Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2130(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A6-0031/2009

Debates :

PV 24/03/2009 - 3
CRE 24/03/2009 - 3

Votaciones :

PV 24/03/2009 - 4.19
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0164

Debates
Martes 24 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición DO

3. Libro Verde sobre la cohesión territorial y el estado del debate sobre la futura reforma de la política de cohesión - Mejores prácticas en el ámbito de la política regional y obstáculos a la utilización de los Fondos Estructurales - Dimensión urbana de la política de cohesión en el nuevo periodo de programación - Complementariedad y coordinación de la política de cohesión con las medidas de desarrollo rural - Aplicación del Reglamento sobre los Fondos Estructurales 2007-2013 - Iniciativa europea para el desarrollo del microcrédito en apoyo del crecimiento y del empleo (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. - (DE) El siguiente punto es el debate conjunto sobre los siguientes informes:

- A6-0083/2009 del señor van Nistelrooij, en nombre de la Comisión de Desarrollo Regional, acerca del Libro Verde sobre la cohesión territorial y el estado del debate sobre la futura reforma de la política de cohesión (2008/2174(INI));

- A6-0095/2009 de la señora Krehl, en nombre de la Comisión de Desarrollo Regional, sobre las mejores prácticas en el ámbito de la política regional y los obstáculos a la utilización de los Fondos Estructurales (2008/2061(INI));

- A6-0031/2009 del señor Vlasák, en nombre de la Comisión de Desarrollo Regional, sobre la dimensión urbana de la política de cohesión en el nuevo periodo de programación (2008/2130(INI));

- A6-0042/2009 del señor Roszkowski, en nombre de la Comisión de Desarrollo Regional, sobre la complementariedad y la coordinación de la política de cohesión con las medidas en materia de desarrollo rural (2008/2100(INI));

- A6-0108/2009 del señor Mikolášik, en nombre de la Comisión de Desarrollo Regional, relativo a la aplicación del Reglamento sobre los Fondos Estructurales 2007-2013: resultados de las negociaciones relativas a las estrategias y los programas de la política de cohesión (2008/2183(INI)); y

- A6-0041/2009 del señor Becsey, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, con recomendaciones destinadas a la Comisión sobre una

iniciativa europea para el desarrollo del microcrédito en apoyo del crecimiento y del empleo (2008/2122(INI)).

 
  
MPphoto
 

  Lambert van Nistelrooij, ponente. – (NL) Señora Presidenta, es expreso deseo de la Comisión Parlamentaria de Desarrollo Regional que al final de esta legislatura haya un único debate conjunto sobre el futuro de la política de cohesión, pero entre hoy y mañana vamos a debatir no menos de cinco importantes informes elaborados por miembros de esta Cámaras, y también a someterlos a votación en este momento en que están tan próximas las elecciones europeas. Estamos hablando del mayor presupuesto de la Comunidad Europea y de su parte más visible en lo que se refiere a los ciudadanos. La política de cohesión ha mostrado otra cara de Europa: la de la interconexión y la solidaridad. Ninguna otra parte del mundo ha generado tanta cohesión mutua. Una vez más, la cohesión es un objetivo central del nuevo Tratado de Lisboa. También hay que añadir un tercer componente, esto es, el de la cohesión territorial.

Las situaciones inusuales requieren nuevas respuestas. La crisis financiera, el aumento de la competencia como resultado de la globalización, la crisis climática y, de momento, el fracaso a la hora de conseguir los objetivos de Lisboa exigen un enfoque más integrador, junto con un reforzamiento y una mejora de la política regional. De estos problemas nos ocupamos en este Libro Verde. Dicho Libro Verde no es de ningún modo más de lo mismo, sino una llamada a una mejor gestión y a una mayor cohesión territorial que también critica el desarrollo de algunas regiones prósperas y el progreso en las grandes ciudades, mientras que otras regiones son ignoradas. Ésa no es la Europa que este Parlamento tiene en mente. Hoy, en este debate conjunto, estamos por tanto estableciendo el rumbo del período posterior a 2013, tras el examen de las leyes con las que empezaremos la próxima legislatura parlamentaria, después de las elecciones.

Repasaré brevemente los puntos más importantes de este debate y de la cohesión territorial. En 2005, el señor Guellec expuso los deseos del Parlamento en su informe. Ahora, la nueva dimensión territorial se ha fijado como un objetivo permanente en los artículos 13 y 174 del nuevo Tratado de Lisboa. Como digo, se trata de una oposición expresa a una Europa asimétrica compuesta por algunas regiones que se expanden a toda máquina, mientras que cada vez más zonas rurales quedan atrás. Es la unidad y la diversidad simultáneas de centros de excelencia o «pôles d'excellence», y la posición específica de otras regiones y lugares con sus características propias características y su naturaleza multiforme. Asimismo, la cohesión territorial complementa la actual política de cohesión económica y social. Es un concepto integrado que proporciona una mejor comprensión de los efectos de una Comunidad basada en sectores y de una actividad descentralizada como es la investigación y el desarrollo, la política común agraria, el tráfico y el transporte, la situación laboral y la lucha contra el cambio climático.

En cuanto al concepto de la cohesión territorial, la consulta de los seis últimos meses parece sugerir que ha sido ampliamente aceptada, y eso es algo que acogemos con agrado. El concepto incorpora la concentración y, a la vez, la conectividad y la cooperación. Es un concepto en el que nos gustaría trabajar más durante el próximo período.

 
  
MPphoto
 

  Constanze Angela Krehl, ponente. – (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, la política de cohesión es importante para Europa. Es una expresión de solidaridad. Sin embargo, la política de cohesión no la necesitan solamente aquellas personas de nuestra sociedad que teóricamente son más débiles. Todos nuestros ciudadanos necesitan una política de solidaridad y una integración europea. Lo que hace que las cosas resulten aún más difíciles es el hecho de que en las regiones, que en la Unión Europea son más de 260, no se hace uso de los Fondos Estructurales. Esto no se debe a que no se necesite ayuda, sino a que es demasiado difícil superar los obstáculos para obtener dichos fondos. Algunos de estos obstáculos son domésticos. Por supuesto, es un requisito básico importante que se cumplan las normas y que se dispongan los controles para garantizar que el dinero facilitado por los contribuyentes europeos se utiliza correctamente. No obstante, ello no debe derivar en que resulte necesario un doctorado para entender los indescifrables formularios y farragosas explicaciones sobre cómo obtener financiación.

Por tanto, en mi informe, pido que se tome medidas para reducir la burocracia en el ámbito europeo porque nosotros somos responsables de ello. Por ejemplo, debería simplificarse el sistema de controles, habría que reducir la carga administrativa sobre los proyectos y debería modificarse el tamaño de los proyectos. Además, la aplicación de los proyectos debería simplificarse, aclararse y acelerarse, así como estar orientada a la consecución de resultados. Sin embargo, estoy convencida de que también podría hacerse algo a este respecto en los ámbitos nacional y regional.

La segunda parte de mi informe concierne a mejores prácticas en política de cohesión. No tenemos que reinventar la rueda, ya que ello no sería ni eficiente ni inteligente. Por ello, necesitamos encontrar un sistema que proporcione mejores ejemplos de proyectos disponibles para que sean utilizados por otros. Dado que surgen decenas de miles de proyectos de política de cohesión todos los años, el truco consiste en identificar, seleccionar y proporcionar información sobre proyectos ejemplares en las regiones. En mi opinión, la Comisión ya ha realizado un buen comienzo en esta área, como es el caso de la iniciativa RegioStars, pero es algo que aún necesita ser desarrollado.

Algo en lo que creo son las áreas clave. El informe propone criterios para seleccionar estos proyectos. Dichas áreas clave incluyen la investigación y el desarrollo, la creación de empleos de alta calidad, el apoyo a las PYME, proyectos climáticos, el desarrollo urbano integrado y el desarrollo de proyectos de asociación público-privada, por nombrar algunos de ellos. Por ejemplo, los criterios para seleccionar proyectos de mejores prácticas podrían ser la calidad y la sostenibilidad de los proyectos, el impulso para las regiones y para la Unión Europea, el uso eficaz de los recursos y, por supuesto, la transferibilidad a otras regiones.

En todas partes se puede encontrar buenos ejemplos. En el apéndice del informe he hecho una lista de algunos proyectos de los cuales me han informado, como resultado de los trabajos preliminares llevados a cabo en las regiones, y que provienen de todos los Estados miembros. Me gustaría mencionar algunos de ellos aquí: un centro de excelencia para tecnologías medioambientales en Eslovenia, el Centro de Movilidad de Burgenland, en Austria, la competición de «caza de cerebros» en Estonia, el nuevo edificio para el Instituto Fraunhofer de Terapia Celular e Inmunología en Alemania, el Parque de las Ciencias en Granada, España, y el desarrollo del problemático distrito oriental de Leipzig, en Alemania.

Por último, como ponente y coordinadora de mi grupo, me gustaría expresar un cálido agradecimiento a mis compañeros por su cooperación, no sólo en este informe sino también durante los últimos cinco años. También me gustaría dar las gracias a la Comisión, a la Comisión de Desarrollo Regional y a todos los empleados oportunos por su cooperación. Espero que podamos continuar trabajando juntos de esta manera en el futuro.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Oldřich Vlasák, ponente. – (CS) Señora Comisaria, Señorías, me gustaría presentarles brevemente el informe sobre la dimensión urbana de la política de cohesión. Se trata de un informe que examina las opciones y la implicación de las ciudades en la administración, y la utilización del dinero europeo en el actual período de programación. Es un informe que, al mismo tiempo, proporciona orientación y ofrece inspiración acerca de cómo adaptar las normas de los Fondos Estructurales para que satisfagan mejor las necesidades de las ciudades y metrópolis europeas. Para preparar este informe no me he basado solamente en estudios científicos y en opiniones de expertos de grupos de interés tales como el Consejo de Municipios y Regiones de Europa y EUROCITIES, sino que he tenido en cuenta sobre todo la experiencia directa y las opiniones de alcaldes, concejales, funcionarios de ayuntamientos, directores de proyectos y de todas aquellas personas relacionadas con los fondos europeos. Una de las reuniones que nos inspiró, proporcionándonos una oportunidad para llevar a cabo discusiones conjuntas sobre la dimensión urbana, fue un evento llamado el Día Europeo de las Ciudades, que organicé junto con compañeros a principios de febrero en Praga, dentro del marco de la Presidencia checa de la UE. En este punto, una vez me gustaría dar las gracias a la Comisaria Hübner, al señor Svoboda y a mis compañeros el señor Olbrycht y las señoras Beaupuy y Kallenbach por su participación y su planteamiento activo.

Es lógico que nuestra atención se centre en las ciudades. Son el hogar del 80 % de los aproximadamente 500 millones de habitantes de la UE. Se trata de ciudades en las que se localiza la gran mayoría de trabajos, empresas y centros educativos. Las ciudades generan más del 70 % del IVA de Europa. Por tanto, las ciudades constituyen sin duda una fuerza motriz para el crecimiento económico de toda Europa, lo que las hace aún más importantes en tiempos de crisis. Sin embargo, muchas ciudades están enfrentándose a una serie de problemas importantes. Las ciudades y las áreas urbanas necesitan, por tanto, una especial atención dentro del marco de la política de cohesión.

Me gustaría resaltar dos ideas fundamentales del texto del informe. La primera es la cuestión de la subdelegación, lo que significa transferir el control de los recursos europeos a las ciudades. Aunque la legislación europea ya permite la subdelegación de recursos a las ciudades para que éstas puedan asignarlos a la hora de crear planes de desarrollo integrado, los Estados miembros sólo han hecho un uso mínimo de esta opción. Uno de los principales objetivos de este informe es apoyar el papel que desempeñan las ciudades en el proceso de cohesión. Debemos dejar de considerar las ciudades como meros beneficiarios finales y, en lugar de ello, pensar en ellas como entidades que administran territorios. De la misma forma que las regiones y los organismos nacionales de funcionarios públicos tienen sus propios presupuestos, las ciudades deben obtener una responsabilidad mucho mayor en el ámbito de la asistencia estructural para programar y distribuir los Fondos Estructurales. La dimensión urbana debe convertirse en algo obligatorio.

La segunda idea fundamental es la explotación real del potencial del instrumento financiero JESSICA. Hasta la fecha, la política de cohesión se ha basado exclusivamente en un sistema de subsidios o, en otras palabras, en subvenciones a fondo perdido. Por lo tanto, las organizaciones y las presentaciones de proyectos individuales son empleadas en situaciones en las que reciben dinero europeo y recursos del presupuesto nacional destinados a cofinanciar «de manera gratuita». A menudo, se reducen las prioridades en lugar de realizar una inversión eficaz o una evaluación de los recursos disponibles. Por tanto, el principio de subvenciones en ocasiones conduce a una situación en la que una parte de la ayuda estructural no se usa de manera eficiente. En el actual período de programación hemos visto cómo se ha aplicado JESSICA con el fin de crear un espacio para una corrección sistemática de la política de cohesión. Sin embargo, el hecho es que no se ha hecho un gran uso de dicho espacio. Esto es algo que tiene que cambiar en el próximo período de programación. La política europea debería hacer un mayor uso de las opciones relativas a la utilización de los fondos de ingeniería financiera, tales como los fondos de rotación. Eso es todo por ahora. Me gustaría dar las gracias a todas las personas que me ayudaron a preparar este informe.

 
  
MPphoto
 

  Wojciech Roszkowski, ponente. – (PL) Señora Presidenta, la reforma de la política estructural de la Unión Europea para el período 2007-2013 ha traído consigo cambios en la estructura de los Fondos y en la base para la asignación de las ayudas. Un cambio importante fue la creación de un nuevo Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, ligado a la política agraria común. Mientras que las perspectivas financieras del período 2000-2006 ligaban la financiación para el desarrollo rural con los Fondos Estructurales y la política de cohesión, mediante su separación de los fondos de la PAC; bajo el nuevo marco financiero para el período 2007-2013, éstos se convirtieron en parte de las partidas ligadas a la PAC. No obstante, como consecuencia de estos cambios, la pregunta que surge es si dicha separación ha conducido de verdad a un uso más eficaz de los fondos disponibles.

La unión de la PAC con los fondos para el desarrollo rural representa sólo en apariencia una simplificación de los acuerdos presupuestarios. En realidad, significa la separación de la financiación no agrícola del ámbito de la política de cohesión, y ello trae consigo o la duplicación de algunos objetivos, o su omisión en ambas áreas. Existe el riesgo de que los fondos disponibles de la política regional sean usados en gran parte para aumentar la competitividad económica de los centros urbanos más grandes o de las regiones más dinámicas, mientras que los fondos para el desarrollo rural podrían centrarse en la mejora no agrícola y en mejorar la competitividad agrícola. En dicha situación, los gastos dedicados al apoyo de actividades no agrícolas y al desarrollo de las PYME en las zonas rurales se encontrarían en la zona de contacto entre ambos fondos y no estarían cubiertos por ninguno de los dos.

También podría producirse una escasez de fondos a la hora de garantizar los servicios públicos básicos y la inversión en infraestructuras en zonas rurales, a lo cual también contribuye el Fondo de Cohesión. En este contexto, cada vez va siendo más importante conseguir una estrategia de desarrollo transparente y a largo plazo para las zonas rurales en el ámbito de los Estados miembros y regional, con el fin de identificar con claridad las prioridades y los objetivos de desarrollo rural, y adaptarlos a las diferentes fuentes de los fondos disponibles. Vincular el segundo pilar a las medidas de política de cohesión exigiría, no obstante, la coordinación directa de actividades en el ámbito nacional.

Aún hay que definir con precisión qué constituye una zona rural. Tradicionalmente, las zonas rurales podían diferenciarse de las zonas urbanas por una menor densidad de población, una estructura laboral diferenciada, un nivel de ingresos más reducido y un peor acceso a las vías públicas de comunicación. Desde el punto de vista de la cohesión territorial, la cual, repito, aún no ha sido definida adecuadamente, el hecho de tener una densidad de población menor no debería ser su principal característica.

Uno de los objetivos de desarrollo de la Unión Europea es la modernización de las estructuras sociales, incluyendo las estructuras laborales. Por tanto, es posible aumentar la cohesión territorial mediante la alineación de las estructurales rurales y urbanas. Sin embargo, el nivel de ingresos y el acceso a los bienes públicos siguen constituyendo los principales retos para la cohesión territorial, y dichos objetivos pueden ser alcanzados de la forma más efectiva a través del apoyo a las actividades no agrícolas en las zonas rurales. No obstante, el desarrollo rural no debería consumir los recursos destinados a los pagos directos a los agricultores.

La dificultad a la hora de aplicar la política de desarrollo rural proviene del hecho de que las políticas sectoriales y las políticas de cohesión territorial se solapan, como ocurre con las dimensiones económicas y sociales y, por tanto, las actividades previas se han centrado en la separación de poderes, en lugar de en la creación de asociaciones. El objetivo de la coordinación, no obstante, debería ser la creación de una integración en el uso de los fondos. En los Estados miembros individuales, existen varios modelos para la coordinación de estas actividades, y actualmente es difícil afirmar que la solución para un país en particular servirá de modelo para otros. Sí parece, en cambio, que la voluntad política podría ser más decisiva en cuanto a garantizar el éxito de esta o aquella norma organizativa. Por tanto, una solución apropiada podría ser la aplicación de un método abierto de coordinación para este aspecto de la cooperación en el ámbito comunitario.

No obstante, debe quedar claro que la política de desarrollo rural tiene un gran impacto sobre la cohesión territorial. Por esta razón, no parece que sea justificable separar medidas bajo esta política de cohesión y la política de desarrollo regional. Esta política tiene más capacidad que la PAC para ayudar en los aspectos no agrícolas del desarrollo rural, tales como la formación de personas para que trabajen en otras áreas de la economía. No obstante, la inclusión de la política de desarrollo rural dentro de la política de cohesión sólo es posible con la condición de que el desarrollo rural reciba una financiación adecuada.

 
  
MPphoto
 

  Miroslav Mikolášik, ponente. – (EN) Señora Presidenta, antes de que abramos el debate sobre la aplicación de la Regulación de los Fondos Estructurales 2007-2013, permítame aprovechar esta oportunidad para dar las gracias a la Comisión por los comunicados concretos y las fichas de los países como base sólida sobre la que trabajar. Me gustaría dar las gracias especialmente a aquellos que trabajaron conmigo en el informe, especialmente a nuestra asesora del PPE-DE, la señora Stoian, y al administrador de nuestra comisión, el señor Chopin, quienes han dedicado muchas horas a este informe.

Permítanme recapitular brevemente la elaboración de este informe, el cual obtuvo, con tan sólo unos pocos compromisos, el apoyo absoluto de la Comisión de Desarrollo Regional justo el mes pasado. Como ya sabrán, el objetivo de dicho informe es mostrar el modo en que los Estados miembros comprendieron y siguieron las orientaciones estratégicas de 2006 de la Comunidad acerca de la cohesión a la hora de preparar los veintisiete marcos nacionales de referencia estratégica y los 429 programas operativos adaptados para dar respuesta a sus limitaciones y requisitos específicos.

He decidido, por tanto, basar este informe en tres documentos principales: en primer lugar, la comunicación de la Comisión; en segundo lugar, las veintisiete fichas de los países proporcionadas por la Comisión y, en tercer lugar, la decisión del Consejo de 2006 acerca de las orientaciones estratégicas sobre la cohesión de la Comunidad, que supone un esquema indicativo para los Estados miembros a la hora de preparar los esquemas nacionales de referencia estratégica y los programas operativos para el período 2007-2013.

Las tres prioridades destacadas que fueron claramente fijadas por la ya mencionada decisión del Consejo son: en primer lugar, convertir a Europa y a sus regiones en lugares más atractivos en los que invertir y trabajar; la segunda prioridad es mejorar los conocimientos y la innovación para el crecimiento; y la tercera prioridad es atraer a más personas hacia el trabajo o hacia la actividad empresarial con el fin de crear más y mejores empleos.

Antes de compartir lo que he observado mientras trabajaba en este informe, es importante subrayar que su alcance está en parte limitado por el hecho de que los programas operativos no fueron aprobados hasta junio de 2008, y se necesitará al menos un año antes de que pueda determinarse si ha habido verdaderos avances en su aplicación. No obstante, sí puedo ya evaluar que todos los Estados miembros se han adherido a las prioridades generales, con particularidades específicas impuestas por su nivel de desarrollo económico y territorial.

Asimismo, es importante tener en cuenta que los Estados miembros podrían sufrir ciertos cambios en lo que se refiere al creciente enfoque en inversiones en zonas con un potencial de crecimiento inmediato y con urgencia en el contexto del plan europeo de recuperación económica, a la respuesta de la Comunidad a la crisis financiera mundial y a la actual deceleración económica. En otras palabras, es importante recordar que cada Estado miembro, y aún más las regiones, tienen diversas necesidades surgidas de su situación geográfica, y de su desarrollo económico e institucional. Por tanto, las estrategias nacionales de cohesión hechas a medida que figuran en el programa operativo sin duda variarán de manera significativa conforme a estas necesidades.

Se sabe que el Reglamento General sobre el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Fondo Social Europeo y el Fondo de Cohesión requirió a los Estados miembros que destinasen el 60 % del gasto total para el objetivo de cohesión y el 75 % para los objetivos de competitividad y empleo regionales. Sin embargo, me satisface ver que los esfuerzos realizados por las autoridades nacionales han garantizado que la dotación media de gastos para la consecución del Programa de Lisboa constituye el 65 % (más que los fondos disponibles en las regiones de convergencia) y el 82 % en cuanto a la competitividad regional y a las regiones de empleo, lo cual es también más de lo que se pidió inicialmente.

Veo que se me ha acabado el tiempo. Tenía mucho más preparado. Terminaré al final de este debate.

 
  
MPphoto
 

  Zsolt László Becsey, ponente. – (HU) Tras varios aplazamientos, finalmente hemos llegado a este gran día. Deseo expresar mi gratitud a la Comisión por haber tratado el tema del microcrédito en un informe por separado en noviembre de 2007, aunque también es cierto que aquel verano el Parlamento nos había solicitado que trabajásemos en este tema. Asimismo, estoy de acuerdo con el hecho de que este debate esté siendo coordinado por el miembro de la Comisión responsable de cohesión, puesto que, como ya sabemos, era discutible el hecho de que tuviera que ser el Comisario de asuntos financieros quien lo coordinara; pero el objetivo consiste en que las herramientas de la Comunidad deberían reflejar de verdad las perspectivas de cohesión.

Lamento, no obstante, que los materiales de la Comisión no se hayan extendido a tareas legislativas o que no hayan incluido propuestas legislativas; por tanto, el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios apeló a la medida más fuerte posible, es decir, al artículo 39, y pidió que la Comisión tomara medidas legales concretas o pasos organizativos y financieros en cinco áreas diferentes.

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para expresar mi gratitud a mi ponente alternativa, la señora De Vits, a mi colega la señora Baeva, y también a la señora Ambruster, de la Secretaría, por su trabajo entusiasta.

¿Por qué es importante el microcrédito? Por un lado, nos gustaría incluir en los programas de acción nacionales de Lisboa la obligación de los Estados Miembros de informar regularmente sobre sus progresos en esta área. Solo aquello que es obligatorio da resultados.

Por otro lado, y éste es el mayor mérito del planteamiento de la Comisión, deseamos incluir nuevos sectores sociales en la esfera de las actividades económicas. Con este fin, necesitamos lanzar un tipo de crédito que ayude a personas con capacidades limitadas, a quienes carezcan de cobertura inmobiliaria o del aval que se requiere para conseguir un crédito para una pequeña empresa tradicional y entrar en el mercado laboral. Involucrar a estos nuevos sectores en el mercado laboral resultará indispensable para alcanzar el desarrollo sostenible y lograr el 70 % de tasa de empleo legal.

Sin embargo, ¿cómo deberíamos acercarnos a estos estratos sociales? Por una parte, como también menciona mi informe, debemos ir más allá de nuestra tendencia a considerar a aquellos que se encuentran en dificultades como un solo grupo. Necesitamos definir a los grupos en situación de desventaja de una manera más precisa: éstos incluyen a los inmigrantes de los países occidentales, a los gitanos de las áreas orientales áreas del este, a las personas que viven en zonas rurales o en campamentos y, hablando en general, a las mujeres.

Aún así, no se puede contactar verdaderamente con estas personas directamente a través de las redes tradicionales de los bancos comerciales, porque estos grupos-objetivo desconfían de los mencionados instrumentos y, como ya se ha dicho, no son capaces de entrar en el mercado libre. Por tanto, inspirados por el ejemplo asiático transpuesto a Europa, los préstamos necesitan hacerse en entornos pequeños, una vez ganada su confianza, basando el crédito más en la confianza que en el aval. La organización intermediaria desempeña naturalmente un papel importante en este sistema, y dicha organización debe ser capaz de continuar estas actividades incluso si carece de autorización bancaria. En ciertos Estados miembros hemos tenido éxito a la hora de lograr esto, pero no ha sido así en todos los países, y por ello necesitamos involucrar a organizaciones no bancarias, incluyendo instituciones financieras cercanas a la población y que se encuentren fuera del mercado de desintermediación.

Ha surgido la cuestión del techo del tipo de interés, y opinamos que, aunque el crédito es caro, la consideración más importante es, no obstante, un flujo firme de liquidez para aquellos que utilizan el sistema. Por esta razón, no soy partidario de la introducción de un techo de tipo de interés. En este punto necesitamos hacer una distinción entre crédito al consumidor y microcrédito, ya que no deben confundirse.

Además, es importante generar incentivos a nivel nacional, para que las personas deseen convertirse en microemprendedores con la ayuda del microcrédito, en lugar de cobrar las prestaciones por desempleo. Necesitamos mostrar nuestra solidaridad en la lucha contra el terrorismo e igualmente en la lucha contra el blanqueo de dinero, ya que es precisamente a través de un sistema de tutela como podemos, de alguna manera, superar los problemas de falta de domicilio fijo o de una cuenta bancaria, y la falta de capital inicial.

 
  
MPphoto
 

  Danuta Hübner, miembro de la Comisión. (EN) Señora Presidenta, en primer lugar me gustaría dar las gracias de todo corazón a la señora Krehl y a los señores van Nistelrooij, Vlasák, Roszkowski, Mikolášik y Becsey por esta oportunidad que hoy se nos ha presentado para mantener esta discusión. Se trata de una discusión que contribuirá ciertamente al debate sobre el futuro de la cohesión política.

Como ya saben ustedes, estamos en mitad de ese debate, y en sus informes aparecen muchísimas recomendaciones específicas, que tomaré como importantes aportaciones a este debate sobre el futuro de la política de cohesión, aunque también existen algunos mensajes importantes que trascienden todos los informes.

El primero es que la política de cohesión es, y debería seguir siendo, un pilar central para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible de la Unión Europea. Ese compromiso continuará siendo incluso más relevante en el período posterior a la crisis, cuando los trabajos relacionados con la ecología supongan el puente europeo hacia el empleo sostenible.

Existe también otro mensaje claro en todos los informes, que se refiere a que la política de recursos infrautilizados de cohesión debería cubrir todo el territorio europeo, mientras que el objetivo de la cohesión debería claramente seguir siendo el apoyo al proceso de recuperación de los más pobres. Comparto con ustedes la opinión acerca de la importancia de repartir bienes públicos en todas las regiones. La crisis hace aún más relevante ese mensaje. Actualmente, muchas regiones están buscando nuevas formas y nuevos medios para adaptarse a los rápidos cambios mundiales y para evitar el riesgo de quedarse rezagados. A través de la movilización de recursos infrautilizados y del aprovechamiento de las ventajas comparativas, la política de cohesión busca asegurar que todas las regiones europeas, estén a la zaga o no, contribuyan al crecimiento y al cambio económico globales y a la creación de empleos sostenibles, y que todos los ciudadanos puedan beneficiarse del mercado interno.

Asimismo, compartimos la convicción de que la geografía tiene su importancia en Europa, y ésta es una de las principales razones por las que lanzamos el libro verde sobre cohesión territorial. Me satisface mucho ver que entienden ustedes lo que es la cohesión territorial de una manera muy similar a la mía, esto es, que la cohesión territorial es, por encima de todo, la movilización del potencial de desarrollo de todos los diferentes territorios. La política regional es una política de desarrollo que ayuda a los ciudadanos y a las empresas a extraer el potencial inherente a los lugares en que viven y trabajan.

Estoy de acuerdo con ustedes en la necesidad de mejorar la integración y la coordinación entre todas las políticas europeas y nacionales que tengan un impacto territorial. En este punto, el reto consiste en que, a la hora de diseñar las políticas, se tenga en cuenta por adelantado la cohesión territorial, y que ésta no sea utilizada como una herramienta para reparar un daño una vez que se ha producido. Esto significa, entre otras cosas, que necesitamos invertir más en la unión de las regiones que se están quedando atrás con respecto a las más prósperas.

También queda clara en sus mensajes la necesidad de reforzar la relación entre el ámbito urbano y el rural. Dada la actual fragmentación de fondos, también significa que necesitamos comprender mejor cómo racionalizar las normas y procedimientos para todos los fondos con respecto al gasto subvencionable, la administración, el control, los informes y las obligaciones de administración financiera.

Existe la necesidad de una mayor flexibilidad a la hora de definir los territorios en los cuales los programas de política de cohesión se diseñan y aplican. En otras palabras, necesitamos dirigir la política a las áreas funcionales. Necesitamos, por ejemplo, mirar a veces dentro de las ciudades a nivel de los vecindarios y, en ocasiones, más allá de las fronteras de las ciudades, a nivel metropolitano.

Esta geografía funcional o flexible no se detiene en las fronteras nacionales, y la cooperación a través de las fronteras nacionales posee un valor añadido europeo y una gran importancia para los ciudadanos. Aún existen barreras en el mercado interno europeo, al igual que un significativo potencial sin explotar en los mercados laborales transfronterizos y agrupaciones transnacionales. La Estrategia del Mar Báltico, que estamos preparando ahora, es un buen ejemplo de lo que entendemos por área funcional. Lo considero como un caso de prueba para la cohesión territorial, que podría después extenderse a otras macrorregiones. Estamos trabajando en ello.

Todos los informes subrayan la necesidad de una política de cohesión para poder responder a los nuevos desafíos, tales como la demografía, la energía, el clima y la globalización. Todas las regiones europeas se verán afectadas por estos nuevos retos, pero su impacto variará de manera significativa en toda Europa, resultando a menudo en pérdidas de competitividad, de empleo y de cohesión social. Ello podría consolidar disparidades ya existentes y crear otras nuevas, pero igualmente estos desafíos pueden convertirse en oportunidades. Para conseguir esto, necesitamos seguir haciendo hincapié en una política de cohesión que genere inversión en investigación y desarrollo, así como una innovación para desarrollar una economía basada en el conocimiento y para fomentar la iniciativa empresarial y los servicios de apoyo a las empresas. Éstos son factores clave para incentivar la competitividad sostenible de la economía europea, y para generar un trabajo y un crecimiento sostenibles. Estos factores se sitúan en el centro de la política de cohesión y poseen una fuerte dimensión territorial, lo cual requiere soluciones a medida, y apoyo de las políticas.

Para hacer que la administración de los programas de la política de cohesión sea más eficaz (y ésta es nuestra preocupación común) surge la necesidad de reforzar los intercambios interregionales de experiencia y buenas prácticas. Una buena práctica de gobierno debe diseminarse rápidamente por toda Europa. Esto podría también servir de ayuda para superar las dificultades a la hora de aplicar los programas de cohesión. Comparto su opinión de que debemos continuar reformando el desarrollo de esta política.

Hacen ustedes un llamamiento para el fomento del esfuerzo dedicado a la llamada «ingeniería financiera» como medio para explotar el potencial del sector privado. Como bien sabrán, hemos decidido, dando un importante giro cultural, complementar un planteamiento tradicional a un nivel básico con nuevas herramientas.

Su apoyo a nuestra iniciativa de los microcréditos es una buena noticia, y les estoy muy agradecida por ello. Estoy convencida de que el desarrollo de programas de microcréditos es crucial para el desarrollo sostenible y la competitividad de las regiones y de las ciudades europeas. Ello requiere que se tomen acciones en todos los ámbitos. Buscaremos formas y medios para reforzar este instrumento en el futuro.

Piden ustedes también un fortalecimiento de los principios fundamentales de la política de cohesión, como la asociación, el gobierno en múltiples niveles y la transparencia, y apruebo absolutamente dicha petición. Gracias a la consolidación del conocimiento local, a la participación de todos los actores relevantes sobre el escenario y a la mejora de la visibilidad de la política de cohesión europea, ciertamente mejoraremos el impacto y la calidad de la inversión en cohesión europea.

Una vez más, les doy las gracias por sus continuos esfuerzos por hacer la política de cohesión más efectiva y más eficaz en el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Gary Titley, ponente de opinión de la Comisión de Presupuestos. – (EN) Señora Presidenta, me gustaría centrarme únicamente en el tema del microcrédito, algo que apoya totalmente la Comisión de Presupuestos, ya que servirá para ayudar a las personas sin acceso a fuentes normales de fondos: el tipo de personas que necesitan ayuda ante este clima actual. También acogemos con agrado la iniciativa JASMINE de la Comisión.

Sin embargo, hay ciertas consideraciones que queremos plantear. En primer lugar, solamente debería hacerse uso de los fondos cuando otras fuentes no sean apropiadas, ya sea porque existe un elevado riesgo o una baja rentabilidad. En segundo lugar, los fondos también deberían emplearse para atraer la financiación privada. En tercer lugar, debido a distintas opiniones por parte de diferentes Estados miembros, nos gustaría examinar si es viable contar con un marco de la UE para instituciones microfinancieras no bancarias. Asimismo, nos gustaría examinar si los techos de tipos de interés, que se utilizan en algunos países, son apropiados en estas circunstancias.

A largo plazo, nos gustaría ir más allá del uso de fondos estructurales para esta importante iniciativa, puesto que algunas de las personas que necesitan ayuda no se encuentran en las zonas que cuentan con el apoyo de los fondos estructurales.

 
  
MPphoto
 

  Nathalie Griesbeck, ponente de la Comisión de Presupuestos. – (FR) Señora Presidenta, señora Hübner, actualmente estamos examinando cinco documentos muy importantes sobre política de cohesión que, déjenme recordarles, ha sido desde hace algunos meses el punto más importante de nuestro presupuesto. De este modo, ya estamos, por supuesto, enviando una fuerte señal a las futuras instituciones renovadas: al Parlamento, naturalmente, pero también a la Comisión.

No hace falta que les diga que las herramientas para la cohesión, y sobre todo los fondos, deben representar un valor añadido europeo para nuestros conciudadanos, pero hoy en día, en este contexto de varias crisis graves golpeando Europa, éstos deben ser más receptivos y, en particular, adaptarse más a las situaciones urbanas. Agradezco especialmente el trabajo que se ha llevado cabo sobre el plan para la ayuda a la vivienda, puesto que la vivienda es la segunda prioridad para los ciudadanos, después del empleo.

De hecho, no se trata siempre de una cuestión de dinero, ya que los fondos están ahí, sino de lo que podría denominarse un lento ritmo «estructural» (a veces en cuanto a administración estatal, otras veces en cuanto a la inercia administrativa y, en ocasiones, desgraciadamente, en lo que se refiere a ambas cosas) que se cruza en el camino del impacto sobre el que hablamos siempre y que resulta esencial para nuestras regiones y nuestros ciudadanos. En el peor de los casos, esto podría incluso ser contraproducente.

Como ponente permanente para los Fondos Estructurales dentro de la Comisión de Presupuestos, ahora más que nunca, con la crisis actual, insistiría en que debemos simplificar, aclarar y dar un verdadero fundamento político a este dinero europeo.

 
  
MPphoto
 

  Atanas Paparizov, ponente de la Comisión de Industria, Investigación y Energía. – (BG) Señora Presidenta, como ponente representante de la Comisión de Industria, Investigación y Energía sobre la aplicación del Reglamento para los Fondos Estructurales, me gustaría dar las gracias al señor Мikolášik por reflejar en su informe las conclusiones y las sugerencias básicas hechas por la Comisión de Industria, Investigación y Energía.

En primer lugar, la estrecha unión del uso de los fondos con la Estrategia de Lisboa concierne a los esfuerzos de los Estados miembros. Al mismo tiempo, se hace especial hincapié en que los recursos asignados para la energía son extremadamente insuficientes, especialmente en lo que se refiere a los recursos renovables.

Una vez más, instamos a la Comisión Europea a que incremente la cantidad de recursos destinados a mejorar la eficiencia energética de las viviendas de un 3 % hasta, al menos, un 5 %.

Al mismo tiempo, el informe no refleja nuestra propuesta relativa a los proyectos para la captura de dióxido de carbono, incluso a pesar de que la semana pasada los Estados miembros estuvieron de acuerdo en apoyar doce proyectos en siete países, por un valor de 1050 millones de euros.

Todo esto no es suficiente para resolver los problemas en todos los Estados miembros interesados en conseguir para 2012 recursos para la aplicación de dichos proyectos. Por ello, insto a la Comisión a que tenga en cuenta esta cuestión en su búsqueda de recursos, incluyendo la utilización de los fondos del Banco Europeo de Inversiones.

 
  
MPphoto
 

  Neena Gill, ponente de opinión de la Comisión de Asuntos Jurídicos. – (EN) Señora Presidenta, las empresas pequeñas desempeñan un papel esencial en la generación de cohesión en la UE, y la extensión del microcrédito apuntalará la recuperación económica de las PYME.

La Comisión de Asuntos Jurídicos reconoce que la creación de una empresa puede resultar una tarea de grandes proporciones. La UE necesita hacer más para facilitar asesoramiento jurídico sobre cómo establecer un negocio. Una forma de hacerlo sería la creación de una red europea de abogados preparados para proporcionar asesoramiento en cuanto a la puesta en marcha de un micronegocio, inicialmente de una forma desinteresada. Se necesita llevar a cabo esfuerzos urgentes para abordar la carga reguladora sobre los micronegocios y hacer que las instituciones microfinancieras sean lo más accesibles posibles.

Necesitamos este tipo de legislación más que nunca, pero la legislación en sí misma no es suficiente. La Comisión tiene que asegurar que esto se transforme en acciones reales que puedan sentirse inmediatamente en la práctica, porque este informe no trata solamente sobre iniciativa empresarial: el microcrédito también proporciona cohesión social, y anima a las personas a hacerse dueñas de sus vidas y de su potencial. Mis felicitaciones a todos los ponentes.

 
  
MPphoto
 

  Zita Pleštinská, ponente de opinión de la Comisión de Derechos de la Mujer y de Igualdad de Género. – (SK) Me gustaría comenzar dando las gracias a mi colega, el señor Mikolášik, que ha incorporado en los puntos 12, 16, 17, 18 y 23 de su informe mis puntos de vista, los cuales redacté en nombre de la Comisión de Derechos de la Mujer y de Igualdad de Género. Dichos puntos están basados en mi propia experiencia como concejala de la ciudad de Chmelnice y en sugerencias de organizaciones benéficas, y que considero claves para conseguir una utilización más eficaz y más transparente de los recursos procedentes de los fondos de la UE.

Creo firmemente que el período de programación 2007-2013 no será un éxito si los Estados miembros no eliminan los excesivos obstáculos administrativos que disuaden a las organizaciones de beneficencia a la hora de pedir financiación para proyectos, especialmente aquellas que están enfocadas a apoyar a mujeres que se encuentran en circunstancias financieras difíciles, a mujeres refugiadas, a mujeres inválidas físicamente y a mujeres que han sido víctimas de violación o tortura.

Una vez más, me gustaría apelar a los Estados miembros y especialmente a aquellos que se adhirieron a la Unión Europea a partir del 1 de mayo de 2004, para que eviten los retrasos excesivos en el reembolso de los costes por proyectos completados, ya que la insolvencia causada por dicho comportamiento, a menudo impide a los beneficiarios, especialmente a las autoridades locales y a las organizaciones voluntarias, continuar con otras actividades en sus zonas de operaciones.

La crisis económica está teniendo un impacto incluso en el aprovechamiento del dinero procedente de los fondos de la UE. El método actual de financiación de proyectos es particularmente poco apropiado para las autoridades locales pequeñas que no tienen la oportunidad de obtener financiación para sus proyectos. Por tanto, es esencial debatir y adoptar medidas para simplificar el sistema de financiación. Los representantes de las autoridades locales de mi propio país, Eslovaquia, insisten en que si no se modifica la legislación actual, obtendrán mucho menos dinero de los Fondos Estructurales Europeos que anteriormente. La ausencia de un respaldo eficaz, simple y sencillo para las autoridades locales pequeñas es un asunto muy importante, y por ello creo que este informe favorecerá el aprovechamiento de los Fondos Estructurales.

 
  
MPphoto
 

  Emmanouil Angelakas, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (EL) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, los seis informes que estamos debatiendo son importantes en el sentido de que reflejan la situación actual en términos de política regional y describen el modelo y las prioridades para el período posterior a 2013.

Mis felicitaciones a todos los ponentes por su trabajo. Me gustaría comentar en particular el informe de la señora Krehl sobre mejores prácticas en el campo de la política regional, para el cual fui ponente para el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, y querría subrayar el excelente trabajo realizado por mi colega.

Este informe presenta los obstáculos básicos para el uso correcto de los Fondos Estructurales así como los medios para superarlos, utilizando una serie de criterios para clasificar ciertos proyectos y acciones como mejores prácticas, y haciendo referencia a la falta de una definición comúnmente aceptable de lo que es una mejor práctica.

Cuando hablamos de mejores prácticas, considero extremadamente importante que en el informe se incluya enmiendas como:

- la necesidad de fortalecer las pequeñas y medianas empresas, y de unir la política regional con la industria y la ciencia;

- medidas para mantener en sus regiones a la población, especialmente a las generaciones jóvenes; y para prestar asistencia a los padres que trabajan; y

- una integración fluida de los inmigrantes.

Al mismo tiempo, cuando hablamos de las mejores prácticas en política regional, debemos tener en cuenta:

- en primer lugar, la existencia de peculiaridades geográficas y demográficas en las regiones;

- en segundo lugar, la falta de uniformidad en lo que concierne a los modelos regionales de organización de los Estados miembros;

- en tercer lugar, la necesidad de dividir los criterios de mejores prácticas entre criterios obligatorios y criterios opcionales; y

- en cuarto lugar, la necesidad de tener en cuenta los métodos exitosos que ya se está aplicando para que éstos puedan ser definidos como mejores prácticas.

Quiero añadir unas palabras acerca del informe del señor van Nistelrooij sobre el Libro Verde, para destacar el buen trabajo que ha llevado a cabo y resaltar que el ponente hace énfasis en la necesidad de un consulta pública, de modo que podamos encontrar una definición comúnmente aceptable de cohesión territorial, y en la necesidad de aproximar áreas con características especiales, de tal modo que la cohesión territorial también cubra dichas áreas de la mejor manera posible.

 
  
MPphoto
 

  Iratxe García Pérez , en nombre del Grupo del PSE. – (ES) Señora Presidenta, quería comenzar agradeciendo el trabajo de los distintos ponentes de estos informes, en especial de la señora Krehl y del señor van Nistelrooij, que han posibilitado un consenso importante en el seno de nuestra comisión. Además, debemos felicitarnos por la propuesta de la Comisión Europea sobre el Libro Verde sobre la cohesión territorial, que pone encima de la mesa cuestiones importantes.

Por un lado, la importancia de la política de cohesión como instrumento para articular el desarrollo equilibrado de la Unión Europea, evitando cualquier intento de renacionalización de estas políticas. Se incorpora el nuevo concepto de cohesión territorial y, para ello, se ha abierto un período de consultas –que acaba de finalizar en estos momentos–, que se han de tener en cuenta. Y se adapta a los nuevos desafíos, como son los efectos de la globalización, el cambio climático o los cambios demográficos.

Los datos del último informe sobre cohesión evidencian que –si bien es cierto que las diferencias entre las regiones se van eliminando, consiguiendo el principio de convergencia– debemos hacer frente a otra realidad, que es la persistencia de las diferencias intrarregionales. Por ello, es necesario, a la hora de determinar los criterios de elegibilidad de los fondos, que abramos la posibilidad de tener en cuenta otros aspectos que no sean exclusivamente la renta per cápita.

Asimismo, de cara a incorporar el concepto de «territorial», debemos ser conscientes de la necesidad de tener en cuenta las especiales características de algunas regiones, como son las desventajas geográficas, el carácter ultraperiférico o los procesos de despoblación de determinadas regiones.

La cohesión es uno de los éxitos más evidentes del proyecto de Europa. España ha sido un ejemplo claro, con el desarrollo económico y social que ha experimentado. Ése es el camino que debemos continuar y, así, garantizar la igualdad de oportunidades de los europeos y de las europeas, con independencia del territorio en el que vivan.

La Unión Europea está compuesta por un amplio abanico de regiones, con diferencias que son las que las enriquecen y dan sentido a este proyecto; pero, si en algo debemos insistir con la política de cohesión, es en la necesidad de poner en sus manos todos los instrumentos que posibiliten la igualdad de oportunidades en el acceso a su desarrollo y crecimiento.

 
  
MPphoto
 

  Grażyna Staniszewska, en nombre del grupo ALDE. – (PL) Señora Presidenta, me gustaría comentar dos informes en particular: el informe sobre cohesión territorial y el del intercambio de mejores prácticas. Mis compañeros del Grupo ALDE se ocuparán de los demás asuntos.

El informe del señor van Nistelrooij responde al Libro Verde sobre cohesión territorial publicado por la Comisión. Todos estamos de acuerdo en que el debate iniciado sobre la futura cohesión política debería complementarse con la dimensión territorial. Sin embargo, nos encontramos con una paradoja: estamos debatiendo sobre la cohesión territorial sin definir lo que esta significa.

Queremos la dimensión territorial para contribuir a conseguir un desarrollo más equilibrado del que se ha logrado hasta la fecha, para que todos los ciudadanos de la Unión Europea tengan la oportunidad de acceder con igualdad a servicios en particular. Sin embargo, hasta ahora carecemos de un conjunto preciso de criterios a los que nos podamos referir, y esto tiene un significado fundamental para el futuro. La discusión sobre la cohesión territorial en la Unión Europea ya no tiene ningún significado si no elaboramos una definición cohesiva.

Conseguir la cohesión territorial significa garantizar el mejor desarrollo posible para todo el territorio de la Comunidad, y mejorar las vidas de sus ciudadanos. Tal y como se plantea en el informe, el objetivo de la cohesión territorial debería ser, por encima de todo, compensar las disparidades en el nivel de desarrollo de las regiones individuales y de los Estados miembros y, en particular, eliminar las crecientes disparidades dentro de las regiones y los países.

Cuanto más se reduzcan las diferencias entre los estados individuales, más grande será la diferenciación interna. La mayor parte de las inversiones y de los fondos se acumulan en los capitales nacionales y regionales en detrimento de otros territorios, y los Estados miembros no pueden o no desean contrarrestar esto. Ante esta situación, es necesario crear mecanismos a nivel comunitario que estimulen de manera efectiva un desarrollo más uniforme y sostenible.

Desde mi punto de vista, deberíamos examinar con detenimiento los datos estadísticos para NUTS3 y no sólo para NUTS2. Los datos de NUTS3 muestran el problema mucho más claramente. Deberíamos tener esto en cuenta a la hora de distribuir los fondos. El proceso para conseguir la cohesión territorial debe llevarse a cabo en todos los ámbitos: europeo, nacional y regional, teniendo en cuenta el principio de subsidiariedad.

El intercambio de mejores prácticas es especialmente importante. La efectividad de la política de cohesión depende en gran parte de la simplificación de los procedimientos y, en particular, de la familiarización con las oportunidades que facilitan las soluciones más eficaces utilizadas en otros lugares.

 
  
MPphoto
 

  Mieczysław Edmund Janowski, en nombre del Grupo UEN. – (PL) Señora Presidenta, nuestro debate hace referencia al desarrollo regional y a la política de cohesión, temas que son importantes para toda la Comunidad. Ello se debe a que actualmente la disparidad en cuanto a riqueza entre las regiones es enorme. Esta disparidad incluso sobrepasa la proporción de 10 a 1. Por tanto, es por el bien de los ciudadanos de la Unión Europea por lo que deberían utilizarse todas las oportunidades con el fin de mostrar la solidaridad real de los europeos.

Esto no significa de ningún modo que todo el mundo deba conseguir lo mismo, sino que todo el mundo disfrute de la igualdad de oportunidades. Esto debería aplicarse tanto a los residentes de las aglomeraciones urbanas como a aquellos que viven en zonas rurales, a las personas que viven en el centro de Europa y a quienes viven en la periferia, a las generaciones más jóvenes y a los ancianos. A la hora de realizar esto, necesitamos dar muestras de innovación, con vistas tanto hacia el presente como hacia el futuro.

Hoy tenemos ante nosotros seis informes excelentes. Es una lástima que estemos debatiendo sobre todos ellos de una sola vez. Felicito a sus autores, y me gustaría muchísimo que nuestras actividades sirvieran de ayuda a esta verdadera Comunidad Europea, a esta unidad, y que cada euro se gastara con un buen propósito, y no para que los ricos se hicieran aún más ricos…

(La Presidenta interrumpe al orador.)

 
  
MPphoto
 

  Elisabeth Schroedter, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, en su discurso de hoy, Señora Comisaria, ha mencionado la contribución que la política de cohesión ha hecho a la protección del clima. Le agradezco este cambio de parecer, porque en el Libro Verde sobre cohesión territorial no se hace hincapié en este tema. ¿Y por qué no, teniendo en cuenta la crisis climática a la que actualmente nos enfrentamos?

La contribución de los Fondos Estructurales Europeos a la transformación medioambiental será un tema propio de la cohesión territorial en el futuro. El documento «Regiones 2020» elaborado por la Comisión muestra que el cambio climático ha tenido un impacto enorme en muchas regiones europeas. Como resultado, debemos cambiar de rumbo. Los Fondos Estructurales deberían utilizarse solamente para el apoyo de proyectos sostenibles. Los proyectos y los programas que dañan el medio ambiente (y muchos de los cuales fueron aprobados en el pasado) no deberían seguir estando autorizados. Los fondos de la UE no deberían emplearse para promover programas y proyectos que dañan el medio ambiente. ¿Por qué no adoptan ya mismo este planteamiento?

La segunda cuestión concierne a la aplicación del principio de cooperación. Señora Comisaria, usted ha mencionado que los conocimientos locales son una base importante para un desarrollo exitoso. Sin embargo, ¿por qué ha autorizado programas operativos en los cuales claramente se ha ignorado el principio de cooperación y en los que los socios han denunciado que no participaron? No ha respondido usted a esta pregunta. El conocimiento a nivel local es una ventaja para nosotros. Si continúa intentando ignorar el hecho de que los Estados miembros están descuidando claramente el principio de cooperación, y que se les está proporcionando subvenciones a pesar de ello, estará usted incumpliendo el Reglamento para los Fondos Estructurales.

Hace usted mal al no mencionar en su informe, el cual es la base del Informe Mikolášik, que muchos Estados miembros no han seguido el principio de cooperación. No ha tenido usted en cuenta los informes de los socios. ¿Por qué aún no se ha pronunciado usted sobre este asunto?

A estas alturas está claro que necesitamos una nueva dimensión para los Fondos Estructurales. Éstos deben estar basados en los principios medioambientales y democráticos, deben hacer uso del conocimiento local y seguir el principio de cooperación.

 
  
MPphoto
 

  Pedro Guerreiro, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (PT) Seamos claros: los Tratados establecen que, con el fin de promover su total desarrollo armónico, la Comunidad deberá desarrollar y perseguir acciones que conduzcan al fortalecimiento de su cohesión económica y social, centrándose en reducir las disparidades entre los niveles de desarrollo de las diferentes regiones y el atraso de las regiones o islas menos favorecidas, incluyendo las zonas rurales.

Como resultado, en este debate sobre el futuro de la política de cohesión, al cual debe añadirse la llamada dimensión de cohesión territorial, debe subrayarse los siguientes principios esenciales.

En primer lugar, el objetivo primario y principal de la política estructural debe ser el fomento de una convergencia real, que actúe como un instrumento de redistribución en lo que se refiere a los costes, desigualdades y asimetrías causadas por el mercado interno, por la Unión Económica y Monetaria y por la liberalización del comercio mundial, para aquellos países y regiones de la Unión Europea que están económicamente menos desarrollados.

En segundo lugar, la llamada competitividad no puede ser una sustituta de la convergencia en aquellos Estados miembros y regiones rezagados en cuando a su desarrollo socioeconómico. Como consecuencia, la política de cohesión y sus recursos financieros asociados, no deben estar subordinados a la competitividad y a la liberalización defendidos por la Estrategia de Lisboa.

En tercer lugar, la llamada cohesión territorial debe contribuir a la cohesión económica y social. En otras palabras, su objetivo central debe ser la reducción de las disparidades entre los niveles de desarrollo económico de las diferentes regiones y el atraso de las regiones menos favorecidas.

En cuarto lugar, los nuevos objetivos y prioridades deben estar cubiertos por nuevos recursos financieros comunitarios. En otras palabras, la llamada cohesión territorial no debe ser financiada en detrimento del objetivo de convergencia.

En quinto lugar, los actuales recursos financieros de la Comunidad para la política de cohesión resultan insuficientes para satisfacer las necesidades de una convergencia real y para responder a las disparidades regionales, las altas tasas de desempleo, las diferencias en cuanto a la renta y la pobreza en la Unión Europea.

En sexto lugar, es absolutamente esencial aumentar el presupuesto comunitario con el fin de promover la cohesión económica y social.

En séptimo lugar, la planificación y la administración territorial son responsabilidad de cada Estado miembro.

En último lugar, además de otros aspectos importantes que no hemos resaltado aquí, reafirmaríamos que es inaceptable que las regiones se vean dañadas financieramente por el llamado efecto estadístico, que es por lo que se debe adoptar medidas que anulen dicho efecto.

 
  
MPphoto
 

  Peter Baco (NI). - (SK) La discusión sobre la coordinación de la política de cohesión y sobre las medidas para el desarrollo de las zonas rurales está llena de contradicciones. La razón principal es una reducción fundamental en el presupuesto para el desarrollo rural, lo que hace que resulte imposible lograr los objetivos originales de la política rural. Esto ocurrió durante la presidencia de Reino Unido. Sin embargo, el mayor precio lo pagarán las zonas rurales de las regiones más atrasadas de los nuevos Estados miembros. Por tanto, la política agrícola común se ha convertido, junto con la discriminación en los pagos directos, en un instrumento para el desarrollo a dos velocidades de las zonas rurales e, indirectamente, también de las regiones.

El desarrollo real muestra claramente lo absurdo que es creer que las zonas rurales con una agricultura en declive pueden desarrollarse. Nunca conseguiremos la revitalización de las regiones atrasadas de la UE si fallamos a la hora de asegurar el desarrollo de las zonas rurales dentro del marco presupuestario original. El desarrollo rural no puede llevarse a cabo a través de repentinas decisiones ad hoc, sino que debe basarse en un plan a largo plazo. Sin embargo, carecemos de dicho plan. Por ello, el restablecimiento del presupuesto para el desarrollo rural se está convirtiendo en un requisito clave para la política de cohesión en su totalidad.

 
  
MPphoto
 

  James Nicholson (PPE-DE). - (EN) Señora Presidenta, en primer lugar, me gustaría dar las gracias a los ponentes por todos estos excelentes informes, y especialmente el que he seguido de cerca. Doy las gracias al ponente por su buena cooperación y su duro trabajo. No ha sido el informe más fácil de elaborar, pero conseguimos alcanzar buenos compromisos en cuanto a los puntos clave. Agradezco que podamos celebrar este debate ahora.

El desarrollo rural es un tema muy importante y debemos garantizar que todos los fondos disponibles de la UE para el desarrollo rural se explotan y utilizan de la manera más efectiva y eficaz posible. En mi opinión, el desarrollo rural es sinónimo de apoyo a las comunidades agrarias activas, especialmente a los agricultores jóvenes y a aquellos que desean diversificar sus negocios. Los proyectos de negocio correctos en las zonas rurales deberían centrarse en mejorar las infraestructuras, y en apoyar a las pequeñas y medianas empresas.

El punto central de este informe es garantizar que los proyectos de desarrollo rural, tanto si son financiados por los fondos estructurales o por el FEDER, no se solapen o, en el peor de los casos, que no pierdan oportunidades. Lo que se extrae claramente de este informe es que resulta necesaria una mejor coordinación entre la política de desarrollo regional y el FEDER.

No obstante, no creo que pueda apoyar una situación en la que se recauden fondos con una modulación para la redistribución a través de la autoridad de desarrollo regional. Si se les pide a los agricultores que aporten dinero para la PAC, deben entonces estar seguros de que su dinero será utilizado en las comunidades rurales. Creo que esto debe hacerse a través del segundo pilar de la PAC. Sin embargo, el ponente ha abierto con éxito un debate sobre este relevante tema de actualidad. Estoy de acuerdo con él en los objetivos principales de este informe, pero resultará un problema sobre el que deberá decidir el próximo Parlamento.

 
  
MPphoto
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (PSE). - (PL) Señora Presidenta, las dos adhesiones más recientes a la Unión Europea han conducido a una significativa exacerbación de las desproporciones regionales dentro de la Comunidad. El resultado es un fenómeno cada vez más obvio de «segregación espacial», que ha tenido como consecuencia enclaves regionales aislados, particularmente zonas que se encuentran lejos de los centros de desarrollo, y que son principalmente zonas rurales.

Un desarrollo económico sostenible que sea respetuoso con el medio ambiente y una reducción de las disparidades regionales son el objetivo primordial de la política regional europea. En octubre de 2006, el Consejo adoptó unas orientaciones estratégicas sobre cohesión que sirvieran como puntos de referencia para los Estados miembros a la hora de redactar sus esquemas estratégicos nacionales de referencia y sus programas operativos para 2007-2013.

Las prioridades propuestas en estos documentos hacen de Europa y de sus regiones lugares más atractivos en cuanto a inversión y empleo, incrementan el nivel de conocimientos y la innovación para el crecimiento, y además crean más empleos de mejor calidad. La puesta en práctica de estas prioridades en los programas operativos debería permitir a las regiones abordar los retos estructurales, demográficos, del cambio climático y de la globalización, y abordar el desarrollo sostenible, armónico y a largo plazo de las regiones.

Deberíamos reconocer el hecho de que todos los Estados miembros ya han realizado esfuerzos por incluir prioridades ajustadas a los objetivos de la Estrategia de Lisboa en sus programas operativos. Sin embargo, la absorción excesivamente lenta de fondos provenientes del nuevo período de programación que hemos observado en muchos Estados miembros podría amenazar su utilización efectiva.

Por tanto, es extremadamente importante, especialmente para los nuevos Estados miembros, consolidar acciones que contribuyan a la capacidad para la consecución real de los fondos disponibles, tanto en la manera en que dichos fondos se utilizan como a través del intercambio de mejores prácticas, de las campañas informativas, del intercambio de nuevas tecnologías y del desarrollo de varios tipos de asociación, de un modo que permita que los requisitos del programa se transformen en programas reales y de calidad para la eliminación efectiva de los atrasos en el desarrollo, los cuales constituyen un problema particular en las regiones más pobres de la UE.

 
  
MPphoto
 

  Elspeth Attwooll (ALDE). - (EN) Señora Presidenta, voy a hablar sobre el informe del señor van Nistelrooij y quiero resaltar tres puntos.

Primero, decir que la cohesión territorial conlleva la promoción de un desarrollo policéntrico en toda la Unión Europea. Esto equivale a la eliminación de las disparidades, tanto dentro como entre las regiones. Como consecuencia, existe la necesidad de un análisis espacial mejorado y de un desarrollo de indicadores contra los que se pueda diseñar políticas y cuyo impacto pueda ser evaluado.

En segundo lugar, debe realizarse un planteamiento integrado, con un cálculo por adelantado del efecto que las políticas sectoriales tendrían a niveles regionales y de la consecución de una mayor integración entre ellas. Ciertamente, una evaluación de tal impacto podría adelantarse a ciertos problemas, tales como los planteados en cuanto a la identificación electrónica de las ovejas en Escocia.

En tercer lugar, un enfoque integrado exige un gobierno apropiado a varios niveles, que involucre a todas las partes implicadas en el diseño y la aplicación de estrategias.

Lo que ha dicho la Comisaria a este respecto ha sido muy bien acogido, y espero que este excelente informe reciba un gran apoyo.

 
  
MPphoto
 

  Giovanni Robusti (UEN). - (IT) Señora Presidenta, Señorías, el Informe Roszkowski subraya las disparidades entre las diversas zonas rurales, y entre éstas y las zonas urbanas en lo que se refiere a la administración de los Fondos Estructurales. El ponente señala correctamente la necesidad de reestablecer, siquiera parcialmente, la coherencia entre el FEDER y el FEADER, incluso a pesar de que tal vez debería haber sido más claro sobre el significado del término «coordinación abierta», que contradice las obvias disparidades que existen y los ámbitos de competencias nacionales.

Un grado más alto de coherencia requiere transparencia en relación a los datos y los pagos. Saber de qué manera son distribuidos los recursos es una herramienta esencial para subrayar y corregir distorsiones. Sin embargo, carecemos de dicha transparencia. En la práctica, estamos siendo testigos de la realización de las actividades más variadas de ocultación de datos, negación de acceso y denegación de información, y todo ello por parte de los organismos públicos y de nuestros propios gobiernos nacionales. La Comisión dice que no tiene competencias sobre esto, y todo se está haciendo poco claro e impreciso. Lo que decimos es que nos estamos enfrentando a un muro de silencio.

Si no resolvemos este problema, entonces nos separaremos aún más de los verdaderos problemas que los Fondos Estructurales deberían resolver.

 
  
MPphoto
 

  Gisela Kallenbach (Verts/ALE). - (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señoría, celebro el hecho de que estemos celebrando un debate político oportuno sobre la base de unos informes a iniciativa propia, que nos permitirá utilizar nuestro instrumento de solidaridad de una manera más eficaz y orientada a la consecución de los objetivos para 2014 a más tardar. Asimismo, considero muy importante informar a los ciudadanos europeos del valor europeo añadido que esto supondrá.

Por tanto, es lógico que rechacemos cualquier intento por racionalizar la política estructural. Necesitamos más que nunca una política comunitaria estándar que sea capaz de cumplir los desafíos a los que actualmente nos enfrentamos, tales como la globalización, el cambio climático y el cambio demográfico. Tanto si hemos tenido éxito como si nos hemos engañado a nosotros mismos con el compromiso presupuestario para la Estrategia de Lisboa, con un poco de suerte esto se aclarará como muy tarde cuando se haya llevado a cabo el análisis necesario.

Hemos llegado a una bifurcación del camino en la cual debemos decidir si la cohesión territorial y un verdadero desarrollo sostenible son o no los símbolos de la política europea. Para poder tomar esta decisión necesitamos un gran número de socios, en particular, ciudades. Por esta razón, también queremos ver cómo las subvenciones globales van directamente a estos socios, no solamente en el papel, sino también en la práctica. Sin embargo, por mucho que valoremos la subsidiaridad, los fondos europeos deben ser distribuidos sobre la base de criterios vinculantes. Junto con la importancia de la dimensión urbana, estos criterios deben incluir un enfoque integrado y la aplicación de nuestros objetivos climáticos. Ya hemos llegado a un consenso en cuanto a esto. Desgraciadamente, no fue éste el caso en cuanto al voto de la Comisión de Desarrollo Regional.

Otra idea es la siguiente: según el Plan de Recuperación Económica de la Comisión, la distribución de los Fondos Estructurales debería simplificarse y acelerarse. Aún no tengo claro por qué necesitábamos una crisis para que esto ocurriera, pero es una señal esperanzadora. Si el análisis exhaustivo de los proyectos de mejores prácticas formara parte realmente del debate político, no debería haber mayores obstáculos que impidan a Europa desempeñar un papel pionero en el desarrollo de una política verdaderamente sostenible.

Me gustaría dar las gracias a todos los ponentes por el gran trabajo que han hecho.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Toussas (GUE/NGL). - (EL) Señora Presidenta, el mito de la convergencia y de la cohesión entre los países y las regiones de la Unión Europea se está viniendo abajo a causa de la realidad en sí misma:

- las desigualdades económicas y sociales están aumentando constantemente;

- las convergencias estadísticas artificiales provocadas por la adhesión de los nuevos Estados miembros no pueden engañar a los trabajadores, a los agricultores, a los jóvenes y a las mujeres, que ven cómo su nivel de vida se va deteriorando constantemente;

- el desarrollo regional dentro de los marcos capitalistas no puede eliminar los conflictos de clase del sistema;

- el desarrollo desigual es inherente al método capitalista de producción, porque el incentivo para cualquier proceso de desarrollo es la maximización del capital;

- las tácticas de cohesión nacional y los programas operativos del NSRF (marco estratégico nacional de referencia) 2007-2013, como los programas previos, tienen una orientación de clase específica: obedecen al planteamiento de la Estrategia de Lisboa, contrario a las bases, y están adaptadas a los programas nacionales de reformas; es decir, estas tácticas promueven reestructuraciones capitalistas y más contratos flexibles de empleo.

Por tanto, la Unión Europea y los gobiernos burgueses están cumpliendo con las necesidades de capital, para el período de la crisis capitalista, trasladando toda la carga sobre la clase obrera y sobre los trabajadores, con el objetivo obvio de hacer permanentes estas medidas perjudiciales para los trabajadores, con el fin de proteger e incrementar los beneficios de los monopolios en el futuro.

El nuevo factor pertinente que se ha añadido al ámbito de la política de cohesión es el concepto de la cohesión territorial y, lo que es más importante, el Libro Verde, que trata sobre ello. El carácter reaccionario de las orientaciones de la propuesta de la Comisión va más allá del esquema de posiciones y competencias de la Unión Europea incluido en el Tratado de Lisboa, que ahora llaman la Euroconstitución, y esto es un insulto para los pueblos de los Estados miembros.

El Libro Verde sobre cohesión territorial establece como sectores inmediatos el cargo por los monopolios en salud, educación, energía y otros servicios, siendo el acceso a las redes de transporte el elemento fundamental de todo ello.

El Partido Comunista Griego se opone categóricamente a esto y rechaza en su totalidad

el esquema reaccionario de la propuesta de Comisión sobre cohesión territorial.

 
  
MPphoto
 

  Kathy Sinnott (IND/DEM). - (EN) Señora Presidenta, la cohesión política en todas sus formas tiene como objetivo ser el motor de la igualdad, y ha cosechado numerosos éxitos. Sin embargo, la cohesión política debería ser tenida en cuenta a la luz de una evaluación a largo plazo de su efecto global. Ante dicha evaluación, la cuestión es simple: ¿están mejor las comunidades y las personas que viven en ellas a causa de las políticas de cohesión de la UE y de los fondos estructurales que las sustentan? Si miramos honradamente los antecedentes, la respuesta inmediata es «sí». Sin embargo, a largo plazo la respuesta demasiado a menudo es «no».

Nos cuentan que a los agricultores en Irlanda les ha ido bien (y es cierto), pero entonces, ¿por qué, a largo plazo, hay tan pocos agricultores, y tantos desempleados y trabajadores mal remunerados en las zonas rurales irlandesas? ¿Ha sido el hecho de que los fondos estructurales y la política de cohesión no están a la altura de la PAC? ¿O se debe a que éstos no son capaces de mitigar la política pesquera común, la cual, durante más de tres décadas y media, diezmó las comunidades costeras irlandesas y los caladeros de las aguas irlandesas?¿Y, por qué, a pesar de contar con mejores carreteras e infraestructuras (cortesía de los fondos de la UE), Limerick, en el suroeste de Irlanda, se está convirtiendo en un punto negro de desempleo?¿Es acaso porque la política de cohesión no tiene nada que decir en respuesta a la política de competencia, la cual permite a un nuevo Estado miembro seducir a Dell, una industria fundamental en la zona, con una ayuda estatal de 54 millones de euros?

La política de cohesión se esfuerza por conseguir la igualdad, pero las directivas de privatización, como la Directiva Postal, han tenido como efecto la eliminación de servicios precisamente en zonas mal atendidas. El problema podría ser que nuestra política de cohesión no está cohesionada con otras políticas de la UE, como la de competencia, la de liberalización del mercado, etc.

El secreto está en que la cohesión no proviene de las políticas, sino que proviene de los principios unificadores básicos que deberían estar presentes en todas las políticas: los principios de respeto hacia los seres humanos, la subsidiariedad real, la prioridad de las personas vulnerables, el respeto por la vida, la protección de creación, la importancia de la familia, la dignidad del trabajo, la solidaridad y el enfoque central sobre el bien común. Hasta que todas las políticas de la UE no se guíen por estos principios, los programas seguirán siendo incompatibles.

(La Presidenta interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Carl Lang (NI). - (FR) Señora Presidenta, entre 2007 y 2013, la política de cohesión será el tema principal de los gastos para Europa, pero lejos de beneficiar a las regiones francesas, este desarrollo en verdad lo que hace es castigarlas. De hecho, el incremento en el gasto regional se realiza a expensas de la política agraria común y, por tanto, a expensas de Francia. Podemos observar que la parte asignada a las regiones francesas está disminuyendo continuamente. La amplia mayoría de los 347 000 millones de euros de los Fondos Estructurales se destina a la Europa del este, destruida por más de cuarenta años de comunismo.

Ya en el año 2000, Bruselas retiró, de los cantones de la región francesa de Hainaut, los Fondos Estructurales concedidos bajo el antiguo Objetivo I. Hoy en día, Francia, que aporta el 16 % de los ingresos del presupuesto europeo, da cada vez más y recibe cada vez menos.

Lo que es más, esta ayuda regional no ha protegido a aquellos que se han visto afectados por la crisis económica mundial porque ésta forma parte de la filosofía ultraliberal de la Estrategia de Lisboa. Ahora, más que nunca, necesitamos construir una nueva Europa que proporcione por fin protección económica para nuestras regiones y nuestras naciones, a través de una política activa a la ahora de volver a asumir el control de nuestro mercado interno.

 
  
MPphoto
 

  Markus Pieper (PPE-DE). - (DE) Señora Presidenta, Señorías, me alegra tener esta oportunidad de comentar con más detalle el Informe Roszkowski.

Las dos políticas de las que se ocupa el informe (los Fondos Estructurales y el apoyo a las zonas rurales) parecen estar funcionando bien. Sin embargo, tengo la impresión de que en algunos casos ambas políticas tienen idénticos objetivos. En los ámbitos de demografía, energía y telecomunicaciones, podemos encontrar proyectos financiados tanto por los Fondos Estructurales como por la política de desarrollo rural, los cuales persiguen los mismos objetivos, pero que son responsabilidad de diferentes ministerios. Contamos con un gran número de proyectos europeos pero, ¿tenemos también proyectos que proporcionen un valor añadido europeo? Mi impresión es que a veces se producen fallos a la hora de considerar las cosas con amplitud de miras.

Si pudiéramos unir proyectos provenientes de diferentes departamentos, seríamos capaces de conseguir mucho más para las zonas rurales, como infraestructuras energéticas descentralizadas, cableado de banda ancha en un número mayor de áreas e infraestructuras transfronterizas de abastecimiento de agua. Necesitamos más proyectos que cuenten con el apoyo de varios ministerios a la vez. Si esto ocurre, ya no tendremos que trabajar a pequeña escala, sino que podremos introducir mejoras permanentes en las regiones que utilizan los fondos europeos. Debemos conseguir que los requisitos europeos en cuanto a cooperación entre departamentos sean vinculantes. Tal vez incluso deberíamos considerar seriamente el establecimiento de una cantidad mínima para proyectos.

Quiero decir una cosa más sobre la financiación: en mi opinión, modulación no es una palabra buena porque retira los pagos compensatorios que se les ha prometido a los agricultores, y no proporciona programas de desarrollo rural con una financiación fiable. Por esta razón, la política agraria debe ser en el futuro una política para agricultores con claros compromisos financieros y no una transferencia de fondos a otras partes. Igualmente, la política regional debe ser una política para las regiones, enfocada en particular hacia las regiones rurales y sus necesidades. Esto derivará en verdaderas iniciativas europeas que servirán para mejorar nuestras regiones a largo plazo.

 
  
MPphoto
 

  Evgeni Kirilov (PSE). - (BG) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, durante nuestro debate de hoy parecer ser que, de nuevo, el consenso general es que la política de cohesión es una política necesaria y útil.

Todos aquellos que la apoyamos queremos que siga evolucionando y dando resultados positivos. Por eso creo que es importante para nosotros que acatemos un requisito fundamental: la política de cohesión debe ser accesible a aquellos para los que está pensada y que la necesitan, especialmente las regiones y territorios que se están quedando atrás y que se están topando con dificultades en su desarrollo socioeconómico.

El informe de la señora Krehl hace una lista con el número de obstáculos a los que se están enfrentando los usuarios potenciales de la ayuda proporcionada por los Fondos Estructurales. Dichos obstáculos, que se deben a dificultades burocráticas y a procedimientos complejos e imprecisos, conducen a errores. Todo ello desalienta a los beneficiarios y alimenta las críticas que provienen de los organismos de control.

Para poder abordar este doble desafío, necesitamos, por un lado, colaborar con todas las instituciones y Estados miembros y, por otro lado, quiero que nos exijamos a nosotros mismos hacer uso de la experiencia adquirida y que centremos más nuestra atención en los resultados positivos a la hora de buscar ideas sobre cómo superar los obstáculos.

A este respecto, las propuestas que estamos haciendo al respecto del informe de la señora Krehl sobre mejores prácticas proporcionan una base sólida para las subsiguientes medidas y acciones encaminadas a simplificar las normas, y a mejorar el intercambio de información a la hora de utilizar los Fondos Estructurales. La Comisión Europea y los órganos directivos están llamados de nuevo a desempeñar un papel clave pero, obviamente, necesitan saber que cuentan con el apoyo del Parlamento Europeo.

El señor van Nistelrooij hizo hincapié en que la política de cohesión es una expresión de solidaridad. A nosotros nos queda trabajar mucho para garantizar que nuestros ciudadanos puedan notar de un modo palpable que se están beneficiando de los resultados de esta solidaridad. El objetivo máximo de la política de cohesión debe ser proporcionar igualdad de oportunidades a todos los ciudadanos europeos, sin importar dónde vivan.

 
  
MPphoto
 

  Jean Marie Beaupuy (ALDE). - (FR) Señora Presidenta, Comisaria Hübner, durante los últimos treinta años hemos sido testigos de los beneficios de las diferentes políticas de cohesión que hemos buscado. Debemos hacer hincapié en estos beneficios durante las próximas elecciones, dado que poseen un claro interés para los ciudadanos que han visto triplicarse su calidad de vida en algunos casos, y para las regiones que, tras haber estado endeudadas, ahora están llevando a cabo auténticos progresos. Por tanto, no se puede negar que hemos conseguido beneficios.

Además, hoy en día, la política de cohesión ocupa el primer puesto dentro de nuestro presupuesto europeo, ya constituye la partida más importante. El tema planteado por los seis informes que tenemos esta mañana ante nosotros, y lo que queremos lograr como eurodiputados, es mejorar la efectividad de estos fondos y reglamentos que estamos poniendo a disposición de nuestros conciudadanos.

Comisaria Hübner, la Comisión tiene la llave para la efectividad de estas disposiciones y presupuestos. ¿Por qué? En primer lugar, si se me permite, señora Comisaria, porque tenemos una relación y sabemos que usted nos escuchará y garantizará que la Comisión tendrá en cuenta las peticiones hechas en estos seis informes. Además, me gustaría aprovechar esta oportunidad para felicitar a los seis colegas que los elaboraron.

Señora Hübner, dichos informes proporcionan soluciones extremadamente detalladas, tanto en lo relativo al medio ambiente urbano, como a las zonas rurales, a mejores prácticas o a la futura política de cohesión; como usted sabe, los textos contienen ejemplos muy específicos que facilitarán el trabajo de la Comisión.

Por lo tanto, esperamos propuestas de la Comisión sobre soluciones específicas para el ámbito europeo, pero eso supone solamente la mitad del trabajo que se necesita para lograr efectividad. Por eso, señora Comisaria, le pedimos que utilice toda la influencia que pueda a nivel gubernamental, regional y de las autoridades locales, puesto que dichos organismos pondrán en práctica nuestras disposiciones, presupuestos y reglamentos, y nosotros no seremos eficaces a menos que estos lo hagan.

Contamos con usted, Comisaria Hübner, tanto en el ámbito europeo como en el nacional, para hacer que los seis informes que estamos presentando sean un éxito.

 
  
MPphoto
 

  Andrzej Tomasz Zapałowski (UEN).(PL) Señora Presidenta, una política de cohesión racional y de desarrollo rural constituye un importante contrapeso de la creciente tendencia al proteccionismo nacional en Europa. El sistema actual de apoyo proveniente de una variedad de fondos de desarrollo rural sólo ha servido para afianzar, en lugar de compensar, los niveles de desarrollo en diferentes partes de la Unión Europea.

El resultado es una enorme disparidad en las subvenciones agrícolas entre los nuevos y los antiguos Estados miembros, y dichas disparidades seguirán persistiendo después de 2013. Todos los agricultores tienen costes de producción similares, y los servicios agrícolas en los nuevos Estados miembros se están incrementando y aproximándose rápidamente a los niveles de precios de los antiguos Estados miembros. Entonces, ¿qué posibilidades tienen las zonas rurales de equiparar su nivel de desarrollo en las próximas décadas?

Sólo un apoyo estable y a largo plazo a las comunidades locales en las regiones más pobres, acompañado de una racionalidad máxima de los procedimientos, hará posible la compensación de las disparidades y nos permitirá hablar de una competitividad real dentro de la Unión Europea durante, más o menos, la próxima década.

 
  
MPphoto
 

  Jim Allister (NI). - (EN) Señora Presidenta, quisiera hablar sobre la financiación urbana y de las ciudades. Señora Comisaria, usted ha visitado Belfast en numerosas ocasiones. Habrá visto, (espero), como yo, el beneficio palpable que ha traído consigo el Programa Urban, en particular a la zona norte de la ciudad. Por ello, lamento que dicho programa haya sido sólo pasajero, especialmente puesto que no ha sido sustituido por nada similar. El cambio de enfoque hacia las asociaciones público-privadas es un pobre sustituto, y el acceso a JESSICA contribuye muy poco a suavizar el golpe, al menos hasta ahora. En verdad, nos alejamos del Programa Urban sin haber creado ningún sustituto para él.

En el actual clima económico, las perspectivas de que JESSICA cree un anticipado efecto de apalancamiento están disminuyendo, dejando un espacio sin rellenar en muchas ciudades donde aún son necesarias remodelaciones urbanas e inversiones. La distancia entre las falsas alabanzas de las estrategias gubernamentales y la aplicación sobre el terreno se está haciendo cada vez más grande a medida que se aprieta el cinturón fiscal. Por tanto, la ausencia de una financiación específica para el gasto urbano en el programa 2007-2015 se está sintiendo cada vez más.

(La Presidenta interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Jan Olbrycht (PPE-DE). - (PL) Señora Presidenta, es necesario señalar que la razón por la que este debate ha tomado estas características, y el hecho de que estemos debatiendo acerca de varios informes a la vez no es casualidad. Se debe a que ni los temas ni los asuntos individuales pueden separarse si queremos tener un debate serio sobre la política europea en los próximos años. Además, si tenemos en cuenta el actual debate sobre el asunto del paquete de recuperación, las decisiones que ahora tenemos que tomar influirán naturalmente de manera significativa en las características de la política de cohesión a partir de 2013.

Por tanto, si vamos a hablar sobre todos los informes, en lugar de detenernos detalladamente en cada uno de ellos, es importante que la política de cohesión se convierta tanto en una oportunidad como en una base para un progreso real hacia la integración de diferentes tipos de política europea, hacia la complementariedad de dichas políticas y hacia el establecimiento de un enfoque integrado. No es casualidad que la Comisión Europea esté presentando soluciones contemporáneas que sean capaces de cambiar la política europea en su totalidad.

La discusión sobre la cohesión territorial es fundamentalmente un debate sobre una acción integrada. Se trata de un debate acerca del alejamiento de cualquier tipo de tratamiento por sectores de la política europea. También es una dirección que sugiere que todo el territorio de la Unión Europea debería ser considerado como un conjunto, en lugar de un territorio dividido en partes más ricas y partes más pobres, lo que significa que nos enfrentamos a importantes decisiones relativas a la política de cohesión. Me gustaría darles las gracias por hacer de este debate un verdadero debate conjunto.

 
  
MPphoto
 

  Mia de Vits (PSE). - (NL) Señora Presidenta, en primer lugar, me gustaría felicitar de todo corazón al señor Becsey y también darle las gracias por la sólida colaboración de la que disfrutamos en relación con el informe sobre el microcrédito. No es necesario que hagamos hincapié en la importancia de este informe, especialmente en las circunstancias actuales. También me gustaría ligar este informe a la crisis que actualmente estamos atravesando. Observamos que los Estados miembros están intentando salir por sí mismos del agujero que supone la crisis económica mediante un amplio abanico de medidas, y que a menudo están preocupados por ellos mismos y por la reactivación de sus propios mercados.

La solución, sin embargo, no es «cada uno por sí mismo», sino un enfoque más europeo para resolver los problemas. El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha llevado a cabo una inversión gubernamental a una enorme escala, y considero que ése es el camino correcto. Aquí en Europa tenemos veintisiete planes de recuperación, aunque coordinados entre ellos, pero financiados en cada caso por el propio Estado miembro.

Estos planes de recuperación son una necesidad, pero son pasos insuficientes en la dirección correcta.

A este respecto, los informes sobre microcréditos y también otro informe que debe aparecer en la agenda en las próximas semanas, concretamente sobre el fondo de adaptación a la globalización, representan pasos muy tangibles para las personas, especialmente en este momento en que el paro está subiendo y los bancos son mucho más lentos a la hora de conceder créditos. Por tanto, tengo muy poco que decir con respecto al informe del señor Becsey. Sobre todo, me gustaría subrayar una vez más los puntos que nos parecieron más importantes. Observamos que dichos puntos aparecen otra vez en este informe, como resultado del cual el texto de la Comisión ha sido mejorado en varias áreas.

La primera de estas áreas es la financiación pública de larga duración de la UE. Esto es importante ya que actualmente tenemos demasiadas iniciativas en paralelo. El presupuesto de la UE debe incluir un presupuesto para estos microcréditos.

El segundo punto es la necesidad de aclarar que dichos microcréditos están pensados definitivamente para los desempleados a largo plazo, para personas provenientes de grupos desfavorecidos y para cualquier persona que sea incapaz de obtener un crédito de la manera habitual. Estos microcréditos se conceden sobre todo en el ámbito local. Por esa razón es muy importante que se aplique una política de activación local. Por ello, insistimos en que las personas que reciben prestaciones sociales no pierdan su derecho al subsidio por recibir microcréditos.

 
  
MPphoto
 

  Zdzisław Zbigniew Podkański (UEN). (PL) Señora Presidenta, el establecimiento de un Fondo Europeo Agrícola para el Desarrollo Rural es muy importante en lo que se refiere a la política estructural. Sin embargo, con el fin de hacer un uso adecuado de las oportunidades existentes, necesitamos elaborar una estrategia transparente y a largo plazo para las zonas rurales y las regiones, y establecer un sistema que permita que las actividades estén permanentemente coordinadas en el ámbito nacional.

Todos sabemos muy bien que el debate sobre la cohesión social oculta una variedad de opiniones sobre cómo deberían utilizarse los fondos para las subvenciones agrícolas y el desarrollo rural. También existe la preocupación de que, después de la reasignación, algunos de estos fondos se utilizarán para el desarrollo de zonas urbanas y de las zonas más dinámicas a expensas de las zonas históricamente más atrasadas y administradas de manera menos activa. No podemos estar de acuerdo con soluciones y resultados de este tipo.

 
  
MPphoto
 

  Ambroise Guellec (PPE-DE). - (FR) Señora Presidenta, me uno a todos mis colegas al expresar mi satisfacción por el debate de hoy y me gustaría centrar mi intervención en la cohesión territorial. Diría que nunca es tarde para hacer lo correcto, pero se ha perdido mucho tiempo en hacer de la cohesión territorial un objetivo político clave para la Unión Europea. Naturalmente se han producido problemas institucionales, que pronto se solucionarán (espero) y también hay (si me disculpa, señora Hübner) una extrema cautela por parte de la Comisión sobre este ámbito. Deberíamos observar, sin embargo, que durante toda esta legislatura parlamentaria (desde 2004-2005), el Parlamento ha intentado constantemente mantener el ritmo, puesto que consideramos que el principio de igualdad en el trato a todos los ciudadanos de la UE, vivan donde vivan, es extremadamente importante, y creemos que es vital que avancemos todos juntos.

Por fin ha llegado el Libro Verde, y ello nos satisface. No obstante, creo que adolece de una ligera falta de ambición: nos habría gustado que la Comisión propusiera una definición y unos objetivos claros en lugar de hacer comentarios muy abiertos sobre el tema. Sin embargo, estamos progresando incluso si, en mi opinión, nos vemos obstaculizados de alguna manera por el vínculo desproporcionado creado con la Estrategia de Lisboa, durante la aplicación de la generación previa de los Fondos Estructurales.

Ahora está en marcha una consulta, y espero que llegue a la conclusión de que debemos incrementar los recursos, perfeccionar nuestros instrumentos (estos planes son para después de 2013: tenemos tiempo, pero no mucho), reforzar los medios financieros, desarrollar la cooperación en diferentes ámbitos, tener una visión integrada del desarrollo, en particular en lo que se refiere a este asunto de las políticas sectoriales que estamos debatiendo, y coordinar la política agraria común y el desarrollo regional, etc. Necesitamos el Libro Blanco lo antes posible, Señora Comisaria.

Para concluir, me gustaría subrayar la urgencia de promover la cohesión territorial en todas las regiones de Europa, ya que la igualdad espacial es esencial para acabar con la crisis y lograr la recuperación económica, y sobre todo, para animar a nuestros conciudadanos a que participen en los proyectos europeos.

 
  
MPphoto
 

  Pierre Pribetich (PSE). - (FR) Señora Presidenta, «cuando palabras y acciones van de la mano, lo hacen en hermosa armonía». Cuando Montaigne dijo esto, estaba pensando sin lugar a dudas en las palabras y las acciones de los políticos.

En cuanto a la política de cohesión, debemos esforzarnos por conseguir esta armonía. Inspirados por nuestro deseo como europeos de considerar las ciudades europeas centros claves para el desarrollo de nuestras sociedades, tenemos puntos en los que pensar y promesas que mantener concernientes al declive poblacional generalizado, a la falta de empleos, a la contaminación urbana, y a la movilidad reducida dentro de las ciudades y de las viviendas, que resulta insuficiente para el desarrollo sostenible. Todos éstos son desafíos cruciales que debemos asumir con el fin de hacer de nuestras ciudades lugares más atractivos, competitivos y acogedores en los que vivir. Por ello, para mitigar los problemas, nuestras palabras deben estar en armonía con nuestras acciones. Ésta es la esencia de la dimensión urbana de la política de cohesión: coordinar el rendimiento y el crédito, armonizarlos y hacerlos más efectivos para el nuevo período de programación.

En conclusión, tenemos dos compromisos: la necesidad de facilitar recursos financieros sustanciales y claramente identificados, con el fin de cumplir con los objetivos de Leipzig y, finalmente, la necesidad de ver a nuestras ciudades cooperar entre ellas para poder hacer frente a la competencia mundial, empleando la riqueza y la diversidad de soluciones dentro de nuestra zona europea.

 
  
MPphoto
 

  Rolf Berend (PPE-DE). - (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, el informe del señor van Nistelrooij acerca del Libro Verde y de la futura forma de la política de cohesión es ciertamente uno de los textos más importantes elaborados por la Comisión de Desarrollo Regional en los últimos años.

Estamos de acuerdo con el concepto principal del Libro Verde, que establece que el propósito de la cohesión territorial es garantizar el desarrollo policéntrico de la UE como conjunto, el desarrollo sostenible de los territorios con sus diferentes características y, al mismo tiempo, la preservación de su diversidad. En el próximo período de programación debe establecerse un sistema más exhaustivo que ofrezca ayuda gradual para las regiones en transición que superan el umbral del 75 % del producto interior bruto, para que estas regiones tengan un estatus claro y puedan desarrollarse con gran seguridad.

El informe de la señora Krehl sobre los obstáculos para el uso correcto de los Fondos Estructurales enumera los problemas más importantes a los que se enfrentan los solicitantes a la hora de reclamar los Fondos Estructurales, tales como una excesiva burocracia, unos reglamentos demasiado complejos o la lenta y pesada administración de los Estados miembros dirigida desde el centro de la UE. Se están enviando numerosas recomendaciones a la Comisión acerca de las medidas efectivas que es necesario tomar para eliminar estos obstáculos. Me gustaría distinguir dos de estas medidas y reforzarlas.

En primer lugar, actualmente los líderes de proyecto deben conservar la documentación de los proyectos durante un período de diez años con el fin de poder presentarlos para que sean inspeccionados por la Comisión. Esta regulación exige una excesiva carga burocrática sobre pequeños proyectos en particular. Sería bueno que este período se redujera a tres años.

En segundo lugar, los criterios de evaluación utilizados por la Comisión para los proyectos innovadores están provocando problemas significativos. No se debería aplicar los mismos criterios a los proyectos innovadores y a los demás proyectos. Es esencial que se utilice un proceso diferente en este caso.

 
  
MPphoto
 

  Miloš Koterec (PSE). - (SK) La política de desarrollo regional contribuye claramente al bienestar de los ciudadanos de la UE. En principio ya es una política social y, como tal, nosotros, el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, damos nuestro apoyo total a dicha política y procuramos desarrollarla de manera coherente. Hace poco, unas personas que asistieron a una reunión pública, me preguntaron por qué deberían tomarse la molestia de elegir a sus representantes en el Parlamento Europeo. Después de debatir sobre cuánto y en qué áreas la EU ayuda a las diferentes regiones europeas, junto con ejemplos concretos que afectaban a millones de personas, la política de cohesión se convirtió para mí en un argumento tan importante como la pregunta de por qué deberíamos votar.

Además de esto, también mencioné el importante papel que desempeña el Parlamento Europeo en el proceso de aprobación tanto de la política de cohesión como de los recursos presupuestarios, y éste aumentará enormemente si el Tratado de Lisboa entra en vigor. Hice hincapié, basándome en este Tratado, en que la política regional también tendrá un efecto mucho más directo sobre los ciudadanos, y en el hecho de que las autoridades locales y todos los destinatarios potenciales tendrán una participación más importante en lo que se refiere a la administración de las políticas regionales, prestando apoyo a su integración y fortaleciendo el desarrollo de la cohesión territorial, incluyendo las zonas rurales. Además, mencioné que la política de desarrollo regional es uno de los instrumentos más simples y más flexibles con los que cuenta la Comunidad para resolver crisis como la que actualmente estamos experimentando. Por ejemplo, la política regional está ayudando a solucionar el desempleo, a invertir y también a solucionar problemas sociales. Siempre que se aplique de una manera profesional y transparente, la política regional demuestra con facilidad que es en sí misma un pilar fuerte de la UE. Tendremos que seguir construyendo este pilar en el futuro e incrementar su efectividad, puesto que supone un importante vínculo entre los ciudadanos europeos y las instituciones europeas.

 
  
MPphoto
 

  Mariela Velichkova Baeva (ALDE). - (BG) ¿Cuáles son los objetivos básicos de la iniciativa del microcrédito? Estimular el desarrollo de este instrumento y la creación de un entorno institucional y de negocios positivo, ayudar a las instituciones financieras no bancarias a incrementar su capacidad, lograr un desarrollo, un crecimiento y un desarrollo sostenibles, y asegurar la confianza del mercado privado de capitales.

El informe del señor Becsey se centra en las oportunidades que ofrece el microcrédito para integrar a los grupos necesitados en el mercado laboral. Mediante la coordinación de diferentes medidas y de iniciativas en este contexto, la Comisión Europea debería proponer un marco europeo general con parámetros específicos, también para las instituciones financieras no bancarias de microcrédito.

Alentar iniciativas empresariales tiene como resultado una mayor competitividad y una economía de alta calidad basada en el conocimiento y ajustada a una Estrategia de Lisboa renovada.

 
  
  

PRESIDE: Luisa MORGANTINI
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 

  Margie Sudre (PPE-DE). - (FR) Señora Presidenta, señora Hübner, lamento que el Consejo y la Comisión aún no se hayan comprometido a definir claramente la cohesión territorial. La Presidencia francesa lo intentó, lo cual agradezco. Nuestro Parlamento sigue insistiendo en que este objetivo debería aplicarse desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y en que debería explicarse esta política con más detalle lo antes posible.

Espero, sobre la base del excelente informe del señor van Nistelrooij, que la cohesión territorial se convierta en la base legal que apuntale un desarrollo armónico en todas las regiones de la Unión, permitiendo extraer las mejores características de cada región europea. Es esencial mejorar la coordinación de las políticas comunitarias con el fin de maximizar su impacto a nivel local.

La cohesión territorial no está hecha para centrarse exclusivamente en las regiones que se enfrentan a obstáculos permanentes. Sin embargo, ésta debe seguir el desarrollo policéntrico de la Unión Europea como conjunto, teniendo en cuenta las características de cada región pero preservando su diversidad. Considero que este nuevo concepto es relevante para la consideración de las regiones ultraperiféricas con el fin de garantizarles un crecimiento sostenible y equilibrado.

A este respecto, doy las gracias al ponente por incluir en las enmiendas los compromisos y peticiones relativas a los retos particulares a los que se enfrentan las regiones ultraperiféricas en cuanto a accesibilidad y competitividad, que son aspectos vitales de la cohesión territorial.

Cuando leí el reciente comunicado de la Comisión, titulado «Las regiones ultraperiféricas: una ventaja para Europa», observé que la Comisión quiere aplicar todas las recomendaciones para mejorar la gobernación de la política de cohesión para las regiones ultraperiféricas, haciendo de ellas, por tanto, un ejemplo pionero de la aplicación de la cohesión territorial.

Espero que la consulta en el exterior, o États généraux de l'Outre-Mer, que pronto se va a lanzar en Francia, haga lo mismo e integre en gran parte el importante impacto territorial de las políticas europeas para las regiones ultraperiféricas, cuyo valor añadido es innegable e indiscutible.

Para terminar, por supuesto, me gustaría dar las gracias a todos nuestros ponentes.

 
  
MPphoto
 

  Gábor Harangozó (PSE). - (HU) Si tenemos que responder a los retos a los que se enfrenta la Unión Europea, debemos hacer todo lo posible por poner fin definitivamente a las diferencias económicas y de nivel de calidad de vida dentro de ciertas regiones. A este respecto, nuestra política de cohesión debe centrarse en el futuro en su objetivo original, es decir, en generar cambios estructurales en las regiones que se enfrentan a problemas económicos y sociales.

Con el fin de ser más eficientes en el futuro, necesitamos concentrarnos en unidades territoriales que sean apropiadas para los retos en cuestión. Necesitamos reestructurar formas de colaboración económica, un proceso en el cual las macrorregiones pueden desempeñar un papel significativo.

Al mismo tiempo, también necesitamos hacer frente a la pobreza que se concentra en ciertas zonas. Si queremos promover un verdadero cambio, necesitamos concentrarnos en el nivel en el cual se presenta el problema; en otras palabras, lo que se necesita son medidas complejas y con un fin concreto, también en un ámbito por debajo del de las regiones. No es suficiente con financiar proyectos; necesitamos un enfoque integrado que involucre todos los fondos, ofreciendo una ayuda verdadera a los ciudadanos más vulnerables de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Rumiana Jeleva (PPE-DE). - (BG) Señorías, la política de cohesión es uno de los componentes fundamentales de la Unión Europea. Durante décadas ha reflejado el deseo general de los ciudadanos europeos por un futuro mejor con una mayor calidad de vida y de trabajo.

Los resultados de la política de cohesión ponen de manifiesto que se trata de una de las políticas más exitosas de la UE. Hoy en día, los Estados miembros que han estado mucho menos desarrollados en el pasado respecto a la media de la UE ahora se encuentran entre los países más desarrollados del mundo. Estos principios contribuyen a demostrar la eficacia de la política de cohesión y motivan a nuevos estados que se han adherido a la UE, como por ejemplo, mi país, Bulgaria.

Los búlgaros hemos estado esperando durante mucho tiempo pertenecer completamente a la Unión Europea y depositar nuestras esperanzas en las oportunidades proporcionadas por los Fondos Estructurales y de Cohesión. Creo que hablo en nombre de todos nosotros cuando doy las gracias a la Comisaria Hübner por sus enormes esfuerzos en el ámbito del desarrollo regional y por su apoyo decisivo a la política de cohesión.

Los cinco informes de la Comisión de Desarrollo Regional subrayan el compromiso a largo plazo del Parlamento Europeo por conseguir una política de cohesión fuerte y efectiva. Damas y caballeros, aparte de enfrentarnos a la crisis financiera, hoy en día también necesitamos ocuparnos de los problemas derivados del cambio climático, de los cambios demográficos, de la eficiencia energética, de la urbanización excesiva, de la migración y de otros temas.

Todos estos temas requieren una respuesta fuerte y consolidada de la Unión Europea. Es por esto que la política de cohesión debe ser utilizada como una fuerza motriz para los cambios que necesitamos hacer. Uno de los desafíos a los que se enfrenta la UE es, por ejemplo, la reducción de su dependencia externa del gas y del petróleo.

Señorías, la política de cohesión y los Fondos Estructurales han sido siempre algo más que un simple gesto de generosidad europea. En realidad forman parte de un sistema de mutuos beneficios que puede ser empleado para crear nuevos mercados y nuevas relaciones comerciales. Concluiré diciendo que todos los ciudadanos tienen derecho a beneficiarse de la política de cohesión. Obviamente, esto se aplica también a los ciudadanos de mi país, los cuales merecen una mayor calidad en sus condiciones de vida y de trabajo.

 
  
MPphoto
 

  Jamila Madeira (PSE). - (PT) Señora Presidenta, damas y caballeros, en primer lugar debo dar las gracias a todos por su trabajo.

Los tres conceptos clave definidos en el Libro Verde (concentración, conexión y cooperación) pueden ofrecer soluciones a ciertos obstáculos para el desarrollo armónico de la Comunidad, particularmente los efectos negativos asociados a la concentración de la actividad económica, las desigualdades en términos de acceso a los mercados y a los servicios, derivadas de la distancia, y las divisiones impuestas no sólo por las fronteras entre los Estados miembros (particularmente los menos favorecidos) sino también por las fronteras entre las regiones.

Por tanto, debemos intentar mejorar la integración entre estas políticas, utilizando métodos para una evaluación efectiva de su impacto territorial. Ésa es exactamente la razón por la que siempre he peleado por la elaboración de indicadores cualitativos adicionales con el propósito de diseñar y aplicar mejor las políticas sobre el terreno, teniendo en cuenta las diferentes especificidades territoriales.

Por el momento, el PIB sigue siendo el único criterio para determinar la admisibilidad para recibir ayuda a través de los Fondos Estructurales.

No obstante, la elaboración de indicadores adicionales y la gestión de evaluaciones territoriales no deberían conducir a una mayor burocracia o a mayores retrasos, sino a una aplicación simplificada de nuevas políticas y acciones que apoyen la cohesión territorial.

El Quinto Informe Provisional (y acabo, señora Presidenta) hace referencia específica a las regiones en transición, que se sitúan entre las regiones de convergencia y las regiones de competitividad y empleo. Es necesario tener presente que estas regiones necesitan un estatus más claro, con una mayor seguridad y estabilidad en su desarrollo.

 
  
MPphoto
 

  Iosif Matula (PPE-DE). - (RO) Me gustaría dar las gracias a todos los ponentes por haber creado un paquete de desarrollo regional. En particular, me gustaría felicitar al señor van Nistelrooij por sus extraordinarios esfuerzos. Ha incluido con mucho éxito la necesidad de que los Estados miembros apliquen medidas encaminadas a lograr la cohesión territorial.

Además, el Libro Verde contribuye a resaltar que, aparte de la cohesión social y económica, la política de cohesión territorial es uno de los principales objetivos de la Unión Europea. Las regiones de Europa se desarrollarán de maneras diferentes a menos que se coordinen mediante una única política europea.

La cohesión territorial es un elemento clave en el proceso de integración europea y de consecución de una convergencia entre las regiones. Considero que debe prestarse especial atención a las regiones de convergencia de la UE, tanto ahora como en el futuro, para que las grandes diferencias entre éstas puedan reducirse de manera significativa lo antes posible.

Un desarrollo regional equilibrado y sostenible debe producirse en condiciones en las que los recursos específicos se utilicen de manera efectiva para cada área por separado. Por ejemplo, una de las principales características de Rumania occidental es la presencia de numerosos manantiales de aguas geotermales. Asignar fondos suficientes para que esta región genere una fuente alternativa de energía y el uso del agua geotermal creará nuevos empleos y derivará en numerosos beneficios económicos.

Considero que el paquete que se está discutiendo hoy es también de particular importancia para Rumania.

 
  
MPphoto
 

  Andrzej Jan Szejna (PSE). - (PL) Señora Presidenta, la política de cohesión es el pilar principal del progreso de integración. Contar con una política de cohesión que funcione adecuadamente es una condición necesaria para lograr la cohesión social, económica y territorial de la Unión Europea. Hoy en día, nuestro mayor reto es llevar a cabo una reforma rápida de la base sobre la cual funciona nuestra política, y debemos asimismo simplificar y llevar a cabo procedimientos más flexibles de aplicación de proyectos complejos y de reglamentos de financiación.

El desarrollo de un concepto interregional y el intercambio de mejores prácticas se están incluyendo en los planes de reforma de la política de cohesión, y los complementan de una manera excelente. Por esta razón, la Comisión Europea debería, lo antes posible, hacer una propuesta concreta relativa a la posibilidad de intercambiar experiencias entre los organismos que aplican los proyectos.

En mi opinión, no hay necesidad de convencer a ninguno de los Estados aquí representados de que, ante una crisis económica y financiera, los Fondos Estructurales son una herramienta clave para la estimulación de la economía en el ámbito regional. Por tanto, es importante simplificar los procedimientos y acelerar el movimiento de los fondos hacia las economías de los Estados miembros. Los proyectos europeos son una manera de crear empleos nuevos y sostenibles, y una oportunidad para aquellos con grandes necesidades, para las regiones más pobres de la Unión Europea.

La política de cohesión debería servir también como un instrumento para hacer frente a nuevos retos, tales como una política energética común y el cambio climático.

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE). - (PL) Señora Presidenta, la política de cohesión ha sido a menudo considerada como el mejor ejemplo de solidaridad dentro de la Unión Europea. La estabilización de las diferencias en el desarrollo entre los países y las regiones individuales de la Comunidad beneficia a toda la UE. En mi opinión, el Libro Verde es un documento de la Comisión que ha diagnosticado con precisión los retos actuales a los que se enfrenta la política de cohesión de la UE.

La Comisión también se ocupa de la necesidad particular de ayudar a las regiones con una naturaleza geográfica específica, como las zonas montañosas y las zonas agrícolas desfavorecidas, las cuales merecen un apoyo decisivo. Es particularmente importante que coordinemos y planifiquemos ayudas adecuadas para las zonas rurales. Éstas se caracterizan por un nivel más bajo de desarrollo económico, de densidad de población, un acceso insuficiente a cualquier tipo de servicio público y unas limitadas oportunidades de trabajo fuera del ámbito de la agricultura. Asimismo, existe una significativa disparidad entre estas zonas en cada Estado miembro individual. Si comparamos las zonas rurales con las zonas urbanas, estas desproporciones son aún mayores.

Los incrementos de financiación planeados para el desarrollo de las zonas rurales han sido objeto de una fuerte crítica en las actuales Perspectivas Financieras. Me gustaría recordarles a todos que la política de desarrollo rural y su financiación contribuyen a mantener vivas estas zonas, y hacen la vida más fácil a sus habitantes. En resumen, el documento de la Comisión, los informes y el debate de hoy constituyen todos ellos un paso en la dirección correcta.

 
  
MPphoto
 

  Emanuel Jardim Fernandes (PSE). - (PT) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, debo comenzar felicitando a la señora Krehl y al señor van Nistelrooij por sus informes y por su buena disposición a aceptar contribuciones de sus compañeros. Sus informes reconocen la importancia de las mejores prácticas, que suponen un factor de integración, particularmente en los ámbitos del medio ambiente, de la energía y del empleo, y que vinculan el debate sobre la cohesión territorial al debate sobre el fututo de la política de cohesión en la Unión Europea.

Estoy de acuerdo con la evaluación del Libro Verde y con el análisis del concepto de la cohesión territorial, y apruebo las recomendaciones para el futuro de la cohesión territorial que aparecen en estos informes, particularmente las siguientes: la definición de la cohesión territorial; el reforzamiento del Objetivo de Cooperación Territorial Europea; la integración de la cohesión territorial en el futuro desarrollo de todas las políticas comunitarias; la elaboración de indicadores cualitativos adicionales; la medición del impacto territorial de las políticas comunitarias y la propuesta de modos de crear una integración entre las políticas territoriales y sectoriales; el desarrollo de una estrategia exhaustiva para las regiones con características geográficas específicas, en particular las regiones ultraperiféricas; el establecimiento de un sistema más exhaustivo de asistencia transicional gradual a las llamadas regiones de transición; y el desarrollo de un gobierno territorial en múltiples niveles (europeo, nacional, regional y local).

Por esta razón, insto a mis compañeros a que apoyen estos informes y a que los Estados miembros (al igual que la Comisión) los sigan debidamente.

 
  
MPphoto
 

  Maria Petre (PPE-DE). - (RO) Me gustaría sobre todo agradecer la idea de un debate sustancial sobre el tema de la cohesión. Querría felicitar a cada uno de nuestros colegas por sus esfuerzos y por las propuestas que han hecho.

Voy a hacer unas pocas observaciones sobre algunos de los temas, empezando por la cohesión territorial. El problema básico consiste en cómo garantizar el desarrollo armónico de todos los territorios de la Unión Europea y la cooperación entre las zonas urbanas y rurales con el fin de dejar de perder territorio y responder a la despoblación de las zonas rurales. Sin una definición de la cohesión territorial, algo que está esperando el Parlamento, el concepto integrado de cohesión económica, social y territorial proporciona la base futura para la política regional de la UE y para el formato de los Fondos Estructurales después de 2009.

En lo concerniente al informe de la señora Krehl, soy partidaria de todas las propuestas de este informe que apoyan a las regiones de Europa, y que mencionan la eliminación de obstáculos y la simplificación de los procedimientos, así como su estabilidad a lo largo del tiempo, junto con la propuesta de diseñar métodos rigurosos para el intercambio de buenas prácticas entre las regiones.

En lo que concierne a la dimensión urbana de la política de cohesión, sabemos que no poseemos una definición común para la palabra «urbano». También sabemos que tenemos aproximadamente 5 000 ciudades en Europa con menos de 50 000 habitantes. Rumania tiene un número considerable de este tipo de ciudades. Creo que necesitamos un modelo de desarrollo y unos recursos suficientes para los asentamientos urbanos de este tipo, dado que son precisamente lugares que carecen o están excluidos del impacto beneficioso del planteamiento policéntrico.

Como parte de la cohesión territorial, el desarrollo urbano integrado y sostenible será, de acuerdo con el nuevo Tratado, gestionado conjuntamente por los Estados miembros y la UE. Las autoridades locales y regionales deben prepararse para este enfoque, ya establecido como un gobierno en múltiples ámbitos. Apoyo la idea de una asignación mínima obligatoria de fondos de 1 000 euros por habitante, en oposición a la cifra anterior de 500 euros.

 
  
MPphoto
 

  Francisca Pleguezuelos Aguilar (PSE).(ES) Señora Presidenta, yo quisiera, respecto al informe sobre los microcréditos, felicitar a todos los ponentes, porque han hecho un gran trabajo. Han mejorado, sin duda, la iniciativa de la Comisión.

Entiendo que las recomendaciones que se establecen aquí nos van a permitir sentar la base para desarrollar un auténtico marco en la Unión Europea del sector del microcrédito, sector que ha sido un éxito en muchos países en desarrollo, incluso en algunos europeos, tanto como mecanismo de actividad económica, como instrumento para mejorar la inclusión social y la creación de empleo. Pero no se había trasladado al contexto comunitario y yo creo que es una oportunidad para hacerlo, sobre todo partiendo del contexto económico y financiero en el que nos encontramos.

Es prioritario, en ese sentido, reforzar las iniciativas que se avanzan aquí, pero hay que dar más pasos. Hay que aumentar los fondos disponibles para estas estructuras de apoyo al microcrédito. Hay que facilitar la disponibilidad para las personas y las empresas que no tienen acceso a los préstamos y, en ese sentido, quisiera destacar, señora Presidenta, el ejemplo de la garantía europea para préstamos de microcréditos, como un instrumento que puede facilitar ese acceso, y que se ha incluido en el informe.

Y termino pensando que, sin duda, esto va a sentar las bases para que podamos crear un marco armónico en el contexto europeo que impulse el sector del microcrédito.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (PSE). - (RO) En 2010, la Comisión y los Estados miembros van a hacer una revisión del método de utilización y el grado de absorción de los Fondos Estructurales. Insto a los Estados miembros a que redefinan con gran cuidado las prioridades que tengan y para las cuales tengan la intención de utilizar los Fondos Estructurales.

Creo que la movilidad urbana, el desarrollo rural, la eficiencia energética en las edificaciones y el desarrollo de infraestructuras de transporte deben figurar entre las prioridades de los Estados miembros para la utilización de los Fondos Estructurales durante el período 2011-2013.

Como ponente de la eficiencia energética en las edificaciones, solicito un incremento de la cuota del FEDER que puedan utilizar los Estados miembros para construir viviendas sociales y estimular la eficiencia energética en las edificaciones de un 3 % a un 15 %. Esto proporcionaría una mayor flexibilidad a los Estados miembros, al igual que la oportunidad de acelerar la absorción de los fondos europeos con el fin de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos europeos.

Especialmente durante la crisis actual, los fondos públicos, y en particular los Fondos Estructurales, deben ser empleados por los Estados miembros para garantizar el desarrollo económico e incrementar el número de empleos.

 
  
MPphoto
 

  Eoin Ryan (UEN). - (EN) Señora Presidenta, en primer lugar, me gustaría felicitar a los ponentes que han participado en este informe tan importante. Creo que la crisis económica nos ha obligado a echar un vistazo largo y duro a nuestro comportamiento económico pretérito. Por otra parte, ello nos ofrece una oportunidad para aprender de nuestros errores en el pasado. Supongo que, cuando nuestras economías estaban en crecimiento, hubo desgraciadamente ciertos grupos a los que dejamos atrás.

Tratar y mejorar el acceso al microcrédito nos ofrece la oportunidad de ocuparnos de estos errores pasados. La reorganización del marco de microcréditos puede ayudarnos a reforzar y reconstruir nuestras economías desde la comunidad hacia arriba. En Irlanda se ha hecho un trabajo encomiable a este respecto. En mi propia circunscripción de Dublín hay cuatro consejos empresariales que han sido establecidos desde 1993 y que han estado facilitando apoyo a nivel local a las microempresas en la ciudad de Dublín y en el condado. La Asociación de Juntas de Condados y Ciudades de Irlanda anunció su propio paquete de estímulo financiero a principios de este año, con el objetivo de ayudar a 3 000 empresas en toda Irlanda y crear 15 000 nuevos puestos de trabajo. Este proyecto también incluye formación para casi 50 000 personas.

Desde un punto de vista europeo éstas son cifras pequeñas, pero nuestras empresas de microcréditos en Dublín e Irlanda son enormemente significativas. Espero sinceramente que, siguiendo este excelente informe, veamos una acción significativa y coordinada a nivel comunitario, con el fin de apoyar el inestimable trabajo que se está llevando a cabo por y para las microempresas a nivel local y nacional en toda la Unión Europea, ya que se trata de una parte muy importante de nuestra economía, no solamente hoy en día, sino también en el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. - (IT) Gracias, señor Ryan. No he sido particularmente estricta, porque en realidad tenemos un poco más de tiempo del que se establece en las normas.

Sin embargo, me gustaría decir algo antes de que pasemos al procedimiento intervenciones por petición directa. Esta mañana, ha tenido lugar un acontecimiento muy importante en esta Cámara. Al frente ha estado el señor Pöttering y concierne a una organización europea llamada FLARE, en la cual participan más de treinta países y en la que jóvenes (y no solamente jóvenes) se muestran extremadamente comprometidos a combatir el crimen organizado y a garantizar que los bienes confiscados provenientes del crimen organizado sean utilizados para acciones sociales.

También se ha adoptado un compromiso aquí en esta Cámara por parte del Presidente del Parlamento Europeo y de la Comisión de Libertades Públicas y de Asuntos Interiores, y aquí entre nosotros se encuentran algunos de estos jóvenes quienes, considero, representan un mérito para Europa dado que, junto con nosotros, están tratando de asegurar que Europa sea un lugar libre de racismo, pero también libre del crimen organizado. Por lo tanto, me gustaría dar las gracias también a aquellos que se encuentran presentes en esta Cámara.

 
  
MPphoto
 

  Erna Hennicot-Schoepges (PPE-DE). - (FR) Señora Presidenta, me gustaría felicitar a todos los ponentes. Estos informes suponen una mina de oro para nuevas políticas. Lo único que lamento es que ninguno de ellos haga referencia a la política cultural.

La política cultural es quizás la política de cohesión por definición. Se trata de una cultura que proporciona cohesión a una región y podía haberse mencionado, puesto que aún no se han dispuesto políticas culturales transregionales. Siempre nos encontramos con grandes dificultades a la hora de financiar proyectos transculturales porque no hay una sociedad transcultural, no hay una seguridad social que pueda proporcionar a los artistas la movilidad que necesitan para trabajar fuera de las fronteras de sus regiones. Hago un llamamiento muy serio a aquellos que están trabajando para desarrollar esta política para que no descuiden este aspecto, ya que resulta importante para todas las políticas europeas.

 
  
  

PRESIDE: Miguel Ángel MARTÍNEZ MARTÍNEZ
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Ewa Tomaszewska (UEN). - (PL) Señor Presidente, la cohesión territorial y social evita los conflictos mediante la eliminación de sus causas. Esto es lo que hace que las medidas para igualar el nivel de vida en las zonas urbanas y rurales, y para equilibrar la infraestructura en las regiones, resulte tan importante. El uso extendido de microcréditos es un buen instrumento para la política de cohesión. Hoy en día, en este momento de crisis financiera y económica, cuando todos nosotros estamos intentando encontrar maneras de proteger los empleos, debemos ser conscientes de las amenazas a la política de cohesión, tales como el proteccionismo y la discriminación contra las regiones más pobres.

 
  
MPphoto
 

  Den Dover (PPE-DE). - (EN) Señor Presidente, la Comisión de Desarrollo Regional y los fondos introducidos en toda Europa son el programa más importante en todo el conjunto de la Comunidad Europea.

Puedo hablar en nombre del noroeste de Inglaterra y decir cuánto han beneficiado estos fondos a la ciudad de Liverpool, en particular durante los últimos diez años. Si miro hacia el futuro, puedo ver esta ciudad seguir expandiéndose sobre la base de estos fondos bien distribuidos y bien controlados.

Pediría una mayor participación del sector privado en la manera en que los fondos son asignados, administrados y controlados, porque el sector privado siempre puede realizar un trabajo más eficaz que el sector público.

Asimismo, me gustaría subrayar el valor inapreciable que ha tenido este dinero para las zonas rurales del noroeste, donde se encuentran muchas áreas agrarias, las cuales son vitales para toda la economía.

Finalmente, déjenme decir que respaldo al señor Becsey en lo que se refiere al microcrédito. Este es un avance muy interesante y esencial ante la actual situación económica.

 
  
MPphoto
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE). - (SK) Señorías, considero que el debate coordinado de hoy sobre política regional es el debate más importante no sólo de esta sesión plenaria, sino también uno de los debates más importantes de nuestro período electoral. Es una oportunidad para hablar a los ciudadanos europeos sobre un tema con el que se pueden relacionar fácilmente, especialmente con los inminentes comicios de junio al Parlamento Europeo. La ausencia de un apoyo eficaz, simple y sencillo a las autoridades más pequeñas, particularmente en el área de recursos para el acceso a las inversiones, es alarmante. Por lo tanto, creo que, basándonos en estos informes, veremos una reevaluación de la política de cohesión y particularmente algunos de los programas operativos que deberían ser reabiertos y revisados.

Me gustaría terminar reafirmando mi convicción de que las recomendaciones del Parlamento Europeo en estos cinco informes traerán consigo un valor añadido y cumplirán con las expectativas de los ciudadanos, tanto en las ciudades europeas como en las zonas rurales, que consideran que la política de cohesión garantizará el desarrollo de sus regiones, el equilibrio gradual de las diferencias regionales, nuevas oportunidades de empleo, seguridad energética, una eficiencia energética mejorada para sus hogares, mejores infraestructuras técnicas y de transporte, y una mayor calidad de vida.

 
  
MPphoto
 

  Sérgio Marques (PPE-DE). - (PT) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, en este importante debate sobre la cohesión territorial y el futuro de la política económica y social, debo mencionar los problemas específicos a los que se enfrentan las regiones ultraperiféricas. Debido a la constante combinación de una serie de factores geográficos, estas regiones son extremadamente vulnerables en términos económicos y sociales, particularmente durante una crisis internacional tan grave como la que estamos experimentando actualmente.

Por lo tanto, me gustaría apelar a la Comisión Europea, y especialmente a la Comisaria Hübner, para que presten mucha atención a los efectos de la crisis actual en las regiones ultraperiféricas. Una evaluación de estos efectos en cada una de las regiones ultraperiféricas, particularmente en lo que se refiere al turismo, a la construcción y a la subida del paro, sería muy útil para garantizar una respuesta europea específica para estas regiones.

Por ello, desafío a la Comisión Europea a preparar una respuesta europea a la crisis para las regiones ultraperiféricas, que vaya más allá de las medidas ya anunciadas bajo la política de cohesión económica y social para las regiones europeas en general. Una respuesta europea específica a la crisis para las regiones ultraperiféricas…

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Su tiempo se ha agotado.

Las normas establecidas por la Mesa de la Cámara indican que pueden tomar la palabra en este tipo de turno hasta cinco diputados y durante un solo minuto por intervención.

Hay seis diputados más que han pedido el uso de la palabra, además de los cinco que reglamentariamente han agotado su turno. Como tenemos algo de tiempo —me indican los servicios del pleno— voy a hacer una excepción y voy a conceder el uso de la palabra a los diputados que lo han solicitado, pero les ruego que se atengan estrictamente al tema y al minuto establecido en este procedimiento de solicitud de intervenciones.

 
  
MPphoto
 

  Zuzana Roithová (PPE-DE). - (CS) Señor Presidente, estoy encantada de confirmar que la Presidencia checa está promoviendo una clara definición de la política de cohesión de una forma que implica asistencia a las regiones menos desarrolladas. Asimismo, me gustaría instar a la Comisión a que presente una legislación vinculante que armonice las condiciones para un mercado eficaz de microcréditos. Debemos facilitar el acceso a los fondos para las personas privadas y para aquellos empresarios que sean incapaces de obtener préstamos del sector bancario tradicional. La historia pasada del crédito al consumidor muestra que la UE debe actuar de una manera unificada y eficaz, particularmente en lo que se refiere al control de los instrumentos. Además, creo que el microcrédito debería enfocarse principalmente hacia proyectos en las regiones europeas menos desarrolladas, del mismo modo que hace la política de cohesión, y también hacia los grupos marginados de ciudadanos y hacia proyectos altamente innovadores, de acuerdo con los objetivos de la estrategia de Lisboa. Asimismo, me gustaría alertar a la Comisión del riesgo de abusar del microcrédito para fines de blanqueo de dinero. Es una pena que aún no contemos con una propuesta legislativa concreta sobre la mesa.

 
  
MPphoto
 

  Andreas Mölzer (NI). - (DE) Señor Presidente, ya que estamos hablando sobre la política de cohesión de la UE y el desarrollo regional, tal vez deberíamos echar un vistazo a los países candidatos a la adhesión a la UE. El pasado fin de semana estuve en Turquía, más concretamente en el este de Anatolia, y observé los problemas que existen en Diyarbakir y en la zona kurda. Me di cuenta de que había una necesidad de asesorar a los candidatos a la adhesión sobre los beneficios y la necesidad del desarrollo regional.

El problema en la zona kurda no es sólo un problema étnico ni tampoco únicamente una cuestión del derecho a la autodeterminación o algo parecido. Tampoco se trata solamente de un problema de terrorismo, sino que tiene mucho más que ver con el desarrollo regional y con el desarrollo regional equilibrado en todas las ciudades y en el campo. Creo que deberíamos explicar a Turquía que debe aplicar la política europea de cohesión en este caso, sino, tampoco estará preparada para el acceso a la Unión Europea en este aspecto.

 
  
MPphoto
 

  Alexandru Nazare (PPE-DE). - (RO) Los Fondos Estructurales y de Cohesión constituyen para nosotros un debate acalorado, al igual que una oportunidad digna de elogio, aunque desgraciadamente inadecuadamente explotada. Existen numerosas razones para decir esto último, que van desde el exceso de procedimientos administrativos, reglamentos lentos y pesados, o reglamentos válidos con demasiado poco tiempo para conseguir información, a la cual es difícil de acceder, además de la falta de transparencia.

Puedo decirles que muchos solicitantes rumanos se quejan de problemas relativos a la elegibilidad para los gastos, de reglamentos válidos para demasiado poco tiempo, de una documentación incomprensible y, por supuesto, de los largos períodos de evaluación de proyectos.

Me alegro de que la Comisión Europea también haya empezado a darse cuenta de estos obstáculos. Las propuestas para enmendar los reglamentos incluyen, particularmente durante el actual período de crisis, tales disposiciones para la simplificación de los reglamentos para el uso de estos fondos. Esto supone un primer paso, y me gustaría pensar que muchas de nuestras propuestas también serán adoptadas por la Comisión.

Una de las soluciones a este problema es la que proporcionan los programas de asistencia hermanada y técnica, pero como ya presté mi apoyo al informe a la señora Krehl mediante mis enmiendas a éste, se requiere un programa a nivel de la UE…

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Ljudmila Novak (PPE-DE). - (SL) La calidad de vida ha mejorado verdaderamente gracias al dinero proveniente de los Fondos Estructurales, los cuales ha utilizado la Unión Europea para reforzar la cohesión social, económica y territorial, y para el desarrollo de un total de 268 regiones.

Desde esta perspectiva financiera, me complace observar que el Parlamento, en su presente composición, también ha desempeñado un papel a la hora de contribuir a asignar más dinero de lo que inicialmente se propuso para los fines que se debatieron. Al mismo tiempo, lamento el hecho de que, como ya ha señalado mi colega, existen demasiadas barreras burocráticas, y a veces me pregunto si los culpables de ello son los gobiernos nacionales o Europa.

Al menos, creo que necesitamos simplificar tales barreras, con el fin de ocuparnos de las apremiantes necesidades tanto de las autoridades locales como de las regiones. Sin embargo, si queremos mantener a los jóvenes y a las mujeres en las zonas rurales, tenemos que invertir más recursos en el apoyo al desarrollo rural.

 
  
MPphoto
 

  James Nicholson (PPE-DE). - (EN) Señor Presidente, muchas de las cosas que hemos debatido aquí esta mañana tendrán que ser implementadas por el próximo Parlamento, de ello no hay duda. El desarrollo rural es fundamental para el desarrollo de la economía rural, pero cuando se diseñó y creó el segundo pilar para prestar apoyo a la sociedad rural hace algunos años, esto no vino acompañado por los fondos suficientes para apoyar este segundo pilar. Ahora contamos con la modulación, la cual se lleva los fondos extras del único pago a las explotaciones agrícolas que se hace a los agricultores con el fin de desarrollar la sociedad y la economía rurales.

Sé que esto va a traer polémica. Están los que quieren arrebatar la política regional o el apoyo a la sociedad rural a la Dirección General de Agricultura, para entregárselos a la Dirección General de Política Regional, lo cual resulta inaceptable para aquellos que viven en la economía rural. Ya sostuvimos este debate a comienzos de los años noventa con Ray MacSharry y no vamos a volver a hacerlo. Yo digo: «de ninguna manera». La financiación extra debe ser utilizada para la agricultura y para la economía rural, para apoyar a los pequeños agricultores y a las personas activas en las zonas rurales.

 
  
MPphoto
 

  Francesco Ferrari (ALDE).(IT) Señor Presidente, Señorías, me gustaría dar las gracias al ponente por su informe. El tema que aquí se está tratando es muy delicado en lo que se refiere a las implicaciones que puede tener para los sistemas económicos de los diferentes Estados miembros. La unión del nuevo Fondo Agrícola de Desarrollo Rural a la PAC puede tener aspectos positivos o negativos, según cómo se utilice ese fondo.

Desde un cierto punto de vista, la unión de los fondos significará que éstos pueden ser utilizados de manera más efectiva, y esto es ciertamente algo bueno. No obstante, estoy de acuerdo con el ponente en que hay una línea divisoria muy fina y que, entre otras cosas, existe el riesgo de que los fondos se utilicen solamente con el fin de hacer la agricultura más competitiva, en detrimento de otros sectores en las zonas rurales.

Las zonas rurales requieren verdaderamente de una fuerte inversión (inversión estructural y agroalimentaria) con el fin de reactivar la economía, formar a los agricultores jóvenes, los cuales representan la fuerza motriz de la economía rural, e instruir a las mujeres que viven en estas zonas. Dichas zonas también necesitan una inversión en el sector de la tecnología de la información, para familiarizar a los jóvenes con las nuevas tecnologías. El riesgo que corremos es la malversación de fondos.

Por eso sigo convencido de que el sentido común debe prevalecer si queremos impedir la desviación de los fondos, ya que la economía rural podría tener un impacto muy fuerte en Europa.

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE-DE). (PL) Señor Presidente, la política de cohesión resulta aún más importante desde la perspectiva de la actual crisis económica, ya que los Fondos Estructurales pueden servir como instrumentos eficaces para estimular las economías regionales. Concentrarse en actividades destinadas a la estimulación del crecimiento, tales como el gasto en investigación y desarrollo, innovación o instrumentos activos para la creación de empleo, debería proporcionar a la economía europea un estímulo y garantizar una vuelta al crecimiento. También estoy de acuerdo con la distribución de los fondos adicionales para mejorar el acceso a Internet en las zonas rurales.

 
  
MPphoto
 

  Danuta Hübner, miembro de la Comisión. – (EN) Señor Presidente, he suprimido dos minutos de mis comentarios introductorios para poder tener más tiempo para responder ahora a las cuestiones. Aunque lamento no poder responder a todas las preguntas, aprecio muchísimo todos los intercambios laterales que hemos tenido durante los últimos años en Bruselas o durante mis visitas sobre el terreno en sus circunscripciones. Les agradezco que continúen este diálogo con nosotros en la Comisión. Me gustaría darles las gracias por este debate tan positivo y sincero que hemos tenido hoy.

Necesitamos explotar plena y sabiamente el potencial de todas las políticas europeas y nacionales para asegurar que la Unión Europea, como economía y como sociedad, saldrá de la crisis con una economía, una sociedad y una política más fuertes, y con unas bases sólidas para un desarrollo sostenible a largo plazo. Creo que el debate de hoy confirma que la política europea de cohesión debe desempeñar su papel en este proceso, tanto hoy como en el futuro. Hoy en día, es nuestra tarea común garantizar que el potencial de la política de cohesión (su capacidad para proporcionar desarrollo sostenible y empleo) será utilizado total y sabiamente en este nuevo contexto mundial. No me refiero solamente a la crisis, sino también a todos aquellos desafíos tan bien conocidos que identificamos hace años como retos para el desarrollo europeo.

El apoyo a la competitividad sostenible es la manera más efectiva de lograr la cohesión en la Unión Europea. En este contexto, debemos utilizar la política de cohesión con el fin de conseguir, entre otras cosas, que las pequeñas y medianas empresas tengan acceso a medios de financiación. Asimismo, debemos ocuparnos de asuntos tales como un mejor acceso a los servicios públicos con el fin de mejorar la capacidad laboral y la productividad y, por tanto, contribuir al logro de una mayor igualdad de oportunidades.

Como algunos de ustedes han resaltado, durante los últimos años, se ha hecho cada vez más evidente que ocuparse de los nuevos desafíos requieren claramente de un enfoque integrado y bien situado, un enfoque que optimice el uso de los recursos y que también movilice a todos los socios, tanto a nivel regional y local, como a nivel nacional y europeo, para que seamos activos en todos los ámbitos del gobierno europeo.

En cuanto al principio de cooperación, me gustaría subrayar que éste ha sido un objetivo muy importante desde el primer día que asumí mi cargo, y que la Comisión ha invertido mucho por hacer del principio de cooperación y de la política de cohesión una realidad: una realidad que sea utilizada en la práctica. Poco después de las negociaciones, llevamos a cabo una evaluación completa de cómo se aplicaba por parte de los Estados miembros y de las regiones el principio de cooperación y el proceso de diseño de programas de políticas. No nos conformábamos solamente con una presencia formal de los principios de cooperación, de modo que también trabajamos con socios, ayudándoles a ser capaces de convertirse en verdaderos socios en el sistema de administración de las políticas. Además, reaccionamos de manera bastante eficaz a cualquier señal que nos llega desde el terreno de que este principio no está siendo respetado en los Estados miembros individuales. Precisamente acabo de celebrar una reunión sobre este asunto con ONG de uno los principales Estados miembros europeos.

También estoy plenamente de acuerdo con aquellos de ustedes que dicen que la política de cohesión no funciona, ni debe funcionar, de forma aislada; que necesitamos reforzar la integración y la coordinación entre la política de cohesión y todas las políticas sectoriales, nacionales o europeas. Esto no se debe hacer solamente con el fin de evitar el solapamiento o la duplicación, sino también para utilizar la integración que proporciona la buena coordinación entre las políticas. Ciertamente, el desarrollo rural y las políticas regionales constituyen un ejemplo extremo de la necesidad de contar con una coordinación muy buena y con una sinergia entre políticas.

Otro ejemplo podría ser la competitividad y la necesidad de tener en cuenta las limitaciones que resultan de una economía de bajas emisiones de carbono y del cambio climático en lo que concierne a la inversión en infraestructuras. Me gustaría resaltar especialmente que hemos invertido mucho en hacer más ecológica la política europea de cohesión. Establecimos los objetivos relativos al cambio climático, a la eficiencia energética y a las energías renovables antes de que estallara el importante debate sobre el cambio climático en la Unión Europea. Hoy, un tercio de los fondos para la política de cohesión se destinan directamente a inversiones de tipo ecológico en todos los ámbitos de nuestra vida. Recientemente se ha añadido a esta política un 4 % adicional para que sea utilizado en el ámbito de la vivienda para la eficiencia energética, así como el uso de la energía renovable para que ello nos permita hacer mayor hincapié en este reto.

Algo que también surge claramente de este debate es que necesitamos tanto una continuidad como una reforma a la hora de aplicar esta política. En cuanto a la continuidad, quiero resaltar especialmente que estos principios de programación plurianual, de adicionalidad financiera, de administración compartida y de cooperación representan un gran valor europeo del que deberíamos seguir preocupándonos. Sin embargo, también existe esta necesidad de cambio para alcanzar un mejor equilibrio entre la demanda y el control de la administración financiera, y las tareas para conseguir unos buenos resultados y una buena aplicación de la política. No hay duda de que necesitamos disponer de un mecanismo de aplicación más simple, más eficiente y más eficaz, y reducir las dificultades y las barreras administrativas.

Hemos estado trabajando en este reto contando con su gran apoyo durante los últimos meses. Ya en diciembre hicimos la primera enmienda al artículo 55, y dentro de una semana procederemos a una votación relativa a la parte principal de las propuestas de simplificación. La fuerza operativa que establecimos con los Estados miembros para la simplificación de las políticas continúa funcionando, y a finales de mayo tendremos otra propuesta, espero que todavía en relación con este período.

Coincido con ustedes en que para que la política sea más eficaz, también necesitamos centrarnos con más fuerza en sus resultados y en su control, al igual que en una cultura de evaluación. Seguimos trabajando en ello. Aprecio muchísimo su apoyo a la ingeniería financiera. Estamos en ello, pero ciertamente se puede hacer mucho más. Por favor, tengan también en cuenta, con respecto a la ingeniería financiera, que actualmente es uno de los instrumentos más importantes de ayuda a las pequeñas y medianas empresas para el acceso a créditos, a través de JEREMIE, y ahora también a través de JASMINE para el microcrédito, y que comenzamos este proceso mucho antes de que golpeara la crisis, de modo que la política ha estado también relativamente bien preparada para estos difíciles tiempos.

Algunos de ustedes han mencionado la cuestión de la transparencia. Solamente me gustaría recordar aquí que contamos con nuevas normas para este nuevo período 2007-2013. Tenemos la obligación de informar al público sobre todos los beneficiarios, así que esperamos que con dichas obligaciones de transparencia también veamos cambios importantes con respecto a la conciencia pública y a la integridad de todo el proceso.

Comentaré muy brevemente la cuestión de la cultura, ya que ha surgido como un elemento importante el hecho de que somos plenamente conscientes (y así lo veo también durante mis viajes) de que tanto las regiones como las ciudades son factores fundamentales en el ámbito cultural de Europa. La cultura también desempeña un importante papel económico en el proceso del desarrollo rural. Hemos reconocido esto en el marco de la política europea de cohesión. Tenemos muchas estrategias regionales y locales urbanas que han integrado exitosamente la cultura en nuestra política.

Permítanme también que les informe de que la Comisión pronto lanzará un estudio independiente sobre la contribución de la cultura al desarrollo local y regional, que espero esté finalizado para comienzos del año que viene. A través de este estudio, contaremos con una base mejor informada para lograr una mayor inclusión de la cultura en las políticas europeas.

Para finalizar, agradezco muchísimo todos sus comentarios, no solamente sobre el informe, sino también las preocupaciones e ideas para el futuro que han presentado aquí. Incluiré la mayoría de estos mensajes en mi documento orientativo, que presentaré ante el Consejo a finales de mayo. También estamos completando un estudio independiente, gracias a un grupo de investigadores y expertos presidido por el profesor Barca. Dicho estudio será presentado públicamente a finales de abril. La evaluación oficial final de la consulta sobre el Libro Verde acerca de la cohesión territorial será presentada en nuestro sexto informe provisional de cohesión territorial, el cual será adoptado por la Comisión hacia finales de junio.

 
  
MPphoto
 

  Constanze Angela Krehl, ponente. – (DE) Señor Presidente, me gustaría hacer dos observaciones, ya que este debate va a finalizar.

El público tiene una visión muy ambivalente de la política estructural europea. Algunas personas dan por sentado que recibirán ayudas, pero se encuentran simplemente con que los obstáculos burocráticos son demasiado grandes. A otras personas, incluyendo algunas de esta Cámara, la política estructural les parece un mero acceso al fraude. Ninguna de estas dos visiones es correcta.

La solidaridad es algo verdaderamente importante para mi grupo, pero esta debe estar bien fundada y no debe ser una calle de sentido único. Por otro lado, no se da el caso de que los promotores del proyecto, ni las comunidades ni las asociaciones que solicitan los proyectos quieran defraudar a la Unión Europea. Los procesos complejos a menudo dan como resultado la comisión de errores, pero no hacen que surjan fraudes. Por ello es por lo que debemos cambiar el modo en que se hacen las cosas.

El segundo punto que me gustaría considerar es que la política de cohesión es indiscutiblemente una parte importante de la política europea. Puesto que nos estamos enfrentando a retos como el cambio climático, la crisis económica y la globalización, junto con los cambios demográficos y la evolución del mercado laboral, necesitamos esta política urgentemente. El Parlamento Europeo debe redefinir la política de cohesión para que en el futuro pueda satisfacer las necesidades de las regiones europeas. Los informes que acabamos de discutir suponen una buena base para este proceso. Esto permitirá que se cree un valor añadido europeo para la Unión Europea. Sin embargo, a la hora de rediseñar la política estructural, no debemos comportarnos como si esta pudiera resolver todos los problemas de la Unión Europea. Debemos concentrarnos de verdad en nuestras tareas pendientes. Gracias.

 
  
MPphoto
 

  Oldřich Vlasák, ponente. – (CS) Señora Comisaria, Señorías, en este punto me gustaría resumir los retos y las educadas peticiones que el Parlamento Europeo dirigirá a sus socios, a la Comisión Europea y a los Estados miembros, si se adopta este informe. Está claro que la necesidad más importante es la evaluación de la utilidad de incorporar la iniciativa URBAN al flujo principal de la política de cohesión. Debemos evaluar las opciones y comprobar los niveles de satisfacción entre alcaldes, concejales y representantes elegidos en relación a la reducción de los fondos europeos para las zonas urbanas. La planificación integrada y la transferencia de responsabilidades o de las llamadas subdelegaciones de recursos, o de los instrumentos de ingeniería financiera, son claramente ámbitos en los cuales se necesita una propuesta más activa por parte de la Comisión, al menos mediante la presentación de recomendaciones o de ejemplos de propuestas de eficacia probada. Al mismo tiempo, debemos seguir simplificando la política de cohesión en su totalidad y no solamente el ámbito urbano. Las opciones a largo plazo pueden incluir, por ejemplo, una fusión del Fondo Europeo de Desarrollo Regional con el Fondo Social Europeo. Por último, pero no por ello menos importante, es de vital importancia que la Comisión mida y evalúe con regularidad el impacto de todas las políticas en la vida urbana y que, al mismo tiempo, debata directamente sobre la eficacia de dichas políticas con las autoridades urbanas. Por tanto, este informe recomienda que la Comisión y los Estados miembros establezcan un Grupo de Alto Nivel sobre Desarrollo Urbano de la UE y que apliquen el método abierto de coordinación a la política de desarrollo urbano a nivel de la UE, de la misma manera que se aplica en otras áreas, como en la de integración social. Al mismo tiempo, el informe también pide que se refuerce la posición de las zonas urbanas sobre la iniciativa de las Regiones por el Cambio Económico y que el proyecto para la Auditoría Urbana siga desarrollándose y actualizándose regularmente. Ante la ausencia de estadísticas comparativas fiables, no podemos basar nuestras decisiones en datos relevantes. De hecho, los fondos europeos constituyen una de las manifestaciones más visibles y efectivas de la integración europea. Por ello, debemos garantizar, tanto en el actual período preelectoral como después, que los verdaderos destinatarios de la asistencia estructural participen en el debate relativo a la forma que debería adoptar la política de cohesión, porque estas personas son nuestros conciudadanos y nuestros electores.

 
  
MPphoto
 

  Wojciech Roszkowski, ponente. – (PL) Señor Presidente, señora Comisaria, el asunto del que habla mi informe es bastante específico, pero muy importante para la optimización de la utilización de los fondos de la UE desde el punto de vista de la cohesión, tanto si se ha entendido en su significado tradicional como en términos de cohesión territorial.

El crecimiento sostenible es un asunto extremadamente complejo. Por ello debemos agradecer cualquier intento por simplificar los logros de este objetivo. Sin embargo, el concepto de la cohesión territorial aún no ha sido definido con precisión. El Libro Verde es por tanto el comienzo, en lugar del fin del debate sobre esta materia.

Me satisface el hecho de que la Señora Comisaria señalara la necesidad de reducir las disparidades en los niveles de desarrollo y la importancia de la integración a la hora de aplicar las políticas de la UE. Las diferentes regiones tienen problemas bastante distintos en términos de nivel de ingresos, situación geográfica, migración, etc. Sin embargo, necesitamos recordar lo que mis colegas polacos, la señora Staniszweska y los señores Podkański y Zapalowski dijeron en relación con la tendencia de los fondos a acumularse en el centro de las regiones. También deberíamos recordar que los objetivos de la política de desarrollo rural no suponen necesariamente una contradicción de los objetivos de Lisboa si se hace uso del mecanismo de competitividad relativa, o de los incrementos de bajo coste en productividad.

La Comisión de Agricultura aún no se ha pronunciado sobre mi informe, así que interpreto su silencio como una señal de acuerdo. En mi opinión, el voto del señor Baco es más bien un malentendido. En mi informe, dije de forma expresa que los recursos para el desarrollo rural no pueden consumir los pagos directos. Por otra parte, es un hecho que los fondos para el desarrollo rural pueden ayudar a las zonas rurales a resolver los problemas económicos mediante el apoyo a las actividades no agrarias. Estoy contento por el apoyo recibido por parte del señor Nicholson sobre este asunto.

Para finalizar, me gustaría expresar mi agradecimiento a los asesores de la Comisión de Desarrollo Original y a mi propio grupo parlamentario por su ayuda a la hora de elaborar este informe, y a todos aquellos que han participado en el debate de hoy.

 
  
MPphoto
 

  Miroslav Mikolášik, ponente. – (EN) Señor Presidente, permítame presentar como conclusión ciertas ideas que no tuve tiempo de incluir en mi discurso de introducción.

Me complace mucho ver que se va a invertir más de 100 000 millones de euros para la protección del medio ambiente. Al mismo tiempo, agradecería muy sinceramente que se destinara una asignación mucho más alta a la eficiencia energética y a las energías renovables (que actualmente se sitúa en los nueve millones de euros) al igual que una asignación más alta para medidas destinadas a combatir el cambio climático, dado que la actual, situada en los 48 000 millones de euros, es en este momento menor de lo que se requiere.

Creo firmemente que decidir sobre cómo utilizar estos fondos para proteger nuestras regiones y combatir las consecuencias del cambio climático, tales como las inundaciones y la sequía, determinará el futuro de nuestras regiones y su posicionamiento económico. Asimismo, aprecio enormemente el hecho de que todos los Estados miembros ya hayan dedicado una cantidad significativa de sus asignaciones financieras totales para invertir en investigación, desarrollo e innovación, pero también me he dado cuenta de que, para la mayoría de las regiones de convergencia de la UE, asegurar la accesibilidad sigue siendo un problema significativo, ya que éstas se enfrentan a una falta de infraestructura de transportes.

Por otro lado, me alegra ser testigo de los esfuerzos de los Estados miembros por dar prioridad a las inversiones destinadas a aumentar la participación laboral y a mejorar la experiencia, así como a luchar contra la pobreza y la exclusión social en sus programas, financiados por los fondos sociales europeos. Además, animo a los nuevos Estados miembros a que sigan construyendo asociaciones eficaces y a que refuercen con consistencia el principio de cooperación a la vez que implementan los programas operativos. Creo que los nuevos Estados miembros podrían beneficiarse verdaderamente, por ejemplo, de un mayor intercambio de mejores prácticas y de conocimientos sobre el desarrollo de las tecnologías, así como de otras acciones comunes para acelerar su potencial en lo que concierne a la implementación.

 
  
MPphoto
 

  Zsolt László Becsey, ponente. – (HU) Durante la introducción no pude hacer referencia a una o dos cuestiones relativas específicamente al microcrédito, aunque lo más importante aquí es el principio de adicionalidad. Me gustaría reiterar que éste es también un importante principio fundamental de cohesión, además de los principios de cooperación y de un enfoque integrado.

Por tanto, con el fin de poder proporcionar algo añadido, necesitamos garantizar que las personas sin domicilio fijo puedan participar en el programa de microcréditos a través del programa tutelar. Podemos conseguir más cosas si nos aseguramos de que en el nuevo programa que se ha lanzado, JASMINE, podemos formar e involucrar a nuevas instituciones microfinancieras que estén cerca de las personas. Además, necesitamos proporcionar más cosas si adoptamos un enfoque más flexible hacia la competitividad, tanto en lo que se refiere a los programas mínimos como a la contratación pública, mediante la colocación de los trabajadores autónomos en una posición de discriminación positiva.

Otro punto que me gustaría tratar es el asunto de la financiación. Por un lado, está el lanzamiento del programa experimental que el Parlamento ha estado alentando durante dos años con dos millones de euros al año. Espero que esto comience en la segunda mitad de este año. Concentramos todos los programas que se ocupan explícitamente del microcrédito en uno solo, haciéndolos transparentes (como algunos de mis compañeros también han observado).

El principio de adicionalidad también es importante para persuadir a los Estados miembros a que animen a las personas a que creen microempresas y que no se queden en casa sentados cobrando prestaciones sociales, algo a lo que la señora De Vits ya ha hecho referencia. Considero importante que continuemos animando a las personas en este sentido. Es muy importante que la adicionalidad signifique que los intermediarios de la microfinanciación no llevan a las personas a la usura. Por ejemplo, en el caso del pueblo gitano, sus miembros no deberían ser subyugados por su propia clase dirigente, sino que deberíamos ser capaces de fomentar una actividad que se base en la verdadera cooperación y en la buena disposición a prestar ayuda.

 
  
MPphoto
 

  Lambert van Nistelrooij, ponente. – (NL) Señor Presidente, esta mañana he sido el primer orador de este debate conjunto y, mirando hacia atrás, creo que hemos dado a nuestros ciudadanos, a aquellos que están comprometidos a aplicar una política integrada de una forma descentralizada, una señal muy clara de que el Parlamento Europeo ha decidido llevar a cabo la política de cohesión y de que valora el trabajo que aquéllos realizan en numerosos proyectos, tanto si están relacionados con las tendencias de investigación y desarrollo, como con infraestructuras de investigación o con proyectos relativos a la modernización energética. Esto es de una importancia considerable. Cuando nos dirijamos a los votantes durante los próximos meses, habrá miles de proyectos en los que Europa se acerque a los ciudadanos. Creo que esto es, también, de gran importancia. Asimismo, le deseo a la Comisaria Hübner mucho éxito en esa campaña, ya que veo que usted también se va a dirigir a los votantes en los próximos meses. Eso es algo realmente bueno, asimismo para los aquí presentes. También me gustaría darle las gracias en particular, señora Comisaria, por los cambios políticos que ha llevado a cabo, es decir, por su gran preocupación por los objetivos de Lisboa, por hacer más ecológicas nuestras actividades, y por su énfasis en el I+D. Además, hoy he observado de nuevo que usted se ha referido específicamente a la herencia cultural como algo valioso desde el punto de vista económico y cultural.

Tengo un par de comentarios más que hacer, el primero de los cuales es el énfasis que se está poniendo en la cooperación transfronteriza, ese tercer objetivo que necesitamos reforzar en el próximo período, también en el ámbito financiero.

El segundo punto se refiere a que no debe producirse un malgasto de nuestros fondos. Poseemos excelentes fondos a través de los cuales podemos ofrecer a nuestros socios los medios, mediante el marco de cooperación, para que sigan adelante con su desarrollo. No debemos acabar malgastando el dinero en el período posterior.

Para terminar, tiene que haber un Libro Blanco sobre la cohesión territorial. Señora Comisaria, nos ha dado usted muchas indicaciones, pero el Libro Blanco es la base para la legislación futura y me parecería realmente lamentable que la Comisión Europea no creara un Libro Blanco. Asimismo, me gustaría dar las gracias a los ponentes alternativos de mi informe por su cooperación, y también en particular, al personal, que ha estado magnífico.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. - Antes de suspender la sesión por unos minutos, me voy a permitir la licencia de saludar con mucho cariño a un grupo de visitantes, jubilados y pensionistas de la provincia de Toledo, en mi región de Castilla-La Mancha, porque vienen aquí a cumplir con su obligación de europeos.

Queda cerrado el debate conjunto.

La votación tendrá lugar a continuación.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Bielan (UEN), por escrito. – (PL) Las personas que provienen de comunidades rurales se encuentran particularmente en desventaja a la hora de competir en el mercado laboral. En la Unión Europea, y especialmente en Polonia, hay diferencias significativas en cuanto al nivel de vida entre las zonas urbanas y las rurales. Esto se refleja especialmente en el acceso a los servicios. El acceso a las tecnologías modernas como Internet de banda ancha en las zonas rurales de Polonia se reduce a la mitad con respecto a las zonas urbanas.

El objetivo de la política de cohesión debería ser comprometerse a tomar iniciativas específicas con el fin de igualar los niveles de vida en regiones particulares. La ayuda a las pequeñas y medianas empresas a la hora de obtener financiación del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural es extremadamente importante aquí.

Los gobiernos de los países deberían prestar apoyo a las pequeñas y medianas empresas eliminando las barreras administrativas y jurídicas y proporcionando infraestructuras adecuadas. Éstas son condiciones fundamentales para el desarrollo de zonas que se encuentran lejos de las grandes áreas urbanas.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE-DE), por escrito. – (RO) Los microcréditos, e incluso los créditos provenientes de los fondos comunitarios concedidos a los empresarios, proporcionan una palanca institucional que puede y debe tapar el agujero dejado por los bancos comerciales como resultado de la crisis financiera, la cual ya está golpeando la economía real.

Un banco comercial sólo resulta beneficioso para la economía mientras siga concediendo créditos, lo cual no está ocurriendo en estos momentos, a pesar de la enorme inyección de dinero público que se ha hecho a varios bancos.

Ante estas circunstancias, lo que propongo es que los Estados miembros no deberían seguir financiando directamente a los bancos comerciales en dificultades, para que éstos puedan cubrir con el dinero que han recibido las grandes pérdidas y/o mejorar sus coeficientes financieros utilizando dinero público, satisfacer a sus accionistas y proporcionar incluso una razón para adjudicarse primas. Por otra parte, tampoco hay que dejar que (todos) quiebren.

Mi propuesta incluye el uso de bancos comerciales como simples intermediarios, agentes que concedan créditos y microcréditos provenientes de los fondos públicos a agentes económicos y a empresarios que, sin financiación, son también vulnerables al riesgo de quiebra.

En conclusión, los créditos y los microcréditos deberían concederse a aquellos que los necesiten a través de los bancos, pero sin pasar por el balance de situación de este último, sino solamente utilizando su experiencia y sus redes para facilitar el préstamo de tales finanzas.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (PSE), por escrito. – (RO) La mejora del acceso a microcréditos que capaciten a los pequeños empresarios, a los desempleados y a los menos favorecidos que deseen de establecer sus propios negocios y que no tengan acceso a los instrumentos bancarios de crédito tradicionales para desarrollar un negocio, combinado con la reciente decisión de reducir el IVA para ciertos servicios, son soluciones que la Unión Europea está facilitando a los Estados miembros para ayudarles a salir de la crisis.

El último análisis mantiene que el sector de los servicios, de la agricultura y del turismo pueden ser campos que absorban una proporción significativa de la población activa disponible en el mercado laboral, incluyendo a los desempleados. Ésta es la razón por la cual Rumania y los demás países de la UE deben desarrollar los instrumentos necesarios para aplicar esta idea, especialmente como parte del sector de mercado «no bancario».

Considero que estos microcréditos pueden ser utilizados con éxito para desarrollar servicios para empresas, individuos u hogares, desde especialistas en Tecnología de la Información a limpiacristales, desde jardineros a personas que prestan asistencia a ancianos y niños. Ellos también pueden contribuir al uso de capacitaciones y cualidades personales en un negocio exitoso.

A un microcrédito pueden acceder empresas con menos de diez empleados. Esto resulta beneficioso para las personas que quieren trabajar y para los desempleados que quieren emprender un negocio. Las microempresas representan el 91 % de las empresas comerciales de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Dragoş Florin David (PPE-DE), por escrito. – (RO) El Libro Verde sobre la cohesión territorial titulado Convertir la diversidad cultural en un punto fuerte lanza una amplia consulta a autoridades regionales y locales, asociaciones, ONGs y la sociedad civil, con el objetivo de promover un entendimiento común de este nuevo concepto, junto con sus implicaciones para la futura política regional de la UE, aunque sin ofrecer una definición de «cohesión territorial».

El objetivo de la cohesión territorial es garantizar el desarrollo armónico de todos los territorios de la UE y ofrecer a todos los ciudadanos la oportunidad de obtener el máximo de las características inherentes de estos territorios. El Libro Verde propone que la diversidad debería convertirse específicamente en un activo y en una ventaja competitiva, que contribuya al desarrollo sostenible de toda la UE. También hace referencia específicamente a la necesidad de un control efectivo de la política de cohesión para hacer que ésta sea más flexible.

El reto principal incluye ayudar a los territorios a que utilicen esta ventaja y a que intercambien buenas prácticas. El informe del señor van Nistelrooij cubre este amplio campo de la cohesión territorial y expresa opiniones eficaces sobre los comunicados de la Comisión en este ámbito. Como resultado, el Libro Verde sobre cohesión territorial sigue abierto a nuevos desafíos, pero se está convirtiendo en un instrumento eficaz para la cooperación y los intercambios de buenas prácticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Constantin Dumitriu (PPE-DE), por escrito. – (RO) La Política de Cohesión y las medidas para el desarrollo rural forman parte del mismo principio de solidaridad promovido por el proyecto europeo, y contribuyen a la consecución de la Estrategia de Lisboa.

Nuestros análisis y las decisiones que vamos a tomar deben tener en cuenta los diferentes niveles de desarrollo agrícola en toda la Unión Europea, el peso de dicho sector en las economías de los Estados miembros, así como las diferentes situaciones en términos de cohesión y desarrollo regionales. Agradezco el hecho de que la versión final de este informe incluya también mi propuesta de facilitar una mayor flexibilidad en el uso de los Fondos Estructurales, para que éstos complementen las medidas para el desarrollo rural.

Con el fin de asegurar la adecuada coordinación y complementariedad de la Política de Cohesión con las medidas para el desarrollo rural, los Estados miembros tendrán que introducir mecanismos para alentar el uso justo y consistente de los fondos europeos. Al mismo tiempo, la Unión Europea debe utilizar los instrumentos que se encuentran a su disposición para controlar mejor el uso de los fondos europeos a nivel regional, con el fin de garantizar que no se perjudique a las zonas rurales.

Este informe supone un primer análisis de este tema, y debe continuar para que la futura perspectiva financiera asegure una mayor armonización entre las medidas de la UE que ofrecen apoyo financiero.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogdan Golik (PSE), por escrito. – (PL) Me gustaría dar las gracias al señor Becsey por su informe, el cual resulta muy importante tanto para mí como para mis compatriotas.

Muchas personas parecen no darse cuenta de cuánto puede influir la institución de microcréditos en el desarrollo socioeconómico de un país. Los préstamos pequeños y sin garantías no sirven de reserva para los más pobres en los países en vías de desarrollo. La idea puede aplicarse igualmente a los desempleados, a aquellos que van a emprender un negocio o a las microempresas existentes.

Ofrecer a las personas sin acceso a créditos la oportunidad de financiar sus iniciativas es un paso importante hacia la aplicación del principio de «piensa primero en pequeño». Al proponer tales préstamos, estamos fomentando la iniciativa empresarial e incrementando la actividad laboral y, por tanto, impidiendo y reduciendo la exclusión social. Los microcréditos tienen un efecto muy positivo (que es particularmente importante en mi país) sobre el nivel de desempleo.

No obstante, cuando se introducen préstamos de este tipo, es necesario recordar algunos aspectos importantes.

En primer lugar, los marcos institucionales y jurídicos de los microcréditos necesitan adaptarse al nivel de desarrollo del mercado de cooperativas de crédito.

En segundo lugar, los procedimientos relativos a este servicio deben ser examinados. Desgraciadamente, debido a su naturaleza compleja, los microempresarios y las personas que están comenzando a emprender sus negocios tienden más a solicitar préstamos al consumo.

En tercer lugar, con el fin de popularizar los microcréditos, los empresarios necesitan ser más conscientes del hecho de que existen alternativas a los préstamos bancarios a la hora de conseguir financiación.

A pesar de estas observaciones, recibo el servicio de microcréditos en Polonia con los brazos abiertos.

 
  
MPphoto
 
 

  Lívia Járóka (PPE-DE), por escrito. – (HU) Me gustaría felicitar a mi compañero, el señor Becsey, por su informe, en el que defiende el desarrollo del sistema de microcréditos para contribuir al crecimiento económico y al empleo. El documento señala correctamente que los grupos desfavorecidos, incluidos los desempleados a largo plazo, las personas dependientes, y las minorías étnicas, como el pueblo gitano en particular, deberían ser el foco de las iniciativas europeas en lo que respecta al microcrédito.

La microfinanciación ha demostrado ser muy exitosa en numerosos países a la hora de fomentar la integración social y económica mediante el apoyo a los trabajadores autónomos. En tiempos de crisis financiera, los instrumentos financieros simples con capacidad para financiar negocios, especialmente en las regiones subdesarrolladas, así como a los grupos antes mencionados, son de especial importancia. Aquellos que deseen dirigir pequeños negocios familiares pueden encontrarse con dificultades importantes en las licitaciones administradas dentro del marco de la política de cohesión, especialmente en el caso de la cofinanciación. La creación (o la restauración) de la cohesión social debe tener prioridad sobre la búsqueda de fines lucrativos, dado que la ayuda a los autónomos es mucho menos costosa que las prestaciones por desempleo y, por tanto, desde la perspectiva de la economía nacional, merece la pena facilitar microcréditos, incluso si desde un punto de vista estrictamente financiero puede no resultar rentable. El sistema de microcréditos debe hacerse accesible a aquellos que no son «rentables», es decir, a aquellas personas que no pueden obtener crédito del sector bancario tradicional debido a su alto riesgo, a su baja cobertura y al peligro de incumplimiento. Este sistema debería hacer de la participación de los grupos marginados su objetivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Krzysztof Kuźmiuk (UEN), por escrito. – (PL) En el debate sobre la política de cohesión, me gustaría llamar su atención acerca de algunos asuntos que han aparecido en el informe del señor Roszkowski.

1) En las perspectivas financieras de 2007-2013, el Fondo Europeo Agrícola para el Desarrollo Rural se creó como segundo pilar de la PAC y por ello fue separado de la política de cohesión. Como resultado de esta evolución, particularmente en vista de los escasos fondos presupuestarios disponibles, la política de cohesión, particularmente la del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, se ha centrado en la competitividad económica que se concentra en los grandes centros urbanos de las regiones más activas, mientras que el FEADER está concentrando sus recursos en la mejora de la competitividad agrícola.

Dicho enfoque podría resultar bien en la duplicación de algunos objetivos, como la protección del medio ambiente, la educación y la cultura, o bien en la omisión de ambas áreas.

2) Por lo tanto, necesitamos evaluar si los fondos diseñados para el desarrollo rural en 2007-2013 deberían utilizarse más para ayudar a los agricultores, o si se asignará más dinero a los beneficiarios rurales no agrícolas, o incluso a los beneficiarios que siguen en las zonas rurales pero que se trasladarán desde el sector agrario a otros ámbitos de la actividad profesional. Si resulta que el apoyo a los agricultores es el objetivo principal del segundo pilar, parece entonces que en la próxima perspectiva sería favorable vincular estos fondos a la política de cohesión.

3) Asimismo, es necesario aumentar las reservas de fondos para el segundo pilar de la PAC aunque, tal y como exige el Parlamento Europeo, tiene que hacerse mediante una reducción en los pagos directos a los agricultores importantes, y una disminución gradual en las tasas de modulación.

 
  
MPphoto
 
 

  Janusz Lewandowski (PPE-DE), por escrito. – (PL) La política regional, que se ha hecho realidad a través de los Fondos Estructurales y de Cohesión, es percibida acertadamente como la política comunitaria más visible y tangible para los ciudadanos europeos. Ninguna otra política proporciona tanta visibilidad para la Unión Europea ni ilustra mejor los beneficios de la integración. Por eso le damos tanta importancia al debate sobre el futuro de la cohesión. Nunca se había necesitado tanto la cohesión como ahora, cuando las dos mitades de Europa, separadas tras la guerra por el telón de acero, se han unido. Esto resulta extremadamente importante para los países que fueron relegados a un segundo plano con la Conferencia de Yalta. La crisis, junto con el potencial valor de los Fondos Estructurales como paquetes anticrisis, constituye un aspecto especial.

No podemos repetir la situación de 2008, cuando se reembolsaron 4 500 millones de euros de fondos no utilizados, lo cual supuso un fallo conjunto de todos nosotros. Ya sólo esto hace que resulte fundamental que hoy en día dejemos pasar esta parte del presupuesto de la UE. A corto plazo, se pueden posponer otros asuntos; a largo plazo, debemos defender la política de cohesión como una política comunitaria que proporciona una oportunidad a todas las regiones. De esta manera, la política de cohesión necesita apoyarse en el conocimiento regional y local en lo que se refiere a la mejor manera de administrar los fondos. Los criterios adicionales para los proyectos de evaluación aumentarán el nivel de discreción en su evaluación y, de este modo, complicarán el proceso de utilización de los fondos. Esto no tiene sentido ni hoy, ante la crisis, ni a largo plazo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ramona Nicole Mănescu (ALDE), por escrito. – (RO) En primer lugar, me gustaría felicitar al ponente por sus esfuerzos.

Como es sabido, la aplicación de los programas estratégicos y operativos para el período 2007-2013 aún se encuentra en su fase inicial, que es por lo que el ámbito de aplicación del informe que se está debatiendo aún es limitado. Sin embargo, me gustaría mencionar los esfuerzos realizados por todos los Estados miembros por integrar, como parte del proceso de elaboración y negociación de los programas operativos, las prioridades generales de la política de cohesión.

La aplicación exitosa de los programas operativos depende en gran medida de la rapidez con que consigamos simplificar los procedimientos y promover las medidas pensadas para consolidar la capacidad institucional y, no menos importante, de cómo identifiquemos los procedimientos específicos de formación profesional para el personal que trabaja con los fondos europeos.

Con el fin de garantizar una mejor administración financiera de los gastos comunitarios, junto con la relevante transparencia en relación con la administración de los fondos, creo que es particularmente importante que los Estados miembros posean unos sistemas de vigilancia eficaces.

Asimismo, creo firmemente que es absolutamente necesario aumentar la conciencia pública, con el fin de lograr una tasa máxima de absorción para los fondos y el desarrollo de proyectos viables.

 
  
MPphoto
 
 

  Adrian Manole (PPE-DE), por escrito. – (RO) A nivel europeo, en la futura política regional y de cohesión de la UE, se considera que las disparidades se deben a deficiencias estructurales en las regiones, en términos de factores clave para la competitividad y, especialmente, a la falta de capacidad innovadora y de espíritu empresarial.

La situación podría remediarse mediante la adopción de un enfoque estratégico, es decir, mediante el aumento de la competitividad regional en toda la UE, que se considera vital para el reforzamiento de la economía en su conjunto, y para limitar los riesgos que conlleva la congestión causada por la concentración de las actividades económicas.

Debemos reiterar que la eliminación de estas disparidades sería posible únicamente mediante el lanzamiento a gran escala de una campaña informativa y el establecimiento de un diálogo entre los ciudadanos y la sociedad civil. Si no, seguirá siendo imposible acceder a los proyectos.

De manera similar, la aplicación sin problemas de los programas y proyectos con la ayuda de la UE requiere de una administración y de unos sistemas de control de alta calidad. Conforme a la legislación de la UE, como son los reglamentos que rigen el medio ambiente y la igualdad de oportunidades, es una condición previa para la financiación de proyectos. Antes de que se realicen otros pagos, aparte de los fondos por adelantado, la Comisión debe asegurarse de que los sistemas de administración y de control cumplen plenamente con los reglamentos.

 
  
MPphoto
 
 

  Siiri Oviir (ALDE), por escrito. – (ET) La cohesión territorial refuerza la cohesión económica y social, y es uno de los componentes esenciales para la consecución de los objetivos de la política de cohesión de la UE, ya que contribuye a equilibrar de manera efectiva las diferencias en cuanto a desarrollo tanto entre como dentro de los Estados miembros, como de las regiones.

La cohesión territorial también desempeña un papel importante en el desarrollo futuro de la política regional de la UE, como se ha demostrado con la adición en el Tratado de Lisboa del principio de cohesión territorial a la cohesión económica y social.

En el contexto de la actual crisis económica, la reactivación de la economía de la UE se ha convertido en un tema muy importante, y esto se logrará a través de inversiones sensatas, las cuales resultan vitales para el éxito económico, los descubrimientos científicos, la innovación tecnológica y los empleos.

Apoyo de todo corazón la idea del ponente de que la UE debería, bajo el estandarte de la cohesión territorial, estimular una mayor interoperabilidad y la transferencia de conocimientos entre los centros de investigación y desarrollo y las regiones que se encuentran a su alrededor, con el fin de lograr el máximo impacto de las inversiones realizadas en los ciudadanos europeos.

Con el fin de abarcar de manera más efectiva los problemas y las dificultades experimentadas por los Estados miembros durante estos tiempos de crisis, necesitamos una estrategia de cohesión de la UE, en la cual debería enfatizarse la dimensión territorial de la política de cohesión, y deben tenerse en consideración las necesidades especiales específicas de cada Estado miembro a la hora de aplicar las medidas de política.

Hoy en día, debemos comenzar una discusión más amplia del posible futuro de la política regional y de cohesión en la UE a partir de 2013, y la posible forma de los Fondos Estructurales en el próximo período de programación, con el fin de contribuir de forma consciente a mejorar las ventajas competitivas de la economía de la UE en el mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Seeber (PPE-DE), por escrito. – (DE) Siguiendo el lema de la Unión Europea, «unida en la diversidad», debemos hacer más por convertir a nuestro continente en una «Europa de las regiones». La cohesión territorial desempeña un importante papel a este respecto. Por esta razón, deberíamos poner énfasis en hacer de esto un objetivo separado, paralelo a la cohesión económica y social.

Durante el proceso de fortalecimiento de las regiones, debemos prestar especial atención a las zonas delicadas, como ya se ha mencionado en el actual debate de cohesión. Deben tenerse en cuenta los costes incrementados, en particular en las regiones montañosas, que requieren mucho tiempo y muchos costes.

Proporcionar una compensación para estas condiciones difíciles representa un paso importante hacia la creación de una Europa en donde vivir en todas sus regiones merezca la pena. Ante este contexto, deberíamos resaltar la industria agraria. La producción de leche en las montañas contribuye de manera importante a la preservación de las zonas rurales y, por tanto, se le debería dar ayuda suficiente. Las pequeñas y medianas empresas que crean empleo fuera de los centros comerciales europeos más importantes también deberían recibir ayuda. En general, el debate actual sobre cohesión está estableciendo la dirección para la moderna política regional y llevará a la infraestructura tradicional de Europa hacia el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernard Wojciechowski (IND/DEM), por escrito. – (PL) Durante el período 2007-2013 Polonia recibirá más de 67 000 millones de euros del presupuesto de la Unión Europea. Como parte de estas transferencias financieras, sólo en 2008 la Comisión Europea envió un total de 19 300 millones de zlotys a Polonia. Las características específicas de la implicación de estos programas significan, no obstante, que la mayoría de los pagos se realizarán en los últimos años de los programas, es decir, entre 2013 y 2015. Desgraciadamente, han surgido restricciones fundamentales que impiden una ejecución efectiva de los Fondos Estructurales en Polonia. Desde el comienzo de los programas para 2007-2013 hasta principios de marzo de 2009, se han firmado casi 8 400 acuerdos sobre ayuda financiera, que implican a un gasto total de 15 400 millones de zlotys. Esto incluye una contribución de 11 400 millones de zlotys provenientes de la UE. Desgraciadamente, las solicitudes para la obtención de pagos provenientes de estos fondos ascienden a un total de 1 750 millones de zlotys. Los procedimientos excesivamente largos para la concesión de contratos públicos pueden retrasar la realización de los Fondos Estructurales, y así contribuir al bajo nivel de absorción. Los Fondos Estructurales son fondos públicos que se encuentran sujetos a la legislación nacional de contrataciones públicas. Dicha legislación debe crear un procedimiento simple y eficaz para la selección de contactos. Los procedimientos de solicitud excesivamente largos pueden retrasar la realización de los Fondos Estructurales. Los fondos de la UE deberían constituir un medio para mitigar uno de los efectos más serios de la crisis financiera. La aceleración de los gastos permitirá el fortalecimiento de la economía en 2009, mediante las inversiones en infraestructuras, en capital humano y en negocios de un valor equivalente, aproximadamente, al 1,3 % del PIB. Para que esto ocurra, el Gobierno debe facilitar el acceso a los fondos de la UE y simplificar los procedimientos.

 
  
  

(La sesión, suspendida a las 11:50 horas y pendiente del turno de votaciones, se reanuda a las 12:05 horas)

 
  
  

PRESIDE: Luigi COCILOVO
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Presidente. - (IT) El siguiente punto es la votación.

(Para más detalles sobre el resultado de la votación, véase el Acta)

 
Aviso jurídico - Política de privacidad