Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2508(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B6-0036/2009

Debates :

PV 15/01/2009 - 10.1
CRE 15/01/2009 - 10.1

Votaciones :

PV 15/01/2009 - 11.1

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0029

Debates
Jueves 15 de enero de 2009 - Estrasburgo Edición DO

10.1. Irán: el caso de Shirin Ebadi
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. - De conformidad con el orden del día se procede al debate sobre las cinco propuestas de resolución sobre Irán(1).

 
  
MPphoto
 

  Marios Matsakis, autor. − Señor Presidente, la persecución de la ganadora del Premio Nobel, la Sra. Shirin Ebadi, es solo un ejemplo de muchos que reflejan lo que está sucediendo en Irán en la actualidad y tal persecución no nos debería sorprender considerando la visión estrecha de los anacrónicos dirigentes teocráticos de ese país.

Tampoco nos debería sorprender el hecho de que el régimen de Irán haga caso omiso de esta Resolución. Se reirán de ella y la tirarán a la papelera exactamente de la misma forma en la que han recibido las resoluciones previas de este Parlamento. ¿Y quién puede culparles? Saben que nuestras resoluciones se reducen a palabras, no a hechos, y según su juicio no merecen el papel en el que están escritas.

Si realmente queremos ayudar a llevar el cambio a Irán, debemos combinar nuestras palabras con acción. Por ejemplo, podemos sacar a la PMOI de nuestra lista de organizaciones terroristas, o podemos detener los lucrativos contratos que mantienen con Irán los Estados miembros de la UE y países candidatos. Podemos realizar estas acciones y luego podremos estar seguros de que las autoridades en Teherán nos tomarán en serio y se pensarán dos veces si continúan con la persecución de ciudadanos que buscan la democracia.

Así pues, me parece que deberíamos haber tenido una segunda propuesta de resolución además de esta, exigiendo abandonar sus posturas hipócritas con Irán a los gobiernos de algunos Estados miembros como Gran Bretaña y Francia y países candidatos como Turquía, y deberíamos empezar a emplear verdadera acción contra ello de forma inmediata y efectiva.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Stihler, autor. − Señor Presidente, puede que la historia de D.ª Shirin Ebadi, abogada, primera mujer musulmana y primera ciudadana iraní galardonada con el Premio Nobel de la Paz, sea muy conocida para nosotros hoy aquí. Ella fue la primera mujer juez en su país, pero fue obligada a dimitir debido a la revolución iraní.

Defendió los derechos de las mujeres y de los niños iraníes, luchando por cambiar las leyes de divorcio y sucesión en Irán. Se alzó para defender a las minorías religiosas y sus derechos y más recientemente ha defendido a siete miembros de la Fe Bahá’í que han sido arrestados colectivamente y se enfrentan a la persecución, como muchos otros son perseguidos por su fe en Irán. Pero lo que la ha hecho merecedora del respeto de todos los componentes de esta Cámara, es su labor en lo que respecta a los derechos humanos y su coraje y determinación.

Junto a otros activistas en pro de los derechos humanos, ella valientemente fundó el Centro para la Defensa de los Derechos Humanos en Teherán. Su propósito era denunciar las violaciones de los derechos humanos en Irán, proporcionar representación a los prisioneros políticos y ayudar a sus familias. Sin embargo, desde el principio las autoridades han tratado de cerrar la oficina. Los que trabajan allí han sido amenazados, llevados a prisión e intimidados. D.ª Shirin Ebadi se ha enfrentado personalmente a numerosas amenazas de muerte y la comunidad internacional ha manifestado desde hace algún tiempo su preocupación por su seguridad. Después, justo antes de Navidad, como en el centro iban a conmemorar el 60º Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, oficiales de seguridad iraníes cerraron el centro.

El centro debe volver a abrirse inmediatamente. Tenemos que ejercer presión sobre la Comisión, el Alto Representante, la Presidencia checa y nuestros propios Estados miembros para llevar este caso y conseguir que se reabra el centro.

Es difícil para los que estamos aquí sentados en esta Cámara alcanzar a comprender realmente la valentía, el coraje y la fuerza necesarias para que activistas en pro de los derechos humanos como D.ª Shirin Ebadi desempeñen su función en Irán y se enfrenten a la dictadura. Sin embargo, la labor de los abogados y activistas de los derechos humanos es fundamental para arrojar luz sobre lo que está ocurriendo en Irán y dar esperanza a aquellos como los hermanos Alaei. Arash y Kamiar Alaei son dos médicos que ayudan a personas afectadas por el sida y el VIH y que han sido acusados de cooperar con un enemigo, cuando todo lo que han estado haciendo es tratar de ayudar a los enfermos.

Espero que podamos ver como se vuelve a abrir el centro para los derechos humanos y espero que este Parlamento haga todo lo que esté en su mano para ayudar a D.ª Shirin Ebadi. Después de todo, como seres humanos que somos, su lucha también es nuestra lucha.

 
  
MPphoto
 

  Jean Lambert, autor. − Señor Presidente, considero que es importante para nosotros apoyar a los defensores de los derechos humanos, tanto si pensamos que los gobiernos nos van a escuchar como si no. A menudo la gente nos ha contado que les da mucho ánimo que voces externas reconozcan la amenaza que ellos soportan.

Como se ha dicho, este caso es serio, porque un ataque sobre una defensora de derechos humanos tan reconocida internacionalmente indica que la gente que cuestiona al estado o que ejerce sus derechos fundamentales, como el de la libertad de creencia, no estará a salvo y tendrá que cumplir con el estado o enfrentarse a las consecuencias.

La propia D.ª Shirin Ebadi se ha enfrentado a amenazas de muerte en muchas ocasiones, sobre todo porque ha defendido a los siete líderes de la Fe Bahá’í en Irán, quienes también se enfrentan a una importante persecución. Hemos asistido a más arrestos en las últimas 24 horas de personas que han trabajado con ella e incluso otros miembros de la Fe Bahá’í.

Cuando examinamos lo que hacemos aquí, también necesitamos darnos cuenta de que estamos de hecho contemplando un cambio en el reconocimiento de los derechos humanos por parte de ciertos gobiernos alrededor del mundo, y que esto posee un efecto sobre los países con los que la Unión Europea mantiene acuerdos. Estos países ahora tienen la impresión de que no tienen que prestar tanta atención a los derechos humanos porque comercian y colaboran con países a los que realmente no les importa. Como consecuencia, creo que es todavía más importante para nosotros asegurarnos de que procuramos mantener esos estándares y que como ya se ha dicho, no buscamos incrementar el comercio con países que posean un récord pésimo en cuanto a derechos humanos, sino que realizamos todos los esfuerzos por apoyar a aquellos que trabajan por los derechos humanos y a aquellos demócratas que se oponen a las fuerzas no democráticas.

 
  
MPphoto
 

  Tunne Kelam, autor. − Señor Presidente, la situación de los ciudadanos iraníes que viven bajo la dictadura opresiva de los ulemas de Teherán es alarmante y se ha venido deteriorando desde 2005 en todos los ámbitos. En consecuencia, insto a la Comisión a continuar controlando la situación de los derechos humanos allí y presentar un informe exhaustivo sobre la situación durante la primera mitad del año.

Hoy estamos protestando por el acoso a la ganadora del Premio Nobel de la Paz, la Sra. Shirin Ebadi, y su centro para la Defensa de los Derechos Humanos. A menudo se ha preguntado cuál es el resultado de estas protestas. Esta pregunta debería dirigirse al Consejo y a la Comisión.

El régimen iraní es, potencialmente, la mayor amenaza a la paz mundial y el imperio de la ley. Es muy probable que en un futuro próximo Teherán tenga cabezas nucleares —ya tiene los misiles para lanzarlas—. Irán también es un gran exportador de terrorismo, a Iraq por ejemplo, pues es partidario de Hezbolá y Hamás.

Al mismo tiempo, la UE aún espera convencer a este dictador con compromisos y hasta hace poco ha estado ayudando al régimen terrorista en Teherán a atar de pies y manos a la principal oposición democrática, etiquetándola irónicamente de organización terrorista.

Necesitamos, pues, mantener una postura clara y contundente a favor de los derechos humanos y conceder prioridad a la situación de los derechos humanos en Irán por encima de los acuerdos con Teherán.

 
  
MPphoto
 

  Erik Meijer, autor. (NL) Señor Presidente, el Sr. Matsakis tiene razón. La persecución de D.ª Shirin Ebadi no es un incidente aislado. Para los detractores del gobierno ella ha disfrutado de una posición privilegiada durante años. La existencia de su centro de derechos humanos creó la impresión de que las cosas no iban tan mal en Irán.

La mayoría de las víctimas del régimen teocrático en Irán son desconocidas. Mantener una opinión política distinta, protestar por la discriminación de minorías étnicas y religiosas, la homosexualidad o la lucha contra la situación desfavorecida de las mujeres, son todas razones para estar encerrado o ser asesinado. En Irán, muchas de las cosas que se dan por descontado en Europa pueden matarte. Algunas víctimas son colgadas de enormes grúas izadas, como ejemplo, ante la presencia de grandes multitudes.

A pesar de esto, el mundo exterior, incluida Europa, no se muestra terriblemente interesado por esta atroz situación ni por la forma de poder acabar con ella. La atención internacional tiende a centrarse en otras cosas. Si bien por un lado le gustaría ver restringido el poder militar de Irán y que se detuviera la aplicación de energía nuclear, la comunidad internacional concede mayor importancia al reparto continuado de petróleo y el mantenimiento y/o extensión de buenas relaciones comerciales.

Como resultado, Irán ha permanecido bajo una constante amenaza de guerra mientras que las críticas por la falta de derechos humanos no se expresan. Ha desembocado incluso en una situación en la que se compra la cooperación con el régimen iraní a cambio de colocar constantemente a los principales grupos de la oposición en el exilio en la lista de terroristas. Debemos poner fin a esta estrambótica situación en la que, cada vez que se produce una resolución judicial en que se declara que esta colocación en la lista de terroristas es ilegal, una nueva decisión idéntica es adoptada por el Consejo en nombre de la Unión Europea.

A diferencia de la mayoría de víctimas de la persecución en Irán, D.ª Shirin Ebadi no es anónima, sino conocida y respetada internacionalmente. Hasta ahora, el estatus de ganadora de un Premio Nobel le ha asegurado, por el momento, su limitado nivel de libertad. El hecho de que este estatus ahora se esté acabando, pone de manifiesto la necesidad de un apoyo internacional para aquellas fuerzas que buscan el cambio.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (DE) Señor Presidente, mi oficina en Munich está ubicada en una calle que alberga a muchos cristianos armenios de Irán. Son miembros de una de las comunidades cristianas más antiguas en el mundo y son, al mismo tiempo, persas patrióticos. Esto demuestra que Irán/Persia posee una tradición ancestral de tolerancia, no solo hacia las diferentes religiones, sino también hacia los muchos pueblos que componen este gran imperio.

Va totalmente en contra del espíritu iraní/persa gobernar de forma tan intolerante como lo está haciendo este régimen de ulemas. Va en contra de las mejores y más nobles tradiciones de uno de los países más antiguos de la Tierra. En consecuencia, debemos ser más claros en nuestras denuncias de estos abusos en aras del pueblo iraní y su futuro.

La Sra. Shirin Ebadi, que ha denunciado estos abusos con un gran riesgo personal y ganó el Premio Nobel de la Paz como resultado, continúa haciéndolo en nombre de todos los grupos étnicos y todas las comunidades religiosas. No podemos tolerar la persecución espantosa y abominable que padece la Sra. Ebadi. Necesita nuestra solidaridad. Por ello hago un llamamiento a la Presidencia checa del Consejo, para que aplique su firme política de derechos humanos también en este caso.

 
  
MPphoto
 

  Józef Pinior, en nombre del Grupo del PSE. (PL) Señor Presidente, Comisario, en primer lugar, me gustaría llamar su atención sobre la ausencia del representante de la Presidencia checa en el curso de este debate. Lamento mucho este hecho, ya que la República Checa es heredera de la democrática tradición de lucha por los derechos humanos en toda Europa central y occidental. Repito: lamento mucho que ningún representante de la Presidencia checa esté presente en este debate, aunque otras presidencias del Consejo, como la alemana, hayan enviado siempre a un representante.

Hoy estamos discutiendo sobre los derechos humanos en Irán, un importante país de Oriente Próximo que tendrá una decisiva repercusión en la situación política en esa región. Por lo tanto, el gobierno iraní debería estar todavía mucho más obligado a respetar totalmente los derechos humanos y los estándares internacionales en el ámbito de la legislación humanitaria.

Defendemos a la ganadora del Premio Nobel, D.ª Shirin Ebadi, y nos oponemos a las recientes actuaciones de las autoridades y la campaña del gobierno, que pretenden volver a la opinión pública en contra de D.ª Shrin Ebadi. También me gustaría llamar su atención a la continuación de los arrestos de estudiantes universitarios en Shiraz. Esta semana, mientras el Parlamento Europeo celebraba su sesión en Estrasburgo (el 12 de enero, para ser exactos), seis personas más fueron arrestadas. Debemos defender la independencia del movimiento estudiantil en Irán. También me gustaría llamar su atención sobre la represión y el acoso de los médicos implicados en la investigación sobre el sida.

Comisario, solo se puede extraer una conclusión: la situación de los derechos humanos en Irán debe estar mucho más controlada por la Comisión Europea y toda la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Leopold Józef Rutowicz, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señor Presidente, en Irán, donde un gran sector de la sociedad apoya los principios del fundamentalismo, las actividades de todas las instituciones democráticas que siguen preceptos culturales diferentes se encuentran con una gran oposición e intolerancia. Este es el tipo de ejemplo que Irán aporta.

A pesar de que, para mejorar su imagen, los políticos que están en el poder en Irán puedan firmar compromisos procedentes de acuerdos internacionales, la realidad cotidiana es muy diferente. El caso de D.ª Shirin Ebadi, ganadora del Premio Nobel de la Paz y directora del Centro para la Defensa de los Derechos Humanos, puede servir de ejemplo. El hecho de que sus actividades sean perseguidas se debe a la debilidad de una clase gobernante que, temerosa de su estatus, no es capaz de imponer disciplina a los fundamentalistas implicados en actividades antidemocráticas. Apoyamos la Resolución. Creo que es preciso emplear una acción más radical en este terreno.

 
  
MPphoto
 

  Alexandru Nazare (PPE-DE) . – (RO) Dentro de la comunidad internacional, Irán es el país que proporciona los casos menos documentados de violaciones de derechos humanos. Por el momento, no hay signo de que la situación mejore. En este aspecto, la persecución de la Sra. Shirin Ebadi es un asunto muy grave y puedo decir lo mismo sobre la situación de los seis estudiantes que se ha mencionado antes.

Es alentador que se hayan propuesto varias resoluciones relacionadas con este tema e iniciadas por distintos grupos políticos. Sin embargo, considero que la Resolución presentada por el Partido Popular Europeo cumple nuestra obligación de defender mucho mejor los derechos humanos. Como ciudadano de un país que ha experimentado recientemente tanto el régimen totalitario como la libertad de expresión garantizada por un régimen democrático, no puedo evitar simpatizar con la causa de esta mujer que está luchando por los derechos humanos y estoy seguro de que esta cuestión será tomada en consideración.

Esta crítica constructiva solo puede ayudar a las relaciones entre la Unión Europea e Irán.

 
  
MPphoto
 

  Paulo Casaca (PSE).(PT) No solo me gustaría apoyar esta Resolución, sino apoyar en especial la postura de todos aquellos amigos de una Irán libre que, como el Sr. Matsakis y otros, han hecho hincapié en que el problema principal es la política de apaciguamiento practicada con el gobierno iraní. Se trata de una política en la que el petróleo y los contratos comerciales son más importantes que los principios.

Colocar a la organización Mujahedin del Pueblo de Irán en la lista de organizaciones terroristas fue un escándalo desde el principio. Hizo que un problema real extraordinariamente importante se convirtiera en una política que consiste en lo contrario, que es hacer favores a aquellos que, de hecho, buscan políticas terroristas.

Por esta razón, una vez más instaría al Consejo a poner inmediatamente fin a esta situación y sacar a la organización Mujahedin del Pueblo de Irán de la lista de organizaciones terroristas.

 
  
MPphoto
 

  Janusz Onyszkiewicz (ALDE). - (PL) Señor Presidente, D. Zbigniew Brzeziński describe el arco de inestabilidad que se extiende desde Egipto hasta Pakistán como la principal amenaza a la estabilidad global y las futuras perspectivas de desarrollo global. Según él, el principal país de este arco, Irán, es una especie de eje. Si no resolvemos el problema de Irán, si no nos aseguramos de que se convierte en un país democrático y predecible, será muy difícil pensar en erradicar el peligro del que habla el Sr. Brzeziński

Sin embargo nosotros no podemos introducir democracia o estabilidad en Irán. Los propios iraníes deben realizar esta tarea. Por iraníes me refiero a aquellos que viven en el mismo Irán, como la Sra. Ebadi, así como a los iraníes refugiados, como D.ª Miriam Rajai. Por eso es importante apoyar precisamente estos movimientos democráticos y reconocer finalmente que la organización Mujahedin no es una organización terrorista.

 
  
MPphoto
 

  Zbigniew Zaleski (PPE-DE). - (PL) Señor Presidente, lo irónico es que la situación en Irán es similar a la situación en Gaza cuando Hamás salió elegido, es decir, que el gobierno lo ha elegido el pueblo.

Esto representa un problema para nosotros y hay poco que podamos hacer. Algo tiene que cambiar en Irán. Únicamente podemos hablar claro ante el mundo entero y enviar nuestro mensaje a Irán de que condenamos las violaciones de los derechos humanos y la falta de democracia, tanto si les gusta como si no. Quizá en este caso las palabras nos sirvan como armas y podamos, al mismo tiempo, ofrecer ayuda a la gente de Irán que está luchando por una verdadera libertad que espero que consigan.

 
  
MPphoto
 

  Vladimír Špidla, miembro de la Comisión. (CS) Señor Presidente, Señorías, la Comisión Europea está vigilando de cerca los avances de la situación a la que se enfrenta la Sra. Shirin Ebadi y considera inaceptables las amenazas dirigidas hacia ella y hacia sus colegas tras el registro realizado en su oficina en Teherán el 29 de diciembre. Este registro de la oficina es el último de una serie de actos de intimidación dirigidos a la Sra. Ebadi que han incluido, por ejemplo, el cierre en diciembre del Centro para la Defensa de Derechos Humanos, una organización que ella dirigía.

En consecuencia, la Comisión Europea respalda totalmente la presentación, por parte de la Presidencia francesa del Consejo de la Unión, de dos declaraciones en lo que respecta al caso de la Sra. Ebadi el 31 y 22 de diciembre del año pasado. La Comisión pone de relieve el hecho de que las autoridades iraníes deben cumplir con las obligaciones internacionales en el ámbito de los derechos humanos y en especial el derecho de reunión establecido en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Irán ha firmado y ratificado este Pacto y, por lo tanto, debe permitir que las oficinas del Centro para la Defensa de los Derechos Humanos vuelvan a abrirse y debe proporcionarles el estatus legal que han venido solicitando durante muchos años.

En 2009, como en el pasado, la Comisión no renunciará a ninguna oportunidad de ejercer presión sobre las autoridades para proporcionar protección para la Sra. Ebadi y otros defensores de los derechos humanos (individuos u organizaciones) y para permitirles continuar operando en el país sin sufrir interferencias en sus actividades legítimas.

Como todos saben, las cuestiones de la energía nuclear y los derechos humanos limitan en gran medida el alcance de nuestras actividades en Irán. A pesar de esto, la Comisión continuará en 2009 con la cooperación en áreas de interés común, especialmente en la lucha contra el tráfico de drogas. Asimismo, hemos logrado mantener algunos programas de apoyo a los derechos humanos y la adecuada administración de asuntos públicos, como por ejemplo, un proyecto para apoyar los derechos de los niños en cooperación con Unicef y proyectos de apoyo para la reforma judicial.

También perseguimos iniciativas destinadas a reforzar la cooperación y los intercambios en el área de la educación y la cultura: intercambios dentro del marco del programa Erasmus Mundus, la reciente visita de varios periodistas iraníes a Bruselas o la emisión de programas de televisión en persa que la Comisión desea lanzar antes de finales de este año. A pesar de esto, queda claro que nuestras relaciones no serán capaces de desarrollarse de una forma normal a menos que la situación de los derechos humanos en Irán mejore drásticamente.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar una vez finalizados los debates.

 
  

(1)Véase el Acta.

Aviso jurídico - Política de privacidad