Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/0074(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A7-0350/2010

Debates :

PV 15/12/2010 - 6
CRE 15/12/2010 - 6

Votaciones :

PV 15/12/2010 - 9.5
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0480

Debates
Miércoles 15 de diciembre de 2010 - Estrasburgo Edición DO

10. Explicaciones de voto
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. − Apreciados colegas, hay muchas explicaciones de voto, así que vamos a tener que ser sumamente estrictos con el tiempo. Interrumpiré todas las intervenciones que excedan de un minuto. Lo siento mucho pero así será.

 
  
  

Explicaciones de voto orales

 
  
  

Proyecto de presupuesto general de la Unión Europea para el ejercicio 2011 modificado por el Consejo

 
  
MPphoto
 

  Ashley Fox (ECR). - Señor Presidente, deseo explicar por qué he votado en contra del presupuesto para 2011. Lo he hecho porque, en tiempos de austeridad, la UE debería dar muestras de cierto comedimiento; deberíamos recortar nuestros gastos, no incrementarlos. En mi opinión es una vergüenza que la Comisión propusiera inicialmente un aumento del 6 % y el Parlamento lo respaldara.

Creo que el Primer Ministro de mi país, David Cameron, tuvo una muy buena actuación al forzar que el aumento se redujera y no superase el 2,9 %, pero ya sabemos que no es más que una solución de compromiso y no una con la que los conservadores británicos estemos particularmente satisfechos, si bien me enorgullezco de haber votado en contra de las extravagancias de la UE.

 
  
MPphoto
 

  Sirpa Pietikäinen (PPE). - (FI) Señor Presidente, es muy significativo que por primera vez el Parlamento haya tenido la oportunidad de aprobar el presupuesto. De cara a posteriores debates de política presupuestaria, creo que el Parlamento debería asegurarse de que las prioridades son que la UE sea capaz de incrementar su propia contribución, que el presupuesto respalde la eficiencia material y las políticas medioambientales por medio de su propia selección de políticas y que, de esta manera, se logren la Estrategia Europa 2020 y una economía más verde.

 
  
MPphoto
 
 

  Syed Kamall (ECR). - Señor Presidente, al igual que mi colega el señor Fox, yo también comparto esa preocupación junto con otros muchos conservadores británicos.

En una época de austeridad, cuando los gobiernos de toda la Unión Europea —de hecho los gobiernos del mundo entero— están buscando formas de apretarse el cinturón y controlar el gasto, ¿cómo nos atrevemos a pedir un aumento en la recaudación exigida a los contribuyentes? Sin duda es hora de apretarse el cinturón y dar ejemplo. No deberíamos haber estado pidiendo un aumento, ni siquiera deberíamos pedir una congelación, sino que, para que los contribuyentes de toda la Unión Europea pudieran tomarse a sus políticos en serio y supiesen que comprendemos las dificultades que atraviesan en estos momentos y que nos solidarizamos con ellos, debiéramos estar pidiendo recortes en el presupuesto de la UE en vez de dar la imagen de ser una élite selecta que no presta la menor atención al pueblo que la ha puesto en el cargo.

 
  
  

Informe: Sidonia Elżbieta Jędrzejewska y Helga Trüpel (A7-0369/2010)

 
  
MPphoto
 

  Peter Jahr (PPE). (DE) Señor Presidente, el derecho a confeccionar un presupuesto es uno de los derechos fundamentales de un parlamento, lo que también es aplicable al Parlamento Europeo. Responsabilidad, confianza y alianzas son los tres aspectos clave de la cooperación entre el Parlamento, la Comisión y el Consejo. En este respecto, el proceso de consulta sobre el presupuesto de 2011 no ha servido para fomentar la confianza. Insto a la Comisión y en particular al Consejo a que respeten los derechos del Paramento Europeo porque, como ya he dicho, el derecho a confeccionar un presupuesto es un derecho fundamental del Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Hannan (ECR). - Señor Presidente, ayer me preguntaba si no me habría subido por error a la máquina del tiempo y me encontraba de vuelta en la década de 1970. Y hoy lo que me pregunto es si no estaré en la de 1770.

Permítanme que cite una observación de Thomas Jefferson sobre el gobierno a larga distancia; decía que «desde tan lejos y apartados de la vista de los electores», los gobernadores a la fuerza deben tender a «la corrupción, el expolio y el despilfarro». Una descripción perfecta de lo que ocurre en el caso del presupuesto de la UE con sus cuentas no aprobadas, la distribución errónea de recursos y esas cantidades en permanente aumento pese a los intentos de los veintisiete Estados miembros de controlar su gasto. Es lo que ocurre cuando no hay vinculación alguna entre finalidad, representación y gasto, cuando la UE espera toda clase de elogios por gastar dinero pero ni la menor crítica por recaudarlo.

La única manera de hacer que esas cifras vuelvan a niveles aceptables a ojos de la opinión pública es devolver la responsabilidad presupuestaria a los parlamentos nacionales y a sus miembros, que tendrán que rendir cuentas ante los votantes, quienes además también son los contribuyentes.

 
  
  

Informe: Jean-Paul Gauzès (A7-0340/2010)

 
  
MPphoto
 

  Cristiana Muscardini (PPE).(IT) Señor Presidente, colegas, estamos a favor de la medida y damos las gracias al ponente, que ha sido muy preciso.

No obstante creemos que este trabajo debería obligar a las instituciones europeas a continuar realizando un seguimiento de la evolución futura de esta nueva disciplina porque, por desgracia, en el pasado se han producido situaciones poco claras con demasiada frecuencia, lo que ha tenido un impacto negativo en el sistema financiero, en detrimento tanto de las empresas como de los ahorradores.

Nos parece sumamente importante dotarnos de un nuevo sistema europeo para las agencias y revisar todas las autoridades bancarias centrales para asegurarnos de que las calificaciones responden eficazmente al sistema financiero moderno y resultan útiles para el público. Así pues, doy las gracias al ponente.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Jahr (PPE).(DE) Señor Presidente, la cuestión es: ¿Quién hace el seguimiento de las autoridades encargadas de hacer el seguimiento? Hasta los árbitros de fútbol tienen que pasar por un proceso de seguimiento o de examen. Si esto es aplicable al fútbol, sin duda también debe de serlo a los mercados financieros. En este caso el proceso de evaluación de la fiabilidad y robustez de los productos financieros, de los bancos e incluso de países enteros, se ha dejado en manos de las agencias de calificación crediticia. Ahora bien, cuando estas agencias se convierten en un monopolio y logran evitar cualquier forma de supervisión, entonces adquieren un estatus cuasi divino y nos encontramos con que se les rinde culto. No debemos permitir que eso ocurra. Ya dice la Biblia que «No tendrás dioses ajenos delante de mí». Este informe trata de rectificar la situación al introducir la supervisión de las agencias de calificación crediticia. Cuando llegue el momento oportuno, el Parlamento debería preguntarse si estas medidas han tenido éxito.

 
  
  

Informe: Sidonia Elżbieta Jędrzejewska y Helga Trüpel (A7-0369/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Barbara Matera (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, la votación de hoy sobre el presupuesto de 2011 es el punto final de un nuevo procedimiento que, por muy doloroso que haya podido resultar, también ha puesto de manifiesto la actitud responsable y la gran dedicación de las autoridades presupuestarias.

Pese a que se trata de una solución de compromiso que supone sacrificios tanto por parte del Parlamento como del Consejo, ha impedido la introducción de un sistema de doceavas partes provisionales, lo que habría acarreado serias consecuencias para la financiación de los programas de la Unión Europea.

El Parlamento está satisfecho con los objetivos logrados aunque también señala a quienes son culpables de haber provocado el fracaso del acuerdo sobre el Programa del Reactor Termonuclear Experimental Internacional y sobre flexibilidad. De hecho, la Unión ha perdido credibilidad frente a sus socios internacionales y se arriesga a no ser capaz de financiar sus comisiones ni de abordar las nuevas parcelas de actuación derivadas del Tratado de Lisboa.

A partir de enero de 2011 debemos por tanto establecer prioridades y lograr que sean financieramente sostenibles a lo largo de los años venideros.

 
  
  

Informe: Anja Weisgerber (A7-0050/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Mario Pirillo (S&D).(IT) Señor Presidente, Señorías, la necesidad de modernizar los sistemas de medida y legislar mejor nos ha llevado a derogar las directivas europeas sobre metrología.

Yo también estoy convencido de que este es un primer paso para iniciar una reforma más radical y precisa en este ámbito. Además no cabe duda de que necesitamos acordar un marco temporal suficientemente amplio que permita a los Estados miembros evaluar los efectos de la derogación de estas reglamentaciones en sus propias leyes y realizar cualquier ajuste que pudiera ser necesario.

Por último, la decisión de derogar las diversas directivas responde a la perfección a la necesidad de una mayor simplificación que todos los sectores sienten que es necesaria. Confiamos sin embargo en que al final no resulte peor el remedio que la enfermedad.

 
  
  

Informe: Zita Gurmai, Alain Lamassoure (A7-0350/2010)

 
  
MPphoto
 

  Clemente Mastella (PPE).(IT) Señor Presidente, colegas, el Tratado de Lisboa ha introducido una innovación clave en el funcionamiento democrático de la Unión Europea al proporcionar este nuevo instrumento práctico de participación civil en el debate y la integración europeos.

De hecho, la iniciativa ciudadana europea introduce un nuevo concepto de democracia internacional y proporciona a la Unión Europea una nueva forma de democracia participativa. Todos nuestros ciudadanos puede solicitar directamente a la Comisión que esta presente una propuesta legislativa.

Valoramos positivamente la propuesta de la Comisión, ya que la participación de la sociedad civil y la formulación de políticas en el proceso de toma de decisiones refuerzan la legitimidad democrática de nuestras instituciones y acercan más la Unión Europea a los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 

  Oriol Junqueras Vies (Verts/ALE).(IT) Señor Presidente, Señorías, primero que nada me gustaría expresar mi satisfacción por la aprobación de la iniciativa ciudadana europea, cuestión para la cual yo he sido ponente alternativo de la Comisión de Cultura y Educación, aunque también se me plantea la queja de que el Parlamento no haya sometido a votación dos cuestiones que me parecen fundamentales: el derecho de los jóvenes de más de dieciséis años a firmar iniciativas y el voto para los residentes.

Sabemos que el Tratado de Lisboa no cubre estas iniciativas y ese es el motivo por el que nos oponemos a este tratado.

 
  
MPphoto
 

  Jens Rohde (ALDE).(DA) Señor Presidente, el Partido Liberal danés ha votado hoy a favor de la iniciativa ciudadana porque esta fomenta la participación de los ciudadanos y hará la Unión Europea mucho más accesible. El Parlamento ha logrado con éxito establecer una relación que incluye unas cuantas condiciones estandardizadas tendentes a hacer que la iniciativa ciudadana sea accesible, independientemente del Estado miembro en cuestión, y a garantizar que el instrumento continúa siendo fácil de usar. No obstante, como mínimo los ciudadanos deben de proceder de un cuarto de Estados miembros —el número de ciudadanos por Estado miembro debe ser por lo menos el equivalente al número de Miembros del Parlamento Europeo de ese Estado miembro multiplicado por un factor de 750, y los ciudadanos han de tener edad suficiente para votar en unas elecciones parlamentarias. Creemos que estas condiciones son importantes a la hora de garantizar que la iniciativa ciudadana también adquiere la validez necesaria para que se la perciba como una contribución seria al desarrollo de la democracia.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE). - (FI) Señor Presidente, me gustaría decir unas palabras sobre la iniciativa ciudadana. Es cierto que el Tratado de Lisboa ha supuesto dotarnos de una nueva iniciativa que alienta a nuestros ciudadanos a firmar peticiones que la Comisión se aviene a tratar, ¿pero es eso todo? En mi opinión se trata de una iniciativa excelente pero tenemos que considerar cómo conferirle un mayor alcance.

La premisa de partida es que eminentemente nuestros ciudadanos participan en el proceso democrático a través del voto en las elecciones, esa sería una manera de tratar los temas que importan a la gente. En consecuencia, esta nueva iniciativa tal vez potencie de manera obvia la participación ciudadana pero, por otro lado, también me puedo imaginar cómo podría acabarse en una situación en la que la Comisión tan solo responde a las iniciativas pero no surge nada concreto. Siendo ese el caso, necesitamos pensar en cómo podríamos animar verdaderamente a la gente a participar en la toma de decisiones políticas.

 
  
MPphoto
 

  Morten Løkkegaard (ALDE).(DA) Señor Presidente, simplemente para sumarme a lo que ya se ha dicho sobre el apoyo del Partido Liberal danés, me gustaría señalar que, tal y como ya se ha mencionado, esta iniciativa es extremadamente importante. También es un experimento que debemos —y esto es lo que yo pido— supervisar muy de cerca para asegurarnos de que verdaderamente damos seguimiento al proceso de tres años hasta revisión que hemos fijado para esta iniciativa, y hemos de considerar si se trata de una iniciativa ciudadana propiamente dicha o si se está utilizando —por decirlo de algún modo— con otros intereses en mente. Esta cuestión es importante para el éxito de la iniciativa, el éxito que todos deseamos para la misma y que sencillamente consiste en que los ciudadanos tomen la iniciativa. En este sentido me gustaría también señalar que personalmente confío en que los ciudadanos plantearán toda una serie de cuestiones de progreso, constructivas y positivas respecto del proyecto de la UE de modo que no siempre sean los partidarios del «no a todo» los que monopolicen el uso de este tipo de iniciativas.

 
  
MPphoto
 

  Sonia Alfano (ALDE).(IT) Señor Presidente, damas y caballeros, he estado siguiendo el procedimiento legislativo de la iniciativa ciudadana europea muy de cerca y me satisface, en parte en base a las declaraciones del Consejo y la Comisión, que las primeras peticiones vayan a plantearse en el plazo de un año.

También me enorgullece poder anunciar al Parlamento Europeo que en Italia ha surgido un amplio movimiento ciudadano de bases compuesto por toda una serie de asociaciones y comités a raíz de la aprobación de la escandalosa directiva sobre investigación con animales. Este movimiento no se quedará de brazos cruzados durante todo este año sino que se dedicará a la preparación de la propuesta para la Comisión: una propuesta tendente a que la Unión Europea cuente con leyes modernas y civilizadas y diga «no» a las pruebas de laboratorio con animales, una práctica cruel e ineficaz, al tiempo que fomenta enérgicamente otros métodos alternativos.

Decir «no» a la vivisección debe ser un objetivo de la Unión Europea ya que es el deseo de sus ciudadanos.

 
  
MPphoto
 

  Ashley Fox (ECR). - Señor Presidente, opino que la iniciativa ciudadana podría ser útil porque permitirá a los ciudadanos dirigirse directamente a la Comisión, pero la cuestión pendiente sigue siendo aclarar cómo reaccionará la Comisión a las propuestas que no le gusten.

Creo que cabe esperar toda una serie de iniciativas que solicitarán a la Comisión que haga más, pidiéndole que haya más Europa, por decirlo de algún modo, y sin duda la Comisión responderá a éstas de manera entusiasta.

Pero ¿cómo reaccionará a las propuestas que pidan menos Europa o tal vez que Europa haga las cosas mejor, o que despilfarre menos dinero, o quizá solicitando una declaración de que nunca se plantearía una fiscalidad europea? Espero con interés a ver cómo va a reaccionar la Comisión a esas propuestas. ¿Las tratará con igual respeto? Si solo responde a las propuestas que le gustan, entonces esta iniciativa resultará superflua.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE).(GA) Señor Presidente, me complace haber votado a favor de estas propuestas y creo que los dos ponentes han hecho un trabajo extraordinario, no solo para la Unión Europea sino para los ciudadanos en general.

La iniciativa ciudadana era una parte muy importante del Tratado de Lisboa que se aprobó en Irlanda hace poco más de un año, pero durante un tiempo tuvimos la impresión de que el proceso se había quedado paralizado debido a complicaciones y cuestiones regulatorias. Gracias al extraordinario trabajo de los ponentes se ha logrado una simplificación y me parece particularmente positivo el hecho de que un panel de siete miembros de distintos países pueda iniciar el proceso. Creo que esta y otras medidas garantizarán que se planteen las preocupaciones genuinas del pueblo y al mismo tiempo impedirán que se generen propuestas basadas en intereses creados.

(GA) Desearía finalizar mi intervención por tanto con un proverbio en mi lengua materna que dice que si se empieza con buen pie la mitad del trabajo ya está hecho y, en este caso, se ha empezado con buen pie.

 
  
MPphoto
 
 

  Nicole Sinclaire (NI). - Señor Presidente, verdaderamente esta democracia nuestra es una farsa, ¿no es cierto? Es una pena que no se quisiera escuchar verdaderamente lo que el pueblo europeo está diciendo antes de pasar a la aplicación del Tratado de Lisboa, que nos ha traído la iniciativa ciudadana.

En respuesta a la intervención del señor Fox hace unos minutos: después de una primera fase, la Comisión podría decidir que no merece la pena realizar el ejercicio completo. Ese es el problema que se plantea porque existe un mandato vinculante y la Comisión puede simplemente desestimar la petición. Una vez más, asistimos a cómo la Unión Europea no tiene en cuenta los deseos del pueblo europeo. ¡Por Dios, escuchen a los ciudadanos porque esto no es lo que quieren!

 
  
  

Propuesta de Resolución RC-B7-0688/2010

 
  
MPphoto
 

  Jim Higgins (PPE). - Señor Presidente, valoro positivamente y he votado a favor del Programa de Trabajo de la Comisión para 2011.

La crisis financiera es un gran reto al que hay que enfrentarse sin rodeos. Le deseo a la Comisión lo mejor en lo que a la consecución de los objetivos que se ha marcado respecta. En relación al euro, es absolutamente crucial, desde el punto de vista de la integridad y cohesión de la Unión y también desde el punto de vista de la solidaridad dentro de la Unión Europea, que compartamos una moneda común y que hagamos todo lo posible para protegerla.

En cuanto a los puestos de trabajo y la economía, me complace que en enero de 2011 la Comisión vaya aprobar su primer Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento que analizará la situación económica de la Unión, incluidos los potenciales desequilibrios y riesgos sistémicos. Es algo fundamental para que Europa se transforme en una economía inteligente y sostenible.

Para terminar, pero no por ello menos importante, recordar que somos una comunidad de quinientos millones de personas. Tenemos que empezar a osar codearnos con los grandes, tanto en el ámbito europeo como en el mundial. Mis mejores deseos para la Comisión para el año que viene.

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Claeys (NI). - (NL) He votado contra esta propuesta por varios motivos, pero el apartado del texto que me ha resultado más peculiar es el que menciona que, según este Parlamento, los Estados miembros deberían destinar el 0,7 % de su RNB a la ayuda oficial al desarrollo y que la Comisión sería la encargada de supervisar esos compromisos.

Dejando a un lado momentáneamente la cuestión de si la ayuda para el desarrollo tiene o no sentido, en cualquier caso esto constituye una violación seria del principio de subsidiariedad. Otra peculiaridad puede encontrarse en el apartado 52 en el que se pide a la Comisión que mantenga la dinámica del proceso de ampliación. ¿Podría alguien decirme qué dinámica es esa? ¿Se está hablando de las constantes provocaciones de Turquía o de las violaciones de derechos humanos en masa que se cometen en ese país, por no mencionar su creciente islamización?

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0693/2010

 
  
MPphoto
 

  Philip Claeys (NI). - (NL) Sin duda esta resolución tiene un par de cosas buenas, como que condene que el presidente Mugabe, que es un criminal, participara en la Cumbre de Lisboa y la referencia a las perjudiciales consecuencias de la fuga de cerebros que sufre el continente africano.

La resolución también hace bien en enfatizar el papel fundamental del desarrollo de capacidades para el sector agrícola. Por otro lado, verdaderamente debemos librarnos de esa norma absurda del 0,7 %. Los mil millones de dólares estadounidenses en forma de ayuda para el desarrollo que se ha destinado a África a lo largo de sesenta años solo han servido para sumir a este continente en la miseria todavía más. En vez de conceder más ayuda aún, necesitamos concentrar nuestra energía, entre otras cosas, en combatir la fuga ilegal de capitales, tal y como señala la resolución en cualquier caso.

De todos modos, no es que me haya impresionado precisamente el apartado sobre migración, que es por lo que finalmente he votado en contra.

 
  
MPphoto
 

  Syed Kamall (ECR). - Señor Presidente, si consideramos el lamentable estado en que se encuentran muchas naciones africanas, obviamente en la UE y los distintos Estados miembros de la UE todos queremos ayudar a que salgan de la pobreza, pero creo que deberíamos ser más sensatos en lo que al uso de la ayuda oficial se refiere. Cuando se produce un desastre natural es totalmente correcto que la ayuda desempeñe un papel vital a corto plazo, pero si estamos hablando de desarrollo a largo plazo, en ese caso a veces la ayuda no se distribuye correctamente.

Sin duda no es correcto que nuestros contribuyentes de los diversos Estados miembros de la UE envíen dinero a gobiernos africanos que no están llevando sus países de manera decente y que el dinero no llegue a los que verdaderamente lo necesitan. La mejor forma de ayudar al desarrollo es ayudar a los empresarios de los países más pobres a que creen riqueza en sus propias comunidades y sean ellos quienes saquen a sus vecinos y amigos de la pobreza.

Abramos nuestros mercados, empleemos nuestra ayuda oficial para fomentar el comercio y el desarrollo en vez de limitarnos a repartir dinero.

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Hannan (ECR). - Señor Presidente, junto con varios Miembros de esta Cámara, he asistido recientemente a la cumbre de estados de África, el Caribe y el Pacífico celebrada en Kinshasa, en el que según datos oficiales es el segundo peor país del mundo. Las Naciones Unidas confecciona un índice de felicidad conforme al cual la República Democrática del Congo solo supera a Zimbabue. Pero claro, a diferencia de los zimbabuenses, los congoleños no se pueden consolar pensando que las cosas cambiarían si hubiera un cambio de gobierno: han tenido ya sus elecciones multipartidistas, su constitución respaldada internacionalmente, etc.

La República Democrática del Congo magnifica y concentra la tragedia de África. Creo que en este caso se puede culpar a la experiencia colonial vivida con más vehemencia que en el caso de otros países vecinos, aunque no es mi intención rememorar ahora en detalle la tragedia del Estado Independiente del Congo. Por supuesto hay que tener en cuenta la maldición de los recursos naturales, que rompe la relación entre recaudación impositiva y gasto y convierte la política en una lucha callejera en busca de honores y riqueza. Pero, por encima de todo, lo que se da es la heterogeneidad, la falta de sentimiento de nación, la ausencia de unidad de propósito a nivel lingüístico o étnico. «Si amas a tu país, paga tus impuestos», rezaba un lastimero cartel en Kinshasa. Cosa que por supuesto nadie hace.

Seguro que adivinan por qué digo esto. El Presidente del Consejo Europeo ha declarado que el patriotismo conduce a la guerra. Bueno, la verdad es que me encantaría llevarlo a un lugar donde no hay patriotismo de ningún tipo y que vea a qué lleva esa ausencia.

 
  
  

Propuesta de Resolución RC-B7-0688/2010

 
  
MPphoto
 
 

  József Szájer (PPE).(HU) Señor Presidente, todos sabemos que, como resultado de la crisis financiera, el pilar del estado que supone el sistema de pensiones, que ofrece un mayor grado de seguridad, cada vez resulta más atractivo en varios países europeos. Muchos estados están revisando sus propios sistemas y afanándose en reforzar su sistema estatal de pensiones. Pese a que el sistema de pensiones es una cuestión de competencia eminentemente nacional, la dirección que están tomando los debates sobre este punto en Europa sigue siendo importante. Así pues, me satisface que el punto 30 de la Resolución sobre el Programa de Trabajo de la Comisión, que acaba de adoptarse con el apoyo de los tres grupos más populares, sociales y liberales del Parlamento Europeo, pone de manifiesto que hace falta reforzar el pilar de estado del sistema de pensiones. Con el acto adoptado ayer, mi patria, Hungría, ha dado un paso importante en la dirección adecuada. El debate sobre pensiones dentro de la UE, en torno al Libro Blanco y posterior Libro Verde debe continuar en este espíritu, esto es lo que el Parlamento Europeo pide que haga la Comisión, y por tanto me complace mucho esta propuesta.

 
  
  

Informe: Kinga Gál (A7-0344/2010)

 
  
MPphoto
 

  Clemente Mastella (PPE). - (IT) Señor Presidente, el nuevo marco institucional introducido por el Tratado de Lisboa recalca que la eficaz protección y promoción de los derechos humanos y las libertades fundamentales sustentan la democracia y el estado de derecho en la Unión Europea.

He apoyado este informe porque estoy seguro de que es necesaria una nueva política interna de derechos humanos para la Unión que sea eficaz y completa, y que se garantice la existencia de sistemas eficientes de rendición de cuentas, tanto a nivel nacional como comunitario, para corregir las numerosas violaciones de derechos que presenciamos todos los días.

Deseamos enfatizar que la entrada en vigor del Tratado de Lisboa ha cambiado de manera radical el panorama legislativo de la Unión Europea. La Carta de los Derechos Fundamentales posee ahora la misma validez jurídica que los Tratados y representa una codificación muy moderna de derechos fundamentales que proporciona un buen equilibrio entre derechos y solidaridad y comprende derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales así como derechos humanos de tercera generación.

 
  
MPphoto
 

  Antonello Antinoro (PPE).(IT) Señor Presidente, colegas, he decidido votar a favor de este informe no solo porque haya sido la decisión tomada por mi grupo político sino también porque estoy absolutamente convencido de que el mismo es de gran importancia en términos institucionales y necesario en un momento en que las competencias del Parlamento están definidas pero tardan en organizarse.

Claramente deseábamos hacer de nuestra primera aprobación del presupuesto conforme a los términos del Tratado de Lisboa un acontecimiento señalado y para ello era necesario que todos adoptáramos una postura común, lo que explica los esfuerzos del ponente para identificar enmiendas de compromiso para evitar las decisiones que simplemente entrañan que se tarde más en llegar a una línea definitiva en la aplicación del Tratado de Lisboa.

Así pues, agradezco a la señora Gál su trabajo y confío en que este informe llevará a una mejora colectiva de las actividades de las instituciones europeas.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE). - (FI) Señor Presidente, en primero lugar, quiero felicitar a la señora Gál por su excelente informe sobre la situación de derechos fundamentales en la Unión Europea. Ahora bien, no es más que un informe, debemos recordar que todavía queda mucho por hacer dentro de la Unión Europea. Por desgracia, en la práctica no se respetan los derechos fundamentales de todo el mundo, incluso si en teoría se supone que así es. Tenemos sin ir más lejos el ejemplo de la considerable minoría de los ciudadanos romaníes, cuyos derechos fundamentales no se están aplicando en todos los ámbitos.

También nos enfrentamos a problemas en cuanto a la libertad de opinión. Hemos otorgado a un disidente cubano el Premio Sájarov precisamente en nombre de la libertad de opinión, pero aún así todavía experimentamos problemas respecto a esta cuestión dentro de Europa. No es posible hablar libremente o expresar una opinión en todas partes por igual y disponemos de un ejemplo concreto de ello en la persona de un colega Miembro de esta Cámara que tiene que ir acompañado de agentes de seguridad porque está amenazado. Debemos defender los derechos fundamentales en Europa y luchar para asegurarnos de que todo el mundo disfruta de liberad de expresión en la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Sonia Alfano (ALDE).(IT) Señor Presidente, Señorías, es sobradamente conocido que las actividades del gobierno italiano suponen una violación constante de la Carta de los Derechos Fundamentales. No tenemos más que pensar en el acuerdo entre Italia y Libia, que infringe al menos una docena de artículos de la Carta o la propuesta ley «bavaglio», cuya intención es amordazar a la prensa y al sistema jurídico.

Estamos hablando de un gobierno respaldado por un parlamento elegido de manera antidemocrática, sin permitir que los ciudadanos tengan la oportunidad de expresar sus preferencias, un gobierno que ayer supero una moción de censura gracias a los votos de miembros de la oposición, de parlamentarios que han admitido públicamente que se les había prometido un escaño en futuras elecciones y dinero a cambio.

(Alguien alza la voz para interrumpir a la oradora)

Los hechos demuestran que hay corrupción, lo cual no es ninguna novedad para el corrupto Berlusconi, o al menos así lo declaran las sentencias finales de los casos Mondadori y Mills.

(¿Ahora resulta que en el Parlamento dejan entrar a verduleras?)

El 9 de diciembre, el Parlamento Europeo celebró el Día Internacional contra la Corrupción. Ayer, el Parlamento italiano celebró el primer día en favor de la legalización de la corrupción de los parlamentarios.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Señora Ronzulli, siéntese y cállese por favor. Esta clase de comportamiento no es aceptable en esta Cámara. No tiene usted la palabra y por tanto no debe interrumpir a otros oradores de este modo. Por favor, guarde respeto. Señora Alfano, por favor continúe. Le doy treinta segundos más.

 
  
MPphoto
 

  Sonia Alfano (ALDE). - (IT) Señor Presidente, el 9 de diciembre, el Parlamento Europeo celebró el Día Internacional contra la Corrupción. Ayer, el Parlamento italiano celebró el primer día en favor de la legalización de la corrupción de los parlamentarios.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Señora Ronzulli, es la última vez que se lo digo. Si se vuelve a poner de pie para interrumpir no tendré más remedio que pedirle que abandone el hemiciclo. ¿Me he expresado con suficiente claridad? No vuelva a hacerlo.

 
  
MPphoto
 

  Sirpa Pietikäinen (PPE). - (FI) Señor Presidente, con la adopción del Tratado de Lisboa, una de las áreas más importantes en lo que al bienestar de los ciudadanos respecta es la Carta de los Derechos Fundamentales, que ahora es vinculante para todos nosotros. El próximo paso es que las instituciones de la UE se centren en el seguimiento y promoción de los derechos fundamentales —en todos los ámbitos que atañen a las políticas comunitarias y en todos los Estados miembros— de un modo que sea lo más vinculante y eficaz posible.

Para lograr esto es importante que los individuos así como las diferentes instituciones trabajen de cara a asegurar que se promueve el avance de la Directiva sobre la igualdad de trato, que en estos momentos se encuentra estancada en el Consejo, y que como consecuencia de ese avance nos dotemos de los medios jurídicos vinculantes necesarios para intervenir en casos de discriminación en los Estados miembros.

También querría añadir que reviste particular importancia que se intervenga en los casos de discriminación tácita al igual que flagrante. La discriminación tácita o encubierta afecta por ejemplo a los ancianos.

 
  
MPphoto
 

  Philip Claeys (NI). - (NL) Señor Presidente, obviamente he votado en contra de este informe políticamente correcto. En tanto que nacionalista flamenco, me parece completamente inaceptable que este Parlamento equipare automáticamente nacionalismo con xenofobia y discriminación.

La propuesta de complementar los procedimientos contra los Estados miembros por incumplimiento con un procedimiento que bloqueará ciertas medidas políticas hasta que la Comisión decida si iniciará o no procedimientos formales por incumplimiento es, ni más ni menos, peligrosa. Se trata en definitiva de poco menos que tener a los Estados miembros sometidos a vigilancia y esa es una situación inaceptable.

En el futuro, la Comisión Europea podrá bloquear efectivamente una política de deportación y al hacerlo se excederá notablemente en sus atribuciones. La aplicación y el ejercicio de estas tareas debería dejarse en manos de los Estados miembros a título individual y no en las de la Comisión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Daniel Hannan (ECR). - Señor Presidente, en un apéndice de 1984, George Orwell escribió un capítulo sobre la «neolengua» y en él hablaba sobre cómo el lenguaje podría viciarse y cambiarse, y a su vez modificarse con ello nuestro pensamiento. El ejemplo que daba era la palabra «libre». En neolengua, se imaginaba que la palabra «libre» solo se utilizaría para indicar que este perro está libre de garrapatas o este campo está libre de malas hierbas, de modo que el concepto de libertad intelectual o política desapareciera al no haber palabras con las que describirlo. Sin duda era un ejemplo astutamente visionario porque eso es más o menos lo que ha ocurrido con la palabra «libre» en nuestros días.

Solía significar libertad frente a la coerción del estado: libertad de expresión, libertad de reunión, libertad de culto; ahora significa derecho. Tengo libertad de trabajar; tengo libertad de utilizar el servicio nacional de salud o lo que sea. Este informe sobre derechos humanos ha pasado del concepto de derechos como una garantía de libertad personal a uno de derecho como una exigencia frente a todos los demás. En vez de garantizar nuestro derecho a que se nos trate a todos por igual, establece nuestro derecho a que se nos trate de manera diferente. En Europa no hay una crisis de derechos humanos sino una crisis democrática y no le haremos frente a la misma transfiriendo el poder de los representantes electos a los juristas no electos.

 
  
 

***

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, quiero disculparme por lo que ha ocurrido antes pero, como italiana, no puedo soportar cierto tipo de actitudes. Estoy harta de que la señora Alfano persista en su empeño de utilizar el tiempo de sus explicaciones de voto para contar mentiras y distorsionar la realidad de lo que verdaderamente ocurre en Italia. Ayer tuvo lugar en el Parlamento italiano una votación de confianza de base uninominal y en condiciones completamente democráticas. Bien, he sacrificado ya casi todo mi tiempo de explicación de voto así que sin más declaro que he votado a favor del informe del señor Juvin.

 
  
  

Informe: Philippe Juvin (A7-0338/2010)

 
  
MPphoto
 

  Mario Pirillo (S&D).(IT) Señor Presidente, Señorías, yo también estoy convencido de la importancia del papel que puede desempeñar la publicidad a la hora de estimular la competencia y la competitividad entre empresas para así incrementar la variedad de opciones de que dispone el consumidor.

No obstante, Europa debe lograr aplicar un reglamento más estricta a un sector que, en caso contrario, corre el riesgo de volverse cada vez más invasivo, sobre todo como resultado del uso de las nuevas tecnologías. De hecho cada vez es más frecuente que los consumidores mismos proporcionen datos confidenciales sin ser conscientes de los resultados que pueden obtenerse de esos datos.

Por esta razón estoy de acuerdo con el informe del señor Juvin, sobre todo porque se centra en los más vulnerables, como por ejemplo los niños, que no son capaces de evaluar de forma independiente las ofertas comerciales que se les presentan a través de una publicidad cada vez más agresiva.

 
  
MPphoto
 

  Sirpa Pietikäinen (PPE). - (FI) Señor Presidente, la publicidad suele ser una fuente útil de información para los consumidores que además los ayuda a tomar decisiones sensatas. Además el propio sector publicitario ha adoptado procedimientos de auto-seguimiento excelentes en lo que a código ético respecta, lo que determina el tipo de publicidad que es permisible y aceptable.

En los últimos años, sin embargo, esta práctica ha caído en desuso, tal y como podemos constatar, por ejemplo, en el cómo se utiliza a los menores en el medio publicitario además de en la publicidad dirigida a niños. Por este motivo creo que el Parlamento debería intervenir en este asunto y, en una fase posterior, utilizar este excelente informe como base para examinar si la directiva debe revisarse para hacerla más restrictiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Maria Corazza Bildt (PPE). - Señor Presidente, la publicidad es una parte fundamental de un mercado interior que funciona adecuadamente como medio para fomentar la competencia y proporcionar a los consumidores opciones entre las que poder elegir. He votado a favor del informe sobre la publicidad. No sugiere nueva legislación para regular la publicidad ordinaria ni controla ni limita Internet.

El informe contribuye a incrementar la concienciación sobre la necesidad de una publicidad responsable con objeto de combatir las prácticas comerciales injustas en el ámbito publicitario y respectar los datos y privacidad de los consumidores.

Hago un llamamiento a la comunidad empresarial para que asuma su parte de responsabilidad a través de la autorregulación, emprendiendo voluntariamente acciones tendentes a evitar la publicidad engañosa, oculta o intrusiva. En particular pido que los niños no se vean expuestos a la publicidad. Dejen de usar a Batman, Spiderman y Bamse contra nuestros hijos.

 
  
  

Informe: Bendt Bendtsen (A7-0331/2010)

 
  
MPphoto
 

  Jim Higgins (PPE).(GA) Señor Presidente, valoro positivamente el informe Bendtsen y he votado a favor del mismo. Debemos hacer hincapié en el ahorro de energía como una forma de reducir la demanda energética y por tanto de lograr la eficiencia energética en toda la Unión Europea. A menudo entablamos un debate sobre fuentes de energía renovables, pero es muy fácil olvidarse de nuestro consumo de electricidad. He votado a favor de este informe porque es extremadamente importante. Quiero felicitar a los ponentes.

 
  
MPphoto
 

  Jens Rohde (ALDE). - Señor Presidente, interesante agresión la que ha protagonizado nuestra colega italiana de aquí arriba.

La semana pasada mucha gente hizo el largo viaje hasta Cancún, pero en cambio no se movieron prácticamente del sitio en lo que a la lucha contra el cambio climático se refiere. La votación de hoy sobre eficiencia energética de hecho nos permite avanzar un paso hacia delante. Tal y como apunta muy acertadamente este informe, la eficiencia energética es la forma más eficaz en términos de coste y más rápida de reducir las emisiones de CO2. Y, sin embargo, las medidas adoptadas en los Estados miembros están lejos de resultar suficientes. En vista de nuestros esfuerzos actuales, solo conseguiremos la mitad del objetivo de reducción en un 20% de las emisiones para 2020. Por este motivo necesitamos el objetivo vincularte en materia de eficiencia energética. Este informe incluye muchas de las soluciones, ahora necesitamos ponerlas en práctica. Me gustaría dar las gracias al señor Bendtsen y felicitarlo por el excelente trabajo realizado en la confección de este informe.

 
  
MPphoto
 

  Radvilė Morkūnaitė-Mikulėnienė (PPE). - (LT) Señor Presidente, quisiera felicitar al ponente, el señor Bendtsen por este importante informe sobre la revisión del Plan de acción para la eficiencia energética. He votado a favor del mismo porque creo que es importante, no solo en atención a consideraciones económicas sino también en base a lo acontecido en la conferencia de Cancún. Allí logramos encontrar un cierto terreno común y por tanto lo más importante es continuar con el trabajo que ya iniciara la Unión Europea en casa para reducir las emisiones de CO2. La eficiencia energética es una de las vías más adecuadas para ello. Los Estados miembros deben contar con planes nacionales efectivos en este ámbito, incluidos mecanismos financieros. Es necesario un acuerdo entre los Estados miembros y la Comisión Europea sobre asistencia específica. Todos los europeos deberían beneficiarse de decisiones como la de hoy, porque estamos abordando muchas áreas independientes: transporte, nuevas tecnologías, la eficiencia de edificios, industria e infraestructuras. Este documento es un compendio de medidas cuyo objetivo no es solo la protección del medio ambiente sino también ayudar a las economías nacionales.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE). - (FI) Señor Presidente, también he votado a favor de este informe sobre eficiencia energética del señor Bendtsen. En la Unión Europea, el programa Europa 2000 asimismo supone nuestro compromiso con la eficiencia energética, el ahorro energético y el uso de fuentes de energía renovables. No obstante, hemos de recordar que cuando nos marcamos este tipo de objetivos todos debemos comprometernos y este ha sido el problema en toda Europa: los objetivos han sido los correctos pero los Estados miembros no se han comprometido con los mismos.

Por supuesto cabe esperar que cuando se habla del uso eficiente de la energía no nos estamos restringiendo a Europa sino que es una cuestión aplicable a escala más amplia. Pero, evidentemente, no existe ningún caso en el que pueda permitirse que la eficiencia y el ahorro energéticos supongan un obstáculo a la competitividad: debemos asegurarnos también de que podemos competir en los mercados globales y garantizar así la prosperidad y competitividad en Europa. Como decía, es importante cumplir con los compromisos que nos marcamos.

 
  
MPphoto
 

  Sonia Alfano (ALDE).(IT) Señor Presidente, colegas, creo que la Unión Europea no puede evitar enfrentarse al reto energético que decidirá la suerte del planeta.

Debemos rebatir la leyenda de que el desarrollo económico de un país está estrechamente ligado con un incremento en el consumo de energía. Europa ha de ser pionera en la aplicación de un nuevo modelo económico sostenible, basado en un menor uso de recursos, incluida la energía, y con mayor productividad. Debemos por tanto romper el vínculo entre crecimiento económico y una mayor cantidad de energía consumida por la industria y el sector público y, en vez de a eso, ligarlo a unos mayores servicios energéticos que creen empleo y eficiencia energética.

Por todos estos motivos, creo que la eficiencia energética representa una prioridad para el futuro de la UE tanto en términos económicos como medioambientales y confío en que la Comisión tomará inmediatamente las medidas necesarias para la aplicación de los objetivos vinculantes que el Parlamento ha establecido hoy.

 
  
MPphoto
 

  Sirpa Pietikäinen (PPE). - (FI) Señor Presidente, he votado a favor una política más vinculante y ambiciosa en este Plan de acción para la eficiencia energética y me complace la posición final del Parlamento en este respecto.

El cambio climático no se evitará sobre todo con acuerdos internacionales y grandes declaraciones, necesitamos una solución práctica para lograr el objetivo de reducción de las emisiones. Mejorar la eficiencia energética es un proyecto crucial y fundamental en relación a todo esto. Para lograrla, es necesaria una política muy amplia y completa sobre eficiencia energética mejorada que sea vinculante y, de ser necesario, motivada por consideraciones financieras y que incluya sanciones. Este Plan de acción es un paso adecuado en esa dirección.

 
  
 

***

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Señor Silvestris, ¿me está usted aplaudiendo o es que quiere plantear una moción de orden durante las explicaciones de voto? Lo que es increíble, proceda.

 
  
MPphoto
 

  Sergio Paolo Francesco Silvestris (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, como ve estoy aplaudiendo, pero también quisiera aprovechar la oportunidad para plantear una moción de orden.

Señor Presidente, ¿se propone usted tomar también las medidas oportunas contra los Miembros de este Parlamento que han optado por la desafortunada vía de la utilización del tiempo de sus intervenciones para ofender al gobierno de su país?

En su presencia, una colega acaba de ofender al Gobierno de Italia que precisamente ayer obtuvo el voto de confianza en el Parlamento italiano y por tanto goza de la confianza del público italiano. Tal vez a la colega en cuestión no le guste que así sea, pero ese es su propio problema y debe solucionarlo en privado con sus amigos. Esta colega ha aprovechado el tiempo de su intervención para insultar al gobierno de su país, que también es el mío, en vez de para explicar su voto.

Señor Presidente, me gustaría preguntarle si tiene intención de tolerar estas cosas pese a lo que establece el Reglamento de la Cámara porque, si es el caso, en el futuro aprovecharé todas las explicaciones de voto para hablar en favor del gobierno que está liderando Italia legítimamente en estos momentos con el consenso del país y de su Parlamento.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Espero que aprecie usted la circunstancia de que le he concedido la palabra a pesar de que lo que ha planteado no es una moción de orden. Mi tarea no es controlar lo que los Miembros decidan decir sino más bien asegurarme de que lo digan cuando tienen que decirlo y no interrumpiéndose los unos a los otros (y además de uno modo, si se me permite añadir, bastante escandaloso y maleducado). Así que, muchas gracias por su comentario. Trataré por todos los medios, al menos cuando sea yo quien presida, de que los Miembros se comporten de manera civilizada y haré todo lo posible por que se respeten los tiempos de intervención. Lo que los miembros digan en el hemiciclo, en una cámara democrática como esta, es asunto suyo, no mío.

***

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE).(GA) Señor Presidente, quisiera hacer algunos comentarios sobre el tema que nos ocupa.

Creo que, en la lucha contra el cambio climático, hasta la fecha casi todo el énfasis se ha puesto en las energías renovables, que por supuesto son un elemento muy importante, pero se podría hacer mucho más en el área de la eficiencia energética y por eso valoro positivamente este informe.

En lo que se refiere a los edificios, se podría hacer mucho más, sobre todo en relación a este edificio mismo sin ir más lejos, los de Bruselas y muchos otros edificios públicos. Es muy importante que los hagamos más eficientes en términos energéticos. Lo mismo puede decirse de muchos medios de transporte y muchos motores que devoran litros de combustible. Debería obligarse a los fabricantes a hacerlos más eficientes en términos energéticos.

En cambio, hay un grupo cuya labor quiero ensalzar. En mi propio país, los colegios realizan una tarea fantástica en el ámbito de la bandera verde. Debería reconocerse y fomentarse porque con sus acciones están logrando llegar a los niños y a los padres y generar una actitud muy positiva.

 
  
  

Explicaciones de voto por escrito

 
  
  

Informe: Reimer Böge (A7-0367/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) Las prácticas presupuestarias de la Unión Europea cumplen con una serie de principios entre los que se encuentra el de la especialización. Esto significa que una cantidad destinada a una política en particular solo puede utilizarse para esa política. Este principio, junto con otros, supone una salvaguardia que garantiza la buena gestión financiera de la Unión. Ahora bien, además genera una cierta falta de flexibilidad en el presupuesto. El presupuesto anual y incluso el Marco Financiero Plurianual no son capaces de predecir todos los gastos a los que se enfrentará la Unión, que es por lo que desde hace ya algunos años, existe un Instrumento de Flexibilidad que consiste en una reserva financiera cuya cantidad se estipula en el presupuesto cada año y permite la financiación de políticas y proyectos cuyo coste no había sido posible anticipar. El informe de mi colega el señor Böge recomienda que este instrumento se utilice para financiar el Programa de Formación Permanente y el Programa de Competitividad e Innovación y para la financiación de la ayudar financiera a Palestina. Habida cuenta de que éstos son tres ámbitos en los que creo en la acción positiva de la Unión, no he dudado en votar a favor del texto.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) Estoy de acuerdo con la decisión del Parlamento Europeo de destinar ayuda financiera adicional para el desarrollo del Programa de Formación Permanente y el Programa de Competitividad e Innovación en 2011. El objetivo incluido en la Estrategia de Lisboa de convertir a la Unión Europea en una economía competitiva a nivel mundial y basada en el conocimiento, en el desarrollo económico sostenible y la creación de empleo, y que lucha por una mayor cohesión social, podría lograrse si se aplican estos programas.

Para poder incrementar la competitividad global de la Unión Europea debe prestarse especial atención a la pequeña y mediana empresa y proporcionar a esta la asistencia y apoyo financiero necesarios. Más aún, las inversiones en innovación verde y el desarrollo de la investigación científica estimularían el uso de las fuentes de energía renovables que a su vez facilitarían la creación de nuevos puestos de trabajo sostenibles en diversos sectores, incluidos el de la energía, la fabricación y el transporte.

 
  
MPphoto
 
 

  Bastiaan Belder (EFD), por escrito. − No puedo prestar mi apoyo al informe Böge sobre la utilización del Instrumento de Flexibilidad. La propuesta de la Comisión Europea carece de la justificación adecuada en lo que respecta a los motivos por los que esta financiación adicional es necesaria. Además, en general soy muy crítico con el uso del Instrumento de Flexibilidad. Lo deseable es disminuir ciertas líneas presupuestarias para financiar otras para las que surgen necesidades adicionales de financiación justificadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) El Instrumento de Flexibilidad ofrece la posibilidad de financiar gastos identificados específicamente y que no pueden sufragarse dentro de los límites máximos disponibles conforme a una o más rúbricas del Marco Financiero Plurianual. Así pues, su uso dentro del presupuesto de 2011 está ligado a la necesidad de financiación para el «Programa de Formación Permanente» y el «Programa de Competitividad e Innovación» —dentro del marco de la Estrategia UE 2020— así como la financiación de la ayuda financiera destinada a Palestina, el proceso de paz y el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS). Dada la importancia de estos programas, mi intención es votar a favor de la propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Mario Mauro (PPE), por escrito. (IT) El Parlamento debe sin duda valorar positivamente el informe del señor Böge sobre la movilización del Instrumento de Flexibilidad para el Programa de Formación Permanente y el Programa de Competitividad e Innovación y la ayuda a Palestina. Estoy de acuerdo con la necesidad y consiguiente dotación de fondos adicionales más allá de los límites máximos establecidos en las rúbricas 1 y 4. Tomando en consideración la actual situación económica, estos gastos son fundamentales desde varias perspectivas, tanto para luchar contra la crisis como para nuestra credibilidad internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) Es inaceptable que la ayuda financiera a Palestina, los programas europeos de formación y educación y los programas en beneficio de la competitividad y la libre competencia tengan que incluirse en un único texto. La mala intención resulta más que evidente. Esta combinación me obliga a abstenerme, si bien quiero reiterar mi pleno apoyo a la causa del pueblo palestino.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. − (ES) He votado a favor de este informe para garantizar la movilización de fondos de la UE por un total de alrededor de 70 millones de euros en créditos de compromiso y de pago con cargo al Fondo de Solidaridad de la Unión Europea para las catástrofes naturales de Portugal, que presentó una solicitud de movilización del Fondo en relación con una catástrofe causada por los corrimientos de tierras y las inundaciones en la isla de Madeira, y también para Francia, que presentó una solicitud para movilizar el Fondo como consecuencia de una catástrofe causada por la tormenta Xynthia, ya que considero necesario el apoyo solidario a estos Estados miembros para que puedan hacer frente y minimizar al máximo las consecuencias sufridas por estos fenómenos naturales. El Fondo de Solidaridad de la UE fue creado con el objetivo de mostrar la solidaridad de la Unión Europea con la población de regiones asoladas por catástrofes. He votado a favor de este informe ya que creo que pide la movilización de fondos con este objetivo y para hacer así un uso correcto del mecanismo previsto.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) Las cantidades que se mencionan en este informe no son en absoluto realistas. Además de darse la circunstancia de que el actual marco financiero necesitaría ser suficientemente amplio como para cubrir estos objetivos, se han anticipado unas cantidades ostensiblemente menores si se produjera un aumento. Adaptar el marco financiero a las propuestas del informe no aumentaría la flexibilidad de la Unión sino que la restringiría. Por este motivo he votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) Me gustaría, más que nada, expresar mi satisfacción por el hecho de que el Parlamento Europeo y el Consejo hayan llegado a un acuerdo sobre la financiación del Programa de Formación Permanente y el Programa de Competitividad e Innovación. Quisiera hacer especial hincapié en el Programa de Formación Permanente que está compuesto a su vez por cuatro programas sectoriales. Considero que el programa Erasmus, que permite el intercambio de estudiantes a gran escala, es particularmente significativo. Se trata de una cuestión sumamente importante, tanto en la esfera de la adquisición de nuevos conocimientos y capacidades como en lo que respecta a conocer gente nueva y las diversas culturas de los Estados Miembros. El programa Comenius —dirigido en este caso a jóvenes que aún están en el colegio— desempeña un papel similar.

Estos programas no solo benefician a la economía europea sino que además garantizan la creación de una conciencia europea basada en una red supranacional de contactos sociales. Estos programas deberían ser de alta prioridad independientemente de cuál sea la situación presupuestaria porque suponen una inversión de la que la Unión Europea se beneficiará en numerosos ámbitos, no solo en el económico sino también en el cultural y político. La decisión de ayudar a Palestina es significativa por otros motivos, pero también considero que está justificada.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) La Comisión Europea ha presentado una propuesta para movilizar el Instrumento de Flexibilidad como parte de una nueva «maniobra» presupuestaria para 2011, tras el fracaso de la conciliación. He votado a favor, sobre todo porque el aumento afecta a dos programas, el Programa de Formación Permanente y los Programas de Competitividad e Innovación, que se merecen el máximo respaldo y la mayor cantidad de recursos de la Unión Europea. El Instrumento de Flexibilidad surge del Acuerdo Interinstitucional sobre disciplina presupuestaria y, conforme a lo acordado por las dos ramas de la Autoridad Presupuestaria (el Parlamento Europeo y el Consejo), permite la financiación por encima de los techos establecidos en las perspectivas financieras de necesidades no anticipables en el momento en que se estableció el Marco Financiero Plurianual por un máximo anual de 200 millones de euros. Se trata de un resultado importante para el Parlamento Europeo porque marca un éxito en el diálogo con el Consejo sobre el presupuesto.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. – (PT) Me gustaría aplaudir el acuerdo alcanzado durante la conciliación en lo que respecta al uso del Instrumento de Flexibilidad para financiar el Programación de Formación Permanente en particular. Creo que es vital que la Unión Europea invierta en el desarrollo de una educación y formación de calidad y el fomento de los logros de alto nivel. Solo el rigor y la calidad de la docencia pueden hacer que Europa sea competitiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. El Acuerdo Interinstitucional de 17 de mayo de 2006 permite la movilización del Instrumento de Flexibilidad para permitir la financiación de gastos claramente identificados que no podrían financiarse dentro de los límites de los techos disponibles para una o más de las rúbricas del Marco Financiero Plurianual. Para el presupuesto de 2011 se requiere un gasto adicional por encima de los techos de las Subrúbrica 1a y la Rúbrica 4. Así pues, se propone movilizar el Instrumento de Flexibilidad conforme al punto 27 del Acuerdo Interinstitucional. Las cantidades a movilizar son las siguientes: 18 millones de euros para el Programa de Formación Permanente con cargo a la Subrúbrica 1a; 16 millones de euros para el Programa de Competitividad e Innovación con cargo a la Subrúbrica 1a; 71 millones de euros para Palestina con cargo a la Rúbrica 4. Se recuerda a las dos ramas de la autoridad presupuestaria que la publicación de la decisión sobre la cuestión anterior en el Diario Oficial de la Unión Europea no puede producirse después de la publicación del presupuesto de 2011.

 
  
  

royecto de presupuesto general de la Unión Europea para el ejercicio de 2011, modificado por el Consejo

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. – (PT) El presupuesto comunitario para 2011 asciende a 141 800 millones en créditos de compromiso y 126 500 en créditos de pago. Puede considerarse que las prioridades del Parlamento para este presupuesto son la confirmación y refuerzo de la financiación para la educación y la innovación. Así pues, con cargo a la Subrúbrica 1a —Competitividad para el crecimiento y el empleo— se produce un aumento de 18 millones para el Programa de Formación Permanente y con cargo a la Subrúbrica 3b —Ciudadanía— se han presupuestado 3 millones adicionales para el programa La juventud en Acción.

Me complace el compromiso adquirido por las próximas cuatro presidencias de la UE (los gobiernos de Hungría, Polonia, Dinamarca y Chipre) de involucrar al Parlamento Europeo en las conversaciones futuras y las negociaciones relacionadas con el próximo Marco Financiero Plurianual (MFP).

Aplaudo el compromiso de la Comisión Europea d presentar una propuesta formal hacia finales de junio de 2011 garantizando que las propuestas relativas a sus propios recursos se debatan al mismo tiempo que el MFP. La participación del Parlamento Europeo en estos asuntos también queda recogida en los artículos 312, apartado 5, artículo 324 y artículo 311 del Tratado de Lisboa.

Confío en que la necesidad de unanimidad en el Consejo para la aprobación del próximo Marco Financiero Plurianual y de los recursos propios no acabe traduciéndose en un bloqueo.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (S&D), por escrito.(PL) El Consejo y el Parlamento Europeo han acordado el presupuesto de 2011. He votado en favor de la adopción del presupuesto en vista de los principios políticos e institucionales subyacentes al mismo y que proponen, entre otras cosas, el refuerzo del papel del Parlamento Europeo en las negociaciones sobre el nuevo Marco Financiero Plurianual para después de 2013 y la participación del mismo en el debate sobre nuevas fuentes de ingresos, incluido el impuesto de la UE. Un activo adicional del presupuesto es una mayor flexibilidad ante circunstancias imprevistas. Hemos evitado el peligro de operar en base a un presupuesto provisional, lo que paralizaría en un grado significativo el trabajo de la Unión, algo que sería particularmente perjudicial en un momento en que es necesario luchar denodadamente contra la crisis económica y pasar a la aplicación del Tratado de Lisboa. Gran parte del mérito de todo ello se debe a la postura del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Sonik (PPE), por escrito.(PL) La adopción del presupuesto de 2011 de testimonio del hecho de que es posible acordar una solución de compromiso en la Unión Europea. El proyecto del plan financiero de 2011 se ha aceptado y ha superado la votación gracias a la buena voluntad de todas las instituciones que han ayudado a crearlo. Este compromiso por parte de todos debiera considerarse especialmente porque los procedimientos de toma de decisiones tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa son nuevo y por primera vez en la historia el parlamento Europeo ha tomado una decisión sobre gasto junto con el Consejo Europeo y la Comisión Europea y en un plano de igualdad con esas instituciones. No estamos ante un presupuesto ideal pero creo que los desembolsos se han repartido de manera sensata y cubriendo todas las prioridades de la Unión Europea. Al votar a favor de la adopción del presupuesto de 2011, también he expresado mi apoyo a un mayor desarrollo y a la noción de integración europea.

 
  
  

Informe Sidonia Elżbieta Jędrzejewska, Helga Trüpel (A7-0369/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe, ya que el presupuesto comunitario para 2011, que presentó la Comisión de Presupuestos durante el periodo parcial de sesiones, refuerza la financiación de las prioridades definidas por el Parlamento Europeo, tales como la educación, la innovación, el proceso de paz en Oriente Medio y Palestina, el Programa de Formación Permanente, el programa de investigación «People» y el Programa de Competitividad e Innovación. Felicito al Parlamento, el Consejo y la Comisión por haber acordado también que, si se necesitaran fondos adicionales para cumplir las obligaciones legales de la UE, se procedería a las correspondientes enmiendas presupuestarias a lo largo de 2011 en vista de que, en términos legales, el presupuesto de la UE no puede incurrir en un déficit. Aparte del presupuesto, el Parlamento planteó ciertos requisitos políticos relacionados con la aplicación de las normas establecidas en el Tratado de Lisboa, en particular en lo relativo al nuevo sistema de recursos propios y en relación a ese ámbito es bueno saber que la Comisión ha anunciado que presentará una iniciativa formal hacia finales de junio de 2011 asegurándose de que las propuestas relativas a los recursos propios se debaten al mismo tiempo que las perspectivas financieras futuras.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. He votado a favor de la resolución y apoyo el presupuesto de la UE para 2011. Me complace el acuerdo alcanzado finalmente por el Consejo, la Comisión y el Parlamento Europeo y espero que constituya un presupuesto sostenible que pueda aplicarse de manera plena y previsible desde el principio del ejercicio. Con la adopción de esta resolución, nosotros, el Parlamento Europeo, nos aseguramos financiación y continuidad respecto del presupuesto acordada por el Consejo y la Comisión de Presupuestos. Estoy convencida de que era necesario destinar más fondos a educación, investigación e innovación ya que la UE necesita aumentar su eficiencia y competitividad para salir de la crisis económica y financiera. Para lograr este objetivo, la UE tiene que crear una estrategia a largo plazo y este presupuesto debería ser parte de ella.

 
  
MPphoto
 
 

  Charalampos Angourakis (GUE/NGL), por escrito. (EL) La aprobación del presupuesto comunitario para 2011 por parte del Parlamento Europeo hace unos cuantos días tras haberlo rechazado demuestra que el procedimiento en su totalidad no es sino un juego tosco cuyo objetivo no es más que desviar la atención de la esencia del presupuesto, que no es sino servir mejor a las grandes empresas en sus esfuerzos por traspasar la carga económica de la crisis e incrementar las intervenciones imperialistas que sufren los trabajadores. Al mismo tiempo, este juego cuidadosamente planificado ha hecho patente la notable competencia que se da entre imperialistas y el hecho de que las diversas instituciones comunitarias están luchando por una posición desde la que ser la que mejor sirva a los intereses de la plutocracia tras la adopción del Tratado de Lisboa. Hace algún tiempo ya se tomó la decisión de reducir cualquier crédito mínimo que hubiera podido destinarse a los granjeros pobres, los trabajadores y los autónomos e incrementar los crédito canalizados directamente hacia los monopolios, los servicios y las infraestructuras de intervenciones civil-militares y la persecución y represión de la clase trabajadora y los movimientos democráticos de base.

Los portavoces políticos del capital no podrán salvarse a sí mismos de la calumnia con trucos como estos. Su papel es hablar cada día más claro. Las clases trabajadores, las bases sociales, están intensificando su lucha contra las políticas de la UE y los gobiernos burgueses y creando nuevas perspectivas para una economía de bases que dará respuesta a sus necesidades y no a las del capital.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) La preparación del presupuesto anual de 2011 ha suscitado una vez más verdaderas negociaciones políticas entre los miembros del Parlamento Europeo y los gobiernos de los Estados Miembros. En el contexto actual de recortes presupuestarios, el Consejo de la Unión Europea, que representa a los gobiernos de los Estados miembros, quería hacer que la Unión participara en las medidas de austeridad que los países europeos están imponiéndose a sí mismos. Pese al hecho de que, muy al contrario, el Parlamento Europeo —así como la Comisión— querían que se abordara la crisis por medio de políticas voluntarias, el Parlamento se ha puesto de parte del Consejo en lo que constituye una clara muestra de solidaridad con los Estados miembros. A cambio de esta concesión, el Parlamento quería que se celebrara un debate sobre los recursos de la Unión y en particular en torno a la cuestión de que esta disponga de fondos propios, independientes de las contribuciones de los Estados miembros. En un primer momento el Consejo se mostró intransigente pero al final ha cedido a nuestras legítimas demandas y por ese motivo otros parlamentarios y yo mismo hemos podido dar nuestro consentimiento a este presupuesto, cuyo alcance se limita al corto plazo pero que permite que se abran perspectivas futuras para las políticas de la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del presupuesto de 2011, que se ha visto reforzado por nuevos procedimientos previstos por el Tratado de Lisboa. Las largas y difíciles negociaciones que han sido necesarias para llegar a un acuerdo sobre el presupuesto de 2011 muestran que a medida que los nuevos principios presupuestarios se vayan haciendo efectivos, nos veremos obligados a encontrar soluciones institucionales de compromiso razonables para las áreas más importantes de política de la UE. Por primera vez desde la entrada en vigor del nuevo Tratado, el Parlamento Europeo ha hecho uso de las competencias que se le han concedido para participar plenamente en la confección del presupuesto de la Unión Europea. El primer intento fracasado de alcanzar un acuerdo e incluir las legítimas exigencias del Parlamento demuestra que existe un conflicto que sigue aún presente entre las instituciones y que de hecho no debería existir, puesto que obstaculiza una cooperación interinstitucional eficaz. El objetivo de todas las instituciones de la UE es asegurar que acuerdos que revisten una especial importancia para toda la UE y sus ciudadanos se adopten de la manera más fluida posible. Así pues, creo que en el futuro se deberían producir unos cambios fundamentales en los principios operativos de las instituciones mismas y la inclusión del Parlamento Europeo en todas las etapas de las negociaciones, en particular presupuestarias, debe considerarse como de particular importancia para la aplicación del principio de democracia representativa.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Baudis (PPE), por escrito. (FR) La Unión Europea debe concederse a sí misma un presupuesto en consonancia con sus ambiciones y no debería dejarse arrastrar por la crisis sino enfrentarse a los retos conforme vayan surgiendo éstos. Con el Tratado de Lisboa, el Parlamento opera ahora en pie de igualdad con el Consejo y se ha hecho un sitio como fuerza proactiva. He votado a favor del presupuesto para 2011 puesto que nos compete, en tanto que diputados del Parlamento Europeo, dotar a Europa de un rumbo político claro. En 2011, Europa mantendrá ese rumbo en las áreas prioritarias y podrá revisar al alza sus necesidades financieras con el objetivo de pasar al ejercicio de sus nuevas competencias. Pese a las difíciles circunstancias económicas, el Parlamento se las ha ingeniado para lograr el firme compromiso de los Estados miembros.

A raíz de una propuesta del Parlamento, en 2011 la Comisión comenzará el debate sobre los diversos tipos de recursos propios, recurso que Europa necesita para garantizar su autonomía financiera en el futuro. No obstante, me preocupa profundamente que el Parlamento no haya alcanzado el consenso en cuanto a la financiación adicional que requerirá el proyecto ITER a partir de 2012. El reactor termonuclear experimental, un proyecto emblemático de investigación internacional y símbolo del dinamismo científico europeo se habría podido beneficiar de una parte excedentaria y no asignada del presupuesto de 2011.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito. (FR) El Parlamento, tras haber desempeñado un buen papel en las negociaciones con el Consejo sobre el presupuesto de 2011, las condiciones para la confección del próximo marco financiero plurianual y la cuestión de los recursos propios de la Unión, ha perdido la batalla. Al adoptar el presupuesto de 2011 durante el periodo parcial de sesiones de diciembre, hemos demostrado que el Consejo tenía razón. Nuestra preocupación no eran tanto los números sino las exigencias políticas. No hemos olvidado de nuestras siete demandas adoptadas durante el anterior periodo de sesiones. Lo positivo es que la Comisión presentará una propuesta en primavera de 2011 sobre la cuestión de los recursos propios. El Parlamento participará en esos debates y también en los que se planteen para la confección de las perspectivas financieras, claro que en términos aún por definir y por tanto cabe decir que la lucha por la codecisión en este ámbito no ha hecho más que empezar.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito. (RO) La adopción del presupuesto de la UE para 2011 por parte del Parlamento indica que cuando se establece un diálogo entre la Comisión y el poder legislativo, el resultado puede ser beneficioso para ambos. La Comisión se ha dado cuenta de que el Parlamento Europeo ahora tiene más poder para opinar en lo que a las finanzas de la Unión se refiere y ha decidido, si bien tarde, respetar esta situación. A efectos prácticos, el presupuesto sigue dentro de los límites establecidos por el Consejo pero, al mismo tiempo, también incluye algunas prioridades del poder legislativo. Antes de que se alcanzara un acuerdo, nos encontrábamos en la extraña situación de contar con todo tipo de estrategias y programas que no aparecían por ninguna parte en el presupuesto para el año siguiente. Estas estrategias y programas no pueden reducirse al papel porque si así fuera servirían únicamente para poner de manifiesto la incongruencia y falta de confianza en los actos adoptados por la Unión Europea misma.

Resulta evidente que no se pueden desarrollar programas de apoyo a los jóvenes, la innovación y la investigación, ni puedes declararte participante activo en política exterior a nivel mundial sin contar con los fondos necesarios para financiar todos esos planes. El Parlamento ha argumentado con éxito ante el Consejo que hay que evaluar con regularidad los beneficios de la nueva legislación y su financiación. En tanto que representantes elegidos directamente por los ciudadanos de la Unión Europea, hemos de tener presente que el contribuyente concede gran importancia a ver que su dinero se gaste de manera correcta.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Estoy satisfecha con el presupuesto que hemos aprobado hoy, pues conserva las líneas prioritarias adoptadas por el Parlamento en octubre, que refuerzan áreas clave tales como educación, juventud, investigación e innovación. Es fundamental dotar a la UE de un presupuesto estable que pueda aplicarse plenamente y de manera previsible desde el principio del ejercicio y no un sistema provisional de doceavas partes que pondría en peligro la aplicación de las políticas comunitarias. También reviste igual importancia luchar por lograr un presupuesto que sea visionario en estos tiempo de crisis y que refuerce áreas que contribuyen al crecimiento económico y a que haya más y mejores puestos de trabajo, como son la ciencia y la innovación. Solo por medio de un presupuesto ambicioso será posible la recuperación económica en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédéric Daerden (S&D) por escrito. – (FR) El presupuesto de 2011 se ha votado con responsabilidad, amargura y convicción. Responsabilidad: el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas y el Parlamento asumieron su responsabilidad de votar a favor de este presupuesto para evitar un bloqueo institucional y haber de recurrir al sistema provisional de doceavas partes. Amargura: la codecisión en materia presupuestaria es una batalla perdida. Pese a las concesiones realizadas por el Parlamento, algunos Estados miembros —que, a diferencia de lo que me pasa a mí, no creen en el valor añadido de un presupuesto europeo— han permanecido inflexibles. Convicción: el futuro de la Unión depende de la identificación de nuevos recursos propios y un impuesto sobre transacciones financieras y, para que todo ello se convierta en realidad, necesitamos a la Comisión y necesitamos que se comprometa con esta cuestión. Es necesario un impuesto sobre las transacciones financieras, como también lo es un presupuesto para el 2011, y por tanto me he abstenido en lo que se refiere a la enmienda presentada nuevamente por los Verdes sobre esta cuestión, que era simbólica pero irresponsable. La facilitación del comercio y el transporte es un tema demasiado importante como para bromear al respecto en el contexto de la presentación de enmiendas de las que no se es el autor original y sin contar con partida presupuestaria. Lo que en un principio era una enmienda socialista diseñada con intención de hacer avanzar el debate durante el procedimiento presupuestario, si se hubiera adoptado hoy, habría significado optar por una Unión sin presupuesto.

 
  
MPphoto
 
 

  Christine De Veyrac (PPE), por escrito. (FR) He votado a favor de un presupuesto con un incremento casi igual a cero respecto del de 2010 para mostrar que el Parlamento podía dar muestras de madurez y responsabilidad en el contexto de una crisis económica que paraliza a los gobiernos nacionales. No es correcto incrementar el presupuesto de 2011 en un momento en que la mayoría de los Estados miembros están entrando en una fase de estricto control presupuestario. Me complace enormemente que las duras negociaciones que han tenido lugar entre las diversas instituciones sobre esta cuestión hayan resultado en una solución de compromiso y que hayamos evitado una crisis presupuestaria en 2011.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor del informado relativo al nuevo proyecto de presupuesto para 2011 porque refuerza la financiación en áreas que han sido definidas como prioritarias por el Parlamento Europeo, tales como educación, innovación, competitividad y cohesión para el crecimiento y el empleo, así como la conservación y gestión de los recursos naturales.

 
  
MPphoto
 
 

  Göran Färm (S&D), por escrito. (SV) Los Socialdemócratas de Suecia han votado hoy a favor del proyecto de presupuesto general de la Unión Europea para el ejercicio 2011. Se trata de un presupuesto comedido pero que también contempla inversiones significativas en investigación, iniciativas en beneficio de lo jóvenes y otras relativas a la necesaria ayuda a Palestina, y que permite el establecimiento de un nuevo Servicio de Acción Exterior de la UE y nuevas autoridades encargadas de la supervisión financiera.

Ahora bien, nos hemos abstenido de votar sobre el texto o las partidas del presupuesto relacionados con nuevos recursos propios para la UE. Estamos a favor de que se realicen una revisión del sistema de recursos propios de la UE y la evaluación de un impuesto sobre las transacciones financieras, pero también creemos que en estos momentos la información con que contamos es demasiado escasa como para poder adoptar una posición detallada sobre este asunto.

Independientemente de la forma que el nuevo sistema de ingresos de la UE adopte, nos gustaría hacer hincapié en que debe ser neutro en términos presupuestarios y respetar la competencia de los Estados miembros en el ámbito impositivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) El de 2011 será el primer presupuesto de la Unión que se haya acordado tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa. Pese a que este acuerdo, alcanzado en el marco de un nuevo procedimiento de codecisión no aborda todas las preocupaciones del Parlamento Europeo, sí sirve de base para un entendimiento común de las prioridades presupuestarias de la Unión. En vista de los nuevos retos a que se enfrenta la Unión, se ha convertido en una cuestión fundamental que exista un mecanismo que permita a la Comisión el introducir cambios en el presupuesto cuando la financiación prevista sea insuficiente para alcanzar los objetivos estratégicos, es decir, dentro del marco de prioridades establecidas en el marco de la Estrategia EU 2020.

De igual modo, será tarea del Parlamento Europeo y el Consejo encontrar el terreno común que permita una respuesta rápida y eficaz, creando las condiciones favorables a una Unión más igualitaria y competitiva, capaz de enfrentarse a nuevos retos.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) El resultado del debate presupuestario de 2011 era predecible si se tienen en cuenta las responsabilidades del Consejo y de los principales grupos políticos del Parlamento, ya sea en la definición y aceptación del actual marco financiero plurianual o en las aprobaciones de los correspondientes presupuestos que habrán de realizarse.

Pero lo que este acuerdo no elimina sino que de hecho refuerza son las muchas razones para ser crítico con este presupuesto al que hemos llegado. En vista del empeoramiento de la crisis económica y social, el desempleo y las condiciones de vida de millones de personas —a todo lo cual los planes de genuino terrorismo social que se propone imponer la UE a los Estados miembros contribuyen en gran medida—, vamos todos a descubrir una vez más el verdadero significado de la tan cacareada solidaridad europea: un presupuesto que no supera el 1 % de la RNB (Renta Nacional Bruta) comunitaria, incapaz de desempeñar su función de redistribuir la riqueza, incapaz de garantizar la cohesión económica y social. Todo eso, sin lugar a dudas, exacerbará los efectos negativos de las políticas que está aplicando la UE. Una vez más, reiteramos que existe una alternativa a este presupuesto y que no solo es posible sino que además es verdaderamente necesaria, una alternativa que supondría un refuerzo significativo del presupuesto comunitario, basada en las contribuciones de los Estados miembros justas y alineada con su RNB.

 
  
MPphoto
 
 

  Pat the Cope Gallagher (ALDE), por escrito. (GA) Me complace el acuerdo entre el Parlamento Europeo y los gobiernos de los 27 Estados miembros, sobre todo porque en ausencia de este acuerdo los pagos que recibirán los agricultores irlandeses el año que viene se retrasarían.

 
  
MPphoto
 
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (S&D), por escrito.(PL) La amenaza de la introducción de un presupuesto provisional para 2011 movilizó al Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea para intensificar unos debates cuyo resultado —el proyecto de presupuesto que hemos votado hoy— puede considerarse una pragmática solución de compromiso. Las negociaciones mantenidas entre las instituciones llevaron a la inclusión de la mayoría de las propuestas que defendía el Parlamento. Hemos obtenido garantías del Consejo de que está dispuesto a cooperar durante el establecimiento del Marco Financiero 2014-2020, que supondrá la aplicación práctica de las disposiciones del Tratado de Lisboa. El Parlamento también ha alcanzado un acuerdo sobre este tema con los Primeros Ministros de Hungría, Polonia, Dinamarca y Chipre, es decir con los Estados miembros que presidirán el Consejo de la UE durante los próximos dos años. Asimismo nos complace la decisión del Consejo de mantener el mecanismo de flexibilidad en el presupuesto de la Unión Europea a un nivel del 0,03 % del PIB de la UE. Estos fondos permitirán costear gastos fundamentales que no se anticiparon durante las negociaciones del anterior Marco Financiero, tales como el Servicio de Acción Exterior y el sistema Galileo, por ejemplo. Una concesión por parte del Parlamento es el aplazamiento del debate sobre futuras fuentes de financiación de la Unión Europea, algo que también ha solicitado la Comisión Europea. La idea de las contribuciones nacionales directas al presupuesto de la Unión ha desatado cierta oposición por parte de un grupo de Estados miembros que tenían miedo de la posible reacción de la opinión pública. Sin duda volveremos a debatir este tema en el verano de 2011, cuando la Comisión presentará varias opciones nuevas para la financiación de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Julie Girling (ECR), por escrito. (en nombre de la delegación conservadora del Reino Unido) Los conservadores británicos hemos votado hoy en contra de un incremento del 2,9 % en el presupuesto porque creemos que, en un momento en que en las capitales de los distintos países se esfuerzan por encontrar formas de recortar el déficit nacional y mejorar la situación fiscal, no es apropiado que los parlamentarios europeos pidan un aumento del gasto comunitario. El presupuesto de la UE no puede, tal y como argumentan algunos diputados europeos, utilizarse como un suplemento de los presupuestos nacionales en una época de austeridad; en vez de eso, debería reflejar la difícil situación en la que se encuentran los propios Estados miembros de la UE. Por este motivo los Conservadores presentamos en un primer momento una enmienda exigiendo una congelación a largo plazo de los pagos a los niveles de 2010, una acción que contribuiría en gran manera a asegurar a los ciudadanos que la UE está haciendo lo que puede para lograr el control y una mayor sostenibilidad del gasto público a largo plazo.

 
  
MPphoto
 
 

  Estelle Grelier (S&D), por escrito. (FR) La adopción hoy del presupuesto de 2011 ha puesto de manifiesto el doble fracaso del Parlamento Europeo. El presupuesto que se ha adoptado es demasiado escaso: +2,91 %, muy lejos de lo propuesto en primera lectura (+6 %) y de la propuesta inicial de la Comisión (+5,8 %). Las cantidades aprobadas son exactamente las mismas que las propuestas, sin tener el Consejo verdadera posibilidad de negociar, lo cual no es precisamente tranquilizador de cara a presupuestos futuros. Desde que el Tratado de Lisboa ha entrado en vigor, el Parlamento ha actuado con el Consejo en codecisión en lo que al presupuesto se refiere: al no haberse logrado a día de hoy ningún compromiso concreto sobre el papel que nosotros, los diputados europeos, tendremos en la preparación del siguiente marco financiero o cuál podrá ser nuestra contribución a la necesaria reflexión sobre nuevos recursos propios, corremos el riego de permitir que el Consejo se convierta en dueño y señor del futuro del proyecto europeo. Así pues y en vista de la postura adoptada por ciertos Estados miembros, existe un riesgo real de que ese proyecto naufrague. Lo que más me desalienta es la actitud de la derecha europea, pues estaban más que decididos a emprender negociaciones y luego se retiraron en cuanto empezaron las llamadas telefónicas de los Jefes de Estado o Gobierno. Cualquiera puede sacar sus conclusiones sobre la consistencia política de semejante viraje.

 
  
MPphoto
 
 

  Małgorzata Handzlik (PPE), por escrito.(PL) Me complace la adopción, por una clara mayoría de votos, del presupuesto de la UE para 2011. El acuerdo alcanzado entre el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE ha permitido que pueda evitarse el uso del presupuesto provisional, algo que podría socavar las políticas europeas de cohesión y agrícola. Se trata de una noticia especialmente buena para los gobiernos locales de Polonia, los agricultores del país y también las empresas, que en número creciente se benefician de los fondos de la Unión porque, a pesar de la crisis económica, los pagos se incrementarán en un 2,91 % respecto de 2010. También me satisface constatar el incremento de los recursos dedicados a áreas prioritarias señaladas por el Parlamento, incluidas juventud, educación, investigación e innovación.

 
  
MPphoto
 
 

  Constance Le Grip (PPE) , por escrito. (FR) He votado a favor del nuevo presupuesto y me satisface que las instituciones europeas hayan encontrado por fin un terreno común. Por medio de esta votación, el Parlamento Europeo proporciona a la Unión Europea un presupuesto estable que puede ponerse en práctica inmediatamente desde principios de 2011, evitándose así el tener que hacer uso del sistema provisional de doceavas partes, algo que habría puesto en peligro la aplicación de muchas políticas europeas. No obstante, me parece deplorable la falta de flexibilidad que este nuevo presupuesto impone, así como la decisión por parte de ciertos grupos políticos, sobre todo los Socialistas, de poner en peligro el ITER, el único proyecto sólido de investigación a largo plazo en el que la Unión Europea desempeña un papel preponderante, al retrasar la votación sobre la financiación del mismo. Al renunciar a 600 millones de euros en créditos disponibles para financiar ITER con un telón de fondo de crisis y por tanto escasez de fondos públicos europeos, los Socialistas han dado muestras de su irresponsabilidad e inconsistencia y están poniendo en peligro un proyecto estratégico que genera puestos de trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Elżbieta Katarzyna Łukacijewska (PPE), por escrito.(PL) Me complace que, a pesar de la múltiples complicaciones, haya sido posible acordar y adoptar un presupuesto de la UE para 2011 tras las modificaciones introducidas por el Consejo. Es algo muy importante, no solo porque se ha evitado un presupuesto provisional sino sobre todo porque podemos estar seguros de que la programación de gastos relacionada con la política de cohesión, que es de suma importancia para los residentes en la UE y sobre todo para los beneficiarios de los fondos de la Unión. Además me gustaría recalcar que se han incrementado los recursos destinados a la política de cohesión en un 10 %. Es importante que hayamos llegado a un acuerdo político. Al hacerlo hemos dado muestras de solidaridad europea y esto nos dará ahora estabilidad financiera en 2011.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique Mathieu (PPE), por escrito. (FR) Hoy he votado a favor del presupuesto de 2011. Tras largos debates hemos logrado alcanzar un acuerdo que satisfaga al Parlamento. Desde luego el Parlamento espera que las disposiciones del Tratado de Lisboa se apliquen; el tratado dispone que nuestra institución participe en las negociaciones del próximo presupuesto a largo plazo y este cambio debería aceptarse a todos los niveles. Más aún, el Parlamento quería mantener ciertas reservas en el presupuesto de 2011. Por ejemplo, un caso concreto sería el de los 425 000 euros que el presupuesto de 2011 destina a la Escuela Europea de Policía (CEPOL) y que ahora solo podrán movilizarse en ciertas circunstancias. La agencia tendrá por tanto que poner en práctica las recomendaciones de los diputados europeos tras la negativa del Parlamento a respaldar la ejecución del presupuesto de la agencia de modo que pueda tomarse una decisión sobre el destino pleno de los fondos incluidos en el presupuesto de 2011 para CEPOL.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) El presupuesto de 2011, el primero sometido al escrutinio del Parlamento, simplemente ha hecho patente lo limitado del poder de nuestra asamblea, que no contenta con validar contrarreformas neoliberales y trabajar para los mercados financieros en vez de para los ciudadanos que la eligieron, incluso llega a la capitulación en nombre de la urgencia. No facilitaré este ejercicio despreciable con mi voto.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) Tras intensas negociaciones, por fin ha sido posible llegar a un acuerdo para el presupuesto de 2011; no se trata del presupuesto ideal pero aún así es un documento que permitirá que se logren los objetivos propuestos por la UE. Este presupuesto comunitario para 2011 que adoptamos hoy en plenaria refuerza la financiación destinada a las prioridades definidas por el Parlamento Europeo, tales como educación, innovación y el proceso de paz en Oriente Medio y Palestina.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. Teniendo en cuenta las cantidades ingentes de burócratas del Parlamento Europeo y la Comisión Europea también, esta resolución acerca a la Comunidad Europea a una situación de reparto cuidadosamente planeado y eficaz de los recursos comunitarios a lo largo del tiempo. He examinado detenidamente otras declaraciones incluidas en el informe y me complace haber descubierto que ciertas personas en este Parlamento comprendan la necesidad de utilizar el dinero a tiempo y no cuando ya es demasiado tare. He votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) Tal y como era el caso de la última propuesta de incrementar el presupuesto para 2011, también he tenido que oponerme a esta otra en interés de los ciudadanos europeos. Es imposible comprender cómo la UE puede permitirse incrementar su presupuesto cuando se están lanzando programas de austeridad por toda Europa. El último aumento se ha justificado en base a la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y las nuevas instituciones que se crean en virtud del mismo, tales como el Servicio Europeo de Acción Exterior. Haciendo gala de gran clarividencia, el Partido de la Libertad austriaco ha votado en contra del Tratado de la Lisboa que, pese a haber supuesto algunos beneficios, sobre todo ha resultado en un incremento de la burocracia y los cotes para los ciudadanos. Así pues, he votado en contra del presupuesto de 2011.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Morin-Chartier (PPE), por escrito. (FR) Apoyo el resultado de la votación del Parlamento Europeo del miércoles 15 de diciembre de 2010 en virtud del cual se ha adoptado el presupuesto de 2011 durante el periodo de sesiones celebrado en Estrasburgo y tras el debate que tuvo lugar el martes. El presupuesto aprobado incluye un incremento de financiación para la mayoría de las prioridades establecidas por el Parlamento y respeta al mismo tiempo los límites globales establecidos por el Consejo. Durante las negociaciones presupuestarias de este año, mis compañeros en este Parlamento también han alcanzado acuerdos con el Consejo y la Comisión en torno a toda una serie de exigencias políticas relacionadas con el presupuesto.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) El proyecto de presupuesto enmendado por el Consejo Europeo no refleja plenamente las necesidades y requisitos marcados por el Parlamento, pero la Unión Europea no puede quedar durante los primeros meses de 2011 sin un presupuesto aprobado. Por este motivo, durante las conversaciones a tres bandas mantenidas el 6 de diciembre, la Comisión, el Consejo y el Parlamento encontraron la solución de compromiso adecuada para hacer viable un presupuesto que pudiera aplicarse plenamente desde principios del ejercicio 2011. He votado a favor porque es la postura responsable y consistente con los esfuerzos del Parlamento para proporcionar a los ciudadanos de la Unión los recursos financieros adecuados, tal y como confirma la aprobación de la declaración conjunta sobre créditos de pago.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de la resolución del Parlamento porque considero que, pese a que el proyecto de presupuesto enmendado por el Consejo no satisface del todo la necesidad real de un presupuesto para la Unión que sea sostenible, coherente y eficaz, sí se ha logrado el objetivo del Parlamento de dotar a la Unión de un presupuesto que puede ponerse en práctica de modo pleno y previsible desde el principio del ejercicio.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. – (PT) He votado a favor de la resolución del Parlamento puesto que estoy de acuerdo con que, a pesar de que el proyecto de presupuesto enmendado por el Consejo no satisface del todo la necesidad real de un presupuesto para la Unión que sea sostenible, coherente y eficaz, el objetivo del Parlamento era proporcionar a la Unión un presupuesto que puede aplicarse de modo pleno y previsible desde el principio del ejercicio.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. (FR) El mes pasado se produjo un momento muy especial cuando todos los grupos políticos arrimaron el hombro para lograr un acuerdo político, más allá del presupuesto de 2011, sobre la financiación de la UE en el futuro. Así que, después de todo el revuelo que provocaron en el trascurso de esas negociaciones, los tres grupos políticos principales cedieron en la recta final. El Parlamento Europeo, pese a contar con nuevas competencias, acaba de dejar pasar la oportunidad de imponerse en su papel decisor en materia presupuestaria. La carta del Primer Ministro belga que nos ha mostrado la Presidencia belga y que garantiza que se respetará el Tratado (sic) y que el Parlamento participará en futuros debates, no ofrece ninguna garantía de resultados políticos positivos. Nuestro voto en contra es reflejo de esta oportunidad perdida y de la cláusula de aplazamiento que la seguirá.

El mejor instrumento para lograr un acuerdo es utilizar el mismo método que en la Convención para reunir a los Parlamentos nacionales y europeo y la Comisión Europea. En cuanto al megaproyecto TIER, que requiere y continuará requiriendo niveles de financiación exorbitantes, no lamentamos que sufra un aplazamiento y trataremos nuevamente de demostrar el despilfarro financiero que supone tan pronto como vuelva a plantearse el tema en la Comisión de Presupuestos del Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) Estamos a punto de aprobar el presupuesto de la Unión Europea para 2011 que se tramita, por primera vez, de conformidad con el nuevo procedimiento del Tratado de Lisboa. Me complace la confirmación del papel del Parlamento Europeo en esta cuestión y apoyo las principales prioridades señaladas en el documento que votamos hoy. En 2011 habrá de prestar especial atención a los temas de juventud, educación y movilidad, prioridades que se toman en cuenta en todas las secciones del presupuesto. Necesitamos invertir en nuestros jóvenes y en formar a todos los ciudadanos europeos a través de los programas de Formación Permanente, Erasmus, Mundus y Eures.

También es fundamental promover la inversión en investigación e innovación y el papel de las PYME como motor de dinamización económica. Al considerar la importancia de la política de cohesión como un elemento global que abarca todas las políticas europeas, me complace que se haya planificado incluirla en el documento que es fundamental para la ejecución de esta política con éxito. En vista de las razones expuestas y porque creo que la Unión Europea está pasando por un periodo que requiere más esfuerzo en términos de hacer a Europa más fuerte y competitiva sin olvidar la necesidad de fomentar el diálogo interinstitucional, voto a favor del proyecto presentado por el Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Ulmer (PPE), por escrito. − (DE) He votado a favor del informe. En las negociaciones con el Consejo, el Parlamento ha sacado las uñas. El año pasado, en el contexto del Tratado de Lisboa, el Consejo realizó concesiones significativas al Parlamento. En esta decisión sobre el presupuesto, el Parlamento ha evolucionado hacia la posición del Consejo. Esta solución de compromiso parece ser factible.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Vaughan (S&D), por escrito. El presupuesto de 2011 se ha decidido en un momento de desafío e inestabilidad. En un momento en que asistimos a cómo se realizan importantes recortes en los presupuestos de los Estados miembros, es más importante que nunca asegurarse de que Europa proporciona los recursos para poder lidiar con los efectos de la crisis. Los beneficios de la financiación de la UE pueden constatarse en la circunscripción que represento y proporcionan ayuda a quienes sufrirán debido a la actual política de cultivo de chamizo que está aplicando el Reino Unido.

Ahora bien, hay secciones del presupuesto con las que no puedo estar de acuerdo, y por ejemplo no me parece en absoluto adecuado votar a favor de subsidios agrícolas que suponen un despilfarro o de un aumento de los gastos de representación. Creo que es importante mostrar contención en el gasto en estos tiempos económicos inciertos y por ese motivo elijo abstenerme en la votación del presupuesto de 2011.

 
  
MPphoto
 
 

  Glenis Willmott (S&D), por escrito. Los diputados socialistas del Parlamento Europeo han votado en contra del paquete presupuestario porque, en un momento en que se están produciendo recortes tan profundos en el gasto público a nivel nacional, no creemos que sea apropiado que el presupuesto de la UE aumente.

Desde luego no aprobamos la manera en la que los gobiernos están poniendo el peligro sus economías recortando el gasto público de ese modo, pero eso no significa que vayamos a apoyar automáticamente un incremento del gasto total de la Unión Europea.

La UE estará realizando muchas labores importantes el año que viene, en muchos casos proporcionando apoyo en esas áreas que serán las que más sufran los recortes nacionales. Ahora bien, en los casos en que sean necesarios nuevos gastos, creemos que habría sido posible encontrar formas de ahorrar por otro lado para liberar fondos y destinarlos a proyectos importantes.

Dada la presión a que se encuentran sometidas las economías nacionales en la actualidad, estas negociaciones presupuestarias habrían podido brindar una oportunidad para persuadir a los líderes de la UE de hacer frente al despilfarro que se está produciendo en ciertas áreas tales como los subsidios agrícolas, que a menudo socavan la economía de los países mismos a los que se trata de apoyar con el presupuesto de ayuda internacional de la UE. Sin embargo este paquete presupuestario deja esos subsidios prácticamente inalterados.

En este contexto, los parlamentarios socialistas no podían apoyar un aumento del presupuesto de la UE.

 
  
  

Informe: Barbara Matera (A7-0353/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) En vista de que los Países Bajos han solicitado asistencia en relación a los 613 casos de despido que tuvieron lugar en dos empresas cuya actividad se desarrollaba en el marco de la división 46 de la NACE (Comercio al por mayor e intermediarios del comercio, excepto de vehículos de motor y motocicletas) Revisión 2 en la región NUTS II de Holanda Septentrional, he votado a favor de la resolución porque estoy de acuerdo con la propuesta de la Comisión Europea y con las correspondientes enmiendas introducidas por el Parlamento Europeo. También estoy de acuerdo con que el funcionamiento y valor añadido aportado por un Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) debería evaluarse en el contexto de una valoración general de los diversos programas e instrumentos creados en virtud del Acuerdo Interinstitucional de 17 de mayor de 2006 durante el proceso de revisión intermedia del marco financiero plurianual 2007-2013.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. – (PT) La ayuda a trabajadores que han perdido el puesto debido a la reestructuración y reubicación de su empresa debería ser dinámica y flexible de modo que se pueda ejecutar rápidamente y con eficacia. En vista de los cambios estructurales que vive el comercio internacional, es importante que la economía europea sea capaz de utilizar rápidamente instrumentos de apoyo a los trabajadores afectados por esos cambios y al mismo tiempo de darles la formación necesaria para volver lo antes posible al mercado de trabajo. La ayuda financiera debería por tanto proporcionarse en base a las circunstancias de cada caso. También es importante recalcar que esta ayuda no sustituye a las responsabilidades que normalmente recaen sobre las empresas, ni tiene por objeto la financiación y reestructuración de las empresas. Teniendo en cuenta que los Países Bajos presentaron una solicitud de ayuda en relación a 613 casos de despido que tuvieron lugar en dos empresas cuya actividad se desarrollaba en el marco de la división 46 de la NACE (Comercio al por mayor e intermediarios del comercio, excepto de vehículos de motor y motocicletas) Revisión 2 en la región NUTS II de Holanda Septentrional, he votado a favor de este Informe o, dicho de otro modo, a favor de la movilización del FEAG para apoyar a los Países Bajos.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La crisis económica y financiera que estamos atravesando combinada con los continuos cambios en el mercado laboral han provocado alternaciones en la estructura del comercio internacional que han resultado en un sinfín de víctimas del desempleo, en muchos casos a largo plazo. El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización se creó para responder a ese tipo de situaciones. En este caso estamos hablando de movilizar algo más de dos millones quinientos mil euros para que los Países Bajos apoyen a los 613 casos de despido que se han producido en dos empresas intermediarias de comercio entre el 1 de mayo de 2009 y el 31 de enero de 2010. Habida cuenta de que, tras examinar esta solicitud, la Comisión considera que es adecuada y cumple con los requisitos establecidos y por tanto recomienda que se apruebe, he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. – (PT) En vista del impacto social de la crisis económica mundial, que ha tenido especial repercusión en el empleo, el uso adecuado del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización es fundamental para aliviar el sufrimiento de muchos ciudadanos y familias europeas al contribuir a su reintegración social y desarrollo profesional y al mismo tiempo proporcionar recursos que den respuesta a las necesidades de las empresas e impulsar la economía. Es en este contexto en el que se plantea el plan de intervención en los Países Bajos en relación a los 613 casos de despido que tuvieron lugar en dos empresas cuya actividad se desarrollaba en el marco de la división 46 de la NACE (Comercio al por mayor e intermediarios del comercio, excepto de vehículos de motor y motocicletas) Revisión 2 en la región NUTS II de Holanda Septentrional. Así pues, espero que las instituciones europeas refuercen su compromiso con la aplicación de medidas para acelerar y mejorar la tasa de utilización de este tipo de importante recurso como es el FEAG, que en la actualidad presenta un nivel de movilización muy bajo. Este año solo se ha solicitado un 11 % de los 500 millones de euros disponibles.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) La UE constituye un área de solidaridad y el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización es parte de todo ello. Este apoyo es esencial para ayudar a los desempleados y las víctimas de las reubicaciones realizadas por las empresas en la era de la globalización. Un número creciente de empresas están reubicando sus instalaciones para aprovechar los costes laborales más bajos en toda una serie de países, sobre todo en China y la India, con el consiguiente efecto perjudicial para los países que respetan los derechos de los trabajadores. El FEAG tiene por objetivo ayudar a los trabajadores que han sido víctimas de una reubicación empresarial y es clave a la hora de facilitarles el acceso a nuevos puestos de trabajo. El FEAG se ha utilizado en el pasado en otros países de la UE, así que es apropiado ahora presentar ayuda a los Países Bajos, que han presentado una solicitud de movilización del FEAG en relación a los 613 casos de despido que tuvieron lugar en dos empresas cuya actividad se desarrollaba en el marco de la división 46 de la NACE (Comercio al por mayor e intermediarios del comercio, excepto de vehículos de motor y motocicletas) Revisión 2 en la región NUTS II de Holanda Septentrional.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) Los empleados que han perdido sus puestos de trabajo como resultado de la crisis financiera y económica deberían tener oportunidad de volver rápidamente al mercado laboral. Los Estados miembros están obligados a tomar las medidas adecuadas para apoyar a estar personas. El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización proporciona financiación para este propósito precisamente, que los Estados miembros pueden solicitar. Voto a favor del informe, pues la movilización del fondo por parte de los Países Bajos cumple plenamente los criterios necesarios para ello.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) En vista de que los Países Bajos han solicitado ayuda en relación a los 613 casos de despido que tuvieron lugar en dos empresas cuya actividad se desarrollaba en el marco de la división 46 de la NACE (Comercio al por mayor e intermediarios del comercio, excepto de vehículos de motor y motocicletas) Revisión 2 en la región NUTS II de Holanda Septentrional, he votado a favor de la resolución porque estoy de acuerdo con la propuesta de la Comisión Europea y con las correspondientes enmiendas a la misma presentadas por el Parlamento Europeo. También estoy de acuerdo con que:

- el FEAG debería apoyar la reintegración individual de los trabajadores despedidos para su vuelta al empleo y me gustaría insistir en que la ayuda del FEAG no debiera ser un sustitutivo de las medidas que son responsabilidad de las empresas conforme a las leyes nacionales o los correspondientes convenios colectivos, ni tampoco debiera financiar la reestructuración de empresas o sectores;

- las funciones y valor añadido por el FEAG debieran evaluarse en el contexto de la valoración general de los diversos programas e instrumentos creados en virtud del Acuerdo Interinstitucional de 17 de mayo de 2006;

Valoro positivamente la propuesta de la Comisión Europea para establecer una fuente de financiación diferente a los recursos no utilizados del FSE con objeto de responder a las declaraciones reiteradas del Parlamento Europeo sobre como es necesario identificar mecanismos presupuestarios adecuados para transferir fondos, habida cuenta de que el FEAG se creó para ser un instrumento específico e independiente, con sus propios objetivos y periodos de financiación.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. (IT) Estoy completamente de acuerdo con la ponente, la señora Matera, a quien complace observar que la Comisión continúa identificando nuevas fuentes de créditos de pago distintas de los recursos no utilizados del Fondo Social Europeo, de conformidad con las frecuentes demandas planteadas en este sentido por el Parlamento Europeo.

También estoy de acuerdo con la ponente en que las alternativas elegidas en los últimos casos (partidas presupuestarias dedicadas al apoyo a los nuevos proyectos empresariales y la innovación) no son satisfactorias en vista de las graves limitaciones que la Comisión se encuentra a la hora de aplicar los programas de competitividad e innovación. En un periodo de crisis económica, de hecho estos fondos deberían haber aumentado. La ponente insta por tanto a la Comisión a continuar con sus esfuerzos para identificar más partidas presupuestarias adecuadas para pagos en el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. – (PT) La solicitud de ayuda presentada por los Países Bajos conforme al Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) en relación a los 613 casos de despido que tuvieron lugar en dos empresas cuya actividad se desarrollaba en el marco de la división 46 de la NACE (Comercio al por mayor e intermediarios del comercio, excepto de vehículos de motor y motocicletas) Revisión 2 en la región NUTS II de Holanda Septentrional cumple todos los requisitos establecidos legalmente. Ciertamente, en virtud del Reglamento (CE) nº 546/2009 del Parlamento Europeo y el Consejo, de 18 de junio de 2009, que modifica el Reglamento (CE) nº 1927/2006 del Parlamento Europeo y el Consejo, de 20 de diciembre de 2006, por el que se crea el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, el alcance del FEAG se amplió temporalmente ya que se anticipaba que podría intervenir en situaciones como esta si, como resultado directo de una crisis global financiera y económica se producen «por los menos 500 despidos en un periodo de nueve meses, sobre todo en empresas pequeñas o medianas incluidas en una división de nivel 2 de la NACE en una región o dos regiones NUTS II contiguas». Así pues he votado a favor de esta resolución y confío en que la movilización del FEAG contribuirá a la exitosa integración de estos trabajadores de vuelta en el mercado laboral.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Con esta votación, el Parlamento Europeo: (1) hace un llamamiento a las instituciones participantes para que tomen las medidas necesarias para acelerar la movilización del FEAG; (2) recuerda el compromiso de las instituciones de garantizar un procedimiento fluido y rápido para la adopción de decisiones relativas a la movilización del FEAG, proporcionando apoyo individual, puntual y limitado en el tiempo tendente a prestar ayuda a los trabajadores que hubieran sufrido despidos como resultado de la globalización y la crisis económica y financiera, y hace hincapié en el papel que puede desempeñar el FEAG en la reintegración de esos trabajadores despedidos al mercado de trabajo; (3) insiste en que, conforme al artículo 6 del Reglamento del FEAG, debiera garantizarse que este apoya la reintegración de los trabajadores despedidos en el mercado laboral a título individual y reitera que la ayuda procedente del FEAG no debe sustituir las acciones que constituyen la responsabilidad de las empresas en virtud de la legislación nacional o los convenios colectivos pertinentes o las medidas de reestructuración de la empresa o sector.

 
  
MPphoto
 
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D), por escrito. – (RO) He votado a favor de la resolución del Parlamento Europeo sobre la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) en beneficio de los trabajadores del sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que han perdido su puesto en Holanda Septentrional.

El sector europeo de las TIC se ha visto duramente golpeado por la crisis financiera y económica global y los cambios estructurales en el mercado global de las TI, sobre todo debido al traslado de la producción a China y la India, algo que también refleja el indicador ICT 5.

El indicador ICT 5 es un resumen de los resultados de los principales estudios en torno a ciclos de negocio, costes y asignación presupuestaria al sector de las TIC. Este indicador para Europa Occidental ha descendido desde un valor previo de aproximadamente 160 en agosto de 2008 hasta situarse en torno a 30 en abril de 2009.

Los Países Bajos han preparado un paquete coordinado de servicios personalizados para los 613 trabajadores que han sido despedidos de los dos centros de la empresa Randstad; entre esos servicios se encuentra por ejemplo el proporcionar asesoramiento para realizar la transición de un trabajo a otro, el establecimiento de centros de movilidad, encontrar puestos para personal que ha sido despedido, proporcionar formación profesional e investigar la empleabilidad. El presupuesto total necesario asciende a 3 934 055 euros y los Países Bajos han presentado el 8 de abril de 2010 solicitud para obtener una contribución financiera de 2 557 135 del FEAG.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Ulmer (PPE), por escrito. − (DE) He votado a favor del borrador de informe. Una vez más, podemos ayudar a los ciudadanos de la UE que han perdido su trabajo en empresas que experimentan dificultades para encontrar otro trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. − (DE) Esta es simplemente una más de toda una serie de solicitudes recibidas de los Países Bajos que hemos aprobado recientemente en el Comité de Presupuestos. Obviamente he votado a favor del informe de la señora Matera sobre la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) para apoyar a los ciudadanos de Holanda Septentrional que han perdido su trabajo. El propósito del FEAG es que los ciudadanos puedan disponer de financiación a título individual en caso de perder su trabajo como resultado de la globalización. Durante las negociaciones presupuestarias de las últimas semanas, el Gobierno de los Países Bajos se ha superado a sí mismo con su empecinada respuesta a las posturas legítimas adoptadas en el seno del Parlamento Europeo, no obstante siempre dispuesto a ceder. Llegado este momento, quisiera decir que parece ser compatible con la perspectiva política nacional el solicitar decenas de millones de euros de ayuda de la UE por un lado y, por el otro, negarse a entrar en un debate legítimo sobre los comentarios planteados por el Parlamento.

 
  
  

Informe: Tadeusz Zwiefka (A7-0360/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución porque creo que es necesario reforzar la cooperación en el seno de la UE en el ámbito de la ley aplicable al divorcio y a la separación judicial. Opino que la reglamentación de la UE en este campo debería ser universal. En otras palabras, en base a sus normas globales sobre conflictos jurídicos, puede establecerse que cualquier ley es aplicable: la de un Estado miembro participante, la de un Estado miembro no participante o la ley de un Estado que no pertenezca a la Unión Europea. La Unión se ha marcado el objetivo de mantener y desarrollar un espacio de libertad, seguridad y justicia en el que esté garantizada la libre circulación de las personas y por tanto, para permitir que los esposos escojan una ley aplicable con la que sientan que tiene una conexión cercana o, en ausencia de tal elección, para que una ley pueda aplicárseles en caso de divorcio o separación judicial, la legislación en cuestión debería ser aplicable incluso si no se trata de una ley de un Estado miembro. Aumentar la movilidad de los ciudadanos exige mayor flexibilidad y mayor seguridad jurídica, algo que el nuevo Reglamento de la UE puede reforzar.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (PPE), por escrito. (IT) La necesidad de establecer un marco jurídico claro y completo sobre la ley aplicable al divorcio y la separación judicial surge de la necesidad urgente de abordar los problemas que se producen en los casos de divorcio «internacional». Hasta la fecha, las disparidades en las normativas nacionales no han favorecido precisamente la salvaguardia de la igualdad de oportunidades entre esposos ni han protegido el interés superior de los hijos. Muy por el contrario, esas disparidades han contribuido a fomentar la llamada «carrera a los tribunales». Como Mediadora del Parlamento Europeo para casos de sustracción internacional de menores cuya custodia se disputan padres de distintas nacionalidades y en base a la experiencia adquirida en el desarrollo de esta tarea, apoyo esta propuesta en favor de un reglamento que establezca la seguridad jurídica para las parejas afectadas y garantice la previsibilidad y flexibilidad necesarias.

Una de las ideas innovadoras incluidas en el texto del Reglamento es la posibilidad de consultar a un mediador familiar antes, durante y después del procedimiento de divorcio. Esto no es solo porque esta figura resulta de gran ayuda a la hora de informar a la pareja sobre las diversas opciones y condiciones de divorcio y también de resolver las diferencias entre ellos, sino también porque protege los derechos de los menores afectados y ayuda a los cónyuges a tomar las decisiones adecuadas de modo amistoso con el fin de proteger el bienestar de los hijos.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) En lo que se refiere a mejorar la coherencia entre las normas europeas en lo que a asuntos matrimoniales respecta, es complicado lograr que los 27 se pongan de acuerdo. Por suerte, desde la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam de 1997, los Estados miembros que lo deseen pueden reunirse para progresar en un cierto campo por medio de la «cooperación reforzada», de modo que un grupo nuclear de Estados puede liderar a la Unión en un cierto rumbo. Los problemas a que se enfrentan los cónyuges para que su estatus se les reconozca en toda Europa, sobre todo durante un procedimiento de divorcio o separación judicial, han llevado a ciertos Estados a reunirse con el objetivo de mejorar la coordinación de las reglamentaciones nacionales. Soy una entusiasta partidaria de que esta cooperación reforzada en la que Francia desearía participar, se aplique. En mi opinión, esta iniciativa permite reunir a los europeos en torno a una cuestión que nos afecta a todos y en la que la seguridad jurídica es fundamental. Así pues, he votado a favor del Reglamento propuesto para la aplicación de esta cooperación reforzada. En el futuro, dicha cooperación reforzada debe utilizarse tan a menudo como sea necesario.

 
  
MPphoto
 
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE), por escrito. (ES) He votado a favor de este informe porque el objeto del Reglamento es crear seguridad jurídica para las parejas interesadas en separarse o divorciarse cuando pertenecen a distintos Estados de la Unión, garantizando la previsibilidad y flexibilidad.

En este sentido, la iniciativa aprobada ha sido un avance, pero cabe lamentar, en primer lugar, que se haya perdido la oportunidad de ampliar el ámbito de aplicación al reconocimiento de matrimonios, las nulidades, las tutelas de las y los hijos y las herencias. Tampoco se recoge, por otra parte, la existencia de otro tipo de uniones como las que protagonizan parejas homosexuales y que tienen reconocimiento en algunos Estados de la Unión.

En segundo lugar, hay que lamentar también que solo 15 de los 27 Estados miembros estén dispuestos a suscribir esta cooperación reforzada, lo que perjudicará a las ciudadanías de los países que no lo hagan.

Por ello espero y deseo que, en el futuro, pueda ampliarse el ámbito de aplicación y el número de países favorables a la aplicación de esta cooperación reforzada: se lo deben a la ciudadanía a la que representan.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de este informe del Parlamento Europeo sobre la cooperación reforzada en el ámbito de la ley aplicable al divorcio y a la separación judicial porque debe establecerse una base legal clara y explícita conforme a la cual se sigan las normas relacionadas con la ley aplicable. Me gustaría señalar que uno de los objetivos principales de la Unión Europea es mantener y desarrollar un espacio de libertad, seguridad y justicia en el que esté garantizada la libre circulación de las personas. En la actualidad, la situación legal a nivel europeo en lo que a la ley aplicable al divorcio y la separación judicial de cónyuges de distinta nacionalidad respecta es muy confusa porque no queda claro qué ley habría que aplicar, lo que suele llevar a una «carrera a los tribunales» en la que uno de los esposos presenta la demanda de divorcio antes que el otro para asegurarse de que el proceso se rige por una cierta ley que él o ella considera es más favorable a sus propios intereses. Me gustaría recalcar que el nuevo Reglamento propuesto debería proporcionar la necesaria seguridad jurídica a las parejas y garantizar la previsibilidad y flexibilidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Vito Bonsignore (PPE), por escrito. (IT) Me gustaría felicitar al señor Zwiefka por la confección de este informe que apoyo. El objetivo de esta medida es establecer un marco jurídico claro y completo que abarque las normas relativas a la ley aplicable al divorcio y la separación judicial, otorgando a las partes cierto grado de autonomía. La naturaleza heterogénea de estas normas en los diferentes Estados miembros, de hecho, suscita problemas en el caso de los divorcios «internacionales».

Ciertamente, además de la inseguridad jurídica en torno a la identificación de las leyes aplicables en cada caso individual, también podría producirse una «carrera a los tribunales» para asegurarse de que el procedimiento se rige por una legislación determinada que protege mejor a uno de los esposos. La Unión Europea debe por tanto limitar estos riesgos y deficiencias introduciendo la posibilidad de elegir la legislación aplicable de mutuo acuerdo. En consecuencia estoy de acuerdo con que existe la necesidad de garantizar a las partes una información detallada y justa que les permita conocer cuáles son sus opciones tan pronto como sea posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Brzobohatá (S&D), por escrito.(CS) De conformidad con el Tratado de Lisboa, los Estados miembros pueden ahora trabajar en cooperación reforzada en el área de libertad, seguridad y justicia, y más concretamente en asuntos relativos al divorcio y la separación judicial. Este Reglamento define la cooperación reforzada entre ciertos Estados miembros (Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Eslovenia, España, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Luxemburgo, Malta, Portugal y Rumanía). El principal objetivo de la misma es descartar cualquier discriminación en base al sexo, garantizar la igualdad de oportunidades de ambos cónyuges y dar total prioridad al bienestar de los niños. Los esposos a menudo «compiten» por ser el primero en presentar la demanda de divorcio para asegurarse de que el procedimiento se rija por una ley que proteja mejor sus intereses. El propósito de este Reglamento es mejorar la seguridad jurídica de las parejas afectadas y, al mismo tiempo, garantizar la previsibilidad y flexibilidad del procedimiento. Ha apoyado el Reglamento, incluso si en la actualidad no afecta a la República Checa. A grandes rasgos, creo que la introducción de este Reglamento será un buen ejemplo a seguir por otros Estados miembros, incluida la República Checa. En el futuro, otros Estados miembros podrían firmar el Reglamento y beneficiarse de la experiencia de los Estados miembros pioneros.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Esta propuesta no pretende armonizar la ley sustantiva aplicable al divorcio y la separación judicial sino establecer una serie de normas armonizadas para resolver conflictos jurisdiccionales internacionales. Esto significa que necesitamos trabajar dentro del marco del Derecho Internacional Privado y no en el marco sustantivo del Derecho de familia, contexto en el que cada Estado continuará teniendo su propia legislación.

Este es el motivo por el que es importante por ejemplo recordar que el Reglamento propuesto, por medio de la enmienda al artículo 7, no exige que un Estado reconozca como matrimonio —incluso con el único fin de su disolución— una situación que no se considera como tal conforme a la legislación de este Estado y que, por el mismo motivo, sería contrario al principio de subsidiariedad. No obstante, esto no limita los derechos de las personas cuyas uniones no se reconocen en un Estado, un punto para el que es necesario identificar una solución de compromiso.

En vista de todo lo anterior, solo concibo la disposición favorable a una mayor seguridad jurídica en relación a la resolución de conflictos jurisdiccionales internacionales dentro del contexto del Derecho de familia, más concretamente en relación a la disolución del matrimonio y la separación legal, como un paso importante para la creación de un entorno de libertad y justicia en el que la libre circulación de las personas es una realidad.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. – (PT) Me complace la adopción de este informe que debiera permitir a las parejas procedentes de distintos Estados miembros o residentes en otro país distinto del suyo propio elegir la ley que habría de aplicarse a su divorcio.

Durante 2007 se concedieron un millón de divorcios en la UE, en el 13 % de los casos a parejas donde los cónyuges tenían distinta nacionalidad, caso en que durante estos procedimientos los ciudadanos europeos se enfrentan a problemas legales que afectan a su separación.

Me gustaría señalar que Portugal participa en el proceso de cooperación reforzada que permitiría que se produjeran grandes avances en este ámbito, bloqueado en el Consejo en la actualidad.

Quisiera también hacer hincapié en la necesidad de que este informe no resulte en que se exija a un Estado miembro que reconozca como matrimonio —incluso con el único fin de su disolución— una situación que no se considera como tal conforme a la legislación de este Estado y que, por el mismo motivo, sería contrario al principio de subsidiariedad.

 
  
MPphoto
 
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (S&D), por escrito.(PL) Me gustaría felicitar al ponente por haber tratado de forma tan exhaustiva un tema complicado como es la elección de la ley aplicable al divorcio y la separación judicial. Para constatar lo delicada que es esta cuestión, basta considerar el hecho de que Roma III es el primer ejemplo en la historia de la UE de cooperación reforzada conforme a los procedimientos establecidos por los Tratados. El alcance territorial del Reglamento se verá por tanto restringido a 14 de los 27 Estados miembros de la UE. Polonia no se encuentra entre ellos. Creo que al introducir un principio que permite a las partes elegir la ley aplicable al divorcio, Roma III contribuirá a una mayor previsibilidad y seguridad jurídica. Ahora bien, teniendo en cuenta el alcance limitado de este Reglamento —solamente afectará a la ley aplicable en un divorcio internacional—, también es esencial responder a la pregunta de qué tribunal es competente para juzgar en un caso en particular.

Este problema constituye el objeto de otro Reglamento de la UE, Bruselas II bis. Así pues, al igual que el ponente, creo que es fundamental que este Reglamento se revise lo antes posible para introducir la disposición sobre el forum necessitatis. Con ello se disiparán los temores de muchos Estados miembros en relación a que sus tribunales se vean obligados, a los efectos de proceso de divorcio e incluso si la ley del Estado en cuestión no considera el matrimonio de que se trate válido, a pronunciar una sentencia de divorcio en virtud de la aplicación del presente Reglamento; esta garantía a su vez alentará a los Estados a adoptar principios generales europeos en materia de divorcio internacional, lo que sin duda facilitará grandemente la vida a muchos ciudadanos de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Nathalie Griesbeck (ALDE), por escrito. (FR) Si dos personas de distinta nacionalidad o sencillamente dos personas que no residen en el mismo Estado miembro tienen intención de divorciarse, deberían saber qué tribunal posee jurisdicción y en qué país. A partir de ahora, estas dos personas en trámites de divorcio se encontrarán en poco tiempo en posición de elegir ante qué sistema jurídico de la Unión Europea se tramitará su divorcio. Otro paso específico tendente a la creación gradual de un «espacio jurídico común europeo» directamente aplicable a la vida diaria de todos nosotros. Me complace la adopción de este informe y el uso por primera vez de lo que ha dado en llamarse procedimiento de cooperación reforzada, pero lamento que deba recurrirse a este procedimiento y que no haya sido posible llegar a un acuerdo de todos los Estados miembros de la UE. Confío en que otros Estados miembros se sumarán pronto a esta forma de cooperación.

 
  
MPphoto
 
 

  Edvard Kožušník (ECR), por escrito.(CS) La República Checa está representada en el Parlamento Europeo. La República Checa no firmó el mecanismo de cooperación reforzada en el ámbito de la compatibilidad de las leyes aplicables en lo relativo a conflicto de leyes, y ello se debe a que la República Checa no considera que el proyecto de Reglamento sea una medida necesaria para el funcionamiento adecuado del mercado interior. De manera similar, la República Checa opina que el Reglamento es cuestionable en base al principio de subsidiariedad puesto que no ofrece ningún valor añadido que justifique su incumplimiento de las disposiciones del Derecho de familia de los Estados miembros. La República Checa también considera que cabe cuestionar la propuesta en base al principio de proporcionalidad ya que la forma jurídica elegida, el Reglamento, no es el instrumento adecuado para garantizar la compatibilidad de las normativas en conflicto de leyes en el ámbito del Derecho de familia a nivel internacional. Ahora bien, no es mi intención evitar con mi voto que los Estados que así lo decidan puedan optar por esta vía de la cooperación reforzada como herramienta para garantizar la compatibilidad de las normativas en conflicto de leyes en lo que respecta a establecer la ley aplicable en asuntos matrimoniales.

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Maštálka (GUE/NGL), por escrito.(CS) La propuesta a favor de un Reglamento por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la ley aplicable al divorcio y la separación judicial ayuda a abordar las frecuentes cuestiones complejas y delicadas que van asociadas con el procedimiento de divorcio en el caso de matrimonios válidos celebrados entre personas de diferente nacionalidad. La propuesta también clarifica la situación para los cónyuges en trámite de divorcio y les permite elegir la legislación aplicable. Además incrementa significativamente la seguridad jurídica desde un primer momento. Dado que la legislación adoptada va más allá del acervo comunitario, la aplicación del mecanismo de cooperación reforzada es un paso que permite a los Estados miembros encarar algunos de los problemas jurídicos de la cooperación internacional asociados con la disolución de este tipo de matrimonios.

Todo esto ofrece a otros Estados miembros que no están participando en estos momentos oportunidad suficiente para evaluar los efectos positivos y negativos de este proyecto de Reglamento a lo largo del tiempo y para considerar la posibilidad de firmarlo. Durante varios años y en varios casos convenientemente justificados, ha sido el Derecho internacional el que se ha aplicado en el caso de este tipo de procedimiento de divorcio en la República Checa.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) El nuevo Reglamento permitirá a las parejas internacionales (parejas con distintas nacionalidades, parejas que viven en países diferentes o parejas que viven en países distintos a su país de origen) elegir la legislación nacional aplicable a su divorcio, siempre que uno de los cónyuges posea una conexión —por ejemplo, residencia habitual o nacionalidad— con el país en cuestión. Las nuevas normas también clarifican la ley aplicable en caso de que las partes no lleguen a un acuerdo. El nuevo Reglamento permitirá, por ejemplo, que una pareja de cónyuges español y portugués que viva en Bélgica elija si la ley aplicable a su divorcio debería ser la española, la portuguesa o la belga.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. El divorcio es un asunto muy serio. A menudo entraña platos rotos y reparto de bienes. Francamente admiro el idealismo del ponente, Tadeusz Zwiefka. ¿Qué ocurre si el marido alemán quiere divorciarse en Alemania pero su esposa quier divorciarse en Sicilia porque su madre es siciliana? ¿Cómo se reparten la aspiradora y la lavadora si no hay acuerdo? La idea es buena pero hay que refinarla. El 90 % de los divorcios son una tragedia o un escándalo. Estoy «a favor» pero incorporemos también los detalles cuando consideremos este tipo de documento. Necesitamos una ley, no reglas.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) La separación y el divorcio siempre son asuntos difíciles que implican toda una serie de consecuencias legales. Todo se vuelve particularmente problemático cuando los cónyuges vienen de diferente país. Hemos estado buscando una solución dentro de la Unión Europea pero solo hemos sido capaces de acordar un procedimiento de cooperación reforzada que, en todo caso, logra facilitar un tanto la situación a los afectados, es decir, parejas procedentes de distintos Estados miembros de la UE que se divorcian. No se ha especificado concretamente el alcance de este procedimiento y por tanto no está del todo claro.

Obviamente la cooperación no equivale a decir que las sentencias, como las resultantes de los procedimientos de divorcio, hayan de reconocerse en un Estado miembro donde no existe disposición legal en base a la cual hacerlo. Del mismo modo, el procedimiento no debe plantear una oportunidad de obligar a un Estado miembro a un reconocimiento por la puerta de atrás de las parejas del mismo sexo. Además, se ha prestado poca atención a los derechos de los padres en caso de separaciones transfronterizas. Por este motivo, me he abstenido en la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del informe porque creo que es necesario establecer un marco legal claro y complete sobre la ley aplicable al divorcio y la separación judicial. Por primera vez y gracias a la introducción del apartado 1 del artículo 3, a los cónyuges se les brinda la oportunidad de estar de acuerdo en designar la ley aplicable al proceso de divorcio. También creo que deberíamos asegurarnos de que la decisión de las partes es una decisión informada, o dicho de otro modo, que ambos cónyuges han sido puntual y adecuadamente informados sobre las consecuencias prácticas de su decisión. En este sentido, es necesario asegurarse de que la información es exacta y completa. Creo que es importante además proteger la relación de la pareja de modo que el acto de separación pueda celebrarse de un modo claro, transparente y consensuado por ambas partes, que se convierten así en responsables de la toma de decisiones dotados de igual autoridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Portugal participa, junto con otros 13 países (Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Eslovenia, España, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Luxemburgo, Malta y Rumanía) en la primera prueba de cooperación reforzada de la historia de la UE. Esta cooperación reforzada se aplica al ámbito de la ley aplicable al divorcio y la separación judicial de personas y bienes.

He votado a favor de este informe relativo al Reglamento, que establece reglas claras sobre el procedimiento para parejas internacionales (aquellas en las que los cónyuges poseen nacionalidades diferentes) que deseen obtener el divorcio o la separación judicial de personas o bienes en sus países de origen o residencia. Se trata de una cuestión plenamente consensual que facilitará mucho la vida de un buen número de europeos. Además también se trata de un momento simbólico al ser la primera ocasión en que se ha aplicado la cooperación reforzada entre Estados miembros de la UE.

El objetivo de estas disposiciones es reforzar la seguridad jurídica y la previsibilidad en lo que al divorcio y la separación judicial de personas y bienes respecta. El acuerdo solo contempla la armonización de situaciones de conflicto y no la armonización de normativas nacionales de base.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. (IT) Uno de los principales objetivos de la Unión Europea es mantener y desarrollar un espacio de libertad, seguridad y justicia en el que se garantice la libre circulación de las personas. La situación jurídica a nivel europeo, en lo que se refiere a la ley aplicable al divorcio y la separación judicial de cónyuges de distinta nacionalidad, es en la actualidad muy confusa, lo que a menudo lleva a una «carrera a los tribunales» en la que uno de los esposos presenta la demanda de divorcio antes que el otro para asegurarse de que el proceso se rige por una cierta ley que él o ella considera es más favorable a sus propios intereses. El objetivo del proyecto de Reglamento es proporcionar seguridad jurídica a las parejas y garantizar la previsibilidad y flexibilidad. Así pues, no puedo por menos que estar de acuerdo con el ponente, el señor Zwiefka, en sus argumentos relativos a las normas para la determinación de la ley aplicable al divorcio y la separación judicial.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – (RO) Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, España, Francia, Grecia (que se retiró su solicitud el 3 de marzo de 2010), Hungría, Italia, Letonia, Luxemburgo, Malta, Portugal y Rumanía han presentado una solicitud a la Comisión indicando que se proponen establecer entre ellos una cooperación reforzada en el ámbito de la ley aplicable a asuntos matrimoniales, y han invitado a la Comisión a presentar una propuesta sobre este asunto al Consejo. La movilidad creciente de los ciudadanos exige, por un lado, más flexibilidad y, por el otro, mayor seguridad jurídica. Para lograr este objetivo, este Reglamento debe reforzar la autonomía de las partes en las cuestiones del divorcio y la separación judicial al brindar a los cónyuges la oportunidad de elegir la legislación aplicable a su divorcio o separación judicial en concreto.

El Reglamento se aplicará únicamente a la disolución del matrimonio o cese de las obligaciones matrimoniales (separación legal) y no a cuestiones relativas a la capacidad legal de las personas naturales; la existencia, validez o reconocimiento de un matrimonio; la anulación de un matrimonio; el nombre de los cónyuges; las consecuencias del matrimonio a nivel de propiedad de bienes; las responsabilidades de paternidad; las obligaciones de manutención; o cuestiones relativas a fideicomisos y sucesiones, incluso si se plantean meramente como cuestión preliminar en el contexto del proceso de divorcio o separación judicial.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. – (PT) El desarrollo de un espacio de libertad, seguridad y justicia en el que esté garantizada la libre circulación de las personas representa uno de los objetivos fundamentales de la Unión Europea y por tanto me complace esta propuesta que introduce una mayor seguridad jurídica en lo que respecta a la identificación de la ley aplicable a divorcios y separaciones nacionales, y me gustaría ver que los Estados miembros unen esfuerzos para lograr la compatibilidad en las normas nacionales sobre conflicto de leyes en este ámbito.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Este texto se propone solucionar problemas tales como el siguiente: A y B son súbditos de distintos Estados miembros y unidos en matrimonio entre personas del mismo sexo en un Estado miembro que ha introducido legislación que permite este tipo de matrimonios. A y B llevan tres años viviendo en un Estado miembro que no permite el matrimonio entre personas del mismo sexo pero que ha participado en la adopción de un Reglamento sobre la ley aplicable conforme al procedimiento de cooperación reforzada. A y B desean disolver el matrimonio.

De conformidad con las disposiciones del Reglamento nº 2201/2003 sobre jurisdicción, los únicos tribunales que poseen jurisdicción en esas circunstancias son los del Estado miembro en donde residen habitualmente, lo que claramente no es justo para la pareja en cuestión, que tendría que enfrentarse a una cantidad nada desdeñable de molestias y considerable pérdida de tiempo para lograr trasladar a la jurisdicción de otro tribunal su divorcio.

 
  
MPphoto
 
 

  Alf Svensson (PPE), por escrito. (SV) Cuando el Parlamento Europeo ha votado hoy el proyecto de Reglamento del Consejo por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la ley aplicable al divorcio y a la separación judicial, he decidido abstenerme de votar. En mi opinión, el Derecho de familia, incluidas las normas que rigen los divorcios, es un ámbito donde el principio de subsidiariedad debería respetarse y en el que los Estados miembros debieran tomar sus propias decisiones. La cooperación que trata el informe es voluntaria para los Estados miembros de la UE y, dada la situación actual, tan solo participan 14 países. Suecia no es uno de ellos. Creo que no es del todo apropiado que yo, en tanto que diputado sueco del Parlamento Europeo, adopte una postura sobre legislación que afecta únicamente a una forma de cooperación en la que Suecia no participa.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. − (DE) Con 16 millones de matrimonios entre cónyuges de distinta nacionalidad celebrados en la UE de los que se estima que una media de 140 000 acaban en divorcio cada año, las negociaciones y el acuerdo sobre esta cuestión son esenciales para garantizar la necesaria seguridad jurídica a los ciudadanos. Tras haber distintos Estados miembros vetado numerosas iniciativas en este ámbito, ahora el procedimiento de cooperación reforzada por lo menos ha brindado la oportunidad de establecer los criterios necesarios a 14 países.

 
  
  

Informe: Jean-Paul Gauzès (A7-0340/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque la crisis financiera mundial, a la que las agencias de calificación crediticia han contribuido en parte, ha puesto de manifiesto la necesidad de introducir un mecanismo de clasificación y supervisión de las agencias de calificación crediticia. Estoy de acuerdo con este informe en alentar a la creación a nivel europeo de un sistema de registro y supervisión de las agencias de calificación crediticia que emiten calificaciones utilizadas dentro de la UE, y también coincido con el informe en su consideración de las condiciones para el uso en la UE de calificaciones emitidas por agencias de países terceros. El acuerdo alcanzado sobre la arquitectura de supervisión europea que entrará en vigor el 1 de enero de 2011, hace ahora posible la aplicación efectiva de supervisión a dichas agencias. Es fundamental que, desde su establecimiento, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) se encuentre en condiciones de ejercer sus competencias para asegurar una supervisión sólida de las agencias de calificación crediticia que operan en la UE, así como de aquellas ubicadas en países terceros cuyas calificaciones están autorizadas dentro de la UE, y ello en plena colaboración con las correspondientes autoridades nacionales. También me complace que Estados Unidos haya decidido igualmente idear unas normas de supervisión más estrictas en este campo, habida cuenta de que la Comisión asimismo está considerando abordar la cuestión de una mayor armonización internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución porque creo que es necesario establecer un mecanismo para someter a seguimiento y supervisión a las agencias de calificación crediticia. La crisis financiera global, a la que las agencias de calificación crediticia contribuyeron en parte, ha influido en esta iniciativa. Estoy de acuerdo con la propuesta de la Comisión Europea de organizar la autorización y supervisión de las agencias de calificación crediticia por parte de una Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM). Ahora bien, es fundamental para la AEVM encontrarse tan pronto como se haya establecido en condiciones de ejercer sus competencias para garantizar una supervisión concienzuda de las agencias de calificación crediticia que operan en la Unión Europea y también las agencias de países terceros cuyas calificaciones gocen de autorización en la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) En principio las agencias de calificación crediticia emiten opiniones independientes sobre la solvencia de una entidad, una deuda, una obligación financiera o un instrumento financiero. Ahora bien, las opiniones de estas agencias pueden en ocasiones tener un efecto notable en la economía de un país cuya regularidad financiera están calificando. En 2009, la Unión adoptó el Reglamento (CE) nº 1060/2009 para regular las actividades de las agencias con objeto de proteger a los inversores y los mercados financieros europeos de los riesgos de error profesional estableciendo las condiciones para la emisión de certificaciones así como las normas que rigen el registro y supervisión de las agencias de calificación crediticia. Al mismo tiempo, un informe redactado por un grupo de expertos concluía que era necesario mejorar el marco de supervisión con el fin de reducir el riesgo de futuras crisis financieras y la gravedad de las mismas. El Reglamento de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) establece esta Autoridad Europea de Supervisión, y para garantizar que esta autoridad opera de modo fluido y está convenientemente integrada en el marco general de regulación financiera, se ha hecho necesario enmendar el Reglamento (CE) nº 1060/2009. He votado a favor de este informe puesto que mejora el control sobre las agencias de calificación crediticia.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE), por escrito. (FR) Según el informe de mi ilustre colega y amigo Jean-Paul Gauzès del Grupo Popular Europeo (Demócrata-cristianos), he votado a favor de la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se modifica el Reglamento de 2009 sobre las agencias de calificación crediticia y se otorga a la recién creada Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) competencias de supervisión de dichas entidades. Apoyo las mejoras que señala el ponente, en particular la transferencia a la AEVM de nuevas competencias que la Comisión tenía intención de atribuirse, más concretamente en materia de penalizaciones. Creo que es importante que la AEVM pueda delegar parte de sus funciones en las autoridades nacionales. Lamento que no se mencione (si bien esta enmienda regulatoria probablemente no sea el medio más adecuado) la cuestión de calificar Estados y la supervisión específica que debiera existir cuando son Estados lo que se califica. Propongo la creación de una agencia pública europea para la calificación de Estados que garantizaría la necesaria competencia técnica e independencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) La crisis financiera global ha puesto de manifiesto la necesidad de establecer un mecanismo para el seguimiento y supervisión de las agencias de calificación crediticia. Existe la necesidad de realizar una vigilancia conjunta de las agencias de calificación crediticia a nivel de toda la UE y una supervisión integrada de las mismas. Estoy de acuerdo con este importante documento. En 2009 se produjo la adopción del Reglamento (CE) nº 1060/2009 sobre agencias de calificación crediticia que permitió el establecimiento de un sistema europeo de registro y supervisión de las agencias de calificación crediticia que emiten calificaciones utilizadas en la Unión Europea. También establece las condiciones de uso en la Unión Europea de calificaciones emitidas por agencias de países terceros. Es necesario un sistema fiable de supervisión y control y por tanto apoyo las enmiendas propuestas que reforzarán a la Autoridad Europea de Valores y Mercados. Esta institución debe participar en la supervisión de las agencias de calificación crediticia que operan en la UE y ejercer de manera efectiva tales atribuciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de este informe porque la crisis económica y financiera que ha sufrido el mundo entero ha dejado clara la necesidad de establecer un mecanismo de seguimiento y supervisión de las agencias de calificación crediticia. Por este motivo, la Comisión Europea presentó una propuesta para la organización de la autorización y supervisión de las agencias de calificación crediticia a través de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM). Es importante reseñar que se concederán a esta autoridad competencias propias de investigación y que podrá castigar a quienes no apliquen el Reglamento. Estoy de acuerdo con la postura del Parlamento Europeo de que es necesaria una vigilancia conjunta de los productos de las agencias de calificación crediticia y la supervisión integrada de los mismos a nivel de la UE. Lo que es más, el Parlamento sugiere enfocarse en la introducción de la AEVM en la supervisión de las agencias y la definición de sus nuevas tareas y competencias. Es fundamental que la AEVM, tan pronto como se establezca, se encuentre en posición de ejercer sus atribuciones para garantizar la correcta supervisión de las agencias de calificación crediticia que operen en la Unión Europea y también las de países terceros cuyas calificaciones estén autorizadas en la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) Me he abstenido en la votación del informe sobre las agencias de calificación crediticia. Estas agencias de calificación sirven abiertamente a los intereses de especuladores internacionales, han desempeñado un papel negativo desde el principio de la crisis y continúan haciéndolo; la revisión a la baja de la calificación crediticia de ciertos países —tanto pertenecientes como no a la UE— que han realizado de forma específica y arbitraria ha empujado a esos países a un círculo vicioso de especulación y endeudamiento. El incremento de los diferenciales hace que se acrecienten los problemas financieros de los países y enriquece a los mercados a costa de éstos. En la zona del euro en particular, el papel y las prácticas de las agencias de calificación crediticia también tienen un impacto negativo sobre la estabilidad del euro. Es responsabilidad política de la UE el haberles otorgado a estas agencias permiso para calificar tanto a empresas como a las economías de los Estados miembros. Creo que es necesaria la aplicación inmediata de medidas efectivas para poner fin a la naturaleza especulativa de las agencias de calificación y, en consecuencia, enmendar radicalmente el Reglamento (CE) nº 1060/2009. El informe contiene algunas propuestas positivas pero por desgracia nada contundentes y solo da pasos tímidos en esta dirección.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) La necesidad de avanzar en la dirección de estos cambios se deriva de la de adaptar el Reglamento (CE) nº 1060/2009 a la nueva arquitectura de supervisión europea y surge también a raíz de la introducción de un nuevo mecanismo tendente a la centralización de las operaciones de las agencias de calificación.

En este sentido, a la Autoridad Europea de Supervisión (Autoridad Europea de Valores y Mercados – AEVM) le serán otorgados poderes propios de supervisión e investigación y podrá también sancionar. Debemos asegurarnos de que la AEVM se encuentra en condiciones de ejercer estas competencias y garantizar una supervisión sólida de las agencias de calificación activas en la Unión Europea y de las de países terceros cuyas calificaciones estén autorizadas en la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Pat the Cope Gallagher (ALDE), por escrito. (GA) Este informe supone una enmienda técnica a la directiva existente y conferirá poderes a la nueva autoridad de supervisión, la AEVM, a partir de enero de 2011. Debemos recordar que se realizará una mejora más completa de las agencias de calificación crediticia en primavera de 2011.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito. (FR) La actividad de las agencias de calificación crediticia, en teoría, ya se supervisa y regula a nivel europeo. ¿Cabe plantearse ahora si pasa a ser cuestionable el dominio de tres agencias estadounidenses que son las que mandan en los mercados europeos y la deuda soberana y por tanto controlan los tipos a los que pueden endeudarse los Estados europeos? Me temo que no. Todo lo ocurrido no ha impedido que recientemente Standard & Poor —e insisto en que no hace mucho— haya amenazado con rebajar la calificación de Bélgica, ni que Moody's haya amenazado a España y Fitch a Irlanda.

Ninguna de estas agencias ha sido penalizada, ni por sus clientes ni por que les quepa temer por su reputación, pese a no haber hecho su trabajo correctamente durante la crisis de Enron o la de las hipotecas basura. Y ahora además dicen tener un papel político: la amenaza a Bélgica es un intento de obligar a que se constituya un gobierno; la ausencia de amenazas contra Francia busca prevenir la fragmentación de la zona del euro de manera artificial. La verdad es que únicamente tienen poder porque los mercados no están regulados y sus textos, Señorías, a favor de los cuales he votado en cualquier caso, no podrán hacer gran cosa para mejorar la situación.

 
  
MPphoto
 
 

  Takis Hadjigeorgiou (GUE/NGL), por escrito. (EL) El Reglamento cubre tanto la supervisión de las agencias de calificación crediticia realizada por la Autoridad Europea de Valores y Mercados como la supervisión del uso de calificaciones crediticias por parte de entidades específicas supervisadas a nivel nacional. Las autoridades nacionales de supervisión seguirán siendo responsables de velar por el correcto uso de las calificaciones crediticias por parte de estas entidades concretas. Ahora bien, las autoridades nacionales no poseerán atribuciones para adoptar medidas de supervisión de agencias de calificación crediticias que no cumplan el Reglamento. Este es precisamente el punto de la propuesta que se está examinando en relación al respeto del principio de proporcionalidad. La propuesta crea un sistema de control pero, en el contexto del actual entorno neoliberal, no hay disposiciones tendentes a una aplicación real y esencial del mismo, únicamente se trata de una encomiable acción psicológica dirigida eminentemente al público en general.

La propuesta no está diseñada para reemplazar un sistema anterior sino para introducir un nuevo sistema de control que no existía antes, ni siquiera en esta forma, y que es lo que permitió a las agencias de calificación crediticia seguir avanzando a todo ritmo en primer lugar. En este sentido, tal vez sea mejor este sistema que ninguno.

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Havel (S&D), por escrito.(CS) He votado a favor del informe sobre la introducción de la supervisión centralizada de las agencias de calificación crediticia. Estoy totalmente de acuerdo con el contenido del informe del señor Gauzès sobre la propuesta de un Reglamento que establezca un modelo para la centralización de la supervisión de las agencias de calificación crediticia por parte de una Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM), sobre todo teniendo en cuenta la particular movilidad de los servicios que ofrecen las agencias de calificación crediticia y el impacto instantáneo de los mismos en los mercados financieros. La supervisión centralizada podría llevar a una mayor transparencia en el sector de las agencias de calificación crediticia y promover mayor competencia entre las diversas agencias. Por este motivo he votado a favor del informe. Ahora bien, me preocupa que el periodo propuesto para que se produzcan todos los cambios relativos a la transferencia de competencias y deberes de los organismos supervisores de los Estados miembros a la AEVM es demasiado corto y creo que debería ampliarse.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. − (LT) He votado a favor de este informe porque la crisis financiera global, a la que las agencias de calificación crediticia contribuyeron en parte, ha mostrado que es necesario establecer un mecanismo para el seguimiento y la supervisión de las agencias de calificación crediticia. Este era el objetivo que se perseguía con la adopción en 2009 del Reglamento sobre agencias de calificación crediticia que hizo posible establecer un sistema europeo de registro y supervisión de las agencias de calificación crediticia que emiten calificaciones en la Unión Europea. El Reglamento también establece las condiciones para el uso en la Unión Europea de calificaciones emitidas por agencias de países terceros. El acuerdo alcanzado sobre la arquitectura europea de supervisión que entrará en vigor el 1 de enero de 2011 dispone que la AEVM ejerza poderes propios de supervisión, sobre todo en lo que respecta a las agencias de calificación crediticia. Así pues se hace necesario enmendar el Reglamento sobre agencias de calificación crediticia para organizar la autorización y la supervisión de las agencias de calificación crediticia por la Autoridad Europea de Valores y Mercados, a la que se atribuirán poderes propios de supervisión y también poderes de investigación, y podrá sancionar la no aplicación del presente Reglamento. Las multas las impondrán los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (S&D), por escrito.(PL) Hace falta un mecanismo para el seguimiento y supervisión de las agencias de calificación crediticia. Debemos tomar nota del hecho de que las agencias de calificación crediticia contribuyeron en parte a la crisis. En 2011 recibiremos una propuesta de la Comisión sobre las diversas medidas complementarias relativas a las calificaciones y cuya introducción será posible tras la adopción de este informe. Las consideraciones anteriores me han persuadido de respaldar el informe, algo que he hecho para expresar mi convicción de que entrará en vigor rápidamente y producirá resultados positivos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) Las agencias privadas de calificación crediticia han recibido de los poderes públicos nuevos derechos para establecer estándares y promesas de delegación de poderes. Su dependencia de otros socios privados es ilimitada, como lo es también su arbitrariedad. Las autoridades han tirado la toalla. Es una vergüenza.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) Hay una necesidad de evolucionar hacia este cambio de modo que el Reglamento (CE) nº 1060/2009 pueda adaptarse a la nueva arquitectura europea de supervisión e introducirse el nuevo mecanismo para la centralización de las operaciones de las agencias de calificación. Así pues, a la Autoridad Europea de Supervisión (Autoridad Europea de Valores y Mercados – AEVM) se le atribuirán poderes propios de supervisión, investigación y también aplicación de sanciones. Es fundamental que la AEVM se encuentre en condiciones de desarrollar sus funciones y asegurar una supervisión sólida de las agencias de calificación crediticia dentro de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. – (ES) No he podido apoyar este informe puesto que, aunque estoy a favor de muchos de los puntos que recoge y de la proposición general de fortalecer la transparencia y mejorar la información y supervisión de las agencias crediticias y otras entidades financieras, esta propuesta servirá a los intereses de los inversores, profesionales alejados de lo que se ha denominado la «economía real», ya que les otorga una mayor seguridad jurídica. Por lo tanto, si bien creo necesario que, como apunta esta propuesta, se trabaje firmemente por la transparencia y el derecho a una información clara en el sistema financiero, creo más necesario que se acabe con la especulación financiera y se realice un esfuerzo regulador que ponga a los mercados financieros bajo la tutela de los Estados. Este informe trabaja en la línea de la transparencia, la información y cierto grado de supervisión de los agentes financieros, pero lo hace de manera tímida y desde un enfoque complacista con la industria financiera y procapitalista, que ni comparto ni apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. Es un instrumento muy importante para informar a los ciudadanos de la UE de la situación en que se encuentran empresas y bancos, y también para comparar la competitividad de las diferentes marcas y artículos. He votado a favor. También confío en que en el futuro este Reglamento se completará añadiéndose elementos de control en lo que respecta a la calificación de partidos políticos y medios de comunicación para evitar así la manipulación de la opinión pública por dinero. Las agencias de calificación crediticia no se esfuerzan por obtener información y analizarla sino que están dispuestas a mostrar el resultado que convenga a quien paga. Todos aquellos que manipulan la opinión pública y por tanto están traicionando a la sociedad merecen un duro castigo.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) Más que ninguna otra cosa, la crisis financiera nos ha dejado bien claro que las agencias de calificación crediticia constituyen un peligroso monopolio y que sus valoraciones no siempre son adecuadas y en ocasiones de hecho resultan altamente arriesgadas. En consecuencia, es importante establecer un mecanismo para el seguimiento y la supervisión de las agencias de calificación crediticia. Al formar parte éstas de un sistema muy complejo de mercados financieros, se ha tomado la decisión de introducir un doble sistema con esa finalidad. Además, el informe establece las condiciones bajo las cuales las calificaciones emitidas por agencias de países terceros pueden ser utilizadas en la Unión Europea.

Por supuesto es fundamental que el sistema de supervisión permita la imposición de sanciones. El futuro dirá hasta qué punto será necesario. El hecho de que se hayan creado varios organismos de supervisión de la UE, lo que supone más tareas administrativas y más coste, no es buena noticia para el contribuyente europeo y lo he tenido en cuenta a la hora de votar.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de la resolución del Parlamento ya que estoy de acuerdo con que:

- el registro y supervisión permanente de la agencias de calificación crediticia dentro de la Unión debería ser responsabilidad únicamente de la Autoridad Europea de Supervisión (AES), es decir de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM), que debiera contar con poderes exclusivos para la firma de acuerdos de cooperación tendentes al intercambio de información con las autoridades relevantes de países terceros;

- la AES (AEVM) debería ser responsable del registro y permanente supervisión de las agencias de calificación crediticia y tener derecho a acceder, por medio de una simple solicitud o decisión, a toda la información que necesite de las agencias de calificación crediticia, individuos involucrados en las actividades de las agencias de calificación crediticia, organizaciones que son objeto de calificación y terceros vinculados a las mismas, terceros a quienes las agencias de calificación crediticia subcontraten para realizar tareas operativas y otros individuos vinculados estrechamente y de forma continuada con agencias o actividades de calificación crediticia;

- el registro de una agencia de calificación crediticia acordado por una autoridad competente debería ser válido en toda la Unión en virtud de la transferencia de competencias de supervisión de las autoridades relevantes a la AES (AEVM).

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. (IT) La crisis financiera global, a la que las agencias de calificación crediticia han contribuido en parte, ha mostrado la necesidad de establecer mecanismos de seguimiento y supervisión de las mismas, y tal fue el propósito de la adopción en 2009 del Reglamento (CE) nº 1060/2009 sobre agencias de calificación crediticia.

Ese Reglamento hace posible establecer un sistema europeo de registro y supervisión de las agencias de calificación crediticia que emiten las calificaciones utilizadas en la Unión Europea. También sienta las bases sobre las condiciones de uso en la Unión Europea de calificaciones emitidas por agencias de países terceros mediante un doble régimen de equivalencia y de refrendo de las calificaciones. Así pues, he respaldado al ponente, el señor Gauzes, quien sugiere la necesidad de centrarnos en la introducción de la Autoridad Europea de Valores y Mercados en la supervisión de las agencias y en la definición de sus nuevas tareas y nuevos poderes. Es ciertamente de vital importancia que la AEVM, tan pronto como se establezca, se encuentre en condiciones de ejercer sus atribuciones para garantizar una supervisión sólida de las agencias de calificación crediticia que operan en la UE y también de las agencias de países terceros cuyas calificaciones están autorizadas en la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. – (PT) He votado a favor de la resolución del Parlamento porque estoy de acuerdo con que la transparencia informativa por parte del emisor de un instrumento financiero valorado por una agencia de calificación crediticia designada a tal efecto puede potencialmente contribuir un notable valor añadido en lo relativo al funcionamiento del mercado y la protección de los inversores.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. La crisis financiera global, a la que las agencias de calificación crediticia han contribuido en parte, ha mostrado la necesidad de establecer un mecanismo para el seguimiento y supervisión de las mismas. Este era el objetivo que se perseguía con la adopción en 2009 del Reglamento (CE) nº 1060/2009 sobre agencias de calificación crediticia que hizo posible establecer un sistema europeo de registro y supervisión de las agencias de calificación crediticia que emiten calificaciones en la Unión Europea. El Reglamento también establece las condiciones para el uso en la Unión Europea de calificaciones emitidas por agencias de países terceros mediante un doble régimen de equivalencia y de refrendo de las calificaciones. Durante los debates que precedieron a la adopción del Reglamento (CE) nº 1060/2009, su ponente hizo hincapié en la necesidad de un vigilancia conjunta de los productos de las agencias de calificación crediticia y una supervisión integrada de los mismos que abarque toda la UE.

Este principio se respetó y la Comisión emprendió la tarea de confeccionar una propuesta legislativa conforme a estas pautas. El acuerdo alcanzado sobre la arquitectura europea de supervisión que entrará en vigor el 1 de enero de 2011 hace ahora posible la aplicación efectiva de la supervisión de las agencias de calificación. El Reglamento en virtud del cual que se establece la AEVM hace hincapié en que esta autoridad ejercerá poderes propios de supervisión, sobre todo en torno a las agencias de calificación crediticia.

 
  
MPphoto
 
 

  Kyriacos Triantaphyllides (GUE/NGL), por escrito. (EL) El Reglamento cubre tanto la supervisión de las agencias de calificación crediticia por parte de la Autoridad Europea de Valores y Mercados como la supervisión del uso de calificaciones crediticias por parte de entidades concretas supervisadas a nivel nacional. Las autoridades nacionales de supervisión continuarán siendo responsables de velar por el correcto uso de las calificaciones crediticias por parte de estas entidades concretas. Ahora bien, las autoridades nacionales no poseerán atribuciones para adoptar medidas de supervisión de agencias de calificación crediticias que no cumplan el Reglamento. Este es precisamente el punto de la propuesta que se está examinando en relación al respeto del principio de proporcionalidad.

La propuesta crea un sistema de control pero, en el contexto del actual entorno neoliberal, no contiene disposiciones tendentes a una aplicación real y esencial del mismo más allá de la encomiable acción psicológica dirigida eminentemente al público en general. Ahora bien, la propuesta no está diseñada para reemplazar un sistema anterior sino para introducir un nuevo sistema de control que no existía antes, ni siquiera en esta forma, y que es lo que permitió a las agencias de calificación crediticia seguir avanzando a todo ritmo en primer lugar. En este sentido, tal vez sea mejor este sistema que ninguno.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Ulmer (PPE), por escrito. − (DE) Me complace haber votado a favor de este informe. El proceso gradual de regulación de los mercados financieros está empezando a cobrar forma. La protección de los inversores ha mejorado y ha aumentado la transparencia. Las reglamentaciones tienen ahora un alcance más amplio y exhaustivo y por tanto proporcionan una mayor protección a todos los participantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. − (DE) La crisis financiera mundial, que se debió en parte a las agencias de calificación crediticia, ha hecho necesario el establecimiento de un mecanismo para el seguimiento y supervisión de las mismas. Por este motivo, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) iniciará su singladura el 1 de enero de 2011

Al mismo tiempo, la dilatada crisis que no ceja y los incesantes nuevos descubrimientos sobre los mecanismos del mercado exigen que las tareas y autoridad de este organismo se ajusten constantemente y, de ser necesario, se amplíen. Así pues, me complacen grandemente las especificaciones y clarificaciones relativas a la autoridad detentada por la AEVM en sus tratos con los organismos nacionales relevantes y, por este motivo, he votado a favor del informe.

 
  
  

Informe: Anja Weisgerber (A7-0050/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito.(LT) He votado a favor de este documento porque contribuye a la necesaria simplificación del marco legal de la UE. Creo que las ocho directivas en vigor en el ámbito de la metrología socavan más que contribuyen. Al mismo tiempo, comparto la opinión de la ponente sobre como los Estados miembros deberían dedicar más tiempo a investigar si la derogación de las directivas pudiera entrañar cierta inseguridad jurídica, lo que haría necesario armonizar las normas a escala europea. Así pues, creo que debe adoptarse una solución que derogue las directivas pero al mismo tiempo proporcione suficiente tiempo para analizar las posibles consecuencias en el contexto de una revisión más amplia del instrumento jurídico de base en este ámbito.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) La metrología es la ciencia de las medidas. Desde tiempo inmemorial, los europeos han ido adoptado sucesivamente toda una serie de sistemas de medida en todos los campos (longitud, volumen, alcoholometría, etc.). La adopción de un sistema métrico, por ejemplo, llevó a una mejor colaboración entre diversos agentes económicos en el continente y luego a nivel global. Ahora bien, en muchos campos prevalece una amplia variedad de mediciones y sistemas de medida. En un intento de eliminar estas barreras a la cooperación entre europeos, la Unión viene desarrollando una política de armonización de los sistemas de medida. La Directiva 2004/22 supuso un paso importante en esta dirección. En el momento en que nos disponemos a revisar esta legislación, toda una serie de instrumentos parecen ahora obsoletos y debieran eliminarse para facilitar la lectura de la misma. He apoyado este texto porque proporciona un necesario ajuste de la legislación sobre metrología.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Estoy de acuerdo con que es necesario simplificar el acervo legislativo comunitario y actualizar las directivas que ya no se aplican para adaptarlas a los nuevos tiempos. Las directivas en cuestión están obsoletas y no contribuyen a una mejor reglamentación. La Comisión cree que no hay necesidad de armonizar la legislación sobre metrología, pues entiende que se da la suficiente cooperación entre Estados miembros y que la actual situación de reconocimiento común de las normas basadas en parámetros internacionales por parte de los Estados miembros es satisfactoria. Ahora bien, es necesario tener en cuenta que sería perjudicial que se produjera un vacío legal en la reglamentación de este asunto y que no deberíamos contribuir a la inseguridad jurídica.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. – (PT) El informe sometido a debate trata sobre la posibilidad de derogar ocho directivas sobre metrología en seis sectores con vistas a simplificar el acervo legislativo europeo en este ámbito: contadores de agua fría para agua no limpia (Directiva 75/33/CEE); alcoholímetros y tablas alcoholimétricas (Directivas 76/765/CEE y 76/766/CEE); pesas de precisión media y superior a la media, respectivamente (Directivas 71/317/CEE y 74/148/CEE); manómetros para neumáticos de los vehículos automóviles (Directiva 86/217/CEE); medición de la masa de los cereales (Directiva 71/347/CEE); arqueo de las cisternas de los barcos (Directiva 71/349/CEE).

Las distintas opciones que se barajan en relación a estas ocho directivas son su derogación total, derogación condicional, dejar las cosas como están y, habida cuenta de ello, la Comisión advierte que «ninguna alternativa es mejor que otra. Ahora bien, atendiendo a argumentos a favor de legislar bien, la Comisión favorece la opción de derogación en su totalidad, es decir, que favorece la creación de nueva reglamentación en el ámbito de los instrumentos de medida.

Apoyo esta elección por parte de la Comisión desde un punto de vista de excelencia jurídica pero creo que los Estados miembros deberían contar con el tiempo suficiente para analizar las posibles consecuencias en el contexto más amplio de revisión del instrumento jurídico de base en este ámbito, la Directiva relativa a los instrumentos de medida (Directiva 2004/22/EC).

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito.(PT) Uno de los objetivos de la UE es contar con un acervo legislativo comunitario sencillo y actualizado. No tiene sentido mantener normas que han quedado completamente obsoletas. En lo que respecta a la metrología, se acepta de manera generalizada que no hay necesidad de proceder a ninguna armonización, puesto que la legislación existente supone un reconocimiento común de las normas basadas en los parámetros internacionales por parte de los diversos Estados miembros. Ahora bien, es importante que no se cree un vacío legal en la reglamentación de este asunto para que no se produzcan inseguridades jurídicas.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. −(ES) He votado a favor de este informe sobre la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se derogan ocho directivas del Consejo relativas a la metrología ya que, al igual que la ponente del informe, respaldo el objetivo general de legislar mejor. Igualmente apoyo la consideración de que «debería darse más tiempo a los Estados miembros para examinar si la derogación de las directivas no desembocará en inseguridad jurídica». Creo necesario la derogación y simplificación de estas directivas que hacen referencia a los instrumentos de medida revisando el instrumento jurídico base de la metrología: la Directiva relativa a los instrumentos de medida. En general, considero positiva la simplificación del acervo legislativo de la UE puesto que así puede mejorarse el acceso de los ciudadanos al trabajo legislativo de la UE y se posibilita una labor más eficiente en este ámbito.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) Un total de ocho directivas de la UE cubren en la actualidad el ámbito de la metrología en seis sectores diferentes. Con objeto de legislar mejor, la Comisión ha propuesto que se deroguen las directivas. Según la Comisión, la armonización no es necesaria porque la actual situación de mutuo reconocimiento de las normas nacionales funciona de manera satisfactoria. No obstante, la ponente es de la opinión de que los Estados miembros deberían disponer de más tiempo para examinar si la derogación de las directivas no desembocará en inseguridad jurídica. He votado a favor del informe ya que la ponente tendrá en cuenta los problemas de inseguridad jurídica.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) La derogación de directivas europeas eminentemente conlleva dejar un vacío regulatorio en el sistema de la Unión Europea, pero modernizar un sistema como el de las directivas sobre metrología es sin duda un paso hacia un sistema común más amplio y actualizado. Por este motivo, he votado a favor del informe para la derogación de ocho directivas sobre metrología. No obstante, el principio compartido por el Consejo y la Comisión supone un delicado equilibrio porque los Estados miembros tendrán que confiar en el mutuo reconocimiento de las regulaciones nacionales, evitando causar problemas a las empresas del sector que confían en las normas de metrología hasta que no se adopte la revisión de la directiva sobre instrumentos de medida que armonizará la legislación relevante a nivel europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Estoy de acuerdo con la posición de la ponente que aboga por una mejor reglamentación de la metrología.

La Comisión favorecía la derogación completa de las ocho directivas sobre metrología; ahora bien, al ponente ha adoptado una posición más equilibrada concediendo a los Estos miembros más tiempo para examinar si la derogación de las directivas no desembocará en inseguridad jurídica, lo que supondría la necesidad de armonizar las normas de metrología a escala europea. Así pues, se establece un periodo de transición con objeto de analizar las posibles consecuencias de la derogación de las directivas y la necesidad de revisar la directiva de base en este ámbito (Directiva 2004/22/CE).

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. (IT) Estoy de acuerdo con la ponente, la señora Weisgerber, quien favorece el objetivo general de legislar mejor pero, en lo que respecta a la propuesta, no queda tan claro cuál será la mejor opción. La Comisión llega en su evaluación de impacto a la conclusión de que, al examinar las diferentes opciones para estas 8 directivas sobre metrología (derogación total, derogación condicional, dejar las cosas como están), se advierte que «ninguna alternativa es mejor que otra».

Sin embargo, con vistas a legislar mejor, la Comisión opta por derogar totalmente todas las directivas (para basarse en el reconocimiento mutuo de la regulación nacional) en vez de proceder a su armonización, es decir, volver a legislar en la Directiva sobre instrumentos de medida. Reiterar también que estoy de acuerdo con la ponente, que opina que los Estados miembros deberían contar con mas tiempo para analizar si la derogación de las directivas no desembocará en inseguridad jurídica, lo que supondría la necesidad de armonizar las normas de metrología a escala europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – (RO) Derogar las ocho directivas probablemente resultará en más cargas administrativas, pues los Estados miembros podrán introducir disposiciones nacionales para la aplicación de los instrumentos de medida incluidos en las directivas que se derogan. Ni las directivas derogadas ni las que permanezcan en vigor reforzarán el nivel común de protección del consumidor, algo que solo podría lograrse enmendándolas. Creo que los Estados miembros deberían disponer de más tiempo para analizar si la derogación de las directivas no desembocará en inseguridad jurídica, lo que supondría la necesidad de armonizar las normas de metrología a escala europea. También apoyo la propuesta de la ponente para que el proceso se complete antes del 1 de mayo de 2014. Así pues, he votado a favor de este informe, pues opta por una solución en la que se derogarán las directivas pero que también proporciona tiempo suficiente para analizar las posibles consecuencias en el contexto de una revisión general del instrumento jurídico de base en este ámbito, la Directiva relativa a los instrumentos de medida, Directiva (2004/22/CE).

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. – (PT) Estoy de acuerdo con el objetivo general de legislar mejor en el ámbito de la metrología pero creo que sería aconsejable reflexionar más profundamente sobre esta cuestión, ya que una estandarización precipitada podría reportar más perturbaciones e inseguridad jurídica que beneficios.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Por medio de la presente votación, el Parlamento Europeo demuestra estar a favor del objetivo general de legislar mejor. No obstante, en lo relativo a la presente propuesta no queda claro cuál es la mejor opción. La Comisión llega en su evaluación de impacto a la conclusión de que, al examinar las diferentes opciones para estas 8 directivas sobre metrología (derogación total, derogación condicional, dejar las cosas como están), se advierte que «ninguna alternativa es mejor que otra». Sin embargo, con vistas a legislar mejor, la Comisión opta por derogar totalmente todas las directivas (para basarse en el reconocimiento mutuo de la regulación nacional) en vez de proceder a su armonización, es decir, su consolidación en una directiva sobre instrumentos de medida. El Parlamento Europeo considera que debería darse más tiempo a los Estados miembros para examinar si la derogación de las directivas no desembocará en inseguridad jurídica, lo que supondría la necesidad de armonizar las normas a escala europea.

Por lo tanto, hemos preconizado la derogación de las directivas, pero previendo tiempo suficiente para analizar sus eventuales consecuencias en el contexto de la revisión general del instrumento jurídico de base en este ámbito, la «Directiva sobre instrumentos de medida» (2004/22/CE).

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Ulmer (PPE), por escrito. − (DE) He votado a favor del informe, porque contribuye de forma significativa a la reducción de la burocracia, algo que venimos pidiendo constantemente, y porque permite que se deroguen más de 20 directivas obsoletas o que ya no resultan necesarias. Este es el enfoque adecuado a seguir para lograr una Europa más sencilla y ágil.

 
  
  

Informe: Zita Gurmai, Alain Lamassoure (A7-0350/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) Apoyo esta importante resolución porque estoy convencida de que la Iniciativa Ciudadana Europea se convertirá en un instrumento poderoso para introducir determinadas cuestiones en el orden del día de los debates públicos y porque fomentará debates transfronterizos de mayor envergadura en el seno de la UE. La iniciativa ciudadana confiere a los ciudadanos europeos el derecho de presentar propuestas legislativas. Para que esta iniciativa sea efectiva, los organizadores de una iniciativa ciudadana europea deberían constituir un comité ciudadano integrado por personas procedentes de distintos Estados miembros. De este modo se garantizará que los asuntos que se planteen tengan un carácter verdaderamente europeo y que, a su vez tenga el valor añadido de contribuir a la recogida de firmas desde el principio. Considero que la iniciativa ciudadana solamente tendrá éxito si el Reglamento en la materia está adaptado a los ciudadanos y si no establece obligaciones incómodas y no genera frustración entre los organizadores. También es muy importante asegurarse de que el proceso se desarrolle de conformidad con los requisitos de la UE en materia de protección de datos y de que sea completamente transparente, desde el comienzo hasta el fin. La iniciativa ciudadana europea es un instrumento nuevo de democracia participativa a escala europea y por tanto es preciso prestar una especial atención a las actividades de comunicación y las campañas de información orientadas a sensibilizar a la población respecto de la iniciativa ciudadana europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Charalampos Angourakis (GUE/NGL), por escrito. (EL) El compromiso entre el Parlamento Europeo y el Consejo con respecto al reglamento relativo a la iniciativa ciudadana, que ha venido acompañado de un ridículo discurso triunfante sobre el refuerzo de las Instituciones democráticas de la UE, no es más que un ofensivo intento de manipular y engañar a los ciudadanos. Esta engañosamente denominada iniciativa ciudadana no solamente es inútil, sino que además puede resultar peligrosa para los ciudadanos. Aparte de los requisitos de procedimiento acordados para recoger 1 000 000 de firmas con el propósito de exigir una iniciativa legislativa de la Comisión, la esencia es la misma: la Comisión no tiene obligación de proponer la iniciativa legislativa y no se encuentra vinculada por sus contenidos.

Al contrario, este tipo de «iniciativa ciudadana», dirigida y manipulada por los mecanismos del capital y del sistema político burgués, podría ser empleada por los organismos de la UE para presentar las opciones más reaccionarias e impopulares de la UE y de los monopolios como una pretendida «demanda popular». Por añadidura, este tipo de «iniciativa» utilizará las firmas, los memorandos y las peticiones contra la base organizada y el movimiento obrero, las manifestaciones y protestas de masas y las distintas formas de lucha. Las diversas iniciativas ciudadanas no pueden ocultar la cara reaccionaria de la UE ni podrán revertir la escalada de la lucha de clases y la lucha popular.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) La iniciativa ciudadana se prometió en el Tratado de Lisboa y ahora se aplica finalmente. Esta nueva forma de participación en la formulación de las políticas europeas permite a los ciudadanos europeos dirigirse directamente a la Comisión y pedirle que presente una propuesta sobre cuestiones de su interés, siempre que entren dentro del ámbito del marco de competencias de la UE. Solamente nos hace falta que se introduzca un reglamento para que se haga realidad este nuevo derecho de los ciudadanos europeos. Esto ya se ha llevado a cabo y he apoyado la propuesta en la votación. Un «comité ciudadano» compuesto por personas de, al menos, siete Estados miembros, puede registrar una iniciativa ante la Comisión. Después de esto, puede iniciarse el proceso de obtención de firmas en papel o en formato electrónico. El millón de firmas requerido debe proceder de al menos una cuarta parte de los Estados miembros de la UE y debe reunirse en un plazo de 12 meses. Los Estados miembros deberán verificar las declaraciones de apoyo. Todas las firmas deberán provenir de ciudadanos con edad suficiente para tener derecho a voto en las elecciones al Parlamento Europeo. Por último, la Comisión, en su calidad de guardián de los tratados, juzgará, en última instancia, si se debe adoptar el procedimiento legislativo propuesto.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) Apoyo la decisión adoptada por el Parlamento Europeo sobre el derecho de los ciudadanos europeos a presentar propuestas legislativas. Se espera que la introducción de la iniciativa establezca un vínculo directo entre los ciudadanos y las Instituciones, llenando así el vacío existente entre ellos y garantizando que las Instituciones de la UE aborden los problemas concretos que resultan importantes para los ciudadanos. A través de una ICE, los ciudadanos de la UE pueden dirigirse directamente a la Comisión Europea para que presente un acto jurídico. La Comisión será la instancia que decidirá sobre el seguimiento que cabe dar a una iniciativa ciudadana que haya tenido éxito. El Parlamento Europeo podrá contribuir al logro de estos objetivos mediante la organización de audiencias públicas o la adopción de resoluciones. Habida cuenta de que se trata de una nueva iniciativa, resultaría útil que la Comisión presente, cada tres años, un informe sobre su aplicación y, si procede, que proponga una revisión de dicho Reglamento. A fin de garantizar la aplicación efectiva de la iniciativa, deben evitarse los procedimientos administrativos complicados. Asimismo, es necesario asegurarse de que el proceso se desarrolle de conformidad con los requisitos de la UE en materia de protección de datos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito. (FR) Tras alcanzar un compromiso sobre las normas relativas a la iniciativa ciudadana europea, se ha adoptado el informe por una mayoría muy amplia: 628 a favor y solo 15 en contra y 24 abstenciones. Estoy encantado con esta votación, que introduce para los ciudadanos europeos la oportunidad, a partir de 2012, de lograr que sus voces sean escuchadas con más claridad. El concepto es sencillo, se trata de una especie de petición a nivel europeo: un comité ciudadano compuesto por miembros de al menos siete Estados miembros dispondrá de un año para recoger un millón de firmas en relación con un tema de interés público que requiera la atención de la Comisión. La Comisión debe entonces decidir en un plazo de tres meses si considera apropiada o no la propuesta legislativa presentada sobre ese tema y debe indicar los motivos de su decisión. Puede que nos opongamos a algunas de las condiciones obtenidas por los Estados miembros, tales como el requisito de que sea necesario ser ciudadano y no baste sencillamente con ser residente de la Unión Europea para poder firmar la petición; o la opción de que los Estados puedan solicitar los documentos nacionales de identidad individuales con el fin de comprobar las firmas. A pesar de ello, la iniciativa ciudadana es una idea positiva y constituye un paso hacia la democracia participativa que debemos poner ahora en práctica.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del presente informe porque la iniciativa ciudadana europea, introducida en el Tratado de Lisboa, constituye un paso enorme hacia unas relaciones más estrechas entre la Unión Europea y los ciudadanos europeos. La nueva iniciativa otorgará a los ciudadanos los mismos poderes en materia de iniciativa política que los que ya disfrutan el Consejo y el Parlamento Europeo. Además, ofrecerá a los ciudadanos un medio para hacerse oír que les permita presentar a las Instituciones europeas una serie de cuestiones de interés. Este flujo de comunicación en ambos sentidos resulta mutuamente beneficioso. Con la introducción de la iniciativa se garantizará que las Instituciones de la Unión Europea aborden problemas concretos de importancia para los ciudadanos. Asimismo, el Parlamento Europeo podrá contribuir al logro de estos objetivos haciendo uso de todos los medios a su alcance en apoyo de las iniciativas ciudadanas de su elección, en particular mediante la organización de audiencias públicas o la adopción de resoluciones.

No obstante, la Unión Europea debe asegurarse de que el proceso se desarrolle conforme a los requisitos de la UE en materia de protección de datos y de que sea completamente transparente, desde el comienzo hasta el fin. Únicamente podremos ganarnos su confianza y acrecentar su interés por la labor de la Unión Europea si garantizamos un marco seguro para la presentación de propuestas por parte de los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito. (RO) La iniciativa ciudadana, que confiere a los ciudadanos europeos el derecho de presentar propuestas legislativas, incorpora el concepto de democracia participativa en la Unión Europea, que se encuentra actualmente establecido en el Tratado de Lisboa. Se trata de un paso nuevo e importante por parte de la UE y el Parlamento y por tanto recibirá la opinión de los ciudadanos a los que representa en cuanto a si está realizando o no un buen trabajo. Acojo favorablemente el hecho de que el Parlamento se haya esforzado todo lo posible por conseguir que el procedimiento de iniciativa legislativa sea un procedimiento lo más sencillo y fácil posible para los ciudadanos porque son los únicos que lo van a utilizar realmente. No nos hubiera hecho falta un procedimiento complicado que deje frustrados a los ciudadanos.

Las principales exigencias del Parlamento se han aceptado, tales como el «control de admisibilidad», desde el principio en lugar de llevar a cabo una comprobación después de que se hayan reunido las primeras 300 000 firmas. Considero una victoria para el Parlamento y para los ciudadanos de la UE que la cantidad mínima de los Estados miembros necesarios para la obtención de firmas sea de un cuarto y no un tercio, como se proponía originalmente. Confío en que para cuando la Decisión del Parlamento entre en vigor en 2012, los ciudadanos europeos hayan presentado tantas iniciativas como sea posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) He votado a favor del informe relativo a la iniciativa ciudadana, plenamente consciente de que se trata simplemente de un medio de expresión de la voluntad de los ciudadanos de Europa y no de un poderoso instrumento que pueda encerrar la participación o dar la marcha atrás a políticas. La Comisión ha tratado hasta el final de limitar este derecho civil específico y, como consecuencia, el texto final no refleja las verdaderas ambiciones; por ejemplo, introduce procedimientos particularmente complejos para ejercer este derecho. Desgraciadamente, se han rechazado importantes enmiendas propuestas por el Grupo Confederal de la Izquierda Unida Europea/Izquierda Verde Nórdica y, como resultado, los residentes que no sean ciudadanos de un Estado miembro no podrán firmar las iniciativas, impidiendo de tal modo la participación equitativa de residentes, independientemente de su nacionalidad; tampoco hay garantías de que las firmas coincidan con los números de identificación de los firmantes.

A pesar de esto, el texto final constituye una versión mucho mejor que el texto propuesto originalmente, en tanto en cuanto establece en mínimo de un cuarto de los Estados miembros, propone que las iniciativas se registren de manera inmediata y exige que la Comisión organice una audiencia pública para cada iniciativa que haya tenido éxito y que garantice una transparencia absoluta en relación con la financiación de cada iniciativa.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE), por escrito. (PT) Siempre he considerado esta iniciativa como una de las innovaciones más importantes del Tratado de Lisboa. La posibilidad de que un millón de ciudadanos de un importante número de Estados miembros pueda proponer una iniciativa legislativa debería contribuir a que la ciudadanía europea sirva de refuerzo de una sociedad civil organizada a escala de la UE. He hecho hincapié en el alcance de esta medida, habida cuenta de que los diputados al Parlamento Europeo no gozan del derecho de iniciativa legislativa. Confío en que la aplicación práctica de esta iniciativa legislativa no se revele excesivamente burocrática y no disuada de la utilización de este nuevo instrumento.

 
  
MPphoto
 
 

  Cornelis de Jong (GUE/NGL), por escrito. A pesar de que respaldo plenamente la Iniciativa Ciudadana Europea, he votado en contra de la resolución legislativa final porque me ha decepcionado lo poco que se ha conseguido finalmente con esta herramienta tan prometedora. No estoy de acuerdo con la disposición que pide que los firmantes de la mayoría de Estados miembros faciliten sus números de identificación. También estoy en contra de restringir la participación en la ICE solamente a ciudadanos de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Marielle De Sarnez (ALDE), por escrito. (FR) La adopción de las normas básicas de la «iniciativa ciudadana» tal y como establece el Tratado de Lisboa, marca otro paso más hacia la democracia en Europa. En el futuro, la Comisión deberá considerar la elaboración de una nueva legislación europea si así lo piden un millón de ciudadanos de al menos un cuarto de todos los Estados miembros. Este nuevo instrumento, por tanto, confiere a los ciudadanos europeos la capacidad de influir realmente en el proceso legislativo, al presentar a nivel europeo una petición o una preocupación planteada por voluntad popular. Constituye una victoria para nuestro movimiento, que ha venido pidiendo sistemáticamente un acercamiento de la Unión Europea a sus ciudadanos por medio de la construcción de una Europa más sólida, más transparente y más accesible.

 
  
MPphoto
 
 

  Christine De Veyrac (PPE), por escrito. (FR) Me complace haber votado, junto a la enorme mayoría de Estados miembros, a favor del informe sobre la «iniciativa ciudadana», pues introduce una dosis de participación popular sin precedentes en el proceso legislativo de le UE. De hecho, al conferir a un millón de ciudadanos el derecho de iniciativa política, el Parlamento, se está erigiendo como un buen ejemplo de democracia participativa. Esa es la dirección en la que debe avanzar la Unión Europea: debe acercarse más que nunca a sus ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Martin Ehrenhauser (NI), por escrito. − (DE) Se han realizado algunas pequeñas mejoras en comparación con el proyecto original. Por lo tanto, he votado a favor del informe. No obstante, quisiera manifestar que, incluso con esta iniciativa ciudadana sin aplicar, todavía existe un déficit democrático espectacular en la UE, que no posee ninguna forma de democracia directa. Como resultado, el próximo paso debe ser la introducción de referendos obligatorios sobre las iniciativas que tengan éxito. La inclusión de audiencias públicas obligatorias para organizadores de peticiones que impliquen a la Comisión y al Parlamento es muy bienvenida. Ahora, los Estados miembros deben aplicar la iniciativa ciudadana con rapidez, sin perder tiempo y sin introducir una burocracia excesiva.

Para evaluar las declaraciones de apoyo, no será necesaria la comprobación de documentos de identidad por parte de las autoridades locales, como en el caso de las peticiones nacionales de referendos. Las autoridades electorales nacionales deberían basarse en un muestreo aleatorio, como el propuesto por el Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor del informe sobre el proyecto de reglamento del Consejo y el Parlamento Europeo relativo a la iniciativa ciudadana, una de las más disposiciones más relevantes introducidas por el Tratado de Lisboa, y con arreglo a cuyos términos un millón de ciudadanos pueden solicitar a la Comisión que presente ciertas propuestas legislativas. Las propuestas adoptadas por el Parlamento Europeo deberían permitir que la aplicación de las normas relativas a la iniciativa ciudadana sea más clara, más sencilla y más fácil.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La iniciativa ciudadana, aprobada hoy, constituye un paso más hacia la creación de una Europa hecha por y para los ciudadanos, aumentando su naturaleza democrática y su transparencia y promoviendo una aproximación de Europa a sus ciudadanos, así como una sociedad activa, interesada y participativa. A partir de este momento, todos los ciudadanos europeos podrán presentar una petición para que la Comisión Europea proponga legislación sobre una cierta materia, siempre que se garantice un número mínimo de firmantes procedentes de al menos una quinta parte de los Estados miembros.

Con todo, he de manifestar cierta perplejidad ante la exclusión entidades colectivas y organizaciones como «organizadores» (artículo 2, nº 3), pensando en particular en ONG y en partidos políticos, las organizaciones fundadoras de la democracia representativa, así como ante la terminología escogida —«comité ciudadano»— para identificar al grupo de organizadores.

Asimismo, me quedo extrañado ante el intento de fijar la edad mínima de los firmantes en 16, cuando, en la mayoría de los Estados miembros el derecho a votar, activa o pasivamente, se adquiere a la mayoría de edad, a los 18 años. Este debería ser el patrón, tal y como propone la Comisión en los considerandos 7 y 2 del artículo 3 de la propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. – (PT) Estoy complacido con la adopción del presente informe relativo a la iniciativa ciudadana europea introducida por el Tratado de Lisboa, que tiene como objetivo dotar a los ciudadanos de los mismos poderes en materia de iniciativa política que los que actualmente disfrutan el Consejo de Ministros y el Parlamento Europeo.

Cada iniciativa dispondrá de 12 meses para obtener un millón de firmas, que deben provenir de al menos una cuarta parte de los Estados miembros, actualmente siete.

El número mínimo de firmantes por país varía de 74 250 en Alemania a 3 750 en Malta. En el caso de Portugal, el número mínimo de firmantes requerido para apoyar una iniciativa será de 16 500.

La validez de las declaraciones de apoyo será calibrada por los Estados miembros. En Portugal, será necesario incluir un documento de identidad, pasaporte o tarjeta de ciudadano. Los firmantes deberían ser ciudadanos de la UE y tener la edad necesaria para votar en las elecciones europeas (18 en Portugal).

Después corresponderá a la Comisión analizar la iniciativa y decidir, en un plazo de tres meses, si presentará una legislación europea en esa materia. El ejecutivo comunitario tendrá entonces que «indicar las medidas que pretende adoptar, y los motivos que justifiquen, o no, tales medidas». Esta justificación se hará pública.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlo Fidanza (PPE), por escrito. (IT) Acojo favorablemente el informe de la señora Gurmai sobre la iniciativa ciudadana. La presente votación ha aprobado e incluso contribuye a establecer las normas de base para el funcionamiento de la iniciativa ciudadana europea, de conformidad con el Tratado de Lisboa.

Un comité ciudadano integrado por ciudadanos procedentes de al menos siete Estados miembros puede registrar una iniciativa y comenzar a recoger el millón de firmas necesarias, en papel o formato electrónico, una vez que la Comisión haya llevado a cabo un control de admisibilidad. Este ejemplo de democracia participativa posee un gran potencial porque involucra directamente a los ciudadanos y les permite, en cierto modo, ser una parte de nuestro trabajo.

El trabajo conjunto de los dos coponentes ha demostrado que es posible superar incluso las divisiones ideológicas cuando el trabajo se lleva a cabo de forma eficaz y en interés de los ciudadanos. La posición subyacente es típica del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos), siempre proactiva, abierta al diálogo y la cooperación, pero al mismo tiempo anclada en unos valores sólidos e inquebrantables.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Esta es una iniciativa a todas luces demagógica, que solamente sirve para tratar de ocultar el empobrecimiento de la democracia que vivimos y para hacernos olvidar que los responsables europeos fueron quienes impidieron la celebración de un referendo sobre el propio Tratado de Lisboa, que anticipaba la denominada iniciativa ciudadana.

Entretanto, el propio Tratado de la Unión Europea establece límites a dicha iniciativa ciudadana al disponer, en el artículo 11, que son necesarias un millón de firmas procedentes de un número importante de Estados miembros, y continúa afirmando que solamente se puede invitar a la Comisión Europea a presentar una propuesta adecuada en materias sobre las que los ciudadanos estimen necesario un acto jurídico de la Unión a fin de aplicar los Tratados.

En otras palabras, después de todo el trabajo de recogida de firmas y de cumplimiento de los requisitos que establece el proyecto de reglamento, no existen garantías de que se vayan a tener en cuenta los deseos de los ciudadanos. En cualquier caso, el informe aprobado por el Parlamento Europeo mejora ligeramente la propuesta de la Comisión Europea, pero debe respetar los términos del Tratado, que, de hecho, limita desde el principio la profundización de la iniciativa ciudadana. Por eso me ha abstenido.

 
  
MPphoto
 
 

  Pat the Cope Gallagher (ALDE), por escrito. (GA) Cualquier iniciativa ciudadana debe ir firmada por más de un millón de ciudadanos de la Unión Europea y una cuarta parte de los Estados miembros de la Unión Europea debe estar representada por esos firmantes: ese ha sido el punto más importante de este Reglamento. El Gobierno irlandés pretende verificar a los firmantes de Irlanda comprobando el censo electoral para las elecciones europeas de ese país.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Goebbels (S&D), por escrito. (FR) Me abstengo en el Reglamento para la aplicación de la iniciativa ciudadana europea. En mi opinión, el Parlamento se equivoca a la hora de querer facilitar en lo posible estas iniciativas, especialmente a la hora de reducir el número de Estados miembros de los que deben proceder las firmas. Sigo siendo partidario de la democracia representativa. Las iniciativas ciudadanas no contribuirán a resolver los problemas económicos, sociales, medioambientales y societales. Las denominadas iniciativas ciudadanas servirán fundamentalmente a las fuerzas políticas extremistas, que se aprovecharán de estos instrumentos para hacer campaña a favor de restablecer la pena de muerte, en contra la construcción de minaretes, en contra la «progresiva islamización» de Europa y otras cuestiones populistas.

 
  
MPphoto
 
 

  Nathalie Griesbeck (ALDE), por escrito. (FR) Todos llevamos esperando esto desde que el Tratado de Lisboa entró en vigor el año pasado: el Reglamento relativo a la iniciativa ciudadana que establece los procedimientos para su implementación, sus normas y procedimientos de base y que sobre todo permitirá finalmente utilizar este nuevo instrumento. Desde este momento, un millón de ciudadanos europeos, es decir, tan solo un 0,2 % de la población de la UE, pueden pedir a la Comisión que presente propuestas en ciertas materias: un paso importante hacia la democracia participativa que debería permitir y promover los debates transnacionales en Europa, habida cuenta de que la iniciativa debe ser presentada por ciudadanos residentes en diversos Estados miembros; un paso importante para acercar a los ciudadanos de Europa, con la esperanza de que este nuevo instrumento sea realmente empleado por los ciudadanos europeos, que sea efectivo y que la Comisión Europea sea capaz de seguir las propuestas presentadas por los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylvie Guillaume (S&D), por escrito. (FR) La iniciativa ciudadana europea constituye una de las innovaciones más interesantes dispuestas en el Tratado de Lisboa. Se trata de una petición europea que permitirá a un millón de ciudadanos europeos, procedentes de un número representativo de Estados miembros de la UE, imponer una materia en el orden del día de la Comisión. En otras palabras, marca la emergencia de un poder verdaderamente legislativo para los ciudadanos europeos, porque la Comisión europea tendrá la obligación de responder a esta iniciativa ciudadana con la puesta en marcha de un estudio o con una propuesta de Directiva. En un contexto en el que el sentimiento de pertenencia a la Unión de los ciudadanos es demasiado endeble y en el que las tasas de abstención en las elecciones europeas, en particular, son especialmente preocupantes, esta nueva herramienta permitirá a los ciudadanos europeos convertirse en actores de pleno derecho en la democracia europea. Por este motivo, encuentro un tanto lamentable escuchar las voces que se han alzado hoy para manifestarse sobre los riesgos que comporta la iniciativa ciudadana. El compromiso alcanzado con el Consejo es totalmente equilibrado, y los criterios que gobiernan la admisibilidad del proyecto velarán por que las iniciativas injustas no lleguen a ver nunca la luz del día. No deberíamos temer los debates suscitados por los ciudadanos que se valgan de esta herramienta. He votado a favor del presente texto.

 
  
MPphoto
 
 

  Salvatore Iacolino (PPE), por escrito. (IT) La iniciativa legislativa de los ciudadanos europeos constituye un paso fundamental en el proceso de construcción de una Europa basada en los derechos de los ciudadanos. Unos estrictos criterios de admisibilidad, unos procedimientos accesibles y simplificados y la representatividad de los Estados miembros constituyen los pilares clave de un instrumento que restituye la primacía del valor de la democracia participativa.

De conformidad con los valores de la Unión, el Tratado de Lisboa concede a al menos 1 millón de ciudadanos en representación de al menos una cuarta parte de los Estados miembros, una oportunidad real de una participación eficaz por parte de los ciudadanos en la formación de las normas, en consonancia con las expectativas del pueblo europeo. Esperamos que este instrumento dé un impulso a los derechos de los ciudadanos y que pronto podamos llegar a un momento en el que seamos capaces de evaluar de forma positiva los resultados obtenidos y, en caso de que fuera necesario, realizar las correcciones oportunas en beneficio de los ciudadanos, para garantizar que este proyecto realmente innovador resulte aún más racionalizado y flexible. De esta manera, la Unión basada en el euro se integrará con la Europa que depende del derecho a la ciudadanía del pueblo europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. − (LT) He aprobado el presente informe porque la iniciativa ciudadana europea constituye un nuevo instrumento de democracia participativa a escala continental. Se trata de una herramienta que deberían utilizar los propios ciudadanos y su objetivo es reforzar la democracia directa, la ciudadanía activa y la influencia de los ciudadanos europeos en las políticas de la Unión Europea. Esta iniciativa fue introducida en el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa y posteriormente en el Tratado de Lisboa, con el objetivo de otorgar a los ciudadanos los mismos poderes en materia de iniciativa política que los que ya disfrutan el Consejo de Ministros y el Parlamento Europeo. Me complace que el informe promueva el uso de las tecnologías modernas como instrumento adecuado para la democracia participativa. La introducción de la iniciativa establecerá un vínculo directo entre los ciudadanos y las Instituciones, llenando así el vacío existente entre ellos y garantizando que las Instituciones de la UE aborden los problemas concretos que resultan importantes para los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Jahr (PPE), por escrito. − (DE) La iniciativa ciudadana que se ha adoptado hoy constituye un paso importante para el acercamiento de la Unión Europea a sus ciudadanos. Esto otorga finalmente a los ciudadanos la oportunidad de participar activamente en los acontecimientos políticos. Por añadidura, les permite no solo participar en política, sino también pedirle directamente a la Comisión que actúe.

Es importante garantizar que la iniciativa sea tan accesible y sencilla para los ciudadanos como sea posible, sin alentar el abuso. A pesar de todo lo accesible que pueda ser la iniciativa ciudadana, si se abusa de ella quedará devaluada. La iniciativa ciudadana introducirá más democracia y contribuirá de forma significativa a lograr una Europa más moderna, haciendo que cobre vida para sus ciudadanos. Quisiera pedir una vez más al Parlamento así como a la Comisión que se aseguren de que se conceda a la Comisión de Peticiones un papel adecuado en este proceso.

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito.(PL) Uno de los principales objetivos de la iniciativa ciudadana europea es acercar a las Instituciones europeas a los ciudadanos y facilitar a los europeos de a pie el ejercicio de sus derechos y privilegios. No cabe duda de que mejorará las vidas de los residentes de los Estados miembros y contribuirá a la creación de una imagen prosocial para la Unión. Los autores de la propuesta se han esforzado por lograr el modelo más sencillo posible para la organización de reuniones y la recogida de firmas como parte de una iniciativa. Si los europeos van a querer dar voz a sus opiniones, es nuestro deber asegurarnos de que estas sean escuchadas y de que sus peticiones sean tenidas en consideración. Después de todo, eso es lo que significa la democracia.

 
  
MPphoto
 
 

  Sandra Kalniete (PPE) , por escrito. – (LV) Hoy el Parlamento Europeo ha tomado una decisión histórica, que concede a la sociedad civil la oportunidad de participar mucho más activamente en el proceso de toma de decisiones. Una sociedad civil activa, que participa en la toma de decisiones políticas, constituye una de las piedras angulares de una democracia. Se trata de uno de los requisitos básicos para una política de alta calidad, que durante el transcurso de muchos años ha permitido a los Estados miembros de la Unión alcanzar un elevado nivel de democracia, derechos humanos y bienestar, y ha permitido que toda Europa en su conjunto se convierta en la región más desarrollada del mundo. El cometido de la sociedad civil no reside exclusivamente en participar en las elecciones. Los ciudadanos también deben involucrarse día a día en el proceso de decisiones, expresando su opinión en lo que respecta a decisiones específicas o eventos del orden del día político. Les interesa involucrarse en el control democrático sobre la autoridad y criticar a los políticos por sus actividades. Sin una sociedad civil activa, no habría sido posible restituir la independencia de los Estados bálticos ni asegurar nuestro regreso a Europa. Por ese motivo, voto a favor de la iniciativa ciudadana con una gran convicción.

Hasta ahora, la legislación Europea no ha contenido mecanismos claros lo suficientemente desarrollados como para que los europeos participaran en el proceso de toma de decisiones y para atraer la atención de las Instituciones europeas hacia las actuales preocupaciones de los ciudadanos. Considero que la iniciativa de los ciudadanos aumentará la fe de los ciudadanos en la Unión Europea y mejorará la legitimidad de las decisiones adoptadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Tunne Kelam (PPE), por escrito. He votado a favor de las enmiendas propuestas por el Parlamento Europeo a la iniciativa ciudadana, porque considero que fortalecen la iniciativa y porque permiten que participen más personas. Este es un momento histórico en el que se proporciona a los ciudadanos europeos una medida concreta para presentar cuestiones y temas importantes a escala europea. Insto a la Comisión a que tome nota de la enmienda por la que se solicitan procedimientos más sencillos e información transparente para los ciudadanos. Una cosa es crear tal mecanismo, pero también ha de ser accesible y comprensible para los ciudadanos europeos a fin de permitirles aprovechar este recurso al máximo. El Parlamento pretende simplificar los criterios con respecto a los firmantes, solicitando que procedan de al menos una quinta parte, en lugar de una tercera parte, de los Estados miembros.

También pide la creación de un sistema de recogida de firmas en línea de fácil acceso y gratuito. Quisiera subrayar de forma especial la necesidad de convocar comités ciudadanos para organizar iniciativas. El movimiento de comités ciudadanos fue uno de los factores más importantes que condujo a la independencia renovada de Estonia en 1991. Se trata de una clara señal de que los ciudadanos, unidos, pueden derribar barreras.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. (DE) He respaldado la decisión del Parlamento de introducir la opción de la iniciativa ciudadana para los ciudadanos de la UE. El nuevo sistema de peticiones a nivel de toda la UE constituye un importante medio para permitir a los ciudadanos una mayor participación y garantizará una democracia más directa. El Tratado de la Unión Europea en su conjunto mejora el funcionamiento democrático de la Unión. Los ciudadanos pueden participar en la vida democrática de la Unión y acercarse directamente a la Comisión. La iniciativa ciudadana confiere a los ciudadanos un derecho de iniciativa similar al del Parlamento Europeo y del Consejo. A fin de velar por que la iniciativa ciudadana se aplique de forma correcta, son necesarias al menos un millón de firmas procedentes de un mínimo de una quinta parte de todos los Estados miembros. Asimismo, el Parlamento recomienda en esta resolución medidas que facilitarán el uso de esta iniciativa ciudadana.

Por ejemplo, la Comisión debería considerar utilizar los programas ya existentes que promuevan la movilidad y la ciudadanía activa, así como nuevas formas de comunicación, tales como las redes sociales, que estimulen el debate público. Acojo positivamente el hecho de que las representaciones y las oficinas de los Estados miembros actúen como puntos de contacto y organismos consultivos.

 
  
MPphoto
 
 

  Sabine Lösing y Sabine Wils (GUE/NGL), por escrito. − (DE) A pesar de las mejoras resultantes del compromiso entre la Comisión y Parlamento en la iniciativa ciudadana europea, esta todavía entraña obstáculos burocráticos innecesarios. Además, se corre el riesgo de que, por ejemplo, sea empleada por grandes compañías y organizaciones, porque a pesar de que se garantiza la transparencia, no existe un límite en cuanto a las donaciones procedentes de empresas. Por esa razón, entre otras, nos hemos abstenido en la votación final.

Las siguientes constituyen algunas de nuestras críticas:

1. No se excluye a las empresas de la iniciativa.

2. No se ha tomado ninguna decisión acerca de que puedan participar ciudadanos más jóvenes desde los 16 años. En su lugar, esto se supedita a la ley electoral nacional.

3. Los ciudadanos nacionales de terceros países que residan en la UE no podrán participar.

4. No se prevé compensación por encima de las 100 000 firmas (0,005 euros por firma). Por consiguiente, la iniciativa resultará muy costosa para los organizadores y, por lo tanto, no será igual de accesible para todos.

5. No se han prohibido las donaciones de empresas para respaldar una iniciativa ciudadana europea y no se establece para ellas un límite máximo.

6. No se proporciona información específica acerca de la posibilidad de apelación ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en caso de que una iniciativa sea rechazada.

7. Si la Comisión Europea rechaza un proyecto de texto legislativo relacionado, no está obligada a justificar su decisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Petru Constantin Luhan (PPE), por escrito. – (RO) La iniciativa ciudadana establecerá un vínculo directo entre ciudadanos e Instituciones, rellenando así el actual vacío existente entre ellos y garantizando que las Instituciones de la UE aborden los problemas principales a los que se enfrentan los ciudadanos. Deseo hacer hincapié en una serie de puntos que no deben pasarse por alto:

1. La iniciativa ciudadana solamente tendrá éxito si el Reglamento asociado resulta de fácil comprensión y aplicación para los ciudadanos, sin imponer excesivas obligaciones sobre los organizadores.

2. Tras las negociaciones celebradas con la Comisión y el Consejo, hemos alcanzado un entendimiento común que estipula la necesidad de que los partidarios de una iniciativa ciudadana proporcionen ciertos elementos de identificación y la necesidad de facilitar a los Estados miembros su verificación. Sin embargo, es fundamental velar por que el proceso respete la legislación comunitaria en materia de protección de datos. Cualquier organización con la oportunidad de respaldar iniciativas ciudadanas debe ofrecer una total transparencia en lo que respecta al apoyo proporcionado, de modo que los firmantes sean conscientes de quién está detrás de la iniciativa que hayan elegido apoyar.

3. Las oficinas de información del Parlamento Europeo en los Estados miembros y las redes de información de la Comisión, tales como Europe Direct y el Servicio de Orientación de los Ciudadanos, deben participar a la hora de facilitar toda la información necesaria en referencia a la iniciativa ciudadana.

 
  
MPphoto
 
 

  Elżbieta Katarzyna Łukacijewska (PPE), por escrito.(PL) Me ha complacido escuchar el resultado de la votación de hoy sobre la iniciativa ciudadana. Con la presentación de la iniciativa ciudadana, el Tratado de Lisboa se ha convertido en una herramienta legislativa para los ciudadanos europeos, pero debemos recordar que solo el hecho de recoger un millón de firmas no implica la elaboración de una nueva ley. Este proceso ha de recorrer todo el itinerario legislativo comunitario, y nosotros, los diputados al Parlamento Europeo, debemos asegurarnos de que se simplifiquen los procedimientos, a fin de evitar decepciones en este sentido. Creo que deberíamos llevar a cabo una buena campaña informativa en los Estados miembros acerca de este instrumento, de modo que las cuestiones planteadas con arreglo a la iniciativa ciudadana de la UE se correspondan con lo que establecen los Tratados y sean coherentes con los valores de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) Gracias a esta importante iniciativa del Parlamento Europeo, un millón de ciudadanos europeos podrán pedir a la Comisión que presente legislación sobre una cierta materia. Las reglas para la aplicación de la iniciativa ciudadana, aprobadas hoy por el Parlamento Europeo, establecen que los firmantes deben provenir de al menos siete Estados miembros. En el caso de Portugal, son necesarios por lo menos 16 500 firmantes para apoyar una iniciativa. Con el Tratado de Lisboa, fue creado un «derecho de iniciativa de los ciudadanos» en virtud de cuyos términos un millón de ciudadanos europeos podrían solicitar a la Comisión Europea la presentación de ciertas propuestas legislativas. El Reglamento adoptado hoy en el plenario fija las condiciones necesarias para la presentación de futuras iniciativas ciudadanas.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito (ES) He votado a favor de este informe sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo regulador de la iniciativa ciudadana porque, aunque satisface solo vagamente la postura de mi Grupo al haber ignorado elementos importantes como la posibilidad de que las iniciativas puedan proponer cambios en los Tratados, o la de que se alargue el periodo de recogida de firmas de los 12 meses planteados a 18, creo que el informe es una mejora, insuficiente pero considerable, al texto presentado por la Comisión. La iniciativa ciudadana es un mecanismo de participación pública recogido por el Tratado de Lisboa para posibilitar cierta participación de los ciudadanos y la sociedad civil en el proceso de elaboración de las políticas europeas. He apoyado este texto presentado puesto que facilita la elaboración y el procedimiento conjunto del mecanismo ya que, por ejemplo, simplifica el proceso de registro de las iniciativas o reduce la exigencia respecto al número de Estados miembros que deben estar representados por los ciudadanos (de 1/3 a 1/4). Igualmente, supone un avance a lo propuesto por la Comisión, ya que fortalece la transparencia respecto a la financiación de las campañas para la recogida de firmas.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito. (FR) La iniciativa ciudadana europea será una herramienta poderosa para la definición de temas a tratar en el orden del día de la Unión Europea. La iniciativa fue introducida por el Tratado de Lisboa y permitirá a un millón de ciudadanos europeos pedir a la Comisión Europea que presente propuestas sobre materias que formen parte del marco de sus competencias. La presente iniciativa confiere a los ciudadanos de la UE el derecho a conseguir que sus opiniones sean escuchadas y, de este modo, les confiere un derecho de iniciativa similar al ya ejercido por el Parlamento Europeo y el Consejo.

Las iniciativas ciudadanas también deberían promover un debate transnacional más amplio, puesto que deberán ser elaboradas por personas residentes en varios Estados miembros diferentes. Las iniciativas solamente podrán ser aplicadas, no obstante, si cumplen ciertos requisitos procedimentales o requisitos relacionados con el cumplimiento de los valores fundamentales de la Unión Europea, a fin de impedir que el instrumento sea utilizado con fines no democráticos. Estos requisitos garantizan la fiabilidad y, por ende, la eficacia de la iniciativa. Resulta vital, asimismo, velar por que el proceso respete las exigencias de la UE en materia de protección de datos y que sea plenamente transparente, de principio a fin.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. No comparto la opinión de mis colegas del Grupo S&D, y por ese motivo me he abstenido de votar. No importa quién escriba el disparate: multiplicarlo es una estupidez. La iniciativa ciudadana es necesaria, no cabe duda, pero recoger un millón de firmas para ser escuchado es un disparate. Quisiera preguntarle a los ponentes si alguna vez han recogido firmas. Si lo han hecho, deberían saber que el coste mínimo de cada firma certificada por un notario es de 20 euros. Eso significa que hacen falta 20-30 millones de euros para introducir una nueva ley. ¿Quién financiará esta acción? Únicamente las grandes empresas poseen la capacidad para hacerlo, no la gente de la calle. ¿No se trata entonces de una estafa? Un punto a recordar: los diputados al Parlamento Europeo también representan a estas personas.

 
  
MPphoto
 
 

  Gay Mitchell (PPE), por escrito. La presente iniciativa se prometió durante el proceso Lisboa, así que me complace que se esté sacando adelante.

Es imperativo que la iniciativa ciudadana no esté abierta a manipulación política, empresarial o de cualquier otro tipo. Debería dejarse en manos de la genuina iniciativa ciudadana y no debería manipularse con arreglo a una agenda oculta. Debería ser abierta y transparente.

A fin de poner las cosas en marcha, la Comisión debería anunciar las condiciones acordadas para una iniciativa cuando se pacten.

¿No sería razonable que la Comisión organizara, para iniciar el proceso, una especie de competición a distancia en toda la UE para tantear y averiguar sobre qué tres materias principales celebrarían los ciudadanos que se llevara a cabo una iniciativa ciudadana?

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) La iniciativa ciudadana europea constituye el primer pequeño paso en la dirección correcta. He votado a favor de él porque es el primer instrumento directamente democrático de la UE. No obstante, la iniciativa ciudadana, en general, no es más que una fachada de la democracia directa que hará que los ciudadanos crean tener derecho de codecisión sobre ciertas cuestiones en la Unión Europea. La iniciativa ciudadana no entraña ninguna consecuencia, no importa cuántos ciudadanos firmen. Los paralelismos con el sistema de peticiones para un referendo en Austria resultan obvios. En Austria, estas peticiones quedan archivadas en un cajón y sucederá tres cuartos de lo mismo con las iniciativas ciudadanas de la UE. Además, evidentemente, se ha tenido sumo cuidado a la hora de garantizar que puedan suprimirse las opiniones no conformistas. La Comisión realiza el control final sobre la admisibilidad de una iniciativa ciudadana. En la auténtica Unión Europea, los gobernantes no solo establecen la legislación y las directivas, también quieren controlar la voluntad de los ciudadanos.

Sin embargo, la iniciativa ciudadana europea por lo menos concede a los movimientos y partidos no conformistas la oportunidad de desarrollar sus ideas. En un futuro, será posible llevar a cabo campañas a escala europea, como se hace en Austria, y se podrá demostrar a los ciudadanos que existen vías hacia una Europa mejor y diferente que se apartan de los callejones sin salida de Bruselas.

 
  
MPphoto
 
 

  Vital Moreira (S&D), por escrito. (PT) A pesar de que apoyo, naturalmente, el Reglamento regulador de la iniciativa ciudadana, no estoy conforme con la posibilidad de que los diputados al Parlamento Europeo o los diputados de los parlamentos nacionales puedan participar en estas iniciativas, ni tampoco con la posibilidad de que estas iniciativas reciban financiación de partidos políticos u organismos públicos.

Considero que ambas soluciones van en contra del espíritu del nuevo mecanismo, cuyo objetivo consiste en dotar a los ciudadanos de a pie y a la sociedad civil de los medios para participar en la vida política de la Unión. Tampoco estoy conforme con las competencias conferidas a la Comisión para adoptar ciertas especificaciones técnicas necesarias para la aplicación de la ley por medio de un «acto ejecutivo». Las medidas de alcance general asignadas a la Comisión para la aplicación de instrumentos legislativos no deberían considerarse como «actos de ejecución», bajo el control de los Estados miembros, sino como «actos delegados», bajo el control directo del legislador.

Del mismo modo, no tiene sentido, tras el Tratado de Lisboa, seguir aplicando el «procedimiento regulatorio» con arreglo al tradicional sistema de comité, puesto que resulta evidente que se trata de materias que se encuentran actualmente cubiertas por el procedimiento legislativo o por el procedimiento de «actos delegados». Las disposiciones a las que se hace referencia son por tanto contrarias al Tratado de Lisboa. Aparte de estas objeciones específicas considero que en general se trata de una ley excelente que hace justicia a la importancia política y constitucional de este nuevo mecanismo para la democracia participativa en el seno de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Justas Vincas Paleckis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del la posición del Parlamento Europeo relativa a la iniciativa ciudadana porque respaldo plenamente este derecho de los ciudadanos que prevé el Tratado de Lisboa. Como persona optimista, considero que este podría ser uno de los principales instrumentos para acercar las Instituciones de la Unión Europea a los ciudadanos de a pie. Finalmente, una parte cívicamente activa de la sociedad podrá tener una repercusión directa sobre decisiones adoptadas a escala de la UE. Sería preciso reconocer que, en un momento en el que muchas iniciativas europeas están siendo consideradas de forma bastante crítica por parte de la ciudadanía, desde el principio, la iniciativa ciudadana europea ha tenido una acogida con una valoración y aprobación positivas. Espero que finalmente dispongamos de normas claras que no se vean sobrecargadas con trámites innecesariamente burocráticos, y que contribuyan a que la sociedad europea pueda dar voz a su opinión.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) El presente informe cumple totalmente mis expectativas, sobre todo con respecto a tres asuntos. En primer lugar, se ha fijado la edad mínima para apoyar una iniciativa legislativa en 18 años, la edad mínima exigida para votar en las elecciones al Parlamento Europeo y para participar en instrumentos de democracia directa como los referendos. En segundo lugar, establece la necesidad de solicitar los documentos de identidad de los ciudadanos europeos residentes que tengan intención de firmar las declaraciones de apoyo, a fin de llevar a cabo los controles que prevé el Reglamento conforme a la legislación vigente. Por último, establece la necesidad de permitir que las administraciones nacionales competentes —muchas de las cuales se enfrentarán por primera vez a este tipo de instrumento— se doten de las medidas jurídicas, administrativas y financieras necesarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito.(PT) Me satisface enormemente votar a favor del presente informe relativo a la iniciativa ciudadana, una de las innovaciones más importantes del Tratado de Lisboa. Este nuevo instrumento jurídico puede convertirse en una forma de estimular la participación de ciudadanos europeos. De hecho, permitir que millones de ciudadanos europeos propongan a la Comisión Europea una materia determinada sobre la que legislar, constituye un paso muy positivo en el camino del acercamiento de Europa a sus ciudadanos. Aplaudo la labor de los ponentes, cuyo objetivo ha residido en simplificar la iniciativa ciudadana y en eliminar cualquier carga burocrática con el fin de hacerla lo más accesible posible.

Estoy de acuerdo con la mayoría de las peticiones realizadas por el Parlamento Europeo, concretamente con llevar a cabo un control de la aceptabilidad de una iniciativa en el momento de su presentación, y no después de que se hayan recabado 300 000 firmas, algo que podría aumentar las expectativas de los firmantes. Apoyo la reducción del número mínimo de Estados miembros participantes en la firma inicial de la iniciativa. La propuesta original establecía que los firmantes debían provenir de al menos una tercera parte de los Estados miembros y el Parlamento Europeo y el Consejo acordaron que los firmantes deberían proceder de una cuarta parte de todos los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. (IT) Apoyo la iniciativa de los ponentes, la señora Gurmai y el señor Lamassoure, que dispone que los organizadores de una iniciativa ciudadana europea se deberían reunir en un comité ciudadano integrado por personas procedentes de diferentes Estados miembros. Esto garantizará que las materias planteadas sean auténticamente europeas, obteniendo al mismo tiempo el valor añadido de contribuir a la recogida de firmas desde su primera fase.

Apoyo la idea de los ponentes, conforme a la cual la iniciativa ciudadana europea constituye un nuevo instrumento de democracia participativa a escala continental. Por lo tanto, el presente Reglamento puede no resultar impecable, y su puesta en marcha puede presentar nuevos retos para los responsables políticos europeos. Por esta razón, estoy de acuerdo con la petición que realizan los ponentes a la Comisión de presentar un informe trienal sobre su aplicación y, si fuera necesario, proponer una revisión del Reglamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – (RO) La iniciativa ciudadana, introducida por el Tratado de Lisboa, ha sido ideada con el fin de otorgar a los ciudadanos el derecho a participar en la vida democrática de la Unión Europea. Su objetivo reside en dotar a los ciudadanos de los medios para conseguir que su voz sea escuchada, permitiéndoles plantear una serie de cuestiones de interés a las Instituciones de la UE. Estas pueden incluir dificultades a las que ellos se enfrentan en sus vidas cotidianas y que consideran que no reciben la atención o el apoyo suficientes por parte de sindicatos, instituciones políticas y otros interlocutores habituales procedentes de las Instituciones. La iniciativa ciudadana establecerá debidamente un vínculo directo entre los ciudadanos y las Instituciones, garantizando que las Instituciones de la UE aborden los problemas concretos que resultan importantes para los ciudadanos. La iniciativa ciudadana viene acompañada de la necesidad de respetar ciertos requisitos de naturaleza administrativa, así como de la necesidad de respetar, entre otros, los valores fundamentales de la UE, garantizando de este modo su fiabilidad y efectividad, que serán las claves de su éxito.

Es necesario garantizar que el proceso respete las aplicaciones de la UE en el ámbito de la protección de datos, y que garantice una total transparencia. Cualquier organización, asociación o incluso partido político gozará de la oportunidad de apoyar las iniciativas ciudadanas de su elección bajo el amparo de una total transparencia en lo que respecta al apoyo ofrecido, de tal modo que los firmantes sean conscientes de quién está detrás de la iniciativa que hayan elegido, o no, respaldar.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. – (PT) Estoy contento con la aprobación del presente informe, que representa un paso muy importante en la afirmación de la naturaleza constitucional de la Unión Europea al dotar a los ciudadanos de un mecanismo de participación democrática accesible y efectivo que contribuirá sin lugar a dudas a mejorar la participación y el compromiso de los ciudadanos con respecto a la vida política europea y a fortalecer los lazos de solidaridad entre los diversos Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito. – (FR) La democracia participativa ha hecho su entrada triunfal en Europa con la adopción del presente informe relativo a la iniciativa ciudadana europea, una de los principales áreas de progreso que introducidas por el Tratado de Lisboa. Un millón de ciudadanos europeos podrán ahora acercarse a la Comisión y pedirle que pronuncie una opinión sobre una materia de interés para la sociedad, siempre que forme parte del ámbito de competencias de la Comisión. Un millón de ciudadanos que deben proceder de al menos una cuarta parte de los Estados miembros y que deben tener edad para votar, es decir, únicamente el 0,2 % de la población de la UE. Las firmas deberán recogerse por escrito o a través de Internet y deberán ser verificadas. Los organizadores tendrán que identificarse: quiénes son, qué es lo que respaldan, para quién trabajan. Para la Unión Europea se trata de un salto potencial hacia la legitimidad democrática. Constituye un avance en lo que respecta al acercamiento de los ciudadanos a una UE que a menudo consideran que se encuentra a años luz de sus preocupaciones cotidianas.

Sin embargo, no puede ignorarse el riesgo de que la iniciativa sea explotada por ciertas organizaciones no gubernamentales (ONG) o por un cierto sector de la industria. Para que triunfe, la iniciativa debe proceder verdaderamente de los ciudadanos. Debe contribuir a hacer progresar el debate, a reconciliar a los ciudadanos con la Unión Europea y al desarrollo de una sociedad civil europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Crescenzio Rivellini (PPE), por escrito. (IT) Hoy hemos votado en el Pleno la iniciativa ciudadana europea. Esta iniciativa fue introducida por el artículo 11 del Tratado de Lisboa, con el objetivo de otorgar a los ciudadanos los mismos poderes políticos que ya disfrutan el Consejo de Ministros y el Parlamento Europeo. La ICE constituye un nuevo instrumento de democracia participativa a escala continental.

En 31 de marzo de 2010, la Comisión presentó esta propuesta de Reglamento, y el 14 de junio, el Consejo aprobó el planteamiento general para la ICE. El Comité de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo adoptó el presente informe en noviembre, incluyendo un mandato de negociación. El trílogo del 30 de noviembre dio como resultado un acuerdo con respecto a varias enmiendas. Los principales puntos del acuerdo guardan relación con los siguientes puntos: la combinación del registro y la admisibilidad, el número de firmas que deben proceder de un mínimo de una cuarta parte de los Estados miembros; la creación de un comité ciudadano; la edad mínima para apoyar una iniciativa; y el sistema de recogida de firmas en línea.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. (FR) Nuestros ciudadanos han estado aguardando este nuevo instrumento, que les va a otorgar cierta influencia sobre las políticas de la UE. Ya han demostrado que sabrán cómo utilizarlo para manifestar su opinión sobre el debate legislativo: como, por ejemplo, la petición de una moratoria sobre los organismos modificados genéticamente (OMG) lanzada por Greenpeace y Avaaz y enviada la semana pasada al Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso. Desgraciadamente, los ciudadanos se han adelantado a los legisladores y la petición ha llegado antes de que se definiera el reglamento, lo que hará que la iniciativa ciudadana entre en funcionamiento a principios de 2012.

Nos corresponde, pues, a nosotros, los diputados al Parlamento Europeo, transmitir y apoyar la petición expresada por cerca de 1,2 millones de personas y velar por que tenga un seguimiento adecuado. El Parlamento ha sabido aprovechar su influencia en las conversaciones mantenidas con el Consejo y la Comisión a fin de lograr que la iniciativa sea tan accesible y efectiva como sea posible, y ha allanado el terreno. Ya no hay nada que impida a los ciudadanos participar directamente en el funcionamiento de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Debora Serracchiani (S&D), por escrito. (IT) La votación de hoy ha dado el pistoletazo de salida al primer ejemplo de participación democrática europea. La iniciativa ciudadana europea constituye una de las disposiciones más innovadoras del Tratado de Lisboa y un primer paso hacia la democracia directa.

La iniciativa es un instrumento que permite a los ciudadanos pedir a la Comisión Europea que presente una propuesta legislativa sobre cualquier materia que consideren de su interés mediante la presentación de 1 millón de firmas, que representen al 0,2 % de la población de la Unión Europea. Cuestiones como las relacionadas con el medio ambiente, las cuestiones sociales y los desastres provocados por la crisis financiera, figuran entre los temas más sensibles capaces de movilizar a los ciudadanos para pedir a la UE que legisle sobre estos asuntos.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE), por escrito.(PL) Con la propuesta de una iniciativa ciudadana adoptada hoy, hemos puesto en marcha un importante elemento del Tratado de Lisboa gracias al cual los ciudadanos podrán participar directamente en el debate sobre la Unión Europea. Esto resulta particularmente importante para el Parlamento Europeo, cuya elección se realiza por voto popular. Nuestro papel, ahora, reside en prestar una atención seria a esta herramienta, que prevé una democratización aún mayor de la vida pública en Europa. No sería bueno que se tratara de palabras vacías y los ciudadanos tuvieran la impresión de que solo les estamos concediendo la posibilidad teórica de participar en una iniciativa legislativa. Será una importante prueba para que las Instituciones europeas demuestren hasta qué punto están realmente sirviendo a los ciudadanos y no a sí mismas. Es positivo que después de tres años de vigencia de esta ley podamos revisar las disposiciones que no hayan demostrado resultar lo suficientemente efectivas, de modo que realmente se trate de un sistema que garantice un debate democrático.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. – (NL) He votado a favor de la adopción de reglas para la iniciativa ciudadana europea. El Parlamento Europeo ha conseguido bastante en sus negociaciones con el Consejo de Ministros. La iniciativa ciudadana otorga a los habitantes de la Unión Europea la posibilidad de introducir una propuesta en la agenda política europea. Una vez se hayan recogido un millón de firmas, la Comisión Europea está obligada a considerar la propuesta y aportar las razones que la convertirán, o no, en propuesta legislativa oficial. La Unión Europea ha insistido en que las firmas deben obtenerse de al menos nueve Estados miembros diferentes de la UE, pero el Parlamento ha logrado bajar ese umbral a siete. Además, los organizadores encargados de recoger el número suficiente de firmas podrán explicar su propuesta en persona ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo. Es una pena que el Parlamento no haya conseguido imponerse en lo que respecta a la norma que establece que dieciocho países deberán solicitar a sus ciudadanos especificar su número de carné de identidad cuando firmen una iniciativa ciudadana. Eso ahuyentará a la gente. Algunos temerán que se trate de un fraude de identidad. Algunos países no van a solicitar el número de carné de identidad. Esto creará una desigualdad en la ley dentro de la UE. La cuestión que compete principalmente la Comisión Europea en este momento será cómo lo recibirán los ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Ernst Strasser (PPE), por escrito. (DE) La votación de hoy sobre la iniciativa ciudadana europea ha establecido un nuevo elemento de democracia directa casi exactamente un año después de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa. Acepté mi mandato en el Parlamento Europeo con el propósito de presentar las preocupaciones del pueblo austriaco en Bruselas. Estoy comprometido con este principio y, por lo tanto, para mí resulta esencial que estas preocupaciones sean escuchadas a nivel europeo. La iniciativa ciudadana europea podría considerarse como una oportunidad de involucrar más a los ciudadanos en la toma de decisiones de la UE. Los ciudadanos de la UE gozan ahora, por primera vez, de la posibilidad de presentar iniciativas legislativas a la Comisión y, por consiguiente, de influir activamente en las políticas comunitarias.

Después de largas negociaciones, puede considerarse un triunfo que la barrera de la admisibilidad haya bajado del nivel de 300 000 firmas y que el número de Estados miembros se haya reducido a una cuarta parte. Una característica especial de Austria es que los jóvenes pueden participar en las iniciativas ciudadanas desde la edad de 16 años. Esto demuestra una vez más que es importante que Austria incluya a gente joven en el proyecto de la UE, porque ellos son, en última instancia, quienes impulsarán el espíritu europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La iniciativa ciudadana europea (ICE) es un instrumento de participación pública que pretende responder al déficit democrático y, como tal, reducir la distancia que los ciudadanos europeos sienten que les separa de las Instituciones europeas. La institucionalización de esta iniciativa, consagrada en el Tratado de Lisboa, permite a los ciudadanos europeos invitar a la Comisión Europea, indirectamente, a presentar ciertas medidas legislativas, siempre que entren en el ámbito de sus competencias.

El presente informe, presentado por el Parlamento Europeo, define los criterios para la aplicación de este derecho de iniciativa europeo, con el propósito de lograr que sean más sencillos, más accesibles, ágiles, transparentes y uniformes en todos los Estados miembros. La creación de un verdadero espacio público europeo será posible gracias a esta iniciativa, pues impulsará el diálogo civil y la participación de la sociedad civil. Considero que todas las iniciativas encaminadas a acortar las distancias entre los ciudadanos y el proyecto europeo deberían reforzarse, aplicarse y llevarse plenamente a cabo.

 
  
MPphoto
 
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D), por escrito. – (RO) He votado a favor del informe sobre la iniciativa ciudadana. Las nuevas disposiciones introducidas por el Tratado de Lisboa sirven de impulso a la democracia participativa y constituyen un paso importante para el fomento de un espíritu cívico. Un cuarenta y dos por ciento de los ciudadanos europeos confían en las Instituciones de la UE. Una de las causas podría ser que los ciudadanos europeos conocen poco las iniciativas y las políticas que están dirigidas a ellos. Por eso precisamente la iniciativa ciudadana no solo ofrece a los ciudadanos europeos la oportunidad de participar directamente en el proceso de toma de decisiones, sino que también les otorga el poder de contribuir a la elaboración de la agenda europea. La iniciativa ciudadana ayudará, por lo tanto, a llevar ante el legislativo europeo las principales preocupaciones y peticiones de los ciudadanos. No se trata de un concepto nuevo. En 2007, propusimos recoger 1 millón de firmas con el propósito de pedir a la Comisión que presentara una directiva para la integración de las personas discapacitadas en la sociedad.

En aquel momento, solamente se recabaron alrededor de 700 000 firmas, pero las propuestas legislativas se presentaron ante la Comisión Europea. Como consecuencia, con vistas a cumplir nuestro compromiso con los ciudadanos, será fundamental que nos aseguremos de que estas peticiones presentadas por medio de la iniciativa ciudadana se transformen en actos legislativos que ayuden a mejorar la situación de estos ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Vaughan (S&D), por escrito. Acojo favorablemente el presente informe como forma de incentivar el compromiso de los ciudadanos en Europa, permitiéndoles proponer una legislación que podría incidir en sus vidas cotidianas. Los ciudadanos podrán hacer saber a la Unión Europea lo que piensan de su trabajo. Con un millón de firmas que deben proceder de al menos una cuarta parte de todos los Estados de la UE, esta iniciativa deposita nuevamente parte del poder en manos de los ciudadanos. El procedimiento ha sido simplificado por el Parlamento a fin de asegurar que su utilización sea sencilla y maximizar la participación de los ciudadanos en la iniciativa. Una vez que todas las firmas hayan quedado verificadas, la Comisión decidirá en un plazo de tres meses si es posible proponer una nueva ley, y hará públicas sus razones.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Záborská (PPE), por escrito. (SK) A menudo se hace referencia en este Parlamento a los ciudadanos de la Unión Europea, cuyos intereses representamos. De forma simultánea, esos mismos ciudadanos han considerado durante mucho tiempo que, no solo este Parlamento, sino todas las Instituciones europeas, han sido demasiado distantes e insensibles con sus problemas.

La iniciativa ciudadana europea puede cambiar esto. Permitirá a los ciudadanos manifestar directamente: queremos esto, no queremos eso y esto debe cambiar.

También queremos hablar sobre la integración europea. ¿Qué es lo que une a personas de diferentes países, sin embargo, más allá de la necesidad de una perspectiva común, para formular una propuesta común y buscar el apoyo de personas que hablan varios idiomas distintos? La implementación de la iniciativa ciudadana significará en la práctica que los ciudadanos de los diversos Estados miembros se manifestarán con una sola voz acerca de las materias que resulten de importancia para ellos. Una iniciativa común y un interés común constituirán el terreno de cultivo para el crecimiento de una verdadera identidad europea.

Creo firmemente que en un futuro próximo comenzará a formarse este sentido práctico de europeismo. Considero que, en contraste con las frases que aparecen en los folletos de las Instituciones europeas, será vibrante y fiable, porque el propio ciudadano será la fuente de la nueva identidad europea y del nuevo europeismo.

Recibo con satisfacción, pues, el proyecto de Reglamento presentado, y estoy dispuesta a hacer todo lo que haga falta para velar por que la voz del ciudadano no solo sea escuchada, sino también respetada.

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0688/2010

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. – (PT) Creo que el Programa de Trabajo de la Comisión para 2011 es ambicioso porque tiene como objetivo principal la recuperación económica europea a través de las prioridades políticas de la Estrategia UE 2020 y del marco financiero plurianual de 2011, con sus nuevas medidas de financiación y de gastos y con una nueva decisión sobre «recursos propios», lo que manifiesta una preocupación por el hecho de que la financiación condicionada pueda agravar la situación de las economías nacionales más débiles y por el hecho de que no tenga el efecto deseado de la Estrategia UE 2020, que es el de relanzar la economía. Considero que los Fondos Estructurales resultan esenciales para la recuperación económica y la competitividad de las regiones europeas, porque en tiempo de crisis, la condicionalidad, añadida a medidas de austeridad, puede repercutir aún más negativamente en el desarrollo interno de la UE. Es necesario hacer hincapié en la reforma de las políticas comunes de agricultura y pesca y en la política de cohesión, siendo siempre necesario tener en cuenta los diferentes puntos de partida de diferentes regiones, lo que incluye medidas adaptadas a las diferentes realidades. Las PYME deberían desempeñar un papel prominente, y hay que aplaudir el enfoque relativo a la internacionalización de las PYME en el seno de las relaciones comerciales mundiales y los esfuerzos hacia su modernización y competitividad previstos en las prioridades del Programa de Trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. Quisiera atraer su atención sobre ciertas cuestiones de importancia que no figuran en el Programa de Trabajo de la Comisión para el año que viene. Se trata de cuestiones relacionadas con los derechos humanos. ¿Tiene la Comisión intención de emprender alguna acción o legislación específica en el ámbito de los derechos humanos durante el próximo año?

Hemos escuchado que la Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, la Baronesa Ashton, pretende prestar una especial atención a los derechos humanos durante su periodo de mandato. Sin embargo, hasta el momento, sus acciones y declaraciones han reflejado una atención muy escasa hacia los derechos humanos. El Servicio de Acción Exterior también se creó con el propósito de reforzar la acción de la UE en el ámbito de los derechos humanos, pero ahora que no hay presupuesto comunitario para 2011, el SEAE no podrá llevar a cabo plenamente sus objetivos a partir del 1 de enero de 2011.

¿Puede usted, señor Presidente, contarnos cuál es su plan B y cómo pretende reforzar la credibilidad de la UE en lo que respecta a la defensa y promoción de los derechos humanos en el mundo?

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) Se ha solicitado al Parlamento que exprese su opinión acerca de la declaración de la Comisión sobre el Programa de Trabajo de la Comisión para 2011. He votado a favor de la presente Resolución, que llama la atención sobre la necesidad de una adecuada colaboración entre la Comisión y el Parlamento y sobre el papel de la Comisión como guardián de los Tratados y del interés general de la UE. La Resolución también pone especial énfasis en los objetivos en materia de crecimiento y empleo de «Europa 2020» y celebra el «semestre europeo», cuyo objetivo reside en lograr una gestión más eficaz de las finanzas públicas. Este crecimiento debe ser inteligente (debe promover la tecnología digital, la investigación y el desarrollo, y la educación); sostenible (con un objetivo de mejora de la eficiencia energética de un 20 %) e inclusivo (luchando contra la discriminación entre trabajadores y mejorando las relaciones laborales). La Comisión deberá profundizar en el mercado interior, el espacio de libertad, seguridad y justicia y en su política exterior, que todavía está dando sus primeros pasos.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución común del Parlamento Europeo porque debate y evalúa las prioridades para las actividades de la Comisión Europea en 2011, así como los desafíos futuros. En la última sesión intermedia del Parlamento Europeo en Estrasburgo, el Presidente Barroso presentó el Programa de Trabajo de la Comisión para el año próximo y, por lo tanto, el Parlamento Europeo considera muy importante establecer un diálogo con la Comisión y prestar una atención especial a los objetivos estratégicos fundamentales de la UE. Además, el Parlamento insta a la Comisión a garantizar un calendario realista y más claro en lo que concierne a la presentación de las principales propuestas, que debe ser eficaz, adaptarse a la realidad y aplicarse mejor que en el pasado. Quisiera llamar su atención sobre el hecho de que, aunque la Comisión ha planificado crear nuevos puestos de trabajo e implementar los objetivos de la Estrategia Europa 2020 tan pronto como sea posible, en el ámbito del empleo y de los asuntos sociales no existen propuestas específicas relativas a la creación de nuevos puestos de trabajo de calidad en el programa de la Comisión para el año que viene. La comisión propone de nuevo las mismas iniciativas legislativas relativas al desplazamiento de los trabajadores y a los tiempos de trabajo que propuso el año pasado, y promete mejorar los derechos de los trabajadores inmigrantes en toda la Unión Europea. Una recuperación económica completa exige una estrategia europea común orientada al crecimiento sostenible y la creación de empleo, respaldada por las competencias y los recursos necesarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. – (PT) Teniendo presente el hecho de que la actual crisis en la que Europa se encuentra inmersa sigue afectando a las economías de los Estados miembros, es preciso realizar ajustes de gran calado con urgencia, tanto a nivel nacional como a nivel de la propia Unión. Consciente de la importancia fundamental que tendrá 2011 para el éxito del futuro de la Unión, y del reto que supone para la Comisión Europea y para el conjunto de la Unión en general, he votado a favor del presente proyecto de Resolución. Quisiera igualmente poner de relieve el conjunto de propuestas que revelan la intención de explorar el potencial de crecimiento del mercado único. Considero que maximizar el potencial del mercado único a través de una mayor integración de los mercados y del refuerzo de la confianza de las empresas y los consumidores europeo, podría contribuir al apalancamiento de la economía europea. Sin embargo, creo que la Comisión podría haber ido más lejos en esta materia, con la presentación de propuestas más ambiciosas y concretas para abordar las necesidades de aquellos que operan en el mercado.

 
  
MPphoto
 
 

  Luigi Ciriaco De Mita (PPE), por escrito. (IT) El Programa de Trabajo de la Comisión para 2011 necesita aumentar el espíritu de la Unión Europea y mostrar más coraje a la hora de hacer frente a los principales problemas políticos e institucionales de la UE, especialmente a la luz de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y de conformidad con esto. Las materias a abordar incluyen: 1. Una mayor respeto por el papel del Parlamento Europeo en la formulación de propuestas, teniendo debidamente en cuenta las posiciones que asuma en sus opiniones y propuestas de iniciativas; 2. Una cooperación más estrecha y equilibrada a nivel interinstitucional en lo relativo al presupuesto y a las perspectivas financieras; 3. Un mayor coraje en la formulación de propuestas para el uso eficiente de los recursos de la UE que posibilite la consecución de objetivos obligatorios y puntos de referencia concretos; 4. Una gobernanza comunitaria eficaz e incisiva de la economía y las finanzas, así como una participación financiera de los empleados en el éxito de las compañías que permita un desarrollo económico y social más generalizado, equilibrado e inclusivo. A pesar de que el Programa de Trabajo de la Comisión para 2011 solamente cubre algunos puntos de los enumerados, todavía considero necesario respaldarlo.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de la Resolución relativa al Programa de Trabajo de la Comisión para 2011, el primero que se adopta en el marco del nuevo periodo de programación y que debería profundizar el diálogo establecido entre el Parlamento y la Comisión a fin de mejorar el vínculo entre las prioridades políticas y el presupuesto a escala de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) La Comisión ha presentado un ambicioso Programa de Trabajo de la Comisión para 2011 que contiene los siguiente puntos fundamentales: (i) crecimiento integrador; (ii) crecimiento sostenible y (iii) regulación financiera. Con respecto al crecimiento integrador, donde la Comisión hace hincapié en la sostenibilidad de los regímenes de seguridad social y la lucha contra la pobreza, estoy a favor de la necesidad de alcanzar un equilibrio perfecto entre austeridad y apoyo social, y de determinar qué dirección deberían tomar las reformas de los sistemas de seguridad social.

Con respecto al tema del crecimiento sostenible, es importante entender cómo se logrará el equilibrio entre la protección medioambiental necesaria y las futuras reformas de la política agrícola común (PAC) y la política pesquera común (PPC). Finalmente, con relación a la regulación financiera y al refuerzo de la gobernanza económica, deberían concederse una prioridad máxima a todos los pasos encaminados a hacer que el sistema bancario europeo sea más robusto y resistente a los escenarios de crisis y a fortalecer las políticas presupuestarias de los Estados miembros y su coordinación económica, ya que el principal reto para 2011 será salir de la crisis y sentar los cimientos para una política de crecimiento.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) He votado en contra del proyecto de Resolución sobre el Programa de Trabajo de la Comisión Europea para 2011 porque, en las cuestiones de fondo, apoya sus propias posiciones e ignora la verdadera necesidad de una ruptura con las políticas neoliberales, militaristas y antisociales que favorece la Comisión Europea.

Aunque la Comisión Europea ha sido criticada por no haber proporcionado las respuestas que el Parlamento pretendía, en realidad sí que lo hace cuando se felicita por la prioridad concedida a la reforma económica, dando prioridad a la sostenibilidad del presupuesto y relegando la sostenibilidad social a un segundo plano, así como cuando insiste en favorecer la profundización del mercado único, o cuando insiste en concluir la Ronda de Doha lo más rápidamente posible, con sus respectivos acuerdos de libre comercio.

Así pues, lo que la mayoría en el Parlamento pretende es continuar con la misma política, que consiste en promover los mencionados planes de austeridad en los diversos Estados miembros, independientemente del aumento del desempleo, la pobreza, la desigualdad, la asimetría y la recesión económica que causarán estos planes de austeridad, mientras que las agrupaciones económicas y financieras siguen acumulando aún mayores beneficios. Por todas estas razones, nos vemos obligados a votar en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Pat the Cope Gallagher (ALDE), por escrito. (GA) En 2011, la Comisión Europea publicará propuestas de modificación de la política agrícola común y la política pesquera común. Estas dos iniciativas resultan sumamente importantes para los agricultores y los pescadores de Irlanda.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. − (DE) En 2011, la Comisión presentará su propuesta para el Marco Financiero Plurianual para el periodo de 2013 a 2020. Para mí resulta obvio que el ámbito de la agricultura y el desarrollo rural debe mantener el mismo nivel de financiación que ahora y que es preciso garantizar la soberanía alimentaria de los ciudadanos de Europa. La producción de alimentos y la reactivación de zonas rurales como espacios económicos y zonas recreativas de fácil acceso desde las ciudades debe continuar siendo en el futuro una de las prioridades más importantes de Europa. El compromiso de la Comisión con el crecimiento sostenible e integrador tiene en cuenta los objetivos en materia de medio ambiente y clima para 2020 y requiere inversión en tecnologías verdes, lo que generará puestos de trabajo a cambio.

Acojo con satisfacción la petición del Parlamento de un nuevo marco financiero plurianual para el periodo posterior a 2013, que tenga en consideración la ampliación de las competencias de la UE. Los planes para la política comercial son de gran importancia. La Comisión está obligada a llevar a buen término las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio. Debemos adoptar un enfoque sumamente crítico sobre todo en las negociaciones Mercosur que tendrán su continuación el próximo año.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Mann (PPE), por escrito. (DE) Acabo de votar a favor del Programa de Trabajo de la Comisión para 2011, pero con reservas. Ya no incluye la Comunicación prometida de la Dirección General de Empresa e Industria (DG Empresa) acerca de las responsabilidad social de las empresas (RSE). En su lugar, la Dirección General de Mercado Interior y Servicios (DG MARKT) ha puesto en marcha una consulta en línea para la divulgación de información no financiera por parte de las compañías. Esto resulta alarmante y sugiere un posible cambio de políticas. El DG MARKT ya no plantea la cuestión de si es necesaria la regulación de la UE en el ámbito de la RSE, sino que se plantea cómo debería estructurarse. El DG Empresa ha llevado a cabo varios talleres de transparencia que han dejado claro que casi todos los empresarios y sindicatos rechazan firmemente una RSE obligatoria. Desde 2006, la DG Empresa ha poseído el control general, puesto que las iniciativas de RSE representan contribuciones a una sociedad sostenible realizadas por compañías como parte de sus actividades empresariales. Representan el resultado del compromiso empresarial y se basan en una iniciativa y responsabilidad individual. Existe un consenso sobre este concepto de base que se ha venido desarrollando a lo largo de una serie de años en diversos foros de participación de las múltiples partes interesadas.

La DG Empresa posee los conocimientos institucionales necesarios para ejercer el control sobre estos procesos. Pido a la Comisión que deje la responsabilidad de gestionar y estructurar la RSE a la DG Empresa. Me sigo oponiendo a la idea de un informe de RSE de carácter obligatorio, puesto que generará más burocracia y desalentará a las compañías de contraer compromisos voluntarios adicionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Arlene McCarthy (S&D), por escrito. La crisis financiera ha afectado gravemente a la economías de todos los Estados miembros de Europa. Por medio de la presente Resolución, pedimos una respuesta firme y determinada de la Comisión Europea que impulse el crecimiento y garantice una recuperación sólida y duradera que beneficie a todos los ciudadanos europeos. Respaldamos la petición de una revisión del sistema de recursos propios a fin de crear un sistema justo, claro, transparente y neutral en lo que respecta a la carga fiscal, celebramos que se tomen en consideración opciones que reducirían el coste la UE para sus ciudadanos, como por ejemplo, corregir la imposición insuficiente que se aplica actualmente al sector financiero.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) El nuevo Programa de Trabajo de la Comisión para 2011 se basa en tres puntos: (i) crecimiento integrador; (ii) crecimiento sostenible y (iii) regulación financiera. Es necesario, por tanto, que trabajemos para conseguir la sostenibilidad de los regímenes de seguridad social para la lucha contra la pobreza, al tiempo que logramos un crecimiento económico que también se ocupe de la protección del medio ambiente, el refuerzo de la gobernanza económica, un sistema bancario europeo más fuerte y resistente a futuros escenarios de crisis y el refuerzo de las políticas presupuestarias de los Estados miembros, puesto que el reto principal para 2011 es salir de la crisis y reanudar una política de crecimiento.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito Enhorabuena. Por fin alguien ha prestado atención a la diferencia entre la Comisión Europea y los dioses. Es hora de cambiar la palabrería insustancial por trabajo de verdad. La Comisión Europea no debería ignorar las preguntas de los diputados al Parlamento Europeo; su deber reside en cumplir las decisiones del Parlamento Europeo. Parece que algunos Comisarios se han olvidado de eso. Y si no, ¿qué es lo que ocurrió con la Resolución sobre el exhaustivo informe de seguimiento adoptado por el Parlamento el 11 de marzo de 2004, que planteaba el tema de los extranjeros en Letonia? Simplemente desapareció del orden del día. ¿Quién era el responsable? ¿Qué sueldo se ha recortado? ¿Quién ha recibido la reprimenda? Nadie. ¡Larga vida al Consejo Europeo!

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito.(PT) He votado a favor de la Resolución relativa al Programa de Trabajo de la Comisión Europea para 2011 porque estoy de acuerdo con sus principales objetivos. Es un hecho que la prioridad principal para 2011 debería consistir en impulsar la recuperación económica. Dentro del Programa de Trabajo de la Comisión quisiera destacar muy positivamente el refuerzo de la gobernanza económica y la conclusión de la reforma del sector financiero, a través de medidas que favorecen el regreso del crecimiento para la creación de empleos. Un crecimiento eficaz, sostenible e integrador de la economía resulta fundamental para restaurar la confianza y el optimismo en la UE. La inversiones en investigación y desarrollo, seguridad energética y políticas laborales horizontales que permitan favorecer la verdadera circulación de trabajadores, constituyen, por tanto, los pilares fundamentales de un programa de trabajo orientado hacia el crecimiento. También debe hacerse hincapié en el objetivo de la construcción de un espacio de libertad, seguridad y justicia.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – (RO) El Programa de Trabajo de la Comisión para 2011 no refleja adecuadamente los importantes acontecimientos que han venido afectando a Europa desde 2008, ni tampoco refleja las esperanzas y expectativas de los ciudadanos. Resulta lamentable que el presente programa no se centre más en la pérdida de los 7 millones de puestos de trabajo que ha provocado la crisis financiera, lo que prácticamente asegura una tónica de desempleo en los años venideros. Este aspecto constituye uno de los retos fundamentales a los que se enfrenta la UE en 2011. La Comisión deberá, por tanto, encontrar la manera de que sus iniciativas y propuestas creen suficientes puestos de trabajo dignos para los ciudadanos de a pie. La Comisión debe escuchar las opiniones de los interlocutores sociales en el ámbito de las pensiones y garantizar que el futuro Libro Blanco de la Comisión refleje las expectativas de las partes interesadas, lo que incluye el refuerzo del primer pilar, que es el pilar público.

Acojo favorablemente la reforma del portal de asesoramiento e información laboral, EURES, orientado a trabajadores jóvenes, para mejorar su accesibilidad. Sin embargo, lamento que esta propuesta se haya postergado a 2012, cuando los jóvenes la necesitan ahora. El Programa de la Comisión no hace referencia a la cuestión del género. Como resultado, es necesaria una Directiva europea que reduzca la brecha salarial del 17,4 % existente entre hombres y mujeres, además de una directiva que erradique la violencia contra las mujeres.

 
  
MPphoto
 
 

  Britta Reimers (ALDE), por escrito. − (DE) Dado que la lista de votación se ha modificado con escasa antelación, no he tenido tiempo de comprobar los contenidos y decantarme en un sentido u otro.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. El Grupo Verts/ALE ha apoyado la propuesta de Resolución común, así como muchas de las enmiendas sugeridas. Me alegra que no se haya modificado la referencia en la que el Parlamento Europeo insta enérgicamente a la Comisión a presentar propuestas audaces e innovadoras para una revisión sustancial del sistema de recursos propios.

 
  
MPphoto
 
 

  Joanna Senyszyn (S&D), por escrito.(PL) He respaldado la adopción de la Resolución sobre al Programa de Trabajo de la Comisión para 2011. En una intervención previa he planteado la necesidad de preparar un proyecto de directiva sobre la violencia contra la mujer, una transposición rápida y eficaz del Programa de Estocolmo y la inclusión del deporte en el presupuesto del año que viene. Resulta esencial, asimismo, renovar el trabajo realizado sobre la directiva de no discriminación. Apelo a la Comisión y a los Estados miembros para que den pasos decisivos en esta dirección en 2011.

Mientras los ciudadanos de la UE aguardan con impaciencia esta Directiva, algunos Estados miembros siguen cuestionando la validez de su adopción. Resulta difícil comprender la falta de concienciación en cuanto a la necesidad de disponer de una ley contra la discriminación que proteja la igualdad de trato de todas las personas y no solamente de grupos sociales selectos. No me convencen los argumentos financieros que ponen de relieve los costes de la introducción de la Directiva en relación con las personas discapacitadas. Incluso durante una crisis, Europa debe seguir tratando a sus ciudadanos de forma equitativa.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La Comisión ha presentado su Programa de Trabajo para 2011 en un momento particularmente delicado para la Unión Europea. La recuperación de la crisis económica aún no está completamente establecida, lo que significa que el programa para el año próximo debe seguir centrado en una dinámica de recuperación de la economía europea. El año 2011 debería ser el año en que la Estrategia UE 2020 se integre en los procedimientos europeos, con vistas a promover los objetivos de un crecimiento inteligente, sostenible e integrado.

Reitero la importancia de restablecer un crecimiento generador de empleo, acelerando el programa de reformas UE 2020. En este contexto, quisiera destacar el papel de las siguientes iniciativas emblemáticas: Unión por la Innovación, Agenda Digital, Nuevas Cualificaciones y Empleos y Plataforma contra la Pobreza. Considero esencial garantizar una reforma estructural a fin de mejorar la competitividad europea y de acelerar el crecimiento económico, concretamente mediante una política de cohesión que promueva la inversión en la economía real. Cualquier política de cohesión futura debería asimismo asegurar que el nuevo marco financiero plurianual esté dirigido a la consecución de los objetivos de la Estrategia UE 2020 y de las políticas europeas en el ámbito de Lisboa. El Parlamento Europeo deberá participar activamente en esto, y resulta fundamental que la Comisión presente con urgencia un modelo de cooperación interinstitucional a tal efecto.

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0693/2010

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución porque la UE y la Unión Africana (UA) deben abordar de forma conjunta las cuestiones fundamentales de interés común a fin de implementar con éxito la colaboración entre África y la UE, que se basa en el interés mutuo por aprovechar sus potenciales combinados. Para que se produzca una cooperación más estrecha, es preciso garantizar la gobernanza democrática y los derechos humanos, pero por desgracia, D. Robert Mugabe fue invitado y participó activamente en la tercera Cumbre UE-África. Por tanto, pido a todos los actores que adopten una postura más firme en el futuro con el fin de enviar un mensaje inequívoco que trasmita que la UE cree firmemente en el Estado de derecho y la democracia.

También es importante que todos los Estados miembros de la Unión Africana ratifiquen la Carta de la Unión Africana sobre Democracia, Elecciones y Gobernanza y que apoyen plenamente el Tribunal Penal Internacional. Esto salvaguardaría los principios de democracia, el Estado de derecho y el respecto por los derechos humanos y, al mismo tiempo, brindaría oportunidades para una cooperación eficaz en materia económica, social, cultural y otros ámbitos.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) Desde la Cumbre África-UE de El Cairo en el 2000, la Unión Europea ha lanzado una política exterior de alcance extremadamente importante en África. En 2005, la UE lanzó su estrategia para África. Dos años después, el punto de vista fue distinto y esta vez, el Cumbre UE-África de Lisboa concluyó con la creación de una colaboración estratégica con África. La tercera Cumbre África-UE acaba de terminar recientemente. No ha sido un completo éxito: por ejemplo, no recibimos favorablemente la presencia del dictador, Robert Mugabi, y, por el contrario, habría recibido con satisfacción la presencia de Sudán. He votado a favor de la Resolución del Parlamento Europeo sobre el futuro de la asociación. El nuevo Plan de acción se basa en ocho nuevos temas de máxima importancia: 1- la paz y la seguridad; 2- la gobernanza democrática y los derechos humanos; 3- el comercio, la integración regional y las infraestructuras; 4- los objetivos de desarrollo del milenio; 5- la energía; 6- el cambio climático; 8- la inmigración, la movilidad y el empleo; 8- la ciencia, la sociedad de información y el espacio.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución. Es necesario ahondar en la asociación estratégica entre África y la Unión Europea, a fin de hacer frente juntos a los desafíos comunes, promover el crecimiento económico sostenible y desarrollar la cooperación en los ámbitos de la energía, el comercio y el cambio climático. En lo que concierne a la cooperación al desarrollo, es preciso conceder un apoyo significativo a la lucha contra la pobreza y la protección de los derechos humanos, incluidos los derechos económicos y medioambientales, y es preciso abordar los retos de la paz y la seguridad en el continente africano. Acojo favorablemente el programa de cooperación África-UE en el ámbito de las energías renovables y los compromisos contraídos para dotar a los africanos de acceso a servicios de energía sostenibles y modernos, a fin de aumentar la utilización de energía renovable en África en todos los sectores. La UE y África deberían aunar esfuerzos a fin de reducir las emisiones procedentes de la deforestación y de la degradación forestal y deberían adoptar medidas eficaces para combatir el cambio climático. Sería preciso proporcionar la financiación necesaria para implementar las acciones expuestas, garantizando una supervisión parlamentaria efectiva del uso de las ayudas financieras de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. – (PT) Me ha complacido votar a favor de la presente propuesta de resolución común sobre las conclusiones de la tercera Cumbre UE-África. En vista de la necesidad del continente africano de diversificar sus sociedades de inversión, concretamente con los países asiáticos y América Latina, el plan de acción estratégica UE-África resulta especialmente relevante en tanto en cuanto podría aportar valor añadido a la Unión para el Mediterráneo y al Acuerdo de Cotonú. Considero que la integración regional de los países africanos a través de la Unión Africana, y el comercio y las inversiones, asumirán en este contexto una importancia fundamental para la estabilidad política y económica, así como para el crecimiento sostenible en África. Confío, por tanto, en que los líderes comunitarios y africanos no solo hagan honor al acuerdo de Trípoli, sino que también reconozcan que su asociación estratégica, entre otras cosas, constituye un valioso instrumento para fomentar el comercio intrarregional africano. Comparto, asimismo, la convicción del Presidente Barroso de que la energía renovable resulta vital para el desarrollo económico y social de África, y respaldo su llamamiento para una revolución de la energía verde en África.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito (PT) He votado a favor de la Resolución relativa al futuro de la Asociación estratégica UE-África durante el periodo previo a la tercera Cumbre África-UE porque considero que debería continuar reforzándose la asociación establecida entre ambos continentes hace tres años, durante la Presidencia portuguesa de la UE, de modo que juntos podamos hacer frente a los desafíos comunes y podamos promover.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Fue en Lisboa, en diciembre de 2007, donde se celebró la primera Cumbre UE-África, sentando las bases de un diálogo permanente entre Europa y el continente africano, al que nos unen lazos históricos, culturales, económicos y comerciales sumamente importantes, e iniciando un camino de cooperación que llevó a los líderes europeos y africanos hasta Trípoli tres años más tarde.

Considero que una asociación duradera y saludable UE-África resulta fundamental para el desarrollo y el progreso y por eso considero plenamente justificada la inversión que ambas partes han realizado para profundizar en sus relaciones. Vivimos unos tiempos en los que las políticas de cooperación tradicionales, llevadas a cabo a través de mera ayuda humanitaria, ya no responden a las necesidades de los países en desarrollo, especialmente en el continente africano.

Así pues, considero que el futuro de la cooperación pasará, de manera definitiva, por la creación de relaciones comerciales y asociaciones económicas, así como por un intercambio eficaz en los terrenos de la investigación, la innovación y la educación, ámbitos que debe reforzar la cooperación UE-África.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. – (PT) La tercera Cumbre UE-África se celebró en Trípoli entre los días 29 y 30 de noviembre de 2010. Lamento que la Estrategia Conjunta UE-África no fuera capaz de establecer una nueva relación estratégica.

Reitero mi esperanza de alcanzar un acuerdo fructífero en la próxima Cumbre y de lograr objetivos sostenibles para ambas partes, con el propósito de combatir la pobreza y garantizar un sustento y unos ingresos dignos, así como de defender los derechos humanos básicos, incluidos los derechos sociales, económicos y medioambientales, en África.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Los desafíos de los países africanos son inmensos en el contexto de una grave crisis económica de la economía mundial. La crisis, presentada como financiera, ha dejado finalmente expuestos los límites del crecimiento sostenible, tal y como son entendidos por el capitalismo, concretamente en lo que respecta a la disponibilidad de tierra fértil para la producción de alimentos y otras materias primas orgánicas, de reservas geológicas para la extracción de materias primas minerales y de energía para hacer funcionar las industrias.

Esta situación está acelerando la carrera por África, un continente inmensamente rico en recursos naturales. El objetivo es dominar los mercados y los recursos naturales. La política de la UE hacia África debería entenderse en este contexto; en el contexto de un chantaje para firmar los denominados acuerdos de asociación económica; del fomento de la secesión del sur de Sudán; del apoyo y la financiación para la Arquitectura de Paz y Seguridad de África procurando posicionar sus ejércitos para reprimir a la población, para servir a los intereses de la UE y a sus asociaciones económicas y financieras. Se trata solamente de algunos ejemplos.

La presente Resolución trata, pues, sobre neocolonialismo. Es preciso soltar los lazos que mantienen a los países de esta región subyugados a los intereses extranjeros a su pueblo, crear una auténtica cooperación y ayudarles a consolidar su independencia y soberanía con vistas a su propio desarrollo y progreso económico y social.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) Han transcurrido ahora tres años desde la Cumbre África-UE que inició un deseado diálogo entre Europa y el continente africano. Esta asociación resulta fundamental para el desarrollo y el progreso, y es importante que ambas partes se esfuercen por fortalecer sus relaciones. Las asociaciones no solamente deberían estar relacionadas con ayudas comunitarias; también deberían establecerse relaciones comerciales y asociaciones económicas, con intercambios de experiencias en los ámbitos de la investigación, la innovación y la educación, que refuercen de este modo las relaciones futuras.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito. (FR) La Asociación estratégica UE-África es la única herramienta de relaciones intercontinentales de la Unión Europea. Marca una evolución en la relación entre la UE y África: se están convirtiendo en verdaderos socios, tratando entre ellos en igualdad de condiciones y abarcando con su diálogo una amplia variedad de temas de mutuo interés. Ya ha dejado de tratarse de una relación entre donantes y receptores. Se trata de una relación estratégicamente importante y es necesario revitalizarla y reforzarla a fin de hacer frente, tanto en Europea como en África, a los desafíos que nos aguardan. Me refiero a la implementación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la crisis alimentaria, la crisis económica y financiera, el cambio climático, etc. El tema de la Cumbre de Trípoli: «Inversión, crecimiento económico y creación de empleo», constituye un recordatorio de que la paz y la seguridad, la gobernanza económica y política y el respeto por los derechos humanos son condiciones indispensables para el desarrollo. La seguridad jurídica y judicial de la inversión privada es una de las claves para el desarrollo económico y social. No existe desarrollo social, humano ni económico sin prosperidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. Este futuro no es nada halagüeño, especialmente ahora, en vísperas de la Cumbre África-UE. La mejor manera de garantizarlo reside en la financiación de programas de educación pública. Las personas que puedan acceder a una educación secundaria preferirán vivir en sus países antes que mendigar en Europa. Debemos apoyar a los gobiernos que centran sus esfuerzos en hacer que estos países resulten atractivos para sus propios ciudadanos. He votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) Es importante que la UE participe muy estrechamente con los Estados africanos y que aborde los retos actuales y futuros por medio de una estrategia común. Estos retos incluyen, en particular, traer la democracia a África, mejorar las condiciones de vida de la población y también la explotación sostenible de las materias primas, que ofrece beneficios para ambas partes. Otro problema que debe resolverse es la corrupción. Impide que un desarrollo de muchos Estados africanos que podría mejorar el bienestar de sus ciudadanos. Desgraciadamente, como resultado de la corrupción siguen desapareciendo millones de euros de ayuda procedentes de la UE. Este dinero podría utilizarse de forma constructiva para el beneficio directo de los ciudadanos. Debemos aplicar el principio de ayudar a las personas a ayudarse a sí mismas. Lamentablemente, la Resolución no toma esto en cuenta y simplemente prevé la continuación de las prácticas existentes.

La pobreza constituye una de las razones principales por las que las personas emigran de África y vienen a Europa. En lugar de cuestionar la práctica europea de subvenciones a la exportación, que tienen un impacto masivo en la capacidad de supervivencia de algunos Estados africanos, seguimos pronunciando palabras vacías. Se están pasando por alto las consecuencias negativas de la inmigración y por eso me veo obligado a votar en contra de la presente Resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito(PT) Las relaciones Unión Europea/África resultan claramente fundamentales. Estoy complacida con la adopción del Plan de acción estratégica 2010-2013 y con las asociaciones establecidas. Entre ellas destacaría la relacionada con la paz y la seguridad, así como los esfuerzos de la UE por proporcionar una financiación previsible y sostenible para las operaciones africanas de apoyo a la paz, y la necesidad de crear una autonomía local, capacidad de recuperación y determinación de proteger a los civiles durante los conflictos armados. Quisiera también poner de relieve los esfuerzos dedicados a la cooperación en cuestiones de interés común como: una gobernanza democrática y derechos humanos; comercio integración regional e infraestructura, y los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En el ámbito de este último aspecto, se debería destacar la promesa de los países de la Unión Europea de renovar el compromiso de destinar un 0,7 % de su renta nacional bruta para ayudas al desarrollo en 2015. Este esfuerzo resulta crucial para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en especial con respecto a políticas específicas sobre salud materna, neonatal e infantil, sexo, educación, política agraria, desarrollo sostenible, acceso al agua y a la sanidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Crescenzio Rivellini (PPE), por escrito. (IT) Lamento la presencia del Presidente de Zimbabue, el señor Mugabe, en la cumbre celebrada en Trípoli el 30 de noviembre, y la ausencia de numerosos Jefes de Estado o de Gobierno europeos. También me doy cuenta de que la nueva Ley sobre «minerales de guerra» de Estados Unidos constituye un paso enorme para la lucha contra la explotación ilegal de los minerales en África.

Pido, por tanto, a la Comisión y al Consejo que presenten propuestas similares a fin de garantizar la trazabilidad de los minerales importados al mercado de la UE y pido a la Unión Africana que coopere en la explotación sostenible del sector de las materias primas.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Entre los puntos comunes acordados entre los distintos grupos, el nuestro entre ellos, se encuentran los siguientes: 1. Se congratula de la aprobación del Plan de acción estratégica 2010-2013 y de sus asociaciones, y espera que aporte valor añadido con respecto al Acuerdo de Cotonú y a la Unión para el Mediterráneo y que sea la expresión de un enfoque ambicioso de las relaciones intercontinentales; 2. Destaca que los principios fundacionales de la Estrategia Conjunta UE-África deben concebirse con miras a respaldar las necesidades sostenibles de los países en desarrollo con el fin de luchar contra la pobreza y garantizar una renta digna y unos medios de subsistencia dignos, así como el respeto de los derechos humanos fundamentales, incluidos los derechos sociales, económicos y ambientales; 3. Espera que se extraigan las lecciones pertinentes de las dificultades surgidas de la aplicación del primer Plan de acción para el periodo 2008-2010 y que se actúe en función de las intenciones expresadas con carácter de principio en la Declaración final de los Jefes de Estado o de Gobierno; 4. Señala con interés que podría procurarse que el sector privado y la sociedad civil, especialmente de África, contribuyan a la Estrategia de un modo mucho más efectivo que hasta ahora.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. (NL) Una ley norteamericana ha puesto freno a la explotación ilegal de los «minerales de la guerra». La Resolución conjunta sobre la futura Estrategia UE-África pide a la UE que haga lo mismo. Los minerales importados a la UE deben ser rastreables. En la actualidad, la explotación ilegal es, con demasiada frecuencia, causa de guerras civiles y conflictos en la región, cuando esta riqueza podría en realidad ser un motor para el desarrollo económico sostenible.

Emprender acciones en los ámbitos de la creación de capacidad, la buena gobernanza, el desarrollo de infraestructuras y las inversiones, resulta crucial. Una política caracterizada por la participación, que sea social y medioambientalmente responsable y que beneficie a la población resulta indispensable. La agricultura también representa un motor para el desarrollo. Por ese motivo necesitamos reforzar los sectores de la agricultura y de la pesca de un modo sostenible, especialmente en lo que respecta a los pequeños agricultores y pescadores.

Será preciso celebrar un debate a fondo en torno a las tierras y su propiedad. El Acuerdo de Cancún es fundamental para hacer frente a la pobreza en África, habida cuenta del enorme potencial de recursos naturales -sol, viento, ríos y mareas- que a menudo poseen en abundancia los países africanos. El texto de la Resolución no evita las cuestiones controvertidas y por eso lo he aprobado.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La tercera Cumbre África-UE que se celebró en la capital de Libia, Trípoli, pretendió reforzar el nivel de cooperación entre ambos continentes. Con respecto al tema del crecimiento, la inversión y la creación de empleo, esta cumbre subraya la necesidad de crear un crecimiento económico capaz de generar empleo, además de un desarrollo social sostenible.

La Estrategia África-UE se pondrá en práctica conforme al Plan de acción adoptado para el periodo 2010-2013, que se centra en ocho áreas prioritarias ya establecidas durante la Cumbre de Lisboa en 2007. En la declaración final de Trípoli se mencionaron todas las medidas concretas relativas a la empresa privada, la integración económica, la paz y la seguridad en el continente africano, el respeto por los derechos humanos y la implementación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En primer lugar y antes de nada, aplaudo la asociación entre ambos continentes, que ha demostrado ser un valor añadido para ambos socios, y la importancia de seguir impulsando la integración regional y global del continente africano. Sin embargo, considero que es importante que el Parlamento Europeo adquiera un papel más activo en esta asociación, y que se elabore un Plan de acción para el periodo 2010-2013.

 
  
  

Informe: Kinga Gál (A7-0344/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) La importancia de la protección y de la promoción de los derechos humanos y las libertades básicas se encuentra en el centro de los valores democráticos de la propia Unión Europea. Coincido en que las autoridades locales y regionales podrían desempeñar un papel primordial en la implementación de estos valores, y propongo un enfoque ascendente. La entrada en vigor del Tratado de Lisboa debería considerarse como un refuerzo del sistema de protección de derechos humanos a distintos niveles, incluyendo la Carta. Se impone reflexionar sobre la evolución de la protección de estos derechos tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, recordando que la Carta posee el mismo valor legal que los Tratados y que debe incorporarse en el derecho primario de la UE. Serán bienvenidas las nuevas obligaciones horizontales creadas por el Tratado de Lisboa, y deberán coordinarse mejor los esfuerzos entre Instituciones para su eficacia. Asimismo, debería recordarse que se ha creado una nueva cartera de «Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía» en el seno de la Comisión, y se esperan nuevas acciones por parte de la Comisión en el marco de este nuevo escenario. Se esperan resultados tangibles de esta nueva Comunicación de la Comisión: Estrategia para la aplicación efectiva de la Carta de los Derechos Fundamentales por la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) Durante mucho tiempo, la integración europea consistió simplemente en trabajar para la creación del mercado interior. Sin embargo, durante los últimos diez años, un deseo de emulación sin precedentes se ha apoderado de los legisladores de la UE. Al principio, había una división tácita automática del trabajo entre el Consejo de Europa, responsable de las cuestiones relativas a las libertades individuales, y el mercado único embrionario que era la Comunidad Europea. Sin embargo, no mucho antes, los tribunales nacionales de los Estados miembros tenían que tratar disputas que desafiaban el Derecho comunitario a causa de los derechos humanos. Pero pronto los tribunales nacionales de los Estados miembros han tenido que hacer frente a controversias relativas a la legislación comunitaria sobre la base de los derechos humanos. Por este motivo, tras un largo periodo de gestación, la Carta de los Derechos Fundamentales se adoptó en el año 2000 y entró en vigor el año pasado con el Tratado de Lisboa. Con la Carta, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas dispone de una base jurídica única para proteger los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos. Sin embargo, este nuevo sistema se encuentra solo en sus comienzos. Por eso he respaldado el presente texto, que recuerda a todos los partidos europeos afectados, incluidos los Estados miembros y las Instituciones, sus responsabilidades en virtud de la Carta y la necesidad de desarrollar una auténtica cultura y una colaboración eficaz en el tema de las libertades civiles.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del presente informe. La protección y promoción eficaz de los derechos humanos y las libertades individuales constituye el núcleo de la democracia y del Estado de derecho de la UE. Apoyo por tanto la obligación, reforzada por el Tratado de Lisboa, de velar por la protección de los derechos humanos fundamentales, la lucha contra la exclusión social y la discriminación y la promoción de la justicia y la protección social. Incluso si esto se lograra, es necesario asegurar la cooperación entre la Unión Europea y las instituciones nacionales, estableciendo un eficaz sistema de cooperación interinstitucional para vigilar la situación de los derechos humanos en la UE. La Comisión debería supervisar continuamente la aplicación de la legislación en el ámbito de la protección de los derechos humanos a nivel nacional y, en caso de deficiencias, debería proporcionar propuestas de medidas específicas. Sería de utilidad que se publicara anualmente un informe sobre la situación de los derechos fundamentales en la UE a fin de cerciorarse de que los ciudadanos estén debidamente informados acerca de la nueva arquitectura de derechos fundamentales. Además, las Instituciones de la UE deberían incrementar la cooperación con las organizaciones internacionales en el ámbito de la protección de los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) Estoy encantada de que hayamos conseguido algunos logros importantes en materia de derechos humanos desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, en primer lugar porque la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea ha pasado a ser jurídicamente vinculante y, en segundo lugar, porque la Unión Europea tiene la obligación de adherirse al Convenio Europeo de Derechos Humanos. He votado a favor del presente informe, porque en lo que respecta a la estrategia europea en materia de derechos del niño, es muy importante desarrollar medidas prácticas para combatir el abuso infantil, la explotación sexual y la pornografía infantil y promover un uso más seguro de Internet y eliminar el trabajo y la pobreza infantil. Otro reto apremiante es la lucha contra la trata de seres humanos, especialmente de mujeres y niños. A pesar de que se han adoptado numerosas leyes a escala nacional y comunitaria en esta materia, cada año se produce la trata de varios cientos de miles de personas en la UE o hacia la UE y, por lo tanto hay una urgente necesidad de aplicar la nueva Directiva de la Unión Europea propuesta sobre la lucha contra la trata de seres humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE), por escrito. (PT) La protección eficaz de los derechos fundamentales y el respeto de la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad y el Estado de derecho deberían ser un objetivo global de todas las políticas europeas y una condición esencial para la consolidación de un espacio europeo de libertad, seguridad y justicia. El año 2009-2010 ha revestido la mayor importancia en este sentido, con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, donde la Carta de los Derechos Fundamentales ha pasado a ser jurídicamente vinculante, transformando así los valores fundamentales en derechos concretos de aplicación directa por parte de los tribunales nacionales y europeos.

Es necesario garantizar que todas las nuevas propuestas legislativas sean conformes con la Carta y, con la misma lógica, que se verifiquen todos los instrumentos ya existentes. Es importante que se refuerce la cooperación y la coherencia entre los diversos órganos responsables, a nivel europeo y nacional, con el propósito de controlar y aplicar este nuevo marco general establecido por el Tratado de Lisboa, a fin de garantizar su eficaz aplicación. Confío igualmente en que la Comisión complete, tan pronto como sea posible, el proceso de adhesión de la UE al Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH), que proporcionará un mecanismo adicional para el respeto de los derechos humanos.

Me complace sobremanera que se haya colocado finalmente a los ciudadanos y la protección de sus derechos en el centro de la arquitectura de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. – (PT) He votado a favor del informe relativo a los derechos fundamentales en el seno de la Unión Europea (2009) – aplicación efectiva tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, porque considero necesario promover una cultura de derechos fundamentales en el seno de la Unión Europea y de los Estados miembros. La protección de los derechos fundamentales debería ser un objetivo de todas las políticas europeas, sobre todo en materia de política exterior, en aras de promover la paz, los derechos humanos y las libertades básicas.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La entrada en vigor del Tratado de Lisboa crea un nuevo paradigma en el ámbito de los derechos fundamentales en el seno de la Unión y hace que la Carta de los Derechos Fundamentales pase a ser jurídicamente vinculante. Es nuestra obligación posicionar a la Unión como una comunidad que protege los derechos fundamentales, tanto interna como externamente.

Aún se producen demasiados ataques a la libertad de expresión, como ya he alertado en diversas ocasiones, como en los casos recientes en Arabia Saudí y Azerbaiyán. En la presente Resolución, la ponente apunta diversas situaciones más urgentes y frecuentes, tanto en el seno de los Estados miembros como en el del conjunto de la Unión Europea. El desafío ahora reside en dar respuesta a estas cuestiones y adoptar las estrategias y medidas necesarias para resolver estos problemas.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. – (PT) La entrada en vigor del Tratado de Lisboa ha creado una nueva situación en la UE en el ámbito de los derechos humanos al hacer que la Carta de los Derechos Fundamentales pase a ser jurídicamente vinculante y al otorgar a la Unión Europea la categoría de entidad jurídica, lo que le permite suscribirse a tratados internacionales.

Una protección y promoción efectivas de los derechos humanos y de las libertades fundamentales constituye la base de la democracia y del Estado de derecho en el seno de la Unión Europea y una condición esencial para la consolidación del espacio europeo de libertad, seguridad y justicia, que requiere acciones a varios niveles (internacional, europeo, nacional, regional y local). Cabe destacar en este contexto el importante papel que las autoridades regionales y locales pueden desempeñar en la aplicación concreta y la promoción de estos derechos.

También me complace la invitación de la Comisión para declarar 2013 como «Año Europeo de la Ciudadanía», con el fin de impulsar el debate sobre la ciudadanía europea y de informar a los ciudadanos de la UE sobre sus derechos, en especial los nuevos derechos que se derivan de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito. (FR) Como es habitual, el informe sobre la situación de los derechos fundamentales en la Unión Europea ha dado lugar a dos tendencias adversas: la primera consistente en exigir más y más derechos para todo tipo de minorías en detrimento de aquellos que representan la mayoría de nuestros conciudadanos; la segunda consistente en castigar los movimientos políticos patrióticos y lanzar sobre ellos los mismos insultos izquierdistas y difamatorios, mientras tratamos de impugnar la legitimidad de sus resultados electorales y de reprimir su libertad de expresión. La xenofilia militante y el antipatriotismo resultan sumamente agotadores. No están ustedes en posición de juzgar los resultados de las elecciones democráticas celebradas en países democráticos. Las recientes victorias de los partidos nacionales en Francia, Hungría, Austria, Suecia, los Países Bajos y otros países no son indicio de ninguna perversión preocupante.

Son indicio de que los ciudadanos europeos están cansados de sus políticas, de su actitud laxa ante la inmigración, su debilidad a la hora de defender los intereses económicos de nuestras naciones, su complacencia hacia los intereses financieros de los poderosos y su cuestionamiento de nuestros sistemas de seguridad social. Son ustedes quienes están infringiendo continuamente sus derechos, especialmente su derecho a la seguridad, al empleo, a un salario digno, a la preservación de su cultura y a determinar sus propios futuros.

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito.(PL) En el foro del Parlamento Europeo hemos planteado en muchas ocasiones cuestiones relacionadas con violaciones de los derechos humanos y con los principios de democracia y de discriminación hacia minorías nacionales, y seguimos haciéndolo. Hemos otorgado el Premio Sájarov, respaldamos las medidas humanitarias y nos esforzamos por conseguir derechos y privilegios no solo para los ciudadanos de Europa, sino para todo el mundo. Sin embargo, lamento enormemente que seamos todavía incapaces de hacer respetar los derechos humanos fundamentales en los Estados miembros de la Unión.

La minoría nacional polaca de Lituania, que comprende aproximadamente el 7 % del total de la población, todavía sufre discriminación, y sus derechos se están violando de forma flagrante. Una vez más, pido a los Estados miembros que se encuentran reunidos en esta Cámara, y también al Presidente del Parlamento Europeo, a la Comisión y al Consejo Europeo, que adopten medidas efectivas a fin de garantizar que el Gobierno lituano defienda los principios de democracia y respete la dignidad de sus ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Timothy Kirkhope (ECR), por escrito. El Grupo ECR es un partidario incondicional de los derechos humanos y de las libertades fundamentales. Consideramos que la UE posee un papel que desempeñar en la defensa de los derechos fundamentales; sin embargo, los Estados miembros son los que asumen la responsabilidad, conforme a sus tradiciones de democracia y Estado de derecho. Somos de la opinión de que el informe Gál contiene sin duda elementos positivos, pero en general hace demasiado hincapié en el papal de la UE en ámbitos que consideramos que son competencia exclusiva de los Estados miembros, como una inmigración y los sistemas judiciales. Por tanto, hoy hemos tenido que abstenernos en la votación de presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) La entrada en vigor del Tratado de Lisboa ha creado más responsabilidades para la UE con respecto a la creación de una cultura de defensa de los derechos fundamentales en el seno de la UE y de los Estados miembros. Es esencial que la UE promueva la protección de los derechos fundamentales, no solo internamente, sino también en todo el mundo, donde desgraciadamente se sigue atentando contra estos derechos. Solo así será posible promover la paz, los derechos humanos y las libertades fundamentales.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. – (ES) Tal como expresa el informe, lamento que ni el Consejo ni la Comisión hayan seguido las recomendaciones del informe 2007 sobre la utilización de países europeos por la CIA para el transporte y la detención ilegal de presos y que no hayan compartido información al respecto con el Parlamento. Apoyo la valoración general recogida sobre la necesidad de que la UE redoble sus esfuerzos para evitar que se vulneren los derechos humanos y fundamentales, como ha ocurrido en demasiados casos este año con migrantes y nacionales de terceros países que viven en la Unión Europea. Aunque no comparto parte de la valoración que hace el informe sobre el papel como garante de los derechos humanos de la UE en el mundo y el rol del Servicio Europeo de Acción Exterior, siendo impreciso sobre la compatibilidad de este rol y la necesidad de respetar el principio de no injerencia en asuntos internos de otros Estados, he votado a favor ya que apoyo el espíritu general respecto a la necesidad de que la Unión Europea trabaje en todas sus facetas respetando los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito. (FR) La protección y promoción de los derechos humanos y de las libertades fundamentales son centrales para la democracia y el Estado de derecho en la Unión Europea. La adhesión de la Unión Europea al Convenio Europeo de Derechos Humanos aportará un mecanismo suplementario para la defensa de los derechos humanos, concretamente la posibilidad de presentar casos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. También es importante que las Instituciones de la UE y de los Estados miembros redoblen su esfuerzos en el terreno de la sensibilización, a fin de garantizar que los ciudadanos sean conscientes de estos derechos fundamentales y velando de ese modo por que esos derechos estén mejor protegidos. Asimismo, es preciso que se asegure una cooperación más efectiva con las organizaciones que trabajan para proteger los derechos y las libertades fundamentales.

La Unión Europea debe diseñar una estrategia en lo que respecta a los derechos del niño, a través de medidas prácticas de lucha contra el abuso, la explotación sexual y la pornografía infantil y debe promover un uso seguro de Internet, así como erradicar el trabajo y la pobreza infantil. La lucha contra la trata de seres humanos, en particular la de mujeres y niños, que constituye una forma intolerable de esclavitud, debe seguir siendo una prioridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) Los derechos humanos y las libertades fundamentales desempeñan un papel protagonista en la democracia y el Estado de derecho. Por consiguiente, es importante velar por que estos valores básicos se protejan en el seno de la Unión Europea. Los derechos de libertad de expresión, religión, reunión y asociación, junto al derecho de libre circulación y el respeto por la integridad y la dignidad, son las piedras angulares de una sociedad libre. No he votado a favor del informe porque no se ha centrado en los valores cristianos ni en las restricciones derivadas de la inmigración para la población residente.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. − (DE) La adhesión de la UE al Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) de conformidad con lo establecido en el Tratado de Lisboa, es problemática. Coloca los derechos fundamentales de la UE bajo el control del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Aparte de los problemas jurídicos sobre los que están advirtiendo los magistrados del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, resulta evidente que un tribunal que emite un fallo en contra de la presencia de crucifijos en las aulas no es un órgano decisorio adecuado para la UE. La cruz es el símbolo de la cristiandad, uno de los fundamentos de Europea y de nuestros valores fundamentales. El TEDH ha atraído también la atención recientemente con sus sentencias, incluido su intento de impedir los traslados de Austria a Grecia en virtud del Reglamento Dublín II. El TEDH parece opinar que los Estados miembros con los mejores sistemas de seguridad social deberían asumir toda la carga de refugiados en la UE. Esta sentencia del TEDH no propiciará una mejor integración de los refugiados y no es una forma eficaz de resolver los retos en materia de asilo a los que se enfrenta la UE. Además, la neutralidad de los magistrados del TEDH no está garantizada. Uno de los magistrados admitió que examinaría más detenidamente las peticiones de los solicitantes de asilo antes que otros casos. No es adecuado conceder un trato preferencial a una de las partes en la presentación de recursos. Por añadidura, uno de los magistrados del TEDH procede de Turquía, donde no se respetan los derechos humanos y donde existen zonas de la UE bajo ocupación militar. Para mí el TEDH no es ni europeo ni un tribunal de derechos humanos. Por eso he votado en contra del presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) La base de la democracia y el Estado de derecho es la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Tras la adopción del Tratado de Lisboa el año pasado, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea pasó a ser jurídicamente vinculante, esbozando un nuevo marco jurídico europeo en el que los valores universales expresados en la Carta se convertirán finalmente en derechos concretos. He votado a favor del informe de la señora Gál porque el presente texto aprueba la aplicación eficaz de los derechos fundamentales en la Unión Europea tras Lisboa. No se trata solamente de un paso interno de la UE, sino también de una postura externa a favor de la preservación y la protección de los derechos humanos, así como a favor de la promoción de la paz y del bienestar de los ciudadanos, en un clima en el que la ley garantice serenidad, seguridad y justicia.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Papanikolaou (PPE), por escrito. (EL) Hoy he votado a favor del informe sobre la situación de los derechos fundamentales en la UE. El presente informe aporta valor añadido al aclarar el papel que desempeñarán las Instituciones de la UE en el ámbito de los derechos humanos en la nueva arquitectura europea, especialmente tras el Tratado de Lisboa, y al promover una mayor transparencia, control democrático y acceso a los documentos entre los organismos de la UE. En lo que concierne a la Carta de los Derechos Fundamentales, que ahora es vinculante y que abarca un amplio abanico de derechos, se ha solicitado a la Comisión que elabore un informe anual de conformidad con las disposiciones de la Carta, con una evaluación de la aplicación de los diversos derechos.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito.(PT) El presente informe destaca las obligaciones resultantes del Tratado de Lisboa con respecto a la lucha contra la exclusión social y la discriminación, y promueve la justicia y la protección social, la igualdad entre hombres y mujeres, la solidaridad entre las generaciones y la protección de los derechos de los niños. El énfasis realizado en estos puntos, junto a la referencia explícita a las minorías, otro valor fundamental de la Unión Europea, ha sido la razón de mi voto a favor. Respaldo la posición del Parlamento Europeo, en su petición realizada a la Comisión, de concluir las negociaciones y las consultas técnicas, de modo que la Unión Europea pueda acceder sin más demora al Convenio Europeo de Derechos Humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Con el presente informe, el Parlamento Europeo subraya, una vez más, que la protección y la promoción efectivas de los derechos humanos y de las libertades fundamentales constituyen el fundamento de la democracia y del Estado de Derecho en la UE, así como una condición esencial para la consolidación del espacio europeo de libertad, seguridad y justicia, e implican acciones en varios niveles (internacional, europeo, nacional, regional y local); hace hincapié, por otra parte, en el papel que pueden desempeñar las autoridades regionales y locales en la aplicación concreta y en la promoción de estos derechos; pide, por consiguiente, a todas las instituciones de la UE y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros que se apoyen en el nuevo marco institucional y jurídico creado por el Tratado de Lisboa para desarrollar una política interna exhaustiva en materia de derechos humanos para la UE que garantice la existencia de mecanismos de responsabilización efectivos, tanto a nivel nacional como de la UE, para hacer frente a las violaciones de derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Joanna Senyszyn (S&D), por escrito.(PL) He respaldado el informe Gál sobre la situación de los derechos fundamentales en la Unión Europea (2009. Quisiera llamar su atención sobre el apartado 13, que pide una aplicación plena y coherente del Programa de Estocolmo. En septiembre del presente año, el señor Barroso nos garantizó que la Comisión estaba llevando a cabo un trabajo intensivo en este ámbito. Es importante que se mantenga el calendario de trabajo y su buena marcha. Todos los europeos deben poder beneficiarse de los mismos derechos. En la Europa del siglo XXI no hay cabida para la discriminación.

 
  
  

Informe: Philippe Juvin (A7-0338/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución porque es necesario combatir las prácticas comerciales desleales en el ámbito de la publicidad, que sobre todo ejercen una influencia negativa sobre los consumidores. A fin de lograr resultados tangibles, es importante intensificar la cooperación europea en la lucha contra las prácticas desleales en materia de publicidad en línea, y los grupos de personas más vulnerables, como los niños, los adolescentes, las personas mayores, etc., deben ser objeto de una protección especial. Debería señalarse que existe un déficit de información sobre los derechos de los consumidores en el ámbito de la publicidad y por eso apoyo que la propuesta dé los pasos necesarios a fin de facilitar el acceso a la información y aumentar la transparencia de la publicidad. También es necesario desarrollar un enfoque crítico ante la calidad de los contenidos de los medios de comunicación, porque un consumidor bien informado es un consumidor más fuerte. Considero que, ante la falta de conocimiento sobre las técnicas de publicidad, deberíamos introducir un programa pedagógico especial orientado a niños y adolescentes y diseñado para ayudar a los niños a comprender e interpretar mejor las herramientas de publicidad, logrando así un mejor dominio de las mismas.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) La Unión Europea se ha propuesto como cuestión de honor proteger a los consumidores en el mercado interior. No se trata solamente de una cuestión de ética, sino de estrategia política. El aumento de la confianza por parte del consumidor en la oferta de productos que abarrotan el mercado estimula la demanda. En este sentido, el papel de la publicidad es ambivalente. Se trata de una potente herramienta para desarrollar la demanda pero, al mismo tiempo, debido a prácticas cuestionables, a veces puede representar un factor negativo para el funcionamiento del mercado. Estas infracciones son más frecuentes en la publicidad a través de Internet y las principales víctimas son los más débiles. He votado a favor de la presente Resolución que pide a la Comisión, al término de una consulta y un estudio ya emprendido por el Parlamento, que adopte las medidas necesarias para reformar la reglamentación actual. Abordar estas nuevas prácticas fraudulentas supondrá un paso más hacia un mercado único respetuoso con los individuos.

 
  
MPphoto
 
 

  Liam Aylward (ALDE), por escrito. (GA) He votado a favor del presente informe sobre los efectos de la publicidad en el comportamiento de los consumidores. La publicidad engañosa y agresiva preocupa a los consumidores y a las empresas, y el informe contiene algunas buenas sugerencias para abordar esto.

Es preciso proteger a los consumidores y a las empresas europeas de las compañías que se dedican a la publicidad engañosa. A tal fin, los ciudadanos y las empresas de la UE tienen que conocer la Directiva sobre las prácticas comerciales desleales y la Directiva sobre publicidad engañosa y publicidad comparativa para que comprendan sus derechos. Los productos como el alcohol y los juegos en línea deben estar controlados a fin de proteger a los consumidores vulnerables.

Celebro particularmente el hecho de que el presente informe pida a la Comisión que estudie los efectos de la publicidad agresiva sobre los consumidores vulnerables y que aplique correctamente las disposiciones legales pertinentes sobre protección infantil.

La publicidad basada en el comportamiento y las prácticas emergentes de publicidad agresiva, tales como la uso de redes sociales y la lectura del correo electrónico para obtener información con fines publicitarios, resultan preocupantes. La Comisión debe abordar estos ataques a la privacidad del consumidor.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) Con la rápida evolución de las tecnologías publicitarias y la difusión de la publicidad a través de Internet, teléfonos móviles y redes sociales, se impone adoptar medidas efectivas a fin de proteger al consumidor de los efectos no deseados de la publicidad engañosa. Debería prestarse una particular atención a las categorías vulnerables, lo que incluye a niños y adolescentes. Debería intensificarse la cooperación entre los Estados miembros en la lucha contra las prácticas desleales en materia de publicidad en línea, con el fin de evitar las consecuencias de una distorsión del mercado interior y unas prácticas comerciales desleales. Además, es necesario facilitar más información a los consumidores acerca de sus derechos en el ámbito de la publicidad y hacer que esta información sea más accesible y transparente. La Comisión debería supervisar y evaluar continuamente la aplicación de la legislación por la que se regulan las prácticas comerciales desleales en los Estados miembros y preparar informes sobre la aplicación de la legislación. Habida cuenta de que todavía existe una falta de información sobre los efectos socio-psicológicos de la publicidad sobre los consumidores, es necesario tomar medidas para investigar estos efectos.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del presente informe porque trata las prácticas comerciales desleales en el terreno de la publicidad, y se concentra en cuestiones surgidas a raíz del desarrollo de nuevas tecnologías y prácticas publicitarias. Quisiera señalar que la publicidad tiene efectos muy importantes sobre la igualdad de género, particularmente cuando la publicidad comunica con frecuencia mensajes discriminatorios o indignos basados en todo tipo de estereotipos de género, que constituyen un obstáculo para las estrategias de igualdad. Por lo tanto, estoy de acuerdo en que el Parlamento Europeo debería pedir a la Comisión y a los Estados miembros que velen por que los profesionales de la publicidad y los medios de comunicación garanticen el respeto de la dignidad humana y que redoblen sus esfuerzos por combatir la discriminación y toda incitación al odio basado en el sexo, la raza, el origen étnico, la edad, las creencias religiosas o de otro tipo, la orientación sexual, la discapacidad o la condición social. En cuanto a la protección de grupos vulnerables, la Comisión debería estudiar los efectos de la publicidad engañosa y agresiva en los consumidores vulnerables. Quisiera destacar que los niños, los adolescentes y las personas mayores en particular, necesitan ser objeto de una protección especial frente a los efectos negativos de la publicidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito. (RO) La publicidad implica prácticas desleales y la intromisión en espacios públicos y privados, lo que convierte en vulnerables a una serie de grupos destinatarios públicos. La publicidad en Internet es un ámbito que ha disfrutado de una considerable expansión en los últimos años, generando un valor en la actualidad de 14 000 millones de euros solo en el mercado europeo. Es importante que intensifiquemos la cooperación europea en la lucha contra las prácticas desleales en materia de publicidad en línea a tenor del éxito de los «sweep», es decir, controles sistemáticos y simultáneos de los sitios por los Estados miembros, restringidos hasta ahora a tres sectores (billetes de avión, melodías de teléfonos móviles y aparatos electrónicos). Estos controles deberían ampliar su periodicidad y su ámbito de aplicación. La autorregulación de los mercados nacionales responde a la rápida evolución del sector de la publicidad, basada en la responsabilidad de los actores y en la difusión de buenas prácticas.

Es preciso fomentar la autorregulación a escala comunitaria para anclar una tradición de autodisciplina y comunicación responsable. La Directiva sobre las prácticas comerciales desleales, que cubre los aspectos relativos a la publicidad en línea como parte de las relaciones entre compañías y consumidores, se ha tornado insuficiente porque la publicidad en línea evoluciona cada día. Las redes sociales han sido testigos de un ritmo de expansión que no estaba previsto hace algunos años.

 
  
MPphoto
 
 

  Vito Bonsignore (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del presente informe sobre el impacto de la publicidad en el comportamiento de los consumidores. En realidad, considerando la influencia que ejerce la publicidad sobre los consumidores y la economía, se impone más que nunca que tomemos medidas a fin de impedir que ciertas prácticas publicitarias desleales influyan y determinen las opciones comerciales.

La difusión de nuevos sistemas de comunicación, como Internet, significa que se debe prestar aún más atención a los consumidores y sobre todo a los sectores más vulnerables de la sociedad, como los niños y los adolescentes. Es nuestro deber luchar contra la difusión de información falsa y engañosa y sobre todo contra ciertas prácticas, como el correo electrónico «spam», que invade las vidas privadas de los usuarios y su privacidad.

Estoy de acuerdo con el ponente, el señor Juvin, cuando pide que las medidas se centren en la supresión de las prácticas publicitarias desleales mediante la ampliación del ámbito de aplicación de la Directiva vigente. Considero que la medida que hemos votado hoy ofrece un equilibrio adecuado entre la libertad de expresión y la protección del consumidor.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La publicidad es un instrumento fundamental para la existencia de un mercado en funcionamiento y para la competencia y, en un última instancia, para los consumidores, ya que, regulada debidamente, garantiza una opción más informada. Sin embargo, las nuevas tecnologías al servicio de la publicidad están abriendo un nuevo espacio para el desarrollo de nuevas prácticas promocionales desleales, lo que justifica la modificación de la Directiva sobre las prácticas comerciales desleales.

Para que la publicidad cumpla sus funciones básicas en un mercado libre y competitivo, es preciso que esté bien regulada, y que las prácticas comerciales que distorsionan el mercado sean debidamente sancionadas. Esto resulta especialmente importante para las formas de publicidad en línea a través de Internet y del teléfono, que con frecuencia llegan al público de una manera no deseada y plantean cuestiones importantes relacionadas con, entre otras cosas, las prácticas desleales y el uso no autorizado de los datos personales. Por eso considero que esta es una excelente iniciativa que merece mi apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. – (PT) El presente informe está relacionado con las prácticas comerciales desleales en el ámbito de la publicidad, definidas en la Directiva sobre las prácticas comerciales desleales (DPCD) y se centra en los problemas inherentes al desarrollo de nuevas prácticas y tecnologías publicitarias. El informe no se interesa por las relaciones entre empresas (B2B), cubiertas en particular por la Directiva 2006/114/CE.

Las prácticas desleales en la publicidad adoptan muchas formas: invasión del espacio y el ámbito público y la atención a personas especialmente vulnerables, como los niños. Teniendo en cuenta que los jóvenes y los niños son los más expuestos a la publicidad en Internet, estoy a favor de la necesidad de desarrollar una política europea integrada para luchar contra el uso no regulado de Internet y los medios de comunicación.

Para ello, propongo la creación de un nuevo espacio obligatorio centrado específicamente en el aprendizaje de los riesgos asociados con el uso de Internet y los medios de comunicación, especialmente con respecto a las prácticas publicitarias desleales, dirigido a los alumnos de primer ciclo, y una asignatura obligatoria en el último año de estudios o formación para maestros de primaria y educadores infantiles que les ayude a preparar a los niños para el uso seguro y responsable de Internet y los medios de comunicación, junto a una formación continuada para profesionales de la educación en esta materia.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabetta Gardini (PPE), por escrito. (IT) La evolución de los medios de comunicación y los avances de Internet han contribuido a la proliferación de mensajes de publicidad encubierta y de prácticas de publicidad desleales que con frecuencia invaden las vidas de los consumidores.

Es esencial considerar cuidadosamente las consecuencias que esto puede tener en los grupos más vulnerables, que deben estar protegidos del constante goteo de publicidad, peligroso y descontrolado. Tampoco debemos olvidar que a veces los anuncios transmiten estereotipos sociales asociados, por ejemplo, con una perspectiva demasiado superficial de la sexualidad y la violencia, o mensajes inapropiados que pueden repercutir negativamente en el comportamiento de niños y adolescentes impresionables que aún carecen de las facultades criticas necesarias.

Por lo tanto, es necesario actualizar la legislación vigente relativa a esta cuestión y asegurar una mejor aplicación e interpretación de la Directiva sobre las prácticas comerciales desleales. Por último, quisiera hacer hincapié en que resulta fundamental que los consumidores estén debidamente informados acerca de cómo se utilizan y procesan los datos recogidos, sobre todo cuando se les piden datos a cambio de reducciones de precio y otras ofertas promocionales. A tal fin, sería útil promover campañas de información eficaces sobre los derechos de los consumidores en este ámbito y así tratar de compensar la falta de conocimiento de los temas asociados con el uso de datos personales.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Grech (S&D), por escrito. He votado a favor del informe sobre los efectos de la publicidad en el comportamiento de los consumidores porque coincido con el ponente en que, en la era digital, la publicidad ha cobrado una nueva dimensión que necesita —tal y como ha recomendado el ponente— la aplicación de un sistema comunitario de atribución de distintivos a los sitios web basado en el modelo del proyecto del Sello Europeo de Privacidad, que certifique el cumplimiento por dichos sitios de las normas de protección de datos. Los consumidores necesitan disponer de información clara, no manipulada y objetiva con el fin de poder tomar decisiones inteligentes. Las técnicas de marketing sofisticadas y agresivas han venido impidiendo durante años que los consumidores tomaran decisiones informadas con respecto a productos y servicios. Esto sucede especialmente en el caso de ciudadanos particularmente vulnerables, como los niños. Necesitamos un enfoque más disciplinado que proteja realmente los intereses de los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) Esto de acuerdo con el presente informe porque trata las prácticas comerciales desleales en el terreno de la publicidad, y se concentra en cuestiones surgidas a raíz del desarrollo de nuevas tecnologías y prácticas publicitarias. La publicidad es una herramienta que beneficia tanto al mercado interior, engrasando las ruedas de la actividad económica con la estimulación de la competitividad, la innovación y la creatividad, como a los consumidores, al aumentar sus opciones y bajar los precios. Se trata de un sector económico clave: solamente el mercado de publicidad en línea posee un valor superior a 14 000 millones de euros. No debe idealizarse, no obstante: la publicidad puede implicar prácticas desleales, puede invadir los espacios públicos con carteles publicitarios y el ámbito privado con correos electrónicos no deseados, puede dirigirse a grupos vulnerables como los niños y las personas con un endeudamiento excesivo, crear barreras de entrada potenciales al mercado interior, donde se requiere un desembolso demasiado elevado y que distorsionan el mercado interior al incitar a los consumidores a adquirir productos y servicios que normalmente no habrían comprado, ocasionando enormes pérdidas. Como resultado de estos y otros problemas surgidos a raíz del uso de nuevas tecnologías, el ponente propone una serie de medidas para la protección del consumidor. Si bien la personalización de la publicidad ofrece, por ejemplo, productos o servicios diseñados a la medida del gusto de cada consumidor y no representa un problema en sí misma, no debe conducir al desarrollo de una publicidad intrusiva basada en el rastreo de los consumidores, que infringiría los principios de protección de datos y de la vida privada.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Jahr (PPE), por escrito. − (DE) Queremos que los consumidores sean responsables, estén bien informados y en posición de tomar decisiones sensatas. Nuestro objetivo es facilitar a los consumidores toda la información necesaria a fin de permitirles tomar las decisiones correctas en términos económicos. La publicidad también realiza una importante contribución a la hora de facilitar información a los consumidores. Sin embargo, debe contener detalles objetivos, fiables y relevantes, de lo contrario, lo que se supone que es información para el consumidor, podría inducir rápidamente a los consumidores a error o incluso resultar engañoso para ellos. El propósito de la política reside en garantizar un entorno comercial justo y seguro, de modo que los consumidores puedan participar en el mercado en igualdad de condiciones. Sin embargo, para mí también es importante que los consumidores no se conviertan en víctimas. Con sus decisiones de compra, se encuentran en posición de ejercer una gran influencia, pero deben cerciorarse hacer buen uso de ella.

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito.(PL) La publicidad constituye una herramienta esencial que garantiza que el libre mercado funcione adecuadamente. Proporciona beneficios importantes, no solo a la economía sino también a los consumidores, a quienes, gracias a la publicidad, se garantiza un amplio abanico de productos. Desgraciadamente, el desarrollo sostenido de nuevas tecnologías, y especialmente de Internet, está dando como resultado un aumento del uso frecuente de negocios de prácticas poco éticas y deshonestas en el ámbito de la publicidad.

Tal y como señala el ponente, la legislación existente no regula lo suficientemente todas las cuestiones. Es esencial que se tomen medidas a fin de proteger a los consumidores europeos de forma eficaz y también para educarles en los derechos que les corresponden. Los grupos más expuestos a las prácticas poco éticas, como los niños, los jóvenes y las personas mayores, deberían ser objeto de una protección especial. Por eso estoy de acuerdo con las propuestas presentadas por el ponente.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. − (DE) Los nuevos medios de comunicación, en particular los sitios de redes sociales y los blogs, están brindando nuevas oportunidades de comunicación y publicidad. Las posibilidades del marketing a través de Internet provocan un aumento adicional de las exigencias dirigidas a la legislación de protección de los consumidores. La actual Directiva relativa a las prácticas comerciales desleales de las empresas en sus relaciones con los consumidores en el mercado interior no prevé estos nuevos métodos publicitarios. Los consumidores jóvenes y, en particular, los adolescentes y los niños, están haciendo un amplio uso de estas nuevas tecnologías y pueden estar expuestos a una publicidad engañosa y agresiva. El estudio EU Kids Online (niños europeos en la red) revela que un tercio de los internautas en edades comprendidas entre los nueve y diez años, utiliza Internet cada día, mientras que la cifra para la franja de 15 a 16 años es de un 77 %. Esto hace que resulte aún más importante que se adopten medidas en este ámbito, incluyendo la aplicación de restricciones y, al mismo tiempo, proporcionando educación e información. Apoyo la resolución de facilitar a los consumidores más información sobre las nuevas opciones de comunicación técnica y los riesgos que comportan.

 
  
MPphoto
 
 

  Edvard Kožušník (ECR), por escrito.(CS) Puedo estar de acuerdo con muchos de los comentarios y de las propuestas que ofrece el material. Sin embargo, no me puedo identificar con algunas de las proposiciones y propuestas, que tienden a conceder más poder al estado bajo el pretexto de la protección al consumidor. En mi opinión, el informe debería poner más énfasis en educar a los usuarios en su comportamiento en línea, en cómo hacer que su ordenador sea seguro, y cómo y a quién deberían facilitar sus datos personales. Los Estados no deben proporcionar soluciones tecnológicas para su aplicación bajo el pretexto de la protección del consumidor. Un equipo es tan vulnerable como cualquier otro dispositivo electrónico conectado a través de redes de comunicaciones electrónicas a Internet. Los políticos y los estados deberían comprometerse a enseñar a los ciudadanos que la privacidad es algo que debe protegerse, igual que es necesario cerrar y asegurar la propia casa, del mismo modo hoy resulta igual de importante asegurar nuestros dispositivos electrónicos y sus medios de comunicación con el mundo. Los políticos también deberían acometer la imposición de estrictas sanciones para aquellos que hagan un uso indebido de los datos personales o interfieran en la intimidad personal. Básicamente, no importa si esto sucede a través de Internet o a través de otros medios.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Por el título de el presente informe de iniciativa propia, he pensado que el Parlamento iba finalmente a estudiar el modelo social que nos han vendido los publicistas sin que se les haya pedido nada. Sin embargo, aparte de unos cuantos puntos interesantes como el control de la publicidad selectiva y la discriminación en los anuncios, o la petición de reducir los anuncios de la televisión que van dirigidos a los niños, el presente texto se queda corto a la hora de castigar la publicidad ilegal que supuestamente obstaculiza nuestra sacrosanta libre competencia y proclama las ventajas de la publicidad para los ciudadanos, a los que se refiere como consumidores, y para los medios de comunicación. No con mi bendición. Estoy en contra del presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) Es preciso luchar contra las prácticas comerciales desleales en la publicidad. Nos estamos acercando cada vez más a un grave fenómeno de endeudamiento personal. Debemos hacer todo lo posible por impedir que se agrave el problema. La publicidad puede y debería ser una importante herramienta para las compañías, sirviendo como fuente de ingresos, estimulando la competitividad, ofreciendo una competencia sana y fomentando la creatividad. Todos sabemos que existen personas vulnerables, como por ejemplo los niños, que constituyen un objetivo preferencial para las campañas publicitarias. Por eso estoy de acuerdo en que esta cuestión debería ser objeto de una atención especial, de modo que podamos construir una sociedad más sustentada a nivel económico y social. Por eso he votado como lo he hecho.

 
  
MPphoto
 
 

  Alajos Mészáros (PPE), por escrito. (HU) En lo que respecta a los efectos de la publicidad sobre el comportamiento de los consumidores, la publicidad resulta beneficiosa para el mercado interior del mismo modo que lo es para los consumidores. Fomenta la competencia, aumenta la competitividad, y estimula la innovación y la creatividad. También representa un importante sector con respecto a la economía, puesto que solamente el mercado de la publicidad mueve un volumen de negocios de 14 000 millones de euros. Sin embargo, también debemos ser conscientes de la otra cara de la moneda. Muchos anuncios tratan de manipular a grupos vulnerables específicos como los niños y las personas muy endeudadas. Considero que es importante reforzar la cooperación europea común en la lucha contra las prácticas publicitarias desleales.

Consideramos intolerable la aparición de estereotipos discriminatorios de género, que podrían constituir un obstáculo para la igualdad de género. Mediante los medios adecuados, debemos velar por que los medios de comunicación y los profesionales del sector de la publicidad respeten la dignidad humana y se opongan a una discriminación directa o indirecta o a retratos estereotipados.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. – (ES) He votado a favor de este informe sobre los efectos de la publicidad en el comportamiento de los consumidores ya que apunta claramente a la mejora del marco legislativo existente para la protección del consumidor frente a la publicidad y la necesaria revisión de este teniendo en cuenta las nuevas modalidades publicitarias que no quedan reguladas. Igualmente, he dado mi apoyo ya que el informe busca mejorar la armonización entre los Estados para evitar vacíos legales que permitan a las empresas implementar prácticas publicitarias engañosas en los Estados miembros de la UE. Creo oportuna la referencia que hace a los mecanismos de publicidad encubierta que se han desarrollado y tienen lugar en Internet, donde, en muchos de los casos, la publicidad es disfrazada por opiniones o comentarios en redes sociales, foros o blogs. Asimismo, me satisface la preocupación que traslada este informe al Consejo y la Comisión sobre el riesgo real que plantean las empresas que son a la vez proveedoras de contenidos y concesionarias de publicidad. Estos son los principales motivos, entre otros, por los que he apoyado con mi voto este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito.(FR) La publicidad está presente por doquier, en las calles, los periódicos, en la televisión, la radio, Internet, y nos guste o no posee una enorme influencia en el comportamiento del consumidor. Se trata de un canal de comunicación. Mientras el papel informativo de la publicidad resulta esencial para el funcionamiento eficaz del mercado interior, los consumidores tienen derecho a estar informados y protegidos. Por ese motivo el informe sobre prácticas comerciales desleales en la publicidad y los problemas vinculados al desarrollo de nuevas prácticas y tecnologías publicitarias es muy importante. El control de la publicidad es vital si deseamos mantener su solidez y veracidad. Es fundamental reforzar la cooperación europea en este ámbito, al igual que hay que valorar la promoción de una regulación conjunta. Por último, la publicidad en línea resulta a menudo agresiva e intrusiva. Debe ser objeto de una reflexión más profunda.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. He votado a favor por una serie de razones:

1. es hora de que se reconozca a todos los medios de comunicación en Internet;

2. la información falsa y la difamación deberían ser materias de responsabilidad penal;

3. para restringir el acceso a grupos vulnerables como los niños;

4. para limpiar Internet de spam y sancionar a aquellos que lo hacen circular;

5. para inducir a la adopción de normas muy estrictas en relación con los anuncios;

6. para obligar al Parlamento a establecer una estructura especial para la búsqueda de conspiradores y piratas informáticos y obligarles a rendir cuentas.

Pongámonos a trabajar y consigámoslo.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) La publicidad es una herramienta poderosa para los negocios, que en algunos casos puede utilizarse para dirigirse al subconsciente. El propósito de la publicidad es influir en el consumidor y en sus hábitos de compra. Sin embargo, debe impedirse el uso de prácticas comerciales desleales. La tarea más importante consiste en proteger los espacios públicos, a las personas vulnerables y la privacidad. Evaluar si la publicidad ha superado estos límites requiere mucho tiempo. En el caso de ámbitos delicados relacionados con drogas legales, como es el caso del alcohol y los cigarrillos, se llevan aplicando normas estrictas desde hace mucho tiempo.

Otros ámbitos continuarán siendo objeto de autorregulación en los Estados miembros, de forma complementaria a las disposiciones de la legislación. Hay que ganar terreno, no solo en el terreno de la publicidad a través de Internet, sino también, por ejemplo, en casos en los que se ocultan los costes adicionales y en los que el uso de nuevas tecnologías y métodos publicitarios, tales como sitios de las redes sociales o blogs, representan un nuevo territorio. Habida cuenta de que es importante proteger a los consumidores de la publicidad «encubierta» y tácticas publicitarias problemáticas similares, he votado a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Radvilė Morkūnaitė-Mikulėnienė (PPE), por escrito. (LT) La publicidad moderna hace mucho que ha sobrepasado el marco jurídico en este ámbito. La publicidad en Internet —motores de búsqueda, correo electrónico, redes sociales y televisión por Internet— y en los teléfonos móviles a menudo se presenta a los consumidores sin su consentimiento, o incluso peor, utilizando sus datos, recogidos a veces sin su conocimiento o sin que sean plenamente conscientes de ello. Además, existen docenas de lagunas en el marco jurídico de este tipo de publicidad. A pesar de que, por ejemplo, está prohibido anunciar alcohol en la televisión, aún resulta accesible para los menores en Internet. Por otro lado, la publicidad de Internet puede cruzar fácilmente las fronteras de un país. Por lo tanto, se acoge con gran satisfacción la iniciativa de reforzar la regulación relativa a este tipo de publicidad y proteger así a los consumidores, su privacidad y datos personales, del uso no autorizado o desproporcionado.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) La publicidad —como ha subrayado el ponente— es un importante sector de la economía. No obstante, entraña muchos peligros. Respaldo plenamente la opinión de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género, que destaca la necesidad de eliminar los contenidos publicitarios discriminatorios. También resulta sumamente importante —y esto lo indica el ponente— proteger a los grupos particularmente vulnerables a la manipulación de la publicidad, como los niños, los adolescentes y las personas mayores. Apoyo la propuesta del ponente de poner en práctica un programa educativo a nivel de la Unión Europea orientado a los niños y diseñado para ayudarles a comprender los métodos utilizados por la publicidad. Deberíamos considerar, asimismo, elaborar programas similares destinados a otros dos grupos susceptibles a la manipulación: los adolescentes y las personas mayores. Tal vez sea buena idea hacer extensivo este tipo de educación a personas de otras edades. Teniendo en cuenta estos comentarios, he decidido respaldar el informe sobre el impacto de la publicidad en el comportamiento de los consumidores.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) Los efectos de la publicidad en los consumidores a menudo adquieren proporciones enormes y pueden derivar en el riesgo de prácticas comerciales desleales. Mi decisión de votar a favor del presente informe es resultado de la utilización de la publicidad en el mercado. Actúa como una herramienta que beneficia tanto al mercado interior —engrasando las ruedas de la actividad económica— como a los consumidores. Sin embargo, es importante sobre todo el sector económico. Naturalmente, también debemos tener en consideración los aspectos negativos que puede entrañar la publicidad: prácticas desleales, invasión del espacio público y privado, influencia sobre las personas más vulnerables, creación de obstáculos potenciales a la entrada en el mercado y distorsión del mercado interior. De ahí la importancia de reforzar la cooperación europea en la lucha contra las prácticas desleales de la publicidad a través de un proceso de corregulación que pueda mejorar la eficacia y la aplicabilidad de las medidas. También es fundamental, en mi opinión, proteger a las categorías más vulnerables y reforzar la educación y la información, aumentando la transparencia de los alumnos. Sería muy buena idea poner en marcha campañas de información sobre los derechos de los consumidores mediante la utilización de materiales didácticos.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito.(PT) El impacto de la publicidad sobre el comportamiento de los consumidores es una realidad que no debe ocultarse bajo la alfombra, y este informe no lo hace. El presente informe, que he votado favorablemente, incide sobre las prácticas comerciales desleales en la publicidad definidas en la Directiva sobre las prácticas comerciales desleales, y se centra en los problemas inherentes al desarrollo de nuevas prácticas y tecnologías publicitarias.

La publicidad es una herramienta positiva, tanto para el mercado interior como para los consumidores. Sin embargo, resulta importante luchar contra diversos abusos, entre los cuales pondría de relieve: las prácticas desleales, la invasión del espacio público y privado a través de, por ejemplo, mensajes de correo electrónico no deseado, influencia sobre las personas más vulnerables, el enfoque indebido sobre personas vulnerables y la posible distorsión del mercado interior, es decir, la compra de bienes y servicios que los consumidores no habrían comprado en condiciones normales.

El análisis de la legislación actual y las propuestas con vistas a su revisión y mejora, debería centrarse en la evaluación de estas distorsiones. Respaldo al ponente en su deseo de intensificar la cooperación europea en la lucha contra las prácticas desleales, ya sea ampliando su ámbito de acción o su frecuencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. (IT) Coincido con el ponente, el señor Juvin, en que debería reforzarse la cooperación en la lucha contra las prácticas desleales en materia de publicidad en línea, como lo demuestra el éxito de los «sweep», (controles sistemáticos y simultáneos de los sitios por los Estados miembros), restringidos hasta ahora a tres sectores: billetes de avión, melodías de teléfonos móviles y aparatos electrónicos. Estoy de acuerdo con el ponente cuando sugiere que se amplíe su ámbito de aplicación y su periodicidad y que se fomente una corregulación, en la que los distintos interesados participen en los cambios legislativos, mejorando así la eficacia y aplicabilidad de las medidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – (RO) El presente informe está relacionado con las prácticas comerciales desleales en el ámbito de la publicidad, definidas en la Directiva sobre las prácticas comerciales desleales (DPCD) y se centra en los problemas inherentes al desarrollo de nuevas prácticas y tecnologías publicitarias. El informe no se interesa por las relaciones entre empresas (B2B), cubiertas en particular por la Directiva 2006/114/CE. La publicidad es una herramienta que beneficia tanto al mercado interior (engrasando las ruedas de la actividad económica con la estimulación de la competitividad, la innovación y la creatividad) como a los consumidores (al aumentar sus opciones y bajar los precios). Se trata de un sector económico clave, puesto que solamente el mercado de publicidad en línea posee un valor superior a 14 000 millones de euros. En un momento en el que existe una falta de información sobre los derechos de los consumidores en el ámbito de la publicidad, se deben adoptar medidas para facilitar el acceso a información y conseguir que la publicidad sea más transparente.

Como el público en general no es siquiera consciente de los problemas vinculados al uso de sus datos personales, ni de las herramientas a su disposición para remediar a estos problemas, a menudo es necesario lanzar campañas informativas sobre los derechos de los consumidores en el ámbito de la publicidad, en particular por lo que respecta al empleo dado a los datos personales, ya se hayan facilitado estos voluntariamente o recogido de manera automática. Es necesario, asimismo, que se pongan en marcha herramientas pedagógicas para los internautas (por ejemplo, sobre las tecnologías de gestión del «rastro» que dejan en la red y sobre la manera de proteger su vida privada).

 
  
MPphoto
 
 

  Crescenzio Rivellini (PPE), por escrito. (IT) Querría felicitar al señor Juvin por su excelente trabajo. Con la Directiva relativa a las prácticas comerciales desleales de 2005, que no garantiza un marco jurídico adecuado para luchar contra la publicidad engañosa y desleal, se están desarrollando una serie de nuevas y más persuasivas formas de publicidad a través de Internet. La Resolución permite a los consumidores europeos estar mejor informados sobre las nuevas formas de publicidad intrusivas en Internet, pide una mayor protección para los consumidores vulnerables y hace hincapié sobre el papel de la publicidad en la promoción de modelos de conducta positivos.

Quisiera expresar mi especial inquietud por la banalización de la publicidad basada en el comportamiento y por el desarrollo de las prácticas publicitarias intrusivas (lectura del contenido del correo electrónico, utilización de redes sociales y de la geolocalización, «retargeting» o redireccionamiento de la publicidad), que constituyen ataques contra la intimidad de los consumidores. Por consiguiente, pido a la Comisión que haga obligatoria la introducción de una mención claramente legible de la frase «publicidad basada en el comportamiento» en la publicidad en línea de este tipo.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. El presente informe está relacionado con las prácticas comerciales desleales en el ámbito de la publicidad, definidas en la Directiva sobre las prácticas comerciales desleales (DPCD) y se centra en los problemas inherentes al desarrollo de nuevas prácticas y tecnologías publicitarias. El informe no se interesa por las relaciones entre empresas (B2B), cubiertas en particular por la Directiva 2006/114/CE. La publicidad es una herramienta que beneficia tanto al mercado interior (engrasando las ruedas de la actividad económica con la estimulación de la competitividad, la innovación y la creatividad) como a los consumidores (al aumentar sus opciones y bajar los precios).

Se trata de un sector económico clave: solamente el mercado de publicidad en línea posee un valor superior a 14 000 millones de euros. No obstante, la publicidad no debe idealizarse: se observan en ella prácticas desleales, invasión del espacio público (paneles publicitarios) y privado (mensajes de correo electrónico no deseados), selección de personas vulnerables (niños, personas sobreendeudadas), creación de obstáculos potenciales a la entrada en el mercado interior (cuando los gastos necesarios en publicidad son demasiado elevados), distorsión del mercado interior (compra de bienes y servicios que los consumidores no habrían comprado en condiciones normales).

 
  
MPphoto
 
 

  Olga Sehnalová (S&D), por escrito.(CS) Quisiera destacar en particular la cuestión de la protección de los datos en línea. Es necesario velar por que los consumidores reciban una información clara y exhaustiva acerca de cómo se recaban, procesan y utilizan sus datos personales. Sin embargo, en lugar de regular Internet, preferiría una solución que implicara educar a los internautas y que solo recurriera a reglamentos o restricciones en casos limitados. La introducción de prácticas de censura únicamente conducirá a otros esquemas y estafas fraudulentos y de mayor sofisticación, que siempre irán un paso por delante de cualquier regulación. Las actividades dedicadas a informar y educar a los usuarios son importantes, puesto que ofrece a los usuarios de Internet más opciones con respecto al tratamiento de sus datos personales. Es importante que la Comisión comience a concebir campañas informativas sobre los derechos básicos de los consumidores en materia de publicidad, especialmente en lo referente al empleo de sus datos personales. Asimismo, celebraría el desarrollo de programas educativos de la UE que enseñen a los niños y a otros grupos vulnerables a entender las trampas publicitarias. Igualmente, celebro el énfasis que hace el informe sobre la protección de los grupos de consumidores vulnerables y la garantía de respeto de la dignidad humana en la publicidad.

La publicidad puede desafiar y hacer frente eficazmente a los estereotipos. Puede ser una fuerza positiva que actúe contra el racismo, el sexismo, la discriminación, etc. No obstante, también puede ejercer una influencia negativa, contribuyendo a fenómenos como la violencia, adiciones como el tabaco y el alcoholismo, o desórdenes alimentarios como la anorexia nerviosa y la bulimia. El informe también menciona otros factores importantes que necesitan atención. Por eso he apoyado el informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. − (DE) La publicidad en Internet se adapta al comportamiento de los usuarios. Con un perfil de un usuario, los publicistas pueden dirigir su publicidad y evitar a las personas que se encuentren fuera de su grupo seleccionado. No obstante, las encuestas revelan que los usuarios de oponen en gran medida a la publicidad personalizada en línea, que con frecuencia se considera intrusiva. Muchas personas se sienten vigiladas. A un total del 62 % de los encuestados les preocupa que la protección de datos quede desatendida en el caso de la publicidad personalizada y los especialistas en protección de datos también albergan dudas en este sentido, porque los datos personales se almacenan, comparan y asocian a otros datos. En teoría, todos los usuarios pueden deshabilitar esta opción. Sin embargo, el vínculo no es fácil de encontrar y por lo tanto el presente informe propone facilitar que los consumidores puedan rechazar cualquier publicidad posterior mediante un enlace de Internet directo y efectivo.

Además, el informe permite a los consumidores que reciban una información clara, comprensible y sintética de cómo se recogen, tratan y emplean sus datos. Sus datos deben permanecer completamente separados de los recogidos en actividades publicitarias. El contenido de correos electrónicos privados nunca debe utilizarse indebidamente, bajo ninguna circunstancia, para fines publicitarios y deben emplearse las configuraciones predeterminadas de los sistemas informáticos para proteger la privacidad en Internet (privacidad mediante el diseño).

 
  
  

Informe: Bendt Bendtsen (A7-0331/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Esto de acuerdo con los objetivos generales de este plan de acción, que debería asegurar un mejor flujo de información a nivel local o la creación de un único punto de contacto, habida cuenta de la escasa utilización de los recursos del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) para medidas relacionadas con la eficiencia energética, mientras los Estados miembros y las regiones se mueven hacia una perspectiva horizontal de la eficiencia energética para su desarrollo, puesto que se trata de un medio rentable de estimular la competitividad económica y de reducir la escasez de combustible. También coincido en que la Comisión debería consultar a los representantes locales y regionales a fin de definir las orientaciones para el desarrollo de la política energética, así como suministrar apoyo financiero a proyectos locales y regionales a través de programas innovadores que utilicen los recursos energéticos y los fondos estructurales existentes. Dentro del marco de una posible acción, se propone la creación de mayores incentivos para las regiones que, hasta el momento, hayan desempeñado un papel superior a la media con respecto a la eficiencia energética, fomentando su independencia energética y, por otro lado, promoviendo el intercambio de mejores prácticas entre estas regiones y las menos desarrolladas en este ámbito.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución porque estamos comprometidos a respetar el medio ambiente, encontrar medios económicos de producción de energía y luchar contra el cambio climático. Es preciso garantizar el desarrollo sostenible, pero el desarrollo económico también es importante. Estas dos dimensiones deben reconciliarse. Resulta imposible luchar contra el cambio climático sin considerar la eficiencia energética. A tal fin es necesario fijar objetivos transversales y realistas, así como sanciones, de modo que la eficiencia energética no se base simplemente en beneficios económicos. La eficiencia energética tiene que ver principalmente con los edificios porque en ellos existe un gran potencial de eficiencia energética. Por tanto, apoyo la opinión del ponente de que se debería centrar la atención en la renovación de los inmuebles existentes, dado que la tasa de construcción de nuevos edificios en el seno de la UE se encuentra en continuo declive y muchos inmuebles antiguos pueden contribuir significativamente a la eficiencia energética, si se renuevan de forma adecuada.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito.(FR) La cuestión energética constituye un reto fundamental para Europa. Conviene recordar cuánto le debe el desarrollo de nuestro continente al acceso relativamente sencillo a la energía que vienen disfrutando los países europeos des hace más de un siglo. La cuestión energética está adquiriendo ahora un cariz diferente. La utilización de combustibles fósiles se está convirtiendo cada vez más en algo del pasado. La doble presión ejercida por la cuestión del calentamiento global y la dificultad cada vez mayor para abastecerse de petróleo, de gas en menor medida, nos está obligando a pensar en nuevas soluciones. Hay un Plan de Acción de Eficiencia Energética en marcha desde 2006, que trata dos aspectos particulares de la eficiencia. A fin de economizar de tal manera que la UE sea menos dependiente de sus socios internacionales es preciso abordar tanto la eficiencia en la producción como la eficiencia en el consumo: edificios menos ávidos de energía, más máquinas económicas, pero también tecnologías de producción más racionalizadas que nos permitan combinar competitividad, innovación y economías de escala. Huelga decir que he respaldado este texto vital (incluido el objetivo vinculante de un 20 % más de eficiencia energética de aquí a 2020), que coloca a la Unión Europea a la cabeza en estos ámbitos.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) Se ha conseguido mucho desde el Plan de Acción de Eficiencia Energética de 2006; no obstante, el contexto político y económico ha cambiado bastante desde entonces. Por lo tanto, existe una clara necesidad de revisar la política en materia de eficiencia energética de la UE a fin de adaptarla a las prioridades y los avances actuales. La eficiencia energética es la manera más rentable y rápida de reducir las emisiones de CO2 y otras emisiones. Las ventajas son enormes en términos tanto de crecimiento económico como de creación de empleo. Considero que debería emprenderse una evaluación exhaustiva de los logros y deficiencias del Plan de Acción de Eficiencia Energética de 2006 como base para la revisión de la política en materia de eficiencia energética de la UE. Cada vez resulta más obvio que la UE no va camino de cumplir su meta del 20 %, por tanto es necesario adoptar medidas más efectivas para promover la eficiencia energética. Debe prestarse gran atención a la renovación de los inmuebles ya existentes, porque hasta ahora han sido escasos los progresos realizados en este ámbito. La tasa de construcción de nuevos edificios en el seno de la UE se encuentra en continuo declive y muchos edificios antiguos poseen el máximo potencial en lo que respecta a la eficiencia, si se renuevan de forma adecuada. Esto facilitaría una reducción de la dependencia energética general de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito. (FR) El informe de iniciativa propia del señor Bendtesen, aprobado por una amplia mayoría, envía una señal política aplaudida sobre la cuestión de la energía, varios días después de la Cumbre de Cancún y dos meses antes de la Cumbre sobre Energía prevista para el 4 de febrero de 2011. La eficiencia energética es, sin lugar a dudas, uno de los asuntos esenciales de nuestra lucha para proteger el medio ambiente. Los ahorros de energía y la eficiencia energética constituyen la forma más rápida y rentable de reducir las emisiones de CO2 y de mejorar la seguridad del abastecimiento. En este informe pedimos redoblar los esfuerzos para lograr el objetivo de eficiencia energética del 20 % para 2020. Sin embargo, lamento que la enmienda que pide a la Comisión Europea que ponga en marcha una iniciativa para la renovación profunda de los edificios existentes el año próximo no haya obtenido la mayoría necesaria. El informe solamente menciona los edificios nuevos, no la cuestión de la gestión de los ya existentes. Sin embargo, los edificios son responsables de aproximadamente el 40 % del consumo de energía y de cerca del 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de este informe porque necesitamos adoptar medidas específicas sobre la implementación del Plan de acción para la eficiencia energética, en especial debido a que cada vez resulta más obvio que la UE no alcanzará su objetivo de una reducción del 20 % en las emisiones de gases de efecto invernadero. Quiero destacar el hecho de que la eficiencia energética es la manera más rentable de reducir las emisiones de CO2, y no solamente éstas. Además, representa una oportunidad única para apoyar y crear empleos, al tiempo que se reduce la dependencia de las importaciones de energía. Por consiguiente, el Parlamento Europeo pide a la Comisión Europea que diseñe el nuevo Plan de acción para la eficiencia energética, teniendo en cuenta las necesidades de los consumidores de energía vulnerables. Además, pide a los Estados miembros que adopten medidas apropiadas y políticas eficaces, tales como planes de acción o medidas sociales específicas para reducir la pobreza energética y para informar con regularidad sobre sus iniciativas para tratar este problema. La Comisión también debe ser responsable de presentar estadísticas sobre el desarrollo de los elementos principales de la política de energía de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Vito Bonsignore (PPE), por escrito. (IT) Quiero felicitar al señor Bendtsen por su informe, significativo y de actualidad, sobre la eficiencia energética. He votado a favor de este informe, porque considero que una buena eficiencia energética puede ayudarnos a recortar de manera sustancial las emisiones de CO2.

Este tipo de acción política genera distintas ventajas: en primer lugar, la creación de empleos nuevos, aunque también sería posible introducir una mayor implicación por parte de las pequeñas y medianas empresas, el tejido conector de las economías italiana y europea, a las que se podría ofrecer unas oportunidades de desarrollo innovadores. Para hacer esto, sería necesario reunir los instrumentos financieros apropiados para reforzar la formación profesional, la investigación y el acceso a la información. Por tanto, estoy de acuerdo con la necesidad de revisar las políticas de la UE sobre eficiencia energética, y poner en práctica planes concretos para incentivar la competitividad.

En lo que se refiere a los edificios y al diseño ecológico, coincido en que debemos centrarnos en la renovación de los edificios existentes, ya que ofrecen un potencial de eficiencia energética extremadamente elevado, si son renovados de manera adecuada. Por tanto, para lograr estos objetivos es necesario fomentar medidas, instrumentos y apoyo financiero tanto a escala nacional como europea, por ejemplo mediante la introducción de fondos especiales.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Březina (PPE), por escrito.(CS) El informe sobre eficiencia energética acierta al pedir un mayor énfasis en las soluciones innovadoras como las redes y los contadores inteligentes, una integración más flexible de las fuentes de energía renovables, y la creación de una estrategia global para la generación de calor. Aquí es preciso señalar que el objetivo es que el 50 % de los hogares cuente con contadores inteligentes para 2015, porcentaje que se incrementaría hasta el 80 % para 2020. Me alegra que el informe no incluya propuestas para la introducción de medidas legislativas en el área de la pobreza energética. En lugar de esto, ha sido redactado de tal modo que resulta claro que los Estados miembros son los más capaces de tratar el problema de la pobreza energética, y por tanto este es un problema que debe ser resuelto en el ámbito de los Estados miembros. La posibilidad de utilizar el 15 % del FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) para programas de eficiencia energética también permite mejorar la eficiencia energética. Sin embargo, considero que debemos hacer de la eficiencia energética una prioridad europea horizontal y financiarla con fuentes distintas de los Fondos Estructurales.

Creo que fue correcto rechazar las propuestas para la introducción de un impuesto paneuropeo de la energía o del carbón, que solamente llevaría a incrementar los costes energéticos y que perjudicaría en mayor medida a los grupos con ingresos bajos. También opino que los objetivos de eficiencia energética no deben ser legalmente vinculantes y que no debemos introducir unas condiciones previas superficiales para la concesión de Fondos Estructurales basados en la eficiencia energética.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) La eficiencia energética resulta crucial para incrementar la seguridad del abastecimiento, para mejorar la calidad del aire, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y para aumentar la competitividad de nuestra sociedad. Eficiencia energética significa hacer más con menos recursos. Este informe plantea una visión ambiciosa para la eficiencia energética a través de, por ejemplo, la introducción de objetivos individuales y de incentivos positivos. Se introducen elementos importantes relacionados con la modernización de la infraestructura energética, tales como las redes inteligentes, la eficiencia energética en edificios y en medios de transporte, el uso de las TIC y el desarrollo de la investigación científica en el ámbito de la energía. Este informe subraya la necesidad de doblar los fondos para la investigación científica, y para el desarrollo y la demostración tecnológicos en el área de la energía. Con respecto a la financiación, el informe también fomenta el uso de Fondos Estructurales para apoyar la eficiencia energética, y esa será una prioridad dentro del presupuesto de la UE después de 2013. A la luz de todo esto, quiero dar la enhorabuena al ponente, el señor Bendtsen, por el excelente trabajo que ha realizado y por el equilibrio alcanzado, y deseo invitarles a todos a apoyar este importante informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Marielle De Sarnez (ALDE), por escrito. – (FR) Los edificios son responsables de cerca del 40 % del consumo de energía y de aproximadamente un 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Unión Europea. Los edificios dotados de eficiencia energética deberían ser una prioridad de la próxima revisión del plan de acción para la eficiencia energética. En la actualidad, un 30 % de los hogares existentes en Europa son poco saludables y presentan un consumo de energía muy elevado. Por tanto, es importante no fomentar únicamente edificios sostenibles nuevos, sino también renovar los edificios existentes de manera sostenible. Por eso los Estados miembros deben poner en marcha con rapidez un programa para la renovación en profundidad del parque inmobiliario, para alcanzar un consumo de energía cercano a cero en el entorno urbanístico edificado de aquí al año 2050. También existe un vínculo entre la eficiencia energética y la pobreza energética. Así pues, pedimos a la Comisión que prepare un nuevo plan de acción para la eficiencia energética que tenga en cuenta las necesidades de los consumidores vulnerables.

 
  
MPphoto
 
 

  Ioan Enciu (S&D), por escrito. Quiero aplaudir este informe sobre eficiencia energética, ya que incrementará la seguridad energética y servirá para generar ventajas sociales y económicas para la economía de la UE. El Grupo S&D ha señalado que los recursos energéticos no están distribuidos de manera equitativa entre los Estados miembros. Siempre debemos considerar la solidaridad europea al legislar sobre eficiencia energética. Se ha dicho que el ahorro relacionado con la energía es uno de los caminos más rápidos hacia la eficiencia energética. Fomentar esta eficiencia generará empleo y ahorrará miles de millones anuales a los gobiernos de los Estados miembros en costes de calefacción.

Recomiendo vivamente la creación de una sociedad con baja producción de carbono, pero debemos ser cuidadosos y establecer un equilibrio adecuado entre los Estados miembros, según su capacidad y sus recursos. Me preocupa que se pretenda que Estados miembros como Rumanía tengan un funcionamiento equiparable al de otros países como Suecia, que cuentan con un historial demostrado en el área de la eficiencia energética. La Perspectiva Financiera número 8 será una herramienta financiera fundamental para fomentar y promover la eficiencia energética entre 2014 y 2020.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. – (PT) He votado a favor de este informe sobre el Plan de acción para la eficiencia energética porque plantea unas propuestas importantes para el medio ambiente y para la economía, en concreto la presentación de legislación europea que introduce unos objetivos vinculante para reducir el consumo de energía.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) En 2008, Europa se comprometió a alcanzar, a más tardar en 2020, una reducción del 20 % en el consumo de energía y a garantizar que el 20 % de su consumo de energía procedería de fuentes renovables. Este objetivo es fundamental para ayudar a Europa a cumplir su objetivo de reducir las emisiones de CO2 y a reducir la dependencia de los combustibles fósiles, pero debe seguir siendo exactamente eso, un objetivo al que los distintos Estados se adhieren de manera voluntaria.

Para que esto suceda, en lugar de imponer un límite vinculante, será más importante que los Estados miembros alcancen un acuerdo sobre las soluciones que permiten una mayor eficiencia energética y un menor desaprovechamiento de la energía, sin que esto afecte al desarrollo y sin que esto sea excesivamente cosos para las industrias y los productores europeos, en especial en un momento de crisis económica como el actual.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Este informe se centra en la política de eficiencia energética dentro de la UE. Con respecto a esta cuestión, apoyo la necesidad de establecer objetivos vinculantes. En el Libro Verde de la Comisión (2005/0265 final) sobre la eficiencia energética se estima que se podrían crear en Europa, directa o indirectamente, alrededor de un millón de puestos de trabajo. Según esta comunicación, los beneficiarios particulares de las medidas de eficiencia energética son las PYME, y añade que el hogar estándar podría ahorrar un promedio de mil euros anuales gracias a las medidas de eficiencia energética.

Las medidas obligatorias de eficiencia energética también son cruciales para reducir el déficit energético resultante de las importaciones de petróleo y de gas del Golfo y de Rusia.

Ya tenemos objetivos vinculantes para incrementar al 20 % la cuota de energía renovable en la Unión Europea. En el marco actual, solamente podríamos alcanzar la mitad del potencial sin objetivos vinculantes para la eficiencia energética. También es una cuestión de seguridad jurídica, y una señal importante para dirigir las inversiones nuevas.

Con este objetivo vinculante, para la UE y Portugal veo más ganancias que pérdidas. Además, si los objetivos de la Estrategia Europa 2020 no van más allá de las meras intenciones, esta estrategia no conseguirá nada.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Las promesas de incrementar la eficiencia energética se han multiplicado, pero la Unión Europea corre el peligro de no cumplir los objetivos propuestos: alcanzar el 20 % para 2020. Los últimos datos indican una media actual de solamente el 9 %, a pesar de la contribución que un incremento de la eficiencia energética podría hacer a una reducción de las emisiones, del consumo y de la dependencia energética.

El informe contiene una amplia selección de elementos que cubren de manera bastante adecuada el amplio campo de la eficiencia energética, aunque indica vías que pueden dificultar la obtención exitosa de los objetivos hacia los que se dirige.

Sin embargo, hay aspectos con los que no estoy de acuerdo, tales como el vínculo que se afirma existe entre la eficiencia energética y lo que se denomina Estrategia Europa 2020, que dispone la creación de un mercado único de la energía, la promoción de instrumentos de mercado, el Sistema Europeo de Comercio de Emisiones que enmascara algunos de los beneficios de la eficiencia energética y que ignora la necesidad de defender un sector público de la energía fuerte que cada Estado debe fomentar.

Aunque coincidimos en la necesidad de que existan unos fondos comunitarios para implementar los objetivos, aún albergamos dudas acerca de la posibilidad práctica de utilizar hasta un 15 % del FEDER o de usar el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) para la eficiencia energética, dado que deberían ser los Estados miembros los que determinen sus necesidades y prioridades para la distribución de esos fondos.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE), por escrito.(FR) Es posible introducir numerosas medidas que ofrecen posibilidades no explotadas para mejorar la eficiencia energética en sectores clave, como el del transporte y el del entorno urbanístico.

Sin embargo, resulta poco realista establecer un objetivo vinculante para mejorar la eficiencia energética en al menos un 20 % para 2020, porque no existe un método de evaluación y no hay indicadores comunes. En lugar de eso, debemos centrarnos en objetivos sectoriales específicos, como el compromiso para reducir el consumo de energía en los edificios existentes en un 38 %.

La ausencia de financiación es un gran obstáculo para la renovación de edificios en el sector residencial y de las PYME. En lugar de embarcarse en una batalla de objetivos poco realistas, la Comisión Europea debería, en lugar de eso, presentar soluciones innovadoras y estimular las asociaciones público-privadas, porque esta ecología creativa es una fuente de empleo.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) Doy mi aprobación a este informe porque va dirigido a incrementar la eficiencia energética en al menos un 20 % para 2020, y por tanto anticipar la transición a una economía sostenible y ecológica. Las ventajas son enormes en términos tanto de crecimiento económico y de creación de empleo. Los puestos de trabajo creados se localizarán tanto en áreas rurales como urbanas. Es sabido que existe un gran potencial para la eficiencia energética en los edificios. Por tanto, deberíamos centrarnos en la renovación de los edificios existentes, ya que el índice de construcción de edificios nuevos dentro de la UE experimenta un declive constante y que muchos edificios antiguos presentan el mayor potencial de eficiencia, si son renovados adecuadamente. En el sector de las tecnologías limpias se registra una brecha entre los Estados Unidos y China, por un lado, y la Unión Europea, por otro. Ambos países son bastante más progresistas que la UE con respecto a la adopción de medidas legislativas que fomentan las soluciones de eficiencia energética. Por tanto, las medidas y los instrumentos para incentivar la financiación deben ser apoyadas por la UE y por los Estados miembros. La creación de fondos nacionales para la eficiencia energética que apoyan el Contrato de Rendimiento Energético (CRE) debería ser incentivada a través de un instrumento financiero a escala europea. El CRE en el que un cliente adquiere un ahorro energético garantizado genera un aprovechamiento ya que la inversión es devuelta transcurrido un plazo de entre dos y quince años. Este modelo genera empleos en las PYME, los consumidores ahorran dinero en sus facturas de energía y las emisiones se reducen.

 
  
MPphoto
 
 

  Eija-Riitta Korhola (PPE), por escrito. (FI) Cuando, al igual que la mayoría de los miembros de mi Grupo, he votado en contra del objetivo obligatorio del ahorro energético del 20 %, no estaba adoptando una posición sobre la importancia del ahorro de energía, sino del modo en que se intenta promocionarlo. La importancia de los ahorros energéticos mejorados es innegable. Sin embargo, en mi opinión los intentos para resolver los problemas climáticos, de seguridad energética y suministro de la UE no son sostenibles o prudentes.

En el famoso objetivo 20-20-20 sobre clima y energía, el objetivo del ahorro energético era el único no vinculante, ya que se asumió que sería intensificado en línea con otros objetivos obligatorios, tales como los recortes de las emisiones y las energías renovables. Este objetivo de ahorro energético no fue implementado de la manera que queríamos, pero ahora, en lugar de cargar a nuestra Comunidad con otro objetivo vinculante más, uno que se solape con otros objetivos vinculantes, y sin saber cómo será alcanzado, antes de nada debemos examinar si esos otros objetivos fueron establecidos de una manera apropiada.

Cuando introducimos los recortes en las emisiones y los objetivos para las energías renovables nuestros Estados miembros y sus empresas quedan sometidos presión, y la tentación de crear unas soluciones cortas de miras y no sostenibles se convierte en abrumadora. Si además de eso imponemos una restricción más, estaremos en una situación en la que la UE estará serrando literalmente la rama en la que se sienta, al tiempo que provoca una transferencia masiva de ingresos, sin que esto redunde en beneficio del clima, el medio ambiente o nuestra seguridad energética.

Al intentar hacer algo bueno, hemos terminado haciendo justo lo contrario. La industria se está convirtiendo en menos viable desde una perspectiva global, estamos quemando bosques de manera no sostenible en nombre de las energías renovables y, al mismo tiempo, el problema en sí, las emisiones de dióxido de carbono, está adquiriendo dimensiones cada vez más preocupantes más allá de nuestras fronteras.

Es hora de actuar de manera sensata y sostenible, sin recurrir a una alimentación forzada corta de miras y carente de elementos racionalmente tangibles.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. − (DE) El incremento generalizado a escala de la UE de la eficiencia energética es un elemento fundamental de una estrategia energética europea sostenible. Esta permitirá reducir las emisiones de CO2 y, al mismo tiempo, mejorar la seguridad energética de la manera más rápida y rentable. Aplaudo el hecho de que el informe destaca una inversión mayor en eficiencia energética para los edificios, que generará nuevos puestos de trabajo en el sector de la construcción y en las PYME, y que situará el ahorro anual en energía por vivienda alrededor de los mil euros. El informe también se refiere a la necesidad de incrementar la eficiencia energética en todo el sistema de transportes, pasando de unos modos de transporte que consumen grandes cantidades de energía, como los coches y los camiones, a unos medios que ahorran energía, como el tren. Aplaudo los aspectos del informe que piden a la Comisión y a los Estados miembros que presten a la eficiencia energética la atención que merece y, al mismo tiempo, que garanticen que se cumplen las numerosas disposiciones legislativas relacionadas con esta área que ya están en vigor a escala europea y nacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (S&D), por escrito.(PL) En la votación de hoy he respaldado el Informe Bendtsen sobre la revisión del Plan de acción para la eficiencia energética. No cabe duda de que el incremento de la eficiencia energética es la manera más rentable y rápida de reducir las emisiones de dióxido de carbono. El hecho es que los edificios representan aproximadamente el 40 % del consumo de energía y en torno al 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE. Por eso creo que una de las cosas más importantes que es preciso hacer es aumentar la eficiencia energética de los edificios, y esto debe hacerse iniciando los trabajos para renovar el equipamiento existente e instalando una infraestructura común más eficiente en los edificios y en los sistemas de calefacción. He votado a favor de la financiación del aislamiento de los edificios a partir de los Fondos Estructurales.

 
  
MPphoto
 
 

  Marian-Jean Marinescu (PPE), por escrito. (RO) El informe sobre la eficiencia de energía tiene una importancia apreciable con vistas a adoptar el plan de acción de la UE en este ámbito durante los años venideros. Tendrá un gran impacto en los métodos empleados para reducir las emisiones de CO2, en el crecimiento económico y en la creación de empleo en áreas como las Tecnologías de la Información, la construcción y los servicios. He votado a favor de una protección más eficaz para los consumidores vulnerables. Esos consumidores deben beneficiarse al máximo de las mejoras realizadas en la eficiencia energética. Sin embargo son necesarios más recursos financieros para llevar a cabo las inversiones requeridas. Además, he votado a favor de establecer unos fondos para la eficiencia energética a escala nacional, regional o local. Esos fondos podrían desempeñar una función clave en el desarrollo de las PYME y en la prestación de servicios de eficiencia energética por parte de las empresas. He votado en contra de aprobar el objetivo legalmente vinculable de alcanzar unos ahorros de energía mínimos del 20 % para 2020, ya que este elemento obligatorio a escala de la UE podría tener un efecto adverso en el mercado único. Creo que la transición a una economía sostenible y ecológica seguirá adelante incluso aunque no impongamos unas medidas legislativas excesivas.

 
  
MPphoto
 
 

  Mario Mauro (PPE), por escrito. (IT) En su informe sobre la revisión del Plan de acción para la eficiencia energética, el señor Bendtsen señala adecuadamente que las políticas nacionales siguen sin explotar plenamente el potencial en el ámbito de la eficiencia energética. Por tanto, debemos reforzar las estrategias de la Unión Europea en esta dirección. He votado a favor de la moción.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Este informe fomenta el principio de eficiencia energética y aboga por el etiquetado energético. Esto es bueno, aunque me habría gustado que el debate se hubiera ampliado a la sobriedad energética y al etiquetado ecológico. El informe también se ocupa de la pobreza energética. Son buenas noticias. Qué lastima, así pues, que los convierta en instrumentos del capitalismo verde, que está a favor de la libre competencia, que pide la intervención de intermediarios financieros y que exalta las virtudes del mercado del carbono. Así, aniquila los avances que promete.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. – (PT) Un plan de acción que cumpla la política energética europea debe abordar las siguientes cuestiones: avanzar hacia un sistema energético de bajas emisiones de dióxido de carbono, garantizar la seguridad del abastecimiento de energía, y asegurar la competitividad mejorada de la Unión y el abastecimiento de energía a todos los consumidores a unos precios accesibles. Para alcanzar estos objetivos es necesario un esfuerzo financiero y humano considerable.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. He aquí diez directrices básicas de la eficiencia energética.

1. Energía: tecnologías eficientes; 2. Tecnologías de transporte; 3. Uso eficiente de la energía; 4. Seguridad del circuito de transporte de la energía; 5. Recogida y almacenamiento de bienes utilizados para la producción de energía; 6. Aprovechamiento de la energía por parte de los países: abastecedores; 7. Formación y distribución de recursos energéticos; 8. Programas antimonopolio para el consumo de energía y el abastecimiento de energía; 9. Nanotecnologías en el sector del abastecimiento de energía y su desarrollo; 10. Legislación sobre energía eficiente.

Por desgracia, el presente informe no abarca estos aspectos. He votado a favor, teniendo en mente que la tarea básica apenas si ha dado comienzo.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. − (DE) La eficiencia energética es un área con gran potencial para el futuro en el que la UE ya cuenta con experiencia. Además, los Estados miembros albergan en su seno a muchas empresas tecnológicas punteras. Junto a los beneficios evidentes para el medio ambiente, este sector también ofrece oportunidades para impulsar el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo. Sin embargo, en el pasado quedó claro que a menudo la UE se impone a sí misma objetivos ambiciosos y posteriormente tiene problemas para alcanzarlos o los traiciona por completo. Esto es lo que puede suceder con los edificios, que por supuesto presentan un potencial enorme para el ahorro de energía.

Resulta mucho más sencillo aplicar medidas de este tipo en los edificios nuevos que en los antiguos ya existentes. Los edificios catalogados presentan problemas específicos. Por último, pero no por ello menos importante, debemos impedir que la situación se descontrole imponiendo medidas para incrementar la eficiencia energética cuya aplicación es tan cara que generan una subida prácticamente inasumible del coste de la vida. He votado en consecuencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) Resulta imposible no estar de acuerdo con la premisa del ponente de que «la eficiencia energética es el modo más rentable y rápido de reducir las emisiones de CO2, y no solamente éstas». Además, las iniciativas para mejorar la eficiencia energética contribuyen al crecimiento económico y a la creación de empleo. Este fenómeno puede ser observado, por ejemplo, en los nuevos Estados miembros, donde la escala de los retos que se plantean es enorme.

También merece la pena mencionar que el apoyo de la Unión Europea al aislamiento de los edificios es uno de los rasgos más visibles de la política de cohesión. Los edificios modernizados son uno de los mejores símbolos de la Unión Europea en esas regiones. Con esto presente, respaldo las propuestas contenidas en el informe referidas a un incremento del gasto para mejorar la eficiencia energética.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del Plan de acción para la eficiencia energética porque considero que es importante impulsar el avance de la Unión europea hacia un futuro ecológico y sostenible. Reducir el consumo de energía a través de innovaciones en los sistemas en las infraestructuras energéticas y en el desarrollo urbano es el fin establecido por Europa en el nuevo plan de acción que será presentado por la Comisión en febrero. También considero que los objetivos no deben ser vinculantes porque si aceleramos el ritmo corremos el peligro de dañar a las empresas y a los ciudadanos desde el punto de vista financiero. Las medidas para un plan de acción deben ser coherentes con los planes nacionales, de modo que subrayen una metodología común para medir los objetivos de eficiencia energética.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito.(PT) En su examen del plan de acción para la eficiencia energética, el ponente, un miembro del Grupo PPE, realiza una propuesta equilibrada para alcanzar el objetivo del 20 % en ahorro de energía establecido por el Consejo Europeo en 2007.

El modo pragmático de aplicar una política de eficiencia energética propuesto por el ponente, mediante objetivos individuales y sin imponer objetivos legalmente vinculantes, me ha parecido ser el más apropiado, en el actual contexto económico y político, para alcanzar el objetivo en cuestión. Sin embargo, en la Comisión de Industria, Investigación y Energía (ITRE) se ha aprobado una solución que implica la introducción de objetivos obligatorios de reducción del consumo energético en al menos un 20 %, una enmienda respaldada por los votos de los socialistas, los liberales y los verdes.

Dentro del informe, al que he dado mi voto favorable, destacaré las diversas acciones comunitarias y de los Estados miembros que apoyan la eficiencia energética: la aplicación de la legislación existente en esta área, el desarrollo de la eficiencia energética en el ámbito urbano, la construcción de edificios con eficiencia energética y la financiación de estas y de otras medidas mediante la creación de fondos nacionales para la eficiencia energética.

Quiero hacer hincapié en que este informe del Parlamento Europeo constituye una contribución importante a la revisión del Plan de acción para la eficiencia energética que está siendo preparado por la Comisión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. (IT) En parte como resultado de las distintas mejoras al plan original, estoy de acuerdo con el señor Bendtsen en que la eficiencia energética es la medida más rentable para reducir las emisiones de CO2 y de otro tipo, y en que representa una oportunidad única para respaldar y conseguir la generación de empleo, al tiempo que permite reducir la dependencia de las importaciones de energía. El ponente indica que, según la Comisión, los beneficios del ahorro energético podrían ser cuantificados en más de 1 000 euros anuales por hogar.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – (RO) La eficiencia energética es la manera más rentable y rápida de reducir las emisiones de CO2, y no solamente éstas. Las ventajas son significativas tanto en términos de crecimiento económico como de creación de empleo en áreas como las TI, la construcción y los servicios. Esos puestos de trabajo serán generados por igual en áreas urbanas y rurales, a menudo en el seno de PYME, y serán empleos locales que no podrán ser externalizados. La Comisión va a presentar un nuevo plan revisado a comienzos de 2011, que debe contener los siguientes elementos: objetivo vinculante de la UE de un incremento mínimo del 20 % en la eficiencia energética para 2020; medidas para luchar contra la pobreza energética introducidas en todas las políticas sobre energía; revisión de la Directiva de Servicios Energéticos en 2011; fomento de la inversión en redes inteligentes y observancia por parte de los Estados miembros del requisito del tercer paquete legislativo sobre el mercado interno para instalar contadores inteligentes en el 80 % de las viviendas para 2020; los Estados miembros deben establecer unos objetivos anuales de renovación del parque inmobiliario; la Comisión debe presentar políticas para alcanzar las pérdidas casi nulas de energía en los edificios para 2050; la Comisión debe examinar los modelos innovadores de financiación, como los fondos reutilizables, con el fin de alcanzar los objetivos de este sector.

 
  
MPphoto
 
 

  Teresa Riera Madurell (S&D), por escrito. – (ES) He votado a favor de este informe porque creo que la obligatoriedad del objetivo del 20 % de eficiencia energética es importante no solo en términos de reducción del CO2, que lo es, sino también en términos sociales. Una parte importante del gasto de los hogares europeos se destina a la factura energética. Introducir medidas de eficiencia que reduzcan el gasto energético y contribuyan a reducir la pobreza energética es un objetivo socialista.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito. (FR) Hasta que la disparatada cuestión de la energía solar se convierta en una realidad y el mundo entero recoja los beneficios de ese maná eléctrico prácticamente inagotable, la Unión Europea no tiene otra alternativa para su actual política energética que obtener su abastecimiento de energía de tantas fuentes como sea posible y apostar por la eficiencia energética. Esta es una prioridad clave de la estrategia europea para la próxima década, y así lo indica el informe del señor Bendtsen, que ha sido aprobado esta tarde por la mayoría de los miembros del Parlamento Europeo. Yo en particular aplaudo la adopción del objetivo vinculante de ahorro energético de un 20 % para 2020, que permitirá a la UE ahorrar aproximadamente 100 000 millones de euros. Con el fin de lograr esto, está claro que tendremos que hacer más en campos tan distintos como los servicios de energía, el transporte (¿cuándo contaremos con un marco para la estandarización de los vehículos eléctricos?) y los edificios. Estos últimos exigen una atención especial, ya que sabemos que son responsables de cerca de un 40 % del consumo de energía y del 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Unión Europea. Por ejemplo, los edificios públicos presentan un potencial de ahorro energético muy considerable, que facilitaría la transición hacia una economía ecológica estable.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Este informe es un recordatorio poderoso y oportuno para la Comisión y el Consejo sobre la importancia del objetivo vinculante de ahorro energético ante la crucial Cumbre sobre Energía del 4 de febrero de 2011, en un momento en el que la Comisión prepara su plan de acción para la eficiencia energética. Si Europa quiere dar respuesta a los desafíos de la seguridad energética y del cambio climático, son necesarias unas medidas comunitarias ambiciosas sobre ahorro de energía y eficiencia energética. Esas medidas también tienen sentido desde un punto de vista económico, crean empleo y ahorran a los consumidores dinero en sus facturas de energía. Hasta ahora, los Estados miembros han incumplido su promesa de reducir el consumo de energía en un 20 % para 2020, ya que sus avances han sido insuficientes. Si convertimos ese objetivo en vinculante, nos aseguraremos que (al igual que en el caso de las energías renovables) los gobiernos europeos verdaderamente cumplen su compromiso en relación con ese potencial.

El informe también pide unas medidas más sólidas para abordar el consumo de energía de los edificios, especialmente por medio de la renovación del actual parque inmobiliario. Dado que los edificios son responsables del 40 % del consumo de energía en la UE, resulta fundamental actuar de frente en este ámbito. Los verdes esperamos que la Cumbre de la UE sobre Energía también aborde esta cuestión tan crucial.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE), por escrito.(PL) El Plan de acción para la eficiencia energética es un medio rentable de incrementar la competitividad de la economía y de la seguridad del abastecimiento de energía a la Unión Europea. El plan para comenzar a mejorar la eficiencia energética constituye también una oportunidad perfecta para el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas. El Informe Bendtsen destaca con acierto los modos de dar a la energía un uso eficaz y eficiente sin la necesidad de reducir su consumo, porque este crece continuamente en los Estados miembros. El uso de nuevas tecnologías energéticas en la construcción y el transporte posibilita un ahorro significativo a escala del conjunto de la Unión. Sin embargo, para que estos métodos sean puestos en práctica necesitamos una campaña de información a los ciudadanos, así como una reducción de los costes de las tecnologías que ahorran energía. En efecto, el elevado precio de esos equipamientos innovadores es el mayor obstáculo para su utilización. La adopción de objetivos vinculantes para 2020 es complicada para muchos Estados miembros.

No obstante, debemos recordar que cada Estado miembro se encuentra en un punto diferente del desarrollo de una política energética. Un objetivo vinculante del 20 % de energía renovable en el consumo final de energía para 2020 podría resultar un desafío excesivo, en especial para los doce Estados miembros nuevos.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. − (NL) Me alegra que el Parlamento Europeo se haya declarado a favor de un objetivo obligatorio de ahorro energético del 20 % para 2020. Las previsiones indican que, con la actual política, Europa solamente alcanzará un 11 % de ahorro energético. Entretanto, las viviendas desperdician mil euros de energía anuales y exportamos anualmente un mínimo de 350 000 millones de euros de nuestro bienestar europeo a naciones ricas en petróleo. Un mejor aislamiento de las viviendas, un transporte con mayor eficiencia energética y unos aparatos más eficientes garantizan una factura energética menor para los consumidores y para las empresas.

Con frecuencia existen barreras para la adopción de estas medidas efectivas, como los elevados costes de las inversiones o la incertidumbre acerca de sus ventajas. Si los ministros europeos apoyan esta propuesta, los gobiernos deberán acelerar su apoyo a las medidas de ahorro de energía. Esas medidas generarán riqueza en última instancia, porque la factura energética será menor.

El ahorro de energía es el modo más barato que tenemos de alcanzar nuestro objetivo climático y reducirá las emisiones de CO2 en 560 toneladas. Por tanto, el ahorro de energía nos facilita elevar un poco nuestro objetivo climático. Por desgracia, todavía vamos muy retrasados: según un informe reciente, debemos triplicar el objetivo europeo si queremos alcanzar un ahorro energético del 20 %. En consecuencia, resulta muy importante que este objetivo sea impuesto como vinculante en todos los Estados miembros de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Konrad Szymański (ECR), por escrito. Los diputados al Parlamento Europeo del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos consideramos que la eficiencia energética es crucial para conseguir que la UE cumpla sus objetivos de uso de energías renovables y de reducción de las emisiones. También tiene una función fundamental en el sentido de que garantiza nuestra seguridad energética y contribuye a nuestra competitividad económica. Apoyamos gran parte del contenido de este informe, como la importancia que concede a las redes y a los contadores inteligentes, a la financiación procedente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y del sector privado, y también al potencial de las iniciativas de I+D para ampliar la eficiencia energética. Sin embargo, los europarlamentarios del Grupo ECR no apoyamos los objetivos vinculantes de eficiencia energética. Consideramos que la UE y los Estados miembros ya cuentan con suficientes incentivos para aplicar sus políticas de eficiencia energética mediante los objetivos de uso de energías renovables y de ahorro energético establecidos por la Directiva de Servicios Energéticos. Así pues, los miembros del Grupo ECR nos hemos abstenido.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Ulmer (PPE), por escrito. − (DE) He votado en contra del Informe Bendtsen porque las cifras han sido cambiadas de nuevo y porque los objetivos son restrictivos. Es cierto que se trata de un informe no legislativo, pero los efectos de la directiva de ecodiseño han demostrado con cuánto cuidado han de ser manejados estos asuntos. De resultas de la prohibición de las bombillas, me he visto obligado a evacuar una estancia después de que se rompiese una bombilla eficiente que contenía mercurio, para así evitar daños a la salud de los allí presentes. Esta es la clase de cosas que debemos detener a tiempo.

 
  
MPphoto
 
 

  Hermann Winkler (PPE), por escrito. − (DE) He votado en contra de este informe. Aplaudo el enfoque adoptado por el texto en lo que respecta al Plan de acción para la eficiencia energética. Sin embargo, considero que imponer «desde arriba» unos objetivos obligatorios de eficiencia energética y establecer unos objetivos forzosos de modernización y de rehabilitación para los edificios privados y públicos (como los colegios) es un error. En un momento en el que las provincias, las autoridades locales y las viviendas privadas cuentan con presupuestos escasos, estos requisitos poco realistas les supondrán una presión excesiva. Por ejemplo, la Comisión Europea, cuyos edificios estaban cubiertos por los nuevos criterios de eficiencia, ha tenido que admitir recientemente que no puede cumplir los requisitos adicionales para la rehabilitación energética de su parque inmobiliario. La UE no debe exigir a los demás que hagan lo que ella no puede hacer.

Para las pequeñas y medianas empresas y, en especial, para los pequeños contratistas de Sajonia, estas medidas van demasiado lejos. Sobrecargarán a las empresas y evidentemente provocarán una destrucción de empleo y un incremento de los costes para los consumidores. En mi opinión, debemos adoptar un planteamiento crítico especialmente en lo que se refiere a la petición de aplicar unos criterios de eficiencia energética a la política de contrataciones públicas. El modo correcto de ahorrar energía implica educar a los ciudadanos de Europa y establecer unos sistemas de incentivos fiscales.

 
  
MPphoto
 
 

  Joachim Zeller (PPE), por escrito. − (DE) No estoy de acuerdo con este informe. Aunque contiene algunas propuestas que merecen ser consideradas, tengo una mala opinión de ese tipo de política de gestos que pide unas medidas restrictivas que son prácticamente imposibles de aplicar en la práctica. Las demandas a las autoridades locales y regionales y a los propietarios privados de viviendas para que lleven a cabo rehabilitaciones en sus propiedades son especialmente absurdas, dada la situación financiera de todas las partes implicadas. Incluso la Comisión Europea tuvo que admitir que no era capaz de cumplir los exhaustivos requisitos para la rehabilitación energética de su parque inmobiliario. Además, aún no hemos visto prueba alguna de la afirmación de que las rehabilitaciones energéticas generen unos ahorros directos de costes. Como resultado de las inversiones en la producción y el mantenimiento de la infraestructura y en instalaciones de generación de energía renovable, el coste de la energía está subiendo con más rapidez de la que puede ser compensada con los posibles ahorros generados por las medidas de eficiencia energética. La directiva europea sobre eficiencia energética, que data de 2002, ha sido aplicada de maneras muy diversas en los Estados miembros individuales, lo que significa que no existe un enfoque común en Europa sobre este particular. Insistir en una movilización mucho mayor de los Fondos Estructurales para pagar las medidas de eficiencia energética resulta poco apropiado a la luz de los debates financieros en curso. Estoy plenamente a favor de un debate sobre eficiencia energética que se base en un consenso amplio en todos los ámbitos políticos y que implique a todos los actores significativos, así como la creación de sistemas de incentivos. Sin embargo, me opongo a las regulaciones impuestas «desde arriba», ya que son otros quienes deben hacerse cargo de la factura.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad