Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2155(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0051/2010

Textos presentados :

A7-0051/2010

Debates :

PV 19/04/2010 - 25
CRE 19/04/2010 - 25

Votaciones :

PV 18/05/2010 - 8.16
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0172

Debates
Lunes 19 de abril de 2010 - Estrasburgo Edición DO

25. Simplificación de la CAP (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. - De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A7-0051/2010) del señor Richard Ashworth, en nombre de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, sobre la simplificación de la CAP [COM(2009)01282009/2155(INI)].

 
  
MPphoto
 

  Richard Ashworth, ponente. Señor Presidente, señor Comisario, estamos en las primeras etapas de un debate que ha de conducir a la reforma de la política agrícola común después de 2013. En este informe, he propuesto algunos de los principios en los que debería basarse la política agrícola común reformada. Es evidente que la industria agrícola tiene que cambiar. Tendrá que cambiar para reflejar los retos de los tiempos actuales, pero sobre todo de los tiempos que están por venir.

Esos retos serán cuestiones como la seguridad alimentaria, la volatilidad del mercado, el cambio climático, y la necesidad de satisfacer adecuadamente las expectativas de suministro de los bienes públicos. Por tanto, es evidente que la política agrícola común tiene que cambiar, para reflejar esos retos, pero también es evidente que tiene que cambiar la forma en que aplicamos la política agrícola común.

De manera deliberada, no he entrado en detalles a la hora de establecer esos principios en los que debería basarse la nueva política agrícola común; llegarán en informes posteriores. Pero lo que he desarrollado son dos temas principales. En primer lugar, que la política agrícola común tiene que ser más sencilla, más justa y más transparente y, en segundo lugar, que la cultura de la política agrícola común tiene que cambiar, que la futura política agrícola común reformada tiene que estar guiada en mayor medida por los resultados y debe soportar una menor carga de regulación excesiva.

He puesto de relieve cuatro formas de reducir la carga burocrática sobre las empresas agrícolas. En primer lugar, debemos asegurarnos de que las exigencias impuestas a la industria sean proporcionales al riesgo evaluado. En segundo lugar, podemos armonizar las normas de inspección y debemos eliminar las duplicidades de normas y de procedimientos de inspección que se aplican a la industria. En tercer lugar, puede o debe haber un mayor margen para la autocertificación de la industria y, en cuarto lugar, tenemos que asegurarnos de que las sanciones impuestas a las empresas agrícolas son acordes con la magnitud de la infracción, en vez de continuar con el sistema actual de sanciones fijas, que resulta inapropiado, especialmente en los casos en que las infracciones no son culpa del agricultor.

En mi opinión, uno de los objetivos de la política agrícola común debe ser ayudar y alentar a la industria a adaptarse a estos nuevos retos. Para ello, es necesario un cambio de cultura en la política agrícola común. Es necesario que adopte un enfoque más flexible y de menor injerencia. Es necesario que haya consultas más amplias con las partes interesadas de la industria, en particular, para evaluar mejor el impacto de la propuesta de reglamento. Asimismo, su interpretación tiene que resultar más sencilla. La nueva política agrícola común debe ser capaz de demostrar públicamente que la industria provee bienes públicos. Debe encontrar maneras de reducir el coste para el sector derivado de cumplir con sus exigencias y, por último, debe gestionar la industria agrícola de manera eficaz y eficiente y equitativa.

Este informe establece una serie de formas en que se puede lograr todo ello.

 
  
MPphoto
 

  Sari Essayah (PPE).(FI) Señor Presidente, definitivamente, hay que reducir las cargas de la gestión agrícola en lo que respecta a los agricultores, y hay que acoger con gran satisfacción los métodos que el ponente ha puesto de relieve. Algunos agricultores han afirmado que, a la hora de intentar batallar con los diversos documentos y reglamentos administrativos, se sienten como si fueran delincuentes. La política agrícola común tiene que ser más simple.

También hay que decir que, dado que siguen apareciendo más y más cambios en los mercados y que se están reduciendo las medidas de protección de la UE contra las importaciones, en el futuro, los mecanismos administrativos y de regulación del mercado también serán necesarios. Por ejemplo, los sistemas de inventario y, probablemente, la labor de promoción de las exportaciones también serán necesarios en el futuro.

Es evidente que no puede haber una manera sencilla de mantener estos sistemas. Especialmente, en el caso de productos delicados, como la leche, debemos crear un sistema de regulación similar a un sistema de cuotas. De lo contrario, la producción en las regiones desfavorecidas se volverá imposible.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sándor Tabajdi (S&D).(HU) Felicito al ponente, ya que tanto sus propuestas concretas como el conjunto la filosofía del informe son excelentes. Excelente, porque busca apoyar en el futuro a aquellos que realizan labores agrícolas de manera activa, es decir, a los que cultivan la tierra. También me parece excelente el punto sobre que sería importante que, en la futura política agrícola común, se ponga fin a las distorsiones sectoriales y de otros tipos y, en este punto, me gustaría una vez más hacer hincapié en la discriminación que sufren los nuevos Estados miembros. Del mismo modo, es muy importante no sólo que se simplifique la normativa de la UE sino que se aplique por parte de los Estados miembros. Permítanme citar un ejemplo típico: hace dos años, el Consejo adoptó un Reglamento que establecía el requisito de la obligatoriedad de identificación electrónica individual de cada animal de la cabaña ovina y caprina que fuera a sacrificarse antes de los doce meses. En el caso de los Estados miembros más pobres, donde el Estado no puede proporcionar apoyo, esta norma empobreció al sector y lo colocó en una situación desesperada. Este es otro ejemplo de cómo, a menudo, la regulación excesiva y el exceso de burocracia pueden causar daños graves al amparo de la política agrícola común, y constituye otra razón más de la importancia del informe del señor Ashworth, al igual que los de los señores Dorfmann y Le Foll.

 
  
MPphoto
 

  Herbert Dorfmann (PPE). .(DE) Señor Presidente, muchas gracias, señor Ashworth, por este excelente informe. La política agrícola común es una política exitosa, pero a veces enturbiamos su éxito con un exceso de burocracia. Eso es tan cierto para el primer pilar de la política agrícola como para el segundo. Sin embargo, es particularmente cierto en el caso de las pequeñas explotaciones, en las que, en ocasiones, las exigencias burocráticas resultan sencillamente desproporcionadas en relación con el resultado que representa el dinero recibido.

En el curso de la reforma de nuestra política agrícola, tenemos que considerar la posibilidad de contar con un reglamento para los pequeños productores y cómo idear un método mucho más simple para estas explotaciones, a las que, a menudo, y con cargo a diversos capítulos del presupuesto, asignamos en primas sólo algunos cientos o miles de euros, sin perder de vista nuestros objetivos y sin que eso suponga una falta de claridad en la concesión de subvenciones. Tiene que ser posible, y tenemos que esforzarnos para lograrlo.

 
  
MPphoto
 

  Zoltán Balczó (NI) . – (HU) El informe de Richard Ashworth sobre la simplificación de la política agrícola común presenta una serie de propuestas excelentes. Su gran mérito es que se examina la cuestión desde la perspectiva de los agricultores. Naturalmente, también es importante que el dinero de los contribuyentes se utilice de la manera más legítima posible. Sin embargo, ello sólo es un medio, no un fin en sí mismo. El objetivo es cumplir todas las tareas de la política sectorial. A menudo, los consejos agrícolas confunden estas dos cuestiones, en detrimento de la consecución del objetivo. Se necesita un cambio radical de perspectiva. En lugar de lo que podríamos describir como una cultura de la subordinación entre clientes, agricultores y funcionarios, necesitamos una cultura de la cooperación. Asimismo, la Comisión debe elaborar un reglamento que imponga a los consejos agrícolas una obligación de compensación cuando los intereses de los agricultores se vean perjudicados por su culpa, y que les imponga sanciones cuando se dé esa misma circunstancia. Debemos asegurarnos de que los que están facultados también tienen derecho a acudir a un tribunal independiente en busca de reparación. En Hungría, todavía no es posible.

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE).(PL) Señor Presidente, la simplificación de la política agrícola común es una hermosa idea, y cuesta imaginar que alguien pudiera oponerse. La simplificación significa una reducción en el número de inspecciones, una restricción de los gastos de administración y un ahorro de tiempo para el agricultor. Ciertamente, es maravilloso.

Sin embargo, quiero señalar dos casos que requieren un enfoque algo diferente. En primer lugar, hay ámbitos de producción especiales en los que resulta difícil simplificar los instrumentos de apoyo. Pienso en el tabaco, el lúpulo y otros productos especializados de este tipo. El segundo caso se refiere al mantenimiento de la producción en las zonas desfavorecidas, en las que es necesario utilizar instrumentos muy específicos para apoyar a la producción, mencionados por un orador anterior. Comparto la opinión del autor en el sentido de que la política agrícola común, la política del futuro, debe ser clara y transparente, pero también debe ser eficaz, y la eficacia no siempre va de la mano de la simplicidad.

 
  
MPphoto
 

  Peter Jahr (PPE).(DE) Señor Presidente, la política agrícola europea debe hacerse más simple, más transparente y más fácil de entender. Ese es el mensaje transmitido por el ponente, el señor Ashworth, y es un buen mensaje, y es el apropiado.

Nuestro informe tiene por objeto animar a la Comisión a intensificar sus esfuerzos para simplificar la política agrícola común (PAC) de manera tangible. Hacerlo ahorraría a nuestros agricultores una gran cantidad de tiempo y dinero y aumentaría la aceptación social de la PAC.

Además, nuestros agricultores podrían centrarse de nuevo en su verdadera labor: la producción de alimentos. Por tanto, me gustaría comprobar que la simplificación de la política agrícola común se convierte en una tarea a largo plazo, aquí, en el Parlamento, y en la Comisión.

 
  
MPphoto
 

  Andris Piebalgs , Miembro de la Comisión. Señor Presidente, la simplificación y la mejora de la legislación son las prioridades de la Comisión. Quiero dar las gracias al ponente, el señor Ashworth, por su excelente informe sobre este ámbito, en buena medida complicado y estimulante.

La Comisión está completamente de acuerdo con que la simplificación y la reducción de las cargas administrativas deberían beneficiar especialmente a los agricultores. Ello permitirá a los agricultores dedicar más tiempo a sus labores agrícolas principales. La Comisión acoge con satisfacción el informe presentado; aborda, en general, las principales preocupaciones de los agricultores europeos y ofrece a la Comisión ideas y observaciones novedosas con respecto a la simplificación de la política agrícola común.

Durante los años anteriores, la Comisión ha realizado progresos sustanciales en la simplificación de la política agrícola común. Me gustaría dar sólo una prueba de ello: el llamado Grupo Stoiber, que asesora a la Comisión sobre el tema de las cargas administrativas, ha indicado claramente que el nivel de burocracia para los agricultores se ha reducido considerablemente como resultado de las actividades de simplificación llevadas a cabo por la Comisión. Pero la simplificación es un proceso continuo, y el trabajo continuará en 2010.

Por otra parte, hay un proceso de reflexión general sobre el futuro de la política agrícola común. Ya hemos puesto en marcha un debate público, lo que significa que tendremos que trabajar todos juntos para encontrar formas eficaces de reducir las cargas administrativas sin renunciar a mantener un alto nivel de protección de los intereses financieros de la Unión Europea y, a la vez, una agricultura muy eficaz. En este proceso, también quiero realizar una advertencia sobre un deseo, y mencionaré sólo un ejemplo de ello. A veces, la simplificación no debe hacerse a expensas del reto al que podríamos enfrentarnos. Tomemos como ejemplo la trazabilidad. En los últimos años, hemos disfrutado de una situación tranquila, sin grandes escándalos ni brotes de epidemias, pero, al mismo tiempo, la trazabilidad es la clave. No debemos suprimirla porque no hayamos tenido ninguna crisis. Así que creo que, durante todo el proceso, debemos ser muy cuidadosos al simplificar; no debemos olvidar las lecciones del pasado y las razones por las que se han establecido determinadas normas. Por tanto, la Comisión seguirá trabajando en este proceso y pondremos un gran cuidado en no olvidar las lecciones aprendidas.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar dentro de dos semanas, durante el próximo período parcial de sesiones en Bruselas.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito. (PL) El nuevo sistema debe estar basado en criterios objetivos e imparciales. Para lograr este objetivo, es esencial reducir las diferencias en los pagos entre los diferentes Estados miembros. Los precios del transporte de mercancías, la maquinaria agrícola y los fertilizantes y los costes del trabajo tienen un techo similar en muchos países. Para que las condiciones de competencia en el mercado único sean iguales, el nivel de los pagos directos básicos debe ser el mismo, o comparable, en toda la Unión. Ha llegado el momento de que los principios que están en vigor en otros ámbitos de la economía también tengan efecto en la agricultura. También hay que recordar que los nuevos Estados miembros necesitan medios importantes para apoyar la modernización y la reconstrucción de la agricultura y para ponerse al día con los países de la antigua Europa de los quince.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad