Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2158(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0028/2010

Textos presentados :

A7-0028/2010

Debates :

PV 19/04/2010 - 21
CRE 19/04/2010 - 21

Votaciones :

PV 05/05/2010 - 13.39
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0129

Debates
Lunes 19 de abril de 2010 - Estrasburgo Edición DO

21. Europeana – los próximos pasos (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. - De conformidad con el orden del día, se procede a realizar una breve presentación del informe (A7-0028/2010) de la señora Helga Trüpel, en nombre de la Comisión de Cultura y Educación, sobre Europeana – los próximos pasos [COM(2009)04402009/2158(INI)].

 
  
MPphoto
 

  Helga Trüpel, ponente.(DE) Señor Presidente, Comisaria Kroes, Europeana va a ser el gran proyecto cultural digital de la Unión Europea. ¿Qué significa Europeana? Se trata de una biblioteca digital, un museo digital y un archivo digital de nuestro patrimonio cultural europeo. La intención es facilitar el acceso de todos los ciudadanos a este recurso digital, no sólo en el seno de la Unión Europea, sino en todo el mundo. El proyecto Europeana se inició en noviembre de 2008 y a su establecimiento contribuyeron un millar de instituciones culturales. Cuenta con 150 organizaciones asociadas. Hasta el momento, se han digitalizado alrededor de 6 millones de obras de nuestro patrimonio cultural europeo. En junio de 2010 se espera tener 10 millones de obras digitalizadas y en 2015 se espera que esta cifra alcance los 15 millones.

Como pueden ver, se trata de una empresa muy ambiciosa, y es muy importante para la Unión Europea. Hasta ahora, el proyecto ha sido financiado por el programa eContent plus y por los Estados miembros. Sin embargo, hasta ahora, la tasa de digitalización ha sido muy desigual entre los Estados miembros. Francia está a la cabeza con más del 40 %, Alemania está en torno al 16 %, pero muchos otros Estados miembros están considerablemente más atrás, y, recordémoslo, se supone que este programa es nuestro buque insignia de la política cultural digital europea.

Es particularmente importante que entendamos que se trata de una institución cultural pública, y que tiene por objeto, por razones comprensibles, posicionarse como una fuerte competencia a la digitalización de libros de Google Books, ya que, sencillamente, no queremos que sea un monopolio quien se encargue de nuestro patrimonio europeo. Queremos un recurso público, en el mejor sentido Europeo, para nuestro patrimonio cultural europeo. También queremos conservar una capacidad pública de influencia, porque eso significa que los ciudadanos europeos pueden también tener una influencia política real.

No hay ningún problema en relación con las obras que ya no están sujetas a derechos de autor o que están en el dominio público. Los problemas son mucho mayores cuando se trata de «obras huérfanas», es decir, obras que no han sido liberadas de derechos de autor, pero cuyos titulares de derechos resultan muy difíciles de localizar. Y también es otra cuestión cuando se trata de obras protegidas por derechos de autor. Si se pretende que Europeana también contenga obras protegidas por derechos de autor, tendrá que fijarse el pago de una cuota para poder realizar descargas privadas, porque, de lo contrario, acabaremos con nuestro valor añadido cultural en los mercados culturales.

Por tanto, desde un punto de vista político, lo que quiero lograr es, por una parte, una digitalización rápida y eficaz, pero sin renunciar a conservar los derechos de autor, porque ese es el único modo en que podremos mantener la diversidad cultural de la Unión Europea. Por tanto, necesitamos soluciones de consenso para las obras huérfanas y una investigación muy exhaustiva para determinar quiénes son los titulares legítimos de los derechos de autor. Desde una perspectiva política, la cuestión que a mí me parece absolutamente clave a la hora de debatir la estrategia post-Lisboa y la Estrategia Europa 2020, y a la hora de modernizar nuestra economía, desarrollar la sociedad digital, la sociedad basada en el conocimiento y la diversidad cultural, es que Europeana también debe financiarse en parte con cargo al programa Europa 2020 —por supuesto, con la participación de los Estados miembros. Debe ser un proyecto europeo común. Por tanto, también necesitamos una campaña de «participa en Europeana», para sumar así, con suerte, patrocinadores privados. Así y todo, debemos dejar claro que tenemos que crear conciencia de que existe este recurso entre nuestros ciudadanos y, sobre todo, entre los jóvenes. Mucha gente todavía no sabe nada de Europeana. Esa es la gran tarea que ahora, conjuntamente, debemos afrontar.

 
  
MPphoto
 

  Piotr Borys (PPE).(PL) Señor Presidente, Europeana es una empresa de importancia crucial, que puede hacer que el patrimonio cultural de Europa esté a disposición del mundo entero. Como todos sabemos, no es sólo una biblioteca, ya que es también un museo y un archivo virtual. Ojalá que todos los que estamos en esta Cámara pudiéramos decir que las obras de los grandes creadores nacionales, como en mi caso Chopin, Marie Curie (Sklodowska de soltera) o Słowacki, están disponible en Internet. Quisiera mencionar tres factores clave. En primer lugar, en el caso de Europeana, no podemos permitir un recorte de la calidad. Debemos tener cuidado con esta cuestión durante el desarrollo del proyecto. En segundo lugar, se requiere una solución a la cuestión de los derechos de autor en el caso de las obras huérfanas y en el de las agotadas. En tercer lugar, quiero poner mucho énfasis en pedirle a la señora Kroes que agilice la digitalización en los Estados miembros, de modo que en el futuro podamos sentirnos orgullosos de este gran proyecto emblemático.

Quiero dar las gracias a la señora Trüpel por un informe excelente.

 
  
MPphoto
 

  Ioan Enciu (S&D).(RO) Como ponente de opinión de la Comisión de Industria, Investigación y Energía sobre el informe «Europeana - los próximos pasos», celebro que se haya concluido este informe y espero que la Comisión adopte sus recomendaciones. Durante los debates mantenidos hasta el momento sobre este tema, se han analizado una gran variedad de temas, como la estructura de las TI, la gestión del sitio web de Europeana, el libre acceso a la información de la biblioteca, la necesidad de normalizar el proceso de digitalización y el problema de la cobertura de la página web en los medios de comunicación. Algunos de estos temas figuran en el informe, lo que me lleva a albergar esperanzas de que hayamos logrado elaborar un informe exhaustivo.

Sin embargo, espero que, en el futuro, continúe el debate sobre determinados aspectos, como la gestión del sitio web, los métodos de financiación y, sobre todo, la organización del sitio web en forma de base de datos única y no como un portal. Espero que las recomendaciones especificadas por el Parlamento Europeo, junto con las reflexiones de la Comisión sobre las cuestiones mencionadas anteriormente, den lugar a un proyecto exitoso. El proyecto Europeana puede ser exitoso para la Unión Europea, siempre que se construya sobre los valores e ideales de la UE y se convierta en el centro de la información cultural europea.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE).(FI) Señor Presidente, en primer lugar quiero dar las gracias a la señora Trüpel por su excelente informe. La conozco bien desde hace cinco años, a raíz de la actividad de la comisión, y sé que todo lo que hace lo hace con auténtico esmero y profesionalidad, y ésta es una buena muestra de ello.

Este proyecto es del tipo que necesitamos en Europa, porque la Unión Europea está considerada como una comunidad de valores, pero también es una comunidad cultural fuerte. Tenemos 27 Estados miembros diferentes, con una cultura muy rica y variada.

Si, en un momento en el que aumenta el número de autopistas de la información, podemos poner la información a disposición de la gente de manera más sencilla, entonces nos encontramos ante la clase de riqueza europea en la que vale la pena invertir y buscar recursos para ella. De este modo, los países pequeños tendrán también la oportunidad de promover sus propias culturas, únicas y especiales. Una vez que la banda ancha llegue a todas partes, mediante el trabajo de la Comisión y los Estados miembros, el principio de igualdad se hará realidad en la oferta de servicios culturales, en las bibliotecas, museos y archivos electrónicos.

 
  
MPphoto
 

  Marek Henryk Migalski (ECR).(PL) Mi Grupo político, y yo personalmente, no estamos especialmente a favor de grandes programas e instituciones ni de la creación de entidades innecesarias. Sin embargo, Europeana no es una entidad de ese tipo. De hecho, se trata de algo muy importante, sobre todo porque vivimos en tiempos de una cultura visual, y no escrita. Ello significa, como Neil Postman ha puesto de manifiesto en su excelente libro Divertirse hasta morir, que la cultura visual está devaluando el debate público y nos está convirtiendo en ciudadanos más pobres. A su vez, lo anterior significa que si un proyecto puede mejorar el hábito de la lectura, puede mejorar la capacidad de pensar de los ciudadanos, y de esta manera, la Unión Europea contribuiría al fortalecimiento de la calidad de la educación de sus ciudadanos y el modo en que se comportan, y esto significaría que, en los Estados miembros, esos ciudadanos serían más activos y más sabios, y serían mejores ciudadanos.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Papanikolaou (PPE).(EL) Señor Presidente, Señorías, estamos debatiendo una iniciativa que puede llegar a ser un verdadero tesoro para la Unión, y en este punto me gustaría dar las gracias una vez más a la ponente, la señora Trüpel, por el excelente informe que ha presentado.

Nos estamos refiriendo a un depósito cultural electrónico de los Estados europeos, que permitirá el acceso a la información cultural básica, y, en este punto, me gustaría hacer hincapié en que el éxito de Europeana dependerá del formato que decidamos darle en última instancia. Con ello quiero decir que no queremos que Europeana sea una copia de otras plataformas electrónicas ya existentes, como Google o Wikipedia.

Queremos una fuente seria y fiable, cuya información sea científicamente importante y de valor, una fuente en la que los derechos de propiedad intelectual estén protegidos y en la que se proteja la seriedad de los contenidos. Creo que todo ello se garantiza con las enmiendas presentadas y con el debate que mantuvimos sobre el tema en la Comisión de Cultura y Educación. Desde luego, lo que en última instancia no puede salvaguardar es el interés por parte de los Estados miembros en hacer uso de esta herramienta para promover su cultura.

Ahí es donde todos tenemos que jugar nuestro papel, explicando la importancia de este proyecto a nuestros gobiernos nacionales y a los ciudadanos de los Estados miembros, para que este proyecto tenga impacto y, a medio plazo, todos podamos hacer uso de Europeana de la mejor manera posible.

 
  
MPphoto
 

  Petra Kammerevert (S&D).(DE) Señor Presidente, Señorías, en primer lugar quiero expresar de nuevo mi agradecimiento a la señora Trüpel por el informe sobre que el que hoy debatimos, realmente excelente.

Creo que éste es un proyecto magnífico, que va a poner el variado patrimonio cultural europeo a disposición de los europeos y de todo el mundo, mediante una biblioteca digital en línea. Sin embargo, todavía son necesarios más esfuerzos conjuntos por nuestra parte para hacer realmente de este proyecto un éxito. En opinión de mi Grupo, un requisito previo importante para ello es el acceso libre —y eso también quiere decir, en la medida de lo posible, sin coste— a nuestro patrimonio cultural a través de Europeana.

En los debates conjuntos hemos alcanzado un compromiso adecuado, que, por una parte, protege los intereses de los autores de obras protegidas y, al mismo tiempo, proporciona el libre acceso necesario, y me gustaría mucho que la Comisión también tuviera en cuenta estas propuestas y las adoptara en el futuro.

Otro requisito previo es que los Estados miembros sean cada vez más conscientes de su responsabilidad. En lo que respecta a mi propio país, ello significa que no es admisible que Goethe esté disponible en polaco y francés, pero no en el alemán original. En este sentido, todos debemos pedir conjuntamente a los Estados miembros con más fuerza que proporcionen los recursos financieros adecuados para hacer de Europeana un auténtico éxito también en este nivel.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D).(RO) Teniendo en cuenta los beneficios que ofrece a los ciudadanos de la Unión Europea el acceso a Europeana, creo que el contenido digital existente debe estar disponible en todos los idiomas oficiales de la Unión Europea. También creo que es de suma importancia ofrecer a las personas con discapacidad el acceso a los contenidos digitales de Europeana. Con ello en mente, no sólo se necesita un formato adecuado, sino también un acceso que se adapte a sus necesidades.

Recomendamos que la Comisión Europea pida los proveedores de contenidos digitales que certifiquen la seguridad de los sitios web vinculados a Europeana. Por último, pero no menos importante, creo que es importante crear un sistema sostenible en lo que respecta a la financiación y el desarrollo del proyecto Europeana. Señora Comisaria, le ruego también que nos ponga al día de la revisión de la Directiva relativa a la armonización de determinados aspectos de los derechos de autor y derechos afines en la sociedad de la información.

 
  
MPphoto
 

  Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión. – Señor Presidente, Señorías, y, por supuesto, especialmente, señora Trüpel: estamos absolutamente fascinado con su informe. Lo acogemos con satisfacción. Efectivamente, creo que «Europeana – los próximos pasos» es sólo el inicio de una estimulante aventura, y que muestra, por cierto, el sólido apoyo político para el futuro desarrollo de Europeana como punto de acceso común al rico y diverso patrimonio cultural de Europa en la era digital.

Por ello, me gustaría dar las gracias a la señora Trüpel, la ponente, por el trabajo que ha realizado y también felicitarla por el nombre escogido, que por sí mismo ya es único: «Europeana» —ya está todo dicho, no hace falta explicar de qué se trata.

La Comisión también está en condiciones de apoyar la propuesta alternativa de resolución, que cuenta con el acuerdo de los principales grupos políticos del Parlamento, según me han informado.

Se trata de un proyecto ambicioso, y, repito una vez más, es sólo el comienzo. Su objetivo es poner a disposición del público, a través de Internet, libros, periódicos, mapas, objetos de museo, material audiovisual y archivos sonoros digitalizados de toda Europa. Ello es esencial para garantizar el acceso a la cultura en la era digital. No se trata únicamente de lo que ha dicho el señor Migalski: algo que nos hace mejores ciudadanos. Bien, esperemos a ver, pero, de todos modos, da la oportunidad de ser más felices, ya que disfrutar de la cultura supone, en la mayoría de los casos, disfrutar de la felicidad, por así decirlo.

El informe del Parlamento subraya acertadamente que también hay un componente económico. La digitalización y la accesibilidad en línea a nuestro patrimonio cultural beneficiarán a diversos sectores de actividad: piensen en la educación, la investigación, el turismo y los medios de comunicación.

El sitio web Europeana es el resultado de una colaboración sin precedentes entre las bibliotecas, los archivos y los museos europeos. En la actualidad, como bien ha mencionado la señora Trüpel, permite el acceso directo a siete millones de objetos digitalizados. Una vez más: esto es sólo el comienzo y vamos a ir más allá. Aún puede hacerse más, y debe hacerse. El informe del Parlamento destaca diferentes ámbitos de Europeana y de las políticas relacionadas en los que hay que avanzar durante los próximos años.

El desarrollo del sitio web depende, en primer lugar, de las aportaciones de los Estados miembros, que deben hacer más por digitalizar su patrimonio cultural y hacer que todos los objetos digitalizados estén disponibles a través de Europeana. Me alegro de que el Parlamento se una a la Comisión para pedir a los Estados miembros avanzar con rapidez en esta tarea. Cuanto antes, mejor.

El Parlamento subraya que Europeana no sólo debe dar acceso a las obras de dominio público, sino que también debería incluir los materiales que están sujetos todavía a derechos de autor. De hecho, hay una necesidad urgente —y esa es mi respuesta a la señora Ţicău— de encontrar soluciones viables que permitan mostrar en línea las obras agotadas, y resolver la cuestión de las obras huérfanas (obras para las que es imposible localizar a los titulares de los derechos). De no hacerlo, corremos el riesgo de que Europa se quede atrás en pocos años, especialmente en comparación con los EE.UU.

En la actualidad, la Comisión está llevando a cabo una evaluación del impacto de una posible solución jurídica a escala europea para las obras huérfanas y estamos analizando qué se puede hacer; pero si me lo permiten, volveré sobre ello cuando hablemos de la agenda digital, ya que ése es uno de los temas que tenemos que abordar.

A finales de este año se lanzará una versión mejorada de Europeana, y, para entonces, se espera que ofrezca acceso a más de diez millones de objetos digitalizados. El sitio web seguirá desarrollándose durante los años posteriores. El Parlamento señala acertadamente que, para el éxito de Europeana, es necesario aumentar la conciencia de la existencia del sitio web, tanto entre las instituciones culturales, que podrían contribuir con sus contenidos digitalizados, como entre el público en general. Como bien ha mencionado, se debe prestar una especial atención a las personas más jóvenes, una parte muy importante de nuestra población, a los que podríamos dirigirnos a través de las escuelas.

La Comisión está plenamente comprometida a continuar trabajando en el desarrollo de Europeana y las políticas relacionadas con este proyecto, y a que sea un ámbito clave de trabajo en la agenda digital europea. Sin duda vale la pena luchar por ello.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar dentro de dos semanas, durante el próximo período parcial de sesiones en Bruselas.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (S&D), por escrito. (PL) Europeana, la biblioteca digital europea, se enfrenta actualmente a muchos retos. El éxito de esta empresa paneuropea en modo alguno puede darse por asegurado. En primer lugar, porque, hasta ahora, Europeana ha albergado, principalmente, obras procedentes de sólo algunos de los países más activos. En segundo lugar, no se trata de obras contemporáneas, que atraerían el mayor interés, sino de obras antiguas, que están en el dominio público. Quiero llamar la atención sobre un aspecto del proyecto Europeana, que, en mi opinión, reviste una importancia crucial para su éxito: la financiación. El proceso de ampliar las colecciones digitales es muy caro y llevará muchos años más. Al mismo tiempo, Europeana sólo tiene garantizados los recursos financieros hasta el año 2013, como parte de un proyecto financiado en parte por la Comisión Europea y los Estados miembros, y también por patrocinadores privados. Creo que es esencial asegurar unas fuentes estables de financiación, como parte de las nuevas perspectivas financieras para 2014–2020. Los fondos europeos, en forma de subvenciones concedidas a entidades culturales de los Estados miembros, deben alentar a estas entidades a ser más eficaces en la digitalización de las colecciones. Al mismo tiempo, deben establecerse objetivos de digitalización obligatorios, que los Estados miembros tendrán que cumplir en un plazo determinado. Sólo la aplicación consistente de la estrategia del palo y la zanahoria garantizará que Europeana se convierta en un portal atractivo y de gran interés para lectores e investigadores, y no en un trastero digital en el que almacenar antiguallas con valor sentimental.

 
  
MPphoto
 
 

  Iosif Matula (PPE), por escrito.(RO) Nuestra intención es que Europeana sea un proyecto totalmente nuevo, dedicado a los valores culturales europeos, y no una alternativa al proyecto de digitalización de libros de Google. Europeana —una biblioteca, un museo y un archivo digital, todo en uno— debe impulsar un patrimonio europeo único, ofrecer una fuente creíble de información y permitir a los Estados miembros añadir contenido de manera formal y estructurada.

Europeana no debe convertirse en un portal como Wikipedia, donde cualquiera puede introducir texto sin que previamente sea verificado. Obviamente, esta práctica lleva a numerosos errores en el contenido allí publicado. En este sentido, se podría crear una sección especial en el sitio web, en la que los usuarios pudieran tener conversaciones entre sí, sin ofrecerles la posibilidad de modificar el contenido cultural publicado en el sitio.

Es importante que centremos nuestra atención en la presentación gráfica del sitio de Europeana, en elevar su perfil y hacerlo accesible, en un momento en que su diseño actual no aporta una gran facilidad de uso y puede contribuir a una pérdida de interés del público. Basándome en estas consideraciones, apoyo la propuesta de resolución presentada por el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata–Cristianos), como alternativa a la opción actual formulada en el informe, para que podamos ayudar a crear un portal valioso, que sea importante en términos de la información que el público podrá encontrar.

 
  
MPphoto
 
 

  Emil Stoyanov (PPE), por escrito.(BG) Señorías, una de nuestras tareas fundamentales de hoy día, como políticos y ciudadanos, es preservar nuestro patrimonio cultural europeo para las generaciones futuras. Europeana es uno de los principales proyectos en este ámbito, ayudando a acelerar los procesos de digitalización del patrimonio cultural en cada Estado miembro. Sin embargo, todavía hay que resolver los problemas culturales y legales asociados a la digitalización masiva de libros, incluidos los que se conservan actualmente en las bibliotecas europeas. Los derechos de autor y la legislación de los Estados miembros que los gobierna representan uno de los mayores retos a los que se enfrenta Europeana. La competencia con Google también saca a la luz numerosos asuntos que habrá que resolver. En este sentido, es necesario reunir todos los recursos posibles para apoyar a las bibliotecas, los museos y los archivos nacionales, de modo que el proyecto Europeana pueda convertirse en un fiel reflejo de la riqueza y diversidad del patrimonio cultural europeo. Durante los debates mantenidos en la Comisión de Cultura y Educación, sugerí que el Parlamento Europeo debería mantener determinados controles sobre el proyecto, pero me doy cuenta de que, basándonos en las normas actuales, ello no resulta posible. Sin embargo, quiero que el Parlamento Europeo, como única institución de la UE cuyos miembros son elegidos directamente, pueda ejercer algún día su control sobre las iniciativas europeas. Gracias por su atención.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad