Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2228(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0120/2010

Textos presentados :

A7-0120/2010

Debates :

PV 05/05/2010 - 25
CRE 05/05/2010 - 25

Votaciones :

PV 06/05/2010 - 7.7
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0153

Debates
Miércoles 5 de mayo de 2010 - Bruselas Edición DO

25. Movilización de las tecnologías de la información y la comunicación para facilitar la transición a una economía de alta eficiencia energética y bajo nivel de emisión de carbono (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente punto del orden del día es el informe (A7-0120/2010) de la señora Toia, en nombre de la Comisión de Industria, Investigación y Energía, sobre la movilización de las tecnologías de la información y la comunicación para facilitar la transición a una economía de alta eficiencia energética y bajo nivel de emisión de carbono [COM(2009)0111 - 2009/2228(INI)].

 
  
MPphoto
 

  Patrizia Toia, ponente. (IT) Señor Presidente, Señorías, el informe que debatimos esta tarde y que someteremos a votación mañana forma parte de un gran esfuerzo dirigido a la puesta en marcha de la iniciativa 20-20-20, que, en mi opinión sigue siendo uno de los frutos más importantes y con más perspectiva de futuro de la legislatura anterior. Si me preguntaran qué salvaría de los últimos cinco años, colocaría la iniciativa 20-20-20 a la cabeza de la lists.

Además, el presente informe ha sido fruto de un trabajo muy intenso tanto por parte de la Comisión Europea —el informe estuvo precedido por una comunicación y una recomendación— como por parte de la Comisión de Industria, Investigación y Energía, entre otros, quienes perfeccionaron el informe inicial y nuestro trabajo con numerosas sugerencias, adiciones y enmiendas.

Me parece que sigue habiendo una ligera diferencia de opinión en el Parlamento acerca de uno de los puntos, y espero que esta diferencia pueda superarse con la votación de mañána. Tiene que ver con la naturaleza más o menos vinculante que queremos atribuir al contenido de este informe, el cual, quiero insistir en esto, se redactó en un contexto de gran comprensión y unanimidad.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) constituyen un importante sector, en gran medida debido al peso que tienen en la economía europea, dado que representan el 7 % de la mano de obra —de la mano de obra en Europa— y generan un 6 % del PIB, es decir un porcentaje significativo de la economía europea y también de la mano de obra y la fuerza productiva de Europa.

Asimismos, las TIC son muy importantes, pero no sólo por lo que representan, sino también por su posible contribución a la transición de nuestra economía a una situación en la que la economía, aunque todavía desarrollada, produzca menos emisiones y tenga un contenido más bajo de carbono, con lo que contaminará menos de cara a nuestro futuro y al de las generaciones siguientes. En resumen, pueden representar —no sólo en palabras, sino en actuaciones concretas— cambios capaces de propiciar una forma de producir, vivir, viajar y consumir en nuestra sociedad y esa revolución industrial que para muchos caracterizará el futuro de la vida social y económica, no sólo en nuestro continente sino en el mundo entero.

¿Cómo pueden las TIC contribuir de una forma tan importante a transformar nuestra economía? Primero, modificando su propio sector: el informe pretende demostrar cómo este sector puede, en primer lugar, realizar un análisis interno para buscar la forma de producir comunicación, microelectrónica y otros instrumentos que consuman menos energía y sean, por lo tanto, más eficientes.

Segundo, pueden realizar una contribución enorme en los sectores principales, los hogares y el transporte. En estos dos últimos —y cito datos facilitados por la Comisión— una mayor eficiencia, de conformidad con las normas europeas y los objetivos contemplados por la iniciativa 20-20-20, podría propiciar una reducción sustancial de dichas emisiones —ya que, a día de hoy, el sector del transporte consume un 26 % de la energía en Europa, mientras que un 40 % se consume en los hogares, tanto en sistemas de calefacción como de aire acondicionado, en función de la estación— y podría lograr niveles de eficiencia muy elevados.

Y ello sin mencionar que su alcance, en el caso de los principales sectores, afecta a nuestras vidas en ámbitos muy significativos. Estoy pensando en el sector bancario en general, en las relaciones en el seno de la administración pública, en la administración electrónica y en todos los servicios, que, con la aplicación de estas tecnologías, serán capaces no sólo de reducir sus emisiones de carbono sino también de ahorrar tiempo, con la consiguiente mejora de la calidad de vida de los europeos y de la calidad de vida de la sociedad.

Así pues, esta cuestión reviste una gran importancia. No obstante, yo creo que el presente informe será aún más importante si el Parlamento aprueba mañana su naturaleza vinculante. Señor Presidente, quiero poner dos ejemplos: los contadores inteligentes y las redes eléctricas inteligentes, y también las ciudades inteligentes. Ayer mismo, 700 alcaldes europeos concluyeron un nuevo acuerdo en esta Cámara, ante nuestro Presidente y ante el Comisario Europeo, cuyo objeto es precisamente mejorar la eficiencia de las ciudades, en las que vive más del 70 % de los ciudadanos europeos, y que contribuirá de forma significativa a aumentar la eficiencia y el desarrollo económico y social.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D).(RO) Quiero expresar mi satisfacción por las conclusiones de la reunión del Consejo Europeo celebrada los días 25 y 26 de marzo de 2010, en la cual se decidió incluir por primer vez entre los objetivos de la Unión Europea aumentar un 20 % la eficiencia energética. La eficiencia energética puede mejorar en el sector de la construcción utilizando las tecnologías de la información y la comunicación y sistemas de contadores eficientes, y en el sector del transporte aplicando sistemas de transporte inteligentes a nivel europeo. De hecho, los sistemas basados en las TIC pueden reducir el consumo de energía en los hogares hasta un 17 % y las emisiones producidas por el sector del transporte hasta un 27 %.

Creo que para reducir un 20 % el consumo de energía para 2020, las redes eléctricas deben ser inteligentes y ofrecer un suministro eléctrico flexible, y estar, al mismo tiempo, controladas por las TIC y basarse en la utilización de las mismas. La UE debe incluir entre sus prioridades potenciar la economía europea invirtiendo en el desarrollo de servicios en línea, nuevas tecnologías y, en particular, desarrollando comunicaciones de banda ancha en todos los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 

  John Dalli, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, la Comisión le agradece su interés, su apoyo y sus valiosas recomendaciones sobre la movilización de las tecnologías de la información y la comunicación para facilitar la transición a una economía de alta de alta eficiencia energética y bajo nivel de emisión de carbono, y ha leído con atención el informe de la señora Toia.

Debemos reconocer el importante papel que el sector de las TIC puede desempeñar a la hora de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y tenemos que velar por que se realice este potencial.

La Comisión tiene la intención de incluir esta cuestión entre sus prioridades en el marco de la Agenda Digital Europea, que aprobará en breve la Comisión Europea.

Como usted menciona en el informe, las TIC pueden contribuir de manera significativa a mejorar la eficiencia energética en otros ámbitos, en particular en los hogares y el transporte. También estoy de acuerdo con usted en que las redes eléctricas inteligentes y la utilización de contadores inteligentes en los Estados miembros son factores claves para realizar este potencial. Es preciso promover el uso de estos sistemas en los Estados miembros para que los consumidores desempeñen un papel más activo y puedan explotar la producción de energías renovables y tecnologías de bajo consumo energético.

También es esencial contar con un marco común de mediciones para las propias emisiones del sector de las TIC. Para cuantificar los beneficios reales de las tecnologías de la información y la comunicación se necesita un marco de mediciones riguroso, ampliamente consensuado y adoptado por el sector. Esto debe tenerse en cuenta a la hora de examinar las repercusiones positivas de las TIC.

Desde que, en octubre de 2009, se aprobó la recomendación sobre este tema, la Comisión, conjuntamente con las partes interesadas, ha adoptado una serie de medidas para sacar adelante la agenda. Permítanme mencionar algunas que abordan los problemas planteados en su informe.

En febrero de 2010 se puso en marcha el Foro «Las TIC a favor de la Eficiencia Energética». El Foro agrupa a las principales asociaciones del sector de las altas tecnologías de la Unión Europea, Japón y Estados Unidos. Tiene por objeto definir objetivos basados en un marco común de mediciones de consumo de energía y las emisiones de carbono en el propio sector de las TIC. Dichos objetivos deberán desarrollarse a finales del año 2010.

El Foro también examina la posible contribución del sector de las TIC a la mejora de la eficiencia de otros sectores, como los hogares y el transporte. Las principales ciudades europeas han suscrito la Carta Verde Digital, por la que se comprometen a reducir sus propias emisiones de carbono un 30 % para 2020, y a poner en marcha en cada ciudad cinco proyectos piloto a gran escala basados en las TIC para 2015. El número total de ciudades que han suscrito la Carta Verde Digital ha aumentado de 14 a 21.

Las cuestiones relativas al mercado energético minorista están adquiriendo una importancia creciente a medida que los mercados se van acercando a los consumidores y se van introduciendo nuevas tecnologías y sistemas, como contadores inteligentes y redes eléctricas inteligentes. La labor del grupo de trabajo de la Comisión sobre los contadores inteligentes también avanza. Este grupo de trabajo tiene por objeto asesorar a la Comisión sobre políticas, es decir, un marco normativo, así como coordinar los primeros pasos hacia la implantación de las redes eléctricas inteligentes de conformidad con las disposiciones del tercer paquete de liberalización del mercado energético. Se prevé que para finales de 2011 se adoptarán una serie de recomendaciones a este respecto.

Para concluir, permítame insistir en el compromiso de la Comisión con el logro, para 2020, de los objetivos de la iniciativa 20-20-20, tal como han señalado los Jefes de Estado y de Gobierno, y las TIC desempeñan un papel importante a este respecto. Le agradezco la valiosa información que facilita en su informe y espero tener la oportunidad de cooperar con usted para que podamos adoptar la política correcta que nos permita alcanzar estos objetivos.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad