Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2089(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0032/2011

Textos presentados :

A7-0032/2011

Debates :

PV 07/03/2011 - 24
CRE 07/03/2011 - 24

Votaciones :

PV 08/03/2011 - 9.7
CRE 08/03/2011 - 9.7
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0081

Debates
Lunes 7 de marzo de 2011 - Estrasburgo Edición DO

24. Reducción de las desigualdades en salud (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  El Presidente. − El siguiente punto es el informe de Edite Estrela, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, sobre la reducción de las desigualdades en salud en la UE (2010/2089(INI)) (A7-0032/2011).

 
  
MPphoto
 

  Edite Estrela, ponente.(PT) Señor Presidente, en primer lugar, quisiera dar las gracias a los ponentes alternativos por su cooperación y por el trabajo que hemos hecho juntos, así como mostrar mi agradecimiento a los ponentes de los dictámenes de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, y de la Comisión sobre los Derechos de las Mujeres e Igualdad de Género. Todas las aportaciones han sido muy útiles.

Las desigualdades en salud varían de país a país y de región a región. Están vinculadas a las condiciones económicas y sociales y pueden verse exacerbadas por razón de sexo o cultura. En otras palabras, las desigualdades en salud no solo están relacionadas con el acceso a la salud, sino también con factores tan diversos como las condiciones de vida, la vivienda, la educación, la profesión, la renta y el estilo de vida. Aunque ha habido algunos avances, aún persisten grandes desigualdades dentro de los 27 Estados miembros. Por ejemplo, según datos de Eurostat, la esperanza de vida al nacer para los hombres varió en 14,2 años entre los Estados miembros en 2007, mientras que entre las mujeres fue de 8,3 años. La salud y la esperanza de vida siguen vinculados a las condiciones sociales y la pobreza, y cuando la pobreza se combina con otras formas de vulnerabilidad, tales como la infancia o la vejez, la discapacidad o la pertenencia a minorías, los riesgos de experimentar desigualdades en salud aumentan aún más.

Las desigualdades en salud pueden comenzar durante la niñez, continuar hasta la vejez y transmitirse entre generaciones, de ahí la importancia de este asunto y la necesidad urgente de encontrar una solución. La situación actual de crisis global tiende a empeorar la situación. Como es obvio, la crisis está teniendo un grave impacto en el sector de la salud en una serie de Estados miembros, en términos de oferta y demanda. Por lo que respecta a la oferta, la crisis puede llevar a una reducción del nivel de financiación de la salud pública, al mismo tiempo que puede derivar en el aumento de la demanda de servicios de salud.

La crisis ha revelado que las ganancias de algunos no tienen límites y que esta falta de equidad ha contribuido a aumentar la brecha entre la minoría rica y la mayoría pobre. La crisis, por lo tanto, puede también ser una oportunidad para luchar contra las desigualdades a través de medidas audaces que promuevan la igualdad. Si no aprendemos la lección y si nos limitamos a cambiar algunas cosas para que todo siga igual, vamos a aumentar la desigualdad. Como hemos estado viendo, las sociedades desiguales son sociedades inestables.

Varios Estados miembros han incluido medidas para mitigar el impacto de la crisis económica en el sector de la salud dentro de sus paquetes de recuperación mediante la inversión en infraestructura de salud, la optimización de la financiación para el sector sanitario, y la reestructuración y la reorganización del sistema de salud. Es esencial que la reducción de las desigualdades se considere una prioridad en todos los niveles de la acción política. Por lo tanto, acojo con satisfacción las propuestas de la Comisión.

Sin embargo, me gustaría llamar la atención sobre algunas de las propuestas de mi informe, en concreto, las destinadas a intensificar la atención prestada a las necesidades de las personas en situación de pobreza, los grupos de inmigrantes en desventaja, incluidos los inmigrantes irregulares y las minorías étnicas, personas con discapacidad, personas de edad avanzada y niños pobres. Abogo por las medidas para mitigar el impacto de la crisis económica en el sector de la salud mediante la inversión en infraestructura. Considero que es esencial garantizar a los niños y las mujeres embarazadas buenas condiciones de salud. También creo que es conveniente que el Fondo de Cohesión y los Fondos Estructurales apoyen proyectos relacionados con los factores que contribuyen a la existencia de desigualdades en salud. En otras palabras: tenemos que construir un futuro mejor y más justo para las generaciones posteriores.

 
  
MPphoto
 

  Zuzana Roithová (PPE).(CS) Señor Presidente, en los últimos años, hemos participado activamente en el apoyo de medicamentos innovadores. Por lo tanto, doy la bienvenida a este informe, que se centra en los grupos vulnerables y su acceso a tratamiento y cuidado preventivo; considero que esto es de vital importancia. Por supuesto, muchos puntos del informe vulneran el principio de subsidiariedad de los Estados miembros. Yo rechazo la redacción del punto 25, por ejemplo, porque el aborto no debe utilizarse como método de control de la natalidad. Los puntos 26, 29 y 53 también son polémicos. También quiero señalar que las diferencias en la esperanza de vida media en los 27 Estados miembros se deben en parte a las diferentes normas de salud y de acceso a este servicio. También existen diferentes en el estándar de vida general de los ciudadanos o en el estilo de vida, así como en el nivel de desarrollo del país en el que viven, y esto tiene un mayor impacto en este sentido. Hay que rectificar estas diferencias con la ayuda de programas de desarrollo financiados por la UE.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D).(RO) Señor Presidente, la actual crisis económica y financiera ha afectado con dureza a los servicios de salud, por la que muchos Estados miembros están haciendo recortes en los presupuestos asignados a la salud pública. Algunos incluso han decidido cerrar los hospitales de las ciudades más pequeñas o llevar a cabo un pequeño número de operaciones quirúrgicas. En particular, los pacientes que viven en zonas rurales o localidades aisladas se ven obligados a viajar decenas de kilómetros para recibir servicios especializados de atención médica. Por lo tanto, hay desigualdades en salud no solo entre los Estados miembros, sino también entre las regiones de estos Estados.

La reducción de los presupuestos para los programas nacionales de salud pone en peligro el acceso a los tratamientos más nuevos y más eficaces. Además, la reducción de los subsidios para algunos tratamientos significa que los pacientes son incapaces de continuar con el tratamiento, lo que implica un precio mucho más alto y consecuencias para su salud. Las desigualdades en el sistema sanitario europeo también dan lugar a que el personal médico emigre a otros Estados miembros para ejercer su profesión. Esta es la razón por la que la Comisión...

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL).(PT) Señor Presidente, la situación actual, con políticas de austeridad que son, sobre todo, políticas antisociales, y recortes en la inversión en la atención pública en particular, está aumentando de forma evidente los problemas en el ámbito de la salud cuando, en aras de reducir el déficit presupuestario, se aumenta el coste del acceso a los servicios de salud pública, se aumenta el coste de los medicamentos, incluso para enfermedades crónicas, y a raíz de la reducción de los subsidios, se está eliminando el apoyo para el transporte de pacientes en zonas en las que no hay transporte público para recibir tratamiento y consultas. Las desigualdades en salud cada vez son más notables, y esto está ocurriendo en algunos países de la Unión Europea, especialmente, en mi país, Portugal. Los países que presentan una situación peor tienen cada vez más dificultades para acceder a la atención sanitaria, que es por lo que, señora Comisaria, Señorías, las palabras no son suficientes; de hecho, lo que necesitamos...

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Nicole Sinclaire (NI). – Señor Presidente, la salud debe ser la principal preocupación de todos los Estados miembros, pero, por supuesto, esta Cámara pretende hacer leyes para el conjunto de la Unión Europea. Sin embargo, no parece ser capaz de predicar con el ejemplo.

Puede que algunos de ustedes —y muchos de ustedes no— hayan visto el diario de Londres Sunday Times de ayer, que hablaba sobre los beneficios de la salud de los eurodiputados. Mi colega, la señora Figueiredo, ha hablado sobre los recortes presupuestarios y la forma en que se han provocado más desigualdades en la asistencia sanitaria. Sin embargo, la Unión Europea —y los eurodiputados— se aumentaron ellos mismos un 36 % en asistencia sanitaria el año pasado, pagando por cosas tales como tratamientos antiedad, balnearios, etc., pero en esta semana, cuando estamos hablando de la desigualdad de las mujeres, un dato destaca. En el Reino Unido, por ejemplo, el tratamiento de FIV se puede dar una sola vez a las mujeres —un ciclo— pero a las eurodiputadas y a sus familiares se les pueden aplicar cinco ciclos. Vamos, si queremos tener igualdad...

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Anna Záborská (PPE). (SK) Señor Presidente, todos los individuos son únicos, con sus propias capacidades, prioridades y formas de vida. A partir de esta desigualdad natural nace la motivación para vivir mejor —una motivación que es la fuerza motriz de la economía—.

El intento de eliminar la desigualdad en el campo de la salud, sin embargo, tiene más que ver con la humanidad que con la economía. Esto es así porque las personas son iguales en términos de enfermedad y sufrimiento. No debemos hacer negocio a costa del sufrimiento.

Es por eso por lo que los médicos hacen el juramento hipocrático, y no, por ejemplo, los empresarios. La idea de la nivelación de las desigualdades en el ámbito de la salud se basa en el valor de la vida humana. Sin embargo, un derecho absoluto al aborto, que el informe presentado también defiende, socava este valor.

La financiación obligatoria de los abortos con dinero público priva a la salud de su imperativo moral y degrada al nivel de un lujo que no se puede contener.

 
  
MPphoto
 

  Mario Pirillo (S&D).(IT) Señor Presidente, Señorías, aún hoy en día en la Unión Europea, las desigualdades en salud aún persisten en el acceso a los servicios, los factores de tratamiento y sociales, y esto requiere una respuesta integrada.

Las razones de estas diferencias son, en muchos casos, evitables e injustas, porque se deben a factores de discriminación, tales como la capacidad económica reducida de los individuos. Creo que la reducción de las desigualdades en salud debe ser una prioridad fundamental para Europa, con un enfoque basado en la salud en todas las políticas, mejorando la calidad de la atención para todos.

En los próximos meses, el Parlamento Europeo va a debatir acerca de la revisión de la Directiva sobre reconocimiento de cualificaciones profesionales. Es una buena oportunidad para lograr un mejor mecanismo capaz de hacer frente con eficacia a las emergencias, sin discriminación alguna.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE). – Señor Presidente, hay una serie de aspectos que me gustaría destacar en este ámbito.

A todo el mundo le gustaría actuar de la mejor manera para que eliminar las desigualdades en salud realmente suponga hacer que las personas estén más sanas. Me complace que, antes de Navidad, unos cuantos colegas y yo hayamos tenido éxito al plantear al Parlamento una declaración por escrito destinada a hacer que 100 millones de personas en la UE sean más activas para 2020, a través del deporte, entre otras cosas. Permanezco a la espera de las propuestas de la Comisión a este respecto.

En segundo lugar, me complace decir que se ha formado un nuevo gobierno en mi país —un Gobierno del PPE con socialistas—, cuyos objetivos principales es garantizar la salud universal. La idea es que el dinero siga al paciente, y que el paciente tenga acceso a la salud, independientemente de su estatus, riqueza o cualquier otra cosa, según sus necesidades. Creo que esta medida va a tener mucho éxito; se basa en el modelo neerlandés y estamos muy contentos con ella.

 
  
MPphoto
 

  Karin Kadenbach (S&D).(DE) Señor Presidente, señora Comisaria, el tema de hoy es «reducir las desigualdades en salud». Se trata de una tarea muy ambiciosa. En la situación actual, temo que a escala europea, estemos contribuyendo en todas las áreas a aumentar estas diferencias, estas desigualdades, aún más en los próximos años y décadas. No se trata solo de regresión real en la atención sanitaria, sino también del descenso del nivel social, la reducción del acceso a la educación y hacer que la educación sea más difícil. Después de todo, sabemos que donde nos encontramos con un menor nivel educativo y mayores dificultades sociales, hay mayor pobreza. También sabemos que la pobreza es motivo de enfermedad.

Hago un llamamiento a la Comisión para que quede claro —incluso cuando es necesario para consolidar el presupuesto europeo y los presupuestos nacionales— que nuestra falta de inversión en salud, en servicios sociales y en la educación hoy en día supondrá que el día de mañana tengamos que gastar ese dinero en el sistema de salud.

 
  
MPphoto
 

  Elena Oana Antonescu (PPE).(RO) Señor Presidente, las desigualdades en salud constituyen un desafío para el compromiso de la Unión Europea, la solidaridad, la cohesión económica y social, los derechos humanos y la igualdad de oportunidades. Por ello, el factor de la salud debe figurar en todas las políticas de la UE. Hay que alentar a los Estados miembros para que consideren la salud como un principio en todas las políticas y en la elaboración de nuevos planes de acción en cualquier ámbito, así como para ayudar a reducir las desigualdades y crear un alto nivel de protección de la salud.

Estoy a favor de la necesidad de producir un conjunto de indicadores específicos que supervisen las desigualdades en salud, así como indicadores comparables que podrían permitir a las autoridades nacionales evaluar los progresos realizados en este ámbito, con el fin de mejorar los sistemas de salud. Como otro aspecto de los esfuerzos para resolver el problema de las desigualdades en salud, también se debe considerar la posibilidad de crear un mecanismo estratégico de planificación laboral para asegurar que podemos contratar y retener a profesionales de la salud.

 
  
MPphoto
 

  Petru Constantin Luhan (PPE).(RO) Señor Presidente, la Organización Mundial de la Salud estima que el consumo de tabaco, alcohol, la falta de ejercicio y una dieta deficiente serán la causa del 70 % de todas las enfermedades y muertes prematuras en 2020. El hecho de que exista una correlación sistemática entre el estado de salud y la clase social muestra que estas diferencias se deben a las condiciones inadecuadas para el acceso a los servicios sociales básicos. Esto indica que las desigualdades en salud no son el resultado de una elección individual, sino que son evitables e injustas.

Por primera vez en la planificación presupuestaria 2007-2013, la salud se ha propuesto como una de las primeras 10 prioridades de los Fondos Estructurales. Sin embargo, la Comisión Europea debe incorporar en los procedimientos destinados a controlar la Estrategia Europa 2020 indicadores comparativos diferenciadores, basados en la condición socioeconómica, y tener en cuenta la discriminación basada en la edad.

 
  
MPphoto
 

  Maria Damanaki, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, la Comisión agradece al Parlamento su apoyo a nuestra acción para reducir las desigualdades en salud y sus recomendaciones sobre esta importante cuestión. Me gustaría también dar las gracias, en particular, a la ponente, la señora Estrela, por su compromiso con esta causa.

Las desigualdades en salud entre países, entre regiones, entre ricos y pobres, entre las diferentes minorías étnicas, afectan a todos y a cada uno de los Estados miembros de la UE y, en muchos lugares, son cada vez más notables. Quiero ser honesta en este tema. Ahora estamos empezando a ver los efectos de la crisis económica en la salud de las personas y en los servicios de salud. Ahora estamos empezando a ver los efectos del desempleo y del déficit, por lo que existe el riesgo de que tales desigualdades se agraven. La reducción de las desigualdades en salud es importante tanto para el bienestar de nuestros ciudadanos como para la recuperación económica de Europa. Es un reto importante que, como el informe del Parlamento señala, requiere una acción a través de ámbitos políticos y niveles de gobierno.

Su informe da indicaciones importantes para el futuro. Usted subraya la necesidad de mejorar el acceso a la promoción, la atención preventiva y servicios de salud eficaces. Hace más hincapié en la necesidad de prestar especial atención a los grupos vulnerables y de utilizar las nuevas tecnologías, tales como la telemedicina, de una manera que se reduzcan las desigualdades en salud. La Comisión comparte plenamente su preocupación.

También destacan la desigualdad de género como un elemento importante que contribuye a las desigualdades en salud social. Personalmente estoy totalmente de acuerdo con usted en este sentido.

La Comisión está avanzando con vigorosidad en su programa de acción para ayudar a reducir las desigualdades en salud, según lo establecido en la Comunicación sobre la solidaridad en materia de salud, mediante el trabajo conjunto de las políticas y en colaboración con los Estados miembros y las partes interesadas.

Para hacer estas asociaciones operativas, los Estados miembros ahora están empezando a actuar de forma conjunta en las desigualdades en salud, financiados a través del programa de salud de la UE. Esta acción implica elaborar una evaluación de impacto sobre las desigualdades en salud, y también engloba redes regionales y científicas, además de las iniciativas de las partes interesadas.

La acción a través de políticas comienza con nuestro trabajo en la salud pública, por ejemplo, el control del tabaco y la nutrición y la acción sobre el envejecimiento activo y saludable. Pero nuestra estrategia también incluye compromisos en ámbitos como las política social y de empleo, la política agrícola y la política de investigación y regional.

Es evidente que necesitamos más acción. También es evidente que esto no ocurrirá de un día para otro. Se necesitarán años para obtener el máximo aprovechamiento, pero juntos podemos —y de hecho debemos— marcar una diferencia duradera y tangible para que todos los europeos tengan la oportunidad de vivir con buena salud.

 
  
MPphoto
 

  El Presidente. − Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar el martes 8 de marzo a las 12.00 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Elżbieta Katarzyna Łukacijewska (PPE), por escrito. (PL) Los objetivos comunes relativos a la reducción de las desigualdades en el estado de salud y acceso a la salud se encuentran entre las prioridades de la UE. Sabemos que hay diferencias visibles en la salud entre países y entre personas con diferentes niveles de educación o ingresos o con profesiones distintas. Las desigualdades también se relacionan con el género y, peculiarmente, aparecen en una etapa temprana de la vida y a menudo persiste a lo largo de los años e incluso durante generaciones.

Me gustaría señalar que el informe de la señora Estrela se ocupa de muchos aspectos de los problemas de salud. Sin embargo, vale la pena señalar que en la actualidad, también existe un problema relacionado con la migración de personal médico, que se traduce en desigualdades en el acceso a sus servicios. Por lo tanto, necesitamos una estrategia común y global europea, que llama la atención sobre la gestión de recursos, el registro de profesionales, la educación y la formación, y que, a su vez, contribuya a aumentar la calidad y la seguridad, no solo en la asistencia sanitaria nacional, sino también en la transfronteriza.

Además, yo siempre hago hincapié en que debemos hablar más sobre la prevención e invertir en ella por encima de todo. Es necesario desarrollar herramientas de diagnóstico, promover estilos de vida saludables, intercambiar información de forma eficaz e invertir en tecnologías modernas, ya que es mejor prevenir que curar.

 
  
MPphoto
 
 

  Tiziano Motti (PPE), por escrito. (IT) Las desigualdades en salud en la Unión Europea constituyen una cuestión de hecho y hay que superarlas. También existen diferencias dentro de cada Estado miembro entre los ancianos, los inmigrantes, los desempleados y los pobres. Todos deben tener garantizado el derecho a la salud y los cuidados necesarios. Los ciudadanos deben tener garantizado el acceso a toda la información necesaria acerca de la salud, incluso por medio de tecnologías de información y comunicaciones, así como al el reembolso de los gastos: las dificultades económicas no pueden, ni deben dar lugar a una limitación a las posibilidades de atención sanitaria. En este ámbito específico, es motivo de preocupación el enfoque simplista hacia la cuestión del aborto, visto como un método anticonceptivo o medida de tratamiento, pero siempre necesario. Una mujer que se ve obligada a interrumpir un embarazo suele encontrarse sola y carente de los recursos adecuados, con miedo de enfrentarse a una decisión que le hace ponerse cara a cada con uno de los principales motivos de su existencia. Por esta razón, en lugar de relegar el aborto al papel de un método anticonceptivo garantizado, yo preferiría que se habilitaran instalaciones adecuadas para garantizar el buen acogimiento de las mujeres, que reciben apoyo y que se aplican medidas específicas sociales y de bienestar que les ayuden a superar, en la medida de lo posible, las causas que las han llevado a decantarse por el aborto.

 
  
MPphoto
 
 

  Daciana Octavia Sârbu (S&D), por escrito. (RO) Existen grandes diferencias entre los sistemas sanitarios, tanto en un mismo Estado miembro como entre ellos en su conjunto. Quiero hacer hincapié en que, durante una crisis económica, ningún gobierno debería tener el derecho de hacer recortes drásticos en el presupuesto asignado a la atención sanitaria. Me gustaría llamar su atención sobre la situación del sistema de salud en Rumanía. Gracias a los recortes presupuestarios realizados por el actual Gobierno, un número significativo de médicos especialistas rumanos están emigrando, los pacientes crónicos ya no tienen acceso a servicios de salud ni al reembolso de medicamentos y el equipamiento de los hospitales se ha quedado obsoleto. Además, el Gobierno de la derecha propone la fusión de los hospitales, a pesar de que algunos barrios no cuentan con camas suficientes para todos los pacientes y siempre hay que suplementarlas. Es por eso que quiero hacer un llamamiento a la Comisión Europea para que intensifique sus esfuerzos para alinear los estándares de los servicios de salud y para ejercer presión sobre los Estados Miembros a fin de que asignen los presupuestos adecuados para garantizar a los ciudadanos servicios de atención médica que sean accesibles y de alta calidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernadette Vergnaud (S&D), por escrito. (FR) Después de haber sido ponente del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo sobre la declaración de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, estoy encantada con el texto que la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria ha adoptado, que contiene muchas de las propuestas que nosotros y otras comisiones asociadas hemos planteado.

En este sentido, creo que el informe Estrela es excelente, ya que pone de relieve algunos de los aspectos cruciales de nuestro modelo europeo social y de atención sanitaria: la igualdad de acceso a la atención sanitaria de alta calidad para todos en Europa, una mejor gestión de la salud reproductiva, el control de la eficacia y la calidad de los medicamentos a través de los sistemas independientes de farmacovigilancia y, sobre todo, la necesidad de altos niveles de financiación pública para la atención sanitaria durante este periodo de crisis económica.

La salud no es un bien general como cualquier otro producto, y nuestros sistemas de protección tienen el deber de asegurar que los más desfavorecidos tengan acceso a servicios de salud. Estoy totalmente sorprendida por los votos para eliminar los puntos anteriormente mencionados, algo que ha solicitado el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos) y el Grupo Europa de la Libertad y de la Democracia. Este paso huele a neoliberalismo reaccionario, y espero que la votación final conserve el espíritu de este informe y que sea un mérito para este Parlamento.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad