Índice 
Debates
PDF 4498k
Martes 18 de enero de 2011 - Estrasburgo Edición DO
1. Apertura de la sesión
 2. Debates sobre casos de violaciones de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de Derecho (anuncio de las propuestas de resolución presentadas): véase el Acta
 3. Acuerdo de Estabilización y Asociación CE-Serbia - Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la CE y Serbia (debate)
 4. Bienvenida
 5. Acuerdo de Estabilización y Asociación CE-Serbia - Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la CE y Serbia (continuación del debate)
 6. Balance de la Presidencia belga del Consejo (debate)
 7. Turno de votaciones
  7.1. Fusiones de las sociedades anónimas (versión codificada) (A7-0363/2010, Jiří Maštálka) (votación)
  7.2. Protocolo del Acuerdo Euromediterráneo entre las CE y Jordania para tener en cuenta la adhesión de Bulgaria y Rumanía a la UE (A7-0373/2010, Gabriele Albertini) (votación)
  7.3. Acuerdo CE-Unión Económica y Monetaria del África Occidental sobre determinados aspectos de los servicios aéreos (A7-0361/2010, Dieter-Lebrecht Koch) (votación)
  7.4. Condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción (A7-0343/2010, Catherine Stihler) (votación)
  7.5. Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria (A7-0375/2010, Michèle Striffler) (votación)
  7.6. La agricultura como sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria (A7-0376/2010, Daciana Octavia Sârbu) (votación)
 8. Explicaciones de voto
 9. Correcciones e intenciones de voto: véase el Acta
 10. Aprobación del Acta de la sesión anterior: véase el Acta
 11. Presentación de documentos: véase el Acta
 12. Turno de preguntas al Presidente de la Comisión
 13. Derechos de los pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza (debate)
 14. Iniciativa europea acerca de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias - Inhaladores para el asma (debate)
 15. Turno de preguntas (preguntas a la Comisión)
 16. Situación en Haití un año después del terremoto: ayuda humanitaria y reconstrucción (debate)
 17. Crisis de los residuos en Campania (debate)
 18. Violación de la libertad de expresión y discriminación basada en la orientación sexual en Lituania (debate)
 19. Orden del día de la próxima sesión: véase el Acta
 20. Cierre de la sesión


PRESIDE: Silvana KOCH-MEHRIN
Vicepresidenta

1. Apertura de la sesión
Vídeo de las intervenciones
 

(Se abre la sesión a las 9.00 horas)

 

2. Debates sobre casos de violaciones de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de Derecho (anuncio de las propuestas de resolución presentadas): véase el Acta

3. Acuerdo de Estabilización y Asociación CE-Serbia - Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la CE y Serbia (debate)
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidenta. – El primer punto del orden del día es el debate conjunto sobre el Acuerdo CE-Serbia

– Acuerdo de Estabilización y Asociación CE-Serbia. Recomendación de Jelko Kacin, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores (A7-0362/2010). Recomendación sobre el proyecto de Decisión del Consejo y de la Comisión relativa a la celebración del Acuerdo de Estabilización y Asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y la República de Serbia, por otra [15619/1/2007 - C7-0341/2010 - 2007/0255(NLE)]

– Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la CE y Serbia. Declaraciones del Consejo y de la Comisión [2010/2980(RSP)]

 
  
MPphoto
 

  Jelko Kacin, ponente.(SL) Señora Presidenta, el Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la Unión Europea y Serbia se firmó en abril de 2008 y el acuerdo comercial provisional y de transición con Serbia se viene aplicando satisfactoriamente desde febrero de 2010.

El proceso de ratificación comenzó en septiembre de 2008 cuando el Parlamento serbio ratificó primero este acuerdo.

El acuerdo ofrece un marco político, jurídico y económico para la cooperación entre la Unión Europea y Serbia, que no podía continuar por el camino de la integración europea sin que comenzara el proceso de ratificación.

En 2009, no existía ningún informe de Serbia en el programa de trabajo del Parlamento Europeo porque el proceso de ratificación en los Estados miembros se detuvo a raíz de que Serbia no cooperara con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) de La Haya. Hasta la fecha, once Estados miembros han ratificado este acuerdo, razón por la que hoy insto a los demás Estados miembros a que hagan esto mismo lo antes posible.

Si hoy ratificamos el acuerdo en esta asamblea superior, transmitiremos un firme y evidente mensaje de apoyo a los esfuerzos europeos de Serbia. Sin embargo, eso no bastará para asegurar que el proceso de ratificación se complete con éxito.

La resolución relativa a Serbia, sobre la que votaremos mañana, contiene precisamente este mensaje de apoyo. Debemos apoyar a Serbia en su largo y difícil camino hacia la adhesión a la Unión Europea.

Como país que ha estado aislado durante mucho tiempo y que ha permanecido fuera de la corriente moderna de política y economía europeas, Serbia está afrontando muchos retos.

Durante los dos últimos años, hemos visto que la escena política de Serbia ha llegado a ser más proeuropea. Los líderes serbios nos proporcionarán las mejores pruebas de su compromiso sincero con los valores y el modo de vida europeos si resuelven satisfactoriamente los problemas y aplican todas las reformas que son necesarias.

Ya hemos visto algunos avances positivos. Acogimos con agrado la disposición de Serbia para alcanzar un acuerdo y la adopción por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas de una resolución conjunta sobre Kosovo en septiembre de 2010.

El 1 de enero de 2011, Serbia abolió el servicio militar obligatorio y las generaciones de jóvenes ciudadanos serbios han tenido la oportunidad adicional de aprender, estudiar y desarrollarse. También se ha reforzado la supervisión civil de las fuerzas armadas.

Por otro lado, el avance de Serbia hacia la UE se ha visto obstaculizado en gran medida por el hecho de que dos personas acusadas por crímenes de guerra por el TPIY siguen en libertad.

Ratko Mladić ha estado huyendo de la justicia durante más de quince años desde el genocidio de Srebrenica, el mayor de los crímenes cometidos en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

Agradecemos que el Gobierno serbio haya declarado que considera prioritaria la finalización de su cooperación con el Tribunal de La Haya. No obstante, pedimos a las autoridades serbias, como ha dicho el Fiscal General del TPIY, que reduzcan convincentemente la diferencia entre la voluntad política que han demostrado y resultados concretos.

Ha llegado el momento de que Serbia cierre este difícil capítulo y avance de nuevo hacia la reconciliación en la región.

Serbia no podrá conseguir la condición de país candidato hasta que demuestre que coopera totalmente con el Tribunal de La Haya, como se establece en las conclusiones del Consejo del 25 de octubre de 2010.

La prueba más convincente de esto sería la detención y extradición de quienes han sido acusados. Hasta hoy, los esfuerzos de Serbia por que esto se produzca no han dado resultados y siguen siendo insuficientes.

Se han logrado cambios importantes en las relaciones regionales en los Balcanes Occidentales, como demuestra sobre todo la relación entre Serbia y Croacia. Saludamos la posición del Presidente serbio, cuyo nuevo enfoque ha dado un potente impulso para una reconciliación duradera en la región.

A pesar de eso, todavía quedan otros retos. Belgrado debe demostrar una relación constructiva en el próximo diálogo con Pristina e, independientemente de la cuestión de la condición de Kosovo, la relación entre Belgrado y Pristina debe llegar a ser una asociación, de manera que toda la región pueda avanzar más fácilmente hacia Europa.

Esto también es válido para las relaciones de Serbia con Bosnia y Herzegovina. Belgrado debe apoyar las reformas que permitan a Bosnia y Herzegovina, como país con sus propias instituciones, negociar sobre su adhesión a la Unión Europea. En este momento, eso todavía no es así.

 
  
MPphoto
 

  Enikő Győri, Presidenta en ejercicio del Consejo.(EN) Señora Presidenta, tengo el gran privilegio y el honor de volver al Parlamento Europeo en mi nueva calidad de representante de la Presidencia rotatoria húngara del Consejo de la Unión Europea. Señorías, espero que tengan presente que anteriormente he sido diputada de esta Cámara y me consideren una garantía de que la Presidencia húngara será una Presidencia respetuosa con el Parlamento.

Espero con interés poder trabajar con todos ustedes durante los próximos cinco meses y medio de esta Presidencia, con grandes expectativas. Ahora pasaré a mi lengua materna.

Presidenta en ejercicio del Consejo.(HU) Señora Presidenta, Señorías, tengo el gran placer y honor de participar en este debate tras el cual el Parlamento votará sobre la aprobación del Acuerdo de Estabilización y Asociación firmado con la República de Serbia. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para expresar mi gratitud al ponente del Parlamento Europeo, el señor Kacin, que elaboró un informe excelente sobre el tema y acoger con entusiasmo la resolución sobre el proceso de integración europea de Serbia. Al igual que otros países de la región, la perspectiva de adhesión europea también ha beneficiado a Serbia y el país ha logrado progresos considerables en esta dirección durante los últimos años. En este contexto, el Acuerdo de Estabilización y Asociación representa un avance importante para Serbia en el camino hacia la Unión Europea.

El acuerdo fortalece los ya estrechos lazos entre la Unión Europea y Serbia y crea una relación contractual entre ambas partes. Asimismo, estabiliza un nuevo marco para el diálogo político. Crea una zona de libre comercio y fortalece las relaciones económicas bilaterales, a través de las que se pretende aportar importantes beneficios económicos a Serbia. El acuerdo fomenta los procesos de reforma que contribuirán al crecimiento de la economía serbia y ayudarán a Serbia a desarrollar una economía de mercado plenamente operativa. Además, el acuerdo asienta las bases para una mayor cooperación en numerosas esferas que desarrollar entre la Unión Europea y Serbia en el futuro, y por último pero no menos importante, en la lucha contra la delincuencia organizada y el comercio transfronterizo ilegal, así como respecto a mejorar los actuales reglamentos de protección medioambiental.

El Consejo inició el proceso de ratificación del acuerdo el 14 de junio de 2010. Hasta la fecha, once Estados miembros, entre ellos Hungría, por supuesto, han respaldado el acuerdo a través de sus parlamentos. Estamos convencidos de que todos los Estados miembros lo ratificarán en breve. El Consejo acogería con agrado que el Acuerdo de Estabilización y Asociación entrara en vigor hacia finales de 2011 o a principios de 2012 a más tardar. Esto significaría que Serbia iniciaría una ambiciosa relación contractual con la Unión Europea en el preciso instante en que empieza a hacer preparativos más intensivos para su adhesión. Sus votaciones contribuirán aún más a destacar e impulsar este proceso, debido al apoyo unánime que expresaron todas las fuerzas políticas en la reunión de la Comisión de Asuntos Exteriores del 1 de diciembre. Serbia expresó su compromiso con la Unión Europea mediante su solicitud de adhesión presentada en diciembre de 2009. En octubre del año pasado, el Consejo pidió a la Comisión que presentara su dictamen. Cabe esperar dicho dictamen durante la segunda mitad de 2011.

Todos sabemos que el proceso de integración europea tiene muchas ventajas para Serbia. Al mismo tiempo, Serbia todavía necesita llevar a cabo reformas importantes. Estas incluyen más iniciativas en los ámbitos de la administración pública y el Estado de Derecho, la reforma de la justicia, la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada y la cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia.

Como se afirma en el informe presentado por el señor Kacin, el proceso de integración avanza partiendo de los progresos logrados en este ámbito. Saludo el hecho de que ya se hayan logrado muchos resultados. Al mismo tiempo, quisiera aprovechar esta oportunidad para señalar que el año pasado, Serbia realizó avances históricos para lograr la paz con sus vecinos de la región. Además, saludo la estrecha cooperación de Serbia con la Unión Europea durante el verano de 2010 y la resultante resolución de las Naciones Unidas que abrió el camino al diálogo entre Belgrado y Pristina. El Consejo apoya plenamente a la Alta Representante Ashton en el trabajo que ha realizado en este ámbito. Este es un reto importante, pero la posibilidad de crear un diálogo ofrece a Kosovo y a Serbia la oportunidad de acercarse a la Unión Europea.

Por último, permítanme compartir con ustedes una última idea. Estoy segura de que la Unión Europea debe mantener la credibilidad del proceso de ampliación. Los medios para hacerlo están en nuestras manos. Creo que si las negociaciones de adhesión con Croacia se pueden concluir satisfactoriamente durante la Presidencia húngara, esto dará una señal muy positiva a Serbia también de que el proceso está vigente y que los países balcánicos tienen cabida en la familia de las naciones de la Unión Europea.

Señora Presidenta, Señorías, 2011 será un año importante para Serbia, que traerá retos y oportunidades. Saludo la oportunidad que este nuevo acuerdo brinda a Serbia para que podamos construir juntos un futuro común en una Europa pacífica.

 
  
MPphoto
 

  Štefan Füle, Miembro de la Comisión. – (EN) Señora Presidenta, hoy tengo el gran placer y el honor de dirigirme al Parlamento Europeo para la votación de aprobación del Acuerdo de Estabilización y Asociación (AEA) con la República de Serbia. También me gustaría expresar mi más sincera gratitud al ponente de la cuestión de Serbia, Jelko Kacin, por este informe sobre el proceso de integración europea de dicho país.

El Acuerdo de Estabilización y Asociación representa un avance importante para Serbia en su camino hacia la Unión Europea. El objetivo fundamental de este acuerdo consiste en preparar el terreno para más integración europea y reformas y preparar a Serbia para su adhesión a la Unión Europea. Este acontecimiento importante servirá como estímulo para Serbia, puesto que ha renovado sus esfuerzos por promover la reconciliación en la región.

El Acuerdo de Estabilización y Asociación establece un amplio marco institucional mediante el Consejo de Estabilización y Asociación y el Comité de Estabilización y Asociación, un marco renovado para el diálogo político, y una red de subcomités que abarcan en gran medida la mayoría de las esferas políticas de la Unión Europea. Naturalmente, también establece un organismo específico entre esta Cámara y el Parlamento serbio, la comisión parlamentaria mixta.

Desde un punto de vista económico, el AEA prevé el establecimiento gradual de una zona de libre comercio y la integración gradual de Serbia en el mercado interior de la Unión Europea, reportando así beneficios tanto para la Unión Europea como para Serbia. Al igual que sucedió en Europa central en los años noventa, el acuerdo impulsará la inversión, en particular, para inversiones indirectas. Contribuirá fundamentalmente al crecimiento de la economía serbia y ayudará a Serbia a avanzar hacia una economía de mercado operativa.

Los beneficios de este acuerdo para la Unión Europea son igualmente importantes. El mercado de Serbia se ha abierto ahora a los exportadores de la Unión Europea. Los aranceles más o menos elevados que existían anteriormente se desmantelarán en un par de años, a excepción de unos pocos productos agrícolas muy delicados.

Además, al integrar poco a poco a Serbia en el mercado interior, las condiciones para los inversores llegarán a ser más estables y predecibles. Las normas sobre competencia y ayuda estatal están en consonancia con las de la Unión Europea. La protección de los derechos de propiedad intelectual también se está adaptando a las normas de la Unión Europea. El mercado de contratación pública serbio, que es de tamaño considerable, también se está abriendo progresivamente a licitadores europeos.

Establecer lazos más estrechos con Serbia conlleva otras ventajas para la Unión Europea en particular, ya que facilitará la cooperación en los ámbitos de justicia, libertad y seguridad, medio ambiente, transporte y aduanas, entre otros. Por lo tanto, contribuye a hacer que la política de la Unión Europea en el sureste de Europa sea más creíble y eficaz.

Por último, cabe mencionar especialmente que Serbia propuso la aplicación del acuerdo provisional. Oficialmente entró en vigor en febrero de 2010, pero Serbia decidió aplicarlo poco después de que se firmara en abril de 2008. De este modo, Serbia ha demostrado un compromiso con su integración económica en la Unión Europea y hasta ahora ha desarrollado un historial positivo.

Desde el 14 de junio de 2010, cuando el Consejo decidió iniciar el proceso de ratificación para el acuerdo, nueve Estados miembros han notificado la ratificación y dos más han conseguido la aprobación de sus parlamentos. Por lo tanto, la votación de hoy del Parlamento Europeo debería dar un impulso adicional a este proceso gracias al apoyo unánime de los distintos grupos políticos. Espero que pronto se produzca la ratificación por parte de los demás Estados miembros.

Permítanme finalizar centrándome en la propuesta de resolución sobre el proceso de integración europea de Serbia como contribución bien preparada para el debate político de hoy. Doy las gracias, por tanto, al ponente, Jelko Kacin. La resolución transmite a Serbia un mensaje de apoyo para intensificar las relaciones entre la UE y Serbia y un mensaje de esperanza en cuanto a los retos fundamentales en el camino de Serbia hacia su adhesión a la Unión Europea. Esto es especialmente oportuno en el contexto de los preparativos del dictamen sobre la solicitud de adhesión de Serbia.

El pasado mes de noviembre estuve en Belgrado para entregar un cuestionario detallado al Primer Ministro y el Viceprimer Ministro para la integración europea. En la actualidad, las autoridades serbias están trabajando mucho en sus respuestas, que esperamos recibir hacia finales de este mes. Me alegro de que el 30 de diciembre el Gobierno serbio adoptara un plan de acción a raíz del informe de la Comisión sobre los progresos realizados. La Comisión analizará a fondo las respuestas a los cuestionarios y las medidas adoptadas por las autoridades serbias durante los próximos meses para completar su evaluación con vistas a publicar el dictamen durante la segunda mitad de 2011.

Como ha dicho mi colega húngara, 2011 es un año importante para Serbia: un año de retos difíciles y un año de oportunidades. Se ha trazado el camino y todos conocemos los objetivos, pero depende de Serbia seguir avanzando por ese camino, cumplir los criterios necesarios y, una vez que el país esté preparado, participar en el proceso de negociación con la Unión Europea. Estoy seguro de que, con nuestro apoyo conjunto, Serbia seguirá tomando las opciones europeas adecuadas y avanzando en sus esfuerzos de integración. Esto transmitirá un mensaje positivo a toda la región en un momento en el que necesitamos reafirmar su perspectiva europea para consolidar la paz y fomentar la prosperidad económica en los Balcanes Occidentales.

 
  
MPphoto
 

  György Schöpflin, en nombre del Grupo PPE.(EN) Señora Presidenta, en mi opinión, el informe sobre Serbia es excelente. Felicito al ponente, Jelko Kacin.

Me parece que Serbia por fin se ha hecho a la idea de que realmente quiere tener un futuro europeo. La mayoría de la élite política cree que esta es la opción más favorable. Esta determinación debe verse a la luz de la turbulencia de las dos últimas décadas. Serbia experimentó el fin del comunismo, el colapso de Yugoslavia, las guerras que sobrevinieron, el dominio de Slobodan Milošević, el bombardeo de 1999, las mafias y la criminalidad en aumento, la violencia, los refugiados, una historia deprimente y traumática. Así que la decisión de optar por Europa es un logro considerable e indica que Serbia ha llegado a ser un factor de estabilidad en la región.

Siguen existiendo dos problemas políticos importantes: la detención y transferencia de Ratko Mladić a La Haya y aceptar la independencia de Kosovo. Ambas cuestiones apuntan a obstáculos psicológicos. Mladić tiene sus protectores y la pérdida de Kosovo es dolorosa para una sección considerable de la sociedad serbia; toda pérdida de territorio es dolorosa. A todo esto cabe añadir otros ámbitos que requieren atención, en especial, la modernización de la administración pública y de la administración de justicia, la creación de condiciones de mercado y la apertura total hacia el pasado de serbia, incluida la apertura de los archivos.

Los augurios del camino de Serbia hacia Europa son bastante positivos. Existe un compromiso real en esta dirección. Se reconocen las tareas que afrontan la élite y la sociedad y los preparativos técnicos siguen adelante. Si todo va bien, Serbia debería recibir el dictamen este otoño y, a continuación, la condición de país candidato. El camino hacia Europa no será fácil, pero Europa en su conjunto se beneficia de una Serbia estable y democrática.

 

4. Bienvenida
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidenta. – Antes de que pasemos a la lista de oradores, me gustaría aprovechar la ocasión para dar la bienvenida a un invitado que hoy sigue nuestro debate, el Viceprimer Ministro de Serbia, el señor Božidar Đelić. Sea usted bienvenido, señor Đelić. Nos alegra tenerle aquí.

 

5. Acuerdo de Estabilización y Asociación CE-Serbia - Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la CE y Serbia (continuación del debate)
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidenta. – De conformidad con el orden del día, se procede a la continuación del debate conjunto sobre el Acuerdo CE-Serbia.

 
  
MPphoto
 

  Maria Eleni Koppa, en nombre del Grupo S&D.(EL) Señora Presidenta, a mí también me gustaría felicitar al señor Kacin por el texto equilibrado y detallado que ha presentado. El Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo apoya sin reservas las expectativas de adhesión de Serbia, un país que ha conseguido un progreso enorme durante los últimos años y que representa la base para consolidar la paz y la estabilidad en los Balcanes Occidentales. Por lo tanto, la aprobación del Acuerdo de Estabilización y Asociación por parte del Parlamento hoy es un momento histórico y nos alegramos de ello. En la resolución del Parlamento Europeo, también acogemos con agrado la solicitud de adhesión presentada por este país, pero destacamos que todavía es necesario adoptar otras medidas.

Debe quedar claro que el desarrollo de la cooperación regional todavía es la principal prioridad de la Unión en los Balcanes Occidentales. Siendo así, la cooperación entre Serbia y el Tribunal Penal Internacional es una obligación internacional absoluta y debe avanzar rápidamente, no porque Europa lo desee, sino porque la administración de la justicia requiere la reconciliación con el pasado y permite que mejoren las relaciones entre todos los pueblos de la antigua Yugoslavia.

Sin embargo, no debemos olvidar que el pueblo serbio fue víctima de esta guerra. Serbia ahora es el país con el mayor número de refugiados y desplazados internos de Europa; personas que necesitan atención y vivienda e integrarse en el mercado de trabajo. La Unión debe ofrecer apoyo práctico a todas las iniciativas en esta dirección, especialmente en vista de la crisis crediticia. Por consiguiente, saludamos el reciente compromiso de los Presidentes de Serbia y Croacia para hallar soluciones conjuntas al problema de los refugiados.

La decisión de entablar un diálogo con las autoridades de Kosovo es de especial importancia para la estabilidad en la zona. Apoyamos el diálogo, que es necesario que comience lo antes posible, por el bien de todas las personas que residen en Kosovo y esperamos que contribuya al futuro europeo común de los pueblos de la región. Para finalizar, quisiera felicitar al Vicepresidente del Gobierno serbio, el señor Đelić, por su declaración de ayer, a la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, de que Serbia está intentando alcanzar un acuerdo histórico sobre Kosovo. Este acuerdo es realmente necesario y todos debemos ayudar a lograrlo.

 
  
MPphoto
 

  Norica Nicolai, en nombre del Grupo ALDE.(RO) Señora Presidenta, como liberal, debo señalar que el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa es un grupo que siempre ha apoyado el proceso de ampliación porque creemos en una Europa que abarque a todos sus miembros, a saber, una Europa unida y poderosa. Como rumana, no puedo sino saludar esta vía europea que está siguiendo Serbia, aunque también deseo señalar que Serbia es un país europeo y su viaje hacia Europa no se completará sin dificultades que surgen de un pasado conflictivo. No obstante, Serbia debe mirar hacia el futuro e intentar olvidar el pasado, porque la reconciliación con el pasado no debe obstaculizar un futuro destino en Europa.

Deseo señalar que es primordial que los criterios de Copenhague se apliquen adecuada, firme y escrupulosamente para toda la región, lo que significa también para Serbia, porque solo ellos garantizan el respeto por los valores europeos, el Estado de Derecho y las democracias viables. Creo que estos dos últimos años desde que se tomó la decisión histórica de embarcarse en el camino europeo demuestran que tanto el Gobierno de Belgrado como el pueblo serbio están motivados y decididos. Ellos creen sinceramente en este proyecto europeo porque qué otra cosa puede ser más importante que las decisiones europeas adoptadas por un Gobierno que no ha sido obligado a tomar estas decisiones mediante requisitos jurídicos o requisitos estipulados por las normas de este juego político.

También resulta crucial que Serbia estabilice su economía. De hecho, las señales que estamos viendo en este momento en la economía serbia son excelentes. Es esencial que estabilice su democracia. Sin embargo, se debe prestar mucha atención al multiculturalismo en los Balcanes, que ha sido un asunto delicado. El problema de las minorías en esta región no debe generar conflictos. Creo que un modelo que promueva la asistencia y el apoyo a las minorías y la reconciliación cultural es absolutamente imprescindible.

 
  
MPphoto
 

  Marije Cornelissen, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (NL) Señora Presidenta, el Grupo Verts/ALE apoya incondicionalmente la adhesión de Serbia a la UE. Por lo tanto, nos complace el rumbo inequívocamente proeuropeo del Gobierno actual. Sin embargo, en mi opinión, ninguna de las partes va a ganar ningún premio precisamente por el modo en el que ha estado gestionando el proceso de adhesión. La UE simplemente se está dejando tratar sin respeto.

Con el fin de apoyar la política proeuropea de Serbia, este país recibió una exención de visados antes de que hubiera cumplido los criterios. Serbia recibió el dictamen en octubre, a cambio de adoptar una posición moderada respecto a Kosovo. La UE está dando a entender que son los juegos políticos, y no la observancia de los criterios, lo que determinará el proceso de adhesión. No deberíamos tener que recompensar a Serbia por comportarse como una democracia europea madura. De hecho, deberíamos poder esperar que Serbia asumiera habitualmente un papel responsable como líder regional con respecto a Kosovo y Bosnia, sin tener que recompensarle de la misma forma en que se da un caramelo a un niño pequeño por portarse bien.

Una cosa que al menos deberíamos hacer para dejar de ceder cada vez que se trata de la búsqueda de Mladić y Hadžić. Aquí estamos hablando de los autores de horrendos crímenes de guerra y genocidio. No se debería permitir que quedaran impunes. Serbia puede, y debe, hacer mucho más para detenerles. No podemos permitir que la plena cooperación con el TPIY se convierta en una insignificancia que pueda pasarse por alto en aras de la diplomacia. El veredicto sobre esto debe corresponder a quienes se encuentran en posición de juzgar si Serbia está cooperando totalmente y esa persona es el fiscal Brammertz. Por ese motivo, les pido que voten a favor de nuestra enmienda.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, en nombre del Grupo ECR.(EN) Señora Presidenta, los progresos de Serbia hacia su adhesión a la UE están cobrando intensidad, y con razón, como queda demostrado en el excelente informe Kacin.

Cuando estuve en Serbia el pasado mes de octubre, me impresionó el compromiso y el esfuerzo del dinámico Gobierno democrático de orientación occidental de Serbia. Este país, sin duda, tiene mucho que hacer, en relación con la reforma judicial y la lucha contra la delincuencia organizada. Nosotros en el Grupo ECR esperamos que Ratko Mladić sea capturado y enviado a La Haya, aunque no hay ninguna seguridad de que él se encuentre en territorio serbio. Sin embargo, es primordial que los progresos de Serbia sean correspondidos y recompensados por la UE y sus Estados miembros, por ejemplo, ahora ratificando el AEA, sobre todo porque algunos vecinos de Serbia, como por ejemplo Croacia, están mucho más avanzados en el camino hacia la adhesión a la UE.

La relación de Serbia con Kosovo es problemática pero no irresoluble. Personalmente, creo que un acuerdo pleno y final que sea equitativo y se base en la división y los principios de «tierra a cambio de paz» que vemos en Oriente Medio sería la mejor solución. En mi opinión, la UE debería evaluar adecuadamente esta opción durante el próximo diálogo organizado por la Alta Representante. Rechazarla sin más sería una decisión peligrosamente estrecha de miras y solo perpetuaría la situación de incertidumbre de Kosovo en cuanto al reconocimiento internacional en el ámbito de la UE, la OTAN y las Naciones Unidas.

 
  
MPphoto
 

  Miloslav Ransdorf, en nombre del Grupo GUE/NGL. (CS) Señora Presidenta, el personaje más importante de la historia serbia, San Sabas, decía que los serbios son un pueblo de Oriente y de Occidente. De aquí surge el problema de que ellos no confían en la gente de Occidente, porque se consideran orientales, y no confían en la gente del Este porque se consideran occidentales. De hecho, Serbia es un puente entre el Este y el Oeste de Europa, un país clave para la unidad europea y, por último, incluso la novela del gran escritor serbio, Dobrica Ćosić, El tiempo de la muerte, demuestra que Serbia es de vital importancia cuando están en juego la unidad o la desintegración de Europa.

Creo que ya hora de que nos demos cuenta de la importancia fundamental de Serbia para la unidad europea. Es la principal economía balcánica y no habrá ninguna unidad europea sin los Balcanes. Me gustaría destacar que tenemos tareas comunes que pueden afrontarse con relativa rapidez, como por ejemplo, los problemas de los refugiados en Serbia (este país tiene unos 750 000 refugiados en su territorio), los problemas medioambientales (algunos de los cuales se remontan a los años noventa) y la operación de rutas de navegación en el Danubio (tenemos un intergrupo de trabajo en el Parlamento Europeo dedicado al Danubio) y también deberíamos procurar ayudar a Serbia en una valiente reforma de la judicatura y en la lucha contra la delincuencia organizada.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Salavrakos, en nombre del Grupo EFD.(EL) Señora Presidenta, creo que el informe del señor Kacin consigue un equilibrio perfecto, por lo que le felicito. Los progresos de Serbia en términos de las reformas necesarias se reflejan en este informe de un modo realista. Ayer, el Viceprimer Ministro de Serbia ofreció una presentación satisfactoria de la evolución de los acontecimientos a la Comisión de Asuntos Exteriores.

No obstante, un importante asunto pendiente es la cooperación con el Tribunal Penal Internacional, incluida la entrega de los últimos fugitivos a La Haya, siendo este un prerrequisito fundamental para el avance de Serbia hacia la adhesión.

La libertad de prensa es uno de los problemas más importantes que el Gobierno serbio debe resolver; no debería existir ninguna presión política ni otras influencias que obstruyan la independencia de los periodistas serbios.

Otro problema acuciante para Serbia es el gran número de refugiados y desplazados internos que afrontan problemas de alojamiento y pobreza, mientras que la tasa de desempleo se sitúa cerca del 19 %. Pienso que deberíamos ayudar a Serbia y no debemos olvidar que este país recientemente salió de una guerra.

 
  
MPphoto
 

  Barry Madlener (NI).(NL) Señora Presidenta, no deberíamos centrarnos solamente en detener y juzgar al criminal de guerra Mladić. Serbia tiene problemas enormes con la delincuencia organizada. Varios oradores ya lo han mencionado y no debemos subestimar esos problemas. Se han logrado progresos, por supuesto, pero no bastan para alcanzar un nivel aceptable, ni mucho menos.

Otra cosa, desde luego, es que Serbia es un país pobre, como todos esos países candidatos. Estos son países pobres y su adhesión será muy costosa para los ciudadanos europeos. Serbia es un país aún más corrupto que Rumanía y Bulgaria. Nunca se debería haber permitido que Rumanía y Bulgaria entraran en la Unión. Esto dará lugar a muchos problemas importantes en términos de corrupción y Serbia está todavía más corrupto. Lo considero un problema especialmente persistente y que no puede resolverse como si tal cosa. Por eso les pido que no lo subestimen.

Además, la posible adhesión de Serbia, al igual que la exención de visados, resultará en aún más emigración hacia Europa Occidental, emigración que no nos beneficiará.

 
  
MPphoto
 

  Adrian Severin (S&D).(EN) Señora Presidenta, el Acuerdo de Estabilización y Asociación y la integración europea de Serbia son importantes para Serbia y la Unión Europea.

Me gustaría hacer dos puntualizaciones. Con el fin de negociar el acuerdo y gestionar el proceso de integración adecuadamente, la Unión Europea debería empezar identificando y reconociendo sus propios intereses. Europa tiene un problema albanés sin resolver, una falta de coherencia geopolítica en su flanco meridional y un agujero negro de delincuencia organizada y corrupción en su zona balcánica. Esto significa que en el centro de la Unión, se necesita la ampliación de un mercado funcional y cohesivo y mejores corredores de transporte en esa zona. Ninguno de estos problemas puede resolverse sin la contribución de Serbia.

En segundo lugar, tenemos que evitar tratar a Serbia como un país europeo de segunda clase y sermonearle siempre. Ciertamente Serbia ha cometido muchos pecados, pero la contribución euroatlántica a los pecados cometidos siempre fue considerable. Sin duda, 2011 es un año de oportunidades desafiantes tanto para Serbia como para la Unión Europea. No podremos responder bien a esas oportunidades a menos que dejemos a un lado todo el narcisismo y tratemos a Serbia de igual a igual.

Solo una Serbia digna puede ser un socio fiable para una reconciliación histórica en los Balcanes y una reunificación histórica dentro de la Unión Europea. El informe del señor Kacin contribuye extraordinariamente en esa dirección.

 
  
MPphoto
 

  Sarah Ludford (ALDE).(EN) Señora Presidenta, me sumo a quienes han elogiado y agradecido el informe elaborado por mi colega, Jelko Kacin, y estoy totalmente de acuerdo con sus observaciones de que el futuro de Serbia reside en la Unión Europea y que Serbia llegará a ser un interlocutor importante a la hora de garantizar seguridad y estabilidad en la región de los Balcanes Occidentales.

Durante los últimos diez años he apoyado el objetivo de adhesión a la UE para los países de los Balcanes Occidentales, incluso cuando era Vicepresidenta de la Delegación de los Balcanes. Trabajé estrechamente con nuestro ponente en la defensa de la exención de visados y hace un año me alegré de que esto se consiguiera para Serbia, entre otros. Creo que esta es una contribución realmente primordial para los contactos entre las personas y para ampliar horizontes y, en última instancia, para garantizar la seguridad en su sentido más amplio.

Ya se han mencionado algunos de los retos que afronta Serbia. Quisiera añadir algo sobre el reto de la reforma judicial. El informe de la Comisión sobre los progresos expresaba cierta preocupación sobre los procedimientos de nuevos nombramientos que se están llevando a cabo de forma poco transparente, poniendo en peligro el principio de independencia de la judicatura y creando un alto riesgo de influencia política. Evidentemente, esa es una cuestión fundamental en términos del Estado de Derecho.

En cuanto a la cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, en La Haya, el señor Kacin anoche dijo a la Comisión de Asuntos Exteriores que Serbia está haciendo cuanto está en su mano por localizar y detener a las dos personas acusadas y enviarlas a La Haya, pero Serge Brammertz, el Fiscal General, en su discurso al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en septiembre, dijo que Serbia necesitaba reducir la diferencia entre su compromiso declarado con las detenciones y la eficacia de sus operaciones sobre el terreno. No estamos viendo resultados. Serbia debe adoptar un enfoque con más iniciativa para detener a los fugitivos, así que me temo que hay una diferencia entre la retórica y la realidad, y se debe reducir esa diferencia por completo.

 
  
MPphoto
 

  Franziska Katharina Brantner (Verts/ALE).(DE) Señora Presidenta, nosotros también defendemos la adhesión de los Balcanes Occidentales a la Unión Europea y, por supuesto, también la de Serbia. Cada país es distinto, sin duda, pero la región está interconectada y las medidas de cada país de la región repercuten de forma crucial en el éxito del proceso.

En este contexto, me gustaría señalar de nuevo que, para nosotros, el proceso de adhesión de Serbia no puede avanzar más sin el consentimiento absoluto del Tribunal Penal Internacional y, como acaba de decir mi colega diputada, una cooperación con más iniciativa y, sobre todo, más eficaz con el Tribunal sobre el terreno.

También se han producido avances positivos. Uno de ellos fue la adopción de la Ley de igualdad de género, que nos alegró mucho. Lo que queremos ver ahora es que su aplicación se lleve a cabo con mucha rapidez y pedimos a la Comisión que ponga recursos a disposición de este proceso. Si esta región quiere crecer en su conjunto, también necesitamos más opciones de transporte público en la región. También en este sentido, insto a la Comisión a que ofrezca más apoyo y financiación en este ámbito por medio del Instrumento de Ayuda de Preadhesión (IPA), ya que estamos convencidos de que lo que se necesita es contacto entre la población y no solo entre los líderes. Este aspecto puede fomentarse mucho si la población de la región tiene mayor facilidad para desplazarse.

La movilidad también es una cuestión que me gustaría comentar brevemente antes de acabar, en concreto con respecto a las placas de matrícula de vehículos que Belgrado sigue emitiendo para siete regiones del norte de Kosovo. Pedimos a Belgrado que finalmente deje de emitir estas placas de matrícula para Kosovo.

 
  
MPphoto
 

  Ryszard Czarnecki (ECR).(PL) Señora Presidenta, Serbia es un país europeo. Serbia forma parte de la historia europea. Serbia forma parte de la cultura europea. Serbia no solo forma parte de la geografía de Europa. Por lo tanto, Serbia debe formar parte del mapa político de Europa, así que no busquemos pretextos para prolongar el camino de Serbia hacia la Unión Europea. Me da la impresión de que a veces la UE hace caso omiso de ese país y se ha producido una desigualdad entre el trato de determinados países de los Balcanes y Serbia. Debemos acabar con esta desigualdad de una vez por todas. No busquemos pretextos —e insisto en esto de nuevo— para prolongar el camino de Serbia hacia la Unión Europea. La nación serbia ha hecho lo suficiente para recibir un lugar entre las naciones de Europa lo antes posible.

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder (EFD).(NL) Señora Presidenta, en este momento, la crisis económica en Serbia y en los Balcanes Occidentales está alcanzando el punto crítico. Esta situación precaria conlleva el peligro de un nuevo aumento repentino de los sentimientos populistas y nacionalistas. Comisario Füle, ¿no es hora de que establezcamos un fondo de desarrollo para los Balcanes Occidentales similar al Plan Marshall de posguerra?

Señor Comisario, tengo una segunda pregunta para usted. Ayer una persona con acceso a información privilegiada me informó de un posible nuevo caldo de cultivo en Serbia. Esto tiene que ver con las actividades de las fuerzas islamistas radicales en Sandzak. Un nombre que ha estado circulando a este respecto es el del muftí regional, el señor Zukorlić. ¿Qué información específica tiene la Comisión Europea sobre este asunto y qué contramedidas está considerando la Comisión?

 
  
MPphoto
 

  Dimitar Stoyanov (NI). (BG) Señora Presidenta, decenas de miles de búlgaros residen en la parte oriental de Serbia, en las zonas alrededor de Bosilegrado y Caribrod. Cuentan con una minoría étnica que se quedó en Serbia después de que finalizara la Primera Guerra Mundial.

No se alejaría mucho de la verdad decir que se encuentran entre las poblaciones más pobres de Europa. No solo el Gobierno serbio no ha hecho nada al respecto —como inversiones, para conseguir que la economía de la región funcione un poco— sino que en noviembre del año pasado, sin ninguna explicación e infringiendo sus acuerdos internacionales, detuvo a un grupo de ciudadanos búlgaros que llevaban ayuda a los niños de la región que venían a aprender a Bulgaria.

Quisiera recordar a los representantes del Gobierno serbio que la libre circulación de personas y la apertura de fronteras representan un valor fundamental de la Unión Europea. Y mientras que ustedes no se enteren ni lo apliquen, aquí no hay sitio para ustedes.

 
  
MPphoto
 

  Elmar Brok (PPE).(DE) Señora Presidenta, señora Győri, señor Comisario, Señorías, me gustaría dar las gracias al señor Kacin por su propuesta. Su informe motiva claramente que se vote a favor.

Creo que, en el caso de todas las cuestiones en las que seguimos criticando a Serbia, todos los imperativos de procesos internos de reforma, toda la necesidad de cooperar con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), los asuntos relativos a la lucha contra la corrupción —que es de especial repercusión en Serbia en particular, con las actividades colectivas de la mafia que se producen e influyen en la vida económica—, la lucha en conexión con todo esto se debe librar con el paso del tiempo y esta es una condición para que Serbia siga su positiva trayectoria proeuropea hacia la adhesión a la Unión Europea, como se le prometió firmemente en Salónica y debemos cumplir esa promesa.

No obstante, también me gustaría decir que es necesario cooperar con Serbia. Basta con analizar la historia de la región para saber que solo puede existir un desarrollo pacífico duradero si Serbia está a bordo y que, por lo tanto, debemos ver a Serbia no solo como un solicitante de futura adhesión a la Unión Europea, sino también como un socio estratégico fundamental en el delicado desarrollo de toda la región y que, por esta razón, deberíamos ser una fuente de motivación y que no deberíamos tratar a Serbia peor que a países que son Estados miembros de la Unión Europea o que han avanzado mucho en su camino a la adhesión, por cualquier motivo histórico, ya sea a corto o largo plazo. Dado el coraje con el que el Presidente Tadić ha luchado por un rumbo europeo y lo asediado que se encuentra por los problemas de Serbia, resulta imperativo que apoyemos a estas fuerzas políticas y les ayudemos para que puedan demostrar a su población que el camino a Europa, en vez del camino nacionalista, también es el camino correcto para los ciudadanos.

Por esta razón, me gustaría invitarles a todos, y a los Estados miembros en particular, a avanzar rápidamente en el proceso de ratificación y, de esta forma, transmitir el mensaje de que las medidas que Serbia está adoptando para acercarse a Europa deben recibir apoyo de tal manera que, a la larga, podamos lograr seguridad en la región.

 
  
MPphoto
 

  Hannes Swoboda (S&D).(DE) Señora Presidenta, estuve en Croacia hace unos días y allí nunca se ha hablado tanto sobre Serbia como en los últimos días y en un sentido muy positivo debido precisamente a lo que decía el señor Brok, los valientes avances que el señor Tadić ha logrado junto con el Presidente Josipović —y también soy consciente de que el Viceprimer Ministro Đelić ha participado mucho al respecto— son avances importantes hacia Europa. Estos son elementos de una colaboración regional, pero una colaboración regional con una gran importancia política y humanitaria. Por consiguiente, es muy importante —y en este sentido respaldo totalmente lo que han dicho el señor Brok y otros diputados— que motivemos a Serbia para que siga adoptando este tipo de medidas.

Obviamente, esto también es válido para las relaciones con Bosnia y Herzegovina. Todos sabemos lo importante que es que Serbia se implique verdaderamente —y eso mismo es válido para el caso de Croacia— con el fin de que el país se mantenga unido y también lleve a cabo las reformas oportunas. En este sentido, Serbia es muy valiente y es absolutamente fundamental para la colaboración regional.

No obstante, una cuestión crítica que deseo plantear es la colaboración con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY). Por supuesto, había invitado al señor Brammertz a que asistiera al grupo de trabajo de la Comisión de Asuntos Exteriores que presido. No estamos del todo satisfechos en este ámbito, se puede hacer mucho más. Nuestras sugerencias en este sentido no han sido atendidas realmente. Así que me gustaría pedirles a todos que presionen para que esto suceda.

Como ya ha dicho la señora Koppa, esta no es solo una cuestión para Europa. Serbia también debe trabajar en estos asuntos por su propio país. Al igual que se ha producido esta disculpa en Vukovar, que sin duda pasará a la historia del país, la lucha contra aquellos que han cometido delitos importantes también debe continuar.

 
  
MPphoto
 

  Anna Ibrisagic (PPE).(SV) Señora Presidenta, no podemos pasar por alto que Serbia ha logrado unos progresos enormes recientemente. Permítanme que les dé algunos ejemplos: la conclusión satisfactoria del proceso de liberalización de visados, la cooperación regional en las esferas de tráfico y energía, una voluntad política de contribuir al proceso de reconciliación en la región y una nuevo liderazgo político, que quedó patente en la visita del Presidente Tadić a Srebrenica y Vukovar.

Todas estas cosas demuestran no solo el liderazgo positivo de personas particulares y el gran deseo de Serbia de avanzar hacia la adhesión a la UE, sino también la decisión por parte de la población serbia de elegir precisamente este tipo de liderazgo.

Por lo tanto, nos alegramos de que ahora exista el Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la UE y Serbia y de que transmitamos una señal clara a Serbia para demostrar que podemos ver los resultados de sus iniciativas y que Serbia tiene un lugar en la familia de la UE.

Es evidente que quedan muchos retos que afrontar: la lucha contra la delincuencia organizada, las constantes reformas jurídicas y hallar una solución a los problemas de las minorías. Sin embargo, la mayor parte de estos problemas no son exclusivos de Serbia, sino que también los comparten otros países balcánicos.

No obstante, una cuestión que es más bien exclusiva y que es necesario mencionar en este contexto es la cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en La Haya. La voluntad política existe en el Gobierno serbio. También se comprende el hecho de que es necesario cooperar con el Tribunal. Ahora esperemos que Ratko Mladić vuelva pronto a La Haya.

 
  
MPphoto
 

  María Muñiz De Urquiza (S&D).(ES) Señora Presidenta, un minuto para subrayar la importancia de que completemos la configuración de la Unión Europea con la candidatura de Serbia, que espero pueda confirmarse este año sobre la base de los importantes avances logrados por Serbia, reconocidos por el Consejo al decidir impulsar el proceso de adhesión y reconocidos por este Parlamento en el informe del Sr. Kacin, a quien felicito.

Y un minuto para recordar que las diferentes posiciones sobre Kosovo en el seno de la Unión Europea han favorecido el claro compromiso europeo de Serbia, esencial para la consolidación de la paz y la democracia en los Balcanes y para alcanzar un enfoque constructivo en la integración regional, como se puso de manifiesto el pasado 2 de junio con la celebración, bajo Presidencia española, de la cumbre de alto nivel de Sarajevo.

Espero que Serbia cuente con la plena colaboración de la Unión Europea para acometer las reformas que necesite en materia de justicia, en materia de lucha contra la corrupción y también en materia de diálogo intrarregional.

 
  
MPphoto
 

  Eduard Kukan (PPE).(EN) Señora Presidenta, me alegro de ver que Serbia ha demostrado una firme determinación y ha logrado progresos importantes en el proceso de integración. Cerrar el Acuerdo de Estabilización y Asociación (AEA) y aplicarlo son los próximos avances en este camino.

Hay que felicitar al Gobierno serbio por las medidas que ha adoptado para llegar a esta etapa. Estoy seguro de que el AEA reportará beneficios económicos y comerciales concretos para el país en ámbitos como el medio ambiente, la energía y el transporte, entre otros. Hasta ahora, trece países han ratificado este acuerdo. Espero que su ratificación por el Parlamento Europeo anime al resto a concluir pronto el proceso.

No obstante, todavía quedan retos por delante tanto para Serbia como para la UE. Es necesario que Serbia se comprometa a cooperar plenamente con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en la entrega de los restantes criminales de guerra a la justicia. También se necesita urgentemente avanzar en la lucha contra la corrupción y la delincuencia organizada e introducir más reformas en los sectores de la justicia y la administración pública. Igualmente, el Parlamento serbio ha de abandonar las prácticas de los mandatos en blanco y la distribución arbitraria de escaños en el Parlamento.

Por último, espero que el diálogo entre Serbia y Kosovo se oriente por el buen camino y garantice a la población mejores perspectivas para el futuro. El Parlamento Europeo siempre ha apoyado firmemente la integración de los Balcanes Occidentales. Serbia forma una parte fundamental de esa integración con este compromiso…

(La Presidenta interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Emine Bozkurt (S&D).(NL) Señora Presidenta, este es un momento importante para la estabilidad en los Balcanes. Serbia ha demostrado claramente que ha optado por intentar conseguir un futuro europeo, pero tendrá que trabajar mucho para lograrlo. Existen varios obstáculos en el camino hacia su posible adhesión a la UE. Además, los dos últimos sospechosos del TPIY, Goran Hadžić y Ratko Mladić, todavía no han sido detenidos. Lamentablemente, como se pone de manifiesto en el informe del Fiscal General Brammertz, Serbia no ha conseguido convencer a la comunidad internacional de que está haciendo todo lo posible en la búsqueda de estos criminales.

De acuerdo con Brammertz, el Gobierno serbio, en lugar de esforzarse al máximo por detener a los sospechosos, en realidad ha hecho lo mínimo que se requería de él. Lo que necesitamos es un mensaje claro y unido por parte del Gobierno serbio. Asimismo, es importante que la Comisión Europea esté dispuesta a ejercer mucha más presión. También es importante que los derechos de las mujeres y los homosexuales sigan siendo prioritarios en el programa de trabajo de Serbia. Espero que Serbia haga todo lo posible por permitir un proceso abierto.

 
  
MPphoto
 

  Kinga Gál (PPE). (HU) Señora Presidenta, señora Győri, señor Comisario, en primer lugar, hay que felicitar al ponente y al ponente alternativo por alcanzar acuerdos adecuados en este texto y por elaborar un buen informe. El año pasado, Serbia adoptó medidas importantes para su integración en muchos aspectos, que el informe también tiene en cuenta, y por lo tanto me gustaría mencionar solo algunas cuestiones.

Entre ellas, la exención de visados, que las autoridades serbias deberían tomarse muy en serio y, en el futuro, deberían esforzarse al máximo por recomendar a los ciudadanos que no abusen de esta oportunidad, ya que de lo contrario se perjudicaría al acceso a las posibilidades europeas por parte de los jóvenes en el futuro, porque esta exención de visados —que nosotros siempre hemos apoyado— afecta precisamente a las generaciones jóvenes que reducen las diferencias con Europa y con esto no se debe jugar. Al mismo tiempo, Serbia debe lograr progresos inmediatos en la cooperación con el Tribunal Internacional y debe producir resultados en las negociaciones con Kosovo.

Sin embargo, lo que me gustaría destacar es la cuestión de los derechos de las minorías que figura entre los criterios de Copenhague. Me alegro de que el informe haya prestado atención a estos temas muy a tiempo porque Serbia debe continuar su actividad en este ámbito: las leyes sobre la situación Voivodina y sobre los consejos nacionales debe ponerse en práctica de forma que les permita tener efecto en la práctica. Sin embargo, la Unión Europea debe aprender de las adhesiones de 2004 y 2007 que estas…

(La Presidenta interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE).(RO) Señora Presidenta, la decisión tomada por el Consejo de iniciar el procedimiento para ratificar el Acuerdo de Estabilización y Asociación motivará a Serbia a continuar con sus reformas a fin de cumplir con los criterios de Copenhague. La entrada en vigor de este acuerdo abrirá el comercio entre la UE y Serbia y ofrecerá verdaderas posibilidades de adhesión.

Hasta ahora se han logrado progresos importantes, especialmente en la cooperación con EULEX en los ámbitos de la reforma del sistema judicial y la lucha contra la corrupción. Al mismo tiempo, creo que la negativa a reconocer la independencia de Kosovo no debe ser un obstáculo para las aspiraciones euroatlánticas de Serbia. Sobre todo, el Gobierno serbio ha demostrado su disposición a participar en un nuevo diálogo con Kosovo bajo los auspicios de la UE.

También quisiera mencionar el papel fundamental desempeñado por Serbia a la hora de salvaguardar la paz en los Balcanes. En este sentido, creo que es de suma importancia seguir con la política de puertas abiertas hacia todos los países de los Balcanes Occidentales. Rumanía ha apoyado sin reservas la ampliación de esta región hacia la UE y la OTAN, con mención especial de Serbia.

Acabaré señalando que los Estados europeos deben reconocer y, al mismo tiempo, fomentar las iniciativas y aspiraciones de este país. Tenemos el deber apoyar a nuestros socios de los Balcanes para que continúen por el camino euroatlántico que ya han elegido.

 
  
MPphoto
 

  Andrey Kovatchev (PPE). (BG) Señora Presidenta, señora Győri, señor Comisario, en primer lugar me gustaría agradecer al ponente, el señor Kacin, el buen trabajo que ha realizado en este informe. El futuro de Serbia y los Balcanes Occidentales se encuentra en la Unión Europea. Estoy convencido de que los errores históricos y las injusticias que han acontecido en los Balcanes durante el último siglo solo pueden superarse a través de la integración europea.

Nuestro objetivo común consiste en transformar las fronteras actuales de líneas de separación en líneas de unificación. No debería importar a qué lado de una frontera residan los ciudadanos, sea cual sea su origen étnico: ya estén en Nis o en Kalotina, en Caribrod o en Sofía, en Pristina o en Leskovac, la integración europea es la única vía hacia la estabilidad, la seguridad y la prosperidad, para los ciudadanos serbios y para sus vecinos.

El informe del Dr. Kacin incluye aspectos de lo que se ha logrado en Serbia y lo que queda por hacer. Este país tiene nuestro apoyo en su camino hacia la integración y seguirá teniéndolo. No obstante, aquellos de nosotros procedentes de Europa oriental podemos dar consejos útiles a nuestros amigos serbios para impedir que repitan nuestros errores.

Un consejo de este tipo sería abrir los archivos del sistema comunista represivo de Yugoslavia. En Bulgaria, hemos padecido la amarga experiencia de lo que conllevan los retrasos en la apertura de los archivos. Los antiguos servicios secretos están estrechamente vinculados a la corrupción y a la delincuencia organizada de la región. Felicito a Serbia en sus intentos por limitar la influencia de estructuras comunistas en su Gobierno. El futuro de un país democrático no debería estar controlado por su pasado totalitario.

Nosotros, en Europa oriental somos muy conscientes de la manipulación de los antiguos comunistas, que hacen cuanto pueden por presentar sus actividades como defensores del interés nacional. No se dejen engañar. Lo único que les interesa es su propio beneficio.

Quienquiera que controle el pasado también controla el futuro. Abrir los archivos de los servicios secretos comunistas indicaría claramente a Europa que Serbia desea romper con el régimen que la separó de Europa durante décadas. Los ciudadanos de la antigua Yugoslavia tienen derecho a conocer su historia más reciente.

Deseo que Serbia tenga éxito en su camino hacia la integración europea, en la que cuenta con nuestro apoyo. Esperamos ver a este país integrado en la familia democrática europea.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Koumoutsakos (PPE).(EL) Señora Presidenta, deseo comenzar agradeciendo al ponente su excelente trabajo y el texto que ha presentado sobre Serbia. La ratificación del Acuerdo de Estabilización y Asociación UE-Serbia representa un acontecimiento de crucial importancia tanto para Serbia como para la Unión Europea. Ahora bien, la próxima etapa, el próximo paso importante, consiste en obtener la condición de país candidato. Creo que deberíamos tomar una decisión al respecto en el próximo mes de diciembre. No olvidemos que 2011 es un año preelectoral para Serbia, donde se celebrarán elecciones parlamentarias y locales en marzo de 2012.

Aquellos de nosotros que ayer tuvimos ocasión de escuchar al Viceprimer Ministro Đelić en la Comisión de Asuntos Exteriores fuimos testigos de la dedicación y determinación de Serbia a hacer todo lo posible por satisfacer los criterios y prerrequisitos europeos. También fuimos testigos de la posición positiva y constructiva de Serbia y el Gobierno serbio respecto al diálogo fundamental con Pristina. Debemos ayudar a Serbia.

 
  
MPphoto
 

  Radvilė Morkūnaitė-Mikulėnienė (PPE).(LT) Señora Presidenta, dadas las conclusiones del Consejo sobre los progresos realizados por Serbia en el ámbito de las reformas, deberíamos felicitar a este país, pero por desgracia, nos preocupan algunas cuestiones. Conforme Serbia toma las medidas necesarias para integrarse en la Unión Europea, se debe esforzar enormemente en algunas esferas, en particular, la mejora del entorno empresarial en Serbia. La experiencia de los inversores lituanos suscita preguntas lógicas sobre el entorno empresarial y la protección de las inversiones en Serbia. El Gobierno serbio acusó a empresas lituanas, que habían invertido 34 millones de euros, de impago y, violando el acuerdo entre Serbia y Lituania que contempla la promoción de inversiones y la protección mutua, puso fin al contrato de privatización. Serbia debe hallar los medios para asegurar transparencia y un entorno previsible para las empresas y ocuparse de las restricciones burocráticas, la inseguridad jurídica y asuntos similares. Huelga decir que apoyamos los objetivos de Serbia de integración en la Unión Europea y esperamos que Serbia afronte las cuestiones problemáticas.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sándor Tabajdi (S&D). (HU) Señora Presidenta, señora Győri, Comisario Füle, no solo estamos finalizando un proceso, sino que espero que podamos comenzar las negociaciones de adhesión este año, ya que Serbia ha logrado muchos resultados recientemente. Me gustaría mencionar el hecho de que el propio Fiscal General Brammertz considera que la cooperación con el Tribunal Internacional de La Haya es irreprochable. Durante mucho tiempo, esta ha sido una cuestión delicada. Eso mismo es válido para la asociación con la OTAN y lo que considero que es especialmente importante en el caso de los Balcanes Occidentales es que Serbia tiene una encomiable política para las minorías que podría servir de ejemplo a muchos Estados miembros de la UE, puesto que la autonomía cultural general que está presente en el funcionamiento real de los consejos de las diversas minorías nacionales garantiza la continua existencia de las minorías. Además, el avance en el problema de Kosovo, que es una cuestión sumamente complicada y compleja desde el punto de vista emocional, es de gran importancia, pero Serbia está optando por un camino muy positivo…

(La Presidenta interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Ivo Vajgl (ALDE).(SL) Señora Presidenta, el informe de mi colega, el señor Kacin, es realista y esperanzador a partes iguales.

La plena integración de Serbia en la Unión Europea es por el bien de la estabilidad y seguridad europeas. Su integración también significará la eliminación, o dar un paso importante hacia la eliminación, de la zona gris del sudeste de Europa.

Apoyo a Serbia y sus objetivos estratégicos, de los cuales nos ha informado el Vicepresidente Đelić.

Serbia tiene la solución en sus manos y debe cumplir las condiciones. Esta también podría ser una oportunidad de hacer llegar a toda la población serbia el mensaje de que el General Mladić debería ser motivo de vergüenza, no de orgullo, para la nación serbia.

Quisiera destacar que acojo con satisfacción todas las medidas adoptadas por el Gobierno serbio y la población serbia destinadas a desarrollar una buena vecindad. Al mismo tiempo, debo señalar que la frontera es una de las cuestiones clave cuando se trata de relaciones de vecindad.

 
  
MPphoto
 

  Ulrike Lunacek (Verts/ALE).(DE) Señora Presidenta, yo también deseo expresar mi apoyo a la adhesión de Serbia a la Unión Europea y a la idea de que la población serbia tenga un futuro en una Europa común, al igual que lo tiene la región de los Balcanes Occidentales en su conjunto. Personalmente, también daré luz verde al Acuerdo de Estabilización y Asociación, aunque creo que debo señalar, al mismo tiempo, que la cooperación de Serbia con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) todavía no es lo que debería ser. Yo también espero que se alcance una mayoría en este Pleno a favor de nuestra enmienda y que las palabras del señor Brammertz sigan siendo válidas en el futuro.

Me gustaría dar las gracias al señor Kacin por su informe y por una presentación de datos muy positiva, en algunas partes, sobre los progresos realizados en Serbia y, al mismo tiempo, sobre aquellos elementos donde todavía persisten los problemas.

Ahora vuelvo a las relaciones con la República de Kosovo. Como ponente sobre Kosovo en este Parlamento, hago un llamamiento a la administración serbia. Seguí muy atentamente lo que el Viceprimer Ministro Đelić dijo ayer, cuando declaró que la voluntad de formar parte de este acuerdo histórico está ahí, pero que también debe quedar claro que el diálogo entre la República de Serbia y la República de Kosovo...

(La Presidenta interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Jaroslav Paška (EFD). (SK) Señora Presidenta, me gustaría comenzar expresando mi apoyo a que se firme un acuerdo de asociación con Serbia.

Serbia era, y sigue siendo, un país balcánico influyente. Sin embargo, los ciudadanos de este país han estado pagando, durante muchos años, los errores de sus líderes políticos, que llevaron al país a una difícil situación política por medio de sus decisiones arriesgadas. No obstante, si queremos estabilizar la situación política en los Balcanes a largo plazo, debemos mantener unas relaciones abiertas y correctas con todos los países de la región.

Por lo tanto, debemos considerar a Serbia un socio igual de serio que los demás países estables de la región, para que nosotros, en diálogo abierto y a través de una buena cooperación, ayudemos a los habitantes del país a integrarse lo antes posible y lo mejor posible en la comunidad de países europeos libres y democráticos.

 
  
MPphoto
 

  Krisztina Morvai (NI). (HU) Señora Presidenta, como húngara, me complace la Presidencia húngara y le deseo mucho éxito al Consejo, aunque este discurso sobre la adhesión de Serbia a la UE me dio una ligera impresión de tristeza y la sensación de que falta algo. Esto se debe a que no se mencionó en absoluto la muy cruda violación de los derechos humanos cometida contra nuestros compatriotas húngaros de Voivodina y me gustaría preguntar si la Presidencia húngara o la Comisión conocen los informes de las organizaciones de derechos humanos y los informes de los observadores, en primer lugar en el caso de los jóvenes de Temerin. El caso de los jóvenes de Temerin demuestra que se ha cometido una flagrante violación de los derechos humanos al imponer una sentencia excesivamente severa de un total de 61 años de prisión a cinco jóvenes por una pelea en un bar, que deben cumplir en condiciones propias del tercer mundo, siendo torturados y sometidos a un trato cruel e inhumano. La situación se agrava por el hecho de que, al mismo tiempo, los delitos más brutales cometidos contra personas húngaras no se investigan. ¿Saben ustedes que…

(La Presidenta interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Andreas Mölzer (NI).(DE) Señora Presidenta, contrariamente a la opinión de esos defensores de la UE que ven el mundo de color de rosa, la adhesión a la Unión por sí sola no basta para resolver todos los conflictos así como así. En especial cuando se trata del Estado candidato de Turquía, puede verse que la UE aplica un doble rasero. Serbia, después de todo, está preparada para participar en negociaciones con Kosovo aunque la actitud de la UE es manifiestamente contradictoria: en Bosnia, se va a obligar a múltiples grupos étnicos a formar un Estado multicultural mientras que en Kosovo, se considera legítimo que un único grupo étnico se separe de un Estado.

No solo Serbia ha expresado su voluntad de negociar con Kosovo, sino que también se ha disculpado por el genocidio de Srebrenica. Sin embargo, a pesar de esto, se sigue acusando a Belgrado de no cooperar adecuadamente con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en La Haya. En cambio, las violaciones de derechos humanos que suceden en Turquía, donde simplemente discutir el genocidio armenio basta para merecer castigo, al parecer se pueden pasar por alto.

La acusación en contra del Primer Ministro kosovar, Thaçi, de comercio de órganos humanos también demuestra que los crímenes de guerra no pueden verse de forma unilateral. Estas acusaciones deben resolverse por completo. Para la adhesión a la UE, es muy importante que Serbia y Kosovo primero solucionen sus disputas.

 
  
MPphoto
 

  Victor Boştinaru (S&D).(EN) Señora Presidenta, el Acuerdo de Estabilización y Asociación con Serbia representa otro avance importante en el proceso de integración en la UE por parte de Serbia. Estamos hablando sobre un país cuyo progreso durante los últimos años ya ha sido impresionante y creo que una mayor integración política y económica en el marco del AEA dará el impulso final que Serbia necesita en este camino hacia la UE.

En vista del importante papel que Serbia desempeña en los Balcanes Occidentales, el AEA influirá de manera positiva no solo en la UE y en Serbia, sino también en todo el conjunto de la región al mejorar su seguridad, estabilidad y desarrollo, además de establecer una base sólida para el proceso de ampliación en los Balcanes Occidentales.

Espero que, tras recibir la luz verde por parte del Parlamento Europeo, el proceso del AEA pueda concluirse lo antes posible. Por tanto, pido a los Estados miembros que aseguren que el proceso de ratificación se desarrolle sin problemas y lo más rápido posible.

 
  
MPphoto
 

  Jarosław Kalinowski (PPE).(PL) Señora Presidenta, la cooperación con nuestros vecinos europeos es un elemento esencial de la política comunitaria. Serbia, de forma similar a todos los países de la península balcánica, es un caso muy concreto. Debido a la disolución de Yugoslavia en los años noventa y las guerras que tuvieron lugar allí, estos países se han enfrentado a problemas económicos y políticos hasta el día de hoy. El papel de la Unión Europea consiste en apoyar a estos países y ayudarles. La historia nos ha enseñado que la situación política de la región afecta a todo el continente y que a todos nosotros nos afectan sus consecuencias durante mucho tiempo.

Hasta cierto punto, Europa asume parte de responsabilidad por los acontecimientos que sucedieron. Por esta razón, tenemos una mayor obligación moral hacia esos países y los acuerdos de los que hablamos hoy —la cooperación en todos los ámbitos y medidas para facilitar las cosas a los ciudadanos de esos países— son fundamentales, sobre todo para asegurar que esta historia no se repita.

 
  
MPphoto
 

  Zoran Thaler (S&D).(SL) Señora Presidenta, hoy se ha demostrado de nuevo que una Serbia democrática y europea tiene muchos aliados en la Unión Europea.

Es un hecho que solo una Serbia democrática y proeuropea tiene la oportunidad de compensar por un retraso de veinte años en el desarrollo de la democracia, la economía y la calidad de vida de sus ciudadanos.

El Gobierno democrático de Serbia y el Presidente Tadić merecen nuestro apoyo. Serbia es fundamental para la estabilidad de los Balcanes. Una Serbia moderna y europea tiene una responsabilidad importante al respecto.

En primer lugar, tiene la responsabilidad de asegurar un futuro mejor, estable, europeo y pacífico para el Estado vecino, Bosnia y Herzegovina, y en segundo lugar, llegar a un acuerdo histórico con la nación vecina de Albania.

Estos dos objetivos son las metas del actual Gobierno serbio, así que trabajemos junto a él y respaldemos sus objetivos.

 
  
MPphoto
 

  Andrzej Grzyb (PPE).(PL) Señora Presidenta, el Comisario Füle ha dicho que todo dependerá de que Serbia tome las decisiones correctas. Esto sin duda es así, pero al mismo tiempo, tenemos que ser conscientes, y lo sabemos como nuevos Estados miembros, de que se debe fortalecer este proceso. Serbia tomó la decisión correcta al firmar el Acuerdo de Estabilización y Asociación. Se comprometió a emprender una serie de reformas difíciles, indudablemente. Como Parlamento Europeo, debemos fortalecer estas reformas, porque no es solo el Gobierno sino principalmente la sociedad quien debe tomar esta decisión europea. Cuando estaba observando el referéndum constitucional, decía a los serbios, decía a mis colegas europeos: «mirad a Belgrado y a estas personas, los serbios, ellos son europeos y deberíamos ayudarles en sus reformas». Creo que todo lo que está pasando en el proceso de ratificación del Acuerdo de Estabilización y Asociación, así como la resolución del Parlamento Europeo, puede ayudar a Serbia en gran medida en esas reformas.

 
  
MPphoto
 

  Štefan Füle, Miembro de la Comisión. – (EN) Señora Presidenta, deseo dar las gracias a Sus Señorías por este intenso debate, que ha demostrado el apoyo constructivo de esta Cámara al proceso de integración de Serbia en la Unión Europea. El apoyo ofrecido por el Parlamento al proceso de ratificación del AEA es una señal importante para Serbia y contribuirá a intensificar sus esfuerzos en el camino hacia la Unión Europea.

Permítanme responder brevemente algunas preguntas que se han formulado durante el debate. En primer lugar, al señor Belder, sobre la región de Sandzak, yo diría que se trata más bien de una politización del asunto de la representación musulmana que de un aumento del islamismo radical. En ese contexto, esperamos con interés las próximas elecciones al Consejo nacional bosnio en abril de este año, que debería ser pacífico e inclusivo y ayudará a fomentar el diálogo y evitar la radicalización.

En cuanto a la pregunta del Fondo de Desarrollo, estamos dialogando con Serbia y otros países de la región de los Balcanes Occidentales sobre cómo hacer el mejor uso del IPA y cómo hacerlo aún más eficaz. Se está reflexionando sobre el apoyo al desarrollo tecnológico.

Respecto a la pregunta formulada por la señora Morvai, permítanme decir que prestamos especial atención a los derechos humanos y también a la protección de los derechos de las minorías. Le escribiré sobre un caso concreto al que se ha referido en su intervención.

Personalmente me siento muy motivado por el enfoque serio y constructivo que ha adoptado Serbia de la actual etapa del proceso de ampliación. Donde ayer hablábamos de preocupaciones, hoy hablamos de que Serbia se encuentra bien encaminada al hacer frente, por ejemplo, al importante asunto de la reforma judicial. Esta es una buena base para que Serbia aproveche plenamente el potencial de integración que ofrece el año 2011.

 
  
MPphoto
 

  Enikő Győri, Presidenta en ejercicio del Consejo.(HU) Señora Presidenta, señor Leterme, señor Comisario, Señorías, muchas gracias por este excelente debate. Se han hecho observaciones excelentes sobre un informe excelente y el hecho de que la mayoría de las cuestiones planteadas aquí se hayan incluido en el informe me ha demostrado la excelencia del informe, así que creo que esta es una base magnífica para el debate.

Todos ustedes han confirmado que no se trata de un proceso completado sino más bien de un comienzo. Tras este comienzo, creo que se discutirán todas las cuestiones que ustedes también han planteado durante el debate. Se han logrado progresos sustanciales y por eso hemos llegado al punto en que nos encontramos en el proceso y todavía queda mucho por hacer. Ustedes mismos han planteado numerosas cuestiones, como por ejemplo, el aumento de la democracia, los refugiados, el desarrollo de un entorno empresarial, los problemas relativos a la exención de visados o la situación de las minorías.

Hemos escuchado que se ha producido un gran avance en la política sobre las minorías en Serbia, como también ha señalado el señor Tabajdi, aunque, al mismo tiempo, los criterios de Copenhague están vigentes y la Comisión ha llamado la atención a este respecto. Este es un buen indicador para nosotros y observaremos esto de cerca en cada avance y cada evaluación que realicemos.

Asimismo, cabe mencionar que la situación es frágil. Estoy totalmente de acuerdo con esto y por ese motivo es especialmente importante que apoyemos a Serbia para que siga adelante por este camino. El señor Brok y el señor Swoboda también lo han señalado. Creo que el aspecto más esencial, como también ha mencionado la señora Nicolai, es que esta es una decisión que Serbia ha tomado por su propia voluntad; que Serbia se ha comprometido con la Unión Europea y la adhesión a la UE y nosotros contribuiremos a este proceso con todos los medios posibles. Considero que el hecho de que hayan elegido este camino por su propia voluntad es una garantía de que Serbia adoptará todas las medidas necesarias. Estoy muy segura, señora Presidenta, de que tras este equilibrado debate, el Parlamento dará su conformidad al Acuerdo de Estabilización y Asociación.

 
  
MPphoto
 

  Jelko Kacin, ponente.(SL) Señora Presidenta, el fructífero debate de hoy es la mejor ilustración del vivo interés en Serbia y el apoyo a este país aquí en el Parlamento Europeo y en otras instituciones europeas.

Entre todos los retos que heredó de las guerras de los años noventa, Serbia ahora se encuentra principalmente en el proceso de sentar las bases del Estado de Derecho.

La reforma judicial, que comenzó en 2009, sigue estando incompleta en muchos aspectos, pero requiere una rectificación sistemática.

El Estado de Derecho es el principal criterio de Copenhague. Serbia debe asegurar la independencia, la competencia y la eficiencia de sus autoridades judiciales con el fin de garantizar la seguridad jurídica y el desarrollo económico.

Acogemos con satisfacción los recientes esfuerzos de Belgrado por comprender estos retos. La restitución, es decir, la devolución de la propiedad confiscada y la protección de la propiedad privada, forma parte de esto.

Espero con interés la llegada del portavoz de la Asamblea Nacional de Serbia, que visitará el Parlamento Europeo ya este mes. Debemos fortalecer la función y la responsabilidad del Parlamento serbio y todos sus diputados.

Asimismo, debemos mejorar en atraer a la oposición serbia, que debe asumir más responsabilidad en el éxito del proceso de integración de Serbia.

La presentación de las respuestas del Gobierno serbio al cuestionario de la Comisión Europea, que el Primer Ministro Cvetković entregará al Comisario Füle este mes, será un avance histórico para el Estado serbio y para todos sus ciudadanos.

Creo que este avance será sumamente significativo y satisfactorio, por lo que también deseo a la Presidencia húngara mucho éxito en la promoción de fuerzas proeuropeas en Serbia.

Sé que la Oficina de Integración Europea del Gobierno serbio, dirigida por Milica Delević, está haciendo un trabajo excelente y, por lo tanto, la cooperación no será difícil.

Además, la presencia aquí hoy del señor Božo Đelić, el Viceprimer Ministro serbio y el Ministro de Ciencia, demuestra el gran interés por parte del Gobierno serbio en nuestro trabajo y en el futuro de Serbia en la Unión Europea.

Por último, me gustaría dejarles con una reflexión.

Hace menos de tres años, Serbia se encontraba al borde de un aislamiento autoimpuesto. En la actualidad, ese peligro ha pasado y Serbia se sitúa firmemente en el camino hacia la Unión Europea. El ritmo al que avanzará depende únicamente de Serbia.

Con esta resolución, instamos a Serbia a que continúe por su camino histórico y le transmitimos el claro mensaje de que apreciamos sus progresos y reconocemos todos los desafíos que está afrontando.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – El debate conjunto queda cerrado.

La Comisión de Asuntos Exteriores ha presentado una propuesta de resolución para cerrar este debate. La votación tendrá lugar mañana a las 12.30 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Maštálka (GUE/NGL), por escrito. – (CS) Saludo y apoyo todas las iniciativas que conducen a la rápida integración de Serbia en la UE, puesto que la mayoría de los ciudadanos serbios quieren esta integración. Sin embargo, al mismo tiempo, quisiera decir que la mayoría de las carencias por las que se censura a los serbios en el proyecto de resolución del Parlamento Europeo puede verse que surgen de los años anteriores de actuación destructiva por parte de algunos Estados miembros en los Balcanes y la agresión directa de la OTAN contra Serbia. Deberíamos facilitar la entrada de Serbia a la UE, ya que la adhesión no es una recompensa para este país, sino una oportunidad para la UE de contribuir a solucionar muchos problemas que en realidad ella provocó, ya fuera directa o indirectamente. Me gustaría llamar la atención urgente sobre la necesidad de un enfoque muy prudente y equilibrado en relación con las minorías étnicas en Serbia. El proyecto de resolución del Parlamento Europeo reconoce las «aspiraciones de la minoría albanesa» en Serbia y habla de respetar sus «derechos de autonomía provincial». Si los problemas de las minorías se «resuelven» mediante la creación de legislación colectiva que les proporcione derechos especiales, será una «solución» con consecuencias desastrosas para el Estado en cuestión y eso no solo se aplica a Serbia. La única forma de conseguir derechos de las minorías es promover y defender sistemáticamente los derechos humanos individuales.

 
  
MPphoto
 
 

  Csanád Szegedi (NI), por escrito.(HU) Hungría ratificó el Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la UE y Serbia el 16 de noviembre de 2010. Hungría, que en aquel entonces preparaba su mandato en la Presidencia de la UE, no aprendió de su error histórico, cuando pudo haber hecho que la adhesión de Rumanía dependiera de la autonomía regional de las minorías húngaras autóctonas de Transilvania. Las consecuencias de esta oportunidad perdida todavía pueden sentirse hoy en día: se están profanando cementerios húngaros; en Transilvania está teniendo lugar un genocidio silencioso de población húngara. Mediante el Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la UE y Serbia, la Unión Europea y el Ministerio de Asuntos Exteriores húngaro deben imponer la protección de las minorías. En la Unión Europea hay una gran presión por demostrar a los países candidatos, cerrando y acelerando acuerdos de asociación, que la adhesión a la UE es un objetivo alcanzable. Mientras que Jobbik apoya, por ejemplo, la adhesión de Croacia como país que cumple los criterios, se opone firmemente a más avances precipitados hacia Serbia. Se debe establecer un grado mucho mayor de autonomía para la minoría autóctona húngara que vive en Serbia, incluida la plena autonomía regional y cultural, como condición para la continuación del proceso de adhesión. Tampoco debemos descartar la idea de permitir que la población de Voivodina exprese su voluntad con respecto a su situación regional a través de un referéndum, aliviando así en cierto modo las heridas indelebles inflingidas a la población húngara en Trianon.

 
  
  

(La sesión, suspendida a las 10.25 horas, se reanuda a las 10.30 horas)

 
  
  

PRESIDE: Jerzy BUZEK
Presidente

 

6. Balance de la Presidencia belga del Consejo (debate)
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidente. – Señorías, permítanme dar la bienvenida al Primer Ministro Yves Leterme. Hace medio año, celebramos la presentación de la Presidencia belga. Ahora presentamos los logros de la Presidencia belga: la legislación, el Servicio Europeo de Acción Exterior, la supervisión financiera, la Iniciativa Ciudadana, el presupuesto —discutiremos todos estos temas—.

Doy la bienvenida también al Presidente Barroso, que se encuentra hoy con nosotros, y a todos ustedes.

– De conformidad con el orden del día, se procede a las declaraciones del Consejo y la Comisión: Balance de la Presidencia belga del Consejo.

 
  
MPphoto
 

  Yves Leterme, Presidente en ejercicio del Consejo. (FR) Señor Presidente, señor Barroso, Excelencias, Señorías, aunque pueda parecer un poco incongruente aquí, en el Pleno del Parlamento Europeo, me gustaría comenzar mi discurso citando a un gran pensador norteamericano, Ralph Waldo Emerson, que decía lo siguiente:

(EN) «No vayas por donde el camino te lleve, dirígete en cambio por donde no hay camino y deja tu huella».

(FR) Es decir: «No vayas por donde el camino te lleve, dirígete en cambio por donde no hay camino y deja tu huella».

Señorías, esto es precisamente lo que hemos hecho, con todos ustedes, durante los últimos seis meses. Se pidió a Bélgica, mi país, que asumiera la Presidencia rotatoria de la Unión Europea tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

Es cierto que no nos atrevimos a entrar en territorio totalmente desconocido pero, aún así, fue necesario establecer los criterios para el nuevo funcionamiento de la Unión Europea en el marco del nuevo Tratado, con las nuevas instituciones de las que dispone la Unión Europea. Por lo tanto, fiel a la tradición belga, la tradición de mi país, nos esforzamos al máximo por permitir que las instituciones funcionaran lo mejor posible para crear los precedentes adecuados.

Señorías, puedo decirles que la Unión Europea, tal como se estructuró en el marco del Tratado de Lisboa, funciona hoy y funciona bien. La Unión se ha dotado de un nuevo instrumento para la supervisión del sector financiero, que se espera que impida la reaparición de crisis como la que todavía estamos tratando de solucionar. La gobernanza económica ha avanzado. Se ha llegado a un acuerdo sobre el presupuesto de 2011 y, lo que es más importante, en total, durante esos seis meses, se cerraron casi cuarenta acuerdos de índole legislativa entre el Parlamento y el Consejo.

Señorías, nuestra voluntad de respetar tanto la letra como el espíritu del Tratado de Lisboa fue una elección por el futuro de la Unión, una inversión en una cooperación europea más cercana. Para lograrlo, durante esta Presidencia, seguimos dos directrices importantes.

En primer lugar, no quisimos hacernos notar. Más bien, incorporamos nuestro programa, el programa belga con sus cinco prioridades, al programa europeo, al programa de la Comisión, al impulso generado por los Jefes de Estado o de Gobierno al nivel del Consejo Europeo, al programa de la troika con nuestros colegas españoles y húngaros.

(NL) En segundo lugar, Señorías, además de no querer imponer un programa belga, optamos por lo que yo llamaría una Presidencia inclusiva. Efectivamente intentamos cooperar lo más estrechamente posible con todas las instituciones europeas, respetando la letra y el espíritu del Tratado de Lisboa y desempeñando un papel que en realidad no fue más que de mediador.

Cooperamos con todas las partes, obviamente con el Parlamento y la Comisión, pero también con el nuevo Presidente permanente del Consejo, la Alta Representante y, por supuesto, con los Estados miembros, pero creo que puedo decir que, durante todo nuestro mandato, prestamos especial atención a trabajar de forma constructiva y con una mente abierta con el Parlamento, cuyas competencias se han reforzado considerablemente de acuerdo con las nuevas normas.

Hoy sería adecuado mostrar algo de modestia, por supuesto, pero tengo que decir que, junto a ustedes, aseguramos que este método fuera eficaz. Además, Señorías, hoy, más que nunca, la Unión representa una interacción entre las instituciones y los Estados miembros. Creo que este método ha funcionado y que puede contribuir al trabajo, porque se centraba y se centra en los resultados y no en la creación de una imagen. Esto es válido para nuestra Presidencia, pero también para el Parlamento Europeo, aunque ustedes deben ser quienes lo juzguen.

Señor Presidente, Señorías, quisiera expresarles mi aprecio y gratitud por su cooperación, en nombre del Gobierno belga y en nombre de mis colegas que han ocupado la Presidencia rotatoria. Creo que puedo decir que la mayoría de los acuerdos que hemos alcanzado al final se aprobaron con una amplia mayoría. Esto atestigua la calidad de sus debates y —y esto debería tranquilizar a los ciudadanos europeos— la prioridad que ustedes han concedido a lo que es positivo para Europa, situándolo muy por encima de intereses nacionales.

No obstante, Señorías, esos seis meses se han acabado. Desde luego, no podemos aferrarnos al pasado. Durante los próximos meses y años, de hecho, tendremos más trabajo que nunca, porque nuestra Unión, nuestra sociedad, está afrontando grandes retos de forma excepcional. Ahora me gustaría referirme a ellos brevemente.

El primer reto, evidentemente, reside en la continuidad de lo que hemos comenzado durante los últimos seis meses, esto es, la gobernanza económica. Desde que comenzaron esos seis meses, hemos trabajado juntos para adoptar las medidas necesarias con el fin de evitar una crisis en la zona del euro. Sin embargo, contrarrestar los síntomas que se han hecho notar hasta ahora no es suficiente. Las amenazas que varios de los países de la zona del euro han estado afrontando han demostrado que una unión monetaria, en realidad, no puede funcionar por sí sola sin una unión económica, sin mayor convergencia económica. Por consiguiente, debemos presionar con determinación siguiendo la vía de mayor cohesión económica, más cohesión en las políticas fiscales, económicas y sociales de los Estados miembros.

La gobernanza económica también requiere una supervisión rigurosa de las políticas presupuestarias y estructurales de los Estados miembros de la Unión. Debemos aprovechar al máximo el Semestre Europeo que se estableció con ese propósito en mente. Un regreso a la disciplina presupuestaria no debería ser simplemente un objetivo no vinculante; debe ser verificable y, si es necesario, aplicable a nivel europeo. Evidentemente aquí no se trata de disciplina por sí sola; unas finanzas públicas sólidas son una necesidad absoluta para establecer de nuevo un crecimiento sostenible, un crecimiento creíble que cree puestos de trabajo para nuestros ciudadanos. Naturalmente, estos puestos de trabajo son esenciales para el mantenimiento de nuestro modelo social europeo en concreto, que va de la mano con la libertad política y económica, la solidaridad social y la responsabilidad ecológica.

(DE) La Unión debe usar los nuevos instrumentos que está introduciendo a fin de vigilar los mercados financieros con eficacia. Se supone que estos instrumentos estarán listos para usarse hacia finales de este año. Esto es absolutamente imprescindible para evitar todo nuevo descarrilamiento de los mercados.

La convergencia económica, la vigilancia de las alternativas de políticas estructurales y presupuestarias nacionales, los nuevos instrumentos para la vigilancia de los mercados financieros; todo esto puede dar la impresión de que el aparato de la Unión está en proceso de llegar a ser complicado y bastante difícil de seguir. Por supuesto, también cabe esperar que esa vigilancia más estrecha de las decisiones políticas nacionales de los Estados miembros no se lleve a cabo sin discusiones y sin que se produzcan fricciones. Aunque eso no debería desanimarnos, ya que forma parte de la esencia de la integración europea.

El segundo ámbito en el que debemos hacer esto —en el que debemos mantener el impulso— es el del papel de la Unión en el mundo. Hemos logrado progresos en ese ámbito. Gracias a nuestra preparación coordinada y representación unificada, en realidad hemos aumentado nuestro peso en el G-20. Durante los últimos meses, la Unión ha empezado a desarrollar su propia representación diplomática en todo el mundo. Estos avances son positivos, pero han de consolidarse.

Es cierto que la Unión Europea habla con una sola voz sobre la mayoría de los problemas del mundo, pero las palabras no bastan. La Unión realmente debe desarrollar más influencia, debe ser capaz de actuar de forma decisiva y convertirse en un polo real de influencia y poder en este mundo multipolar.

En tercer lugar, tenemos que hacer frente a la perspectiva financiera de la Unión. Es verdad que este no es un momento en que los gobiernos puedan contemplar aumentos considerables en sus contribuciones al presupuesto de la Unión, pero tampoco podemos evitar un debate sobre la perspectiva financiera a largo plazo.

Se ha prometido a este Parlamento que se realizará una consulta sobre la filosofía de la futura financiación de la Unión y sobre las formas y los medios. La Unión no puede vivir precariamente: ha de tener esta perspectiva a largo plazo.

Por último pero no menos importante, quiero decir que solo podremos responder a estos retos si, más que nunca, creemos en nosotros mismos. Me gustaría citar al pensador y escritor francés, André Frossard, sobre este reto de los próximos años. Primero lo citaré en francés y a continuación lo traduciré:

(FR) «Europa con razón quiere dotarse de una política y moneda comunes pero, por encima de todo, necesita un alma».

«Europa con razón quiere dotarse de una política y moneda comunes pero, por encima de todo, necesita un alma».

Sin duda necesitamos un alma, Señorías. Es necesario que tengamos fe en nosotros mismos y en lo que hemos logrado y no nos excusemos por lo que somos. Debemos recordar que, antes de ser un mercado, antes de ser una moneda, antes de ser un conjunto de instituciones, la Unión —nuestra Unión— fue una visión, una creencia, un sueño. Fue un sueño de paz en este continente, que se ha visto desgarrado por tantas guerras.

He oído que ha llegado a estar un poco «pasado» hablar de paz a las generaciones de Europa que nunca han conocido una guerra. Solo puedo decir lo siguiente: «Miren a su alrededor». Consideren a todos los refugiados, por ejemplo, que acuden a nosotros huyendo de la guerra, huyendo de los conflictos armados, huyendo de la tiranía. Esos refugiados seguro que no menosprecian el logro que es tener paz y seguridad en casi todo el continente. Y esos refugiados —esas personas— aspiran, como tantas otras personas de otros lugares del mundo, a los derechos y libertades que demasiados de nuestros ciudadanos dan por sentado con tanta facilidad.

En la misma medida que la Unión se basa en la paz, también se basa en la libertad, la democracia, los derechos fundamentales y el Estado de Derecho, para nuestros ciudadanos y para nuestros inmigrantes. Creemos en el derecho de cada persona a la dignidad humana, lo que significa el derecho de las personas a vivir de pie y no de rodillas y el derecho a pensar y hablar y rendir culto libremente.

En una declaración muy citada, Jean Monnet dijo que nada se consigue sin las personas, pero que nada perdura sin las instituciones. Esto es tan cierto hoy como lo era cuando lo dijo pero, por otra parte, también es verdad que las instituciones se desvanecerán si no las mantienen personas con fuertes convicciones. Debemos recordar que llevaremos a nuestros ciudadanos con nosotros solo si les damos una visión: si les ofrecemos un sueño.

Por último, deseo a Hungría todo el éxito posible ahora que toma el relevo de la Presidencia. Estoy seguro de que llevará alta la antorcha del sueño europeo de la paz, el sueño europeo de la libertad y la meta de una Unión cada vez más fuerte.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – (FR) Señor Presidente, señor Leterme, Señorías, con eficacia y atención, con pragmatismo y espíritu comunitario, la Unión ha logrado avances importantes durante la Presidencia belga, que merecen nuestra admiración y nuestro reconocimiento.

En nombre de la Comisión Europea, me gustaría expresar mi más sincera felicitación al Primer Ministro, el señor Leterme, todo su equipo del Gobierno, la administración y todos los belgas que han dado lo mejor para asegurar el éxito de esta Presidencia.

Ha sido una gran Presidencia en un momento delicado y difícil para el futuro de la Unión Europea. Rara vez habían sido los retos tan importantes y había sido tan crucial superar las dificultades. Durante esos largos meses de ruido y furia —si me perdonan la expresión— la Presidencia belga se aferró con firmeza al curso de la política europea. Su actuación siempre estuvo arraigada en el sentido fundamental de la existencia de la Unión Europea, la solidaridad de todos por el bien general de Europa. Su actuación también nos permitió trazar la mejor solución para lograr nuestros objetivos principales: la estabilidad y el relanzamiento del crecimiento generador de empleo.

Hubo meses durante los que Europa todavía vivía el ritmo frenético de los acontecimientos en la crisis financiera y en la deuda soberana. Todos los ojos estaban puestos en el futuro de la zona del euro y en nuestro empeño en defenderlo. Cuando decimos que haremos todo lo posible por defender la estabilidad de la zona del euro en su conjunto, no ha de haber palabras vacías. No es nada más ni nada menos que la expresión de nuestra firme voluntad política de defender nuestro destino común. El futuro de la zona del euro y el futuro de la Unión Europea son dos caras de la misma moneda. Queremos que este futuro sea estable y próspero para nosotros mismos y para las generaciones venideras. Ese siempre ha sido y sigue siendo el significado de la integración europea y del espíritu comunitario.

Las reformas fundamentales a las que nos hemos comprometido nosotros mismos demuestran que somos plenamente conscientes del reto que afronta la Unión Europea. Debemos adaptarnos a las nuevas realidades política, económica y estratégica de un mundo globalizado que cambia rápidamente. Debemos lograr esta adaptación al tiempo que reafirmamos nuestros valores, defendemos nuestros intereses y mejoramos nuestra credibilidad e influencia en la escena internacional.

Las decisiones básicas que hemos tomado en cuanto al fortalecimiento de la gobernanza económica europea y la gestión de nuestros desequilibrios macroeconómicos son la base de este progreso. No son una opción sino un imperativo. Espero que, durante este periodo de seis meses, el Parlamento Europeo y el Consejo aprueben las propuestas sobre gobernanza económica.

Básicamente, la cuestión no es quién gana o pierde entre los distintos agentes políticos de Europa, sino si cada uno de nosotros está dispuesto a cooperar respetando plenamente nuestras prerrogativas mutuas. En resumidas cuentas, la cuestión es si la Unión Europea en su conjunto sale ganando o perdiendo. La respuesta es evidente: si no fortalecemos nuestra gobernanza económica, todos perderemos, tanto en la zona del euro como en toda la Unión Europea.

Si no fortalecemos nuestra gobernanza económica, perderemos la batalla por la estabilidad, el crecimiento y el empleo en Europa. Si no fortalecemos nuestra gobernanza económica, los vínculos fuertes de hoy pueden convertirse en los vínculos débiles de mañana. Y si no fortalecemos nuestra gobernanza económica, perderemos nuestra credibilidad en la escena internacional.

Aunque las cuestiones de gobernanza y desequilibrio macroeconómico también son cuestiones globales y se discuten, en especial en el G-20, ¿cómo podríamos seguir siendo creíbles e influyentes con nuestros socios internacionales si ni siquiera fuéramos capaces de resolverlas a escala comunitaria? Digo esto sopesando todas mis palabras con cuidado: fundamentalmente, es una cuestión existencial para la Unión Europea. Actuamos y nos reafirmamos como Unión, o no actuamos y permitimos que se nos margine. De lo que se trata realmente es de nuestro destino colectivo.

Por suerte, estamos avanzando hacia la autoafirmación. Así que me gustaría felicitar muy sinceramente a la Presidencia belga. El acuerdo conseguido en el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros el 17 de septiembre dio lugar a que se establecieran nuevos ciclos de gobernanza económica, conocidos como el Semestre Europeo. El primer paso se dio la semana pasada con la presentación del examen del crecimiento anual preparado por la Comisión Europea, en el que dejamos muy claro que las tres prioridades en las que debemos centrar nuestros esfuerzos son el fortalecimiento de la estabilidad macroeconómica —en particular, mediante una rigurosa consolidación fiscal—, la reforma estructural y el crecimiento generador de empleo.

También obtuvimos algunos logros considerables en la supervisión financiera, en concreto, adoptando una nueva arquitectura europea de supervisión financiera, que se constituyó el 1 de enero de 2011 con la creación de la Junta Europea de Riesgo Sistémico y de tres nuevas autoridades supervisoras que abarcan los mercados, los bancos y los seguros, respectivamente.

Durante esos seis meses, también pudimos conseguir acuerdos sobre la gestión de fondos especulativos y otros fondos de inversión alternativos y sobre las agencias de calificación crediticia. Para nuestros ciudadanos, las medidas de austeridad no son un concepto indefinido sino la dura realidad de su vida diaria. En toda Europa, existe mucha preocupación e intranquilidad, pero también grandes expectativas de que las reformas, pospuestas durante demasiado tiempo, por fin se completen, de que la dimensión europea sea una parte integral de la solución y de que Europa defienda sus proyectos, sus valores y sus intereses en el mundo.

Así que es importante correr la voz lo más ampliamente posible sobre lo que la Unión está haciendo para restaurar un crecimiento que sea sostenible y capaz de crear empleo y construir una sociedad europea que sea más justa y más respetuosa con el medio ambiente.

También me gustaría señalar otros logros, en particular, con respecto a la política exterior y las relaciones exteriores. Otro logro de este tipo es el acuerdo de libre comercio firmado con Corea del Sur el 6 de octubre, que es simplemente el acuerdo comercial más ambicioso que ha firmado la Unión Europea y que debe seguir siendo un referente para nuestros futuros acuerdos comerciales bilaterales.

En contra de las expectativas de algunos pesimistas, Cancún también consiguió demostrar algunos progresos hacia el multilateralismo en la lucha contra el cambio climático. Cancún también demostró la importancia de la cooperación entre la Presidencia y la Comisión para permitir que Europa hable con una voz coherente y audible en la escena internacional.

En cuanto a los resultados prácticos, también me gustaría elogiar el acuerdo finalmente alcanzado durante la Presidencia belga en el ámbito del transporte sobre el expediente de la Euroviñeta. Esto es muy importante para nuestros ciudadanos.

También me gustaría rendir tributo a la Presidencia belga por la forma ejemplar en la que permitió que se respetaran y aplicaran las innovaciones importantes del Tratado de Lisboa. Empleó todas sus habilidades de negociación con un resultado brillante durante una discusión difícil sobre el presupuesto de 2011 de la Unión Europea en el marco de las nuevas normas presupuestarias del Tratado. Fue una ilustración del espíritu europeo y de su cultura del acuerdo en su máxima expresión. La Comisión se siente orgullosa de haber contribuido a este resultado.

Mañana, en cumplimiento de mis compromisos con el Parlamento, tendré una reunión inicial con el Presidente del Parlamento Europeo, el señor Buzek, y el Primer Ministro Orbán, que ocupa la Presidencia rotatoria del Consejo, para discutir las próximas medidas que se deben adoptar en asuntos presupuestarios.

El año 2010 a menudo fue difícil y, en ocasiones, sumamente exigente. No obstante, al final, fue muy productivo. Bajo la Presidencia de dos países, Bélgica, pero también España, la integración europea pudo avanzar con decisión. Veo en ello la fortaleza de nuestra Unión y el funcionamiento correcto de nuestras instituciones. Ahora depende del tercer país de la troika, Hungría, que se mantenga este impulso.

Las decisiones importantes que adoptamos durante el año pasado son la prueba de que todos nosotros, Parlamento, Consejo, Comisión y Estados miembros, sabemos lo que tenemos que hacer para asegurar un futuro estable y próspero para Europa. Si sabemos lo que tenemos que hacer, tenemos que hacerlo ahora. Hemos dicho que tenemos la voluntad de hacerlo; ahora debemos demostrar que realmente somos capaces de respetar nuestros acuerdos políticos sin diluirlos, sin debilitarnos y sin dejarnos engañar por indicios provisionales de recuperación.

Es necesario que consolidemos nuestras actuaciones, para demostrar que no son una reacción a la presión de la crisis de los mercados, sino más bien la firme reafirmación de nuestra voluntad de vivir juntos en esta Unión por la paz, la solidaridad y la libertad.

 
  
MPphoto
 

  Jean-Luc Dehaene, en nombre del Grupo PPE.(NL) Señor Presidente, la Presidencia belga, con toda la razón, ha recibido elogios de todas partes. Usted y sus colegas, señor Primer Ministro, pueden reivindicar una serie de logros importante. En vez de hacer observaciones sobre los logros específicos, quisiera destacar especialmente el patrón oro que ustedes han establecido para la Presidencia. Después de todo, la Presidencia belga del Consejo ha sido la primera que ha ocupado el cargo completamente en el nuevo marco institucional del Tratado de Lisboa. Eso por sí solo fue un reto.

El Tratado ha transformado radicalmente el marco institucional, como ya he dicho en mi informe sobre el mandato anterior. Así pues, el Consejo Europeo y el Consejo ahora se han convertido en dos instituciones separadas, cada una con su propia Presidencia. Otra novedad es que el Tratado utiliza exactamente las mismas palabras para describir el mandato del Consejo que utiliza para describir el del Parlamento. Es imposible no tener la impresión de que algunos miembros del Consejo han tenido alguna dificultad a la hora de adaptarse a la nueva relación entre el Parlamento y el Consejo, algo que fue evidente durante el debate sobre el presupuesto.

No obstante, esto no puede decirse de la Presidencia belga. En consulta con la Comisión y el Parlamento, ha dedicado sus esfuerzos principalmente a la realización del plan de trabajo legislativo europeo. Las prioridades europeas siempre fueron primordiales en esto. En parte, eso también explica el éxito de la Presidencia belga. En el pasado, las Presidencias con demasiada frecuencia han intentado hacer prevaler sus prioridades nacionales sobre los organismos europeos. Esto no ha sido así en este caso y, por lo tanto, Europa ha logrado verdaderos progresos durante esta Presidencia. El difícil debate presupuestario durante la Presidencia belga también marcó el curso de uno de los retos más complicados que afrontará la Unión en el futuro, a saber, la creación del nuevo marco financiero. Las Presidencias anteriores prometieron a Bélgica que el Parlamento participaría en el debate sobre este marco financiero plurianual. Por su parte, la Comisión se comprometió a formular, en el marco de su propuesta del plan plurianual, propuestas de los propios recursos de la Unión y es fundamental que eso se haga. Por eso, el Parlamento asegurará que tanto la Comisión como todas las futuras Presidencias cumplan con estos compromisos.

 
  
MPphoto
 

  Hannes Swoboda, en nombre del Grupo S&D.(DE) Señor Presidente, Primer Ministro Leterme, miembros de la Presidencia en ejercicio, señor Barroso, esta semana, tenemos la oportunidad de comparar dos Presidencias: la que acaba de finalizar y la que acaba de comenzar. En lo que respecta a la Presidencia belga, tengo que decir que ha realizado un trabajo excelente, así que muchas gracias por ello. Así lo hizo a pesar de las difíciles circunstancias: la situación política en su país no es fácil precisamente, el Tratado de Lisboa es nuevo y la relación con el Consejo Europeo no es tan sencilla. Sin embargo, la Presidencia belga se centró claramente en Europa. Quiso hacer avanzar a Europa.

En cambio, con la Presidencia húngara —hasta ahora, de todos modos—, hemos visto una Presidencia que presta más atención a sus asuntos internos, es decir, a mantener el poder en su país, especialmente en relación con una polémica ley sobre los medios de comunicación que también discutiremos más adelante. Espero que el señor Orbán estudie muy detenidamente cómo funcionó la Presidencia belga y quizás siga un poco su ejemplo.

Señor Leterme, usted ha hablado de gobernanza económica. En este sentido, no puedo más que respaldar lo que ha dicho el señor Barroso. Todo esto se reduce a una de estas dos opciones: bien se produce otro acontecimiento que provoque crisis en Europa —y no solo en la zona del euro— o bien se produce un intento de crear una gobernanza económica eficaz basándose en la cooperación entre todos los Estados miembros, pero también partiendo de medidas firmes adoptadas por la Comisión. Señor Barroso, usted sabe que cuenta con todo nuestro apoyo a este respecto. Usted ha logrado mucho en este ámbito, señor Leterme, pero debemos ir más allá y seguir adelante.

Usted ha dicho que se trata principalmente de impuestos, de cooperación fiscal y social. Eso me lleva al segundo punto en el que esta Presidencia belga ha destacado mucho, que es la dimensión social. Creo que todos tenemos interés —aunque quizás en distinta medida— en que esta dimensión social se desarrolle como corresponde. Una Europa social no significa que absolutamente todo se haga en la esfera sociopolítica de Europa; sino más bien, significa, por ejemplo, las cosas de las que usted hablaba y ha logrado en relación con la lucha contra la pobreza. Resulta escandaloso ver que, de hecho, la pobreza en cierta medida está aumentando en Europa. Eso mismo es válido para lo que usted ha dicho sobre la distribución de ingresos, cada vez más dispar. Durante su Presidencia, usted dejó claro que esta no es solo una cuestión social; también es una cuestión económica. Más pobreza y más desigualdad social también se traducen en una pérdida de competitividad. Eso se ha demostrado económica, financiera y empíricamente. Las ideas que usted ha expresado son muy importantes.

También son importantes las cosas que usted ha dicho sobre la Europa de los ciudadanos. Usted ha contribuido de forma tangible, junto con el señor Šefčovič y diputados de esta Cámara, a dar origen a la Iniciativa Ciudadana Europea. Este será un avance importante si fuerzas proeuropeas también lo usan adecuadamente para acercar Europa a los ciudadanos.

Naturalmente, también deseamos a Bélgica todo lo mejor en el futuro. No deja de ser importante cómo se comportan los actores de la escena política. Espero que todas las fuerzas políticas de Bélgica intenten hallar un verdadero consenso. Es difícil decir a la población en una región afectada por la crisis que deberían alcanzar un consenso, que simplemente deberían trabajar juntos en los asuntos importantes, cuando esto no es posible en Bélgica, uno de los corazones de la Unión Europea.

En este sentido, les deseo todo lo mejor. En gran medida, ustedes han representado una Presidencia ejemplar. Espero que otras Presidencias posteriores sigan su ejemplo.

(Aplausos)

(El orador acepta contestar a una pregunta con arreglo al procedimiento de la «tarjeta azul» de conformidad con el apartado 8 del artículo 149)

 
  
MPphoto
 

  Krisztina Morvai (NI).(EN) Señor Presidente, me gustaría preguntar al señor Swoboda cómo se atreve a criticar a la Presidencia húngara cuando esta acaba de empezar. Él ni siquiera sabe nada sobre ella. ¿Por qué no critica en cambio a sus camaradas del Grupo Socialista que estuvieron disparando contra su propia gente en el 50º aniversario de la revolución de 1956 y que encarcelaron a cientos de personas arbitrariamente? A ellos es a quien debería preguntar y criticar.

 
  
MPphoto
 

  Hannes Swoboda (S&D).(EN) Señor Presidente, estoy acostumbrado a este tipo de argumento, que afirma que si tú criticas a un Gobierno, criticas a su pueblo. En mi país, también era así en el pasado.

Seamos claros. Nosotros no comenzamos el debate. Fue el Gobierno húngaro con esta ley controvertida, como ya he dicho. Se trata de una ley muy discutida por muchos ciudadanos húngaros que sufrieron bajo el comunismo y durante el régimen nazi. Tienen miedo de que su libertad de expresión esté en peligro. Esa cuestión es la que debería abordarse.

 
  
MPphoto
 

  Guy Verhofstadt, en nombre del Grupo ALDE.(NL) Señor Presidente, propongo que debatamos mañana la Presidencia húngara. Deberíamos mantener los temas separados o si no el Primer Ministro Leterme tendrá que comentar sobre la nueva ley de medios de comunicación en Hungría y no creo que sea esa su responsabilidad.

El papel del Parlamento, Señorías, consiste en aprobar y supervisar legislación, lo cual por tanto significa ser crítico cuando las cosas van mal, cuando las cosas se encuentran en mala situación, pero también apreciar cuando las cosas salen bien. Podríamos decir que la Presidencia belga ha sido positiva, muy positiva, y que ha sido un éxito gracias a los esfuerzos de mucha gente: el Gobierno belga, pero también muchos diplomáticos, el Representante Permanente, el Representante Permanente Adjunto y aquellas personas que han trabajado cada día para hacer que fuera un éxito.

Fue un éxito que nadie había previsto porque, señor Primer Ministro, todos nosotros nos vimos constantemente enfrentados a la siguiente pregunta de nuestros electores: ¿cómo puede contribuir un gobierno provisional a una Presidencia satisfactoria? En mi opinión, fue la primera vez que habíamos tenido un verdadero gobierno europeo, porque fue un gobierno que se ocupó solamente de asuntos europeos y problemas europeos y que no se distrajo con asuntos de las propias naciones de sus miembros.

Esto es casi una invitación a otros gobiernos a que sean gobiernos provisionales cuando ocupen la Presidencia de la Unión Europea, de tal manera que puedan centrarse en Europa durante seis meses en vez de encajarla entre otros asuntos.

Pienso que la Presidencia belga fue satisfactoria principalmente por una razón (consideren la supervisión financiera, los fondos de cobertura, las agencias de calificación crediticia): porque esta Presidencia comprendió que, en el marco del nuevo Tratado, debemos esforzarnos por conseguir «más Europa» y porque presionó para conseguir «más Europa» en el Consejo. Eso no puede decirse de todas las Presidencias. Jean-Luc Dehaene está en lo cierto cuando dice que hay varios Estados miembros que todavía no comprenden que las reglas del juego han cambiado.

Las normas básicas han cambiado y la Presidencia belga es la primera que ha comprendido que eso es así. Si hemos acabado teniendo un acuerdo para la supervisión europea por el cual finalmente se han logrado los objetivos del Parlamento Europeo, eso es porque la Presidencia belga les dijo lo siguiente a nuestros colegas del Consejo: «Eso no funcionará, tiene que ser una solución europea», a diferencia de la solución desarrollada por los ministros de hacienda en diciembre de 2009.

Yo diría lo mismo sobre la patente europea. Ahora bien, ese es un avance importante, señor Presidente. Les pido a ustedes a y todos los demás diputados que den luz verde para esa patente al Parlamento Europeo muy pronto, para que, tras más de veinte años, la patente europea pueda por fin hacerse realidad.

 
  
MPphoto
 

  Isabelle Durant, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (FR) Señor Presidente, como ya han dicho otros, obviamente es cierto que, hasta la fecha, los ingenieros políticos belgas han sido mejores fuera de sus fronteras que en su país. En cualquier caso, se lo agradezco y les felicito. El equipo belga hizo un buen trabajo y esto es muy positivo.

Además, soy de la opinión de que la oposición con la que ustedes se encontraron en los distintos Consejos en realidad se parece a la oposición que encontramos en el debate belga: la solidaridad, las transferencias, todos estos asuntos relativos a la cancelación o contribución son cosas con las que estamos muy familiarizados en Bélgica y que ustedes encontraron en el Consejo.

Asimismo, señor Barroso, ya que usted ha expresado su admiración y su reconocimiento, quizás, en algún momento en el futuro, la Unión Europea podría ofrecer a Bélgica un estímulo en la dirección correcta o un poco de ayuda. Puesto que Bélgica ha ayudado a la Unión Europea, tal vez la Unión Europea podría ayudar a Bélgica a desbloquear su estancamiento federal.

Por lo demás, volviendo a algunos temas concretos, Primer Ministro, en especial el tema del presupuesto, uno tiene mayor responsabilidad al dejar la Presidencia que al ocuparla. Por consiguiente, respecto al presupuesto, mi opinión es que sin duda nos faltó valor al no aceptar la propuesta de una convención que podríamos haber hecho sobre los recursos financieros, pero la cuestión de los recursos propios será una cuestión fundamental durante los próximos meses y confío mucho en que Bélgica —que recuperará, si así lo prefieren, su libertad de expresión, porque ya no representa a todos los Estados miembros sino que habla por sí misma— saque adelante este asunto.

La segunda cuestión importante es la circunscripción europea. Es algo que se planteará ante el Consejo en algún momento en el futuro. Sé que, en Bélgica, hay quienes no desean una circunscripción federal, pero creo que es necesaria y el hecho de que Bélgica la quiera a nivel europeo quizás se deba precisamente a que en Bélgica no la quieren. Una circunscripción europea sería de suma utilidad a la hora de garantizar lo que ustedes llaman el «alma» de la Unión Europea, es decir, que los ciudadanos europeos puedan simplemente considerarse ciudadanos que puedan votar no solo a los representantes nacionales. Creo que se trata de una cuestión muy importante.

Y la tercera cuestión, que ya se ha mencionado, es la Iniciativa Ciudadana. Aquí también cuento mucho con Bélgica para acelerar el proceso de aplicación. Es un instrumento importante junto a todas las reformas de gobernanza económica y espero que Bélgica también pueda contribuir a que el proceso avance con mayor rapidez y firmeza.

 
  
MPphoto
 

  Derk Jan Eppink, en nombre del Grupo ECR.(NL) Señor Presidente, durante los últimos meses, Bélgica ha demostrado ser un país digno de ostentar la Presidencia. Ustedes no pensarían que el Gobierno belga en ejercicio renunciaría al cargo. Cuando examino los expedientes que estoy cualificado para evaluar, el balance es positivo. Un acuerdo sobre la regulación del capital de riesgo, un reglamento sobre la supervisión de los mercados financieros y un presupuesto para 2011. Estoy muy familiarizado con Bélgica y con Europa. La política europea es, como lo era antes, una extensión de la política belga, con un propósito mayor. Conlleva la búsqueda de acuerdos a través de conversaciones y largos almuerzos y, si es necesario, un poco de engatusamiento delicado en aras de alcanzar un resultado.

Por eso hay quienes dicen que Bélgica es Europa en miniatura. Ahí es precisamente donde reside el peligro de Europa ahora, porque el sistema belga ya no es capaz de seguir funcionando a base de acuerdos. Ni siquiera se prevé un sucesor para el señor Leterme. Si Bélgica es el futuro de Europa, entonces debemos preguntarnos: ¿por qué el sistema belga está llegando a su fin? ¿Por qué se encuentra en un estado de desintegración?

En mi opinión, la explicación es que Bélgica ha creado una economía de transferencia que ya no es asequible. En nombre de la solidaridad, creamos un flujo de efectivo desde Flandes hasta Valonia y Bruselas, pero, señor Barroso, si la solidaridad es toda unidireccional, entonces los ciudadanos llegan a estar alienados los unos de los otros y eso es lo que ahora estamos presenciando en Bélgica.

En este momento, en Europa estamos ocupados implantando una economía de transferencia. Esto es lo que han estado haciendo ustedes y, en consecuencia, ya se ha hecho un uso indebido del euro. Ahora nos enfrentamos a la demanda de eurobonos. El señor Verhofstadt lo pide a diario. Miren también el Fondo Europeo de Emergencia, que empieza a parecerse a un «esquema de Ponzi». Primero, era provisional, después era permanente y ahora tenemos que seguir inyectando cada vez más dinero en este Fondo. Una de las víctimas de esto será la competitividad, ya que las inversiones extranjeras en Europa disminuirán. ¡Aquellas personas que deseen ver la Europa del mañana deberían mirar la Bélgica de hoy! Después nos podríamos imaginar a Alemania en el papel de Flandes, diciendo: «Nosotros ya no queremos seguir pagando a todos los demás». Algunos de ustedes se reirán de esto, pero ese peligro está más cerca de lo que se piensan. Hagamos que esto sirva de advertencia para todos nosotros.

Señor Leterme, siempre le he tenido mucho respeto. Le deseo lo mejor en todo lo que vaya a hacer, pero me temo que Bélgica todavía le conservará en su puesto actual durante un tiempo.

 
  
MPphoto
 

  Patrick Le Hyaric, en nombre del Grupo GUE/NGL.(FR) Señor Presidente, señor Leterme, aunque reconozco plenamente que usted asumió la Presidencia de la Unión Europea en el difícil contexto de la crisis, no obstante, usted dio a entender que haría de los asuntos sociales una de sus prioridades y anunció un estatuto para proteger los servicios públicos.

Usted no ha hecho nada a este respecto. No solo no hubo ninguna iniciativa para proteger los servicios de interés general, sino que hoy, bajo el reforzado Pacto de Estabilidad, estamos entrando en una espiral preocupante en la que, para reducir la deuda de Estados miembros, los buitres de los mercados financieros y de sus agencias de calificación crediticia están llevando a los Estados miembros a vender sus bienes públicos, que son un valor fundamental para la justicia y la igualdad.

En cuanto a los asuntos sociales, se necesitó toda la vigilancia del Parlamento para evitar el aumento de la jornada laboral de los conductores de camiones o el llamado proyecto del «permiso único», en su versión ampliada, de la Directiva Bolkestein.

Estábamos en el Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. No hay menos pobres en la Unión Europea;¡cada vez hay más! Y ha de reconocerse que las medidas anticrisis son ineficaces porque diluyen los derechos sociales.

La estrategia adoptada continuamente implica tranquilizar a los acreedores de los Estados miembros que se encuentran muy endeudados debido a la reducción de impuestos sobre el capital y un descenso del crecimiento debido al desplome del poder adquisitivo y la austeridad, una palabra que he oído mencionar por primera vez al señor Barroso. Y para ello, ustedes ahora quieren comprobar los presupuestos de los Estados miembros a priori en lugar de los parlamentos nacionales.

Ustedes iniciaron disimuladamente un examen de los tratados europeos, que ayer nos dijeron que eran inviolables. Y al mismo tiempo, ustedes se negaron continuamente a iniciar un debate sobre el establecimiento de un fondo para el desarrollo social y medioambiental financiado mediante un impuesto sobre los movimientos de capital y la armonización ascendente de la fiscalidad sobre el capital, sobre la creación de dinero por el Banco Central Europeo para volver a comprar la deuda de Estados miembros y sobre el desarrollo de servicios públicos que son fundamentales para la justicia y el progreso social.

Al comienzo de su Presidencia, Primer Ministro, usted decía que quería una Presidencia sobria y esto fue en gran medida mérito suyo. Sin embargo, durante su Presidencia, se ha de reconocer que los mercados financieros y los grandes accionistas han quedado satisfechos. Los ciudadanos están viviendo cada vez más en la pobreza.

 
  
MPphoto
 

  Niki Tzavela, en nombre del Grupo EFD.(EL) Señor Presidente, me gustaría empezar deseando a todo el mundo, en especial a la Comisión, la Mesa y todos los diputados, un Feliz Año Nuevo, un año que parece que va a ser muy difícil. Quisiera, de paso, responder al reto planteado por el Presidente de la Comisión, el señor Barroso, que ha dicho que, mediante la gobernanza económica global, tendremos que ayudarle a demostrar lo que es Europa. Se trata de una sola fuerza económica, cultural y quizás también política. Por eso todos debemos apoyar a la Comisión, para que Europa siga siendo una fuerza importante.

En lo que se refiere a la Presidencia belga, por lo general se admite que fue una Presidencia muy satisfactoria. Me gustaría añadir dos observaciones a lo que ya se ha dicho, que no se han mencionado aquí y que subrayan el éxito de la Presidencia belga. En primer lugar, Bélgica funcionó de una forma totalmente europea; es decir, siguió el programa de trabajo de la Comisión y el Parlamento Europeo. Las Presidencias normalmente añaden asuntos nacionales. Bélgica dio un buen ejemplo, demostrando que somos Europa y que seguimos el plan de trabajo establecido por la Comisión. No tuvo ninguna ambición de añadir su propio programa de trabajo. El segundo aspecto digno de elogio de la Presidencia belga fue el modelo que aplicó; el modelo de trílogo y cooperación tripartita entre el Consejo, el Parlamento Europeo y la Comisión. Felicito a mis colegas diputados.

 
  
MPphoto
 

  Philip Claeys (NI).(NL) Señor Presidente, señor Leterme, ustedes han recibido numerosos elogios por cómo ha actuado la Presidencia belga y eso es comprensible. La Comisión Europea y el Parlamento Europeo se sienten aliviados de que la Presidencia belga haya acabado y que no se hayan producido percances importantes. De hecho, un país artificial sin ningún gobierno, un país que ni siquiera es capaz de gobernarse a sí mismo, difícilmente es el candidato obvio para asumir la Presidencia de la UE.

Por supuesto, podría decirse que usted y los ministros han tenido muchísimo tiempo para ocuparse de la Presidencia, dado que solo estaban encargándose de un Gobierno provisional. Podría decirse que ustedes se han beneficiado de los diplomáticos que han hecho bien su trabajo y que la importancia de la Presidencia rotatoria se ha reducido desde el Tratado de Lisboa.

Todo eso podría ser cierto, pero creo que su mejor decisión fue prestar atención al consejo de Vlaams Belang y, en particular, adoptar una actitud muy discreta. Ustedes podrían haber cometido los mismos errores que la anterior Presidencia belga de 2001. Simplemente consideren la fallida «cumbre del praliné» en Bruselas, la acumulación de errores diplomáticos y lo que ha llegado a conocerse como la Declaración de Laeken que al final llevó a la debacle de la Constitución Europea.

Desde luego, la Presidencia belga no ha conseguido hacerlo todo perfecto: en primer lugar, se produjo el incidente en que el Ministro socialista de Pensiones, el señor Daerden, presidió el Consejo de Ministros en estado de embriaguez, la cara del Comisario Andor dice mucho; el contribuyente flamenco y los contribuyentes netos ya no pueden reírse de esto, sabiendo que este personaje ahora tiene la responsabilidad de sus pensiones.

Además, se produjeron los intentos desesperados por parte del Ministro de Asuntos Exteriores, el señor Vanackere, de abrir un nuevo capítulo en las negociaciones de adhesión de Turquía, a toda costa y en contra de la voluntad del pueblo, cuando Turquía no debería considerarse ni siquiera para la negociación.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel García-Margallo y Marfil (PPE).(ES) Señor Presidente, no voy a insistir sobre lo que se ha dicho ya. La Presidencia belga ha sido una Presidencia magnífica. Quiero aquí subrayar dos perlas: la supervisión financiera y el semestre europeo. Y quiero subrayarlas para decir lo que se ha hecho y, sobre todo, lo que hay que hacer.

En materia de supervisión financiera, el Ministro Reynders, en 48 horas, logró desatascar un dosier que estaba atascado y fuimos capaces de dar al Consejo y a la Comisión lo que la Comisión nos había pedido: unas autoridades europeas que pudiesen empezar a funcionar el 1 de enero de 2011, autoridades fuertes, autoridades auténticamente europeas, autoridades con dientes.

Lo que ha ocurrido después es poco tranquilizador. Todavía no tenemos presidentes de las autoridades; tenemos un presupuesto extraordinariamente escaso y me dicen que las retribuciones para las personas que van a ocupar los cargos en esas autoridades no son brillantes. Desde luego, mucho menos brillantes que los bonus que cobran los banqueros en Londres.

Dos asignaturas pendientes: la regulación de los entes sistémicos y las contribuciones e impuestos a la actividad bancaria.

En regulación de entes sistémicos, nosotros queremos que la supervisión corresponda a la Autoridad Europea, a través de las autoridades nacionales, que actuarían, en este caso, como agentes y estarían sujetas a las instrucciones de la autoridad continental. Lo otro no tendría sentido.

En materia de fiscalidad, la última aportación del Comisario Šemeta pone encima de la mesa todos los impuestos posibles en materia de bancos. Este Parlamento ha votado ya dos contribuciones: la contribución a los fondos de garantía coordinados y la contribución a los fondos de estabilidad bancaria. Eso es un dato, podemos luego discutir el impuesto sobre la actividad bancaria o los impuestos sobre transacciones bancarias, pero lo otro, insisto, es un dato.

Y en materia de semestre europeo, lo único que queremos es coordinar con todo: con eurobonos, con bonos de proyectos, con mecanismo, etc.

(El Presidente retira la palabra al orador.)

 
  
MPphoto
 

  Kathleen Van Brempt (S&D).(NL) Señor Presidente, mi intervención puede sonar repetitiva. Para serles sincero, este ha sido un debate un poco tranquilo, pero también un debate del que podemos sentirnos orgullosos, de modo que me sumo felizmente a mis colegas diputados en sus elogios a la Presidencia belga. Yves, su equipo, sus ministros y también sus cuerpos policiales y diplomáticos han realizado un trabajo estupendo. Pude experimentar esto de primera mano. He tenido el placer de participar en dos trílogos sobre el medio ambiente y —no, usted no debe dejar que esto se les suba a la cabeza, aunque esta vez reciba algunos elogios— deseo felicitarle por la forma inteligente en que ha desempeñado la Presidencia.

No obstante, tengo una objeción importante y otra secundaria que añadir a esas palabras de elogio. Mi primera objeción tiene que ver con la política social; en mi opinión, hemos logrado progresos en varios expedientes sociales. Sin embargo, tenemos que ser honestos y decir —y no estoy echando la culpa de esto a la Presidencia belga, sino al Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social— que el interés europeo en estos asuntos no es muy grande. No hemos logrado auténticos progresos en temas legislativos, en cuanto al salario mínimo europeo, por ejemplo, y por eso todavía queda mucho trabajo por hacer.

Mi segunda objeción tiene que ver con el papel que ha desempeñado la Presidencia belga tras el Tratado de Lisboa. Me han felicitado los señores Verhofstadt y Dehaene, dos antiguos Primeros Ministros que son expertos excepcionales en cuestiones institucionales. Sin embargo, existe un inconveniente en ese papel, en especial la falta de liderazgo político de la Presidencia belga en algunos expedientes realmente decisivos. En cierto modo, se cruzaron de brazos y no hicieron nada y el señor Van Rompuy debería haber tomado la iniciativa en este asunto.

Me refiero al debate sobre la gobernanza económica y al debate sobre la crisis de la deuda en la Unión Europea. Otros Jefes de Estado o de Gobierno —por no mencionar a la Canciller Merkel y el Presidente Sarkozy— asumieron estas cuestiones. Considero que esto condujo a resultados limitados en el último Consejo debido, entre otros motivos, a la crisis de la deuda. En el pasado, la Presidencia belga asumió el liderazgo político y espero que el próximo Gobierno asuma realmente ese liderazgo de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Chris Davies (ALDE).(EN) Señor Presidente, nosotros elaboramos las leyes pero, con demasiada frecuencia, no sabemos cómo aplican esas leyes los Estados miembros. Ustedes han tomado la iniciativa dejando claro que este Parlamento apoya a la Comisión en querer que se incluyan tablas de correspondencia en toda la futura legislación.

La Presidencia belga ha sido de mucha ayuda al presentar un informe al Consejo, en el que promueve el uso de tablas de correspondencia, destacando que contribuyen a la claridad y transparencia y harán que la aplicación de la legislación comunitaria sea más rápida y más eficaz. Creo que se ha iniciado un periodo de reflexión sobre este tema.

Primer Ministro, me pregunto si, en sus observaciones finales, podría decirnos qué tipo de respuesta ha obtenido a ese informe y si el Gobierno belga, en su función como parte de la troika y del Consejo, seguirá presionando para que se incluyan tablas de correspondencia.

 
  
MPphoto
 

  Bart Staes (Verts/ALE).(NL) Señor Presidente, Señorías, tengo un minuto para aplaudir a la Presidencia belga. Puede que el balance en general sea positivo, pero supongo que felicitaría a todo el mundo por igual. En mi opinión, afortunadamente, los Comisarios Potočnik y Hedegaard estuvieron muy presentes, en términos de contenidos, en la importante conferencia sobre biodiversidad celebrada en Nagoya y la conferencia sobre el cambio climático celebrada en Cancún.

Se ha dicho —y a veces se ha concebido como una broma— que la Presidencia belga lo hizo bien porque tenía muchísimo tiempo y pudo dedicar toda su energía a la Presidencia. Por ejemplo, el señor Verhofstadt ha dicho que fue la primera vez que Europa había tenido un gobierno a tiempo completo. Estoy de acuerdo con eso. Sin embargo, no podemos ignorar el hecho de que había mucha gente que permanecía detrás de esos equipos, que tenían un servicio diplomático tras ellos que estaba bien preparado, bien informado y que utilizaba su increíble talento para la negociación con el fin de asegurar que esta fuera una Presidencia satisfactoria.

Señor Leterme, mañana, Bélgica recibirá el trofeo de la Bota de Oro. Si yo tuviera que entregar la Bota de Oro a la Presidencia belga, al mejor actor de la Presidencia belga, sin ninguna duda, se lo concedería al personal diplomático belga, a las personas que se sientan detrás de ustedes y que han asegurado que usted, su equipo y el gobierno regional hayan realizado un trabajo realmente genial.

 
  
MPphoto
 

  Paweł Robert Kowal (ECR).(PL) Señor Presidente, ni que decir tiene que me gustaría sumarme a las palabras de felicitación y los elogios respecto a lo ocurrido durante la Presidencia belga. No obstante, conforme escucho este debate, surgen dos preguntas bastante importantes. ¿Es realmente cierto que durante la Presidencia belga, todos en Europa olvidamos nuestros intereses nacionales y nos centramos solo en aquellos intereses determinados por las instituciones de Bruselas y apoyados por el Gobierno belga? En realidad, esto no fue así. Hemos presenciado acontecimientos en Europa durante los últimos seis meses y no puede verse con claridad que simplemente porque una Presidencia no haga referencia a los intereses nacionales, no significa que estos no existan.

Y una segunda observación, que quizás sea la más fundamental y la mayor duda de todo este debate: no sería positivo que contrastáramos lo que aquí llamamos objetivos europeos con lo que llamamos objetivos nacionales. Después de todo, los objetivos nacionales de los que estamos hablando son ideas que proceden de países concretos. Esta es una contribución específica sin la que Europa estaría mucho peor. No podemos imponer una norma en la que estos objetivos, que se formulan en Estados miembros específicos pero para Europa, no se traten como una ventaja sino como un problema.

 
  
MPphoto
 

  Rui Tavares (GUE/NGL).(EN) Señor Presidente, quisiera reclamar la atención del Primer Ministro. Estoy aquí, a su izquierda, señor Primer Ministro. Necesito tener una conversación sincera con usted. Tengo un texto en portugués pero voy a improvisar en inglés porque ese es el idioma que usted empleó en lo que, para mí, fue la parte más importante de su discurso, cuando usted dijo: «consideren a los refugiados. Consideren a los refugiados si piensan que la guerra y la paz no son importantes para Europa». Usted se dirigía a las nuevas generaciones.

Tengo que admitir que me dio un salto el corazón cuando usted dijo eso, porque soy el ponente del Parlamento Europeo para el tema de los refugiados. Durante su Presidencia, usted podría haber hecho algo más que considerar a los refugiados. Usted podría haber hecho algo por ayudar; no era difícil. El Consejo podría haber finalizado el procedimiento de codecisión que el Parlamento comenzó sobre el reasentamiento de refugiados. En nuestra parte de la codecisión, aumentamos el dinero que les dimos a los Estados miembros para reasentar a refugiados; establecimos categorías de prioridades para las personas que habían sido violadas, torturadas o sufrían enfermedades y que están esperando en campamentos a ser reasentados. El Consejo no ha completado la codecisión. Parece que fue debido al artículo 290 y los actos delegados, algo que figura en el Tratado de Lisboa.

Usted dice: «consideren a los refugiados». Pero le reto a hacer lo que hicimos nosotros, vaya al campamento de al-Hol en Siria. Después dígales a los refugiados que tengan en cuenta el artículo 290 y los actos delegados. Ellos le dirán: «¿De qué está usted hablando? Mis hijos no van a la escuela; no tengo pasaporte; estamos atrapados en un campamento de refugiados; ¿por qué está hablando de un problema institucional menor cuando podría haber hecho algo para ayudarnos con nuestro problema?» Esto deslucirá la Presidencia belga. Siento decirlo y lo digo con tristeza.

 
  
MPphoto
 

  Corien Wortmann-Kool (PPE).(NL) Señor Presidente, me gustaría sumarme al homenaje que mis colegas diputados han rendido aquí a la Presidencia belga y a usted, señor Primer Ministro, porque, en un momento en el que la forma en que estaba formado el gabinete ministerial de su país provocaba una profunda consternación para muchas empresas, usted realmente consiguió basarse en el espíritu europeo para hacer que esta Presidencia fuera completamente funcional.

Desde mi punto de vista, usted se está subestimando al llamarse «mediador», porque usted ha sido el impulsor y ha conseguido superar las diferencias, incluidas las que ha tenido con este Parlamento, de una forma creativa y comprometida. Gracias a usted, ahora tenemos una robusta supervisión europea, una directiva que regula los fondos de inversión alternativos y también la Euroviñeta, otra difícil moneda de cambio que ha acabado con una clara conclusión del Consejo.

No obstante, desde el espíritu europeo que ha infundido su discurso aquí en el Parlamento, puedo ver que usted también mira hacia el futuro. De su discurso, me gustaría destacar una idea en particular. Usted dice acertadamente que la gobernanza económica no debería dar lugar a una situación en la que tratemos simplemente los síntomas sin hacer nada con respecto al riesgo que todavía existe porque, aunque un robusto Pacto de Estabilidad y Crecimiento bien podría hacerse realidad, es solo un pilar de esa gobernanza económica.

Lo que queremos para nuestros ciudadanos es que podamos salir de esta crisis económica por completo y estar de nuevo en una posición que nos permita crear empleo para nuestros ciudadanos, en especial los jóvenes, y para hacerlo necesitamos una robusta supervisión macroeconómica europea y una Estrategia Europa 2020 muy fuerte. ¿Hará el Semestre Europeo que eso suceda realmente? ¿Se comprometerán los Estados miembros a desarrollar la gobernanza económica en este ámbito también? Como Parlamento, deberíamos aprovechar nuestra función colegislativa en el paquete de gobernanza, el paquete de medidas legislativas, con objeto de hacerlo realidad.

 
  
MPphoto
 

  Marc Tarabella (S&D). (FR) Señor Presidente, señor Leterme, cuando usted presentó el programa de la Presidencia belga el pasado mes de julio, al darle la bienvenida, le dije en broma que usted quizás todavía estaría aquí en enero para presentarnos el resultado. Tengo que decir que esperaba equivocarme y, sin ánimo de ofender, Primer Ministro, al igual que todos los belgas, me habría gustado tener ante mí hoy al Jefe de Gobierno debidamente elegido en las urnas el 13 de junio. Sin embargo, usted fue quien tuvo que asumir esta Presidencia y le felicito a usted y a todos los ministros del actual Gobierno.

Ahora bien, dejemos a un lado la situación política interna para centrarnos en el resultado de la Presidencia belga.

A mí también me gustaría citar a un famoso americano, que no era filósofo sino tenista. Arthur Ashe decía «Una clave importante para conseguir el éxito es la confianza en uno mismo. Un punto clave para conseguir confianza en uno mismo es la preparación». Y ha de reconocerse, sin duda, que la Presidencia belga se inspiró en esta idea.

En relación con las cuestiones que estoy tratando solamente, he visto muchos progresos: una cooperación más estrecha en los asuntos de divorcio; la orden de protección europea para las víctimas de violencia; un futuro aumento de la cooperación para las patentes; y el acuerdo sobre la Directiva relativa a la morosidad y sobre el etiquetado de alimentos son logros de los que la Presidencia belga puede estar orgullosa.

Eso mismo ocurre en el caso de la política agrícola común (PAC) tras 2013. Aunque todavía no existe ningún acuerdo, ya se han aceptado el principio de una PAC fuerte con dos pilares y el principio de simplificación. No obstante, lo que más necesitará la agricultura en el futuro será una regulación que consiga incluir la volatilidad de los mercados dentro de determinados límites. Todavía no existe ningún acuerdo al respecto y me me causa gran inquietud en relación con las futuras Presidencias, especialmente Hungría y Polonia, puesto que la regulación no parece figurar entre sus prioridades.

Además de buena preparación, la plena participación de los ministros, la eficacia de los diplomáticos y de los representantes belgas, el secreto de la Presidencia, que usted ha destacado, no consistió en imponer su propio programa de trabajo sino en comprometerse con las actuales cuestiones prioritarias, a nivel europeo, y esforzarse al máximo por avanzar, gracias al pragmatismo y la cultura del acuerdo que nos caracteriza.

Espero que las futuras Presidencias aprendan de este ejemplo.

 
  
MPphoto
 

  Anne E. Jensen (ALDE).(DA) Señor Presidente, quisiera agradecer a la Presidencia belga su contribución, especialmente en las dos esferas con las que estoy más familiarizada: el presupuesto y el transporte. El hecho de que las negociaciones sobre el presupuesto se estropearan en la primera ronda no fue culpa de la Presidencia y, por supuesto, encontramos una solución en cuanto al presupuesto de 2011. Por lo tanto, esperemos que la cuestión de la flexibilidad y la financiación del programa de fusión termonuclear (ITER) también empiecen a ir bien.

En el ámbito del transporte, la Presidencia belga halló una solución para el difícil problema de la Euroviñeta. En particular, quisiera dar las gracias a la Presidencia belga por apoyar algo que lleva funcionando muchos años, a saber, la creación de una red de zonas seguras de descanso en Europa para que los conductores de camiones, que literalmente mantienen a Europa y crean el mercado interior, puedan trabajar en buenas condiciones de seguridad. Me gustaría que los gobiernos de todos los demás países se inspiraran en la visión positiva que tiene el Gobierno belga de este asunto para que podamos por fin conseguir que algo se lleve a la práctica.

 
  
MPphoto
 

  Mirosław Piotrowski (ECR). (PL) Señor Presidente, Bélgica, que es uno de los seis Estados fundadores de la Unión Europea, recientemente ha finalizado su Presidencia de seis meses. A pesar de las dificultades políticas nacionales relacionadas con no poder formar un gobierno, oficialmente se está elogiando a los belgas por su eficacia y éxito al lograr casi todas las prioridades que ellos mismos habían establecido previamente. Por este motivo, me gustaría sumarme a las felicitaciones porque, en un periodo de tiempo tan corto y como parte de las prioridades establecidas, hicieron frente a la crisis económica en Europa, protegieron el medio ambiente de Europa, construyeron una Unión Europea abierta y segura, construyeron un modelo social en la Unión Europea y facilitaron una política exterior comunitaria. Es poco común en la historia que un país tan pequeño, en tan poco tiempo, haya logrado tanto por el bien de Europa.

 
  
MPphoto
 

  Mathieu Grosch (PPE).(DE) Señor Presidente, Primer Ministro Leterme, cuando, hace seis meses, los diputados de esta Cámara tenían tantas preguntas sobre la Presidencia belga y cuando habíamos leído el programa, muchos diputados todavía tenían numerosas dudas.

Hoy es un placer mucho mayor para nosotros darles las gracias a usted y a la representación permanente, por su excelente labor y preparación. Evidentemente, su éxito no fue fácil. Ya se han mencionado los problemas políticos nacionales de Bélgica y el señor Verhofstadt también tuvo que observar que no existe necesariamente eficacia a nivel nacional en Bélgica ni a escala europea. Tal vez esa sea también la clave del éxito mañana: es decir, que los políticos que sean competentes aquí deban lograr el reconocimiento necesario en Bélgica también.

Su éxito no fue fácil, ya que las condiciones externas tampoco fueron las mejores. Esto se debió sobre todo a que —y puedo decir esto, hablando en nombre del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócratas-cristianos) en relación con el transporte— usted tampoco eligió los temas más sencillos de los que ocuparse. Se ha mencionado, y para nosotros es muy satisfactorio, que se resolvió el asunto de la Euroviñeta, entre otros. No se trata solo de un principio. En mi opinión, se trata de nuevas fuentes de financiación y movilidad segura, limpia y también eficaz a nivel europeo. Se trata de ver si el día de mañana podremos reajustar la esfera de la movilidad con más fuerza a nivel europeo.

Como alguien que vive en una zona fronteriza, obviamente también me alegro de que se apliquen las disposiciones de seguridad vial. Para nosotros, y en todas las regiones fronterizas, es inaceptable que sea la placa de matrícula lo que determine si se castiga o no una infracción grave. Ustedes han cogido el toro por los cuernos en este tema delicado y han dado un primer paso.

Los derechos de los pasajeros para el transporte en autobús representan un avance importante, pues en consecuencia Europa ahora ha concedido a sus ciudadanos los derechos de los pasajeros en todas las diversas formas de transporte. Durante la crisis del volcán, pudimos observar cuán importante es para las empresas, aunque también para los pasajeros, que exista un marco europeo de este tipo. Espero que podamos continuar por este camino.

Por último, deseo una cosa para usted y para Bélgica y es que finalmente consigamos ver la competencia a nivel federal en Bélgica que usted ha demostrado a nivel europeo, siguiendo la lógica sensata de que quien tenga que hacer peticiones —como usted hizo— también deba demostrar soluciones.

 
  
MPphoto
 

  Alejandro Cercas (S&D).(ES) Señor Presidente, señor Primer Ministro Leterme, yo también, desde las responsabilidades del Grupo Socialista en las materias de empleo y asuntos sociales, quiero unirme a las voces de mis colegas que felicitan a la Presidencia belga por estos seis meses.

Y, ¿cómo es posible que, pese a que usted se ha referido escasamente a la dimensión social y pese a que, efectivamente, no hay un enorme balance social en la Presidencia belga, yo pueda unirme a estas felicitaciones?

Sencillamente, señor Leterme, porque he tenido el privilegio de trabajar con sus ministras, las señoras Onkelinx y Milquet, y conozco el esfuerzo de ellas y de sus equipos para sacar adelante una agenda social en unas circunstancias tan difíciles y en un Consejo tan poco sensible a la Europa social como el que desgraciadamente hoy tenemos. Y, pese a ello, han trabajado con denuedo, con responsabilidad, con un alto espíritu europeísta y tratando de que el Parlamento Europeo sea escuchado, de que los ciudadanos europeos sean escuchados en esta hora, grave hora, en la que Europa se juega su futuro.

Por tanto, señor Leterme, yo también me uno a esa felicitación y espero que, en el futuro, en lo que a los desafíos se refiere, sea verdad lo que usted ha dicho, sea verdad que Europa encuentre su alma. Y ese alma, señor Leterme, tiene que ser un alma política y un alma social, no solamente económica.

Y quiero referirme simplemente a un par de dosieres que han quedado pendientes de su Presidencia y sobre los que espero que ustedes transmitan ese espíritu europeísta y ese espíritu humanista a la próxima Presidencia húngara, porque con ello nos jugamos mucho en el futuro de Europa. Me estoy refiriendo a los dosieres que tienen que ver con la dimensión de la política de migración de Europa, el permiso único, las dos Directivas relativas a los trabajadores de temporada y al traslado dentro de una misma empresa.

Señor Leterme, diga usted a sus colegas que miren a largo plazo. No puede haber trato desigual a los trabajadores que llegan a Europa. Tiene que haber un trato igual o abriremos un foso de unas consecuencias incalculables para el futuro de la Unión. No puede ser que esos trabajadores lleguen a Europa en desigualdad de condiciones con respecto a los que trabajan aquí, porque estaremos destruyendo Europa.

Señor Leterme, ojalá los próximos seis meses los húngaros le escuchen y usted pueda recobrar la libertad de palabra en el Consejo y ese Consejo se oriente hacia el alma de Europa, que no puede ser otra que un alma humanista y un alma de progreso.

 
  
MPphoto
 

  Raffaele Baldassarre (PPE).(IT) Señor Presidente, señor Leterme, Señorías, debo decir que me alegro de haber tenido una Presidencia que ha demostrado ser capaz de gestionar el programa de trabajo europeo de forma pragmática y eficaz, a pesar de que fuera un momento difícil.

Desde que se aprobara en primera lectura la refundición de la Directiva sobre la lucha contra la morosidad en la administración pública, que es fundamental para el futuro del sistema de compromisos, para la adopción del paquete de supervisión financiera, la Presidencia belga ha demostrado ser práctica y dinámica.

Podría citar otros ejemplos, pero prefiero extraer conclusiones sobre lo que puede aprenderse de una Presidencia que ha concluido su mandato de forma positiva. Primero, se ha de tener un programa de trabajo realista; segundo, se ha de ser capaz de negociar de forma dinámica y alcanzar acuerdos; y por último, se ha de involucrar plenamente a las instituciones europeas, empezando por el Parlamento, y adoptar un enfoque de los asuntos relevantes que esté libre de restricciones e intereses nacionales.

Espero que esta Presidencia sirva de ejemplo para las que ocupen su puesto a continuación. Pero por ahora, le expreso mi más sincera felicitación.

 
  
MPphoto
 

  Pervenche Berès (S&D). (FR) Señor Presidente, Primer Ministro, trabajamos muy bien con sus ministros, Joëlle Milquet y Laurette Onkelinx, para que se pudiera oír la voz del Parlamento Europeo cuando el Consejo aprobó las directrices para el empleo, donde se tuvieron en cuenta nuestras posiciones, pero también en el tema de los servicios públicos, con el papel que estos servicios desempeñan en el centro del modelo social europeo que reafirmó durante su Presidencia. Espero que el impulso otorgado al diálogo interinstitucional pueda continuar tanto en el trabajo de la Comisión como en el de la nueva Presidencia.

También hay otro aspecto en el que trabajamos mucho juntos, que es cómo asegurar que la gobernanza económica a la que usted se ha referido pueda sostenerse por sí sola, porque, si esta trata el problema del empleo como un balance, nos llevará al desastre. Y me preocupa la forma en que la Comisión, en el paquete del Semestre Europeo, aborda este tema proponiendo a los Estados miembros que reduzcan los salarios como sea o aumenten, prácticamente a ciegas, la edad de jubilación y moderen el nivel de las pensiones. Este no es el espíritu en el que la gobernanza económica puede garantizar el éxito de la cuestión europea, que es lo que nuestros empleados y nuestros ciudadanos esperan.

 
  
MPphoto
 

  Morten Messerschmidt (EFD).(DA) Señor Presidente, me gustaría decir que la Presidencia belga ha sido un ejemplo maravilloso y sin igual de cómo funciona la UE. A pesar de que el país no ha tenido un Gobierno, la Presidencia recibe elogios de todas partes de esta Cámara. Tal vez sea una descripción de cómo funciona mejor la UE en realidad: sin representantes elegidos y, de hecho, sin ninguna persona en absoluto. En cualquier caso, fue durante la Presidencia belga cuando se hizo realidad el mayor engaño que se ha producido hasta ahora, la mayor traición a los ciudadanos europeos desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa: la introducción del ahora permanente mecanismo de crisis.

Cuando tuvimos que convencer al pueblo europeo de que instauraran el Tratado de Lisboa, que conllevaba la transferencia de una cantidad de competencias sin precedentes a los extranjeros en Bruselas, se nos prometió que al menos había una cosa que no podría pasar: nunca seríamos responsables de las deudas de otros. Fue durante la Presidencia belga cuando se rompió esta promesa. Ahora tenemos, con efecto a partir de 2013, un acto establecido en virtud del cual vamos a ser responsables de las deudas de otros cada vez más. Ese es el legado de la Presidencia belga y resulta lamentable.

 
  
MPphoto
 

  Ivo Belet (PPE).(NL) Señor Presidente, señor Leterme, señora Győri, tanto ustedes como su servicio diplomático han demostrado que podemos tener éxito, incluso en condiciones económicas muy difíciles, y que podemos enfrentarnos a esas condiciones de una manera que fortalezca a Europa. Eso es muy importante. Obviamente, este tipo de cosas requiere que lleguemos a acuerdos difíciles. Por eso siempre seremos objeto de críticas pero creo que, en esta situación, la regla de oro de que «lo perfecto es enemigo de lo bueno» es más oportuna que nunca. Este tipo de acuerdo siempre puede justificarse si te permite avanzar y si beneficia a la prosperidad y el bienestar de nuestros ciudadanos.

Señor Leterme, puesto que solo dispongo de un minuto, me referiré brevemente a la próxima Presidencia belga, que posiblemente ocupará el cargo en 2025 más o menos. Probablemente para entonces usted ya tendrá 65 años y yo tendré un año más que usted. Asumo que en ese momento Europa todavía será un agente fuerte en la escena internacional, pero, para que eso ocurra, realmente tenemos que mantener el ímpetu de los últimos seis meses. En todo caso, le deseo todo lo mejor, aquí y en Bruselas.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sándor Tabajdi (S&D). (FR) Señor Presidente, Señorías, colegas belgas, ¡felicidades! ¡Me quito el sombrero ante ustedes! Como húngaro, me alegraré mucho si la Presidencia húngara llega a tener tanto éxito.

(HU) Ahora me gustaría continuar en húngaro. Durante la Presidencia belga, se evitó satisfactoriamente que aumentara la crisis de la zona del euro. El paquete de rescate irlandés se organizó a una velocidad récord. Se preparó un sistema de nueva coordinación de políticas económicas y la adopción de seis disposiciones legislativas de gobernanza económica ahora espera a la Presidencia húngara. Se estableció la supervisión financiera y se inició el Servicio Europeo de Acción Exterior, así como la Iniciativa Ciudadana. Solo puedo expresar mi total admiración con respecto a los progresos de la transposición práctica del Tratado de Lisboa, aunque todavía nos quedan por delante incontables cuestiones pendientes.

(FR) De nuevo, felicitaciones a mis colegas belgas. Espero que tengamos tanto éxito durante la Presidencia húngara.

 
  
MPphoto
 

  Petru Constantin Luhan (PPE).(RO) Señor Presidente, aunque había temores de que los acontecimientos en la política interior belga pudieran afectar al desempeño de la Presidencia rotatoria, me alegro de que Bélgica, gestionando los expedientes de una forma pragmática y eficaz, demostrara que las predicciones se equivocaban. De hecho, los expedientes emblemáticos de la Presidencia belga ofrecieron una serie de cuestiones europeas por excelencia: el lanzamiento del Servicio Europeo de Acción Exterior, el crecimiento económico y la consolidación fiscal, la adopción del reglamento sobre la Iniciativa Ciudadana Europea y el lanzamiento de la aplicación de la Estrategia Europa 2020.

En lo que se refiere a los intereses de Rumanía, la Presidencia belga adoptó un enfoque justo y equilibrado. En dos expedientes delicados para Rumanía, la Presidencia belga eligió las opciones que mejor reflejaban la posición defendida por Rumanía: la discusión de la cuestión romaní desde el aspecto de inclusión social y la gestión del procedimiento para remitir al Parlamento Europeo el proyecto de decisión sobre la adhesión de Rumanía y Bulgaria al espacio Schengen.

 
  
MPphoto
 

  Monika Flašíková Beňová (S&D). (SK) Señor Presidente, me gustaría empezar destacando que Bélgica asumió la Presidencia rotatoria en una situación que era difícil no solo en la escena política interior, sino también, por supuesto, a escala mundial.

Por lo tanto, no puedo atribuir todos los fracasos de la Unión a Bélgica. Por el contrario, me gustaría decir que Bélgica hizo un trabajo excelente en la gestión del trílogo entre la Comisión, el Consejo y el Parlamento.

Con Bélgica al mando, se han logrado progresos en el importante ámbito de la supervisión y regulación del sector bancario, al menos en parte. En octubre, finalizaron las negociaciones sobre la regulación de los fondos de cobertura, las sociedades y las agencias de calificación crediticia.

Podría imaginar algunas medidas aún más ambiciosas en este ámbito, pero considero que Bélgica pudo coordinar como mínimo los asuntos que eran posibles y lograr al menos algunos progresos.

La esfera de las relaciones internacionales también fue de excepcional importancia. La Unión preparó a su servicio diplomático y aquí Bélgica también demostró ser un hábil mediador.

Quisiera acabar felicitando a Bélgica y expresando mi gratitud por su Presidencia y también la esperanza de que Hungría siga el ejemplo de su Presidencia.

 
  
MPphoto
 

  Mairead McGuinness (PPE).(EN) Señor Presidente, ¿podría plantear una cuestión? En Navidad, John Bruton, un antiguo líder de Irlanda y que fue Presidente del Consejo, dijo que la naturaleza de tiempo parcial del Consejo Europeo no es realmente adecuada, dado el alcance de la crisis que afronta Europa. Él sugirió que el tiempo concedido a estos grandes problemas es poco más que el tiempo que los líderes pasan en un vuelo a Bruselas.

Dice que estamos afrontando una crisis financiera, una crisis del Estado del bienestar en una sociedad que envejece, una crisis de globalización de los Estados nacionales y, posiblemente, incluso una crisis de la eficacia de la democracia europea. Dice que los líderes deben reunirse hasta que hayan alcanzado un entendimiento mutuo de todo lo que es necesario hacer: todo el trabajo y no solamente algunos aspectos de este. Solo algo a esa escala proporcionará a los mercados una confianza duradera. Quisiera pedir a la gente que discutan esto, porque quizás él tenga razón.

 
  
MPphoto
 

  Oreste Rossi (EFD).(IT) Señor Presidente, Señorías, su discurso, señor Leterme, incluía algunas citas importantes; es una lástima que, en realidad, usted sea recordado principalmente como el Primer Ministro de un país que, 219 días después de celebrar elecciones, era incapaz de formar un Gobierno.

Como usted verá, tenía una mala opinión de usted —aunque sin duda ha cambiado con el tiempo— porque, en el día de su investidura, le pregunté, en su función específica como Presidente en ejercicio, qué medidas tomaría ante los actos cometidos contra la Iglesia Católica en su país, en respuesta a las búsquedas que se declararon nulas, que yo consideraba que eran muy graves y que posteriormente fueron condenadas por la propia judicatura.

Usted no me respondió y eso no me gustó, porque creo que un Presidente debería representar a todos. Cuando se formula una pregunta, un Presidente debería intentar responderla de algún modo y debería tomar una decisión valiente: decir «estoy a favor» o «estoy en contra» y explicar por qué. Pero usted no lo hizo.

Hoy puedo decir que usted y su Presidencia han hecho un buen trabajo. Tal vez si usted hubiera estado un poco más a nuestro «nivel» desde el principio, podríamos haber tenido una mejor relación.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señor Presidente, Bélgica definitivamente asumió la Presidencia del Consejo durante una etapa de transición, ya que, por un lado, la crisis económica todavía no se había superado, mientras que, al mismo tiempo, el Tratado de Lisboa, todavía no se había aplicado por completo y se hizo patente su limitada conveniencia.

Sin embargo, en todo el debate sobre el paquete de rescate del euro hay un aspecto importante que no se debe olvidar, a saber, que tanto el paquete de rescate para los países de la zona del euro como los préstamos para Grecia violan el Tratado de Lisboa. Así pues, ambas medidas carecen del fundamento jurídico necesario. Eso significa que este es un caso claro de que la UE excede su competencia, lo cual finalmente hace que sea imprescindible llevar a cabo un adecuado procedimiento de enmienda del Tratado.

Tras otros candidatos al paquete de rescate —como Irlanda y Portugal— España también es un niño problemático para la zona del euro. En la otra cara de la moneda, los contribuyentes netos como Alemania y Austria a la larga se están convirtiendo en vacas lecheras de la Unión Europea. Obviamente, esta situación no puede continuar así. Bélgica no fue capaz realmente de controlar ninguno de estos dos retos —hay que admitir que eran difíciles—: superar la crisis económica y aplicar el Tratado de Lisboa.

 
  
MPphoto
 

  Andrzej Grzyb (PPE).(PL) Señor Presidente, se han expresado muchas opiniones positivas sobre la Presidencia belga, en particular, sobre su eficacia en las negociaciones y su calma durante un periodo difícil de crisis, la cumbre del G-20, la conferencia de Cancún y el debate presupuestario. La vuelta de los mercados financieros a la estabilidad y también la estabilidad económica eran las cuestiones principales, pero cabe señalar que se descontroló el egoísmo nacional, en particular, con relación al presupuesto. Se debería felicitar a los belgas por su eficiencia en las negociaciones, pero, después de todo, esta era la duodécima Presidencia de Bélgica. El Primer Ministro Leterme ha dicho que el programa de la Presidencia era el programa del Consejo y de la Comisión, sin la ambición de darle ningún tipo de prioridad nacional. No obstante, tenemos que permitir que las futuras presidencias decidan sus propias prioridades. Me parece que esta es la esencia y el espíritu de integración, sobre el que hablaba el Primer Ministro Leterme. Lo que me preocupa es la crisis a la hora de aprobar el presupuesto de 2011 y, en particular, el trasfondo de esta cuestión y la previsión de que en el futuro la nueva perspectiva financiera no se negocie con facilidad.

 
  
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE).(ES) Señor Presidente, hay, al menos, un ámbito importante para Europa y para la región a la que pertenezco ―Euskadi, el País Vasco― en el que ustedes no han hecho absolutamente nada.

En el Tratado de Lisboa a este Parlamento se le reconocen competencias en materia de pesca. El Consejo bloqueó varios planes de pesquerías de la anchoa. Al inicio de su Presidencia, yo misma me mostré dispuesta a continuar con las negociaciones para poder desbloquear planes importantes y ustedes no han hecho ningún esfuerzo para desbloquear estos aspectos. Por tanto, no les puedo felicitar porque, en el fondo, el Consejo no reconoce las competencias que el Tratado de Lisboa reconoce a esta Cámara.

Creo que han perdido una oportunidad para solventar un problema que se arrastra desde la Presidencia española. No han movido ninguna ficha; por tanto, espero que la próxima Presidencia sea capaz de hacerlo.

Y les hubiera agradecido, también, un poco de atención en mi intervención.

 
  
MPphoto
 

  Edite Estrela (S&D).(PT) Señor Presidente, a mí también me gustaría felicitar al Gobierno belga por el éxito de su Presidencia, a pesar de las difíciles condiciones en las que se desarrolló, como ya se ha mencionado también aquí. Asimismo, en el ámbito que seguí más de cerca, me gustaría felicitar a la señora Milquet y agradecerle su compromiso y determinación al preparar el informe sobre la Directiva sobre el permiso de maternidad, pese a que no haya llegado a un acuerdo con el Consejo. Esperamos que la Presidencia húngara conceda la importancia pertinente a este tema. El señor Leterme nos ha recordado el sueño que orientó a los fundadores del proyecto europeo además del mercado único y el señor Barroso ha destacado la importancia del espíritu europeo. Creo que estas son buenas ideas en el contexto actual, en el que necesitamos mayor unidad y solidaridad para hacer frente a los retos que se nos presentan.

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE).(PL) Señor Presidente, la Presidencia belga, las últimas dos Presidencias para ser exactos, ocuparon su cargo en el momento en que se estaba aplicando el Tratado de Lisboa y se estaba formando un nuevo orden en la UE. Estas dos Presidencias limitaron su enfoque nacional con el fin de aumentar la cooperación y la coordinación en la UE. Este buen camino sirve para fortalecer un planteamiento más comunitario que gubernamental. Por otro lado, deberíamos ser prudentes al limitar el papel de las Presidencias nacionales en la creación de sus prioridades. En esto ha de funcionar un equilibrio específico. Un logro indudable de la Presidencia belga es el fortalecimiento de la gobernanza económica. Las agencias que supervisan las instituciones financieras han comenzado su labor. Se ha conseguido mucho para que se respete con más rigor la disciplina presupuestaria. Se ha hecho de las actividades encaminadas a la reforma estructural el principal instrumento de desarrollo. Además, finalmente se ha superado el estancamiento en la aprobación del presupuesto comunitario para 2011. Simplemente me gustaría darle las gracias.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE).(EN) Señor Presidente, debo decir que es muy esperanzador escuchar a tantos diputados de todas partes de la Cámara elogiar a la Presidencia belga y con razón es así. Me temía lo contrario. Creo que una de las razones por las que la Presidencia belga ha sido un éxito es porque ellos tuvieron en cuenta las realidades del Tratado de Lisboa. Hoy en día, la transferencia de una Presidencia a otra ha de ser perfecta. Es como una carrera de relevos: probablemente, cuanto más eficaz es la transferencia —y cuanto más discreta— mejor. Los belgas eso lo hicieron extraordinariamente bien y han dado ejemplo a otros países de cómo hacerlo en el futuro.

En particular, me gustaría agradecerles su trabajo en relación con el presupuesto y las autoridades bancarias y otras autoridades establecidas. Si tienen tanto éxito como esperamos que tengan, entonces realmente aumentará el prestigio de la Presidencia belga durante los próximos años cuando miremos atrás y consideremos estas decisiones tan importantes.

 
  
MPphoto
 

  Frédéric Daerden (S&D). (FR) Señor Presidente, estoy de acuerdo con los mensajes prácticamente unánimes que se han expresado esta mañana. Primer Ministro, la Presidencia belga fue una buena Presidencia, porque hizo avanzar el proyecto europeo en un difícil contexto nacional, lo cual, sin embargo, no le impidió abordar los retos que afronta Europa. Tengo en mente la adopción del presupuesto de 2011, que incluye algunos aspectos que nos dejan un sabor amargo. No obstante, usted evitó una confrontación institucional que pudiera ser perjudicial.

En cuanto a la dimensión social, desde el principio, la Presidencia belga se enfrentó a la extremada cautela de algunas personas del Consejo. Me refiero en concreto a la idea de una directiva marco sobre el salario mínimo. A pesar de este contexto, a Bélgica se le puede atribuir el mérito de algunos auténticos progresos gracias al espíritu de lucha de sus ministros y de nuestros ministros: el informe del Consejo EPSCO antes de cada Consejo Europeo ejerce de contrapeso necesario para el Consejo de Asuntos Económicos y Monetarios; las conclusiones sobre servicios sociales de interés general; las pensiones, en especial la conferencia sobre las pensiones en Lieja, que puso de relieve la consideración común necesaria de la adecuación y sostenibilidad de las pensiones, que me veo obligado a señalar, y la declaración del EPSCO sobre el Año de Lucha contra la Pobreza.

Felicidades de nuevo. Espero que este progreso continúe con las nuevas Presidencias.

 
  
MPphoto
 

  Gay Mitchell (PPE).(EN) Señor Presidente, en observancia del Reglamento, quisiera pedirle que realice un informe sobre a quién se le permite la solicitud incidental de intervención y a quién no. Me parece que no hay una distribución justa de un periodo parcial de sesiones a otro. Le pido esto porque algunos de nosotros, que tenemos otras obligaciones, no podemos sentarnos en la Cámara todos los días, mientras que otras personas pueden hacerlo así.

Creo que los diputados han de tener la oportunidad de intervenir en el debate. Mis disculpas por retrasar a la Cámara, pero quería pedirle que realice ese informe.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Señor Mitchell, solo quiero decir que tengo una lista y usted puede comprobarla. Casi veinte personas en la lista tienen la posibilidad de intervenir. Si usted lo desea, usted puede venir a mi oficina, puedo mostrarle la lista y podemos discutirla.

 
  
MPphoto
 

  Maroš Šefčovič, Vicepresidente de la Comisión.(EN) Señor Presidente, esta mañana se han expresado muchas valoraciones positivas y elogios en esta Cámara. En nombre de la Comisión, me gustaría decir que son elogios muy bien merecidos. Con su espíritu europeo, la Presidencia belga demostró claramente una eficacia impresionante y un planteamiento muy cooperativo. Cuando la Presidencia belga abordaba una cuestión, todos sabíamos que iría en pos del objetivo europeo —y solo del objetivo europeo— y que lo haría en un espíritu de cooperación leal entre las instituciones. La excelente cooperación de la Presidencia belga con el Parlamento Europeo y la estrecha relación con la Comisión dio lugar a lo que evidentemente es una impresionante lista de logros.

Hoy podemos decir que el Tratado de Lisboa ahora está plenamente operativo. Hemos conseguido dar a nuestros ciudadanos una nueva voz a través de la Iniciativa Ciudadana Europea y conseguimos alcanzar un acuerdo sobre normas más transparentes y eficaces para la comitología. Trabajé en estos dos asuntos con el Secretario de Estado, Olivier Chastel, y debo decir que siempre me impresionó su espíritu cooperativo y su alto nivel de profesionalidad.

Se necesitaba un planteamiento calmado y constructivo para la conclusión del debate sobre el presupuesto de 2011 y para el comienzo de la nueva gobernanza económica en Europa. Aun en discusiones complejas y prolongadas sobre cuestiones como el divorcio, la supervisión financiera e incluso las patentes, la Presidencia belga consiguió progresos claros.

Resulta muy evidente ahora que debemos continuar el espíritu positivo y la eficiencia de la Presidencia belga. Obviamente, la economía, que se recupera de la crisis, y la consolidación fiscal siguen siendo las prioridades principales para todos nosotros. La semana pasada recibimos buenas noticias con la exitosa venta de bonos portugueses, españoles e italianos y vimos reducciones en los márgenes en el caso de Bélgica y otros países. Pero también está muy claro que debemos seguir adelante con las reformas estructurales y que tenemos que trabajar aún más. Si no queremos tener una recuperación sin empleo, es necesario que estudiemos cómo podemos reformar las normas de nuestro mercado de trabajo y cómo podemos eliminar los obstáculos para alcanzar tasas de empleo más altas en Europa. Al mismo tiempo, debemos proteger a las personas vulnerables de nuestra sociedad y reducir la pobreza. Esta es la única forma en que podemos desarrollar nuestra economía social de mercado en Europa.

Gran parte dependerá de cómo empecemos el Semestre Europeo y hasta qué punto seamos capaces colectivamente de ser ambiciosos en nuestros programas de reforma nacionales, en nuestras iniciativas de consolidación y en la aplicación de la Estrategia UE 2020. La Presidencia belga contribuyó considerablemente al lanzamiento de este nuevo proceso de gobernanza económica y ahora tenemos que continuar la excelente labor que inició.

Primer Ministro, Secretario de Estado, quisiera agradecerles el extraordinario trabajo que han realizado. También me gustaría dar las gracias a todos sus diplomáticos por crear un ambiente positivo en el que la próxima Presidencia puede continuar el trabajo que ustedes comenzaron tan satisfactoriamente hace seis meses.

 
  
MPphoto
 

  Yves Leterme, Presidente en ejercicio del Consejo.(FR) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, estas son mis últimas palabras en nombre de la Presidencia belga, así que seré breve. Me alegro de ver a tanta gente aquí, pero sé que eso se debe a otros asuntos de su orden del día.

(NL) Señorías, sin duda deseo dar las gracias a quienes han ofrecido comentarios muy constructivos, que resultarán inestimables en su trabajo y el nuestro en el futuro. Permítanme decir, en primer lugar, con respecto a la valoración positiva de nuestra Presidencia por parte del Parlamento, que intento mantenerme fiel al principio de permanecer tranquilo ante los comentarios negativos y de ser muy modesto ante los comentarios positivos, aun cuando resulte exagerado.

A modo de conclusión, me gustaría destacar tres elementos. En primer lugar —y esto obviamente supera las funciones de nuestra Presidencia belga— creo que es realmente importante que establezcamos buenas prácticas en cuanto a la aplicación del Tratado de Lisboa. Todo Estado nacional que asuma la Presidencia rotatoria de seis meses de la Unión Europea debería mantener a Europa entre las prioridades de su programa de trabajo.

En segundo lugar, el propósito de gestionar la Presidencia rotatoria quizás no sea simplemente el de actuar como mediador, sino también como impulsor, como ha señalado un diputado, de tal manera que nuestras instituciones puedan hacer su trabajo. Todos nosotros luchamos mucho para que se ratificara el Tratado de Lisboa. Naturalmente, sería absurdo que gestionáramos la Presidencia rotatoria de forma que no hiciera justicia a la letra y el espíritu del Tratado de Lisboa. Asimismo, pienso que ese es el único modo en que la Presidencia rotatoria tenga sentido en el futuro y cualquier enmienda del Tratado o nuevo acuerdo perdure. En tercer lugar: no todo es perfecto y varios diputados han mencionado correctamente algunas deficiencias. Me gustaría reiterar, en particular, que Europa debería ser más ambiciosa en cuanto a la política social.

(FR) Sin duda, lo que se ha dicho es correcto. En el ámbito de la política social, la Unión deberá ser más ambiciosa en el futuro, pero, no obstante, creo que Bélgica desempeñó su función. La Presidencia belga fortaleció el papel de las políticas de empleo en la Estrategia Europa 2020, se aseguró de que estas políticas tuvieran un lugar en la nueva gobernanza económica de Europa y creo que también sentó las bases para la dimensión social de la Estrategia Europa 2020, no solo la lucha contra la pobreza, sino también la cohesión social. En respuesta a algunas de las intervenciones, me parece que, sin embargo, hemos puesto la cuestión de los servicios de interés general en el programa de trabajo europeo. No obstante, es cierto que debemos esforzarnos más y seguir adelante, especialmente a nivel legislativo.

Como ya he dicho antes, nuestra Presidencia no es perfecta y considero que, como bien ha señalado el señor Tavares, podemos hacer más de lo que estamos haciendo en la actualidad en el ámbito de la política de refugiados.

(NL) Como conclusión, haré dos observaciones finales, puesto que quedan pendientes otros puntos en el orden del día. Me gustaría mucho dirigirme a los diputados belgas del Parlamento Europeo en general, pero a algunos de ellos en particular, en especial a dos de mis predecesores.

En nombre del Gobierno belga, me gustaría decir que consideramos los esfuerzos realizados durante la Presidencia belga una especie de homenaje a su trabajo aquí. Hemos hecho cuanto hemos podido, Señorías, por aplicar el Tratado de Lisboa correctamente, lo cual también es una especie de homenaje a las iniciativas desarrolladas desde la undécima Presidencia, que supervisó la aparición del Tratado de Laeken y, más tarde, en el contexto de importantes ponencias, con miras a aplicar el espíritu de Laeken en el Tratado de Lisboa.

Se ha señalado correctamente que una Presidencia rotatoria se basa principalmente en el compromiso y el logro de muchas personas en torno a los políticos que tienen que asumir responsabilidad y se sitúan en la línea de fuego. Me refiero a los asesores, los diplomáticos, muchísimas personas que al final son quienes hacen el trabajo más importante.

Me gustaría hacerle saber al señor Staes que, aunque el trofeo de la Bota de Oro, que Bélgica recibirá mañana, siempre se ha concedido a personas como Lukaku y Boussoufa, si fuera la Presidencia belga quien lo recibiera, la Bota de Oro sería sin lugar a dudas para su servicio diplomático, y algunos de sus miembros se encuentran sentados aquí detrás de mí.

Por último, permítanme dirigir unas palabras al señor Tabajdi y trataré de expresarme lo mejor posible en húngaro:

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Primer Ministro, le doy las gracias, por el último medio año, hemos desarrollado nuevas formas de cooperación a diferentes niveles entre las dos cámaras legislativas de la Unión Europea: entre el Consejo y el Parlamento Europeo. Su Presidencia ha sido un gran éxito. Le deseo lo mejor a su país y también a usted personalmente.

(Aplausos)

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito.(IT) El 31 de diciembre de 2010 finalizó una Presidencia más bien torpe, que algunas personas han descrito como insulsa y débil. Eso fue todo lo que podíamos haber esperado de un Gobierno belga que en realidad no ha existido durante ocho meses. La política belga no ha conseguido establecer un plan político para su propio país, que es víctima de una crisis institucional sin precedentes. No entiendo cómo podría haber liderado de alguna manera una entidad tan compleja como la Unión Europea —muy frágil y tambaleante hoy en día— con visión de futuro. Se suponía que la Presidencia belga pondría a Europa rumbo a la recuperación de la crisis económica y financiera. Sin embargo, otra vez nos hallamos haciendo frente a la especulación que amenaza la existencia de la moneda única, incluso en la actualidad. Fue la Presidencia belga quien estuvo detrás de la importante aceleración de la nueva ampliación de las fronteras de la UE. Como hemos visto en los últimos años, la adhesión de países débiles económicamente ha complicado la labor de las instituciones europeas y ha debilitado a toda Europa, que ahora es menos capaz que antes de cargar con los problemas nacionales de los nuevos Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito.(DE) Bélgica ha ocupado la Presidencia de la Unión Europea durante los últimos seis meses y casi nadie allí parece haberse dado cuenta. El país estaba sobre todo preocupado —y lo que es más, lo estaba en vano— por formar un nuevo Gobierno, mientras que las disputas entre los flamencos y los valones han hecho que el país sea incapaz de tomar decisiones políticas. Por lo tanto, no era de asombrar que las instituciones políticas de la UE lo tuvieran fácil en su deseo de impulsar la centralización en el seno de la Unión Europea. La crisis del euro se usó como pretexto para crear planes para la gobernanza económica europea. Mientras tanto, el llamado «paquete de rescate permanente» para el euro no es otra cosa que un asalto a los contribuyentes netos, que tendrán que invertir aún más dinero en el futuro. De hecho, a Bélgica se le debería considerar un ejemplo disuasivo de lo que puede suceder si se encorseta a pueblos con distinto funcionamiento económico. Bélgica, donde las diferencias entre los flamencos y los valones al parecer son irreconciliables y donde el aparato federal representa un mecanismo de redistribución de los flamencos a los valones, demuestra lo que puede acontecer a la Unión Europea y la zona del euro si continúan por el actual camino equivocado.

 
  
MPphoto
 
 

  Sławomir Witold Nitras (PPE), por escrito.(PL) Al resumir la Presidencia belga, deberíamos, en primer lugar, apreciar su papel sumamente activo a la hora de diseñar el sistema europeo de estabilidad financiera. Quienes observaron ese proceso observaron que se trata de una operación difícil y se llevó a cabo bajo la presión del tiempo. Por este motivo, quisiera felicitar sinceramente a todas aquellas personas que contribuyeron a hacer que el proyecto diera fruto. En este sentido, la Presidencia belga ha dejado atrás para la Presidencia húngara un trabajo bien hecho. También cabe señalar que los belgas han marcado el camino para futuras Presidencias en el contexto de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa. Me gustaría decir que espero que las futuras Presidencias, incluida la polaca, intenten establecer en mayor medida sus propias prioridades con claridad, aunque situándolas en el marco de nuestros objetivos europeos comunes. Este método de trabajo permite que políticas de las instituciones europeas se planifiquen y se lleven a cabo en mayor medida.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) Me gustaría comenzar felicitando a la Presidencia belga, que ha demostrado unas capacidades excepcionales al liderar el Consejo Europeo durante los últimos seis meses. Se puede considerar que el equipo belga tuvo todavía más éxito en vista de las circunstancias en las que el país asumió la Presidencia. En primer lugar, esta fue la primera Presidencia que había funcionado basándose en las normas introducidas por el Tratado de Lisboa y, en segundo lugar, la UE y cada uno de sus Estados miembros se encontraban en una posición financiera sumamente difícil. Además, Bélgica tuvo que afrontar problemas internos durante su Presidencia. A pesar de que se encontraba en un momento tan difícil y exigente, la Presidencia demostró cuán eficaz podía ser, demostrando un verdadero estilo europeo en la aplicación de todas las medidas. Dejó sus problemas y asuntos nacionales a un lado y se centró en seguir una línea de acción que se correspondiera con las propuestas del Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo Europeo y en apoyar a estas instituciones. La Presidencia adoptó el papel de mediadora. Con respecto a las prioridades alcanzadas por la Presidencia, las medidas centradas en hacer frente a la crisis económica merecen reconocimiento; me refiero, sobre todo, al trabajo sobre el próximo marco financiero plurianual. La Euroviñeta es otro logro importante de la Presidencia belga. Por último, quisiera decir que la Presidencia belga puede servir como lección positiva para los próximos países que asuman la Presidencia del Consejo Europeo. Les deseo el mismo éxito a la Presidencia húngara y a la Presidencia polaca, que comenzará en la segunda mitad de 2011.

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Leszek Wałęsa (PPE), por escrito.(PL) Me gustaría expresar mi agradecimiento a la Presidencia belga. Su trabajo, que acaba de llegar a su fin, puede servir de modelo para los países que dirijan el trabajo del Consejo Europeo en el futuro. Este es un tema que me interesa mucho ante la próxima Presidencia de Polonia, que espero que siga todos los caminos abiertos tan satisfactoriamente bajo la Presidencia belga. No suele ocurrir que el país que ocupe la Presidencia anteponga las medidas comunitarias a los intereses nacionales. En mi opinión, el principal éxito de la Presidencia que estamos discutiendo fue su aplicación coherente de las disposiciones del Tratado de Lisboa, en particular, a nivel del Consejo Europeo, que se convirtió en una institución plena con un Presidente permanente, y a nivel del Consejo de Asuntos Exteriores, que actualmente está presidido por la Alta Representante. Hacer frente a la crisis económica también demostró ser una cuestión de bastante importancia y la supervisión sistemática y la moderación del sector financiero hará posible que, con el tiempo, se restaure su manchada reputación. Esto es de especial importancia en un momento en que hay tanta presión por ampliar la zona del euro. En resumen, sinceramente espero que el camino trazado durante la Presidencia belga sirva como nivel de calidad para los países que asuman futuras Presidencias. Espero que el bien de la Comunidad siempre sea nuestra prioridad. Gracias.

 
  
  

PRESIDE: Alejo VIDAL-QUADRAS
Vicepresidente

 

7. Turno de votaciones
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidente. – Pasamos ahora al turno de votaciones.

(Para los resultados y otros detalles de la votación: véase el Acta)

 

7.1. Fusiones de las sociedades anónimas (versión codificada) (A7-0363/2010, Jiří Maštálka) (votación)

7.2. Protocolo del Acuerdo Euromediterráneo entre las CE y Jordania para tener en cuenta la adhesión de Bulgaria y Rumanía a la UE (A7-0373/2010, Gabriele Albertini) (votación)

7.3. Acuerdo CE-Unión Económica y Monetaria del África Occidental sobre determinados aspectos de los servicios aéreos (A7-0361/2010, Dieter-Lebrecht Koch) (votación)
  

Antes de la votación:

 
  
MPphoto
 

  Dieter-Lebrecht Koch (PPE).(DE) Señor Presidente, Señorías, al aprobar mi informe, estaremos votando a favor de un acuerdo que dará lugar a la aproximación de las legislaciones conforme a 47 acuerdos bilaterales existentes sobre servicios aéreos firmados entre los Estados miembros de la UE y cada uno de los países de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental. Con ello, garantizaremos la aplicación de la legislación comunitaria aplicable, evitaremos la discriminación y los obstáculos al acceso a los mercados y reduciremos la burocracia. ¡Por favor, voten que sí!

 

7.4. Condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción (A7-0343/2010, Catherine Stihler) (votación)

7.5. Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria (A7-0375/2010, Michèle Striffler) (votación)

7.6. La agricultura como sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria (A7-0376/2010, Daciana Octavia Sârbu) (votación)
MPphoto
 

  Presidente. – Con esto concluimos el turno de votaciones.

 

8. Explicaciones de voto
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidente. – Pasamos ahora a las explicaciones de voto.

 
  
  

Explicaciones de voto orales

 
  
  

Recomendacíon para la segunda lectura: Catherine Stihler (A7-0343/2010)

 
  
MPphoto
 

  Jarosław Kalinowski (PPE).(PL) Señor Presidente, el sector de la construcción representa una rama importante de la economía de todos los países. No se puede pasar por alto una parte tan esencial del mercado cuando nos esforzamos por conseguir crecimiento económico y una mejora en el nivel de vida. Todos conocemos la importancia de una estructura correctamente construida y modernizada para la seguridad y el bienestar. Al mismo tiempo, todos nosotros nos esforzamos por reducir los costes de la construcción de viviendas y edificios industriales y públicos. El informe pretende eliminar obstáculos del mercado, permite la venta eficaz de materiales de construcción y asegura precios competitivos en el sector. Los beneficios de esta iniciativa se percibirán en toda Europa. También doy todo mi apoyo a las propuestas de la autora relativas al aumento de la seguridad de los empleados en este sector.

 
  
MPphoto
 

  Alfredo Antoniozzi (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, con respecto al informe Stihler, es evidente el importante papel que desempeña el sector de la construcción en Europa. Simplemente teníamos que abordar los problemas que afrontan 12 millones de ciudadanos que trabajan directamente en este sector.

El informe Stihler constituye un valioso instrumento para hacer desaparecer los obstáculos administrativos y técnicos nacionales que impiden la comercialización de productos de construcción en la Unión Europea para seguir creando un mercado único en este sector.

Apoyo el reconocimiento concedido a las pequeñas y medianas empresas en el sector de la construcción, al igual que apoyo la especial atención que se presta a la necesidad de reciclar los productos de construcción, lo cual es un problema de suma importancia en la lucha contra el cambio climático. No obstante, me gustaría aprovechar la ocasión para llamar su atención sobre el tema de la salud y seguridad de los trabajadores del sector de la construcción. Las directrices que la ponente ha incluido sobre este tema son útiles, pero es necesario explicarlas con más detalle.

Es nuestro deber discutir y desarrollar estas propuestas aún más en el futuro inmediato, asegurando así que los trabajadores del sector de la construcción reciban un mayor nivel de protección. La tragedia de las muertes relacionadas con el trabajo es un problema que preocupa a toda Europa. Espero que, mediante nuestro trabajo, podamos ponerles fin.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE).(FI) Señor Presidente, en primer lugar, me gustaría agradecer a la señora Stihler su excelente informe. Es muy importante centrar la atención en la armonización de la comercialización de los productos de construcción, porque en el futuro necesitaremos una construcción mejor y de mayor calidad.

Debemos recordar que, aunque este es un sector muy competitivo, lo más importante no es la competitividad en sí misma, sino el resultado final. Es importante que los edificios que se construyan en Europa sean seguros para sus usuarios y que también sean seguros para los constructores y otros empleados durante el proceso de construcción.

Es muy importante que también tengamos armonización en el ámbito de la comercialización de los productos de construcción y, en consecuencia, podamos intercambiar buenas prácticas. Es cierto que actualmente en muchos países de Europa, todavía se utilizan materiales que no son saludables para sus habitantes. Por ejemplo, tenemos un problema enorme con el moho en muchos Estados miembros de la Unión Europea y por eso es importante emplear buenas prácticas e innovaciones para intentar hacer que la comercialización de productos de construcción vaya ligada a productos que son saludables y satisfactorios en lo que respecta a sus usuarios.

Por lo tanto, quiero dar las gracias a la señora Stihler por este excelente informe. Europa necesita buenos productos de construcción y un sistema de comercialización que tenga en cuenta los reglamentos de seguridad en concreto.

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Hannan (ECR).(EN) Señor Presidente, la semana pasada, el Primer Ministro francés vino a Londres y dijo que debíamos participar en el proyecto y ayudar al euro. Por un momento, dejemos a un lado la cuestión de si deberíamos involucrarnos en el problema de otras personas; centrémonos más bien en la principal desventaja lógica. Él dice lo siguiente: «La integración europea no está funcionando, ¡así que tengamos más integración europea!». Estoy seguro de que ustedes pueden detectar el problema en su razonamiento. «Mi barca sigue zozobrando, así que me gustaría que me pusieran a cargo de un transatlántico». «Mi kart se ha estrellado, así que por favor pónganme al volante de un camión articulado». Me parece que sea cual sea el problema, la respuesta es siempre una integración europea más estrecha.

La UE es una solución en busca de un problema, pero sin duda llegará el día en que ya no podamos imponernos ni en los mercados ni en la opinión pública. Se está rompiendo el hechizo y los encantamientos chamánicos están perdiendo su fuerza.

 
  
  

Informe: Michèle Striffler (A7-0375/2010)

 
  
MPphoto
 

  Clemente Mastella (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, la Unión Europea es el primer donante de ayuda humanitaria del mundo, si se tiene en cuenta que su contribución representa más del 40 % de toda la asistencia humanitaria internacional. Con su política humanitaria, la Unión Europea muestra de manera concreta su compromiso en favor de las poblaciones de terceros países que necesitan ayuda en situaciones de vulnerabilidad extrema.

El Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria, firmado el 18 de diciembre por los Presidentes del Consejo de la Unión Europea, el Parlamento Europeo y la Comisión, representa un avance importante. Debo señalar aquí que los compromisos derivados del Consenso se aplican tanto a los Estados miembros como a la Comisión Europea.

Asistimos también estos últimos años a una implicación creciente de agentes no humanitarios en la respuesta a las crisis humanitarias. Es esencial que los agentes políticos, militares o humanitarios que comparten el mismo entorno operativo aprendan a conocerse mejor y dialoguen, manteniendo el respeto recíproco al mismo tiempo y sin comprometer las funciones y los mandatos de cada uno. Obviamente, el recurso a los medios de protección civil debe ajustarse a las directrices internacionales tal como están enunciadas en el Consenso europeo.

 
  
MPphoto
 

  Antonello Antinoro (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, creo que el informe aprobado hoy —por el que felicito a la ponente, la señora Striffler— es un texto que contribuirá a que la ayuda humanitaria sea más eficaz y coherente.

El Parlamento Europeo hoy invita a la Unión a cooperar más estrechamente con el fin de alcanzar un consenso destinado a fortalecer nuestra respuesta colectiva a las crisis humanitarias y, en particular, a defender firmemente el pleno cumplimiento del Derecho humanitario internacional.

Por consiguiente, debemos garantizar que la ayuda humanitaria y los trabajadores humanitarios tengan mejor acceso a las poblaciones en situación de necesidad y, puesto que hoy en día existen más poblaciones de este tipo, debemos esforzarnos más que nunca, a través de la Comisión o por medio de programas bilaterales. Aunque las necesidades son enormes, la distribución de la ayuda se hace cada vez más difícil y también arriesgada y peligrosa debido a que el marco internacional es cada vez más complejo.

Considerando estos requisitos, por tanto, este acuerdo promueve el consenso europeo en el cual se afirma que la ayuda de la UE se basa sin lugar a dudas en los principios humanitarios de la neutralidad, la independencia y la imparcialidad y se debe ofrecer con rapidez y eficacia a las víctimas de crisis basándose en las necesidades constatadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Antoniozzi (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, el aumento drástico del número de catástrofes naturales y su gravedad, junto con la creciente incidencia de crisis complejas, significan que nos enfrentamos con violaciones cada vez peores del Derecho humanitario internacional y un «espacio humanitario» cada vez menor.

Las recientes tragedias acontecidas en Haití y Pakistán demuestran una vez más que es necesario mejorar los instrumentos de los que dispone la UE para responder a catástrofes naturales. Estoy de acuerdo con el planteamiento general del informe y, en particular, con la afirmación de que la Unión Europea debe promover sin descanso los principios humanitarios. La acción exterior de la Unión Europea, que se establece en el Tratado de Lisboa, debería reflejar el peso político y la influencia de la Unión como principal donante internacional.

He votado a favor del informe de la señora Striffler porque estoy de acuerdo en que es imprescindible poner empeño en reforzar la aplicación del Consenso y de su plan de acción, así como garantizar una coordinación y un reparto de las cargas a escala mundial, teniendo en cuenta las responsabilidades regionales de los países que están en condiciones de hacer grandes contribuciones a la ayuda humanitaria.

 
  
  

Informe: Daciana Octavia Sârbu (A7-0376/2010)

 
  
MPphoto
 

  Jim Higgins (PPE).(EN) Señor Presidente, fue un gran placer para mí votar a favor de este informe, puesto que confirma que la seguridad alimentaria es un derecho humano básico. El sector agrícola debe hacer frente a las necesidades crecientes de la población de alimentos suficientes y seguros, pese a los obstáculos que plantean unos recursos naturales limitados, los elevados precios de la energía, y el cambio climático. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la producción de alimentos debe aumentar como mínimo un 70 % para atender la creciente demanda de una población mundial que se espera supere los 9 000 millones de personas en 2050.

Por otra parte, unos 900 millones de personas en todo el mundo padecen hambre crónica debido a su extrema pobreza, mientras que unos 2 000 millones carecen de una auténtica seguridad alimentaria a largo plazo como consecuencia de diversos grados de pobreza. En Europa, el 16 % de sus ciudadanos siguen viviendo por debajo del umbral de la pobreza. Básicamente, lo que digo es lo siguiente: debemos abordar este problema con decisión. Es fundamental que la financiación de la nueva política agrícola común a partir de 2013 reconozca esto y por lo menos necesitamos que el presupuesto se mantenga como mínimo a su nivel actual.

 
  
MPphoto
 

  Jens Rohde (ALDE).(DA) Señor Presidente, el Parlamento ha optado formalmente por reconocer la agricultura como sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria. Esto es algo que en el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa hemos reconocido durante muchos años. Asimismo, también reconocemos que la agricultura representa un sector estratégico en cuanto a calidad alimentaria, salud pública y crecimiento económico sostenible. Sin embargo, esto no justifica los programas escolares de fruta y leche. Tampoco justifica más programas de subvenciones a la leche con el respaldo del mercado. Nos gustaría señalar que votamos en contra de estas propuestas y que lamentamos que fueran aprobadas.

No obstante, esto no debe destruir la visión global, que es el hecho de que debemos ofrecer condiciones favorables a la agricultura. Pero las montañas de mantequilla, los lagos de vino y los programas escolares no son el camino correcto. No se asegurarán los ingresos de los agricultores mediante la intervención y la distorsión del mercado. En su lugar, debemos invertir en investigación y ofrecer a los agricultores la oportunidad de utilizar nuevas tecnologías para formas alternativas de conseguir ingresos. En general, consideramos que el informe es positivo y, por lo tanto, votamos a favor del informe en su conjunto.

 
  
MPphoto
 

  Clemente Mastella (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, la seguridad alimentaria es un derecho humano fundamental que se consigue cuando todas las personas tienen en todo momento un acceso físico, social y económico a alimentos suficientes.

La nueva política agrícola común de la UE refleja estos nuevos requisitos: por lo tanto, debe responder clara e inequívocamente a la seguridad alimentaria y demás retos, muy especialmente el cambio climático, la crisis económica y el mantenimiento del equilibrio territorial dentro de la UE.

Es preciso promover no solo la competitividad, sino también la agricultura tradicional, la agricultura a pequeña escala, la agricultura biológica y la distribución local. Estos modelos de agricultura suponen una valiosa aportación a la seguridad alimentaria en la medida que con frecuencia constituyen el medio más eficaz de explotar la tierra mediante métodos específicamente desarrollados durante períodos de tiempo prolongados en regiones concretas.

 
  
MPphoto
 

  Jarosław Kalinowski (PPE).(PL) Señor Presidente, nuestro papel como diputados al Parlamento Europeo consiste en actuar para mejorar la vida de los ciudadanos de la UE. Garantizarles el acceso a alimentos seguros de la mejor calidad debería figurar entre nuestras principales prioridades. La escasez de alimentos y los precios elevados normalmente van acompañados de malestar social y no podemos permitir que esta situación ocurra en nuestro continente. Teniendo en cuenta el crecimiento demográfico, el cambio climático y las catástrofes naturales, la seguridad alimentaria mundial está en peligro. Muchas personas mueren de hambre y, para hallar una solución, se necesita una política agrícola común que sea sensata y justa, además de respaldo financiero para el sector. La agricultura debería recibir un estatus especial que permita que se tomen medidas especiales y se apliquen instrumentos adecuados en el caso de que ocurran crisis alimentarias.

 
  
MPphoto
 

  Mario Pirillo (S&D).(IT) Señor Presidente, Señorías, la seguridad alimentaria y un suministro de alimentos garantizado para las poblaciones siguen siendo los principales retos de la agricultura, no solo en Europa sino también en todo el mundo.

Estoy muy satisfecho con los contenidos de este informe, en particular, porque en él se reconoce que la seguridad alimentaria es un derecho humano fundamental. La seguridad alimentaria como objetivo solamente se logrará si se abordan con seriedad dos cuestiones importantes: la volatilidad de los mercados y de los precios y la disminución de las reservas alimentarias. Europa tiene que ser capaz de intervenir con medidas comunes y eficaces para garantizar el suministro de alimentos y evitar las graves desigualdades que todavía existen en relación con las normas de seguridad entre los productos comunitarios y no comunitarios.

 
  
MPphoto
 

  Peter Jahr (PPE).(DE) Señor Presidente, me gustaría decir que me gustó mucho el informe sobre el reconocimiento de la agricultura como sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria, ya que esto devuelve la importancia de la economía rural al centro de atención. Considero que la primera conclusión es que también seguimos necesitando una firme política agrícola común europea. También me gustaría dar las gracias a la ponente.

Sin embargo, hay una idea en la que no voté a favor del informe y es la que se refiere a la creación de un programa europeo de ayuda alimentaria en la Unión Europea. Creo que ofrecer ayuda sobre el terreno, es decir, ayuda para garantizar que nadie en la Unión Europea pase hambre, debe seguir siendo responsabilidad de los Estados miembros, simplemente porque este tipo de problemas se deberían resolver donde suceden, esto es, en los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 

  Diane Dodds (NI).(EN) Señor Presidente, este informe pone de relieve la necesidad de seguridad para los ciudadanos a quienes represento. También destaca los importantes bienes públicos que producen los agricultores, a menudo con poco o ningún reconocimiento. No obstante, creo que va a haber un problema.

Recientemente he escuchado discursos importantes que indican que la política agrícola común en realidad debería pasar a ser una política medioambiental. Pienso que esto, a la larga, nos llevará a creer erróneamente que podemos prescindir de los agricultores europeos y quizás simplemente importar alimentos de fuera de la UE.

Esto no debería ser así. Nuestros agricultores deberían recibir apoyo para producir alimentos de una forma que no perjudique al medio ambiente y, en lo que se refiere a la importación de alimentos, los mercados mundiales son demasiado volátiles, tanto en términos de precios como en cuanto a la consistencia del suministro.

Hay varias cosas que debemos hacer. Debemos tener un presupuesto sólido para la política agrícola común. Debemos animar a los agricultores jóvenes a entrar en el sector para conseguir que este tenga futuro. Debemos dedicar más esfuerzos a la investigación y la innovación a fin de hacer que los métodos de producción sean más eficaces y debemos tener menos burocracia y, por supuesto, no debemos tener burocracia ecológica que ate a nuestros agricultores.

 
  
MPphoto
 

  Giommaria Uggias (ALDE).(IT) Señor Presidente, Señorías, durante las últimas semanas, las diversas comisiones parlamentarias que se ocupan de la cuestión de la política agrícola común han estudiado el tema de la reforma posterior a 2013.

Evidentemente, la seguridad alimentaria es uno de los elementos fundamentales de la agricultura. Esta consideración, por tanto, debe verse a la luz del informe que se somete hoy a votación, en el que la seguridad alimentaria se define como un derecho fundamental que, en consecuencia, debe salvaguardarse de todas las formas posibles.

Esta atención es necesaria, señor Presidente, siempre que se produzca una emergencia, como por ejemplo la relacionada con el escándalo de la dioxina que estamos viviendo ahora, con el descubrimiento de que la dioxina se está utilizando en comida para animales, pero también, y sobre todo, para asegurar que dispongamos de un proceso de producción común que respete el sector de la producción en su conjunto, que respete la calidad del trabajo de los agricultores, el medio ambiente y la comercialización y, por lo tanto, que respete a los consumidores.

Este informe forma parte de una serie de medidas que esta Cámara ha desarrollado para promover la agricultura y por eso puedo decir que estoy satisfecho.

 
  
MPphoto
 

  Alajos Mészáros (PPE).(HU) Señor Presidente, hoy en día, la producción de alimentos a nivel mundial se enfrenta cada vez más a retos diferentes. Uno de ellos es el cambio climático, que, desgraciadamente, puede causar una escasez de alimentos impredecible y, por lo tanto, puede poner en peligro el hecho de satisfacer la creciente demanda de una población mundial que se espera supere los 9 000 millones de personas en 2050. La política agrícola común debe reaccionar de manera inequívoca a los desafíos que plantean la seguridad alimentaria, el cambio climático y la crisis económica. Es preciso promover no solo la competitividad, sino también la agricultura tradicional, la agricultura a pequeña escala, la agricultura biológica y los valores locales. Como resultado de los cambios climáticos, cada vez se producen más catástrofes naturales, cuyo efecto será la reducción de la posibilidad de utilizar grandes extensiones de tierras agrícolas, un hecho que perjudicará la seguridad alimentaria. Con el fin de lograr los objetivos mencionados anteriormente, y en aras de mantener unos precios razonables de los alimentos y unos ingresos dignos para los agricultores, el presupuesto de la PAC debería como mínimo mantenerse en su actual nivel. Por esta razón, es importante reconocer la agricultura como un sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria. Además, este es el motivo por el que he apoyado este informe.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE).(FI) Señor Presidente, en primer lugar, quiero decir que es excelente que el Parlamento Europeo reconozca la agricultura como un sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria.

Es muy importante que garanticemos que los alimentos que producimos en la Unión Europea, ante todo, sean seguros y que no tengan impurezas. Me preocupa bastante que tendamos a prestar más atención a la cantidad que a la calidad. La insistencia en la eficacia, de alguna manera, ha pasado por alto estos requisitos sanitarios. Cuando hablamos de seguridad alimentaria, es muy importante asegurarse de que los alimentos que se ofrecen a los consumidores europeos sean seguros, nutritivos y de buena calidad.

También es de importancia capital garantizar que los distintos Estados miembros de la Unión Europea conserven sus prácticas agrícolas propias. Cuando nos enfrentamos a las catástrofes naturales, es importante que tengamos una economía agrícola que sea autosuficiente. De esta manera, podemos utilizar el principio del abastecimiento alimentario local para responder a las cuestiones que puedan surgir en caso de catástrofes.

Deseo subrayar, ante todo, la importancia de estos principios, que derivan de las consideraciones sanitarias y, además, son importantes. Espero que adoptemos más esta tendencia en el ámbito de los alimentos locales. Es importante que en toda Europa se garantice que la agricultura sea totalmente viable y que todos los Estados miembros de la Unión Europea puedan practicar la agricultura. Esto es de vital importancia y, además, se trata de una base sólida para el futuro, algo que necesitamos particularmente en el sector alimentario.

 
  
MPphoto
 

  Salvatore Tatarella (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, después de haber votado con firmeza a favor de este importante informe, quisiera hacer hincapié, en particular, en el apartado 35 sobre la opinión bien estructurada de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria que, al considerar que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) tiene un papel importante que desempeñar en la evaluación y notificación de todos los riesgos asociados a la cadena alimentaria en el marco de las medidas destinadas a proteger la salud y el bienestar de la población, desea que todos los Estados miembros pongan en marcha los organismos nacionales correspondientes, con objeto de colaborar con AESA.

Como bien demuestran los graves acontecimientos acaecidos en Alemania, todos los Estados miembros deben instaurar hoy en día organismos nacionales que velen por la seguridad alimentaria. Es sorprendente que el Gobierno italiano, después de haber establecido la Agencia, haya cambiado de opinión por razones presupuestarias. En mi opinión, la seguridad alimentaria no debe quedarse en el camino a causa de las limitaciones presupuestarias.

 
  
  

Explicaciones de voto por escrito

 
  
  

Informe: Jiří Maštálka (A7-0363/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Dado que, según el grupo consultivo de los Servicios Jurídicos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión, la propuesta en cuestión contiene una codificación de los textos existentes sin ninguna modificación sustancial de los mismos, estoy de acuerdo con su aprobación en primera lectura.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. – (LT) Estoy de acuerdo con este informe y la propuesta de la Comisión Europea, porque creo que es muy importante simplificar y aclarar la legislación comunitaria a fin de hacerla más clara y más accesible a todos los ciudadanos. Este objetivo no puede conseguirse mientras sigan dispersas las numerosas disposiciones a las que ya se han hecho modificaciones en varias ocasiones y, a menudo, las modificaciones han sido bastante significativas y, además, considero que precisamos de un trabajo de investigación considerable, donde se comparen muchos instrumentos diferentes, para identificar las normas actuales. La codificación de la legislación es especialmente importante en el campo de los negocios, que, con el fin de garantizar la libre circulación fluida y constante de personas, bienes y servicios, está regulado por una cantidad significativa de legislación comunitaria. La consolidación de la legislación que regula las fusiones de las sociedades anónimas es un paso positivo hacia la mejora de la legislación comunitaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) Hay muchísimas empresas en Europa; sus estructuras son bastante diferentes y, además, están sujetas a una gran cantidad de normas. Sin embargo, desde 1978, se ha aplicado la legislación europea para regular las fusiones de las sociedades anónimas de un mismo Estado miembro. Es importante regular estas fusiones, ya que pueden afectar significativamente a los intereses de los empleados, accionistas y acreedores de dichas sociedades. De hecho, pueden salir perjudicados si, por ejemplo, la fusión llega a cancelarse en una fase posterior. Tanto en esta como en otras cuestiones europeas, necesitamos claridad y seguridad jurídica. Esto es lo que estamos tratando de lograr con la codificación de la presente Directiva. He votado a favor de esta resolución porque creo que la confianza es una fuerza motriz increíble para el crecimiento.

 
  
MPphoto
 
 

  George Becali (NI), por escrito. (RO) He votado a favor de este informe, ya que, en la propuesta de codificación de la Tercera Directiva 78/855/CEE del Consejo, de 9 de octubre de 1978, relativa a las fusiones de las sociedades anónimas, la Comisión ha tenido en cuenta las modificaciones formales o de redacción propuestas por el grupo consultivo de los servicios jurídicos, que han demostrado ser justificadas. Por ejemplo, el grupo consultivo sugiere que es particularmente importante que los accionistas de las sociedades que se fusionan sean informados de manera adecuada y con tanta imparcialidad como sea posible y, además, sus derechos deben gozar de la protección adecuada. Sin embargo, no hay necesidad de que un experto independiente realice un análisis del proyecto de fusión. Por otra parte, los organismos de administración o dirección de cada una de las empresas involucradas informan a la junta general de sus respectivas empresas y a los organismos de administración o dirección de las otras empresas que participan de cualquier cambio sustancial que se haya producido entre la fecha de elaboración del proyecto de fusión y la fecha de las juntas generales que han de tomar una decisión en relación con el proyecto de fusión.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. (IT) He votado a favor del informe del señor Maštálka porque el grupo consultivo de los Servicios Jurídicos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión han sopesado detenidamente la propuesta en cuestión, que de forma conjunta consideran que se trata de una codificación, es decir, que se trata simplemente de una versión simplificada del texto existente.

 
  
MPphoto
 
 

  Lara Comi (PPE), por escrito.(IT) Ayer mismo, se presentó un estudio en Italia que puso de manifiesto que, en este momento, las empresas que mejor han resistido la crisis han sido las que han logrado fortalecer sus activos. En particular, el estudio, llevado a cabo por una universidad italiana respetada en nombre de la asociación empresarial más activa del país, revela que las fusiones han sido el principal medio de consolidación. No es casualidad que las grandes operaciones financieras, incluidas las fusiones, vayan de la mano de la reestructuración y la búsqueda ahorros en todos los sectores económicos. En el mercado único, por lo tanto, corresponde a las instituciones europeas establecer normas que puedan ofrecer garantías a todos los involucrados y que permitan a las empresas más virtuosas competir mejor, además de liberarse de la inseguridad jurídica, la burocracia y las obligaciones causadas por simples malentendidos. Una economía moderna, liberal y eficaz —como creo que debe ser la nuestra— necesita una legislación específica relativa a las fusiones, pero solo si, al igual que la Directiva propuesta hoy, es racional y no interferente, y protege las libertades y los derechos de las personas que podrían verse afectadas por estas operaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) En esta sesión, a raíz de una propuesta modificada por el Parlamento y el Consejo, el Parlamento ha analizado un proyecto de resolución legislativa sobre las fusiones de las sociedades anónimas (versión codificada), después de adoptar la propuesta presentada por la Comisión. Dado que la única intención de la propuesta es conseguir la «codificación pura y simple» de los textos legislativos, sin ninguna modificación sustancial de los mismos, junto con la mejora de los métodos de trabajo, y teniendo en cuenta que incorpora las formas sugeridas y justificadas por el grupo consultivo de los Servicios Jurídicos, voy a votar a favor de esta propuesta porque reconozco que se traducirá en una mejora significativa en el funcionamiento de las sociedades anónimas, en particular, mediante su modernización y racionalización.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito.(LT) He votado a favor de este informe porque, según el grupo consultivo de los Servicios Jurídicos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión, la propuesta en cuestión contiene una codificación pura y simple de los textos existentes sin ningún cambio en su contenido y, por lo tanto, en aras de la claridad y la racionalidad, es preciso codificar los textos existentes.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe porque, según el grupo consultivo de los Servicios Jurídicos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión, la propuesta en cuestión contiene una codificación pura y simple de los textos existentes sin ninguna modificación sustancial de los mismos.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito.(DE) La realización de la codificación con el fin de mantener la claridad después de un determinado número de enmiendas, sin duda, facilita las cosas. Sin embargo, en términos generales, tenemos que considerar si tal multitud de normas y reglamentos son estrictamente necesarios. En algunos ámbitos, la legislación es excesiva y apenas se reconoce a los consumidores con sentido común, mientras que, en otros ámbitos, las prescripciones incluyen los gustos de los cambios de nombre de los alimentos. Con el fin de proteger los intereses de los accionistas y de terceros, la coordinación de las legislaciones de los Estados miembros relativas a la fusión de las sociedades anónimas es una forma conveniente para asegurar la observancia de los derechos de información. No me veo capaz de votar a favor de algunas de las enmiendas y, por tanto, he votado en contra del informe en su conjunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe, dado que se limita exclusivamente a la codificación de los textos existentes que regulan las fusiones de las sociedades anónimas. El 21 de septiembre de 2010, el grupo consultivo, integrado por los Servicios Jurídicos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión, tras examinar la propuesta de codificación de la Tercera Directiva 78/855/CEE del Consejo, de 9 de octubre de 1978, basada en la letra g) del apartado 3 del artículo 54 del Tratado y relativa a las fusiones de las sociedades anónimas, constató de común acuerdo que la propuesta se limita a una codificación pura y simple de los textos existentes, sin modificaciones sustanciales.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito.(IT) En mi evaluación del proyecto de resolución legislativa sobre las fusiones de las sociedades anónimas, he considerado los siguientes actos legislativos: la propuesta de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo; la posición común aprobada en primera lectura el 17 de junio de 2008; los artículos 294 y 50 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, en cuya conformidad la Comisión presentó la propuesta al Parlamento Europeo; el Acuerdo interinstitucional, de 20 de diciembre de 1994, sobre un método de trabajo acelerado con vistas a la codificación oficial de los textos legislativos; los artículos 86 y 55 del Reglamento del Parlamento Europeo y, por último, el informe de la Comisión de Asuntos Jurídicos.

En función de todo esto, he decidido respaldar la posición del Parlamento en primera lectura, ya que está en consonancia con las recomendaciones del grupo consultivo de los Servicios Jurídicos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión, sobre todo, habida cuenta del hecho de que no es más que una codificación de los textos existentes, sin modificaciones sustanciales.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito.(PT) De acuerdo con el grupo consultivo de los Servicios Jurídicos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión, la propuesta modificada de la Directiva relativa a las fusiones de las sociedades anónimas se limita a una codificación de los textos existentes sin que ello suponga ningún cambio sustancial de los mismos. Por lo tanto, he votado a favor de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Después de haber solicitado un dictamen jurídico, los servicios han declarado que, teniendo en cuenta el Acuerdo interinstitucional, de 20 de diciembre de 1994, sobre un método de trabajo acelerado con vistas a la codificación oficial de los textos legislativos y especialmente su punto 4, el grupo consultivo compuesto por los Servicios Jurídicos del Parlamento, el Consejo y la Comisión celebró, el 21 de septiembre de 2010, una reunión para examinar, entre otras, la propuesta presentada por la Comisión.

En esa reunión, tras el examen de la propuesta modificada de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo, con vistas a la codificación de la Tercera Directiva 78/855/CEE del Consejo, de 9 de octubre de 1978, basada en la letra g) del apartado 3 del artículo 54 del Tratado y relativa a las fusiones de las sociedades anónimas, el grupo consultivo constató de común acuerdo que la propuesta se limita a una codificación pura y simple de los textos existentes, sin modificaciones sustanciales. Con esto en mente, hemos decidido apoyar la propuesta.

 
  
  

Recomendación: Gabriele Albertini (A7-0373/010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito.(PT) Estoy de acuerdo con la firma del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una Asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, para tener en cuenta la adhesión a la Unión Europea de la República de Bulgaria y Rumanía el 1 de enero de 2007.

 
  
MPphoto
 
 

  George Becali (NI), por escrito.(RO) He votado a favor del informe, al igual que mis colegas. Aparte del aspecto formal, es importante desde el punto de vista de la función global de la Europa unida en las diferentes regiones, no solo su función económica, sino también su función política. Han asegurado que la región mediterránea ha sido y sigue siendo una región de interés estratégico.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Acogemos con beneplácito la aprobación de esta resolución. Estoy a favor de la celebración de un Protocolo del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, para tener en cuenta la adhesión a la Unión Europea de la República de Bulgaria y Rumanía.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito.(PT) El texto de la resolución legislativa que hemos votado ha sido sometido al procedimiento simplificado contemplado en el artículo 46 del Reglamento. Creo que el carácter no contradictorio de este asunto justifica esta cuestión. El Acuerdo Euromediterráneo entre las Comunidades Europeas y Jordania debe incluir a Bulgaria y Rumanía, por lo que hay razones para que el protocolo propuesto sea válido y, además, merece el apoyo unánime del Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El Acuerdo Euromediterráneo crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, y el protocolo pretende actualizar el acuerdo, teniendo en cuenta la adhesión de la República de Bulgaria y de Rumanía a la Unión Europea, que se ha aplicado provisionalmente desde el 1 de enero de 2007. En esta resolución legislativa, el Consejo presenta al Parlamento una solicitud de consentimiento para el protocolo. Dado que no tengo ninguna objeción a dicha aprobación, he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe, que es una simple actualización del acuerdo existente para tener en cuenta la adhesión de Bulgaria y Rumanía. La propuesta no influye de ninguna forma en el presupuesto de la UE y es indiscutible.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) Este protocolo simplemente pone en consonancia el Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre la UE y Jordania con lo que realmente se ha aplicado desde el 1 de enero de 2007. Es pura decepción. La prisa por poner en práctica la zona de libre comercio Euromediterránea para el año 2015 justifica todos los casos de incumplimiento de los principios democráticos. Estos métodos ciegos acaban de demostrar sus limitaciones en Túnez. Voy a votar en contra de este texto.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito.(DE) He votado a favor de la resolución sobre el proyecto de Decisión del Consejo relativa a la celebración de un Protocolo del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, para tener en cuenta la adhesión de la República de Bulgaria y de Rumanía a la Unión Europea, ya que se habían cumplido todos los requisitos previos y porque lo que estaba a la mano era principalmente un acto solemne.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Esta recomendación sobre el proyecto de Decisión del Consejo relativa a la celebración de un Protocolo del Acuerdo Euromediterráneo de asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, para tener en cuenta de la adhesión de la República de Bulgaria y de Rumanía a la Unión Europea merece mi voto. De hecho, es fundamental para luchar por una política de vecindad sólida, coherente y eficaz. Habida cuenta de que el Consejo, de conformidad con los términos legalmente establecidos en los tratados, ha presentado al Parlamento una solicitud de aprobación para este protocolo, no existe ningún obstáculo para su adopción.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito.(IT) Los acuerdos euromediterráneos están adquiriendo cada vez más importancia en las actividades de asociación europeas. En este caso, por lo tanto, tengo la intención de apoyar el proyecto de resolución legislativa del Parlamento Europeo relativo a la celebración de un Protocolo del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, para tener en cuenta la adhesión de la República de Bulgaria y Rumanía a la Unión Europea, que el Parlamento ya ha aprobado fin de que se pueda concluir el protocolo.

Mi apoyo también cuenta con el respaldo de una serie de actos, a saber, el proyecto de Decisión del Consejo; el proyecto de Protocolo del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, para tener en cuenta la adhesión de la República de Bulgaria y Rumanía a la Unión Europea; la solicitud de aprobación presentada por el Consejo de conformidad con el artículo 217 y el artículo 218, apartado 6, párrafo segundo, letra a), del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea; el artículo 81, el artículo 90, apartado 8, y el artículo 46, apartado 1, del Reglamento y, por último, la recomendación de la Comisión de Asuntos Exteriores.

A la luz de todo esto, apoyo el enfoque de colaboración adoptado por la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito.(PT) He votado a favor de la celebración de este protocolo, que está totalmente justificado en vista de la necesidad de incluir a la República de Bulgaria y Rumanía como partes contratantes en el Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, que se celebró en Bruselas el 24 de noviembre de 1997 y que entró en vigor el 1 de mayo de 2002.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Visto el proyecto de Decisión del Consejo (06903/2010), visto el proyecto de Protocolo del Acuerdo Euromediterráneo por el que se crea una asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y el Reino Hachemita de Jordania, por otra, para tener en cuenta la adhesión a la Unión Europea de la República de Bulgaria y Rumanía (09373/2008), vista la solicitud de aprobación presentada por el Consejo de conformidad con el artículo 217 y el artículo 218, apartado 6, párrafo segundo, letra a), del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (C7-0384/2010), el artículo 81, el artículo 90, apartado 8, y el artículo 46, apartado 1, de su Reglamento, y vista la recomendación de la Comisión de Asuntos Exteriores (A7-0373/2010), el Grupo Verts/ALE ha concluido que el Parlamento debe dar su consentimiento a la celebración del protocolo.

 
  
  

Informe: Dieter-Lebrecht Koch (A7-0361/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Esta es una recomendación relativa a la celebración del Acuerdo entre la Comunidad Europea y la Unión Económica y Monetaria del África Occidental sobre determinados aspectos de los servicios aéreos. He votado a favor de la resolución sobre el proyecto de Decisión del Consejo relativa a la celebración del Acuerdo entre la Comunidad Europea y la Unión Económica y Monetaria del África Occidental sobre determinados aspectos de los servicios aéreos. En la actualidad, la Comunidad tiene competencia exclusiva sobre diversos aspectos de la aviación exterior. En consecuencia, el Consejo dio mandato a la Comisión para iniciar negociaciones con terceros países con vistas a sustituir determinadas disposiciones de los acuerdos bilaterales vigentes por acuerdos comunitarios. La Comisión por consiguiente ha negociado un acuerdo con la Unión Económica y Monetaria que evita la discriminación entre compañías aéreas de la UE, permite la imposición del combustible de aviación para las operaciones que se realicen dentro del territorio de la Unión Europea, y ajusta al Derecho comunitario de competencia las disposiciones de los acuerdos bilaterales que son claramente anticompetitivas, a saber, los acuerdos comerciales obligatorios entre compañías aéreas.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La transferencia de competencias de los Estados miembros a la Unión Europea es la justificación para sustituir los acuerdos bilaterales de los servicios aéreos por otros nuevos de los que forme parte la Unión.

La resolución votada trata acerca de problemas específicos de esta naturaleza y tiene por objeto armonizar los instrumentos de derecho internacional actualmente en vigor, así como adaptarlos a las necesidades adicionales derivadas de la legislación comunitaria. El tema en cuestión es muy técnico, de forma que implica la sustitución de los acuerdos que anteriormente estaban en vigor por otros nuevos, sin que esto suponga ningún contencioso ni ningún cambio significativo en la ideología. El hecho de que la votación en comisión haya sido favorable de forma unánime confirma esta interpretación. Por tanto, todo lo que se necesitaba en el Pleno era ratificar una decisión consensuada. He votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El informe presentado por el señor Koch propone la celebración del Acuerdo entre la Comunidad Europea y la Unión Económica y Monetaria del África Occidental sobre determinados aspectos de los servicios aéreos. El espíritu de la Unión Europea en los tratados es la estandarización de procedimientos en toda la UE. Por lo tanto, en virtud de lo estipulado por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, no tiene sentido que haya acuerdos bilaterales sobre servicios aéreos entre los Estados miembros de la Unión Europea y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental. Por lo tanto, acojo con beneplácito la adopción de este acuerdo, que reforzará los lazos de cohesión territorial en Europa y logrará el cumplimiento de la legislación sobre competencia de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) En el contexto de la situación actual a la que se enfrenta la aviación civil, creemos que este proyecto de acuerdo plantea serias dudas sobre su alcance y posibles consecuencias. Hasta ahora, en esta zona que es estratégica en términos de protección de los intereses nacionales por una serie de razones, los Estados miembros han tomado decisiones soberanas acerca de cómo deben organizarse los acuerdos —que tienen un claro impacto en las compañías aéreas— y cuál debe ser su alcance. Sin embargo, la intención es que, a partir de ahora, el mercado sea primordial también a este respecto. En particular, no podemos subestimar la contribución que la supuesta creación de unas condiciones equitativas para las empresas europeas diferentes podría suponer a la hora de facilitar la concentración monopólica del sector —que ya está en marcha— y la reducción de la capacidad de los Estados miembros para defender a sus compañías aéreas de bandera.

La «libre competencia» ubicua y sacrosanta se defiende a toda costa y vuelve a ser una vez más el pilar en que se apoya esta iniciativa. Las consecuencias para este sector no son muy distintas de las de los demás; de hecho, la concentración monopólica siempre termina imponiéndose en estos casos. Por estas razones, no hemos votado a favor de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este informe porque la Comunidad tiene competencia exclusiva sobre diversos aspectos de la aviación exterior que tradicionalmente estaban regulados por acuerdos bilaterales de servicios aéreos entre Estados miembros y terceros países, y, en consecuencia, los acuerdos comunitarios deben reemplazar determinadas disposiciones de los 47 acuerdos bilaterales actuales de servicios aéreos celebrados entre los Estados miembros de la UE y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental. Para evitar la discriminación entre compañías aéreas de la UE, las cláusulas de designación tradicionales, que se refieren a las compañías aéreas del Estado miembro parte del acuerdo bilateral, se sustituyen por una cláusula de designación europea que incluye a todos los operadores de la UE. Aunque los acuerdos bilaterales tradicionales suelen prever una exención del impuesto sobre el combustible de aviación, la Directiva 2003/96/CE del Consejo por la que se reestructura el régimen comunitario de imposición de los productos energéticos y de la electricidad permite dicho impuesto para las operaciones que se realicen dentro del territorio de la Unión Europea. Además, se ajustan al Derecho comunitario de competencia las disposiciones de los acuerdos bilaterales que son claramente anticompetitivas (acuerdos comerciales obligatorios entre compañías aéreas).

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito.(PL) Los países africanos situados en regiones geográficas y climáticas particularmente difíciles requieren un tratamiento especial. Sin embargo, las personas que viven allí no necesitan comida y agua solamente, sino que también necesitan educación y, además, desean moverse y trabajar con dignidad. El acuerdo entre la Comunidad Europea y la Unión Económica y Monetaria del África Occidental, que sustituye determinadas disposiciones de los acuerdos anteriores, facilita de manera significativa, y hace más justos en términos de mercado, los procedimientos de transporte aéreo entre las partes del acuerdo. Evita las prácticas desleales, monopólicas y facilita los viajes a los ciudadanos de a pie. Hay también nuevas oportunidades para los turistas de todo el mundo y el desarrollo asociado de esta rama de la economía en África.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de la recomendación relativa a la celebración del Acuerdo entre la Comunidad Europea y la Unión Económica y Monetaria del África Occidental sobre determinados aspectos de los servicios aéreos. El acuerdo, que fue negociado por la Comisión, tiene por objeto sustituir determinadas disposiciones de los acuerdos bilaterales celebrados entre los Estados miembros de la Unión Europea y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental. Entre los cambios más importantes en relación con el acuerdo que hemos votado hoy, siento la necesidad de mencionar las disposiciones incluidas para evitar la discriminación entre compañías aéreas de la Unión Europea. De hecho, para este fin, las cláusulas de designación tradicionales, que se refieren a las compañías aéreas del Estado miembro parte del acuerdo bilateral, se sustituyen por una cláusula de designación europea que incluye a todos los operadores de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de dar el consentimiento para la celebración de este acuerdo. El acuerdo es uno de los acuerdos horizontales de servicios aéreos, cuyo objetivo es ajustar los acuerdos bilaterales de servicios aéreos a la legislación europea. Esto se debe a la decisión de 2003 del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas que otorga competencia exclusiva a la Comunidad en relación con diversos aspectos de la aviación exterior que tradicionalmente estaban regulados por acuerdos bilaterales de servicios aéreos. Al igual que con otros acuerdos aéreos horizontales, este acuerdo establece una cláusula de designación de la UE que permite a todas las compañías aéreas comunitarias beneficiarse del derecho de establecimiento, se ocupa de cuestiones de seguridad y la fiscalidad del combustible de aviación, y resuelve los posibles conflictos con las normas de competencia de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) No contenta con agilizar de forma clandestina la división de la integración regional de África como en otras partes del mundo, la Unión Europea ahora está imponiendo sus dictados neoliberales en el cielo africano. Los incentivos establecidos por la Comisión no hacen nada para ocultar esto.

«¿Este acuerdo no tiene por objeto aumentar el volumen total del tráfico aéreo?» Pero está confirmada la ausencia real de controles sobre dicho aumento en el tráfico.

¿Este acuerdo «no impedirá a un Estado miembro imponer tasas, gravámenes, impuestos, derechos o cargas al combustible»? No obstante, la eficiencia ecológica se reduce a cero a causa de las restricciones que se imponen sobre ello.

De hecho, donde los Estados miembros solían decidir cómo organizar sus acuerdos de acceso con las propias empresas, ahora solo decidirá el mercado.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito.(PT) La existencia de 47 acuerdos bilaterales entre los Estados miembros de la Unión Europea y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental es claramente insuficiente para cubrir los diferentes aspectos de los servicios aéreos. Por tanto, hay que dar buena acogida a este acuerdo, pues sustituirá determinadas disposiciones de los acuerdos bilaterales existentes por acuerdos comunitarios. Cabe destacar las referencias en este acuerdo a evitar la discriminación entre compañías aéreas de la UE y la fiscalidad del combustible de aviación, de acuerdo con la Directiva sobre la imposición de los productos energéticos y la electricidad. También hay que destacar que las disposiciones establecidas en los acuerdos cumplen con la legislación comunitaria de competencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito. (FR) Este acuerdo tiene por objeto sustituir determinadas disposiciones de los 47 acuerdos bilaterales actuales de servicios aéreos celebrados entre los Estados miembros de la UE y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental (UEMOA). De hecho, procede armonizar las diferentes disposiciones de los acuerdos existentes por medio de un acuerdo horizontal comunitario. Se restablecerá la seguridad jurídica de acuerdos bilaterales de servicios aéreos celebrados entre los Estados miembros de la UEMOA y los Estados miembros de la UE y, además, hará posible que los Estados miembros de la UE que no han firmado ningún acuerdo bilateral con ningún Estado miembro de la UEMOA no se vean afectados negativamente. Asimismo, esto evitará la discriminación entre las compañías en cuanto a la designación o la fiscalidad del combustible de aviación.

Además, se ajustan las disposiciones anticompetitivas de los acuerdos bilaterales a la legislación comunitaria que regula la competencia. El acuerdo fortalecerá las relaciones aéreas UE-África y fomentará la cooperación en materia de aviación entre la UE y la UEMOA en una serie de aspectos importantes, tales como la protección y la seguridad en el ámbito de la aviación.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Con el fin de crear una base uniforme para vuelos con destino a países fuera de la UE y, posteriormente, para poder garantizar la seguridad jurídica, es preciso revisar todos los acuerdos bilaterales. Con la autorización del Consejo, la Comisión negoció un acuerdo con la Unión Económica y Monetaria del África Occidental que sustituye los 47 acuerdos bilaterales actuales de servicios aéreos celebrados entre los Estados miembros de la UE y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental. Voy a votar a favor del informe porque un acuerdo de aplicación general tiene mucho sentido en este contexto.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) Este acuerdo se limita a sustituir los 47 acuerdos bilaterales con los distintos Estados miembros y, en consecuencia, la UE adquiere más competencias en materia de política exterior. Por lo tanto, he votado en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Este informe se refiere a un proyecto de Decisión del Consejo relativa a la celebración del Acuerdo entre la Comunidad Europea y la Unión Económica y Monetaria del África Occidental sobre determinados aspectos de los servicios aéreos. Dado que la UE ahora tiene competencia exclusiva en este ámbito, el Consejo dio mandato a la Comisión para iniciar negociaciones con terceros países con vistas a sustituir los acuerdos bilaterales tradicionales de los servicios aéreos entre los Estados miembros y terceros países. El proyecto de acuerdo fue examinado por la Comisión de Transportes y Turismo, que emitió un dictamen favorable. De esto, me gustaría destacar, entre otros puntos, el establecimiento de una cláusula de designación comunitaria con el fin de evitar la discriminación entre compañías aéreas de la UE y permitir la imposición del combustible de aviación para las operaciones que se realicen dentro del territorio de la Unión Europea. Me gustaría hacer hincapié en estos dos puntos en el dictamen favorable de la Comisión de Transportes y Turismo, pues han sido las razones por las que he votado a favor de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito.(IT) La Unión Europea tiene competencia exclusiva en lo que respecta a la aviación exterior que tradicionalmente se rige por acuerdos bilaterales de servicios aéreos entre los Estados miembros y terceros países.

En junio de 2003, la Comisión inició negociaciones con terceros países para sustituir determinadas disposiciones de los acuerdos bilaterales por acuerdos de la UE, que incluyen un acuerdo que sustituye los 47 acuerdos bilaterales actuales de servicios aéreos celebrados entre los Estados miembros de la UE y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental. Los aspectos principales del acuerdo son: la cláusula de designación, que sustituye el acuerdo bilateral y evita la discriminación entre compañías aéreas de la Unión Europea; la imposición del combustible de aviación en general en el territorio de la UE; y el artículo 6, que pone en consonancia los acuerdos comerciales entre las compañías aéreas con el Derecho comunitario de competencia.

El acuerdo negociado por la Comisión se aplicó con carácter provisional el 30 de noviembre de 2009. Basándome en las sentencias del Tribunal de Justicia en relación con la competencia exclusiva de la Comunidad, tengo que decir que estoy totalmente a favor de renegociar estos acuerdos, tanto por el hecho de que van en contra del aumento de la importancia de la soberanía europea como por el hecho de que el proyecto de decisión está en consonancia con la legislación presupuestaria y de competencia de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de la celebración de este acuerdo que, en virtud de la competencia exclusiva concedida a la UE en relación con diversos aspectos de la aviación exterior, tiene por objeto sustituir determinadas disposiciones de los 47 acuerdos bilaterales existentes sobre servicios aéreos entre los Estados miembros de la UE y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental, con el fin de hacerlas compatibles con la legislación de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Como el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas ha establecido, la Comunidad tiene competencia exclusiva sobre diversos aspectos de la aviación exterior que tradicionalmente estaban regulados por acuerdos bilaterales de servicios aéreos entre Estados miembros y terceros países. En consecuencia, en junio de 2003 el Consejo dio mandato a la Comisión para iniciar negociaciones con terceros países con vistas a sustituir determinadas disposiciones de los acuerdos bilaterales vigentes por acuerdos comunitarios. Por lo tanto, la Comisión ha negociado un acuerdo con la Unión Económica y Monetaria del África Occidental que sustituye determinadas disposiciones de los 47 acuerdos bilaterales actuales de servicios aéreos celebrados entre los Estados miembros de la UE y los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria.

El Parlamento tiene derecho a dar su consentimiento a la conclusión de este acuerdo de conformidad con el artículo 81 de su Reglamento. El Parlamento adoptará una decisión por medio de un solo voto, y no debe presentarse ninguna enmienda al acuerdo. En función de lo expuesto anteriormente, el ponente ha sugerido que la Comisión de Transportes y Turismo, en primer lugar, y luego el Parlamento en su conjunto, deben dar un dictamen favorable sobre la celebración de este acuerdo. El Grupo Verts/ALE así lo ha hecho.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La competencia exclusiva en determinados aspectos de la aviación exterior, establecida por la sentencia de 2003 conocida como «cielos abiertos», permite a la Comisión Europea negociar acuerdos con terceros países con el fin de adaptar el mercado europeo de la aviación a las normas de la UE y, al mismo tiempo, hacerlo competitivo y transparente. Acojo con satisfacción la adopción de este acuerdo con los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria del África Occidental, ya que considero que es esencial que la Unión Europea presente una política de coherencia en el sector de la aviación exterior, de forma que se reduzcan gradualmente las diversas disposiciones de los acuerdos bilaterales existentes sobre los servicios aéreos entre ambas partes.

Del acuerdo, quiero destacar la cláusula sobre la no discriminación entre compañías aéreas de la UE, la cláusula relativa a la fiscalidad del combustible de aviación de conformidad con la Directiva sobre la fiscalidad de los productos energéticos y la electricidad, y el hecho de que pone las disposiciones de los acuerdos bilaterales en consonancia con el Derecho comunitario de competencia y las somete al control reglamentario. Estas medidas permitirán la apertura de los mercados y, en consecuencia, la creación de oportunidades de inversión para ambas partes. Estos acuerdos han de entenderse como un medio de fortalecer la cooperación estratégica entre ambas organizaciones.

 
  
  

Recomendación para la segunda lectura: Catherine Stihler (A7-0343/010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Estoy de acuerdo en que es necesario adoptar medidas relativas al sector de la construcción, ya que se trata de un sector muy importante para la economía europea: con un 10 % del producto interior bruto, representa a casi 65 000 pequeñas y medianas empresas con menos de 250 empleados. Esta propuesta tiene por objeto, en primer lugar, garantizar un alto nivel de seguridad para productos de construcción y, en segundo lugar, mejorar las condiciones de salud y seguridad de los trabajadores del sector. En la actualidad, las normas técnicas nacionales que rigen la libre circulación de bienes y servicios en el sector de la construcción están dañando el comercio en el mercado interno y, por ello, es preciso revisar la Directiva 89/106/CEE sobre productos de construcción.

Dadas las nuevas circunstancias en el ámbito de la vigilancia del mercado, entre otras, el nuevo marco legislativo, la propuesta de Reglamento sobre las condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción podría ser un importante hito en el camino hacia la actualización, simplificación y sustitución de la Directiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito.(LT) Estoy de acuerdo con este documento, ya que debido a la escala de la comercialización de productos de construcción en la UE y los obstáculos al comercio en el sector de la construcción, es importante actuar de forma inmediata. Teniendo en cuenta que el sector de la construcción es una de las mayores industrias de Europa, que representa el 10 % del PIB y emplea directamente a 12 millones de ciudadanos de la UE, es fundamental contar con el Reglamento adecuado en este ámbito. Creo que esta propuesta de Reglamento sobre las condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción facilitará la actualización, simplificación y sustitución de la Directiva sobre los productos de construcción a la luz del cambio de circunstancias relativas, por ejemplo, a la vigilancia del mercado, entre otras, el nuevo marco legislativo.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) A pesar de que las condiciones de trabajo en el sector de la construcción han mejorado en las últimas décadas, la Unión Europea debe dotarse de los medios para introducir la tendencia de la alta calidad en este ámbito. Este hecho me ha llevado a votar a favor de este Reglamento por el que se establecen condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción. Con el fin de garantizar un nivel elevado de protección de la salud y la seguridad de los trabajadores y otros usuarios de los productos de construcción, la nueva legislación relativa a la comercialización de productos de construcción debe incluir el etiquetado de sustancias peligrosas. Este Reglamento actualiza y sustituye las normas vigentes a fin de reducir la burocracia y aumentar la transparencia, en particular, a través de nuevos procedimientos simplificados de evaluación del desempeño en el caso de las pequeñas empresas.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento. El sector de la construcción es una de las mayores industrias de Europa, que representa el 10 % del PIB y el 50,5 % de la formación bruta de capital fijo. El sector emplea directamente a 12 millones de ciudadanos de la UE y, a su vez, otros 26 millones de empleos de otros sectores dependen de este. La crisis económica ha golpeado con dureza a la industria de la construcción de la UE, de forma que muchas empresas europeas han ido a la quiebra y muchos trabajadores han perdido sus medios de subsistencia. En la UE, aún existen barreras al comercio en el sector de la construcción, porque los Estados miembros siguen utilizando las normas técnicas nacionales para impedir la libre circulación de bienes y servicios en el sector de la construcción. La revisión de la Directiva sobre los productos de construcción en este contexto es un impulso muy necesario que debería ayudar al sector mediante la eliminación de las barreras comerciales para los fabricantes y, con ello, también debería ayudar a las empresas a mantener sus negocios y a los trabajadores a conservar sus empleos. Además de derribar las barreras administrativas, resulta esencial garantizar la independencia y la transparencia de los organismos de evaluación técnica y, por lo tanto, yo apoyo la propuesta de establecer normas sobre la transparencia y de garantizar la representación de todas las partes interesadas en los comités técnicos de los organismos europeos de normalización a fin de evitar conflictos de interés.

 
  
MPphoto
 
 

  George Becali (NI), por escrito. (RO) Al igual que destaqué en la intervención que hice ayer, quisiera decir que he votado a favor de este informe. Tenemos que avanzar en nuestras acciones para armonizar el mercado mundial de la construcción. Me refiero a las cuestiones relacionadas no solo con la seguridad de los trabajadores y su migración, sino también a la seguridad de los materiales de construcción en relación con nuestra salud. Con respecto a los futuros puntos de contacto de productos de la construcción, me gustaría que facilitaran información imparcial y que se pusieran en marcha tan pronto como sea posible en los Estados miembros y que también recibieran apoyo financiero a fin de que puedan beneficiar a los ciudadanos y a las empresas correspondientes. Espero que el nuevo Reglamento se haga notar lo más pronto posible y que nosotros, como ciudadanos de a pie, nos percatemos de que hemos progresado y que la industria de la construcción en su conjunto ha dejado de ser uno de los sectores de actividad más peligrosos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito.(FR) El etiquetado de sustancias peligrosas contenidas en los productos de todo tipo, así como el hecho de facilitar información sobre tales sustancias, ya se trate de productos químicos o de construcción, es uno de los logros de la Unión Europea.

Desde que entró en vigor el Reglamento relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos (REACH), la UE ha demostrado el valor añadido que este aporta en lo que respecta a la seguridad y la transparencia de las sustancias peligrosas. Una vez más, en Estrasburgo, hemos adoptado un Reglamento que armoniza las condiciones para la comercialización de productos de construcción y ha garantizado que la «declaración de prestaciones» de cada producto vaya acompañada de información acerca del contenido de sustancias peligrosas.

La salud y la seguridad son prioridades, y debemos acoger con beneplácito el hecho de que las normas europeas permitan este alto nivel de transparencia y seguridad. Sin embargo, aunque nuestro mercado interior está protegido, ¿podemos decir lo mismo del mercado globalizado en el que actuamos? Ahora debemos usar nuestra influencia con nuestros socios fuera de la UE, que no necesariamente tienen el mismo nivel de normas.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito. (RO) La necesidad de actuar en relación con la comercialización de productos de construcción en la UE es de vital importancia, dada la magnitud de este sector. El sector de la construcción es una de las mayores industrias de Europa, que representa el 10 % del PIB y el 50,5 % del capital fijo bruto. Este sector emplea a 12 millones de ciudadanos de la UE directamente con otros 26 millones de trabajadores que dependen de él. La crisis económica ha golpeado con dureza al sector de la construcción y, como consecuencia, una serie de empresas europeas han ido a la quiebra y muchos trabajadores han perdido sus medios de subsistencia. Esto también sucede en el caso de Rumanía donde, después de que el mercado de la construcción experimentara un auge, ahora se enfrenta a un déficit desesperado en términos de pedidos. Según los expertos, no habrá recuperación en el mercado de la construcción en 2011. De hecho, incluso prevén que podría caer a su nivel más bajo en comparación con la década pasada.

En este contexto, todas aquellas medidas que pueden adoptarse para apoyar el sector de la construcción es un impulso positivo. La revisión de la Directiva sobre los productos de construcción en este contexto debería ayudar al sector mediante la eliminación de las barreras comerciales a las que se enfrentan los fabricantes y, a su vez, ayudar a que las empresas puedan mantener sus negocios y a que los trabajadores puedan conservar sus empleos.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Brzobohatá (S&D), por escrito. (CS) En cuanto a la creación del PIB, la construcción representa el 10 % de la producción económica de la Unión Europea. El mercado de la construcción sigue haciendo frente a toda una serie de obstáculos que impiden el pleno desarrollo de un mercado unificado. El objetivo del Reglamento presentado tiene por objeto modificar la Directiva existente, simplificando con ello las condiciones para la comercialización de productos de construcción. Implica principalmente la supervisión del mercado y un marco común para la comercialización de productos de construcción. El objetivo de la modificación de la Directiva es, en un período de recesión económica, ayudar al sector de la construcción en la eliminación de obstáculos comerciales, preservando así los empleos y manteniendo a un gran número de empresas que, de otro modo, no sobreviviría a la recesión económica. El Consejo, en su posición en primera lectura, eliminó las propuestas de enmienda del Parlamento, que pretendían establecer la obligación de declarar los materiales peligrosos contenidos en los productos de construcción (por ejemplo, el amianto). Considero que esto es muy peligroso y, por tanto, apoyo el informe presentado, pues vuelve a proponer que las empresas de construcción estén obligadas a declarar los materiales peligrosos contenidos en los productos de construcción. Debemos proteger la salud de nuestros ciudadanos. Por último, pero no por eso menos importante, quiero aplaudir el esfuerzo para asegurar que los Estados miembros garanticen la independencia de los representantes en el Comité permanente de la construcción, que evalúa y verifica las propiedades de los productos de construcción. Entre otras cosas, el informe también incluye las propuestas de enmienda para incrementar la protección de la salud y la seguridad, no solo para los trabajadores de la construcción, sino también para los usuarios reales de los edificios. Por las razones antes mencionadas, así como por otras razones, he decidido apoyar el informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de Reglamento que establece condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción y tiene por objeto actualizar, simplificar y sustituir la Directiva sobre los productos de construcción a la luz de las nuevas circunstancias, especialmente en lo que respecta a la vigilancia del mercado, incluido el nuevo marco legislativo. Dado el tamaño del sector de la construcción, es imperativo que se tomen medidas con respecto a la comercialización de productos de construcción en la UE. Apoyo el reconocimiento de la necesidad de contar con normas estrictas que velen por la seguridad y la salud de los trabajadores de este sector. Esta propuesta eliminará las barreras al comercio con que se encuentran los fabricantes y también ayudará a las empresas a mantener sus negocios y a los trabajadores a conservar sus puestos de trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D), por escrito. (RO) El Reglamento sobre la armonización de la comercialización de productos de construcción representa un paso adelante hacia la mejora del funcionamiento del mercado interior en este ámbito y la libre circulación de productos de construcción. Un punto importante que también debemos destacar es que la aplicación del Reglamento ayudará a mantener al mínimo la ocurrencia de disconformidades no intencionadas de los productos de construcción con su declaración de prestaciones, un hecho que minimizará las pérdidas de materiales. Prevenir el riesgo de incumplimiento es una necesidad para evitar que se pongan a la venta en el mercado productos que no cumplan los requisitos de este Reglamento, de forma que se garantice el buen rendimiento de los productos de construcción y el cumplimiento de los requisitos básicos aplicables a los trabajadores de este sector.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Dušek (S&D), por escrito.(CS) El proyecto de recomendación sobre el establecimiento de condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción exige el más alto nivel posible de protección, tanto para los trabajadores como para los habitantes de los edificios. Estoy de acuerdo con la posición de la ponente en que la facultad de vigilar las posibles sustancias peligrosas en los productos de la construcción es una necesidad vital, y yo apoyo la propuesta de enmienda sobre la necesidad de declarar la información sobre las sustancias peligrosas contenidas en los productos de construcción. No puedo entender la posición del Consejo, que ha eliminado esto por completo de la propuesta original. Con el fin de aumentar el conocimiento de los productos de construcción nuevos y existentes, es preciso establecer los denominados puntos de contacto, que deben ser imparciales y, en otras palabras, deben ser independientes, en términos financieros y de personal, de los organismos relacionados con el proceso de obtención del etiquetado CE. El Consejo ha propuesto demasiadas excepciones a la obligación de llevar la marca CE, y es esencial revisar y limitar esta cuestión en la medida de lo posible, de lo contrario, el sistema completo de marcado CE dejará de tener sentido. Yo apoyo la propuesta de Reglamento en su forma enmendada, y voy a votar a favor de su aprobación.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque defiende la necesidad de eliminar las barreras que afectan al comercio en el sector de la construcción. La recesión económica actual ha perjudicado seriamente a este sector. La propuesta de Reglamento, que sustituirá a la Directiva actualmente en vigor, contribuirá a revertir esta situación. Eliminar los obstáculos con que se topan los fabricantes a la hora de acceder al comercio, en primer lugar, ayuda a que las empresas conserven sus negocios y, en segundo lugar, contribuye a que los trabajadores mantengan sus puestos de trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Según los datos del informe, y cito: «el sector de la construcción es una de las mayores industrias de Europa, que representa el 10 % del PIB y el 50,5 % del capital bruto fijo. El sector emplea directamente a 12 millones de ciudadanos de la UE, y de él dependen 26 millones de trabajadores. Además, aproximadamente el 92 % de los fabricantes de materiales de construcción (unas 65 000 empresas) son PYME con menos de 250 empleados». Estas cifras conceden un alto nivel de importancia al sector de la construcción para la economía europea. Ese es exactamente el motivo por el que se necesitan normas comunes que rijan el sector y que, al mismo tiempo, permitan que el mercado interior funcione correctamente.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Esta propuesta de Reglamento tiene por objeto armonizar la comercialización de productos de construcción, así como la actualización y simplificación de la actual Directiva, teniendo en cuenta el nuevo marco legislativo (Reglamento nº 765/2008/CE y la Decisión 768/2008/CE). Se centra en diversos aspectos, tales como la declaración de prestaciones y el marcado CE, el transporte de sustancias peligrosas, los puntos nacionales de contacto para obtener información sobre productos de construcción, la independencia y la transparencia de todos los organismos implicados en este ámbito, el reciclaje de productos de construcción , un mayor énfasis en temas de salud y seguridad, la mejora de la comunicación electrónica y la introducción de nuevos métodos de tecnología de la información. He votado a favor de este Reglamento, que sin duda aumentará la seguridad en el transporte de estos productos, protegerá la salud y mejorará las condiciones de seguridad de todos los trabajadores del sector. También contribuirá al abandono gradual de las prácticas que perjudican el medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Aunque la segunda lectura de este informe y el acuerdo final con el Consejo incluyen algunos aspectos positivos, no debemos olvidar que se centra en el principio de la consolidación del mercado único.

En este contexto, se trata de un caso de adopción de un Reglamento que tiene por objeto establecer condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción. Es decir, establece las normas que los Estados miembros deben respetar a fin de que sus productos puedan entrar en el mercado de la Unión Europea.

Creo que todos estamos de acuerdo sobre determinados aspectos, especialmente en relación con la defensa de la salud y la seguridad, incluso para los trabajadores, pero también en relación a la utilización de un producto durante su ciclo de vida, especialmente en el caso de las sustancias peligrosas.

Sin embargo, no podemos estar de acuerdo con las decisiones que podría terminar poniendo en peligro la producción de estos productos en los países con economías más frágiles o en el caso de las pequeñas y medianas empresas que tienen dificultades para adaptarse, a menos que haya algún tipo de apoyo previo, solo para defender los intereses de grupos económicos europeos que, de hecho, pretenden dominar el mercado.

 
  
MPphoto
 
 

  Lorenzo Fontana (EFD), por escrito.(IT) El cambio hacia la liberalización de los productos de construcción en el sector de la construcción representa una de las peticiones de una mayor sensibilidad recibida de parte de las pequeñas y medianas empresas. Teniendo en cuenta la importancia global del sector de la construcción en todos los Estados miembros, creo que una mayor liberalización es un paso necesario. En particular, aplaudo la eliminación de varias trabas burocráticas y la trazabilidad necesaria de los productos que contienen sustancias potencialmente peligrosas para los seres humanos. Por esta razón, he decidido apoyar la recomendación de la señora Stihler.

 
  
MPphoto
 
 

  Małgorzata Handzlik (PPE), por escrito.(PL) El funcionamiento del mercado interior sigue siendo limitado a causa de la existencia de numerosas barreras. Por esta razón, es un auténtico placer aceptar la adopción de la resolución sobre las condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción. La resolución debería conducir a un flujo más fácil de materiales de construcción entre los Estados miembros.

Además, la resolución establece normas importantes que facilitan a las empresas la tarea de hacer negocios. En primer lugar, obliga a los Estados miembros a crear puntos de contacto sobre productos donde las empresas puedan obtener información acerca de los productos de construcción. También habrá disponible información acerca de los reglamentos que ayudará incluso a las empresas más pequeñas a cumplir los nuevos requisitos para preparar las propiedades del usuario y también en relación con las etiquetas CE. Sin embargo, no debemos olvidar que la resolución contiene una serie de nuevos requisitos relativos a la colocación de las marcas CE y la preparación de declaraciones de propiedades de usuarios, que también deberán incluir información acerca de las sustancias peligrosas contenidas en los productos de construcción.

Espero que tanto la Comisión Europea como los Estados miembros hagan todo lo posible para que la información acerca de los nuevos reglamentos llegue a los fabricantes cuanto antes, a fin de que estos puedan empezar cuanto antes a prepararse y adaptarse a las nuevas disposiciones de la resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) Estoy de acuerdo con esta propuesta, debido a que el sector de la construcción es una de las mayores industrias de Europa, que representa el 10 % del PIB, y el sector emplea directamente a 12 millones de ciudadanos de la UE, y de él dependen 26 millones de trabajadores. Además, aproximadamente el 92 % de los fabricantes de materiales de construcción son las pequeñas y medianas empresas (PYME). Como las PYME son la columna vertebral de nuestra economía, esta propuesta debe reconocer su papel y sus necesidades. La revisión de la Directiva sobre los productos de construcción (89/106/CEE) resulta un impulso muy necesario, que debe ayudar al sector eliminando los obstáculos al comercio para los fabricantes, lo que a su vez permitirá a las empresas mantener sus actividades y a los trabajadores mantener sus empleos. El objetivo de la propuesta de Reglamento por el que se establecen condiciones armonizadas para la comercialización de los productos de construcción [COM(2008)311] es actualizar, simplificar y sustituir a la Directiva sobre los productos de construcción a la luz de las nuevas circunstancias relativas. Me complace que se haya prestado atención a una preocupación particular en relación con las sustancias peligrosas contenidas en estos productos y, además, la posibilidad de realizar la trazabilidad de las sustancias peligrosas en los productos es de vital importancia. Si sabemos dónde se encuentra el amianto en los edificios, ni los trabajadores de la construcción ni los habitantes tendrían que sufrir de enfermedades como el mesotelioma. Es importante volver a presentar las enmiendas sobre sustancias peligrosas (enmiendas 7, 17 y 49) en aras de la salud y la seguridad, así como de la transparencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Eija-Riitta Korhola (PPE), por escrito. (FI) Ya es hora de reformar y sustituir la Directiva sobre los productos de construcción por un Reglamento más viable que nos permita garantizar realmente la libre circulación de productos de construcción en el mercado interior. La Comisión tiene razón en su iniciativa de facilitar la aplicación práctica de la Directiva actual y hacer que el proceso de aplicación sea más eficaz. Los productos de construcción se diferencian claramente de otros productos cuya circulación en el mercado interior está controlad por directivas. Habida cuenta de que los requisitos de seguridad de un producto están estandarizados a nivel general a través de directivas, los productos de construcción son productos intermedios, destinados a proyectos de construcción, y, gracias a esta característica especial, los objetivos de la Directiva sobre los productos de construcción se lograrán con éxito gracias a la determinación de enfoques armonizados para garantizar que la declaración de prestaciones de un producto sea precisa y fiable. En este sentido, el nuevo Reglamento supondrá una mejora importante.

También es importante tener en cuenta las diversas circunstancias imperantes en Europa a fin de garantizar la supervivencia de las microempresas que operan a escala local. Naturalmente, los Estados miembros establecen requisitos diferentes para las obras de construcción, debido a las condiciones climáticas. Sin embargo, es importante centrar la atención en los requisitos de prueba que carecen de sentido y eliminarlos, para que podamos reducir la carga administrativa. Creo que este Reglamento mejorará tanto el funcionamiento del mercado interior como el proceso de normalización de los productos de construcción en Europa. Por esta razón, he votado a favor del Reglamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Edvard Kožušník (ECR), por escrito. (CS) Estoy a favor de este nuevo enfoque, ya que el objetivo de la modificación legislativa no es definir la seguridad del producto, sino crear un entorno transparente en el que se proporcione información fiable sobre las propiedades de los productos. También aplaudo el hecho de que el Parlamento Europeo se haya decantado por los documentos electrónicos, en concreto, en relación a las declaraciones sobre las propiedades de los productos comercializados. Sin embargo, tengo dudas sobre la técnica legislativa de la propuesta de enmienda nº 45, que se refiere al artículo 17. Aunque yo apoyo el principio propuesto de una representación justa y equilibrada de los distintos participantes en el proceso de creación de normas armonizadas, creo que este asunto debe resolverse de forma íntegra en el marco de la revisión del sistema europeo de normalización, y no poco a poco en cada uno de los actos jurídicos . En mi opinión, el enfoque que se ha seleccionado dará lugar a leyes carentes de claridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito.(IT) He apoyado informe de la señora Stihler, con miras a la adopción de un Reglamento por el que se establecen condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción, porque creo que el sector de la construcción es muy importante para la economía europea. En este contexto, conseguir un alto nivel de armonización en las normas sobre productos de construcción es un objetivo por el que Europa tiene que esforzarse a fin de conseguirlo lo antes posible. En un momento como el actual, en que tenemos que estimular el crecimiento económico, no podemos olvidar el papel estratégico de este sector. El objetivo de la propuesta es garantizar una información precisa y confiable sobre el rendimiento de los productos de construcción, a fin de poder contar con edificios seguros, construidos con materiales que no tengan efectos negativos en la salud humana. Además, considero que las medidas adoptadas en materia de seguridad en el trabajo son esenciales para proteger a los millones de ciudadanos europeos que trabajan en este sector, de forma que se garantice un nivel adecuado de protección.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – Quiero felicitar a mi colega escocesa, Catherine Stihler, por el buen trabajo que ha realizado sobre este tema tan técnico. He votado a favor del informe, que debe garantizar una mayor transparencia de los organismos que crean normas en la industria de la construcción, que hace hincapié en el reciclaje y que, además, da a las PYME una ruta más fácil para acceder al mercado único con procedimientos simplificados.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) El hecho de que el sector de la construcción civil abarque una gran parte del producto interior bruto (PIB) de la Unión Europea, según la ponente, con una representación aproximada del 10 % del PIB y el 50,5 % del capital bruto fijo, justifica las condiciones armonizadas que se han adoptado aquí. La reciente recesión económica ha traído graves problemas a esta industria, pues se han llevado a cabo despidos en las empresas y los trabajadores han perdido sus puestos de trabajo. Por lo tanto, cualquier medida que se pueda adoptar para ayudar a este sector resulta de extrema importancia. En este contexto, la revisión de la Directiva 89/106/CEE sobre los productos de construcción es un impulso muy necesario que debería ayudar al sector, en particular, mediante la eliminación de las barreras comerciales para los fabricantes, por una parte, y ayudando a las empresas a mantener su negocio y a los trabajadores a conservar su puesto de trabajo, por otra.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito.(DE) La industria de la construcción es, de hecho, uno de los mayores factores económicos en toda Europa. Sin embargo, la crisis ha golpeado duro a este sector. Las pequeñas y medianas empresas, que a menudo sirven como distribuidores, lo han pasado particularmente mal e incluso muchas han tenido que abandonar sus negocios. Con el fin de asegurar la supervivencia de empresas y puestos de trabajo, hay que eliminar las barreras al comercio. Esto puede crear condiciones más justas que beneficien a todos los involucrados. Por esa razón, he votado en contra de las propuestas de resolución presentadas por la comisión competente en segunda lectura.

 
  
MPphoto
 
 

  Cristiana Muscardini (PPE), por escrito.(IT) El sector de la construcción es un sector europeo fundamental, tanto en términos de empleo como en términos de desarrollo en el caso de nuestras pequeñas y medianas empresas.

Por tanto, es imperativo apoyar un Reglamento que establece condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción, garantizando la seguridad de los materiales utilizados y la salud de los trabajadores. Se siguen registrando casos de lesiones físicas y daños a la salud, sobre todo, en el caso de aquellos ciudadanos que están en contacto diario con sustancias peligrosas, como el amianto, utilizadas en la construcción de edificios urbanos.

Por ello, esto a favor del informe de la señora Stihler, que se ha adoptado hoy en segunda lectura, ya que hace hincapié en la importancia, en un mundo globalizado, que tiene la introducción de normas comunes sobre el etiquetado de las sustancias y los productos utilizados, a fin de garantizar la seguridad y la fiabilidad y, al mismo tiempo, reducir los costos para los productores, con especial referencia a las PYME.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) Las medidas de armonización del informe son demasiado extensas. El sector de la construcción es un ámbito sensible: es crucial para el desarrollo de la infraestructura y, por tanto, también para los distintos Estados miembros como lugares de negocios. Las normas laborales, sociales y medioambientales suelen ser importantes para proteger a las personas y al medio ambiente en este sector. Cada Estado miembro debe, en gran medida, tomar sus propias decisiones a este respecto. Por lo tanto, he votado en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito.(IT) La propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción tiene por objeto garantizar la libre circulación de productos de construcción en el mercado interior. He votado a favor de la propuesta de Reglamento, precisamente porque garantizar una información clara y confiable a través de la utilización del marcado CE en los productos de construcción comercializados representa otro paso adelante hacia un mercado libre y competitivo que sea capaz de proteger a las pequeñas y medianas empresas. Dado que los productos de construcción son los bienes intermedios de una estructura acabada, la armonización de las nuevas normas europeas garantiza la seguridad y la calidad de la estructura, pone a todas las empresas de construcción en igualdad de condiciones, mejora los controles sobre materiales que ya se encuentran en el mercado y, por último, aportar mayor transparencia en el comercio de los productos de construcción.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque creo que es necesario para reducir las barreras que impiden una mayor fluidez del comercio en el sector de la construcción. La industria de la construcción se ha visto particularmente afectada por la situación económica actual, y la propuesta de Reglamento tiene por objeto promover la circulación libre, eficaz y transparente de bienes y servicios en la industria de la construcción. La eliminación de los obstáculos para la actividad transfronteriza y la eliminación de las barreras nacionales administrativas y técnicas tienen un papel crucial en la industria de la construcción. De hecho, en la industria de la construcción, los Estados miembros se ocultan detrás de las normas técnicas nacionales a fin de bloquear la libre circulación de bienes y servicios. Dado que el sector de la construcción representa el 10 % del producto interior bruto en la UE y que actualmente está experimentando un período de grave recesión, todas las medidas que pueden adoptarse para ayudar a impulsar la construcción son bienvenidas y, además, contarán con mi voto. En efecto, estas medidas ayudarán a las empresas a mantener sus actividades y a los trabajadores a mantener sus empleos.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito.(IT) En toda la UE, aún existen demasiadas barreras al comercio en el sector de la construcción, por lo que los Estados miembros justifican las normas técnicas establecidas para limitar la libre circulación de bienes y servicios.

Este sector en rápida expansión genera el 10 % del PIB y el 50,5 % del capital fijo bruto. Además, emplea a 12 millones de ciudadanos de la UE y el 92 % se corresponde con pequeñas y medianas empresas, la columna vertebral de nuestra economía.

Por lo tanto, creo que es necesario introducir medidas para armonizar el mercado de estos productos, así como para garantizar un alto nivel de salud y seguridad de los trabajadores en el sector. En vista de la recesión —que ha causado graves problemas en el sector, incluida la quiebra de las empresas—, necesitamos medidas de liberalización que garanticen la supervivencia económica de las empresas y la conservación de los puestos de trabajo.

Esta propuesta de Reglamento tiene por objeto actualizar, simplificar y sustituir a la Directiva sobre los productos de construcción a la luz de las nuevas circunstancias relativas, por ejemplo, a la supervisión de los mercados. También tiene como objetivo proporcionar una mayor protección en materia de marcado CE, sustancias peligrosas, puntos nacionales de contacto sobre productos, independencia y transparencia, salud y seguridad, y comunicación electrónica.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. (RO) La necesidad de actuar en relación con la comercialización de productos de construcción en la UE es de vital importancia, dada la magnitud de este sector. Según el Comité Europeo de Normalización, el sector de la construcción es una de las mayores industrias de Europa, que representa el 10 % del PIB y el 50,5 % del capital bruto fijo. El sector empleo directamente a 12 millones de ciudadanos de la UE, y de él dependen 26 millones de trabajadores. Además, aproximadamente el 92 % de los fabricantes de materiales de construcción (unas 65 000 empresas) son PYME con menos de 250 empleados. Como las PYME son la columna vertebral de nuestra economía, la propuesta debe reconocer su papel y sus necesidades. En este contexto, también debemos reconocer la necesidad de un alto nivel de protección de la salud y la seguridad de quienes trabajan en el sector. He votado a favor de este informe porque la propuesta ayuda a impulsar la competitividad de la industria mediante la simplificación de la legislación vigente, el aumento de la transparencia y la reducción de la carga administrativa que las empresas tienen que soportar, así como por el hecho de que apoya el interés de Rumanía en la introducción de la evaluación obligatoria del rendimiento de los productos regulados por las normas armonizadas, la presentación de la declaración de prestaciones y la colocación del marcado CE.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito.(PT) Dada la importancia del sector de la construcción en la economía europea, es fundamental eliminar los obstáculos técnicos al comercio en el ámbito de los productos de construcción con el fin de mejorar su libre circulación en el mercado interior. Por tanto, es importante apoyar el establecimiento de especificaciones técnicas armonizadas que, dado el énfasis necesario sobre temas de salud y seguridad, también permiten la consolidación del mercado único.

 
  
MPphoto
 
 

  Crescenzio Rivellini (PPE), por escrito.(IT) Hoy hemos votado en el Pleno sobre la recomendación en relación con las condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción.

Dada la importancia del sector, es esencial desarrollar las medidas relativas a la comercialización de productos de construcción en la UE. Según el Comité Europeo de Normalización (CEN), el sector de la construcción es una de las mayores industrias de Europa, que representa el 10 % del PIB y el 50,5 % del capital bruto fijo.

Esta propuesta de Reglamento establece condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción, a través de la introducción de normas comunes sobre el marcado, con el objetivo de fortalecer las garantías relativas a la seguridad y fiabilidad del producto y, al mismo tiempo, para reducir los costes que sufragan los productores, con especial referencia a las PYME.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Este Reglamento se presenta ante el Parlamento para la segunda lectura con vistas a su adopción final. La primera lectura del Parlamento tuvo lugar durante la anterior legislatura. El Consejo adoptó su posición en 2010 y, posteriormente, se realizaron negociaciones informales tripartitas bajo la Presidencia belga con el fin de llegar a una solución de compromiso. Este Reglamento es muy técnico, pero, desde el punto de vista político, es muy importante para los Verdes, porque su principal objetivo es armonizar los requisitos relativos a la comercialización de productos de construcción.

Las principales preocupaciones del Grupo Verts/ALE han sido asegurarse, entre otras cosas, de que: (i) los procedimientos deben ser transparentes (en particular, los representantes de las industrias más importantes no deben monopolizar a los organismos de normalización y, además, deben tenerse en cuenta las preocupaciones de las PYME o de otras partes interesadas); (ii) los requisitos y procedimientos de construcción deben ser capaces de impulsar modelos innovadores y más ecológicos; (iii) los procedimientos especiales para las «microempresas» no deben permitir que la industria eluda los requisitos o procedimientos.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) He votado a favor de esta resolución porque creo que todavía hay demasiadas «barreras» al comercio en el sector de la construcción en Europa. La revisión de esta Directiva debería contribuir a eliminar las barreras comerciales, a fin de proteger el empleo en empresas de construcción, que aún siguen viéndose afectadas por la crisis económica mundial. Hay planes para introducir nuevas medidas específicas para verificar que los productos de construcción se reciclan y para promover su reutilización como una forma de cumplimiento de los objetivos de la UE en materia de cambio climático.

También se necesitan nuevas salvaguardias para proteger la salud y seguridad de los empleados en este sector, en el que, lamentablemente, aún se registra un número elevado de muertes relacionadas con el trabajo. Por último, la solicitud para sustituir gradualmente las copias impresas de los documentos por las versiones electrónicas pretende armonizar aún más el mercado de los productos de construcción.

 
  
MPphoto
 
 

  Oreste Rossi (EFD), por escrito.(IT) A pesar de que la introducción del Reglamento contiene algunas declaraciones generales que resultan inaceptables, sobre todo, en relación con la circulación totalmente libre de servicios en el sector de la construcción —que no podemos apoyar porque habrá riesgo de que se practique la competencia desleal hasta que se hayan armonizado los precios entre los distintos Estados miembros—, debemos votar a favor.

Lo haremos así porque el Reglamento se refiere exclusivamente a la legislación relativa a la comercialización de productos para el sector de la construcción, que, en este período de recesión económica, ha tenido repercusiones muy graves con el cierre de muchas empresas y la pérdida de puestos de trabajo. La propuesta prevé la armonización y el etiquetado de los productos que contengan sustancias peligrosas, y también simplifica, actualiza y sustituye a las normas vigentes a fin de eliminar determinados obstáculos normativos en beneficio no solo de los trabajadores, sino también de las pequeñas y medianas empresas.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – Me complace bastante que mis colegas hayan respaldado y votado en la legislación el informe sobre el sector de la construcción del que he sido ponente. Este informe dará lugar a que el contenido de sustancias peligrosas se indique en el etiquetado de los productos de construcción y a que la Comisión realice estudios adicionales para realizar un seguimiento de esta cuestión. También hay disposiciones que contemplan facilitar a las PYME la introducción de sus productos en el mercado interior. Asimismo, se ha abordado la necesidad de contar con mayor transparencia a la hora de aprobar los productos con el marcado «CE», y espero que se presenten las medidas oportunas en julio de 2013.

 
  
MPphoto
 
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D), por escrito. (RO) He votado a favor de la propuesta de Reglamento por el que se establecen condiciones armonizadas para la comercialización de productos de construcción y se deroga la Directiva 89/106/CEE del Consejo. El sector de la construcción es un gran sector industrial en Europa, que emplea directamente a 12 millones de ciudadanos de la UE y del que dependen otros 26 millones de trabajadores. La crisis económica ha golpeado duro al sector de la construcción en la UE, por lo que muchos trabajadores han perdido sus puestos de trabajo. Esto llevó a una caída de hasta el 14,2 % de la actividad del sector entre 2008 y 2009. La revisión de la Directiva sobre los productos de construcción (89/106/CEE), en este contexto, ofrece una medida de apoyo al sector de la construcción mediante la eliminación de las barreras comerciales a las que se enfrentan los fabricantes y, con ello, permite a las empresas mantener sus actividades y a los trabajadores mantener sus empleos. Las obras de construcción, tanto como un conjunto como en lo que respecta a cada una de sus partes por separado, deben estar preparadas para el uso previsto, teniendo en cuenta, en particular, la salud y la seguridad de las personas involucradas en todo el ciclo de vida de las obras. Las obras de construcción también deben ser eficientes en materia energética, utilizando la mínima energía posible durante su ciclo de vida y, por tanto, de forma que suponga el coste más bajo para los usuarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Viktor Uspaskich (ALDE), por escrito. (LT) Creo que el sector de la construcción en general refleja la situación económica. En el segundo trimestre de 2010, el sector lituano de la construcción cayó hasta en un 42,9 %, uno de los mayores declives experimentados en Europa. Desde entonces, la situación ha mejorado ligeramente, pero dejémonos de ilusiones —el sector lituano de la construcción está tardando mucho en recuperarse—. Por lo tanto, es bastante prematuro hablar de una recuperación sostenida. Todavía hay margen de mejora. Por ejemplo, el sector de la construcción de mi país se recuperaría más rápido si se mejorara la adopción de las ayudas de la UE. El sector de la construcción es una de las ramas más importantes de Lituania y de la industria europea. El sector emplea directamente a 12 millones de ciudadanos de la UE, y de él dependen otros 26 millones de trabajadores. El sector de la construcción es muy importante para Lituania porque crea muchos empleos, fortalece la demanda interna e inyecta dinero en el presupuesto. Este sector también es importante para las pequeñas y medianas empresas, la piedra angular de nuestra economía. Alrededor del 92 % de los fabricantes de materiales de construcción son PYME con menos de 250 empleados. También estoy de acuerdo con la propuesta de la ponente de utilizar la comunicación electrónica y los métodos de TI para mejorar el mercado único de productos de construcción. Esto es importante con vistas al futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Vaughan (S&D), por escrito. – La industria de la construcción representa varias cuestiones fundamentales en la Unión Europea, desde su importante contribución a la economía hasta la seguridad de los ciudadanos de la UE en sus hogares y lugares de trabajo. Mi voto a favor del Reglamento de Construcción refleja la necesidad de contar con una Directiva modernizada, segura y transparente sobre los productos de construcción. La propuesta pide mejoras en los procedimientos de salud y seguridad en todo el sector, así como la presentación las declaraciones claras sobre las sustancias peligrosas. Por otra parte, la disposición de una marca de confianza «CE» sobre los productos dará a quienes dirigen sus propios proyectos la confianza de que los materiales que utilizan son seguros. La economía europea se basa en gran medida en el sector de la construcción, que representa el 10 % del PIB de la UE y emplea directamente a 12 millones de ciudadanos de la UE. La mayoría de los empleados se encuentran en las PYME, que constituyen una parte fundamental de la economía europea. Sin embargo, la construcción sigue siendo uno de los ámbitos laborales más peligrosos. Por tanto, apoyo este Reglamento con vistas a mejorar la seguridad de los ciudadanos europeos en sus lugares de trabajo y en casa, ya se trate de llevar a cabo proyectos de forma independiente o profesionalmente.

 
  
  

Informe: Michèle Striffler (A7-0375/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito.(PT) He votado a favor de este informe, que trata de hacer que la ayuda humanitaria de la UE sea más eficaz. El Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria es un importante paso adelante. Sin embargo, la revisión de su plan de acción debe ser más coherente, con objetivos que sean más medibles e indicadores que sean más confiables. Esa es la única manera con que lograremos prestar ayuda de forma más eficaz. Dado el creciente número y la gravedad de las catástrofes naturales causadas por el cambio climático, estoy de acuerdo con la posición presentada que es importante, no solo para prestar ayuda puntual, sino para ofrecer apoyo a las capacidades propias de las comunidades en materia de preparación contra las catástrofes: hay que fortalecer el plan de acción de Hyogo.

Los esfuerzos también deben concentrarse en cuestiones de derechos humanos derivados de conflictos internos y crisis complejas, mejorando las capacidades de los organismos implicados para acceder a las poblaciones; esto solo será posible haciendo una clara distinción entre las funciones militares, políticas y humanitarias. También estoy de acuerdo con la aplicación eficaz de una capacidad europea de reacción rápida.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento, porque es crucial para una prestación más eficaz de ayuda humanitaria. El Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria es el primer documento común sobre la política de ayuda humanitaria que se ha elaborado desde la aprobación del Reglamento de 1996. Se trata de una herramienta de fundamental importancia, especialmente en el contexto de profundos cambios en los asuntos humanitarios, tales como la abundancia de catástrofes naturales y conflictos armados, algo que resulta en el desplazamiento de un gran número de personas, entre otras cosas. Espero que el Consenso europeo sobre ayuda humanitaria sea un paso importante hacia la consecución de las acciones europeas más eficaces en el ámbito de la ayuda humanitaria y que, además, contribuya a la promoción de los principios humanitarios y el derecho internacional humanitario, la coordinación y la coherencia en el marco de la distribución de ayuda humanitaria de la UE, la clarificación del uso de medios y capacidades militares y de protección civil, la reducción del riesgo de catástrofe y el refuerzo de la conexión entre la ayuda de emergencia, la rehabilitación y el desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Oana Antonescu (PPE), por escrito.(RO) Este informe compromete a la Unión Europea a colaborar estrechamente en relación con una visión compartida en términos de ayuda humanitaria. Creo que la gravedad de los desastres naturales depende de la ayuda humanitaria a raíz del cambio climático. También animo a los Estados miembros a participar en la aplicación de este Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria. Estoy a favor de las acciones promovidas en este ámbito: la promoción de los principios humanitarios y el derecho internacional humanitario; mejoras en términos de calidad de la coordinación y coherencia en el marco de la distribución de ayuda humanitaria de la UE; la clarificación del uso de medios y capacidades militares y de protección civil de acuerdo con el Consenso humanitario y las directrices de las Naciones Unidas, la reducción del riesgo de catástrofe y el refuerzo de la conexión entre la ayuda de emergencia, la rehabilitación y el desarrollo. En consecuencia, he votado a favor de este informe. Por tanto, he votado a favor de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) La Unión Europea es un actor global. Con esta fuerte convicción es con la que los autores del Tratado de Lisboa han fortalecido las ambiciones de Europa en la escena mundial. La dimensión humanitaria tiene un lugar importante en este gran proyecto. La Unión es ya el mayor donante del mundo, proporcionando el 40 % de todas las contribuciones. Esta declaración conjunta «se basa en principios y enfoques comunes y tiene como objetivo fomentar una acción concertada y coordinada en la Unión Europea y con los demás protagonistas, para mejorar la respuesta colectiva a las crisis humanitarias». Por ello, he votado a favor de esta resolución, que recuerda que la ayuda humanitaria debe proporcionarse de manera adecuada y eficaz; subraya la importancia de una buena coordinación; hace hincapié en el carácter secundario de la asistencia proporcionada por las capacidades de protección civil y militar y la importancia vital de la reducción de riesgos causados por catástrofes naturales; y, por último, pide a la Unión que fortalezca la conexión entre la ayuda de emergencia, la rehabilitación y el desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito.(LT) He votado a favor de este informe. La Unión Europea es el mayor donante mundial de ayuda humanitaria, aportando más del 40 % de toda la ayuda humanitaria oficial de carácter internacional. Se ha producido un aumento significativo en todo el mundo en el número y la gravedad de los desastres naturales causados, en particular, por el impacto del cambio climático. El contexto humanitario ha cambiado profundamente en los últimos años y, de ahí, la necesidad de mejorar la capacidad de respuesta de la UE ante casos de catástrofe. Creo que la Unión Europea debe realizar grandes esfuerzos en la reducción del riesgo de catástrofe y la prestación de apoyo —más allá de una prestación de ayuda puntual— a las capacidades propias de las comunidades en materia de preparación contra las catástrofes. Es preocupante que las violaciones del derecho internacional humanitario sean cada vez más comunes y que la situación se esté deteriorando en este ámbito. Estoy de acuerdo en que la Unión Europea debe tomar medidas para mejorar la coordinación de la ayuda humanitaria y detener cualquier tipo de abuso de esta ayuda.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito.(FR) Ha habido muchas crisis humanitarias en 2010: Haití, Pakistán, y podría seguir. Las tragedias que determinadas poblaciones, a menudo las más desfavorecidas, experimentan en todo el mundo precisan de una acción rápida y eficaz por parte de las organizaciones internacionales, pero también por parte de la Unión Europea, que es un agente importante en los ámbitos de asistencia para el desarrollo y la gestión de crisis.

Por lo tanto, hoy, martes 18 de enero, hemos adoptado el informe de la señora Striffler con el fin de pedir más fondos para ayuda humanitaria. También deberíamos crear una fuerza europea de reacción rápida para todas estas crisis. La Comisión Europea se muestra receptiva a esta idea y, además, debería presentar una propuesta con el fin de optimizar el sistema existente de protección civil.

Es evidente que tendremos que utilizar los recursos que ya están disponibles en los Estados miembros, pero, al mismo tiempo, también tenemos que coordinarnos a nosotros mismos de una forma mucho más eficaz y práctica. Las respuestas lentas, la ayuda duplicada y la incoherencia sobre el terreno son solo algunas de las cosas que hemos de erradicar. Hay un gran margen de mejora, y la resolución aprobada por esta Cámara pretende proporcionar una respuesta inicial a este respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del informe del Parlamento sobre la aplicación del Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria: balance intermedio de su plan de acción y perspectivas de futuro. El Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria de la Unión se compromete a una estrecha cooperación en torno a una visión compartida de la ayuda humanitaria. El Consenso apunta a mejorar la eficacia de la Unión Europea, para defender y promover los principios humanitarios básicos de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia, y para promover la observancia del derecho internacional humanitario. Cuando se llevó a cabo el balance intermedio, se observó que existe una falta de información específica sobre las medidas adoptadas o que aún deben adoptarse, y que, además de los representantes que participan en la labor humanitaria, poca gente tiene conocimiento del Consenso. Por tanto, se precisa de un esfuerzo importante para elevar el perfil del Consenso y para que hacer posible que los Estados miembros, otras instituciones y organismos militares estén más familiarizados con él. El contexto humanitario ha cambiado profundamente en los últimos años, por lo que es aún más importante que el Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria se aplique con rigor y firmeza.

Me gustaría hacer hincapié en la necesidad de invertir mayores esfuerzos en la reducción del riesgo de catástrofes y de prestar apoyo —más allá de una prestación de ayuda puntual— a las capacidades propias de las comunidades en materia de preparación contra las catástrofes. Además, hay que dedicar más esfuerzos a incorporar las cuestiones de género y protección contra la violencia sexual, cuyo uso está aumentando como arma de guerra, en las respuestas humanitarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito.(RO) La Unión Europea es el mayor donante del mundo, aportando el 40 % de la ayuda global prestada. En 2009, más de 100 millones de personas en más de 70 países han recibido una ayuda de la Unión Europa por un importe que asciende aproximadamente a 1 000 millones de euros. Lamentablemente, sin embargo, muy a menudo defendemos hacer donaciones a estados que posteriormente deciden aceptar inversiones extranjeras directas procedentes de China. Quizá las donaciones y las inversiones deberían coordinarse al menos en lugar de lamentarnos por el hecho de que China se haya convertido en la segunda economía más importante del mundo. El contexto humanitario ha cambiado profundamente en los últimos años, por lo que resulta muy importante que el Consenso humanitario se aplique con rigor y firmeza.

En este contexto cambiante, el primer factor que hay que mencionar es el incremento significativo del número y la gravedad de los desastres naturales causados principalmente por el cambio climático. Esto implica también la necesidad de proporcionar, más allá de una prestación de ayuda puntual, apoyo a las capacidades propias de las comunidades en materia de preparación contra las catástrofes. Ya hay compromisos políticos —estrategia de la UE en este sentido y plan de acción de Hyogo— pero persisten lagunas en la aplicación.

 
  
MPphoto
 
 

  David Campbell Bannerman (EFD), por escrito. – El UKIP cree que la mejor reacción a un desastre humanitario es que los estados nación independientes coordinen sus esfuerzos de asistencia de forma voluntaria, y que no sea una UE no democrática la que los establezca de forma centralizada. Tomamos nota del debacle de los pocos y lentos esfuerzos de la UE en el caso de Haití y, por tanto, consideramos que la UE no puede basarse en las crisis humanitarias del futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque la Unión Europea es el mayor donante mundial de ayuda humanitaria, cuya aportación asciende a más del 40 % de toda la ayuda humanitaria oficial de carácter internacional. En 2009, concedió una ayuda humanitaria a aproximadamente 115 millones de personas en más de 70 países, por un total de 950 millones de euros. A través de su política humanitaria, la Unión Europea ha demostrado su compromiso de apoyar a las personas en situación de extrema vulnerabilidad en terceros países. Estoy de acuerdo con el balance intermedio del Consenso humanitario, pues creo que es fundamental hacer un esfuerzo para aumentar su visibilidad entre los Estados miembros, las demás instituciones y los actores militares. Quisiera instar a la Comisión a que redoble sus esfuerzos en la reducción del riesgo de desastres y a que preste atención a las violaciones cada vez más comunes del derecho internacional humanitario y a los grupos más vulnerables, como mujeres, niños y personas que han sido desplazadas a la fuerza. También es importante fomentar el diálogo entre los órganos políticos, militares y humanitarios activas en el mismo entorno de trabajo, junto con la creación de una capacidad europea de reacción rápida, a saber, una fuerza europea de protección civil.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) He votado en contra del informe sobre la ayuda humanitaria por dos razones. En un principio, porque insiste en conectar la protección civil y la ayuda humanitaria con el Servicio Europeo de Acción Exterior y su política exterior, mientras que, evidentemente, los criterios de intervención debería ser claramente humanitarios y solo humanitarios. También, porque no creo que la vinculación de las capacidades civiles y militares con el fin de hacer frente a situaciones de crisis humanitaria sea un paso en la dirección correcta. Obviamente, en determinadas circunstancias, también son necesarios el conocimiento particular y el uso de equipos específicos, algo que la fuerza militar siempre ha poseído y utilizado. Por lo tanto, con el fin de preservar y salvaguardar el carácter puramente civil de las misiones humanitarias, la protección civil se podría financiar de manera que cuente con equipos específicos, y, por supuesto, para que los trabajadores de protección civil puedan ser entrenados, en lugar de tener que soportar todo este gasto militar . Es la única manera de proporcionar ayuda concreta y eficaz en las crisis humanitarias sin hacer frente a los peligros que plantea una presencia militar.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE), por escrito. (PT) Al realizar el balance intermedio del Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria, no puedo dejar de señalar que es lamentable que la concienciación pública a este respecto no haya estado al nivel deseado y que los Estados miembros hayan puesto tan poco de su parte a la hora de aplicarlo. Sin embargo, en lugar de reprochar, debemos promover y establecer el camino que deberíamos seguir en materia de ayuda humanitaria. La situación humanitaria ha cambiado bastante en los últimos años, con desastres naturales, más personas desplazadas, la multiplicación de los diversos conflictos internos, crisis alimentarias, etc. Ahora más que nunca, existe una necesidad urgente de una reacción global equilibrada y eficaz que se base en necesidades específicas, que esté orientada en los resultados y que se guíe por el principio de que salvar medios de subsistencia significa salvar vidas, considerando al mismo tiempo que las zonas implicadas precisan de autodesarrollo y autosuficiencia. Para conseguir esto, es fundamental que el Consenso promueva estos valores humanitarios y que los diferentes agentes optimicen los recursos.

Una vez más, yo diría que hay una necesidad urgente de crear una fuerza europea de protección civil tras el informe Barnier de mayo de 2006. Quiero felicitar a mi colega, la señora Striffler, por el contenido positivo de las propuestas que ha presentado, y me gustaría reiterar mi posición de que el Consenso es un instrumento esencial, con total relevancia para la situación actual.

 
  
MPphoto
 
 

  Corina Creţu (S&D), por escrito. (RO) El Consenso humanitario es un instrumento clave que muestra todo su valor en el contexto humanitario actual sujeto a profundos cambios. Hemos sido testigos del aumento significativo en el número y la gravedad de los desastres naturales causados principalmente por el impacto del cambio climático, la creciente incidencia de las crisis complejas, en especial los conflictos internos, así como la naturaleza cambiante de los conflictos, que, en su mayoría, implican el desplazamiento de una gran cantidad de personas.

Las violaciones del Derecho humanitario internacional son cada vez más comunes. Un aspecto particularmente chocante de tales violaciones es el creciente uso de la violencia sexual como arma de guerra. Yo apoyo la posición de la ponente y creo que se requieren medidas estrictas para aumentar la protección contra los actos de violencia sexual en circunstancias humanitarias. Estoy de acuerdo con la posición de la autora del informe, que indica que las recientes catástrofes humanitarias en Haití y Pakistán han demostrado una vez más la necesidad de mejorar la capacidad de la UE en respuesta a los desastres en términos de eficacia, rapidez de respuesta, coordinación y visibilidad.

También apoyo la creación de una capacidad europea de reacción rápida (una fuerza europea de protección civil).

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) El Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria al que llegaron el Parlamento, el Consejo y la Comisión el 18 de diciembre de 2007 representa un importante paso hacia delante en términos de la definición, el alcance y el espectro de la ayuda humanitaria europea. Estamos avanzando con este informe, cuyas conclusiones apoyo firmemente, a fin de realizar su balance intermedio, según lo previsto en el Plan de Acción de mayo de 2008. En este punto, me gustaría felicitar a la señora Striffler por el excelente trabajo que ha realizado. En cuanto a las ideas expresadas en el informe, me gustaría destacar el énfasis en «la [...] participación efectivas y continuas de los beneficiarios en la gestión de la ayuda». He defendido este principio, que debe llevar a la UE a centrar cada vez más su acción en la sociedad civil y las autoridades locales. Esto reducirá el enfoque en las relaciones entre la UE y los Estados miembros, que deben seguir ejerciendo su papel, pero no como una relación exclusiva, como han manifestado por sí mismas hasta ahora. También me gustaría destacar la necesidad de presentar propuestas destinadas a «establecer una fuerza europea de protección civil, basada en el aprovechamiento máximo del mecanismo comunitario de protección civil actual y en una puesta en común de los medios nacionales existentes», lo que significaría un aumento en el coste marginal para las sinergias conseguidas, a través de la capacidad que ya se ha establecido en los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Luigi Ciriaco De Mita (PPE), por escrito.(IT) La ayuda humanitaria tiene ahora un papel más fuerte y más importante que en el pasado. Las diferentes tasas de desarrollo y la creciente desigualdad en las oportunidades y la distribución de recursos en términos geográficos, sociales y generacionales, el aumento del cambio climático (en el que los seres humanos tienen parte de culpa) y el aumento asociado de los desastres naturales, el aumento de la contaminación ambiental, la presión antrópica desequilibrada concentrada en las grandes zonas urbanas y el crecimiento desigual de la población en algunas zonas del planeta, han conducido a un creciente número de desastres humanitarios en los que la ayuda tiene un papel esencial en el restablecimiento de las condiciones básicas de vida y la dignidad humana. En vista de ello, si se necesita apoyo humanitario para ayudar a las personas afectadas por los desastres, entonces, a su vez, las intervenciones resultantes de la política exterior de la UE —cuya definición aún está pendiente— no se pueden distribuir en función de las zonas de influencia e interés de cada Estado miembro, sino que deben tener una dimensión europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Proinsias De Rossa (S&D), por escrito. – Estoy a favor de este informe sobre la aplicación del Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria. La política humanitaria de la UE es la expresión práctica de su compromiso de apoyar a las personas que necesitan ayuda cuando se encuentran en las situaciones más vulnerables. La Unión Europea es el mayor donante mundial de ayuda humanitaria. Su contribución representa más del 40 % de toda la ayuda humanitaria oficial de carácter internacional. En 2009, prestamos un total de 950 millones de euros a aproximadamente 115 millones de personas en más de 70 países. El Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria, firmado el 18 de diciembre de 2007, pone de relieve la voluntad de la UE para cooperar estrechamente en este ámbito con el fin de ser lo más eficaz posible, para defender y promover los principios humanitarios básicos de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia, y activamente para promover la observancia del Derecho humanitario internacional. Hay muchos retos por delante. Las recientes catástrofes humanitarias en Haití y Pakistán han demostrado una vez más que la capacidad de la UE en caso de respuesta ante catástrofes precisa de mejoras significativas. La reducción del riesgo de desastres debe integrarse plenamente en las políticas de ayuda al desarrollo y ayuda humanitaria. También necesitamos una clarificación del uso de medios y capacidades militares y de protección civil de acuerdo con el Consenso humanitario y las directrices de las Naciones Unidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Anne Delvaux (PPE), por escrito.(FR) Las recientes catástrofes humanitarias en Haití y Pakistán han demostrado una vez más la necesidad de mejorar la capacidad de la UE ante las catástrofes en términos de eficacia, coordinación y visibilidad.

Por eso he votado a favor de este informe, que aboga por el establecimiento de una capacidad europea de reacción rápida (una fuerza europea de protección civil) —un concepto presentado por el Comisario Barnier a raíz del tsunami de Asia y solicitado en varias ocasiones desde entonces por parte del Parlamento Europeo—.

Esta capacidad debe constituir una optimización de las herramientas ya disponibles, que serían más eficaces y visibles, con el fin de permitir, a través de una cooperación más estrecha, la movilización inmediata de todos los recursos necesarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque creo que es necesario revisar el plan de acción del Consenso europeo. La situación humanitaria ha cambiado significativamente en los últimos años, al menos el aumento significativo en el número y la gravedad de los desastres naturales, que también son causados por el impacto del cambio climático. Es esencial integrar plenamente la reducción del riesgo de desastres en las políticas de ayuda al desarrollo y ayuda humanitaria, por lo que resulta incluso más importante aplicar el Consenso humanitario con rigor y firmeza.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Es evidente que las situaciones de desastres y las emergencias humanitarias se multiplican en todo el mundo hoy en día. La Unión Europea ha ido asumiendo un papel importante en la lucha contra estos flagelos, y espero que siga haciéndolo e incluso que fortalezca esta función, en la medida de lo posible. Sin embargo, no basta con dar un pescado a una persona que tiene hambre; sino que hay que enseñarle a pescar.

Creo que ayudar a ofrecer a los países menos favorecidos recursos humanos y materiales para que sean capaces de hacer frente a futuras crisis es casi tan importante como luchar contra las emergencias que se producen. El Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria merece mi apoyo, y espero que el compromiso entre las instituciones europeas se traduzca en hacer un uso cada vez mejor de los recursos con los que cuenta la Unión, al mismo tiempo que se concede prioridad a los que menos tienen y a los que más sufren, así como a la plena neutralidad en términos de agendas políticas e ideológicas.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) En los últimos años, el mundo ha sido testigo de un aumento significativo de los desastres, tanto en el área geográfica afectada como en el número de víctimas. Aunque es un asunto de gran importancia, no está comprendido en el ámbito de aplicación de este debate para abordar el impacto del cambio climático en estos desastres. La firma del Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria por el Consejo de la Unión Europea, el Parlamento y la Comisión el 18 de diciembre de 2007 representó un importante paso hacia delante en términos de ayuda humanitaria, especialmente en un plan de acción previsto para cinco años, estableciendo un balance intermedio. Ese es el objetivo de este informe. Todo el mundo sabe y reconoce el papel clave de la UE en el ámbito de la ayuda humanitaria. El Parlamento ha abordado esta cuestión en varias sesiones, en particular, a través de nuestros debates. De hecho, los acontecimientos recientes de Brasil, Haití, Pakistán, Madeira y de otros lugares nos hacen reflexionar sobre la eficacia del apoyo prestado en los ámbitos de protección civil y ayuda humanitaria. Como se ha demostrado en este informe, a pesar de la limitada información disponible, hay una evolución positiva a escala europea, como lo demuestra la creación Grupo de trabajo dedicado a la ayuda humanitaria y la ayuda alimentaria del Consejo (COHAFA). Sin embargo, aún queda mucho por hacer.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) La denominada «ayuda humanitaria» de la UE desempeña un papel bastante importante en lo que se define cada vez más como su política exterior. Con frecuencia hace uso de las verdaderas necesidades de ayuda y cooperación a las que es importante responder, en particular, en los casos de emergencia, al mismo tiempo que se persiguen una gran variedad de objetivos en términos prácticos. Las medidas adoptadas y los métodos utilizados, que incluyen la intervención y la ocupación militar, tratan de reproducir y profundizar formas de dominación política y económica, y tratan de controlar los mercados y los recursos naturales de los países en desarrollo. En el contexto actual de la profunda crisis del capitalismo, estas intenciones nunca dejan de incluir las luchas de las personas para conseguir más justicia y progreso social, adoptando diversas expresiones y formas en todo el mundo.

Bajo el disfraz de supuestos intereses «humanitarios», una serie de organizaciones no gubernamentales, empresas de logística y otros son los beneficiarios y cómplices de estas políticas, de forma que promueven sus propios intereses y los de sus patrocinadores; estos intereses pueden ser públicos o privados y, además, pueden incluir motivaciones políticas, financieras o religiosas, entre otras. En principio, estamos a favor de las expresiones concretas de solidaridad con las víctimas de cualquier tipo de desastre o conflicto. Sin embargo, estas deben basarse en los intereses de estos pueblos, en el respeto del Derecho internacional y en la independencia y soberanía de estos países.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylvie Guillaume (S&D), por escrito.(FR) Creo que tenemos que mejorar las herramientas disponibles para la Unión Europea para responder a la clase de desastres que Haití ha sufrido, con el terremoto de hace un año seguido de la epidemia de cólera más reciente. Mi Grupo y yo creemos que hay que promover una mayor financiación para la ayuda humanitaria con el fin de permitir más intervenciones, en particular, para ayudar a las personas más vulnerables. Al hacerlo, debemos asegurarnos de que hacemos una distinción clara entre las competencias de los órganos militares y humanitarios, ya que los recursos militares deben utilizarse lo menos posible y como último recurso.

 
  
MPphoto
 
 

  Ian Hudghton (Verts/ALE), por escrito. – La UE como un conjunto es el mayor contribuyente del mundo en materia de ayuda humanitaria. Sin embargo, las catástrofes recientes han puesto de manifiesto determinadas deficiencias en la capacidad de la UE para actuar de una manera rápida, eficaz y coordinada. Los informes Striffler subrayan algunas de estas preocupaciones y cabe esperar una acción positiva a raíz de la votación de hoy.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) Estoy de acuerdo con este informe porque este informe no es solo un ejercicio formal, sino también una oportunidad para reflexionar sobre la ayuda humanitaria en la actualidad. El contexto humanitario ha cambiado profundamente en los últimos años. En este contexto cambiante, el primer factor que cabe destacar es el importante aumento en el número y la gravedad de los desastres naturales causados, en particular, por el impacto del cambio climático. Esto implica la necesidad de invertir mayores esfuerzos en la reducción del riesgo de desastres y brindar apoyo —más allá de una prestación de ayuda puntual— a las capacidades propias de las comunidades en materia de preparación contra las catástrofes. Otros factores son la creciente incidencia de las crisis complejas, en especial los conflictos internos, y la naturaleza cambiante de los conflictos, que en su gran mayoría implican el desplazamiento de un gran número de personas (refugiados y desplazados internos), así como el aumento de la violencia contra la población civil. Las violaciones del Derecho humanitario internacional son cada vez más comunes y la situación sobre el terreno se está deteriorando. Un aspecto particularmente chocante de tales violaciones es el creciente uso de la violencia sexual como arma de guerra. Los principales esfuerzos deben centrarse en la incorporación de la protección contra la violencia sexual en las respuestas humanitarias. Por lo tanto, hay que prestar una atención más específica a los grupos de personas más vulnerables, entre otros, mujeres, niños y personas desplazadas a la fuerza (ya sean refugiados o desplazados internos). Las recientes catástrofes humanitarias de Haití y Pakistán han demostrado una vez más la necesidad de mejorar la capacidad de la UE de respuesta ante catástrofes en términos de eficacia, coordinación y visibilidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito.(PL) Un año después del terremoto de Haití, podemos percatarnos de que los pasos que damos o la forma en que ayudamos no son perfectos. Por esta razón, no podemos desperdiciar el Consenso europeo que surgió con el fin de prestar ayuda humanitaria. La UE, como una de las regiones más ricas y desarrolladas del mundo, tiene el deber moral de ayudar a los débiles y los necesitados. En particular, debemos mantener la solidaridad con las víctimas de las catástrofes y los desastres naturales que no están preparadas para lo que les sucede.

Por tanto, debemos tomar medidas para fortalecer la cooperación entre los Estados miembros en este ámbito y facilitar el intercambio de mejores prácticas. Debemos hacer todo lo posible para que el sistema de ayuda sea eficiente y eficaz y para que no se desperdicie ni un solo céntimo. Por ello, es necesario cooperar con otros organismos internacionales no gubernamentales y otras organizaciones que también prestan ayuda a fin de que la ayuda sea más eficaz.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito.(IT) He votado a favor del informe Striffler porque todavía hay una gran necesidad de hacer hincapié en la importancia y, por ende, en la sensibilidad de esta cuestión.

El objetivo del Parlamento, con su voto, fue hacer hincapié en la necesidad de que el objetivo de la Unión Europea se convierta en un objetivo en materia de defensa de los derechos humanos de neutralidad, imparcialidad e independencia. Por cuanto atañe a la solidaridad, nunca estamos totalmente preparados ni equipados con excelentes planes. Debemos instar cada vez más a todos los agentes europeos, incluidos la Comisión y los Estados miembros, a fomentar la promoción del respeto universal de los derechos humanos. Por lo que a mí respecta, voy a seguir apoyando este modus vivendi, incluso dentro de la Comisión de Presupuestos, de la que soy miembro, y también voy a respaldar las medidas destinadas a aumentar la asistencia financiera prestada a las actividades que están destinadas con carácter más específico a proteger estos derechos importantes, a fin de que la Unión Europea siga esforzándose para ayudar y apoyar a los sectores de la población que más lo necesitan.

 
  
MPphoto
 
 

  Petru Constantin Luhan (PPE), por escrito. (RO) Recientemente hemos observado un aumento importante en el número y la gravedad de los desastres naturales, ya sean causados por el hombre o no, un hecho que ha venido acompañado de un aumento del impacto negativo causado por las violaciones del Derecho humanitario internacional y la poca gobernanza. Como es bien sabido, la Unión Europea es el donante número uno a escala mundial en materia de ayuda humanitaria, aportando aproximadamente el 40 % de la ayuda humanitaria oficial de carácter internacional. Esto queda constatado por los 115 millones de beneficiarios de esta ayuda en unos 70 países que, en conjunto, han recibido una contribución total de casi 1 000 millones de euros. He votado a favor de este Consenso porque creo que la UE ha demostrado en acción a través de su política humanitaria su compromiso con las personas que realmente necesitan ayuda. En este sentido, necesitamos suficientes recursos humanos y materiales y debemos apoyar una mejor coordinación entre las instituciones y organizaciones involucradas en este proceso.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – Acojo con gran satisfacción este informe, que hace sugerencias sobre la forma en que se puede fortalecer el Consenso sobre la ayuda humanitaria. En él se destacan una serie de ámbitos que requieren más atención, entre otros, la promoción de los principios humanitarios y del Derecho humanitario internacional; las cuestiones de la calidad, la coordinación y la coherencia en la distribución de la ayuda humanitaria de la UE; la clarificación del uso de medios y capacidades militares y de protección civil de acuerdo con el Consenso humanitario y las directrices de las Naciones Unidas; y el refuerzo de la conexión entre la ayuda de emergencia, la rehabilitación y el desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Maštálka (GUE/NGL), por escrito. (CS) El informe presentado es una respuesta muy oportuna a los numerosos desastres naturales que hemos experimentado en los últimos años. Es esencial que la UE aprenda de la experiencia de proporcionar una ayuda eficaz después de los desastres anteriores, por ejemplo, en Australia, Haití y Rusia, a fin de tener totalmente claros los procedimientos y recursos para la prestación de ayuda humanitaria eficaz. El continente europeo ha evitado hasta ahora los desastres de tal magnitud, pero esto no significa que no haya que preparar un alcance efectivo de las estructuras y los recursos. La experiencia de los últimos años muestra que proteger el transporte en las zonas afectadas no es posible sin el apoyo técnico y organizativo de las unidades militares. Las organizaciones humanitarias no gubernamentales no tienen estas capacidades.

Es evidente que los habitantes de las zonas afectadas muy a menudo permanecen aislados en términos de vías de comunicación de todo el país, y la capacidad de los recursos de la aviación civil es limitada. Si el uso de fuerzas militares es justificable y aceptable en cualquier lugar, entonces, sin ninguna duda, también lo es en el caso de desastres humanitarios o naturales.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Los desastres naturales han sido cada vez más graves en los últimos tiempos. También se da el caso de que la UE es uno de los principales agentes mundiales en términos de ayuda humanitaria, y es importante que este papel se mantenga a pesar de la crisis por la que atravesamos. Sin embargo, creo que además de ayudar a los más desfavorecidos y a todos los que se ven afectados por estos desastres, también es necesario proveer a los países más pobres y, por ende, a los que son más vulnerables a este tipo de situaciones, con los recursos humanos y la financiación necesarios a fin de que la ayuda exterior no sea tan importante. Esto solo puede lograrse con políticas de desarrollo y ayuda a estos países con una perspectiva a medio y largo plazo.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito. (FR) El entorno humanitario es cada vez más complejo y difícil: el derecho humanitario se vulnera con frecuencia; la confusión en las funciones significa que los trabajadores humanitarios son cada vez más específicos, y los desastres naturales están aumentando en número e intensidad. En 2010, hemos sido testigos de las tres catástrofes humanitarias más graves de los últimos años: el terremoto de Haití, la sequía del Sahel, y las inundaciones de Pakistán. Sin embargo, como bien ha comentado la Comisaria Kristalina Georgieva, «La calidad de nuestra ayuda humanitaria es de suma importancia». «Salva a 140 millones de personas aproximadamente cada año».

Habida cuenta de tales consideraciones, estoy de acuerdo con la ponente cuando pide un aumento sustancial de la financiación de la ayuda humanitaria y cuando observa que el Consenso de la ayuda humanitaria no es suficientemente conocido. Debemos seguir aumentando la sensibilidad y promoviendo los principios humanitarios y los principios del Derecho internacional. Como ya he tenido la oportunidad para ello, debamos abogar por el establecimiento de una capacidad europea de reacción rápida. Asimismo, debemos aumentar nuestro enfoque en la prevención del riesgo de desastres.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito.(DE) El informe acerca de la aplicación del Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria contiene algunas propuestas importantes que deben ponerse en práctica en el futuro. Un ejemplo es el desarrollo de capacidades y recursos para la protección civil, donde la idea clave es la creación de una fuerza europea de protección civil. También es resulta importante la mejora de la coordinación, no solo entre los Estados miembros, sino también a escala internacional, con las Naciones Unidas. El enfoque de la adquisición de productos alimenticios y similares a nivel local en situaciones de crisis y apoyando así la economía local también es una idea sensata. Por desgracia, en algunos aspectos, el informe no es suficientemente específico o ambicioso, por lo que me he abstenido en la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Rolandas Paksas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este informe porque, como el mayor donante mundial de ayuda humanitaria, la Unión Europea debe prestar mayor atención a la ayuda humanitaria en las zonas donde se necesita con carácter de urgencia, habida cuenta de que ha habido un aumento dramático en el número de desastres naturales y de conflictos internos. Los Estados miembros deben contribuir de manera más eficaz al proceso de aplicación de este Consenso, mediante su inclusión en las estrategias nacionales de ayuda humanitaria. Dada la necesidad de la ayuda humanitaria, es preciso asignar más fondos a la misma, con una financiación rápida y eficaz de todas las operaciones posibles.

Estoy de acuerdo con la propuesta de que debe mantenerse una distinción muy clara entre las competencias de los organismos militares y humanitarios, para que los recursos y las capacidades militares solo se utilicen en un número muy limitado de casos y como último recurso, especialmente en las regiones afectadas por los conflictos armados. Además, con el fin de garantizar una coordinación adecuada y eficaz de la ayuda humanitaria, hay que crear una fuerza europea de protección civil y una capacidad europea de reacción rápida.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito.(IT) La Unión Europea es el mayor donante mundial de ayuda humanitaria. Su contribución representa más del 40 % de toda la ayuda humanitaria oficial de carácter internacional. La política humanitaria de la UE muestra su compromiso con el pueblo de los países que necesitan asistencia. Tras la firma de la Unión Europea del Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria, se han llevado a cabo muchas acciones en materia de cooperación en este ámbito con el fin de optimizar su eficacia y promover los principios humanitarios básicos de humanidad, neutralidad e imparcialidad a la hora de actuar para ayudar a los más necesitados. Aparte de esto, parece que todavía hay una falta de conocimiento en relación con el Consenso. Por tanto, necesitamos hacer un mayor esfuerzo para reforzar su visibilidad. Creo que, en un sector tan frágil como el de la ayuda humanitaria, es importante ser consciente de cómo las circunstancias han cambiado con los años, teniendo en cuenta el importante aumento en el número y la gravedad de los desastres naturales. Como resultado, creo que tenemos que invertir mayores esfuerzos en la reducción del riesgo de desastres y brindar apoyo a las capacidades propias de la comunidad en este sentido. A fin de que la ayuda humanitaria siga un camino firme hasta su plena distribución, tenemos que continuar obstinadamente para defender la preservación del «espacio humanitario». Al votar a favor del informe Striffler, espero que podamos pasar a la adopción de un plan de acción práctico.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) La Unión Europea, a través de la Comisión y los Estados miembros, es el mayor proveedor mundial de ayuda humanitaria y al desarrollo. Su contribución representa más del 40 % de toda la ayuda humanitaria oficial de carácter internacional. Un riguroso balance intermedio de la aplicación del Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria no puede sino concluir que es necesario fomentar un mayor conocimiento de este mecanismo, y una mayor coordinación y eficacia entre todas las entidades involucradas. Las contribuciones económicas por sí solas no tienen ningún sentido si no van acompañadas por una coordinación estrecha y eficaz en todas las fases y para todas las formas de ayuda de la UE. Actualmente atravesamos momentos críticos: la situación humanitaria ha cambiado profundamente en los últimos años, por lo que es aún más importante que el Consenso humanitario se aplique con rigor y firmeza. Voy a votar a favor de este informe, y me gustaría solicitar una política de diálogo sistemático, una mayor cooperación sobre el terreno, una mejor gestión y un compromiso con la prevención de desastres. Estoy a favor de la creación de una fuerza europea de protección civil, a raíz del informe Barnier publicado en mayo de 2006.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito.(IT) La UE es el mayor donante mundial de ayuda humanitaria, ya que presta más de 40 % de la ayuda humanitaria internacional.

El Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria, firmado el 18 de diciembre de 2007 por el Consejo, el Parlamento y la Comisión Europea, sobre la base de un plan de acción de cinco años, obliga a la UE y a los Estados miembros a colaborar estrechamente en este ámbito. La acción nº 33 prevé una revisión intermedia del plan de acción para hacer frente a la falta de conocimiento del sector humanitario, el cambio climático grave, la incidencia creciente de crisis complejas y la creciente violencia.

Por lo tanto, abogamos por la creación de una capacidad europea de reacción rápida (una fuerza europea de protección civil), tal como la concibe el señor Barnier, con vistas a optimizar las herramientas ya disponibles, con el fin de permitir, a través de una coordinación más estrecha, la movilización inmediata de todos los recursos necesarios.

En vista de las cifras registradas y de la introducción por el Tratado de Lisboa de una política europea adecuada en materia de ayuda humanitaria, estoy totalmente de acuerdo en que necesitamos una revisión intermedia centrada en fortalecer el plan de acción en relación con la promoción de los principios humanitarios, la distribución de ayuda humanitaria, la clarificación del uso de medios y capacidades militares y de protección civil, la reducción del riesgo de catástrofe y el refuerzo de la conexión entre la ayuda de emergencia, la rehabilitación y el desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito.(PT) He votado a favor de este informe, que presenta una visión general de la aplicación del Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria, planteando propuestas que tienen como objetivo ayudar a fortalecer su visibilidad y una mayor eficacia en el logro de sus objetivos. Este instrumento ha adquirido una importancia aún mayor en el actual contexto humanitario, que se ha caracterizado por un aumento significativo en el número y la gravedad de los desastres naturales, y es vital que se hagan esfuerzos hacia el pleno cumplimiento de los compromisos derivados de este Consenso, y que los Estados miembros se impliquen más en su aplicación.

 
  
MPphoto
 
 

  Crescenzio Rivellini (PPE), por escrito.(IT) Hoy en día, hemos votado en el Pleno sobre el informe relativo al Consenso europeo sobre la ayuda humanitaria.

La Unión Europea, a través de la Comisión y los Estados miembros, es el mayor donante mundial de ayuda humanitaria. Su contribución representa más del 40 % de toda la ayuda humanitaria oficial de carácter internacional. La política humanitaria de la Unión es la expresión práctica de su compromiso de apoyar a las personas de terceros países que necesitan ayuda cuando se encuentran en situaciones de máxima vulnerabilidad.

Es importante destacar que la prestación de ayuda debe basarse exclusivamente en las necesidades identificadas y el grado de vulnerabilidad, que la calidad y cantidad de la ayuda están determinadas principalmente por una evaluación inicial y que es preciso mejorar el proceso de evaluación, en particular, con respecto a la aplicación de criterios de vulnerabilidad, especialmente, en relación con las mujeres, los niños y las personas con discapacidad.

Además, la implicación y, de ser posible, la participación efectivas y continuas de los beneficiarios en la gestión de la ayuda es una de las condiciones determinantes de la calidad de la reacción humanitaria, particularmente en el caso de las crisis de larga duración.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – A partir de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el 1 de diciembre de 2009, la acción humanitaria de la Unión se rige por el artículo 214 del TFUE que instituye una auténtica política de ayuda humanitaria de la UE. Se trata de una competencia compartida entre los Estados miembros y la Unión Europea. El Reglamento (CE) n° 1257/96 del Consejo sobre la ayuda humanitaria, que entró en vigor en 1996, tendrá así su propio fundamento jurídico cuando se revise con arreglo al procedimiento de codecisión. El Tratado de Lisboa también ha introducido el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE). La Comisión de Desarrollo del Parlamento manifestó su preocupación de que la ayuda humanitaria no debe integrarse en el SEAE y aboga por conservar la independencia de la DG ECHO. También pide que se clarifique el reparto de tareas entre las Comisarias Ashton y Georgieva.

Como la revisión intermedia brinda una oportunidad para reforzar los esfuerzos de la UE en una serie de ámbitos, el informe centra la atención en los siguientes aspectos, entre otros: la promoción de los principios humanitarios y el derecho internacional humanitario; las cuestiones vinculadas a la calidad, la coordinación y la coherencia en el marco de la distribución de ayuda humanitaria de la UE; la clarificación del uso de medios y capacidades militares y de protección civil de acuerdo con el Consenso humanitario y las directrices de las Naciones Unidas; la reducción del riesgo de catástrofe y el refuerzo de la conexión entre la ayuda de emergencia, la rehabilitación y el desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) La Unión Europea, a través de la Comisión y los Estados miembros, es el mayor donante mundial de ayuda humanitaria, contribuyendo con más del 40 % de toda la asistencia internacional oficial.

Solo en 2009, la Comisión aportó un total de 950 millones de euros a aproximadamente 115 millones de personas en más de 70 países. Las políticas de la Unión son la expresión práctica de su verdadero compromiso de apoyar a las personas cuando son más vulnerables. Nuestro objetivo es ser capaces de planificar una respuesta militar y civil más coordinada, de forma que nuestra intervención ante desastres naturales sea cada vez más eficaz. Estos trágicos acontecimientos están ocurriendo cada vez con más frecuencia y han causado cientos de miles de muertes en todo el mundo en los últimos años.

Se debe prestar especial atención a las mujeres y los niños, especialmente los refugiados y las personas desplazadas, pues las violaciones del Derecho humanitario internacional en relación con estos grupos son cada vez más comunes. Además de garantizar una intervención más eficaz, todavía hay que hacer mucho trabajo en el ámbito de la prevención activa y pasiva. Las comunidades que se encuentran en mayor riesgo deben estar mejor preparadas para este tipo de fenómeno, a través de la promoción de todas las políticas de desarrollo sostenible destinadas a reducir los daños al mínimo.

 
  
  

Informe: Daciana Octavia Sârbu (A7-0376/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  John Stuart Agnew y David Campbell Bannerman (EFD), por escrito. – 14/1: He votado a favor de esto porque lo considero como un debilitamiento de la legislación de la UE que resultará en que sea más sencillo importar semillas de soja no modificadas genéticamente en el Reino Unido. Esta es una cuestión muy importante para nuestro sector avícola.

14/2: He votado a favor de esto porque reducirá el impacto negativo de la legislación de la UE sobre los cargamentos de semillas de soja no modificadas genéticamente destinadas al Reino Unido.

14/3: Me he abstenido en esto porque, si bien puede ser una aspiración deseable (para un Gobierno del Reino Unido libre del control de la UE), en mi opinión, no es de suma importancia, y no deseo ampliar las competencias de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito.(PT) La UE debe recurrir a iniciativas innovadoras que, en primer lugar, hagan uso de los excedentes de alimentos y, por otra, permitan alimentarse a las personas que sufren escasez: hay que tener en cuenta esta cuestión a la hora de revisar la política agrícola común. La especulación ha sido responsable de casi el 50 % de las recientes subidas de precios, por lo que una estrategia concertada en el G-20 debe servir para fomentar la creación de instrumentos de estabilización de precios en los foros internacionales. La UE debe liderar un movimiento internacional que pretenda crear un acuerdo en las Naciones Unidas que pretenda proporcionar alimentos de forma permanente y eficaz a los países con escasez.

También quiero destacar la importancia de apoyar la credibilidad del sector agrícola, en particular, a través de su promoción entre los jóvenes cualificados y emprendedores como una actividad que puede estar vinculada con la innovación y la investigación.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución que reconoce que la seguridad alimentaria es un derecho humano. Esto se logra cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias alimentarias para llevar una vida activa y sana. Es importante llamar la atención sobre el hecho de que las existencias mundiales de los alimentos básicos son mucho más limitadas que en el pasado, tras haber caído a un mínimo histórico de un valor de 12 semanas en las existencias mundiales de los alimentos durante la crisis alimentaria de 2007. Al mismo tiempo, la producción mundial de alimentos es cada vez más vulnerable a fenómenos meteorológicos extremos vinculados al cambio climático, que puede causar una escasez de alimentos repentina e impredecible. Por lo tanto, la UE contribuir a este sistema mundial de reservas alimentarias.

Creo que es muy importante promover no solo la competitividad, sino también la agricultura tradicional, la agricultura a pequeña escala, la agricultura biológica y la distribución local. Por otra parte, en un contexto de envejecimiento demográfico del medio rural, entiendo que es muy importante asegurar el acceso de los jóvenes agricultores a las tierras y a los créditos.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Oana Antonescu (PPE), por escrito. (RO) La reciente volatilidad de los precios de los alimentos y las materias primas ha suscitado gran preocupación en relación con el funcionamiento de los suministro de alimentos a nivel europeo y mundial. Además, los grupos de población más vulnerables son los que han notado en mayor medida el impacto por el incremento de los precios de los alimentos. Este informe insta a la provisión de alimentos saludables y de buena calidad a los consumidores a precios razonables y a garantizar unos ingresos dignos para los agricultores, que son dos de los principales objetivos de la Unión Europea. He votado a favor de este informe. Europa puede contribuir a la seguridad alimentaria mundial si se convierte en un agente cada vez más competitivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) Como la primera política que se ha implementado y el tema principal de los gastos hasta hace poco, la agricultura ocupa un lugar central en el proyecto europeo. Las últimas décadas, sin duda, han sido testigos de una determinada caída en este sector en beneficio de otros ámbitos importantes, pero no debemos perder de vista el hecho de que la independencia agrícola de Europa es un reto estratégico importante. Como Presidente del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos), Joseph Daul, por otra parte, ha hecho hincapié a principios de este nuevo año en que la seguridad alimentaria será el tema principal en 2011. De hecho, la escasez mundial de alimentos y la crisis resultante debe alertarnos sobre la gravedad de la situación: un fuerte aumento de los precios y una oferta escasa de recursos esenciales. Europa debe responder a este nuevo reto. Se añaden las cuestiones ambientales a la complejidad y la magnitud del problema. Por eso he votado a favor de esta resolución, que tiene por objeto garantizar que se reconozca el carácter estratégico de esta cuestión. Señala el papel que la Unión puede desempeñar en la gestión de las existencias mundiales y en la idoneidad de la PAC con respecto a estos desafíos, y llama la atención sobre los efectos nocivos de la especulación en los precios de los productos básicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Liam Aylward (ALDE), por escrito. (GA) En la actualidad, un total de 900 millones de personas en todo el mundo sufren el hambre que acompaña a la pobreza extrema, y hasta 2 000 millones no tienen garantizado el suministro de alimentos porque viven bajo la amenaza de la pobreza.

Hay que reforzar el sector agrícola porque, como mínimo, se necesita un aumento del 70 % para atender la creciente demanda de una población mundial. A tal fin, apoyo este importante informe sobre la agricultura y el suministro de alimentos. Hay que desarrollar una política agrícola común fuerte y financiada para proporcionar alimentos de alta calidad a un coste razonable, pues nos encontramos con la demanda de alimentos tanto en Europa como en el resto del mundo.

Hay que reforzar los programas referidos al consumo de fruta y leche en las escuelas y también el programa para las personas más necesitadas. Los habitantes de la UE deben tener acceso a alimentos sanos suficientes, a pesar de las dificultades económicas.

Es motivo de preocupación que las existencias mundiales de alimentos no sean tan abundantes como antes y, teniendo en cuenta la amenaza que plantea el cambio climático y los desastres naturales, apoyo lo que dice el informe sobre el establecimiento de un sistema mundial dedicado al desarrollo de reservas alimentarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento. Con el rápido crecimiento de la población mundial, el sector agrícola debe cumplir con una necesidad creciente de alimentos seguros y suficientes, a pesar de los obstáculos de la limitación de los recursos naturales, los altos precios de la energía y el cambio climático. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la producción de alimentos debe aumentar como mínimo un 70 % para atender la creciente demanda de una población mundial que se espera supere los 9 000 millones de personas en 2050. Por otra parte, unos 900 millones de personas en todo el mundo padecen hambre crónica debido a su extrema pobreza, mientras que unos 2 000 millones carecen de una auténtica seguridad alimentaria a largo plazo como consecuencia de diversos grados de pobreza. Por lo tanto, la accesibilidad de los alimentos sigue siendo un tema clave que hay que tratar. Estoy de acuerdo en que la nueva PAC que se pondrá en marcha después de 2013 tiene que promover no solo la competitividad, sino también la agricultura tradicional, la agricultura a pequeña escala, la agricultura biológica y la distribución local, a fin de contribuir a la seguridad alimentaria. Por otra parte, en un contexto de envejecimiento demográfico del medio rural, entiendo que es muy importante asegurar el acceso de los jóvenes agricultores a las tierras y a los créditos, así como mantener precios asequibles para los alimentos y unos ingresos suficientes para los agricultores.

 
  
MPphoto
 
 

  George Becali (NI), por escrito.(RO) He votado a favor de este informe porque la pobreza y el hambre persisten en la Unión Europea. Un total de 79 millones de personas de la UE siguen viviendo por debajo del umbral de la pobreza. Mis enmiendas resaltan el hecho de que el derecho a la alimentación es un derecho humano básico y que se cumple cuando todos tienen acceso permanente, físico, social y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades nutricionales para que puedan llevar una vida activa y sana. Me gustaría hacer hincapié, en particular, en la importancia de la diversidad de la agricultura europea y también en lo importante que es garantizar la coexistencia de diferentes modelos de la agricultura, así como de la diversidad y calidad de los alimentos y la nutrición en el conjunto de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Bastiaan Belder (EFD), por escrito. (NL) He votado a favor de la resolución. En su programa, mi partido, la delegación del Partido Político Reformado neerlandés (SPG), ha puesto claramente de relieve el interés estratégico del sector agrícola y ha pedido que la agricultura cuente con seguridad alimentaria como base/, proclamando a la agricultura como la base de la seguridad alimentaria. Sin embargo, tan noble como pueden ser las ideas, tengo que hacer dos comentarios al margen sobre el texto. La UE no debe interferir con los programas que fomentan el consumo de leche o fruta en las escuelas. Esto hay que dejarlo en manos de los Estados miembros, si así lo desean. Por otra parte, también he votado en contra del párrafo relativo a la liberalización y la promoción de las importaciones de organismos genéticamente modificados (OGM). Mi partido considera que los transgénicos no son la solución a la cuestión del suministro mundial de alimentos. No se ha demostrado ninguna relación entre la modificación genética y un mayor rendimiento. En nuestra opinión, también tenemos que hacernos preguntas éticas sobre la modificación genética.

Sin embargo, me complace el tono general de la resolución, que ha demostrado una vez más lo importante que es garantizar una financiación adecuada y de gran alcance para la PAC después de 2013. Por otra parte, creo que solicitar a los países en desarrollo que utilicen sus tierras para garantizar el suministro de alimentos para su propia población, en primer lugar, es de gran importancia y un asunto de extrema urgencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito.(FR) Facilitar el acceso a la alimentación para todos, en un contexto de aumento de la demanda global y de escasez de alimentos para varios miles de millones de personas en todo el mundo, es un desafío enorme y esencial. Solo en la Unión Europea, el 16 % de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y luchan por satisfacer sus necesidades más básicas —un hogar, la salud y, por supuesto, la alimentación—.

Con esto en mente, con el fin de alentar el debate, hemos votado a favor de una resolución sobre el reconocimiento de la agricultura como un sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria. En un momento en que estamos considerando el futuro de la PAC, parece necesario no pasar por alto esta necesidad y este derecho —que debería ser universal— a la alimentación para todos.

Uno de nuestros objetivos es luchar contra la especulación en el sector agrícola: pedimos una revisión de la legislación en materia de instrumentos financieros. Necesitamos menos volatilidad de los precios y una mayor transparencia. También proponemos la idea de un «sistema mundial específico de reservas alimentarias» con el fin de gestionar las crisis con mayor eficacia, e invitamos a la Comisión a que reflexione sobre este tipo de medidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito. (RO) La Unión Europea tiene el deber de estar a la altura de los desafíos planteados por la seguridad alimentaria, el suministro de alimentos de alta calidad, la protección del medio ambiente, la diversidad de las zonas rurales y el mantenimiento del equilibrio territorial mediante la mejora de las condiciones de vida en las zonas rurales. La política agrícola común ofrece respuestas y soluciones a estos retos del futuro. Es importante que los objetivos y los instrumentos identificados por esta política se esfuercen por satisfacer en la medida de lo posible la necesidad de integrar una dimensión nacional específica en la estructura de la política agrícola común. Los agricultores obviamente necesitan un importante apoyo directo, incluso en el futuro. Sin embargo, las actuales disparidades entre los Estados miembros en términos de pagos directos ya no pueden mantenerse porque esto tiene un impacto directo en la competitividad de los productos agrícolas en el mercado único.

La PAC debe asumir la responsabilidad de cómo se gasta el dinero de la UE, centrándose en los pagos de las zonas de tierras cultivadas solamente y, en el caso del sector ganadero, solo en los animales que se encuentren en la finca en el año relacionado con los pagos. El pilar I de la PAC debe cubrir los pagos de compensación para las zonas menos favorecidas a nivel agrícola y los pagos agroambientales, ayudando así a evitar que se abandonen las tierras agrícolas y recompensando los beneficios ambientales derivados de la agricultura extensiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque la seguridad alimentaria es un derecho humano que se consigue cuando todas las personas tengan acceso a alimentos adecuados, inocuos y nutritivos que puedan satisfacer sus necesidades para poder llevar una vida activa y saludable. En Europa, el 16 % de los ciudadanos vive por debajo del umbral de la pobreza, y la accesibilidad de los alimentos sigue siendo un tema clave que hay que tratar. Por tanto, la seguridad alimentaria aún precisa de una política agrícola común (PAC) que sea fuerte. La nueva PAC, que debería entrar en vigor después de 2013, debe responder a los desafíos de la seguridad alimentaria y también a otros desafíos, en particular, el cambio climático, la crisis económica y mantener el equilibrio territorial dentro de la UE. Por otra parte, los ambiciosos objetivos energéticos de la UE han alentado el cultivo de biocombustibles a gran escala, pero la producción de biocombustibles compite por la tierra con la producción de alimentos, lo que tiene consecuencias potencialmente negativas para la seguridad alimentaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) He votado en contra del informe, a pesar del hecho de que contiene importantes puntos positivos y reconoce el papel de la agricultura en la salvaguardia de la suficiencia y seguridad alimentaria. Sin embargo, hay un inconveniente muy grave en el informe, que no puede pasarse por alto. Se ha aprobado un punto específico, por el que el Parlamento Europeo «pide a la Comisión que proponga un proceso de aprobación más rápido en la UE para la importación de nuevas variantes de piensos modificados genéticamente una vez que se compruebe su seguridad». Nuestra posición en contra de la importación y el uso de cualquier material modificado, alimento humano o animal se mantiene firme y, en ningún caso, votaría a favor de un informe que, por primera vez, formula una postura positiva por parte del Parlamento Europeo en relación con los organismos modificados que el señor Barroso está tratando con tanto interés de introducir en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE), por escrito. (PT) La seguridad alimentaria es un derecho humano básico. En la actualidad, se estima que alrededor de 900 millones de personas en todo el mundo sufren de hambre crónica, mientras que otros muchos carecen de alimentos suficientes y sanos debido a diversos grados de pobreza. La seguridad alimentaria se puede lograr cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico y económico a alimentos suficientes que sean seguros y que satisfagan sus necesidades alimentarias. La seguridad alimentaria requiere de una sólida política agrícola común, pero debe ser coherente y abordar las preocupaciones sociales. Debe ser coherente en el sentido de que no permita que los excedentes de la producción distorsionen el mercado y provoquen problemas ambientales, y debe asumir un compromiso social, garantizando que todas las personas de todos los estratos sociales tengan acceso a alimentos de calidad.

Por otra parte, acojo con satisfacción la forma en que se está abordando la cuestión de la diversidad en la agricultura europea: la competitividad y la innovación pueden y deben ir de la mano de la agricultura tradicional, la agricultura a pequeña escala, la agricultura biológica y la distribución local. La inversión financiera en estos sectores será crucial para el uso efectivo de la tierra en distintas regiones, junto con la inversión en términos de energía, que reduce la dependencia entre la seguridad alimentaria y la seguridad energética.

 
  
MPphoto
 
 

  Corina Creţu (S&D), por escrito.(RO) La propuesta de resolución sobre el reconocimiento de la agricultura como un sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria es un documento muy necesario y oportuno, ya que ha aparecido justo en el momento en que se está observando un crecimiento cada vez mayor de los precios de una gran cantidad de alimentos. Las recomendaciones contenidas en el informe son realistas y pertinentes, abordando los problemas reales en este ámbito. Me gustaría mencionar la importancia que se concede a la formación y el fomento de las nuevas generaciones de agricultores de la UE, que es de vital importancia en el contexto del envejecimiento de la población. También quiero mencionar el enfoque en el mantenimiento de la diversidad de la agricultura dentro de la Unión a fin de dar una oportunidad más a la agricultura tradicional.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D), por escrito. (RO) Dado que el derecho a la seguridad alimentaria es un derecho humano fundamental, creo que la Unión Europea debe crear mejores condiciones para la aplicación de los programas de nutrición en los Estados miembros, así como de los programas que promueven el consumo de leche y fruta en las escuelas.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) Este es un informe de propia iniciativa de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural que incluye ideas y sugerencias de todos los grupos políticos. Así, con miras a asumir compromisos viables, hemos logrado un texto muy completo, unidos por un denominador común con el que generalmente estoy de acuerdo. Además de creer que la seguridad alimentaria es un derecho humano básico, también considero a la agricultura como un sector estratégico que es absolutamente esencial para el futuro de nuestro continente. En otras palabras, yo la veo como una parte inalienable de nuestra soberanía como una unión de pueblos y países. Al decir esto, quiero afirmar que el derecho a la seguridad alimentaria, además de ser un derecho humano básico, debe quedar garantizado por nuestra producción interna. Una política agrícola común (PAC) es esencial para garantizar este objetivo. Por ello, quiero decir de nuevo que el objetivo fundamental de la PAC debe ser mantener la competitividad de la agricultura europea y el apoyo a la agricultura en la UE, a fin de garantizar la producción de alimentos, principalmente a escala local, y el desarrollo territorial equilibrado. También creo que es justo garantizar unos ingresos justos en el sector agrícola, pues solo es posible estimular los sistemas productivos que son sostenibles y éticos si se compensa correctamente a los agricultores por las inversiones que hacen y los compromisos que asumen.

 
  
MPphoto
 
 

  Luigi Ciriaco De Mita (PPE), por escrito.(IT) La agricultura desempeña un papel clave en el desarrollo de las comunidades. La definición de su producción como un sector primario en términos económicos se refiere no solo a la tendencia histórica de su desarrollo, sino también, y sobre todo, a su papel en la estabilización de las sociedades y sus economías. La producción agrícola se ha equilibrado no solo debe atender a las cantidades producidas, sino también, y principalmente, a la calidad de la producción, de modo que ayude al desarrollo saludable de la población. Desde esta perspectiva, por lo tanto, la seguridad alimentaria desempeña un papel fundamental, y su protección —sobre todo, en términos de producción local y tradicional— aumenta las oportunidades de desarrollo en todo el territorio. La correlación positiva entre la seguridad alimentaria y la calidad y salubridad de los productos agrícolas también supone aumentar su respeto por el medio ambiente, al mismo tiempo que hay que prestar atención al efecto dominó causado por la introducción incontrolada de organismos modificados genéticamente, a fin de ofrecer, en primera instancia, las garantías necesarias en relación con los efectos a medio y largo plazo que estos productos pueden tener en la salud y las economías locales.

 
  
MPphoto
 
 

  Marielle De Sarnez (ALDE), por escrito. (FR) Estamos en una encrucijada en lo que respecta a la definición de lo que debe ser la futura reforma de la política agrícola común. Este es un tema que concierne a los europeos, naturalmente, pero también a los ciudadanos de todo el mundo. Esta nueva política debería formar parte de una visión global. Con un gran desafío: ser capaces de responder a la duplicación de la demanda de la producción de alimentos y la oferta, que tendrá lugar entre hoy y 2050, en un contexto marcado por la escasez de agua, por una reducción de tierras de cultivo y por una nueva situación energética dictada por la lucha contra el cambio climático. Hay que volver a considerar la organización mundial de los mercados agrícolas, para lo que debemos tener en cuenta las dos principales inspiraciones de la política agrícola común: garantizar la seguridad alimentaria y salvar el alma de los pequeños agricultores y sus familias, tanto a escala nacional como en los países más pobres del mundo. Esto también depende de la creación de un sistema mundial específico de reservas alimentarias, que consiste en reservas de emergencia para reducir el hambre y reservas que se utilizarán para regular los precios de los productos básicos. Este sistema debe administrarlo las Naciones Unidas a través de su Organización Mundial para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

 
  
MPphoto
 
 

  Anne Delvaux (PPE), por escrito.(FR) Unos 900 millones de personas en todo el mundo padecen hambre crónica debido a su pobreza extrema. A pesar de la aparente suficiencia de suministros, una proporción significativa de la población mundial no puede pagar los alimentos básicos que necesita; la accesibilidad de los alimentos sigue siendo un tema clave que hay que tratar.

La seguridad alimentaria como un objetivo no puede alcanzarse sin la lucha contra dos de las cuestiones más importantes del día: el mercado y volatilidad de los precios y la disminución de las reservas alimentarias. Debemos apoyar, en este contexto, una revisión de la legislación existente sobre los instrumentos financieros, que debería requerir un comercio más transparente y umbrales mínimos para los operadores autorizados a comercializar en estos mercados.

Es más, las reservas mundiales de los alimentos básicos son mucho más limitadas que en el pasado, pues las reservas mundiales de alimentos han caído a un mínimo histórico. Por último, la PAC debe responder de manera clara e inequívoca a la seguridad alimentaria y a otros desafíos, sobre todo, el cambio climático y la crisis económica en la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor del informe sobre el reconocimiento de la agricultura como un sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria, ya que presenta propuestas importantes sobre cómo la política agrícola común que se aplicará después de 2013 debe responder a los desafíos relativos a la seguridad alimentaria, el cambio climático, la crisis económica y el mantenimiento del equilibrio territorial dentro de la UE, entre otras cosas.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) advirtió recientemente de un posible aumento de los precios de los alimentos en 2011 después de haber alcanzado nuevos máximos históricos en 2010 a raíz de la crisis alimentaria de junio de 2008. El índice de precios alimentarios de la FAO de 55 productos alimenticios básicos ha aumentado por sexto mes consecutivo con 214,7 puntos, superior al anterior máximo histórico de 213,5 puntos en junio de 2008.

Los precios del azúcar y la carne están alcanzando nuevos récords históricos, y a menos que haya al menos un aumento del 2 % en la producción de cereales, los precios de estas materias primas seguirán subiendo. Por tanto, cabe dar la bienvenida a esta iniciativa y, como he subrayado en una pregunta formulada a la Comisión Europea la semana pasada, dado que la volatilidad de precios afecta a todos los involucrados en el mercado, creo que se deben adoptar medidas específicas con respecto a la política agrícola común para aumentar la producción, abastecer mejor a los mercados y garantizar una mayor estabilidad de los precios, así como para garantizar que la producción responde a las necesidades de producción de Europa. Como he argumentado, la agricultura debe considerarse como un sector estratégico, especialmente en tiempos de crisis.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Como la seguridad alimentaria es un derecho humano, las instituciones de la Unión Europea deben prestarle especial atención. Además de la necesidad de que el sector agrícola ofrezca un suministro seguro de alimentos, también es fundamental que estos alimentos sean suficientes. Por esta razón, no podemos olvidar las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación sobre la urgencia de que la producción de alimentos debe aumentar como mínimo un 70 % para atender la creciente demanda de la población mundial que se espera que supere los 9 000 millones de personas en 2050. Me complace que se haya adoptado esta resolución, ya que reconoce el papel de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria como el órgano responsable de supervisar e informar los riesgos inherentes para la cadena alimentaria, y alienta a los Estados miembros a crear organismos que cooperen con esta autoridad. También me gustaría destacar el reconocimiento que se ha dado a la agricultura tradicional, en particular, a la agricultura ecológica y a la agricultura a pequeña escala, que existe en las regiones más desfavorecidas, y que representa no solo un bien económico, sino, sobre todo, un bien ambiental, ya que es esencial para conservar la biodiversidad. Espero que la nueva política agrícola común responda con eficacia a los problemas a los que se enfrenta este sector: el cambio climático, el mantenimiento de la estabilidad de los precios de consumo y la garantía de ingresos para los agricultores.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito.(PT) La ponente aborda un tema candente, señalando los problemas relevantes que amenazan a la seguridad alimentaria, tales como la volatilidad de los precios como resultado de la especulación financiera, la usurpación de tierras en los países en desarrollo, o la insuficiencia de las reservas estratégicas. Sin embargo, el enfoque de cada uno de estos problemas, como en el caso de todos los demás problemas relativos a la seguridad alimentaria, es muy incompleto, a veces contradictorio y, en algunos casos, incorrecto. Las consecuencias de las actuales políticas agrícolas —especialmente la política agrícola común y las reformas sucesivas de la misma— se omiten, como son la liberalización de los mercados y el desmantelamiento de los instrumentos de reglamentación, y la consiguiente ruina de miles de productores de las pequeñas y medianas empresas, que hacen frente a los precios de sus productos que a menudo no cubren los costes de producción.

Cada vez es más frecuente el argumento de que «necesitaremos todas las formas de agricultura para alimentar a Europa y los terceros países»: se trata de un argumento implícito para los modelos insostenibles de producción intensiva y para la exportación, así como para los cultivos genéticamente modificados; el informe también pide que se simplifique y agilice el proceso de aprobación para la importación de estos cultivos modificados genéticamente. Por último, la ponente «acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de un Reglamento relativo a los derivados OTC», que es una propuesta que el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación condena por no impedir la especulación.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlo Fidanza (PPE), por escrito.(IT) He votado a favor del informe de la señora de Sârbu. En este momento, cuando nos estamos preparando para la reforma de la política agrícola común después de 2013, la votación de hoy muestra la dirección que el Parlamento tiene la intención de tomar. A fin de garantizar un suministro seguro de alimentos a precios asequibles, la UE debe dotarse de una fuerte política agrícola común (PAC) que desaliente la especulación en los productos alimenticios y que ayude a los jóvenes a entrar en el sector agrícola. Creo que es importante destacar que el futuro de la PAC debe también ofrecer a los ciudadanos el acceso a un suministro adecuado de alimentos, permitir la difusión de información nutricional y crear mejores condiciones para la aplicación de programas tales como los que pretenden fomentar el consumo de leche y fruta en los colegios. Por otra parte, la votación de hoy instruye a la Comisión a encontrar la manera de aplicar un «sistema mundial específico de reservas alimentarias» con reservas de emergencia para reducir el hambre y otras reservas que se utilizarán para regular los precios de los productos básicos. También hay que prestar especial atención a la cuestión de los organismos genéticamente modificados. Como se trata de un tema tan sensible, será necesario adoptar una medida de precaución para evitar su introducción indiscriminada y sin restricciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Lorenzo Fontana (EFD), por escrito.(IT) Alcanzar la seguridad y la independencia alimentaria en Europa es absolutamente esencial, por lo que he votado a favor. Acojo con satisfacción el hecho de que se haga referencia a una visión ambiciosa de la política agrícola común (PAC). Debemos recordar que la PAC es fundamental para apoyar a los agricultores, que, además de producir materias primas y bienes públicos, también mantienen y cuidan nuestras tierras. Para hacer frente a los nuevos retos en el ámbito alimentario a los que esperamos enfrentarnos en un futuro, debemos asegurarnos de que nos convertimos en productores autosuficientes, importando cada vez menos los productos agrícolas procedentes de terceros países, ya que no solo es que no respeten la legislación en materia de salud y medio ambiente, sino que tampoco cumplen los derechos de los trabajadores.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabetta Gardini (PPE), por escrito. (IT) Mejorar la seguridad alimentaria es uno de los retos que deben abordarse con la reforma de la política agrícola común (PAC) a partir de 2013.

La capacidad de garantizar reservas suficientes de alimentos a los ciudadanos de la UE debe reflejar el aumento previsto de la fuerte demanda mundial de alimentos para el año 2050. A la luz de esto, es una prioridad para la Unión Europea seguir protegiendo este derecho humano fundamental dentro y fuera de sus fronteras, tratando de aumentar la productividad agrícola y, al mismo tiempo, garantizar un suministro seguro de alimentos a precios asequibles, además de la necesidad que ahora resulta esencial y que supone proteger el entorno rural europeo.

No podemos permitir que la especulación financiera siga causando subidas incontroladas de precios y la volatilidad del mercado de alimentos mundial. Para proteger la producción europea, tenemos que restablecer el equilibrio en las relaciones contractuales entre productores y el sistema de distribución moderno.

No debemos subestimar el hecho de que el poder de negociación desigual, las prácticas anticompetitivas y la falta de transparencia, a menudo, son las causas de las distorsiones del mercado, con importantes consecuencias para la competitividad de la cadena de suministro de alimentos.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito. (FR) Sí, el sector agrícola es un sector estratégico y la seguridad alimentaria es un imperativo. Europa ha tardado décadas en darse cuenta de esto. Sin embargo, el título del informe es engañoso. En ningún momento se denuncian las devastadoras consecuencias del libre comercio mundial y la lógica del mercado.

Seguiremos comiendo fresas en invierno, independientemente de que provengan del hemisferio sur o de la energía y el agua que consumen los invernaderos. Seguiremos promoviendo la importación de semillas de África a expensas de los cultivos alimentarios locales y en competencia con nuestros propios productores.

Seguiremos solicitando la regulación de los mercados para los productos agrícolas y sus productos derivados, a pesar de que esta última noción es absurda y debemos promover la agricultura de calidad y circuitos alimentarios cortos, al mismo tiempo que se persiguen sin piedad los abusos de los intermediarios y los grandes minoristas.

Nos mostraremos impotentes por países extranjeros que han malgastado su propio potencial de asumir el control de terrenos cultivables de los países más vulnerables, dejándonos cada vez más preocupados, pero sin actuar frente a los que puede ser una situación explosiva.

Han progresado, pero aún queda mucho camino por recorrer. Al negarse a controlar cada uno de los sistemas que nos han generado estos problemas, entonces están destinados al fracaso.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylvie Guillaume (S&D), por escrito.(FR) La seguridad alimentaria es un tema central al que la Unión Europea debe responder de manera eficaz. Por ello, respaldo el informe de mi colega socialdemócrata, que apoya una PAC responsable y fuerte dirigida a los jóvenes agricultores; propone combatir la especulación en los mercados agrícolas y la volatilidad de los precios que causa; y reafirma que la lucha contra la pobreza en la UE y en todo el mundo debe ser una prioridad, haciendo que la seguridad alimentaria y el acceso a la alimentación sean un derecho humano básico. La Unión Europea debe abordar los desafíos actuales de los alimentos y prever las dificultades futuras en este ámbito. Por eso la idea de crear un sistema mundial específico de reservas alimentarias, en mi opinión, es totalmente pertinente, aunque no será fácil de aplicar.

 
  
MPphoto
 
 

  Ian Hudghton (Verts/ALE), por escrito. – He votado en contra del informe Sârbu a pesar de que contiene numerosos puntos positivos. La alimentación es un asunto de importancia fundamental y cada vez va a adquirir mayor importancia. Es esencial que la UE adopte una posición coordinada en relación con su sector agrícola para hacer frente a los desafíos que tenemos por delante. Sin embargo, no considero que los transgénicos tengan un papel legítimo que desempeñar en la consecución de la seguridad de los suministros alimentarios y, por tanto, no podía apoyar un informe que propone dar luz verde a la modificación genética.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) Estoy de acuerdo con este informe porque la seguridad alimentaria es un derecho humano, lo que garantiza una vida activa y saludable. Un gran número de personas en todo el mundo sufren de hambre crónica o la falta de una verdadera seguridad alimentaria a largo plazo. A pesar de la aparente suficiencia de los suministros, una proporción significativa de la población del mundo no puede permitirse el lujo de obtener los alimentos básicos que necesita, y la accesibilidad de los alimentos sigue siendo una cuestión clave que hay que abordar con carácter de urgencia. Es importante asegurarse de que los alimentos sean accesibles a todas las categorías sociales de personas. La seguridad alimentaria como un objetivo no puede alcanzarse sin la lucha contra dos de las cuestiones más importantes del día: la volatilidad de los mercados y de los precios (muy influenciada por la especulación en los mercados de materias primas) y la disminución de las reservas alimentarias. Bajo ninguna circunstancia debemos permitir la especulación de los precios de los alimentos. Tenemos que promover no solo la competitividad, sino también la agricultura tradicional, la agricultura a pequeña escala, la agricultura biológica y la distribución local, para garantizar la diversidad agrícola en toda Europa. Por otra parte, en un contexto de envejecimiento demográfico del medio rural, entiendo que es muy importante asegurar el acceso de los jóvenes agricultores a las tierras y a los créditos. Nuestro objetivo es mantener precios asequibles para los alimentos y un ingreso decente para los agricultores. Sin embargo, en ningún caso, voy a aprobar el uso de materiales modificados genéticamente, su importación a los consumidores y otras actividades, o la autorización de métodos de producción practicados en terceros países, porque no hay datos que nos lleven a creer razonablemente que estos no perjudiquen la salud humana o el medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Karin Kadenbach (S&D), por escrito. (DE) Lamentablemente, como resultado de los votos de los diputados conservadores, se incluyó una cláusula en el texto de la propuesta de un proceso de aprobación más rápido dentro de la UE para la importación de una nueva fuente de alimentación de productos modificados genéticamente tras haber demostrado su seguridad. Sin embargo, en ningún caso debe satisfacerse la demanda de alimentos con métodos de ingeniería genética. Sigo oponiéndome categóricamente a los alimentos genéticamente modificados y me gustaría recordar a la Comisión Europea el principio de precaución: aunque hay estudios científicos al respecto que dicen que los productos alimenticios genéticamente modificados no son nocivos para la salud, es posible que aún no contemos con los métodos de prueba adecuados para confirmar esta cuestión. En última instancia, tenemos que respetar los deseos de los consumidores, que rechazan este tipo de alimentos.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. (DE) La agricultura es de enorme importancia para la seguridad alimentaria mundial y, por tanto, debemos adoptar medidas. Proteger los ingresos de los agricultores y un suministro adecuado de alimentos de buena calidad por lo tanto deben ser los objetivos fundamentales de la política agrícola común. La fluctuación de los precios de mercado en el sector agrícola también representa factores de incertidumbre y es un hecho que también hay que abordar. Apoyo el informe, lo que demuestra claramente que la seguridad alimentaria es una preocupación central en la Unión Europea, también, y requiere la coordinación de los ámbitos políticos individuales. Podremos conseguir mejores resultados solo si los ámbitos de política agrícola, política de desarrollo, política comercial, política financiera y política energética, además de la investigación, trabajan de forma conjunta a este respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del informe porque Sârbu garantiza que contar con reservas alimentarias constantes y también seguras es la principal función que la sociedad asigna a la agricultura. La seguridad alimentaria es un derecho humano básico, lo que significa que todas las personas, en todo momento, deben tener acceso físico, social y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para poder llevar una vida activa. En algunas partes del mundo, este derecho es a menudo inevitable, mientras que en otros, está poco garantizado, por una variedad de razones y factores que se combinan para constituir una amenaza grave para la salud de los consumidores. En un momento como el actual, caracterizado por el debate sobre la política agrícola común después de 2013, este informe nos permite trazar algunas pautas relacionadas con la función ética, social y económica que la agricultura debe desempeñar, incluso a corto plazo, identificando los factores de riesgo que la amenazan y aprovechando las oportunidades para convertirla en un bastión de la lucha mundial contra el hambre.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (S&D), por escrito.(PL) He votado a favor del informe Sârbu sobre el reconocimiento de la agricultura como un sector de importancia estratégica en el contexto de la seguridad alimentaria. Históricamente, la seguridad alimentaria, desde hace siglos, se ha posicionado entre las más altas prioridades de todos los gobiernos. Por tanto, los criterios financieros y económicos no pueden ser factores decisivos.

La producción de alimentos baratos que también sean buenos es muy importante desde el punto de vista del mercado y el poder adquisitivo de la gente, sobre todo para las personas con rentas bajas. Aún más importante, sin embargo, es la capacidad de producir alimentos. No podemos permitir que se produzca una situación en que importemos alimentos solo porque alguien puede vendérnoslos más baratos en ese momento. Podemos importar, pero debemos mantener nuestra capacidad de producir la cantidad de alimentos que necesitamos.

 
  
MPphoto
 
 

  Petru Constantin Luhan (PPE), por escrito. (RO) En la coyuntura actual, cuando los precios de los alimentos están en constante aumento y se habla cada vez más de una crisis alimentaria en el futuro, una gran parte de la población de la Unión Europea vive por debajo del umbral de la pobreza y es fundamental para nosotros garantizar que todos los sectores de la sociedad puedan acceder a los alimentos. He votado a favor de este informe porque considero que la Unión Europea necesita una política agrícola fuerte que se base en la innovación y que, sobre todo, esté destinada a aportar estabilidad a los mercados y a alentar y ayudar a los agricultores. Al mismo tiempo, los consumidores europeos tienen derecho a disfrutar de alimentos sanos y de alta calidad a precios razonables, que son los principales objetivos de la política agrícola común (PAC) y los objetivos clave de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe, pero me he abstenido en las tres partes de la enmienda 14 que trata de los organismos modificados genéticamente. Yo no estoy intrínsecamente en contra de productos alimenticios modificados genéticamente, pero me he puesto nervioso en este intento de agilizar la importación de material modificado genéticamente y el uso de métodos de producción de terceros países. La evidencia científica de que los organismos modificados genéticamente son seguros debe ser fuerte, y el público debe tener plena confianza en que las autoridades competentes han tomado todas las precauciones de seguridad necesarias y que han llevado a cabo pruebas rigurosas. No podemos apresurarnos en esta cuestión.

 
  
MPphoto
 
 

  Marisa Matias (GUE/NGL), por escrito. (PT) Este informe reafirma la seguridad alimentaria como un derecho humano básico. En este contexto, dos de las principales cuestiones que debe abordar este derecho se identifican como la volatilidad de los precios en los mercados, en la que influye bastante la especulación, y la caída en las reservas de alimentos. El informe señala que la especulación ha sido responsable del 50 % de las alzas recientes de los precios y, por lo tanto, apoya una revisión de la legislación existente sobre los instrumentos financieros en aras de la transparencia, haciéndolos servir a la economía y la producción agrícola y evitando que la especulación ponga en peligro la eficacia de las explotaciones agrícolas. En una situación en que el precio de los alimentos se ve bastante influenciado por los especuladores que no tienen ningún tipo de interés en la agricultura, el informe apoya la limitación del acceso a los mercados agrícolas.

No obstante, no se cuestiona la financiarización de los mercados agrícolas en términos estructurales. El informe propone también el establecimiento de un sistema mundial de reservas alimentarias administrado por las Naciones Unidas. Además, insta a la Comisión a que agilice la aprobación de la importación de alimentos genéticamente modificados, algo con lo que estoy en total desacuerdo. En vista de esto, pero a fin de fomentar las buenas intenciones y sugerencias contenidas en el informe, me he abstenido.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) Teniendo en cuenta que la seguridad alimentaria es un derecho humano fundamental, que debe ser garantizado, exigiendo el pago de los agricultores por sus esfuerzos, y proponer un sistema de reservas alimentarias administrado por las Naciones Unidas son todas las concesiones a nuestra tesis. Acojo con satisfacción estas medidas. Tener en cuenta la diferencia, entre los productos financieros, de los derivados de materias primas, y limitar el acceso a los mercados financieros agrícolas a los operadores vinculados a la producción agrícola, son factores que también indican un cambio en las actitudes.

Sin embargo, la deslocalización y el final del productivismo, que son aspectos necesarios para la autosuficiencia en los productos alimenticios y para la conservación de la biodiversidad, aún están muy lejos. La financiarización de los mercados agrícolas básicamente no se cuestiona. Pero lo que es incluso peor es que las autorizaciones de variedades modificadas genéticamente son emergentes. Por tanto, me abstengo con la intención de fomentar las buenas intenciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) El concepto de seguridad alimentaria es muy claro, y se consigue cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias alimentarias a fin de poder llevar una vida activa y sana. Por lo tanto, no hay duda de que el constante aumento de precios de los alimentos, como resultado del aumento de los precios de las materias primas, es una preocupación cada vez más apremiante para la UE. Por otra parte, el sector agrícola tiene que satisfacer las necesidades alimentarias de un número cada vez mayor de personas, a pesar de tener que lidiar con la disminución de los recursos naturales y los altos costes de producción. En vista de las necesidades futuras, no cabe duda de que la agricultura debe convertirse en un sector estratégico o en un sector crucial para el desarrollo económico de la UE y el mundo entero.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) En lo que respecta a la seguridad alimentaria, en particular, hay un problema relacionado con que los Estados miembros están perdiendo cada vez mayor autosuficiencia. Hasta ahora, no se ha demostrado que sea posible poner fin a la tendencia preocupante de los agricultores que se alejan de la agricultura a tiempo completo a fin de que la agricultura pase a ser un negocio lateral y un hecho que supone que los agricultores abandonen las explotaciones. Si estamos hablando de la seguridad alimentaria, entonces, tenemos que elaborar planes sobre cómo se puede detener esta tendencia preocupante y también sobre cómo aumentar la conciencia de los consumidores sobre los productos regionales. En particular, existe la necesidad, en este contexto, de examinar las subvenciones de la UE con respecto a la forma en que se puede reducir el transporte de alimentos que cruzan la Unión. Esto no es solo para el beneficio del medio ambiente, que en este sentido ayuda a poner en práctica los objetivos de Kioto sobre la reducción de emisiones, sino que también reduce la contaminación acústica, especialmente para aquellas personas que viven o trabajan a lo largo de las vías de tránsito.

Por último, pero no por eso menos importante, debemos considerar la medida en que podemos mejorar la promoción de sistemas de propulsión, ya que la producción de biocombustibles está comenzando a amenazar a la agricultura convencional, empujándola hacia la escasez de alimentos y precios más altos. Estos aspectos no están contemplados en el informe y, por ello, opto por abstenerme.

 
  
MPphoto
 
 

  Claudio Morganti (EFD), por escrito.(IT) La ponente destaca la importancia de la agricultura en relación con los nuevos retos alimentarios.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) considera que la producción de alimentos debe aumentar como mínimo un 70 % para atender la creciente demanda de una población mundial que se espera supere los 9 000 millones de personas en 2050. Por tanto, la seguridad alimentaria sigue precisando de una política agrícola común fuerte.

Los principales objetivos de la PAC han sido los siguientes: incrementar la productividad agrícola; ayudar a los agricultores a alcanzar un nivel de vida justo; estabilizar los mercados; y garantizar un suministro seguro de alimentos a precios asequibles. Sin embargo, su éxito ha resultado en una sobreproducción no deseada y en excedencias que han distorsionado el mercado y que también han aumentado las preocupaciones medioambientales. La nueva PAC, por tanto, debe mejorar la seguridad alimentaria aumentando la productividad, al tiempo que fomenta la producción de alimentos ecológicamente sostenible. El informe destaca que es fundamental que la financiación de la PAC refleje su visión ambiciosa y sus objetivos en términos políticos.

A fin de mantener precios razonables de los alimentos y, sobre todo, un ingreso decente para los agricultores, y para garantizar la seguridad alimentaria, la PAC debe mantenerse al nivel actual. Mejorar y fortalecer los controles de seguridad alimentaria en la Unión como en terceros países es esencial, y por lo tanto, estoy a favor de la resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Cristiana Muscardini (PPE), por escrito.(IT) La seguridad alimentaria es un derecho humano, y uno de los objetivos de la política agrícola común debe ser garantizar un fácil acceso para todos a la alimentación, teniendo en cuenta el crecimiento demográfico, el cambio climático, los altos costes de la energía y los obstáculos que plantea la disponibilidad limitada de recursos naturales.

Estoy de acuerdo con la señora Sârbu y apoyo su plan para asegurar que la nueva PAC posterior a 2013 sea capaz de responder a las exigencias y los desafíos que plantea la seguridad alimentaria. Por tanto, es importante promover la diversidad en la producción agrícola, que abarca grandes cadenas comerciales, la agricultura tradicional y la agricultura a pequeña escala; garantizar el acceso al crédito a los agricultores jóvenes; y alentar el desarrollo de programas de gestión de las reservas alimentarias, a fin de facilitar el comercio mundial y reducir los precios del mercado mundial.

Sin embargo, me opongo al desarrollo de organismos modificados genéticamente y a su uso como variantes alimentarias hasta el momento en que se consideren seguros para el ganado y los consumidores europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Rareş-Lucian Niculescu (PPE), por escrito. (RO) He votado a favor de este informe. Sin embargo, lamento que se retiraran algunas disposiciones importantes en el momento de la votación, como la disposición que contemplaba el estudio de la posibilidad de autorizar la aplicación de métodos de producción utilizados en terceros países en relación con los organismos modificados genéticamente. Algunos Estados han hecho grandes avances en este ámbito, mientras que la Unión Europea se ha quedado atrás y no está utilizando todo el potencial disponible. Lamento también que se haya retirado el punto que hacía referencia al problema de la existencia de grandes zonas de explotaciones agrícolas sin cultivar en algunos Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) El informe contiene algunas iniciativas muy buenas, como los incentivos para la agricultura tradicional y biológica, el apoyo a los agricultores a pequeña escala, en particular, y la protección de los agricultores nacionales de la presión de la competencia de terceros países con los estándares de calidad mucho menos estrictos. Por otra parte, la ponente aboga por el uso de organismos modificados genéticamente, y este es el motivo por el que me he abstenido de votar.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito. – (PL) La seguridad alimentaria es un desafío clave para la agricultura, no solo en la Unión Europea, sino en todo el mundo, especialmente en los países en desarrollo. Según la FAO, la demanda mundial de alimentos se duplicará para el año 2050, y el número de personas en el mundo crecerá de los 7 000 millones que hay hoy en día a 9 000 millones. Por tanto, la producción mundial de alimentos tendrá que aumentar en consecuencia, en un contexto de presión sobre los recursos naturales. La producción mundial de alimentos tendrá que crecer al mismo tiempo que se reduce el agua, la energía, los fertilizantes, los pesticidas y el uso del suelo. Es alarmante saber que hay un total de más de 1 000 millones de personas que se mueren de hambre, mientras que en la Unión Europea, más de 40 millones de personas que viven en la pobreza pasan hambre. Por esta razón, también creo que se debe explotar el progreso científico si este puede ofrecer soluciones adecuadas destinadas a aliviar el hambre en todo el mundo, sobre todo, mediante un uso más eficaz de los recursos. La UE debe seguir garantizando la seguridad alimentaria para sus ciudadanos y participar en el suministro de alimentos en todo el mundo, para lo que la cooperación con el resto del mundo, en particular, con los países en desarrollo, debe ser más estrecha y coherente a fin de ayudarles con el desarrollo sostenible a largo plazo de los sectores agrícolas. Entre otras, esta ha sido la razón por la que he votado a favor de la adopción del informe sobre el reconocimiento de la agricultura como un sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Rolandas Paksas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre el reconocimiento de la agricultura como un sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria, ya que, debido a la cantidad cada vez mayor de consumidores, la gran cantidad de personas que padecen hambre, la situación a la que se enfrentan los agricultores, la fluctuación de los precios de los alimentos y la especulación en acciones, es importante recurrir a determinadas medidas para regular el sector agrícola. Por encima de todo, hay que invertir todos los esfuerzos posibles, a través de incentivos financieros, para fomentar la agricultura tradicional, a pequeña escala o biológica, con el fin de garantizar una seguridad alimentaria constante. Habida cuenta de los peligros que plantean los materiales genéticamente modificados para la salud pública, no estoy de acuerdo con la propuesta de permitir la importación de productos no modificados genéticamente en los que haya una presencia de niveles bajos de material modificado genéticamente.

Debemos adoptar todas las medidas necesarias para garantizar que no se apruebe la importación a la Unión Europea de una nueva variante alimentaria modificada genéticamente, ni la posibilidad de utilizar métodos de producción practicados en terceros países. No podemos resolver los problemas relacionados con la accesibilidad de los alimentos mediante la violación de los requisitos de inocuidad de los alimentos y poniendo en peligro la salud de las personas. Dado el envejecimiento demográfico del medio rural y a fin de atraer y animar a los jóvenes a dedicarse al sector de la agricultura, hay que establecer condiciones especiales para que los jóvenes agricultores puedan acceder a los créditos.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito.(IT) La seguridad alimentaria es un derecho humano básico que se consigue cuando todas las personas tienen acceso físico, social y económico a suficientes alimentos. A pesar de la aparente suficiencia de los suministros, una proporción significativa de la población del mundo no puede permitirse el lujo de obtener los alimentos básicos que necesita, alrededor de 900 millones de personas en todo el mundo sufren de hambre debido a la pobreza extrema. La accesibilidad de los alimentos sigue siendo un tema clave que hay que tratar. La seguridad alimentaria sigue precisando de una fuerte política agrícola común, capaz de aumentar la productividad agrícola, estabilizar los mercados y, sobre todo, garantizar un suministro seguro de alimentos a precios asequibles. Sin embargo, este objetivo no puede alcanzarse sin abordar la volatilidad de los mercados y de los precios. Como la cuestión alimentaria es muy importante, he votado a favor del informe Sârbu, que también aprueba un proceso más rápido dentro de la UE para la importación de nuevas variantes piensos modificados genéticamente, al mismo tiempo que contempla la posibilidad de autorizar el uso de métodos de producción practicados en terceros países. Mi voto también pretende apoyar la presencia de pequeñas cantidades de organismos modificados genéticamente en los productos que entran en la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor del informe Sârbu porque la agricultura es un sector importante y creciente que debe ser una prioridad en la agenda política debido a su papel estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria. La revisión de la política agrícola común para 2013 deberá presentar propuestas relacionadas con este asunto. La reciente volatilidad en los precios de los alimentos y los productos básicos ha planteado grandes preocupaciones en Europa y en todo el mundo. La crisis financiera y los fenómenos meteorológicos cada vez más graves como los ocurridos en 2010, con la prolongada sequía y los incendios en Rusia y las grandes inundaciones acaecidas en Pakistán, han contribuido a una enorme inestabilidad. La UE no puede seguir dependiendo de las decisiones proteccionistas de países como Rusia y Ucrania, que exportan el 30 % de trigo del mundo aproximadamente, o Argentina, un gran productor mundial de carne. Creo que la UE tiene el deber de alimentar a los ciudadanos europeos y la población del mundo, que se espera que aumente unos 2 000 millones y, por tanto, se necesita un aumento del 70 % en el suministro de alimentos para 2050. El aumento de la producción debe cumplir con los criterios relativos al medio ambiente, la seguridad alimentaria, el bienestar animal y el trabajo. La distribución se ha desplazado a los países menos desarrollados, pero estos no parecen tener la capacidad de cumplir con estos criterios.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito.(IT) La seguridad alimentaria es un derecho fundamental que se ve obstaculizado por los limitados recursos naturales, los altos precios de la energía y el cambio climático.

Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación, la producción de alimentos debe aumentar en un 70 % en 2050, ya que alrededor de 900 millones de personas en todo el mundo sufren de hambre, y solo en Europa, el 16 % de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Es fundamental contar con una fuerte política agrícola común y, de hecho, la PAC sigue esta línea, pero necesita una reforma que la haga más sostenible y que mejore la seguridad alimentaria. Este objetivo solo puede lograrse mediante la resolución de la cuestión de la volatilidad de los precios (causados por la especulación) y la disminución de las reservas alimentarias.

En este contexto, el informe apoya la necesidad de revisar la legislación existente sobre los instrumentos financieros y la creación de un sistema mundial de reservas alimentarias con vistas a facilitar el comercio mundial cuando se produzcan picos en los precios y casos de proteccionismo. La nueva PAC después de 2013 debe estar preparada para todo esto, y es por eso que voy a votar a favor de este informe, que promueve la competitividad, la agricultura tradicional, el acceso a la tierra y el crédito para los jóvenes agricultores, y una mejor integración de los alimentos y la energía.

 
  
MPphoto
 
 

  Marit Paulsen, Olle Schmidt y Cecilia Wikström (ALDE), por escrito. (SV) En un planeta que pronto contará con 9 000 millones de habitantes, el suministro de alimentos para el futuro es una cuestión clave. Este informe se centra en este enorme desafío y plantea varias preguntas importantes, por ejemplo, en relación con el problema de la apropiación de tierras, y esto es, por supuesto, algo que apoyamos. Al mismo tiempo, lamentablemente, el informe contiene demandas para adoptar varias medidas conjuntas —tales como programas europeos relacionados con la nutrición y el fomento del consumo de leche y fruta en los colegios, así como el aumento del presupuesto para estos programas— que consideramos que se trata de un aspecto que cada Estado miembro debe decidir por cuenta propia. Por lo tanto, hemos optado por abstenernos en la votación final.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. (RO) Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la producción de alimentos debe aumentar como mínimo un 70% para atender la creciente demanda de una población mundial que se espera supere los 9 000 millones de personas en 2050. Por otra parte, unos 900 millones de personas en todo el mundo padecen hambre crónica debido a su extrema pobreza, mientras que unos 2 000 millones carecen de una auténtica seguridad alimentaria a largo plazo como consecuencia de diversos grados de pobreza. Dado que la demanda de alimentos experimenta un aumento constante y habida cuenta de que el 16 % de los ciudadanos europeos vive por debajo del umbral de la pobreza, el derecho y acceso a los alimentos se están convirtiendo en una prioridad. Por eso, a fin de conseguir la seguridad alimentaria, necesitamos constantemente una política agrícola común fuerte, orientada al mercado, disociada y respetuosa con el medio ambiente, que también incluya un importante componente de desarrollo rural y que aborde otros desafíos, en particular, el cambio climático, la crisis económica y el mantenimiento del equilibrio territorial dentro de la UE. La seguridad alimentaria como un objetivo no puede lograrse sin abordar dos de los aspectos más importantes actualmente: la volatilidad de los mercados y de los precios y la disminución de las reservas alimentarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. (PT) He puesto de relieve el carácter fundamental de esta cuestión de la seguridad alimentaria en varias ocasiones. En el entorno actual, los Estados miembros no deben considerar la agricultura como una simple cuestión económica, sino más bien como una cuestión de defensa estratégica. Para ello, es vital, como bien destaca la ponente, asegurar que la nueva política agrícola común posterior a 2013 pueda dar una respuesta adecuada a los exigentes desafíos a los que se enfrenta este sector hoy en día, especialmente en términos de estabilidad de precios, y que pueda proteger los intereses de los agricultores y fortalecer las reservas alimentarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Crescenzio Rivellini (PPE), por escrito.(IT) Quisiera felicitar a la señora Sârbu. A fin de garantizar un suministro seguro de alimentos a precios asequibles, la UE debe dotarse de una fuerte política agrícola común (PAC) que desaliente la especulación en los productos alimenticios y que ayude a los jóvenes a participar en el sector agrícola.

De hecho, la futura PAC, sin duda, debe hacer todo lo posible para beneficiar a los jóvenes agricultores. Solo el 7 % de los agricultores en la UE tienen menos de 35 años, mientras que la UE necesitará 4,5 millones de agricultores en los próximos 10 años. Por tanto, pido que se fortalezcan las medidas existentes para atraer a los jóvenes a la agricultura, tales como las primas de instalación y préstamos con interés subvencionado.

Además, para garantizar que los instrumentos financieros existentes ayuden a los agricultores frente a la crisis, en lugar de ayudar a los especuladores a causar una extrema volatilidad de los precios, solicito una revisión de la legislación europea sobre productos financieros a fin de que las negociaciones sean más transparentes. También insto a la Comisión Europea a que adopte medidas firmes y permanentes sin demora a fin de imponer restricciones claras a la especulación y para hacer frente a la inestabilidad de los mercados de productos alimenticios básicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – El informe se ha aprobado sin el apoyo del Grupo Verts/ALE, que ha votado en contra. La razón de este voto negativo ha sido dejar el apartado 14 en el texto. «Pide a la Comisión que proponga una solución técnica para el problema de la presencia a un nivel bajo de material modificado genéticamente en importaciones de productos no modificados genéticamente y que proponga un proceso de aprobación más rápido en la UE para la importación de nuevas variantes de piensos modificados genéticamente una vez que se compruebe su seguridad».

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) La seguridad alimentaria es un derecho humano básico, que solo se consigue cuando se satisfacen las necesidades alimentarias de una persona y las preferencias en términos alimentarios para llevar una vida activa y saludable.

En particular, con vistas a la reforma de la política agrícola común prevista para 2013, el apoyo prestado a los agricultores europeos siempre debe permitirles cumplir íntegramente las normas en materia de seguridad alimentaria y medio ambiente. A pesar de la eficiencia de la producción europea, alrededor de 80 millones de personas todavía viven por debajo del umbral de la pobreza hoy en día, y muchos de ellos reciben ayuda a través de programas de ayuda alimentaria. Una PAC fuerte preservará la función económica de los agricultores como productores de alimentos, pero también garantizará la subsistencia y el empleo de más de 28 millones de ciudadanos empleados en las zonas rurales europeas.

Si tenemos en cuenta también a crisis económica, los pagos directos a los agricultores tendrán que mantenerse después de 2013 con el fin de estabilizar sus ingresos y para ayudarles a soportar la volatilidad de los mercados. Por último, se adoptarán iniciativas específicas a fin de animar a los jóvenes a que se introduzcan en el sector agrícola, tales como facilitar el acceso al crédito y promover la formación profesional y la educación técnica específica, al mismo tiempo que se promoverán las «buenas prácticas agrícolas» por toda Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Oreste Rossi (EFD), por escrito.(IT) Dejando a un lado la referencia dudosa a los datos sobre el crecimiento de la población mundial, que no refleja la reciente reducción en las tasas de natalidad en varios países no europeos, la seguridad alimentaria está indisolublemente vinculada al buen uso de la agricultura.

Por tanto, es evidente que precisamos de una política agrícola común que pretenda aumentar la buena calidad, fomentar una agricultura respetuosa con el medio ambiente y ayudar a los agricultores a conservar un nivel de vida digno. Si también tenemos en cuenta las políticas energéticas, que están supeditadas al sector agrícola a través del uso de biocombustibles, este es un argumento que merece un estudio adicional, pues la producción de biocombustibles compite con la producción de alimentos. El informe también llega a una buena conclusión: no podemos concebir la reducción del presupuesto de la PAC.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. (NL) En general, este informe es una contribución muy valiosa al debate sobre el papel de la agricultura en el suministro de alimentos. El Parlamento ha identificado correctamente los problemas que los agricultores tienen que afrontar en tiempos de extrema volatilidad de los mercados y los precios, y dirige la atención a las dificultades que afrontan los agricultores actualmente en este sentido. La Comisión debe adoptar medidas drásticas y duraderas para hacer frente a la volatilidad de los mercados agrícolas. Eso es fundamental para mantener la producción de la UE. El enorme aumento de los precios en los mercados financieros de productos básicos agrícolas se debe en gran medida a la especulación. El comportamiento especulativo abarca casi el 50 % de los aumentos de precios que se han experimentado últimamente.

Es positivo que el Parlamento Europeo haya respaldado las conclusiones del Relator Especial de Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación en relación con el nefasto papel de los grandes inversores institucionales como los fondos de cobertura, los fondos de pensiones y los bancos de inversión, ya que afectan a los índices de precios de las materias primas, a través de sus actividades en los mercados de derivados. El Parlamento ha realizado un buen análisis general sobre la situación, pero luego ha perdido la oportunidad de plantear observaciones relevantes en el informe sobre la función de los organismos modificados genéticamente en la agricultura. Este debate se está llevando a cado en otra parte y no es exclusivo de aquí, por lo que, en última instancia, he decidido votar en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Csanád Szegedi (NI), por escrito. (HU) No puedo apoyar una iniciativa que facilita o acelera la importación de cualquier planta modificada genéticamente. Las excelentes características de las tierras agrícolas en la Unión Europea permitirán que muchos países, como Hungría, Polonia, Italia y Francia, produzcan alimentos de buena calidad. No necesitamos variantes de piensos modificados genéticamente. Tampoco apoyo la importación de productos modificados genéticamente en la Unión Europea debido a su efecto perjudicial a largo plazo para la salud.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La seguridad alimentaria a largo plazo pone de relieve la necesidad de adoptar medidas concretas para aumentar las reservas alimentarias mundiales: un derecho humano que incluye el acceso físico y económico a alimentos sanos, suficientes y nutritivos. Considero que es de suma importancia aprobar este informe que hace hincapié en el sector agrícola. El crecimiento previsto de la población y la pobreza que persiste significa que por lo menos necesitamos un aumento del 70 % en la producción de alimentos para satisfacer las necesidades de la población. Los fenómenos climáticos, la especulación y la volatilidad de los precios han repercutido negativamente en la capacidad de los agricultores.

Se necesita una política agrícola común después de 2013 que pueda garantizar el derecho a la seguridad alimentaria, de forma que se comprometa firmemente con la competitividad y la innovación, así como con el aumento del número de jóvenes agricultores que puedan responder a los nuevos desafíos mundiales. Es necesario adaptar la política agrícola mediante la promoción de la agricultura tradicional y local, sobre todo, los alimentos biológicos y los producidos a escala local.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Christine Vergiat (GUE/NGL), por escrito. (FR) El Parlamento Europeo ha aprobado un informe sobre el reconocimiento de la agricultura en cuya votación tengo que abstenerme. Este informe tiene en cuenta las muchas preocupaciones que son de importancia crucial para los agricultores, como la asistencia para la producción a pequeña escala, para los agricultores jóvenes y para luchar contra la especulación de los precios. Este informe también destaca la necesidad de que la futura política agrícola común cuente con una financiación importante.

A pesar de que este informe es positivo en términos generales, incorpora una medida intolerable: agilizar los procedimientos de autorización de organismos modificados genéticamente por parte de la Comisión.

Esta medida se niega a considerar adecuadamente la evaluación de los productos antes de su puesta en el mercado y no hace ni una sola mención a los peligros, denunciados una y otra vez, que supone la comercialización de organismos modificados genéticamente.

Esta medida no tiene en cuenta en lo más mínimo la seguridad alimentaria ni el principio de precaución. Es una medida peligrosa, y es escandaloso que se haya integrado en un informe destinado a tener en cuenta la importancia estratégica de la agricultura.

La cuestión de los organismos modificados genéticamente debe ser objeto de un debate independiente, que los organismos europeos se niegan a realizar.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Vlasto (PPE), por escrito.(FR) He votado a favor de esta resolución, que pone de relieve la necesidad de que la política europea dé prioridad a la agricultura. Los ciudadanos europeos cada vez exigen más en materia de seguridad alimentaria, algo que debe garantizarse en toda la cadena de producción, procesamiento y distribución. Los retos que deben abordarse con el fin de garantizar una agricultura sostenible, segura y justa son muchos: la adaptación al cambio climático, el control de los efectos de la globalización, la preservación de la biodiversidad, el mantenimiento del nivel de vida de los agricultores y garantizar nuestra autosuficiencia alimentaria en un mercado mundial sujeto a una fuerte presión. La agricultura es una parte integral de nuestro patrimonio y siempre ha dado forma a nuestra identidad, a nuestra forma de vida y a nuestros paisajes. Acojo con satisfacción los esfuerzos de la UE en relación con la agricultura, pero aún quedan tareas importantes por hacer en relación con la reforma de la PAC. Por tanto, pido a la UE que concentre sus esfuerzos en los pequeños agricultores, que forman el grupo más importante pero, sobre todo, el grupo más vulnerable. Reconocer que la agricultura es un sector estratégico debe ser una oportunidad para fortalecer su dimensión social, algo a lo que se ha dado suficiente consideración hasta ahora. Los agricultores también precisan de seguridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Artur Zasada (PPE), por escrito.(PL) Estoy seguro de que el reconocimiento de la agricultura como un sector estratégico permitirá crear mejores condiciones para la aplicación de los programas de ayuda e información. No puede caber ninguna duda de que deben aplicarse programas de ayuda alimentaria destinados a los miembros más pobres de la sociedad. A menudo olvidamos que casi 80 millones de personas en la Unión Europea viven por debajo del umbral de la pobreza.

Además de programas de ayuda, hay que desarrollar programas que promuevan una alimentación saludable, sobre todo, en el caso de los niños y los alumnos de secundaria. Las consecuencias de descuidar estos asuntos se pueden observar muy claramente en los Estados Unidos, donde el número de adolescentes obesos se ha triplicado en los últimos años. Es particularmente importante que se apliquen programas que promuevan el consumo de fruta y leche en las instituciones educativas, pues conocer los buenos hábitos alimentarios tendrá un efecto positivo en la salud de los jóvenes europeos, reduciendo así el gasto sanitario y social en el futuro. En la aplicación de programas de este tipo deben participar tantos productos y distribuidores de alimentos como sea posible, pues esto fortalecerá la posición de las pequeñas y medianas explotaciones agrícolas.

 

9. Correcciones e intenciones de voto: véase el Acta
 

(La sesión, suspendida a las 12.55 horas, se reanuda a las 15.05 horas)

 
  
  

PRESIDE: Jerzy BUZEK
Presidente

 

10. Aprobación del Acta de la sesión anterior: véase el Acta
Vídeo de las intervenciones

11. Presentación de documentos: véase el Acta

12. Turno de preguntas al Presidente de la Comisión
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidente. – De conformidad con el orden del día, procedemos al turno de preguntas al Presidente de la Comisión. Se trata del procedimiento habitual, a saber, preguntas y respuestas que duran un minuto. Si hubiera alguna pregunta complementaria, se conceden 30 segundos adicionales a la pregunta y posteriormente otros 30 segundos a la respuesta. Las primeras preguntas planteadas al Presidente de la Comisión las realizarán los líderes o representantes de los grupos políticos.

 
  
MPphoto
 

  Corien Wortmann-Kool, en nombre del Grupo PPE.(NL) Señor Presidente, señor Barroso, quisiera formularle una pregunta en esta Cámara sobre el Fondo Europeo de Emergencia. Al hacerlo, me gustaría hacer hincapié en el hecho de que usted participó en el debate sobre el Fondo de Emergencia, porque implicaba un fondo europeo de urgencia. Mi pregunta es: ¿qué piensa acerca de la ampliación de dicho fondo? De hecho, usted ya ha hablado acerca de esta cuestión, pero principalmente sobre cómo el fondo debe garantizar su financiación y sobre cuánto tiempo. En la actualidad, la situación en el mercado de los bonos estatales es bastante tranquila, pero podría cambiar en cualquier momento. De ahí mi pregunta: ¿qué opina acerca de la ampliación del Fondo de Emergencia?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Señor Presidente, en primer lugar, quisiera dar las gracias a la señora Wortmann-Kool.

De hecho, en este caso, no se trata solo de mi postura, sino de la posición unánime de la Comisión. Se dice en este documento, acerca de la encuesta anual de crecimiento, que la Comisión considera que debe reforzarse la capacidad de financiación eficaz del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y, además, también es necesario ampliar el alcance de su actividad. Consideramos que se trata de la parte una respuesta global y, por supuesto, no es una respuesta por sí sola. En este documento solo hay una oración acerca del FEEF. También trata cuestiones de reforma estructural, consolidación fiscal y medidas para mejorar el crecimiento.

Pero, de hecho, es importante para la estabilidad de la zona del euro aumentar la capacidad de préstamo, ya que, como ustedes saben, el FEEF tiene asignados actualmente 440 000 millones de euros. No pido ahora que se aumente esta cantidad límite, pero sabemos que el FEEF no puede, de hecho, prestar estos 440 000 millones de euros en caso de que fuera necesario, debido a la necesidad de asegurar una calificación de triple A para el FEEF. Por tanto, lo mínimo que podemos y debemos hacer es aumentar la capacidad del fondo. Creo que se trata de una propuesta muy constructiva que debemos adoptar cuanto antes.

 
  
MPphoto
 

  Corien Wortmann-Kool, en nombre del Grupo PPE.(NL) Señor Presidente, tengo una pregunta adicional: usted dice «cuanto antes». Me gustaría saber qué quiere decir con eso, porque, en mi opinión, garantizar la estabilidad en los mercados financieros en los próximos meses es una cuestión de urgencia. Ser decisivos en este punto sería bastante útil. Actualmente, lo que vemos principalmente son debates entre líderes de los Gobiernos y ministros de finanzas, así que, ¿qué escala temporal tiene prevista cuando dice «cuanto antes»? ¿Puede ser más específico a este respecto?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Señor Presidente, «cuanto antes» significa precisamente eso, que no demos dejarlo para más tarde. En el pasado hemos observado que muchos analistas del mercado consideran que la Unión Europea y la zona del euro están reaccionando en lugar de actuando. Por tanto, necesitamos progresas y no retroceder tan pronto como sea posible.

De hecho, parece que la reunión de ayer la zona del euro y la reunión de hoy del Consejo de Ministros de Economía y Asuntos Financieros han conseguido realizar algunos progresos. Nos estamos poniendo en contacto con nuestros Estados miembros. Creo que es importante. Además, creo que será una decisión oportuna, con motivo de la celebración del Consejo Europeo el 4 de febrero, para abordar ahí estas cuestiones. La Comisión está dispuesta a abordar estas cuestiones el 4 de febrero.

 
  
MPphoto
 

  Stephen Hughes, en nombre del Grupo S&D. – Presidente Barroso, sé que la Confederación Europea de Sindicatos ha formulado objeciones bastante firmes acerca de la interferencia detallada de la Comisión en los mercados de trabajo griego e irlandés, haciendo caso omiso a la negociación colectiva y el diálogo social. Su nueva encuesta anual de crecimiento promete más de lo mismo. Los funcionarios están pidiendo una revisión de las cláusulas de indexación y los acuerdos salariales, la promoción del trabajo flexible, una revisión de las prestaciones por desempleo y una reducción de la sobreprotección de los trabajadores.

¿No le parece que la Comisión debería promover el diálogo social y la negociación colectiva en lugar de socavar estos factores? Y, como la cuestión de la remuneración está específicamente excluida del capítulo social del Tratado, ¿qué fundamento jurídico utiliza la Comisión para interferir en los sistemas nacionales de negociación colectiva? Además, los esfuerzos de consolidación fiscal que se piden en la encuesta van a ahogar cualquier posibilidad de conseguir los objetivos del proceso de 2020. ¿Qué opina al respecto?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Quisiera decirle, sin ninguna ambigüedad, que apoyamos plenamente el diálogo social. Lo hacemos a escala europea, pero, con posterioridad, tenemos que hacerlo también a escala nacional; eso es competencia de los Estados miembros. He estado promoviendo activamente todo este diálogo social con la Confederación Europea de Sindicatos, con la Confederación de Empresas Europeas (Business Europe) y con otros interlocutores relevantes. Pero, de hecho, somos de la opinión de que ahora debemos crear más incentivos para trabajar; tenemos que abordar la situación de nuestros mercados laborales. Creo que esto forma parte de las reformas estructurales necesarias para aumentar la competitividad de Europa.

 
  
MPphoto
 

  Stephen Hughes, en nombre del Grupo S&D. – Presidente Barroso, ¿por qué se trata de que todo el enfoque parezca recaer en los mercados laborales? ¿Qué pasa con los otros mercados que tenemos que tratar en este ámbito, a saber, el mercado financiero, el mercado interior y los mercados de materias primas? Todo el enfoque parece recaer en los mercados laborales. ¿Por qué los menos favorecidos, los trabajadores, deben soportar el coste de esta recesión y la necesidad de repararla?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – El enfoque no recae exclusivamente en el mercado laboral. Estamos reformando los mercados financieros con el apoyo activo y la participación de este Parlamento. También hemos debatido en detalle la necesidad de profundizar la reforma del mercado interior en la encuesta anual de crecimiento. Ahora estamos hablando específicamente de los mercados energéticos, pero el mercado laboral también forma parte de las reformas estructurales necesarias para aumentar la competitividad de Europa, especialmente en aquellos países que son más vulnerables actualmente. Como ustedes saben, algunos de ellos ya están realizando importantes reformas del mercado laboral.

 
  
MPphoto
 

  Guy Verhofstadt, en nombre del Grupo ALDE. – Señor Presidente, sé que transmitió su preocupación por el caso de Jodorkovsky en una conversación privada con el Presidente Medvédev. Si el caso Jodorkovski era un caso de prueba para el Estado de Derecho en Rusia, entonces tenemos que decir naturalmente que el caso ha fracasado. Además de esto, Boris Nemtsov fue detenido el 31 de diciembre. El artículo 31 de la Constitución rusa, sin embargo, garantiza la libertad de reunión.

Como bien sabe, la oposición organiza una reunión de protesta el día 31 de cada mes. Por lo que se puede ver, en 2011 hay siete meses que tienen 31 días. Eso significa que existe la posibilidad, si esta situación persiste, de que puedan ocurrir acontecimientos similares a la detención del señor Nemtsov en 2011. Por tanto, ¿qué acciones conjuntas pueden emprender las instituciones de la UE en relación con este asunto? Rusia es miembro del Consejo de Europa, la OCDE, el G-8 y, potencialmente, un miembro de la OMC. Creo que es necesario que las instituciones europeas actúen con carácter de urgencia.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Como ha dicho usted, señor Verhofstadt, hemos estado planteando el tema con nuestros socios rusos y, de hecho, la Unión Europea ya ha reaccionado públicamente ante los procedimientos legales emprendidos contra Mijaíl Jodorkovski y Platon Lebedev a través de la declaración de la Alta Representante Catherine Ashton.

Creemos que la independencia judicial y el derecho de cada ciudadano a un juicio justo —tal como está consagrado en la Convención Europea de Derechos Humanos, de la que Rusia forma parte— son de vital importancia para la asociación estratégica entre la Unión Europea y la Federación de Rusia. El Estado de Derecho es también una piedra angular de la «asociación para la modernización» que actualmente estamos desarrollando con Rusia.

Seguiremos de cerca este hecho y plantearemos la cuestión en diferentes formatos y reuniones con Rusia, tal como se hizo hincapié en la última cumbre Rusia-Unión Europea que tuvo lugar el 7 de diciembre en Bruselas. La Unión Europea espera que Rusia respete sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos y que también respete el Estado de Derecho.

 
  
MPphoto
 

  Guy Verhofstadt, en nombre del Grupo ALDE. – Esto no es una pregunta sino simplemente un comentario. Creo que esta Cámara también tiene que tratar este problema con la mayor urgencia posible. La situación no puede continuar como hasta ahora en la Federación de Rusia. No creo que, solo porque tengamos vínculos comerciales importantes, tengamos que quedarnos callados a este respecto, sino todo lo contrario.

 
  
MPphoto
 

  Rebecca Harms, en nombre del Grupo Verts/ALE.(DE) En Rusia, la libertad de prensa y de los medios de comunicación es un problema realmente importante. Si desea salir victorioso de este debate, señor Barroso, no puede tolerar lo que está ocurriendo actualmente en Hungría. Me gustaría preguntarle por qué la Comisión está siendo tan flexible en relación con la ley que regula los medios de comunicación en Hungría. Esta ley incumple los principios que se aplican en Europa y más allá en todos los ámbitos posibles.

Hemos recurrido al asesoramiento legal de la mano de expertos. En resumen, el consejo es que la ley viola los criterios de Copenhague, el Acta Final de Helsinki, la Directiva de servicios de medios audiovisuales, el Convenio Europeo de Derechos Humanos, la Convención de la UNESCO, que se aplica a los medios de comunicación, el Tratado de Lisboa y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Podría continuar, pero voy a detenerme ahí. Me gustaría preguntarle, por tanto, ¿cuándo intervendrá en Hungría como corresponde? ¿Qué tiene programado? ¿Por qué no se ha aplicado allí todavía ningún procedimiento de infracción? Mis críticas también cuentan con el respaldo de la jurisprudencia existente en este ámbito.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Con Hungría, como con cualquier otro Estado miembro, hemos de aplicar la ley europea con objetividad e imparcialidad. Hay que estudiarlo con mucha cautela desde un punto de vista jurídico, así que hemos de seguir una metodología clara.

Eso es lo que —en la figura de la Vicepresidenta Kroes— hemos estado haciendo. Ayer facilitó amplios informes a la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior y a la Comisión de Cultura y Educación. Nos preocupa un poco la ley de medios de comunicación de Hungría. Al término de esta semana pretendemos enviar una primera carta al Gobierno de Hungría a la que deberían responder las autoridades húngaras.

Repito: hemos de seguir procedimientos objetivos, imparciales y con base jurídica, porque Hungría, al igual que cualquier otro Estado miembro de la UE, tiene derecho a la imparcialidad por parte de la Comisión. Pero pueden estar tranquilos, porque les aseguro que estamos siguiendo este asunto con mucha atención.

 
  
MPphoto
 

  Rebecca Harms, en nombre del Grupo Verts/ALE.(DE) Me gustaría pedir que todos los documentos que Hungría ha facilitado a la Comisión se encuentren disponibles para inspeccionarlos. Nos encantaría contar con la oportunidad de juzgarnos a nosotros mismos y creemos que es hora de se juzgue este asunto. No obstante, sospechamos que es posible que Hungría no haya facilitado el texto de ley completo, que está ganando tiempo. Entréguennos lo documentos, por favor.

Además, me parece francamente difícil hacer política, por ejemplo, con las negociaciones de adhesión con Turquía insistiendo en los criterios de Copenhague para olvidarlos después una vez que un país se ha convertido en Estado miembro de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Por supuesto, estamos manteniendo a este Parlamento al tanto de todo. Como he dicho anteriormente, la Vicepresidenta de la Comisión, la señora Kroes, se reunió ayer con las comisiones pertinentes de este Parlamento.

Al mismo tiempo, entenderán que estos asuntos constan de una dimensión jurídica y que hemos de seguir la metodología de una manera muy clara y objetiva. La Comisión disfruta de una reputación y de un grado de credibilidad excelentes en todos estos temas, que no queremos arriesgar de ningún modo. Les aseguro que estamos siguiendo este asunto con gran atención y que ya hemos expresado estas inquietudes. Me reunido para tratar este asunto con el Primer Ministro Orbán. Mañana viene a este Parlamento. Podemos debatir esto políticamente, pero también tenemos que seguir los claros procedimientos a este respecto.

 
  
MPphoto
 

  Michał Tomasz Kamiński, en nombre del Grupo ECR. (PL) Señor Presidente, hace unos días la Comisión internacional de aviación, que está llevando a cabo una investigación en Moscú, publicó un informe acerca de las causas de la catástrofe que tuvo lugar el 10 de abril del año pasado en Smoleńsk. Los ciudadanos polacos están sorprendidos por los hallazgos del informe y lo consideran un documento que es de todo menos objetivo. En los últimos días se ha probado que se han ocultado hechos que podrían resultar incómodos para Rusia y que todo el informe está orientado de modo que se responsabilice a Polonia del trágico incidente ocurrido en Smolensk. En Polonia ninguna persona sensata pone en duda que cometimos errores en todo el proceso de preparación y realización de la última visita del Presidente. Pero el informe ruso presenta todos los indicios de ser un juego político dirigido a absolver a los rusos de toda culpa.

En relación con esto, me gustaría plantear la siguiente pregunta: ¿Cómo ve la Comisión este informe? ¿Tiene la intención de hacer algo por esclarecer las causas de la tragedia de Smoleńsk, en las que fallecieron el Jefe de Estado de un Estado miembro y muchos representantes de la élite política de mi país?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Señor Presidente, me gustaría decirle al señor Kamiński que nadie olvidará nunca esta terrible tragedia, ni en Polonia ni en ningún otro lugar. Lamentamos de veras el fallecimiento del Presidente Kaczynski y el de todos los que estaban con él ese fatídico día. Conozco, desde luego, el informe ruso que se publicó la semana pasada y soy consciente de las reacciones polacas ante este, que comprendo muy bien dada la magnitud de esta tragedia.

Dicho esto, la Comisión solo puede actuar en estas situaciones cuando dispone de la base jurídica adecuada para hacerlo. Por cierto, las autoridades polacas nunca nos han pedido que intervengamos en este asunto, aunque, por supuesto, estamos listos para hacer lo que concierna a nuestras atribuciones legales si recibiéramos una solicitud de este tipo.

 
  
MPphoto
 

  Michał Tomasz Kamiński, en nombre del Grupo ECR. (PL) Señor Presidente, me gustaría asegurarme de haberlo entendido bien. Hasta ahora, el Gobierno polaco no ha pedido a la Comisión que investigue las razones de la catástrofe de Smoleńsk. Pero, si el Gobierno polaco le pidiera ayuda a la Comisión, ¿se ofrecería esa ayuda?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Como he dicho, tenemos que ver la base jurídica para ello. Según mi información, era un vuelo militar y una visita de Estado, no parece que haya muchos argumentos en los que la Comisión pudiera basarse para intervenir. Pero, desde luego, siempre podemos debatir este asunto de forma informal con las autoridades polacas o con otras autoridades que nos lo pidan.

 
  
MPphoto
 

  Lothar Bisky, en nombre del Grupo GUE/NGL.(DE) Señor Barroso, todos sabemos lo importante que es la estabilidad del euro. Siendo así, hay una situación que no consigo entender: el debate sobre el aumento del paquete de rescate, en el que ustedes dieron su aprobación pero la Canciller Merkel no dio su visto bueno. Por lo tanto, mi pregunta es si ustedes no se coordinan. Me doy cuenta de que estas cosas suceden a veces, pero esta no es la primera vez que he visto o leído algo así. Entretanto, los medios de comunicación han mostrado un gran interés por esto. Pero esta no es una pelea doméstica entre usted y la Canciller Merkel. Es un importante asunto político. Puedo entenderlo —créame, no siempre estoy de acuerdo con la Canciller— pero el problema es si estas diferencias públicas de opinión ayudan a los especuladores financieros.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – En la Unión Europea cada institución y cada gobierno cuentan con sus propias responsabilidades. La Comisión tiene la responsabilidad de presentar lo que cree que es el camino adecuado para la zona del euro y para la Unión, y así hemos expresado nuestra opinión, en un documento de gran amplitud sobre la encuesta de crecimiento anual. Me parece que tenemos, no solo el derecho, sino el deber de hacerlo.

Así que eso es lo que hicimos y creo que recibió una gran acogida en los mercados, como hemos visto en los últimos días, porque entendieron que ahora existe una verdadera disposición a avanzar de forma decisiva en todos los aspectos de una respuesta integral, que incluya el FEEF.

El análisis del mercado se muestra unánime sobre la necesidad de hacer más a este respecto. Esta no es solo la opinión de la Comisión, también es la opinión del Banco Central Europeo y se expresó en términos sumamente claros. Espero que los Estados miembros lleguen a un acuerdo en función de la posición de la Comisión.

 
  
MPphoto
 

  Lothar Bisky, en nombre del Grupo GUE/NGL.(DE) Señor Barroso, acepto plena y completamente que haya expresado su opinión, así como el informe. Pero mi pregunta — sobre este asunto tan importante en el que se está especulando con el euro en un momento crucial como este—sigue siendo: ¿cómo es posible que su opinión parezca estar tan descoordinada con la de la Canciller Merkel, el Presidente Sarkozy u otros Jefes de Estado o de Gobierno? Esa es la percepción del público en cualquier caso.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – La Comisión no necesita el permiso de los Estados miembros antes de expresar una opinión. Nuestra propuesta se realizó en línea con las conclusiones del último Consejo Europeo, en el que los Estados miembros afirmaron que estaban listos para hacer todo lo necesario para proteger la estabilidad financiera de la zona del euro. Mencionaron expresamente el FEEF y dijeron que estaban preparados para reforzarlo. Así que, en realidad, no existe ninguna contradicción.

No puedo comentar los comentarios de otros, pero puedo decirle cual es la posición de la Comisión: es una posición unánime que comparte el Presidente del Banco Central Europeo; es la posición de otras instituciones pertinentes que no pierden de vista la estabilidad financiera de la zona del euro. Creo que deberíamos destacar lo que nos une en lugar de resaltar algunos asuntos específicos sobre la forma de comunicarnos.

 
  
MPphoto
 

  Marta Andreasen, en nombre del Grupo EFD. – La semana pasada un miembro del Tribunal de Cuentas Europeo, que se jubiló hace poco tras quince años de servicio, realizó unas graves acusaciones en los medios de comunicación. Las acusaciones, que no me cogieron por sorpresa, indicaban ante todo la falta de independencia de los auditores de la UE, lo que afecta al grado de transparencia para denunciar irregularidades.

La carta aclaratoria que el señor Engwirda publicó ayer no hace sino confirmar el poder de la Comisión sobre los auditores y pone en duda la base sobre la que este Parlamento ha estado aprobando la gestión durante los últimos quince años.

Ha llegado la hora de que este Parlamento exija que un organismo realmente independiente y ajeno a las instituciones europeas audite el presupuesto y las cuentas de la UE. Sin una auditoría independiente de este tipo, el Consejo y el Parlamento no se encuentran en condiciones de seguir aprobando la gestión de la responsabilidad financiera de la Comisión.

¿Permitirá, señor Barroso, que un auditor externo revise las cuentas y nos diga la verdad sobre cómo se está gastando el dinero de los contribuyentes?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Señor Presidente, me gustaría señalar que el Tribunal de Cuentas Europeo es un organismo totalmente independiente. La Comisión no cuenta con ninguna influencia sobre sus métodos o prioridades de auditoría y tampoco la persigue. El respeto a la independencia de este auditor externo obedece al interés de la Comisión y al interés europeo.

Nunca he recibido comentarios negativos sobre las decisiones de los tribunales, ya sean los constitucionales, el Tribunal de Justicia Europeo o el Tribunal de Cuentas. Es un principio básico de la democracia: respetar el Estado de Derecho y las instituciones independientes.

Existe un diálogo regular, por supuesto, entre la Comisión como entidad auditada y el Tribunal como auditor, como parte del proceso de auditoría. Es normal y necesario garantizar que el proceso de auditoría funcione bien y que todos los hallazgos del proceso de auditoría se asienten sobre una base sólida. Este tipo de diálogo está completamente de acuerdo con todas las normas internacionales. Es probable que debiera señalar que en años anteriores la Comisión fue objeto de informes de un enorme criticismo por parte del Tribunal de Cuentas. Creo que deberíamos respetar a nuestras instituciones, es decir, a las instituciones independientes.

 
  
MPphoto
 

  Marta Andreasen, en nombre del Grupo EFD. – Señor Barroso, no coincido con su respuesta. En respuesta a las críticas del Tribunal de Cuentas Europeo de los últimos diez años, la Comisión ha recurrido a los auditores —y esto lo han registrado los medios de comunicación— y les ha pedido que cambien su metodología de trabajo, de forma que el informe sobre el gasto de la UE refleje una cifra mejor.

En mis treinta años de experiencia profesional en el ámbito de la contabilidad y la auditoría, nunca he visto que un auditado instruya al auditor sobre cómo realizar su propio trabajo. ¿Cómo podemos saber si una reducción de la tasa de error se debe a un cambio en la metodología solicitada por la Comisión o a una mejora de los controles?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – La Comisión, al igual que el Parlamento Europeo, tiene derecho a expresar sus opiniones sobre el proceso de auditoría. Ahora está opinando sobre él y puede hacerlo. La Comisión es también un organismo político. Nos eligió este Parlamento, así que tenemos derecho a expresar nuestra opinión. De ningún modo debe considerarse una forma de presión, a no ser que debamos ver sus comentarios como una presión intolerable.

Este es, en realidad, un ejercicio de transparencia. Así que, de una vez por todas, respetamos por completo al Tribunal de Cuentas, no lo presionamos y tratamos de hacer todo lo posible por poner en práctica las recomendaciones de la institución de auditoría independiente que es el Tribunal de Cuentas.

 
  
MPphoto
 

  Daniël van der Stoep (NI).(NL) Señor Presidente, Jerusalén es la capital única, eterna e indivisible del Estado judío de Israel. Jerusalén, desde el extremo más oriental al extremo más occidental, es y siempre será territorio israelí.

La Unión Europea puede sentirse orgullosa de Israel. Es la única democracia de Oriente Próximo, rodeada de un mar de regímenes dictatoriales.

En su lucha contra la Jihad islámica, Israel se está defendiendo a sí misma, pero también defiende todo lo que representa Europa, con sus valores judeocristianos. La Comisión coincidirá conmigo en eso.

Por ello, el apoyo de la Unión Europea al Estado judío de Israel debería estar más allá de toda duda. La Unión Europea tiene que enviar una señal clara a la comunidad internacional de que la representación diplomática de la UE, simple y llanamente, pertenece a Jerusalén. Esa es la razón por la que me encantaría preguntar al señor Barroso si está de acuerdo conmigo en que la UE debería trasladar de inmediato su representación diplomática en Israel de Ramat Gan a la capital israelí, Jerusalén. Si no lo está, ¿por qué?

Por supuesto, lo mismo debería aplicarse a la situación de la futura embajada de la UE en Jerusalén. Todos estamos en contra de este tipo de embajada, pero si tiene que existir, entonces establezca la de Israel en Jerusalén.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – En primer lugar, conoce la posición de la Comisión Europea respecto a Israel. Respaldamos por completo la existencia de Israel. Como ha dicho, es un Estado democrático en un entorno muy complicado y reconocemos por completo el derecho de Israel a existir. Al mismo tiempo, nos gustaría que Israel respetara el derecho a la autodeterminación de los palestinos y creemos que la mejor solución es que los dos Estados —Israel y el Estado palestino— existan respetándose el uno al otro y respetando el derecho internacional.

En cuanto a la cuestión del cambio de capital de nuestra representación en Israel, no vemos la razón para llevarlo a cabo.

 
  
MPphoto
 

  Daniël van der Stoep (NI).(NL) Señor Presidente, por supuesto, me decepciona su respuesta, pero está hablando de Jerusalén Este y del hecho de que esta semana la Comisión haya reprobado que Israel comenzara la construcción de 1 400 viviendas en Gilo. Bien, me pregunto cómo debe responder en concreto la autoridad local de Jerusalén a esta condena, cuando están recibiendo solicitudes de permisos para construir tanto en Jerusalén Este como en Jerusalén Oeste.

De hecho, está concediendo permisos tanto a árabes como a israelíes en las dos partes de la ciudad, pero lo que la Comisión está diciendo ahora y dijo también la semana pasada es que hay que discriminar a los israelíes en Jerusalén Este porque la ciudad es una sola entidad; de todos modos, y eso no puede cambiarse, la ciudad está gobernada por una sola autoridad local. ¿Qué le está diciendo a la junta de la autoridad local de Jerusalén entonces? ¿Cuál debería ser su respuesta a los israelíes que están solicitando de forma completamente justificada permisos para construir en un área en la que tienen derecho a vivir?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Creo que la posición de la Unión Europea en cuanto a los asentamientos ha estado de acuerdo por completo con la de la comunidad internacional, incluida la de los mayores aliados de Israel. Creemos que la forma en la que se ha abordado la cuestión de los asentamientos con el gobierno actual no siempre ha sido provechosa en relación con los esfuerzos actuales de paz en esta región.

Los comentarios que ha realizado muestran con exactitud por qué no deberíamos contar con una representación en Jerusalén como resultado de la difícil situación de esa ciudad tan importante para Israel y para todos nosotros.

Así que mantengamos nuestro compromiso con la paz. Respaldemos a Israel. Al mismo tiempo, no olvidemos los derechos de los palestinos. Creo que merecen también nuestra atención y respaldo.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Hemos llegado a la segunda parte del turno de preguntas, preguntas sobre el tema específico y concreto de innovación y energía.

 
  
MPphoto
 

  Alejo Vidal-Quadras (PPE).(ES) Señor Presidente, señor Presidente de la Comisión, la Comisión está impulsando la innovación en diversos ámbitos de nuestro sistema energético. Puedo citar biocarburantes de segunda generación, fusión, fisión de cuarta generación, redes inteligentes, energías renovables en general, eficiencia energética en general, uso de hidrógeno en pilas de combustible, captura, transporte y almacenamiento de CO2, vehículos eléctricos, y la lista podría seguir.

Los recursos son escasos, señor Presidente, y todo no se puede hacer. Muchos ciudadanos se preguntan —yo le traslado esa inquietud a usted hoy— en cuáles de todas estas cosas la Comisión, en el presente contexto difícil, va a poner su acento. ¿Cuál de estas prioridades es o cuáles son prioritarias para la Comisión?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Esa es una pregunta muy complicada, porque todas las prioridades están relacionadas, así que hemos de concluir el mercado energético —necesitamos un mercado energético integrado. La eficiencia energética es, por supuesto, una prioridad, pero también tenemos que invertir en tecnologías con un nivel bajo de emisiones de carbono, ya que existe también una dimensión exterior y tenemos que perseguir nuestras ambiciones exteriores —hablar, en la medida de lo posible, al unísono con nuestros socios en el ámbito energético.

Hay cuatro prioridades en las que me gustaría que el Consejo Europeo se centrara el 4 de febrero: conclusión del mercado energético y puesta en práctica de todas las normas del mercado interior; eficiencia energética; tecnología con un nivel bajo de emisiones de carbono; y aceptación de esfuerzos conjuntos en lo que se refiere a la dimensión exterior.

 
  
MPphoto
 

  Romana Jordan Cizelj (PPE).(SL) Señor Presidente, tal y como están la cosas, la Unión Europea tiene que reducir sus emisiones de efecto invernadero un 20 % para 2020. No obstante, a nivel político también estamos debatiendo un objetivo más ambicioso y sabemos que, en este sentido, los sectores que cubre el régimen de comercio de derechos de emisión, así como el energético, en concreto, serían los más afectados.

Por eso, me gustaría escuchar su opinión personal sobre cuándo llegarán las condiciones adecuadas para que hagamos de este un objetivo aún más ambicioso.

¿Qué otras medidas tendrá la Unión Europea que introducir en el sector energético? o ¿incluyen estas medidas también las condiciones que ha mencionado en la respuesta a la pregunta de mi colega?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Este es también un proceso global, no solo un proceso europeo. Cancún fue un paso significativo en las negociaciones sobre el clima. Al menos fue capaz de mantener vivo el proceso multilateral y eso fue positivo, pero, en realidad, no fue suficiente desde nuestro punto de vista.

Para que podamos avanzar y comprometernos con objetivos vinculantes, creo que deberíamos pedir a otros, a saber, a los mayores contaminantes, a las economías en desarrollo y emergentes, que realicen un esfuerzo comparable. Hasta el momento, no se han comprometido.

De modo que esa es la razón por la que tenemos que encontrar la forma adecuada de que actúen. Al mismo tiempo, los países que están preparados para avanzar y realizar más compromisos pueden y deberían hacerlo, y el modo concreto que voy a proponer al Consejo Europeo el 4 de febrero consiste en lograr más en cuanto a eficiencia energética, un ámbito en el que no estamos llegando a donde deberíamos.

En el ámbito de las energías renovables me parece que vamos bien encaminados para lograr nuestra meta para 2020, pero no así para la eficiencia energética, de manera que este es un ámbito particular en el que tenemos que avanzar más.

 
  
MPphoto
 

  Derek Vaughan (S&D). – Para garantizar la seguridad energética y los bajos costes para los consumidores en el futuro, Europa debe emplear todo tipo de energías de bajo nivel de emisiones de carbono. Eso incluye tecnología limpia del carbón, un ámbito en el que, hasta ahora, el desarrollo ha sido muy lento. ¿Puede el Presidente de la Comisión asegurar que ese respaldo a la investigación de la captura y almacenamiento de carbono continuará en el futuro?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Puedo asegurar que trataremos de lograrlo, pero a la larga, como sabe, los Estados miembros deciden la financiación para investigación. Este es un tema que vamos a debatir cuando presentemos las perspectivas financieras plurianuales.

No obstante, espero que los Estados miembros den prioridad a la inversión en energías renovables y tecnologías con un bajo nivel de emisiones de carbono y se centren en las prioridades tecnológicas establecidas en el Plan Estratégico Europeo de Tecnología Energética.

De hecho, lo estamos proponiendo para el próximo Consejo Europeo.

 
  
MPphoto
 

  Fiona Hall (ALDE). – Presidente Barroso, acaba de decir que los Estados miembros están consiguiendo menos de la mitad de lo que se propusieron en el objetivo del 20 % para ahorro de energía para 2020, así que ¿por qué la Comisión no está presionando para que este objetivo sea vinculante para los Estados miembros?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Estamos presionando para lograrlo. Estamos tratando de plantear el asunto en el siguiente Consejo Europeo. Con la eficiencia energética todavía nos quedamos atrás, como ha dicho. No estoy contento con la situación y la Comisión pretende invertirla.

La eficiencia energética forma ahora parte integral del objetivo principal de la Estrategia Europa 2020. En la actualidad estamos manteniendo conversaciones con los Estados miembros para establecer objetivos nacionales para afianzar este objetivo. Ya hemos estimado que, con las políticas y medidas existentes, el ahorro para 2020 no superaría el 10 %.

No obstante, los objetivos nacionales indicativos combinados que salieron a flote en los debates de Europa 2020 arrojan un resultado que es sin duda más ambicioso que eso, pero que probablemente se encuentre aún muy por debajo de 20 %. Por eso tenemos la intención de seguir un enfoque de dos pasos supervisando este progreso en 2013. Si estas revisiones descubren que es poco probable que cumplamos nuestro objetivo del 20 %, la Comisión pensará si proponer objetivos nacionales jurídicamente vinculantes para 2020.

 
  
MPphoto
 

  Reinhard Bütikofer (Verts/ALE).(DE) Señor Presidente, Presidente Barroso, me gustaría preguntarle por la armonización de precios fijos regulados en la Unión. El Comisario Oettinger, el Comisario para la Energía, está persiguiendo una estrategia aquí que, en nuestra opinión, y también en opinión del Ministro alemán de Medioambiente, tendría como resultado la destrucción del programa de innovación más exitoso del que Alemania dispone en el ámbito de la energía renovable.

¿Qué va a hacer para evitar que se destruyan los precios fijos regulados de Alemania en nombre de la armonización, impidiendo así la innovación en el ámbito de la energía renovable? ¿Qué va a hacer para asegurar que el Comisario Oettinger no gane tiempo de este modo en el ámbito de la eficiencia energética? No quiere hacer nada hasta 2012, aunque usted mismo acaba de decir que ya está claro que los objetivos no vinculantes no bastan. ¿Cómo va a acelerar las cosas?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Señor Presidente, en primer lugar, permítame que diga que el señor Comisario es el que está proponiendo este enfoque adicional con respecto a la eficiencia energética y que tengo una confianza plena en que está haciendo todo lo que puede para lograr este objetivo. También estamos tratando de relacionar el asunto de la energía con otros objetivos de la política, como la lucha contra el cambio climático.

Dicho esto, creemos que no es solo cuestión de definir objetivos, también se trata de trabajo en los Estados miembros, de modo que creemos que es mejor que estos establezcan sus propios objetivos nacionales y entonces veremos. Si llevan un buen ritmo, magnífico. Si no, al menos propondremos legislación vinculante.

Pero para triunfar en ocasiones es preferible comenzar con un objetivo voluntario. Al menos, eso es lo que hemos hecho en el pasado y ha resultado ser el enfoque adecuado. No descartamos —más bien al contrario— una posible necesidad de vincular objetivos para cada país, pero permítanme ofrecer a los Estados miembros la propiedad de esta política y ver cómo desarrollan su estrategia.

 
  
MPphoto
 

  Paul Rübig (PPE).(DE) Señor Presidente, el 4 febrero tendrá lugar la cumbre sobre energía. En este momento, hay dos directivas que debatir: por un lado, la Directiva marco sobre el agua y, por el otro, la EIP, la Directiva sobre la evaluación del impacto ambiental. En ambos casos, hemos de pensar en la forma de compatibilizar estas dos variantes a largo plazo. Los problemas aquí son el medioambiente y la generación de energía. Creo que los procedimientos de aprobación en ese ámbito no deberían durar más de un año. La Comisión propone en la actualidad un período de cinco años. En la situación actual, no creo que podamos permitirnos esperar cinco años —que es, después de todo, ¡un período legislativo completo!

¿Está la Comisión preparada para reducir este periodo en consecuencia? ¿Es posible adaptar la Directiva marco sobre el agua para que en el futuro se pueda brindar también a las plantas de almacenamiento de energía la oportunidad de garantizar que existe un equilibrio entre la energía solar y la energía eólica?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – En general, la Comisión quiere reducir lo máximo posible el tiempo para adoptar y poner en práctica esta Directiva. La cuestión es que los Estados miembros suelen pedirnos un intervalo de tiempo realista, de modo que la puesta en marcha pueda tener lugar, en la medida de lo posible, de una forma coherente, evitando distorsiones en el mercado interior o al menos en lo que creemos que debería ser el mercado interior. Una de las preocupaciones del sector energético es precisamente el hecho de que aún tenemos reglamentos muy diferentes.

Se ha logrado algún progreso y no podemos empezar de cero ahora. El 4 febrero tendremos las comunicaciones que hemos presentado hace poco y también estará, por supuesto, el paquete sobre clima y energía histórico — creo que ahora puedo llamarlo histórico— que presentamos hace unos años en mi anterior Comisión.

Estamos abiertos a reducir el intervalo de tiempo, pero es importante que contemos con un acuerdo con los Estados miembros para que actúen más o menos al mismo tiempo, a fin de evitar esos problemas de distorsión de la competencia del mercado interior.

 
  
MPphoto
 

  Vicky Ford (ECR). – La investigación y la innovación son esenciales para impulsar la competitividad de las economías. El año pasado, por primera vez, una universidad europea encabezó las clasificaciones mundiales de investigación científica. Fue la Universidad de Cambridge, situada en la región que represento.

En esta universidad, pero también en otras instituciones y PYME menos conocidas, he visto investigación de vanguardia financiada por la UE a través del programa marco de 50 000 millones de euros. Pero por desgracia, esta Directiva marco también tiene fama de ser la más compleja y burocrática del mundo. El pasado otoño, este Parlamento votó por unanimidad una serie de recomendaciones para simplificar esa burocracia. ¿Qué está haciendo la Comisión para poner en práctica estas reformas?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – En primer lugar, me gustaría felicitar a la Universidad de Cambridge y a su región.

En segundo lugar, espero contar con el apoyo de su Grupo en la deliberación acerca del marco plurianual sobre los compromisos presupuestarios apropiados para apoyar a la investigación, la tecnología, y la innovación a escala europea. Cambridge es una de las universidades más desarrolladas del mundo, pero hay otras universidades en las regiones más pobres de Europa que por desgracia no tienen el mismo tipo de acceso.

En tercer lugar, la simplificación es, de hecho, una de las prioridades para la energía e innovación y en este caso, para la investigación. También vamos a hablar sobre innovación en la otra parte del Consejo. Es sin duda una de nuestras prioridades y nos alegramos de contar con el apoyo del Parlamento Europeo en este aspecto. Esperamos también contar con el respaldo, entre otros, del Tribunal de Cuentas. Hay que entender lo importante que es para científicos no perder tanto tiempo en papeleo y tener más tiempo para concentrarse en lo que hacen mejor, investigar.

 
  
MPphoto
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL).(PT) Señor Barroso, en nombre de la consolidación financiera, los programas de austeridad, como se denominan, están exacerbando las divergencias en la Unión Europea, promoviendo políticas antisociales y poniendo los derechos de los trabajadores en riesgo, y recortando la inversión pública, en especial en el ámbito de la innovación en la energía.

Esto significa que si las mismas directrices, políticas y presiones se siguen aplicándose a Portugal y a otros países con economías más débiles, las divergencias se intensificarán y nos encontraremos en una situación cada vez más grave por la falta de solidaridad de la Unión Europea.

Por lo tanto, la pregunta es: ¿Qué medidas se tomarán para cambiar la situación, para analizar de forma efectiva el respaldo a la innovación en países como Portugal y en otros en los que no hay una provisión suficiente de inversión pública en estos ámbitos y —dados los elevados precios que están cobrando y las dificultades que están pasando en muchos lugares— para garantizar el acceso de las personas y las industrias a la energía?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión.(PT) Señora Figueiredo, conoce nuestra posición respecto a la consolidación presupuestaria. Es indispensable para un país como Portugal, que está atravesando algunos problemas de la deuda pública, pero también tiene que asumirse para la Unión Europea en general. No obstante, en las recomendaciones que efectuamos en un documento que acabamos de publicar, solicitamos a los Estados miembros que, en la medida lo posible, no reduzcan la inversión en educación o investigación y, en concreto, en el sector energético. Es más, hay Estados miembros que lo están haciendo con mucho éxito: los Estados miembros están acometiendo ejercicios de consolidación presupuestaria, pero están incluso aumentando la financiación para la investigación y la educación.

En cuanto a los países con mayores dificultades financieras, la forma de la que actuamos debe comportar solidaridad y cohesión. Esa es la razón por la que no me cansaré de abogar por la cohesión económica, social y territorial a escala europea. La solidaridad es importante. «Solidaridad» no puede ser una palabra vacía. Debemos, con perdón de la expresión, hacer la solidaridad operativa.

 
  
MPphoto
 

  Judith A. Merkies (S&D).(NL) Señor Presidente, la innovación cambiará nuestra economía y sociedad y debería también crear puestos de trabajo. Eso hace de la innovación una de las iniciativas más importantes de la Unión Europea. Por lo tanto, pediría a todas las direcciones generales de nuestra Comisión que adoptaran juntas un enfoque más integral. Por ejemplo, hay, de hecho, asociaciones para la innovación en curso en la actualidad que están dentro de las competencias de una sola dirección general. No obstante, el enfoque debe ser más integral. También creo que los fondos deberían combinarse incluso más y que deberíamos evitar la fragmentación. En el mejor de los casos deberíamos disponer de un solo fondo, que ha de incluir asimismo los fondos estructurales. Le pido que estudie bien esto y cree, en cooperación con Estados miembros, un impulso potente y único para la innovación.

Una cosa más sobre la energía. Estamos siempre particularmente interesados en el panorama general. El panorama debe ser general en lo que respecta a la innovación, también, pero en ocasiones la respuesta está en las pequeñas cosas. Me parece que se está prestando muy poca atención a la energía que se genera a escala local, a pesar de esta resulta clave para nuestros ciudadanos. ¿Podríamos, yo y todos mis colegas, pedirle entonces que establezca objetivos vinculantes?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Es normal que le preocupe este problema de la falta de sinergias a escala europea. Esa es precisamente la razón por la que espero que el Consejo Europeo aborde este asunto de una manera exhaustiva.

De hecho, las cooperaciones de innovación europeas constituyen un instrumento para crear sinergias entre programas existentes a escala europea, nacional y regional. Al agruparlas bajo una sola iniciativa, creo que podemos acceder a su potencial de innovación inherente a fin de desplegar soluciones para toda Europa que aborden desafíos sociales.

Así que uno de los objetivos es precisamente el de acelerar el paso de la investigación al mercado, de las innovaciones orientadas al mercado a los productos y servicios orientadas al mercado.

Así se creará el empuje necesario para la participación. De ahí que estemos buscando —en la Comisión y ahora en los Estados miembros— este enfoque completo con respecto a la innovación, mirando más allá de las carteras de las direcciones generales e incluso de los orígenes nacionales.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Salavrakos (EFD).(EL) Señor Presidente, de acuerdo con la investigación científica publicada en la prensa internacional y, últimamente, con más frecuencia en la prensa griega, israelí y chipriota existen grandes cantidades de gas natural y petróleo en el sur del Egeo, en la isla de Creta. Por lo tanto, existen recursos energéticos en el ámbito territorial, en las fronteras territoriales de la Unión Europea.

Siendo así, ¿cómo pretende la Comisión Europea alentar y facilitar que la investigación localice y explote estas fuentes de energía que pueden, en cualquier caso, transportarse con mayor facilidad y mejor a la Unión Europea que cualquier otro oleoducto previsto?

Me gustaría aprovechar esta oportunidad, señor Presidente y señor Presidente de la Comisión, para declarar que los considero personas muy afortunadas, dado lo que el destino les ha deparado. Usted, señor Presidente, preside un parlamento con atribuciones más amplias tras la aplicación del Tratado de Lisboa y usted, señor presidente de la Comisión, está tratando con la mayor crisis económica de Europa. Secundo todas las medidas tomadas por el señor Barroso este sentido, pero me gustaría añadir algo: también está el método americano, el método del alivio cuantitativo. Por favor, investiguen el...

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Señor Presidente, ha cortado a Su Señoría justo cuando estaba diciendo algo bueno sobre mí, por lo que le doy las gracias.

En lo tocante a la primera parte de su intervención, no disponemos de los medios —y esa no es la prioridad ahora— para explorar o financiar la exploración de otras fuentes de energía en Europa. Nuestra prioridad en cuanto a la infraestructura consiste en establecer interconexiones, porque eso cuenta con una dimensión europea crucial.

Vamos a realizar propuestas en ese sentido al Consejo Europeo. Ya se ha conseguido algo — por ejemplo, el plan de interconexión del mercado báltico de la energía, para los países bálticos. Ahora trabajamos también con países de Europa Central y Oriental para establecer, si es posible, interconexiones entre Norte y Sur y las cosas están yendo bien. Acabo de estar en Azerbaiyán y Turkmenistán en relación con el trabajo en el corredor de gas meridional, un nuevo medio potencial de llevar energía —en este caso gas—a Europa. Aquí es donde creo que la Unión Europea puede efectuar algunas inversiones en infraestructuras de energía.

 
  
MPphoto
 

  Arturs Krišjānis Kariņš (PPE).(LV) Señor Presidente, señor Barroso, la Comisión ha ofrecido, en mi opinión, una iniciativa muy bien acogida dirigida a mejorar la estructura energética de la Unión Europea— en cuanto a redes de electricidad e interconexiones para redes de gas. Su informe estima que el coste será de alrededor de 200 000 millones de euros. Las mejoras de estas redes se llevarán a cabo hasta 2020. El informe dice también que cerca de la mitad, 100 000 euros, por lo tanto, provendrán del sector privado. Mi pregunta para usted es esta: respecto a los 100 000 millones de euros que quedan y que serán necesarios para llevar a cabo mejoras a las redes energéticas para 2020, ¿de dónde van a salir estos fondos? ¿Serán fondos de la Unión? ¿Serán bonos emitidos en concreto para este proyecto o será otra fuente de financiación? Gracias.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Como ha dicho, es correcto que se necesita una inversión de 200 000 millones de euros para infraestructuras de gas y redes de transmisión eléctrica hasta 2020. Se estima que 100 000 millones euros de esta inversión total tiene que aportarlos a tiempo únicamente el mercado, mientras que los otros 100 000 millones euros requerirán acción pública para permitir y aprovechar el capital privado necesario.

Es la razón por la que ahora estamos proponiendo, por ejemplo, la separación de actividades. Estamos proponiendo muchas medidas que harán de esta inversión privada algo más racional y útil. También examinaremos con mayor detenimiento las prácticas de reglamentación de tarificación a fin de liberar principios de imputación de costes adecuados.

Para terminar de llenar la brecha, la Comisión propone un nuevo instrumento financiero dirigido a respaldar proyectos de interés europeo para la nueva perspectiva financiera después de 2013. Más allá de subvenciones, se pueden proponer soluciones innovadoras basadas en el mercado como participaciones en el capital, garantías y préstamos a asociaciones entre el sector público y el sector privado. Como sabe, ya he hablado sobre fondos europeos a través de bonos para la financiación de proyectos diseñados en especial para este tipo de proyecto.

 
  
MPphoto
 

  Sonia Alfano (ALDE).(IT) Señor Presidente, señor Barroso, Señorías, la Directiva 2001/77/CE establece la definición de fuentes de energía renovables con el propósito de identificar aquellas para las que se pueden suministrar incentivos públicos.

Las fuentes de energía renovable no incluyen la incineración de la parte no biodegradable de los desechos. Desde 1992, Italia ha proporcionado incentivos aumentando las facturas de energía de sus ciudadanos y construyendo incineradores, que se ha comprobado científicamente que son nocivos para la salud y para el medioambiente y que la Unión Europea ha clasificado como una opción de gestión de desechos residual integrada. Se han iniciado los procedimientos de infracción con respecto a estos incentivos y, a pesar de la intervención legislativa formal, en Italia, la incineración de desechos todavía se alienta como una fuente de energía renovable, y el caso de Aserra es solo un ejemplo de ello.

Me doy cuenta de que es difícil que recuerde los detalles de la situación referente al CIP 6 y por eso he presentado una pregunta escrita. No obstante, le pido que confirme que no se pueden proporcionar incentivos para la incineración de desechos no biodegradables como una fuente de energía renovable, sin excepciones.

También me gustaría saber si no se considera incoherente que la Directiva sobre desechos establezca la incineración como una opción de eliminación de desechos residuales, mientras que la Directiva 2001/77/CE la fomenta como una forma de energía renovable. ¿Tiene la Comisión la intención de revisar este asunto?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Como bien ha dicho la señora Alfano, esta es una pregunta detallada. No puedo conocer los detalles de todos los procedimientos de infracción. Permítame que le diga —creo que es un punto importante— en relación con la energía y el mercado interior de la energía, que tenemos hasta ahora 77 procedimientos de infracción con Estados miembros en general y 55 en el mercado interior. Así que si me facilita esta pregunta por escrito estaré encantado de enviarle una respuesta.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señor Presidente, innovación, protección del clima, energía renovable— al leer la Estrategia Europa 2020 se podría pensar que la UE se toma en serio las medidas de su política de medioambiente y energía. Pero si se mira tras la fachada de la protección de medioambiente, aparece muy rápidamente una estrategia de energía diferente: la energía atómica como una fuente de energía menos contaminante. En su respuesta a una pregunta que le hice, el Comisario Oettinger dejó bastante clara su postura cuando dijo que la energía nuclear está realizando una contribución importante a la generación de electricidad con un bajo nivel de emisiones de carbono en la UE y seguirá haciéndolo en el futuro próximo. La Comisión Europea no tiene prevista una Directiva sobre la máxima vida útil de servicio de las estaciones de energía nuclear. Todo esto 25 años después de lo que sucedió en Chernóbil —de lo que celebraremos un triste aniversario el 26 de abril.

Mi pregunta, Presidente Barroso, es esta: ¿usted, también, cree de veras que podemos vender energía atómica a los ciudadanos de Europa como una forma de energía limpia que sea menos perjudicial para el clima?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – Conoce la posición de la Comisión en cuanto a la energía nuclear. Con todo respeto por la subsidiaridad en este asunto, algunos Estados miembros tienen y otros no. Nadie está obligado a disponer de energía solar, pero, en realidad, es cierto que la energía nuclear es, en cuanto al cambio climático, menos contaminante que otras fuentes de energía.

Dicho esto, la Comisión cuenta con algunas obligaciones de acuerdo con el Tratado Euratom. Al comienzo de la Unión Europea, teníamos la Comunidad Euratom, y la Comisión tiene no solo el derecho, sino también el deber de ofrecer asistencia a los Estados miembros que la requieran en los ámbitos de seguridad nuclear o investigación en asuntos nucleares. Eso es sin duda lo que pretendemos hacer.

 
  
MPphoto
 

  Jacek Saryusz-Wolski (PPE). – Señor Presidente, está trayendo un mensaje optimista de Azerbaiyán y Turkmenistán. La única carencia es de cifras. Comprendo que en este momento no puede establecer las cifras con Azerbaiyán y Turkmenistán en términos de millones de metros cúbicos de gas, pero ¿cuenta la Comisión con alguna estimación o expectativa propia no vinculante —como es natural— que señale si sería capaz de llenar todo el corredor meridional o Nabucco en particular, que se supone que debe proporcionar 31 millones de metros cúbicos?

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – De esta visita a Azerbaiyán y Turkmenistán he traído el claro compromiso de ambos países de ofrecer su pleno apoyo a la Unión Europea en cuanto al corredor de gas meridional. De hecho, he firmado una declaración conjunta con el Presidente de Azerbaiyán, el señor Aliyev, y el Presidente de Turkmenistán, el señor Berdimuhamedov, dijo públicamente que estaba preparado para suministrar suficiente gas a Europa, incluso más del que necesitamos en el presente.

Dicho esto, todavía existen problemas que abordar. Algunos de esos problemas tienen que ser decisiones comerciales tomadas por las empresas involucradas. También conciernen a la manera en la que se pueden construir y desarrollar los diferentes ductos. Sin embargo, hay suficiente gas en esa zona para la Unión Europea si los Estados miembros de la Unión Europea están listos para cooperar con esos países y con otros para hacer ese proyecto disponible —ya sea Nabucco u otros proyectos del corredor de gas meridional.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D).(RO) Puesto que un número cada vez mayor de familias de Europa, en especial en el contexto de la crisis económica y la creciente tasa de desempleo, están gastando más del 10 % de sus ingresos mensuales en pagar facturas de energía, me gustaría preguntarle qué medidas específicas la Comisión Europea pretende tomar para reducir la pobreza energética.

Me gustaría preguntarle si está tratando de incrementar de manera significativa el porcentaje del Fondo Europeo de Desarrollo Regional que pueden usar los Estados miembros para mejorar la eficiencia energética en las viviendas, empezando por las futuras perspectivas financieras.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. – El mercado interior de la energía establece estrictos criterios de protección del consumidor en cuanto a la provisión de un servicio mínimo, a la transparencia en la facturación, al tratamiento eficaz de las reclamaciones, etc. y ofrece opciones a los consumidores. Podría mencionar muchos otros ámbitos en los que estamos proponiendo medidas que se centran directamente en las inquietudes de los ciudadanos.

En cuanto a unas facturas energéticas más bajas, creemos que a medio plazo al menos, en un mercado integrado de la energía real, la auténtica competencia puede lograr más que la situación actual, en la que existen muchas disfunciones y ejemplos de posiciones dominantes en el mercado.

En cuanto a la financiación para los proyectos de seguridad energética, como dije antes, por supuesto que tenemos la intención de proponerla en las próximas perspectivas financieras. Así que parte de esta tiene que provenir de la inversión pública. La Comisión Europea está preparando algunas propuestas que irán en esta dirección para las siguientes perspectivas financieras.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Señorías, les agradezco el debate sobre innovación y energía, que es un tema muy importante como bien sabemos. Gracias a usted, señor Presidente de la Comisión. Es la segunda vez hoy que ha estado en un acalorado debate en el Parlamento Europeo.

 
  
  

PRESIDENTE: Edward McMILLAN-SCOTT
Vicepresidente

 

13. Derechos de los pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza (debate)
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidente. – El próximo punto es la recomendación de segunda lectura de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria respecto de la Posición del Consejo en primera lectura con vistas a la adopción de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la aplicación de los derechos de los pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza [11038/2/2010 - C7-0266/2010 - 2008/0142(COD)].

(Ponente: Françoise Grossetête) (A7-0307/2010).

 
  
MPphoto
 

  Françoise Grossetête, ponente.(FR) Señor Presidente, hablaré durante cuatro minutos y dejaré los otros dos minutos para el final del debate.

Señor Presidente, señora Győri, señor Comisario, al fin podemos ver la luz al final del túnel en este asunto, que es de suma importancia para los pacientes.

No podíamos seguir en una situación confusa en la que la ley la decretó el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. La Directiva establece ahora normas claras para la movilidad de los pacientes por Europa. ¿Qué tipo de tratamiento se puede recibir fuera del propio país? ¿Cómo y conforme a qué criterios se puede recibir un reembolso? ¿Cómo se comparten las responsabilidades entre el Estado miembro de afiliación y los Estados miembros en los que se recibe tratamiento? Todas las respuestas a estas preguntas aparecen ahora en el proyecto de Directiva.

Permítanme, ante todo, que le dé las gracias a la Presidencia belga por su excelente trabajo en el curso de las negociaciones. Su poder de convicción desempeñó un papel decisivo, porque debe recalcarse que varios Estados miembros no querían esta Directiva. Creo que fue una cuestión de irresponsabilidad.

Me gustaría asimismo rendir homenaje a mi amigo y antiguo diputado, el señor Bowis, que se encuentra en la tribuna. Como ponente en la primera lectura, estuvo también implicado en la creación de esta Directiva y siempre ha luchado por los derechos de los pacientes. Por supuesto, querría también dar las gracias al Comisario Dalli y a los ponentes alternativos, que han efectuado una contribución muy activa para la conclusión de las negociaciones y sin los que nada hubiera sido posible.

¿Qué está en juego para los pacientes? El progreso médico significa que la asistencia sanitaria ya no se puede proporcionar a escala local para todas las enfermedades y que, en ocasiones, debe facilitarse a través de las fronteras. Este puede ser el caso de los pacientes que viven en regiones transfronterizas, en las que la asistencia sanitaria que se proporciona fuera del país está más cerca que la se facilita en el propio país. También puede deberse al hecho de que existan más recursos y experiencia disponibles en otro Estado miembro, como para determinados tratamientos sumamente especializados.

A fin de cuentas, para algunos europeos puede resultar simplemente más práctico recibir asistencia sanitaria fuera de su país de afiliación porque tienen familia en otro Estado miembro. Los consumidores, los empleados, los estudiantes y ahora los pacientes podrán beneficiarse de derechos de movilidad en la Unión gracias a una legislación clara.

La idea, claro está, no es fomentar ninguna forma de turismo médico, ya que los sistemas de seguridad social, su organización y su gestión siguen siendo responsabilidad plena de los Estados miembros. Ahora los pacientes podrán, por lo general, recibir en otro Estado miembro toda la atención sanitaria a la que tienen derecho en su país y obtener un reembolso hasta el nivel de costes asumido por su propio sistema.

Para los tratamientos hospitalarios que requieran que el paciente pernocte en el hospital o el uso de tecnología especializada o costosa, el Estado miembro puede establecer un sistema de autorización previa. Eso significa que pueden tenerse en cuenta las necesidades de programación e inversión de los Estados miembros en su estructura de asistencia sanitaria. El Parlamento ha logrado asegurar que las condiciones para rechazar la autorización previa sean limitadas y se detallen en una lista minuciosa, a fin de brindar a los pacientes seguridad jurídica.

El Parlamento ha progresado además en otros puntos: cada Estado miembro tendrá que establecer puntos de contacto nacionales para proporcionar a los pacientes la mejor información y orientación posible en función de sus necesidades. Cada punto de contacto nacional actuará como un centro único y deberá cooperar con los otros puntos de contacto nacionales. Eso significa que los pacientes recibirán información clara y precisa.

La cuestión del reembolso que, de hecho, es un obstáculo fundamental, se ha mejorado mucho y, o bien se puede utilizar un mecanismo de compensación, como sucede en la actualidad con el Reglamento (CE) nº 883/2004 sobre seguridad social, o bien el paciente tendrá que pagar por adelantado y ser reembolsado lo antes posible.

También hemos logrado por fin asegurar que los pacientes que padezcan enfermedades raras no tengan que valerse tanto por sí mismos y puedan acceder a los conocimientos especializados para diagnosticar la enfermedad y hemos ayudado a garantizar que se concede la autorización previa de asistencia sanitaria.

Terminaré diciendo que, gracias a la cooperación europea en ámbitos como las redes europeas de referencia, los pacientes tendrán acceso a asistencia altamente especializada con el propósito de fomentar que se compartan experiencias a fin de mejorar el funcionamiento, el diagnóstico y el tratamiento en interés de los pacientes.

Es por ello por lo que podemos decirnos hoy que hemos logrado nuestro objetivo, y una vez más me gustaría dar las gracias a todos mis colegas diputados. Diría que lo que se está construyendo a través de esta Directiva es la Europa de la salud.

 
  
MPphoto
 

  Enikő Győri, Presidenta en ejercicio del Consejo. – Señor Presidente, señora Grossetête, distinguidos colegas, permítanme que continúe en mi lengua materna, el húngaro.

(HU) Estoy encantada con la oportunidad de participar en el debate acerca de Directiva sobre la aplicación de los derechos de los pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza. Este es un momento muy significativo, porque ahora, después de dos años y medio, las conversaciones sobre este acto legislativo están llegando a su fin. Antes que nada, permítanme que exprese mi agradecimiento a todos los que han hecho posible que podamos dejar a este acuerdo tan importante. En primer lugar, a los anteriores miembros del trío de presidencias, a Bélgica y a su predecesor, España, por el excelente trabajo con el que han contribuido a lograr este compromiso del Consejo. Es más, en nombre del Consejo, me gustaría dar las gracias al Parlamento Europeo por su excelente cooperación y su disposición a llegar a un compromiso, que ha dado lugar a este acuerdo. Estoy convencida de que el acuerdo traerá muchos beneficios a los pacientes de la Unión Europea, y de que constituye otro gran paso para garantizar los derechos de los pacientes europeos.

Como todos recordamos, las conversaciones entre las instituciones no fueron sencillas, pero siguieron siendo constructivas y estando orientadas a los resultados hasta el final, y estuvieron imbuidas del espíritu del compromiso. Reconozco que los debates con el Parlamento Europeo tampoco fueron sencillos y que el informe que someterán mañana a votación refleja un compromiso entre los grupos políticos del Parlamento también. Por lo tanto, me gustaría expresar mi aprecio a todos los que con su trabajo han contribuido al establecimiento de una posición única aquí en el Parlamento y, en particular, a la señora Françoise Grossetête, que ha estado sentada prácticamente a mi lado en esta Cámara durante un año y a todos los coponentes, sin cuya cooperación este proceso legislativo no podría haber tenido éxito.

Estoy convencida de que el texto aprobado creará un equilibrio apropiado entre los derechos de los pacientes relacionados con la asistencia sanitaria transfronteriza y la obligación de los Estados miembros de organizar y ofrecer servicios de asistencia sanitaria y atención médica. Durante las consultas entre las tres instituciones, se pudieron encontrar soluciones aceptables para todos en varias cuestiones políticas. Sobre todo, coincidimos en cuestiones relacionadas con la calidad y la seguridad de los servicios de atención sanitaria. Fijamos los criterios para la autorización previa y determinamos las condiciones generales aplicables al reembolso de los costes de la atención sanitaria transfronteriza.

Además, coincidimos en cuestiones relacionadas con el tratamiento de los pacientes diagnosticados con enfermedades raras, así como en la mayor cooperación entre Estados miembros en conexión con los sistemas electrónicos sanitarios. El Consejo cree que hemos logrado nuestra meta más importante: la consolidación de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia Europeo en relación con la libre circulación de bienes y servicios en el ámbito de la atención sanitaria. No obstante, existen más factores importantes que podrían contribuir a que los pacientes accedan con mayor facilidad a los servicios de atención sanitaria transfronteriza el futuro. Entre ellos destacan puntos de contacto nacionales que deben crear los Estados miembros, que se encargarán de ofrecer información a los pacientes.

Es más, el reconocimiento mutuo de las recetas entre Estados miembros, así como la asistencia y la cooperación mutuas constituyen también pasos notables. Por último pero no por ello menos importante, la Directiva esclarecerá la relación con el Reglamento (CE) nº 883/2004 sobre la coordinación de los sistemas de seguridad social, garantizando así una mayor seguridad jurídica para los pacientes. Durante la puesta en práctica esa Directiva, los Estados miembros se guiarán por principios que ya han sido reconocidos por el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión en varias ocasiones. Estos principios son el derecho a una atención de buena calidad, a la equidad y a la solidaridad. Asimismo, me gustaría añadir que esta vez también podremos decidir las medidas que son eficientes y, al mismo tiempo, mejorar la competitividad.

Señor Presidente, Señorías, la Presidencia húngara está comprometida con el Consejo para que apruebe esta ley lo antes posible. De acuerdo con el procedimiento jurídico, el Consejo aprobará el texto tras la puesta a punto jurídico-lingüística habitual y después la Directiva podrá publicarse en el Diario Oficial de la Unión Europea en el período de tiempo más breve posible. Muchas gracias y permítanme que felicite una vez más a todos los que han contribuido con su trabajo a la creación de esa Directiva.

 
  
MPphoto
 

  John Dalli, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, permítame felicitar al Parlamento por el gran logro que supone llegar a un acuerdo sobre esta Directiva. Les estoy especialmente agradecido a la ponente, la señora Grossetête, y a los ponentes alternativos por el trabajo arduo y por su compromiso con los derechos de los pacientes. También me gustaría dar las gracias a las dos presidencias anteriores —España y Bélgica—por lo mucho que trabajaron para concluir este expediente.

Creo que la nueva Directiva proporcionará un conjunto de reglas coherente y uniforme para los pacientes de toda Europa. También creará una nueva fase de cooperación entre los 27 sistemas de asistencia sanitaria nacionales.

La trayectoria hacia la airosa conclusión de hoy no ha sido en absoluto sencilla. Recuerdo que el año pasado, cuando asumí mi cargo, me decían que las negociaciones sobre la Directiva se encontraban en un callejón sin salida. La Directiva es un buen ejemplo de la necesidad de liderazgo político: muestra que con coraje y determinación se pueden tomar decisiones importantes para los ciudadanos. Creo que los legisladores no deben dejar que el Tribunal de Justicia Europeo decida por ellos, ni dejar a los ciudadanos sin ningún medio de que se reconozcan sus derechos, aparte de acudir a los tribunales.

El Tribunal reconoció el derecho de la movilidad de los pacientes conforme al Tratado. Es el legislador el encargado de decidir cómo dictar este tipo de derechos.

Permítanme ahora que comparta con ustedes algunos puntos de vista sobre la Directiva. En primer lugar, la Directiva deja claro que todos los Estados miembros tienen el deber de invertir en su país, de proporcionar a los ciudadanos la asistencia sanitaria que necesitan sin demoras indebidas.

La Directiva contribuirá así a reducir las desigualdades en el acceso a la atención ayudando a minimizar las demoras en la UE. Los pacientes podrán solicitar atención primaria con el prestador que deseen de Europa. En cuanto a la atención hospitalaria, la Directiva establece que, cuando la demora—me refiero al tiempo de espera para recibir tratamiento— sea demasiado prolongada, el paciente podrá elegir un prestador en otro Estado miembro y ser reembolsado. Sin embargo, tendrá que estudiarse y definirse con detenimiento qué constituye exactamente un tiempo de espera aceptable.

El principal progreso logrado con esta Directiva, en comparación con la legislación existente, es que los pacientes podrán elegir su prestador de asistencia sanitaria y tendrán acceso a información sobre la calidad y seguridad de la asistencia que recibirán. Puedo asegurarles que la Comisión supervisará con detenimiento la forma en la que los Estados miembros pondrán en práctica la Directiva a ese respecto.

En segundo lugar, la Directiva ofrecerá a los pacientes acceso a información sobre sus derechos y sobre la atención sanitaria transfronteriza, información validada por puntos de contacto nacionales y que no se deja en manos de iniciativas privadas de Internet o de otros medios de comunicación.

En tercer lugar, en cuanto a la calidad de la atención, la Directiva ofrece transparencia y responsabilidad en relación con las normas nacionales. Esto dará pie gradualmente a determinado grado de convergencia en Europa sobre la calidad y la seguridad de la atención.

Por último, la Directiva sienta las bases de la colaboración europea en el ámbito de la sanidad. Mientras que las redes de cooperación establecidas por la Directiva son voluntarias, estoy convencido de que todos los Estados miembros verán que tienen mucho que ganar trabajando juntos. Es una cuestión de solidaridad en Europa. Por lo tanto, cuento con que los Estados miembros acometan iniciativas de cooperación en ámbitos esenciales como la atención en línea de pacientes y las evaluaciones de la tecnología sanitaria.

La Directiva también prevé centros de referencia europeos, que facilitarán la puesta en común de conocimientos especializados y su difusión por Europa. Creo que estos centros pueden contribuir a la mejora de la atención sanitaria para nuestros ciudadanos.

Señor Presidente, señor Ministro, Señorías, el compromiso final que está sobre la mesa hoy refleja el espíritu esencial y el propósito fundamental de esta Directiva: reforzar los derechos de los pacientes en la atención sanitaria transfronteriza, al mismo tiempo que se tiene en cuenta la sostenibilidad de los sistemas sanitarios. Hoy es un buen día para la construcción de una «Europa de la salud».

Me gustaría concluir efectuando la siguiente declaración sobre un aspecto institucional del texto:

«La Comisión tiene ciertas dudas de que algunos de los actos futuros, cuya adopción le compete en virtud de los poderes que en ella ha delegado el acto legislativo, sean actos de ejecución. En el ejercicio de sus competencias de ejecución, la Comisión no adoptará, basándose en los poderes que le han sido conferidos, actos que considere delegados a tenor de lo dispuesto en el artículo 290 del TFUE».

 
  
MPphoto
 

  Peter Liese , en nombre del Grupo PPE.(DE) Señor Presidente, señora Győri, señor Dalli, Señorías, este es un día realmente importante para lo