Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Jueves 25 de febrero de 2010 - Bruselas Edición DO

Seguridad de los ferrocarriles, incluido el sistema europeo de señalización (debate)
MPphoto
 

  Ivo Belet (PPE).(NL) El trágico accidente de Buizingen nos obliga a todos —incluida Europa— a abrir una investigación. Esta tragedia ha costado la vida de dieciocho personas y les debemos a esas víctimas, a corto plazo, aprender las lecciones que este desastre pueda enseñarnos y, más allá de esto, asegurarnos de que la seguridad esté garantizada tanto en las líneas ferroviarias belgas como en las europeas en general.

Como ya sabemos y ya se ha mencionado, no es culpa de Europa que todavía no se haya introducido plenamente el sistema de parada automática en Bélgica. Ahora bien, ello no significa que Europa no tenga que actuar ahora, más bien todo lo contrario. Hacemos un llamamiento concreto a la Comisión Europea también para que desarrolle una evaluación que proporcione las respuestas a varias preguntas específicas. Por ejemplo, como saben, hemos obligado a las empresas ferroviarias —incluidas las privadas— al equipamiento completo de sus trenes con el nuevo Sistema Europeo de Control de Trenes (ETCS) a partir de 2013, pero sabemos ya que las líneas europeas de ferrocarriles no contarán con ese sistema para entonces.

Quisiera señalar dos datos. En estos momentos, señor Comisario, en toda Europa el nuevo sistema de seguridad europeo tan solo se ha instalado en 2 800 kilómetros de vía. La red de ferrocarriles belga, con sus 3 400 kilómetros, ya supera por sí sola esa cifra. Resulta por tanto evidente la falta de preparación de que adolece Europa y que consecuentemente nuestros trenes no serán capaces o por lo menos no lo suficientemente capaces de comunicarse con estas nuevas instalaciones de señalización. Esta cuestión debe analizarse en profundidad.

Señor Comisario, también debemos atrevernos a investigar si la creciente competencia entre empresas ferroviarias no haya tal vez incrementado la presión a que se ve sometido el personal de las mismas. ¿Deberíamos quizá considerar la posibilidad de que se establezcan a nivel europeo unas horas de conducción y descanso para los conductores de tren, tal y como se hizo en el caso de los conductores de camiones? En resumen: este accidente obliga a la Unión Europea a hacer un poco de examen de conciencia y realizar una evaluación, y también debieran darse la predisposición y voluntad política de realizar ajustes si fuera necesario.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad