Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2011/2537(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

O-000009/2011 (B7-0010/2011)

Debates :

PV 17/02/2011 - 5
CRE 17/02/2011 - 5

Votaciones :

Textos aprobados :


Debates
Jueves 17 de febrero de 2011 - Estrasburgo Edición DO

5. Grupos de expertos de la Comisión, transparencia y composición equilibradas (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente punto es el debate sobre:

- la pregunta oral a la Comisión sobre la revisión del marco relativo a los grupos de expertos de la Comisión, transparencia y composición equilibradas, de Cornelis de Jong, en nombre del GUE/NGL, Michael Cashman, en nombre del Grupo S&D, Pascal Canfin, en nombre del Grupo Verts/ALE, y Monica Luisa Macovei (O-000009/2011 - B7-0010/2011), y

- la pregunta oral a la Comisión sobre la revisión del marco relativo a los grupos de expertos de la Comisión, transparencia y composición equilibradas, de Corinne Lepage, Diana Wallis y Frédérique Ries, en nombre del Grupo ALDE (O-000035/2011 - B7-0014/2011).

 
  
MPphoto
 

  Cornelis de Jong, autor.(NL) Señor Presidente, a finales del año pasado la Comisión revisó las normas para sus grupos de expertos. En el período previo a esa revisión, pude mantener conversaciones informales satisfactorias con los representantes de la Comisión.

Sin embargo, resulta extraño que el Parlamento Europeo nunca haya estado implicado formalmente en esto. Después de todo, la transparencia es un interés común tanto de la Comisión y del Parlamento Europeo.

¿Puede el señor Comisario garantizar que, en el futuro, se mantendrá un diálogo formal sobre estas cuestiones antes de que se adopten las decisiones finales?

Durante la última semana he vuelto a ponerme en contacto con todo tipo de organizaciones de la sociedad civil. Por desgracia, no han recibido garantía alguna de que la composición de los grupos de expertos será más equilibrada en el futuro. De hecho, han sido informadas sobre la creación de grupos de expertos nuevos.

Sé por experiencia propia, obtenida en los días en que yo mismo trabajaba para la Secretaría General de la Comisión, que las Direcciones Generales son pequeños reinos. No obstante, si existe voluntad política, entonces debe ser posible que la Comisión decida publicar en un único sitio web toda la información sobre los grupos de expertos nuevos y sobre los procedimientos de notificación complementarios. ¿Garantizará el Comisario que esto es así o se postrará ante la burocracia oficial de la Comisión?

Todas las organizaciones de la sociedad civil se enfrentan a una enorme carencia de recursos. Eso se aplica a los sindicatos, las organizaciones de consumidores y los representantes de las PYME. Están viéndose obligadas a conformarse con una oficina pequeña en Bruselas, en contraste con las grandes compañías que cuentan con recursos para contratar grupos de presión profesionales. Esto significa que, en beneficio de los trabajadores, los consumidores y las PYME se debe permitir a personas de fuera de Bruselas, en especial, formar parte de los grupos de expertos.

Sin embargo, esto tiene un precio. El sitio web de la Comisión debe indicar muy claramente que los gastos de viaje y de alojamiento serán reembolsados y, asimismo, que existe un plan de reembolsos para otros costes directamente relacionados con el trabajo en los grupos de expertos. Las ONG a menudo no son conscientes de esto, ni tampoco son informadas al respecto por parte de los funcionarios de la Comisión de manera voluntaria. Para una persona autónoma, por ejemplo, resulta imposible dejar su empleo para participar en un grupo de expertos en Bruselas si no existe un reembolso. Por tanto, este reembolso debe ser obligatorio.

La política de la Dirección General de Sanidad y Protección del Consumidor (DG SANCO) especifica que los expertos que son reclutados a título personal no deben tener vínculos con las organizaciones que presentan un interés directo en las atribuciones de un grupo de expertos concreto. Pido al Comisario que se haga obligatoria la política de la DG SANCO para todas las Direcciones Generales.

Finalmente, quiero escuchar de boca del señor Comisario cómo es posible que el sitio web de la Comisión incluya a Greenpeace como participante en «Implementar la Eliminación Geológica de Residuos. Plataforma Tecnológica», pese a que tengo en mi poder correspondencia entre Greenpeace y la Comisión que sugiere que la solicitud de Greenpeace para participar fue rechazada explícitamente por parte de la Comisión.

 
  
MPphoto
 

  Michael Cashman, autor. Señor Presidente, quiero dar la bienvenida al Comisario al mundo de la política, en el que nadie está interesado en lo que la Comisión hace bien, sino exclusivamente en lo que hace mal.

Esta es una iniciativa muy interesante, pero el Parlamento, como dice el señor de Jong, alberga ciertas inquietudes. Debemos garantizar que los grupos de expertos están abiertos a colectivos más amplios, que al menos puedan solicitar su inclusión en esos grupos de trabajo de expertos y obtener información sobre cómo tramitarla.

Hemos de infundir confianza en los grupos de expertos. Para hacerlo, debemos tener una transparencia absoluta y, como ya se ha dicho, esos grupos no deben estar dominados por las grandes empresas, porque eso conduce a la acusación de que existen intereses creados, y eso socava el trabajo de la Comisión y el trabajo de los grupos de expertos.

Se lo digo como ponente sobre el Reglamento original sobre acceso público a los documentos, que implementamos en esta Cámara en 2001.

Como sabe bien, señor Comisario, el principio de apertura y de toma de decisiones desde una cercanía máxima al ciudadano emana del Tratado de Amsterdam. Pusimos esto en práctica con el Reglamento (CE) Nº 049/2001, que actualmente está sometido a revisión. Se puede pensar que esto habría supuesto una buena oportunidad para introducir en el reglamento el programa marco sobre grupos de expertos; la propuesta refundida de 2008, que de manera significativa el Parlamento no acepta.

Advertirán que tenemos entre nosotros a la señora Macovei, que cuenta con un amplio historial de impugnaciones en busca de una mayor apertura y transparencia. La mayoría de los grupos políticos conceden una gran importancia a esto.

Me gustaría saber por qué el Parlamento no ha sido consultado. ¿Va la Comisión a abrir un sitio web que proporcione más información al respecto de cómo los representantes de los ciudadanos y las organizaciones de la sociedad civil puedan participar? En caso contrario, ¿por qué no?

Como ya dije al principio, señor Comisario, bienvenido al mundo de la política, en el que todos están obsesionados con no lo que se ha hecho, en lugar de prestar atención a lo que sí se ha hecho.

 
  
MPphoto
 

  Pascal Canfin, autor. (FR) Señor Presidente, señor Comisario, he dado mi respaldo a esta pregunta oral porque creo que es de enorme importancia para la Comisión Europea, y para la Unión Europea en particular, ser transparentes e irreprochables en lo que se refiere a los grupos de presión.

Como saben, Bruselas es la capital mundial de los grupos de presión, por delante de Washington. Hay más miembros de grupos de presión en Bruselas que en la capital de los Estados Unidos, y uno de las maneras en que ejercen su influencia sobre la Comisión es a través de los famosos grupos de expertos.

Soy miembro de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios. Por ejemplo, tenemos un grupo de expertos bancarios. El 95 % de los componentes de ese grupo de expertos son banqueros, y no unos banqueros cualesquiera: solamente banqueros de bancos de finanzas y de inversión, de bancos de mercados monetarios; y todos los grandes bancos estadounidenses —J.P. Morgan, el Banco de América y Goldman Sachs— están representados en él. Por otra parte, en este grupo de expertos no hay ONG ni sindicatos. La idea de que la Comisión debe ser aconsejada únicamente por banqueros de inversión, y en concreto por banqueros de inversión estadounidenses, con respecto al cambio de las normas bancarias es algo que me parece absolutamente surrealista después de la crisis financiera que hemos atravesado.

Por tanto, hay algunas cuestiones muy concretas y algunas ideas muy precisas en esta pregunta oral que le formulo: ¿va usted a cambiar la composición de estos grupos de expertos? ¿Va a garantizar que se publican las actas y que se evitan los conflictos de interés? De hecho, en el Parlamento Europeo éste es un asunto completamente transpartidista. Hay europarlamentarios de izquierdas, de derechas, verdes y liberales que están muy interesados por estas cuestiones. ¿Por qué no nos implicamos mucho antes en las reformas que ha introducido usted?

 
  
MPphoto
 

  Corinne Lepage, autora. (FR) Señor Presidente, señor Comisario, apoyo plenamente lo que mis colegas diputados, y en especial el señor de Jong y el señor Canfin, han dicho. Únicamente lamento que el Parlamento no fuese consultado antes de adoptarse la decisión final sobre la revisión.

La cuestión de la transparencia y de los conocimientos técnicos suele ser debatida aquí con relativa frecuencia, en especial dentro de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, en la que mi experiencia en mi campo profesional resulta en cierto modo comparable a lo que el señor Canfin acaba de manifestar.

Comisario, quiero destacar dos puntos. El primero hace referencia al equilibrio de los grupos. Se trata de una cuestión muy importante. La composición resulta muy desigual: hay demasiadas compañías grandes, demasiadas pocas PYME, y por encima de todo está representado el sector industrial pero no la sociedad civil. El hecho es que el peso específico de los grupos tiene un impacto evidente sobre las decisiones que la Comisión debe adoptar, ya que ésta confía en los informes de los expertos. Si estos informes no tuvieran interés, evidentemente no serían consultados. En consecuencia, es absolutamente vital restaurar el equilibrio para que sea representativo de la sociedad europea, y en estas normas nuevas no veo ninguna propuesta que favorezca ni a las PYME ni a la sociedad civil.

La segunda cuestión se refiere a la selección de los expertos externos. Resulta imprescindible que sepamos, o al menos que ustedes sepan, exactamente quién es quién y de dónde proceden esas personas que les hablan. Si los expertos se presentan a sí mismos como independientes cuando en realidad representan a un grupo de presión, los conocimientos que proporcionan no pueden ser considerados, por descontado, una información definitiva.

Por tanto, es necesaria una supervisión extremadamente estricta y un control de las declaraciones de interés para garantizar que, si un experto es consultado como experto industrial, las cosas están claras. Si es consultado como profesor cuando en realidad es el representante de una empresa, entonces la situación ya no es clara y no resulta aceptable. Creo que la cuestión de los conflictos de intereses se antoja crucial. Tenemos otro ejemplo de esto en forma de problema significativo en la Agencia de Medicamentos, sobre el que espero tengamos la oportunidad de debatir de nuevo.

Así pues, señor Comisario, le ruego que restaure nuestra fe en los expertos, ya que sus opiniones informan las decisiones que son adoptadas.

 
  
MPphoto
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. Señor Presidente, por supuesto ignoro cuánto sabe usted sobre la historia de esta cuestión, pero me alegra especialmente sustituir a mi colega el señor Šefčovič para dar respuesta a esta pregunta, porque durante los últimos cinco años ha sido mi campo. Fui responsable de esta área y me complace decirle que verdaderamente ha cambiado mucho. Era una cuestión de grupos de expertos y, claro está, por desgracia, únicamente dispongo de tres minutos para responder a su pregunta. Trataré de hacerlo lo mejor posible.

Como ya se ha dicho, el nuevo marco para los grupos de expertos de la Comisión fue adoptado en noviembre de 2010. Establece que, al definir la composición de dichos grupos, los departamentos afectados de la Comisión deben tratar de garantizar la representación equilibrada de las áreas de conocimiento pertinentes y de las áreas de interés, al tiempo que tienen en cuenta el trabajo que se debe realizar y la capacitación específica necesaria.

El nuevo marco para los grupos de expertos de la Comisión introduce unas normas horizontales más claras y más sólidas sobre cómo gestionar los conflictos de intereses. Conforme a estas normas, los servicios pertinentes de la Comisión informarán a los expertos que son designados a título personal de que, al aceptar ser miembros de un cierto grupo, se comprometen a actuar de manera independiente y en beneficio de los ciudadanos. Estas normas, que se aplican a todos los grupos de expertos, constituyen la única política de la Comisión sobre este asunto y constituyen unos requisitos que deben ser cumplidos por todos los servicios.

En octubre de 2005, en un ejemplo de buena cooperación con el Parlamento y el señor Bonde, diputado al Parlamento Europeo, la Comisión presentó un registro público en línea de grupos de expertos que suministró información valiosa sobre diferentes aspectos, como la misión, las tareas y la composición de cada grupo. Desde 2007, la Comisión ha ido publicando los nombres de los miembros de los grupos de expertos, tanto de los creados de manera formal como informal. Esto va más allá del compromiso asumido por la Comisión en el marco de trabajo para grupos de expertos de 2005, que se aplicaba únicamente a los miembros de los grupos formales.

En 2009, la composición de los grupos de expertos fue hecha pública por completo en el registro. De este modo, en principio, los nombres de todos los miembros de los grupos de expertos quedaron disponibles. Éste fue un requisito muy estricto impuesto por el Parlamento en 2005 y que se ha observado.

Tras la adopción del nuevo marco para los grupos de expertos de la Comisión, ésta elaboró una versión nueva del registro en diciembre de 2010. Esta versión renovada aumenta la transparencia proporcionando información nueva y más precisa, principalmente sobre el tipo de entidades inscrita y sobre los procesos empleados para la selección de miembros.

Además, el registro nuevo incrementa la transparencia sobre las actividades llevadas a cabo por cada grupo permitiendo a los departamentos de la Comisión bien publicar la información pertinente en el registro, bien incluir un enlace desde el registro a un sitio web especializado donde es posible encontrar esa información.

Finalmente, la presentación y la legibilidad de los datos codificados en el registro también han sido mejoradas. Dada la inmensa cantidad de información procesada, la transición de la versión antigua a la versión nueva del registro todavía está en proceso. Por eso algunos de los datos aún deben ser validados. La transición finalizará a lo largo de los próximos meses.

Por otra parte, dado que durante cinco años y medio he debatido estas cuestiones con distintas organizaciones de la sociedad civil y también con miembros del Parlamento, quiero pedirles que no desconcierten a los expertos. No existe una correspondencia aritmética entre la composición de los grupos de expertos y una decisión. La decisión es una responsabilidad política de la Comisión.

Las comisiones parlamentarias tienen la misma responsabilidad política cuando se reúnen en presencia de los mismos grupos de presión. No olviden que en 2005 nosotros también creamos un registro transparente, entonces denominado «registro de grupos de presión» y ahora conocido como «registro de representantes de intereses», que se ha convertido en un registro conjunto con el Parlamento. Ese es un gran avance.

De modo que ya se ha hecho algo. El panorama no es tan malo.

 
  
MPphoto
 

  Monica Luisa Macovei, en nombre del Grupo PPE. Señor Presidente, quiero dar las gracias al señor Comisario por su contestación. Me alegra poder intervenir después de él.

Quiero decir que hemos de centrarnos en el presente y en el futuro en lugar de hacerlo en el pasado. Deberíamos apreciar los avances significativos hacia la transparencia. Me uno a mis colegas sobre este asunto y me permito recordar que el Parlamento ha pedido a la Comisión que actúe para garantizar una representación equilibrada de los grupos de intereses en la composición de los grupos de expertos.

Como el señor Comisario ya ha mencionado, tenemos un marco revisado. En nuestra opinión, sin embargo, sigue habiendo importantes defectos que socavan la confianza de los ciudadanos. Mencionaré algunos de ellos.

Faltan procedimientos para detectar y eliminar los conflictos de intereses. Necesitamos un procedimiento para detectar y eliminarlos. No basta con enviar una carta a los expertos pidiéndoles que decidan si tienen un conflicto de intereses o no. Las cláusulas de secreto profesional se han ampliado más allá del personal de la Comisión para incluir a los miembros de los grupos de expertos de modo que, en lugar de avanzar hacia una mayor transparencia, nos dirigimos hacia un mayor secretismo. La falta de transparencia persiste en lo tocante a la divulgación de los documentos de los grupos de expertos. Por otra parte, las pequeñas y medianas empresas y las organizaciones de la sociedad civil no están representadas adecuadamente. Las garantías frente al dominio de las empresas son insuficientes. Existe un riesgo de «captura corporativa» de los grupos de expertos.

Así pues, pedimos que toda la información sobre los grupos de expertos existente sea publicad en un sitio web de manera oportuna, también la información sobre la composición y los miembros, y sobre todas las convocatorias de solicitudes.

Aprovecho esta oportunidad para insistir en la necesidad de transparencia en lo concerniente a los beneficiarios de los fondos comunitarios. Finalmente, quiero decir que la transparencia garantiza la buena gobernanza y la confianza en las instituciones. Si queremos contar con la confianza de los ciudadanos, el único camino es ofrecer más transparencia en todos los aspectos.

 
  
MPphoto
 

  Zita Gurmai, en nombre del Grupo S&D. Señor Presidente, sabemos que existen muchos estereotipos en lo tocante a la toma de decisiones en Europa.

El primero es que no es transparente, sino que la UE es un sistema político engañoso incluso para quienes comprenden su funcionamiento. Por tanto, las definiciones estándar apenas nos sirven. La transparencia y la simplicidad deben ser el objetivo esencial de todos los actores de la UE. Nuestro sistema político es ya suficientemente complejo por sí mismo; no estamos aquí para embrollarlo aún más. Encontrar una propuesta legislativa en un sitio web comunitario no debería exigir una capacitación especial, por lo que el sitio web accesible al usuario que mencionan las preguntas orales no es únicamente una opción: es una obligación.

Otra acusación es que la función de los grupos de presión es poco clara, y la función de las grandes empresas tiene un peso específico desmesurado. Sé que los grupos de presión pueden ser útiles para la Comisión, ya que a menudo sacan a colación asuntos importantes y proporcionan información o incluso soluciones políticas completas y definidas. De nuevo opino que la transparencia es una obligación y espero que esto quede reflejado en el futuro registro de grupos de presión.

En lo que se refiere a los grupos de expertos, deben ser vistos como lo que son: otro terreno de juego en el que los participantes pueden exponer sus intereses. Si la composición de los grupos de expertos es sesgada, entonces esos grupos únicamente constituyen una oportunidad más para que los grupos de intereses salgan ganando. Sin embargo, estos actores suelen ser buenos proponiendo sus intereses sin la ayuda adicional de las autoridades públicas.

Repetiré la pregunta de mis colegas: ¿es o no es obligatorio para la Comisión obtener un asesoramiento equilibrado?

 
  
MPphoto
 

  Zbigniew Ziobro, en nombre del Grupo ECR.(PL) Señor Presidente, resulta obvio que la transparencia en el trabajo de cualquier organismo oficial debe estar garantizada en una sociedad democrática. Esto es necesario para tomar decisiones correctas de manera objetiva y para tener en cuenta al conjunto de la sociedad o del país o de la organización que será afectada, y no solamente los intereses particulares.

Por tanto, existen razones de sobra para recalcar, siempre que sea posible, que los organismos vinculados a la Unión Europea o a la Comisión Europea, así como todos los demás organismos que desarrollar una función oficial, y esto incluye al Parlamento Europeo, deben trabajar con la mayor transparencia y apertura posibles. Esto significa que las propuestas para que los grupos de expertos también trabajen ajustándose a esos requisitos y con tanta nitidez como sea posible están justificadas y fundamentadas. Esto es necesario para eliminar los posibles conflictos de intereses y para evitar la posible actividad en nombre de unos intereses particulares concretos si no somos conscientes de esto y si esas acciones pueden tener influencia en decisiones que son importantes para el conjunto de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Gerard Batten, en nombre del Grupo EFD. Señor Presidente, en octubre pasado este Parlamento introdujo seis directivas nuevas que daban poderes a la UE para reglamentar el sector financiero del Reino Unido. El 7 de febrero, dirigí una pregunta por escrito a la Comisión asesorándole sobre un aspecto de la Ley de Sociedades del Reino Unido de 1976. En su artículo 27, concede una exención significativa a una sola empresa, la Bank of England Nominees Limited. Esta exención significa que las identidades de los accionistas del Banco de Inglaterra se mantienen en secreto.

He preguntado a la Comisión si esta exención contraviene el Derecho comunitario y si los nuevos organismos reguladores tendrán poder para exigir la divulgación de los nombres de los accionistas del Banco de Inglaterra. Por supuesto, yo y mi partido no queremos ningún Derecho comunitario, pero la Comisión y el Gobierno británico sí están a favor. De modo que presumiblemente la Comisión deber garantizar que su legislación se aplica de manera equitativa, coherente y transparente en todos sus dominios.

 
  
MPphoto
 

  Hans-Peter Martin (NI).(DE) Señor Presidente, me alegra tenerlo hoy aquí, señor Comisario, porque sus iniciativas durante los años que ha sido responsable de esta área han obtenido un reconocimiento generalizado. Sin embargo, usted sabe por experiencia propia que hay mucho por hacer.

Resulta de vital importancia que las personas que forman parte de los grupos de expertos estén sujetas a los mismos procedimientos y que sea posible imponerles sanciones si realizan declaraciones incorrectas. Es vergonzoso que una persona pueda reivindicar su condición de independiente cuando en realidad dista mucho de serlo. Debe haber sanciones para este comportamiento; de lo contrario, todo esto es papel mojado.

Mi segundo comentario se refiere a quién está siendo representado. La actividad empresarial hará que esto les resulte familiar. Aquí en particular la apertura por fin de los grupos a los representantes de la sociedad civil irá en beneficio de la Comisión sin lugar a dudas. Si consideramos lo que se ha logrado en relación con los escándalos financieros y la crisis económica, queda claro que los consejos dados han sido incorrectos. Esto es algo en lo que debemos comenzar a trabajar con urgencia.

 
  
MPphoto
 

  Anna Záborská (PPE).(SK) Señor Presidente, quiero dar las gracias al grupo de diputados al Parlamento Europeo por plantear esta cuestión tan urgente. La cuestión de los expertos no afecta únicamente a la economía. La Comisión tampoco respeta el principio de imparcialidad y de equilibrio en otros campos, y la composición resultante de los grupos de expertos es parcial y no representa a los intereses de todos los ciudadanos.

El primer ejemplo que quiero dar es que, según Eurostat, el 90 % de los ciudadanos comunitarios están a favor de familias consistentes en una esposa, un esposo y su descendencia. La Comisión, por su parte, selecciona únicamente expertos de organizaciones como el European Women´s Lobby (Grupo de presión de Mujeres Europeas) o Family platform (Plataforma Familiar), que buscan romper con este modelo de familia. La Comisión, en contraste, ha rechazado durante mucho tiempo a esos expertos y a esas organizaciones de mujeres que, al igual que la mayoría de los ciudadanos comunitarios, no están de acuerdo con las teorías feministas unilaterales.

Otro ejemplo es la Agencia de los Derechos Fundamentales, creada y financiada por la Comisión. Los expertos de esta agencia apoyan una agenda política unilateral, sin buscar el equilibrio y la objetividad. Esto se pone de manifiesto en las intervenciones de su director en este Parlamento. Incluso la Comisión Europea se ha distanciado de las actitudes de libertad religiosa y de conciencia promulgadas por el presidente del grupo de expertos independientes de esa agencia, porque fue redactado por organizaciones proabortistas.

Opino que si una agencia de expertos europea oficial antepone los intereses políticos a la profesionalidad y a la imparcialidad, debe ser suprimida. Podría mencionar muchos casos más. Por tanto, quiero sumar mi voz a las preguntas formuladas a la Comisión por parte de los diputados al Parlamento. Quiero pedir a la Comisión que abra las ventanas del gabinete de expertos porque el aire del interior está viciado, y esto no solo se aplica al ámbito de la economía.

 
  
MPphoto
 

  Véronique Mathieu (PPE).(FR) Señor Presidente, la cooperación y las consultas de los expertos designados por la Comisión Europea verdaderamente deben ser irreprochables desde el punto de vista de la transparencia, porque éste es un ejercicio peligroso. En efecto, los miembros de grupos que representan a un interés, que son elegidos conforme a sus tareas específicas y su tipo de capacitación, pueden no obstante representar a esos mismos intereses sin reflejar el interés general.

Así pues, la Comisión debe ser cuidadosa especialmente para garantizar que esos expertos son representativos, pero más aún: debe fomentar las discrepancias. Me parece inaceptable que entre esos expertos se cuenten numerosas ONG con intereses parecidos y un ámbito de acción similar. Los documentos de trabajo, las actas y las agendas de las reuniones también deben ser hechos público para que puedan ser consultadas por los ciudadanos, por los representantes electos y por entidades para las que el trabajo del grupo no tiene unas implicaciones inmediatas pero a las que puede afectar ocasionalmente. Es imposible que el contenido poco claro del trabajo de los grupos de expertos conduzca a unos resultados fiables, y aquí estoy pensando concretamente en los grupos de expertos que se forman bajo la potestad de la Dirección General de Salud y Consumidores.

Por último, considero que, en un intento de garantizar la transparencia de sus operaciones, la Comisión debe implicar al Parlamento en la evaluación de la vigilancia de sus grupos de expertos y de entidades similares.

Como queda claro en el artículo 9 del Tratado, la transparencia no es solamente responsabilidad de la Comisión Europea, sino que concierne a todos los ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 

  Salvatore Iacolino (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, en nuestras actividades parlamentarias diarias somos conscientes del valor añadido que supone el acceso a la información seleccionada que soporta nuestra función legislativa y nuestro trabajo de adoptar un rumbo político. Hacemos uso de recursos humanos externos —aunque la Comisión lo hace con mucha más frecuencia— para proporcionarnos análisis y guías sobre la situación política, social, industrial y empresarial actual.

La política, sin embargo, está hecha de decisiones y de alternativas, y éstas siguen en manos de los políticos. Se trata de un asunto de adoptar decisiones que puedan ser apoyadas por grupos de expertos a los que se confiere un alto grado de profesionalidad, que sean capaces de expresar sus opiniones de manera objetiva.

Por tanto, existe una necesidad de encontrar unos instrumentos eficaces y unos procedimientos transparentes que permitan a la Comisión cumplir su función con el apoyo de estos grupos de expertos autónomos o independientes. Somos conscientes de que éste es un aspecto extremadamente problemático. El plan de 2010 supone ciertamente un avance significativo, pero es mucho más lo que necesitamos hacer. La imparcialidad y la autoridad de los expertos también depende del grado de autonomía que tienen y de en qué medida pueden apoyar las decisiones políticas con justicia y lealtad.

Los mecanismos de publicidad, Internet y otros métodos eficaces pueden ser simplificados incluso más aún tanto en la Comisión como en el Parlamento. Por tanto, el derecho de acceso es positivo; no cabe duda de que la transparencia es positiva; el equilibrio entre el derecho a la transparencia y las cosas que no pueden ser cedidas o traspasadas o hechas reconocibles es bueno; y el registro de los miembros de los grupos de presión que se va a crear también es positivo.

Sin embargo, debemos hacer hincapié una vez más en que lo primordial es la política. Si la política es creíble y competente, la función de los expertos es de asesoramiento y de apoyo. La decisión siempre será adoptada por quienes son responsables de ella.

 
  
MPphoto
 

  Jaroslav Paška (EFD).(SK) Señor Presidente, recientemente la Comisión Europea ha revisado su documento marco que gobierna el funcionamiento de los grupos de expertos. Dado que todos estamos interesados no solamente en el mejor funcionamiento posible de las instituciones de la Unión Europea, sino también en una creación y un funcionamiento transparentes y justos de los organismos de expertos y de asesoramiento, aplaudiremos un mayor grado de aperturismo por parte de la Comisión Europea en lo tocante a la implementación del mecanismo para la selección de los expertos para los grupos de expertos de la Comisión Europea.

Hace unos momentos se ha puesto el ejemplo de la Agencia Europea de Medicamentos, donde la lista de expertos ciertamente genera dudas en cuanto a la prestación de un asesoramiento experto independiente. Por tanto, señor Comisario, debemos trabajar juntos para evitar las dudas en cuanto a los conocimientos, el equilibrio y la independencia de nuestros organismos asesores. Si creemos que el marco para los grupos de expertos aún presenta ciertos defectos, a pesar de la revisión actual, reflexionemos sobre este asunto e intentemos mejorarlo más aún.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señor Presidente, el Comisario Barnier ha admitido que algunos de los grupos de expertos de la Comisión en el área financiera carecen de equilibrio y que presentan una composición parcial. En estos momentos, once de los veinticinco grupos de expertos están dominados por empresas del sector financiero. Algunos grupos cuentan con más representantes de ese sector que con funcionarios responsables. Además, esos representantes únicamente deben firmar una declaración preimpresa de que actuarán favoreciendo los intereses públicos si detectan un conflicto de intereses. Estas perogrulladas ridículas no conducen precisamente a generar transparencia y neutralidad.

La situación que afecta a los informes de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria resulta igualmente preocupante. Las declaraciones sobre los riesgos planteados por la modificación genética citan informes de fabricantes, y resulta evidente la participación de grupos de presión favorables a esa práctica de modificación genética. El director general de la más importante autoridad comunitaria especializada en plantas modificadas genéticamente trabaja, así pues, para el Instituto Internacional de Ciencias Biológicas, que está financiado por empresas del sector.

En otras palabras, la legislación comunitaria se basa fundamentalmente en declaraciones de bancos y de grandes grupos empresariales, es irresponsable y peligrosa para los ciudadanos europeos, y por tanto debería ser impugnada de inmediato.

 
  
MPphoto
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. Señor Presidente, mi espíritu se enciende al escuchar este debate. De hecho, estaría bien contar con algún tipo de circular sobre la historia de esta cuestión.

La Comisión toma buena nota de todas las ideas y los consejos interesantes sobre cómo aumentar la transparencia. Debo señalar que en 2005 pusimos en marcha una iniciativa de transparencia que incluía el asunto de los grupos de expertos. En gran medida fue idea mía, tal y como el señor Martin acaba de recordar.

Por supuesto, se han producido cambios significativos en relación con este asunto, con todas las páginas web y toda la información disponibles actualmente. Pero en ningún caso deben considerar a los expertos personas encargadas de la toma de decisiones. No tienen esa responsabilidad y, además, sus opiniones difieren entre sí.

Es la misma cuestión que se acaba de plantear en relación con los organismos modificados genéticamente. Sabemos que no solo el sector empresarial está implicado. Hay diferentes grupos de expertos. En los últimos meses de la última Comisión, yo también fui responsable de seguridad, por lo que toda la información relativa a las manifestaciones de protesta pasaba por mi mesa. Una de las últimas grandes manifestaciones fue convocada contra la prohibición de los subsidios para los productores de tabaco.

Así que existen opiniones distintas, pero quienes toman las decisiones somos nosotros: los Comisarios y los miembros del Parlamento Europeo y de nuestras instituciones. Las agencias también adoptan decisiones, al igual que el Consejo y los gobiernos de los Estados miembros. Los expertos no tienen responsabilidad en la toma de decisiones. No existe un vínculo aritmético.

En efecto, estoy a favor de una mayor transparencia. Está claro que algunos grupos de expertos de alto nivel fueron establecidos únicamente para desaparecer silenciosamente porque no fueron capaces de proporcionar consejo dado que exhibían opiniones muy enfrentadas.

Trabajemos con este registro de transparencia, que yo también veo como un gran logro porque los expertos y los asesores están en todas partes. Ningún político sobrevive sin asesores. Los grupos políticos cuentan con asesores y son abordados por diferentes grupos de intereses. Al final, corresponde a los responsables políticos de la toma de decisiones adoptar una posición u otra. Es una cuestión que concierte a los responsables políticos de la toma de decisiones: los Comisarios, los europarlamentarios y los grupos políticos, siempre de conformidad con el sistema democrático.

También tenemos el asunto de la composición de los grupos de expertos. Son muchas las cuestiones planteadas en relación con esto. ¿Quién debe evaluar si la composición de los grupo de expertos es equilibrada o no? La composición de estos grupos se determina en función de cada caso específico. Por error, algunas personas pueden querer formar parte de esos grupos de expertos para tomar parte en el proceso de toma de decisiones, pero los grupos de expertos no tienen esa responsabilidad.

Como algunos recordarán, en 2005 existía verdaderamente un elemento de opacidad y la Comisión, junto con el Parlamento, ha introducido cambios sustanciales a este respecto. Con esto me refiero al registro de transparencia, que consigna a los representantes de los grupos de intereses. Esto se aplica a los miembros de los grupos de presión en el Parlamento y en la Comisión, y es mucha la información disponible actualmente para evaluar cuál es su influencia y cómo están compuestos los grupos de expertos.

Desarrollemos nuestra respuesta ante esta cuestión, pero no subestimemos el trabajo realizado hasta la fecha.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

(La sesión, suspendida a las 11.45 horas, se reanuda a las 12.00 horas.)

 
  
  

PRESIDE: Libor ROUČEK
Vicepresidente

 
Aviso jurídico - Política de privacidad