Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 24 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición DO

Informes anuales del BEI y del BERD para 2007 - Garantía de la Comunidad para el BEI (debate)
MPphoto
 

  Gay Mitchell, ponente. − Señor Presidente, quisiera decir de entrada que me opongo enérgicamente a la forma en que se acorta aquí el tiempo a los diputados del Parlamento. Esta semana no se ha establecido turno de preguntas ni por parte del Consejo ni de la Comisión. La gente puede venir aquí y hablar durante tiempos muy largos. A los diputados del Parlamento que introducen informes en nombre del Parlamento se les corta sin aviso. Ésta es una escandalosa imposición sobre los diputados.

Como ponente, me gustaría en primer lugar dar mi bienvenida al Presidente Maystadt y al Presidente Mirow a la Cámara en esta primera ocasión en que el Parlamento ha elaborado el borrador de un informe sobre las actividades del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo para la Investigación y el Desarrollo (BERD) simultáneamente. No puede haber dudas con respecto al hecho de que la actual crisis financiera ha puesto de relieve la importancia del trabajo del BEI y del BERD. Se deben alabar los esfuerzos de ambos bancos por enfrentarse a los retos presentados y les elogio por ello. Es importante que consideremos ambos bancos al mismo tiempo, para así garantizar una mejor cooperación entre ellos y eliminar el solapamiento en su trabajo.

Ambos bancos deberían asegurarse de que exista una máxima sinergia entre ellos para prepararse y ayudar en la recuperación económica. La decisión de incrementar los préstamos a pequeñas y medianas empresas en un 50 % es especialmente bienvenida. Los 5 000 millones de euros por año pensados inicialmente para los préstamos a las PYME, han ascendido hasta 7,5 mil millones por año durante el último periodo de cuatro años 2008-2011.

Un ejemplo de la nueva financiación son los 310 millones aprobados recientemente por el BEI para la inversión en PYME en Irlanda. El BEI ha dejado claro que se puede disponer de más financiación para las PYME irlandesas y otras PYME a tipos de interés competitivos. Desde mi punto de vista, Europa necesita pensar en términos de un plan de ayuda tipo Marshall, que funcionó tan bien tras la Segunda Guerra Mundial.

Si se pudiera persuadir al BEI de, por ejemplo, pedir un préstamo de China para invertir en el Banco, podría emplear semejantes recursos para ayudar a dar un impulso a la recuperación de la economía y hacerlo cuanto antes. El préstamo se podría devolver destinando parte de las tarifas de aduanas que se recaudaran en la UE procedentes del renovado comercio exterior y algunos de los nuevos ingresos de IVA a este objetivo. Esto tendría el valor añadido de quitar presión a los Estados miembros de la UE y sus requisitos individuales de mantenerse dentro del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en términos de préstamos adicionales.

En 2007, la inversión extranjera en China fue de 7 160 millones de euros, mientras que la inversión extranjera en la UE fue solo de 600 millones. Tanto la UE como China se beneficiarían de un aumento del comercio. Soy consciente de la visita antes de navidad a China del Presidente de la Comisión, la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros y el Presidente del Banco Central Europeo. La reciente cumbre de seguimiento entre la EU y China es un signo bienvenido de esperanza.

Nos encontramos en una situación caótica porque no nos estamos centrando en los asuntos. Es hora de empezar a concentrarse en la recuperación, lo que incluye convertir a Europa en más competitiva, como propone el Tratado de Lisboa. Estoy muy contento con las propuestas realizadas en el contexto de la crisis energética y el control del clima y, en especial, con el papel del BEI en esto. También me alegro de que se haya anunciado la reciente decisión del Tribunal acerca de la codecisión y de que el Parlamento tenga ahora un papel más importante en relación con estos dos bancos.

En mi informe, he propuesto –y ha sido aprobado por la comisión y estoy seguro de que lo aprobará el Parlamento– que la Comisión y los dos bancos se presentaran ante la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros regularmente para dar cuenta de la coordinación de las funciones y para la implementación de políticas de ambos bancos. Creo que esto será algo muy útil. Lo que necesitamos es más transparencia y más responsabilidad. Hemos escuchado al Primer Ministro Brown hablar de esto en lo concerniente a la crisis financiera internacional. Deberíamos planteárnoslo en términos de rendir cuentas a esta Cámara por nuestras propias instituciones financieras y por aquellas que están en parte financiadas por instituciones financieras.

Acojo favorablemente el empuje general del propósito de los bancos, especialmente en relación con el cambio climático y energía y espero que la Cámara respalde el principal empuje del informe que he presentado.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad