Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2663(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B7-0271/2010

Debates :

PV 20/05/2010 - 12.1
CRE 20/05/2010 - 12.1

Votaciones :

PV 20/05/2010 - 13.1
CRE 20/05/2010 - 13.1

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0194

Acta literal de los debates
Jueves 20 de mayo de 2010 - Estrasburgo Edición DO

12.1. Libertad religiosa en Pakistán
Vídeo de las intervenciones
Acta
MPphoto
 
 

  Presidenta. – El siguiente punto del orden del día es el debate de siete propuestas de resolución sobre la libertad religiosa en Pakistán(1).

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, autor. – Señora Presidenta, la incapacidad de Pakistán para desarrollar una democracia fuerte y duradera ha tenido consecuencias —muy graves en mi opinión— para la libertad religiosa en ese país. Los dirigentes que se han sucedido en el poder han utilizado el Islam para justificar la represión de las minorías y la autocracia, en particular la de carácter militar, si bien debemos reconocer los esfuerzos realizados por el último gobierno para poner remedio a esta situación.

A pesar de que nominalmente consagra la libertad religiosa, la Constitución de Pakistán sigue permitiendo leyes como las relativas a la blasfemia, que resultan discriminatorias para los no musulmanes, y la persecución de las minorías chiítas y ahmadíyya son algo común. Lamentablemente, el énfasis en la identidad religiosa, que fue la base para la fundación de Pakistán y su creación, parece fomentar una atmósfera de intolerancia e incluso de violencia hacia quienes no pertenecen a la corriente religiosa principal.

La proliferación de las madrasas Deobandi, en las que se pregonan mensajes de odio contra Occidente, ha creado un entorno en el que florece el extremismo y el fundamentalismo en los que han caído demasiados ciudadanos de la UE, incluso de mi propio país, el Reino Unido. La manifestación más evidente de este fenómeno son los talibanes paquistaníes, un movimiento terrorista cuyas intenciones volvieron a quedar claras hace poco en el frustrado atentado terrorista de Times Square en Nueva York.

Personalmente me temo que nada cambiará en Pakistán hasta que ese país desarrolle un sistema educativo y político que realmente promueva los principios de libertad religiosa, tolerancia e igualdad.

 
  
MPphoto
 

  Anneli Jäätteenmäki, autora. – Señora Presidenta, el Grupo ALDE al que pertenezco se felicita de las medidas que ha adoptado el Gobierno de Pakistán a favor de las minorías religiosas desde noviembre de 2008, y apoya los esfuerzos del Ministro Federal para las Minorías para crear una red de comités locales para la armonía entre las religiones a fin de promover el diálogo entre esta últimas.

No obstante, queda mucho por hacer para alcanzar una auténtica libertad religiosa en Pakistán. Los informes y encuestas realizados por organismos independientes revelan que las minorías de Pakistán han sido privadas de sus libertades civiles fundamentales y carecen de igualdad de oportunidades en el empleo, la educación y la representación política.

Las disposiciones legales presentan una vaguedad peligrosa y siguen siendo objeto de abusos, lo que afecta a personas de todas las creencias en Pakistán. Sabemos igualmente que las mujeres pakistaníes soportan abusos domésticos, incluso violencia física y psicológica. Así pues, queda mucho por hacer.

 
  
MPphoto
 

  Eija-Riitta Korhola, autora.(FI) Señora Presidenta, nuestra resolución sobre Pakistán plantea preocupaciones coherentes, que en nuestra opinión se derivan especialmente de la legislación relativa a la blasfemia. No obstante, queremos reconocer al mismo tiempo la excelente evolución que ha tenido lugar bajo el gobierno actual de Pakistán, y alentamos a este país a que continúe con la política democrática de reforma para respetar los derechos de las minorías.

Shahbaz Bhatti, el primer Ministro para Asuntos de las Minorías de la historia de Pakistán, fue el invitado del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) la semana pasada. Valoramos mucho su labor y las reformas que ha introducido el gobierno. La lista de mejoras resulta impresionante: una cuota del 5 % para las minorías en los cargos públicos, el reconocimiento de los festivales de las minorías y escaños en el futuro senado, por sólo mencionar unas cuantas.

El proyecto más alentador son los comités de base para la armonía entre las religiones, si logran reducir las tensiones entre los diferentes grupos del país y evitan, de ese modo, el reclutamiento de terroristas. Se trata de un importante acto de paz, cuyo impacto tendrá una amplia propagación. Esta labor de mantenimiento de la paz sin armas es la mejor guerra posible contra el terrorismo, porque aborda las causas profundas de este. Si estos comités tienen éxito se merecerían un premio de la paz. Me gustaría decir al señor Tannock que este es, al mismo tiempo, el sistema educativo que pide.

 
  
MPphoto
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg, autora.(PL) En nuestra calidad de representantes de una comunidad basada en la libertad, la igualdad y la tolerancia tenemos la obligación de condenar las prácticas discriminatorias incluso si tienen lugar fuera de las fronteras de la Unión. La eliminación de los representantes de las minorías religiosas del padrón electoral, como sucedió en Pakistán en 2007, es sin duda una de estas prácticas. Por otra parte, con arreglo al artículo 260 de la Constitución de Pakistán, los ciudadanos del país están divididos en dos categorías: musulmanes y no musulmanes. Una disposición reciente establece que en los pasaportes debe figurar una nota sobre la identidad religiosa. Un grupo que sufre una especial discriminación en Pakistán es la comunidad ahmadiyya, a la que las autoridades pakistaníes ni siquiera permiten participar en asambleas públicas o realizar actividades de publicación.

La ley relativa al delito de blasfemia y la pena de muerte que conlleva afectan en particular a las minorías religiosas. El Consejo de la Unión Europea debería incluir urgentemente este tema en el orden del día para las relaciones con Islamabad. Después de todo, Pakistán recibe 200 millones de euros con cargo al presupuesto de la UE en virtud del Acuerdo de cooperación entre la Unión Europea y Pakistán para el período 2007-2013, firmado hace seis años.

Los acontecimientos recientes ocurridos en Pakistán muestran que el país está listo para introducir profundos cambios en su sistema. Espero que, al igual que la tan esperada revisión de la Constitución, que finalmente se ha llevado a cabo, pronto también puedan modificarse otras leyes que claramente discriminan a las minorías de Pakistán.

 
  
MPphoto
 

  Nicole Kiil-Nielsen, autora.(FR) Señora Presidenta, en Pakistán no se garantiza la libertad religiosa. En 2009 se registró un aumento de los ataques violentos contra minorías religiosos, entre ellos varios asesinatos.

Además, casi un 80 % de los miembros de grupos minoritarios viven por debajo del umbral de la pobreza. Sin embargo, este no es el único problema en relación con la violación de los derechos humanos en Pakistán, ya que entre estas violaciones encontramos la limitación de la libertad de reunión, amenazas contra las organizaciones de la sociedad civil, la detención de sindicalistas, el secuestro y asesinato de periodistas.

Desde que Pakistán declaró su apoyo a la guerra contra el terrorismo que llevan a cabo los Estados Unidos, cientos, si no ya miles, de personas sospechosas de mantener lazos con grupos terroristas han sido detenidas arbitrariamente: detención sin orden judicial, detenciones sin base legal o acceso a un abogado, detenciones en lugares no especificados, desapariciones forzosas, malos tratos y torturas.

La única prisión que existe en Lahore albergaba 4 651 presos en 2009, cuando su capacidad es tan sólo de 1 050 personas. La violencia contra las mujeres sigue en aumento: violaciones, suicidios, ataques con ácido y quema de mujeres. No necesitaría dos minutos ni dos horas, sino dos días completos para describir las terribles experiencias que sufren las jóvenes y mujeres en Pakistán.

Es en este contexto que esta Cámara, a la que le preocupa el respeto de las mujeres, la libertad de conciencia y los derechos humanos, se prepara a vetar la celebración de un acuerdo de readmisión entre la Unión Europea y Pakistán, y exige garantías adicionales para las condiciones de aplicación de dicho acuerdo sobre la readmisión de nacionales pakistaníes y afganos que hayan transitado por Pakistán.

 
  
MPphoto
 

  Joe Higgins, autor. – Señora Presidenta, en mi calidad de socialista internacionalista, defiendo firmemente el derecho de toda persona a la libertad de creencias y prácticas religiosas, siempre que no se trasgredan los derechos fundamentales de otras personas. El pueblo pakistaní y más aún las minorías religiosas se encuentran actualmente atrapados entre la intolerancia institucional del Estado pakistaní y, en algunas regiones, las fuerzas ultrarreacionarias y oscurantistas de los talibanes.

Existe una contradicción fundamental en los grupos de derecha de este Parlamento Europeo que afirman defender la libertad y los derechos humanos en Pakistán y, al mismo tiempo, apoyan la guerra en Afganistán, que tiene graves efectos indirectos en Pakistán con consecuencias muy perjudiciales. La matanza de civiles a manos de las fuerzas de la OTAN en Afganistán y con armas suministradas por Occidente en Pakistán, aparte de ser un crimen en sí misma, puede hacer que algunos civiles se arrojen a los brazos de los grupos reaccionarios.

El origen de la crisis de Pakistán son las estructuras capitalistas feudales bajo las cuales florece actualmente una enorme pobreza. Ni la corrupta elite de Pakistán, que representa el Gobierno actual, ni el principal partido de la oposición tienen respuestas para la gente. Las organizaciones independientes que representan a los trabajadores y a los pobres desempeñan un papel crucial. La Federación Progresista de Trabajadores es una de esas organizaciones, cuyos 500 000 miembros intentan reconstruir tradiciones sociales sólidas para unir a los trabajadores de todas la nacionalidades y religiones, así como a los hombres y las mujeres. Esta es la dirección que debe tomar Pakistán en el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt, en nombre del Grupo PPE.(DE) Señora Presidenta, debemos adoptar un enfoque crítico, pero también muy objetivo y exigente respecto a Pakistán, que es un aliado importante. Pakistán es un país islámico y debemos respetarlo. Fue fundado por los musulmanes de la India británica debido a su afiliación religiosa, de la misma forma que India fue fundada por hinduistas. Ambos países tienen minorías desde su creación y han desarrollado una gran tradición de tolerancia. Es necesario reforzar este respeto de todas las minorías religiosas y, en particular, de los cristianos. Creo que podemos hacer hincapié en este aspecto. ¿Quién apoyará la causa de los cristianos si no lo hace Europa, un continente de carácter casi completamente cristiano?

Tenemos una obligación muy especial, pero al mismo tiempo debemos dejar claro que respetamos el papel de liderazgo y a menudo constructivo que Pakistán ha desempeñado y puede seguir desempeñando en el mundo islámico.

 
  
MPphoto
 

  Marietje Schaake, en nombre del Grupo ALDE. – Señora Presidenta, como han señalado varios oradores, los extremistas abusan fácilmente de las leyes relativas a la blasfemia de Pakistán como excusa para ejercer violencia contra minorías religiosas y de otro tipo. La libertad religiosa es importante, sin duda, pero la libertad de la religión también lo es.

Estas leyes sobre la blasfemia en una sociedad en la que la libertad de expresión se reprime en nombre de la religión representan otro riesgo, pues el pasado miércoles un tribunal pakistaní prohibió el sitio de la red social Facebook en el país. Las autoridades de telecomunicaciones pakistaníes dieron instrucciones a todos los proveedores de Internet para que bloquearan dicho sitio. Esta medida fue adoptada para evitar que la gente tuviera contacto con presuntos insultos contra el Islam y el profeta Mahoma. Un caricaturista tomó la iniciativa de invitar a la gente a presentar dibujos del Profeta para resistir a las presiones, como las que sufre la popular serie South Park, que obligaron a modificar algunos programas.

Facebook, así como los servicios y plataformas en línea, constituyen una importante pasarela virtual hacia el resto del mundo. Ofrece fuentes de información y contacto a los pakistaníes y les permite intercambiar ideas; en particular, la joven generación de pakistaníes podría educarse a través de Internet, ya que los materiales escolares a menudo contienen un lenguaje discriminatorio y tendencioso. La criminalización de la libertad de expresión no es un medio eficaz para que la sociedad pakistaní acepte la diversidad. Los caricaturistas, periodistas y ciudadanos deberían poder expresar libremente sus ideas, incluso si con ello insultan a otras personas.

La libertad de expresión no es cuestionada únicamente en Pakistán, ya que en Europa el debate público se enfrenta a graves desafíos. Las amenazas a periodistas, caricaturistas y artistas son cada vez más frecuentes y constituyen un reto para nuestras sociedades democráticas liberales. La autocensura se ha hecho más común, y ahora los políticos, caricaturistas y periodistas necesitan protección por haber recibido amenazas de muerte.

Debemos encontrar la inspiración para defender la libertad de expresión en la Unión Europea, pero también en Pakistán y en todo el mundo. Ése es el mejor remedio contra el extremismo.

 
  
MPphoto
 

  Tomasz Piotr Poręba, en nombre del Grupo ECR.(PL) Las elecciones de 2008 restauraron la democracia y el gobierno civil en Pakistán, si bien la democracia no es completamente estable.

Una serie de decisiones de las autoridades pakistaníes en materia de libertad religiosa merecen nuestro respeto, pero al parecer ahora es necesario adoptar otras medidas. Permitir que los miembros de minorías religiosas trabajen en el sector federal, reconocer sus días festivos y establecer un Día Nacional de las Minorías serían un paso hacia la estabilización y democratización del país. Sin embargo, cabe señalar que los derechos que protegen a las minorías no se han definido con precisión, lo que puede dar lugar a situaciones estrafalarias, como la imposición de una sentencia de 25 años de prisión a una pareja de cristianos por tocar el sagrado libro del Corán con las manos sucias.

Algunas comunidades religiosas siguen siendo perseguidas, y también resulta perturbador observar la aplicación de normativas basadas en la charia en las zonas rurales, sobre todo en el norte del país. Debemos seguir concediendo ayuda financiera a los defensores de los derechos humanos en Pakistán e instar a las autoridades pakistaníes a que concedan a sus ciudadanos plena libertad religiosa.

 
  
MPphoto
 

  Eva-Britt Svensson, en nombre del Grupo GUE/NGL.(SV) Señora Presidenta, estoy de acuerdo con gran parte de lo que se ha dicho en relación con las violaciones de los derechos humanos en Pakistán.

Quisiera destacar especialmente la situación de los musulmanes ahmadiyya y la persecución de la que son objeto. Ésta adopta la forma de una persecución habitual, de asesinatos a sangre fría, de discriminación y acoso a todos los niveles de la sociedad. Sigue produciéndose a pesar de las promesas de mejoras hechas por el gobierno anterior y el actual. Estas mejoras no se han materializado y prosigue la persecución.

Ha llegado el momento de que la comunidad internacional y la UE despierten y adopten medidas para poner fin a las violaciones de los derechos humanos que tienen lugar constantemente en Pakistán.

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder, en nombre del Grupo EFD.(NL) Cuando se constituyó el Estado de Pakistán en 1947, su fundador Mohammad Ali Jinnah, dijo estas palabras memorables: Comenzamos con el principio fundamental de que todos somos ciudadanos iguales de un solo Estado. Hoy en día, estas palabras carecen de significado, en particular para los casi 15 millones de cristianos que viven en Pakistán. Los cristianos están rodeados de una atmósfera dominante de intimidación y amenazas, tanto en las ciudades como en el campo, e incluso en la capital, Islamabad.

Desgraciadamente, el ordenamiento jurídico pakistaní aprueba la precaria situación en que se encuentran los cristianos nacidos en ese país. Todo ello es resultado del proceso histórico de progresiva islamización de la sociedad pakistaní iniciado a finales de los años setenta, el cual ha producido un alarmante deterioro de la situación jurídica de la comunidad cristiana de Pakistán.

Me refiero en concreto a las leyes sobre testimonios y blasfemia de los años ochenta, instrumentos legales que han declarado fuera de la ley en la práctica al cristianismo, ya que el testimonio dado por un no musulmán en un juicio tiene tan sólo la mitad del valor del testimonio de un musulmán, y eso si el juez decide escuchar evidencias de un cristiano.

Las leyes sobre la blasfemia representan un peligro aún mayor para los cristianos pakistaníes, pues establecen la cadena perpetua para la profanación del Corán y la pena de muerte por insultar al Islam y al profeta Mahoma. En resumen, en Pakistán, un cristiano puede terminar en el patíbulo si un musulmán testifica en su contra.

Señora Presidenta, Señorías, todo ello ha creado una atmósfera casi insoportable de temor e inseguridad. Cientos de cristianos pakistaníes permanecen durante años en las prisiones sin acceder a un proceso legal. Por ello insto al Consejo y a la Comisión a que condicionen todas las formas de ayuda al Gobierno pakistaní a la urgente abolición de esta perniciosa discriminación de las minorías religiosas del país.

 
  
MPphoto
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE). – Señora Presidenta, la Constitución de Pakistán establece una diferencia entre los musulmanes y los no musulmanes que permite la discriminación por motivos de religión. En este contexto es importante recordar que, en diciembre de 2009, el Presidente Asif Ali Zardari reiteró la promesa del PPP (Partido Popular de Pakistán) de defender el derecho de las minorías a ser tratadas en pie de igualdad.

Desgraciadamente, los informes y encuestas realizados por organismos independientes revelan que las minorías de Pakistán han sido privadas de sus libertades civiles fundamentales y carecen de igualdad de oportunidades en el empleo, la educación y la representación política. De este modo, la situación general de la libertad religiosa en Pakistán, incluso sin entrar en detalles, resulta polémica y es motivo de gran preocupación.

Quisiera recalcar asimismo la contradicción entre el compromiso que ha asumido el Gobierno pakistaní con la libertad religiosa y su destacado papel en la Organización de la Conferencia Islámica para aprobar su programa de «Lucha contra la difamación de la religión» en las Naciones Unidas. Me gustaría recordar, en este contexto, las conclusiones del Consejo de la UE de 16 de noviembre de 2009 sobre la relación entre el derecho internacional en materia de derechos humanos, que protege a las personas y grupos de personas, y el concepto de difamación de la religión.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – Señorías, quisiera recordar a todos ustedes que está tarde estaremos cortos de tiempo, y que todos los que superen su turno reducirán el número de solicitudes incidentales de intervención de un minuto que podremos llevar a cabo.

 
  
MPphoto
 

  Ryszard Czarnecki (ECR).(PL) Un refrán norteamericano dice que no existen las comidas gratuitas. Aquí deberíamos decir que la ayuda de la Unión Europea no puede concederse gratuitamente y que no podemos dar 200 millones de euros sin pedir algo a cambio. Debemos pedir algo a cambio. Al menos deberíamos exigir el cumplimiento, por ejemplo, de normas similares a las que para nosotros son un haz de luz moral, ético y político. La situación en la que durante muchos años se ha perseguido en Pakistán a personas de credos distintos al Islam —la mayoría de las cuales son cristianas— resulta totalmente inaceptable. A menudo hablamos de asuntos relacionados con otras minorías, no necesariamente religiosas, en Europa y el resto del mundo. Ahora debemos defender a la minoría cristiana y a las otras minorías religiosas de Pakistán, aunque, como es bien sabido, este no es el único problema al que se enfrenta un país aquejado por graves conflictos políticos, y que lamentablemente hace frente a una perspectiva de desestabilización.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sógor (PPE). (HU) Si examinamos la situación de Pakistán observaremos dos hechos indiscutibles. En primer lugar, Pakistán es un actor estratégico clave en la lucha contra el terrorismo. Tenemos que hacer todo lo posible para evitar que la seguridad de los ciudadanos europeos corra peligro. En segundo lugar, Pakistán adopta una posición diferente en relación con las minorías religiosas y étnicas respecto a la posición basada en los valores que defiende la Unión Europea y las democracias liberales avanzadas. Europa no puede permanecer en silencio cuando otros Estados violan gravemente los derechos humanos y, por ello, debemos manifestar nuestra inquietud, incluso cuando se trata de uno de nuestros aliados estratégicos. La Unión Europea solamente puede adoptar medidas creíbles hacia terceros países si es capaz de resolver satisfactoriamente los problemas de las minorías religiosas y nacionales en su propio territorio. En todo el mundo debe quedar claro que uno de los valores básicos de la UE es el alto nivel de protección que debe concederse a los derechos humanos y de las minorías, que la Unión considera, antes que nada, vinculantes para sí misma, o que debería considerar como tales. Sólo entonces podremos exigir a nuestros socios que realicen avances o adopten medidas similares para alcanzar dicho nivel.

 
  
MPphoto
 

  Zbigniew Ziobro (ECR).(PL) Acogemos con satisfacción que Pakistán se haya comprometido a luchar contra el terrorismo internacional, pero este hecho no debe ocultar otros hechos muy graves, a saber, que en este país se cometen serias violaciones de los derechos de las minorías religiosas, en particular de los cristianos.

De tanto en tanto y, de hecho, con gran frecuencia nos llegan noticias de nuevos atentados, palizas, amenazas e incluso asesinatos, como quemar vivos a cristianos por el sólo hecho de serlo, entre ellos mujeres y niños. Este tipo de noticias nos llevan a preguntarnos por qué suceden estos hechos en un país que desempeña un papel tan importante en las relaciones internacionales y en la lucha contra el terrorismo. Pues bien, suceden porque, desgraciadamente, las autoridades de Pakistán son responsables en un grado considerable de crear una atmósfera que alienta estos hechos, debido a una legislación inadecuada sobre la blasfemia y por no responder a acciones desmesuradas de los organismos policiales y del sistema judicial de Pakistán.

Debemos esperar cambios fundamentales, incluso por parte de la Unión Europea y sus instituciones, respecto a esta conducta.

 
  
MPphoto
 

  Martin Kastler (PPE).(DE) Señora Presidenta, entre un 75 % y un 80 % de las personas que son objeto de persecución religiosa en todo el mundo son cristianos. En el Parlamento Europeo luchamos específicamente a favor de los derechos humanos en todo el mundo. Para mí, la libertad religiosa es un concepto fundamental de nuestra política en materia de derechos humanos. Por ello me parece lamentable que la izquierda y la izquierda liberal del Parlamento Europeo a menudo se unan para guardar silencio acerca de la suerte de los cristianos.

Al mismo tiempo, me satisface que hoy hayamos presentado una resolución conjunta sobre la espantosa situación existente en Pakistán. De los 156 millones de habitantes de Pakistán, un 95 % son musulmanes, alrededor del 3 % son cristianos y un 2 % son hinduistas. Soy cristiano y como tal me gustaría que volviéramos a prestar atención a la situación de los cristianos en Pakistán, que son objeto de una dura persecución. Todo aquel que permita que se perpetren ataques violentos contra los cristianos debe recibir una respuesta del mundo civilizado. Por ello, la UE debería introducir un criterio en su política de desarrollo y cooperación económica que contemple esta cuestión y permita la aplicación de sanciones en caso necesario.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – Ahora pasaremos a las solicitudes incidentales de intervención. He recibido muchas más solicitudes de las que puedo conceder. Tan sólo teníamos previstos dos minutos. Concederé la palabra a cuatro oradores.

 
  
MPphoto
 

  Michael Gahler (PPE).(DE) Señora Presidenta, cuando se trata de un país es importante considerar sus orígenes y si la evolución en el ámbito de los derechos humanos y de las minorías avanza en la dirección correcta. En mi calidad de jefe de la misión de observación de la Unión Europea para las elecciones de hace dos años, hice varias recomendaciones y me complace comprobar que este país ha comenzado a aplicar algunas de ellas. Entre ellas se encuentra la ratificación del Pacto internacional de los derechos civiles y políticos, que no sólo ha sido firmado, sino que ahora va a ser ratificado, y de la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura. Resulta positivo que se haya designado a un ministro responsable ex officio de los asuntos de las minorías, que tiene la intención de superar gradualmente la discriminación.

Se ha planteado, entre otras, la cuestión de los ahmadiyya. Una de mis recomendaciones consistía en que, en las próximas elecciones, no tuvieran un padrón electoral por separado y se integraran en el padrón electoral general. Creo que esta sería una medida concreta que contribuiría a poner fin a la discriminación que sufre esta minoría.

 
  
MPphoto
 

  Heidi Hautala (Verts/ALE).(FI) Señora Presidenta, quisiera decir que yo también me reuní con el Ministro de Asuntos de las Minorías esta semana. Estaba convencida de que intentaba lograr un entendimiento mutuo entre los grupos religiosos. Sin embargo, tampoco él pudo responder a la pregunta de por qué Pakistán, que es miembro de las Naciones Unidas y del Consejo de Derechos Humanos, ha defendido vehemente el nuevo código internacional para luchar contra la blasfemia y la difamación en el marco de la Organización de la Conferencia Islámica. Sin duda, esta no es la mejor manera de promover el entendimiento muto entre los grupos religiosos.

Espero que la Unión Europea adopte medidas más firmes a nivel internacional a este respecto a fin de evitar que entren en vigor estas nuevas leyes, que ponen en peligro el respeto de los derechos humanos. Los Estados Unidos de América se han mostrado mucho más activos que la Unión Europea en este aspecto.

 
  
MPphoto
 

  Jacek Olgierd Kurski (ECR).(PL) Señora Presidenta, la situación en Pakistán se desenvuelve con gran dinamismo y recibimos informaciones contradictorias, por lo que debemos observar la situación con mucha atención para no cometer un error. Es positivo que el Gobierno de Pakistán haya adoptado algunas medidas a favor de las minorías religiosas, como garantizarles un 5 % de los empleos en el sector público. También es positivo que el Gobierno pakistaní haya reservado o prometido reservar escaños en el Senado para las minorías, algunos de ellos para mujeres que representen grupos minoritarios.

Sin embargo, es necesario hacer algo. Tanto el Gobierno de Pakistán como las autoridades de ese país deben hacer algo al respecto de la ley contra la blasfemia, que contempla la pena de muerte y se usa a menudo para justificar la censura, la criminalización, la persecución y, en algunos casos, el asesinato de miembros de minorías políticas, étnicas y religiosas. Las autoridades pakistaníes deben hacer algo respecto al Código Penal, que establece la pena de muerte para las personas culpables o condenadas por blasfemia.

En el siglo XXI, no podemos permitir que se mate a personas de este modo en un país que recibe ayuda de la Unión Europea. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE).(RO) Tras casi nueve años de dictadura militar, las elecciones celebradas en Pakistán en 2008 anunciaron el inicio de un proceso de democratización en ese país. Desgraciadamente, Benazir Bhutto fue asesinada unas pocas semanas antes de las elecciones. El Partido Popular de Pakistán, que ella dirigía, ganó esas elecciones. Si bien las minorías de Pakistán se enfrentan a diversos problemas, se han adoptado varias medidas positivas bajo el liderazgo del actual gobierno. Se ha promovido el diálogo intercultural, se ha establecido una cuota del 5 % para las minorías en la administración federal y se han reconocido algunos días festivos no musulmanes. El compromiso del Gobierno pakistaní de conceder escaños a las minorías en el Senado es digno de elogio. Por último me gustaría recalcar el papel tan importante que desempeña Pakistán en la lucha contra el terrorismo y el extremismo.

 
  
MPphoto
 

  Antonio Tajani, Vicepresidente de la Comisión.(FR) Señora Presidenta, Señorías, la Unión Europea sigue muy de cerca desde hace tiempo la situación de las minorías religiosas en Pakistán. La Constitución de Pakistán reconoce la libertad religiosa y establece que el Estado debe proteger los derechos de las minorías.

Recientemente, Pakistán ha hecho algunos avances, como la adopción de varias enmiendas constitucionales que refuerzan el papel de las asambleas elegidas por sufragio universal en Pakistán, así como avances institucionales en el ámbito de los derechos humanos, en particular, la creación de un Ministerio de Derechos Humanos y un Ministerio de Asuntos de las Minorías. Además se va a crear una Comisión Nacional de los Derechos Humanos de carácter independiente.

Por otra parte, Pakistán ha ratificado el Pacto internacional de derechos civiles y políticos, y la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Se trata de un paso en la dirección correcta, siempre que estos instrumentos se apliquen de modo eficaz. No obstante, Pakistán debería redoblar sus esfuerzas para mejorar la integración de las minorías religiosas, incluida la cristiana, en las instituciones sociales, económicas y políticas. La reputación internacional de Pakistán se ha visto empañada por algunos incidentes, como el que tuvo lugar el año pasado en Gojra, cuando siete cristianos fueron quemados vivos durante un ataque perpetrado por extremistas contra una iglesia y varios hogares, así como los ataques contra musulmanes chiítas y la discriminación de los miembros de la comunidad ahmadiyya.

En relación con los derechos de las minorías religiosas, la UE ha recurrido constantemente al diálogo político con Pakistán para plantear cuestiones relacionadas con los derechos humanos y ha adoptado igualmente medidas diplomáticas en varias ocasiones. Aparte de ello, la UE mantiene desde 2007 un diálogo sobre derechos humanos en el marco del Acuerdo de cooperación con Pakistán, que establece un diálogo periódico sobre gobernanza y derechos humanos.

En estas conversaciones, la UE siempre ha insistido en el respeto de los derechos individuales y de las minorías. Como parte de este diálogo sobre los derechos humanos, la UE ha planteado en repetidas ocasiones al Gobierno pakistaní la cuestión de la aplicación de las leyes sobre la blasfemia. Al parecer, la mayoría de los acusados en términos absolutos son musulmanes, pero tengo conocimiento de que las leyes sobre la blasfemia se han utilizado a menudo contra minorías religiosas, y que se han presentado acusaciones falsas como forma de resolver disputas personales o por motivos de interés económico. La última reunión del Comité Mixto tuvo lugar el 25 de marzo de 2010 y estuvo precedida el día anterior por la reunión de un subgrupo sobre gobernanza, derechos humanos y migración.

En dicha ocasión se planteo el tema de las minorías en Pakistán. Al mismo tiempo, no vacilamos en manifestar a Pakistán nuestra preocupación por la situación de las minorías religiosas en Europa.

La Unión Europea tiene previsto igualmente plantear estos temas en la próxima reunión con Pakistán, que tendrá lugar el 4 de junio del año en curso. Gran parte de la población pakistaní no tiene acceso a la educación e ignora las normas básicas de la conducta social. A través de la ayuda de cooperación prestada por la Comisión Europea se ha dado prioridad a la mejora del acceso a la educación básica en el contexto de la política de educación de Pakistán. Tengo la esperanza de que, a medio plazo, esta cooperación dé lugar a una actitud más tolerante hacia el concepto de libertad religiosa.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar en breve.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Monica Luisa Macovei (PPE), por escrito. – Según se dice, Pakistán tiene una de las leyes sobre blasfemia más estrictas del mundo. El ejercicio de la libertad de expresión y religiosa puede tener por resultado el encarcelamiento y la muerte. El artículo 295, letras b) y c) del Código Penal pakistaní tipifican los insultos al Corán y al Profeta, y contemplan la cadena perpetua y la pena de muerte, respectivamente, para estos delitos. El artículo 298 sanciona el herir voluntariamente los sentimientos religiosos, y el artículo 298, letras a), b) y c) penalizan los insultos a personajes y lugares sagrados, y prohíben al grupo religioso de los ahmadiyya (que se consideran a sí mismos musulmanes). La libertad religiosa comprende la libertad de creen en cualquier religión o de no creer en ninguna. El Ministro de Asuntos de las Minorías de Pakistán anunció ayer que se actualmente se elaboran enmiendas para evitar el abuso de las leyes sobre la blasfemia. Yo creo que estas leyes deberían ser abolidas, pues cualquier texto modificado sólo será un legado del pasado y permitirá que continúe la violencia y la discriminación.

 
  
MPphoto
 
 

  Cristian Dan Preda (PPE), por escrito.(RO) En los últimos años, el Gobierno pakistaní ha adoptado una serie de medidas que demuestran claramente una cierta sensibilidad ante la situación de las minorías nacionales. Entre ellas se encuentra la designación de Shahbaz Bhatti como Ministro Federal de Asuntos de las Minorías, la reserva del 5 % de los empleos del sector público para las minorías y el compromiso de reservar escaños en el Senado para dichas minorías, por sólo mencionar algunas. Es necesario estimular estos esfuerzos. Sin embargo, también es necesario adoptar más medidas para mejorar la situación de las minorías religiosas.

Creo que un elemento clave para hacerlo es revisar las disposiciones relativas a los delitos contra las religiones, conocidas como Ley sobre la blasfemia. La posibilidad de abusar de las disposiciones de esta ley ha creado una atmósfera de intolerancia que ha estimulado la violencia religiosa, la discriminación, la intimidación y la persecución de las minorías religiosas. Aparte de su aspecto legal, es importante que el Gobierno adopte medidas decididas para evitar la violencia. La promoción de la tolerancia es la clave para proteger a las minorías religiosas en Pakistán.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Záborská (PPE), por escrito. (SK) La civilización europea que conocemos hoy en día no sería posible sin libertad religiosa. La búsqueda de algo que trascienda al individuo debe ir acompañada de la tolerancia. El camino hacia Dios —y también el camino procedente de Dios— es diferente único para cada persona. Estos es lo que hemos aprendido, si no ya otras cosas, en los dos mil años de cristianismo en Europa. Esta experiencia ha sido larga y dolorosa, y millones de personas inocentes la han pagado con su vida. Por ello, los europeos tenemos derecho a pedir a los demás que no tomen esa vía. Por eso, siempre condenaremos en cualquier país la comisión de actos de violencia y los asesinatos de personas inocentes, sobre todo en este caso en que se trata de un país aliado y amigo.

 
  

(1)Véase el Acta.

Aviso jurídico - Política de privacidad