Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 14 de enero de 2009 - Estrasburgo Edición DO

Explicaciones de voto
MPphoto
 

Texto presentado : A6-0479/2008

  Philip Claeys (NI). - (NL) Señor Presidente, el derecho a la libre expresión de la opinión y la forma en que se debe ejercer este derecho es, sin ningún género de dudas, un indicador fundamental para evaluar la situación de nuestros derechos fundamentales. El informe tiene bastante razón al advertirnos sobre la censura no oficial y la autocensura que se produce cuando determinados temas no se debaten públicamente. Igualmente justificada es la sección del informe en la que se advierte sobre personas y grupos que quieren silenciar a otros afirmando que son atacados permanentemente sin merecerlo.

Lo que es absolutamente desconcertante, no obstante, es el llamamiento a «perseguir con determinación todo discurso de odio en programas mediáticos racistas y artículos que difundan opiniones intolerantes». Ésta es exactamente la clase de cosas que lleva a la censura y a la autocensura que deplora en otras secciones del informe. Es el tipo de legislación que, en Bélgica, hizo que se condenara al partido flamenco más importante por criticar la política en materia de inmigración que se había aprobado. La gente debería, por tanto, saber lo que prefiere. Es imposible estar un poco a favor de la libre expresión de la opinión. O se está a favor de la libre expresión de la opinión y se aceptan las consecuencias que acarrea o se está en contra.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad