Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 23 de marzo de 2011 - Bruselas Edición DO

19. Requerimientos emitidos por EE.UU. y normas sobre protección de datos en la UE (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. − El siguiente punto son las declaraciones del Consejo y de la Comisión sobre los requerimientos emitidos por los EE.UU. y las normas sobre protección de datos en la UE.

 
  
MPphoto
 

  Enikő Győri, Presidenta en ejercicio del Consejo. (HU) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, esta Cámara representa los intereses de muchos ciudadanos europeos ya que presta una atención mayor a la solicitud de datos por parte de las autoridades estadounidenses a las empresas de medios de comunicación tras las filtraciones de WikiLeaks sobre secretos de Estado de los Estados Unidos. Naturalmente, el Consejo comparte el interés del Parlamento por el respeto de las normas sobre protección de datos en la UE. Sin embargo, la posesión de información no es lo que determina si estas diligencias judiciales estadounidenses suponen o no una violación de las leyes sobre protección de datos en la UE. En cuanto al caso de WikiLeaks, al que varios europarlamentarios han hecho referencia, el Fiscal General de los Estados Unidos ha admitido públicamente que hay una investigación penal en marcha. Por lo que sé, en relación con esta investigación los fiscales estadounidenses han instado a que un tribunal estadounidense ordene a Twitter en una sentencia que le entregue datos específicos, y el tribunal ha adoptado el fallo pertinente.

No compete al Consejo hacer comentarios sobre el modo en que las autoridades judiciales estadounidenses toman sus decisiones. Además, el Consejo ni tan siquiera cuenta con información sobre la que poder cuestionar la validez de un fallo judicial razonado. En los Estados Unidos han existido juicios en los que Twitter ha sido capaz de defender su propia posición. Esto también queda demostrado por el hecho de que el tribunal estadounidense ratificó la solicitud de Twitter de informar a sus clientes sobre el fallo judicial. Generalmente, la Unión Europea respeta los procesos judiciales de terceros países. Resulta evidente que al investigar un presunto delito, las fiscalías deben obtener información. También es sabido que los procedimientos estadounidenses para obtener información difieren de los seguidos por la mayoría de los Estados miembros de la UE. La principal diferencia reside en que tiene un alcance más amplio, lo que significa que permite solicitar mucha más información sobre un número mucho mayor de personas que en una investigación o un proceso penal europeo de tipo general.

Se trata simplemente del resultado del desarrollo del Derecho estadounidense, lo que significa que no es un asunto sobre el que el Consejo deba expresar su opinión. La aplicación de las normas sobre protección de datos en la UE es generalmente responsabilidad de las autoridades de los Estados miembros, y, de manera más específica, de las autoridades de protección de datos. Estas autoridades deben asegurarse de que se respetan las normas sobre protección de datos, y son ellas las competentes en asuntos de jurisdicción y de compatibilidad con las leyes nacionales sobre protección de datos. Sería inapropiado convertir asuntos que están siendo investigados en procesos judiciales en objeto de juicio político. Considerando el amplio contexto de esta cuestión, el Consejo no tiene conocimiento de que se haya adoptado un fallo judicial similar con anterioridad. Cuando anteriormente las autoridades estadounidenses querían obtener información relativa a ciudadanos comunitarios y almacenada en territorio de la UE, la Unión Europea entablaba negociaciones con los Estados Unidos para la firma de un acuerdo internacional sobre la entrega y el proceso de los datos anteriormente mencionados.

Así sucedió, por ejemplo, con el Registro de Nombres de los Pasajeros o PNR, en relación con el que existe un Acuerdo PNR, firmado con los Estados Unidos en 2007 y cuya renegociación se encuentra en proceso, a iniciativa del Parlamento. Otro caso parecido es el de la entrega, al Programa de Seguimiento de la Financiación del Terrorismo, o TFTP, del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, de datos de mensajería financiera almacenados en la Unión Europea. El Acuerdo TFTP pertinente fue aprobado por el Parlamento en julio de 2010.

Finalmente, quiero destacar que el caso de Twitter es completamente diferente de los casos PNR o TFTP. Estos últimos implican la solicitud sistemática y continua por parte de las autoridades estadounidenses de datos personales con la finalidad de luchar contra el crimen, y especialmente para la lucha contra el terrorismo. Por su parte, el caso de Twitter tiene que ver con un fallo judicial específico adoptado por un tribunal en una investigación penal concreta. Es importante que reconozcamos los fallos de los tribunales de otros países en la medida de lo posible. Claro está, excepto en aquellos casos en que concurran factores que justifican lo contrario. Muchas gracias, señor Presidente.

 
  
MPphoto
 

  Viviane Reding, Vicepresidenta de la Comisión. Señor Presidente, en un mundo globalizado la protección de los datos personales transmitidos a terceros países es un asunto cada vez más importante y muy complejo desde el punto de vista jurídico. No hace falta decir que el derecho fundamental a la protección de los datos personales también se aplica al universo electrónico y al procesamiento transfronterizo de datos. No obstante, al igual que sucede con otros derechos fundamentales, pueden existir restricciones para este derecho; cualquiera de ellas debe ajustarse a la ley y ser proporcional. De igual manera, deben estar justificadas por intereses legítimos: la seguridad nacional, la seguridad pública, la prevención de desórdenes de actos delictivos, la protección de la salud o de la moralidad, etcétera.

En el marco del Derecho estadounidense, un requerimiento es una orden administrativa que obliga a un individuo a facilitar una cierta información a un organismo administrativo estatal o local. La legalidad de un acto debe determinarse en función del Derecho del país en el que se lleva a cabo el acto. Por tanto, la evaluación de la legalidad, de la proporcionalidad y de la necesidad de los requerimientos del Gobierno estadounidense debe estar basada en la Constitución estadounidense y en su sistema jurídico. La Comisión carece de competencias al respecto del modo en que un tercer país aplica su procedimiento judicial para investigar presuntas actividades criminales.

Cuando los ciudadanos europeos utilizan Twitter, expresan su conformidad con la política de privacidad de esa red social. Esta política explica los procedimientos para la recogida, el uso y la difusión de información personal a terceros países, también para los casos en que son necesarios para ajustarse a las leyes, los reglamentos o los requisitos jurídicos del Gobierno estadounidense. Además, dado que esos datos personales son pedidos a Twitter por parte de las autoridades estadounidenses en el contexto de unas investigaciones penales, la legislación sobre protección de datos en la UE no es aplicable. La Directiva sobre protección de datos en la UE no se aplica a actividades estatales en el ámbito del Derecho penal, y en este caso tampoco se aplica una decisión marco sobre protección de datos en el marco de la cooperación policial y judicial, ya que ninguna autoridad de ningún Estado miembro de la UE está implicada en la ejecución de la orden del tribunal estadounidense y que ningún dato personal se transmite o es puesto a disposición por parte de la autoridad competente de otro Estado miembro. Esta es la situación jurídica en la actualidad.

Sin embargo, la dimensión global del proceso de datos no debe implicar una rebaja del grado de protección para los ciudadanos comunitarios. De hecho, la actividad global de proceso muestra cuán importante y necesario es proteger los derechos de los interesados y defender las normas pertinentes. Esto resulta especialmente importante en la actualidad, ya que cada vez son más los datos almacenados en la nube.

Por tanto, ¿qué vamos a hacer al respecto? En primer lugar, la próxima propuesta de la Comisión para reformar el marco de protección de los datos en la UE se centrará especialmente en los desafíos planteados por la globalización y las tecnologías modernas, sobre todo cuando los operadores de terceros países convierten en sus objetivos a los consumidores europeos.

En segundo lugar, como saben, el 3 de diciembre de 2010 el Consejo otorgó a la Comisión un mandato sólido con unos objetivos comunitarios definidos claramente para negociar el futuro acuerdo entre la UE y los Estados Unidos para la protección de datos en el ámbito de la cooperación policial y judicial. Uno de los objetivos principales de la UE en las próximas negociaciones es garantizar que se observan los derechos de protección de datos de los interesados a los dos lados del Atlántico, independientemente de la nacionalidad y ofrecer una reparación administrativa y judicial efectiva. Cuento con el parlamento para ayudarnos a conseguir este objetivo.

¿Y qué hacemos entretanto, antes de que el nuevo instrumento entre en vigor? Recomiendo vivamente que los operadores muestren una gran transparencia hacia sus consumidores y que indiquen claramente que su servicio funciona fundamentalmente en el marco del Derecho estadounidense en lo tocante a las investigaciones penales. Por tanto, queda claro que los consumidores están abandonando la jurisdicción comunitaria incluso aunque no lleguen a abandonar en persona el territorio de la UE.

 
  
MPphoto
 

  Axel Voss, en nombre del Grupo PPE. – (DE) Señor Presidente, quiero dar las gracias al Consejo y a la Comisión por sus aclaraciones. Nos enfrentamos a un problema típico de este mundo globalizado en que vivimos. El hecho es que, naturalmente, respetamos las leyes estadounidenses. También es un hecho que somos conscientes de las dificultades que se plantean con un medio global como Internet y el cumplimiento de la ley.

Sin embargo, el hecho de que los organismos encargados de la aplicación de la ley accedan a bases de datos privadas de manera rutinaria es algo que exige una respuesta por nuestra parte. Señora Comisaria, sus palabras me han hecho efecto porque comparto sus ideas sobre cómo debemos actuar, es decir, que debemos regular este asunto mediante una futura revisión autorizada del marco comunitario de protección de los datos, al tiempo que aprovechamos la oportunidad para decir que también deseamos regular y fomentar el acuerdo marco entre la UE y los Estados Unidos para la protección de datos, ya que detectamos la necesidad de reglamentar dicha esa transmisión de datos en este mundo global.

Así pues, resulta importante seguir centrados en esta cuestión, como he dicho anteriormente. Naturalmente, no pretendemos que este proceso ofrezca una imagen negativa del proceso de datos. Sin embargo, es bueno dar un ejemplo positivo redactando leyes útiles, desarrollando el acuerdo marco y, en especial, iluminando y regulando el área de la aplicación de la ley en lo tocante al acceso a los datos privados y a los criterios para permitir y para interrumpir dicho acceso.

 
  
MPphoto
 

  Claude Moraes, en nombre del Grupo S&D. Señor Presidente, creo que la señora Comisaria, con su acostumbrada habilidad, haya previsto nuestras preguntas. En primer lugar, ¿qué hacemos en el ínterin ahora que es del dominio público que los Estados Unidos han emitido una serie de requerimientos dirigidos a las redes sociales y a los proveedores de servicios de Internet como Yahoo, Twitter y Google? Claramente, esto da acceso a los Estados Unidos a la información sobre intercambio de datos entre WikiLeaks y terceras entidades. Por supuesto, esas entidades —ciudadanos europeos, personas que acceden a Internet de manera totalmente inocente, jóvenes, personas que tienen curiosidad— serán los objetivos y quienes se verán afectadas por este régimen en materia de datos.

Esto tiene unas implicaciones significativas para el derecho a al privacidad de todos los ciudadanos comunitarios. Irónicamente quienes se han suscrito para seguirlos comentarios o tuits de WikiLeaks debido a un interés en el Caso Assange, aún en curso, han quedado en una posición vulnerable ante los requerimientos y la recogida de sus datos personales por parte de los Estados Unidos. Sitios como Twitter están sujetos a la legislación estadounidense, ya que sus servidores están ubicados en los Estados Unidos. Aunque le entiendo cuando afirma que no podemos influir en el Derecho de terceros países, creo que podemos hacer algo mientras tanto.

Opino que este es un interés legítimo de todos los que formamos parte de esta Cámara, y que debemos explicarlo a todos nuestros electores qué protección pueden recibir de la Unión Europea. ¿Qué sentido tiene garantizar las normas de protección de datos para los ciudadanos comunitarios si pueden quedar invalidadas con la presentación de un requerimiento por parte de los Estados Unidos?

Está claro que se debe hacer mucho más para proteger os datos personales de los ciudadanos comunitarios, que deben estar protegidos por una legislación comunitaria sólida y de rango elevado. Sé que están trabajando con ese objetivo. Hasta ahora, la Directiva marco 94/46 ha proporcionado una protección fiable en el mercado interior, pero ha llegado la hora de revisar esa Directiva, de incrementar el grado de protección y de ampliar esas mismas medidas protectivas a la cooperación judicial y policial.

Nos aseguraremos de que alcanzamos esos objetivos a través de nuestro trabajo legislativo futuro, algo a lo que se ha referido. En este sentido, uno de los elementos principales que la Comisión pretende introducir en la revisión es que la protección comunitaria pueda resistirse a los requerimientos estadounidenses. Debemos recordar que esta cuestión no termina en Twitter, sino que puede aplicarse a casos de jurisdicción nacional. Así sucede actualmente en uno de nuestros Estados miembros con el censo del Reino Unido, que es una tarea enorme que está siendo supervisada por una compañía estadounidense. Esta es una preocupación genuina y permanente de los ciudadanos de la UE. Hoy nos ha dado usted algunas respuestas parciales, pero creo que acertamos al plantear esto para obtener unas contestaciones más detalladas.

 
  
MPphoto
 

  Sophia in 't Veld, en nombre del Grupo ALDE. Señor Presidente, quiero dar las gracias al Consejo y a la Comisión. Me agrada señalar que comparten nuestros intereses y preocupaciones. Seamos claros: no creo que nadie aquí haya afirmado que los Estados Unido están actuando fuera de su jurisdicción. Ese no es el problema. El problema es que a través de Internet su jurisdicción resulta tremendamente vasta. Esa jurisdicción parece extenderse incluso a la Unión Europea, porque el problema que se nos plantea es que aunque la gran mayoría de las empresas de Internet sobre las que estamos hablando tienen su base en los Estados Unidos, muchos de los usuarios son ciudadanos de la Unión Europea.

He de señalar que esta pregunta oral está un poco desfasada, ya que entretanto ha habido otra sentencia, pero el argumento que se está empleando por parte de los tribunales estadounidenses es que una vez utilizas Twitter, como en este caso, ya no puedes albergar expectativas legítimas de privacidad. Esto significa que una persona ubicada en la Unión Europea —un ciudadano europeo— ya no cuenta con protección jurídica porque Twitter tiene su sede en los Estados Unidos. Tal y como ha señalado la Comisaria Reding, esto plantea un problema grave que debe ser abordado en el contexto de la revisión de la Directiva sobre protección de los datos personales.

Señora Comisaria, dice usted que cuando alguien utiliza Twitter, da su consentimiento, pero ¿qué significa exactamente «consentimiento»? Significa que nos situamos fuera de la ley, que nos convertimos en forajidos, que renunciamos a nuestros derechos de protección jurídica. Entiendo que es muy poco lo que podemos hacer al respecto, pero quiero preguntar qué harán el Consejo y la Comisión para prestar protección jurídica a los ciudadanos comunitarios. ¿Hablarán con sus homólogos estadounidenses y tratarán de obtener más información? Probablemente hay otras compañías que han recibido requerimientos.

Finalmente, señora Comisaria, dice usted que este caso no puede ser comparado con el de SWIFT (Sociedad para la Telecomunicación Financiera Interbancaria Mundial) porque afecta a una investigación muy específica, lo que es cierto. Al mismo tiempo, han solicitado grandes cantidades de…

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Jan Philipp Albrecht, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, en primer lugar quiero decir que este no deja de ser otro caso en el que estamos debatiendo el hecho de que culturas jurídicas diferentes recaban a ambos lados del Atlántico cuando se trata de datos personales y, en especial, cuanto se trata de cooperación policial y judicial.

Me ha sorprendido la respuesta del Consejo, que afirma que la compañía Twitter está situada en territorio de los Estados Unidos, por lo que las medidas y el marco jurídico que se aplica allí nada tienen que ver con los nuestros. Creo que eso no está bien. También considero que los ciudadanos de la Unión Europea ven las cosas de una manera distinta; después de todo, constantemente aumentamos la cooperación internacional en los ámbitos policial y judicial, en especial con los Estados Unidos. Cada vez con mayor frecuencia, los ciudadanos deben hacer frente a las leyes de otros Estados, y con esto no solamente me refiero a las de los diferentes Estados miembros de la Unión Europea, sino también, en especial, a la ley estadounidense. Así sucede en lo tocante a los datos personales.

Esperaba que el Consejo, como organismo de gobierno de la Unión Europea, abordase este problema y que lograra que los ciudadanos de la Unión Europea tuvieran confianza en las leyes que encuentran en Internet, en especial porque influyen en sus derechos y libertades civiles.

 
  
MPphoto
 

  Daniël van der Stoep (NI). - (NL) Señor Presidente, la delegación del Partido por la Libertad holandés concede una importancia especial a la privacidad y a la protección de los datos de los ciudadanos. No tenemos cortedad de miras al respecto, tan solo somos pragmáticos. Sin embargo, la libertad tiene sus límites. La privacidad debe estar garantizada siempre que sea posible, pero la seguridad de los civiles debe resultar secundaria frente a la prevención y la detección del terrorismo.

Señor Presidente, el terrorismo contemporáneo está dominado por el terrorismo islámico. Por ese motivo, desafortunadamente, todos hemos de sacrificar una pequeña porción de nuestra privacidad, con el fin de proteger la seguridad de nuestros ciudadanos. Obviamente, los datos personales de los usuarios de Internet, como las direcciones IP, deben contar con protección. Sin embargo, ese derecho a la protección es superado si existe una sospecha firme de que las personas que se ocultan tras los datos albergan intenciones terroristas.

Si las autoridades estadounidenses piden datos de personas que residen en territorio comunitario y que están relacionadas con el terrorismo, debemos proporcionárselos, si bien, obviamente, únicamente después de la correspondiente consulta y si existen argumentos de peso para hacerlo, de modo que evitemos posibles abusos. Sin embargo, por encima de todo no olvidemos que no se nos solicita esa información solamente por capricho. Tienen muy buenas razones para hacerlo.

 
  
MPphoto
 

  Juan Fernando López Aguilar (S&D).(ES) Señora Reding, agradezco su presencia a esta hora avanzada de la noche en este debate plenario aquí, en Bruselas, para escuchar a los miembros del Parlamento Europeo y deseo animarla en ese trabajo de redefinición de los estándares europeos de protección de datos y, en particular, de cara a la Comunicación de la Comisión sobre protección de datos que usted debe presentar como una auténtica oportunidad para poner en hora ese reloj en que se sincronizan, por un lado, la revolución tecnológica y de las herramientas del conocimiento y, por otro, los avances del Derecho constitucional europeo, del Tratado de Lisboa a la Carta Europea de los Derechos Fundamentales, los derechos fundamentales a la privacidad y todos los derechos aparejados al acceso a la rectificación y a la cancelación de los datos que afectan a la personalidad de acuerdo con la libre expresión del consentimiento de los ciudadanos europeos, pero también con el Derecho internacional. Porque estamos hablando aquí de un marco bilateral de negociación de la Unión Europea y de sus Estados miembros con terceros países y, en particular, con los Estados Unidos.

Y, aquí, los mensajes tienen que ser muy claros: las Directivas 2008/977 y 95/46/CE deben ser actualizadas, deben ser puestas en hora. No solamente para ser capaces de prestar cooperación policial y judicial con los Estados Unidos de acuerdo con la técnica de ayudas «subpoenas» o con las órdenes judiciales que puedan afectar a los derechos fundamentales, sino para reforzar esa libre disposición del consentimiento, para conocer qué datos sobre nuestra personalidad obran en poder de terceros países, son transferidos a terceros países, y de qué manera podemos poner en hora también ese derecho de rectificar y cancelar los datos que afecten a la privacidad y a la personalidad y están sometidos al proceso automatizado de datos personales. Por tanto, están sometidos a su tratamiento en la red.

Y me preocupa especialmente el Derecho del menor. Porque sobre los menores existen limitaciones a la capacidad de obrar o a la capacidad de disponer del ejercicio de los derechos fundamentales, y esto requiere información. No solamente al menor, sino al entorno del menor con respecto a cuáles son las técnicas y las herramientas de protección de la privacidad en la sociedad en red.

Por tanto, quiero que sepa que vamos a seguir muy de cerca esta discusión, vamos a seguir muy de cerca esta puesta en hora de la actualización de los derechos de protección de datos y de las directivas y, en particular, la negociación de las herramientas bilaterales con terceros países y, sobre todo, con los Estados Unidos.

 
  
MPphoto
 

  Andreas Mölzer (NI).(DE) Señor Presidente, el viejo proverbio «Amo la traición pero odio a los traidores» es algo que se pone de manifiesto una y otra vez. Cualquiera que haya denunciado irregularidades es aplaudido como un héroe por el público y los medios de comunicación, pero es visto como un traidor por las instituciones afectadas. Así, como sabemos, el soldado estadounidense Bradley Manning ha ido a prisión por filtrar información a WikiLeaks. El modo en que se maneja este tipo de información explosiva en el país de las oportunidades y las libertades ilimitadas, y el hecho de que Twitter sea obligado a revelar datos personales no constituyen algo siniestro, sino algo peor. Queda por ver si las demandas, ampliamente rumoreadas, de las autoridades estadounidenses de los datos de los usuarios de otras compañías de Internet como Google, Facebook o Amazon resultan ciertas.

El enfoque adoptado por las autoridades estadounidenses y el hecho de que los tribunales no consideren la publicación de nombres, direcciones de correo electrónico y datos bancarios como una violación de la privacidad son verdaderamente sintomáticos de las disposiciones sobre protección de los datos al otro lado del océano, donde obviamente aún se encuentran en un estado muy poco avanzado.

 
  
MPphoto
 

  Malcolm Harbour (ECR). - Señor Presidente, quiero hacer una reflexión sobre algunas de estas cuestiones desde la perspectiva de la Presidencia de la Comisión de Mercado Interior, porque creo que aquí están en juego algunas cuestiones fundamentales económicas y de mercado interior, así como otras igualmente importantes sobre la protección de los derechos de nuestros ciudadanos sobre las que ya hemos hablado hoy.

He estado redactando un informe para mi comisión sobre este asunto. Quiero dar las gracias a la señora Reding por el Libro Verde en que lo he basado, porque creo que una de las cuestiones esenciales y ambiciosas que plantea en él se encuentra asimismo en el centro de lo que hemos debatido esta tarde. Afirma que si, en tanto que ciudadano europeo, mis datos se guardan en un servidor o en una base de datos situada en un país fuera de la jurisdicción de Europa, debo tener los mismos derechos sobre esos datos que si el servidor se localizara dentro de la Unión Europea. Ese es un programa verdaderamente ambicioso. Espero que podamos lograrlo. Las negociaciones no resultarán sencillas. Quiero decir a mis colegas, en especial a la señora in ‘t Veld, que si vamos a ofrecer eso, entonces los otros países exigirán también unos derechos recíprocos.

 
  
MPphoto
 

  Viviane Reding, Vicepresidenta de la Comisión. Señor Presidente, comparto el interés legítimo de esta Cámara en lo relativo a la protección de los datos privados de los ciudadanos europeos. Y debido a que comparto ese interés, he presentado un análisis previo sobre el aspecto que podría adoptar la reforma de la Directiva de 1995, con el fin de contestar a las preguntas planteadas hoy y para las que no existe respuesta jurídica en el marco de la legislación europea en su formulación actual.

Se registran buenas noticias en lo tocante a las relaciones con nuestros homólogos estadounidenses. El 16 de marzo, la Casa Blanca dio un paso decisivo al anunciar que tiene previsto trabajar junto al Congreso para elaborar una carta de derechos en materia de privacidad. Esto supone un cambio muy importante en los Estados Unidos, y también podría beneficiar a nuestras iniciativas para firmar un acuerdo general entre la UE y los Estados Unidos sobre la privacidad de los datos relativos a la cooperación policial y judicial.

Espero que seamos capaces de iniciar muy pronto las negociaciones en este sentido. Cuento con el Parlamento para que nos ayude en esta tarea y en la reforma de la Directiva de 1995.

 
  
  

PRESIDE: Alejo VIDAL-QUADRAS
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Enikő Győri, Presidenta en ejercicio del Consejo. (HU) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, gracias por su comprensión, es decir, por no discutir que no podemos intervenir desde aquí en un procedimiento penal en curso, y que en todos los casos se debe aplicar la ley vigente en el momento de producirse un delito.

Deseo informarles que nada demuestra el compromiso de la Presidencia húngara con la protección de datos como el hecho de que, durante la reunión de la Comisión de Justicia y Asuntos de Interior en febrero, adoptamos las conclusiones del Consejo en torno al tema de la protección de los datos, que constan aproximadamente de cincuenta puntos. Allí también abordamos dos cuestiones de gran importancia para la Comisión y que son pertinentes en este debate. Llamamos la atención sobre la importancia de informar a los ciudadanos, así como sobre la necesidad de proteger los datos relacionados con Internet, y como por cierto ha mencionado la señora Comisaria, estoy convencida de que la Comisión tendrá todo esto en cuenta cuando redacte su propuesta.

El Consejo también está totalmente de acuerdo en que es importante modernizar la legislación y adaptarla a los avances técnicos. Estamos deseando recibir de la Comisión su propuesta para una nueva Directiva sobre protección de los datos. La prometimos para junio, cuando a la Presidencia húngara ya no le quedará demasiado tiempo, pero haremos todo lo que esté en nuestra mano, y estoy segura de que la Presidencia polaca se planteará la cuestión de la protección de los datos con un compromiso similar.

Señor Presidente, y con esto termino mi intervención, nosotros creemos que no es necesario elegir entre libertad y seguridad, es decir seguridad de los datos; sino que ambas pueden ser garantizadas de manera simultánea. Y nuestro objetivo es crear una legislación para la protección de los datos en la UE.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad