Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 22 de abril de 2009 - Estrasburgo Edición DO

10. Terremoto en la región de los Abruzos en Italia (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede a la declaración de la Comisión sobre el terremoto en la región de los Abruzos en Italia.

 
  
MPphoto
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. − Señor Presidente, la Comisión acompaña en el sentimiento a todas las familias que han perdido a sus seres queridos en el último terremoto que se ha producido en Italia.

La Comisión se ha mantenido en estrecho contacto con las autoridades italianas de protección civil desde las primeras horas transcurridas tras el terremoto. Los Estados miembros comenzaron a ofrecer su ayuda a través del Mecanismo Comunitario de Protección Civil ya desde los primeros momentos tras la catástrofe.

Aunque se trató de un terremoto muy fuerte que provocó mucha destrucción, los recursos nacionales pudieron encargarse de dar respuesta inmediata a la catástrofe.

Sin embargo, el 10 abril, Italia solicitó la presencia de técnicos expertos que pudieran ayudar al país a analizar la estabilidad de edificios que habían resultado dañados por el terremoto. Se seleccionó un equipo formado por ocho expertos nacionales y de la Comisión. El 18 abril, se envió al equipo al lugar del terremoto. Además de evaluar la estabilidad de los edificios, el equipo propondrá soluciones sobre qué hacer con los edificios afectados.

Actualmente, la Comisión colabora con las autoridades italianas a fin de identificar opciones para la concesión de otras ayudas de la UE. Entre las posibilidades que se están estudiando se incluyen el Fondo de Solidaridad de la UE y la reprogramación de los Fondos Estructurales y de Desarrollo Rural.

Este terremoto constituye un trágico recordatorio de que las catástrofes naturales suponen una amenaza continua para todos los Estados miembros. Durante la última década, terremotos, olas de calor, incendios forestales, inundaciones y tormentas han causado la muerte a muchas personas en Europa y han destruido costosas infraestructuras y valiosos espacios naturales.

Los Estados miembros y la Comunidad necesitan aunar esfuerzos para evitar las catástrofes y sus repercusiones y para garantizar una respuesta europea rápida y efectiva ante grandes catástrofes. La experiencia ha demostrado que se debería adoptar un enfoque integrado y que tenga en cuenta riesgos múltiples a fin de desarrollar medidas efectivas tanto en prevención como en respuesta directa ante las catástrofes, como se ha señalado en la comunicación de la Comisión, de marzo de 2008, sobre el refuerzo de la capacidad de respuesta de la Unión ante catástrofes naturales.

Además, en febrero de 2009, la Comisión adoptó un enfoque comunitario con relación a la prevención de catástrofes naturales y provocadas por el hombre que está a la vanguardia en cuanto a prevención se refiere y que allana el camino para futuras iniciativas de la Comisión. Recomienda mejorar la consistencia de instrumentos de prevención ya existentes y complementarlos, reforzando así el valor añadido de las intervenciones de la UE.

La Comisión acogería con satisfacción que el Parlamento Europeo le hiciera llegar sus observaciones sobre el enfoque propuesto en esta importante comunicación. Además, gracias a las medidas preliminares sobre la capacidad de respuesta rápida de la UE introducidas por el Parlamento Europeo en los presupuestos de los años 2008 y 2009, la Comisión está probando actualmente, en colaboración con los Estados miembros, formas de mejorar la capacidad de respuesta inmediata global de la UE. Juntas, estas iniciativas contribuyen a modelar una auténtica política europea de gestión de todo tipo de catástrofes.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Gracias, señor Kallas. Quisiera aprovechar esta oportunidad para dar la bienvenida al Vicepresidente de la Comisión, señor Tajani, y, a fin de que no se me tilde de negligente o insensible, les recuerdo que ayer ya guardamos un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de esta catástrofe.

 
  
MPphoto
 

  Gabriele Albertini, en nombre del Grupo PPE-DE. – (IT) Señor Presidente, Señorías, entre los años 2002 y 2007, los terremotos ocuparon la cuarta posición por lo que se refiere a la frecuencia con que se producen en la Unión Europea. Tras esta última tragedia, y tristemente, la más grave, que se ha producido en la región de los Abruzos, debemos unirnos para enfrentarnos a estos terribles sucesos, comunes a muchos Estados de la Unión.

Hasta el momento, disponemos del Fondo Europeo de Solidaridad y del Mecanismo Comunitario de Protección Civil, dos instrumentos que, aunque de gran importancia, son insuficientes para una zona, como Europa, expuesta a sufrir terremotos. En el caso de los terremotos que han sacudido la región de los Abruzos, se está tramitando la solicitud para acceder al Fondo de Solidaridad que contribuirá a la reconstrucción de las zonas afectadas. La cantidad podría ascender a 500 millones de euros, tal y como ha comunicado a la prensa el Vicepresidente de la Comisión, Antonio Tajani. Aún no se ha podido cuantificar el alcance de este terremoto y los daños provocados. La región de los Abruzos necesita de intervenciones urgentes y numerosas, que el Gobierno italiano se ha encargado de gestionar sin demora y con rigor ya desde los primeros minutos tras el terremoto.

Esta intervención requiere, no obstante, de la coordinación europea, aunque respetando las competencias locales y nacionales. El 14 de noviembre de 2007, el propio Parlamento aprobó por unanimidad una resolución sobre el impacto regional de los terremotos por lo que respecta a la prevención y a la gestión de los daños causados por sucesos trágicos de esta índole. Este documento debería servir como punto de partida para la elaboración de una política europea coordinada en esta materia, tal y como se expone en la pregunta formulada por escrito por el señor Vakalis y firmada conjuntamente por unos cincuenta diputados de esta Cámara. Esperamos, por lo tanto, que la Comisión Europea haga suyas las ideas expresadas en esta resolución y las aplique para crear una agenda europea para la prevención y gestión de terremotos.

 
  
MPphoto
 

  Gianni Pittella, en nombre del Grupo PSE. – (IT) Señor Presidente, Señorías, quisiera expresar mi pésame de nuevo, en nombre de los diputados del Parlamento italiano y de todos los diputados del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, a las familias de las víctimas, a la región de los Abruzos y a sus ciudadanos y a Italia. También quisiera manifestar que nuestro grupo, que desde el comienzo, ha permanecido al lado de las personas sobre las que se ha abatido la tragedia, enviará a la región de los Abruzos una delegación encabezada por nuestro Presidente, el señor Schulz. Las cifras son escalofriantes. Es cierto, como ha señalado el señor Albertini, que no se ha finalizado aún el recuento, pero podemos afirmar, no obstante, que se han producido alrededor de 300 muertes. Es una tragedia. Se ha evacuado a 50 000 personas, miles de casas han resultado destruidas y cientos de edificios públicos arrasados, entre otros, edificios escolares, y ha quedado en ruinas un patrimonio cultural, arquitectónico y artístico de gran prestigio.

Como declaró el Presidente de la República Italiana, la respuesta ante los sucesos fue inmediata y efectiva. Esta respuesta dimanó del Estado, pero también de actores no estatales: del mundo, de las personas voluntarias, de las comunidades de Italia y de otros lugares, de las provincias, de las regiones, de la Cruz Roja y de los servicios de bomberos. Se trató verdaderamente de una muestra extraordinaria de solidaridad. Tal vez, el Gobierno italiano –de hecho, hagan caso omiso del «tal vez»– el Gobierno italiano habría hecho bien en aceptar la recomendación de celebrar conjuntamente el referéndum y las elecciones europeas y administrativas a fin de ahorrar algunos cientos de millones de euros que se podrían haber empleado en ayudar a las personas afectadas por el terremoto.

Hay determinadas medidas que Europa debe tomar. En primer lugar, debe activar el Fondo de Solidaridad. Lo comentamos con el Vicepresidente Tajani pocas horas después de que se produjeran los trágicos sucesos. En segundo lugar, debe reprogramar los Fondos Estructurales y, tercero, Comisarios, debe utilizar los fondos procedentes de los periodos de programación anteriores y nuevos que no se han usado. Cuarto, debe modificar las normas relativas a la Política de Cohesión y los Fondos Estructurales en cuanto a la posibilidad de restitución con arreglo al Objetivo I, es decir, en las regiones desfavorecidas, subdesarrolladas, esas regiones que, debido a excepcionalmente graves sucesos naturales, han visto como su PIB, o su riqueza, descendía por debajo del 75 % de la media comunitaria. Así pues, no pedimos una legislación ad hoc para la región de los Abruzos, sino una legislación aplicable a toda región que se pueda encontrar en esta misma situación. Quinto, debemos estudiar con la Comisión la posibilidad de aplicar desgravaciones fiscales a las actividades económicas y a las obras que deberían, como esperamos todos, repuntar en la región de los Abruzos. Finalmente, pido que se aplique la Directiva sobre materiales de construcción, que fue actualizada y mejorada recientemente por el Parlamento.

Para finalizar, en tragedias de esta magnitud sobra la retórica, lo que hace falta son respuestas tangibles y efectivas, así como mantener una estrecha vigilancia a fin de garantizar que los escombros generados por el terremoto no se conviertan en caldo de cultivo de más especulación y prácticas ilícitas que engrosen los bolsillos de los grandes grupos criminales. Debemos estar atentos y esforzarnos al máximo. Debemos trabajar todos para que, con nuestra ayuda, nuestros amigos de la región de los Abruzos puedan volver a sonreír.

 
  
MPphoto
 

  Patrizia Toia, en nombre del Grupo ALDE. – (IT) Señor Presidente, Señorías, en mi país ha sucedido una terrible tragedia que ha alcanzado a la importante región central de los Abruzos y a la ciudad de Aquila. Ha sido una catástrofe que ha afectado a vidas humanas, incluyendo las vidas de gente joven. Ha afectado a las casas, nuestros hogares; a las iglesias, nuestros lugares de culto; a los monumentos, nuestra cultura; a las empresas, nuestros lugares de trabajo; a las universidades, nuestros centros de enseñanza y ha dejado un gran reguero de destrucción a su paso.

Nos hemos unido todos para cooperar con estas personas y ahora podemos afirmar: primero, que han respondido con gran dignidad, pese a que las ha afectado de manera tan profunda y en cuestiones de tipo práctico, al perder sus bienes más valiosos, como sus hogares –y, como sabemos, el hogar desempeña un papel fundamental en la cultura italiana– y, sin embargo, estas personas han reaccionado con dignidad y desean comenzar a vivir de nuevo, reconstruyendo lo que poseían, sus propias comunidades, en los lugares que representan esa comunidad y en consonancia con la tradición y la continuidad. Recuerdo la importancia de la Universidad y de las pequeñas y medianas empresas para esta región, que en este momento, sufre una grave situación económica y no presenta signos de recuperación.

Quisiera señalar asimismo que ha existido una extraordinaria movilización por parte de las instituciones: el gobierno, el Parlamento, todas las fuerzas de oposición, así como la mayoría que, con gran inteligencia y responsabilidad, contempla la labor que hay que llevar a cabo con espíritu de consenso: instituciones locales, voluntarios, protección civil y los miles y miles de jóvenes y adultos que se desplazaron hasta los Abruzos y que representan a grupos sociales, asociaciones y a la comunidad católica. Todo el mundo ha contribuido. Incluso los que no pudieron viajar han contribuido ya sea económica o culturalmente. Se han movilizado todos los ámbitos económicos, sociales y culturales del país, lo que es sumamente importante.

Como el señor Pittella ha señalado, será importante, no obstante, recordarlo en cuanto a reconstrucción se refiere, porque, además de estos aspectos positivos de la tragedia, han salido a la luz las debilidades estructurales de nuestros métodos de construcción y creo que, junto con los llamamientos para que se haga justicia, debería alcanzarse un compromiso para esclarecer responsabilidades e implicarse en la reconstrucción.

Una palabra sobre Europa, señor Presidente. Cuando se desencadenó la catástrofe, Europa estuvo presente allí, como lo estará en el futuro a través de los fondos y otras medidas que se han mencionado. Quisiera que se trate también de una presencia visible, de forma que se reconozca a Europa no solo por el dinero que llega, sino también por las personas y las instituciones. Propongo que visite la región, sin pompa ni boato, sin publicidad una delegación conjunta de este Parlamento para manifestar que Europa lo forman instituciones y personas, y que estas instituciones y estas personas quieren apoyar y seguirán apoyando a Aquila, a los Abruzos y también a mi país, que ha resultado tan gravemente afectado.

 
  
MPphoto
 

  Roberta Angelilli, en nombre del Grupo UEN. – (IT) Señor Presidente, Señorías, quisiera agradecer a las instituciones comunitarias el apoyo que han prestado a Italia y a las personas afectadas por el terremoto. Han sido días difíciles, agravados aún más por las condiciones meteorológicas de las últimas 48 horas.

Pero, tras el dolor y la destrucción, llega la hora de hacer propuestas prácticas y de la reconstrucción, la hora de devolverle el futuro a la región de los Abruzos. Pedimos a las instituciones europeas que cumplan con su parte. De hecho, la Comisión ya ha dado su palabra a través del Vicepresidente Tajani, quien, sin demora, nos aseguró su compromiso en los momentos inmediatamente posteriores a la catástrofe.

Como la propia Comisión ha confirmado en el día de hoy, primeramente, debemos comprobar todos los recursos económicos disponibles, garantizar la rápida activación del Fondo Europeo de Solidaridad para catástrofes naturales y, posteriormente, estudiar la posibilidad de usar totalmente y reprogramar el Fondo Social Europeo y otros programas comunitarios para dar apoyo al empleo y a las empresas. Sin embargo, pedimos especialmente la posibilidad de introducir medidas legislativas extraordinarias, desgravaciones fiscales, incentivos y ayudas, posiblemente como una excepción a las actuales disposiciones con respecto a las ayudas de minimis. Se trataría de medidas autorizadas por la Unión Europea y válidas durante dos o tres años, es decir, durante el tiempo necesario hasta que finalizara el estado de emergencia y la reconstrucción.

Como ha quedado patente en el debate de hoy, todos coincidimos en estas cuestiones y en estos objetivos, no existen divisiones. Quisiera concluir con un recuerdo sincero para las víctimas, sus familias y todas las personas afectadas, pero me enorgullece especialmente, como italiana que procede de esa zona, agradecer una vez más los esfuerzos hechos por las instituciones, por todos los partidos políticos y, sobre todo, por todos los equipos de rescate, protección civil y la Cruz Roja. También doy las gracias a todas las organizaciones de voluntarios y a ciudadanos particulares que hicieron lo que pudieron y contribuyeron personalmente o dieron dinero para mostrar su solidaridad y ofrecer ayuda real. Son un ejemplo verdaderamente excepcional de eficiencia y humanidad.

 
  
MPphoto
 

  Monica Frassoni, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (IT) Señor Presidente, Señorías, el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea se suma a todos los diputados que han intervenido previamente para expresar nuestro pésame, nuestro profundo sentido de la solidaridad y nuestro apoyo a todas las personas que han sufrido a causa de esta tragedia, esta catástrofe, este suceso natural, que, no obstante, fue provocado por una serie de circunstancias, y espero que la Unión Europea, de forma patente, pueda contribuir positivamente a esta situación.

Hay una cosa que no se puede negar: el impacto de este terremoto podría haber sido mucho menos grave, la tragedia no debería haber sido de estas proporciones, porque es evidente que toda una serie de edificios y viviendas se han hundido y no debería haber sucedido. Ha habido desidia, ha habido fraude y ha habido engaño, por lo que debemos determinar responsabilidades, puesto que se trata de una parte esencial de la reconstrucción, que es también la reconstrucción moral de la región de los Abruzos, su población y nuestro país en su conjunto. La reconstrucción debería ser una oportunidad para innovar ampliamente en desarrollo sostenible para estas personas que nos han demostrado a todos no solo su gran dignidad, sino también su gran valentía y un deseo irrefrenable de comenzar de nuevo.

En este punto, revisar el plan operativo de la región para el periodo 2007-2013, es decir, los Fondos Estructurales, es el enfoque menos demagógico y más práctico que se puede adoptar y que permitirá a Europa actuar con presteza a fin de secundar los esfuerzos para superar la situación de emergencia y llevar a cabo la reconstrucción. Actualmente, el programa operativo de la región de los Abruzos, cuyo coste total asciende a 345 millones de euros, está cofinanciado por Europa, que aporta 140 millones de euros, y por el Estado italiano, que se hace cargo de la diferencia.

Sabemos que uno de los problemas que debemos afrontar es el referente a cómo se las compondrá Italia para participar en la cofinanciación de los fondos que la Unión Europea está segura de conceder y es a este respecto al que nosotros, como diputados, debemos permanecer muy atentos.

Como iba diciendo, en primer lugar, debemos solicitar que se revisen y se desvíen para emplearlos en medidas y prioridades que contribuyan a la reconstrucción el resto de fondos europeos que ya se habían destinado para la región de los Abruzos, como el Fondo Social. En este contexto, el programa operativo de la región de los Abruzos podría requerir un reajuste de los recursos de los Fondos Estructurales destinados a otras regiones italianas que ahora son más competitivas. Sabemos que la Comisión Europea está dispuesta a estudiar la concesión de ayudas y otros Estados miembros pueden utilizar este mismo mecanismo.

Tras dar todos los pasos que he mencionado, las autoridades italianas, fundamentalmente el gobierno, con la colaboración de todos los organismos locales implicados, debe apresurarse a calcular el coste de los daños directos sufridos para presentar, antes del 15 de junio de 2009, que es la fecha límite para hacerlo, una solicitud de fondos dentro del marco del Fondo Europeo de Solidaridad. La cantidad que se conceda dependerá de los daños sufridos, pero no serán en ningún caso más que unos pocos millones de euros. La razón de ser de este fondo es precisamente proporcionar ayuda económica rápida, efectiva y flexible, por lo que es importante que las autoridades italianas cuantifiquen los daños porque de otra manera será difícil que obtengan fondos.

Las autoridades nacionales necesitan asimismo ponerse a trabajar en la solicitud de un préstamo al Banco Europeo de Inversiones, de manera que se les concedan las cantidades adecuadas para llevar a cabo una reconstrucción rápida y sostenible en esta región.

 
  
MPphoto
 

  Roberto Musacchio, en nombre del Grupo GUE/NGL.(IT) Señor Presidente, Señorías, en primer lugar vienen las lamentaciones por tantas víctimas inocentes, después un compromiso para aunar esfuerzos, superando el estado de emergencia y la reconstrucción, en el que Italia demuestra de lo que es capaz.

En este sentido es importante la ayuda europea, pero necesitamos asimismo un marco europeo que ayude a evitar estas catástrofes, que a menudo son provocadas, además de por causas naturales, por causas que nada tienen que ver con la naturaleza. Es necesario, por lo tanto, un marco de prevención, un sistema de alerta en caso de catástrofes naturales en el que basar una red de prevención y protección civil. Además, necesitamos una política de suelo que contemple normas garantizadas de uso del suelo que respeten su equilibrio, así como normas de construcción segura.

El terremoto ocurrido en la región de los Abruzos también conlleva estas cuestiones y, sin querer generar polémica, debemos determinar todas las responsabilidades a fin de evitar que estos graves sucesos se repitan, pero, sobre todo, debemos centrarnos, más que en nuevos trabajos de demolición, en la recuperación de terrenos. Por este motivo, es también de vital importancia que se adopte la directiva marco sobre el suelo, que ofrecerá apoyo estructural para una gestión adecuada del suelo europeo. También se debería efectuar en los fondos europeos un reajuste que esté en consonancia con una política de suelo comedida, creando, de ese modo, un medio ambiente saludable y buenos puestos de trabajo.

 
  
MPphoto
 

  Reinhard Rack (PPE-DE).(DE) Señor Presidente, Vicepresidente de la Comisión, nuestros colegas italianos han juzgado con razón que se trata de un debate de gran importancia para su país y han pedido la palabra, aunque es también un debate que interesa a todos los europeos. Después de todo, somos una comunidad europea. Nos complace poder aprovechar las oportunidades que brinda el Fondo de Solidaridad y quisiéramos que, tanto el Gobierno italiano como los organismos regionales, lo utilicen sobre la base de objetivos claramente definidos. Deseamos volver a dar el pésame a las numerosas víctimas y esperamos que Europa pueda prestarles ayuda lo antes posible.

 
  
MPphoto
 

  Armando Veneto (PPE-DE).(IT) Señor Presidente, Señorías, quisiera simplemente llamar la atención sobre la compasiva reacción que se ha desencadenado por toda Italia y también en Europa ante este trágico suceso. Que ocurran cosas como estas, nos permite observar la cohesión del país y de la Comunidad, que solo puede alimentar la esperanza de que, a nivel mundial, se disfrute de la solidaridad y la paz, incluida la paz interior, de que disfrutamos en Europa.

Afirmo también que debemos enfrentarnos, sin dudas, abiertamente y sin tardanza, con las personas responsables de las deficientes obras que han provocado que edificios colindantes se comportaran de forma distinta a la esperada. Finalmente, se ha levantado tangencialmente cierta polémica sobre la previsibilidad de los terremotos. No entraré en esta cuestión. Solo decir que estudios sobre el radón señalan que antes de que se desencadene un terremoto se produce un aumento de este gas. Pienso, por lo tanto, que, al igual que es apropiado para cualquier investigación científica, Europa puede y debería usar todas las estructuras de que dispone para inducir a que se realicen estudios adicionales sobre esta cuestión, porque, como sucede con la naturaleza de la ciencia, puede contribuir aún a la posibilidad puramente hipotética de predecir estos devastadores sucesos.

 
  
MPphoto
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. − Señor Presidente, no cabe la menor duda de que existe un fuerte sentimiento de solidaridad en todos los Estados miembros, así como en la Comisión, por lo que respecta a este terrible terremoto. Existen mecanismos para prestar ayuda y los servicios de la Comisión han actuado inmediatamente. Todo se debe hacer en estrecha colaboración con las autoridades italianas. El año pasado tuvimos la enorme catástrofe de los incendios forestales en Grecia y en años anteriores, las inundaciones en Alemania y la República Checa. En todos estos ejemplos, la Unión Europea demostró su solidaridad y ayudó tanto como pudo. También lo hará en esta ocasión.

En primer lugar, estamos a la espera de recibir los cálculos de la cuantía de los daños y, cuando los tengamos, podremos decidir cuál es la mejor manera de utilizar el Fondo de Solidaridad. La propia Comisión no puede asignar el dinero del Fondo de Solidaridad. Solo se puede hacer tras recibir la solicitud presentada por el Estado miembro y conocer la cuantía a la que ascienden los daños.

Muchos diputados han planteado la cuestión de la reprogramación de los Fondos Estructurales, que se está debatiendo en la DG REGIO. Mi colega Danuta Hübner visitará próximamente la zona y debatirá posibilidades concretas. Estamos en contacto permanente con el departamento de protección civil en Roma para ayudar, así como para ayudar a preparar la instancia para solicitar el Fondo de Solidaridad, por lo que no cabe ninguna duda de que la Comisión hará todo lo que esté en su mano para ayudar a las víctimas de esta catástrofe

Por lo que respecta a las normas de seguridad para la construcción, ya existen, pero la cuestión es hasta qué punto se cumplen en los Estados miembros. No cabe duda de que las normas existen. Figuran tanto en directivas como en las legislaciones nacionales.

Nuestro mecanismo de protección civil, cuyo núcleo lo conforma un centro de control e información que funciona 24 horas al día, colaborará con los Estados miembros en la prevención de catástrofes, así como en la forma de abordar sus consecuencias.

De nuevo, en nombre de la Comisión, expreso nuestro más sentido pésame. Haremos todo lo posible para ayudar a las personas que se encuentran en la zona de la catástrofe.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Para poner punto y final a este debate, personalmente y en nombre de la Mesa del Parlamento Europeo, aprovecho esta oportunidad para volver a expresar mis condolencias y dar el pésame a las víctimas y a las familias afectadas y, naturalmente, para prestar todo el apoyo posible a las personas que residen en la región que ha resultado tan gravemente afectada.

Se da por concluido el debate.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad