Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2007/0255(NLE)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0362/2010

Textos presentados :

A7-0362/2010

Debates :

PV 18/01/2011 - 3
PV 18/01/2011 - 5
CRE 18/01/2011 - 3
CRE 18/01/2011 - 5

Votaciones :

PV 19/01/2011 - 6.8
PV 19/01/2011 - 6.9
CRE 19/01/2011 - 6.8
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0015

Debates
Martes 18 de enero de 2011 - Estrasburgo Edición DO

3. Acuerdo de Estabilización y Asociación CE-Serbia - Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la CE y Serbia (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. – El primer punto del orden del día es el debate conjunto sobre el Acuerdo CE-Serbia

– Acuerdo de Estabilización y Asociación CE-Serbia. Recomendación de Jelko Kacin, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores (A7-0362/2010). Recomendación sobre el proyecto de Decisión del Consejo y de la Comisión relativa a la celebración del Acuerdo de Estabilización y Asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y la República de Serbia, por otra [15619/1/2007 - C7-0341/2010 - 2007/0255(NLE)]

– Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la CE y Serbia. Declaraciones del Consejo y de la Comisión [2010/2980(RSP)]

 
  
MPphoto
 

  Jelko Kacin, ponente.(SL) Señora Presidenta, el Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la Unión Europea y Serbia se firmó en abril de 2008 y el acuerdo comercial provisional y de transición con Serbia se viene aplicando satisfactoriamente desde febrero de 2010.

El proceso de ratificación comenzó en septiembre de 2008 cuando el Parlamento serbio ratificó primero este acuerdo.

El acuerdo ofrece un marco político, jurídico y económico para la cooperación entre la Unión Europea y Serbia, que no podía continuar por el camino de la integración europea sin que comenzara el proceso de ratificación.

En 2009, no existía ningún informe de Serbia en el programa de trabajo del Parlamento Europeo porque el proceso de ratificación en los Estados miembros se detuvo a raíz de que Serbia no cooperara con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) de La Haya. Hasta la fecha, once Estados miembros han ratificado este acuerdo, razón por la que hoy insto a los demás Estados miembros a que hagan esto mismo lo antes posible.

Si hoy ratificamos el acuerdo en esta asamblea superior, transmitiremos un firme y evidente mensaje de apoyo a los esfuerzos europeos de Serbia. Sin embargo, eso no bastará para asegurar que el proceso de ratificación se complete con éxito.

La resolución relativa a Serbia, sobre la que votaremos mañana, contiene precisamente este mensaje de apoyo. Debemos apoyar a Serbia en su largo y difícil camino hacia la adhesión a la Unión Europea.

Como país que ha estado aislado durante mucho tiempo y que ha permanecido fuera de la corriente moderna de política y economía europeas, Serbia está afrontando muchos retos.

Durante los dos últimos años, hemos visto que la escena política de Serbia ha llegado a ser más proeuropea. Los líderes serbios nos proporcionarán las mejores pruebas de su compromiso sincero con los valores y el modo de vida europeos si resuelven satisfactoriamente los problemas y aplican todas las reformas que son necesarias.

Ya hemos visto algunos avances positivos. Acogimos con agrado la disposición de Serbia para alcanzar un acuerdo y la adopción por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas de una resolución conjunta sobre Kosovo en septiembre de 2010.

El 1 de enero de 2011, Serbia abolió el servicio militar obligatorio y las generaciones de jóvenes ciudadanos serbios han tenido la oportunidad adicional de aprender, estudiar y desarrollarse. También se ha reforzado la supervisión civil de las fuerzas armadas.

Por otro lado, el avance de Serbia hacia la UE se ha visto obstaculizado en gran medida por el hecho de que dos personas acusadas por crímenes de guerra por el TPIY siguen en libertad.

Ratko Mladić ha estado huyendo de la justicia durante más de quince años desde el genocidio de Srebrenica, el mayor de los crímenes cometidos en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

Agradecemos que el Gobierno serbio haya declarado que considera prioritaria la finalización de su cooperación con el Tribunal de La Haya. No obstante, pedimos a las autoridades serbias, como ha dicho el Fiscal General del TPIY, que reduzcan convincentemente la diferencia entre la voluntad política que han demostrado y resultados concretos.

Ha llegado el momento de que Serbia cierre este difícil capítulo y avance de nuevo hacia la reconciliación en la región.

Serbia no podrá conseguir la condición de país candidato hasta que demuestre que coopera totalmente con el Tribunal de La Haya, como se establece en las conclusiones del Consejo del 25 de octubre de 2010.

La prueba más convincente de esto sería la detención y extradición de quienes han sido acusados. Hasta hoy, los esfuerzos de Serbia por que esto se produzca no han dado resultados y siguen siendo insuficientes.

Se han logrado cambios importantes en las relaciones regionales en los Balcanes Occidentales, como demuestra sobre todo la relación entre Serbia y Croacia. Saludamos la posición del Presidente serbio, cuyo nuevo enfoque ha dado un potente impulso para una reconciliación duradera en la región.

A pesar de eso, todavía quedan otros retos. Belgrado debe demostrar una relación constructiva en el próximo diálogo con Pristina e, independientemente de la cuestión de la condición de Kosovo, la relación entre Belgrado y Pristina debe llegar a ser una asociación, de manera que toda la región pueda avanzar más fácilmente hacia Europa.

Esto también es válido para las relaciones de Serbia con Bosnia y Herzegovina. Belgrado debe apoyar las reformas que permitan a Bosnia y Herzegovina, como país con sus propias instituciones, negociar sobre su adhesión a la Unión Europea. En este momento, eso todavía no es así.

 
  
MPphoto
 

  Enikő Győri, Presidenta en ejercicio del Consejo.(EN) Señora Presidenta, tengo el gran privilegio y el honor de volver al Parlamento Europeo en mi nueva calidad de representante de la Presidencia rotatoria húngara del Consejo de la Unión Europea. Señorías, espero que tengan presente que anteriormente he sido diputada de esta Cámara y me consideren una garantía de que la Presidencia húngara será una Presidencia respetuosa con el Parlamento.

Espero con interés poder trabajar con todos ustedes durante los próximos cinco meses y medio de esta Presidencia, con grandes expectativas. Ahora pasaré a mi lengua materna.

Presidenta en ejercicio del Consejo.(HU) Señora Presidenta, Señorías, tengo el gran placer y honor de participar en este debate tras el cual el Parlamento votará sobre la aprobación del Acuerdo de Estabilización y Asociación firmado con la República de Serbia. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para expresar mi gratitud al ponente del Parlamento Europeo, el señor Kacin, que elaboró un informe excelente sobre el tema y acoger con entusiasmo la resolución sobre el proceso de integración europea de Serbia. Al igual que otros países de la región, la perspectiva de adhesión europea también ha beneficiado a Serbia y el país ha logrado progresos considerables en esta dirección durante los últimos años. En este contexto, el Acuerdo de Estabilización y Asociación representa un avance importante para Serbia en el camino hacia la Unión Europea.

El acuerdo fortalece los ya estrechos lazos entre la Unión Europea y Serbia y crea una relación contractual entre ambas partes. Asimismo, estabiliza un nuevo marco para el diálogo político. Crea una zona de libre comercio y fortalece las relaciones económicas bilaterales, a través de las que se pretende aportar importantes beneficios económicos a Serbia. El acuerdo fomenta los procesos de reforma que contribuirán al crecimiento de la economía serbia y ayudarán a Serbia a desarrollar una economía de mercado plenamente operativa. Además, el acuerdo asienta las bases para una mayor cooperación en numerosas esferas que desarrollar entre la Unión Europea y Serbia en el futuro, y por último pero no menos importante, en la lucha contra la delincuencia organizada y el comercio transfronterizo ilegal, así como respecto a mejorar los actuales reglamentos de protección medioambiental.

El Consejo inició el proceso de ratificación del acuerdo el 14 de junio de 2010. Hasta la fecha, once Estados miembros, entre ellos Hungría, por supuesto, han respaldado el acuerdo a través de sus parlamentos. Estamos convencidos de que todos los Estados miembros lo ratificarán en breve. El Consejo acogería con agrado que el Acuerdo de Estabilización y Asociación entrara en vigor hacia finales de 2011 o a principios de 2012 a más tardar. Esto significaría que Serbia iniciaría una ambiciosa relación contractual con la Unión Europea en el preciso instante en que empieza a hacer preparativos más intensivos para su adhesión. Sus votaciones contribuirán aún más a destacar e impulsar este proceso, debido al apoyo unánime que expresaron todas las fuerzas políticas en la reunión de la Comisión de Asuntos Exteriores del 1 de diciembre. Serbia expresó su compromiso con la Unión Europea mediante su solicitud de adhesión presentada en diciembre de 2009. En octubre del año pasado, el Consejo pidió a la Comisión que presentara su dictamen. Cabe esperar dicho dictamen durante la segunda mitad de 2011.

Todos sabemos que el proceso de integración europea tiene muchas ventajas para Serbia. Al mismo tiempo, Serbia todavía necesita llevar a cabo reformas importantes. Estas incluyen más iniciativas en los ámbitos de la administración pública y el Estado de Derecho, la reforma de la justicia, la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada y la cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia.

Como se afirma en el informe presentado por el señor Kacin, el proceso de integración avanza partiendo de los progresos logrados en este ámbito. Saludo el hecho de que ya se hayan logrado muchos resultados. Al mismo tiempo, quisiera aprovechar esta oportunidad para señalar que el año pasado, Serbia realizó avances históricos para lograr la paz con sus vecinos de la región. Además, saludo la estrecha cooperación de Serbia con la Unión Europea durante el verano de 2010 y la resultante resolución de las Naciones Unidas que abrió el camino al diálogo entre Belgrado y Pristina. El Consejo apoya plenamente a la Alta Representante Ashton en el trabajo que ha realizado en este ámbito. Este es un reto importante, pero la posibilidad de crear un diálogo ofrece a Kosovo y a Serbia la oportunidad de acercarse a la Unión Europea.

Por último, permítanme compartir con ustedes una última idea. Estoy segura de que la Unión Europea debe mantener la credibilidad del proceso de ampliación. Los medios para hacerlo están en nuestras manos. Creo que si las negociaciones de adhesión con Croacia se pueden concluir satisfactoriamente durante la Presidencia húngara, esto dará una señal muy positiva a Serbia también de que el proceso está vigente y que los países balcánicos tienen cabida en la familia de las naciones de la Unión Europea.

Señora Presidenta, Señorías, 2011 será un año importante para Serbia, que traerá retos y oportunidades. Saludo la oportunidad que este nuevo acuerdo brinda a Serbia para que podamos construir juntos un futuro común en una Europa pacífica.

 
  
MPphoto
 

  Štefan Füle, Miembro de la Comisión. – (EN) Señora Presidenta, hoy tengo el gran placer y el honor de dirigirme al Parlamento Europeo para la votación de aprobación del Acuerdo de Estabilización y Asociación (AEA) con la República de Serbia. También me gustaría expresar mi más sincera gratitud al ponente de la cuestión de Serbia, Jelko Kacin, por este informe sobre el proceso de integración europea de dicho país.

El Acuerdo de Estabilización y Asociación representa un avance importante para Serbia en su camino hacia la Unión Europea. El objetivo fundamental de este acuerdo consiste en preparar el terreno para más integración europea y reformas y preparar a Serbia para su adhesión a la Unión Europea. Este acontecimiento importante servirá como estímulo para Serbia, puesto que ha renovado sus esfuerzos por promover la reconciliación en la región.

El Acuerdo de Estabilización y Asociación establece un amplio marco institucional mediante el Consejo de Estabilización y Asociación y el Comité de Estabilización y Asociación, un marco renovado para el diálogo político, y una red de subcomités que abarcan en gran medida la mayoría de las esferas políticas de la Unión Europea. Naturalmente, también establece un organismo específico entre esta Cámara y el Parlamento serbio, la comisión parlamentaria mixta.

Desde un punto de vista económico, el AEA prevé el establecimiento gradual de una zona de libre comercio y la integración gradual de Serbia en el mercado interior de la Unión Europea, reportando así beneficios tanto para la Unión Europea como para Serbia. Al igual que sucedió en Europa central en los años noventa, el acuerdo impulsará la inversión, en particular, para inversiones indirectas. Contribuirá fundamentalmente al crecimiento de la economía serbia y ayudará a Serbia a avanzar hacia una economía de mercado operativa.

Los beneficios de este acuerdo para la Unión Europea son igualmente importantes. El mercado de Serbia se ha abierto ahora a los exportadores de la Unión Europea. Los aranceles más o menos elevados que existían anteriormente se desmantelarán en un par de años, a excepción de unos pocos productos agrícolas muy delicados.

Además, al integrar poco a poco a Serbia en el mercado interior, las condiciones para los inversores llegarán a ser más estables y predecibles. Las normas sobre competencia y ayuda estatal están en consonancia con las de la Unión Europea. La protección de los derechos de propiedad intelectual también se está adaptando a las normas de la Unión Europea. El mercado de contratación pública serbio, que es de tamaño considerable, también se está abriendo progresivamente a licitadores europeos.

Establecer lazos más estrechos con Serbia conlleva otras ventajas para la Unión Europea en particular, ya que facilitará la cooperación en los ámbitos de justicia, libertad y seguridad, medio ambiente, transporte y aduanas, entre otros. Por lo tanto, contribuye a hacer que la política de la Unión Europea en el sureste de Europa sea más creíble y eficaz.

Por último, cabe mencionar especialmente que Serbia propuso la aplicación del acuerdo provisional. Oficialmente entró en vigor en febrero de 2010, pero Serbia decidió aplicarlo poco después de que se firmara en abril de 2008. De este modo, Serbia ha demostrado un compromiso con su integración económica en la Unión Europea y hasta ahora ha desarrollado un historial positivo.

Desde el 14 de junio de 2010, cuando el Consejo decidió iniciar el proceso de ratificación para el acuerdo, nueve Estados miembros han notificado la ratificación y dos más han conseguido la aprobación de sus parlamentos. Por lo tanto, la votación de hoy del Parlamento Europeo debería dar un impulso adicional a este proceso gracias al apoyo unánime de los distintos grupos políticos. Espero que pronto se produzca la ratificación por parte de los demás Estados miembros.

Permítanme finalizar centrándome en la propuesta de resolución sobre el proceso de integración europea de Serbia como contribución bien preparada para el debate político de hoy. Doy las gracias, por tanto, al ponente, Jelko Kacin. La resolución transmite a Serbia un mensaje de apoyo para intensificar las relaciones entre la UE y Serbia y un mensaje de esperanza en cuanto a los retos fundamentales en el camino de Serbia hacia su adhesión a la Unión Europea. Esto es especialmente oportuno en el contexto de los preparativos del dictamen sobre la solicitud de adhesión de Serbia.

El pasado mes de noviembre estuve en Belgrado para entregar un cuestionario detallado al Primer Ministro y el Viceprimer Ministro para la integración europea. En la actualidad, las autoridades serbias están trabajando mucho en sus respuestas, que esperamos recibir hacia finales de este mes. Me alegro de que el 30 de diciembre el Gobierno serbio adoptara un plan de acción a raíz del informe de la Comisión sobre los progresos realizados. La Comisión analizará a fondo las respuestas a los cuestionarios y las medidas adoptadas por las autoridades serbias durante los próximos meses para completar su evaluación con vistas a publicar el dictamen durante la segunda mitad de 2011.

Como ha dicho mi colega húngara, 2011 es un año importante para Serbia: un año de retos difíciles y un año de oportunidades. Se ha trazado el camino y todos conocemos los objetivos, pero depende de Serbia seguir avanzando por ese camino, cumplir los criterios necesarios y, una vez que el país esté preparado, participar en el proceso de negociación con la Unión Europea. Estoy seguro de que, con nuestro apoyo conjunto, Serbia seguirá tomando las opciones europeas adecuadas y avanzando en sus esfuerzos de integración. Esto transmitirá un mensaje positivo a toda la región en un momento en el que necesitamos reafirmar su perspectiva europea para consolidar la paz y fomentar la prosperidad económica en los Balcanes Occidentales.

 
  
MPphoto
 

  György Schöpflin, en nombre del Grupo PPE.(EN) Señora Presidenta, en mi opinión, el informe sobre Serbia es excelente. Felicito al ponente, Jelko Kacin.

Me parece que Serbia por fin se ha hecho a la idea de que realmente quiere tener un futuro europeo. La mayoría de la élite política cree que esta es la opción más favorable. Esta determinación debe verse a la luz de la turbulencia de las dos últimas décadas. Serbia experimentó el fin del comunismo, el colapso de Yugoslavia, las guerras que sobrevinieron, el dominio de Slobodan Milošević, el bombardeo de 1999, las mafias y la criminalidad en aumento, la violencia, los refugiados, una historia deprimente y traumática. Así que la decisión de optar por Europa es un logro considerable e indica que Serbia ha llegado a ser un factor de estabilidad en la región.

Siguen existiendo dos problemas políticos importantes: la detención y transferencia de Ratko Mladić a La Haya y aceptar la independencia de Kosovo. Ambas cuestiones apuntan a obstáculos psicológicos. Mladić tiene sus protectores y la pérdida de Kosovo es dolorosa para una sección considerable de la sociedad serbia; toda pérdida de territorio es dolorosa. A todo esto cabe añadir otros ámbitos que requieren atención, en especial, la modernización de la administración pública y de la administración de justicia, la creación de condiciones de mercado y la apertura total hacia el pasado de serbia, incluida la apertura de los archivos.

Los augurios del camino de Serbia hacia Europa son bastante positivos. Existe un compromiso real en esta dirección. Se reconocen las tareas que afrontan la élite y la sociedad y los preparativos técnicos siguen adelante. Si todo va bien, Serbia debería recibir el dictamen este otoño y, a continuación, la condición de país candidato. El camino hacia Europa no será fácil, pero Europa en su conjunto se beneficia de una Serbia estable y democrática.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad