Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/2118(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A6-0225/2008

Debates :

PV 08/07/2008 - 4
CRE 08/07/2008 - 4

Votaciones :

PV 08/07/2008 - 8.22
CRE 08/07/2008 - 8.22
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0336

Acta literal de los debates
Martes 8 de julio de 2008 - Estrasburgo Edición DO

9. Explicaciones de voto
Acta
  

Explicaciones de voto orales

 
  
  

- Recomendacíon para la segunda lectura Åsa Westlund (A6-0179/2008), (A6-0180/2008), Mojca Drčar Murko (A6-0177/2008), Avril Doyle (A6-0176/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Hiltrud Breyer, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, me decepciona profundamente que en la recomendación para la segunda lectura de la señora Westlund no fuera posible imponer la prohibición de los colorantes azoicos; de hecho, es muy decepcionante, ya que el etiquetado no garantiza la seguridad. El Parlamento acaba de perder el control en este ámbito; sencillamente, ha claudicado y no ha aplicado el enfoque preventivo, lo que es verdaderamente lamentable.

De igual modo, nos decepciona profundamente que no fuéramos capaces de incluir y regular los aditivos genéticamente modificados, que en realidad hubiera resaltado la seriedad con la que abordamos la protección al consumidor. Sin embargo, lo más lamentable de todo es que no hemos conseguido proteger a lo niños de los colorantes azoicos. Las alarmantes conclusiones del estudio de la Universidad de Southampton han dejado bien claro que debemos y necesitamos establecer su prohibición.

De hecho, ¿qué manifiesta el principio de precaución si no es que debemos aceptar las conclusiones cuando existe una indicación de riesgo? En este caso, las conclusiones apuntan claramente a la prohibición. Además, aunque finalmente haya fracasado la prohibición general, considero realmente lamentable que todavía no hayamos conseguido una prohibición sobre los productos destinados principalmente a los niños.

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura Åsa Westlund (A6-0180/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Neena Gill (PSE). - Señor Presidente, he votado a favor de este informe porque apruebo el enfoque que se ha adoptado.

Recibo con satisfacción la armonización en el conjunto de la UE del uso de los aditivos alimentarios empleados en los aromatizantes, pues una reglamentación única sobre los aditivos alimentarios ayudará a controlar, actualizar y modificar la legislación existente en este ámbito y contribuirá a una mayor seguridad alimentaria.

Me preocupa muy seriamente el riesgo que tales aditivos y aromatizantes suponen para la salud, así como su efecto para los niños, pues algunas de las «sustancias E» afectan a su inteligencia y pueden también producir alergias y otras enfermedades.

Sin embargo, aunque necesitamos una mayor transparencia y un mejor etiquetado de los alimentos, debemos ser conscientes de los diversos pueblos que habitan en Europa y que acostumbran a emplear ingredientes, como hierbas y especias, procedentes de todo el mundo, y en los que podrían no estar disponibles los contenidos totales fácilmente. Por lo tanto, debemos garantizar que no restringimos la elección del consumidor y que permitimos que pueda continuar empleando hierbas y especias como se ha hecho durante siglos.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE). - (PL) Señor Presidente, este informe es de la mayor importancia para nuestra vida cotidiana. La gente desea alimentos sanos y seguros. Por esa razón, es importante la transparencia de los procedimientos de emisión de autorizaciones para el uso de los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios. Para potenciar la protección al consumidor, en particular la de aquellas personas que padecen intolerancia a ciertas sustancias alimenticias, los consumidores deben estar totalmente informados sobre los alimentos que las incluyen; por ello, es importante que la información que consta en las etiquetas sea fácilmente comprensible para el consumidor medio, incluido el consumidor alérgico. Las autoridades acreditadas y competentes deben decidir si permiten o no el uso de sustancias que potencian el sabor, la apariencia o las propiedades nutritivas de los productos sobre la base del conocimiento científico y de la evaluación del riesgo. La conformidad con estos requisitos y directrices debería controlarse y estar sujeta a controles continuos por el bien de los consumidores de nuestro mercado único.

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura Mojca Drčar Murko (A6-0177/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslav Mikolášik (PPE-DE). - (SK) Apoyo la propuesta en cuestión destinada a garantizar el correcto y claro etiquetado de los productos alimenticios, entre los que se hallan los aditivos aromáticos.

Asimismo, doy mi pleno apoyo al objetivo de proteger la salud del consumidor y, con el fin de alcanzarlo, es evidente que debe impedirse la introducción en el mercado de productos que tengan efectos toxicológicos peligrosos. Igualmente, es importante proteger al público, en especial a los grupos vulnerables, de las consecuencias negativas que provoca el uso excesivo de ciertos ingredientes aromáticos, como son la obesidad o la distorsión de las preferencias gustativas en los niños.

Creo que estas propuestas potencian la calidad de la reglamentación, su lógica interna y la viabilidad de la solución, lo que se aplica en particular a la posición de la comisión de que los niveles máximos de ciertos ingredientes no serán aplicables cuando un compuesto alimenticio contenga únicamente hierbas y especias en las que estos ingredientes se encuentran presentes de manera natural y no como aromas añadidos.

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura Avril Doyle (A6-0176/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslav Mikolášik (PPE-DE). - (SK) La armonización de la legislación que rige el uso de enzimas en el procesado de los alimentos es de interés para el conjunto de la Comunidad Europea.

Nuestro principal objetivo es garantizar un nivel elevado de seguridad alimentaria con el fin de proteger la salud humana. Al mismo tiempo, es necesario asegurar la igualdad de condiciones para todos los productores, y apoyar así el comercio justo en el ámbito de los aditivos alimentarios.

Apoyo plenamente las disposiciones sobre protección al consumidor. El uso de enzimas alimentarias no debe inducir a error a los consumidores respecto a la calidad, la naturaleza, la frescura o las cualidades nutricionales de los productos. Los consumidores deben mantenerse informados sobre las características físicas de los alimentos o del procesamiento concreto al que han sido sometidos. La información relativa a las enzimas y a los aditivos alimentarios debe incluir una descripción adecuada y ser claramente legible y de fácil comprensión para los consumidores.

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura Peter Liese (A6-0220/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Péter Olajos (PPE-DE). - (HU) Gracias, señor Presidente. El Consejo Europeo y el Parlamento Europeo han decidido conjuntamente reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 20 % para el año 2020, y de hecho sus acuerdos internacionales estipulan una reducción del 30 %, y del 60 % o el 80 % para el año 2050.

Con el fin de alcanzar estos objetivos, todos los emisores, todas las industrias e incluso los seres humanos, como responsables de nuestros hogares, debemos realizar grandes esfuerzos. Si viviéramos en un mundo perfecto, donde tuviéramos disponibilidad ilimitada de combustibles baratos y donde no existieran problemas medioambientales en constante aumento, no hubiera votado a favor de esta legislación.

No lo hubiera hecho porque es claramente restrictiva y desfavorable para los nuevos Estados miembros y para la compañía aérea húngara. Sin embargo, no vivimos en un mundo perfecto, la cantidad de combustible está disminuyendo y su precio aumentando, pero tenemos que hacer algo hoy para detener el cambio climático.

Por ello, aun sabiendo que esta legislación pondrá a las compañías aéreas de los nuevos Estados miembros en una situación difícil, he votado a favor de la misma porque creo, para el bien del futuro, que deben alcanzarse los objetivos que hemos adoptado conjuntamente. Debemos detener el cambio climático.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Roithová (PPE-DE). - (CS) Señor Presidente, elogio el trabajo del ponente, el señor Peter Liese, quien al negociar con el Consejo consiguió que se aceptara la mayoría de las propuestas que presentó el Parlamento en primera lectura en noviembre del año pasado. El resultado es un texto conceptual e integrado, perfectamente válido para la inclusión de las actividades de aviación en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, dando fin así a finales de 2012 al sistema actual, que favorece al tráfico aéreo frente al tráfico terrestre. Además, la propuesta de resolución es favorable para las nuevas empresas, gracias al 15 % de subasta de derechos, y amplía el régimen respecto a los vuelos con origen o destino en Europa. Siguiendo mi línea de pensamiento del pasado mes de noviembre, quisiera hacer hincapié en que, con el fin de reducir las emisiones a la atmósfera, debemos persuadir al resto del mundo de la necesidad de regularlas. Creo que pronto conseguiremos firmar un acuerdo con los Estados Unidos y con otros países, y recibo con satisfacción el límite sobre las exenciones; personalmente, no puedo entender por qué los vuelos de los monarcas o de los Jefes de Estado (en contraste con los vuelos de salvamento) no deben estar sujetos a las mismas reglas sobre protección medioambiental.

 
  
MPphoto
 
 

  Christoph Konrad (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, Señorías, estoy en contra de la posición común de incluir las actividades de aviación en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, y ello por todo tipo de razones.

La aviación representa menos del 5 % de las emisiones totales del sector del transporte, y a ese respecto estamos llevando a cabo, hasta cierto punto, una política simbólica. Además, no hemos sido capaces, como europeos, de hallar un enfoque global para este problema, lo que significa que nuestras medidas pondrán a las compañías aéreas y a los aeropuertos europeos en una desventaja injusta; aún más, hemos fracasado fundamentalmente —como se habrá hecho obvio— en llevar a cabo un análisis coste-beneficio adecuado.

Ello significa que las medidas que hemos acordado hoy no son ni sensatas ni necesarias, y que hemos creado una situación que no es conveniente y que, básicamente, va contra la Estrategia de Lisboa. De hecho, no hemos fortalecido la posición de Europa; la hemos puesto en desventaja y lo hemos hecho unilateralmente, razón por la que estoy en contra de la posición común. Habría sido mejor que hubiéramos puesto más empeño en nuestra infraestructura y en crear un espacio aéreo europeo común, lo que podría haber ahorrado costes y resultar mucho más beneficioso que las medidas que hemos puesto en acción hoy aquí.

 
  
  

Informe: Richard Corbett (A6-0197/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  David Sumberg (PPE-DE). - Señor Presidente, junto con la mayoría de los conservadores, mantengo la opinión de que existe una necesidad urgente de reforma en este Parlamento.

En mi trayectoria, he tenido el gran privilegio de servir no sólo a esta Cámara, sino también a la Cámara de los Comunes y a las autoridades locales del Reino Unido. Debo decir que en dichas entidades —las autoridades locales y el Parlamento nacional— existe más democracia y más participación que en este Parlamento.

Lo que necesitamos es el compromiso de los diputados a este Parlamento en los procedimientos de los debates. Aquí no existe debate, ni argumento, ni pasión, ni entusiasmo, y el problema con el informe del señor Corbett —bien intencionado, no me cabe duda— es que dará a la Presidencia de este Parlamento poderes incluso mayores. ¡Es un error! Lo que deberíamos hacer, si somos lo bastante sensatos en los años venideros, es dar mayores poderes a los diputados al PE y reducir los de la Presidencia. Por esa razón he votado como lo he hecho.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, al igual que los lemmings, la mayoría de los diputados a este Parlamento se precipitan de una reforma Corbett a la siguiente, y cada una de ellas les resta democracia y derechos, aunque se afirme lo contrario. Se afirma que la gente desea más debates, mientras que al mismo tiempo se impiden los debates sobre los informes de propia iniciativa y se reemplazan por declaraciones escritas; sin embargo, la palabra Parlamento procede de parlare y no de «respetar el minuto»: eso es para los burócratas. Se habla de tener más tiempo para el trabajo legislativo: podríamos tenerlo los jueves y los viernes, el problema es que no lo empleamos; ésa es la razón por la que no tenemos suficiente tiempo para el trabajo legislativo.

La verdadera reforma parlamentaria —y aquí doy la razón al señor Sumberg— consistiría en algo totalmente diferente. Estamos eliminando nuestros propios derechos, estamos reduciendo la cantidad de tiempo de uso de la palabra, ya no podemos presentar enmiendas, lo que significa que estamos renunciando a nuestra propia capacidad de transacción. De ahora en adelante, sólo habrá argumentos ideológicos sobre textos inflexibles.

Considero que éste es, sin duda, un día negro en la historia de este Parlamento, donde he trabajado durante veintinueve años: quince como miembro del personal y como periodista, y catorce como diputado al PE. Creo que este proceso de autocastración parlamentaria ha llegado demasiado lejos; incluso la Comisión de Asuntos Exteriores ha perdido ya gran parte de sus poderes y de su potencial, algo que lamento profundamente.

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Claeys (NI). – (NL) Bajo la apariencia de reformas para hacer que el funcionamiento del Parlamento sea más eficaz, el informe Corbett introduce una serie de medidas que no tienen nada que ver con ello; antes al contrario, se trata de modificaciones al Reglamento que, sencillamente, impondrán limitaciones a las actividades parlamentarias habituales. El ejemplo más patente es la modificación del apartado 4 del artículo 110, que restringiría la cantidad de preguntas escritas habituales a tres al mes. En su explicación, el ponente argumenta que este límite se introduce para impedir el denominado «abuso» del derecho de los diputados al PE a formular preguntas.

La presentación de preguntas escritas es uno de los medios más importantes para llevar a cabo nuestro papel supervisor en calidad de diputados al PE. Sugerir que ello puede conducir a abuso es, de hecho, un insulto a cada uno de los diputados al PE que considera sus obligaciones con seriedad. Este ejemplo típico de detracción socialista es, en todo caso, indigno de este Parlamento; ¡de hecho, de cualquier parlamento!

 
  
MPphoto
 
 

  Frank Vanhecke (NI). – (NL) Este Parlamento realmente hace todo lo posible por reforzar la imagen de la eurocracia como una especie de doctrina totalitaria que no tolera ya ninguna oposición. Esta vez se trata del drástico recorte del derecho de los diputados al PE a dirigir preguntas a la Comisión.

Al parecer se comenta que la Comisión, ese gigante con sus 10 000 funcionarios que interfieren en todo tipo de cosas, en demasiadas, pone el grito en el cielo sobre la carga de trabajo que conllevan las preguntas parlamentarias. Por el amor de Dios, qué arrogancia por parte de una institución como la Comisión, que está poniendo de manifiesto su evidente desdén hacia cualquier forma de control democrático al apenas contestar a las preguntas parlamentarias, con frecuencia de manera totalmente inadecuada, y siempre soslayando la cuestión. ¡El hecho de que el Parlamento se arrastre ante los potentados de la eurocracia es, sencillamente, vergonzoso!

 
  
MPphoto
 
 

  Christopher Heaton-Harris (PPE-DE). - Señor Presidente, usted podría estar preguntándose perfectamente por qué me pongo en pie para dar explicaciones de voto sobre la mayoría de las cuestiones en esta Cámara: es, simplemente, por cosas como las reformas Corbett. Como individuo cuyos puntos de vista difieren ligeramente de los del gran Grupo en el que ocupo mi lugar, se me suele excluir de intervenir en el curso del debate principal, y ello seguramente es una razón por la que deberíamos potenciar en esta Cámara mayor democracia, mayor presencia de grupos más reducidos, y dar facultades a los diputados al PE de forma individual.

Cada vez que veo un informe Corbett pienso para mí mismo que, en realidad, Richard Corbett es para el Parlamento Europeo lo que era Lengua de serpiente para el rey Théoden en El señor de los anillos. Cada vez que dice que estamos ganando en democracia, damos un paso atrás. Está ocurriendo algo seriamente grave en este Parlamento; algo siniestro, antidemocrático y totalmente erróneo: ése es el motivo por el que he votado contra este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Syed Kamall (PPE-DE). - Señor Presidente, hace unos meses un grupo de diputados al PE, entre los que me incluyo, pensamos en emplear el procedimiento parlamentario vigente para retrasar el voto sobre la Constitución presentada bajo la apariencia del Tratado de Lisboa. En aquel momento, el Presidente ignoró el Reglamento para abreviar las explicaciones de voto; con posterioridad, se concedió a sí mismo facultades arbitrarias a través de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

Ahora, el informe Corbett pretende ampliar las restricciones a los derechos democráticos de los diputados al PE para formular preguntas a la Comisión y al Consejo. ¿Cómo puede esta Cámara alegar que cubre el denominado déficit democrático, cuando los derechos de los diputados se ven mermados por fuerzas antidemocráticas? Sin duda, la prueba que debe superar cualquier democracia es la tolerancia hacia las opiniones discrepantes o minoritarias. ¿Qué pasos, nos preguntamos, serán los siguientes? ¿Quién impedirá nuestro descenso por esta pendiente resbaladiza en nombre de la denominada eficacia? Quizá la dictadura enmascarada se antepone a la democracia. Por favor, abran los ojos: luchemos por la democracia.

 
  
  

Informe: Jutta Haug (A6-0262/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  David Sumberg (PPE-DE). - Señor Presidente, quizá sea sorprendente que los conservadores y yo tengamos directrices distintas sobre esta cuestión y que, finalmente, aunque todos estemos a favor de un control presupuestario firme de la Unión Europea —de hecho, hemos sufrido durante demasiado tiempo la negativa de los auditores a dar el visto bueno a las cuentas de la Unión Europea—, hayamos adoptado una opinión diferente sobre este informe. ¿Por qué? Porque hace referencia reiteradamente al Tratado de Lisboa.

Debe emitirse el mensaje a quienes tienen influencia en estas cuestiones: el Tratado de Lisboa ha muerto. El pueblo irlandés, en su gran juicio, lo ha rechazado mediante el voto democrático, y aunque habrá gente en Bruselas y aquí, en Estrasburgo, que se afanará, convencerá, sobornará e intrigará para tratar de persuadir a los irlandeses a cambiar su actitud, debería prevalecer la decisión del pueblo, y en este caso Irlanda se ha posicionado por el pueblo de Europa. Que su voz se oiga.

 
  
MPphoto
 
 

  Christopher Heaton-Harris (PPE-DE). - Señor Presidente, como le dirán los colegas que están a su lado, siempre trato de tomar la palabra en las cuestiones presupuestarias.

Para mí ha sido un verdadero placer trabajar este año con Jutta Haug, ponente de la Comisión de Presupuestos. Fue cuando se encargó del presupuesto por última vez, cuando conseguí presentar algo menos de quinientas enmiendas a su presupuesto para debatir en comisión, y varias de ellas llegaron a presentarse al Pleno. Es una persona agradable con la que trabajar y comprende muchos de los problemas que tengo con aquellos elementos del Tratado de Lisboa que ya están siendo presupuestados, teóricamente en virtud del fundamento jurídico de las perspectivas financieras acordadas en el Consejo —aunque estoy bastante seguro de que no es correcto—. Comprende también que tengo un gran problema con numerosas ONG a las que financia el presupuesto de la Comisión para presionarla a hacer más cosas, en una extraña relación simbiótica que no debería continuar, y sabe que mantengo una relación muy especial con el movimiento de los Juegos Olímpicos Especiales, que debería beneficiarse del presupuesto europeo en algún momento futuro.

En todas esas cuestiones tengo un gran respeto por la ponente, pero me pregunto si alguien más en esta Cámara presta atención alguna al presupuesto, aparte del pequeño número de extraños forofos del presupuesto que hay en sólo un par de comisiones de esta Cámara.

 
  
  

Informe: Marcin Libicki (A6-0225/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE-DE).(LT) Como ustedes saben, hace más de medio año, unos cientos de miles de ciudadanos de la UE presentaron una petición a nuestro Parlamento sobre el impacto medioambiental del gasoducto Nordstream y hoy, más de medio año después, han recibido la respuesta del Parlamento Europeo y han conocido nuestra posición sobre esta importante cuestión.

Expreso mi agradecimiento a quienes han votado a favor de este documento, especialmente al señor Libicki y al señor Beazley, así como al resto de mis colegas por haber contribuido a su preparación. Me siento verdaderamente agradecida a todos los diputados al PE que, con sus votos, han dejado claro que, en primer lugar, la Unión Europea necesita gas y, en segundo lugar, que los ciudadanos de la UE que viven en las cercanías del Mar Báltico tienen la responsabilidad de preservarlo para las generaciones futuras.

 
  
MPphoto
 
 

  Victor Boştinaru (PSE). - (RO) En primer lugar, permítanme expresar mi agradecimiento a todos los colegas que han votado hoy a favor del informe Libicki. Este informe no hace referencia a la fobia a Rusia o a la fobia al gas; se refiere al hecho de que el Parlamento Europeo no puede negar ni dar la espalda a las quejas de los peticionarios relativas a una delicada cuestión política.

La cuestión de la política energética común debería solventarse aproximándola a la escala de la Comunidad Europea; no obstante, hasta ese momento los acuerdos bilaterales deberían integrarse en una auténtica política interior en el ámbito de la energía con el fin de asegurar el logro de dos objetivos esenciales:

1. el resultado de todas las negociaciones debería ser provechoso para cada Estado miembro;

2. así, podría evitarse la vulnerabilidad de los Estados miembros participantes en los acuerdos bilaterales con terceros países.

En mi opinión, éstos son los requisitos para cualquier estrategia de la Unión Europea en materia de energía, y éste es el gran reto que el Parlamento Europeo abordará en la próxima legislatura.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Roithová (PPE-DE), por escrito. (CS) Yo también me siento aturdida por la inquietud de decenas de miles de ciudadanos que, en su petición, subrayan los riesgos inherentes a la construcción del mayor gasoducto en el fondo del Mar Báltico, de escasa profundidad.

Su petición ha resultado en una audiencia pública y en un informe del Parlamento Europeo que ha destacado la necesidad de incluir a otros países, y a la UE en particular, en el proceso de toma de decisiones. Los problemas se deben a los riesgos ecológicos que existen como resultado de grandes «cementerios» de buques de guerra y de municiones en el fondo marino, así como a un método químico arriesgado, necesario para limpiar el gasoducto antes de que entre en servicio.

No expresaré una opinión sobre el trazado terrestre alternativo, pero creo firmemente que la Comisión Europea y el Consejo deben asumir su papel como coordinadores de obligaciones y exigir sistemáticamente —en interés de los países bálticos y de otros— que los inversores asuman su plena responsabilidad por el perjuicio ecológico potencial. Asimismo, la Comisión y el Consejo deben solicitar una evaluación de impacto independiente y una evaluación del trazado terrestre alternativo.

La ruta de abastecimiento del norte, a partir de Rusia, es importante. Por lo tanto, es imperativo que la UE firme un acuerdo con Rusia sobre las condiciones para controlar la construcción del gasoducto y para su funcionamiento seguro. Después de todo, Rusia todavía no ha ratificado el Convenio de Espoo. Lamentablemente, aún no tenemos unas normas o una política energética de la UE común. Podemos ver claramente que, en lugar de un acuerdo bilateral entre Alemania y Rusia, los europeos necesitan el acuerdo de la UE y el consentimiento de los países bálticos para la construcción, y a ese respecto el Parlamento está emitiendo una señal política definida.

 
  
MPphoto
 
 

  Leopold Józef Rutowicz (UEN). - (PL) Señor Presidente, apoyo plenamente el informe del señor Libicki. Las enmiendas no lo mejoran, pues sólo debilitan las conclusiones. El gasoducto es peligroso para el medio ambiente, para el mar y para los países bálticos. Un problema adicional es el coste de la construcción, que multiplica lo que costaría que Nordstream construyera el gasoducto en tierra. Sería la población de Alemania y de Europa quien tuviera que pagar esos costes adicionales, pues los costes de la construcción se añadirían al precio de cada metro cúbico de gas que se vendiera. ¿Quién saldría ganando con ello? Los grupos de presión, la empresa constructora y los políticos rusos. Con ese dinero se podrían construir varias plantas nucleares, lo que reduciría el uso del gas y las emisiones de CO2.

Tenemos la responsabilidad de velar por la seguridad y los fondos públicos de la Unión Europea. Es nuestra responsabilidad moral, y manifiesto al señor Matsakis que me opongo a la construcción del gasoducto a través del Mar Báltico.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Rogalski (UEN). - (PL) Señor Presidente, quisiera expresar mi profunda satisfacción ante la aprobación casi unánime por parte de esta Cámara del informe sobre el impacto medioambiental del proyecto de construcción del gasoducto en el Mar Báltico para unir Rusia y Alemania.

El Mar Báltico es un mar interior típico de escasa profundidad y un ciclo de intercambio de aguas con el océano limitado. Además, hay una gran cantidad de armas químicas depositadas en su fondo marino, lo que podría llevar a un desastre ecológico durante la construcción en esta cuenca, de gran importancia desde el punto de vista europeo.

Sin embargo, existe otra cuestión más importante que se plantea en este informe. Las inversiones en materia de energía que implican a los Estados miembros de la UE deberían ser objeto de vigilancia y atención conjuntas de Europa y de toda la UE y sus ciudadanos; no sólo de un país, Alemania, en este caso. Ante todo, debemos pensar en la solidaridad europea y garantizar la seguridad energética para el conjunto de Europa, cosa que no ocurre hoy por hoy.

Espero que este informe emita una señal clara del Parlamento Europeo al Consejo y a la Comisión pero, especialmente, al Gobierno alemán, de que no deberían ser únicamente dos países los que tomen decisiones sobre el gasoducto del Mar Báltico, sino que ello debería realizarse con el convencimiento y el acuerdo de esta Cámara y de todos los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE). - (PL) Señor Presidente, he votado a favor de este importante informe elaborado por el señor Libicki, pues el gasoducto europeo del norte es un proyecto que podría tener repercusiones hasta en ocho Estados miembros de la Unión Europea; por lo que creo que la Unión debería preparar su propia postura sobre esta materia. Para ello, lo esencial y fehaciente es la investigación independiente y los análisis que presentan los riesgos ecológicos y establecen mecanismos adecuados para realizar un seguimiento de las actividades en este ámbito. Lo que necesitamos hoy es una política energética conjunta y unificada, sin caer en culparnos unos a otros por tratar de salvaguardar nuestros propios intereses nacionales a costa del conjunto de la Comunidad. Debemos preparar una posición común sobre esta cuestión, que tenga en cuenta tanto el ámbito energético y medioambiental como el relacionado con la seguridad de cada uno de los Estados miembros. Particularmente en esta cuestión, Europa debería mostrar un frente común.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, el anterior Canciller alemán, Gerhard Schröder, a quien se le paga ahora por presidir el Consejo de Supervisión del gasoducto en el Mar Báltico, presionaba ya a favor de este proyecto cuando fue Jefe de Gobierno. Con total frialdad, acordó los detalles de la operación con Moscú prescindiendo de sus vecinos europeos y, al hacerlo así, no sólo suscitó temores históricos, sino que planteó también cuestiones ecológicas y económicas bastante justificables para las cuales no hay una respuesta satisfactoria.

Por consiguiente, diría muy claramente que este proyecto sólo puede realizarse si se consideran con seriedad los temores y las preocupaciones de los países europeos vecinos y de los socios de la UE, y si éstos lo acuerdan así. Tomar decisiones de esta índole prescindiendo de los Estados vecinos no es una actitud europea y, por tanto, a mi modo de ver, es inaceptable. Aún más, y sus Señorías de nacionalidad polaca y checa podrán confirmar lo que digo, lo mismo puede decirse sobre otras cuestiones como el emplazamiento de misiles y la emisión de visados.

Todas las partes deben examinarse con detenimiento y reconocer que cuando se trata de asuntos exteriores, en Europa necesitamos mantener la solidaridad en estos ámbitos políticos fundamentales, pues sólo entonces nuestros socios internacionales nos considerarán seriamente. En consecuencia, como diputado alemán a este Parlamento, he votado a favor del informe Libicki y contra la irreflexiva construcción del gasoducto del Mar Báltico.

 
  
MPphoto
 
 

  Rainer Wieland (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, creo que por fin hemos hallado un texto que podemos aceptar razonablemente. Sin embargo, lamento que continúen existiendo algunos problemas de coherencia. Lo que más lamento en particular son las acciones de quienes se han quejado hoy de que no funcionara la pantalla de resultados.

Hace cuatro semanas vimos en comisión cómo la votación prosiguió inexorablemente a pesar del hecho de que veintidós lenguas no estaban representadas. Por lo tanto, me opongo particularmente al procedimiento al que hemos llegado. Todo esto tiene que ver con cuestiones económicas e históricas y, ciertamente, también con la energía, y es probable que con el medio ambiente. Sin embargo, el medio ambiente se exhibe como si fuera el relicario y, de hecho, sorprende que la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, que en realidad debería haber sido la primera en pasar a la acción, rechazara presentar una opinión en absoluto.

El procedimiento por el que hemos optado no ha sido el correcto; deberíamos haber sido capaces de elaborar un texto mejor. Por esa razón —y más especialmente por motivos procedimentales y por las diversas diligencias de la Comisión de Peticiones— finalmente no he votado a favor del informe.

 
  
  

Informe: André Brie (A6-0269/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  David Sumberg (PPE-DE). - Señor Presidente, quería dar una explicación de voto sobre esta cuestión simplemente para precisar un punto. En Afganistán, actualmente son los Estados Unidos, el Reino Unido y uno o dos países más los que están oponiendo resistencia; están oponiendo resistencia contra lo que creo que es la mayor amenaza a Europa desde la Segunda Guerra Mundial: la amenaza del terrorismo internacional.

El problema es que existen algunos países europeos que no están oponiendo la misma resistencia. Sí, están en Afganistán; sí, algunas de sus fuerzas están allí, pero el grueso de la acción de ataque lo soportan —tengo que ser franco— las tropas británicas y estadounidenses, y rindo tributo a la valentía en particular de las tropas británicas y a los jóvenes que han sacrificado sus vidas en esa causa.

En Europa deberíamos haber aprendido la lección de que no se puede apaciguar a quienes desean destruirnos, una lección que debería haberse aprendido en los años treinta, en relación con el comunismo soviético —pero me temo que no ha sido aprendida todavía, y es importante que lo sea—.

 
  
MPphoto
 
 

  Eoin Ryan, en nombre del Grupo UEN. – Señor Presidente, creo que muchos de nosotros somos conscientes de los problemas que el abuso de la heroína produce en las personas, sus familias y sus comunidades a escala global, pero también en Europa, que ha empleado numerosas políticas inteligentes a escala comunitaria para abordar su consumo, y que en muchos aspectos es líder mundial al abordar el problema mediante su tratamiento y otros programas similares.

Sin embargo, por el momento el 90 % de la heroína que llega a las calles de Europa procede de Afganistán. Creo que las políticas que estamos emprendiendo en la actualidad no son verdaderamente eficaces. La economía abierta de Afganistán y la insurgencia se refuerzan mutuamente. La droga financia a los talibán, mientras que el desorden y la violencia resultantes favorecen el cultivo del opio. Se han realizado numerosos intentos por tratar de persuadir a los cultivadores de opio a que produzcan otros cultivos, pero desafortunadamente han fracasado.

No es sorprendente que todavía existan campos de opio en Afganistán, y en particular en las provincias de Helmand y Kandahar, puesto que este lucrativo negocio genera alrededor de 500 millones de dólares al año para los cultivadores, y alrededor de 3 500 millones de dólares para las actividades de refinería y contrabando. Al no atajar eficazmente este problema de raíz y al no proporcionar alternativas sostenibles a los cultivadores de opio, estamos fracasando no sólo ante los ciudadanos de Afganistán, sino también de Europa. Lamentablemente, lo que ocurre es que Afganistán se está convirtiendo en otro narcoestado, y he ahí todos los problemas que surgieron en Colombia cuando se permitió esa situación.

Reconozco que no es sencillo; reconozco que tratar de abordar el problema de Afganistán es sumamente complejo para todas las personas que están tratando de hacerlo, pero creo que las políticas que estamos emprendiendo no están funcionando verdaderamente. Desconozco cuál es la solución. He leído mucho sobre ello y sé que existen personas sobre el terreno que están poniendo sus vidas en peligro por tratar de abordar el problema.

Creo que el problema de la heroína en Europa está comenzando a incrementarse. Este año, las autoridades irlandesas se han incautado de una cantidad récord de heroína e informes recientes han mostrado el gran problema de las jóvenes consumidoras de heroína en el país. Como antiguo ministro responsable en materia de drogas, creo que se necesita una mayor coordinación para combatir eficazmente su tráfico ilegal entre todos los Estados miembros de la UE, así como con otros Estados vecinos de Afganistán.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlo Fatuzzo (PPE-DE). - (IT) Señor Presidente, he votado a favor de este informe porque habría que estar ciego para no ver el nido de víboras de oposición al mundo democrático que existe en Afganistán. El mundo democrático está tratando de defenderse contra los atentados terroristas, que han tenido lugar en diversos grandes Estados de todo el mundo, y tras algunas victorias contra los terroristas, ahora se encuentra luchando contra la venenosa secuela de una organización que debe ser borrada de la faz de la Tierra y que está tratando de reagruparse en Afganistán tras la contundente derrota sufrida en Iraq. Por ello, Europa debe permanecer codo con codo los Estados Unidos en esta empresa.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, el excelente estratega en política exterior Franz Josef Strauss, cuya muerte, hace exactamente veinte años, conmemoraremos el 3 de octubre de este año, dijo siempre que una chaqueta mal abrochada debe desabrocharse para volverla a abrochar correctamente. Ésa es exactamente la situación que tenemos ahora en Afganistán, pues hemos estado utilizando la estrategia política equivocada. Hemos construido nuestros esfuerzos en torno a los grupos minoritarios de la Alianza del Norte, y hemos ignorado a los poderes representativos de la mayoría de la población; esto es, a los pashtun. Ésa es la razón por la que la política y la democracia, sencillamente, no funcionan allí.

Si no nos ganamos la simpatía de la mayoría de la comunidad representativa pashtun hacia Occidente, hacia la democracia y el compromiso a nuestra causa, entonces habremos fracasado estrepitosamente en Afganistán, como parece muy claramente que es lo que puede ocurrir. Por lo tanto, sencillamente apelaría a todas las partes a adoptar un enfoque político renovado en Afganistán y a no conducir a los pashtun a los brazos de lo que queda de los talibán, englobándolos a todos en el mismo conjunto. Sería un gran error. Necesitamos una nueva estrategia política, más diferenciadora.

Como europeos, todos conocemos los problemas de la nacionalidad, posiblemente incluso mejor que otros. Deberíamos aplicar esa experiencia de forma juiciosa y competente en Afganistán.

 
  
MPphoto
 
 

  Christopher Heaton-Harris (PPE-DE). - Señor Presidente, quisiera expresar mi agradecimiento, una vez más, al personal de los servicios de interpretación por quedarse aquí durante tanto tiempo, comiendo en los descansos y escuchando nuestras explicaciones de voto. Si no hubiéramos tenido el informe Corbett y todas esas cosas que nos hacen dar explicaciones de voto a estas horas, podríamos haber ido a comer mucho más pronto.

En primer lugar, quisiera secundar las palabras del señor Eoin Ryan, pues creo que ha expuesto elocuentemente uno de los mayores problemas que tenemos con Afganistán. También iba a señalar los mismos puntos que mi acertado colega, el señor David Sumberg. No puedo creer la desfachatez general de esta Cámara incluso al hablar de este tema, teniendo en cuenta cuántos de nuestros Estados miembros han puesto sus tropas en primera línea de acción en Afganistán. Tengo muchos electores, dos de los cuales han regresado recientemente en bolsas de plástico desde Afganistán, y les prometo que nadie desea poner tropas en peligro, pero ésta es verdaderamente una causa vital para todos nosotros.

Detesto el sentimiento general antiestadounidense que se respira aquí. No puedo entender de ningún modo el sentimiento antimilitar de esta Cámara, y aquí hay algunas personas que son bastante cobardes en sus acciones, que lanzan piedras desde la seguridad de su puesto, mientras que otros están poniendo verdaderamente sus vidas en peligro por mejorar una situación para beneficio de todos.

 
  
  

Explicaciones de voto por escrito

 
  
  

Informe: Jacek Saryusz-Wolski (A6-0271/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) He votado a favor del informe realizado por mi estimado colega polaco Jacek Saryusz-Wolski, que propone la aprobación en primera lectura del proceso de codecisión sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 1638/2006 por el que se establecen las disposiciones generales relativas a la creación de un Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación. Dadas las necesidades de financiación, era importante elucidar las disposiciones existentes sobre los fondos comunitarios gestionados por intermediarios financieros, ya que el texto actual es ambiguo respecto a la posibilidad de continuar reinvirtiéndolos. Además, parece lógico autorizar al Banco Europeo de Inversiones (BEI) a reinvertir dentro del Mecanismo Euromediterráneo de Inversión y Cooperación (FEMIP) el reflujo de fondos de operaciones anteriores. Puesto que los anteriores Reglamentos no estipulan la posibilidad de reinvertir los fondos, los «reflujos» retornan al presupuesto de la Comunidad, mientras que con la enmienda propuesta el BEI puede reinvertirlos en el contexto del FEMIP hasta que la Comisión decida cerrar la operación.

 
  
MPphoto
 
 

  Titus Corlăţean (PSE), por escrito. − (RO) He dado mi apoyo a la adopción de las disposiciones generales relativas a la creación de un Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación.

Considero que dicho instrumento debería evolucionar y que las prioridades financieras y presupuestarias de la Unión Europea tendrían que avanzar hacia la dimensión oriental de la Política de Vecindad, que debería incluir también a la República de Moldova y a Ucrania.

He apoyado la adopción del informe con el fin de hablar más acerca de una solución relativa a la vocación europea y a la integración en la UE de la República de Moldova, en relación, obviamente, con los avances democráticos en los ámbitos de la libertad de prensa, las reformas jurídicas, la garantía de los derechos fundamentales de los ciudadanos y la garantía de los derechos de los partidos de la oposición en las elecciones de 2009.

 
  
  

Informe: Neil Parish (A6-0270/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  John Attard-Montalto (PSE), por escrito. Expreso mi posición respecto a la creación de criterios comunes definidos en relación con los regímenes de ayudas creados directamente en virtud de la PAC. Asimismo, quisiera hacer referencia al establecimiento de la ayuda, y a los derechos y obligaciones de los agricultores y granjeros.

La propuesta se presenta para materializar criterios por los que se autorice a los Estados miembros a transferir ayudas a los granjeros que producen carne de vaca y de ternera.

Este sistema se conoce técnicamente como «acoplado», y puesto que Malta ha optado por la puesta en práctica de pagos totalmente desacoplados, he votado a favor sobre la base de una cuestión de interés nacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. – (DE) La población muestra su preocupación hacia la seguridad de los alimentos, motivada por la EEB, los escándalos relativos a la carne, y otros en los que la UE no siempre ha dejado una buena impresión. Que las autoridades bávaras se mantuvieran realmente en la ignorancia durante años sobre una operación policial en la que estuvieron implicados delincuentes italianos que comerciaban con queso podrido, y que se deteriorara la cooperación sobre el reciente escándalo del vino, todo ello subraya la grave debilidad del sistema europeo de información, que debe subsanarse inmediatamente.

Asimismo, la actual crisis del sector alimentario muestra claramente lo importante que es la autosuficiencia agrícola para cualquier país. Por lo tanto, deberíamos proporcionar mayor apoyo a nuestros agricultores a pequeña escala, y de manera más específica a nuestros agricultores de productos orgánicos. Ciertamente, la necesidad de potenciar la producción agrícola no debería emplearse como pretexto para aprobar por la trastienda, y de manera general a escala de la UE, la tecnología de modificación genética. Si el público rechaza los alimentos genéticamente modificados, en consecuencia la UE debe acatar esa decisión y no ceder a los intereses de unas cuantas grandes empresas.

 
  
  

Informe: Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (A6-0290/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  John Attard-Montalto (PSE), por escrito. La industria histórica de Malta ha sido la reparación de buques. El trabajo en los astilleros es peligroso. Junto con la industria de la construcción, son las dos principales actividades más propensas a los accidentes, pero mientras que la industria de la construcción ha tardado en incorporar el uso de equipos de seguridad en el trabajo, los astilleros prestan gran atención a la protección y seguridad laboral.

En la actualidad, los astilleros de Malta están afrontando su prueba más dura. El Gobierno del Partido Nacionalista pretende privatizarlos a toda costa y parece que no va a considerarse ninguna otra alternativa. La diversificación, los segmentos industriales o ámbitos de especialización como la restauración de barcos de crucero no parecen estar incluidos en la agenda para su debate.

Ello es así a pesar de que el Partido Laborista y la Unión General de Trabajadores de Malta han comunicado al Gobierno que están dispuestos a tomar parte para salvar los astilleros, los cuales han venido aportando desde siempre especialistas con gran conocimiento práctico, no solamente para sí, sino también para la industria maltesa. Su excelencia es insuperable.

He podido valorar dicha excelencia personalmente cuando, hacia el final del período del último Gobierno laborista, el Primer Ministro me otorgó la responsabilidad de los astilleros, por los que puedo añadir que siento un especial afecto, pues mi padre fue empleado de astilleros durante los años cincuenta.

 
  
  

Informe: Dariusz Rosati (A6-0232/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) Sobre la base del informe elaborado por mi colega polaco, Dariusz Rosati, he votado a favor de la resolución legislativa por la que se modifica, de acuerdo con el procedimiento de consulta, la propuesta de Directiva del Consejo por la que se modifican diversas disposiciones de la Directiva 2006/112/CE, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido. En virtud del artículo 171 del Tratado CE, la Comunidad puede establecer empresas comunes o cualquier otra estructura necesaria para la puesta en práctica eficaz de los programas comunitarios de investigación, desarrollo tecnológico y demostración, y será muy probable que lo haga así con mayor frecuencia en el futuro. Por consiguiente, era lógico definir un marco fiscal adecuado para estos tipos de empresas, dispensándoles el mismo tratamiento que a los organismos internacionales. Además, en el contexto de su adhesión, Bulgaria y Rumanía, al igual que otros nuevos Estados miembros, han sido autorizados a aplicar excepciones relativas a la exención fiscal concedida a las pequeñas y medianas empresas y al régimen de IVA aplicable al transporte internacional de pasajeros. A los fines de transparencia y coherencia, dichas exenciones deberían incorporarse a la Directiva sobre el IVA.

 
  
MPphoto
 
 

  Astrid Lulling (PPE-DE), por escrito. – (FR) Al igual que el ponente alternativo de mi Grupo, he votado a favor del informe Rosati sobre la modificación de diversas disposiciones relativas al sistema común del impuesto sobre el valor añadido. En mi opinión, las modificaciones de la Directiva sobre el IVA que propone la Comisión constituyen simplificaciones y mejoras importantes.

La aclaración del ámbito de aplicación del régimen de IVA aplicable al suministro de gas natural, calefacción y refrigeración permitirá a los Estados miembros aplicar tipos reducidos de IVA al suministro de dichos bienes, como concibe la Directiva. En el clima actual, en el que los precios de la energía se están disparando, creo que es fundamental que los Estados miembros puedan contrarrestar los incrementos excesivos en el precio con la reducción de los impuestos indirectos; esta medida contribuye a aliviar la presión inflacionaria, que tiene un impacto negativo sobre la situación económica y el poder adquisitivo del consumidor.

Igualmente, debo señalar que los Estados miembros que desean reducir su tipo de IVA sobre el suministro energético son libres para hacerlo así en virtud de las Directivas existentes, en particular respecto a los tipos mínimos. No necesitamos nueva legislación europea en ese ámbito; los Gobiernos europeos que deseen actuar con rapidez tienen a su disposición todos los medios necesarios.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Doy mi apoyo a las recomendaciones incluidas en el informe Rosati. Una mayor dilucidación de los elementos de la Directiva sobre el IVA, como el derecho a la deducción, beneficiará a las PYME, que podrían haber afrontado una burocracia innecesaria de acuerdo con disposiciones anteriores; por tanto, he votado a favor de los cambios que propone el informe.

 
  
  

Informe: Boguslaw Sonik (A6-0221/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) El informe pretende promover el Protocolo adoptado en 2003 sobre evaluación estratégica del medio ambiente de la Convención de Espoo de 1991 de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas sobre la evaluación del impacto ambiental en un contexto transfronterizo (Protocolo EAE). La Comisión firmó el Protocolo EAE en nombre de la Comunidad Europea el 21 de mayo de 2003 en la V Conferencia Ministerial «Medio ambiente para Europa», celebrada en Kiev, Ucrania, en mayo de 2003.

Los objetivos del Protocolo EAE consisten en garantizar un alto nivel de protección del medio ambiente, incluida la salud, y velar por que esas preocupaciones se integren en las medidas e instrumentos destinados a promover el desarrollo sostenible.

En este contexto, la Comunidad Europea se propone aplicar el artículo 13 del Protocolo EAE de la Convención de Espoo mediante los procedimientos de evaluación de impacto establecidos en la Comunicación sobre la evaluación del impacto, que aborda de forma equilibrada los componentes económico, social y medioambiental del desarrollo sostenible.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Debe respaldarse el informe de Boguslaw Sonik «Protocolo sobre evaluación estratégica del medio ambiente de la Convención de Espoo de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas sobre la evaluación del impacto ambiental en un contexto transfronterizo», pues las cuestiones medioambientales y sanitarias han de tenerse en cuenta al promover el desarrollo sostenible. He votado a favor de las recomendaciones del informe.

 
  
  

Informe: Ewa Klamt (A6-0246/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE-DE), por escrito. − (PT) Cuando se firmó el Acuerdo sobre la asociación de la Confederación Suiza al acervo de Schengen en octubre de 2004, no fue posible incluir a Liechtenstein debido a la falta de un acuerdo sobre la fiscalidad del ahorro (que no se alcanzó hasta un año después).

Teniendo en cuenta que durante varias décadas ha existido una política de libre circulación de personas entre Suiza y Liechtenstein, era fundamental asociar Liechtenstein a ese Acuerdo.

Por consiguiente, apoyo esta iniciativa que, mediante un Protocolo anexo al presente Acuerdo, asocia este país a Schengen. Liechtenstein tendrá que aceptar y aplicar la totalidad del acervo, excepto las disposiciones de nuevos actos o medidas relativas a la ejecución de peticiones de registro y embargo respecto de investigaciones o procesos por infracciones en el campo de la imposición directa (que no son punibles de acuerdo con la legislación de Liechtenstein con penas privativas de libertad).

Apoyo la posición de la ponente, Ewa Klamt, en el sentido de que el Parlamento Europeo debe dar su conformidad, como ha ocurrido en relación con el Acuerdo con el que se asocia este Protocolo; sin embargo, el Parlamento Europeo debería tener acceso a mayor información sobre cualquier negociación internacional en curso con el fin de poder ejercitar adecuada y uniformemente sus competencias.

 
  
MPphoto
 
 

  Glyn Ford (PSE), por escrito. − He votado contra este informe como gesto de protesta contra el fracaso de la Comisión y el Consejo para hacer algo por abordar los problemas de los paraísos fiscales en Europa. Ciertamente, Liechtenstein no es el único paraíso fiscal de Europa, pero el único modo en que puede persuadirse a estos microestados a actuar es ejerciendo presión política sobre ellos. Sin embargo, continuamos tratando a estos Estados y a sus ciudadanos con guantes de seda, aun cuando sus reglas bancarias y su secretismo privan a los Estados miembros de miles de millones de euros cada año.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. – (DE) Hasta el momento, Suiza y Liechtenstein han mantenido una asociación privilegiada con la UE mediante diversos acuerdos bilaterales, algo que podría elogiar, ciertamente, cualquier Estado que desee preservar su soberanía e identidad, pero no dice mucho precisamente a favor de la UE que la participación de Liechtenstein en el programa Schengen estuviera condicionada a los acuerdos relacionados con la fiscalidad del ahorro; guarda semejanza con la amenaza Schengen-Dublín, cuya finalidad era que los suizos entraran en razón.

No puede ser correcto emplear millones en ayuda y diversas promesas ilusorias con el fin de atraer a nuevos miembros o vincular a los países más estrechamente a la UE para privarles de la oportunidad de seguir su propio camino fuera de la Comunidad.

 
  
  

Informe: Gérard Deprez (A6-0268/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE-DE), por escrito. − (PT) El Reglamento actual establece un formato uniforme para los visados, pero no ha conducido a una numeración única de visados para todos los Estados miembros.

El número se incluye para identificar el visado individual emitido a un nacional de un tercer país por uno de los Estados miembros, y aunque existen ciertas diferencias entre ellos, hasta ahora no han sido tan importantes, pues el visado se comprueba sólo visualmente en la frontera, o por la lectura de la zona legible mecánicamente.

Sin embargo, una vez que el Sistema de Información de Visados (VIS) se encuentre operativo, la verificación en los puntos fronterizos de las fronteras exteriores debe llevarse a cabo utilizando el número de etiqueta adhesiva del visado en combinación con las huellas dactilares de su titular.

Por lo tanto, la numeración de los visados debe modificarse para obtener un número único de etiqueta adhesiva del visado que garantice, durante el proceso de verificación, que sólo se extraerá el expediente de solicitud correspondiente, en el que se verificarán las huellas dactilares de la persona que presenta el visado en la frontera.

Por lo tanto, apoyo esta propuesta para asegurar la numeración coherente y única de las etiquetas adhesivas de los visados empleados en el VIS, garantizando así que, cuando el sistema de intercambio de datos de visados entre en vigor pueda operar lo más correctamente posible, reduciéndose los riesgos de acceso indebido a los datos personales.

 
  
  

Informe: Christian Ehler (A6-0254/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Neena Gill (PSE), por escrito. − Presidente, he votado a favor de este informe, y espero que la renovación del Acuerdo sobre cooperación científica y tecnológica entre la Comunidad Europea y el Gobierno de la República de la India sea más significativo, pues hasta la fecha la cooperación científica no ha alcanzado su pleno potencial y el acuerdo ha existido únicamente sobre el papel, por lo que confío en que el nuevo acuerdo se traduzca realmente en acciones concretas por ambas partes.

La ciencia y la tecnología son un componente clave de la asociación estratégica UE-India y una de las áreas de cooperación más prometedoras, donde ambas partes se disponen a beneficiarse mutuamente de la colaboración.

Aunque fortalecer el acuerdo existente es algo positivo, su renovación debería centrarse en los retos clave que afrontamos, en particular el cambio climático, la seguridad energética y la epidemiología, pues existe verdadera oportunidad de aunar recursos en la investigación y el desarrollo para alcanzar soluciones comunes.

Finalmente, quisiera subrayar también que este acuerdo ofrece una oportunidad, no sólo para colaborar en las cuestiones globales más importantes, sino también para marcar una diferencia significativa en la vida de la población de la India que todavía no tiene acceso a la tecnología básica. Al transferir parte de su tecnología, Europa puede contribuir al desarrollo económico y social del país.

 
  
  

Informe: Diana Wallis (A6-0277/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Ewa Tomaszewska (UEN), por escrito. − (PL) A la luz de la confusión que se ha producido durante la votación, quisiera aclarar que mi intención fue apoyar el mantenimiento de la inmunidad del señor Witold Tomczak, y así es como debería contabilizarse mi voto; es decir, en contra, no a favor del informe.

 
  
  

Informe: Giuseppe Gargani (A6-0222/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Esta propuesta es contradictoria, razón por la que nos hemos abstenido. A decir verdad, ciertos aspectos son positivos, en concreto la posible modificación del Estatuto del Tribunal de Justicia para asegurar al Parlamento Europeo el derecho de presentar sus observaciones ante el Tribunal en todos los casos en que, directa o indirectamente, se pongan en entredicho sus prerrogativas, de manera que la intervención del Parlamento Europeo, cuando éste no sea formalmente parte del proceso, no se deje a la discreción del Tribunal de Justicia. Sin embargo, el hecho es que otros aspectos pueden reforzar, sencillamente, el federalismo, razón por la que discrepamos de esta propuesta.

Aún más, consideramos fundamental que el Parlamento Europeo guarde el principio de respeto de la soberanía de los Estados miembros, y por lo tanto de los tribunales nacionales. Aunque aceptamos que una política de cooperación entre el Parlamento Europeo y los tribunales nacionales puede ser de interés, debemos insistir en que dicha cooperación no puede emplearse para cuestionar los derechos nacionales, incluida la soberanía de los tribunales nacionales, ni el principio de subsidiariedad.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − El informe del señor Gargani investiga las posibilidades de que el Parlamento Europeo defienda sus prerrogativas ante los tribunales nacionales. Actualmente, el Parlamento no es capaz de defender sus decisiones ante un Tribunal de Justicia nacional. Recibo con satisfacción este informe de propia iniciativa que pretende hallar modos de mejorar la coherencia en la puesta en práctica de la política entre los Estados miembros.

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura Åsa Westlund (A6-0179/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Liam Aylward (UEN), por escrito. − Hoy, el Parlamento ha votado a favor de la protección de la salud de los consumidores de la UE. La protección al consumidor y la salud de los ciudadanos están en el centro de este paquete legislativo en materia alimentaria relativo a la reglamentación de los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios, que este Parlamento ha aprobado por una gran mayoría.

Los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios deberán autorizarse antes de añadirlos a los alimentos, lo que es también positivo para la industria, pues guarda mayor coherencia en términos de armonización y claridad entre los Estados miembros de la UE. Los colorantes alimentarios se especificarán claramente en las etiquetas de los productos. Dos cuestiones importantes para los consumidores incluyen la intolerancia a ciertas sustancias (como los colorantes azoicos) y las etiquetas que pueden inducir a error respecto a la naturaleza del producto, su frescura, la calidad de sus ingredientes, su carácter natural y su calidad nutricional. Respecto a los aromas alimentarios, el propósito es que los alimentos sean lo más naturales posibles. El Parlamento ha votado para proteger cualquier limitación sobre las hierbas y las especias, pues se han empleado durante siglos sin ningún efecto adverso manifiesto.

Respecto a la nueva información científica de la Universidad de Southampton que confirma el carácter perjudicial de ciertos aditivos alimentarios para los niños, considero seriamente este estudio y sus implicaciones, y espero que la Comisión le dé su respaldo.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Recibo con satisfacción la propuesta de Åsa Westlund con vistas a la adopción de un Reglamento por el que se establece un procedimiento de autorización común para los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios. La mejora de la transparencia en el procedimiento de autorización de tales ingredientes reforzaría aún más la protección del consumidor en toda Europa, al que debiera equiparse con todas las herramientas necesarias para realizar una elección informada sobre los alimentos disponibles en los estantes de nuestros supermercados. He votado a favor de las recomendaciones del informe.

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura Åsa Westlund (A6-0180/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Andersson, Göran Färm, Anna Hedh, Inger Segelström y Åsa Westlund (PSE), por escrito. (SV) Hemos decidido votar contra las enmiendas 14 a 19. Se trata de una decisión en segunda lectura. Los Estados miembros del Consejo de Ministros se han opuesto al etiquetado y a la prohibición de los colorantes azoicos, pero finalmente han tenido que aceptar un compromiso sobre el etiquetado. Se trata de una importante victoria que no deseamos poner en peligro votando a favor de enmiendas populistas que no ofrecen ninguna perspectiva de mejora real.

Los socialdemócratas suecos hemos presionado a favor de la prohibición de los colorantes azoicos y continuaremos haciéndolo, pero no tenemos intención de secundar un voto o iniciativas populistas por los que podemos terminar poniendo en peligro innecesariamente la salud de los niños.

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Bielan (UEN), por escrito. — (PL) Señor Presidente, he apoyado el informe de la señora Westlund, pues coincido con la ponente en que debe consolidarse la legislación sobre los aditivos alimentarios artificiales. Creo que deberíamos hacer mayor hincapié en que los consumidores reciban información clara sobre los conservantes que contienen los productos alimenticios que adquieren.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Debemos esforzarnos por alcanzar mayor transparencia en el proceso de autorización de los aditivos alimentarios, así como reforzar la protección al consumidor y, en particular, la de los consumidores que presentan intolerancia a ciertas sustancias. Igualmente, la protección medioambiental debe ser uno de los diversos factores a tener en cuenta al autorizar el uso de un aditivo.

Como se ha acordado en primera lectura, es esencial esclarecer las consecuencias de inducir al consumidor a error, así como incluir la protección medioambiental como un factor a tener en cuenta cuando se autorice el uso de un aditivo.

Las enmiendas que se han adoptado en segunda lectura pretenden básicamente reforzar dichos aspectos en el texto final, fortalecer aún más la protección medioambiental y al consumidor, así como definir las condiciones para la autorización de los aditivos.

Son requisitos que los aditivos alimentarios tendrán que reunir tras la entrada en vigor de este Reglamento.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − He votado a favor del informe de la señora Westlund sobre aditivos alimentarios. Un estudio reciente realizado por la Universidad de Southampton ha alertado a esta Cámara del peligro potencial de los colorantes azoicos, que se emplean como colorantes para ciertos dulces y bebidas. Incluir mención de estos riesgos en el etiquetado es un paso importante para proteger a los consumidores de los efectos adversos que pueden causar estos aditivos, como hiperactividad en los niños. La Reglamentación a escala de la UE sobre dichos aditivos es esencial, y elogio a la ponente por su informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE), por escrito. (SK) Los colorantes azoicos se añaden a los productos alimenticios y bebidas para alterar su apariencia. Sin embargo, representan un riesgo innecesario para la salud pública. Un estudio de la Universidad de Southampton ha mostrado que son peligrosos para la salud infantil porque pueden causar hiperactividad e incrementar el riesgo de desarrollar dificultades de aprendizaje. Apoyo la iniciativa de los fabricantes europeos de Dinamarca, Suecia y el Reino Unido para prescindir de manera gradual y voluntaria del uso de los colorantes azoicos en los productos alimenticios.

La protección al consumidor, y en particular de los niños, que son el grupo más vulnerable, es una prioridad para el Parlamento Europeo. Tal es la razón por la que recibo con satisfacción y respaldo con mi voto el informe de la ponente, la señora Åsa Westlund, que ofrece un nuevo enfoque a la política europea para la protección de la salud humana y la prevención de enfermedades, especialmente en los niños.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Skinner (PSE), por escrito. − Doy mi total apoyo a los intentos que se están realizando mediante este informe para etiquetar los productos con aditivos que contienen colorantes azoicos. Creo que si se les da a los consumidores la capacidad de optar por no emplear ni consumir dichos aditivos en sus propias familias, entonces el proceso de etiquetado es un compromiso justo.

Se está haciendo evidente la relación entre los colorantes azoicos y el desarrollo de una peor condición de salud y posibles problemas de conducta, así que es correcto actuar ahora para promover normas tan idóneas como podamos.

 
  
  

Recomendacíones para la segunda lectura Åsa Westlund (A6-0179/2008 y A6-0180/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (PSE), por escrito. − La necesidad de un correcto etiquetado de los aditivos alimentarios y la retirada paulatina de algunos de ellos es esencial para proteger la salud de los niños en particular. Recibo con satisfacción los informes realizados por Åsa Westlund, y los encomiendo a la Cámara.

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura Mojca Drčar Murko (A6-0177/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Este informe otorga particular importancia a aquellos aspectos que pretenden garantizar la seguridad alimentaria, teniendo en cuenta los intereses del consumidor, y entre ellos destaca el deseo de que los alimentos sean lo más naturales posible.

Es bien sabido que no todos los aromatizantes que son seguros desde el punto de vista toxicológico son realmente beneficiosos para los consumidores; de ahí la necesidad de garantizar el derecho del consumidor a escoger.

En el proceso de autorización de los aromatizantes, la «necesidad tecnológica razonable» se combina con otras estrategias de la UE, como es la lucha contra la obesidad, pues la adición de aromatizantes excesivamente potentes puede enmascarar la calidad deficiente de los alimentos preparados.

El Consejo y el Parlamento adoptan una postura diferente sobre la cuestión de ciertos ingredientes alimenticios con propiedades aromatizantes para su uso en los alimentos o en su superficie, y sobre los niveles máximos de dichos ingredientes, establecidos en el anexo III.

Sabemos que el principio de que los productores de hierbas y especias tengan que rebatir la presunción jurídica de nocividad de cada producto por separado resulta polémico. Sería más lógico invertir el procedimiento, cuestión que continuará siendo controvertida.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Recibo con satisfacción el informe de Mojca Drčar Murko sobre los aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes utilizados en los alimentos o en su superficie. Creo que el informe salvaguarda los conceptos de seguridad alimentaria y protección al consumidor. Es importante que en toda Europa no se induzca a error a los consumidores en cuanto a la naturaleza del aroma presente en el alimento que consumen. El término «aroma natural» debería significar exactamente eso, y apoyo las recomendaciones del informe para asegurar que así sea. He votado a favor del informe.

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura Avril Doyle (A6-0176/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) El presente informe es relativo a un Reglamento que pretende establecer normas y procedimientos para autorizar las enzimas alimentarias, excepto las consideradas aditivos alimentarios. La Comisión Europea afirma que ha habido presiones de la industria para que se adopte una legislación armonizada con un procedimiento comunitario de autorización de enzimas alimentarias, ya que la ausencia de legislación comunitaria en este ámbito ha dado lugar a prácticas comerciales desleales.

El Parlamento insiste en incluir diversas e importantes enmiendas que ha presentado en primera lectura al proyecto de Reglamento propuesto por la Comisión. Por esa razón, reitera su opinión de que el principio de cautela debe ser el núcleo de la evaluación del riesgo, razón por la cual se le ha de otorgar más importancia en la presente propuesta. Asimismo, previamente había reforzado las disposiciones en materia de protección de los consumidores para garantizar que el uso de enzimas alimentarias no indujera a error al consumidor en cuanto a la naturaleza, calidad y contenido del producto, razón por la que se ha reintroducido este aspecto.

Además, las enzimas alimentarias no son y no pueden ser microorganismos modificados genéticamente (OMG). Debemos evitar también que éstas puedan derivarse de OMG, aunque si ello ocurre, debe identificarse claramente para no confundir a los consumidores. Es fundamental garantizar un nivel elevado de seguridad alimentaria.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − El informe de la señora Doyle pretende armonizar el control del uso de las enzimas alimentarias. Obligar a la industria y a los Estados miembros a informar a la Comisión de cualquier posible problema de seguridad respecto a las enzimas es una medida positiva para garantizar las normas más elevadas posibles de seguridad alimentaria en toda la Unión; por tanto, he votado a favor del informe.

 
  
  

Informe: Peter Liese (A6-0220/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  John Attard-Montalto (PSE), por escrito. Me he abstenido para llamar la atención sobre el hecho de que este informe no tiene en cuenta la diferencia que existe entre los Estados isleños y la tierra firme.

Malta no se encuentra conectada por ferrocarril al continente, y su única conexión es por mar o por aire. Además, la economía de Malta depende en gran medida del turismo, que atrae a más de un millón de personas al año por transporte aéreo, y a cerca de medio millón por transporte marítimo. Se ha calculado que el efecto sobre las familias del Reino Unido, por ejemplo, supondrá un incremento de 160 libras como resultado de la entrada en vigor de la legislación.

Es importante controlar las emisiones, pero también lo es distinguir entre las diferentes aspiraciones y realidades de los países que componen la UE. El principio de una medida única para todos es discriminatorio cuando concurren circunstancias especiales.

 
  
MPphoto
 
 

  Christine De Veyrac (PPE-DE), por escrito. – (FR) Doy mi apoyo al informe de Peter Liese sobre la inclusión de las actividades de aviación en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero porque creo que el compromiso alcanzado entre el Parlamento y el Consejo es equilibrado y realista.

Ya no se pone en duda la necesidad de actuar rápida y eficazmente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y en particular el impacto del transporte sobre el calentamiento global.

Sin embargo, para que esta legislación fuera un éxito era fundamental reconciliar las necesidades medioambientales con la movilidad de los ciudadanos.

Los esfuerzos necesarios para el sector de la aviación deben ser lo suficientemente importantes para no comprometer las reducciones llevadas a cabo por otros sectores, pero lo suficientemente equilibrados para no impedir el crecimiento de la industria.

Recibo con satisfacción la legislación que hemos adoptado respecto a estos imperativos.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (PSE), por escrito. (PT) He votado a favor del informe de Peter Liese sobre la recomendación para la segunda lectura de la propuesta para incluir las actividades de aviación en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, porque creo que es esencial y urgente limitar el aumento global de la temperatura a 2° C por encima de los niveles previos a la industrialización.

El sector de la aviación se encuentra en expansión. Las emisiones de dióxido de carbono de los aviones han aumentado en un 87 % desde 1990 y se calcula que se doblarán para el año 2020. Por lo tanto, se necesitan medidas para emitir una señal inequívoca a escala internacional de que la UE se compromete a luchar contra el cambio climático, teniendo presente la conclusión de un acuerdo internacional antes de la Conferencia de Copenhague de 2009.

El compromiso alcanzado incluye muchos aspectos positivos, como el régimen de exención introducido para las regiones ultraperiféricas, el uso de los ingresos generados por la subasta de derechos de emisión en la lucha contra el cambio climático, y las medidas para combatir la deforestación.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) La propuesta que ha votado el Parlamento constituye ya un compromiso, aunque insatisfactorio, sobre la propuesta original de la Comisión, y no tiene en cuenta los problemas de los países en dificultades económicas, en particular de las regiones ultraperiféricas. Sabemos que debe reducirse la contaminación, pero debemos igualmente tener en cuenta las dificultades que afrontan países con economías más frágiles.

El compromiso que se ha votado hoy no impide todas las consecuencias negativas de este régimen de comercio de derechos de emisión, pero sí minimiza una serie de ellos, al aplazar la fecha de entrada en vigor respecto a la propuesta original del Parlamento y reducir el alcance de la subasta y la presión sobre las empresas más débiles.

La negociación de una exención para las regiones ultraperiféricas se ha convertido en una cuestión de gran importancia en esta Cámara, pues como ustedes saben la propuesta original de la Comisión no proporcionaba ninguna exención para dichas regiones, lo que significaba que todos los vuelos con origen o destino en ellas quedarían englobados en el régimen general.

En el texto que se ha adoptado finalmente se ha mantenido la posibilidad de una exención, pero su alcance no es tan amplio como debería haber sido. Por lo tanto, insistimos en que deberían quedar excluidos de este régimen de comercio de derechos de emisión no únicamente los vuelos entre las islas, sino también entre las islas y el continente.

 
  
MPphoto
 
 

  Petru Filip (PPE-DE), por escrito. − (RO) Es evidente que, para cada período de compromiso del programa de la Unión en el que se incluye la aviación, se requiere que los objetivos asignados a este sector se establezcan en convergencia y de acuerdo con los esfuerzos generales atribuidos al resto de sectores de fuentes fijas de todos los Estados miembros. La no participación del sector de la aviación en este sistema podría ocasionar importantes costes compensatorios a largo plazo.

He votado a favor de este informe con la convicción de que en la Comunidad se requiere un enfoque integrado del régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero. Puesto que la aviación contribuye al impacto global de las actividades humanas sobre el cambio climático, es lógico que este sector se beneficie de un trato equitativo y de normas y disposiciones armonizadas a escala comunitaria.

(RO) Es evidente que, para cada período de compromiso del programa de la Unión en el que se incluye la aviación, se requiere que los objetivos asignados a este sector se establezcan en convergencia y de acuerdo con los esfuerzos generales atribuidos al resto de sectores de fuentes fijas de todos los Estados miembros. La no participación del sector de la aviación en este sistema podría ocasionar importantes costes compensatorios a largo plazo.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Goebbels (PSE), por escrito.(FR) Me he abstenido en la votación final sobre el informe Liese. Creo que la Unión Europea está dando un paso unilateral fuera de los límites del Protocolo de Kyoto, que excluye a los sectores de la aviación y al marítimo. Aun cuando existan una serie de razones para considerar el impacto climático de los dos sectores más importantes para el comercio internacional, la Unión Europea no puede alterar de forma unilateral un acuerdo multilateral mientras exige, por ejemplo, que los Estados Unidos ratifiquen el Protocolo de Kyoto. Las propuestas de la UE relativas a la aviación podrían, como mucho, orientarse al período posterior a Kyoto; esto es, al año 2013, y sólo como resultado de un acuerdo internacional en Copenhague.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Recibo con satisfacción el informe del señor Liese sobre la inclusión de las actividades de aviación en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero. El Parlamento tiene que dejar claro su compromiso por combatir el cambio climático e introducir una legislación medioambiental ambiciosa. Las decisiones alcanzadas en las negociaciones con el Consejo parecen avanzar en la dirección correcta y la subasta del 15 % de las emisiones de la aviación, con vistas a incrementar esta cifra en 2013, parece un compromiso satisfactorio.

Aunque apoyo las recomendaciones del informe, el Parlamento debe continuar mostrándose ambicioso en el establecimiento de objetivos para las emisiones de las actividades de la aviación en el RCCDE y seguir avanzando para fortalecer las propuestas del señor Liese por una revisión general del régimen de comercio de derechos. He votado a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE), por escrito. (SK) Las emisiones de gases de los aviones se han doblado desde 1990 y continúa en aumento. Si la UE aborda el cambio climático con seriedad debe llegar a ser líder global en ese ámbito. No basta sólo con hablar sobre ello; debemos también adoptar medidas legislativas. Considero que la Directiva destinada a incluir las actividades de aviación en el régimen comunitario de derechos de emisión de gases de efecto invernadero es un paso positivo.

El informe del ponente, el señor Peter Liese, es una solución equilibrada y realista, un compromiso entre la protección del medio ambiente, por una parte, y la garantía de la competitividad de la industria de la aviación europea, por otra. No debemos discriminar a las compañías aéreas europeas, en particular a las de los nuevos Estados miembros de la UE, que están tratando de equipararse al ritmo general. En consecuencia, las normas de competencia económica saludable deben aplicarse en idéntica medida a las compañías aéreas de terceros países. Es necesario concluir un acuerdo internacional, y por esa razón la UE debe negociar con los Estados Unidos, Rusia y China.

Asimismo, tenemos que recordar que, en ocasiones, la aviación es el único medio de transporte posible para enlazar a la UE con regiones remotas, y que contribuye significativamente al desarrollo del turismo; por lo tanto, no es algo que deba considerarse como un lujo.

Creo que la posición común del Parlamento Europeo y del Consejo contribuirá a introducir aeronaves limpias y nuevas tecnologías en la industria de la aviación, razón por la que he votado a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito.(FR) Al adoptar hoy una Directiva cuyo objetivo es incluir las actividades de aviación en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, la Unión Europea continúa anotándose puntos en la lucha contra el cambio climático.

Sería imposible no recibir con satisfacción este acuerdo entre el Parlamento Europeo y el Consejo, que proporcionará una reducción gradual y efectiva de los gases del efecto invernadero a partir de 2012 para todos los vuelos que despeguen o aterricen en suelo europeo.

En concreto, recibo con satisfacción la adopción de dos medidas específicas que demuestran, afortunadamente, que Europa todavía suele adoptar legislación muy equilibrada que tiene en cuenta incluso a las partes menos representativas: los vuelos chárter, las aeronaves empleadas con fines de investigación y las pequeñas compañías aéreas podrán continuar volando sin tener que preocuparse sobre las disposiciones vinculantes de la Directiva; la recaudación generada por la subasta del 15 % de los derechos de emisión de CO2 se empleará para la investigación y el desarrollo en el sector de la aviación.

Todo ello es de la mayor importancia porque, si como parece, la UE debe depositar sus esperanzas en la innovación, los ingenieros tendrán que mostrar una gran capacidad de ingenio para reducir la contaminación ocasionada por los aviones en un momento en que el tráfico aéreo crece a un ritmo del 5 % anual.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Simpson (PSE), por escrito. − Voy a dar hoy mi apoyo al informe Liese porque es equilibrado y práctico, aunque también resulta algo complejo.

La aviación civil debe reconocer que tiene que participar en el régimen de comercio de derechos de emisión, y los defensores del medio ambiente deben reconocer que las personas desean volar y que la industria de la aviación contribuye en gran medida al bienestar económico de muchas de nuestras regiones, así como de las economías nacionales.

Aún así, considero que este acuerdo entraña algunos problemas, pues creo que disponer la subasta del 100 % de derechos para el año 2020 podría ocasionar graves problemas a las compañías aéreas regionales y a las de pequeño tamaño.

Sin embargo, lo que tenemos aquí es una solución de compromiso. Sigo pensando que este Reglamento afrontará problemas, jurídicos y de otro tipo, por parte de países no pertenecientes a la UE, en particular de los Estados Unidos y de Rusia, lo que dificultará alcanzar un acuerdo mundial; pero éste es un comienzo, y por ello debemos felicitar a la Comisión por su valentía y previsión.

Principalmente, la industria de la aviación lidia en la actualidad con los elevados precios del combustible, razón por la que era esencial alcanzar un compromiso respecto al régimen de comercio de derechos de emisión. Sé que las compañías aéreas no están del todo satisfechas; sé que tampoco lo están los defensores del medio ambiente, y por eso, quizá, ¡nuestros ponentes han hecho bien las cosas!

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. – (NL) Si la UE desea alcanzar su objetivo climático de una reducción del 20 % en las emisiones de CO2 para el año 2020, en tal caso debe incluirse también al sector de la aviación en el régimen de comercio de derechos de emisión de gases efecto invernadero, ya que las emisiones procedentes de la industria de la aviación se han incrementado en casi un 90 % durante los últimos años.

Al mismo tiempo, la aviación se libra de pagar impuestos especiales sobre el combustible para aviación y el IVA de los billetes de avión; por lo tanto, es preciso adoptar medidas legislativas. El informe pretende iniciar el régimen de comercio de derechos a partir de 2011 para todos los vuelos con destino o partida en los aeropuertos europeos. A partir de 2012, el sector tendrá que emitir un 1,5 % menos de gases del efecto invernadero al año. El nivel propuesto de derechos libres de subasta es demasiado elevado, y creo que el sector de la aviación debería comenzar a subastar al menos el 25 %. El objetivo último no es el comercio en sí mismo, sino la reducción de emisiones.

El Parlamento ha expresado también su opinión sobre el uso de los ingresos generados por la subasta: desea que el dinero se destine a reducir los impuestos sobre las formas de transporte respetuosas con el medio ambiente y a invertir en investigación tecnológica para desarrollar aviones menos contaminantes. El compromiso que tenemos ante nosotros está lejos de ser ideal, pero constituye un paso adelante, por lo que los Verdes también podemos apoyar el acuerdo alcanzado.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (PSE), por escrito. − Debe recibirse con satisfacción la inclusión de las actividades de aviación en el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero.

 
  
MPphoto
 
 

  Margie Sudre (PPE-DE), por escrito. – (FR) Lamento que las regiones ultraperiféricas (RUP) no hayan estado totalmente exentas de la inclusión de la aviación civil en el régimen de comercio de derechos emisión, aun cuando su lejanía del continente europeo lo hubiera justificado en gran medida.

Sin embargo, me complace que se hayan realizado algunos avances gracias a determinados esfuerzos.

Como resultado, el acuerdo negociado otorga especial consideración a los medios de reducir o incluso eliminar los problemas de acceso y de competitividad que afrontan las RUP; además, como resultado de acalorados debates, los vuelos entre regiones periféricas serán objeto de excepción y no se verán perjudicados. Me complace que las RUP estén incluidas en la cláusula de revisión relativa a la evaluación de impacto del régimen de comercio de derechos en el transporte aéreo.

Especialmente, quisiera expresar mi agradecimiento al Parlamento Europeo, que desde el principio escuchó mi súplica por dispensar un tratamiento especial a las RUP, posición finalmente adoptada por los Estados miembros. Quisiera también rendir mis respetos a Jacques Barrot, anterior Comisario europeo responsable de Transportes, por su constante apoyo.

Por último, lamento que el acuerdo final no incluya ninguna propuesta para favorecer a las RUP, lo que hubiera posibilitado en concreto que los ingresos generados por la subasta de derechos de emisión se emplearan en eliminar las dificultades inherentes a dichas regiones.

 
  
  

Informe: Richard Corbett (A6-0197/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) He votado a favor del informe realizado por mi colega británico Richard Corbett sobre la modificación del Reglamento del Parlamento en lo referente al trabajo en el Pleno y a los informes de iniciativa, y comparto la inquietud expresada en el mismo, en el sentido de que el trabajo del Parlamento debe simplificarse, dinamizarse y acelerarse. No obstante, los diputados al PE deberían tener libertad para presentar preguntas escritas a la Comisión y el Consejo, aunque estoy de acuerdo en que es importante prevenir el abuso del sistema. Recibo con satisfacción el hecho de que se dé a los diputados al PE asistentes a una sesión mayor oportunidad de intervenir. La idea de que cuarenta diputados al PE puedan presentar una resolución alternativa, al igual que los grupos políticos, constituye también, en mi opinión, un paso adelante hacia la democracia.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlotte Cederschiöld (PPE-DE), por escrito. (SV) Hemos votado hoy contra el informe sobre la modificación del Reglamento del Parlamento Europeo.

Hemos decidido hacerlo así porque los informes de propia iniciativa que guardan relación con la actividad legislativa pueden tener un efecto apreciable sobre el trabajo continuo. Por lo tanto, los diputados al Parlamento Europeo deberían tener la oportunidad de influir sobe dichos informes en el Pleno, en línea con el procedimiento aplicable a los informes legislativos.

Aunque es necesaria la revisión de los procedimientos para las preguntas escritas, consideramos que es de la mayor importancia salvaguardar la independencia de los diputados al PE y el derecho a presentar preguntas a las otras instituciones relativas a sus decisiones y a su responsabilidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Hemos votado contra este informe porque su objetivo central es debilitar el funcionamiento democrático y pluralista del Parlamento Europeo. Partiendo de un principio que ni siquiera es cierto —la existencia del Tratado de Reforma— una mayoría de esta Cámara desea realmente reducir los derechos de los diputados al PE e impedirles actuar por propia iniciativa, incrementar las facultades del Presidente y, como resultado, reducir el pluralismo del debate parlamentario.

Ese deseo de debilitar la democracia y la capacidad de acción de los diputados al PE se evidencia también en el establecimiento de directrices sobre el procedimiento para las preguntas escritas presentadas al Consejo y a la Comisión.

Sin embargo, esta decisión es sólo un elemento en la línea antidemocrática más general adoptada por una mayoría de esta Cámara, en particular entre los grupos políticos más numerosos (PPE y PSE). Otro elemento fundamental es la petición de nuevos y más restrictivos criterios para la formación de grupos políticos, lo que igualmente merece nuestro rechazo y nuestra enérgica protesta.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Las propuestas del señor Corbett para modificar el Reglamento del Parlamento en lo referente al trabajo en el Pleno y a los informes de iniciativa permiten que el Parlamento trabaje más eficaz y eficientemente. He votado a favor de las recomendaciones del señor Corbett.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. – (DE) Como demócrata, me sorprenden particularmente dos enmiendas relacionadas con el informe Corbett, puesto que no creo que hayan sido concebidas con seriedad.

Forma parte de los derechos democráticos de un diputado al Parlamento de prácticamente cualquier país de naturaleza democrática poder pedir cuentas a los dirigentes electos sobre su jurisdicción y responsabilidades.

Restringir el número y contenido de estas preguntas es más propio de los procedimientos de una vista ante un tribunal que de las normas de una institución legitimada democráticamente y, en consecuencia, la propuesta debería ser totalmente rechazada, razón por la cual sólo puedo votar en contra del informe.

 
  
  

Informe: Jutta Haug (A6-0262/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) He votado a favor de informe realizado por mi colega alemana Jutta Haug acerca de las primeras reflexiones sobre el anteproyecto de presupuesto y mandato para la concertación, que proporciona un marco para la reflexión sobre la estructura del futuro presupuesto de la UE. El anteproyecto de presupuesto (AP) asciende a 134 395 millones de euros en créditos de compromiso, que corresponde al 1,04 % de la RNB, un incremento del 3,1 % en comparación con 2008, y a 116 700 millones de euros en créditos de pago, lo que deja un margen de 2 600 millones de euros por debajo del límite máximo para compromisos y de 7 400 millones de euros para pagos. Dada la necesidad de una Europa de resultados, no puedo entender el bajo nivel de créditos de pago. Además de las prioridades, será importante asegurar que los fondos adecuados se destinen a la política de cohesión, la financiación de la política europea para las pequeñas y medianas empresas (PYME) y la acción exterior. Por último, será decisivo no olvidarse de las principales infraestructuras europeas (redes de transporte, energía, espacio, agua, nuevas tecnologías, sanidad, etc.), que normalmente no reciben suficiente financiación a pesar del hecho de que forman la columna vertebral de la competitividad de Europa en el marco de la economía global y de la competitividad social.

 
  
MPphoto
 
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (PSE), por escrito. − (PL) Según el calendario previsto para la ratificación del Tratado de Lisboa, en 2009 el Parlamento y el Consejo tendrían igualdad de derechos respecto a la creación de leyes, así como en materia presupuestaria, encaminada a dar a la Unión Europea nuevos poderes y a realizar cambios fundamentales en el procedimiento presupuestario empleado hasta la fecha.

Por esa razón, es incluso más importante para la Unión Europea disponer de los recursos financieros necesarios para poner en práctica las políticas y las actividades actuales en diferentes ámbitos, al mismo tiempo que contar con la suficiente flexibilidad para abordar los nuevos retos políticos. Por ello, es muy sorprendente el nivel inusualmente bajo de fondos propuestos para los pagos en el proyecto de presupuesto inicial (116 736 millones de euros), que es del 0,90 % del PNB, una reducción del 3,3 % respecto a 2008. Igualmente preocupante son las reducciones presupuestarias propuestas por la Comisión Europea para las campañas de información previstas hace tiempo en 2009 para las elecciones al Parlamento Europeo o la posible entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

La prioridad para la reunión de concertación de julio sobre el presupuesto debería ser asegurar un nivel adecuado de fondos para los pagos y para la política de información de la Unión. Es igualmente esencial aportar a la Comisión propuestas de financiación para proyectos piloto y trabajos preparatorios con el fin de evitar financiarlos con las reservas de marcos financieros plurianuales. Además, deberíamos asegurar que existan suficientes recursos financieros para que la Unión Europea sea capaz de reaccionar a los nuevos retos en el ámbito de la «competitividad para el crecimiento y el empleo», sin reducir los fondos existentes para los importantes programas que se están llevando a la práctica actualmente.

 
  
MPphoto
 
 

  Roger Knapman (NI), por escrito. − Creo que mi país no debería financiar ningún programa presupuestario de la UE en ninguna circunstancia real o potencial. El Servicio Europeo de Acción Exterior y todos los demás aspectos del Tratado de Lisboa son un completo anatema para mí. Por consiguiente, mientras que toda demora a la financiación de tales programas es bien recibida, no puedo apoyar una enmienda que acepta en principio que el SEAE, junto con otros nuevos programas presupuestarios incluidos en el Tratado, debería efectivamente financiarse en «el momento en que se ratifique el Tratado por la totalidad de los veintisiete Estados miembros». Sea probable o no la ratificación por parte de todos los Estados, es una posibilidad, y no puedo aprobar una enmienda que establece ciertas circunstancias bajo las cuales los que la proponen reconocerán como legítima, en principio, la financiación del SEAE y de otros nuevos programas presupuestarios incluidos en el Tratado de Lisboa.

 
  
MPphoto
 
 

  Mairead McGuinness (PPE-DE), por escrito. − He votado a favor del informe Haug sobre el anteproyecto de presupuesto para el ejercicio 2009 y mandato para la concertación, que establece las prioridades del Parlamento para el próximo año. Recibo con especial satisfacción la solicitud de una respuesta adecuada a la ayuda alimentaria y a las necesidades de seguridad alimentaria, dado el incremento especialmente acusado en los precios de los alimentos y los costes de producción agrícola.

Espero que dicha respuesta se considere adecuada y que incluya un programa serio de inversión en el sector agrícola, tanto en el mundo en desarrollo como en el seno de la UE.

Igualmente, he votado a favor de la enmienda 15, relativa al margen de la rúbrica 2.

Sin embargo, no pueden secundarse los esfuerzos por incluir mecanismos que destinen los fondos no empleados de la PAC a otras rúbricas presupuestarias.

En 2007, el dinero no empleado de la PAC se desvió a la financiación del proyecto Galileo, algo que no puede convertirse en norma.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Wise (NI), por escrito. − No podría apoyar esta enmienda, puesto que me opongo totalmente a la creación y financiación del SEAE y otros programas similares dependientes de la ratificación del Tratado de Lisboa. De hecho, cabe destacar que los programas que debe establecer el denominado Tratado de Lisboa carecen de fundamento jurídico hasta que sea ratificado por la totalidad de los veintisiete Estados miembros: sin embargo, me opongo a la totalidad de tales programas y no creo que deban crearse o financiarse en modo alguno.

 
  
MPphoto
 
 

  Lars Wohlin (PPE-DE), por escrito. (SV) El informe de la señora Haug solicita un mandato amplio para las negociaciones presupuestarias con el Consejo. El razonamiento es que existe necesidad de garantizar fondos suficientes para las partidas de gastos propuestas por la Comisión. Parece no haber límite para las cantidades que el Parlamento Europeo está dispuesto a gastar. En mi opinión, es el enfoque equivocado: el punto de partida debería ser el marco general que se ha decidido; es entonces cuando deberían establecerse las prioridades necesarias entre las diversas partidas de gastos.

Se necesita mayor flexibilidad en el marco financiero plurianual existente. Por consiguiente, apoyo la idea de que las cuantías que han surgido en la partida agrícola deberían emplearse para otros fines.

 
  
  

Informe: Marcin Libicki (A6-0225/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Alma Anastase (PPE-DE), por escrito. − (RO) Como ponente sobre la sinergia del Mar Negro, quisiera expresar mi apoyo al informe Libicki por la sencilla razón de que aborda un tema de naturaleza estratégica, que excede el ámbito del Mar Báltico y el de la protección medioambiental. De hecho, hemos debatido una cuestión común tanto para la región del Mar Báltico como para la del Mar Negro y que afecta a toda Europa: la cuestión de la seguridad energética y la política europea al respecto.

Teniendo en cuenta la dependencia de la UE de un número limitado de fuentes, proveedores y rutas de transporte, es vital que su diversificación represente el principio fundamental del concepto europeo de seguridad energética, y no lo es menos desarrollar una política europea coherente en materia de energía basada en la solidaridad y la coordinación para evitar la conclusión de un acuerdo bilateral que podría perjudicar los intereses de otros Estados miembros y que podría socavar en concreto proyectos de importancia, como el proyecto Nabucco, reconocido a escala europea.

En consecuencia, reitero e insisto en el llamamiento a la Comisión y al Consejo por redoblar los esfuerzos para la puesta en práctica con éxito del proyecto Nabucco, así como para la articulación definida de una política energética común. Tanto la situación en la región del Mar Báltico como en la del Mar Negro señalan la urgencia de comenzar a emprender acciones firmes y concretas.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Andersson, Göran Färm, Anna Hedh, Inger Segelström y Åsa Westlund (PSE), por escrito. (SV) Los socialdemócratas suecos hemos decidido votar a favor del informe de Marcin Libicki sobre el proyecto de construcción del gasoducto en el Mar Báltico, aunque deseábamos un llamamiento más claro para la búsqueda de una ruta terrestre alternativa. Sin embargo, creemos que el Parlamento ha trazado una línea definida respecto a la evaluación de impacto medioambiental, que apoyamos y recibimos con satisfacción, y esperamos que otras decisiones estén condicionadas a una investigación independiente y exhaustiva. El Mar Báltico es un entorno delicado que ya se encuentra sometido a una gran presión medioambiental; por consiguiente, es de la mayor importancia que el impacto medioambiental pueda mantenerse en el mínimo estricto si finalmente se autoriza la construcción del gasoducto.

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Bielan (UEN), por escrito. — (PL) Señor Presidente, la construcción del gasoducto Nordstream podría dar como resultado el contacto con armas depositadas desde la Segunda Guerra Mundial. En el Mar Báltico hay alrededor de 40 000-60 000 toneladas métricas de armas químicas cuya localización exacta se desconoce, y el contacto con dichos depósitos podría resultar en un desastre ecológico de dimensiones colosales.

He apoyado este informe porque estoy de acuerdo con el ponente en que es escandaloso que un proyecto transfronterizo cuya naturaleza es de tan gran alcance se trate como una cuestión bilateral entre Rusia y Alemania. La protección del Mar Báltico y de los países ribereños debería ser una de las principales prioridades de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Titus Corlăţean (PSE) , por escrito. − (RO) Recibo con satisfacción la posición que ha adoptado el Parlamento Europeo respecto a la construcción de un gasoducto que enlace Rusia y Alemania.

La Unión Europea necesita una política energética integrada, común y coherente, así como una estrategia a largo plazo para garantizar la independencia energética de los Estados miembros.

La Unión Europea debería tratar las cuestiones medioambientales y geopolíticas relativas a la seguridad energética mediante el esfuerzo coordinado de todos los Estados miembros, y no mediante tratados bilaterales concluidos por ciertos Estados miembros con Rusia; es el único modo en que puede consolidar su posición en las negociaciones con dicho país, evitando así la transformación de los recursos energéticos en un factor de presión política y posibilitando una posición de igualdad en la asociación con Rusia.

De ese modo, podemos proporcionar también respuestas a las frustraciones justificadas de los ciudadanos rumanos respecto a los constantes incrementos del precio del gas y la electricidad, con importantes consecuencias socioeconómicas negativas para su nivel de vida.

Al mismo tiempo, la solución de una política energética común para Europa podría suplir la incapacidad de los dirigentes de derechas de Bucarest por promover los intereses energéticos de Rumanía en la relación con Rusia.

 
  
MPphoto
 
 

  Filip Kaczmarek (PPE-DE), por escrito. (PL) He votado a favor del informe de Marcin Libicki, un informe importante. Sin embargo, quisiera recordarles que no es correcto afirmar que esta cuestión ha llegado hasta el Parlamento Europeo como resultado de las peticiones de los ciudadanos. Mi colega el señor Bogusław Sonik propuso mantener un debate sobre el gasoducto del norte de Europa muchos meses antes de que se recibieran las peticiones.

Me sorprende la oposición a este informe. Con frecuencia hablamos sobre cuestiones ecológicas sin que ello suscite ninguna oposición. No obstante, en este ejemplo concreto, algunas de sus Señorías no deseaban que se realizara ninguna investigación acerca del impacto que tendría el proyecto sobre el medio ambiente. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: para algunos países y políticos, este proyecto concreto es más importante que el medio ambiente. Quizá por esa misma razón, deberíamos considerar el contexto político y económico de la inversión prevista. Soy consciente del argumento de que se trata de un proyecto privado, pero no deberíamos olvidar que antiguos cargos políticos figuran en la directiva de la empresa que debe construir el gasoducto. Para Rusia, emplear proyectos privados para otros objetivos políticos no representa ningún problema en absoluto.

 
  
MPphoto
 
 

  Tunne Kelam (PPE-DE), por escrito. − He votado contra esta enmienda puesto que, básicamente, modifica la idea del texto original, que hace un llamamiento a considerar alternativas al proyecto del gasoducto existente —alternativas que serían, al menos tres veces menos costosas y que no impondrían riesgos medioambientales elevados—. No puedo estar de acuerdo con una enmienda que da prioridad a la demanda de gas a costa de desestimar la legislación medioambiental de la UE y las inquietudes de los ciudadanos. Quisiera señalar también que el gasoducto en cuestión, originariamente debía evitar pasar por los otros siete países bálticos, proporcionando suministro a sólo uno o dos de los Estados miembros de la UE, y por lo tanto el argumento de satisfacer una demanda creciente de gas no puede considerarse pertinente.

 
  
MPphoto
 
 

  Eija-Riitta Korhola (PPE-DE) , por escrito. (FI) Apoyo plenamente la evaluación de impacto medioambiental para el gasoducto Nordstream propuesto en el informe de la comisión. Sin embargo, eso no es todo: tampoco deben olvidarse sus aspectos relativos a la política energética. No podemos pretender una política energética independiente de la política climática, pues ambas están intrínsecamente unidas, como la fiscalidad y el presupuesto, o el Derecho y la justicia.

Ya no puede existir una política energética sin instrumentos financieros o similares que hagan viables sus componentes. Los Libros Blancos sobre las cuestiones en materia de energía de la Unión y sus Estados miembros han exigido reiteradamente formas de energía limpias, independientes y competitivas —pero sólo existe un mecanismo de mercado funcional para el último criterio, la competitividad—.

Todavía no veo mecanismos de mercado que reducirían nuestra dependencia energética —y especialmente del gas de Rusia—. Esta semana, el Foro europeo de la energía mantendrá negociaciones con la OPEP, para la que no es ninguna debilidad constituir un cartel indispensable con una influencia excesiva sobre nuestra economía.

Se ha permitido que la dependencia energética resultante de los errores de generaciones anteriores vaya en aumento y florezca a nuestras expensas, factor que deberíamos recordar cuando tomemos decisiones sobre soluciones futuras, incluso en caso de gasoductos y de otras formas de dependencia económica. ¿Es un desarrollo sostenible, y va en la dirección correcta, cuando estamos luchando por una economía baja en carbono?

El cambio climático es una realidad, y los costes de la energía están aumentando también. La dependencia del gas va en aumento y está dando al vecino de la UE el poder que había perdido hace veinte años.

Ciertamente, no deseamos repetir los errores de nuestros antecesores políticos. Tenemos mucho que hacer en un breve espacio de tiempo.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (PSE), por escrito. (PL) Estoy totalmente de acuerdo con la opinión del ponente, el señor Marcin Libicki, de que la ejecución del proyecto comúnmente conocido como el «gasoducto del Báltico» podría suponer un riesgo ecológico para ocho países de la Unión Europea: Alemania, Suecia, Finlandia, Letonia, Lituania, Estonia, Dinamarca y Polonia, así como repercutir negativamente sobre los consumidores al incrementarse los precios para cubrir el coste de su construcción.

Es importante que, como alternativa, el gasoducto del norte de Europa pudiera construirse en tierra atravesando países de la Unión Europea, lo que satisfaría todos los requisitos estratégicos y económicos incluidos en la Decisión 1364/2006/CE. La propuesta alternativa es más segura desde el punto de vista del medio ambiente, y además es más barata.

Particularmente, estoy a favor de llevar a cabo informes independientes e investigaciones sobre el impacto medioambiental de la construcción del gasoducto.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Un proyecto de la magnitud del gasoducto de Nordstream precisa un análisis completo y exhaustivo de sus consecuencias medioambientales. Antes de permitir la puesta en marcha del proyecto, debemos asegurarnos de que cumpla estrictos criterios medioambientales. Mi voto sobre el informe de Marcin Libicki sobre el impacto medioambiental del proyecto de construcción del gasoducto en el Mar Báltico para unir Rusia y Alemania refleja estas opiniones.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Sonik (PPE-DE), por escrito. − (PL) Hoy vamos a votar sobre un informe muy importante, relativo al impacto de la construcción prevista del llamado gasoducto del Báltico, que unirá a Rusia y Alemania, en el medio ambiente natural del Mar Báltico. El proyecto previsto es uno de los muchos proyectos de infraestructuras de gas que se necesitan para satisfacer la creciente demanda de gas de la UE. No obstante, es preciso prestar especial atención a varios factores relativos a su construcción.

Este gasoducto, uno de los más largos y profundos del mundo, supone una grave amenaza para la biodiversidad y los hábitats naturales, así como para la seguridad y la circulación del transporte marítimo en esta región, por no hablar de las aproximadamente 80 000 toneladas de municiones que se hundieron en esa zona durante la II Guerra Mundial. Como miembro de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, así como en calidad de ponente sobre el Convenio de Espoo, quisiera subrayar que toda inversión de este tipo, que tiene una dimensión internacional, debe ser el resultado de un amplio proceso previo de consulta con todas las partes interesadas. Debemos prestar atención a las evaluaciones de cualquier solución alternativa, como las rutas terrestres, que deben tener en cuenta tanto los costes de construcción como la seguridad ecológica.

Dada la creciente dependencia de la UE de un reducido número de fuentes de energía y de sus suministradores, es importante apoyar iniciativas encaminadas a la diversificación, por lo que convendría que nos parásemos a pensar si la empresa rusa Gazprom, que posee el 51% de las acciones del consorcio Nordstream, es la mejor solución en este caso.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (PSE), por escrito. − Me complace que la Comisión de Peticiones tomara la iniciativa de someter a votación este informe sobre el impacto medioambiental del gasoducto que se prevé construir en el Mar Báltico. Los diputados al Parlamento Europeo deben informarse sobre las consecuencias de esta propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Ewa Tomaszewska (UEN), por escrito. (PL) Apoyo el informe de Marcin Libicki por la grave amenaza para el medio ambiente del Mar Báltico que supone el gasoducto, así como por el intento de incumplir la obligación de obtener la aprobación de todos los países costeros y la ausencia de una evaluación independiente y positiva del impacto medioambiental del gasoducto. En este caso es especialmente importante mantener el principio de solidaridad en la política energética de la Unión Europea.

El gasoducto se ha planificado de forma que los países de la Unión dependan políticamente de Rusia, que utilizará sus recursos naturales para presionar a los compradores. Quiero llamar su atención sobre el hecho de que la elección de la ruta marítima para el gasoducto incrementa el precio del gas, ya que esta ruta tiene un coste muy superior al de la construcción terrestre.

 
  
  

Informe: André Brie (A6-0269/2008)

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Howitt (PSE), por escrito. − El Partido Laborista del Parlamento Europeo acoge con agrado este informe del Parlamento. Cuando el régimen talibán cayó en 2001, tan solo 900 000 niños estaban escolarizados. En estos momentos, esa cifra asciende a 6 millones y no deja de aumentar. Cinco millones de refugiados han vuelto a sus hogares y el 82 % de la población tiene acceso a atención sanitaria, nueve veces más que en 2002. Sin embargo, compartimos la profunda preocupación del Parlamento sobre los incesantes problemas de seguridad, puesto que sin seguridad no es posible retomar la vida normal.

No obstante, nos hemos abstenido en la votación del informe, ya que varios puntos del mismo no reflejan la realidad de la situación en Afganistán. El considerando D contiene un error, ya que el despliegue de nuevas tropas de la ONU en Afganistán no se ha suspendido: tanto el Reino Unido como Alemania anunciaron recientemente un aumento de sus tropas en la zona. Tampoco estamos de acuerdo con la descripción del apartado 32 sobre la situación de la producción de opio. El informe parece ignorar el arduo trabajo que está llevando a cabo el Gobierno afgano mediante su Estrategia Nacional de Control de Drogas a largo plazo, que ha permitido avanzar en la reducción del número de provincias que cosechan amapolas.

Por último, deseamos apoyar la continua cooperación con las fuerzas y cuerpos de seguridad afganos en el marco de la ayuda permanente de la UE a la reforma de transición del sector de la seguridad y la justicia en este país.

 
  
MPphoto
 
 

  Ramona Nicole Mănescu (ALDE), por escrito(RO) Estabilizar Afganistán constituye un reto esencial en materia de política de seguridad para la comunidad internacional y la lucha contra el terrorismo. Si se salda con un fracaso, es posible que los países occidentales se muestren reticentes a participar en futuras intervenciones de prevención y resolución de conflictos y en operaciones de mantenimiento de la paz. Por otra parte, los afganos, que se encuentran inmersos en la tercera década consecutiva de conflicto y cuyo país ha sido siempre un instrumento utilizado por actores externos para sus propios fines, podrían también beneficiarse de una paz duradera.

Las operaciones militares son necesarias, pero no son suficientes para estabilizar Afganistán. También es preciso tratar de encontrar una solución importante en este proceso en el ámbito diplomático, y la cooperación con Irán, la India y el Pakistán es esencial, sobre todo en regiones fronterizas en las que están activos grupos insurgentes. Para ello es de vital importancia reforzar las estructuras democráticas y la comunidad internacional debe luchar contra la marginación del Gobierno afgano incrementando la importancia del sistema político y los actores democráticos en el ámbito local y regional.

En Afganistán, la Unión Europea tiene una imagen de organización humanitaria, pero, para poder desempeñar un papel más importante, los europeos deben tener en cuenta que la solución de la pobreza y la inestabilidad no se encuentra en las armas y la violencia, sino en acciones que lleven el bienestar a la población afgana. Con esta esperanza, he votado a favor del informe del señor Brie.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. − Me he abstenido en esta votación. El informe del señor Brie sobre la estabilización de Afganistán simplifica en exceso una situación que sobre el terreno es muy compleja. Aunque el Parlamento Europeo debe supervisar la evolución en Afganistán, creo que sus contribuciones deben ser constructivas y tener como objetivo un Estado afgano estable. No estoy convencido de que en el informe se propongan soluciones factibles para lo que es un conflicto complicado en el que nuestras tropas están logrando avances continuos y reales.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique Mathieu (PPE-DE), por escrito. – (FR) Los positivos resultados de la reciente conferencia de donantes de París demuestran que la UE y la comunidad internacional tienen la vista puesta en Afganistán.

Este informe, que se ha elaborado en un momento crucial para el futuro del país, destaca los retos que la Unión Europea debe afrontar para realizar una aportación eficaz a la estabilización del país. Asimismo, subraya la labor de reconstrucción que ya se ha llevado a cabo para reforzar las instituciones y mejorar las condiciones de vida. A este respecto, la significativa reducción de la mortalidad infantil y la mejora de las cifras de escolarización son indicios alentadores.

Para tener éxito en Afganistán será precisa una mejor coordinación de los donantes de las distintas estrategias. Sin duda, la seguridad debe continuar siendo prioritaria, pero también es vital que el pueblo afgano vea de qué forma les beneficia específicamente la ayuda. Es esencial construir más infraestructuras básicas, como carreteras, centros escolares, hospitales, etc.

El éxito del proceso dependerá también de la «afganización» del proceso de estabilización: es preciso dotar al pueblo afgano de las herramientas necesarias para hacerse cargo de su futuro. A este respecto, hay puestas muchas esperanzas en la Estrategia Nacional de Desarrollo de Afganistán, que debe contar con el apoyo de la comunidad internacional y de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Strož (GUE/NGL), por escrito. − (CS) A mi juicio, el informe sobre la situación en Afganistán y sobre las propuestas en materia de estabilización de la situación en ese país no es coherente y hace excesivo hincapié en la importancia de las acciones militares y del papel de la OTAN en la región. Por una parte, en el informe se afirma que las actividades militares de los talibán no representan una amenaza directa para la soberanía de Afganistán, mientras que, por otra, se advierte de que Afganistán se encuentra en estos momentos en una importante encrucijada.

Yo lo veo de otra forma. El propio Presidente Karzai ha dejado claro que las fuerzas de la coalición no están ganando la batalla contra los talibán y ha añadido –muy apropiadamente, en mi opinión– que ganar la guerra contra el terrorismo sólo será posible si algunos de los socios del Gobierno afgano dejan de trabajar para la consecución de sus propios (y divergentes) intereses. La guerra librada en el pasado en Afganistán por la antigua Unión Soviética demostró que este país no puede estabilizarse, y mucho menos gobernarse, por medios militares. La única forma eficaz de lograr la estabilización es poner en práctica medidas políticas, económicas y sociales, que afecten no sólo a Afganistán, sino también a sus países vecinos. Permítanme añadir que los intereses hegemónicos de los Estados Unidos en la región son probablemente un aspecto esencial de este grave problema.

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) El informe es un desafío abiertamente imperialista. Como en él se dice, «apoya los esfuerzos realizados por las fuerzas de la OTAN para […] la lucha contra el terrorismo local e internacional, y considera la presencia de estas fuerzas un elemento indispensable para garantizar el futuro del país». Aboga por el refuerzo de las fuerzas de ocupación de los Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN con «nuevas tropas de combate» y, con todo cinismo, exige que se desplieguen «sin restricciones de reservas de carácter nacional», lo que quiere decir que deben actuar como fuerzas de ocupación abiertamente y sin ningún pretexto. Recalca que la UE «debería utilizar la experiencia y los conocimientos de sus misiones y de los Estados miembros que ya cuentan con presencia militar o civil en territorio afgano». En otras palabras, debe utilizar los actos homicidas de sus fuerzas militares en el país como una oportunidad para adquirir experiencia operativa para sus intervenciones imperialistas en otros países. La preocupación de los representantes políticos del capital europeo es lograr una cuota mayor en la distribución del botín logrado en el saqueo imperialista de la región; por lo tanto, hacen hincapié en que «UE debería alentar y ayudar a los inversores europeos a participar en la reconstrucción de Afganistán».

Las cínicas confesiones del informe revelan el papel y las intenciones imperialistas de la UE y confirman una vez más que «la UE y la OTAN son parte del mismo sindicato homicida». El pueblo debe estar unido en su lucha contra el sistema imperialista en su conjunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Dimitrios Papadimoulis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) He votado en contra del informe sobre Afganistán, como el resto del Grupo de la Izquierda, porque el informe insiste en la invasión y la presencia militar en ese país, que sufre el azote de la guerra desde hace más de 30 años, durante los cuales se ha producido más de un millón y medio de víctimas. Los problemas de Afganistán no pueden solucionarse por medios militares. El pueblo de ese país necesita la solidaridad de Europa. El mantenimiento y el refuerzo de la presencia militar europea es una de las principales causas de la inestabilidad y la inseguridad de la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Queiró (PPE-DE), por escrito. − (PT) En estos momentos, Afganistán es el escenario de una batalla por la seguridad, la estabilidad, la paz y la democracia y, al mismo tiempo, contra el yihadismo islámico, que trata de lograr una victoria que le permita repetir, en su propaganda, la afirmación de que el imperio comienza a caer. Por eso es tan importante el esfuerzo internacional, sobre todo el de la Unión Europea. El reto al que se enfrenta la coalición, especialmente todos aquellos que creen en la necesidad de fortalecer la OTAN, es superar las extremas dificultades y contribuir con tropas activas sobre el terreno –lo que conlleva una necesaria reducción de las reservas– porque la victoria es esencial.

El futuro de nuestras alianzas está en juego, en gran medida, en Afganistán, junto con el futuro de la paz y la seguridad de que disfrutamos. Aunque quienes apoyan la estrategia del compromiso y la concesión defiendan con uñas y dientes esta ruta, no podemos ignorar una amenaza dirigida a nosotros fingiendo que no lo es. Tenemos que reforzar urgentemente la capacidad militar efectiva en Afganistán, así como el resto de medidas, sobre todo la ayuda al desarrollo y la promoción del Estado de derecho democrático. Si fracasamos en Afganistán, probablemente tendremos que volver a luchar más adelante, pero en esta ocasión más cerca de casa.

 
  
MPphoto
 
 

  Olle Schmidt (ALDE), por escrito. (SV) En el informe se pone de relieve que, pese a determinados avances, todavía queda mucho por hacer para lograr la seguridad y la estabilidad en Afganistán. El Parlamento Europeo propone una serie de medidas positivas para mejorar la situación. Por desgracia, el Parlamento optó también por apoyar una propuesta, en virtud de la cual dejarán de fumigarse los cultivos de opio que ocupan gran parte del país. Por supuesto, es preciso apoyar a la población agrícola, pero el cultivo del opio no puede ser una alternativa a largo plazo para el crecimiento, la democracia y la estabilidad política de Afganistán. Deteriora tanto las posibilidades de Afganistán como la salud de otras personas.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Se cierra el turno de explicaciones de voto.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad