Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2011/0007(CNS)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A7-0040/2011

Debates :

PV 16/02/2011 - 5
CRE 16/02/2011 - 5

Votaciones :

PV 17/02/2011 - 6.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0070

Debates
Jueves 17 de febrero de 2011 - Estrasburgo Edición DO

7. Explicaciones de voto
Vídeo de las intervenciones
PV
  

Explicaciones orales de voto

 
  
  

Informe: Pablo Zalba Bidegáin (A7-0210/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslav Mikolášik (PPE).(SK) Señor Presidente, quiero hablar acerca de la votación sobre la cláusula bilateral de salvaguardia. Apoyo la adopción del reglamento sobre la introducción de una cláusula de salvaguardia concerniente al libre comercio entre la UE y Corea. También apoyo todas las propuestas de enmienda que piden a la Comisión que vigile la implementación adecuada y oportuna de este instrumento legal con el fin de evitar daños graves a las empresas en la Unión Europea, y de tener en cuenta los intereses legítimos de los Estados miembros en lo tocante a la situación económica concreta de ciertos sectores de la industria manufacturera.

El Acuerdo de Libre Comercio afectará de maneras diversas a los sectores industriales de los Estados miembro, y por tanto necesitamos la opción de aplicar medidas de protección a escala regional en casos excepcionales. En mi opinión, las regiones afectadas deben tener la opción de aplicar medidas para evitar un impacto negativo grave sobre la economía y el empleo regionales.

 
  
  

Informe: Robert Sturdy (A7-0034/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Claudio Morganti (EFD).(IT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, quiero destacar el hecho de que la semana pasada seis importantes Estados miembros —Francia, Alemania, Italia, España, Polonia y Portugal— declararon que Europa debe ser menos ingenua.

Estos seis países piden una defensa más eficaz y más estratégica del comercio exterior europeo, porque está en juego la propia existencia y el desarrollo de un modelo económico y social europeo. Estos países señalan que la Unión Europea ha abierto el 80 % de su mercado a terceros países, mientras que las otras grandes economías desarrolladas únicamente han abierto el 20 %. Por tanto, reclaman que existan asimetrías en el comercio exterior y que se desarrolle el concepto de reciprocidad. Este problema ha llevado al borde del desastre a muchas de nuestras pequeñas y medianas empresas, porque se enfrentan a una competencia desleal que les impide ser competitivas en los mercados.

Señor Presidente, procedo de Prato, una ciudad que una vez fue considerada uno de los núcleos textiles más importantes de Europa. Hoy, la competencia desleal de Asia la ha convertido en una ciudad fantasma, ya que la actividad empresarial en Prato ha quedado totalmente arruinada. Por todos estos motivos, hemos votado en contra del acuerdo.

 
  
  

Informe: Ivailo Kalfin (A7-0019/2011)

 
  
MPphoto
 

  Sergej Kozlík (ALDE).(SK) Señor Presidente, en el marco de la revisión de las garantías presupuestarias proporcionadas al Banco Europeo de Inversiones (BEI) por parte de la Unión Europea, apoyo especialmente los elementos diseñados para incentivar el impulso de esta institución. Desde el punto de vista de las perspectivas de futuro, tiene que ver fundamentalmente con un refuerzo y con un uso mejor del mandato exterior del Banco en el período entre 2014 y 2020 en términos de incremento del volumen de préstamos y de su calidad.

También apoyo la intención del BEI de reinvertir el capital de riesgo y los reflujos de los préstamos en condiciones especiales de operaciones previas en operaciones nuevas del mismo tipo en beneficio de los países asociados. Con el fin de mejorar el acceso a los recursos financieros para los grupos más desfavorecidos de países elegibles, se asignará inmediatamente al BEI una subvención adicional de quinientos millones de euros para financiar microcréditos.

 
  
MPphoto
 
 

  Claudio Morganti (EFD).(IT) Señor Presidente, he votado en contra del informe ya que opino que resulta inaceptable que estemos apoyando la inversión en terceros países en lugar de facilitar las inversiones para las pequeñas y medianas empresas de Europa, que verdaderamente conforman el tejido económico más importante de la Unión. Soy un firme opositor de la inclusión de Turquía entre los países en situación de preadhesión: quiero señalar que Turquía sigue ocupando ilegalmente parte del territorio de Chipre, un Estado miembro de la UE.

Además, no existen garantías de transparencia cuando el Banco Europeo de Inversiones (BEI) ofrezca a la Unión garantías y financiación para países terceros. Quiero destacar que los ciudadanos europeos contribuyen a los fondos del BEI, razón por la que debemos dar prioridad a la inversión dentro de la propia Europa. Muchas de las inversiones apoyadas por el BEI se producen en países en los que se producen enfrentamientos y revueltas contra sus regímenes.

El informe pretende ampliar las garantías de la Unión a otros países, como Cuba, que son conocidos por sus carencias democráticas.

 
  
  

Recomendación: Robert Sturdy (A7-0034/2011)

 
  
MPphoto
 

  Cristiana Muscardini (PPE).(IT) Señor Presidente, pese a que hemos votado firmemente a favor de la cláusula de salvaguardia en el informe del señor Zalba Bidegáin, a quien felicito de nuevo por su excelente trabajo, nos hemos abstenido sobre el acuerdo de comercio con Corea, no sin pesar. Esto se debe a que aunque este acuerdo abre en efecto un mercado nuevo e importante para la Unión, allanando el camino para futuros acuerdos comerciales con otros países socios económicos de la Unión, también es cierto que persisten muchas dudas y reservas, que afectan a los principales sectores comerciales, especialmente la industria automovilística, y también el textil y el agrícola.

Si bien Europa aún no ha definido el reglamento sobre la indicación del país de origen de los productos de fuera de la Unión Europea, seguimos ofreciendo a los países un estatus privilegiado para importar sus productos a Europa sin exigir normas para garantizar una auténtica igualdad para las empresas o información para las personas que adquieren esos productos.

Nuestra abstención confirma que estamos a favor del libre mercado, pero de uno que incluya las garantías necesarias, mientras que nos mostramos desfavorables al establecimiento de unos acuerdos de comercio que no garanticen suficientemente las normas de competencia.

 
  
MPphoto
 

  Miroslav Mikolášik (PPE). (SK) Señor Presidente, el Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea aportará innumerables beneficios al sector industrial europeo, a sus empresas, a sus emprendedores y a sus empleados. Contribuirá a un crecimiento económico global y abrirá oportunidades nuevas y eficaces para los bienes y servicios europeos. Sin embargo, algunas empresas se expondrán a una competencia adicional, y la UE debe por tanto garantizar una vigilancia eficaz de la introducción del acuerdo, la rápida solución de disputas y por consiguiente la salvaguardia inmediata de los intereses legítimos de las empresas y de los emprendedores europeos.

Resulta obvio que el cumplimiento estricto de los estándares laborales, técnicos y ambientales, así como de las disposiciones sobre la protección de la competencia leal debe estar garantizado por ambas partes. Los bienes y productos que llegan al mercado europeo deben cumplir estrictamente todas las normas de la Unión Europea, y aplaudo la creación de una comisión de vigilancia para la industria automovilística, que ayudará a evitar el denominado proteccionismo oculto mediante nuevas barreras técnicas para el comercio.

Por tanto, estoy a favor de conceder la aprobación final al acuerdo en cuestión, dado que también se creará un mecanismo bilateral de salvaguardia, con el fin de evitar los posibles daños graves a las industrias de los Estados miembros, o incluso la mera amenaza de dichos daños.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE).(GA) Señor Presidente, he votado a favor de este Acuerdo; lo he seguido desde el principio y me alegra que haya sido aceptado hoy.

En un seminario celebrado en Bruselas la semana pasada, un economista creíble dijo que éste es uno de los mejores acuerdos de libre comercio que la Unión Europea ha cerrado jamás. Al mismo tiempo, señaló que el 90 % de estos acuerdos no valen nada. Sea como sea, aplaudo la oportunidad que ofrece a los productos agrícolas, especialmente al whisky, a los productos porcinos y lácteos. Espero que aprovechemos esta oportunidad.

También es bueno que contenga una cláusula de protección, porque si las cosas no cambian como deberían, podemos llevar a cabo una revisión. Por tanto, me alegra que haya sido aceptado.

 
  
MPphoto
 
 

  Bendt Bendtsen (PPE).(DA) Señor Presidente, creo que es un acuerdo verdaderamente espléndido el que se ha firmado hoy aquí, y únicamente lamento que haya personas que pensaran que podían proteger a las empresas europeas ineficaces diciendo «no» a este acuerdo. Corea del Sur es la decimoquinta mayor economía del mundo y la tercera mayor de Asia. Tendremos más y mejores oportunidades para exportar. Tenemos un país con un crecimiento económico más que respetable, con una población de cincuenta millones de personas y con un creciente poder adquisitivo. El acuerdo sencillamente proporcionará a Europa la oportunidad de mejorar más aún en ciertos sectores de servicios en los que ya somos extremadamente competitivos, como las telecomunicaciones, el medioambiente, los transportes y los servicios financieros y legales. También quiero señalar hoy que los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) han contado con un acuerdo de libre comercio desde 2006, que entre otras cosas ha tenido como resultado el que Noruega ha triplicado sus exportaciones a Corea del Sur desde ese año. Así pues, este es un acuerdo muy positivo para Europa, por lo que he votado a favor.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0120/2011

 
  
MPphoto
 

  Pino Arlacchi (S&D). - Señor Presidente, Europa puede hacer muchas cosas para apoyar a la democracia egipcia, y una de las más importantes es considerar los acontecimientos de Egipto como parte de una auténtica ola de democratización.

En el plazo de dos semanas, una tiranía se ha desmoronado, y esa caída ha ido acompañada por el colapso de varios estereotipos como la teoría del choque de civilizaciones.

En el mundo árabe actual no se está produciendo ningún conflicto de civilizaciones; todo lo contrario. Los jóvenes egipcios están arriesgando sus vidas por los mismos valores que defendemos. Están demostrando que la democracia es una aspiración universal y que no hay cultura, religión o civilización que vaya contra ella.

Sin embargo, un ejército de escépticos y de agoreros está esforzándose al máximo para atenuar o distorsionar el significado de la transición egipcia hacia la democracia.

Hay personas dedicadas a generar todo tipo de dudas, a describir los últimos acontecimientos como un golpe de Estado, como si los mencionados sucesos hubiesen allanado el camino para un gobierno islamista que fuese a desembocar en otra autocracia.

Si queremos ayudar a la ciudadanía egipcia, debemos estar preparados para contrarrestar esas opiniones reaccionarias sobre el desarrollo de la Historia.

 
  
MPphoto
 

  Adam Bielan (ECR).(PL) Señor Presidente, Egipto es un importante socio económico y comercial de la Unión Europea. Con frecuencia muchos ciudadanos polacos pasan sus vacaciones en Egipto. En las últimas semanas, hemos sido testigos de una rebelión nacional en ese país que ha desembocado en el derrocamiento del Presidente Mubarak tras tres décadas de gobierno autoritario. Siempre es positivo que triunfe la voluntad del pueblo, y los egipcios merecen un reconocimiento por su victoria. He votado a favor de la propuesta de resolución, y al hacerlo expreso mi esperanza de una rápida estabilización de la situación política en Egipto y un desarrollo futuro de las buenas relaciones con los países de Europa. No hace tanto tiempo, contemplamos unos sucesos lamentables relacionados con la discriminación de los cristianos coptos, y esto hace que la UE concentre sus esfuerzos diplomáticos en la estabilización y en el orden público en Egipto como condición esencial para que las relaciones mutuas sigan desarrollándose de manera adecuada. También es necesario hacer todo lo posible para garantizar que las próximas elecciones se celebran de manera tal que no provoquen críticas y que se ajusten a las normas democráticas.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt (PPE). (DE) Señor Presidente, apoyamos con entusiasmo el movimiento democrático en Egipto, pero es importante ser conscientes de que no basta con unas elecciones libres. Necesitamos un enfoque integral para proporcionar perspectivas a los ciudadanos; una especie de Plan para el Mediterráneo, algo así como un Plan Marshall para África Septentrional y Egipto. Esto implicará ofrecer perspectivas sociales a los ciudadanos, así como reforzar la política educativa, potenciar las pequeñas y medianas empresas, garantizar que se lucha contra el crimen y la corrupción y, por encima de todo, iniciar una cooperación estrecha en el área de la política energética, dado que Europa y África tienen mucho que ofrecerse mutuamente en el ámbito de la energía solar.

Sin embargo, aún debemos completar las tareas más importantes. Los demócratas de Egipto han hecho la primera parte del trabajo; ahora nos toca a nosotros estar a la altura.

 
  
MPphoto
 

  Traian Ungureanu (PPE). - Señor Presidente, la situación en Egipto sigue en plena evolución, pero ¿en qué dirección lo hace?

Pese a que hemos expresado adecuadamente nuestro apoyo por el deseo popular de una sociedad abierta, debemos ser conscientes de los problemas complejos y no resueltos que existen en Egipto y en Oriente Medio. La situación en Egipto puede ser descrita acertadamente como una revuelta para una revolución. Una generación nueva ha traído lo nuevo al país, pero no basta con tener talento para las redes sociales. Egipto sigue inmerso en el atraso, en el antisemitismo y en la prácticas extremistas.

La UE todavía no ha formulado una política adecuada para los nuevos acontecimientos en África Septentrional. Egipto necesita nuestro apoyo, pero nosotros necesitamos un Egipto que se rija por las leyes y por la dignidad humana. Nuestra tarea apenas ha comenzado. No olvidemos el último mensaje que ha llegado desde Irán, donde el Parlamento ha pedido con no poco estrépito la ejecución de los líderes opositores. Esto demuestra que debemos estar bien preparados, y mantener nuestras posiciones.

 
  
MPphoto
 

  Anneli Jäätteenmäki (ALDE). - (FI) Señor Presidente, la propuesta de resolución es positiva, y adopta una posición favorable a las fuerzas de cambio democráticas y pacíficas. Sin embargo, tal vez merezca la pena recordar y reconocer que durante treinta años la UE y Occidente han apoyado a Mubarak. Para nosotros lo más importante era la estabilidad. Eso ha significado significa equilibrio y suministro de petróleo y, además, hacer buenos negocios con el comercio de armas. Ahora la UE debe encontrar modos, entre los que se cuentan las medidas financieras, para aumentar su apoyo a los actores de la sociedad civil, tanto en Egipto como en otros países antidemocráticos de África y del mundo árabe.

En mi opinión, supone un contratiempo que esta resolución no mencione el comercio de armas entre los países de la UE y Egipto y otros países antidemocráticos. El comercio de armas debe respetar los acuerdos internacionales sobre derechos humanos y los tratados humanitarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Miroslav Mikolášik (PPE). (SK) Señor Presidente, Egipto se encuentra en los inicios de su proceso de democratización. Considero que todas las víctimas que han perdido la vida durante la revolución deben ser expiadas mediante un avance positivo hacia la democracia. Europa, sin duda, debe ayudar a Egipto en esto, y creo que encontraremos modos de evitar que Egipto se encamine hacia el totalitarismo, por ejemplo con una deriva hacia un movimiento musulmán militante que no respete las normas democráticas y que obstaculice las elecciones libres y la instauración de una sociedad civil. Creo que Egipto respetará sus acuerdos internacionales con sus vecinos, también con Israel, incluso con las nuevas condiciones, y que será una sociedad que tratará justamente a todos sus ciudadanos, también a los no musulmanes, como los cristianos.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0129/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt (PPE).(DE) Señor Presidente, esta propuesta de resolución constituye otra iniciativa importante en la dirección adecuada, pero no mucho más. Sin embargo, tal y como el Comisario Han ha propuesto, ahora se está hablando de una estrategia para la región del Danubio en lugar de una estrategia del Danubio, porque esto no tiene que ver con limpiar el río —si bien eso también es importante—, sino con la cooperación a lo largo de una región importante que se extiende desde Bavaria y Baden-Württemberg a través del antiguo territorio austrohúngaro y de gran parte de los Balcanes. Me alegra que, a petición nuestra, Bohemia y Eslovenia también hayan sido incluidas, pese a que no están situadas propiamente en el Danubio.

Con este propósito también quiero verlas incluidas en los proyectos futuros, como la gran línea ferroviaria desde Estrasburgo hasta Bratislava y Budapest, TEN 17, y otros proyectos que pueden no estar localizados directamente en el Danubio, pero que lo cruzan repetidamente y que son de importancia estratégica para la región del Danubio. En especial aplaudo los artículos que van del 36 al 40, que se refieren a la cultura y a la implicación de la sociedad civil, porque sin ellos la estrategia para la región del Danubio no tendría éxito.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0101/2011

 
  
MPphoto
 

  Adam Bielan (ECR).(PL) Señor Presidente, durante muchos años hemos tenido claro que no resulta extraño que el sistema legal en Rusia entre en conflicto con las normas de los convenios internacionales y con los principios de derechos humanos. La mayoría de los casos presentados ante el Tribunal de Justicia aquí en Estrasburgo constituyen acusaciones contra Rusia. La independencia de los tribunales rusos, por tanto, es objeto de no pocas dudas. Los últimos acontecimientos, como el juicio al señor Jodorkovsky o la detención de los manifestantes son ejemplos claros de esto. Los asesinatos sin resolver y las palizas misteriosas tan solo sirven para reforzar la impresión de que Rusia es un país sin ley.

Espero que la propuesta de resolución que hemos aceptado hoy facilite a los representantes de los organismos de la Unión Europea a retomar estas cuestiones espinosas en las relaciones diplomáticas con Rusia. Quiero manifestar mi ansiedad con respecto a las autoridades rusas en relación con la dramática situación de los derechos humanos y con las restricciones impuestas a la sociedad civil en ese país. Apelo a las instituciones internacionales para que presionen a las autoridades rusa hasta conseguir una reinstauración del Estado de Derecho y del respeto por los derechos humanos y ciudadanos en Rusia.

 
  
MPphoto
 

  Tunne Kelam (PPE). - Señor Presidente, he votado a favor de esa resolución. Sin embargo, debido a los acuerdos, el párrafo 8 me parece ahora demasiado ambiguo y evasivo.

La UE debe adoptar medidas concretas para mostrar que se toma en serio la necesidad de una mejora auténtica de la situación del Estado de Derecho en Rusia.

Pese a que los contactos económicos y políticos deben continuar, deberíamos enviar una señal clara a los cargos públicos que están considerados los responsables de las graves violaciones de la ley, de que no son bienvenidos en las ciudades y centros turísticos de Europa.

Con este telón de fondo, no considero adecuado invitar oficialmente al Presidente Medvedev a dirigirse al Parlamento Europeo hasta que cumpla sus promesas de mejorar la situación del Estado de Derecho en Rusia.

 
  
MPphoto
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE). - Señor Presidente, aplaudo el hecho de que finalmente hayamos adoptado la resolución sobre este asunto tan importante. Durante muchos años he seguido de cerca los acontecimientos políticos y la situación relativa al Estado de Derecho en Rusia. Hace poco tuve la oportunidad de visitar Rusia con una delegación oficial de la Subcomisión de Derechos Humanos en septiembre del año pasado.

Durante esta visita tuve la oportunidad de observar en persona cómo se defiende el Estado de Derecho en Rusia cuando asistí al juicio contra el antiguo propietario de la compañía Yukos, Mikhail Jodorkovsky, y su socio empresarial, Platon Lebedev. El juicio a Jodorkovsky y a Lebedev es únicamente el más destacado de los muchos ejemplos de la aplicación selectiva del Estado de Derecho en Rusia, lo que significa que no existe un auténtico Estado de Derecho. Si Rusia quiere ser un socio estratégico de la UE, debe seguir un camino de modernización exhaustiva. Cualquier plan de modernización fracasará si el Estado de Derecho no es desarrollado vigorosamente en Rusia.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt (PPE).(DE) Señor Presidente, los minúsculos indicios del comienzo del Estado de Derecho en Rusia están desapareciendo, y el país no solamente no está avanzando sino que experimenta un retroceso. El culpable de esto es el señor Putin, pues ha sido él quien ha provocado este deterioro del Estado de Derecho. Debemos ser conscientes de que él no es la solución al problema. El Presidente Medvedev aún debe demostrar —y a este respecto estoy de acuerdo con el señor Kelam— que él no es la cara bonita del señor Putin, una cara tan solo un poco más amable, sin que en realidad está intentando o se encuentra en posición de consolidar el Estado de Derecho algo más en este Estado miembro del Consejo de Europa, que después de todo está obligado a garantizar el Estado de Derecho en virtud del Convenio Europeo de los Derechos Humanos.

En este sentido debemos ser muy críticos; naturalmente, debemos mantener un diálogo, pero también debemos garantizar que el Estado de Derecho se impone. Es muy llamativo que el tribunal que sentenció al señor Jodorkovsky haya declarado públicamente ahora que Moscú ordenó imponer este veredicto. Esto nada tiene que ver con el Estado de Derecho.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0097/2011

 
  
MPphoto
 

  Ramona Nicole Mănescu (ALDE).(RO) Señor Presidente, he votado a favor de esta propuesta de resolución. Sin embargo, dado que el texto final no mencionaba la función de la política de cohesión, firmé una enmienda sobre esto junto a algunos colegas de los demás grupos políticos, que también ha sido votada hoy.

Los Fondos Estructurales y los principios básicos de la política de cohesión, como un enfoque integrado, una gobernanza de múltiples niveles y una asociación auténtica, son elementos claves para alcanzar los objetivos de la Estrategia Europa 2020, lo que también significa que deben estar plenamente integrados en esta. Estoy de acuerdo en que necesitamos una agenda social ambiciosa que incluya la lucha contra la pobreza y la exclusión social. Sin embargo para poder generar puestos de trabajo sostenibles, fundamentalmente necesitamos una economía competitiva, que precisamente es la función desempeñada por la política de cohesión. Por tanto, si seguimos privando a la política de cohesión de la atención que merece, durante los próximos años seremos testigos del fracaso de la Estrategia Europa 2020.

 
  
MPphoto
 
 

  Cristiana Muscardini (PPE).(IT) Señor Presidente, durante mucho tiempo vamos a sufrir los daños causados por la crisis financiera. El freno de la economía real provocado por las malas prácticas financieras debe ser levantado lo antes posible para permitir que el mercado único reanude su desarrollo.

La Estrategia Europa 2020 no nos parece la más apropiada para generar el crecimiento que anhelamos. Los obstáculos estructurales —como la gobernanza defectuosa, el método intergubernamental comparado con el método comunitario, los objetivos porcentuales y numéricos análogos a los utilizados en los viejos planes quinquenales soviéticos, y las previsiones de las agendas que jamás garantizan su cumplimiento— me recuerdan a todos los fracasos que hemos soportado, de los que Lisboa no será el último, sin ser conscientes de que nuestras prioridades absolutas debían ser la creación de empleo y la lucha contra el paro.

Necesitamos impulso, iniciativas y estímulos, cosas que por desgracia no encuentro en la estrategia propuesta. «Liberación» debe convertirse en la consigna, pero también resulta esencial definir las normas para evitar la creación o el reforzamiento de los monopolios, y para garantizar que quienes se benefician son los ciudadanos y el conjunto de la economía, no algunos grupos financieros o políticos con pocos escrúpulos.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0114/2011

 
  
MPphoto
 

  Pino Arlacchi (S&D). - Señor Presidente, la rápida subida de los precios de los alimentos ha constituido una carga para los ciudadanos más humildes en los países en desarrollo, que gastan cerca de la mitad de sus ingresos familiares en alimentos.

Esto exige una respuesta integrada por parte de la comunidad internacional. Necesitamos con urgencia la implicación incondicional de la UE en cuestiones de seguridad alimentaria global. La resolución aprobada hoy es un primer paso en la dirección correcta.

La resolución establece que el derecho a los alimentos es un derecho humano fundamental y realiza varias recomendaciones de utilidad. Sin embargo, necesitamos ir más allá con más propuestas. Debemos cambiar los aspectos de las políticas de ayuda internacional de la PAC que no responden a la tarea de incrementar la producción global de alimentos, con un respeto total por los intereses ambientales, la seguridad alimentaria y los estándares laborales.

 
  
MPphoto
 

  Marek Józef Gróbarczyk (ECR).(PL) Señor Presidente, los alimentos también tienen una importancia estratégica para la Unión Europea. Los alimentos deben ser producidos, por lo que también son importantes para los mercados laborales. Quiero centrarme en particular en un sector que, junto a los demás, también constituye una fuente de producción de alimentos: la pesca. El sector pesquero proporciona al mercado comunitario y mundial una cantidad sustancial de alimentos. Sin embargo, la Unión Europea es la mayor importadora de productos pesqueros de otras partes del mundo. La liberalización excesiva de este mercado puede conducir a su hundimiento, y en consecuencia a la pérdida de esta fuente de alimentos en Europa. Por tanto, debemos prestar atención a este aspecto de la política común.

 
  
MPphoto
 

  Anneli Jäätteenmäki (ALDE). - (FI) Señor Presidente, esta es una cuestión extremadamente importante. En estos momentos, 1 000 millones de personas pasan hambre en el mundo. Desde que la UE estableció su objetivo de erradicar el hambre y la pobreza, las cosas de hecho han ido a peor.

He votado a favor de esta propuesta de resolución y espero que la Alta Representante de la UE, la baronesa Ashton, haga de la seguridad alimentaria y de todas sus implicaciones una de las prioridades de la política exterior comunitaria. Obviamente, también el Parlamento y la UE en su conjunto deben apoyarla en esto. Es importante que los ciudadanos dispongan de alimentos, que puedan adquirirlos y que, aquí en la UE, podamos también debatir la necesidad de terminar con los escándalos alimentarios.

 
  
MPphoto
 

  Jarosław Kalinowski (PPE).(PL) Señor Presidente, 1 000 millones de personas sufren hambre en todo el mundo. En 2008, la subida de los precios de los alimentos provocó motines en una treintena de países. Hoy vivimos una situación parecida, Que ha sido causada además por la crisis económica generalizada, y ahora es aún más importante implicarse en una iniciativa conjunta para encontrar maneras justas de distribuir los productos alimentarios a escala global.

Los precios de los alimentos suben, pero los beneficios de los agricultores bajan. También esto debe ser destacado con claridad. Por desgracia, en la Unión Europea se está olvidando que la política agrícola común es fundamentalmente una política dirigida a garantizar el abastecimiento de alimentos de elevada calidad a unos precios accesibles para todos los consumidores europeos, con la garantía de un rendimiento decente para los agricultores. No debemos permitir que continúe la supresión de instrumentos que regulan el mercado y que mantienen las existencias en unos niveles adecuadamente elevados, también los de cereales. Asimismo, resulta esencial poner fin a las actividades especuladoras en el mercado. Es totalmente reprobable que los grupos de capital estén condenando a millones de personas de todo el mundo a pasar hambre.

 
  
  

Explicaciones de voto por escrito

 
  
  

Informe: Pablo Zalba Bidegáin (A7-0210/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque la cláusula de salvaguardia ofrece la posibilidad de imponer de nuevo los derechos de aduana de nación más favorecida cuando las exportaciones crezcan hasta el extremo —bien en términos absolutos, bien en relación con la producción doméstica— de que pueden perjudicar al sector en la Unión Europea, que mantiene una competencia directa con los productos importados. Por tanto, estoy de acuerdo con la introducción de esta cláusula de salvaguardia, y recuerdo que tras la aprobación del Tratado de Lisboa el Parlamento Europeo cuenta con poderes de codecisión con el Consejo. Una regulación eficaz debería servir para ofrecer una garantía si el Acuerdo de Libre Comercio con la República de Corea fracasa.

 
  
MPphoto
 
 

  Marta Andreasen (EFD), por escrito. He votado a favor del informe Zalba Bidegáin sobre una cláusula bilateral de salvaguardia para el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y la República de Corea del Sur, porque protege adecuadamente el incremento de las transacciones con Corea generado por el Acuerdo de Libre Comercio. El mecanismo bilateral de salvaguardia permitirá a la UE recuperar los anteriores derechos de aduana de NMF, si este acuerdo amenaza con dañar nuestra industria. Este Acuerdo de Libre Comercio abre nuestros sectores de servicios, agrícola y de fabricación y les proporciona un acceso más amplio al gran y creciente mercado surcoreano.

 
  
MPphoto
 
 

  Antonello Antinoro (PPE), por escrito. (IT) Esta es una votación de gran importancia para la nueva estrategia de comercio internacional de la Unión Europea. De hecho, el Acuerdo de Libre Comercio con Corea del Sur es el primer ejemplo de una nueva generación de acuerdos dirigidos a reducir las barreras comerciales y no comerciales y a ampliar las perspectivas de inversión en ese país asociado. Tras su firma en octubre de 2009, el acuerdo fue recibido con críticas feroces por parte de la industria automovilística europea, que pensó que estaba siendo penalizada con severidad excesiva por algunas cláusulas concedidas al socio coreano, en especial la devolución de los derechos de aduana.

Ahora esas inquietudes han desaparecido en parte, en gran medida debido al trabajo del Parlamento sobre el reglamento adjunto sobre la cláusula de salvaguardia anexa al acuerdo y a una clarificación realizada por el Gobierno de Corea del Sur sobre las enmienda a la legislación interna sobre emisiones de carbono. Por tanto, hoy hemos confirmado la votación de la Comisión de Comercio Internacional con el fin de permitir la conclusión del procedimiento, dado que el Consejo ya se ha mostrado de acuerdo.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) El 23 de abril de 2007, el Consejo autorizó a la Comisión iniciar las negociaciones con la República de Corea con el fin de establecer un Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y ese país. El acuerdo incluye una cláusula bilateral de salvaguardia que ofrece la posibilidad de reimponer los derechos de aduana de nación más favorecida (NMF) si, como resultado de una liberalización del comercio, las importaciones crecen en exceso y si eso se produce en unas ciertas condiciones que puedan causar, o amenazar con causar, un perjuicio grave a la industria comunitaria que elabora un producto similar o que es un competidor directo. Para que estas medidas entren en funcionamiento, la cláusula de salvaguardia debe ser incorporada al Derecho comunitario, en especial porque es necesario especificar los aspectos procedimentales de la imposición de medidas de salvaguardia, así como los derechos de las partes interesadas. La propuesta que tenemos ante nosotros para un reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo constituye el instrumento legal necesario para la implementación de la cláusula de salvaguardia en el Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea del Sur. Quiero destacar que el trabajo legislativo sobre este reglamento debe restringirse a cuestiones relacionadas con su implementación, sin modificar unilateralmente las disposiciones fundamentales del acuerdo y adoptando medidas que sean contrarias a su espíritu. Por ejemplo, no se pueden introducir cambios en el tipo de medidas de salvaguardia aplicable, en el plazo de tiempo durante el que pueden aplicarse o en el período durante el cual se puede hacer uso de la cláusula de salvaguardia.

 
  
MPphoto
 
 

  David Campbell Bannerman (ECR), por escrito. El partido UKIP quiere que el Reino Unido abandone la Unión Europea y conservar sus vínculos comerciales amistosos mediante un Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y el Reino Unido, parecido al existente con dos países no comunitarios como Suiza y Noruega. He votado a favor de este Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea del Sur ya que puede servir como modelo y como patrón para un futuro Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y el Reino Unido, y porque demuestra que se puede lograr el acceso comercial favorable y libre de aranceles a la UE sin que el Reino Unido (o Corea del Sur) sean miembros de la UE. Esto resulta especialmente cierto en el caso del Reino Unido, que sería el mayor socio comercial individual de la UE. Un Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y el Reino Unido sería probable meramente para replicar a los acuerdos comerciales existentes con el Reino Unido como miembro de la UE, y por tanto exigiría muchas menos negociaciones (por ejemplo, en torno a las reducciones de aranceles) que el acuerdo con Corea del Sur.

 
  
MPphoto
 
 

  William (The Earl of) Dartmouth (EFD), por escrito. El partido UKIP quiere que el Reino Unido abandone la Unión Europea y conservar sus vínculos comerciales amistosos mediante un Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y el Reino Unido, parecido al existente con dos países no comunitarios como Suiza y Noruega. He votado a favor de este Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea del Sur ya que puede servir como modelo y como patrón para un futuro Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y el Reino Unido, y porque demuestra que se puede lograr el acceso comercial favorable y libre de aranceles a la UE sin que el Reino Unido (o Corea del Sur) sean miembros de la UE. Esto resulta especialmente cierto en el caso del Reino Unido, que sería el mayor socio comercial individual de la UE. Un Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y el Reino Unido sería probable meramente para replicar a los acuerdos comerciales existentes con el Reino Unido como miembro de la UE, y por tanto exigiría muchas menos negociaciones (por ejemplo, en torno a las reducciones de aranceles) que el acuerdo con Corea del Sur.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque considero que la cláusula bilateral de salvaguardia puede garantizar que las industrias de la Unión Europea que producen productos similares o que son competidores directos no resultarán dañadas debido a la liberalización comercial por parte de la República de corea. Esta cláusula también funcionará como un instrumento al que puede la industria europea puede recurrir para evitar pérdidas graves, o para adaptarse a situaciones desfavorables causadas por la volatilidad del mercado internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) En relación con la conclusión del proceso de adopción del Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y Corea, la Comisión Europea ha redactado una propuesta para un reglamento acerca de la cláusula de salvaguardia que garantizará la reintroducción de los aranceles aduaneros si las importaciones elevadas de un producto específico ponen en riesgo grave al sector industrial correspondiente. El número de enmiendas de que ha sido objeto la propuesta de la Comisión parece reflejar una cierta falta de claridad en su redacción, así como el deseo de los europarlamentarios de proteger intereses diversos.

Espero que la resolución que hemos adoptado hoy contribuya a mejorar el texto original, y que el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y Corea sea establecido de un modo que permita un incremento significativo del comercio entre estos dos mercados, tal y como se espera. Espero que el acuerdo anteriormente mencionado sea fructífero y que la cláusula de salvaguardia —que se espera sea clara y capaz de funcionar eficazmente cuando sea necesaria— nunca deba ser aplicada.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Este informe se refiere a una propuesta para el reglamento del Parlamento Europeo y el Consejo que se aplica a la cláusula bilateral del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Corea. Este acuerdo fue firmado el 15 de octubre de 2009 e incluye una cláusula de salvaguardia que garantiza la reinstauración de los aranceles cuando las importaciones crezcan hasta el punto de poder dañar la industria de la Unión Europea que elabora productos que suponen una competencia. Con el fin de que resulte posible la aplicación de esta medida, es necesario que sea incorporada a la legislación comunitaria. Espero que resulte una cláusula eficaz, que pueda ser implementada con una carga burocrática mínima. Aplaudo la adopción de esta propuesta, que introduce unas garantías mayores para las empresas europeas, y es pero que la Unión Europea reciba informes periódicos para evaluar el cumplimiento de estos mecanismos de salvaguardia.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Nuestra posición en la votación de este informe debe ser considerada a la luz de la evaluación profundamente negativa que hemos hecho de la firma de este Acuerdo de Libre Comercio. El establecimiento de esta cláusula representa, por encima de todo, el reconocimiento de las consecuencias devastadoras de la liberalización y de la desregulación promovidas por el acuerdo. Además, no elimina los peligros y las preocupaciones que este acuerdo implica y genera con respecto al futuro de varios sectores de la actividad económica, particularmente en algunos Estados miembros como Portugal y en las regiones que tienen una dependencia mayor de esos sectores. El objetivo concreto de la cláusula bilateral de salvaguardia es permitir a la UE reintroducir los derechos de aduana de nación más favorecida (NMF) si se demuestra que la liberalización resultante del acuerdo puede causar perjuicios graves al sector industrial comunitario.

Albergamos serias dudas sobre si este mecanismo será suficiente para proteger a los pequeños productores o a las pequeñas y medianas empresas, que van a encontrar muchas dificultades para seguir a flote en un mercado liberalizado; para evitar la aniquilación de su capacidad productora y, en consecuencia, la pérdida de muchos puestos de trabajo. Resulta significativo que se plantee la posibilidad de movilizar el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización para aliviar el impacto de este acuerdo. La solución debe pasar por prevenir las consecuencias que actualmente se prevén, no por darles solución de esta manera.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. (DE) La votación del Parlamento Europeo a favor del informe del señor Zalba Bidegáin sobre las cláusulas bilaterales de salvaguardia representa un paso importante en el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y la República de Corea. Quiero dar las gracias al ponente por su participación en las conversaciones de negociación a tres bandas entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión, y también quiero enfatizar la importancia de estas cláusulas de salvaguardia para la economía europea. Permiten una subida temporal de los aranceles para proteger a la economía europea del crecimiento excesivo de las importaciones. Soy una defensora convencida de estas cláusulas de salvaguardia y por tanto he votado a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) Durante esta sesión, esta Cámara ha expresado su opinión sobre el Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea, y ha adoptado el informe sobre la cláusula bilateral de salvaguardia de dicho acuerdo. Mi opinión y mi voto al respecto son positivos. Sin embargo, el hecho de que haya apoyado el informe no me impide aconsejar que se preste mayor atención al sector agrario. Es sabido que Corea tiene en vigor algunas leyes que contienen importantes restricciones fitosanitarias, que limitan severamente a nuestros productores agrícolas. Sería beneficioso actualizar estas cláusulas de salvaguardia también a ese respecto, porque aunque es un hecho que el comercio agrícola con Corea está valorado en aproximadamente 1 000 millones de euros anuales, también es cierto que eliminar o al menos limitar esas barreras nos permitiría defender nuestros productos y a nuestros agricultores de la mejor manera posible. De lo contrario, pueden quedar en una posición menos favorable que sus equivalentes coreanos.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. Aplaudo este reglamento, que incorpora una cláusula bilateral de salvaguardia en el Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea del Sur que ofrece la posibilidad de reintroducir los derechos de aduana de nación más favorecida (NMF) cuando, como resultado de la liberalización del comercio, las importaciones crecen en exceso —en términos absolutos o en relación con la producción doméstica— y esto se produce en unas condiciones que causa, o que amenazan con causar, un perjuicio grave a la industria europea que elabora un producto similar o que es competidor directo. Para que esas medidas sean operativas, la cláusula de salvaguardia debe ser incorporada al Derecho comunitario, fundamentalmente porque es necesario especificar los aspectos procedimentales de la imposición de las medidas de salvaguardia, así como los derechos de las partes interesadas. La propuesta para un reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por la que he votado proporciona el instrumento legal necesario para la implementación de la cláusula de salvaguardia en el Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) El 23 de abril de 2007, el Consejo autorizó a la Comisión a iniciar las negociaciones con la República de Corea con vistas a firmar un Acuerdo de Libre Comercio (ALC) entre la Unión Europea y ese país. El acuerdo fue rubricado el 15 de octubre de 2009. La cláusula bilateral de salvaguardia incorporada a este acuerdo, que ofrece la posibilidad de reintroducir los derechos de aduana de nación más favorecida (NMF) cuando, como resultado de la liberalización del comercio, las importaciones crecen en exceso —en términos absolutos o en relación con la producción doméstica— y esto tiene lugar en unas condiciones que causan, o amenazan con causar, un perjuicio grave a la industria europea que elabora un producto similar o que es un competidor directo; es muy importante para mantener una competencia saludable que no dañe a la otra parte.

Sin embargo, para conseguir unos efectos prácticos, la anteriormente mencionada cláusula de salvaguardia debe ser incorporada a la legislación de la Unión Europea, ya que no solamente es necesario especificar los aspectos procedimentales de la aplicación de las medidas de salvaguardia, sino también los derechos de las partes interesadas. La propuesta para un reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo bajo consideración constituye el instrumento legal para implementar la cláusula de salvaguardia en el ALC entre la UE y Corea.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. (ES) Considero que esta cláusula bilateral de salvaguardia del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea es insuficiente y no será efectiva para hacer frente a las nefastas y dramáticas consecuencias que producirá la firma del Acuerdo de Libre Comercio. Diversos sectores económicos, como el textil o el agrícola, se verán gravemente perjudicados por este Acuerdo y la misma necesidad de incluir esta cláusula así lo demuestra. Por todo ello, no he podido apoyar este instrumento porque, aun considerando que puede paliar una pequeña parte de las consecuencias negativas de la firma del Tratado de Libre Comercio al que me opongo, la considero insuficiente e ineficaz.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. – (DE) El Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea del Norte contiene una cláusula bilateral de salvaguardia en virtud de la cual es posible reintroducir los derechos de aduana de nación más favorecida si, como resultado de la liberalización de los flujos comerciales, un producto es importado en tal volumen —bien en términos absolutos o en comparación con la producción doméstica— y en unas condiciones tales que causa o amenaza con causar un daño significativo a una rama de la economía en la UE que elabora productos equivalentes o que son competidores directos. El informe contiene propuestas importantes para garantizar que esta cláusula de salvaguardia verdaderamente puede ser implementada en casos graves para impedir el daño sustancial a la industria comunitaria. Por tanto, he votado a favor de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) El informe sobre la propuesta para un reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo que implementa la cláusula bilateral de salvaguardia del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y corea es, en mi opinión, un instrumento importante diseñado para defender la producción europea en los sectores que actualmente corren riesgo de experimentar dificultades graves debido al incremento de las importaciones desde Corea. Esta situación, que es consecuencia de la entrada en vigor del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea, debe permitir que todas las barreras arancelarias sean retiradas gradualmente en su totalidad de manera bilateral. Por tanto, he votado a favor de esta propuesta, ya que su adopción es una condición necesaria para la entrada en vigor del mencionado acuerdo, planeada para el 1 de julio de 2011. Proteger los acuerdos de libre comercio entre las dos partes resulta esencial para que se registre un incremento de los productos elaborados en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque considero que la introducción de una cláusula bilateral de salvaguardia para el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y Corea es muy positiva. Esta cláusula ofrece la posibilidad de reintroducir los derechos de aduanas de nación más favorecida (NMF) cuando, como resultado de la liberalización comercial, las importaciones crecen en exceso —en términos absolutos o en relación con la producción doméstica— y en esas condiciones causan o amenazan con causar un perjuicio grave a la industria europea que elabora productos similares o que son competidores directos. Espero que la redacción final de este mecanismo sea clara y que su aplicación sea fácil y con poca burocracia. Confío en que la Comisión Europea vigilará la implementación de este acuerdo y que verificará el cumplimiento de este mecanismo de salvaguardia.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Lamentamos enormemente que los diputados al Parlamento Europeo hayan aprobado incondicionalmente este acuerdo comercial problemático. El ALC de gran alcance entre la UE y Corea establece un precedente peligroso para la política comercial comunitaria futura, yendo mucho más allá de la mera eliminación de aranceles para incluir unas disposiciones de acceso al mercado dogmáticas a expensas de las normas sociales y ambientales.

Entre las disposiciones más odiosas del acuerdo, la UE ha logrado obligar a Corea a maquillar sus normas sobre las emisiones de CO2 de los vehículos con el fin de permitir a los fabricantes europeos de automóviles exportar a ese país vehículos de gran tamaño que engullen combustible. Esta presión por parte de la UE, que ha socavado la integridad ambiental de las normas coreanas sobre emisiones de los vehículos, es ni más ni menos que un escándalo. Peor aún, la UE está intentando dar la vuelta a esta laguna ambiental para permitir a los rezagados de la industria automovilística europea «competir lealmente» en el mercado coreano con vehículos asiáticos más pequeños, más limpios y más eficientes.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He apoyado este informe porque creo que la cláusula bilateral de salvaguardia del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea es una herramienta eficaz para defender la producción europea. De hecho, está previsto que la entrada en vigor de este acuerdo, en julio de este año, genere probablemente dificultades para el mercado interior europeo. La retirada progresiva de las barreras arancelarias de manera bilateral desembocará de hecho en un incremento significativo de las importaciones desde Corea. Me complace señalar que será posible introducir medidas específicas incluso cuando el incremento de las importaciones a Europa se concentre exclusivamente en unas áreas determinadas. Esta disposición retoma la propuesta italiana de introducir una auténtica «cláusula regional de salvaguardia», aplicable únicamente en ciertas regiones de la Unión Europea. Aislarnos del mercado internacional en la actualidad es una quimera: no solo es imposible sino que resultaría perjudicial. Sin embargo, el informe asume que cualquier apertura debe ser equilibrada y gradual, y tiene en cuenta los requisitos internos de la Unión Europea. Proteger el empleo sigue siendo la prioridad de Europa, al igual que la calidad de los productos comercializados. Solamente será posible establecer unas relaciones económicas beneficiosas para ambas partes si respetamos estos criterios fundamentales.

 
  
MPphoto
 
 

  Oreste Rossi (EFD), por escrito. (IT) Estamos a favor de la cláusula bilateral de salvaguardia del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea, porque alivia los efectos perjudiciales de este instrumento. El propósito de esta cláusula es hacer posible la suspensión o la reaplicación de los aranceles si se considera que la liberalización comercial ha dañado gravemente nuestro sistema industrial.

La cláusula de salvaguardia únicamente puede ser aplicada durante un máximo de diez años a partir de la eliminación de las tarifas aduaneras. Por supuesto, la introducción de esta cláusula no nos hace cambiar nuestro voto en contra del texto del Acuerdo de Libre Comercio, que en cualquier caso causará un perjuicio económico severo para nuestras empresas.

 
  
MPphoto
 
 

  Tokia Saïfi (PPE), por escrito.(FR) Del mismo modo que he dado mi apoyo al Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea, también he votado a favor de la propuesta para un reglamento que implemente su cláusula bilateral de salvaguardia. En mi opinión, se trata de un añadido vital al acuerdo, porque garantiza la reintroducción de los derechos de aduanas en el caso de un incremento perjudicial de las importaciones de un producto concreto, y en este sentido supone una respuesta ante los miedos que hemos expresado durante los debates celebrados antes de su firma, en septiembre de 2009. La reimposición de los derechos de aduanas de nación más favorecida puede ser solicitada por los Estados miembros, el Parlamento Europeo o las asociaciones que representan al sector industrial afectado, garantizándose así que las empresas tienen una oportunidad real de reaccionar.

 
  
  

Informe: Ivailo Kalfin (A7-0019/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este reglamento debido a los elementos introducidos en la decisión nueva. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) puede invertir en proyectos esenciales para la UE: en especial, en la lucha contra el cambio climático, en el desarrollo de infraestructuras sociales, económicas y ambientales, y en el desarrollo del sector empresarial local. Otro elemento de este reglamento que considero pertinente es el hecho de que el BEI pueda apoyar la presencia de la UE en terceros países por medio de sus inversiones exteriores directas, contribuyendo así a la promoción de las nuevas tecnologías y de la transmisión de conocimientos. No obstante, considero oportuno revisar las evaluaciones anuales relativas al acceso a los préstamos, de modo que se fomente la transparencia y se aceleren los procedimientos burocráticos. En definitiva, el BEI puede contribuir eficazmente a los objetivos comunitarios de cooperación para el desarrollo. Resulta fundamental una distribución justa y equilibrada en las diversas regiones de la asignación de fondos. Las pequeñas y medianas empresas deben constituir una buena manera de estimular las economías para luchar contra el desempleo.

 
  
MPphoto
 
 

  Marta Andreasen (EFD), por escrito. He votado en contra del informe Kalfin sobre la concesión de garantías comunitarias al BEI para hacer frente a las pérdidas que se deriven de los préstamos y las garantías concedidos para realizar proyectos fuera de la UE. No me satisface el grado de transparencia de los préstamos a las PYME a través de las instituciones financieras intermediarias. No basta con que el BEI sepa quién recibe ese dinero. Se trata de préstamos considerables que aparentemente están siendo usados para desarrollar la política exterior comunitaria, y el contribuyente, que en última instancia es quien avala esos préstamos, tiene derecho a saber quiénes son los receptores. Algunos de los préstamos van a parar a causas encomiables, pero en los tiempos que corren los contribuyentes deben saber qué se está haciendo en su nombre y por qué.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Băsescu (PPE), por escrito. – (RO) He votado a favor de este texto porque creo que es importante que la UE apoye al BEI con el objetivo de ampliar la financiación de los proyectos de inversión en terceros países con el fin de alcanzar los objetivos de política exterior de la Unión Europea. Activar este mandato de 2000 millones de euros para financiar medidas para luchar contra el cambio climático ofrece un potencial significativo para los países de la Asociación Oriental, como la República de Moldova, que es el Estado más pobre de Europa y que todos los años experimenta graves problemas debido a las inundaciones, que provocan pérdidas cuantiosas. Por tanto, el desarrollo de los proyectos comunitarios en este país coincide perfectamente con la prioridad de la Unión de erradicar la pobreza. Además, debemos apoyar las iniciativas de reforma que este país ha emprendido recientemente. Al mismo tiempo, un objetivo principal de la política exterior comunitaria, según el artículo 21, apartado 2, del Tratado de la Unión Europea, es la independencia. La independencia energética de la UE estará garantizada por la puesta en marcha del Proyecto Nabucco. En consecuencia, el desarrollo de relaciones económicas y políticas con los principales abastecedores, como Iraq, Azerbaiyán y Turkmenistán, resulta vital, y esta decisión contribuye a esto.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Esta decisión va dirigida a mantener vigente el mandato del Banco Europeo de Inversiones (BEI), especialmente en lo que se refiere a la garantía concedida por parte de la Unión Europea para hacer frente a las pérdidas que se deriven de los préstamos y las garantías concedidos para proyectos fuera de la Unión Europea. En virtud de esta decisión, el mandato del BEI también se amplía en términos de competencias, con la introducción de elemento nuevos que pretenden dirigir las actividades del BEI hacia la inversión en proyectos que contribuyan a luchar contra el cambio climático, a desarrollar infraestructuras sociales, económicas y ambientales, y a desarrollar el sector privado local, en especial las pequeñas y medianas empresas. Quiero que el BEI continúe con el excelente trabajo que ha estado realizando, apoyando los numerosos proyectos emprendidos desde que fue creado.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Este informe versa sobre una propuesta para una decisión del Parlamento Europeo y del Consejo que concede una garantía de la Unión europea al Banco Europeo de Inversiones contra las pérdidas que se deriven de préstamos y garantías concedidos para proyectos fuera de la UE. El mandato del BEI expira en octubre. Además, de financiar proyectos en la Unión Europea, desde 1963 el BEI ha emprendido operaciones financieras en regiones exteriores, contribuyendo así a la implementación de los objetivos comunitarios exteriores en lo tocante a la política de cohesión y de desarrollo. Por tanto, para que no se produzca un vacío después de octubre de 2011, las partes han iniciado una serie de reuniones dirigidas a alcanzar un consenso que permita su adopción por parte del Parlamento Europeo y que no interrumpa la ayuda concedida por parte del BEI después de esa fecha. Estoy de acuerdo con esta propuesta porque refleja una mejor cooperación entre la UE y el BEI; contribuye a la lucha para erradicar la pobreza; estimula a las pequeñas y medianas empresas, así como a las comunidades locales; introduce una mayor transparencia, fomenta prácticas sensatas en el BEI, incrementa la financiación para los proyectos que luchan contra el cambio climático; y descarga como elegibles a los países que no prestan atención a las cuestiones ambientales.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) La decisión del Parlamento y del Consejo pretende conceder al Banco Europeo de Inversiones una garantía de la Unión Europea frente a las pérdidas que se deriven de los préstamos y las garantías concedidos para proyectos fuera de la UE. Los objetivos de estos proyectos del BEI, que actualmente están en desarrollo en diversos países de distintos continentes, se centran en la ayuda y la cooperación para el desarrollo. Naturalmente, cuando esos objetivos y los proyectos que los sirven se refieren a una cooperación auténtica, que tienen en cuenta los intereses, las prioridades y las condiciones específicas de los países donde tienen lugar, nosotros los valoramos. Sin embargo, pese a que la financiación de proyectos de desarrollo locales es algo positivo, no podemos sino criticar el intento —evidente en el artículo 1— de subordinarlos o de condicionarlos a los principios que rigen la política exterior europea, atribuyendo una importancia secundaria a las auténticas necesidades de desarrollo de terceros países, limitando su capacidad para la administración y sus opciones legítimas, interfiriendo con y presionando sus decisiones políticas, y amenazando su soberanía y su independencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito.(FR) Estoy aprovechando la votación de este informe sobre financiación por parte del BEI de proyectos fuera de la Unión Europea, para denunciar un asunto muy grave sobre el que los constructores navales europeos han llamado nuestra atención: que un banco público está financiando la construcción de barcos en Corea por parte de un astillero que cobra precios muy bajos y que se benefició de un rescate financiero público hace unos años. Pese a que puede no resultar ilógico que el BEI apoye, a través de sus préstamos y garantías, las políticas exteriores de la Unión, resulta completamente inaceptable que socave los intereses económicos europeos y que contribuya a la desindustrialización de nuestros países. La Comisión y los Estados miembros deben reaccionar.

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Havel (S&D), por escrito. – (CS) Además de su misión fundamental consistente en financiar las inversiones en la Unión Europea, desde 1963 el Banco Europeo de Inversiones ha llevado a cabo operaciones financieras fuera de la UE en apoyo de las políticas exteriores comunitarias, especialmente en el campo de la cooperación para el desarrollo. El objetivo de la garantía comunitaria propuesta para el período 2011-2013 es permitir al BEI financiar inversiones fuera de la UE sin que esto afecte a su calificación crediticia. La propuesta también contiene varios elementos nuevos, por ejemplo, la activación del «mandato opcional» de 2 000 millones de euros para luchar contra el cambio climático de conformidad con la Estrategia Europa 2020, la introducción de nuevos objetivos horizontales y la ampliación del grupo de países elegibles para recibir préstamos del BEI. La propuesta también pide una transparencia mayor, la evaluación de los resultados concretos y la implicación del Tribunal de Cuentas Europeo para auditar las transacciones en cuestión. La propuesta incluye, correctamente, acuerdos para que el BEI actúe en estos asuntos conforme a los principios de eficacia de la ayuda destacados en el Consenso Europeo Sobre Desarrollo y también en el artículo 208 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, la Declaración de París de 2005 y el Programa de Acción de Accra de 2008. En general, creo que el informe presentado por mi colega el señor Kalfin ofrece un análisis muy detallado de las cuestiones planteadas, que hace referencia a la legislación comunitaria pertinente y que también contiene recomendaciones relevantes con respecto a la vigilancia de la eficacia de la garantía propuesta. Por tanto, recomiendo su aprobación en la forma propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. He votado a favor del informe Kalfin sobre el nuevo mandato exterior del Banco Europeo de Inversiones, que introduce un incremento en su presupuesto de 27 800 millones de euros a 29 567 millones de euros hasta finales de 2013 y que amplia sus ámbitos de competencia la lucha contra el cambio climático y al fomento de objetivos de desarrollo para países fuera de la UE. Creo que el BEI debe centrarse más en los problemas sociales y en generar capacidades en los países donde actúa.

 
  
MPphoto
 
 

  Clemente Mastella (PPE), por escrito. (IT) La Unión Europea dota al Banco Europeo de Inversiones una garantía presupuestaria para cubrir los riesgos de naturaleza política y soberana en relación con sus operaciones de préstamo y de garantías de préstamo para proyectos desarrollados fuera de la UE. Esta garantía comunitaria es un medio eficaz de combinar los fondos presupuestarios de la UE y los propios recursos del BEI, al tiempo que se garantiza que la salud financiera del BEI no corre peligro.

El BEI ha registrado grandes avances en la implementación de su mandato: ha reforzado su coordinación con la Comisión y ha cambiado su enfoque hacia el apoyo de los objetivos políticos de la UE. El desarrollo de su acción exterior deberá quedar reflejado ahora en un incremento del volumen y de la calidad de los préstamos y en una diversificación de los receptores nuevos (autoridades locales).

Se debe dotar inmediatamente al BEI de un mandato adicional de quinientos millones de euros para la financiación de microcréditos que permitan aumentar el acceso de los más pobre a los fondos bancarios en los países elegibles. Sobre la cuestión de la organización interna, el BEI debe ser gradualmente alentado a dividir todas sus actividades exteriores de acuerdo con un criterio geográfico para adaptarse mejor a los requisitos específicos de cada área y para fomentar la participación de los países asociados.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) El BEI no ha cumplido las condiciones mínimas para garantizarnos que sus inversiones serán social, ambiental e incluso éticamente responsables. Los repetidos escándalos relacionados con la financiación de sus filiales en el extranjero no parecen preocupar a la comisión, no más de lo que lo hacen las dictaduras, dado que, como en el caso de Libia, merecen la pena desde el punto de vista financiero. En cuanto a las cuestiones ambientales y sociales, carecen de interés para este informe. El texto propone que apoyemos proyectos tan perjudiciales como Desertec o Invest In Med. He votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Además de su misión fundamental de financiar las inversiones en la Unión Europea, desde 1963 el Banco Europeo de Inversiones ha llevado a cabo operaciones de financiación fuera de la Unión Europea en apoyo de las políticas exteriores de la Unión, permitiendo que los fondos presupuestarios comunitarios disponibles para las regiones exteriores sean complementados por la solidez financiera del BEI en beneficio de los países receptores.. Al hacer esto, el BEI contribuye a los principios rectores generales y a los objetivos de las políticas de la Unión Europea, como el desarrollo de terceros países y la prosperidad de la Unión en un clima económico global cambiante.

Las operaciones del BEI en apoyo de las políticas exteriores de la Unión deben seguir siendo ejecutadas de conformidad con los principios de unas prácticas bancarias sensatas.

La mayor parte de sus operaciones en regiones externas se han beneficiado de una garantía presupuestaria comunitaria administrada por la Comisión para apoyar la acción exterior de la UE, y que permite al BEI financiar inversiones fuera de la UE sin que eso afecte a su solvencia crediticia. Esta garantía adicional hace posible que el BEI continúe con su política de inversiones, que supone un beneficio significativo para la economía mundial.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Para apoyar la política exterior de la UE, el Banco Europeo de Inversiones también financia proyectos fuera del territorio de la UE, como en el área de la cooperación para el desarrollo. El fondo de garantía creado en 2009 pretende garantizar la liquidez del BEI en caso de posibles impagos. Tras una valoración y una evaluación, se amplió la lista de países elegibles para recibir financiación del BEI, con el correspondiente ajuste del marco financiero. No estoy totalmente de acuerdo con todas las enmiendas propuestas y por tanto me he abstenido.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Este informe versa sobre una propuesta para una decisión del Parlamento Europeo y del Consejo que concede una garantía comunitaria al Banco Europeo de Inversiones frente a las posibles pérdidas que se deriven de los préstamos y las garantías concedidos para proyectos fuera de la Unión Europea. De hecho, el BEI también financia proyectos en regiones externas, contribuyendo a la realización de los objetivos exteriores comunitarios en lo tocante a la política de cohesión y de desarrollo. Esta propuesta refleja una mejor cooperación entre la UE y el BEI; contribuye a la lucha para erradicar la pobreza; estimula el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, así como de las comunidades locales; introduce una mayor transparencia; fomenta prácticas sensatas en el BEI; incrementa la financiación de proyectos que luchan contra el cambio climático; y hace no elegibles a los países que ignoran las cuestiones ambientales. He votado a favor de este informe y apoyo el refuerzo de la misión exterior del BEI, que me gustaría ver complementada por una supervisión parlamentaria mejorada, con el fin de mantener la legitimidad democrática de las operaciones del BEI. E Banco debe aumentar sus notificaciones al Parlamento sobre todos los aspectos de su mandato exterior, desde la política global a las su implementación práctica, incluyendo la evaluación de los criterios sociales, ambientales y de derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. El artículo 208 del Tratado de Lisboa declara que la UE «tendrá en cuenta los objetivos de la cooperación para el desarrollo al aplicar las políticas que puedan afectar a los países en desarrollo». Este es un compromiso de la UE para evitar opciones políticas que perjudiquen su trabajo benéfico ene l cambo de la cooperación para el desarrollo y, de hecho, para llevar a cabo acciones, en todo el espectro político, que beneficien a los países en desarrollo. Esto se aplica a todas las instituciones comunitarias, como el BEI. La gran mayoría de los países elegibles bajo el mandato exterior del BEI son países en desarrollo. En consecuencia, es fundamental que los objetivos subyacentes del mandato exterior del BEI se centren específicamente en la reducción de la pobreza. Además, el BEI debe ajustar sus actividades exteriores a lo que dispone el consenso europeo sobre desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de este informe porque creo que destaca un asunto que con muy raramente aparece en las noticias. Además de su misión fundamental de financiar las inversiones en la propia Unión Europea, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) lleva a cabo operaciones de financiación fuera de la Unión Europea para apoyar las políticas exteriores de la UE. Esto permite que los fondos presupuestarios comunitarios disponibles para las regiones exteriores se complementen con la solidez financiera del BEI en beneficio de los países receptores. Al hacer esto, el BEI contribuye a los principios rectores generales y a los objetivos políticos de la Unión Europea, incluido el desarrollo de terceros países y de la prosperidad de la UE en unas circunstancias económicas globales de cambio. Las operaciones del BEI en apoyo de las políticas exteriores de la Unión deben seguir siendo llevadas a cabo conforme a los principios de unas prácticas bancarias sensatas.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) El objetivo del documento en cuestión, sometido hoy a votación en el Parlamento Europeo, es garantizar la concesión de una garantía de la Unión Europea al Banco Europeo de Inversiones frente a las pérdidas que se deriven de préstamos y garantías concedidos para realizar proyectos fuera de la Unión Europea. El límite máximo establecido para el BEI en virtud de esta garantía es de 27 800 millones de euros para lo que queda del actual período 2007-2013.

Además de este aspecto, la propuesta del Parlamento presenta ciertas enmiendas que mejoren el trabajo del BEI fuera de la UE, como la activación de 2 000 millones de euros disponibles para luchar contra el cambio climático. Otras medidas nuevas propuestas por el Parlamento son: mejorar el acceso a la financiación del BEI para las pequeñas y medianas empresas, aumentar la transparencia de sus actividades, e introducir una mayor flexibilidad en términos de inversiones de capital riesgo. Su intención es asimismo reemplazar el sistema actual de objetivos regionales con un programa de objetivos horizontales, e implementar un mandato para relaciones con países como Islandia, Libia, Iraq y Camboya.

Apoyo la posición del Parlamento Europeo y la actividad exterior del BEI, aunque quiero destacar un hecho deplorable: que los proyectos de financiación fuera de la Unión Europea a menudo dañan la competitividad dentro de la UE en casos de competencia directa.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. – (DE) Mediante su financiación fuera de la Unión Europea, el Banco Europeo de Inversiones hace una contribución a la realización de la política exterior de la UE. He votado a favor del informe del señor Kalfin porque personalmente apoyo los 2 000 millones de euros para áreas como la adaptación y la lucha contra el cambio climático, así como el fomento expreso de las pequeñas y medianas empresas. Además, el informe solicita obligaciones exhaustivas con respecto a la información y a la transparencia de cara a los ciudadanos, el Parlamento y la Comisión. Los derechos del Parlamento han sido tomados en consideración, lo que es algo que asimismo considero absolutamente esencial.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Záborská (PPE), por escrito. (SK) La Unión Europea tiene un compromiso de solidaridad, que procede directamente de nuestra herencia cristiana. Incluso quienes quieren eliminar al cristianismo del espacio público reconocen que la UE debe contribuir a la ayuda para el desarrollo. Esta solidaridad, no obstante, se deriva directamente de las enseñanzas cristianas sobre la dignidad de todos los seres humanos y sobre la moral necesaria para ayudar a los necesitados. El Banco Europeo de Inversiones se ha convertido en un instrumento importante de la Unión para erradicar la pobreza en las regiones menos desarrolladas. Como tal, su propósito fundamental es prestar ayuda, y con este fin necesita garantías financieras. Por otra parte, debe seguir siendo un banco, esto es, una institución, que no gasta los fondos que le son confiados, sino que los invierte de manera eficaz. Por tanto, he votado a favor del informe sobre la concesión de una garantía al BEI.

 
  
  

Recomendación: Robert Sturdy (A7-0034/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta recomendación, ya que el mercado de Corea del Sur ofrece nuevas oportunidades comerciales, sobre todo en los sectores de la agricultura y de los servicios. Actualmente, la República de Corea del Sur es una de los mercados de exportación más rentables para los agricultores comunitarios, con unas ventas anuales que superan los 1 000 millones de euros. En cuanto a los servicios, en concreto los financieros y legales, los de telecomunicaciones, los de medio ambiente y los de transporte marítimo, se estima que el volumen de las transacciones aumentará en un 70 %. Además, el Acuerdo de Libre Comercio estipula un mecanismo de salvaguardia eficaz y claro en beneficio de las empresas comunitarias, lo que contribuye al crecimiento de la industria europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Marta Andreasen (EFD), por escrito. He votado a favor de la recomendación del informe Sturdy sobre el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y la República de Corea del Sur, porque aumentará el comercio y porque resulta beneficioso para el Reino Unido y para las otras veintiséis naciones europeas. El factor más importante de este acuerdo es la cláusula de salvaguardia sin la cual no podría haber dado mi voto favorable. El mecanismo bilateral de salvaguardia permitirá a la UE recuperar los derechos de aduanas anteriores si este acuerdo llega a tan siquiera amenazar con causar un perjuicio a nuestra industria. El acuerdo abre nuestro sector de servicios, de agricultura y de fabricación para dotarlo de un mejor acceso al gran y creciente mercado coreano.

 
  
MPphoto
 
 

  Antonello Antinoro (PPE), por escrito. (IT) Ésta es una votación de gran importancia para la nueva estrategia de comercio internacional de la Unión Europea. De hecho, el Acuerdo de Libre Comercio con Corea del Sur es el primer ejemplo de una nueva generación de acuerdos dirigidos a reducir las barreras comerciales y no comerciales, y a ampliar las perspectivas de inversión en ese país asociado. Tras su firma en octubre de 2009, el acuerdo fue recibido con críticas feroces por parte de la industria automovilística europea, que entendió que estaba siendo penalizada con severidad excesiva por algunas cláusulas concedidas al socio coreano, en especial la de devolución de los derechos de aduana.

Ahora esas inquietudes han desaparecido en parte, sobre todo debido al trabajo del Parlamento sobre el reglamento adjunto acerca de la cláusula de salvaguardia anexa al acuerdo y a una clarificación realizada por el Gobierno de Corea del Sur en relación con las enmiendas a la legislación interna sobre emisiones de carbono. Por tanto, hoy hemos confirmado la votación de la Comisión de Comercio Internacional con el fin de permitir la conclusión del procedimiento, dado que el Consejo ya se ha mostrado de acuerdo.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito. (RO) El Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea del Sur producirá de inmediato beneficios generalizados para muchos sectores económicos de la UE, pese a que acentúa la vulnerabilidad de algunos de ellos. Además, establecerá unos estrictos procedimientos de resolución de conflictos y de salvaguardia, y proporcionará una vigilancia dirigida a garantizar que las empresas europeas cuentan con el grado de seguridad adecuado. Evidentemente, el mercado coreano ofrece oportunidades significativas para los bienes y servicios de la UE, pero hasta ahora se ha mantenido relativamente impenetrable debido a los elevados aranceles y a los costosos obstáculos no arancelarios. El acuerdo conseguirá eliminar con rapidez los derechos de aduanas por valor de casi 2 000 millones de euros que son cobrados anualmente a los exportadores comunitarios de productos industriales y agrícolas. Generará ahorros inmediatos y sustanciales en varios sectores económicos. Los beneficios serán más evidentes aún en los sectores de agricultura y de servicios, ya que Corea es uno de los mercados de exportación más valiosos del mundo para los agricultores de la UE, con unas ventas anuales que superan los 1 000 millones de euros. Con este panorama, lo único que me queda es aplaudir la adopción en el Parlamento Europeo del Acuerdo entre la UE y Corea; y espero que haya tantos acuerdos de libre comercio como sea posible, empezando con Canadá y los Estados Unidos, y terminando con los Estados BRIC (Brasil, Rusia, la India y China).

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Corea del Sur es el cuarto mercado más importante para las exportaciones de la Unión Europea fuera de Europa. Sin embargo, los exportadores europeos se han enfrentado a unas barreras arancelarias y a unos obstáculos regulatorios al intentar introducir sus productos en ese país. El actual Acuerdo de Libre Comercio es el más exhaustivo negociado jamás por parte de la Unión, ya que levanta las cargas para casi todos los productos y amplia el ámbito de los servicios que cubre. Es positivo en todos los sentidos y permite a ambas partes obtener beneficios significativos. Se espera que las exportaciones europeas a Corea del Sur aumenten en más de un 80 %. Espero que las empresas europeas, y en especial las de mi país, puedan beneficiarse de las oportunidades que surgirán de la apertura de este mercado.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Hace tres años, el Parlamento Europeo adoptó una resolución dirigida a mejorar el acceso del sector comercial europeo a los mercados extranjeros. Ahora se nos pide que adoptemos un Acuerdo de Libre Comercio que, en la práctica, hace posible que las empresas de la Unión Europea accedan al mercado surcoreano —que, como sabemos, es importante para Europa— incrementando las exportaciones y de ese modo creando puestos de trabajo. Como el primero de una serie de acuerdos que van a establecerse tras el Tratado de Lisboa, y al ser la primera vez que se hace uso de la codecisión de poderes, esto representa una innovación significativa en cuanto al respeto bilateral de las normas de la Organización Internacional del Trabajo, al cumplimiento de la legislación sobre contratación pública, a la transparencia de la ayuda estatal y a la implementación del desarrollo sostenible. Apoyo la adopción de este informe, que representa un conjunto de oportunidades nuevas para la Unión Europea — anteriormente excluida debido a los aranceles aplicados— y que defiende los intereses comerciales con el valor añadido de la «cláusula de salvaguardia»; en otras palabras, la reimposición de los derechos de aduanas.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Tras haber votado en contra, contemplamos con inquietud la adopción de este informe. En muchas ocasiones hemos denunciado en este Parlamento las desastrosas consecuencias de la liberalización del comercio internacional para muchos sectores económicos, en especial en algunos Estados miembros como Portugal, y en las regiones más dependientes de estos sectores. En este caso, lo siguientes sectores nos preocupan especialmente: textil, automovilístico y sus componentes relacionados, y electrónica. Sin embargo, el acuerdo también cubre los productos agrícolas y fomenta modelos de producción intensivos, ambientalmente no sostenibles; unos modelos que contrarios a la producción y el consumo locales, que son necesarios para salvaguardar la soberanía y la seguridad alimentarias. Nos enfrentamos a el mayor acuerdo de libre comercio firmado por la Unión Europea en muchos años, que se espera sea un primer paso en la firma de «una nueva generación de acuerdos comerciales bilaterales».

El análisis por parte de la Comisión de estos acuerdos siempre se produce en términos de los millones de euros ganador por los grupos económicos y las multinacionales. Es importante hacer lo mismo con el número de puestos de trabajo destruidos, que el ponente asume una consecuencia inevitable, con el número de pequeñas y medianas empresas empujadas a la bancarrota; o incluso con el número de toneladas de CO2 emitidas debido al aumento de los flujos de energía y de bienes que estos acuerdos implican. Resulta interesante ver en qué termina el tan cacareado compromiso de la UE con el medio ambiente y el clima…

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito.(FR) He votado a favor del informe sobre la cláusula de salvaguardia que complementa el Acuerdo de Libre Comercio con Corea incluso pese a que parece inadecuado y a que su aplicación se antoja incierta. Por otra parte, he votado en contra del acuerdo en sí mismo. Abrir nuestras fronteras sin protección a las importaciones que suponen una competencia directa con nuestros productos es suicida, especialmente en el sector de la automoción. La declaración explicativa del informe Sturdy, que asegura que esto tendrá solamente unas consecuencias mínimas para el empleo y que al tiempo prevé la movilización a gran escala de todos los instrumentos de la Unión Europea para reducir el impacto de la destrucción de empleo, resulta del todo incoherente y tremendamente cínica.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. – (DE) La votación del informe del señor Sturdy ha permitido a los diputados al Parlamento europeo enviar una señal clara. Hoy hemos aprobado por una gran mayoría el Acuerdo de Libre Comercio más exhaustivo negociado por la UE hasta la fecha. Esto representa un claro SÍ a la economía europea y un nítido SÍ a Europa como base de la actividad económica. Con 1 600 millones de euros ahorrados en derechos de aduanas y un incremento de 19 000 millones de euros en el volumen del comercio, los beneficios son evidentes. En especial el sector agrícola puede prever un ahorro de 380 millones de euros en derechos de aduanas. Esto genera nuevas oportunidades de exportación para nuestros productores domésticos. He votado a favor de la entrada en vigor de este acuerdo de libre comercio.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. Saludo calurosamente la aprobación del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea. Se espera que este trato como mínimo duplique el volumen de comercio bilateral durante los próximos veinte años. Los derechos de aduanas para las importaciones serán eliminados en el 98 % de los productos y las demás barreras no arancelarias serán eliminadas durante los próximos cinco años. El acuerdo incluye unas importantes normas sociales, laborales y ambientales, y espero que su implementación sea vigilada estrechamente.

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Maštálka (GUE/NGL), por escrito. – (CS) Deseo añadir algunos comentarios al respecto de mi propia posición acerca del proceso de redacción del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y la República de Corea, y de los miedos y las expectativas consiguientes de las empresas afectadas y de otras partes. Esto cambia radicalmente las normas comerciales tradicionales entre la UE y Corea. Solamente a largo plazo será posible realizar una evaluación realista del impacto de este acuerdo. Únicamente los descubrimientos y los cálculos realizados durante un período de tiempo prolongado revelarán la situación económica de las dos partes, la mejora bilateral del balance comercial o la contribución efectuada a las mejoras en la situación social.

El volumen total y el abanico de productos comercializados mutuamente debe ser controlado y evaluado atentamente, y de manera coordinada, junto con su certificación de calidad y su lugar de origen verificable. Cualquier aplicación directa de los ya mencionados mecanismos de salvaguardia basados en las cláusulas bilaterales de salvaguardia del ALC entre la UE y Corea del Sur sería un asunto muy delicado, y el resultado podría contrastar considerablemente con la euforia que rodea la adopción de este acuerdo.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Este ALC ha sido diseñado para ofrecer a las empresas de al UE una amplia variedad de sectores económicos con acceso exhaustivo y ampliado al mercado surcoreano por medio de una serie de liberalizaciones arancelarias sin precedentes.

Al tratarse del primer representante de una nueva generación de ALC bilaterales, este acuerdo contiene innovaciones importantes, como un capítulo dedicado al desarrollo sostenible que obliga a ambas partes a respetar las normas esenciales de la Organización Internacional del Trabajo y que crea un sistema de revisión inter pares para gestionar las quejas por incumplimiento, y que asimismo establece varios grupos y comisiones de control para garantizar una implementación y una conciliación de calidad.

Saludo la aprobación de este ALC porque es el más completo jamás negociado por la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. (ES) Rechazo y lamento el establecimiento de un Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea ya que considero que, siendo uno de los mayores acuerdos comerciales firmados por la UE en los últimos años, viene a profundizar en las consecuencias negativas de la liberalización mundial del comercio, respondiendo a los multimillonarios intereses de las grandes transnacionales europeas sin tener en cuenta las graves consecuencias económicas, sociales, laborales y medioambientales que conlleva su aprobación en los términos presentados. Así, tal y como reconoce el ponente, este Acuerdo supondrá la irremediable destrucción de numerosos puestos de trabajo en Europa, en sectores económicos muy sensibles para miles de trabajadores y de carácter estratégico como la agricultura o la industria textil. Este acuerdo supone un retroceso más en la necesidad de avanzar hacia la soberanía y la seguridad alimentaria, que requiere la promoción y la apuesta decidida de la UE por los mercados y productos agrícolas locales, y obliga a los agricultores europeos a competir con importaciones agrícolas cuya producción no ha sido sometida al respeto de los derechos más básicos de los trabajadores ni al cumplimiento de unos requisitos de salud y calidad mínimos.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. (LV) He procurado familiarizarme con los acuerdos, y considero que muchas de sus cláusulas son incompletas y superficiales. En este contexto, hay partes que pueden ser interpretadas de manera ambigua. Por ejemplo, las normas sobre contratación pública dejan sin respuesta las cuestiones más importantes, las relacionadas con la competencia y los abusos. Por supuesto, resulta esencial intensificar el proceso de cooperación con Extremo Oriente. Sin embargo, la redacción superficial e imprecisa del texto me hace sospechar que este trabajo no ha terminado todavía. He votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Rolandas Paksas (EFD), por escrito.(LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución sobre el Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y sus Estados miembros y la República de Corea. En primer lugar, con el fin de lograr una cooperación más eficaz entre la UE y Corea es importante eliminar las barreras comerciales existentes, que hasta ahora han aislado el mercado coreano. La entrada en vigor de este acuerdo genera unas condiciones favorables para el crecimiento económico y para la creación de nuevos puestos de trabajo. Se creará un entorno comercial favorable para que las empresas europeas en crecimiento y competitivas accedan al mercado de Corea del Sur, donde se están generando muchas oportunidades nuevas para el comercio y los servicios comunitarios, con un aumento del volumen comercial de las empresas y una reducción de los costes de exportación. Dado el desarrollo futuro previsto del comercio entre la UE y Corea del Sur, esto ahorrará mucho dinero recaudado con los derechos de aduanas, en especial en sectores como el químico, el industrial y el farmacéutico. Además, garantizará la competencia leal en los sectores de la automoción, la electrónica de consumo y los productos textiles, donde corea dispone de una ventaja comparativa con respecto a la UE. Adicionalmente, la liberalización de los aranceles a la exportación supondrá un beneficio significativo para los sectores agrícola y de servicios. Aplaudo el hecho de que el acuerdo haya prestado atención al desarrollo sostenible.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) El ALC firmado entre la Unión Europea de los Veintisiete, por un lado, y la República de Corea (Corea del Sur), por otro, va dirigido a mejorar el acceso de las empresas europeas al mercado surcoreano mediante una serie de liberalizaciones arancelarias sin precedentes. He votado a favor porque el acuerdo en general es muy positivo y permite a ambas partes obtener beneficios significativos, con una previsión de que las exportaciones europeas a Corea crezcan en más del 80 %. Espero que las empresas portuguesas también puedan hacer uso de esta ventana de oportunidades, especialmente en los sectores agrícola y de servicios, unas áreas en las que las ventajas son particularmente notables. De hecho, Corea del Sur es actualmente uno de los mercados de exportación más rentables del mundo para los productores de la Unión Europea, con unas ventas anuales que superan los 1 000 millones de euros. El ALC liberalizará por completo las exportaciones agrícolas, permitiendo al sector ahorrarse 380 millones de euros; solamente puedo aplaudir esto.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Lamentamos enormemente que los diputados al Parlamento Europeo hayan aprobado incondicionalmente este acuerdo comercial problemático. El ALC de gran alcance entre la UE y Corea establece un precedente peligroso para la política comercial comunitaria futura, yendo mucho más allá de la mera eliminación de aranceles para incluir unas disposiciones de acceso al mercado dogmáticas a expensas de las normas sociales y ambientales.

Entre las disposiciones más odiosas del acuerdo, la UE ha logrado obligar a Corea a maquillar sus normas sobre las emisiones de CO2 de los vehículos con el fin de permitir a los fabricantes europeos de automóviles exportar a ese país vehículos de gran tamaño que engullen combustible. Esta presión por parte de la UE, que ha socavado la integridad ambiental de las normas coreanas sobre emisiones de los vehículos, es ni más ni menos que un escándalo. Peor aún, la UE está intentando dar la vuelta a esta laguna ambiental para permitir a los rezagados de la industria automovilística europea «competir lealmente» en el mercado coreano con vehículos asiáticos más pequeños, más limpios y más eficientes.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de esta recomendación porque me parece que supone una visión equilibrada del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Corea. Hasta ahora el mercado surcoreano había permanecido relativamente impermeable debido a los elevados aranceles y a las costosas barreras no arancelarias, pero pronto podrá ofrecer unas nuevas oportunidades significativas para los bienes y servicios comunitarios. El ALC eliminará con rapidez derechos de aduanas por valor de 1 600 millones de euros cobrados anualmente a los exportadores comunitarios de productos industriales y agrícolas, mientras que la cifra equivalente para los exportadores coreanos se mantendrá en 1 100 millones de euros. No obstante, será importante vigilar cuidadosamente el volumen de bienes procedente de ese país, de modo que podamos hacer uso de la cláusula de salvaguardia en caso de que crezca en exceso y amenace al empleo europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Oreste Rossi (EFD), por escrito. (IT) Nos oponemos enérgicamente a este Acuerdo de Libre Comercio con la República de Corea porque proporcionaría a nuestros competidores coreanos unas ventajas competitivas excesivas. Por ejemplo, corea puede exportar fácilmente coches y los fabricantes europeos se encontrarían en desventaja, ya que el 95 % de los vehículos adquiridos en Corea son de fabricación nacional.

La eliminación de las barreras arancelarias iría en contra de los intereses de nuestros sectores productivos. La única cláusula que puede ser aplicada para aliviar las desventajas es la que puede llevar a la adopción de medidas de emergencia. En caso de que se cause un daño grave a los productores europeos, es posible aplicar medidas de emergencia temporales, como eliminar las reducciones arancelarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Tokia Saïfi (PPE), por escrito.(FR) He votado a favor de la conclusión del ALC entre la Unión Europea y la República de Corea porque será verdaderamente beneficioso para las empresas europeas. De hecho, sus exportaciones a Corea pueden crecer en casi un 40 %, y las que afectan a productos industriales y agrícolas estarán exentas de derechos de aduanas que ascienden a unos 1 600 millones de euros anuales. Además, será posible limitar los posibles efectos adversos para la economía europea gracias a la introducción de una cláusula de salvaguardia. Por último, este acuerdo perfecciona la nueva generación de acuerdos de libre comercio en el sentido de que contiene un capítulo sobre desarrollo sostenible que compromete a las dos partes a respetar los convenios de la OIT, así como disposiciones que establecen condiciones para una participación auténtica de la sociedad civil.

 
  
  

Propuestas de resolución B7-0210/2011 y B7-0034/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. Me gustaría felicitar a los dos ponentes —los señores Sturdy y Zalba Bidegáin— por guiarnos a través del complicado procedimiento de adopción del propio Tratado de Libre Comercio, así como de la importante cláusula de salvaguardia. El TLC entre la UE y Corea del Sur es el acuerdo más completo y ambicioso de este tipo que la UE ha firmado hasta ahora. Cubre muchas áreas beneficiosas para los productores y consumidores comunitarios, como la eliminación de aranceles sobre las exportaciones comunitarias de bienes industriales y agrícolas, un acceso mejorado al mercado para los proveedores europeos de servicios, la retirada de las barreras no arancelarias para los dispositivos electrónicos, farmacéuticos y médico, un acceso más sencillo a la contratación pública, la protección de los derechos de propiedad intelectual, un acceso mejorado al mercado para los fabricantes comunitarios de automóviles y, de manera muy importante y gracias a la cláusula de salvaguardia, la protección de los fabricantes europeos de automóviles frente a cualquier desequilibrio que pueda acontecer en ese sector en el futuro.

Espero que este acuerdo sea un modelo para muchos otros TLC que hay en perspectiva; con Canadá, con Singapur y con Mercosur, por ejemplo. Al mismo tiempo, felicito al Parlamento por el uso de estos poderes nuevos, ya que éste es el primer TLC al que estamos dando nuestra aprobación de conformidad con los términos del Tratado de Lisboa.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0120/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque la Unión Europea necesita responder con rapidez ya que Egipto puede desempeñar una función clave, tanto en las iniciativas dirigidas a lograr la paz en Oriente Medio como en dar nueva forma a las mentalidades en esa región del mundo. Con el fin de conseguir esto, considero esencial que la UE revise su política de vecindad. También necesitamos movilizar y revisar los instrumentos actuales para apoyar reformas sociales, políticas y económicas, y para reforzar la cooperación con las organizaciones de la sociedad civil, ya que los acontecimientos en Egipto y en otros países han destacado la necesidad de unas políticas y unos instrumentos más ambiciosos. Las iniciativas de la UE deben centrarse en reforzar el Estado de Derecho, en la buena gobernanza, en luchar contra la corrupción y en respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales, de modo que se garantice la creación de las condiciones adecuadas para que surja una democracia estable.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Baudis (PPE), por escrito.(FR) He votado a favor de esta propuesta de resolución, que considero justa y equilibrada. Los ciudadanos de Egipto ven satisfechas sus expectativas legítimas. La salida del señor Mubarak es una condición esencial, pero no basta para garantizar que Egipto se adentre en un camino de hacia la democracia y los derechos humanos. La transición está siendo supervisada por el Ejército, que se ha dado seis meses para hacer frente a este desafío. Durante los dieciocho días de manifestaciones que condujeron a este resultado, Egipto registró pérdidas económicas, que cada día que pasa son más importantes. La Unión Europea debe ofrecer su ayuda a Egipto para que los logros de esta revolución no sean destruidos por una severa crisis económica y social. Hasta la fecha ha aprovechado los recursos sustanciales en el marco de la política europea de vecindad sin muchos resultados, y esto no ha hecho gran cosa por la imagen de la UE. Sin embargo, nuestra función sigue siendo crucial. No debemos criticarnos a nosotros mismos injustamente. Las revoluciones tienen la peculiaridad de que siempre parecen inevitables después de suceder e imposibles antes. No obstante, la autocrítica es justificable, y vamos en la dirección correcta, ya que el Consejo y la Comisión han mostrado su deseo de replantear radicalmente la política europea de vecindad.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito.(FR) Las últimas semanas han sido históricas. En este sentido, después de Túnez, lo que acaba de acontecer en Egipto es una enorme fuente de esperanza, especialmente entre los jóvenes. La Unión Europea debe evaluar la situación y apoyar los procesos democráticos sin andarse con rodeos. Además, estos sucesos deben ser un incentivo para que nosotros revisemos nuestros acuerdos de asociación para no quedar al margen de este movimiento. El Parlamento Europeo debe esforzarse por asegurar que nuestras palabras y hechos se alinean en una política europea exhaustiva e identificable hacia Egipto y el conjunto de la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Quiero expresar mi solidaridad con el pueblo egipcio, y felicitarle por su valentía y determinación, especialmente a los más jóvenes, en su lucha por sus aspiraciones democráticas legítimas. Condeno el uso desproporcionado de la fuerza y de la violencia empleado contra los manifestantes. Lamento profundamente el elevado número de muertos y heridos, y hago extensivas mis condolencias a las familias de las víctimas. Debe haber un diálogo con todas las fuerzas políticas y sociales que respetan la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y las libertades fundamentales. Estos son principios fundamentales de la Unión Europea y constituyen una base común para el desarrollo del Área Euromediterránea. Solicito que se realice una investigación independiente de los incidentes que causaron muertes, heridos y detenciones, y que los responsables sean conducidos ante la Justicia. Pido la liberación inmediata e incondicional de todos los manifestantes pacíficos, de los prisioneros de conciencia y de los defensores de los derechos humanos, tanto egipcios como de otros países; así como de los periodistas y los juristas arrestados. Hago un llamamiento para que la UE revise su política de apoyo a la democracia y a los derechos humanos, para crear un mecanismo que permita introducir la cláusula sobre derechos humanos en todos nuestros acuerdos con terceros países.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) En primer lugar, quiero decir que apoyo el amplio consenso alcanzado en el Parlamento sobre la propuesta de resolución común que acaba de ser adoptada. Es una muestra de unidad en lo que se refiere a los valores fundamentales que todos defendemos como Unión de pueblos y de países, algo sobre lo que quiero que quede constancia. En segundo lugar, espero que la transición entre el viejo régimen egipcio y su futura democracia se lleve a cabo de manera pacífica, sensata y con un acuerdo de base amplio entre los diversos actores políticos, civiles, militares y religiosos de este país tan importante de Oriente Medio. En tercer lugar, espero que este momento histórico sirva como respuesta positiva a los verdaderos deseos de la población: libertad, democracia y lucha contra la corrupción, el desempleo y la exclusión social. Finalmente, quiero indicar de nuevo que el futuro de esta región exige unas democracias sólidas y tolerantes que respeten a las minorías y en las que el Estado asista a todos y no sufra el abuso de unos pocos.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución sobre la situación de Egipto porque considero que la Unión Europea debe expresar su solidaridad con los ciudadanos egipcios en sus legítimas aspiraciones democráticas y apoyar una transición rápida a la verdadera democracia. Con el fin de lograrlo, la UE debe ayudar a Egipto a superar las dificultades económicas y sociales que experimenta, con vistas a iniciar un proceso de democratización duradero que implicará a toda la sociedad civil.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. − (PT) Al igual que cuando cayó el Muro de Berlín, la comunidad internacional y la totalidad de la Prensa, e incluso los servicios de inteligencia y de seguridad de los países más importantes, han sido sorprendidos por sucesos que fueron incapaces de predecir, y que ponen en cuestión muchas nociones y teorías sobre política en Oriente Medio, así como la propia estabilidad de esa región. Su importancia estratégica coloca a Egipto en el epicentro de este cambio, por lo que lo que allí suceda tendrá una influencia decisiva en los demás países de la región. Es demasiado pronto para aventurar qué dirección tomará esta fuerza que ha sacado a miles de personas a las calles para exigir el fin de los regímenes que han estado en el poder durante décadas en sus respectivos países. Sin embargo, creo que la Unión Europea no puede permanecer indiferente ante estos acontecimientos o ignorar lo que está sucediendo en sus fronteras. Debemos tratar de ayudar a quienes luchar para establecer la democracia y el Estado de Derecho, y a quienes rechazan la dicotomía entre regímenes seculares militarizados o revolucionarios islamistas radicales.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) La semana pasada, tras varios días de disturbios protagonizados por los ciudadanos, fuimos testigos de la dimisión del Presidente de Egipto, el señor Mubarak, quien ha gobernado ese país durante más de treinta años. Quiero unirme a la Unión Europea en nuestra felicitación al pueblo egipcio, que ha luchado valientemente para lograr el cambio democrático.

Ahora la UE tiene ante sí una importante tarea, como es vigilar las transformaciones políticas y sociales en Egipto, sobre todo la revisión de la Constitución y la celebración de elecciones libres y justas, sin violaciones de los derechos humanos. Sin embargo, la Unión también tiene la obligación de ayudar a los ciudadanos egipcios con financiación, de modo que sea posible fomentar el necesario desarrollo económico.

Estoy de acuerdo con esta propuesta de resolución y espero que la transición en Egipto de un régimen dictatorial a otro democrático se lleve a cabo de manera rápida y pacífica, ya que se trata de una nación que puede desempeñar una función crucial como mediadora con vistas a implantar una paz duradera en Oriente Próximo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Aunque se deben a las circunstancias, las palabras de esta propuesta de resolución que se refieren a la «solidaridad con el pueblo egipcio», que aplaude su «valentía y determinación, especialmente entre las generaciones más jóvenes», al tiempo que apoya firmemente «sus legítimas aspiraciones democráticas» son positivas.

La mayoría del Parlamento Europeo, que hasta ahora ponía a Egipto como un ejemplo de estabilidad en la región, ahora se ve obligada a aplaudir las acciones de los egipcios para deshacerse de esa «estabilidad».

Las manifestaciones protagonizadas por los ciudadanos egipcios que han conducido a la dimisión del señor Mubarak son un ejemplo de las inmensas posibilidades para las victorias democráticas de grupos alienados por el capitalismo, y por las fuerzas y los regímenes que lo sirven. Los ciudadanos egipcios han mostrado con gran tenacidad y una enorme unidad para la lucha, que es posible provocar dimisiones, y avanzar hacia la obtención de libertades políticas y democráticas, incluso en un país intensamente dominado por intereses imperialistas, especialmente los de los Estados Unidos, Israel y el Reino Unido.

Hasta que sea finalmente derrocado, el imperialismo nunca admitirá la derrota ni se rendirá. A pesar de sus bonitas palabras, las fuerzas que defienden esos intereses en el Parlamento están contraatacando, asumiendo el derecho a interferir y, de manera hipócrita, tratando de impartir lecciones sobre democracia a través de sus «partidos y fundaciones» políticos.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabetta Gardini (PPE), por escrito. (IT) Después de Túnez, ahora es el turno de Egipto, con más protestas que se extienden por todo Oriente Próximo. Ahora que el mapa geopolítico del Mediterráneo y probablemente el equilibrio de poder mundial están cambiando, la Unión Europea debe actualizar su política exterior, revisando y mejorando su estrategia para proporcionar ayuda política y financiera a la transición democrática en estos países, también ayuda para la organización de elecciones libres. La Unión Europea debe actuar en ayuda del pueblo egipcio con todos sus instrumentos de ayuda financiera, así como con iniciativas para fomentar la democracia y para defender los derechos humanos. De igual manera, debemos vigilar la situación que ha surgido en el Mediterráneo, especialmente en las costas de Italia, donde en solamente cuatro días se han registrado 4 000 personas desembarcadas. Estas cifras son el eco del éxodo de dimensiones bíblicas que tuvo lugar en la década de los noventa, cuando barcos no aptos para la navegación trajeron hordas de personas desde Albania hasta la costa del Adriático. La declaración por parte del Gobierno italiano del estado de emergencia es, en mi opinión, una decisión importante y necesaria, pero únicamente es un primer paso, porque existe un temor justificado de que después de Túnez vengan Egipto y Argelia. Éste es un problema que Italia no puede gestionar en solitario: por tanto, corresponde al conjunto de Europa examinar las medidas para contrarrestarlo, emprender acciones directas y ofrecer esperanza en sus países de origen a quienes experimentan la tentación de subirse a la ola de emociones que está barriendo los países del Magreb.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Grech (S&D), por escrito. La UE y en especial el Parlamento Europeo han tardado demasiado en responder y en ocuparse de las señales que avisaban de una agitación política y social en Egipto —que en última instancia ha llevado a la debacle geopolítica de los tres últimos días—; y esto ha sucedido en relación con una zona que nos resulta muy cercana y a pesar del hecho de que la estabilidad en la cuenca mediterránea resulta esencial para el bienestar político, la fortaleza económica y la seguridad de la propia Europa.

En estos momentos se necesita con urgencia un liderazgo sólido de las instituciones europeas: un liderazgo que deber ir acompañado de un enfoque pragmático, integrado y global dirigido a restaurar la estabilidad y la seguridad en la región. Corresponde a la UE ser proactiva y ayudar a la transición política de Egipto hacia un sistema de gobierno democrático.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylvie Guillaume (S&D), por escrito.(FR) Tras esta ola de movimientos revolucionarios sin precedentes que ha recorrido los países del Mediterráneo Sur y que, en Túnez y en Egipto, ha llevado a la caída de sus gobiernos, la Unión Europea debe replantearse su visión y sus relaciones con esos países. Aunque llega un poco tarde, la propuesta de resolución común que adoptamos hoy, jueves 17 de febrero de 2011, era necesaria porque envía un mensaje poderoso a los ciudadanos egipcios, mostrándoles que la Unión Europea les apoya en sus aspiraciones, y que está preparada para ayudarles en su intento de convertir su país en una democracia y para apoyarles en su desarrollo económico.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) Los acontecimientos de Egipto pueden ser calificados de históricos, ya que implican el desmoronamiento de un modelo político concreto que ha impregnado al país durante dos décadas. Por desgracia, esto se ha producido con un coste elevado en términos de personas fallecidas o heridas durante las manifestaciones y los enfrentamientos en pro de la libertad que tanto deseaban. Por medio de esta propuesta de resolución, esta Cámara desea hacer llegar su solidaridad a los ciudadanos de Egipto y alabar la valentía y la determinación de los manifestantes más jóvenes, que ciertamente han desempeñado una función clave durante este mes. Con la dimisión del Presidente Mubarak, Egipto se ha convertido en un país libre, pero necesita una reconstrucción casi total. La intención del Parlamento Europeo es poder ir en su ayuda apelando, por ejemplo, a que se convoquen lo antes posible conversaciones entre los partidos políticos con el objetivo de encontrar la mejor manera de luchar contra la corrupción y las violaciones de los principios de libertad de expresión y de información, para así establecer los cimientos del Estado de Derecho. También pedimos a la Alta Representante que fomente la creación de un grupo de trabajo, con la ayuda del Parlamento, para tratar de forjar una nueva situación coherente con los principios de un Estado democrático.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. He votado a favor de esta resolución, aunque soy incapaz de dejar de oler el intenso hedor de la hipocresía que emana de las instituciones comunitarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Kyriakos Mavronikolas (S&D), por escrito. (EL) La cuestión de Egipto es muy importante, teniendo en cuenta el tamaño del país y su situación geográfica. Chipre siempre ha tenido unas relaciones de vecindad correctas con Egipto, y su contribución potencial a los acontecimientos no debe ser subestimada. Lo importante es que la crisis actual debe desembocar en la creación de un régimen democrático y un Estado de Derecho, y que debemos evitar el establecimiento de un Estado musulmán radical que desestabilice la región. Egipto siempre ha destacado en Oriente Próximo por sus contribuciones positivas a la resolución de conflictos en esta región.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La Unión Europea debe seguir desarrollando una auténtica política exterior que sea coherente y eficaz con respecto a sus socios, y resulta crucial que hable con decisión, con una sola voz poderosa, reiterando su petición de que la defensa de los derechos humanos se convierta en una realidad.

Egipto es un socio clave para la Unión Europea en el mundo árabe, y desempeña una función activa y crucial en términos de apoyo al proceso de paz en Oriente Próximo y a la reconciliación entre todos los sectores de la sociedad Palestina. Por tanto, debemos expresar nuestra solidaridad con el pueblo egipcio, apoyar sus aspiraciones democráticas legítimas y condenar todas las formas de violencia, así como el uso desproporcionado de la fuerza contra los manifestantes, al tiempo que lamentamos el elevado número de muertos y heridos.

Llegados a este punto, las autoridades egipcias deben poner fin de inmediato a la violencia, ya que no constituye una solución para ninguno de los problemas denunciados por los ciudadanos egipcios en sus protestas. Las autoridades y las fuerzas de seguridad egipcias tienen ahora la obligación de garantizar la seguridad de todos los ciudadanos y de sus propiedades, así como de proteger el patrimonio cultural.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. (ES) He votado a favor de esta Resolución para mostrar mi apoyo incondicional a los pueblos que luchan por sus derechos, en esta este caso concreto, al pueblo egipcio en su lucha contra el autoritarismo y las lamentables condiciones políticas, sociales y económicas a las que les ha condenado durante los últimos 30 años el régimen encabezado por Mubarak. Igualmente apoyo a la condena enérgica de la violencia y el uso de la fuerza contra los manifestantes pacíficos. A pesar de mi apoyo, no comparto buena parte de la Resolución ya que lamento la actitud de injerencias de la Unión Europea, y su deseo de tutelar la transición hacia la democracia. Considero que solo el pueblo egipcio es el encargado de definir su futuro y que debe poder hacerlo sin la intrusión de actores externos que, en muchos de los casos, solo buscan la defensa de unos privilegios conseguidos con y por el apoyo del régimen autoritario ilegítimo. Asimismo, lamento que la Resolución no recoja una autocrítica clara y contundente de la Unión Europea ya que, con su actual Política de Vecindad y Comercio, ha posibilitado y apoyado el régimen de Mubarak en los últimos años.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito.(FR) Como ha escrito Khaled Hroub, la primavera árabe ha mostrado que la libertad y la dignidad son aspiraciones compartidas por todos los seres humanos, por todas las naciones y por todos los pueblos. No debemos olvidar que las peticiones iniciales de los ciudadanos que protestaron fueron sociales: los ciudadanos egipcios, al igual que los tunecinos, están exigiendo una distribución mejor de la riqueza y un futuro. Los ciudadanos se ven impulsados a cambiar sus condiciones de vida por razones económicas, sociales y políticas Quieren un Estado justo y democrático en el que exista una distribución justa de la riqueza y en el que tengan acceso a la atención sanitaria y a la educación. El único modo de responder a esto es organizar unas elecciones, de manera más o menos rápida, incluso aunque la (antigua) oposición se muestre no poco desorganizada. Los derechos políticos de los ciudadanos deben ser garantizados, al igual que sus derechos económicos y sociales. Por tanto, la respuesta europea debe consistir en establecer una democracia pero también un desarrollo económico, de manera que sea posible ayudar al mayor número de personas posible. La UE debe introducir una política para apoyar genuinamente este proceso democrático y debe desempeñar una función de liderazgo en este asunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. (LV) Antes de expresar mi solidaridad con el pueblo egipcio, debemos comprender que nosotros provocamos este proceso. Según los datos en mi poder, los islamistas radicales se encuentran detrás de esta desestabilización. Soy totalmente contrario al caos en el mundo árabe. Me opongo a la ayuda financiera dirigida a cualquier tipo de extremismo o de desorden. El Parlamento se ha dado demasiada prisa en anunciar su ayuda financiera a quienes protestan, muchos de los cuales muestran abiertamente eslóganes antisemitas. El espasmo despiadado y emotivo de los diputados al Parlamento puede ser interpretado en el mundo árabe como una incitación al desorden. La guerra de Iraq y la situación de poder dual en Pakistán son suficientes. Debemos ser sensatos y pragmáticos en lo que se refiere a los países islámicos. He votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) La UE debe revisar sus expectativas ingenuas de las iniciativas árabes para lograr la democracia. Entre todas las celebraciones de la «primavera árabe», Bruselas debe reconocer ahora que los cambios en Túnez y en Egipto no solamente están devorando cientos de millones de euros en pagos por ayuda local, sin oque también se están poniendo de manifiesto para los ciudadanos de Europa en forma de miles de emigrantes que ya han cruzado nuestras fronteras. Después de todo, los ciudadanos de Egipto y de Túnez se echaron a las calles no solamente para lograr la democracia y la libertad de expresión, sino también y por encima de todo porque querían una mayor prosperidad. Dicha prosperidad no llegará de la noche a la mañana, por lo que podemos esperar una intensificación del flujo de emigrantes económicos procedente de África Septentrional. Algunos más de ellos vendrán a Europa, especialmente debido a que durante las dos o tres últimas décadas se ha producido una auténtica explosión demográfica en los países árabes. La UE también será juzgada por el modo en que respete las elecciones democráticas cuando los islamistas lleguen al poder.

En Egipto los Hermanos Musulmanes, que potencialmente pueden hacerse con un 30 % de los votos, es la única fuerza opositora bien organizada. La UE no debe hacerse ilusiones, sino más bien tomarse muy en serio la manera de gestionar una victoria electoral de los islamistas. Dado que el texto esencialmente tiene en cuenta estas cuestiones, he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. – (DE) La propuesta de resolución aplaude las reformas favorables a la democracia, el Estado de Derecho y la equidad social en Egipto. Pide que en ese país se levante el estado de emergencia, que el gobierno ejerza su misión de manera responsable, que se luche contra la corrupción y que sean respetados los derechos humanos y las libertades básicas, incluida la libertad de conciencia, la de religión, la de expresión y la de información. El objetivo es una transición rápida hacia un Egipto pacífico, democrático y plural. Por tanto, he votado a favor de esta propuesta de resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) Los acontecimientos recientes en Egipto y en Túnez han demostrado que la idea de la sociedad de los países árabes no es capaz de aceptar la democracia es errónea. Basándose en esa asunción incorrecta, la Unión Europea —y prácticamente todas las demás fuerzas políticas globales— puso la estabilidad de la región por encima del derecho de los ciudadanos del mundo árabe a decidir su propio futuro. Se ha demostrado que esa política estaba equivocada. Esperamos que los efectos de esa equivocación no sean demasiado graves. Y debemos actuar lo antes posible para aliviar esos efectos. Por desgracia, los errores deben ser corregidos. Una iniciativa derivada de esta propuesta de resolución debe ser la congelación de los activos pertenecientes a los líderes egipcios responsables de la malversación de los fondos estatales de ese país. Por tanto, pido a todos los Estados miembros que hagan lo posible por lograr esto. Los próximos meses serán decisivos para Egipto. El Parlamento Europeo debe prestar toda la ayuda posible a la incipiente sociedad civil egipcia y a sus instituciones democráticas. El apoyo a unas elecciones libres y democráticas debe ser una prioridad. Durante los próximos años, debemos guiarnos por un objetivo. La democracia en Egipto es una excelente inversión a largo plazo, que generará dividendos tanto para los ciudadanos egipcios como para los de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de la propuesta de resolución sobre la situación en Egipto para formar parte de la voz del Parlamento Europeo, que —en línea con las declaraciones de la baronesa Ashton, el Presidente Van Rompuy y el Presidente Barroso— aplaude la valentía de los ciudadanos egipcios y que les hace llegar su solidaridad. La Unión Europea tiene ahora ante sí la tarea de vigilar la situación y de tratar de apoyar el diálogo político por medio de su política de vecindad, con el fin de garantizar la transición democrática y unas elecciones libres, al tiempo que se evita una deriva hacia el fundamentalismo. Egipto tiene una función esencial en el respaldo al proceso de paz en Oriente Medio, y el Ejército ha prometido seguir cumpliendo esa función, respetando el equilibrio de poderes y la estabilidad de la región, durante la transición de Egipto hacia la democracia. También creo que la UE debe actuar para protegerse de posibles éxodos masivos desde las costas de África Septentrional, ayudando a Egipto con todos los recursos necesarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. − (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución y quiero destacar el apoyo firme del Parlamento a las reformas dirigidas al establecimiento de la democracia, el Estado de Derecho y la justicia social en Egipto. Espero que sea posible levantar el estado de emergencia, y que la buena gobernanza, la lucha contra la corrupción y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales sean pronto una realidad en este país. En especial, las libertades de conciencia, de religión, de expresión, de información, de asociación; así como los derechos de las mujeres, la protección de las minorías y la lucha contra la discriminación por motivos de orientación sexual. Egipto es un país con miles de años de historia, que merece un capítulo nuevo y democrático en su historia.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución y me hago eco de la solidaridad expresada para con los ciudadanos egipcios, quienes, movidos por sus aspiraciones legítimas de democracia, libertad y unas mejores condiciones de vida, han iniciado una fase nueva de transición política en el país. Espero que ahora se generen las condiciones para que Egipto progrese, con las reformas políticas, económicas y sociales necesarias para lograr la justicia social, y para el establecimiento de una democracia sólida y tolerante que respete los derechos humanos, los derechos humanos y las libertades civiles; también espero que se garantice al país un apoyo total a este respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Rochefort (ALDE), por escrito.(FR) La ola de protestas que ha recorrido Egipto en las últimas semanas y que ha provocado la dimisión del Presidente Mubarak marca un importante hito en la transición política del país. Al dar mi apoyo a la propuesta de resolución común del Parlamento Europeo, deseo expresar mi solidaridad con el pueblo egipcio y rendir homenaje a su valentía y a su determinación en la lucha por la democracia. Opino que resulta crucial para la UE y para los Estados miembros apoyar activamente una transición rápida hacia un gobierno democrático, en especial creando un grupo de trabajo que implique al Parlamento Europeo para responder a las peticiones realizadas por los egipcios que llevan a cabo esa transición. Además, los acontecimientos que han tenido lugar en Egipto y en Túnez, y que actualmente siguen produciéndose en otros países, muestran la necesidad de que Europa revise su política de vecindad para que la ayuda que prestamos a nuestros socios dependa estrictamente de su respeto de los derechos humanos y de los principios democráticos. La revisión de esta política debe ir acompañada por la introducción de un conjunto de criterios políticos que los países vecinos deben cumplir para poder obtener un estatus superior en sus relaciones con la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito.(FR) Hoy es preciso decir que todos reconocen que el señor Mubarak era un dictador, pese a que hace apenas un mes muy pocas personas, tampoco en el Parlamento Europeo, se atrevían a afirmarlo. Por tanto, es vital que el Parlamento Europeo y el Consejo cuestionen la Realpolitik que han practicado durante años en esta parte del mundo, tanto en Egipto como en Túnez; al igual que resulta crucial cuestionar la ambivalencia de las relaciones que la UE ha mantenido con los dictadores que han gobernado estos países durante décadas. Debemos congelar los activos financieros no solamente del señor Mubarak y de sus colaboradores, sino también los de sus familiares.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque la función, excepcionalmente importante, desempeñada por las recientes manifestaciones en varios países de África Septentrional y de Oriente Próximo en los cambios institucionales, políticos y económicos registrados en esa área. El viento de cambio sopla de nuevo, con el mar de fondo de un fuerte clamor popular que exige libertad y una democracia real, como base para lograr unas mejores condiciones de vida para toda la ciudadanía. Uno de los objetivos fundamentales de la Unión Europea debe ser fomentar el respeto por la democracia, los derechos humanos y las libertades civiles; todos ellos intereses comunes para el desarrollo del área euromediterránea. Ahora la prioridad es establecer un gobierno elegido directamente por los ciudadanos egipcios en el marco de unas elecciones libres, que, con el apoyo internacional, puedan emprender un período de transición hacia una democracia plena, en la que los cristianos coptos ya no sean víctimas de los acontecimientos y en la que todas las comunidades religiosas puedan vivir en paz y profesar libremente su fe en todo el país.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Záborská (PPE), por escrito. (SK) He votado a favor de la propuesta de resolución común sobre la situación en Egipto porque, para quienes nos dedicamos a la gobernanza pública y situamos la dignidad humana de los individuos por encima de todo lo demás, la democracia es la mejor forma posible de gobierno, y eso se aplica tanto a Europa como a Egipto. Sin embargo, no puedo evitar pensar en Irán, donde el derrocamiento del régimen corrupto y autocrático del Shah condujo a la formación de la represiva República Islámica. No puedo evitar pensar en las elecciones de Palestina, donde las primeras elecciones democráticas llevaron al gobierno a terroristas y a matones. También pienso en Iraq, donde seis años después de la caída del dictador, los miembros de las comunidades cristianas más antiguas del mundo están siendo acosados, expulsados y asesinados. Rezo por que todo el proceso transcurra sin problemas en esta ocasión. Egipto se encuentra en una encrucijada, y solamente espero que elija el camino de la libertad para todos sus ciudadanos, también para los cristianos coptos.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0129/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución que destaca la importancia de un enfoque que sea a la vez vertical y horizontal, al tiempo que implique a todos los actores interesados en el desarrollo de una estrategia. Experiencias similares han demostrado que un enfoque coordinado es necesario para hacer uso de los fondos disponibles de una manera eficiente. En este contexto, quiero destacar la importancia de la ayuda técnica para la implementación de acciones y de proyectos. También quiero recordarles que esta macrorregión tiene una significancia especial para Europa, ya que puede mejorar las relaciones de vecindad con el Sudeste de Europa y fomentar la cooperación política y económica con los Balcanes. Con el fin de evaluar la efectividad de esta estrategia, estoy de acuerdo en que se analice su implementación; junto con un análisis de la Estrategia del Mar Báltico, que puede señalar posibles fuentes y métodos de financiación para proyectos piloto de otras estrategias macrorregionales en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución sobre la implementación de la estrategia de la UE para la región del Danubio. Esta región, que abarca a catorce países europeos y a 115 millones de personas tanto dentro como fuera de la UE, es un área donde es posible desarrollar unas sinergias mejoradas entre las diversas políticas comunitarias: de cohesión, transporte, economía, energía, medio ambiente, cultura, educación, agricultura, pesca, ampliación y vecindad. De manera importante, la estrategia debe contribuir significativamente a la mejora de la gobernanza y la implicación multinivel de los socios que operan en la región del Danubio y de la sociedad civil; y garantizar la prosperidad, el desarrollo sostenible, la creación de empleo y la seguridad en esa zona. Estoy de acuerdo con el llamamiento de la resolución a los Estados miembros y a las regiones para que hagan uso de los Fondos Estructurales para el período 2007-2013, con el fin de garantizar todo el apoyo posible para la implementación de esta estrategia, especialmente fomentando la creación de nuevos puestos de trabajo y de crecimiento económico en las áreas más afectadas por la crisis económica. La región del Danubio es la puerta de Europa a los Balcanes Occidentales, por tanto considero que la estrategia europea para la región del Danubio no solo conducirá a la mejora de las relaciones de vecindad en Europa Central y Suroriental, sino que dotará de un importante valor añadido a la política de la UE para Europa Oriental. Será una oportunidad excelente para que la Unión Europea en su conjunto fortalezca su cooperación política y económica con los Balcanes, y para contribuir a la expansión y la consolidación de la integración europea en esa región.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Oana Antonescu (PPE), por escrito. (RO) La estrategia para la región del Danubio es un proyecto de la Unión Europea en el que se ha invitado a participar a los terceros países fronterizos con este río, con el objetivo de desarrollar el enorme potencial económico de la región del Danubio. El río Danubio une diez Estados europeos, seis de los cuales son Estados miembros de la Unión Europea. Todos estos países son alentados a cooperar en áreas como el transporte fluvial, la protección y el desarrollo sociales, el desarrollo económico sostenible, las infraestructuras de transporte y de energía, la protección ambiental, el turismo, la cultura y la educación. Además, busca respuestas comunes ante desafíos como la mejora de la calidad de vida, la incentivación de la competitividad y del atractivo de las localidades del Danubio y la captación de inversiones en áreas estratégicas. Considero que es necesaria una mejor coordinación entre las autoridades locales y regionales y las organizaciones que hacen negocios en la región del Danubio con el fin de garantizar la creación de empleo y la seguridad en esta área. También apoyo el desarrollo económico y social de la región del Danubio como ámbito comunitario prioritario, y el fomento de una integración regional más profunda en esta zona, que daría un impulso dinámico para un área económica más amplia. Apoyo la implementación de esta estrategia, ya que la región del Danubio ofrece un significativo potencial socioeconómico dentro de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Băsescu (PPE), por escrito. – (RO) He votado a favor de la adopción de la estrategia para la región del Danubio. Este es el resultado de los esfuerzos realizados por Rumanía y Austria desde el mismo inicio del proyecto. Gracias al fomento y al apoyo de esta iniciativa, que ahora toma forma bajo la Presidencia húngara, a la que quiero felicitar, la estrategia se convertirá en una prioridad política, económica y financiera. Rumanía coordinará cuatro áreas prioritarias: transporte fluvial, turismo, cultura y la gestión de los riesgos generados por fenómenos extremos. Al mismo tiempo, la nueva estrategia permitirá implementar el nuevo concepto de cohesión territorial, incluido en el Tratado de Lisboa. Los recursos financieros no utilizados de los instrumentos que aparecen en el actual marco financiero comunitario pueden ser usados como parte de la estrategia para la región del Danubio para proyectos microrregionales. Deseo enfatizar la importancia de la cooperación con otros socios, también con las PYME y con el sector privado. Terminaré diciendo que Rumanía, como país coordinador, vigilará el cumplimiento de las obligaciones asumidas por los Estados fronterizos con el Danubio, de conformidad con el plan de acción.

 
  
MPphoto
 
 

  VilijPa Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) Aplaudo la estrategia para la región del Danubio adoptada por la Comisión Europea y estoy de acuerdo con su plan de acción, que presta gran atención a cuatro áreas (conectar la región del Danubio, proteger el medio ambiente, generar prosperidad y reforzar la región del Danubio), y que tiene en cuenta la necesidad de mejorar la circulación en esta región, la seguridad energética el desarrollo económico y social, los intercambios culturales, la seguridad y la protección civil. Además, saludo el hecho de que esta estrategia haya sido preparada tras unas consultas prolongadas con los actores interesados, como las instituciones gubernamentales nacionales, regionales y locales, y los representantes de la comunidad académica y empresarial y las ONG; porque éste es un factor importante para su éxito. Es necesario establecer un foro de la sociedad civil en esta región, que agrupará a todos los actores del sector público y privado, dándoles la oportunidad de participar en la preparación de estrategias microrregionales. Es necesario mejorar el entorno cultural del Danubio fomentando el diálogo cultural, apoyando los programas de intercambio universitario y los proyectos juveniles basados en la cooperación transnacional, potenciando el turismo sostenible y protegiendo el patrimonio histórico. La cooperación en el área de los proyectos culturales desempeña una función de vital importancia a la hora de apoyar el diálogo cultural y la comprensión mutua entre los países de la región del Danubio.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito. (RO) Es importante que la estrategia de la UE para la región del Danubio se adopte durante la cumbre del Consejo Europeo en junio, para que su implementación pueda iniciarse lo antes posible. Sin embargo, es igual de importante atraer los fondos europeos existentes para desarrollar esta región, que ascienden a 100 000 millones de euros, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). Esos fondos proporcionarán un apoyo directo a la implementación de la estrategia. Si no hay proyectos definidos que puedan utilizar los fondos, la estrategia resultará inútil. El propósito de la estrategia para la región del Danubio es crear empleo e incentivar el crecimiento económico en regiones afectadas por la crisis. Utilizar las características específicas de la región puede generar un uso mucho más eficaz de los Fondos Estructurales y crear valor añadido a escala regional, mientras que los recursos financieros que no han sido utilizados pueden también ofrecer una fuente de financiación para proyectos microrregionales. La adopción de la Estrategia para la Región del Danubio es el resultado natural de la cumbre sobre esta región celebrada en Bucarest a finales del año pasado, donde se destacó significativamente la importancia económica que la UE concede a este río.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Březina (PPE), por escrito. (CS) El río Danubio une a diez países europeos. El Danubio también constituye un potencial socioeconómico significativo, dado que en las regiones que lo rodean habitan más de doscientos millones de personas. La región del Danubio es un punto focal importante para los programas comunitarios de política de cohesión. La Estrategia para la Región del Danubio se centra en tres áreas prioritarias: conectividad y comunicaciones (lo que incluye transportes, energía y la sociedad de la información), protección ambiental y prevención de desastres naturales; e incentivación del potencial para el desarrollo socioeconómico. En mi opinión, la Estrategia para la Región del Danubio debe ser implementada con un enfoque ascendente que facilite la circulación de bienes y que mejore las infraestructuras, y por tanto mejorando la condiciones comerciales generales en toda la región. La estrategia no debe ser una excusa para crear nuevas instituciones. Su propósito fundamental debe ser reforzar la coordinación entre los actores regionales individuales. Por este motivo, la estrategia no debe recibir fondos específicos.

Así pues, resulta necesario insistir en la aplicación del principio de las «tres negativas» aprobado por el Consejo; es decir, que haya neutralidad presupuestaria, legislativa y administrativa. A este respecto, la estrategia macrorregional debe ser principalmente una herramienta para estimular la eficacia de la cooperación y para hacer un uso mejor de los recursos existentes. También es necesario dar respuesta a las críticas vertidas contra la intención de la Comisión de alentar el transporte por el Danubio mejorando su navegabilidad. Los críticos dicen que los cambios de ingeniería en el cauce provocarán daños en la vegetación de sus riberas y un deterioro generalizado del entorno en el área circundante.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Aplaudo un enfoque integrado, que incluye la redacción de estrategias microrregionales aplicables al conjunto de la Unión Europea, con el fin de mejorar la eficacia de la política regional. La Estrategia del Mar Báltico ya establece un modelo para coordinar las políticas de la Unión Europea y para la financiación en las unidades territoriales geopolíticas —las macrorregiones— definidas sobre la base de criterios específicos. Personalmente, aplaudo la adopción de la Estrategia para el Danubio y apoyo el plan de acción que la complementa, que satisface la necesidad de mejorar la movilidad, la seguridad energética, la protección ambiental, el desarrollo social y económico, los intercambios culturales, la seguridad y la protección civil en la región del Danubio. Al igual que esta estrategia regional, pido que se cree el Espacio Atlántico Euroafricano, que permitiría profundizar en la relaciones entre la costa suroeste de Europa, las regiones ultraperiféricas y los países vecinos del Grupo de Estados ACP (África, el Caribe y el Pacífico). Esto también mejoraría la cooperación en cuestiones como el transporte, la seguridad energética, el intercambio científico, el desarrollo del turismo, la seguridad y la lucha contra la inmigración ilegal.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D), por escrito. – (RO) Creo que la Estrategia de la UE para la Región del Danubio ofrece medios para coordinar las políticas comunitarias y que será necesario responder a los desafíos que afronta esta región. Queremos una estrategia adecuada que se base en las nuevas tecnologías, la innovación y la inversión; una estrategia que, una vez sea implementada, mejore en última instancia la calidad de vida de todos los ciudadanos europeos en la región del Danubio.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de la resolución sobre la implementación de la Estrategia de la UE para la Región del Danubio porque satisface la necesidad de mejorar la movilidad, la seguridad energética, la protección ambiental, el desarrollo social y económico, los intercambios culturales, la seguridad y la protección civil en la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La región del Danubio tiene sus rasgos propios característicos y una importancia histórica particular, que, al igual que en el Báltico, justifica una estrategia específica por parte de la Unión Europea. En el centro de esta macrorregión se encuentra su principal río, que es una vía fluvial de particular importancia en Europa. La movilidad, la seguridad energética, la protección ambiental, el desarrollo económico y social, los intercambios culturales, la seguridad y la protección civil en el área circundante pueden ser mejorados por medio del incremento previsto de la interdependencia. Dados los países que conforman la región del Danubio, dicha estrategia puede contribuir a reparar divisiones previas y a evitar que se reaviven litigios antiguos, posibilitando una mayor cohesión europea y abriendo las puertas a futuras ampliaciones de la Unión Europea. Espero que la inversión en estas regiones no comprometa ni reduzca el apoyo dado a las regiones ultraperiféricas, cuya peculiar naturaleza les hace merecedoras de una ayuda y unos incentivos especiales. Esta medida también beneficiará a la cohesión europea.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) De resultas de la petición del Consejo Europeo a la Comisión para que redactase un documento que estableciera la Estrategia de la UE para la Región del Danubio, el 8 de diciembre del año pasado la Comisión presentó un proyecto de «Estrategia de la UE para la Región del Danubio», que incluía un plan de acción. La importancia geoestratégica de esta región en distintos sectores —turismo, transporte, medio ambiente, energía, buena vecindad, cohesión territorial y otros— significa que el Parlamento era un socio clave para la creación de la estrategia, y debe seguir siéndolo durante su implementación. Por tanto, aplaudo la adopción de esta propuesta de resolución, sabiendo que traerá un desarrollo sostenible a una región atravesada por el mayor río de la Unión Europea, en la que viven casi 160 millones de personas y cuyos recursos ambientales y patrimoniales merecen la calificación de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) El artículo 3 del Tratado de la Unión Europea reconoce la cohesión territorial como un objetivo de la UE. La propuesta de resolución común que el Parlamento ha sometido a votación hoy pide que ese principio se aplique también en relación con la región del Danubio. Catorce Estados miembros de la UE pertenecen a esa región, incluidos Alemania, Rumanía y Bulgaria, y son esos los países para los que pedimos principalmente la aplicación del principio consagrado en el artículo 3. En 2008, el Parlamento urgió a la Presidencia del Consejo para que redactara un plan estratégico que proporcionara e implementara ayuda para esa región, con el fin de proporcionarle los ingresos que necesita desesperadamente para poder disfrutar de una economía sólida independiente de otras fuentes de financiación. Tres años después, pedimos de nuevo la implementación de una política comprometida con la consecución de un crecimiento inteligente, sostenible y participativo; pedimos la promoción de las áreas más desfavorecidas, cuyo desarrollo generará unas condiciones ambientales y sociales mejoradas. Mi voto favorable a la propuesta de resolución es únicamente un pequeño gesto para con una región que necesita la ayuda europea; no podemos abandonarla ahora.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. Apoyo esta resolución que destaca que, desde un punto de vista ecológico, Europa Central y Suroriental es una de las áreas más ricas pero a la vez más vulnerables de Europa, caracterizada por un ecosistema de elevada complejidad ecológica y de gran valor, y por tanto necesitado de un alto grado de protección. También saluda el objetivo de la estrategia europea para la región del Danubio de crear una región del Danubio habitable, sostenible y al mismo tiempo desarrollada y próspera, gestionando los riesgos ambientales, como las inundaciones y la contaminación industrial, protegiendo la calidad y la cantidad de las reservas de agua, y garantizando su uso sostenible; y preservando la biodiversidad, los paisajes y la calidad del aire y de los suelos. Y destaca el hecho de que proteger el entorno de la cuenca del Danubio es un aspecto importante que debería estimular el desarrollo agrícola y rural responsable de la región; pide mejoras en el estatus ecológico del Danubio, así como medidas para reducir la contaminación y para evitar futuros vertidos de petróleo y de otras sustancias tóxicas y dañinas; recalca que un buen estatus ecológico del Danubio es un requisito previo para cualquier actividad humana a lo largo de su cauce, y recomienda que se tenga en especial consideración los objetivos ambientales.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Con una población de cien millones de personas que se extiende en catorce países, ocho de los cuales son Estados miembros de la UE, la región del Danubio abarca algunas de las regiones más ricas, pero también de las más pobres, de Europa, y puede ser definida como una macrorregión con unas características económicas heterogéneas.

La eficacia de las política regionales equivale a ayuda para el desarrollo, así como a la aplicación de estrategias que resolverán los problemas locales y que estimularán el crecimiento económico de los países cuyas poblaciones están relacionadas con el río; de manera que se fomente el desarrollo sostenible. Así la cosas, y dado que esta estrategia —que está basada en tres objetivos interrelacionados como el desarrollo socioeconómico, un transporte mejorado y el apoyo de las fuentes de energía alternativas y de la protección ambiental— y el plan de acción complementario contribuirán a promocionar esta región y a minimizar las diferencias regionales existentes por medio de una coordinación mejor de las iniciativas de los ocho Estados miembros del área, aplaudo su adopción.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) La estrategia para la región del Danubio va dirigida a mejorar el modo en que se utiliza este río como ruta de transporte, lo que probablemente implicará una profundización de los canales de navegación. Además, la estrategia también cubre el campo de la energía, que en ciertas circunstancias podría incluir una ampliación de la energía hidroeléctrica. La estrategia también pretende ser un importante factor de estímulo para la economía. Debemos esperar que este nuevo proyecto insignia de la UE reciba en consecuencia algún contenido observable y tangible. La cantidad de vida que se dé a este proyecto dependerá seguramente, entre otras cosas, de cómo se resuelva la tensión entre los objetivos de protección ambiental y la unión del conjunto de la región, y de bastará con el Danubio como denominador común para la implementación de este proyecto colosal. He votado a favor del proyecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Mariya Nedelcheva (PPE), por escrito. – (BG) Me alegra firmar y votar a favor de la propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre la implementación de la estrategia de la UE para la región del Danubio.

La Estrategia del Danubio es una oportunidad para desbloquear el potencial para el desarrollo y la cooperación de muchas regiones en distintos campos. Quiero concentrarme en dos aspectos muy importantes para mí de esta estrategia: el desarrollo del turismo, y el mantenimiento de la seguridad en la región. En cuanto al protagonismo de la Estrategia del Danubio en el desarrollo del turismo, puede contribuir a igualar las diferencias socioeconómicas en Europa, a generar empleo y a fomentar el diálogo cultural y el conocimiento del rico patrimonio cultural, étnico y natural europeo de la región.

La Estrategia del Danubio puede ayudar a mantener la seguridad en la región que circunda el Danubio, y desempeñar una función importante en el control de la migración dentro y fuera de la Unión, y en la lucha contra el crimen.

Con el fin de obtener resultados visibles, tienen gran importancia las operaciones conjuntas en áreas delicadas como la seguridad y la migración. Por eso aplaudo el refuerzo de la cooperación regional en estas áreas y el que se garantice una mayor capacidad institucional estos ámbitos.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. – (DE) La estrategia de la UE para la región del Danubio y para sus 115 millones de habitantes ofrece la oportunidad de acelerar la cooperación transfronteriza, así como el desarrollo económico y cultural sostenible en esta región. Se suponía que en junio el Consejo iba a crear un calendario y unas fases específicas para su implementación. En el centro de la estrategia se encuentran las mejoras en movilidad, suministro energético, seguridad, protección del medio ambiente y gestión de desastres naturales. Espero que genere una nueva dinámica regional y que todos los grupos y los actores interesados de la sociedad civil se impliquen, para que se dé el mejor uso posible a los proyectos aprobados. También deseamos ver una iniciativa a escala macrorregional para una mayor seguridad en lo concerniente a la política nuclear en la región del Danubio. Esta región en concreto alberga centrales nucleares que representan un riesgo para el medio ambiente y para la población, y sin embargo en procedimiento de evaluación del impacto ambiental no se han producido consultas suficientes (o ninguna en absoluto) con los Estados y las regiones vecinos. Es preciso actuar a este respecto. Aplaudo con entusiasmo el hecho de que solamente la financiación que ya ha sido puesta a disposición en los Fondos Estructurales (alrededor de 1 000 millones de euros para el período 2007-2013) pueda ser usada en el marco de la estrategia para la región del Danubio; en otras palabras: no son necesarias ni una financiación adicional ni nuevas instituciones y legislaciones. Por tanto, he votado a favor de esta propuesta de resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) En la votación de hoy, he respaldado la adopción de la propuesta de resolución común sobre la implementación de la estrategia comunitaria para la región del Danubio. La idea de un enfoque integrado, que incluye la creación de estrategias para macrorregiones que son estrategias a escala comunitaria, es el mejor ejemplo de cooperación territorial, es una manera positiva de aumentar la efectividad de la política regional y es algo que debe ser apoyado y desarrollado. La estrategia para la región del Mar Báltico, que fue adoptada a mediados del año pasado, es un modelo de coordinación para la política comunitaria y para la financiación de las macrorregiones; unidades territoriales geopolíticas definidas según unos criterios específicos.

La amplia región del Danubio, que incluye a catorce países europeos y que esta poblada por 115 millones de personas tanto en el interior como en el exterior de la UE, requería la creación de un plan individual que combinara aspectos económicos, ambientales, sociales y culturales (estos son también los cuatro pilares de la estrategia).

En el contexto de la necesidad de llevar a cabo análisis provisionales de la implementación de la estrategia, de manera análogo al informe sobre la estrategia para la región del Mar Báltico, la resolución pide a la Comisión Europea que prepare unos instrumentos y unos criterios concretos para evaluar proyectos basados en indicadores que permitan las comparaciones. El Parlamento también ha comprometido a la Comisión a analizar los primeros resultados y experiencias en relación con la implementación de la estrategia comunitaria para la región del Danubio, y a utilizar el ejemplo de las dos estrategias (la del Báltico y la del Danubio) para proyectar posibles fuentes y métodos de financiación para las estrategias microrregionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) A la vista de las innumerables consideraciones sobre la implementación de esta estrategia, personalmente he decidido votar a favor, en especial teniendo en cuenta el hecho de que la región del Danubio, compuesta por catorce países y por 115 millones de personas, es un área en la que es posible desarrollar sinergias mejoradas entre varias políticas comunitarias: de cohesión, transporte, economía, energía, medio ambiente, ampliación y vecindad. En mi opinión, la estrategia debe por tanto combinar elementos económicos, ambientales, sociales y culturales, ya que una macrorregión como la del Danubio incrementaría significativamente la riqueza económica del conjunto de la Unión Europea estimulando el empleo y fomentando un desarrollo integral. Así pues, considero que el carácter unificador e integrador de la estrategia expresa la convicción de todos los Estados miembros de la UE acerca de que puede representar una contribución significativa para superar divisiones pretéritas en Europa y para el éxito global y una mayor eficiencia de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) En 2009, el Consejo Europeo pidió a la Comisión que redactara una estrategia europea para la región del Danubio, teniendo en mente que esa región comprende a catorce países europeos y a 115 millones de personas tanto dentro como fuera de la UE: Alemania, Austria, Eslovaquia, la República Checa, Eslovenia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Croacia, Serbia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Moldova y Ucrania. Por tanto, es un área en la que es posible desarrollar sinergias mejoradas entre varias políticas comunitarias. No puedo sino aplaudir la adopción de la estrategia para la región del Danubio por parte de la Comisión Europea, y apoyar el Plan de Acción complementario, que se basa en cuatro pilares: articular la región del Danubio, proteger el medio ambiente, generar riqueza y reforzar la región del Danubio. La estrategia satisface la necesidad de mejorar la movilidad, la seguridad energética, la protección ambiental, el desarrollo social y económico, los intercambios culturales, la seguridad y la protección civil en la región del Danubio. Espero que esta estrategia europea para la región del Danubio sea adoptada por el Consejo Europeo y que produzcan avances para poder aplicarla lo antes posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – (RO) El trabajo del Danubio es proporcionar el eje troncal de una estructura macrorregional que reúna a los Länder, las regiones y los Estados miembros junto con otros países que no pertenecen todavía a la UE o que simplemente no pertenecen a ella, en busca de una prosperidad común. El Danubio ya no es azul, como en el título del vals de Strauss; es más, se estima que el coste de los proyectos de protección medioambiental asciende a 9 000 millones de euros. Todas las inversiones que se realizarán en la cuenca del Danubio deben dedicarse al establecimiento de sistemas inteligentes basados en los desarrollos científicos y tecnológicos más modernos, y deben incluir la protección medioambiental desde la fase de diseño del sistema («sistemas inteligentes de conocimiento ecológico»).

Esas inversiones implican la creación de nuevas oportunidades para el crecimiento económico sostenible y para mejorar la calidad de vida, puesto que a través de ellas se desarrollan los activos naturales/ambientales y se fomenta la política comunitaria en materia de medio ambiente, creando por ejemplo un sistema de gestión y control de los factores ambientales, eliminando el impacto ambiental adverso en el caso de producirse desastres naturales, protegiendo la biodiversidad o preservando y ampliando la superficie forestal, los parques y los espacios verdes en las zonas urbanas. El apoyo de las autoridades locales y de los ciudadanos resulta extremadamente útil ya que pone de manifiesto que el diálogo interno funciona y es eficaz en todos los niveles, de modo que la estrategia del Danubio es una estrategia diseñada para todos los ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Con esta resolución, el Parlamento Europeo: 1. acoge la aprobación por parte de la Comisión de la Estrategia de la UE para la Región del Danubio y respalda el plan de acción que acompaña a dicha estrategia, basado en cuatro pilares (conectar la región del Danubio, proteger el medio ambiente, crear prosperidad y fortalecer la región del Danubio) y que aspira a dar respuesta a la necesidad de mejorar la movilidad, la seguridad energética, la protección medioambiental, el desarrollo socioeconómico, el intercambio cultural, la seguridad y la protección civil en la región del Danubio; 2. recuerda que el Parlamento Europeo ha instado en varias ocasiones desde 2008 a que se adopte esta estrategia y exhorta a la Presidencia húngara del Consejo de la Unión Europea y al Consejo Europeo a adherirse a la Estrategia de la UE para la Región del Danubio en el Consejo Europeo de junio y a comenzar a aplicarla lo antes posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque la región del Danubio, que abarca 14 países europeos y una población de 115 millones de personas, necesita una gestión conjunta a través de un plan colectivo dirigido a promover el desarrollo económico y cultural de esa región con el fin de preservar su gran belleza artística y medioambiental. Los Estados miembros deberían aprovechar los Fondos Estructurales disponibles para el período 2007-2013 con el fin de garantizar el máximo apoyo a esta estrategia. En particular, debería alcanzarse un compromiso en cuanto a la creación de puestos de trabajo, especialmente en las áreas que se han visto más afectadas por la crisis económica. Si la Estrategia del Danubio se fundamenta en un compromiso político sólido, podrá contribuir a superar las divisiones que vivió Europa en el pasado y permitirá dar otro paso adelante hacia la verdadera integración de los ciudadanos europeos. Si tiene éxito, el plan tendrá repercusiones positivas sobre un área geográfica mucho más amplia, lo que enfatizará la posición estratégica de la región como puerta de acceso de Europa a los Balcanes Occidentales.

 
  
MPphoto
 
 

  Csanád Szegedi (NI), por escrito. (RO) La Estrategia de la UE para la Región del Danubio es un proyecto de la Unión Europea en el que también están invitados a participar terceros países ubicados en las márgenes del río, con el objetivo de desarrollar el enorme potencial económico que ofrece la región del Danubio. El río Danubio vincula a 10 Estados europeos, seis de los cuales son miembros de la Unión Europea. La iniciativa alienta a todos esos países a colaborar en esferas como el transporte fluvial, la protección y el desarrollo sociales, el desarrollo económico sostenible, la infraestructura de transporte y energía, la protección medioambiental, el turismo, la cultura y la educación. Asimismo, identifica respuestas comunes a desafíos como la mejora de la calidad de vida, el impulso de la competitividad, el atractivo de las localidades por las que pasa el Danubio y la atracción de inversiones en áreas estratégicas. Considero que es necesario mejorar la coordinación entre las autoridades locales y regionales y las organizaciones que desarrollan actividades económicas en la región del Danubio con objeto de garantizar la creación de puestos de trabajo y la seguridad en esa región. También apoyo el desarrollo socioeconómico de la región del Danubio como región comunitaria prioritaria y el fomento de una mayor integración regional en esta zona, que proporcionaría un fuerte impulso y un gran dinamismo a un área económica europea más amplia. Apoyo la aplicación de esta estrategia porque la región del Danubio ofrece un potencial socioeconómico notable para Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La región del Danubio abarca 14 Estados miembros de la Unión Europea (UE) y una población total de 115 millones de personas. Se trata de una región caracterizada por una fuerte heterogeneidad, una alta movilidad y un elevado nivel de interconectividad. Esto demuestra que se trata de una zona propicia para fortalecer las sinergias entre diversas políticas, como las de cohesión, transporte, economía, energía, medio ambiente e incluso la política de ampliación y vecindad.

Se trata de una región rica con una capacidad económica notable, pero que requiere esfuerzos coordinados para poder desarrollarse de un modo cohesivo, integrado y sostenible. Una estrategia integrada y coordinada que fomente la cooperación entre los Estados miembros y sus regiones parece una forma muy adecuada de lograr el objetivo de la cohesión territorial. Para ello, creo que es fundamental implicar a todos los actores institucionales y de la sociedad civil, sobre todo a través de la participación en las entidades locales y regionales.

La aplicación de la estrategia debe conllevar asimismo un uso más eficiente de los Fondos Estructurales y, por encima de todo, la posibilidad de utilizar los recursos económicos que no se están usando en proyectos macrorregionales.

He votado a favor de esta propuesta de resolución sobre el Danubio y espero que se desarrollen estrategias similares para otras macrorregiones europeas.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0111/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque aborda los problemas relacionados con la estabilidad de la legislación que regula la esfera de los negocios, los casos de Mijaíl Jodorkovsky y Platon Lebedev, la forma en que las autoridades de Rusia luchan contra el terrorismo, sobre todo en la región del Cáucaso Septentrional, y la situación en materia de derechos humanos. Esta resolución es importante porque hace hincapié en la Asociación para la Modernización. Por tanto, he votado a favor de esta resolución porque creo que la modernización de la sociedad rusa conlleva la aplicación del Estado de Derecho.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque creo que el pleno respeto de los derechos humanos y del Estado de Derecho por parte de la Federación de Rusia mejorará su imagen y su credibilidad ante el mundo, en particular en lo que respecta a sus relaciones con la Unión Europea. Es importante que la Federación de Rusia respete los compromisos internacionales que ha contraído, especialmente en el contexto del Consejo de Europa, donde se ha comprometido a respetar plenamente las normas comunitarias en lo tocante a la democracia, los derechos humanos, los derechos fundamentales y el Estado de Derecho.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Aunque comparto las preocupaciones expresadas por Sus Señorías, no puedo dejar de señalar el enorme progreso que ha realizado Rusia en pos de la democracia y del Estado de Derecho. Cualquier observador imparcial debe reconocer que el respeto de los derechos humano y de las libertades individuales ha mejorado considerablemente en el Estado ruso actual en comparación con el régimen soviético que lo precedió; un régimen que todavía nos sigue dejando estupefactos a medida que lo vamos conociendo mejor. Pese a que estamos debatiendo sobre el Estado de Derecho en Rusia, no puedo dejar de manifestar mi tristeza y de condenar con vehemencia a quienes lo están poniendo en peligro a través de ataques, agresiones y asesinatos de personas inocentes siguiendo los dictados de los terroristas radicales. Por tanto, quiero expresar mis más sinceras condolencias a las víctimas. Espero que Rusia siga distanciándose de la brutal herencia del sistema soviético, que siga convergiendo con la Unión Europea en lo tocante al respeto de los derechos, las libertades y las garantías de sus ciudadanos y que asuma la función de potencia europea que una vez soñó Pedro el Grande.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Rusia es un aliado muy importante de la Unión Europea y debería contribuir al establecimiento de una cooperación sostenible basada en la democracia y el Estado de Derecho. Por lo tanto, es importante que no haya dudas en cuanto a la defensa del Estado de Derecho por parte de las autoridades rusas. Los órganos judiciales rusos y las instituciones responsables de aplicar la ley deben cumplir sus obligaciones de manera eficaz, imparcial e independiente.

Condeno el atentado perpetrado en el aeropuerto de Domodedovo y ofrezco mis condolencias a los familiares de las víctimas. Quisiera hacer hincapié en la necesidad de que las autoridades rusas respondan a este ataque utilizando medios moderados y conformes a derecho, y que permitan que el sistema judicial ruso actúe con libertad e independencia con el fin de procesar y condenar a los autores del atentado.

 
  
MPphoto
 
 

  Sandra Kalniete (PPE) , por escrito. – (LV) Con esta propuesta de resolución, Sus Señorías desean llamar la atención sobre los inquietantes acontecimientos que se están produciendo en Rusia, que, como miembro del Consejo de Europa, se ha comprometido a cumplir íntegramente las normas comunitarias en lo que respecta a la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho. En la práctica, esas normas están siendo ignoradas y violadas sin miramientos. Un ejemplo evidente de ello es el juicio contra Mijaíl Jodorkovsky y Platon Lebedev, ex propietario de Yukos. Ese caso se ha convertido en una auténtica farsa y no da la impresión de que el sistema legal y judicial ruso no es igual para todos. Mientras se intenta condenar a los oponentes del Primer Ministro de Rusia, Vladimir Putin, no se está haciendo nada para resolver los asesinatos de Anna Politkovskaya y de otros periodistas. El derecho de reunión se deniega a quienes piensan diferente en Rusia, y quienes violan dicha prohibición pueden ir a la cárcel. Todo ello es absolutamente inaceptable.

Queremos que Rusia sea un país democrático, económicamente desarrollado y estable, que pueda ser un socio fiable para sus vecinos, para la Unión Europea y los países de la OTAN. Por desgracia, los líderes políticos rusos llevan a cabo una política radicalmente distinta, que separa a Rusia cada vez más de otras democracias. Si Rusia desea incorporarse a la Organización Mundial del Comercio, sus líderes políticos deben modificar totalmente su actitud hacia la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Arturs Krišjānis Kariņš (PPE), por escrito. – (LV) He apoyado la propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre el Estado de Derecho en Rusia, en la que se llama la atención sobre las violaciones de los derechos humanos y de los derechos fundamentales así como sobre la amenaza que existe en aquel país para el desarrollo de la democracia. Me complace que el Parlamento, al adoptar esta resolución, reconozca en principio que en Rusia no hay democracia ni Estado de Derecho. No obstante, quisiera destacar que la política de la Unión Europea con respecto a Rusia solo podrá tener éxito cuando los Estados miembros adopten una política exterior común. Los acontecimientos recientes, como el acuerdo que concluyó Francia para vender buques de guerra Mistral a Rusia, demuestran que la política exterior y de seguridad de la Unión Europea no pasa de ser una mera ficción. Los intereses de Francia eran más importantes que una política exterior común. El acuerdo se firmó pese a las protestas de los Estados bálticos y a los comentarios de los generales rusos acerca del potencial de esos navíos, del que carecieron en la guerra contra Georgia. Este tipo de operaciones minan la confianza entre los países europeos y atestiguan el éxito de la política de «divide y vencerás» que lleva a cabo Rusia. La Unión Europea solo podrá promover el Estado de Derecho en Rusia si los Estados miembros sitúan el interés común de todos los países europeos por encima de sus propias aspiraciones individuales.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. He votado a favor de esta resolución que condena el hecho de que, en Rusia, periodistas independientes, activistas de la sociedad civil, abogados y defensores de los derechos humanos hayan sido a menudo víctimas de amenazas y de actos de violencia. La resolución condena asimismo el hecho de que la legislación antiextremista y las nuevas disposiciones de la ley sobre el Servicio Federal de Seguridad sean poco claras y que, como consecuencia de ello, se utilicen con frecuencia para acosar a las ONG, a las minorías religiosas y a las organizaciones de los medios de comunicación.

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Maštálka (GUE/NGL), por escrito.(CS) He leído la propuesta de resolución sobre el Estado de Derecho en Rusia. Quisiera hacer tres breves comentarios. En primer lugar, me parece correcto que el Parlamento Europeo aproveche todas las oportunidades que se presenten para plantear las cuestiones relacionadas con los derechos humanos y la calidad del Estado de Derecho. Deberíamos hacerlo más a menudo y con un mayor número de países. El segundo comentario se refiere a la forma. Nuestros comentarios deben ser adecuados. Eso no significa solamente sermonear a otros de manera paternalista, sino también tenderles la mano para ayudarles. Honestamente, no tengo ni idea de cómo pueden estar tan seguros quienes han criticado el proceso judicial de los oligarcas de Yukos de que el juicio esté sufriendo presiones políticas. Cuestionar un veredicto e ignorar las pruebas presentadas de evasión fiscal y otros delitos es ciertamente una forma de presión política. ¿Por qué razón las críticas dan automáticamente por supuesto que las pruebas han sido falsificadas? Y podría poner muchos otros ejemplos similares. En lo que respecta al Estado de Derecho, Rusia tiene dos problemas fundamentales. El primero de ellos es el hecho de que el país está experimentando una transformación de su cultura legal y jurídica. Un cambio así lleva tiempo y no podrá llevarse a cabo solo con la buena voluntad del Kremlin. El segundo problema es la inestabilidad del país en materia de seguridad y la falta de confianza en las buenas intenciones de ciertos asesores. ¿Cómo ayudará la Unión Europea a Rusia a luchar contra el terrorismo y a extraditar a los sospechosos de terrorismo que han encontrado un refugio seguro en los países de la UE? ¿Cómo actuará la UE contra la violación de los derechos políticos de los denominados «no nacionales» de los países de la UE? No basta con dar consejos; también debemos ofrecer ayuda.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Estoy convencido de que Rusia continúa siendo uno de los socios más importantes de la Unión Europea en el ámbito del mantenimiento de la seguridad y la estabilidad mundiales, y por tanto creo que la cooperación UE-Rusia debe continuar ampliándose. Hemos de reforzar nuestro compromiso de trabajar con Rusia para dar respuesta a nuestros retos compartidos en esferas clave como la lucha contra el terrorismo, la política energética y la gobernanza económica mundial. La UE y Rusia deben intensificar las negociaciones para establecer una nueva alianza y un acuerdo de cooperación amplio y vinculante, que abarque las áreas de la democracia, el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos y fundamentales. Es necesario desarrollar iniciativas conjuntas con el Gobierno ruso dirigidas a mejorar la seguridad y la estabilidad en el mundo, y, en particular, sobre sus vecinos comunes, con objeto de lograr una resolución pacífica de los conflictos en Nagorno-Karabakh, en Transdniéster y en Georgia, una resolución que además sea acorde con el derecho internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito.(FR) El Estado de Derecho se enfrenta a una amenaza real en Rusia. Podría parafrasear a Marie Mendras cuando dijo que estamos asistiendo al desbaratamiento de la recuperación de la historia. Ya desde el final de la era Yeltsin hemos sido testigos de una política que consiste en debilitar todas las instituciones públicas. Las cosas pueden parecer legales a simple vista, pero el respeto de las leyes se ha visto ahogado por un número excesivo de reglas y reglamentos. Los juicios contra Jodorkovsky y Lebedev representan un ejemplo típico de ello: se mantiene la fachada de la ley, pero la propia ley se está utilizando con fines diferentes de los que deberían constituir su función principal. El crecimiento económico no admitirá la instauración del Estado de Derecho. La economía por la economía conduce a abusos, explotación e intereses de partido. La riqueza debe traducirse en libertad, fomentar el progreso colectivo y permitir que toda persona prospere. La economía de mercado no puede ser virtuosa sin un Estado justo, y por tal entiendo un Estado que asuma plenamente sus tareas normales de un modo justo y equitativo; un Estado que pueda garantizar la igualdad de acceso de sus ciudadanos a todos los derechos fundamentales, como la educación, la atención de la salud, la justicia, la cultura, la administración y la satisfacción de las necesidades vitales básicas.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) La propuesta de resolución común sobre Rusia abarca una serie de puntos importantes que representan cuestiones fundamentales para cualquier democracia: tribunales independientes, juicios rápidos y justos y una persecución eficaz de los actos delictivos. En ese sentido estoy a favor del texto cuando habla de la necesidad de solucionar las carencias actuales del sistema legal y judicial ruso. La condena de los atentados terroristas cometidos en el aeropuerto de Domodedovo también es importante y demuestra la solidaridad de la UE con este importante Estado asociado. No obstante, el tono que adopta el texto cuando se refiere a ciertas causas judiciales pendientes o en curso (en el caso Jodorkovsky, por ejemplo) es inadecuado y poco diplomático. Si hablamos de «juicios con una motivación política» o de «cuestiones judiciales graves», estamos adoptando el lenguaje de los oponentes políticos del Primer Ministro ruso. Esto resulta evidente en la propuesta de resolución cuando se exhorta a llevar a cabo un «examen judicial independiente» de los veredictos.

Sin conocimiento de causa ni investigación previa, el texto insinúa que la justicia rusa en su totalidad no es independiente y que emite veredictos «erróneos». Tales juicios externos sin conocer la verdad de los hechos no tienen sentido, y representan incluso una injerencia en los asuntos internos. Por este motivo me he abstenido en la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) En vista de las conversaciones entre la Unión Europea y Rusia sobre el tema de los derechos humanos, y dado que la UE sigue comprometida con el fortalecimiento y la ampliación de las relaciones UE-Rusia con respecto a los principios democráticos y los derechos fundamentales, creo que Rusia continúa siendo un importante socio para la UE en el marco del fomento de un mayor desarrollo de la cooperación entre los países. He votado a favor de la propuesta porque creo que la intensificación de las negociaciones y los nuevos acuerdos de colaboración con Rusia revitalizarán el compromiso amplio de los Estados miembros en favor de la democracia y de un funcionamiento adecuado del sistema judicial. Asimismo, quisiera hacer hincapié en el hecho de que el pleno respeto de los derechos humanos y el Estado de Derecho mejorarían la imagen y la credibilidad de Rusia a escala mundial, particularmente en lo que respecta a su relación con la Unión Europea, en virtud de una asociación estratégica.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) El respecto de las normas comunitarias relativas a la democracia, los derechos humanos, los derechos fundamentales y el Estado de Derecho es crucial para todos los pueblos europeos. El respecto de las decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos debe ser esencial para una política que fomente la buena vecindad y el acercamiento de los pueblos. Estoy de acuerdo con el llamamiento que hace esta propuesta de resolución para que el Estado ruso aplique medidas encaminadas a reparar las violaciones de esos derechos en casos individuales, medidas que deberían incluir investigaciones eficaces y la inculpación de los autores, así como medidas generales dirigidas a aplicar cualquier sentencia que conlleve cambios políticos y jurídicos con el fin de evitar que se repitan las violaciones de los derechos humanos. Me gustaría que el Consejo y la Comisión ofrecieran ayuda concreta y conocimientos especializados a Rusia con objeto de incrementar la independencia del sistema jurídico y de los servicios responsables de aplicar la ley en aquel país, con el fin de mejorar la capacidad del sistema legal de Rusia para resistir a las presiones políticas y económicas. En particular, quisiera asistir a la creación de un programa de asistencia judicial que contribuyera a la educación y la formación de los magistrados, de los fiscales y de la judicatura, y no solo en la esfera de los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Con esta resolución, el Parlamento Europeo: 1. reafirma su creencia de que Rusia continúa siendo un socio importante para la Unión Europea en el establecimiento de una cooperación sostenible basada en la democracia y el Estado de Derecho; 2. condena firmemente el atentado terrorista perpetrado en el aeropuerto de Moscú Domodedovo y expresa sus condolencias a las familias de las víctimas y su solidaridad con los heridos en el atentado; destaca la necesidad de que las autoridades rusas respondan a este ataque de un modo proporcionado y ajustado a Derecho y permitan que el sistema judicial ruso trabaje de forma libre e independiente para perseguir y condenar a los responsables del atentado; 3. expresa su preocupación sobre los informes recibidos acerca de juicios con motivación política, procedimientos injustos y la no investigación de delitos graves como asesinatos, acoso y otros actos de violencia; insta a las autoridades judiciales rusas, así como a las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley en aquel país, a desempeñar sus funciones de forma eficaz, imparcial e independiente con objeto de llevar a los autores de esos delitos ante la justicia.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque creo que puede fortalecer el acuerdo de asociación y cooperación existente con Rusia. El 80 % de las inversiones extranjeras en Rusia proceden de Europa, por lo que el fortalecimiento de esta asociación ayudará a Europa a aplicar una política más competitiva en todas las esferas de actividad. Por lo que respecta a la energía, importamos a Rusia más del 45 % de nuestro gas y el 29,9 % de nuestro petróleo; sin ellos, las cocinas y los sistemas de calefacción de media Europa dejarían de funcionar. Dados nuestros intereses compartidos en las esferas de la economía, la energía y la seguridad, un nuevo acuerdo de asociación con el Kremlin garantizaría una mayor estabilidad económica para Europa tras la reciente crisis financiera. Además, esta resolución alienta a Rusia, como miembro del Consejo de Europa, a comprometerse con el cumplimiento íntegro de las normas comunitarias relativas a la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho. La adopción de una política conjunta y coherente de promoción de los derechos humanos constituiría un avance hacia la afirmación de los derechos humanos en todo el mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Christine Vergiat (GUE/NGL), por escrito.(FR) Resulta extraño que, en la cuestión de Rusia, el Parlamento Europeo haya caído en la indulgencia o en lo que podría llamarse un «sentimiento anti Rusia», motivado en el pasado por el rechazo de lo soviético y, en consecuencia, por un anticomunismo recalcitrante. Es hora de que nos demos cuenta de que el Muro de Berlín cayó hace más de 20 años y de que el régimen actual ya no guarda relación alguna con sus predecesores. No obstante, se trata de un régimen que tampoco tiene nada que ver con el Estado de Derecho y que viola constantemente los derechos humanos más fundamentales. A mi juicio, no hay motivo para dar a Rusia un trato diferente del que dispensamos a cualquier otro país del mundo.

Como mínimo, es preciso denunciar los ataques contra la libertad de expresión y la deficiente administración del sistema judicial.

Esta resolución es excesivamente indulgente con el Gobierno ruso y, en particular, con Dmitry Medvedev. Por estos motivos he decidido abstenerme.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Záborská (PPE), por escrito. (SK) He apoyado la propuesta de resolución sobre el Estado de Derecho en Rusia, pese a que creo que no se trata de la última resolución de este tipo que se discutirá y se someterá a votación en el Parlamento Europeo con respecto a Rusia. Sin embargo, me llena de esperanza el hecho de que el Parlamento haya dado muestras de tener la voluntad política necesaria para dirigir unas palabras críticas a un país del que Europa depende en gran medida en términos de abastecimiento de materias primas. Europa y Rusia están destinadas a cooperar mutuamente, y no solo en el ámbito productivo. Representamos dos caras de una misma civilización; nuestras historias son dos interpretaciones diferentes de un mismo conjunto de valores. Si esta civilización quiere sobrevivir, esas dos visiones de los valores universales tendrán que converger. Me sentiría feliz si los rusos entendiesen nuestra resolución crítica como un esfuerzo por encontrar un terreno común, y como una advertencia de que algunos de los pasos y enfoques concretos de la autoridad estatal entran en conflicto directo con esos valores básicos.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0128/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución cuyo principal objetivo es conciliar las inversiones del Banco Mundial en relación con la energía con los objetivos en materia de desarrollo. Estoy de acuerdo en que la estrategia energética debería abordar y facilitar la transición hacia el desarrollo energético medioambientalmente sostenible, y en que el Banco Mundial debería adoptar un enfoque respecto del desarrollo del sector privado que proporcione el máximo beneficio a los pobres y luche al mismo tiempo contra el cambio climático. Me parece lamentable que los préstamos referentes a los combustibles fósiles sigan desempeñando un papel dominante a pesar de haber adoptado como objetivo estratégico la abolición progresiva de la financiación de este tipo de proyectos. También tomo nota con preocupación de que todavía la mayor parte de los fondos multilaterales que se conceden a través de intermediarios financieros son objeto de muy escasa supervisión: tales fondos deberían perseguir objetivos que guarden una relación clara con el desarrollo. Insto al Banco Mundial a reorientar su estrategia actual de un modelo energético orientado a la exportación a gran escala para fomentar proyectos descentralizados a pequeña escala que respondan más claramente a las necesidades básicas de las zonas rurales. Por último, quiero expresar mi acuerdo total con la necesidad de que el Banco Mundial determine claramente los beneficios específicos para el desarrollo, e informe públicamente de ello, antes de comprometer la financiación.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque la estrategia energética debería abordar de forma expresa el modo en que la energía puede contribuir a sacar a las personas de la pobreza y facilitar al mismo tiempo un trayecto de desarrollo para la energía que sea sostenible desde el punto de vista ambiental. El Banco Mundial debería adoptar un enfoque con respecto al desarrollo del sector privado que maximice el beneficio para los pobres y luche simultáneamente contra el cambio climático. Al llevar a cabo un análisis exhaustivo de rentabilidad de las opciones energéticas es preciso tener en cuenta los factores sociales y medioambientales, tanto a escala nacional como regional. Debe tenerse en cuenta que los préstamos referentes a los combustibles fósiles siguen desempeñando un papel dominante en la cartera energética global del Banco Mundial, a pesar de los recientes incrementos en los préstamos para las iniciativas en relación con las energías renovables y la eficiencia energética. Las inversiones dedicadas a los combustibles fósiles también se llevan a cabo a través de intermediarios financieros, y el Banco no está teniendo en cuenta este hecho en las cifras que elabora anualmente sobre el sector de la energía. También es preocupante el hecho de que el Banco el Banco siga realizando inversiones importantes en centrales eléctricas de carbón, lo que bloquea a los países en desarrollo en el uso de energías del carbón para las próximas décadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) He votado en contra del informe sobre la estrategia energética del Banco Mundial para los países en desarrollo, principalmente porque se adoptó una enmienda muy negativa del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos), que altera un punto importante de la propuesta de resolución inicial. Para ser exactos, ese cambio elimina de la propuesta de resolución la preocupación de que el Banco Mundial incluya la energía nuclear como una forma de «energía limpia». Por tanto, la propuesta de resolución acepta el uso de la energía nuclear como solución para reducir las emisiones de carbono. Para concluir, en consecuencia, no solo se acepta la energía nuclear, sino que se propone fomentarla como forma de energía «limpia» para combatir el cambio climático y reducir las emisiones de carbono. No obstante, la promoción de la energía nuclear entra en conflicto directo con la demanda de un mundo sin energía nuclear, ya sea con fines militares o «pacíficos».

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de la propuesta de resolución sobre la estrategia energética del Banco Mundial porque creo que apoyará la transición hacia un modelo de desarrollo energético que sea sostenible desde el punto de vista medioambiental en los países menos desarrollados y, al mismo tiempo, contribuirá al logro de los objetivos de la Unión Europea en lo referente al cambio climático y la lucha contra la pobreza.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) De acuerdo con los datos de la propuesta de resolución, 1 500 millones de personas carecen actualmente de acceso a la electricidad, cuatro de cada cinco de ellas viven en el África Subsahariana y en el Sur de Asia y aproximadamente 2 400 millones de personas utilizan todavía combustibles tradicionales de biomasa para cocinar y producir calor, lo que representa un uso no sostenible de recursos naturales. Por este motivo es fundamental que el Banco Mundial adopte una nueva estrategia para la financiación de proyectos energéticos, comprometiéndose con la provisión de energía eficiente, accesible y limpia como medio de reducir la pobreza y estimular el crecimiento económico. En este contexto, cuando el Banco Mundial concluya su estrategia energética, y dado que previamente se comprometió a que la mitad de sus inversiones en energía fuesen de baja emisión de carbono, el Parlamento exhorta a dar prioridad a los proyectos de energías limpias y, de manera especial, a adquirir un compromiso claro con la energía renovable como forma de promover el desarrollo sostenible en las regiones desprotegidas.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) La presente propuesta de resolución del Parlamento Europeo trata sobre la estrategia energética del Banco Mundial para los países en desarrollo. Podemos comprender la importancia de este asunto si tenemos en cuenta que más de 1 500 millones de personas carecen actualmente de acceso a la electricidad, que es un derecho fundamental de todos los ciudadanos. En un momento en el que el Banco Mundial está concluyendo la elaboración de su nueva estrategia energética, un enfoque detallado adquiere una importancia aún mayor. En la práctica, y pese a que este tema se lleva debatiendo más de 20 años, los resultados no son en absoluto satisfactorios.

Seguimos dependiendo en exceso de los combustibles fósiles en lugar de explorar fuentes de energía alternativas. Estamos acelerando el cambio climático y causando daño a pueblos que viven en la pobreza extrema. Creo, por consiguiente, que el Banco Mundial debe revisar su política de explotación de la energía procedente de combustibles fósiles —mejorando la transparencia de las ayudas a este sector— y fomentar la energía limpia, no solo con objeto de reducir la contaminación atmosférica sino, sobre todo, la dependencia de los países en desarrollo de las fuentes de energía externas.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. He votado a favor de la resolución, que acoge con satisfacción la estrategia energética del Banco Mundial e insta a que dicha estrategia aborde de manera específica la forma en que la energía puede contribuir a sacar a las personas de la pobreza, al mismo tiempo que se facilita un trayecto de desarrollo para la energía que sea sostenible desde el punto de vista ambiental; insta al Banco Mundial a que tenga un planteamiento relativo al desarrollo del sector privado que ofrezca un beneficio máximo a los pobres al mismo tiempo que hace frente al cambio climático; y subraya que los factores ambientales y sociales, tanto en el nivel nacional como de las comunidades locales, deben tenerse en cuenta en un análisis exhaustivo de rentabilidad de las opciones energéticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Nadie duda de que el acceso a los servicios energéticos modernos es un requisito previo para la erradicación de la pobreza y el desarrollo económico, ni de que para lograr ese objetivo es necesario que los servicios energéticos han de ser fiables, asequibles especialmente para los pobres, y estar distribuidos uniformemente de manera que se colme la laguna existente entre las zonas urbanas y rurales. Bien entrado el siglo XXI, cerca de 1 500 millones de personas carecen de acceso a la electricidad, cuatro de cada cinco de ellas viven en el África Subsahariana y en el Sur de Asia, principalmente en zonas rurales, y aproximadamente 2 400 millones de personas utilizan todavía combustibles tradicionales de biomasa para cocinar y producir calor, lo que causa problemas de salud graves y la muerte de 1,9 millones de personas al año, debido a la contaminación en las viviendas, así como daños medioambientales provocados por un uso no sostenible de recursos naturales.

El Banco Mundial debe priorizar el acceso a la energía a pequeña escala y a nivel local en los países menos desarrollados de África y Asia.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Cerca de 1,5 millones de personas en todo el mundo, especialmente en los países en desarrollo de África y Asia Oriental carecen todavía de acceso a la electricidad. En las zonas rurales, en particular, puede observarse que por ese motivo la población recurre con frecuencia a los combustibles tradicionales de biomasa, como los hornos de carbón vegetal. No obstante, debe tenerse en mente que esto representa un riesgo no desdeñable para la salud. Debería instarse al Banco Mundial, que se ha comprometido a fomentar la energía sostenible, a dar prioridad a esos proyectos regionales en lugar de a las iniciativas comerciales a gran escala. Esto, en primer lugar, permitiría promover la producción sostenible de energía ecológica y, en segundo lugar, también permitiría tener en cuenta los requisitos regionales. Para lograr la sostenibilidad ecológica y económica sería deseable priorizar proyectos energéticos pequeños y alternativos a escala local, que podrían impedir tener que adquirir energía que a menudo resulta excesivamente cara. Me abstengo porque creo que deberíamos esperar a conocer la estrategia del Bando Mundial, que se espera sea anunciada a mediados de este año.

 
  
MPphoto
 
 

  Rolandas Paksas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de la propuesta de resolución sobre la estrategia energética del Banco Mundial para los países en desarrollo. Las necesidades de estos países en materia de energía son cada vez mayores y, por tanto, es necesario tener en cuenta la eficiencia energética y las fuentes de energía renovables. Los servicios energéticos deben ser fiables, asequibles y estar distribuidos uniformemente en toda la sociedad con el fin de luchar eficazmente contra la pobreza y colmar la laguna existente entre las zonas urbanas y rurales. Dadas las necesidades de los países en desarrollo, el Banco Mundial debe diversificar su cartera energética e incrementar los préstamos a las iniciativas de eficiencia energética y de energía renovable. Estoy de acuerdo con la propuesta de que los fondos asignados deben promover sobre todo una combinación de eficiencia energética y energía renovable. Debe darse prioridad a proyectos energéticos descentralizados a pequeña escala y garantizar el acceso a la energía para las poblaciones de los países en desarrollo. El texto llama la atención sobre el hecho de que el Banco Mundial debe conceder mayor importancia a la amenaza que representan los biocarburantes para el suministro alimentario. Además, se debe establecer una supervisión y un control más estrictos de las actividades de los intermediarios financieros.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Comparto las preocupaciones y estoy de acuerdo con las sugerencias que plantea el Parlamento Europeo en esta propuesta de resolución sobre la estrategia energética del Banco Mundial, que he apoyado con mi voto. Dado que el acceso a los servicios energéticos modernos es un requisito previo para la erradicación de la pobreza y el desarrollo económico, y que el derecho a la energía implica que los servicios energéticos deben ser fiables, asequibles y estar distribuidos uniformemente de manera que se colme la laguna existente entre las zonas urbanas y rurales, me parece fundamental promover una política de inversión basada en el uso sostenible de los recursos naturales. En consecuencia, estoy de acuerdo con las recomendaciones que hace el Parlamento Europeo al Banco Mundial en esta área.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Finalmente hemos votado a favor de la propuesta de resolución porque se han adoptado las enmiendas 2, 3 y 4, que pretendían eliminar la frase «de bajas emisiones de carbono».

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque el acceso a los servicios energéticos modernos es un requisito previo para la erradicación de la pobreza y el desarrollo económico. El derecho a la energía significa que los servicios energéticos deben ser fiables, asequibles especialmente para los pobres, y estar distribuidos uniformemente con el fin de colmar la laguna existente entre las zonas urbanas y rurales. La estrategia del Bando Mundial adopta este enfoque y debe asumir un compromiso cada vez mayor para sacar a las personas de la pobreza, facilitando al mismo tiempo un trayecto de desarrollo para la energía que sea sostenible desde el punto de vista ambiental. Por tanto, el Banco Mundial debería adoptar un planteamiento relativo al desarrollo del sector privado que ofrezca un beneficio máximo a los pobres al mismo tiempo que haga frente al cambio climático.

 
  
MPphoto
 
 

  Eva-Britt Svensson (GUE/NGL), por escrito. (SV) He votado a favor del informe, que me parece adecuado en términos generales. Sin embargo, no apoyo la visión de que la energía nuclear sea una fuente de energía limpia.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0097/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque la crisis actual subraya la preocupación de que los mecanismos actuales no permitirán superar la crisis, puesto que la falta de coherencia a la hora de lograr los cinco grandes objetivos, especialmente en lo referente a las tasas de empleo, la está agravando. El Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento y el marco del Semestre Europeo constituyen instrumentos clave, pero no deberían sustituir ni limitar las amplias directrices en materia de política económica y de empleo. Deberíamos adoptar una serie de medidas que den visibilidad al conjunto de medidas económicas, que incluyen un sistema de eurobonos, un mercado de bonos públicos con elevada liquidez y la creación de un impuesto comunitario sobre las operaciones financieras con el fin de frenar la especulación. No deberíamos poner en peligro el desarrollo o la creación de puestos de trabajo, por lo que propongo que el Banco Europeo de Inversiones y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo asuman un papel mayor en el apoyo a las inversiones en infraestructura, tecnologías y pequeñas y medianas empresas. Quisiera asimismo hacer hincapié en que la estrategia de crecimiento y creación de puestos de trabajo no puede verse amenazada por la actual visión a corto plazo de la consolidación presupuestaria: es preciso tener en cuenta la inversión pública entre sus objetivos.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. – (LT) He votado a favor de esta resolución sobre la Estrategia Europa 2020. El Parlamento Europeo expresa su convicción de que la Estrategia Europa 2020 ayudará a Europa a recuperarse de la crisis y a salir reforzada de ella, a través de la creación de empleo y de un crecimiento inteligente, sostenible e integrador basado en cinco objetivos principales de la UE por lo que se refiere a la promoción del empleo, la mejora de las condiciones para la innovación, la investigación y el desarrollo, la consecución de nuestros objetivos en materia de cambio climático y de energía, la mejora de los niveles de educación y la promoción de la inclusión social, en particular, a través de la reducción de la pobreza. Creo que las acciones contempladas en la Estrategia Europa 2020 revisten una importancia crucial para las perspectivas de futuro de todos los ciudadanos comunitarios, para crear puestos de trabajo sostenibles, crecimiento económico y progreso social a largo plazo, pero comparto los temores expresados en la propuesta de resolución de que la Estrategia Europa 2020 no sea capaz de cumplir sus compromisos debido a su débil estructura de gobernanza. Es importante señalar que para que la Estrategia Europa 2020 pueda aplicarse con éxito, debemos colmar la laguna existente entre sus ambiciones declaradas, los recursos disponibles y la metodología empleada, y hemos de llevar a cabo reformas y garantizar inversiones tanto públicas como privadas, sustanciales y rápidas, en una amplia gama de proyectos. La Comisión Europea y el Consejo deben efectuar una contribución importante en este aspecto. Al mismo tiempo, debería alentarse a los Estados miembros a conceder la máxima prioridad a la lucha contra el desempleo en sus programas nacionales de reforma. La Estrategia Europa 2020 solo podrá aplicarse con éxito si la UE y los Estados miembros combinan sus esfuerzos.

 
  
MPphoto
 
 

  Regina Bastos (PPE), por escrito. (PT) La crisis económica y financiera que estamos sufriendo ha provocado la pérdida de una importante cantidad de puestos de trabajo en Europa. La prioridad de la Estrategia Europa 2020 y de la Estrategia Europea de Empleo es crear más y mejores empleos en Europa. El objetivo es transformar Europa en una economía inteligente, sostenible e integradora, que proporcione altos niveles de empleo, productividad y cohesión social. Europa debe adoptar medidas conjuntas para superar la situación actual.

Esta propuesta de resolución representa un paso en esa dirección, instando a la Comisión y al Consejo, junto al Parlamento Europeo, a involucrar a los parlamentos nacionales, a los interlocutores sociales y a las autoridades locales y regionales en el diseño de políticas dirigidas a restaurar el crecimiento y el empleo. Para lograr este objetivo, es necesario reforzar el método de la Comunidad y adoptar el Semestre Europeo en las medidas de gobierno legislativo. Acogemos con satisfacción el énfasis puesto en el papel de generación de empleo de las pequeñas y medianas empresas así como del mercado único. Por último, queremos destacar la función atribuida a la «agenda para nuevas cualificaciones y empleos» de cara a la consecución de estos objetivos. Por todo ello he votado a favor de esta resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito.(FR) Antes del Consejo Europeo de marzo y de la presentación de los objetivos nacionales de los Estados miembros en abril, hemos emitido nuestro veredicto sobre la Estrategia Europa 2020. En la actualidad dicha estrategia solamente existe sobre el papel, y cuanto más tiempo pasa mayor es la probabilidad de que se repita el fracaso que cosechó la Estrategia de Lisboa. Por eso debemos reaccionar: debemos decir «sí» al establecimiento de objetivos ambiciosos, pero exigir que se doten los recursos necesarios para lograrlos. Objetivos que deben ir acompañados de compromisos presupuestarios reales; de lo contrario, ¿cómo podremos conseguir otra cosa que no sea una estrategia en papel? Ya sea durante las negociaciones del próximo marco financiero plurianual o en el debate sobre los recursos propios de la UE, el Parlamento tendrá que hacerse oír para garantizar que los objetivos encomiables de la Estrategia Europa 2020 cuenten con mecanismos de financiación adecuados.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque debería alentarse a los Estados miembros de la Unión Europea a conceder la máxima prioridad en sus programas y planes nacionales a la lucha contra el desempleo y a evitar la exclusión social a largo plazo en el mercado de trabajo. Todo ello debería ir unido a medidas que garanticen la creación de empleo y la mejora de su calidad, así como mayores niveles de empleo de alta calidad a medio y largo plazo. Quisiera destacar que los Estados miembros deberían comprometerse a abordar la pobreza infantil mediante las medidas adecuadas a fin de que los niños no se vean limitados en su desarrollo personal y no estén en inferioridad de condiciones cuando accedan a la vida profesional. Acojo con satisfacción las iniciativas emblemáticas dirigidas a lograr los objetivos de la Estrategia Europa 2020, como «Una política industrial para la era de la mundialización», «Una agenda para nuevas cualificaciones y empleos», «La Plataforma Europea contra la Pobreza y la Exclusión Social» y otras. Estoy de acuerdo con las propuestas de «La Plataforma Europea contra la Pobreza y la Exclusión Social», pero quisiera alentar a la adopción de medidas más concretas para garantizar la inclusión social. También es muy importante elaborar un programa específico dirigido a promover el trabajo digno, garantizar los derechos de los trabajadores en toda Europa y mejorar las condiciones de trabajo, abordar la desigualdad y la discriminación, y luchar contra la pobreza en el trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) La Estrategia Europa 2020 pretende garantizar la salida de la crisis y preparar la economía de la Unión Europea para la próxima década. Su objetivo es fomentar el conocimiento, la innovación, la educación y la sociedad digital; mejorar la eficiencia de los recursos de nuestra infraestructura productiva y, al mismo tiempo, reforzar la competitividad; y aumentar la tasa de participación en el mercado de trabajo y la adquisición de cualificaciones, combatiendo simultáneamente la pobreza. En particular, quisiera hacer hincapié en la iniciativa «Unión por la innovación», que aborda grandes retos sociales como la seguridad energética y alimentaria, el cambio climático, la salud o el envejecimiento de la población. No obstante, es necesario mejorar, estimular y asegurar la financiación de la investigación, la innovación y el desarrollo en la UE. Exhorto a que se incremente la dotación de fondos de instrumentos fundamentales para la investigación, la innovación y el despliegue que ya han sido aprobados, por ejemplo, el Plan Estratégico Europeo de Tecnología Energética (Plan EETE). Asimismo, quisiera poner de relieve la importante contribución que desempeña el Programa Marco de Investigación y la contribución que realizan los fondos estructurales a la estimulación de la investigación, el desarrollo y la innovación a escala nacional y regional.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) He votado en contra de la propuesta de resolución sobre la Estrategia Europa 2020. La Estrategia Europa 2020 es la continuación de la fracasada Estrategia de Lisboa y no puede responder a preguntas como de qué forma podremos recuperarnos de la crisis y crear nuevos puestos de trabajo. La aplicación de esta estrategia —y, por tanto, de las políticas erróneas que provocaron la crisis— al pie de la letra socavará aún más los derechos de los trabajadores europeos. El gobierno socioeconómico de la UE necesita una política alternativa que rechace cualquier «Pacto por la Competitividad» y contribuya a lograr la convergencia económica real entre los Estados miembros. La Unión Europea necesita urgentemente estrategias que promuevan valores como la solidaridad, la justicia social, la igualdad de género y un esfuerzo honesto en la lucha contra la pobreza. Junto a otros diputados al Parlamento Europeo del ala izquierda de esta Cámara, hemos presentado una propuesta de resolución alternativa que describe las medidas y los mecanismos necesarios para que Europa consiga un crecimiento viable desde los puntos de vista económico, social y medioambiental con pleno empleo y derechos para sus trabajadores.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D), por escrito. – (RO) Creo que la inclusión de la lista de objetivos de la Unión Europea, entre los que se incluyen el crecimiento económico, el desarrollo social y la lucha contra la pobreza también es importante para Europa, puesto que el logro de estas metas contribuirá a salvaguardar la independencia económica de la Unión Europea. Los grandes desafíos a los que se enfrentan la UE y sus Estados miembros en términos de empleo y desempleo deberían quedar reflejados e integrados en el marco político de las directrices de empleo de la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) En un momento en el que se están debatiendo las medidas de gobierno económico, que aspiran a consolidar las finanzas de los Estados miembros y de la Unión en su conjunto, no puedo dejar de subrayar la importancia de la relación existente entre dichas medidas y la Estrategia Europa 2020. Considero que la contribución de la estrategia a la mejora de la consolidación de las finanzas nacionales y de la Unión, a la innovación y, en consecuencia, a la competitividad y el crecimiento reviste una importancia especial. Esta propuesta de resolución, que va en la misma línea que algunas de las propuestas que se están debatiendo actualmente en materia de gobierno económico, define los principios básicos que deberán seguirse en futuros debates y establece las ideas clave que deberán tenerse en cuenta. Me refiero, en particular, a la necesidad de utilizar un método comunitario que lleve a una mayor unidad entre los Estados miembros, a la inclusión de un Semestre Europeo que permita mejorar la coordinación de las políticas nacionales y a la necesidad de aplicar políticas que fomenten la competitividad europea, como el apoyo a la innovación, a las pequeñas y medianas empresas y a la implantación del mercado único.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El mundo en general, y la Unión Europea en particular, han atravesado una época difícil, de la que la actual crisis económica y financiera constituye un buen ejemplo. Con objeto de poner fin a esta situación, el Consejo Europeo aprobó el 17 de junio de 2010 la Estrategia Europa 2020 para el empleo y para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Se trata de una estrategia de crecimiento para la próxima década que impulsa la economía europea para lograr altos niveles de empleo, productividad y cohesión social. La estrategia define unos objetivos ambiciosos que deberán alcanzarse de aquí a 2020: en el ámbito de la educación, la reducción de las tasas de abandono escolar hasta situarlas por debajo del 10 % y el aumento del porcentaje de personas de 30 a 34 años de edad con un título hasta un 40 %; en términos sociales, sacar a 20 millones de personas del riesgo de caer en la pobreza y en la exclusión social. Asimismo, está previsto invertir un 3 % del producto interior bruto en investigación científica.

Acojo con satisfacción las iniciativas emblemáticas establecidas en el marco de la Estrategia Europa 2020 dirigidas a la educación, el empleo, los jóvenes, la innovación, la agenda digital, el medio ambiente, la mundialización, el uso de recursos y la lucha contra la exclusión, que estimularán el crecimiento y la competitividad. También acojo con agrado la adopción de esta estrategia e insto a las instituciones comunitarias y a los gobiernos de los Estados miembros a que no escatimen esfuerzos para lograr los objetivos definidos en la Estrategia Europa 2020.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) La realidad está demostrando que no basta con realizar declaraciones de intenciones, por modestas que sean desde el punto de vista social, para alcanzar esos objetivos. Esto es especialmente cierto cuando las políticas propuestas siguen exactamente el mismo camino que las que se habían venido adoptando hasta el momento, y que constituyen la causa que se encuentra en el origen de la crisis social que estamos experimentando. Es el caso de la Estrategia Europa 2020, con la que ahora se está asociando el denominado «gobierno económico».

El salto que se está intentando dar en ese gobierno económico con la creación del «Semestre Europeo» —la intensificación de las sanciones relacionadas con el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, de las directrices de política económica y de cualquier indicador que se adopte— no va acompañado de un incremento significativo del presupuesto comunitario, lo que siempre representa una condición esencial para avanzar en términos de cohesión económica y social y para evitar el empeoramiento de las divergencias actuales. Están intentando crear una verdadera camisa de fuerza para los Estados miembros con el fin de que apliquen las así denominadas medidas de austeridad, que conllevan la intensificación del programa neoliberal con todas sus graves consecuencias antisociales.

Por si quedara alguna duda sobre ello, pueden echar un vistazo al proyecto francoalemán sobre el denominado Pacto para la Competitividad, que pretende elevar la edad de jubilación, poner en peligro la negociación colectiva y asestar un nuevo golpe a los derechos laborales y sociales, todo ello con objeto de garantizar unos beneficios mayores para los grupos de interés económico y financiero.

Por todo ello hemos votado en contra de esta propuesta de resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Mathieu Grosch (PPE), por escrito. – (DE) La enmienda 2 tiene la finalidad de señalar que la Comisión debe prestar mayor atención a la función de la movilidad y el transporte en esta estrategia. En el sector del transporte no solo debemos contribuir a la reducción de las emisiones de CO2, sino también conseguir que Europa continúe siendo un centro de producción y desarrollo. Entre otras cosas, esto incluye una mayor inversión en investigación y una comodalidad eficaz en la creación de las redes transeuropeas.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. – (DE) En la Estrategia Europa 2020, la Unión Europea declaró que la política de empleo constituye un tema fundamental. Es importante que todos los Estados miembros persigan los objetivos definidos en dicha estrategia tanto individualmente como de forma conjunta, de forma que pueda alcanzarse un mayor nivel de empleo y de productividad en Europa. Estos objetivos solo se podrán lograr si todos unimos nuestras fuerzas en esferas como la lucha contra el desempleo estructural, el desarrollo de una mano de obra cualificada, el fomento de la calidad del empleo y la mejora del rendimiento de los sistemas educativos. Por tanto, apoyo esta propuesta de resolución, que establece las directrices en materia de política económica y de empleo para los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) La Estrategia Europa 2020 no es sino un proyecto que recoge todas las medidas que debe adoptar la Unión Europea para reducir en al menos 20 millones el número de personas que viven en la pobreza o corren el riesgo de caer en ella. Pese a ser ambicioso, este objetivo es el principio rector que subyace a la actividad económica de la Unión Europea. Eso, por supuesto, incluye la puesta en marcha de actuaciones responsables dirigidas a modificar la propia estrategia económica, en lo que respecta a los Estados miembros, pero incluso antes que eso es necesario que todas las instituciones comunitarias trabajen juntas en pos de un único objetivo. Con la propuesta de resolución sobre la Estrategia Europa 2020, el Parlamento ha adoptado hoy una serie de propuestas para el Consejo, de forma que ambas instituciones puedan lograr conjuntamente el objetivo último sin defraudar las expectativas que todos los ciudadanos europeos tienen puestas en ellas. Estos requisitos reflejan la necesidad de trabajar con el Banco Europeo de Inversiones y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo en el diseño de un paquete de medidas en los ámbitos de la energía, la seguridad alimentaria, el cambio climático, la salud, la política de juventud, la investigación y, sobre todo, una política industrial dirigida a crear unos sistemas sólidos de protección social y a reducir la tasa de desempleo.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. He votado a favor de esta propuesta de resolución, que destaca que las acciones de la Estrategia Europa 2020 revisten una importancia fundamental para las perspectivas de futuro de todos los ciudadanos europeos, generando puestos de trabajo sostenibles, crecimiento económico a largo plazo y progreso social; expresa su temor de que la Estrategia Europa 2020 no sea capaz de cumplir sus compromisos debido a su débil estructura de gobernanza y, por lo tanto, insta encarecidamente al Consejo a que refuerce el método comunitario; reitera la importancia de integrar los objetivos de la Estrategia Europa 2020 en el marco de la gobernanza económica y pide que el Semestre Europeo forme parte del paquete de gobernanza legislativa, al tiempo que se involucra a los Parlamentos nacionales y a los interlocutores sociales en una fase temprana con el fin de fomentar la responsabilidad democrática, la apropiación y la legitimidad, y destaca que el éxito de la Estrategia Europa 2020 es fundamental y no opcional.

 
  
MPphoto
 
 

  Iosif Matula (PPE), por escrito. – (RO) La crisis económica ha tenido un impacto desproporcionado en los grupos sociales. Resulta alarmante que la tasa de desempleo juvenil duplique la tasa media europea. Es necesario introducir programas de reforma que mitiguen los efectos de la crisis y se traduzcan en creación de puestos de trabajo. En este contexto, quiero mencionar las medidas adoptadas por el Gobierno de Rumanía, encaminadas a fomentar el espíritu emprendedor entre los jóvenes. Además de incrementar el número de puestos de trabajo, también es fundamental mejorar su calidad. Podemos lograr este objetivo estimulando la investigación y la innovación, haciendo que el sector empresarial participe más en la vida académica y adaptando los planes de estudios escolares a las necesidades del mercado de trabajo.

En ese sentido, es necesario llevar a cabo estudios sobre el desarrollo económico en los Estados miembros. En particular, esos estudios deben estar coordinados a escala comunitaria y es preciso identificar las esferas en las que la Unión Europea pueda desarrollar una ventaja comparativa en el mercado mundial. Además, el reconocimiento de los títulos a escala comunitaria facilitaría la libre circulación del trabajo y contribuiría a la creación de un verdadero mercado único europeo. Solo podremos alcanzar los objetivos definidos en la Estrategia Europa 2020 si se elaboran propuestas concretas y se asignan fondos suficientes. De lo contrario corremos el riesgo de fracasar, como sucedió en el caso de la Estrategia de Lisboa.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Esta propuesta de resolución sigue el camino iniciado por la Estrategia de «ruptura social» de Lisboa, de la que la Estrategia Europa 2020 es la continuadora. Y lo que es más grave, facilita aún más el control de los presupuestos nacionales a través del Semestre Europeo y fomenta el libre comercio. He votado en contra de ella.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) El objetivo de la Estrategia Europa 2020 es ayudar a Europa a recuperarse de la crisis y a salir fortalecida de ella a través de la creación de empleo y de un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Todo ello debe fundamentarse en los cinco grandes objetivos de la Unión Europea, a saber: el fomento del empleo; la mejora de las condiciones para la investigación, el desarrollo y la innovación; el cumplimiento de las metas en materia de cambio climático y energía; el incremento de los niveles de educación; y la promoción de la inclusión social, en particular mediante la reducción de la pobreza. Estos objetivos son ambiciosos y todos debemos realizar un esfuerzo adicional para lograrlos, por el bien de la UE y de sus ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. (ES) Rechazo la Resolución sobre la Estrategia Europea 2020 ya que considero que continúa en la línea anti-social del Consenso de Bruselas que, sin preocuparse por los ciudadanos, está diseñada para consolidar las políticas neoliberales que nos han llevado a la grave crisis económica que padecemos. Así, la crisis que vivimos no es una catástrofe natural, sino que es la consecuencia de la traslación, que las fuerzas políticas conservadoras, liberales y socialdemócratas, han hecho del Consenso de Washington al Consenso de Bruselas, imponiendo la no intervención pública de la economía, políticas de moderación salarial, la privatización de los servicios públicos y de las principales empresas de sectores claves de la economía como la energía o las telecomunicaciones. Las consecuencias de estas medidas neoliberales, del Consenso de Bruselas, ya las conocemos: crisis, desempleo generalizado, pobreza y recorte de los derechos de los trabajadores y del Estado social. Por ello, he rechazado esta Resolución sobre la Estrategia Europa 2020, porque considero que esta "nueva" estrategia es más de lo mismo: medidas neoliberales que no recogen la necesaria redistribución de la riqueza y la mejora de los derechos sociales y laborales de los ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) La realización de la Estrategia Europa 2020 reviste una importancia fundamental para el fortalecimiento de la UE y no debería ser simplemente otro documento más. Dicha estrategia aspira a mejorar las perspectivas de futuro de los ciudadanos europeos en áreas como la creación de empleo seguro y sostenible, el crecimiento económico a largo plazo y el progreso social. Si queremos lograr estos objetivos, es necesario reforzar el método comunitario e incluir esas metas en nuestras políticas económicas. Con el fin de garantizar la financiación de la estrategia es crucial que dispongamos de un catálogo de iniciativas políticas, que debe incluir sin duda la participación del BEI y del BERD así como la atracción de financiación privada. El rejuvenecimiento del mercado interior debería permitirnos asimismo avanzar con mayor rapidez y eficacia en pos de estos ambiciosos objetivos. Además, se establecen numerosas iniciativas emblemáticas como «Unión por la innovación», «Juventud en movimiento» o «Una política industrial para la era de la mundialización», por citar solo algunas. No he votado a favor de la propuesta de resolución debido, sobre todo, a que no ha sido posible resolver la cuestión de la financiación de la Estrategia Europa 2020.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) Quisiera referirme a la propuesta de resolución sobre la Estrategia Europa 2020 que ha adoptado el Parlamento Europeo. Comparto plenamente la posición del Parlamento y creo que deberíamos fortalecer la estructura de gobernanza de la estrategia, porque las medidas adoptadas hasta el momento no han sido suficientemente concretas ni, por tanto, eficaces.

En mi opinión, la igualdad de género es el factor clave para lograr las ambiciosas metas de la Estrategia Europa 2020. Necesitamos, por encima de todo, incrementar el porcentaje de mujeres empleadas eliminando de aquí a 2020 la diferencia salarial que existe entre mujeres y hombres (la estrategia supone que esto se conseguirá mediante una reducción del 1 % anual con el fin de cerrar la brecha del 10 % para 2020). Otro tema de gran importancia es la reducción de la pobreza entre las mujeres. Se calcula que el 17 % de las mujeres viven en la pobreza y que muchas de ellas son madres solteras e inmigrantes.

Los objetivos de la estrategia se pueden alcanzar, fundamentalmente, a través de la educación y la formación. Estoy pensando aquí en la ayuda financiera a los jóvenes y en el apoyo a los programas relacionados con la movilidad de los estudiantes y del personal académico. Asimismo, debe ponerse el acento en la formación y en programas que respalden un cambio de las cualificaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) La necesidad de salir de la crisis económica, garantizar la sostenibilidad y desarrollar una «economía inteligente» es el objetivo que subyace a una estrategia que marcará el contexto futuro de la economía de mercado de la Unión Europea. La nueva trayectoria de Europa debería basarse en unos altos niveles de empleo que favorezcan la cohesión social y territorial, la productividad, el uso eficiente de los recursos, la innovación y, sobre todo, una gobernanza económica más sólida. Estos serán los temas en los que trabajaremos en los próximos años, a partir de los cuales los debates del Consejo, las evaluaciones y propuestas de la Comisión y las directrices políticas del Parlamento arrojarán conclusiones concretas. Por todos los motivos expuestos, he votado a favor de la propuesta de resolución sobre la Estrategia Europa 2020. Esta resolución complementará la propuesta inicial, destacando la necesidad de fortalecer las propuestas de la estrategia en materia de gobernanza y exhortando a los Estados miembros a prestar mayor atención a los ambiciosos objetivos de la estrategia desde el punto de vista presupuestario así como a concentrarse en la lucha contra el desempleo a través de los programas nacionales de reforma.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Papanikolaou (PPE), por escrito. (EL) Las primeras señales de la aplicación de la estrategia de la UE para esta década no son particularmente alentadoras, al igual que sucedió con los resultados de la Estrategia de Lisboa. A partir de la evolución económica de la zona del euro y de los problemas de la unión monetaria, que la crisis de la deuda ha puesto de relieve en la región, resulta evidente que la Estrategia Europa 2020 debe concentrarse en la estabilidad presupuestaria, en la aplicación de políticas orientadas al crecimiento y en la necesidad de que, si se quiere alcanzar los ambiciosos objetivos definidos —como el aumento del empleo juvenil al 75 % o el incremento de las inversiones al 3 %—, la gobernanza económica europea no se limite a meros pronunciamientos simbólicos. La propuesta de resolución del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos) sobre la Estrategia Europa 2020 avanza en esa dirección y por tanto he votado a favor de ella.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) El documento Europa 2020: Una estrategia para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador establece una serie de medidas que deberían ayudar a Europa a recuperarse de la crisis y a salir de ella reforzada mediante la creación de empleo y mediante un crecimiento inteligente, sostenible e integrador basado en los cinco grandes objetivos de la UE: promoción del empleo; mejora de las condiciones de los campos de la investigación, el desarrollo y la innovación; cumplimiento de los objetivos en materia de cambio climático y energía; mejora de los niveles de educación; y promoción de la inclusión social, en particular a través de la reducción de la pobreza. Voto a favor de la presente propuesta de resolución porque coincido con las propuestas presentadas por el Parlamento Europeo, en especial con la necesidad de que se refuerce la gobernanza de la Estrategia Europa 2020. No está de más enfatizar que las medidas tomadas en el ámbito de la Estrategia Europa 2020 son cruciales para tomar conciencia de las expectativas de los ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. Entre los artículos que nos han llevado a apoyar este texto se encuentra el artículo 12. Este artículo celebra la iniciativa emblemática «Unión por la innovación» como motor principal para lograr los objetivos de Europa 2020, que afronta importantes retos sociales como la energía y la seguridad alimentaria, el cambio climático, la salud y la población que envejece; recuerda que el objetivo del 3 % consta de un 2 % de gasto privado y de un 1 % de gasto público; apunta que aún existen deficiencias particulares en el campo del gasto en la investigación privada que solo pueden superarse mediante la adaptación del marco regulador de las empresas, incluidas las PYME; y celebra, por lo tanto, la intención de la Comisión de mejorar las condiciones marco para que las empresas innoven, en especial en lo que respecta a los derechos de propiedad intelectual.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) Europa está afrontando un arduo desafío: reducir el desempleo y, al mismo tiempo, construir una economía centrada en los ciudadanos. Somos conscientes del elevado grado de ambición de la Estrategia Europa 2020 y de que requiere que nos mantengamos firmes tanto a escala nacional como europea. La crisis económica mundial se ha llevado por delante muchos de los resultados conseguidos hasta el momento y nos ha demostrado así lo frágiles que son a menudo las economías nacionales. Por ello, ahora más que nunca, hemos de redoblar nuestros esfuerzos y apoyarnos en el principio de que juntos somos más fuertes. Ningún Estado miembro debe o puede afrontar con eficacia los desafíos mundiales si actúa por su cuenta. Para reavivar el desafío del crecimiento sostenible hemos de emplear todos los medios políticos y los instrumentos financieros a nuestra disposición. He votado a favor de esta resolución porque me parece esencial una mayor coordinación de las políticas de empleo de los Estados miembros y eso solo puede conseguirse con metas comunes coherentes y creíbles. Tenemos que construir un nuevo modelo económico basado en el conocimiento y en un alto índice de empleo. Este desafío supone el comienzo de una nueva fase de la integración europea, con una mayor atención al empleo y a la seguridad social, y moviliza a todas las fuerzas presentes en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La Estrategia Europa 2020 establece como meta de la Unión Europea para los próximos años un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Existen ciertos aspectos cruciales para lograr esta meta, como el refuerzo de la gobernanza o la financiación de la política de cohesión. El programa actual de la Unión Europea debe comprender una mayor participación de todas las partes en la definición de políticas y en la puesta en práctica de las acciones, puesto que se apuntan como las principales causas del fracaso de la Estrategia de Lisboa. Por tanto, se debería llamar a todos los actores institucionales —a nivel europeo, nacional, regional y local—, así como a la sociedad civil, a poner en práctica esta estrategia.

En este contexto, quisiera recalcar la necesidad de ejecutar el Pacto territorial de las autoridades locales y regionales para la Estrategia Europa 2020. Necesitamos una política de cohesión fuerte para todas las regiones europeas como requisito previo esencial para poner en práctica la Estrategia Europa 2020. La política de cohesión tiene un carácter transversal y, por eso, constituye un elemento clave para el éxito de la estrategia, de modo que su carácter complementario debe hacerse patente. Como parte del programa, debe incentivarse el crecimiento económico y un ambiente de creación de empleo, a fin de reservar un papel particular para la pequeña y mediana empresa (PYME), que es el motor del crecimiento económico europeo.

Por las razones mencionadas, he votado a favor de esta propuesta de resolución en la sesión plenaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Vaughan (S&D), por escrito. La Estrategia Europa 2020 de la Comisión es esencial para intensificar el crecimiento y la competitividad de la UE a medida que sale de la crisis económica. No obstante, sus objetivos solo se alcanzarán con un enfoque coordinado y centrado de todos los Estados miembros. He votado a favor de la resolución sobre la Estrategia Europa 2020 porque creo que expone la necesidad de que los Estados miembros se comprometan a fondo con los objetivos de la estrategia. La resolución exige una mejor coordinación de la gobernanza económica de la Estrategia Europa 2020, una exigencia que cuenta con todo mi apoyo porque describe la necesidad de que los gobiernos nacionales establezcan un marco de financiación creíble. Los Estados miembros también deberían asegurarse de que las políticas, así como los presupuestos, armonicen con los objetivos de Europa 2020, sobre todo con objetivos como la lucha contra el desempleo y la inclusión social. Me complace también la propuesta de la resolución de que el próximo marco financiero plurianual refleje las ambiciones de Europa 2020.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0127/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Oana Antonescu (PPE), por escrito. (RO) Las orientaciones para el empleo propuestas por la Comisión y aprobadas por el Consejo exponen las actuales prioridades comunes de la Unión Europea y los objetivos de los Estados miembros en cuanto a sus políticas de empleo nacionales. Algunas de las orientaciones para el empleo de la UE conllevan una mayor participación en el mercado laboral, también por parte de subgrupos de población concretos, la reducción del desempleo estructural y el fomento de la calidad de los empleos, que permita contar con una mano de obra muy cualificada que satisfaga las necesidades del mercado laboral y mejore el funcionamiento de los sistemas educativos que proporcionarán formación vocacional a todos los niveles.

Creo que los Estados miembros y la Unión Europea deben involucrarse en la redacción de una estrategia de empleo coordinada que promueva una mano de obra capaz, cualificada y adaptable, así como mercados laborales preparados para responder con rapidez al desarrollo de la economía.

También respaldo la iniciativa de la ponente de fomentar la lucha contra la exclusión social y la reducción de la pobreza, objetivos clave en la Estrategia Europa 2020. Por estas razones, he votado a favor de esta resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque existe una necesidad urgente intensificar los esfuerzos a todos los niveles para asegurarnos de que las orientaciones para el empleo de la Unión Europea se lleven a la práctica de un modo adecuado. Solo así podremos potenciar la participación en el mercado laboral, formar mano de obra cualificada y mejorar la calidad y el funcionamiento de los sistemas de educación y formación. Además, el propósito de las orientaciones para las políticas de empleo consiste en asegurar que, de acuerdo con la Estrategia Europa 2020 y la gobernanza económica, se cumplan las metas en materia de empleo y se garanticen el crecimiento económico sostenible y el progreso social. Me parece indispensable que los Estados miembros se esfuercen al máximo para cumplir los compromisos contraídos en cuanto al aumento de los niveles de empleo, el refuerzo de las cualificaciones de los ciudadanos, la creación de oportunidades de empleo, la reducción de la pobreza y el fomento de la inclusión social. La Comisión Europea y los Estados miembros deben estar preparados para asegurar que estas directrices se ponen en práctica con ayuda de los interlocutores sociales y las instituciones regionales y locales, que han de participar en la elaboración de programas de reforma nacionales. Como resultado de la crisis económica y financiera, la situación en el mercado laboral europeo sigue siendo tensa y, por lo tanto, la lucha contra el desempleo debe representar una de las prioridades más importantes de la política tanto para la Unión Europea como para los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La Estrategia Europea para el Empleo y las estrategias nacionales aplicadas por los Estados miembros se encuentran entre los principales instrumentos concebidos para alcanzar los objetivos de la Estrategia Europa 2020. Por eso resulta fundamental trabajar con el sector empresarial y los interlocutores sociales para aplicar las orientaciones de la política para el empleo de una forma correcta y eficaz. Acojo de buen grado las líneas directrices y las inquietudes expuestas en la propuesta: la necesidad de reforzar la responsabilidad gubernamental y de crear metas ambiciosas a fin de satisfacer los objetivos estipulados en la Estrategia Europa 2020; la necesidad de asegurar que se aplican las orientaciones para la política para el empleo; y la necesidad de asegurar la creación de empleos se priorizan en los programas nacionales de reforma.

La Unión carece de una política horizontal fuerte para combatir el desempleo y la exclusión social, que implica, sin lugar a dudas, un paquete de gobernanza económica coherente apropiado para responder a las necesidades de la Unión y de sus Estados miembros, y comporta también metas ambiciosas como las expuestas en la Estrategia Europa 2020.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Esta propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre la aplicación de las orientaciones para las políticas para el empleo de los Estados miembros se apoya sobre varios pilares, entre los cuales destaco: la crisis económica actual, que está agravando la situación del desempleo y la exclusión social; la necesidad de crear sinergias que potencien el desarrollo con vistas a perseguir los objetivos de la Estrategia Europa 2020; y la propuesta de la Comisión de que, según los términos del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento, se adoptasen en 2011 las mismas orientaciones para las políticas de empleo que en 2010. Para superar a esta situación, es fundamental aunar esfuerzos a todos los niveles: gobiernos, interlocutores sociales y sociedad civil.

La Unión Europea desempeña aquí un papel primordial en la orientación de las políticas que se van a seguir y en el respeto del principio de subsidiaridad, motivando el diálogo social y promoviendo la adopción de medidas justas y eficaces. Espero que estas líneas directrices contribuyan a que superemos la crisis, consoliden los sistemas de protección social y relancen la economía para que podamos alcanzar las metas definidas en la Estrategia Europa 2020.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Lamentamos que la Comisión Europea mantenga las mismas orientaciones para las políticas de empleo que se adoptaron en 2010, así que mantenemos la misma posición crítica que adoptamos entonces.

Aunque la propuesta de resolución del Parlamento Europeo critique en cierto modo las políticas seguidas e insista en el cumplimiento de los limitados objetivos sociales de la Estrategia Europa 2020, no llega al fondo de la cuestión del desempleo y de la inseguridad laboral, no trata de eliminar sus causas, no decide la retirada de estos programas de austeridad y no realiza críticas profundas sobre las exigencias de los Estados miembros con mayores dificultades para cumplir a ciegas los absurdos criterios del pacto de estabilidad.

Por el contrario, sugiere que las herramientas incluidas en el Semestre Europeo son una respuesta positiva y olvida que las propuestas de la Comisión Europea sobre la llamada «gobernanza económica» no solo constituyen un atentado contra la soberanía de los Estados miembros, sino que también agravan la situación social, ya que continúan anteponiendo los criterios monetarios al bienestar y al progreso social.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) Tras la comunicación de la Comisión sobre el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento: anticipo de la respuesta global de la UE a la crisis, el Parlamento —y me incluyo— ha votado a favor de una resolución que insta al Consejo y a la Comisión a que cooperen para cumplir nuestros objetivos sobre empleo, como se establece en la Estrategia Europa 2020. En opinión de la ponente, la señora Berès, tenemos que ofrecer asesoramiento a los Estados miembros en materia de políticas, sin interferir demasiado en su política nacional, y proporcionarles orientaciones para que las partes interesadas puedan trabajar en un mismo proyecto. La falta de empleo, en especial en los últimos años, es un grave problema y debe abordarse con una pizca de ambición para que para 2020 podamos garantizar al 75 % de los ciudadanos europeos trabajos decentes y seguros que satisfagan las necesidades de los distintos tipos de personas que se preparan para mundo laboral. Se precisa un esfuerzo especial con ciertos grupos, como mujeres —sobre todo madres—, jóvenes e inmigrantes.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. He votado a favor de esta resolución, que recalca la importancia de las políticas que facilitan la transición de los jóvenes de la fase educativa a la laboral. Asimismo, pone de manifiesto que los jóvenes que dejan de estudiar antes de tiempo forman un grupo con un alto riesgo de vivir en la pobreza y que cualquier forma de trabajo flexible o temporal en este contexto debería incorporar el derecho a la formación y el acceso a la seguridad social y asegurar la transición de los ciudadanos hacia un empleo seguro.

 
  
MPphoto
 
 

  Barbara Matera (PPE), por escrito. (IT) Durante estos años en los que nos estamos recuperando de la crisis económica y financiera que ha golpeado a varios países de la Unión, cuando nuestros gobiernos se empeñan en aplicar políticas y estrategias comunes con el objeto de alcanzar los objetivos que hemos identificado y decidido perseguir juntos, considero importante el reconocimiento de la justa y merecida posición central del Parlamento como la institución más representativa de la Unión Europea. Es cuestión del reconocimiento de su representatividad y su función, en particular en cuanto a las disposiciones de los tratados.

Sin duda la importancia de las orientaciones para la política económica y de empleo debe ser el núcleo del Semestre Europeo y debe adaptarse a las variaciones del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento y a los plazos de aplicación de nuestros países. La función de consulta merece el espacio justo y el tiempo necesario para el análisis y el ajuste al marco general. Por lo tanto, declaro que he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Las orientaciones para el empleo son sinónimas de una edad de jubilación más avanzada y de un mercado laboral flexible. Aunque esta propuesta de resolución tiene la virtud de recordar a la UE que la política salarial es una responsabilidad nacional, no deja de aprobar lo anterior. Por eso he votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La Estrategia Europea para el Empleo y las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros son algunos los principales instrumentos que aspiran a orientar la política de la Unión Europea y los Estados miembros para lograr los objetivos y las metas previstos en la Estrategia Europa 2020. La lucha contra el desempleo y la creación de puestos de trabajo sostenibles constituyen los mayores desafíos de la Unión Europea para los próximos diez años y todos tenemos que participar en su éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Uno de los principales objetivos de la Estrategia Europa 2020 consiste en alcanzar una tasa de empleo del 75 %. La crisis económica a la que se enfrenta la UE sigue suponiendo un desafío para frenar el creciente desempleo y la exclusión social. La estrategia europea para el empleo y sus orientaciones constituyen, por lo tanto, un importante instrumento para contener el desempleo. Pretenden también dirigir los esfuerzos de los Estados miembros en la dirección adecuada. Como resultado, a los Estados miembros se les exige que incluyan en sus acciones a los interlocutores sociales, las autoridades regionales y locales, así como a la social civil. Además, debería garantizarse la aplicación de las directrices de la política de empleo y la creación de empleo. Para subrayar la seriedad de este objetivo fundamental, en el futuro los Estados miembros tendrán que presentar informes sobre su progreso. Además, cada Estado miembro ha de prestar atención a sus objetivos nacionales, como los problemas de integración de subgrupos como mujeres, personas con discapacidades y trabajadores de edad más avanzada, así como el problema de los trabajadores pobres. No he votado a favor de esta propuesta de resolución porque, en mi opinión, interfiere demasiado con la ley nacional, en especial en el ámbito de la regulación de los interlocutores sociales.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) La puesta en práctica de las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros es crucial para la aplicación de las directrices integradas en la Estrategia Europa 2020. La participación del Parlamento en estas políticas no debe descuidarse. Los debates promueven ideas y se necesitan ideas y estrategias para superar la crisis económica actual. Esta propuesta de resolución comprende varias inquietudes significativas que comparto: asegurar el cumplimiento de las orientaciones para el empleo; redoblar los esfuerzos para conseguir más y mejores trabajos; actuar con determinación en la lucha contra la pobreza y la exclusión social. A fin de asegurar el éxito en todas estas políticas, es crucial que aunemos esfuerzos en todos los niveles: gobiernos, interlocutores sociales y sociedad civil.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. En esta resolución, el Parlamento (1) considera que, en vista de la propuesta de la Comisión de mantener las orientaciones para las políticas de empleo adoptadas en 2010 para 2011, las recomendaciones relativas a los programas nacionales de reforma han pasado a ser el principal instrumento de orientación y vigilancia macroeconómica; lamenta que no se haya asociado al Parlamento a este proceso y la falta de debate en torno a la cuestión; y (2) considera que los principales retos a los que se enfrentan la UE y los Estados miembros en materia de empleo y de desempleo deberían también verse adecuadamente reflejados en el futuro proceso sobre los desequilibrios macroeconómicos, en el marco político de las orientaciones para las políticas de empleo;

 
  
  

Informe: Pervenche Berès (A7-0040/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Voto a favor de este informe porque coincido con la perspectiva de la ponente sobre la necesidad de mantener estables las orientaciones de empleo hasta la revisión intermedia de la Estrategia Europa 2020. Las orientaciones integradas de la política económica y de empleo deben servir como principal hilo conductor del Semestre Europeo y si los mensajes fundamentales del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento difieren del contenido de las orientaciones, deberían corregirse en consecuencia para asegurar la coherencia. También coincido con la participación de las partes en el diseño, la aplicación, la vigilancia y la evaluación de los programas nacionales de reforma. Quisiera recalcar las recomendaciones de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios (ECON) de que no se quite importancia a las orientaciones para las políticas económica y de empleo de los Estados miembros con el objeto de alcanzar el grado de adhesión y responsabilidad democrática.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) Tras la evaluación de los programas nacionales de reforma (PNR) preliminares, la Comisión Europea presentó una propuesta para mantener estables hasta 2014 las orientaciones aprobadas por el Consejo el año pasado a fin de dedicar la mayor atención posible a su aplicación. Esta propuesta de la Comisión es comprensible porque las orientaciones para las políticas de empleo forman parte integral de la Estrategia Europa 2020 y deben trasladarse por completo a los programas nacionales de los Estados miembros. Por consiguiente, los Estados miembros deberían centrarse, en la medida de lo posible, en su aplicación. Aunque, por regla general, estas orientaciones no se revisarán cada año, la principal prioridad de la estrategia para el empleo de la Unión debe seguir siendo el pleno empleo, que fomentaría el crecimiento económico y la competitividad y reforzaría la cohesión social.

El examen de los proyectos de programas nacionales de reforma de los Estados miembros debe continuar haciendo todo lo posible por abordar las siguientes prioridades: aumentar la participación en el mercado laboral y reducir el desempleo estructural, formar mano de obra cualificada que responda a las necesidades del mercado laboral, promover el aprendizaje permanente, mejorar el funcionamiento de los sistemas de educación y formación a todos los niveles y aumentar la participación en la educación terciaria, promoviendo la inclusión social y combatiendo la pobreza. Por eso, me gustaría pedirles a los Estados miembros que se aseguren de que la política social y de empleo se pone en práctica de la forma más eficaz posible redactando, observando y evaluando estos programas nacionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Antonio Cancian (PPE), por escrito. (IT) Quisiera manifestar mi preocupación por la presente situación en materia de empleo. Creo que el desempleo es el auténtico problema social de la actualidad. Aunque se vislumbran indicios de recuperación a nivel macroeconómico, la industria no puede reabsorber a todos los trabajadores que ha despedido en los últimos meses, que ahora hacen frente a la dificultad de la reinserción en el mercado laboral. Lo mismo sucede con los jóvenes. Estos problemas son fundamentales y apremiantes. Entre los objetivos de la Estrategia Europa 2020, la Comisión concede prioridad al aumento de los niveles de empleo, al refuerzo del mercado único y al estímulo del crecimiento. La Unión Europea y este Parlamento, en particular, han hecho bien en abordar el problema, pero es preciso tomar medidas concretas para lograr estos objetivos.

La UE debe trabajar para canalizar y racionalizar sus recursos, al mismo tiempo que invierte en infraestructura para el transporte, la energía y las telecomunicaciones. A este respecto, el punto de inflexión será la creación de empresas garantizada y financiada con bonos de proyecto. Eso permitirá a la Unión conservar su ventaja competitiva en el mercado mundial y brindar a los ciudadanos nuevas oportunidades de empleo. Todo el sistema debe ponerse en práctica cuanto antes, aunque paso a paso.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) He votado en contra del informe Beres sobre las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros. El informe propone que la política económica integrada y las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros adoptadas en 2010 se mantengan en 2011 y que, de este modo, la Estrategia Europa 2020 se integre por completo en los programas nacionales de reforma. Por desgracia, el informe pide que se apliquen las mismas políticas económicas y las mismas orientaciones para las políticas de empleo que causaron la crisis y la incapacidad para abordarla. Pide las mismas elecciones políticas y que se sigan las mismas prácticas que provocaron que los europeos sufrieran medidas de austeridad y que los Estados miembros soberanos fueran presos de la mafia especuladora. Por último, pide que se continúe con las políticas para el empleo que han dado pie a un mercado laboral medieval, han aumentado el desempleo y el subempleo, han promovido formas flexibles de trabajo y han atacado los salarios las pensiones y los derechos de los trabajadores europeos, en especial los de los trabajadores jóvenes.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe porque abogo por una revisión anual de la Estrategia Europa 2020, centrada en las orientaciones integradas para la política económica y de empleo. Es necesario que la Comisión y el Consejo se cercioren de que las orientaciones integradas constituyen el hilo conductor del Semestre Europeo. La implicación de las partes interesadas, incluidos los interlocutores sociales y los organismos parlamentarios, en la concepción, aplicación, vigilancia y evaluación de los programas nacionales de reforma es fundamental para la gobernanza eficaz de las políticas sociales y de empleo por parte de los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Tal como expliqué a propósito del informe de mis colegas la señora Gruny y el señor Ory, «la sociedad ha evolucionado, el mundo cambiado y las relaciones laborales tienen que ir de la mano de este cambio». Justo por eso, creo que la revisión de las orientaciones para el empleo bajo el amparo de la Estrategia Europa 2020 debe comprometerse con la flexibilidad y con nuevas formas de trabajo como modo de potenciar el desarrollo económico y combatir la pobreza.

Dado que, debido a la crisis, el número de parados en Europa ha aumentado de 16 millones en 2008 a 23 millones en 2010, cualquier estrategia de salida tiene que pasar por la recuperación de puestos de trabajo. Eso solo es posible si nos centramos en la innovación, en la flexibilidad laboral y en nuevos modelos de trabajo, así como en la formación de jóvenes para un mercado cada vez más competitivo. La Estrategia Europa 2020 deja vía libre para ello y los Estados miembros deben aprovecharla de manera adecuada para fomentar el empleo e impulsar la economía europea.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea obliga al Consejo a elaborar orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros cada año y a consultar al Parlamento Europeo antes de aprobar esas decisiones. Estas son las circunstancias en las que se nos pide opinión al respecto.

La situación económica y financiera que atraviesan la mayoría de los países requiere que se redoble la atención prestada a las políticas de empleo de los Estados miembros. La Estrategia Europa 2020 determina estas orientaciones, pero es necesario que todos los Estados miembros traspongan estas orientaciones y las transformen en medidas concretas que se integrarán en los programas nacionales de reforma que deben presentar el próximo mes de abril.

Estoy de acuerdo con las recomendaciones de la ponente, de modo que voto favor de esta propuesta de Decisión del Consejo sobre las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Discrepamos en cuanto a que la Comisión Europea deba mantener en 2011 las mismas orientaciones para la política de empleo adoptadas en 2010, así que mantenemos la misma posición crítica que mostramos entonces. De hecho, la falta de adecuación de las orientaciones ya mencionadas se pone de manifiesto con las cifras: 25 millones de desempleados y 30 millones de trabajadores en situación precaria o mal pagados.

También es inaceptable que el Parlamento Europeo apoye la estrecha relación entre estas orientaciones y las medidas económicas neoliberales que la Comisión sigue desarrollando, en concreto las que se incluyen en la Estrategia Europa 2020 o también en los seis instrumentos legislativos incluidos en el paquete del llamado Semestre Europeo. Se sabe que las propuestas de la Comisión Europea sobre la gobernanza económica no solo constituyen un ataque a la soberanía de los Estados miembros sino que agravan la situación social, puesto que anteponen los criterios monetarios al bienestar y el progreso social.

Por todas estas razones, hemos votado en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito.(PL) En vista del envejecimiento de la sociedad, de los cambios demográficos que apuntan a un desplazamiento de la población desde las zonas rurales a las urbanas y de la mayor estratificación de la sociedad en cuanto a ingresos, hay que tomar medidas preventivas. En las zonas rurales se dan fenómenos particularmente adversos, ya que el número de jóvenes que quiere encargarse de las explotaciones agrícolas sigue descendiendo. Abandonan las zonas rurales para huir de los bajos ingresos y de un acceso pobre a los servicios. Los que se quedan no encuentran trabajo en otro ámbito que no sea la agricultura. En el peor de los casos, no obstante, son las mujeres residentes en las zonas rurales —que rara vez son propietarias de las exportaciones— las que, a pesar de todo, trabajan duro en las explotaciones de sus maridos.

Por este motivo es esencial mantener a los agricultores jóvenes en las zonas rurales garantizándoles unos ingresos y nivel de vida decentes. Sin embargo, a los que no encuentran trabajo en las zonas rurales se les debe garantizar una educación que les permita encontrar empleo. También es necesaria una campaña para persuadir a los ciudadanos para que participen en el programa de aprendizaje permanente y se reciclen. También hay que disponer de programas que apoyen las iniciativas de mujeres y faciliten que las mujeres dirijan sus propios negocios, incluidos los que no están relacionados con la agricultura.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. He votado a favor de este informe. Tras la evaluación de los programas nacionales de reforma (PNR) preliminares presentados por los Estados miembros conforme a la Estrategia Europa 2020 y a la vez que se presentaba el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento, la Comisión adoptó el 12 de enero una propuesta de Decisión del Consejo en la que se propone la confirmación de la validez, para 2011, de las orientaciones integradas para la política económica y de empleo de los Estados miembros adoptadas en 2010. Esta propuesta tiene en cuenta que las nuevas Directrices Integradas Europa 2020 tendrán que trasladarse por entero a las medidas políticas y al calendario de reformas de los Estados miembros que se presentarán en los PNR definitivos previstos para abril de 2011. Además, la propuesta de la Comisión se basa en el compromiso incluido en las orientaciones para las políticas de empleo de 2010 de mantener estables las orientaciones, en la medida de lo posible, hasta 2014 para que los Estados miembros puedan centrarse en su aplicación.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Este informe aprueba las nefastas orientaciones para las políticas de empleo de la Comisión y el Consejo. En realidad, respalda el autoritarismo de la UE en lo tocante al retraso de la jubilación, a la creación de un mercado laboral flexible y al recorte de presupuestos y salarios. La ponente también lo aprueba y es miembro de un partido que dice ser socialista. He votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La Estrategia Europea para el Empleo y las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros son algunos de los principales instrumentos que aspiran a orientar las políticas de la Unión Europea y los Estados miembros para que materialicen los objetivos y las metas previstos en la Estrategia Europa 2020. La lucha contra el paro y la creación de puestos de trabajo sostenibles son los grandes desafíos de la UE para los próximos diez años, y tenemos que implicarnos para que tengan éxito. Hemos de recalcar la importancia de centrar la revisión anual de la Estrategia Europa 2020 en las orientaciones integradas de la política económica y de empleo.

 
  
MPphoto
 
 

  Claudio Morganti (EFD), por escrito. (IT) Me opongo a este informe sobre las políticas de empleo de los Estados miembros básicamente por un motivo: repite e incluye las orientaciones aprobadas por esta Cámara en septiembre dirigidas a facilitar el acceso al empleo a la población romaní. Estoy de acuerdo con facilitar el acceso al mercado laboral a personas con diferentes habilidades, a jóvenes, a los ancianos y a mujeres, pero les aseguro que no alcanzo a comprender los motivos por los que deberíamos favorecer el acceso, en particular, a un grupo étnico concreto (y bastante problemático) como la población romaní.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del informe Beres porque, con la aprobación de este texto, los Estados miembros, de acuerdo con la Estrategia Europa 2020, tendrán que presentar sus iniciativas y orientaciones para el empleo para abril de 2011. La propuesta de la Comisión de mantener en 2011 las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros adoptadas en 2010 concuerda a la perfección con la Estrategia Europa 2020 y cuenta con el respaldo del Parlamento a través de este informe. Por tanto, todos los Estados miembros de la UE están llamados a luchar contra el desempleo, sobre todo contra el paro juvenil, por medio de propuestas constructivas con plazos precisos para ofrecer una respuesta concreta al problema del empleo y la pobreza.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Voto a favor de esta propuesta de Decisión del Consejo sobre las orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros y coincido con las recomendaciones de la ponente. El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) obliga al Consejo a elaborar cada año orientaciones para las políticas de empleo de los Estados miembros y a consultar al Parlamento Europeo de antemano. Creo que es necesario que la Comisión y el Consejo aseguren que las orientaciones son el hilo conductor del Semestre Europeo. La implicación de las partes interesadas, incluidos los interlocutores sociales y los organismos parlamentarios en la concepción, aplicación, la vigilancia y la evaluación de los programas nacional de reforma constituye un elemento crucial para la gobernanza eficaz de las políticas sociales y de empleo por parte los Estados miembros. Sin la fuerte implicación de los Estados miembros, la Estrategia Europa 2020 no puede triunfar. Espero que eso no suceda.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. El 12 de enero de 2010, tras la evaluación de los programas nacionales de reforma (PNR) preliminares presentados por los Estados miembros en el marco de la Estrategia Europa 2020 y a la vez que se presentaba el primer Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento, la Comisión adoptó una propuesta de Decisión del Consejo favorable a la confirmación de la validez, para 2011, de las orientaciones integradas para la política económica y de empleo de los Estados miembros adoptadas en 2010. Esta propuesta tiene en cuenta que las nuevas directrices integradas Europa 2020 habrán de trasladarse plenamente a las medidas políticas y al calendario de reformas de los Estados miembros que se presentarán en los PNR definitivos en abril de 2011. Además, la propuesta de la Comisión se basa en el compromiso incluido en las orientaciones para las políticas de empleo de 2010 de mantener estables las orientaciones, en la medida de lo posible, hasta 2014 para que los Estados miembros puedan centrarse en su aplicación.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del informe de la señora Beres porque coincido con su opinión sobre las políticas que deberían adoptarse para promover el empleo en la Unión Europea. Las nuevas orientaciones integradas de Europa 2020 deben incluirse al completo en las medidas de la política y en las iniciativas de los Estados miembros. El compromiso actual de cada Estado miembro de aferrarse a los objetivos de 2014 será crucial. El desempleo, en especial el desempleo juvenil, sigue siendo uno de los objetivos que requieren un mayor compromiso por nuestra parte a fin de llegar a la raíz, porque no solo reduce el poder adquisitivo inmediato, sino también todas las estrategias de inversión futuras y causa un gran desasosiego social que va más allá de meros factores económicos. Se debe incrementar el número de trabajos, pero también mejorar su calidad y eso requiere una especial atención de los Estados miembros, que también han de mantener su compromiso con la lucha contra la pobreza y con la promoción de la inclusión social.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE), por escrito.(PL) El desempleo es un problema considerable, un problema muy difícil de resolver, una sangría de las finanzas públicas. En cuanto a los gastos, las cantidades pagadas como prestaciones u otros subsidios sociales suben, lo que aumenta el coste de diversos tipos de programas para combatir el desempleo y para alentar la vuelta al trabajo. En cuanto los ingresos, no se produce y no se recaudan impuestos. El número de parados en la Unión has superado los 23 millones; lo que significa que el año pasado medio millón de personas perdieron sus trabajos. Se debería hacer todo lo posible por alcanzar la meta definida en Europa 2020 de elevar el nivel de empleo entre los ciudadanos del grupo de edad de 20 a 64 años hasta el 75 %. Recordemos que el desempleo es mayor entre los ciudadanos menores de 25 años, más del 20 %.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0114/2011

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado por esta propuesta de resolución porque la considero necesaria para hacer frente a la creciente volatilidad de los precios de los alimentos y de los productos básicos que, con un aumento de alrededor del 90 % en 2010, ha provocado problemas en el funcionamiento de las cadenas de abastecimiento de alimentos que hacen necesarias las medidas propuestas en esta resolución. Estas medidas incluyen acciones internas, como: una política agrícola común sólida capaz de compensar a los agricultores que hacen frente a costes más elevados; un mayor compromiso con las explotaciones pequeñas y orgánicas que producen para el consumo local; la presentación del propuestas adecuadas en relacionadas con la Directiva sobre mercados de instrumentos financieros y la Directiva sobre los abusos de mercado; la concesión de más competencias a la Autoridad Europea de Valores y Mercados para supervisar los mercados de materias primas o incluso emitan un mandato para que los reguladores y los organismos de supervisión restrinjan la especulación. Por otro lado, la Unión Europea necesita también una estrategia global para combatir la especulación, que incluye la coordinación internacional de un mecanismo para prevenir una fluctuación excesiva de los precios y la creación de reglamentación que se aplique en el mayor número posible de países.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos. Los precios de los alimentos han tocado techo por séptimo mes consecutivo entre 2010 y 2011, alcanzando los niveles más elevados desde 1990. El encarecimiento de los precios de los productos básicos se ha convertido en un factor desestabilizador de la economía mundial, que ha favorecido el desencadenamiento de disturbios y ha provocado inquietud en diversos países en desarrollo y más recientemente en Argelia, Túnez y Egipto. La pobreza y el hambre siguen existiendo en la Unión Europea y 79 millones de personas viven aún por debajo del umbral de la pobreza. Por eso, estoy de acuerdo con el llamamiento que hace la resolución de medidas inmediatas para garantizar la seguridad alimentaria a los ciudadanos de la UE y del mundo. También es muy importante que los alimentos se encuentren a disposición de los consumidores a precios razonables y, al mismo tiempo, que se asegure un nivel de vida justo para los agricultores. Por ello, pido a la UE que apoye el desarrollo rural aumentando la inversión en seguridad alimentaria y prestando una particular atención a las necesidades causadas por el hambre, a la agricultura a pequeña escala y a los programas de protección social.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (PPE), por escrito. (IT) El índice de los precios de los alimentos en los mercados financieros ha sufrido un aumento incontrolable durante los últimos meses, debido a la crisis económica y financiera internacional, así como a las últimas catástrofes medioambientales provocadas por el cambio climático. La situación se ve aun más agravada por la especulación, responsable de un 50 % de las subidas de los precios, ya que impide a muchas personas disfrutar de la seguridad alimentaria y produce inestabilidad política, sobre todo en las naciones más pobres. Como sabemos, esto puede tener un efecto dominó y acabar por amenazar la paz y la seguridad en otros países.

La seguridad alimentaria es un derecho humano fundamental y se incluye entre los objetivos de desarrollo del milenio, además de ser un objetivo de la política agrícola común. Por ello, la Unión Europea tiene la obligación de confirmar su compromiso tanto con el establecimiento de una política agrícola y de desarrollo rural sólida como con el apoyo a la investigación y la innovación tecnológica orientadas a mejorar la productividad, al mismo tiempo que cumple los requisitos de eficiencia energética y sostenibilidad.

El concepto de sostenibilidad implica también impulsar la producción y el marketing de los productos locales tradicionales ofreciendo incentivos financieros adecuados y brindando a las pequeñas y medianas empresas la oportunidad de acceder a crédito. Me parece igual de importante que aprobemos reglamentos claros y transparentes destinados a impedir la especulación, que resulta especialmente perjudicial para la salud de muchos europeos, y a lograr la competitividad de la producción agrícola europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Charalampos Angourakis (GUE/NGL), por escrito. (EL) Los levantamientos populares de Túnez y Egipto y las manifestaciones masivas en otros muchos países desafían de forma directa a la pobreza y el desempleo. Las airadas manifestaciones de ciudadanos que viven por debajo del umbral de la pobreza ponen de relieve el callejón sin salida al que la crisis económica general y los esfuerzos por cargar a los trabajadores con su peso han llevado a las fuerzas políticas del capital y a sus representantes políticos. La FAO puso de manifiesto hace solo dos años que el número de personas a las que les resultaba muy difícil o imposible obtener el alimento que necesitaban para sobrevivir era más elevado que nunca en la historia de la humanidad y había superado la marca de los 1 000 millones, y que esto causaría inevitablemente una grave inquietud social. El problema de la pobreza en el mundo no es cuestión de recursos inadecuados; es el resultado de la agresión imperialista y la explotación capitalista de los recursos naturales basada solo en los beneficios.

Los precios de los alimentos no dejaron de subir después de la crisis alimentaria del 2007; al contrario, siguieron aumentando de manera aun más drástica. En el contexto de la crisis económica, apostar con las bolsas de valores a costa de la producción agrícola y el hambre es la forma de reconcentrar el capital y mantener su rentabilidad. En 2020, los productos agrícolas generaron las mayores ganancias bursátiles.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Oana Antonescu (PPE), por escrito. (RO) El aumento de los precios de los alimentos en la Unión Europea y el mundo plantea un problema significativo en 2011. Existen diferentes causas y es difícil anticiparlas y controlarlas. Sin embargo, también existen causas que podemos y tenemos que controlar. Una cadena de abastecimiento lenta con demasiados intermediarios, catástrofes naturales causadas por el cambio climático, ingresos reducidos en el sector agrícola o la volatilidad del mercado de productos agrícolas son solo algunas de las razones por las que los productos agrícolas han sufrido un encarecimiento inadmisible en Europa.

Creo que los responsables de la toma decisiones en Europa deben tomarse la bajada de los precios de los alimentos como un objetivo principal del programa político europeo y mundial. No estamos hablando, claro está, de interferir en el funcionamiento del libre mercado, sino de eliminar la conducta especulativa que exprime sin justificación la demanda y la cadena de abastecimiento, ejerce una influencia ilegal sobre ellas y distorsiona el establecimiento de los precios. He votado a favor de esta propuesta de resolución porque Europa necesita medidas para asegurar que los intermediarios implicados en la especulación no encarezcan los precios de los alimentos de forma artificial. La Unión Europea tiene que simplificar la cadena de abastecimiento de alimentos para que los intermediarios parasitarios desaparezcan del ciclo mercantil. Así se beneficiarán tanto ciudadanos como productores se beneficien y resultará más sencillo superar la crisis económica

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Băsescu (PPE), por escrito. – (RO) He votado a favor de este documento. Aunque, según los pronósticos las existencias globales de cereales, trigo y azúcar serán mayores que en 2007 y pese a que no parece que se vaya a repetir la situación que condujo a la crisis alimentaria de 2008, la respuesta de los mercados está siendo exagerada y está provocando una excesiva volatilidad, que encuentra su explicación en la actividad de los fondos de inversión de los especuladores. Además, hay sectores enteros del sector agrícola amenazados. Veo esta situación en mi propio país, Rumanía. De hecho, el aumento del 5 % en el tipo del IVA —que ha llegado al 24 %— se reflejó de inmediato en las subidas de precio. Parece difícil aceptar que un ganadero que se afana día sí y día también sea víctima de un juego del mercado que se da a decenas de miles de kilómetros en los ordenadores de empresas que no tienen nada que ver con la agricultura, pero que disponen del dinero suficiente para desestabilizar los mercados mundiales.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito.(FR) En nuestro informe sobre el reconocimiento de la agricultura como un sector estratégico en el contexto de la seguridad alimentaria, aprobado en diciembre, expusimos que el derecho a la seguridad alimentaria es un derecho humano fundamental y que la UE tiene el deber de alimentar a sus ciudadanos. En consonancia con nuestra posición, nuestro deber hoy consiste en denunciar la subida de los precios de los alimentos, que se ha disparado durante los últimos siete meses. Existen varias razones para esta subida, pero deberíamos centrarnos, ante todo, en la volatibilidad de los precios y en la especulación con los alimentos básicos, ya que desestabiliza nuestras economías y crea incertidumbre. Detener la especulación resulta indispensable, al igual que la lucha contra el cambio climático. De hecho, la seguridad alimentaria y las condiciones climáticas y medioambientales guardan una estrecha relación; hacen que la coordinación de políticas medioambientales y agrícolas resulte vital. Deberíamos prestar atención a los países en desarrollo y apoyarlos en su empeño por lograr la autosuficiencia de alimentos, a diferencia de todo lo que se ha hecho en los últimos años. El desafío es ingente: solo en Europa, casi 80 millones de personas siguen viviendo por debajo del umbral de la pobreza.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque es preciso tomar medidas específicas para garantizar la seguridad alimentaria a los ciudadanos de la UE y del mundo. Los precios de los alimentos han alcanzado sus valores máximos por séptimo mes consecutivo entre 2010 y 2011, llegando a los niveles más elevados desde que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación comenzó a medir los precios de los alimentos en 1990. La subida de los precios de los productos básicos se ha convertido en un factor desestabilizante en una serie de países en desarrollo. Además, las últimas revueltas y la inquietud en Argelia, Túnez y Egipto ha ejercido una influencia notable. Los alimentos deben encontrarse a disposición de los consumidores a precios razonables y al mismo tiempo debe asegurarse un nivel de vida justo para los agricultores. La Unión Europea, por consiguiente, ha de garantizar la seguridad alimentaria a sus ciudadanos. Hay que prestar atención al descenso de los ingresos agrícolas en la UE, causado por el aumento de los costes de producción y la volatilidad de los precios, que repercuten de una manera negativa sobre la capacidad de los agricultores para mantener la producción, y se debe destacar los costes que los agricultores europeos tienen que asumir para cumplir las normas más estrictas del mundo en materia de seguridad alimentaria, medioambiental, de bienestar de los animales y laboral. Se debe compensar a los agricultores por cubrir estos costes adicionales y por suministrar bienes públicos a la sociedad.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) Me abstengo de votar sobre el aumento de los precios de los alimentos. La propuesta de resolución contiene varios aspectos positivos, como la prioridad del sector agrícola en la política de desarrollo. No obstante, aspectos importantes que el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica incluyó en la propuesta de resolución inicial no se encuentran en la propuesta conjunta de resolución. Para ser exactos, no se establece ninguna relación entre la crisis alimentaria y las subidas de precio causadas por las políticas agrícolas y comerciales aplicadas y, por lo tanto, no se efectúa ninguna propuesta para cambiar ese marco. Asimismo, la propuesta de resolución exige que la Organización Mundial del Comercio y el G-20 resuelvan el problema alimentario, lo que no solo va en contra de las demandas de los agricultores; también sustituye al marco de las Naciones Unidas, promoviendo así las decisiones tomadas por las mismas personas que causaron y perpetuaron el problema con sus elecciones políticas. Además, la propuesta de resolución no hace referencia alguna al concepto básico de soberanía alimentaria, aun cuando este es una condición previa para la seguridad alimentaria. Por último, aborda el problema de especulación y del aumento de los precios de los alimentos de un modo muy poco adecuado, refiriéndose solo a la transparencia de los precios de los alimentos y sin mencionar la manera de poner fin a los mecanismos financieros que pueden usarse para crear especulación.

 
  
MPphoto
 
 

  Ole Christensen, Dan Jørgensen, Christel Schaldemose y Britta Thomsen (S&D), por escrito. (DA) Hemos votado a favor de la propuesta de resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos. Admitimos que tenemos importantes problemas en el sector alimentario y creemos que podemos conseguir buenos resultados en este sentido interviniendo en la especulación de los productos alimenticios. Por este motivo hemos votado a favor de esta resolución. Sin embargo, no respaldamos un aumento del presupuesto de la UE para la ayuda agrícola, ni apoyamos una extensión de los instrumentos de gestión del mercado. Asimismo, no estamos a favor de un mayor uso de organismos genéticamente modificados en la producción alimentaria.

 
  
MPphoto
 
 

  George Sabin Cutaş (S&D), por escrito. (RO) Los precios globales los alimentos han alcanzado niveles espectaculares últimamente. De hecho, en diciembre sobrepasaron los precios registrados en el momento álgido de la crisis económica. Las Naciones Unidas declararon hace poco que consideraban improbable que la excesiva demanda en relación con el suministro fuera la causa de estas fluctuaciones de precio. A mediados de los años noventa se creó un mercado especulativo centrado en los productos alimentarios y este mercado ha crecido durante la crisis financiera. Los especuladores se están aprovechando en la actualidad de la falta de regulación de los mercados, ganando millones por sus actividades. Este tipo de comportamiento especulativo afecta de manera directa al nivel de vida de los ciudadanos y puede contribuir a la inestabilidad política. Por ello, creo que la Unión Europea ha de combatir la especulación con los precios de los alimentos a través de regulación y transparencia. Por este motivo he votado a favor de la propuesta de resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D), por escrito. – (RO) La crisis económica mundial y el aumento de los precios de los alimentos y el combustible han provocado la pobreza y el hambre de millones de ciudadanos, pero, sobre todo, de las personas pobres que viven en los países en vías de desarrollo, que son las más vulnerables a los efectos adversos de la volatilidad de los precios y la crisis alimentaria. La Unión Europea como conjunto es y sigue siendo el principal productor de alimentos. Por esta razón, se deben desarrollar habilidades comunes para llevar a cabo investigaciones y ofrecer formación sobre métodos agrícolas sostenibles y nuevas tecnologías a fin de aliviar el colapso de los sistemas agrícolas y prevenir esta crisis por ahora. Creo que la Unión Europea y los Estados miembros tienen el deber de adoptar una estrategia comercial conjunta que proporcione protección suficiente a los mercados alimentarios y de decidir juntos sobre sus propias políticas agrícolas y de producción de alimentos.

 
  
MPphoto
 
 

  Göran Färm, Anna Hedh, Olle Ludvigsson, Marita Ulvskog y Åsa Westlund (S&D), por escrito. (SV) Nosotros, los socialdemócratas suecos, hemos votado en contra de la propuesta de resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos. Celebro el debate sobre los precios de los alimentos y las fluctuaciones de precios, en especial en lo referente a la especulación con los alimentos básicos y a la falta de competencia en ciertos sectores de la cadena alimentaria, pero, a pesar de todo, no creemos que esta resolución procure una descripción adecuada del problema. Las acusaciones de amenazas directas para el abastecimiento de alimentos en Europa son muy exageradas. También nos oponemos a que la inquietud por el aumento de los precios de los alimentos se aproveche para justificar una política agrícola europea basada en extensos subsidios directos y en la regulación del mercado. El enfoque monótono de la resolución sobre el sector agrícola supone que se ignore la relevancia de otros factores sociales en cuanto a la habilidad para afrontar las considerables subidas de precios; nos referimos sobre todo a la falta de instituciones democráticas en muchos países y a desigualdad de los ingresos y a sistemas de bienestar débiles.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió en enero de un posible aumento del precio de los productos alimentarios en 2011, después de que hubieran alcanzado máximos históricos y tras la subida durante la crisis alimentaria de 2008. El índice de precios de 55 alimentos básicos ha aumentado por sexto mes consecutivo hasta los 214,7 puntos superando así el anterior máximo histórico de 213,5 puntos que se alcanzó en junio de 2008. En este momento, los precios de los alimentos han subido por séptimo mes consecutivo entre 2010 y 2011 a los niveles más altos desde que la FAO comenzara a analizar los precios de los alimentos en 1990.

Como ya sostuve en el pasado, creo que se deben tomar medidas concretas en el contexto de la política agrícola común para aumentar la producción, abastecer mejor a los mercados y asegurar una mayor estabilidad de los precios, así como garantizar que la producción satisfaga las necesidades de los consumidores europeos. Como vengo sosteniendo, la agricultura debe verse como un sector estratégico crucial para garantizar la seguridad alimentaria de la población, en especial en una época de crisis como la que estamos atravesando

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El derecho a la alimentación es un derecho fundamental que se consigue cuando todas las personas tienen acceso físico y económico permanente a una cantidad suficiente de alimentos seguros y nutritivos para satisfacer su necesidad de llevar una vida activa y sana.

Me parece inadmisible que se padezca hambre en la Unión Europea y en el mundo. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que el número de personas subalimentadas en el mundo era de 925 millones en 2010. El alza de los precios combinada con las impredecibles faltas de suministro puede empeorar esta situación.

En consecuencia, abogo por un sector agrícola fuerte y sostenible en la UE y un entorno rural próspero y sostenible. La política agrícola común debería garantizar este objetivo. Quiero también llamar la atención sobre el descenso de los ingresos agrícolas de la UE, causado por el aumento de los costes de producción y por la volatilidad de los precios, que perjudican la capacidad de los agricultores de mantener la producción. Además, los agricultores europeos han de cumplir las normas más exigentes del mundo en materia de seguridad alimentaria, medioambiente, bienestar de los animales y trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) La propuesta de resolución incluye distintos aspectos significativos, como la necesidad de dar prioridad a la agricultura en la ayuda al desarrollo y de reconocer la desinversión que ha tenido lugar en este sector, la necesidad de existencias estratégicas y de intervención y la necesidad de que los instrumentos de intervención del mercado se conviertan en un aspecto clave de la futura política agrícola común, a pesar de que estos instrumentos no se especifiquen más tarde y de que es cierto que muchas personas solo respaldan los «mecanismos de emergencia», como se suelen llamar, compatibles con la liberalización del mercado que se ha perseguido. No obstante, la resolución pasa por alto algunos puntos cruciales e incluye otros negativos o incluso inaceptables.

No menciona que la crisis alimentaria es el resultado de políticas agrícolas y comerciales actuales —como la política agrícola común y el libre comercio— y no realiza una crítica justa y necesaria de estas políticas ni reclama el cambio necesario. Acepta la integración de la agricultura en la Organización Mundial del Comercio, aunque sí propone medidas para mitigar esa inclusión. Por nuestra parte, mantenemos que la agricultura debería permanecer fuera de la OMC. El concepto básico de soberanía alimentaria, que no se puede desvincular de la seguridad alimentaria, no se aborda. El problema de la especulación sí se aborda, pero de manera insuficiente. Las medidas sugeridas no van mucho más allá de las exigencias de una «mayor transparencia» en el mercado y eso no basta.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabetta Gardini (PPE), por escrito. (IT) El cambio climático y la especulación con los mercados de productos básicos se encuentran entre los factores principales que amenazan la seguridad alimentaria tanto en la Unión Europea como fuera de ella. Con esta convicción, apoyo la propuesta de resolución que solicita medidas urgentes para combatir la manipulación de los precios de los productos alimentarios básicos y para asegurar que se mantenga la producción agrícola en la UE. Sin lugar a dudas, las sequías, las inundaciones, los incendios y las tormentas —fenómenos que se dan con más frecuencia en la actualidad que en el pasado— están reduciendo la capacidad de producción agrícola en todo el mundo. La buena gestión del suelo y del agua resulta, por lo tanto, esencial para prevenir la pérdida de superficie de explotación. También es necesario frenar la especulación abusiva que sobrecarga los mercados de productos alimentarios, las materias primas agrícolas y la energía. La seguridad alimentaria depende de que dispongamos de una política firme que garantice un futuro para nuestros jóvenes agricultores y aliente la introducción de prácticas más eficaces y sostenibles en los países menos desarrollados.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Goebbels (S&D), por escrito.(FR) El aumento de los precios de los alimentos es intolerable. Las malas cosechas en Rusia y Ucrania no alcanzan a explicar un aumento del 91 % del precio del trigo, ni mucho menos del 57 % en el del maíz, del 33 % en el de la soja y del 32 % en el del azúcar. Es obvio que el alocado mundo de las finanzas está especulando con los mercados de alimentos, sin ninguna intención de tocar los productos mismos, que se venden y compran constantemente. El acceso a estos mercados debería reservarse a los compradores profesionales. No obstante, el mayor problema sigue siendo la necesidad de aumentar la productividad agrícola en todo el mundo. A fin de alimentar mejor a 9 000 millones de personas, la producción agrícola ha de incrementarse de un 60 a un 70 %. Solo el acceso a una agricultura más eficiente nos permitirá derrotar al hambre. Nuevas semillas, así como aportaciones y técnicas de ahorro de agua serán capaces de conseguir la producción necesaria. El número de agricultores que cosechan organismos genéticamente modificados (OGM) está aumentando cada año: son más de 14 millones y trabajan más del 10 % de la superficie de cultivo del mundo. Solo Europa declara que no quiere OGM, aunque el ganado europeo ya se esté alimentando con piensos que, en dos terceras partes, provienen de cultivos genéticamente modificados de América.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylvie Guillaume (S&D), por escrito.(FR) En una época en la que la seguridad alimentaria debe declararse un derecho humano fundamental, los precios de los alimentos en el mundo alcanzaron su nivel más alto a principios de 2011, lo que afecta tanto a productores y consumidores de la UE como a toda la población mundial. Esta tendencia, exacerbada por la volatibilidad los precios que han causado los especuladores, me parece del todo intolerable, ya que sabemos que más de 1 000 millones de personas viven en la pobreza y pasan hambre en todo el mundo. Por eso he votado a favor de esta propuesta de resolución, que recomienda la introducción de una regulación mundial que impida que la especulación viole el derecho a la alimentación; que reafirme el compromiso de la Unión Europea de convertirse en uno de los actores principales en el campo de los alimentos y la agricultura a escala mundial; que tome en consideración el cambio climático; y que anime a los Estados miembros a aumentar la parte de ayuda oficial que dedican a la agricultura.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. – (DE) Acojo con agrado la propuesta de resolución presentada por Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos) sobre el actual problema del aumento de los precios de los alimentos. Se llama a la Unión Europea a agilizar el progreso de la lucha global contra la pobreza y el hambre. En países en vías de desarrollo se trata de los elementos básicos para vivir. No obstante, los elevados precios plantean también un problema en la UE. Esta situación se ha producido como resultado de la escasez de productos básicos, de los altos precios del combustible, la dependencia de las cosechas y las exportaciones, la situación del mercado mundial y del enriquecimiento ilícito. El único medio de garantizar el futuro abastecimiento de alimentos en Europa es la política agrícola común. Los propios agricultores dependen asimismo de los precios razonables; hacen frente a elevados costes de producción. Los altos precios que pagan los consumidores no se reflejan en los ingresos agrícolas. El Parlamento exige a la Comisión que tome medidas urgentes y que estas se creen en todos los ámbitos de la política.

 
  
MPphoto
 
 

  Astrid Lulling (PPE), por escrito.(FR) La subida actual de los precios de los alimentos y, sobre todo, de los alimentos básicos como cereales y semillas oleaginosas se debe, ante todo, a las catástrofes naturales que han sacudido Rusia y Australia.

A pesar de que este aumento en los precios de los productos alimentarios básicos podría jugar a favor de los ingresos de los agricultores europeos, no debemos olvidar que el sector de la ganadería también sufre por la subida del precio del pienso.

Tenemos plena consciencia de la extrema dependencia de la Unión Europea del abastecimiento de productos básicos, lo que significa que la seguridad alimentaria en Europa queda aún lejos.

No tenemos que ir muy lejos —la prueba puede verse en los países del norte de África— para darnos cuenta de las peligrosas consecuencias que estas incertidumbres podrían acarrear.

Nuestro seguro de vida consiste en mantener una política agrícola común digna de su nombre, con el objeto de asegurar ingresos justos para nuestros agricultores, así como agricultura productiva en todas las regiones de Europa.

Esta es la razón por la que he tomado parte activa de esta resolución y he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. He votado a favor de esta resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos. De acuerdo con la resolución, los precios de los alimentos han alcanzado a niveles máximos desde que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) empezara a registrarlos en 1990. El disgusto por los precios al alza de los alimentos ha provocado un gran desasosiego en varios países. Una causa crucial fue la especulación por parte de comerciantes y corredores de bolsa que no sentían interés comercial por estos mercados. Deben tomarse medidas para combatir los excesos de la especulación con los mercados de productos básicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Voto a favor de esta propuesta de resolución porque estoy de acuerdo con todos los principios explicados en ella. Soy partidario de la producción alimentos saludables en cantidades suficientes para contribuir con eficacia a la exigencia mundial de alimentos. Es fundamental asegurar los ingresos de los agricultores y crear mecanismos para evitar una enorme volatibilidad de los precios y los mercados. A fin de asegurar que contaremos con suficientes alimentos para alimentar a toda la población mundial, es necesario apoyar a los agricultores de los países en vías de desarrollo. Tenemos que asegurarnos de hacer todo lo posible por combatir el cambio climático a escala mundial para que no disminuyan los recursos naturales ni los ingresos procedentes de la agricultura. Es esencial que se refuerce el posicionamiento de los agricultores en la cadena de abastecimiento de alimentos. Para que el sector productivo prospere hay que evaluar sin falta el aumento de precios relacionados con otros costes externos y con la especulación con los productos agrícolas básicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Alajos Mészáros (PPE), por escrito. (HU) La seguridad alimentaria resulta básica para Europa y precisamente por esta razón exige una política agrícola común siempre firme. Como objetivo esto es inalcanzable si no encontramos una solución para los dos problemas más importantes en este momento: la volatilidad de los mercados los precios y la disminución de las reservas de alimentos. La creciente especulación relacionada con los productos agrícolas y alimentarios básicos se da en el contexto del aumento actual de los precios de los alimentos. Los fondos de inversión están inyectando ingentes cantidades de dinero a la especulación con los precios de los alimentos y fuerzan así a los consumidores a pagar precios que exceden con mucho los costes de producción. Los aumentos de precio exacerban el problema de la accesibilidad, en especial para personas sin ingresos o con pocos ingresos. El gasto en alimentos constituye uno de los componentes principales de los presupuestos familiares: representa del 60 al 80 % en los países en vías de desarrollo y del 20 al 30 % en los Estados miembros menos desarrollados. Los instrumentos financieros deben estar al servicio de la economía y deben ayudar a que la producción agrícola se sobreponga a graves crisis y fenómenos climáticos y, por esta razón, no se puede permitir que la especulación ponga en riesgo la producción agrícola. Condeno la especulación con los productos agrícolas básicos y las materias primas, ya que contribuye a una mayor volatibilidad de los precios y al recrudecimiento de la crisis alimentaria mundial. Por esta misma razón, estoy de acuerdo en que no es posible tomar medidas efectivas contra las grandes fluctuaciones de precios sin reservas estratégicas y debe reforzarse el papel de los instrumentos de intervención del mercado en la futura PAC.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. (ES) He votado a favor puesto que apoyo las medidas que recoge para luchar contra los obstáculos que dificultan la seguridad alimentaria mundial: especulación comercial, concentración en la cadena de distribución de alimentos, volatilidad de precios, bajos niveles de renta de los agricultores o cambio climático. Considero positiva la llamada a una acción inmediata y continua para garantizar la seguridad alimentaria en el mundo y aplaudo que reafirme el derecho a los alimentos como derecho humano. Apoyo el llamamiento para que la UE incremente sus ayudas al desarrollo rural, invirtiendo en programas de protección social y en la agricultura a pequeña escala, y emprenda medidas efectivas para luchar contra el cambio climático. Celebro que pida a la Comisión que incluya el respeto a normas equivalentes a las comunitarias en los ámbitos de medio ambiente, bienestar animal y seguridad y calidad de los alimentos en las negociaciones comerciales con los socios de la UE. También apoyo el llamamiento a que la CE respete y fomente, en el ámbito de los acuerdos de comercio, la garantía de un futuro sostenible para los agricultores y no se ponga en riesgo la producción agrícola europea, la agricultura campesina y el acceso mundial a los alimentos.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel (ALDE), por escrito.(FR) Los precios de los alimentos han aumentado hasta alcanzar máximos históricos. Esta subida está ocasionando inseguridad alimentaria para millones de personas, desestabilizando la economía mundial y causando revueltas y desasosiego. La comunidad internacional se comprometió, además, a reducir a la mitad el hambre en el mundo para 2015 como parte de los objetivos de desarrollo del milenio. Garantizar alimentos adecuados y regulares para todas las personas no es solo un requisito moral, también es la aplicación de un derecho humano fundamental. Este derecho inalienable y universal se confirmó durante la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE que se celebró en Kinshasa en diciembre. Aunque la Comisión tiene que cumplir sus compromisos con los países en vías de desarrollo y los países menos desarrollados, también ha de promover una política agrícola común fuerte y sostenible que refleje las necesidades de los agricultores europeos. Comparto a las preocupaciones de estos últimos, porque debido a la disminución de sus ingresos —como resultado del aumento de los costes de producción y de la volatilidad los precios— no se han beneficiado de esta subida de los precios de los alimentos. Se deben tomar medidas efectivas y coordinadas para resolver estos problemas. No deben tolerarse la opulencia ni el derroche cuando la tragedia del hambre está cobrando dimensiones aún mayores.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. (LV) Estoy de acuerdo con la propuesta de resolución, pero no dice nada sobre lo que va a suceder ahora. No basta con precisar que los alimentos son caros. Es esencial que desarrollemos rápido un sistema de gestión para el control y la optimización de los precios de los alimentos. Me parece crucial que desarrollemos un mecanismo contra el monopolio y la especulación que se encargue de regular y de eliminar los abusos. Un mecanismo de este tipo tendría que establecer una agencia general europea de control y supervisión de precios y servicios. También debería predecir la productividad y eficiencia en las esferas de la producción. De este modo, contaríamos con la posibilidad de evitar la sobreproducción y la escasez, y de reducir al mínimo las pérdidas. Considero indispensable un ejercicio de análisis; nos permitiría definir los costes reales y evitar la desestabilización.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) El efecto combinado de los hinchados precios de los productos básicos, las restricciones a la exportación, las malas cosechas como resultado de las condiciones meteorológicas, los elevados costes de transporte, la especulación agrícola y una creciente demanda está incrementando los precios. La UE debería prestar atención a su propio comportamiento. Si resulta más lucrativo explotar la superficie agraria para producir biocombustibles que para producir comida, no nos sorprende que exista competencia por las tierras, con todas las consecuencias negativas que esta conlleva. He tomado en cuenta estas consideraciones a la hora de votar.

 
  
MPphoto
 
 

  Mariya Nedelcheva (PPE), por escrito. – (BG) He firmado y votado con gusto a favor de la propuesta de resolución sobre el aumento en los precios de los alimentos, ya que se precisan medidas especiales para asegurar la estabilidad de los precios de alimentos.

Mis colegas y yo ansiamos una solución a los problemas en los que radica el aumento de los precios de los alimentos: el abuso de la posición dominante por parte de los compradores, las prácticas injustas al negociar los precios, la falta de información sobre el establecimiento de precios, la distribución de los beneficios en la cadena alimentaria y la especulación con los mercados de productos básicos. Deseamos que la reforma de la política agrícola común procure un primer pilar estable para mantener los ingresos de los agricultores y para acometer medidas que respalden el mercado.

A fin de reducir la especulación en los mercados de productos básicos, el Parlamento Europeo quiere que la Comisión garantice una mayor transparencia intercambiando información adecuada y oportuna sobre los avances en el mercado.

Además, con esta resolución aspiramos a mejorar la posición de los productores agrícolas en la cadena alimentaria, para que les corresponda una parte mayor de los beneficios de la industria de la alimentación. También acojo con agrado el llamamiento al G-20 para que entre en acción de manera inmediata y coordine así los mecanismos para evitar la subida de precios y para preparar la regulación para abordar crisis que afecten a los alimentos y a la agricultura.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) La propuesta de resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos se ha sometido hoy a votación. La rápida subida de los precios de los alimentos está socavando la seguridad alimentaria de millones de personas de países desarrollados y en vías de desarrollo.

En cuanto al hecho de que los efectos de la subida de los precios de los alimentos los hayan notado en su mayoría grupos que se encuentran en una situación social difícil, Europa, junto con otros países e instituciones nacionales, debe actuar sin demora. Es preciso poner en práctica regulación y supervisión a escala nacional e internacional a fin de solucionar el problema de la especulación en los mercados agrícolas (que aborde los instrumentos derivados de alimentos básicos restringidos en la medida de lo posible a los inversores con una relación directa con la producción agraria).

La política agrícola común debe dotarse de instrumentos apropiados de intervención en el mercado, porque creo que una política agrícola común fuerte es la única garantía para solucionar el problema de la seguridad alimentaria. Es fundamental que se establezcan medidas de gestión y prevención de riesgos adecuadas a fin de limitar las consecuencias de desastres naturales para la producción agrícola. También se debe prestar atención al respaldo de la producción agrícola para los consumidores regionales y locales.

La falta de coordinación para combatir fluctuaciones de precio considerables puede contribuir a acrecentar la desproporción de la distribución de alimentos entre los países ricos y los pobres, y, a largo plazo, puede exponernos a una crisis alimentaria. Las preguntas relacionadas con la necesidad de suministrar alimento a una población en continuo crecimiento siguen sin respuesta

 
  
MPphoto
 
 

  Rolandas Paksas (EFD), por escrito. – (LT) He votado a favor de esta propuesta de resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos en Europa. El derecho a la alimentación constituye un derecho humano básico y fundamental y, por lo tanto, debemos hacer todo lo posible por asegurar que los precios de los alimentos se regulen y sean accesibles a todos, así como prestar una especial atención al acceso a los alimentos en los países en desarrollo. Estoy de acuerdo con la propuesta de que la Comisión adopte una nueva estrategia de comercio y desarrollo que confiera a los países en desarrollo una mayor independencia para encontrar la solución al aumento de los precios de los alimentos. Se llama la atención sobre el hecho de que hemos de crear un entorno empresarial y de respaldo favorable a los agricultores, en particular a los pequeños agricultores, de que han de reducirse los tipos impositivos de exportación y de que debemos restringir las actividades agrícolas industriales que puedan afectar a las capacidades de producción de alimentos. Debemos poner todo nuestro empeño en asegurar un mayor apoyo al desarrollo del sector agrario, respaldando el desarrollo rural, introduciendo métodos de producción innovadores y suministrando ayuda humanitaria efectiva. Solo implantando medidas destinadas a prevenir la concentración en la cadena de abastecimiento de alimentos y la especulación con productos agrícolas básicos, y a reducir los costos de producción, podremos limitar la subida de los precios de los alimentos. Dada la necesidad de seguridad alimentaria y energética, debemos desarrollar fuentes de energía alternativas y minimizar el derroche de alimentos tanto en la UE como a escala nacional. Para que las medidas dirigidas a combatir el aumento de los precios de los alimentos estipuladas en la resolución funcionen bien, hemos de establecer una agencia de regulación independiente y asegurar que los sistemas de seguridad alimentaria funcionen de manera adecuada y eficaz a escala regional y local.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) La escalada de los precios de los alimentos básicos también está ocasionando dificultades a la Unión Europea. Han sufrido un aumento constante durante los últimos meses y han alcanzado los niveles más altos de la historia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Se debe a un extenso abanico de factores, entre los que se incluyen la falta de un acuerdo comercial internacional, el aumento de los precios de ciertas materias primas y la mayor demanda de productos alimenticios, pero también se debe a la especulación y a los «juegos financieros» que se juegan en otros mercados pero que repercuten en el mercado mundial. A ello se le suma la oposición entre las economías desarrolladas y en desarrollo, en las que las últimas —que han recibido un duro golpe, aunque sea indirecto, por la crisis— emplean productos alimenticios como la única arma a su disposición. Esta situación trae consecuencias para el mercado global, pero también para los pequeños productores y para los consumidores, que hacen frente a subidas de precio de productos básicos, en ocasiones significativas. Por lo tanto, la seguridad alimentaria me parece una prioridad que debe defenderse y perseguirse, y es necesario y justo buscar una solución global lo más aceptable posible a su inestabilidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Papanikolaou (PPE), por escrito. (EL) He votado a favor de la propuesta de resolución conjunta sobre los precios de los alimentos. Como potencia mundial en la producción agrícola, la UE debe tener en cuenta los desafíos que van aflorando —como las condiciones meteorológicas extremas, la disponibilidad limitada de los recursos naturales, la dependencia de las importaciones de alimentos y la mayor especulación con los productos básicos— y adaptarse a ellos. Por otra parte, la crisis alimentaria también afecta a Europa. Setenta y nueve millones de europeos, el 16 % de la población de la UE, reciben subvenciones para alimentos y la inflación de los precios de los artículos de primera necesidad está aumentando de forma constante; esto, junto con la recesión, se nota mucho en Grecia. Es evidente que Europa tiene que producir más hoy haciendo uso de menos recursos de manera más eficiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de la propuesta de resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos porque según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) el coste de la cesta de la compra, que incluye 55 productos de primera necesidad, ha aumentado un 34 % en seis meses. En Portugal los agricultores viven una situación insostenible: el diesel agrícola se aproxima al precio récord de 2008 de un euro por litro, el precio de la electricidad ha subido casi un 4 % y está previsto el fin de la electricidad agrícola para este año, los precios de los piensos para animales, los fertilizantes y los pesticidas también se han disparado y las tasas de interés para los préstamos agrícolas se encuentran alrededor del 6 %. Por otro lado, considero intolerable, en un momento agravado por una crisis generalizada, que los consumidores paguen precios inflados sin que aumenten los ingresos de los agricultores. La Comisión Europea debe asumir sus responsabilidades y debe considerar toda la cadena cuando estudie estos graves problemas del sector de la agricultura y no, como hizo con el paquete de la leche, debe dejar al margen a uno de los actores principales: los grandes distribuidores.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito.(FR) He votado a favor de la propuesta de resolución sobre el aumento de los precios de los alimentos porque nadie puede estar contento con la situación que ha prevalecido durante meses y que está afectando, sobre todo, a los pequeños agricultores y a los consumidores. Los precios de los cereales han sobrepasado incluso los máximos de 2008, cuando los precios en alza de los alimentos ya provocaron desasosiego en Haití y Egipto. Aunque las respuestas deben, ante todo y en primer lugar, ser de aplicación mundial y estar coordinadas con la FAO, deben extenderse a Europa, donde ha de alcanzarse el objetivo de la estabilidad de los precios. Por esta razón, me alegra la adopción de propuestas, como la de la reducción del despilfarro de alimentos, con sentido común y me complace la solicitud a la Comisión de que limite el trato con los derivados de alimentos básicos a los inversores con una relación directa con los mercados agrícolas. Estas son todas las medidas necesarias para una agricultura europea fuerte e insostenible. El Comisario Cioloş hizo bien ayer en recordarnos que Europa no está ahí para subvencionar los biocombustibles, sino para fomentar el uso de tierra de cultivo para la producción de alimentos; tan sencillo como eso.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito.(FR) En vísperas de la reunión de los ministros de finanzas del G-20, Europa llega una vez más poco preparada a la mesa de negociaciones. Desde enero 2011, el Gobierno norteamericano ha estado exigiendo el control y la transparencia de las posiciones adoptadas por los fondos financieros en cuanto a cuestiones agrarias. La Comisión debe hacer propuestas conformes rápidamente. Este avance constituye un primer paso para negar a los especuladores lo que ansían. El impacto para los ganaderos europeos es tan drástico como inmediato: ya no pueden alimentar a sus animales.

Cientos de explotaciones están quebrando. Hace cinco años, el trigo valía 100 euros por tonelada. Hoy la tonelada cuesta casi 300 euros. La Comisión está exigiendo a los agricultores que se adapten a las señales del mercado. Sería bueno que siguieran hoy su propio consejo. Con esta crisis, la Unión Europea no puede esperar hasta 2014 para encontrar soluciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de esta propuesta de resolución porque se muestra muy crítica con el aumento del índice de precios de los alimentos básicos, que en los últimos meses ha alcanzado su nivel máximo en veinte años. Esto ha originado crisis sociales, como las revueltas que están agitando todo el Magreb desde diciembre. La subida del precio de los alimentos empobrece las condiciones de vida de la mayoría los trabajadores, que por norma gastan el 50 % de los ingresos familiares en productos alimentarios. Solo en la Unión Europea, alrededor de 80 millones de personas siguen viviendo por debajo del umbral de pobreza y muchas de ellas reciben asistencia a través de programas de ayuda alimentaria. Las malas cosechas en los Estados Unidos, los desastres naturales en Rusia y en Brasil, la escalada de los precios de la energía y el crudo y el envejecimiento de los operadores del sector agrario se encuentran entre los problemas que tienen que abordarse sin más dilación. Ahora es más importante que nunca que condenemos la especulación y que analicemos la idea de un sistema europeo de reservas alimentarias a fin de resistir crisis como la que estamos atravesando. El objetivo consiste en buscar estrategias compartidas y colectivas destinadas a responder con rapidez a la mayor demanda de productos alimenticios, además de a través de políticas de incentivos específicas para atraer a los jóvenes al mundo agrario.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Simpson (S&D), por escrito. El EPLP apoya la resolución redactada en respuesta al pronunciado encarecimiento de los precios y a sus consecuencias para la seguridad alimentaria mundial. Los últimos aumentos de precio sacan a relucir muchos de los aspectos que han inquietado al EPLP durante mucho tiempo relacionados con las alteraciones de la cadena de abastecimiento de alimentos, el papel que puede desempeñar la especulación en el agravamiento de la situación y la falta de inversión agrícola para construir capacidades de producción en muchos países en desarrollo.

El EPLP respalda la necesidad de una respuesta global al desafío de la seguridad alimentaria, pero también recalca la función que una política agraria común sometida a una ambiciosa reforma puede desempeñar para ayudar a abordar este desafío. Una PAC reformada debe concordar con los objetivos de seguridad alimentaria mundial y de la política de desarrollo mediante la anulación, de una por todas, de las restituciones a la exportación, que socavan la capacidad de los países en desarrollo de crear su propia producción agrícola; mediante la limitación de los mecanismos de intervención en el mercado, que también tratan de distorsionar el mercado; y mediante el fomento de la producción agrícola sostenible para ayudar al sector agrícola a mitigar el cambio climático y a adaptarse a él, protegiendo así los recursos naturales y la capacidad de producción de alimentos de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. – (NL) La política de seguridad alimentaria es ante todo una política de defensa. Cualquier país que no pueda proporcionar alimentos seguros y asequibles a sus ciudadanos ni asegurar un nivel de vida razonable para los agricultores se encamina hacia la inestabilidad y el descontrol. El derecho a la alimentación constituye un derecho humano básico y fundamental. El texto que tenemos ante nosotros hace hincapié, con razón, en la necesidad de un enfoque multidimensional. Los pasos necesarios para asegurar la seguridad alimentaria tienen mucho en común con los pasos necesarios para una lucha más eficiente contra el cambio climático, una ayuda al desarrollo mejorada, el desarrollo de otras estructuras comerciales, la mayor transparencia en los mercados de productos básicos y las medidas contra especulación. Me hubiera gustado que el texto hubiese sido aun más puntilloso, que hubiese ejercido presión para el establecimiento de una agencia mundial independiente que regule en rigor la especulación con alimentos básicos.

El Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea desearía también proponer acciones necesarias para reducir el despilfarro de alimentos: del 20 al 30 % de los cultivos se pierden ya en la siembra o la cosecha. En los países en desarrollo la mitad de la cosecha se pudre porque no se almacena o transporta. Mientras, los consumidores y distribuidores de los países desarrollados tiran el 40 % de sus productos alimentarios intactos a la basura. ¡Es intolerable y poco ético! Por último, creo que los alimentos no forman parte del foro de la OMC. Los alimentos nunca pueden considerarse un producto básico ordinario. Nunca.

 
  
MPphoto
 
 

  Marc Tarabella (S&D), por escrito.(FR) Me alegro de la aprobación de esta propuesta conjunta de resolución, que resalta los factores principales que contribuyen a los actuales precios en alza de los alimentos. Son los siguientes: la subida del precio del petróleo; la creciente producción de combustibles, que está devorando enormes franjas de tierra cultivable; la frecuencia cada vez mayor de fenómenos naturales; y la especulación en los mercados. La finalidad ya no consiste en abastecer de productos alimentarios al mejor precio, sino en conseguir el máximo beneficio posible de ellos. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, los precios de los alimentos tocaron techo en enero y se estima que, cuando los precios de los alimentos aumentan un 1 %, se pone en riesgo la nutrición de otros 16 millones de personas. La escalada de precios, por lo tanto, se convierte en un enorme desafío para los países en desarrollo, que ya han dedicado casi tres cuartos de sus ingresos a comprar productos alimenticios básicos. En consecuencia, tememos una situación social y política aun más espantosa que la de los motines provocados por el hambre de 2008. Europa tiene que desempeñar una función vital en la garantía de la seguridad alimentaria mundial. Esperemos que los ministros del G-20, que se reunirán en París en junio, encuentren soluciones para combatir la volatilidad de los precios de los alimentos.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) El derecho a la alimentación, reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el artículo 39 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, se ha visto muy afectado por la actual crisis económica y financiera. El crecimiento de la población previsto, en particular de las economías emergentes, y el creciente aumento de la pobreza y el hambre en todo el mundo demuestran que se necesitará al menos un aumento de la producción alimentaria de un 70 % para satisfacer las necesidades de la población. Al mismo tiempo, a este panorama se le suman la especulación financiera con los alimentos básicos que conduce a la volatilidad de los precios de los alimentos básicos, los acontecimientos climáticos extremos y el aumento constante de la producción de bioetanol, en detrimento de la de alimentos. Creo que deben tomarse medidas urgentes para combatir la desestabilización de los mercados agrícolas y, de esta forma, apoyar a los agricultores e impulsar la innovación en el sector, reforzando el papel de la PAC como objetivo clave de la UE. Este tema transversal debe discutirse de forma multilateral, ya que afecta a todas las personas del mundo y sus efectos multiplicadores son indiscutibles. Los tumultos que han tenido lugar en países en desarrollo son ejemplos de ello. El apoyo a los países en riesgo debe reforzarse para prevenir futuras crisis alimentarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Vaughan (S&D), por escrito. He respaldado la resolución redactada en respuesta al aumento de los precios de los alimentos, que está repercutiendo en la seguridad alimentaria mundial. Las subidas de precios más recientes destacan muchas de las inquietudes relacionadas con las distorsiones en la cadena de abastecimiento de alimentos, con el papel que la especulación puede desempeñar en el agravamiento de la situación y con la falta de inversión agrícola necesaria para construir capacidades de producción en muchos países en desarrollo. Necesitamos una respuesta global al desafío de la seguridad alimentaria, pero también resaltar el papel que una PAC sometida una ambiciosa reforma puede desempeñar en la cancelación, de una por todas, de todas las restituciones a la exportación que socavan la capacidad de los países en desarrollo de acumular su producción agrícola. La promoción de una producción agrícola sostenible es necesaria a fin de ayudar al sector agrícola a mitigar el cambio climático y adaptarse a él, protegiendo así la base de recursos naturales y la capacidad de producción de alimentos de la UE.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad