Índice 
Acta literal de los debates
PDF 5150k
Martes 5 de abril de 2011 - Estrasburgo Edición DO
1. Apertura de la sesión
 2. Debates sobre casos de violaciones de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de Derecho (anuncio de las propuestas de resolución presentadas): véase el Acta
 3. Conclusiones del Consejo Europeo (24 y 25 de marzo de 2011) (debate)
 4. Turno de votaciones
  4.1. Movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización: Polonia - Podkarpackie - Fabricación de maquinaria (A7-0059/2011, Barbara Matera) (votación)
  4.2. Flujos migratorios provocados por la inestabilidad: ámbito de aplicación y papel de la política exterior de la UE (A7-0075/2011, Fiorello Provera) (votación)
  4.3. El papel de la mujer en la agricultura y las zonas rurales (A7-0016/2011, Elisabeth Jeggle) (votación)
  4.4. Financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros (A7-0054/2011, Marian-Jean Marinescu) (votación)
  4.5. Movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización: República Checa - Unilever (A7-0060/2011, Barbara Matera) (votación)
  4.6. Productos y tecnología de doble uso (A7-0028/2011, Jörg Leichtfried) (votación)
  4.7. Créditos a la exportación con ayuda oficial (A7-0364/2010, Yannick Jadot) (votación)
  4.8. Marco político de la UE para combatir la violencia contra las mujeres (A7-0065/2011, Eva-Britt Svensson) (votación)
 5. Explicaciones de voto
 6. Correcciones e intenciones de voto: véase el Acta
 7. Aprobación del Acta de la sesión anterior: véase el Acta
 8. Presentación de documentos: véase el Acta
 9. Turno de preguntas al Presidente de la Comisión
 10. Marco de la UE para la coordinación de las estrategias nacionales de integración de los gitanos (debate)
 11. Estado de previsiones de ingresos y gastos para el ejercicio 2012 - Sección I - Parlamento (debate)
 12. Protección de los intereses financieros de las Comunidades– Lucha contra el fraude (debate)
 13. Turno de preguntas (preguntas a la Comisión)
 14. Los partidos políticos a escala europea y las normas sobre su financiación (debate)
 15. Acuerdo de colaboración en el sector pesquero entre la CE y las Comoras - Medidas financieras comunitarias para la aplicación de la política pesquera común y el Derecho del Mar - Pesca - Medidas técnicas transitorias - Importaciones de productos de la pesca procedentes de Groenlandia (debate)
 16. Orden del día de la próxima sesión: véase el Acta
 17. Cierre de la sesión


  

PRESIDE: Jerzy BUZEK
Presidente

 
1. Apertura de la sesión
Vídeo de las intervenciones
  

(Se abre la sesión a las 9.05 horas)

 

2. Debates sobre casos de violaciones de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de Derecho (anuncio de las propuestas de resolución presentadas): véase el Acta

3. Conclusiones del Consejo Europeo (24 y 25 de marzo de 2011) (debate)
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidente. − El siguiente punto del orden del día es la declaración del Presidente del Consejo Europeo: Conclusiones de la reunión del Consejo Europeo (24 y 25 de marzo de 2011). Tiene la palabra el Presidente del Consejo Europeo, señor Van Rompuy.

 
  
MPphoto
 

  Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo. Señor Presidente, señor Presidente de la Comisión Europea, Señorías, en un período de 49 días he presidido tres reuniones del Consejo Europeo y una Cumbre de los Jefes de Estado o de Gobierno de la zona del euro. Este hecho ilustra los grandes y urgentes retos a los que se enfrenta nuestra Unión, tanto en el frente económico como en el diplomático. Asimismo, ilustra claramente que las reuniones del Consejo Europeo no son solo un evento, sino que forman parte de un proceso. De hecho, en la reunión de la que voy a informar a Sus Señorías —celebrada los días 24 y 25 de marzo— aprobamos, como estaba previsto, una serie de importantes medidas económicas que se elaboraron y debatieron el año pasado, intensificamos nuestras acciones en relación con lo que sucede actualmente en Libia e iniciamos nuestra respuesta a los catastróficos sucesos ocurridos en Japón. Permítanme ahora abordar cada uno de estos temas por separado.

En relación con las cuestiones económicas, estamos a la espera de adoptar un amplio paquete de medidas. Gracias al impulso logrado en reuniones anteriores, entre ellas la cumbre informal de la zona del euro del 11 de marzo, pudimos reunir casi todas las fuerzas para este esfuerzo. Como es lógico, la aprobación de medidas y procedimientos para hacer frente a la crisis no nos saca inmediatamente de esta. Para ello será necesario perseverancia y un esfuerzo sostenido. No repetiré aquí en detalle todas las medidas que hemos adoptado. Sus Señorías las encontrarán en las conclusiones. Sin embargo, permítanme resumir seis aspectos.

En primer lugar llegamos a un acuerdo sobre la modificación del Tratado que es necesaria para dar plena seguridad jurídica al mecanismo de estabilidad permanente. En su resolución del 15 de diciembre, el Parlamento pedía una pequeña modificación del Tratado, es decir, que ofreciera una base jurídica para dicho mecanismo en lugar de recurrir a una profunda enmienda del Tratado. Seguimos ese consejo y sentí una gran satisfacción cuando el Parlamento aprobó el 23 de marzo la modificación propuesta del Tratado por una mayoría tan abrumadora. En particular me alegro de que hayamos podido responder a algunas de las preocupaciones que el Parlamento había planteado en este contexto. Quiero dar las gracias a los ponentes, los señores Brok y Gualtieri, por colaborar tan estrechamente conmigo para alcanzar este resultado.

En segundo lugar, alcanzamos un acuerdo pormenorizado sobre el tamaño, alcance y modo de funcionamiento del futuro mecanismo de estabilidad y sobre la mejora del mecanismo temporal.

En tercer lugar, aprobamos la posición del Consejo sobre las seis propuestas legislativas relativas a la vigilancia presupuestaria y supervisión macroeconómica con miras a las negociaciones con el Parlamento. Sé que Sus Señorías trabajan arduamente en este tema y, de hecho, me he reunido con sus ponentes y lo haré con sus coordinadores esta tarde. Todos los interesados comprenden que es necesario llevar a término esta cuestión en junio.

En cuarto lugar, pusimos en marcha el Semestre Europeo. Se trata de un ejercicio de seguimiento de la aplicación de la Estrategia Europa 2020, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la vigilancia macroeconómica. El Consejo Europeo de junio sacará las conclusiones que se impongan. Velaré personalmente por que este seguimiento no se quede en un proceso burocrático.

En quinto lugar, acordamos que los bancos se sometieran a pruebas de resistencia creíbles a corto plazo. Esta tarea tiene dos aspectos, pues los bancos deben someterse a la prueba y los gobiernos deben estar dispuestos a hacer frente a sus resultados.

En sexto lugar, hemos previsto una nueva calidad de coordinación económica. Lo denominamos Pacto por el Euro Plus por dos razones: en primer lugar, porque los países de la zona del euro quieren hacer más, pues comparten una moneda única y desean realizar esfuerzos adicionales a los actuales compromisos y acuerdos de la UE, y en segundo lugar, porque también está abierto a los demás Estados miembros. Es por ello que celebro que seis Estados miembros no pertenecientes a la zona del euro hayan anunciado que suscribirán el Pacto. Se trata de Dinamarca, Polonia, Letonia, Lituania, Bulgaria y Rumanía. El Pacto sigue abierto para que los cuatro Estados miembros restantes se unan a él más adelante.

Permítanme repetir una vez más que el compromiso del Pacto por el Euro Plus complementa todas las demás medidas del paquete para mejorar los resultados económicos de los Estados miembros, como el refuerzo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento sobre vigilancia presupuestaria, la nueva supervisión macroeconómica y la aplicación de la crucial Estrategia Europa 2020 en lo relativo a las reformas estructurales para lograr el crecimiento económico. Los compromisos en materia de competitividad, finanzas públicas y pensiones, empleo, etc., deben traducirse en reformas y programas de estabilidad a nivel nacional. Asimismo serán objeto de una evaluación anual al más alto nivel.

Quisiera hacer una última observación sobre la economía. Algunos temen que este Pacto desmantele el Estado de bienestar y la protección social. No será así en absoluto. Como dije a los interlocutores sociales en la cumbre social tripartita, se trata de salvar estos aspectos fundamentales del modelo europeo. Queremos asegurarnos de que nuestras economías sean suficientemente competitivas para crear empleo y mantener el bienestar de todos nuestros ciudadanos, y nuestros trabajos están encaminados a conseguirlo. Así pues, estos fueron los principales elementos de nuestro paquete económico global para ayudarnos a salir de la crisis. Como ya he señalado, son resultado de un largo proceso y no de una sola reunión.

El 25 de marzo de 2010, el Consejo Europeo decidió mejorar la gobernanza económica europea y crear el grupo de trabajo que tengo el honor de presidir. Un año más tarde, adoptamos nuevas normas, nuevos instrumentos y políticas más ambiciosas. Ha sido y sigue siendo un esfuerzo de todas las instituciones, incluido este Parlamento y todos los Estados miembros. No siempre fue fácil, en algunas ocasiones no faltó el dramatismo, pero la voluntad política ha sido inquebrantable, nuestro sentido de la dirección es claro y ahora vemos importantes resultados.

No se han acabado todos nuestros problemas, que son resultado de errores pasados y de la falta de instrumentos adecuados, tanto a nivel europeo como nacional. Pero ahora tenemos todas las posibilidades para hacerles frente en lugar de repetirlos.

Ahora me gustaría hablar sobre la situación en Libia, que fue un tema que se abordó, como es lógico, en la reunión del 24 y 25 de marzo. Mostramos una determinación común. Sé que algunas de Sus Señorías abrigan dudas, pero hemos trabajado arduamente para obtener resultados concretos. Dos semanas antes, en una reunión extraordinaria del Consejo Europeo celebrada el 11 de marzo, habíamos adoptado una línea clara respecto a Libia. Sin esa clara posición europea no habrían sido posibles las acciones posteriores. Decidimos que, a fin de proteger la seguridad de la población civil, los Estados miembros podrían examinar todas las opciones necesarias, siempre que hubiera una necesidad demostrable, una base jurídica clara y apoyo de los países de la región.

Esas tres condiciones se cumplieron rápidamente. La necesidad resultó obvia cuando el régimen intensificó la violencia contra su propio pueblo. La base jurídica se obtuvo cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la histórica resolución sobre Libia unos cuantos días después de la reunión del Consejo Europeo. El apoyo de los países de la región fue prestado de inmediato por la Liga Árabe.

Las acciones emprendidas por una coalición de países europeos, árabes y norteamericanos en aplicación de la resolución de las Naciones Unidas han contribuido a proteger a la población civil libia. Se ha evitado un enorme baño de sangre. Se han salvado miles de vidas. Este es el resultado más importante y merece la mayor atención, más aún que el proceso decisorio. La madera es más importante que los árboles.

Todos sabemos que no fue sencillo tomar la decisión de recurrir a acciones militares. Como es natural se plantean preguntas y se producen vacilaciones, lo que perfectamente normal cuando se trata de cuestiones de paz y guerra. Sin embargo, las dificultades que hayamos podido experimentar en relación con este aspecto de la crisis libia no deben ocultar por un solo instante el historial de la Unión Europea. Desde el principio de la crisis, la Unión Europea se situó en un primer plano. Fue la primera en imponer sanciones, la primera en imponer una prohibición de viajar a los principales dirigentes del régimen, la primera en congelar activos libios y la primera en reconocer al Consejo Nacional de Transición Provisional como interlocutor válido a petición de este Parlamento. La Unión coordinó asimismo los esfuerzos para rescatar a los ciudadanos de la UE y ha prestado y sigue prestando una ayuda humanitaria considerable.

Los objetivos políticos que nos fijamos el 11 de marzo no han cambiado. Gadafi tiene que irse. Queremos una transición política dirigida por los propios libios y basada en un amplio diálogo político. Estamos dispuestos a ayudar a la nueva Libia, tanto económicamente como para construir sus nuevas instituciones.

Asimismo, seguimos muy de cerca los acontecimientos en el resto de la región. Como sabemos que la situación es diferente en cada país, expresamos nuestra profunda preocupación por la situación en Siria, Yemen y Bahréin. Condenamos firmemente la escalada de violencia y apoyamos las reformas políticas sociales en nuestros vecinos meridionales. También debemos cambiar nuestra política, y esta tarde hablaré sobre este tema con algunas de las diputadas y diputados encargados de esta región en la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento. En cuanto al lado positivo, observamos que el referendo constitucional en Egipto se celebró sin contratiempos hace dos semanas.

Permítanme decir unas cuantas palabras acerca de Côte d’Ivoire. No figuraba en el orden del día del último Consejo Europeo, pero en diciembre adoptamos conclusiones al respecto y hemos seguido muy de cerca los acontecimientos desde entonces. En primer lugar, condenamos la violencia, en particular la dirigida contra civiles, con la mayor firmeza posible. Todas las partes deben poner fin a la violencia. En segundo lugar, la situación actual es resultado de una clara falta de respeto por la democracia. La democracia no consiste únicamente en celebrar elecciones, sino también en respetar sus resultados. La comunidad internacional se pronunció claramente en relación con los resultados de las elecciones celebradas el año pasado en Côte d’Ivoire. Debemos ser congruentes con nuestra posición.

Por último, en relación con Japón, con la acumulación de tragedias que han asolado este país, el Consejo Europeo expresó su solidaridad con el pueblo japonés y sus condolencias por los millares de víctimas. No debemos olvidarlas, incluso cuando otros aspectos del drama japonés atraen nuestra atención. La Unión está dispuesta a ayudar de todas las maneras que pueda. En estos trágicos días, reiteramos, como auténticos amigos de Japón, la importancia estratégica de las relaciones de la UE con este país. Como sabemos, los efectos de estos sucesos trascienden Japón, y es por ello que la Unión Europea desea sacar todas las lecciones de ello. Prestamos gran atención a las consecuencias para la economía mundial y para los aspectos nucleares, lo que constituye una prioridad absoluta.

Por ello hemos decidido revisar urgentemente la seguridad de todas nuestras centrales nucleares en las «pruebas de resistencia» de seguridad. La Comisión informará al Consejo Europeo sobre estas pruebas antes de que finalice el año. Revisará las normas vigentes de la UE en materia de seguridad de las instalaciones nucleares y propondrá mejoras cuando sea necesario. En Europa queremos tener el nivel más alto de seguridad nuclear, porque la seguridad de nuestras centrales nucleares no se detiene en nuestras fronteras. Recomendamos y apoyamos a los países vecinos a que procedan a pruebas de resistencia similares. Lo mejor sería una revisión de las centrales nucleares a nivel mundial.

Señor Presidente, Señorías, con ello concluyo mi resumen de lo que acordamos en esta tercera reunión del Consejo Europeo en este año. Gran parte de ello allana el camino para seguir trabajando en este Parlamento, ya sea a través de procedimientos legislativos o del derecho de control general del Parlamento sobre la política exterior y de seguridad común. Quedo a la espera de sus observaciones.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso , Presidente de la Comisión.(FR) Señor Presidente, señor Presidente del Consejo Europeo, Señorías, el Presidente del Consejo Europeo nos ha presentado todas las decisiones adoptadas en la reunión de la semana pasada. Quisiera comunicarles mi interpretación de estas decisiones y hablar especialmente sobre las siguientes etapas.

Creo que es justo decir que se adoptaron algunas decisiones estructurales muy importantes en aras de una mayor estabilidad financiera en la zona del euro y de una mayor coordinación económica. Este es el verdadero punto de inflexión para la gobernanza económica europea, especialmente si consideramos el camino que hemos recorrido para llegar a este punto.

Finalmente hemos echado fundamentos adecuados y sólidos para el componente económico de nuestra Unión Económica y Monetaria. Creo que ahora contaremos con una base más estable.

Ahora tenemos un marco que nos permitirá responder juntos a las crisis que puedan producirse. Y por último, al evaluar los resultados de este Consejo no debemos olvidar que este marco concuerda con las disposiciones del Tratado y asume el método comunitario.

Como todos sabemos, esa no era una conclusión evidente. La Comisión se puso a la vanguardia de la respuesta conjunta a la crisis económica y de la visión para Europa en 2020. Recibió un apoyo vital de este Parlamento y quiero dar las gracias una vez más a Sus Señorías por ello. La posición que el Parlamento y la Comisión adoptaron conjuntamente para defender el método comunitario ha sido reconocida y ha desempeñado un importante papel para obtener estos resultados.

Gracias a ello, ahora contamos con una nueva arquitectura económica. Sin embargo, esta arquitectura por sí misma no es una garantía, y ahora los dirigentes políticos tendrán que adoptar algunas decisiones importantes para que cumpla su función.

En este nuevo marco tendremos que mostrar determinación a la hora de aplicar sin más retraso las prioridades necesarias en materia de consolidación de las finanzas públicas y reformas estructurales para el crecimiento, que el Consejo Europeo confirmó sobre la base de la encuesta anual de crecimiento de la Comisión.

Confío en que nuestra determinación en las próximas semanas y meses sea tan firme, si no ya más, que la determinación que hemos mostrado hasta ahora al establecer de una manera coherente y coordinada los diversos componentes de nuestra respuesta conjunta a la crisis: el Semestre Europeo, el Pacto por el Euro Plus, el nuevo marco de gobernanza económica reforzado y los pasos que hemos dado en un espíritu de solidaridad y responsabilidad para mantener la estabilidad financiera de la zona del euro.

No tengo reparos en decir a Sus Señorías que a la Comisión le habría gustado ir más lejos en varios ámbitos de la gobernanza económica, en particular en lo relacionado con el nuevo mecanismo de estabilidad financiero de la zona del euro. Por ejemplo, nos habría gustado una mayor flexibilidad. No obstante, creo que podemos decir que hemos logrado crear un mecanismo basado en el Tratado, que prevé un importante papel para la Comisión y el seguimiento por parte de este Parlamento. El resultado que hemos obtenido es importante, y la aprobación de la modificación del Tratado, que recibió un amplio apoyo en esta Cámara, ha contribuido a ello.

Ahora, Sus Señorías, estas nuevas estructuras de gobernanza deben entrar en acción para corregir la situación económica. Lo cierto es que todavía nos encontramos en un entorno difícil. Ahora, la bola está en la cancha de los Estados miembros, que deben ultimar sus programas nacionales de reforma y sus programas de estabilidad o convergencia.

La Comisión espera recibir propuestas concretas y ambiciosas de cada uno de los Estados miembros para avanzar juntos hacia los principales objetivos de la Estrategia Europa 2020: más puestos de trabajo, más inversiones en educación, formación, investigación e innovación y un planteamiento más audaz para luchar contra la pobreza y la exclusión social.

También estamos a la espera de que presenten las medidas que adoptarán para corregir los desequilibrios económicos que persisten y mejorar la competitividad y el crecimiento para crear empleo.

Apenas recibamos estos documentos podremos elaborar nuestros proyectos de dictamen y recomendaciones para cada Estado miembro a fin de que podamos adoptarlos antes del Consejo Europeo de junio, que marcará el fin del primer Semestre Europeo.

Quisiera hacer hincapié en que todos compartimos una responsabilidad común y que es importante que todos asuman la responsabilidad de la Estrategia Europa 2020, la cual sigue siendo el marco fundamental para las reformas a favor del crecimiento y el empleo en Europa. A este respecto podríamos mencionar el apartado 6 de las conclusotes del Consejo Europeo, que señala con toda claridad que: «Al aplicar tales medidas, y con el fin de garantizar una amplia responsabilización en las mismas, se mantendrá la estrecha cooperación con el Parlamento Europeo y otras instituciones y organismos consultivos de la UE (Comité Económico y Social Europeo, Comité de las Regiones), con la total implicación de los parlamentos nacionales, los interlocutores sociales, las regiones y demás partes interesadas». Quiero recalcar este punto porque, como Sus Señorías saben, una de las críticas más frecuentes a la Estrategia de Lisboa fue precisamente la falta de responsabilización del programa europeo de reformas económicas. Espero que en esta ocasión hayamos aprendido las lecciones de este proceso y trabajemos arduamente a favor del crecimiento para el empleo a nivel tanto europeo como nacional.

En cuanto a la reforma de la gobernanza económica, ahora corresponde al Parlamento aprobar las seis propuestas del paquete legislativo, y espero que alcancemos un resultado audaz lo antes posible, pues es vital para el funcionamiento de todo el sistema de gobernanza.

Por ello creo que tenemos muchos motivos para alegrarnos del resultado del último Consejo Europeo, pero también muchas razones para seguir trabajando arduamente de ahora en adelante, ya que el clima económico sigue siendo difícil e impredecible, en particular en lo referente a los aspectos sociales, que nos preocupan mucho a todos nosotros.

Asimismo, la Comisión presentará en las próximas semanas sus propuestas sobre la Single Market Act. Me alegro mucho de que el Consejo haya dedicado tanto tiempo a deliberar sobre el futuro del mercado único y que haya resaltado el papel vital que desempeña este mercado para estimular el crecimiento y el empleo, y para promover la competitividad, al destacar, entre otras cosas, la importancia de reducir la carga reguladora que soportan las PYME en particular.

Queremos liberar el potencial de crecimiento del mercado único. También me gustaría destacar aquí que la consolidación de las finanzas públicas no es un fin en sí mismo, sino un medio para estimular un crecimiento equitativo y sostenible y para generar empleo.

Y ahora que hablamos de crecimiento equitativo, es importante subrayar que el Consejo Europeo también pronunció su veredicto sobe la posibilidad de cobrar un impuesto sobre las transacciones financieras internacionales. Yo confirmé la intención de la Comisión de presentar algunas propuestas relativas a la fiscalidad del sector financiero. De hecho creemos que todos deberían contribuir para superar la crisis.

Como Sus Señorías saben, el Consejo deliberó igualmente sobre la situación en el Mediterráneo meridional y en Libia en particular. El Presidente del Consejo nos ha presentado un informe muy detallado. Simplemente me gustaría mencionar que ayer sostuve una reunión con el Primer Ministro tunecino. En ella le reiteré nuestro apoyo a la revolución democrática y nuestra disposición para ayudar al pueblo tunecino en su lucha por la libertad, la justicia y el progreso social. También mencioné en este contexto el tema de la migración, al que Túnez y la UE deben hacer frente conjuntamente en un espíritu constructivo de auténtica asociación, ya que lo que hemos propuesto es una asociación a favor de la democracia y la prosperidad compartida, que fue muy bien recibida por el Consejo Europeo.

El Consejo Europeo abordó otra cuestión, a saber, la crisis en Japón, en particular la situación de las centrales nucleares.

Ayer también mantuve una importante conversación telefónica con el Primer Ministro japonés, que dio las gracias a la Unión Europea por sus acciones. Le reiteré nuestra solidaridad y le dije que seguiríamos al lado de Japón. Hablamos igualmente de la cuestión nuclear. El Primer Ministro Kan me informó acerca de la situación en Japón y de los últimos acontecimientos relacionados con la seguridad, y señaló su disposición a cooperar con nosotros en los trabajos que habrán de llevarse a cabo en materia de seguridad nuclear en Europa y el resto del mundo.

Como es obvio se ha producido una creciente ansiedad entre el público en relación con la cuestión nuclear. Debemos responder a esas inquietudes y garantizar la máxima seguridad nuclear. También debemos actuar con plena transparencia. Por ello se realizarán «pruebas de resistencia» en las centrales nucleares de Europa y los resultados se harán públicos. El Consejo ha pedido a la Comisión y al Grupo Europeo de Reguladores de la Seguridad Nuclear que determinen el alcance y los aspectos prácticos de estas pruebas, que serán llevadas a cabo por autoridades nacionales independientes. La Comisión examinará igualmente el marco normativo sobre la seguridad de las centrales nucleares y a finales de año propondrá las mejoras que resulten necesarias.

Señor Presidente, Señorías, no debemos defraudar las esperanzas que se han puesto en nuestra capacidad de actuar conjuntamente por el bien común de Europa. Eso es lo que pretende hacer la Comisión cada día, sabiendo que podemos contar con el apoyo del Parlamento, y lo seguiremos haciendo y cumpliremos plenamente nuestras obligaciones.

 
  
MPphoto
 

  Joseph Daul, en nombre del Grupo PPE.(FR) Señor Presidente, señor Presidente del Consejo Europeo, señor Presidente de la Comisión, Señorías, el último Consejo Europeo ha puesto a nuestros países en el camino correcto. Al aumentar la capacidad del Fondo de Solidaridad y decidir hacerlo permanente, los 27 han vuelto a demostrar su compromiso con el euro y la importancia que conceden a la solidaridad entre los Estados miembros con una mayor estabilidad financiera y aquellos que se enfrentan a dificultades temporales.

Al mismo tiempo, la decisión de celebrar un Pacto por el Euro entre los Estados miembros de la zona del euro y otros no pertenecientes a ella viene a indicar que los dirigentes europeos tienen la voluntad política para sacar lecciones de la crisis financiera.

El hecho de que compartimos una moneda nos obliga a ser más coherentes en nuestras opciones económicas y sociales. La época en que los podías podían fijar un tipo impositivo a típico o normas sociales específicas sin consultar a sus socios terminó hace mucho tiempo. La razón de ello es muy sencilla: todos los países deben beneficiarse de la solidaridad de sus socios de la zona del euro.

Sin embargo, nuestros ciudadanos solamente aceptarán esta solidaridad si piensan que todos hacen el mismo esfuerzo a la hora de gestionar los fondos públicos. En este aspecto, el Pacto por el Euro es un importante paso hacia la convergencia de nuestras economías. Mi Grupo lo apoya firmemente, pero exige —y seguirá exigiendo— que se aplique en el contexto del método comunitario, bajos auspicios de la Comisión, señor Presidente. Usted ha adoptado las medidas correctas, ha hecho un buen trabajo, pero se necesita hacer más dentro de este método comunitario bajo los auspicios de la Comisión. Es así que construiremos Europa. Sus Señorías saben cuán obstinado puedo ser y lo repetiré tantas veces como sea necesario para que nadie lo olvide.

Europa se distingue del resto del mundo por su modelo de economía social de mercado, un modelo del que nuestros conciudadanos están orgullosos con toda razón y que se basa en el principio de solidaridad, pero que resulta difícil de mantener ante la globalización. La cuestión es saber cómo garantizar su sostenibilidad en el futura mediante el justo medio entre el Estado niñera que prefieren los socialistas y que casi nos ha llevado a la bancarrota, y un liberalismo excesivo, cuyos peligros ha hecho patente la crisis financiera.

Para lograrlo se necesitan tres cosas. En primer lugar, todos nuestros países deben reducir su déficit; en segundo lugar, tienen que adoptar normas presupuestarias, fiscales y sociales comparables; y en tercer lugar, tienen que invertir juntos en innovación para estimular el crecimiento, que actualmente resulta claramente insuficiente. De hecho, solamente podremos conservar y reforzar nuestro modelo si invertimos en sectores de crecimiento, como las energías ecológicas, las nanotecnologías, las biotecnologías, etc. Dado nuestro reducido margen financiero de maniobra, la mejor manera de hacer frente al reto del crecimiento y lograr economías de escala es agrupar nuestras capacidades, al igual que nuestro capital. Sin inversiones masivas en innovación, sin un plan auténticamente europeo, nos negamos a nosotros mismos la capacidad de mantenernos a la altura de nuestros competidores.

Hace diez días, Señorías, mientras se reunían nuestros Jefes de Estado o de Gobierno, la central nuclear de Fukushima seguía siendo un motivo de preocupación a nivel mundial y los insurgentes libios dirigían sus mirada a Europa para que esta actuara con firmeza. En estas dos cuestiones, nuestros países y la Unión Europea han mostrado un gran sentido de la responsabilidad.

De hecho hemos ofrecido a Japón nuestros conocimientos técnicos en materia nuclear en lo que es una situación sumamente difícil y preocupante para ese país y también para la comunidad internacional en general. No cabe duda que habrá una época antes de Fukushima y una después de Fukushima. Aunque desgraciadamente no hemos llegado a ella, mi Grupo desea que la época después de Fukushima sea un período de reflexión y acción; en primer lugar para reforzar considerablemente las normas que rigen la seguridad nuclear, y en segundo lugar, para redoblar nuestros esfuerzos en el sector de las energías ecológicas. Estoy de acuerdo, señor Presidente, con su planeamiento respecto a Côte d'Ivoire.

Pasando por último al Mediterráneo, celebro los reiterados llamamientos del Consejo Europeo al coronel Gadafi para que abandone el poder y permita que se abra una nueva página en la historia de su país. Lo que quiero es que todos nuestros países se unan para deliberar sobre una política de vecindad tan ambiciosa y eficaz para el Sur como la que hicimos en los años noventa hacia Europa Oriental.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Martin Schulz, en nombre del Grupo S&D.(DE) Señor Presidente, al escuchar atentamente las intervenciones del señor Van Rompuy y del señor Barroso, me recuerdo de una famosa canción alemana cuya letra dice más o menos así: «Toda la tripulación está en cubierta, pero el buque se hunde». No hay problema, todo va bien. Hemos resuelto todas las dificultadas a completa satisfacción de todos.

Por mi parte, no puedo comprender sus informes sobre el Consejo Europeo. Puedo entender perfectamente que no quisieran venir a esta Cámara con un informe negativo. Si yo fuera Presidente del Consejo Europeo también intentaría describir este Congreso de Viena permanente con los términos más resplandecientes.

Usted ha mencionado Libia. Lo que no ha mencionado son la profundas diferencias entre los dos principales gobiernos europeos sobre esta cuestión. No existe consenso entre Francia y Alemania en la cuestión libia. Las diferencias al interior de la Unión Europea respecto a uno de los principales temas internaciones es un indicio de que no todo está bajo control. Habríamos preferido, señor Van Rompuy, que el Consejo hubiera alcanzado estos resultados en 2010. Si hubiéramos querido evitar la espiral descendente del año pasado, sobre todo en la zona del euro, deberíamos haber adoptado estas medidas desde la primavera de 2010.

Por ello tenemos que preguntarnos, ¿por qué no se tomaron estas medidas en la primavera de 2010? La respuesta es que en el Consejo Europeo, la institución que usted preside, no es el método comunitario, el espíritu comunitario y los objetivos comunes los que determinan lo que se debate y acuerda, sino más bien los intereses tácticos nacionales, que desempeñan en última instancia un papel más importante que los intereses comunes europeos. Y este es un problema especial para Europa.

Me habría gustado que nos explicara, señor Barroso, por ejemplo, cómo es que el partido al que pertenece y al que dirigió en su momento y lo hizo Primer Ministro de Portugal ahora ha hecho caer a un Gobierno portugués que aplicaba precisamente las medidas que exigen usted y el Comisario sentado a su lado.

(Aplausos)

No podemos acusarle de ser responsable de ello, pues después de todo ya no es el dirigente del partido. Sin embargo, habría esperado una declaración clara del Presidente de la Comisión sobre la competencia a nivel político nacional y sus efectos negativos en la Unión Europea; después de todo, la caída del Gobierno portugués coincidió precisamente con el momento en que el gobierno había decidido hacer exactamente lo que le exigía el marco de estabilidad. Esta no es la manera de hacer avanzar a Europa.

Algo que me preocupa mucho y que ninguno de ustedes dos ha mencionado es que nos encontramos exactamente en el mismo escenario que existía antes de la reunión del Consejo Europeo. Apenas acuerdan los Jefes de Estado o de Gobierno una medida para estabilizar el euro o a un Estado miembro determinado de la zona del euro en su proyecto de conclusiones, algunas agencias de calificación crediticia de la City londinense o de Nueva York rebajan la calificación de este país, siempre con los mismos resultados, a saber, el desencadenamiento de una ola de especulación en contra del euro. ¿Cuándo tendremos finalmente el valor de decir que Europa va a dejar de seguir los dictados de estos especuladores?

(Aplausos)

¿Qué les decimos a los bancos? Me alegra mucho oírle decir, señor Barroso, que tiene una propuesta para el impuesto sobre las transacciones financieras. Actualmente, el Banco Central Europeo presta dinero al 1 % a los mismos bancos que prestan este dinero a los Estados miembros de la zona del euro al 10 %. Nada ha cambiado, los que provocaron la crisis siguen siendo los que más se benefician de ella. Es por ello que necesitamos un impuesto sobre las transacciones financieras, de modo que podamos estar seguros de que estos bancos asuman una parte del coste de esta crisis financiera.

Usted ha mencionado, señor Barroso, la Estrategia Europa 2020: más empleo, más investigación, más investigación y formación, más protección del medio ambiente... suena estupendo, salvo que todo ello deberá lograrse con cada vez menos inversión pública. Y el resultado es que la Estrategia Europa 2020, al igual que el proceso de Lisboa, es algo estupendo; pero fracasará si en el marco del desarrollo económico de Europa nos limitamos a recortar unilateralmente los presupuestos. Lo que necesitamos es el valor de hacer inversiones públicas. Echemos un vistazo al volumen de inversiones en los países emergentes. Veamos el nivel de inversiones públicas de la India. Veamos lo que hace Brasil. Veamos los fondos públicos que se invierten en otros continentes.

Europa se está matando a base de recortes, y por ello las seis medidas del paquete sobre gobernanza económica deberían contemplar un método para alcanzar nuestras metas, es decir, los objetivos de la Estrategia Europa 2020, como base jurídica vinculante. Y luego, los gobiernos finalmente se comprometen a hacer lo que tantas veces han prometido, tan solo para impedir el desarrollo con sus recortes presupuestarios, algo que también se logra reduciendo el presupuesto de la propia UE. Por esta razón, señor Barroso, espero que usted y en particular su Comisario de Presupuesto, el señor Lewandowski, presenten un proyecto de presupuesto comprometido y ambicioso para la UE que realmente facilite los procesos que esta exige.

 
  
MPphoto
 

  Guy Verhofstadt, en nombre del Grupo ALDE. – Señor Presidente, en primer lugar quiero dar las gracias al señor Van Rompuy por su informe sobre el Consejo, pero seamos honestos, yo no creo que la crisis haya terminado y no creo que pueda terminar con las medidas que hemos tomado ahora. Nos espera una fuerte tormenta a la vuelta de la esquina.

Hasta ahora, lo que hemos hecho en la Unión Europea es poner parches, medidas que quizás sean necesarias, pero que de hecho no resuelven la crisis. Hemos dado 110 000 millones de euros a Grecia y 67 000 millones a Irlanda, y no incluyo los 24 000 millones para los bancos irlandeses que acabamos de aprobar. Por el momento, el BCE ha comprado 76 000 millones de euros de deuda soberana. Y puedo decirles que lo seguirá haciendo, porque el fondo de emergencia no puede intervenir en los mercados secundarios, lo que significa que lo seguirá haciendo. Aparte de ello, el BCE ha aceptado 100 000 millones de euros de garantías para dar liquidez a los bancos europeos. En total, hemos invertido 400 000 millones de euros en esta crisis en los últimos meses, lo que equivale a tres veces el presupuesto de la Unión Europea. Y lo peor está aún por venir. El jueves probablemente aumentarán los tipos de interés en Europa del 1 % al 1,25 %, lo que podría agravar la situación. Es necesario luchar contra la inflación, pero ello empeora la situación por otra parte.

Así pues, esa es la situación, hemos invertido 400 000 millones de euros. ¿Y hemos resuelto la crisis? No, no lo hemos hecho. Lo que necesitamos es un enfoque realmente audaz y exhaustivo y por el momento no lo tenemos. Me gustaría citar a este respecto a Nout Wellink, el Presidente del Banco Nacional de los Países Bajos, que publicó hace unos días su informe anual. Dice tres cosas acerca del resultado de nuestras decisiones y las del Consejo de las últimas semanas. Señala que las normas presupuestarias no son suficientemente estrictas, que el paquete de gobernanza económico es demasiado pequeño y que el Pacto por el Euro es de hecho demasiado débil, pues carece de un mecanismo para aplicarlo. No soy yo quien lo dice, sino que cito a Nout Wellink, Presidente del Banco Nacional de los Países Bajos, que repite exactamente lo que dijo el señor Trichet la semana pasada. La tercera cosa que mencionó fue que la supervisión financiera se lleva a cabo sobre una base excesivamente nacional.

Creo que Nout Wellink tiene razón. Podríamos incluso añadir varios otros elementos. El primero es el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera y el Mecanismo Europeo de Estabilidad. Los fondos de rescate permanentes y temporales no pueden funcionar porque se aplica la norma de unanimidad. Si mantenemos esta norma, toda la zona del euro será rehén de ahora en adelante de los gobiernos y partidos políticos euroescépticos.

Por último —y este es mi mensaje en esta ocasión— tenemos que limpiar los bancos europeos. El problema no se ha resuelto y la recuperación económica en Europa no comenzará hasta que no resolvamos primero ese problema. No solo siguen teniendo en sus carteras los viejos productos de la crisis financiera, sino que ahora también tienen en ellas una serie de bonos de países problemáticos, cuyas calificaciones bajan cada día o al menos cada semana.

Lo que pido es que el señor Barroso y el señor Trichet presenten lo antes posible una respuesta global a este problema, es decir, un Pacto de estabilidad más audaz —y el Parlamento ya trabaja en ello— y gobernanza económica. ¿Existe una verdadera gobernanza económica? Lo que tenemos ahora es un método intergubernamental sin un mecanismo de sanciones, que no funcionará. No ha funcionado en el pasado y tampoco lo hará en el futuro. Tenemos que presentar una propuesta para abolir la norma de unanimidad en los fondos de rescate, porque no funciona. De hecho, le hemos concedido todo el poder a los países y partidos que están en contra del sistema.

Por último, tenemos que avanzar un plan para el sector bancario europeo. No lograremos la recuperación económica hasta que usted haya presentado un mecanismo europeo para sanear los bancos. Todos sabemos que eso costará dinero. Recapitalizar los bancos europeos, financiar las inversiones en Europa —como ha pedido el señor Schulz— y al mismo tiempo sanear las finanzas públicas de varios de nuestros Estados miembros. ¿Cómo vamos a hacerlo? ¿De dónde saldrá el dinero? La única manera de encontrar el dinero es crear un verdadero mercado europeo de bonos, y lo sabemos. La creación de un mercado europeo de bonos es la única manera de salir de la crisis.

Me gustaría decir al señor Barroso que ya es hora de cumplir sus promesas. El tiempo se acaba y no solo con un pacto por el euro resolveremos los problemas.

 
  
MPphoto
 

  Daniel Cohn-Bendit, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (FR) Señor Presidente, señor Presidente del Consejo Europeo, señor Presidente de la Comisión, Señorías, tengo que confesar, señor Van Rompuy, que la pequeña canción que citó el señor Schulz iba dirigida a usted. El equivalente directo en francés se conoce como «Tout va très bien, Madame la Marquise, il n'y a pas de problème».

Debo decir que me sorprende la forma en que se presentan las cosas en esta Cámara. No debería tomarnos por tontos. Aunque nos gusta escucharle, también leemos la prensa de vez en cuando, de modo que sabemos lo que sucedió en ese Consejo. No nos cuente historias. Sabemos cuáles son los problemas. No hemos venido aquí a perder nuestro tiempo.

Me gustaría decirle una cosa a usted y al señor Barroso. Ustedes insisten en «estabilidad, crecimiento, empleo, competitividad». Es cierto. Pero, ¿saben cómo lo reciben nuestros ciudadanos? Lo que ven son «desigualdades, un sentimiento de injusticia, inseguridad». Es así que se traduce para ellos. Y si la Unión Europea no cambia su forma de actuar, no intenta responder a este sentimiento de injusticia, este sentimiento de desigualdad o la realidad de desigualdad, la realidad de inseguridad, cuando la gente escuche la palabra «competitividad» pensará «ahora nos darán otro palo».

Es ahí donde reside el verdadero problema para nosotros, porque los ciudadanos verán los mecanismos para rescatar los bancos —y me gustaría añadir que son necesarios— y pensarán «todo va bien para los bancos». Miren los beneficios de los bancos, los altísimos sueldos. Y la gente dirá: «Esto una locura. Se gasta todo este dinero y, sin embargo, son los ciudadanos y los presupuestos nacionales los que sufrirán, pues las desigualdades no hacen sino aumentar». Todas las estadísticas de los últimos años señalan que las desigualdades van en aumento. Si no resolvemos este problema, los ciudadanos nos darán la espalda y alimentarán la ola antieuropea de extrema derecha en toda Europa. Y tendrán buenos motivos para hacerlo, porque no somos capaces de responder a este sentimiento de desigualdad, injusticia e inseguridad. Así pues, si no respondemos, no tendremos éxito.

En cuanto a los eurobonos, que mencionó el señor Verhofstadt, lo que debemos decir a los ciudadanos y lo que necesitamos movilizar es de hecho un fondo de defensa, pero si no tenemos un fondo de inversión, si no podemos dar pruebas de que deseamos poner la maquinaria de nuevo en movimiento —y es por ello que necesitamos los eurobonos, no solo para defensa, sino también para inversión—— si no seguimos ese camino, los ciudadanos no entenderán nada y en particular esta política.

Por ello es necesario decir algunas cosas en relación con las desigualdad, ¿por qué no es posible adoptar hoy día en Europa algunas medidas sociales que los ciudadanos puedan comprender? Por ejemplo, adoptar un salario mínimo en toda Europa, no necesariamente al mismo nivel, sino simplemente introducir el concepto de salario mínimo. Resulta increíble que en un país como Alemania, en el que tanto se habla de reequilibrio, no se mencione ni se hable de este problema. Resulta inconcebible que Alemania, uno de los pocos países rentables de Europa en la actualidad, sea incapaz de introducir un salario mínimo para sus ciudadanos. Esta es una cuestión que debería plantearse en el contexto de la gobernanza económica y social de Europa.

Y ahora hablemos de Libia. Lo que ha dicho el señor Schulz es cierto y resulta dramático. Tenemos un país como Alemania que se esconde cuando los demás países intentan encontrar soluciones. En este punto estoy de acuerdo, pero solamente en este. Lo que me gustaría ahora que debatimos una política de vecindad es que pasáramos revista a los numerosos errores que hemos cometido respecto a esta política. ¿Cómo eran nuestras relaciones con el señor Gadafi antes de que comenzaran los bombardeos? ¿Qué relaciones mantenían los países europeos con el señor Gadafi, el señor Ven Ali, el señor Mubarak? Hagamos finalmente una evaluación de lo que significan para nosotros esas cláusulas sobre derechos humanos que figuran en los acuerdos de asociación. ¡Nada! Si no vamos a hacer esta evaluación, entonces deberíamos dejar de engañarnos a nosotros mismos. ¿Dedicó acaso el Consejo Europeo cinco minutos a lo que no hicimos anteriormente en nuestra política para el Mediterráneo? ¿Ha pensado usted en eso? No he leído nada al respecto en los diarios. No he escuchado nada de lo que usted ha dicho a este respecto. Si tan solo el Consejo Europeo fuese capaz de autocrítica respecto a sus errores pasados.

Y por último hablaré de Japón. El problema es que la mejor forma de seguridad nuclear es abandonar la energía nuclear. En energía nuclear no existe el riesgo nulo. El abandono de la energía nuclear no se logrará de un día para otro, pero si no la abandonamos, nunca estaremos seguros. El problema no es un accidente ni las pruebas de resistencia. El problema es, como declaró el señor Lacoste, jefe de la Autoridad de Seguridad Nuclear de Francia, el efecto acumulativo de varios posibles accidentes, algo que, por increíble que parezca, no hemos examinado hasta ahora. Eso fue lo que ocurrió en Japón. No fue un solo incidente, sino la acumulación de cuatro o cinco accidentes, junto con el error humano, lo que dio lugar a esta situación.

No es posible garantizar matemáticamente esta seguridad. Si los europeos no alzamos nuestras voces... no saldremos de un día para otro, pero si no abandonamos la energía nuclear, debemos dejar de hablar de seguridad nuclear. La seguridad nuclear no existe.

 
  
MPphoto
 

  Jan Zahradil, en nombre del Grupo ECR. – (CS) Señor Presidente, el tema más importante en el reciente Consejo Europeo fue la economía y la estabilidad de la zona del euro. Sus Señorías saben muy bien que la mayoría de las diputadas y diputados al Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos pertenecen a países que no forman parte de la zona del euro, y la mayoría de ellos son de países que ni siquiera se han adherido al Pacto por el Euro. Sin embargo, eso no significa que queramos que la zona del euro fracase. Al contrario, deseamos una Unión Europea estable y próspera, incluida la zona del euro. Queremos gobiernos nacionales responsables que pongan fin al endeudamiento, reformen la estructura del gasto público y emprendan reformas fiscales a fin de restaurar la disciplina financiera que consideramos correcta.

Lo que no consideramos correcto y nos molesta es el programa oculto que promueven algunos Estados miembros y en parte también la Comisión y algunos grupos de diputados. Se trata de un intento de aprovechar la crisis para un mayor traspaso de soberanía. Es un intento de seguir avanzando hacia la armonización fiscal y tributaria. Es un intento de dar un paso más hacia la creación de la unión fiscal y, por consiguiente, hacia la plena unión política. Nosotros decimos «no» a esta unión y no la apoyamos.

Soy diputado de esta Cámara desde 2004 y cada vez que se presenta un problema oigo la misma frase: «Necesitamos más Europa, necesitamos más método comunitario». Yo digo que eso no es lo que necesitamos. Ha sido el intento de resolverlo todo a nivel europeo lo que nos ha llevado a esta situación, ¿y cómo vamos a hacerle frente? A nivel europeo otra vez. Les pido que comprendan de una vez por todas que el actual modelo de integración europea se ha quedado sin impulso. Tienen que dejar de vivir en el sueño de la integración europea de posguerra del siglo pasado. El paradigma europeo ha cambiado y cuanto antes lo acepten, mejor.

 
  
MPphoto
 

  Lothar Bisky, en nombre del Grupo GUE/NGL.(DE) Señor Presidente, señor Presidente en funciones del Consejo, señor Presidente de la Comisión, mi Grupo considera insatisfactorios los resultados de la reunión del Consejo.

Consideremos, en primer lugar, la política económica. En una audiencia celebrada la semana pasada articulamos nuestras ideas sobre las directrices acordadas en el ámbito de la política económica. Lo que tenemos que superar es la práctica neoliberal de fijar beneficios y competencia, que se refleja en términos como la «flexiguridad», el aumento de la edad de jubilación, etc.

Creemos que es necesaria una gestión democráticamente legitimada y controlada de la política económica que evite las prácticas de dumping fiscal, salarial y medioambiental por medio de normas mínimas comunes adecuadas, que regulen de forma eficaz los mercados financieros y prohíban la privatización de los beneficios al tiempo que los riesgos se trasladan al público en general.

Mi segunda observación se refiere a nuestros vecinos meridionales y a Libia en particular. Los Estados miembros de la UE se han visto implicados en una macabra situación en el Norte de África, en especial en Libia. Ya hemos escuchado algunas críticas en esta ocasión. Tan solo me gustaría destacar un punto: el dictador Gadafi usa las armas que nos compró contra los manifestantes y rebeldes. Por ello sufre los ataques de la OTAN, supuestamente para proteger a los que luchan por la libertad y la democracia, que también emplean armamento europeo y estadounidense.

Me gustaría saber qué sentido tiene el código de conducta para el comercio de armas si puede presentarse una situación como esta. ¿Dónde queda el apoyo a la libertad, los derechos humanos y la lucha contra la injusticia social en casos concretos, como el de Lampedusa, a donde llegan cada día cientos de refugiados procedentes del Norte de África? Me temo que el concepto de vecindad recién improvisado persigue más los intereses europeos que dar una respuesta adecuada a las necesidades de los países socios.

Mi tercera observación se refiere a Japón. Aún tenemos tiempo para hablar de Japón esta tarde y mañana. Tampoco aquí observamos un enfoque europeo coherente, al menos en lo que se refiere a los controles de seguridad, las denominadas pruebas de resistencia. No me sorprende que nuestros ciudadanos se pregunten con justificado escepticismo cuál es exactamente la posición de la Unión Europea en esta cuestión.

 
  
MPphoto
 

  Godfrey Bloom, en nombre del Grupo EFD. – Señor Presidente, me gustaría volver al tema de Libia, si me permite.

¿Cuándo se dará cuenta la clase política y todos los responsables de que el coronel Gadafi es un malvado? ¿Cuándo se dio cuenta, señor Presidente, de que era una persona de mal carácter, tras la maravillosa fotografía en la que usted aparece abrazándolo?

Puedo decirle que las víctimas de Lockerbie en Escocia y las víctimas de las atrocidades del IRA en mi país sabían muy bien la clase de sinvergüenza que era este hombre. Pero tiene petróleo y tiene dinero, de modo que todos se hicieron de la vista gorda, ¿no es así?

Pues bien, ha llegado la hora de la verdad. La figura más absurda en todo ello es el Primer Ministro británico, agitando su funda vacía —tras haber debilitado la Royal Navy y a la Royal Air Force— y profiriendo amenazas desde los márgenes, sin portaviones, sin nada, y se llama a si mismo conservador, cuando tan solo es un niño de escuela malcriado que silba en la oscuridad.

Hablamos mucho sobre la violencia contra el pueblo, hablamos mucho sobre democracia. Y no obstante, tenemos un babuino asesino en Zimbabwe desde hace muchos años y no hacemos nada al respecto, ¿o sí? No nos importa porque no tiene dinero ni petróleo. Esta actitud es típica de esta Cámara, tan llena de hipocresía y engaños.

 
  
MPphoto
 

  Barry Madlener (NI).(NL) Usted se saldrá con la suya, señor Barroso. Habrá un fondo permanente de apoyo al euro, un fondo que prestará ayuda a los Estados miembros que han saqueado su tesoro público y que trasladará los riesgos a aquellos Estados miembros que han mantenido su casa en orden.

La mayoría de los economistas coinciden con nosotros en que este fondo no rescatará al euro, al igual que no pudieron hacerlo los acuerdos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Se trata de un acuerdo blando que recompensa a los Estados miembros débiles y fraudulentos al concederles crédito fácil. ¿De dónde provendrá el dinero? ¿Cómo se constituirá el fondo? Sobre el papel, cada Estado miembro hará una contribución al fondo, incluidos Irlanda, Grecia y Portugal. Sin embargo, estos países no tienen dinero.

De modo que al final, los Estados miembros que han mantenido su casa en orden acabarán pagando. Los ciudadanos neerlandeses terminarán teniendo que pagar la cuenta de los Estados miembros débiles, como Grecia y Portugal —su país, señor Barroso— y eso resulta inaceptable, señor Presidente. Eso no es solidaridad, eso es recompensar la mala conducta de una serie de Estados miembros débiles a expensas de los industriosos ciudadanos neerlandeses, alemanes y belgas.

De este modo no se puede rescatar al euro. En lugar de ello, estos países deberían salir de la zona del euro. Grecia debe recuperar el dracma y Portugal volver a introducir el escudo. Algunos países tienen que aceptar que tendrán que abandonar la zona del euro y que toda la culpa la tienen ellos.

 
  
MPphoto
 

  Werner Langen (PPE).(DE) Señor Presidente, los resultados de la reunión del Consejo Europeo son un importante paso provisional; sin embargo, la verdadera prueba está aún por venir. Si los resultados se tratan como todo lo demás, incluido el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y si los Estados miembros no los tienen en cuenta, no valdrán ni siquiera el papel en que están impresos. Es por ello que no puedo compartir el optimismo de los dos Presidentes en el sentido de que la crisis ha terminado. Creo que no es sino ahora que nos enfrentamos a la verdadera prueba.

Han pasado más de dos años desde la quiebra de Lehmann Brothers y ¿dónde nos encontramos? Hemos tardado dos años y medio en llegar a este punto. El Comisario competente rechazó las propuestas para introducir un impuesto sobre las transacciones financieras la última vez que se presentaron estas. Quiero ver resultados. Cuando pienso en la última legislatura, me recuerdo que esta Cámara aprobó doce resoluciones sobre medidas relacionadas con los mercados financieros y que el Comisario encargado del Mercado Interior —que afortunadamente ya no ocupa este puesto— las rechazó todas. Esa es la realidad. La Comisión no asumió el liderazgo para resolver este problema.

Sin embargo, hemos visto que los egoísmos nacionales también deben superarse a nivel del Consejo y que el Consejo tuvo que reforzar a la Comisión en su papel para modificar la Constitución. No existe razón alguna para reposar en nuestros laureles. Concuerdo con el señor Verhofstadt. La consolidación presupuestaria es demasiado laxa, la gobernanza no asume los compromisos necesarios, el Pacto por el Euro es demasiado débil y los intereses nacionales siguen siendo excesivamente fuertes. Si no tenemos el valor de exigir un mayor compromiso con Europa a nuestros gobiernos nacionales, nunca llegaremos a una solución significativa y duradera.

Yo critiqué a las diputadas y diputados de mi Grupo que votaron en contra del programa para Grecia, señor Barroso. No estoy de acuerdo en absoluto con el señor Schulz. El hecho de que un jefe de gobierno socialista pierda las elecciones es en principio algo positivo. Sin embargo, en el caso portugués, su partido también votó contra el programa. No deberíamos permitir que cosas como esta ocurran en Europa. Quiero pedir a todos que desempeñen su papel y procuren que esta actitud partidista nacional no tenga futuro cuando trabajamos para resolver este problema.

 
  
  

PRESIDE: Dagmar ROTHE-BEHRENDT
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 

  Edite Estrela (S&D).(PT) Señora Presidenta, señor Presidente Van Rompuy, señor Presidente Barroso, Señorías, el público europeo se pregunta si el Consejo Europeo tomará las decisiones necesarias y si estas serán las correctas para sacarnos de la crisis. Muchos europeos piensan que las decisiones siguen las líneas correctas, pero que se han tomado con lentitud y no son muy ambiciosas. Quienes han visto el documental Inside Job se sentirán molestos con tanta avaricia y falta de escrúpulos, y se preguntarán: si las agencias de calificación crediticia operan de esta forma ¿qué va a hacer Europa para crear agencias independientes y fiables?

El Presidente Barroso dijo hace poco que si un Estado miembro puede evitar recurrir a ayudas externas, lo debería hacer, pues estas ayudas son costosas. Esa es también la opinión del Gobierno portugués. Portugal no necesita ayuda externa, si no tan solo financiación para su economía y sus familias a tipo de interés razonables. Sin embargo, las agencias de calificación crediticia sirven a los intereses de los especuladores y el resultado de los enormes sacrificios que consienten los portugueses va a parar directamente a los bolsillos de estos especuladores. ¿Es esta la justicia europea? ¿No se dan cuenta los responsables políticos que atravesamos una crisis de la zona del euro, y repito, de la zona del euro, de que los ataques contra la deuda soberana de algunos países podrían socavar el euro y poner en peligro la moneda única y el propio proyecto europeo? Este es un problema europeo que exige una solución europea.

Si deseamos superar la crisis, necesitamos más Europa y no menos, necesitamos estar a la altura de nuestro pasado y de los retos del futuro, tenemos que infundir confianza y esperanza a los ciudadanos, sin los cuales no existe proyecto europeo.

 
  
MPphoto
 

  Sylvie Goulard (ALDE).(FR) Señor Presidente, señor Presidente del Consejo Europeo, señor Presidente de la Comisión, ustedes han descrito esta reunión en términos muy optimistas. Hay algunos aspectos positivos, pero no tengo por qué repetirlos. Sin embargo, me preocupa algo que va más allá de los detalles técnicos y de lo que ustedes nos han dicho. Me refiero a la brecha entre Norte y Sur que se arraiga actualmente en la Unión Europea. Hace unos momentos, algunos oradores han dicho que unos tienen razón y otros no, que unos son buenos y otros malos, y parece que se han olvidado de la interdependencia. Y esto es grave.

Más aún, al negarse a abordar el problema de los bancos, que mencionó el señor Verhofstadt, creo que algunos países del Norte, que pretenden dar lecciones a los del Sur, se niegan a asumir sus propias responsabilidades. Por ello creo que si una tarea le corresponde a usted, señor Presidente del Consejo Europeo, y también a usted, señor barroso, es la de evitar a toda costa que esta brecha crezca y se consolide. Necesitamos soluciones que sean aceptables para todos. Tenemos que asegurarnos de que todos asuman sus responsabilidades.

Y una última observación, me parece que el Consejo Europeo se encuentra demasiado encerrado en sí mismo. Todo este debate se ha desarrollado como si el euro no tuviera importancia a nivel mundial. No se ha hablado para nada de la representación exterior de la zona del euro en el FMI. Francia, que preside actualmente el G-20, quiere promover la idea de una reforma monetaria mundial, y no se ha presentado propuesta alguna, como la de los eurobonos que intentamos hacer avanzar, para hacer del euro una auténtica divisa mundial.

 
  
MPphoto
 

  Philippe Lamberts (Verts/ALE).(FR) Señor Van Rompuy, siento un gran respeto por usted como persona y por su labor, pero tengo que decirle que realmente no me ha convencido.

Usted dice que los trabajadores no deben preocuparse, que estamos trabajando por ellos. Cuando leo el apartado sobre competitividad del «Pacto por el Euro Plus», como usted lo llama, me parece que habla de recortes salariales, de más flexibilidad y menos seguridad. No se dice nada acerca de la productividad o nuestros recursos. No se dice nada sobre la productividad de la energía.

A lo que me refiero es que nunca le ganaremos la carrera a China en cuestión de mano de obra barata. En cambio, China va por buen camino para superarnos en eficiencia en el uso de la energía y de los recursos. ¿Qué competitividad le quedará a Europa si no podemos competir en estos sectores?

Usted nos dice que los beneficiarios de prestaciones sociales no deben preocuparse. Sin embargo, nos dice que, para equilibrar las finanzas públicas, que es un objetivo razonable, es necesario hacer recortes. Un 45 % del gasto público se dedica a gastos sociales, y usted nos dice que no nos preocupemos. También nos dice que se han tenido en cuenta los ingresos. Hablemos pues de ingresos. La base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades (BICCIS) es una auténtica broma. Usted habla de ella en condicional y dice que, en todo caso, debería ser neutra en términos de ingresos. Por consiguiente, no se conseguirá un euro más con ella y, lo que es más, las empresas podrán elegir de todos modos. Nunca he visto que alguien elija la opción fiscal más costosa.

Por otra parte, si alguien no debe preocuparse, esos son los accionistas y acreedores de los bancos. Usted nos habla de pruebas de resistencia. Las del año pasado fueron un chiste. No sé si este año se repetirá una vez más este chiste sin gracia. De lo que si podemos estar seguros, no obstante, incluso si estas pruebas de resistencias son serias después de todo, es de dónde procederán los fondos para los bancos. ¿Vendrán de sus accionistas o de nosotros, los contribuyentes? ¡Seamos serios! Y en cualquier caso, es obvio que no tienen de que preocuparse.

Por último, no se ha dicho nada del problema principal, a saber, la insostenibilidad absoluta de la deuda de Grecia y de Irlanda. Como usted sabe, por más que intente eludir el tema, no tienen manera de reembolsarla. Y mientras más tarde las reestructuremos, más doloroso será el ejercicio. Nunca será un ejercicio agradable, pero si esperamos nos costará muy caro.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Martin Callanan (ECR). – Señora Presidenta, cada vez que la UE se enfrenta a un problema concreto cae en la trampa de concebir una solución compleja, burocrática y torpe, que a menudo no guarda proporción alguna con la gravedad del problema. Ese es el error que cometemos ahora en relación con la actual crisis financiera, pues es grave y exige que actuemos, pero muchas de las soluciones propuestas tendrán efectos de gran alcance y, en mi opinión, muy nocivos para el futuro de Europa a largo plazo.

Muchos han aprovechado esta oportunidad para poner en marcha planes para una gobernanza económica permanente con la intervención y el control como sus principios rectores. Se nos dice que la solución es, en primer lugar, abusar de las normas vigentes, como el artículo 122 del Tratado, que nunca fue concebido para los rescates que ha servido para pagar —espero que algún Estado miembro tenga el valor de impugnar este abuso en los tribunales europeos— e imponer más limitaciones a nuestros Estados miembro, lo que en realidad implica restringir las opciones democráticas de muchos electorados.

Si observamos el caso de Irlanda, ese país ha intentado por todos los medios estabilizar su sistema bancario —estabilización que, por cierto, necesitan desesperadamente algunos bancos e instituciones de otros Estados miembros, que de lo contrario quedarían expuestos a un riesgo terrible— y la recompensa que Irlanda ha recibido por todo ello es enfrentarse a las exigencias de otros Estados miembros para que aumente el tipo de su impuesto sobre las empresas a fin de competir con la inflada situación existente en otros países. Es injusto y nada democrático.

 
  
MPphoto
 

  Bairbre de Brún (GUE/NGL).(GA) Señora Presidenta, ¿qué hace que el Consejo y la Comisión crean que las políticas impuestas a Irlanda no aumentarán la deuda o no tendrán por resultado la aplicación de esas políticas o políticas similares en toda la UE?

Las medidas acordadas en el Consejo Europeo obligarán a todos los Estados miembros a confinarse a una lógica económica que va en detrimento de la población, una lógica que exige recortes y priva a los Estados miembros de la capacidad para promover el crecimiento.

Las políticas que la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) imponen a Irlanda implican recortes salvajes, pérdida de empleo y una importante reducción de servicios públicos. La carga de la deuda irlandesa es insostenible. A menos que se haga que los titulares de los bonos asuman una parte de la carga del déficit, Irlanda declarará suspensión de pagos en el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Niki Tzavela (EFD). – Señora Presidenta, el Pacto por el Euro Plus pretende reforzar y aumentar la competitividad europea, pero cómo podemos lograr una economía europea de valor añadido cuando la inmigración ilegal viola nuestro mercado laboral y nuestros productos europeos son remplazados por productos de contrabando importados de países orientales con una gran intensidad de mano de obra.

Mientras más pronto identifiquemos y protejamos los productos geográficos y económicos de la Unión Europeo, mejor. Así pues, mi propuesta es que incorporemos la identificación y protección de las fronteras económicas y geográficas de Europa en el Pacto por el Euro, pues de lo contrario no lograremos una Europa competitiva dentro de una economía mundial sumamente competitiva.

 
  
MPphoto
 

  Frank Vanhecke (NI).(NL) Señora Presidenta, si la crisis de Libia sirve para ilustrar algo, en mi opinión es, ante todo, la total falta de una estrategia geopolítica europea seria para proteger los intereses europeos. Después de todo, resulta triste que seamos predominantemente el resultado de un programa político nacional por parte del Presidente Sarkozy, que se permitió algo parecido a la invasión de las islas Falkland o Malvinas.

En cualquier caso, resulta extraño que aquellos que se oponen tan fieramente y con toda razón al mal absoluto que representa el coronel Gadafi —incluidos los presentes en esta Cámara— se mostraran tan felices hasta hace poco de fotografiarse sonrientes al lado del dictador libio, a quien recibieron con honores militares. Todo lo que quiero decir es que hoy es más fácil atacar a Gadafi que responder a las enormes preguntas que surgirán.

Mencionaré solamente una de ellas: ¿Vamos a entregar armas a los rebeldes —que es el término colectivo para un grupo diverso de personas, algunas de las cuales no han salido de la Edad Media según las normas europeas— y de ser así, qué garantía tenemos de que esas armas no se utilizarán para hundir al país en un caos aún mayor, como sucedió en Irán tras la expulsión del Shah?

Personalmente preferiría que estos esfuerzos y gestos de fuerza europeos fueran más visibles en la protección militar de nuestras propias fronteras exteriores. En estos momentos tiene lugar una guerra silenciosa, un preludio alarmante de una invasión de inmigrantes de la que nadie habla. También necesitamos gestos de fuerza europeos para hacerle frente.

 
  
MPphoto
 

  Corien Wortmann-Kool (PPE).(NL) Señora Presidenta, en el último Consejo Europeo se adoptaron decisiones que eran impensables hace un año y por ello quiero expresar mi sincero agradecimiento al señor Van Rompuy y al señor Barroso.

Se trata de un paso importante, pero también de un paso en un camino muy difícil que debemos recorrer para recuperar la confianza en el euro y en nuestra economía a fin de salir de esta crisis mediante la promoción del crecimiento económico y el empleo. Esta Cámara —usted lo ha dicho— tiene el papel de colegislador en relación con el paquete legislativo para reforzar la gobernanza económica. Queremos que este paquete sea más ambicioso y que entable negociaciones con el Parlamento en el próximo período a este respecto. Creemos que necesitamos un apoyo financiero más firme y ambicioso que se base en las propuestas de la Comisión. Usted ya ha oído a varios oradores que han dicho que desean un Pacto de Estabilidad y Crecimiento más sólido con un mecanismo de «voto inverso».

En segundo lugar, se requiere una coordinación socioeconómica mucho más fuerte, lo que implica más que los «compromisos» del Pacto por el Euro Plus, ya que los principios de nuestra economía social de mercado se basan en la Estrategia Europa 2020. Implica un mayor compromiso para promover el crecimiento y el empleo para nuestros ciudadanos a partir de estos principios. Queremos que estos objetivos figuren en los programas nacionales de reforma —y el señor Barroso ha hablado sobre este aspecto— y deberíamos presentar propuestas a tal fin.

Usted lo ha dicho y ha hecho hincapié en ello a fin de que estos aspectos estén listos para llegar a un acuerdo en el mes de junio. Por nuestra parte ya puede comenzar a trabajar para que el Consejo actúe, al menos en relación con estos puntos, lo que permitiría llegar a un acuerdo en junio.

 
  
MPphoto
 

  Proinsias De Rossa (S&D). – Señora Presidenta, quiero formular algunas preguntas francas al Cuarteto Europeo, es decir, a la Troika y al Consejo. ¿Realmente desean salvar la zona del euro y el proyecto europeo?

Las pruebas de resistencia de los bancos acaban de finalizar, basadas en los supuestos más desfavorables de Irlanda. El nuevo Gobierno irlandés ha trazado una línea tras la debacle bancaria del país. Para sorpresa de todos, decidió que no habría recortes para los principales titulares de bonos del Allied Irish Bank y el Bank of Ireland.

Pero, ¿es este el quid pro quo europeo? ¿Por qué guarda silencio el Banco Central Europeo sobre la financiación a medio plazo que es esencial para los bancos irlandeses? ¿Por qué el Presidente Sarkozy y la Canciller Merkel insisten en destruir la base industrial irlandesa a cambio de un recorte de los tipos de interés del rescate? ¿Por qué bloquean algunos Estados miembros el avance del impuesto europeo sobre transacciones financieras y los eurobonos? ¿Por qué se recorta el presupuesto europeo?

La simple respuesta es por cálculos electorales a corto plazo y una teoría económica doctrinaria. La crisis económica en Irlanda forma parte integrante de la crisis europea. El fracaso de la economía irlandesa no solo sería un fracaso para Europa, sino un fracaso de Europa.

La sostenibilidad de la deuda de Irlanda es crucial para Irlanda y para Europa, y el Cuarteto debe comprenderlo. Lo que necesitamos ahora del Cuarteto es imaginación y visión en las negociaciones que mantiene con Irlanda.

Le pido que tome en consideración mis palabras. Irlanda es una democracia, al igual que Francia, Alemania o Finlandia, pues nos gobierna la voluntad del pueblo. El electorado irlandés ha aceptado una severa austeridad a regañadientes y con creciente rabia. Y tiene que ver que en Europa se juega limpio, pues de lo contrario muy pronto se cerrará con estrépito la ventana de tolerancia con la que actualmente cuenta el Gobierno irlandés.

 
  
MPphoto
 

  Carl Haglund (ALDE).(SV) Señora Presidenta, permítame comenzar diciendo algo positivo. Podría centrarme en los problemas que conllevarán las decisiones que ustedes han tomado en el Consejo, que sin duda traerán consigo problemas, pero el aspecto positivo es, no obstante, que se ha avanzado en lo que se refiere a la gobernanza económico y el aspecto macroeconómico. El diputado irlandés que me ha precedido acaba de mencionar cuán preocupada está la gente de este país. Sus problemas se deben a que hasta ahora no hemos hecho evaluación alguna del aspecto macroeconómico, algo que podremos hacer en el futuro gracias a este paquete sobre gobernanza económica. Creo que el Consejo va por buen camino en este aspecto.

Sin embargo, me parece un poco preocupante que el Consejo no tenga al parecer la voluntad de cambiar su propia cultura decisoria. Sigue queriendo tener la oportunidad de utilizar diferentes tipos de acuerdos políticos, algo que podríamos llamar toma y daca. No obstante, si no cambia su cultura decisoria me temo que en el futuro no podrá hacer las decisiones necesarias cuando se enfrente a consideraciones difíciles basadas en las recomendaciones que creo, no obstante, la Comisión podrá presentar. Este es un reto que el Consejo debe tomarse en serio y superar. Este hecho se ilustra igualmente en la tendencia que observamos durante la reunión del Consejo, cuando mi propio Estado miembro, Finlandia, se mostró más bien difícil en relación con otro tema, es decir, los mecanismos de estabilidad. Soy finlandés y lo lamento. No todos los finlandeses piensan de esta manera, pero ilustra perfectamente que es necesario cambiar la cultura decisoria del Consejo.

 
  
MPphoto
 

  Konrad Szymański (ECR).(PL) Señora Presidenta, la nueva estructura de las finanzas públicas en la Unión Europea se basa en un intento de reforzar la sensatez de las normas financieras y el gasto público, y en un deseo nada sensato de limitar la soberanía fiscal de los Estados miembros. Dudo mucho que los países del Pacto por el Euro Plus estén en condiciones de imponerse conjuntamente normas estrictas en el ámbito del gasto público, ya que no lo han podido hacer por separado.

Por otra parte, no me cabe duda que la armonización de la base imponible es un paso eficaz para avanzar hacia la unión fiscal, que tiene un único objetivo: la eliminación de la competencia fiscal dentro de la Unión Europea. Los políticos franceses, el señor Sarkozy y la señora Lagarde, han revelado sus verdaderas intenciones al insistir durante semanas en aumentar los tipos impositivos en Irlanda con el pretexto de luchar contra la crisis. Sin embargo, aumentar los tipos impositivos en la Unión Europea a un nivel armonizado, independientemente del Estado miembro de que se trate, es una receta para prolongar la crisis, no para mitigarla.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. − Muchas gracias. Quiero decir a Sus Señorías que desean utilizar el procedimiento de solicitud incidental de intervención que ya tenemos aproximadamente 20 solicitudes y no creo que tengamos suficiente tiempo antes de la votación. No obstante, aún así pueden intentarlo.

 
  
MPphoto
 

  Paul Murphy (GUE/NGL). – Señora Presidenta, el señor barroso declaró en esta Cámara el 19 de enero en respuesta a Joe Higgins que Europa intenta apoyar a Irlanda. Ante la abyecta capitulación del nuevo Gobierno de Fine Gael y el Partido Laborista a los intereses de los titulares de bonos, resulta evidente que el apoyo no viene del Consejo o de la Comisión, sino de la clase trabajadora de Irlanda y de Europa, a la que se obliga a ayudar a los bancos y especuladores europeos a pagar sus pérdidas.

Las propuestas para la gobernanza económica representan un intento de consolidar los recortes presupuestarios y salariales. El cuadro de indicadores de austeridad y las propuestas para imponer multas por cientos de millones de euros están destinados a garantizar que los trabajadores paguen la crisis, a pesar de la oposición de las masas. Esta doctrina europea de shock se verá facilitada por una modificación de los Tratados, sobre la cual el establecimiento de Europa e Irlanda están decididos a evitar un referendo. El Partido Socialista y la izquierda de Irlanda exigirán un referendo sobre esta propuesta de austeridad permanente.

 
  
MPphoto
 

  Oreste Rossi (EFD).(IT) Señora Presidenta, Señorías, esta reunión del Consejo examinó tres cuestiones sumamente importantes, a saber, el desastre medioambiental y nuclear ocurrido en Japón, la crisis financiera que recorre Europa y la situación en el Magreb.

En relación con el primer punto, aunque apoyamos a una población que se ha visto tan duramente afectada, no podemos aceptar que se revisen acuerdos comerciales en detrimento de sus propias empresas. En cambio somos favorables a una intervención humanitaria que ofrezca equipo, personal y dinero.

Pensar que la crisis financiera ha terminado es pura fantasía. Es necesario adoptar un paquete de asistencia para ayudar a los Estados miembros a salir de la situación actual y, de este modo, garantizar la estabilidad en toda la zona del euro. También apoyamos la reducción de la carga reguladora y burocrática, así como la promoción del comercio con terceros países, siempre que conlleve beneficios mutuos.

Creemos que la Unión Europea ha dado una imagen terrible de sí misma en la cuestión del Magreb, ya que cada Estado miembro actuó de forma independiente, y que la baronesa Ashton, la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, no supo gestionar la crisis. En particular, la Unión Europea abandonó a Italia a su suerte ante una invasión incontrolada de inmigrantes ilegales.

 
  
MPphoto
 

  Hans-Peter Martin (NI).(DE) Señora Presidenta, los pueblos de Europa están cada vez más preocupados. Dos temas son objeto de especial inquietud. El primero es que mantenemos una línea incoherente ante la crisis económica y las dificultades del euro. También es cierto que el Consejo y la Comisión se han visto superados por los acontecimientos.

Debemos ser realistas: necesitamos un recorte de la deuda, al menos en Grecia y probablemente también en Portugal. Es inevitable. Mientras más tardemos en resolver esta cuestión, más costará, no solo en términos financieros, sino también para la credibilidad general del proyecto europeo. Los sucesos ocurridos en Grecia levantarán emociones. Formamos parte de una delegación especial a este país y observamos que la actitud subyacente es que la UE es responsable de los problemas de Grecia por carecer de una comunicación clara y porque no se toman las medidas necesarias que ahora resultan obvias.

El segundo tema es la energía nuclear. Las denominadas pruebas de resistencia que se preparan solamente tendrán sentido y la confianza en una Europa unida solo se recuperará si estas pruebas se realizan de acuerdo a criterios estrictos y no a los endebles criterios de la OIE, si se consulta a expertos realmente independientes y los acontecimientos y todo el proceso se presentan al público de una manera adecuada y comprensible.

 
  
MPphoto
 

  Mario Mauro (PPE).(IT) Señora Presidenta, señor Presidente del Consejo, señor Presidente de la Comisión, Señorías, en mi visión política del mundo, los ideales deben conciliarse con los intereses. En lo que quizás sea un punto de vista metódico e ingenuo de las instituciones europeas, creo que estas representan nuestros ideales, mientras que nuestros gobiernos representan nuestros intereses por muchas razones.

Por consiguiente es necesario jugar el juego. Lo que me parece sorprendente es que, en algunas situaciones, el equipo que representa los ideales se niega a hacerlo. Hace unas semanas, cuando el Parlamento propuso que se reconociera o más bien propuso que la Comisión recomendara al Consejo que reconociera al Consejo Provisional Libio, la baronesa Ashton dijo que eso no formaba parte de su mandato.

Ayer, tras una estupenda presentación, cuando llegó la hora de proponer una estrategia al Consejo para que la crisis de la inmigración se convierta en una cuestión europea, la señora Malmström dijo que rechazaba esta idea, porque consideraba que no obtendría un respaldo mayoritario en el Consejo.

¿Cómo va a ganar el partido el «equipo de los ideales» si nuestros jugadores se niegan a marcar un gol porque creen que el portero es demasiado bueno? Creo que esta es una cuestión fundamental para comprender la dimensión histórica de la tarea que debemos cumplir.

Por ello haré esta observación: ¿quiénes son nuestros delanteros? Son las instituciones europeas, el Parlamento, la Comisión e incluso usted, señor Van Rompuy, porque creo que usted no representa al Consejo en el sentido de que, aunque defiende sus intereses, usted es la persona que puede hacer que el Consejo entienda en qué ideales debe concentrarse.

Por ello simplemente les pido que, si ustedes son nuestros delanteros, pásense el balón, ataquen, anoten goles y —como se dice en este tipo de partidos— hágannos soñar.

 
  
MPphoto
 

  Roberto Gualtieri (S&D).(IT) Señora Presidenta, Señorías, no cabe duda de que la creación de un mecanismo de estabilidad permanente es un logro importante que echa las bases para un compromiso político destinado a defender el euro cueste lo que cueste. Por ello, a pesar de las no desdeñables reservas acerca de los métodos y el carácter intergubernamental del fondo, el Parlamento apoyó esta decisión histórica y ha prestado especial atención a establecer un vínculo sólido entre el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE) y las instituciones de la UE.

En vista de ello, la referencia en las conclusiones del Consejo Europeo a un reglamento en el que se establezcan los procedimientos para definir los requisitos condicionales es importante y ahora esperamos que la Comisión presente una propuesta adecuada.

A pesar de que se trata de un resultado positivo, resulta difícil considerarlo suficiente. El problema es la dirección fundamental de la gobernanza económica europea. Seguimos insistiendo en tratar los síntomas de la enfermedad en lugar de sus causas. Los déficits son el efecto y no la causa de la crisis. Creer que podemos curar la enfermedad limitándonos a reducir los déficits con una mano y a refinanciar a los bancos con la otra no es más que una fantasía, pues corremos el riesgo de profundizar la crisis y de hacer que la tarea misma del mecanismo de estabilidad permanente resulte insostenible.

Si queremos tratar la enfermedad y no solamente los síntomas, tenemos que hacer frente a una serie de problemas fundamentales. Hablamos de reforzar la competitividad europea y con razón, pero ¿qué modelo de competitividad deseamos? No podemos introducir un modelo para la recuperación que se base exclusivamente en las exportaciones a terceros países, pues con ello acentuaríamos los desequilibrios. Para se más competitivos en el comercio exterior también necesitamos estimular una demanda interna de alta calidad.

Por ello debemos resolver el problema de los bancos y del sistema de concesión de créditos a la economía a fin de dirigir el ahorro europeo hacia inversiones a largo plazo. Tenemos que dotarnos de instrumentos como los eurobonos, el impuesto sobre las transacciones financieras y un presupuesto digno de este nombre, con el fin de realizar inversiones públicas a gran escala a nivel europeo que sean capaces de poner en marcha la inversión privada. Por último, tenemos que considerar que el modelo social europeo es un recurso y no una carga.

 
  
MPphoto
 

  Sharon Bowles (ALDE). – Señora Presidenta, el Pacto por el Euro Plus podría ser útil, pero no debe servir de excusa para que el paquete legislativo contenga deficiencias. Un firme compromiso con el mercado único es clave para la competitividad de la UE y, por ende, de la zona del euro. Lo acogemos con beneplácito, pero las iniciativas en materia de mercado único se mantienen en el marco del Tratado y los 27 Estados miembros.

Me temo que el Mecanismo Europeo de Estabilidad carece de la flexibilidad y es insostenible para la recuperación con una prima de riesgo del 2,5 % al 3 %. Entiendo la necesidad de la disciplina y la constitución de provisiones para riesgos, pero estos mecanismos de rescate no tienen por objetivo hacer dinero, en particular cuando existe un interés propio más allá de la estabilidad del euro, como el hecho de que los contribuyentes irlandeses presten ayuda a los bancos de varios Estados miembros, como ya se ha mencionado.

No hemos resuelto la crisis bancaria ni lo haremos si nos mostramos pusilánimes. Ni siquiera Alemania ha recapitalizado sus bancos ni ha reconocido los activos tóxicos, y depende también de la indulgencia del resto de la UE y del mundo para permitir participaciones silenciosas en forma de capital propio, de lo contrario no pasarán las pruebas de resistencia.

Así pues, señor Presidente de la Comisión, señor Presidente del Consejo, debemos tener algo de visión, un poco de humildad y una autoevaluación honesta, y lo mínimo que pueden hacer es tratar las primas de riesgo como garantía y devolverlas una vez desaparecido el riesgo. La estrechez de miras no salvará al euro y los mercados lo saben.

 
  
MPphoto
 

  Gerald Häfner (Verts/ALE).(DE) Señora Presidenta, Señorías, el mandato de los políticos no incluye utilizar el dinero de los contribuyentes para rescatar bancos o para ofrecer una liquidez artificial a los Estados. La verdadera función de la política es establecer un marco legal para evitar que se produzca esta situación. Ahora ustedes deben hacer algo incorrecto porque durante décadas no hicieron lo correcto. Ahora intentan llevar a la raíz del problema y lo celebramos. Sin embargo, según parece, ustedes trabajan una vez más al nivel equivocado con los recursos erróneos y dentro del marco incorrecto, pues intentan resolver el problema al margen de los Tratados.

Afortunadamente hemos logrado que una parte de los acuerdos se enmarquen en el ámbito del método comunitario; sin embargo, todavía se observa la falta de una política descendente clásica. En este ámbito, por encima de todos los demás, se necesita que todas las políticas sean debatidas, legitimadas y controladas democráticamente. Ustedes utilizan los instrumentos equivocados, porque toman dinero de los contribuyentes para ayudar a los bancos y a aquellos que especulan con los bancos y otros productos financieros. Siguen sin tomar las medidas adecuadas para hacer frente a aquellos que se benefician de esta situación desde hace mucho, lo que implica que continúan fomentando un desequilibrio en la sociedad europea que debilita la aceptación de esta política, en lugar de reforzarla. Por una parte colocan la carga sobre las arcas y presupuestos públicos, y por la otra protegen los activos privados. Esta forma de actuar no hace nada para resolver los verdaderos problemas, sino que tan solo remedia algunos de los síntomas.

 
  
MPphoto
 

  Peter van Dalen (ECR).(NL) Señora Presidenta, muchos Estados miembros llevaron a cabo durante muchos años una política presupuestaria demasiado buena para ser real. El endeudamiento no parecía un problema, pues se creía que el crecimiento económico lo derretiría como el sol derrite el hielo.

Muchos particulares pensaban lo mismo y compraban casas de un precio muy superior al que podían permitirse. Se suponía que el aumento de valor de esas propiedades los salvaría, pero este castillo de naipes se derrumbó. Se intenta resolver la crisis de la deuda con más deuda. El Banco Central Europeo ha adquirido miles de millones de euros en bonos emitidos por Portugal, Irlanda y Grecia. Ahora habrá que fustigar las economías de estos países para que crezcan como locas de forma constante durante muchos años para salir adelante. Y eso no se logrará, señora Presidenta. Estas economías se retraen de forma alarmante, por lo que se dirigen directamente a la bancarrota.

Por ello ha llegado la hora de una nueva estrategia para la crisis. Debemos permitir que los países en bancarrota recuperen sus divisas anteriores y procedan a una fuerte devaluación y a una condonación parcial de su deuda. En ese caso, la situación podría volverse a examinar en uno o diez años.

 
  
MPphoto
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL).(PT) Señora Presidenta, resulta sorprendente, pero también revelador de los caminos que sigue esta Unión Europea que los principales portavoces del Consejo y la Comisión hayan pasado por alto la grave crisis social por la que atraviesan varios Estados miembros de la Unión Europea, en particular de la zona del euro. ¿Dónde están las respuestas para los casi 100 millones de personas que viven en la pobreza en esta Unión Europea, incluidos más de 20 millones de trabajadores que reciben salarios bajos y tienen empleos precarios, lo que contribuye a los escandalosos beneficios de las grandes empresas y el sector financiero? ¿Dónde están las respuestas para los casi 25 millones de desempleados, la mayoría de los cuales son mujeres y jóvenes, a los que se les niega un presente digno y la posibilidad de construir un futuro que pueda garantizar el desarrollo mismo de nuestros países?

Una vez más, la única preocupación de las decisiones del Consejo ha sido defender los intereses de las grandes empresas y del sector financiero con una mayor centralización del poder político a fin de facilitar una mayor concentración y acumulación del poder económico. Todo ello para cuestionar, en nombre de la crisis, los derechos sociales y laborales, aumentar la explotación de los que trabajan, y exacerbar la dependencia de los países que tienen una economía más frágil, como Portugal.

 
  
MPphoto
 

  John Bufton (EFD). – Señora Presidenta, el Consejo considera que la regulación centralizada de los programas presupuestarios nacionales es indispensable para ayudar a la recuperación económica, en particular la propuesta de planes plurianuales de consolidación para alcanzar objetivos en materia de déficit, ingresos y gastos en los plazos establecidos, con sanciones en caso de no cumplirse las obligaciones.

El déficit del Reino Unido es en gran parte estructural y debe resolverse internamente. Me opongo firmemente a cualquier interferencia de Bruselas en los asuntos de mi país, en vista de la terrible situación en la que se encuentran Grecia e Irlanda, que probablemente necesitarán más fondos para su rescate. Portugal debería recurrir a Brasil, en vista de la renuencia de Lisboa a convertirse en un protectorado económico debido a las medidas de austeridad que ahogan el crecimiento.

El Consejo señala que la consolidación debería ser prioritaria en los Estados miembros con elevados déficits. ¿Qué impediría que los ciudadanos emigren a economías más fuertes dentro de la Unión con arreglo a la legislación que ha creado la propia UE?

El Consejo propone reducir la carga reguladora. ¿Incluye esta reducción la legislación que Europa ha construido durante décadas, como la Directiva sobre la ordenación del tiempo de trabajo y la ampliación de la licencia de maternidad remunerada?

Para el bienestar económico se requieren mercados descentralizados y menos rígidos, y no medidas reguladoras punitivas.

 
  
MPphoto
 

  Andreas Mölzer (NI).(DE) Señora Presidenta, como sabemos, en la reunión del Consejo Europeo se debatieron tres temas explosivos y las decisiones que adoptó la UE se caracterizaron, en mi opinión, por una conducta incorregible y la incapacidad para comprender la realidad.

Por una parte, el paquete de rescate por 700 000 millones de euros se agotará en breve y puede arrastrar a la ruina también a los contribuyentes netos al presupuesto de la UE. En lugar de admitir el fracaso del mecanismo de estabilidad en aras de una gestión eficaz de la crisis, la UE simplemente ha multiplicado los riesgos para todos.

Por otra parte, cabe preguntarse si una oposición formada por antiguos ministros de Gadafi tiene realmente interés en la democracia. Me inquieta mucho que el comandante militar de los rebeldes libios sea desde hace muchos años un agente de la CIA.

Por último, las pruebas de resistencia de las centrales nucleares, que se realizarán de forma voluntaria sin consecuencias, son una prueba más del profundo divorcio entre Bruselas y la realidad. No obstante, la Comisión perdió el tren cuando reactivó un Reglamento adoptado hace veinte años sin ajustar los límites de radiactividad en los alimentos.

 
  
MPphoto
 

  Alain Lamassoure (PPE).(FR) Señora Presidenta, señor Presidente del Consejo Europeo, señor Presidente de la Comisión, los resultados del Consejo Europeo en lo relativo a la Unión Económica y Monetaria son impresionantes. ¡Felicitaciones! Sin embargo, debemos comprender que la aceptación política de las decisiones adoptadas presentará un nuevo y formidable problema a dos niveles.

El primer nivel es entre los propios Estados miembros. Desde el principio, el proceso del Pacto por el Euro Plus se ha basado exclusivamente en el consenso intergubernamental a iniciativa de los Estados miembros más grandes, lo que no está mal si se trata de un caso único. Sin embargo, si continuamos por este camino político durante varios años consecutivos, corremos peligro de intensificar las tensiones nacionales. La Canciller Alemana ha sido abucheada en las calles de Atenas y Dublín. Por ello, este procedimiento intergubernamental debe transformarse gradualmente un procedimiento auténticamente europeo, no solo para la UE, sino para el conjunto de Europa. Esta es la intención de las enmiendas adoptadas por el Parlamento, y deberíamos dar las gracias y felicitar al señor Juncker y también a usted, señor Van Rompuy, por haberlas aceptado.

El segundo nivel es la aceptación por parte de los ciudadanos de cada Estado miembro. ¿Qué pensarían los partidos de oposición de nuestros países si estuviéramos obligados a seguir políticas sobre las que no han sido consultados? Veamos lo que sucedió ayer en las elecciones irlandesas. Veamos el debate electoral de hoy en Portugal. La única forma en que estas recomendaciones pueden adquirir legitimidad política es que los parlamentos nacionales participen desde un principio a todo lo largo del proceso del Semestre Europeo, y sin embargo, las conclusiones del Consejo solo mencionan de paso estos parlamentos, al mismo nivel que las regiones, interlocutores sociales y ONG. Está en juego mucho más. Las decisiones adoptadas significan que ahora debemos explorar una nueva dimensión de la democracia europea.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Udo Bullmann (S&D).(DE) Señora Presidenta, el Consejo y la Comisión tienen mucha razón cuando señalan que es necesario consolidar los presupuestos públicos en Europa. Sin embargo, si observamos cómo funciona y seguirá funcionando esta consolidación en el futuro, resulta evidente que pagan justos por pecadores. Se cierran escuelas, los profesores pierden su empleo, los investigadores se encuentran en la calle y se recortan las inversiones públicas o se dejan estancadas.

Me gustaría preguntar al señor Van Rompuy y al señor Barroso si esta es su intención. Y dirán, claro está, que esto no es lo que quieren y que los recortes deben hacerse en otros ámbitos. En ese caso mi pregunta es: ¿dónde deben hacerse los recortes? Mi pregunta clave es la siguiente: Si ustedes creen que los recortes deben efectuarse en otros ámbitos, ¿por qué el proyecto que proponen para el proceso decisorio en las seis medidas para la gobernanza económica no distingue si un país compra tanques o armas de guerra o bien invierte en una economía nacional en declive o invierte en el futuro? ¿O si invierte en un sistema moderno de suministro de energía y en la educación y formación de sus niños? Romano Prodi dijo en una ocasión que estos proyectos son estúpidos. Sus palabras siguen siendo acertadas porque no puede hacerse esta distinción entre buenas y malas inversiones. Nuestra única opción es mejorar estos proyectos, porque Europa no puede ser gobernada de forma sensata si estas distinciones no están a nuestro alcance.

Mi última pregunta es: ¿De dónde vendrán los ingresos que nos permitirán salir de la crisis? Después de todo, el ahorro no nos sacará de este problema. Estamos a la espera, señor Barroso, de su propuesta sobre el impuesto sobre las transacciones financieras en Europa, impuesto que esta Cámara ha respaldado por una amplia mayoría. Conceda a Europa una oportunidad y deje de perder tiempo en palabras y buenas intenciones.

 
  
MPphoto
 

  Wolf Klinz (ALDE).(DE) Señora Presidenta, señor Barroso, señor Van Rompuy, al escucharles uno tiene la impresión de que todo va bien: el euro está protegido, tenemos un nuevo Pacto de Estabilidad y Crecimiento, un Mecanismo Europeo de Estabilidad y un Pacto por el Euro Plus.

Lo diré sin rodeos: «Aunque he oído el mensaje, no estoy seguro de creerlo». No debemos perder de vista el punto de partida de todas estas deliberaciones y medidas, es decir, el aumento incesante de la deuda de algunos Estados miembros de la zona del euro, la pérdida de competitividad, las distorsiones económicas y, como consecuencia de todo ello, un creciente déficit por cuenta corriente que es necesario financiar.

Actualmente es obvio que muchos Estados miembros no podrán cumplir las condiciones del nuevo Pacto de Estabilidad y Crecimiento, ni siquiera con la mejor voluntad. El Mecanismo Europeo de Estabilidad no ayudará a superar las distorsiones económicas, porque nadie ha asumido seriamente la idea de que un Estado miembro de la zona del euro pueda caer en la insolvencia, y debido a que la perspectiva de recibir ayuda financiera de este mecanismo dará lugar a un mayor laxismo.

En la práctica, lo que se supone que son normas estrictas terminarán siendo superficiales. La necesidad de tomar decisiones por unanimidad tiene por resultado el tradicional toma y daca del pasado. Por último, el Pacto por el Euro tiene un carácter demasiado poco vinculante para que los países en dificultades apliquen reformas económicas de gran alcance.

Por ello y en términos generales, me temo que no lograremos eliminar la raíz del problema. Tendremos un mecanismo permanente de sobregiro cuyos parámetros de crédito deberán aumentarse periódicamente, que se convertirá en un pozo sin fondo y los ciudadanos de los Estados miembros que tendrán que pagar la factura habrán sido embaucados una vez más. Debido a ello, la confianza del público en Europa descenderá aún más.

 
  
MPphoto
 

  Derk Jan Eppink (ECR).(NL) Señora Presidenta, me gustaría hacer una pregunta personal al señor Van Rompuy. La guerra en Libia continúa. Hemos visto que solían haber relaciones cordiales entre el dirigente libio y los europeos, como si fueran los mejores amigos en un campo de juego.

En la última reunión mostré a todos algunas fotografías, incluidas algunas de usted, señor Van Rompuy. Creo que usted es un hombre íntegro, honesto, incluso en política. Usted es coherente. Por ello he dejado a un lado las fotografías. Cientos de personas murieron en Lockerbie y muchas de ellas eran europeas, y luego vemos que dirigentes europeos se reúnen con este asesino. Por ello, cuando lo vi entre ellos, me sentí decepcionado. Quizás precisamente porque usted ocupa este puesto, entre primeros ministros y presidentes y otros cargos electros. Sin embargo, le aconsejo que mantenga los pies en la tierra.

Europa debe estar al lado de la libertad. La esencia de este proyecto es la libertad, algo que usted y el señor Barroso, que también se mostró muy amistoso con el señor Gadafi, no tuvieron en cuenta y hace que me sienta decepcionado.

 
  
MPphoto
 

  Gunnar Hökmark (PPE). – Señora Presidenta, hasta ahora nos hemos ocupado de la crisis, pero ahora tenemos que hacer frente a los problemas fundamentales provocados por esta, a saber, los grandes déficits y la débil posición de las finanzas públicas.

Es por ello que la reforma del Pacto de Estabilidad y Crecimiento reviste la mayor importancia, no solo para alcanzar sus metas y objetivos, sino también para la credibilidad de las economías europeas. También debemos resolver el problema de la falta de competitividad y crecimiento económico. Esa es la principal tarea a la que debemos dedicarnos a fin de luchar contra la pobreza y crear empleo, pero también para alcanzar la prosperidad.

No cabe duda de que los Estados miembros tienen la responsabilidad fundamental de reestructurar sus presupuestos, de dar prioridad a la seguridad social y a las inversiones a favor del crecimiento, al tiempo que reducen su déficit. Deben reformar los mercados, incluido el laboral, para ofrecer nuevas oportunidades a las pequeñas y medianas empresas.

Eso es lo que tienen que hacer los Estados miembros —y mucho más—, pero también debemos subrayar lo que tiene que hacer la Unión Europea. Debemos tener la misma voluntad de reestructurar el presupuesto de la Unión Europea que la que exigimos a los Estados miembros, y velar por dar prioridad al crecimiento y la inversión, a la investigación y la ciencia, y a la apertura de los mercados.

Asimismo tenemos que reformar el mercado europeo. Un 70 % de la economía europea corresponde al sector de los servicios, pero la Directiva sobre servicios resulta muy limitada desde este punto de vista. El futuro de la economía europea reside en el sector de los servicios y la economía del conocimiento. Se ha pedido firmemente a la Comisión que presente propuestas para que el mercado interior se aplique a toda la economía del conocimiento. Esa es la cuestión clave para convertir a Europa en la principal economía del conocimiento del mundo.

 
  
MPphoto
 

  Pervenche Berès (S&D).(FR) Señora Presidenta, señor Van Rompuy, señor Barroso, ¿cuál es la mayor arma de la Unión Europea en materia de competencia mundial tras esta crisis? Ustedes mismos la han definido: la Estrategia Europa2020.

Sin embargo, cuando veo lo que hacen en relación con la gobernanza económica, tengo la impresión de que existe una total contradicción. De hecho, si vemos el Pacto de estabilidad y la gobernanza económica, observamos que han pasado de una estrategia de coordinación a una de supervisión, en la que el Consenso de Washington se ha convertido en un Consenso de Bruselas. Cuando ustedes hablan de reformas estructurales, hablan de recortes salariales y de un aumento de la edad de jubilación

Voy a hablarles sobre las verdaderas reformas estructurales que necesitamos. Necesitamos inversión público, sobre todo en educación. ¿Saben ustedes que durante todo el período de la Estrategia de Lisboa, la mitad de los Estados miembros redujeron el presupuesto que dedicaban a la educación? ¿Los sancionaron por ello? ¿Son conscientes de que la Unión Europea nunca podrá aplicar esta Estrategia Europa 2020 si no agrupamos las inversiones para el futuro, si al evaluar el gasto público de los Estados miembros, el único gasto que tratan de forma diferente y en el que toman en cuenta la calidad es cuando los Estados miembros llevan a cabo reformas de las pensiones financiadas con capital, mientras ignoran a aquellos que se inclinan por hacer esfuerzos en materia de educación?

Algo me sorprende cuando observo la situación actual de Irlanda. Día tras día ustedes deciden salvar a los bancos mientras que los irlandeses se hunden. Esta no es la Unión Europea que queremos. Preferiría que «salváramos» a los ciudadanos de Irlanda y no a sus bancos. Más aún, para salvar a los bancos, ustedes inventaron las «pruebas de resistencia». Ahora me parece que cada vez que nos encontramos con un problema, introducimos pruebas de resistencia, que ahora son el nuevo tema de las tertulias. Tenemos pruebas de resistencia para la energía nuclear, para los bancos, y quizás algún día existan pruebas de resistencia para la Comisión. Tal vez las propongamos. Sin embargo, personalmente preferiría que la Comisión tomara la iniciativa y se dedicara a lo que debería hacer.

Cuando veo los dictámenes de hoy del Banco Central Europeo, tengo la sensación de que le preocupa más lo que no incluye su mandato, es decir, los niveles salariales, que la viabilidad de nuestro sistema bancario y su eficacia para generar las inversiones públicas que necesitamos. Este Parlamento ha presentado propuestas en relación con el impuesto sobre las transacciones financieras y los eurobonos, pero ustedes se niegan a examinarlas.

Ha llegado el momento, señor Van Rompuy, señor Barroso, de que escuchen las propuestas de esta Cámara para que la estrategia que ustedes mismos han adoptado tenga éxito.

 
  
MPphoto
 

  Lena Ek (ALDE).(CV) Señora Presidenta, en su última reunión, el Consejo deliberó igualmente sobre el tema de la seguridad de las centrales nucleares y reactores europeos. Se trata de un tema que es objeto de negociaciones en estos momentos en el Parlamento. Una resolución sobre este tema se votará el jueves.

Creo que la mayoría de los ciudadanos europeos probablemente creían que las pruebas de resistencia formaban parte desde hace décadas de las medidas de seguridad de la energía nuclear. Y no es así. Las propuestas que adoptó el Consejo en sus conclusiones son demasiado débiles. Necesitamos poner a prueba no solo la tecnología y la geografía, sino también la cultura de seguridad y los riesgos múltiples. Debemos velar por que se haga con apertura y transparencia. Resulta totalmente inaceptable que los gobiernos y autoridades nacionales se controlen a sí mismos en este ámbito. Es evidente que se requieren controles independientes, que los hechos deben hacerse públicos y que debe prevalecer plena transparencia bajo el escrutinio de la Comisión. Esa es la única manera en que podemos hacer que esta tecnología sea creíble en el futuro. Asimismo, tenemos que renegociar la estructura institucional, que es tan vieja como la Unión Europea. Esta estructura debe ponerse al día. Debemos contar con normas de seguridad europea dentro del sistema y, por último, tenemos que velar por que también el Consejo presente propuestas en relación con la eficiencia energética, las fuentes alternativas de energía y el correspondiente calendario.

 
  
MPphoto
 

  Vicky Ford (ECR). – Señora Presidenta, la conclusión más importante de la reunión del Consejo no apareció en los titulares. En ella se decía que el mercado único debe desempeñar un papel clave para lograr el crecimiento.

Pero, ¿se trata tan solo de palabras vacías? En relación con la gobernanza económica, veo que algunas diputadas y diputados ya quieren diluir el Pacto de estabilidad, y cuando se trata de prestar apoyo a las empresas, tampoco lo hacemos mucho mejor.

Las diputadas y diputados al Parlamento Europeo se unen en masa a campañas a favor de los ciclistas o el bienestar de los caballos, pero cuando se trata de hacer campaña para reducir los trámites administrativos para las pequeñas empresas, solamente una tercera parte de esta Cámara se nos unió y solamente una firma provino del Partido Laborista británico. La Comisión promete desbloquear el capital de riesgo, lo que resulta loable, pero resulta casi ridículo cuando sabemos que todo el año pasado intentó legislar para excluirlo totalmente del mercado.

Es hora de respaldar las palabras con hechos. Un total de nueve Jefes de Estado firmaron una carta sobre medidas concretas a favor de las empresas, el comercio, la innovación y la inversión. Y nos piden que optemos por el crecimiento y yo sin duda lo haré.

 
  
MPphoto
 

  Jaime Mayor Oreja (PPE).(ES) Señora Presidenta, el Consejo Europeo ha adoptado un conjunto de medidas relacionadas con la gobernanza, con el saneamiento presupuestario, con la competitividad, etc. y quiero decir que todas van en la buena dirección.

Esos dieciséis puntos del Consejo Europeo se deben en buena medida a la tarea que han desarrollado tanto el Presidente Van Rompuy como el Presidente Barroso, y de ahí mi felicitación, en primer lugar, porque sí valoro, algunos valoramos lo que ustedes han hecho al frente de las Instituciones.

Pero, señor Presidente, el problema es que no sólo vivimos una crisis económica, es que vivimos una crisis de confianza y de carácter político en Europa y en las naciones europeas. No se trata sólo de valorar los contenidos concretos económicos y técnicos del Consejo Europeo. Al mismo tiempo que hay Consejos Europeos hay elecciones europeas, nacionales y de ámbito regional, y en todas ellas se confirma nuestro nerviosismo. Hay posiciones que se extreman. Hay posiciones que, en estos momentos, se encierran en los nacionalismos. De ahí que ustedes tengan que entender muy bien que no sólo han de afrontar la crisis, sino también las consecuencias políticas y sociales que está produciendo la crisis.

No son simplemente tiempos en que hay una crisis Norte-Sur, como algún compañero ha dicho acertadamente, en la Unión Europea; son tiempos nuevos, y los tiempos nuevos se caracterizan porque se acumulan y se multiplican las crisis y no se resuelven. Aparecen de modo inesperado, dentro y fuera. Y esos tiempos nuevos exigen esencialmente actitudes nuevas, actitudes personales nuevas, actitudes institucionales nuevas, y ése es el gran reto político que tenemos por delante.

Un cambio de actitud personal empieza por uno mismo. Uno, si es del Parlamento Europeo, tiene que decir en qué debe cambiar el Parlamento para afrontar tiempos nuevos, y lo mismo debe hacerse desde la Comisión y desde el Consejo; todos y cada uno de nosotros tenemos que saber afrontar este tema.

Pero, en cualquier caso, lo importante es que no pierdan el norte, porque ustedes van en la buena dirección.

 
  
MPphoto
 

  Antolín Sánchez Presedo (S&D).(ES) Señora Presidenta, señor Presidente del Consejo en ejercicio, señor Presidente de la Comisión, queridos colegas, ésta es la primera crisis de la zona del euro, y cuando sobrevino la crisis hemos podido detectar que la Unión Europea no se encontraba equipada para afrontarla.

Ha habido fallos de diseño, como la ausencia de previsión sobre la asistencia financiera para los países de la eurozona, falta de eficacia en el cumplimiento de los compromisos en materia de finanzas públicas y en materia de competitividad y un incremento de los desequilibrios macroeconómicos y de la divergencia en el ámbito de la eurozona.

Hemos visto cómo los pasos que se habían dado para contar con una voz europea en el ámbito de la política exterior y de seguridad no se vieron acompañados en el ámbito económico, pese a los requerimientos de la globalización, no pudiendo convertirse nuestro potencial económico en liderazgo económico a nivel global, y la cojera entre el pilar monetario común y el económico intergubernamental se ha hecho mucho más evidente.

Para dar una respuesta apropiada, es necesario avanzar en la integración. No hay una salida nacional, salvo que algunos se equivoquen de siglo. Por eso, el Consejo Europeo de los pasados 24 y 25 de marzo ha dado pasos importantes en la buena dirección, incluso espectaculares. La puesta en práctica del semestre europeo, la adopción del mecanismo de estabilidad permanente, con los compromisos adquiridos ante el Parlamento, e incluso el paquete legislativo, que será necesario equilibrar por parte del Parlamento, van en la buena dirección. El Pacto Euro Plus supone, sin duda alguna, un avance, pero quedan muchas cosas por hacer. La crisis sigue ahí, hay veintitrés millones de parados y todavía hay nubes importantes en nuestro horizonte y grandes desafíos.

Por eso es necesario un pacto con los ciudadanos europeos en una triple dimensión, porque la política de austeridad tiene sus límites y es necesario apostar por una política de crecimiento y empleo a través de inversiones que permitan reorientar nuestro modelo económico y cumplir la Estrategia 2020.

La política de sostenibilidad fiscal y financiera exige un marco europeo tanto en el ámbito de las deudas soberanas como en la recapitalización de las entidades financieras y es necesario un auténtico pacto social europeo que introduzca mejoras de la productividad, con estándares sociales, avances fiscales y la actualización del Estado de bienestar.

 
  
MPphoto
 

  Ivo Strejček (ECR). – (CS) Señora Presidenta, lo que sucedió en la reunión del Consejo Europeo de los días 24 y 25 de marzo y el contenido del texto adoptado representan la promoción de la unidad fiscal por la puerta trasera. La creación del euro, la moneda única, y el período de existencia de esta moneda recoge una historia de ignorancia de las leyes de la economía, de normas incumplidas, de mentiras acerca del tamaño de los déficits públicos y engaño en las estadísticas nacionales. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento fue aprobado como la última oportunidad para hacer frente a los infractores más notorios y todos lo han incumplido durante años. ¿Por qué ocurriría lo contrario con el Pacto por el Euro Plus, en vista de las diferencias entre las economías nacionales, los diferentes niveles de inflación y las distintas tasas de desempleo? Considero especialmente inadecuada la propuesta de armonización de los fundamentos del impuesto sobre las empresas.

 
  
MPphoto
 

  Paulo Rangel (PPE).(PT) Señora Presidenta, señor Presidente del Consejo, señor Presidente de la Comisión, en primer lugar quiero felicitarles por el resultado de la reunión del Consejo de los días 24 y 25 de marzo, en particular por la consolidación del Semestre Europeo, pero mucho más que eso, por la institucionalización del Mecanismo Europeo de Estabilidad y por el Pacto por el Euro Plus que surgió de la cumbre de la zona del euro del 11 de marzo.

Creo que estos resultados son muy positivos para Europa, y es una pena que este proceso no concluyera plenamente en esos días. Creo que si hubiéramos dado esa señal, si los Estados miembros hubieran dado esta señal en el Consejo y hubieran completado plenamente el paquete de reforma del fondo, hoy estaríamos en mejores condiciones para hacer frente a los próximos tres o cuatro meses, y habríamos mitigado en parte los efectos de la crisis que experimenta actualmente mi país, Portugal, aspecto sobre el que también tengo que decir algo. Me refiero a que el Partido Socialdemócrata Portugués (PSD), que está plenamente integrado en el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos), esta absoluta y totalmente dispuesto a cumplir todos los requisitos y obligaciones que implica ser parte de Europa. Eso es lo que hemos venido haciendo, incluso en estos momentos de dificultades para la financiación a corto plazo. A diferencia de lo que ha hecho el Gobierno del Partido Socialista Portugués (PS), el PSD ha demostrado su total disposición de ofrecer a Europa las garantías necesarias en el contexto de esta crisis. Por consiguiente y sin intentar introducir la política nacional en el Parlamento Europeo, quiero señalar que el PSD asume el compromiso de garantizar plenamente el estricto calendario que deberá cumplir Portugal tras las elecciones del 5 de junio.

 
  
MPphoto
 

  Edit Herczog (S&D).(HU) Señora Presidenta, señor Presidente de la Comisión, señor Presidente del Consejo Europeo, el acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo fue el primer gran éxito político de la actual Presidencia húngara. Es en primer lugar un éxito de los conservadores. Su aplicación depende de la unidad. Por esta razón resulta lamentable que cuatro países con gobiernos conservadores no hayan aceptado el Pacto por el Euro Plus y tendrán que explicarlo. Resulta lamentable e hipócrita recomendar algo a otros que nosotros, la Presidencia, no consideramos aceptable para nosotros mismos. Quien quiera que se quede fuera, pierde su oportunidad. Un país que no intenta un avance decisivo por medio del conocimiento y la competitividad, sino con bajos salarios y la competencia fiscal, será el paria de la Unión Europea, incluso a medio plazo. Ahora que hablo de competencia fiscal, ¿cómo explican ustedes, señor Presidente de la Comisión, señor Presidente del Consejo, que el Consejo no haya debatido el tema de los paraísos fiscales? ¿Les parece que no es un problema para los ciudadanos europeos? Si es así, se equivocan. Esperamos muchos más avances del Consejo y la comisión.

Permítanme hablar igualmente del desastre natural ocurrido en Japón y el consiguiente desastre industrial. Un total de 12 000, otras 17 000 están desaparecidas, cientos de miles han perdido su hogar y millones no tienen trabajo. La Unión Europea, que considera que la solidaridad es un activo, debe ayudar. Este desastre estremeció los mercados mundiales de energía y materias primas, y determinará el entorno político y económico durante mucho tiempo. Es imperativo que mejoremos la seguridad nuclear en todo el mundo, que concibamos normas que lo hagan posible y que impulsemos las inversiones en investigación y desarrollo, y reforcemos la diversificación de la política energética europea. Estos objetivos, señor Presidente de la Comisión, señor Presidente del Consejo, ya figuran en la Estrategia Europa 2020. Corresponde ahora al Consejo y a la Comisión construir el camino que conduce a ellos y generar los recursos para hacerlo. Les deseamos mucho éxito en este empeño.

 
  
MPphoto
 

  Anni Podimata (S&D).(EL) Señor Presidente, aunque no deseo subestimar la importancia de las decisiones adoptadas recientemente por el Consejo Europeo, lo que caracterizó las decisiones europeas del año pasado fue que se tomaron demasiado tarde y eran insuficientes. Ello no se debe a que no se hayan tomado medidas importantes, sino a que ahora no podemos usar como punto de referencia el pasado y lo que hicimos en ocasiones anteriores para estabilizar y reforzar la zona del euro, ahora nuestro punto de referencia debe ser la eficiencia con la que nos enfrentamos a la crisis. Desgraciadamente, no somos eficientes cuando se trata de los mercados —basta con ver lo que ha aumentado el coste del crédito en los últimos días para los países de la región, en particular Portugal— y tampoco somos eficientes o persuasivos, lamentablemente, con los ciudadanos europeos, que creen cada vez más que Europa es parte del problema y no parte de la solución.

El Parlamento Europeo, en dos resoluciones recientes, y otras personalidades destacadas de todo el espectro político han señalado que, si deseamos una respuesta eficaz a nivel mundial a la crisis de la deuda, debemos considerar seriamente la posibilidad de crear un sistema para la emisión de eurobonos. Al mismo tiempo, la mayoría del Consejo Europeo nos dice que no puede ser, porque crearía un riesgo moral en tiempos de crisis para los países que tienen sus finanzas saneadas. Al tiempo que citan el riesgo moral para oponerse a los eurobonos, crean un riesgo moral a expensas de los países con dificultades financieras al presentar oficialmente y sin vacilaciones la perspectiva de una insolvencia controlada y la participación de los particulares en el reparto de cargas, con lo que perpetúan la crisis al mantener sin necesidad alguna el alto coste del crédito.

Si realmente deseamos que los particulares participen en reparto de cargas más equitativo, entonces deberíamos examinar seriamente y con carácter prioritario la cuestión del impuesto sobre las transacciones financiera, de modo que una parte de sus ingresos puedan utilizarse para financiar el mecanismo permanente.

 
  
MPphoto
 

  Andrey Kovatchev (PPE).(BG) Señora Presidenta, señor Barroso, señor Van Rompuy, la crisis por la que atravesamos en estos momentos confirma que en Europa necesitamos personas con visión, no solo entre los responsables políticos, sino también entre los ciudadanos ordinarios.

Es triste, pero es cierto. Hemos perdido mucho tiempo y numerosas oportunidades durante los años de crecimiento. La creación de la moneda única ha sido sin duda todo un éxito. Sin embargo, ahora parece una hermosa casa con daños en el tejado. Nos mudamos a ella en época de sequía, pero ahora han llegado las lluvias que caen sobre la zona del euro en forma de altos déficits y niveles de deuda, y poca solvencia.

El Pacto por el Euro Plus y las decisiones adoptadas por el Consejo van en la dirección correcta. El Semestre Europeo es un parámetro que permitirá a nuestras economías y presupuestos una mayor coordinación y resistencia en tiempos de crisis financiera.

Me parece una decisión correcta que 60 países no pertenecientes a la zona del euro, incluida Bulgaria, mi país, se hayan adherido al Pacto para que puedan participar en el proceso decisorio sobre las políticas económicas y para permitir que Europa deje atrás las diferencias de normas y principios.

Estoy convencido de que las políticas económicas europeas deberán basarse, tarde o temprano, en el método comunitario y no en un método intergubernamental, como ocurre ahora. De hecho, quizás no esté muy lejano el día en que se celebre una nueva conferencia intergubernamental o incluso una convención sobre la gobernanza económica y política en Europa.

Acojo con beneplácito la conclusión del Consejo sobre Libia. La Unión Europea debe asumir un compromiso activo para establecer la democracia al final del conflicto y ayudar al pueblo libio a crear un Estado constitucional y una sociedad civil. Esta declaración enviará un mensaje a los demás países de la región en el sentido de que Europa apoya las demandas legítimas de sus ciudadanos.

Europa también debe aprender las lecciones de la crisis libia y de todo el mundo árabe. ¿Qué otra cosa podemos hacer por nuestros cercanos vecinos meridionales? ¿Podemos utilizar las experiencias que hemos obtenido con la Asociación Oriental en la región del Mediterráneo?

Por último, Europa necesita, señor Van Rompuy, señor Barroso, fuerzas operativas de respuesta rápida que puedan llevar a cabo misiones bajo la bandera de la Unión Europea. Para alcanzar este objetivo se requiere una mayor capacidad e integración en materia de seguridad y defensa, sin duplicar ni remplazar evidentemente a la OTAN.

 
  
MPphoto
 

  Frédéric Daerden (S&D).(FR) Señora Presidenta, en sus conclusiones, señor Van Rompuy, hay algo en lo que estamos totalmente de acuerdo: una gobernanza rigurosa. Nadie puede estar en contra de ella. Sin embargo, rigor no debe significar déficit cero o austeridad, sino más bien gasto inteligente.

Es necesario mejorar la competitividad que necesita la Unión, no hace falta decirlo, pero los recortes salariales y del gasto social no deben ser la única variable ajustable. La competitividad se logra con inversiones en cualificaciones, investigación, excelencia y grandes infraestructuras.

Todos están de acuerdo en que la Unión y el euro se encuentran en un punto decisivo. Tenemos que elegir entre un modelo de carácter nacional en el que cada Estado miembro compara su competitividad con el Estado miembro vecino, examina su calificación en los mercados financieros y hace la menor contribución posible al presupuesto europeo, por una parte, y por la otra, un modelo basado en la solidaridad —el único aceptable— en el que se elevan las normas sociales, en particular mediante el mantenimiento de la posición de diálogo social y de los sindicatos, con obligaciones sociales mínimas en toda Europa y mecanismos protegidos de indexación salarial, y en el se garantice la solidaridad entre las generaciones por medio de un sistema de pensiones que brinde lo suficiente para vivir dignamente, como declaró recientemente el Parlamento.

Para que los Estados miembros no estén sometidos a las presiones de los mercados financieros habría que reforzar el papel del Banco Central Europeo, y deberíamos regular mejor a las agencias de calificación crediticia y contar con un modelo basado en la solidaridad que garantice una auténtica cohesión social y territorial en Europa, en particular a través de un aumento del presupuesto europeo con una reforma fundamental de sus recursos propios y la introducción, de una vez por todas, del impuesto sobre las transacciones financieras.

Sus conclusiones se basan en una ideología determinada que establece que la deuda y el déficit son responsables de la recesión, cuando la verdadera causa es la irresponsabilidad de los actores financieros. Si no cambia el prisma ideológico dentro del Consejo, no saldremos de la recesión y no recuperaremos la confianza de los ciudadanos. Actualmente existe un déficit democrático evidente, y si el Consejo y la Comisión siguen haciendo propuestas que no tomen en consideración la opinión del Parlamento, nuestros conciudadanos rechazarán aún más nuestro proyecto.

 
  
MPphoto
 

  Marianne Thyssen (PPE).(NL) Señora Presidenta, el año pasado se trabajó arduamente para encauzar una serie de reformas a fin de que la Unión Europea siga siendo una sociedad en que la vida y el trabajo sean buenos y justos, incluso en el futuro. Por ello apoyo con satisfacción los elogios de otros oradores para la Presidencia del Consejo Europeo.

A partir de lo que han dicho otros oradores, me gustaría hacer tres observaciones. La primera de ellas se refiere a los costes laborales, que es uno de los factores que intervienen en la política de competencia. Durante la crisis financiera a menudo escuché tanto al Presidente de la Comisión como al Presidente del Consejo elogiar los estabilizadores automáticos. Estos estabilizadores garantizarían una economía más estable, con menos pérdida de empleo y menos picos y valles, lo que encaja perfectamente en la economía social de mercado que pretendemos ser. Sin embargo, algunos temen ahora que si se hace especial hincapié en el factor de los costes laborales en el Pacto por el Euro Plus, se limitaría excesivamente el margen para que funcionen estos estabilizadores automáticos. Mi pregunta, señor Van Rompuy, es la siguiente: ¿que opina al respecto?

Quiero formular otra reserva en relación con el factor de los costes laborales. Los sindicatos repiten una y otra vez que se interfiere en la autonomía de los Estados miembros y sus interlocutores sociales en el ámbito de la negociación salarial y que podemos dirigirnos a una flagrante violación de las competencias contempladas en el Tratado. Mi pregunta a este respecto es: ¿pisamos realmente terreno peligroso en este aspecto o este temor carece de fundamento? También me gustaría conocer su análisis, señor Van Rompuy, ya que, si este doble temor es infundado, deberíamos disiparlo.

Por último, quiero preguntarle acerca del marco común para calcular la base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades. En las conclusiones del Consejo Europeo de primavera figura una única frase —solo una— sobre este tema, y esta no recoge compromiso alguno por parte del Consejo Europeo a este respecto. ¿Cabe concluir de este hecho que no existen perspectivas de acuerdo para introducir este marco común para calcular la base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades y que lo único que podemos hacer es soñar en relación con una mayor competencia? Gracias de antemano por sus respuestas.

 
  
MPphoto
 

  Kriton Arsenis (S&D).(EL) Señora Presidenta, la señora Podimata habló en mi nombre sobre la cuestión económica. Ahora quisiera hacer una observación sobre otro tema de gran importancia: la energía nuclear. ¿Qué nos ha enseñado el accidente ocurrido en Japón? Dos cosas: en primer lugar, que nadie puede estar suficientemente preparado para los desastres naturales o las combinaciones de estos, y en segundo lugar, que la energía nuclear nunca será completamente segura.

¿Y qué hacemos? Acusamos a Japón de negligencia. Afirmamos que no fue la energía nuclear la que no era segura, sino Japón. Decimos que llevaremos a cabo nuestras propias inspecciones de las centrales nucleares a fin de comprobar cuáles son seguras y cuáles no para luego mejorarlas. Esto significa que no hemos aprendido las lecciones del desastre de Japón. No estamos tan preparados como Japón para los desastres, apenas tenemos una política de protección civil para los problemas transfronterizos, como un accidente nuclear.

Debemos de dejar hoy mismo de pedir que se construyan nuevas centrales nucleares. Debemos invertir en desarrollar la eficiencia de las fuentes fotovoltaicas de energía y otras fuentes de energía, y no en el desarrollo de la energía nuclear. La energía nuclear tiene consecuencias transfronterizas y la Unión Europea es responsable de ella, y por ello, ustedes asumirán una muy grave responsabilidad, señor Barroso, señor Van Rompuy, si no tomamos las precauciones necesarias para impedir otro accidente.

 
  
MPphoto
 

  Jacek Saryusz-Wolski (PPE). – Señora Presidenta, me gustaría abordar tres cuestiones. En primer lugar, creo que la reunión del Consejo Europeo de primavera produjo resultados muy importantes y positivos, dada la dificultad de la situación y del contexto. Acojo con beneplácito que el Pacto por el Euro Plus esté abierto a aquellos Estados miembros que todavía no forman parte de la zona del euro, como ha señalado el Presidente Van Rompuy.

Al mismo tiempo hemos creado una red de seguridad para el Mecanismo Europeo de Estabilidad. No podríamos considerar establecer esa red de seguridad en los dos mecanismos del Pacto por el Euro Plus, en el cual es obligatorio cumplir ciertas normas de conducta en materia de política macroeconómica y macrofinanciera, al igual que en el Mecanismo Europeo de Estabilidad. La red de seguridad debería ser abierta, de modo que la convergencia y la solidaridad, que corresponden al Mecanismo Europeo de Estabilidad, puedan ser incluyentes y no excluyentes.

Mi segunda observación hace referencia a la política de vecindad. Al parecer volvemos a definir nuestra política de seguridad. Y el estímulo para ello procede del Sur, pero también es importante para nuestra política de vecindad en general. Espero que esta política se oriente más hacia la sociedad y sea más generosa con esas sociedades y más exigentes con las autoridades y gobiernos, como se señala en los documentos de la baronesa Ashton y del señor Füle. Debemos dejar atrás los intereses económicos a corto plazo y basar esta política en los derechos humanos y la democracia, pasando así de una política del statu quo a una política de transición. Pero cuando formulemos este nuevo paradigma, este también debe ser aplicable al Este. Este enfoque debe basarse más en los derechos humanos y la democracia, y orientarse más hacia la sociedad y menos hacia la autoridad que en la actualidad.

Mi tercera observación se refiere a las relaciones entre la UE y la OTAN. En Libia se desarrolla una nueva experiencia de cooperación entre la UE y la OTAN, que es una relación que aún no comprendemos totalmente. También tenemos la experiencia anterior en Afganistán, que no siempre ha sido positiva. No obstante, esta relación es importante. Esperemos que tenga éxito esta vez.

 
  
MPphoto
 

  Arturs Krišjānis Kariņš (PPE). (LV) Señora Presidenta, Sus Señorías, creo que debemos trazar una clara línea divisoria entre el pasado y el futuro. En lo que se refiere al pasado, debo decir que tenemos que encontrar una solución por separado para los casos especiales de Grecia e Irlanda. Creo que debemos permitir que esas pérdidas se amorticen mediante un plan estructurado, de manera que esas sociedades puedan volverse a poner de pie. No es justo seguir castigando a los contribuyentes de esos países por errores cometidos en realidad por el sector privado, en concreto por los bancos. En relación con el futuro, debemos dirigir la mirada a lo que es, después de todo, nuestra meta para Europa. Esa meta es lograr un crecimiento estable. Sin embargo, para lograrlo se requieren los medios para reducir la deuda pública, que es un tema que también se debatió en el Consejo Europeo.

¿Qué se obtendrá reduciendo la deuda pública? La confianza de los mercados financieros en estos países, lo que a su vez permitirá reducir los tipos de interés, de modo que las empresas de estos países puedan recuperarse y desarrollarse. Si las empresas se desarrollan, se invertirá. Y con la inversión vendrá el empleo, que es esencial para todos nosotros en Europa. Por otra parte, este proceso consistente en reducir el gasto público para disminuir a su vez el nivel de la deuda no excluye la inversión.

Varios oradores han mencionado que la inversión es indispensable, que no podemos «salvarnos» de la crisis, como han dicho, sin invertir. Puedo citar en concreto el ejemplo de mi país, Letonia, que no solo ha adoptado importantes medidas de ahorro en los últimos dos años, sino que este año ha asignado una tercera parte del presupuesto nacional a las inversiones del sector público. Así pues, es posible. Deberemos seguir este camino en el futuro para evitar llegar a donde hemos llegado hoy, Muchas gracias por su atención.

 
  
MPphoto
 

  Marian-Jean Marinescu (PPE).(RO) Señora Presidenta, el Consejo europeo dio un importante paso para la creación del Mecanismo Europeo de Estabilidad al adoptar la decisión de modificar el Tratado sobre el funcionamiento de la Unión Europea.

El futuro mecanismo permitirá dar una respuesta estable y coherente a todas las situaciones de desestabilización de la zona del euro. Es excelente contar con este mecanismo. Sin embargo, es preferible no llegar a estas situaciones, lo que significa que las medidas disciplinarias que figuran en las disposiciones en materia de gobernanza económica deben aplicarse de forma coherente. Todos los Estados miembros deben contribuir a mantener la estabilidad, ya sean parte de la zona del euro o no. Es por ello que la creación del Pacto por el Euro Plus, al que se han adherido algunos Estados miembros no pertenecientes a la zona del euro, como Rumanía, es un acontecimiento sumamente positivo.

Los resultados del Semestre Europeo ayudarán a coordinar la política económica europea al aumentar la competitividad, reducir los trámites administrativos, promover la educación y estimular la fuerza de trabajo. Sin embargo, estas prioridades deben convertirse muy rápidamente en medidas nacionales concretas.

El éxito de las nuevas reformas estructurales europeas está estrechamente relacionado con el refuerzo del mercado único. La Unión necesita una estrategia que ayude a crear empleo y alivie la escasez de mano de obra en el mercado laboral de la UE.

Celebro que la Comisión tenga la intención de presentar la Single Market Act, que debería adoptarse antes de que finalice 2012. Sin embargo, lamento decir que las medidas prioritarias que darán un nuevo impulso al mercado único y a la competitividad no hacen mención alguna de la necesidad de garantizar la libre circulación de todos los trabajadores europeos y se centra únicamente en la libre circulación de servicios.

 
  
MPphoto
 

  Simon Busuttil (PPE). (MT) Señora Presidenta, la gente que huye de la guerra en Libia se dirige ahora a Europa, en particular a Lampedusa y Malta. En mi país, dos cosas preocupan a la gente.

En primer lugar, no saben cuántas personas llegarán. Se trata de un temor que no puede contrarrestarse porque desconocemos cuántas personas atravesarán el mar. En segundo, la gente siente una gran inquietud porque no está segura de que Europa ayudará a Malta en esta ocasión. Este es un temor que podemos y debemos disipar, pues nuestra legislación ya contempla un mecanismo de solidaridad en la Directiva 2001/55/CE.

Al parecer, la Comisión avanza dos razones para no haberlo usado. La primera es que no existe una mayoría en el Consejo de Ministros. Pido al Presidente Barroso que no cite este hecho como razón. La Comisión debería mostrar liderazgo político y tomar la iniciativa política de presentar una propuesta para activar este mecanismo.

La Comisión señala igualmente que todavía no se alcanza el número de refugiados necesario. Sin embargo, debemos tener cuidado, porque el número puede ser reducido respecto al conjunto de Europa, pero muy elevado para que un solo país los acoja por sí solo.

Por ello pido directamente al Presidente Barroso que active el mecanismo de solidaridad, y al Presidente Van Rompuy que pida al Consejo de Ministros que muestre solidaridad en este caso concreto.

 
  
MPphoto
 

  Tunne Kelam (PPE). – Señora Presidenta, los resultados del Consejo Europeo podrían considerarse política e institucionalmente satisfactorios, pero el mensaje de este debate es que la crisis no ha terminado. El Presidente Barroso ha dicho que la situación económica sigue siendo difícil e incierta, el señor Verhofstadt ha confirmado que estamos poniendo parches, pero que la crisis no se ha resuelto, y el Presidente Van Rompuy ha señalado que siguen existiendo problemas.

Este es el resultado de errores anteriores y de la falta de instrumentos adecuados. Necesitamos sacar conclusiones acerca de la forma en que ocurrieron estos errores y cómo se crearon estas pasmosas deudas y déficits. ¿En qué se equivocaron las políticas de los Estados miembros y las instituciones de la UE? Sin un análisis y conclusiones exhaustivos, que deberían ser un compromiso para todos los interesados, no podemos evitar repetir los mismos errores. El objetivo principal sigue siendo aumentar la competitividad. Espero que la nueva Single Market Act de la Comisión sea realmente ambiciosa. Al menos, el tema del mercado único digital ha hecho un avance decisivo al ser incluido entre las prioridades de la UE.

Por último, esta semana se confirmará el nuevo Gobierno estonio. En las últimas elecciones, los votantes estonios demostraron tendencias antieuropeas al confirmar al gobierno actual con una mayoría superior a la que tenía, a pesar de los grandes recortes presupuestarios...

(La Presidenta interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Mairead McGuinness (PPE). – Señora Presidenta, se ha hecho un gran elogio de las Conclusiones del Consejo en lo que respecta al futuro, pero ese elogio quizás no sea tan grande en lo que se refiere al presente y el pasado.

Me interesaron las observaciones que hizo en Irlanda la semana pasada Catherine Day, una alta funcionaria de la Comisión, cuando dijo que Irlanda había perdido su brillo. Espero que no se haya referido a nosotros individualmente y que, en vista de los resultados de las pruebas de resistencia y las duras medidas adoptadas por el nuevo gobierno, Irlanda recupere su brillo. También espero que lo recupere nuestro pueblo, que se encuentra muy deprimido y desilusionado al sentir que soporta una carga muy pesada por el resto de la Unión Europea.

Quisiera pedir a aquellos que apuntan con el dedo a la conducta incorrecta de algunos países y ciudadanos que recuerden que otros han hecho lo mismo, me refiero a los bancos europeos, que intentaron aprovecharse de la expansión económica que existía no solo en Irlanda, sino también en otras partes.

Sin embargo, esta mañana apareció un rayo de esperanza en los medios de comunicación irlandeses. Varios gigantes de las finanzas mundiales apoyan nuestra economía tras las pruebas de resistencia, y espero que se den cuenta de que los irlandeses han resuelto un problema por el resto de Europa y nos muestren la solidaridad que tanto necesitamos en los tipos de interés.

 
  
MPphoto
 

  Jörg Leichtfried (S&D).(DE) Señora Presidenta, señor Barroso, señor Van Rompuy, me gustaría formular unas cuantas preguntas. Es positivo que se haya llegado a un acuerdo, y también que la economía y la moneda europea ahora estén mejor protegidas. Pero, ¿basta con la protección por sí sola? ¿No es necesario ir más allá? ¿No es necesario estimular un repunte de modo que podamos conservar lo que protegemos? Creo que se ha hecho demasiado poco y que se sigue una estrategia equivocada.

¿Por qué invierte la Unión Europea en la exportación de pepinos, plátanos y ganado en vivo en lugar de en universidades, establecimientos de enseñanza y escuelas? Esto es algo que debemos considerar. Cuando ustedes dicen que no tenemos dinero para ello, quizás lo que necesitamos en una reorganización. Deberíamos examinar si necesitamos nuevas fuentes de ingresos, en cuyo caso tenemos que dirigir nuestra mirada a los que siempre se han beneficiado de esta incalificable situación.

¿Cuál es la verdadera razón de la oposición de su Comisión al impuesto sobre las transacciones financieras, señor Barroso? Le ruego que responda a mi pregunta. Tiene que decidir de una buena vez si está al lado del sector financiero o de nuestros ciudadanos.

 
  
MPphoto
 

  Jean-Pierre Audy (PPE).(FR) Señora Presidenta, señor Van Rompuy, señor Barroso, quiero dar las gracias a los presidentes de los grupos políticos por haber cancelado su reunión de la Conferencia de Presidentes para que pudiera celebrarse este debate en el Pleno de conformidad con el artículo 15.

En relación con el mecanismo de estabilidad, quisiera hacer referencia a lo dicho por el señor Lamassoure respecto a la cuestión del control político y, más concretamente, la regulación de este mecanismo, y quién va a conceder la aprobación de la gestión del presupuesto de este instrumento financiero.

Para finalizar mi intervención me gustaría preguntar si no ha llegado el momento de que la Comisión nos presente un informe exhaustivo sobre las ayudas públicas a las entidades de crédito y, en particular, sobre todos los flujos financieros y la deuda soberana.

Por último, propongo que estudiemos la posibilidad de crear una agencia de calificación crediticia europea para resolver los principales problemas que tenemos con las agencias privadas, ya que calificar un país es muy diferente que calificar una empresa privada.

 
  
MPphoto
 

  Enrique Guerrero Salom (S&D).(ES) Señora Presidenta, al principio de su intervención, el señor Van Rompuy ha señalado que en cuarenta y nueve días ha habido tres Consejos Europeos decisorios y una Cumbre. Eso significa que lo que antes era un acontecimiento trimestral o semestral ahora es la forma habitual de gobernar la Unión para responder de manera inmediata a los retos inmediatos.

Pero más allá de los retos inmediatos está el horizonte de la Unión, y el horizonte de la Unión depende de nuestra capacidad para competir. ¿Qué tenemos, en estos momentos, para generar conocimientos? Pocas universidades entre las mejores del mundo, un porcentaje de investigación y desarrollo por debajo del de los países emergentes y los países desarrollados y, al mismo tiempo, empresas escasamente implicadas en la investigación.

Tenemos que conseguir dimensión europea, universidades europeas coordinadas entre sí y programas que generen la excelencia y la cooperación.

 
  
MPphoto
 

  Graham Watson (ALDE). – Señora Presidenta, los Presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión han hablado del Pacto por el Euro Plus y del mercado único. Quiero hacerle una pregunta a cada uno de ellos.

¿Están de acuerdo con el Presidente del Banco Central Europeo en que se necesitará un Mecanismo Europeo de Estabilidad mucho mayor? Si no lo están, es simplemente porque los verdaderos profesionales rara vez admiten en público lo que saben que es cierto en privado.

El único participante en el mercado único que aplica plenamente las normas es Noruega. Puesto que la verdadera prueba de resistencia en la crisis a la que nos enfrentamos no será de un banco ni de una central nuclear, sino de la solidaridad de los Estados miembros de la Unión Europea, ¿creen los Presidentes de la Comisión y del Consejo que existen grandes posibilidades de una solidaridad mayor a la que hemos visto en el pasado?

 
  
MPphoto
 

  Jaroslav Paška (EFD). – (SK) Señora Presidenta, uno de los temas de negociación en el Consejo Europeo fue la definición del nuevo mecanismo de crisis para la zona del euro. Aunque los dirigentes de los gobiernos presentes llegaron a un acuerdo para crear un eurobono a tipo fijo, me parece que deberán seguir debatiendo su forma definitiva con los expertos de sus propios países. Cuando la Primera Ministra eslovaca, señora Radičová, regresó de Bruselas, se encontró con que no tenía suficiente apoyo en el parlamento nacional para la posición que había asumido en las negociaciones del Consejo.

Si el mecanismo no se formula de forma adecuada y precisa para regular la insolvencia de los Estados miembros y se activa en el marco de la zona del euro, el mecanismo permanente propuesto se convertirá en un instrumento permanente para la insolvencia europea. Es por ello que ningún parlamento nacional responsable puede aceptarlo en la forma actual. Por ello quiero pedirle, señor Presidente del Consejo Europeo, que tenga más en cuenta la opinión de expertos cualificados en sus propuestas políticas.

 
  
MPphoto
 

  Andrew Henry William Brons (NI). – Señora Presidenta, el apartado 5 del informe sobre la reunión señala que se presentarán medidas para corregir los desequilibrios macroeconómicos nocivos y persistentes y para mejorar la competitividad, pero en la introducción se habla de promover el comercio con terceros países.

Las importaciones de terceros países, en particular las procedentes de las denominadas economías emergentes, son la principal causa de los desequilibrios comerciales y de nuestra incapacidad para competir. Es imposible que las economías desarrolladas compitan con las manufacturas importadas de estos países sin reducir nuestros salarios a su nivel.

De hecho, esto es lo que se insinúa en la sección de la página 16 relativa al impulso de la competitividad, en la que se dice: «Se evaluarán los avances sobre la base de la evolución de los salarios y la productividad y las necesidades de ajuste de la competitividad». ¿Qué significa realmente esta frase?

Solo puede significar una cosa, que los salarios deben ajustarse a la baja para hacer que nuestros productos puedan competir con los de las economías emergentes. Mientras que principios como el libre comercio son sacrosantos, los intereses económicos de los trabajadores europeos son, al parecer, prescindibles.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE). – Señora Presidenta, no me gusta ir a remolque ni verme obligado a una carrera independiente con nadie, ni tampoco el pueblo irlandés. Por ese motivo, el reciente rescate de la UE y el FMI hizo mucho daño al pueblo irlandés. Sin embargo, no comparto la opinión según la cual Europa tiene la culpa de ello. La culpa la tienen en gran medida los bancos privados, los reguladores y el Gobierno de Irlanda, no el pueblo irlandés; pero ahora se obliga a este último a pagar el precio y la carga es excesivamente pesada.

Por este motivo quiero pedir dos cosas: en primer lugar, que se reduzca el tipo de interés, y quiero dar las gracias al Comisario Rehn y al Presidente Barroso por su posición favorable a este respecto. En segundo lugar, creo que los titulares de bonos deben pagar un precio; si no ya un corte de pelo, al menos una afeitada. Los particulares no obtienen una inversión garantizada sin intereses y tampoco la deberían recibir los titulares de bonos. Si se hicieran estas dos coses, quizás podríamos avanzar.

 
  
MPphoto
 

  Marc Tarabella (S&D).(FR) Señora Presidenta, señor Van Rompuy, señor Barroso, Señorías, las conclusiones del Consejo sobre la política económica y el Pacto por el Euro Plus abren una auténtica caja de Pandora europea, de la que solo pueden salir problemas, y los ciudadanos europeos tendrán que enfrentarse a ellos. El cuestionamiento de las prestaciones sociales y de la indexación salarial, el hecho de vincular la productividad a los salarios, la reducción del poder adquisitivo y el aumento de la edad de jubilación no son más que algunos ejemplos de la crisis de austeridad que nos espera. Me consterna que el Consejo no haya aprendido nada de la crisis.

Es evidente que necesitamos una política basada en la responsabilidad y el rigor presupuestarios, nadie los niega, pero no debemos insistir en que los ciudadanos hagan todo el esfuerzo, ya que ellos son nuestra única posibilidad de salir fortalecidos de esta crisis. Ustedes se olvidan con demasiada facilitad del sector financiero y bancario, que también debería contribuir a estos esfuerzos cruciales y, sobre todo, debería actuar con mayor responsabilidad.

¿Cuándo veremos finalmente un impuesto sobre las transacciones financieras? En un momento en que 16 millones de europeos no tienen trabajo, en que los precios suben y la especulación sacude al continente, el Consejo impone la carga de los sacrificios a los trabajadores en lugar de hacerlo al capital, y eso resulta inaceptable.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sándor Tabajdi (S&D).(HU) Señora Presidenta, el Presidente Van Rompuy calificó el Pacto por el Euro Plus de una nueva fase de la futura coordinación económica y de hecho constituye un período totalmente nuevo en el ámbito de la coordinación macroeconómica. El Primer Ministro Viktor Orbán, Presidente en funciones del Consejo de la Unión Europea, tiene una opinión similar, pues lo describe como un pilar del futuro sistema económico europeo. Al mismo tiempo resulta desafortunado que el nombre de Hungría no forme parte de los Estados miembros enumerados por el Presidente Van Rompuy, pues lamentablemente este país no tomará parte en el Pacto por el Euro Plus. Un gran número de ciudadanos y economistas húngaros no comprenden por qué el Gobierno tomó esta decisión, ya que Hungría es un país pequeño con una economía abierta, y el argumento según el cual este Pacto habría dificultado la competencia fiscal no es válido, pues solamente se trata de armonizar la base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades. Es una pena que Hungría haya dejado pasar esta oportunidad.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señora Presidenta, la UE se distingue por su falta de decisión. Durante décadas, Gadafi fue tratado como un socio serias, durante décadas se ocultaron los peligros de la energía nuclear y ahora inyectamos fondos en una re de seguridad que obviamente no funciona. ¿Por qué no podemos darnos cuenta de que la crisis del euro no puede resolverse con esta red de seguridad? Las agencias de calificación crediticia norteamericanas primero rebajaron la calificación de Grecia y luego la de Portugal, y el paquete de rescate actual solo beneficia a los bancos y especuladores que apuestan contra los Estados miembros de la zona del euro en bancarrota.

Es por ello que digo que ha llegado el momento de poner fin a la red de seguridad y de desechar los planes para los eurobonos. Si los países insolventes permanecen en la zona del euro, será el principio del fin del euro. Por esta razón sería preferible utilizar los miles de millones de euros destinados a los paquetes de rescate para detener el flujo de refugiados procedentes del Norte de África mediante proyectos locales sostenibles y para garantizar una auténtica independencia de la energía nuclear. Esta sería sin duda una mejor inversión que simplemente derrochar este dinero en los casinos de las agencias de calificación crediticia internacionales.

 
  
MPphoto
 

  Ana Gomes (S&D).(PT) Señora Presidenta, quienes presionan a Portugal para que acepte esta presunta ayuda realmente no quieren ayudar, sino que quieren hacer dinero hundiéndonos y hundiendo al euro. Ello se debe a que en esta Europa, en la que la solidaridad, la cohesión y el método comunitario se han convertido en palabras vacías, esta supuesta ayuda está destinada únicamente a pagar a los bancos que nos llevaron al torbellino de endeudamiento que nos traga, todo ello a expensas de los ciudadanos, con las medidas neoliberales del Pacto por el Euro Plus, sin inversiones para relanzar el crecimiento y el empleo, sin eurobonos , sin impuesto sobre las transacciones financieras ni medidas para corregir los desequilibrios macroeconómicos que están destruyendo el euro.

En esta Europa, en la que los bancos son demasiado grandes para quebrar, pero se permite que los Estados y los ciudadanos se hundan, solo la ceguera o los intereses creados pueden explicar que la Comisión y el Consejo hayan renunciado a actuar en contra de los paraísos fiscales. ¿Será posible limpiar, regular y supervisar el sistema financiero, mientras los agujeros negros de la corrupción, el fraude y la evasión fiscal, y la delincuencia organizada sigan siendo intocables?

 
  
MPphoto
 

  Monika Flašíková Beňová (S&D). – (SK) Señora Presidenta, en primer lugar me gustaría destacar el error que figura en las conclusiones de la reunión del Consejo, que consiste en que tenemos crecimiento económico y, al mismo tiempo, debemos recortar gastos. La obsesión con la consolidación fiscal en un período de crisis puede resultar fatal para nosotros. Nuestra prioridad inequívoca debería ser recuperar el empleo y un crecimiento económico sostenible.

Sus Señorías, los ciudadanos son los más afectados por la crisis. Por una parte, pierden su empleo y se ven afectados por los recortes del gasto público, y aparte de ello tenemos la amenaza de que el dinero para reforzar los eurobonos provendrá exclusivamente de sus impuestos. Deberían ser los actores del sector financiero los que asuman el principal papel de reforzar los eurobonos.

Señora Presidenta, señor Presidente de la Comisión, lo que la Unión necesita ahora es coordinación de las políticas económicas y sociales con el fin de estimular el empleo y salir de la crisis. Asimismo necesitamos un consenso claro sobre la protección del euro en la que el sector financiero privado desempeñe un papel.

 
  
MPphoto
 

  Angelika Werthmann (NI).(DE) Señora Presidenta, la revisión del Tratado dio lugar a la creación del Mecanismo Europeo de Estabilidad. Vuelvo a pedir a todos que cumplan los criterios establecidos. Después de todo resulta irresponsable poner a otro Estado miembro y a sus ciudadanos en la línea de fuego en el contexto de la actual crisis estructural, El Mecanismo Europeo de Estabilidad solo puede justificarse si todos los Estados miembros cumplen sus obligaciones presupuestarias y aceptan aplicar eficiencias de costes.

La crisis de Japón nos ha mostrado cuán «segura» puede ser la energía nuclear. La naturaleza es una fuerza más poderosa de la que el hombre puede dominar. En vista de la historia de Chernóbil, solo podemos esperar que las pruebas de resistencia se realicen con criterios más estrictos que los impuestos la semana pasada. Ya es hora de poner fin a la energía nuclear. Por ello debemos concentrarnos finalmente en las energías renovables. Por ejemplo, el proyecto de cable eléctrico submarino NorGer podría remplazar 60 centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 

  Zigmantas Balčytis (S&D). (LT) Señora Presidenta, celebro que el Consejo Europeo haya podido alcanzar un acuerdo sobre algunos temas que revisten una importancia particular para Europa. Me gustaría destacar la cuestión del Semestre Europeo y su importancia por ser una de nuestras prioridades. Creo que habría que dar prioridad a la consolidación de presupuestos creíbles en los Estados miembros, a la justicia social y a la sostenibilidad fiscal, pues de este modo se crearían las condiciones necesarias para la estabilidad y para que las economías de los Estados miembros se recuperen con mayor rapidez. Es de suma importancia que los esfuerzos de consolidación complementen las reformas estructurales, en particular al aplicar las prioridades que la Unión Europea se fijó en la Estrategia Europa 2020. Asimismo, la Comisión tendría que desempeñar un papel particularmente importante, pues debería hacer un seguimiento muy responsable de las acciones de los Estados miembros y de la aplicación de medidas concretas contempladas en los programas nacionales de estabilidad y convergencia. Por otra parte, la actitud del Banco Central Europeo, del Consejo y de la Comisión Europea ante la situación a la que se enfrentan los bancos comerciales y las acciones de las agencias de calificación crediticia extranjeras sigue siendo motivo de gran preocupación.

 
  
MPphoto
 

  José Manuel Barroso , Presidente de la Comisión. (FR) Señora Presidenta, Señorías, en relación con la evaluación del último Consejo Europeo, creo que el análisis que he presentado es bastante equilibrado y razonable.

Me parece que debemos reconocer que hemos hecho importantes avances en el plano estructural. Si comparamos la situación actual con la anterior, se trata sin lugar a dudas de un importante paso adelante. Se ha creado, por ejemplo, un mecanismo de estabilidad permanente, que ni siquiera estaba contemplado en el Tratado. Asimismo, este Parlamento aprobó por abrumadora mayoría una reforma limitada del Tratado para crear un nuevo instrumento, un instrumento que no existía anteriormente.

Por consiguiente, debemos ser honestos intelectualmente en nuestra evaluación. Creo que se han hecho avances considerables en lo que se refiere a la respuesta a la crisis, a las lecciones que hemos aprendido de las deficiencias observadas en el pasado, ya sea a nivel de instrumentos o de políticas. Sin embargo y al mismo tiempo, he dicho con toda claridad que es posible que todo esto no sea suficiente. Una cosa es contar con la estructura, con la arquitectura, pero otra muy distinta es tener las políticas que deben aplicarse. De hecho, la verdadera prueba será ver, después de esto, los cambios de fondo que pueden hacer nuestros gobiernos y también nuestras instituciones. El fondo es más importante que los instrumentos.

Sin embargo, también he dicho con gran transparencia, en mi opinión, que cuando hablamos de ambición, la Comisión habría preferido ir más lejos en algunos ámbitos. Destacamos, por ejemplo, que estábamos a favor de más flexibilidad para el mecanismo de estabilidad permanente. Desgraciadamente, no fue posible alcanzar un consenso para este nivel superior de ambición. Ahora bien, creo que sería un error rechazar los avances que hemos hecho.

Y hablando de ambición, me gustaría recalcar este aspecto importante, porque algunos oradores han pedido que la Comisión presente otras propuestas. La Comisión ya ha propuesto prácticamente todo lo que Sus Señorías han señalado. La Comisión —el Comisario Rehn y yo— presentó una propuesta legislativa relativa a un método plenamente comunitario para el mecanismo de estabilidad.

Propusimos, por ejemplo, reunir la gestión de la deuda, en lo que se denominan fianzas solidarias. Nuestros Estados miembros lo rechazaron. No por el Parlamento, pero obtener la aprobación de los Estados miembros es esencial, señor Verhofstadt. Presentamos este texto en la cumbre de la zona del euro. Y fue rechazado por una amplia mayoría de los Estados Miembros. Esa es la realidad.

Respecto a si las decisiones relativas al mecanismo de estabilidad permanente deben adoptarse por unanimidad o mayoría cualificada, yo mismo propuse la segunda, e insistí, en presencia del Presidente del Consejo Europeo y de algunos Jefes de Estado o de Gobierno, que deberían aceptar la mayoría cualificada. No obstante, fue rechazada.

Por consiguiente, uno siempre puede insistir, pero las cláusulas deben ser claras y uno tiene que saber a quién debe dirigir sus solicitudes. La Comisión ha elaborado propuestas ambiciosas, por ejemplo, en relación con las pruebas de resistencia; fueron la Comisión Europea y el Banco Central Europeo los que propusieron pruebas creíbles y transparentes para la banca europea.

En cuanto a los eurobonos, la Comisión habla sobre este tema desde hace al menos treinta años, me parece. Y fueron rechazados por algunos de los Estados miembros. Yo mismo he propuesto en esta Cámara —y puedo decirles que lo volveré a hacer para las perspectivas financieras— que al menos podríamos tener bonos para financiar inversiones a nivel del proyecto de presupuesto europeo. Ya veremos en su momento quién apoyará este método a favor de las inversiones europeas. Y quizá entonces, algunas de Sus Señorías podrían convencernos, junto con sus propios partidos europeos, que apoyemos este método más ambicioso para las perspectivas financieras. Esta puede ser una oportunidad para que colaboremos aún más estrechamente. Eso es todo lo que tengo que decir sobre la cuestión de la ambición a nivel europeo.

(Aplausos)

Incluso en relación con la cuestión social, de la que quiero hablar ahora, la Comisión hizo un gran esfuerzo para que la Estrategia Europa2020 haga más énfasis en los aspectos sociales, al igual que en la educación. Sin embargo, no fue fácil. Algunos gobiernos argumentaban, sobre la base del principio de subsidiariedad, que no correspondía a Europa ni a la Unión Europea adoptar medidas directas en materia social o de educación.

Ahora debemos intentar, en el marco de la Estrategia Europa 2020 —en la que, no obstante, fue posible llegar a un cierto consenso sobre la inclusión, por ejemplo, de la lucha contra la pobreza y la exclusión social—, desarrollar esta política y también estimular la inversión, en particular en educación e innovación.

Sin embargo, permítanme decirles algo a este respecto que quizá desconozcan. La Comisión propuso hace algún tiempo —hace dos años, me parece— que se concediera ayuda alimentaria a algunos ciudadanos europeos, porque algunas personas no tienen suficiente para comer, también aquí en Europa. Hace poco visité junto con Joseph Daul, Presidente del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos), el banco de alimentos del Bajo Rin. En Europa existen problemas relacionados con la pobreza. Pues bien, ¿saben Sus Señorías que dos gobiernos interpusieron una acción contra la Comisión ante el Tribunal de Justicia por haber creado un mecanismo para ayudar a las personas más pobres de Europa? Esa es la situación.

Seamos muy claros al respecto. La Comisión está a favor de una Europa más ambiciosa en materia de gobernanza, de un crecimiento equitativo y de una mayor justicia social a nivel europeo. Sin embargo, necesitamos tener al mismo tiempo el apoyo del Parlamento y de los Estados miembros. Y tenemos que luchar para obtenerlo. Por consiguiente, en mi opinión criticar a la Comisión sería elegir el blanco equivocado, ya que es la punta de lanza en la lucha por una Europa más social y justa, y por una gobernanza mucho más creíble.

Permítanme asimismo expresarme con toda claridad respecto al siguiente tema. No creo que se haga justicia a Europa cuando se dice que el problema actual es un problema de Europa, como si la responsabilidad no correspondiera en absoluto a algunos gobiernos que permitieron que su deuda alcanzara niveles insostenibles o que sus bancos registraran un crecimiento varias veces superior al de su producto interno bruto. Los gobiernos también son responsables en parte. Esa responsabilidad es fundamental y es por ello que ahora debemos encontrar soluciones basadas en la solidaridad, pero también actuar de forma responsable. Es por ello que, por ejemplo, me siento orgulloso de que la Comisión y yo hayamos apoyado la propuesta de reducir los tipos de interés que paga Grecia, y haremos lo mismo ahora en el caso de Irlanda. Creemos que es lo correcto, no solo para no imponer un coste extremamente pesado a nuestros conciudadanos griegos e irlandeses, sino también para garantizar la sostenibilidad de la deuda. Por consiguiente, es en ese espíritu de solidaridad y responsabilidad que podemos encontrar respuestas comunes que nos permitirán, espero, evitar un problema que algunos oradores han mencionado y que me preocupa, a saber, el problema de la división de Europa, en particular una división entre el Norte y el Sur, entre el centro y la periferia. Creo que la Europa que queremos construir es una Europa solidaria, no una Europa de primera y segunda clase, sino una Europa con la que se puedan identificar todos los europeos.

Ya he defendido, con palabras y hechos, el impuesto sobre transacciones financieras en el G-20 en nombre de la Unión Europea, que fue rechazado por un gran número de los miembros de este grupo.

El tema que debatimos ahora es si podemos —o debemos— introducir o no un impuesto sobre las transacciones financieras a nivel europeo. Seamos honestos una vez más. Varios Estados miembros mantienen una oposición fundamental a este impuesto y no lo aceptarán. Lo que dije en el último Consejo Europeo fue que la Comisión realiza actualmente una serie de evaluaciones de impacto de las diferentes opciones para el sector financiero y que pronto presentará propuestas. Fue muy importante que la Comisión hiciera ese anuncio al Consejo Europeo, porque al menos en las conclusiones figura el compromiso de examinar las propuestas que la Comisión presente en materia de tributación financiera. Creo que es importante, en términos de justicia, que el sector financiero también contribuya a la respuesta a la crisis, pues al menos algunas de las conductas del sector financiero fueron en gran parte responsables de la crisis. Creo que esto es fundamental para ser equitativos. Esa es mi propia posición y no me cabe duda que también es la de la Comisión. Presentaré propuesta a este respecto.

Otro tanto sucede con la BICCIS. En el Consejo existe cierta oposición, pero la Comisión ha presentado la propuesta y lucharemos por ella, porque creo que la BICCIS es importante para realizar el mercado único. Este es precisamente el planteamiento que defendemos.

Hemos deliberado sobre el proceso y los instrumentos durante muchísimo tiempo. Ahora ha llegado el momento de poner el proceso y los instrumentos al servicio del fondo. El proceso y los instrumentos son importantes, pero están al servicio del fondo y no pueden sustituirlo. El reto que debemos superar es nuestra renovación económica. Lo cierto es que, para poder invertir, necesitamos confianza. La confianza depende de nuestra capacidad de modernización, de innovación, de ser más sostenibles y competitivos. No confundamos entre causa y efecto. Atraeremos inversiones si aplicamos la Estrategia Europa 2020 con rapidez y determinación, y si perseguimos nuestros objetivos de una Europa sostenible y competitiva en un espíritu solidario y también en solidaridad con todos los Estados miembros, incluido Portugal.

(FR) Usted sabe perfectamente, señor Schulz, que en mi calidad de Presidente de la Comisión no puedo interferir en la política interna portuguesa. Si algún día usted deja de ser Presidente del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo y tiene otras obligaciones, estoy seguro de que las llevará a cabo con total independencia y que no interferirá en las cuestiones internas de su Grupo.

Sin embargo, tengo que decirle que la crisis política en Portugal no ha facilitado las cosas, pues el país ya se encuentra en una situación bastante difícil. A pesar de ello, nosotros, las instituciones europeas, también tenemos que respetar la democracia nacional y las decisiones de los parlamentos nacionales, y ahora esperamos que Portugal encuentre la mejor manera de salir de estas crisis.

En todo caso, la Comisión está dispuesta a ayudar a Portugal a encontrar las mejores soluciones de conformidad, claro está, con los compromisos que ha asumido y con ciertas responsabilidades que tiene con sus socios europeos. Creo que es en este espíritu de solidaridad y responsabilidad activa que podremos superar la crisis.

Es cierto que en este debate se han expresado algunos puntos de vista más bien pesimistas. Por otra parte, en su condición de representantes electos de los europeos, Sus Señorías reflejan el sentimiento dominante en Europa. Y si bien es lógico que estemos preocupados, creo que debemos tener el valor y la percepción políticos para mostrar confianza en nuestro proyecto europeo, pues no creo que podamos recuperar la confianza en Europa con una actitud pesimista. La Comisión está dispuesta a seguir trabajando con entusiasmo con el Parlamento, con el Consejo Europeo, con el Consejo, con todas las instituciones para lograr una Europa más fuerte, sostenible, justa y equitativa.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo.(FR) Señora Presidenta, Señorías, es para mí un placer hablar ante esta Cámara tan abarrotada, nunca la había visto así desde que soy Presidente del Consejo,

(Aplausos)

aunque tengo la sensación de que no han venido ustedes aquí solo para escucharme a mí.

En primer lugar, quisiera darles las gracias por todos sus comentarios, tanto los positivos como los negativos. Y me sorprende en gran medida puesto que en el Consejo Europeo tenemos que contar con unanimidad, y tratamos de que así sea entre todos sus colegas, de todos los partidos, los primeros ministros y los jefes de Estado. Los socialistas, los cristianodemócratas, los conservadores, los liberales, todos ellos forman parte de sus familias políticas y en todo momento nosotros tratamos de que entre ellos se llegue a acuerdos.

Alguien dijo antes que yo tengo que ser el idealista aquí, el que fabrica los sueños. No creo que sea ese mi papel, si bien lo que trato de hacer, y el Presidente de la Comisión puede dar fe de ello, es obrar de forma que en la mayoría de casos logremos que haya convergencia entre las propuestas de la Comisión y los resultados del Consejo Europeo. Quisiera aludir al ejemplo del grupo de trabajo, que se basó en las propuestas de la Comisión en su labor sobre gobernanza económica y cuyo resultado se acerca mucho a dichas propuestas. Y yo voy a intentar, lo vamos a intentar con el Parlamento, mejorar todavía más las propuestas. Así pues, mi papel consiste en lograr un consenso que tenga en cuenta también, en la medida de lo posible, a la Comunidad, y creo que en algunos ámbitos cruciales he logrado que así sea.

Con respecto al «Pacto por el Euro Plus» (como saben, se trata del breve documento que nos sirvió de punto de partida para el debate y el documento definitivo), muchos de ustedes, incluso quienes pertenecen a grupos políticos escépticos, dijeron que sus países deberían unirse a él. Probablemente se deba a que no es tan malo al fin y al cabo. Hemos logrado llegar a un compromiso entre objetivos ambiciosos, de forma que las economías sigan siendo competitivas y las finanzas públicas sostenibles, con aplicación en el ámbito nacional, puesto que en la mayoría de casos las decisiones que debemos tomar son de índole nacional.

Me referiré en segundo lugar a la metodología, si les parece bien. Muchas de las críticas que se realizan en torno a Europa están justificadas en términos sustanciales, pero no se corresponden con el Tratado. Por ejemplo, el conjunto de la política nuclear, la combinación energética, es objeto de la jurisdicción nacional y no hay nada que yo pueda hacer para cambiarlo. Incluso la protección y la seguridad de las instalaciones nucleares se enmarca también en su mayoría en la jurisdicción nacional. Sí hay competencias comunitarias, competencias europeas, y en las conclusiones del Consejo Europeo hemos tratado de promocionarlas todo lo posible. No creo que la Comisión haya tenido nunca un papel tan importante en el ámbito de la seguridad nuclear como el que tiene desde el Consejo Europeo de hace unos días. No obstante, nuestra labor tiene que ceñirse al marco del Tratado.

Se ha hablado sobre el salario mínimo en algunos países, pero esa es una competencia nacional. También en torno a las desigualdades, la inseguridad laboral, la injusticia, si bien se trata en su mayoría de medidas que forman parte del ámbito nacional. Quisiera añadir sin embargo que muchas de las medidas que se deben tomar ahora con respecto a la competitividad y las finanzas públicas, las deberían haber tomado en realidad los Gobiernos nacionales, incluso sin presión europea, que se ejerce ahora de manera adicional puesto que hay, al menos en el caso de diecisiete países, una monedad comunitaria que hay que defender. En todo caso, en la mayoría de países las medidas exigidas se deben tomar en interés propio, de sus ciudadanos, para salvaguardar su futuro. Y Europa lo que hace es presionar de forma complementaria.

Por tanto, no debemos acusar de manera infundada a la Unión Europea. ¿Nuestras medidas de gobernanza son demasiado débiles? Pues bien, el Consejo va a trabajar junto con el Parlamento Europeo a fin de mejorar la gobernanza económica y, al igual que ocurre en otros casos, estoy convencido de que se llegará a un compromiso. Puede ocurrir que el gobernador del banco central de uno de los diecisiete países tenga una serie de críticas relativas a la gobernanza económica, aunque puedo citar a otros gobernadores o directores de bancos de algunos países próximos a los Países Bajos cuya opinión es radicalmente distinta. De ser necesario, puedo proporcionarles los nombres y las citas: esa es la forma más sencilla de trabajar.

Con respecto a la crisis actual, Señorías, tenemos el futuro, e instrumentos sobre los que se han tomado decisiones importantes, pero también tenemos por supuesto el pasado. Y yo ya lo he dicho: el pasado hay que gestionarlo. Incluso con los mejores instrumentos de que podamos dotarnos, la facilidad, el mecanismo de estabilidad, la modificación del Tratado, la gobernanza económica, el Pacto, no vamos a solucionar los problemas de los países que tienen dificultades, ni los problemas de los bancos que siguen bajo presión. Así que existe el futuro y existe el pasado.

En lo que hace al pasado, se careció de políticas en algunos Estados miembros y a nivel europeo. En ese sentido, debemos ser críticos con nosotros mismos. En todo caso, lo que tenemos que garantizar y vamos a garantizar, y para ello ya hemos tomado las medidas necesarias, es que no vuelva a surgir esta crisis en el futuro. Entre tanto, como ya he dicho, debemos gestionar el legado del pasado, tanto en relación con ciertos países de los que ustedes están al tanto y que se encuentran en el programa, como Grecia e Irlanda, como con otros países para los que estamos tomando medidas con el fin de evitar que pasen a formar parte del programa. ¿Se podrían haber tomado esas medidas hace un año? ¡no! ¿se han cometido graves errores en el pasado? Nosotros socavamos el Pacto de Estabilidad y Crecimiento hace siete u ocho años. De no haber sido así, hubiésemos tenido instrumentos mucho más eficaces y podríamos haber evitado numerosas crisis.

En cuanto al crecimiento económico, Señorías, desde 2010 ha sido de una media del 2 %, la misma que para la década entre 1999 y 2008. En 2010 la economía mejoró y en 2011 la media de crecimiento es del 2 %. ¿Deberíamos hacer algo más? Por supuesto que sí. ¿Es la inversión pública el único instrumento? ¡en absoluto! El mercado interno, el mercado único es de enorme importancia y debe seguir desarrollándose. Sobre la mesa hay propuestas de la Comisión que se volverán a discutir dentro de unas semanas, en el Consejo Europeo de junio, y en otoño retomaremos de nuevo esta cuestión.

Por último, con respecto a la cuestión de Libia, son muchas las críticas que se nos pueden dirigir a nosotros. Sin embargo, sin Europa, sin liderazgo europeo, en Libia hubiese habido un baño de sangre. Sin Europa, se hubiesen cometido masacres. Algunos de ustedes han sido muy críticos con la Unión Europea. ¡Y eso que actuamos a tiempo! Y sin Europa, no se hubiese hecho nada a nivel mundial, ni en el seno de las Naciones Unidas. Tras todas las críticas que se han suscitado, considero que nosotros también tenemos derecho a expresar esa verdad. ¿Lo hicimos mal en el pasado? ¿adoptamos las políticas adecuadas? ¡no! ¿enmendamos nuestros errores? ¡sí! Y la Unión Europea merece que se le reconozca el haberlos corregido.

(Aplausos)

Quisiera decir algo por último en mi idioma.

(NL) Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo. – (NL) Acabo de escuchar al señor Eppink, quien se declaraba decepcionado. Yo también me siento así debido a la falta de honestidad intelectual. No voy a entrar en detalles, pero que el señor Eppink exhiba una fotografía sabiendo perfectamente que me encontraba allí por motivos oficiales y que no era esa mi convicción personal, pues bien, debo decir que él me decepciona a mí totalmente.

 
  
  

PRESIDE: Edward McMILLAN-SCOTT
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Martin Schulz (S&D).(DE) Señor Presidente, quisiera formular una observación personal ahora que finaliza este debate. No hablo únicamente en mi nombre, sino en representación de muchos de mis colegas que estuvieron aquí presentes todo el tiempo y que siguieron las deliberaciones. Desde que inicié mi andadura en el Parlamento Europeo, casi nunca me han tratado tan mal como hoy, durante su interacción con el señor Barroso. Y quisiera dejarlo muy claro. Señor Barroso, usted nos dijo: «las iniciativas que tengo ante mí y que cuentan con el apoyo de la amplia mayoría de esta casa no prosperan puesto que los Estados miembros las rechazan». Permítame que le dé un consejo: ponga sus iniciativas sobre la mesa en forma de proyectos de legislación, para obtener así la mayoría en esta Cámara y que el Consejo ya no pueda escabullirse.

(Aplausos)

Y le pediría por favor que deje de parapetarse tras el Consejo.

Con respecto a usted, señor Van Rompuy, le diré lo siguiente: nos dice que ha logrado alcanzar compromisos entre socialistas, liberales, conservadores y cristianodemócratas en el contexto del Consejo, que lo forman secretarios de Estado y primeros ministros soberanos. Y nos topamos aquí con un Presidente del Consejo que pretende encauzar el Tratado de Lisboa en la dirección opuesta. La consecuencia del Tratado es que el Consejo de Jefes de Estado o de Gobierno acapara cada vez más poder y al mismo tiempo dice que «las decisiones las tomamos de forma unánime». El Tratado de Lisboa no consistía en eso, sino que pretendía que en la UE la toma de decisiones por mayoría fuese la norma, y usted lo está malinterpretando.

(Aplausos)

Por ese motivo, ya es hora de que el Parlamento Europeo haga suya esta cuestión y defienda el método comunitario.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Ivo Belet (PPE), por escrito. – (NL) La UE ha realizado un salto cualitativo en las últimas semanas en relación con la integración económica. El Pacto por el Euro Plus nos sitúa en la senda de una cooperación reforzada que sigue respetando la tradición de las consultas sociales, tal y como existen en los Estados miembros. Por supuesto, la labor en este sentido no debe frenarse. Ahora debemos poner en marcha la segunda fase y allanar el camino para los proyectos europeos de inversión que nos permitan además convertir en realidad nuestra agenda Europa 2020.

El Presidente de la Comisión, señor Barroso, prometió presentar una propuesta sobre la aplicación de un impuesto sobre las transacciones financieras. Debemos aprovechar esos fondos de manera que las inversiones transfronterizas sean de necesidad vital, en especial en el caso de la infraestructura energética, con el respaldo de bonos para la financiación de proyectos europeos y capital procedente de la colaboración público-privada. Es la única manera de convencer a los ciudadanos de que Europa, ahora más que nunca, es su garantía para un futuro próspero.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE), por escrito. (PT) La última reunión del Consejo Europeo, celebrada el 24 y 25 de marzo, giró en torno a los principales retos económicos y diplomáticos que afronta en estos momentos la Unión Europea: los asuntos de Libia y Japón. A pesar de que hay signos de recuperación, la situación sigue siendo complicada y el fin de la crisis económica parece estar todavía muy lejos, lo que puede verse en el caso de Portugal, que lamentablemente ha tenido que acabar por unirse a Irlanda y Grecia y pedir asistencia económica y financiera. Por tanto, es importante aprobar las medidas económicas y financieras necesarias para abordar la crisis y evitar así que se repitan casos de endeudamiento como los de Grecia, Irlanda y Portugal y para reforzar la gobernanza económica en la UE y garantizar la creación de empleo. Se ha adoptado un paquete de seis medidas, que ya desde el inicio me pareció positivo y lleno de expectativas ambiciosas, tales como la creación de un Mecanismo Europeo de Estabilidad, el Pacto por el Euro Plus, etc. Espero que se puedan poner en marcha cuanto antes, de forma que puedan empezar a arrojar unos resultados que son tan necesarios y esperados.

 
  
MPphoto
 
 

  George Sabin Cutaş (S&D), por escrito. – (RO) El Pacto por el Euro Plus y el Mecanismo Europeo de Estabilidad van a proporcionar a los Estados miembros la asistencia financiera que necesitan a cambio de una mayor coordinación de sus políticas económicas. Ambas propuestas representan por tanto un par de medidas constructivas, en especial teniendo en cuenta la proposición para coordinar las políticas fiscales, que supone una reforma esencial en una unión de Estados que pretenden compartir la misma moneda. Además, el Mecanismo Europeo de Estabilidad, gracias a su dispositivo de intervención de 500 000 millones de euros, opera en calidad de Fondo Monetario Europeo y está autorizado a pedir dinero y adquirir bonos directamente a los Estados, al mismo tiempo que contrarresta la especulación financiera.

Sin embargo, algunas de las propuestas que contempla el Pacto son inviables. La austeridad fiscal y la flexibilidad extrema del mercado laboral van a retrasar el crecimiento económico, mantener las altas tasas de desempleo y crear inestabilidad laboral. Considero que es necesaria una consolidación fiscal gradual y la protección del modelo social europeo, a modo de base para un sólido crecimiento económico.

 
  
MPphoto
 
 

  Diane Dodds (NI), por escrito. En esta sesión plenaria se ha hablado largo y tendido sobre las repercusiones que tiene el paquete de rescate en la República de Irlanda. No obstante, cabe reconocer que esta crisis tiene además un enorme efecto dominó en mi propia circunscripción en Irlanda del Norte, que comparte frontera terrestre con la República. Son numerosos los movimientos transfronterizos que hay en términos de finanzas, servicios y personas por motivos de empleo. Las instituciones bancarias de la República de Irlanda tienen además una notable presencia en Irlanda del Norte. Así pues, los problemas de liquidez que están atravesando ahora dichas entidades afectan de forma directa a las empresas de Irlanda del Norte, sobre todo a las PYME, a la hora de acceder a la financiación. En estos momentos en que las PYME tratan de sobrevivir en un entorno económico ya de por sí adverso, esto lo único que consigue es empeorar su difícil situación. En el momento actual, el 30 % de todo lo que se fabrica o produce en Irlanda del Norte se destina directamente al mercado de la República de Irlanda que, al ser débil, tiene ramificaciones directas y graves para las empresas y el empleo en mi circunscripción. A la luz de esta difícil situación, pido al Presidente Barroso que la reconozca como tal y recurra al grupo de trabajo para que estudie las posibilidades que hay de mejorar la situación en la que nos encontramos.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. – (PT) En la última reunión del Consejo Europeo se tomaron una serie de decisiones que, de aplicarse, van a suponer un ataque inusual, violento y peligroso a los trabajadores y pueblos de Europa, materializado en el rebautizado «Pacto por el Euro Plus», cuyo cambio de nombre obedece a buen seguro a la ocultación de sus verdaderos autores, Alemania y Francia, puesto que su denominación anterior, el «pacto para la competitividad» los pondría en evidencia inmediatamente. Junto con la designada «gobernanza económica», se trata de toda una agresión a los Estados miembros cuya situación es más vulnerable desde el punto de vista económico y social, lo que supone una verdadera sentencia de dependencia económica y atraso.

Ambos instrumentos están vinculados a la enmienda anunciada, mediante el procedimiento simplificado y sin celebrar referendo alguno, del Tratado de Lisboa, a fin de incluir la denominada «condicionalidad» asociada al Mecanismo Europeo de Estabilidad. Según las conclusiones del Consejo, se trata de una «estricta condicionalidad política en el marco de un programa de ajuste macroeconómico», un proceso que van a desarrollar y aplicar conjuntamente la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

Básicamente, estamos inmersos en un proceso de concentración de poder político y económico, ahora no solo en manos de un conjunto de potencias al servicio de las grandes empresas y las finanzas, sino también de las propias instituciones del capital internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Ildikó Gáll-Pelcz (PPE), por escrito. – (HU) Es importante que en un período difícil y crucial para toda Europa se valoren los objetivos que tenemos ante nosotros y los cambios positivos realizados conjuntamente para alcanzarlos. La actual Presidencia húngara ha alcanzado por segunda vez un éxito asombroso en los ámbitos de la gobernanza económica, el mecanismo de estabilidad y el semestre europeo. En las negociaciones que se celebraron con motivo de su última reunión a finales de marzo, el Consejo Europeo consiguió un acuerdo también sobre la enmienda limitada al Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, con el propósito de mejorar la estabilidad en la zona del euro y del propio euro. En la reunión del Consejo, la Presidencia húngara votó a favor de una política económica racional y responsable que pueda cumplirse, y además de la institucionalización del semestre europeo, también reforzó el mecanismo de estabilidad. Sin embargo, cabe señalar que los elementos de la gobernanza económica no se deben confundir de ningún modo con el Pacto por el Euro Plus, que es por el momento un acuerdo intergubernamental. Si bien es posible que el Pacto sea bueno, el mercado único interior no puede regularse mediante acuerdos intergubernamentales que no son contractuales. Debido a un punto sin aclarar que recoge el Pacto y que hace alusión a la armonización fiscal, Hungría no tiene intención de aplicar por el momento el acuerdo en su totalidad, pues nos interesa impulsar nuestra ventaja competitiva y mediante esta la verdadera creación de empleo a largo plazo y el crecimiento económico.

 
  
MPphoto
 
 

  Sandra Kalniete (PPE) , por escrito. – (LV) Me satisface enormemente que veintitrés Estados miembros de la UE hayan podido ponerse de acuerdo sobre un paquete de medidas para preservar la estabilidad financiera y promover el crecimiento: el Pacto por el Euro Plus. También es importante el acuerdo alcanzado en torno a la reforma estructural y la consolidación financiera, junto con la resolución final sobre las enmiendas al Tratado de Lisboa, a fin de establecer el Mecanismo Europeo de Estabilidad. Todos los países deben aplicar medidas de consolidación fiscal y disposiciones para la prevención de desequilibrios macroeconómicos. También se deben impulsar reformas estructurales para promover el empleo y la inclusión social, que han de definirse en función de la situación concreta de cada país. La participación de 23 países europeos en el Pacto nos permite esperar que dichas medidas fomenten el crecimiento económico. Es un paso que se da en la dirección correcta y una respuesta razonable a todos los retos económicos existentes. El Pacto encaja perfectamente con la labor del Parlamento y la Comisión sobre la mejora del mercado único y los tres informes que vamos a aprobar esta semana en el Parlamento. Debemos tomar decisiones aun más audaces. Los Gobiernos de los Estados miembros no deben refugiarse en el pretexto del ciclo electoral a fin de demorar la toma de decisiones que son impopulares pero también importantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilja Savisaar-Toomast (ALDE), por escrito.(ET) El Consejo Europeo celebrado los días 24 y 25 de marzo tomó varias decisiones que considero son importantes y que no podían posponerse por más tiempo. Creo que la decisión más significativa relacionada con la política económica europea es el Pacto por el Euro Plus, al proporcionar un programa y objetivos comunes, de entre los que destacan los cuatro siguientes: promover la competitividad, fomentar el empleo, mejorar la sostenibilidad de la financiación del sector público y restaurar la estabilidad financiera. Una de las repercusiones que ha tenido el Pacto es que muchos otros Estados miembros se han sumado a la zona del euro, como por ejemplo Letonia, Lituania, Polonia, Dinamarca, Rumanía y Bulgaria. Mi opinión es que en estos momentos es extremadamente importante alcanzar acuerdos comunes que contemplen la aplicación de las mismas normas y de mecanismos conjuntos para lograr los objetivos deseados. Quisiera hacer mención especial a aquellos Estados miembros que no pertenecen a la zona del euro pero que aun así se han incorporado al Pacto. Cabe esperar que la ejecución de normas comunes se vea acompañada por la armonización de las concepciones nacionales, especialmente en referencia a la sostenibilidad de la financiación del sector público, para así evitar que las situaciones que provocaron que Grecia e Irlanda se tambalearan vuelvan a darse en el futuro. Del mismo modo, no podemos ceñirnos únicamente a esas decisiones, ya que solo nos van a aportar resultados a corto plazo. Necesitamos soluciones para realizar inversiones en el futuro, ya sea mediante eurobonos o a través de otras opciones. Gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE), por escrito. – (PL) La última cumbre del Consejo Europeo marca el inicio de una nueva era, con mayor coordinación económica y convergencia en la UE y en la zona del euro. El Pacto por el Euro Plus, adoptado por los Jefes de Estado o de Gobierno, con la participación de los países que pertenecen a la zona del euro y Bulgaria, Dinamarca, Lituania, Letonia, Polonia y Rumanía, nos brinda una verdadera oportunidad para alcanzar los objetivos que en él se contemplan o, en otras palabras, apuntalar la competitividad, el empleo, la estabilidad de las finanzas públicas y la estabilidad financiera en general. Merece la pena subrayar que en el Pacto no se especifican las medidas políticas o económicas que deberán aplicarse para lograr esos objetivos, lo que implica que seguirán siendo los Estados miembros los que deberán elegir los métodos adecuados para que así sea. Es evidente que el éxito o fracaso del Pacto vendrá determinado por la plena participación de los Estados miembros y por la supervisión efectiva del progreso registrado. Con respecto a la coordinación económica, la UE ya no puede permitirse otro revés como el sufrido por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. En la cumbre también hubo consenso en torno a la inclusión en el Tratado de una disposición por la que se establece un Mecanismo Europeo de Estabilidad con carácter permanente, movilizado a través del acuerdo conjunto de los Estados miembros en caso de que sea necesario garantizar la estabilidad de toda la zona del euro. Se trata de un decisión muy importante, sobre todo a la luz de los recientes problemas que han sufrido los países de la zona del euro. Que el Tratado contemple un mecanismo permanente va a servir de garantía sólida en caso de que surjan contratiempos similares en el futuro y reducirá así además el riesgo de que la divisa europea sea objeto de ataques especulativos. Me satisface también que el mecanismo se haya puesto a disposición de aquellos Estados miembros que no pertenecen a la zona del euro.

 
  
MPphoto
 
 

  Rafał Trzaskowski (PPE), por escrito. – (PL) Solo podremos combatir la crisis de forma eficaz si colaboramos y evitamos divisiones entre los países que forman parte de la zona del euro y aquellos que siguen fuera de ella. Es difícil imaginar el afianzamiento de una UE más competitiva sin la participación de países tales como el Reino Unido, Suecia o Polonia, de ahí que me alegra saber que se ha aprobado el Pacto por el Euro Plus. Para comenzar, la sensación que teníamos era que la zona del euro tenía prevista no solo su propia reforma sino incluso la de algunas estructuras ajenas a la UE, lo que fue motivo de preocupación para los europarlamentarios. Afortunadamente, estos temores se disiparon y se adoptó una postura sin compromisos en nombre del Parlamento. Lo único que cabe lamentar es que los Estados miembros no lo aprobasen en su conjunto, sobre todo con respecto al Mecanismo Europeo de Estabilidad, que consideramos debería haberse puesto a disposición de los países que no forman parte de la zona del euro desde el inicio.

 

4. Turno de votaciones
Vídeo de las intervenciones
MPphoto
 

  Presidente. − El siguiente punto del orden del día es el turno de votaciones.

(Para los resultados y otros detalles de la votación: véase el Acta)

 

4.1. Movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización: Polonia - Podkarpackie - Fabricación de maquinaria (A7-0059/2011, Barbara Matera) (votación)

4.2. Flujos migratorios provocados por la inestabilidad: ámbito de aplicación y papel de la política exterior de la UE (A7-0075/2011, Fiorello Provera) (votación)

4.3. El papel de la mujer en la agricultura y las zonas rurales (A7-0016/2011, Elisabeth Jeggle) (votación)

4.4. Financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros (A7-0054/2011, Marian-Jean Marinescu) (votación)

4.5. Movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización: República Checa - Unilever (A7-0060/2011, Barbara Matera) (votación)

4.6. Productos y tecnología de doble uso (A7-0028/2011, Jörg Leichtfried) (votación)
  

– Antes de la votación final:

 
  
MPphoto
 

  Jörg Leichtfried, ponente. – (DE) Señor Presidente, Señorías, la votación arroja un resultado que puede ser motivo de debate, si bien ahora nuestras posición es muy próxima a la del Consejo y, si los ponentes alternativos están de acuerdo, les pediré que se posponga la votación final puesto que es altamente probable que se pueda llegar a un consenso total con el Consejo.

 
  
 

(Se pospone la votación final)

 

4.7. Créditos a la exportación con ayuda oficial (A7-0364/2010, Yannick Jadot) (votación)
 

– Antes de la votación de la enmienda 10:

 
  
MPphoto
 

  Helmut Scholz, en nombre del Grupo GUE/NGL. – Señor Presidente, les comunico que el Grupo GUE/NGL quiere retirar la votación nominal de las dos partes de la enmienda 10.

 
  
 

– Antes de la votación final:

 
  
MPphoto
 

  Yannick Jadot, ponente.(FR) Señor Presidente, al igual que en el caso anterior, los ponentes alternativos y yo mismo hemos decidido no someter a votación en el Parlamento la resolución legislativa, de forma que pueda seguir adelante la negociación con el Consejo, con el deseo de que este tenga en cuenta la votación celebrada hoy en el Parlamento.

 
  
 

(Se pospone la votación final)

 

4.8. Marco político de la UE para combatir la violencia contra las mujeres (A7-0065/2011, Eva-Britt Svensson) (votación)
MPphoto
 

  Presidente. − Con esto concluimos el turno de votaciones.

 

5. Explicaciones de voto
Vídeo de las intervenciones
 

Explicaciones de voto orales

 
  
  

Informe: Fiorello Provera (A7-0075/2011)

 
  
MPphoto
 

  Jens Rohde (ALDE).(DA) Señor Presidente, las revueltas y enfrentamientos internos acaecidos recientemente en Túnez, Egipto, Libia y otros países árabes han ocasionado importantes flujos migratorios, lo que implica un reto para Europa. Por supuesto, debemos estar preparados para afrontar este tipo de situaciones y de movimientos de personas. Debemos hallar una fórmula para hacerlo juntos y garantizar así que, de forma solidaria entre todos, podemos encarar los desafíos que surgen cuando nuestro sistema común se pone en entredicho desde otras regiones.

Me satisface por tanto que el Parlamento haya aprobado hoy una política para encarar los flujos migratorios que ocasiona la inestabilidad. Y me alegra en especial que la resolución del Parlamento tenga como principal objetivo reforzar el papel de la Agencia de Fronteras Frontex. Se trata de una cuestión por la que el Partido Liberal danés viene luchando desde hace ya mucho tiempo. Durante la actual crisis en el Norte de África, Frontex ha demostrado que es un importante instrumento para gestionar los flujos migratorios que hay en la región. Ahora lo que hace falta es que Frontex pueda pasar a la acción más rápidamente llegado el caso.

 
  
MPphoto
 

  Pino Arlacchi (S&D). – Señor Presidente, he votado a favor de este informe puesto que supone un primer paso hacia una política de la UE sobre flujos migratorios causados por la inestabilidad. En ese sentido, es importante que este Parlamento se declare en contra de esa visión histérica que insiste en una invasión inminente de migrantes y solicitantes de asilo procedentes del Sur.

No nos vamos a ver desbordados por millones de personas que se escapan de un sistema político tirano y lleno de penurias. Mucha gente teme que van a llegar más y más solicitantes de asilo y que van a resquebrajar nuestro deteriorado sistema de bienestar. Esta afirmación es idónea para sumar votos y recabar apoyos a fin de establecer políticas de inmigración rígidas, pero los hechos la desmienten: el número total de personas que solicitaron asilo en Occidente descendió en más del 40 % a lo largo de la última década, según datos publicados recientemente por las Naciones Unidas.

 
  
MPphoto
 

  Salvatore Iacolino (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, yo también he respaldado y votado a favor del informe del señor Provera puesto que considero que supone un paso adelante, práctico y resolutivo, para alcanzar el objetivo de la solidaridad, que además se contempla en el artículo 80, relativo a la solidaridad entre los Estados miembros de la Unión Europea. También presta atención de forma clara y explícita a quienes atraviesan enormes dificultades, como por ejemplo el Norte de África en estos momentos.

El respeto de los derechos humanos, la cooperación internacional y las relaciones bilaterales son esenciales, como lo son también las organizaciones regionales, tales como la Liga Árabe y la Unión Africana, que pueden proporcionar un valor añadido a un proceso de paz estable y duradero. Confiamos en que las medidas que se tomen en el futuro también estén caracterizadas por actuaciones en ámbitos similares que promuevan, en términos económicos, todos aquellos órganos que necesiten ser apoyados y respaldados para lograr un crecimiento sostenible y continuo.

 
  
MPphoto
 

  Mitro Repo (S&D). (FI) Señor Presidente, quisiera señalar que los flujos migratorios que causa la inestabilidad constituyen todo un desafío para la Unión Europea. Se trata del destino individual de seres humanos, cada uno de ellos con una historia personal diferente. Actúan movidos por la desesperación, pero lo que los une es la esperanza de alcanzar algo mejor.

Europa tiene que mostrarse comprensiva y dispuesta a ayudar. La integración europea es un proyecto común exitoso, mediante el cual hemos creado prosperidad, estabilidad y seguridad, una especia de cuna de bienestar. Va a resultar complicado y costoso responder a esta ola de inmigración cuando se encuentre en plenas puertas de Europa.

El ejemplo que nos brinda la isla de Lampedusa nos muestra cómo las cuestiones de seguridad en materia de política exterior se pueden convertir repentinamente en política interior, de ahí que la cooperación al desarrollo por sí sola ya no baste. A Europa le hace falta un plan preventivo cabal, que haga referencia a cuestiones de seguridad, cooperación regional, política comercial, cambio climático, protección de los derechos humanos y el avance de la democracia. Es eso lo que debemos hacer.

 
  
MPphoto
 

  Carlo Fidanza (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, en el debate europeo en torno a los flujos migratorios a menudo se oye: «¿qué problema le plantea a un país de casi 60 millones de habitantes como Italia la acogida de unas pocas decenas de miles de inmigrantes?».

Esta pregunta soslaya dos datos, muchas veces por motivos ocultos. En primer lugar, muchos de esos inmigrantes quieren llegar a otros países de la UE. En segundo lugar, en los dos últimos años, menos de cuatro mil personas llegaron a las costas italianas, gracias a los acuerdos bilaterales alcanzados con Libia y Túnez. En los dos últimos meses y tras la crisis política, ya han llegado veintidós mil personas.

Italia es en estos momentos una olla a presión. Por una parte, el flujo migratorio procedente del Norte de África, compuesto principalmente por migrantes económicos de Túnez, no cesa. Por otra parte, Francia rechaza a los inmigrantes en Ventimiglia puesto que no disponen de permiso de residencia.

Si realmente existe la solidaridad europea, ha llegado el momento de demostrarlo, colaborando a nivel de la UE para decidir cómo se gestionan estos flujos, tanto en la actual situación de emergencia como a largo plazo, además de qué instrumentos se han de emplear para ocuparse de quienes llegan a Europa y qué medidas adoptar en los países de origen. Este texto es un paso inicial en esa dirección y por tanto yo he votado a favor.

 
  
MPphoto
 

  Nicole Sinclaire (NI). – Señor Presidente, una cuestión de orden: nos encontramos en esta Cámara con el fin de debatir y evidentemente debemos respetarnos los unos a los otros. Cuando dos presidentes de grupo mantienen una conversación privada mientras otros pronuncian sus discursos, ¿cuál es el mensaje que le están transmitiendo a sus colegas?

 
  
MPphoto
 

  Presidente. − Señor Daul, señor Schulz, me piden que tengan ustedes a bien dar ejemplo a los presentes.

 
  
MPphoto
 

  Giommaria Uggias (ALDE).(IT) Presidente, Señorías, la medida que hemos votado hoy sirve en cierto modo para aclarar el fenómeno de los flujos migratorios y elogia la labor de Frontex. Considero que esto debería verse de forma positiva y por tanto también el resultado de la votación.

No obstante, sí creo que esta postura debería verse acompañada por idéntica claridad en los Estados miembros, ya que este reto no solo afecta a las instituciones europeas sino también a la política de aquellos.

Debo decir sin embargo que por el momento no todos los Estados miembros han aplicado y ejercido dicha claridad, para empezar el Gobierno italiano con su política, pues ha abordado la situación de Lampedusa de forma cuestionable y llena de objeciones. Hay allí miles de migrantes que simplemente han sido abandonados a su suerte, si bien la solidaridad humana, por no decir la solidaridad jurídica, hubiese dado lugar a una atención inmediata y desde luego a un mayor respeto del que se ha hecho gala, aun cuando en todo caso el problema de orden legal tendría que considerarse, tal y como hemos hecho en esta casa.

 
  
MPphoto
 

  Cristiana Muscardini (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, si bien es cierto que muchos flujos migratorios surgen de la inestabilidad, somos un tanto reticentes a la hora de emplear ese término erróneo, ya que inestabilidad en realidad significa guerra, genocidio, violencia desaforada, revolución y miseria a la que se ve condenada esa gente, mientras que la Unión Europea permanece silenciosa. Hay también un deseo de libertad. La resolución que hemos votado pide una política de la UE para el Este y que sus instrumentos más adecuados encaren los diversos factores que originan esa inestabilidad.

Me pregunto cuál es la credibilidad que puede alcanzar esta política exterior, teniendo en cuenta que lo sucedido en Libia y en el Norte de África ha puesto de manifiesto que la UE carece totalmente de dicha política. Los Gobiernos de los Estados miembros actuaron cada uno por su lado, ofreciendo un espectáculo lamentable al mundo y a las personas a las que deberíamos haber ayudado. La única política para la acogida de refugiados que estuvo en condiciones de ofrecer la UE no contaba en absoluto con los requisitos necesarios. La isla de Lampedusa e Italia no recibieron respuesta alguna. Por tanto, votamos sin lugar a dudas a favor de esta medida, pero instamos a la Unión a que establezca por fin una política exterior digna de ese nombre.

 
  
MPphoto
 

  Frank Vanhecke (NI).(NL) Señor Presidente, me he abstenido en la votación sobre el informe Provera, básicamente porque considero que no es precisamente claro. En él se afirman y proponen muy diversas cosas, incluso contiene ideas sensatas, lo que es poco habitual en este Parlamento. Aun así, cabe lamentar que no sea más que un informe muy políticamente correcto que en ningún sitio, ni con una mera mención, un solo párrafo o una única frase, se atreve a cuestionar la nueva inmigración masiva hacia el continente europeo, ya de por sí sobrepoblado, pues se trata de algo que atañe principalmente a los países que conforman lo que antaño se conocía como Europa occidental y que no deja de ser una cuestión fundamental.

Mi propio país, Flandes, es el más densamente poblado de toda la Unión Europea. Una mayoría abrumadora de flamencos no quieren más inmigración, y menos procedente de países cuyas culturas y religiones consagran valores que nada tienen que ver con los nuestros. Ha llegado el momento de que el Parlamento Europeo escuche de una vez por todas a sus propios ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 

  Anna Maria Corazza Bildt (PPE). – Señor Presidente, convengo en que deberíamos tomar medidas a corto plazo para abordar la crisis humanitaria que sacude al Mediterráneo, para garantizar la dignidad de los afectados a través de instrumentos tales como Frontex. Nos hace falta también una visión a largo plazo para resolver los problemas vinculados a los flujos migratorios y para ayudar a la creación de empleo en los países de origen de esas personas.

Una de las herramientas clave de la Unión Europea es la política comercial. Es el momento de mejorar la apertura de nuestros mercados, para empezar con países como Egipto y Túnez. Tenemos que establecer también un diálogo que refuerce la relación comercial regional.

Contamos con el ejemplo exitoso de Turquía, tanto en términos de su unión aduanera como con la aplicación efectiva de las necesarias reformas democráticas. Ahora tenemos que atrevernos a hablar de uniones aduaneras y acuerdos de libre comercio con los países del Mediterráneo que se encaminan hacia la democracia y la ejecución de reformas.

Quisiera finalizar pidiendo al Consejo que adopte sin más demora el Convenio regional sobre las normas de origen preferenciales paneuromediterráneas.

 
  
MPphoto
 

  Daniel Hannan (ECR). – Señor Presidente, la premisa de este informe no es correcta. La idea de que la emigración es producto de la pobreza y la desesperación, si bien plausible de modo superficial, acaba por ser engañosa. La emigración, lo sabemos en términos históricos, es más bien el resultado de más riqueza y aspiraciones. Hemos visto muy recientemente que los grandes flujos migratorios procedentes de Túnez aparecieron una vez se restauró la democracia y se puso fin a la dictadura.

La verdadera razón que mueve a la gente y hace que recorra cientos de kilómetros en busca de una vida mejor es la oportunidad. Lo cierto es que en la Unión Europea hemos creado una situación en la que contamos con un desempleo estructural a gran escala y aun así nos vemos obligados a seguir importando mano de obra. En nuestro país, en el Reino Unido, hay más de cuatro millones de personas que o bien no tienen empleo o reciben prestaciones por invalidez y, aun así, seguimos recurriendo cada mes a personas del resto del mundo que llegan para desempeñar aquellos trabajos que no asumen quienes nacieron en el país. Tenemos a millones de personas atrapadas en la triste espiral de la dependencia y les hemos puesto en una situación en la que el trabajo ya no forma parte de su horizonte mental. Si queremos que la gente salga de esa lamentable situación, la respuesta no está en la política exterior, sino en la reforma del bienestar, de forma que nuestros propios ciudadanos recobren la dignidad y la independencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Syed Kamall (ECR). – Señor Presidente, uno de los factores que a menudo se soslaya en todo debate sobre inmigración es que muchas veces la situación es realmente complicada para quienes migran de un país a otro y que lo hacen en unas circunstancias tremendamente difíciles. Piensen cómo debe ser dejar atrás a la familia, el pueblo, la ciudad, los vínculos sociales, los amigos, tal vez sin saber jamás si los vamos a ver o cuándo los veremos de nuevo. ¿Qué les lleva a abandonar sus países y buscar una oportunidad, como decía el orador anterior, en Occidente? Pues bien, muy a menudo es porque escapan de condiciones y gobiernos que ya no les merecen confianza.

Nosotros podemos ayudar de diversas maneras. Consideremos algunas de las políticas de que disponemos: nuestra política de pesca, que fomenta el saqueo de los mares de las naciones africanas pobres por parte de grandes buques pesqueros, mientras sus pescadores locales se ven desesperados y sin trabajo, ¿y qué es lo que hacen? tratan de emigrar; nuestra política de asistencia, que mantiene a los gobiernos corruptos en el poder, lo que hace que para la gente no sea precisamente seductora la idea de quedarse en su país y les lleva a marcharse al extranjero, llegando así aquí.

Es algo que debemos enmendar. Tenemos que entender que a la gente le resulta difícil dejar atrás su país. Deberíamos asegurarnos de que nuestras políticas sirvan para que la gente pueda quedarse en su propio país.

 
  
  

Informe: Elisabeth Jeggle (A7-0016/2011)

 
  
MPphoto
 

  Jens Rohde (ALDE).(DA) Señor Presidente, para el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa es absolutamente crucial que se brinden los mismos derechos y oportunidades no solo para las mujeres, sino también para los hombres de las zonas rurales, iguales a los que disfrutan quienes viven en las ciudades. Si queremos contar con un sector agrícola europeo más sólido, que sea capaz de suministrar alimentos de buena calidad a toda Europa, tenemos que garantizar su atractivo tanto para los trabajadores como para las familias. Para que así sea, debemos darles a las zonas rurales oportunidades para crecer, innovar, crear empleo y desarrollarse. No es necesario imponerle al sector cuotas ni distribuciones forzadas en función del género. Por tanto, es también positivo que el Parlamento haya adoptado hoy el informe sobre la función de la mujer en la agricultura y en las zonas rurales, con lo que se envía así una señal muy clara de que, también aquí, las mujeres desempeñan un papel importante.

 
  
MPphoto
 

  Mario Pirillo (S&D).(IT) Señor Presidente, Señorías, la mujer siempre ha desempeñado un importante papel en la agricultura y en el sector rural. Es más, las mujeres representan el 42 % de la población activa, de un total de aproximadamente veintisiete millones de trabajadores.

A pesar del alto porcentaje, las mujeres no siempre cuentan con una buena representación en las organizaciones del sector y deben hacer frente a la discriminación en el proceso de toma de decisiones. Son muchos los ámbitos en los que las circunstancias de las mujeres podrían ser objeto de mejora, como por ejemplo una cobertura social adecuada.

Las instituciones europeas deberían por tanto tomar medidas para equilibrar esa desigualdad, tal vez mediante la supervisión del sector a través de un observatorio de mujeres emprendedoras en la agricultura, tal y como ya funciona en Calabria y en otras regiones de Italia.

El informe que se ha votado hoy, y que yo he apoyado, ofrece una visión implacable sobre la cuestión del éxodo desde el campo. Para contribuir a que los niveles de empleo se mantengan, necesitamos políticas y estrategias de apoyo pensadas para crear infraestructuras y servicios que encajen con las necesidades de la vida moderna y que se puedan aplicar en las zonas rurales.

 
  
MPphoto
 

  Peter Jahr (PPE).(DE) Señor Presidente, la vida y el trabajo han cambiado radicalmente en las zonas rurales, debido a la transformación de la sociedad, las modificaciones en la estructura social y las profundas alteraciones demográficas.

Si lo que queremos es que las mujeres de todas las generaciones se queden en el campo o animarlas a decantarse por una forma de vida rural, sus necesidades y exigencias deben tomarse mucho más en cuenta en la política de desarrollo. Deberíamos tener en cuenta que la situación para las mujeres que viven en zonas rurales ha cambiado en los últimos años y es ahora muy distinta. Las propias mujeres han participado a la hora de iniciar y conformar ese cambio, tanto de forma individual como a través de los grupos políticos femeninos.

Opino que nuestra ponente, la señora Jeggle, ha destacado correctamente ese hecho, por lo que creo que este informe es extremadamente importante. Después de todo, si lo que queremos es que las zonas rurales se desarrollen, no debemos centrarnos simplemente en la creación de infraestructuras y de un entorno destinado al turismo, sino que debemos hacer todo lo posible para que las familias se instalen de nuevo en esas áreas, lo que implica a hombres y mujeres por igual.

 
  
MPphoto
 

  Janusz Wojciechowski (ECR).(PL) Señor Presidente, he respaldado el informe Jeggle, entre otras cosas porque recomienda que se garanticen los fondos adecuados para la política agrícola de la Unión Europea. La tendencia al ahorro en el presupuesto de la UE, por otra parte totalmente apropiada, no debe ejecutarse a expensas de la política agrícola común. Si las zonas rurales y la agricultura de la Unión Europea no reciben la asistencia necesaria, va a resultar complicado mejorar el papel que desempeña la mujer en las zonas rurales y alentarlas a que vivan allí en esas condiciones tan difíciles, además de que será arduo lograr los objetivos de esta política clave, como la seguridad alimentaria, la protección del medio ambiente y el equilibrio territorial. Deberíamos tener esto en cuenta y, además, quisiera aprovechar esta oportunidad que me brinda este debate sobre el informe de la señora Jeggle para solicitar una vez más que la intención de ahorrar en la Unión Europea no se logre a costa de la política agrícola común.

 
  
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE).(ES) Señor Presidente, he votado a favor de este informe porque contribuye a combatir la invisibilidad que, hasta ahora, han tenido el trabajo y la contribución de las mujeres en el medio rural.

Sin esta aportación no habría sido posible, ni ayer ni hoy, mantener la población y la actividad fuera de las ciudades. Esta visibilidad tiene que plasmarse en reconocimiento social, pero, además, en prestaciones. La PAC debe incluir la orientación de género en sus programas de ayuda, con iniciativas especiales para el emprendimiento femenino. Además, debe ayudar a financiar servicios y potenciar aspectos como la digitalización del medio rural, que favorecen la igualdad de condiciones de vida en el medio urbano y en el rural.

Por su parte, los sistemas de seguridad social de los Estados también deben reconocer el trabajo de las mujeres en este ámbito, tanto en la vertiente productiva como en la asistencial, especialmente en el cuidado de personas dependientes y de niños.

 
  
MPphoto
 

  Cristiana Muscardini (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, a pesar de que las mujeres representan el 42 % de los 26 o 27 millones de trabajadores y que el 29 % de las empresas agrícolas las dirigen mujeres, su representación en el ámbito industrial es prácticamente inexistente y no refleja su importancia.

Esto ni es adecuado ni es normal, de ahí que la Unión deba proporcionarles a las mujeres un mayor papel en el sector rural y hallar soluciones adecuadas para la combinación de las actividades económicas que desarrollan. Se requiere igualdad de género, un tratamiento igualitario, la protección social de las madres y el reconocimiento del papel que desempeñan las mujeres en la agricultura.

Promover la formación continua es por tanto una de las cuestiones esenciales que ya no podemos seguir comprometiendo. Apoyamos las propuestas de la ponente, la señora Jeggle, para que las mujeres estén mejor representadas en todos los órganos políticos, económicos y sociales del sector agrícola y para respaldar las iniciativas de protección social destinadas a las mujeres que trabajan en calidad de pequeñas agricultoras, trabajadoras agrícolas y criadoras estacionales de animales.

La política agrícola común debe reconocer de forma específica a las mujeres, pues de lo contrario esta reforma resultará inútil y desde luego no vamos a poder concebir un futuro sin contratiempos si se poda la agricultura.

 
  
MPphoto
 

  Daniel Hannan (ECR). – Señor Presidente, no sé si recuerda usted una serie de televisión que tuvo mucho éxito en nuestro país, Life on Mars, protagonizada por un policía que de repente se encuentra de nuevo en lo que parece ser el comienzo de los años setenta.

Yo me sentí un poco como él cuando revisé la lista de votaciones hoy. Hete aquí que la UE nos presenta políticas sobre la mujer en la agricultura, los créditos a la exportación para empresas beneficiarias, subvenciones especiales para Unilever en la República Checa y para fabricantes de máquina herramienta en Polonia.

La década de los setenta fue un período aciago para Europa en su conjunto y para el Reino Unido en particular: una época de estanflación, desempleo y bancarrota nacional. Pero fueron cosas que no ocurrieron porque hubiera fuerzas tectónicas que se escaparan a nuestro control, sino como resultado de políticas mal concebidas, en concreto la noción de que los gobiernos podían elegir a los vencedores, deberían controlar ellos la economía y obtener resultados mediante la redistribución de recursos.

Los veintisiete Estados miembros han avanzado, pero la Unión Europea no lo ha hecho. Todavía nos hallamos en un mundo en el que se recauda dinero de los contribuyentes y se entrega a diversos clientes preferenciales.

¿Por qué? Porque si no hiciéramos eso, ¿para qué serviría la Unión Europea? Tal y como señaló Upton Sinclair en una ocasión, es muy difícil conseguir que alguien vea algo cuando su trabajo consiste en no verlo.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Záborská (PPE). – (SK) Señor Presidente, es correcto y adecuado que el informe presentado pretenda mejorar la situación de la mujer en las zonas rurales. Lamentablemente, no obstante, considera a las mujeres únicamente como trabajadoras o emprendedoras. No ve a las mujeres en su papel de madres, ni valora el trabajo informal y por tanto no remunerado que realizan. Sin embargo, la labor de las mujeres en el hogar y la atención de los miembros dependientes de la familia también supone una contribución significativa al bienestar de la sociedad.

Dicha labor representa hasta un tercio del PIB de los países europeos y aun así siempre hacemos como si no existiera. En lugar de reconocer abiertamente su importancia, presionamos a las mujeres para que obtengan un empleo o inicien una actividad empresarial. Del mismo modo, si se valorase la labor de la mujer precisamente en el ámbito agrícola y rural se mejoraría la calidad de vida de las familias y las comunidades.

 
  
  

Informe: Marian-Jean Marinescu (A7-0054/2011)

 
  
MPphoto
 

  Jens Rohde (ALDE).(DA) Señor Presidente, siempre le corresponderá a cada Estado miembro de forma individual tomar decisiones sobre su propia combinación energética. A tenor de ello, también es evidente que cada Estado miembro ha de asumir los costes si lo que desea es suprimir paulatinamente uno de los elementos que forman parte de la combinación. Sin embargo, en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria sobre todo, había varias centrales nucleares de la época soviética que estaban muy lejos de cumplir nuestros requisitos en materia de seguridad, de ahí que fuera además necesario y sensato apoyar su desmantelamiento.

El problema es que la planificación que se ejecutó allí o, para ser más exactos, la carencia de un plan, simplemente no debe repetirse. Es fácil ver que, hasta finales de 2013 habremos gastado un total de tres mil millones de euros y todavía sin haber logrado desmantelar las centrales, lo que demuestra que la planificación es deficiente. La Comisión debe elaborar un análisis pormenorizado de la eficiencia financiera que revisten los proyectos, ya que todo futuro apoyo debe tener como condición que los países puedan demostrar que han gestionado los fondos de que disponen actualmente de forma correcta.

 
  
MPphoto
 

  Sergej Kozlík (ALDE). – (SK) Señor Presidente, el informe presentado sobre el estado de la financiación para el desmantelamiento de las centrales nucleares nos brinda una idea clara de cuál es la situación hoy por hoy. Estoy plenamente de acuerdo con una de las principales conclusiones del informe, cuando señala que desmantelar estas instalaciones en los países afectados va a requerir también la contribución de los fondos europeos más allá de 2013. Los países en cuestión no tendrán la capacidad de financiarlo única y exclusivamente con sus propios recursos.

Por ejemplo, Eslovaquia, presionado por la UE, desmanteló en 2006 y 2008 dos módulos de la central nuclear de Jaslovské Bohunice que se habían remodelado por completo. Según las conclusiones del Organismo Internacional de Energía Atómica, dichos módulos cumplían todos los criterios de seguridad. Las repercusiones económicas de esta medida son considerables y seguirán multiplicándose debido a los altos costes a largo plazo que genera el pleno desmantelamiento de este tipo de instalaciones. La Unión Europea deberá disponer además de fondos para ayudar al desmantelamiento de las centrales nucleares en su previsión financiera de los años 2013-2020.

 
  
MPphoto
 

  Jarosław Kalinowski (PPE).(PL) Señor Presidente, la política energética y sobre todo la seguridad energética en el sentido más amplio del término, es un tema que provoca discusiones acaloradas en todas las partes del mundo, tras lo sucedido recientemente en Japón. El desastre ocurrido en la central nuclear de Fukushima demostró hasta qué punto debemos trabajar con el fin de poner en marcha un sistema de suministro energético eficaz y respetuoso con el medio ambiente, pero sobre todo seguro. Este problema no atañe solo a Asia, sino a todos los países de cualquier continente. De haber centrales nucleares que deban clausurarse por motivos de seguridad, hagamos todo lo que esté en nuestra mano para garantizar que efectivamente se lleve a cabo y de forma eficaz. Debemos respaldar todas aquellas medidas que den lugar a la implantación de fuentes energéticas nuevas y seguras y, a la hora de tomar decisiones, nuestra prioridad absoluta ha de ser siempre la seguridad pública. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 

  Salvatore Iacolino (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, no cabe duda de que un informe como el presentado por el señor Marinescu no puede sino ser objeto de respaldo y consenso, incluso en un contexto todavía regido por el aluvión emocional generado por los sucesos de Fukushima. El planteamiento totalmente equilibrado y prudente que emplea el señor Marinescu en su documento me ha llevado a apoyarlo sin ambages.

Además, es evidente que el compromiso con Lituania, Eslovaquia y Bulgaria debe ser continuo y consistente, mientras que al mismo tiempo otras actividades varias, las denominadas simplemente «pruebas de resistencia» y el resto de pruebas diseñadas con fines de seguridad, deberían garantizar esta en el sector nuclear. No hay margen para el error, por motivos que conocemos perfectamente.

Los programas de financiación ya se estipularon hace tiempo y se han confirmado. Esperemos que toda la operación arroje resultados positivos y concretos, lo que pondría de manifiesto que se avanza en la dirección que todos nosotros deseamos.

 
  
MPphoto
 

  Paolo Bartolozzi (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, la cuestión de proporcionar recursos financieros adecuados a fin de garantizar el desmantelamiento de las centrales nucleares ya se ha abordado en la legislación de la Unión Europea relativa a la seguridad en el sector nuclear. En estos momentos, a la luz de los últimos acontecimientos internacionales y las decisiones correspondientes que han tomado los Gobiernos de los Estados miembros a ese respecto, la cuestión está de plena actualidad.

Hemos manifestado nuestro apoyo a la labor del señor Marinescu, quien aborda casos específicos existentes en varios países que, tras su adhesión, asumieron obligaciones concretas para desmantelar las centrales nucleares y obtuvieron un apoyo especial de la Unión Europea para tal fin.

Más allá de los casos específicos, sobre esta cuestión estamos obligados a establecer un sistema de supervisión eficaz para verificar y comprobar el estado de las centrales nucleares sitas en territorio de la UE. Es más, el número de reactores que se considera deben desmantelarse en la UE en un futuro próximo es bastante elevado.

Será por tanto esencial, también y sobre todo en los casos mencionados, asegurar que haya mecanismos de garantía que habiliten los recursos financieros adecuados, necesarios para afrontar los requerimientos tanto ordinarios como extraordinarios.

 
  
MPphoto
 

  Giommaria Uggias (ALDE).(IT) Señor Presidente, Señorías, como firme defensor de la causa antinuclear, he apoyado este informe, no solo porque considero que el desmantelamiento de estas centrales será beneficioso para todos, sino también porque espero que no se permita la construcción de más.

Hoy nos enfrentamos a una bomba de relojería en toda Europa. La actividad de las centrales nucleares para fines civiles se basa en prácticas de ingeniería ahora obsoletas y anacrónicas. Puede decirse que su seguridad es más que nada teórica: todo va bien hasta que algo pasa. De hecho, trabajamos con protocolos de hace cincuenta años que, en realidad, no contemplan hechos que son cada vez más imprevisibles. No se podía prever la posibilidad de que se cometiesen atentados terroristas ni tampoco la existencia de desastres naturales, no solo terremotos, que lamentablemente son cada vez más habituales en este mundo nuestro asolado por las catástrofes.

 
  
MPphoto
 

  Alajos Mészáros (PPE).(HU) Señor Presidente, he apoyado el informe, que también implica de forma directa a mi país, Eslovaquia. En 2004, los Gobiernos de Lituania, Eslovaquia y Bulgaria se comprometieron en sus tratados de adhesión a cerrar de forma gradual algunas de sus centrales nucleares. Dicho cierre suponía una enorme carga económica, de ahí que la UE se involucrase con ayuda financiera para ejecutar el desmantelamiento hasta finales de 2013. La UE dispone de una experiencia limitada en el ámbito del desmantelamiento nuclear. Los cierres pueden tener efectos directos en el suministro energético del país afectado y de los Estados miembros vecinos.

Debe fomentarse el desarrollo de fuentes energéticas alternativas, competitivas y cuya emisión de carbono sea reducida, a fin de asumir las consecuencias negativas. Del mismo modo, debemos proporcionar los recursos financieros adecuados para garantizar que el desmantelamiento se realiza en pleno cumplimiento de la normativa de seguridad. La Unión Europea va a poder hacer uso de la experiencia recabada a lo largo de los procesos de cierre de las centrales nucleares cuya vida económica toca a su fin. En función de los resultados y con la mirada puesta en 2013, cabe suponer que muchos de los proyectos de inversión ya habrán finalizado prácticamente y que tendremos a nuestra disposición un nuevo modelo de estructuras de desmantelamiento y gestión. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 

  Michail Tremopoulos (Verts/ALE).(EL) Señor Presidente, he votado a favor del informe Marinescu, precisamente porque en el Sudeste y en el Este de Europa existe un amplio legado de reactores nucleares extremadamente peligrosos, como en Bulgaria, Rumanía y Eslovaquia. Sin embargo, a lo largo de todos estos años se han destinado miles de millones de euros de los contribuyentes europeos para modernizarlos y prolongar su vida. Básicamente estamos subvencionando el lobby nuclear, que se empeñó en su reacondicionamiento. Fukushima nos ha demostrado una vez más que se deberían cerrar estos reactores, si bien no se contempló ninguna disposición financiera al respecto en los costes de operación de los mismos, lo que supone la subvención desmedida y escandalosa de un método de producción energética peligroso, caro y contaminante. Ahora, no obstante, podemos modificar la voluntad política, haciendo que las subvenciones destinadas al reacondicionamiento de los reactores inseguros se asignen a su cierre, se congelen los proyectos de ejecución de nuevos reactores, se redistribuyan los recursos de financiación del Euratom y de las numerosas subvenciones del ITER y se encaucen los destinados al diseño y construcción de nuevos reactores hacia una economía que esté basada al 100 % en fuentes energéticas renovables en 2050. Nos encontramos en una situación de emergencia y debemos responder a ello.

 
  
MPphoto
 
 

  Radvilė Morkūnaitė-Mikulėnienė (PPE).(LT) Señor Presidente, quisiera felicitar al ponente por un informe tan duro pero también en muchos casos totalmente cierto. Quisiera destacar y llamar a la atención de mis colegas que, junto con Eslovaquia y Bulgaria, Lituania ha cumplido las obligaciones que se estipulan en su acuerdo de adhesión y ha cerrado sus antiguos reactores nucleares de la época soviética en el plazo establecido. La mayoría de los proyectos relativos al cierre de Ignalina ya se han aplicado o bien se están poniendo en marcha. Evidentemente existen una serie dificultades. Cuando acceda al poder un nuevo Gobierno en Lituania y se establezca la Junta de la Central Nuclear de Ignalina, se espera que sea posible iniciar un proceso contra quienes eludieron realizar la labor convenientemente y también revisar el acuerdo sobre la construcción de depósitos destinados a los residuos del combustible nuclear, tratando de que las condiciones sean favorables. Estoy plenamente de acuerdo en que se deben gestionar los fondos y emplear los recursos con total transparencia, garantizando así por tanto la seguridad nuclear. En todo caso, puesto que estamos debatiendo sobre nuevas centrales nucleares, quisiera aprovechar esta oportunidad para hacerles saber a mis colegas que en la frontera de la Unión Europea con Rusia y Belarús hay planes para construir centrales eléctricas con reactores experimentales, algo a lo que le debemos prestar nuestra atención.

 
  
  

Informe: Barbara Matera (A7-0060/2011)

 
  
MPphoto
 

  Jens Rohde (ALDE).(DA) Señor Presidente, en realidad no me di cuenta de que íbamos a tener la posibilidad de explicar el sentido de nuestro voto en relación con esta resolución pero, puesto que es así, lo voy a hacer muy brevemente. El Partido Liberal Danés está básicamente en contra del Fondo de Adaptación a la Globalización. Sin embargo, ya que se tomó la decisión de crearlo y una vez que aquellos países que cumplen los requisitos en él establecidos presentaron sus solicitudes, evidentemente debemos conceder los fondos que se han requerido. Por ese motivo nosotros hemos votado a favor.

 
  
MPphoto
 

  Nicole Sinclaire (NI). – Señor Presidente, he votado en contra de los dos informes Matera sobre la movilización del Fondo de Adaptación a la Globalización para la República Checa y Polonia, no porque tenga nada en contra de estos países, ni mucho menos, sino porque tengo muy en cuenta a mis electores de las West Midlands y desde luego su contribución por valor de cuarenta y ocho millones de libras esterlinas, que el Reino Unido paga a diario a la Unión Europea.

Permítame que le diga algo sobre las West Mistlands: tenemos la tasa más alta de desempleo juvenil y nuestra principal industria se ha diezmado, en parte debido a la financiación de empleos que ha llevado a cabo la Unión Europea en Eslovaquia, lo que provocó la desaparición de empleos fundamentales en la planta de Ryton.

En 2004, fue por supuesto el Reino Unido el que asumió la carga de la ampliación de la UE, ya que fue el único que no estableció barreras, lo que tuvo un coste en los servicios públicos. Otro ejemplo de gasto que asumen mis electores es nuestra contribución a las prestaciones familiares de los habitantes de Europa del Este. La gente viene al Reino Unido, trabaja aquí y presenta solicitudes para los niños que residen en los países de Europa Oriental.

Lo que nos gustaría hacer, y lo que a mí me gustaría ver, es que los 48 millones de libras esterlinas diarias permanezcan en el Reino Unido y se destinen a servicios públicos básicos, en lugar de transferirlos, teniendo en cuenta además que la contabilidad de la UE lleva catorce años sin someterse a una auditoría.

 
  
MPphoto
 
 

  Seán Kelly (PPE).(GA) Señor Presidente, me satisface apoyar estas propuestas presentadas por Bairbre de Brún, deseándoles mucho éxito a los trabajadores de la República Checa y Polonia. Sin embargo, mucho me temo que acabarán disgustados y desalentados, tal y como ocurrió en mi circunscripción, sobre todo en el caso de Dell, en Limerick, y de Waterford Crystal, en Waterford.

El FEOGA es un concepto maravilloso pero, lamentablemente, demasiado inflexible. Como resultado de ello, gran parte de los fondos se devuelven a la Unión Europea, por lo que sugiero que cuando haya remanentes, el Estado miembro en cuestión pueda proponerle a la Comisión la mejor forma de hacer uso de ellos, en nombre de los trabajadores.

(GA) De hacerse así, va a ser de gran ayuda para los trabajadores desempleados, además de mejorar enormemente la imagen de la Unión Europea.

 
  
  

Informe: Eva-Britt Svensson (A7-0065/2011)

 
  
MPphoto
 

  Jens Rohde (ALDE).(DA) Señor Presidente, la violencia contra las mujeres es un problema presente en todo el mundo y es por supuesto importante tener una posición al respecto, tanto personalmente como desde un punto de vista político. De ahí que claramente debamos adoptar también una postura sobre esta cuestión a nivel europeo. Cuando se debaten estos problemas, en lugar de erigir un árbol de Navidad adornado con diversas iniciativas, yo lo que hubiese preferido es que la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género se centrase un poco más en las iniciativas que en realidad quiere que considere ahora la Unión Europea. Al haber otros asuntos similares, considero que esto conferiría más peso a nuestras acciones, las haría más eficaces y por tanto más adecuadas para las mujeres afectadas y, en ese sentido, sería favorable para la credibilidad de las iniciativas que proponemos nosotros aquí en el Parlamento.

 
  
MPphoto
 

  Anna Maria Corazza Bildt (PPE). – Señor Presidente, la violencia contra las mujeres no es un asunto privado, sino un delito que debe ser perseguido. Debemos romper el silencio. Es importante respetar la cultura y la religión, pero esto no debería ser nunca una excusa para los crímenes de honor, la mutilación genital, la trata de personas, la violencia doméstica y los matrimonios forzosos. El Programa de Estocolmo aporta un nuevo marco de políticas para impulsar la lucha contra la violencia hacia las mujeres y exige medidas concretas. Yo animo a la Comisión a que presente una estrategia que contemple propuestas prácticas.

He votado a favor de este informe pues considero que debemos aunar esfuerzos entre los partidos políticos para denunciar y combatir todas las formas de violencia contra la mujer. Respaldo el principio y la mayoría de las propuestas, si bien las disposiciones judiciales y de derecho penal deberían establecerse a nivel nacional, tal y como estamos haciendo en Suecia. De hecho, combatir la violencia es crucial para la organización femenina de mi partido, mediante actividades prácticas y la concienciación no solo en torno a la protección de las mujeres sino también a su autonomía y el establecimiento de una cultura de respeto hacia su dignidad. He puesto en marcha una campaña sobre estos temas en los medios de comunicación sociales e invito a todos a unirse a ella.

 
  
MPphoto
 

  Silvia Costa (S&D).(IT) Señor Presidente, Señorías, como ya han dicho mis colegas, creo que al votar a favor de este informe elaborado por la señora Svensson nos comprometemos a garantizar que la Comisión cumpla con su propósito de adoptar una comunicación antes del final de 2011, sobre la aplicación de una estrategia y un plan de acción europeo para combatir la violencia contra las mujeres, con el establecimiento de una visión global, que contemplará por tanto diversos casos, desde la violencia sexual a la doméstica o la mutilación genital femenina y, así lo espero, todas las nuevas formas de violencia. Me refiero con ello a la inducción actual a la violencia, muchas veces alentada por la publicidad y los medios de comunicación, así como a las formas de chantaje y las violaciones de los derechos humanos de las mujeres en el lugar de trabajo, cuando deciden ser madres o ya son madres trabajadoras.

Tras la aplicación y adopción de la Directiva sobre la trata de seres humanos, con la que el Parlamento se comprometió plenamente, y la Directiva sobre la orden europea de protección, considero que sería conveniente contar con una directiva específica sobre esta cuestión en el nuevo marco jurídico que establece el Tratado de Lisboa y el Programa de Estocolmo.

 
  
MPphoto
 

  Licia Ronzulli (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, hasta que no se hayan erradicado por completo todas las formas de violencia contra las mujeres, no podremos decir que la nuestra es una sociedad moderna y por fin democrática. Una vez más, el Parlamento presta atención a este brutal fenómeno, que por desgracia sigue siendo sorprendentemente habitual.

Las cifras lo dejan claro: al menos una de cada cinco mujeres es víctima de violencia física o sexual a lo largo de su vida y la violencia es en realidad la primera causa de fallecimiento y discapacidad entre las mujeres de 15 a 44 años, más incluso que el cáncer o los accidentes de tráfico.

Por tanto, hace falta una verdadera movilización permanente para crear un mecanismo jurídico global que combata todas las formas de violencia contra la mujer. Debemos transmitir un claro mensaje en el día de hoy. El objetivo final es este: este virus letal ya no puede encontrar más terreno fértil.

 
  
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE).(ES) Señor Presidente, la violencia contra las mujeres es la consecuencia directa de la discriminación; por ello necesitamos una política integral con una atención especial a los niños de las mujeres maltratadas.

Es necesario que tengan derecho a asistencia jurídica y psicológica gratuita, centros de acogida y prestaciones económicas que promuevan su autonomía, juzgados especializados, protocolos de actuación y formación especial para el personal sanitario, policial y judicial, y que se elaboren estadísticas y recojan datos para conocer la dimensión real del problema y aplicar las políticas más adecuadas a nivel europeo.

 
  
MPphoto
 

  Frank Vanhecke (NI).(NL) Señor Presidente, me he abstenido en la votación final del informe Svensson, de ahí que recurra a la explicación de mi voto para decir que yo también considero que la violencia contra las mujeres es inconcebible y totalmente inaceptable.

Sin embargo, me he abstenido en la votación final ya que considero que este informe viola una y otra vez el principio de subsidiariedad, muy valioso para mí, y no creo que crear otra burocracia, observatorios u otros organismos europeos sea lo deseable, antes al contrario. Me incomoda además la actitud, la corrección política que hace que erróneamente aparezca el término «islam» aunque sea una sola vez, en este informe, aun cuando esa fe, con su cantidad de normas y principios atrasados, desempeña obviamente un papel crucial en la discriminación y violencia contra las mujeres. Algo cierto en el mundo islámico, por supuesto, pero lamentablemente también aquí. Llamemos a las cosas por su nombre y digamos por tanto que el islam, en su estado actual y real, es retrógrado y misógino.

 
  
MPphoto
 

  Anna Záborská (PPE). – (SK) Señor Presidente, acojo favorablemente el informe de la señora Svensson, porque hace progresar el debate relativo a los derechos de la mujer. Al condenar la violencia contra las mujeres embarazadas, el informe declara, y cito: «el agresor pone en peligro la vida de más de una persona». Llevo años esforzándome por que no se contrapongan los derechos de la mujer a los derechos de los niños aún no nacidos. El informe Svensson, desgraciadamente, aún no ha superado este conflicto.

La restricción de los derechos reproductivos de las mujeres, que en estos momentos se entiende principalmente como el derecho al aborto, sigue considerándose una forma de violencia contra la mujer. Sin embargo, si consideramos finalmente a los niños aún no nacidos como seres humanos, el aborto inducido constituye un acto de violencia contra el niño no nacido.

Al elaborar una estrategia para la lucha contra toda forma de violencia, la Comisión debe armonizar los derechos de las mujeres y los derechos de los niños no natos. La nueva estrategia debería proteger a las mujeres al tiempo que debe, asimismo, incluir mecanismos para la protección de niños no nacidos. Esto también se desprende del informe presentado, pero debe leerse atentamente.

 
  
MPphoto
 

  Nicole Sinclaire (NI). – Señor Presidente, he votado en contra del informe Svensson. Obviamente, estoy completamente a favor de denunciar la violencia, especialmente la violencia contra las mujeres, así que ¿por qué entonces he votado en contra del presente informe? He votado en contra porque, como ha manifestado un colega poco antes, se trata un poco de un túnel del tiempo. Nos retrotrae a los años setenta y a la corrección política y en ese aspecto es muy simplista. Solamente quiere volver a reproducir las luchas de principios de los setenta.

También me preocupa un poco la naturaleza penal que quiere introducir. Es lo que hace la Unión Europea, ¿no? Presenta un tema sobre el que todo el mundo está de acuerdo —lo terrible que es la violencia contra las mujeres— y luego prepara las cosas e introduce el derecho penal. Después, antes de darnos cuenta, esto se habrá extendido cada vez a más y más áreas.

Vergüenza debería darle a la Unión Europea elegir semejante tema, incluso a pesar de tratarse de un informe de iniciativa propia, porque aquí es donde empieza. Aquí es donde empieza la toma de poder y debería avergonzarse de ello. Lo que necesitamos son medidas reales en lo que respecta a la violencia contra las mujeres a nivel de cada Estado miembro.

 
  
  

Explicaciones de voto por escrito

 
  
  

Informe: Barbara Matera (A7-0059/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Regina Bastos (PPE), por escrito. (PT) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) se creó en 2006 con el fin de prestar asistencia adicional a los trabajadores afectados por las consecuencias de los cambios importantes en la estructura del comercio internacional y para ayudar a su reinserción en el mercado laboral. Desde el 1 de mayo de 2009, el ámbito de aplicación del FEAG se ha ampliado a fin de incluir un apoyo a los trabajadores despedidos como consecuencia directa de las crisis económica, financiera y social.

En este momento, cuando nos enfrentamos a esta grave crisis en la que el aumento del desempleo constituye una de las principales consecuencias, la UE debería utilizar todos los medios a su alcance para reaccionar, especialmente en lo que respecta al apoyo que debe prestarse a aquellos que se enfrentan a la realidad cotidiana del desempleo. Esta es la razón por la que voto a favor del presente informe relativo a la movilización del FEAG en favor de la República Checa, con el objetivo de apoyar a los trabajadores despedidos en tres empresas cuya actividad se desarrolla en el ámbito de la clasificación estadística de actividades económicas de la Comunidad Europea (NACE), en el marco de la división 28, revisión 2, de fabricación de maquinaria y equipo.

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Bielan (ECR), por escrito. – (PL) La crisis económica mundial ha hecho que se haya visto agravada la situación financiera de muchas empresas polacas. Los problemas asociados con la reducción de los niveles de producción tienen mayor repercusión en los ciudadanos corrientes que trabajan para estas empresas. El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización se creó con el fin de salvaguardar la ayuda a los trabajadores despedidos como consecuencia de los cambios en la estructura del comercio mundial provocados por la globalización. Su objetivo principal es ayudar a estas personas a volver a incorporarse al mercado laboral. La presente solicitud de movilización del Fondo en beneficio de los trabajadores de las empresas polacas de la región de Podkarpackie es la primera de este año. Como representante de los intereses polacos en el Parlamento Europeo, apruebo la decisión de la Comisión de transferir dinero del Fondo con el fin de aplicar los objetivos establecidos en la solicitud. Gracias a la presente Decisión, los trabajadores despedidos de tres compañías del sector de la maquinaria de la región de Podkarpackie están recibiendo cerca de 500 000 euros en concepto de apoyo financiero. Al votar a favor de la resolución quisiera, al mismo tiempo, expresar mi esperanza de que la Comisión apruebe solicitudes similares en el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE), por escrito. (ES) La solicitud cumple los requisitos exigidos por la FEAG y se refiere a 200 de los 594 despidos que se produjeron en nueve meses en tres empresas polacas que se dedicaban a la fabricación de maquinaria y equipos y redujeron en un 58% sus exportaciones. El 20% de los afectados tiene más de 54 años y el 10%, más de 64. Estas ayudas permitirán mejorar la formación a los despedidos para su futura incorporación a nuevos empleos.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Estoy satisfecha con el trabajo llevado a cabo sobre la base del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), sobre todo en apoyo a los trabajadores afectados por los cambio en el comercio mundial. También apoyo la decisión de movilizar el Fondo en favor de Polonia, en beneficio de los trabajadores del sector de fabricación de maquinaria y equipos que han sido despedidos como resultado de la crisis económica y financiera. Se trata de una medida muy oportuna, dada la caída importante de las exportaciones que ha tenido lugar en este sector, que ha venido acompañada, como consecuencia, de una tasa de desempleo igualmente preocupante.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La solicitud se refiere a 594 despidos en tres empresas cuya actividad se desarrolla en la región de Podkarpackie de Polonia, en el sector de la fabricación de maquinaria y equipos. Esta es la primera solicitud que va a ser examinada en el ámbito del presupuesto de 2011. Se basa en el criterio de intervención expresando en el artículo 2, letra b), del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), que requiere al menos 500 despidos en un período de nueve meses en las empresas cuya actividad se desarrolle en una región o dos regiones contiguas en el nivel NUTS II.

La Comisión de Empleo y Asuntos Sociales ha evaluado favorablemente los respectivos criterios de admisibilidad. El FEAG fue creado en 2006 con el objetivo de proporcionar apoyo adicional a los trabajadores que han sido despedidos y que sufren las consecuencias de cambios estructurales importantes en los modelos comerciales mundiales, así como para ayudarlos a reintegrarse en el mercado laboral. Como resultado de la revisión del Reglamento del FEAG en 2009, el alcance del fondo se amplió a efectos de aportar ayuda a los trabajadores despedidos como consecuencia directa de la crisis económica y financiera mundial. El presupuesto anual disponible para el FEAG es de 500 millones de euros. Considero que sería conveniente realizar los esfuerzos necesarios para acelerar la movilización de este instrumento, lo que permitirá que la ayuda llegue a los trabajadores que lo necesitan con mayor rapidez.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El presente informe trata sobre una propuesta de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la movilización de 453 570 euros del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), a fin de apoyar la reintegración de los trabajadores polacos que han sido despedidos como consecuencia de la crisis económica y financiera actual. Esta solicitud, la primera en ser aprobada en el ámbito del Presupuesto 2011 de la UE, fue presentada por Polonia el 27 de abril y afecta a 594 trabajadores de la región de Podkarpackie que estaban trabajando en el área de fabricación de maquinaria y equipos. Teniendo en cuenta que esto implica un instrumento presupuestario específico, y que la cantidad solicitada es legalmente aceptable y cumple con las disposiciones del Acuerdo Interinstitucional del 17 de mayo de 2006 entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea, es decir, el punto 28, voy a votar en favor de esta propuesta, y espero que contribuya a reducir las dificultades económicas de los habitantes de esta región, y al relanzamiento de la economía local.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) La situación de la agricultura y los problemas a los que se enfrenta el mundo rural son indisociables de la profunda crisis del sistema o de las políticas actuales, como por ejemplo, la política agrícola común (PAC), principal responsable de la continua disminución de la agricultura en algunos Estados miembros: todo está orientado hacia los intereses de los agricultores a gran escala y a la agroindustria del norte de Europa, destruyendo la agricultura familiar y comprometiendo la viabilidad de las explotaciones pequeñas y medianas.

El papel de la mujer en la agricultura y el desarrollo de las zonas rurales resulta sumamente importante, ya que representan alrededor del 42 % de los trabajadores agrícolas, son una piedra angular del mantenimiento de las explotaciones activas, y garantizan una lucha eficaz contra la desertificación de las zonas rurales.

A pesar de estar desprovisto de cualquier crítica realista hacia la PAC, el informe aprobado es, en general, positivo en su enfoque y en cómo reconoce el papel de la mujer. Declara que «la promoción de la igualdad de género es un objetivo fundamental de la UE y sus Estados miembros», junto con la creación de mejores condiciones de vida en las zonas rurales y la lucha contra el fenómeno de la desertificación, para lo cual resulta fundamental defender unas «buenas infraestructuras de transporte» y mejorar el «acceso de todos al transporte», con el fin de luchar contra la «exclusión social y las desigualdades sociales que afectan principalmente a las mujeres».

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito (PT) El presente informe permite la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) para Podkarpackie maquinaria de Polonia. Hay que recordar que Polonia ha solicitado la asistencia para 594 trabajadores despedidos en tres empresas, en la división de fabricación de maquinaria y equipos de la región NUTS II de Podkarpackie.

Los despidos están relacionados con el impacto de la crisis económica y financiera, que ha provocado una caída en las exportaciones de las empresas Huta Stalowa Wola SA, HSW - ZZN y DEZAMET SA del 47 %, 34 % y 58 % respectivamente, lo que significa que las empresas cumplen los criterios de admisibilidad establecidos en el Reglamento del FEAG. La Comisión Europea propone, pues, la movilización de la suma de 453 570 euros. El resultado, afirman, ha sido una reducción considerable en la producción de maquinaria y equipos, lo que demuestra los efectos de la crisis en las empresas en cuestión de este país.

Los 594 despidos tienen consecuencias graves para las condiciones de vida, el empleo y la economía local, motivo por el cual la movilización del FEAG es de la mayor importancia para apoyar a los trabajadores afectados. Por eso hemos votado a favor, aunque consideramos que lo más importante sería evitar que estas empresas vayan a la quiebra y los empleos se pierdan.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización se ha creado con el fin de proporcionar ayuda adicional a los trabajadores que sufren las consecuencias de cambios estructurales importantes en los modelos comerciales mundiales. La solicitud correspondiente (asunto FEAG/2010/013 PL/Podcarpackie maquinaria de Polonia) fue presentada a la Comisión el 27 de abril de 2010 y complementada con información adicional hasta el 4 de agosto de 2010. Dicha solicitud se presentó con arreglo a los criterios de intervención del artículo 2, letra b), del Reglamento FEAG, que exige que se produzcan como mínimo 500 despidos, durante un periodo de referencia de nueve meses, en empresas cuya actividad se desarrolle en el marco de una misma división de la NACE, revisión 2 de una región o dos regiones contiguas en el nivel NUTS II de un Estado miembro, y fue presentada dentro del plazo de diez semanas previsto (artículo 5 del Reglamento). En su evaluación, la Comisión indica que la solicitud cumple los criterios de admisibilidad establecidos por el Reglamento FEAG, y recomienda que la Autoridad Presupuestaria apruebe esta solicitud, por lo tanto, he votado a favor del presente documento que, en mi opinión, contribuirá a evitar consecuencias sociales negativas. También considero que otros Estados miembros de la UE deberían aprovechar más las oportunidades ofrecidas por los fondos de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) en favor de Polonia, porque considero que este instrumento representa un valioso recurso para apoyar a los trabajadores que atraviesan dificultades a causa de la crisis económica. Como ya se ha mencionado varias veces, desde 2006, el FEAG ha venido prestando un apoyo práctico a los trabajadores europeos que han sido despedidos ya sea por razones asociadas con la deslocalización de sus empresas o, tras la modificación de 2009, a causa de la crisis económica, con el fin de ayudar a su reintegración en el mercado laboral. La votación de hoy versaba sobre una solicitud de asistencia en relación con 594 despidos (200 de los cuales se presentan como destinatarios de la ayuda) que se han producido en tres empresas cuya actividad se desarrolla en el marco de la división 28 («Fabricación de maquinaria y equipo») de la NACE, revisión 2, en la región NUTS II de Podkarpackie. La cantidad total de fondos aportados por el FEAG asciende a 453 750 de euros. Para concluir, recibo positivamente la adopción del informe, que demuestra el FEAG es un recurso útil y eficaz para la lucha contra el desempleo derivado de la globalización y la crisis económica.

 
  
MPphoto
 
 

  Elżbieta Katarzyna Łukacijewska (PPE), por escrito. – (PL) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización se creó para proporcionar apoyo adicional a los trabajadores afectados por las consecuencias de los importantes cambios estructurales en el comercio mundial. Hoy el Parlamento Europeo ha votado una solicitud para aprobar el desbloqueo de más de 450 000 euros para los trabajadores despedidos de tres empresas ubicadas en la región de Podkarpackie. Quisiera hacer hincapié en que el respaldo de la UE supone un gran impulso para la región que represento, ya que permitirá a los trabajadores que han sido despedidos volver a incorporarse al mercado laboral, y los fondos serán destinados a la formación, al reciclaje, a nuevos equipos y a ayudas para convertirse en trabajadores por cuenta propia. La región de Podkarpackie es una de las más pobres de Polonia, y por eso estoy muy contenta de que reciba ayuda de la UE. Me gustaría dar las gracias a todos los que han votado a favor de la prestación de apoyo financiero.

 
  
MPphoto
 
 

  Barbara Matera (PPE), por escrito. (IT) Estoy satisfecha con la aprobación de la asignación de 453 000 euros del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) para los trabajadores polacos que han resultado despedidos en el sector de fabricación de maquinaria. Siguiendo las recomendaciones de la Comisión de Presupuestos, la Comisión Europea ha ingresado alrededor de 50 millones de euros en créditos de pago para la línea presupuestaria del FEAG en el presupuesto de 2011. Esto nos permite aprobar la asignación de los fondos necesarios sin menoscabo de las demás partidas presupuestarias destinadas a la financiación de acciones importantes relacionadas con objetivos y programas de la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor del presente informe que brinda apoyo, a través del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, a 594 trabajadores despedidos de Polonia. Los 450 000 euros se utilizarán para reciclar y respaldar a los trabajadores en una transición difícil.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Una vez más, nos vemos condenados a aprobar la concesión de una limosna miserable por parte de la UE a las víctimas de las políticas de deslocalización. La lógica en la que se basa el Fondo Europeo de Adaptación de Adaptación a la Globalización resulta intolerable. Me abstengo simplemente por consideración hacia los trabajadores polacos, cuyo dolor podría aliviarse un poco con esta ayuda hipócrita.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La Unión Europea es un espacio de solidaridad y el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) forma parte de él. Esta ayuda resulta esencial para ayudar a los desempleados y a las víctimas de las deslocalizaciones de empresas que se producen en un contexto globalizado. Cada vez hay un mayor número de empresas que se deslocalizan, aprovechando los bajos costes de la mano de obra en distintos países, particularmente China y la India, con efectos perjudiciales para los países que respetan los derechos de los trabajadores. El FEAG está destinado a ayudar a trabajadores víctimas de las deslocalizaciones de las empresas, y resulta fundamental para facilitar el acceso a un nuevo empleo. El FEAG ha sido utilizado por otros países de la UE en el pasado, por lo que ahora es oportuno conceder esta ayuda a Polonia, que ha solicitado asistencia en relación con 594 despidos —200 de los cuales se presentan como destinatarios de la ayuda— que se han producido en tres empresas cuya actividad se desarrolla en el marco de la división 28 («Fabricación de maquinaria y equipo») de la NACE, revisión 2, en la región NUTS II de Podkarpackie, en Polonia.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. (ES) Si bien he votado a favor de esta propuesta de concesión de la ayuda destinada a los trabajadores de Podkarpackie maquinaria de Polonia, considero que ésta es una medida analgésica y paliativa de las consecuencias del modelo capitalista y no supone ningún avance en la lucha contra la raíz de las causas de la crisis. Estoy de acuerdo con la movilización de recursos procedentes del Fondo Europeo para la Adaptación a la Globalización a favor de los ciudadanos despedidos por los cambios estructurales en los modelos comerciales o como consecuencia directa de la actual crisis económica y financiera. Creo estos fondos pueden ser útiles para el objetivo último de facilitar la reinserción laboral de estos trabajadores. Igualmente, he votado a favor convencido del carácter complementario de esta asistencia respecto a las ayudas por despido que recoge cada legislación nacional y convenio colectivo. Por ello, en ningún caso esta movilización de fondos procedentes del FEAG puede suplantar ni eludir las responsabilidades legales de gobiernos y empresas con los despedidos.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. – Teniendo en cuenta que Polonia ha solicitado asistencia con respecto a los casos de los 594 despidos producidos en el período comprendido entre el 1 de junio de 2009 y el 1 de marzo de 2010 (200 de los cuales se presentan como destinatarios de la ayuda) en tres empresas dedicadas a la fabricación de maquinaria y equipos en la región de Podkarpackie, en Polonia, apruebo y respaldo absolutamente una posición tan activa por parte del Gobierno polaco, así como las opiniones de mis colegas del Grupo S&D. Lamentablemente, el gobierno de mi país —Letonia— no responde a ninguna de mis peticiones ni de mis cartas y de este modo no recurre a la ayuda del Fondo de Estabilización para superar la crisis financiera.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) se creó para proteger a los trabajadores despedidos como consecuencia de la crisis económica y financiera mundial. Polonia ha solicitado ayuda en relación con 594 despidos producidos en la región de Podkarpackie. Es justo y correcto que ofrezcamos apoyo personal a los trabajadores que han resultado despedidos como consecuencia de la globalización y de la crisis económica, ayudando a su reinserción en el mercado laboral. Por eso he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) se creó para prestar ayuda adicional a los trabajadores afectados como consecuencia de importantes cambios estructurales en los patrones del comercio mundial. El 15 de febrero de 2011, la Comisión adoptó un nuevo proyecto de decisión sobre la movilización del FEAG en favor de Polonia, con el objetivo de apoyar la reinserción en el mercado laboral de los trabajadores despedidos como consecuencia de la crisis económica y financiera mundial. En este caso, se trata del despido de 594 trabajadores —200 de los cuales se presentan como destinatarios de la ayuda— en tres empresas de fabricación de maquinaria y equipos en la región de Podkarpackie de Polonia, durante el periodo de referencia de nueve meses comprendido entre 1 de junio de 2009 y el 1 de marzo de 2010. Se trata de la primera solicitud sometida a examen en el marco del presupuesto de 2011 y hace referencia a la movilización de un importe total de 453 570 euros. La evaluación de la Comisión llegó a la conclusión de que existe un vínculo entre los despidos y los grandes cambios estructurales producidos en los patrones del comercio mundial o la crisis financiera y económica, y que estos despidos han sido de naturaleza imprevista. La solicitud cumple todos los criterios de admisibilidad establecidos en el Reglamento FEAG, razón por la que he votado a favor de la movilización del Fondo.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. (PT) La solicitud de intervención del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) de Polonia se refiere a 594 despidos —200 de los cuales se presentan como destinatarios de la ayuda— en tres empresas de la división 28 («Fabricación de maquinaria y equipo») de la NACE, revisión 2, en la región NUTS II de Podkarpackie. De acuerdo con el examen de la Comisión, esta solicitud cumple con todos los criterios de admisibilidad definidos legalmente. En virtud del Reglamento (CE) nº 546/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 18 de junio de 2009, que modifica el Reglamento (CE) nº 1927/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de diciembre de 2006, por el que se establece el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, el alcance del FEAG se amplió para cubrir temporalmente su intervención en situaciones como esta, en la que, como resultado directo de la crisis económica y financiera mundial, se han producido «como mínimo 500 despidos, durante un periodo de referencia de nueve meses, en empresas cuya actividad se desarrolle en el marco de una misma división de la NACE, revisión 2 de una región o dos regiones contiguas en el nivel NUTS II». Por eso he votado a favor de la presente Resolución, con la esperanza de que la movilización del FEAG contribuyan a la reinserción efectiva de estos trabajadores en el mercado laboral.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Hemos solicitado que las instituciones implicadas, como de costumbre en estos casos, realicen los esfuerzos necesarios a fin de acelerar la movilización del FEAG.

Por otra parte, el Parlamento aprecia, en este sentido, la mejora del procedimiento establecido por la Comisión, tras la petición del Parlamento de acelerar la concesión de subvenciones, con el objeto de presentar ante la Autoridad Presupuestaria la evaluación de la Comisión acerca de la admisibilidad de una solicitud del FEAG, junto a la propuesta de movilizar el Fondo y espera que se puedan llevar a cabo nuevas mejoras en el procedimiento en el marco de las próximas revisiones del Fondo.

Sin embargo, recuerda también el compromiso de las Instituciones de garantizar un procedimiento sencillo y rápido para la adopción de las decisiones sobre la movilización del FEAG, prestando un apoyo individual excepcional y por tiempo limitado a los trabajadores que hayan sido despedidos como resultado de la globalización y la crisis financiera y económica, destaca el papel que el FEAG puede desempeñar en la reinserción de trabajadores despedidos en el mercado laboral y, sin embargo, pide una evaluación de la integración a largo plazo de estos trabajadores en el mercado de trabajo como consecuencia directa de las medidas financiadas por el FEAG.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito (IT) El 15 de febrero de 2011, la Comisión adoptó un proyecto de decisión relativo a la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) en favor de Polonia, con el objetivo de apoyar la reintegración en el mercado laboral de los trabajadores despedidos debido a la crisis financiera y económica mundial. La solicitud se refiere a 594 despidos (200 de los cuales se presentan como destinatarios de la ayuda) que se han producido en tres empresas cuya actividad se desarrolla en el marco de la división 28 («Fabricación de maquinaria y equipo») de la NACE, revisión 2, en la región NUTS II de Podkarpackie, durante el periodo de referencia de nueve meses comprendido entre 1 de junio de 2009 y el 1 de marzo de 2010. Mi voto a favor de la resolución de hoy reitera la opinión favorable ya manifestada en la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Skinner (S&D), por escrito. – A pesar de votar a favor del presente informe, me parece irónico que este fondo exista cuando no todos los países de la UE lo utilizan. La parte restante de este fondo se repatría a los Estados miembros cuando acaba el año como parte de su «reembolso». Sin embargo, el hecho de que algunos países, como el Reino Unido, no utilicen este Fondo, que es su derecho establecido, en casos como el cierre de la planta de té Twining en Andover, plantea algunas dudas. Los que tratan de entender las ventajas/desventajas del reembolso se preguntan si no resulta más correcto y eficaz que los países hagan uso directo de la dotación del FEAG a nivel local.

La segunda ironía se refiere a la participación política y económica; la participación en todos los niveles de valor añadido de la UE. Que el Reino Unido se reserve el derecho a no participar en los fondos gestionados a escala de la UE por los beneficios que le pueda generar más tarde es, en este caso, un enfoque incierto e incluso claramente erróneo.

El Reino Unido está renunciando a acceder a la financiación sobre la base del principio de la no aplicación de este fondo con el fin de recibir un reembolso. Aquellos que están buscando ayuda para volver trabajar —en Sandwich, Kent y Andover, Hampshire— encuentran escasa justificación en decir «no», y esta es otra decepción del gobierno del Reino Unido.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – He votado a favor del presente informe, que proporcionará financiación para medidas personalizadas a fin de ayudar a los trabajadores que han sido despedidos de Polonia.

 
  
  

Informe: Fiorello Provera (A7-0075/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de esta importante Resolución sobre flujos migratorios provocados por la inestabilidad: ámbito de aplicación y papel de la política exterior de la UE. La inestabilidad política, social y económica, la falta de seguridad, la represión política y los regímenes autoritarios son las principales fuerzas motrices de la migración, que priva a las comunidades afectadas de perspectivas e ingresos viables en sus países y, por lo tanto, del derecho a elegir si emigrar o no, poniendo de este modo sus vidas en constante peligro, y les deja la emigración como única opción. Los dramáticos acontecimientos ocurridos recientemente en Egipto y otros países del Norte de África y Oriente Próximo han aumentado claramente el flujo de inmigrantes legales e ilegales hacia Europa. La Unión Europea debe, por tanto, estar preparada para soportar el flujo de inmigración. Solamente puede hacerlo dotándose de una política de inmigración sensata y eficaz, similar a la aplicada en Canadá, Australia o Nueva Zelanda. Estoy de acuerdo con la posición del ponente en la necesidad de instar a la Comisión a que vele por que cualquier acuerdo de readmisión firmado por la UE y sus Estados miembros respete plenamente los derechos humanos y el principio de «no-devolución» y no ponga en peligro a ninguna persona que necesite protección internacional. De esta manera, la UE demostrará una vez más que los valores y el respeto por los derechos humanos son lo más importante e inalienable, y las personas que buscan asilo se sentirán seguras y respetadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (PPE), por escrito. (IT) La inestabilidad política, social y económica, la falta de seguridad y la represión política llevada a cabo por los regímenes autoritarios, son los principales factores subyacentes a la migración y las olas migratorias que se extienden sin cesar en algunos países de la cuenca del Mediterráneo, lo que les hace imposible manejar las numerosas dificultades que comportan las emergencias humanitarias.

Durante las últimas semanas ha sido imposible ignorar los miles de inmigrantes que han llegado a Lampedusa tras los disturbios en los países del Norte de África. El noventa por ciento de ellos son jóvenes de entre 15 y 35 años de edad, que están arriesgando sus vidas con la esperanza de encontrar mejores oportunidades. A pesar de los extraordinarios esfuerzos del Gobierno italiano, las administraciones locales y la Cruz Roja italiana, la situación en la isla es de emergencia: no existen indicios de que las llegadas vayan a ir disminuyendo hasta detenerse, y se nota el retraso de la UE, que tiene unos plazos burocráticos que resultan incompatibles con la situación.

En la actualidad, la UE tiene el deber de desarrollar una política eficaz a escala mundial en materia migración que prevea la creación de un sistema europeo de asilo, la implementación de un programa de reasentamiento obligatorio que sea capaz de distribuir responsabilidades de manera equitativa, y los acuerdos con los Estados miembros para fomentar desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Antoniozzi (PPE), por escrito. (IT) Tanto los acontecimientos recientes como los que siguen produciéndose actualmente en la otra orilla del Mediterráneo son testimonio de cómo la inestabilidad en esta región y los consiguientes flujos migratorios representan un reto al que la Unión Europea debe hacer frente.

El fenómeno migratorio es preocupante por la evolución y tensiones que pudiera ocasionar, tanto en lo referente a las relaciones entre los países de origen y destino de los inmigrantes, como también entre sus países de origen y de tránsito. Tenemos que reforzar las medidas de prevención, optimizando los recursos financieros y mejorando las estructuras institucionales existentes. Debemos mantener la inmigración ilegal bajo control y, en este sentido, considero que la ampliación de los acuerdos de migración constituye un remedio eficaz para obtener resultados a corto plazo y reducir la inestabilidad de los flujos migratorios.

Estoy de acuerdo con el análisis del informe y, en particular, coincido en que se debería incluir un mecanismo bilateral que permita un seguimiento activo del estado de la protección de las minorías —u otros grupos que pudieran ser objeto de abuso o sufrimiento como consecuencia de la inestabilidad— en la preparación de los instrumentos de acción exterior para después de 2013. Por eso he votado a favor del presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del presente informe. Los recientes acontecimientos en Egipto y otros países del Norte de África y Oriente Próximo han aumentado el flujo de inmigrantes legales e ilegales a Europa. Los Estados miembros de la Unión europea se enfrentan a una inmigración forzada, que es el resultado de economías fracasadas, del empobrecimiento, de violaciones de los derechos humanos, de la degradación ambiental, la creciente brecha entre países ricos y pobres, las guerras civiles y las persecuciones políticas. La gestión de los flujos migratorios supone un enorme desafío para la Unión Europea, que debe tomar medidas a fin de establecer una política común en materia de inmigración capaz de contribuir a una reducción de la inmigración ilegal. Estoy de acuerdo en que es necesario tomar medidas preventivas en todos los acuerdos comerciales bilaterales de la UE, incluidas las cláusulas de derechos humanos, y se debería considerar la aplicación de sanciones correspondientes para los países que no cumplan con tales cláusulas.

 
  
MPphoto
 
 

  Regina Bastos (PPE), por escrito. (PT) Europa se enfrenta a un aumento de los flujos migratorios como consecuencia de la inestabilidad que se vive en muchos países, y esto representa un reto para la UE. Estos fenómenos migratorios podrían ser causa de tensiones entre los países de origen y de destino, así como entre los países de origen y de tránsito.

La estrategia de la UE debería combinar las medidas de cooperación al desarrollo con una visión política más integral que abarque la seguridad, la cooperación regional y los acuerdos bilaterales. El presente informe identifica los siguientes ámbitos de acción posibles en este sentido: alentar a los países de tránsito y los países de origen para lograr una mayor estabilidad económica e institucional, intensificar la propia mediación de la Unión Europea y los esfuerzos de prevención de conflictos en cooperación con organizaciones regionales, negociar acuerdos bilaterales de inmigración con los países de tránsito y desarrollar una agenda económica que incluya medidas específicas para aumentar los niveles de empleo en los países socios de la UE. La Comisión debería tratar de reforzar las sinergias entre el pilar del desarrollo y el pilar de seguridad y desarrollo mediante la creación de nuevos instrumentos de acción exterior para el periodo posterior a 2013. Por todas estas razones, he votado a favor del presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Baudis (PPE), por escrito.(FR) He votado a favor del presente texto relativo a los flujos migratorios. De hecho, los acontecimientos que están experimentando actualmente nuestros vecinos del sur se traducen en altos niveles de inmigración hacia las costas europeas. Ahora más que nunca tenemos que coordinar nuestra política exterior y de inmigración. Este es un problema verdaderamente europeo y ahora no es momento de egoísmos nacionales. Los países mediterráneos de la Unión Europea no deberían tener que lidiar solos con la gran afluencia de inmigrantes ilegales: este esfuerzo debe ser compartido por todos los países de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE), por escrito.(ES) He votado a favor de este informe porque aborda de manera realista, al fijar objetivos a medio y largo plazo, un problema cuyo origen está en el desequilibrio entre países desarrollados y los que no lo son, y en las violaciones de los derechos humanos en muchas partes del mundo.

El informe apunta procedimientos para prevenir la inmigración ilegal, pretende implicar en el enfoque global de este problema a los países emergentes y a todos los implicados desde el origen, en el tránsito y hasta el destino. Igualmente, me parece especialmente positivo insistir en la idea de condicionar las políticas de cooperación al grado de respeto a los derechos humanos y las referencias que se hacen a la protección de los colectivos más desfavorecidos, como las mujeres o los menores no acompañados.

 
  
MPphoto
 
 

  Slavi Binev (NI), por escrito. – (BG) He votado a favor de la presente resolución porque los flujos migratorios causados por la inestabilidad de un país suponen un reto para toda la Unión Europea. La Resolución marca un primer paso hacia la creación de una política europea común en materia de gestión de la inmigración. Esta política también debe tener un efecto disuasorio. Para lograr esto, es necesario combinar todos los instrumentos posibles de cooperación de la Unión Europea en el ámbito del desarrollo social y económico, ejerciendo de ese modo una influencia directa sobre las causas de inestabilidad de los países donde se originan los flujos migratorios.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del presente informe. La inmigración es un tema especialmente relevante que se ha puesto de relieve recientemente, ya que debido a los acontecimientos del Norte de África, la Unión Europea, como región vecina, se ha visto obligada a recibir un gran flujo de inmigrantes. El informe llama la atención sobre los muchos factores subyacentes a los flujos migratorios, tales como los factores políticos y sociales, la inestabilidad económica y el cambio climático, que siguen sin tomarse en cuenta a la hora de estudiar las razones de la migración en masa. Por todas estas razones, se hace hincapié en que la UE necesita un enfoque más eficaz para la migración, que venga a complementar los instrumentos de política exterior. Estos instrumentos ayudarían a abordar las fuentes de inestabilidad en los países de origen, fuentes de inestabilidad que obligan a las personas a emigrar en masa a países vecinos más estables. El informe también pide a la Comisión que elabore propuestas en materia de migración legal que resulten más fáciles de manejar y que puedan promover el progreso económico y social en los países de recepción, tránsito y origen. Se ha manifestado que las peores violaciones de los derechos humanos, así como las actividades criminales, que a menudo se han convertido en un negocio para los organizadores de esas actividades, se encuentran precisamente ligadas a la inmigración ilegal. Por último, destaca la necesidad de evaluar la situación demográfica en la propia UE, a fin de calcular con exactitud cuántas personas puede recibir Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Sebastian Valentin Bodu (PPE), por escrito. (RO) La Unión Europea debe hacer frente a las corrientes migratorias causadas por guerras y conflictos armados, tensiones étnicas, violaciones de los derechos humanos y desastres naturales en terceros países. La Unión debe afrontar eficazmente este reto mediante la aplicación de medidas preventivas y el empleo de instrumentos de política exterior más adecuados con el fin de abordar las causas de la inestabilidad directamente, de modo que la emigración se convierta en una oportunidad más que en una necesidad desesperada. Una política europea en materia de migración debe combinar medidas de cooperación al desarrollo con una visión política más amplia que abarque acuerdos bilaterales en materia de cooperación regional y seguridad con los países de origen y de tránsito, la protección de los derechos humanos y la democratización.

La política exterior europea debería complementar y generar sinergias con las políticas de inmigración, centrándose en las causas de inestabilidad y los problemas estructurales de los países de origen. También debe tratar de establecer un diálogo permanente con los países de tránsito, con el fin de regular los flujos migratorios y aplicar de manera uniforme las normas internacionales sobre derechos humanos en materia de inmigración.

 
  
MPphoto
 
 

  Vito Bonsignore (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del informe por el señor Provera, porque creo que representa un paso adelante en el camino hacia la meta de la solidaridad entre los Estados miembros.

Durante las últimas semanas en particular, Italia ha sido el destino de miles de inmigrantes que huyen de los países del Norte de África. Frente a una situación tan difícil, la UE no puede abandonar a mi país, sino que debe hacer todo lo posible por garantizar que se respeten los tratados, especialmente el artículo 80 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, necesitamos optimizar los recursos financieros y las estructuras existentes. Por ejemplo, el papel de la agencia de fronteras Frontex tiene que fortalecerse y también financiarse mejor. La protección de los derechos humanos, el aumento de los recursos financieros, el desarrollo de las democracias, el Estado de Derecho y los acuerdos bilaterales son instrumentos que, si se utilizan correctamente, pueden contribuir con seguridad a evitar una inmigración masiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Březina (PPE), por escrito. – (CS) Estoy de acuerdo en que es necesario proponer una estrategia integrada de la UE a largo plazo para países inestables que aborde las causas básicas de los flujos migratorios. Sin embargo, no comparto la creencia de que el Consejo deba presentar un plan de acción para la distribución de la carga sobre la base del principio de solidaridad consagrado en el artículo 80 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. El reasentamiento de los refugiados de esta región debería ser responsabilidad de los Estados a los que migran los refugiados, y si el flujo se vuelve insostenible, la respuesta debería residir en el endurecimiento de la política de asilo e inmigración de la UE. En este contexto, considero alarmantes los llamamientos para crear un sistema común de asilo de la UE y un programa común de reasentamiento de la UE. La creación de un enfoque integral de la Comisión para la inmigración legal es una buena idea, pero no debe estar vinculada a las necesidades del mercado laboral europeo o a la capacidad de cada Estado miembro de recibir e integrar a inmigrantes. La gestión de los flujos migratorios debe seguir siendo principalmente responsabilidad de los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Recibo con satisfacción los esfuerzos realizados por la UE destinados responder a los retos creados por la inestabilidad y los flujos de inmigración, que afectan, no solo a los países de origen, sino también los países de tránsito, en diversas áreas relacionadas con la violencia, las violaciones de los derechos humanos, etc. Por lo tanto, apoyo una política activa en este campo, que trate de resolver los factores iniciales de desestabilización en los países de origen, como la falta de estructuras económicas y democráticas. Esta es la única manera de eliminar las consecuencias negativas de la inmigración, que debería ser positiva y productiva, y no un medio de escape. Esta política debería traducirse en cooperación entre los países de origen y de tránsito, sobre la base de un diálogo encaminado a lograr resultados sólidos, eficaces y duraderos.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) He votado en contra del informe sobre los flujos migratorios, ya que, a pesar de que contiene un análisis relativamente preciso y equilibrado de las causas fundamentales que conducen a las personas a abandonar su país, el informe no contiene las conclusiones o propuestas necesarias. Por un lado, persiste en el planteamiento de dividir a las personas en inmigrantes legales e ilegales y en la percepción utilitarista de inmigrantes «útiles» y no útiles, relacionando así sus derechos con las diferentes «cuotas» aplicadas por la Unión y los Estados miembros. Por otro lado, el informe vincula el fenómeno de la inmigración a las cuestiones de seguridad, creando de ese modo confusión, equiparando a los inmigrantes con diversas actividades «terroristas» y de carácter criminal, y fortaleciendo las prácticas e ideologías que los convierten en criminales.

En este contexto, el informe refuerza todavía más el papel «paternalista» de la Unión, hasta el punto de proponer vincular el pilar relativo a la ayuda al desarrollo que brinda la UE a terceros países con el pilar de la «seguridad», alterando así completamente la naturaleza y el propósito de dicha ayuda.

 
  
MPphoto
 
 

  Corina Creţu (S&D), por escrito. (RO) Después de que las conferencias anteriores se hayan centrado en principios, espero que la cuarta Conferencia de las Naciones Unidas en Estambul esté orientada hacia la determinación de resultados y la elaboración de indicadores claros con el fin de reducir a la mitad el número de países menos desarrollados para 2020. De los 51 países en vías de desarrollo, en los que el 78 % de la población vive con menos de 1,25 euros al día, solo tres han salido de esta categoría en los últimos años. La situación es preocupante ya que estos países son los más vulnerables a duras pruebas como la crisis financiera y alimentaria y el cambio climático, mientras que se enfrentan también a la pobreza extrema, la falta de infraestructuras y el aumento del desempleo. Esta realidad pone de manifiesto que, lamentablemente, la comunidad internacional no ha cumplido con los compromisos establecidos en el Programa de Acción de Bruselas. Espero que, durante la Conferencia, en la que representaré al Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, nos centremos en obtener coherencia en términos de políticas de desarrollo y métodos para la implementación de mecanismos innovadores de financiación, con el objetivo de proporcionar una ayuda más eficaz a estos países que deben ser alentados a poner en práctica políticas adecuadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) Nos encontramos ante una cuestión bastante importante, y hay que tener en cuenta su naturaleza compleja a la hora de llevar a cabo su análisis. El informe en cuestión analiza la importancia de continuar con los tratados de cooperación relacionados con la Política Europea de Vecindad (PEV). El fenómeno de la emigración impulsada por la crisis y la inestabilidad tiene repercusiones negativas para el país de origen, el país de destino y las poblaciones desplazadas. Hay que revertir este fenómeno, de modo que la emigración generada por estas circunstancias deje de ser el último recurso: un escape de una situación de inseguridad, de un desarrollo económico débil, de la inestabilidad o del miedo. En esta explicación de voto, reitero la necesidad de adoptar medidas que garanticen y fomenten la estabilidad y la seguridad en los países de origen. La prevención debe ser la perspectiva utilizada a fin de reducir estos flujos migratorios generados por la inestabilidad y la crisis. Considero que la política exterior europea, y muy especialmente la PEV, deberían proporcionar ayuda a esas regiones del mundo, promoviendo la seguridad, la estabilidad y la protección de los derechos humanos como parte de un proceso de de desarrollo ampliado, tal y como expuse en mi informe relativo a la revisión de la Política Europea de Vecindad del Sur, que también será sometido a votación esta semana.

 
  
MPphoto
 
 

  Marielle De Sarnez (ALDE), por escrito.(FR) Algunos Estados miembros tienen que lidiar con una afluencia masiva de personas procedentes del sur del Mediterráneo en búsqueda de protección. Ellos no pueden hacer frente solos a estas situaciones humanitarias y de inmigración de emergencia. Deben aumentarse los recursos humanos, materiales y también financieros de Frontex a fin de brindar un mayor apoyo a operaciones como Hermes y Poseidón. Los diputados al Parlamento Europeo piden al Consejo Europeo que elabore un plan de acción para el reasentamiento de los refugiados, aplicando la cláusula de solidaridad entre los Estados miembros. En efecto, el artículo 80 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea menciona el principio de solidaridad y de reparto equitativo de responsabilidades entre todos los Estados miembros en lo que respecta al control de la gestión de fronteras y a las políticas de asilo e inmigración. Debemos forjar lazos de cooperación a medio y largo plazo con los países de origen de futuros inmigrantes y establecer asociaciones de movilidad a fin de permitir que sus ciudadanos vengan y trabajen, estudien y viajen legalmente entre ambas orillas del Mediterráneo.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor del informe sobre los flujos migratorios provocados por la inestabilidad: ámbito de aplicación y papel de la política exterior de la UE. La inestabilidad política, social y económica, la falta de seguridad, la represión política y el cambio climático empujan a las comunidades a la inmigración, por lo que la UE tiene que desarrollar una política común en materia de inmigración que incluya, en particular, la promoción del progreso económico y social en los países de recepción, tránsito y origen y el refuerzo de la cohesión social mediante la mejora de la integración de los inmigrantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Göran Färm, Anna Hedh, Olle Ludvigsson, Marita Ulvskog y Åsa Westlund (S&D), por escrito. (SV) Los socialdemócratas suecos estamos de acuerdo en que los flujos migratorios provocados por la inestabilidad constituyen un reto para la UE y que se requieren mayores esfuerzos para abordar las causas de la inestabilidad y los problemas estructurales de los países de origen. Sin embargo, consideramos importante que la UE asuma una responsabilidad real por los inmigrantes que vienen aquí y que no relegue la responsabilidad a nuestros países vecinos, como se propone en el apartado 9. Apoyamos el llamamiento realizado para que la dimensión de los derechos humanos quede claramente reflejada en el trabajo de Frontex, especialmente el derecho de una persona a abandonar su país, la prohibición de la devolución de inmigrantes y el derecho a solicitar asilo. Hemos observado problemas con algunos de los trabajos que Frontex ha llevado a cabo hasta la fecha y no apoyamos la parte del texto que declara que el Parlamento Europeo acoge con satisfacción el éxito de las actividades llevadas a cabo por Frontex.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La relación entre los centros de inestabilidad —social, económica o política— y los flujos migratorios hacia la Unión Europea resulta evidente. La política exterior de la Unión no puede quedar simplemente excluida de este fenómeno: debe tratar de entenderlo y vigilarlo del modo más amplio posible. En realidad, la UE tiene que adoptar medidas a fin de optimizar el uso de sus recursos financieros y las estructuras institucionales, y gestionar eficazmente los flujos migratorios provocados por la inestabilidad actualmente existente en algunas zonas del mundo.

Una política de prevención que utilice los instrumentos de política exterior más adecuados con el fin de abordar y afrontar las causas de la inestabilidad, podría ayudar a transformar la actual «trágica necesidad» de la emigración en una «oportunidad» para la emigración. Hay que promover el Estado de Derecho, proteger los derechos humanos, y propiciar el desarrollo de la democracia y de las economías. Sin estos esfuerzos de desarrollo común en los países implicados, trabajando en colaboración con sus ciudadanos y estructuras sociales, no será posible contribuir eficazmente a la reducción de la inestabilidad.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El presente informe se centra en los flujos migratorios provocados por la inestabilidad política que experimentan algunas regiones del mundo, en particular, el Norte de África y el sur del Mediterráneo. Esta situación, que afecta a los países del sur de Europa, especialmente a Italia —todos seguimos la situación en la isla de Lampedusa, a la que han llegado más de 20 000 personas— y a la isla de Malta, ha traído a más de 400 000 refugiados a Europa. Con el fin de minimizar esta situación, además de movilizar del Fondo Europeo para los Refugiados, resulta fundamental que la UE aplique un plan más sostenido cuyo objetivo sea prestar asistencia humanitaria y garantizar las necesidades básicas de estas personas tan pronto como sea posible. También tiene que elaborarse un programa regional destinado a los refugiados de Egipto, Túnez y Libia, tanto en relación con el asilo como en relación con la protección de los refugiados, a fin de prevenir la trata de personas y de preparar su regreso a sus países de origen. Acojo favorablemente la adopción del presente informe, ya que indica que la UE va a abordar las causas estructurales de los problemas derivados de los flujos migratorios a través de su política de cooperación exterior, sin prejuicios de ningún tipo.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Existen razones para los flujos migratorios. Los factores más importantes son factores como las guerras y los conflictos armados, las violaciones sistemáticas de los derechos humanos y los conflictos y la represión étnica y religiosa. Sin embargo, las catástrofes naturales y la pobreza resultante de la ausencia de estructuras económicas y democráticas adecuadas se encuentran también entre las causas más frecuentes de los flujos migratorios.

Los efectos de la crisis del capitalismo mundial y las consecuencias de su desarrollo irregular y asimétrico están agravando la situación económica y social en muchos países. Los levantamientos en el mundo árabe constituyen asimismo una expresión de este fenómeno, que tiende también a aumentar los flujos migratorios. El discurso de la Unión Europea con respecto a esta materia es a menudo hipócrita y funciona con arreglo una política de doble rasero. Por un lado, afirma defender los derechos humanos en terceros países, manteniendo no obstante una visión interesada de ellos cuando se trata de atacar a cualquiera de estos países. Por otra parte, es cómplice de que persistan situaciones graves como las que se producen en Lampedusa, Italia.

La prevención de estos flujos migratorios exige medidas fundamentadas en una verdadera política de cooperación y ayuda al desarrollo, en la solidaridad y la promoción de la paz, incluida la resolución pacífica de conflictos, algo que no ocurre en la actualidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Sabemos que las guerras y los conflictos armados, las tensiones étnicas, las violaciones sistemáticas de los derechos humanos, como la imposibilidad de practicar la propia religión, los desastres naturales y la pobreza resultante de la falta de estructuras económicas y democráticas adecuadas son las principales causas de los flujos migratorios.

El panorama actual es que la situación tenderá a empeorar, debido a la crisis que está atravesando el capitalismo y a sus consecuencias sociales, incluyendo los levantamientos en los países árabes.

Por eso la Unión Europea no puede continuar con su política hipócrita de doble rasero, que afirma defender los derechos humanos en terceros países al tiempo que permite que persistan situaciones graves como la de Lampedusa.

Es preciso que dispongamos de una política de prevención y de medidas de cooperación para el desarrollo, con una visión política más amplia que incluya, sobre todo, la solidaridad y la salvaguardia de los derechos humanos, algo que no ocurre en la actualidad.

En general, la Comisión Europea y el propio Parlamento Europeo conceden prioridad a sus intereses económicos y geoestratégicos y se olvidan de la solidaridad y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, aprobando directivas vergonzosas como la Directiva de retorno.

Por este motivo he votado en contra del presente informe, a pesar del hecho de que incluye uno o dos puntos positivos.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito.(FR) Me gustaría ofrecer mi apoyo a los habitantes de Lampedusa, que se enfrentan a la superpoblación, la inseguridad, problemas de suministro y, posiblemente, amenazas sanitarias, pero que, en opinión de este Parlamento, ocupan un segundo lugar con respecto a las decenas de miles de inmigrantes ilegales que llegan a sus costas. También quisiera decir a las autoridades italianas que es a África y no a Europa, a donde deberían dirigir los barcos fletados para la repatriación de estos inmigrantes ilegales. La mayoría de estas personas provienen de Túnez, un país donde al parecer se está llevando a cabo una maravillosa aventura democrática, en la que tienen el deber de participar. No podemos seguir albergando a todos aquellos que se sientan incómodos en su propio país, porque allí está lloviendo... o porque no lo hace, porque hay una dictadura... o porque no la hay, porque el país está subdesarrollado, o porque está en desarrollo. La principal motivación de estos inmigrantes es puramente económica.

Nuestras políticas de ayuda al desarrollo deberían animar a las personas a permanecer en su propio país e incluso deberían estar supeditadas a ello y al retorno de sus ciudadanos. Contrariamente a lo que manifiesta el ponente, no existe tal cosa como el «derecho» a emigrar. Los ciudadanos europeos, por otro lado, quienes deberían ser su primera prioridad, son los que poseen pleno derecho a decir «BASTA» y a ser escuchados.

 
  
MPphoto
 
 

  Nathalie Griesbeck (ALDE), por escrito.(FR) He votado a favor del presente informe parlamentario sobre «flujos migratorios provocados por la inestabilidad: ámbito de aplicación y papel de la política exterior de la UE» y deseo centrarme en una serie de aspectos recogidos en este informe. Desde la caída del Presidente Ben Ali, cerca de 24 000 tunecinos han llegado a la isla de Lampedusa y a las costas de Italia y miles de libios también han huido de su país, devastado por la guerra desde febrero. Ante la revelación de este drama humano, la respuesta y solidaridad europeas son absolutamente necesarias. Nuestro informe aboga por un sistema de solidaridad en relación con el reasentamiento de refugiados del cierta. Nuestro informe pide que se aplique la «cláusula de solidaridad» entre los Estados miembros con respecto a las políticas en materia de control de fronteras, asilo e inmigración. Nuestro informe también solicita que el presupuesto posterior a 2013 incluya una disposición relativa a los fondos de emergencia con el fin de ofrecer una respuesta rápida en materia de inmigración y asilo en Europa. Todos estos aspectos son necesarios en una verdadera política europea de asilo, una política que llevamos mucho tiempo pidiendo y que debe basarse en los principios de coherencia, responsabilidad, solidaridad y respeto por los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylvie Guillaume (S&D), por escrito.(FR) He votado a favor de este informe de iniciativa propia porque pone de relieve las verdaderas causas de los flujos migratorios, es decir, la inestabilidad política, social y económica, la falta de seguridad, la represión política, la violación de los derechos humanos, así como el cambio climático. El presente informe destaca la importancia de dotar a los países de origen de estrategias sostenibles en el marco de la Política Europea de Vecindad (PEV) y de la política en materia de cooperación al desarrollo de la UE. De este modo, se cuestiona el mito de la inmigración cero, recordándonos que no se puede detener la migración y que la UE necesita una inmigración fuerte, pero controlada, para compensar el envejecimiento de la población y abordar otros problemas sociales y económicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Ian Hudghton (Verts/ALE), por escrito. – El informe Provera aborda una serie de cuestiones importantes relativas a la migración y pone de relieve la importancia de los derechos humanos. Los derechos humanos han constituido el centro de las campañas llevadas a cabo en Escocia y el Reino Unido para poner fin a la detención de niños solicitantes de asilo. El Gobierno británico se ha comprometido a poner fin a esta obscenidad: pero hasta la fecha sus intenciones han resultado insuficientes.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He aceptado el presente documento, debido a que los flujos migratorios provocados por la inestabilidad constituyen un reto para la Unión Europea. Las guerras y los conflictos armados, las tensiones étnicas, las violaciones sistemáticas de los derechos humanos —como la imposibilidad de practicar la propia religión— los desastres naturales y la falta de estructuras económicas y democráticas adecuadas son las principales causas de este tipo de flujo migratorio. Este fenómeno resulta especialmente preocupante porque puede generar o exacerbar tensiones, no solo entre los países de origen y los de destino, sino también entre los países de origen y de tránsito. Para superar con éxito este desafío, la Unión Europea debe aplicar una política de prevención, usando los instrumentos de política exterior más adecuados para actuar directamente sobre las causas de la inestabilidad, de manera que la migración se convierta en una oportunidad, en vez de en una trágica necesidad. Hay una necesidad urgente, por tanto, de iniciar un debate con vistas a adquirir una mejor comprensión de todos los aspectos de la inmigración y sus causas. Esto permitiría a la UE elaborar una política coherente y eficaz en lo que respecta a los flujos migratorios de los países de origen y de tránsito y para decidir cómo y cuánto invertir en esos países con el fin de aliviar sus tensiones demográficas y sociales internas y así fomentar la estabilidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) El proyecto de resolución votado hoy por la Cámara plantea una pregunta importante: ¿cómo definir el papel de la política exterior de la UE frente al problema, al mismo tiempo trágico y delicado, de los flujos migratorios? El reto al que la Unión Europea debe enfrentarse está motivado por la evidente inestabilidad en la que se encuentran inmersos el Norte de África y Oriente Próximo. Con el fin de evitar consecuencias negativas, Europa debe ser capaz de hacer frente a este desafío estableciendo y poniendo en marcha una política de prevención que actúe sobre las causas de la inestabilidad económica y política de estos países, proponiendo soluciones compartidas que puedan prevenir o al menos reducir la magnitud del fenómeno. Sin embargo, la cantidad de recursos necesarios para lograr este fin es ingente, por lo que será preciso involucrar a otras potencias mundiales y coordinarse con ellas. Todo esto no puede, sin embargo, llevarse a cabo sin respetar plenamente el principio de subsidiariedad. Desde este punto de vista, Europa tiene el deber de responder de forma concisa y coherente, demostrando de ese modo su decisión de centrarse en esta política por encima de otras. Por estas razones, porque estoy convencido de la importante señal política que Europa está moralmente obligada a enviar sobre este tema y, para no abandonar a los Estados a su propia suerte, he utilizado mi voto para apoyar la resolución antes mencionada.

 
  
MPphoto
 
 

  Agnès Le Brun (PPE), por escrito.(FR) Desde que el Tratado de Amsterdam entró en vigor, la UE ha gozado de competencias muy amplias en lo que respecta al control de los flujos migratorios. Ahora se apela a estas competencias con el objeto de controlar la reciente afluencia de refugiados que huyen de los disturbios en el Norte de África, especialmente de Libia. La «primavera árabe» es un potente símbolo de libertad, pero también oculta una realidad más trágica que está provocando que un gran número de civiles se haya lanzado a los caminos (o al mar en este caso) en busca de asilo. Por eso la presente resolución pide a la UE y a las instituciones internacionales que evalúen las consecuencias que entrañan estos inmensos movimientos de población. La he respaldado porque los Estados miembros no pueden hacer frente a esta situación por sí solos: la cooperación y el intercambio deben guiar la forma de gestionar la situación. La nueva arquitectura en materia de política exterior de la Unión, introducida por el Tratado de Lisboa, y, más concretamente, la creación del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), también deberían permitir una coordinación más eficaz de la acción de los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor del presente informe, que recibe favorablemente las recientes propuestas de la Comisión relativas a la inmigración legal de personas que no solicitan asilo, e insta a que se desarrollen instrumentos adicionales a fin de establecer una política común en materia de inmigración que controle la inmigración económica, con vistas a promover el progreso económico y social en los países de recepción, tránsito y origen, y a mejorar la cohesión social mediante la mejora de la integración de los inmigrantes. Hace hincapié en la necesidad de facilitar una información adecuada acerca de las posibilidades de inmigrar legalmente a la UE con el fin de evitar la inmigración ilegal, hacer un mejor uso de los programas para la inmigración legal de la UE, explicar cuáles son las perspectivas y oportunidades actuales en el seno de la UE y desmentir las falsas promesas hechas por los traficantes, lo que limitaría los beneficios generados en favor de la delincuencia organizada y los traficantes de personas por la necesidad de las personas de migrar. Pide a la Comisión que fomente medidas de protección para los grupos y personas vulnerables (principalmente mujeres y niños) que suelen convertirse en víctimas de la trata de personas y la explotación sexual, e insta a construir centros de información sobre las posibilidades de inmigración a la UE en terceros países. Pide, no obstante, un enfoque equilibrado entre la promoción de la inmigración legal a la UE y la seguridad de que la UE posee la capacidad de recibir e integrar con éxito a los inmigrantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Este informe no disfraza la verdad, a pesar de su efusión de buenos sentimientos. La UE está preocupada por la caída de los dictadores a los que solía apoyar a cambio de la gestión de «los flujos migratorios» en sus fronteras. La idea de una afluencia masiva de refugiados, víctimas de estos sistemas dictatoriales, no le preocupaba, y por buenas razones. Es la llegada de la democracia lo que le preocupa.

Ahora bien, Europa va a necesitar 230 millones de inmigrantes de aquí a 2030: la propia Comisión Europea así lo ha manifestado. Por otra parte, el texto recomienda la aplicación de sanciones a los países que no respeten los principios consagrados en los tratados de libre comercio y los propugnados por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las revoluciones árabes apenas se han sacudido el yugo de sus propios déspotas y ahora los tiranos extranjeros les envían saludos. Este informe es arrogante y brutal. Voy a votar en su contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Los flujos migratorios provocados por la inestabilidad constituyen un reto para la Unión Europea. Las guerras y los conflictos armados, las tensiones étnicas, las violaciones sistemáticas de los derechos humanos, como la imposibilidad de practicar la propia religión, los desastres naturales y la falta de estructuras económicas y democráticas adecuadas, son las principales causas de este tipo de flujo migratorio. Este fenómeno resulta especialmente preocupante porque puede generar o exacerbar las tensiones, no solo entre los países de origen y los de destino, sino también entre los países de origen y los de tránsito. Para superar con éxito este desafío, la Unión Europea debe aplicar una política de prevención, usando los instrumentos de política exterior más adecuados para actuar directamente sobre las causas de la inestabilidad, de manera que la migración se convierta en una oportunidad, en vez de en una trágica necesidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito.(ES) He votado en contra del Informe Provera sobre flujos migratorios provocados por la inestabilidad: ámbito de aplicación y papel de la política exterior de la UE porque repudio la política migratoria de la Unión Europea, la política de la “Europa Fortaleza” con fronteras de acero para hombres y mujeres y en cambio fronteras de humo para el capital. Este informe respalda la política migratoria europea no basada en el reconocimiento de que la emigración es un derecho, no un delito, y que no garantiza un principio sagrado: la petición de asilo. La hipocresía de la UE es abominable: criminaliza al inmigrante sin papeles. Se utiliza la mano de obra clandestina en el proceso de acumulación rápida del capital, atentando directamente contra el carácter universal de los derechos humanos. La UE, que solo puede existir a través de inmigración económica, hace gala de un gran cinismo. Lo que ocurre en el norte de África pone en evidencia esta Europa fortaleza. Frontex, no tiene que ver con la solidaridad y cooperación para ayudar a los pueblos contra las dictaduras (Ben Ali, Mubarak, Gadafi): cuando miles de africanos llegan a Europa huyendo de la represión y de la guerra la UE los encarcela.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. – Los flujos migratorios surgidos como consecuencia de la inestabilidad constituyen un reto para la Unión Europea. Las guerras y los conflictos armados, las tensiones étnicas, las violaciones sistemáticas de los derechos humanos —como la imposibilidad de practicar la propia religión— los desastres naturales y la falta de estructuras económicas y democráticas adecuadas, se encuentran entre las causas de este tipo de flujo migratorio. Este fenómeno resulta especialmente preocupante porque puede generar o exacerbar las tensiones, no solo entre los países de origen y los de destino, sino también entre los países de origen y los de tránsito. Para superar con éxito este desafío, la Unión Europea debe aplicar una política de prevención, usando los instrumentos de política exterior más adecuados para actuar directamente sobre las causas de la inestabilidad, de manera que la migración se convierta en una oportunidad, en vez de en una trágica necesidad. A largo plazo, la UE podría emprender medidas eficaces para optimizar el uso de los recursos financieros propios y las estructuras institucionales existentes. Las medidas propuestas en el informe no resultan suficientes y son demasiado declaratorias. Es necesario un plan económico y financiero específico. De lo contrario, Europa se ahogará como consecuencia de la ola de inmigración ilegal. Como primer paso en el camino hacia la resolución de este problema, el informe es muy útil.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) En vista del continuo flujo de inmigrantes hacia Europa parece aún más importante adoptar una postura contra la legalización de los inmigrantes económicos. Resulta vital que los países en desarrollo reciban nuestro apoyo para que puedan alentar a estas personas a permanecer en sus propios países. No tiene ningún sentido permitir que las personas de los países en desarrollo entren en el mercado laboral, sobre todo porque la tasa de desempleo en la zona del euro se encuentra actualmente en un 9,9 %. El informe original del señor Provera era muy bueno y equilibrado. Sin embargo, por desgracia ha sido modificado por varias enmiendas en la dirección equivocada. Por esa razón he votado «no».

 
  
MPphoto
 
 

  Rolandas Paksas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución, porque tras los disturbios en los países árabes, en un momento en que los flujos migratorios se han intensificado considerablemente, es importante poner en marcha una política migratoria común en toda la UE. Teniendo en cuenta el hecho de que no se puede detener la inmigración, la política exterior debe desempeñar un papel fundamental en este ámbito. Los países de las fronteras exteriores de la UE son los más afectados por el aumento de los flujos migratorios. Es preciso, por tanto, que realicemos todos los esfuerzos posibles a fin de asegurar que se establece una política europea común en materia de inmigración a escala de la UE, de manera que los flujos migratorios sean gestionados y controlados de manera óptima. Solamente si se realizan esfuerzos conjuntos se podrá proteger el crecimiento económico, la sostenibilidad del mercado laboral y las posibilidades de desarrollo de las consecuencias negativas en aquellos países que se enfrentan a los mayores flujos de inmigrantes. Este será un instrumento eficaz para detener la inmigración ilegal, el crimen organizado y el tráfico de seres humanos. La UE debe hacer todo lo posible por promover la inmigración legal y luchar eficazmente contra la inmigración ilegal. Es muy importante establecer un sistema de inmigración legal, teniendo en cuenta las necesidades del mercado laboral europeo y la capacidad de cada Estado miembro para recibir e integrar a inmigrantes.

Los inmigrantes legales en los Estados miembros de la Unión Europea deben disfrutar de los mismos derechos y obligaciones que los demás trabajadores. Además, es muy importante reducir la fuga de cerebros y la salida de especialistas calificados en todos los países. Para ello debemos introducir programas de retorno asistido, promover la migración circular, regular las prácticas de contratación y apoyar la creación de capacidades.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del informe del señor Provera basándome en uno de los principios fundacionales de la Unión: la solidaridad entre los pueblos. Dada la crisis política en el Norte de África y la lenta o totalmente ausente respuesta de la política europea con respecto a los flujos migratorios, la situación actual es tan grave y problemática que creo que debe abordarse sin demora. A través de la adopción del presente texto, el Consejo ha sido invitado —una invitación que no puede ni debe ser ignorada— a aplicar plenamente la cláusula de solidaridad con un plan de acción práctico y con el reparto de la carga entre los Estados miembros. En particular, el texto defiende unas normas mínimas para ofrecer protección temporal a los inmigrantes y medidas destinadas a compartir responsabilidades y esfuerzos entre Estados miembros que, como Italia, acogen a los inmigrantes de manera responsable y asumen solos las consecuencias.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Papanikolaou (PPE), por escrito. (EL) Es importante que asociemos, a nivel europeo, el aumento de la presión de los flujos migratorios con la política exterior. Las iniciativas europeas pueden ayudar a los países políticamente inestables del Norte de África de donde proviene un gran número de inmigrantes ilegales. Se puede y se debe hacer pleno uso de herramientas tales como los programas de ayuda a la cooperación y el desarrollo, y los acuerdos de readmisión. Claramente, estas cuestiones resultarán cruciales para el futuro inmediato, tanto para Grecia como para el resto de la UE, por eso he votado a favor de este informe en particular.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Los flujos migratorios provocados por la inestabilidad actualmente constituyen un reto muy importante para la UE. Son el resultado de guerras y conflictos armados, tensiones étnicas, violaciones sistemáticas de los derechos humanos, como la imposibilidad de practicar la propia religión, desastres naturales y una falta de estructuras económicas y democráticas adecuadas. Se trata de un fenómeno en aumento que genera tensiones, no solo entre los países de origen y destino, sino también entre los países de origen y de tránsito. El presente informe establece una serie de recomendaciones destinadas a permitir que la UE responda eficazmente a este desafío. Entre otras medidas, quisiera destacar la adopción de una política de prevención, orientada a abordar directamente las causas de la inestabilidad, de manera que la migración se convierta en una oportunidad, en vez de en una trágica necesidad, y una cooperación al desarrollo con una visión política más amplia que englobe seguridad, cooperación regional y acuerdos bilaterales con los países de origen y de tránsito. Estos objetivos deben perseguirse de forma paralela a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que están estrechamente vinculados a la estabilidad política, y deberían enmarcar el proceso en su conjunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. (IT) Los flujos migratorios provocados por la inestabilidad son consecuencia indirecta de las violaciones de los derechos humanos, los desastres ambientales y la falta de estructuras económicas y sociales capaces de asegurar el bienestar de amplios sectores de la sociedad. Estos aspectos constituyen un desafío para la Unión Europea, debido a los esfuerzos que exigen, tanto en términos de cooperación para el desarrollo como en materia de prevención de las tensiones sociales, tensiones que a menudo no se generan solamente entre los países de origen y los de destino, sino también entre los países de origen y los países de tránsito de los inmigrantes. Este desafío requiere respuestas prácticas por parte de la UE que estén orientadas a abordar, no solo la cooperación para el desarrollo, sino también la política exterior, mediante la aplicación de medidas preventivas, tanto a nivel regional y como a nivel mundial, medidas que hagan uso de todos los instrumentos de política exterior a nuestra disposición y que se centren en la seguridad, la cooperación regional, los acuerdos bilaterales con los países de origen y de tránsito, la protección de los derechos humanos y la democratización. Habida cuenta de que estoy firmemente convencido de que es importante que la UE intervenga directamente sobre las causas de la inestabilidad, en parte mejorando la utilización de los instrumentos disponibles, no tengo más remedio que votar a favor de la propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Los flujos migratorios provocados por la inestabilidad constituyen un reto para la Unión Europea. Guerras y conflictos armados, tensiones étnicas, violaciones sistemáticas de los derechos humanos —como la imposibilidad de practicar la propia religión—, catástrofes naturales y la falta de estructuras económicas y democráticas eficaces son las principales causas de este tipo de flujos migratorios.

Este fenómeno resulta especialmente preocupante porque puede generar o exacerbar las tensiones, no solo entre los países de origen y los de destino, sino también entre los países de origen y los de tránsito. Para superar con éxito este desafío, la Unión Europea debe aplicar una política de prevención, usando los instrumentos de política exterior más adecuados para actuar directamente sobre las causas de la inestabilidad, de manera que la migración se convierta en una oportunidad, en vez de en una trágica necesidad.

Una política europea de regulación de los fenómenos migratorios debe conferir a la dimensión de la cooperación al desarrollo una visión más global y política que englobe la seguridad, la cooperación regional, los acuerdos bilaterales con los países de origen y de tránsito, la protección de los derechos humanos y la democratización.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) La gestión de los flujos migratorios provocados por la inestabilidad política representa un reto fundamental para la Unión Europea. Guerras y conflictos armados, tensiones étnicas, violaciones sistemáticas de los derechos humanos, catástrofes naturales y la falta de estructuras económicas y democráticas eficaces son las principales causas de estos flujos migratorios.

Creo que ahora es necesario aplicar una política de prevención, aprovechando los instrumentos más adecuados con el fin de actuar sobre las causas de la inestabilidad. La política exterior europea debería centrarse en las causas de la inestabilidad y los problemas estructurales de los países de origen. Considero que el presente texto representa un instrumento más para la UE, ya que se esboza una política coherente y eficaz con respecto al fenómeno de los flujos migratorios, haciendo que sus decisiones sigan el camino más adecuado a fin de recrear las condiciones de estabilidad política, económica y social.

 
  
MPphoto
 
 

  Oreste Rossi (EFD), por escrito. (IT) Me opongo enérgicamente el informe en cuestión. El lema «unida en la diversidad» permite a todos ser dueños de su propio jardín y la Unión Europea no puede y no debe obligarnos a aceptar huéspedes no deseados. Negarnos a nosotros mismos el derecho de devolver a los migrantes ilegales a sus países de origen va en contra de todas las reglas del sentido común. Si la legalidad no se respeta, corremos el riesgo de recibir una invasión de millones de personas que huyen desesperadas. Las personas que sufren necesitan ayuda, pero en sus propios países, impidiendo el tráfico de seres humanos.

Rechazo firmemente las acusaciones de racismo europeo y de xenofobia, porque estoy cansado de ver a los inmigrantes ilegales tunecinos en huelga porque no reciben dinero para comprar cigarrillos, negándose a comer alimentos que contienen atún, porque huele a pescado y, una vez en Italia, exigiendo vivienda y trabajo (de forma gratuita, por supuesto), cuando tenemos a nuestros propios ciudadanos en situación de pobreza y desempleo.

Sería una pérdida de tiempo felicitar a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, la señora Ashton, ya que en realidad no ha tenido ni idea de cómo manejar la actual crisis del Magreb. La guinda del pastel, entretanto, es tener que considerar que las lesbianas, los gays, los bisexuales, transexuales y transgénero, son perseguidos y disfrutan de pocos derechos y merecen, por lo tanto, una atención especial.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Salavrakos (EFD), por escrito. (EL) He votado a favor del informe del señor Provera, porque considero que su informe adopta una actitud realista ante el problema y su propuesta de distribuir la carga de la inmigración es muy necesaria. La inmigración es un tema difícil de resolver; sin embargo, podemos controlarlo si adoptamos las medidas correctas. El problema no pueden echárselo al hombro principalmente Grecia, Italia y España. Desde enero, han entrado 23 000 inmigrantes a Italia. Tenemos que intentar, especialmente a la luz de los acontecimientos del Norte de África y el mundo árabe, encontrar una estrategia europea para abordar el problema de la inmigración, con el fin de no abandonar a los Estados miembros a su suerte y, al mismo tiempo, tenemos que cerciorarnos de que no se aprovechen de las pobres personas que se han visto obligadas a emigrar ni de los ciudadanos europeos que sufren esta carga.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. – (NL) La presente Resolución posee el mérito de poner en marcha el debate sobre la política migratoria de la Unión, aunque el texto podría haber sido más específico y su redacción podía haber sido más enérgica. En este momento, cuando la situación en el Norte de África está dando lugar a grandes corrientes migratorias, la UE se está quedando corta al no asumir una responsabilidad clara. Frontex no puede ser el único instrumento empleado para luchar contra la crisis de refugiados.

Europa también tiene que desarrollar urgentemente un plan de acción para la distribución de la carga con el fin de ayudar al reasentamiento de los refugiados de la región y ofrecer apoyo a las personas sin hogar. Me parece lamentable que, en las actuales circunstancias, la única opción posible sea, al parecer, la postergación de un acuerdo que determine la cooperación entre la UE y Libia. En estos acuerdos, la principal preocupación no debería residir en endurecer los controles fronterizos de la Unión, sino en vigilar la ratificación y el cumplimiento de la Convención de Ginebra. Espero que la presente Resolución constituya un primer paso hacia un enfoque más global de la cuestión de los refugiados, a fin de que las personas sean tratadas de forma más humana.

 
  
MPphoto
 
 

  Michèle Striffler (PPE), por escrito.(FR) He votado a favor del informe del señor Provera sobre «flujos migratorios provocados por la inestabilidad: ámbito de aplicación y papel de la política exterior de la UE». La coordinación entre la política exterior y la política de inmigración resulta esencial. Tenemos que centrarnos en las profundas causas de inestabilidad en ciertas regiones del mundo y gestionar eficazmente los flujos migratorios. La política de gestión de la migración debería, de hecho, combinarse eficazmente con la política europea de cooperación al desarrollo, y deberían tenerse en cuenta aspectos referentes a la seguridad, la cooperación regional en los países del Sur y los acuerdos de cooperación con los países de origen y de tránsito. Con respecto al papel protagonista de algunos terceros países en esta política, estoy convencida de que para la UE resulta absolutamente fundamental firmar acuerdos de cooperación con estos países a fin de combatir la inmigración ilegal. En este sentido, es necesario restaurar el acuerdo de cooperación entre Libia y la Unión Europea que, por el momento, se encuentra suspendido.

 
  
MPphoto
 
 

  Niki Tzavela (EFD), por escrito. (EL) La recesión y la inestabilidad política imperante en varios países han contribuido a aumentar los flujos migratorios, y esto supone un reto para la UE. Las medidas propuestas en el este informe en particular ayudarán a resolver este problema, que aterroriza a los países de las fronteras de la UE directamente y al conjunto de la UE indirectamente. Una de estas medidas es el desarrollo de un sistema permanente de supervisión de las actividades de Frontex y de las operaciones vinculadas a la gestión de los flujos migratorios, que deben ser permanentes y estables. Por ese motivo he votado a favor del informe del señor Provera.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Vlasto (PPE), por escrito.(FR) Acojo con satisfacción la adopción de esta Resolución equilibrada que propone vías para responder a los desafíos de las presiones migratorias a las que se enfrenta Europa. Considero esencial que la política migratoria de la UE y su política de ayuda al desarrollo interactúen entre sí. Existen dramas humanos invisibles tras los fenómenos de la inmigración, y parte de la solución estriba en la política de ayuda a terceros países, que contribuirá a su desarrollo y estabilidad. Se trata de un tema que la Política Europea de Vecindad (PEV), también tiene que tener en cuenta. Considero que se necesita urgentemente una respuesta de toda la Unión Europea y pido a los Estados miembros y a la Comisión que movilicen las herramientas y los recursos necesarios. Esto se logrará mediante el fortalecimiento de los recursos y el papel de la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión Europea (Frontex). También se logrará mediante la prestación de una asistencia adecuada para las regiones y ciudades de la costa mediterránea, que tendrán que hacer frente a la emergencia humanitaria que esta afluencia de inmigrantes va a crear, y que tendrán que velar por que se mantenga el orden y fomentar la integración de los inmigrantes legales. A mi juicio, la solidaridad europea debe entrar plenamente en juego entre Estados miembros y terceros países.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. (DE) He votado a favor del presente informe. Como destaca el informe, el flujo actual de inmigrantes está provocando grandes tensiones entre los países de origen, los países receptores y los países de tránsito, así como en el seno de los propios países receptores. Como medida preventiva, el señor Provera se propone llegar a la raíz de la migración y abordar la falta de estabilidad democrática y económica en los países receptores de la política exterior europea. El Parlamento Europeo ha elaborado varios informes en el ámbito de la política de desarrollo, solicitados por la Comisión y la baronesa Ashton en particular, con el objeto de incluir la situación de los derechos humanos en todas sus negociaciones, y solo para brindar apoyo y facilitar el comercio en este contexto. Quisiera aprovechar esta oportunidad para reiterar esta petición.

 
  
  

Informe: Elisabeth Jeggle (A7-0016/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución sobre el papel de las mujeres en la agricultura y las zonas rurales, porque las mujeres de la sociedad moderna asumen un papel multifuncional en el marco de sus propios lazos familiares y profesionales, y que precisamente esta diversidad de funciones también les permite contribuir significativamente al progreso y la innovación a todos los niveles sociales, así como al aumento de la calidad de vida, especialmente en el medio rural. Por desgracia, hay una disminución en el número de mujeres en las zonas rurales. Por lo tanto, con el fin de garantizar una situación estable para las poblaciones que trabajan en la agricultura, la política de desarrollo rural debería centrarse más en la creación de condiciones de vida y de trabajo innovadoras y sostenibles en las zonas rurales. Estoy de acuerdo con la opinión de la ponente de que deberíamos fomentar el espíritu de empresa y las iniciativas de las mujeres, en particular mediante la promoción de su acceso a la propiedad, las redes de empresarias, y la creación en el sector financiero de las condiciones necesarias para facilitar el acceso a la inversión y al crédito a las empresarias del medio rural, para que aumente su capacidad de acción en el mercado y puedan forjarse un apoyo económico estable. También es importante que se respalden los esfuerzos políticos encaminados a promover el papel de la mujer en la agricultura facilitando el ejercicio de una actividad empresarial agrícola. Se debe facilitar a las mujeres un mejor acceso a la tierra y al crédito para fomentar el establecimiento de las mujeres en las zonas rurales y como actores en el sector agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (PPE), por escrito. (IT) Estoy encantada de conceder mi apoyo al informe de la señora Jeggle ya que centra la atención en el 42 % de las mujeres que viven en zonas rurales y que desempeñan una labor fundamental en su desarrollo, estabilización y modernización ideando nuevas formas de iniciativa empresarial. Gracias a su arduo trabajo, estas mujeres han demostrado que pueden contribuir a la evolución de los modos de vida y de producción tradicionales del campo, creando empresas capaces de ofrecer puestos de trabajo y que permitan conciliar los compromisos familiares con el trabajo.

Con el objetivo de garantizar condiciones de vida equivalentes en todas las regiones y de evitar el desarrollo unilateral de los centros urbanos, es necesario dotar al espacio rural de de la infraestructura informática más moderna, con un acceso adecuado a la banda ancha y el desarrollo de formas de empresa tales como el comercio electrónico, que permiten a las personas hacer negocios, independientemente de su distancia de los centros urbanos.

Además, también debemos mejorar la educación de las mujeres y facilitar el acceso al crédito con el fin de apoyar el espíritu empresarial femenino. Las políticas de protección social que se emprendan también deben tener en cuenta las condiciones de vida de las mujeres emigrantes que trabajan como temporeras en las empresas agrícolas, en particular con respecto a la necesidad de garantizar a estas mujeres un alojamiento adecuado, un seguro médico e instalaciones sanitarias adecuadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Oana Antonescu (PPE), por escrito. (RO) El respeto al principio de la igualdad de género es un requisito básico en el marco de la Estrategia Europa 2020 y debería ser promovido con el fin de aumentar el número de mujeres que participan en actividades económicas y sociales y la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, en el sector agrícola en particular. Considero importante destacar el papel desempeñado por las mujeres en las explotaciones y las zonas rurales. Esta es la razón por la que las políticas de ayuda deben reflejar el importante papel de la mujer, sus necesidades y su situación en el campo más de lo que lo han hecho hasta ahora. Animo a los Estados miembros a crear incentivos en el campo a fin de promover a las mujeres como productoras o empresarias y de respaldar su participación en el proceso político, incluso como representantes en el consejo de administración de las instituciones, con el objetivo de apoyar la igualdad de funciones entre mujeres y hombres.

He votado a favor del presente informe, que ayuda a combatir la exclusión social en las zonas rurales. El objetivo principal de las políticas de desarrollo rural consiste en garantizar la igualdad de derechos para hombres y mujeres y condiciones de vida equivalentes en todas las regiones con el propósito de evitar el desarrollo unilateral de las áreas urbanas densamente pobladas y evitar de ese modo un éxodo masivo de los pueblos.

 
  
MPphoto
 
 

  Liam Aylward (ALDE), por escrito. (GA) Habida cuenta de que las mujeres constituyen el 42 % de las personas involucradas en el sector agrícola, resulta evidente que desempeñan un papel importante en las zonas rurales y las empresas agrícolas. Es preciso reconocer y apoyar a las mujeres y su contribución a la agricultura y la vida rural y, con este fin, apoyo este importante informe. Se ha de reconocer debidamente el papel de las mujeres en las políticas agrícolas de la UE en el futuro. Apoyo lo que expresa el informe sobre el excelente trabajo de las redes de mujeres en la dinamización de las comunidades rurales y en la promoción de la igualdad y la inclusión social en el campo. Tienen que conseguir más apoyo político a nivel local, nacional y europeo. En Irlanda, por ejemplo, el ICA es una organización importante e influyente en las zonas rurales que ha celebrado 100 años de existencia recientemente; cuenta con aproximadamente 11 000 miembros, y ha venido apoyando a las mujeres rurales desde hace mucho tiempo. Se debe proporcionar un apoyo adecuado a las organizaciones locales y deben ser tenidas en cuenta en las futuras políticas agrícolas de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Regina Bastos (PPE), por escrito. (PT) Las mujeres están desempeñando un papel cada vez más importante en el sector agrícola y las zonas rurales. Durante los últimos años, el apoyo prestado a las mujeres para sus propios proyectos les ha permitido avanzar de manera significativa, lo que se ha traducido en un mayor desarrollo de la sociedad rural en su conjunto.

Las mujeres han estado contribuyendo al progreso de los modelos económicos tradicionales y los estilos de vida de las zonas rurales, contribuyendo también, al mismo tiempo, a la estabilización y la modernización de los modelos de negocio existentes y, por consiguiente, al desarrollo sostenible de las zonas rurales. También en las zonas rurales las mujeres aspiran a realizar sus propios proyectos de vida, asegurar su independencia económica y hacer frente a los desafíos familiares.

En este sentido, el presente informe, que he votado favorablemente, aboga por tener más en cuenta la amplia gama de competencias profesionales, intereses y logros de las mujeres, para que los trabajos en el sector agrícola sigan siendo una opción atractiva para ellas. El objetivo principal de la política europea para el medio rural debería consistir en asegurar que hombres y mujeres puedan tener éxito y buenas perspectivas de vida en las zonas rurales.

 
  
MPphoto
 
 

  George Becali (NI), por escrito. (RO) La situación de las mujeres en las zonas rurales es un problema muy real y actual para la Unión Europea. Sin embargo, es un asunto muy serio y urgente para algunos Estados miembros nuevos, como Rumanía, donde existe un porcentaje muy alto de zonas rurales con una tasa de empleo muy baja. Tenemos que adoptar un enfoque adecuado, uno que reciba el apoyo financiero futuro de la PAC, de manera que podamos lograr resultados a la hora de crear unas condiciones de vida que resulten atractivas para las mujeres y los hombres de este sector. Estoy de acuerdo con la idea expresada por la señora Jeggle sobre una red europea de mujeres del medio rural respaldada también por las medidas del segundo pilar de la PAC. También estoy de acuerdo con la idea de que una de las prioridades de la reforma de la PAC debería ser que las mujeres de las zonas rurales tengan acceso a servicios y ayudas, de acuerdo con las necesidades de cada Estado miembro.

 
  
MPphoto
 
 

  Sergio Berlato (PPE), por escrito. (IT) El informe hoy en discusión resulta especialmente importante porque se centra en los principales puntos sobre los que trabajar con el fin de obtener una contribución efectiva de las mujeres en el desarrollo de las zonas rurales y con el objetivo, al mismo tiempo, de mejorar las perspectivas de empleo en el contexto de la nueva política agrícola común (PAC).

En mi opinión, el papel de la mujer en las empresas agrícolas y el medio rural representa un aspecto importante de las políticas de desarrollo territorial. De hecho, uno de los principales objetivos de la política europea en las zonas rurales es garantizar unas condiciones de vida equivalentes en todas las regiones a fin de que, incluso en el campo, hombres y mujeres tengan la oportunidad de aprovechar las oportunidades de realización.

Durante la fase de desarrollo actual de la PAC, el hecho de tener en cuenta las necesidades de las mujeres que viven en las zonas rurales cobra una importancia fundamental, al igual que la liberación de todo su potencial. Creo que, en una visión del mundo proyectada hacia futuro, será necesario redoblar esfuerzos para lograr el uso sostenible de las zonas rurales, que debe ser eficiente tanto en términos de energía como de calidad. Por otra parte, será preciso un mayor compromiso por parte de todos los involucrados en el proceso de reforma agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Slavi Binev (NI), por escrito. – (BG) El objetivo de la política agrícola común es promover la alta calidad y el desarrollo sostenible de las zonas rurales. He votado a favor del texto porque considero que las mujeres desempeñan un papel sumamente importante en la sociedad moderna. Durante los últimos años, ha quedado claro que un gran porcentaje de los proyectos llevados a cabo en zonas agrícolas habría sido inconcebible sin la participación activa de las mujeres. Asimismo, considero que deben mejorarse las condiciones de vida en las zonas rurales. Esto puede conseguirse aumentando el acceso a infraestructuras, instalaciones y servicios para la vida cotidiana. Se debe ofrecer a las mujeres la oportunidad de equilibrar su vida laboral y familiar y las comunidades rurales tienen que preservarse. Las mujeres deben disponer de acceso a servicios de apoyo, instalaciones y estructuras. Su papel debe reforzarse también en el proceso de toma de decisiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. – (IT) Teniendo en cuenta que el riesgo de exclusión social en las zonas rurales es mayor para las mujeres que para los hombres, y teniendo en cuenta la importancia de este tema, apoyo firmemente la presente Resolución, que llama la atención sobre el papel de la mujer en la agricultura y no solo exige que se conceda más importancia en los negocios y estrategias de desarrollo regional a las competencias profesionales agrícolas y no agrícolas de las mujeres, sino que también anima a crear incentivos a fin de promover su participación en el mercado, eliminando cualquier tipo de discriminación y mejorando la formación disponible y el acceso a cursos de postgrado y especialización.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor del presente informe, porque creo que el desarrollo regional se está convirtiendo en un tema de plena actualidad, habida cuenta de que las zonas rurales se están quedando cada vez más y más despobladas debido a los cambios sociales y los cambios en las estructuras sociales, a los valores y a una creciente tendencia hacia la individualización. Estoy completamente de acuerdo en que una de las medidas importantes que pueden cambiar esta tendencia emergente hacia la urbanización es la creación de unas condiciones de vida y trabajo adecuadas en las zonas rurales. La experiencia demuestra que la calidad de vida y el poder económico en las zonas rurales están estrechamente vinculados a las mujeres y al papel que desempeñan en la agricultura. Por lo tanto, resulta especialmente importante que las medidas propuestas en el informe permitan a las mujeres poner en práctica sus proyectos de vida, adquieran independencia económica y respondan a los desafíos familiares con el mismo éxito con el que se hace hoy en las zonas urbanas. Las medidas enumeradas en el informe incluyen la continuación y desarrollo de la formación y la prestación de asesoramiento para las mujeres con un enfoque rural específico, la continuidad del apoyo de la UE a la agricultura y a los negocios de las zonas rurales, el desarrollo de las infraestructuras más esenciales y de la infraestructura informática, así como la oportunidad para aprovecharse de una jubilación anticipada y muchas otras medidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Vito Bonsignore (PPE), por escrito. (IT) Quisiera felicitar a mi colega y ponente, la señora Jeggle, por el trabajo que ha llevado a cabo, que ha permitido que el Parlamento reconozca públicamente el papel multifuncional que desempeña la mujer en el sector agrícola. A pesar de que el 42 % de los alrededor de 27 millones de trabajadores del sector son mujeres y casi el 29 % de las empresas agrícolas son administradas por una mujer, el papel de la mujer aún no ha sido debidamente reconocido.

He votado a favor de este documento porque estoy de acuerdo con la necesidad de reconocer el singular papel que desempeñan las mujeres en la agricultura. Además, creo que tenemos una obligación de identificar las necesidades específicas de las mujeres en las zonas rurales y de garantizar que las estrategias futuras, empezando por la próxima reforma de la política agrícola común (PAC), respondan adecuadamente a estas exigencias. La Unión Europea no debe pasar por alto las aspiraciones profesionales, familiares y sociales de las mujeres que viven en zonas rurales. A fin de permitir que esto suceda, es conveniente, por tanto, que las instituciones europeas garanticen los servicios de apoyo necesarios y un paquete innovador que no esté orientado exclusivamente al mercado.

Por último, comparto las propuestas presentadas por la ponente, la señora Jeggle, sobre todo en cuanto a la necesidad de una mayor representación femenina en las organizaciones políticas, económicas y sociales del mundo agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Recibo con satisfacción la importancia que concede la Comisión al papel de la mujer en el desarrollo de las zonas rurales. El papel multifuncional de la mujer en los últimos años, tanto en términos económicos como sociales, es una realidad ante la que no deberíamos permanecer indiferentes. Esto se aplica especialmente a la agricultura, un sector al que las mujeres han contribuido de manera significativa durante los últimos años, sobre todo en lo que respecta a la diversificación de los negocios y la adaptación al mercado. Por lo tanto, y en consonancia con los objetivos de la política agrícola común de fomentar un uso más sostenible de las zonas rurales, se deben emprender acciones con el fin de satisfacer las necesidades y aspiraciones de las mujeres en estas áreas. Para ello, se debe cuidar sobre todo de mantener y desarrollar las infraestructuras de apoyo necesarias, concediendo una especial importancia a la educación.

 
  
MPphoto
 
 

  Nessa Childers (S&D), por escrito. – Cualquier forma de cooperación del Parlamento Europeo que pretenda hoy apoyar y fortalecer la contribución de las mujeres al sector vital de la agricultura en Europa es bienvenida. El informe «Mujeres en la agricultura» ha sido respaldado por una importante mayoría de los diputados al Parlamento Europeo y es una medida oportuna. No muchas personas se dan cuenta que el 42 % de las personas que trabajan regularmente en el sector agrícola son mujeres. Acojo con satisfacción el presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D), por escrito. – (RO) Teniendo en cuenta que el principio de igualdad de género es promovido por la legislación europea y constituye uno de los requisitos fundamentales de la Estrategia Europa 2020, considero conveniente incluir esta cuestión en la futura política agrícola común, incluso a través de la utilización de nuevos instrumentos que promuevan este principio. Considero que la política agrícola común futura debe ser una política justa, especialmente para las mujeres.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor del presente informe, ya que argumenta que la promoción de la igualdad de género es un objetivo fundamental de la UE, y considera que este principio debería estar incluido en la política agrícola común (PAC). Resulta fundamental para facilitar el acceso de las mujeres a la agricultura y el crédito agrícola. El presente informe también contribuye a la promoción del crecimiento económico sostenible y el desarrollo rural.

 
  
MPphoto
 
 

  Göran Färm, Anna Hedh, Olle Ludvigsson, Marita Ulvskog y Åsa Westlund (S&D), por escrito. (SV) Hemos votado a favor del informe sobre el papel de las mujeres en la agricultura y las zonas rurales, ya que lo consideramos fundamental para combatir la desigualdad en la sociedad. El informe también ilustra la importancia de la existencia de una infraestructura que funcione correctamente y del suministro básico de ciertos servicios, tales como la banda ancha y el cuidado de los niños, no solo en las ciudades, sino también en las zonas rurales. Sin embargo, nos gustaría hacer hincapié en que no creemos que la agricultura deba mantener el mismo porcentaje de presupuesto en el próximo marco financiero plurianual, sino que, en su lugar, el porcentaje total de la agricultura debería reducirse sustancialmente.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Si abogamos por un compromiso serio con el sector agrícola —como es mi caso— y la posibilidad de trabajar en el mundo rural constituye una verdadera opción de vida para las familias, resulta vital garantizar que cualquier persona que haga esta elección tenga acceso a condiciones similares a las de los que viven en las ciudades en términos de infraestructuras de apoyo a la salud, la educación y la familia.

El desarrollo y la cohesión social implican una armonía entre las zonas rurales y urbanas, sin que las primeras queden olvidadas o sin que sean sistemáticamente consideradas como menos atractivas. Este cambio de paradigma puede, por supuesto, implicar la participación activa de las mujeres en las comunidades agrícolas. No poseo una visión romántica ni bucólica de la «escapada al campo», sino todo lo contrario, sé que ese estilo de vida tiene un coste, y que muchas veces significa dejar atrás un fácil acceso a una infraestructura esencial para la vida moderna. Esta es la razón por la que valoro favorablemente las preocupaciones expresadas en este informe, porque permiten un compromiso con la promoción de una infraestructura de calidad que sirva de apoyo a las familias, la educación, la salud y el transporte, también en el mundo rural.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) La promoción de la igualdad entre los sexos es un objetivo fundamental de la UE y sus Estados miembros. Este principio debería incluirse en la política agrícola común (PAC) con el fin de promover el crecimiento económico sostenible y el desarrollo rural: las explotaciones agrícolas, el turismo rural, la comercialización directa y los servicios sociales son los pilares de la estructura de la oferta en las zonas rurales, y debería ser apoyada de forma sostenible a través de la PAC. La política agrícola común debería ser utilizada para promover estos servicios con el fin de proporcionar a las mujeres nuevas perspectivas y oportunidades de trabajo remunerado, y también de facilitar significativamente la conciliación de la vida familiar con la vida laboral. Es necesario tomar medidas contra el envejecimiento de la población en las zonas rurales, y en ese sentido se deben crear las condiciones necesarias para el asentamiento de la población, al igual que se debería enfatizar la importancia de las zonas rurales vibrantes y dinámicas con una población diversificada. En este contexto, quisiera subrayar la importancia de las oportunidades de desarrollo y de unos desafíos adecuados para las jóvenes. Es necesario apoyar y revitalizar el mundo rural como un espacio diversificado y amplio en el que vivir y hacer negocios, aprovechando, sobre todo, los conocimientos especializados y las competencias las mujeres.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) La presente resolución se opone a la adopción del proyecto de Reglamento propuesto por la Comisión sobre «la autorización o la denegación de autorización de determinadas declaraciones de propiedades saludables en los alimentos relativas al desarrollo y la salud de los niños», ya que no es compatible con los objetivos y el contenido del Reglamento relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos. El ácido docosahexaenoico (DHA) se encuentra en la leche materna, donde contribuye al desarrollo visual normal en niños de hasta 12 meses. En un contexto de falta de consenso científico claro sobre el efecto de las fórmulas enriquecidas de DHA en los niños en un entorno biológico que no sea el de la leche materna, ya sea lactante artificial u otros alimentos para bebés, creemos que debería adoptarse una actitud preventiva y de precaución.

Estamos preocupados por la aprobación del proyecto de Reglamento en cuestión, ya que no cumple con los requisitos del Reglamento (CE) nº 1924/2006, que establece, entre otras cosas, que «una declaración debe estar fundamentada científicamente mediante la toma en consideración de la totalidad de los datos científicos disponibles».

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Todas las políticas de la Unión Europea y los Estados miembros deben tener en cuenta la promoción de la igualdad de derechos de la mujer, así como la lucha contra la discriminación basada en el sexo. Por tanto, se impone la necesidad de otorgar una importancia especial a la situación de las mujeres en la agricultura y el mundo rural, cuyas vidas se están viendo afectadas por la profunda crisis en la que políticas actuales como la política agrícola común (PAC) y otras han sumido al mundo rural.

Las mujeres, que representan alrededor del 42 % de los 26,7 millones de personas que trabajan en la agricultura, resultan especialmente afectadas por el cierre de cientos de miles de explotaciones pequeñas y medianas, y por el proceso de destrucción de la agricultura familiar, provocado por las sucesivas reformas de la PAC. Al igual que en otras áreas de actividad, también son víctimas del desempleo, los empleos precarios, los salarios bajos y la pobreza, agravados por las políticas antisociales impuestas con el pretexto de la crisis.

En lugar de palabras vacías, es necesario, por tanto, romper con las políticas que han generado la situación actual. Es preciso valorizar papel de la mujer, sus derechos, la igualdad y los servicios públicos en las zonas rurales relacionados con la salud, la educación, la cultura y la oferta de ocio, la infraestructura social...

(Explicación de voto abreviada de acuerdo con el artículo 170 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Mathieu Grosch (PPE), por escrito. – (DE) El presente informe merece nuestro apoyo incondicional, puesto que llama la atención sobre el especial papel de la mujer en los negocios agrícolas y las zonas rurales, y al mismo tiempo ofrece soluciones para los retos actuales. Estas soluciones contribuirán a que la vida laboral y la situación diaria resulte más atractiva para las mujeres de las zonas rurales. Una de las líneas de esta solución consiste en facilitar un acceso asequible y fácil a los servicios de apoyo e instalaciones tales como guarderías, ambulatorios, etc., así como a las infraestructuras correspondientes. También propone utilizar fondos de la UE para mejorar la calidad de vida de las comunidades rurales.

Otro elemento fundamental es un mayor acceso a las escuelas, una formación de alto nivel académico y profesional, y una mejora de las condiciones sociales de las mujeres en las zonas rurales. Esto no solo beneficiará a las mujeres de las zonas rurales, sino que también enriquecerá estas áreas, desarrollándolas de manera sostenible como un lugar integrado en el que vivir y trabajar.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor del presente documento, ya que es muy importante destacar el papel que desempeñan las mujeres en las explotaciones agrarias y en las zonas rurales, teniendo especialmente en cuenta su carácter multifuncional. Alcanzar unas condiciones de vida equivalentes en todas las regiones sigue siendo una tarea crucial para la política europea para el medio rural, con el fin de impedir el desarrollo unilateral de las zonas urbanas densamente pobladas, de tal modo que, incluso en las zonas rurales, mujeres y hombres puedan buscar asentarse y llevar una vida feliz. Para mantener a las mujeres de todas las generaciones en las zonas rurales o animarles a elegir este estilo de vida, es necesario atender a sus necesidades y circunstancias en mayor medida que hasta ahora en la política de ayudas. En una sociedad moderna, esto solo es posible mediante la utilización de infraestructuras y estructuras de suministro y servicios de apoyo, que han de ser asequibles y accesibles a nivel regional. Mantener una infraestructura de apoyo de estas características y ampliarla de forma favorable para la mujer debe ser una de las principales estrategias de ayuda europeas. En este sentido, ya a la hora de programar las medidas —como la construcción de guarderías, la creación de puestos de atención móviles o el desarrollo del transporte público— es necesario encontrar nuevos enfoques y hacer que participen en las decisiones mujeres de todas las generaciones. La educación y formación escolar, profesional y académica sigue siendo un componente importante de la calidad de vida y de trabajo en las zonas rurales.

 
  
MPphoto
 
 

  Anneli Jäätteenmäki (ALDE), por escrito. (FI) Las vidas de las mujeres en las zonas rurales han cambiado y se ha diversificado en el transcurso de los últimos 50 años. Se ha reducido el número de empleos tradicionales en estas áreas. Al mismo tiempo, nuevos estilos de vida han venido a ocupar su lugar. Estos estilos de vida muestran diferencias notables con respecto a la formación académica de las mujeres, su educación y situación en el mercado laboral. Estos cambios también deben reflejarse más en las políticas de ayuda de la Unión, con el fin de poder conciliar mejor la vida laboral y familiar de las mujeres del medio rural.

Durante los últimos años, las mujeres han utilizado su educación y competencias profesionales para promover el desarrollo de la economía rural tradicional. Empresas rurales innovadoras de todo tipo que se centran, por ejemplo, en el sector de los servicios y el turismo rural, han revivido de manera significativa la estructura económica rural. También debe respaldarse la creación y el desarrollo de empresas rurales innovadoras en el futuro.

Por último, quisiera señalar que la promoción de la igualdad de género constituye uno de los principales objetivos de la UE y los Estados miembros. La política agrícola común de la Unión debería incorporar el principio de promoción de la igualdad.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. – (DE) El presente informe representa un avance por parte del Parlamento Europeo hacia la mejora de las condiciones de vida y trabajo de las mujeres de las zonas rurales y la creación de oportunidades para su desarrollo. En el centro de las propuestas del informe se encuentra una mayor expansión de la infraestructura rural a fin de ofrecer a las mujeres nuevas perspectivas y oportunidades de empleo. La cuestión de la conciliación entre trabajo/familia es algo que también afecta a aquellos que integran el negocio agrícola. Al igual que la ponente, estoy convencida de que una campaña de apoyo activo a las zonas rurales es la única manera de evitar que las mujeres se trasladen a las ciudades. Esto también requiere guarderías en función de las necesidades y una infraestructura adaptada a las familias del sector agrícola, así como acceso a Internet y otras tecnologías de comunicación. Con el fin de poder llevar a cabo medidas importantes en las zonas rurales en el futuro, se requerirán recursos financieros suficientes para la agricultura y para el desarrollo de las zonas rurales. Estoy a favor del llamamiento que realiza el informe, que hace hincapié en la importancia de no recortar la parte agrícola del presupuesto de la UE como parte de las próximas conversaciones sobre el futuro marco financiero de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. – (IT) He apoyado el informe elaborado por mi colega la señora Jeggle porque me ha parecido que contiene principios importantes a tener en cuenta y defender en el futuro. De un total de alrededor de 27 millones de personas empleadas regularmente en el sector de la agricultura en la UE, alrededor del 42 % son mujeres, mientras que, según las estadísticas oficiales, una empresa agrícola de cada cinco (alrededor del 29 %) está directamente gestionadas por una mujer. Les invito a tomar estas cifras en cuenta a la hora de evaluar la enorme contribución que realizan las mujeres de muchas comunidades locales al desarrollo, que a menudo viene acompañado de una participación desproporcionadamente baja en la toma de decisiones. Se trata de una barrera que debemos superar con una política de servicios que, a través de la nueva política agrícola común (PAC), facilitará los procesos de desarrollo y la actividad en el tejido rural de muchas zonas. Estoy pensando en particular en la formación, el asesoramiento y las iniciativas para la creación de empresas, que todavía podrían desarrollarse en el marco del segundo pilar de la PAC, y que representan el punto de inflexión para una mejora significativa de las condiciones de vida de las mujeres, así como de los hombres, en las zonas rurales. Considero que se trata de un requisito bastante estratégico, sobre todo cuando se trata de la consecución de los objetivos de la Estrategia Europa 2020, con especial referencia a las iniciativas destinadas a estimular la innovación, la investigación y el desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Elżbieta Katarzyna Łukacijewska (PPE), por escrito. – (PL) Hoy en Estrasburgo hemos votado el informe sobre el papel de las mujeres en la agricultura y las zonas rurales. Yo misma provengo de una zona rural, vivo en una zona rural y durante un tiempo he trabajado mucho en la granja de mis padres. Puedo afirmar con plena convicción que las mujeres en las zonas rurales no solo influyen en el desarrollo y la modernización de las explotaciones, sino que con frecuencia también influyen en la estimulación de la comunidad rural en su conjunto, gracias a su arduo trabajo y su determinación. Sus actividades en los clubes de amas de casa rurales, sus esfuerzos por preservar las tradiciones y costumbres familiares, así como su satisfactoria aplicación de nuevas soluciones en el ámbito de la gestión agrícola ponen de manifiesto que se trata de un grupo que debemos apoyar y promover y cuyo valor debe ponerse de relieve. Me gustaría dar las gracias a todas las mujeres de las zonas rurales, tanto en Polonia como en toda la Unión Europea, por su ardua labor y su contribución al desarrollo regional, y quisiera manifestar que he votado a favor del informe Jeggle. Gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – Recibo con satisfacción el reconocimiento que realiza el presente informe del importante papel que desempeñan las mujeres en la producción agrícola y la necesidad de adaptar ciertas políticas y condiciones en su favor. Sin embargo, no creo que esto deba utilizarse como justificación para asignar aún más dinero a la PAC.

 
  
MPphoto
 
 

  Barbara Matera (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor porque creo firmemente que es necesario reconocer el papel protagonista que desempeñan las mujeres en lugares donde su trabajo resulta fundamental para el rendimiento o la recuperación de esa economía local en particular, que contribuye al crecimiento general de nuestros países.

El papel de la mujer en el sector agrícola ha cambiado significativamente en las últimas décadas, adquiriendo una posición cada vez más multifuncional. Por esta razón, las Instituciones europeas deberían adoptar medidas destinadas a evitar el éxodo de las mujeres del campo, o en todo caso a favorecer el regreso de las mujeres a la vida rural. El apoyo a las mujeres y a sus proyectos contribuirá al progreso del desarrollo de las comunidades rurales en su conjunto.

Tenemos que ofrecer a las mujeres que trabajan en el sector agrícola la oportunidad de realizar sus propios proyectos de vida, siendo económicamente independientes y capaces hacer frente a los retos familiares. Los puestos de trabajo del sector deben seguir resultando atractivos para las mujeres, de manera que puedan desempeñar sus múltiples competencias profesionales. En este período de crisis financiera y económica, resulta fundamental crear unas condiciones de trabajo equivalentes en el campo y en las ciudades, con el fin de repoblar territorios que podrían servir de motor de recuperación económica en una región europea determinada.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique Mathieu (PPE), por escrito.(FR) Todos los cambios radicales en las zonas rurales europeas representan desafíos en términos de población, empleo, servicios y medio ambiente. Es preciso que destaquemos el importante impacto de la presencia y participación de las mujeres en la calidad de vida y la economía rural. Las mujeres representarán un gran potencial para la UE cuando se esta se comprometa a desarrollar y mejorar la economía rural de Europa. La financiación de la UE puede, por lo tanto, ayudar a mejorar la calidad de vida y de trabajo en las zonas rurales, aumentando sus ingresos y mediante la escolarización, la formación profesional y académica y la formación complementaria.

El futuro del sector agrícola depende de su capacidad para diversificarse. El potencial de los servicios prestados por las empresas agrícolas, además de su propia producción de alimentos, depende de la creatividad de las personas involucradas y, de entre estas personas, las mujeres ya han contribuido en gran medida. Hay muchas oportunidades para la creación de servicios locales, y la mejor manera de garantizar el éxito de tales proyectos reside en hacer que las mujeres participen en ellos.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito (PT) Habida cuenta de la importancia cada vez mayor de las mujeres en la agricultura y las zonas rurales, es necesario que la nueva política agrícola común (PAC) tenga esto en cuenta a fin de promover la igualdad entre géneros. Solo así tendremos éxito en la promoción de un crecimiento económico y un desarrollo rural sostenibles. Al igual que en las zonas urbanas, tenemos que crear buenas condiciones de vida en las zonas rurales para que las mujeres y sus familias tengan incentivos para permanecer allí.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito.(ES) He votado a favor del informe sobre el papel de las mujeres en la agricultura y en las zonas rurales puesto que considero que su rol es crucial en este sector que emplea a 14,6 millones de personas (un 41 por ciento de mujeres). Aún siendo consciente de que el segundo pilar de la PAC proporciona ayudas a proyectos relacionados con las condiciones de vida de las mujeres en las áreas rurales, considero que es necesario analizar los proyectos en curso para identificar las buenas prácticas y contribuir a la mejora de la situación de la mujer, que se ve especialmente afectada por las consecuencias de la actual crisis estructural del sistema capitalista en el medio rural, especialmente si tenemos en cuenta los altos niveles de desempleo femenino, a lo que hay que sumar que muchas mujeres ni siquiera participan en el mercado de trabajo, por lo que no están registradas como desempleadas ni se incluyen en las estadísticas de desempleo. Asimismo considero que la protección social de las mujeres trabajadoras en el sector agrícola es indispensable para el desarrollo del medio rural, por lo que he apoyado este informe que va en este sentido.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. – Como se ha manifestado, el informe pretende poner de relieve la necesidad de aplicar el principio de igualdad de género en la política agrícola común como forma de promover el crecimiento económico sostenible y el desarrollo rural. Por lo tanto, la UE tiene que reorientar sus estrategias de apoyo comunitarias con el fin de desarrollar las zonas rurales de una manera que resulte favorable a las mujeres. La promoción de la actitud emprendedora y de las habilidades de las mujeres en la agricultura, la mejora del acceso y formación específicas para las mujeres, dotar a los equipos de las zonas rurales de las infraestructuras informáticas más modernas, un mayor reconocimiento y apoyo a las redes de mujeres, el fomento de la calidad y la accesibilidad de las infraestructuras de instalaciones y servicios, prestaciones de seguridad social adecuadas para las mujeres que trabajen en la agricultura, la propiedad compartida de las explotaciones agrícolas y prestar una especial atención a las mujeres inmigrantes, se encuentran entre los puntos más importantes que los diferentes grupos políticos acordaron. Bien, ¿quién votaría en contra? ¡Qué poco específico y populista! Parece que la ponente ha demostrado su bondad para con las mujeres que trabajan en la agricultura. No se especifica nada sobre los niños ni la atención sanitaria. ¡Falta una atención sanitaria eficiente! La falta de atención sanitaria eficiente y de educación preescolar en las zonas rurales es precisamente lo que preocupa a las mujeres de Letonia, Estonia y Lituania. He votado «a favor»; sin embargo, el informe está sin pulir y es poco profesional.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) El papel de las mujeres sigue siendo un papel subordinado en el sector agrícola. Según el presente informe, tenemos que atender más a las necesidades de las mujeres, sobre todo en las zonas no urbanas. Deberían disponer de más oportunidades para mejorar su educación y formación, así como un mejor acceso al cuidado de los niños. Las mujeres agricultoras están contribuyendo cada vez más a la diversificación y adaptación de las empresas, contribuyendo a un aumento significativo de la multifuncionalidad del sector agrícola. Para poder mantener el atractivo de la agricultura como fuente de empleo y como estilo de vida, se debería ofrecer a las mujeres oportunidad de influir en las decisiones de comités y asociaciones. Asimismo, es fundamental asegurar la posición de las mujeres en la agricultura con el fin de ofrecerles un incentivo para permanecer en el sector. He votado a favor del presente informe, habida cuenta de que se debe detener el declive de la agricultura por todos los medios a nuestro alcance.

 
  
MPphoto
 
 

  Rareş-Lucian Niculescu (PPE), por escrito. – (RO) He votado a favor del informe Jeggle, que recibo con satisfacción como diputado al Parlamento Europeo elegido en Rumania, un país que posee un gran número de personas participando en actividades agrícolas. Sin embargo, me gustaría señalar que, en mi opinión, el informe debería haber sido más firme en lo que respecta a la cuestión de las condiciones de vida en el campo. Necesitamos contar con un Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural muy financiado para ser capaces de reducir las disparidades entre zonas rurales y las zonas urbanas. La inversión en la modernización de la infraestructura física básica debe seguir siendo un aspecto esencial de este fondo. Además, habrían resultado útiles algunas referencias adicionales al envejecimiento de la población rural y a la importancia de los programas destinados a la jubilación anticipada de los agricultores y la preparación de agricultores jóvenes.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. – (DE) En muchos sentidos, las mujeres son la columna vertebral de nuestro sector agrícola. El papel de la mujer es cada vez más importante cuanto más tratamos de establecer las condiciones adecuadas para un sector agrícola sostenible, ecológicamente responsable, basado en pequeñas explotaciones. Por eso es importante que la sociedad conceda un mayor reconocimiento y respeto al trabajo de las mujeres en el sector agrícola. Además, se debe hacer más en el futuro por atender las necesidades específicas de las mujeres en el sector agrícola con el fin de atraer a las generaciones más jóvenes a la industria. Por eso he votado a favor del presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito. – (PL) Hoy se ha adoptado una propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre el papel de las mujeres en la agricultura y las zonas rurales. Nuestra experiencia en las últimas décadas ha demostrado que la creciente participación de las mujeres y sus conocimientos, experiencia y profesionalidad constituyen un factor clave en el desarrollo de todas las ramas de la economía. Por esta y otras razones, considero que uno de los objetivos fundamentales de la política agrícola común debería ser que las zonas rurales sean más atractivas, prestando una atención especial a las necesidades y el papel de las mujeres. Deberíamos hacer todo lo posible por ayudar a las mujeres a lograr sus objetivos, y también a combinar una carrera profesional con la vida familiar. Para lograr esto, en las zonas rurales tenemos que garantizar un acceso a servicios, en el amplio sentido de la palabra, y a infraestructuras, así como oportunidades de formación y desarrollo personal. Es imprescindible que se adopten medidas para apoyar la iniciativa empresarial entre las mujeres y para combatir todas las manifestaciones de discriminación por motivos de género. También deberíamos centrarnos en asegurar un mayor apoyo político y financiero, por ejemplo, facilitando el acceso a la inversión y a los préstamos. Estoy seguro de que todas estas medidas servirán para garantizar que el potencial de las mujeres para el desarrollo de la agricultura, de comunidades locales y de regiones enteras, se aproveche aún mejor.

 
  
MPphoto
 
 

  Rolandas Paksas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución, cuyo objetivo es aumentar el papel de la mujer en el sector agrícola y mejorar su situación en las zonas rurales, proporcionar más garantías sociales y promocionar el empleo y el espíritu empresarial. Ante todo, debemos hacer todo lo posible por asegurar la creación de un sistema de protección social que funcione eficazmente, lo que permitiría la jubilación anticipada y la recepción de la paga por maternidad. Con el fin de crear un entorno favorable para promover el espíritu empresarial, todas las zonas rurales deben disponer de infraestructuras informáticas más modernas. El acceso adecuado a la banda ancha es uno de los principales factores que explican el crecimiento de las actividades de las pequeñas y medianas empresas en las zonas rurales. Por otra parte, debemos hacer todo lo posible por asegurar que las comunidades rurales se conservan y por que se creen oportunidades para conciliar vida familiar y laboral. En consecuencia, es necesario garantizar que las personas que viven en las zonas rurales reciben un alto nivel de asistencia sanitaria, educación, cuidado infantil y otros servicios destinados a satisfacer las necesidades diarias que podrían contribuir a crear condiciones de vida más favorables y reducir la exclusión social.

Los Estados miembros que utilicen el dinero de los Fondos Estructurales deben crear e implementar iniciativas que promuevan la participación de las mujeres en el mercado laboral, que reduzcan la desigualdad social y que aborden cuestiones relacionadas con las infraestructuras de transporte. Debe prestarse mayor atención a las organizaciones de agricultores, y se debería crear una red europea de mujeres del medio rural para que los programas de desarrollo en las zonas rurales se apliquen en su totalidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) La nueva política agrícola común (PAC) también tiene en cuenta las cuestiones sociales, tales como el papel de la mujer en las zonas rurales. El objetivo común es evitar que el desarrollo se produzca exclusivamente en los centros de población, evitando la discriminación por razón de sexo y/o procedencia geográfica de los ciudadanos que viven en el campo. Dado que estoy de acuerdo con estos principios, he votado a favor del informe, que subraya el importante papel que desempeñan las mujeres en las empresas agrícolas y en el medio rural, y llama la atención sobre la importancia de este papel para las políticas de desarrollo territorial. El informe destaca las áreas donde es necesario trabajar para ver a las mujeres integrarse mejor y hacer mejor uso de su potencial profesional, dando lugar a unas mejores perspectivas de vida a través de una mayor eficiencia energética y ecológica en las zonas rurales.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor del presente informe porque de estoy de acuerdo con la mayoría de las propuestas que presenta, en concreto con la promoción de la multifuncionalidad de las zonas rurales, que son zonas para vivir y hacer negocios en las que las comunidades deberían permanecer y dinamizarse. Es importante reconocer que las zonas rurales se ven especialmente afectadas por el envejecimiento de la población, la baja densidad de población y, en algunas áreas, la despoblación, por lo que la política agrícola común (PAC) debe estar orientada a responder a estos desafíos. Es un hecho que, históricamente, el trabajo de las mujeres en la agricultura ha sido sistemáticamente infravalorado y con frecuencia no remunerado o pagado a un precio inferior a un trabajo equivalente llevado a cabo por hombres. Por eso es importante que esto se tenga en cuenta como parte de este tema y que, sobre todo, se establezcan las mismas condiciones de trabajo por un trabajo igual. En cualquier caso, creo que la clave reside en que esta cuestión vaya perdiendo importancia con el tiempo, al asentar la igualdad de género en la actividad agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE) , por escrito (IT) Las mujeres son la columna vertebral del sector agrícola en las zonas rurales. Por lo tanto, es importante que nos centremos en el papel que desempeñan en los negocios agrícolas y en las zonas rurales. Con este objetivo, hay que tener en cuenta sus necesidades y hacer uso de su potencial, habida cuenta de que cuestiones como la calidad de vida y la capacidad económica están vinculadas, especialmente en las zonas rurales, a la presencia de las mujeres y su trabajo en muchos frentes. De este modo, las políticas europeas de ayuda deben esforzarse más que nunca por satisfacer sus necesidades y condiciones, con el fin de evitar un éxodo de todas las generaciones de mujeres del campo o, en todo caso, para animarles a regresar a la vida rural. En vista de ello, la ayuda de la UE puede contribuir a mejorar la calidad de vida en las zonas rurales para las mujeres que administran un negocio o servicios de suministro, así como para los consumidores de bienes y servicios. Habida cuenta de que las mujeres desempeñan un papel vital en términos de desarrollo sostenible en las zonas rurales, voy a votar a favor, con el fin de garantizar un apoyo concreto para las mujeres de este sector.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – Las mujeres son muy importantes para el sector agrícola y el mundo rural y su presencia es cada vez más evidente. Por eso es importante destacar el papel que desempeñan las mujeres en las explotaciones agrarias y en las zonas rurales, teniendo especialmente en cuenta su carácter multifuncional. Para mantener a las mujeres de todas las generaciones en las zonas rurales o animarles a elegir este estilo de vida, es necesario atender a sus necesidades y circunstancias en mayor medida que hasta ahora en la política de ayudas. También en las zonas rurales, las mujeres aspiran a realizar sus propios proyectos de vida, lograr la independencia económica y hacer frente a los retos familiares.

La Comisión Europea debería aumentar las asignaciones presupuestarias del Fondo Social Europeo con el fin de destinar los recursos adecuados a las medidas para mejorar la educación y la formación orientadas a mejorar el acceso al mercado laboral y a luchar contra el desempleo, así como medidas y actividades en el marco de la Estrategia de Inclusión Social y la iniciativa insignia Estrategia Europa de 2020 sobre la lucha contra la pobreza y la exclusión social en favor de las personas desfavorecidas y vulnerables, especialmente las mujeres, incluidas las que se enfrentan a contratos precarios e inseguros. Los Estados miembros deben contribuir, en particular, a una clara mejora de la situación social de las mujeres en la agricultura en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito.(FR) ¿Qué pasaría si las mujeres agricultoras fueran el futuro de la política agrícola común? Aunque un poco polémica, esa declaración esta en gran parte bien fundada si tenemos en cuenta la importancia de las mujeres en la vida rural y en las granjas. Según las estadísticas, las mujeres agricultoras de la Unión Europea representan el 43 % de los trabajadores agrícolas y el 20 % de los administradores de fincas, y esto no incluye a las esposas de los agricultores de sexo masculino, cuya labor no se suele tener en cuenta.

En un momento en el que las granjas se están especializando, la naturaleza creativa de las mujeres supone una ventaja indiscutible que, en combinación con su mayor preocupación por la sostenibilidad del medio ambiente y la calidad, merece ser reconocida y apoyada a nivel europeo. Esa ha sido la decisión que ha tomado hoy el Parlamento Europeo que, al adoptar el informe de la señora Jeggle, ha destacado el importante papel que las mujeres desempeñarán en la futura mejora de las zonas rurales. Tal y como la ponente ha expresado de forma muy apropiada en su exposición de motivos: «Así, la experiencia demuestra que la calidad de vida y la capacidad económica están ligadas, principalmente en las zonas rurales, a la presencia de mujeres y sus múltiples formas de participación». Aquí tenemos una forma sencilla y moderna de repensar la profesión agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Las mujeres son la columna vertebral del sector agrícola y el mundo rural, y su presencia es cada vez más evidente. Por tanto, es importante destacar el papel que desempeñan las mujeres en las explotaciones agrarias y en las zonas rurales, teniendo especialmente en cuenta el carácter multifuncional de estos negocios. En este contexto, existen oportunidades en el apoyo concreto a las mujeres en la agricultura. Debe prestarse mayor atención a sus diversos intereses, logros y competencias profesionales, para que el trabajo en la agricultura siga siendo atractivo para las mujeres. Para ello se requiere la plena participación de las mujeres en los recursos del modelo de vida y económico agrícola. La participación de las agricultoras respecto de los derechos y obligaciones de las empresas debe ir en función de su corresponsabilidad empresarial. En este contexto se incluyen la representación en organismos agrícolas y la participación de las rentas de la explotación.

También la adecuada protección social de todas las mujeres que trabajan en la agricultura resulta indispensable para una agricultura moderna y sostenible. La experiencia disponible procedente de los sistemas de protección social en el sector agrícola de los Estados miembros europeos debe tenerse en cuenta y contribuir a medio plazo a una mejora significativa de la situación social de las mujeres en la agricultura europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) El desarrollo sostenible de las zonas rurales se ha considerado siempre una prioridad en Europa, con el objeto de poder garantizar las mejores condiciones de vida posibles para los hombres y las mujeres que optan por trabajar en este sector.

En la actualidad, 26,7 millones de personas están empleadas en el sector agrícola en la Unión Europea. El cuarenta y dos por ciento de ellas son mujeres y al menos una empresa agrícola de cada cinco está dirigida por una mujer. De estas cifras se desprende una imagen de la realidad femenina rural radicalmente diferente a la de hace décadas, en la que las mujeres eran las protagonistas del cambio y tenían antecedentes sociales y económicos muy diversos entre los Estados miembros.

Respaldo el texto del presente informe, ya que llama la atención sobre la necesidad de planificar estrategias europeas de ayuda para las zonas rurales adaptadas específicamente a las mujeres, con el fin de trabajar para mejorar a medio plazo las condiciones sociales y de trabajo de las mujeres.

 
  
MPphoto
 
 

  Oreste Rossi (EFD), por escrito. (IT) No tenemos otra opción que votar a favor del informe sobre el papel de las mujeres en la agricultura y las zonas rurales porque todavía creemos en el agricultor profesional que vive de los ingresos derivados de su propio negocio.

Dedicadas por lo general a la maternidad y a su habitual papel de apoyo a otros miembros de la familia, las mujeres se encuentran, sin duda, en desventaja, en un contexto agrícola. Las rutinas de la agricultura no están determinadas por un horario fijo, pero tienen que ajustarse a los requerimientos estacionales, a los períodos vegetativos y a la posible presencia de ganado. Hay períodos en los que las jornadas laborales tienen una duración de 12 a 13 horas, siete días a la semana, y otros que son más tranquilos. Es evidente que una agricultora, durante el embarazo, por ejemplo, no puede dejar de trabajar la tierra si es necesario, porque al hacerlo se privaría de los ingresos de todo el año.

Las necesidades de las mujeres agricultoras son, por lo tanto, diferentes a las de otras trabajadoras, y por eso resulta vital que se les garantice un apoyo adecuado y especializado, teniendo en cuenta el hecho de que las empresas agrícolas suelen estar alejadas de los servicios públicos, tales como el transporte público y la asistencia o la ayuda social.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Salavrakos (EFD), por escrito. (EL) He votado a favor de la presente propuesta de resolución porque considero que las mujeres desempeñan un papel muy importante y realizan una enorme contribución al desarrollo rural y agrícola. Apoyar a las mujeres y sus planes empresariales en el sector rural ayudará a toda la comunidad rural a avanzar considerablemente. En medio de una crisis económica y con un desempleo galopante, hay que ofrecer incentivos para mantener a las mujeres de todas las edades en el campo, para apoyar la iniciativa empresarial femenina y para invertir en su formación, con el fin de lograr el desarrollo y la innovación en el sector agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Daciana Octavia Sârbu (S&D), por escrito. (RO) Quisiera comenzar agradeciendo a la señora Jeggle su excelente informe, que pone de relieve el papel tan importante que desempeñan las mujeres en la agricultura. Soy consciente de que a muchos de nosotros nos gustaría que las mujeres de todas las edades permanecieran en el campo, o creemos que tenemos que animarles a seguir ese estilo de vida con el fin de garantizar el futuro de las zonas rurales y la agricultura en Europa. Sin embargo, para facilitar este proceso, tenemos que mejorar el acceso de las mujeres a la educación y a la formación en el sector agrícola y permitirles tener un mejor acceso a los pagos directos. Por otro lado, debemos asegurarnos de que tengan acceso a pensiones dignas y a la seguridad social.

En Rumanía, por ejemplo, algunas mujeres que viven en las zonas rurales no tienen derecho a las pensiones de los agricultores y les resulta muy difícil iniciar un negocio en el sector agrícola. Por esta razón, resulta primordial que prestemos más atención a las mujeres que trabajan en explotaciones agrícolas familiares o de subsistencia y garantizar en ambos casos una vida digna y unas pensiones adecuadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Joanna Senyszyn (S&D), por escrito. – (PL) He respaldado el informe sobre el papel de las mujeres en la agricultura y las zonas rurales. En particular, estoy a favor de soluciones destinadas a incrementar los niveles de empleo entre las mujeres en las zonas rurales. En Polonia hay más mujeres desempleadas que hombres, sobre todo en las zonas rurales. Un gran porcentaje de las personas sin ocupación en las zonas rurales está formado por mujeres menores de 34 años. En la mayoría de los casos se trata de mujeres educadas que no pueden encontrar un trabajo adecuado a sus cualificaciones. Esta es una tendencia especialmente peligrosa, ya que es a los jóvenes a quienes se les deben brindar mayores oportunidades para hacerse un hueco en el mercado laboral. A largo plazo, esto dará lugar a la feminización del desempleo en las zonas rurales y, por lo tanto, a mayores niveles de pobreza entre las mujeres jóvenes. Muchas de ellas deciden trasladarse a las ciudades en busca de trabajo, lo que a su vez conduce a un envejecimiento de la población rural, a una caída en la tasa de crecimiento natural y a un deterioro general de las condiciones de vida para los residentes de las zonas rurales.

En relación con esto, apoyo la propuesta de que debería establecerse una nueva disposición en el nuevo Reglamento del FEADER para fondos especiales destinados a apoyar a las mujeres en el próximo período de programación 2014-2020. Esto puede tener un efecto positivo sobre los niveles de empleo entre las mujeres en las zonas rurales. También estoy a favor de asegurar beneficios adecuados para las mujeres que viven en zonas rurales, en el marco de los sistemas de seguridad social. Estos beneficios deben tener en cuenta el hecho de que las mujeres poseen menos poder adquisitivo y que esto afecta sus derechos a pensión.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE), por escrito. – (PL) Como resultado de la evolución social y demográfica, los cambiantes sistemas de valores y una gama más diversificada de elección, la estructura de las zonas rurales está cambiando. El papel de la mujer en las zonas rurales también está cambiando. Lo que hace falta para garantizar que las mujeres permanezcan en las zonas rurales, o para animarles a elegir un estilo de vida rural, es tener más en cuenta sus necesidades y asegurarse de que estas necesidades se reflejan en nuestra política de apoyo. Debemos asegurarnos de que las mujeres sean más visibles en las zonas rurales, en particular en los ámbitos económico y financiero, y debemos poner a su disposición instrumentos para lograr estas tareas.

Teniendo en cuenta el hecho de que todavía es la mujer la que cuida de los niños pequeños, las personas enfermas y los ancianos, renunciando a trabajar para hacerlo, deberíamos hacer lo posible para que puedan lograr un equilibrio entre la vida familiar y la vida profesional. Esto es posible por medio del desarrollo de infraestructuras, por ejemplo, mediante la construcción de guarderías y el desarrollo de las diversas opciones educativas y culturales. La clave para lograr estos objetivos será incluir a las mujeres de todas las generaciones en los procesos de toma de decisiones.

También resulta de suma importancia mejorar el acceso a los servicios médicos y a los programas de detección de cáncer para las mujeres. Además, todavía vale la pena apoyar y desarrollar el agroturismo como forma de actividad económica de bajo riesgo que fomenta la creación de empleo y la conciliación de la vida laboral y familiar, así como promover formas de empresa tales como el comercio electrónico, con las que es posible operar sin importar la distancia respecto a los grandes centros urbanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Simpson (S&D), por escrito. – El EPLP apoya el objetivo del informe de Elisabeth Jeggle «el papel de las mujeres en la agricultura y las zonas rurales» de poner de relieve los problemas específicos del sector a los que se enfrentan las mujeres que trabajan en la agricultura y muchas de las medidas propuestas para fortalecer su posición. El informe aborda las necesidades específicas de las mujeres que trabajan en la agricultura, proponiendo una serie de recomendaciones que tienen en cuenta tanto sus condiciones de vida como su papel y contribución al desarrollo de la economía rural. Sin embargo, el EPLP no está de acuerdo con el apartado 4, que se pronuncia en contra de reducir aún más el porcentaje del presupuesto total correspondiente a los gastos agrícolas. Nos gustaría ver una importante reordenación de las prioridades en el marco financiero plurianual a fin de financiar en su totalidad las prioridades de la Estrategia Europa 2020, que poseen el mayor impacto sobre el aumento de los niveles de empleo y crecimiento.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – He apoyado el presente informe, que destaca la importancia de la igualdad de género en la promoción del crecimiento económico sostenible y el desarrollo rural. Considero importante fomentar la representación de las mujeres en todos los órganos políticos, sociales y económicos del sector agrícola, a fin de garantizar que las mujeres participan en igualdad de condiciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Marc Tarabella (S&D), por escrito.(FR) Estoy satisfecho con la aprobación del informe de la señora Jeggle, a la que yo mismo he contribuido. De hecho, la política agrícola común posee un valor social en tanto en cuanto reconoce el papel fundamental que desempeñan las mujeres en la preservación de las perspectivas de futuro de la vida rural y la prosperidad de las zonas rurales (dado que el 41 % de los 14,6 millones de personas que trabajan en la agricultura en la UE son mujeres).

El objetivo, en particular, consiste en promover la actitud emprendedora y los conocimientos agrícolas de las mujeres, dotar a las zonas rurales de una infraestructura moderna que permita a las mujeres lograr un equilibrio entre vida laboral y familiar (a través de la creación de guarderías, por ejemplo), tener como meta una mayor representación de las mujeres en los órganos políticos, económicos y sociales en el sector agrícola (con la paridad absoluta como meta) y aplicar una adecuada cobertura social para las mujeres que trabajan en la agricultura, así como la propiedad compartida de las explotaciones. Si la verdadera igualdad es la equidad, en ese caso, lo que realmente importa es reconocer el papel de la mujer en la agricultura.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Ulmer (PPE), por escrito. – (DE) He votado a favor del presente informe. Persiste la necesidad de una política de ayuda activa en las zonas rurales con el objetivo de ofrecer a las mujeres mejores perspectivas y mejores oportunidades de trabajo. Las mujeres agricultoras cualificadas necesitan una formación de amplio espectro y deben ser capaces de operar y pensar de forma empresarial. Esto requiere una infraestructura óptima en las zonas rurales en lo que respecta a educación, formación continua, escuelas y guarderías, así como un acceso sin restricciones a tecnologías modernas de la información. Además, deben ampliarse las redes de mujeres y el acceso de las mujeres empresarias a oportunidades de crédito e inversión.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Christine Vergiat (GUE/NGL), por escrito.(FR) He votado a favor del presente informe, que aboga por una mejora de la situación y del reconocimiento de las mujeres que trabajan en la agricultura y por la prestación continuada de asistencia rural.

El informe señala la necesidad crucial de garantizar la cobertura social para las mujeres cónyuges de agricultores que obtengan ingresos, al igual que para los trabajadores temporales e inmigrantes. Este paso debería resultar obvio, no solo para el trabajo agrícola, sino también en el contexto más amplio de todos los trabajos por cuenta propia, si queremos lograr verdaderos objetivos de igualdad de género en estas áreas en que las mujeres resultan especialmente maltratadas.

Por lo tanto, sí, la promoción de la igualdad de género también debe incorporarse a la política agrícola común y la Unión debe armonizar entre sí sus objetivos señalados y sus actos. Sin embargo, no me hago ninguna ilusión en cuanto a la coherencia global de los objetivos de la Unión y el uso de los fondos europeos, especialmente en lo que respecta a los derechos humanos, de los que los derechos de la mujer forman parte integral.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. – (DE) He votado a favor del informe de la señora Jeggle. El informe pone de manifiesto la enorme contribución realizada por las mujeres en los últimos años al desarrollo sostenible de las zonas rurales y a la diversificación y adaptación de la agricultura a los cambios del mercado. Sin embargo, si se quiere ofrecer a las mujeres perspectivas reales en el sector agrícola, la política agrícola común debe abarcar más aspectos orientados a la mujer, incluyendo (como se explica en el presente informe) la disposición de formas específicas de formación y asesoramiento, así como ayuda infraestructural.

 
  
MPphoto
 
 

  Artur Zasada (PPE), por escrito. – (PL) Quisiera felicitar a la señora Jeggle por un documento que realiza una contribución significativa al debate sobre la forma de la política agrícola común. Un factor clave que afecta al aumento del potencial económico de las zonas rurales es la participación de las mujeres: tanto en los órganos políticos como en las organizaciones agrarias y por medio del autoempleo. Una cuestión clave en lo que respecta a la creación de empleo es promover entre mujeres formas de empresa tales como el comercio electrónico, con las que es posible operar sin importar la distancia respecto a los grandes centros urbanos. También debemos aprovechar mejor las oportunidades que tienen como objetivo desarrollar la vida comunitaria en las zonas rurales mediante la elaboración e implementación de programas que sirvan de apoyo a los sistemas de formación para las organizaciones de mujeres.

Otro aspecto de importancia fundamental en lo que respecta a la igualdad de oportunidades es el apoyo a la puesta en marcha de guarderías adecuadas en las zonas rurales, dado que el cuidado de niños propicia que las mujeres vuelvan a trabajar con más rapidez y las hace más competitivas en el mercado laboral. Me gustaría dar las gracias a la señora Jeggle, una vez más, por aceptar mis propuestas mientras trabajaba en el informe. Se han incluido en el documento peticiones que formularon las mujeres durante las consultas públicas que organicé en la región de Ziemia Lubuska.

 
  
  

Informe: Marian-Jean Marinescu (A7-0054/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución sobre la eficiencia y eficacia de la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros. Este es un documento muy importante para Lituania, Bulgaria y Eslovaquia, ya que están en proceso de clausura de centrales nucleares. Preocupa que los proyectos clave de gestión de las infraestructuras de residuos hayan sufrido retrasos en Lituania, lo que impide la absorción oportuna y eficiente de fondos de la UE. Cabe señalar que aún se requiere una financiación considerable para la clausura y que los fondos nacionales no resultan suficientes para cubrir esto: el Fondo estatal para la clausura de la central nuclear de Ignalina ha acumulado hasta el momento algo más de 100 millones de euros (cuando solo los costes técnicos de la clausura ya suponen entre 987 millones y 1 300 millones de euros). El Parlamento Europeo pide, por tanto, a los Estados miembros de la UE que adopten medidas apropiadas en este sentido. El desmantelamiento de las centrales nucleares es un proceso muy complicado. Los países no tienen experiencia suficiente para poder anticiparse a todo el trabajo necesario y llevarlo a cabo de manera eficiente. El Parlamento Europeo adopta esta resolución en el momento adecuado, alentando de ese modo a Lituania, Bulgaria, Eslovaquia y a todos los Estados miembros de la UE a que apliquen las operaciones de desmantelamiento de la manera más eficiente posible. Se trata de un trabajo muy importante al que el Parlamento Europeo seguirá prestando mucha atención.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de este importante documento. Cuando se adhirieron a la Unión Europea, Lituania, Eslovaquia y Bulgaria asumieron compromisos política y económicamente complejos para desmantelar las centrales nucleares y la Unión Europea se comprometió a destinar la ayuda financiera necesaria para las operaciones de desmantelamiento, la construcción de depósitos de residuos nucleares, el almacenamiento de dichos residuos y el desarrollo de proyectos energéticos. Considero que el concepto de solidaridad de la Unión Europea puede contribuir de manera efectiva a mitigar las consecuencias económicas negativas de un cierre anticipado del sector energético, pero quedan muchas cuestiones importantes por resolver. El tema de las adjudicaciones no está del todo claro, porque ahora se sabe que la actual financiación no resultará suficiente para llevar a cabo las operaciones de desmantelamiento de manera oportuna y adecuada. Corremos el riesgo de que el desmantelamiento de las centrales nucleares se retrase por falta de recursos financieros y esto puede representar una amenaza para el medio ambiente y la salud humana. Los planes detallados de clausura aún no están listos y, como consecuencia, no se dispone de información suficiente acerca de los horarios, los costes de los proyectos particulares y sus fuentes de financiación.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Băsescu (PPE), por escrito. – (RO) He votado a favor del informe del señor Marinescu porque, en mi opinión, la falta de fondos para las operaciones de desmantelamiento demorará el proceso de asistencia financiera para los tres Estados miembros en cuestión: Lituania, Eslovaquia y Bulgaria. Un retraso en este proceso supondría una amenaza para el medio ambiente y la salud humana. En las futuras evaluaciones llevadas a cabo por la Comisión Europea y el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea, se deben aclarar los siguientes aspectos: la asignación y utilización de los fondos de la UE para garantizar la clausura, el almacenamiento seguro de los residuos nucleares y la coordinación entre los tres programas existentes. En este sentido, debe aprovecharse de forma eficiente la experiencia acumulada y debe utilizarse el modelo basado en proyectos previamente preparados y financiados con el fin de lograr una reducción de los costes.

 
  
MPphoto
 
 

  George Becali (NI), por escrito. (RO) He votado a favor del informe de nuestro colega sobre la prestación de la asistencia financiera solicitada por Lituania, Eslovaquia y Bulgaria para el cierre de las centrales nucleares. Salta a la vista que si no proporcionamos los recursos adecuados, podríamos enfrentarnos a consecuencias sumamente graves para el medio ambiente y la salud humana. Los recursos asignados deben, efectivamente, ser gestionados de manera adecuada y transparente. Es motivo de preocupación que no se disponga de un equipo de coordinadores y expertos de la UE para los tres proyectos que supervisen la elaboración de un plan y un calendario claro, así como el uso adecuado de los fondos ya asignados, y que decidan qué se necesita para completar el cierre en condiciones de seguridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito(FR) La palabra clave de este informe es «responsabilidad». La industria nuclear debe darse cuenta de que ya no puede eludir su responsabilidad con respecto al desmantelamiento de centrales nucleares, como ha hecho tantas veces en el pasado. Precisamente, lo que se comprometió a hacer en el momento de los distintos procesos de adhesión a la UE fue clausurar las centrales nucleares cuyas normas de seguridad se consideraran en general insuficientes. Por desgracia, las cantidades asignadas no se han utilizado correctamente. Ya es hora, pues, de que se extraigan todas las conclusiones necesarias de ello. Esta observación podría aplicarse a las centrales nucleares de los nuevos Estados miembros, pero sigue siendo relevante para todos los países de la UE que han optado por esta tecnología.

 
  
MPphoto
 
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE), por escrito. (ES) La desgracia de Japón nos ha hecho reflexionar a todos sobre la seguridad nuclear. Las ayudas al cierre de las centrales de Lituania, Eslovaquia y Bulgaria que disponían de tecnología obsoleta contribuyen a atenuar las consecuencias del gasto excepcional que supone el cierre anticipado de las mismas para 2013. La ayuda va dirigida a la mejora medioambiental y la modernización de nuevos sistemas eléctricos y a la mejora de la seguridad del suministro. He apoyado esta iniciativa porque este debe ser también el futuro para otras centrales nucleares europeas con tecnologías obsoletas.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. – (IT) Con este informe, el Parlamento hace bien en presionar a la Comisión a fin de asegurarse de que sigue de cerca y controla la forma en que Eslovaquia, Bulgaria y Lituania se han gastado y se gastarán las considerables cantidades de financiación de las que se han beneficiado en el marco del programa de desmantelamiento de la era soviética para que las centrales nucleares sean seguras. El catastrófico accidente de Japón hace unas semanas ha dejado claro a los que no se habían dado cuenta ya, que no se juega con la energía nuclear: siempre que algo tenga que ver con el átomo, los criterios de seguridad deben aplicarse con el máximo rigor, y la Comisión debe asumir, por tanto, la responsabilidad de vigilar el progreso de los programas de desmantelamiento de las viejas centrales de los tres países excomunistas.

 
  
MPphoto
 
 

  Vito Bonsignore (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del informe del señor Marinescu, que llama la atención sobre un problema de gran actualidad. A la luz de lo ocurrido en Japón, ahora surgen preguntas en cuanto a la seguridad de las centrales nucleares existentes y en funcionamiento en Europa.

El compromiso contraído por Lituania, Bulgaria y Eslovaquia durante las negociaciones de adhesión a la UE de desmantelar los antiguos reactores nucleares cuya adaptación a las normas mínimas de seguridad requeridas haya demostrado ser imposible, debe ser un compromiso sostenido y coherente, frente al cual la Unión Europea desde hace algún tiempo ha establecido y proporcionado paquetes de apoyo y financiación. Espero que los trabajos de desmantelamiento se lleven a cabo con prontitud y de manera que se garantice la máxima seguridad de los ciudadanos y el medio ambiente. También espero que sean capaces de recuperar los retrasos acumulados y que terminen el trabajo en el período de tiempo acordado.

Por último, quisiera destacar, más allá de los casos específicos, la necesidad de vigilar qué controles se están llevando a cabo en otros reactores de Europa, responsabilizando a las instituciones de velar por la seguridad no solo de las plantas existentes, sino también de la nuevas en caso de que fuera necesario que se construyeran más en el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Cristian Silviu Buşoi (ALDE), por escrito. (RO) El cumplimiento de las normas de seguridad nuclear y la protección de la población contra los riesgos nucleares son aspectos especialmente importantes que justifican la financiación concedida por la Unión Europea a los tres Estados miembros para el desmantelamiento de sus centrales nucleares, que ya no pueden modernizarse para adecuarse a las normas de seguridad más exigentes. Sin embargo, apoyo plenamente el punto de vista expresado en esta Resolución, porque considero que tenemos que controlar la forma en que se gastan estos fondos con el fin de asegurar que realizan una contribución eficaz a la hora de garantizar la seguridad del proceso de desmantelamiento. Desafortunadamente, las estrategias han resultado poco claras, lo que también se ha traducido en una falta de límites máximos para la financiación de la Unión Europea destinada a actividades de clausura. En el futuro debe evitarse semejante forma de trabajar, siendo necesario un plan integral diseñado para cubrir todas las acciones que vayan a poder recibir financiación. Resulta vital demostrar transparencia en la forma en que se gasta este dinero, a fin de garantizar la eficacia de la financiación y, en última instancia, asegurar que el dinero de los contribuyentes europeos se está gastando de manera responsable.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. – (PT) Es imperativo el desmantelamiento de los reactores nucleares de Eslovaquia, Bulgaria y Lituania, porque no pueden cumplir con las normas mínimas de seguridad exigidas con un coste económico aceptable. Esto no será posible sin una ayuda financiera comunitaria para poder hacer frente a las consecuencias de su clausura y desmantelamiento, lo que abarcaría, naturalmente, medidas para la mejora medioambiental, en consonancia con el acervo comunitario, y medidas de modernización de la capacidad de producción de electricidad convencional con objeto de compensar la capacidad de producción, etc. La ayuda financiera de la Unión Europea ha sido puesta a disposición en forma de contribuciones a los tres Fondos Internacionales para el Apoyo a la Clausura administrados por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D), por escrito. – (RO) La Unión Europea está preocupada por las posibles consecuencias en materia de seguridad que puedan derivarse del desmantelamiento de las viejas centrales nucleares en los nuevos Estados miembros y el posible manejo inadecuado de los residuos radiactivos que generan. Las operaciones involucradas generalmente son exorbitantes. Por eso resulta vital que los recursos financieros asignados por la UE se gestionen de forma tan adecuada y transparente como sea posible, al igual que resulta vital una supervisión externa adecuada a fin de garantizar una competencia leal en el mercado de la energía. Al mismo tiempo, la Unión debe promover constantemente el desarrollo de recursos de energía alternativa bajos en emisiones y competitivos, con el fin de remediar las adversas consecuencias económicas y sociales derivadas del proceso de desmantelamiento de las viejas centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Marielle De Sarnez (ALDE), por escrito.(FR) Desde 2007, se han clausurado tres plantas de energía nuclear en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria con un importante apoyo financiero de la UE. A la luz de los retrasos y la mala administración general, el Parlamento Europeo pide a la Comisión que cree un equipo de coordinación para supervisar la planificación y programación, revisar el uso de los fondos asignados hasta la fecha y decidir si la ayuda comunitaria seguirá siendo necesaria después de 2013. El Parlamento también ha exigido que el Tribunal de Cuentas Europeo elabore un informe especial sobre estos tres programas de desmantelamiento al final del año, con el fin de establecer si el dinero gastado ha contribuido realmente a mejorar la seguridad. Frente a las restricciones presupuestarias que afectan a todos los países, el Parlamento solo acordará ampliar su ayuda si los fondos de la UE han servido realmente para mejorar la seguridad del suministro energético, modernizar la infraestructura y desarrollar proyectos de energía sostenible. Tras la catástrofe nuclear de Japón, la UE es consciente de la magnitud de su responsabilidad y de que no puede permitirse el lujo de descuidar la seguridad de sus instalaciones nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Dušek (S&D), por escrito. – (CS) El informe sobre la eficacia de la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros presenta un resumen de los fondos de la UE destinados a la desconexión y desmantelamiento de las centrales nucleares de Ignalina, en Lituania, Bohunice en Eslovaquia y Kozloduy en Bulgaria. En el marco de las negociaciones de adhesión de la UE, Lituania, Eslovaquia y Bulgaria se comprometieron a cerrar y desmantelar estas centrales nucleares que, según las negociaciones del G-7, no podían modernizarse con un coste económicamente aceptable, y en las que era imposible garantizar las normas mínimas de seguridad. La UE se comprometió a financiar el cierre y desmantelamiento, y está haciendo entrega de la dotación financiera. Valoro favorablemente que la UE sea capaz de apoyar tales actividades. El desmantelamiento de las centrales nucleares viejas y peligrosas de la UE resulta fundamental para preservar la vida y la salud de los ciudadanos europeos.

Espero que las centrales nucleares más viejas de Francia también se cierren y desmantelen de manera similar. Alemania decidió dar un paso similar inmediatamente después del desastre en Japón. Voy a votar a favor de la aprobación del informe, ya que resulta necesario para completar el proceso de cierre y desmantelamiento de las plantas de Ignalina, Bohunice y Kozloduy, con la financiación adecuada de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito (PT) He votado a favor del informe sobre la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros. Considero que la UE debería apoyar el cierre de estas instalaciones y la inversión en proyectos de energías alternativas, con el fin de garantizar la seguridad y proteger la salud de los ciudadanos europeos, reducir la dependencia energética y minimizar los posibles costes sociales.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Antes de su adhesión, las normas relativas a la energía nuclear y los residuos radiactivos vigentes en los países de la Europa Central y Oriental eran menos estrictas que las normas que se aplicaban en la Unión Europea en aquel momento. Además, algunos de estos países mantenían en funcionamiento reactores antiguos, de fabricación soviética, que no pudieron ser adaptados a las normas mínimas de seguridad exigidas con un coste económico aceptable. Por esta razón, en su adhesión, Lituania, Eslovaquia y Bulgaria se comprometieron a desmantelar los reactores que se consideraba que no cumplían las normas. Para esto fue necesaria la intervención y la ayuda financiera de la UE, que debe continuar hasta el año 2013. Tras los trágicos acontecimientos en Japón, considero urgente la finalización de todos los programas para el cierre y desmantelamiento de las centrales nucleares en Europa Central y Oriental, cuyas operaciones no cumplen las normas de seguridad europeas.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Lituania, Eslovaquia y Bulgaria han cumplido con sus compromisos de cerrar oportunamente las respectivas unidades en las tres centrales nucleares: la unidad 1 de la central nuclear de Ignalina se cerró el 31 de diciembre de 2004 y la unidad 2, el 31 de diciembre de 2009; la unidad 1 de la central nuclear de Bohunice V1 se cerró el 31 diciembre 2006 y la unidad 2, el 31 diciembre 2008; las unidades 1 y 2 de la central nuclear de Kozloduy se cerraron el 31 diciembre 2002 y las unidades 3 y 4, el 31 diciembre 2006. Hay una justificación legal para la concesión de asistencia financiera, los importes son establecidos anualmente por decisión de la Comisión sobre la base de documentos individuales anuales de programación combinada, lo que permite controlar el desarrollo y la financiación de los proyectos aprobados. El objetivo de la ayuda comunitaria es apoyar a estos tres Estados miembros para hacer frente a la carga financiera y económica causada por unas tempranas fechas fijas de cierre y cubrir el coste de numerosas actividades importantes de clausura, invertir en proyectos de energía con vistas a reducir la dependencia energética y contribuir a atenuar el impacto social de la clausura de las centrales de energía.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Sabemos que la edad media de los reactores en funcionamiento en las centrales nucleares en casi la mitad de los Estados miembros de la Unión Europea es relativamente elevada, lo que ha generado la necesidad de dar de baja algunos de estos reactores por razones de seguridad y de defensa y protección de la salud pública y el medio ambiente.

En el caso de los nuevos Estados miembros, frente a la exigencia de desmantelar un serie de unidades, nos parece correcto que puedan contar con el apoyo de la UE para completar, de forma adecuada y segura los procesos de desmantelamiento.

Estos procesos deberían incluir un mantenimiento necesario y vigilancia tras el cierre, tratamiento de residuos, almacenamiento de residuos y del combustible gastado y descontaminación, la mejora medioambiental de las instalaciones y ayuda para la sustitución de la capacidad de producción de las plantas cerradas, prestando especial atención a la sostenibilidad medioambiental y a la eficiencia energética.

Por último, cabe señalar que también deben tenerse en cuenta las consecuencias sociales de estos procesos, garantizando —además de todas las condiciones de seguridad, antes, durante y después del desmantelamiento— la protección de los empleos de los trabajadores y otros derechos.

 
  
MPphoto
 
 

  Ian Hudghton (Verts/ALE), por escrito. – En el apartado 7 del informe Marinescu se señala sobre el desmantelamiento de algunas estaciones de energía nuclear en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria que «debería concederse la mayor prioridad a la clausura de las centrales nucleares implicadas, en aras de la salud y la seguridad de toda la población europea». Estoy totalmente de acuerdo con esa afirmación, pero iría más lejos: un abandono completo de la energía nuclear en todos los Estados miembros redundaría en interés de la seguridad y la salud de nuestros ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) Como ustedes saben, Lituania, Eslovaquia y Bulgaria operaban viejos reactores nucleares de diseño soviético sobre los que la comunidad internacional llegó a la conclusión de que no podían ser modernizados con un coste económico aceptable para cumplir las normas mínimas de seguridad exigidas. En reconocimiento del hecho de que dicho cierre anticipado representaba una carga financiera excepcional y como acto de solidaridad, la Unión Europea se comprometió a proporcionar una ayuda financiera adicional adecuada para la clausura de esos reactores hasta finales de 2013. Sin embargo, existe preocupación porque los proyectos clave de gestión de las infraestructuras de residuos (proyecto para el almacenamiento de combustible gastado y residuos) han experimentado importantes retrasos. El margen disponible en el sistema está casi agotado y los retrasos pueden comenzar a incidir en la fase crítica de todo el plan de clausura, con un incremento proporcional de los costes. La Comisión debería informar sobre los resultados de la reevaluación de los plazos del proyecto. Una gran parte de los fondos se ha destinado a proyectos energéticos, pero todavía se necesita una financiación considerable para la clausura y los fondos nacionales no son suficientes para cubrirla: el Fondo estatal para la clausura de la central nuclear de Ignalina no ha logrado acumular los fondos suficientes. Los costes técnicos de la clausura ya suponen entre 987 millones y 1 300 millones de euros. Los Estados miembros de la UE deben adoptar medidas oportunas a este respecto. Por otra parte, en cuanto a la seguridad nuclear se refiere, debemos discutir las nuevas plantas de energía nuclear con reactores nucleares que se proyectan en las fronteras de la UE, en Rusia y Belarús. Esto puede representar un nuevo reto para la UE que en el futuro podría suponer una amenaza real para la salud de nuestros ciudadanos y nuestro medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito (DE) Los reactores nucleares en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria no pueden ser modernizados a un coste económicamente viable para cumplir las normas mínimas de seguridad exigidas. Como parte de sus negociaciones de adhesión, estos tres países se han comprometido a cerrar y desmantelar los reactores nucleares dentro de un calendario acordado. Con el fin de impulsar un cierre eficiente, necesitamos un marco financiero claro y controles para el uso correcto de los fondos recibidos. Apoyo el informe del señor Marinescu, porque la seguridad de los ciudadanos de Europa debe ser nuestra principal prioridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) El tema de la eficiencia y eficacia de la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros ahora resulta más relevante más que nunca. Los acontecimientos recientes en Japón han hecho que las preocupaciones en materia de seguridad sean más apremiantes que nunca. El informe del señor Marinescu examina, más específicamente, el suministro de recursos financieros suficientes a fin de garantizar el desmantelamiento de centrales nucleares en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria. De hecho, en el momento de su ingreso en la familia europea, los Estados asumieron la responsabilidad por el desmantelamiento de las centrales nucleares en sus territorios. La UE se compromete a proporcionar un apoyo financiero suficiente para cumplir con estas obligaciones. De hecho, considero que la Unión Europea debe proponer una acción decisiva sobre ciertos temas especialmente importantes para los ciudadanos, incluido el de la seguridad de las centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Agnès Le Brun (PPE), por escrito.(FR) Cuando Lituania, Eslovaquia y Bulgaria se adhirieron a la Unión Europea, se elaboró un plan de cierre y desmantelamiento para una serie de viejas centrales nucleares que no cumplen las normas europeas. Gracias a una liberación de asignaciones muy importante, que ascenderá a un total de 2 848 millones a finales de 2013, ha sido posible cerrar todas las plantas y asegurar una conversión parcial a otras fuentes de energía en esos Estados miembros. Sin embargo, varios de los compromisos contraídos parecen no haberse respetado, y uno tiene derecho a preguntarse sobre el uso de los fondos asignados. Por eso he votado a favor de la presente Resolución del Parlamento Europeo. Tras constatar que el avance del desmantelamiento ha sido prácticamente nulo, a pesar de ser la principal razón del programa, la Resolución pide a la Comisión que aplique esta ayuda de manera más eficaz mediante la elaboración de un informe anual de seguimiento, por ejemplo. Con este propósito, la Comisión podría basarse en la auditoría que actualmente está llevando a cabo el Tribunal de Cuentas Europeo. También debería reunir a un equipo de coordinadores y expertos para cubrir los tres proyectos, algo que, curiosamente, todavía no se ha hecho.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor del presente este informe que trata el tema de los tres países, Lituania, Eslovaquia y Bulgaria, que operaban viejos reactores nucleares de diseño soviético sobre los que la comunidad internacional, en consonancia con el programa de acción multilateral del G-7 aprobado en la cumbre del G-7 de Munich en 1992, llegó a la conclusión de que no podían ser modernizados con un coste económico aceptable para cumplir las normas mínimas de seguridad exigidas. En el contexto de las negociaciones para la adhesión a la Unión Europea, los tres países se comprometieron a cerrar y, posteriormente, a clausurar esos reactores nucleares en fechas fijas. En reconocimiento del hecho de que dicho cierre anticipado representaba una carga financiera excepcional y como acto de solidaridad, la Unión Europea se comprometió a proporcionar una ayuda financiera adicional adecuada para la clausura de esos reactores hasta finales de 2013.

 
  
MPphoto
 
 

  Marisa Matias (GUE/NGL), por escrito. (PT) El presente informe trata sobre la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros. Estas plantas representan un peligro para la salud pública y para el ecosistema, no solo en su país de origen, sino también en toda Europa y el resto del planeta. Con respecto al tema objeto del informe, he votado a favor de contribuir a la clausura de estas instalaciones antiguas. Sin embargo, creo que la política nuclear debe ir más allá. Habida cuenta de los graves riesgos relacionados con la energía nuclear, que vienen siendo de sobra conocidos desde hace mucho tiempo, y el desastre nuclear que se está viviendo en Japón, hago un llamamiento para la creación inmediata de un plan europeo con el objeto de abandonar este tipo de energía. También creo que la UE debe suspender de inmediato los fondos y la ayuda destinada a las nuevas plantas nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) El presente informe trata sobre el desmantelamiento de las centrales nucleares que se encuentran en situación de deterioro y representan un peligro inmediato para la salud de todos los ciudadanos de la UE. Solo pone parcialmente en duda el denominado componente «energético» de la asistencia financiera de la UE asignada a este programa de clausura.

Esta Cámara debe condenar claramente la financiación de nuevas plantas de energía nuclear. No lo está haciendo, y tampoco está exigiendo el abandono de la energía nuclear, a pesar de ser muy necesario. Con el desastre ocurrido en Fukushima hace solo unos días, esto demuestra una vergonzosa escasez de miras. Pido la aplicación inmediata de un plan europeo para la eliminación gradual la energía nuclear. He votado a favor, con especial referencia a la financiación del desmantelamiento de las centrales nucleares que figura en el presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La seguridad nuclear es una preocupación para todos en Europa. El reciente accidente en Japón ha puesto de relieve los riesgos inherentes a las centrales nucleares. Los Estados de Europa Oriental que aspiran a convertirse en parte de la UE cuentan con centrales nucleares de fabricación soviética que llevan muchos años en funcionamiento y están llegando al final de su vida útil. Habida cuenta del coste elevado que supone el desmantelamiento de estas estructuras, es natural que la UE ayude a estos países en sus esfuerzos de desmantelamiento, para que no se produzca ningún accidente nuclear en territorio europeo con consecuencias que, por desgracia, son bien conocidas por todos nosotros.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. (ES) He votado a favor de este informe sobre la eficiencia y eficacia de la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros puesto que indica que debería concederse la mayor prioridad a la clausura de las centrales nucleares implicadas, en aras de la salud y la seguridad de toda la población europea y expresa su temor de que la falta de recursos financieros para las medidas de clausura retrase el desmantelamiento de las centrales nucleares y constituya una amenaza para el medio ambiente y la salud humana. El accidente de Fukushima evidencia que la energía nuclear no es controlable en caso de catástrofe, además de que su gestión no puede estar en manos privadas, por ello urge una moratoria para que no se construyan más centrales nucleares y el establecimiento de un calendario de cierre de las 143 centrales que existen hoy en Europa. La UE debe caminar hacia un futuro libre de centrales nucleares y basado en energías renovables.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. – La Resolución evalúa los planes de desmantelamiento fuera de fecha de las centrales nucleares en tres países de la UE: Ignalina, en Lituania, Bohunice en Eslovaquia, Kozloduy en Bulgaria. La Resolución también hace un cálculo de los gastos y las demoras en la posible financiación de proyectos energéticos no relacionados con el desmantelamiento. «Posible financiación» está bien dicho. Es necesario definir de manera clara y específica cómo exactamente serán sustituidas estas poderosas fuentes de energía, dónde y cuándo construirán nuestros medios financieros las nuevas centrales eléctricas. He votado «a favor» porque entiendo el peligro de las centrales nucleares, pero ¿qué sentido tiene desmantelar Ignalina cuando todavía no se han construido otras centrales nucleares en la Unión Europea? ¿No será tal vez mejor llevar a cabo obras de reconstrucción?

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) La modernización de algunos reactores nucleares en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria con objeto de asegurar que cumplen con los mínimos estándares de seguridad exigidos es imposible o conlleva un coste económico excesivo. Según los términos de las negociaciones de adhesión a la UE, se proporcionaron fondos a estos Estados de Europa Central y Oriental para ayudar al desmantelamiento de los reactores obsoletos. Se pagaron alrededor de 1 300 millones de euros a Lituania (Ignalina), Eslovaquia (Bohunice V1) y Bulgaria (Kozloduy) hasta el año 2009. La UE se ha comprometido a realizar pagos adicionales hasta finales de 2013. Durante la crisis del gas entre Rusia y Ucrania, Eslovaquia consideró la reactivación de la planta de Bohunice fuera de servicio con el fin de compensar el déficit de energía provocado por la falta de suministro de gas ruso. Japón nos ha demostrado con qué facilidad se puede perder el control de una central nuclear. Esto hace que el cierre de los reactores obsoletos resulte aún más importante, mientras, al mismo tiempo, se desarrollan fuentes de energía alternativas a fin de evitar una reactivación encubierta Por eso he votado a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Rareş-Lucian Niculescu (PPE), por escrito. – (RO) Es absolutamente indiscutible que, en interés de la seguridad y la salud de todos los ciudadanos europeos, la UE y los Estados miembros deben dar prioridad al desmantelamiento de las centrales nucleares pertinentes en los nuevos Estados miembros. Sin embargo, también se debería prestar la misma atención a la eliminación de los peligros del entorno inmediato de la Unión Europea. En este punto, quiero hacer hincapié en la necesidad urgente de identificar y movilizar los fondos necesarios para construir un nuevo sarcófago sobre el reactor de la central nuclear de Chernóbil que explotó en 1986.

 
  
MPphoto
 
 

  Rolandas Paksas (EFD), por escrito. (LT) Estoy de acuerdo con la presente Resolución sobre la eficiencia y eficacia de la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de las centrales nucleares de Lituania, Eslovaquia y Bulgaria. Sobre todo, debemos esforzarnos por garantizar que todas las operaciones de desmantelamiento se llevan a cabo dentro del plazo, al mismo tiempo que se aplican correctamente todas las medidas de seguridad necesarias y se elimina incluso el más mínimo de riesgo para la salud humana y el medio ambiente. Si estamos comprometidos con el desmantelamiento de Ignalina y otras plantas de energía nuclear, todos los recursos financieros asignados a este proceso debe utilizarse según lo previsto con arreglo al principio de transparencia y eficiencia. Las autoridades nacionales deben finalizar con carácter urgente los planes detallados de clausura. Creo que los resultados de la auditoría realizada por el Tribunal de Cuentas Europeo revelarán los objetivos de la utilización de los fondos y su eficacia. Debemos hacer todo lo posible por asegurar que las actividades de desmantelamiento y de gestión de los residuos de la clausura se hayan iniciado para 2013. Considero conveniente que la Comisión presente al Parlamento Europeo un plan de financiación detallado y que defina responsabilidades por el uso de la ayuda de la Unión Europea. Habida cuenta del hecho de que los fondos estatales para el desmantelamiento de las centrales nucleares no han acumulado una cantidad suficiente, sería conveniente que las estrategias y los planes elaborados incluyan nuevas acciones y prevean, en consecuencia, fondos adicionales de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del texto relativo a la financiación de la UE para el desmantelamiento de centrales de energía nuclear en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria, ya que, a la luz de los recientes acontecimientos producidos tras el terremoto y la crisis nuclear de Japón, considero fundamental y crucial que la Unión Europea adopte una política de controles de seguridad en los reactores nucleares, lo que eliminará cualquier grado de riesgo. Había viejos reactores nucleares de diseño soviético activos en los territorios de los países en cuestión, y ha resultado técnicamente imposible modernizarlos a fin de poder cumplir con las normas internacionales de seguridad exigidas actualmente. La financiación concedida por la UE es coherente con la carga económica que soportan estos países para poder cerrar las centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Como parte de las negociaciones de adhesión a la UE, Lituania, Eslovaquia y Bulgaria negociaron una ayuda para el desmantelamiento de viejos reactores nucleares de diseño soviético que, en opinión de la comunidad internacional y en consonancia con la cumbre del G-7 de Munich en 1992, no podían ser modernizados con un coste económico aceptable para cumplir las normas mínimas de seguridad exigidas. En el contexto de las negociaciones para la adhesión a la Unión Europea, los tres países se comprometieron a cerrar y, posteriormente, a clausurar esos reactores nucleares en fechas fijas. En reconocimiento del hecho de que dicho cierre anticipado representaba una carga financiera excepcional y como acto de solidaridad, la Unión Europea se comprometió a proporcionar una ayuda financiera adicional adecuada para la clausura de esos reactores hasta finales de 2013. El programa de ayuda ha sido objeto de auditorías y evaluaciones periódicas. El Tribunal de Cuentas Europeo lleva a cabo actualmente auditorías de gestión para los tres programas y se espera un informe especial del Tribunal de Cuentas Europeo para el otoño de 2011. Ahora podemos concluir que se podrían haber creado sinergias entre los tres proyectos para que la acción de la UE fuera más eficiente y eficaz. He votado a favor del presente informe, del que quiero destacar la recomendación de la Comisión de armonizar las normas relativas a la financiación de la clausura de los reactores nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito. – (IT) La propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre la eficiencia y eficacia de la financiación de la UE en el ámbito del desmantelamiento de centrales nucleares en los nuevos Estados miembros, en su forma presentada el 14 de marzo de 2011, tiene como objetivo determinar qué fases se han superado en el desmantelamiento de las centrales nucleares obsoletas de Lituania, Bulgaria y Eslovaquia, que se han beneficiado desde 1999 de la ayuda financiera de la UE para este proyecto. La seguridad del suministro energético constituye una de las prioridades fundamentales de la estrategia energética de la UE. Según las previsiones actuales, los retrasos experimentados por los programas hasta la fecha no impedirán el inicio de los procesos de desmantelamiento y de gestión de los residuos nucleares, ni afectarán a la obras llevadas a cabo por el personal de la estación de energía para 2013. Sin embargo, sigue preocupando gravemente que los planes de clausura aún estén por finalizar y el hecho de que se tendrá que hacer todo lo posible por mejorar la gestión de los recursos financieros, así como la coordinación entre las autoridades nacionales de los Estados miembros en cuestión. Por estas razones, voy a votar a favor de la propuesta de resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Los tres países, Lituania, Eslovaquia y Bulgaria, operaban viejos reactores nucleares de diseño soviético sobre los que la comunidad internacional, en consonancia con el programa de acción multilateral del G-7 aprobado en la cumbre del G-7 de Munich en 1992, llegó a la conclusión de que no podían ser modernizados con un coste económico aceptable para cumplir las normas mínimas de seguridad exigidas. En el contexto de las negociaciones para la adhesión a la Unión Europea, los tres países se comprometieron a cerrar y, posteriormente, a clausurar esos reactores nucleares en fechas fijas. En reconocimiento del hecho de que dicho cierre anticipado representaba una carga financiera excepcional y como acto de solidaridad, la Unión Europea se comprometió a proporcionar una ayuda financiera adicional adecuada para la clausura de esos reactores hasta finales de 2013.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor del presente informe porque considero de suma importancia que sigamos vigilando de cerca la fase de desmantelamiento de las centrales de energía nuclear en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria, donde, en el momento de su adhesión en la Unión Europea, seguían en funcionamiento viejos reactores nucleares de diseño soviético que han resultado imposibles de modernizar a fin de cumplir las normas de seguridad más recientes con un coste sostenible.

Después de la reciente catástrofe en Japón, ya no es posible quedarse rezagado con estos procedimientos en aras de la seguridad de todos los ciudadanos de Europa y de otros lugares y, además, la carga financiera excepcional asociada con el proceso de desmantelamiento ya no se puede utilizar como excusa en un retraso potencial. Por esta razón, la Unión Europea se compromete a suministrar una asistencia financiera adecuada para desmantelar los reactores antes de finales de 2013. En interés de toda la Unión Europea, no podrá tolerarse ninguna demora más y deberá ser denunciada de inmediato en cualquier contexto considerado relevante.

 
  
MPphoto
 
 

  Oreste Rossi (EFD), por escrito. (IT) Tras la catástrofe nuclear provocada por la central nuclear de Japón, que también ha guardado relación con una falta de adaptación a las normas de seguridad, podemos afirmar que hemos hecho una excelente elección al fijar, durante las negociaciones de adhesión, fechas para el cierre definitivo de tres viejas centrales nucleares de diseño soviético en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria.

La fecha para el cierre definitivo y posterior fase de mantenimiento seguro se fijó en 2013, con un coste para la Unión Europea de casi tres millones de euros. Después de los retrasos y los aumentos de los costes vinculados a la seguridad de las tres plantas de energía, el informe invita a la Comisión a ejercer una mayor supervisión, a fin de establecer cuál es la situación y el plazo previsto para la finalización de las diferentes fases del proceso de desmantelamiento de acuerdo con el calendario original.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. – (NL) Lituania, Eslovaquia y Bulgaria contaban con centrales nucleares del periodo soviético que la comunidad internacional concluyó que no podían ser modernizadas a fin de cumplir con los requisitos mínimos de seguridad con un coste económico razonable. Las negociaciones de adhesión se utilizaron para que las tres centrales nucleares cerraran en una fecha determinada y fueran posteriormente desmanteladas. A tal fin, se destinaron 2 700 millones de euros en el transcurso del período 1999-2013. De esta cantidad, ya se habían asignado 1 800 millones de euros a finales de 2009. A pesar de ello, se han producido retrasos considerables en la ejecución de los programas de desmantelamiento. El Parlamento Europeo teme que estas demoras puedan dar lugar a riesgos para el medio ambiente y la salud humana. Estoy satisfecho con este informe, sobre todo porque esta Cámara ha respaldado mis enmiendas, que fueron presentadas en la Comisión de Control Presupuestario y pedían que los fondos y sus recursos sean administrados y utilizados con absoluta transparencia.

El Parlamento Europeo también ha aprobado mi propuesta de que la Comisión presente informes anuales al Parlamento y nos comunique si se confirman sus previsiones que estiman que los recursos asignados serán absorbidos durante los próximos tres años. El presente informe constituye la base para un seguimiento muy cercano de este proceso y eso es algo positivo desde una gran variedad de puntos de vista.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – He votado a favor del presente informe porque apoyo al desmantelamiento gradual de las centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Ulmer (PPE), por escrito. – (DE) He votado a favor del presente informe. El desmantelamiento de las plantas de Ignalina, Bohunice y Kozloduy se está demorando demasiado y se debería exigir un mayor compromiso a los operadores nacionales. También es urgente y necesario para todos los Estados miembros que se exijan unas normas comunes para el desmantelamiento de las plantas. Es preciso definir ámbitos de responsabilidad claros. En sus negociaciones de adhesión a la UE, los tres países, es decir, Lituania, Eslovaquia y Bulgaria, declararon su voluntad de eliminar de la red estas tres peligrosas centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Viktor Uspaskich (ALDE), por escrito. (LT) Los trágicos acontecimientos ocurridos el mes pasado en Japón y la preocupación por la seguridad de la central nuclear de Fukushima han generado muchos debates acerca de las centrales nucleares. Es muy importante que se produzcan estos debates; muchos lituanos recuerdan muy bien la tragedia de Chernóbil. El cierre de la central nuclear de Ignalina en Lituania fue una de las condiciones de adhesión a la UE, pero ha sido muy doloroso. La UE proporcionó a Lituania 837 millones de euros de ayuda para eliminar las consecuencias del cierre de la central nuclear durante el período 2007-2013. Sin embargo, recibir la financiación de la UE asignada para el cierre del reactor no es suficiente. El desmantelamiento seguro es un camino largo y la UE debe apoyar a Lituania en cada paso del camino. Esto debería incluir un apoyo integral: la gestión de residuos radiactivos y residuos peligrosos.

Tal y como manifiesta el ponente, es importante recibir un apoyo comunitario integral a fin de reducir las consecuencias económicas y sociales del cierre de la central nuclear de Ignalina. El cierre de la central nuclear ha provocado el despido de muchos lituanos y ha perjudicado nuestra economía. La UE debe prestar más ayuda a los proyectos del sector energético con el fin de mitigar las consecuencias económicas del cierre de la central nuclear de Ignalina. Esto podría incluir la promoción de la renovación de medidas destinadas a aumentar la producción y eficiencia energéticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. – (DE) He votado a favor del informe sobre la clausura de los tres reactores nucleares en Lituania, Eslovaquia y Bulgaria. Debido a que estos reactores nucleares no cumplen con las normas mínimas de seguridad, su desmantelamiento fue una de las condiciones acordadas por los tres países durante las negociaciones de adhesión y la Unión Europea se comprometió a cubrir parte de los costes del desmantelamiento. En este contexto, es una excelente noticia saber que el cierre de la central de Ignalina, en Lituania, significa que ha quedado inhabilitada la única central nuclear del país.

 
  
  

Informe: Barbara Matera (A7-0060/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Regina Bastos (PPE), por escrito. (PT) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) se creó en 2006 con el fin de prestar asistencia adicional a los trabajadores afectados por las consecuencias de los cambios importantes en la estructura del comercio internacional y para ayudar a su reintegración en el mercado laboral. Desde el 1 de mayo de 2009, el ámbito de aplicación del FEAG se ha ampliado a fin de incluir un apoyo a los trabajadores despedidos como consecuencia directa de las crisis económica, financiera y social.

En este momento, cuando nos enfrentamos a esta grave crisis en la que el aumento del desempleo constituye una de las principales consecuencias, la UE debería utilizar todos los medios a su alcance para reaccionar, especialmente en lo que respecta al apoyo que debe prestarse a aquellos que se enfrentan a la realidad cotidiana del desempleo. Esta es la razón por la que voto a favor del presente informe relativo a la movilización del FEAG en favor de la República Checa, con el objetivo de apoyar a los trabajadores despedidos en Unilever ČR spol.s r.o.

 
  
MPphoto
 
 

  Izaskun Bilbao Barandica (ALDE), por escrito. (ES) La ayuda incluye a 460 de los 664 despedidos por la empresa UNILEVER CR, que se dedicaba al sector del comercio al por menor. El 52,4% de las afectadas son mujeres. El 13% tiene más de 54 años y el 9,1% menos de 24. Conviene destacar que las medidas que ayudarán a la formación de los despedidos serán cofinanciadas por la empresa, que no elude su responsabilidad, y serán puestas en práctica por contratistas y empresas que trabajen en su nombre.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Březina (PPE), por escrito. – (CS) Es un éxito del Parlamento Europeo que el presupuesto 2011 cuente por primera vez con créditos de pago por un importe de 47 608 950 euros en la partida presupuestaria del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG). El FEAG se creó como instrumento específico independiente con sus propios objetivos y plazos, y, por consiguiente, merece una dotación específica, lo que evitará transferencias de otras líneas presupuestarias, tal como ha ocurrido en el pasado, que podrían frustrar la consecución de los distintos objetivos políticos. En mi opinión, el FEAG ha demostrado su valía, y mi única preocupación es que los nuevos Estados miembros no lo hayan aprovechado más. A la larga, podría acabar dando la impresión de que objetivo del FEAG es que los antiguos Estados miembros consigan los recursos presupuestarios de que solían disponer en el marco de, por ejemplo, de la política de cohesión. En mi opinión, la primera solicitud checa de una subvención con cargo al FEAG de la historia, es como un primer trago al que sucederán otros, porque la industria checa también se ha visto afectada por la globalización y la crisis financiera mundial, y los trabajadores checos que han sido despedidos merecen la ayuda europea en sus esfuerzos por tener éxito en un mercado laboral difícil.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Brzobohatá (S&D), por escrito. – (CS) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG).se creó en 2006 como un instrumento flexible para la rápida prestación de asistencia individual temporal y extraordinaria en favor de los trabajadores despedidos como consecuencia de la globalización y la crisis financiera y económica. Esta constituye la primera liberación de recursos del fondo para la República Checa desde el estallido de la crisis económica y financiera mundial, y está específicamente destinada a mitigar las consecuencias del despido de 634 trabajadores de la empresa Unilever, que ha cerrado una fábrica en el municipio de Nelahozeves. En vista del hecho de que el 52,4 % de los despedidos son mujeres, y más del 13 % de los trabajadores despedidos tienen más de 54 años de edad, considero muy adecuada la liberación de recursos para la República Checa y, por lo tanto, he votado a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Estoy satisfecha con el trabajo realizado sobre la base del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), es decir, con el apoyo a los trabajadores afectados por los cambios en el comercio mundial. De la misma manera, apoyo la decisión sobre la movilización del FEAG en favor de la República Checa, para el beneficio de los trabajadores de la empresa Unilever, que ha sufrido más de 500 despidos inesperados como consecuencia de la crisis económica y financiera mundial. Esta decisión es, por consiguiente, de gran importancia, no solo para los trabajadores y sus familias, sino para el distrito de Melnik, donde se encuentran las instalaciones Unilever y cuya economía depende en gran medida de la industria de transformación de alimentos y la industrias química y energética.

 
  
MPphoto
 
 

  Anne Delvaux (PPE), por escrito.(FR) He votado a favor del presente informe y de la enmienda que pide una revisión del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG). Esto se debe a que lamento que el FEAG, en su forma actual, no imponga una investigación sobre la salud financiera, una posible evasión fiscal o la situación de las ayudas estatales de las empresas multinacionales cuya reestructuración justifica la intervención del FEAG. Considero que esto debería ser tratado en la próxima revisión del Reglamento FEAG, sin comprometer el acceso de los trabajadores despedidos al FEAG.

 
  
MPphoto
 
 

  Lena Ek, Marit Paulsen, Olle Schmidt y Cecilia Wikström (ALDE), por escrito. (SV) Hemos vuelto a elegir esta vez apoyar la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización —ahora para ayudar a un total de alrededor de 1 200 personas que han perdido sus puestos de trabajo en Polonia y la República Checa— porque Europa aún sigue padeciendo los efectos de la crisis económica, y los tiempos excepcionales exigen medidas excepcionales.

Sin embargo, consideramos que en el futuro deberíamos utilizar en su lugar los instrumentos ya existentes —en particular el Fondo Social Europeo— con el fin de aumentar la empleabilidad de las personas a las que se ha notificado el despido o que han sido despedidas. Probablemente no haya necesidad del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización en el próximo periodo presupuestario.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La solicitud hace referencia a 634 despidos en la empresa Unilever ČR, cuya actividad se desarrolla en el sector del comercio al por menor, en la región de Střední Čechythe. Al igual que con la primera solicitud de este año referida a la región polaca de Podkarpackie, la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales ha realizado una evaluación favorable del cumplimiento de este proceso con los criterios de admisibilidad. No puedo dejar de advertir con pesar la propagación de los despidos en toda la Unión, lo que indica que aún queda mucho por hacer para revertir el ciclo de crisis en que nos encontramos inmersos. Apoyo la propuesta de la Comisión para la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), y espero que los trabajadores despedidos sean capaces de encontrar nuevos empleos lo antes posible.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El presente informe es un proyecto de decisión del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la movilización de 323 820 euros del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), para ayudar a la reintegración de los trabajadores checos despedidos como consecuencia de la crisis económica y financiera actual. Esta solicitud, la segunda en ser aprobada en el marco del presupuesto 2011 de la UE, se presentó a la Comisión el 24 de marzo de 2010 y se refiere a 634 trabajadores de la empresa Unilever CR, en la región de Čechy Střední, que trabajaban en el sector del comercio al por menor. Habida cuenta de que esto implica un instrumento presupuestario específico y que la cantidad solicitada es legalmente aceptable y cumple con las disposiciones del Acuerdo Interinstitucional del 17 de mayo de 2006 entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea, en concreto con el punto 28, voy a votar en favor de esta propuesta, y confío en que contribuya a reducir las dificultades económicas de los habitantes de esta región y a relanzar la economía local.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Otra movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), esta vez para apoyar a los trabajadores despedidos de una fábrica de propiedad de la multinacional Unilever en la República Checa.

Como en otras ocasiones, hemos votado a favor. Sin embargo, además de las reservas que siempre expresamos en estas situaciones, hay aspectos particulares de este proceso sobre los que es preciso hacer hincapié. La Comisión Europea se ha limitado a afirmar que Unilever no ha recibido ninguna ayuda del Estado o fondos de la UE para abrir la fábrica en la República Checa, antes o después de su adhesión a la UE. Sin embargo, la Comisión no ha proporcionado información, tal y como debería haber hecho y como se le pidió que hiciera, acerca de lo que está sucediendo en lo que respecta al resto de fábricas del grupo, argumentando que no está obligada a hacerlo en virtud del Reglamento del FEAG.

Además de lo que ha ocurrido en el caso específico de la República Checa, sería interesante conocer y evaluar el comportamiento del grupo Unilever a nivel europeo. Por tanto, lamentamos la falta de información relativa a las ayudas públicas concedidas a este grupo, así como a las empresas multinacionales en general cuya reestructuración es el motivo de las intervenciones del FEAG.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Esta es otra movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), que en este caso trata de beneficiar a los trabajadores despedidos de la fábrica checa de la multinacional Unilever. La posición de la Comisión Europea en este ámbito ha sido muy controvertida, ya que se ha limitado a afirmar que Unilever no ha recibido ninguna ayuda del Estado o apoyo financiero de los fondos europeos para abrir la fábrica en la República Checa, antes o después de su adhesión a la UE. Sin embargo, la Comisión no ha proporcionado información, tal y como debería haber hecho y como se le pidió que hiciera, acerca de lo que está sucediendo con otras fábricas del grupo, argumentando que no está obligada a hacerlo en virtud del Reglamento del FEAG.

Por eso, durante el debate en la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, llamé la atención sobre el hecho de que no había información disponible sobre lo que está pasando con el grupo Unilever a nivel europeo, y propuse que se tomara en cuenta este tema durante la revisión del Reglamento, de modo que pueda llevarse a cabo un examen de la situación financiera, incluidas las ayudas estatales, de las empresas multinacionales cuya reestructuración es el motivo de las intervenciones del FEAG, sin comprometer el acceso al fondo de los trabajadores despedidos.

Hemos votado, por consiguiente, a favor de estas propuestas.

 
  
MPphoto
 
 

  Estelle Grelier (S&D), por escrito.(FR) He votado a favor del presente informe sobre la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) en apoyo de los empleados de la industria alimentaria (Unilever) en la República Checa. Quiero subrayar, sin embargo, que existe una necesidad urgente de revisar el reglamento de ese fondo tan pronto como sea posible. Con este fin, durante la votación he respaldado con mi firma y asegurado la aprobación de una enmienda que especifica que resulta perjudicial que el reglamento no exija una investigación sobre la salud financiera, la posible evasión fiscal o la situación de las ayudas estatales de las multinacionales que se benefician de la intervención del FEAG. En un momento en la Unión Europea está luchando por financiar sus objetivos y se ve obligada a elegir entre políticas igual de prioritarias, el presupuesto comunitario no puede permitirse el lujo de financiar la entrada en el mercado y las estrategias de deslocalización de grandes empresas multinacionales cuya única intención es aumentar sus ganancias. Esto debe tenerse en cuenta en el futuro Reglamento, sin perjuicio de los trabajadores despedidos por poner en peligro su acceso al FEAG.

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Havel (S&D), por escrito. (CS) Recomiendo votar a favor del informe de Barbara Matera sobre la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), en cuyo marco la República Checa ha presentado su primera solicitud de ayuda. Considero importante hacer hincapié en la importancia de este fondo, que fue creado con el comisario socialdemócrata checo, Vladimír Špidla. El terremoto financiero y económico que le sucedió ha privado de sus puestos de trabajo a muchas personas en toda Europa. Los recursos del fondo FEAG financian solamente aquellas medidas que facilitan el acceso a un nuevo trabajo para las personas que han resultado despedidas, que se han adherido a los programas de formación profesional y adquirido una cualificación acorde a las necesidades del mercado laboral, o que se han convertido en trabajadores por cuenta propia. De conformidad con el informe de la señora Matera, puedo resumir que Unilever ha cumplido todos los criterios. Unilever ČR tuvo que cerrar la planta de Nelahozeves debido a los efectos de la crisis económica y los despidos afectaron a la mayoría de los trabajadores.

Unilever ha ofrecido a todos los trabajadores que se marchan un programa de apoyo integral para encontrar un nuevo empleo, y la empresa ha cooperado estrechamente con la oficina de empleo local para la gestión del programa. Por lo tanto, estoy de acuerdo con la liberación de recursos en base a la información recogida en el presente informe y con la propuesta de la Comisión a pagar a la República Checa 323 820 de euros del FEAG.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) se creó para prestar ayuda adicional a los trabajadores despedidos a raíz de importantes cambios estructurales en los patrones del comercio mundial como consecuencia de la globalización, y ayudarlos a reintegrarse en el mercado laboral. El ámbito de intervención del FEAG fue ampliado a las solicitudes presentadas a partir del 1 de mayo de 2009 para prestar ayuda a los trabajadores despedidos como consecuencia directa de la crisis financiera y económica. El Acuerdo Interinstitucional de 17 de mayo de 2006 permite la intervención del FEAG hasta un límite máximo anual de 500 millones de euros. La República Checa presentó el 24 de marzo de 2010 una solicitud de movilización del FEAG en relación con una serie de despidos en la empresa Unilever ČR spol.s r.o., y la complementó con información adicional hasta el 20 de septiembre de 2010. Dicha solicitud cumple los requisitos para fijar el importe de las contribuciones financieras. Por tanto, la Comisión propone movilizar un importe de 323 820 de euros. Estoy de acuerdo, por consiguiente, en que se debería movilizar el FEAG a fin de proporcionar una contribución financiera para la solicitud presentada por la República Checa. También considero que otros Estados miembros de la UE deberían aprovechar más las oportunidades ofrecidas por los fondos de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la globalización (FEAG) en favor de la República Checa, porque considero que ese instrumento es un recurso valioso para apoyar los trabajadores que experimentan dificultades a causa de la crisis económica. La votación de hoy se refería a una solicitud de ayuda para 634 trabajadores de la empresa Unilever ČR, spol.sr.o, cuya actividad se desarrolla en el sector del comercio al por menor, en la región NUTS II de Střední Čechythe, por un importe que asciende a 323 820 euros financiados por el FEAG. Por último, me gustaría hacer hincapié en la importancia del FEAG, que ha demostrado ser un recurso útil y eficaz para luchar contra el desempleo derivado de la globalización y la crisis económica.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – Apoyo el presente informe, que libera los fondos del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización con objeto de ayudar a los trabajadores despedidos en la República Checa. La solicitud se refiere a 634 despidos que se produjeron tras el cierre de una planta de Unilever en Nelahozeves en el último trimestre de 2009. Un total de cuatrocientos sesenta trabajadores despedidos se beneficiarán de las medidas personalizadas respaldadas por el FEAG, con un alcance total de hasta 320 000 euros.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Me abstengo por consideración a los trabajadores checos que han sido sacrificados en el altar de la globalización. La precaria situación en la que se encuentran es, sencillamente, consecuencia de las políticas neoliberales de la UE que este fondo respalda y apoya. Voy a votar en contra porque la limosna concedida a las víctimas de estas políticas es lamentable en comparación con los beneficios que se han cosechado en otros lugares.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La Unión Europea es un espacio de solidaridad y el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) forma parte de él. Esta ayuda resulta esencial para ayudar a los desempleados y a las víctimas de las deslocalizaciones de empresas que se producen en un contexto globalizado. Cada vez hay un mayor número de empresas que se deslocalizan, aprovechando los bajos costes de la mano de obra en distintos países, particularmente China y la India, con efectos perjudiciales para los países que respetan los derechos de los trabajadores. El FEAG está destinado a ayudar a trabajadores que son víctimas de las deslocalizaciones de las empresas, y resulta fundamental para facilitar el acceso a un nuevo empleo. El FEAG ha sido utilizado por otros países de la UE en el pasado, por lo que ahora es oportuno conceder esta ayuda a la República Checa, que ha solicitado asistencia en relación con 634 despidos —todos se presentan como destinatarios de la ayuda— producidos en la empresa Unilever ČR, spol.sr.o, cuya actividad se desarrolla en el sector del comercio al por menor, en la región NUTS II de Střední Čechythe.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer (GUE/NGL), por escrito. (ES) Si bien he votado a favor de esta propuesta de concesión de la ayuda destinada a los trabajadores de Unilever en la República Checa, considero que ésta es una medida analgésica y paliativa de las consecuencias del modelo capitalista y no supone ningún avance en la lucha contra la raíz de las causas de la crisis. Estoy de acuerdo con la movilización de recursos procedentes del Fondo Europeo para la Adaptación a la Globalización a favor de los ciudadanos despedidos por los cambios estructurales en los modelos comerciales o como consecuencia directa de la actual crisis económica y financiera. Creo estos fondos pueden ser útiles para el objetivo último de facilitar la reinserción laboral de estos trabajadores. Igualmente, he votado a favor convencido del carácter complementario de esta asistencia respecto a las ayudas por despido que recoge cada legislación nacional y convenio colectivo. Por ello, en ningún caso esta movilización de fondos procedentes del FEAG puede suplantar ni eludir las responsabilidades legales de gobiernos y empresas con los despedidos.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) se creó para proteger a los trabajadores despedidos como consecuencia de la crisis económica y financiera mundial. La República Checa ha solicitado ayuda en relación con 634 despidos. Es justo y correcto que ofrezcamos apoyo personal a los trabajadores que han resultado despedidos como consecuencia de la globalización y de la crisis económica, ayudando a su reinserción en el mercado laboral. Por eso he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización es un fondo asignado por la Unión para prestar apoyo económico a ciertos sectores en dificultad en el seno los Estados miembros o a sectores en expansión hacia los estándares medios de la Unión. Esta es la razón por la que he votado a favor del informe de la señora Matera. En 2011, la línea presupuestaria para el pago de fondos de este tipo se ha visto incrementada en 50 millones de euros y por lo tanto resulta más fácil proporcionar fondos para una amplia gama de sectores. En concreto, estas son primeras solicitudes de movilización en 2011 procedentes del sector de producción de maquinaria y al sector industrial en la República Checa y Polonia. El fondo (de casi un millón de euros) se destinará a apoyar a los trabajadores especializados en el comercio y la producción de maquinaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización se creó para proporcionar ayuda adicional a los trabajadores afectados por las consecuencias de grandes cambios estructurales en los patrones del comercio mundial. El 15 febrero 2011, la Comisión adoptó una nueva propuesta de Decisión sobre la movilización del FEAG en favor de la República Checa para apoyar la reintegración en el mercado laboral de los trabajadores despedidos a causa de la crisis económica y financiera mundial. Se trata de la segunda solicitud sometida a examen en el marco del presupuesto de 2011 y hace referencia a la movilización de un importe total de 323 820 de euros. El proceso se refiere al despido de 594 trabajadores —todos se presentan como destinatarios de la ayuda— de la empresa Unilever ČR, spol.sr.o, cuya actividad se desarrolla en el sector del comercio al por menor, en la región de Střední Čechy, durante el periodo de referencia de cuatro meses comprendido entre 16 de septiembre de 2009 y el 16 de enero de 2010. La evaluación de la Comisión concluyó que existe un vínculo entre los despidos y los grandes cambios estructurales que se han producido en los patrones del comercio mundial y la crisis financiera, y que los despidos han sido de naturaleza imprevista. La solicitud cumple los criterios de admisibilidad establecidos por el Reglamento FEAG, razón por a cual he votado a favor de la movilización de los fondos.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. (PT) La solicitud de intervención del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) presentada por la República Checa en relación con el caso de 634 despidos producidos durante el periodo comprendido entre 16 de septiembre de 2009 y el 16 de enero de 2010 en la empresa Unilever ČR, spol.sr.o, cuya actividad se desarrolla en el sector del comercio al por menor, en la región NUTS II de Střední Čechy, cumple todos los criterios de admisibilidad legalmente establecidos. En virtud del Reglamento (CE) nº 546/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo del 18 de junio de 2009, por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 1927/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo del 20 de diciembre de 2006, por el que se instituye el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, se amplía temporalmente el ámbito de aplicación del FEAG para cubrir su intervención en situaciones como esta, en la que se ha producido «el despido, durante un periodo de nueve meses, de al menos quinientos trabajadores, en particular de pequeñas o medianas empresas, en una división del nivel 2 de la NACE en una región o dos regiones contiguas en el nivel NUTS II» como consecuencia directa de la crisis financiera y económica mundial. Por lo tanto, he votado a favor de la presente Resolución, y confío en que la movilización del FEAG contribuya a la reinserción de estos trabajadores en el mercado laboral.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Roithová (PPE) , por escrito – (CS) He votado a favor del informe sobre la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a Globalización para la República Checa, concretamente para los antiguos empleados de la empresa Unilever, y me complace que el informe haya sido aprobado. Lamento que los conservadores británicos hayan votado en contra, y que el Presidente de los Conservadores y Reformistas Europeos checo no haya podido conseguir que cambien de opinión, a pesar de que esta es la primera vez que la República Checa ha hecho uso de los recursos de este fondo.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Como es habitual en este tipo de informes, el Parlamento Europeo:

1. Pide a las instituciones interesadas que hagan todo lo necesario para agilizar la movilización del FEAG; agradece en este sentido el procedimiento mejorado establecido por la Comisión, tras la solicitud del PE de agilizar la liberación de las subvenciones, a fin de poder presentar a la Autoridad Presupuestaria la evaluación de la Comisión sobre la admisibilidad de una solicitud del FEAG junto con la propuesta de movilización del Fondo; confía en que se introduzcan nuevas mejoras en el procedimiento en el marco de las próximas revisiones del Fondo;

2. Recuerda el compromiso de las instituciones de garantizar un procedimiento rápido y sin complicaciones para la adopción de las decisiones sobre la movilización del FEAG, prestando asistencia individual temporal y extraordinaria en favor de los trabajadores despedidos como consecuencia de la globalización y la crisis financiera y económica; señala el papel que puede desempeñar el FEAG en la reintegración en el mercado laboral de los trabajadores despedidos; pide, no obstante, una evaluación de la incorporación a largo plazo de estos trabajadores al mercado laboral como efecto directo de las medidas financiadas por el FEAG.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) El 15 de febrero de 2011, la Comisión adoptó una propuesta de decisión sobre la movilización del FEAG en favor de la República Checa, con el fin de apoyar la reinserción en el mercado laboral de los trabajadores despedidos como consecuencia de la crisis financiera y económica mundial. La cuestión que se somete a examen se refiere a 634 despidos, para los que se han previsto ayudas del fondo, realizados en la empresa Unilever ČR, spol.sr.o, cuya actividad se desarrolla en el sector del comercio al por menor, en la región NUTS II de Střední Čechy, durante el periodo de referencia de cuatro meses comprendido entre 16 de septiembre de 2009 y el 16 de enero de 2010. Mi voto a favor de la resolución de hoy confirma la favorable opinión que ya he expresado en la reunión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.

 
  
MPphoto
 
 

  Olga Sehnalová (S&D), por escrito. – (CS) La liberación de fondos del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización ayudará a la reintegración de los 460 trabajadores afectados por el cierre de la empresa Unilever en el municipio de Nelahozeves, Bohemia Central, en la República Checa. En vista del hecho de que esto supondrá una ayuda importante para la solución de los impactos sociales relacionados con el despido masivo en esta pequeña comunidad, he votado a favor de la adopción del presente informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – He votado a favor del presente informe, que proporcionará los fondos para las medidas personalizadas destinadas a ayudar a los trabajadores que han perdido su empleo en la República Checa.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Christine Vergiat (GUE/NGL), por escrito.(FR) El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización es un mecanismo de controversia. Oficialmente, este fondo permite a la Unión Europea financiar acciones concretas para contrarrestar los efectos de la crisis. Sirve tanto como poner una tirita en una pata de palo.

Sin embargo, este mecanismo se utiliza en función de las necesidades y solo en algunos casos. En realidad, se está utilizando para financiar planes de despido.

Hoy, el Parlamento Europeo ha llevado esta hipocresía aún más lejos con la asignación de un porcentaje de este fondo a Unilever, que acaba de cerrar sus fábricas de la República Checa y ha dejado a 600 trabajadores en situación de despido, mientras sus beneficios netos han aumentado un 26 % hasta los 4 600 millones de euros

Por eso he votado en contra del presente informe, que plantea una cuestión más general que la que plantea el caso de Unilever. ¿Cómo pueden los organismos públicos nacionales y europeos, dada la crisis en materia de empleo a la que nos enfrentamos, seguir utilizando dinero público para subvencionar a empresas multinacionales que despiden a empleados a pesar de obtener beneficios, y que por lo tanto, están colocando los intereses de sus accionistas por delante de los de sus empleados?

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Werthmann (NI), por escrito. – (DE) No puedo más que respaldar la enmienda presentada por el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, que exige que se evalúe a la empresa en su conjunto en la adjudicación de fondos del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG). He hecho muchas veces peticiones de este tipo ante la Comisión de Presupuestos. Sin embargo, me he sentido incapaz de votar a favor del informe en su conjunto. La empresa checa Unilever ČR spol.sr.o, cuya actividad se desarrolla en el sector del comercio al por menor, ha despedido a 634 trabajadores y ha buscado medidas de apoyo para todos aquellos que han perdido sus puestos de trabajo (las medidas individuales normalmente solo se necesitan para ayudar a parte del personal despedido a reintegrarse en el mercado de trabajo). Tal y como se pone de relieve en todos los informes en los que el Parlamento aprueba la financiación del FEAG, las solicitudes de fondos estructurales no deberían utilizarse como sustituto de las medidas que se imponen a las empresas de acuerdo con los convenios colectivos.

 
  
  

Informe: Jörg Leichtfried (A7-0028/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución sobre productos y tecnología de doble uso, esto es, de productos que pueden ser utilizados tanto para fines civiles como militares. El control de las exportaciones de este tipo de productos constituye un elemento fundamental para la no proliferación de armas, incluidas las armas de destrucción masiva. Por eso es muy importante asegurar que el régimen sobre productos de doble uso de la UE sea más democrático y transparente, garantizando al mismo tiempo que sea lo suficientemente estricto. En la actualidad, los requisitos aplicados a los productos y tecnología de doble uso varían en severidad. Considero que el objetivo de la UE debería residir en aplicar el régimen de exportación más estricto en todos sus Estados miembros. La Comisión debe establecer un sistema eficaz en este ámbito, que facilite la recopilación de información fiable relativa al uso final de los productos de doble uso exportados por la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) El control de las exportaciones de productos de doble uso constituye un elemento fundamental para la no proliferación de armas, incluidas las armas de destrucción masiva. La UE lleva 15 años reforzando el control de la exportación de productos de doble uso, apoyándose en medidas de prevención como la imposición de ciertos requisitos para la concesión de licencias y procedimientos de registro aduanero. Sin embargo, habida cuenta de los constantes cambios tecnológicos y las nuevas amenazas, es necesario actualizar regularmente las listas de los productos controlados que se corresponden con las de los principales regímenes internacionales relativos al control de las exportaciones. El cometido principal de estos regímenes internacionales de control de las exportaciones es actualizar las listas de productos que deben estar sometidos a controles. Hasta la fecha, estas listas se han incorporado casi automáticamente a la legislación de la UE sin ningún tipo de participación del Parlamento Europeo, pero con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, ahora es precisa la aprobación del Parlamento Europeo. Estoy de acuerdo con el presente informe y con las propuestas del Parlamento Europeo, que se esfuerzan por garantizar regímenes de control de los productos de doble uso más democráticos y transparentes en la UE y un mayor papel de la Comisión a la hora de evaluar la aplicación de este reglamento en los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  George Becali (NI), por escrito. (RO) He votado a favor del presente informe porque el control de las exportaciones de productos de doble uso constituye un factor clave para la no proliferación de armas, especialmente las armas de destrucción masiva. Habida cuenta del gran volumen comercial que cruza las fronteras de la Unión Europea, la aplicación de controles por parte de la UE a la exportación de productos de doble uso se basa en medidas de prevención como la imposición de determinados requisitos para la concesión de licencias y procedimientos de registro aduanero. Los controles de las exportaciones tienen un gran impacto en la política comercial de la Unión Europea, en la medida en que afectan a más del 10 % del total de sus exportaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Sergio Berlato (PPE), por escrito (IT) El control de las exportaciones de productos de doble uso, esto es, de productos que pueden ser utilizados tanto para fines civiles como militares, ha sido objeto de actuaciones a nivel de la UE en los últimos 15 años.

Estos controles tienen un gran impacto en la política comercial de la Unión Europea, en la medida en que afectan a más del 10 % del total de sus exportaciones. En mi opinión, la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y su aclaración de las competencias de la UE en el ámbito del comercio internacional brinda una oportunidad inestimable para reafirmar el papel de la Unión y la responsabilidad del Parlamento Europeo en lo que respecta a la toma de decisiones en el marco institucional de la UE.

El principal instrumento de control de las exportaciones en la UE es el Reglamento (CE) nº 428/2009, que introdujo una serie de modificaciones significativas en el alcance de los controles relativos a las exportaciones de productos de doble uso en la Unión Europea. En concreto, considero que el régimen de la UE relativo a los productos de doble uso debería organizarse de forma más transparente.

A tal fin, estoy de acuerdo con la opinión del ponente en que la plena participación del Parlamento Europeo resultaría decisiva, mediante la aplicación de las obligaciones del Tratado de Lisboa y su interpretación conjunta, acordada por el Parlamento y la Comisión en el ámbito del nuevo Acuerdo Marco.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. – (IT) El informe del señor Leichtfried aborda de manera positiva el importante tema del control de las exportaciones comunitarias de productos de doble uso, esto es, de productos que pueden ser utilizados tanto para fines civiles como militares El control de este tipo de exportaciones, que afecta a más del 10 % del total de exportaciones de la UE, ha demostrado resultar de suma importancia para la no proliferación de armamento. Voy a votar a favor del informe porque tiene como objetivo introducir procedimientos de control más transparentes para las exportaciones mencionadas.

 
  
MPphoto
 
 

  George Sabin Cutaş (S&D), por escrito. (RO) He votado a favor de la propuesta de modificación del Reglamento ya que considero que los puntos nuevos introducidos contribuirán a que el régimen sobre productos de doble uso de la UE sea más democrático y transparente. Esto significa que el Parlamento Europeo podrá participar en la actualización de las listas con los productos que deben estar sometidos a controles por parte de los regímenes internacionales. Estas listas se incorporan casi automáticamente a la legislación de la UE, sin tener en cuenta la opinión del Parlamento. Además, es labor del Grupo de coordinación sobre productos de doble uso presentar un informe anual al Parlamento para que este último esté plenamente informado acerca de los progresos realizados en el control de los productos y tecnologías que pueden ser utilizadas tanto para fines civiles como militares.

 
  
MPphoto
 
 

  Marielle De Sarnez (ALDE), por escrito(FR) Los productos de doble uso son productos que pueden utilizarse tanto para fines civiles como militares, tales como los productos químicos y el material de construcción técnica, y el soporte lógico (software) y la tecnología. A menudo es difícil predecir el verdadero propósito de los productos exportados, por lo que los exportadores deben ser conscientes de sus responsabilidades y tener la obligación de verificar el verdadero propósito de los diversos productos que venden en el extranjero. A pesar de que ya existen varios mecanismos de control e información, hemos pedido un aumento de la seguridad en esta ámbito. Por eso hemos votado a favor de las enmiendas que piden una notificación previa de las exportaciones, controles más estrictos y una mayor transparencia. Esto proporcionará una garantía adicional para evitar el uso indebido y la proliferación de armas de destrucción masiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Se considera productos de doble uso a los productos que pueden utilizarse para fines tanto civiles como militares, incluidos el soporte lógico (software) y la tecnología. Este uso dual significa que es preciso cuidar especialmente su exportación, a fin de evitar la proliferación de armas, sobre todo, de armas de destrucción masiva. Como resulta evidente para cualquier analista, es fundamental para la seguridad internacional que haya un control sobre estos productos y que los reglamentos que establecen los mecanismos de control pertinentes se actualicen constantemente en función de la evolución tecnológica. También está claro que, en los Estados de Derecho, estos controles deben ser transparentes y democráticos, como pretende la Comisión.

Por último, considero que, como se indica en la opinión de la Comisión de Asuntos Exteriores, la Comisión tiene que ser sensible al hecho de que algunos Estados miembros poseen normas más restrictivas y rigurosas en materia de control de las exportaciones de productos de doble uso. Esto es natural y, en mi opinión, debe mantenerse.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El presente informe se refiere a la necesidad de controlar las exportaciones y la circulación de lo que se denominan productos de doble uso: esto es, aquellos que no solo se utilizan para fines civiles, sino también para fines militares. En los últimos años, la Unión Europea ha adoptado una serie de medidas a fin de evitar que estos materiales se utilicen para la fabricación de armas, especialmente armas de destrucción masiva. El principal instrumento de control de las exportaciones en la UE es el Reglamento (CE) nº 428/2009, del 5 de mayo, que cubre la venta y transporte de estos materiales, pero necesita ser modificado con el fin de evitar que se adopten diferentes enfoques en los distintos Estados miembros. Por lo tanto, estoy de acuerdo con las propuestas incluidas en el presente informe, ya que están orientadas a tranquilizar a la opinión pública europea con respecto a la producción y circulación de materiales de doble uso, y a lograr que las disposiciones actuales sean más transparentes y democráticas.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Los controles de exportación de productos de doble uso son objeto de medidas a escala comunitaria. El principal instrumento de control de las exportaciones es el Reglamento (CE) n º 428/2009 de 2009. Este Reglamento amplió el alcance de los controles sobre las actividades de venta y transporte. A pesar de que el informe recoge una tentativa de introducir un mayor control democrático y transparencia, hay algunas cuestiones clave que nos impiden votar a su favor.

Desde su creación, la «lista de los exportadores, los corredores y las partes interesadas que hayan sido objeto de consulta» es responsabilidad del Grupo de coordinación sobre productos de doble uso, presidido por el representante de la Comisión. Será este grupo el que decida con qué países es posible comerciar, retirando esta competencia a los Estados miembros, lo que pone en duda su soberanía.

Otro aspecto es la inclusión de Israel en la lista de países de destino de productos de doble uso. Recordemos, por ejemplo, los proyectos de investigación conjuntos financiados por el Séptimo Programa Marco de Investigación, especialmente los que se llevaron a cabo con la participación de Israel Aerospace Industries Ltd, fabricante de los aviones no tripulados utilizados en el ataque a la Franja de Gaza de 2008/2009, causando la muerte de docenas de personas.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Hemos votado a favor de devolver el presente informe a la comisión parlamentaria competente, a fin de permitir que prosigan las negociaciones con el Consejo sobre la base de la propuesta legislativa, incluidas las modificaciones introducidas por el Parlamento.

Sabemos que el uso de productos y tecnologías civiles con fines militares carece de un enfoque que no esté ligado al control de las exportaciones de los denominados productos de doble uso y los servicios relacionados.

A pesar de este control de las exportaciones es importante, y debe llevarse a cabo de una manera prudente, sin perjudicar el acceso de los países en desarrollo a productos y tecnologías necesarias para su desarrollo, es preciso aumentar la transparencia de los procesos implicados, y posibilitar su escrutinio democrático.

Quisiéramos destacar que en este ámbito también se impone la coherencia entre otras políticas comunitarias y los objetivos del presente Reglamento. Son bien conocidos los proyectos conjuntos de investigación financiados por el Séptimo Programa Marco de Investigación, especialmente los que se llevaron a cabo con la participación de Israel Aerospace Industries Ltd, fabricante de los aviones no tripulados utilizados en el ataque a la Franja de Gaza de 2008/2009, causando la muerte de docenas de personas.

 
  
MPphoto
 
 

  Lorenzo Fontana (EFD), por escrito. (IT) Las nuevas competencias de la UE en el ámbito del comercio internacional adquiridas con el Tratado de Lisboa ofrecen una buena ocasión para aportar mayor transparencia al mercado de productos de doble uso. Las modificaciones realizadas al presente Reglamento, que afectan a los productos que pueden utilizarse con fines militares y civiles, permitirán llevar a cabo controles más rigurosos de este tipo de productos. Esto resulta fundamental para evitar la proliferación de armas. Teniendo en cuenta, además, el procedimiento en comisión, confirmo mi apoyo a mi colega.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) Los productos químicos y los materiales radiactivos, las centrifugadoras, los equipos técnicos, el soporte lógico (software) y otros componentes se utilizan no solo con fines civiles, sino también con fines militares. En las manos equivocadas estos artículos pueden llegar a convertirse en instrumentos de tortura o armas de destrucción masiva. He votado a favor del presente documento, ya que propone mejorar el régimen de control de las exportaciones de productos de doble uso y tecnología, en otras palabras, mejora los controles a la exportación de productos de doble uso. Este documento también amplía la lista de artículos para los que es preciso obtener una licencia y cuyo itinerario de exportación debe ser informado.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. – (DE) Los productos y la tecnología con fines civiles y potencialmente militares deben estar sometidos a las mismas condiciones competitivas en todos los Estados miembros. La cuestión radica en encontrar unas condiciones marco comunes y, sobre todo, seguras, que garanticen un uso seguro. Esto debería evitar una reducción artificial en los precios de venta de las exportaciones europeas, lo que evidentemente fortalecería a las pequeñas y medianas empresas europeas. He votado a favor de la enmienda propuesta, ya que la transparencia y la seguridad deben de ser las principales prioridades para este tipo de tecnología y artículos.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – Apoyo el presente informe. El control de las exportaciones de productos de doble uso, esto es, de productos que pueden ser utilizados tanto para fines civiles como militares, ha sido objeto de actuaciones a nivel de la UE en los últimos 15 años. El control de las exportaciones de este tipo de productos constituye un elemento fundamental para la no proliferación de armas, incluidas las armas de destrucción masiva. Habida cuenta del gran volumen comercial que cruza las fronteras de la Unión Europea, la aplicación de controles por parte de la UE a la exportación de productos de doble uso se basa en medidas de prevención como la imposición de determinados requisitos para la concesión de licencias y procedimientos de registro aduanero.

Los controles de las exportaciones tienen un gran impacto en la política comercial de la Unión Europea, en la medida en que afectan a más del 10 % del total de sus exportaciones. El principal instrumento de control de las exportaciones en la UE es el Reglamento (CE) nº 428/2009, de 5 de mayo de 2009, sobre el control de las exportaciones de productos de doble uso, que entró en vigor el 27 de agosto de 2009. Este nuevo Reglamento introdujo una serie de modificaciones significativas en el alcance de los controles relativos a las exportaciones de productos de doble uso en la Unión Europea. Cabe incluir entre ellas la introducción de controles relativos a las actividades de corretaje y tránsito con respecto a este tipo de productos. El Reglamento sobre productos de doble uso incluye listas actualizadas regularmente de los productos controlados que se corresponden con las de los principales regímenes internacionales relativos al control de las exportaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Jiří Maštálka (GUE/NGL), por escrito. – (CS) El control del comercio de productos de doble uso es un área importante, teniendo en cuenta que la seguridad y los aspectos comerciales no resultan lo suficientemente eficaces ni aplicables sin un flujo asociado de información compartida o cooperación internacional flexible. En este contexto, también quisiera hacer hincapié en el papel de los organismos de control pertinentes, las autoridades aduaneras por ejemplo, que soportan una gran responsabilidad por la supervisión directa de las exportaciones o el tránsito de productos de doble uso. En mi opinión, también se debería ayudar a estos organismos, por ejemplo en lo que respecta al acceso a equipos de vigilancia modernos, la adquisición de nuevos conocimientos para el desempeño de los procedimientos de supervisión y, por último pero no menos importante, mediante el apoyo a la formación profesional y el intercambio de visitas de trabajo . Una política sofisticada en materia de seguridad siempre debería aspirar a elevar el régimen de exportación de productos de doble uso a un alto nivel, en combinación con la aplicación de todos los compromisos internacionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La entrada en vigor del Tratado de Lisboa y su aclaración de las competencias de la UE en el ámbito del comercio internacional brinda una buena oportunidad para reafirmar el papel de la UE en este ámbito y el papel, la competencia y la responsabilidad del Parlamento Europeo, dentro del marco institucional de la UE, en materia de toma de decisiones. El régimen de uso dual de la Unión Europea debería organizarse de una manera más transparente y democrática. La plena participación del Parlamento Europeo, mediante la aplicación de las obligaciones del Tratado de Lisboa y su interpretación conjunta acordada por el Parlamento Europeo y la Comisión Europea en el ámbito del nuevo Acuerdo Marco, resultaría decisiva para la consecución de este objetivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Mirsky (S&D), por escrito. – Los productos de doble uso son productos que pueden utilizarse tanto para fines civiles como militares. El control de las exportaciones de este tipo de productos constituye un elemento fundamental para la no proliferación de armas. Con respecto al gran volumen comercial que cruza las fronteras de la UE, la aplicación de controles por parte de la UE a la exportación de productos de doble uso se basa en medidas de prevención. Los controles de las exportaciones tienen un gran impacto en la política comercial de la Unión Europea. Sería bueno que los instrumentos de control no se acaben convirtiendo en herramientas para luchar contra los competidores a través de estructuras empresariales. Con este fin, es necesario crear una larga lista de productos de doble uso; sin embargo es un tema para otro informe. He votado «a favor».

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) La exportación de productos y tecnología de doble uso está muy cuidadosamente regulada en la UE. Este término se refiere en particular a los productos y la tecnología que también pueden utilizarse con fines militares. Con el fin de evitar abusos en el sector de las exportaciones, hay cuatro tipos de autorizaciones de exportación: las autorizaciones generales de exportación comunitarias, las autorizaciones generales de exportación nacionales, las autorizaciones de exportación globales y las autorizaciones de exportación individual. Todas se aplican en el seno de la UE.

Además, también existen regímenes internacionales de control de las exportaciones que la UE suscribe y en los que la Comisión intenta mejorar la posición de la UE. Estos incluyen el Grupo de Australia, del que forma parte la Comisión como miembro de pleno derecho y en el que participan los 27 Estados miembros junto con otros países como los EE.UU., Canadá, Japón, Corea del Sur y Australia, el Grupo de Suministradores Nucleares, en el que participan la Comisión como observador y los 27 Estados miembros como miembros de pleno derecho, junto con otros países como los EE.UU. y Rusia, el Acuerdo de Wassenaar, en el que la Comisión no está representada, pero incluye a todos los Estados miembros de la UE, excepto Chipre, como miembros de pleno derecho, y el Régimen de Control de Tecnología de Misiles, en el que la Comisión no está representada y del que solo 19 Estados miembros son miembros de pleno derecho.

He votado en consecuencia, para no ir en contra del principio de subsidiariedad.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Murphy (GUE/NGL), por escrito. – He votado a favor del presente informe porque, de manera limitada, da un paso para hacer frente a la actual falta de transparencia en relación con los créditos a la exportación y para luchar contra la enorme brecha existente entre los objetivos declarados de la UE y la realidad de cómo se utilizan en la UE esos créditos a la exportación. A la UE le gusta retratarse a sí misma como una fuerza defensora de los derechos humanos y la protección del medio ambiente. El papel de los organismos de crédito a la exportación demuestra la falsedad de esta afirmación. Estos créditos se utilizan regularmente para respaldar proyectos y operaciones comerciales que resultan destructivas para el medio ambiente y los derechos de los trabajadores. Para lograr un auténtico comercio justo en este ámbito, estas agencias, que sustentan aproximadamente el 10 % del comercio mundial, deben entrar a formar parte de la propiedad pública democrática. Se deben abrir los libros para que los trabajadores y las personas afectadas por estos organismos puedan ver por primera vez dónde se ha ido el dinero, y los trabajadores deben ejercer control sobre su funcionamiento de modo que sus enormes recursos sean utilizados para que resulten beneficiados los trabajadores, los pequeños agricultores y el medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor del presente informe porque considero que la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y su aclaración de las competencias de la UE en el ámbito del comercio internacional ofrecen una buena oportunidad para reafirmar el papel de la Unión en este ámbito y el papel, la competencia y la responsabilidad del Parlamento Europeo, dentro del marco institucional de la UE, en materia de toma de decisiones. El régimen de uso dual de la Unión Europea debería organizarse de una manera más transparente y democrática. La plena participación del Parlamento Europeo, mediante la aplicación de las obligaciones del Tratado de Lisboa y su interpretación conjunta acordada por el Parlamento Europeo y la Comisión Europea en el ámbito del nuevo Acuerdo Marco, resultaría decisiva para la consecución de este objetivo. Se trata de una refundición del Reglamento (CE) n° 1334/2000 a la luz del marco internacional actual. De hecho, la ampliación del alcance de los controles de las exportaciones de productos de doble uso resulta fundamental si han de cubrir los controles relativos al tránsito y al corretaje y la sanción del corretaje ilícito de productos de doble uso vinculados, por ejemplo, a programas de desarrollo de armas de destrucción masiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Aldo Patriciello (PPE), por escrito.(IT) La propuesta de un Reglamento del Consejo que modifique el Reglamento (CE) nº 1334/2000 por el que se establece un régimen comunitario de control de las exportaciones de productos y tecnología de doble uso, presentada el 7 de febrero de 2011, tiene como objetivo dotar a la Unión de un régimen de medidas de prevención eficaces diseñadas para evitar la proliferación de armas, incluidas las armas de destrucción masiva. El Reglamento actualmente vigente en este ámbito, (CE) nº 428/2009, establece un sistema de controles que permite a la Unión cumplir plenamente los compromisos contraídos en el contexto de los cuatro regímenes internacionales de control de las exportaciones de los que forma parte la UE. En cualquier caso, la aclaración de las competencias de la UE en el ámbito del comercio internacional introducida por el Tratado de Lisboa ofrece una buena oportunidad para elevar el perfil y mejorar la imagen de la Unión en un contexto internacional, así como el papel, la competencia y la responsabilidad del Parlamento Europeo, dentro del marco institucional de la UE, en materia de toma de decisiones relativas al comercio internacional. Estas son mis razones para considerar oportuno que se realicen las modificaciones necesarias en el Reglamento con el fin de lograr estos fines, y por eso voy a votar a favor de la propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. En la AFET/SEDE, como ponente y diputado al Parlamento Europeo del Grupo de los Verdes, hemos tenido mucho éxito. La opinión de la AFET/SEDE proponía eliminar la autorización general de exportación comunitaria de Expediciones de valor limitado porque se nos proporcionó información fiable que demostraba que no existe ninguna correlación positiva entre un precio bajo y un riesgo de baja seguridad, asunción sobre la que se fundamentaba toda la autorización general de exportación comunitaria. Por el contrario, algunos productos de doble uso muy baratos puede suponer un gran riesgo si caen en manos equivocadas. También hemos podido eliminar la parte de Seguridad de la información de los productos que abarca la autorización EU007 porque entre los posibles destinos se encontraban algunos países no democráticos. También hemos conseguido un amplio apoyo de la AFET/SEDE para una formulación firme sobre la necesidad de respetar los derechos humanos en lo que a la exportación de equipos de telecomunicaciones se refiere, puesto que las tecnologías de interceptación, los dispositivos de transmisión digital de datos para el seguimiento de teléfonos móviles, etc., forman parte de esta autorización general de exportación comunitaria.

Con respecto a los posibles destinos de las autorizaciones generales de exportación comunitaria individuales hemos logrado excluir a Israel y a la India debido a su falta de disposición para convertirse en un Estado parte del Tratado de No Proliferación. Pero el tema más polémico e importante ha sido la cuestión de si basta controlar, notificar y registrar después de que la exportación haya tenido lugar o antes de la exportación.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) El control de las exportaciones de productos de doble uso, esto es, de productos que pueden ser utilizados tanto para fines civiles como militares, ha sido objeto de actuaciones a nivel de la UE en los últimos 15 años. El control de las exportaciones de este tipo de productos constituye un elemento fundamental para la no proliferación de armas, incluidas las armas de destrucción masiva. Habida cuenta del gran volumen comercial que cruza las fronteras de la Unión Europea, la aplicación de controles por parte de la UE a la exportación de productos de doble uso se basa en medidas de prevención como la imposición de determinados requisitos para la concesión de licencias y procedimientos de registro aduanero.

La aprobación de la presente Resolución representa un paso más en esta dirección. He votado a favor del presente informe porque la entrada en vigor del Tratado de Lisboa ofrece una buena oportunidad para reafirmar el papel de Europa y la competencia y responsabilidades del Parlamento Europeo, dentro del marco institucional de la UE, para tomar decisiones de este tipo. El régimen debería reorganizarse de una manera más transparente, mediante la aplicación de las obligaciones del Tratado y su interpretación conjunta, acordada por el Parlamento y la Comisión en el ámbito del nuevo Acuerdo Marco.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. – (NL) El control de las exportaciones de productos de doble uso —esto es, de productos que pueden ser utilizados tanto para fines civiles como militares— es muy importante para la no proliferación de armas. La posición del Parlamento Europeo consiste en incorporar los logros del Tratado de Lisboa a la legislación de la UE, y con razón. El Parlamento, asimismo, refuerza el control democrático y la transparencia y eleva el perfil de la UE en relación con los regímenes internacionales de control de las exportaciones. También resulta positivo que la Comisión esté obligada a elaborar informes sobre el funcionamiento del Reglamento, así como una evaluación de impacto global.

Sin embargo, el elemento de discordia más difícil entre el Consejo, el Parlamento y la Comisión en todo esto sigue siendo la cuestión de cuándo se llevan a cabo el control de notificación y el registro de la exportación, si antes o después de la exportación real. En lo que a mí respecta, es fundamental que este control se lleve a cabo antes de que la exportación se efectúe. Esto se debe a que, en la práctica, los controles a posteriori siempre nos llevarán a tener que perseguir los hechos después del suceso. El Parlamento acaba de optar por los controles a posteriori. Al final, he votado en contra de la versión final de este informe.

 
  
  

Informe: Yannick Jadot (A7-0364/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado a favor de la presente Resolución sobre créditos a la exportación con apoyo oficial. Los créditos a la exportación son un importante instrumento de apoyo a las empresas de la UE. Estoy de acuerdo con la opinión de que el apoyo a los créditos a la exportación a medio y largo plazo constituye una poderosa herramienta que aún no han explotado plenamente todos los Estados miembros, por lo que ha de fomentarse su uso. Los créditos a la exportación pueden contribuir a la creación de empleo al garantizar la financiación de proyectos que, de otro modo, habrían tenido dificultades para acceder al capital dado su carácter no mercantil. Sin embargo, cabe observar que en la actualidad no hay suficiente transparencia como para averiguar qué es lo que financian o han financiado en el pasado los organismos de crédito a la exportación. La falta de transparencia conduce al rebasamiento de los costes y los plazos, y también facilita los sobornos y la corrupción. Por lo tanto, estoy de acuerdo con la propuesta del ponente de establecer un requisito por el cual los Estados miembros de la UE tengan que informar a la Comisión anualmente sobre las actividades de sus organismos de crédito a la exportación en lo relativo al cálculo del riesgo y la divulgación de los instrumentos fuera de balance y que la notificación de los cálculos de los riesgos sociales y medioambientales tenga carácter obligatorio.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) La mayor parte de los países industrializados, incluidos todos los Estados miembros de la UE, cuentan con al menos un organismo de crédito a la exportación con apoyo oficial, y estos organismos constituyen colectivamente la mayor fuente mundial de financiación oficial para los proyectos del sector privado. La cuantía colectiva de las garantías de créditos a la exportación facilitadas para el periodo 2004-2009 por los organismos de crédito a la exportación de los Estados miembros de la UE asciende a 468 000 millones de euros. Los organismos de crédito a la exportación facilitan el comercio legítimo cuando el mercado de capitales privados no lo hace. Cuentan con una capacidad de absorción de los riesgos mucho mayor que la de los agentes privados, puesto que no tienen que pagar impuestos ni obtener beneficios, por lo que su margen de maniobra para cubrir gastos en el caso de créditos ampliados es mucho mayor que el de los bancos privados. Ahora bien, por esa misma razón estos organismos también son un factor potencial de distorsión masiva del comercio si sus operaciones de financiación no respetan las normas comunes. Aunque los organismos de crédito a la exportación son un importante instrumento para respaldar el comercio y las inversiones de las empresas europeas, es preciso garantizar que sus operaciones sean sólidas desde el punto de vista financiero y que no tienen que recurrir a los contribuyentes para refinanciar sus operaciones. He votado a favor del presente informe y del requisito de entregar informes anuales a la Comisión Europea y al Parlamento Europeo, porque en la actualidad se dispone de muy poca información que revele qué están financiado o qué han financiado los organismos de crédito a la exportación en el pasado, y algunos de estos organismos ni siquiera han comunicado con regularidad el saldo global de sus operaciones anuales, lo que viola los principios de transparencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. – (IT) El objetivo de la propuesta de la Comisión Europea es introducir el «Acuerdo sobre directrices en materia de créditos a la exportación con apoyo oficial» negociado por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en la legislación europea, a fin de asegurar normas comunitarias y transparencia en las operaciones de los organismos de crédito a la exportación nacionales. Esta medida, que ya en sí misma constituye un paso positivo puesto que aborda la corrupción y la falta de transparencia, factores que generan el rebasamiento de los costes y los plazos, se mejora en el informe Jadot, que pretende mejorar la transparencia y la justicia introduciendo el Acuerdo alcanzado en el seno de la OCDE en la legislación comunitaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE), por escrito. (PT) Los organismos de crédito a la exportación constituyen la mayor fuente mundial de financiación oficial para los proyectos del sector privado. Se trata de organismos gubernamentales o instituciones financieras casi oficiales que proporcionan créditos a la exportación, préstamos, seguros y garantías de inversión a empresas que operan en regiones de alto riesgo en el extranjero, incluyendo muchos países en desarrollo.

Cabe señalar que la financiación de estos grandes proyectos en países en desarrollo es varias veces superior a la de la financiación anual combinada de todos los bancos de desarrollo multilaterales. Los organismos de crédito a la exportación son, por lo tanto, instrumentos que están potencialmente bien situados para contribuir a los objetivos de la UE en materia de política exterior, particularmente en lo que se refiere a la reducción de la pobreza y el cambio climático. Considero que las mejoras realizadas en el acuerdo en cuestión son positivas, especialmente en lo que a la transparencia se refiere, y considero fundamental declarar categóricamente que los organismos de crédito a la exportación también deben tener en cuenta y respetar las políticas y los objetivos europeos, sobre todo los valores asociados con la consolidación de la democracia, el respeto de los derechos humanos y la coherencia con la política de desarrollo. Aunque, por un lado, los organismos de créditos a la exportación facilitan el comercio, por otro lado, son fuente de distorsión debido a la ausencia de normas y criterios claros y transparentes.

 
  
MPphoto
 
 

  Lara Comi (PPE) , por escrito. (IT) El comercio exterior es una de las herramientas más poderosas con las que contamos en nuestras negociaciones con terceros países. Al menos hasta que sea necesario decidir lo contrario, la UE ha optado por no disponer de su propio ejército y adoptar la política comercial como principal herramienta en las relaciones internacionales, y en este sentido no ha carecido de éxito. Las inversiones extranjeras directas realizadas en nuestras empresas, además, representan una fuente de desarrollo para terceros países, donde se genera empleo, y sin duda merece la pena animar a mantener estos vínculos a través de los organismos de crédito a la exportación. Lo que no podemos seguir permitiendo, en un mercado interior con derechos de aduana únicos, es que los Estados miembros individuales puedan dirigir estas inversiones.

Esto no se corresponde con la trayectoria que la Unión Europea ha iniciado y que trata de presentar al resto del mundo. Transferir todas las competencias relativas al comercio internacional de nivel estatal a nivel de la Unión constituye un paso más en la creación de una política industrial única, con vistas a una política económica común y, en el horizonte, a una mayor sinergia entre nuestros Estados.

 
  
MPphoto
 
 

  Marielle De Sarnez (ALDE), por escrito.(FR) Las actividades de los organismos de crédito a la exportación deben estar mejor supervisados a nivel europeo y deben ser gestionados de una manera más transparente. Estos organismos estarán obligados a publicar un informe anual de actividades con el fin de verificar si los proyectos respaldados cumplen los objetivos en materia medioambiental, social y de desarrollo de la Unión Europea. Los disputados al Parlamento Europeo han pedido la eliminación progresiva de las subvenciones destinadas a los combustibles fósiles con el fin de favorecer la transición ecológica, en consonancia con los compromisos nacionales y europeos relacionados con la lucha contra el cambio climático. Con esta votación, el Parlamento reafirma su voluntad de ser testigo de la aplicación sistemática de medidas de transparencia financiera y medidas para incorporar el tema del cambio climático en todas las políticas de la UE, incluidas las relacionadas con el comercio y las inversiones de las empresas europeas.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor del informe relativo a los créditos a la exportación con apoyo oficial, ya que considero que organismos de crédito a la exportación deben ser más transparentes e informar sobre sus actividades. También es importante asegurar una coherencia total con los objetivos del artículo 208 del Tratado, que establece la reducción y erradicación de la pobreza como principales objetivos de la política de cooperación al desarrollo de la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) La Comisión y el Consejo están revisando actualmente el marco legislativo —denominado «Acuerdo sobre directrices en materia de créditos a la exportación con apoyo oficial»— para su transferencia a la legislación comunitaria. El propósito es proporcionar una mayor seguridad jurídica a los organismos de crédito a la exportación de los Estados miembros. Los créditos a la exportación son instrumentos eficaces de apoyo a las empresas de la UE, ya que son capaces de contribuir a la creación de empleo y al desarrollo de proyectos que de otra manera tendrían dificultades para obtener financiación. El hecho de que cada vez se estén recibiendo más solicitudes sugiere que los Estados miembros deben introducir rápidamente el Acuerdo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico.

Estoy de acuerdo con la opinión de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, ya que considero que «la supervisión a escala europea de los créditos a la exportación debe introducirse como una excepción en caso de que se produzcan distorsiones de la competencia en el mercado interior. El principio de subsidiariedad ha de respetarse».

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El presente informe trata sobre la propuesta de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la aplicación de determinadas directrices en materia de créditos a la exportación con apoyo oficial. En realidad, la mayoría de los Estados miembros disponen de organismos de crédito a la exportación, que desempeñan un papel fundamental a la hora de apoyar el comercio europeo y la inversión empresarial con una cuantía total que asciende a 468 000 millones de euros en el periodo 2004-2009. Este apoyo se enmarca dentro del Acuerdo sobre subvenciones y medidas compensatorias (ASCM) —también denominado «el Acuerdo»— negociado entre los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), y es un ejemplo de instrumento de financiación pública con participación de la Unión Europea. Habida cuenta de que estos organismos respaldan fundamentalmente actividades industriales perjudiciales para el medio ambiente, sobre todo en lo que respecta a las emisiones de CO2, y que, según el Banco Mundial, su efecto en la reducción de la pobreza es insignificante, estoy de acuerdo con la posición del ponente en el sentido de que los organismos de crédito a la exportación deberían contribuir a la consecución de las políticas y los objetivos de la UE, lo que significa que no hay necesidad de revisar el Acuerdo OCDE.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Consideramos que es necesaria una mayor supervisión y control de los organismos de crédito a la exportación, tanto en lo referente a las exportaciones como a las inversiones y las finanzas, ya que su falta de transparencia resulta inmensamente perjudicial, al propiciar el soborno y la corrupción

Los organismos de crédito a la exportación son instrumentos públicos muy utilizados por la UE para contribuir a la financiación de sus objetivos internacionales y de su intereses económicos y geoestratégicos, intereses inseparables de los objetivos de dominar y controlar regiones y países, lo que da lugar a la creación de auténticas relaciones neocoloniales. Las inversiones financiadas por los organismos de crédito a la exportación con frecuencia no favorecen en absoluto a sus supuestos beneficiarios.

La definición de directrices para los créditos a la exportación tiene como objetivo eludir el anunciado fin de las ayudas directas en el marco de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio, que está presionando a los países en desarrollo para que acepten la firma de la Ronda de Doha. El principal objetivo de las ayudas directas o de crédito sigue siendo el control de los mercados y los recursos naturales, la explotación de los trabajadores, y el uso de productos o inversiones a fin de controlar la soberanía de los posibles países destinatarios gracias a la financiación de los organismos de crédito a la exportación.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) es necesaria una mayor supervisión y control de los organismos de crédito a la exportación, tanto en lo que respecta a las exportaciones como a las inversiones y las finanzas, ya que su falta de transparencia resulta inmensamente perjudicial, al propiciar el soborno y la corrupción

Sin embargo, los organismos de crédito a la exportación son instrumentos públicos muy utilizados por la UE para contribuir a la financiación de sus objetivos internacionales, especialmente en materia de cambio climático y de reducción de la pobreza. En ocasiones se utilizan como medios para financiar casos de auténtico colonialismo por parte de la UE en los denominados países en desarrollo.

La definición de directrices para los créditos a la exportación tiene como objetivo eludir el anunciado fin de las ayudas directas en el marco de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio, que está presionando a los países en desarrollo para que acepten la firma de la Ronda de Doha, que ha sido impugnada por ellos.

El principal objetivo de las ayudas directas o de crédito sigue siendo el control de los mercados y los recursos naturales, la explotación de los trabajadores, y el uso de productos o inversiones a fin de controlar la soberanía de los posibles países destinatarios gracias a la financiación de los organismos de crédito a la exportación.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito.(FR) Sería un error que los créditos a la exportación con apoyo oficial no respetaran ciertos principios, sobre todo una cierta ética social, y que no cumplieran las directrices en materia de política exterior y de desarrollo. La transparencia en la utilización de estos fondos es, por lo tanto, obligatoria. Ahora bien, la política exterior llevada a cabo por la Unión es la que sirve como referencia, y esa política ha demostrado ser, sobre todo durante los últimos meses, inexistente, inconsistente y divergente, por no decir otra cosa. La propia Unión no respeta los principios que establece: ¿cuándo fue la última vez que vimos a la Comisión aplicar realmente las cláusulas sociales, de derechos humanos y medioambientales con las que salpica sus acuerdos comerciales?

¿Cuando se ha opuesto a los proyectos de financiación del Banco Europeo de Inversiones fuera de Europa que crean una competencia desleal para las empresas europeas, o que son social y medioambientalmente cuestionables? Además, el objetivo del presente informe es la transposición a la legislación europea de un acuerdo negociado en la OCDE, la organización globalista y ultraliberal. Ese acuerdo de facto permite a las empresas europeas estar en desventaja con respecto a sus competidores, sobre todo con respecto a los de China. En cuanto a votar a favor o en contra, nos hemos abstenido.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) Como se sabe, resulta imposible averiguar qué están financiando o qué han financiado en el pasado los organismos de crédito a la exportación. Algunos organismos de crédito a la exportación nacionales ni siquiera han comunicado con regularidad el saldo global de sus operaciones anuales. Otros muchos no comunican los datos desglosados referentes a sus préstamos sectoriales o a la distribución geográfica. Y ello a pesar de los requisitos en materia de transparencia del Acuerdo de la OCDE de 2005, al que se han adherido todos los Estados miembros y que se va a incorporar a la legislación de la UE. El Acuerdo de la OCDE no contiene los requisitos necesarios para garantizar la fijación de precios justos para las primas ya que no contempla disciplina alguna sobre transparencia ni normas mínimas para la aplicación de los cálculos de los riesgos sociales y medioambientales. Se propone poner orden en los requisitos en materia de transparencia en lo relativo al cálculo del riesgo, la divulgación de los instrumentos fuera de balance, que la notificación de los cálculos de los riesgos sociales y medioambientales tenga carácter obligatorio y que se establezca un requisito por el cual los Estados miembros de la UE tengan que informar anualmente a la Comisión acerca de las actividades de sus respectivos organismos de crédito a la exportación en este sentido. Por consiguiente, he votado a favor del presente documento, porque introducirá más transparencia y normas para la aplicación de los cálculos de los riesgos sociales y medioambientales.

 
  
MPphoto
 
 

  Arturs Krišjānis Kariņš (PPE), por escrito. – (LV) He apoyado la propuesta del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la aplicación de determinadas directrices en materia de créditos a la exportación con apoyo oficial, porque considero que son necesarias unas normas claras para todos los Estados miembros de la Unión Europea en lo referente a cómo apoyar a las empresas exportadoras. Las garantías de créditos a la exportación son un medio importante para ayudar a los empresarios a adquirir nuevos mercados y crear nuevos puestos de trabajo. Sin embargo, no apoyo la enmienda 22, que impone una carga adicional sobre los empresarios y hace que las empresas europeas sean menos competitivas que los empresarios de otros Estados miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). En época de crisis, los Estados miembros de la Unión Europea deben reducir la carga administrativa que colocan sobre los empresarios, no crear una nueva. En este ámbito, el Parlamento Europeo debe dar ejemplo, y no buscar nuevas razones para imponerles una carga adicional.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor del presente informe. Considero los créditos a la exportación como un instrumento importante para apoyar a las empresas de la UE. A la luz de la creciente demanda de créditos a la exportación con apoyo oficial, es indispensable que la nueva normativa de la OCDE sobre este instrumento se aplique lo antes posible en los Estados miembros. El apoyo a créditos a la exportación a medio y largo plazo constituye una potente herramienta que todavía no han explotado plenamente todos los Estados miembros, por lo que ha de fomentarse su uso. Los créditos a la exportación pueden contribuir a la creación de empleo al garantizar la financiación de proyectos que, de otro modo, habrían tenido dificultades para acceder al capital dado su carácter no mercantil. Estoy de acuerdo con el ponente, quien señala que cualquier nueva legislación en este ámbito debe evitar generar más trámites burocráticos o papeleo, lo que incrementaría los costes ya existentes. La supervisión a escala europea de los créditos a la exportación debe introducirse como una excepción en caso de que se produzcan distorsiones de la competencia en el mercado interior. El principio de subsidiariedad ha de respetarse.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) El presente informe pide que la concesión de créditos y garantías con apoyo oficial para las exportaciones del sector privado se complemente con una «evaluación de impacto social y ambiental». También pide que los objetivos de reducción de las emisiones de los gases de efecto invernadero no se vean afectados por estos proyectos. Es una exigencia mínima.

No obstante, voy a votar en contra del informe a fin de expresar mi amar