Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2096(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0189/2010

Textos presentados :

A7-0189/2010

Debates :

PV 05/07/2010 - 18
CRE 05/07/2010 - 18

Votaciones :

PV 06/07/2010 - 6.13
CRE 06/07/2010 - 6.13
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0260

Debates
Lunes 5 de julio de 2010 - Estrasburgo Edición DO

18. Un futuro sostenible para los transportes (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. –El siguiente punto del orden del día es el informe de Mathieu Grosch, en nombre de la Comisión de Transportes y Turismo, sobre un futuro sostenible para los transportes [2009/2096(INI)] (A7-0189/2010).

 
  
MPphoto
 

  Mathieu Grosch, ponente.(DE) Señor Presidente, señor Kallas, Señorías, este informe de iniciativa ha dado lugar a numerosos debates e intercambios de puntos de vista interesantes entre las diputadas y diputados, así como a un número relativamente elevado de enmiendas, en total 376, que hemos podido resumir en 34 fórmulas transaccionales. El éxito de nuestros trabajos se debe a la cooperación con los ponentes alternativos, que son los autores de estas enmiendas. Sin embargo, también es resultado de que en la Comisión de Transportes y Turismo queríamos aprovechar este documento para enviar al Consejo y la Comisión un claro mensaje respecto a la dirección en la que debemos avanzar. También creemos que constituirá un fundamento interesante para el Libro Blanco que la Comisión deberá presentar este año.

Uno de los aspectos más importantes del informe, desde una perspectiva exclusivamente económica, es que en el futuro se necesitarán todas las formas de transporte, tanto de pasajeros como de mercancías, a fin de ofrecer el nivel de movilidad necesario. Como es lógico, una comodalidad eficiente también tiene un aspecto económico, pero su eficiencia debe evaluarse igualmente por medio de criterios medioambientales, sociales y de seguridad. Esto significa que el futuro necesitaremos una comodalidad que tenga en cuenta los cuatro aspectos principales del transporte.

La realización del mercado interior es un factor importante para nosotros. No se trata tan solo de que consideremos la importancia de la desregulación. También debemos evaluar conjuntamente esta desregulación. Asimismo tenemos que evaluar la forma en que los Estados miembros aplican las medidas que adoptamos hace cinco o diez años. El transporte ferroviario es un muy buen ejemplo de ello, pues en ese sector los avances han sido insatisfactorios y vacilantes.

La seguridad y los derechos de los viajeros son ámbitos que tienen una gran importancia para los ciudadanos. En debates anteriores y en este hemos considerado que la seguridad es un concepto básico para todos los tipos de transporte y también tenemos que adoptar los objetivos correspondientes. Queremos un programa quinquenal con objetivos claros, ya que 40 000 muertos y 300 000 heridos en las carreteras son demasiados. Podemos reducir estas cifras si los Estados miembros se deciden a aplicar ciertas propuestas.

En términos sencillos, las agencias europeas representan nuestro futuro en su papel de reguladores europeos. Sin embargo, esto también implica que algunos Estados miembros tendrán que renunciar a su autonomía nacional en ciertos ámbitos, entre ellos la seguridad, y transferir competencias a una estructura más centralizada a fin de eliminar las diferencias que surgen en las fronteras nacionales.

La reducción de las emisiones de CO2 es, desde luego, otro componente importante de este informe. El transporte por carretera genera un 70 % de las emisiones del sector del transporte y este porcentaje ha aumentado en los últimos años, al igual que las emisiones del transporte en su conjunto. La cifra más reciente para todo el sector es del 27 % y no se ha bajado. Por consiguiente, podemos y debemos hacer todo lo posible para mejorar la situación. Es por ello que hemos establecido metas claras, no sólo para el transporte por carretera, sino también para las compañías aéreas. Creemos que podemos reducir las emisiones de CO2 en un 20 % en los próximos diez años, siempre que contemos con una estrategia definida.

Es evidente que las ciudades representan un problema importante. Prevemos que un 80 % de la población vivirá en ciudades y que se necesitará el nivel de movilidad correspondiente. También hemos fijado estos objetivos. Una última observación es que el transporte se puede integrar fácilmente en la Estrategia Europa 2020, porque la investigación europea en el sector del transporte es un aspecto importante de esta estrategia, el cual apoyamos. Esta investigación puede ayudar a las personas no sólo financieramente y en relación con la eficiencia, sino también en el ámbito de la seguridad. Por ello espero que el transporte y la movilidad desempeñen un papel más importante en las políticas europeas que el que han desempeñado a menudo, en mi opinión, en el pasado.

Quiero dar las gracias a todos por el apoyo tan constructivo que he recibido de todos los grupos y de todas Sus Señorías para este informe.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. – Señor Presidente, quisiera felicitar al ponente, señor Grosch, y a toda la Comisión de Transportes y Turismo por este informe de alta calidad. Se trata de un documento muy constructivo y equilibrado, con cuyo contenido coinciden muchos.

Quisiera hacer hincapié en particular en un elemento al que apunta el informe y todos los trabajos de la comisión parlamentaria. El transporte es un sector crucial en muchos aspectos, para la competitividad, para el medio ambiente y para la cohesión social y territorial. Se trata de una política que merece todos nuestros esfuerzos y atención. Me alegra que hayamos logrado dar al transporte un papel importante en la Estrategia Europa 2020 de la Comisión.

También me alegra ver que el Parlamento comparte en gran parte el enfoque que propone la Comisión en la Comunicación intitulada «Un futuro sostenible para los transportes». La exigencia de una comodalidad eficiente y de la realización del mercado único concuerda plenamente con nuestra intención de crear un espacio único de transporte en el que los modos se integren sin barreras y se eliminen los obstáculos que impiden la apertura y eficiencia de los mercados.

Creo que los esfuerzos para ofrecer mejores soluciones de movilidad a los ciudadanos y empresas pueden ir acompañados de un sistema de transporte que emita menos CO2 y ayude a nuestro sector del transporte a mantenerse en la vanguardia, tanto en lo referente a la logística como al equipo de transporte. Para ello es necesario considerar el transporte como un sistema integrado en el que las infraestructuras, las tecnologías de la información para el transporte y el marco normativo trabajen conjuntamente con eficacia.

En cuanto a las infraestructuras, nuestra intención es concentrarnos en una red básica multimodal que sirva de columna vertebral para el sistema de transporte paneuropeo. En relación con los sistemas de transporte inteligentes, coincidimos en que la gestión del tráfico, así como las herramientas para la emisión de billetes, deberían adquirir gradualmente un carácter multimodal.

En relación con el marco normativo, estoy de acuerdo en que tenemos que completar la apertura de los mercados de transporte, introducir un sistema de precios inteligente que refleje todos los costes, incluidas las externalidades, y eliminar todas las barreras para la interoperabilidad, las normas técnicas, los diversos documentos en papel, etc.

Me preocupa en particular la perspectiva de los ciudadanos. Tenemos que ofrecer una mayor seguridad y derechos uniformes para los viajeros que estimulen el uso del transporte colectivo. También debemos mostrarnos ambiciosos en lo que respecta a la seguridad de nuestras carreteras.

Por último, reconocemos que son necesarias ideas innovadoras para mantener la movilidad personal y reducir al mismo tiempo las emisiones de CO2. La Comisión apoya el desarrollo de nuevos tipos de vehículos para financiar la investigación y establecer normas. Pero las autoridades nacionales y locales también tienen una gran responsabilidad, por ejemplo, a la hora de garantizar que la planificación del uso del suelo minimice los embotellamientos y los traslados innecesarios.

En un contexto de recesión económica mundial, la financiación de las infraestructuras de transporte representa un aspecto sumamente delicado. Examinamos diversos enfoques. Por ejemplo, podría crearse un fondo único para el transporte, pero la Comisión sin duda insistirá en fusionar varios instrumentos de financiación de la EU en un marco coherente de financiación.

Doy una vez más las gracias al señor Grosch por su informe y tan solo puedo prometer que será tenido debidamente en cuenta al redactar nuestro Libro Blanco sobre el futuro del transporte sostenible.

 
  
MPphoto
 

  Jo Leinen, ponente de opinión de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria.(DE) Señor Presidente, señor Kallas, Señorías, la política de transporte reviste una gran importancia para proteger el medio ambiente y la salud de las personas. Es conveniente que la Unión Europea tenga una estrategia hasta 2020 para resolver los numerosos problemas que presentan los actuales sistemas de transporte.

Es necesaria una reducción significativa de los efectos que el transporte por carretera tiene en el medio ambiente. Necesitamos auténticas innovaciones en este sector para reducir las emisiones de CO2, así como de óxidos de nitrógeno y partículas de pequeño tamaño. Asimismo tenemos que integrar más estrechamente el transporte aéreo y marítimo en nuestra estrategia medioambiental. En particular, las emisiones de azufre y óxidos de nitrógeno del transporte marítimo van en aumento, por lo que se requieren mejores en este sector.

El aumento del ruido que produce el transporte también es una molestia para millones de personas que afecta a su calidad de vida. Es necesario introducir mejoras en el transporte por carretera, pero también en el transporte ferroviario y aéreo.

Quisiera mencionar la internalización de los costes externos. Los vehículos de empresa generan beneficios fiscales y el sector aéreo no paga el impuesto especial sobre los combustibles, lo que significa que nos queda mucho por hacer en este ámbito. Quiero felicitar al señor Grosch por su excelente informe.

 
  
MPphoto
 

  Antonio Cancian, ponente de opinión de la Comisión de Industria, Investigación y Energía.(IT) Señor Presidente, Señorías, creo que debo destacar sin rodeos la excelente labor que ha realizado el señor Grosch en un informe que fue aprobado por unanimidad en la comisión parlamentaria. Le doy mis más sinceras felicitaciones.

Me parece que este texto es importante, pues es un paso importante para nuestra programación para el futuro, es decir, en la difícil tarea de establecer las directrices para el desarrollo de un transporte sostenible. Como es obvio, se trata de una cuestión sumamente amplía y tuve ocasión de hacer una aportación a la redacción de este texto en mi calidad de ponente de opinión de la Comisión de Industria, Investigación e Industria.

La sostenibilidad es un concepto medioambiental, económico, social y generacional. Considero que este texto presenta el mérito de tener en cuenta todos estos aspectos, de establecer una serie de prioridades que habría que adoptar a fin de desarrollar el sector del transporte, para la mejora y propagación de sistemas de transporte inteligentes que permitan la mejor conexión posible entre los medios de transporte, las infraestructuras y los conductores.

Sin embargo, al seguir esta programación de la forma que ha expuesto el señor Grosch, también debemos tener en cuenta, señor Comisario, que nos encontramos en una coyuntura sumamente crítica, ya que la Unión Europea debe arrojar todo su peso para la realización de estas estructuras o parte de ellas.

Por ello le pido —pues coincido con usted— que insista en la racionalización de todos los recursos posibles, incluso en relación con el calendario, e intente incluirlos en un paquete destinado a construir de una vez por todas algunas estructuras importantes. Me parece que debemos enviar algunos mensajes importantes a los Estados miembros.

Quiero dar las gracias una vez más al señor Grosch, nuestro coordinador.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly, ponente de opinión de la Comisión de Desarrollo Regional.(GA) Señor Presidente, el señor Grosch merece un gran reconocimiento por el informe que nos ha presentado. Espero que podamos aceptar sus recomendaciones en general.

La Estrategia Europa 2020 habla ampliamente de movimiento —movimiento de personas, de mercancías, de ideas y de conceptos como juventud en movimiento, adultos en movimiento, en particular del turismo que ofrece a las personas mayores la oportunidad de desplazarse— y, por supuesto, de realizar el mercado único. Todo ello significa que necesitamos un sistema de transporte sostenible, que el señor Grosch aborda en su informe, en particular en lo relacionado con los aeropuertos, con conceptos como las autopistas del mar —que constituyen un avance magnífico— y la conectividad ferroviaria que permite que las personas viajen de un país a otros por ferrocarril sin dificultades.

También cabe felicitarse del objetivo de reducir las emisiones. Un 27 % de las emisiones de CO2 procede del transporte, y es necesario reducir esta cifra en al menos un 20 %. Y también reducir los accidentes mortales en las carreteras, que causan 40 000 muertos al año y 300 000 heridos. Es una cifra enorme y reducirla en un 40 % sería un gran avance.

La Comisión de Desarrollo Regional sólo tiene una objeción, a saber, la propuesta de crear un gran fondo para el transporte con la posibilidad de que un 60 % de los fondos de cohesión se destinen a él. Dicha propuesta no es aceptable para la Comisión de Desarrollo Regional. Creo que es necesario seguir deliberando y dialogando a este respecto, porque los fondos de cohesión mucho más que el transporte, pero esperamos que podamos llegar a un acuerdo.

(GA) Y si lo logramos y resolvemos este problema habremos tenido mucha suerte.

 
  
MPphoto
 

  Marian-Jean Marinescu, en nombre del Grupo PPE.(RO) El transporte es un componente clave de la economía de la Unión Europea. Desgraciadamente, la Estrategia Europa 2020 apenas menciona este sector, a pesar de ser un gran generador de empleos y de crecimiento económico sostenible.

El informe elaborado por Mathieu Grosch incluye ideas audaces y planteamientos útiles para mejorar el sector en su coyuntura actual. Los ciudadanos europeos son los principales beneficiarios de la liberalización de los mercados en todo el sector del transporte.

La Comisión y los Estados miembros deben volver a examinar sus planes de inversión a largo plazo, en particular en el sector ferroviario, para lograr, por ejemplo, la interoperabilidad, un aspecto que considero será prioritario para la Unión Europea en un futuro próximo. Los Estados miembros y la Comisión deben hacer esfuerzos sostenidos para construir y ampliar el ERTMS, la red RailNetEurope y los corredores ferroviarios europeos, todos los cuales son proyectos a gran escala que requieren armonización y fondos adicionales.

La extensión de la intermodalidad constituye una manera eficaz de reducir los embotellamientos y las emisiones de dióxido de carbono. Todos los medios deben utilizarse para promover el transporte sostenible, en especial el transporte ferroviario, por vías navegables interiores y el transporte marítimo.

El transporte por vías navegables interiores sigue estando fragmentado. Es por ello que debe reforzarse la cooperación entre las instituciones competentes de todos los Estados miembros en los que es posible este modo de transporte. La Unión Europea brinda enormes posibilidades aún sin explotar, en particular a lo largo del canal Rin-Meno-Danubio. La futura estrategia para el Danubio tiene que incluir este aspecto.

Es necesario desarrollar y extender a gran escala modos de transporte inteligentes. La Comisión Europea debe canalizar fondos específicos dentro del sector de la investigación, que es un área prioritaria de la Estrategia Europa 2020, para ampliar la posibilidad de aplicar tecnologías inteligentes y no contaminantes en todos los sectores de transporte.

 
  
MPphoto
 

  Saïd El Khadraoui, en nombre del Grupo S&D.(NL) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, este es un debate importante porque se refiere al futuro de un sector que afecta diariamente a casi todos nuestros ciudadanos, si no ya a todos, y que, además, da empleo a millones de personas en toda Europa, que se enfrentan a problemas especialmente difíciles. Estoy de acuerdo con la mayoría de los oradores que han dicho que el ponente ha realizado un trabajo excelente (junto con los ponentes alternativos, desde luego), que le permite ahora presentar un magnífico informe. Ahora bien, quisiera mencionar que Magdalena Álvarez dejará su escaño al final de esta semana, con lo que este es más o menos el último informe al que podrá hacer una aportación. Así pues, gracias a todos por su excelente labor. En este informe, la comisión parlamentaria presenta una serie de excelentes recomendaciones para el Libro Blanco que deberá presentarse este año. Espero sinceramente que se presente lo antes posible, es decir, en octubre o noviembre, en lugar de diciembre o incluso enero de 2011, porque necesitamos este Libro Blanco para ponernos a trabajar.

El mayor y, sin duda, el reto más complejo será lograr un sistema de transporte más sostenible y eficiente. No existen soluciones milagrosas. Si deseamos un sistema de transporte que genere bajas emisiones de carbono, necesitaremos emplear toda una serie de medidas, tendremos que trabajar en investigación y desarrollo, introducir nuevas tecnologías en el sector, establecer normas para las emisiones e internalizar los costes externos a través de mecanismos de precio. Asimismo deberemos realizar inversiones adicionales y así sucesivamente. Lo que me parece más importante en este aspecto es utilizar los modos de transporte más eficientes y usar de forma óptima las estructuras ya existentes, tanto desde una perspectiva medioambiental como económica. En muchos casos para ello será necesaria una combinación de modos de transporte, por lo que debemos promover el transporte intermodal mediante la mejora de la interoperabilidad, no sólo entre los modos sino también dentro de cada modo. Basta con pensar en el transporte ferroviario en el que queda mucho por hacer.

Además existen muchas otras consideraciones. El transporte es un sector muy amplio. Podríamos hablar ampliamente sobre el transporte de grupos de personas que consideramos prioritario. Me refiero en particular a los derechos de los viajeros y a los aspectos sociales del transporte. Es especialmente importante que ahora examinemos la financiación de nuevas inversiones. Tenemos que mostrar realmente la creatividad necesaria para encontrar los recursos adicionales en estos momentos de dificultades presupuestarias. Finalizaré diciendo que realmente necesitamos presentar objetivos cuantificables para todo lo relacionado con el transporte y pido a la Comisión que aborde este tema en el Libro Blanco, ya que necesitamos objetivos concretos y cuantificables y un calendario para saber cómo llevar a cabo todo esto.

 
  
MPphoto
 

  Nathalie Griesbeck, en nombre del Grupo ALDE. – (FR) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, yo también quiero felicitar cordialmente al ponente, señor Grosch, por su excelente informe y, en particular, por nuestra excelente, cortés y eficaz relación de trabajo. Nuestro Grupo está totalmente satisfecho con los objetivos del informe y los principios que avanza. No quiero volver a los prolongados y exhaustivos debates sobre la comodalidad, la coordinación, la realización del mercado interior, la reducción de las emisiones de carbono, y a todos los demás aspectos, ni abordar el debate sobre la seguridad, la distinción entre protección y seguridad, la importancia de las sanciones —en particular las transfronterizas— que, además de ser objetivos fundamentales para esta futura política europea de transporte, coinciden con lo que queremos.

Sin embargo, este informe no es una lista ecléctica de elementos Prévert —y deberíamos felicitarnos de ello—, ya que el señor Grosch y sus compañeros acordaron concentrarse en objetivos que fueran cuantificables y a la vez ambiciosos. Más aún, me gustaría señalar que, más que un simple informe, lo que tenemos ante nosotros es una verdadera estrategia. Por ello es importante que esta Cámara, que el Parlamento apruebe el informe por una muy amplia mayoría, al igual que ocurrió en la comisión parlamentaria, de modo que más que estar en una posición de poder respecto a usted, señor Comisario, estemos en condiciones de definir firmemente nuestras prioridades en esta importante materia, es decir, el transporte. Como nos ha recordado el señor Grosch, este informe constituye la base para el futuro Libro Blanco, que esperamos recibir muy pronto.

De hecho es una oportunidad para elaborar una política general integrada para hacer frente a los problemas actuales y futuros, y para consolidar una auténtica política de transporte en Europa que sea clave para la UE. Quiero recordar a Sus Señorías que un 10 % de la riqueza de la UE depende del transporte en Europa y que más de 10 millones de personas trabajan directa o indirectamente en este sector.

Me gustaría avanzar dos ideas. La primera es una idea a la que concedo mucha importancia y se refiere a tener en cuenta todos los efectos que tiene cada modo de transporte en el medio ambiente. No pretendo discriminar un modo de transporte respecto a otro. Sin embargo, me gustaría poder acceder a información adicional sobre impacto medioambiental y pedir al Banco Europeo de Inversiones que concentre sus inversiones en aquellas empresas de transporte que utilicen métodos de producción más ecológicos.

 
  
MPphoto
 

  Michael Cramer, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, señor Kallas, Señorías, si deseamos detener el cambio climático, debemos abordar la movilidad de una manera diferente. El transporte es responsable del 30 % de las emisiones de CO2 de la UE y, a diferencia de la industria y el aislamiento de viviendas, donde hemos logrado una reducción del 10 % desde 1990, las cifras del transporte han aumentado al 35 %. El sector del transporte anula todas las reducciones hechas en otros sectores con un gasto de miles de millones de euros del dinero de los contribuyentes.

El transporte en general es demasiado barato y el transporte respetuoso del medio ambiente es demasiado costoso. Este es el resultado de decisiones políticas, pero al examinar el futuro del transporte resulta evidente que las cosas tienen que cambiar. La competencia en este sector es desleal. Cada kilómetro de vía que recorre un tren conlleva un peaje obligatorio sin límite superior. En cambio, los peajes en las carreteras no son obligatorios y tienen límites. El transporte aéreo recibe subvenciones por aproximadamente 30 000 millones de euros anuales y, sin embargo, tiene graves efectos en el clima. Así pues, si no disponemos de suficiente dinero, es aquí donde deberíamos buscarlo.

Los programas de cofinanciación de la UE promueven igualmente modos de transporte que perjudican el medio ambiente. En total se gasta un 60 % en el transporte por carretera y tan solo un 20 % en los ferrocarriles y un 0,9 % en rutas ciclistas. Esta situación tiene que cambiar y es por ello que los miembros del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea pedimos que al menos un 40 % se destine al transporte ferroviario respetuoso del medio ambiente, un máximo del 20 % a las carreteras, y al menos un 15 % a vías peatonales y ciclistas.

Acogemos con satisfacción que el ponente quiera lograr una reducción del 20 % de las emisiones de CO2 generadas por el transporte aéreo y por carretera en 2020 en relación con las cifras de 1990, y apoyamos esta propuesta. Queremos felicitarle por su informe y darle las gracias. Sin embargo, los Verdes también queremos una reducción del 30 % del transporte en general. Solo así podremos detener el cambio climático y ofrecer a nuestros hijos y nietos un futuro viable en este planeta. Todos debemos trabajar para lograrlo.

 
  
MPphoto
 

  Oldřich Vlasák, en nombre del Grupo ECR. (CS) Una de las preguntas clave a las que nos enfrentamos en el sector del transporte es cómo resolver el problema del transporte urbano. Mientras que más del 70 % de los europeos viven actualmente en ciudades, ese porcentaje será casi del 85 % en 2050. Las ciudades son una parte importante de las redes de transporte, ya que constituyen nodos en los que convergen diferentes formas de transporte. Los viajes generalmente comienzan y terminan en las ciudades. Por esas razones, las ciudades deben ser objeto de una atención especial.

A menos que cambiemos nuestras costumbres y planteamientos, la creciente urbanización y el aumento de la población urbana provocarán embotellamientos más frecuentes y mayores problemas medioambientales. Por ello debemos integrar mejor los diferentes métodos de transporte urbano, incluido el transporte público. Tenemos que permitir el funcionamiento de las regiones urbanas, para lo cual habrá de destinar fondos tanto europeos como nacionales. Es necesario adoptar un enfoque integrado, concentrarse en la totalidad y no sólo en detalles, como la construcción de un nuevo puente, la prolongación de una carretera o apoyar la construcción de aparcamientos para coches.

Las nuevas tecnologías deben ser la principal fuerza para impulsar el desarrollo del transporte en las ciudades. Estas tecnologías facilitan información más precisa a los habitantes de las ciudades, mejoran la productividad de las empresas de transporte y la calidad de vida de la población. Pueden reducir los embotellamientos de tráfico, disminuir el consumo de carburantes y las emisiones de CO2. La introducción de un sistema inteligente de peajes en Estocolmo, por ejemplo, permitió reducir drásticamente el volumen de tráfico y las emisiones de CO2. El volumen de tráfico de las calles de Londres se ha reducido al nivel de los años ochenta mediante el cobro de un peaje para entrar a la ciudad. Para todo ello es necesario prestar un servicio de transporte público asequible. Ese es el camino que debemos seguir.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Toussas, en nombre del Grupo GUE/NGL.(EL) Señor Presidente, el informe apoya y promueve la política de transporte de la Unión Europea, que persigue un solo objetivo, a saber, aumentar la competitividad y salvaguardar —es decir, maximizar— los beneficios de los grupos monopólicos de transporte terrestre, aéreo y marítimo y su aportación a los planes estratégicos generales del capital para incrementar sus beneficios en la Unión Europea.

El capital utiliza el cambio climático para encontrar una forma rentable de explotar nuevas áreas de negocio. Los únicos que se beneficiarán de ello serán los colosos corporativos, mientras que los trabajadores, por el contrario, verán cómo el desempleo aumenta sin freno y se destrozan sus derechos laborales y salariales, y tendrán que pagar más por el transporte.

La evolución registrada en los Estados miembros de la Unión Europea viene a confirmar sin lugar a dudas nuestra lectura: depreciación del transporte público para facilitar su venta a hombres de negocios que adquieren trozos rentables con infraestructuras ya hechas pagadas con gran esfuerzo por los trabajadores; un ejemplo típico de ello es la venta de los Ferrocarriles de Grecia, que se compara con la de Olympic Airways en el pasado y planes parecidos del Gobierno del PASOK para el transporte público urbano.

La liberalización del transporte de mercancías, pasajeros y todos los tipos de transporte ha traído consigo consecuencias desastrosas para los trabajadores, como el aumento del número de accidentes, graves repercusiones para la salud pública y paquetes de subvenciones por miles de millones de euros para los grupos monopólicos.

La abolición del cabotaje mediante el Reglamento (CEE) nº 3577/92 tiene graves consecuencias para los marineros y para los trabajadores y habitantes de las islas. Los grupos marítimos monopólicos que operan los transbordadores costeros de pasajeros y automóviles, los buques de crucero y todas las categorías de servicios marítimos regulares en general —algo que es de suma importancia— optan por registrar sus buques con pabellones de conveniencia de los Estados miembros de la Unión Europea y terceros países, ya que, de ese modo, pueden utilizar una mano de obra más barata y aumentar sus beneficios.

Al mismo tiempo, los armadores mandan construir sus buques en astilleros de Asia. La explotación de los trabajadores genera una gran tensión y sus derechos laborales y de seguridad social están siendo eliminados. Los trabajadores son arrojados por millares al foso del desempleo. De este modo se puede seleccionar mano de obra más barata sin derechos salariales. El precio de los billetes ha subido astronómicamente, mientras que los riesgos para la seguridad de los pasajeros y la vida humana han aumentado debido a la reducción del nivel de los servicios y a la falta de medidas de control o supervisión de la seguridad, que son consideradas un coste por el capital y sus beneficios.

El movimiento de los trabajadores, el movimiento de base, se opone y lucha contra esta política profundamente antipopular de la Unión Europea, y pide la creación de un único operador del transporte público que satisfaga las necesidades sociales y populares.

 
  
MPphoto
 

  Jaroslav Paška, en nombre del Grupo EFD.(SK) El informe objeto de debate sobre un futuro sostenible para el transporte describe los problemas fundamentales que tiene actualmente el sector del transporte y presenta ideas y recomendaciones políticas para resolverlos de la mejor manera.

Todos estamos de acuerdo en que un transporte eficiente y bien organizado promueve la vida social y ayuda a mejorar el rendimiento económico. Por ello realmente es necesario mejorar con determinación la calidad y eficiencia de todas las formas de transporte, ya sea por carretera, ferroviario, fluvial, marítimo y transporte, así como respetar estrictamente los principios esenciales de la protección del medio ambiente.

La creciente demanda y sobrecarga del transporte por carretera en las zonas urbanas es la causa de hasta un 40 % de las emisiones de CO2 y de hasta el 70 % de las emisiones perjudiciales de los vehículos de motor. Por ello, una medida lógica que se concentre en la protección del medio ambiente es una promoción eficaz de las tecnologías con bajas emisiones de CO2 en el transporte.

Sin embargo, el desarrollo de vehículos eléctricos requiere un esfuerzo acelerado de las medidas legales y reglamentarias básicas de la Unión Europea, lo que abriría definitivamente el camino para el uso masivo de la electricidad en el transporte. En mi opinión, señor Comisario, todos observamos con razón las deficiencias de la labor de la Unión Europea en este ámbito, la cual no está a la altura de las necesidades actuales, pues empresas japonesas desarrolla vehículos eléctricos y trabajan intensamente en la normalización y unificación de la normativa para este sector.

 
  
MPphoto
 

  Laurence J.A.J. Stassen (NI).(NL) Señor Presidente, en este informe sobre un futuro sostenible para el transporta se indica la importancia que tiene el sector del transporte para la economía europea y la realización del mercado interior. A primera vista puede sonar prometedor, de no ser porque el informe degenera desgraciadamente en un catálogo de figuras relacionadas con las causas favoritas de la izquierda, como la protección del medio ambiente, la reducción de las emisiones de CO2, la mejora de las condiciones sociales y de trabajo, y todas las demás. Como es obvio todo ello debe ser dirigido desde Europa. Los consumidores y empresas pronto tendrán que sufragar el alto coste de tener que cumplir las obligaciones europeas más recientes y estos planes de transporte serán financiados en última instancia con subvenciones europeas.

Y serán las economías europeas las que paguen estas ambiciones. Incluso antes de la recesión actual, Europa no podía alcanzar las cifras de crecimiento de los Estados Unidos, por no hablar de las de las economías emergentes, como India y China. Ahora, tras el fracaso de la Cumbre sobre el clima de Copenhague, Europa hace un desesperado intento unilateral por reducir el consumo de combustibles fósiles. Otra cosa que figura en este informe es que el futuro crecimiento del transporte aéreo dependerá de que sea neutro en cuanto a emisiones de carbono. ¿Cómo piensan lograrlo exactamente en la práctica? ¿Introducirán aviones eléctricos pronto?

Por mucho que este informe propugne el bienestar financiero y social en Europa, parece haber establecido un rumbo que dejará a la Unión Europea en una posición todavía más débil, lo que tendrá por resultado menos empleo y un nivel de vida más bajo. Europa no tiene posibilidad alguna de alcanzar los objetivos que se ha fijado. Señor Presidente, concentrémonos en el meollo de la cuestión que es, en este caso, un futuro económicamente viable para el transporte. Si los Estados miembros desean adoptar una política a tal fin, es su asunto, pero por favor no nos impongan una economía planificada europea.

 
  
MPphoto
 

  Joachim Zeller (PPE).(DE) Señor Presidente, en primer lugar quiero dar las gracias al señor Grosch por su exhaustivo informe y por la ingente cantidad de trabajo que le ha supuesto.

Sin un sistema de transporte que funcione, no será posible una Europa sin fronteras que nos separen. Asimismo, la economía europea no puede tener éxito y ni siquiera puede concebirse sin sistemas de transportes terrestres, marítimos y aéreos eficientes y de futuro. Necesitamos un mayor sentido de comunidad y menos egoísmo nacional, en particular en lo que respecta a un transporte ferroviario respetuoso del medio ambiente.

A fin de que el transporte tenga un futuro sostenible, todos los modos de transporte deben estar dispuestos a asumir los retos medioambientales y económicos a los que se enfrenta la sociedad en general. El informe presenta valiosos indicadores a este respecto, que señalan la dirección en la que debemos avanzar.

No estoy de acuerdo con el informe en un solo punto. La creación de un fondo de transporte con recursos de la política de cohesión es algo que no puedo apoyar. ¿Por qué? Es cierto que el transporte promueve la cohesión en Europa. Sin embargo, un fondo independiente financiado con recursos de la política de cohesión no podría satisfacer las expectativas a las que daría lugar. Tan solo aplicaría una presión unilateral sobre el fondo de Cohesión y quitaría demasiada responsabilidad a los Estados miembros, que tienen la obligación concreta de garantizar un futuro sostenible para el transporte.

Acabamos de crear una comisión parlamentaria especial para examinar cómo será el Fondo de Cohesión y los Fondos Estructurales de la Unión Europea en el futuro y no deberíamos prejuzgar los trabajos de esta comisión. Por ello pido a Sus Señorías que voten a favor de la enmienda a este informe. Además creo que deberíamos dar una oportunidad a la tecnología de elevación magnética en el contexto de la sostenibilidad y de los futuros sistemas de transporte.

 
  
MPphoto
 

  Magdalena Álvarez (S&D).(ES) Señor Presidente, señor Comisario, antes de entrar en el contenido del informe me van a permitir que agradezca al señor Grosch que haya incluido y haya aceptado la mayoría de las enmiendas del Grupo Socialista.

En mi opinión, esto ha contribuido a definir y orientar adecuadamente las líneas maestras de la futura política europea de transportes.

Me gustaría resaltar cuatro grandes grupos dentro de las enmiendas aceptadas e incluidas. El primero se refiere a los objetivos. La inclusión, como objetivos prioritarios, de la seguridad y la cohesión territorial, mejorará, sin duda, el diseño de la futura política de transportes y contribuirá a que en su aplicación práctica se adecúe a las expectativas, a las necesidades y a las posibilidades de los ciudadanos.

Junto a la seguridad se ha incorporado como objetivo prioritario —decía— la cohesión territorial. En este sentido se propone hacer especiales esfuerzos en mejorar las condiciones transfronterizas, reducir los «cuellos de botella» y solucionar las deficiencias en la interoperabilidad, así como mejorar las conexiones de las regiones ultraperiféricas, todo ello partiendo de la situación real en cada país y en cada modo de transporte.

El segundo grupo de enmiendas de particular importancia es el impulso de dos modos de transporte: el ferrocarril y el transporte marítimo y fluvial.

Y hay un tercer grupo de enmiendas en el que me gustaría hacer especial hincapié, que es, precisamente, el relativo a la financiación. Es vital y de vital importancia una adecuada cobertura financiera y para ello apoyamos la creación de un fondo de transporte, un compromiso presupuestario en las perspectivas financieras y una aplicación específica de la golden rule.

Y, por último, deseo hacer referencia a dos enmiendas que considero importantes, relativas a la necesidad de reforzar el aspecto social del transporte. Me refiero a las condiciones de trabajo de los trabajadores y a los derechos de los pasajeros.

Concluyo reiterando mi agradecimiento al ponente y al resto de los grupos por su colaboración y por su alto grado de compromiso con el transporte europeo.

 
  
MPphoto
 

  Oreste Rossi (EFD).(IT) Señor Presidente, Señorías, los objetivos de la Estrategia Europa 2020 para un futuro sostenible para el transporte urbano y el transporte de mercancías son ambiciosos: reducir el nombre de muertos y heridos graves en accidentes de carretera en un 40 % entre 2010 y 2020; duplicar el número de pasajeros de autocares y ferrocarriles respecto al transporte por carretera en 2020, reducir las emisiones de CO2 del transporte de carretera mediante innovaciones adecuadas y la evitación de trayectos en vacío, promover el transporte ferroviario, reducir el consumo de electricidad de los vehículos ferroviarios, reducir la contaminación medioambiental del transporte aéreo, ofrecer incentivos financieros, también en 2020, para la creación de conexiones o plataformas multimodales para viajar dentro de la Unión Europea, y aumentar el número de estas.

Sin embargo, el primer paso es una mayor integración de los modos de transporte, y la Unión Europea debe actuar de forma decidida cuando surgen problemas en la construcción de los principales corredores ferroviarios o líneas de comunicación.

 
  
MPphoto
 

  Carlo Fidanza (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, me uno a los elogios dirigidos al ponente, señor Grosch, que sin duda ha hecho un gran trabajo. Estoy de acuerdo con la mayoría de las consideraciones que se han expresado aquí sobre el importante aspecto de la comodalidad y la cuestión de la interoperabilidad.

Me gustaría recalcar rápidamente tres cosas. La primera se refiere a la seguridad, pues necesitamos seguir haciendo grandes inversiones en seguridad, que deben llevarse a cabo mediante el desarrollo de los STI, como se ha mencionado en el debate precedente, y debemos hacerlo a través del ulterior desarrollo de la tecnología ERTMS en el sector del transporte ferroviario. Hablando de este mismo sector, debemos invertir con determinación en una Agencia Ferroviaria Europea con más competencias en materia de seguridad a fin de evitar que se repitan desastres como los que experimentamos desgraciadamente hace unos meses.

En cuanto a la financiación, estoy a favor de la creación de un fondo para el transporte. Creo que tenemos que luchar por que estas políticas se financien de forma adecuada y las RTE puedan continuar su desarrollo en las perspectivas financieras a partir de 2013. Considero, a este respecto, que es fundamental que estas redes se desarrollen tomando el Mediterráneo como su centro, pues es un punto de conexión con los nuevos mercados de Oriente.

Finalmente, el último tema que deseo abordar se refiere a la movilidad urbana. He recibido con mucha satisfacción la propuesta del informe y creo que, en este tema, deberíamos incentivar el uso y la coordinación de buenas prácticas. Tenemos que trabajar para mejorar la gestión del transporte de mercancías en los centros urbanos y ciudades a fin de lograr un sistema de transporte urbano más sostenible, y creo que este informe constituye una buena premisa para continuar un excelente trabajo.

 
  
MPphoto
 

  Knut Fleckenstein (S&D).(DE) Señor Presidente, Señorías, me alegra que mañana podamos aprobar este informe con una amplia mayoría. Considero especialmente importantes dos cosas. La primera es velar por que los objetivos que nos hemos fijado para 2020 sean mesurables. Necesitamos principios mesurables que nos permitan hacer un balance después de diez años o, mejor aún, a mitad del período, de modo que podamos determinar si hemos logrado algo de lo que nos habíamos propuesto o si las cosas no han funcionado y tenemos que introducir mejoras. En particular en lo que se refiere a las emisiones de CO2 del sector del transporte. Si todos los demás sectores hacen avances positivos, como ha señalado el señor Cramer, podemos exigir que el sector del transporte haga otro tanto. La política europea de transporte tiene una particular importancia para reducir las emisiones de CO2.

La segunda observación se refiere a la eficiencia de la comodalidad. Para mí, esta eficacia es la clave para la estrategia de transporte de la UE. Lo digo porque la eficiencia de la comodalidad puede tener diferentes significados. Si este concepto teórico no se basa en criterios correctos que puedan poder ser puestos en práctica, no alcanzaremos nuestro objetivo. Por ello pido una vez más a la Comisión que vele por que este concepto se aplique correctamente hasta en el último detalle, lo que implica desarrollar nodos intermodales útiles y eliminar los cuellos de botella en el transporte de mercancías con origen y destino en importantes pasarelas comerciales europeas, en particular en los enlaces entre los principales puertos y aeropuertos y el interior.

Mi tercer comentario es que las redes transeuropeas (RTE) deben basarse en los mismos criterios, de modo que se produzca un trasvase casi automático hacia un sistema de transporte europeo eficiente y respetuoso del medio ambiente. Estos son los factores que constituyen un buen plan. No sólo la rentabilidad, sino también la compatibilidad social, la protección del medio ambiente y la sostenibilidad. Muchas gracias, señor Grosch y señora Álvarez, por su ardua labor.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente punto del orden del día es el procedimiento de solicitud incidental de intervención. Un total de doce diputadas y diputados han solicitado la palabra. En términos estrictos sólo deberían intervenir cinco en un debate, pero debido al interés por este tema, intentaremos que todos intervengan y ruego a Sus Señorías que se limiten a un minuto.

 
  
MPphoto
 

  Luís de Grandes Pascual (PPE).(ES) Señor Presidente, a mi juicio, este excelente informe diseña las líneas maestras que deben inspirar el nuevo Libro Blanco del transporte que configure la política europea de transportes para los próximos diez años.

El presente informe tiene varios hitos que son dignos de reseñar: la necesidad de un fondo financiero como instrumento imprescindible; el reto de la creciente demanda del transporte de mercancías; la búsqueda de soluciones comodales que aporten seguridad para los usuarios y para las mercancías; la necesidad imperiosa de zonas de descanso suficientes y seguras en el transporte por carretera; el diagnóstico –a mi juicio, certero– de que no debe darse una mera competencia entre los distintos modos, sino complementarse mutuamente buscando criterios de eficiencia; la afirmación del ponente –valiente, a mi juicio, y justa– de que no siempre el transporte por ferrocarril o por vía marítima es más respetuoso del medio ambiente que el transporte por carretera.

En definitiva, el concepto de «comodalidad eficiente» es un concepto de futuro y, sin duda, debe apoyarse, a mi juicio, con todo rigor.

 
  
MPphoto
 

  Jan Kozłowski (PPE).(PL) Señor Presidente, señor Kallas, me gustaría felicitar al ponente, que ha elaborado un excelente trabajo que reviste una gran importancia para el texto definitivo del futuro Libro Blanco. Comparto la opinión de que es crucial que la Unión Europea mejore la eficiencia del sistema de transporte, pero para hacer realidad este objetivo es necesaria una integración estratégica de los instrumentos de la UE. En tanto que instrumento clave para la realización de la Estrategia Europa 2020, la política de cohesión debería desempeñar un papel destacado en relación con las políticas sectoriales, que permita incluir plenamente a todos los Estados miembros en una red europea y la introducción progresiva de soluciones inteligentes.

La Unión Europea debería contar con instrumentos para aumentar la eficacia de las redes de transporte, incluidos los proyectos transfronterizos. Sin embargo, el fondo para el transporte no debe crearse en detrimento de los recursos destinados para la política de cohesión. Debemos intentar reforzar al mismo tiempo tanto la política de transporte como la de cohesión, sin debilitar los instrumentos ya existentes.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D).(RO) El informe sobre un futuro sostenible para el transporte recoge las recomendaciones del Parlamento tanto para el futuro Libro Blanco sobre el transporte sostenible en la Unión Europea como para el futuro de las RTE-T.

En vista de la densidad demográfica de la Unión Europea, es crucial que sigamos desarrollando el transporte ferroviario y marítimo. La estrategia europea para el desarrollo del transporte por vías navegables interiores y el desarrollo de los corredores ferroviarios de transporte de mercancías y las líneas de tren de alta velocidad para conectar todas las capitales y grandes ciudades de Europa debe ser una de las prioridades de la Unión Europea. Espero que la futura RTE-T haga un mayor uso del acceso al Mar Negro y al corredor Rin-Meno-Danubio.

La apertura de los mercados del sector del transporte sólo debe llevarse a cabo en beneficio de los consumidores y debería ir acompañada de planes a largo plazo para la inversión en infraestructuras y la consolidación de la interoperabilidad técnica.

La financiación para desarrollar el sistema de transporte europeo debería tener en cuenta la seguridad, así como la cohesión social, económica y territorial.

 
  
MPphoto
 

  Karin Kadenbach (S&D).(DE) Señor Presidente, quisiera expresar mi sincero agradecimiento al ponente y también a todos los ponentes alternativos. Creo que hemos logrado resolver lo que parecía casi una contradicción, pues todos pedimos el desarrollo de nuestros sistemas de transporte, pero también un futuro sostenible.

Este informe establece los requisitos para lograr un futuro realmente sostenible. Tan solo espero que podamos colaborar para aplicar estos requisitos de tal forma que puedan cumplirse en la práctica.

Me gustaría dar tan solo un ejemplo de lo que intentamos hacer actualmente en Austria. Hace poco creamos la plataforma Niederösterreich mobil en la Baja Austria, que pretende reunir a todos los grupos de interés y todos los organismos interesados para desarrollar sistemas de movilidad local sostenibles para el futuro. Considero que necesitamos ejemplos a pequeña escala como este, pero también grandes modelos a escala europea.

Debemos ampliar nuestras redes de transporte, en particular las redes ferroviarias y marítimas. En relación con la estrategia para el Danubio, me gustaría destacar que, si bien necesitamos desarrollar el Danubio, también tenemos que tomar en consideración que se trata de un ecosistema especialmente sensible, lo que es más importante.

 
  
MPphoto
 

  Gesine Meissner (ALDE).(DE) Señor Presidente, hemos dedicado una tarde al transporte y este informe resume todo en el fondo.

Muchos dicen que el mayor logro realizado en nombre de los ciudadanos de Europa es el mercado interior. Como ha señalado el señor Kallas, las rutas de transporte son las arterias del mercado interior. Por consiguiente es importante que estas rutas de transporte sean seguras, que se desarrollen respetando el medio ambiente y que examinemos en general lo que podemos mejorar en el futuro utilizando para ello sistemas de transporte inteligentes, por ejemplo.

Tenemos que pensar en cómo podemos estructurar con más eficacia los sectores más respetuosos del medio ambiente, como el transporte ferroviario y marítimo, en cómo podemos desplazar carga de la carretera a estos sectores y en cómo podemos reducir el impacto medioambiental de de las emisiones del transporte marítimo. Al mismo tiempo tenemos que estudiar cómo satisfacer las necesidades concretas del transporte urbano, que son muy diferentes de las del transporte internacional. El futuro del transporte urbano puede consistir en que los directivos viajen en bicicletas eléctricas, lo que también les permitirá hacer ejercicio. Necesitamos desde luego opciones muy distintas para distancias más largas, que también cumplirían una función transfronterizas. Este es un excelente informe que mira hacia el futuro.

 
  
MPphoto
 

  João Ferreira (GUE/NGL).(PT) Señor Presidente, el transporte es un elemento fundamental del desarrollo económico. Es esencial para la cohesión territorial, el progreso social y para mejorar el bienestar público. Debido a su importancia estratégica y a su inequívoco interés público, este sector es y debe seguir siendo uno de los ámbitos en los que los Estados miembros cumplen su papel social a través de servicios públicos. Eso es lo que se exige a un sistema de transporte moderno y eficiente capaz de hacer frente a los grandes retos del sector, como aumentar la seguridad y reducir su impacto medioambiental, entre otros.

Debemos corregir e invertir las persistentes políticas que no han invertido en el sector del transporte público y lo han desmantelado con miras a su privatización. Debemos respetar y valorar los derechos de los trabajadores del sector. Tenemos que invertir en investigación y desarrollo, así como en infraestructuras públicas esenciales para que el sector responda a las necesidades de la sociedad.

Por todos estos motivos, en varios Estados miembros, como Portugal, los trabajadores y el pueblo han venido luchando con firmeza y determinación para proteger el sector del transporte público y salvarlo de la privatización. Nos felicitamos de esta lucha y nos asociamos a ella.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señor Presidente, ante el telón de fondo de este amplio debate, me gustaría hacer una propuesta que reduciría algunos de nuestros problemas de transporte.

Millones de ciudadanos de la UE se dirigen actualmente a su lugar de vacaciones por las carreteras de Europa. ¿No sería sensato escalonar los períodos de vacaciones de los Estados miembros a nivel europeo y coordinarlos entre sí con el fin de que el transporte sea más sostenible?

Los períodos vacacionales nacionales a menudo tienen graves efectos en los desplazamientos dentro de Europa durante las vacaciones. La red transeuropea de transporte sufre grandes presiones, las personas permanecen sentadas durante horas en los atascos de camino a su lugar de vacaciones y las consecuencias negativas de estos picos estacionales para el medio ambiente y para los ciudadanos y consumidores resultan obvias. El escalonamiento de los períodos de vacaciones, que lógicamente tendría que tomar en consideración las necesidades educativas de cada Estado miembro, podría resolver algunos de estos problemas. Este escalonamiento conllevaría igualmente beneficios económicos, pues la extensión de la temporada vacacional permitiría bajar los precios y crear más puestos de trabajo.

Espero que la Comisión acepte este propuesta.

 
  
MPphoto
 

  Mairead McGuinness (PPE). – Señor Presidente, que bueno sería que pudiéramos escalonar las vacaciones de este Parlamento, pero no creo que vaya a hacerse.

He oído a algunos oradores hablar de las bicicletas. Me gustaría decir que la semana pasada compré una bicicleta nueva. Es muy sostenible, pero muy poco práctica para el trabajo que realizo. Lo que necesitamos son soluciones de transporte sumamente prácticas y sostenibles. Me gustaría agregar que se ha hablado mucho —y con razón— del transporte urbano y de la necesidad de conectar los sistemas entre sí, pero no olvidemos al gran número de personas que viven en comunidades rurales aisladas, en las que los sistemas de transporte a pequeña escala les permiten participar en la sociedad en general. Así pues, el transporte tiene una dimensión social y una económica que debemos tener en cuenta. No cabe duda de que tenemos que tomar en consideración las cuestiones medioambientales, y creo que se hará por medio de la tecnología y la presión del cambio climático. En cuanto al fondo de transporte, no me gustaría quitarle a una mano para dárselo a la otra. Nuestra gran batalla consiste en obtener un presupuesto adecuado para toda la Unión Europea después de 2013, y va a ser difícil.

 
  
  

PRESIDE: Libor ROUČEK
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Olga Sehnalová (S&D). (CS) El futuro del transporte incluye igualmente el desarrollo y apoyo al transporte público. El objetivo de duplicar el número de usuarios para 2020 es un paso en la dirección correcta. Sin embargo, no sabemos cómo se verá afectado este sector a largo plazo por la crisis económica y la política de recortes presupuestarios.

Los nuevos Estados miembros en particular se enfrentan a una enorme presión social debido al uso de los automóviles particulares, con todas sus consecuencias negativas, como el aumento de las emisiones de CO2 y los accidentes de tráfico. Las autoridades locales y regionales soportan presiones para recortar el transporte público, y su mantenimiento antes de que sufra daños irreversibles debería ser una prioridad europea. Ahora más que nunca, un objetivo importante de cualquier política europea de transportes debería ser encontrar la forma de apoyar el funcionamiento del transporte público de forma eficiente y eficaz.

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE).(PL) Señor Presidente, el sector del transporte es un elemento fundamental para el desarrollo de la Unión y sus regiones. Desempeña un papel clave en la economía y el empleo. Permite la libre circulación de los ciudadanos de la UE y el flujo de mercancías por toda Europa. Asimismo ejerce una influencia directa sobre el desarrollo y la cohesión social, al igual que sobre la calidad de vida de los ciudadanos, su salud y seguridad.

Es sumamente importante reducir las emisiones de CO2 del transporte por carretera por medio de innovaciones adecuadas para ello. Una parte del transporte de pasajeros y mercancía debería transferirse de la carretera al transporte ferroviario o marítimo a fin de reducir el excesivo volumen de tráfico que soportan las carreteras. Debemos desarrollar formas modernas de transporte público en las zonas urbanas. Es importante que los distintos medios de transporte no compitan artificialmente entre sí, sino que se apoyen y complementen mutuamente para crear un sistema de transporte sostenible. La política de transporte debería ser más eficaz y eficiente.

 
  
MPphoto
 

  Janusz Władysław Zemke (S&D).(PL) Hoy hemos tenido la oportunidad de celebrar un debate muy interesante sobre el futuro del transporte. Este debate tiene lugar en el mismo momento que otro debate —también en el Parlamento— sobre el presupuesto para el período 2014-2020. Me gustaría hacer la siguiente pregunta: ¿no deberíamos prever más recursos para el transporte en el presupuesto para los próximos seis años y, en particular, no deberíamos hacer en los próximos años un esfuerzo especial en lo que se refiere al transporte ferroviario? Todos los aquí presentes creemos que es esta forma de transporte la que debería reducir la carga de las carreteras. Es un medio de transporte respetuoso del medio ambiente, pero en estos momentos no basta con hablar. Habría que más asignar recursos a estos objetivos en el próximo período de seis años.

 
  
MPphoto
 

  Inés Ayala Sender (S&D).(ES) Señor Presidente, me uno a las felicitaciones al señor Grosch, especialmente por su sensibilidad hacia los pasos transfronterizos de las redes transeuropeas, y también quiero agradecerle a mi colega, Magdalena Álvarez, el haber conseguido un informe tan adecuado y tan equilibrado.

Solamente permítame expresar dos pequeñas puntualizaciones, que no están en el informe, pero que podrían estar en el Libro Blanco de la Comisión el día de mañana. En primer lugar, expresar mi decepción porque se mantiene el 40 % de reducción de las víctimas mortales. Ya sé que se añade el tema de los heridos graves, pero creo que habrá que explicar, desde luego, muy bien, por qué perdemos ambición y no planteamos ya no el 50 %, sino incluso más, puesto que nuestro objetivo es reducir el 100 % de las víctimas mortales en carretera.

Y, en cuanto a la financiación de las redes, simplemente quiero añadir que, además de las propuestas —que creo interesantísimas— que aparecen en el informe del señor Grosch, en este momento en que se abre el debate sobre las próximas perspectivas financieras, deberíamos ser lo más ambiciosos posible. ¿Por qué no plantearnos —y a usted me dirijo especialmente, señor Kallas— garantizar un objetivo del 10 % del próximo presupuesto plurianual 2014-2020 para las redes transeuropeas? ¿Por qué no soñar y no renunciar de antemano?

Vayamos más allá, porque tal vez consigamos lo que no conseguimos en las pasadas perspectivas financieras.

 
  
MPphoto
 

  Hella Ranner (PPE).(DE) Señor Presidente, este informe de iniciativa permite que el Parlamento Europeo fije metas claras para el desarrollo del sector del transporte. Algo que es importante porque el transporte nos permitirá alcanzar y mantener una economía eficaz y una Europa competitiva.

Todos los presentes, incluido el señor Kallas, sabemos que el aspecto importante de estos planes tan ambiciosos e intensivos de capital es, naturalmente, la financiación y esperamos que se presenten nuevos modelos de financiación, que sin duda serán necesarios. Un fondo para el transporte podría desempeñar un papel especialmente importante en este aspecto, pero no si despoja de recursos a otros sectores, sino mediante la una coordinación más eficaz de los enormes flujos de recursos financieros.

 
  
MPphoto
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. – Señor Presidente, este ha sido un debate interesante. Es evidente que nos enfrentamos a la muy difícil tarea de establecer las prioridades correctas para el sector del transporte durante los próximos diez años y, al mismo tiempo, de tener en cuenta diversos aspectos, en ocasiones muy polémicos.

Sus Señorías ya han mencionado todas estas cuestiones controvertidas en el debate de hoy, las cuales son muy conocidas en el caso de los ferrocarriles. En el último período parcial de sesiones, Sus Señorías celebraron un interesante y polémico debate sobre los corredores ferroviarios competitivos para el transporte de mercancías, que pueden ser un avance muy importante.

Ahora debemos trabajar juntos para impulsar las reformas necesarias en el sector ferroviario. La competitividad del ferrocarril respecto al transporte de carretera y también para la competitividad mundial de Europa depende en gran medida de la arquitectura interna de nuestras vías férreas, de eliminar privilegios e interferencias políticas, y todas esas cosas. Me he convencido firmemente de ello en el breve período que he desempeñado este puesto.

¿Es la cohesión del transporta también cohesión o no? En relación con los vehículos eléctricos, ¿en que contribuyen los vehículos eléctricos a aliviar la congestión, que es el aspecto más denostado del transporte? Las finanzas siempre son controvertidas, en especial en estos tiempos. Luego tenemos los intereses regionales, de los que ya se ha hablado aquí, los intereses de la zona mediterránea.

Así pues, colaboremos e intentemos encontrar el equilibrio correcto. Creo que todos podemos llegar a un acuerdo sobre los objetivos generales. Para hacer frente a los retos futuros del sistema de transporte es necesario satisfacer las necesidades de movilidad de los ciudadanos y las empresas de tal modo que usen menos energía y contaminen menos, y que exploten de forma eficiente las infraestructuras y las posibilidades de cada modo. Estoy convencido de que, en este marco, la cooperación entre todas las instituciones europeas tendrá por resultado un sistema de transporte de alta calidad en el futuro y sus beneficios.

 
  
MPphoto
 

  Mathieu Grosch, ponente. – (DE) Señor Presidente, señor Kallas, Señorías, muchas gracias por sus intervenciones. En este informe nos hemos fijado objetivos y para alcanzarlos son necesarias muchas cosas, entre ellas la financiación.

Por ello me gustaría dejar muy claro aquí que no tenemos la intención de que una mano robe a la otra. No obstante, sería una pena que una mano fuera muy rica y que la otra necesitara realmente el dinero para invertirlo donde es necesario. Resulta difícil imaginar dos ámbitos más compatibles que la movilidad y la cohesión territorial. No debemos considerar que compiten entre sí, como hacen algunos, por ejemplo, en una enmienda presentada por mi Grupo. Al contrario, deberíamos considerar que colaboran juntas. Ese es igualmente el concepto fundamental de la cohesión tal como la entendemos.

Por consiguiente quiero pedir a Sus Señorías que no voten a favor de esta enmienda, porque el fondo desempeñará un papel clave en nuestro informe en el futuro y también en la política de transporte. Necesitamos dinero no solamente para mejorar las infraestructuras, sino también para investigación, la cual aumentará la seguridad y mejorará las tecnologías.

Puesto que sabemos, por ejemplo, que el sector ferroviario existen siete u ocho sistemas en funcionamiento completamente distintos, mientras que es posible viajar de norte a sur y de este a oeste por toda Europa por carretera sin problemas tecnológicos, creo que resulta totalmente aceptable invertir este dinero en investigación, interoperabilidad y tecnología, precisamente para acercar a las regiones entre ellas.

Por lo que se refiere a las agencias, y quisiera volver a mencionar este tema brevemente, estamos convencidos de que no debemos crear una nueva estructura, sino conceder un papel destacado a Europa. En la política de transporte y en otros ámbitos cada vez resulta más evidente que Europa es, en muchos casos, la solución y no el problema, como suelen afirmar algunas personas que consideran la situación con un ligero matiz de autonomía nacional. Eso es lo que deseamos lograr con las agencias y con el informe. Quiero dar las gracias a todos por su cooperación.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana (6 de julio de 2010).

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Spyros Danellis (S&D), por escrito.(EL) La elaboración del próximo Libro Blanco sobre el transporte es un punto de inflexión que nos da la oportunidad de reflexionar sobre las directrices de la política de transporte y, por ende, sobre la «infraestructura material» del mercado común de la UE. En su forma actual, el informe Grosch ofrece una visión de conjunto del futuro del transporte, que parte de la premisa de que la eficiencia del sistema de transporte no está determinada exclusivamente por el tamaño de nuestra red de carreteras o por el volumen de carga que transportan nuestros buques y trenes, sino también —y este es un principio básico y no negociable— por el impacto que tienen estas actividades en el medio ambiente, en la sociedad, en el trabajo y en la seguridad pública. Es por ello que creo que es sumamente importante dar un nuevo impulso a la seguridad vial —sin olvidar que un 70 % del transporte de la UE se efectúa por carretera— y que la propuesta de crear una Agencia Europea del Transporte por Carretera constituye una medida significativa en esta dirección. Necesitamos nuevos instrumentos para promover la adopción de nuevas tecnologías y difundir las mejores medidas reglamentarias, así como instrumentos de investigación para el transporte por carretera.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogdan Kazimierz Marcinkiewicz (PPE), por escrito.(PL) Señor Presidente, el informe Grosch que hemos debatido hoy desempeña sin duda un papel importante en la formulación del futuro transporte europeo para los próximos diez años. El excepcional número de diferencias y el problema para alcanzar una fórmula transaccional son resultado de la diversidad del transporte en los Estados miembros y la compleja situación social y geopolítica de la Unión Europea.

Me gustaría destacar varios temas que recoge el documento, como la necesidad de diversificar el transporte a la hora de crear el espacio europeo del transporte. En mi opinión el tan extendido concepto de la descarbonización constituye una gran amenaza. Me gustaría hacer hincapié en que para lograr la descarbonización es necesario realizar inversiones considerables en nuevas tecnologías. Por otra parte, no debemos dejar a un lado fuentes de energía que son relativamente respetuosas del medio ambiente, como los biocarburantes. Soy de Silesia, una zona conurbana que, al igual que zonas parecidas de Europa, necesita algo más que ayudas regionales, lo que explica el énfasis que hago en el espacio urbano. Para dar más peso al informe propuse que se incluyeran referencias a otros documentos, como el Plan de Acción para la Logística del Transporte de Mercancías y el segundo informe sobre el seguimiento del desarrollo del mercado ferroviario, y de este modo subrayamos la importancia estratégica de los ferrocarriles para garantizar el buen funcionamiento de todo el sector del transporte.

 
  
MPphoto
 
 

  Debora Serracchiani (S&D), por escrito.(IT) El informe sobre el futuro del transporte pretende promover y desarrollar un sistema de transporte eficiente y sostenible en Europa. Para ello es necesario completar el mercado interior del transporte y eliminar todos los obstáculos derivados de la no transposición o transposición tardía de la legislación de la UE en los Estados miembros.

Asimismo será necesario un fondo para el transporte que garantice la financiación de los proyectos de la red transeuropea de transporte y los sistemas en que se base dicha red. Los proyectos de la RTE-T son una prioridad de la política de transporte, pero habrá que construir las infraestructuras faltantes, así como eliminar los obstáculos geográficos e históricos para las rutas transfronterizas. Por último, la cuestión de la seguridad vial es, entre otras cosas, uno de los puntos clave en la que la política de transporte deberá basarse en el futuro.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad