Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/0180(CNS)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0185/2009

Textos presentados :

A6-0185/2009

Debates :

PV 05/05/2009 - 15
CRE 05/05/2009 - 15

Votaciones :

PV 06/05/2009 - 6.11
CRE 06/05/2009 - 6.11
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0369

Acta literal de los debates
Martes 5 de mayo de 2009 - Estrasburgo Edición DO

15. Protección de los animales en el momento de la matanza (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. El siguiente punto es el informe (A6-0185/2009) del señor Wojciechowski, en nombre de la Comisión de Agricultura y de Desarrollo Rural, sobre la propuesta de una directiva del Consejo sobre la protección de los animales en el momento de la matanza (COM(2008)0553 – C6-0451/2008 – 2008/0180(CNS)).

 
  
MPphoto
 

  Janusz Wojciechowski, ponente. – (PL) Señor Presidente, la nuestra es una civilización que utiliza a los animales. Matamos miles de millones de animales para obtener carne, pieles y para satisfacer numerosas necesidades económicas. En ocasiones también los matamos sin que exista una razón económica: por deporte, como la caza, o por entretenimiento, como en las corridas de toros. Para mí matar animales no es un deporte ni un entretenimiento ni una manifestación cultural, pero no entraré en ello aquí, porque el tema de nuestro debate es la matanza de animales por motivos económicos.

Proteger a los animales en el momento de la matanza. ¿Es posible? ¿Resulta posible proteger a un animal que vamos a matar? Sí, es posible, principalmente ahorrándole un sufrimiento innecesario. Al proteger a los animales de un trato inhumano, protegemos nuestra propia humanidad. El reglamento propuesto mejora los estándares de protección de los animales en el momento de la matanza, introduce normas técnicas mejores y más completas y fomenta una correcta supervisión de su uso. Introduce una mayor responsabilidad personal en el correcto manejo de animales, y también introduce el requisito de designar un funcionario especial responsable de la protección del animal en las instalaciones donde se practican las matanzas. El nuevo reglamento, que sustituye a la vieja directiva de 1993, implica un progreso obvio en la realización de la idea de la protección animal, y por tanto como ponente respaldo el reglamento.

Ha habido distintas áreas de controversia. Un ejemplo claro es el asunto de los sacrificios rituales. El principio básico es matar animales una vez aturdidos o inconscientes, aunque se permite una excepción por motivos religiosos: el sacrificio sin uso previo de medios de aturdimiento, si así se exige por razones religiosas. Esto concierne a los seguidores de los credos musulmán y judaico, quienes matan animales sin atontarlos. Las enmiendas dirigidas a introducir una prohibición exhaustiva de los sacrificios rituales en la Unión Europea han sido rechazadas por la Comisión de Agricultura y de Desarrollo Rural. Los miembros de esa comisión opinan que tal prohibición sería impracticable.

La comisión también ha rechazado una propuesta que habría dado a cada Estado miembro el derecho de prohibir los sacrificios rituales a través de su propia legislación. Esto figura en la enmienda 28. Quiero señalar que el voto favorable a esta enmienda significa que los Estados miembros no podrán prohibir los sacrificios rituales en su territorio. Votar en contra de la enmienda implica volver a la posición de la Comisión Europea, que permite imponer una prohibición sobre los sacrificios rituales bajo la legislación nacional.

Otro asunto polémico es la creación de centros nacionales de referencia, que deben ser determinados por cada Estado miembro. La Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural rechazó esta idea en la enmienda 64. Personalmente, creo que es preciso establecer esos centros de referencia, y que podrían desempeñar una función útil en el control del manejo de los animales en el momento de la matanza.

Quiero llamar la atención sobre las sugerencias de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural que están recogidas en mi informe. En primer lugar, las medidas para introducir mejores estándares de protección animal en el momento de la matanza deberían obtener apoyo financiero de la Unión Europea. Los nobles fines de la protección animal no pueden ser alcanzados sin ayuda económica y sin generar unos incentivos materiales para introducir esos estándares mejorados.

En segundo lugar, el informe propone que los estándares mejorados deberían ser aplicados no sólo a los productores de la Unión Europea, sino también a los que importan productos cárnicos a Europa. Queremos estar seguros de que el mercado de la UE sólo recibe productos que proceden de animales sacrificados del modo exigido por la legislación comunitaria.

Señorías, la última sesión del Parlamento Europeo está en gran parte dedicada a la protección de los animales. Hoy hemos decidido prohibir la importación de productos de empresas que han matado con crueldad, hemos decidido imponer estándares más elevados para la protección de los animales experimentales y ahora estamos debatiendo unos estándares más elevados para proteger a los animales en el momento de la matanza. Me complace que el Parlamento esté haciendo tanto por la protección animal, y me alegra poder ser parte de ello. El espíritu de San Francisco de Asís está presente en esta Cámara. Ojalá también lo esté durante la próxima legislatura.

 
  
MPphoto
 

  Androulla Vassiliou, miembro de la Comisión. − Señor Presidente, quiero dar las gracias al Parlamento Europeo y en particular al ponente, el señor Wojciechowski, por haber apoyado los elementos fundamentales de la propuesta de la Comisión sobre la protección de los animales en el momento de la matanza.

En concreto, me complace que el Parlamento Europeo haya aceptado el enfoque general de la propuesta, que es garantizar que la legislación sobre bienestar animal aplicable a los mataderos vaya en la línea del paquete de higiene que fue adoptado en 2004.

La legislación actual sobre la protección de animales en los mataderos data de 1993 y claramente no responde a los últimos avances en las áreas de salud alimentaria, salud animal y bienestar animal. Con la presente propuesta, los rectores de los mataderos tendrán que establecer procedimientos estándares de funcionamiento y depender de los indicadores de bienestar para el aturdimiento, y el personal deberá recibir formación sobre bienestar animal.

Sobre la cuestión de los sacrificios religiosos, quiero señalar que la Comisión comparte íntegramente el compromiso del Parlamento Europeo con la libertad religiosa, y destacar que la Comisión tiene la intención de mantener el status quo en relación con este delicado asunto. El Tratado establece claramente la necesidad de tener en cuenta las prácticas relacionadas con la religión en la formulación de la política comunitaria. Resulta claro que existen muchas prácticas distintas relacionadas con los sacrificios religiosos en los Estados miembros de la Unión.

La Comisión sugiere que la subsidiariedad debería mantenerse en esta área. Ha funcionado correctamente durante quince años y debería seguir haciéndolo en el futuro. A este respecto, podemos aceptar en principio, si bien quedando sujetas a reformulación, las enmiendas que reflejen el enfoque de la legislación actual, que defiende el derecho de libertad religiosa al tiempo que permite a los Estados miembros adoptar o mantener normas más estrictas. Sobre esto, quiero señalar que parece existir un acuerdo en el Consejo al respecto.

Ahora quiero decir unas palabras sobre la práctica de las matanzas en fincas. Hoy el sacrificio de animales para consumo privado está permitido fuera de los mataderos (excepto en el caso del ganado vacuno), pero cerdos, ovejas y cabras deben ser aturdidos previamente. Algunos ciudadanos de los Estados miembros tradicionalmente sacrifican cerdos en Navidad y corderos en Pascua. La conservación de estas tradiciones es importante para la Comisión, pero no hay necesidad de ir en contra del aturdimiento de los animales, perjudicando así el bienestar de éstos. Por tanto, la Comisión cree que el aturdimiento previo siempre debe ser llevado a cabo cuando cerdos o corderos sean sacrificados fuera de los mataderos.

Otro punto de la propuesta se refiere a la creación de un centro nacional de referencia. Creemos que este elemento resulta esencial para garantizar el cumplimiento adecuado de las medidas propuestas. En los mataderos, los inspectores de sanidad llevan a cabo controles de salud alimentaria, principalmente con los despojos. Tienen poco tiempo y competencias limitadas para evaluar los parámetros de bienestar animal. Hoy en día, los equipos de aturdimiento son complicados de evaluar en relación con su eficacia en el bienestar. Los centros nacionales de referencia cubrirían la necesidad de información técnica y científica sobre el bienestar de los animales en los mataderos, y la Comisión considera que este requisito debería ser mantenido en la propuesta.

La Comisión también cree que los certificados de capacitación requeridos al personal de los mataderos deberían ser concedidos tras un examen independiente. El sistema se ha desarrollado en otras áreas de bienestar animal, en el sector público y privado. Allí donde se ha aplicado adecuadamente, ha dado buenos resultados. Esto debería ser ampliado a todos los mataderos de la UE.

Los animales también son sacrificados en gran número fuera de los mataderos con el objeto de controlar la expansión de enfermedades. Es cierto que ya existen requisitos de salud animal, pero los actuales no hacen referencia al bienestar animal. La sociedad piensa que las matanzas selectivas para controlar enfermedades deberían ser realizadas de la manera más humana posible. La transparencia, que significa informar de la manera correcta, resulta por tanto esencial. Además, las experiencias anteriores en estas situaciones de emergencia nos han mostrado que es crucial reunir información sobre buenas prácticas y sobre posibles errores cometidos. Así, se debería exigir una supervisión adecuada del bienestar animal en los casos de matanzas selectivas.

Agradecería inmensamente su apoyo a la propuesta de la Comisión. Si es adoptada con éxito, la Unión Europea tendría el potencial para liderar e innovar globalmente en el área del bienestar animal.

 
  
MPphoto
 

  Jens Holm, ponente de opinión de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria. (SV) Cada año, cientos de millones de animales —cerdos, vacas, ovejas, gallinas, caballos y otras especies— son sacrificados y transportados por toda Europa. Además de eso, veinticinco millones de animales relacionados con las pieles son sacrificados. Esto implica una enorme cantidad de sufrimiento para las bestias. Por supuesto, la mejor solución sería que no los comiésemos o que no los utilizásemos para vestirnos.

Sin embargo, este reglamento no se ocupa de eso, sino de cómo podemos reducir el sufrimiento de los animales en los mataderos. La propuesta de la Comisión supone un paso adelante, pero debe ser más estricta en una serie de puntos. En la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria hemos votado a través de mi opinión, en la que pedimos, entre otras cosas, un menor tiempo de transporte y de espera en los mataderos, inversiones en mataderos móviles, que los animales relacionados con las pieles sean incluidos en este reglamento, que los Estados miembros tengan la capacidad de ir más lejos y de establecer disposiciones más estrictas y que los inspectores de bienestar animal y los propuestos centros nacionales de referencia sean independientes y tengan poderes más amplios.

Resulta gratificante que la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural apoye nuestra propuesta de los mataderos móviles y de incluir a los animales relacionados con las pieles. Sin embargo, me preocupan profundamente otras enmiendas presentadas por esa comisión y por distintos diputados. Es una desgracia que la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural haya borrado por completo los límites de tiempo propuestos para los transportes a los mataderos así como el tiempo de espera dentro de ellos. Por favor, voten a favor de la enmienda 125 presentada por el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica para que podamos recuperar esos requisitos. Tampoco entiendo por qué la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural ha eliminado la propuesta de los centros nacionales de referencia para el bienestar animal. También es increíblemente importante permitir que los Estados miembros vayan más lejos y establezcan disposiciones más ambiciosas que las que figuran aquí. Les urjo a votar a favor de la enmienda 124. Finalmente, me preocupa profundamente el hecho de que la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural no quiera permitir que los Estados miembros que actualmente tienen en vigor una prohibición total sobre los sacrificios sin aturdimiento previo mantengan esa prohibición. Ése es el caso, por ejemplo, de mi país, Suecia. Hemos encontrado el equilibrio entre la tradición religiosa y el bienestar de los animales, algo con lo que la mayor parte de la ciudadanía está satisfecha. Por favor, voten en contra de la enmienda 28, tal y como ha propuesto el ponente.

 
  
MPphoto
 

  Sebastiano Sanzarello, en nombre del Grupo del PPE-DE. (IT) Señor Presidente, Señorías, por una feliz coincidencia me corresponde hablar esta tarde por última vez, al menos durante esta legislatura, bajo su Presidencia, que tengo entendido será la última porque ha decido no presentarse a la reelección. Me alegra poder expresar mi satisfacción, señor Cocilovo, por lo que ha conseguido usted en este Parlamento y por la alta estima en que es tenido por todos los diputados, no sólo por la delegación italiana. Fui elegido en la misma circunscripción que usted; somos oponentes políticos, pero siento que debo desearle un provechoso futuro político actuando en defensa de los intereses de su país y también de Europa.

Dicho lo cual, entro en materia. Considero que en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural hemos hecho un trabajo magnífico. Tras escuchar a los especialistas y a varios grupos profesionales, hemos intentado mejorar el texto que nos fue presentado por el Consejo y la Comisión, haciéndolo más aplicable y más coherente, salvaguardando lo referido a la expresión y al derecho de las prácticas religiosas en todas sus facetas. Hemos afrontado algunas contradicciones, porque la Comisión y el Consejo declararon y reafirmaron que protegerían los sacrificios rituales, pero determinadas obligaciones lo impidieron en la práctica; me refiero al colgado de animales y al muy debatido asunto del aturdimiento.

Desde un punto de vista dialéctico, esto parece crueldad, pero en realidad se trata de esto: un corte letal está asociado con el mismo grado de dolor que el aturdimiento, que se realiza por medio de un martillo neumático en la testuz, , tras lo cual ya no hay más dolor y sería una crueldad mayor aturdir a los animales una vez se ha cortado su garganta. Así pues no creo que los animales estén siendo tratados con crueldad si no son aturdidos una vez se les ha degollado.

La Carta de Derechos Humanos afirma que siempre que haya un conflicto con los derechos de los animales, los derechos humanos tienen preferencia; en otras palabras, que el derecho a las prácticas religiosas, y no sólo la musulmana y la judía, sino también la cristiana —tal y como hemos discutido exhaustivamente en la comisión— deberían ser protegidas en su integridad. También porque debido a que mantenemos relaciones recíprocas con países no miembros, las personas que practican determinados tipos de religión podrían en caso contrario no comer carne en Europa porque no puede ser producida en Europa y no puede ser importada. No creo que esto sea justo.

 
  
MPphoto
 

  Rosa Miguélez Ramos, en nombre del Grupo del PSE. – (ES) Señor Presidente, Señorías, la propuesta que hoy debatimos sustituye, como hemos escuchado ya, una directiva que ha quedado obsoleta debido a los avances tecnológicos por un nuevo reglamento que va a permitir una aplicación uniforme en toda la Unión Europea de las exigencias comunitarias de bienestar animal.

En el contexto del mercado interior, y puesto que el respeto de las normas puede restar competitividad, va a permitir condiciones de competencia similares para todos los operadores comunitarios. De hecho, la Comisión de Agricultura y Desarrollo, que ha optado por eximir de algunas exigencias a los operadores de pequeña dimensión, ha incrementado —y ése es el texto que hoy debatimos— la responsabilidad del resto de los grandes y, además, ha creado en las grandes empresas la figura del encargado del bienestar animal.

El informe que debatimos mejora la propuesta de la Comisión en cuestiones fundamentales. Por ejemplo, anula el intento de modificar a través de esta propuesta la normativa en vigor sobre el transporte de animales en lo relativo a su duración —cosa que nos pareció de todo punto impresentable— y mantiene la actual prohibición de transporte para aquellos que por sus especiales condiciones no son aptos para el mismo.

Además, corrige y aclara la responsabilidad de las empresas por lo que se refiere al cumplimiento de las normas de bienestar: son los operadores, y no los trabajadores, quienes deben garantizar la aplicación de la normativa.

Y ya por último, señora Comisaria, quisiera que tuviese usted en cuenta que en la Unión Europea el ordenamiento jurídico de las regiones y de los países en ningún caso es el mismo, es diferente en cada caso. Los centros nacionales de referencia que usted plantea y que acaba de plantear en su intervención, de llevarse a cabo tal y como la Comisión los plantea en su propuesta, se convertirían, en España, en la creación de diecisiete centros nacionales de referencia, no de un solo centro nacional de referencia. Las competencias en España están transferidas del Gobierno central a las Comunidades Autónomas y, por lo tanto, nos veríamos en la obligación de multiplicar por diecisiete ese centro nacional que usted cree que es posible. Sería una barbaridad: un centro por región. Por eso, nosotros proponemos que sea la autoridad competente la encargada de velar por la correcta aplicación de la normativa.

 
  
MPphoto
 

  Zdzisław Zbigniew Podkański, en nombre del Grupo UEN. – (PL) Señor Presidente, el Informe Wojciechowski acerca de la propuesta de un reglamento del Consejo sobre la protección de los animales en el momento de la matanza plantea el importante asunto del bienestar animal. E indirectamente lanza la cuestión de si la humanidad contemporánea es capaz de romper con la crueldad y crear un nuevo mundo de valores, en el que haya sensibilidad ante el dolor, el sufrimiento, el miedo y la ansiedad de perder la vida, y no sólo en relación con las personas, sino también con los animales.

Por desgracia, a pesar del desarrollo de la civilización y la tecnología, cada años seguimos matando a miles de millones de animales y de aves, a menudo con crueldad e incluso sin aturdirlos. Esto da pie a otras preguntas, como por qué personas inteligentes y educadas exhiben un comportamiento hacia los animales que a menudo es similar al de las tribus primitivas, condenadas a luchar por su supervivencia. ¿Qué deberíamos hacer para cambiar esto?

En gran medida, estas preguntas son contestadas por el informe, que sigue sin resolver muchos problemas fundamentales relacionados, por ejemplo, con la legislación, los sacrificios rituales y la generación de una conciencia social. Estos problemas, así, continúan sin ser resueltos por el Consejo, la Comisión y el nuevo Parlamento. Espero que el futuro trabajo de mejora del bienestar animal vaya acompañado por la interiorización del hecho de que los animales son seres vivos, que pueden sentir dolor y sufrimiento; que no son objetos, y que las personas les debemos un respeto, así como protección y cuidado.

 
  
MPphoto
 

  Alyn Smith, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señor Presidente, quiero añadir mi propia felicitación a nuestro ponente, el señor Wojciechowski, por afrontar este encargo tan complejo y emocional con aplomo y teniendo que manejar muchos puntos de vista conflictivos. En esta intervención, que probablemente será la última en este mandato, merece la pena señalar a mis colegas que esto es lo que llamo un informe clásico del Parlamento Europeo. Es técnico, es complejo, es un poco distante de nuestros ciudadanos, pero merece la pena recordar que el bienestar animal es de crucial importancia para la sociedad y que la justicia es de crucial importancia para los productores, para nuestros consumidores y para nuestro mercado.

Me interesan particularmente las enmiendas 45 y 46, que tratan sobre garantizar que terceros países que aspiran a exportar a nuestro territorio cumplan nuestros estándares. Ése es un elemento fundamental de justicia para nuestros productores y para la confianza del consumidor en nuestro mercado, así que es muy bien recibido.

Asimismo, la proporcionalidad de la medida en las enmiendas 65, 66 y 67, que permiten la formación interna, es muy interesante para los pequeños mataderos y las pequeñas operaciones en toda la Unión Europea. Y también las derogaciones que permiten que los pequeños mataderos queden exentos de la presencia del encargado del bienestar animal.

Sobre los sacrificios por motivos religiosos, pienso que el Comisario tiene toda la razón. No creo que necesitemos normas para ese punto en este paquete, lo cual es una buena noticia para los consumidores, como también lo es para la confianza en el mercado cárnico de la UE, y es algo bueno en general. Mi enhorabuena.

 
  
MPphoto
 

  Maria Petre (PPE-DE).(RO) En primer lugar quiero felicitar al ponente y darle las gracias por la accesibilidad que ha mostrado.

Estoy de acuerdo con las propuestas de la Comisión que estipulan que los animales deben ser sacrificados sólo con un método que garantice la muerte inmediata o tras el aturdimiento, si bien haciendo una excepción para los sacrificios que forman parte de rituales religiosos. También apoyo que este reglamento no sea aplicado ni en el caso de animales sacrificados para consumo personal, cuando se sigue la tradición propia de las grandes festividades religiosas, como Pascua o Navidad, y sólo durante los diez días previos a la fecha de celebración de la festividad.

El personal relacionado con los sacrificios y con otras actividades debe asistir a cursos de formación que se impartirán de manera normal y al final de los que recibirán un certificado de capacitación.

Las normas europeas introducidas en el área de la protección animal se cuentan entre las más estrictas de todo el mundo. Una de sus consecuencias son unos costes de producción más elevados, así como una posible distorsión de la competencia por parte de Estados cuya legislación es menos estricta a este respecto. Por ello, hago un llamamiento a la Comisión para que garantice que los productos cárnicos u otros productos de origen animal importados desde países que no forman parte de la UE respetan los estándares europeos. Lo que nos gustaría ver es que la Comisión fuese capaz de llevar a cabo inspecciones en los mataderos autorizados para exportar sus productos a la Unión Europea, y que confirmase que, además de los certificados sanitarios ya concedidos, también se cumple la normativa sobre protección de los animales.

 
  
MPphoto
 

  Neil Parish (PPE-DE). - Señor Presidente, me gustaría dar las gracias a la señora Vassiliou por su trabajo en este Parlamento. Se incorporó al informe hace sólo un par de años y ha realizado un trabajo extremadamente bueno, por lo que la felicito. Quiero asimismo dar la enhorabuena al señor Wojciechowski por elaborar un informe excelente y por ser un buen vicepresidente de la Comisión de Agricultura.

Creo que los estándares de bienestar animal en Europa son absolutamente primordiales para el hecho de que producimos carne de alta calidad. Queremos asegurarnos de que el sacrificio se lleva a cabo de manera cuidadosa y de acuerdo con elevados estándares tanto de higiene como de bienestar animal. Realmente aplaudo la idea de los mataderos móviles, porque creo que serán muy útiles. También pienso que debemos ser cautelosos debido a que en Europa se han clausurado muchos pequeños mataderos en el pasado —ha sucedido en mi país—, así que debemos asegurarnos de que contamos con la legislación adecuada; no una excesiva, que termine cerrándolos.

A continuación voy a mostrarme controvertido. Creo que los animales nacen en este mundo y que nosotros, los humanos, decidimos exactamente cómo van a ser sacrificados. Pienso que la Comisión debe tomar una decisión. O acepta los sacrificios religiosos y el hecho de que los animales no son aturdidos, de modo que esos animales de otros países que queremos sacrificar por Navidad puedan seguir el mismo proceso; o realmente defiende lo que yo creo que es lo correcto: que como humanos decidimos cómo morirá un animal y que los animales deben ser aturdidos antes de ser sacrificados. Considero que queda absolutamente claro que esto debe ser así. En algunos Estados miembros existe el aturdimiento previo y posterior tanto en el caso de los sacrificios musulmanes como de los judíos. Me pregunto por qué eso no puede suceder en toda Europa, porque debemos tener una seguridad total en que tratamos a todos los animales del mismo modo. Aunque acepto la subsidiariedad, también quiero ver a la Comisión presionar a los Estados miembros para garantizar que en el futuro contamos con métodos de aturdimiento y de sacrificio apropiados.

En lo que se refiere al etiquetado tampoco veo problema alguno. ¿Por qué no deberíamos etiquetar a los animales indicando cómo han sido sacrificados? Si no hay problema con el halal o sacrificio musulmán ni con el judío, por qué preocuparse por el etiquetado? De modo que usemos un etiquetado adecuado, que en un futuro permita a los ciudadanos saber exactamente lo que están comprando, porque es de enorme importancia para la agricultura europea contar con estándares elevados.

 
  
MPphoto
 

  Marios Matsakis (ALDE). - Señor Presidente, en mi opinión el derecho a la libertad religiosa no puede hacer caso omiso de las normas y los reglamentos de nuestros países y no puede violar tan seriamente nuestros estándares de respeto por la higiene de los sacrificios y el bienestar animal. Por tanto, no entiendo por qué, en el nombre de una religión, deberíamos tolerar matanzas de animales que son anacrónicas, antihigiénicas e incluso sádicas; en ocasiones ejecutadas en pomposas circunstancias ceremoniales, frente a niños y a adultos.

Así, considero que los animales sólo deberían ser sacrificados en unas circunstancias controladas, las de un matadero autorizado y sometido a inspecciones; y que ningún animal debería ser sacrificado sin aturdimiento previo. La libertad religiosa es una cosa, causar dolor innecesario a los animales y violar las normas higiénicas es otra. Las normas y las leyes de la UE deberían ser las mismas para todos, independientemente de la religión.

 
  
MPphoto
 

  Friedrich-Wilhelm Graefe zu Baringdorf (Verts/ALE).(DE) Señor Presidente, Señora Comisaria, creo que en este debate el asunto del bienestar animal se ha limitado en exceso a la cuestión de si deberíamos usar métodos de aturdimiento o no. No es que sea contrario al aturdimiento, pero debemos ser conscientes de que ese método fue introducido originalmente, aunque no sin falta de preocupación por el bienestar animal, por razones económicas, para que fuese posible matar animales en las grandes explotaciones ganaderas, lo que implicaba sacrificios masivos en los mataderos, sin que eso afectara o perjudicara la calidad de la carne debido a la ansiedad experimentada durante la matanza.

Así, con el sacrificio religioso estamos ante un virtuosismo de la matanza, en la que los animales no experimentan sufrimiento añadido; y en cuanto al asunto del aturdimiento en los mataderos, no se trata sólo de si debería usarse o no este método, sino también del manejo de los animales durante el transporte y durante la espera en los mataderos. Estoy de acuerdo con el señor Parish en cuanto a que el sacrificio religioso debería ser etiquetado como corresponde, de modo que los consumidores sepan lo que están comprando y lo que están respaldando.

 
  
MPphoto
 

  Androulla Vassiliou, miembro de la Comisión. − Señor Presidente, el debate de hoy sobre el Informe Wojciechowski refleja las inquietudes del Parlamento, de la Comisión y también del público acerca del bienestar de los animales en el momento de la matanza. La propuesta de la Comisión introduce importantes innovaciones que espero que respalden.

Actualmente, la legislación de la UE exige que los operadores de terceros países que exportan a la UE apliquen unos estándares equivalentes. Además, los certificados de importación de productos cárnicos deben confirmar que los estándares de la UE han sido respetados en los establecimientos de exportación. Por tanto, en lo que respecta a la propuesta de la Comisión, somos de la opinión de que debería seguir aplicándose el principio de equivalencia.

He escuchado atentamente todos sus comentarios, y pienso que la información que contenían es muy útil de cara a nuestros esfuerzos por alcanzar una protección del bienestar animal verdaderamente eficaz. Con la adopción de este informe, estamos enviando a la ciudadanía la señal correcta de que estamos ocupándonos de sus preocupaciones al tiempo que establecemos estándares modernos que garanticen prácticas globales de bienestar en el momento de la matanza de los animales. Doy las gracias al Parlamento y a su ponente por su apoyo.

Finalmente, al ser ésta mi última intervención en la Cámara, quiero manifestar lo mucho que he disfrutado trabajando con todos ustedes, les deseo éxito y felicidad.

 
  
MPphoto
 

  Janusz Wojciechowski, ponente. – (PL) Señor Presidente, señora Comisaria, yo también quiero sumarme a esos deseos, me agrada que el último discurso de la Comisaria en el Parlamento esté relacionado con la presentación de lo que honestamente pienso que es una buena propuesta y un buen reglamento, y de hecho la mayoría de los oradores que han intervenido en este debate se han mostrado completamente de acuerdo. Deseo que el resultado final de este trabajo conjunto del Parlamento, la Comisión y el Consejo no afecte significativamente a lo propuesto por la Comisión, porque ésta ha hecho ciertamente propuestas muy interesantes. Sin embargo, en el planteamiento de la protección animal, en las medidas dirigidas a mejorar el bienestar de los animales, hay dos factores importantes.

El primero es el económico. Por desgracia, no obtendremos la aceptación de la sociedad para mejorar estos estándares si no garantizamos que están adecuadamente financiados. Los medios comunitarios son esenciales para alcanzar los objetivos establecidos. No es posible introducir estándares más elevados como éstos sin dinero, trasladando todo el coste a los organismos que tienen que introducir los estándares.

El segundo asunto atañe a la equivalencia, de modo que los estándares mejorados no reduzcan la competitividad de los productores de la Unión Europea. Creo que vamos por el buen camino para conseguirlo. Me complace que estas propuestas hayan sido aprobadas en esta Cámara.

Una vez más, quiero dar las gracias a la Comisaria. También quiero transmitir mi agradecimiento a los diputados que han intervenido en este debate, me agrada que la idea de elevar los estándares de bienestar animal sea universalmente aceptada en esta Cámara.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar el miércoles 6 de mayo de 2009.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad