Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2050(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0037/2011

Textos presentados :

A7-0037/2011

Debates :

PV 09/03/2011 - 14
CRE 09/03/2011 - 14

Votaciones :

PV 10/03/2011 - 9.3
CRE 10/03/2011 - 9.3
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0096

Debates
Miércoles 9 de marzo de 2011 - Estrasburgo Edición DO

14. Enfoque de la UE acerca de Irán (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente punto en el orden del día es el informe del señor Belder, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, sobre el enfoque de la UE acerca de Irán [2010/2050(INI)] (A7-0037/2011).

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder, ponente.(NL) Señor Presidente, quisiera comenzar expresando mi agradecimiento hacia los ponentes alternativos, con los que he disfrutado de una sólida colaboración en el transcurso de la elaboración de este informe. Podemos estar orgullosos del resultado. En una votación de la Comisión de Asuntos Exteriores quedó aprobado un informe por una abrumadora mayoría de 62 votos a favor y 3 en contra solo. También resulta muy importante, en esta cartera clave, que hablemos con una sola voz, no solo en el Parlamento, sino también en las Instituciones europeas en su conjunto. Estoy encantado de que, a través de la presente resolución, estemos expresando nuestro apoyo y solidaridad hacia los millones de manifestantes que han salido a las calles desde las controvertidas elecciones presidenciales de 2009. Las fuerzas de oposición en Irán necesitan con urgencia ese apoyo y solidaridad, ahora que están viendo cómo los regímenes están cayendo y como en otros lugares de Oriente Próximo los presidentes están dimitiendo. El Movimiento Verde debe sentir nuestro apoyo, ya que la oposición está buscando de nuevo opciones para organizar protestas legítimas contra las autoridades iraníes a riesgo de sus propias vidas. El hecho de que ese riesgo sea real queda demostrado no solo por la detención de los líderes de la oposición, el señor Mousavi y el señor Karoubi, sino también por los llamamientos salvajes e incontrolados, por parte de un porcentaje significativo del Majlis, el Parlamento iraní, para condenarlos a muerte. En nuestra resolución, el Parlamento Europeo pide a las autoridades iraníes que cooperen plena e incondicionalmente con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), con sede en Viena. Es precisamente la postura de Teherán de no cooperar la que confiere al programa nuclear de Irán un aire sospechoso. Las preocupaciones de toda la comunidad internacional están más que justificadas. Así las cosas, en mi opinión, resulta incomprensible que enviemos a un país como este el mensaje de que tiene derecho a enriquecer uranio. Por muy cierto que sea, no es la señal que el Parlamento Europeo deba transmitir en este momento crucial. Por consiguiente, pido a mis colegas que respalden mis propuestas de eliminar esos pasajes de nuestra resolución. La resolución también entra en el papel de Irán en la región. Ciertamente, a raíz de los filtrados a través de WikiLeaks sobre la percepción de la región de Irán, el Parlamento hará bien a Teherán enviándole un claro mensaje de que debe acabar de inmediato con su influencia desestabilizadora. Por consiguiente, pido a todos ustedes que apoyen las enmiendas que he presentado acerca del papel de Irán en su vecina Iraq y la supresión del apartado 53 de la resolución. En mi opinión, el Parlamento Europeo ya respalda suficientemente en el apartado 55 la idea de que la Unión e Irán deberían tener como objetivo común un Afganistán estable.

Antes de finalizar mi intervención, señor Presidente, me gustaría hacer una observación final. Yo no soy una persona susceptible, y precisamente por esa razón quiero realizar un comentario acerca de Irán y de sus representantes oficiales en Bruselas y las capitales nacionales. He tenido la oportunidad de echar un vistazo a la correspondencia de Irán enviada a mis colegas a través de varias fuentes. Hay que calificar por lo menos de notable el tono y el contenido de la correspondencia. El presente informe —me he referido a esto anteriormente— ha sido adoptado por la Comisión de Asuntos Exteriores de la que soy miembro, por una abrumadora mayoría. Por esa razón, esta resolución no debe ser considerada como un proyecto privado mío, sino como una posición común del Parlamento Europeo en su conjunto. No se trata, por tanto, de que mi experiencia como Presidente de la primera delegación de este Parlamento haya determinado el tono crítico de la presente resolución. Por el contrario, en este sentido, se debe pedir cuentas a Irán por su propio comportamiento. Nadie en el Parlamento Europeo —y estoy agradecido por ello—acepta la retórica antisemita del Presidente Ahmadineyad, ni la negación del Holocausto, aunque tengo que decir que, lamentablemente, el antisemitismo no se limita al círculo interno del régimen.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Ashton, Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. – Señor Presidente, esta es una oportunidad para debatir el enfoque de la Unión Europea acerca de Irán, que ha sido objeto de un informe de iniciativa propia con el señor Belder en calidad de ponente.

El informe del señor Belder toca en una amplia gama de temas y refleja las opiniones de muchos intereses diferentes, pero me centraré en dos cuestiones, el programa nuclear y la situación de los derechos humanos en Irán, temas que el informe aborda exhaustivamente.

Como saben Sus Señorías, el programa nuclear de Irán sigue siendo una grave preocupación para la Unión Europea y para toda la comunidad internacional. Tanto el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como la Consejo de Dirección del Organismo Internacional de Energía Atómica de Viena, han adoptado una serie de resoluciones que exigen a Irán a adoptar las medidas necesarias para fomentar la confianza en el carácter exclusivamente pacífico de su programa. Lamentablemente, el último informe del OIEA, emitido el 25 de febrero, ha confirmado que Irán incumple sus obligaciones internacionales.

En lo que a la Unión Europea respecta, continuamos decididos a trabajar en aras de una solución diplomática sobre la base de nuestro enfoque dual, que combina la presión con el diálogo. El objetivo sigue siendo involucrar a Irán en una instauración gradual de un clima de confianza, que dé lugar a negociaciones constructivas sobre su programa nuclear.

En la segunda reunión que presidí en nombre del grupo de países E3+3 —China, Francia, Alemania, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos— en Estambul, presenté a Irán nuestras propuestas de medidas concretas para la creación de un clima de confianza, que incluían una actualización del acuerdo en materia de suministro de combustible para el reactor de investigación de Teherán, así como otras medidas de transparencia.

Sus Señorías sabrán que estas propuestas traerían beneficios inmediatos para ambas partes y podrían allanar el camino para un proceso que resuelva problemas y aumente poco a poco la confianza mutua. Y de lo que tratan todos nuestros esfuerzos es de crear un clima de confianza.

La respuesta de Irán fue decepcionante. No estaba dispuesta a discutir nuestras propuestas a menos que antes reconociéramos el «derecho a enriquecer uranio» de Irán. Hablaba de retirar todas las sanciones.

Entiendo el deseo de Irán de ver retiradas todas las sanciones. Todos queremos ver que nuestras conversaciones llegan una conclusión satisfactoria —de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad— lo que significaría la desaparición de las sanciones. La retirada de las sanciones es algo que acompañaría al restablecimiento gradual de la confianza. Ese era el camino que tratábamos de seguir.

En cuanto al «derecho a enriquecer», el Tratado de No Proliferación cuida de equilibrar los derechos y las obligaciones. No considero que sirva para nada reescribirlo o reinterpretarlo de manera selectiva. El primer paso es que Irán cumpla plenamente con sus obligaciones.

Vamos a continuar con nuestros esfuerzos de involucrar a Irán, pero, al mismo tiempo, vamos a proseguir con nuestros esfuerzos destinados a aumentar la presión, en primer lugar, reforzando la aplicación de las sanciones existentes.

Desde entonces me he reunido con el nuevo Ministro de Asuntos Exteriores de Irán, el Dr. Salehi, en Ginebra, en un encuentro que me ha brindado la oportunidad de explicarle los esfuerzos que hemos invertido en las conversaciones con Irán y nuestro firme deseo de una respuesta, por la seguridad de todos nosotros. También he escrito al Dr. Jalili, quien lideró las negociaciones en nombre de Irán, a fin de reiterar nuestra oferta e invitarle a responder. El Dr. Salehi me ha dicho hoy que estaban considerando su respuesta y les he instado a ser positivos.

Al igual que este Parlamento, comparto la opinión de muchos sobre la cuestión de los derechos humanos en Irán. La opresión continua y sistemática, las detenciones y el hostigamiento de abogados, periodistas y otras personas que están ejerciendo sus derechos resulta totalmente inaceptable.

Hemos sido testigos de penas de prisión muy largas y restricciones del derecho a trabajar y desplazarse de hasta 20 años para algunos condenados. Cuando los iraníes quisieron manifestarse pacíficamente el 14 de febrero en apoyo a la situación de Egipto y Túnez, se prohibieron las manifestaciones. Por otra parte, tal y como ha manifestado el señor Belder, el señor Mousavi y el señor Karoubi, los dos líderes de la oposición que habían expresado su apoyo a estas manifestaciones, fueron puestos bajo arresto domiciliario y, al parecer, posteriormente detenidos.

He visto la declaración realizada por los Socialistas y Demócratas del Parlamento el 1 de marzo, y la apoyo plenamente. Sigo muy preocupada por el trato recibido por el señor Karoubi y el señor Mousavi y he realizado una declaración a tal efecto el 4 de marzo. A pesar de nuestros empeños por obtener una información verificable, no queda claro si se encuentran bajo arresto domiciliario o, de lo contrario, en prisión. Insto a las autoridades de Irán a que les conceda simplemente la libertad de circulación a la que tienen derecho.

El informe también pone de relieve la gravedad del aumento de las ejecuciones en Irán. La información de que disponemos sugiere que pueden haberse producido alrededor de 100 ejecuciones desde principios del presente año. En consonancia con nuestra posición firme y reiterada con respecto a la abolición de la pena de muerte, he solicitado que se interrumpan todos los casos de pena de muerte pendientes. Quiero la pena de muerte abolida, sea cual sea el método. Las lapidaciones y los ahorcamientos públicos son una barbarie.

Es importante señalar que los esfuerzos internacionales pueden marcar y marcan una diferencia. Lo he comprobado en el caso de la señora Ashtiani. Su ejecución ha quedado suspendida —al menos temporalmente— pero, como señala el informe, Zahra Bahrami, de nacionalidad holandesa-iraní, fue ejecutada en Irán el 29 de enero sin previo aviso. Tanto la ejecución como el proceso que condujo a ella fueron escandalosos. He dejado esto claro públicamente, expresando mi consternación por la falta de transparencia del caso y por el hecho de que se negara el acceso consular a las autoridades holandesas.

Permítanme terminar mi intervención mencionando que mis servicios, junto con los Estados miembros, están debatiendo cómo podemos ser más eficaces en Irán en las cuestiones relativas a los derechos humanos, ya sea por medio de mensajes públicos y privados, trabajando a nivel bilateral y a través de organizaciones multilaterales, o colaborando con los Estados miembros y los socios internacionales, todo con un único propósito: garantizar que los derechos básicos del pueblo iraní, al igual que los de otros pueblos, sean respetados.

Aguardo impaciente este debate.

 
  
MPphoto
 

  Michael Gahler, en nombre del Grupo PPE.(DE) Señor Presidente, quisiera en primer lugar dar las gracias a nuestro ponente, el señor Belder, por su exhaustivo informe. Tan pronto como se someta ahora a votación, será aprobado por la inmensa mayoría de este Pleno. Es verdaderamente importante que el régimen de Teherán no tenga éxito a la hora de quebrar un amplio frente común, incluso en esta Cámara. En lo que respecta a las ambiciones nucleares de sus dirigentes, la comunidad internacional permanece unida en las Naciones Unidas. Nadie en el mundo desea la bomba iraní. Todos queremos una colaboración completa y transparente con el Organismo Internacional de Energía Atómica. Hemos presentado un amplio abanico de propuestas. Desgraciadamente, no han obtenido una respuesta positiva.

En esta Cámara, no todos compartimos el mismo modo de pensar en cuanto a hasta qué punto deberíamos obligar a cumplir las exigencias internacionales con sanciones. Confío, sin embargo, en que nuestra perspectiva general de la situación nos conduzca a una forma común de proceder.

El segundo aspecto que nos preocupa es el papel de Irán en la región. La actitud de Irán hacia Israel sigue siendo intolerable e inaceptable. Su apoyo a organizaciones que desestabilizan la región no se puede tolerar. Muchas zonas de la región viven con temor a la política de Irán. La situación política interna resulta dramática en lo que a derechos humanos y democracia se refiere. Por este motivo albergo el deseo de que este gran pueblo de cultura se libere tarde o temprano de este liderazgo.

Confío en que no seamos testigos de un segundo Irán en Egipto, sino más bien una segunda Egipto en Irán. En ese caso, asistiríamos al fin de la explotación de la religión para fines muy seculares. A continuación, sería de esperar que se pusiera fin a la pena de muerte en general y, en particular, para los menores y los miembros de las minorías. Después se pondría fin a la persecución de disidentes, no solo del señor Karoubi y el señor Mousavi, y luego cabría esperar que exista libertad de prensa y se inicie el camino hacia unas elecciones libres para un Irán mejor.

En el camino, tenemos que poner en marcha nuestro Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos, entre otras cosas, a fin de ofrecer apoyo a los miembros activos de la sociedad civil. También se deberían ampliar las sanciones selectivas contra representantes del régimen. A la luz de los acontecimientos del norte de África, infundamos también a los iraníes el coraje para emprender un futuro mejor.

 
  
MPphoto
 

  María Muñiz De Urquiza, en nombre del Grupo S&D.(ES) Señor Presidente, señora Ashton, me alegra mucho que el enfoque de la Alta Representante sea el doble enfoque de hablar de los derechos humanos y del tema nuclear prácticamente en pie de igualdad, porque Irán es un ejemplo en contrario para el mundo y para los países de su entorno que, sumidos en procesos de reforma democrática y guiados por las aspiraciones legítimas de sus pueblos, ven en Irán exactamente lo que no quieren para ellos, y esto es lo que denunciamos en el informe que posiblemente se aprobará mañana.

En primer lugar, un régimen teocrático que sojuzga a su población y viola los derechos humanos, aplicando la pena de muerte —y quiero referirme especialmente al caso de Zarah Bahrami—, anulando a las mujeres, persiguiendo a los homosexuales y reprimiendo la disidencia.

Es un ejemplo en contrario también en materia de libertades políticas. La represión de los manifestantes, que está teniendo lugar ahora mismo y desde el año 2009, es absolutamente inaceptable, como es inaceptable la detención de los líderes del movimiento de oposición democrática, cuya liberación inmediata pido en nombre de mi Grupo, tanto la de los líderes Musavi y Karubi y de sus mujeres, como la de todas las personas detenidas por ejercer de forma pacífica su derecho a la libertad de expresión, a la libertad de asociación y a la libertad de reunión.

Irán es también un ejemplo en contrario como interlocutor de la comunidad internacional en materia nuclear.

Una actitud responsable de Irán en este ámbito y en el de los derechos humanos, un enfoque diferente en la región en relación con Hamás y Hezbolá, y una retórica diferente en relación con Israel harían de Irán un interlocutor y un actor relevante en la estabilización de la región, que es otra de las cosas que pedimos en este informe.

Es importante, señora Ashton, que se abra una delegación de la Unión Europea en Teherán, no solamente para que podamos tener una interlocución política con el régimen iraní, sino también de cara a la sociedad civil.

Quiero, por último, agradecer al señor Belder la colaboración que ha tenido con los ponentes alternativos para que hayamos podido equilibrar y hacer de este informe un informe asumible por todo el Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 

  Marietje Schaake, en nombre del Grupo ALDE. – Señor Presidente, ¿es mejor Ahmadineyad que Gadafi? Mientras la comunidad internacional centra debidamente su atención en Libia y busca la manera de acabar con la violencia que Gadafi y sus colaboradores infligen a los ciudadanos, no debemos permitir que Irán quede sepultada en nuestras agendas políticas. En Irán también se está produciendo una masacre, pero sucede a cámara lenta. Desde comienzos de este año, cada ocho horas se lleva a cabo una ejecución, y la represión sistemática, la tortura, la violación y la censura no han cesado de aumentar durante la República Islámica, particularmente desde las elecciones de 2009.

Ahmadineyad no es mejor que Gadafi y tenemos que invocar, asimismo, duras medidas a fin de proteger los derechos humanos en Irán. Algunos podrían argumentar que las sanciones ya están en marcha, pero solamente se centran en la cuestión nuclear, sin producir los resultados deseados. De hecho, corremos el riesgo de que esto se convierta en un juego de suma cero con respecto a los derechos humanos, dado que la impunidad, mientras tanto, continúa.

Señora Vicepresidenta y Alta Representante, en el presente informe el Parlamento Europeo le concede el mandato de imponer sanciones a los responsables de los graves abusos contra los derechos humanos de los que hemos sido testigos, y hemos hecho esta recomendación antes. Se ha filtrado una lista de 80 nombres y se ha atribuido a su oficina. Quiero preguntar si esto constituye una muestra de su inclinación a seguir adelante con esta importante medida.

También tenemos que proporcionar tecnologías a los ciudadanos para que se comuniquen libremente y accedan a la información, y la Unión Europea debe ser un refugio seguro para los librepensadores. Señora Vicepresidenta y Alta Representante, permita que la UE siga adelante en sus esfuerzos por exigir responsabilidades a los individuos que violan a las mujeres antes de su ejecución para que no haya absolutamente ninguna posibilidad de que puedan acabar en el cielo como vírgenes, a los hombres que matan a disparos desde los tejados a jóvenes desarmados mientras caminan por las calles, y a los jueces que condenan a los defensores de los derechos humanos por defender a menores y mujeres. Exijamos responsabilidades a un sistema que permite el encarcelamiento de facto de los líderes de la oposición.

Cuando se celebre el debate sobre Libia el viernes, por favor aproveche la coyuntura para introducir medidas similares en contra de quienes ejercen el poder en Irán de modo que pueda hacerse justicia a los ciudadanos iraníes que en 2009 iniciaron el levantamiento juvenil masivo que inspira ahora a una generación en Oriente Próximo y el norte de África.

 
  
MPphoto
 

  Barbara Lochbihler, en nombre del Grupo Verts/ALE.(DE) Señor Presidente, el informe que nos ocupa, en el que todos los grupos han trabajado intensamente y de forma conjunta, representa una muy buena base sobre la que construir la política de Irán de la UE. Las diversas cuestiones sobre las que no estamos de acuerdo con el Gobierno iraní se abordan como un único desafío global: el programa nuclear y las relaciones de Irán con sus vecinos, la catastrófica situación de los derechos humanos en el país y la difícil situación económica. El desempleo ha aumentado en proporciones gigantescas; uno de cada cuatro iraníes vive por debajo del umbral de la pobreza.

Baronesa Ashton, ahora debe usted extraer algunas conclusiones del informe. Nosotros, los europeos, no debemos permanecer al margen mientras criticamos el régimen, y mientras se detiene, tortura y asesina a sindicalistas, defensores de los derechos de las mujeres y a aquellos que profesan religiones diferentes. Tenemos que intentar, evidentemente con más contundencia que antes, presionar a los responsables de violaciones de los derechos humanos a través de sanciones específicas, tales como restringirles la entrada o congelar sus cuentas.

El Servicio Europeo de Acción Exterior debe asimismo examinar qué sanciones económicas alcanzan realmente su objetivo y cuáles apenas repercuten sobre el pueblo iraní. Una política de aislamiento total solamente nos conducirá a un callejón sin salida y tampoco se labrará el favor de muchos iraníes.

El Parlamento, con este informe, ha dejado perfectamente claro que el cambio democrático no puede llevarse a cabo por medios militares exteriores. Tenemos que continuar fieles a una estrategia de enfoque dual en el futuro, conforme a la cual tratamos de entablar un diálogo, mientras continuamos insistiendo de forma inequívoca en el respeto de los derechos universales y el cumplimiento de los tratados internacionales. Es en este contexto en el que debemos entender la exigencia de abrir una delegación de la UE en Teherán, ahora que el Servicio Europeo de Acción Exterior ha asumido la responsabilidad de la Presidencia de turno de la UE para representar a la UE en terceros países.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, en nombre del Grupo ECR. – Señor Presidente, señora Alta Representante, Irán representa para mí la amenaza más grave para la seguridad mundial. El Presidente Ahmadineyad está decidido a armar a su país con armas nucleares y la perspectiva de un Irán con armas nucleares resulta demasiado terrible de contemplar, y constituye una amenaza existencial para Israel. Por esta razón debemos considerar todas las opciones, incluidas las militares, a fin de impedirlo.

Irán ha engañado y obstaculizado a la comunidad internacional una y otra vez. Lamentablemente, la Unión Europea, a veces, se ha dejado manipular por Ahmadineyad.

Si bien el Consejo ha denunciado a menudo el régimen teocrático de barbarie de Teherán, los Estados miembros a veces han adoptado un enfoque menos firme. De hecho, hace solo unos meses que los líderes de la UE han acordado prohibir a Irán las garantías de crédito a la exportación. Hasta entonces, estas garantías representaban una fuente económica vital para el régimen, que anhela cualquier vestigio de legitimidad, sobre todo por el desprecio de Ahmadineyad hacia los derechos humanos, como demuestra la ejecución habitual de homosexuales, disidentes políticos y menores de edad.

(El Presidente pide al orador que hable más despacio para permitir la interpretación)

 
  
 

Señor Presidente, todo el mundo entiende el inglés, según tengo entendido.

Lo siento. Hablaré a la velocidad que yo desee.

De hecho, Irán parece figurar en los debates en materia de derechos humanos de este Parlamento con más frecuencia que cualquier otro país. Los Estados miembros deben entender la importancia de un enfoque unificado e inmune a las maquinaciones de Irán.

En particular, también tenemos que entender que, a menos que frustremos las ambiciones nucleares de Irán del mismo modo que su respaldo al terrorismo, la región, sin duda, será verá lanzada a una carrera armamentista.

Dada la inherente inestabilidad en Oriente Próximo y la región del Golfo, algo que ahora no deja de resultarnos a todos demasiado evidente, eso será un desastre con consecuencias desconocidas para el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Sabine Lösing, en nombre del Grupo GUE/NGL.(DE) Señor Presidente, el informe Belder se ha visto considerablemente mejorado gracias a las enmiendas, y mi Grupo está de acuerdo con un gran número de declaraciones. Desafortunadamente, es correcto en tanto en cuanto contiene, principalmente, la descripción de la situación, pero no se ha desarrollado la filosofía subyacente de una perspectiva de futuro realista.

La situación de los derechos humanos en Irán es intolerable. Sin embargo, las sanciones no traerán consigo una mejora duradera de esta situación. Con el fin de promover la democratización en Irán, debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para que la situación internacional sea menos tensa. Empeorar las relaciones internacionales comporta el riesgo de que se adopten más medidas antidemocráticas dentro de Irán, lo que redundará en el debilitamiento de la oposición. Una política de distensión también tendría que poner fin a cualquier forma de comportamiento amenazador. Las negociaciones y las relaciones internacionales solo pueden tener éxito si el reconocimiento diplomático de todos los socios es un hecho. Solo de este modo pueden lograrse compromisos significativos en el conflicto sobre el programa nuclear.

He expuesto nuestras ideas para una estrategia cuidadosamente dirigida sobre Irán en una propuesta alternativa de resolución, y por los motivos descritos, pediré que el informe Belder sea rechazado.

 
  
MPphoto
 

  Fiorello Provera, en nombre del Grupo EFD. (IT) Señor Presidente, Señorías, quisiera comenzar felicitando al señor Belder por su excelente trabajo.

Mientras el mundo asiste a la revuelta en el mundo árabe, Irán continúa reprimiendo a los disidentes. La detención de los dos líderes de la oposición, el señor Mousavi y el señor Karoubi, es la prueba más evidente de ello. Occidente emprendió medidas contra Gadafi, pero sigue teniendo dudas con respecto a Irán, tal vez porque Gadafi ya ha caído, mientras que el señor Ahmadineyad hasta el momento no lo ha hecho.

En Irán se encuentra actualmente en marcha la mayor rebelión desde las revueltas postelectorales de 2009. ¿A qué estamos esperando para congelar todos los activos en poder del señor Ahmadineyad, las empresas controladas por la Guardia Revolucionaria y todos los partidarios del régimen involucrados en esta represión? ¿A qué estamos esperando para imponer restricciones de desplazamiento a estas figuras del régimen?

 
  
MPphoto
 

  Andreas Mölzer (NI).(DE) Señor Presidente, como es bien sabido, aún se plantean dudas acerca de si el programa nuclear iraní está realmente destinado a fines pacíficos. Por esta razón, la cooperación de Irán con la Organismo Internacional de Energía Atómica es especialmente importante. Resulta fundamental para confirmar a la comunidad internacional que Irán está aplicando la energía nuclear para fines civiles.

Con respecto a la política de Oriente Próximo, le corresponde a Ahmadineyad dejar en claro finalmente que Irán no representa ninguna amenaza para Israel y reconocer asimismo el derecho de Israel a existir dentro de las fronteras reconocidas por el Derecho internacional. El desarme y la creación de una zona libre de armas nucleares debe, en mi opinión, ser un objetivo importante de la política de la UE sobre Oriente Próximo, a fin de garantizar la paz y la seguridad en esta región.

Irán es, naturalmente, un actor importante en Oriente Próximo. En este sentido, me complace comprobar en el informe del señor Belder, muy exhaustivo, que existe una cooperación constructiva con la UE sobre la cuestión de Afganistán, con el fin de aumentar la seguridad y la estabilidad en esta región. Solo de esta manera podremos eliminar el caldo de cultivo del islamismo radical o islamismo, que también asoma su fea cabeza cada vez más a menudo en Europa.

 
  
MPphoto
 

  Ria Oomen-Ruijten (PPE).(NL) Señor Presidente, baronesa Ashton, Señorías, hace dos años, es decir, antes de las manifestaciones en Túnez, Egipto y Libia, los habitantes de Teherán salieron a las calles. Lo hicieron a riesgo de sus propias vidas. Salieron a la calle porque querían mayor democracia. También querían protestar contra la intolerancia y la represión de un régimen imperfecto Por eso me complace que este informe ponga el énfasis sobre los derechos humanos y felicito al señor Belder por ello. La lección que debemos aprender es que tenemos que hacer todo lo posible para ayudar a la oposición y a todos aquellos que se han manifestado. Tenemos que tender una mano amiga a quienes luchan contra el régimen.

¿Por qué tenemos que hacerlo? Tenemos que hacerlo porque el régimen tiene el dinero y el petróleo y aquellos que están siendo oprimidos solo podrán lograr algo si nosotros también realizamos un esfuerzo. Creo que es muy positivo que seamos muy claros sobre este punto en el apartado 32 de su informe, señor Belder. Señor Presidente, cuando soy testigo de la represión, también me gustaría escucharle a usted pronunciarse sobre lo que estamos haciendo en lo que respecta al líder de la oposición, el señor Mousavi. ¿Seguimos prestando atención al destino del señor Karoubi? ¿De qué opciones específicas disponemos, como Unión Europea, a fin de proporcionar más apoyo?

La prueba del dinamismo de la sociedad iraní también se puede encontrar en la campaña de un millón de firmas, una campaña encabezada por mujeres que han estado recabando un millón de firmas para respaldar la oposición a las leyes discriminatorias. Quiero rendir un sincero homenaje a estas valientes mujeres. Me gustaría que la baronesa Ashton me dijera donde puede ofrecer ella asistencia consular, ya que esto no siempre se ofrece.

 
  
MPphoto
 

  Marita Ulvskog (S&D).(SV) Señor Presidente, las violaciones de los derechos humanos en Irán son considerables y también se cree que van en aumento. Se ha producido un deterioro claro de la situación en la mayoría de ámbitos, sobre todo en lo que respecta a la libertad de expresión. Se amenaza con ejecutar una serie de penas de muerte sobre las que se había llamado la atención; los intelectuales, estudiantes y disidentes son perseguidos, los ciudadanos torturados, y las mujeres y las minorías étnicas y religiosas siguen siendo discriminadas. Y la lista podría continuar.

Esto ya era alarmantemente evidente cuando se celebraron las elecciones de 2009 y continúa siéndolo. Todos los que nos hemos reunido en varias ocasiones con los representantes oficiales de Irán, también nos hemos encontrado con más severidad e implacabilidad. A la luz de ello, quisiera manifestar que considero que las prioridades que la baronesa Ashton ha señalado —es decir, los derechos humanos, las fuertes sanciones existentes y el programa nuclear— son las más adecuadas y deberían claramente constituir nuestra principal preocupación.

Sin embargo, la severidad de las reacciones de la UE ante Irán debe aumentar en contundencia y claridad. Tenemos que ser más implacables, también, cuando se trata de crímenes contra la humanidad. Llega un momento en el que una conversación educada se vuelve, en realidad, una forma de engaño, y considero que ahora nos encontramos en ese punto con Irán.

 
  
MPphoto
 

  Marit Paulsen (ALDE).(SV) Señor Presidente, quisiera dar las gracias al señor Belder por un informe muy bueno. Soy miembro de la delegación de Irán y recibo cartas del régimen iraní que se dirigen a mí en el nombre de Dios, algo que encuentro sumamente desagradable. Con este pretexto, están creando con éxito lo que, sobre la base del informe del señor Belder, puede describirse claramente como el infierno en la tierra. Resulta inaudito y difícil de creer.

Tengo una pequeña idea y un sueño que me gustaría presentar a la baronesa Ashton en este contexto. Cuando construya usted un edificio nuevo y reluciente para el Servicio Europeo de Acción Exterior, ¿sería posible que albergara una pequeña oficina para un pequeño grupo de personas que se dediquen a recabar información acerca de quiénes son los torturadores, los verdugos y los jueces de estas sociedades grotescas que nos rodean, de manera que ellos sepan que estamos vigilando muy de cerca su comportamiento?

 
  
MPphoto
 

  Ryszard Czarnecki (ECR).(PL) Señor Presidente, señora Ashton, me gustaría felicitar al señor Belder por su excelente informe. Tengo la impresión de que la Unión Europea posee un doble rasero, y que criticamos muy severamente los regímenes justo cuando empiezan a desmoronarse y caer. Libia es un buen ejemplo. En cambio, permanecemos callados, guiados demasiado a menudo por motivaciones diversas —entre las que se incluyen los intereses económicos de ciertos países— cuando se trata de regímenes que van por buen camino. El régimen iraní va por buen camino, y la crítica del informe está completamente justificada. Lo que ha venido sucediendo durante años en Irán es algo que resulta absolutamente inaceptable. El Parlamento Europeo debe pronunciarse sobre ello. Debemos manifestar lo que pensamos sobre la pena de muerte, la tortura y sobre el hecho de que la esperanza que —recordemos— asociamos con la caída del Sha Reza Pahlevi ha fracasado completamente. Al contrario, las cosas han empeorado.

 
  
MPphoto
 

  Barry Madlener (NI).(NL) Señor Presidente, quisiera comenzar ofreciendo mis respetos al señor Belder por su excelente informe. El señor Belder ha escrito un informe muy intencionado que adopta un enfoque de gran severidad contra Irán. Se trata la línea correcta a seguir. El dictador, Mahmoud Ahmadineyad, se limita a seguir matando a sus propios ciudadanos, mientras sus opositores políticos son torturados. Corre el rumor de que la ciudadana neerlandesa, Zahra Bahrami, también ha sido torturada y he solicitado que esto sea investigado.

Quisiera pedir a los socialistas de izquierdas y al terrible Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea de esta Cámara que no diluyan el presente informe con todo tipo de enmiendas diferentes. El régimen criminal de Ahmadineyad sigue amenazando a Israel y está tratando de ejercer su influencia en Egipto. Lo ideal para Irán sería asistir al advenimiento de una república islámica que incluya ayatolás políticos, la sharia, la lapidación de mujeres y el ahorcamiento de homosexuales. Sí, Señorías, para muchos musulmanes, eso es lo que el islam puro representa. Algunos buques de guerra iraníes incluso han navegado atravesando el canal de Suez, un gesto francamente provocador hacia Occidente y hacia Israel. Y con este último punto concluyo.

 
  
MPphoto
 

  Vytautas Landsbergis (PPE).(LT) Señor Presidente, las relaciones de la Unión Europea con Irán son más que algo ambivalentes. Estamos permitiendo que se nos manipule. Estamos hablando de democracia, la cláusula sobre democracia, pero detectamos un olor característico a petróleo y gas. Si no albergamos el objetivo de la democracia en nuestros corazones, dejemos que sea pisoteada junto con los derechos humanos. Hace unos años, me quedé asombrado por la información pública relativa a la potente maquinaria de construcción que las empresas de la Unión Europea están proporcionando a Teherán. Esta maquinaria incluía equipos de excavación para la construcción de plantas subterráneas, donde resulta más probable que se produzca un arma nuclear. Teherán ya dispone de cohetes capaces de llegar a casi toda Europa, así que ¿por qué no ayudarles a producir justo aquello que siempre quisimos por Navidad? La maquinaria de excavación europea está cavando un agujero tanto para la nación iraní, si Israel deja de mantener la calma ante el fantasma de un segundo éxodo, como para Europa y el mundo entero. No parece que Europa esté preparada para un desafío de semejantes dimensiones, sobre todo, para la hegemonía nuclear de Irán en Oriente Próximo y África del Norte. ¿Alguien está analizando los acontecimientos actuales en este sentido?

Otro equipamiento a destacar incluye potentes grúas de construcción alemanas y neerlandesas que Teherán está utilizando para la ejecución pública de los denominados criminales y opositores al régimen. Se dice que el ahorcamiento con estas grúas europeas es particularmente cruel y la agonía se prolonga durante mucho tiempo. A día de hoy, las ejecuciones de los pecadores continúan, al igual que el suministro de equipos procedentes de Europa.

Esperemos que las autoridades iraníes no encarguen portaaviones de la clase Mistral en Saint-Nazaire, pero podrán adquirirlos poco después en Rusia, construidos bajo licencia francesa. Definitivamente se necesitarán los Mistral con objeto de que los países del Golfo Pérsico puedan sentir la pistola apuntando a sus cabezas. Los sentimientos de los países pequeños en torno al Mar Báltico y el Mar Negro resultan de escaso interés para cualquiera, pero el Golfo Pérsico está cerca del vientre de Europa. Sugiero que esto se considere.

 
  
MPphoto
 

  Zoran Thaler (S&D).(SL) Señor Presidente, Señorías, la tragedia de Irán es enorme. Treinta años después de la revolución contra la dictadura del Sha, surge una sencilla pregunta: ¿puede considerarse a Irán como un país civilizado en absoluto? La barbarie del régimen iraní queda reflejada en sus muchas formas diversas de opresión y en sus anacronismos. Las mujeres, los disidentes, cualquiera que piense de forma diferente, los jóvenes, las personas la misma orientación sexual, etc., están siendo oprimidos.

¿Qué podemos hacer al respecto? Por un lado, la Unión Europea necesita una política con respecto a Irán y necesita imponer las sanciones que hagan daño a los principales representantes del régimen. Impidámosles viajar y hacer negocios, y eso incluye a la Guardia Revolucionaria. Por otro lado, ayudemos a los jóvenes y a aquellos que luchan en favor de los derechos humanos y el cambio democrático.

La clave reside en garantizar el libre acceso a la información, la libertad de prensa, la televisión, la radio y especialmente Internet. Facebook, Twitter y YouTube son las armas más poderosas que pueden esgrimir aquellas personas que son humilladas y ultrajadas, y esta cantidad de personas en Irán es muy elevada. Tenemos la responsabilidad de protegerlas.

 
  
MPphoto
 

  Norica Nicolai (ALDE).(RO) Señor Presidente, en 2005, este régimen llegó al poder con un mensaje que promovía el nacionalismo y la justicia. Incluso ahora, no hemos logrado convertir a Irán en un régimen democrático. Todo lo que hemos conseguido es ser testigos del desarrollo del único país que promueve un régimen despótico a gran escala, digno de la oscura Edad Media. Señorías, considero que Irán se está convirtiendo en uno de los temas candentes de nuestra política exterior, porque corremos el riesgo de ignorar la enorme influencia que posee sobre el norte de África a través de la financiación de movimientos de tipo terrorista, y con esto me refiero a Hamás y Hezbolá.

A menos que la Unión Europea lleve a cabo una evaluación clara de la influencia de Irán en esta región, corremos el riesgo de que esta ausencia de democracia en Irán acabe estableciéndose. Más aún, nos enfrentamos a una grave deficiencia en Europa y al riesgo de una amenaza para nuestra seguridad. Creo que es hora de que nuestras soluciones dejen de seguir el principio tradicional alentado por Talleyrand, que consiste en bailar y después adoptar una decisión clara y firme.

 
  
MPphoto
 

  Peter van Dalen (ECR).(NL) Señor Presidente, el informe del señor Belder es muy bueno, ya que es realista y pragmático al mismo tiempo. En lo que a mí respecta, el informe podría haber sido mucho más duro en sus críticas al régimen reprobable de Ahmadineyad. Este villano niega el Holocausto y nada le gustaría más que conducir al estado de Israel hasta el mar sin tiempo que perder. Los cristianos, literalmente, no tienen vida bajo el régimen de Ahmadineyad. Lo que es más, oprime a su propio pueblo de una manera espantosa. Nunca tantas personas han sido ejecutadas como en el último año. La UE debe, por tanto, seguir apoyando a las fuerzas de la oposición, que se centran en la democracia y en los derechos humanos. A la hora de hacer frente al régimen de Ahmadineyad, no existe contundencia suficiente. Me refiero a las sanciones y a las acciones específicas contra el programa nuclear iraní, como ocurrió con el virus Stuxnet. Espero impaciente el día en que caiga este régimen. ¡Hoy no sería lo suficientemente pronto!

 
  
MPphoto
 

  Nicole Sinclaire (NI). – Señor Presidente, los defensores de los derechos humanos en Irán son objeto de amenazas de muerte, actos de hostigamiento, detenciones arbitrarias, acoso judicial, estigmatización, agresiones, malos tratos, torturas y asesinatos. Las mujeres defensoras de los derechos humanos corren especial peligro en Irán. Las libertades de expresión, asociación y reunión están severamente restringidas en Irán y, a menudo vienen acompañadas de penas severas.

La pena de muerte también se aplica arbitrariamente, sobre todo a los menores de edad. Sin embargo, lo que me parece bastante preocupante es cómo trata en realidad la Unión Europea el tema de Irán. Una vez más, nuestra Alta Representante parece hablar mucho y hacer bien poco. La he invitado, y lo vuelvo a repetir hoy, en varias ocasiones a la Subcomisión de Derechos Humanos para que precisamente se le formulen preguntas acerca de sus actividades en el ámbito de los derechos humanos.

Hoy nos ha contado lo importante que son los derechos humanos para ella, pero ¿ha visitado alguna vez la Subcomisión de Derechos Humanos? Está dispuesta a enviar a sus subordinados, pero no está dispuesta a aceptar un interrogatorio democrático por parte de esta Cámara. Escuchará nuestros discursos, saldrá con algunas divagaciones, con alguna declaración preparada de antemano, y después se irá a casa. Eso no es democracia, señora Ashton.

(La oradora acepta responder a una pregunta formulada con arreglo al procedimiento de la «tarjeta azul», de conformidad con el apartado 8 del artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 

  Richard Howitt (S&D). – Señor Presidente, no quiero extenderme demasiado. Solo quiero preguntar a la señora Sinclaire lo siguiente: cuando la Alta Representante asiste a una sesión plenaria especial de todo el Parlamento para debatir el informe anual sobre derechos humanos y es interrogada por los diputados al Parlamento Europeo de toda la Cámara, ¿no considera usted que esta es una manera más satisfactoria para nosotros de pedir cuentas a la Alta Representante sobre el historial de derechos humanos que pedirle que asista a la subcomisión del Parlamento, incluso a pesar de que se trate de una subcomisión que yo aprecio mucho?

 
  
MPphoto
 

  Nicole Sinclaire (NI). – Señor Presidente, con respecto a mi colega, en realidad no es satisfactorio porque, como sabe —y si ha pasado tanto tiempo en la Subcomisión de Derechos Humanos como yo lo sabría— es en las comisiones donde en realidad tenemos la oportunidad de disponer de más de una intervención y de más de un minuto, y de este modo podemos obtener realmente una respuesta directa.

He realizado muchos comentarios acerca del tema de los derechos humanos y todavía aguardo una respuesta por parte de la baronesa Ashton —una respuesta— así que ¿cómo puede ser? Repito que esto es una cuestión de democracia. Yo represento a cinco millones de personas. He sido elegido para estar aquí. La baronesa Ashton no ha recibido un voto en su vida.

 
  
MPphoto
 

  Paweł Zalewski (PPE).(PL) Señor Presidente, señora Ashton, me gustaría felicitar al señor Belder por su excelente informe. Es de agradecer, asimismo, que el informe haya sido modificado durante las negociaciones. Creo que con estas modificaciones se le ha dado la redacción adecuada. Toda la comunidad internacional, que concede gran importancia a la democracia y los derechos humanos, está alarmada por lo que ha venido sucediendo durante muchos años en Irán, y estamos tratando de decidir qué medidas se deberían adoptar. Estas medidas deben, por supuesto, provenir del interior de Irán. Por lo tanto, resulta obvio que la Unión Europea apoya a la oposición iraní.

Considero que hay tres cuestiones que deberíamos plantear ahora y que podrían influir en la política en Irán. La primera cuestión tiene que ver con nuestra política de cooperación con Turquía con relación a Irán. Turquía es un socio importante para la Unión Europea. Se trata de un país gobernado por un partido para el que la tradición islámica es importante, pero también está gobernado de una manera mucho más cercana a los estándares europeos. La segunda cuestión es la cooperación con Rusia. Debemos presionar a Rusia para que colabore aún más estrechamente con la Unión Europea y los Estados Unidos, de manera que la cooperación con Irán no se parezca a la que tenemos hoy. En tercer lugar, el último tema, y uno muy importante, es el del escudo antimisiles. La Unión Europea debería trabajar con la OTAN y los Estados Unidos a fin de asegurar que se construya el escudo en Europa.

 
  
MPphoto
 

  Pino Arlacchi (S&D). – Señor Presidente, el texto inicial del presente informe ha sido criticado por su lenguaje agresivo, por centrarse sobre todo en el programa nuclear de Irán, dejando de lado la preocupación por los derechos humanos y carecer de una perspectiva positiva para la futura cooperación. Las numerosas enmiendas presentadas por mi Grupo y por otros corrigen estos defectos, y el texto actual es equilibrado. Distingue entre los dos dosieres principales: las violaciones de derechos humanos por parte del actual Gobierno y el programa nuclear iraní.

Ambos dosieres no son la misma cosa, y es irresponsable realizar amenazas de guerra o de intervención internacional a Irán, como he escuchado que se sugería hoy en este Parlamento. Si quieren fortalecer a Ahmadineyad, sigan actuando así, ya que todos los iraníes, independientemente de sus posiciones políticas, adoptarán una posición en contra de cualquier intervención extranjera. La política actual que están adoptando el Consejo Europeo y la Alta Representante es la correcta, porque se basa en una apreciación detenida de la situación sobre el terreno.

 
  
MPphoto
 

  Geoffrey Van Orden (ECR). – Señor Presidente, en primer lugar, felicito al señor Belder por su excelente informe. Irán posee el potencial de influencia y riqueza para ser una fuerza del bien o una fuerza del mal en el gran Oriente Próximo. Lamentablemente, su régimen se ha convertido en una fuerza del mal disfrazada con atuendo religioso. El programa de armas nucleares de Irán es motivo de enorme preocupación regional e internacional. Irán se ha convertido en una fuente de doctrina extremista, que lleva a cabo y patrocina actos de terrorismo internacional, posee una peligrosa influencia sobre las poblaciones de jóvenes chiitas en los Estados del Golfo, en Iraq y en Líbano y no duda en aliarse con los grupos terroristas sunitas en Gaza y más allá. Ha ayudado a entrenar y a armar a terroristas que han atacado a las fuerzas de la OTAN en Afganistán y es un infractor de los derechos humanos. Sería una trágica ironía que una tiranía como la de Irán se convirtiera en la principal beneficiaria del deseo de una mayor libertad que hemos visto tan dramáticamente expresado en todo el mundo árabe durante las últimas semanas y sería un ejemplo de hipocresía de lo más repugnante —estoy terminando señor Presidente—. El presidente Ahmadineyad ha dicho al pueblo egipcio que tienen derecho a expresar sus propios puntos de vista sobre su país.

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  George Sabin Cutaş (S&D).(RO) Señor Presidente, la comunidad internacional está contemplando cómo se deteriora la situación de los derechos humanos en Irán casi sin poder hacer nada. Sin embargo, no debemos pasar por alto los instrumentos que tenemos disponibles para hacer oír nuestra voz. El Tratado de Lisboa nos ofrece, a través de la posición de la Alta Representante, una manera de convencer al Gobierno iraní de que no se deben restringir los derechos humanos a través de la represión. Son un privilegio inalienable del individuo y ningún régimen político debe cuestionarlos. Las ejecuciones en masa, especialmente de jóvenes, la lapidación, la discriminación contra las mujeres y las minorías y la tortura son, por desgracia, parte de una lista mucho más larga.

El cambio democrático no puede imponerse desde el exterior. Sin embargo, la Unión Europea debe apoyar constantemente a las personas dentro de este país, y no solo a través de declaraciones, que arriesgan sus vidas todos los días para protestar contra estas injusticias.

 
  
MPphoto
 

  Jan Zahradil (ECR). (CS) Señor Presidente, a la luz de lo que está sucediendo en el mundo árabe, en Libia, Egipto, Túnez y otros lugares, la rigidez y la inmovilidad del régimen iraní resulta aún más evidente. Se trata de un régimen intolerante, un régimen fundamentalista, un régimen que asesina a opositores políticos, y un régimen que debe estar sometido a la presión internacional. Debemos apoyar a la oposición iraní en el exilio, algo que es legítimo, y contamos con resoluciones del Parlamento Europeo sobre este tema. Es necesario, entre otras cosas, vigilar la situación en el campamento de refugiados de Ashraf, en Iraq, donde hay más de 3 000 refugiados iraníes procedentes de organizaciones de la oposición en el exilio, y donde se corre el riesgo de una catástrofe humanitaria, y es necesario brindar protección a estas personas. Por lo tanto, quisiera escuchar una opinión clara por parte de la baronesa Ashton sobre este asunto, y me gustaría escuchar una declaración inequívoca sobre cómo, bajo su liderazgo, va a ayudar la UE a estos refugiados del campamento de Ashraf.

 
  
MPphoto
 

  Tunne Kelam (PPE). – Señor Presidente, ahora que la UE está haciendo un llamamiento para el cese inmediato de la brutal dictadura de Gadafi, e insiste en su completo aislamiento, lo mismo se aplica al brutal y sangriento régimen iraní. Albergar esperanzas de fomento de la confianza ya no es una opción realista, especialmente desde que Teherán ha erosionado por completo su credibilidad con respecto a su programa nuclear.

En su lugar, deberíamos abordar el gran potencial de cambio democrático encabezado por el pueblo en Irán. Es cierto que este cambio no puede ser impuesto desde el exterior. Sin embargo, la prioridad de la UE debería consistir en hacer extensivo nuestro claro apoyo moral y político a estas fuerzas. Tengo particularmente en mente la creación de una lista negra de los altos funcionarios iraníes (la señora Schaake mencionó ochenta nombres), que apoyan el inicio de las emisiones de Euronews en lengua persa e insisten en que las relaciones parlamentarias —si las hay— deberían llevarse a cabo bajo condiciones estrictas.

 
  
MPphoto
 

  Ioan Mircea Paşcu (S&D). – Señor Presidente, el dogma actual es que Irán va a ser el gran ganador de las revoluciones del norte de África y más allá. Esto es posible pero menos probable.

En primer lugar, el modelo iraní no es exactamente a lo que aspiran los jóvenes que se rebelan en estos países. En segundo lugar, el régimen no disfruta de una paz interna para poder concentrarse exclusivamente en la promoción de una política exterior más asertiva. Por último, ya que otros países como Turquía —o incluso Egipto, no solo después, sino también durante la transición— son poderosos competidores para las ambiciones de Irán.

Por supuesto, Irán siempre puede obtener un cierto nivel de influencia a través de intermediarios, pero probablemente no sea decisiva a la hora de adquirir el control de esos países. Paradójicamente, la única manera de obtener una ventaja sería considerar la evolución actual como una oportunidad para empezar a introducir de nuevo a Irán en la comunidad internacional. Sería un camino largo, pero la única forma sensata para Irán.

Felicito al señor Belder por su excelente informe.

 
  
MPphoto
 

  Antonyia Parvanova (ALDE). – Señor Presidente, me gustaría dar las gracias al señor Belder por su excelente informe. Tan solo un día después de celebrar el 100º aniversario del Día Internacional de la Mujer, quisiera mencionar un punto especial sobre la situación de las mujeres en Irán, y permítanme dedicar este discurso no solo a Sakineh Ashtiani y Zahra Bahrami, sino a todas las mujeres encarceladas y aquellas que se encuentran desaparecidas debido a la actual represión iraní.

La UE tiene que tener en cuenta las aspiraciones de cambio democrático del pueblo de Irán y la situación inaceptable a la que se tienen que enfrentar las mujeres iraníes. Sabemos que existe una discriminación, e incluso una represión política y social, que está afectando a las mujeres de este país, y deberíamos hacernos eco de estos hechos inaceptables cuando consideramos nuestro enfoque con respecto a Irán.

Si bien la situación se está deteriorando en estos momentos, los activistas de los derechos de las mujeres del país siguen liderando los esfuerzos de oposición a la actual represión y a la negación de las libertades civiles y los derechos humanos. Los derechos de la mujer no deberían ser un punto opcional de negociación y confío, señora Vicepresidenta y Alta Representante, en que la UE defienda esta violencia sin comprometerlas.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Salavrakos (EFD).(EL) Señor Presidente, el informe del señor Belder, tal y como se nos ha presentado, es un informe preciso, equilibrado y objetivo. Personalmente, simpatizo con el pueblo de Irán, una nación antigua con una cultura milenaria y tradiciones importantes. Irán es una nación rica en la producción de petróleo y posee una importante posición geopolítica en Oriente Próximo. La violación sistemática de los derechos humanos señalada en el informe y por todos los oradores no encaja bien con una nación de semejante tradición. En primer lugar, sin embargo, el Gobierno de Ahmadineyad tiene que darse cuenta de ello y adoptar las medidas necesarias. La insistencia de este país en la consecución de un programa nuclear que resulta inaceptable para la comunidad internacional ha provocado una tensión enorme en la zona y ha generado muchas dudas. Cualquier otra cosa no hará nada en absoluto por la estabilidad geopolítica de la zona.

No debemos olvidar o pasar por alto los levantamientos masivos del norte de África y Oriente Próximo y el hecho de que las comunidades musulmanas se están dirigiendo hacia un islam político.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señor Presidente, la Revolución Verde y las últimas protestas muestran muy claramente que existe un gran potencial para la sociedad civil en Irán. Es preciso apoyar esto, ya que es la única manera de que se pueda desarrollar una apertura democrática.

Por desgracia, las sanciones suelen afectar precisamente esta sociedad civil joven y activa. Se han suspendido, por ejemplo, la celebración de los exámenes de Inglés como Lengua Extranjera (TOEFL). Este examen es, sin embargo, un requisito previo para estudiar en la mayoría de las universidades angloamericanas. Las víctimas de esta suspensión son, por lo tanto, los estudiantes con mentalidad internacional.

El informe propone nuevas sanciones desde una perspectiva carente de crítica, tales como restricciones a la exportación de tecnología para teléfonos móviles y redes de comunicación. Sin embargo, precisamente estas tecnologías de la información y de la comunicación inmediatas son las que se necesitan para difundir ideas pluralistas. En última instancia, quienes se saldrán con la suya serán los terceros países como China, Rusia y la India, quienes seguirán llevando a cabo negocios, exportando y asegurándose las materias primas para sí mismos, y quienes, desgraciadamente, no cumplirán estas sanciones.

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE).(RO) Señor Presidente, por momento, Irán se está uniendo a los Estados árabes que buscan su propio camino hacia la democracia, y la situación del país se encuentra descrita en detalle en el informe elaborado por el señor Belder. El régimen de Teherán se opone firmemente al cambio, con su represión de las manifestaciones y la detención de los líderes del movimiento. Condeno enérgicamente esta postura, que ha venido siendo predominante en la sociedad iraní durante un buen número de años. La gente pide su derecho a la libertad de expresión y el gobierno debería escuchar sus peticiones.

Por otra parte, las autoridades iraníes han convertido en un hábito la violación de los derechos humanos. En este punto, quisiera mencionar a Neda, el «Ángel de Irán». Ellos respaldan la aplicación de la pena de muerte, la lapidación y la ejecución de delincuentes juveniles, todo ello haciendo caso omiso de sus obligaciones internacionales. Las ambiciones nucleares de Irán también ponen en peligro a la población. Las operaciones de la nueva planta de energía nuclear han tenido que ser interrumpidas recientemente debido a los riesgos de contaminación.

 
  
MPphoto
 

  Mitro Repo (S&D).(FI) Señor Presidente, baronesa Ashton, el presente informe es especialmente bien recibido porque la Unión Europea debe tener una estrategia clara y coherente para países como Irán. En el transcurso tan solo de un período de 18 meses, en 2008 y 2009, el Parlamento ha adoptado una posición relativa al acceso a la justicia para 36 personas iraníes en relación con violaciones aisladas de los derechos humanos. Son más que en cualquier otro país. Por otra parte, cada uno de ellos merecería ser mencionado y recordado de forma individual aquí, incluso ahora.

En el caso de Irán, no se deberían subordinar los derechos humanos a una categoría secundaria junto con las preferencias comerciales y arancelarias. Es moralmente incorrecto, y una vergüenza para la UE. Por eso la Unión Europea y el Parlamento deben, en el futuro, seguir de cerca la evolución de la situación de los derechos humanos en Irán.

 
  
MPphoto
 

  Peter Šťastný (PPE). – Señor Presidente, yo también quiero unirme a mis colegas en su llamamiento para apoyar a la oposición iraní y ofrecer una mayor protección a los refugiados del campo de Ashraf. Estas pobres personas y sus familias son objetivos constantes de un régimen iraní brutal y despiadado. A su difícil situación se suma el acoso diario y la actitud hostil de las fuerzas iraquíes que se supone que han de protegerles.

Señora Alta Representante, no nos olvidemos de estas personas que tanto han sufrido. Juntos, tenemos que asegurarnos de que la UE desempeñe un papel clave en su transición de oposición perseguida a gobierno democrático. Después de todo, a todos nos interesa ver —y esperemos que pronto— un Irán estable y democrático cuyos ciudadanos disfruten de la misma libertad y derechos que disfrutamos aquí en la UE.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Ashton, Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. – Señor Presidente, creo que este ha sido un debate interesante y quería abordar solamente dos temas específicos que se han planteado en cierto modo fuera de debate antes de poner fin a este asunto.

La señora Paulsen me ha preguntado si podíamos encontrar espacio en el —creo que la palabra ha sido «reluciente»— nuevo edificio, para poder tener a gente que trabaje en temas de preocupación sobre derechos humanos. Tan solo puedo decir que estoy encantada de que la señora Hautala, el Presidenta de la Subcomisión de Derechos Humanos, me escribiera para decirme que estaba satisfecha con el diseño del plan para hacer frente a los derechos humanos dentro de la nueva organización. Sin embargo, no estoy más que trasladando a las personas a un edificio para sacarlas de los ocho edificios actualmente dispersos por Bruselas, pues considero que permitir a las personas trabajar juntas aumenta su eficacia. Vamos a tener que apretujarlos, porque de paso también estoy intentando economizar. Por lo tanto, espero que, cuando usted vea lo que hacemos, la palabra «reluciente» sea una palabra agradable y no una palabra, me temo, que sugiera que estoy tratando de hacer algo que realmente no forma parte de mis intenciones.

En respuesta a la señora Sinclaire: la opción que se me planteó para responder a las cuestiones relacionadas con los derechos humanos frente al Parlamento fue, por decisión de esta Cámara, la de asistir regularmente a la Comisión de Asuntos Exteriores (AFET) a la que se invitaría a las subcomisiones —la Subcomisión de Derechos Humanos entre ellas— y donde se me podrían formular preguntas. Es lo que he hecho y estoy más que encantada de reunirme con la señora Hautala, como lo hago y responder a sus preguntas, así como lo estoy de asistir a las sesiones plenarias de esta Cámara. Estoy más que encantada de tratar de hacer más; simplemente le pido que reconozca que existe un límite para la cantidad de horas diarias de que dispongo y la cantidad de cosas que puedo hacer. Pero no se trata en absoluto de una falta de respeto hacia la Comisión ni de hecho hacia usted personalmente, ni mucho menos. Espero que pueda usted ponerse en contacto con mi oficina, con los temas que le preocupan, y que pueda asistir a las reuniones a las que yo pueda acudir y hablar.

Soy muy consciente de mi propia experiencia en lo que respecta a ser líder de una Cámara del Parlamento y no haber sido elegida, pero he tenido el gran privilegio de ser elegida por esta Cámara y, por supuesto, de ser invitada a desempeñar esta función por 27 Jefes de Estado y por el Presidente de la Comisión. En ese sentido, soy muy consciente de mis responsabilidades.

En relación con el debate en sí y las cuestiones de derechos humanos que, en cierto sentido, han dominado nuestro debate: estoy tratando de estudiar qué más podemos hacer. No voy a realizar comentarios específicos sobre lo que se está tratando actualmente porque quiero presentarlos cuando acabemos el trabajo, pero estamos hablando con activistas de los derechos humanos y con organizaciones, así como considerando entre los 27 Estados miembros una manera más efectiva de poder solucionar este problema y ejercer tanta presión como nos sea posible.

En lo que respecta al señor Karoubi y el señor Mousavi, como he dicho, resulta aún difícil establecer con precisión si se encuentran en prisión o bajo arresto domiciliario. Estoy tratando de recibir esa aclaración. Por supuesto, estamos apoyando la resolución de Ginebra para un Relator Especial sobre Irán. Planteamos estas cuestiones directamente también; es muy importante que permanezcamos todos juntos a la hora de impulsar los derechos humanos en Irán. Muchos diputados han planteado casos concretos y aludido al terrible historial que posee este país, y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano y considero que podemos hacerlo mejor si lo hacemos juntos.

Por último, en cuanto a la cuestión nuclear: he pasado cuatro días y medio manteniendo conversaciones directas con los negociadores iraníes y he sido muy clara en lo que pretendo hacer, que es ofrecer una oportunidad a este país, a Irán, de dar muestras de lo que sigue afirmando, de demostrar que se está moviendo en la dirección de la energía nuclear civil y no en la dirección de las armas nucleares. Tal y como les he manifestado a ellos, no resulta difícil: lo que tienen que hacer es ser abiertos y transparentes a fin de permitir a los inspectores llevar a cabo el trabajo que se supone deben hacer y crear el clima de confianza que a menudo les he explicado con gran detalle. La elección es suya. Tengo absolutamente claro también que el Consejo de Seguridad y mi papel con el grupo de países E3+3 continuarán ejerciendo presión con el fin de tratar de garantizar que esto suceda. Lo que resulta realmente alentador es que a pesar de que yo dirijo las negociaciones, lo hago con el E3+3 sentado junto a mí; y eso demuestra muy claramente a Irán que estamos totalmente unidos en nuestro enfoque, y rindo homenaje a todos aquellos que trabajan conmigo. Tienen que demostrar la voluntad política de hacer lo que sea necesario, y si no lo hacen, Sus Señorías, vamos a tener que hacer más para seguir ejerciendo presión.

 
  
  

PRESIDE: Alejo VIDAL-QUADRAS
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder, ponente.(NL) Señor Presidente, Señorías, permítanme comenzar ofreciéndoles a todos ustedes mi más sincero agradecimiento por su valiosa contribución a este debate. He escuchado con mucha atención lo que tenían ustedes que decir. Su contribución deja claro cuál es mi intención con este informe, es decir, señalar que nuestros derechos fundamentales —nuestros derechos humanos, que son tan fundamentales y que constituyen la base de nuestra existencia— son también los derechos de los iraníes. Para mí, es exactamente lo mismo. En otras palabras, la atención que prestamos a los derechos fundamentales y a su observancia resulta fundamental. Estoy convencido de que su observancia también crea perspectivas de futuro para Irán, concretamente para los jóvenes del país. Me ha dado la impresión durante el debate de que la señora Lösing —que ya no está presente, desgraciadamente— ha dado en el clavo con respecto a las perspectivas de futuro. Eso es sin duda algo muy importante para mí.

Si nos limitamos a echar un vistazo a los hechos, podemos comprobar que desde hace muchos años hasta ahora, más de 150 000 jóvenes iraníes con un alto nivel de educación han abandonado la República Islámica precisamente debido a la falta de perspectivas para el futuro. Lo han hecho no solo debido a la represión, sino también por la opresiva situación socioeconómica y el clima de falta de libertad. El resultado —y conozco este dato por un persona con acceso a información privilegiada que también es economista— es que esto por sí solo genera una pérdida de 40 millones de dólares al año, y eso sin incluir la fuga de cerebros. Por medio de mi informe, lo que he querido destacar ha sido precisamente que la atención y el apoyo que prestamos a una mayor libertad de acción y a la observancia de los derechos humanos proporcionan realmente unas perspectivas de futuro a Irán. Esto también beneficia a la región en términos de seguridad global.

Finalmente, baronesa Ashton, me ha despertado gran curiosidad averiguar —no me había dado cuenta de esto, pero mis colegas lo han mencionado—- que hace un par de semanas en la prensa estadounidense ha circulado un informe según el cual va a darse a conocer, de hecho, una lista de violaciones graves de los derechos humanos en la República Islámica de Irán y de sus responsables a todos los niveles, hasta llegar a los carceleros de las prisiones. Yo estaría muy agradecido si usted fuera a seguir el ejemplo norteamericano en lo que se refiere a una lista de este tipo, ya que de ese modo no nos centraríamos todos únicamente en los responsables de la proliferación nuclear y la consiguiente amenaza para la seguridad mundial, sino también en el clima terrible que impera en Irán. Al mismo tiempo, esto envía una señal a los iraníes de que nos estamos fijando en toda la situación Irán, no solo en la amenaza nuclear, y que sin embargo pensamos que Irán debería ser una sociedad civil normal, en consonancia con el alto nivel de la civilización que ha disfrutado tradicionalmente este país a lo largo de su historia.

Por último, no deben ustedes pensar mal de mí en lo que se refiere al hecho de que para mí, como protestante, la libertad de religión es sumamente importante. Permítanme ser claro en este punto: para los sunitas —la minoría— para los baha'i, para los cristianos y los judíos —este es un punto terriblemente embarazoso— mi informe por desgracia ha quedado obsoleto, lo reconozco de inmediato. Digo esto porque ha habido una ola de represión que ha afectado a sunitas, bahá'í y cristianos, sobre todo durante los últimos meses, y pido disculpas a mis colegas porque mi informe no está al día en este respecto. Para mí, esto constituye un estímulo para hacer más con respecto a Irán —estoy trabajando sobre la base de una política de puertas abiertas— y espero estar en contacto con ustedes de forma regular a fin de ayudar a lograr un Irán con futuro para toda su población.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. –Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar el jueves 10 de marzo a las 12.00 horas.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad