Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2104(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0054/2011

Textos presentados :

A7-0054/2011

Debates :

PV 04/04/2011 - 22
CRE 04/04/2011 - 22

Votaciones :

PV 05/04/2011 - 4.4
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0123

Debates
Lunes 4 de abril de 2011 - Estrasburgo Edición DO

22. Financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. – El siguiente punto es el informe (A7-0054/2011) de Marian-Jean Marinescu, en nombre de la Comisión de Control Presupuestario, sobre la eficiencia y eficacia de la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros [2010/2054(INI)].

 
  
MPphoto
 

  Marian-Jean Marinescu, ponente.(RO) Señora Presidenta, los tratados de adhesión de los tres Estados miembros, Eslovaquia, Bulgaria y Lituania, incluían la solicitud de desmantelamiento de varios reactores nucleares que ya no cumplían los requisitos de seguridad y no podían actualizarse de manera rentable. El objetivo de la ayuda financiera proporcionada por la Unión Europea no era hacer frente al gasto íntegro del desmantelamiento. La ayuda estaba destinada a medidas en los ámbitos del desmantelamiento, del mantenimiento y del control de los reactores tras su cierre, el tratamiento de residuos, el almacenamiento de residuos y del combustible gastado y descontaminación, y trabajos de desmantelamiento, así como en el ámbito energético (para la sustitución de la capacidad de producción de las unidades desmanteladas, la mejora de la seguridad del abastecimiento energético y de la eficiencia energética y otras medidas con vistas a la reestructuración y la mejora necesarias de la infraestructura energética) y en la gestión de las consecuencias sociales (apoyo al personal de las centrales para mantener un alto nivel de seguridad tras el cierre y formación del personal para nuevas tareas de desmantelamiento).

Debido al hecho de que las decisiones relativas a la ayuda financiera se tomaron sin especificar un límite máximo, que incluso continuaron después de que se elaborasen los planes y las estrategias de desmantelamiento, podría proporcionarse apoyo financiero adicional. La Unión Europea ha proporcionado una cantidad considerable de dinero para financiar esta actividad, que asciende aproximadamente a 2 800 millones de euros entre 1999 y la fecha actual.

El informe pide que se aclaren los siguientes aspectos en las futuras evaluaciones realizadas por la Comisión Europea y el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea: si los fondos asignados por la Unión Europea se utilizaron para garantizar un desmantelamiento seguro; si el desmantelamiento garantiza el almacenamiento seguro de los residuos nucleares; si hubo una coordinación suficiente entre los tres programas existentes que permitiera un uso eficaz de la experiencia acumulada y un seguimiento del modelo, sobre la base de proyectos elaborados y financiados anteriormente, a fin de lograr una reducción de costes; si los planes y estrategias actuales están completos o si es posible añadir nuevas actividades y proporcionar fondos adicionales en una fase posterior; si deben asignarse cantidades adicionales a proyectos energéticos o si la atención debe centrarse en proyectos de desmantelamiento y si la financiación de estas actividades debe seguir proporcionándose mediante fondos de la UE.

 
  
MPphoto
 

  Miroslav Mikolášik (PPE). (SK) Señora Presidenta, el desmantelamiento anticipado de reactores nucleares en los tres países candidatos de Lituania, Eslovaquia y Bulgaria impidieron la creación de fondos nacionales adecuados que cubriesen todos los costes asociados al desmantelamiento de las plantas, por lo que la ayuda de la UE era esencial para hacer frente a la sustancial carga financiera y económica.

Sin embargo, estudios realizados por expertos demuestran que el coste de dejar fuera de servicio las centrales ya ha superado el nivel de ayuda previsto desde la UE, y que probablemente haya superado también las estimaciones iniciales, aunque el desmantelamiento en sí todavía se encuentra en su fase inicial. En consecuencia, Señorías, el desmantelamiento tendrá que continuar después de que finalicen las perspectivas financieras que abarcan el período hasta 2013, por lo que considero necesario que se estudie la posibilidad de proporcionar fondos adicionales para los proyectos de desmantelamiento de estas tres centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D).(RO) Señora Presidenta, la Unión Europea cuenta con 143 unidades de centrales nucleares, y según los datos publicados por la DG Energía en marzo de 2010, la energía nuclear supone aproximadamente el 28 % de la combinación energética de la Unión Europea.

Los acontecimientos ocurridos en Japón han hecho sonar las alarmas con respecto a los riesgos asociados a las centrales nucleares. El cierre prematuro de centrales nucleares y su desmantelamiento constituyen una carga financiera y económica considerable. Por ese motivo la Unión Europea puede proporcionar ayuda financiera a los Estados miembros afectados, y me refiero a Lituania, Eslovaquia y Bulgaria. La falta de financiación para las medidas de desmantelamiento retrasará este proceso, que representaría una amenaza para el medio ambiente y para la salud humana.

Instamos a los organismos nacionales competentes a que finalicen sus planes detallados de desmantelamiento, y a la Comisión a que informe sobre este proceso, a que describa claramente el alcance de la financiación de la UE en estos casos y a que facilite un plan financiero detallado a largo plazo para los proyectos de desmantelamiento.

 
  
MPphoto
 

  Zigmantas Balčytis (S&D). (LT) Señora Presidenta, quiero felicitar a mi colega diputada y agradecerle su cooperación a la hora de elaborar este importante informe. Cuando se adhirieron a la Unión Europea, tres Estados miembros adquirieron compromisos complejos desde el punto de vista económico y social: cerrar sus centrales nucleares por primera vez, sin disponer ni de la capacidad financiera ni de la experiencia necesarias. La Unión Europea mostró realmente su solidaridad comprometiéndose a proporcionar la ayuda financiera necesaria, no solo para financiar el desmantelamiento, sino para contribuir al desarrollo de proyectos de energías alternativas y a la mitigación del impacto social negativo del desmantelamiento. Estoy de acuerdo en que todavía hay que abordar algunas cuestiones, como la asignación de fondos para realizar las tareas específicas de desmantelamiento y las complejas estructuras administrativas de los Estados miembros, que quizás estén impidiendo la absorción efectiva de los fondos asignados. Creo que la Comisión Europea debe desempeñar un papel de coordinación mayor a la hora de garantizar un cierre puntual y seguro de estos reactores nucleares, de asegurar la transparencia en cuanto al uso de los fondos y de alentar a estos países a que desarrollen energías alternativas y creen nuevos empleos.

 
  
MPphoto
 

  João Ferreira (GUE/NGL).(PT) Señora Presidenta, casi la mitad de los Estados miembros de la Unión Europea tienen centrales nucleares en su territorio. Muchos de los reactores que siguen en funcionamiento son relativamente antiguos, lo que genera una necesidad apremiante de desmantelar algunos de estos reactores por motivos de seguridad y de defensa y salvaguardia de la salud pública y del medio ambiente. En el caso de los nuevos Estados miembros que se enfrentan al requisito de desmantelar una serie de centrales, no nos cabe duda de que es razonable que esperen ayuda de la UE para concluir sus procesos de desmantelamiento de manera adecuada y segura. Estos procesos deben incluir el mantenimiento y la supervisión necesarios tras el cierre, el procesamiento, el almacenamiento y la descontaminación de los residuos, la adecuación medioambiental de las instalaciones y el apoyo a la sustitución de la capacidad energética de las centrales desmanteladas, prestando especial atención a la sostenibilidad ambiental y a la eficiencia energética.

Como afirma razonablemente el informe, las consecuencias sociales de este proceso deben tomarse plenamente en cuenta, garantizando la seguridad de los empleos de los trabajadores junto con todas las condiciones de seguridad antes, durante y tras el desmantelamiento.

 
  
MPphoto
 

  Jaroslav Paška (EFD). (SK) Señora Presidenta, el informe Marinescu habla de la efectividad y la eficacia de los fondos europeos empleados en el desmantelamiento de reactores nucleares de diseño soviético. La República Eslovaca reconstruyó por completo su central nuclear en Jaslovské Bohunice tras el accidente de Chernóbil, utilizando los equipos de seguridad más avanzados de empresas francesas y alemanas especializadas.

Tras las conclusión de la exhaustiva modernización, los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica afirmaron que la central nuclear de Jaslovské Bohunice estaba preparada para funcionar de manera segura durante más de 30 años. No obstante, en aras de la paz y tranquilidad de los ciudadanos de la vecina Austria, durante las negociaciones de adhesión a la UE, la República Eslovaca accedió a desmantelar los reactores V1 y V2 en Jaslovské Bohunice, que estaban instalados con las normas más estrictas.

Considero la simbólica contribución de la UE a los costes de dejar estos reactores fuera de servicio únicamente como un intento de compensar, al menos parcialmente, la pérdida sufrida por la República Eslovaca, que se ha visto privada de una fuente eficiente y potente de energía limpia, y no como una verdadera contribución a la retirada de esta central.

 
  
MPphoto
 

  Viviane Reding, Vicepresidenta de la Comisión. – Señora Presidenta, la Comisión acoge con gran satisfacción el informe de iniciativa propia del Parlamento sobre la financiación eficaz y efectiva por parte de la UE del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros. La seguridad nuclear es, y seguirá siendo, una prioridad absoluta para la UE, motivo por el cual la Comisión concede gran importancia a los esfuerzos que favorecen el desmantelamiento seguro de reactores que se ha considerado que no se pueden modernizar para que cumplan las normas de seguridad necesarias.

Permítanme decir en primer lugar que coincidimos con el Parlamento en muchas de las opiniones expresadas en su informe. Coincidimos en la necesidad de que los Estados miembros faciliten planes de desmantelamiento detallados, así como una planificación financiera a largo plazo. También consideramos esencial que la mayoría de fondos se asignen a actividades de desmantelamiento y que la Comisión desempeñe un papel importante a la hora de garantizar un control estricto del uso de los fondos.

La Comisión cree en la aplicación estricta del principio de «quien contamina, paga», por lo que compartimos la opinión del Parlamento de que corresponde a los operadores de la central nuclear garantizar que los recursos financieros para el desmantelamiento ya se hayan asignado durante la vida útil de las centrales. El desmantelamiento debe ser lo más seguro posible, y una gestión sólida, transparente y controlada de los fondos destinados al desmantelamiento es crucial para este fin.

No obstante, también puede observarse que el informe se centra en la eficiencia y eficacia de la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento. La Comisión se complace al comprobar, en distintas secciones del informe, que se reconoce plenamente que el principal objetivo de la financiación de la UE era principalmente garantizar el cierre de los reactores y la permanencia de esta situación por razones de seguridad nuclear. Creemos que el cumplimiento de este objetivo constituye un elemento esencial que debe tenerse en cuenta al evaluar la eficiencia y la eficacia de la financiación de la UE.

La Comisión considera importante aclarar que el apoyo de la UE nunca tuvo como objetivo cubrir todos los costes del desmantelamiento ni compensar todas las consecuencias económicas. El apoyo de la UE tenía como objetivo contribuir a la compensación de las primeras etapas del cierre.

La Comisión también subraya que son los Estados miembros los que tienen responsabilidad plena a la hora de desmantelar sus instalaciones nucleares. Facilitar una planificación detallada a largo plazo es responsabilidad de los Estados miembros, que son igualmente responsables a la hora de establecer un calendario preciso y estimaciones de costes para la conclusión del proceso de desmantelamiento.

Quiero dar las gracias a la ponente y al Parlamento por este oportuno debate sobre una cuestión que ha adquirido mayor relevancia en el contexto de Fukushima. Un desmantelamiento seguro e integral constituye un elemento clave de la seguridad nuclear para el que aspiramos a aplicar las normas más estrictas. El informe del Parlamento constituye una valiosa contribución al debate que celebrará la Comisión con los tres Estados miembros implicados con vistas a evaluar la posible asistencia financiera de la UE más allá de de 2013.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar el martes 5 de abril de 2011.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Stavrakakis (S&D) , por escrito.(EL) La amenaza nuclear, como una de las consecuencias del terrible terremoto que tuvo lugar en Japón y el tsunami que le siguió, marca la gran actualidad del informe de la Comisión de Control Presupuestario. Sin embargo, al mismo tiempo subraya el hecho de que la UE está controlando y proporcionando apoyo práctico, en forma de ayuda financiera, a los esfuerzos necesarios para desmantelar las centrales nucleares. Estos esfuerzos están encaminados a garantizar el funcionamiento seguro y adecuado de las centrales nucleares para que no se vuelva a producir otro Chernóbil u otro Fukushima, y al mismo tiempo, a abordar el impacto del cierre y del desmantelamiento cumpliendo los requisitos en materia energética dispuestos por los países en los que funcionan. Estos esfuerzos, que van acompañados de ayuda financiera considerable en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria, ilustran la seriedad con que la UE se toma la cuestión de la seguridad nuclear. Se trata de un programa diseñado al detalle que se inició en 1999. El objetivo de esta ayuda financiera también es contribuir a la mejora ambiental y modernizar la producción, la transmisión y la distribución de la energía, así como intensificar la seguridad del abastecimiento energético. La evaluación de la devolución de los recursos dispuestos y el respeto hacia una gestión sólida y transparente de los mismos son los factores que garantizarán que se alcance dicho objetivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Csanád Szegedi (NI), por escrito.(HU) La catástrofe natural de Japón y la catástrofe nuclear que le siguió han llamado la atención sobre la importancia del tema. Al igual que con Chernóbil, los efectos de la catástrofe se podrían prolongar durante décadas y convertirse en un legado no deseado para las generaciones venideras. Este caso también ha demostrado la necesidad de reducir el despilfarro energético y hacer hincapié, de manera gradual, en las energías renovables. El informe de hoy critica en varios puntos la financiación del cierre de las centrales nucleares en los nuevos Estados miembros en cuanto a transparencia y ejecución. Además del cierre de las centrales que se especifica en el informe, considero muy importante inspeccionar todas las centrales nucleares europeas, y si es necesario, hacerlas más seguras para impedir que se produzca una catástrofe similar en el futuro. También por este motivo, les pido a mis colegas diputados que debatan la propuesta de resolución que presentamos recientemente yo mismo y mi colega diputado austriaco en aras de la seguridad de la energía nuclear en la región del Danubio, en el marco de la cooperación conjunta europea.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad