Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 20 de abril de 2010 - Estrasburgo Edición DO

12. Turno de preguntas (preguntas a la Comisión)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. – El siguiente punto es el turno de preguntas (B7-0207/2010/rev. 1). Se han presentado a la Comisión las siguientes preguntas.

Primera parte:

Pregunta nº 25 formulada por Georgios Papastamkos (H-0124/10)

Asunto: Establecimiento de una autoridad europea de certificación crediticia

¿Piensa la Comisión proponer el establecimiento de una autoridad europea de calificación crediticia de los Estados miembros de la zona del euro o de sus instituciones financieras?

 
  
MPphoto
 

  Michel Barnier, Miembro de la Comisión.(FR) Señor Presidente, quisiera dar las gracias al señor Papastamkos por esta pregunta sobre un tema que, en mi calidad actual, considero absolutamente esencial para el funcionamiento adecuado de la economía y los mercados financieros.

Las agencias de calificación crediticia desempeñan un papel clave en la valoración de los riesgos relacionados con la situación de las empresas y también, del mismo modo, de los Estados miembros, y la crisis ha demostrado, por decirlo suavemente, que su método operativo planteó y sigue planteando problemas, con graves consecuencias en ocasiones. Por este motivo, el G-20 tomó acertadamente decisiones difíciles para poner en marcha la supervisión y nuevas normas de gobernanza.

Quisiera recordarles, Señorías, que en el momento de la crisis, la Comisión en seguida asumió sus responsabilidades en este sentido, dando prioridad en los dos últimos años a la regulación de las actividades realizadas por las agencias de calificación crediticia. En septiembre de 2009, es decir, un año después del colapso de Lehman Brothers, se aprobó la regulación de dichas agencias con el apoyo del Parlamento. Quisiera rendir homenaje especialmente a la labor de su ponente, el señor Gauzès, para abordar los problemas que causaron los métodos operativos de estas agencias, que contribuyeron en gran medida a la crisis financiera.

La regulación a la que me refiero impulsó un sistema de registro obligatorio de todas las agencias de calificación crediticia con presencia en el territorio de la Unión Europea. Impuso una serie de requisitos estrictos: en primer lugar, para garantizar el fin de posibles conflictos de interés; en segundo lugar, para revisar y mejorar la calidad de la calificación y la metodología empleada; y, por último, para asegurar la operación transparente de dichas agencias de calificación.

Señorías, confío en que las nuevas normas aplicables a las agencias de calificación crediticia que acabo de mencionar mejoren por fin la independencia y la integridad del proceso de calificación, lo que dará lugar a una mayor transparencia de las actividades de calificación del crédito y mejorará la calidad de dichas calificaciones, incluidas las relacionadas con la deuda soberana de los Estados miembros (los países de la Unión Europea) y de las instituciones financieras de la UE. Ése es el estado de la cuestión.

Señor Papastamkos, con respecto a la creación de una agencia pública de calificación crediticia como la que usted solicita, se trata de una idea que está pasando a formar parte del debate sobre posibles alternativas al modelo económico actual de las agencias de calificación crediticia, conocido como modelo «el emisor paga». Los efectos de una idea así deben evaluarse con atención, sobre todo en términos de responsabilidad.

Evidentemente, señor Papastamkos, mi primera prioridad ahora es velar por la correcta aplicación del Reglamento de 2009 y hacer que funcione el actual sistema reformado. Sin embargo, no descarto la idea que usted respalda de crear una agencia europea, que debe considerarse tras evaluar el Reglamento de 2009 y sus efectos en las agencias de calificación crediticia. Además, en el Reglamento contempla dicha evaluación, que la Comisión debe presentar al Parlamento y al Consejo de aquí a diciembre de 2012.

Lo que sí puedo confirmar es que la Comisión va a proponer en breve una enmienda del Reglamento sobre las agencias de calificación crediticia para así otorgar a la Comisión Europea de Valores y Mercados (CEVM) responsabilidad plena para supervisar esas agencias. Eso lo solicitaron ustedes aquí en el Parlamento, cuando se estaba negociando dicho Reglamento, y los Jefes de Estado y de Gobierno alcanzaron un acuerdo en ese sentido. Vamos a realizar por tanto la enmienda. Estoy convencido de que la transferencia de la supervisión de las agencias de calificación crediticia a la nueva autoridad va a reforzar y mejorar el marco regulatorio de que disponemos en la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Papastamkos (PPE).(EL) Señor Presidente, quisiera dar las gracias al Comisario Barnier por su respuesta y decir, señor Comisario, que mi examen parlamentario constante en torno a esta cuestión se remonta a 2006, es decir, a antes de que surgiese la crisis económica internacional.

En mi opinión, hay dos paradojas: hay firmas internacionales de calificación, pero que no están sujetas a supervisión internacional. La segunda paradoja reside en que los sistemas privados y los intereses fuera de Europa actúan de forma prepotente contra las instituciones europeas y los Estados miembros.

Me gustaría, y así lo pido, señor Comisario, que Europa avanzase más rápidamente y a un ritmo mayor y, por último, quisiera saber dónde estará la sede geográfica y cómo se van a dividir los beneficios de estas empresas crediticias.

 
  
MPphoto
 

  Michel Barnier, Miembro de la Comisión.(FR) Señor Presidente, señor Papastamkos, soy consciente de su prolongado compromiso y por ello aplaudo este diálogo que establece usted entre nosotros hoy por primera vez, ya que yo personalmente llevo en el cargo tan solo unas semanas.

Tengo en cuenta este nuevo Reglamento, propuesto por la anterior Comisión, bajo el mando del señor Barroso, y que mejora las cosas. He mencionado los nuevos requisitos que se van a imponer a las agencias de calificación crediticia y he hablado del avance novedoso que se va a llevar a cabo mediante la propuesta que les presentaré a ustedes, de acuerdo con su deseo, a fin de supervisar la Autoridad Europea de Valores y Mercados.

Tiene usted razón cuando dice que no es éste el único ámbito en el que, en un mercado común y único muy integrado actualmente, se ve que hay empresas, sobre todo del sector financiero, que ya no son propiedad nacional. Quisiera recordarle, señor Papastamkos, que en la mitad de los países de la Unión Europea, el 50 % de la industria bancaria pertenece a grupos de otros países.

Estamos por tanto en un mercado integrado en el que hay empresas con una fuerte presencia transnacional pero cuya supervisión se sigue efectuando a nivel nacional. Nuestra tarea, por tanto, debe ser la de garantizar la integración y es eso lo que nos comprometemos a hacer. Al transferir las nuevas competencias a la Autoridad Europea de Valores y Mercados, la supervisión internacional, o europea, más bien, que solicita usted será toda una realidad.

Y en cuanto a su país, que sufrió este golpe, debemos estar muy atentos. No voy a sacar conclusiones precipitadas. Debemos permanecer atentos en todos los casos en los que las agencias de calificación crediticia toman decisiones sobre los Estados miembros y evaluar su situación económica y la del papel público que desempeñan. ¿Por qué? Porque lo que está en juego, en realidad, es un Estado soberano, el coste de su deuda y, en definitiva, la situación de sus contribuyentes, quienes creo yo que muy a menudo son los que pagan las consecuencias. Éste fue precisamente el tema de las propuestas que presenté en la reunión del Consejo de Economía y Finanzas celebrada en Madrid el sábado, sobre la manera de prever, prevenir y gestionar crisis futuras, de forma que no sean los contribuyentes los que deban asumir siempre la situación.

Soy plenamente consciente de los efectos que causan las decisiones que toman las agencias de calificación crediticia y de las consecuencias que tienen dichas decisiones en el comportamiento de los inversores. Por eso necesitamos una legislación sólida y exigente y esas agencias tienen que sopesar todas sus responsabilidades y hay que supervisarlas para que así sea. Las autoridades europeas, a tenor de las propuestas que realizaré a finales de año, serán las que las supervisen.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señor Presidente, agradezco su excelente informe, que hace que crea con optimismo que el establecimiento de una autoridad europea de calificación crediticia logrará por fin que seamos independientes de las agencias privadas estadounidenses. No obstante, lo que me interesa en este contexto no es sólo el emplazamiento, sino también la composición funcional y estructural de la autoridad europea de calificación crediticia. En definitiva, es importante que una organización de este tipo tenga garra. Me interesan también, por supuesto, las consecuencias que se esperan del procedimiento y las del hecho de que un miembro de la zona euro reciba una mala calificación crediticia.

 
  
MPphoto
 

  Michel Barnier, Miembro de la Comisión.(FR) Señor Obermayr, el señor Papastamkos me preguntó sobre la posibilidad, que él respalda, de crear una agencia europea de calificación crediticia que, si he entendido bien su propuesta, debería ser pública.

No he adoptado una posición al respecto. No es, debo añadir, la dirección en la que se dirige la Comisión, ya que su propuesta, mediante el Reglamento adoptado por esta Cámara, giraba en torno a la reforma del sistema vigente de agencias, que son privadas, y a la consolidación absolutamente rigurosa de los requisitos de transparencia a fin de evitar conflictos de interés, de honestidad en su labor de calificación crediticia. Es ésa la situación en la que estamos. El Reglamento está ahora sobre la mesa, entrará en vigor cuanto antes, sin demora, lo digo de pasada, y será entonces cuando completemos el plan mediante la asignación de un papel supervisor a la Autoridad Europea de Valores y Mercados.

Con respecto a esa nueva agencia que tanto ansía el señor Papastamkos, no la descarto. En todo caso, sí que necesitamos tiempo para evaluar el cambio de modelo corporativo que implica la idea de contar con una agencia europea de calificación crediticia. Me parece un proyecto interesante pero que hay que evaluar con atención. Así que no voy a decir quién debería formar parte de ella o cómo debería funcionar, puesto que no lo sé. Hay que considerar también el hecho de que las autoridades públicas interfieran en la labor de dicha agencia. Las condiciones estrictas que se aplican a las agencias privadas de calificación crediticia deberían imponerse también a una agencia pública europea, en particular las normas sobre conflictos de interés.

Son cuestiones que se plantearían si nos decantásemos por una agencia pública europea de nueva creación. A decir verdad, para considerar seriamente esta cuestión, sin improvisar, necesitamos, en primer lugar, contar con tiempo suficiente y tomar las decisiones adecuadas para aplicar el sistema reformado que adoptaron ustedes mediante este Reglamento y, en segundo lugar, dedicarle tiempo a la consideración rigurosa de todos los aspectos y, en especial, de los que acabo de mencionar.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – La normativa establece que, si el autor está ausente, se retira la pregunta. Sin embargo, debido a las circunstancias excepcionales de esta plenaria, lo que voy a hacer es leer en voz alta los nombres de aquellos Miembros que no están presentes y que van a recibir una respuesta por escrito a sus preguntas. En todo caso, no habrá un debate al respecto en plenaria.

Así, los miembros que se encuentran ausentes y que van a recibir una respuesta escrita, en el orden en que se presentaron las preguntas, son el señor Balčytis y la señora Morkūnaitė-Mikulėnienė.

Segunda parte:

 
  
  

Pregunta nº 28 formulada por Liam Aylward (H-0155/10)

Asunto: Posibilidades de elección del consumidor y tecnología de los teléfonos inteligentes

La creciente popularidad de los teléfonos inteligentes ha creado un nuevo mercado en términos de tecnología, programas informáticos y aplicaciones. Algunos operadores de teléfonos y dispositivos inteligentes atan de pies y manos a los consumidores y han establecido el mercado de manera que puedan tener un control completo sobre la experiencia del usuario en términos de acceso a los programas informáticos, navegadores y aplicaciones. Se diría que, en estas circunstancias, las posibilidades de elección de los consumidores están siendo restringidas. ¿Piensa la Comisión examinar la cuestión de los derechos de los consumidores y las posibilidades de elección en este mercado digital cada vez mayor? ¿Puede indicar si los sistemas operativos de código abierto deben ser el camino a seguir para los consumidores de teléfonos inteligentes?

 
  
MPphoto
 

  Joaquín Almunia, Vicepresidente de la Comisión. – La Comisión está siguiendo de cerca los avances que surgen en el sector de los teléfonos inteligentes y mercados afines. Tal y como reconoce Su Señoría en su pregunta, hay casos en los que se están creando nuevos mercados.

La Comisión se compromete plenamente a garantizar el respeto de las normas y principios generales de la UE relacionados con la competencia y tiene en cuenta las circunstancias dinámicas y de enormes cambios que se dan en el mercado. Tal y como han demostrado casos recientes como los de Microsoft e Intel, la Comisión tomará medidas de ejecución para así velar por que la competencia de méritos haga posible, cuando sea necesario, que los consumidores puedan elegir entre diversas alternativas y por tanto beneficiarse de los avances e innovaciones técnicos. En ese sentido, si bien reconocemos que la tecnología propietaria es fundamental para el éxito de Europa en las tecnologías de los móviles de segunda y tercera generación, la Comisión, al mismo tiempo, es consciente de los excelentes avances técnicos registrados por las tecnologías libres.

Si bien debe ser la industria la que decida el modelo empresarial concreto que desea emplear y es el mercado el que elije al ganador, la Comisión insiste en la importancia que tiene la interoperatividad para fomentar la competencia de méritos entre las tecnologías de las diversas empresas y para ayudar a evitar la dependencia de un proveedor. En este contexto, la Comisión aplaude el uso de las especificaciones de apertura que pueden evitar la transmisión fraudulenta de posiciones dominantes entre mercados vecinos. Las plataformas abiertas son útiles para tal fin y propician la creación de mercados competitivos por encima de los sistemas de software.

 
  
MPphoto
 

  Liam Aylward (ALDE). – Quisiera dar las gracias al señor Comisario por su respuesta. En otro orden de cosas, han surgido en los últimos tiempos datos novedosos con respecto al concepto de censura en función del contenido, que se da en este tipo de tecnología. Hay operadores y fabricantes de software que han rechazado algunas de las aplicaciones debido a su contenido político.

¿Qué puede hacer la Comisión para garantizar una mayor competencia en el acceso a la información a través de las nuevas tecnologías y para que no se infrinja el derecho a la libertad de expresión?

 
  
MPphoto
 

  Joaquín Almunia, Vicepresidente de la Comisión. – Sé que las cuestiones que menciona usted en su segunda pregunta pueden ocasionar problemas de competencia en el mercado.

Estamos siguiendo de cerca y continuamente este tema, pero no puedo realizar comentarios sobre investigaciones concretas que se estén efectuando o elaborando ahora. Sin embargo, soy totalmente consciente de que las cuestiones que usted plantea y las preocupaciones que expone en el Parlamento son reales, y mi papel y el de la autoridad de la competencia consiste en evaluar la situación e impedir un tipo de posición dominante que bloquee el mercado y el acceso de nuevos operadores y, en definitiva, cree problemas a los consumidores y usuarios de estas nuevas tecnologías, quienes deberían beneficiarse y no salir perjudicados del avance y mejora de las tecnologías.

 
  
MPphoto
 

  Paul Rübig (PPE).(DE) Señor Barnier, en el primer Reglamento relativo al intercambio de datos y telefonía en itinerancia se estableció una obligación denominada de «must-carry», por la que todo operador europeo debe poder llegar a todos los usuarios. Los conflictos surgen ahora repentinamente ya que los operadores están suprimiendo estos servicios de las redes y no están preparados para proporcionar el soporte necesario. ¿Cree usted necesario que los entes nacionales de regulación tomen medidas en este asunto?

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Me complace que la Comisión esté considerando este asunto desde el punto de vista de la competencia. Mi pregunta es la siguiente: ¿Ha dictado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentencias sobre casos similares y que puedan citarse en el contexto de este tipo de restricción de acceso? ¿Hay usuarios de teléfonos inteligentes que hayan tratado ya de iniciar un proceso legal contra sus proveedores de servicios?

 
  
MPphoto
 

  Joaquín Almunia, Vicepresidente de la Comisión. – Con respecto a la pregunta, creo que deberíamos combinar, cuando corresponda, los instrumentos de regulación y de competencia.

En cuanto a algunos de los aspectos planteados en las preguntas y en su intervención, los instrumentos de competencia han resultado útiles y van a seguir siéndolo, pero no excluyo que en cualquier momento la Comisión, de ser necesario, haga uso de sus facultades regulatorias. Ya lo hemos hecho en el pasado y podemos volver a hacerlo en el futuro.

Creo que la mejor solución consiste en una combinación adecuada de competencia y regulación, no como instrumentos alternativos sino complementarios. Y en lo que respecta a su pregunta, le pido disculpas, Señoría, no soy abogado: lo desconozco todo sobre las quejas que presentan los ciudadanos de a pie ante los tribunales. En cualquier caso, sí recibimos información y en ocasiones quejas, y siempre que tenemos que reaccionar cuando consideramos que la información recibida o las quejas que presentadas a la Comisión merecen una actuación de nuestra parte, y ha visto usted cuál es el instrumento, así lo hacemos.

Como dije en mi anterior respuesta, en este ámbito, en cuanto a esta cuestión, con estos problemas, estamos ahora realizando una serie de investigaciones, si bien no puedo hacerlas públicas ya que, por su naturaleza, debo ser discreto.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente autor, señor Toussas, que está ausente, y el señor Ziobro, recibirán respuestas por escrito, tal y como expliqué con anterioridad.

 
  
  

Pregunta nº 32 formulada por Nikolaos Chountis (H-0125/10)

Asunto: Actividad de las agencias de calificación

El día después del anuncio de las medidas de austeridad adoptadas por el Gobierno griego, la agencia de calificación Moody's amenazó con rebajar la categoría de los cinco principales bancos griegos.

Según la agencia internacional de calificación, el aumento de la tasa de desempleo y la caída de la renta disponible pueden dar lugar a presiones adicionales para el sistema bancario griego, que ya se enfrenta a un descenso de la rentabilidad y a un deterioro de sus activos.

Teniendo en cuenta que, en una situación como la actual, este tipo de anuncios alimentan la especulación, ¿qué opina la Comisión de la situación del sistema bancario griego?

¿Qué medidas piensa tomar con respecto a la «actividad» de las agencias de calificación?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión. – La crisis financiera de Grecia no surgió en el sector bancario sino en el sector público. La vulnerabilidad del sector bancario ha aumentado, sin embargo, a causa de la exposición que registran los bancos ante los bonos del Gobierno griego y, más importante aún, debido a las perspectivas de bajo crecimiento económico.

La Comisión, a la hora de realizar su propio análisis del sistema económico y financiero griego, tiene en cuenta múltiples fuentes de información, incluidas las agencias de calificación. En ese contexto, la Comisión está supervisando con atención la aplicación de las medidas fiscales adicionales que anunciaron las autoridades griegas el 3 de marzo de 2010 y que se adoptaron en el Parlamento de Grecia el 5 de marzo de 2010, con la idea de lograr los objetivos presupuestarios de 2010.

La Comisión examina de cerca los avances experimentados por el sector bancario griego. Aproximadamente el 8 % de los activos bancarios son bonos del Estado o préstamos gubernamentales, si bien no se espera que los nuevos préstamos gubernamentales y los no productivos superen el 8 % en 2010 debido a la debilidad de la economía.

Además, la banca griega depende en gran medida de las operaciones de refinanciación del BCE al haberse suspendido la financiación a corto plazo de los mercados monetarios internacionales. La Comisión asume su responsabilidad a la hora de asegurar la estabilidad macroeconómica de la zona del euro y de la UE en su conjunto. De hecho, los bancos de otros países de la UE se exponen a la crisis griega sobre todo por su posesión de deuda pública, en especial Francia y Alemania.

Si bien dicha exposición no es muy amplia en términos de PIB, podría ser más significativa si se considera el estado financiero de los bancos por separado. Por otra parte, aproximadamente el 10 % del balance financiero de los bancos griegos está invertido en Europa meridional y del Este, lo que implica otro canal de transmisión.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL).(EL) Señor Presidente, le doy las gracias al señor Comisario por su respuesta. Evidentemente, los bancos griegos plantean una serie de problemas, como la liquidez creada por el sector público griego que, lamentablemente, no se encamina hacia la economía real. Pero lo que quisiera señalar es que cada vez que Grecia anuncia medidas concretas, fórmulas de préstamo, aparecen las famosas agencias de calificación, que rebajan la calificación de Grecia y de los bancos griegos.

Desempeñan un papel lamentable. Ya se debatió aquí antes y no quisiera retomarlo. Estas agencias de calificación crediticia son empresas privadas estadounidenses que no gozan de fiabilidad alguna y creo que es inaceptable que el Banco Central Europeo y las instituciones europeas las sigan considerando, todavía hoy, importantes. La cuestión que surge, junto con las respuestas que ya escuchamos antes, es ésta: muy bien, el asunto tal vez se regule en 2013. En estos momentos, ¿pueden la Unión Europea y sus instituciones dejar de tener en cuenta las calificaciones de dichas agencias?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión. – Tal y como acabo de decir, la Comisión tiene en cuenta, en el análisis que efectúa, no sólo las agencias de calificación crediticia sino también sus propios análisis. La Comisión Europea sigue los acontecimientos del sector público y bancario de Grecia muy de cerca, de forma que extraemos nuestras propias conclusiones y presentamos propuestas al Consejo a partir de dichas conclusiones. Hay algo más, por supuesto, me refiero a la actividad de las agencias de calificación: son empresas privadas que ejercen una gran influencia en los mercados financieros pero eso, por supuesto, no es responsabilidad de la Comisión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Morten Messerschmidt (EFD).(DA) Señor Presidente, a todos nos preocupa mucho qué es lo que podemos hacer para resolver los problemas que derivan de la crisis financiera. Señor Comisario, el otro día usted sugería en los medios de comunicación que, en el futuro, los Estados miembros deberían presentar sus proyectos de presupuesto a la Comisión antes de que éstos se debatan y adopten en los parlamentos nacionales. Me gustaría que nos proporcionase más detalles de cómo la Comisión va a poder comentar en el futuro el proyecto de presupuesto de los Estados miembros antes de que lo hagan los parlamentos nacionales. Suena realmente interesante y me gustaría saber más al respecto.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Papanikolaou (PPE).(EL) Señor Presidente, señor Comisario, muchas gracias por su respuesta. He prestado enorme atención a la información que usted nos brinda y a su explicación sobre la postura de la Comisión.

Ahora trato de llegar a una conclusión. En caso de que, en algún momento del futuro inmediato, otro país de la zona del euro afronte problemas similares con las agencias de calificación y las presiones del mercado, ¿vamos a retomar el camino ya tan trillado? ¿Vamos a adoptar la actitud de «esperar a ver qué pasa»? ¿Vamos a dar por hecho que, con el enfoque adoptado hasta la fecha para el problema de Grecia, estamos afrontando en general problemas estructurales en la zona del euro que, en un momento dado, pueden ser preocupantes para otros Estados miembros?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión. – Permítame recordarle, en primer lugar, que respondo a estas preguntas en nombre del Comisario Rehn, que está enfermo, por lo que no se trata de mi propia cartera, pero sí puedo decirle, con respecto a las preguntas que se han planteado en relación con el presupuesto nacional, que discutimos por primera vez en el Colegio la semana pasada, cuáles son las medidas que se deberían tomar para supervisiones futuras. Ése es, por supuesto, uno de los temas que se abordarán, si bien está claro que en este momento todavía no se ha tomado ninguna decisión al respecto. Tan solo se ha celebrado un debate para asegurarnos de que el asunto se discute debidamente en el Colegio y el Comisario competente les aportará en breve las propuestas y en ese momento podrá usted desde luego tratarlas con él directamente.

En cuanto a la segunda pregunta, no hay razón alguna para que la Comisión adopte una postura hacia Grecia distinta de la adoptada para cualquier otro Estado miembro, por lo que espero que no se nos vuelvan a formular estas preguntas y, de ser así, nuestra posición seguirá siendo exactamente la misma.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. – Pregunta nº 30 formulada por Brian Crowley (H-0172/10)

Asunto: Estrategia de la UE en materia de banda ancha

¿Puede indicar la Comisión qué medidas se propone adoptar para promover el acceso a Internet de alta velocidad en toda la Unión Europea, y especialmente en las zonas rurales?

 
  
MPphoto
 

  Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión. – En un mundo que avanza rápidamente hacia una nueva era digital, Europa tiene que estar preparada y contar con la infraestructura de banda ancha más novedosa, que será desde luego la que domine el crecimiento del mañana. En el Consejo de marzo de 2009 se fijó una meta a modo indicativo para alcanzar el 100 % de cobertura en 2013. La Estrategia Europa 2020 ha llevado el reto un paso más allá al establecer un objetivo de banda ancha de alta velocidad para 2020 de 30 megabits por segundo para todos los europeos, también para los habitantes de las zonas rurales, y de 100 megabits por segundo para el 50 % de los hogares con conexión a Internet.

La Agenda Digital para Europa, que es una de las siete iniciativas estrella de Europa 2020, establece una estrategia para promover la alta velocidad de Internet en Europa, cuya adopción se prevé tenga lugar en breve. La Agenda se verá acompañada de tres documentos sobre la banda ancha: en primer lugar, la comunicación de banda ancha, por la que se detalla la aplicación de la Agenda en relación con la banda ancha; en segundo lugar, la recomendación sobre el acceso de nueva generación (NGA), que pretende aclarar lo básico a fin de fomentar la inversión en el Internet de alta velocidad; y, en tercer lugar, el primer programa sobre la política del espectro radioeléctrico, que sentará las bases de la estrategia de la Comisión para generar el suficiente espectro destinado a la banda ancha sin cable.

Las acciones para promover la banda ancha de alta velocidad en la Agenda Digital no implican únicamente el compromiso de la Comisión sino también las sugerencias que hagan a los Estados miembros. Dichas sugerencias pondrán de relieve la elaboración de estrategias nacionales de banda ancha que hagan referencia a la promoción de la inversión privada a través de las normas de planificación urbana, la cartografía de las infraestructuras y la compensación de vías de comunicación. Y al así hacerlo, los Estados miembros pueden reducir considerablemente los costes de la inversión y hacer que sean más viables. También se hará referencia a la reducción de la brecha financiera mediante el uso íntegro de los Fondos Estructurales disponibles para financiar la banda ancha de alta velocidad y, en aquellos casos en que no haya incentivos para la inversión privada, a la financiación pública directa.

La Comisión, por su parte, está considerando las opciones disponibles a fin de aumentar la inversión privada y pública en el NGA y alcanzar los objetivos acordados. La ingeniería financiera estará entre las opciones que se barajen para reducir la diferencia entre lo que se requiere y lo que el mercado esté dispuesto a invertir.

 
  
MPphoto
 

  Liam Aylward, suplente del autor. – Teniendo en cuenta que vivimos en un mundo cada vez más digitalizado, tal y como reconoce usted, en el que gran parte de nuestra actividad diaria se realiza en línea, un grupo que, en mi opinión, se deja de lado es el de las personas mayores, quienes tienen un acceso limitado o no tienen acceso a Internet. ¿Qué podemos hacer para asegurarnos de que no quedan excluidos de la sociedad y que podemos hacer para ayudarles?

 
  
MPphoto
 

  Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión. – No sólo fue la Comisión sino también el Consejo el que tomó la sabia decisión, por así decirlo, de alcanzar el 100 % de cobertura en 2013. El 100 % es el 100 % así que piense usted en quien piense, debería estar cubierto en ese 100 %.

 
  
MPphoto
 

  Malcolm Harbour (ECR). – Aprecio en gran medida la pregunta formulada por el señor Crowley y me interesa desde luego que en Irlanda se esté instalando la banda ancha sin cable para proporcionar acceso de primera generación a las comunidades rurales, lo que considero que es una excelente iniciativa.

Quisiera preguntarle de forma más concreta sobre un tema que ha surgido en la labor que yo desempeño, me refiero a los criterios empleados para conceder ayudas estatales a las iniciativas locales en materia de banda ancha. Conozco a autoridades locales que han tratado de colaborar con las autoridades públicas para aunar la demanda y así ofrecer un paquete viable a los inversores.

Pero parece ser que en ciertos casos se considera que esto infringe los criterios de ayuda estatal. Por tanto, me gustaría pedirle que sus servicios apoyasen a algunos de estos proyectos comunitarios mediante la aclaración de cuáles son los criterios de la ayuda estatal para así respaldar las alianzas público-privadas que, estoy de acuerdo, son cruciales para lograr la banda ancha universal.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D).(RO) Señora Comisaria, el Plan Europeo de Recuperación Económica dispone de una cantidad de 1 000 millones de euros para cubrir el 100 % de la infraestructura de banda ancha. Me gustaría preguntarle por el estado del proyecto, teniendo en cuenta la importancia que reviste el establecimiento de dicha infraestructura.

 
  
MPphoto
 

  Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión. – Agradezco la primera pregunta ya que, efectivamente, al hablar de banda ancha, no se trata sólo del cable de fibra óptica, sino también de las conexiones inalámbricas, vía satélite, etc. Así, cuando respondo a Su Señoría diciéndole que se trata de una cobertura del 100 %, no menciono de qué manera se va a abordar o resolver el problema.

Pero sí soy bastante optimista con respecto a Irlanda y su nivel de inversión. Cuando surgió la oportunidad de gastar fondos estructurales, destinados fundamentalmente a la inversión en este tipo de cuestiones, Irlanda aprovechó al máximo esa oportunidad, llegando casi al 50 %. Al compararlo con otros Estados miembros, me pareció una pena que en ocasiones fuese una tercera parte o que incluso se desaprovechase esta oportunidad. Invertir en este tipo de infraestructura supone en todo caso trabajar para el futuro, la recuperación de la economía y la creación de empleo.

Sin embargo, en ocasiones, me siento afortunada y valoro además mi experiencia pasada. En mi anterior cartera, tuve la suerte de revisar las normas de ayuda estatal. Una de esas normas revisadas de ayuda estatal estaba relacionada, por ejemplo, con la banda ancha. Lo que hicimos al revisarla fue dar más directrices sobre cómo, cuándo y de qué forma se puede ejecutar.

Es más, también se están estudiando, junto con el Banco Europeo de Inversiones, las formas posibles de beneficiarse de sus fondos y su apoyo a la financiación de obras civiles. Creo que, por el momento, con la reciente revisión de las normas de ayuda estatal, está muy claro lo que es posible y lo que es inaceptable. Puede usted en todo caso consultar con el personal a cargo de Joaquín Almunia para que se lo aclare, por lo que no vacile en caso de que le surjan dudas.

En general, debemos ser conscientes de que en este tipo de asuntos lo que marca realmente la diferencia es la colaboración entre el sector público y el privado. Por supuesto, es el Estado miembro el que decide lo que se lleva a cabo pero, en todo caso, creo que con una cobertura del 100 %, e insisto en ello, el objetivo ya es de por sí excelente si hablamos de un 50 %. Sé lo que suponen 100 megabytes pero, ¿qué es lo que me puedo imaginar? Bueno, pestañear supone menos de 100 megabytes así que estamos hablando de un tremendo paso adelante. Pues bien, ya está previsto que las medidas de banda ancha y todo lo que nos preocupa de este debate se ejecuten antes de 2011.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. – Pregunta nº 33 formulada por Bernd Posselt (H-0128/10)

Asunto: El Reino Unido, Suecia y el euro

¿Cómo valora la Comisión los riesgos que supone para la UE como espacio económico único el hecho de que Estados miembros como el Reino Unido y Suecia sigan sin adoptar el euro? ¿Qué medidas e iniciativas prevé la Comisión en su nuevo mandato con relación a este ámbito?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión. – Los beneficios económicos de adoptar el euro incrementan tanto para los Estados miembros que pasan a formar parte de la zona del euro como para ésta en su conjunto. Se puede consultar un análisis detallado y argumentos al respecto por ejemplo en el informe de la Comisión EMU@10 de 2008.

Según los Tratados, todos los Estados miembros de la UE están obligados a unirse a la zona del euro una vez cumplen las condiciones necesarias. Sin embargo, Dinamarca y el Reino Unido negociaron una cláusula de exclusión voluntaria que les permite permanecer fuera de la zona del euro.

Si Dinamarca y el Reino Unido deciden solicitar el ingreso en la zona del euro, estarán sujetos a los mismos criterios de convergencia que el resto de candidatos, tal y como ocurrió con otros Estados miembros que ya se han incorporado a la zona del euro. La Comisión apoyaría sus gestiones plenamente, también las relacionadas con el canje de billetes y monedas.

Suecia no cuenta con una cláusula de exclusión voluntaria. Por el momento, el país no cumple todos los criterios para la introducción del euro, en concreto, no forma parte del mecanismo de tipos de cambio y parte de los elementos de la legislación de su banco central tendrían que ser compatibles con la pertenencia a la zona del euro. Sin embargo, la Comisión considera que aquellos Estados miembros que en estos momentos no están en condiciones de cumplir todos los criterios de convergencia para acogerse al euro deberían hacer todo lo posible a fin de satisfacer esas condiciones.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt (PPE).(DE) Señor De Gucht, quisiera simplemente añadir dos comentarios. En primer lugar, ¿la Comisión va a tratar de alentar a Suecia a que cumpla con sus obligaciones? Suecia tiene una obligación en virtud de los Tratados, lo que no puede interpretarse de forma arbitraria.

En segundo lugar, ¿qué es lo que sucede con Estonia? ¿Cree usted que dicho país va a convertirse en miembro en un futuro cercano, tal vez incluso este año?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión. – Como bien le decía, Suecia no cumple algunos de los criterios: no participa en el mecanismo de tipos de cambio y la legislación de su banco central tiene características que deberían ser compatibles con la pertenencia a la zona del euro. Considero que se trata, por así decirlo, de criterios que es posible cumplir. No se trata de criterios económicos relativos a la deuda o al déficit. El que la Comisión vaya o no a tomar medidas en ese sentido es una cuestión que debe plantearle usted al Comisario competente, el señor Rehn, quien lamentablemente está enfermo estos días.

En cuanto a Estonia, que yo sepa, todavía se están valorando los criterios de convergencia y no hay una postura definitiva de la Comisión en ese sentido.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. – Pregunta nº 34 formulada por Georgios Papanikolaou (H-0130/10)

Asunto: Extensión de los recortes también al sector privado

El pasado 4 de marzo el representante de la Comisión, Amadeu Altafaj, declaró que es muy posible que los recortes que se están produciendo en el sector público griego se trasladen también al sector privado.

Desde un punto de vista económico, esta evolución agravaría aún más la recesión, ya que reducirá en gran medida la demanda nacional y el consumo interior. La consecuencia inmediata de esta ciclicidad será un descenso en los ingresos del Estado. ¿Podría indicar la Comisión de dónde procede ese optimismo que le hace pensar que la reducción de la capacidad de consumo constituye una garantía para la salida de Grecia de la recesión? En mi opinión, no hay que tener conocimientos particulares de economía para afirmar con toda seguridad que la disminución de la capacidad de consumo conduce precisamente a una recesión aún mayor.

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión. – Los indicadores revelan que a lo largo de la última década ha habido una desconexión entre la evolución salarial y de la productividad en Grecia, lo que ha generado pérdida de competitividad, manifestada en el persistente déficit por cuenta corriente y en una caída de la cuota de mercado de las exportaciones. La rigidez del mercado laboral y la estipulación de los salarios se consideran factores importantes del excesivo crecimiento salarial de Grecia y de la disparidad resultante de los costes laborales unitarios con respecto a sus principales socios comerciales.

En los últimos años, la demanda interna ha supuesto la principal contribución al crecimiento económico, impulsada por el sustancial aumento del gasto de la administración pública y de los ingresos de los hogares. El gasto en consumo final privado per cápita aumentó en más del 80 % en la última década. Este modelo ha resultado ser claramente insostenible, dando lugar a una carga fiscal significativa, lo que supone un alto déficit de la administración pública y un mayor nivel de endeudamiento, un aumento del pago de intereses e inestabilidad macroeconómica, lo que da lugar a un mayor déficit por cuenta corriente y a la salida de la deuda externa en el desequilibrio de los ingresos.

Las crecientes necesidades financieras del Gobierno han hecho que el sector público absorbiera gran parte de la financiación disponible, descartando así al sector privado y afectando negativamente las perspectivas de crecimiento económico. La moderación salarial en la economía en general, con la reducción de los sueldos en el sector público como ejemplo significativo para el sector privado, junto con medidas de austeridad fiscal, son por tanto indispensables para robustecer la economía griega, mediante la restauración de la competitividad y la consolidación fiscal.

La Comisión es consciente de que las medidas de austeridad fiscal y la moderación salarial pueden tener un impacto negativo a corto plazo sobre la demanda. En todo caso, teniendo en cuenta la situación que atraviesa Grecia en estos momentos, esas medidas son necesarias para restaurar la confianza en los mercados y sentar las bases de un modelo de crecimiento más sostenible a largo plazo para la economía griega.

Grecia ha adoptado un ambicioso programa para corregir su déficit y reformar su administración pública y su economía. Las medidas de consolidación aplicadas por Grecia son importantes para mejorar la sostenibilidad fiscal y la confianza en los mercados y han sido muy bien acogidas por la Comisión, el Eurogrupo, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

Las audaces medidas que recogen el programa de estabilidad y los paquetes anunciados en febrero y marzo de 2010 no sólo contienen los recortes salariales previstos a través de la reducción de las bonificaciones que reciben los funcionarios y las pagas extra de Semana Santa, verano y Navidad, sino también disposiciones para mejorar el mecanismo de recaudación fiscal, ampliar la base imponible y promover el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

En la Comunicación adoptada el 9 de marzo de 2010, la Comisión llegó a la conclusión de que Grecia está ejecutando la Decisión del Consejo de 16 de febrero de 2010 y que, según la información disponible, las medidas fiscales que anunciaron las autoridades griegas el 3 de marzo parecen suficientes para salvaguardar los objetivos presupuestarios de 2010.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Papanikolaou (PPE).(EL) Señor Presidente, señor Comisario, el Servicio Nacional de Estadística de Grecia ha anunciado en su comunicado más reciente —creo que ha sido hoy— que el desempleo en Grecia ha aumentado hasta el 11,3 %, del cual casi la mitad (el 45 %) corresponde a jóvenes menores de 34 años. Entre las personas de edad más productiva, de 25 a 34, la tasa de desempleo asciende al 14,6 %. También me gustaría señalar que esta generación de jóvenes en Grecia recibe salarios sumamente reducidos, muy por debajo de la media europea. Son la generación de los 700 euros, como se les llama en Grecia, y nos preocupa que los salarios se reduzcan todavía más.

Así que creo que debemos tener mucho cuidado cuando hacemos estas generalizaciones, en especial en un momento tan difícil para el desempleo porque, como usted comprenderá, la sociedad griega está preocupada. ¿Cree que, mientras haya una tasa tan elevada de desempleo y todos estos problemas en Grecia, podemos volver a tener crecimiento con nuevos recortes y nuevos despidos?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Desde luego, nos preocupa mucho la situación de desempleo en Grecia y no sólo en Grecia sino en también en el resto de la Unión Europea. Por otro lado, también es muy importante que se respeten los fundamentos económicos y si, durante un periodo de tiempo determinado, los salarios aumentan más rápido que la productividad, entonces ustedes tienen un problema, y eso es básicamente lo que ha sucedido en Grecia. Soy consciente de que este es un problema a gran escala, especialmente para los jóvenes, y estamos supervisando de forma activa la situación, pero también pensamos que la sostenibilidad financiera a largo plazo de un Estado miembro de la Unión Monetaria Europea es esencial.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL).(EL) Señor Presidente, mi pregunta es sobre el principio en el que se basa la pregunta de mi colega diputado y la razón que la motiva.

Él ha dicho que el representante del señor Rehn sugirió que deberían introducirse recortes en el sector privado de Grecia. La pregunta, señor Comisario, es la siguiente: ¿con qué derecho los funcionarios de la Comisión responsables de la vigilancia, los portavoces de la Comisión y posiblemente los Comisarios hablan, sugieren, pronostican y ejercen presión con respecto a lo que Grecia debería hacer en sectores no relacionados con la política comunitaria, como los salarios, las pensiones, la administración y sanidad públicas? ¿Quién autoriza estas declaraciones y de dónde procede la competencia y la jurisdicción para preguntar, perseguir o sugerir este tipo de medidas para la economía griega?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Desde luego que no estamos pidiendo que se reduzca el empleo en el sector privado, pero que estamos viendo cómo aumenta el desempleo, no sólo en Grecia sino también en una gran parte de la Unión Europea a causa de la crisis económica y financiera.

Lo que decimos es que tenemos que reparar la economía griega si queremos que esta sea sostenible a más largo plazo. Asimismo, deberíamos preservar la Unión Económica y Monetaria, que es de una importancia inestimable para toda la economía europea: eso es lo que estamos diciendo; pero, por supuesto, no estamos diciendo que el desempleo deba aumentar. Por desgracia, esta es la consecuencia de las políticas que se han llevado a cabo durante un determinado periodo de tiempo.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. – Pregunta nº 35 formulada por Ádám Kósa (H-0133/10)

Asunto: Conflicto de competencias entre los Estados miembros y la UE en los acuerdos con el FMI

La Comisión ha modificado transitoriamente, entre otras cosas, las normas de elegibilidad de las PYME para las ayudas públicas, haciéndolas mucho más sencillas para evitar una crisis aún mayor (Plan Europeo de Recuperación Económica). Hungría afronta una crisis financiera particularmente grave en los últimos tiempos debido a su política económica. En virtud de un acuerdo celebrado con el FMI por un importe de unos 20 000 millones de euros Hungría se ve forzada a actuar en contra de los valores que ella misma, en cuanto Estado miembro de la UE, ha declarado prioritarios y están consagrados en los Tratados, es decir, un alto nivel de empleo y la protección de los grupos desfavorecidos. Se plantean, en concreto, las siguientes cuestiones: ¿Puede ser legal un acuerdo de tal tipo? ¿Sobre quién recae la responsabilidad de que en un Estado miembro, al hilo de un acuerdo celebrado con una organización internacional sin relación con la Unión Europea, empeore dramáticamente la situación de empleo, lo que también incide en la promoción del empleo de las personas con discapacidad?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión. (EN) Cuando la crisis financiera mundial afectó a Hungría con especial dureza en otoño de 2008, la Comisión y el Consejo decidieron muy rápidamente apoyar a Hungría con un importante paquete de ayudas de la UE de hasta 6 500 millones de euros, el cual superaba la mitad de los fondos disponibles para los Estados miembros que no pertenecían a la zona del euro por aquel entonces y, junto con los préstamos del FMI y el Banco Mundial, hacían un total de 20 000 millones de euros.

Me gustaría destacar que sin esta ayuda, Hungría se habría enfrentado a trastornos para su economía mucho mayores que el descenso del 6 % observado el año pasado y la estabilización prevista para este año. Además, dado que el Gobierno había perdido acceso a los mercados financieros, ningún apoyo habría significado que la política fiscal hubiera sido aún más restrictiva de lo que ha sido en el marco del programa, y la restricción del gasto habría sido más severa. Por lo tanto, al limitar la magnitud de la recesión, evitar un aumento más marcado del desempleo y ayudar en la financiación del déficit, esa ayuda internacional ha contribuido directamente a limitar las consecuencias sociales de la crisis, en particular entre los sectores vulnerables de la sociedad.

Por supuesto, para que el programa económico fuera convincente y para tranquilizar a los inversores de que, con el tiempo, Hungría volvería a tener finanzas públicas sólidas y un crecimiento sostenible, era importante que el Gobierno aplicara una estrategia económica que incluyera medidas de consolidación financiera. En virtud del principio de subsidiariedad, los Estados miembros son responsables del diseño y la aplicación de medidas de política social. No obstante, la ayuda respaldó las medidas del Gobierno destinadas a lograr ahorro presupuestario y a orientar mejor el gasto y, en particular, a ayudar a las personas pobres y con bajos ingresos.

 
  
MPphoto
 

  Kinga Gál, suplente del autor.(HU) Gracias por su respuesta. En nombre del señor Kósa, me gustaría hacer una observación. Después de todo, la razón por la que Hungría no pudo aprovecharse del estímulo de miles de millones de euros ofrecido por el Plan Europeo de Recuperación Económica fue precisamente porque las normas de este tipo no permitían un estímulo económico a mayor escala y esto sucedió a la vez que seguía deteriorándose el empleo. En particular, el apoyo al empleo de personas con discapacidad no pudo llevarse a cabo, así que aquí surge una extraña contradicción. Me gustaría saber su opinión al respecto.

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) No soy responsable de este expediente de la Comisión, pero me parece que Su Señoría está aludiendo al paquete de 100 000 millones de euros, pero ese es un paquete que fue financiado por los propios Estados miembros y que los Estados miembros recibieron la autorización para poner en práctica. No era dinero que se ponía a disposición de los Estados miembros. Usted encontrará los 100 000 millones de euros en el debe de los presupuestos nacionales de los Estados miembros.

Lo que sucedió con Hungría, porque era necesario, es que la ayuda adicional de 20 000 millones de euros se puso a disposición del país, lo cual no ha pasado con los demás países. A ellos sólo se les ha autorizado a tomar medidas para que puedan superar la crisis, pero no se ha realizado ningún desembolso real a esos Estados miembros.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL).(EL) Señor Presidente, señor Comisario, en mi opinión, la respuesta que usted ha dado no refleja el problema ni la suposición que encierra la pregunta y, dada la situación en Grecia, me gustaría preguntarle lo siguiente: ¿le preocupa la entrada del Fondo Monetario Internacional, una organización externa, en los asuntos internos de la Unión Europea? Se podría decir que allí donde ha intervenido el Fondo Monetario Internacional, ha sembrado destrucción. Así que la pregunta es esta: ¿le preocupa a la Comisión el motivo por el que el Fondo Monetario Internacional ha entrado en la Unión Europea y en qué tratado y en qué artículo se establece la participación del Fondo Monetario Internacional en los procedimientos de la Unión Europea? ¿Por qué la Comisión no opta por una solución europea en el caso de Grecia, como se establece en el apartado 2 del artículo 122 de los tratados?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Muy brevemente, si el FMI fuera a intervenir en Grecia, eso, por supuesto, sería a petición de Grecia. Ellos no intervienen de forma unilateral y, como Su Señoría sabrá, se ha producido un acuerdo europeo entre los Estados miembros y los miembros de la Unión Económica y Monetaria para lograr un esfuerzo común de los Estados miembros de la Unión Europea y el FMI. Pero esto sólo pasará realmente a petición de un Estado miembro, en este caso Grecia, y eso es lo que entiendo que se está debatiendo ahora.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. – Pregunta nº 36 formulada por Eleni Theocharous (H-0139/10).

Asunto: Déficit financiero en Chipre

La crisis económica afecta al mundo entero, incluidos los países de la zona del euro.

¿Dispone la Comisión de datos que reflejen el déficit financiero y otros indicadores de la economía de Chipre?

¿Es alarmante la evolución de la economía chipriota y, por ende, de sus indicadores? ¿Opina la Comisión que deben adoptarse medidas en relación con la situación financiera de Chipre y, de ser así, cuáles y por cuánto tiempo?

¿Ha habido un intercambio de opiniones con el Gobierno de Chipre o se le han transmitido las posiciones y recomendaciones de la UE y de la Comisión?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Señor Presidente, permítame solicitarle que finalice este debate. Estoy sustituyendo al señor Rehn y normalmente el turno de preguntas acaba a las 20.00 horas. Tengo otros compromisos y no puedo quedarme. Esto supone un problema para mí. No tengo tiempo y no me puedo quedar.

 
  
MPphoto
 

  Gay Mitchell (PPE).(EN) He viajado hasta aquí con gran dificultad desde otra parte de la Unión Europea y no acepto que el señor Comisario responda que no tiene tiempo. Si usted no tiene tiempo, salga ya por esa puerta. Soy un diputado al Parlamento, he formulado una pregunta para que me respondan aquí. Yo también tengo muchos compromisos. Llevo mucho rato sentado aquí esperando el turno de mi pregunta mientras se ha respondido a todo tipo de preguntas complementarias. Yo debería recibir una respuesta en esta Cámara. Creo que es muy arrogante por su parte decir que no tiene tiempo.

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Corresponde al señor Presidente decidir al respecto. Que quede claro que ahora mismo no estoy respondiendo preguntas que se me hayan formulado a mí, sino que estoy sustituyendo al señor Rehn, que no ha podido asistir porque está enfermo. Ustedes tienen que decir eso al Presidente. Respeto la autoridad del Presidente en el Parlamento. No depende de mí.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Tiene razón al señalar el problema. Usted está sustituyendo al Comisario Rehn, lo cual es desafortunado, por supuesto, dada la importancia de las preguntas. No obstante, el turno de preguntas está programado hasta las 20.30 horas en nuestro orden del día. Dadas las circunstancias, considerando que no puedo atarle a su asiento, puedo decirle que lo que se espera es que usted, habiendo recibido el inoportuno papel de sustituir al Comisario Rehn, permanezca aquí para responder a todas sus preguntas.

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Tenía entendido que era hasta las 20.00 horas, pero, como ya he dicho, usted preside y a usted le corresponde decidir lo que debería hacer, así que continuaré.

La crisis financiera, que también ha evolucionado en una crisis macroeconómica, ha sido la peor en la historia posterior a la Segunda Guerra Mundial en cuanto a magnitud y alcance global. La crisis se ha cobrado un alto precio en la economía mundial, incluidos los países de la UE y la zona del euro. Así pues, inevitablemente ha afectado a Chipre, una economía abierta y muy pequeña.

Según las previsiones provisionales publicadas por el Servicio de Estadística de Chipre, el producto interior bruto de Chipre parece que se contrajo en un 1,7 % en términos reales en 2009. Esta es la primera vez que la actividad económica de Chipre registra una tasa de crecimiento negativa en los últimos 35 años.

Estas condiciones desfavorables, junto con la desaparición del auge de activos y una política fiscal expansionista debido a las medidas adoptadas en el marco del Plan Europeo de Recuperación Económica, llevaron a un deterioro de las finanzas públicas. De acuerdo con la última notificación de los datos relativos al PIB de las autoridades chipriotas transmitida en marzo de 2010 y actualmente sujeta a la validación del Eurostat, el balance general del Gobierno alcanzó un déficit del 6,1 % del PIB y la deuda bruta general de las Administraciones Públicas llegó al 56,25 % del PIB en 2009.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento exige que la Comisión prepare un informe siempre que el déficit real o previsto de un Estado miembro supere el valor de referencia del 3 % del PIB. Actualmente, la Comisión está preparando un informe de este tipo para Chipre. Una vez que el informe esté listo, se presentará al Consejo, que decidirá si el déficit es excesivo. Si el Consejo llega a la conclusión de que es así, formulará recomendaciones a Chipre y establecerá plazos para que se adopten medidas correctivas eficaces.

Mientras tanto, el Gobierno de Chipre también ha enviado la actualización de su programa de estabilidad. El programa detalla la estrategia presupuestaria a medio plazo hasta 2013. En la actualidad, la Comisión está evaluando la actualización y está preparando su recomendación para una opinión del Consejo sobre el programa.

 
  
MPphoto
 

  Eleni Theocharous (PPE).(EL) Señor Presidente, señor Comisario, sería sumamente embarazoso que ahora mismo no respondiera a la pregunta formulada. En cualquier caso, me gustaría que usted me dijera si Chipre corre el peligro de que le pongan bajo supervisión y si ustedes están satisfechos con el programa de convergencia. Por supuesto, usted ha dicho algo sobre previsiones, pero me gustaría saber si ustedes están satisfechos con el programa presentado por el Gobierno.

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Pues bien, puedo simplemente repetir lo que he dicho, que se realizará una evaluación y este es el procedimiento normal que aplicamos a todos los Estados miembros, entre ellos Chipre.

Si la Comisión llega a la conclusión de que existe un déficit excesivo, entonces formulará recomendaciones a Chipre.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. – Pregunta nº 37 formulada por Morten Messerschmidt (H-0142/10)

Asunto: Grecia y la actual crisis en la zona euro

Grecia vive actualmente el reverso de la medalla de la zona euro. En los años buenos se transmitió a la UE la impresión de que todo funcionaba de manera inmejorable, pero cuando la crisis financiera llegó a Europa, las cosas empezaron a ir muy mal. El déficit público griego alcanzó en 2009 el 12,7 % del PNB, lo que lo sitúa muy por encima del 3 % que permite el pacto de estabilidad a los países del euro. El Gobierno de Atenas ha tenido que adoptar un plan de ahorro que reducirá en 4 800 millones de euros el presupuesto estatal. Los griegos se van a tener que apretar el cinturón y esto va a doler a todos, desde los funcionarios públicos a los pensionistas.

Como punto de partida, los cambios fluctuantes no son buenos, ya que no benefician a nadie y no resuelven problemas estructurales fundamentales. Ahora bien, tenemos que reconocer que el dinero, como todo, también tiene un precio. En Grecia el precio se manifiesta en forma de tipos de interés altísimos y la consecuente paralización de toda la actividad económica. Cuando una situación evoluciona de forma tan drástica, un país debe pisar el freno de emergencia y poder «reducir» el precio del dinero. ¿Puede indicar la Comisión si está de acuerdo con esta apreciación y, en caso afirmativo, reconoce, por consiguiente, la debilidad inherente al euro?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Su Señoría parece sugerir que tener una política monetaria independiente en Grecia sería una forma de aliviar la crisis que afecta al país. Esto no es correcto; los elevados tipos de interés del Gobierno griego no se deben a factores de política monetaria, sino más bien a las primas de alto riesgo relacionadas con intereses de mercado sobre la sostenibilidad de la deuda.

Los tipos de interés del BCE se encuentran en un mínimo histórico y el Banco Central Europeo ha estado ofreciendo mucha liquidez al sistema financiero de la zona del euro, incluidas las instituciones griegas. Por supuesto, la participación en el euro exige que el ajuste económico se realice a través de canales que no sean el tipo de cambio, como se muestra en muchos documentos de la Comisión, por ejemplo, el amplio informe de 2008 sobre la UEM@10.

El ajuste en la zona del euro no fue lo muy sencillo en el pasado. Por eso, la Comisión ha puesto de relieve la necesidad de reforzar los procedimientos de supervisión multilateral de la UE basados en la mayor presión entre homólogos para identificar y tratar las vulnerabilidades de los Estados miembros desde una etapa temprana. En la actualidad, la Comisión prepara propuestas para este fin, como ya he mencionado en mi respuesta a una pregunta anterior.

 
  
MPphoto
 

  Morten Messerschmidt (EFD).(DA) Existe numerosas posibilidades para regular la moneda de un país, siempre y cuando ese país tenga su independencia. Sin embargo, eso es precisamente lo que los miembros de la zona del euro no tienen, porque dejaron en Frankfurt muchísimos instrumentos que solían tener. Además, no es correcto que los tipos de interés no varíen dentro de la zona del euro, puesto que existe gran variación en los tipos de interés privados para préstamos a medio y largo plazo y la tasa de los bonos griegos es mucho más elevada que la de los bonos daneses, por ejemplo, a pesar de que nosotros tengamos nuestra propia moneda.

Me gustaría que la Comisión respondiera o admitiera aquí si se enfrentará al hecho de que si Grecia no hubiera estado obligada por la posición establecida en Frankfurt, entonces Grecia habría devaluado y esta devaluación habría remediado una gran parte de los problemas que este país está afrontando ahora.

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Por supuesto que no. Toda la idea de una unión monetaria es, sin duda, —y todos perfectamente conscientes cuando se convierten en miembro de la Unión Monetaria Europea— que ya no puedes devaluar tu moneda porque, en realidad, ya no tienes ninguna moneda. Sólo existe la moneda común.

Ya no existe una moneda griega. Los griegos tienen el euro como moneda. Así que una devaluación por separado contradice totalmente toda la idea de una Unión Monetaria Europea y no es por casualidad que Grecia sea miembro de la Unión Monetaria Europea. Es miembro porque hizo todo —realmente todo— para entrar en ella.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. – Pregunta nº 38 formulada por Gay Mitchell (H-0145/10)

Asunto: Fondo Monetario Europeo

En las últimas semanas se ha sugerido la idea de crear un Fondo Monetario Europeo como instrumento para hacer frente a las crisis como la que ha afectado a Grecia a inicios del presente año.

¿En qué fase se encuentra esta propuesta? ¿Cómo funcionaría en la práctica un fondo de estas características? ¿Podría indicar la Comisión cuáles son los principales obstáculos para la creación de un FME y si, por ejemplo, sería posible hacerlo en el marco de las disposiciones actuales del Tratado?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) La crisis ha demostrado la necesidad de establecer un marco de resolución de crisis para la zona del euro.

Debido a que es necesario considerar todas las implicaciones económicas, jurídicas e institucionales, esta es una cuestión para examinar a medio plazo en vez de ahora.

Los Jefes de Estado o de Gobierno de la zona del euro transmitieron una señal importante el 25 de marzo al pedir la creación de un grupo especial que trabaje en las medidas para el marco de resolución de crisis de la zona del euro antes de finales de año.

El debate público sobre un Fondo Monetario Europeo ha tratado varios elementos que son relevantes en este sentido. En particular, la Comisión está de acuerdo en que conviene establecer un marco para ayuda financiera de emergencia bajo condiciones estrictas y sujeto a tipos de interés compatibles con incentivos.

Sin embargo, no se necesita ningún órgano nuevo para prestar dicha ayuda ni para determinar y supervisar las condiciones. Es necesario asegurar la coherencia con el marco de gobernanza orientado a la estabilidad de la UEM. La Comisión está considerando el alcance de las propuestas a tal efecto. En líneas más generales, un compromiso firme con políticas sólidas por parte de todos los Estados miembros sigue siendo la base del funcionamiento eficaz de la UEM.

En este contexto, la Comisión se está preparando para las propuestas sobre el refuerzo de la coordinación de políticas económicas y el desarrollo de la supervisión de los países en las propuestas presentadas en la reciente comunicación de la Comisión sobre la Estrategia Europa 2020.

 
  
MPphoto
 

  Gay Mitchell (PPE).(EN) En primer lugar, quisiera pedir disculpas al señor Comisario. Todos estamos un poco irritables porque algunos no hemos podido llegar a casa e intentamos ayudar a algunos de nuestros familiares a viajar de un lugar a otro. Soy consciente de que el señor Comisario tiene otros compromisos y está sustituyendo a un colega.

¿Puedo preguntar al señor Comisario, en relación a su respuesta, a qué se refiere exactamente con el medio plazo? ¿Estamos hablando de a mitad de la legislatura de esta Comisión? ¿Estamos hablando de un año, 18 meses? ¿Cuánto tiempo cree que se necesita para poder concretar una respuesta más definitiva a esta cuestión?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) Debería formular la pregunta sobre un plazo específico al Comisario Rehn, pero cuando considere las recomendaciones que hemos formulado y el acuerdo al que se ha llegado para apoyar a Grecia, en particular mediante una combinación de préstamos bilaterales y ayuda del Fondo Monetario Internacional, está claro que la Comisión cree que lo que ha pasado ahora, en cualquier caso, no podría resolverse poniendo en funcionamiento un Fondo Monetario Europeo porque esto, sin duda, llevaría mucho más tiempo del que disponemos con respecto a Grecia.

Así que este es un proyecto a medio plazo con el que somos comprensivos, pero en lo que se refiere a un plazo específico, le sugiero que formule la pregunta al señor Rehn.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. – Pregunta nº 39 formulada por Rodi Kratsa-Tsagaropoulou (H-0150/10)

Asunto: Mecanismos de seguimiento financiero de los Estados miembros

El Comisario competente para asuntos económicos y monetarios, Olli Rehn, ha declarado que la lección que cabe sacar de la crisis es que es necesario supervisar de forma más profunda y amplia las políticas económicas para identificar y corregir a tiempo los desequilibrios, con el fin de asegurar la estabilidad económica de la zona del euro. Teniendo en cuenta que la Comisión, en virtud de los artículos 121 y 126 del Tratado, dispone de herramientas y mecanismos de seguimiento de las políticas financieras de los Estados miembros, y que la mayoría de estos últimos tienen déficits muy superiores al 3 %, ¿puede responder la Comisión a las siguientes preguntas?

¿Puede indicar la Comisión si piensa reforzar el carácter preventivo de este seguimiento? En caso afirmativo, ¿a través de qué métodos y procedimientos? ¿Piensa presentar propuestas para reforzar la convergencia económica en la zona del euro? ¿Piensa promover los necesarios cambios estructurales en los Estados miembros, con el fin de que éstos los lleven a cabo en cuanto sus finanzas públicas se lo permitan?

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) La Comisión desde hace mucho tiempo ha defendido que se amplíe y se intensifique la supervisión económica de la zona del euro. El Parlamento Europeo reconoció la importancia de este asunto en su Informe relativo a la Declaración Anual 2009 sobre la zona del euro y las finanzas públicas.

La Comisión pretende aprovechar al máximo los instrumentos del nuevo tratado para lograr una coordinación de políticas y una gobernanza más fuertes. Próximamente, una comunicación describirá nuevas propuestas a fin de elaborar el desarrollo de un amplio marco para la prevención y corrección de crisis en la zona del euro mediante el recurso al nuevo artículo 136 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Es posible que la comunicación incluya propuestas para reforzar las ramas preventivas y correctivas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento —propuestas de una supervisión más amplia y eficaz de los desequilibrios macroeconómicos dentro de la zona del euro— y estudie las opciones para la creación de un mecanismo de resolución de crisis para los países de la zona del euro.

En cuanto a la política fiscal, se concede mayor importancia a la sostenibilidad fiscal debido al impacto de la crisis en la deuda y el potencial de crecimiento, así como en los factores demográficos que empiezan a surgir. Es necesario fortalecer los incentivos para el cumplimiento de las dimensiones preventivas y correctivas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Es necesario que el compromiso con la consolidación llegue a ser más fuerte durante los buenos tiempos. Las vulnerabilidades subyacentes de las finanzas públicas deberían tenerse en cuenta como es debido a la hora de destinar la mejor parte de consolidación. Se debería dar un nuevo enfoque a la dinámica y la sostenibilidad de la deuda y la calidad de las finanzas públicas, incluida la base fiscal nacional. También es necesario tratar aquellos casos en los que se infringen las normas constantemente; se podría hacer que las penalizaciones fueran más disuasivas y que se aumentaran los incentivos.

La evolución de la competitividad y los desequilibrios macroeconómicos, además de los desequilibrios fiscales, son motivo de preocupación para todos los Estados miembros de la UE. Sin embargo, la supervisión de los desequilibrios macroeconómicos y los desvíos de la competitividad están especialmente justificados en el caso de los Estados miembros de la UE que se unieron al euro por el alto grado de beneficios indirectos en materia económica y financiera en todos los Estados miembros de la zona del euro; menos disciplina de mercado; la ausencia de riesgos en los tipos de cambio y un ajuste más desafiante con un coste potencialmente elevado para la zona del euro en su conjunto.

Las divergencias de la competitividad son motivo de grave preocupación para el funcionamiento de la Unión Monetaria Europea. Durante la década anterior a la crisis, la divergencia se ha sostenido a causa de una preocupante acumulación de desequilibrios económicos nacionales en algunos Estados miembros que incluyen, entre otras cosas, una deuda elevada y burbujas inmobiliarias en algunos países con déficit de la balanza de pagos por cuenta corriente, así como una arraigada debilidad en la demanda interior en países con superávit. Las distintas tendencias de los salarios y los costes, la acumulación de una posición sostenible de deuda externa y la prolongada asignación imaginaria de recursos, aumentaron la importancia de lo que estaba en juego en el ajuste e incrementaron la vulnerabilidad de las finanzas públicas. Al mismo tiempo, los países que dependían en gran medida del superávit comercial han acabado siendo víctimas de la brusca contracción del comercio mundial al principio de la crisis global. Por lo tanto, como complemento a la supervisión fiscal, la Comisión pretende ofrecer propuestas para la ampliación de la supervisión económica en la zona del euro y hacer frente a los desequilibrios macroeconómicos y la evolución de la competencia. El objetivo consiste en establecer un marco para la detección temprana, la prevención y la corrección eficaz de desequilibrios dentro de la zona del euro.

El tercer elemento principal de la propuesta de la Comisión estudiará las opciones para poner en funcionamiento un mecanismo destinado a la resolución de crisis. El mecanismo ad hoc para la posible ayuda financiera a Grecia atiende la necesidad inmediata. No obstante, es necesario establecer un mecanismo de resolución de crisis permanente que incorpore estrictas penalizaciones cuando se active. La creación de normas y procedimientos previos, claros, verosímiles y coherentes para la prestación de ayuda excepcional y condicional a un país de la zona del euro en graves dificultades reforzará los principios fundamentales de la UEM.

Las propuestas para aumentar la supervisión y coordinación económicas en la zona del euro son un complemento importante para la amplia estrategia de crecimiento y empleo de la UE para 2020. La Comisión asegurará la articulación eficaz entre los dos marcos.

 
  
MPphoto
 

  Rodi Kratsa-Tsagaropoulou (PPE).(EL) Señor Presidente, señor Comisario, gracias por su respuesta; permítanme volver al tema de la supervisión y los desequilibrios. Lo que esperaba averiguar con mi pregunta es si la divergencia ahora se convertirá en un tema importante del orden del día; no sólo la divergencia de los desequilibrios financieros, sino la económica, y no sólo los mecanismos de supervisión, sino también las medidas para hacer frente a las divergencias. Las crisis internacionales, en particular, la crisis griega, han provocado que todas las debilidades de la zona del euro emerjan a la superficie.

 
  
MPphoto
 

  Karel De Gucht, Miembro de la Comisión.(EN) En primer lugar, también me gustaría pedir disculpas a los intérpretes pero me encuentro en una situación algo excepcional. Ustedes también podían interpretar que intentaba responder a todas las preguntas hasta las 20.30 horas.

Con respecto a la pregunta adicional, creo que debería volver al origen de la crisis en su país, que, en realidad, es que se hayan creado estos desequilibrios con el paso del tiempo. Existe un gran desequilibrio en lo que se refiere a la competitividad. Los salarios aumentaron mucho más de lo que lo hizo la competitividad y, desde luego, esta también es, en primer lugar, una cuestión de políticas nacionales.

En cuanto a si es mejor supervisar de cerca, la respuesta es que sí. Por eso proponemos un nuevo sistema para ello. No debería olvidar que en 2002, la Comisión Europea propuso que se pudiera enviar a los auditores a un Estado miembro para verificar la contabilidad, por ejemplo, pero los Estados miembros no aceptaron esta propuesta. Así que la Comisión siempre ha sido consciente de que la supervisión representaba una parte muy importante de los presupuestos nacionales que es compatible con la Unión Monetaria Europea, especialmente en el caso de Grecia.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Todo lo que puedo decirle es que, por lo visto, Olli Rehn le debe una. Así que, usted tendrá algo que negociar con él la próxima vez que haya un turno de preguntas, quizás cuando le toque a usted estar aquí.

 
  
 

Queda cerrado el turno de preguntas.

[Las preguntas que no hayan tenido respuesta por falta de tiempo, la recibirán por escrito (véase el Anexo)].

(La sesión, suspendida a las 20.25 horas, se reanuda a las 21.00 horas)

 
  
  

PRESIDE: Miguel Ángel MARTÍNEZ MARTÍNEZ
Vicepresidente

 
Aviso jurídico - Política de privacidad