Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2011/2609(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

O-000042/2011 (B7-0205/2011)

Debates :

PV 23/03/2011 - 18
CRE 23/03/2011 - 18

Votaciones :

Textos aprobados :


Debates
Miércoles 23 de marzo de 2011 - Bruselas Edición DO

18. Adopción de un programa en materia de reasentamientos (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. − El siguiente punto es el debate sobre

– la pregunta oral presentada por presentada por Rui Tavares, en nombre del Grupo GUE/NGL, al Consejo: Adopción de un programa de la UE en materia de reasentamientos (O-000042/2011 – B7-0205/2011);

– la pregunta oral presentada por Nadja Hirsch, Sophia in 't Veld, Sonia Alfano y Nathalie Griesbeck, en nombre del Grupo ALDE, al Consejo: Establecimiento de un programa común de la UE de reasentamiento de refugiados (O-000045/2011 – B7-0206/2011);

– la pregunta oral presentada por Manfred WeberManfred Weber, Simon Busuttil y Georgios Papanikolaou, en nombre del Grupo PPE, al Consejo: Establecimiento de un Programa Conjunto de la UE en materia de Reasentamiento (O-000054/2011 – B7-0208/2011).

 
  
MPphoto
 

  Rui Tavares, autor. (PT) Señor Presidente los refugiados son probablemente la población más vulnerable del mundo y de ellos, los más vulnerables son los que no pueden volver a su país ni quedarse en los países de tránsito. ACNUR tiene una cifra para esta población: 200 000 refugiados al año. Sabemos que los Estados Unidos y otros países realojan a la mitad de ellos y sabemos que Europa hace muy poco: solo 4 500 al año.

Por tanto, todos estamos de acuerdo en que el drama de los refugiados es urgente e importante. ¿Hasta qué punto es importante? El propio Consejo ya ha respondido a esta pregunta. La Presidencia sueca hablaba de reasentar a 100 000 al año y la Presidencia belga, al final de su propio mandato dijo —cuando el Primer Ministro Yves Leterme estaba aquí— que los refugiados eran la imagen de la propia razón de ser de la UE. Perdónenme por decirlo pero los refugiados son importantes para la Presidencia húngara por motivos históricos porque fue por Hungría que la comunidad internacional hizo el primer esfuerzo concertado de reasentar a miles de refugiados en 1956.

Sin embargo, al final ¿hasta qué punto es urgente el drama de los refugiados? Lamentablemente esta es la pregunta que nos vemos obligados a formular al Consejo; ¿hasta qué punto los refugiados son una prioridad para el Consejo?, ¿son lo suficientemente urgentes para firmar por fin un trozo de papel? Hace un año, el Parlamento votó a favor de dos informes y uno de ellos era una codecisión sobre el Fondo Europeo para los Refugiados. La gran mayoría nos unimos por algo que era importante: desde los comunistas griegos a los conservadores británicos. Hicimos nuestros deberes. Un año después seguimos esperando por el Consejo. El proceso de codecisión se ha transformado en el proceso de coindecisión y sería un proceso de coindecisión ridículo si no fuese trágico para la vida de las personas sobre el terreno.

El informe que hemos aprobado incluye medidas de emergencia que se aplicarán junto con las prioridades anuales de la Comisión. Hicimos esto porque sabemos que puede surgir una crisis humanitaria en cualquier momento. Ya ha surgido en el Norte de África, a nuestras puertas, y no tenemos listas estas medidas de emergencia para poder aplicarlas. No las tenemos porque lamentablemente el Consejo no ha terminado su codecisión.

Además, a partir del primer día en que se finalice tendremos, junto con estos procedimientos de emergencia, dinero extra para los países que quieran proceder con el reasentamiento y categorías definidas para que los Estados miembros utilicen las prioridades. Asimismo, tendremos todo lo que hemos recogido en el informe de iniciativa propia: calidad, rapidez y la creación de una unidad de reasentamiento en la Oficina Europea de Apoyo al Asilo.

Diputados del Consejo —y con esto termino señor Presidente— ustedes son colegisladores. No tenemos que decirle al Consejo cómo tienen que legislar pero este veto de cajón no ayuda a nadie sobre todo a la credibilidad de las instituciones.

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Nadja Hirsch, autora.(DE) Señor Presidente, hemos trabajado muy duro en el programa de reasentamiento, hemos invertido mucha energía en todos los grupos y filiaciones políticas. Todos queríamos enviar un mensaje claro al respecto. Asimismo, hicimos de ello nuestra principal prioridad porque es un tema muy importante: es la vida de las personas lo que está en juego.

No obstante, la situación y los últimos acontecimientos en el Norte de África significan que, una vez más, se nos piden resultados al instante. Ya hemos perdido un año. Hemos aprovechado al máximo el tiempo disponible para suscitar el debate civil y social, porque, al final, también necesitamos el apoyo de los Estados miembros, las autoridades regionales y la población local si se va a establecer también el programa en los Estados miembros nuevos. No podemos abandonar este debate y el consenso que se ha alcanzado de forma gradual simplemente porque el Consejo y otros actores son incapaces de llegar a un acuerdo, a un punto intermedio. El tema es demasiado importante. Hemos instigado este debate y, fieles a nuestros credenciales liberales, nuestro objetivo es que este tema sea una verdadera prioridad.

Creo que hemos llegado a un acuerdo en todos los Grupos del Parlamento. Hemos señalado nuestra postura y ahora esperamos que el Consejo marque claramente el camino para que se incluya este tema en el orden del día y para alentar a otros Estados miembros, que hasta ahora no han tenido un papel activo, a participar. La respuesta que hemos recibido durante nuestros debates indica que estos Estados miembros están dispuestos a sumarse a la causa. Por esta razón, la principal preocupación de ALDE —aunque creo que puedo hablar por todos los grupos implicados porque el nivel de cooperación fue realmente excelente— es que se dé prioridad a este tema y se fomente el debate que hemos creado a un amplio nivel social, en lugar de ponerlo en peligro por posponerlo continuamente.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Papanikolaou, autor.(EL) Señor Presidente, partiendo de lo que han dicho mis compañeros, quiero añadir que, en primer lugar, Ministra, casi un año después de que este Parlamento aprobase las resoluciones, a las que se dedicó un gran esfuerzo, se envió una misión a Siria por esa misma razón e intentamos alentar a todos los Estados miembros posibles a que participasen en el programa de reasentamiento de refugiados. Pero, a pesar de todo eso aún no hemos hecho nada. Incluso si hay problemas formales por parte del Consejo también hay que involucrar al Parlamento, estamos aquí para encontrar soluciones. Esa es nuestra finalidad.

Nos hemos referido a la dimensión humanitaria de este programa pero también al instrumento proporcionado a Europa para que pueda ejercer su política exterior de forma aún más eficiente. ¿No sería este instrumento una herramienta importante hoy en manos de la baronesa Ashton si estuviera en el Norte de África y pudiese referirse al programa que hubiésemos decidido?

Obviamente nos referimos a necesidades mundiales. Sin embargo, tenemos que entender que el problema se encuentra a nuestras puertas. Se pide que Europa desempeñe un papel de liderazgo en el Mediterráneo. Tenemos que iniciar este programa, Ministra, y sacarlo adelante; tenemos que entender que cuando debatamos los recursos presupuestarios a partir de 2013, hay recursos para este programa hasta 2013 y si perdemos más tiempo no podremos utilizar ya estos recursos e instrumentos.

Para terminar, le recuerdo, señora Ministra, la propuesta que hicimos entonces y a la que seguimos remitiéndonos en el Grupo PPE y es el programa de reasentamiento de refugiados. No podemos seguir esperando a que llegue otra Lampedusa, señora Ministra, sin que entendamos lo importante que es esta iniciativa y que tenemos que sacarla adelante a toda costa.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Enikő Győri, Presidenta en ejercicio del Consejo. (HU) Señor Presidente, Señorías, el Parlamento Europeo formuló tres preguntas al Consejo Europeo relacionadas con el reasentamiento de refugiados. Quiero dar las gracias a estos tres oradores por presentar detalladamente las consideraciones que les llevaron a formular esas preguntas. Las tres preguntas estaban relacionadas con la propuesta de la Comisión que tiene por objeto enmendar la decisión por la que se establece el Fondo Europeo para los Refugiados durante el periodo 2008-2013 con respecto al establecimiento de un Programa Conjunto de la UE en materia de Reasentamiento. Creo que este debate también demuestra la gran preocupación del Parlamento Europeo por el destino de los más necesitados. Por tanto, en primer lugar, quiero dar las gracias a los diputados por dedicar tanta atención a resolver esta situación de los refugiados. Como bien ha comentado el señor Tavares, viniendo de Hungría, con la Revolución de 1956 como herencia y como compromiso al respecto, la Presidencia húngara tiene la obligación moral de avanzar en cuanto al Programa Conjunto de la UE en materia de Reasentamiento.

La crisis del Norte de África, a la que varios de ustedes se han referido, ha revelado la necesidad de establecer un sistema europeo común de asilo que funcione bien. Estoy de acuerdo con la postura del Parlamento Europeo de que la UE tiene que aceptar su responsabilidad a la hora de resolver la situación de los refugiados si quiere conservar su papel de liderazgo como proveedor de ayuda humanitaria. Permítanme darles las últimas novedades sobre cómo se está desarrollando la situación de los refugiados en las fronteras de Libia en este momento. He visitado la frontera entre Libia y Túnez a principios de marzo. En ese momento llegaban 1 000 refugiados cada hora, la mayoría de ellos eran trabajadores inmigrantes para los que lo más apremiante era encontrar el camino a casa, un medio de repatriación. De todos ellos, los que se encontraban en una situación más difícil eran los que llegaban sin papeles o sin documentos de ningún tipo. Los organismos de ayuda internacional que estaban allí velaban por ellos. El número de refugiados era cada vez mayor y su repatriación, como tal, irresoluble y, por tanto, en esta situación hay que considerar el sistema de reasentamiento. Hoy, o más bien ayer y hoy, el Ministro de Exteriores húngaro, János Martonyi, ha estado al otro lado de la frontera entre Libia y Egipto. El primer objetivo de su visita era conocer la situación de los refugiados. Fue a la frontera y allí se reunió con funcionarios egipcios. La situación allí, en esa zona, ha cambiado. Durante tres días no ha habido flujo desde Libia en esa parte de la frontera.

Por el momento hay aproximadamente 200 personas que deberían poder participar en el programa de reasentamiento. Los que han llegado hasta ahora están siendo evacuados, es decir, están recibiendo la asistencia de las autoridades egipcias para volver a casa con la ayuda eventual de los Estados miembros de la UE. Por cierto, el señor Martonyi también ha dialogado con el Ministro de Exteriores del Consejo Nacional Transitorio de Bengasi, así como con el Ministro de Interior egipcio para tener precisamente una perspectiva de la situación de los refugiados. Con respecto a la política europea de asilo común, quisiera hacer hincapié en que haremos todo lo posible para crear una política y un sistema comunes que se basen en la plena aplicación de la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y otras convenciones internacionales importantes y se adecuen a los compromisos contraídos en el Programa de Estocolmo por parte del Consejo Europeo. La Presidencia húngara se compromete a acelerar las propuestas del paquete de refugiados. Esto lo demuestra también el hecho de que, partiendo de la autorización concedida la semana pasada por los Estados miembros, estamos dispuestos a iniciar diálogos informales a tres bandas sobre la Directiva de reconocimiento de asilo cuanto antes para poder lograr nuestro objetivo: 2012.

Les doy las gracias una vez más por el debate que presidí en enero sobre este tema. Entonces también respondí a las preguntas de los diputados. Asimismo, quisiera destacar que el Consejo, dado que reconoce la importancia del reasentamiento como solución duradera para los refugiados, celebra la decisión sobre el establecimiento de un Programa Conjunto de la UE en materia de Reasentamiento y la comunicación de la Comisión al respecto que presentó la Comisión en septiembre de 2009. Estas iniciativas son fruto del acuerdo al que llegó el Consejo Europeo con respecto al Pacto Europeo sobre Inmigración y Asilo en septiembre de 2008 y es que el reasentamiento de personas bajo la protección del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en el territorio de la UE podría continuar, por el momento, de forma voluntaria.

Como ejemplo concreto, subrayaría las conclusiones del Consejo en julio y noviembre de 2008 en las que los Estados miembros se comprometieron a realojar en su territorio a los refugiados iraquíes o más bien esto es lo que les animamos a hacer en estas conclusiones. En septiembre de 2009, el Consejo inició un examen detallado de la propuesta por la que se enmendaba la decisión de establecer un Fondo Europeo para los Refugiados. En la primera mitad de 2010 se celebraron reuniones informales con el Parlamento en varias ocasiones. Los Estados miembros demostraron una gran flexibilidad cuando adoptaron las propuestas del Parlamento Europeo casi en su totalidad a fin de lograr un objetivo común: el establecimiento de un sistema mejor, más flexible de acuerdo con la propuesta de la Comisión. Como bien han señalado los diputados en sus preguntas, el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo llegaron a un acuerdo sobre el contenido político de la decisión como resultado de las reuniones informales que ya he mencionado. El Consejo apoyó, por ejemplo, una de las propuestas más importantes del Parlamento, la de que se crease un mecanismo que alentase a los Estados miembros más nuevos a unirse al programa de reasentamiento mediante instrumentos financieros entre otras cosas. Sin embargo, el Consejo no pudo apoyar la propuesta del Parlamento que sugería que la adopción de las prioridades anuales de reasentamiento comunes de la UE se produjese de acuerdo con el artículo 290 del Tratado mediante la aplicación del procedimiento relativo a los actos delegados.

La postura del Consejo y de la Comisión aquí es idéntica. El ciclo de programación del funcionamiento del Programa general «Solidaridad y Gestión de los Flujos Migratorios» establece plazos estrictos y se puede proporcionar una planificación eficaz mediante los actos de ejecución. Además, el Consejo aceptó la opinión de la Comisión con respecto a que la definición de las prioridades anuales de reasentamiento solo tiene carácter ejecutivo porque en esencia esto significa que las normas detalladas en la decisión se aplican a situaciones específicas. Es lamentable que el Consejo y el Parlamento Europeo no pudiesen llegar a un acuerdo sobre la propuesta de forma que se pudiesen definir las prioridades de reasentamiento comunes de la UE para cada año.

Sin embargo, no debemos olvidar que el reasentamiento es una de las actividades que se financiará de acuerdo con el Fondo Europeo para los Refugiados actual para el periodo 2008-2013. Es cierto que, partiendo de las modificaciones propuestas, los Estados miembros que participan en el programa de reasentamiento por primera vez, recibirán un apoyo económico de alguna forma mayor y habrá oportunidad de definir las zonas geográficas designadas para el reasentamiento y las nacionalidades que lo necesitan cada año. No obstante, incluso ahora los Estados miembros tienen derecho a una cantidad fija de 4 000 euros por cada persona realojada que entre dentro de una de las categorías especificadas en la decisión pertinente. Aparte de esto, no hay obstáculo alguno para que los Estados miembros, que no han participado aún, empiecen con las actividades de reasentamiento de conformidad con el programa actual. Para mí es un placer informarles de que Hungría también formará parte de este programa el año que viene y está dispuesta a participar en el programa de reasentamiento.

Por último, quisiera hacer hincapié en que naturalmente el Consejo sigue dispuesto a considerar todas las propuestas que se puedan ejecutar y a ofrecer una solución mutuamente aceptable para los temas pendientes relacionados con este asunto. Nuestro objetivo, de acuerdo con la propuesta de la Comisión, es hacer que el mecanismo existente sea más flexible y eficiente. Me gustaría que este tema tan importante no se paralizase por otra cuestión de interpretación jurídica. Hay muchísimos temas donde se paraliza cuestiones muy importantes por el dilema de los «actos de ejecución» y los «actos delegados» y me gustaría que consiguiésemos avanzar en este sentido durante la Presidencia húngara. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 

  Agustín Díaz de Mera García Consuegra, en nombre del Grupo PPE.(ES) Señor Presidente, creo que nadie se sorprenderá al oírme decir de nuevo que la solidaridad con los refugiados y desplazados debe constituir un elemento esencial de las políticas comunitarias en los ámbitos del asilo y de la inmigración.

Pero no se trata sólo de ser solidarios con aquellos que proceden de sociedades débiles y desfavorecidas, sino también con los Estados miembros que, en virtud de su situación geográfica, su cultura o su idioma, sufren una mayor presión en ese ámbito.

Frente a aquellos países en los que las solicitudes de protección y la llegada de inmigrantes resultan fenómenos poco intensos hay muchos otros que no pueden afrontar solos la presión a la que son sometidas diariamente sus fronteras.

Tras la aprobación por el Parlamento de los informes relativos a la Comunicación de la Comisión sobre el programa de reasentamiento de la Unión y la modificación del Fondo Europeo para los Refugiados en mayo del 2010, todavía estamos a la espera de que el Consejo complete el procedimiento de codecisión.

Los actuales proyectos piloto llevados a cabo en diez Estados miembros son un pequeño grano de arena en comparación con el camino que aún debemos recorrer.

Los Estados miembros del sur están sometidos a una gran presión, en especial, desde que comenzaron los movimientos populares en Egipto y Túnez y la guerra en Libia.

Lampedusa, con una población de 5 000 habitantes, ha recibido cerca de seis mil inmigrantes desde que comenzaron los conflictos.

Los proyectos piloto mencionados son muy insuficientes y apenas servirán para aliviar la presión que ahora afecta a Italia y a Malta pero que, en un futuro próximo, afectará a otros países del Mediterráneo.

La Unión en su conjunto debe ayudar a dichos países. Es imperativo que el Consejo salve los obstáculos que en la actualidad impiden el pleno desarrollo de un programa de reasentamiento europeo, y superar las minorías de bloqueo. Los desplazamientos masivos de población y de inmigrantes afectan al conjunto de la Unión y no sólo a una parte.

Termino, señor Presidente. Pedí la semana pasada ―y reitero ahora mi petición― la presencia del Parlamento Europeo en las fronteras de Libia. No es suficiente con que diez compañeros hayan estado la semana pasada en Egipto. Debemos ser nosotros quienes tengamos la capacidad de evaluar la situación humanitaria.

 
  
MPphoto
 

  Claude Moraes, en nombre del Grupo S&D. Señor Presidente, hoy podemos escuchar claramente en esta Cámara la enérgica petición de todos los Grupos para que el Consejo haga todo lo posible por que el reasentamiento de los refugiados sea una realidad.

El reasentamiento de los refugiados no es igual que la distribución de la carga. Aunque queremos ver mejoras en el sistema común de asilo, lo que pedimos aquí es que se elimine los obstáculos que hacen que un sistema de reasentamiento europeo con una credibilidad muy limitada se ocupe de digamos 4 000 refugiados en toda la UE en comparación con la cifra que vemos en los Estados Unidos y Canadá. No olvidemos que la gran mayoría de personas desplazadas del mundo llegan a los países en desarrollo. La lección que hay que aprender del Norte de África es que todas estas personas están llegando a países que son incapaces de ocuparse de esta carga.

El Consejo tiene que desbloquear esta situación para que podamos tener un sistema de reasentamiento creíble. La petición que hacemos al Consejo esta tarde es una petición de todos los Grupos.

 
  
  

PRESIDE: Rainer WIELAND
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Nathalie Griesbeck, en nombre del Grupo ALDE. (FR) Señor Presidente, señora Győri, tengo una cifra, una observación y una pregunta. La cifra: que hay más de 10 millones de refugiados en el mundo, que son personas vulnerables, mujeres pertenecientes al grupo de riesgo, niños y menores no acompañados. Esta es una crisis grave a la que tenemos que dar respuestas que demuestren nuestro compromiso con los derechos humanos.

La observación: que durante un año el Parlamento ha dado su aprobación y me sumo a mis compañeros diputados y le pido, señora Győri, que tome nota del fortísimo consenso en el Parlamento sobre este asunto.

Una pregunta: no quiero creer que haya cinismo por parte del Consejo que le lleve a utilizar en el procedimiento el hecho de que la primera lectura carece de fecha límite para bloquear el proceso de codecisión. Por tanto, ¿qué pasa con el reasentamiento de emergencia? Señora Győri, esto no puede esperar hasta 2012.

Insto a los Estados miembros a que se deshagan de la esquizofrenia que les hace adoptar posturas firmes y coherentes en los discursos mientras que luego abogan por lo contrario cuando el marco jurídico empieza a tomar forma, como parece que ocurre aquí. El marco jurídico tiene que satisfacer una necesidad imperiosa, la de nuestro mundo de hoy.

 
  
MPphoto
 

  Timothy Kirkhope, en nombre del Grupo ECR. Señor Presidente, hablo como antiguo Ministro de Inmigración del Reino Unido. No hay duda de que la protección de las personas vulnerables y de las que buscan un verdadero refugio, sobre todo teniendo en cuenta los últimos acontecimientos en todo el mundo, es muy importante y constituye una prioridad para esta Cámara y espero que sea aún más importante para el Consejo.

El Reino Unido, como otros Estados miembros, ha participado en el reasentamiento de refugiados a través de programas de reasentamiento nacionales en el pasado pero es tremendamente importante que debatamos mediante un enfoque coordinado, cooperativo y comunicativo, cuál es la mejor manera de conciliar la ayuda a los que más lo necesitan con las situaciones en las que se encuentran los Estados miembros que ya tienen una sobrecarga de prioridades nacionales. Sin embargo me cuido de que los programas en este ámbito no minen el derecho de una nación a determinar sus propias políticas.

Asimismo, necesitamos que haya cooperación y comunicación entre el Parlamento y el Consejo, más acción por parte del Consejo, más determinación por parte del Consejo. Me gustaría obtener la confirmación de que pretende informar a esta Cámara con regularidad sobre cómo procederá y si los últimos acontecimientos en el Norte de África cambiarán el ritmo y el progreso y cómo. También quisiera saber si el aumento de las cargas tendrán como resultado en el futuro propuestas sobre cuotas de refugiados obligatorias para el reasentamiento en los Estados miembros. Le ruego al Consejo que nos permita seguir adelante.

 
  
MPphoto
 

  Franziska Keller, en nombre del Grupo Verts/ALE. Señor Presidente, el reasentamiento es un instrumento importante para tratar el tema de los refugiados. Hay otros países como los Estados Unidos que reasientan a miles de refugiados cada año en su territorio. El reasentamiento es para aquellos que no han llegado o no han intentado llegar a la UE para solicitar el asilo aquí de modo que para todos los Jefes de Estado o de Gobierno que dicen constantemente que deberíamos abordar el tema de la inmigración allí donde se origina antes de que llegue a la UE este debería ser el instrumento perfecto.

Sin embargo, en lugar de la UE, los que aceptan y acogen a un gran número de refugiados son países mucho más pobres que cualquier Estado miembro de la UE; países como Pakistán o Siria. Puesto que estos países carecen de instalaciones de acogida, muchos refugiados tienen que soportar condiciones inaceptables. La UE puede y debe ayudar en este sentido. El reasentamiento de refugiados iraquíes en la UE ha demostrado que funciona. Sin embargo, el número de refugiados iraquíes que se aceptaron fue ridículamente pequeño.

Hay muchos más refugiados reconocidos internacionalmente que necesitan una oportunidad justa de tener una nueva vida y me parece increíble que el Consejo y la Comisión intenten impedir que el Parlamento ejerza sus derechos parlamentarios. Me parece inaceptable que digan que estamos retrasando el proceso: fuimos precisamente nosotros los que intentamos ejercer nuestros derechos parlamentarios normales. Creo que son ustedes, en el Consejo, quienes lo retrasan cuando no nos conceden estos derechos. No se trata solo de nuestro derecho, sino también de nuestro deber como representantes elegidos por los europeos.

Me gustaría conocer el calendario práctico y preciso que tiene para superar las dificultades con las que se ha encontrado. ¿Se compromete personalmente a incluir este tema en el orden del día cuanto antes? Perdemos tiempo con cada día que pasa.

Hay otros instrumentos que podrían ser un gran recurso en la situación actual. El reasentamiento también podría tener un papel a largo plazo cuando tratemos la situación en el Norte de África, pero también hay otros instrumentos que no se están utilizando. Por ejemplo, la Directiva sobre protección temporal o distribución interna de los refugiados. Estos son instrumentos que se encuentran ahí pero que no se utilizan y eso me da la impresión de que los Estados miembros no están dispuestos a proteger los derechos humanos, que son tímidos por lo que respecta a la protección internacional. Quisiera saber cómo intenta poner en marcha el sistema común de asilo para 2012, porque me parece que es bastante tarde.

 
  
MPphoto
 

  Csanád Szegedi (NI).(HU) Señor Presidente, Señorías, cuando hoy en día hablamos de inmigración, obviamente no podemos evitar empezar por analizar la situación en el Norte de África. Por un lado, hay que celebrar que los pueblos del Norte de África hayan sentido la democracia pero, por otro, es lamentable que montones de personas estén muriendo estos días incluso en estas horas; niños, mujeres, civiles inocentes. Esto, he de añadir, es solo el efecto a corto plazo. Después de todo, será a largo plazo cuando la inmigración muestre verdaderamente su impacto negativo. Consideramos el simple hecho de que casi medio millón de personas, refugiados, han abandonado Libia en los últimos días. El reasentamiento de estos refugiados se hace especialmente difícil debido a que Europa Occidental está llena. Sin embargo, en el este de Europa, es el predominio y proporción étnica de la población romaní la que dificulta la acogida de inmigrantes adicionales. Lo mismo ocurre en Europa Occidental con personas del África Negra, o con los árabes por ejemplo.

Sin embargo, hagamos esta pregunta: ¿qué ocurre si realojamos a estos inmigrantes en Europa?, ¿qué sucederá después?, ¿quién les dará trabajo?, ¿qué ocurrirá con las tensiones sociales?, ¿qué ocurrirá con las tensiones religiosas, étnicas y culturales? En la situación actual es absurdo realojar a más inmigrantes en Europa tan a la fuerza. Y la razón por la que se ha detenido este proceso, esta estructura liberal es que este concepto de inmigración falla por su base. ¿Pueden por favor mirar los diputados liberales cuántos de ustedes están presentes en la sala cuando se debate un tema que es tan importante para ustedes? Porque hay uno o dos diputados del grupo liberal aquí, ¡qué vergüenza! Y ni tan siquiera esperen lograr sus objetivos si participan con este nivel de actividad en las sesiones plenarias. El Fondo Europeo para los Refugiados se debería utilizar, en cambio, para crear medios de subsistencia para esas personas en el Norte de África y localmente en los países de los refugiados y devolverles a los europeos su estima y su trabajo. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 

  Carlos Coelho (PPE).(PT) Señor Presidente, me ha complacido mucho escuchar a la Presidenta en ejercicio del Consejo haciendo hincapié en la importancia de los refugiados y del programa de reasentamiento. Las cifras de ACNUR son claras: hablamos de millones de refugiados y de más de 200 000 personas que necesitan programas de reasentamiento cada año.

Por tanto, sí hay una emergencia humanitaria en el mundo que nos rodea: ahora no es solo en Afganistán, Somalia y el Congo, sino que también la afrontamos en Egipto, Libia y en muchos otros países. Sin embargo, además de la emergencia humanitaria también está, como nos ha recordado el señor Papanikolaou, el hecho de que tenemos recursos presupuestarios sin gastar porque no se han aprobado estos programas.

Eso es lo que está ocurriendo, señora Enikő. También me ha encantado escucharle decir que no se paralizaría este proceso por motivos jurídicos. Sin embargo, la verdad es que se ha paralizado en gran medida por razones jurídicas. Estamos en un proceso de codecisión y no hemos visto que el Consejo no esté de acuerdo con las soluciones del Parlamento. El señor Tavares preparó un informe magnífico y no vemos propuestas por parte del Consejo que contradigan el modelo de programa de reasentamiento que se ha diseñado. Lo que vemos es al Consejo limitado por cuestiones jurídicas y eso no puede suceder. Es muy importante la pregunta que ha formulado el señor Tavares al inicio de este debate para saber cuál es la prioridad y si el tema del reasentamiento de refugiados es o no importante para la Presidencia y el Consejo.

Tenemos la sensación de que, de hecho, no es importante. Los diputados celebrarán un consejo mañana, después del cual —ya conocemos las conclusiones que ha propuesto el Consejo— se ha pospuesto la propuesta sobre los flujos migratorios hasta el Consejo de julio. La recomendación que nos gustaría que extrajese de aquí, señora Enikő, es que el Parlamento Europeo no está pidiendo que el Consejo se retrase; el Parlamento está pidiendo que el Consejo se decida.

 
  
MPphoto
 

  Sylvie Guillaume (S&D).(FR) Señora Győri, Señorías, en el contexto de la crisis humanitaria en Libia, hoy más que nunca es fundamental que Europa se arme con medios de acción concertada en materia de reasentamiento.

Aunque desde el 1 de marzo ACNUR ha pedido a la comunidad internacional que participe en un trabajo de reasentamiento urgente, ningún Estado miembro ha mostrado intención alguna de participar hasta el momento. Únicamente Italia ha celebrado que se evacuara urgentemente a 58 eritreos de Trípoli, pero entendí que hay un programa o propuesta de realojar a 4 000 personas atrapadas en Libia. De ahí que quiera saber más al respecto.

En efecto, la responsabilidad de la UE en este ámbito no puede permitir la inactividad. Tenemos que demostrar una solidaridad mayor con estos países y con su población. Túnez y Egipto han acordado abrir sus fronteras a los que huyan de Libia. Europa tiene que apoyarles y sumarse al esfuerzo internacional para proteger a los refugiados.

Sin embargo, más allá de la urgencia de la crisis humanitaria en Libia, las dificultades a las que Europa tiene que hacer frente con respecto al reasentamiento son muchas; mencionaré tres.

Primero, la UE tiene que trabajar para tener una política de reasentamiento más generosa para aquellas personas que lo tienen como último recurso. En este sentido todos deberíamos tener en cuenta que en 2009, aproximadamente 85 000 refugiados fueron realojados en el mundo pero solo el 8,4 % fueron realojados en Estados miembros de la UE.

Además de este objetivo cuantitativo, cualquier política europea de reasentamiento creíble debería garantizar un gran nivel de preparación previo al reasentamiento de los candidatos que tuviera en cuenta a los más vulnerables, la calidad de las instalaciones de acogida e integración en el país de acogida.

Por último, en la medida en que complementa a los programas de asilo nacionales existentes, el programa europeo de reasentamiento debería, como ya dejó claro la postura del Parlamento en 2010, basarse en las diferentes experiencias y resultados dentro de los Estados miembros y ser objeto de una mayor coordinación.

 
  
MPphoto
 

  Anna Rosbach (ECR).(DA) Señor Presidente, en todo el mundo se hay flujos de refugiados. Este hecho se debe, en parte, a las guerras, revueltas y desastres naturales. Estas personas buscan un refugio provisional. La gran mayoría de refugiados vuelven a su país de origen pero aproximadamente 200 000 tienen que realojarse en otro lugar del mundo. Sin embargo, las circunstancias cambian constantemente y debido a las revueltas y guerras en el Norte de África, las fronteras del sur de Europa tienen una presión mayor debido a los miles de refugiados. La capacidad de los Estados miembros para acoger a estas personas varía considerablemente.

Por tanto, me gustaría preguntar al Consejo si puede decirnos qué significará este movimiento de refugiados, en cuanto a qué proporción se podría incluir en el programa de reasentamiento. Este programa ampliará la competencia de la UE en el ámbito de los refugiados y el asilo. Considero que esto es problemático. Como otros diputados que han formulado preguntas yo también quiero preguntar al Consejo si puede dar un horizonte temporal para dar respuesta a la pregunta de si está a favor o en contra del Programa Conjunto de la UE en materia de Reasentamiento.

 
  
MPphoto
 

  Carmen Romero López (S&D).(ES) Señor Presidente, señorías, el problema sobre el que estamos discutiendo es un problema claro de opinión pública.

¿Cómo convencemos a los Estados miembros de que es mejor una política común de reasentamientos? El que un Estado miembro quiera mantener su soberanía en esta materia no obsta para que exista una política comunitaria que defina unas prioridades y que estas prioridades se reflejen en las ayudas del Fondo para los Refugiados.

Por lo tanto, es urgente que se desbloquee esta cuestión, pues hay muchas soluciones posibles. Quizá el Consejo debería considerar esta cuestión.

Ahora, si los Estados miembros pueden recibir financiación del Fondo sin ningún tipo de condicionamiento, entonces no habrá nunca una política común de reasentamiento.

Por eso, la política común de asilo es una cuestión pendiente que no puede esconderse y es poco inteligente y mezquino no abordar una estrategia común, lo que no hará más que agravar día a día las consecuencias de esta ausencia de respuesta.

Y no es sólo una cuestión de valores. Es que la ausencia de coordinación y de solidaridad común es más costosa para los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 

  Monika Flašíková Beňová (S&D). – (SK) Señor Presidente, hace casi un año indiqué en este Pleno que menos de la mitad de los Estados miembros de la UE contaban con programas oficiales en materia de reasentamiento para refugiados del terceros países.

Más aún, esos programas no están bien coordinados. Debido al bajo grado de coordinación y de cooperación entre los Estados miembros de la UE, los costes relacionados con el reasentamiento son desproporcionadamente elevados. Sigue siendo cierto que, con la suficiente voluntad política, seremos capaces de crear un programa eficaz, justo y unificado en materia de reasentamiento. Con tal fin, será fundamental crear no solamente un programa, sino también un fondo especial para el reasentamiento de refugiados en la Unión. Este paquete financiaría la creación de programas nacionales en materia de reasentamiento allí donde todavía no existen, así como la coordinación de actividades a escala central.

Aunque conocemos estos hechos desde hace mucho tiempo, y pese a que entre el Parlamento, la Comisión y el Consejo ha prevalecido el consenso al menos durante un año, no se ha producido una decisión final. Por tanto, quiero unirme a la petición realizada por europarlamentarios para que el Consejo incluya entre sus prioridades la conclusión del proceso de codecisión en esta área.

 
  
MPphoto
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL).(PT) Señor Presidente, nos preocupa la grave situación de los refugiados, de quienes huyen de las guerras, de los conflictos armados, de las hambrunas, de la explotación y de la miseria y, asimismo, nos preocupa la situación de las mujeres y niños que son víctimas de la trata de seres humanos. La solidaridad con estas personas es una cuestión fundamental que requiere medidas concretas, tanto en términos de ayuda para los refugiados como en términos de apoyo a los países que, debido a su cercanía geográfica, son buscados con mayor asiduidad por parte de los refugiados.

Los conflictos más recientes en los países de África Septentrional, sumados a las guerras en Oriente Próximo, han empeorado una situación que ya era complicada. Por tanto resulta necesario contar con unas medidas eficaces y urgentes para reasentar a los refugiados y para alojarlos con la dignidad que merecen. No podemos seguir esperando unas decisiones cuya adopción se prolonga mientras miles de personas llaman a diario a nuestras puertas sin obtener una respuesta a la que tienen derecho.

 
  
MPphoto
 

  Kinga Gál (PPE).(HU) Señor Presidente, señora Ministra de Estado, como usted ya ha indicado, los acontecimientos de las últimas semanas nos demuestran que el asunto de los refugiados puede convertirse en una cuestión grave y crítica para Europa en cualquier momento. También resulta bastante evidente que la UE no está preparada para decretar estados de emergencia, para recibir grandes oleadas de refugiados o para proporcionar una solución estratégica para la situación de esos refugiados. El reasentamiento es una de nuestras herramientas más importantes a este respecto. Y, naturalmente, deberíamos esperar un mayor grado de solidaridad y una coordinación mejor. Sin embargo, como ya se ha dicho en este debate, este ámbito exige un consenso social. Todos nosotros, y también los Estados miembros, tenemos mucho por hacer en esta área. Sin embargo, valoramos el hecho de que la Presidencia húngara no tenga intención de establecer barreras jurídicas y de que muestre un aperturismo y un compromiso en relación con este problema.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señor Presidente, resulta obvio que una agrupación pequeña, elitista y políticamente correcta considera que en Europa aún no tenemos suficientes refugiados, y que el Fondo Europeo para los Refugiados debería ser usado para traer a la UE a quienes ya han huido a países terceros fronterizos, porque el nivel de vida es mucho mayor aquí. Este enfoque se antoja especialmente alejado de la realidad si consideramos que cientos de miles de refugiados procedentes de África Septentrional ya están inundando Europa y que la isla de Lampedusa está a punto de explotar.

Una opción mejor sería ubicar a los refugiados cerca de sus países natales en un entorno cultural que les resulte lo más familiar posible, como por ejemplo Egipto o Túnez, y de ese modo evitaríamos problemas de integración en Europa. Después de los cambios democráticos, esos dos países deben ser considerados países terceros seguros para los refugiados, y ahí es hacia donde debemos canalizar nuestra ayuda controlable, sostenible y estructural.

 
  
MPphoto
 

  Enikő Győri, Presidenta en ejercicio del Consejo. (HU) Señor Presidente, Señorías, , yo también voy a tratar de darles respuestas concretas sobre los temas principales. En primer lugar, observemos el historial de la Unión Europea, ya que han sido muchos los que han afirmado aquí que hemos sido superados por los Estados Unidos y por otros países en términos de generosidad. No me parece que sea así. Efectivamente, el número total de refugiados reasentados de manera anual por la UE es menor que el que corresponde a los Estados Unidos, Canadá o Australia. Y aunque el Consejo reconoce abiertamente que el reasentamiento sigue siendo un modo de resolver permanentemente la situación de los refugiados, debemos tener presente que el número anual de solicitudes de asilo espontáneas recibido por la UE supera ampliamente al de otras regiones del mundo. Según con las estadísticas publicadas por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, los veintisiete Estados miembros de la UE recibieron entre 2005 y 2009 un total de 1 150 980 solicitudes de asilo, mientras que la cifra paralela en Canadá y en los Estados Unidos fue de 391 090.

En mi opinión, estas cifras hablan por sí solas. Muchos han pedido una explicación del calendario exacto que la Presidencia húngara tiene intención de seguir. Aquí nadie discute que es preciso avanzar; este es un asunto muy urgente. También dije esto en enero, cuando la situación de los refugiados de África Septentrional aún no era tan grave como ahora. Esto significa que ya contamos con planes concretos y que tenemos la intención de acelerar este trabajo. Como saben, la Presidencia belga, con el objetivo de ajustarse al plazo de 2012, propuso la estrategia de centrarnos en cuatro leyes prioritarias. Esto les resultará familiar: son la Directiva de Requisitos para el Reconocimiento, el Reglamento de Dublín, el Reglamento Eurodac y la Directiva sobre la Residencia de Larga Duración.

También hemos continuado con las conversaciones en relación con las dos directivas que exigen más trabajo, esto es, la Directiva sobre Procedimientos y la Directiva sobre Condiciones de Acogida. En aquel momento esta estrategia obtuvo un apoyo amplio en el Consejo, el Parlamento y también en la Comisión, y produjo unos resultados tangibles. Como saben, el Parlamento y el Consejo han alcanzado un acuerdo acerca de la Directiva sobre la residencia de larga duración, que será adoptado de manera oficial por el Consejo en cuestión de semanas. Con respecto a la Directiva sobre los requisitos para el reconocimiento, la Presidencia húngara ha recibido el mandato de comenzar el trílogo informal. Por tanto, nuestro objetivo es iniciarlo lo antes posible, y pedimos al Parlamento Europeo que colabore con nosotros a este respecto.

En cuanto a los Reglamentos de Dublín y Eurodac, en el Consejo se han registrado avances significativos, y solamente quedan por resolver algunas cuestiones de marcada naturaleza política. En lo que se refiere a las directivas sobre procedimientos y sobre condiciones de acogida, la Comisión ha anunciado que tiene la intención de presentar una propuesta nueva. En el ciclo anterior, el Parlamento Europeo dio por cerrada la primera lectura de la Directiva sobre condiciones de acogida, y actualmente la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior está examinando la propuesta de la Comisión para la modificación de la Directiva sobre procedimientos. Esto significa que el Parlamento Europeo y el Consejo están aclarando sus posiciones, Lo que permitirá a ambas instituciones legislativas iniciar las conversaciones en torno a la Directiva sobre los requisitos para el reconocimiento y a los Reglamentos de Dublín y Eurodac. Tan pronto como la Comisión presente sus propuestas relativas a las directivas sobre procedimientos y sobre condiciones de acogida, podremos seguir trabajando también con esas dos leyes.

En cuanto a África Septentrional, he mencionado las visitas de la Presidencia a la zona fronteriza debido a la situación actual. Evaluaremos la situación migratoria en la reunión del Consejo de Justicia y Asuntos de Interior el próximo 11 de abril. Sin embargo, ya que se han producido críticas al respecto, quiero señalar que las actuales conclusiones preliminares del Consejo Europeo también hacen referencia a la importancia de la situación de los refugiados. Si lo consideramos necesario, evaluaremos el progreso de este trabajo. También estamos preparados para programar otra reunión extraordinaria del Consejo de Justicia y Asuntos de Interior durante la Presidencia húngara. Así pues, procuramos acelerar el trabajo legislativo. Queremos inspirarles a ustedes, y también a la Comisión Europea, para que haga lo mismo. Muchos, entre ellos el señor Coelho, han mencionado este problema relativo a la modificación de la decisión en materia de asilo. Bien, como ya he dicho en mi introducción, existe un acuerdo sobre el contenido político, y ahora estamos atrapados en un problema jurídico. Además, por cierto, existe un debate entre el Consejo y el Parlamento sobre si debemos solucionar varias cuestiones, desde los nuevos alimentos hasta distintos instrumentos de política exterior y de carácter financiero exterior, mediante un acto de ejecución o un acto delegado.

Quiero declarar que esta es una cuestión muy importante. Este procedimiento jurídico, y el tipo de acto que implica, es algo que resulta bastante difícil de entender para los ciudadanos, para los ciudadanos comunitarios. Nuestra tarea es encontrar soluciones para los asuntos más urgentes, independientemente de la fórmula jurídica. Procuro ajustarme al máximo al Tratado de Lisboa con cada una de mis acciones. El Tratado no traza una línea clara entre los actos individuales. Opinamos que este es un acto de ejecución, y que por tanto esta cuestión debe ser regulada de este modo, por medio de un acto de ejecución. Intercambiemos pareceres al respecto y sometámoslo a consulta. No obstante, nos encantaría evitar quedar atrapados en asuntos jurídicos. Nuestros planes originales para el Consejo Europeo de junio ya incluían las cuestiones relacionadas con los refugiados, y hora esto ha adquirido una prioridad aún mayor. Sin embargo, opino que si podemos dotar a las reuniones del Consejo del contenido apropiado —y es nuestro deber hacerlo— entonces también el Consejo Europeo podrá adoptar decisiones de una importancia mayor de la que podíamos haber esperado tan solo hace uno o dos meses.

También se me ha preguntado qué sucederá si el flujo de refugiados viene en esta dirección. Creo que todavía no debemos imaginar este tipo de cosas. Es mucho lo que hemos llevado a cabo hasta la fecha en el ámbito de los problemas de los refugiados en las distintas formaciones del Consejo. La Comisión se mantiene excepcionalmente firme en lo tocante a cuestiones humanitarias, al igual por cierto que las autoridades egipcias y tunecinas y la población local, y asimismo las organizaciones internacionales para los refugiados. Me da la sensación de que la situación está bajo control. La repatriación, que es el problema más urgente, está en desarrollo. Esto no significa que esos reasentamientos, por ejemplo, no sean pertinentes.

Por cierto, a pesar del hecho de que tenemos un problema jurídico que no hemos podido solucionar todavía —todos tienen la libertad de hacerlo a título personal—, hasta donde yo sé, Italia ya ha reasentado voluntariamente a 125 personas, lo que significa que después de todo este problema ya está siendo solucionado en parte, gracias a los esfuerzos honestos de los Estados miembros. Esto no quiere decir que no sea necesaria una legislación. Existe una necesidad real. Tratemos de llegar a un acuerdo. Muchas gracias por su atención y, dado que la Presidencia húngara anunció en una ocasión que es una presidencia que puede demostrar que también tiene su corazón, algo que también se refleja en nuestro enfoque de la estrategia para los ciudadanos de origen romaní, quiero garantizarles que también será así en lo tocante a los refugiados. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 

  Rui Tavares, autor. Señor Presidente, tengo un comentario de naturaleza metodológica. El Consejo nos ha dicho que están de acuerdo con todo menos con el artículo 290, por lo que tras coordinarme con nuestros ponentes alternativos, y como ponente sobre el reasentamiento, quiero hacer dos comentarios de tipo metodológico.

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Señor Tavares, espero que me disculpe, pero vamos tan retrasados que me he visto obligado a interrumpirle.

Se cierra el debate.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad