Índice 
 Texto íntegro 
Acta literal de los debates
Jueves 11 de febrero de 2010 - Estrasburgo Edición DO

Propuesta de Directiva del Consejo que aplica el Acuerdo Marco para la Prevención de las Lesiones causadas por Instrumentos Cortantes y Punzantes en el Sector Hospitalario y Sanitario, celebrado por HOSPEEM y EPSU (debate)
MPphoto
 

  Stephen Hughes, autor. Señor Presidente, este es un importante instrumento legislativo en materia de salud y seguridad. Liz ha resumido parte del contexto. Ha sido un largo recorrido en la preparación: seis años desde las primeras reuniones que mantuvimos, como ella ha mencionado. Es bueno ver al Comisario Andor aquí esta mañana, pero es una lástima, en cierto modo, que el Comisario Špidla no esté presente. A menudo le hemos criticado en esta Cámara, pero esta mañana podríamos haberle felicitado por haber tomado finalmente la iniciativa para presentar esta propuesta sobre lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes.

Nos llevó cierto tiempo convencerle para que actuase. Sus servicios administrativos eran, de hecho, los que seguían aconsejándole que no interviniese, que la Directiva acordada en 2000 sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos, junto con los elementos de evaluación de riesgos de la Directiva Marco de 1989, eran suficientes para evitar este tipo de lesiones, pero al final convencimos a esos servicios de que un millón de lesiones anuales demostraban que, sin duda, algo iba mal. Necesitábamos legislación específica para abordar este problema, como la que hay en Estados Unidos y en algunas zonas de España, donde funciona con mucha eficacia.

Al final, el Comisario accedió a actuar, y en 2008, como ha dicho Liz, redactó una modificación a la Directiva de 2000, pero entonces HOSPEEM, la Asociación Europea de Empleadores del Sector Hospitalario y Sanitario, y EPSU, la Federación Europea de Sindicatos de los Servicios Públicos, mostraron su deseo de formular un acuerdo. Y formularon ese acuerdo. Me alegra que lo hiciesen. Es un buen acuerdo, aunque un poco ambiguo en determinadas partes. Ese es el motivo por el cual he presentado una modificación, con la que se ha mostrado de acuerdo la Comisión de Empleo, para conseguir que la Comisión publique directrices que acompañen a la Directiva y garantizar así su incorporación fluida y uniforme a la legislación de todos los Estados miembros.

Respaldamos plenamente la propuesta de la Comisión de una Directiva y comprendemos que no puede tocarse el acuerdo de los interlocutores sociales. No podemos modificarlo. Y tampoco puede hacerlo el Consejo. Se trata de su acuerdo. Sin embargo, la parte más importante del acuerdo, la cláusula 6, que abarca la eliminación, prevención y protección, es, por desgracia, algo ambigua en lo que atañe a la evaluación del riesgo y, precisamente, con respecto a qué elementos de prevención deben aplicar los empresarios y cuándo han de hacerlo.

Si no se despeja esta ambigüedad, entonces nos arriesgamos a contemplar una dramática volubilidad en la aplicación de la Directiva. Por ese motivo solicitamos ahora que la Comisión elabore directrices de aplicación para ayudar a los empleadores a comprender los riesgos y las medidas preventivas necesarias que garanticen una puesta en práctica coherente de la Directiva.

Las heridas provocadas por agujas de jeringuillas son la forma más frecuente y peligrosa de lesiones médicas causadas por instrumentos cortantes y punzantes. Siempre que se utiliza una aguja hueca en un paciente existe el riesgo de lesión provocada por pinchazo que puede ocasionar una grave infección a la salud del trabajador sanitario, ya que tales agujas actúan como depósito para la sangre u otros fluidos corporales del paciente.

Hay una enorme cantidad de material probatorio que ha demostrado que la introducción de una mejor formación, de prácticas laborales más seguras y del uso de dispositivos médicos que incorporen mecanismos de protección con ingeniería de seguridad prevendría la mayoría de heridas causadas por agujas de jeringuillas. Todos estos factores son necesario, no solo uno o dos, sino todos ellos.

También se ha demostrado a través de estudios que el fracaso en la aplicación de cualquiera de estos tres factores tiene como consecuencia una reducción significativa de la incidencia positiva. Del mismo modo, los intentos de utilizar dispositivos médicos con ingeniería de seguridad solo en determinadas áreas o pacientes no serían ni prácticos ni efectivos.

En aquellos países en los que hay una legislación eficaz, como en los Estados Unidos, Canadá y partes de España, existe un claro mandato de que deben aplicarse estos tres elementos para prevenir las heridas ocasionadas por agujas de jeringuillas. No es casualidad que todos posean la misma actitud en este sentido. Así que esa es la ambigüedad de la cláusula 6 que estamos intentando resolver mediante la publicación de directrices.

Liz ha comentado el trauma que padecen las personas afectadas por lesiones causadas por agujas de jeringuillas. Durante los seis años que llevamos trabajando en este tema me he encontrado con personas que han sufrido lesiones de esta naturaleza, y quiero hacer hincapié en ese trauma. Me encontré con un doctor que abandonó la práctica médica a causa de una herida de aguja. También coincidí con una persona que contrajo el VIH como consecuencia de una herida similar. He conocido personas que resultaron no estar infectadas, pero únicamente tras meses de incertidumbre respecto a si lo estaban o no. También he visto operarios del servicio de recogida de basuras y funcionarios de prisiones que han sufrido lesiones provocadas por agujas. Este acuerdo no protege a estas personas. Y ese es otro de los ámbitos sobre los que tendremos que reflexionar de cara al futuro.

Aun así, se trata de un acuerdo satisfactorio, y creo que si disponemos de directrices adecuadas que lo acompañen para asegurar su puesta en práctica en toda la Unión Europea, todos nosotros habremos hecho un buen trabajo, y con un poco de suerte, podremos reducir radicalmente esa cifra de un millón de lesiones anuales causadas por agujas de jeringuillas.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad