Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Acta literal de los debates
Jueves 26 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición DO

3. Recursos colectivos (debate)
Vídeo de las intervenciones
Acta
MPphoto
 
 

  Presidente. – El punto siguiente es la Declaración de la Comisión sobre Recursos colectivos.

 
  
MPphoto
 

  Meglena Kuneva, miembro de la Comisión. − Señor Presidente, desde el comienzo de mi mandato, los recursos colectivos han sido, como ya saben, una de mis principales prioridades. Creo que los derechos sustantivos muestran su fortaleza sólo cuando están respaldados por el cumplimiento y por los recursos efectivos para los consumidores. Cada vez son más los consumidores que salen perdiendo como consecuencia de las mismas prácticas ilegales o similares por parte de los comerciantes, y tampoco tienen la posibilidad de contar con ningún tipo de compensación.

La Comisión ha estado examinando el problema al que se enfrentan los consumidores a la hora de obtener recursos colectivos para las demandas masivas. Hemos encargado la realización de estudios, hemos debatido con las empresas, también hemos realizado encuestas y consultas por Internet y, hace poco, hemos publicado un Libro Verde con el que hemos obtenido más de 170 respuestas.

A pesar de que el período de consultas terminó oficialmente el 1 de marzo de 2009, aun seguimos recibiendo comentarios, y puedo decirles que, mientras más pruebas recopilamos, más convencidos estamos de que se confirma el problema. Esta es la causa por la que tenemos que encontrar una solución en aras de la justicia y de una economía europea saludable.

El Libro Verde sobre el recurso colectivo de los consumidores propone varias formas de abordar este problema. Hemos hecho un análisis previo de las respuestas recibidas que indica que las empresas reconocen una situación actual poco satisfactoria en lo que respecta a los recursos colectivos en los Estados miembros. Hay un consenso en cuanto a la necesidad de una mayor intervención a fin de conseguir una compensación efectiva para los consumidores, para poder restablecer así la confianza en el mercado.

Las organizaciones de consumidores están a favor de medidas vinculantes para un programa judicial de recursos colectivos en todos los Estados miembros combinadas con otras opciones, como la ampliación de los mecanismos de resolución extrajudicial de litigios (ADR) existente para las demandas colectivas. Las empresas estarían a favor de los mecanismos de ADR.

Dentro de algunas semanas, cuando hayamos analizado correctamente todas las respuestas, las publicaremos, junto con una declaración sobre el comentario que hemos recibido, y antes del verano, presentaremos las diferentes formas de solucionar el problema de los recursos colectivos. No se tratará simplemente de una repetición de las cuatro opciones que presentamos en el Libro Verde. Nuestra intención es ir más allá en vistas de las respuestas a las consultas del Libro Verde. Tomando como referencia el resultado de todas las consultas, la Comisión analizará detenidamente el impacto social y económico en las empresas, incluyendo los gastos y los beneficios generados mediante las posibles opciones. El 29 de mayo celebraremos una audiencia para compartir las conclusiones preliminares con las empresas.

Permítanme resaltar que, independientemente de la ruta que cojamos, no nos toparemos con la ruta de la experiencia de los Estados Unidos. En su lugar, seguiremos la cultura jurídica europea y tendremos en cuenta las experiencias de nuestros Estados miembros. Después de que las opciones estén claras, el Parlamento Europeo, los Estados miembros y las empresas se convencerán, como me he convencido yo, de que no se trata de que exista un problema en este campo, sino que también es necesario y posible encontrar una solución efectiva a nivel europeo.

¿Por qué las empresas honradas tienen que sufrir de la mano de la competencia desleal que saca provecho aun cuando los consumidores no están satisfechos? Y resalto la palabra «satisfechos». Es la verdadera naturaleza de la compensación a la que aspiramos. ¿Por qué los consumidores tienen que ceder ante expectativas legítimas de compensación y por qué debería ensalzar la sociedad el bienestar y el vacío judicial?

Confío en que encontremos una solución que logre el equilibrio adecuado entre mejorar del acceso de los consumidores a la compensación y evitar demandas infundadas. Una compensación efectiva impulsará la confianza de los consumidores en el mercado interno y en lo que Europa puede hacer por ellos. Esto es especialmente importante en la cruda realidad de la crisis financiera y económica que nos azota hoy. Como ya saben, en los próximos meses, estaremos marcados por muchos cambios institucionales, y estos cambios podrán influir en el ritmo y en el reparto de nuestro trabajo en lo que respecta a los recursos colectivos.

En cuanto a la iniciativa que ha tomado la Comisión sobre las acciones perjudiciales para la violación de las normas europeas de defensa de la competencia, puedo garantizarles que la Comisión comparte la opinión del Parlamento en lo que respecta a que estas dos iniciativas relacionadas con los recursos colectivos deberían ser coherentes. De hecho, ser coherente no significa que dos iniciativas políticas diferentes tengan que compartir las mismas herramientas para alcanzar los mismos objetivos. También puedo garantizarles que yo sigo comprometida con este tema y que seguiré trabajando en él hasta el final de mi mandato con la misma energía y vigor que he dedicado durante este tiempo y, por supuesto, contando con la amabilidad y el respaldo del Parlamento.

 
  
MPphoto
 

  Malcolm Harbour, en nombre del Grupo del PPE-DE. – Señor Presidente, es un placer poder dar la bienvenida a esta Cámara a la Comisaria una vez más. Señora Comisaria, yo sólo necesito usar sus propias palabras sobre la energía y el vigor que ha dedicado para perseguir los intereses de los consumidores, algo que, desde mi punto de vista, tanto los miembros de esta Cámara como el resto de los miembros de la Comisión hemos admirado. Por ello, la animamos a que siga trabajando como hasta ahora.

En lo que respecta a la propuesta de los recursos colectivos, creo que la está enfocando de la forma adecuada. Hemos dicho constantemente que se trata de un asunto bastante complejo. Además de las medidas europeas, también incluye aspectos muy complicados sobre el compromiso con el derecho interno y el derecho regional y, sobre todo, como usted ha resaltado, el consumidor tiene que ser el núcleo de este asunto.

Ha sido realmente coherente al decir que la confianza del consumidor en el mercado interno y en las relaciones comerciales transfronterizas es uno de los aspectos fundamentales que tenemos que plantear, ya que, de lo contrario, los consumidores no estarán ejerciendo sus derechos de acceso, utilización y elección a través de las fronteras. Creo que ese sigue siendo el núcleo de lo que estamos debatiendo hoy.

Ante todo, creo que el ritmo y la complejidad de las soluciones son importantes, ya que se han mencionado una serie de soluciones a este respecto, pero está bastante claro que las soluciones que podrían implicar a algunos de los nuevos mecanismos judiciales a nivel europeo, naturalmente, llevarán mucho más tiempo y serán muchos más polémicas que si se adquieren algunas medidas alternativas de resolución de litigios o si también se usan las medidas de cooperación entre consumidores existentes que se han aplicado. Creo que todos los de la Comisión recordamos que, a propósito, la cooperación reforzada respecto a los consumidores fue un aspecto que se presentó en nuestra Comisión en la última legislatura del Parlamento, y nos gustaría ver que va siendo más efectiva. Creo que aquí hay un vehículo que puede utilizarse para ofrecer a los consumidores el tipo de compensación que están buscando, no sólo en las demandas colectivas, sino también a la hora de tratar ellos mismos las demandas transfronterizas de forma más efectiva. Si podemos dar ese sentido prioritario a dicho aspecto, además del ritmo y la velocidad adecuados para encontrar soluciones con rapidez, creo que ésta es la forma en la que les recomiendo que piensen a la hora de seguir adelante.

 
  
MPphoto
 

  Evelyne Gebhardt, en nombre del Grupo del PSE. (DE) Señor Presidente, señora Comisaria, gracias por haber hecho posible que el Grupo Socialista haya tomado parte de la iniciativa del Parlamento Europeo para tratar este tema, pues se trata de un asunto importante para los ciudadanos.

Aquí tengo mi teléfono móvil. He escuchado a muchos jóvenes que tienen muchos problemas porque, de una manera u otra, gastan involuntariamente —por los tonos de llamada, por ejemplo— una suma de dinero que se les cobra mensualmente durante cinco, seis, siete u ocho meses. Nadie acude a los tribunales por 5 euros, pero si un millón de ciudadanos tuvieran la misma experiencia mientras que una empresa se embolsa injustamente 5 millones de euros, hablamos del caso de una competencia desleal respecto a aquellos competidores dentro del mercado de la UE que actúan como es debido. Por este motivo, es muy importante que solucionemos este problema.

Sin embargo, también es muy importante que los ciudadanos, los jóvenes y los padres que se enfrentan a estos problemas cuenten con instrumentos jurídicos para actuar con mano dura ante estos hechos. En un momento en el que Europa crece al unísono, en el que los ciudadanos compran por Internet, es importante que establezcamos dichos instrumentos transfronterizos para permitirles que los usen de la forma adecuada. Por consiguiente, según la opinión de mi Grupo, es precisamente el grupo de acción que se ofrece para tales instrumentos el que debe analizarse a fin de verificar si se puede utilizar en la Unión Europea. Sin embargo, señora Comisaria, como bien ha dicho, tenemos que diseñar tales instrumentos de tal forma que evitemos las situaciones extremas de los Estados Unidos, por ejemplo, instaurándolos pero adaptándolos a nuestro propio sistema jurídico. Tenemos que trabajar en esto, y pretendemos seguir avanzando en este tema en los próximos meses.

Señora Comisaria, sabe que estamos de su parte en lo que respecta a este asunto. Cuando se trata de fortalecer los derechos de los ciudadanos, nosotros, los Demócratas Sociales, siempre estamos implicados.

 
  
MPphoto
 

  Andreas Schwab (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, señora Comisaria, quisiera agradecerles el hecho de habernos brindado la oportunidad de participar en este debate. Me complace, señora Kuneva, que a petición del Grupo del PPE-DE, haya contribuido a la propuesta relacionada con los recursos colectivos de la Dirección General de Competencia, que empieza con una programación para regular este asunto según la experiencia de los Estados Unidos, para desarrollarla mediante un enfoque horizontal y para tratar a todo el mundo de la misma manera dentro del ámbito de la Unión Europea —a las PYME, a los consumidores, a los trabajadores y a los empresarios—. Se trata de un avance importante que deseamos respaldar de forma muy positiva y constructiva.

Somos conscientes de que, en muchos casos individuales, naturalmente, una demanda comunitaria para la aplicación de los derechos colectivos parece tener más éxito que la aplicación individual. Sin embargo, seguimos estando convencidos de que la forma de sacar el máximo provecho de las actuaciones que protegen más a los consumidores no es la de los recursos colectivos, sino la ejecución pública de dichas demandas, por ejemplo, mediante una demanda provechosa, como en el Derecho alemán, contra la competencia desleal, ya que, los consumidores individuales considerarán muy detenidamente si emprender una acción colectiva con un jurista por 4,99 euros o si sería más útil, por ejemplo, que un defensor del pueblo se encargara de controlar constantemente estas demandas, y que se procesaran aplicando las medidas adecuadas. Por tanto, en lo que respecta a la cuestión de cómo vincular estos dos elementos, creo que tenemos que considerar detenidamente cómo podemos ayudar a los consumidores de la forma más efectiva, pues a menudo ocurre que los consumidores no tienen tiempo para consultar a abogados, pero sí que desean encontrar ayuda de forma rápida y sencilla.

El segundo punto que también considero bastante importante —y a este respecto, la Dirección General de su Comisión ha hecho muy buen trabajo— es que el aspecto más interesante fue objeto de debate en la representación de Baviera en Bruselas, donde un representante de la Dirección General respondió «no» a la pregunta que se planteó de si, mediante vías jurídicas europeas podíamos realmente descartar el tipo de recurso colectivo de los Estados Unidos. Bajo nuestro punto de vista, eso significa que no podemos ignorar completamente dicho modelo. Tenemos que seguir debatiendo al respecto, pero con suma atención y, además, tenemos que incluir a los Estados miembros y a sus opciones jurídicas en dicho debate para que finalmente podamos conseguir todo lo que queremos, que es un modelo europeo real que sea especialmente atractivo para los consumidores y que también proteja a las PYME.

 
  
MPphoto
 

  Arlene McCarthy (PSE). – Señor Presidente, me consta que la señora Comisaria es consciente de que mañana 4 000 consumidores asistirán a una audiencia en el Tribunal Superior del Reino Unido para conseguir una compensación por reacciones alérgicas graves, hospitalización y muertes a causa de la utilización de productos químicos para la fabricación de sofás y de enseres domésticos, algo que ahora se ha prohibido en la UE. Francia, Polonia y Suecia han denunciado casos y daños similares. En Europa, hay miles de consumidores que han sufrido daños graves a causa de la utilización de estas sustancias tóxicas.

Creo que los ciudadanos apoyan la intervención europea cuando se trata de ayudar realmente a los consumidores a abordar graves problemas. Esta ayuda a la que hago mención significa darles el derecho de actuar de forma colectiva, ya sea por la contratación de servicios como por la compra de productos. Por ello, nuestra Comisión ha publicado una consulta a través de la red sobre la propuesta de la Comisión para ejercer los derechos de los consumidores. Hemos recibido muchas respuestas y, en muchas —por parte de empresas y consumidores—, se ha resaltado la necesidad de contar con un acceso efectivo a la compensación y a las soluciones transfronterizas.

A mi juicio, hay bastantes casos como el de los sofás tóxicos con pruebas lo suficientemente convincentes para demostrar que es necesario contar con varias opciones para mejorar el acceso a la justicia, pero también para impedir las prácticas comerciales desleales e ilegales. Evidentemente, nuestra Comisión desea que los consumidores tengan acceso a los medios más asequibles y económicos, como la resolución extrajudicial de conflictos, pero creo que el debate de hoy se centra especialmente en la identificación de vías prácticas encaminadas a ofrecer una verdadera ayuda a nuestros consumidores y ciudadanos a fin de asegurarles un proceso justo, una verdadera compensación y también soluciones reales.

 
  
MPphoto
 

  Klaus-Heiner Lehne (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, Señorías, antes de nada, quisiera decir que nosotros también acogemos con satisfacción la propuesta de la Comisión y este Libro Verde.

Como ya han dicho otros ponentes, no cabe duda de que existe un fenómeno «masivo» en el que las pequeñas pérdidas, relativamente hablando, afectan a muchas personas. Las pérdidas individuales son pequeñas, pero si las juntamos, la pérdida conjunta adquiere una magnitud considerable. Necesitamos un instrumento para solucionar este problema. A mi juicio, es acertado considerar algo así.

Mostrándome en la línea de los optimistas, también acojo con mucha satisfacción el hecho de que, en este Libro Verde, la Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores también ha dado un énfasis positivo en el tema de los mecanismos de resolución extrajudicial de litigios. Se trata de algo que dista mucho del Libro Blanco de la Dirección General de Competencia, hecho que también debatimos ayer en esta Cámara y que, hasta el momento, ha ignorado completamente la posibilidad de contar con mecanismos de resolución extrajudicial de litigios. Creo que la Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores ha ido más allá en su Libro Verde que la Dirección General de Competencia.

Sin embargo, quisiera dejar dos cosas bastante claras que, a mi juicio, deberían considerarse definitivamente como comentarios críticos. A mediodía, dentro de algunos minutos, el Parlamento adoptará mi informe sobre el Libro Blanco de la Dirección General de Competencia. Por una gran mayoría en esta Cámara, solicitaremos que la Comisión Europea se decante por un enfoque horizontal a la hora de abordar este asunto.

No podemos terminar con los instrumentos sectoriales: uno para el ámbito de protección del consumidor, otro para el ámbito de las leyes antitrust, otro para el mercado de capitales, puede que otro para el medio ambiente y otro para los asuntos sociales, todos contradiciéndose entre sí, todos apropiándose de los sistemas jurídicos de los Estados miembros y derivando, en última instancia, en la confusión jurídica que definitivamente ningún profesional puede controlar. Hemos sido testigos de muchos ejemplos de este tipo en el pasado. Recuerdo el debate sobre la Directiva relativa a las cualificaciones profesionales, que posteriormente combinamos en un único instrumento a causa de que esta fragmentación ya no era razonable. La Comisión no debería cometer el mismo error en este caso. Debería abogar por un enfoque horizontal justo desde el principio. Esta es una posición evidente por parte del Parlamento, como se demostrará dentro de unos minutos.

Por último, acojo con mucha satisfacción el hecho de que nos hayamos puesto de acuerdo en que no deseamos una industria de demandas basada en el modelo americano con una facturación de 240 000 millones de dólares anuales, de los que últimamente sólo se benefician los juristas y de los que los consumidores no sacan absolutamente nada. Nosotros preferimos el Estado de derecho europeo, y deseamos mantener nuestro sistema tradicional y nuestro entendimiento de la ley.

 
  
MPphoto
 

  Martí Grau i Segú (PSE).(ES) Señor Presidente, en un mercado sin fronteras como el europeo, es importante que, aparte de velar por el buen funcionamiento de la competencia, nos preocupemos con igual celo de la protección de los consumidores.

A lo largo de medio siglo, las barreras para los productos han ido cayendo, pero, en buena medida, estas barreras siguen en pie para los consumidores.

Las prácticas comerciales abusivas a menudo no son denunciadas por los consumidores ni perseguidas por las organizaciones de consumidores porque existe la consciencia de la dificultad de obtener compensación.

El recurso colectivo permite aunar esfuerzos en los casos en que existen muchos afectados, y ofrece una perspectiva mucho mayor de alcanzar una reparación. Por la naturaleza transfronteriza de buena parte de las transacciones económicas en la Unión Europea, este derecho al recurso colectivo no se puede circunscribir a los ámbitos nacionales.

Necesitamos una verdadera iniciativa de alcance europeo, algo que, para ser efectivo, entrañará un cierto grado de armonización o acercamiento entre los sistemas nacionales existentes. El modelo a elegir debe tener como objetivo facilitar el acceso a los consumidores al sistema, evitar las cargas exageradas y la burocratización.

Considero, por lo tanto, que se deberían privilegiar los mecanismos de solución alternativa de conflictos, por ser los que ofrecen más agilidad, y también los procedimientos judiciales simplificados con costas reducidas.

 
  
MPphoto
 

  Reinhard Rack (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, en esta Cámara, hay un gran consenso en lo que se refiere a ofrecer una protección mejorada a los consumidores, sobre todo, en el caso en que las pequeñas pérdidas individuales, sean muchas de estas pérdidas las que causen problemas por el hecho de que no puedan tener ninguna posibilidad a la hora de de demandar individualmente, de forma que esta demanda resulte significativa. La pregunta sería: ¿cómo es posible organizar la protección de los consumidores y la mejora de la misma? A este respecto, creo que es muy importante —y estoy muy agradecido a la Comisión por ello— que pudiéramos decir deliberadamente que queremos analizar todas las alternativas y todos los aspectos de este tema tan delicado, pero sólo después de haber deliberado detenidamente acerca de las soluciones.

Quisiera hablar sobre un aspecto de este contexto que aun no se ha mencionado. Ya hemos visto —y es posible que en el futuro se den más casos— que, para muchas organizaciones no gubernamentales y para muchas asociaciones que velan por la protección del consumidor, la posibilidad de organizar demandas masivas se está convirtiendo en material publicitario. También deberíamos incluir este riesgo en nuestras consideraciones de forma deliberada a fin de que no ayudemos a aquellos que no lo necesitan, abandonando así a la deriva a aquellos que sí lo necesitan.

 
  
MPphoto
 

  Meglena Kuneva, miembro de la Comisión. − Señor Presidente, quisiera agradecer todos los comentarios importantes que han hecho. En cierto modo, soy consciente de la mayoría de ellos porque hemos estado debatiendo, punto por punto, las partes más importantes de sus inquietudes y esperanzas en lo que respecta a la disposición de recursos colectivos en Europa.

Quisiera reiterar una vez más que estoy totalmente de acuerdo con ustedes en no desear que las acciones del estilo de los Estados Unidos se introduzcan en la cultura europea. Sé que ésta es una de las cosas que más les preocupan. Como bien ha mencionado la señora McCarthy, estamos hablando de daños y perjuicios. Esto ya se está dejando sentir en el Reino Unido, pero no tiene nada que ver con lo que estamos debatiendo y con lo que estoy proponiendo como nuestros futuros pasos en esta dirección.

Me gustaría resaltar lo siguiente a este respecto, y es que sí que estamos intentando saber si hay una verdadera necesidad de recursos colectivos y seguiremos haciéndolo posteriormente mediante el Libro Verde. También estamos respetando las restricciones constitucionales. También estamos evitando actuar como los Estados Unidos. También nos estamos asegurando que se compensan los daños, incluidos todos los gastos en los que incurre el consumidor pero, al mismo tiempo, excluimos cualquier elemento que pueda derivar en un daño punitivo, y eso es lo que tenemos en mente. También estamos desalentando las demandas que no son dignas de atención, como bien ha referido el señor Rack. Y, por supuesto, también estamos fomentando programas de resolución extrajudicial de litigios, ya que, llevan menos tiempo, son más asequibles y sencillos tanto para los consumidores como para los empresarios, mientras que también respetamos la subsidiariedad.

Con estas palabras, quisiera decir que somos totalmente conscientes de los desafíos, y estamos preparados para hacerles frente y para hacer una buena propuesta, paso a paso, compartiendo con ustedes el consenso y el entendimiento común.

Lo que realmente aprecio hoy es que todos reconocemos la existencia de un problema y que estamos dispuestos a solucionarlo. Por tanto, se puede decir que es un buen comienzo para la próxima ronda de debates. Al tratarse de un desafío al que nos enfrentamos, quisiera señalar especialmente lo que ha mencionado el señor Lehne —el enfoque común, el enfoque horizontal con la Comisaria Kroes—. La Comisaria Kroes y yo, además de nuestros respectivos servicios, estamos cooperando muy de cerca a fin de garantizar que nuestras iniciativas sean coherentes y que generen sinergias.

El principio de consistencia no excluye necesariamente aquellas situaciones específicas que requieren soluciones también específicas. Cada una de las iniciativas tiene un enfoque diferente. Mientras que el Libro Verde del consumidor aborda la compensación para las infracciones del derecho en materia de protección de los consumidores, el Libro Blanco de la competencia trata de forma estricta las infracciones del derecho de la competencia. Otra gran diferencia entre las dos iniciativas es que, mientras que el Libro Verde del consumidor sólo cubre la compensación para los consumidores, el mecanismo de compensación sugerido en el Libro Blanco de la competencia está orientado a beneficiar tanto a los consumidores como a las empresas.

Por tanto, mi reto es conseguir una compensación efectiva para nuestros consumidores a fin de poder restablecer así su confianza en el mercado. Basándome en debates anteriores, soy consciente de que el Parlamento Europeo respalda nuestros esfuerzos para alcanzar este objetivo. Permítanme resaltar de nuevo que el Parlamento, junto con los Estados miembros y las empresas, estarán convencidos de que el problema no sólo yace aquí, sino que también se trata de que se tenga y se pueda llegar a encontrar una solución equilibrada a nivel europeo.

Quisiera darles las gracias por este debate tan provechoso y por sus importantes comentarios. Espero trabajar con ustedes en este asunto durante los próximos meses.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Ioan Lucian Hămbăşan (PPE-DE), por escrito.(RO) Quisiera felicitar a la Comisión Europea por los esfuerzos que ha realizado para mejorar los métodos que pueden utilizar los consumidores para ejercer sus derechos en Europa. Las opciones presentadas en el Libro Verde deben debatirse detalladamente. Sin embargo, algo que ya está claro es que la cuarta opción, que presentaría una clase de acciones del tipo de «cláusulas de exclusión voluntaria» que ofrecería a las organizaciones de consumidores la opción de compartir los pagos compensatorios, no es sostenible (viable).

Si queremos que aumente la confianza de los consumidores en el mercado interno, tenemos que considerar una combinación de la segunda y la tercera opción. En otras palabras, tenemos que crear una red europea de autoridades públicas ejecutivas de carácter nacional que tengan mayores competencias a la hora de intervenir de forma efectiva en el caso de demandas internacionales en el extranjero. Asimismo, tenemos que revisar los mecanismos extrajudiciales de resolución de litigios existentes y, si fuera necesario, introducir un nuevo mecanismo que permita que se apliquen los derechos de los consumidores de forma más efectiva también por vías extrajudiciales.

Quisiera terminar haciendo hincapié en que tenemos que asegurarnos de adoptar un enfoque horizontal respecto al mecanismo de recursos colectivos, de forma que se evite la fragmentación de la legislación nacional y de forma que se establezca un instrumento común y único para todos los Estados miembros.

 
  
  

(La sesión, suspendida a las 11.35, se reanuda a las 12.05 horas).

 
  
  

PRESIDE: Gérard ONESTA
Vicepresidente

 
Aviso jurídico - Política de privacidad