Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2159(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A7-0099/2011

Debates :

PV 12/05/2011 - 9
CRE 12/05/2011 - 9

Votaciones :

PV 12/05/2011 - 12.2
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0231

Debates
Jueves 12 de mayo de 2011 - Estrasburgo Edición DO

9. Juventud en Movimiento - Un marco para la mejora de los sistemas de educación y formación en Europa - Aprendizaje durante la primera infancia - Dimensiones culturales de las acciones exteriores de la UE - Liberar el potencial de las industrias culturales y creativas - Sarajevo, Capital Europea de la Cultura en 2014 (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  El Presidente. – El siguiente punto es el debate conjunto sobre

- el informe de Milan Zver, en nombre de la Comisión de Cultura y Educación, sobre Juventud en Movimiento – Un marco para la mejora de los sistemas de educación y formación en Europa (2010/2307(INI)) (A7-0169/2011)

- el informe de Mary Honeyball, en nombre de la Comisión de Cultura y Educación, sobre el aprendizaje durante la primera infancia en la Unión Europea (2010/2159(INI)) (A7-0099/2011)

- el informe de Marietje Schaake, en nombre de la Comisión de Cultura y Educación, sobre las dimensiones culturales de las acciones exteriores de la UE (2010/2161(INI)) (A7-0112/2011)

- el informe de Marie-Thérèse Sanchez-Schmid, en nombre de la Comisión de Cultura y Educación, sobre «Liberar el potencial de las industrias culturales y creativas» (2010/2156(INI)) (A7-0143/2011)

- la pregunta oral a la Comisión sobre Sarajevo, Capital Europea de la Cultura en 2014, de Doris Pack, en nombre de la Comisión de Cultura y Educación (O-000061/2011 - B7-0215/2011).

 
  
MPphoto
 

  Milan Zver, ponente. (SL) Señor Presidente, en primer lugar, permítaseme decir que, durante la sesión de esta mañana, veremos pruebas reales del trabajo de nuestra Comisión de Cultura, Educación y Juventud. Soy ponente de un expediente, un informe muy importante sobre Juventud en Movimiento, que se basa en una comunicación de la Comisión Europea. En este momento, me gustaría dar las gracias a mis colegas por brindarme la oportunidad de elaborar este informe y también desearía manifestar mi agradecimiento a la Comisión Europea, que ha preparado este informe y que ha incluido los problemas a los que se enfrentan los jóvenes entre las prioridades fundamentales del plan decenal de desarrollo de la UE.

Mientras redactaba este informe, trabajé con muchos interesados, especialmente representantes de los jóvenes, tanto de los Estados miembros como del resto de Europa, por ejemplo, con el Foro Europeo de la Juventud. Hemos tenido bastantes reuniones y conferencias. También trabajé con el Comité de las Regiones y la Comisión de Asuntos Económicos y Sociales, de modo que el informe es producto de los muchos intercambios de opiniones durante el periodo de su elaboración. Yo también señalaría que, en el momento en que este informe se estaba adoptando, mis compañeros diputados de otros grupos políticos mostraron una postura bastante constructiva. A ese respecto, quisiera dar las gracias a los ponentes alternativos, en particular, que han hecho un buen trabajo y, como resultado, hoy tenemos ante nosotros el informe en su forma actual.

Me gustaría señalar que, según diversos estudios, los jóvenes que aprovechan la oportunidad de estudiar o trabajar en el extranjero presentan un mejor rendimiento en la escuela, tienen más éxito y son más competitivos a la hora de buscar trabajo, además de en lo que se refiere a su integración en la sociedad. Sin embargo, la política por sí sola no puede garantizar unas buenas escuelas, una buena educación o unos buenos puestos de trabajo para los jóvenes. No obstante, lo que sí puede hacer es crear unas condiciones favorables para ayudar a los jóvenes a lograr estos objetivos. Sin lugar a dudas, esas condiciones están vinculadas a la modernización de los sistemas educativos escolares. Europa y, en particular, los Estados miembros se enfrentan al importante reto de mejorar, durante esta década, la educación y formación profesional, por ejemplo, y hacerla más atractiva y mejorar su calidad. La economía europea necesita imperiosamente cualificaciones profesionales en la próxima década. Ya para 2020, calculo que nada menos que el 50 % de todos los puestos de trabajo requerirán educación y formación de este tipo. Por consiguiente, la educación y formación profesional sigue siendo una de las prioridades de nuestra política, así como de las políticas de los Estados miembros.

Sin embargo, todavía más importante es proseguir con la reforma del proceso de Bolonia. Las universidades europeas deberían estar aún más en contacto con la economía y la sociedad en general. Las universidades europeas se harán más competitivas cuando presten una atención aún mayor a las necesidades del mercado, la economía, y cuando también logren encontrar fuentes adicionales de financiación. Es un hecho que, en Europa, disponemos de insuficiente financiación para la educación superior. Los países europeos, los Estados miembros de la Unión Europea, están invirtiendo poco en los estudiantes, lo cual es un problema bastante grande.

Obviamente, como parte de esta prioridad, la Unión Europea también ha fijado otros objetivos que deben alcanzarse: reducir el índice de abandono escolar, que, situado en un 16 %, es excesivamente alto, de modo que tenemos que reducirlo a un 10 %. Asimismo, en esta década, necesitaremos una mano de obra que haya recibido una mayor educación superior si se trata de que Europa mantenga su ventaja competitiva respecto de otras partes del mundo.

Dado que he agotado mi tiempo, emplearé dos minutos más posteriormente, después del debate, para ofrecer más información.

 
  
MPphoto
 

  Mary Honeyball, ponente. – Señor Presidente, verdaderamente es un enorme placer para mí tener la oportunidad de presentar mi informe sobre el aprendizaje durante la primera infancia en la Unión Europea, que es un aspecto sumamente importante de la educación al que en realidad no hemos prestado mucha atención anteriormente.

Desearía en particular dar las gracias a la Comisaria Vassiliou y su gabinete, con quienes hemos colaborado muy estrechamente sobre este tema, así como a la Presidencia húngara, que ha tenido el aprendizaje durante la primera infancia como una de sus prioridades. Esta ha sido una asociación muy fructífera en todos los sentidos y nos ha permitido hacer el trabajo que se refleja en este informe.

También quisiera mostrar mi agradecimiento a todos los ponentes alternativos de los otros grupos políticos. Hemos trabajado sumamente bien, como ha dicho el señor Zver, respecto de su informe, y hemos aprobado el informe sobre el aprendizaje durante la primera infancia unánimemente en la comisión, lo que viene a demostrar que todo el espectro político lo apoya.

En realidad, sabemos por qué: uno de los motivos principales es que la primera infancia es muy importante. La intervención en la primera infancia puede marcar completamente la diferencia en las perspectivas vitales de los niños, no solo a medida que pasan por el sistema educativo, sino también en su vida posterior. La investigación que se ha llevado a cabo, la mayor parte de la cual me temo que no se circunscribe a la UE, revela que, si a los niños se les da apoyo y lo que necesitan cuando son pequeños, esto los ayuda en su vida posterior: reduce la delincuencia, mejora la salud y disminuye el desempleo, lo cual nos beneficia a todos.

Los propios niños, en la mayoría de los casos, lograrán mejores resultados en la escuela, obtendrán mejores calificaciones, tendrán altos niveles de ocupación y mejores empleos, y sus relaciones familiares serán mejores, así como su salud. Por tanto, tenemos todo por hacer en esta materia y todo es beneficioso.

Dentro de la UE, hay varios tipos de disposiciones para la primera infancia y, en mi informe, hemos expresado nuestro deseo de respetarlas y mantenerlas. Cada Estado miembro actúa de un modo diferente, porque la primera infancia se ha desarrollado dentro de sus propios sistemas. La situación se complica aún más debido a que la edad a la que los escolares comienzan la educación reglamentaria también varía de un Estado miembro a otro. Así pues, no hemos estado considerando una solución igual para todos, pero hemos procurado establecer valores, principios y directrices para que los Estados miembros elaboren un marco europeo de objetivos, valores y derechos compartidos.

Por tanto, de eso es de lo que trata este informe: realmente, de establecer el marco. Para ello, por supuesto, hemos empezado con el niño. Hemos defendido un enfoque muy centrado en el niño respecto de la asistencia y educación durante la primera infancia, haciendo del interés superior del niño el eje de este enfoque. Hemos recurrido a investigaciones de todo el mundo, y mi informe aborda las cuestiones siguientes: compromiso con los padres, el cual es muy importante para los niños de corta edad durante su primera infancia; personal y servicios de calidad, así como cualificaciones requeridas; e integración de servicios de primera infancia con el resto de los sistemas educativos de los Estados miembros. Así pues, hemos cubierto estas esferas fundamentales; en ellas deberíamos centrarnos en el futuro.

Las cualificaciones del personal son sumamente importantes y son muy deficientes en este ámbito. Al parecer, se tiene la impresión de que cualquiera puede cuidar a los niños pequeños, creencia que no se corresponde en absoluto con la realidad. Tenemos que pensar seriamente en las cualificaciones, particularmente en aquellas que puedan transferirse y reconocerse en toda la UE. También hemos de tener en cuenta el acceso, de manera que todos aquellos que necesiten servicios de educación durante la primera infancia puedan acogerse a ellos.

He agotado mis cuatro minutos y deseo guardar algo de tiempo para el final de este debate, así que me gustaría terminar simplemente diciendo que, en estos tiempos de austeridad y dificultades económicas, debemos cerciorarnos de que la primera infancia sigue estando en la agenda y de que continuamos haciendo lo que hay que hacer en esta importante esfera.

 
  
MPphoto
 

  Marietje Schaake, ponente. – Señor Presidente, antes de destacar algunos elementos de este minucioso informe sobre el papel de la cultura en las acciones exteriores de la UE, quiero agradecer sinceramente a mis colegas de la Comisión de Cultura y Educación su colaboración constructiva y su aprobación unánime de nuestro trabajo conjunto en la votación de la comisión. Por supuesto, la sociedad civil y otros interesados también han hecho aportaciones muy útiles.

La cultura tiene un valor intrínseco en nuestras democracias liberales. Enriquece la vida de las personas. La UE es bien conocida por su diversidad cultural, y es al mismo tiempo una comunidad de valores que se aplican equitativamente a cada ciudadano. Estos valores europeos, tales como el respeto de derechos humanos, la democracia y las libertades fundamentales también se pueden ver representados por nuestros productos culturales. La identidad cultural, los valores y la posición de la UE respecto a la etapa global están entrelazados. Se sirven mejor los intereses europeos cuando se conciben estratégicamente los aspectos culturales mediante la cooperación y la asociación, tanto a través de programas culturales, como integrando los aspectos culturales en las políticas económica, exterior y de seguridad y desarrollo. A través del intercambio de literatura, cine, música y patrimonio cultural se abren puertas de entendimiento y se construyen puentes entre las personas.

Además la UE tiene experiencias importantes que compartir a la hora de superar los conflictos y construir la estabilidad a través de los intereses compartidos y la comprensión mutua. En el desarrollo del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), es importante divulgar y racionalizar el papel que desempeña y debe desempeñar la cultura en las acciones exteriores de la UE. La cultura debe ser un elemento vital y horizontalmente integrado en el espectro amplio de las políticas que constituyen la política exterior de la UE, desde las relaciones comerciales hasta sus políticas de ampliación y vecindad, de cooperación al desarrollo, así como la Política Exterior y de Seguridad Común.

La cultura tiene igualmente un valor económico. Las industrias culturales de Europa contribuyen a la iniciativa empresarial, a la innovación y a actividades empresariales europeas, y la diversidad del paisaje cultural de la UE hace de ella el destino de mayor atractivo turístico del mundo. El conocimiento y las cualificaciones internacionales son cruciales para la educación y el empleo, según se indica en la estrategia de la UE para 2020, pero la cultura puede también considerarse un vehículo que ayuda a estimular la democratización, la libertad de expresión, la inclusión social, el desarrollo, la educación, la reconciliación y mucho más.

Esta variedad muy amplia de aspectos de las relaciones culturales respecto a terceros países ha llevado a una fragmentación de las políticas, lo que requiere tender hacia una estrategia más coordinada y coherente de la UE. Hemos optado por poner de relieve los marcos organizativos y políticos necesarios para la coordinación óptima de la cultura en las acciones exteriores de la UE. La aportación de tales contenidos no debe administrarse y regularse excesivamente desde arriba.

Los ciudadanos europeos son los que más se van a beneficiar si la UE interviene activamente como participante en el escenario mundial. Para ello se requiere emplear fondos de manera más eficaz y hemos de ser conscientes de la posición competitiva de Europa y de los esfuerzos por atraer turismo, talento, arte, comercio y entorno estudiantil. Tenemos que hablar con una sola voz y ser conscientes de la competencia que plantean los programas culturales ofrecidos por China y los Estados Unidos, por nombrar solo dos. Sin embargo, no es necesario reinventar la rueda. La UE dispone de numerosas buenas prácticas ejercidas por los Estados miembros, así como por diferentes instituciones culturales como la Alliance Française y el British Council.

Otro aspecto muy destacado en nuestro siglo XXI es el papel cada vez más extenso que desempeñan las nuevas tecnologías, tanto en la cultura como en relaciones internacionales. La gente depende cada vez más de Internet para el acceso a la información y solamente puede expresarse libremente cuando esta información y sus comunicaciones no se censuran. El derecho al desarrollo cultural y a otros derechos fundamentales es cada vez más fácil gracias a estas tecnologías. El acceso al contenido cultural también es posible a través de los nuevos medios de comunicación. Hay que celebrar y facilitar las oportunidades de conectividad global de los bienes y contenidos culturales europeos, por ejemplo, a través de Europeana o de sitios Internet de museos y festivales. Es importante que la UE desarrolle una estrategia para la libertad de Internet. Volveré a tratar algunas de las recomendaciones concretas de este informe en la última parte de mi intervención.

 
  
MPphoto
 

  Doris Pack, autora.(DE) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, siguiendo la intervención de la señora Schaake, me gustaría empezar dedicando unas palabras al importante informe que la ponente ha elaborado. No es posible exagerar la importancia de la dimensión cultural de la política exterior de la UE. Por tanto, como ya ha expresado la señora Schaake, necesitamos una estrategia coherente de la UE para la cultura en el marco de la política exterior de la UE.

La diplomacia cultural tiene un importante papel que desempeñar cuando se trata de establecer relaciones fructíferas con terceros países y, en muchos países, está la Red Europea de Instituciones Culturales Nacionales (EUNIC), de la que podemos hacer uso. Hay muchísimas personas que se han unido a la red y están dispuestas a ayudar.

Ahora tengo el placer de abordar el segundo tema de hoy, que también ha tratado ya el señor Zver, a saber, el tema de la Juventud en Movimiento, que, por supuesto, es una iniciativa emblemática de la Estrategia Europa 2020. Esta iniciativa emblemática está diseñada para animar a los agentes involucrados en el campo de la formación y educación a prestar más atención a estas políticas comunitarias. Necesitamos a personas mejor cualificadas. Necesitamos a personas que hayan tenido experiencia de Europa gracias a unas mejores posibilidades de movilidad. Tenemos que liberar el potencial de nuestros jóvenes con la ayuda de nuestros programas fructíferos. Todo esto tiene un papel fundamental que desempeñar en la competitividad de una sociedad basada en el conocimiento.

En lo que respecta al aprendizaje permanente, nuestros programas existentes ―Comenius, Erasmus, Leonardo y Grundtvig― han brindado a muchas personas oportunidades maravillosas de descubrir Europa en su diversidad, adquirir experiencia para sí mismas y mejorar sus capacidades lingüísticas. Además, en este contexto, no debería subestimarse la importancia del programa Juventud en Acción y del Servicio Voluntario Europeo.

Asimismo, el debate de hoy debe enviar a la Comisión la señal de que debemos proseguir con estos programas y oportunidades tan bien acogidos por los ciudadanos también en la próxima generación de programas de educación y programas para los jóvenes, y de que estos deben estar bien financiados en virtud de su importancia. Cada euro que gastamos en esta esfera reporta beneficios a toda la sociedad no muchos años después.

Ahora pasaré a tratar otro tema, a saber, Sarajevo. Sarajevo ocupa un lugar especial en la historia y la cultura europeas. Declarándola Ciudad Europea de la Cultura en 2014, podríamos enviar una señal importante para el carácter multiétnico de la ciudad y el Estado de Bosnia y Herzegovina, lo que también podría dar a la clase política de ese país motivos para replantearse sus ideas. Además, esta es una ciudad que deja perfectamente claro cuán estrepitoso fue el fracaso de Europa y cuán importante es actuar juntos. Un paso así tendría una importante carga simbólica, ya que en Sarajevo tuvo lugar el asesinato que provocó el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. Esa es la razón para elegir la fecha de 2014: cien años después de aquel acontecimiento histórico.

Entre 1992 y 1996, durante la guerra de Bosnia, Sarajevo sufrió el asedio más largo de una capital en la historia de la guerra moderna. Permítanme recordarles un día en Sarajevo: el 28 de mayo de 1992. El violonchelista Vedran Smajovic, vestido de negro, estaba tocando el Adagio de Tomaso Albinoni. Su escenario eran las ruinas de la devastada biblioteca nacional de Sarajevo; su público se componía de un pequeño grupo de personas que habían permanecido, pese al asedio de la ciudad, y que escuchaban su música. Durante 22 días, tocó en varias ubicaciones en las ruinas de Sarajevo. Era un réquiem por las personas que habían sido asesinadas en aquellos días oscuros. Yo estaba conmovida y llena de admiración por el comportamiento valiente y alentador del violonchelista y su público. Lo que estas personas expresaron con su comportamiento, ante el horror y la pérdida, me conectó para siempre con la ciudad de Sarajevo.

La vida cultural de la ciudad nunca se ha detenido. El festival de invierno se ha celebrado hasta en las circunstancias más adversas. Cada año viajan allí personas de todas las nacionalidades. Cada año, hay un festival de invierno, un festival infantil y un festival cinematográfico. Desde Corea hasta Australia, desde Bulgaria hasta Suecia, diferentes cineastas ponen rumbo a Sarajevo; también se organizan coproducciones. La ciudad ha conservado un carácter intercultural, que tiende a mantener ―aun cuando el entorno político se endurece cada vez más y ahonda las trincheras étnicas―. Solo por eso, esta ciudad merece la oportunidad de demostrar su inmenso potencial intercultural.

Sarajevo quiere solicitar este título en relación con una excepción, y ya ha emprendido amplios preparativos. Bien sabemos todos que, si adoptamos nuestra propuesta hoy, estaremos pidiendo que se haga una excepción a la decisión del Parlamento Europeo y el Consejo. No obstante, si esta Cámara fuese a demostrar su respaldo a la candidatura de Sarajevo hoy, yo pondría mi confianza en el buen juicio y la visión de futuro del Consejo, ya que nuestros argumentos realmente son irrefutables. Particularmente en este momento, Bosnia y Herzegovina y la ciudad de Sarajevo necesitan un signo de que todo no está perdido y de que Europa también apoya sus esfuerzos.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Marie-Thérèse Sanchez-Schmid, ponente. (FR) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, en nuestro debate de esta mañana, la cuestión no se refiere simplemente a un modelo económico o a un sistema jurídico. Aquí estamos hablando de cultura y civilización.

¿Qué lugar desea Europa que ocupe la cultura? ¿Qué influencia queremos que tengan nuestras obras y creaciones? La revolución digital, vinculada a la globalización y el comercio creciente, nos obliga a replantearnos nuestro modelo cultural y económico. Con Internet y los medios digitales, ¿hacia qué queremos que se mueva Europa? La política es el arte de prever, de preparar lo que desearíamos de manera que no tengamos que aguantar lo que no queremos.

El cineasta estadounidense gastó en su película Avatar el equivalente al programa Cultura de la Unión Europea para el período 2007-2013. ¿Seremos los consumidores de productos culturales que ya no nos pertenecen, dependientes de oligopolios multinacionales como Google, iTunes, Amazon o Hollywood, sin poder defender nuestros bienes?

Esta mañana, estamos pensando en los retos a los que se enfrenta la cultura en el mundo globalizado del siglo XXI. La Comisión Europea, con la publicación de su Libro Verde el año pasado, por fin ha hecho balance del potencial de nuestras industrias culturales y creativas. La Unión Europea tiene un patrimonio cultural y bienes culturales, así como una industria cinematográfica sumamente dinámica y viva. El programa MEDIA celebra sus 20 años en el Festival de Cannes este año y apoya 20 de las películas que compiten, así como festivales, artes escénicas y grandes exposiciones, que tienen lugar a lo largo del año por toda Europa.

Además, a pesar de la recesión, el sector de las industrias culturales y creativas ha venido progresando constantemente en la última década. Las cifras hablan por sí mismas. En 2003, este sector generó un volumen de negocios de 654 000 millones de euros. Aportó un 2,6 % del PIB comunitario y representó el 3,1 % del total de puestos de trabajo dentro de la Unión Europea, o 5,8 millones de personas. En 2008, ya representó 860 000 millones de euros, 14 millones de puestos de trabajo y casi un 7 % del PIB. Eso es más que la industria automovilística y la industria agroalimentaria juntas.

La naturaleza dual de estas industrias, que son al mismo tiempo económicas y culturales, las convierte en importantes motores de crecimiento sostenible, inteligente e integrador para Europa ―en resumen, los objetivos de la Estrategia Europa 2020―. Además de ser bienes económicos, preservan y enriquecen la diversidad cultural. Contribuyen a la cohesión social, a hacer atractivas las regiones y a la influencia de la Unión Europea en el mundo. Es hora de imprimir un impulso real, a nivel comunitario, que libere su potencial y estimule su desarrollo.

Por consiguiente, yo deseaba estudiar numerosas líneas de acción para apoyar el crecimiento de estas industrias. Estas medidas tienen varias facetas. En primer lugar, situar la educación y la formación en el centro de nuestra estrategia. Por un lado, Europa debe estimular los talentos creativos desde una edad muy temprana, concienciar a los jóvenes acerca de la cultura y desarrollar asociaciones entre las universidades y las empresas. Por otro lado, debería permitir a los integrantes del sector cultural formarse en las nuevas tecnologías, el espíritu empresarial, y debería promover el intercambio de mejores prácticas y la transmisión de conocimientos técnicos. En segundo lugar, es esencial que adaptemos los derechos de autor a la era digital. En realidad, el procedimiento actual para adquirir los derechos de autor es demasiado fragmentado, demasiado complicado.

El tercer componente fundamental de nuestra estrategia debería ser la protección de la creatividad. La propiedad intelectual es un bien preciado. La creatividad que se socava es una creatividad condenada a desaparecer. Se debe apoyar la movilidad de los creadores. La Unión Europea debe trabajar para introducir un régimen europeo que permita a los creadores disfrutar de unas condiciones de trabajo justas y de protección social. Debe facilitar la compra, difusión y circulación de obras; adaptar la fiscalidad, por ejemplo, con un IVA reducido para los bienes culturales; y, por último, aportar financiación. Con demasiada frecuencia, los inversores privados se muestran reticentes a financiar a las PYME. Las oportunidades que ofrece la financiación pública, particularmente los Fondos Estructurales, no se aprovechan plenamente. La creatividad y la cultura deben considerarse aspectos cruciales en nuestra política y, a este respecto, Europa se debe a sí misma el promoverlas.

 
  
MPphoto
 

  Androulla Vassiliou, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, por supuesto, usted comprende que tardaré un poco más de cinco minutos en responder a los cinco informes.

Quisiera dar las gracias al señor Zver por su informe sobre Juventud en Movimiento. Agradecemos sinceramente sus esfuerzos, así como los de sus coponentes, a la hora de tratar este tema tan importante. Tal y como aclara el informe, el objetivo fundamental de Juventud en Movimiento es ayudar a los jóvenes en Europa a adquirir las capacidades y la experiencia que necesitan para tener éxito en la actual economía basada en el conocimiento y cada vez más internacionalizada.

Nuestro objetivo es, en gran medida, crear un entorno en el que todos los jóvenes puedan realizar su potencial. Por esta razón, la Comisión ha puesto en marcha medidas para apoyar a los Estados miembros a la hora de mejorar la calidad y la pertinencia de la educación y la formación desde la primera infancia hasta la educación superior. Por este motivo, hemos establecido medidas encaminadas a ampliar aún más las posibilidades de movilidad de que disponen los jóvenes y, también por este motivo, mi colega de la Comisión László Andor y yo hemos hecho tanto hincapié en mejorar las condiciones para que los jóvenes accedan al mercado laboral.

Para lograrlo, como deja tan claro el informe del señor Zver, es necesario mantener la inversión en educación y formación a todos los niveles y, desde luego, Europa debe desempeñar su función. Por esa razón, abogo tan decididamente por aumentar los recursos destinados a la nueva generación de programas de educación, formación y juventud para el periodo posterior a 2013.

Quiero aprovechar esta oportunidad para responder directamente a dos puntos del informe. En primer lugar, desearía tranquilizarlos asegurándoles nuestro enfoque de la mejora de la transparencia de los sistemas de educación superior. Como sostiene el informe, nuestro objetivo en última instancia es mejorar la información disponible para futuros estudiantes y otras personas sobre varios aspectos de las actividades y el funcionamiento de las instituciones. Queremos desarrollar una herramienta para superar las deficiencias de las clasificaciones de las universidades existentes incluyendo una variedad más amplia de factores. No tenemos ninguna intención de publicar clasificaciones de universidades.

En segundo lugar, a la luz del llamamiento que hace el informe a adoptar medidas para suprimir los obstáculos a la movilidad, yo destacaría el hecho de que el Consejo tiene previsto adoptar en los próximos días una recomendación diseñada para alentar a los Estados miembros a hacer precisamente esto. Esta supondrá un paso más en nuestra ambición de ampliar las posibilidades de movilidad.

Como conclusión al tema de Juventud en Movimiento, me gustaría reiterar mi agradecimiento al ponente y a los honorables diputados por su apoyo.

Con respecto al tema del aprendizaje durante la primera infancia, quisiera dar las gracias a la señora Honeyball por su informe y por el enfoque constructivo que ha adoptado respecto de la cuestión de la educación y asistencia para la primera infancia. La educación y la asistencia para los niños de corta edad, que son ampliamente accesibles, integradoras y de alta calidad, ayudan en primer lugar a conciliar la vida familiar y laboral. En segundo lugar, constituyen la base del aprendizaje permanente, la integración social, el desarrollo personal y la empleabilidad en la vida posterior. Invertir temprano es mucho más efectivo que intervenir más tarde.

Por tanto, la Comisión valora enormemente el enfoque del Parlamento, que se centra en el beneficio a largo plazo de invertir en el aprendizaje durante la primera infancia. La Comisión comparte la opinión expresada por el Parlamento de que se necesita un enfoque más centrado en el niño. Además del número de plazas disponibles, también debemos tratar la cuestión de la calidad a nivel europeo y nacional. Estoy pensando, por ejemplo, en la dotación de personal y la calidad del personal, la integración de la asistencia y la educación, y el compromiso activo con los padres, que son los primeros educadores de sus hijos. La Comisión acoge con beneplácito el llamamiento a una mayor investigación europea en la materia y a un uso más eficiente de los instrumentos financieros existentes, como los Fondos Estructurales y los programas de aprendizaje permanente. También celebramos el enorme hincapié en la necesidad de identificar e intercambiar buenas prácticas a nivel europeo.

Pasando a tratar el informe Schaake sobre las dimensiones culturales de las acciones exteriores de la UE, felicito a la señora Schaake por este excelente documento de propia iniciativa. En él se subraya con acierto el papel de la cultura no solo como puente entre los pueblos, sino también como elemento fundamental a la hora de promover nuestros valores en el mundo. Al mismo tiempo, el informe insta a adoptar un enfoque más estratégico de la cooperación cultural entre la UE y terceros países. También formula sugerencias interesantes sobre cómo podría el Servicio Europeo de Acción Exterior acometer el reto de desarrollar una diplomacia cultural verdaderamente europea.

A este respecto, señora Schaake, yo mencionaría dos puntos particulares de su informe. En primer lugar, permítame destacar la pertinencia de su recomendación sobre una estrategia coherente y global para la diplomacia cultural a nivel de las instituciones de la UE. En segundo lugar, permítame referirme a la idea de proporcionar al Servicio Europeo de Acción Exterior una dimensión de diplomacia cultural real. Uno de los aspectos de este esfuerzo sería el establecimiento de agregados culturales en las principales capitales del mundo. La creación de tales destinos permitiría mejorar la coordinación tanto entre los actuales agregados culturales de las embajadas de los Estados miembros como entre aquellos institutos de cultura nacionales con presencia local, particularmente a través de la Red Europea de Instituciones Culturales Nacionales (EUNIC). He tenido el placer de reunirme recientemente con las representaciones de la EUNIC tanto en China como en Brasil y estas me explicaron lo mucho que precisan de cooperación y coordinación a fin de promover nuestra cultura en los países donde operan.

Por lo que respecta a nuestros socios estratégicos emergentes en todo el mundo, recientemente hemos sido testigos de cómo la cultura puede convertirse en una parte integrante de nuestras relaciones exteriores. Estoy más comprometida que nunca a seguir promoviendo esta dimensión tan importante de nuestra Agenda Europea para la Cultura.

Ahora voy a referirme al informe Sanchez-Schmid sobre «Liberar el potencial de las industrias culturales y creativas». Me gustaría dar las gracias al Parlamento y, en particular, a la señora Sanchez-Schmid, por este informe tan bueno. Me complace ver que hay una sólida convergencia de opiniones entre su informe y nuestro análisis. Convenimos en que las industrias culturales y creativas son un potente motor no solo de empleo, crecimiento e ingresos por exportación, sino también de integración social y diversidad cultural y lingüística, así como diálogo intercultural dentro de la UE y allende sus fronteras. Como usted afirma con acierto en el informe, estas industrias pueden contribuir de forma decisiva a la Estrategia Europa 2020 y se les debe conceder un lugar más destacado en la UE durante los próximos años.

También compartimos la opinión de que su potencial aún no se ha desplegado plenamente. Si queremos que estas industrias se desarrollen por completo, tenemos que progresar en varios frentes: adaptación de las capacidades y creación de capacidad, acceso a la financiación, mejora del entorno empresarial, apoyo a la circulación transfronteriza y nuevos modelos de distribución, incrementando al máximo el potencial de estas industrias para el desarrollo regional y local, fomentando sus efectos indirectos en cuanto a innovación y promoviendo una Europa creativa en el escenario mundial. Esta conclusión también surge de la consulta iniciada por nuestro Libro Verde, que provocaba las reacciones de 350 autoridades públicas, el público en general, órganos de la sociedad civil y empresas activas en el ámbito de la cultura en toda Europa.

Me complace observar que nuestro Libro Verde ha suscitado, en Europa y dentro de las instituciones europeas, un muy rico debate sobre el entorno adecuado que cabe generar para responder a las necesidades específicas de crear espíritu empresarial con el fin de aprovechar las nuevas oportunidades ofrecidas por la globalización, la digitalización y la diversidad cultural. Tengo el firme convencimiento de que nuestros esfuerzos conjuntos ayudarán a crear un mejor entorno en el que estas industrias vitales puedan desempeñar un papel importante en los debates sobre los mecanismos de financiación de la UE posteriores a 2013 y la aplicación de la Estrategia Europa 2020.

Por último, estoy muy contenta de ver el entusiasmo del Parlamento ―y, en particular, el de mi buena amiga Doris Pack― por las capitales europeas de la Cultura y el interés de Sarajevo en ostentar el título. La Comisión, por supuesto, comparte su opinión de la importancia histórica y cultural de Sarajevo. La ciudad simboliza algunos de los episodios más oscuros de la historia europea reciente pero también alberga nuestras esperanzas de un futuro mejor. Ante los reiterados conflictos, Sarajevo ha conservado su espíritu multicultural.

Permítanme pronunciar unas palabras sobre las normas por las que se rigen las capitales europeas de la Cultura. En 2006, el Parlamento y el Consejo adoptaron una decisión sobre la cual se basa la iniciativa. Este texto jurídico establece todas las normas relativas a la selección de las ciudades, y ustedes saben mejor que yo que una decisión de esta naturaleza solo puede modificarse por medio de una nueva iniciativa que siga el procedimiento legislativo ordinario. La decisión estipula que la iniciativa está abierta exclusivamente a los 27 Estados miembros de la Unión Europea. Como parte integrante de la decisión, una lista cronológica indica, para cada año hasta 2019, los dos Estados miembros que tienen derecho a ostentar el título. Ya se han seleccionado dos ciudades para 2014 y el Consejo está a punto de confirmar las dos ciudades para 2015.

La decisión establece el procedimiento para conceder el título de Capital Europea de la Cultura, y las normas no dejan margen para que el Consejo designe una ciudad fuera de estos procedimientos. La Comisión es responsable plena y únicamente de aplicar las decisiones adoptadas por el Parlamento y el Consejo. Una excepción a la decisión sobre las capitales europeas de la Cultura en relación con un asunto tan fundamental como su alcance geográfico simplemente vulneraría las normas que se nos ha pedido que sigamos.

Creo que sería particularmente difícil justificar una excepción tan pronto después de que todos hemos acordado las normas de la iniciativa. El Parlamento y el Consejo adoptaron la decisión actual hace menos de cinco años. Seguramente aquel fuera el momento de contemplar el caso de la participación de terceros países o de establecer disposiciones para casos excepcionales. Sin embargo, en aquel momento, se decidió que la participación de terceros países no continuaría más allá de 2010.

Con la vista puesta en el futuro de las capitales europeas de la Cultura, la Comisión actualmente está trabajando en la renovación de la iniciativa más allá de 2019. Hemos iniciado una consulta pública y estamos llevando a cabo una evaluación del plan actual. Después, elaboraremos una propuesta, que esperamos aprobar a principios de 2012. Como parte de nuestro trabajo preparatorio, la Comisión está estudiando la idea de que los países candidatos se sumen a la iniciativa después de 2019. Me gustaría comunicarles que varias ciudades de otros terceros países ya han mostrado interés.

Permítanme terminar subrayando de nuevo lo mucho que valoro el lugar que Sarajevo ocupa en la historia europea y la importancia cultural de esta ciudad. Si bien su candidatura a Capital Europea de la Cultura no es posible, la UE puede ofrecer a Sarajevo otros tipos de apoyo, en 2014 y más allá de esa fecha, a través de nuestro programa cultural.

 
  
MPphoto
 

  William (The Earl of) Dartmouth, ponente para la opinión de la Comisión de Comercio Internacional. – Señor Presidente, he abandonado mi texto preparado porque tengo que decir algo sobre la propuesta de que la UE disponga de agregados culturales. No podía creer que lo estuviese oyendo: he de decir que esta propuesta de la Comisión es una de las más estrambóticas y absurdas que jamás hayan salido de un órgano que es célebre por sus propuestas estrambóticas y absurdas.

Que la UE tuviera agregados culturales sencillamente implicaría que hubiera más trabajos inútiles altamente remunerados para funcionarios favorecidos de la UE con cargo a los países contribuyentes. También he de decir que la Comisión actúa con una insensibilidad flagrante al formular esta absurda y costosa propuesta de agregados culturales innecesarios en un momento de penurias económicas universales. Quizás, por una vez, ustedes olviden sus propios sueldos bañados en oro y sus pensiones bañadas en oro, y piensen en la realidad de lo que cuestan estas iniciativas.

 
  
MPphoto
 

  Jutta Steinruck, ponente para la opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.(DE) Señor Presidente, volvamos al tema. Como ponente para la opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, quisiera dar las gracias a todos los que han trabajado en este informe. En la comisión, todos los grupos perseguían el objetivo unánime de hacer que la educación y la formación sean posibles para todos los jóvenes de Europa y de apoyar su acceso a una carrera profesional, al tiempo que ningún joven debería quedarse en la cuneta.

No he basado mi opinión para la comisión en el informe de la Comisión, ya que me parecía demasiado indeterminado. A mi juicio, también era importante que se enumerasen tareas concretas en el informe. En algunos casos, no he podido apoyar las posiciones adoptadas en el informe.

En opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, un aspecto importante es la transición de la escuela a la carrera profesional. Se trata de un eslabón fundamental. Esta transición debe producirse sin que haya que perder tiempo de espera. También nos ha parecido importante que el acceso de los jóvenes a sus carreras profesionales no se asocie al dumping social y que dicho acceso no debe tener lugar en condiciones de dumping. Hemos considerado importante el papel de los periodos de prácticas. Son importantes y son necesarios, pero hay que evitar y prohibir que se abuse de ellos. Nos gustaría ver una iniciativa para un Marco Europeo de Cualificaciones que establezca unas normas mínimas para los periodos de prácticas.

Concluiré con una petición del Parlamento y la Comisión para que se garantice que el programa Juventud en Acción no sufra recortes financieros o incluso su supresión en favor del programa Juventud en Movimiento. La labor de las asociaciones de juventud es importante para el compromiso social y ayuda a los jóvenes a progresar, tanto en lo esencial como en lo personal. Esa también es una ventaja fundamental para la posterior vida laboral.

 
  
MPphoto
 

  Karima Delli, ponente para la opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.(FR) Señor Presidente, en primer lugar, trataré el tema de las industrias culturales y creativas. Como ponente para la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, deseo poner de relieve el importante papel que la cultura y la creatividad desempeñan en la economía europea y en el logro de los objetivos de la Estrategia Europa 2020, para una sociedad basada en el conocimiento y la innovación, así como los nuevos puestos de trabajo potenciales que aquellas representan.

En este informe, se presta especial atención a las condiciones de trabajo en el sector, en particular, los ingresos irregulares y las relaciones laborales inseguras, que requieren un debate en profundidad para tener en cuenta los aspectos específicos, por ejemplo, luchando contra las discriminaciones en materia de remuneración, y para mejorar la adecuación entre el puesto de trabajo ocupado y el nivel de cualificación.

Queremos facilitar el acceso de los jóvenes y de las personas más vulnerables a la cultura y los contenidos creativos, y deseamos fomentar la movilidad y promover la diversidad cultural, así como el uso y la difusión de programas informáticos libres y de normas abiertas.

Por último, queremos destacar el papel de la formación permanente en este sector, que está experimentando cambios rápidos. Ahora paso a tratar el programa Juventud en Movimiento. La situación es dura para los jóvenes europeos: ya sea al acceder al empleo, a la educación, al alojamiento o a los servicios sociales, los jóvenes sufren lo que vienen a ser los suplicios de una ceremonia de iniciación social. Tenemos que restablecer su confianza en el futuro dando respuestas adaptadas y ambiciosas.

Celebro que este texto no considere la integración de los jóvenes únicamente a través del prisma del empleo, sino también desde la perspectiva de la educación y formación. A este respecto, me gustaría hacer hincapié en la petición, que yo apoyo, planteada a la Comisión Europea, de un Libro Verde sobre la participación de la juventud.

Nuestro informe también destaca la idea de la movilidad, que debería ser accesible para todos, cosa que celebro. Hoy en día, la movilidad tiene que ver esencialmente con los estudiantes, pero debería fomentarse para todo el mundo, para trabajadores jóvenes y para personas jóvenes que están recibiendo formación profesional. Sería lamentable catalogar a los jóvenes europeos bien como una élite culta, multilingüe y que confía en el futuro, o bien como jóvenes a quienes se ha dejado atrás porque no tienen un máster o porque solo hacen trabajos manuales.

Estoy especialmente encantada de que, en este texto, hayamos exigido la eliminación de las discriminaciones vinculadas a la edad, en relación con el acceso al régimen de protección social. La estoy pidiendo aquí y, desde luego, creo que el régimen de ingresos mínimos es un elemento clave a la hora de garantizar la autonomía de los jóvenes.

Nuestro informe insiste en el deseo fundamental de los jóvenes de ser autónomos, de tener acceso a la atención sanitaria en particular y de tener un alojamiento digno a un precio razonable. Todos sabemos que el joven al que no le queda otra opción que trabajar y estudiar a la vez se encamina hacia el fracaso en sus estudios.

Por último, estoy encantada de que, en esta Cámara, se haya reconocido que los periodos de prácticas profesionales deberían dejar de ser puestos de trabajo disfrazados, dado que son puestos de trabajo en toda regla. Los periodos de prácticas profesionales deben recibir suficiente remuneración y protección social.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Ivo Belet, ponente para la opinión de la Comisión de Industria, Investigación y Energía. (NL) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, creo que todos somos conscientes de que estamos afrontando tiempos muy turbulentos en Europa, tanto económica como políticamente. Nuestra solidaridad está viéndose amenazada, en la medida en que los movimientos nacionalistas y populistas están en alza, como ha demostrado hace un momento uno de nuestros colegas británicos, miembro de la nobleza además.

Señorías, las tendencias actuales plantean una amenaza para el futuro de la UE y para la prosperidad y el bienestar de los europeos. Hemos sido elegidos para dar una respuesta a eso. Señora Comisaria, en caso necesario, esa respuesta puede y debe también venir del sector cultural. Indudablemente, debemos invertir mucho más en la creación de un espacio público europeo común. La educación, como ya se ha señalado en este debate, podría contribuir de manera muy importante ―si no crucial― a ese fin. Creemos firmemente que podemos hacer un uso mucho mejor de la cooperación entre empresarios en el sector cultural, por un lado, y el mundo académico, tanto educación superior ―universidades y escuelas de educación superior― como enseñanza secundaria, por el otro, y que todos ellos ofrecen muchas más oportunidades de las que estamos aprovechando actualmente.

Señora Comisaria, acaba de decirlo usted misma: este es un sector con un potencial fundamental para nuestra economía y empleo, razón por la cual debemos tomar medidas específicas de estímulo, como reducir los impuestos sobre los proyectos en línea, porque el sistema actual, desde luego el tipo del IVA, va desacompasado con los tiempos y es absolutamente injusto. Además, los empresarios, los directores de pequeñas y medianas empresas en el sector creativo, necesitan un mejor acceso a oportunidades de financiación, porque actualmente tenemos unos conocimientos técnicos demasiado escasos y un acceso demasiado limitado a la financiación bancaria.

Este informe presenta propuestas muy concretas a ese respecto y, señora Comisaria, contamos tanto con la Comisión como con las autoridades nacionales y regionales competentes para recoger el guante y comenzar a poner en práctica esta propuesta.

 
  
MPphoto
 

  Oldřich Vlasák, ponente para la opinión de la Comisión de Desarrollo Regional. (CS) Señor Presidente, la posición de la industria cultural y creativa forma parte de la estrategia europea para la innovación y de la Estrategia de la UE para 2020, y está estrechamente vinculada a las medidas dirigidas al uso más efectivo de monumentos, museos y colecciones de galerías, o unidades urbanas y rurales en actividades turísticas y relacionadas. La digitalización de contenidos históricos y culturales representa la oportunidad principal a este respecto. La digitalización debería incrementar el acceso del público en general a materiales que son esenciales para el estudio, el conocimiento y la educación, así como el fortalecimiento de la identidad cultural.

La inversión en estas esferas reporta un beneficio prácticamente garantizado, no solo en el ámbito del turismo, que sin duda es un componente significativo de muchas economías regionales, sino también en la política exterior. Merece la pena tomar conciencia de las arraigadas tradiciones culturales de los países europeos y, al mismo tiempo, promover cada una de las aldeas, ciudades, regiones, Estados miembros y la propia UE en un contexto mundial.

En el nuevo periodo de programación posterior a 2013, deberíamos por tanto continuar financiando proyectos culturales con cargo a los Fondos Estructurales europeos, fortalecer el programa Hermanamiento para la cooperación entre autoridades locales y mantener la independencia del programa comunitario para proyectos en este ámbito bajo el título de «Cultura».

 
  
MPphoto
 

  Cecilia Wikström, ponente para la opinión de la Comisión de Asuntos Jurídicos.(SV) Señor Presidente, me gustaría dar las gracias a la ponente, la señora Sanchez-Schmid, por su excelente trabajo en este informe. Estoy muy contenta y muy orgullosa de que la Comisión de Asuntos Jurídicos presentase nuestra opinión, que contaba con nuestro total acuerdo, y considero gratificante que la mayoría de nuestros puntos de vista estén incluidos en su informe. Estamos deseando obtener un amplio apoyo en esta Cámara.

Estamos en una época en la que la tecnología digital e Internet están creando tanto oportunidades enormes como retos colosales para los sectores culturales y creativos de Europa. Debemos mantener los cimientos para defender la propiedad intelectual y, al mismo tiempo, dar los pasos necesarios para poder liberar el potencial y la creatividad que ofrece la tecnología moderna. Los profesionales culturales europeos, los innovadores técnicos y, sobre todo, los ciudadanos de Europa merecen un mercado interior que funcione bien, en el que los contenidos creativos puedan circular con fluidez y de manera libre y generosa a través de nuestras fronteras y en el que los profesionales culturales sepan con seguridad que recibirán una remuneración por su trabajo.

Me gustaría dar las gracias a los ponentes por incluir la propuesta presentada por la Comisión de Asuntos Jurídicos de ofrecer un mayor acceso a los libros para quienes están ciegos o tienen deficiencias visuales. Espero que eso pueda ayudar a estas personas en un grado aún mayor a experimentar el placer y la fortaleza que proporciona la literatura. La libertad de expresión debe estar a disposición de todo el mundo. Gracias.

 
  
MPphoto
 

  El Presidente. – Terminamos así el turno de intervenciones en nombre de las distintas comisiones concernidas y no me resisto a la tentación de comentarles algo.

En este tipo de intervenciones, realizadas en nombre de cada comisión, yo creo que quien interviene tiene que hacer un esfuerzo para representar a la comisión en nombre de la que habla.

Ha habido intervenciones en este debate que, a título individual, serían perfectamente legítimas, pero que son absolutamente espurias cuando se producen en nombre de una comisión respecto de la cual yo tengo el total convencimiento de que no se ha sentido representada en las palabras que aquí se han pronunciado.

Creo que esta es una reflexión, por lo menos para la Mesa del Parlamento, porque no podemos permitir que, en nombre de comisiones que representan a tantos diputados, se digan algunas de las cosas que aquí se han dicho.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Marco Scurria, en nombre del Grupo PPE.(IT) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, me gustaría en primer lugar dar las gracias, en nombre del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos), a todos los ponentes que han presentado informes esta mañana, ya que creo que estos informes nos permiten sentar las bases para una Europa del futuro. Esta mañana, estamos trabajando sobre las generaciones futuras, desde los niños hasta nuestros jóvenes, a quienes debemos guiar en su camino hacia el mundo laboral por medio de la importante iniciativa emblemática titulada Juventud en Movimiento. Esta mañana, estamos debatiendo la expansión de la Unión hacia los Balcanes a través de la cultura, así como el desarrollo de las industrias culturales y creativas.

En un momento de gran crisis económica, es importante hacer hincapié en que el único sector que no tiene pérdidas ―de hecho, su volumen de negocios en realidad está aumentando― es el sector cultural. Nos gustaría que la cultura desempeñara un papel en las acciones exteriores de la Unión Europea, y no solo, Lord Dartmouth y señor Kuhn, a través de funcionarios bien remunerados, sino también creando un mejor proceso para la paz, la estabilidad y el entendimiento entre diferentes culturas.

Hoy, no obstante, también debemos tratar de fortalecer nuestros programas para la cultura, la educación y los jóvenes. Para millones de europeos, los programas como Erasmus, el aprendizaje permanente, Comenius, Leonardo, Juventud en Acción y muchos otros no son solo etiquetas, sino un símbolo de la existencia de la Unión Europea. Para muchas personas, dichos programas marcan el comienzo de un espíritu europeo, la primera vez en que entraron en contacto con colegas y gente de su misma edad, lo que realmente ayuda a fortalecer la Unión, máxime cuando se tienen en cuenta las nuevas responsabilidades para el deporte que la Unión ha asumido a raíz del Tratado de Lisboa. Tenemos que invertir en todos estos programas pero, sobre todo, tenemos que creer en ellos. Nadie está negando la importancia de las cuotas lácteas, la inversión en la industria y la protección del medio ambiente; pero es la cultura la que nos permitirá construir Europa, algo que tendremos que hacer no con palabras, sino con programas y acciones que podamos y deseemos poner en práctica.

Señora Vassiliou, los acordes que tocaba aquel violín en Sarajevo, del que nos ha hablado la señora Pack, resuenan más con nuestra Europa que con una multitud de reglamentos. Así es como se construirá Europa y, a veces, puede que sea necesario incluso torcer un poco los reglamentos.

 
  
MPphoto
 

  Katarína Neveďalová, en nombre del Grupo S&D. (SK) Señor Presidente, estoy encantada de que el Parlamento Europeo por fin haya dedicado una mañana entera de su pleno a la cultura y la educación. Esta última es uno de los elementos clave en un momento de crisis y no debemos olvidar que los jóvenes que han recibido una educación son nuestro futuro.

Celebro la iniciativa Juventud en Movimiento de la Comisión y el hecho de que no se haya olvidado de los jóvenes. Invertir en educación es la solución a los problemas perennes de la UE, incluso en un momento en que toca apretarse el cinturón. Quisiera felicitar al ponente del Parlamento Europeo para Juventud en Movimiento, el señor Zver. Creo que su informe es extraordinariamente bueno, sobre todo porque es el trabajo de toda una comisión que comparte el objetivo común de beneficiar a los jóvenes.

La movilidad de los jóvenes en la UE, y particularmente que se facilite esta movilidad, es importante para las actividades de ciudadanía europea e identidad europea. Como todos ustedes saben, sin embargo, fui muy crítica con la iniciativa original de la Comisión y, por tanto, me gustaría hacer hincapié en varios puntos que hemos logrado incluir en este informe.

Sin duda, es importante que no dejemos de invertir en los programas de juventud y movilidad, como los actuales programas Erasmus y Leonardo, y las actividades de Juventud en Acción. Con toda seguridad, esta es una de las maneras en que podemos conseguir los objetivos que hemos fijado en nuestra Estrategia Europa 2020.

También considero muy importante apoyar el aprendizaje permanente y actividades que no sean solo para los jóvenes. Indudablemente, desearía hacer hincapié en la igualdad de oportunidades para todos, no solo en lo que se refiere a la igualdad de género, sino también para las personas discapacitadas o desfavorecidas de cualquier otro modo. Sin duda, es importante reconocer la educación informal como otro medio muy importante para mejorar las capacidades que los jóvenes pueden utilizar en su vida futura.

El diálogo entre los Estados miembros y entre las regiones también es muy importante, y estoy encantada de que hayamos logrado incluir una serie de observaciones del Comité de las Regiones así como de otras organizaciones, como el Foro Europeo de la Juventud, por ejemplo.

Hay tantas de estas que podría seguir hablando no solo durante dos minutos sino durante 10 minutos, pero me gustaría terminar con una frase. También me encantaría apoyar ―como una de las autoras originales― la iniciativa sobre Sarajevo, ya que es muy importante que mostremos al pueblo de esta región que la UE está aquí para ellos.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula, en nombre del Grupo ALDE. (FI) Señor Presidente, me complace que el Pleno de esta mañana se dedique a cuestiones culturales: es muy importante hablar de ellas, no solo en una mañana sino más ampliamente. No obstante, es bueno que estemos tratando estos asuntos. Viene a ser un reto compilar todos estos informes y dar evaluaciones de ellos, pero tal vez yo pueda expresar algunos puntos de vista sobre ellos.

En cuanto a la iniciativa Juventud en Movimiento del señor Zver, muy probablemente sea verdad que este programa de movilidad haya demostrado ser una historia de éxitos, y su informe, dicho sea en su honor, ahonda mucho más en la materia. Creo que podría conducir a que se documenten muchas historias de éxitos en la crónica europea y en relación con el tema de la juventud en el futuro. Es importante garantizar que dispongamos de programas educativos de ámbito europeo en los que los jóvenes puedan participar, y que el multiculturalismo pueda fortalecerse como resultado.

También es muy importante considerar lo que la señora Honeyball dice en su informe sobre la asistencia y la educación durante la primera infancia (AEPI). Yo preferiría hablar de educación y asistencia tempranas más que de aprendizaje durante la primera infancia, ya que el proceso de crecimiento de una persona es importante. A las personas se les debe permitir que crezcan, y la educación es solo una parte de ese proceso. Si podemos criar a nuestros hijos y jóvenes para que se conviertan en buenos seres humanos y en miembros equilibrados de la sociedad, ese es un reto enorme. Obviamente, el hogar desempeña un papel crucial aquí, pero, como tan acertadamente señala el informe, también es vital garantizar que quienes trabajan en el campo de la AEPI tengan un papel que desempeñar y que haya un proceso de mediación, algo que los niños y los jóvenes de hoy necesitan particularmente.

Con respecto al informe de la señora Schaake’s sobre las acciones exteriores de la UE, creo que necesitamos comprender mejor la cultura cuando determinamos la política exterior. Eso es muy importante. Hay muchos ejemplos desafortunados de situaciones en las que la ignorancia de los antecedentes culturales y del contexto cultural ha conducido a errores en la política exterior, razón por la cual es muy importante hacer de la cultura una parte integrante del Servicio Europeo de Acción Exterior.

Me gustaría terminar diciendo que, con respecto a la iniciativa de Sarajevo, que la señora Pack ha planteado hoy, opino que es bastante cierto que, hace cinco años, se tomaron decisiones sobre las capitales de la Cultura, pero, como ocurre en la ciencia, un paradigma siempre tiene que cuestionarse de nuevo. Ahora quizás sea el momento de hacerlo en relación con este asunto particular, al menos hasta un cierto punto, y tratar de encontrar una solución en la que se pueda realizar un cambio con respecto a Sarajevo. Creo que ello podría dar valor añadido al programa de capitales europeas de la Cultura y a la Unión Europea en su conjunto.

En resumen, deberíamos tener en cuenta un panorama más amplio en relación con la política cultural y tratar de comprender su importancia para el conjunto de la Unión Europea. El mercado interior y la política exterior y de seguridad no se sostendrán si no hay una base cultural sólida que los apoye. La cultura es la base de todo, la base del futuro para la Unión Europea en su conjunto, y por eso es importante garantizar que se reconozca, no solo desde la perspectiva del PIB, sino como un valor en sí mismo, tanto para las personas como para las sociedades, y, en última instancia, para toda la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Emma McClarkin, en nombre del Grupo ECR. – Señor Presidente, en los últimos años, la atención académica y política centrada en la cultura y la educación ha aumentado espectacularmente, con un análisis que pone de relieve constantemente que estas esferas son cruciales no solo a la hora de estimular el crecimiento económico y la cohesión social, sino también a la hora de facilitar la movilidad para los jóvenes por toda Europa. Desafortunadamente, en el clima económico actual, con muchos Estados miembros que están adoptando medidas de austeridad y recortes presupuestarios necesarios para reducir los déficits, estas esferas a menudo pueden quedar desatendidas y yo desearía que este no fuera el caso.

La inversión en educación y cultura ayuda a los Estados miembros a competir a escala mundial, preparando a nuestros jóvenes para los retos de mañana, y fomenta la creatividad, la innovación y el entendimiento mutuo. Sin embargo, es precisamente en estas esferas donde pueden actuar los Estados miembros, más que la UE en su conjunto, y donde saben cómo responder de la mejor forma a los retos educativos que afrontan. Me preocupan varios aspectos de los informes que hemos tratado esta mañana, especialmente en relación con la intrusión en la subsidiariedad de los Estados miembros en cuanto a objetivos educativos y política social. Escapa a la competencia de la UE dictar reformas educativas a los Estados miembros, y debemos garantizar que esto se respete.

En cuanto a la cultura, la UE puede asistir a los Estados miembros a la hora de sacar el máximo partido a sus prioridades políticas mediante intercambios de mejores prácticas y de destacar esferas importantes, como el aprendizaje durante la primera infancia, la reducción del abandono escolar temprano y la promoción de la formación profesional. Otra clave para ayudar a nuestros jóvenes a conseguir oportunidades es dar flexibilidad a los mercados laborales de manera que las personas puedan aprender en el puesto de trabajo. Sin embargo, la creación arbitraria de nuevos proyectos y organizaciones para facilitar estos objetivos es contraria a las realidades presupuestarias manifiestas en toda la UE.

Debemos ser conscientes de este triste hecho y tratar de actuar con la mayor eficiencia posible con la vista puesta en el mundo real al que nos enfrentamos. No obstante, creo firmemente en el poder de la cultura para asegurar el entendimiento mutuo y para alentar la innovación y el crecimiento económico. En Europa tenemos una riqueza de cultura y creatividad que ha de promocionarse y desarrollarse. Las industrias creativas aportan mucho a la economía de la UE y a nuestras experiencias culturales. Tenemos que proporcionarles los instrumentos necesarios para que continúen su desarrollo y obtengan las recompensas que merecen. Huelga decir que, cuanto más educamos a nuestros jóvenes en toda Europa, más brillante empieza a parecer el futuro en un entorno mundial desafiante.

 
  
MPphoto
 

  Oriol Junqueras Vies, en nombre del Grupo Verts/ALE.(ES) Senyor President, senyora Comissària, col·legues, como ponente alternativo del informe de Juventud en Movimiento y, tras haber presentado diversas enmiendas a los informes sobre las industrias culturales y creativas y sobre el aprendizaje durante la primera infancia, querría compartir con ustedes la siguiente reflexión.

La crisis económica está afectando muy especialmente a los jóvenes. En muchos lugares de la Unión Europea la tasa de paro juvenil supera el 40 %. Por eso es tan necesario un informe como el de Juventud en Movimiento, que profundice en las políticas de inserción laboral de los jóvenes.

Voy a hacer hincapié en cuatro aspectos, para mí muy importantes, de dicho informe.

En primer lugar, me parece primordial promover la movilidad. Es una forma de aprendizaje informal muy valiosa, que fomenta la interculturalidad y dota a los jóvenes de herramientas para desarrollarse en un entorno profesional globalizado.

En segundo lugar, en relación con la movilidad, es fundamental que los jóvenes aprendan otras lenguas europeas, con un doble objetivo: interactuar con fluidez en el entorno europeo y estar bien arraigados en las sociedades donde viven y trabajan, es decir, para la cohesión social.

En tercer lugar, quiero remarcar las políticas para promover el emprendimiento. Efectivamente, es imprescindible que fomentemos los programas de emprendimiento de los estudiantes universitarios y, en este sentido, tenemos que apostar por los espacios de encuentro entre los actores financieros y los estudiantes con ideas innovadoras.

Finalmente, creo que es fundamental promover la igualdad en el acceso a la universidad para aprovechar todo el talento europeo. Necesitamos que los jóvenes participen activamente en la economía. Necesitamos que los jóvenes puedan desarrollar todo su potencial, porque los jóvenes son, también, imprescindibles para salir de la crisis.

 
  
MPphoto
 

  Rui Tavares, en nombre del Grupo GUE/NGL.(PT) Señor Presidente, con solo dos minutos para hablar de cinco informes y una pregunta oral, me limitaré a comentar dos informes: el informe de la señora Sanchez-Schmid sobre las industrias creativas, y el informe de mi colega, la señora Schaake, sobre las dimensiones culturales de las acciones exteriores de la UE. Voy a hacer esto porque, conjuntamente, ambos nos dan una visión a pequeña y gran escala de lo que Europa necesita para poder dar un vuelco a esta crisis, con la ayuda del talento y la imaginación de los europeos.

En el caso de las industrias creativas, creo que está muy claro que Europa tiene probablemente la mayor concentración de potencial para las industrias creativas. Esto es verdad de entrada para nuestras zonas urbanas, nuestras ciudades, que tienen, por un lado, muy buena conectividad y, por el otro, unas personalidades culturales muy fuertes y variadas, con un alto grado de diversidad.

Algunas de nuestras macrorregiones urbanas también tienen los elementos que las industrias creativas necesitan para ser sostenibles por sí mismas, a saber, capital intensivo, una concentración de talento y conocimiento, y un amplio abanico de empresas ya establecidas. Podemos observar esto, por ejemplo, en la región situada entre París, Londres y Amberes.

Sin embargo, esto no es verdad si nos referimos al conjunto de Europa. En otras palabras, en algunas regiones periféricas de Europa, hay talento, hay historia y hay ciudades que podrían desempeñar un papel fundamental en la reactivación de la economía europea, pero no pueden llegar a ese estadio sin ayuda, ya sea a nivel de la Unión o a nivel de los Estados miembros.

Por tanto, no podemos engañarnos a este respecto: hasta que Europa ponga su casa económica en orden, por ejemplo, emitiendo bonos, no se puede hacer nada. Estamos aquí en el Parlamento con muy buenas ideas y, al mismo tiempo, los gobiernos están haciendo trizas el euro e imposibilitando la recuperación.

Por lo que respecta a la política de acción exterior, y puesto que ya casi he agotado mi tiempo, me gustaría decir que la Unión Europea tiene una oportunidad extraordinaria de desarrollar un tipo de política exterior completamente diferente de las ejercidas por los Estados miembros. Además, desde una perspectiva cultural, esto no tiene nada que ver con crear una identidad europea potencial e ilusoria, y posteriormente exportarla o venderla en el exterior. Europa, en cambio, podría posicionarse muy bien para emplear la cultura en la acción exterior como una calle de doble sentido, por medio de la cual enseñemos pero también aprendamos, y por medio de la cual mantengamos un diálogo fructífero con otros grandes bloques regionales como Mercosur o la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN).

Esa es la mejor manera de beneficiar al resto del mundo con el ejemplo de la democracia europea, pero también beneficia a la Unión Europea, porque podremos aprender de los demás.

 
  
MPphoto
 

  Giancarlo Scottà, en nombre del Grupo EFD.(IT) Señor Presidente, Señorías, quisiera ofrecer mi contribución afirmando la necesidad de un nuevo enfoque metodológico, especialmente en el sector del patrimonio en general y del patrimonio cultural en particular, vinculado al uso inteligente de la nueva tecnología. Ser conscientes del enorme potencial de mejora que pueden ofrecernos las nuevas tecnologías, tanto en lo relativo a eficiencia como a efectividad, implica necesariamente abandonar nuestras formas de trabajar del pasado. Las nuevas tecnologías conllevan nuevos métodos de trabajo.

Yo mismo he observado que, utilizando la tecnología de forma inteligente en el sector de la protección de monumentos, es posible obtener resultados significativos, tanto en lo referente a la planificación como a las obras de restauración. Además, como subproducto simultáneo, y sin contraer costes adicionales, podemos obtener bases de datos geométricas de alta precisión que pueden utilizarse para supervisar y gestionar el artefacto en caso de desastres naturales, así como productos para educación científica y para promocionar el artefacto a escala mundial, cumpliendo los criterios de intercambio y entendimiento cultural.

Lo que más importa, a mi juicio, es que contribuyamos a un plan de acción, que tenga por objetivo ayudarnos a adquirir una nueva conciencia de la tecnología, de manera que puedan crearse nuevas oportunidades económicas para Europa. Creo especialmente en la necesidad de formar a nueva gente y en las personas profesionales, jóvenes y altamente cualificadas, que son capaces de hacer frente a los retos que plantea el nuevo mercado mundial.

 
  
MPphoto
 

  Dimitar Stoyanov (NI).(BG) Señor Presidente, limitaré lo que tengo que decir al informe sobre Juventud en Movimiento.

Quisiera felicitar al ponente porque el informe ha logrado abordar absolutamente todos los aspectos de esta cuestión y esta política europea. Más concretamente, limitaré mi discurso a tres asuntos.

En primer lugar, con respecto a los apartados 24 y 25 del informe relacionados con que los niños permanezcan en la escuela y con aumentar su asistencia a ella, me gustaría formular la pregunta siguiente. Por cierto, también he presentado una pregunta a la Comisión muy recientemente en espera de una respuesta por escrito. Todavía estoy esperándola, pero aprovecho esta ocasión para mencionar este problema que llevo mucho tiempo planteando. Muchos de los países de Europa Oriental procedentes de la última ronda de ampliación se enfrentan al problema de que ciertos grupos minoritarios ya siguen una práctica, que casi se ha convertido en una tradición, en virtud de la cual obligan a sus hijos a abandonar la escuela y, posteriormente, sus padres los explotan. Cuando se toman medidas para cambiar este proceso, estas se suelen calificar de discriminatorias. Por esta razón estoy planteando la pregunta: ¿a quién discriminamos para ser más exactos? Me pregunto si acaso discriminamos a los padres, que están explotando a sus hijos, o a estos últimos, que están perdiendo, en consecuencia, cualquier oportunidad de integrarse porque carecen de educación, aunque, como ustedes saben, la integración económica mediante el trabajo y los recursos proporciona la base para cualquier otra clase de integración.

Con respecto al punto 27 del informe, cabe decir que hace una referencia muy precisa al problema real. Un destacado profesor universitario compartía recientemente conmigo su opinión de que, en realidad, las universidades búlgaras no son conscientes de que existe también un programa Erasmus para los profesores. Es necesario adoptar más medidas en este ámbito.

Por último, en relación con el tema del desempleo juvenil, al que se alude en las letras F y G del informe, cabe afirmar que este también es un problema importante. El problema al que me refiero es que, cuando los jóvenes solicitan un puesto de trabajo, ya necesitan haber hecho prácticas. Sin embargo, cuando alguien acaba de salir de la escuela o la universidad, no puede haber adquirido todavía esa experiencia laboral. Semejante requisito es ridículo y discriminatorio, y debe examinarse detenidamente. Este es el procedimiento que se sigue tanto en el sector público como en el privado. A ese respecto, una medida que puede adoptarse en el sector público en particular es imponer normas estrictas para que aquellas personas que hayan alcanzado la edad de jubilación se jubilen para dejar libres puestos de trabajo para los jóvenes.

 
  
MPphoto
 

  Alajos Mészáros (PPE). (HU) Señor Presidente, señora Comisaria, tenemos que dar las gracias a la señora Sanchez-Schmid por el informe. Las instituciones de la UE se han fijado el objetivo de aprovechar de manera más efectiva las oportunidades existentes que albergan las industrias culturales y creativas. Esta es una tarea importante, porque unas mejores condiciones en la industria permitirían a la UE convertirse en un líder del mercado mundial en esta esfera.

La cultura contribuye a la lucha contra la pobreza y la marginación, y desempeña una función en el fortalecimiento y la preservación del patrimonio y espíritu europeo común. Trazando una senda clara para el pensamiento creativo y las ideas resultantes, todos podemos obtener ventajas intelectuales y económicas. Las industrias culturales y creativas ya son sectores importantes que motivan a la economía e influyen en ella, si bien su situación no siempre es favorable. Aunque no es posible restringir la creatividad, sí es posible influir negativamente en la buena disposición de la gente a crear. Un entorno empresarial incierto y un marco legislativo desfavorable pueden desalentar el espíritu creativo de los ciudadanos. Con toda la razón, de una estrategia europea podemos esperar que ayude a los grupos creativos, que se han visto restringidos hasta ahora, a expresarse a nivel europeo. Al mismo tiempo, puede que promueva un cierto grado de equilibrio en cuanto a oportunidades entre los Estados miembros, permitiéndonos sentir la presencia de una industria que cuenta con cinco millones de trabajadores, así como el crecimiento de sus números en todos los Estados miembros. En esta esfera, tenemos la intención de asignar un papel importante también a las pequeñas y medianas empresas. Europa Central tiene un número considerable de ciudadanos brillantes con ganas de crear. La pregunta es si hoy ya podemos proporcionar a todo el mundo el contexto adecuado. Lamentablemente, la respuesta es no, pero cada vez se han establecido más programas específicos para mejorar la situación, incluida, por ejemplo, la estrategia del Danubio.

El debate de esta mañana también atañe a la juventud. Es fundamental que las generaciones futuras reciban de Europa un apoyo pleno en las esferas del aprendizaje cultural, la educación complementaria y la creación artística. Debemos encontrar soluciones que hagan atractiva la creación artística dentro de la Unión Europea y, al mismo tiempo, aseguren un terreno de juego en la competición internacional.

En resumen, es de suma importancia que nos ocupemos de las industrias culturales y creativas, motivo por el cual debemos crear lo antes posible ―tanto para artistas como para mentes creativas― unas condiciones adecuadas que tengan en cuenta las características excepcionales, en las esferas de la movilidad, los derechos de propiedad intelectual y la protección social.

 
  
MPphoto
 

  Knut Fleckenstein (S&D).(DE) Señor Presidente, Señorías, mediante su informe sobre las dimensiones culturales de las acciones exteriores de la UE, el Parlamento clarifica su aspiración a dejar también nuestra propia impronta en este campo político en desarrollo. El hecho ―y quiero expresarme con cautela― de que yo no vea a un representante del Servicio de Acción Exterior aquí hoy demuestra cuán necesario es el informe.

El informe insta con bastante acierto a que, en el futuro, los aspectos culturales desempeñen un papel más significativo en la política exterior, a la cual deberían incorporarse de manera más sistemática. Mi Grupo considera importante pedir una estrategia coherente que coordine de manera más eficaz los actuales programas de política exterior de la UE con componentes culturales y, así, tener en cuenta la diversidad cultural de la UE. La señora Pack ya ha hecho referencia a esto, diciendo que deben incluirse las estructuras existentes en los Estados miembros y entre ellos, como la Red Europea de Instituciones Culturales Nacionales (EUNIC), y que la sociedad civil debe verse como parte de la política cultural exterior europea. El lema de la UE, «Unida en la diversidad», también debería venir a influir en la imagen que la Unión proyecta al mundo exterior. Asimismo, deberíamos hacer un uso aún mejor de los nuevos medios de comunicación como una plataforma de comunicaciones destinada a ese fin.

Mientras hacemos todo esto, hemos de cerciorarnos de que el arte y la cultura no se convierten en un medio para lograr un fin en la política exterior. Son nuestros valores culturales los que caracterizan nuestra Comunidad Europea. Por consiguiente, es importante y adecuado que esta identidad y diversidad cultural también se difunda fuera de la Unión por medio de sus políticas. Estoy seguro de que podemos conseguir mucho más de esta manera, incluso en el debate sobre los derechos humanos y la democracia, que mediante el ruido de sables que hemos oído en muchos casos, a veces sin nada en absoluto que lo justificara, en esta Cámara.

 
  
MPphoto
 

  Morten Løkkegaard (ALDE).(DA) Señor Presidente, Señorías, estamos en medio de una lucha, lo que también se refleja en el debate de hoy aquí; una lucha entre las fuerzas de Europa que quieren debilitar el proyecto europeo y aquellos de nosotros que ―en medio de la crisis en la que nos encontramos justo ahora― queremos arrizar las velas y, de hecho, fortalecer el proyecto europeo. Mucho se está diciendo actualmente de la economía y de la integración y la política exterior, y eso claramente es importante también. Sin embargo, a mi juicio, no cabe duda de que, si hemos de preservar el proyecto europeo y, en particular, si este ha de ganarse el apoyo del pueblo de Europa, que actualmente se muestra escéptico sobre toda la idea, tenemos que invertir en la cultura y tenemos que invertir en los jóvenes. Por tanto, obviamente, acojo con gran beneplácito el debate que mantenemos hoy aquí, así como los cinco informes que estamos abordando.

He sido ponente alternativo para el informe sobre Juventud en Movimiento, y desearía dar las gracias a nuestro ponente, el señor Zver, por su excelente colaboración. Como no tendré tiempo para entrar en demasiado detalle, me concentraré simplemente en dos aspectos. El primero es la cuestión de que los jóvenes puedan moverse a través de las fronteras. Creo que, en este momento de crisis, es necesario que realmente nos centremos, tanto política como financieramente, en poner en verdadera práctica y apoyar esta movilidad para los jóvenes. Por tanto, naturalmente, estoy muy contento de que una de las cosas en las que estamos trabajando sea el fortalecimiento de lo que llamamos el Marco Europeo de Cualificaciones, dicho de otro modo, el régimen que permite a los jóvenes utilizar la puntuación que obtienen con independencia de fronteras. Este es un detalle pequeño pero tangible que es importante promover de manera que los jóvenes no tropiecen con problemas a este respecto.

En segundo lugar, quisiera poner de relieve aquello a lo que nos referimos como el marcador de movilidad, en el que indicamos las barreras a la movilidad en los Estados miembros. Esto también es algo que apoyo firmemente; me parece una muy buena idea. Estos son solo dos ejemplos concretos que muestran que estamos progresando y que la trampa se esconde en la letra pequeña. En líneas concretas, aquí es donde tenemos que trabajar para reforzar las oportunidades para los jóvenes y, al hacerlo, invertir en nuestros jóvenes. Por último, me gustaría dar las gracias al ponente por su colaboración y desear a la Comisaria suerte con la enorme tarea ―de la que tengo conocimiento― de concienciar a los demás Comisarios del Colegio de la Comisión sobre la importancia de la cultura y los jóvenes.

 
  
MPphoto
 

  Marek Henryk Migalski (ECR).(PL) Señor Presidente, quisiera centrar mi atención en las dimensiones culturales de las acciones exteriores y en el informe redactado por la señora Schaake. Me gustaría decir que, en varios aspectos, el informe merece apoyo y felicitaciones. En el apartado 17, condena a los regímenes totalitarios que usan la censura. En el apartado 50, se opone al uso de argumentos culturales para justificar violaciones de los derechos humanos, cuando tenemos problemas con la explotación precisamente de este tipo de supuesta diversidad en los contactos con China, por ejemplo. Alienta la participación de la sociedad civil, en el apartado 39, y destaca la importancia de las libertades democráticas y los derechos humanos fundamentales.

En todas estas esferas, el informe merece apoyo y elogios. A propósito, durante el trabajo de la Comisión de Cultura y Educación, hemos podido eliminar del informe la propuesta de nombrar a un embajador especial de la UE exclusivamente para asuntos culturales. Estos son los logros. Desafortunadamente, no obstante, también hay cuestiones que yo calificaría de problemáticas, lo que significa que, por desgracia, durante las reuniones de la Comisión de Cultura y Educación, se introdujo un cambio en la disposición que afirmaba que esto consistía en nombrar a una persona que sería responsable únicamente de los asuntos culturales y nada más. Esto es algo sobre lo que cabría llamar la atención. Lo segundo es que el informe pide que se imparta formación adicional al personal del Servicio Europeo de Acción Exterior en materia de políticas culturales y digitales. En la Comisión de Cultura y Educación, no queríamos que esta disposición incrementase los costes en esta esfera, pero, lamentablemente, esa enmienda se desestimó. Por eso mi actitud con respecto a este informe es sencillamente ambivalente.

 
  
MPphoto
 

  Malika Benarab-Attou (Verts/ALE).(FR) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, sendos informes de la señora Schaake y la señora Sanchez-Schmid nos recuerdan que la cultura no es un motivo de decoración sino el fruto de complejas interdependencias, que demuestran que las cuestiones culturales deberían abordarse de manera transversal e integrada en todas las políticas europeas, tanto interiores como exteriores, tanto sociales como económicas.

A este respecto, la animo, señora Comisaria, a seguir en esta dirección y a desarrollar una cooperación con las demás comisiones, con los otros servicios de la Comisión Europea, así como con el Servicio Europeo de Acción Exterior de la Baronesa Ashton.

Además, me gustaría retomar un punto que no se ha tratado de manera detallada en estos informes, en relación con la movilidad de los artistas y los profesionales del sector cultural. En realidad, esta cuestión tiene una importancia fundamental para la aparición de una esfera cultural europea. A este respecto, dos aspectos me parecen importantes; concretamente, en primer lugar, la difusión, por parte de la Unión Europea y los Estados miembros, de información clara y comprensible sobre los reglamentos y procedimientos actualmente en vigor.

En segundo lugar, la eliminación ―como ya se ha dicho― de las barreras reglamentarias y administrativas que dificultan la libre circulación, dentro del espacio de Schengen, de quienes pertenecen al sector cultural, en particular, los ciudadanos de terceros países, introduciendo, por ejemplo, procedimientos acelerados comunes dentro de la Unión Europea para los visados para estancias de corta y larga duración, así como un único procedimiento para obtener permisos de trabajo en la Unión. Insto enérgicamente a la Comisión a que continúe su labor en estas esferas.

Por último, en el contexto del aumento de poder de una corriente dominante mundial principalmente estadounidense en lo que respecta al ocio cultural, es urgente recordar a la Unión Europea y a los Estados miembros la importancia de dotarse de instrumentos que les permitan defender y promover la diversidad de las culturas europeas y de terceros países. Por consiguiente, Europa debería volver a posicionarse y no abandonar la batalla por el poder blando, pues lo que está en juego hoy aquí es el respeto por la diversidad cultural como instrumento de diálogo y como garantía de paz y estabilidad en todo el mundo.

 
  
MPphoto
 

  Marie-Christine Vergiat (GUE/NGL).(FR) Señor Presidente, me gustaría formular algunas observaciones generales sobre todos los debates que se nos están planteando esta mañana.

Desafortunadamente, a las cuestiones relacionadas con la educación y la cultura no se les da suficiente importancia en esta Cámara. Sin embargo, son cruciales para nuestro futuro, el futuro de Europa, el futuro de nuestros jóvenes. Las personas menores de 30 años representan el 20 % de la población europea, pero el desempleo de los jóvenes menores de 24 años ahora ha alcanzado casi el 21 %, y casi el 15 % de los jóvenes de entre 18 y 24 años abandona la educación complementaria o superior antes de completar el segundo ciclo y no cursan otros estudios o cursos de formación. Lo que es peor: casi el 25 % de los jóvenes menores de 15 años tiene dificultades de lectura. No podemos aceptar estas cifras que, con la recesión, están empeorando en una serie de Estados miembros.

El informe sobre Juventud en Movimiento que se nos ha presentado constituye un paso en la buena dirección con relación a ciertos puntos y transmite una serie de mensajes a la Comisión y a los Estados miembros. El Parlamento Europeo reitera su voluntad de no ver a nuestra juventud sacrificada en el altar de las políticas de austeridad aplicadas en toda Europa. ¡Esperemos que estas no sean palabras huecas!

Este informe contiene también una serie de aspectos preocupantes, particularmente cuando demuestra el deseo de reformar los programas de estudios de la educación superior únicamente sobre la base de las necesidades del mercado, sin tomarse la molestia de reafirmar el papel más general de la educación superior con respecto a la formación global de los ciudadanos de mañana.

Sabemos que, cuanto más amplia es la formación de los jóvenes, mejor pueden afrontar las incertidumbres de la vida, especialmente aquellas relacionadas con el trabajo. Pronto, tendremos la oportunidad de trabajar sobre las cuestiones incluidas en el proceso de Bolonia, algo que celebro. Todo lo que yo diría es que nuestra función es la de escuchar las crecientes preocupaciones ―y el término se queda corto― en varios Estados en relación con las reformas emprendidas en nombre del proceso de Bolonia. No podemos sacrificar a nuestra juventud; las palabras no bastan a este respecto.

Quisiera añadir algunas palabras para agradecer a la señora Honeyball su informe y el trabajo que hemos podido hacer en relación con las cuestiones relativas al cuidado de los niños. Apoyo totalmente las directrices de este informe. Por el contrario, no puedo compartir las directrices del informe de la señora Sanchez-Schmid sobre las industrias culturales, ya que dichas directrices introducirían una lógica comercial, sometida a las fuerzas de mercado, en el ámbito de los bienes culturales.

Por último, quisiera ofrecer mi apoyo resuelto a la señora Pack para la elección de Sarajevo como Capital Europea de la Cultura.

 
  
MPphoto
 

  Juozas Imbrasas (EFD). (LT) Señor Presidente, quería pronunciar algunas palabras sobre la iniciativa Juventud en Movimiento. Esta iniciativa tiene un objetivo magnífico: aumentar la educación y la formación de los jóvenes mediante la movilidad y facilitar la transición de los jóvenes desde la educación al mercado laboral. Lo anterior es particularmente importante hoy en día para los jóvenes, que constituyen uno de los grupos sociales más afectados por la crisis financiera mundial. Los jóvenes deben ser apoyados en su entrada al mercado de trabajo para que aseguren su propio futuro, así como para que contribuyan al crecimiento económico y la prosperidad. Resulta vital que los jóvenes puedan desarrollar las competencias, las habilidades y los conocimientos que les permitirán contribuir activamente al crecimiento y a un futuro sostenible de la Unión Europea en los próximos años. Me parece esencial asegurar que la educación que reciben los jóvenes esté adaptada a las necesidades del mercado laboral. También es importante garantizar que los jóvenes europeos no se vean privados de oportunidades para desarrollarse y contribuir a la prosperidad de la Unión Europea. La movilidad efectivamente causa ciertos problemas. Los jóvenes que han recibido una educación en otro Estado miembro permanecen y trabajan allí en la mayoría de los casos. Por tanto, un país como Lituania, que se enfrenta a una dura situación económica, corre el riesgo de perder, durante algún tiempo, a personas que han recibido una educación y que son la base del crecimiento del país, y no solo en el sentido económico. Es verdad que este es nuestro propio problema interno y que lo solucionaremos nosotros mismos. En líneas generales, es estupendo que hoy estemos tratando de abordar una cuestión que es muy importante para los jóvenes.

 
  
MPphoto
 

  Róża Gräfin von Thun und Hohenstein (PPE).(DE) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, estimados invitados de Turingia en la tribuna de los visitantes.

Señor Presidente, a mi colega que teme que los jóvenes que han recibido una educación se muden a otro Estado, yo le diría que la civilización crece y se desarrolla cuando las personas se mueven, y que no deberíamos tener miedo de eso. Ocurre dondequiera que haya gente de diferentes países que se encuentran y ponen en común sus diferentes experiencias: los ejemplos de esto en Europa son muy numerosos y es bueno que tengamos tanto que decir sobre la movilidad. Esta garantizará una salud y una prosperidad constantes para Europa.

El informe del señor Zver llama la atención sobre las numerosas barreras que desincentivan la movilidad en Europa, y me gustaría poner de relieve algunas de ellas. Por retomar lo que el señor Løkkegaard brevemente mencionaba, es realmente inaceptable que los jóvenes que están estudiando, formándose o trabajando en el extranjero tropiecen con dificultades, cuando se mueven, al realizar las tareas más básicas, tales como acceder a los servicios bancarios o alquilar un apartamento. Además, se ven perjudicados por los costes de itinerancia cuando intentan llamar por teléfono a casa o acceder a Internet y buscar en línea información básica necesaria. La itinerancia de datos es extremadamente cara.

La Comisión ha propuesto introducir un marcador de movilidad como parte de la iniciativa Juventud en Movimiento. Esto permitirá hacer un seguimiento sistemático del progreso de los Estados miembros en el desmantelamiento de las barreras. El marcador debería ser global y sencillo de manera que pueda acelerar verdaderamente la eliminación de esos obstáculos por parte de los Estados miembros. Esto beneficiaría tanto a mayores como a jóvenes, estudiantes y trabajadores. Insto a la Comisión a que presente una propuesta detallada sobre cómo se manejará este marcador de movilidad, y espero que lo haga lo antes posible.

En conclusión, la movilidad es una cuestión horizontal, por lo que insto a mis colegas, a la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, y también a otras comisiones, a no perder de vista la dimensión de la movilidad en su trabajo en todas las esferas.

 
  
MPphoto
 

  Silvia Costa (S&D).(IT) Señor Presidente, en una Europa en proceso de envejecimiento que está luchando por encontrar respuestas a los retos mundiales del futuro, la Unión Europea y sus Estados miembros deben aprovechar este fuerte estímulo del Parlamento para demostrar que pueden ser más valientes, invirtiendo en las generaciones futuras, en la educación y en la cultura. Con estos cuatro informes y la propuesta de Sarajevo, el Parlamento pide que estas cuestiones se sitúen en un lugar central de la Estrategia Europa 2020.

En particular, las ventajas económicas, así como aquellas en materia de empleo e innovación, se ponen de relieve en el informe sobre las industrias culturales y creativas, que ya representan casi el 3 % del producto bruto de Europa y dan trabajo a 5 millones de personas ―una cifra que se eleva hasta el 7 % si se tienen en cuenta las industrias auxiliares―. Como ponente alternativa para esta medida para el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, me complace ver que la ponente, la señora Sanchez-Schmid, ha acogido favorablemente nuestras enmiendas.

¿Qué hemos propuesto? En primer lugar, que el turismo cultural y la moda se añadan a los ocho sectores ya incluidos. También esperamos que la Comisión ―y estoy segura de que la señora Vassiliou tomará medidas para garantizar que esto ocurra― presente un Libro Blanco sobre las industrias culturales y creativas lo antes posible con el fin de fortalecer esta estrategia intersectorial en toda Europa y los Estados miembros. Reducir los fondos destinados a la cultura y la educación en tiempos de crisis ―como está haciendo mi país, aduciendo como razón que la cultura no es esencial para la supervivencia― significa no invertir en el futuro y en un crecimiento inteligente e integrador; significa no entender que la cultura es esencial para la vida.

El informe afirma que el estatuto europeo de los artistas y de quienes desempeñan profesiones creativas debería reconocerse oficialmente y que, en la industria cultural, las pequeñas y medianas empresas deberían tener pleno reconocimiento como tales a efectos de acceso al crédito y ayudas a la creación de nuevas empresas, especialmente para los jóvenes menores de 35 años. También promete proteger el empleo e introducir formación específica e instrumentos financieros innovadores, teniendo presente que el capital en el sector creativo a menudo se compone de valores que son intangibles pero cruciales no obstante para la innovación en todos los sectores.

El sector cultural de toda Europa debe tomarse en consideración en el marco jurídico para el comercio internacional, sin duda en la dimensión europea y en la diplomacia cultural, en el mercado interior, en la movilidad …

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Liam Aylward (ALDE). – Señor Presidente, para que estrategias como Juventud en Movimiento sean efectivas y den resultados mensurables, tiene que haber más educación y más cooperación empresarial. Aunque convengo con el ponente en que la educación no solo debería garantizar la empleabilidad sino también estimular la creatividad, es necesario que se avance en la integración de la educación y los objetivos empresariales. Los programas universitarios deben aproximarse a las demandas del mercado laboral. A los jóvenes se les debería dar la oportunidad de adquirir, sin barreras, la experiencia, las capacidades, los conocimientos en general y los conocimientos técnicos en particular, con el fin de que se preparen para futuros itinerarios profesionales y para el emprendimiento. En particular, es necesario mejorar las oportunidades para los jóvenes que cursan educación y formación profesionales con el fin de facilitar su movilidad en la Unión Europea y tener en cuenta los puestos de aprendizaje en el extranjero, para así ampliar su conjunto de capacidades y su empleabilidad.

Los programas de movilidad y los beneficios que aporta la experiencia de trabajar y estudiar en el extranjero deben ser accesibles para todos los jóvenes con independencia del tipo de educación que hayan escogido. Juventud en Movimiento tiene el potencial de alcanzar logros, pero también debe traducirse en medidas concretas que reporten beneficios a nuestros jóvenes.

 
  
MPphoto
 

  Kay Swinburne (ECR). – Señor Presidente, mi propia circunscripción tiene un largo historial de combinar la promoción de la lengua galesa entre la generación joven con talentos artísticos y técnicos para producir programas de animación como Sally Mally, Super Ted y Sam Tân. Hoy, este pasado se ha revigorizado gracias a nuevas producciones como Dr Who y Torchwood, de manera que Gales está pasando rápidamente a ser conocido como un centro de excelencia cultural en cuanto a la producción de películas y programas, así como en el centro de nuevas áreas creativas, como la extremadamente rentable industria de los juegos de azar.

Para que esto continúe, lo más importante que debemos hacer ahora es prestar el apoyo que nuestras industrias creativas necesitan para seguir creciendo. Debemos centrarnos en reducir las trabas administrativas a las que se enfrentan todas las pequeñas empresas y buscar formas de obtener un valor añadido real del mercado único a través de la cooperación en materia de derechos de propiedad intelectual, una patente europea y la materialización de todo el potencial de la Agenda Digital, y, por supuesto, en eliminar las incoherencias existentes en la legislación vigente de la UE, como ocurre en el ámbito del IVA.

Nuestro presupuesto de la UE debería utilizarse de manera productiva para transformar la enorme cantidad de energía creativa que nos rodea en verdaderas empresas creadoras de riqueza, que proporcionen puestos de trabajo sostenibles y un futuro próspero y rico a nuestros ciudadanos en Gales y más allá.

 
  
MPphoto
 

  Helga Trüpel (Verts/ALE). (DE) Señor Presidente, señora Comisaria, en realidad, esta mañana estamos manteniendo un debate sobre la importancia de la cultura en las diferentes políticas comunitarias ―en política exterior, en política económica, en política educativa y en política social― y todos sabemos que a todos nos beneficia que la cultura se tome más en serio. El despertar de la democracia en los países árabes no sería posible sin este deseo ―basado en la cultura― de apertura, de diversidad cultural, de democracia y de libertad de prensa.

Las industrias creativas son una parte importante de la política económica. En mi país de origen, Alemania, hay más puestos de trabajo en el sector creativo que en el sector automovilístico. Eso es algo de lo que debemos tomar nota. El resultado es que esto también es una parte importante de la Estrategia Europa 2020. Lo que quiero señalar, no obstante, es que, si queremos reforzar las industrias creativas, tenemos trabajo que hacer, en particular, en materia de desarrollo digital. Sabemos que son precisamente los productores de contenidos creativos quienes forman la base de la cadena de valor para el sector cultural. Por un lado, por tanto, tenemos un interés fundamental en la diversidad cultural, en el apoyo a las personas creativas y en la facilitación del acceso a los contenidos creativos en línea. Sin embargo, al mismo tiempo, queremos que los artistas reciban una remuneración justa, algo que no siempre es el caso en el mundo digital de hoy. En consecuencia, tenemos que modificar el derecho contractual para fortalecer la posición negociadora de nuestros artistas. Tenemos que desarrollar nuevos modelos sociales para encontrar un equilibrio justo entre la facilitación del acceso para los usuarios y la remuneración adecuada de quienes crean nuevos contenidos.

Tengo un último comentario que hacer. Tendría un importante valor simbólico y constituiría un éxito histórico primordial para Europa que Sarajevo se convirtiese en Capital Europea de la Cultura para 2014.

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Paul Murphy (GUE/NGL). – Señor Presidente, el informe sobre Juventud en Movimiento contiene algunas ideas buenas, como la exigencia de que la crisis no se debe esgrimir como excusa para recortar el gasto en educación. Sin embargo, el informe acepta el proceso de Bolonia, que ha incrementado el poder de las grandes empresas y ha favorecido el proceso de conversión de la educación en producto comercializable.

El ponente se ha referido al hecho de que las universidades reciben una financiación insuficiente y, por tanto, les ha pedido que busquen más financiación procedente de fuentes privadas. Desde luego, la respuesta a la financiación insuficiente no es invitar al sector privado a que intervenga con todo el efecto distorsionador que tiene en la educación, ni imponer tasas que bloquean el acceso a cientos de miles de personas en toda Europa, sino que la inversión estatal proporcione una educación gratuita y bien financiada a todos los niveles. Además, como resultado de la austeridad atroz, en muchos países, es prácticamente imposible que los jóvenes consigan un trabajo digno después de terminar su educación. Una cuarta parte de los jóvenes en Irlanda ahora está desempleada y 1 000 personas emigran cada semana, de manera que, para muchas familias irlandesas, la propia noción de Juventud en Movimiento tiene un significado muy diferente. Esta crisis de desempleo solo puede solucionarse sobre la base de una ingente inversión estatal para crear puestos de trabajo dignos.

 
  
MPphoto
 

  Derek Roland Clark (EFD). – Señor Presidente, justo cuando las personas y los gobiernos responsables están mirando por cada penique, la Comisión propone más gastos ―la tarjeta de Juventud en Movimiento, el pasaporte europeo de capacidades, el Observatorio Europeo de Ofertas de Empleo― por medio de la Estrategia Europa 2020, todo por la diplomacia cultural y para hacer que los jóvenes viajen cuando eso ya lo hacen, recorriendo el mundo con su mochila por su propia iniciativa. ¿Para qué necesitamos estas costosas promociones?

En cuanto a la difusión de la cultura europea, pues bien, saquen el mejor provecho posible de ello, porque, de la manera en que está conduciéndose esta loca UE, no quedará nada, solo un mantra carente de sentido: «Unida en la diversidad». ¿No comprenden ustedes que Europa no es un Estado único sino un amplio y maravilloso tapiz compuesto de piezas culturales atractivas, distintivas pero concordantes, y que amalgamarlas es reducirlas a toda una masa amorfa gris y, con ello, destruir aquello que ustedes dicen admirar?

No promocionen la cultura de la UE; pongan las culturas italiana, alemana, francesa, neerlandesa, británica y las demás a disposición de todos los que quieren degustarlas, y lo demás ya vendrá.

 
  
MPphoto
 

  Marielle Gallo (PPE).(FR) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, desde la digitalización de los bienes culturales y artísticos, creo que la pregunta es la siguiente: ¿está Europa destinada a convertirse en una tierra de consumo para los Estados Unidos y, pronto, para los países emergentes, o por fin despertará y dedicará recursos a desarrollar su potencial informativo, cultural pero también económico?

Como es natural, creo firmemente en la riqueza y la diversidad de la cultura europea, pero hoy estoy hablando desde la perspectiva de la competitividad para condenar una tontería y algo que es absurdo. La tontería son los servicios gratuitos con los que algunas personas sueñan, el acceso a todo a cambio de nada. Si continuásemos por ese camino, no habría más inversión en este sector. Los creadores e inventores no podrían recibir una remuneración justa e irían desapareciendo poco a poco. Por tanto, los modelos económicos que vamos a aplicar para poner en línea nuestro patrimonio cultural excluyen los servicios gratuitos.

Lo absurdo es la tasa aplicada a los bienes culturales sin soporte material, en dos aspectos. En primer lugar, hay una distorsión del IVA en función de los países donde se base la actividad. Por ejemplo, las plataformas estadounidenses llevan disfrutando de una moratoria desde 1998, que ha conducido a su extraordinario auge. En segundo lugar, en los tipos del IVA hay una discriminación que coloca los productos digitales en desventaja con respecto a los productos físicos. Creo que hemos de abordar estas dos cuestiones a través de la legislación.

 
  
MPphoto
 

  Maria Badia i Cutchet (S&D).(ES) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, yo también me felicito por la oportunidad de este debate que estamos celebrando, un debate sobre cuatro informes que vamos a votar al final de la mañana y que yo creo que tratan cuatro temas muy importantes para atajar, para intentar dar respuesta a los problemas que ocupan un lugar central en la Unión Europea; informes que hablan de cómo atajar el abandono escolar, el paro juvenil, la crisis económica y los movimientos migratorios.

Y, en este sentido, en primer lugar, quisiera hacer un breve comentario sobre el aprendizaje durante la primera infancia. Como ha dicho la señora Honeyball, yo creo que es uno de los temas a los que no se ha prestado la atención que se merece, porque sabemos —y cada día tenemos más estudios que lo confirman— que es durante la primera infancia cuando nuestras capacidades cognitivas y emocionales se desarrollan con mayor intensidad. Y por esta razón, todos los estudios dicen que invertir en los primeros años de la vida da mucho más rendimiento que hacerlo más tarde. Creo que ha llegado el momento de que, además de centrarnos ―como venimos haciendo― en los estudios universitarios o en la formación profesional, nos centremos en la enseñanza en los primeros años de la vida.

Otro informe que me parece importantísimo es el de la Juventud en Movimiento, uno de cuyos objetivos principales es atajar el abandono escolar. Creo que este es un tema que está totalmente relacionado con el paro juvenil, con el porcentaje tan elevado de desempleo que tenemos en nuestra Unión. Debemos dar respuestas al futuro de estos jóvenes, que son nuestro futuro en la Unión Europea.

Y ya, para terminar, en relación con el informe sobre las dimensiones culturales de las acciones exteriores de la UE, quisiera destacar la importancia de la cultura en nuestras políticas de cooperación, porque con los terceros países es importante fomentar un mejor conocimiento mutuo y, en estos momentos actuales de gran convulsión en el sur de nuestras fronteras, creo que tiene mucho sentido dar respuesta a estas cuestiones.

 
  
MPphoto
 

  Marietje Schaake (ALDE). – Señor Presidente, «si quiere saber dónde está el infierno, pregunte al artista, y, si no puede encontrar al artista, sabrá que está en el infierno». Creo que esta cita, que encontré de un autor anónimo en Sarajevo, resume la importancia de las artes y la cultura no solo para las sociedades abiertas, sino también para nuestras relaciones con el resto del mundo. Bosnia y Herzegovina, con Sarajevo como su capital, pertenece a uno de los agujeros negros en el mapa europeo, y esto se debe a nuestra historia. Ahora, sin embargo, tenemos que mirar hacia el futuro.

El pueblo de Sarajevo ha estado próximo a conocer el infierno, especialmente durante el asedio de esa ciudad, y las artes y la cultura han ayudado a los ciudadanos de allí a sobrevivir. La orquesta ensayaba mientras se bombardeaba la ciudad, y el festival de invierno lleno de artes y cultura continuaba. Sarajevo merece una primavera europea. La generación siguiente sufre las heridas de la historia y, como europeos, nosotros tenemos la importante responsabilidad de mirar hacia el futuro con esa generación e incluirla en el horizonte europeo.

Apoyo totalmente la iniciativa de la señora Pack y quiero pedir al Parlamento que la respalde y que haga todo lo posible para incluir a Sarajevo como Capital Europea de la Cultura. Creo que, si todos queremos esto, puede ser absolutamente posible, porque sería muy decepcionante que nuestras ideas y nuestro sentido común se viesen bloqueados por la burocracia.

 
  
MPphoto
 

  Paweł Robert Kowal (ECR).(PL) Señor Presidente, las partes del informe de la señora Schaake que hablan de la necesidad de aumentar la movilidad de los jóvenes procedentes de países europeos vecinos son muy importantes. Mientras, por un lado, me parece que la intervención excesiva de la Unión Europea en la actividad cultural en los Estados miembros no es necesaria, por el otro, creo que, en vista de lo que está ocurriendo hoy en Túnez, pero también considerando los sucesos de hace dos meses en Belarús, es importante que la Unión Europea, con su mensaje cultural y su mensaje sobre la democracia y el Estado de Derecho, se dirija a la élite joven de los países vecinos, y que se encuentre dinero para intercambios de jóvenes, cursos conjuntos de estudio, viajes, el establecimiento de universidades y apoyo a los programas didácticos. Tales programas sí existen en los Estados miembros ―por ejemplo, en el Centro de Estudios de Europa Oriental en la Universidad de Varsovia en Polonia―. Esto debería considerarse como un ejemplo, y cabe celebrar que la señora Schaake nos esté apuntando en esta dirección hoy. Sin esto, no podremos lograr nada.

 
  
MPphoto
 

  Heinz K. Becker (PPE).(DE) Señor Presidente, señora Comisaria, Señorías, visitantes en la tribuna, es un gran honor para mí, quizás ya no como un joven, pero sí como un nuevo diputado de esta Cámara, estar hablando aquí por primera vez.

Quisiera calificar la iniciativa emblemática Juventud en Movimiento, parte del programa Europa 2020, como un objetivo excelente para la mayor mejora posible del acceso de los jóvenes al mercado laboral, con dos énfasis principales. Además de la educación durante la primera infancia, tiene por objetivo, en primer lugar, la reducción de los índices de abandono escolar y, en segundo, incrementar el número de graduados. Como resultado, en un grado nada desdeñable, de los contratiempos causados por la crisis económica, pero también, y sobre todo, a consecuencia de las deficiencias estructurales en muchos Estados miembros ―casi todos― en otras esferas, los Estados miembros de la UE tienen requisitos esenciales completamente diferentes.

Permítanme citar mi propio país de origen como ejemplo: Austria tiene un índice de abandono escolar de solo el 8,7 %, frente a la media de la UE de aproximadamente un 14 %, y sin duda merecería la pena examinar el sistema dual austriaco de formación profesional, que cuenta con el apoyo de los interlocutores sociales. También Alemania cosecha grandes éxitos en esta esfera. Tomemos eso como parámetro. La propia Austria, no obstante, debería esforzarse por alcanzar un parámetro en lo que se refiere al deficiente número de graduados altamente cualificados que tiene. Hay cifras considerablemente superiores de académicos cualificados en otros Estados miembros, y deberíamos estudiar sus sistemas. Hay mucho que podemos aprender unos de otros en estas esferas.

Los fracasos demuestran muy claramente que es necesario tomar medidas; tenemos que superar la brecha existente entre el sistema educativo y el mercado laboral de forma rápida y eficiente.

Para concluir, no obstante, simplemente me gustaría manifestar mi sincero agradecimiento a la señora Pack y apoyarla cuando digo que tener a Sarajevo como Capital Europea de la Cultura no es una excepción, ¡sino algo indispensable!

 
  
MPphoto
 

  El Presidente. – Señor Becker, no he querido retirarle la palabra porque sé que es su primera intervención en esta Cámara, y le doy a usted la bienvenida. Espero que en el futuro se ajuste usted al tiempo pero, en cualquier caso, le deseo mucho éxito en su labor como diputado entre nosotros.

 
  
MPphoto
 

  Cătălin Sorin Ivan (S&D).(RO) Señor Presidente, hay países de la Unión Europea que tienen una tasa de desempleo nacional del 20 % y, además, una tasa de desempleo juvenil del 40 %. No es el caso de un solo país, sino de muchísimos países, donde la tasa media de desempleo juvenil es el doble de la media nacional.

Si hablamos de la integración europea o del futuro de estos programas y proyectos que tenemos en mente aquí, todos estos jóvenes deben sentirse europeos. Todos estos jóvenes también deben encontrar su futuro dentro de las fronteras de la Unión Europea. Por esta razón, creo firmemente que deberíamos hablar mucho más de proporcionar a los jóvenes acceso a puestos de trabajo y del futuro que estos jóvenes tienen en la Unión Europea cuando mencionamos el programa Juventud en Movimiento.

Creo que las soluciones que estamos dando a estos problemas no son lo bastante buenas y que deberíamos centrar mucha más atención en la manera en que los Estados miembros ejecutan los proyectos y programas que tenemos en mente aquí. Creo que el papel de la Comisión Europea consiste en animar a más Estados miembros a ejecutar estos programas adecuadamente y satisfacer las necesidades de los jóvenes.

 
  
MPphoto
 

  Ivo Vajgl (ALDE). (SL) Señor Presidente, en un momento en que las diferencias culturales entre las naciones están llevando a los burócratas a cerrar las fronteras ―como han demostrado muy recientemente los daneses― y construir altos muros, ellos prefieren dejar que los conflictos se resuelvan con las armas en lugar de con el entendimiento y la compasión. En un momento en que los logros artísticos están convirtiéndose en productos de un solo uso y en una fuente principal de beneficios, cuando se están creando omnipotentes monopolios mundiales, que están dictando tendencias y valores, el informe sobre la dimensión cultural de nuestro Servicio de Acción Exterior y la dimensión cultural de la Unión Europea en su conjunto merece ser acogido más que favorablemente.

El informe nos explica las maneras en que nuestra imagen cultural común y los logros artísticos de las pequeñas naciones y los Estados miembros de la Unión Europea en contacto con las culturas de otras naciones pueden elevar el nivel de nuestro debate público e incluso aliviar la carga de nuestros diplomáticos y estrategas a la hora de encontrar soluciones a innumerables crisis, en casa y a nuestro alrededor. Al negarse a respetar las fronteras, los nuevos medios de comunicación y las nuevas tecnologías están abriendo un inmenso abanico de oportunidades en el proceso. Me habría gustado que el informe hubiese dedicado una o dos palabras a los libros, a la idea, por ejemplo, de que los libros deberían estar libres de impuestos. Podríamos hablar de gestión cultural o de dar un nuevo impulso a la antigua idea de Melina Mercouri para una Capital Europea de la Cultura. Señorías, señora Comisaria, ¡demos una oportunidad a Sarajevo!

 
  
MPphoto
 

  Valdemar Tomaševski (ECR).(PL) Señor Presidente, el proceso de educación en la primera infancia es uno de los deberes más importantes tanto de los padres como del Estado. En este contexto, es importante y apropiado que la resolución destaque la importancia de la enseñanza temprana de las lenguas regionales y minoritarias. Particular relevancia tiene la enseñanza que utiliza la lengua materna como medio de instrucción, porque se sabe que la lengua en la que los niños piensan es también aquella en la que asimilan conocimiento con mayor éxito. Por tanto, es inaceptable que, en las escuelas para minorías nacionales indígenas, deba introducirse la instrucción en una lengua distinta de la materna desde el primer y segundo año, como ha decidido recientemente el Parlamento lituano. Los polacos que han vivido en Lituania durante más de siete siglos entienden la introducción obligatoria de la instrucción bilingüe inequívocamente como una discriminación a la que se debería poner fin.

 
  
MPphoto
 

  Anna Záborská (PPE).(FR) Señor Presidente, lamento mucho las consecuencias del terremoto ocurrido en su país.

(SK) Quisiera encomiar el trabajo realizado por Mary Honeyball en el informe sobre el aprendizaje durante la primera infancia. Viendo el texto, puedo percibir el esfuerzo que se ha dedicado a superar los prejuicios ideológicos y encontrar un acuerdo que abarcara a todo el espectro político. Esto es correcto y adecuado, ya que tiene que ver con la familia y el bienestar de los niños. Los padres tienen la responsabilidad principal de criar y educar a sus hijos. Esto también lo confirman las referencias que la ponente hace a los artículos de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas. La responsabilidad de los padres también se menciona en la Declaración Universal de Derechos Humanos: los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

También comparto la opinión de que la inversión en educación y en el aprendizaje durante la primera infancia reportará beneficios en la prosperidad futura. Hay pruebas de que los niños ya desarrollan los fundamentos de la responsabilidad, el entendimiento y el comportamiento social en su primera infancia. El informe también hace hincapié en que la asistencia a los jóvenes es la mejor manera de prevenir la criminalidad juvenil futura. Abordo estos factores en mayor profundidad en el informe elaborado sobre la contribución realizada a la lucha contra la criminalidad juvenil por las políticas sobre igualdad de género y responsabilidad parental.

Al igual que la ponente, yo también me opongo al incremento artificial del porcentaje de mujeres en el mercado laboral a cualquier precio. Muchas madres preferirían cuidar de sus hijos de corta edad en lugar de tener un empleo formal. Sin embargo, no tienen la libertad de elegir, ya que la sociedad da muy poco valor ―si es que da alguno― al trabajo de las mujeres en el hogar y en el cuidado de los niños. El informe presentado no contiene ninguna propuesta para que los Estados otorguen un valor financiero al trabajo de las madres que crían y educan a los hijos, al menos en proporción con las contribuciones que los Estados realizan al funcionamiento de los servicios preescolares. El informe en su conjunto constituye un paso en la buena dirección, y los futuros acontecimientos sociales nos obligarán a prestar más atención a este tema.

 
  
MPphoto
 

  Chrysoula Paliadeli (S&D).(EL) Señor Presidente, la iniciativa «Juventud en Movimiento» se centra en reforzar la movilidad de los jóvenes, sobre todo con fines de empleo. Sin embargo, en épocas de crisis económica, cuando se cuestionan los valores, la movilidad de los jóvenes no puede tener por única finalidad evitar el desempleo. Ahora que las tendencias conservadores amenazan la unidad de la Unión Europea, y hemos oído algunas aquí esta mañana, la movilidad de los jóvenes puede emplearse como un importante instrumento para reforzar la cohesión Europea. Las necesidades del mercado deben tenerse en cuenta como factor secundario.

No obstante, las universidades deben mantener su independencia y carácter público, y sus cursos deben conservar su orientación académica y basada en la investigación. La educación superior en la Unión Europea no debe limitarse a reproducir modelos que crearon la crisis y produjeron la pérdida de confianza. Al contrario deberían intentar crear nuevas normas de cohesión y colectividad que las humanidades y un sistema europeo de clasificación de universidades basado en ellas puedan desarrollar en la dirección correcta.

 
  
MPphoto
 

  Sabine Verheyen (PPE).(DE) Señor Presidente, Señorías, señoras y señores visitantes, la diversidad cultural de Europa es una mercancía importante que tenemos que conservar e incluso desarrollar en el futuro. Para que sea posible necesitamos hacer frente a los retos de la era digital, no solo en la sociedad de la información y el conocimiento, sino también y sobre todo en el sector cultural y creativo.

La diversidad cultural no es solamente un ideal, sino también un importante factor económico. Aproximadamente cinco millones de personas trabajan en el sector cultural en la Unión Europea, lo que equivale a un 2,5 % de la población total. El sector cultural es un sector de crecimiento que se desarrolla más rápidamente que muchos otros sectores de la economía. El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación es impulsado igualmente por el contenido que ofrece el sector cultural, ya que la naturaleza y calidad de dicho contenido ha cambiado y se ha desarrollado gracias a la tecnología. Por ello necesitamos un marco para el sector cultural y creativo en el cual este se pueda desarrollar de forma sostenible ante los retos de la era digital. Necesitamos un sistema moderno, accesible y que ofrezca seguridad jurídica, en el que todos puedan desarrollarse en pie de igualdad.

El sector cultural y creativo es un factor que impulsa a Europa. Por ello debemos prestar atención a este sector, incluso en lo relativo a la educación y la formación. Tenemos que ofrecer a los jóvenes cualificaciones culturales y creativas, incluso en el marco del aprendizaje permanente. Sin embargo, también tenemos que mejorar las cualificaciones empresariales de nuestros artistas creativos y darles un fundamento sólido en nuevas tecnologías.

Debemos crear un marco en el que las personas que se dedican al sector cultural puedan proteger su medio de sustento. Por ello debemos trabajar intensamente en los temas de los derechos de autor, la seguridad social y la propiedad intelectual, pero también para dar acceso a la información y el contenido a fin de garantizar que continúe el desarrollo del sector creativo y cultural en el futuro en un entorno digital y para poder conservar la diversidad y patrimonio cultural de Europa, en tanto que importante rasgo distintivo de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 

  El Presidente. − Señora Verheyen, durante su intervención, los intérpretes me han estado señalando que no podían seguirla. No la he interrumpido porque me parecía difícil hacerlo, y pido excusas por ello a los intérpretes. Quiero informarles de que se está cambiando el sistema para que, en lugar de encendérsele la señal de aviso al Presidente, se le encienda a cada una de Sus Señorías cuando estén interviniendo, y de esa forma puedan ver directamente que no les siguen los equipos de interpretación.

 
  
MPphoto
 

  Barbara Matera (PPE).(IT) Señor Presidente, Señorías, «La vida es hermosa, mi amor. Con tan solo ver el mundo, este ya es tuyo». Estos primeros versos de un sencillo poema muestran la grandeza de la vida y nos recuerdan que somos responsables del mundo que construimos para nuestros hijos. En el informe que ha presentado, la señora Honeyball nos recuerda oportunamente que el futuro de nuestros hijos se forja desde sus primeros años de vida, en los que las instituciones deben desempeñar un papel clave para que nuestros hijos crezcan de la forma que deseamos.

Estoy de acuerdo con las observaciones que hace el informe, pues es importante que los Estados miembros y la Unión asuman la responsabilidad de las medidas para promover el aprendizaje precoz de los niños, pero deben reclamar un papel que solo puede delegarse en los padres y madres de familia o en aquellas personas que trabajan en el sector de la educación. Como siempre he sostenido en las reuniones de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Oportunidades, el hecho de que los padres y madres vivan en la pobreza implica que sus hijos se educarán en la pobreza. Los niños tienen derecho a recibir ayuda y servicios de los Estados miembros y de la Unión. Si queremos erradicar la pobreza, la exclusión social y el analfabetismo, debemos apoyar a nuestros hijos desde sus primeros pasos.

Para lograrlo tenemos que invertir en guarderías y educación desde la más temprana infancia y hacer un seguimiento de los servicios prestados y del nivel de competencia de quienes prestan estos servicios. Todos los niños deben tener acceso a la educación, independientemente de su origen social, y debemos garantizar los hijos de los solicitantes de asilo, refugiados y todos aquellos que tengan permiso, incluso temporal, para residir en la Unión también cuenten con esta oportunidad.

La señor Honeyball hace hincapié en la investigación y el intercambio de buenas prácticas, en el uso sensato de los Fondos Estructurales y programas, como Comenius, y por último, en la necesidad de que los Estados reasuman su crucial papel desde los primeros años de la educación de los niños con el fin de alcanzar el objetivo de un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

 
  
MPphoto
 

  Olga Sehnalová (S&D). (CS) Señor Presidente, el informe sobre el aprendizaje durante la primera infancia no es ni puede ser una tentativa para llegar a un acuerdo único en este tema tan individual. Sin embargo, lo considero una importante contribución al debate sobre los objetivos y valores comunes europeos en la educación preescolar. Los estudios en este ámbito recalcan el importante papel que la atención preescolar desempeña para que los niños se desarrollen de forma saludable y se integren en la sociedad en el futuro. Al parecer, la educación preescolar tiene un efecto positivo en la educación ulterior del niño, y que la inversión en los primeros años de aprendizaje en el sentido más amplio de la palabra es más eficaz que cualquier intervención posterior. Por ello tenemos interés en apoyar este tipo de educación, incluso para lograr otras cosas, como los objetivos de la Estrategia Europa 2020 y aumentar el número de personas con una educación universitaria de alta calidad y, al mismo tiempo, reducir el porcentaje de la población que no termina sus estudios. Una educación preescolar de alta calidad nos puede acercar mucho más a estos objetivos de lo que estamos dispuestos a admitir en estos momentos.

 
  
MPphoto
 

  Roberta Angelilli (PPE). (IT) Señor Presidente, Señorías, en primer lugar quisiera dar las gracias a la señora Honeyball por la labor que ha realizado. Garantizar que todos los niños tengan acceso a la educación y a estructuras de apoyo desde su más temprana infancia debe ser un derecho de los padres y madres de familia, en particular de las madres, pero sobre todo de los propios niños, porque implica que puedan echar bases sólidas para su educación, recibir apoyo en su integración social y desarrollo personal, y tener mayores oportunidades para encontrar un empleo cuando se hagan adultos.

Desde una perspectiva más general —como han reiterado otros oradores—, la Comunicación de la Comisión sobre la Estrategia de la Unión Europea sobre los Derechos de la Infancia indica que en 2009 más de seis millones de jóvenes abandonaron prematuramente el sistema escolar, tras completar apenas la educación secundaria básica y que, de estos, un 17,4 % no pasaron de la escuela primaria. Estas cifras son preocupantes y nos hacen pensar que la escuela y el sistema educativo a menudo son desatendidos y no reciben las inversiones que necesitan.

Invertir en la calidad de la educación desde los primeros años de vida representa no solo un punto de partida esencial para el desarrollo cognitivo, sensorial y motor del niño, sino también un requisitos indispensable para construir una sociedad incluyente que ofrezca numerosas oportunidades a las generaciones futuras.

Por otra parte, la mejora de la calidad y el aumento del número de guarderías y estructuras para la primera infancia —como se indica en los objetivos que figuran en las conclusiones de la reunión del Consejo Europeo de Barcelona— permiten que los padres que trabajen concilien su vida familiar y laboral. Sin embargo, las estadísticas demuestran que, desgraciadamente, muchos Estados miembros todavía se encuentran muy lejos de estos objetivos.

 
  
MPphoto
 

  Nessa Childers (S&D). – Señor Presidente, Juventud en Movimiento recoge muchas iniciativas alentadoras. Entre ellas se encuentran, en particular, los planes para una entidad de préstamo a estudiantes, el instrumento de Garantía juvenil europea para que los jóvenes estén en formación o tengan un empleo en un plazo de cuatro meses después de dejar la escuela, y el recién anunciado plan Jóvenes en el Trabajo, destinado a establecer contactos entre los jóvenes y las empresas.

Sin embargo, me veo obligada a pedir prudencia. En 2010, los Estados miembros de la UE solo cumplieron uno de los cinco valores de referencia establecidos para la educación, lo que no constituye un buen augurio para la Estrategia Europa 2020. Si queremos que Juventud en Movimiento tenga un mayor éxito, su ejecución y sus avances deberán ser objeto de un estrecho seguimiento sobre el terreno y por parte de las diputadas y diputados de esta Cámara en sus circunscripciones.

 
  
MPphoto
 

  Piotr Borys (PPE).(PL) Señor Presidente, el debate de hoy es uno de los más importantes y significativos que se han celebrado en el Parlamento Europeo. Se refiere a todo el sector de la cultura y la educación y, por consiguiente, al fundamento sobre el que se sustenta permanentemente nuestro vasto hogar europeo. Debemos recordarlo y conceder una enorme importancia a este debate, teniendo en cuenta que no todo lo que hemos recibido es eterno. Debemos saber que para que este enorme hogar europeo sea fuerte, debe contar con cimientos firmes y resistir a las posibles crisis futuras y a quizás a los grandes cambios que no podemos excluir y que pueden esperarnos.

Así pues quiero dar las gracias a todos los ponentes por sus excelentes informes y, en particular al señor Zver y a la señora Honeyball, porque hablamos por vez primera de un enfoque exhaustivo para la educación. Queremos dar capacidades extraordinarias y sumamente amplias a todos nuestros hijos, desde sus primeros años hasta que lleguen al tercer nivel de educación. Actualmente, si queremos que la sociedad europea sea móvil y que los jóvenes sean abiertos, sensibles y competentes, debemos adoptar un enfoque responsable para todo el sector de la educación, ya que, después de todo, los indicadores que observamos en estos momentos dejan mucho que desear. Una tercera parte de los ciudadanos europeos carecen de cualificaciones profesionales.

En cuanto a la dimensión cultural, quiero dar las gracias a la señora Comisaria por informarnos de que el Servicio Europeo de Acción Exterior tendrá embajadores y agregados culturales en todos los países del mundo. Quiero dar las gracias a la señora Sanchez-Schmid, porque apoyar a la cultura significa, ante todo, apoyar a las empresas relacionadas con la cultura, pero en particular el aspecto interior de la cultura. Es por ello que las empresas culturales deben contar con apoyo administrativo y necesitan una reducción de la burocracia en los sistemas administrativos, pero también necesitan apoyo para obtener capital, que también podría proceder de fondos de la Unión. Compartimos esta misión y es por ello que quiero finalizar pidiendo a la señora Comisaria que transmita este importante y serio debate al Consejo, que no está presente en esta ocasión, a fin de que también en el foro del Consejo puedan debatirse estas importantes tareas para Europa.

 
  
MPphoto
 

  Monika Smolková (S&D). (SK) Señor Presidente, en mi calidad de ponente alternativa del Comité de Desarrollo Regional para el informe sobre «Liberar el potencial de las industrias culturales y creativas», considero importante que se reconozca que las industrias culturales y creativas son un instrumento para el desarrollo local y regional. Muchas regiones siguen estando atrasadas —por razones entre las que se encuentra la crisis financiera— y los proyectos culturales y creativos sin duda ayudarán a crear puestos de trabajos y aumentar la competitividad de estas regiones.

Es importante que los Estados miembros, las regiones y las autoridades locales hagan el mejor uso posible de los programas de la UE en apoyo de la cultura y la creatividad, la cohesión política, la política estructural y otras. La definición de las opciones de financiación es importante para las industrias culturales y creativas. La financiación es el mayor obstáculo para el crecimiento de numerosas empresas. Por ello también es importante llevar capital privado y asociaciones público-privadas a las industrias culturales y creativas, como pide la ponente, e insistir en la importancia del patrocinio. Apoyo la propuesta de resolución.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE).(GA) Señor Presidente, es estupendo que deliberemos sobre esta importante cuestión en esta ocasión, pues muestra la seriedad con la que nos tomamos los temas culturales y educativos.

La cultura y la educación son valiosas por sí mismas. Ambas deben desempeñar un enorme papel en la creación de una Europa unida y en el desarrollo de nuestras economías. Las iniciativas que debatimos hoy lo facilitarán.

Juventud en Movimiento es una iniciativa maravillosa. Muchos jóvenes ya se han beneficiado de ella y lo harán en el futuro, pero es vital que todos los Estados miembros reconozcan mutuamente las cualificaciones y títulos, lo que facilitará una mayor movilidad, pero también elevará el nivel de cada uno de los establecimientos.

Tengo que decir igualmente —mea culpa— que hace poco me he convertido a la educación en la primera infancia. Al igual que muchos otros pensaba que era básicamente un servicio de canguros, pero ahora sé que es la mejor inversión y permite obtener los mejores rendimientos de la inversión en educación de cualquier nivel. Refleja sin duda un viejo refrán irlandés que dice que lo que bien comienza bien acaba, lo que puede aplicarse al nivel de la primera infancia.

También quiero insistir en la importancia de los derechos de propiedad intelectual (DPI), en particular, de los actores. Muchos de ellos viven al borde de la pobreza y merecen beneficiarse de su talento, lo que puede hacerse protegiendo los DPI en entornos tanto en línea como fuera de línea.

También quiero romper una lanza por los deportistas y decir que el deporte también es una parte muy importante para la cultura y la educación. He pedido la celebración de un festival de deportes autóctonos en Europa. Con dicho festival podemos hacer una importante contribución al deporte en tanto que parte de nuestra cultura.

Mi última observación tiene que ver con mi visita el año pasado a Mannheim. En esa ciudad existe, bajo el mismo techo, una escuela de música dedicada a la producción, interpretación, educación, creación de instrumentos, etc., algo que podría emularse en otros lugares.

 
  
MPphoto
 

  Enrique Guerrero Salom (S&D).(ES) Señor Presidente, permítame unirme a sus palabras de solidaridad con los vecinos de Lorca, en España, que se han visto afectados por un desastre natural. Es una tierra que ha mostrado muchas veces su solidaridad y que sabrá apreciar la que hoy le manifestamos desde el Parlamento Europeo.

Señora Comisaria, en 1989, el entonces Presidente de la Comisión, señor Delors, señaló que la educación y la cultura debían ser el alma de Europa. Hoy sabemos que no solamente el alma, sino el corazón y los músculos de Europa, porque, sin la igualdad de oportunidades, que mejora las oportunidades de todos los niños y de todos los jóvenes europeos, sin la cohesión social que proporciona la educación, sin la capacidad de competir que aporta el conocimiento difundido entre todos los ciudadanos, la Unión Europea será débil. Pero con todo eso y con la cultura, tendrá el lugar que merece en el mundo.

 
  
MPphoto
 

  Emine Bozkurt (S&D). – Señor Presidente, en 2014 se cumplirán cien años desde el asesinato del archiduque Francisco Fernando, que desencadenó el inicio de la Primera Guerra Mundial. Fue también en Bosnia y Herzegovina que tuvimos una sangrienta guerra en Europa en los años noventa. Es importante conmemorar esos trágicos sucesos que provocaron numerosas muertes, sufrimiento, divisiones y horrores, pero es aún más importante conmemorar y celebrar la unidad y paz europeas de nuestros días.

Sarajevo es una ciudad que, a pesar de todo lo ocurrido, ha mantenido su espíritu y fuerza multiculturales. A fin de reconocer este hecho, sería un gran gesto simbólico declarar a Sarajevo Capital Europea de la Cultura de 2014 para reafirmar el mensaje de paz y estabilidad de Europa. Sería una pena perder este momento histórico debido a las normas. Solo cuando nos enfrentamos a nuestro pasado, cuando reconocemos y nos encaramos a la historia podemos ver abiertamente hacia el futuro, así que les ruego que demos esta posibilidad a Sarajevo.

 
  
MPphoto
 

  Kinga Göncz (S&D).(HU) Señor Presidente, para una Europa que envejece es de crucial importancia que todos los jóvenes saquen el mayor provecho de sus talentos y tengan éxito en el mercado laboral más adelante, para lo cual se requiere una educación que desde la primera infancia intente equilibrar las diferencias de oportunidades, que preste especial atención a la educación y la formación profesional, y ofrezca las ventajas del empleo a todos los jóvenes, independientemente de su situación financiera, origen social y étnico, y discapacidades u otros problemas de salud.

La Estrategia Europa 2020 pretende elevar el nivel de la educación superior al 40 % y reducir la tasa de abandono escolar al 10 %. Para alcanzar este objetivo, todos los Estados miembros deben avanzar en esta dirección. Actualmente, en algunos lugares observamos tendencias que apuntan exactamente a lo contrario: una reducción de la edad mínima para abandonar la escuela y del número de plazas de educación superior financiadas por el Estado.

El crecimiento sostenible y capacidad innovadora de Europa en el futuro solo podrán garantizarse si todos contribuyen con sus propios esfuerzos y si cada Estado miembro va por el mismo camino.

 
  
MPphoto
 

  Francisco José Millán Mon (PPE).(ES) Señor Presidente, me uno, lógicamente, a las palabras de solidaridad con los vecinos de Lorca.

Y quiero reiterar, en este debate sobre la educación, un punto importante: la necesidad de incluir en los estudios de bachillerato una asignatura específica sobre los antecedentes, los objetivos y el funcionamiento de la Unión Europea.

Ya en la pasada legislatura, en el Pleno, hablé de este tema tras los fracasos de los referendos del Tratado Constitucional. El año pasado, afortunadamente, en esta Cámara, el informe Løkkegaard sobre periodismo y nuevos medios de comunicación, aprobado en septiembre, apoyó en su apartado 13 la introducción de esta asignatura. Yo mismo había presentado una enmienda en este sentido.

Recientemente, en España, el Gobierno de la Comunidad Autónoma Valenciana decidió incluir una asignatura para el curso próximo. Es una iniciativa que otras regiones y países deberían seguir. Yo tengo entendido que la Comisión, como es lógico, apoya este tipo de iniciativas y lo celebro mucho.

Señorías, solo se valora, solo se aprecia...

(El Presidente retira la palabra al orador)

 
  
MPphoto
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D).(PL) Señor Presidente, Juventud en Movimiento es una de las iniciativas más importantes de la Estrategia Europa 2020. Debemos promover el crecimiento económico basado en tecnologías modernas, que solo puede ser generado por personas educadas. Debemos conceder el apoyo correcto a los niños y a los jóvenes. La enseñanza de lenguas extranjeras, el deporte y las actividades culturales, el voluntariado y los intercambios de jóvenes son programas a los que deberían tener acceso los niños y jóvenes de todas las regiones de la Unión Europea.

Debemos mejorar los niveles educativos y reducir las diferencias —en todos los niveles de educación, de la guardería a la universidad— en cada una de las regiones de la Unión Europea. En opinión del profesor Jacek Kochanowicz, la falta de capacidad para colaborar es uno de los mayores problemas para el desarrollo de Polonia y la Unión Europea, por lo que debemos cambiar también esta situación. El capital humano procede de la educación, y el capital social proviene de la confianza entre la gente. Invertir en educación y programas culturales...

(El Presidente retira la palabra al orador)

 
  
MPphoto
 

  João Ferreira (GUE/NGL).(PT) Señor Presidente, en primer lugar, debemos examinar el contexto en el que se celebra este debate. Debemos comparar las elevadas palabras que escuchamos en esta Cámara sobre la importancia de la cultura y la educación con la realidad. La realidad irrefutable es una pronunciada reducción de las inversiones en estos ámbitos, una retirada del Estado que amenaza su papel social que hace que se agraven las desigualdades en el acceso a la educación, al conocimiento y a la cultura. El resultado es la multiplicación e profundización de las desigualdades sociales.

La realidad en Estados miembros como Portugal es el cierre de miles de escuelas, miles de profesores sin empleo o con un empleo precario, y la financiación insuficiente del sistema público de educación superior y el aumento del coste para asistir a ella. La realidad es que los presupuestos para la cultura son rebajados a niveles de penuria.

Así pues, no ignoremos la realidad de que existe una necesidad urgente de inversión, sobre todo si se lleva a cabo el vergonzoso y oscurantista plan de intervención elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Salavrakos (EFD).(EL) Señor Presidente, me gustaría expresar mi solidaridad con sus compatriotas, pues consideramos a España un país amigo y vemos con simpatía todo lo que sucede en él. El informe sobre «Juventud en Movimiento» es una de las iniciativas más importantes incluidas en la Estrategia Europa 2020 para promover y ofrecer más oportunidades de educación y formación a los jóvenes, y ayudarlos a hacer la transición de la educación al mercado laboral. La educación, el aprendizaje permanente, la innovación y la cultura conducen sin duda al progreso. Existe un proverbio griego que dice que las cabezas hacen el capital y no al contrario, razón por la cual debemos identificar, destacar y desarrollar las cualificaciones y capacidades de nuestros jóvenes, para lo que debemos velar por que encuentren un empleo que corresponda a dichas cualificaciones y capacidades.

(El Presidente retira la palabra al orador)

 
  
MPphoto
 

  Andrew Henry William Brons (NI). – Señor Presidente, estos informes están llenos, en el mejor de los casos, de paradojas, y de hipocresía, en el peor de los casos.

Hablan condescendientemente de diversidad, pero acogen favorablemente la erradicación de la diversidad entre las naciones. La diversidad que promueven dentro de los Estados miembros implica la promoción de las culturas de los recién llegados, que son todo menos europeas. A medida que cambie la población, lo hará su cultura. Las culturas autóctonas serán desplazadas y se perderán. Hablan de libertad de expresión, pero solo resultan convincentes cuando expresan su intolerancia hacia aquellos con quien no están de acuerdo.

Solamente quieren promover los valores culturales que aprueban, lo que concuerdan con los denominados valores «europeos». El martes pudimos ver la actitud hacia la libertad de expresión de este Parlamento en el ámbito político, cuando aprobó que se entregara a un diputado de está Cámara para ser objeto de una farsa de juicio en Francia por un supuesto delito sin darle ni siquiera la oportunidad de defenderse.

 
  
MPphoto
 

  Damien Abad (PPE).(FR) Señor Presidente, la situación actual de los jóvenes en Europa es sumamente preocupante —como usted sabe—, ya que cinco millones de ellos no tienen trabajo.

Hoy celebro que la Comisión Europea tenga la ambición de democratizar el acceso de los jóvenes en Europa. No obstante, creo que debemos trascender este programa «Juventud en Movimiento» y, sobre todo, evitar la trampa de desear que todos los jóvenes asistan a la universidad. Debemos tener en cuenta a todos los grupos de jóvenes, incluidos aquellos que se encuentran más alejados de la Unión Europea y especialmente los aprendices. Es en este sentido que creo que deberíamos introducir un auténtico programa de movilidad para estos grupos de destinatarios, aparte del programa Leonardo. Considero que el nombre Erasmus, el distintivo Erasmus debería utilizarse en todos los programas y en diversas formas, en particular, para los aprendices, a fin de que tengamos la ambición necesaria para alcanzar nuestros objetivos.

Mi segunda observación se refiere a la financiación. Debemos poner los recursos, ya que, como han señalado muchos oradores, la juventud y la educación deberían ser la prioridad absoluta para el futuro de la Unión.

 
  
MPphoto
 

  Luís Paulo Alves (S&D).(PT) Señor Presidente, esta es una oportunidad para asumir un compromiso extraordinario con la movilidad social de los jóvenes y un compromiso decisivo con la formación de una generación con una visión del mundo abierta, una generación con cualificaciones que, debido a su visión e ideas del mundo, es capaz contribuir al desarrollo de sus regiones y al progreso de Europa. Ello se debe a que si todos los jóvenes europeos tienen la experiencia del estudio, de un período de prácticas o de un empleo en un país diferente, no solo adquirirán más cualificaciones, mayor independencia y una mejor visión, sino que sobre todo obtendrán un enorme valor añadido gracias al contacto con otros jóvenes europeos y el intercambio de experiencias con ellos.

Hoy más que nunca, Europa necesita una generación de europeos que se conozca y tenga confianza mutua, y que conozca Europa y confíe en ella, a fin de llevar adelante el proyecto. Por ello les pido que permitan que todos participen, desde Fajã Grande en las Azores, el punto más occidental de Europa. Debemos velar por que nadie quede excluido por razones financieras.

 
  
MPphoto
 

  Jaroslav Paška (EFD). (SK) Señor Presidente, el informe sobre el aprendizaje durante la primera infancia incluye una mención del enfoque basado en la experiencia laboral para la educación de los hijos de las familias más pobres. Entre estos, la ponente identifica como principal grupo de riesgo a los hijos de las familias romaníes, que tienen un acceso muy reducido al aprendizaje en la primera infancia.

Por ello es de suma importancia que los Estados miembros establezcan condiciones concretas para acceder al aprendizaje en la primera infancia para los niños cuyas familias no les prestan, por distintas razones, el apoyo material y familiar que les permitiría participar en el sistema educativo ordinario sin mayores problemas. Sin embargo, es necesario prestar una atención especial y sensible a los niños de los grupos de mayor riesgo a fin de estigmatizarlos a ellos o a sus familias, lo que podría aumentar el riesgo de su exclusión social.

Por consiguiente, debemos modificar y mejorar sistemáticamente los mecanismos de atención especial para estos niños, de modo que podamos integrar en nuestra sociedad al mayor número posible de niños pertenecientes a grupos de riesgo.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señor Presidente, los primeros tres años de vida de un niño son cruciales para el desarrollo del cerebro y para la adquisición del lenguaje. Sin el aprendizaje de un cierto nivel de lengua, resulta casi imposible aprender otras cosas, pues los déficits de lengua solamente pueden superarse con grandes dificultades a una edad mayor.

El informe señala que la mayoría de los niños inmigrantes que viven en la UE son educados sin el conocimiento lingüístico adecuado. Al mismo tiempo declara que las familias inmigrantes y las minorías, como los ciudadanos romaníes, hacen un uso mucho menor de la educación en la primera infancia que otras familias. No podemos permitir que el nivel de nuestras escuelas siga bajando, porque muchos niños simplemente no pueden comprender lo que se les enseña. En otras palabras, todos los niños —inmigrantes o no— deben dominar la lengua nacional en el momento de entrar en la escuela a un nivel que les permita seguir la enseñanza que se imparte en ella.

 
  
MPphoto
 

  Joanna Katarzyna Skrzydlewska (PPE).(PL) Señor Presidente, los trabajos para crear un marco europeo para el aprendizaje en la primera infancia basado en objetivos y valores comunes apuntan acertadamente hacia la armonización de nuestros sistemas educativos. Es de suma importante destacar la importancia que tienen los primeros años de vida de una persona para su desarrollo posterior e insistir en el potencial inherente de la primera infancia en el contexto de la aplicación de la Estrategia Europa 2020. En mi opinión, el tema de este debate reviste una importancia excepcional en la situación actual. Una nueva ley entró en vigor en mi país el mes pasado sobre las formas de atención para los niños de hasta tres años de edad. Esta nueva ley amplia la gama de establecimientos de atención a la infancia e introduce varias nuevas formas de atención, como los clubes infantiles, los cuidadores diurnos, las niñeras legales y las guarderías en los lugares de trabajo. Estos cambios pretenden establecer condiciones favorables para el correcto desarrollo de los niños. La variedad de posibilidades educativas permite que este desarrollo cuente con asistencia y sea estimulado en todos los ámbito, así como hacer uso del potencial natural del propio niño. La apertura de guarderías en los lugares de trabajo facilitará a los padres y madres de familia regresar al mercado laboral tras una larga pausa.

(El Presidente retira la palabra a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Evelyn Regner (S&D). – Señor Presidente, al hablar de la iniciativa Juventud en Movimiento, hablamos de dinero, pero antes que nada hablamos de futuro. La innovación, la creatividad, la empleabilidad son temas realmente importantes para todos nosotros que vivimos en la Unión Europea. Es positivo que la Comisión haya prestado especial atención al momento crucial de la entrada en el mercado laboral, que es el tema en el que me gustaría concentrarme. Actualmente, los jóvenes se enfrentan a la triste realidad, a las malas condiciones de trabajo de los períodos de prácticas, incluso a la explotación. Y también existe el estigma, al entrar en el mercado laboral, de preguntarse «¿realmente me necesitan?)», cuando la tasa de desempleo es tan alta.

En estos momentos, ese tema me interesa enormemente, por lo que insto a la Comisión que mantenga el rumbo y siga concentrándose en el futuro en la creación de una especie de estatuto para los períodos de prueba que establezca normas contra la explotación.

(El Presidente retira la palabra a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Androulla Vassiliou, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, me gustaría comenzar expresando las condolencias y solidaridad de la Comisión con la población de Lorca y sus inmediaciones. Cuando era niña viví un terremoto muy violento en mi ciudad y sé cuán horrible es esta experiencia.

Los europeos no podemos darnos por satisfechos con la situación del sistema educativo europeo. No podemos aceptar que uno de cada siete jóvenes abandone la escuela sin las capacidades y cualificaciones que necesita para encontrar un empleo y tener una vida plena. Ni tampoco acepto que uno de cada cinco de nuestros niños no pueda leer correctamente.

Realmente tenemos que prestar toda nuestra atención a nuestros sistemas educativos. Tenemos que reforzarlos mediante la mejora de nuestros programas de movilidad, ya que a través de la movilidad, los niños, estudiantes, trabajadores y voluntarios adquieren cualificaciones transversales que no pueden obtener a través de la educación formal. Considero que la reducción de nuestros presupuestos de educación constituye una política de muy cortas miras. Exhorto una vez a los Estados miembros y a sus gobiernos que no lo hagan, en particular en tiempos de crisis, porqué tendrá repercusiones muy negativas en el futuro. Tenemos que trabajar juntos para que, en él próximo marco financiero plurianual, los créditos para la educación y la movilidad sean superiores a los actuales, pues eso es lo que necesitamos para salir de la crisis y dar sentido a la vida de nuestra gente.

Uno de los oradores hizo referencia a la subsidiariedad. Permítanme asegurar a Sus Señorías que todas nuestras políticas y recomendaciones en materia de educación y cultura reconocen y cumplen plenamente las normas sobre subsidiariedad. No damos órdenes a los Estados miembros, sino que simplemente les hacemos recomendaciones. Les brindamos una plataforma para que colaboren, intercambien buenas prácticas y aprendan el uno del otro.

Las industrias culturales y creativas son importantes —como han señalado muchos oradores— en tanto que motor para el desarrollo y la creación de empleo. Sin embargo, no debemos olvidar que estas industrias creativas y culturales tienen un valor en sí mismas. La creatividad y la cultura son valores de la Unión Europea, que hemos reforzado y debemos mantener. Tras analizar las aportaciones sobre este tema que hemos recibido de todas las partes interesadas y la consulta pública con ellas, estamos a punto de presentar recomendaciones sobre la forma en que deberíamos reforzar y apoyar a las industrias culturales y creativas a fin de que desarrollen y produzcan los resultados que esperamos de ellas.

En relación con la dimensión exterior de la cultura —la cultura en nuestras relaciones exteriores— me parece que tenemos una responsabilidad a este respecto. No olvidemos que todos hemos firmado y adoptado el Convenio sobre la diversidad cultural de la UNESCO. Tenemos que colaborar con todos los países que han adoptado este Convenio a fin de velar por su aplicación. Permítanme subrayar que estos intercambios culturales con el mundo exterior serán beneficiosos no solo para ellos, sino también para nosotros, porque enriquecemos nuestra cultura, nuestros conocimientos y nuestros valores en el mundo.

Por último, he tomado buena nota del firme apoyo que todas Sus Señorías han expresado para que Sarajevo sea designada Capital de la Cultura de 2014.

 
  
MPphoto
 

  Milan Zver, ponente.(SL) Señor Presidente, gracias por haber conducido este debate con tanta democracia y generosidad, que han permitido participar a un gran número de oradores. El debate ha sido, ante todo, de gran calidad y se ha concentrado en que deseamos reforzar y mantener nuestros actuales programas de movilidad, que forman parte de los programas de aprendizaje permanente y Juventud en Movimiento. Nuestro mensaje a los Estados miembros es que deberían prestar más atención a sus políticas de juventud que abarcan varios sectores, y también invertir más dinero en ellas. También queremos que este debate arroje otro beneficio, pues deseamos que los Estados miembros continúen con la reforma de sus sistemas educativos y políticas sociales, así como sus mercados, etc.

Me gustaría responder a una objeción que ha surgido durante el debate. El informe sobre la iniciativa Juventud en Movimiento no se concentra mucho en la importancia del mercado; en realidad queríamos evitar totalmente esa cuestión, pero hemos resaltado en varios pasajes que los sistemas educativos tienen que adaptarse a las necesidades de la sociedad y la economía, y que esta gran brecha, esta gran diferencia debe reducirse en la mayor medida posible y que habría que reducir al máximo los obstáculos para que los jóvenes entren en el mercado laboral. Resulta interesante que eso sea precisamente lo que señalaron las organizaciones juveniles durante la elaboración del informe.

Para concluir me gustaría hacer brevemente hincapié en lo siguiente: debemos utilizar toda la energía positiva que tenemos en el Parlamento Europeo, el templo de la democracia europea, así como en la Comisión Europea, y hacer todo lo posible para que este informe no sea tan solo letra muerta.

 
  
MPphoto
 

  Mary Honeyball, ponente. – Señor Presidente, quiero dar las gracias a todos por la forma útil y constructiva en que hemos conducido el debate de hoy. La abrumadora mayoría de Sus Señorías, con una o dos notables excepciones, se han mostrado muy favorables a mi informe sobre el aprendizaje en la primera infancia y a los demás informes que hemos debatido hoy. Creo que realmente hemos hecho patente para el futuro que la educación es sumamente importante. No solo es importante para los niños, para los niños muy pequeño de los que he hablado y los jóvenes de los que ha hablado el otro ponente, sino también para el futuro de Europa. Por ello apoyo firmemente lo que ha dicho la Comisaria en el sentido de que los Estados miembros deben seguir invirtiendo en educación y no aprovechar la situación económica para hacer recortes, ya que los recortes en la educación son lo peor que pueden hacer.

La educación es nuestro futuro, pues se trata de tener adultos que puedan encontrar un empleo, que sean aptos, saludables y que no sean una carga para nuestros servicios sociales. Nosotros lo comprendemos y tenemos que enviar este mensaje a nuestros Estados miembros para ejerzan sus competencias de subsidiariedad a fin de que se ponga en práctica lo que hemos hablado aquí.

 
  
MPphoto
 

  Marietje Schaake, ponente. – Señor Presidente, me gustaría volver a abordar algunos de las próximas medidas concretas que figuran en el informe sobre las dimensiones culturales de las acciones exteriores de la UE del que hablamos esta mañana. Me gustaría comenzar citando a un diplomático húngaro destinado a los Estados Unidos, el señor Simonyi, que dijo que «el rock and roll fue, en términos culturales, un elemento decisivo para la liberación de las sociedades comunistas y acercarlas al mundo de la libertad». Cuando ahora vemos los levantamientos de la juventud en el Norte de África y Oriente Próximo, podemos observar que la apertura de Internet es ese elemento decisivo para avanzar hacia el mundo de la libertad. Necesitamos una estrategia sobre la libertad en Internet para facilitar la libre expresión, la libertad de prensa, el acceso a la información y al contenido cultural y educativo.

Se trata de una prioridad, pero el informe recoge muchas más propuestas concretas, cuyos fundamentos ya se encuentran en el Tratado de Lisboa y la ratificación de los convenios de la UNESCO. Ahora lo que se requiere es aplicarlas en la práctica.

El Servicio Europeo de Acción Exterior debe coordinar los trabajos de las distintas Direcciones Generales y crear una Dirección General para la diplomacia cultural y digital. El personal del SEAE debería recibir formación en esta materia, y se requiere un agregado cultural en cada representación de l UE. Se necesita coordinación, racionalización e integración a través de un grupo de trabajo interinstitucional que informe al Parlamento Europeo.

Pedimos a la Comisión que adopte un Libro Verde en 2011, seguido de una comunicación sobre la cooperación cultural en las acciones exteriores de la UE. También pedimos que se desarrollen capacidades por medio de la financiación de iniciativas independientes de los gobiernos, y queremos igualmente promover actividades culturales de la UE a través de Internet en el resto del mundo.

Los programas ya existentes, como la Política Europea de Vecindad y el Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos, deben contar con componentes culturales que deben coordinarse e implantarse de forma estratégica. También necesitamos proteger y promover el patrimonio cultural, por ejemplo, a través del programa Escudo Azul, y entablar diálogos sobre política cultural con terceros países.

Los derechos humanos deben respetarse, y los argumentos culturales nunca pueden usarse para justificar violaciones a estos derechos. Quiero recomendar a Sus Señorías que lean este informe. Me parece que este debate pone de manifiesto que debemos celebrar muchos más debates sobre cultura en la UE.

 
  
MPphoto
 

  Marie-Thérèse Sanchez-Schmid, ponente.(FR) Señor Presidente, señora Comisaria, tras todas estas intervenciones, me gustaría dar las gracias a las diputadas y diputados, ponentes alternativos y ponentes de las comisiones que presentaron opiniones que me propusieron un gran número de ideas y que permitieron mejorar el texto que votaremos hoy.

Ahora me gustaría echar una mirada al futuro junto con Sus Señorías. ¿Cómo vamos a realizar el seguimiento de este informe? Hemos pedido a la Comisión Europea que redacte un Libro Blanco, a partir de su Libro Verde, a fin de realizar un examen que desemboque en una auténtica estrategia para las industrias creativas y culturales. Asimismo esperamos con ansias propuestas legislativas sobre la fiscalidad de los bienes culturales, sobre la gobernanza de las sociedades de gestión colectiva de derechos y sobre los créditos presupuestarios para programas relacionados con la cultura, la educación y los medios de comunicación.

Debemos convertir nuestras ambiciones en medidas concretas. ¿Por qué no introducir inmediatamente un tipo reducido de IVA para todos los productos culturales, ya sea que utilicen un medio físico o se difundan por Internet? Las diferencias tributarias producen distorsiones que siempre van en contra de la competitividad de las empresas europeas. Los Estados Unidos tienen una ventaja competitiva desde hace mucho tiempo gracias a la moratoria fiscal sobre estos servicios. ¿Hará Europa algo al respecto? ¿Por qué no estudiar la posibilidad de un precio único para los libros digitales en toda Europa? El político francés Edouard Herriot dijo en una ocasión: «La cultura es lo que queda cuando hemos olvidado todo». No obstante, la cultura puede ser olvidada rápidamente si no la protegemos, si no la mantenemos, sin nos interesamos en ella.

Espero que Europa se dote de los medios para promover su cultura, de modo que su modelo y patrimonio puedan ejercer influencia, y Europa pueda defender su identidad y hacer crecer su economía.

 
  
MPphoto
 

  El Presidente. − Para cerrar el debate se ha presentado una propuesta de resolución(1), de conformidad con el artículo 115, apartado 5, del Reglamento.

Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar hoy a las 12.00 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Oana Antonescu (PPE), por escrito.(RO) El futuro de la Unión Europea reside en sus jóvenes, en el potencial y capacidad de estos para hacer suyo el actual proyecto de la UE y llevarlo a una nueva dimensión de inclusión y cooperación entre los Estados miembros. La primera condición para que los jóvenes de hoy se conviertan en los ciudadanos europeos de mañana es que se conozcan entre sí. Para lo cual es necesario que entren en contacto con el mayor número posible de culturas dentro de Europa, se muevan libremente y estudien en tantos Estados miembros como sea posible. En vista de ello creo que los programas de aprendizaje permanente, como Erasmus o Leonardo da Vinci, deben recibir una ayuda financiera más considerable de las autoridades en los próximos años. Europa necesita que un número cada vez mayor de sus alumnos y estudiantes entren en contacto con un nuevo modelo social, educativo y cultural. Creo que los programas de movilidad dirigidos a los jóvenes lograrán producir un auténtico cambio en la actitud de los jóvenes europeos y crear una visión común acerca de lo que representa Europa desde la educación, pasando por la ciencia y la investigación, hasta la cultura, y nuestros valores comunes.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Baudis (PPE), por escrito.(FR) Este informe envía un claro mensaje, a saber, que la Unión Europea debe incorporar una estrategia cultural coherente y coordinada en su política exterior. Los lazos que unen concretamente a Europa con los países del sur del Mediterráneo experimentan actualmente profundos cambios. Un viento de libertad sopla por el mundo árabe. La cultura es un activo importante, pues contribuye a una democracia viva y duradera. Los intercambios culturales y educativos estimulan la aparición de una sociedad civil organizada. La cooperación cultural es otra de las claves para el éxito de la Unión en el Mediterráneo, ya que hace que los países intercambien ideas entre ellos e interactúen, se respeten y comprendan mejor cada día.

 
  
MPphoto
 
 

  Sergio Berlato (PPE), por escrito. (IT) Desde los años noventa, el número de puestos de trabajo creados por las industrias culturales y creativas de la Unión Europea y su contribución al producto interno bruto han registrado un aumento exponencial. Estas industrias tienen un doble carácter, pues desde una perspectiva económica contribuyen a crear empleo y generar crecimiento, y desde una perspectiva cultural facilitan la integración social de los ciudadanos. El Libro Verde de la Comisión reconoce oficialmente la importancia económica y social de este sector de la economía. Sin embargo, mientras que algunos de nuestros socios internacionales ya hacen un amplio uso de los numerosos recursos que ofrecen estas industrias, la Unión Europea todavía no ha elaborado una estrategia basada en las actividades culturales. En mi opinión, los retos que plantea la globalización ofrecen a estas industrias grandes oportunidades de desarrollo, que pueden aumentar el potencial de crecimiento económico y empleo. En concreto, la capacidad de las industrias culturales y creativas para impulsar la cohesión social y territorial dependerá de la inversión estratégica. Asimismo será necesario cooperar con los órganos locales para transmitir conocimientos técnicos e intercambiar buenas prácticas. Creo igualmente una condición esencial para conservar la diversidad cultural en Europa es una mejor protección de los derechos de propiedad intelectual.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) La Comunicación de la Comisión Europea intitulada «Asistencia y educación durante la primera infancia» (AEPI) es una iniciativa positiva porque examina los problemas de la educación de los niños y pretende establecer medios para ofrecerles el mejor inicio al mundo del mañana. Sin embargo, en mi opinión, este documento de la Comisión no analiza los estudios y datos sobre la educación, cuidado y protección social de los niños, teniendo en cuenta información de los 27 Estados miembros de la Unión Europea. Por otra parte, me gustaría destacar el estrecho vínculo que existe entre las desventajas socioeconómicas y las oportunidades para educar y enseñar a los niños desde una edad temprana, porque las familias con bajos ingresos tienen muchas menos oportunidades de utilizar servicios de asistencia y educación durante la primera infancia. Por consiguiente, muchos de estos jóvenes no tienen trabajo, ni educación ni formación más tarde. Entiendo que la Comisión aliente a los Estados miembros a intercambiar ejemplos de buenas políticas y prácticas por medio del método abierto de coordinación, pero sería mucho más útil y eficaz elaborar y adoptar criterios de calidad comunes. De este modo se promovería la recopilación de datos y el establecimiento de valores de referencia en todos los Estados miembros de la Unión Europea, porque la recopilación de datos resulta particularmente importante para observar los avances y medir los resultados. Quiero señalar que existe una falta particular de información sobre niños procedentes de familias con problemas sociales, sobre niños con necesidades especiales y niños desfavorecidos.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Brzobohatá (S&D), por escrito. (CS) Este informe de iniciativa está dedicado al estudio de la movilidad de los jóvenes, que se deriva de la Estrategia Europa 1010. Sin duda es acertado aumentar la competitividad de los jóvenes mediante la creación de condiciones en el maraco de la educación universitaria para que pasen al menos un año en otro Estado miembro. La movilidad, un sistema para reconocer créditos y otras medidas limitarán el aumento del desempleo juvenil, que actualmente se sitúa en una media del 21 % en la UE, lo que constituye una cifra alarmante. Acojo con gran satisfacción el llamamiento a la Comisión y los Estados miembros para que apoyen las actividades de voluntariado y adopten medidas legislativas que permitan reconocer las actividades de voluntariado realizadas por desempleados como períodos de trabajo. Esta medida permitirá reforzar los hábitos de trabajo, aumentar la competitividad y dar una mayor motivación para buscar trabajo, en particular entre los jóvenes. En mi opinión, es igualmente importante que exista un vínculo permanente entre las necesidades del mercado profesional y la educación profesional, vínculo que tiene que ser muy flexible en este aspecto, de modo que los futuros graduados puedan colocarse mejor en el mercado laboral y se produzca una reducción progresiva del desempleo entre los jóvenes.

 
  
MPphoto
 
 

  Ioan Enciu (S&D), por escrito.(RO) Quisiera reiterar mi firme apoyo al marco de la iniciativa «Juventud en Movimiento», destinado a mejorar los sistemas educativos y la formación profesional en Europa. Me parece que reviste una enorme importancia para desarrollar políticas concretas para apoyar la movilidad de los jóvenes y facilitarles una transición estable del sistema educativo al empleo. Un factor importante que debe tomarse en consideración es que los jóvenes son uno de los grupos sociales más afectados por la crisis económica mundial. Tenemos la obligación de ayudar a los jóvenes a ingresar en el mercado laboral, tanto por ellos mismos como para contribuir a la economía europea. Los jóvenes de hoy serán los dirigentes de mañana. Es por ello que es crucial que tengan ahora la oportunidad de desarrollar sus cualificaciones, capacidades y conocimientos para que en un futuro cercano puedan hacer una aportación activa al crecimiento y desarrollo de la Unión Europea. Tenemos que echar las bases de políticas concretas que presten apoyo a los jóvenes y les ofrezcan una mayor movilidad y más oportunidades de estudiar en el extranjero. La función de esta movilidad no es solamente ayudar a la economía, sino también hacer una contribución extremadamente importante para crear cohesión cultural a nivel europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Kinga Gál (PPE) , por escrito.(HU) Considero que nuestro debate sobre la educación y la cultura es importante y me gustaría añadir una manera de abordar numerosas consideraciones importantes que hasta ahora no se ha mencionado. La comprensión y el respeto mutuos son condiciones fundamentales para las comunidades nacionales tradicionales, las minorías y mayorías que viven en armonía y prosperidad. La educación desempeña un papel crucial en este aspecto. Si se enseñará la historia y literatura de las comunidades minoritarias en las escuelas de la mayoría, y si los esfuerzos para educar a las minorías incluyeran la cultura mayoritaria, la convivencia entre ambas sería más armoniosa. La enseñanza de idiomas también debe desempeñar un papel destacado en el entendimiento cultural, no solo en el proceso de aprendizaje de las lenguas del mundo, sino también en la relación entre las mayorías y minorías que viven unas junto a otras. Creo que no solo las minorías deben estudiar la lengua de la mayoría, sino también viceversa. Todos podrían vivir una vida más rica que permita el respeto mutuo a la hora de manifestarse. Al mismo tiempo, al conocer la lengua del otro, las nuevas generaciones desarrollarían una actitud mucho más positiva entre ellas, que les permitiría establecer más fácilmente relaciones con sus coetáneos, algo que sería decisivo para el futuro de estas regiones. Y por último, me parece importante mencionar que es muy importante conocer profundamente el patrimonio cultural, de modo que las comunidades que viven juntas puedan reconocer y respetar los valores culturales de la otra. Creo que la tarea concreta de la Comisión consiste en promover todas estas cuestiones, mientras que la del Parlamento es reforzar el apoyo teórico y político.

 
  
MPphoto
 
 

  Filiz Hakaeva Hyusmenovа (ALDE), por escrito.(BG) Los jóvenes son la fuerza que impulsa una sociedad y su futuro. Su educación, formación profesional, cualificaciones e integración el mercado laboral constituyen la base para alcanzar el objetivo de un crecimiento inteligente, sostenible e integrador de la Estrategia Europa 2020. Es por ello que creo firmemente que Europa debe seguir invirtiendo en su desarrollo y en iniciativas como Erasmus, Leonardo y «Juventud en Movimiento», las cuales deben desarrollarse y popularizarse aún más. La mejora de la calidad de la educación y la formación, así como del acceso de los jóvenes a ellas, son pasos importantes en el camino para reducir el desempleo y desarrollar la economía europea. Desgraciadamente, en Europa aún existen regiones y grupos sociales que no gozan de las mismas condiciones para ello. Es necesario coordinar los esfuerzos para resolver este problema. También es importante que los programas de educación y formación guarden una mayor relación con las necesidades de las empresas, y estimular el potencial y creatividad de los jóvenes para que sean más competitivos en el mercado laboral. Apoyo los esfuerzos para promover la movilidad de los jóvenes, tanto durante su educación y en relación con su vida profesional. Me parece que es una condición importante para que desarrollen nuevas capacidades y una mayor conciencia de su identidad europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Filip Kaczmarek (PPE), por escrito.(PL) La dimensión cultural de las acciones exteriores de la UE es importante y muy necesaria. La cultura europea se considera atractiva y deseable en todo el mundo en general. Resulta más difícil que se acepten los valores europeos. Como he trabajado en la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE, he experimentado en repetidas ocasiones lo que son las diferencias culturales y sus consecuencias.

Los europeos intentamos sistemáticamente promover valores y principios que, para nosotros, son fundamentales e inajenables, lo que a menudo se topa con la incomprensión de nuestros socios. Algunos de ellos no ven en ello otra cosa que una especie de imperialismo cultural. Y es precisamente por ello que resulta tan difícil convencer a nuestros socios que los valores que promueve la Unión Europea no son una tentativa de imponer nuestra manera de pensar a otros. El hecho de que intentemos divulgar nuestros ideales, por ejemplo, en el ámbito de los derechos humanos es resultado simplemente de un imperativo moral. Respetamos las diferencias y la diversidad, pero no podemos renunciar a principios que consideramos fundamentales. No aceptaremos la discriminación y nunca abandonaremos la protección de la vida y la dignidad humanas. En este punto, la Unión está unida y totalmente de acuerdo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ádám Kósa (PPE), por escrito.(HU) Me gustaría felicitar a la señora Honeyball por su excelente trabajo y por haber señalado elementos críticos que es posible que no hayan recibido suficiente atención con anterioridad. Entre estos se encuentran, en particular, la relación entre la pobreza, una situación de desventaja y los malos resultados escolares. Me gustaría recordar a Sus Señorías que existe otra relación, a saber, la situación de desventaja es especialmente marcada en aquellos casos en que los niños con discapacidad viven con padres mal informados, que no los comprenden ni los aceptan. Prestaré especial atención a este problema en el informe en que trabajo actualmente. La labor realizada por la señora Honeyball y, en particular, la adopción de un enfoque centrado en el niño, serán una excelente base de referencia para el futuro. El proyecto de informe «destaca la importancia general de los estudios antes de entrar en la escuela, en particular la adquisición del lenguaje, así como el multilingüismo y la diversidad lingüística», cosa que apoyo con alegría y entusiasmo. Coincido en que el apoyo al desarrollo temprano de los niños con discapacidad y la ayuda para que adquieran competencias lingüísticas adecuadas son una inversión básica en recursos humanos que representa una oportunidad única en la vida… Para que los niños sordos puedan desarrollar competencias lingüísticas es importante que primero aprendan su lengua materna (el lenguaje de signos), lo que les permitirá ser realmente multilingües en el futuro. Y esta es una inversión para alcanzar los objetivos de la Estrategia Europa 2020 y para aumentar el nivel del empleo con el fin de lograr una sociedad más accesible, incluyente y sostenible.

 
  
MPphoto
 
 

  Paweł Robert Kowal (ECR), por escrito.(PL) El apoyo a la movilidad de los jóvenes, en particular de los países de la Asociación Oriental y la Unión para el Mediterráneo, resulta especialmente importante en vista de los recientes sucesos ocurridos en Belarús y el Norte de África. Los procesos de transformación democrática que han comenzado en Egipto y Túnez pueden reforzarse gracias a los esfuerzos de la UE para educar a los ciudadanos de estos países en el espíritu de la democracia y el respeto del Estado de Derecho y los derechos humanos.

Unos ciudadanos educados son el mayor enemigo de los dictadores y los regímenes totalitarios. Al organizar estos programas se pueden utilizar las experiencias de los Estados miembros de la UE. En Polonia, por ejemplo, existe el Programa de Becas Konstanty Kalinowski, que es gestionado, entre otros, por el Centro de Estudios sobre Europa Oriental de la Universidad de Varsovia, un centro internacional de estudios que permite que estudiantes de Europa Oriental y los Balcanes estudien en Polonia. También la Unión debería redoblar esfuerzos para crear una Universidad de la Asociación Oriental, utilizando para ello el modelo de la Universidad Euromediterránea de Eslovenia. La UE debe apoyar las iniciativas de los jóvenes de talento para promover determinadas estrategias políticas. Un buen ejemplo de esta actividad es el sitio web Eastbook.eu, cuyos fundadores facilitan cada día a miles de usuarios de Internet información sobre eventos en los países de la Asociación Oriental y su desarrollo. La UE debería ayudar igualmente a los jóvenes de los Estados miembros a realizar visitas de estudio a países vecinos, lo que ayuda a eliminar barreras culturales. A este respecto cabe mencionar la iniciativa Eurobus: un viaje alrededor de Ucrania que se organiza cada año para jóvenes de los Estados miembros de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Elżbieta Katarzyna Łukacijewska (PPE), por escrito.(PL) La adopción en junio del año pasado de una nueva estrategia para la UE, la Estrategia Europa 2020, pretende ayudarnos a salir de la crisis económica y contribuir al futuro desarrollo de la Unión Europea. Asimismo es un paso significativo para mantener e incluso aumentar la movilidad de los jóvenes.

Una de las prioridades de la Estrategia Europa 2020 es la iniciativa Juventud en Movimiento, cuyo propósito es mejorar los resultados de nuestros sistemas educativos y facilitar la entrada de los jóvenes en el mercado laboral. Este propósito se alcanzará, como su nombre indica, mediante el desarrollo de la idea de los intercambios juveniles y ayuda para que los jóvenes adquieran nuevas capacidades. Los datos estadísticos muestran que actualmente hasta un 15 % de los jóvenes abandonan su educación antes de tiempo, de modo que sus cualificaciones no satisfacen las necesidades del mercado laboral. Asimismo, aproximadamente una tercera parte acaba la educación superior, porcentaje que es muy inferior al de los Estados Unidos o Japón, por ejemplo. Por ello, uno de los retos más importantes a os que debe hacer frente la Unión Europea es la necesidad de prestar una especial atención y apoyo financiero a estos dos problemas. No obstante, la situación no mejorará si la Comisión y los Estados miembros no siguen las directrices que recoge la Estrategia Europa 2020. La movilidad de los jóvenes es la clave para el futuro desarrollo de Europa, y si aspiramos a ser la economía más innovadora del mundo, no debemos descuidar las inversiones en capital humano, en particular en los jóvenes.

 
  
MPphoto
 
 

  Ramona Nicole Mănescu (ALDE), por escrito.(RO) En el contexto de la actual crisis económico, a UE necesita una estrategia global basada en la innovación y la creatividad, que contribuya al crecimiento económico y la creación de empleo. Es precisamente por ello que debemos estimular las industrias culturales y creativas. Por consiguiente creo que debemos procurar que en estos momentos en Europa haya una mayor distribución de obras creativas y se conceda libre acceso a ellas en Internet, sin por ello ignorar que los artistas y sus obras tienen que recibir protección y una remuneración justa. En vista de ello, debemos establecer un marco legislativo que sea capaz de promover el desarrollo de estas industrias y de infundir confianza en los consumidores y los operadores del mercado digital, ya que este sector puede facilitar la creación de nuevos puestos de trabajo y de este modo aprovechar la diversidad cultural y potencial de innovación de la Unión Europea. Al mismo tiempo creo que necesitamos nuevos modelos de negocio que apoyen estas industrias al aprovechar los beneficios que ofrece el mercado único digital. En conclusión, considero que este informe da un primer paso para el desarrollo de este sector. No obstante, la Comisión y los Estados miembros deben redoblar sus esfuerzos para convertir a las industrias culturales y creativas en uno de los sectores fundamentales de la economía europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Iosif Matula (PPE), por escrito.(RO) Celebro que, como parte de la Estrategia Europa 2020, prestemos especial atención a los jóvenes, en vista de los retos demográficos a los que debe hacer frente nuestro continente. Ante este telón de fondo, la iniciativa emblemática «Juventud en Movimiento» de la Comisión Europea ofrece medidas concretas para elevar el nivel de la educación y formación profesional, incluso a través de la movilidad y la facilitación del acceso al empleo. Aparte de reducir la incidencia del abandono escolar y de aumentar el porcentaje de graduados universitarios en 2020, me gustaría destacar algunos aspectos que podrían prestar asistencia a los jóvenes. El primer aspecto es la importancia de elaborar programas educativos más flexibles que sean compatibles con el ejercicio de un empleo al mismo tiempo. El segundo aspecto es el beneficio de contar con un sistema de movilidad virtual para complementar la movilidad geográfica. Otro aspecto es estimular las becas de estudio que las empresas privadas conceden a estudiantes. Igualmente importante es el apoyo a las iniciativas privadas para la juventud, que pueden dar lugar a la creación de empleo y, por extensión, a la integración social.

 
  
MPphoto
 
 

  Alajos Mészáros (PPE), por escrito. (HU) El desempleo juvenil provocado por la crisis económica constituye un reto considerable en toda la UE y, hasta ahora, ni la UE ni los Estados miembros lo han tratado correctamente. La situación del empleo de los jóvenes depende de la política económica, por lo que los Estados miembros deberían proceder a inversiones y crear empleo. Desgraciadamente, las medidas de austeridad que también se sienten en Hungría y que afectan entre otras cosas, al sistema educativo, al igual que los recortes de gastos que afectan a la creación de empleo no ayudan en realidad a los jóvenes; al contrario, su sensación de estar aislados de la sociedad y del mercado laboral podría representar una amenaza a largo plazo para la economía. La crisis económica no debe ser una razón para recortar el gasto de educación, porque para luchar contra los efectos de la crisis es necesario que los jóvenes reciban niveles más altos de educación. El éxito y eficacia de la iniciativa «Juventud en Movimiento» depende en gran parte de la actitud y principales actividades de los Estados miembros y del apoyo financiero que concedan para la ejecución de estos programas a nivel nacional, que podrían contribuir a la integración social de los jóvenes. El papel que desempeñan las instituciones educativas locales, así como las autoridades locales y regionales en el ámbito de la educación y la movilidad también es muy importante, razón por la cual creo que habría que prestar apoyo a la movilidad de los profesores y los trabajadores que se dedican a los jóvenes y la educación, pues son ellos los que pueden motivar a la juventud. Para alcanzar estos objetivos de la UE también debería establecerse un enfoque basado en la cooperación con las autoridades locales y regionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Thérèse Sanchez-Schmid (PPE), por escrito.(FR) He votado a favor de este informe que reitera nuestras ambiciones para los jóvenes europeos. La Estrategia Europa 2020 sitúa la educación de los jóvenes en el centro de sus objetivos y propone las siguientes metas para 2020: reducir el abandono escolar del 15 % al 10 % y aumentar el porcentaje de los jóvenes con una cualificación de educación superior del 31 % al 40 %. No obstante, me gustaría insistir en un aspecto, me refiero a los obstáculos a la movilidad de los jóvenes. Actualmente se estima que tan solo un 4 % de los estudiantes europeos reciben una beca Erasmus durante sus estudios. Este porcentaje sigue siendo demasiado bajo si tenemos en cuenta que los currículos pueden mejorarse considerablemente si se pasa un año en el extranjero, en particular en lo que se refiere al aprendizaje —especialmente el de lenguas extranjeras—, actitud abierta y capacidades. Este bajo porcentaje puede tener tres causas: el hecho de que muchos estudiantes ni siquiera saben que existen estas oportunidades para estudiar en el extranjero, el coste que tiene un año de Erasmus para el presupuesto de los estudiantes y la complejidad para que se reconozcan los resultados obtenidos. Europa y los Estados miembros deben asumir un compromiso en todos estos ámbitos para que el programa Erasmus, que es uno de los mayores éxitos de la UE, se convierta en un éxito para todos.

 
  
MPphoto
 
 

  Csaba Sógor (PPE) , por escrito. (HU) El principal objetivo de la iniciativa «Juventud en Movimiento» es promover la movilidad de los jóvenes y eliminar los obstáculos que se oponen a ella. No obstante, celebro que también haga hincapié en armonizar la educación y las necesidades del mercado laboral. Quizás la mayor preocupación de los graduados actualmente es que, tras finalizar sus estudios, no puedan explotar sus conocimientos en el mercado laboral. Las alarmantes cifras de desempleo juvenil corroboran este fenómeno, el cual tiene como efecto secundario una menor disposición a tener hijos y un drástico retraso a la hora de formar una familia, lo que refuerza los procesos demográficos negativos. Este problema es ampliamente conocido tanto a nivel de la Unión Europea como a nivel de los Estados miembros. Sin embargo, la solución está primordialmente en manos de estos últimos, ya que solo ellos pueden reorganizar y reformar los sistemas nacionales de educación ya adaptarlos a las nuevas realidades socioeconómicas. La tarea de la UE consiste en crear un marco para los procesos y evitar que los Estados miembros se desvíen del objetivo original, así como en estimularlos y motivarlos para que lleven a cabo reformas que son difíciles a corto plazo, pero que sin duda resultan rentables a largo plazo.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Sonik (PPE) , por escrito.(PL) Me alegro de que el Parlamento haya aprobado hoy el informe sobre la iniciativa Juventud den Movimiento en una época de crisis económica en la que algunos Estados miembros reducen sus inversiones en educación y formación.

En los últimos años han sido los jóvenes los que han sufrido los peores efectos de la crisis. La tasa de desempleo entre los jóvenes de la UE supera el 20 %, porcentaje que duplica la tasa de desempleo de los adultos, y en algunos Estados miembros ha alcanzado el 40 %. Los recortes presupuestarios tienen un efecto directo sobre las perspectivas y oportunidades de desarrollo de los jóvenes. Los conocimientos y capacidades de los jóvenes son esenciales para lograr un desarrollo inteligente y sostenible. La iniciativa emblemática Juventud en Movimiento de la Estrategia Europa 2020 debería tener por objetivo aumentar el atractivo de la educación superior en Europa, elevar la calidad de la educación e incrementar la movilidad de estudiantes y trabajadores. Esta iniciativa permite que los jóvenes adquieran conocimientos, capacidades y competencias que son indispensables para el trabajo y la vida. Estas prioridades y objetivos no se alcanzarán plenamente si la UE no les concede un apoyo financiero a largo plazo en su presupuesto. Por ello este programa debe recibir subsidios elevados, sin olvidar al mismo tiempo lo importante que es continuar con su promoción y mantener una política de información adecuada.

 
  
MPphoto
 
 

  Jutta Steinruck (S&D), por escrito.(DE) Este informe arroja luz sobre una categoría ocupacional que a menudo se descuida. ¿Qué sería la cultura europea sin los artistas creativos? Al desarrollar las industrias creativas desde una perspectiva económica, no debemos olvidarnos de las personas que trabajan en este sector. Para mí, que soy ponente alternativa de mi Grupo en la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, la situación social y las condiciones en que viven los artistas creativos revisten una importancia especial. Desgraciadamente, muchas de las cinco millones de personas que se ganan la vida en el sector creativo viven en condiciones precarias. Un segundo e incluso un tercer trabajo son cosa corriente, ya que uno solo a menudo no da suficiente para vivir. La falta de seguro de enfermedad y de jubilación está al orden del día. Los contratos generalmente son precarios, y muchos trabajadores creativos apenas pueden hacer planes con más de unos meses de antelación. Por otra parte, un nivel justo de protección por parte de la seguridad social con un seguro adecuado de desempleo, enfermedad y jubilación debe ser una práctica común, también para quienes trabajan en el sector creativo. Me alegro mucho de que la ponente haya seguido la posición de la Comisión de Empleo y Asuntos sociales en este aspecto y lo haya incluido en su informe. Ahora corresponde a la Comisión y a los Estados miembros poner remedio a estas deficiencias sociales y prometer a las numerosas mentes creadoras de Europa que los artistas creativos no tienen que vivir como marginados en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Emil Stoyanov (PPE) , por escrito.(BG) Me gustaría felicitar al ponente por el excelente trabajo que ha realizado y por la beneficiosa cooperación en este informe. Quiero destacar una vez más el gran potencial económico y cultural, así como el carácter único de las industrias creativas, que se sitúan en un área muy delicada entre las empresas ordinarias y la creación de productos culturales. Resulta gratificante que, incluso en las circunstancias actuales, este sector sea uno de los más dinámicos e innovadores de Europa. Otro aspecto que habría que mencionar es que ofrece un potencial de crecimiento y da trabajo a unas cinco millones de personas en la UE. Desgraciadamente, mi propuesta para que la Comisión Europea y los Estados miembros deliberaran sobre la oportunidad de crear fondos europeos y nacionales especializados, que habría brindado recursos para conceder préstamos en condiciones favorables a estas industrias, fue rechazada por un pequeño margen en la votación celebrada en la Comisión de Cultura y Educación. No obstante, creo firmemente que esta idea mía dará sus frutos y se adoptará en un futuro cercano. Considero que es sumamente importante para apoyar y desarrollar las industrias culturales y creativas, ya que al no ser actividades propiamente comerciales, necesitan una financiación en condiciones favorables, que los bancos no pueden ofrecer actualmente como lo hacen normalmente para otros sectores.

 
  
MPphoto
 
 

  Rafał Trzaskowski (PPE) , por escrito.(PL) En el Parlamento Europeo hemos pedido medidas concretas, como que la Comisión Europea reconozca que el sector creativo es una de las áreas más productivas de la economía europea y que conceda prioridad absoluta a su desarrollo. Para lograrlo deseamos ante todo aumentar las posibilidades de financiación del sector creativo, en tanto que pilar del crecimiento económico inteligente, con cargo al presupuesto de la Unión. Para ello es posible crear sinergias entre los programas de la Unión para la cultura, como el programa Cultura 2007-2013, por ejemplo, con programas de investigación de la Unión ya existentes (como el Octavo Programa marco, que promueve el desarrollo tecnológico de la UE) o ampliar la posibilidad de emplear recursos de otros fondos (como el Fondo Social Europeo, por ejemplo). También recomendamos apoyar el desarrollo de nuevos instrumentos financieros innovadores (compilaciones de garantías bancarias, depósitos reembolsables y préstamos inteligentes) que facilitarían a los creadores y pequeños y medianos empresarios del sector creativo poner en marcha sus empresas. Como es evidente, el dinero no lo es todo. Proponemos, entre otras cosas, reforzar la cooperación entre los sectores culturales y creativos, por una parte, y las universidades europeas, por la otra, aumentar el número de cursos de formación especializados para jóvenes y mejorar la movilidad de todos los creadores y actores de la cultura. Para ello tenemos la intención de crear una plataforma multilingüe en Internet que se utilizaría para intercambiar experiencias entre los creadores y, por ende, para la creación de una red aún más estrecha de contactos entre todos aquellos para los que es importante desarrollar el sector creativo en Europa.

 
  
  

PRESIDE: Jerzy BUZEK
Presidente

 
  

(1)Véase el Acta.

Aviso jurídico - Política de privacidad