Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/0003(CNS)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0239/2009

Textos presentados :

A6-0239/2009

Debates :

PV 23/04/2009 - 4
CRE 23/04/2009 - 4

Votaciones :

PV 23/04/2009 - 8.13
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0287

Debates
Jueves 23 de abril de 2009 - Estrasburgo Edición DO

4. Seguridad de los pacientes (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente punto del orden del día es el informe (A6-0239/2009) de la señora Sartori, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, sobre la propuesta de Recomendación del Consejo sobre la seguridad de los pacientes, en particular la prevención y lucha contra las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (COM(2008)0837 – C6-0032/2009 – 2009/0003(CNS)).

La ponente no puede estar presente y le sustituirá la señora Grossetête en la introducción inicial.

 
  
MPphoto
 

  Françoise Grossetête, suplente de la ponente.(FR) Señor Presidente, sí, estoy sustituyendo a la señora Sartori, que está retenida en Italia, y les traslado sus más sinceras disculpas porque tenía muchas ganas de estar presente hoy aquí.

Vamos a hablar principalmente de los actos médicos porque, en determinados casos, pueden afectar a la salud de los pacientes, ya por efectos no deseados de los medicamentos, por error médico o bien por infecciones contraídas en el centro en el que se recibe el tratamiento.

De entre estos riesgos, cabe mencionar de forma más específica las infecciones nosocomiales, que afectan a uno de cada 20 pacientes, es decir, a 4 100 000 personas al año. Las cifras de la Comisión Europea con respecto a esta cuestión son, además, muy preocupantes.

Entre un 8 y un 12 % de los pacientes ingresados en los Estados miembros de la Unión Europea sufren efectos adversos. Esto se traduce en una cantidad anual de entre casi 7 y 15 millones de pacientes ingresados, a los que pueden sumarse los aproximadamente 37 millones de pacientes que recurren a la atención primaria.

Solo las infecciones nosocomiales afectan a un promedio de uno de cada 20 pacientes ingresados, sumando un total de más de 4 millones de pacientes al año. En total, cada año, las infecciones nosocomiales provocan el fallecimiento de aproximadamente 37 000 personas en Europa.

Con el fin de cumplir el objetivo de reducir estas infecciones en 900 000 casos cada año para 2015 —es decir, una disminución de un 20 %— se insta a los Estados miembros y a las instituciones europeas a introducir las medidas necesarias.

El informe recomienda en concreto: fomentar la educación y la formación del personal sanitario, así como del personal paramédico, prestando especial atención a las infecciones nosocomiales y a la resistencia a los antibióticos por parte de los virus que las ocasionan; hacer que los pacientes conozcan mejor este problema, pidiendo a la Comisión que elabore un documento para los pacientes sobre la base de un manual para la prevención de las infecciones nosocomiales elaborado por la Organización Mundial de la Salud —la OMS— en 2003 que apoya la investigación en este sector, prestando una atención especial a las nuevas tecnologías, las nanotecnologías y los nanomateriales; y aumentando la presencia de enfermeras y personal de enfermería especializado en el control de estas infecciones.

Finalmente, es importante, según recalca el texto —y la señora Sartori ha sido muy insistente en este punto— mejorar la formación del paciente en lo que respecta a esta cuestión.

Es imperativo que se solicite a la Comisión que prepare un documento orientado al paciente para la prevención de infecciones nosocomiales y que se presente ante el Parlamento y el Consejo. La Comisión debería asimismo prever que se realicen controles cada tres años para evaluar el progreso conseguido por parte de los Estados miembros y la Unión Europea.

Un estudio realizado en Francia, por ejemplo, muestra que el 83 % de las personas encuestadas han oído hablar de las infecciones nosocomiales y que estos riesgos representan la mayor fuente de preocupación de los franceses cuando ingresan en el hospital. Por otro lado, el público general no se considera adecuadamente informado de las causas y las consecuencias de las infecciones nosocomiales.

En los próximos años, el esfuerzo por prevenir las infecciones nosocomiales debe hacer un mayor hincapié en la información para los profesionales de la salud y para toda la población.

 
  
MPphoto
 

  Daniela Filipiová , Presidenta en ejercicio del Consejo. – (CS) Señorías, el ámbito de la seguridad del paciente y de la calidad de la atención sanitaria es una de las principales prioridades de la Presidencia checa en el ámbito de la salud pública. Somos conscientes de la importancia de mejorar constantemente la seguridad del paciente y de realizar mejoras similares en la calidad de la asistencia sanitaria en relación con la asistencia sanitaria transfronteriza.

El principal objetivo del proyecto de propuesta del Consejo relativo a la seguridad del paciente y la calidad de la atención sanitaria, que incluye la prevención y lucha contra las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, es definir un acercamiento integrado gracias al cual los pacientes puedan ser trasladados con seguridad a centros de asistencia sanitaria de gran calidad y en el que se tengan en cuenta todos los factores que repercutan en ello.

Esta iniciativa surgió al descubrir un alarmante crecimiento de los efectos adversos ocurridos en toda Europa, y al descubrir que, de todos ellos, los efectos adversos que se producían con más frecuencia eran las infecciones contraídas en centros de atención sanitaria. Esto representa un reto muy importante que se vincula a las expectativas cada vez mayores del público en este ámbito, al envejecimiento de la población en Europa y a los constantes avances en medicina y en ciencia médica en general. Las infecciones contraídas en hospitales también están atrayendo cada vez más la atención de los medios de comunicación y de los políticos.

Estas son las razones que hay detrás de la decisión de la Presidencia checa de organizar la conferencia ministerial que se celebró en Praga los días 15 y 16 de abril bajo el título «Amenazas Bacterianas a la Seguridad de los Pacientes en Europa». Se centró especialmente en los programas de antibióticos de los hospitales, la influencia de los parámetros del sistema de atención sanitaria sobre la incidencia de la resistencia a los antibióticos y las infecciones adquiridas en centros sanitarios, y también se centró en la administración y las responsabilidades de este ámbito.

Pero volvamos al proyecto de propuesta. La Presidencia checa es consciente de que la organización de sistemas sanitarios entra totalmente dentro de la competencia de los Estados miembros. Desde luego, esta iniciativa, en mi opinión, proporcionará un estímulo conveniente para lograr un mayor desarrollo de las políticas nacionales orientado a obtener una mayor protección de la salud y las vidas de los ciudadanos.

En general, el Consejo está de acuerdo en la necesidad de mejorar la cooperación y la coordinación en este terreno a todos los niveles, es decir, a nivel local, regional, nacional, y a nivel de la UE, y está de acuerdo en la necesidad de compartir información relevante. La creación de un sistema para informar de la incidencia de efectos adversos, por lo tanto, constituye una medida importante. El sistema garantizará inmunidad, naturalmente, para fomentar el intercambio de información.

También se hace hincapié en proporcionar una mayor formación para los trabajadores sanitarios en el ámbito de la seguridad del paciente y la creación de definiciones y terminología comunes, así como indicadores comparables que permitirán una identificación más fácil de los problemas. Esto hará posible una evaluación posterior de la efectividad de las medidas y las intervenciones con el objetivo de aumentar la seguridad del paciente y facilitar la comunicación de experiencia e información entre los Estados miembros.

La Presidencia checa está completando en este momento las negociaciones sobre el proyecto de propuesta en los órganos de trabajo del Consejo y tratará de obtener la aceptación del Consejo EPSCO en junio de este año. Por supuesto, fue precisamente debido a la importancia de este asunto por lo que el Consejo decidió consultar al Parlamento Europeo, ya que su opinión contribuye significativamente al debate en curso.

Creo firmemente que el Consejo y el Parlamento comparten el objetivo común de aumentar la seguridad del paciente en la UE. Con este ánimo el Consejo también considerará detenidamente las propuestas de enmienda contenidas en su informe sobre el proyecto de propuesta.

En conclusión, me gustaría dar las gracias de nuevo a todos los que han tomado parte en la preparación del informe del PE y a la ponente, la señora Amalia Sartori, que elaboró el informe.

 
  
MPphoto
 

  Androulla Vassiliou, miembro de la Comisión. − (EN) Señor Presidente, me gustaría antes de nada dar las gracias a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, por su trabajo en este dossier, y especialmente a la ponente, la señora Amalia Sartori, por sus esfuerzos en lo que representa una prioridad de primer orden para la asistencia sanitaria.

La seguridad del paciente consiste en reducir los efectos adversos que se producen en todos los escenarios sanitarios: en hospitales, en atención primaria, en los cuidados de larga duración o en la comunidad.

Se calcula que, en los Estados miembros de la UE, entre el 8 % y el 12 % de los pacientes ingresados en hospitales padecen efectos adversos mientras reciben atención sanitaria. Estas cifras son inaceptablemente elevadas. Nos pintan un cuadro perturbador que afecta no solo a los pacientes sino también a sus familias y amigos. Por añadidura, los efectos adversos representan una enorme carga para los presupuestos sanitarios y para la economía en general.

Las infecciones asociadas a la atención sanitaria son un ejemplo específico de un efecto adverso muy común. Se ha estimado en 4,1 millones el número total de pacientes ingresados que han padecido al menos una infección asociada a la atención sanitaria cada año, lo que equivale a 1 de cada 20 pacientes ingresados.

Se calcula que se producen aproximadamente 37 000 fallecimientos cada año por estas infecciones. Evidentemente, debemos esforzarnos por mejorar considerablemente esta situación.

Todos los Estados miembros han reconocido el reto al que se enfrentan en materia de seguridad del paciente y han adoptado medidas para abordar el problema. Sin embargo, sabemos que entre los 27 Estados miembros existen varios niveles de conocimientos, recursos y especialización disponibles para contrarrestar el problema.

Es posible que no todos los pacientes de los Estados miembros se estén beneficiando de los actuales hallazgos en el campo de la investigación o del intercambio sistemático de mejores prácticas y la especialización. Por lo tanto, considero que la seguridad del paciente es otro ámbito en el que la UE puede proporcionar un auténtico valor añadido para lograr que todos los pacientes europeos se sientan más seguros, respetando al mismo tiempo la responsabilidad de los Estados miembros a la hora de proporcionar atención sanitaria en sus territorios.

Por ese motivo la Comisión Europea presenta su comunicación y una propuesta para una Recomendación del Consejo relativa a la seguridad del paciente, incluyendo la prevención y el control de infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria. Estoy deseando escuchar sus opiniones.

 
  
MPphoto
 

  Antonios Trakatellis, en nombre del Grupo del PPE-DE. (EL) Señor Presidente, los números que ha citado la señora Grossetête son realmente sobrecogedores y demuestran que muchos pacientes se encuentran expuestos a incidentes preocupantes en los hospitales, y las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria son los incidentes más frecuentes.

El número de infecciones podría, evidentemente, verse considerablemente reducido. En primer lugar, se necesita una mayor disciplina en los hospitales porque, por un lado, hay personas que visitan a los pacientes en el hospital y siempre existe riesgo de transferir bacterias y, por otro lado, es preciso que tanto los pacientes como el personal apliquen estrictamente las normas de higiene y es necesario que el personal reciba formación e información constantes sobre las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria.

Sin embargo, considero que hoy el quid de la cuestión está en que deberíamos recoger datos precisos porque existen diferencias de un hospital a otro y de una clínica a otra, incluso en el mismo país. Por ejemplo, necesitamos saber si las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria son más frecuentes en los pacientes operados o en los médicos internistas, necesitamos conocer la variedad y la resistencia de las bacterias. Todos estos datos son muy importantes si deseamos poder establecer las causas y lograr así una reducción efectiva en las infecciones relacionadas con la atención sanitaria.

Por consiguiente, necesitamos recopilar datos pormenorizados para abordar las infecciones relacionadas con la atención sanitaria.

 
  
MPphoto
 

  Linda McAvan, en nombre del Grupo del PSE. (EN) Señor Presidente, considero que esta Recomendación representa un muy buen ejemplo del valor añadido que la Unión Europea puede aportar a la atención sanitaria donde, aunque nuestras competencias son limitadas, realmente podemos marcar una diferencia en las vidas de las personas si reunimos a expertos de los Estados miembros. Como dijo el Señor Trakatellis, las cifras que mencionó la señora Comisaria sobre reacciones adversas a la asistencia médica y sobre infecciones relacionadas con la atención sanitaria son bastante espeluznantes. Nadie debería ingresar en un hospital y salir más enfermo de lo que entró y muchos de nosotros seguro que conocemos a alguien que ha tenido este problema. Se trata de un problema que ocurre en toda la Unión Europea y por eso es sumamente importante que salga adelante su iniciativa sobre las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria.

Creo que tenemos mucho que aprender unos de otros y que realmente podemos evitar muchos problemas a nuestros ciudadanos si trabajamos juntos para abordar este asunto y unimos a los mejores cerebros de Europa.

El segundo punto del que quiero hablar es uno que se ha mencionado muy brevemente en nuestro informe parlamentario, y es el de las heridas provocadas por jeringuillas. Sé que la Comisión lleva mucho tiempo vigilando este asunto y existe una cooperación entre empleados y sindicatos en esta cuestión, pero todavía nos encontramos ante una situación en la que se calcula que un millón de trabajadores de los servicios sanitarios en toda Europa se han visto afectados por heridas provocadas por jeringuillas. Esto podría evitarse si las jeringuillas que utilizan fueran reemplazadas por unas más seguras.

Espero, señora Comisaria, que vuelva usted a la Comisión y que en la nueva sesión del Parlamento presente una propuesta sobre las heridas provocadas por jeringuillas, que es muy importante para muchos trabajadores sanitarios y es un problema evitable en nuestro sistema de atención sanitaria.

 
  
MPphoto
 

  Marios Matsakis, en nombre del Grupo ALDE. Señor Presidente, aproximadamente el 10 % de los pacientes ingresados en los hospitales y cerca de un 15 % de los pacientes que reciben atención primaria en la UE padecen algún tipo de efecto adverso, que puede comprender desde una afección leve de fácil recuperación a un caso fatal en el que la vida se ve amenazada. Esta estadística es aún más dramática cuando consideramos que el número de fallecimientos relacionados con la asistencia sanitaria en Europa representa casi el doble que el número de víctimas ocasionadas por los accidentes de tráfico.

El informe de la señora Sartori puede hacer mucho por mejorar estos temas pero, como siempre, el éxito de cualquier política depende mucho de su aplicación y en este aspecto los gobiernos nacionales tienen la responsabilidad de probar, mediante hechos, si realmente se preocupan por sus ciudadanos. Los sistemas de asistencia sanitaria, especialmente en los 12 Estados miembros de incorporación más reciente, necesitan en muchos casos una puesta a punto completa, prestando atención a la mejora estructural de los hospitales, a la modernización del equipamiento y a la actualización de la formación del personal sanitario. Semejantes cambios pueden producirse solo con la ayuda de la UE, tanto en términos de financiación como de especialización, y dicha ayuda ha de estar rápidamente disponible por el bien de la seguridad de los pacientes.

 
  
MPphoto
 

  Siiri Oviir (ALDE). - (ET) La atención sanitaria pública es un beneficio y un derecho fundamental. Los 37 0000 fallecimientos producidos cada año por infecciones adquiridas como consecuencia de los servicios de asistencia sanitaria es una cifra demasiado elevada y, como ciudadanos de la Unión Europea, no podemos permitir ni aceptar esto. Basándose en el principio de subsidiariedad, las instituciones de la Unión Europea y, sobre todo, la Comisión deben desempeñar un importante papel en el fomento de la divulgación de la información y las mejores prácticas.

Debo destacar la importancia de ofrecer soluciones específicas y rápidas para la reducción firme y permanente de las infecciones nosocomiales en Europa. En este ámbito, apoyo la Recomendación de la ponente en este informe.

 
  
MPphoto
 

  Daniela Filipiová, Presidenta en ejercicio del Consejo. – (CS) Señor Presidente, Señorías, me gustaría dar las gracias a todos los diputados al Parlamento Europeo por sus comentarios, sugerencias y observaciones. He de decir que me ha encantado escuchar que en principio las opiniones del Parlamento Europeo y del Consejo coinciden en esta cuestión. El Consejo considerará, por supuesto, todas las propuestas de enmienda del Parlamento Europeo y, conforme a ello, evaluará si las incorpora o no en la versión final del proyecto de propuesta.

 
  
MPphoto
 

  Androulla Vassiliou, miembro de la Comisión. − (EN) Señor Presidente, el debate de hoy ilustra el gran nivel de interés y preocupación en cuanto a la seguridad del paciente. También envía una señal que indica que este es un ámbito de gran potencial para el valor añadido de la UE.

La Comisión acoge en su mayoría positivamente las propuestas de enmienda: por ejemplo, nos satisface la propuesta para que los Estados miembros designen autoridades competentes para la seguridad del paciente en los distintos niveles de la administración gubernamental local y estatal. Esto queda reflejado en el hecho de que algunos Estados miembros hayan transferido sistemas de atención sanitaria. También estamos de acuerdo en que la escala y el coste de la recopilación de datos no deberían ser desproporcionados en relación con los beneficios esperados.

En relación con las propuestas de enmienda específicas en lo referente a las infecciones procedentes de la asistencia sanitaria, acogemos positivamente la provisión de una protección adecuada del personal sanitario. También apoyamos que se ponga de relieve la carga de mortalidad y morbosidad que conllevan las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria y la necesidad de contratar más personal de enfermería especializado en el control de estas infecciones.

Sin embargo, debo plantear algunas reservas y objeciones en lo que respeta a la reducción de objetivos. Algunos sugirieron que los Estados miembros deberían proporcionar los medios necesarios para provocar una reducción del 20 % en el número de personas afectadas por los efectos adversos, incluyendo una reducción general en la UE de 900 000 casos cada año. La Comisión no considera apropiado fijarse tales objetivos a nivel europeo ya que los Estados miembros se encuentran en fases distintas y sería muy difícil establecer objetivos adecuados, realistas y alcanzables que fueran apropiados para todos ellos.

He tomado nota minuciosamente de lo que ha dicho la señora McAvan sobre las heridas provocadas por jeringuillas y pensaré en una propuesta para una iniciativa especial. La ministra Filipiová hizo una referencia a la responsabilidad de los Estados miembros en este aspecto. Nuestra iniciativa sobre la seguridad del paciente y las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria respeta totalmente la competencia de los Estados miembros para financiar la estructura y ofrecer servicios sanitarios como consideren oportuno. El propósito de nuestra propuesta es ayudar a los Estados miembros a poner en marcha las estrategias idóneas y adecuadas para reducir o evitar los efectos adversos en la atención sanitaria, incluidas las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, reuniendo la mejores pruebas y los especialistas disponibles en la UE y prestando a la Comisión apoyo con el fin de conseguir economías de escala en este ámbito.

Una vez el Consejo adopte esta Recomendación para la seguridad de los pacientes, se marcará un compromiso político sin precedentes por parte de los gobiernos de los Estados miembros para dar prioridad a la seguridad de los pacientes en sus políticas de atención sanitaria. Una actuación con el fin de reducir los efectos adversos de todos los tipos, incluidas las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria en todos los entornos de la atención sanitaria y en todos los Estados miembros, es un objetivo que todos nosotros compartimos. Esta propuesta puede desempeñar un gran papel a la hora de lograr este objetivo.

 
  
MPphoto
 

  Françoise Grossetête, ponente.(FR) Señor Presidente, en primer lugar deseo dar las gracias a todos los diputados que han intervenido en relación con el informe de la señora Sartori. Me gustaría agradecerles las propuestas que están realizando.

También me gustaría decir a la señora Vassiliou, quien parece no compartir los objetivos cuantificados establecidos en el informe de la señora Sartori, que desde luego estamos tomando en cuenta su comentario, pero es importante, en cualquier caso, para nosotros hacer todo lo posible por garantizar un elevado nivel de protección, tanto para pacientes como para el personal sanitario. Asimismo, a pesar de que no es deseable tener un objetivo cuantificado, considerando la diversidad de la atención prestada en la Unión Europea, creo que es igualmente importante para nosotros hacer todo lo posible para garantizar los más altos niveles de seguridad.

Este es el valor añadido de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana a las 12.00 horas.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad