Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2217(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0199/2009

Textos presentados :

A6-0199/2009

Debates :

PV 22/04/2009 - 18
CRE 22/04/2009 - 18

Votaciones :

PV 23/04/2009 - 8.33
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0307

Debates
Miércoles 22 de abril de 2009 - Estrasburgo Edición DO

18. Plan de acción sobre movilidad urbana (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. - El siguiente punto es el informe de Gilles Savary, en nombre de la Comisión de Transportes y Turismo, sobre un plan de acción sobre movilidad urbana (http://www.europarl.europa.eu/oeil/FindByProcnum.do?lang=fr&procnum=INI/2008/2217" ) (http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?type=REPORT&reference=A6-2009-0199&language=ES" ).

 
  
MPphoto
 

  Gilles Savary, ponente. (FR) Señor Presidente, Comisario, gracias. El ejercicio de estilo que lleva a cabo el Parlamento Europeo sobre este informe no tiene precedente, puesto que, les recuerdo que el tema de la movilidad urbana lo planteó por primera vez el comisario de transportes, Jacques Barrot, hace ahora dos años, y tuvo como resultado el Libro Verde de la Comisión Europea que nos presentó sus conclusiones en la primavera de 2007. El Parlamento trató estas conclusiones en un informe —informe de propia iniciativa— que fue redactado por mi colega diputado el señor Rack, que está aquí en la Cámara.

El sistema institucional europeo estipula que un Libro Verde tiene que ir seguido de un Libro Blanco y, en este caso, lo que se puso sobre la mesa fueron las propuestas de planes de acción sobre movilidad urbana de la Comisión Europea.

Tengo que dar las gracias al señor Tajani, que está aquí, por informarme en diciembre de que, por motivos políticos, la Comisión Europea no puede presentar una propuesta en el acto. Es comprensible: por sus propios motivos, una serie de Estados tienen sus reservas al respecto ahora que se acercan las elecciones europeas pero el Parlamento trata de aceptar el reto.

Quisiera rendir homenaje a mis compañeros diputados presentes aquí hoy, de todos los partidos políticos —en especial a los coordinadores— y a la Comisión de Desarrollo Regional por haber apoyado mi propuesta que era aprovechar la ventaja que teníamos y decir que, puesto que la Comisión no puede tomar ya la iniciativa, nosotros debemos hacerlo.

Lo que vamos a proponer es en cierta forma inaudito. No sé si ha habido precedente aquí en esta Cámara. Vamos a proponer a la Comisión el plan de acción que esta debería habernos presentado.

Naturalmente, no se esperan aperturas jurídicas de un informe de iniciativa propia como este. El Parlamento, con una propuesta muy práctica de un plan de acción, con propuestas extremadamente precisas, sin ser el poder ejecutivo ni el gobierno de la UE —este es el papel de la Comisión— no puede esperar más que ser escuchado.

Tengo que decir a la hora de aprobarlo, durante los últimos meses, hemos obtenido el apoyo de todas las organizaciones interesadas por el tema. Entre ellas, —me gustaría decirlo para los pocos diputados que aún tienen algunas reservas con respecto a esta iniciativa—las autoridades locales y las organizaciones que representan a las autoridades locales en particular, también en países que, hoy en día, se remiten a la subsidiariedad para explicarnos que este plan de acción está fuera de lugar.

Por tanto, creo que las autoridades locales reconocen que la movilidad urbana será, probablemente, uno de los retos del siglo XXI. ¿Por qué? Porque, hoy en día, el 60 % de los europeos vive en las urbes. En 2020, esta cifra será del 80 % y nosotros, la UE, tenemos la base jurídica que nos hace responsables junto con los Estados miembros y las autoridades locales de crear una política de transportes.

Nosotros, como europeos, ¿vamos a renunciar a la más mínima idea o a la más mínima iniciativa en áreas en las que el transporte presentará los problemas más complicados y, sin duda, más fundamentales en los próximos años? Nosotros creemos que no y por eso el Parlamento Europeo no quería que nos callásemos con respecto a la movilidad urbana. De hecho, en cierta manera quería que utilizásemos esta iniciativa para pedir a la Comisión que diera prioridad a este asunto de nuevo en el próximo mandato.

Quisiera felicitar a todos los coordinadores porque han trabajado como nunca, hemos trabajado a contrarreloj y el informe que se ha presentado ha logrado gran apoyo dentro de la Comisión de Transporte y Turismo.

Quiero decir que este informe se basa en el principio de subsidiariedad. Está fuera de lugar —sí, sé que me estoy extendiendo demasiado pero estoy seguro de que perdonarán a su ponente, señor Presidente— que Europa piense en tomar decisiones relacionadas con el transporte urbano en nombre de las autoridades locales.

Yo mismo soy un representante elegido localmente y estoy muy comprometido con la libertad de la administración de las autoridades locales, como con las campañas que he encabezado en esta Cámara; en particular con las que ha mostrado mi colega de la Comisión de Transporte y Turismo, el señor Piecyk. Sin embargo, lo que sí creo es que Europa puede incentivar, puede mejorar el intercambio de información y mejores prácticas, y esta es la esencia de las propuestas que les expondré en breve.

 
  
MPphoto
 

  Antonio Tajani, Vicepresidente de la Comisión. (FR) Señor Presidente, en primer lugar quiero dar las gracias al señor Savary por su trabajo. Quiero agradecerle el compromiso que ha demostrado a la hora de promover una política europea sobre transporte en las ciudades más importantes, en las ciudades. No se trata de una cuestión secundaria: si de verdad queremos plantear el reto del transporte en Europa tenemos que trabajar en el ámbito del transporte urbano.

Por esto tengo que darle las gracias en primer lugar al señor Savary. Repito: gracias a él, hemos progresado en este ámbito y el informe de hoy que votaremos mañana envía un mensaje muy importante; un mensaje que tenemos que escuchar y espero que podamos dar una respuesta puesta positiva al señor Savary durante el próximo mandato. De nuevo le agradezco todo su trabajo sobre el asunto de la movilidad urbana.

Ahora continuaré en mi lengua materna.

(IT) Señor Presidente, Señorías, el transporte urbano forma parte integral del sistema de transporte de la UE puesto que todo el sistema empieza y termina en las grandes zonas urbanas y atraviesa gran parte de ellas. Por esta razón, es importante que consideremos la movilidad urbana no solo desde el punto de vista de la vida urbana sino también desde la perspectiva del transporte de todo tupo, incluido el transporte de largo recorrido.

Combatir el cambio climático, facilitar el comercio, garantizar el suministro energético, responder a las necesidades de movilidad de los ciudadanos, reducir los problemas asociados con la congestión y abordar el cambio demográfico son cuestiones fundamentales para la política europea y la movilidad en zonas urbanas está estrechamente ligada a todos estos retos.

Fue precisamente por esta razón que la Comisión presentó su Libro Verde sobre movilidad urbana en septiembre de 2007 y la consulta que siguió a la aprobación del Libro Verde ha demostrado que hay un acuerdo amplio sobre el hecho de que la UE tiene un papel que desempeñar en esta área. Su resolución sobre el Libro Verde sobre movilidad urbana, redactado durante el liderazgo del señor Rack y aprobada el 9 de julio de 2008 confirma esta conclusión.

El objetivo del Libro era allanar el camino al plan de acción sobre movilidad urbana; la decisión del Parlamento de seguir con su propio plan de acción antes de que la Comisión realizara cualquier propuesta envía un mensaje político contundente. Por eso hice hincapié en el significado del trabajo del señor Savary como ponente, ya que muestra la importancia que el Parlamento le confiere a un trabajo que no podemos permitirnos rechazar.

Como ya saben, estoy muy comprometido con el asunto de la movilidad urbana y con la pronta aprobación de un plan de acción bien redactado. Quisiera reiterar que esto está planeado para el programa de trabajo de la Comisión de 2009 y espero que se apruebe cuanto antes. El señor Savary lo ha dicho muy bien en su discurso; hay cierta resistencia en las instituciones europeas ya que muchas personas piensan que un plan de acción de este tipo violaría el principio de subsidiariedad. Esta no es la cuestión, especialmente si miramos a la raíz latina de la palabra subsidiariedad, que es subsidium y significa «ayuda»: es nuestro trabajo como instituciones europeas el ayudar a las instituciones locales a que su trabajo sea más satisfactorio. Ayudar a alguien no significa reemplazarle, ¡significa colaborar para encontrar una solución mejor a los problemas!

Sin entrar en los detalles de la propuesta, puedo confirmar que nuestro plan de acción se basará en las actividades que llevamos realizando durante algún tiempo y las integrará en un contexto coherente en busca de presentar una visión política que sigue faltando en la acción europea sobre movilidad urbana. En este sentido, se definirá el marco político para futuras intervenciones en ámbitos en los que la acción a nivel comunitario se considera útil o incluso fundamental.

Su informe será sin duda una importante contribución a nuestros debates internos y puedo asegurarle que seremos capaces de considerar muchas de las propuestas que recoge. Por supuesto, hay aspectos y detalles que hay que aclarar o debatir más. Examinaremos sus sugerencias con sumo cuidado, se lo aseguro, junto con la recomendación del Comité de las Regiones con el que consultó.

El voto de hoy no será el final del diálogo. Puesto que el trabajo de la Comisión continúa, me aseguraré de estar en contacto con el señor Savary y con otros diputados que han seguido el sector del transporte de cerca, para que el plan que apruebe la Comisión sea conforme al que aprueba el Parlamento y represente su calidad original. Por último —déjenme decirlo otra vez— nuestro plan no mostrará que estamos reemplazando a las autoridades locales, simplemente que la Comisión quiere ayudar a los órganos locales a mejorar su trabajo a través del intercambio de información y mejores prácticas que permitirá que los ciudadanos vivan mejor y se trasladen dentro de las ciudades más fácilmente. Por tanto, agradezco al Parlamento Europeo el trabajo que ha realizado y se celebrará la votación sobre este plan.

 
  
MPphoto
 

  Jean Marie Beaupuy, ponente de opinión de la Comisión de Desarrollo Regional. (FR) Señor Presidente, señor Comisario, señor Savary, Señorías, nos encontramos en esta asamblea parlamentaria para votar textos, Comisario, y sobretodo estamos en la asamblea parlamentaria para que estos textos se pongan en práctica.

Hoy hemos observado que, tras el excelente trabajo realizado por nuestro predecesor con respecto al Libro Verde y a las 400 extrañas contribuciones que le han seguido, el trabajo apenas ha avanzado, hasta el punto que, como usted acaba de repetir, fue interesante que el Parlamento Europeo haya expresado una opinión.

Es verdad que la naturaleza aborrece el vacío, de modo que cuando la Comisión Europea no hace su trabajo, el Parlamento tiene que hacerlo y, en este sentido, tengo que decir —y usted, Comisario, también lo ha dicho— que el trabajo realizado por el señor Savary es muy interesante ya que, de hecho, les ha proporcionado todo el material necesario para redactar el plan de acción.

No quiero decir que el Parlamento y la Comisión estén intercambiando funciones, pero tenemos que tener en cuenta que, mientras quede por aprobar el Tratado de Lisboa, el Parlamento tiene un poco más de poder.

El trabajo del señor Savary es excelente porque, una vez más, tiene en cuenta una serie de propuestas realizadas por la Comisión de Desarrollo Regional.

Por supuesto, mientras se respete el principio de subsidiariedad, esperamos que nos presente una guía. Esta sería muy útil. Su objetivo no será restringir a las autoridades locales sino ayudarlas. Esperamos que nos presenten indicadores —de nuevo, no se trata de una restricción sino de una ayuda—. Pero sobre todo esperamos que nos presente los elementos relacionados con los planes de desplazamiento. Ya existen en determinados países; en algunos son incluso obligatorias, son absolutamente cruciales.

Me gustaría dar un ejemplo. En el Intergrupo URBAN, que tengo el honor de presidir, hemos destacado el crecimiento urbano durante los últimos años: en 10 años, el crecimiento urbano es equivalente a tres veces la superficie de Luxemburgo. Entonces, ¿qué relación tiene esto con el debate de esta tarde? Está directamente relacionado puesto que los ciudadanos de las ciudades viajan un 20 % más debido al crecimiento urbano, y más del 70 % utilizan su propio automóvil.

Todo esto es una manera de decir que, cuando la Comisión de Desarrollo Regional le pida que observe la condición no solo de la propuesta integrada sino también de los planes de desplazamiento, está estableciendo un principio general que de verdad esperamos que tome en consideración en su plan de acción.

Esta cuestión ya se ha planteado en nuestro Intergrupo URBAN y quisiéramos expresarles nuestra gratitud de antemano por considerar la propuesta integrada también aquí.

Hoy no han respondido a nuestras preguntas, Comisario. Usted ha hecho un compromiso de alguna forma poco entusiasta; ha sido bastante firme con respecto al principio pero no nos ha proporcionado ninguna garantía.

De hecho, la situación es grave. ¿Por qué? 400 millones de europeos viven en ciudades y estos 400 millones se ven afectados por condiciones de vida como esta que les hacen perder tiempo cada día en los embotellamientos. Sabemos que estos embotellamientos nos cuestan un 1 % del PIB. Mientras hablamos de un plan de recuperación —un plan de recuperación económico— estamos permitiendo que se despilfarren miles de millones de euros.

Se requiere una actuación rápida, Comisario, porque estos planes de acción sobre movilidad urbana son cruciales para el plan de recuperación pero también lo son con respecto al cambio climático ya que, como ha señalado, el 40 % de la contaminación se encuentra en las ciudades. No puedo ignorar la seguridad tampoco porque dos de cada tres accidentes de carretera tienen lugar en ciudades. Si sabemos que una muerte cuesta casi un millón de euros y un accidente con heridas graves un millón de euros, puede ver el coste económico y humano que representa el reto de la movilidad urbana cada año.

Además, por todos estos motivos, en la víspera de las elecciones europeas, le pedimos, Comisario, si es posible durante la conclusión de este debate, que vaya más allá en sus propuestas y en sus promesas, no haciendo promesas generales sino comprometiéndose con un plan de acción —su plan de acción— para que nuestros ciudadanos estén más predispuestos a votar el 7 de junio.

 
  
MPphoto
 

  Reinhard Rack, en nombre del Grupo PPE-DE. (DE) Señor Presidente, igual que el ponente, Gilles Savary, lamento que la Comisión no finalizara su plan original en busca de un plan de acción integrado.

Hay muchas razones por las que todos involucrados, desde las autoridades locales hasta la UE, están intentando mejorar las condiciones del transporte urbano. Sabemos que la mayoría de las personas en Europa vive en las ciudades y que las condiciones de transporte actuales son de todo menos óptimas. Por eso hay acuerdo en principio para realizar propuestas integradas sobre el plan y sobre el informe del señor Savary por iniciativa del Parlamento. Le doy las gracias por su compromiso y sus propuestas.

Sin embargo, al mismo tiempo quiero dejar muy claro que lo que muchos temen o creen, deben temer que no ocurrirá. Nadie quiere quitar el derecho de configurar las condiciones de tráfico a las autoridades municipales, locales o regionales. Simplemente queremos ayudarles desde Europa para garantizar que se toman acción en base a una normativa común que una entidad local o regional considere razonable. El principio de subsidiariedad no está en peligro. Lo que queremos hacer aquí ayudará a proteger ese principio.

Por eso continuaremos, por el bien de los ciudadanos, intentando y asegurándonos de que, cuando un ciudadano viaje otro diez o veinte kilómetros en Europa, no se encuentre con una zona de reducción del tráfico, que él cree que es la misma que en la región de su país para encontrarse después con que se aplica una normativa totalmente diferente.

Nadie quiere imponer ningún tipo de tasa de circulación para los tramos más congestionados u otra normativa a las comunidades pero si se utilizan, debe ser dentro de un marco que los ciudadanos reconozcan. Hemos estado de acuerdo en este sentido y hemos contado con un enfoque común sobre las señales de tráfico durante más de 100 años. Esto también debería aplicarse a esta cuestión en el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Saïd El Khadraoui, en nombre del Grupo PSE. (NL) Quiera empezar dando las gracias al ponente Gilles Savary y a todos los que han contribuido al resultado final por el trabajo que han realizado y al ponente, en particular, por su perseverancia a pesar del hecho de que la Comisión haya indicado su intención de abandonar el plan de acción, al menos por el momento, que desde hace tanto tiempo venimos pidiendo.

Quisiera pedir a la Comisión que apruebe las recomendaciones que votaremos mañana y que se pongan en práctica cuanto antes. Aunque hay una minoría en el Parlamento, y evidentemente también en la Comisión y en los Estados miembros, que cree que deberíamos mantenernos al margen de todo lo relacionado con las ciudades, queda muy claro que Europa ofrece un valor añadido cuando se trata de resolver problemas considerables que compartimos en gran parte.

El informe recoge una serie de propuestas interesantes. Una de las obvias es la recopilación de información, de datos comparables que ayuden a definir los problemas. Otras incluyen el intercambio y promoción de ideas, dirigir la innovación tecnológica, asegurar que los sistemas son interoperativos, fomentar que las ciudades compilen planes de movilidad y tomen medidas para llegar a una movilidad sostenible. Estos y otros ejemplos conciernen claramente a asuntos que deberían organizarse a nivel europeo en un intento de hacer que nuestras ciudades tengan mejores condiciones de vida, mejores accesos y sean más sostenibles. Por tanto, cuento con que la Comisión se haga cargo de este asunto por el bien de los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 

  Michael Cramer, en nombre del Grupo Verts/ALE. (DE) Señor Presidente, Señorías, también le doy las gracias al ponente.

En el contexto del cambio climático, los transportes urbanos desempeñan un papel central porque son los responsables del 70 % de todas las emisiones perjudiciales. Solo si modificamos la política de transporte en la UE podremos conseguir nuestros objetivos en la protección del clima. El mayor potencial está en las ciudades, donde el 90 % de los viajes en automóvil son inferiores a 6 kilómetros y que por tanto son la oportunidad perfecta para utilizar el autobús, el tren, la bicicleta o ir a pie.

Nos complace que la mayoría esté a favor de conceder dinero europeo solo a las ciudades de más de 100 000 habitantes que también pueden presentar un plan de movilidad sostenible. Lamentamos que nuestra propuesta de introducir un límite de velocidad de 30 km/h, con la posibilidad de que las ciudades establecieran velocidades más altas para determinadas calles de acuerdo con el principio de subsidiariedad, no haya obtenido la mayoría. Esto no solo beneficiaría al clima, también reduciría los accidentes de tráfico. Cada año 40 000 personas mueren en las carreteras de Europa; 40 000 son demasiadas.

 
  
MPphoto
 

  Johannes Blokland, en nombre del Grupo IND/DEM. (NL) Quisiera comenzar dando las gracias al señor Savary por la gran colaboración que ha demostrado. Ha redactado un informe sólido en estrecha colaboración con los ponentes alternativos.

El informe es claro en cuanto al hecho de que la movilidad urbana es parte del sector de transportes, lleno de retos y oportunidades. Retos en cuanto a los objetivos climáticos europeos, control del tráfico, seguridad vial y facilidad para el usuario; y oportunidades con respecto al desarrollo de la economía sostenible y, en estrecha relación con esto, el crecimiento de la navegación interior.

Puesto que el informe es magnífico y da la debida consideración al principio de subsidiariedad, quisiera abordar brevemente la relación entre la movilidad urbana y la navegación interior. El desarrollo económico sostenido en Europa, al menos en el área de transporte y en las zonas urbanas, dependerá en gran medida de la utilización de las vías navegables interiores. Muchas ciudades europeas tienen vías navegables interiores y, en consecuencia, la capacidad innata de satisfacer la creciente demanda de transporte de una manera sostenible. Después de todo, el incremento de la navegación interior no requiere inversiones importantes en infraestructuras, no contribuye a la congestión de las ciudades europeas y no incrementa los problemas medioambientales y climáticos en las ciudades europeas, siempre y cuando utilice motores y combustible no contaminante. Si la navegación interior ya está presenta en las ciudades europeas, debería utilizarse y promoverse.

El futuro de la movilidad urbana está, por tanto, estrechamente relacionado con el futuro de la navegación interior. De modo que pediré a la Comisión Europea que vigile los intereses de la navegación interior cuando redacte la nueva legislación sobre movilidad urbana.

 
  
MPphoto
 

  Renate Sommer (PPE-DE). - (DE) Señor Presidente, hemos debatido el transporte urbano en la UE durante mucho tiempo. ¿Por qué exactamente? Ni tan siquiera es nuestra competencia. La competencia se ideó originalmente porque el 80 % de la población vive en las ciudades y, debido al cambio climático, ahora queremos asumirla.

Afortunadamente y gracias a nuestras protestas, hemos podido reducir estas ambiciones de un plan de acción sobre transporte urbano de parte de la Comisión Europea. Le doy las gracias al Comisario Tajani por su apunte. Subsidere significa apoyar más que prescribir pero, por supuesto, como italiano que es lo sabe mejor que yo, alemán con un nivel de latín avanzado.

Lo que me importa principalmente es que nuestro informe, el informe del Parlamento debería destacar el cumplimiento estricto del principio de subsidiariedad y proporcionalidad. Medidas legislativas a nivel europeo son inadmisibles en cuanto al tráfico urbano. Para lo que estamos aquí es para tomar medidas de apoyo. La tormenta de ideas y el fomento del intercambio de mejores prácticas son razonables. No todos necesitamos reinventar la bicicleta. Nuestras ciudades necesitan soluciones a medida pero solo las pueden tomar las autoridades locales porque son estas las que saben qué se necesita.

Los municipios necesitan darse cuenta de las diversas situaciones y por tanto, necesitan espacio de maniobra suficiente, en especial si tienen mantener con vida las calles comerciales. Son importantes para el atractivo de la ciudad. Por tanto, es importante que no excluyamos los vehículos privados y nos centremos más en los problemas logísticos de la ciudad. De modo que quisiera ver más apoyo a la investigación de los problemas logísticos internos de la ciudad. Esto descongestionará en parte las ciudades.

También es importante tener en cuenta el cambio demográfico. Nuestra sociedad está envejeciendo constantemente. Las necesidades de movilidad y de residencia están cambiando. Si queremos reducir el tráfico, las personas tienen que ser capaces de poder satisfacer sus necesidades diarias cerca del hogar y esto es también un reto para el mercado minorista. Cualquier otra cosa fomentaría las zonas rurales.

No necesitamos un observatorio de movilidad urbana. Costaría una gran cantidad de dinero y generaría un montón de papeleo que finalmente se archivaría en Bruselas.

 
  
MPphoto
 

  Maria Eleni Koppa (PSE). - (EL) Señor Presidente, este informe sobre movilidad urbana es una parte integral de la estrategia para lograr crecimiento sostenible y los objetivos de Lisboa.

El reto es aprobar acciones innovadoras y medidas legislativas que mejorarán de forma significativa la calidad de vida de los ciudadanos en las ciudades. Es un hecho que la vida diaria de los ciudadanos europeos se ha vuelto considerablemente más difícil debido al estrés del desplazamiento, el tráfico, la contaminación, el ruido y la deterioración del medio ambiente. Hay que encontrar, por tanto, el equilibrio entre la ambición de desarrollar una política de transporte común como un derecho de movilidad y como parte importante del crecimiento económico y una propuesta integrada que mejore la congestión del tráfico y contribuya de forma drástica a combatir el cambio climático.

Resumiendo, que promueva una vida más humana. Tenemos que desarrollar medios de transporte combinados tan rápido como sea posible y dar a los ciudadanos información sobre todas las redes de transporte urbano, de modo que estén en posición de elegir.

Quisiera felicitar también al ponente por su magnífico trabajo y pedir a la Comisión Europea que no pierda ni tiempo ni esfuerzo en preparar un plan de acción.

 
  
MPphoto
 

  Mieczysław Edmund Janowski (UEN).(PL) Señor Presidente, felicito al señor Savary por cómo ha tratado este asunto. El transporte es un problema fundamental en las zonas urbanas. Estas cuestiones, de acuerdo con el principio de subsidiariedad, las regula la legislación nacional y, en especial, la local. Sin embargo, hay que reconocer la importancia de este problema y organizar la ayuda y coordinación específica a nivel europeo. Esto afecta tanto al fomento de buenas experiencias como a la propagación de soluciones innovadoras, técnicas y organizativas.

Se necesita un apoyo especial para los sistemas de transporte inteligentes en las zonas urbanas, que permitirán la gestión efectiva del tráfico así como de la seguridad. Aquí sería útil combinar el potencial del transporte, la tecnología de la información y las telecomunicaciones. También se necesitan soluciones modales que utilicen varios medios de transporte masivo y reduzcan la congestión en los centros urbanos. Creo que es esencial que se modifiquen los planes de urbanismo para el que el transporte urbano sea bueno para los ciudadanos y para el medio ambiente. Además, apoyo el concepto de crear un instrumento de financiación especial para la movilidad urbana en la próxima perspectiva financiera.

Recordemos que el ponente ha hecho hincapié en que casi el 80 % de los habitantes de la UE viven en zonas urbanas. Pierden mucho tiempo debido a la mala organización del transporte. Dejemos de perder el tiempo.

 
  
MPphoto
 

  Antonio Tajani, Vicepresidente de la Comisión.(IT) Señor Presidente, Señorías, en respuesta a esto no puedo más que hacer hincapié una vez más en que me comprometo a presentar un plan de acción den 2009.

Soy consciente de la urgencia de la mayoría de los diputados, pero —como ha señalado el señor El Khadraoui— hay objeciones jurídicas en varias instituciones europeas no solo en la Comisión y tenemos que resolverlas y convencer a aquellos que albergan dudas sobre un plan de acción de este tipo, repito, de que no violará el principio de subsidiariedad. Diré una vez más que, habiendo estudiado latín durante muchos años, estoy familiarizado con el significado de la palabra, que es positivo y es «ayudar».

Después del debate que hemos tenido hoy y habiendo leído el texto del señor Savary, queremos seguir por este camino. Por mi parte, no tengo dudas pero para llegar a nuestra meta necesitamos persuadir a muchas personas y creo que la manera correcta de hacerlo es con argumentos políticos, técnicos y jurídicos sólidos. El texto redactado por el Parlamento será de gran ayuda para resolver las objeciones que estoy seguro que se resolverán en los próximos meses. Además, la Comisión dará a los ciudadanos un plan de acción que definitivamente dará cuenta del trabajo que ha realizado en las últimas semanas y meses.

Por este motivo quisiera darles las gracias de nuevo, reafirmar mi compromiso y mi deseo de seguir adelante por el camino que tomó mi predecesor y que también eligió el Parlamento Europeo, a la vez que quiero asegurarme de que la decisión recibe el apoyo de tantas personas como sea posible para que el plan sea más efectivo. Elegir aprobar el plan quizás unas semanas antes, pero sin el pleno apoyo de todos los partidos puede no ser la forma más útil de lograr los objetivos en los que todos creemos.

Sin embargo, creo que después de este debate y tras la decisión del Parlamento habremos hecho un progreso importante y, por tanto, las peticiones realizadas por la mayoría de los diputados —porque incluso durante el transcurso del debate ha habido diferentes comentarios en voz baja con respecto al plan de acción— pueden, creo, llegar a un final satisfactorio en los próximos meses.

 
  
  

PRESIDE: Diana WALLIS
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 

  Gilles Savary, ponente. (FR) Señora Presidenta, Señorías, obviamente quisiera tranquilizar a la señora Sommer durante este debate. Ha habido muchas leyes aquí que han afectado a las autoridades locales: en el enfrentamiento de los Stadtwerke, o distribuidores municipales, unos contra los otros, por ejemplo, en las obligaciones del sector público en el sector transportes; y en las directivas sobre contratos públicos.

Bien, no es de esto de lo que se trata. Tiene mucho más que ver con la subsidiariedad. No es cuestión de decidir aquí si el consejo local, un municipio o una zona urbana tienen que limitar la velocidad a 30 o si deberían darle prioridad al desplazamiento ferroviario. Me he asegurado de que no nos desviábamos hacia este tipo de debate.

La pregunta que me planteo es: «¿qué puede ser el valor añadido de la UE?» La respuesta es, en primer lugar, su deseo de actuar. La UE no puede dejar la cuestión urbana de lado el mismo mes —diciembre de 2008—que establece, gracias a la señora Merkel y al señor Sarkozy, un plan para el cambio climático particularmente ambicioso.

¿Cómo podemos embarcarnos en un plan para el cambio climático y decir «no me interesa el medio ambiente urbano» cuando éste es el que más influye en el cambio climático?

Es una cuestión de coherencia política —coherencia política europea— puesto que hemos acordado y los gobiernos también embarcarnos en un plan sobre el cambio climático. Es necesario que nos centremos en el medio ambiente urbano y no podemos evitarlo ya sea en el área de transportes o en otras áreas.

Sí, tenemos que garantizar que los consejos locales deciden soberanamente; son los que están más cerca de nosotros. Sin embargo, lo que podemos hacer es garantizar que se reúnen unos con otros e intercambian mejores prácticas e información.

Podemos asegurarnos de que se les anima a que apliquen los planes de desarrollo urbano, que es algo que no todos han podido hacer.

Podemos asegurarnos de que integran todos los modos de desplazamiento: los menos agresivos, el transporte público, por vías navegables —el señor Blokland tiene razón— y el transporte ferroviario.

Podemos asegurarnos de que fomentan que el transporte urbano sea más atractivo para los usuarios.

Este es nuestro objetivo y es por lo que pedimos un instrumento financiero. Esta el Programa Marco Polo, que fomenta la utilización de transporte combinado. Están los programas URBAN. Tenemos varios programas europeos que promueven incentivos. No los estamos inventando ahora, llevan años existiendo.

Si no se aumentan, la próxima perspectiva financiera debería reorientarse hacia el transporte urbano. Esta es nuestra propuesta.

Para finalizar, diré —señora Presidenta, disculpe, soy el ponente— al señor Tajani que si mañana tenemos una amplia mayoría, debería volverse hacia la Comisión y decir: «creo que tenemos que hacer algo porque tenemos la legitimidad y porque el Parlamento no ha actuado solo».

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. - Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Marian-Jean Marinescu (PPE-DE), por escrito.(RO) La calidad de vida de los ciudadanos europeos depende directamente de que hagamos que el transporte urbano sea más conveniente y menos contaminante. Por esta razón, es vital que hagamos que el transporte sea accesible y apoyemos la interoperabilidad. Al mismo tiempo, las inversiones destinadas a este tipo de trabajos públicos son una forma efectiva de invertir los fondos proporcionados por los planes de recuperación económica europeos y nacionales. Esta propuesta trata de que nos centremos en los ciudadanos, en la dualidad de su papel como trabajadores —a través de la creación de nuevos empleos— y beneficiarios de los servicios de transporte y en la mejora de la calidad del medio ambiente.

Sin embargo, las numerosas iniciativas y recomendaciones sobre la mejora de la movilidad urbana necesitan una propuesta integrada. El respetar el principio de subsidiariedad no excluye la necesidad de poner en práctica un marco jurídico y crear un marco de referencia común que incluya, aparte de las recomendaciones integradas, una serie de buenas prácticas.

Como resultado de esto, las autoridades locales, responsables directas de este asunto, tendrán la oportunidad y el interés de consolidar su colaboración con todos los interesados en el desarrollo sostenible del transporte a nivel local y regional.

También pido a la Comisión Europea que redacte urgentemente un plan de acción sobre movilidad urbana para acelerar la consecuente integración de este sector como parte de la red de transporte europea en general.

 
  
MPphoto
 
 

  Dushana Zdravkova (PPE-DE), por escrito.(BG) Las tecnologías existentes y los medios de transportar bienes y personas en un medio ambiente urbano han llegado a su límite. De hecho, ciudades europeas más pequeñas ya se encuentran congestionadas por el tráfico. Para que mejoremos la calidad de vida de nuestros ciudadanos, tenemos que acelerar el desarrollo y la puesta en práctica de investigación científica e innovación en el área de movilidad urbana. En este caso, canalizar los recursos en expandir simplemente la infraestructura existente no nos ayudará a superar la creciente crisis. Tenemos que encontrar soluciones «inteligentes» para abordar no solo los problemas actuales con el transporte urbano, sino también los futuros. Por eso acojo con satisfacción la sugerencia de desarrollar una nueva generación de programas CIVITAS porque creo que nos tenemos que centrar en el desarrollo de la próxima generación de tecnología de la información para gestionar la circulación del tráfico.

La propuesta de planificación integrada aprobada en los últimos años, ha tenido una utilidad relativamente amplia a la hora de redactar los planes urbanísticos de ciudades más grandes en Europa.

La creación y financiación de una estructura europea permanente, que reúna y expanda las buenas prácticas en esta materia además de promover el diálogo entre las partes interesadas de cada región de la UE, supondrá una medida nueva e innovadora de fomentar la movilidad sostenible en las zonas urbanas.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad