Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2072(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0236/2010

Textos presentados :

A7-0236/2010

Debates :

PV 06/09/2010 - 20
CRE 06/09/2010 - 20

Votaciones :

PV 07/09/2010 - 6.13
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0303

Debates
Lunes 6 de septiembre de 2010 - Estrasburgo Edición DO

20. Financiación y funcionamiento del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. – El siguiente punto es el informe (A7-0236/2010) elaborado por el señor Portas, en nombre de la Comisión de Presupuestos, sobre la financiación y el funcionamiento del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización [2010/2072(INI)].

 
  
MPphoto
 

  Miguel Portas, Ponente.(PT) Señora Presidenta, el informe que presento es el resultado de un compromiso entre los grupos con puntos de vista muy diferentes sobre la política de empleo y protección contra el desempleo. Por ello, quiero dar las gracias a los ponentes alternativos, así como a la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales y a la Comisión de Presupuestos, por el cooperativismo que han demostrado para llegar a un acuerdo que puede ser útil para las víctimas de los despidos colectivos que tienen lugar en la Unión Europea.

Este acuerdo se basa en dos premisas: la primera es que los efectos sociales de la crisis aún se dejan sentir, incluso en el caso de una recuperación económica, que está lejos de estar garantizada. Los despidos colectivos, por tanto, no son una cosa del pasado y, lamentablemente, seguirá teniendo un impacto en la vida social de nuestros países. Por esta razón, la primera opción es simple: ¿tenemos o no intenciones de ampliar hasta 2020 el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, que es el único instrumento que Europa consagra a las personas afectadas por los despidos colectivos? La respuesta de este informe es clara: sí, queremos enviar un fuerte mensaje a los desempleados; sí, creemos que deben ser apoyados a través de programas de readaptación profesional y reinserción laboral; y sí, creemos que se merecen otra oportunidad, y los responsables políticos en funciones se lo debemos.

La segunda premisa es que hubo muchas fallas en la forma en que este fondo funcionaba cuando empezó, pero los cambios introducidos en su regulación han aumentado significativamente el número de solicitudes para hacer uso de este instrumento. Todavía es muy pronto para proseguir con una evaluación, pero podemos señalar e identificar el problema principal. Desde el momento del despido colectivo, el dinero tarda en llegar a los países entre 12 y 17 meses y, en algunos casos, mucho más. Tenemos un fondo para responder a las urgentes necesidades sociales y se mueve a paso de tortuga. Son las consecuencias sociales las que me preocupan: a causa de esta lentitud, muchos trabajadores terminan por no beneficiarse del fondo; por otra parte, esto desalienta la preparación de solicitudes en las regiones y los países con mayor necesidad.

A continuación, los Gobiernos no llevan a efecto las solicitudes hasta que estas no se han aprobado en Bruselas, ya que les obligaría a tomar la iniciativa con el componente nacional de la financiación en un momento de austeridad presupuestaria. Por eso el informe propone una serie de medidas a corto plazo para reducir el retraso en un 50 % y por qué se propone hacer que el fondo sea permanente a partir de 2013.

Señora Presidenta, Señorías, algunos de los Estados miembros que se han beneficiado más del fondo se resisten a su simplificación: temen que acelerarlo termine por exigir cada vez más dinero. Seamos sinceros: este riesgo existe, independientemente de que el fondo sea lento o rápido. El riesgo de un largo período de crecimiento mediocre existe porque depende del impacto que tengan las políticas de austeridad en la recuperación de nuestras economías.

Sin embargo, hoy en día estamos hablando de algo más: la actitud de Europa hacia los despidos colectivos y si estamos sacrificando a sus víctimas en el altar de las restricciones presupuestarias o, al menos, que estemos en condiciones de dar a estas personas por lo menos tanta atención como la que dimos al sistema financiero, al que salvamos con nuestros impuestos.

La decisión de este informe nace de la ética, de cómo vemos a nuestros semejantes y de la forma en que vemos a Europa. Yo quiero una Europa que sea totalmente social.

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE).(RO) Me gustaría señalar algunos hechos acerca de la financiación y el funcionamiento del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización.

Nueve Estados miembros, como Rumanía, que se encuentra en una posición más vulnerable con respecto a los efectos de la globalización, no han tenido acceso a este fondo hasta ahora. Una de las razones de esto es el carácter restrictivo de los criterios de adecuación, incluso después de que fueran revisados en 2009.

El FEAG es un instrumento útil, siempre y cuando sea flexible. Sin embargo, quiero llamar la atención sobre el hecho de que las autoridades rumanas responsables aún no han adoptado el marco legislativo necesario para acceder al FEAG. Todo esto ocurre en un momento en que, durante los últimos dos años, Rumanía ha registrado un aumento constante del número de desempleados, mientras que anunció este verano el mayor número de actividades de reestructuración de toda la UE.

Creo que el acceso al FEAG, junto con una mejor absorción de los fondos de preadhesión estructurales, podría haber suavizado el impacto de la crisis económica en Rumanía.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Stihler (S&D). – Gracias, señora Presidenta, por darme la oportunidad de hacer una breve contribución. El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización es de vital importancia y, por tanto, debe recibir apoyo y protección. Tenemos que respaldar las necesidades de los trabajadores que se han quedado sin trabajo por causas ajenas a su voluntad.

Hace poco, un constituyente se puso en contacto conmigo porque estaba interesado en este fondo concreto, y se trata de una reflexión sobre el nuevo Gobierno del Reino Unido al que la coalición conservadora-liberal solicita que ponga fin a este fondo. Este temerario enfoque hacia un fondo que realmente ayuda a los trabajadores es algo en lo que espero que se echen atrás y que vuelvan a reconsiderar esa postura. El hecho de que exista la necesidad de que nosotros prestemos apoyo y protección, y de que hagamos los ajustes oportunos, es de vital importancia.

Estoy a favor de este fondo. Quisiera que contara con protección y apoyo, y también me gustaría asegurarme de que se utiliza de la forma más apropiada.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE). – Señora Presidenta, en primer lugar, quiero dar las gracias al señor Portas por su trabajo. Al estar involucrado en mi circunscripción en dos ámbitos en los que se ha aplicado el Fondo Europeo de Adaptación, tengo que decir que, en general, se trata de un desarrollo muy positivo. La Comisión se acercó muy amablemente y se lo explicó a los trabajadores de Waterford Crystal. Uno de ellos lo describió como un regalo de la Unión Europea, y eso es lo que estaba destinado a ser.

Sin embargo, la aplicación del Fondo, de alguna manera, ha decepcionado a los ciudadanos en cuanto a sus expectativas. Esto se debe, en parte, a los organismos estatales, uno de los cuales —el FÁS— es bien conocido por la Comisión; como en el pasado, ha comparecido ante la Comisión para la malversación de fondos. Esto ha socavado su posición de cara a los trabajadores.

Pero también tendemos a ser demasiado poco flexibles, sobre todo, cuando las personas están tratando de iniciar su propio negocio, y también sobre la cuestión del tiempo que damos el fondo. La fecha de inicio es la fecha de aplicación, cuando debería ser la fecha en que se concede la financiación. Es necesario abordar aspectos como este. Espero que podamos hacer que la situación sea más flexible.

 
  
MPphoto
 

  Frédéric Daerden (S&D).(FR) Señora Presidenta, Señorías, los debates en la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales y en la Comisión de Presupuestos han allanado el camino para un proyecto de informe bien concebido.

Acojo con satisfacción la contribución que hace al debate sobre el futuro del Fondo Europeo de Adaptación. Aborda, por ejemplo, la necesaria participación de los interlocutores sociales en la elaboración de los expedientes y la atención que se debe prestar a la integración de las PYME en calidad de subcontratistas en los sitios grandes en los que tienen lugar los despidos.

Por otra parte, creo que hay que considerar seriamente y de cara al futuro la opción de un fondo independiente con su propio pago y créditos de compromiso. Se trata simplemente de ofrecer los recursos adecuados a la Europa social que tanto queremos.

Algunas personas no han escuchado hablar de esto, y, por tanto, se ha solicitado una votación por partes a fin de eliminar este pasaje. Sería muy perjudicial para el debate si en el informe no se mencionaran todas las posibilidades para mejorar la financiación de estos fondos. Señoras y señores, por lo tanto, apelo a su deseo de seguir mejorando esta herramienta sin rechazar cualquier posibilidad de cambio, votando a favor del apartado 16 completo que trata sobre esta cuestión.

 
  
MPphoto
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL).(PT) Señora Presidenta, hay otras tres cuestiones que quisiera destacar a este respecto. La primera se refiere a las medidas de prevención que deben adoptarse para evitar la deslocalización de las multinacionales, luchar contra el desempleo y aumentar los niveles de empleo con derechos. La segunda cuestión se refiere a la aplicación de este fondo, que no debe, en ningún momento, servir de pretexto o, de alguna manera, dar cobertura o facilitar los despidos motivados por la reestructuración de empresas o la reubicación de las multinacionales. La tercera cuestión está relacionada con la necesidad de aumentar la cofinanciación comunitaria del 65 % al menos hasta el 80 % a fin de habilitar el fondo a los Estados miembros que experimentan las mayores dificultades financieras, de tal manera que se apoyen los niveles más graves de desempleo de forma rápida y eficaz, algo que no ha ocurrido y que tampoco ocurre ahora.

 
  
MPphoto
 

  Dacian Cioloş, Miembro de la Comisión.(FR) Señora Presidenta, señoras y señores, en primer lugar, en nombre de la Comisión, quiero felicitar al ponente, el señor Portas, por el excelente trabajo que ha hecho en la redacción de este informe tan completo y en su cooperación con los ponentes de otras comisiones que también tenían que dar sus opiniones.

Este informe es muy oportuno, ya que se puede integrar con facilidad en el trabajo que la Comisión está llevando a cabo con el fin de cumplir con dos plazos. En primer lugar, la denominada excepción de «crisis» por la que el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) puede proporcionar apoyo a los trabajadores despedidos como consecuencia de la crisis financiera y económica mundial y por la que se puede conceder cofinanciación a una tasa del 65 % vence a finales de 2011. Tenemos que examinar si es necesario ampliar dicha excepción o volver a una tasa de cofinanciación del 50 % en el caso de los despidos relacionados con el comercio.

La segunda fecha límite es finales de 2013, fecha en que tendrá que revisarse el Reglamento del FEAG. En este sentido, una de las cuestiones clave será decidir si este fondo deberá integrarse o no en el próximo Marco financiero plurianual.

Nos complace observar que el informe del señor Portas apoya las razones que están detrás de la creación de este fondo y que haga hincapié en la necesidad de mantener este instrumento. En este informe se propone, en efecto, que un instrumento permanente debería ser una de las opciones previstas para el futuro y, además, se pide a la Comisión que presente una propuesta en este sentido.

El señor Portas propone adelantar la evaluación a medio plazo prevista para 2011 y sugiere finalizarla para el 30 de junio de 2011. Esto presenta un problema con respecto a la modificación del Reglamento del FEAG, ya que los informes sobre los primeros casos aprobados después de la aprobación del Reglamento modificado no estarán disponibles hasta principios de noviembre de 2011. Evidentemente, sí que tenemos un informe final preliminar que podemos utilizar para revisar aquellos criterios del Reglamento que no se han modificado, como el nivel de éxito de las acciones comprendidas en el ámbito de aplicación del fondo, un análisis comparativo de tales medidas, los procedimientos de consulta a los actores sociales y un análisis del impacto que tiene el fondo en sus beneficiarios.

El informe señala que, hasta la fecha, la aplicación ha sido más bien modesta. Se ha aprobado una contribución final solo para 27 casos y muy pocos sectores están representados. Nueve Estados miembros no han presentado ninguna solicitud. Solo se han utilizado 80 millones de euros de los 1 500 millones de euros disponibles. En el caso de las 11 primeras solicitudes, la Comisión ha solicitado el reembolso de casi el 40 % de los importes concedidos.

Me gustaría destacar, de acuerdo con el informe, que estas cifras se refieren únicamente a las solicitudes aprobadas en virtud del Reglamento inicial y que, como acertadamente señala el informe, la modificación del Reglamento ha dado lugar a un aumento considerable en el número de solicitudes de ayudas con cargo a este fondo, en términos presupuesto y de trabajadores a los que se destinan las ayudas.

El informe pide mejoras relativas de forma justificada, en particular, una reducción en la duración del tiempo entre los despidos y la fecha en que se pagan las contribuciones concedidas con cargo al fondo. La Comisión está decidida a acelerar y simplificar estos procedimientos, pero algunas de estas mejoras requieren un mayor grado de organización por parte de todos los involucrados: la Comisión, los Estados miembros y la Autoridad Presupuestaria.

Una estrecha coordinación entre la Comisión y el Parlamento Europeo, en particular, en lo que respecta a las cuestiones de programación, debería permitirnos reducir algunos de estos retrasos. Se debe instar a los Estados miembros a que presenten las solicitudes tan pronto como se anuncien los despidos. La Comisión, por su parte, debe proporcionar más información y asesoramiento a los Estados miembros y debe fijarse un plazo de tres a cuatro meses para su propia evaluación.

Tomamos nota de la solicitud de presentar una propuesta para ampliar la excepción de «crisis» hasta finales del Marco financiero plurianual. Estoy de acuerdo en que, para el período posterior a 2013, la cuestión del FEAG debe examinarse en el contexto general de las negociaciones sobre el próximo Marco financiero plurianual y también comparto que la creación de un fondo permanente debe encontrarse entre las opciones que debemos considerar.

El informe está lleno de ideas y sugerencias, y aportará una contribución útil a la redacción del nuevo Reglamento. La Comisión también ha programado una serie de reuniones de consulta con los Estados miembros y otras partes interesadas. Estoy seguro de que el ponente y los demás diputados también contribuirán a estas consultas, ya que el objetivo es mejorar el fondo para que sea aún más eficaz en el futuro como un instrumento que dé fe de la solidaridad europea para con los trabajadores que han sido despedidos.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar el martes 7 de septiembre de 2010 a las 12.30 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito.(PT) Estoy a favor de este informe sobre la financiación y el funcionamiento del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), porque estoy totalmente de acuerdo con la idea defendida por el ponente de agilizar el funcionamiento de este fondo. El FEAG fue creado como un medio para contrarrestar los efectos negativos de la globalización en los trabajadores afectados por despidos colectivos, ayudándoles a encontrar nuevos puestos de trabajo respaldando programas personalizados para reintegrar a los trabajadores despedidos en el mercado laboral. El FEAG tiene una cantidad máxima anual de 500 millones de euros, una cantidad que nunca han llegado a utilizar por completo los Estados miembros. En la actualidad, transcurren entre 12 y 17 meses desde el momento en que se produce el despido colectivo y la fecha en que se facilita la financiación con cargo al FEAG al Estado miembro solicitante. Gracias a las propuestas del ponente para simplificar y flexibilidad el procedimiento, podríamos reducir el tiempo necesario para movilizar el FEAG a la mitad. Para responder al aumento del desempleo como resultado de la crisis económica y financiera, es esencial que el FEAG se convierta en un instrumento de apoyo permanente que sea realmente flexible y específico. Esa es la única manera de que el FEAG pueda servir para promover nuevas cualificaciones para nuevos puestos de trabajo duraderos y de alta calidad, contribuyendo así a mejorar la competitividad de la UE en el contexto de la globalización.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni Collino (PPE), por escrito.(IT) La globalización representa una gran oportunidad para nosotros y nuestros hijos, pero al mismo tiempo, también tenemos miedo a causa de la creación de formas de distribución de la riqueza que son más difíciles de controlar y administrar de manera justa.

Ir más allá de nuestras fronteras y arriesgar nuestras identidades significa que tenemos que construir culturas más sólidas en las que puedan florecer el respeto mutuo y una comprensión sincera. Entre los primeros aspectos que merecen nuestra comprensión deben encontrarse los interese de aquellas familias que de forma repentina se han quedado sin ingresos a consecuencia de una situación económica cada vez más complicada.

El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización debe ser una solución para estas familias, además de ser un instrumento eficaz para el futuro desarrollo económico de la Unión. En medio de una crisis económica, no podemos permitir que nuestras medidas de aplicación sean demasiado inflexibles, pues eso perjudicaría inevitablemente a nuestros ciudadanos en lugar de a nuestras políticas.

El hecho de que, hoy en día, todavía tengamos una gran cantidad de proyectos muertos que se han presentado pero que nunca han llegado a aplicarse, debería hacernos pensar en la forma en que nuestros programas y fondos permanentes puedan ser suficientes por sí mismos y, por lo tanto, a considerar seriamente el valor que tiene colocar el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización junto al Fondo Social Europeo como un instrumento estable para la intervención europea en el ámbito del empleo.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Grech (S&D), por escrito. El FEAG es un instrumento necesario para contrarrestar la tendencia de los ciudadanos europeos a perder su empleo a causa de la globalización y la crisis financiera. Además, estoy de acuerdo con que, en el fondo europeo, en su forma actual, aún hay cabida para mejoras. Aunque se ha avanzado desde que se puso en marcha con el fin de acelerar y simplificar el procedimiento de solicitud, creo que la gravedad de la crisis financiera exige que hagamos más para optimizar su funcionamiento a fin de alcanzar los objetivos para los que fue creado. Los que realmente necesitan estos fondos deben poder obtenerlos de forma inmediata para minimizar muchas de las repercusiones negativas del desempleo de larga duración. Por lo tanto, insto a la Comisión a que estudie la posibilidad de que el procedimiento de solicitud se inicie en cuanto se anuncien los planes de despido, y no cuando ya se hayan hecho efectivos, tal y como sucede actualmente. No obstante, me gustaría conocer más detalles acerca de la aplicación del programa y, sobre todo, de sus repercusiones a largo plazo. A priori, el programa demuestra los beneficios del fondo frente a los costes; por lo tanto, apoyo la propuesta de convertir el FEAG en un fondo independiente con sus propios pagos y créditos de compromiso en el próximo Marco financiero plurianual.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Stavrakakis (S&D) , por escrito.(EL) Señor Presidente, Señorías, antes de nada, me gustaría felicitar al ponente, Miguel Portas, por su informe y a Pervenche Berès por su importante contribución en nombre de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales. La continua crisis económica y sus consecuencias tan desafortunadas han hecho que se destaque aún más el valor añadido del FEAG como una herramienta de política social en la UE. El apoyo financiero específico que ofrece con programas de reciclaje y reinserción para los trabajadores afectados por los despidos colectivos son de gran importancia. Ese es el motivo por el que, como bien se dice en el informe, hay que mantener hasta 2013 los cambios provisionales que amplían el ámbito de actuación del FEAG, que se introdujeron en 2009 y que vencen en 2011. No olvidemos que estos cambios permiten una verdadera expresión de solidaridad con los trabajadores despedidos como consecuencia de la crisis financiera y económica mundial. Sin embargo, también es necesario realizar una evaluación exhaustiva del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización; de esta forma, se sentarán las bases para la presentación y el análisis de propuestas específicas para simplificar dicho fondo, de forma que funcione con mayor rapidez y eficacia.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito.(DE) Antes de que se preste la financiación oportuna con cargo al Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización transcurren entre 12 y 17 meses. Este período podría reducirse si los Estados miembros actuaran tan pronto como hubiera indicios de despidos colectivos. Los Estados miembros están llamados a encontrar y explotar todas las sinergias posibles a fin de permitir una intervención más rápida y eficaz a escala europea mediante el FEAG en el caso de despidos colectivos. La Comisión está llamada a mejorar la información y la visibilidad del FEAG entre los Estados miembros y los posibles beneficiarios del fondo. En el informe provisional que la Comisión presenta al Parlamento, la Comisión está llamada a incluir, entre otros aspectos, el índice de éxito de la integración, la evaluación del reciclaje de las competencias de los beneficiarios y una análisis de coordinación entre los diferentes programas financiados con cargo al fondo europeo. El proyecto de presupuesto para 2011 contempla, por primera vez, créditos de pago para el FEAG. Las solicitudes del FEAG no deben financiarse exclusivamente con cargo al Fondo Estructural Europeo, sino que se tienen que identificar líneas presupuestarias diferentes para este fin. Quisiera manifestar expresamente que las multinacionales no deben considerar este FEAG como una reserva bajo ningún concepto; de hecho, solo debe utilizarse para respaldar a los trabajadores afectados por los despidos colectivos.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad