Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/0183(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0091/2009

Textos presentados :

A6-0091/2009

Debates :

PV 26/03/2009 - 2
CRE 26/03/2009 - 2

Votaciones :

PV 26/03/2009 - 4.2
CRE 26/03/2009 - 4.2
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0188

Debates
Jueves 26 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición DO

2. Distribución de alimentos entre las personas más necesitadas (modificación del Reglamento único para las OCM) (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. – El siguiente punto es el informe (A6-0091/2009) elaborado por Czesław Adam Siekierski, en nombre de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, sobre la distribución de alimentos entre las personas más necesitadas en la Comunidad [COM(2008)0563 - C6-0353/2008 - 2008/0183(CNS)].

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski, ponente. (PL) Señora Presidenta, señora Comisaria, hoy vamos a debatir sobre un tema muy importante, un programa orientado a la distribución de alimentos entre las personas más necesitadas en la Comunidad. Este asunto es muy importante, puesto que se trata de un problema que afecta a millones de personas que viven en la pobreza y que necesitan nuestro apoyo. Nosotros acogemos favorablemente la propuesta de la Comisión Europea de aumentar el presupuesto en dos tercios, es decir, de 305 millones de euros a casi 500 millones de euros anuales, y también estamos a favor de que se amplíe la gama de productos que se ofrecen en el marco de este programa.

Naturalmente, el programa no resolverá ni los problemas de desnutrición ni de pobreza de los ciudadanos de la Comunidad, pero sí que puede contribuir a limitar esta situación. Sin embargo, estamos en contra de la propuesta de la introducción inmediata —y repito, la introducción inmediata— de cofinanciación con cargo a los presupuestos estatales, ya que, esto podría limitar e incluso impedir que algunos países participen en el programa, especialmente, en el caso de países que cuentan con una renta per capita baja y que, de por sí, tienen problemas presupuestarios. Esto se hace aun más complicado debido a la crisis económica que nos azota hoy en día. Espero que el Consejo logre comprometerse en este asunto.

También respaldamos la propuesta de que los alimentos que se distribuyan en el marco de este programa sean productos de origen comunitario. En la medida de lo posible, debe tratarse de alimentos frescos de ámbito local, y esto significa que también apoyaremos a los productores de alimentos nacionales gracias al aumento de la demanda de dichos productos. Además, también nos aseguraremos de que los productos que se distribuyan sean de buena calidad.

Se ha suscitado mucha polémica en cuanto a la base jurídica de este programa. Como sabemos, los servicios jurídicos del Consejo han cuestionado la opinión de la Comisión a este respecto. La señora Comisaria puede contar también con el apoyo del Parlamento en este asunto. Comparto la opinión de la Comisión en lo que respecta a establecer unas prioridades claras y una planificación a largo plazo. La ampliación del programa a tres años contribuirá a que el consumo de los recursos disponibles sea más efectivo.

La aprobación del informe del Parlamento también transmitirá un mensaje positivo a nuestros ciudadanos. Aunque la UE ofrezca ayuda a los países más pobres del continente africano, algo que también respaldamos, esta institución no puede olvidarse de sus propios ciudadanos. El programa de ayuda alimentaria de la UE destinado a los ciudadanos más pobres de la Comunidad Europea, tales como los programas «Fruta en las escuelas» y «Leche en las escuelas», está cambiando actitudes de cara a la UE y a la política agrícola común, a la que muchos han criticado duramente. Nuestros ciudadanos deberían ser conscientes de que los alimentos que reciben provienen de los programas y de los fondos de la UE.

El programa confirma que la UE se siente responsable de los ciudadanos más pobres de la Comunidad, entre ellos, las personas sin hogar, las familias con dificultades, las personas desempleadas, las familias monoparentales, los emigrantes, los solicitantes de asilo, además de las personas de edad avanzada y con recursos limitados. Con frecuencia, se trata de personas con discapacidad o incluso de niños.

Tampoco debemos olvidar que los cambios acontecidos en los países que se han adherido recientemente a la UE han dado lugar a una estratificación importante de la renta de sus ciudadanos. Concretamente, en algunos de estos países, las disparidades en cuanto a renta y nivel de vida cada vez son mayores. Además, la pobreza afecta particularmente a las familias que viven en las ciudades pequeñas y a los habitantes de los pueblos. De hecho, cada vez hay más personas que no pueden cubrir las necesidades básicas para vivir.

En el Consejo nos encontramos en una situación de estancamiento y, por eso, estamos esperando la opinión del Parlamento. Además, estoy convencido de que mi informe convencerá a la Presidencia checa para reanudar el debate y alcanzar un compromiso racional en el Consejo. Esperemos que la labor legislativa termine en mayo o junio de este mismo año. Además, quisiera animar a participar en el programa a aquellos Estados miembros que aun no lo han hecho. Por último, en nombre de los millones de habitantes que se benefician del programa, de las organizaciones benéficas que se encargan de distribuir los alimentos y en mi propio nombre, quisiera mostrar mi agradecimiento a todos los diputados, y no sólo a los que han apoyado mi informe.

 
  
MPphoto
 

  Mariann Fischer Boel, miembro de la Comisión. − Señora Presidenta, antes de empezar a hablar sobre el contenido de esta propuesta, quisiera dar las gracias al ponente, el señor Siekierski, y a los miembros de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural por el trabajo que han realizado en este informe.

Para empezar, me gustaría contextualizar el debate de hoy, pues no se trata de una propuesta sobre párrafos, poder político ni sobre promesas, sino que se centra en el ser humano. Hay millones de europeos azotados por la difícil crisis económica y por el rápido aumento que venimos observando en el precio de los alimentos desde 2007. Hay más gente de la que pensamos para la que la falta de alimentos adecuados es motivo de preocupación en su día a día; de hecho, hay 43 millones de europeos que no pueden permitirse comer carne, pollo o pescado cada dos días. Creo que se trata de una cifra impactante.

El programa para las personas más necesitadas está orientado a aquellos ciudadanos que necesitan ayuda alimentaria, es decir, a los que se preocupan por lo que comerán sus hijos al día siguiente; a los que no piensan en lo que van a cenar esta noche, sino en si tendrán algo para comer; a los que no van a restaurantes, sino que llevan consigo el nombre de la organización «Resto du Cœur».

Gracias a los 13 millones de personas desfavorecidas que se benefician de este programa, a los 19 Estados miembros que participan en él y a que el plan del mismo funciona como un mercado estable para los productos que se ofrecen, el programa en sí ha demostrado su importancia. De hecho, el Parlamento también reconoció su importancia en 2006, cuando solicitó al Consejo y a la Comisión que mantuvieran el programa con carácter permanente de cara al futuro y que ampliaran la distribución de alimentos, sin restringirla a los productos de intervención.

Me complace observar que el informe del señor Siekierski respalda el enfoque de la Comisión y que también coincide en que es necesario mantener el programa dentro del marco de la política agrícola común. Se trata de un hecho de especial relevancia en un momento en el que algunos dicen que la alimentación de las personas no tiene nada que ver con nuestra política agrícola.

Hasta el momento, el programa se ha financiado exclusivamente con cargo a los fondos del presupuesto comunitario. Ahora, nuestra propuesta incluye la cofinanciación. Se trata de un cambio significativo, pero creo que también se trata de una mejora fundamental del programa. De hecho, la cofinanciación permitirá que todos los fondos disponibles para este programa estén más ajustados a las verdaderas necesidades; animará a los Estados miembros a que se responsabilicen aun más de la gestión del programa y, además, se trata de una forma de fomentar el elemento de cohesión, ya que, los países de cohesión contarán con menos cofinanciación.

Al mismo tiempo, estoy de acuerdo en que no podemos correr el riesgo de que los Estados miembros dejen de participar en el plan. Por tanto, hemos propuesto una inclusión gradual del porcentaje de cofinanciación a fin de mantener las diferencias entre los Estados miembros de cohesión y los Estados miembros de no cohesión.

También estoy de acuerdo en que debemos hacer más para garantizar la calidad nutricional de los alimentos que se distribuyen. Como bien ha mencionado el ponente, esto supondría la incorporación de productos frescos producidos mayormente a nivel local. Sin embargo, no creo que sea adecuado prohibir los productos del exterior o los productos procedentes de países que no pertenecen a la Unión Europea, como se ha propuesto en su informe. Esto supondría controles adicionales y agobiantes. De hecho, podría considerarse como una señal de proteccionismo de la Unión Europea, e incluso cabe la posibilidad de que nuestros colegas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) cuestionen este hecho. Dicho esto, se trataría de que la gran mayoría de los productos distribuidos se produjeran en el ámbito de la Unión Europea, que procedieran principalmente de las existencias de intervención y, muy probablemente, de las ofertas que estamos realizando ahora, sobre todo, en el sector de los productos lácteos.

Nuestra propuesta incluye la posibilidad de reembolsar los gastos administrativos y de transporte de las ONG, ya que, las organizaciones benéficas están muy implicadas en este programa. Usted también propone que se cubran los gastos de almacenamiento y, fundamentalmente, estoy a favor de esta idea. No obstante, no puedo apoyar la sugerencia de que sean los Estados miembros los que fijen los porcentajes de reembolso, pues tenemos que establecer el mismo máximo en cuanto a porcentajes de reembolso para todos los países que participen en el programa a fin de asegurarnos de que el programa sigue siendo efectivo y de que sigue centrándose en el suministro de alimentos.

Por último, quisiera destacar que el Consejo está esperando a ver el resultado del debate de hoy y de las votaciones antes de seguir con sus debates. Espero que los ministros hayan utilizado esta espera de forma constructiva. Además, a raíz del debate de hoy, debería transmitirse un mensaje claro: no olvidemos a los que esperan en la cola de los comedores comunitarios ni a los que esperan la llegada del próximo paquete de alimentos. Así que, no se puede esperar demasiado. Tenemos que mantener este programa con carácter permanente de cara al futuro.

 
  
MPphoto
 

  Florencio Luque Aguilar , Ponente de opinión de la Comisión de Desarrollo Regional. − (ES) Señora Presidenta, la crisis económica por la que atraviesa Europa dará lugar en los próximos años a un aumento del número de personas que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza. Ese número ya alcanza los 80 millones, es decir, el 16 % de la población mundial.

Ante un escenario de crisis, es primordial garantizar la continuidad del suministro de alimentos a las personas más necesitadas. Con la progresiva eliminación de las existencias de intervención también está desapareciendo un instrumento que ha resultado hasta ahora muy útil para el suministro de alimentos a los más pobres de la comunidad, asegurando, al mismo tiempo, una estabilidad en los precios recibidos por los productores europeos.

Sería deseable que el nuevo programa de ayuda a los más pobres sirviera igualmente para dar salida a las producciones comunitarias. De esta forma, estaríamos contribuyendo al mantenimiento de los agricultores dentro de las zonas rurales.

La propuesta de la Comisión Europea no exige el origen exclusivamente comunitario de los alimentos que participarían en el programa, por considerar que ello sería contrario a las normas de la Organización Mundial del Comercio, pero me gustaría recordarle a la Comisión que un país como los Estados Unidos dedica nada más y nada menos que el 67 % del presupuesto consagrado en su ley agrícola a programas de nutrición para las personas más desfavorecidas, sirviendo, además, como complemento de ayuda a sus agricultores y ganaderos preferentemente.

Ese porcentaje contrasta con el gasto que supondría el nuevo programa comunitario y que equivaldría a tan solo a un 1 % del presupuesto de la PAC.

 
  
MPphoto
 

  Agnes Schierhuber, en nombre del Grupo del PPE-DE. (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, yo también quisiera mostrar mi más sincero agradecimiento al señor Siekierski por el informe que ha elaborado. Me permito decir que ha hecho un trabajo excelente.

Durante más de dos décadas, la Unión Europea ha contado con un programa destinado a la distribución de alimentos entre las personas más necesitadas. En 2006, por ejemplo, pudimos prestar ayuda a unos 13 millones de personas en 15 Estados miembros mediante varias medidas destinadas a ofrecer ayuda. Desde mi punto de vista —y es algo que ya han dicho la señora Comisaria y el ponente—, desempeñará un papel importante a la hora de mantener y promocionar la solidaridad dentro del ámbito comunitario, ya que, a mi juicio, la Unión Europea es, y debe seguir siendo, no sólo un mercado económico común, sino algo más importante aun, es decir, una comunidad de valores y solidaridad. Además, con motivo de la economía de mercado socio-ambiental de hoy en día basada en tres pilares, a saber, economía, medio ambiente y asuntos sociales —los tres con el mismo peso para que todos los Estados miembros puedan participar en este programa—, respaldo al ponente en cuanto a que la Unión Europea debería financiar totalmente el programa, como anteriormente.

Quiero hacer hincapié en que, aunque para nosotros sea importante usar principalmente los alimentos producidos dentro del ámbito comunitario, este programa no debería limitarse exclusivamente a dichos productos cuando la necesidad lo requiera.

Por último, quisiera añadir que, personalmente, creo que se sobreentiende que deberíamos ayudar a los más pobres entre los pobres hasta donde nuestras fuerzas nos lo permitan. Por ello, espero que hoy, como ya ha dicho la señora Comisaria, la gran mayoría vote a favor de este informe para que podamos transmitir un mensaje claro al Consejo.

 
  
MPphoto
 

  María Isabel Salinas García, en nombre del Grupo PSE. – (ES) Señora Presidenta, señora Comisaria, compañeros, lo primero que me gustaría hacer es felicitar al ponente, con el que guardamos una gran coincidencia en lo referente a este programa, y felicitarnos todos, porque, en época de crisis económica, es fundamental mantener un programa como éste, con claros efectos sociales positivos.

Aunque estamos ante un procedimiento de consulta, desde el Parlamento Europeo debemos enviar una señal política clara, en estos momentos de incertidumbre económica, desde Bruselas y Estrasburgo, de que no estamos exclusivamente o sólo preocupados por una recuperación del sistema financiero, sino que somos plenamente conscientes de que las políticas sociales, sobre todo las que apoyan a los que más lo necesitan, a los más pobres de la Unión Europea, tienen que crecer.

Este programa de distribución de alimentos debe seguir siendo considerado parte de la Política Agrícola Común –aquí coincidimos con la Comisión–, además de porque la agricultura europea tiene un marcado carácter social, porque es un instrumento que funciona, porque ahora hace falta más que nunca y porque debe continuar funcionando.

Desde el Grupo socialista, al igual que el ponente, somos contrarios a que este programa se cofinancie entre la Unión Europea y los Estados miembros, pues ello supondría una discriminación entre Estados según su riqueza, pudiendo darse el caso de que el programa no pueda ponerse en práctica en los países más necesitados.

No se entiende que ahora, cuando más se necesita, la Comisión se quiera ahorrar dinero comunitario en la faceta más social de la PAC, sobre todo, teniendo en cuenta que todos los años hay excedentes presupuestarios en el presupuesto agrícola.

La plena financiación comunitaria es fundamental para nosotros. Necesitamos que se asegure que este programa llega a todos los países y sobre todo a los más necesitados. Los 43 millones de potenciales beneficiarios de este programa nos reclaman un esfuerzo mayor y en ningún caso que se ahorre gasto presupuestario. Austeridad, sí; pero no con los más pobres.

Y es precisamente para garantizar que llegan al ciudadano de todos los Estados miembros que el programa debe cubrir todo el recorrido de los alimentos distribuidos. Por ello, desde el Grupo socialista, para el cual yo soy responsable del informe, hemos presentado una enmienda para que todos los gastos derivados de la distribución, incluidos los del transporte, los del almacenamiento, los administrativos, sean sufragados con los fondos comunitarios.

Estamos también de acuerdo con el ponente en que los alimentos deben ser preferentemente comunitarios y de calidad. Es la postura coherente con la mantenida por este Parlamento en otros programas similares que hace poco discutimos en esta Cámara, como fue el caso del plan de reparto de frutas en las escuelas.

Nada más y muchas gracias. Esperamos que la Comisión tenga en cuenta la postura de este Parlamento cuando se vote y, sobre todo, que se ponga el plan en marcha en la Unión Europea lo antes posible.

 
  
MPphoto
 

  Willem Schuth, en nombre del Grupo ALDE. – (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, de entrada, me gustaría dejar claro que la distribución de alimentos entre las personas necesitadas, desde mi punto de vista, no es un tema que deba cuestionarse en la votación que tendrá lugar sobre el informe del señor Siekierski, sobre todo, en este clima económico tan complicado. Además, también quisiera dejar claro que, en principio, no ha sido fácil encontrar una línea común dentro de nuestro Grupo. Por ello, respeto la decisión de todos los miembros de este Grupo de desviarse de esta línea y de no apoyar el hecho de que pretendamos votar en contra del informe.

¿Por qué no puedo apoyar el resultado de la votación de la comisión? Hay una serie de razones para ello que no tienen nada que ver con la ayuda a las personas necesitadas dentro del ámbito de la Unión Europea en estos tiempos de crisis tan difíciles. Por el contrario, las enmiendas que ha presentado mi colega, el señor Busk, en nombre del Grupo ALDE, aunque lamentablemente parezcan no ser viables, pretendían dotar al sistema actual de una base orientada al futuro. El sistema con el que hemos contado hasta ahora es un anacronismo a causa de la sobreproducción existente, algo que afortunadamente ya es un hecho del pasado. A causa del desacoplamiento satisfactorio de los pagos directos, las existencias de intervención han ido disminuyendo paulatinamente en los últimos años, por lo que hoy en día es necesario comprar el 85 % de los alimentos en el mercado libre.

Sin embargo, este hecho ha alterado la naturaleza fundamental del programa y ha derivado en la pérdida de la dimensión agrícola del programa en cuestión. Ahora estamos tratando un programa social y, por ello, tenemos que crear una base jurídica adecuada. A este respecto, compartimos la opinión de los servicios jurídicos del Consejo en cuanto a que la única base jurídica posible, en lugar del artículo 37 del Tratado CE relacionado con la PAC, es el artículo 308, ya que, de lo contrario, no hay duda de que esto supondría la invasión de las competencias nacionales de los Estados miembros. Habida cuenta de la naturaleza inaceptable de nuestras enmiendas, la única solución podría ser que la Comisión redactara otro proyecto. Ésta también debería tomarse a pecho el principio de la cofinanciación, ya que, solamente a nivel local se puede evaluar satisfactoriamente la importancia de este tipo de programas.

 
  
MPphoto
 

  Andrzej Tomasz Zapałowski, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señora Presidenta, en la Unión Europea ahora nos enfrentamos a una estratificación social cada vez mayor. Hay millones de personas que viven en la pobreza y se trata de una situación en constante crecimiento. Esto ocurre a pesar de que han sido los socialistas los que han gobernado en la Comunidad y en muchos Estados miembros durante años, que se caracterizan por ser sensibles respecto a la pobreza y a la desigualdad. Se suponía que la UE sería una región de prosperidad a nivel general. Muchos inocentes se lo creyeron, pero ahora ha llegado el momento de reflexionar.

Tenemos que ayudar a aquellos europeos que no pueden hacer frente a la pobreza y al rechazo por sí solos. Hay muchas personas que viven en la pobreza en los antiguos países de la UE, pero más aun en los nuevos países. Además de la acción destructiva de la crisis económica, también podemos observar las repercusiones del enfoque colonial del pasado de los antiguos países de la UE respecto a las empresas y a los bancos de los nuevos Estados miembros. Aun se destruyen los lugares de trabajo, como en el caso de la destrucción de la industria de la construcción naval en Polonia.

El excelente informe del señor Siekierski trata sobre cómo distribuir alimentos entre las personas más necesitadas. Estoy totalmente de acuerdo con él en que la Comunidad en su conjunto debería financiar la ayuda que se presta a las personas necesitadas y en que dichos alimentos deberían proceder exclusivamente de los países de la Unión Europea. Esta ayuda debería llegar a los orfanatos, a los refugios y a los niños que pasan hambre en los colegios y, principalmente, deben ser las autoridades locales las que se encarguen de distribuir estos alimentos, ya que, son estas las que están mejor informadas sobre qué y cuánto se necesita.

 
  
MPphoto
 

  Witold Tomczak, en nombre del Grupo IND/DEM. (PL) Señora Presidenta, señora Comisaria, hoy en día, es fundamental contar con el programa de ayuda alimentaria. Como bien ha indicado el ponente en su informe, en el año 2006, en la UE de los 25, un total de 43 millones de personas vivían en condiciones de desnutrición y 79 millones de personas se vieron amenazadas por la pobreza, cifras que suponen más del 20 % de la población total de la UE. Por tanto, el programa ha ayudado a una de cada seis personas necesitadas. Por esto, se puede decir que el problema es grave, y que el fenómeno de la pobreza ha empeorado un más después de las recientes ampliaciones de la UE.

Las estadísticas revelan que el programa sólo alivia el problema de la desnutrición, pero que no lo está erradicando. Hablamos de un programa que trata las consecuencias, pero que no elimina las causas. ¿No es paradójico que sean los habitantes de las zonas rurales los que se ven amenazados por la pobreza y la desnutrición? Los que deberían producir alimentos, son los que necesitan ayuda alimentaria, pero no es su culpa, sino culpa de las repercusiones de la política. Se trata de la consecuencia de una mala gestión de la política agrícola, que da lugar a que las pequeñas propiedades familiares vayan a la quiebra y a que aumente el número de personas necesitadas.

El modelo europeo de agricultura sostenible de 1997 es un mito propagandístico. El objetivo era que las pequeñas propiedades familiares fueran un elemento clave en este modelo, pero la realidad es otra totalmente distinta. Son estas explotaciones agrarias las que quedan excluidas, aunque suponen al menos el 95 % de todas las explotaciones agrarias de la Unión Europea. ¿No es un hecho paradójico que demos la mayor parte del dinero destinado a la agricultura a los que producen a precios más altos, a las grandes explotaciones agrícolas ganaderas que dañan el medio ambiente, mientras que aquellas que producen a precios más bajos reciben un apoyo simbólico? La política comercial de la UE nos expone a un aumento rápido de los precios, y la política de competencia ha derivado en un monopolio de venta y en precios muy altos. Ya es hora de que estas políticas cambien, pues son estas políticas las que han encarecido los alimentos y también son las culpables de que haya cada vez más ciudadanos pobres y desnutridos en la UE.

 
  
MPphoto
 

  Jean-Claude Martinez (NI). (FR) Señora Presidenta, señora Comisaria, la Estrategia de Lisboa es un gran éxito al menos en un ámbito, ya que, la Unión Europea se ha convertido en una de las regiones más competitivas del mundo, donde los niveles de pobreza que hemos generado son preocupantes. De hecho, hay 80 millones de personas que viven en la pobreza y 43 millones de personas que sufren desnutrición en el ámbito europeo, cifras que incluyen a las personas mayores, que morirán más rápido y, en consecuencia, reducirán el gasto público, lo que significa que se podrán cumplir los criterios de Maastricht con mayor efectividad.

Sólo en el caso de Francia, la asociación benéfica Restos du Cœur ofrece comida a 80 millones de personas. Con el fin de alimentar a los pobres, desde el año 1987, contamos con un programa de distribución de alimentos que dispone de un presupuesto anual de 300 millones de euros. Entonces, si dividimos 300 millones entre 80 y, después, entre 12, el resultado son 25 céntimos mensuales de ayuda en alimentos por persona. Estos alimentos provenían de las existencias de intervención, pero desde la reforma de 1992, cuando las montañas de mantequilla, los ríos de leche y los frigoríficos llenos a rebosar fueron motivos de críticas, se gastaron dichas existencias.

Entre 2010 y 2012 compraremos productos alimenticios en el mercado, un mercado en el que también tienen cabida productos no europeos, por el bien de la OMC y por la lucha contra el proteccionismo. Esto significa que, desde 1962, hemos estado dando de comer a nuestro ganado con semillas oleaginosas importadas y que, a partir de 2010, también tendremos que dar de comer a nuestros pobres con productos importados. Y todo esto se cofinancia en nombre de la universalidad.

Sin embargo, señora Presidenta, Comisaria, Señorías, el problema —el verdadero problema— es que, después de 22 años de programa de ayuda alimentaria, aun hay 80 millones de europeos que viven en la pobreza.

 
  
MPphoto
 

  Albert Deß (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, el señor Siekierski ha hecho un gran trabajo para elaborar este informe y, por ello, quisiera mostrarle mi más sincero agradecimiento. Estoy de acuerdo en que hay muchas personas, sobre todo en estos tiempos de crisis que estamos atravesando, que se ven amenazadas por la pobreza. Si los europeos tuvieran que pasar hambre, sería motivo para acusar a Europa.

Sin embargo, no puedo compartir la opinión de que los alimentos se han encarecido. Puede ser el caso de algunos países, pero no el de Alemania. En parte, como consecuencia de decisiones equivocadas a nivel europeo, el precio de la leche y de la mantequilla, por ejemplo, es inferior al precio que han tenido durante mucho tiempo, e incluso ha alcanzado un nivel que está suponiendo una amenaza para muchas explotaciones agrarias.

He traído algunas estadísticas que muestran los precios de los alimentos. En 1970, un trabajador industrial tenía que trabajar 243 minutos para poder comprar un kilo de carne de cerdo, un kilo de ternera, un kilo de trigo oscuro y pan de centeno, diez huevos, 250 gramos de mantequilla, un kilo de patatas y un litro de leche; en 2008, sin embargo, sólo tenía que trabajar 82 minutos para conseguir todos estos alimentos. Esto significa que sólo necesitaba trabajar un tercio del tiempo para poder costear dichos alimentos.

En la exposición de motivos, se manifiesta que, sólo en Alemania hay 9 millones de personas que se ven amenazadas por la pobreza. Hay que corregir esto. En Alemania, cada ciudadano, cada persona tiene derecho a recibir una prestación estatal mínima, por tanto, ninguna de estas personas tiene la necesidad de pasar hambre.

Por este motivo, es importante que el dinero que se pone a disposición de este programa de ayuda alimentaria se use en partes de Europa en las que realmente haya personas que están pasando hambre. Sería una deshonra para Europa que esta situación no pudiera subsanarse.

 
  
MPphoto
 

  Luis Manuel Capoulas Santos (PSE).(PT) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, me gustaría participar en un debate cuyo objetivo fuera poner fin a todas las ayudas alimentarias para las personas más necesitadas simplemente por el hecho de que ya no fueran necesarias.

Lamentablemente, ahora no es el momento ni en Europa ni en el resto del mundo. En la Unión Europea, debido a que hay muchas familias afectadas por situaciones de desempleo y marginación social, sus rentas han disminuido hasta el punto de que no pueden llegar a cubrir ni siquiera sus necesidades más básicas, y tenemos que mostrarles nuestra solidaridad.

La propuesta de la Comisión que estamos debatiendo merece nuestra aprobación, cuanto más que ahora tenemos que buscar otra forma para disponer de nuestros excedentes con facilidad, como ya hacíamos en el pasado. Pero este no es el tema que nos ocupa hoy. Incluso está justificado el aumento de las asignaciones financieras para este programa.

También felicito a la Comisión por proponer que estos fondos deberían proceder del presupuesto agrícola. No hay grupos que muestren más solidaridad que los productores agrícolas y no hay comunidades que estén más implicadas en la ayuda mutua que las comunidades rurales. No me cabe duda de que los productores agrícolas se sentirán orgullosos de poder compartir parte de su presupuesto con los que más lo necesitan.

Por tanto, mi grupo político votará en contra de las propuestas del Grupo ALDE que ponen en tela de juicio la base jurídica de este reglamento. No obstante, tengo que decir que la propuesta de la Comisión puede y debe mejorarse.

El informe del señor Siekierski, así como la enmienda que va a presentar el Grupo del PSE en la sesión plenaria, contribuyen positivamente a la mejora de la propuesta, sobre todo, en lo que respecta a la admisibilidad de los gastos de almacenamiento y a que la financiación del programa corra a cargo de la Comunidad.

Por tanto, pido que el Pleno adopte este informe y que la Comisión acepte las contribuciones del Parlamento.

 
  
MPphoto
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE).(LT) El informe sobre la enmienda del Reglamento del Consejo sobre la distribución de alimentos entre las personas más necesitadas en la Comunidad lo presenta la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural.

No obstante, quisiera señalar que, ante la situación actual de crisis económica y financiera, la ayuda para las personas más necesitadas de la Comunidad ha adquirido una nueva dimensión, una dimensión de política social.

La ayuda alimentaria de la UE es muy importante en una época de crisis, ya que, hay un aumento de la tasa de desempleo a medida que desciende el nivel de subsistencia.

En febrero, en Lituania, la tasa de desempleo era 16 veces mayor que las ofertas de trabajo disponibles. En estos momentos, se estima que, aproximadamente, un 20 % de los residentes de Lituania están viviendo en la pobreza.

En 2006, un total de 13 millones de residentes de la Unión Europea recibieron ayuda alimentaria. Sin embargo, se prevé que, en un futuro cercano, el 16 % o, lo que es lo mismo, 80 millones de residentes de la Unión Europea, vivirán por debajo del umbral de pobreza.

El informe del señor Siekierski propone seguir con los procedimientos de financiación del programa de ayuda alimentaria que actualmente están en vigor, de forma que se asignen sólo los fondos procedentes del presupuesto de la UE, y que se desestime la propuesta de la Comisión Europea de financiar los programas con cargo a los presupuestos de la UE y de los Estados miembros.

En verdad, la propuesta de la Comisión no se corresponde con la realidad económica.

La situación a la que se enfrentan muchos de los países pobres de la UE al tener que combatir las consecuencias de la crisis hace que sea difícil que estos contribuyan en la financiación del programa de ayuda alimentaria en estos momentos. Sin embargo, la financiación con cargo al presupuesto de la UE, como viene siendo el caso desde 1987, sería una ayuda efectiva para los conciudadanos más pobres, un hecho que sería realmente solidario.

 
  
MPphoto
 

  Giovanni Robusti (UEN).(IT) Señora Presidenta, Señorías, por fin, la gente se está dando cuenta de que la nueva política agraria ha dado lugar a que los almacenes estén vacíos, es más, a que todos los fondos se hayan transferido a la ayuda directa y a que ahora estemos recurriendo al presupuesto para paliar el hambre.

Si hubiéramos sido moderados a la hora de ofrecer ayuda a las personas que reciben más de 300 000 euros al año en ayuda directa, quizá ahora contaríamos con más recursos para los ciudadanos más necesitados. Quizá, si hubiéramos decidido qué hay que separar para las personas necesitadas antes de producir nada, gastaríamos mucho menos que si lo compráramos en el mercado, y hubiésemos conseguido crear una política que respaldase a ciertos mercados que ahora sufren las consecuencias de la crisis, como es el caso del mercado lácteo. Quizá, si utilizáramos esos productos que se echan a perder porque están a punto de caducar o porque no es posible venderlos en los mercados generales, mataríamos dos pájaros de un tiro.

Ni siquiera puedo llegar a imaginar que, detrás de una causa noble, haya un gran mercado de ayudas en continuo crecimiento a costa de los bolsillos de los contribuyentes europeos, con el fin de ayudar a esos pobres diablos que se están muriendo de hambre.

 
  
MPphoto
 

  Kathy Sinnott (IND/DEM). – Señora Presidenta, paliar el hambre es un precepto básico. Hablamos de ello de forma acertada en el contexto de terceros países, pero rara vez somos conscientes del hambre que hay en Europa. Sin embargo, atormentar las deficiencias de situaciones de desnutrición graves y de hambre, incluso sin que realmente haya hambre, es una realidad incluso en los Estados miembros más prósperos.

El hambre en medio de la abundancia es, y siempre ha sido, un escándalo y, en este informe, intentamos mejorar los programas para tratar este tema de la forma más efectiva posible. Como una madre pobre, tuve razones para agradecer la leche que se daba gratuitamente a las familias con niños en los años setenta en Irlanda, y por la leche que les daban a mis hijos en el colegio a un bajo precio en los años ochenta.

Quisiera añadir una sugerencia, pero no dentro del marco de la PAC. A consecuencia de las políticas derivadas de la política pesquera común, los buques pesqueros tiran en nuestras costas miles de toneladas de pescado comestible muerto. Ya es hora de que pongamos fin a este desperdicio. Deberíamos hacer que los susodichos «descartes» lleguen a la tierra para poder ofrecerlos a aquellos que lo necesitan, pero que no pueden permitirse consumir proteínas de alta calidad. Sería bastante complicado encontrar un alimento más nutritivo o de mejor calidad. Señora Comisaria, ¿podría hablar usted con el Comisario de Pesca sobre la ampliación de este programa a fin de incluir el pescado?

 
  
MPphoto
 

  Luca Romagnoli (NI).(IT) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, apoyo incondicionalmente el informe del señor Siekierski en lo que respecta a una organización común de los mercados agrícolas y sobre disposiciones específicas relacionadas con la distribución de alimentos entre las personas más necesitadas en la Comunidad. Este problema es el más importante debido a la época de crisis que estamos atravesando, cuyas repercusiones se están dejando sentir en la economía europea.

El Parlamento Europeo, reconociendo la necesidad urgente de cubrir las necesidades alimentarias de los más necesitados, ha instado a la Comisión y al Consejo a que mantengan el programa de ayuda alimentaria con carácter permanente. Por lo demás, Señorías, el pasado mes de marzo, mientras se adoptaba la resolución relacionada con la subida de precios en la UE y en los países en desarrollo, en esta Cámara, manifestamos que debía garantizarse, con carácter permanente, a todos los ciudadanos, el derecho a disfrutar de un dieta variada y suficiente que les permita llevar un estilo de vida activo y saludable.

Creo que el programa de distribución de alimentos entre las personas más necesitadas debería seguir representando un elemento significativo de la PAC, precisamente, porque esta política vela por la estabilización de los precios y, por tanto, protege a los que tienen rentas más bajas de las fluctuaciones de precios.

Sin embargo, no estoy de acuerdo con los porcentajes de cofinanciación propuestos en determinadas enmiendas, ya que esto podría dar lugar a que los Estados miembros limitaran su participación en el programa. Por tanto, rechazo dichas enmiendas que persiguen la alteración de la base jurídica. Quisiera hacer hincapié, además, en la importancia de que la Unión Europea se encargue de financiar todo el programa de ayuda alimentaria; de ahí que esté a favor de la adopción del proyecto de resolución legislativa.

 
  
MPphoto
 

  Struan Stevenson (PPE-DE). – Señora Presidenta, ha podido observar que se han manifestado diferentes puntos de vista en esta Cámara en lo que llevamos de debate sobre el tema que nos ocupa. Naturalmente, también quisiera dar las gracias al señor Siekierski.

En un momento de grave recesión económica y en el que hay decenas de millones de personas que viven en la pobreza y que pasan hambre, naturalmente, como Parlamento, tenemos que encontrar formas de ayudarles y ofrecerles ayuda alimentaria. No obstante, como bien ha señalado la señora Comisaria, hay 19 Estados miembros participando en este proyecto; por tanto, hay 8 que no participan, entre ellos, el Reino Unido. La razón por la que no participan es porque usan su propia política social para ofrecer ayuda a los que viven en la pobreza. De hecho, se retiraron del programa hace ya muchos años.

La pregunta que están planteando muchos Estados miembros y la Comisión es: ¿por qué estamos utilizando la CAP para financiar la política social? Se trataba de una buena opción cuando contábamos con abundancia de excedentes —ríos de leche, montañas de mantequilla y montañas de carne de vacuno—, y cuando era necesario distribuir estos alimentos a las personas necesitadas haciendo uso del presupuesto de la CAP para financiar dicha distribución. Pero ahora, que contamos con pocas existencias de intervención —ahora que escuchamos que tenemos que comprar esos alimentos en mercados que no pertenecen a la UE y que tenemos que utilizar el presupuesto de la CAP para almacenar y distribuir dichos alimentos—, seguramente se está convirtiendo en un hecho que podría gestionarse mejor mediante la política social de los Estados miembros.

Al considerar que hay personas que viven en condiciones de absoluta pobreza en algunos de los nuevos Estados miembros, como en el caso de Rumanía, y muchos de ellos, por cierto, son productores agrícolas dedicados a la subsistencia, también coinciden con los más pobres. Aun estamos usando mucho dinero de ellos —dinero del presupuesto de la CAP que podría servirles de ayuda— para distribuir estos alimentos, cuyos principales beneficiarios son realmente los antiguos Estados miembros como Francia, Italia y España. Por tanto, no ha habido no ha habido un terreno de juego igual para esta distribución alimentaria y, en el futuro, creo que deberíamos ser muy cautelosos a la hora de elegir una forma de sacar esto adelante.

 
  
MPphoto
 

  Jean-Paul Denanot (PSE). (FR) Señora Presidenta, creo que la distribución de alimentos entre las personas más necesitadas es una medida bastante oportuna, pero creo que, últimamente, la propuesta de la Comisión no coincide con el problema.

Me preocupa el asunto de la cofinanciación y creo que más aun el tema del liberalismo, que ha regulado las evaluaciones de la CAP durante los últimos años, algo que debería ponerse en tela de juicio. Los jaleos de los alimentos y los cambios repentinos de los precios de los productos son indicadores constantes de las limitaciones de la liberalización del mercado agrícola. Esta liberalización siempre ha perjudicado a las poblaciones, a los productores y a las zonas más débiles.

Por tanto, pido que la política agrícola recupere sus derechos, que vuelva a ejercer su control tanto a nivel europeo como a nivel internacional, tanto desde una perspectiva cuantitativa como cualitativa, y también pido que el ámbito estratégico de la agricultura y los alimentos no esté sujeto a fuerzas de mercado estrictas.

Por supuesto, ni qué decir que estamos hablando de un asunto urgente, y el informe del señor Siekierski responde a esta urgencia, algo que me complace. Por tanto, espero que dentro del contexto de los debates que se están iniciando sobre el futuro de la CAP, se resalte que el principal objetivo consiste en adoptar un enfoque estructural destinado a combatir el hambre y la pobreza de los que somos testigos en Europa y en el resto del mundo. Las zonas rurales están listas para cubrir nuestras necesidades de alimentos con cantidades suficientes de productos de gran calidad; por lo que deben recibir los recursos humanos y financieros que necesiten para asumir esta gran responsabilidad.

 
  
MPphoto
 

  Leopold Józef Rutowicz (UEN).(PL) Señora Presidenta, la vivienda y los productos alimentarios suponen más del 90 % del gasto de los presupuestos con los que cuentan los ciudadanos. Mantener los precios de los productos alimentarios lo más bajos posibles es un hecho que tiene una gran importancia tanto a nivel social como a nivel humanitario. Un total de 79 millones de ciudadanos europeos se vieron afectados por las condiciones de pobreza y desnutrición en el año 2006. Ahora, debido a la crisis que atravesamos y al aumento del número de habitantes, el problema cada vez es más grave y, además, en 2009 habrá más de 25 millones de personas que necesitarán ayuda directa.

La ayuda es un elemento importante en la PAC, pues lanza al mercado las existencias de intervención, mientras mantiene la demanda de alimentos. Estoy a favor de que se financie la ayuda alimentaria, sobre todo, con cargo a los fondos de la UE, pero complementándose con la financiación con cargo a determinados países en función de sus capacidades. También estoy a favor de establecer principios claros para la prestación de ayuda, de aumentar los fondos asignados para esta ayuda al menos en 200 millones de euros para 2009, de ampliar la lista de productos alimentarios y de establecer principios para la compra de alimentos. Además, la ayuda tiene un valor político importante, ya que, confirma la cohesión de la intervención de la UE en nombre de sus ciudadanos. Doy mi enhorabuena al señor Siekierski

 
  
MPphoto
 

  Christa Klaß (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, los 22 años de programa de distribución de alimentos entre las personas más necesitadas en la Comunidad han contribuido a la aplicación de objetivos muy importantes propios de la PAC. Por una parte, esto se debe a la estabilización de los mercados mediante la reducción de las existencias de intervención y, por otra parte, se debe al apoyo que se ofrece a los umbrales más bajos de pobreza en la Comunidad con ayuda alimentaria. Sólo en 2006, 13 millones de personas de 15 Estados miembros se beneficiaron de las medidas de ayuda establecidas en el marco de este programa —una ayuda importante, cuyo nivel debería mantenerse—.

Ahora, sin embargo, la propuesta de la Comisión, con razón, es motivo de preocupación, pues se desvía de los principios anteriores y no quiere utilizar sólo las existencias de intervención para este programa, sino también los alimentos importados. Señora Comisaria, este asunto es competencia total de la política social y no de la política agrícola. Bajo mi punto de vista, el argumento de que sólo es posible ofrecer una dieta equilibrada con la compra adicional de alimentos que se incluyan en la gama de productos que se ofrecen en el marco de este programa va más allá del ámbito de competencias.

El señor Siekierski ahora está proponiendo la eliminación de la cofinanciación. Sin embargo, una vez más, lo que se hace con esto es hacer hincapié en el aspecto de la responsabilidad sociopolítica, causa por la que yo abogaría por la cofinanciación. Sin duda, la Unión Europea debe centrarse en el bienestar de los ciudadanos. No hay cabida para el hambre ni para la penuria; es algo de lo que han vuelto a hacer eco todos los ponentes esta mañana. No obstante, tenemos que asegurarnos de que haya una clara asignación de responsabilidades. No se trata de que la política agrícola desee obstaculizar la ayuda y el apoyo a los que viven en la pobreza. Sin embargo, con una asignación justa y adecuada de las tareas y de la ayuda que se preste, las perspectivas de coordinación y optimización también son positivas.

La política agrícola común ahora se enfrenta, y también se enfrentará en el futuro, a grandes desafíos. En el contexto general, siempre tienen que observarse cambios de contenido. Por tanto, quisiera pedir a la Comisión y al Consejo que tomen decisiones adecuadas y que también se coordinen de forma acertada en términos de política agrícola y social.

 
  
MPphoto
 

  Rosa Miguélez Ramos (PSE). (ES) Señora Presidenta, yo quisiera, en primer lugar, felicitar al señor Siekierski porque creo que éste es un excelente informe, que ha suscitado mucho apoyo en la Comisión de Agricultura.

Hace más de 20 años –ya se ha dicho– que las existencias de intervención de la Comunidad se vienen utilizando para proporcionar ayuda alimentaria a los más necesitados. El problema, señor Stevenson, es que han sido las sucesivas reformas de la PAC las que han ido reduciendo estas intervenciones al máximo.

Pero también quiero decir aquí que sería una malísima señal la que enviaríamos suprimiendo o pretendiendo suprimir este programa en este momento tan delicado en el que muchos europeos y muchas europeas no tienen suficiente para comer. Y es evidente, en este sentido, que, cuando las existencias no lleguen –porque he dicho ya que han ido desapareciendo–, habremos de recurrir al mercado.

Yo quisiera resaltar como elementos positivos la obligación que recoge el informe de que, cuando se recurra al mercado, los productos sean comunitarios, frescos y de origen local. También me parece oportuna la financiación comunitaria al 100 %, porque creo que en estos momentos esta ayuda no debe y no puede depender de las posibilidades de cada Estado miembro, si no queremos ahondar en las posibilidades. Asimismo me parece bien que se amplíe a tres años la duración del programa.

Quisiera señalar únicamente que la Comisión siempre está a tiempo de aplicar la intervención allí donde sea necesario o posible y que más de un sector agrícola lo agradecería. Pienso en los productores de leche de mi región, Galicia, a los que la intervención ayudaría a solventar la mala situación que atraviesan y, al mismo tiempo, contribuiría a proporcionar alimentos a los más desfavorecidos.

 
  
MPphoto
 

  Ewa Tomaszewska (UEN).(PL) Señora Presidenta, cerca de 80 millones de europeos viven en la pobreza, lo que supone un 16 % de los habitantes de la UE. Además, la crisis económica amenaza con aumentar este porcentaje. En Varsovia, veo como las personas hacen cola a diario para poder comerse un plato de sopa. Esta es la causa por la que debemos mantener la continuidad de este programa comunitario de distribución de alimentos entre las personas más necesitadas. De hecho, el suministro directo de alimentos garantizará que estas personas cuenten con una dieta variada.

Sin embargo, la propuesta de la Comisión incluye la condición de la cofinanciación, hecho que dará lugar a que los Estados miembros más pobres se alejen del programa. Esto sería incoherente con la razón por la que se presenta el programa, y sobre todo, con la reducción de desigualdades sociales y económicas entre las regiones; además, esto acabaría con el principio de solidaridad. Espero que las enmiendas 17, 18 y 19 puedan solucionar este error. Solicito a la Comisión que elabore un programa que acabe con las causas estructurales de la pobreza y no sólo con las repercusiones de esta situación, y que se realice un control destinado a establecer la cantidad de ayuda que necesitan nuestros ciudadanos y qué parte de esta ayuda retienen los intermediarios. También quisiera felicitar al señor Siekierski

 
  
MPphoto
 

  Filip Kaczmarek (PPE-DE).(PL) Señora Presidenta, señora Comisaria, la distribución de alimentos entre las personas más necesitadas es una parte importante de la actividad de la UE. Por tanto, quisiera mostrar mi agradecimiento a la Comisión por la propuesta presentada a este respecto, y también al señor Siekierski por la elaboración del informe que estamos debatiendo hoy.

Los Estados miembros han avanzado mucho a la hora de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Sin embargo, la pobreza aun es uno de los problemas más graves de la Europa contemporánea. Se estima que 43 millones de ciudadanos europeos corren el riesgo de sufrir desnutrición —una cifra impactante—. El programa de distribución de alimentos está sirviendo de ayuda a muchos de estos europeos. Me consta que no a todos les gusta el programa. Entiendo que alguien pueda tener dudas sobre su naturaleza política, económica o jurídica, pero me gustaría saber qué alternativas podríamos tener para el programa en cuestión, sobre todo, porque se trata de un programa de distribución de alimentos que también tienen efectos positivos en el mercado agrícola, un mercado que es más estable gracias al programa.

La UE es un líder mundial en la prestación de ayuda a las personas más necesitadas del Planeta. Es duro imaginarse que, al mismo tiempo, la Comunidad pudiera dejar de ayudar a sus propios ciudadanos, a aquellos que se están enfrentando a graves problemas, y por tanto, espero que el Consejo pueda llegar a entender esta situación.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sándor Tabajdi (PSE). (HU) Quisiera felicitar a la Comisión Europea y al ponente, el señor Siekierski, por esta excelente iniciativa, pues se trata de una confirmación de la sensibilidad social de la Unión Europea y de la Comisión.

Quisiera plantear dos preguntas a la Comisión Europea. La primera tiene que ver con la cofinanciación y es que estoy de acuerdo con el ponente, pero quisiera que la señora Fischer tuviera en cuenta el hecho de que está pidiendo cofinanciación con cargo a los Estados miembros más pobres, aquellos que cuentan con presupuestos más reducidos, justo donde se focaliza la mayor necesidad de comida.

El segundo planteamiento que voy a hacer está relacionado con que los gastos de transporte no deberían fijarse en un 4,5 %, sino que, basándonos en el principio de subsidiariedad, deberíamos dejar este asunto en manos de los Estados miembros, porque unos porcentajes más bajos podrían ser suficientes para cubrir los gastos de transporte.

Por último, quisiera decir que el logotipo de la UE debería seguir apareciendo en las etiquetas de los productos, ya que, es la UE la que los proporciona. Para terminar, teniendo en cuenta que no creo que participe en ningún otro debate, quisiera mostrar mi agradecimiento a la señora Fischer por estos cinco años de diligencia. Ha dejado su huella en la historia de la agricultura europea.

 
  
MPphoto
 

  Maria Petre (PPE-DE).(RO) Como diputada de Rumanía, quisiera decir que mis colegas y yo apoyamos las propuestas que ha hecho el ponente y, por ello, vamos a votar a favor.

Las familias de las ciudades pequeñas y de las zonas rurales son las más afectadas por la pobreza. Con la crisis actual, la ampliación del programa de ayuda alimentaria y la financiación 100 % con cargo al presupuesto de la Comunidad son dos hechos totalmente justificados.

Todos sabemos que las medidas adoptadas en 2008 y el presupuesto asignado han sido insuficientes. Los componentes agrícolas y sociales pueden justificar que el programa siga formando parte de la política agrícola común.

En los nuevos Estados miembros, como Rumanía, debe mejorarse la administración del programa, sin lugar a dudas. Los gastos administrativos y de almacenamiento de los productos deben gestionarse con efectividad, de forma que no superen el margen comprendido entre el 20 % y el 25 % del precio de mercado.

Por último, quisiera dar las gracias al señor Sikierski, y darle también mi enhorabuena por las propuestas que ha planteado.

 
  
MPphoto
 

  Francesco Ferrari (ALDE).(IT) Señora Presidenta, Señorías, ante todo, quisiera decir que esta propuesta —tanto por parte del ponente como por parte de la Comisión— es un pacto importante destinado a ofrecer financiación a fin de mitigar el impacto del vertiginoso aumento de los precios en la Comunidad, hecho que aumenta las dificultades de un número de personas cada vez mayor y que hace que el suministro de ayuda alimentaria sea más costoso.

Esta nueva distribución, que cuenta con mi apoyo, hará que el programa sea más eficiente tanto en materia de política agrícola como en materia de asuntos sociales. Además, estoy de acuerdo en que la iniciativa debería mantenerse dentro del marco de la PAC, como bien ha sugiere la Comisión.

Como todos sabemos, la PAC actualmente suministra ayuda alimentaria a los ciudadanos que viven en situaciones de desesperación. De hecho, la medidas que estamos a punto de aplicar siempre han inspirado un gran consenso, hasta tal punto de que, 13 millones de personas en 2006 y 15 países en 2008, realmente 19 países, creo que, desde este punto de vista… (La Presidenta interrumpe al orador).

 
  
  

PRESIDE: Miguel Ángel MARTÍNEZ MARTÍNEZ
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Zbigniew Krzysztof Kuźmiuk (UEN).(PL) Señor Presidente, en este debate, quisiera centrar la atención en tres aspectos. En primer lugar, quisiera recordarles que uno de los principales objetivos de la PAC es garantizar que los habitantes de la Unión Europea puedan acceder a los alimentos a un precio adecuado, y para los que tienen rentas bajas o para los que no tienen rentas, esto significa tener un acceso gratuito.

En segundo lugar, la renta de los habitantes de la UE y, sobre todo, la de los nuevos Estados miembros, deja mucho que desear. En todos los países nuevos, el número de habitantes con rentas inferiores al 40 % de la media de la Unión Europea alcanza una porcentaje tan alto como el 50 %, por tanto, casi la mitad de la gente de dichos países tiene estas rentas. Estos datos se corresponden con fechas anteriores a la crisis, por lo que, a consecuencia de la crisis, lo único que se puede esperar en los próximos años es que la situación empeore aun más.

Por todo esto, apoyo la continuación del programa de distribución gratuita de alimentos entre las personas más necesitadas, para el que la UE ha asignado casi 500 millones de euros para 2009, lo que supondrá unos 100 millones para mi país, Polonia. Espero que la Presidencia checa consiga llegar al consenso en lo que respecta al formato final del programa en el Consejo… (La Presidenta interrumpe al orador).

 
  
MPphoto
 

  Ljudmila Novak (PPE-DE). (SL) Mientras hemos estado ocupados intentando paliar el hambre en África y en otros países pobres, el hambre y la pobreza se han apoderado de nuestro hogar, han entrado por la puerta de atrás.

Este ha sido el caso de mi propio país, Eslovenia, donde cada vez hay mayor necesidad de recibir ayuda, lamentablemente, aunque es cierto que hay un alto nivel de vida. Según revelan los informes de los medios de comunicación, las provisiones alimentarias de las organizaciones humanitarias ya casi se han agotado.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los Estados miembros de la UE aun tienen cantidades abundantes de comida, por lo que sería totalmente inhumano si nuestros ciudadanos tuvieran que pasar hambre o incluso que tuvieran que morir por ello. En definitiva, la supervivencia debe ser lo primero de entre todas las posibles inversiones, ya que, las demás pueden esperar a que pasemos por tiempos mejores.

En caso de que los Estados miembros no puedan garantizar nuevos fondos para el suministro de alimentos, es posible que la forma más adecuada de intervenir sea que liberen al mercado los suministros alimentarios de emergencia. Respaldo este programa pero, al mismo tiempo, quisiera pedirles, incluyéndome yo misma, a ustedes y a los ciudadanos, que estemos atentos a la suma necesidad de la gente que nos rodea.

 
  
MPphoto
 

  Donato Tommaso Veraldi (ALDE).(IT) Señor Presidente, Señorías, quisiera dar las gracias al señor Siekierski por el informe que ha presentado sobre el programa comunitario de distribución de alimentos entre las personas más necesitadas, que representa una herramienta importante para la regulación del mercado y, por tanto, debe permanecer dentro del marco de la PAC.

A pesar de que el nivel medio de calidad de vida de la Unión Europea se encuentra entre los más altos del mundo, algunos ciudadanos no pueden permitirse comprar los suficientes alimentos para comer. Se estima que 43 millones de personas en la UE están expuestas al riesgo de enfrentarse a una situación de pobreza alimentaria, una cifra que ha ido aumentado paulatinamente en los últimos años.

El aumento de los precios que venimos observando desde hace algún tiempo en una amplia gama de productos hace que el suministro de ayuda alimentaria sea más costoso, hecho que deriva en que la ayuda que se ofrece a través del programa europeo sea incluso más urgente.

 
  
MPphoto
 

  Mariann Fischer Boel, miembro de la Comisión. − Señor Presidente, quisiera mostrar mi agradecimiento a todos por los comentarios que han hecho. En general, he podido observar que hay un enfoque muy positivo de cara a la propuesta orientada a las personas más necesitadas.

Señor Presidente, ¿podría centrarme en algunos de los comentarios que se han hecho hoy aquí? En primer lugar, considero que tenemos que tener en cuenta que la pobreza no está delimitada a determinadas áreas o regiones dentro de los Estados miembros. Lamentablemente, se trata de un problema al que tienen que hacer frente todos los Estados miembros. Es cierto que la magnitud del problema y los medios disponibles para remediarlo no son idénticos en toda la Comunidad Europea. La asignación del presupuesto a los Estados miembros, así como los diferentes porcentajes de cofinanciación para los países de cohesión y no cohesión, naturalmente, tiene en cuenta la capacidad financiera de cada país. Esto deriva en un resultado neto basado en más dinero disponible para los llamados «nuevos» Estados miembros del que se les asigna hoy en día.

En cuando al presupuesto, sólo quisiera recordarles que realmente hemos aumentado el presupuesto disponible para el programa destinado a las personas más necesitadas en dos tercios —hasta 500 millones de euros—, y creo que este logro, junto con la cofinanciación que se ha introducido recientemente, ayudarán a aliviar algunos de los problemas. También considero que tenemos que tener en cuenta que estamos hablando de un programa voluntario. Aquellos Estados miembros que cuentan con un sistema social in situ en su propio país necesitarán, sin duda alguna, hacer uso de este programa. Nuestra intención no es sustituir las políticas sociales que ya se hayan aplicado en los Estados miembros y que, hasta cierto punto, también son las ONG las encargadas de gestionarlas. Nuestra intención es reforzarlas mediante el suministro de alimentos, pues creo que se trata del objetivo central de la política agrícola.

Creo que los desafíos que hemos propuesto siguen la dirección adecuada. Creo que las disposiciones son razonables y que están bien equilibradas. El programa —una vez que también se haya votado en el Parlamento— podrá cubrir los desafíos del futuro. Será difícil oponerse a este programa en un contexto en el que la tasa de desempleo es cada vez mayor en toda Europa, lo que da lugar a que cada vez haya más gente expuesta al riesgo de vivir en la pobreza. Por tanto, espero contar con los votos de una institución tan responsable como el Parlamento.

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski, ponente. (PL) Quisiera responder a algunos de los problemas que se han planteado esta mañana. En primer lugar, he dicho que no estaba a favor de la cofinanciación, pero también he señalado que ahora estamos atravesando una época de crisis, en la que el número de personas que viven en la pobreza y que se encuentran en las listas del paro cada vez es mayor. Evaluaremos el programa en 2011 o 2012, y entonces nos pensaremos si continuar con la cofinanciación. Démonos tiempo y no adoptemos esta medida en tiempos de crisis.

En segundo lugar, comparto la opinión de la Comisaria en cuanto a que es difícil que nos limitemos a nosotros mismos a la hora de distribuir sólo alimentos que se produzcan en el ámbito europeo, ya que, esto aumentaría los costes y daría lugar a una ampliación de la parte administrativa del programa. En tercer lugar, quisiera decir que tenemos que seguir el ejemplo de los Estados Unidos, donde se han asignado grandes sumas de dinero bajo el proyecto de ley de política agrícola (Farm Bill) para respaldar la agricultura mediante la financiación de tarjetas gratuitas de transferencia electrónica de beneficios (EBT). En cuarto lugar, animo a los países que aun no participan en el programa a que lo hagan, pues el programa tiene las puertas abiertas. En quinto lugar, quisiera señalar que los fondos asignados a este programa no limitan el acceso de los productores agrícolas a la PAC, pues contamos con reservas en el marco de esta política.

Por último, me gustaría volver al tema de las fuentes. Como ya sabemos, los objetivos de la PAC se definieron con los Tratados de Roma. Tratan sobre la necesidad de garantizar el acceso de la sociedad a los alimentos a precios asequibles y de garantizar que los productores agrícolas obtengan un nivel apropiado de ingresos. Podemos decir que, principalmente, son las labores productivas las que definen la cantidad de producción necesaria. En segundo lugar, también hablamos de las labores sociales, ya que, estamos hablando también de precios adecuados —para que los consumidores puedan permitirse adquirir productos alimentarios—, y es por esto por lo que el Tratado de Roma define determinados objetivos sociales. En tercer lugar, cabe decir que también existen objetivos económicos encaminados a garantizar que los productores agrícolas obtengan ingresos adecuados.

Cuando hablamos de precios asequibles para las personas necesitadas, con frecuencia, consumidores desempleados, queremos decir que los alimentos deberían ser accesibles a precios significativamente más bajos o a que éstos se proporcionen sin ningún coste, claro está, mediante programas específicos o bajo condiciones determinadas. En resumen, tengo que decir que la PAC también incluye determinados elementos de política social.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar a las 12.00 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Mieczysław Edmund Janowski (UEN), por escrito. (PL) El informe del señor Siekierski sobre la distribución de alimentos entre las personas más necesitadas plantea temas que se cubren en los reglamentos del Consejo, que hacen referencia a la financiación de la política agrícola común y a disposiciones específicas relacionadas. Nos encontramos en una situación que demuestra que hay muchas zonas de pobreza y penuria en el ámbito de la Unión Europea. A menudo, los más afectados son las personas que viven en los pueblos y en las pequeñas ciudades, entre las que se incluyen muchos niños. Según las estadísticas oficiales, 80 millones de europeos viven por debajo del umbral de la pobreza. Hay que temer a que esta cifra alarmante aumente a consecuencia de la crisis y de una tasa de desempleo cada vez mayor.

El hecho de que la cantidad asignada al programa de ayuda alimentaria para los habitantes que viven en la pobreza en el ámbito europeo pase de 305 millones de euros a 500 millones de euros es, en sí misma, una señal positiva. Sin embargo, creo que es necesario hacer cambios en los sistemas de los Estados miembros a fin de erradicar o, al menos, limitar significativamente esta vergonzosa situación. Las causas principales de esta carencia son el desempleo y unos alimentos a precios excesivamente altos (sólo tenemos que comparar la remuneración que reciben los productores agrícolas por sus productos con el precio de venta de estos productos en las tiendas). Nuestro sistema de atención social también dista mucho de ser perfecto.

Por último, quisiera dejar muy claro que es fundamental que los alimentos que se proporcionan en el marco del programa de ayuda alimentaria sean de buena calidad, y sería ideal si pudieran ser productos frescos que procediesen de las explotaciones agrarias de ámbito local.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad