Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2175(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0094/2009

Textos presentados :

A6-0094/2009

Debates :

PV 23/03/2009 - 21
CRE 23/03/2009 - 21

Votaciones :

PV 26/03/2009 - 4.5
CRE 26/03/2009 - 4.5
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0191

Debates
Lunes 23 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición DO

21. Precios de los productos alimenticios en Europa (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. – El siguiente punto del orden del día es el informe (A6-0094/2009) de la señora Batzeli, en nombre de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, sobre los precios de los productos alimenticios en Europa (2008/2175(INI)).

 
  
MPphoto
 

  Katerina Batzeli, ponente. (EL) Señor Presidente, quiero comenzar dando las gracias a los ponentes alternativos de la Comisión de Agricultura y Desarrollo rural y a las cuatro comisiones de competencia compartida con las que hemos colaborado estrechamente para elaborar este informe.

Señor Comisario, empezaré con una pregunta muy sencilla: cuando los consumidores van al supermercado a comprar leche o yogures, ¿por qué los compran? ¿Por la leche y el yogur, o por la botella y el envase? Le formulo esta pregunta porque se ha trasladado hábilmente a los consumidores la percepción y la actitud de que la empresa que procesa, comercializa y transporta el producto alimenticio que ellos compran es ahora más importante que el producto agrícola, que la propia materia prima. Hace quince años, los materiales agrícolas suponían aproximadamente el 50 % del valor final del producto alimenticio; hoy ese porcentaje no supera el 20 %.

Tanto los agricultores como los criadores de ganado son ahora personas «anónimas» para los consumidores. Su fuerza para regatear no solo el precio final sino también la conservación de los elementos cualitativos y nutricionales en el producto final, va a la zaga de la función que deberían tener.

No intentamos trazar líneas divisoras para clasificar los sectores productivos de la cadena de suministros, los granjeros, fabricantes y mayoristas y minoristas como «el bueno, el feo y el malo», porque no creo que vivamos en una sociedad y en una economía del «salvaje oeste», sino que creo que vivimos en una economía basada en las normas del mercado interno de la Unión Europea, un mercado que genera oportunidades para el crecimiento y la competitividad cuando funciona de manera transparente, pero que expulsa o elimina a los productores y a las actividades económicas cuando en él se registran actividades opacas y desleales.

La cuestión que, por tanto, debemos tratar hoy y en el futuro tiene dos aspectos:

- en primer lugar, el del acercamiento entre los consumidores y los productores a través de una política de calidad en el sector alimentario y del refuerzo y de la formulación común de modos de dar a los consumidores una mayor accesibilidad a las áreas productivas y a los productores agrícolas;

- en segundo lugar, el de proteger —y con ello no quiero decir determinar— las rentas de los productores y de los consumidores por medio de una política transparente que incluirá acuerdos obligatorios para controlar y supervisar los sectores productivos intermedios a lo largo de la cadena de suministros.

Obviamente, con esto principalmente nos referimos a las pequeñas y medianas empresas del ámbito local nacional, así como a las grandes empresas sucursales o subsidiarias con base en Europa y a los trabajadores, que deben conducirse de acuerdo con los términos de un mercado interno transparente y no según los términos de las filiales económicas como los cárteles y los oligopolios.

Hoy, por tanto, cuando (entre otras cosas):

- los precios reales que obtienen los productores están bajando peligrosamente;

- los precios que pagan los consumidores son entre cinco y diez veces superiores a los que se pagan a pie de explotación, a pesar de la reducción de la inflación, los precios de consumo siguen siendo elevados;

- el grado de concentración del comercio al por menor y de otras empresas de procesado se ha cuadriplicado en los últimos cinco años, y la concentración continuará aumentando como resultado de la crisis económica y de la quiebra de las pequeñas y medianas empresas locales, un estado de cosas que dificultará aún más las negociaciones entre productores, empresas y consumidores;

- las disfunciones en la cadena de suministros y en sus prácticas asociadas, evidentemente, están poniendo en peligro los términos de la competencia saludable,

resulta absolutamente vital que exista un plan europeo coordinado así como intervenciones integrales en el sector alimentario, desde las explotaciones hasta el consumidor final. No sería una exageración que la próxima intervención de la Comisión tras la reglamentación y la supervisión del sistema financiero se produjese en el sector alimentario, el cual, además, también está directamente vinculado a las operaciones especulativas del mencionado ámbito.

Los ciudadanos tienen la impresión de que la cesta de la compra está regulada por las cadenas de suministros, las empresas productoras y los comerciantes al por menor, no por la política de rentas de su Estado y de la Unión Europea.

Por tanto, considero que, en la votación del informe de la Comisión de Agricultura y a la espera de las propuestas finales de la Unión Europea sobre este asunto, debemos tener en cuenta los problemas perennes del funcionamiento del mercado alimentario, el cual, por su parte, también debe funcionar de manera imparcial en beneficio de los ciudadanos y agricultores europeos y de los países en vías de desarrollo, y crear una sensación de seguridad en las leyes de mercado y en las instituciones.

 
  
MPphoto
 

  Louis Michel, miembro de la Comisión.(FR) En primer lugar, quiero dar las gracias a la señora Batzeli y a los miembros de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, quienes han elaborado este informe. Nos encontramos en un tiempo de grandes dificultades, en un momento crucial para la Unión Europea y la cadena de suministros de alimentos.

Como todos saben, la recesión nos ha conducido a una ralentización de la actividad en casi todos los sectores económicos de la Unión Europea. El sector agrícola ha experimentado un auténtico colapso de los precios de mercado, algo que coloca un serio interrogante sobre los ingresos de las granjas. La situación es particularmente preocupante en sectores con elevado valor añadido, como el de los productos cárnicos o el de los lácteos.

En este contexto, resulta esencial que la cadena de suministros alimentarios funcione de manera eficaz si deseamos mitigar los efectos de la crisis sobre las rentas de las explotaciones y garantizar que los consumidores pueden adquirir productos alimenticios a precios más accesibles. Por ello, la cadena de suministros de alimentos y la cuestión de los precios de los productos alimenticios se sitúan al frente de las preocupaciones de la Comisión.

Además, el análisis de los factores estructurales nos lleva a temer un nuevo aumento de los precios de las materias primas agrícolas a medio y largo plazo. Si mejoramos el funcionamiento de la cadena de suministros alimentaria, debería ser posible evitar en el futuro este tipo de aumentos desproporcionados de los precios de los productos alimenticios así como moderar la inestabilidad de los precios que pagan los consumidores. Comparto la mayor parte de las inquietudes planteadas por el informe en relación con la necesidad de mejorar el funcionamiento general de la cadena de suministros de alimentos. En particular, existe la necesidad de una mayor transparencia a lo largo de todo el proceso, con el fin de ofrecer a los consumidores una mejor información y de mejorar el modo en que el valor añadido se divide a lo largo de la cadena.

Desde el año pasado, la Comisión ha introducido una serie de iniciativas dirigidas a mejorar el funcionamiento de la cadena de suministros de productos alimenticios. Como resultado de ello, el Grupo de Alto Nivel sobre la Competitividad de la Industria Agroalimentaria acaba de elaborar unas recomendaciones específicas. Además, el año pasado se presentó el Libro Verde sobre la calidad de los productos agrícolas.

En la comunicación relativa a los precios de los alimentos adoptada en diciembre, la Comisión también propuso, en forma de mapa de ruta, varias soluciones para mejorar el funcionamiento de la cadena de suministros de alimentos en Europa. Es absolutamente esencial avanzar en la aplicación de esta hoja de ruta. En particular, debemos hacer progresos en la introducción de un observatorio europeo permanente de la cadena de suministros de alimentos y de los precios de los productos alimenticios. Al proporcionar información fiable sobre los precios a ambos extremos de la cadena, seremos capaces de ayudar a luchar contra la falta de transparencia, al tiempo que mejorará nuestra comprensión del funcionamiento de la cadena.

También debemos avanzar en el análisis de cómo se reparte en valor añadido a lo largo de la cadena. Concedo particular importancia a este asunto. Como se reconoce en la comunicación sobre los precios de los productos alimenticios, los desequilibrios entre el poder negociador de los productores agrícolas y el resto de la cadena están teniendo un importante efecto en los márgenes de los productores en el sector agrícola. No hace falta decir que un esfuerzo para aportar claridad y comprensión al aspecto del reparto del valor añadido sería un primer paso hacia la restauración del equilibrio del poder de negociación en toda la cadena. A este respecto, hay que destacar que la competitividad de la cadena de suministros de alimentos de la UE no puede ir en perjuicio de algunas de sus partes. Para los productores de alimentos y para los minoristas del sector agroalimentario resulta esencial poder seguir confiando en una plataforma de producción agrícola sostenible dentro de la Unión Europea.

Estoy convencido de que una vez se haya aplicado, el mapa de ruta propuesto por la Comisión nos permitirá dar respuesta a la mayor parte de las preguntas y de las inquietudes planteadas por el informe de la señora Batzeli.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – La presentación ha finalizado.

La votación tendrá lugar el jueves 26 de marzo de 2009.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Roselyne Lefrançois (PSE), por escrito.(FR) El informe sobre el que debemos alcanzar una decisión el jueves intenta responder de manera práctica a las dificultades de millones de nuestros ciudadanos que están sufriendo unos elevados precios de los productos alimenticios.

En un contexto de disminución del poder adquisitivo en Europa, era importante que el Parlamento alcanzase una decisión sobre un problema para el que, no obstante, conocemos las soluciones. De hecho, la diferencia de precios entre el comienzo y el final de la cadena de suministros de alimentos puede ser hasta cinco veces mayor, e incluso si los liberales siguen negándose a admitirlo, necesitamos atajar los problemas del mercado para garantizar a nuestros consumidores unos precios razonables y unos ingresos decentes para los productores. Yo misma he propuesto que la importancia de los instrumentos de reglamentación del mercado —más necesarios que nunca, dada la crisis que experimentamos— sea reafirmada en el texto.

Sin embargo, para evitar que la expresión «precio accesible» se convierta en sinónimo de «producto de baja calidad», también he pedido que se incluya en el informe la noción de los incentivos para los sectores orgánicos. Es deseable que los consumidores puedan acceder a productos de calidad a precios razonables, y esto gracias a una ambiciosa política de incentivos financieros dirigida a este tipo de producción agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Petre (PPE-DE), por escrito.(RO) Los precios de los productos alimenticios han experimentado una fuerte subida en los últimos tiempos. Hay dos razones para esto: en primer lugar, la crisis global agrícola y de la producción de alimentos, y en segundo lugar la concentración del mercado, que ha aumentado de un 21,7 % en 1990 a más del 70 % en la actualidad.

Los precios pagados por los consumidores son, de media, cinco veces superiores a los que se paga a los productores. Las cadenas de supermercados a menudo imponen condiciones injustas y dificultan el acceso al mercado de los granjeros y de los pequeños proveedores.

Apoyo la idea de la Comisión Europea de crear un sistema de vigilancia del mercado europeo. También respaldo la idea de una red europea de competencia.

Los fondos del Programa de Desarrollo Rural deberían destinar grandes cuotas a los productores.

La idea de modernizar el concepto de «productos locales» y un apoyo más eficaz a los mercados tradicionales de productos alimenticios son soluciones que apoyo totalmente.

 
  
MPphoto
 
 

  Theodor Dumitru Stolojan (PPE-DE), por escrito.(RO) Aplaudo el Informe Batzeli que destaca las grandes diferencias existentes entre los precios de los productos alimenticios en los supermercados y los precios que se paga a los productores. Por desgracia, esta también es la realidad en países con un nivel de vida inferior a la media europea, como Rumanía.

Si rechazamos las propuestas dirigidas a controlar los precios, entonces no podemos dejar de advertir que el poder de negociación de los supermercados resulta excesivo en comparación con el de los productores. Esta es también un área en la que podemos intervenir de manera más decidida como parte de la política de protección de la competencia y de los consumidores.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad