Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Acta literal de los debates
Lunes 22 de noviembre de 2010 - Estrasburgo Edición DO

15. Ayuda de emergencia a Haití (debate)
Vídeo de las intervenciones
Acta
MPphoto
 

  El Presidente. − El punto siguiente del orden del día es la declaración de la Comisión sobre la ayuda de emergencia a Haití.

 
  
MPphoto
 

  Maria Damanaki, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, a la Comisión le preocupa enormemente el deterioro de la situación del cólera en Haití.

El número de víctimas mortales entre los casos hospitalizados aumenta bruscamente cada día. El número de personas ingresadas en hospitales supera las 20 000. Al final de la semana pasada, más de 1 100 personas ya habían perdido la vida, pero se teme que estas cifras se queden muy cortas. La tasa de mortalidad es muy elevada y muestra que la gente llega demasiado tarde a los centros de salud.

El tratamiento del cólera es sencillo, pero un acceso temprano al tratamiento es esencial para limitar el número de fallecidos. Para tratar a los pacientes con cólera también hacen falta unos recursos humanos considerables. El sistema público de salud haitiano ha sido puesto ahora realmente a prueba, a pesar del importante apoyo de la comunidad internacional.

Médicos sin Fronteras, en tanto que una de los agentes médicos en primera línea, pide a todos los grupos y agencias presentes en Haití que aumenten el tamaño y la velocidad de sus esfuerzos.

En estos momentos, todo el país está afectado. La epidemia se propaga a una velocidad alarmante en la capital, Puerto Príncipe. Barriadas como Cité Soleil son especialmente proclives al contagio debido a las pésimas condiciones de higiene y al precario acceso al agua potable.

Nos estamos centrando en salvar vidas a través del tratamiento temprano de los afectados, aumentando el acceso al agua potable, fomentando un comportamiento más higiénico y apoyando a la vigilancia epidemiológica para saber dónde y cómo evoluciona la epidemia.

La Comisión ha reforzado su presencia humanitaria con una competencia médica importante y unos fondos movilizados —12 millones de euros— para apoyar a nuestros socios en Haití.

También se ha activado el mecanismo europeo de protección civil a través del Centro de Control e Información de la Comisión Europea y ya se ha cofinanciado el transporte de ayuda material ofrecida por Francia.

Otra oferta de Austria acaba de ponerse a la cola. Un equipo de protección civil y asistencia técnica de la UE, con expertos de los Estados miembros, se va a desplegar a comienzos de esta semana. La Dirección General de Salud y Consumidores ha desplegado a expertos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades para evaluar la mejor forma de reforzar la vigilancia epidemiológica en Haití; y se están considerando nuevas formas de cooperación.

Tras los incidentes recientes relacionados con los disturbios civiles en Cap-Haitien y Puerto Príncipe, estamos siguiendo muy de cerca la situación de la seguridad con nuestros socios y con las agencias pertinentes de las Naciones Unidas, especialmente con antelación a las elecciones presidenciales del 28 de noviembre.

La Comisión ha estado en contacto con la Secretaria General Adjunta de Asuntos Humanitarios y Coordinadora del Socorro de Emergencia, la baronesa Amos. Cuenta con todo nuestro apoyo a la hora de subrayar la importancia de permitir que los encargados de la ayuda nacional e internacional sigan con sus actividades de socorro sin trastornos.

Si tenemos en cuenta el grave y rápido deterioro de la situación del cólera, se necesitarán urgentemente nuevas contribuciones para tapar vacíos relacionados con la sanidad, el agua, el saneamiento, la higiene y la logística. Entre las prioridades, hace falta personal médico y otras personas especializadas en el agua, el saneamiento y la higiene, además de suministros médicos, camas y unidades y pastillas de purificación de agua. Por consiguiente, la Comisión está en contacto con la Presidencia belga y con los Estados miembros para incentivar un mayor apoyo de la UE para ayudar a Haití en este momento muy crítico y difícil. El apoyo de la UE se puede canalizar a través del Mecanismo de Protección Civil de la Unión.


Los inagotables esfuerzos del personal de socorro haitiano e internacional por responder a los desafíos actuales sobre el terreno son encomiables, pero está claro que la propia escala de la crisis obliga a utilizar más activos y recursos. Por consiguiente, estamos trabajando duro para incrementar nuestra respuesta de emergencia de forma conjunta con nuestros socios, pero, sin duda, nos esperan tiempos difíciles debido a la rápida evolución de la situación.

La continua solidaridad de la comunidad internacional con el pueblo haitiano sigue siendo fundamental. Es por ello que les pido que hagan todo lo posible por incrementar el apoyo de los Estados miembros para evitar un gravísimo desastre humanitario.

 
  
MPphoto
 

  Michèle Striffler, en nombre del Grupo PPE.(FR) Señor Presidente, señora Damanaki, señorías, la epidemia de cólera ya se ha cobrado más de 1 200 vidas y más de 52 000 personas están infectadas. Así, a pesar de la fuerte presencia de organizaciones internacionales en Haití, la situación se deteriora cada día y la epidemia podría infectar a unas 400 000 personas en los próximos meses.

Por supuesto, estoy encantada de que la Comisión Europea haya asignado 12 millones de euros y apoyo el llamamiento de la señora Georgieva a los Estados miembros para que ofrezcan ayuda en especie para que se pueda purificar el agua y que envíen equipos. La única forma de reducir el número de personas infectadas es facilitar agua potable e instalaciones de aseo.

Una de las medidas prioritarias es tranquilizar a la población asustada por esta enfermedad, que es desconocida en el país. La comunicación con la población es fundamental para ofrecer información sobre la enfermedad y para evitarla, pero también para prevenir que la violencia interna se expanda, especialmente ahora que el país está en medio de unas elecciones.

Esta nueva crisis ha vuelto a subrayar la incapacidad de las autoridades haitianas y del sistema sanitario para afrontar esta situación. El país ha sufrido numerosos desastres durante años. El terremoto de Haití demostró la prácticamente total incompetencia por parte de las autoridades locales. Tras el terremoto, hubo una genuina voluntad política de reconstruir Haití de forma distinta y hubo muchas promesas de donaciones. Casi un año después, la reconstrucción prácticamente no ha comenzado y los que participan en el desarrollo son pesimistas. La Comisión Europea debe actuar como motor del proceso de reconstrucción para que Haití por fin emerja de este caos.

 
  
MPphoto
 

  Corina Creţu, en nombre del Grupo S&D.(RO) Señor Presidente, nuevamente vuelvo a valorar positivamente la rapidez de la intervención humanitaria de la Unión Europea. Sin embargo, al mismo tiempo, creo que nuestros esfuerzos en este país deben centrarse en construir una mínima estructura operativa del Estado en un momento en el que el Estado de Haití es una simple parodia. No consigue desempeñar tareas básicas como la organización de los campos de refugiados, el mantenimiento del orden o la provisión de condiciones higiénicas y agua potable. Esta vulnerabilidad ha facilitado la rápida propagación de la enfermedad y la muerte de más de 1 200 personas.

Haití necesita un Estado que pueda hacer algo por sus pobres. Tres de cada cuatro haitianos sobreviven con menos de 2 dólares al día. Más de 1,5 millones de ciudadanos viven en campos de refugiados, lo que supone una grave fuente de riesgos para la salud pública y la seguridad.

Creo que la debilidad del Estado haitiano es en estos momentos el principal factor de riesgo. Su falta de autoridad significa que el descontento de la población se centre en las fuerzas de las Naciones Unidas. De hecho, las ONG corren el riesgo de no poder cumplir con su misión. Es por ello que las elecciones del 28 de noviembre son vitales y no se deben posponer, a pesar de las peticiones de ciertas partes.

 
  
MPphoto
 

  Charles Goerens, en nombre del Grupo ALDE.(FR) Señor Presidente, por supuesto que existen cofactores que han, sin duda, fomentado la propagación del cólera en Haití. Desde luego, no es una respuesta, pero sí es una explicación. La respuesta a este azote debe ser doble.

Por el momento, los encargados de la ayuda sobre el terreno nos han confirmado que hace falta jabón, sustancias para potabilizar el agua y una educación higiénica adecuada. Se están haciendo preparativos en la situación actual con vistas al largo plazo. En un país en el que todo está por hacer o rehacer, la reconstrucción es necesaria tras el terremoto y se debe dar prioridad a la construcción de infraestructuras diseñadas para mejorar tanto la higiene individual como la colectiva.

Espero que, ocho meses después de la conferencia de Nueva York sobre la reconstrucción de Haití, ya no sea posible mencionar la falta de fondos como una excusa para los pocos avances registrados hasta la fecha, ya que todos los portavoces han acordado que la fase humanitaria debe continuar todavía durante muchos meses. También va a ser necesario nombrar a los responsables de los lentos avances sin andarse con rodeos.

 
  
MPphoto
 

  Franziska Keller, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señor Presidente, en Haití vemos una de las mayores operaciones de ayuda humanitaria de la historia. Tenemos que asegurarnos de que no perdemos la batalla contra esta catástrofe y que logramos obtener resultados y ayudar a los haitianos a construir su futuro.

Además de ser un desastre individual para millones de personas, un fracaso también supondría un contragolpe para el esfuerzo y la capacidad de la comunidad internacional por realizar un esfuerzo conjunto en la ayuda humanitaria. Creo que tenemos que poner toda nuestra experiencia, todas las lecciones que hemos aprendido en Haití y en otros lugares y también suficiente dinero en el bote. Por consiguiente, valoro muy positivamente el anuncio de la Comisión de que añadirá otros 12 millones de euros a la lucha contra el cólera.

Tenemos que asegurarnos de que este apoyo llega a Haití inmediatamente, de que llega completo y no solo en parte, y de que apoyamos las iniciativas adecuadas para hacerlo eficaz. También tenemos que asegurarnos de que no desatendemos los esfuerzos para la reconstrucción tras el terremoto, ya que, sin ella, la lucha contra la enfermedad será imposible.

Tengo dos preguntas para la Comisión. En primer lugar, me gustaría saber si el dinero prometido ha llegado —el dinero que se prometió— y si se ha desembolsado y consumido. En segundo lugar, me gustaría saber qué opinan sobre el aplazamiento de las elecciones, porque ese tema vuelve a estar sobre la mesa.

La revolución haitiana nunca ha conseguido entrar en los libros de historia. Esperemos que la difícil época que vive Haití en estos momentos entre en los libros de historia por ser el punto de partida para preparar un mejor futuro para todos los haitianos. Espero que también se pueda decir que la UE desempeñó un papel muy positivo en ello.

 
  
MPphoto
 

  James Nicholson, en nombre del Grupo ECR. – Señor Presidente, hace dos meses, copresidí la delegación del grupo ACP para Haití y esa fue, probablemente, una de las mejores y más emocionantes experiencias de mi vida. En primer lugar, hay allí personas muy dedicadas trabajando para ayudar a los haitianos y, segundo, el pueblo haitiano es un pueblo muy orgulloso y debemos reconocerle eso al empezar este debate.

Pero el Presidente y el Primer Ministro nos dijeron lo afortunados que eran los haitianos por tener un buen saneamiento y estar libres de enfermedades... y ahora lo triste es que les ha afectado la enfermedad. Esta no es una enfermedad que resulte difícil curar. Pero hay que estar allí para ver las condiciones en las que trabajan los que prestan la ayuda y cuando usted habla de un servicio sanitario, lo siento, señor Presidente, Haití no tiene un servicio sanitario como nosotros y usted lo conocemos: dependen de Médicos sin Fronteras, de la Cruz Roja británica y de muchas otras organizaciones de todo el mundo.

Por lo que respecta a las elecciones, es cierto que Haití no necesita unas elecciones en estos momentos. Sin embargo, hasta que tengan un Presidente y un Primer Ministro que los lideren, no tendrán ocasión de avanzar. Quiero encomiar —porque cuando estuve allí pude verlo de primera mano— a los brillantes hombres y mujeres de la Oficina de la Comisión Europea que, en unas circunstancias terribles, intentan mantener una presencia europea en Puerto Príncipe y que han hecho un magnífico trabajo.

 
  
MPphoto
 

  Marie-Christine Vergiat, en nombre del Grupo GUE/NGL.(FR) Señor Presidente, me gustaría dar las gracias a todos los miembros de este Parlamento, y especialmente a la Conferencia de Presidentes, por haber aceptado este debate sobre Haití, propuesto por mi Grupo. Se trataba de una emergencia.

El pasado enero, tras el terremoto, la comunidad internacional se unió para apoyar firmemente a Haití. Sin embargo, parece que ha habido un hueco, por no decir un abismo, entre las promesas realizadas y la ayuda que en realidad ha llegado sobre el terreno. El pasado marzo, la baronesa Ashton se comprometió, en nombre de la Unión Europea, a ofrecer ayuda por valor de 1 235 millones de euros para ayudar al pueblo de Haití a construir un mejor futuro.

Desde el pasado julio, las ONG y, en particular, MSF, señora Comisaria, han hecho sonar la alarma y han informado de las condiciones de vida patógenas que soportan cientos de miles de personas. La situación apenas ha cambiado desde entonces y, sin embargo, a la gente le sorprende que la epidemia de cólera se propague muy deprisa y la comunidad internacional empieza a sentir pena de nuevo. Ya se han producido más de mil muertes y el número de personas afectadas aumenta continuamente, ello a pesar de que los especialistas dicen que las medidas para prevenir que la enfermedad resulte fatal son relativamente sencillas de adoptar. No obstante, el personal sanitario cuenta con poca formación sobre esta enfermedad y hay problemas para llevar los productos sanitarios básicos allí donde hacen falta.

En estas circunstancias, ¿cómo es posible no comprender por qué se producen disturbios? La población haitiana se siente bastante indefensa. Es difícil para ella mantener la confianza en la comunidad internacional. Por consiguiente, mis preguntas serán sencillas, señora Comisaria:

¿Dónde está, exactamente, toda la ayuda que la Unión Europea prometió a Haití, y no solo la ayuda humanitaria?

Si hubiese llegado antes, ¿no cree que se podría haber evitado esta nueva tragedia?

¿Cómo es posible que, una vez más, las conferencias internacionales parezcan haber supuesto únicamente promesas incumplidas?

¿Por qué no se está produciendo una respuesta a los esfuerzos del presidente Préval por convertir la MINUSTAH en ayuda para la reconstrucción?

Por último, la población haitiana quiere que se celebren elecciones, pero ¿en qué condiciones se van a celebrar y qué tipo de apoyo va a ofrecer la Unión Europea?

 
  
  

PRESIDE: Stavros LAMBRINIDIS
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Licia Ronzulli (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, a pesar de los avisos dados contra la falta de atención al futuro de Haití tras el terremoto de enero, las últimas noticias parecen demostrar que la isla ha sido abandonada por la comunidad internacional en el momento más crítico, el de la reconstrucción.

De hecho, el cólera, algo que poca gente en Haití conoce y a la que, en última instancia, se le está dando una relevancia mística, religiosa, se está propagando. Se ha acusado de la propagación de este contagio a las tropas de la ONU encargadas del mantenimiento de la paz. Bastó con que un soldado nepalés en la isla se infectase para que cientos de personas, mujeres y niños, asediasen el cuartel general de la fuerza de paz. El personal de los servicios humanitarios también se ha sentido amenazado y muchos de ellos están abandonando el país.

La tensión es muy alta y muchos de los escombros generados por el muy violento terremoto del 12 de enero siguen en las calles y en las plazas. Hemos oído que no hay suficiente agua y que, por consiguiente, es imposible que la gente se lave y se proteja de la infección.

Los vibriones se están propagando rápidamente y el número de fallecidos aumenta exponencialmente. Ya se han mencionado las cifras, pero quiero repetirlas: hasta la fecha ha habido 1 130 víctimas y el número de ingresos hospitalarios ha superado los 18 000 en un mes. Sin embargo, hay otros miles que presentan los síntomas de la infección cada día.

La comunidad internacional no puede retrasarse más. Hay que encontrar una solución inmediatamente; de lo contrario, cualquier nueva infección permanecerá para siempre sobre nuestras conciencias.

 
  
MPphoto
 

  Michael Cashman (S&D). – Señor Presidente, me gustaría empezar felicitando a la Comisaria Georgieva por el eficaz trabajo de coordinación que ha realizado y, desde luego, por las conversaciones que está manteniendo con la baronesa Amos en las Naciones Unidas.

Lo más fácil y barato que puede hacer esta Cámara es criticar. Me gustaría que fuésemos positivos y presionásemos allí donde debemos. Va por todos los miembros de esta Cámara. Debemos presionar a nuestros Estados miembros para aportar más ayuda, especialmente más ayuda en especie. Si observamos la lista de países, estos son países —como España, Irlanda, Italia, Francia, Austria o Hungría— que están atravesando en la actualidad graves situaciones económicas, pero que han contribuido con generosidad. Por consiguiente, insto a cada uno de ustedes a que se pongan en contacto con sus propios gobiernos y les pidan que se comprometan. Si hay preguntas sobre si la ayuda llega o no, generemos la capacidad de que llegue.

Por último, me gustaría dar las gracias a la señora Comisaria y felicitarle por el compromiso de 12 millones de euros adicionales. La gran tragedia es el terremoto. Una tragedia aun mayor es ahora la epidemia de cólera.

 
  
MPphoto
 

  Niccolò Rinaldi (ALDE).(IT) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, primero el epicentro de un terrible terremoto, precisamente en la zona más pobre y peor gobernada del hemisferio americano, y ahora el cólera en el país que recibe una de las mayores cantidades de ayuda internacional per cápita. ¡Qué contradicción! No se trata únicamente de una terrible combinación de mala suerte: en Haití, en las calles atestadas de niños y tiendas apretujadas entre la basura, nadie sabe por dónde empezar.

La clase política local es a menudo avariciosa y se centra en los juegos de poder en lugar de tomar el control de los esfuerzos de reconstrucción, y la máquina burocrática, diezmada por el terremoto, tiene una precaria cultura administrativa y, en ciertos casos, ha incluso obstruido la distribución de la ayuda. Hay muchas, a menudo mal dirigidas, organizaciones internacionales y, de hecho, han fracasado a la hora de proteger a la población.

Cuando visité el país con la delegación del Parlamento Europeo en junio, la concentración de campos abandonados, escombros que no habían sido retirados y basura ya daban una idea clara de lo mala que podría volverse la situación. Ahora el cólera está aquí.

La Comisión y la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (DG ECHO) han hecho hasta ahora lo que se les había pedido, pero deben redoblar sus esfuerzos. Opino que, además de unas firmes acciones de recuperación, Haití necesita una mayor protección en la escala política internacional.

 
  
MPphoto
 

  Nirj Deva (ECR). – Señor Presidente, esta es una tragedia de la que da miedo hablar. Cuando se produjo el desastre en enero del año pasado, la comunidad internacional invadió Haití con gran fanfarria. Los helicópteros militares llegaron para levantar grandes trozos de mampostería que se habían derrumbado. Se han ido todos. De pronto, habían desaparecido. Esos trozos de mampostería bloquean carreteras y no hay accesos y la red viaria se ha venido abajo. La Comisaria Georgieva se ha esforzado por coordinar las actividades.

¿Por qué ha ocurrido esto? ¿Por qué toda esa gente —incluida la Secretaria de Estado Clinton, que de pronto apareció allí en enero— ha desaparecido repentinamente? ¿Por qué se pide ahora a las Naciones Unidas que desaparezcan? ¿Cuándo se le va a pedir a la UE que desaparezca? Esto es ridículo. Necesitamos que la comunidad internacional vuelva al nivel al que estaba trabajando y deberíamos dejar que los haitianos de a pie se despoliticen de todo este sinsentido que tiene lugar en la capital.

 
  
MPphoto
 

  Anna Záborská (PPE). (SK) Señor Presidente, señora Comisaria, me gustaría darle las gracias por el informe que nos ha presentado sobre la situación actual en Haití. Cabía esperar el brote de otra epidemia en Haití. Desde comienzos de año, y desde el terremoto, hemos trabajado duro, pero el trabajo no ha avanzado con la rapidez que esperábamos. Hemos hablado a menudo de la situación que predominaba en Haití antes del terremoto.

Sin duda, nos habría ayudado si Haití hubiera sido un Estado que funcionase, pero no lo es y no lo será por mucho tiempo. Hay mucho terreno que abarcar. Ahora hacen falta medidas urgentes, ya que corremos el riesgo de nuevas epidemias y de más violencia.

Comisaria, existe una necesidad real de reunir a los mejores expertos sanitarios en Bruselas y de diseñar un plan estratégico de ayuda para Haití. Hay que resolver la situación en lo que se refiere a la seguridad, la financiación y, especialmente, la sanidad.

 
  
MPphoto
 

  Kriton Arsenis (S&D).(EL) Señora Comisaria, a mí también me gustaría empezar felicitándole por su magnífico trabajo en el caso de Haití y por todo lo que ha hecho en Pakistán. Sabemos que estará usted presente en todas las emergencias.

Este fue realmente un desastre monumental. Estamos hablando de más de 1 000 fallecidos y de 15 000 enfermos, y las cifras no dejan de crecer. Las necesidades son inmensas y podemos ver que el dinero a su disposición no es suficiente. Cada vez está más claro que necesitamos realmente nuevos instrumentos financieros; quizás —y, obviamente, ante todo— un impuesto sobre las operaciones. Necesitamos otros mecanismos de financiación que puedan apoyar nuestros esfuerzos para hacer frente a las necesidades humanitarias.

También deberíamos plantearnos qué podemos hacer para prevenir que las personas que trabajan para las Naciones Unidas vuelvan a transmitir enfermedades.

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder (EFD).(NL) Señor Presidente, esta tarde he recibido la información más reciente de una agencia de ayuda neerlandesa que ha estado presente en Haití durante muchos años y esa información confirma la sombría, aunque realista, imagen que la Comisión ha descrito. Al mismo tiempo, esta agencia de ayuda neerlandesa me ha dicho que han puesto sus esperanzas en Europa, concretamente, como un donante importante. ¿Qué esperan que hagamos? Pues bien, aunque se prometió una cantidad gigantesca en la conferencia internacional de donantes, sólo se ha recibido una fracción. Ahora las Naciones Unidas han solicitado financiación adicional, pero una gran parte del dinero que se había prometido todavía no ha llegado. Por consiguiente, espero que la Unión Europea se ponga a la cabeza a la hora de garantizar que el dinero llega realmente, porque la situación en Haití es penosa. Por supuesto, la prevención y el agua potable son las prioridades. Espero que la Unión Europea tome la iniciativa para garantizar un buen suministro de agua en Haití. Los expertos, la excavación de pozos de agua, el agua potable y la atención médica son especialmente importantes. En resumen, son suministros. Insto a los Países Bajos y también a las instituciones europeas a que garanticen su llegada a Haití para ayudar con esta grave emergencia.

 
  
MPphoto
 

  Ricardo Cortés Lastra (S&D).(ES) Señora Comisaria Damanaki, en primer lugar quiero felicitar a la Comisión por los esfuerzos llevados a cabo en Haití.

Sin embargo, la situación exige una reacción urgente y mucho más considerable. Necesitamos más recursos, necesitamos un mayor compromiso internacional, a pesar de las dificultades de movilizar fondos en el actual contexto económico. No es posible que haya fondos para algunos problemas y que no haya fondos para esta situación humanitaria.

Tenemos prioridades sanitarias y humanitarias: informar a la población sobre una enfermedad, conseguir tiendas de campaña, mejorar las condiciones de salubridad en todos los ámbitos, proveer de acceso al agua limpia. Todas estas funciones son urgentes y necesitamos el mayor esfuerzo de la Comisión y de todos los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE).(FI) Señor Presidente, deseo dar las gracias a la Comisaria Georgieva por el trabajo realizado por la Comisión. Es muy importante que la Unión Europea desempeñe un papel firme y visible en Haití. Sin embargo, se trata de otros seres humanos, iguales a nosotros. También tenemos una responsabilidad para con ellos, ya que han sido las víctimas de una catástrofe sin precedentes: primero un terremoto y ahora una epidemia de cólera.

Es importante que, cuando enviemos dinero y ayuda, estos lleguen a su destino rápidamente. Muchas organizaciones de ayuda cristianas han estado haciendo un buen trabajo allí y parece que también disponen de canales eficaces para hacer llegar con prontitud la ayuda a aquellos que la necesitan. A este respecto, espero que la Comisión también pueda recurrir a las organizaciones humanitarias y cristianas reconocidas que están haciendo tan buen trabajo allí. De esta forma, será posible llevar la ayuda a su destino y lograr el mejor resultado posible.

 
  
MPphoto
 

  Kristalina Georgieva, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, gracias a todos por su compromiso y por el debate sobre un tema que, por desgracia, nos va a acompañar durante mucho tiempo. No se trata de una crisis de fácil resolución.

Hemos realizado algunos cálculos sobre la escala del problema en los próximos meses —incluidos los de nuestros propios expertos— y estoy totalmente de acuerdo con aquellos que dicen que debemos desplegar la experiencia del Centro Europeo para el Control de Desastres en Haití. Los cálculos estiman que entre medio millón y 720 000 personas se habrán infectado antes de que esta oleada de la epidemia haya terminado.

El cálculo de la Organización Panamericana de la Salud (400 000) es un poco inferior pero de una magnitud similar. Por tanto, tenemos que movilizarnos. Estoy de acuerdo con todos los que han hablado de la movilización inmediata y de la necesidad de ayuda ahora mismo.

Permítanme aclarar cuatro cuestiones. La primera tiene que ver con cuál es la mejor forma de ayudar. Es un momento en el que tenemos que desplegar verdaderas organizaciones socias y ofrecerles inmediatamente los recursos para actuar. También tenemos que pedir a los Estados miembros que ofrezcan ayuda en especie. Desde el jueves, cuando me dirigí a los Estados miembros, hemos visto como llega el apoyo, pero hace falta más en términos de profesionales sanitarios, pastillas de purificación de agua y ayuda para realizar una campaña de concienciación, porque —como han mencionado muchos de ustedes— existe un malentendido muy difundido sobre qué es esta enfermedad y cuál es la mejor forma de tratarla. En consecuencia, las personas están muriendo de forma innecesaria porque temen ir a los centros de tratamiento: temen contraer la enfermedad allí en lugar de ser tratados de ella.

En segundo lugar, varios de los oradores han hablado del dinero prometido y de lo que está sucediendo con la reconstrucción de Haití. La promesa realizada por la Comisión se ha cumplido. La Comisión comprometió 460 millones de euros y los está entregando de conformidad con el calendario anunciado; la Alta Representante y Vicepresidenta, Cathy Ashton, y el Comisario Piebalgs están a punto de hacer un balance con los Estados miembros sobre el punto en el que nos encontramos con respecto al dinero que hemos prometido enviar. Les puedo asegurar que esto se va a tomar muy en serio, porque la reputación de la comunidad internacional está en juego en un momento muy difícil.

Sin embargo —y esta es la tercera cuestión que quería mencionar, una muy importante—, hay un límite a la capacidad de absorción en Haití, de la que creo que hablé con algunos de ustedes. Cuando llegamos por primera vez a Haití, creí que, por terrible que fuera el desastre, no era el peor problema del país. Su mayor problema eran las muchas décadas de falta de desarrollo y la ausencia de un Estado funcional, lo que, entre otras cosas, significa también la ausencia de un servicio de salud funcional.

Vi a personas en campos haciendo cola frente a un médico, no porque estuvieran enfermas, sino porque nunca habían visto a un médico en su vida y estaban aprovechando el servicio sanitario que se ofrecía en los campos.

Esta total falta de competencias y capacidades de un Estado funcional crea problemas que empeoran la epidemia. Todavía estamos luchando para que el gobierno autorice un espacio para disponer de los cuerpos —sin el cual la epidemia puede, evidentemente, propagarse aún más— y desplazar letrinas para que mejore el saneamiento. Por tanto, no puedo subrayar suficientemente la importancia de que entendamos que los problemas de Haití no son fáciles de resolver, porque en el origen de este problema están las décadas sin desarrollo y la ausencia de un Estado funcional.

Se planteó una pregunta sobre las elecciones y sobre si se deberían celebrar. Las autoridades haitianas prefieren respetar el calendario. Para mí resulta difícil ofrecer una respuesta. Todavía no he estado en Haití, pero tengo la impresión de que la cancelación o el aplazamiento de las elecciones podría en realidad desestabilizar una situación muy difícil. Puede que se obtenga algo positivo de mantener las elecciones, pero, como he dicho, esto se basa en lo que he oído, no en lo que he visto.

Mi cuarta observación tiene que ver con el compromiso. Ustedes pidieron que la Comisión se comprometa de forma muy directa: lo estamos haciendo y seguiremos así. La baronesa Ashton estará en Haití mañana y yo tengo previsto ir también, porque, en este momento, la movilización, la buena coordinación y, sinceramente, ofrecer esperanza a las personas que están allí, y a nuestro propio personal, es importante. Nuestro propio personal está afrontando una situación muy difícil: están en lugares en los que el personal sanitario haitiano tiene miedo de la epidemia y simplemente se va, y ellos tienen que hacer frente a un enorme incremento de casos.

Ahora tenemos que asegurarnos de que mantenemos una presencia calmada e intentar cambiar el rumbo de las personas, lo que le da más esperanza. Uno de ustedes mencionó que el pueblo haitiano es muy fuerte. Es cierto y se merecen nuestra ayuda en este momento muy difícil.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad