Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2102(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0027/2011

Textos presentados :

A7-0027/2011

Debates :

PV 07/03/2011 - 25
CRE 07/03/2011 - 25

Votaciones :

PV 08/03/2011 - 9.8
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0082

Debates
Lunes 7 de marzo de 2011 - Estrasburgo Edición DO

25. Cooperación con países en desarrollo para promover la buena gobernanza en asuntos fiscales (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  El Presidente. − El siguiente punto es el informe de Eva Joly, en nombre de la Comisión de Desarrollo, sobre fiscalidad y desarrollo – Cooperación con países en desarrollo para promover la buena gobernanza en asuntos fiscales (2010/2102(INI)) (A7-0027/2011).

 
  
MPphoto
 

  Eva Joly, ponente.(FR) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, me complace presentarles esta noche el informe sobre fiscalidad y desarrollo.

Representa una etapa importante en una batalla que comenzó hace mucho tiempo, y que ahora persigo en el Parlamento Europeo. Me gustaría mostrar mi agradecimiento a los colegas de la Comisión de Desarrollo, con quienes el trabajo ha sido bastante productivo. Espero que se ratifique esta labor durante la votación de mañana.

Los países en desarrollo se han visto muy duramente afectados por la crisis financiera y económica y, además, se ha producido un aumento de los precios de las materias primas y ahora se necesitan más que nunca nuevas fuentes de financiación sustanciales. En medio de este contexto de crisis global, los ingresos fiscales, que es la fuente de financiación más antigua para el desarrollo, plantean un problema importante y un auténtico reto.

Los sistemas de fiscalidad eficaces no solo ofrecen financiación para los servicios públicos fundamentales. Al promover el uso transparente y responsable de los ingresos públicos, también constituyen una de las bases de una democracia responsable. Contribuir al aumento de impuestos equitativos, progresivos y transparentes bajo ningún concepto debe resultar en la eliminación de la ayuda oficial al desarrollo (AOD). No se deben dar más excusas para los Estados miembros que cada vez están más inclinados a reducir su participación en el PIB que está destinada a la ayuda oficial al desarrollo.

Mientras que la AOD puede ser imperfecta y tener mucho margen para mejoras, no es menos importante para los países que se han visto afectados con dureza por las crisis económica y climática. No se trata de reemplazar la ayuda, sino, de redirigirla hacia el desarrollo de sistemas fiscales eficaces, a los que las multinacionales tengan que contribuir en función de sus beneficios reales. De esta forma, los países pobres podrán disponer de su desarrollo una vez más, reducir la pobreza y compensar las pérdidas de ingresos aduaneros causadas por la liberalización de los mercados, para que, a largo plazo, puedan arreglárselas sin necesidad de ayuda exterior.

Sin embargo, los países del Sur no solo son víctimas de sus propios sistemas fiscales ineficaces. También son víctimas del dumping fiscal impuesto por los organismos de Bretton Woods, del coste de la fuga ilegal de capitales y de los paraísos fiscales. Cada año, sostienen colosales pérdidas de los ingresos fiscales estimados en más de diez veces el importe de las ayudas que reciben de los países ricos.

Este informe pone de relieve este hecho. En cuanto a las directrices de la OCDE, lejos de ser adecuadas, en realidad representan una amenaza. Al permitir que las jurisdicciones no cooperativas sean retiradas de la lista gris, simplemente mediante la firma de acuerdos de cooperación, sin imponer el intercambio automático de información, están creando la ilusión de que los paraísos fiscales son legítimos y confiriendo credibilidad en un sistema que es perjudicial para las finanzas públicas tanto en el Norte como en el Sur.

Poner fin a los paraísos fiscales es un paso vital hacia el desarrollo de estos países, y esto debe ser una prioridad absoluta para la Unión Europea. La UE debe asumir sus responsabilidades como ha hecho los Estados Unidos y elaborar una legislación clara y vinculante asociada a mecanismos de sanción real para poner fin a los paraísos fiscales, que son como armas de destrucción masiva para el desarrollo de los países pobres. La UE debe impedir la manipulación de beneficios y precios de transferencias por parte de las empresas, sobre todo, las empresas europeas, que se benefician y abusan de sistemas fiscales perjudiciales. Debe imponer la introducción de un mecanismo internacional transparente y vinculante que establezca una obligación para todas las empresas europeas, sobre todo, las que operan en industrias extractivas, para que declaren automáticamente los beneficios que obtienen y los impuestos que pagan en cada uno de los países en los que operan.

Se trata de un primer paso para detener a aquellos que se están haciendo ricos a costa de la miseria de los países del Sur. También es un paso fundamental hacia el restablecimiento de la credibilidad de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE).(RO) Señor Presidente, en el contexto de la actual crisis económica, promover la buena gobernanza en materia fiscal es una necesidad, tanto a nivel de la UE como fuera de ella. Debo señalar que cada Estado es responsable de decidir su propia política fiscal. En este contexto, hay que evitar la práctica de colocar obstáculos y fomentar la cooperación entre los países.

La lucha contra los paraísos fiscales es una prioridad clave. Ayudan a disminuir la calidad del sistema político en los países en desarrollo. También fomentan la delincuencia económica, por lo que resulta más rentable. Esto a su vez ayuda a aumentar la distribución desigual de los ingresos fiscales. Otra medida consiste en aumentar el intercambio de información entre todos los Estados miembros. Al mismo tiempo, es necesario que haya un mayor nivel de participación de los países en desarrollo en los foros internacionales pertinentes.

 
  
MPphoto
 

  Franziska Keller (Verts/ALE). – Señor Presidente, la fiscalidad y la tributación constituyen temas importantes cuando hablamos de políticas de desarrollo. Se trata de un tema crucial para la coherencia de políticas para el desarrollo, porque sin un sistema fiscal adecuado, sin políticas adecuadas sobre los paraísos fiscales, nunca seremos coherentes en nuestras políticas de desarrollo y, en este momento, no lo somos. Por tanto, acojo este informe con satisfacción y espero que mañana ustedes, los miembros de esta Cámara, no lo diluyan.

Tenemos que complementar la comunicación de la Comisión, que tiene graves deficiencias, por ejemplo, al no abordar los problemas dentro de la OCDE y por no hacer frente al impacto de la competencia fiscal en los ingresos fiscales. Si queremos cumplir con el Tratado de Lisboa, si queremos que nuestras políticas de desarrollo sean coherentes, tenemos que actuar ahora mismo, y les pido que apoyen este informe en su totalidad.

 
  
MPphoto
 

  João Ferreira (GUE/NGL).(PT) Señor Presidente, mientras que la cooperación en materia de impuestos es importante y necesaria, no debemos ignorar el hecho de que la política fiscal es un instrumento fundamental de política económica y social, en cuya definición repercuten las evaluaciones y los criterios políticos obvios. Por lo tanto, no compete a la Unión Europea exportar la denominada «buena gobernanza en asuntos fiscales», como bien menciona la ponente de forma bastante acertada. Hay que respetar totalmente las opciones y la soberanía de los países en desarrollo, al mismo tiempo que se presta atención a sus condiciones y situaciones específicas.

Tengo dos observaciones acerca de dos temas de actualidad. En primer lugar, cabe destacar los denominados acuerdos de asociación económica, que hemos estado imponiendo en los países en desarrollo a pesar de su resistencia, y que restringen significativamente los sistemas fiscales de estos países, causando además otros daños importantes. En segundo lugar, quisiera destacar los paraísos fiscales, que siguen existiendo y que conducen a pérdidas de ingresos equivalentes a 800 000 millones de dólares estadounidenses cada año, según revela el informe. Estos dos ejemplos son los paradigmas de la inconsistencia de las políticas de la Unión en relación con sus objetivos declarados de cooperación al desarrollo.

 
  
MPphoto
 

  Maria Damanaki, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, en nombre de la Comisión, me gustaría dar las gracias al Parlamento Europeo, y en especial, a la Comisión de Desarrollo, por la elaboración de este informe.

Me complace observar que el informe de la señora Joly destaca, y refuerza, el mensaje de la comunicación de la Comisión sobre fiscalidad y desarrollo. Asimismo, establece objetivos muy ambiciosos y proporciona una orientación de gran alcance para que la Unión Europea pueda fortalecer la movilización de ingresos en los países en desarrollo. La movilización de recursos internos es fundamental para el crecimiento sostenible, la reducción de la pobreza, la buena gobernanza y la provisión de bienes públicos necesarios para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Tenemos que mejorar las sinergias entre los impuestos y las políticas de desarrollo y ayudar a los países en desarrollo en la construcción de mejores sistemas tributarios y administraciones.

Nos enfrentamos a un grave problema. Me han impresionado personalmente las cifras que ha citado que manifiestan que la cantidad de fugas ilícitas es aproximadamente diez veces superior al de la ayuda destinada a los países en desarrollo. Esto es realmente sorprendente.

Así que tenemos que trabajar simultáneamente en dos niveles complementarios. En primer lugar, tenemos que apoyar sistemas fiscales nacionales que resulten eficaces y, en segundo lugar, tenemos que trabajar para conseguir un entorno fiscal internacional transparente, cooperativo y justo a fin de ayudar a los países en desarrollo a luchar contra la evasión fiscal y la competencia fiscal perniciosa.

Su informe pide a la Comisión en primer lugar que tenga más en cuenta el impacto de la liberalización del comercio y, en segundo lugar, que no debe limitarse a los principios de la OCDE en la lucha contra la evasión fiscal y la competencia fiscal perniciosa. Me gustaría hacer referencia a estos desafíos.

En cuanto al primer tema, les puedo asegurar que estamos plenamente comprometidos a apoyar una transacción fiscal correcta aumentando el apoyo a las iniciativas de adquisición de capacidades, a las iniciativas de desarrollo de capacidades de carácter regional e internacional basadas en la demanda y a una mejor coordinación de los donantes tanto a escala europea como internacional.

En cuanto a la segunda cuestión, la Comisión considera la evasión fiscal y la competencia fiscal perniciosa como los principales obstáculos a la movilización de recursos nacionales. Por lo tanto, estamos ayudando a los países en desarrollo a desarrollar las capacidades para hacer frente a estos retos y promover una mejor cooperación internacional en materia tributaria.

Un montón de trabajo ya se ha realizado desde la aprobación de nuestra comunicación. También se han podido emprender acciones concretas gracias al apoyo financiero del Parlamento. Su asignación en 2010 de 708 000 euros nos ha permitido financiar una serie de actividades importantes con el fin de promover la gobernanza fiscal. Estas actividades incluyen seminarios técnicos del Foro Africano sobre la Administración Fiscal, el apoyo a las industrias extractivas, las iniciativas de transparencia y la financiación de un evento paralelo en las Naciones Unidas en relación con la movilización de recursos nacionales. También facilitaremos asistencia técnica para implementar acuerdos de intercambio de información fiscal.

Por otra parte, la Comisión está preparando una comunicación para evaluar la viabilidad de la introducción de un requisito de información, país por país, en la legislación comunitaria. Realizamos una consulta pública que finalizó el pasado mes de enero, y ahora vamos a continuar con una evaluación de impacto sobre esta importante cuestión. Esto podría ayudar a los países en desarrollo a combatir la evasión fiscal de forma más eficaz.

Quisiera transmitir mi más sincero agradecimiento al Parlamento por su apoyo y compromiso en relación con estas cuestiones. Estoy convencida de que podemos avanzar bastante para fortalecer la gobernanza fiscal, y me alegra ver que estos temas también se han incluido en las agendas del G-20 y el G-8.

 
  
MPphoto
 

  El Presidente. − Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar el martes 8 de marzo a las 12.00 horas.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad