Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2103(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0121/2010

Textos presentados :

A7-0121/2010

Debates :

PV 05/05/2010 - 24
CRE 05/05/2010 - 24

Votaciones :

PV 06/05/2010 - 7.6
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0152

Debates
Miércoles 5 de mayo de 2010 - Bruselas Edición DO

24. Comunicación de la Comisión – Acción contra el cáncer: una asociación europea (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. El siguiente punto del orden del día es el informe del señor Peterle, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, sobre la comunicación de la Comisión «Acción contra el cáncer: una asociación europea» [COM(2009)0291 - 2009/2103(INI)].

 
  
MPphoto
 

  Alojz Peterle, ponente. - (SL) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, con este informe adoptamos una posición acerca de uno de los problemas más difíciles de la Unión Europea. La propagación del cáncer está convirtiendo esta enfermedad en la número uno en la UE y uno de cada tres ciudadanos de la Unión se enfrentará a ella.

Me complace que, al comienzo de este mandato, no sea necesario pedir a la Comisión y al Consejo que adopten medidas básicas para combatir el cáncer porque tenemos las conclusiones claras del Consejo, de junio de 2008, y un ambicioso proyecto, la Asociación Europea de Acción contra el Cáncer, que la Comisión presentó en septiembre de 2009 y que constituye el tema del presente informe. Cabe señalar que la acción ya está en marcha. Con este informe apoyamos uno de los más ambiciosos objetivos de la Comisión: reducir la incidencia del cáncer un 15 % en un período de 10 años.

Asimismo, me llena de satisfacción que la Asociación se desarrollara de conformidad con nuestra resolución relativa a la estrategia sanitaria «Juntos por la Salud: un planteamiento estratégico para la UE (2008-2013». En dicha resolución, subrayábamos la importancia de la salud para todos y la importancia de la salud en todas las políticas y hacíamos hincapié en la prevención del cáncer.

Es un hecho a la vez asombroso y preocupante que, por término medio, los Estados miembros inviertan sólo un 3 % de sus presupuestos sanitarios en la prevención del cáncer. Esta cifra, que bien podría parecer un error estadístico, indica que las políticas sanitarias de los Estados miembros no se toman la prevención muy en serio. Los que de verdad necesitamos es un cambio de paradigma hacia la prevención en nuestros planteamientos estratégicos, técnicos, organizativos y financieros. Sabemos esto y también sabemos, y se ha demostrado, que la detección precoz del cáncer puede reducir de manera significativa la mortalidad provocada por esta enfermedad.

La segunda palabra clave del informe es la desigualdad, y existen varios tipos de desigualdad. El más importante es el que se conoce como «la Cortina de Hierro entre el Este y el Oeste» por las enormes diferencias en las perspectivas de supervivencia de los enfermos de cáncer, pero también sabemos que existen grandes diferencias dentro de los mismos Estados miembros. Además de las diferencias en las tasas de éxito de los tratamientos, hay grandes diferencias en la frecuencia, o el alcance, de la detección precoz del cáncer, diferencias en los cuidados paliativos y diferencias en la eficacia de la rehabilitación de los enfermos de cáncer.

A los ciudadanos de la Unión Europea les resulta difícil aceptar que existen tales diferencias de organización de la lucha contra el cáncer, dado que algunos Estados miembros cuentan con programas nacionales, mientras que en otros estos programas no existen. Asimismo, existen diferencias en la adquisición de los datos sobre el cáncer. Aun cuando el Tratado de Lisboa sólo permite a la Unión Europea adoptar medidas de apoyo, un planteamiento coordinado y bien organizado a este nivel resulta esencial para combatir el cáncer con eficacia. El intercambio de buenas prácticas sería inimaginable sin el apoyo de las instituciones comunitarias.

La tercera palabra clave del informe es asociación. Para aproximarnos más al ambicioso objetivo de la Comisión debemos unir nuestras fuerzas tanto en sentido vertical como horizontal. El requisito previo para ello es que la lucha contra el cáncer siga formando parte de la agenda política de las instituciones europeas y nacionales. Una relación estrecha entre el médico y el paciente no basta. Nuestra tarea es contribuir a una sólida asociación política, a una voluntad política, que dé un mayor impulso a esta lucha en todo el territorio de la Unión Europea.

En esta ocasión quiero insistir especialmente en la cuestión de la rehabilitación de los enfermos de cáncer. Debemos prestar mucha más atención a las personas que han superado esta enfermedad. No deben ser estigmatizadas ni marginadas, y hay que darles la oportunidad de reintegrarse plenamente en la vida social y proseguir sus carreras profesionales. Un elemento clave actualmente en la lucha contra el cáncer en Europa es la proximidad a los ciudadanos.

Por último, quiero dar las gracias a los ponentes alternativos por la gran ayuda que han prestado en la redacción del presente informe.

 
  
MPphoto
 

  John Dalli, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, me complace ver que el Parlamento sigue acogiendo con entusiasmo y apoyando la labor de la Comisión en el ámbito de la prevención y el control del cáncer. Agradezo los esfuerzos que se han hecho para elaborar este informe, y en particular quiero dar las gracias al ponente, señor Peterle.

Una acción enérgica a nivel europeo puede tener un importante efecto impulsor a nivel nacional, regional y local y de ahí las posibilidades de la Asociación Europea de Acción contra el Cáncer, cuyo éxito depende en gran medida de la participación activa de sus numerosos y diversos socios. Hata el momento, los Estados miembros, los profesionales de la salud, las instituciones que se ocupan de la lucha contra el cáncer, las organizaciones no gubernamentales, los organizaciones de pacientes y los representantes de la industria han tomado parte en la preparación de propuestas de acción concretas que se llevarán a cabo a finales del año 2013. No obstante, aún queda por ver si este nuevo medio de cooperación propiciará una acción más sostenible para combatir el cáncer. Sinceramente espero que así sea.

El propósito general es alcanzar objetivos más a largo plazo y utilizar mejor los recursos disponibles, y todo ello depende del compromiso de todos los socios y, por supuesto, de una aportación financiera adecuada. El apoyo del Parlamento a la hora de garantizar que se asignen los recursos necesarios en el futuro presupuesto comunitario en materia de salud revestirá una importancia crucial. En el informe se menciona una serie de acciones que forman parte de un planteamiento integral de la prevención y el control del cáncer, muchas de las cuales ya se han tenido en cuenta en el desarrollo de la Asociación, tomando como base la comunicación de la Comisión.

La Asociación se sustenta en cinco pilares principales: promoción de la salud y prevención, incluida la promoción del Código Europeo contra el Cáncer; cribado y diagnóstico precoz para conseguir una mejor aplicación de la recomendación del Consejo sobre el cribado del cáncer; intercambio de mejores prácticas de atención a los enfermos de cáncer; cooperación y coordinación en las investigaciones en este ámbito y, por último, disponibilidad de información y datos comparativos sobre el cáncer. Una de las tareas principales de la Asociación será ayudar a los Estados miembros a mejorar la elaboración y aplicación de sus planes de lucha contra el cáncer.

El objetivo de todos los Estados miembros a la finalización del período de vigencia de la Asociación es integrar los planes de lucha contra el cáncer. Algunas acciones se basarán en los resultados del buen trabajo realizado hasta el momento y otras requerirán más ayuda. La Comisión está dispuesta a ofrecer todo el apoyo necesario y seguirá colaborando estrechamente con el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer en lo relativo a su contribución a la Asociación. También quiero mencionar el objetivo global, que consiste en buscar la forma de integrar mejor los temas relacionados con la salud en todas nuestras iniciativas políticas, que yo me encargaré de sacar adelante con mis colegas de la Comisión. Por supuesto, continuaremos centrándonos en la prevención a través de nuestras políticas relativas a los factores determinants de la salud en el marco de la lucha contra el cáncer. Intentaremos conseguir los máximos resultados con los limitados recursos de los que disponemos, y agradezco enormemente el fuerte apoyo del Parlamento Europeo para lograrlo.

 
  
MPphoto
 

  Gilles Pargneaux, en nombre del Grupo S&D.(FR) Señor Presidente, señor Dalli, este proyecto de informe que acaba de presentar el señor Peterle reafirma enérgicamente las directrices de la comunicación de la Comisión Europea y también se ha inspirado en la resolución del Parlamento Europeo de 10 de abril de 2008 sobre la lucha contra el cáncer en la Unión Europea.

Quiero aprovechar esta oportunidad para refrendar los objetivos de la Asociación Europea, diseñados por la Comisión Europea para combatir el cáncer con mayor eficacia, tanto en lo relativo a la importancia de la prevención y la detección precoz, como a la creación de un nuevo modelo de prevención del cáncer o, sobre todo, a la reducción de las desigualdades dentro de los Estados miembros.

Comparto las preocupaciones y ansiedades expresadas en la comunicación de la Comisión Europea y en el proyecto de informe. Quiero felicitar al ponente, señor Peterle, por la labor que ha realizado en la elaboración del presente informe y quiero expresar mi satisfacción por las propuestas de transacción presentadas al objeto de incluir las diversas enmiendas.

En mi calidad de ponente alternativo en representación del Grupo de la Alianza Progresista de los Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, deseo subrayar, entre otras cosas, las siguientes cuestiones: en primer lugar, el incremento del número de muertes anuales relacionadas con el cáncer y causadas por la exposición a sustancias cancerígenas en el lugar de trabajo, pero quiero insistir, además, en la necesidad de mejorar el acceso a la información sobre la medicación que se aplica a los enfermos de cáncer; la aplicación del Reglamento REACH y la actualización periódica de la lista de sustancias muy preocupantes, en la que figuran las sustancias cancerígenas; el apoyo a las iniciativas encaminadas a prevenir las importaciones de productos que contengan sustancias químicas cancerígenas y a intensificar las inspecciones al objeto de detectar dichas sustancias químicas en la Unión Europea; y, por último, la elaboración de directrices para alcanzar una definición común de discapacidad que abarque a las personas que padecen enfermedades crónicas o cáncer.

Esas son las cuestiones que queríamos plantear al tiempo que brindamos nuestro apoyo a este proyecto de informe.

 
  
MPphoto
 

  Antonyia Parvanova, en nombre del Grupo ALDE. – Señor Presidente, en primer lugar permítame felicitar al señor Peterle por el excelente trabajo que ha realizado en la elaboración del presente informe, con el que se pretende conseguir que la lucha contra el cáncer siga siendo una de las principales prioridades de nuestra agenda sanitaria pública. No es necesario repetir las cifras; todos sabemos cuáles serán los costes sociales, económicos y de salud pública para la Unión si no abordamos este problema con un planteamiento coherente y no asignamos los recursos adecuados, especialmente para eliminar las disparidades entre los Estados miembros.

La incidencia del cáncer constituye una amenaza para la sostenibilidad de nuestros sistemas sanitarios públicos, y la UE debería tomar definitivamente la iniciativa para responder de forma adecuada a esta amenaza. Tanto si hablamos de prevención, diagnóstico, tratamiento o investigación como si hablamos de información, hablamos desde luego de asociación, pero sólo lograremos combatir con eficacia la incidencia del cáncer en Europa con la participación a largo plazo de todas las partes interesadas, y en particular de los grupos de pacientes, con el intercambio de las buenas prácticas entre los Estados miembros y sometiendo el funcionamiento de la Asociación a una estrecha supervisión y brindándole nuestro apoyo.

Espero que la Comisión desempeñe el papel que le corresponde y vele por que la Asociación cumpla sus objetivos. Quisiera insistir en un punto concreto: pedir a la Comisión que utilice los servicios del actual Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades y que incluya las enfermedades no transmisibles en su mandato. Creo que ello contribuiría a reforzar definitivamente los conocimientos especializados y las recomendaciones.

Por último, se debería examinar atentamente la cuestión de la igualdad de acceso a la prevención, el diagnóstico y la atención si deseamos que la lucha contra el cáncer contribuya asimismo al objetivo que todos debemos tener en cuenta: la reducción de las desigualdades en Europa.

Señor Comisario, me gustaría verlo manaña en la celebración del Día Europeo de los Derechos del Paciente, dado que este acontecimiento reviste una gran importancia para todos los grupos de pacientes, y su compromiso nos importa a todos.

 
  
MPphoto
 

  Kartika Tamara Liotard, en nombre del Grupo GUE/NGL. (NL) Gracias, señor Presidente, señor Comisario, y también quiero dar gracias al ponente. El cáncer es una enfermedad terrible, una enfermedad contra la que, en los casos más graves, no se puede hacer nada. Pero afortunadamente sí podemos hacer algo. Vivimos más tiempo y, lamentablemente, cuanto más tiempo vivimos, mayor es el riesgo de que podamos enfermar de cáncer. Cabe prever que, a medida que envejece la población, se den más casos de cáncer, y los Estados miembros tienen que hacer cuanto esté en su mano para aplicar una política sanitaria eficaz y centrada en el ámbito social. Una acción preventiva con destinatarios concretos materializada en programas de cribado preventivo y medicamentos asequibles contra el cáncer: en eso debe centrarse nuestra atención.

Otro problema en relación con el cual sí podemos hacer algo es el gran número de sustancias cancerígenas que hay en nuestro entorno. Tenemos toxinas en todos los rincones de nuestros hogares: pensemos sólo en el amianto, en los utensilios de cocina e incluso hay toxinas en nuestros alimentos. La UE tiene que proteger a sus ciudadanos de esas toxinas, aunque ello vaya en contra de sus intereses industriales. Los intereses y la salud de los ciudadanos deben prevalecer por encima de todo.

 
  
MPphoto
 

  Anna Rosbach, en nombre del Grupo EFD. (DA) Señor Presidente, el cáncer es una enfermedad muy extendida sobre la que, gracias a investigaciones intensivas, estamos empezando a saber muchas cosas. Ahora sabemos que una persona puede tener una propensión genética a enfermar de cáncer y que, hay al menos una enzima responsable de activar la enfermedad. La tensión, el estilo de vida, las sustancias químicas y los virus también puede provocar cáncer. Este año, se prevé que cerca de dos millones de ciudadanos europeos morirán debido a esta enfermedad. Así pues, el cáncer no se detiene en las fronteras nacionales y me satisface que la Comisión haya tomado la iniciativa de elaborar un ambicioso plan de acción contra el cáncer a nivel europeo. Quisiera plantear dos preguntas. ¿En qué posición se encuentra la Comisión en relación con la investigación? ¿Pueden los recursos financieros que se han asignado a este fin garantizar una labor de investigación eficaz y qué nivel de prioridad se le otorga? La Comisión señala que el volumen de cribado es bajo con respecto a la recomendación del Consejo. Por tanto, mi segunda pregunta es ¿cómo este ambicioso objetivo se va a traducir en pacientes reales en nuestros países? ¿Podemos, dentro de una perspectiva realista, duplicar la eficacia de nuestros programas de cribado en todo el territorio europeo?

 
  
MPphoto
 

  Claudiu Ciprian Tănăsescu (NI).(RO) Quiero empezar dando las gracias al señor Peterle por el esfuerzo que ha realizado para sacar adelante este informe.

Según los datos médicos, el cáncer es la segunda de las principales causas de mortalidad en Europa y afecta a hombres y mujeres por igual. La participación de la Comisión Europea en la Asociación creada para promover la acción contra el cáncer ofrece una nueva oportunidad de vivir a las personas afectadas por esta terrible enfermedad, así como a sus familias. Es vital que sigamos combinando nuestros esfuerzos y establezcamos un marco de cooperación permanente para adquirir nuevos conocimientos especializados y diseñar soluciones a los nuevos desafíos que plantean estos casos.

Por tanto, la Asociación Europea de Acción contra el Cáncer debe garantizar un uso adecuado de los recursos, los conocimientos, y sobre todo los fondos a disposición de todos los Estados miembros. Debe velar por que los resultados logrados gracias a los avances en la batalla contra el cáncer en los países de la Unión Europea se pongan a disposición de todos los países europeos.

 
  
MPphoto
 

  Edite Estrela (S&D).(PT) Señor Presidente, señor Comisario, la lucha contra el cáncer debe ser una prioridad. Casi el 30 % de los casos pueden evitarse y sus consecuencias pueden aliviarse mediante la detección precoz y los tratamientos. Algunos tipos de cáncer afectan a las mujeres y a los hombres de manera diferente. Cada año, en la Unión Europea hay más de 275 000 mujeres que padecen cáncer de mama y se ha demostrado que este tipo de cáncer está aumentando incluso entre las mujeres más jóvenes. Cada año, se diagnostica cáncer de cuello de útero a 50 000 mujeres europeas y 25 000 mueren debido a esta enfermedad.

No obstante, el cáncer de cuello de útero puede eliminarse prácticamente aplicando de forma generalizada programas de vacunación y diagnóstico por escáner. Por ello, es urgente que todos los Estados miembros amplíen sus programas de vacunación y diagnóstico por escáner para que lleguen a todas las mujeres pertenecientes al grupo de edad de mayor riesgo para que puedan beneficiarse de los mismos. También es necesario que promuevan campañas de educación sanitaria, que sensibilicen al público con respecto a la importancia del diagnóstico precoz y le informen de los programas y servicios que se ofrecen. Por tanto, acogo con satisfacción esta iniciativa de la Comisión.

 
  
MPphoto
 

  Elena Oana Antonescu (PPE).(RO) Yo también quiero dar las gracias al ponente por el excelente trabajo que ha realizado. De acuerdo con la comunicación de la Comisión al Parlamento, el número de pruebas de cribado llevadas a cabo en la Unión Europea es inferior a la mitad del número mínimo anual de las investigaciones que podrían haberse realizado. Creo que deberíamos velar por que el mayor número posible de personas tenga acceso al cribado del cáncer para que el número fijado como objetivo pueda ser viable.

La investigación en este ámbito ha progresado. Se han reducido los costes de las pruebas y ha aumentado la fiabilidad del cribado del cáncer gracias a los marcadores biológicos. Un invento reciente, que ha sido galardonado en la International Exhibition of Inventions, en Ginebra, permite realizar un cribado de algunos tipos de cáncer en menos de seis minutos a un coste inferior a un euro. Se trata de un sensor inventado por el investigador rumano Raluca-Ioana van Stade, que es capaz de realizar cribados de ciertos tipos de cáncer antes de que aparezcan los síntomas y que constituye el método más seguro que existe en mercado, contribuyendo de ese modo al éxito de los tratamientos.

Espero que la Comisión, a través del Centro Común de Investigaciones, se interese por este invento y recomiende su uso en los programas de diagnóstico.

 
  
MPphoto
 

  Petru Constantin Luhan (PPE).(RO) La Asociación creada por la Comisión Europea el pasado año es un instrumento de importancia vital, dado que, después de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer es la causa más frecuente de muerte. Lamentablemente existen enormes discrepancias entre los Estados miembros en cuanto a la calidad de la atención médica y el acceso al tratamiento. Algunas estadísticas recientes ponen de manifiesto que los hombres que viven en los países de Europa Sudoriental tienen el doble de posibilidades de morir de cáncer que los hombres que viven, por ejemplo, en los países nórdicos.

Creo que debemos intervenir a nivel europeo en beneficio de los ciudadanos europeos para reducir las diferencias en cuanto al diagnóstico y al tratamiento entre los Estados miembros de la UE. La Comisión Europea debe asignar fondos para las investigaciones en este ámbito. Éxitos como el invento del rumano Raluca-Ioana van Stade, que consiste en un sensor capaz de determinar la presencia de cáncer en el organismo humano a nivel molecular, directamente de una muestra de sangre de una persona, mediante un procedimiento sencillo que dura menos de seis minutos, deben recibir apoyo y rentabilizarse al máximo.

 
  
MPphoto
 

  Olga Sehnalová (S&D). – (CS) Como ya se ha dicho anteriormente, para combatir el cáncer con eficacia deben adoptarse medidas de todo tipo, desde la prevención al cribado, incluidos diagnósticos, tratamientos especiales y cuidados paliativos. No obstante, quiero mencionar otro aspecto fundamental de esta enfermedad: las familias de los pacientes que están siendo derrotados en la lucha contra el cáncer. La familia debe ser el lugar en el que sus miembros encuentren alivio, apoyo y ánimo. Sin embargo, es tremendamente complicado hacer frente a una enfermedad progresiva y no debemos dejar solas a las familias en esta difícil situación. Por tanto, cuando hablamos de la lucha contra el cáncer debemos pensar, además, en las condiciones necesarias para que el enfermo tenga un final digno. Para ello debemos ofrecer a aquellas familias que se enfrentan a la ardua tarea de cuidar al enfermo durante mucho tiempo en el domicilio servicios sistemáticos de atención y asesoramiento, así como un sistema de servicios accesibles que ofrezcan atención especializada, y sobre todo humanizada, a los pacientes en las últimas etapas de la enfermedad.

 
  
MPphoto
 

  Pat the Cope Gallagher (ALDE). - Señor Presidente, según las estimaciones, cada año se diagnostica un cáncer a unos 3,2 millones de ciudadanos europeos y, a medida que la población europea envejece, las tendencias actuales permiten suponer que, en los próximos 20 años, el número de ciudadanos a los que se diagnostique cada año esta enfermedad probablemente se duplicará.

Por supuesto, debemos abordar la plaga del cáncer. El cáncer se debe a muchos factores. Les diré lo que yo creo: que el tabaquismo, el sobrepeso, el escaso consumo de frutas y verduras, el sedentarismo y el consumo de alcohol son todos ellos factores de riesgo. Es esencial reforzar las estrategias de promoción de la salud a nivel europeo y, por supuesto, a nivel nacional, y dotarles de los recursos necesarios. La detección precoz es vital, y hemos visto lo importante que es, ya que gracias a ella aún están vivas muchas personas, que, de otra forma, no lo estarían.

La Unión Europea puede desempeñar un papel fundamental en el ámbito de la investigación sobre el cáncer. Cabe señalar que, durante el séptimo programa marco se han dedicado más de 750 millones de euros a la investigación sobre el cáncer, y yo espero que en los próximos años sea posible disponer de más fondos. Para finalizar, quiero rendir homenaje a todos aquellos, en particular en mi propio país, que prestan unos cuidados tan excepcionales a los enfermos de cáncer.

 
  
MPphoto
 

  Angelika Werthmann (NI).(DE) Señor Presidente, Señorías, la salud es un bien precioso que debemos conservar. El cáncer es un problema mundial que sigue persistiendo pese a los avances realizados en el ámbito de la medicina. Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, en el año 2004, el 13 % de todas las muertes fueron provocadas por el cáncer. En la UE, alrededor de 3,2 millones de personas desarrollan esta enfermedad cada año. Los principales tipos de cáncer son los de pulmón, de colon y de mama. Las pruebas de cribado, especialmente a medida que envejecemos, constituyen un medio importante de mantener nuestra salud. El principio que dice que más vale prevenir que curar ha demostrado ser cierto en este caso, ya que la estrategia más rentable y la que ofrece más probabilidades de éxito es el cribado.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE). (GA) Señor Presidente, sin ninguna duda, el cáncer es una enfermedad terrible y, como dicen en mi país, está matando a todos, dado que tanto jóvenes como personas de edad mueren todos los días a causa de esta enfermedad. Las estadísticas que demuestran que una de cada tres personas puede enfermar de cáncer asustarían a cualquiera. Al mismo tiempo, los profesores, las enfermeras y los médicos que se ocupan de esta enfermedad han realizado grandes avances. Sin embargo, en el futuro habrá que gastar más dinero, sobre todo en investigación.

La Unión Europea debe desempeñar un importante papel en este ámbito: en primer lugar, aportando dinero para investigación y, en segundo lugar, organizando esta labor de investigación, y en particular, fomentando la cooperación entre las instituciones que la llevan a cabo. Si lo hacemos así, progresaremos más en el futuro y lograremos que menos personas enfermen de cáncer y mueran a causa de esta enfermedad.

 
  
MPphoto
 

  Krisztina Morvai (NI). (HU) Les ruego me disculpen por introducir una nota personal tan poco habitual, pero mientras debatíamos sobre el programa contra el cáncer y muchos oradores señalaban lo terrible que es realmente esta enfermedad y el gran número de personas que mueren a causa de la misma, no podía evitar recordar que hace cuatro años yo también padecía esta enfermedad, y a estas alturas creo que he conseguido batir una especie de récord, según el departamento de oncología. Tenía conectados 14 tubos de la cabeza a los pies y pasé varias semanas en la unidad de cuidados intensivos; sin embargo aquí estoy y soy diputada al Parlamento Europeo, estoy sacando adelante a mis tres hijos y puedo vivir una vida plena. Quisiera que mi caso sirviera de ejemplo para animar especialmente a las mujeres pero también a todos los ciudadanos europeos a someterse a pruebas de cribado. Basándome en mi experiencia, quiero enviar un mensaje a todos los que padecen esta enfermedad, a sus amigos y familiares, así como a sus médicos, y es que nunca se den por vencidos. Les deseo todo lo mejor y a todos los llevo en mi pensamiento.

 
  
MPphoto
 

  John Dalli, Miembro de la Comisión – (MT) Señor Presidente, me satisface enormemente el entusiasmo manifestado hoy en el Parlamento con respecto a la necesidad de una acción concertada para combatir el cáncer. Quiero dar las gracias al señor Peterle por el informe que ha elaborado y a la señora Morvai, que acaba de intervenir, por compartir con nosotros la esperanza y los aspectos positivos; cuando se contrae esta enfermedad no todo está perdido. Se han suscitado numerosas cuestiones; muchas de las reflexiones que ustedes han expresado en el Parlamento se tuvieron en cuenta en la comunicación de la Comisión, y les aseguro que las sugerencias que han hecho hoy, así como las que se mencionan en el informe se tendrán debidamente en cuenta en nuestro programa de actividades.

En relación con el medio ambiente, se trata de un factor fundamental —de hecho, es un factor determinante— en la lucha contra el cáncer. No obstante, cabe afirmar, además, que los altos niveles de los que actualmente disfrutamos en Europa constituyen una gran ayuda a la hora de reducir la incidencia de esta enfermedad. Por ello debemos redoblar los esfuerzos para garantizar que estos altos niveles ambientales se mantengan. Asimismo, debemos seguir insistiendo en la importancia de la investigación. Ahora que el sector farmacéutico forma parte de mis mandato y de mis responsibilidades en mi calidad de Comisario, tenemos más oportunidades de colaborar con el sector y posiblemente de coordinar mejor la investigación y mejorar su eficacia.

Uno de los pilares en los que me gustaría fundamentar mi trabajo en los próximos cinco años es aumentar al máximo la accesibilidad a los medicamentos disponibles en el mercado; uno de los mayores problemas que tenemos en Europa —también se ha mencionado hoy aquí— es la desigualdad en el sector sanitario. Algo que debemos garantizar especialmente es la accesibilidad a los nuevos medicamente que salgan al mercado. Quiero darles de nuevo las gracias. Para concluir, quiero insistir en la necesidad de que todos trabajemos lo más posible para convencer a las personas de la importancia de la prevención, por ejemplo, de la necesidad de realizar pruebas de cribado del cáncer de mama, que tantas veces se han mencionado hoy. Es importante que, dado que existe este servicio en muchos, si no en todos, países de Europa, animemos insistentemente a todas las mujeres a someterse a este procedimiento.

 
  
MPphoto
 

  Alojz Peterle, ponente. - (SL) Debo decir que realmente he disfrutado esta tarde con este debate y les agradezco sinceramente su apoyo y sus reflexiones. Me complace que hayamos hablado el mismo idioma y hayamos compartido los mismos objetivos. Todos conocemos el contexto global y las causas de esta enfermedad, al igual que todos somos conscientes de la necesidad de combatir el cáncer todos unidos.

Debido a las limitaciones de tiempo, antes no tuve tiempo de decir algunas palabras sobre el estilo de vida saludable. Creo firmemente que los políticos podemos desempeñar un papel fundamental con nuestro ejemplo y que debemos fomentar un estilo de vida saludable. Puesto que a mí me han diagnosticado una enfermedad similar a la de la señora Morvai, deseo felicitarla a ella especialmente por su victoria. Creo que de esta manera demostramos que el cáncer no tiene por qué ser sinónimo de pena de muerte.

Quiero dar las gracias al Comisario Dalli, en particular, por su atención y por anunciar una acción más urgente, porque el cáncer tiene su propia dinámica y, por ello, hemos de actuar con dinamismo. Me pongo a disposición del señor Comisario con vistas a una cooperación estrecha en el futuro. Pienso que nuestra cooperación hasta el momento ha sido ejemplar y que juntos podremos lograr mucho más.

También quiero informarles de que, en breve, volveremos a establecer el grupo conocido como Diputados al Parlamento Europeo contra el Cáncer durante el mandato anterior. Creo que esta vez, tal vez con un grupo más fuerte, podremos insistir en la prevención y en el carácter dinámico de nuestra lucha. Muchas gracias y buenas noches.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Se cierrra el debate.

La votación tendrá lugar mañana.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Cristian Silviu Buşoi (ALDE), por escrito. – Acojo con satisfacción la propuesta de la Comisión relativa a una asociación para luchar contra el cáncer, una enfermedad que constituye un grave problema de salud pública en la Unión Europea. Respaldo plenamente el planteamiento del ponente centrado en la acción preventiva. Desde esta perspectiva creo firmemente en la necesidad de contar con planes nacionales de lucha contra el cáncer y estoy a favor de la cooperación en las investigaciones en este ámbito. Tenemos que identificar con claridad las principales causas de esta enfermedad para poder definir los principales aspectos en los que debemos centrarnos en nuestras medidas de prevención. Es absolutamente necesario si queremos que las acciones preventivas sean eficaces. Creo también que sería razonable basar nuestras actuaciones de cara al futuro en iniciativas que ya existen, como por ejemplo, el Código Europeo contra el Cáncer o las recomendaciones del Consejo sobre el cribado del cáncer de mama, de cuello de útero y colorrectal, que ya constituyen una buena base para la acción. Está claro que no puede haber prevención sin un nivel adecuado de recursos financieros, y por ello, insto a los Estados miembros a que asignen los fondos necesarios a los planes de prevención para que el objetivo de reducir un 15 % el número de nuevos casos siga siendo realista.

 
  
MPphoto
 
 

  Nessa Childers (S&D), por escrito. – Acojo con gran satisfacción esta iniciativa y las posibilidades que ofrece a los millones de europeos susceptibles de contraer esta enfermedad en los próximos años. Uno de los principales objetivos contemplados en el informe es reducir la incidencia del cáncer y lograr, en 2015, una cobertura del 100 % de la población en la detección del cáncer de mama, cuello de útero y colorrectal, poniendo a disposición de los ciudadanos de la UE 125 millones de pruebas cada año. La responsabilidad también debe recaer en nosotros, los diputados al Parlamento Europeo, que tenemos acceso a los medios de comunicación, y en nuestros electores que deben animar a los europeos a someterse a estas pruebas tan cruciales. Sigue existiendo un alarmante desconocimiento de los riesgos de cáncer y de la oportunidad que brinda el cribado del cáncer, y sólo mediante una difusión continua de esta información conseguirá esta iniciativa el éxito que merece y que tanto necesitan los ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabetta Gardini (PPE), por escrito.(IT) Es un esfuerzo mundial. No obstante, pese al conocimiento cada vez mayor de los tratamiento y a los avances realizados a este respecto, la lucha contra el cáncer sigue siendo un desafío. Un desafío al que tenemos que dedicar los máximos recursos, porque los efectos de esta enfermedad son desvastadores por su nivel de mortalidad, pero también lo son los aspectos psicológicos, sociales y económicos asociados a la misma.

El esfuerzo debe ser a nivel mundial, no sólo por lo que respecta a la investigación y el tratamiento, sino también por lo que respecta a la prevención. Tenemos que conseguir una masa crítica, creando las condiciones necesarias para que todos podamos beneficiarnos de los resultados logrados por los demás. De ahí la necesidad de crear una Asociación Europea de Acción contra el Cáncer que facilite el intercambio de información y la coordinación entre los distintos Estados miembros. La labor realizada en las redes debe abarcar no sólo la investigación y la salud, sino también la educación la dieta, la comunicación y el medio ambiente. Debe perseguir la participación y la contribución de la sociedad civil y redoblar los esfuerzos para fomentar los hábitos y estilos de vida saludables. El ambicioso objetivo de la Comisión de reducir la incidencia de las enfermedades neoplásicas un 15 % para el año 2020 no podrá considerarse realista si esta metodología no se aplica y se refuerza con una financiación adecuada.

 
  
MPphoto
 
 

  Anneli Jäätteenmäki (ALDE), por escrito. – (FI) El informe sobre la comunicación de la Comisión «Acción contra el Cáncer: una asociación europea» reviste una gran importancia y es acorde con los tiempos. Actualmente, el cáncer es la segunda de las principales causas de muerte y enfermedad en Europa y por ello la cooperación y los recursos son fundamentales para el estudio de esta enfermedad y su tratamiento preventivo. Los Estados miembros deben la comercialización de sustancias químicas cancerígenas y sustituirlas por otras inocuas. El cribado preventivo es necesario y eficaz, y han de asignarse importes adecuados a este fin. Las campañas informativas tienen que centrarse en las instituciones educativas. La lucha contra el cáncer precisa objetivos claros que la Comisión y los Estados miembros deben abordar conjuntamente. La Comisión y los Estados miembros han de tener el valor necesario para comprometerse con la inversión en el futuro, con la investigación sobre el cáncer y su prevención, ya que así se ahorrará a largo plazo dinero y vidas humanas.

 
  
MPphoto
 
 

  Siiri Oviir (ALDE), por escrito. – (ET) El cáncer es una enfermedad muy costosa para la sociedad, una enfermedad que cada vez resulta más costosa de diagnosticar y tratar, y que a menudo provoca discapacidades a largo plazo, invalidez y muerte prematura. A pesar de los numerosos logros alcanzados en el ámbito de la medicina, la actual propagación del cáncer en el mundo responde en gran medida a una escala epidémica. A uno de cada tres europeos se le diagnosticará un cáncer a lo largo de su vida y uno de cada cuatro europeos morirá a consecuencia de esta enfermedad. Los Estados miembros, y en particular sus estrategias nacionales para la prevención del cáncer, desempeñan un papel fundamental a la hora de detener la propagación de la enfermedad. Dado que, en el marco de la lucha contra el cáncer, sólo sera posible lograr los resultados contemplados en la estrategia con una acción a largo plazo y coherente, insto a los Estados miembros a que, pese a la actual crisis económica, no reduzcan los recursos financieros destinados a combatir el cáncer y a la prevención primaria y secundaria. La parsimonia hoy puede dar lugar a numerosos gastos mañana. Los métodos preventivos desempeñan un importante papel en la lucha contra el cáncer, teniendo en cuenta que un 33 % de los casos de cáncer puede evitarse con la ayuda la acción preventiva. Otro requisito en relación con la acción preventiva es, en mi opinión, emplearse más a fondo en la sensibilización de la población sobre los cánceres típicos en función del sexo; tenemos que elevar los niveles de prevención y progresar en los estudios de cribado de estas enfermedades. Para finalizar mi intervención, quiero expresar mi satisfacción por las propuestas de la Comisión de poner de nuevo en marcha la iniciativa de la Asociación Europea, que adoptará medidas para combatir el cáncer durante el período 2009-2013, con el fin de apoyar la acción de los Estados miembros en este ámbito. Sin un esfuerzo colectivo no lograremos el éxito en nuestra lucha contra un enemigo tan terrible como el cáncer.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad