Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2167(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0100/2010

Textos presentados :

A7-0100/2010

Debates :

PV 05/05/2010 - 26
CRE 05/05/2010 - 26

Votaciones :

PV 06/05/2010 - 7.9
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0155

Debates
Miércoles 5 de mayo de 2010 - Bruselas Edición DO

26. Protección de los intereses financieros de las Comunidades – Lucha contra el fraude – Informe anual 2008 (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. El último punto del orden del día es el informe (A7-0100/2010) del señor Cozzolino, en nombre de la Comisión de Control Presupuestario, sobre la protección de los intereses financieros de las Comunidades y la lucha contra el fraude – Informe anual 2008 [2009/2167(INI)].

 
  
MPphoto
 

  Andrea Cozzolino, ponente. (IT) Señor Presidente, Señorías, en un momento en el que, gracias al Tratado de Lisboa, Europa tiene una mayor influencia en las vidas de millones de europeos, el desafío de la transparencia y la legalidad reviste una importancia crucial. Así pues, el informe que presentamos es el resultado de un esfuerzo coordinado. El trabajo se limitó sobre todo al contexto descrito por el Tribunal de Cuentas, en el cual la incidencia financiera de las irregularidades ha pasado de situarse en más de 1 000 millones de euros en 2007 a 783 millones de euros en 2008.

Esta disminución se ha registrado en todos los sectores, excepto en los gastos directos y en el Fondo de Preadhesión. Todavía existen problemas en relación con los Fondos Estructurales. No obstante, los importes y valores absolutos no nos dicen por sí solos dónde radican los problemas urgentes y en qué casos la situación está bajo control. Tras los análisis que hemos realizado y las reuniones que hemos mantenido en los últimos meses hemos definido dos requisitos con carácter prioritario. En primer lugar, la necesidad urgente de que los Estados miembros asuman una mayor responsabilidad a la hora de identificar el fraude y las irregularidades y que compartan la información necesaria para combatir el fraude, el despilfarro y las distorsiones en el gasto y en la recaudación de impuestos.

En segundo lugar, la importancia de presentar propuestas y elaborar hipótesis para facilitar la aplicación de medidas en los Estados miembros, mediante procedimientos administrativos y estrategias de gestión que se centren en la calidad de los proyectos y su incidencia en las condiciones de vida y de trabajo de los ciudadanos europeos.

Para lograr estos objetivos, el Parlamento debería insistir en algunas cuestiones prioritarias: en primer lugar, la OLAF debería elaborar 27 perfiles, en los que se analice con la debida atención las estrategias utilizadas en cada Estado miembro para combatir el fraude y las irregularidades en el uso de los recursos europeos y se especifique claramente quiénes son las autoridades responsables de efectuar los controles en cada uno de los países y se faciliten datos sobre la cantidad y calidad de los controles realizados y los efectos de los mismos.

En segundo lugar, reducir el número de irregularidades y mejorar significativamente la reglamentación. Hemos puesto en marcha un programa de simplificación legislativa y normativa centrado en particular en los Fondos Estructurales. Además, debe reforzarse la lucha contra la corrupción, los delitos financieros y las infracciones de las normas de contratación pública. En el informe de este año hemos avanzado en este punto con la ayuda de todos los miembros de la Comisión de Control Presupuestario. Gracias a un esfuerzo intenso y concertado, se han elaborado propuestas sobre los principales problemas en este ámbito. Desde la relación entre la UE y los paraísos fiscales, hasta las bases de datos sobre los beneficiarios de los fondos europeos, el informe contribuye con un planteamiento práctico a aumentar la transparencia del gasto y a reforzar las estrategias de lucha contra el fraude y la corrupción.

Por último, con respecto a la OLAF, es imprescindible garantizar su plena independencia operativa, la cooperación con los Estados miembros y una estrategia de recursos humanos, que es algo que necesita uregentemente. Debemos mantener vivo el debate en Europa para definir la función de la Fiscalía Europea única.

Por último, considero vital trabajar todos juntos para lograr una gestión transparente y eficaz de los recursos europeos, y a este respecto debemos procurar que los problemas que realmente existen no sirvan de prextexto para cuestionar unos instrumentos que tienen una importancia fundamental para el proyecto europeo, como la política de cohesión y la ayuda al desarrollo. En lugar de ello, debemos hacer frente con decisión a los problemas, a las distorsiones que aún persisten en los distintos sectores de gasto en Europa y utilizar esos datos para seguir avanzando para que la gestión de nuestras finanzas sea más eficaz y transparente.

Si hacemos ese esfuerzo, las diversas instituciones europeas lograrán progresar en la construcción de una Europa más fuerte, más integrada y más capaz de satisfacer las necesidades de los europeos.

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE). – (RO) Creo que los ciudadanos deben tener acceso transparente a los fondos europeos. Un método viable de erradicar la corrupción en la contratación pública podría ser introducir un sistema transparente de licitación en línea.

Según el informe de la Comisión, la disminución de la incidencia financiera de las irregularidades en el año 2008 indica que algunas de las medidas legislativas e institucionales destinadas a combatir el fraude fueron aplicadas con éxito por los Estados miembros. Todavía se necesita un mayor control financiero, además de una legislación eficaz para combatir el fraude fiscal, en particular el relacionado con el IVA.

La protección de los intereses financieros de la Unión Europea también constituye una prioridad para el Gobierno de Rumanía, y a tal fin se ha creado el Departamento de Lucha contra el Fraude, que es el único punto de contacto con la OLAF en Rumanía en relación con los fondos europeos.

 
  
MPphoto
 

  Monica Luisa Macovei (PPE). - Señor Presidente, en mi calidad de ponente alternativa del Partido Popular Europeo (Demócratas-Cristianos), quisiera comenzar expresando mi gratitud al ponente y a los otros colegas de los grupos políticos por su excelente labor de cooperación. Prestamos especial atención al aumento de la transparencia y al perfeccionamiento de las normas de contratación pública, dado que éste es el ámbito más vulnerable al fraude y a la corrupción, causantes de la distorsión del mercado y la elevación de los precios que pagan los consumidores.

Además, los nombres de los beneficiarios de los fondos de la UE en todos los Estados miembros deberían publicarse en un sitio web y deberían responder a los mismos criterios. También he instado al reconocimiento mutuo de las inhabilitaciones, como, por ejemplo, la prohibición de que quienes hayan sido condenados por fraude puedan actuar como directores ejecutivos. Se debería prestar apoyo a las actividades de la OLAF; pedimos que se presenten datos estadísticos y se expliquen los motivos por lo que en algunos casos las autoridades nacionales no presentaron un escrito de acusación respondiendo a los informes de la OLAF, que es lo que ocurre en el 73 % de los casos interpuestos por la Oficina.

En el informe también se propone que se impida a las empresas que operan a través de paraísos fiscales celebrar acuerdos comerciales con empresas residentes en la Unión Europea, si su ubicación off-shore location retrasa unilateralmente la adopción de acuerdos de cooperación con la Unión.

Para concluir, permítanme insistir en que la Unión Europea debe combatir el fraude y la corrupción como dos problemas relacionados entre sí y con carácter prioritario.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE). - Señor Presidente, creo que no es una exageración decir que la actual crisis económica tuvo su origen en una crisis moderada, una crisis moderada en la que la codicia triunfó por encima de la generosidad, la corrupción por encima de la integridad y los intereses personales por encima de la solidaridad; y hasta que la generosidad, la integridad y la solidaridad no vuelven a regir los asuntos de las empresas y los gobiernos, no podremos librarnos de los problemas que tenemos en este momento.

Comparto plenamente todos los esfuerzos realizados pra combatir el fraude. He visto todas las semanas programas en Irlanda en los que aparecen personas reclamando sus derechos a la protección social en la República de Irlanda, en Irlanda del Norte y en Inglaterra, personas que llegan al aeropuerto de Cork y vuelven a tomar un avión de regreso tras reclamar sus derechos a la protección social. Lo peor de todo era ver cómo los bancos —el Allied Irish Bank y el Irish Nationwide— jugaban al ping-pong con sus prácticas contables para ocultar su situación real.

Todo ello ha provocado graves problemas en Irlanda, y ahora todos los esfuerzos deben ir dirigidos a detener el fraude. Se debe transmitir alto y claro el mensaje de que se va a perseguir y a combatir a nivel europeo y a todos los niveles.

 
  
MPphoto
 

  John Dalli, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, Señorías, en nombre de mi colega, el Comisario Šemeta, en primer lugar quiero dar las gracias al ponente por el informe tan constructivo que ha elaborado y por las propuestas presentadas para mejorar la protección de los intereses financieros de la Unión.

La Comisión aprecia la insistencia del Parlamento en la responsabilidad conjunta de las instituciones de la UE y de los Estados miembros a este respecto. Permítanme hacer un par de observaciones.

En relación con la notificación de las irregularidades por los Estados miembros, la OLAF ha creado un nuevo sistema en Internet denominado IMS: Irregularities Management System (sistema de gestión de las irregularidades). Dicho sistema ha mejorado considerablemente el procedimiento de notificación de las irregularidades por parte de los Estados miembros, inclusive las que usted critica en su informe. Los Fondos Estructurales son un motivo de especial preocupación para el Parlamento y la Comisión. En el marco del plan de acción de 2008 para la aplicación de las medidas estructurales, la Comisión ha adoptado medidas enérgicas para corregir las deficiencias en los ámbitos y programas más afectados, y entre ellas ha emprendido un ambicioso ejercicio de simplificación.

Con sus colegas de la Comisión, el Comisario Šemeta redoblará los esfuerzos para reducir aún más el índice de error en la politica de cohesión. La Comisión supervisará a los Estados miembros y les prestará apoyo en la clausura de los programas correspondientes al período 2000-2006; asimismo, velará por que los sistemas de gestión y control durante el nuevo período de programación cumplan sus objetivos. Además, la Comisión actuará conjuntamente con las autoridades de los Estados miembros para que éstos puedan asumir plenamente su responsibilidad en la gestión compartida, reforzada por las nuevas disposiciones del Tratado de Lisboa.

Se han realizado importantes avances en relación con la transparencia de la información sobre los beneficiarios de los fondos comunitarios. En el ámbito de la agricultura, el Consejo ha acordado que la responsabilidad de la publicación de la información sobre los beneficiarios de los fondos recaerá en los Estados miembros. La información debe publicarse en único sitio web en cada uno de los Estados miembros, de conformidad con el princpio de la gestión compartida. Para ofrecer una visión general de los sitios web de los Estados miembros y facilitar el acceso a los mismos, se han incluido los enlaces a estos sitios web en la página web de Europa.

Y ahora me referiré a la OLAF. Quiero dar las gracias al ponente por el fuerte apoyo que brinda explícitamente a la labor de la OLAF. Mi colega el Comisario Šemeta está totalmente de acuerdo en que la Oficina debe concentrarse en sus tareas básicas, es decir, en la realización de investigaciones, aunque la OLAF también tiene encomendadas otras tareas importantes, en particular en el ámbito de la prevención del fraude. También está de acuerdo en que la OLAF debe centrarse en los casos más importantes y en que el fraude a pequeña escala debe confiarse a otros organismos.

En 2008, la OLAF examinó los procedimientos de seguimiento financiero relacionados con los casos de su competencia, estableciendo límites mínimos. El Comisario Šemeta ha tomado buena nota de sus observaciones sobre la necesidad de cooperación entre la OLAF y los Servicio de Auditoría Interna (IAS), que él comparte totalmente. La OLAF y el IAS vienen cooperando estrechamente desde el año 2003. Intercambian información e imparten mutuamente formación específica para mejorar los conocimientos del personal de ambas instituciones sobre cuestiones de interés mutuo. La OLAF está dispuesta a cooperar aún mas estrechamente con el IAS.

Con respecto a los derechos procesales, el nuevo manual de la OLAF, aprobado en el mes de diciemnbre de 2009 y transmitido al Parlamento, ya contempla orientaciones exhaustivas destinadas a los investigadores de la Oficina. En la propuesta legislativa de revisión del reglamento de la OLAF se incluirán normas más detalladas sobre los derechos procesales. A este respecto, la Comisión también recordará que el documento de reflexión sobre la reforma legislativa de la OLAF se presentará al Parlamento y al Consejo antes de las vacaciones de verano.

El Comisario Šemeta desea presentar este documento a la Comisión de Control Presupuestario en su reunión del mes de julio. Por último, espera tener la oportunidad de colaborar con el Parlamento para mejorar la eficacia de la OLAF al objeto de proteger mejor el dinero de los contribuyentes de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Alain Cadec (PPE), por escrito.(FR) La lucha contra el fraude plantea un desafío crucial al que deben hacer frente la Unión Europea y los Estados miembros. La importancia de los fondos públicos comprometidos bajo la rúbrica de la política de cohesión exige la máxima vigilancia a fin de evitar la malversación de dichos fondos. Lo que está en juego es la credibilidad de los Fondos Estructurales y a este respecto acojo con satisfacción los esfuerzos que han realizado la Comisión Europea y la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) para combatir el fraude más eficazmente. Tal como señala el ponente, la incidencia financiera de las irregularidades sobre las medidas estucturales se ha reducido de forma significativa. Además, el aumento del número de irregularidades notificado por la Comisión es una muestra del avance realizado por los sistemas de prevención del fraude. Es importante que la Comisión y los Estados miembros continúen esta lucha con el máximo rigor, pero también es esencial no desanimar a los posibles beneficiarios de los Fondos Estructurales con restricciones demasiado duras. El fraude intencionado es una cosa, pero la falta de precisión en la organización de los proyectos es otra muy diferente. Si bien el primero debe considerarse una actividad delictiva, también es importante simplificar los procedimiento para limitar la incidencia de la segunda.

 
  
MPphoto
 
 

  Tamás Deutsch (PPE), por escrito. – (HU) La crisis que está afectando a algunos países de la zona del euro representa una advertencia sin precedentes a los responsables de adoptar decisiones para que protejan incondicionalmente los fondos públicos y las financias comunitarias. La economía y los mercados internacionales reaccionan con una sensibilidad excepcional a toda medida adoptada por la Unión Europea, como, por ejemplo, los paquetes de rescate aprobados en los últimos días. Las economías nacionales en su conjunto podrían verse amenazadas si la crisis no se gestiona correctamente a nivel europeo. Por tanto no exagero cuando afirmo que la atención del mundo entero está puesta en nuestros ministros de finanzas y en las instituciones europeas. A día de hoy, los gobiernos de algunos Estados miembros, buscando sus intereses personales y actuando como oligarquías, han llevado a sus economías al borde la bancarrota y han dejado sin perspectivas de futuro a los empresarios, a las familias y a tantos jóvenes cualificados. Por ello encomiamos la intención del ponente de ampliar la responsabilidad de los Estados miembros, dado que actualmente es una de las condiciones imprescindibles para gestionar la crisis con éxito. En este período tan crítico es más importante que nunca ejercer un control riguroso para poner fin a la era de los gobiernos corruptos.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) El informe sobre la lucha contra el fraude constituye un avance muy positivo. De 2007 a 2008 se han reducido los efectos financieros negativos de las irregularidades en todos los sectores. Pero no ha ocurrido lo mismo en relación con la ayuda a la preadhesión, en cuyo caso las incidencias negativas han aumentado un 90,6 %. A este respecto, permítanme señalar que, desde 2002, la Unión Europea ha proporcionado apoyo financiero a las medidas adoptadas por Turquía con vistas a su adhesión a la UE, y se han ido pagando importes más elevados cada año. Para el período comprendido entre 2007 y 2013, Turquía recibirá un importe de 4 840 millones. Así ocurrirá, aunque la Comisión es consciente de que Turquía no está realizando los avances necesarios para cumplir los criterios de la adhesión. No obstante, el dinero sigue fluyendo y los importes son cada vez mayores. En su informe especial más reciente, el Tribunal de Cuentas Europeo afirma, además, que, concretamente, con respecto a la ayuda a la preadhesión a Turquía, el dinero se está invirtiendo sin suficientes objetivos explícitos ni puntos de referencia. Sin una estrategia clara, el dinero se emplea sin planes específicos y de una forma poco constructiva. Tenemos que poner fin a esta locura.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad