Indiċi 
 Preċedenti 
 Li jmiss 
 Test sħiħ 
Dibattiti
L-Erbgħa, 15 ta' Diċembru 2010 - Strasburgu Edizzjoni riveduta

8. Għoti tal-Premju Sakharov (seduta formali)
Vidjow tat-taħditiet
PV
MPphoto
 

  President. − Dear President-in-Office Chastel, dear High Representative of the Union for Foreign Affairs and Security Policy/Vice-President of the Commission Lady Ashton, dear guests,

 
  
 

Nagroda im. Sacharowa jest wizytówką Parlamentu Europejskiego w walce o przestrzeganie praw człowieka na całym świecie. To puste krzesło stojące na środku naszej sali świadczy o tym, jak bardzo jest ona potrzebna i jak bardzo potrzebne jest wskazywanie największych dzisiaj na świecie ludzi walczących o wolność wypowiadania się. Pisałem do prezydenta Kuby, by pozwolił panu Fariñasowi przyjechać do Strasburga – niestety bez skutku. W piątek podobne puste krzesło stało w Oslo, przeznaczone dla więzionego chińskiego dysydenta, laureata Pokojowej Nagrody Nobla Liu Xiaobo. Wcześniej Nagrody im. Sacharowa nie mogli odebrać Hu Jia z Chin i „Damy w Bieli” z Kuby. Dziś nie ma z nami Olega Orłowa, który w zeszłym roku odebrał Nagrodę im. Sacharowa w imieniu Memoriału. Zaprosiliśmy go na tę uroczystość.

Panie i Panowie! Guillermo Fariñas został nagrodzony za walkę o przywrócenie wolności słowa na Kubie. Od lat aktywnie przeciwstawia się on cenzurze, ryzykował swoim życiem i zdrowiem, rozpoczynał głodówkę 23 razy. Został skazany na 11 lat więzienia. Ostatnio, głodując, był bliski śmierci, ale właśnie wtedy zaczęto zwalniać opozycjonistów, więźniów sumienia na Kubie. To wielka zasługa kościoła katolickiego. Tak jak kiedyś nam, w mojej ojczyźnie, Kościół zastępuje Kubańczykom instytucje społeczeństwa obywatelskiego. Niestety 11 osób przebywa nadal w więzieniach, m.in. są to mężowie Dam w Bieli. Tu i teraz, w imieniu nas wszystkich, wzywam do natychmiastowego ich uwolnienia.

(Głośne i długie oklaski)

Cytuję naszą rezolucję z marca, w której nalegamy, aby Wysoka Przedstawiciel/Wiceprzewodnicząca Komisji ds. Zagranicznych i Polityki Bezpieczeństwa oraz Komisarz ds. Współpracy Międzynarodowej niezwłocznie nawiązały, zorganizowały dialog z kubańskim społeczeństwem obywatelskim i z grupami popierającymi pokojowe przemiany na wyspie. Jeszcze dziś czeka nas debata nad sprawozdaniem pani Andrikienė o prawach człowieka na świecie w 2009 r. i polityce Unii w tej dziedzinie. Będziemy więc mogli się dowiedzieć, jakie są plany lady Ashton, jeśli chodzi o wzmocnienie unijnej polityki praw człowieka.

Szanowni Państwo! Mimo że działacze tacy jak Guillermo Fariñas doświadczają prześladowań i są więzieni, ich głosu nie da się uciszyć. Rolą Parlamentu Europejskiego, rolą nas wszystkich jest ten głos wzmacniać. Dlatego z wielką radością informuję Państwa, że za chwilę wysłuchamy przesłania, krótkiego przemówienia, które nagrał dla nas na dzisiaj tegoroczny laureat Nagrody im. Sacharowa Guillermo Fariñas. Teraz powinien nastąpić moment wręczenia dyplomu naszemu laureatowi. Niestety będę zmuszony położyć ten dyplom na pustym krześle, ale niech mi będzie wolno w imieniu nas wszystkich życzyć naszemu laureatowi wiele sił i zdrowia, i także sukcesu w walce o wolność i wreszcie, żeby mógł do nas, tutaj do Parlamentu Europejskiego, w przyszłości przyjechać i osobiście odebrać dyplom i nagrodę. Dziękuję bardzo!

(Głośne i długie oklaski)

 
  
MPphoto
 

  Guillermo Fariñas - Mensaje al Parlamento Europeo: Santa Clara, 14 de diciembre de 2010. Respetado Señor Jerzy Buzek, Presidente del Parlamento Europeo, respetados Vicepresidentes y honorables eurodiputados de ese foro democrático y plurinacional.

Por desgracia para la tolerancia que tanta falta nos hace en este convulso planeta, no puedo estar junto a ustedes en representación del rebelde pueblo cubano y de esa parte de la ciudadanía nacional que ya perdió el terror al Gobierno totalitario que nos reprime desde hace el vergonzoso período de 52 años, y cuyo ejemplo más actual es el mártir Orlando Zapata Tamayo.

Para desventura de aquellos que nos desgobiernan en nuestra propia patria, considero que el hecho de no poder salir y regresar voluntariamente a esta isla que me vio nacer es ya, por sí mismo, el testimonio más fehaciente de que por infortunio nada ha cambiado en el sistema autocrático de mi país.

Dentro de las mentalidades de los gobernantes cubanos actuales, nosotros, sus ciudadanos, somos lo que fueron mis ancestros secuestrados en África y traídos a la fuerza a América en pasados siglos. Para que yo u otro ciudadano de a pie pueda viajar al extranjero necesita de una «carta de libertad», como antes la necesitaron los esclavos, sólo que hoy se le denomina «carta blanca».

Mi mayor esperanza es que no se dejen engañar por los cantos de sirena de un cruel régimen de comunismo salvaje cuya única aspiración, tras aparentar supuestos cambios económicos, es que la Unión Europea y el Parlamento Europeo levanten la Posición Común para beneficiarse de los créditos e inversiones con que se auxilia a los países del tercer mundo en los acuerdos de Cotonú.

Junto a ustedes, de seguro, habrá sentados ex presos políticos o de conciencia recientemente excarcelados por el comunismo salvaje. Sería un error pensar que fueron puestos en libertad. Ellos y sus familiares soportan un destierro psicológico, pues sus seres más queridos resultaron extorsionados por el Gobierno neoestalinista cubano.

Los opositores pacíficos del interior del país padecemos con estoicismo y racionalidad todas las dificultades materiales espirituales, además de los peligros de perder la libertad y hasta la vida, como parte que somos de la población nacional más desfavorecida. Aquí dentro todos sufrimos, pero no nos quejamos. Por eso aspiramos a contar con vuestro apoyo.

Respetados eurodiputados, les solicito no ceder ante las pretensiones de la élite gobernante cubana si no se cumplen los siguientes cinco puntos:

Primero, proseguir la liberación sin destierro de todos los presos políticos de conciencia, además de comprometerse públicamente a jamás encarcelar a opositores políticos no violentos.

Segundo, suprimir de inmediato las golpizas violentas y amenazas a los opositores pacíficos dentro del país, realizadas por los adeptos militares y paramilitares al régimen.

Tercero, anunciar que serán estudiadas y eliminadas todas las leyes cubanas que entren en contradicción con la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Cuarto, otorgar en la práctica diaria las facilidades para que se creen partidos políticos opositores, medios de prensa no subordinados al sistema de socialismo de Estado, sindicatos independientes y cualquier otro tipo de entidades sociales pacíficas.

Quinto, aceptar públicamente que todos los cubanos residentes en la diáspora tienen el derecho a participar en la vida cultural, económica, política y social de Cuba.

En este crucial momento histórico por el que atraviesa mi patria, ustedes, junto a todos los hombres y mujeres de buena voluntad en el mundo, deben estar atentos a las continuas explosiones sociales y protestas surgidas dentro del país debido a la frustración ante la prepotencia de un Gobierno que pudiera dar la orden de ultimar a mis compatriotas.

Ojalá Dios no permita que suceda una innecesaria guerra civil entre cubanos por la ofuscación de no aceptar que el socialismo de Estado como modelo político ha sido y es un fracaso en todas las zonas geográficas donde se quiso implantar, cuestión reconocida ante la prensa extranjera por el propio líder histórico de la mal llamada «Revolución cubana».

Los ancianos gobernantes cubanos no desean entender, en su cotidiano desprecio a sus gobernados, que ellos deben ser servidores públicos, y todos los servidores públicos auténticos les dan la posibilidad a sus compatriotas de sustituirlos o ratificarlos. Ningún gobernante debe pretender ser servido por sus gobernados, como sí es el caso de Cuba.

Mis hermanas y hermanos de lucha e ideas prodemocráticas, tanto los que están todavía dentro de las cárceles como aquellos que aparentemente se encuentran en libertad en las calles y quienes partieron al duro exilio, proseguiremos nuestra desigual contienda no violenta versus los represores castristas. Y si Dios nos ayuda, la ganaremos sin derramamientos de sangre.

Si algo hago en compañía de mis colegas disidentes es desterrar de mi alma cualquier rencor contra mis adversarios políticos.

Una cuestión que nos hace seres humanos superiores para la reconstrucción de la patria es que en el transcurso de esta lucha he aprendido a guiarme por las palabras del primer disidente conocido, Jesucristo: «Amad a vuestros enemigos».

Gracias al Parlamento Europeo por no abandonar al pueblo cubano en este bregar de más de medio siglo hacia la democracia.

El Premio Andréi Sájarov a la libertad de conciencia 2010, otorgado a mi persona, solo lo acepto porque me siento cual una pequeña porción de esa rebeldía que posee este pueblo al que con orgullo y honor pertenezco.

Muchas gracias, respetables eurodiputados, por este gesto de no olvidar las calamidades que sufrimos y así acercar la luz de la libertad a mi patria. Quiera Dios que pronto en Cuba se logre la reconciliación entre sus hijos y ésta sea bendecida con la democracia.

Licenciado en Psicología, Guillermo Fariñas Hernández, bibliotecario y periodista independiente, ex prisionero político en tres ocasiones.

(Aplausos)

 
  
  

ΠΡΟΕΔΡΙΑ: ΣΤΑΥΡΟΣ ΛΑΜΠΡΙΝΙΔΗΣ
Αντιπρόεδρος

 
Avviż legali - Politika tal-privatezza