Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2623(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B6-0386/2008

Debates :

PV 04/09/2008 - 12.1
CRE 04/09/2008 - 12.1

Votaciones :

PV 04/09/2008 - 13.1
CRE 04/09/2008 - 13.1

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0411

Debates
Jueves 4 de septiembre de 2008 - Bruselas Edición DO

12.1. Golpe de Estado en Mauritania
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. − De conformidad con el orden del día, se procede al debate de seis propuestas de resolución sobre el golpe de Estado en Mauritania(1).

 
  
MPphoto
 

  Alain Hutchinson, autor. − (FR) Señor Presidente, señora Comisaria, podemos considerar el golpe de Estado que ha tenido lugar en Mauritania como una verdadera tragedia. Al igual que invierte en muchos otros países, la Unión Europea había invertido enormemente en la democratización de Mauritania; además, y yo diría que más importante, el pueblo mauritano había realizado una contribución importante y los responsables del derrocamiento relativamente reciente del dictador Taya habían conseguido despertar grandes esperanzas en la población de ese país, cumpliendo al mismo tiempo todos sus compromisos, desde la organización del referéndum constitucional en junio del 2006, hasta la convocatoria de elecciones presidenciales en marzo de 2007, incluida la celebración de elecciones locales y generales en 2006. En este largo proceso, todos habían podido manifestar su opinión: sindicatos, sociedad civil y, por supuesto, políticos. Apenas un año después, este golpe lo ha destrozado todo y ha causado una enorme decepción en las filas de los demócratas.

Esta catástrofe para la democracia y para el pueblo mauritano nos recuerda claramente la extrema fragilidad de todas las democracias jóvenes y también la atención especial que hay que prestarles. Ahora es fundamental que condenemos rotundamente al nuevo régimen mauritano. Si el Presidente electo había cometido errores o equivocaciones, le correspondía al pueblo mauritano, a su Parlamento y a los representantes electos del país reaccionar, criticar y sancionar. Pero en ningún caso tenían derecho el ejército, la policía o cualquier otra fuerza policial a inmiscuirse en un asunto exclusivamente político.

Pedimos, por tanto, a los nuevos «hombres fuertes» de Mauritania que devuelvan al pueblo de Mauritania los poderes que le han usurpado. Exigimos que permitan al Presidente electo volver a asumir sus funciones políticas cuanto antes, aunque eso signifique sufrir todo tipo de críticas, siempre que éstas se expresen de una manera democrática y con respeto a las aspiraciones del pueblo mauritano, que una vez más se ha visto obligado a doblegarse a los deseos de una minoría.

Añadiría, señor Presidente, que yo tuve el honor de dirigir la misión de observación del Parlamento que viajó a Mauritania y que, lógicamente, me he sentido muy afectado por lo sucedido. Terminaré aquí y dejaré que haga uso de la palabra la señora Isler Béguin, que encabezó la misión de observación de las elecciones de la Unión Europea. Lamentamos mucho estos sucesos, porque en Mauritania pudimos comprobar cuál era el verdadero deseo de toda la población, un deseo expresado a lo largo de todo el año pasado, y lo que ahora ha sucedido es una tragedia.

 
  
MPphoto
 

  Marios Matsakis, autor. − (EN) Señor Presidente, esta pobre nación africana lleva años sufriendo inestabilidad económica y desórdenes. Un reflejo de ello es el hecho de que se hayan dado dos golpes militares en el país en los tres últimos años. El segundo de ellos tuvo lugar el 6 de agosto de 2008. Un general se hizo con el poder incumpliendo la legalidad constitucional y encarceló al Presidente, al Primer Ministro, a otros miembros del Gobierno y a muchos civiles. Por extraño que parezca, dos tercios de los diputados del Parlamento mauritano han firmado una declaración de apoyo a los autores del golpe.

Aunque eso pueda deberse al miedo a la persecución, el hecho de que los representantes parlamentarios electos terminen reconociendo el fracaso del proceso democrático y declaren su apoyo a un dictador militar constituye una afrenta para la democracia y una situación lamentable. Pedimos a todas las fuerzas políticas en Mauritania que antepongan los intereses de su pueblo y, con madurez y sentido común, trabajen conjuntamente para restablecer el orden constitucional en su país. En este sentido, pedimos y esperamos que la UE, las Naciones Unidas y la Unión Africana ofrezcan todo el apoyo necesario.

 
  
MPphoto
 

  Esko Seppänen, autor. − (FI) Señor Presidente, el golpe dado por la junta militar en Mauritania ha sido ampliamente condenado, con toda razón. Según los observadores internacionales presentes en el país, las elecciones de 2006 y 2007 se llevaron a cabo respetando la legislación y la legitimidad del Gobierno mauritano depuesto era indiscutible.

Mauritania ha sufrido más de 10 golpes o intentos de golpe desde que dejó de ser una colonia francesa y se independizó. El anterior tuvo lugar hace apenas tres años. En aquella ocasión, la participación de altos cargos del ejército fue visible, como ha vuelto a suceder ahora. Su evolución difícilmente puede calificarse de estable o democrática.

Las disputas del Presidente elegido democráticamente y los generales mauritanos por su actitud ante el Islamismo extremista han contribuido al golpe. Esto plantea un reto enorme a otros que están tratando de llevar paz y estabilidad a la región.

La propuesta de resolución hace bien en señalar que la restitución del Gobierno elegido por un procedimiento legal y democrático es una condición previa para el desarrollo democrático estable de Mauritania. Por tanto, la celebración de nuevas elecciones no es una solución aceptable, ya que daría a la junta militar derecho a utilizar la fuerza. Lo precario de la situación es que, si el país se queda aislado, se alimentarán las opiniones y actividades de los extremistas, con lo que se frenará el proceso de democratización. Por eso tenemos que apoyar una solución encabezada por las Naciones Unidas que sea rápida y lo más pacífica posible. Nuestro grupo apoya la propuesta de resolución sobre la situación en Mauritania.

 
  
MPphoto
 

  Marie Anne Isler Béguin, autora. − (FR) Señor Presidente, señora Comisaria, gracias a ustedes yo pude encabezar la misión de observación de las elecciones en Mauritania.

Nos sentimos muy orgullosos de los resultados, porque el gran éxito fue que, después de 24 años, los militares entregaron el poder a los ciudadanos.

La semana pasada estuve ocho días en Mauritania y ¿qué me encontré allí? Me encontré con una población que, habiendo estado anteriormente muy contenta de tener un Gobierno civil, volvía a estar satisfecha con el regreso de los militares para «reajustar la democracia», según decían.

Por supuesto, nosotros llamamos a eso un golpe de Estado. Es un golpe de Estado. Lo denunciamos y lo hemos denunciado. Pero creo que realmente tenemos que ir allí y ver lo que está sucediendo, y aconsejo a mis colegas diputados que envíen una delegación para que investigue. El representante de la Unión Africana, señor Ping, lo llama «una situación atípica». El señor Djinnit, de las Naciones Unidas, lo llama «una situación de frente invertido» y los dos dicen que hoy tenemos que ser creativos. De hecho, cuando dicen que se ha llegado a un bloqueo, es cierto que se ha llegado a un bloqueo institucional, pero que no es consecuencia del golpe; es el resultado de un proceso de degradación que se remonta a abril y que culminó en junio o julio con una moción de censura que no pudo someterse a votación, con sesiones extraordinarias del Parlamento que no fueron aprobadas, que no fueron otorgadas, y, de hecho, con una clara mayoría de dos tercios, cuando no de tres cuartos, a favor del Presidente, que dio un vuelco y que exigió la dimisión del Presidente. Se produjo una verdadera inversión, difícil de entender para los que no están siguiendo las cosas.

Pido a mis colegas diputados que viajen allí y vean cuál es realmente la situación, y les pido que respalden el acervo democrático que el país consiguió adquirir en las últimas elecciones.

Debe recordarse también que instituciones como el Senado, el Parlamento y los consejos municipales siguen funcionando y yo pienso realmente que esos órganos están actuando como depositarios del poder del pueblo. Creo, por tanto, que son ellos los que tienen que encontrar una solución. Creo que tenemos que confiar en nuestros colegas parlamentarios para que propongan una hoja de ruta a esta junta militar, que nosotros hemos rechazado, y que ahora los representantes del pueblo, como nosotros somos los representantes de nuestros ciudadanos, son los que realmente tienen que decidir lo que debe hacerse ahora.

Creo que podemos darles esa credibilidad y confiar en ellos: si no encuentran soluciones jurídica e institucionalmente legítimas, entonces podremos intervenir de forma enérgica, pero yo creo que hoy estos representantes del pueblo, que tienen la legitimidad de su lado, deben hacer propuestas y nosotros tenemos que darles nuestro apoyo como colegas que somos.

 
  
MPphoto
 

  Ryszard Czarnecki, autor.(PL) Señor Presidente, cualquiera que sienta cierto interés por Mauritania estará al tanto de la situación actual en ese país. Así ocurre con los diputados que han tenido el honor de representar al Parlamento Europeo en ese país. Yo formé parte de esa delegación.

La señora Isler Béguin tiene mucha experiencia en esto. Creo que tiene razón cuando propugna que, por nuestra parte, tenemos que aumentar los recursos para que el Parlamento Europeo pueda contribuir a mejorar la situación, como ya ha hecho en otros países. Esto no debe implicar que tengamos que decir lo que es correcto, lo que debe hacerse, o que hagamos referencia a ciertas normas. Debe implicar, por el contrario, que prestemos una verdadera ayuda a las personas que están luchando por los derechos de los ciudadanos y por los valores democráticos en regiones donde esos objetivos son mucho más difíciles de conseguir que en la Unión Europea. De ahí que se proponga distribuir los recursos de forma que pueda hacerse un uso realmente eficaz de ellos.

 
  
MPphoto
 

  Colm Burke, autor. − (EN) Tengo la intención de presentar una enmienda oral antes de la votación. El golpe reciente en Mauritania ha sido una decepción. Para un país que ha logrado grandes avances democráticos en los últimos años, este golpe es un revés para la democracia.

La importancia de una Mauritania democrática no puede subestimarse en esa frágil subregión africana, por lo que es de suma importancia que se restablezca la democracia y un Gobierno civil. El derrocamiento de un Gobierno democráticamente elegido es inaceptable, como lo es el actual arresto domiciliario del Presidente y el Primer Ministro de ese país. No obstante, debe decirse también que dos tercios de los diputados del Parlamento mauritano han firmado una declaración de apoyo al líder golpista y a sus generales. El domingo pasado, los generales constituyeron su propio Gobierno que, en mi opinión, debe considerarse ilegítimo.

Aunque no reconozco a ese Gobierno provisional autoproclamado, insistiría no obstante a la junta militar para que fije lo antes posible un calendario con las fechas de las nuevas elecciones presidenciales, de manera que puedan elegirse de nuevo ministros civiles en lugar de personalidades militares. La junta tiene que comprometerse con la neutralidad electoral, como hizo después del último golpe en 2005. Si esto no se hace en un futuro muy próximo, la Unión Europea tendrá que considerar medidas más duras, como la suspensión de la ayuda de carácter no humanitario. La Comisión debe considerar en serio la reactivación del artículo 96 del Acuerdo de Cotonou, que podría significar la congelación de los bienes de los miembros de la junta, así como la suspensión de las ayudas. Por último, pido a la Unión Europea que colabore estrechamente con la Unión Africana para encontrar una solución a esta crisis política.

 
  
MPphoto
 

  Laima Liucija Andrikienė, en nombre del Grupo del PPE-DE.(LT) El nuevo golpe de Estado dado por los generales de Mauritania es lamentable y afectará muy negativamente a la población de ese país. El hecho de que después del golpe militar, en una situación de deterioro económico y social, el Banco Mundial haya tomado la decisión de suspender las ayudas a ese país, ha agravado aún más la situación y la población empezará dentro de poco a sentir sus efectos. La única reacción posible a esta situación es condenar a los autores del golpe y exigir que se restablezca el orden constitucional y civil en este país cuanto antes. Exigimos la liberación inmediata del Presidente Sidi Mohamed Uld Cheij Abdalahi y el establecimiento de unas condiciones de trabajo normales para los funcionarios públicos.

Un golpe militar no es la forma de salir de una crisis. Sólo el debate político y unas elecciones libres y justas pueden sacar a un país de una crisis constitucional. La obligación de la Unión Europea es ayudar a superar la crisis con la mayor eficiencia posible, prestando ayuda a los sectores más vulnerables de la población en una situación de crisis económica y alimentaria.

 
  
MPphoto
 

  Leopold Józef Rutowicz , en nombre del Grupo UEN. (PL) Señor Presidente, Mauritania es un país pobre. Es también un país islámico atípico, que ha sido víctima de muchos golpes de Estado sin derramamiento de sangre. Es un país que reconoce a Israel y que apoya a los Estados Unidos en su guerra contra Al Qaeda. Mauritania tiene una Constitución democrática. Ha sufrido numerosas catástrofes naturales. La esclavitud sigue siendo costumbre allí, lo que significa que algunas personas se ven privadas de su identidad cultural y religiosa y de su personalidad. Pero se trata de una costumbre muy antigua en ese país. Se cree que Mauritania está haciendo un uso relativamente bueno de la ayuda que recibe para el desarrollo de infraestructuras y para educación.

El último golpe ha ido acompañado de una declaración de guerra santa por parte de Al Qaeda. Esto puede desestabilizar fácilmente al país, aumentar la hambruna y anular el progreso realizado. Puede causar también la muerte de muchas personas y la adopción de los métodos inhumanos de islamismo radical en el país. Ante la amenaza de estos peligros, es fundamental que la Unión Europea y las organizaciones de los países africanos actúen rápidamente para evitar una tragedia así.

 
  
MPphoto
 

  Raül Romeva i Rueda, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señor Presidente, justo ayer hablábamos de la incoherencia y de la ineficacia que a veces caracteriza la política de sanciones de la Unión Europea, y es evidente que Mauritania es un ejemplo claro de ello. El golpe de Estado que ha tenido lugar en ese país este verano debe ser condenado; y así lo hacemos en esta resolución.

Sin embargo, también pedimos que las tensiones políticas se resuelvan en el ámbito de las instituciones pertinentes, que son las que, en estos momentos, todavía tienen capacidad de hacerlo.

La respuesta internacional, por lo demás, no debería castigar a quien no lo merece, especialmente al pueblo mauritano, ya suficientemente afectado por las crisis económicas y alimentarias.

Por eso pedimos a la Comisión Europea que no cancele la financiación de los proyectos de apoyo a la sociedad civil previstos en el marco del Instrumento Europeo para la promoción de la Democracia y de los Derechos Humanos (IEDDH) y que reconsidere, asimismo, la congelación del Acuerdo de pesca.

Apelamos, también, a la Comisión a que emprenda un diálogo político, de acuerdo con el artículo 8 del Acuerdo de Cotonú, en aras de restablecer la legalidad constitucional, y que, en caso de que dicho diálogo no fuera fructífero, se activara, entonces sí, el artículo 96 del Acuerdo de Cotonú, lo que implicaría la congelación de la ayuda, a excepción —sabemos— de la humanitaria y de la alimentaria.

 
  
MPphoto
 

  Koenraad Dillen (NI). – (NL) Señor Presidente, regímenes democráticos frágiles en África que son víctimas de un golpe militar: es la historia interminable, una saga que nunca termina. No estoy exagerando cuando digo que esta Cámara probablemente ha condenado todo tipo de golpes en África docenas de veces hasta ahora. En la mayoría de los países africanos sigue habiendo un Gobierno injusto y a menudo los mismos gobernantes llevan varias décadas en el poder. Los miles de millones concedidos en ayuda al desarrollo no han cambiado eso. Los déspotas se mantienen a menudo en el poder y nosotros desplegamos con demasiada frecuencia la alfombra roja para recibirles. Eso es un motivo para el pesimismo.

Las elecciones que este Parlamento ayudó a vigilar se celebraron correctamente: eso es algo que ya se ha demostrado aquí. Pero los sucesos ocurridos este verano en Mauritania demuestran una vez más que las elecciones por sí solas no son suficientes para conseguir que los valores democráticos sean aceptados de forma permanente en África.

La enseñanza que tenemos que extraer hoy es que Europa necesita el coraje necesario para hacer que el apoyo económico y la ayuda al desarrollo dependan de la buena gobernanza y la democracia, ya que al final son los propios africanos los que se beneficiarán de ello. Pero la UE no ha tenido hasta ahora el coraje suficiente para adoptar esa posición. No basta con condenar de palabra el golpe en Mauritania, si la Unión Europea no impone al mismo tiempo sanciones concretas para aislar a la junta.

 
  
MPphoto
 

  Filip Kaczmarek (PPE-DE). - (PL) Señor Presidente, es muy lamentable que hoy nos encontremos debatiendo sobre Mauritania. El año pasado se celebraron las primeras elecciones libres en Mauritania. La comunidad internacional, incluida la misión de observación del Parlamento Europeo, reconoció que habían sido unas elecciones justas y transparentes. Mauritania había realizado progresos importantes en aspectos de vital importancia para su futura democratización, estabilidad y desarrollo, como la persecución de la esclavitud, la liberalización de los medios de comunicación y el retorno de los refugiados.

Mauritania ha dado ahora un paso atrás, anulando los resultados de las elecciones democráticas y demostrando una falta de respeto por el Estado de derecho. Puede que haya interpretaciones y evaluaciones distintas de la conducta del Presidente Abdalahi, pero una cosa es segura. Un presidente elegido en unas elecciones universales, democráticas y libres no puede ser nunca depuesto con un golpe de Estado. Eso es inadmisible en un país que está tratando de consolidar su democracia, que era lo que Mauritania estaba haciendo hasta hace poco. La Unión Europea debe cooperar con el Gobierno de Mauritania y con la Unión Africana para resolver la situación.

 
  
MPphoto
 

  Eija-Riitta Korhola (PPE-DE). - (FI) Señor Presidente, según supimos a comienzos de agosto, el primer Presidente democráticamente elegido en Mauritania ha sido derrocado y encarcelado junto con el Primer Ministro y el Ministro de Asuntos Interiores del país como resultado de un golpe militar.

Mauritania es uno de los países más pobres del mundo y uno de sus más recientes productores de petróleo. Si su desarrollo democrático se ve amenazado, se deben cuestionar las relaciones de cooperación a gran escala con ese país. Como el Banco Mundial ha congelado 175 millones de dólares en ayuda económica y como la UE está considerando la posibilidad de congelar 156 millones de euros, existe el peligro de que se abandonen algunos proyectos de desarrollo. Pero la mano blanda tampoco daría buenos resultados a largo plazo en una situación así.

La adopción de una línea dura no significa, obviamente, privar a los mauritanos de ayuda alimentaria y humanitaria. Pero hay que recordar a la junta militar gobernante el Acuerdo de Cotonou y advertirla que, si no inicia un diálogo para restablecer el orden democrático, se volverán a congelar las ayudas de la UE.

 
  
MPphoto
 

  Glyn Ford (PSE). - (EN) Señor Presidente, quiero sumarme a lo que han dicho esta tarde aquí muchos de mis colegas: una Mauritania democrática constituye un foco de estabilidad en la subregión. Apenas 12 meses después de que la misión de observación de las elecciones de la Unión Europea declarara que las elecciones se habían realizado con integridad, los generales mauritanos dieron el segundo golpe de Estado en dos años.

Exigimos la liberación inmediata del Presidente y del Primer Ministro y creemos que la solución a esta situación está en el diálogo. Celebramos la implicación de la Unión Africana en el proceso, pero instamos a la Comisión a participar en este diálogo para tratar de encontrar una solución pacífica y democrática a la crisis actual y recurrir, si es necesario, a la amenaza de congelar todas las ayudas —salvo la alimentaria y humanitaria— a Mauritania si no se encuentra una solución satisfactoria en los próximos meses.

 
  
MPphoto
 

  Zbigniew Zaleski (PPE-DE). - (PL) Señor Presidente, señora Comisaria, quiero respaldar las observaciones hechas por el señor Kaczmarek. Un golpe de Estado en África, y más concretamente en Mauritania, no puede pillarnos por sorpresa. Si analizamos la situación en ese continente, llegamos sin remedio a la conclusión de que, aunque afortunadamente se ha iniciado un proceso de democratización en muchos ámbitos, éste sigue siendo muy débil. Eso es un hecho.

Nuestro papel consiste en hacer todo lo que podamos por contribuir a esa democratización. Esto implica las actividades de nuestras misiones de observación de las elecciones parlamentarias o presidenciales. Implica también ayuda económica. Nuestra presencia sobre el terreno, para concienciar más a la población de lo que es la democracia y explicarles cómo pueden contribuir también ellos después de un difícil período de preparación, es sin duda una aventura en la que merece la pena invertir, como de hecho estamos haciendo. No creo que debamos escatimar en esto. Por el contrario, tenemos que ser generosos. El futuro de África está en juego.

 
  
MPphoto
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, Mauritania llevaba meses viviendo una tensa situación política, con la oposición de una gran sección del Parlamento al Presidente de Mauritania. El 6 de agosto de 2008, tras la destitución por el Presidente Abdalahi de varios jefes militares, los militares reaccionaron con un golpe de Estado rápido y sin derramamiento de sangre. Actualmente, el Presidente electo sigue arrestado en una villa para invitados. Debe recordarse que el Primer Ministro ha sido también arrestado, mientras que otras instituciones, como el Parlamento electo, no se han visto afectadas.

Tres años antes, el 3 de agosto del 2005, esos mismos generales —coroneles en aquel momento— dieron un golpe similar contra el régimen del Coronel Uld Taya, que llevaba 20 años en el poder tras dar él mismo un golpe de Estado.

Pero el reciente golpe de Estado es radicalmente distinto del ocurrido en 2005 para poner fin a un régimen dictatorial y al que siguió una transición ejemplar a una democracia, con el firme apoyo político y económico de la Unión Europea. Esa transición, basada en una serie de elecciones libres y justas, llevó al poder a las primeras instituciones democráticamente elegidas en Mauritania, cuyo funcionamiento todavía tiene que mejorar.

Desde el mismo día del golpe, nuestra posición ha sido clara. El Comisario Michel condenó con firmeza el golpe y exigió la liberación y la restitución del Presidente Abdalahi, así como el restablecimiento inmediato de un régimen constitucional. Toda la comunidad internacional le siguió adoptando una postura muy similar.

Las últimas decisiones adoptadas por la junta militar —el autoproclamado «Alto Consejo del Estado»— para formalizar la toma de poder y el nombramiento de un nuevo Primer Ministro y un nuevo Gobierno, constituyen una serie de pasos en la dirección errónea, contraria a las exigencias de la comunidad internacional.

Este golpe, pienso, constituye un incumplimiento grave y evidente de los elementos esenciales del Acuerdo de Cotonou con respecto a los principios democráticos y el Estado de derecho. Por consiguiente, el 2 de septiembre del 2008, la Comisión aprobó una Comunicación al Consejo sobre el inicio de consultas con Mauritania de conformidad con el artículo 96 del Acuerdo de Cotonou.

Dependiendo de los resultados de esas consultas, se propondrán las medidas oportunas. Ahora bien, considerando el efecto negativo que esas medidas podrían tener en la población, seguimos esperando que pueda encontrarse una solución aceptable sin necesidad de aislar a un país de tanta importancia estratégica, como muchos de ustedes han dicho.

Mientras tanto, seguiremos vigilando la situación en Mauritania y apoyaremos plenamente los esfuerzos de la Unión Africana por restablecer un régimen constitucional en ese país.

Ahora, permítanme que comente brevemente dos cuestiones. Es todavía demasiado pronto para entrar en los detalles de las medidas que habrá que tomar respecto a determinados proyectos o ámbitos de cooperación. Creo que debemos esperar a conocer los resultados de las consultas realizadas en virtud del artículo 96 de Cotonou, y sería también bueno, señora Isler Béguin, que esperáramos a que una delegación visitara el país. Las consultas en virtud del artículo 96 de Cotonou tienen que empezar primero.

Por último, hay dos proyectos importantes: uno es un proyecto de ayuda a la población civil financiado con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo (con una dotación de 4,5 millones de euros), y el otro es una ayuda prevista para inversión en democracia y derechos humanos (con una dotación de 300 000 euros). Lo más probable es que estas ayudas se mantengan aunque se decida una congelación parcial de la cooperación. Así que, en este momento, pensamos que tiene que invocarse el Acuerdo de Cotonou y realizarse consultas «96», y luego ya veremos.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

La votación se celebrará al final del debate.

Declaraciones por escrito (artículo 142)

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE-DE), por escrito. (RO) Lamentablemente, el tema del respeto de los derechos humanos en los países africanos está eternamente presente. Para muchos europeos, el respeto de los derechos humanos es un regalo con el que nacieron. Yo vengo de un país que experimentó el comunismo más duro en Europa, donde los derechos humanos no ocupaban un lugar muy alto en la agenda de sus líderes. No puede decirse que los 18 años de democracia hayan llevado a la total desaparición de los casos de violación de los derechos humanos, pero la situación es mucho mejor ahora que en los años de comunismo.

El frágil continente africano, cuyos siglos de historia han marcado seriamente la mentalidad de sus habitantes, se enfrenta ahora también a la amenaza de la desestabilización de toda una región tras el golpe de Estado cometido por los jefes militares de Mauritania. Han anulado, de hecho, la decisión democrática tomada en 2007 por el pueblo mauritano, que había elegido a su primer Presidente de una manera democrática. El respeto del Estado de derecho es el primer requisito fundamental de toda democracia.

El nuevo régimen en Mauritania no tiene el apoyo del pueblo y representa el deseo exclusivo de un reducido grupo de personas. La comunidad internacional tiene la obligación de asegurar que la situación no degenere en ese país, tanto por la seguridad de sus habitantes como por la estabilidad de toda la región, dónde el terrorismo es una amenaza real.

 
  

(1)Véase el acta.

Aviso jurídico - Política de privacidad