Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2761(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

O-0131/2010 (B7-0565/2010)

Debates :

PV 25/11/2010 - 5
CRE 25/11/2010 - 5

Votaciones :

Textos aprobados :


Debates
Jueves 25 de noviembre de 2010 - Estrasburgo Edición DO

5. Normas de competencia en el ámbito de la cooperación horizontal (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. – El siguiente punto es el debate acerca de la pregunta oral a la Comisión formulada por la señora Bowles, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la revisión de las normas de competencia en el ámbito de la cooperación horizontal (O-0131/2010 – B7-0565/2010).

 
  
MPphoto
 

  José Manuel García-Margallo y Marfil, Autor suplente. − (ES) Señora Presidenta, señor Comisario, los dos Reglamentos de exención por categorías que se refieren a los acuerdos de especialización, por una parte, y de investigación y desarrollo, por otra, expiran prácticamente dentro de un mes, el 31 de diciembre de este año. La Comisión ha elaborado dos propuestas legislativas, dos propuestas de Reglamento que obran en esta Cámara para sustituir a los Reglamentos que llegan ahora a su fin.

Desde el momento en que se aprobaron los primeros Reglamentos hasta el momento en que estamos ahora, ha llovido mucho. Ha habido cambios importantes en materia legislativa, especialmente el paquete de modernización del año 2003, se han producido decisiones judiciales transcendentales en esta materia y la Comisión ha aprendido bastante de la práctica, aspecto también importante.

La Comisión ha abierto dos rondas de consultas con los interesados, lo cual es una buena práctica dentro de este espíritu de legislar bien y contar con la opinión pública. La gran pregunta ahora es: ¿qué uso va a hacer de las respuestas de los interesados en esta consulta? ¿Les va a hacer caso o simplemente estas opiniones van a ir a la papelera? En este contexto, lo que el Parlamento y la Comisión de Asuntos Económicos quieren saber son fundamentalmente seis cosas. ¿Cuáles son las sugestiones, las ideas concretas que han avanzado los interesados que la Comisión va a tener en cuenta a la hora de diseñar, de definir estos Reglamentos, de que estos Reglamentos pasen de las musas al teatro?

En segundo lugar ¿qué opina la Comisión sobre aquellos acuerdos horizontales que no están cubiertos por los Reglamentos de exención en materia de especialización o investigación de desarrollo? ¿Qué le han dicho los interesados en esta ronda de consultas? ¿Cuáles serían las ventajas desde el punto de vista de la industria, de la economía real y de la defensa de la competencia, de proponer reglamentos nuevos para tener en cuenta acuerdos horizontales que no estén cubiertos por los dos Reglamentos de exención por categorías que estamos contemplando en este momento? ¿Piensa la Comisión hacer unos reglamentos nuevos para abordarlos? ¿Sí o no? La pregunta es relativamente clara.

El tercer problema que se ha debatido durante mucho tiempo en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios es el tema de las llamadas «emboscadas de patentes» que se producen, como el señor Comisario sabe, cuando una de las sociedades interesadas que participa en el establecimiento de estándares retiene información sobre las patentes del que es titular o de las patentes que piensa registrar en el futuro, con graves daños, grandes inconvenientes, para aquellas sociedades que, desconociendo esta información, se comprometen a actuar de acuerdo con los parámetros establecidos.

La pregunta aquí es relativamente concreta –estamos ante un caso de distorsión de competencia, de barreras en el mercado interior, que es el pecado capital en nuestra Institución–: ¿piensa la Comisión abordar el problema de las «emboscadas de patentes» en el marco de los nuevos proyectos de Reglamento o, por el contrario, considera que sería necesaria una legislación social complementaria para evitar el abuso de los derechos de patentes? ¿Se compromete la Comisión a garantizar un marco legislativo integral, coherente, sin contradicciones internas entre las normas de competencia y la legislación sectorial en materia de derechos de la propiedad intelectual?

La cuarta y la quinta pregunta tienen relación con la gobernanza en materia económica o, si lo prefieren, en materia de competencia. Hemos aprendido que hay que intentar converger con otras instancias en materia de competencia y en esta convergencia es importante saber hasta qué punto ha hecho uso la Comisión, al diseñar estos Reglamentos, de las decisiones jurisdiccionales, de las decisiones de las autoridades nacionales o de las decisiones de las autoridades internacionales.

Y la última pregunta hace referencia a un tema especialmente sensible para mi comisión, estoy seguro de que el señor Schwab dirá algo al respecto. Hace referencia a la cadena de comercialización de los productos alimentarios. Parece obvio que existe una desigualdad de condiciones entre los productores, entre los agricultores y los granjeros, por un lado, y, por otro, las grandes cadenas. ¿Piensa hacer algo la Comisión para garantizar un trato equitativo, un trato justo para la parte más débil en este contrato? Estas son las preguntas, señor Comisario, que me gustaría que contestase con la mayor rotundidad, claridad y precisión posibles.

 
  
MPphoto
 

  Maroš Šefčovič, Vicepresidente de la Comisión. – Señora Presidenta, quiero agradecerle a Su Señoría la pregunta, ya que este es, en efecto, una competencia relevante en la Unión Europea.

A menudo, las empresas de la competencia trabajan juntas, por ejemplo, en investigación y desarrollo, producción, compra, normalización de productos e intercambio de información. Como sabe, eso puede beneficiar a los consumidores y dar pie a una bajada de los precios, a una mayor variedad y a una mejora de los productos. Estos acuerdos horizontales —los llamamos horizontales porque las empresas que cooperan actúan en el mismo nivel de la cadena de suministro— pueden permitir a las empresas responder a las presiones competitivas y a un mercado cambiante impulsado por la globalización.

Pero también existe el riesgo de que este tipo de acuerdo pueda originar graves problemas de competencia, por ejemplo, cuando las partes acuerdan fijar los precios, compartir mercados o limitar la producción. La Comisión ha pasado los dos últimos años revisando las directrices sobre competencia para los acuerdos horizontales, con una evaluación pormenorizada y una amplia ronda de consultas. Las nuevas normas, que deben aprobarse a finales de este año, serán mucho más detalladas, sencillas y claras y ofrecerán una mejor orientación para los acuerdos horizontales, con evaluación a fondo y una extensa consulta. Las nuevas normas, que deberían aprobarse a finales de este año, serán mucho más detalladas, sencillas y claras y ofrecerán una mejor orientación sobre los tipos de cooperación permitidos.

Como siempre, la Comisión ha tenido que hallar un delicado equilibrio entre las necesidades de los diferentes interesados. Los dos elementos principales de las nuevas normas de competencia son el establecimiento de estándares y el intercambio de información. En las respuestas a la consulta pública, alrededor de dos tercios de los interesados realizaron comentarios sobre la estandarización.

Un sistema de establecimiento de estándares que funcione bien es esencial para toda la economía europea y, en particular, para el sector de la tecnología de la comunicación y la información. Las directrices horizontales promueven un sistema de establecimiento de estándares que sea transparente y produzca costes previsibles al autorizar los derechos de propiedad intelectual. Para ello hay que tratar de encontrar un equilibrio entre los intereses a veces contradictorios de empresas con distintos modelos empresariales implicados en el proceso de establecimiento de estándares. En un extremo del espectro, tenemos el puro innovador y, en el otro, el puro fabricante, cada uno con diferentes prioridades y necesidades.

Las nuevas normas garantizarán que haya suficientes incentivos para una mayor innovación, así como que los beneficios tradicionales de las estandarizaciones pasen a los consumidores. A fin de evitar que los acuerdos de establecimiento de estándares tengan que evaluarse conforme a las normas de competencia y para que se beneficien de la llamada salvaguarda regulatoria —que se refiere a que se supone que están en línea con las normas de competencia—, hay tres condiciones generales que han de satisfacerse.

La primera es que una organización de establecimiento de estándares tiene que contar con una política de DPI equilibrada, que requiere divulgaciones de buena fe de los DPI pertinentes, y un compromiso para autorizarlos en términos justos, razonables y no discriminatorios. La segunda es que el proceso de establecimiento de estándares debe ser abierto y transparente para que la participación esté abierta a todos los actores pertinentes. La tercera es que el proceso de establecimiento de estándares debe ser también transparente de modo que asegure que los interesados sean capaces de informarse del trabajo previsto, en curso y finalizado.

También ha mencionado las emboscadas de patentes. La experiencia adquirida de los casos anteriores, tanto en la UE como en los EE.UU., refleja que la emboscada de patentes puede ser un problema real si evita que la industria realice una elección informada sobre los costes potenciales de la tecnología elegida en el estándar. El enfoque de la Comisión es ofrecer a las organizaciones de establecimiento de estándares incentivos para contar con normas claras sobre la divulgación de patentes. Aunque esto no elimina por completo el riesgo, lo reduce.

En cambio, para los acuerdos sobre I+D en los que hay un número limitado de partes —a menudo solo dos— la consulta pública muestra que los interesados consideraron que, en la práctica, no hay un problema real de emboscada de patentes puesto que las partes tienen un incentivo para aportar innovación al mercado, y que cualquier posible problema se puede solucionar por adelantado por medios contractuales entre partes.

En cuanto al intercambio de información, puede ser favorable a la competencia cuando hace posible que las empresas recopilen datos de mercado generales que les permiten atender mejor a los clientes. Sin embargo, también hay situaciones en las que puede haber un uso indebido del intercambio de información de los mercados, por ejemplo, cuando las empresas emplean información confidencial para coordinar la conducta. En respuesta a la fuerte demanda de los interesados, las directrices contienen un nuevo capítulo que expone los principios generales para la evaluación del intercambio de información de la competencia.

La última pregunta que el Parlamento ha planteado se refiere a la cuestión de las cooperativas de compra. La Comisión ha creído sistemáticamente que los grupos de compras conjuntas entre los minoristas pueden ser beneficiosos para la competencia, en especial en relación con los grandes proveedores. Las directrices horizontales, desde 2000, han posibilitado una evaluación positiva para este tipo de cooperación hasta ciertos límites de la cuota de mercado. Tras su proceso de revisión, la Comisión está proponiendo que para los acuerdos de compra, siempre y cuando que la cuota de mercado de participantes sea 20 % o menos, se suponga que está en consonancia con las normas de la competencia. Pero la Comisión también es consciente de que las alianzas de compra internacionales entre grandes minoristas pueden tener un impacto negativo sobre la competencia, con asuntos que se examinan en el contexto del trabajo de la Comisión sobre un mejor funcionamiento del suministro de alimentos.

 
  
MPphoto
 

  Arturs Krišjānis Kariņš , en nombre del Grupo PPE.(LV) Señora Presidenta, señor Comisario, a ninguno de nosotros le gusta pagar un precio excesivo por cosas cuyo valor real ni siquiera conocemos. Del mismo modo, no nos gusta pagar mucho como resultado de un trato deshonesto entre empresas. Hasta ahora, la política de competencia en la Unión Europea se ha orientado a las empresas deshonestas. La regulación de la cooperación horizontal entre las empresas es una de las formas de las que, en mi opinión, la Comisión está solucionando con éxito el problema de la competencia cuando las empresas cooperan en asuntos como la investigación y el desarrollo, la plena explotación del volumen de producción, la distribución de los bienes comunes y la estandarización. Se agradece la atención a la cuestión de la estandarización en las nuevas normas de cooperación empresarial. Permitirá a las empresas y sectores realizar una clara elección en cuanto a las patentes que desean utilizar. Cada norma consta de patentes registradas por inventores y empresas. A fin de introducir una norma, es necesario saber qué solución tecnológica precisa se está ofreciendo y qué consideración desea recibir el titular de la patente por el uso de su patente. Esa es la razón por la que respaldamos un mecanismo en el que todas las partes interesadas en el curso de la elección de una norma son claramente conscientes de las ventajas y desventajas de un invento u otro y del precio que pagarán por usar la patente. Nos gusta realizar elecciones informadas en nuestras vidas cotidianas, de modo que es natural que las empresas que invierten fondos significativos en el desarrollo y la manufactura de nuevas tecnologías con un gran valor añadido también deseen realizar estas elecciones. En mi opinión, estas nuevas normas sobre cooperación horizontal entre empresas ayudarán, al menos en parte, a que las empresas no paguen demasiado por hacer uso de las patentes. Gracias por su atención.

 
  
MPphoto
 

  Antolín Sánchez Presedo, en nombre del Grupo S&D. – Señora Presidenta, queridos colegas, competir no se opone a cooperar. Existen acuerdos de cooperación entre empresas competidoras en el mismo nivel de mercado que son competitivos y conformes al Derecho originario de la Unión Europea.

Por razones de seguridad jurídica, dada la complejidad de la materia y los balances que se han de realizar, las empresas necesitan contar con instrumentos para determinar qué acuerdos horizontales infringen las prohibiciones del Tratado y restringen la competencia.

Estamos en un momento crítico porque las directrices para los acuerdos horizontales cumplen una década y los reglamentos para la exención de las categorías de acuerdos de especialización e innovación y desarrollo expiran a finales de este año. La Unión, por lo tanto, debe actualizar estos instrumentos sin demora y no puede permitirse el lujo de una laguna normativa que genere dudas, incertidumbres y parálisis en la actividad de nuestras empresas.

Sería un freno intolerable para nuestra economía y una enorme irresponsabilidad en un contexto de crisis que demanda iniciativas que contribuyan al relanzamiento y a la dinamización de la actividad empresarial. Además, como la perspectiva temporal de la revisión se extiende hasta el 31 de diciembre de 2022, deben equipar a la industria europea con medios para responder a las importantes transformaciones que va a experimentar el escenario económico internacional en estos años.

Hace unos meses, la Unión Europea adoptó la Estrategia Europa 2020, bajo la Presidencia española, que apuesta decididamente por una sociedad integradora basada en el conocimiento y en la innovación. El nuevo marco normativo debe favorecer el desarrollo de una economía inteligente y conectada que sea capaz de conectar redes empresariales y aprovechar las sinergias entre las empresas mediante acuerdos que impulsen la normalización, la especialización, la investigación y el desarrollo en beneficio de los consumidores europeos, pero también acuerdos que contribuyan a la producción conjunta, a la compra, a la comercialización, al fomento del cooperativismo y de los grupos de empresas, especialmente las pequeñas y medianas empresas.

Apoyamos a la Comisión para que con este paquete de iniciativas se incremente la eficiencia, se promueva el progreso científico y técnico, se proporcione ventajas a los consumidores finales y, en definitiva, se mejore la competitividad global y el desarrollo sostenible de nuestras empresas.

 
  
MPphoto
 

  Sylvie Goulard, en nombre del Grupo ALDE.(FR) Señora Presidenta, se han dicho muchas cosas, en particular las han dicho mis colegas el señor García-Margallo y Marfil y el señor Sánchez Presedo, sobre la vivacidad de los debates que hemos celebrado en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, y sobre la necesidad de aprobar rápido los informes, como acaba de decir el señor Sánchez Presedo, a fin de aclarar el alcance de las operaciones de nuestras empresas. Me limitaré a efectuar dos comentarios que son algo más generales y políticas.

En primer lugar, en todos nuestros países la crisis ha motivado un reflejo de retroceso y ha dado pie a tentaciones nacionalistas y proteccionistas, y nosotros en el Parlamento estamos especialmente alerta cuando se trata de respeto por el mercado interior y de que no se fragmente. Existe un reto en este sentido —veo que algunos colegas de la comisión pertinente asienten con la cabeza. Esto es muy importante y sabemos que el Comisario Barnier está trabajando para lograrlo, en apoyo al informe del señor Monti. En el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa creemos de veras en que la emulación estimula la innovación.

No obstante, también debemos darnos cuenta de que las empresas europeas compiten en todo el mundo y que, en particular para las pymes y, sobre todo, para la investigación y el desarrollo, es de esencial construir puentes, y tenemos que garantizar que la competencia no se convierta en destrucción mutua, en beneficio de las empresas de otras zonas del mundo que, además, no siempre practican la competencia leal respecto a sus competidores. Para nosotros es, por ende, muy importante que tratemos de encontrar un medio de evitar abusos de patentes al mismo tiempo que se permite la competencia y, por supuesto, que se respetan los derechos de propiedad, como se ha mencionado. Como suele suceder, esto implica un equilibrio muy delicado.

Por último, para finalizar, quiero poner mucho énfasis en que coincido con lo que el señor García-Margallo y Marfill dijo acerca de la competencia en el ámbito de los productos alimentarios. La situación que tenemos en Europa es muy extraña, ya que miramos con detenimiento la competencia en ciertos sectores y mucho más por encima en otros. Está claro de la falta de proporción entre el número de productores y el número de compradores supone un problema de competencia. Por eso me alegro mucho, señor Comisario, de que haya respaldado lo que ha dicho el señor García-Margallo y Marfil.

 
  
MPphoto
 

  Andreas Schwab (PPE).(DE) Señora Presidenta, señor Comisario, permítanme que me haga eco de lo que mis colegas diputados han dicho y, ante todo, que agradezca que la Comisión Europea esté incluyendo a la comunidad empresarial, los Estados miembros y el Parlamento Europeo en la revisión de las normas para los acuerdos de cooperación horizontal en una fase temprana; después de todo, los reglamentos de exención por categorías existentes vencen a finales de año. Creo que el proyecto de mayo de 2010 contiene algunas modificaciones importantes, en particular en las áreas de los estándares y el intercambio de información, como ya se ha indicado. Las dos aportarán una mayor seguridad jurídica y normas más claras para las empresas, algo que es fundamental para que se acaten. Ya hemos oído que la conformidad en el mercado interior europeo es un principio que deben seguir todas las empresas.

La competencia y la innovación son elementos clave para nuestra economía y por ello es importante adaptar las normas de 2009 a nuestra situación actual e introducir mecanismos eficaces para promover el cumplimiento y la aplicación de la ley sobre competencia para empresas y organismos públicos. Por este motivo la pregunta parlamentaria fue respaldada por esa gran mayoría en la Comisión, algo que agradezco mucho. Me gustaría preguntar algo sobre lo que acaba de decir. El hecho es que los acuerdos de compra de grandes cadenas internacionales se pueden categorizar como acuerdos de cooperación horizontal. En la comunicación del año pasado sobre el funcionamiento de la cadena de suministro de alimentos en Europa, usted fue muy crítico son el poder de la demanda, pero ahora parece que lo ve de manera positiva. Acaba de decir que la cooperación entre los pequeños minoristas es algo que agradece, siempre que los acuerdos de compra sean de hasta un 20 % de la cuota de mercado. Mi pregunta es la siguiente: ¿cuál es la razón de este cambio en su manera de ver estos acuerdos de compra horizontales? ¿Qué ha motivado este cambio de parecer?

 
  
MPphoto
 

  George Sabin Cutaş (S&D).(RO) Señora Presidenta, antes que nada, a mí también me gustaría agradecer las propuestas de la Comisión Europea sobre la revisión de las normas de competencia en el ámbito de la cooperación horizontal. Su finalidad es aclarar los términos para obtener exenciones mediante el reajuste de restricciones y la provisión de información acerca de los derechos de propiedad intelectual.

La crisis económica y financiera ha destacado la necesidad de una cooperación más estrecha en estos ámbitos y para un marco regulador económico global común.

También tenemos que evaluar la posibilidad de intercambiar información sobre un nivel de competencia más frecuente y global, así como la posibilidad de establecer gobernanza global en este ámbito.

Aumentar la eficacia de los acuerdos de cooperación entre competidores promueve la innovación y ayuda a impulsar la competitividad de las empresas europeas.

Como consecuencia, creo que se tiene que realizar un análisis sobre las posibilidades de introducir, de vez en cuando, reglamentos de exención por categorías para otros tipos de acuerdos horizontales.

 
  
MPphoto
 

  Paul Rübig (PPE).(DE) Señora Presidenta, creo que podemos organizar la competencia introduciendo normas uniformes, y por ello me interesa saber qué opciones se encuentran a nuestra disposición en el sector de las telecomunicaciones, en especial en el ámbito de la autorización de frecuencias, para permitirnos regular subastas o los llamados concursos de belleza de los procesos de telecomunicación. Después de todo, las nuevas tecnologías disponibles con la cuarta generación de redes abrirán todo un mundo nuevo de posibilidades.

Cuando se viaja a otro país de Europa, se ve que muchos de los precios que aparecen en la pantalla de su teléfono son los mismos. ¿Tiene algún plan para seguir estimulando la competencia en el sector de la itinerancia? ¿En qué condiciones se imagina que la itinerancia puede ser objeto de una competencia de mercado interior adecuada y cómo puede asegurar que los precios no se multipliquen por mil al cruzar las fronteras geográficas?

 
  
MPphoto
 

  Maroš Šefčovič, Vicepresidente de la Comisión. – Señora Presidenta, estoy muy agradecido a Sus Señorías por celebrar este debate porque nos ayuda a preparar el terreno para estos cambios tan importantes en el marco jurídico en el que nuestras empresas actuarán en el futuro. Coincido con todos los que han realizado un llamamiento a la competencia leal, porque solo la competencia leal puede llevar a la práctica justa y, por supuesto, a los precios reales y no fijados. Esto es muy importante para los ciudadanos europeos: como crear un entorno propicio para que podamos lograr resultados positivos pero evitar de la posibilidad, en el mercado, de los precios fijos.

Puedo asegurarles que estoy estudiando todas las maneras posibles de lograr una solución en la que los precios de las patentes no sean demasiado altos. Saben muy bien por el debate sobre este tema lo difícil que es. Puedo decirles que en la Comisión estamos muy descontentos con el retraso —en tanto tiempo no hemos sido capaces de encontrar una solución apropiada para la patente— porque crearía sin duda las condiciones para un salto adelante en cuanto al modo de proteger los derechos de propiedad intelectual y de mejorar Europa y hacerla mucho más competitiva en lo que respecta a la protección de patentes a escala internacional.

La seguridad jurídica y un nuevo marco jurídico han sido dos asuntos muy significativos en los que nos hemos centrado al preparar nuestras propuestas. Hemos efectuado consultas públicas muy exhaustivas sobre esta cuestión. Hemos tenido 190 contribuciones y hubo interesados de la industria, bufetes de abogados, academias y gobiernos, por lo que creemos que en lo que respecta al resultado final hemos logrado el equilibrio apropiado.

Aprecio que se subraye la importancia de UE 2020, porque esta es exactamente la razón por la que tenemos que mejorar y cambiar el marco en el que operan las empresas mediante el examen de cómo crear entornos positivos y propicios para que las empresas de investigación y desarrollo y las empresas implicadas en la innovación puedan florecer, de cómo estas pueden aportar más valor añadido a las economías europeas y de cómo crear las condiciones para estar en Europa y no buscar oportunidades de manufactura los productos en otro lugar.

Puedo asegurarles que este fue uno de los elementos a los que la Comisión y mis colegas, los Comisarios Almunia y Barnier en particular, prestan una especial atención según el Acta del Mercado Único. Porque con un mercado único ahora tenemos nuevas oportunidades para dar rienda suelta a nuevos potenciales, para ofrecer nuevas posibilidades y crear condiciones que serán importantes para un excelente progreso, en especial en los sectores de I+D.

Con respecto a las preguntas concretas del señor Schwab, que señalaron ciertas diferencias en el enfoque de la Comisión sobre este asunto particular de los proveedores de pequeños de cadenas frente a las empresas de grandes cadenas llegamos a la conclusión tras un proceso de revisión muy exhaustivo y unas consultas amplias con los interesados, con los Estados miembros, de que el enfoque por el que estamos abogando en este momento se ajusta más a la situación actual, según los datos que hemos recibido, y esta es la razón por la que estamos sugiriendo esta línea.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – He recibido una propuesta de resolución presentada(1) de conformidad con el artículo 115, apartado 5, del Reglamento en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios:

Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar hoy, jueves 25 de noviembre de 2010, a las 12.00 horas.

(La sesión, suspendida a las 11.30 horas, se reanuda a las 12.00 horas)

 
  
  

PRESIDE: Gianni PITTELLA
Vicepresidente

 
  

(1)Véase el Acta.

Aviso jurídico - Política de privacidad