Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/0019(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0496/2007

Textos presentados :

A6-0496/2007

Debates :

PV 16/12/2008 - 14
CRE 16/12/2008 - 14

Votaciones :

PV 17/12/2008 - 5.5
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0613

Debates
Martes 16 de diciembre de 2008 - Estrasburgo Edición DO

14. Control y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero derivados de la utilización de combustibles (transporte por carretera y navegación interior) (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. − De conformidad con el orden del día se procede al debate del informe (A6-0496/2007) de la señora Corbey, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, sobre la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se modifica la Directiva 98/70/CE en relación con las especificaciones de la gasolina, el diésel y el gasóleo, se introduce un mecanismo para controlar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la utilización de combustibles de transporte por carretera, se modifica la Directiva 1999/32/CE del Consejo en relación con las especificaciones del combustible utilizado por los buques de navegación interior y se deroga la Directiva 93/12/CEE [COM(2007)0018 - C6-0061/2007 - 2007/0019(COD)].

 
  
MPphoto
 

  Dorette Corbey, ponente. (NL) Señor Presidente, Comisario, Señorías, mañana es el final de un largo proceso. Quiero expresar mi agradecimiento a los ponentes alternativos, a todo el personal, a la Comisión y a la Presidencia francesa por su esfuerzo, su trabajo y su voluntad de cooperación.

Mañana podremos aprobar un acuerdo en primera lectura y, de este modo, dar luz verde a una Directiva especial. Por primera vez, los requisitos en materia de CO2 serán vinculados a un producto y a un proceso de producción. El Parlamento se ha comprometido a continuar mejorando esta Directiva.

La Directiva fomentará el uso de biocarburantes ecológicos y no reprochables y el uso de electricidad en el transporte por carretera –algo que puede llevar a un enorme ahorro de eficiencia– y que pondrá freno a la quema de gases de metano. Estos son unos resultados fantásticos que demuestran que Europa ha tomado el camino sostenible.

Sin embargo, volvamos al principio. La Directiva sobre calidad de los combustibles tiene dos objetivos: la calidad del aire y la reducción de emisiones de CO2. Con respecto a la calidad del aire, hay tres mejoras con respecto a la propuesta original. La primera de ellas es que pronto se introducirán carburantes más limpios en el transporte marítimo. Con respecto al segundo punto, la exención para el etanol, la Comisión sugirió aumentar la presión de vapor máxima para las mezclas de etanol. Esto ha sido objeto de un gran debate. En particular, a los países meridionales les gustaría que hubiese exenciones para la mezcla de etanol, pero son precisamente esos países los que sufren el problema del ozono nocivo. El compromiso que se ha alcanzado es que sólo se permitirá una exención si se cumplen los requisitos de la calidad del aire.

El tercer punto tiene que ver con el metilciclopentadienil-tricarbonil-manganeso (MMT), un aditivo del combustible que tan perjudicial para la salud como para los vehículos. Por lo tanto, cabría pensar que debe ser prohibido. Lamentablemente, eso no resulta sencillo de conformidad con las normas de la Organización Mundial del Comercio. Por esta razón se ha establecido un valor límite, lo que beneficia claramente a la salud y ayuda a reducir las sustancias neurotóxicas.

Ahora me gustaría pasar al segundo objetivo clave, concretamente la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Como ya he dicho hace un momento, aquí es donde esta legislación se ha mejorado enormemente. Por primera vez, los requisitos específicos para el CO2 se vincularán al proceso de producción. En los próximos años, se pedirá a la industria petrolera que informe de los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero causados por la extracción de petróleo, su transporte, distribución, refinado y el uso de diésel o gasolina. Se establece entonces un valor estándar basado en un análisis exhaustivo. Por otra parte, toda la cadena tendrá que emitir un 10 % menos para 2020.

Sobra decir que hemos discutido ampliamente este objetivo del 10 %. El seis por ciento es vinculante, y parte de ello puede conseguirse mejorando la eficiencia en toda la cadena, con menos quemado, más refinerías eficientes y reparando las fugas. Otra parte puede conseguirse utilizando biocarburantes, siempre que se utilice la clase más eficiente. Los cultivos para biocarburantes, que, en definitivas cuentas, son solo ligeramente mejores no tienen valor para nosotros. Estaríamos dando un enorme paso atrás si deforestamos bosques tropicales para cultivar biocarburantes.

Por lo tanto, debemos contar con unos estrictos requisitos en materia de sostenibilidad. Estos requisitos se han incluido ahora en la Directiva. Se refieren a la eficiencia del CO2, a la biodiversidad, pero también a criterios sociales. El 4 % restante de la reducción del 10% no es vinculante en primera instancia. Este 4 % está compuesto a su vez por dos partes. La primera parte tiene que ver con los proyectos del mecanismo para un desarrollo limpio (MDL) en la cadena. Quemar menos gas es uno de los caminos más eficientes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero ese camino no siempre desemboca en la gasolina o el diésel que se comercializan en Europa. Es por ello que se permiten los proyectos del MDL, sujetos a comprobación.

El otro 2 % tiene que ver con las nuevas tecnologías, por ejemplo, la captura y almacenamiento de carbono (CAC) y también el uso de electricidad en el transporte por carretera. El uso de electricidad es prometedor, pero la tecnología debe demostrar que merece la pena antes de que se pueda aplicar comercialmente a gran escala. Esto debería estar claro para 2014, año en que los objetivos indicativos pueden volverse vinculantes.

En definitiva, opino que esta Directiva hará una gran contribución a la reducción del CO2 generado por el transporte por carretera. Es bueno saber que esto coincide con las decisiones que se están tomando ahora en los Estados Unidos. La norma del combustible bajo en carbono de California se está extendiendo ahora por todos los Estados Unidos.

Quiero dar las gracias de nuevo a los ponentes alternativos por su contribución y por su excelente esfuerzo de grupo, y espero ansiosa el debate.

 
  
MPphoto
 

  Jean-Louis Borloo, Presidente en ejercicio del Consejo. (FR) Señor Presidente, Señorías, me gustaría empezar felicitando a la ponente, la señora Corbey, por su trabajo, el cual es muy complejo desde un punto de vista técnico, pero al mismo tiempo es absolutamente esencial para el futuro de las emisiones.

Para simplificar, se ha alcanzado un compromiso sobre el 6+4. El seis es vinculante de inmediato y el cuatro en el contexto de una cláusula de revisión periódica. También hay avances, en particular con respecto a la sostenibilidad de los biocarburantes en la propia Directiva sobre energías renovables, que pensamos que eran esenciales y mínimos. En cualquier caso, pienso que hemos alcanzado un buen compromiso, por el que también me gustaría dar las gracias a la Comisión.

 
  
MPphoto
 

  Stavros Dimas, Miembro de la Comisión. (EL) Señor Presidente, la Comisión acoge con satisfacción el acuerdo sobre la Directiva relativa a la calidad de los combustibles, que conserva los elementos principales de la propuesta de la Comisión, pero que supone un paso importante adelante en el sector de la protección del medio ambiente. Así pues, me gustaría agradecer a la ponente, Dorette Corbey, su contribución a la consecución del acuerdo final. El elemento básico del acuerdo de transacción es la obligación por la que los proveedores de energía tendrán que limitar las emisiones de gases de efecto invernadero durante el ciclo de vida completo de los combustibles. Supone una importante aportación a nuestra política climática. Promoverá el progreso técnico y, al mismo tiempo, es la primera de las medidas complementarias aprobadas que se establece en el marco de la estrategia revisada para las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos.

Al incorporar criterios de sostenibilidad para los biocarburantes, no sólo deberíamos ofrecer incentivos para el uso de biocarburantes con el mejor resultado en términos de emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también deberíamos, al mismo tiempo, prevenir los serios peligros medioambientales vinculados a su producción. Por otra parte, el acuerdo de transacción permitirá reducir las emisiones contaminantes, principalmente adoptando límites más bajos para el azufre y los hidrocarburos policíclicos aromáticos, facilitar el uso de etanol, mejorar la información a los consumidores y establecer un límite relativo para el aditivo MMT [tricarbonil (metilciclopentadienil) manganeso]. En definitiva, el acuerdo de transacción se ajusta a nuestra política tradicional de control de las emisiones de contaminantes a la atmósfera y es un importante paso adelante en nuestra política climática. Por lo tanto, les pido que mañana voten a favor del acuerdo.

 
  
MPphoto
 

  Pilar Ayuso, en nombre del Grupo del PPE-DE. (ES) Señor Presidente, señor Comisario, ésta era una buena propuesta tal y como salió de la Comisión, no solamente por las reducciones de azufre sino también por su nuevo artículo 7 bis, que exigía de los proveedores una reducción gradual de las emisiones de gases de efecto invernadero, y porque resolvía el viejo problema de la presión de vapor para las mezclas de las gasolinas con bioalcohol en países como el mío, de veranos cálidos.

Precisamente esto no pasó el filtro de la votación en la Comisión de Medio Ambiente y esto nos preocupaba a muchos.

Hoy tenemos un acuerdo encima de la mesa que suaviza la aplicación del artículo 7 bis y que retoma el waiver de la presión de vapor endureciendo, por supuesto, las condiciones para acceder a la excepción y que, como el resto de este paquete sobre el clima, no satisface a todos al 100 % pero, sin embargo, es asumible por todos.

Quiero agradecer a la señora Corbey su excelente trabajo y la receptividad que ha tenido para solucionar problemas, y también dar las gracias al señor Turmes y, por supuesto, a la Presidencia francesa, que aquí también han hecho un gran alarde de efectividad.

 
  
MPphoto
 

  Marios Matsakis, en nombre del Grupo ALDE. – Señor Presidente, finalmente muchos de nosotros estamos empezando a darnos cuenta de que nuestro planeta no es indestructible y de que, en efecto, tiene una fecha de caducidad que nosotros los humanos, a través de nuestras no muy acertadas acciones, estamos adelantando drásticamente. Por supuesto todavía hay algunos incrédulos, también en nuestra propia Cámara, pero la cifra es cada vez menor, a medida que van superando las limitaciones del dogmatismo extremo autoimpuesto o que se liberan de manipulaciones de terceras partes, en ocasiones sospechosas.

La Unión Europea debería estar, y está, al frente de la lucha para salvar nuestro medio ambiente, y diversas disposiciones que tienen por objeto combatir el cambio climático que actualmente se están debatiendo en el Parlamento son buena prueba de ello. No obstante, para ser realmente beneficiosas, esas leyes deben ser sustantivas y aplicarse de forma efectiva y oportuna. Como siempre, deben alcanzarse algunos compromisos y este también ha sido el caso con el informe de la señora Corbey sobre el control y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los carburantes.

Cabe señalar que la ponente ha mantenido una lucha incansable y constante para contrarrestar los efectos suavizantes de las posiciones del Consejo y, en gran medida, creo que con éxito. La felicito por este logro. También cabe señalar que durante las duras negociaciones la ponente mantuvo a todos los ponentes alternativos informados de forma regular y exhaustiva, por lo que la cooperación resultante permitió que la señora Corbey tuviese mucha más fuerza en la mesa de negociaciones.

El paquete de transacción alcanzado trata, de forma suficientemente satisfactoria dadas las circunstancias, la mayoría de los elementos polémicos implicados, como los biocarburantes, aditivos metálicos y el contenido de azufre de algunos combustibles, y mi Grupo lo apoya totalmente.

 
  
MPphoto
 

  Neil Parish (PPE-DE). - Señor Presidente, en primer lugar me gustaría agradecer a la ponente, la señora Corbey, y a la Presidencia francesa su enorme esfuerzo para conseguir un acuerdo con respecto a este innovador expediente como parte de la lucha contra del cambio climático. Me gustaría también felicitar a Joseph Daul, a quien estoy sustituyendo, por su duro trabajo en la elaboración de la opinión de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural sobre el informe de la señora Corbey relativo a la calidad de los carburantes.

Por último, el acuerdo conseguido con respecto a este informe, y al informe estrechamente relacionado del señor Turmes sobre energías renovables, son un gran motivo de satisfacción para el mundo agrícola. Creo que hay un futuro para la industria de los biocarburantes sostenibles y que esas dos Directivas establecen el marco jurídico necesario para que el desarrollo de la industria, para que en el futuro se pueda producir una transición a más biocarburantes de segunda generación. Acojo con satisfacción el hecho de que ahora estemos comprometidos con el objetivo de la cuota de energía renovable del 20 % del total de la energía de la Unión Europea. Acojo con gran satisfacción este informe.

 
  
MPphoto
 

  Claude Turmes (Verts/ALE). - Señor Presidente comienzo felicitando a la señora Dorette Corbey. Fue esencial para mí, como ponente de la Directiva sobre fuentes de energía renovables, que trabajásemos en estrecha colaboración para recoger de manera correcta los criterios de sostenibilidad, y recogerlos de la misma manera, en las dos Directivas. Gracias a la tenacidad de la señora Corbey, finalmente conseguimos que la Directiva sobre la calidad de los combustibles recoja ahora con exhaustividad todos los detalles de los criterios de sostenibilidad y esto es importante para la legibilidad y la visibilidad de la legislación de la Unión Europea.

Sobre este tema de los criterios de sostenibilidad, pienso que ahora tenemos grandes mejoras con respecto a la propuesta de la Comisión. La huella de carbono ahora está bien definida, no sólo para la utilización del suelo directa sino también para la indirecta. Esto es crucial para el futuro. Creo que también hemos conseguido que los expertos en medio ambiente y energía –DG TRAN y DG ENVI en el plano de la Comisión, pero también expertos de los sectores del medio ambiente y la energía a nivel nacional– trabajen juntos en estos criterios de sostenibilidad, y esto también es crucial.

 
  
MPphoto
 

  Kathy Sinnott (IND/DEM). - Señor Presidente, actualmente se está concentrando mucha atención en la parte de tecnología relacionada con la atenuación de los efectos del cambio climático a través del desarrollo de combustibles alternativos. Expreso mis felicitaciones por este esfuerzo y me gustaría contribuir a este debate.

Quiero llamar su atención sobre los aceites de algas, que pueden ser convertidos en combustibles en sustitución del aceite de combustibles fósiles. Puede considerarse como un tipo de combustible beneficioso para todos, porque absorbe CO2 durante toda su producción, lo que lo convierte en una fuente de energía positiva para el carbono. Es más, a diferencia de los cada vez más polémicos biocarburantes, no desplaza la producción de alimentos. De hecho, pueden crecer en lagunas naturales o en estructuras artificiales. También es beneficioso para todos porque su producción resulta particularmente apropiada para las comunidades costeras, donde el problema de la industria pesquera está haciendo necesario que encontremos nuevas industrias.

Dados los hechos, insto a la Comisión a que tenga muy en cuenta el aceite de algas. También tiene la ventaja de ser un combustible de alta energía y poco peso y uno de los pocos que promete ser capaz de sustituir el combustible de los cohetes y de los aviones.

 
  
MPphoto
 

  Dorette Corbey, ponente. (NL) Señor Presidente, representantes de la Comisión y del Consejo, Señorías, gracias por sus amables palabras. Realmente creo que la buena relación de trabajo que hemos mantenido los unos con los otros es la responsable del resultado. Sólo si unimos nuestras fuerzas podremos ser más fuertes y funcionó en este caso. Es crucial analizar la Directiva sobre calidad de los combustibles en el contexto de la totalidad del paquete climático.

En primer lugar, el informe del señor Turmes es importante en este contexto, por supuesto, con la Directiva sobre energías renovables. Compartimos los mismos criterios de sostenibilidad, que, en mi opinión, realizarán una contribución vital en todo el mundo. Desde mi punto de vista, es extremadamente importante que mañana adoptemos esto todo junto.

Comparto el entusiasmo de la señora Sinnott con respecto al aceite de algas. De hecho, estoy igual de entusiasmada que ella con esa cuestión. Lo positivo de esta Directiva sobre calidad de los combustibles es que son precisamente las nuevas tecnologías las que reciben un enorme impulso, que puede suponer un incentivo real para el desarrollo de la tecnología de las algas. En principio, durante la producción del aceite de algas, hay mucho menos CO2 involucrado, y por eso a las compañías petroleras entre otras les resulta tan atractiva la inversión precisamente en estas tecnologías.

En el contexto del paquete climático, es también muy importante crear un nexo de unión con el siguiente informe, el informe del señor Sacconi sobre los turismos nuevos. Hemos luchado específicamente para que la electricidad sea incluida en esta Directiva. Los vehículos eléctricos son el futuro. La electricidad en el transporte por carretera mucho más eficiente que el uso de gasolina o diésel. Por tanto, deberíamos ir en esa dirección.

He notado que el informe del señor Sacconi contiene una serie de incentivos en esa dirección y así es como podemos resolver el dilema del huevo y la gallina. Es necesario ofrecer los incentivos correctos tanto al sector del automóvil como al sector de los combustibles para conseguir realmente un transporte por carretera y unos combustibles más limpios. Espero que, con estos componentes del paquete climático para el transporte, podamos, en cualquier caso, realizar una contribución positiva para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Una vez más me gustaría agradecerles a todos su cooperación.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación se celebrará el miércoles 17 de diciembre de 2008.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad