Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/0073(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0330/2010

Textos presentados :

A7-0330/2010

Debates :

PV 06/06/2011 - 16
CRE 06/06/2011 - 16

Votaciones :

PV 07/06/2011 - 8.9
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0253

Debates
Lunes 6 de junio de 2011 - Estrasburgo Edición DO

16. Cuentas económicas europeas del medio ambiente (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente punto del orden del día es el informe (A7-0330/2010) elaborado por el señor Leinen, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y el Consejo relativo a las cuentas económicas europeas del medio ambiente [COM(2010)0132 – C7-0092/2010 – 2010/0073(COD)].

 
  
MPphoto
 

  Jo Leinen, ponente.(DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, hoy estamos debatiendo, y mañana aprobaremos, una legislación europea que, en la primera impresión, parece bastante extraordinaria, pero con esta legislación sobre cuentas económicas europeas del medio ambiente seguramente estemos abriendo un nuevo capítulo en la medición del progreso y la prosperidad.

Ya sabemos desde hace mucho tiempo que el producto nacional bruto es insuficiente. La visión meramente cuantitativa de la actividad económica no dice nada sobre el balance medioambiental ni sobre el balance social, y por eso es el momento de que midamos si, año tras año, lo estamos haciendo bien o mal en lo que respecta a nuestras medidas y esfuerzos.

Tenemos estadísticas mensuales relativas a las cifras de nuestro mercado laboral y estadísticas anuales relativas a nuestras cifras económicas. Por tanto, sabemos exactamente lo que está ocurriendo en estas áreas. Sin embargo, tenemos un mosaico incompleto de datos sobre el impacto medioambiental. Esta legislación sobre cuentas económicas del medio ambiente está destinada a ayudarnos a elaborar un balance preciso en los 27 Estados miembros y a establecer si estamos avanzando o, como ocurre a menudo, si estamos retrocediendo.

Ya en 2002, el Parlamento pidió que se recopilara información fidedigna sobre el estado del medio ambiente y las tendencias más importantes, las influencias y las causas del cambio medioambiental y que se informara al público general de estas cosas. Queremos un concepto científicamente sólido que permita que se tomen decisiones políticas adecuadas.

Nos alegra que la Comisión tomara esta iniciativa legislativa en abril de 2010, pero en nuestra opinión, fue demasiado vacilante en la forma de abordarla. Desde el Parlamento y desde todos los grupos hemos pedido que esto se hiciera mucho más rápidamente, porque la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y las Naciones Unidas ya llevan tratando estas cuestiones 15 años. Esto está tardando demasiado. Hemos hecho importantes avances en las negociaciones con el Consejo.

Ha sido una situación muy difícil en el Consejo, porque algunos Estados miembros no presentan un balance medioambiental y primero tenemos que crear una base en los 27 Estados miembros. La Comisión propuso la inclusión de tres módulos. Dichos módulos son las emisiones a la atmósfera ―a este respecto, somos plenamente conscientes de los gases que se emiten a la atmósfera―. Después está el gasto económico derivado de los impuestos ecológicos y los cargos medioambientales. En tercer lugar, están los flujos de materiales nacionales de cada año, la entrada y la salida, medidos en términos meramente cuantitativos. Esto es un comienzo, quizás, pero un comienzo demasiado simple, y el Parlamento nos ha pedido que presentemos balances de agua, energía y residuos y que nos informemos sobre el estado de nuestros bosques. Esos son los módulos que queremos ver cuanto antes en el futuro más próximo.

Ha habido desacuerdo en cuanto a si se pueden presentar también las estadísticas del medio ambiente marino, es decir, las estadísticas sobre el estado de las poblaciones de peces. En este sentido, nuestra metodología seguramente aún necesite mejorar. Hemos hecho avances en esta área. Dentro de dos años ―para 2013 como muy tarde― la Comisión va a presentar un informe y, allí donde sea posible, también va a proponer una revisión de esta Directiva. Espero que, al final de esta década, tengamos un producto nacional respetuoso con el medio ambiente además del producto nacional bruto. Ese es nuestro objetivo.

 
  
MPphoto
 

  Olli Rehn, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, como ha dicho el ponente, Jo Leinen, el objetivo de la propuesta de la Comisión es, de hecho, establecer un marco jurídico común para la recogida, recopilación, transmisión y evaluación de las cuentas económicas europeas del medio ambiente a fin de favorecer una toma de decisiones más equilibrada teniendo como objetivo el desarrollo sostenible.

Con la presentación de esta propuesta, la Comisión ha presentado su primer punto sobre el documento de orientación «Más allá del PIB». En un momento en el que nos estamos esforzando en Europa por lograr una economía sostenible y que utilice eficazmente los recursos, estos datos nos permitirán vincular los factores medioambientales a los económicos y, de esa manera, ofrece la posibilidad de elaborar políticas más exhaustivas y mejor fundamentadas.

Tras una colaboración muy fructífera entre las tres instituciones, creo que hemos alcanzado nuestro objetivo común, en concreto, el establecimiento de este marco de regulación sobre las cuentas económicas europeas del medio ambiente con su primer juego de tres módulos, que cubre las cuentas de emisiones a la atmósfera, los impuestos o gravámenes relacionados con el medio ambiente y las cuentas de flujo de materiales.

Actualmente, estos datos son recogidos voluntariamente por la mayoría de los Estados miembros. En su mayoría, por tanto, la recogida de datos relevantes no supondrá ninguna carga adicional para los participantes, ya que los Estados miembros implicados deberían ser capaces de recopilar los datos mediante fuentes de datos existentes. Con este Reglamento, hemos establecido una base importante de información estadística sobre la interacción entre la economía y el medio ambiente, que esperamos que se amplíe con más módulos en el futuro, como se incluye en el informe y en el proyecto de resolución.

Como los demás módulos posibles se encuentran en etapas diferentes de desarrollo metodológico, entre ellos, por ejemplo, la madera y los peces, así como la nueva extracción, se ha adoptado una estructura modular para el Reglamento con vistas a introducir, si es posible, nuevos módulos como anexos al texto central en el futuro.

Como se acordó, la Comisión informará al Parlamento y el Consejo cada tres años sobre el avance de los nuevos módulos y, si es conveniente, la Comisión podría también presentar nuevas propuestas legislativas para los nuevos módulos.

Permítanme concluir dando las gracias al ponente, Jo Leinen, el ponente a la sombra, el señor Martin, y a todos los miembros de la Comisión de Medio Ambiente y la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios por su enfoque constructivo y sus valiosas aportaciones.

 
  
MPphoto
 

  Hans-Peter Martin, ponente de opinión de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios. (DE) Señor Presidente, cuando el señor Leinen y yo volvemos a posiciones políticas del milenio pasado, estamos principalmente de acuerdo, y eso también ocurre con este informe. Es algo bueno, práctico e importante. Después de todo, las estadísticas pueden ser excitantes, sobre todo en un momento en el que la Unión Europea tiene un gran problema de credibilidad en el que están implicados los ciudadanos europeos. Yo diría que en gran medida no está justificado si tenemos en cuenta los principales problemas y no las cuestiones respecto a las que el señor Leinen y yo tenemos opiniones divididas.

Creo que es muy positivo poder estar aquí, no solo como diputado no inscrito, sino como alguien que, con este dictamen en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios ―no se trataba de un informe alternativo, sino de un dictamen suplementario que es aún más exhaustivo que el de la comisión responsable, la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria― puede representar estas posiciones que hemos presentado con una votación de 37 a 0. Concretamente, esto significa que queremos ―como yo digo― dirigirnos hacia un sistema de estadísticas europeas de sostenibilidad, abreviado como EES. Eso nos proporcionaría algo en lo que trabajar, especialmente en lo que respecta a los jóvenes y a los que saben que necesitaremos nuevos acuerdos relativos a los objetivos comunes en el futuro a fin de poder sacar a Europa de las sombras y colocarla al frente de esta descarnada competencia con los Estados Unidos, China y muchas otras potencias.

Esto claramente también significa ―como ya ha mencionado el señor Leinen― que necesitamos más módulos con urgencia. En este sentido, podemos volver la vista a las décadas de los setenta y ochenta, cuando todo esto ya se había resuelto. Estaría muy bien si la Comisión pudiera hacer avances más rápidos en este sentido. Creo que es muy positivo que haya habido movimiento en Eurostat con respecto a la recogida de datos, aunque sea en circunstancias difíciles en relación a Grecia. Con una votación de 37 a 0, somos de la opinión de que la Comisión claramente necesita más dinero en esta área para un EES, el sistema de estadísticas europeas de sostenibilidad. No obstante, podemos lograrlo reasignando fondos: utilizar por fin los dividendos de la ampliación. Coger a los funcionarios que estaban tan ocupados con la fase de ampliación de los Estados más grandes y colocarlos donde más falta nos hacen, donde pueden ayudar con el funcionamiento de un proyecto europeo.

 
  
MPphoto
 

  Horst Schnellhardt, en nombre del Grupo PPE.(DE) Señor Presidente, Señorías, cuando leí la primera propuesta de la Comisión, fui muy escéptico sobre la forma en que trataba esta cuestión. No obstante, lo que el ponente, los ponentes a la sombra y mi predecesora, la señora Joly, acaban de presentar es algo que podemos aceptar y además apoyar.

En la mayoría de los países, los datos económicos del medio ambiente ―estén o no relacionados con estos tres módulos― ya se recogen de forma voluntaria. Necesitamos una visión clara de los resultados que se han obtenido en los distintos Estados miembros con respecto a las emisiones a la atmósfera, los impuestos ecológicos y los flujos de materiales. Eso es muy importante. Nos puede proporcionar un mejor entendimiento de la relación entre el medio ambiente y la economía. También podemos analizar cómo está progresando el desarrollo económico sostenible en Europa y cómo podemos perfeccionar nuestra política medioambiental. Ese es un punto muy importante que deberíamos incluir aquí.

No obstante, me gustaría pronunciar unas palabras a modo de advertencia: en nuestros discursos dogmáticos siempre hablamos de reducir la burocracia. Quisiera hacer un llamamiento a la Comisión para que no cree más burocracia en esta área. Ese sería un planteamiento equivocado. Por tanto, quisiera preguntarle a la Comisión si planea crear nuevos puestos dentro de la Comisión para la recogida de datos o si se las arreglará con el personal que ya tiene, porque creo que es muy importante que la recogida de estos datos no suponga nuevas cargas. Solo cuando tengamos el primer informe de aplicación en 2013 podremos y tendremos que decidir qué otros módulos se incluyen, porque tenemos que ver cómo se desarrolla este nuevo sistema y qué efecto tiene sobre la legislación.

Me he quedado muy sorprendido al darme cuenta de que la idea no era debatir esto hoy en el Parlamento. Habría sido un gran error, porque, como ha dicho el ponente, esto es el comienzo de algo totalmente nuevo.

 
  
MPphoto
 

  Marita Ulvskog, en nombre del Grupo S&D.(SV) Señor Presidente, estoy de acuerdo con los oradores anteriores. Es sumamente importante que contemos con una política en materia de medio ambiente y clima que se base en datos. Necesitamos tener acceso a indicadores más claros y más fiables en esta área. Se aplican las mismas condiciones a la política medioambiental y a la política económica, de redistribución, de desarrollo e industrial. No podemos tomar decisiones lógicas y provocar los cambios y adaptaciones necesarios en la sociedad si no tenemos acceso a los datos.

Ahora tenemos la oportunidad de obtener esos datos. Esto es algo sumamente importante. El criterio del PIB no funciona tan bien en esta área concreta porque es demasiado restringido. Ahora tenemos la oportunidad de trabajar con una perspectiva más amplia. También tiene un inmenso valor la coordinación de las estadísticas de medio ambiente a nivel europeo. Sería más fácil comparar los efectos de la política medioambiental entre los Estados miembros y nos daría una mejor imagen de qué medidas políticas funcionan realmente cuáles no, y cuáles puede que incluso sean contraproducentes.

Una vez que hayamos tomado esta decisión durante la sesión, espero que además podamos garantizar que se convierta en una parte importante de la base para las decisiones que tomarán el Parlamento y los Estados miembros en el futuro. Espero que se dé la máxima prioridad a este método para determinar la calidad de una sociedad y que se destinen suficientes recursos para permitir que funcione bien y no se quede simplemente en una idea no llevada a la práctica.

 
  
MPphoto
 

  Gerben-Jan Gerbrandy, en nombre del Grupo ALDE.(NL) Señor Presidente, traslado mi agradecimiento al ponente, el señor Leinen, por su informe. Después de muchos años de presionar y camelar, por fin parece que estamos dando este paso hacia unas cuentas nacionales sostenibles y eso es sumamente necesario ya que ―seamos totalmente sinceros― el sistema económico que tenemos en este momento sencillamente no está funcionando. Actualmente uno todavía puede perjudicar a la naturaleza y el medio ambiente prácticamente sin ningún coste. El sistema actual no funciona. Estos costes que nadie paga, en su lugar, se desvían a la sociedad. ¿Por qué la energía sostenible es más cara que la energía convencional? La respuesta es que nadie paga los costes sociales que implica quemar carbón, gas y petróleo.

Este informe da la impresión de ser totalmente técnico, pero en el fondo trata de cuestiones realmente importantes. Hay que medir las cosas para saber de ellas, como decimos en neerlandés, y eso es de lo que estamos hablando aquí. Estas cuentas económicas europeas del medio ambiente son necesarias para el cambio a una economía verdaderamente sostenible. No obstante, pido tanto a la Comisión como a los Estados miembros que hagan algo de verdad con los datos que proporcionarán dichas cuentas. Hay que medir las cosas para saber de ellas, eso es muy importante, pero utilizar el conocimiento que obtenemos al hacerlo es aún más importante y ese es, sin duda, el siguiente paso esencial. Sinceramente espero que esto, por ejemplo, conduzca a la eliminación de los cientos de miles de millones de subvenciones que tienen efectos perjudiciales en el medio ambiente y la naturaleza que aún tenemos en este mundo.

Permítanme expresar mi más sincero agradecimiento a la Comisión y a nuestro ponente una vez más. Esto, no obstante, es solo el principio. Hagamos además un seguimiento de cerca de este asunto tomando las medidas que hace posible el conocimiento que nos ofrece esta medida.

 
  
MPphoto
 

  Michail Tremopoulos, en nombre del Grupo Verts/ALE.(EL) Señor Presidente, no hace falta decir, tanto de lo que hemos oído hoy como por el informe, que nos hace falta una evaluación corroborada de la política medioambiental europea, basada en datos fiables. La recogida de dichos datos debería ser, por tanto, obligatoria y estar armonizada.

No obstante, las cuentas nacionales convencionales se centran principalmente en las transacciones del mercado y en los indicadores que reflejan factores importantes en la creación de prosperidad, pero que no miden la prosperidad en sí. Sin embargo, hay nuevos recortes de los recursos naturales. Necesitamos otros incentivos para impulsar la productividad y la calidad. Existe un cargo para los receptores físicos. Si no se proporcionan cuentas sobre el coste privado y social del uso de los recursos naturales y sobre el daño al medio ambiente, las cuentas convencionales podrían enviar el mensaje de progreso equivocado a los responsables de la toma de decisiones y esto podría llevar a la sociedad camino del crecimiento no sostenible.

La introducción de cuentas económicas del medio ambiente es sumamente importante, pero no sustituye a la creación de indicadores alternativos al PIB que abarca las dimensiones medioambiental y social. La Comisión debería presentar propuestas, antes del inicio del nuevo marco financiero plurianual, para que se pueda aprobar un paquete limitado de indicadores compuestos y se usen para complementar el PIB en la elaboración de políticas. Deberían incluir un indicador monetizado, como los desembolsos netos ajustados, y un indicador físico, como la huella ecológica o de carbono, para la dimensión medioambiental, e indicadores sociales que incorporen la dimensión social, como una evaluación de desigualdad (por ejemplo, el coeficiente de Gini) y un índice de integración social y prosperidad humana, como el índice de pobreza humana.

La propuesta inicial de Reglamento de la UE solo prevé la recogida y el cotejo de datos sobre emisiones atmosféricas, las condiciones medioambientales impuestas a distintas actividades económicas y la contabilidad macroeconómica del flujo de materiales. Se han presentado varias propuestas y enmiendas y creo que nos permitirán aprobar un informe integrado y lograr avanzar en la cuestión de la política medioambiental.

 
  
MPphoto
 

  Paul Nuttall, en nombre del Grupo EFD. – Señor Presidente, un reglamento sobre las cuentas económicas europeas del medio ambiente suena muy aburrido pero, según mi experiencia, eso lo convierte en el tipo de legislación de la UE más peligroso, porque uno piensa que el contribuyente y los medios no se van a molestar en leerla.

Seamos francos. Todo esto va sobre ―y cito― «las emisiones a la atmósfera y los impuestos ecológicos», como ha dicho el último orador. Así que continúa la sovietización de la UE. Los hombres de las carpetas y los espías de las estadísticas de Eurostat quieren más datos y ―seamos sinceros― ustedes quieren esos datos para imponer cargas fiscales y controlar, lo cual explica su sed de cada vez más estadísticas.

Lo peor de todo es que se trata de un reglamento, no una directiva. Los reglamentos son mucho peor que las directivas porque pasan a la legislación británica y eluden el Parlamento británico. Esto es muy peligroso y, Señorías, así es como muere la democracia.

(El orador acepta responder a una pregunta con arreglo al procedimiento de la «tarjeta azul» de conformidad con el apartado 8 del artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 

  Hans-Peter Martin (NI).(DE) Nosotros hemos sido elegidos diputados al Parlamento Europeo. Si usted solo se ve como parlamentario del Reino Unido, quizá solo pueda responder a mi pregunta desde una perspectiva británica. Con respecto a las estadísticas, usted ha hablado de sovietización. ¿Así es como usted realmente lo ve? ¿Las estadísticas para usted significan sovietización? ¿No está usted a favor de ciertas cifras sobre los niveles de vida y la inflación ―aunque esto esté relacionado con el control de los bancos― se proporcionen por medio de estadísticas, y los ciudadanos y los responsables de la toma de decisiones también tengan acceso a dicha información que después permitirá que se tomen las decisiones adecuadas? O bien, en lo que a usted respecta, ¿eso también recae en la esfera de sovietización del Reino Unido?

 
  
MPphoto
 

  Paul Nuttall (EFD). – Señor Presidente, permítame hacer la primera observación. El hecho es que a este lugar le gusta controlar las cosas desde el centro. Hagamos además otra observación, que ninguno de los Comisarios son realmente elegidos por el pueblo. La democracia es importante para el conjunto de Europa, así que, sí, creo que estamos viviendo una sovietización de Europa. El hecho es que estas decisiones deberían tomarse a nivel de los Estados miembros. El hecho de que los reglamentos puedan eludir mi propio parlamento, puedan eludir a las personas que fueron elegidas por el pueblo británico, es una absoluta deshonra y, sí, eso constituye la sovietización de Europa.

 
  
MPphoto
 

  Richard Seeber (PPE).(DE) Señor Presidente, el señor Nuttall se queja de algo que el Reino Unido, como muchos otros Estados, lleva haciendo desde 2006. Este proceso que concluiremos mañana a nivel parlamentario ―el señor Leinen ha hecho un excelente trabajo en este sentido― consagrará por la ley algo que ya se lleva haciendo mucho tiempo. ¿Por qué necesitamos esos datos? No tiene nada que ver con la sovietización. Los datos valen tanto como su comparabilidad, y dicha comparabilidad es el elemento clave.

Por eso tenemos esta contabilidad económica europea y hemos usado este sistema a nivel global desde los años 1930 ―también en el Reino Unido―. El sistema es tan bueno porque se basa en estándares uniformes y, por eso, podemos comparar la prosperidad de cada Estados y su éxito económico y social. El dólar estadounidense se suele usar como moneda de comparación. Esta es una gran oportunidad para elevar el euro al estado de moneda de comparación. Creo que ese es el segundo elemento.

No obstante, también sabemos que hay muchas lagunas en estas cuentas económicas. Piensen en Fukushima. Fukushima ahora tendrá un efecto positivo en el producto interior bruto japonés debido a que se han hecho muchas inversiones en este sentido. Son cuentas de flujo más que cuentas de existencias. Tenemos que compensar esas cosas, y la Comisión debe posteriormente presentar su propuesta «Más allá del PIB».

Estas cuentas de sostenibilidad que adoptaremos hoy y mañana serán el primer paso. ¿Por qué? Porque invertir en la eficiencia energética y consumir menos energía, por ejemplo, tendrá un efecto negativo sobre el producto interior bruto. Ni siquiera alguien como el señor Nuttall puede estar en desacuerdo con eso.

Esto no va de grandes políticas; consiste simplemente en que queremos hacer que nuestras políticas sean comprobables: qué impuestos se gravan en esta área o cuánto material usamos. Así pues, queremos mejorar el proceso legislativo y, si ustedes no estuvieran en la Unión, tendrían que usar el mismo sistema, de lo contrario sus datos no tendrían ningún valor. Por tanto, diría que este es un primer paso positivo. Quisiera darle las gracias a la Comisión y al ponente.

 
  
MPphoto
 

  Kriton Arsenis (S&D).(EL) Señor Presidente, señor Comisario, quiero felicitar a Jo Leinen por su excelente informe. Realmente tenemos que seguir adelante con las cuentas económicas del medio ambiente. Ya no podemos pensar en la economía y el medio ambiente de forma separada. La doble crisis que nos afecta ―tanto medioambiental como económica― no nos deja ese margen. Hay que acabar con los paralogismos del pasado.

El señor Seeber ha citado el ejemplo de Fukushima. Otro ejemplo diario más simple es el de los incendios. Un incendio que destruye un bosque y los servicios de los ecosistemas y la biodiversidad que proporciona el bosque, con ello me refiero a agua limpia, aire fresco y el marco para reproducir alimentos, que destruye la herencia cultural de un lugar, que destruye la producción agrícola, se mide positivamente en cuanto al PIB, porque las inversiones se hacen para reparar los daños, pese al hecho de que el país, la región o la zona haya sufrido un daño a largo plazo. A largo plazo será más pobre de lo que lo era antes.

Las cuentas económicas europeas del medio ambiente que estamos pidiendo aquí hoy no son perfectas. Sin embargo, son un paso importante en la dirección correcta. Constituyen un paso hacia mejores políticas basadas en una visión de la realidad más completa y más objetiva. Constituyen un paso que nos permitirá garantizar que nuestras políticas sean coherentes, que nos permitirá alcanzar compromisos internacionales y el objetivo de una economía europea más ecológica.

 
  
MPphoto
 

  Riikka Manner (ALDE).(FI) Señor Presidente, señor Comisario, ante todo, quisiera felicitar al señor Leinen por el excelente e importante trabajo que ha hecho con respecto a este informe. Este reglamento sobre las cuentas económicas del medio ambiente es muy importante, como se ha dicho más de una vez, porque por fin establece una base legal para un sistema de cuentas que integra estadísticas medioambientales y económicas que es crucial para la política medioambiental y, en un contexto más amplio, la política social.

En cuanto a su ámbito de aplicación, es muy importante que, durante la primera fase, el centro de atención sean concretamente las emisiones a la atmósfera, los flujos de materiales y los impuestos ecológicos. Hay buenas razones para que sea así. Además, seguramente sea un enfoque muy realista, teniendo en cuenta la capacidad que tienen los Estados miembros, poner en marcha un sistema de cuentas en estas áreas. Por supuesto, hemos de darnos cuenta de que, entre todos nuestros países, estamos en distintos niveles con respecto a los sistemas de estadísticas, y es importante que esto no suponga ningún trámite adicional, como ha dicho el señor Comisario.

En lo que respecta a los nuevos módulos, es importante que hagan mucho hincapié en temas que respalden la aplicación de la Estrategia Europa 2020.

 
  
MPphoto
 

  Oreste Rossi (EFD).(IT) Señor Presidente, este Reglamento forma parte del marco de medidas diseñadas para establecer indicadores más exhaustivos que complementen el PIB. Las cuentas económicas europeas del medio ambiente deberían contribuir a la evaluación de las políticas, proporcionando datos sobre la interacción entre factores medioambientales y económicos. La propuesta de la Comisión es encomiable, aunque se están creando nuevos y complejos procedimientos burocráticos para poder supervisar las políticas medioambientales que, de hecho, desarrollan los Estados miembros. Por esta razón, nos abstendremos en la votación.

No obstante, estamos en contra del informe, en la medida en que el ponente quiere añadir más módulos de cuentas. Se alcanzó un acuerdo en primera lectura con el Consejo por el que la introducción de los nuevos módulos propuesta por el ponente estaría sujeta a evaluación de acuerdo con la cláusula de revisión para que, si es conveniente, se puedan hacer cambios o mejoras de la calidad de los datos y los métodos mediante los que se recogen.

En nuestra opinión, todo esto supone la imposición de una nueva y costosa forma de burocracia a los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 

  Sophie Auconie (PPE).(FR) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, desde mi punto de vista, la política consiste en encontrar las mejores soluciones posibles a los problemas que existen. ¿Pero cómo se puede conseguir esto si los problemas y las posibles soluciones no se entienden totalmente? Es una cuestión fundamental, y no concierne únicamente a la política medioambiental.

Los responsables de la toma de decisiones políticas deben, por tanto, tener a su disposición datos que sean fiables y lo más exhaustivos posibles sobre el mundo moderno y la situación medioambiental. Esa fue la conclusión alcanzada por el Consejo Europeo de junio de 2006, cuando apeló a la Unión Europea y a sus Estados miembros para ampliar las cuentas nacionales a aspectos clave del desarrollo sostenible. Aplaudo esta iniciativa y la propuesta de la Comisión Europea, ya que ayudará a mejorar nuestro conocimiento de las emisiones a la atmósfera, los impuestos ecológicos y los flujos de materiales en la economía.

Sin embargo, esta propuesta tendrá que ser modificada durante la votación de mañana para garantizar que los datos recogidos sean fiables y conducentes a un debate, y también, y sobre todo, garantizar que todos los Estados miembros se impliquen en este enfoque. De hecho, ¿cómo vamos a elaborar política europeas si no disponemos de datos sobre la situación en cada Estado miembro?

Por último, quisiera expresar mi apoyo a dos contundentes ideas defendidas por el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos): el poder otorgado a la Comisión Europea para adoptar actos delegados debería ser revisado cada cinco años, y se debería introducir una cláusula de verificación ―la cláusula de verificación sería la segunda idea contundente de este Reglamento―. Necesitaremos datos nuevos dentro de unos años, pero todo a su tiempo. Esta propuesta de Reglamento es un paso real hacia delante: sigamos en esta dirección.

 
  
MPphoto
 

  Karin Kadenbach (S&D). (DE) Señor Presidente, Comisario, Señorías, yo también quisiera expresar mi más sincero agradecimiento al señor Leinen por un Reglamento que tenía que haberse hecho hace mucho tiempo. Antes de ser elegidos para el Parlamento Europeo, muchos de nosotros simplemente asumimos que las decisiones que tomaba este Parlamento, esas decisiones que determinan el futuro, estaban, de hecho, basadas en esos datos, y hemos descubierto con un poco de consternación que, aunque esas estadísticas y esos datos existen en la mayoría de Estados miembros, en realidad todavía no se han reunido en un marco común, y esto ha dado lugar a una falta de credibilidad a los ojos del público general.

Desde los medios de comunicación siempre obtenemos la impresión de que la economía y el medio ambiente son diametralmente opuestos. Estos datos nos ayudarían a considerar si algo beneficia al medio ambiente, si algo beneficia al medio ambiente y, al mismo tiempo, beneficia a la economía o si algo beneficia a la economía y, al mismo tiempo, beneficia al medio ambiente, de ahí que beneficie también a nuestro medio ambiente social. Esta es la principal tarea que deberíamos imponernos como políticos. Queremos establecer y mejorar la calidad de vida, no solo en el lugar de trabajo, sino también en nuestro entorno.

Estoy de acuerdo con el deseo expresado hoy por el señor Leinen cuando ha dicho que, al final de esta década, deberíamos haber pasado del producto interior bruto al producto interior ecológico. Haciendo eso, habremos tomado la primera decisión crucial. Estoy muy segura de que conseguiremos reforzar la credibilidad de Europa y de las cuestiones relativas al medio ambiente y a la economía como resultado de estas cuentas económicas del medio ambiente.

Muchas gracias. Por favor, sigan haciendo este gran trabajo.

 
  
MPphoto
 

  Christa Klaß (PPE).(DE) Señor Presidente, señor Rehn, Señorías, estadísticas sólidas, recogida eficiente de datos y evaluación ―esa es la base sobre la que construir el futuro―. Es obvio que tenemos que armonizar las estadísticas existentes de los Estados miembros para tomar las decisiones adecuadas para el futuro de toda Europa en base a los mismos datos. El objetivo es contar con datos equivalentes y comparables de todos los Estados miembros.

La pregunta que cabe hacerse es qué podemos averiguar realmente con estos datos. ¿Qué conclusiones adicionales podemos sacar para que Europa avance de una forma equilibrada en lo que respecta a su política social, económica y medioambiental? La Comisión quiere ampliar las cuentas económicas a aspectos clave del desarrollo sostenible. Con este fin, propone tres módulos para recoger datos sobre actividades económicas que acarrean emisiones a la atmósfera, impuestos ecológicos y flujos de materiales. Los productos de origen vegetal, por ejemplo, cereales, cultivos de leguminosas, hortalizas, frutas y madera también están incluidos.

Le estoy dando vueltas a la utilidad de estos cálculos ―¿qué nos van a decir exactamente?―. No soy tan optimista como el ponente y mis colegas. Querer algo es una cosa; llevarlo a la práctica es otra bien distinta. Tengo mis dudas sobre la eficacia de la carga administrativa y cuestiono la objetividad de la intención de producir cuentas económicas del medio ambiente, de registrar flujos de materiales y de evaluar productos concretos, incluidas plantas, en lo que respecta a las emisiones de CO2. Tanto la producción de oxígeno como la emisión de CO2 durante la producción y el trasporte han de incluirse en esos cálculos con respecto a las plantas, por ejemplo.

Aplaudo el hecho de que, en el compromiso que se acaba de alcanzar, se aclare que los requisitos de datos adicionales puede que solo se introduzcan tras una valoración de flexibilidad y que no se debe usurpar la competencia de los Estados miembros. Dichos programas también se deben desarrollar sin gastos económicos y burocracia adicionales.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sándor Tabajdi (S&D).(HU) Señor Presidente, mi colega, Jo Leinen, ha elaborado un excelente informe, que es importante desde el punto de vista de la economía nacional, la protección medioambiental, la sociedad, la agricultura y también otros aspectos. Como miembro del grupo de expertos STOA, un proyecto destinado a una gestión más eficiente de los recursos naturales, considero que es muy importante recopilar una base de datos estadística fiable. ¿Cómo podemos medir la eficiencia en cuanto a la energía y el consumo de agua en los Estados miembros de la Unión Europea si no tenemos información estadística fiable? Como miembro de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, pienso que es muy importante tener una imagen clara, por fin, de los beneficios sociales reales de los bienes públicos medioambientales producidos por agricultores, en relación con la reforma de la política agrícola común (PAC). Sin datos estadísticos, no podemos determinar cuánto contribuyen los agricultores con sus actividades agrícolas a la protección del aire, los paisajes agrícolas, la tierra cultivable y el medio ambiente, y cómo producen los agricultores bienes públicos medioambientales que aún no son pagados por el mercado ni por la PAC. Así pues, el presente informe estadístico es muy progresista y previsor desde el punto de vista de la protección medioambiental y la agricultura.

 
  
MPphoto
 

  Paul Rübig (PPE).(DE) Señor Presidente, cuando se trata de estadísticas, siempre hay mucho debate y desacuerdo. Sobre todo no se deben descifrar, porque la protección de datos también está claramente justificada. Por otro lado, necesitamos transparencia y comparabilidad. Creo que eso es importante. Así que tenemos que recoger los datos de una forma totalmente automatizada utilizando muestras aleatorias, para que luego puedan ser comparables. Somos conscientes de los procesos de generación de imágenes, por ejemplo, eso también jugará un importante papel al respecto en el futuro. Por consiguiente, la automatización del proceso simplificará nuestra toma de decisiones políticas en el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Angelika Werthmann (NI).(DE) Señor Presidente, las cuentas económicas europeas del medio ambiente nos proporcionarán datos importantes que nos permitan tener en cuenta aspectos medioambientales en todo tipo de decisiones políticas y, como consecuencia, tener en cuenta estos aspectos en una gran variedad de cuestiones. Los datos recogidos y analizados serán cruciales para proporcionar contramedidas eficaces contra los efectos medioambientales de las actividades económicas. La necesidad consciente de políticas sostenibles para poder afrontar desafíos como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el incremento de la contaminación medioambiental y el inminente agotamiento de los recursos naturales no solo nos permitirá medir claramente el éxito de una política económica sostenible, sino que además proporcionará un valor añadido muy importante para los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 

  Niki Tzavela (EFD).(EL) Señor Presidente, yo también quisiera aprovechar mi turno para felicitar al señor Leinen por su excepcional informe. Creo que Europa ya ha llegado al punto en el que rara vez nos encontramos con conflictos entre el desarrollo y la protección del medio ambiente. Por el contrario, hemos entrado en una fase interactiva. Los europeos ahora tienen conciencia medioambiental.

Este informe ayudará aún más a garantizar que tengamos una mejor imagen de lo que está ocurriéndole al medio ambiente en Europa. Me gustaría hacer hincapié en tres elementos: primero, necesitamos información precisa sobre el estado del medio ambiente en los Estados miembros; segundo, necesitamos un procedimiento para renovar esa información cada cinco años; y, tercero, necesitamos llevar a cabo una evaluación conjunta del progreso de todas las medidas ecológicas emprendidas en la Unión Europea.

 
  
  

PRESIDE: Rodi KRATSA-TSAGAROPOULOU
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señora Presidenta, si queremos preservar nuestro medio ambiente para las futuras generaciones, no debemos considerar los aspectos económicos y medioambientales por separado. Tiene, pues, sentido complementar las cuentas económicas con factores medioambientales, y la base de cualquier balance sólido son unos datos adecuados y fiables.

No obstante, cuando la UE pide datos clave a los Estados miembros, no debería mostrarse reacia a cuestiones conflictivas. En este sentido pienso en la política nuclear, la ingeniería genética, un adecuado etiquetado de origen de los productos alimenticios y, en particular, una investigación con respecto al reciente escándalo de los pepinos con la bacteria EHEC.

Las interacciones entre la economía y el medio ambiente son evidentes en este caso. En este sentido también queda claro dónde ―lamentablemente― recae el peso de la UE, en concreto en las grandes empresas y los grupos de presión.

 
  
MPphoto
 

  Olli Rehn, Miembro de la Comisión. – Señora Presidenta, muchas gracias por tan sustancial y responsable debate. Creo que todos estamos de acuerdo en la importancia de esta propuesta y de las cuentas económicas del medio ambiente. También estamos de acuerdo en que tenemos que tomar las siguientes medidas para definir las políticas utilizando los datos, para seguir por el camino hacia una economía más sostenible.

Permítanme plantear varios puntos en respuesta a algunos de los comentarios. Este es el primer Reglamento, con res módulos. Es el comienzo en cuanto a la legislación. El segundo lote de módulos se está preparando ahora para una segunda modificación del Reglamento hacia finales de 2012. También estamos planeando el tercer lote, así que el trabajo está en curso y continuará.

En cuanto a la cuestión de la carga administrativa, no supondrá un nuevo peso para las empresas porque estamos utilizando los datos administrativos y estadísticos que ya existen. De hecho, el Reino Unido es líder en contabilidad del medio ambiente, cosa que es digna de mención. Además, en lo que respecta a las estadísticas, y haciendo referencia a lo que ha dicho el señor Leinen, el señor Martin y muchos otros, hemos avanzado significativamente en la mejora del sistema estadístico europeo en el último año y medio.

Por ejemplo, la actual Comisión hizo su primera propuesta legislativa el 10 de febrero de 2010 ―el día después de que ustedes votaran a favor del establecimiento de la actual Comisión― cuando aprobamos un Reglamento sobre las competencias de auditoría de Eurostat, que ofrece a Eurostat la posibilidad de comprobar y verificar la calidad de las estadísticas de las fuentes, lo cual es muy importante. Ya hemos empezado a usarlo, por ejemplo, en el caso de Grecia.

En segundo lugar, se está aplicando el plan de acción para Grecia y en el plazo de un año se ha hecho una revisión muy profunda del sistema estadístico de Grecia. Como resultado, la calidad de las estadísticas sobre el procedimiento de déficit excesivo ya ha mejorado notablemente, y en la última vuelta, Eurostat ha podido validar los datos de Grecia.

Por último, respecto a los recursos, aunque no necesitamos recursos para este tema concreto de las cuentas económicas del medio ambiente, estoy de acuerdo con el señor Martin en que necesitamos disponer de los recursos suficientes. De hecho, he aprovechado esta semana del periodo parcial de sesiones para hacer una parada breve en Luxemburgo para reunirme con Walter Radermacher, el Director General de Eurostat para hablar sobre los recursos hace tan solo unas horas. Vamos camino de reorganizar y mejorar nuestros recursos de Eurostat para centrarnos en nuestras prioridades clave.

Pero yo no obtendría recursos de la ampliación, como ha sugerido el señor Martin, y menos de los Balcanes Occidentales. La estabilidad, la democracia y la paz en esa región sigue siendo una prioridad clave de la Unión Europea, de la Comisión y, espero, también del Parlamento Europeo. Recuerden que sin nuestro poder blanco y sin la política de ampliación de la UE, Ratko Mladić no estaría ahora en La Haya. Recuerden eso también.

 
  
MPphoto
 

  Jo Leinen, ponente.(DE) Señora Presidenta, Señorías, gracias por el debate. Observo un amplio respaldo de la creación de balances medioambientales en la Unión Europea. Con algunas excepciones, ha tenido una buena acogida aquí.

También estoy de acuerdo con la declaración de la señora Kadenbach. Muchos de nosotros pensábamos que ya estaba en vigor y nos ha sorprendido saber que muchos datos ni siquiera existen, y que en las declaraciones que hemos hecho con respecto al estado del medio ambiente en la Unión Europea, estamos de hecho totalmente cegados.

Un diputado, el señor Gerbrandy ha dicho que medir implica conocer. Así sabremos algo, y el conocimiento es la base para tomar medidas y para todos nuestros programas. Simplemente necesitamos una base mejor para las decisiones que tomamos. Estas cuentas del medio ambiente nos pueden ayudar en este sentido. Por supuesto, tenemos la Estrategia Europa 2020, en la que la sostenibilidad es un objetivo de planificación. Espero que en los próximos años, también dispongamos de esta base para que en 2020, podamos ver si lo hemos hecho bien o no. Sabemos que el producto interior bruto no proporciona información sobre el estado del mundo natural y el medio ambiente, sobre los recursos que hemos utilizado ni sobre el conjunto del problema de la sostenibilidad. Por eso lo necesitamos ahora.

Además lo estamos abordando por etapas. Señora Klaß, no estamos exigiendo demasiado; es decir, los módulos se van a ir ampliando gradualmente. Después de todo, como ha dicho el señor Comisario, los distintos actos legislativos ―la legislación sobre el agua, la legislación en materia de residuos y la legislación sobre el mantenimiento de la pureza del aire― ya contienen el requisito de recoger estos datos.

Europa también tiene un deber global, señor Nuttall. Si firmamos el Convenio sobre la Diversidad Biológica, la Convención sobre el Cambio Climático o cualquier otra convención, debemos ser capaces de decirle al resto del mundo si hemos hecho las cosas bien o mal.

Así pues, en general, me gustaría dar las gracias a los ponentes a la sombra y también a Eurostat, que posteriormente tendrán que llevar a cabo el trabajo. Espero que estén disponibles los recursos necesarios en Luxemburgo, porque sin fondos y sin recursos, sin duda no se puede hacer este balance. El Parlamento también debería ayudar en este sentido. Muchas gracias. Se trata de una cuestión política importante ―como han reconocido algunas personas― y es un nuevo capítulo de la consideración de lo que hacemos en Europa año tras año.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar mañana a las 12.00 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Monika Flašíková Beňová (S&D), por escrito.(SK) Quisiera dar las gracias al ponente, el señor Leinen, por el informe que ha presentado. Estoy de acuerdo con su valoración de la propuesta de la Comisión y me gustaría hacer algunas observaciones con respecto a la importancia de dichas actividades.

Medir la calidad de vida a través de indicadores como el producto interior bruto no lo dice todo. Aunque los expertos han estado de acuerdo en esto durante algún tiempo, el mensaje hace poco que ha llegado a la esfera política, tras un tiempo y esfuerzo considerables.

A este respecto, aplaudo la propuesta de la Comisión de las cuentas económicas europeas del medio ambiente, porque no hace falta rechazar en masa los indicadores engañosos. Más que valorar la calidad de vida y el medio ambiente sobre la base de las impresiones, tenemos que dar con mejores datos y mejores métodos de recogida de datos y totalización para que ofrezcan un servicio mejor en las estimaciones, por ejemplo, el impacto medioambiental de las políticas y las actividades económicas.

Me uno al ponente al exigir un mayor hincapié en la propuesta de la Comisión sobre las cuestiones de seguimiento y evaluación. Por último, quisiera señalar lo importante que es para la propuesta de la Comisión incorporar y contar aún más con el documento de estrategia «Más allá del PIB: evaluación del progreso en un mundo cambiante». Un enfoque coherente y sistemático quizás sea más crucial que cualquier otra cosa en los esfuerzos para mejorar la forma en que se mide la calidad de vida.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. – El reciclaje y la prevención de residuos, las emisiones a la atmósfera y el cambio climático, así como el consumo y la producción sostenibles se podrían supervisar de forma mucho más efectiva si hubiera datos de alta calidad disponibles en relación a la interacción entre los factores medioambientales y económicos. La recogida de datos relevantes, que se ha hecho de forma voluntaria hasta el día de hoy a nivel de la UE, debería, por tanto, ser obligatoria. Es más, los datos medioambientales disponibles actualmente se deberían ampliar a medio plazo para facilitar la valoración política necesaria de la política medioambiental europea.

El Reglamento propuesto establece en este sentido un marco común para la recogida, recopilación, transmisión y evaluación de las cuentas económicas europeas del medio ambiente proporcionando una amplia metodología común europea, estándares comunes, definiciones, clasificaciones y normas de contabilidad para recopilar estas cuentas. El Reglamento trata de la recogida y recopilación de datos relativos a las emisiones a la atmósfera, los impuestos ecológicos aplicables a distintos sectores económicos y la contabilidad macroeconómica del flujo de materiales. Es fundamental contar con datos estadísticos precisos y adecuados sobre consumo de energía y recursos si queremos obtener indicadores de progreso y bienestar más allá del PIB. Además, una buena evaluación de la política medioambiental europea solo se puede hacer si se dispone de datos fiables.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad