver que se han introducido salvaguardas adicionales para garantizar la transparencia por medio de un etiquetado claro y más inteligible. Esto es especialmente importante cuando se trata de productos que también se anuncian como «naturales».

Un aspecto clave de la legislación propuesta es la introducción de un único procedimiento de autorización común para los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios, con una evaluación de la seguridad a cargo de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria para todos ellos, que ciertamente se están usando cada vez más en el sector alimentario.

Naturalmente, el Parlamento vigilará para asegurarse de que estas sustancias se controlan. En ningún caso los aditivos alimentarios deben poner en peligro la salud de los consumidores ni confundirlos, porque es absolutamente esencial que garanticemos la protección de los consumidores y la seguridad de los alimentos al tiempo que mantenemos la capacidad de innovación y la competitividad del sector alimentario.

 
  
MPphoto
 
 

  Linda McAvan (PSE). - Señor Presidente, quisiera hablar al Comisario acerca de uno de los informes sobre aditivos alimentarios, y en particular acerca de lo que se conoce como colorantes azoicos. Estoy muy satisfecho de que tengamos buenas noticias: de ahora en adelante tendrán que aparecer en el etiquetado de todos los productos alimentarios. Deseo felicitar a Åsa Westlund, que ha trabajado muy duro para conseguir esto. Cuando empezó con este trabajo, nadie creía que pudieran lograrse tantos avances, y sin embargo los hemos conseguido. Es una mejora real respecto al statu quo. Pero creo que se queda corta.

Sin duda conocerán el estudio realizado el otoño pasado por Universidad de Southampton, que muestra un vínculo entre el comportamiento de niños alimentados con un cóctel de diferentes golosinas y refrescos y los colorantes azoicos. Se trata de un estudio muy serio; fue publicado en The Lancet. Ha sido sometido a revisión paritaria y es tan serio que el Reino Unido, a través de su Standards Agency, ha pedido ahora que se prohíban estos colorantes en los productos alimentarios. Muchas empresas en Europa hacen bueno el dicho de que el movimiento se demuestra andando y los están eliminando voluntariamente.

El mercado único ya está fallando en esta cuestión. Es bien sabido que estos productos carecen de valor nutritivo, y en el mercado existen aromas naturales. En uno de nuestros periódicos vi esta pregunta: «¿Necesitamos acabar con los Smarties?» (se trata de una golosinas de colores muy vivos). Pero el mercado ofrece alternativas naturales perfectamente buenas a esos colorantes. No los necesitamos.

Nos alegramos de lo que ha sucedido hoy, pero esperamos que siga trabajando con la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria para acelerar su actividad en la revisión de esas sustancias. No creo que los ciudadanos europeos quieran estos colorantes artificiales, y pienso que deberíamos prestar más atención a lo que la gente quiere en sus alimentos y menos a lo que las empresas quieran añadirles. Espero que presione a la EFSA para que trabaje con mayor rapidez y consiga una solución a este problema.

 
  
MPphoto
 
 

  Marios Matsakis (ALDE). - Señor Presidente, deseo hablar acerca de la propuesta sobre enzimas alimentarias de la que he sido ponente alternativo. A este respecto quisiera felicitar a la señora Doyle —y espero que esta noche llegue sana y salva desde Irlanda— por un informe excelente.

También deseo expresar mi agradecimiento por la buenísima cooperación prestada a los ponentes alternativos, que en todo momento se ha dado desde un espíritu de entendimiento, un intercambio efectivo de conocimientos políticos además de científicos.

Esta cooperación ha tenido la calidad suficiente para producir un acuerdo muy deseado que goza de un amplio apoyo entre todos los grupos políticos de esta Cámara y que, en mi opinión, contiene muchos parámetros eminentemente razonables que reforzarán el instrumento legislativo que estamos considerando, y lo harán mucho más efectivo y más fácil de aplicar.

Pensando en este paquete de compromiso, creo que, en buena medida, se conseguirá el objetivo del reglamento propuesto que, como es bien sabido, consiste en armonizar la legislación que controla el uso de las enzimas en la transformación de los alimentos en la UE, con el principal objetivo de proteger la salud humana pero también, secundariamente, de promover un comercio justo y la competencia.

Nos complace especialmente que el principio de cautela —considerado sagrado no sólo por los diputados de mi grupo sino por la gran mayoría de los diputados al Parlamento en general— tenga un lugar prominente en este informe, algo que debería lograr que los consumidores europeos perciban que se está haciendo mucho por garantizar la protección de su salud en lo que se refiere a las enzimas alimentarias.

Además, se hace especial hincapié en garantizar que la información ofrecida al consumidor sea precisa y útil.

Como era de esperar, la cuestión de la presencia de organismos modificados genéticamente ha suscitado cierta controversia. No obstante, se ha alcanzado una solución de compromiso suficiente.

Para terminar, quiero decir que éste es un buen informe y que mi grupo lo apoyará con firmeza.

 
  
MPphoto
 
 

  Kathy Sinnott (IND/DEM). - Señor Presidente, hablamos mucho aquí de proteger a los niños. Abundan las pruebas que sugieren que los aromas y suplementos artificiales son perjudiciales para la salud de los niños por muchas razones. En primer lugar, podemos considerar el incremento del 435 % al que hemos asistido en las tasas de niños con autismo en los últimos 15 años y en las tasas de hiperactividad, que actualmente afecta a un 3-5 % de los niños. Seguidamente podemos considerar los síntomas que se atribuyen a los aromas, de los que hay donde elegir, pero tomemos como ejemplo el glutamato monosódico, presente en golosinas, bebidas, aperitivos y almuerzos para niños. Existen 92 síntomas, pero entre ellos se encuentran la hiperactividad y los trastornos del humor.

Como madre que soy, mi principal prioridad en los alimentos es la seguridad y la transparencia. Tengo la sensación de que estamos comprometiendo seriamente a los niños y a su capacidad de aprendizaje cuando permitimos que sus alimentos contengan cócteles de colorantes, conservantes y aditivos. Los niños necesitan una comida fresca de calidad, obtenida lo más local y naturalmente posible. Por todo esto, empecemos a proteger de verdad a los niños.

 
  
MPphoto
 
 

  Anja Weisgerber (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, Señorías, mi agradecimiento a todos los ponentes, especialmente a la señora Drčar Murko y a la señora Ayuso, por su cooperación constructiva y por su confianza. El paquete sobre enriquecedores de alimentos nos llevará a unas reglas uniformes y armonizadas sobre el uso de aditivos que se aplicarán en toda Europa. Además, en el futuro, cuando se utilicen aditivos, enzimas y aromas en los alimentos, habrá un alto nivel de protección de la salud de los consumidores, como debe ser.

El paquete adapta la legislación actual a los avances técnicos y científicos que se han producido en el campo de los aditivos alimentarios. Cuando exista una base científica que indique riesgos para la salud, los umbrales se deben fijar de forma que eviten cualquier peligro.

Por otra parte, no debemos ponernos histéricos ni dar pie a un pánico injustificado. Existen aditivos alimentarios como el konjac, un humectante, y la cera de abejas, un antiaglomerante, que se han utilizado durante siglos en la preparación de alimentos y bebidas. Además, ciertas frutas de hueso, como las cerezas, los melocotones y los albaricoques, contienen de manera natural pequeñas cantidades de ácido cianhídrico, y sin embargo hemos estado comiendo estas frutas durante miles de años sin ningún problema. Del mismo modo, algunas hierbas y especias contienen de manera natural sustancias que, en concentraciones elevadas, pueden originar problemas de salud. En cambio, hemos estado usando hierbas y especias como la albahaca, el estragón y la nuez moscada en la preparación de nuestros alimentos desde el año catapún sin ningún problema, pero, desde luego, sólo en dosis pequeñas e inocuas.

Por tanto, aplaudo el acuerdo del nuevo reglamento sobre los aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes utilizados en los alimentos o en su superficie. En los casos en que no existe motivo de preocupación, se hacen excepciones a los umbrales, aunque sólo cuando se usan exclusivamente hierbas frescas y secas para la preparación de los alimentos. De esta forma, promovemos el uso de productos e ingredientes naturales, para que las recetas con miles de años de historia, como el pesto italiano, se mantengan en el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Gyula Hegyi (PSE). - (HU) Aplaudo el hecho de que, tras el reglamento REACH y el reglamento sobre plaguicidas, estemos dirigiendo nuestra atención al reglamento del uso de sustancias químicas y aditivos alimentarios frecuentemente condenados.

Como consecuencia del creciente número de escándalos, la opinión pública europea piensa en estas sustancias, que son sospechosas para los consumidores, con una preocupación aún mayor. Por término medio, una persona consume unos 3 kg al año de los aproximadamente 2 600 aditivos diferentes con números E, sin conocer claramente cuáles pueden ser sus efectos nocivos.

Ha habido ya algunas acusaciones bien fundamentadas en relación con un buen número de aditivos. Los aditivos crean a los consumidores una falsa impresión al prestar a los alimentos unos colores vivos y brillantes que no están presentes en la naturaleza. Además de este riesgo para la salud, también causan daños psicológicos a los niños, acostumbrándolos a unos alimentos poco naturales cuando es precisamente una vuelta a los alimentos naturales lo que debemos preconizar entre jóvenes y adultos por igual.

Quisiera felicitar a la señora Westlund por su informe; lo que ha conseguido es que, conforme a la nueva legislación, los aditivos perjudiciales para la salud humana y para el medio ambiente no se puedan seguir utilizando en el futuro. Es importante que las sustancias peligrosas, como los colorantes alimentarios azoicos que provocan hiperactividad en los niños, se identifiquen al menos en los alimentos, aunque estoy de acuerdo con mis colegas en que deberíamos haber adoptado una prohibición.

Sí lamento, no obstante, que a pesar de la recomendación del Parlamento siga sin ser obligatorio identificar rigurosamente los aditivos que contienen organismos modificados genéticamente. Una gran parte de la población europea no quiere consumir alimentos que contengan OGM y, según las encuestas, el 90 % tienen la expectativa de saber si un determinado alimento los contiene o no. No podemos desatender hasta este punto la sana inquietud de nuestros ciudadanos ni su derecho a la información.

Por cierto, algunos de mis colegas y yo manifestamos nuestra protesta en una declaración por el hecho de que la Comisión quiera introducir solapadamente nuevos OGM en Europa. Debemos proteger el derecho de todos a unos alimentos naturales y saludables.

 
  
MPphoto
 
 

  Horst Schnellhardt (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, debemos nuestro agradecimiento a la ponente, señora Westlund. Ha trabajado con una gran dosis de compromiso y de forma muy cooperativa. Esto me complace, y quiere decir que también podemos estar contentos del resultado. Creo que el nuevo Reglamento sobre aditivos alimentarios ha logrado un resultado satisfactorio tanto para los fabricantes como para los consumidores.

La legislación actual sobre aditivos alimentarios tiene casi 20 años. Con la transferencia de nuevas directivas y dos decisiones en dos reglamentos, el texto se ha simplificado y actualizado de acuerdo con los nuevos avances tecnológicos y científicos. Es un gran logro disponer de una lista positiva que señala claramente qué sustancias se pueden usar. Creo que esto es bueno, y también estoy de acuerdo con el uso del procedimiento de comitología cuando se tengan que agregar nuevas sustancias. Aquí deberíamos actuar con rapidez.

Estoy satisfecho con las reglas sobre productos modificados genéticamente. Necesitamos los dos procedimientos de autorización —habrá valoraciones— y por eso no veo por qué no debemos proceder en consecuencia, como han dicho algunos diputados. Bien es verdad que, pensando en los colorantes azoicos —están disponibles los resultados del estudio de Southampton—, también deberíamos tomar nota de que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha desarrollado un estudio que ha publicado un veredicto inicial en el que se indica claramente que el estudio de la Universidad de Southampton no es infalible. No es 100 % fiable. No debemos ponernos histéricos ni empezar a hacer aspavientos sólo porque se ha instaurado un procedimiento.

El procedimiento de concesión de licencias a través de la Autoridad de Seguridad Alimentaria es excelente, pero lo que me preocupa —y aquí me gustaría pedir a la Comisaria que lo reconsidere— es que estamos dando a la Autoridad de Seguridad Alimentaria nueve meses para autorización o análisis de riesgos. La Comisión también necesita nueve meses para tomar una decisión de gestión del riesgo. Por tanto, una empresa tiene que esperar 18 meses a obtener permiso para comercializar el producto. Esto está muy lejos de reducir la burocracia, de modo que realmente deberíamos reflexionar un poco sobre la forma de hacerlo con mayor rapidez.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE).(PL) Señor Presidente, la entrada en vigor de nuevos reglamentos sobre los principios del uso de aditivos artificiales (enzimas, aromas) en los productos alimentarios no sólo unifica la legislación en este campo, sino que además apoya la protección de la salud de los consumidores y facilita las ventas de alimentos dentro de la Unión Europea. La armonización del uso de enzimas en la UE cuenta con el respaldo del sector alimentario europeo, que no sólo tiene interés en la unificación de principios, sino también, y sobre todo, en que los consumidores no pierdan la fe en sus productos.

Como tal consumidor, me gustaría tener la seguridad de que los alimentos que compro son seguros. Los cientos de aditivos artificiales y los miles de aromas que se añaden a los alimentos no deben dañar nuestra salud. Los requisitos de calidad deben garantizar que se mantenga enteramente la seguridad. Es importante que los alimentos conserven su carácter natural en la medida de lo posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Krzysztof Kuźmiuk (UEN).(PL) Señor Presidente, hay tres cuestiones en este debate sobre las que quisiera llamar la atención.

En primer lugar, hay que apoyar a la Comisión Europea en sus esfuerzos por unificar los procedimientos de emisión de permisos para el uso de aditivos alimentarios —enzimas y aromas— en la Unión Europea, y en particular por aumentar la transparencia de esos procedimientos.

En segundo lugar, los procedimientos de emisión de permisos deben estar encaminados a lograr la máxima protección de la salud de los consumidores. El consumidor debe estar convencido de que tanto las instituciones europeas como las nacionales se mantienen alerta para proporcionarle la máxima protección de su salud y que, gracias a su funcionamiento, obtendrá alimentos saludables lo más naturales y seguros posible.

En tercer y último lugar, se debe observar el principio de informar a fondo al consumidor acerca de los aditivos contenidos en los alimentos. Esta información debe venir marcada claramente en el envase y estar redactada en un lenguaje claro y comprensible para el consumidor.

 
  
MPphoto
 
 

  Hiltrud Breyer (Verts/ALE).(DE) Señor Presidente, me gustaría mucho que apoyen las propuestas presentadas por el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, porque queremos que se prohíban los colorantes azoicos. La política de consumo europea se caracteriza por su seguridad, pero también por la aplicación del principio de cautela. Sin una prohibición, el principio de cautela sería pisoteado. Además, no existe ninguna necesidad técnica de los colorantes azoicos, porque existen alternativas. Por tanto, esto equivale a engañar al consumidor; induce a la gente a creer algo que no es.

Les insto una vez más a tomarse en serio este alarmante estudio y a aplicar de verdad el principio de cautela que, al fin y al cabo, hemos consagrado en el Derecho europeo. También les insto una vez más a que cubran la carencia del etiquetado de aditivos fabricados mediante tecnología genética; actualmente estamos intentando hacerlo con el etiquetado de productos de origen animal modificados genéticamente, y sería totalmente ridículo no aprovechar esta oportunidad.

Lo que necesitamos es un procedimiento de autorización que tenga en cuenta debidamente el principio de cautela pero no tenga carencias de etiquetado, y en el que los consumidores tengan derecho a elegir libremente lo que comen.

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslav Mikolášik (PPE-DE).(SK) Aprecio los esfuerzos de la ponente por conseguir una mayor transparencia en el proceso de aprobación de los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios y por reforzar la protección de los consumidores, especialmente la de los que son alérgicos a ciertas sustancias.

Los aditivos alimentarios se deben vigilar y reevaluar constantemente sobre la base de los cambios que tienen lugar en las condiciones de uso y de la nueva información científica. Muchos de ellos se fabrican con productos químicos y, en un uso prolongado, pueden tener un efecto negativo para la salud. Por tanto, es muy importante marcar los productos de forma clara y evidente para los consumidores. Esto afecta a productos de consumo y un marcaje inadecuado o la falta de marcaje de los productos puede tener consecuencias.

Quisiera también subrayar mi opinión de que los piensos modificados genéticamente, por ejemplo, deberían ir marcados de manera clara y legible, como en Canadá, donde consumen aceite de canola o de colza.

 
  
MPphoto
 
 

  Androulla Vassiliou, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, me alegro de la feliz conclusión de este paquete de propuestas y espero que mañana el Parlamento apoye la propuesta de acuerdo. Lo que es más importante, este paquete reforzará la protección de los consumidores y la seguridad de los alimentos. Observo especialmente algunas de las cuestiones difíciles que se han debatido y valoro el deseo de llegar a un compromiso. En este sentido quiero expresar de nuevo mi agradecimiento a las tres ponentes por su duro trabajo y por la buenísima cooperación que han mantenido con la Comisión a fin de alcanzar esta propuesta de compromiso.

En particular, quisiera dar las gracias a la señora Westlund por sus esfuerzos en relación con los colorantes. Sabe muy bien que la Comisión ha apoyado sus propuestas. Hemos llegado a una propuesta de compromiso, pero les aseguro que no caeremos en la autocomplacencia. Ya hemos pedido a la EFSA que reevalúe todos sus aditivos autorizados y, si la opinión de la EFSA señala en esta dirección, no dudaremos en aplicar nuevas reglas a dichos aditivos.

También quiero decir esto en general porque, como ya he dicho, la EFSA reevalúa todas esas sustancias. Si en cualquier momento, para cualquier sustancia, la postura de la EFSA indica que existe algún riesgo para la salud humana, no dudaremos en hacer uso de nuestra prerrogativa y presionar para conseguir una enmienda.

Ha habido una pregunta en relación con las enzimas y el Reglamento sobre alimentos y piensos modificados genéticamente. Si se extrae una enzima de un organismo genéticamente modificado cubierto por el Reglamento (CE) nº 1829/2003 sobre alimentos y piensos modificados genéticamente, su origen GM vendrá indicado en la etiqueta. No obstante, el ámbito de aplicación del Reglamento (CE) nº 1829/2003 excluye los alimentos, incluidas las enzimas producidas por fermentación mediante microorganismos genéticamente modificados. La finalidad de esta propuesta es incluir estas enzimas en la autorización de evaluación de la seguridad, pero no para el etiquetado específico de alimentos modificados genéticamente.

Se ha hecho mención del período de nueve meses concedido a la Comisión para realizar su gestión del riesgo. La propuesta contempla nueve meses para que la Comisión presente una propuesta al comité permanente pidiendo una opinión. Éste es el tiempo máximo propuesto y, naturalmente, en muchos casos las propuestas de actualización de la lista se presentarán en un plazo menor. Sin embargo, hay casos, especialmente para los aditivos alimentarios, en los que harán falta nueve meses para que la Comisión consulte a los Estados miembros y a todas las partes interesadas relevantes sobre diversos asuntos. Esto sólo se puede conseguir si se dispone de tiempo suficiente para que las partes interesadas respondan, y por eso pienso que un máximo de nueve meses no es un plazo exagerado.

Quisiera finalizar dándoles de nuevo las gracias por su cooperación y manifestando mi deseo de que en la sesión de mañana se adopte la propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Åsa Westlund, ponente. − (SV) Señor Presidente, permítame agradecer una vez más a la Comisaria Vassiliou su apoyo en el tema de los colorantes azoicos. Nos hacemos cargo de que éste ha sido uno de los primeros asuntos que ha tenido que atender al tomar posición de su cargo. Ha demostrado que está usted preparada para asumir su responsabilidad en la Comisión, no sólo para seguir las recomendaciones de la EFSA, sino también para encargarse de emprender una evaluación independiente de todos los aspectos asociados a la legislación. Realmente ha demostrado que está preparada para aceptar esta responsabilidad.

Creo que el debate de esta tarde ha dejado claro que el Parlamento Europeo también seguirá de cerca, como es natural, la revisión de los efectos alergénicos de los colorantes azoicos por parte de la EFSA y analizará con detenimiento la postura de la Comisión acerca de dicha evaluación. Huelga decir que también examinaremos otros estudios que se presenten sobre los efectos de los colorantes azoicos en el comportamiento de los niños, por ejemplo, con el fin, posiblemente, de volver sobre este asunto más adelante.

Por último, quería decir también que una cosa es elaborar leyes y otra aplicarlas. Creo que muchos consumidores comparten mi opinión de que, actualmente, nos engañan a menudo en las tiendas. Me gustaría que los Estados miembros —y creo que es una demanda justificada— endurezcan sus sistemas de inspección y, junto con la Comisión, se aseguren de que la legislación que vamos a votar mañana se siga y se cumpla en la realidad, para que un consumidor no llegue a casa, por ejemplo, con un bote de yogur de frutas, creyendo que contiene gran cantidad de fruta o de bayas, para terminar descubriendo, tras una lectura minuciosa del envase, que sólo contiene colorantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Claude Martinez (NI).(FR) Señor Presidente, el sector alimentario utiliza 300 aditivos alimentarios, 2 600 aromas naturales o artificiales, además de diastasas o enzimas tradicionales y también colorantes azoicos. A eso se debe la necesidad de armonizar nuestras leyes. Dado que se refieren a hígado de ganso y de pato, a trufas o caracoles en conserva, es fácil comprender que exista una docena de leyes, más los cuatro reglamentos presentados para un procedimiento de autorización común con la lista de productos.

Sí, estos aditivos aumentan el riesgo de alergias, a veces serias, pero es posible que aquí se haya llevado demasiado lejos el principio de cautela. En 2008, un año en el que la crisis alimentaria global está descontrolada, en el que, señor Presidente, Italia nos está vendiendo mozzarella contaminada con dioxinas —un negocio de 10 millones de euros—, me resulta difícil creer que los 15 millones de desempleados en Europa estén especialmente preocupados por las enzimas y los aromas, aunque es típico de la Unión Europea ocuparse de lo infinitamente pequeño en un mundo infinitamente grande.

 
  
MPphoto
 
 

  Mojca Drčar Murko (ALDE). - Señor Presidente, además de lo que ya se ha dicho hoy, deseo reiterar que los aromas tienen un valor de mercado considerable. Al armonizar las reglas nacionales con el objeto de lograr la seguridad microbiológica de los alimentos preparados, los legisladores europeos deben ser conscientes de la sensibilidad de este campo e intentar evitar distorsiones en el mercado. Espero que sea así, y agradezco a la Comisaria Vassiliou la declaración que ha hecho hoy.

Hemos recorrido un largo camino con el Consejo y la Comisión al despejar los aspectos polémicos, excluir el mayor número posible de ambigüedades y alcanzar el acuerdo en segunda lectura.

Aparte de la seguridad de los alimentos y del fortalecimiento del mercado interior, también ha habido que tener en cuenta otros intereses de los consumidores. Entre ellos destaca el deseo de que los alimentos sean lo más naturales posible. No es necesariamente cierto que todos los aromas sean inocuos desde un punto de vista toxicológico y al mismo tiempo beneficiosos para el consumidor. El Parlamento quería resaltar sobre todo el derecho del consumidor a elegir.

En el procedimiento de aprobación de aromas, la «necesidad tecnológica razonable», por ejemplo, aborda otras estrategias europeas, como la lucha contra la obesidad, ya que la adición de aromas excesivamente potentes puede enmascarar la mala calidad de los alimentos preparados. Creo que esto ha quedado bastante claro en los considerandos.

Para concluir, quiero dar las gracias a todos los que han participado en el trabajo sobre el paquete de enriquecedores de alimentos y nos han ayudado a elaborar reglas viables y aplicables.

 
  
  

PRESIDE: LUIGI COCILOVO
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

La votación se celebrará mañana.

Declaraciones por escrito (Artículo 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Gábor Harangozó (PSE), por escrito. – Quiero empezar por felicitar a las ponentes por estos informes sobre aditivos, enzimas y aromas alimentarios. Es esencial que nuestro Parlamento preste la máxima atención a estas normas, ya que tienen importantísimas consecuencias para la salud pública y debiéramos asegurarnos, por tanto, de que las enmiendas que hemos apoyado en primera lectura se incluyan en el texto definitivo.

Proteger los intereses de los consumidores y garantizar la seguridad de los alimentos deben seguir siendo nuestras principales prioridades. Conforme al principio de cautela, debemos evitar el uso de ciertos compuestos, de cuyas consecuencias para la salud de los consumidores carecemos de datos fiables y de evaluaciones científicas independientes. Desde luego deberíamos garantizar alimentos seguros y de calidad para nuestros ciudadanos y deberíamos desarrollar, por tanto, metodologías eficientes para catalogar y vigilar los efectos de los compuestos potencialmente peligrosos en la salud de los consumidores.

Además, tenemos que aumentar la transparencia en los procedimientos de producción, etiquetado y autorización, así como armonizar los reglamentos sobre aditivos, enzimas y aromas para crear un paquete regulador coherente que garantice una mejor protección de los consumidores y una mejor salud pública. Al garantizar la protección de los consumidores, el verdadero desafío es recuperar realmente su confianza y asegurar para ellos una producción de alimentos de calidad.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad