Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2663(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B6-0063/2009

Textos presentados :

B6-0063/2009

Debates :

PV 04/02/2009 - 11
CRE 04/02/2009 - 11

Votaciones :

PV 05/02/2009 - 5.7
CRE 05/02/2009 - 5.7
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0052

Debates
Miércoles 4 de febrero de 2009 - Estrasburgo Edición DO

11. Kosovo (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. − El siguiente punto son las declaraciones del Consejo y la Comisión sobre Kosovo.

 
  
MPphoto
 

  Hannes Swoboda (PSE). (DE) Señora Presidenta, estamos hoy debatiendo hoy acerca de Kosovo sobre la base de un informe muy detallado del señor Lagendijk, el ponente que está, por supuesto, vinculado a las declaraciones de la Comisión y el Consejo.

En este caso, el ponente no dispone de tiempo oficial de uso de la palabra, lo que creo que es una situación terrible. Si el ponente quisiera presentar el informe de iniciativa el lunes por la tarde, tendría cuatro minutos para hacerlo. Creo que es injusto. Por lo tanto, me gustaría pedir a la Mesa que considere si a alguien que ha trabajado durante meses como ponente de la Comisión de Asuntos Exteriores no debería concedérsele tiempo oficial de uso de la palabra.

La señora Kallenbach le ha cedido su minuto de tiempo por solidaridad con un compañero del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea. Quizás sería posible, Señora Presidenta, si está en su mano, asignar a la señora Kallenbach un minuto por solicitud incidental de intervención al final del debate. No obstante, me gustaría pedirle que estudiara detenidamente esta situación. Tenemos que encontrar una solución distinta para estos casos.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. − Es cierto que deberíamos abordar este problema básico. En relación a esta situación concreta, recomiendo a la señora Kallenbach que solicite de forma incidental el minuto al término del debate, ya que de este modo las cosas serían mucho más sencillas.

 
  
MPphoto
 

  Alexandr Vondra, Presidente en ejercicio del Consejo. − Señora Presidenta, le agradezco esta oportunidad de hacer balance de los últimos acontecimientos que han tenido lugar en Kosovo. Dentro de dos semanas, el 17 de febrero de 2009, Kosovo celebrará el primer aniversario de su declaración de independencia y este debate es, sin duda, oportuno. Desde entonces, Kosovo ha aprobado una constitución y un marco institucional legal completamente nuevo. La declaración de independencia ha creado una nueva situación y ha planteado nuevos desafíos a la comunidad internacional y a la UE en especial.

Los distintos puntos de vista de los Estados miembros en reacción a esta declaración de independencia no minan en absoluto los objetivos globales de política de la Unión. Seguimos estando comprometidos a ayudar a Kosovo en su desarrollo económico y político Kosovo dentro del objetivo global de asegurar la estabilidad a largo plazo en toda el área de los Balcanes.

En el caso de Kosovo, eso supone contribuir en especial a reforzar el estado de derecho, el respeto por los derechos humanos y la protección de las minorías, así como fomentar el desarrollo económico y trabajar por la protección del rico patrimonio cultural y religioso de Kosovo.

Implica también continuar examinando a Kosovo dentro del marco más amplio que se estableció para los Balcanes Occidentales en la Cumbre de Salónica de 2003. La política de respaldar una perspectiva Europea para todos los países de los Balcanes Occidentales, que se acordó en esa ocasión, se ha reafirmado desde entonces; en la última ocasión lo hizo el Consejo en su reunión del 8 de diciembre de 2008.

La prueba de nuestro compromiso constante reside en la rápida designación a principios del año pasado de Pieter Feith como representante especial de la UE con base en Priština. Tendrán la oportunidad de conocerlo muy pronto, en la Comisión de Asuntos Exteriores. Su tarea, y la de su equipo, es proporcionar una valiosa asistencia sobre el terreno a fin de ayudarnos a satisfacer colectivamente todos nuestros objetivos políticos.

En una fecha más reciente, EULEX, la misión civil más ambiciosa de la PESD hasta la fecha, comenzó su mandato a principios de diciembre de 2008. Su finalidad principal es asistir y respaldar a las autoridades de Kosovo en el área del estado de derecho y, más concretamente, en el desarrollo de la administración policial, judicial y aduanera.

Nuestro mayor reto en los próximos meses será intensificar nuestro compromiso con Kosovo, principalmente pasando a la completa implantación de EULEX. Somos lo bastante realistas como para saber que 2009 traerá una buena cantidad de dificultades y obstáculos.

Las instituciones de Kosovo se enfrentarán también a muchos retos en la puesta en práctica de sus compromisos de desarrollo de un Kosovo estable, multiétnico y democrático. La ayuda de la comunidad internacional es crucial para que Kosovo logre una completa integración en el resto de la región.

La Comisión ha anunciado que este año, más adelante, presentará un estudio que examinará las formas de favorecer el desarrollo político y socioeconómico de Kosovo. El Consejo ha acogido esta noticia con agrado, ya que debería ofrecer nuevas oportunidades y continuar con lo que ya se ha logrado, ajustándose en vista de la experiencia de los próximos meses.

Sin duda, la situación en el norte de Kosovo continuará siendo difícil en los próximos meses y requerirá una especial atención. Los últimos brotes de violencia étnica que tuvieron lugar en Mitrovica a principios de enero de este año fueron potencialmente graves pero pudieron contenerse. Resulta especialmente alentador que las autoridades de Priština se mostraran razonablemente comedidas. Sin embargo, estos incidentes son un recordatorio constante del continuo riesgo de desestabilización de la zona. Seguiremos supervisando con especial atención la situación del norte del país .

La Presidencia agradece el continuo interés de los parlamentarios y su apoyo al papel de la Unión en la región. A mí, en particular, me agrada la resolución propuesta que se ha presentado en este período parcial de sesiones. Resulta esperanzador que el Parlamento sea capaz de ofrecer su amplio respaldo a nuestros esfuerzos en la región y al compromiso de Unión con la estabilidad de Kosovo dentro de una región más extensa.

Esta Presidencia se compromete a mantenerles informados, ya sea mediante los debates regulares que tengan lugar aquí en el Pleno o mediante sesiones informativas más detalladas a través de las comisiones. Estamos planeando diversas actividades esta primavera, como dedicar la reunión Gymnich de finales de marzo a los Balcanes Occidentales, entre otras. También sé que Pieter Feith se reunirá con la AFET la semana que viene y podrá ofrecer una actualización sobre los últimos acontecimientos que han ocurrido sobre el terreno.

 
  
MPphoto
 

  Meglena Kuneva, Miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, solo un año después de la declaración de independencia, la situación en Kosovo y en toda la región de los Balcanes Occidentales es en general estable y está bajo control, a pesar de algunos incidentes.

La presencia de la Unión Europea en Kosovo se está materializando de manera progresiva, en sustitución de Naciones Unidas. El representante especial de la UE está residiendo en Priština y se ha desplegado en Kosovo la Misión de la Unión Europea por el Estado de Derecho (EULEX), la cual estará completamente operativa a finales de marzo.

Un Kosovo estable y multiétnico es una prioridad para la Unión Europea. La mejor manera de que Kosovo avance hacia la integración europea es mediante la creación de una sociedad multiétnica y democrática, con un respeto total por el estado de derecho, la cooperación pacífica con sus vecinos y la contribución a la estabilidad regional y europea. Esto incluye medidas exhaustivas para garantizar el futuro de todas las comunidades de Kosovo, creando así la base para un desarrollo económico y político sostenible.

Las autoridades consideraron el informe de situación elaborado por la Comisión en noviembre de 2008 como un objetivo y una buena evaluación de lo que se había conseguido, así como de los futuros retos. Las autoridades de Kosovo se han comprometido a trabajar y cooperar con la Comisión para superar estos retos. Hemos adjudicado a Kosovo unos fondos significativos en el Instrumento de Preadhesión (IPA), como parte de la prenda global de 1,2 billones de euros que se alcanzó en la conferencia de donantes celebrada en julio de 2008.

En 2008, el Instrumento de Preadhesión respaldó proyectos en Kosovo por valor de 185 millones de euros, el triple que el año anterior. Adjudicaremos 106 millones de euros más en 2009. La administración de estos fondos es responsabilidad exclusiva de la Oficina de Enlace de la Comisión en Priština, que ahora está completamente operativa con todos los sistemas de control correspondientes, en sustitución de la Agencia Europea de Reconstrucción.

La Comisión recibe con satisfacción la propuesta de resolución que estamos discutiendo hoy en el Parlamento Europeo. Toca varios temas que estamos de acuerdo en que son de vital importancia, como la preservación del patrimonio cultural de Kosovo, la mejora de su capacidad de administración pública, la mejor integración entre sus comunidades, la importancia de la educación multiétnica y la difícil situación de las familias romaníes en los campamentos de refugiados del norte contaminados con plomo.

La Comisión se toma todos estos asuntos muy en serio. Quizás pueda decir unas palabras sobre cada uno de ellos:

Desde 2004, la Comisión ha financiado la reconstrucción del patrimonio religioso y cultural —con su programa de 10 millones de euros de presupuesto— con la estrecha participación del Consejo de Europa. En 2008 y 2009 la mantiene la financiación, con 2,5 millones de euros más para otros proyectos. Consideramos que este es un aspecto muy importante en la reconciliación y hemos apoyado la creación de una base de datos con el patrimonio cultural de Kosovo. Los cementerios también podrían incluirse en este debate para asegurar su adecuada restauración y conservación.

Me gustaría expresar nuestra gratitud al Parlamento Europeo por la cantidad adicional de 3 millones de euros del presupuesto de la UE de 2008 dirigida a la reconstrucción del patrimonio cultural en las zonas de los Balcanes Occidentales afectadas por la guerra. La Comisión ha asignado la mitad de esta cantidad, 1,5 millones de euros, a Kosovo en un proyecto común con el Ministerio de Cultura en la ciudad multiétnica de Prizren.

Estamos agradecidos por la cantidad adicional dirigida a este fin que está asignada también del presupuesto de este año. Conforme al Instrumento de Preadhesión de 2007, la Comisión está poniendo en práctica proyectos para facilitar el retorno y la reintegración de personas desplazadas dentro del país y refugiados en Kosovo, por una suma total de 3,3 millones de euros. Hemos previsto más fondos: 4 millones de euros bajo el Instrumento de Preadhesión de 2008 y 2 millones de euros bajo el Instrumento de Preadhesión de 2009. Este dinero también contribuirá a mejorar la capacidad local de reintegrar a los repatriados en el entorno local social y económico.

La igualdad de género también es un asunto muy importante de nuestro orden del día. La Comisión ha provisto de asistencia técnica a la Agencia para la igualdad de género de Kosovo. También ha respaldado las actividades de varias ONG locales en el área de la igualdad de género y de los derechos de las mujeres a través del Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos.

Con respecto a la capacidad de administración pública, la Comisión supervisa la puesta en práctica de la estrategia de reforma de la administración pública y el plan de acción de Kosovo. Hemos recalcado ante las autoridades la urgencia de la adopción del Derecho de la Función Pública. Mediante nuestra participación en el establecimiento de la escuela regional para la administración pública también cooperamos con el Instituto Kosovar de Administración Pública. Se presta especial atención al Ministerio de gobierno y administración local con un proyecto de apoyo de casi 1 millón de euros.

La comisión está haciendo esfuerzos significativos para ayudar a reformar el sistema educativo de Kosovo. Nuestra asistencia financiera es completa y está orientada a mejorar tanto las condiciones del material como la calidad de la enseñanza primaria, secundaria y terciaria, así como en el sector vocacional, además de reforzar los aspectos multiculturales como condición básica para la reconciliación.

Tras la conferencia de donantes de julio, el Banco Mundial ha creado un fondo fiduciario de varios donantes para el sector social más amplio, que incluye la educación. Con 5 millones de euros, la Comisión está entre los principales contribuidores del fondo. En total, la asistencia de la UE a la educación en Kosovo de 2006 a 2010 suma 30,5 millones de euros. La apertura de una universidad europea multiétnica recibirá nuestro apoyo cuando todas las partes locales interesadas hayan llegado a un acuerdo para hacer de este esfuerzo un proyecto sostenible.

La grave situación de las familias romaníes en los campamentos de refugiados del norte contaminados con plomo es un asunto muy preocupante. La Comisión está asistiendo de manera activa en la búsqueda de una solución rápida y sostenible aceptable para todos. Hemos apelado en repetidas ocasiones a todas las partes para que se abstuvieran de politizar este asunto y actuaran solo con los intereses de las familias romaníes en mente.

Finalmente, Kosovo se beneficia también de nuestros programas multibeneficiarios que cubren los Balcanes Occidentales y Turquía y financian el proceso del registro civil de la población romaní. Nuestro apoyo a los romaníes en Kosovo incluye también la educación. Junto con el Consejo de Europa, financiamos una educación de calidad para los niños romaníes que incluye su lengua materna.

Desde mi punto de vista, todo esto concuerda con sus propuestas. Muchas gracias a todos los diputados al Parlamento por su atención. Quedo a la espera de sus preguntas.

 
  
MPphoto
 

  Doris Pack, en nombre del Grupo PPE-DE.(DE) Señora Presidenta, me gustaría felicitar al ponente y al ponente alternativo porque creo que juntos han llegado a una muy buena resolución.

Esta resolución apela al Consejo y a la Comisión para garantizar que se tome una acción conjunta en Kosovo, que EULEX actúe junto con el Alto Representante de la UE y que se creen sinergias en interés de la vida económica y social de Kosovo, que necesita mejorar.

La misión EULEX debe asegurar también que los procesos judiciales que se han estado celebrando allí durante años se aborden finalmente y lleguen a su fin. Todavía hay muchas atrocidades que no han salido a la luz ni se han llevado a juicio. También es importante combatir la corrupción en Kosovo, puesto que hay muchos criminales sueltos que siguen sin recibir castigo.

Junto con lo que ya han oído, la Unión Europea debería considerar no solo actuar a gran escala, sino también centrarse más en la vida diaria de las personas que viven allí y en las oportunidades de proyectos locales que impliquen a la población local. Este trabajo es muy importante.

Debemos apelar al gobierno de Kosovo por fin para que comience a poner en práctica su constitución, que incluye el plan de Martti Aftisaari. Los ciudadanos de Kosovo deben tomar consciencia en su vida cotidiana de que viven todos juntos. Además, los serbios, albanos y otras minorías de Kosovo deben considerarse como ciudadanos con los mismos derechos.

El gobierno de Kosovo debe seguir adelante también con su programa de descentralización. Estoy, por supuesto, a favor de establecer una universidad europea multiétnica, que sería otra institución común, junto con la Universidad de Priština y la Universidad de Mitrovica, que se centra en un futuro compartido.

Además, me gustaría que Serbia comprendiera por fin que los serbios de Kosovo no desean que se les disuada de formar parte del gobierno. Se les debe permitir que participen en el gobierno, en el trabajo parlamentario y en la vida civil. Esta es la única forma de hacer que Kosovo prospere.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sándor Tabajdi, en nombre del Grupo PSE.(FR) Señora Presidenta, hablo en nombre del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo. Podemos confirmar que la situación en Kosovo está mejorando. Estamos agradecidos a la Presidencia checa y a la Comisión por su cooperación. Estoy completamente de acuerdo con la señora Pack cuando confirma que la misión EULEX es un gran reto para la Política Europea de Seguridad y Defensa; uno de los mayores retos de la historia de la Unión Europea como comunidad basada en el estado de derecho.

Es bueno que exista ya una base legal tras la declaración del Presidente del Consejo de Seguridad, que ha tenido una buena acogida en el Gobierno Serbio. Hubo un acuerdo tácito sobre la participación de China y Rusia, quienes habían rechazado antes cualquier pacto sobre el conflicto.

Resulta esencial que EULEX coopere sin problemas con las partes afectadas en Kosovo. No debemos repetir los errores que cometió la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK), que gastó mucho dinero y distanció a los ciudadanos de Kosovo. La señora Pack también ha tocado este tema. Es muy importante aclarar la división de competencias entre el Gobierno y el Parlamento en Kosovo, por un lado, y de EULEX por el otro.

No podemos asumir responsabilidades del desarrollo de Kosovo. La presencia de EULEX en el norte de Kosovo resulta fundamental para evitar la división de este territorio. Finalmente, la completa ejecución de las disposiciones de la constitución conforme al plan de Ahtisaari es un asunto crucial para las minorías.

 
  
MPphoto
 

  Johannes Lebech, en nombre del Grupo ALDE. (DA) Señora Presidenta, en primer lugar me gustaría expresar la gran satisfacción que me produce esta propuesta de resolución y agradecer al señor Lagendijk su excelente trabajo, cuyo resultado es un texto equilibrado y conciso que, al mismo tiempo, trata de hacer frente a todos los problemas importantes. Con esta resolución, en el Parlamento Europeo estamos, en primer lugar, enviando una señal a los ciudadanos de Kosovo y de otros países de los Balcanes Occidentales que dice: «no se os ha olvidado, sois parte de Europa». Estas no son solo palabras vacías sin significado. La misión EULEX, la mayor misión de la Política Europea de Seguridad y Defensa hasta la fecha, ya está en marcha. Resulta gratificante que la misión cuente con el apoyo de la ONU y que cubra todo el país.

Con nuestra resolución, el Parlamento Europeo está apoyando a Kosovo en esta misión. También señalamos las áreas en las que los Estados miembros de la Unión Europea pueden ayudar a Kosovo. Están relacionadas con la ayuda especial para el establecimiento de una administración pública y el refuerzo de la sociedad civil, y para proyectos educativos. Cuando indicamos las áreas en las que los líderes de Kosovo tienen que mejorar como, por ejemplo, en relación a la protección de minorías, es porque hablamos en serio al afirmar que apoyaremos a Kosovo en sus esfuerzos por crear una sociedad democrática. Una sociedad democrática respetuosa con las minorías y que coexista en paz con los países vecinos. No se trata solo del futuro de Kosovo, sino del futuro de toda la región de los Balcanes y de Europa en general. El camino que nos queda por delante es largo y será difícil. Solo hay una vía y se dirige a la Unión Europea y a la integración completa e integral de Kosovo y del resto de los Balcanes Occidentales, en el marco de la cooperación europea.

 
  
MPphoto
 

  Ryszard Czarnecki, en nombre del Grupo UEN. – (PL) Señora Presidenta, el pecado original que se cometió cuando nació este nuevo país, Kosovo, implicaba el sentimiento que prevalecía entre la minoría Serbia de Kosovo y Metochia, y en la propia Serbia de que el nuevo estado y la amplia mayoría musulmana se había enemistado con los serbios. Esto ha debido tener un impacto en las relaciones entre Belgrado y Priština así como en las relaciones entre los kosovares y los serbios que viven en enclaves étnicos.

Si no se respetan los derechos culturales, educativos y religiosos de la minoría serbia, no solo se harán más difíciles las relaciones bilaterales entre Kosovo y Serbia, así como en otras partes de los Balcanes, sino que también se prolongará el camino de Priština hacia la membresía de la Unión Europea.

Estoy de acuerdo con lo que el señor Lebech, que ha hablado antes que yo, ha declarado. El gobierno de Kosovo ha comprendido que el respeto por los derechos de las minorías es un estándar europeo. Tenemos que adherirnos estrictamente a estos principios y, a este respecto, tenemos que vigilar de cerca a nuestros compañeros de Kosovo.

 
  
MPphoto
 

  Joost Lagendijk, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (NL) Pasó casi un año antes de que EULEX pudiera llevar a cabo su mandato original. Es bueno que recordemos brevemente hoy lo que implicaba el mandato inicial.

EULEX, la mayor misión europea hasta la fecha, como alguien ya ha señalado, era desarrollar Kosovo y permanecer allí de manera activa, tanto al norte como al sur del río Ibar. EULEX debía también encargarse de tres áreas: aduanas, policía y jurisdicción y, lo más importante, no habría ningún —y digo ningún— tipo de relación ambigua entre EULEX por un lado y UNMIK, la organización de la ONU, por el otro. Sin mencionar que las actividades de EULEX podrían provocar que el país se dividiera en norte y sur. Eso no era en absoluto lo que se pretendía.

Durante mucho tiempo, parecía imposible llevar a cabo el mandato original debido al conocido bloqueo en el Consejo de Seguridad. De hecho, no ha sido hasta noviembre del año pasado cuando ha empezado a parecer que las cosas saldrían después de todo. Es bueno —dos o tres meses después de que las actividades se pusieran en marcha— evaluar la situación y ver si las cosas están funcionando o, para expresarlo en términos más cautos, si parece que están funcionando.

La policía kosovar está encantada con la excelente cooperación que les ofrece EULEX. Las oficinas de la aduana están finalmente en marcha también y en especial en la parte norte de Kosovo, después de que algunos serbokosovares las quemaran el año pasado. Finalmente, se ha comenzado con los juicios en el campo de la violencia entre etnias y la corrupción que han sufrido un enorme atraso, lo que demuestra una vez más que las actividades de EULEX se realizan en interés de todas las comunidades y no únicamente de los albaneses o los serbios.

Lo que realmente espero es que el progreso de EULEX en el último par de meses se mantenga de manera positiva. Sinceramente, también espero que Belgrado se dé cuenta de que su perspectiva actual de trabajo constructivo con la Unión Europea es mucho más efectiva que el constante empeño por reescribir la historia. Por encima de todo, espero que las autoridades kosovares puedan resolver esta gran cantidad de problemas a los que aún se enfrentan. Por fin, se abordarán la corrupción y el crimen organizado, que son más que corrientes en Kosovo. Por fin, Kosovo tendrá un suministro de energía duradero, basado en la legislación de la UE y, por fin, la economía kosovar despegará.

Kosovo es un estado independiente y, le guste o no a este Parlamento, no hay vuelta atrás. Nosotros, la Unión Europea, estamos en condiciones de ganar con el desarrollo de Kosovo y su transformación en un estado viable. Por eso estamos aquí y por eso debemos permanecer allí.

 
  
MPphoto
 

  Tobias Pflüger, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (DE) Señora Presidenta, mi grupo, el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica rechaza la resolución sobre Kosovo que se ha presentado. La mayoría de los Estados miembros, pero no todos, han reconocido a Kosovo en contravención de la ley internacional. Mi grupo insiste en que todas las regulaciones acerca de Kosovo deben concordar con la ley internacional y de que todas las partes involucradas, incluida Serbia, deben haberlas acordado. El reconocimiento de Kosovo ha creado un precedente desastroso que ahora están siguiendo otras regiones como Osetia del Sur y Abkhazia.

La UE ha iniciado la misión EULEX en Kosovo. El Grupo GUE/NGL rechaza esta misión puesto que se basa en el reconocimiento de Kosovo en contravención de la ley internacional y, por lo tanto, crea algo similar a un protectorado de la UE. EULEX tiene «[...] responsabilidades [...], incluidas algunas funciones ejecutivas». Esto significa que los agentes de EULEX pueden anular resoluciones sencillas que hayan tomado las autoridades kosovares. La misión EULEX incluye también 500 policías para hacer frente a la insurrección. El 26 de enero EULEX y KFOR realizaron un ejercicio conjunto sobre la lucha contra la insurrección. Desgraciadamente esto indica la cooperación estrecha que existe entre la UE y la OTAN en Kosovo.

Al mismo tiempo, la UE y otras organizaciones están promoviendo la reconstrucción económica neoliberal en Kosovo, pero eso no es lo que quiere la población local. Por esta razón, estamos pidiendo soluciones que estén de acuerdo con la ley internacional y solicitando un voto claro contra la misión EULEX de la UE. Si realmente deseamos apoyar a la población local, la misión EULEX no nos lo permitirá.

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder, en nombre del grupo IND/DEM. – (NL) Cuando realicé una visita por trabajo a Kosovo hace dos meses, pude ver por qué a muchos les resulta difícil entender la presencia internacional en este país. Es más, me dio la impresión de que los distintos niveles no siempre funcionaban tan bien conjuntamente.

Las instituciones europeas no deberían limitarse a encogerse de hombros. Estamos atrapados en esto. A través de la misión EULEX, Europa es responsable de la situación en el terreno. EULEX debería adoptar una postura más asertiva y debería asistir a las autoridades kosovares siempre que pueda, tanto si lo solicitan como si no.

Me gustaría subrayar dos cosas. En primer lugar, insto a los Estados miembros que aún no han reconocido Kosovo a que reconsideren su postura. No hay vuelta atrás para Kosovo en las fronteras de Serbia. En segundo lugar, solicito un plan maestro para los Balcanes Occidentales, que debería funcionar a un nivel tangible con todos los países afectados con el fin de ayudarles en su preparación para la adhesión a la Unión Europea. Este es el compromiso de Europa con respecto a los Balcanes Occidentales.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, como ponente alternativo del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos me gustaría felicitar al señor Lagendijk por su excelente texto. Apoyamos el programa de reforma en Serbia y respetamos, por supuesto, a la pequeña minoría de Estados miembros de la UE que no han reconocido Kosovo bajo la ley internacional.

Sin embargo, queremos disuadir a los que piensan que este desarrollo se puede invertir. Tres cuartas partes del total de los miembros de esta Cámara han votado en favor del reconocimiento de Kosovo. La Comisión también se ha declarado a favor, junto con 23 de los 27 Estados miembros, todos los países del G7, cuatro de las seis repúblicas ex-yugoslavas y tres de los cuatro países vecinos de Kosovo.

Esto demuestra que este desarrollo es irreversible. Por este motivo es importante mirar hacia el futuro, que implica un número de riesgos. El primer riesgo principal es la división de Kosovo. Hasta ahora, la antigua Yugoslavia se ha dividido en las fronteras de las antiguas repúblicas o en las antiguas fronteras internas de las regiones autónomas. Si tuviera que dibujarse de nuevo el mapa, en Mitrovica, por ejemplo, el resultado sería que, por ejemplo los albaneses del valle Preševo de Serbia o los ciudadanos del Sandžak de Novi Pazar entre otros se empezarían a cuestionar dónde deberían a estar sus fronteras. Esto daría origen a una situación muy peligrosa.

Por esta razón, tiene sentido seguir el plan de Ahtisaari, que respeta las antiguas fronteras internas de Yugoslavia a la vez que proporciona una protección mutua y extensa para las minorías. La protección de las minorías que ofrecía el antiguo plan de Ahtisaari, que ahora forma parte de la constitución kosovar, es uno de los programas de protección más completos del mundo. Los serbios de Kosovo deberían aprovechar esta oportunidad y hacer uso de esa protección de minorías.

Señora Presidenta en ejercicio del Consejo, sabe que yo provengo de una minoría de la que una vez se abusó para satisfacer los propósitos de otros. Los serbios de Kosovo deben asegurarse de evitar este tipo de situación. El otro peligro que acecha a Kosovo es el del caos y la corrupción. En este caso, solo puedo decir que debemos reforzar EULEX, porque UNMIK no era la solución, sino, más bien, parte del problema.

 
  
MPphoto
 

  Hannes Swoboda (PSE). (DE) Señora Presidenta, mi compañero Joost Lagendijk está en la misma situación que Kosovo. Existe, sin embargo no todo el mundo le reconoce como ponente, aunque de hecho lo es. En este contexto, me gustaría agradecerle junto al señor Tabajdi este informe.

Por supuesto, no hemos progresado tanto con el reconocimiento de Kosovo como a mucha gente, incluidos los propios ciudadanos de Kosovo, les hubiera gustado. Debemos admitir que esta ha sido una situación dolorosa para Serbia. No debemos echar más leña al fuego. En lugar de eso, deberíamos esforzarnos lo máximo posible por garantizar que el proceso se realice de forma pacífica. Me alegra mucho que los líderes de Serbia, a pesar de sus duras palabras iniciales, hayan tratado de legalizar y neutralizar la situación para dar una oportunidad a la misión EULEX. Me gustaría preguntar a todos los que se oponen a la misión EULEX: ¿en qué situación se encontrarían tanto la minoría Serbia como otras minorías del país si la misión EULEX no existiera?

Es disparatado desde el punto de vista de la minoría serbia o de Serbia condenar la misión EULEX. Creo que el hecho de que alguien del Parlamento que haya apoyado a Serbia haya condenado la misión EULEX es simplemente grotesco. Sin embargo, es verdad que hay algunas preguntas que siguen sin respuesta. Los líderes políticos deben hacer un esfuerzo para que se realicen las cosas. Una de nuestras tareas y exigencias principales es poner en práctica todos los aspectos del plan de Ahtisaari, que someteremos mañana a votación como parte de esta resolución.

Finalmente, deberíamos promover la integración de toda la región. Por supuesto, todos los países tendrán que hacer su tarea. Sin embargo, cuanto mayor sea el progreso de Serbia y Macedonia en el proceso de integración, antes seremos capaces de solucionar la cuestión de Kosovo y otras cuestiones abiertas relacionadas. Únicamente la integración de todos los países de la región creará las condiciones que Kosovo necesita para un desarrollo pacífico.

 
  
MPphoto
 

  Annemie Neyts-Uyttebroeck (ALDE). – (NL) Los que han intervenido conocen bien, muy bien o excepcionalmente bien la situación en Kosovo; por tanto, no hay necesidad de extendernos más sobre está cuestión para tratar de convencernos de lo bien que conocemos la situación.

En primer lugar, deberíamos alegrarnos de que el primer año de independencia de Kosovo haya resultado tan bien al final; mejor de lo que muchos temían. Me gustaría, además, expresar mi alegría y satisfacción por el hecho de que finalmente la misión EULEX arrancara totalmente, gracias a la buena voluntad de muchos y a la competencia del Consejo de Seguridad de la ONU. Muchas cosas dependerán del éxito de la misión EULEX, porque, antes de su independencia, Kosovo fue un protectorado durante diez años. Lo que importa ahora es que todos nosotros guiemos a Kosovo hacia su total desarrollo.

 
  
MPphoto
 

  Sylwester Chruszcz (UEN). – (PL) Señora Presidenta, una decisión unilateral de la comunidad albanesa tuvo como resultado que la provincia serbia de Kosovo se separara de Serbia. Personalmente, veo esta acción como una violación sin precedentes del Derecho internacional. Es más, esta decisión ha tenido otras repercusiones, como se ha visto por los sucesos que se produjeron el año pasado en el Cáucaso.

Quiero recordarles que las Naciones Unidas no reconocieron la decisión tomada por los albanokosovares. Continúa en vigor la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU. Por ese motivo, desaconsejaría tomar cualquier decisión antes de que la Corte Penal Internacional de la Haya decida sobre la materia. Sólo entonces conoceremos la situación jurídica real de una provincia que, de acuerdo con el Derecho internacional, es todavía parte integrante de la República de Serbia.

Quiero llamar su atención sobre la dramática situación a la que todavía se enfrenta la comunidad serbia en la autoproclamada República de Kosovo. Admitamos abiertamente que la decisión adoptada por determinados Estados miembros de la Unión Europea de reconocer ese país fue un error funesto. La cuestión es muy simple: Kosovo pertenece a Serbia.

 
  
MPphoto
 

  Erik Meijer (GUE/NGL). – (NL) Desde que Kosovo anunció su independencia hace casi un año, la Unión Europea ha estado totalmente dividida con respecto a este tema. Grecia está indecisa, mientras que España, Rumanía, Eslovaquia y Chipre rechazan esta independencia por razones internas. El proyecto conjunto EULEX, con el que la Unión Europea espera ganar influencia en Kosovo, parece más que nada un instrumento para ocultar esta división interna.

Puede que EULEX sea beneficioso para la Unión Europea, pero ¿podría decirse lo mismo con respecto a Kosovo? Los ciudadanos de Kosovo están deseando unirse pronto a la Unión Europea y convertirse en un Estado miembro en igualdad de condiciones. Después de casi un siglo de sometimiento a Serbia, sin duda no quieren una nueva injerencia del exterior. Un proyecto como EULEX podría quizás haber sido útil por un corto período de tiempo, en los primeros meses de 2008, a fin de evitar cualquier caos. No obstante, esa fase ha concluido. La llegada tardía de EULEX, en este momento, da la impresión de que a la Unión Europea le gustaría convertir a Kosovo en un protectorado, con presencia militar e influencia administrativa, como sucedió anteriormente en Bosnia y Herzegovina, donde esta política tuvo poco éxito.

Para asegurar un futuro pacífico para Kosovo, es necesario involucrar no sólo al gobierno actual y a los partidos gobernantes. Son cruciales grupos como el movimiento para la autodeterminación Vetëvendosje, en el sur, que considera la iniciativa de la UE como un colonialismo sin sentido, y los representantes de los serbios en los municipios al norte del río Ibar, que hacen todo lo que pueden para mantener una unión permanente con Serbia. Sin estos detractores de EULEX, no tendremos una solución a largo plazo. Es mejor para el futuro de Kosovo la obtención de compromisos internos ampliamente aceptados que una exhibición expresa de poder por parte de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Patrick Louis (IND/DEM). – (FR) Señora Presidenta, Señorías, hace diez años la OTAN bombardeó Belgrado, sin duda para celebrar su quincuagésimo aniversario y redefinir su área de competencia, cuyos límites están establecidos en el Tratado de Washington. Estos bombardeos vulneraron el Derecho internacional, es decir, se llevaron a cabo sin el acuerdo previo de la ONU.

Hace un año, Pristina declaró de manera unilateral la independencia de Kosovo despreciando así manifiestamente la soberanía de la República Federal de Yugoslavia, cuya soberanía e integridad territorial, no obstante, había sido reafirmada por la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Hoy, la misión europea EULEX, conjuntamente con expertos de EE.UU., espera que Kosovo pueda convertirse en un Estado de Derecho. Si la situación no fuera tan terrible, tendría gracia peguntarse cómo se pude obtener ese resultado de tales orígenes.

Mientras tanto, pedimos a esta misión garantizar que la minoría nacional serbia sea respetada y valorada en la tierra de sus ancestros. Éste nos parece un buen comienzo para el reestablecimiento del Estado de Derecho.

 
  
MPphoto
 

  Anna Ibrisagic (PPE-DE). (SV) Nací en los Balcanes. Seguí los problemas en Kosovo, de cerca, a finales de los años ochenta. Vi como Eslovenia y Croacia se convertían en Estados independientes y pasaban por una guerra a comienzos de los noventa. Yo, personalmente, sufrí la guerra en Bosnia y, finalmente, abandoné el país como refugiada. Sé que es sumamente fácil comenzar una guerra, pero también sé que es mucho más difícil establecer la paz y devolver la confianza de la gente en los demás.

Actualmente, Kosovo está en una situación que será decisiva para las generaciones futuras de esa región, precisamente con respecto a la devolución de la confianza entre los diferentes grupos étnicos. Me complace que el Sr. Lagendijk haya sido tan claro en su resolución sobre el hecho de que deberíamos olvidarnos de las discusiones sobre la independencia de Kosovo y los conflictos inherentes a la misma.

Ahora, debemos poner nuestro tiempo y energía en las discusiones sobre cómo vamos a reforzar la igualdad de derechos de todas las personas para que vivan en paz, cómo vamos a trabajar para crear un futuro mejor para Kosovo. Tenemos que concentrarnos en la protección efectiva de las minorías, y en mejorar la situación económica y luchar contra la corrupción generalizada y el crimen organizado.

Toda la población de Kosovo debería implicarse personalmente en ayudar a parar la violencia entre los grupos étnicos. Los tribunales deberían garantizar que se aborden los crímenes de guerra. Algunos diputados de este Parlamento rechazan la presencia e implicación de la UE en Kosovo, pero aquellos que sufrimos la guerra en los Balcanes lamentamos que la UE no se implicara mucho más y más claramente.

Hay todavía mucho trabajo por hacer y llevará tiempo, pero, en última instancia, se trata de devolver la confianza entre la población para que las siguientes generaciones tengan la oportunidad de tener una educación, y de vivir y trabajar juntos, en paz, respetando las diferencias de cada uno. Esto es de lo que trata todo el proyecto europeo.

(Aplauso)

 
  
MPphoto
 

  Libor Rouček (PSE). – (CS) Quiero mencionar brevemente el papel de Serbia, en particular. A pesar de que su situación interna es difícil, el Gobierno de Serbia ha aprobado un enfoque muy constructivo y responsable para el desarrollo de la misión EULEX en Kosovo. Además, en un acuerdo con la ONU, ha facilitado el nombramiento de un oficial superior de la policía de nacionalidad Serbia para el cuerpo de policía de Kosovo. Creo firmemente que éste es el camino para lograr la inclusión gradual de los serbios de Kosovo, y también de otras minorías, en la vida política, económica y social de Kosovo. En este contexto, quiero, además, invitar al Alto Representante de la Unión Europea a que garantice que las autoridades de Kosovo dedican la atención suficiente al desarrollo multilateral de la región de Mitrovica. Y comparto la opinión de Anna Ibrisagic de que ahora se necesita dedicar mucha más atención que antes a la seguridad y a la situación económica, así como al desarrollo económico, de Kosovo.

 
  
MPphoto
 

  Nicholson of Winterbourne (ALDE). Señora Presidenta, quiero dar las gracias al señor. Lagendijk, cuyas grandes cualidades políticas han originado una excelente resolución a partir de la cual trabajar.

Le doy las gracias en particular por aceptar el párrafo 26, sobre el que quiero llamar la atención del Ministro y la Comisión. Constatamos aquí los graves problemas de salud de 1 500 personas pertenecientes al pueblo romaní, que están asentadas en el perímetro de una mina de plomo y han estado allí durante nueve años por un error de apreciación de la ONU. Acepto totalmente que, como ha dicho el Ministro Vondra, quizás ésta no sea exactamente la misión de la Unión Europea. No obstante, doy las gracias al equipo de la Comisión por recoger este asunto, en cuanto lo planteé, y por visitar y ver los daños que han causado los niveles de plomo. Estas personas tienen unos niveles muy altos de plomo en su sangre, daños irreversibles, y necesitan, inmediata y urgentemente, su traslado y tratamiento médico.

Ministro Vondra, me prometió que mantendría a este Parlamento totalmente informado. Debo pedirle que, como Presidente en ejercicio del Consejo, preste a este asunto su máxima atención y me diga las medidas que ha adoptado.

 
  
MPphoto
 

  Alojz Peterle (PPE-DE). – (SL) Felicito, sinceramente, a los ponentes y a los ponentes alternativos por el excelente informe. Su finalidad es contribuir a una mayor estabilización y normalización de Kosovo.

Los éxitos de Kosovo durante el pasado año han reafirmado nuestras esperanzas en que la coexistencia multiétnica y multicultural es posible en Kosovo. Las aspiraciones europeas, no sólo sobre Kosovo sino sobre todos los Balcanes Occidentales, sólo podrán llegar a ser una realidad si se cumplen los requisitos previos.

Hemos hecho progresos, progresos importantes a ese respecto, y, ahora tenemos que ir más allá. Acojo favorablemente, en particular, que los esfuerzos de EULEX estén también ayudando a normalizar la situación de Kosovo. Acojo favorablemente el reciente establecimiento de las fuerzas de seguridad kosovares y la participación de un segmento de la comunidad serbia en el cuerpo de policía de Kosovo. Si debemos avanzar más rápidamente, tenemos que actuar en el aspecto político, económico, social, en el de seguridad y en otros frentes, y tenemos que prestar atención, en particular, a lo que está sucediendo a nivel local, donde la cuestión de la coexistencia es más delicada. Tenemos que apoyar los proyectos que refuercen la coexistencia y la cooperación interétnica. En ese sentido, acojo favorablemente la intención de la Comisión Europea de emplear todos los medios a su disposición para lograr avanzar. Eso es exactamente lo que necesita Kosovo.

 
  
MPphoto
 

  Richard Howitt (PSE). Señora Presidenta, acojo favorablemente el debate y la resolución de hoy, como el siguiente paso en la normalización de las relaciones entre la Unión Europea y Kosovo, un año después de su independencia.

Es importante insistir en que aquellos, como el Sr. Van Orden y el Sr. Tannock, de los conservadores británicos, que se oponen a la medida, se han equivocado, con ahora 54 países —incluidos 22 de nuestros propios Estados miembros europeos— que ofrecen reconocimiento jurídico, y nuestra propia Misión de la Unión Europea por el Estado de Derecho se ha desplegado con el consentimiento de Serbia. De hecho, desde el principio, hemos argumentado que la resolución del conflicto de Kosovo ayuda a las aspiraciones de adhesión a la UE de Serbia y, hoy, repetimos que deseamos que lo logren.

Ayer, la misión judicial de la UE inició el primer juicio por crímenes de guerra en Kosovo. Hoy, Su Alteza Real la Princesa Ana de Gran Bretaña está visitando una escuela para niños discapacitados en Gnjilane, Kosovo. Sin duda, ambos hechos a un tiempo demuestran el compromiso de Europa para no olvidar nunca las injusticias del pasado, pero, también, su compromiso a trabajar hoy para conseguir un futuro mejor para todos.

 
  
MPphoto
 

  Ria Oomen-Ruijten (PPE-DE). – (NL) En primer lugar, quiero felicitar al Sr. Lagendijk por esta resolución ecuánime, y aprovecho esta oportunidad para dar las gracias a la señora Pack, porque ella y su delegación han realizado un considerable cantidad de trabajo útil en esta región.

Los objetivos de la UE son claros: Kosovo no debe convertirse en un agujero negro. La responsabilidad principal sobre esto recae sobre las autoridades kosovares. La población debe aumentar su confianza, no sólo en el gobierno, sino también en el sistema jurídico. La corrupción y la delincuencia socavan el Estado. Las mujeres y las minorías también deben involucrarse totalmente.

La responsabilidad subsidiaria recae, en mi opinión, sobre los países vecinos, en particular, sobre las autoridades serbias. Un diálogo constructivo y una cooperación regional van en interés de todos los de la región.

Finalmente, la Unión Europea tiene que asumir también una gran responsabilidad. Con EULEX, la Unión Europea se ha fijado grandes metas. Es bueno que se haya iniciado ahora el verdadero trabajo. En los dos próximos años se confirmará si EULEX puede realmente continuar siendo decisivo a largo plazo. Así lo espero de verdad.

La estabilidad, la reconciliación y el desarrollo del Estado de Derecho en Kosovo son muy importantes para los kosovares y todas las minorías étnicas de Kosovo, pero también va en interés de la Unión Europea. La eficacia de la ayuda debe ser primordial en esto. La señora Pack y yo visitamos Kosovo no hace mucho tiempo. No hay falta de ayuda, pero probablemente se podría coordinar mejor y más eficazmente.

 
  
MPphoto
 

  Adrian Severin (PSE). – Señora Presidenta, ¿cuántos reconocimientos son necesarios para que un Estado sea independiente? Ésta no es la cuestión, ya que tiene mayor importancia la calidad de los reconocimientos que la cantidad. Una declaración de autodeterminación no conduce a la independencia si al Estado en cuestión no lo reconocen aquellos de los que quiere la autodeterminación.

La independencia de un Estado no es real mientras no la apruebe el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Además, un Estado no es independiente si no puede ofrecer a todas las comunidades que viven en su territorio una posibilidad razonable de integración estructural en una sociedad cívica y multicultural, y si no es autosuficiente y se puede gobernar por si mismo.

Por todas estas razones, fracasó el Plan Ahtisaari. Pedir el statu quo ante tampoco es una solución: se debe ir más allá. Con este fin, la Unión Europea y los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas deben convocar una conferencia internacional que encuentre una solución sostenible para la seguridad democrática, el equilibrio geoestratégico y la estabilidad económico-social en los Balcanes Occidentales. Dentro de este marco, se debe volver a poner a Kosovo en la senda de la legalidad internacional, y la región debe obtener una hoja de ruta clara para su integración en la UE.

Por desgracia, el informe de Lagendijk no explora dichas vías, por lo que se abandona cualquier camino realista hacia un futuro mejor. Por esta razón, los socialdemócratas rumanos se ven obligados a votar en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 

  Marian-Jean Marinescu (PPE-DE) . – (RO) De conformidad con lo establecido en el Derecho internacional y en consideración a la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU aprobada en 1999, no se puede considerar a Kosovo como un Estado. Hay cinco Estados miembros de la UE que no han reconocido el acto de la independencia unilateral declarada por Kosovo. No obstante, Kosovo es una realidad y, por lo tanto, debemos ocuparnos del asunto.

La estabilidad en los Balcanes Occidentales, la región con más oportunidades de unirse a la UE en un futuro próximo, es esencial. Ésta es la razón por la que la UE debe desempeñar el papel principal en la gestión de la delicada situación de la región. La misión EULEX, que ya ha alcanzado su capacidad operativa inicial, es un primer paso importante en esta dirección, porque se requiere asistencia y coordinación para garantizar, en primer lugar, un clima de cooperación interétnica que haga posible la vuelta a un estilo de vida normal.

Se debe salvaguardar la protección de todas las minorías de Kosovo, incluida la minoría serbia. Se deben reforzar las instituciones para evitar el caos y garantizar el desarrollo estable. Se deben devolver los bienes y se debe garantizar el derecho de los refugiados a volver. Los instrumentos financieros que posee la UE, en particular, el Instrumento de Ayuda Preadhesión, se deben usar para facilitar el desarrollo social y económico, aumentar la transparencia y fomentar la reconciliación entre las comunidades étnicas. En ningún caso se debe apartar a Kosovo de los procesos europeos. Debe disfrutar de la perspectiva europea en un contexto regional. Tenemos que aplicar las mismas normas en todas las regiones. Todo lo que se esté requiriendo a otros países de la región, también se debe solicitar a Serbia y Kosovo.

La Unión Europea debe insistir en la reanudación del diálogo entre Pristina y Belgrado. Creo que la resolución, tal y como está actualmente, no refleja todas las posiciones sobre Kosovo de los 27 Estados miembros de la Unión Europea. Este es el motivo por el que la delegación rumana del PPE-DE, exceptuando los diputados de origen húngaro, va a votar en contra de esta resolución.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sógor (PPE-DE). – (HU) Serbia tuvo que ser bombardeada para obligarla a comprender que se deben respetar los derechos de las minorías Fue una lección dura. En lugar de conceder la autonomía a Kosovo, ha tenido que aceptar su independencia. Kosovo, además, es una advertencia para los Estados miembros de la UE. Todos los Estados miembros deben garantizar que las minorías étnicas tradicionales que se encuentran dentro de su territorio puedan vivir seguras y sentirse en casa. Las minorías satisfechas son la base más firme para la seguridad, la soberanía y el desarrollo económico de un país. El 17 de febrero de 2008, participé personalmente en las celebraciones oficiales en Pristina que conmemoraban la independencia de Kosovo. Espero haber podido establecer también que se está reconociendo la autonomía cultural y territorial de la minoría serbia dentro del territorio de Kosovo. A los albanokosovares se les concedió la posibilidad de una solución europea. Serbia tiene una oportunidad más: Vojvodina. Los Estados miembros de la UE pueden también hacer todo lo posible para conceder autonomía cultural y territorial a las minorías étnicas que viven dentro de sus territorios. Sería bochornoso que algunos Estados miembros de la UE quedaran por detrás de Kosovo y Serbia con respecto a esto.

 
  
MPphoto
 

  Victor Boştinaru (PSE).(RO) Como diputado y miembro de la Delegación para el Sudeste de Europa, espero oír, en nombre de nuestros valores comunes, a los que denominamos con orgullo «valores europeos», que el Parlamento Europeo y la Comisión Europea están solicitando con toda su potestad y autoridad a los partidos políticos de Kosovo que se abran a la representación multiétnica, y que los futuros avances en las relaciones entre Kosovo y la Unión Europea dependen de dicha evolución.

Esperaba que este informe nos dijera que el modelo que la UE trata de construir en Kosovo, precisamente con dinero de los contribuyentes europeos, es verdaderamente multiétnico, multicultural y multiconfesional, y no está basado en la segregación. En nuestras discusiones con diputados de Kosovo, nos dijeron que esta clase de modelo no se podía implantar por el momento.

Quiero terminar con la siguiente pregunta: si este modelo no se puede aplicar en Kosovo y si nuestros valores europeos no tienen cabida en Kosovo, ¿qué modelo puede aplicar entonces la Comisión Europea?

 
  
MPphoto
 

  Gisela Kallenbach (Verts/ALE). – (DE) Señora Presidenta, quiero agradecer al Sr. Lagendijk, así como a la Comisión de Asuntos Exteriores, que hayan garantizado, a través de esta resolución y de este debate, que permanece en nuestro programa el asunto de Kosovo. En mi opinión, los ciudadanos de Kosovo, sin duda, se lo han ganado, después de que la Unión Europea fracasara allí en los noventa.

Tenemos una deuda por pagar allí, es decir, debemos ayudar intensamente a los ciudadanos de Kosovo y de toda la región a lo largo de su camino hacia la incorporación a la UE. Con respecto a esto, la prioridad número uno son las condiciones previas para mejorar el desarrollo económico, ya que sin las mismas no se pueden descartar los desórdenes sociales.

Quiero pedir a la Comisión que utilice su influencia para garantizar que el acuerdo ACELC se aplique, realmente, por todos los Estados firmantes. Además, pido al Consejo que, por favor, garantice que los Estados miembros traten el asunto de la repatriación forzosa de los solicitantes de asilo con sensibilidad.

 
  
MPphoto
 

  Alexandru Nazare (PPE-DE) . – (RO) EULEX es la mayor operación civil jamás emprendida por la política europea de seguridad y defensa. Quiero destacar que el contingente internacional formado por 1 900 personas incluye 200 militares y policías de Rumanía. Por lo tanto, Rumanía está participando en EULEX porque es una obligación para Bucarest apoyar a sus socios en la Unión Europea, incluso aunque no siempre esté de acuerdo con las decisiones adoptadas por la mayoría.

Rumanía no ha reconocido la independencia del Estado de Kosovo, y una de las razones es que quiere evitar legitimar los desórdenes separatistas. Una solución negociada entre Belgrado y Pristina, posiblemente de naturaleza confederativa, hubiera sido preferible a la actual situación. No obstante, en estas determinadas circunstancias, lo importante es que la Unión Europea complete con éxito la misión. No obstante, se tienen que evitar las situaciones en las que la implicación de la UE se prolongue indefinidamente. Kosovo no debe convertirse en un protectorado de la Unión Europea, sino que necesita ayuda para gestionar sus propios asuntos.

Este aspecto es importante para Kosovo y la Unión Europea, especialmente en la actual crisis económica y con los recursos limitados que tenemos.

 
  
  

PRESIDE: LUIGI COCILOVO
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Călin Cătălin Chiriţă (PPE-DE) . – (RO) Estoy de acuerdo con muchas ideas que se han expuesto en la Cámara, pero este problema es mucho más complejo. Rumanía tiene razón cuando expone que la base legal para la declaración unilateral de Kosovo de independencia es muy dudosa porque, de conformidad con el Derecho internacional, las minorías no tienen derechos colectivos ni tampoco disfrutan del derecho de autodeterminación y secesión. En lo que quiero hacer hincapié es en que las personas que pertenecen a minorías étnicas tienen derechos.

La secesión de Kosovo y su reconocimiento como Estado por otros países ha establecido un precedente peligroso, que se ha seguido, sólo unos pocos meses más tarde, por el reconocimiento unilateral de Rusia de la independencia de las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia. En ambos casos, el Presidente Putin se refirió claramente al modelo de Kosovo. Los movimientos separatistas de regiones como, por ejemplo, Cachemira, Nagorno-Karabaj, Transnistria, Crimea, Chipre del Norte, etcétera, han declarado, inmediatamente, que estas regiones tienen tanto derecho a la independencia como Kosovo.

Creo que, en el futuro, la Unión Europea y sus Estados miembros tendrán que apoyar sistemáticamente el principio de integridad territorial para todos los Estados e impedir enérgicamente las tendencias separatistas. La Unión Europea debe hacer todo lo posible para mantener la estabilidad en toda la región de los Balcanes Occidentales y dar contenido a sus perspectivas europeas.

 
  
MPphoto
 

  Miloš Koterec (PSE). – (SK) Kosovo existe aquí como un hecho aceptado por unos y no por otros. Aunque la mayoría de los Estados miembros están a favor de su independencia o han reconocido su independencia, hay cinco Estados miembros que no lo han hecho —por no mencionar al Consejo de Seguridad de la ONU—.

Si queremos que la resolución influya en la política exterior de la Unión Europea, entonces, debe tener un efecto integrador. Si mostramos que nuestra política exterior común la ha forzado la mayoría, sea en el Consejo o en el Parlamento Europeo, entonces será contraproducente para la unidad de la Unión. Busquemos una solución unificada y no obliguemos a aceptar decisiones que, en el mejor de los casos, son ambiguas o incluso confusas y descuidadas en su redacción.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock (PPE-DE). – Señor Presidente, la prisa internacional por reconocer Kosovo fue, desde mi punto de vista, difícil de entender. Había muchas disputas anteriores por resolver que eran más merecedoras de los esfuerzos de la UE: Cachemira, por ejemplo, o Taiwán, o incluso Somalilandia, en el Cuerno de África.

Además, la declaración de independencia de Kosovo ha sacado a la luz un cisma entre los Estados miembros. Es imposible que Kosovo pueda pertenecer a la Unión Europea o a las Naciones Unidas mientras algunos Estados miembros no reconozcan su soberanía. El precedente de Kosovo provocó, además, la indignación de Rusia y el reconocimiento como Estados de las regiones georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, el verano pasado.

Los habitantes de las diferentes partes de la antigua Yugoslavia tienen, claramente, derecho a vivir en paz y prosperidad. Los que formamos parte de la Unión Europea tenemos la obligación moral de ayudar, pero esta asistencia no debería ser nunca indefinida. Tenemos que ver una reforma real en Kosovo, esfuerzos sinceros para luchar contra el crimen organizado y el tráfico de personas, y una protección adecuada e igualdad para las minorías, como, por ejemplo, la serbia.

La Comisión y el Consejo deben seguir vigilando e insistiendo en un progreso real.

 
  
MPphoto
 

  Ingeborg Gräßle (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, Señorías, la Comisión de Control Presupuestario se permite decir unas pocas palabras sobre política exterior de alto nivel. Hemos establecido que en Kosovo —el tercer Estado que más ayudas recibe de la Unión Europea— hay casos de corrupción extremadamente preocupantes con graves consecuencias para la certeza de nuestro presupuesto y los intereses financieros de la Comunidad.

Hay un último informe de una Task Force de las Naciones Unidas, la Oficina de Lucha contra el Fraude de la Comisión y la Guarda di Finanza. Este informe final no se ha aplicado todavía. Tiene fecha de finales de junio de 2008 y revela casos graves de corrupción que afectan a fondos de la UE. Esperamos una explicación.

Este informe final es realmente un informe final. No hay ninguna organización de seguimiento. No hay actualmente ningún representante de nuestros intereses sobre esta materia. Con respecto a esto, también, pido a la Comisión que finalmente nombre a alguien. EULEX sola no puede hacer este trabajo. Además, me opongo a que continuemos disculpándonos por el estatus incierto de este Estado.

 
  
MPphoto
 

  Alexandr Vondra, Presidente en ejercicio del Consejo. Señor Presidente, quiero, en primer lugar, dar las gracias por iniciar este debate. Me parece oportuno aprovechar el impulso del próximo primer aniversario de la declaración de independencia de Kosovo. Creo que es apropiado, especialmente en relación con la actual crisis económica, porque existe el peligro potencial de que, de alguna manera, desaparezca de nuestra pantalla de radar, mientras todavía asumimos mucha responsabilidad para completar el trabajo: no sólo en Kosovo, sino también en la región más amplia de los Balcanes Occidentales. Supongo que lo que muchos de ustedes —como Hannes Swoboda y otros— han dicho aquí merece mucha atención. Creo que la posición del Consejo es exactamente la misma.

Tenemos muchos desafíos ante nosotros. Quiero insistir en los tres pilares más importantes de nuestra política con respecto a Kosovo. El primero es la indivisibilidad y la estabilidad de Kosovo. El segundo es la descentralización y la igualdad de oportunidades para todas las minorías que existen allí. El tercero —y probablemente el más importante y el que constituye el mayor reto— es la implicación de Kosovo en la actividad regional y europea: la cooperación regional en los Balcanes Occidentales. Sin duda, algún día acercaremos más a Kosovo al proceso de estabilización y asociación, pero todavía queda mucho trabajo por hacer, y no es ningún secreto que en ciertos asuntos, será difícil lograr la unidad del Consejo.

Creo que nuestro objetivo debe ser concentrarnos en el futuro y no en el pasado, y agradezco de verdad las exposiciones de aquellos que lo han hecho así. Por supuesto, el diálogo con Serbia sobre los aspectos prácticos pendientes se debe llevar a cabo con total transparencia y mucha intensidad, pero creo que el realismo debe ser el principio que nos rija.

La situación económica y su mejora es de vital importancia para conseguir la estabilidad, así que la gestión y organización eficaz de los propios recursos de Kosovo es una condición sine qua non allí, así como la administración y organización racional de los recursos internacionales. Además, es un elemento importante, la lucha contra la corrupción y tener una privatización transparente.

Creo que el apoyo del Parlamento a EULEX es muy importante aquí. Permítanme felicitar a Joost Lagendijk por el trabajo realizado. Fue excelente. Cuando leí el texto, personalmente no tuve ninguna crítica con respecto al mismo, aunque yo probablemente habría sido un poco más prudente: todos conocemos la situación económica de Kosovo y su escasez de energía, así como la situación de los Balcanes en general. El lignito y la producción de energía es una de las pocas oportunidades para que, de alguna manera, creen una economía sostenible e integren esta economía en la región. Sí, las inquietudes medioambientales son importantes, pero el desarrollo de la futura estabilidad económica no lo es menos.

Algunos de ustedes mencionaron la situación de las familias romanís en las minas de Trepça. Todos sabemos que la situación es lamentable, y ustedes seguramente son conscientes del trabajo de la Comisión en este asunto. Una delegación dirigida por Pierre Morel visitó la zona en diciembre, y ofrecieron reunirse con los líderes del campamento romaní de Trepça. La solución no es fácil. Sabemos que se les ha ofrecido trasladarse fuera de esta zona, pero, por el momento, no están preparados para hacerlo. De hecho, están rehusando hacerlo, así que aquí también queda mucho trabajo por hacer. Creo que la reunión de la próxima semana con Pieter Feith, que está también involucrado en esto, va a ser una oportunidad para discutir esto en mayor medida.

Una vez más, muchísimas gracias. Creo que ha sido un debate muy fructífero, y espero que el Parlamento continúe apoyando todos nuestros esfuerzos en Kosovo, así como en la región.

 
  
MPphoto
 

  Meglena Kuneva, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, la Comisión felicita al Sr. Lagendijk y acoge favorablemente su resolución: dicho documento procura medidas para una mayor participación de Kosovo en el proceso pendiente de acercar más la región a Europa.

La Comisión ha establecido una forma eficaz de cooperación con todos los interlocutores locales que trabajan en Kosovo, incluyendo a EULEX y al Representante Especial de la UE. Vamos a seguir con esta cooperación. Es la única forma de que nuestro trabajo en Kosovo pueda ser fructífero. Hasta el momento, se ha demostrado que la buena cooperación es esencial para mantener la paz en esta región.

La Comisión ha financiado un proyecto de 7 millones de euros sobre el Estado de Derecho, en el que se incluye un componente de 1 millón de euros para la lucha contra la corrupción. Para ser más precisa, en diciembre de 2008 respondimos detalladamente a todas las preguntas planteadas, de forma oral o por escrito, al Sr. Bösch, Presidente de la Comisión de Control Presupuestario. Aclararon las cuestiones planteadas relativas a la financiación de la UE y la forma en que ésta se ha gestionado en Kosovo. Además, informaron a los miembros sobre la gestión financiera y los sistemas de control que la Comisión tiene actualmente en el lugar.

Desde entonces, no hemos recibido más peticiones de información. Si estuvieran interesados, podemos proporcionar a los miembros copias del material enviado a la Comisión de Control Presupuestario.

Quiero referirme al comentario de la Sra. Kallenbach respecto al Acuerdo Centroeuropeo de Libre Comercio (ACELC). Esperamos que la mejora en las relaciones entre Serbia y Kosovo pueda permitir la integración de Kosovo en ACELC. La Comisión hará todo lo que pueda para propiciarla.

Hay muchos aspectos importantes esbozados en la resolución, como, por ejemplo, la conservación del patrimonio cultural de Kosovo, la mejora de la capacidad de la Administración pública, la mejor integración de todas las comunidades de Kosovo, la necesidad de una educación multiétnica y la difícil situación de las familias romanís en los campos de refugiados contaminados por plomo, del norte. La Comisión tiene la intención de hacer un seguimiento de estos aspectos a través de los instrumentos existentes y en cooperación con otros donantes.

Emitiremos nuestro informe sobre Kosovo como parte de nuestro paquete de ampliación, en otoño. Estoy segura de que incluirá muchas ideas para garantizar que Kosovo permanezca firmemente anclado en la perspectiva europea que comparte con los Balcanes Occidentales en conjunto.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − He recibido una propuesta de resolución (1) de conformidad con el artículo 103, apartado 2, del Reglamento interno.

El debate queda cerrado.

La votación se celebrará el jueves 5 de febrero de 2009.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad