Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/0280(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A7-0178/2011

Debates :

PV 22/06/2011 - 16
PV 22/06/2011 - 18
CRE 22/06/2011 - 16
CRE 22/06/2011 - 18

Votaciones :

PV 23/06/2011 - 12.17
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto
PV 28/09/2011 - 4.8
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0291
P7_TA(2011)0421

Acta literal de los debates
Miércoles 22 de junio de 2011 - Bruselas Edición DO

16. Prevención y corrección de los desequilibrios macroeconómicos - Aplicación del procedimiento de déficit excesivo - Requisitos aplicables a los marcos presupuestarios de los Estados miembros - Supervisión presupuestaria en la zona del euro - Supervisión de las situaciones presupuestarias y supervisión y coordinación de las políticas económicas - Medidas de ejecución destinadas a corregir los desequilibrios macroeconómicos excesivos en la zona del euro (debate)
Vídeo de las intervenciones
Acta
MPphoto
 

  Presidente. − El siguiente punto es el debate conjunto sobre los siguientes informes:

A7-0183/2011 de la señora Ferreira, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la prevención y corrección de los desequilibrios macroeconómicos [COM(2010)0527_–_C7-0301/2010 – 2010/0281(COD)]

A7-0179/2011 del señor Feio, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la propuesta de Reglamento del Consejo por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 1467/97 del Consejo de 7 de julio de 1997 relativo a la aceleración y clarificación del procedimiento de déficit excesivo [COM(2010)05222010/0276(CNS)]

A7-0184/2011 de la señora Ford, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la propuesta de Directiva del Consejo sobre los requisitos aplicables a los marcos presupuestarios de los Estados miembros [(COM(2010)05232010/0277(NLE)]

A7-0180/2011 de la señora Goulard, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la ejecución efectiva de la supervisión presupuestaria en la zona del euro [(COM(2010)0524 – C7-0298/2010 – 2010/0278(COD)]

A7-0178/2011 de la señora Wortmann-Kool, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 1466/97 relativo al reforzamiento de la supervisión de las situaciones presupuestarias y a la supervisión y coordinación de las políticas económicas [(COM(2010)0526 – C7-0300/2010 – 2010/0280(COD)], y

A7-0182/2011 del señor Haglund, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a las medidas de ejecución destinadas a corregir los desequilibrios macroeconómicos excesivos en la zona del euro [(COM(2010)0525 – C7-0299/2010 – 2010/0279(COD)].

 
  
MPphoto
 

  Elisa Ferreira, ponente.(PT) Señor Presidente, en opinión del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, el componente del paquete de gobernanza económica que aborda el Pacto de Estabilidad y Crecimiento no es la respuesta que Europa necesita en este momento de crisis estructural. De hecho, el paquete vuelve al Pacto de Estabilidad y Crecimiento, pero no cambia su esencia. Vuelve a él para ampliar sus exigencias y endurecer sus sanciones.

Parece más útil asumir que es imposible cumplir el pacto si la economía de un país no crece y, en particular, si hay una crisis. Estas cuestiones deberían ser el centro de la agenda política. Deberíamos debatir sobre la política de gestión de la crisis y sus instrumentos correspondientes en los países de la zona del euro y, además, sobre la forma de evitar que la evolución persistentemente divergente de las economías del euro destruya la moneda única. Si no se resuelven estas cuestiones, el pacto, como alguien dijo, se vuelve estúpido. Sin embargo, hay un rayo de esperanza en el paquete: la nueva iniciativa para identificar y corregir los desequilibrios macroeconómicos que se acumulan, especialmente en la zona del euro, antes de que se transformen en problemas insolubles.

El Parlamento quería asumir responsabilidades de colegislador y las ha cumplido completamente. El texto que vamos a votar refleja un amplio consenso, que solo fue posible gracias a la enorme capacidad de trabajo y el espíritu de compromiso de todos. Como ponente, deseo dar las gracias a mis colegas de todos los grupos políticos, especialmente a mis ponentes alternativos, y quiero destacar especialmente al señor Haglund, para el que fui también ponente alternativa.

La fase del trílogo fue larga y dura, y el acuerdo que alcanzamos —desgraciadamente no fue un acuerdo total— se debió a la Presidencia húngara, representada por el Ministro Kármán, la Comisión, representada por el Comisario Rehn, y todos nuestros colaboradores. Seamos francos: identificar los desequilibrios macroeconómicos es un proceso complejo y completamente nuevo. En lugar de aplicar simplemente sanciones, es importante identificar los riesgos de una manera competente, averiguar si son responsabilidad del país o si son consecuencia de impactos externos, y hacer recomendaciones adecuadas, oportunas y factibles.

Tras el proceso de negociación, en el cuadro de indicadores —es decir, el conjunto de indicadores que se ha negociado— se incluyen no solo los indicadores financieros y nominales, sino también los indicadores de la economía real. Asimismo, confiamos en que la Comisión respete escrupulosamente el compromiso del considerando 6 bis, que implica al Parlamento, junto con el Consejo, en futuros procesos de análisis. La interpretación tampoco será automática, sino que se realizará de una manera racional a través de análisis exhaustivos, que exigen mucho esfuerzo de la Comisión, pero que son necesarios.

Las recomendaciones de la Comisión tendrán que garantizar la coherencia con todos los demás documentos estratégicos, pero el país asume la principal responsabilidad de proponer las soluciones que hay que aplicar. Se han garantizado las competencias reforzadas del Parlamento, la mayor implicación de los interlocutores sociales y el respeto por las prácticas de negociación colectiva. Las sanciones están justificadas en los casos de falta de cooperación pero no cuando los países no pueden cumplir los objetivos. Además, un aspecto importante de dichas sanciones es que tienen un carácter progresivo. Habríamos preferido reducir las sanciones, pero tuvimos que aceptarlas como parte de los compromisos.

Antes de poder alcanzar un acuerdo, existe un obstáculo fundamental: el reconocimiento de que en un mercado interior, en un espacio monetario, tiene sentido observar las variaciones del cuadro de indicadores ya sean positivas o negativas, y que se deben someter a observación los déficits y los superávits, aunque obviamente no den origen a recomendaciones similares. Todos nosotros — los distintos diputados, grupos políticos e instituciones— hemos recorrido un largo camino. Se divisa un acuerdo sobre un texto equilibrado y de gran calidad. Solo espero que el espíritu de compromiso que nos ha traído hasta aquí nos lleve a un acuerdo definitivo.

 
  
MPphoto
 

  Diogo Feio, ponente.(PT) Señor Presidente, esta es una etapa más de un trabajo excepcional que hemos estado realizando en el Parlamento Europeo. En este momento, debo saludar calurosamente a la señora Wortmann-Kool, la señora Goulard, el señor Haglund, la señora Ferreira y la señora Ford, que han sido ponentes conmigo en todo este paquete de gobernanza económica. Asimismo, debo dar las gracias especialmente a los diferentes ponentes alternativos que nos han ayudado en nuestro trabajo. Por último, debo destacar la labor excepcional llevada a cabo por el Consejo en este tema, especialmente por András Kármán, que trabajó estrechamente con nosotros, y el Comisario Rehn, que también desempeño un papel inestimable en todo el proceso.

Mi primera palabra es una palabra de confianza, en un tono positivo. Este paquete de gobernanza económica debe demostrar que Europa es capaz: es capaz de superar las dificultades y es capaz de evitar problemas futuros. Por esa razón, estoy totalmente seguro de lo que va a pasar con esta legislación relativa a la gobernanza económica en los próximos días. En el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, del que fui ponente del componente corrector, es posible añadir la idea del crecimiento a la de la estabilidad y la disciplina presupuestaria. Es posible innovar con el procedimiento de desequilibrios macroeconómicos. Es posible ir más allá de un planteamiento que simplemente se refiera a la posesión de un mecanismo de sanciones, y por esta razón la aprobación de este paquete de gobernanza económica llevará a más Europa y a una Europa mejor.

En relación con el componente corrector del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, por ejemplo, este paquete de gobernanza económica nos ha aportado una aplicación más inteligente del pacto, mediante la atención que dedica al criterio de deuda; el establecimiento de un ritmo medio para la reducción de la deuda, que hay que llevar a cabo durante tres años, y que admite la flexibilidad en el cumplimiento de las normas; una lista más detallada y adecuada de los factores pertinentes que la Comisión debería tener en cuenta en su evaluación de la situación financiera de los países implicados; y el establecimiento de un período de transición de tres años para la aplicación del criterio de deuda.

Asimismo, existen otros aspectos que quiero destacar aquí, que conciernen a otros informes. Ya que trabajamos juntos todo el tiempo, debo mencionar el importante establecimiento del régimen del Semestre Europeo en el componente preventivo, y señalar que este componente es esencial y que las sanciones solo se deben aplicar como último paso de todo este procedimiento. Este comprende la inclusión de la simetría en el análisis de los indicadores macroeconómicos, la posibilidad de que la Comisión elabore un estudio sobre los eurobonos para finales de este año, una visión integrada de las sanciones como último paso en relación con los desequilibrios macroeconómicos y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y la cuestión del establecimiento de la votación por mayoría cualificada inversa para la adopción de decisiones en el Consejo. Todas estas medidas se han adoptado como parte esencial de la función del Parlamento.

Por esa razón, en este preciso momento, podemos enviar un mensaje muy claro a nuestros ciudadanos. El mensaje es que estamos preparando un mecanismo institucional para evitar futuras crisis. Europa, con este paquete de gobernanza económica, estará mejor preparada. Europa, con este paquete de gobernanza económica, está dando un paso esencial para que nuestra economía pueda crecer de una manera sólida.

 
  
MPphoto
 

  Vicky Ford, ponente. – Señor Presidente, quiero empezar dando las gracias al Consejo Europeo. Todos podemos ver la situación tan delicada en que se encuentra Europa y especialmente la zona del euro que ha requerido que diferentes países colaboren de una forma que nunca antes se ha visto. Podemos observar la necesidad esencial de mejorar la competitividad y de reconstruir las finanzas públicas de una manera sostenible.

Durante los últimos días, semanas y meses, hemos visto constantemente a los ministros de los Estados miembros reuniéndose para tratar de ayudar a encontrar una salida a sus problemas específicos. Además, nunca antes hemos visto un deseo tal de los ciudadanos de saber en qué se gasta el dinero público. Así que, en primer lugar, voy a hablar de la Directiva en la que he trabajado.

La Directiva establece una serie de requisitos para la contabilidad y las estadísticas, las previsiones y los procesos presupuestarios. No olvidemos que la planificación inadecuada del presupuesto y la información inexacta agravaron esta crisis.

Es una directiva del Consejo, no un informe colegislativo, y el Consejo lo ha debatido extensamente. Los propios Estados miembros han acordado que adoptarán horizontes de planificación presupuestaria de al menos tres años para incluir todos los niveles administrativos y fondos gubernamentales en sus procesos presupuestarios y garantizar que se revele información sobre, por ejemplo, los pasivos contingentes. Se evaluará de manera independiente la eficacia de las previsiones y la contabilidad.

Permítanme decir que muchos Estados miembros ya cumplen una parte importante de esta Directiva, pero la aplicación de esta serie de requisitos mínimos añadirá disciplina y restablecerá la confianza, y es un pequeño primer paso de vuelta al camino de la estabilidad de las finanzas públicas.

Además, los Estados miembros han acordado que establecerán sus propias normas presupuestarias, no necesariamente los incumplimientos de la deuda previstos en la Constitución alemana, sino normas hechas a medida en cada país para que sean conformes con sus obligaciones de acuerdo con lo dispuesto en el Tratado. Ahora esta es también una cuestión delicada porque los diferentes países tienen diferentes obligaciones de conformidad con el Tratado y, por esa razón, ese artículo no es de aplicación para el Reino Unido.

Durante las negociaciones sobre la ampliación del «paquete de seis», se hicieron varias sugerencias para mejorar esta Directiva del Consejo, muchas de estas sugerencias fueron del Banco Central Europeo y de los diputados de este Parlamento. El Consejo ha trabajado de buena fe para intentar mejorar la Directiva, en su caso, y aumentar la transparencia, pero sin meterse en cuestiones delicadas relativas a las distintas constituciones nacionales.

Solo quiero añadir brevemente en cuanto a las otras Directivas, que a través de estas negociaciones he tratado de ser constructiva al permitir que los Estados miembros de la zona del euro, en particular, establezcan qué normas y sanciones consideran necesarias para apoyar su estabilidad. No he apoyado a los colegas que piensan que la solución es simplemente que el Parlamento Europeo desempeñe un papel más importante.

Durante el fin de semana y el lunes a la noche, el Consejo intentó ofrecer un compromiso final sobre la cuestión pendiente de las votaciones en el Consejo Europeo. Aunque esta no es, en mi opinión, una cuestión muy importante para mi propio Estado miembro —ya que no tenemos la intención de adherirnos a la zona del euro y las consecuentes multas no son de aplicación para nosotros— es un tema extremadamente difícil y controvertido en muchos países, entre ellos aquellos que tienen la intención de adherirse.

Es el momento de intentar comprender nuestros problemas, pero también de respetar nuestras diferencias. A principios de esta semana, advertí a mis colegas que meterse en una confrontación directa entre el Parlamento y el Consejo sobre una cuestión que no creía que pudiera explicar a ninguna persona de la calle, no sería una posición responsable de este Parlamento. De hecho, dije que pensaba que sería una irresponsabilidad.

Además, muchos diputados de mi Grupo no apoyan el enfoque de este Parlamento sobre esa cuestión. No puedo respaldar las modificaciones que ha realizado el Parlamento en el texto del Consejo sobre los desequilibrios macroeconómicos y me gustaría que, en las próximas semanas, las diferentes posiciones entre los Estados miembros de la zona del euro y los que no pertenecen a dicha zona fueran más claras.

 
  
MPphoto
 

  Sylvie Goulard, ponente.(FR) Señor Presidente, hemos tenido innumerables trílogos, algunos por la noche, con otros diputados, la Comisión y la Presidencia húngara. Quiero empezar dando las gracias a mis colegas y nuestros homólogos por la labor que hemos realizado juntos.

El mensaje del Consejo de Economía y Finanzas es que todo el mundo tiene que asumir sus responsabilidades. Mi reacción inmediata es decir: «de acuerdo, entonces, hagámonos realmente cargo de nuestras responsabilidades», sin mucho bombo y platillo, no para poder decir que hemos llegado a un acuerdo rápidamente, sino, más bien, sin perder de vista los problemas financieros de la zona del euro y la Unión Europea y en un intento por encontrar algunas soluciones adecuadas. Ciertamente, ese fue el lema de mi Grupo en estas negociaciones. Dudo que los mercados y nuestros ciudadanos crean en soluciones rápidas pero superficiales.

En nuestra opinión, es necesario llevar a cabo mejoras sustanciales. Creo que ya hemos logrado algunos de los objetivos que nos fijamos. Quiero recordarles que no somos los únicos que tienen estas metas: en varias ocasiones, el Banco Central Europeo ha pedido al Parlamento que refuerce las ya ambiciosas propuestas de la Comisión. Por lo tanto, hemos consolidado las normas. Ese fue uno de nuestros principios rectores: no por el placer de legislar, sino porque el incumplimiento de las normas comunes en una comunidad basada en el Estado de Derecho pone en peligro la moneda única. Hemos establecido sanciones por fraude. Desgraciadamente, esta es una de las lecciones que hemos tenido que extraer de los primeros años del euro. Como ha dicho la señora Ford, hemos intentado también imponer un poco de orden en los procedimientos presupuestarios nacionales, aunque solo sea para poder comparar las prácticas de los diferentes países. Hubo un punto especialmente importante para mí: si nos dirigimos a nuestros ciudadanos sin nada que decir excepto que «hemos incrementado el automatismo», como dicen los periódicos, podrán tener la impresión de que se ha accionado algún mecanismo secreto en Bruselas y que les echará un rapapolvo cada vez que algo vaya mal.

Si queremos tener normas más estrictas, tienen que ser más inteligentes, pero sobre todo es necesario un debate más democrático y deliberaciones más transfronterizas. Por esa razón, hemos propuesto —y quiero dar las gracias a todos los diputados que me han apoyado en este punto— crear lo que hemos denominado un diálogo económico, que debe ser proporcional. No supone una amenaza a las constituciones nacionales; es simplemente una expresión de nuestro deseo de que exista más debate dentro de la zona del euro en particular, pero también en la Europa de 27 miembros. Queremos que esta Cámara sea el foro de un diálogo transparente entre las instituciones europeas y los Estados miembros, y en particular un lugar donde estos puedan expresar sus problemas y explicar su situación. Algunos países se están quedando rezagados, otros avanzan más, existen países periféricos, algunos tienen una mayor población: tenemos que tener todo eso en cuenta. Me alegra observar que esta semana, en los medios de comunicación alemanes, el señor Habermas ha destacado una vez más que es absolutamente vital que se incremente legitimidad democrática. Diría a la señora Ford que no estamos abogando por reforzar nuestras competencias, estamos pidiendo un papel más destacado para aquellos que han recibido el mandato de los ciudadanos de defender sus intereses en Bruselas.

Existen otros aspectos importantes, especialmente en el ámbito macroeconómico. Creo que todos los Estados miembros tienen que estar sometidos a una supervisión común. El equilibrio es importante. El Consejo debe entender su significado: un equilibrio inteligente que distingue entre déficit y superávit, pero de todos modos un equilibrio.

Para concluir me gustaría hablar de los eurovalores, que son una de las cosas que defendí. Quisiera hacer un llamamiento a todos los presidentes de los grupos políticos: no pueden reclamar apoyo para los eurovalores, pero votar en contra. Pueden argumentar que quieren más, a mí también me habría gustado ir más allá, pero aprecio plenamente los esfuerzos que el Comisario Rehn está dispuesto a hacer. Permítanme recordarles que el propio Comisario presentó propuestas en mayo de 2010 de conformidad con la iniciativa legislativa de la Comisión. Queremos relanzar esas propuestas.

Queremos que el euro, finalmente, asuma las responsabilidades de una moneda mundial, queremos un mercado con liquidez e importante, que reduzca el coste de los préstamos. Queremos que parte de esos préstamos —una cantidad limitada, por supuesto— se comparta a largo plazo mediante un verdadero instrumento regulador del mercado. Por consiguiente, espero que la votación de mañana sea favorable y que todos aquellos que afirman que están a favor de los eurovalores debatan la cuestión con una mentalidad abierta, y no de acuerdo con unos prejuicios ideológicos.

 
  
MPphoto
 

  Corien Wortmann-Kool, ponente. − (NL) Señor Presidente, si una cosa está clara, es que Europa necesita una base sólida a fin de evitar una nueva crisis del euro en el futuro y garantizar un crecimiento económico sostenible. Nuestro Grupo, el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos), está satisfecho con los resultados que hemos logrado hasta ahora en el paquete legislativo sobre la gobernanza económica. Quisiera agradecer calurosamente a todos los diputados, ponentes, ponentes alternativos, empleados, personal y a todo el mundo las muchas horas que hemos pasado juntos a fin de lograr esto porque, en el ejercicio de sus competencias, el Parlamento Europeo ha adoptado una posición firme y ambiciosa. Quisiera dar las gracias a la Presidencia húngara, y en particular a András Kámán, por los esfuerzos realizados en salvar las diferencias entre el Consejo y el Parlamento. De hecho, usted personalmente ha hecho todo lo posible para que alcancemos un acuerdo del 98 %, en parte gracias al valioso apoyo del Comisario Rehn y su personal. El resultado es excelente, pero no fue fácil conseguirlo.

Mañana, votaremos los informes. Mi Grupo se compromete firmemente a seguir avanzando en el alto nivel de acuerdo que hemos logrado. Espero que seamos capaces de salvar las últimas diferencias en las próximas semanas para que podamos concluir un acuerdo antes del verano. Esto es muy importante, porque mi Grupo se está esforzando por llevar a cabo una votación final en la sesión plenaria de julio.

Sigue la confusión en los mercados financieros y tenemos que encontrar urgentemente una solución a la crisis de la deuda en varios países. Sin embargo, es igualmente urgente —y ahí radica ahora nuestra labor como colegisladores— que Europa demuestre que una toma de decisiones firme en cuanto a un pacto de estabilidad y una gobernanza económica ambiciosos. Es crucial lograr tomar una decisión antes del verano para restablecer la confianza en el euro, dado que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento se infringió ya en 2003. En lugar de reforzar las normas, simplemente se liberalizaron y ahora tenemos que poner fin a eso. La cuestión es que la legislación sea creíble, no que los Estados miembros, cuyo objetivo es evitar las sanciones, lleven a cabo las negociaciones entre bastidores. Si estos no adoptan medidas eficaces a fin de cumplir sus compromisos y reducir su déficit —y recuerden que estos compromisos los han asumido por su propia voluntad— entonces la toma de decisiones debe ser efectiva. Por ese motivo, esta Cámara ha propuesto el procedimiento de voto inverso.

No nos engañemos, la fórmula mágica de los diputados de la izquierda, la regla de oro, no logrará la solución. Por desgracia, el dinero no crece en los árboles y actualmente hemos dejado atrás los días de las soluciones fáciles y las elecciones sencillas. Por esa razón, el Grupo PPE pide la sostenibilidad de las finanzas públicas y que no se permitan déficits presupuestarios del 5 % o el 6 %. La carga de la deuda —la prueba dolorosa de la que estamos siendo testigos— se interpone en el camino del crecimiento económico, no solo en los países europeos, sino también en los Estados Unidos.

Necesitamos una base sólida, y por ese motivo me alegra que el Consejo ejerza el componente preventivo de las propuestas, concretamente para garantizar que los Estados miembros consoliden sus propias responsabilidades internas e impliquen a sus parlamentos nacionales en el proceso, y que existan directrices, procedimientos y visitas de inspección claras, más informes públicos, presión inter pares y debates públicos en esta Cámara y no en los confines del Consejo. Obviamente, el Semestre Europeo es un logro importante, porque queremos que haya empleo y crecimiento.

No enfrentamos a un día importante e histórico. Mañana, en la Cámara, estaremos dispuestos a asumir nuestras responsabilidades. Observo que el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo y el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea quieren fastidiar el asunto. Parece que solo quieren trabajar en un espíritu de compromiso en lo que se refiere a sus propios informes. Señor Presidente, eso no es un espíritu de compromiso. Me gustaría pedir a todos los diputados que consideren que es importante la sostenibilidad de las finanzas públicas, que mañana apoyen estos seis informes. No son el resultado final, porque mañana avanzaremos en cuanto a la consulta al Consejo sobre cómo podemos quitar estos últimos obstáculos de nuestro camino para —esperemos que así sea— lograr un acuerdo en julio.

 
  
MPphoto
 

  Carl Haglund, ponente.(SV) Señor Presidente, creo que los sucesos que hemos podido observar esta semana, tanto en el Consejo como en aquellos países que están lidiando con problemas económicos muy serios, una vez más nos demuestran por qué es tan importante el paquete sobre el que estamos en este momento debatiendo. Si no conseguimos avanzar en estas cuestiones, es más que probable que los problemas sigan existiendo y que no se resuelvan. Asimismo, creo que es importante recordar lo que ocurrió en 2005 cuando deberíamos haber tomado medidas y demostrado que no está bien contravenir las cláusulas de asignación comunes. En lugar de hacerlo, modificamos las normas. Ahora es el momento de rectificar esa decisión.

Este paquete es importante. Quisiera dar muchísimas gracias a mis colegas. Hemos trabajado juntos arduamente. Como ya se ha dicho muchas veces, estamos muy cerca de lograr el objetivo, pero al mismo tiempo es importante que tengamos éxito en la votación de mañana y de julio. Asimismo, quiero dar las gracias al señor Kármán de la Presidencia húngara, que ha realizado un espléndido trabajo. Apreciamos realmente lo que ha hecho. Como he dicho, quiero también dar las gracias a mis colegas, y en particular a la señora Ferreira. Hemos hecho un excelente trabajo al crear un procedimiento de supervisión macroeconómica, que es algo nuevo y que complementa la labor que se hace para mantener la moneda común a flote. Eso es algo necesario para Europa.

Volviendo al año 2005, el Parlamento Europeo todavía exige que encontremos una solución con respecto a lo que denominamos votación por mayoría cualificada inversa. ¿Por qué? Porque nos hemos dado cuenta de que si no tenemos un sistema automático adecuado de toma de decisiones en el Consejo, no se adoptan las decisiones necesarias. No podemos permitirnos el lujo de que esto vuelva a ocurrir. A este respecto, todavía tenemos una cuestión sin resolver, pero espero que el Consejo consiga mantener un debate serio sobre cuál es el problema realmente. El Consejo Europeo se reúne el jueves y el viernes. No debe ocurrir que, por razones de prestigio, no se adopte ninguna decisión sobre algo que todos sabemos que es necesario. Ni debe ocurrir que ciertos Estados miembros más grandes crean que pueden llegar a un acuerdo con antelación sobre ciertos temas, convirtiéndolo así en un «trato hecho». El Consejo debe adoptar verdaderas decisiones y la legislación debe decidirse previa consulta al Parlamento Europeo. El Consejo tiene ahora la oportunidad de tomar decisiones sensatas, y estoy seguro de que el Parlamento Europeo puede ayudarle a adoptar las correctas.

Con respecto al elemento macroeconómico, en primer lugar, quiero resaltar que, gracias a la labor que hemos hecho en el Parlamento, tenemos una propuesta que hemos acordado con el Consejo, que es suficientemente transparente y que, además, incluye una solución que proporciona suficiente automatismo. Creo que esta solución significa que podremos también sentirnos seguros en el futuro con respecto a la zona del euro y a la posibilidad de remediar los tipos de problemas económicos de un país concreto que podrían, de lo contrario, tener como resultado la puesta en peligro de toda la zona del euro. Creo que es bueno que, en nuestro informe, establezcamos un sistema para ocuparnos de los países que no cumplan sus compromisos, es decir, un requisito para que los problemas se remedien directamente. La primera vez que se incumpla una promesa, se obligará al país a pagar, lo que hemos denominado, un depósito con devengo de intereses. Esto es necesario. No podemos enviar el mensaje de que no habrá consecuencias si un país promete hacer algo en particular, pero no lo hace. Por desgracia, así era la propuesta original. Me alegro de que fuéramos capaces de rectificarla. Es una importante cuestión de principios. Al mismo tiempo, hemos solucionado el problema del fraude, en caso de que se engañe a otros países. Esto es también extremadamente importante. Creo que el Parlamento Europeo ha hecho un buen trabajo a este respecto.

Como han dicho varios oradores, la votación de mañana es muy importante, y creo que va a ir bien. Espero que, a finales de esta semana y durante la siguiente, el Consejo Europeo pueda analizar en serio qué podemos hacer para llegar a un acuerdo. Nosotros también lo haremos en el Parlamento. Podremos entonces tener la legislación que Europa necesita tan urgentemente. Esa legislación es esencial si vamos a ser capaces de seguir teniendo una moneda común.

 
  
MPphoto
 

  András Kármán, Presidente en ejercicio del Consejo. Señor Presidente, antes de entrar en materia, me gustaría expresar mi sincero agradecimiento a la presidenta de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, los ponentes, los ponentes alternativos y todos los representantes de los grupos políticos que han participado activamente en el proceso por sus valiosas contribuciones. Agradezco igualmente a la Comisión, y al propio Comisario, los esfuerzos que han realizado para facilitar los debates, no solo durante los trílogos aquí en el Parlamento, sino también en el Consejo.

Los seis textos legislativos sobre la gobernanza económica han sido la primera prioridad de la Presidencia húngara. Debo resaltar que la Presidencia no decidió por sí sola designar estos documentos como de máxima prioridad. Los Jefes de Estado o de Gobierno de los 27 Estados miembros han apoyado también la iniciativa de la Comisión. Si queremos fortalecer el euro, este paquete de gobernanza es un componente esencial en ese proceso.

La economía mundial, incluida la de Europa, ha experimentado la peor crisis desde la Gran Depresión y hemos tenido que sacar las conclusiones necesarias. Tenemos que darnos cuenta de que las repercusiones tendrán unos efectos duraderos a menos que eliminemos las principales causas de la crisis. Las seis propuestas legislativas presentadas por la Comisión el pasado septiembre tratan muchas de las lecciones que hay que extraer. Se va a poner más énfasis en la prevención a fin de evitar la necesidad de establecer políticas procíclicas perjudiciales en los malos momentos económicos.

Hasta ahora, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) se ha concentrado en el déficit, pero esto no ha evitado la acumulación de una deuda elevada, así que, a partir de ahora, se prestará más atención a los criterios de la deuda. Se ha aprendido que los procedimientos no han sido lo suficientemente estrictos y automáticos. Por ese motivo, estamos también tratando estas cuestiones aquí, a fin de reforzar la credibilidad del Pacto. Asimismo, nos hemos percatado de que es posible que no sea suficiente la coordinación de las políticas fiscales a través del PEC en una Unión que comparte una moneda única, así que hemos acordado establecer un nuevo mecanismo para abordar los desequilibrios macroeconómicos, que se equipararán a los desequilibrios fiscales.

A fin de reflejar mejor y más a fondo los requisitos del Tratado en los procedimientos internos de los Estados miembros, estamos a punto de aprobar unas normas que mejoran la calidad de los marcos presupuestarios nacionales.

Estoy seguro de que los objetivos del Parlamento y el Consejo son los mismos. En concreto estos objetivos son: reforzar la gobernanza económica de la UE y la zona del euro, evitar futuras crisis y crear un marco más sólido para la gobernanza económica en la zona del euro y la UE en su conjunto.

Tras una intensa ronda de trílogos con los ponentes y de debates en el Consejo, este modificó su enfoque general el lunes. El resultado de este proceso se comunicó al Parlamento Europeo mediante una carta enviada al día siguiente, el 21 de junio. Comparto la opinión de que durante los trílogos la calidad del texto ha mejorado mucho, y de que el paquete se ha consolidado y ha adquirido mayor coherencia. Esto es así especialmente en cuanto al incremento de la transparencia y la rendición de cuentas y la aplicación más estricta y automática de los procedimientos.

En primer lugar, permítanme mencionar los principales elementos por lo que se refiere al incremento de la transparencia y la rendición de cuentas. Vamos a describir el Semestre Europeo en el texto jurídico, incluida la amplia participación del Parlamento en el proceso. Hemos añadido disposiciones que determinan el proceso del diálogo económico entre las instituciones europeas, entre ellas, el Parlamento Europeo, el Consejo y los distintos Estados miembros. El Parlamento Europeo participaría en pie de igualdad con el Consejo en el establecimiento y el funcionamiento del cuadro de indicadores que sirva como mecanismo de alerta para la prevención y corrección de los desequilibrios macroeconómicos. En cuanto al ciclo de gobernanza y el procedimiento de supervisión, respetamos totalmente el importantísimo papel de las partes interesadas pertinentes a escala nacional, entre ellos los interlocutores sociales.

En segundo lugar, volviendo a la cuestión relativa a una aplicación más estricta y automática de los procedimientos, permítanme mencionar lo siguiente: en el procedimiento de desequilibrio excesivo se establecería una sanción adicional, un depósito con devengo de intereses para los Estados miembros. Faltaba este eslabón en los procedimientos y los completa de una manera muy coherente, similar a lo previsto en la supervisión presupuestaria. A iniciativa del Parlamento, se establece también una multa adicional para los Estados miembros que falsifiquen sus estadísticas presupuestarias. La aplicación de la votación por mayoría cualificada inversa se amplia a la recomendación sobre la prevención y corrección de los desequilibrios macroeconómicos. Además, en el componente preventivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, establecemos una revisión de la ampliación de la votación por mayoría cualificada inversa. Al mismo tiempo, se reforzaría el enfoque ya existente del tipo «cumplir o explicar». En la decisión sobre el personal del PEC, se espera que el Consejo, por regla general, siga las recomendaciones y las propuestas de la Comisión o que explique su posición públicamente.

La Presidencia considera que el compromiso alcanzado durante los trílogos refleja un enfoque amplio, equilibrado y adecuado. Creemos que todos los partidos tienen un enorme interés en alcanzar un acuerdo rápidamente. Lamento que la propuesta presentada en la sesión plenaria difiera del compromiso al que llegamos tras una serie de rondas de negociación y que no tenga en cuenta la oferta de compromiso final del Consejo. Al mismo tiempo, agradezco su enfoque sensato y que, por lo tanto, el Parlamento deje todavía abierta la posibilidad de conseguir un acuerdo en primera lectura en breve. Ya va siendo hora de que Europa una fuerzas y de que la Unión esté dispuesta a estar a la altura de las expectativas. Todos los mercados e inversores están alerta y quieren ver si podemos cumplir o no. Es imprescindible para todos nosotros la aprobación rápida y oportuna del paquete.

 
  
MPphoto
 

  Olli Rehn, Vicepresidente de la Comisión. Señor Presidente, honorables diputados, permítanme en primer lugar dar las gracias a la Presidenta de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, Sharon Bowles, a los ponentes Corien Wortmann-Kool, Elisa Ferreira, Vicky Ford, Sylvie Goulard, Diogo Feio y Carl Haglund, y también a los ponentes alternativos, que han desempeñado todos un papel fundamental en las negociaciones. La Presidenta, los ponentes y los ponentes alternativos, todos han representado a esta Cámara con gran distinción.

También agradezco enormemente el papel destacado que ha desempeñado el Secretario de Estado András Kármán, que ha representado a la Presidencia húngara con tanta habilidad y determinación. Y me atrevo a decir que estoy muy orgulloso de mi equipo en la Comisión, al cual mostraré mi agradecimiento una vez que hayamos alcanzado el destino, por supuesto con la ayuda de ustedes.

Acojo con gran beneplácito los textos que ustedes han ultimado. En el transcurso de los trílogos, los negociadores del Parlamento han mejorado las propuestas de la Comisión en muchos aspectos importantes. Y ustedes han conseguido un buen número de mejoras importantes por parte del Consejo.

La Comisión apoya los textos que ustedes están a punto de votar, y podemos acoger con beneplácito y suscribir todas sus enmiendas. Como sabemos, el Consejo muestra su conformidad con casi todas ellas. Pero lo ha hecho con algunas excepciones que plantean un reto bastante considerable ―permítanme que vuelva a referirme a ese asunto dentro de un momento―.

No hay tiempo para exponer todos los triunfos cosechados por el Parlamento en estas negociaciones: mi personal ha elaborado una breve lista de no menos de 50 mejoras fundamentales que ustedes han conseguido.

Por ejemplo, ustedes han codificado el Semestre Europeo, han entablado un diálogo económico estructurado, contemplando un papel prominente para el Parlamento a lo largo de todo el Semestre Europeo. Han logrado tener la oportunidad de acometer un debate detallado de las situaciones específicas de cada país en todas las fases fundamentales de toma de decisiones del ciclo de políticas, incluida la confirmación del derecho del Parlamento a iniciar un diálogo con cada uno de los Estados miembros. En todas las partes de la legislación, ustedes han conseguido un mejor flujo de información hacia el Parlamento y una mayor transparencia. Ustedes han obtenido de la Comisión el compromiso de realizar un estudio sobre los eurovalores en el plazo de seis meses desde la entrada en vigor de esta legislación. Esto vendrá acompañado de una declaración de la Comisión, cuyo texto han visto ustedes, que establecerá el alcance de ese informe. También volveré a referirme a esa cuestión. La Comisión también se comprometerá en esta declaración a examinar la naturaleza intergubernamental del Mecanismo Europeo de Estabilización para mediados de 2014.

Ustedes tienen la votación por mayoría cualificada inversa en una serie de casos importantes ―para mejorar la automaticidad de la toma de decisiones― como la norma establecida en el componente disuasorio del Pacto, en el que ahora se encuentran lamentablemente 24 de los 27 Estados miembros. También han conseguido ustedes un papel igual para el Parlamento a la hora de determinar el cuadro de indicadores para detectar posibles desequilibrios macroeconómicos, y han introducido garantías firmes en materia de diálogo social, respeto a las tradiciones nacionales en cuanto a convenios colectivos, determinación de los salarios, y el papel de los interlocutores sociales, cosa que compartimos plenamente.

Va a haber multas elevadas para el fraude estadístico y garantías de independencia para las autoridades estadísticas nacionales. Ustedes han introducido sanciones anticipadas en el procedimiento de desequilibrio excesivo. Podría seguir mencionando otros muchos casos.

En su primer encuentro legislativo con el Consejo de Economía y Finanzas como colegislador en política económica, ustedes han logrado casi todos sus objetivos más importantes. Este es un muy buen resultado para el Parlamento y para Europa.

Con respecto a los eurovalores, en el contexto de este paquete solamente confirmaré lo que dije en el trílogo del día 15 de junio. La Comisión tiene la intención de presentar al Parlamento y al Consejo un informe sobre el establecimiento de un sistema de emisión común de obligaciones europeas de deuda soberana (eurovalores) con aplicación de la responsabilidad solidaria, de conformidad con el artículo 8, apartado 5, letra a), del Reglamento sobre la ejecución de la supervisión presupuestaria en la zona del euro y en el plazo de seis meses desde la entrada en vigor de dicho Reglamento. Estos eurovalores tendrían por objeto fortalecer la disciplina presupuestaria y aumentar la estabilidad a través de los mercados, así como, aprovechando el aumento de la liquidez, garantizar que los Estados miembros con las mejores calificaciones crediticias no padezcan unos tipos de interés más elevados. El informe, si procede, irá acompañado de propuestas legislativas.

Dicho de otro modo, opinamos que un informe así sobre los eurovalores concuerda perfectamente y solo tiene sentido con el futuro refuerzo de la gobernanza económica en consonancia con este paquete sobre el que ahora se está deliberando.

Permítanme decir unas palabras sobre los próximos pasos. Estoy preocupado. Si no se alcanzase un acuerdo en torno al paquete, ni el Consejo ni el Parlamento deberían pensar que pueden adjudicar con éxito la responsabilidad al otro. Eso no funcionará. Las personas que observan la toma de decisiones desde fuera no están interesadas en los pormenores más nimios. Si fracasamos ―y hablo en primera persona del plural refiriéndome realmente a todos nosotros―, sencillamente dirán que «Europa» ha fracasado. Europa fracasaría y la confianza de la gente en la capacidad de Europa para abordar sus problemas reales sufriría un duro golpe.

Además, ninguna de las dos instituciones debería imaginar durante un solo momento siquiera que ―ya fuera por motivos tácticos o sustantivos― podrían obtener un mejor acuerdo en la segunda lectura. La Presidencia ha obtenido con mucha habilidad unos compromisos del Consejo que, con toda probabilidad, no volverían a ponerse sobre la mesa si no se pudiera alcanzar un acuerdo en primera lectura.

De hecho, solo queda abierta una cuestión: el alcance de la votación por mayoría cualificada inversa. Creo que todos ustedes son conscientes de los esfuerzos que hemos realizado. La Comisión apoya la votación por mayoría cualificada inversa. También la respaldan el BCE y una serie de Estados miembros, pero no todos ellos ni en todos los lugares. El Consejo ya ha mostrado su conformidad con la votación por mayoría cualificada inversa en cinco de seis decisiones en las que es jurídicamente posible. En cuanto a la restante, hay discrepancia entre el Parlamento y el Consejo. Creo que se puede y se debe encontrar una solución. Por tanto, les hago un llamamiento a ustedes a que busquen una solución constructiva con respecto al punto pendiente en los próximos días e insto también al Consejo a responder con un enfoque constructivo por su parte.

Les puedo asegurar que la Comisión trabajará hasta el último minuto, hasta el último segundo, para encontrar una solución satisfactoria. El refuerzo de la gobernanza económica en Europa es sencillamente demasiado importante como para fracasar en esta cuestión pendiente final.

Recordemos que el Consejo está a punto de firmar el tratado sobre el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) que se centra en la corrección. Sin embargo, el MEDE solo complementará el nuevo marco para el refuerzo de la supervisión económica, que se centra en la prevención y es de suma importancia porque reducirá sustancialmente la probabilidad de que en el futuro se produzcan crisis como la que hemos vivido.

Permítanme concluir con un mensaje simple. Si no hay acuerdo esta semana ni votación para julio como tarde, será un tremendo varapalo para Europa y para los ciudadanos europeos, que solo provocaría frustración, amargura y peores consecuencias para todos si debemos volver a abordar estos archivos en septiembre.

Ustedes han mostrado su conformidad con el 99,9 % de la sustancia. Ahora pido a ambas partes que superen los últimos centímetros que las separan de alcanzar un acuerdo la una con la otra. Es de suma importancia, ya que este paquete constituye verdaderamente la piedra angular de nuestra respuesta global a la crisis que todavía está en curso. Es absolutamente crucial para la credibilidad de la Unión Europea que se concluya el paquete antes de las vacaciones de verano y, a continuación, se avance y se haga un uso efectivo de él.

 
  
MPphoto
 

  Pervenche Berès, ponente de opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.(FR) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Comisario, Señorías, me gustaría mencionar tres grupos de puntos en nombre de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.

El primero es que, al adoptar este paquete de gobernanza económica, debemos garantizar que se tenga en cuenta la totalidad del Tratado de Lisboa. De conformidad con el Tratado, tomar en consideración los objetivos relacionados con promover un nivel alto de empleo, garantizar un bienestar social adecuado y combatir la exclusión social es un propósito transversal que se aplica también a este paquete de gobernanza económica. Si se me permite decirlo, a veces me da la impresión de que este objetivo se ha relegado a un segundo plano.

Por ello, la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales tenía interés en que todo el paquete se basara no solo en el artículo 121 del Tratado, que trata la coordinación de las políticas económicas, sino también en el artículo 148, que aborda la política de empleo en cuanto a coordinación entre las responsabilidades de los Estados miembros y el plano europeo. También por este motivo creemos que, dentro de la Unión, el papel del Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (EPSCO) debe garantizarse firmemente, al igual que el del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin).

Porque, si ―y esto me lleva a mi segundo grupo de puntos―, a la hora de revisar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, nuestro único objetivo es el tipo de gobernanza que satisfará a las agencias de calificación crediticia, entonces estaremos perdiendo una importante oportunidad en la historia de nuestra unión económica y monetaria. La historia hoy nos llama a adoptar una visión mucho más global y a examinar de cerca los propósitos para los que se está poniendo en práctica esta gobernanza económica.

Por supuesto, tenemos que reducir la deuda, pero también hemos de asegurar que esta gobernanza económica ayude a garantizar el éxito de la Estrategia Europa 2020. A este respecto, creemos que hay otros enfoques que podrían haberse utilizado. Señor Comisario, ¿por qué ocurre que solo al gasto en pensiones se le puede dar un tratamiento especial en la evaluación que usted ha hecho de los objetivos presupuestarios a medio plazo de los Estados miembros? ¿Por qué no se puede dar también este trato especial a la inversión en el futuro que representa el gasto en educación, o el gasto que hemos de acometer para combatir la exclusión social, un objetivo que ustedes establecieron y que nosotros incluimos en la Estrategia Europa 2020? ¿Por qué estos objetivos y este tipo de enfoque no se aplican también al gasto en investigación y desarrollo o en infraestructuras?

Mi tercer grupo de puntos tiene que ver con la manera en que se lleva a cabo la supervisión macroeconómica. Consideramos que es un resultado esencial de este paquete, pero esto significa que debe aplicarse de forma simétrica. En última instancia, para quienes estamos aquí en el Parlamento Europeo, hay una cuestión fundamental en juego. La señora Ford se ha referido a ella como una lucha de poder. No es una lucha de poder; es una cuestión de democracia. Si queremos que haya gobernanza económica europea, es necesario que haya un espacio para el debate público y para la democracia europea, con el fin de que esta política económica europea funcione. A este respecto, he de decir que su rechazo y el del Consejo a permitir que el Parlamento Europeo participe en el establecimiento de indicadores macroeconómicos a través de actos delegados no me parecen el enfoque correcto.

 
  
MPphoto
 

  Sari Essayah, en nombre de David Casa, ponente de opinión de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales. Señor Presidente, el señor Casa me ha pedido que hable en su nombre porque no puede estar aquí en este momento.

Los ponentes del «paquete de seis» han tenido en cuenta muchas de las enmiendas de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales. Estamos enviando el mensaje de que una sociedad solo puede tener una economía saludable cuando sus miembros son capaces de contribuir plenamente a su desarrollo. Una economía saludable es la base para un buen nivel de empleo y las políticas sociales, y viceversa, un buen nivel de empleo y las políticas sociales son condiciones previas para una economía saludable. Aquellos Estados miembros que tenían las políticas fiscales y las estrategias de crecimiento más prudentes son los que ahora están funcionando mejor. Esta es la prueba de que la estabilidad fiscal propicia el crecimiento y el empleo.

Tenemos que cumplir las normas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Es esencial lograr un crecimiento y crear puestos de trabajo, e impedir que la carga de la deuda recaiga sobre nuestros hijos y las generaciones futuras. Hemos de entender que cada euro que se emplea para pagar el interés de la deuda pública es un euro que no se destina a la inversión en educación, seguridad social y otras esferas que proporcionan un entorno necesario para el buen desarrollo de la economía y para el bienestar de la gente. Por tanto, es esencial que nuestro endeudamiento en los Estados miembros se reduzca lo antes posible.

 
  
MPphoto
 

  Herbert Dorfmann, en nombre del Grupo PPE. – (DE) Señor Presidente, Señorías, sin duda hay muchos motivos para la situación económica en la que nos encontramos actualmente en la zona del euro y en la Unión Europea en su conjunto, pero destacan dos en particular. En primer lugar, básicamente nos dimos cuenta demasiado tarde de la dirección en la que estaba navegando Europa. En segundo lugar, cuando efectivamente nos dimos cuenta, el Consejo en particular se negó durante mucho tiempo a poner en marcha las medidas necesarias ―que de hecho están contempladas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento― o a imponer las sanciones necesarias. Por decirlo sin rodeos, sencillamente no tiró de la cuerda del paracaídas.

El nuevo Reglamento sobre supervisión macroeconómica debería abordar estos dos problemas. En primer lugar, el sistema completamente novedoso que establece debería permitirnos reconocer los desequilibrios macroeconómicos en una fase temprana; en segundo lugar, a continuación deberíamos ser capaces de actuar con rapidez. Hemos confeccionado un buen cuadro de indicadores, aunque haya sido a través de largos debates. Me gustaría mucho agradecer a la ponente, la señora Ferreira, su positiva cooperación a este respecto.

Tenemos que garantizar que se tomen medidas inmediatas para contrarrestar los desequilibrios. Precisamente por eso es necesario elaborar aquí un mecanismo que no pueda torpedearse políticamente. Por esa razón es tan importante y tan fundamental para el Parlamento el uso de la votación por mayoría cualificada inversa.

Si queremos aplicar el instrumento de manera eficiente, esto naturalmente supone una transferencia de poderes desde las capitales nacionales aquí a Bruselas. Con seguridad, eso es necesario de todos modos en una unión económica y monetaria. Solo cuando los ciudadanos de Europa vean que ahora estamos actuando de manera efectiva, que hemos aprendido de los errores que hemos cometido, podremos recuperar la confianza que actualmente se ha perdido.

Puedo asegurarles que mi Grupo apoyará el informe Ferreira mañana.

 
  
MPphoto
 

  Stephen Hughes, en nombre del Grupo S&D. Señor Presidente, no encontrará a muchos diputados en esta sala que discrepen de la necesidad de reducir la deuda y los déficits a niveles razonables en los próximos años. Desde luego, mi Grupo opina que hemos de hacerlo.

No se trata de una confrontación política entre diputados fiscalmente virtuosos o fiscalmente irresponsables en esta Cámara. La división entre ustedes y nosotros, y entre progresistas y conservadores aquí en esta Cámara, tiene que ver con cómo volvemos a unas finanzas públicas saneadas, a qué coste económico y social, a qué coste para la futura capacidad de Europa para competir en un mercado mundial. Señor Comisario, usted se aferra a la idea de que no hay ninguna alternativa a su agenda basada exclusivamente en la austeridad. Creemos que esa tesis es muy errónea. En nuestra opinión, su enfoque y el de la mayoría de derechas en el Consejo plantean la mayor amenaza al propio futuro de la idea europea porque están destruyendo la noción de pertenecer a una comunidad, las nociones de solidaridad y cohesión.

La inmensa mayoría de los millones de personas que han perdido sus puestos de trabajo durante esta crisis todavía sigue desempleada hoy. ¿Qué mensaje tienen para ellas el Consejo y la Comisión? ¿O para los millones de personas cuyos puestos de trabajo están en peligro o que están viviendo en la pobreza? ¿Qué mensaje tienen para los cientos de millones de personas que están sufriendo como resultado de los recortes en los servicios públicos, en asistencia sanitaria, en educación? ¿Qué mensaje hay para estas personas? ¿Qué mensaje ofrece el Consejo esta semana? Bien, para ser sincero, no espero nada de nada.

El Consejo de esta semana no generará ni un solo rayo de esperanza para las personas trabajadoras, para los desempleados o los jóvenes que tan mal lo están pasando. Estos se han visto golpeados injusta y duramente por la crisis que no provocaron y ahora volverán a verse golpeados para reparar el daño que no causaron.

Su agenda política y económica resulta totalmente inaceptable para quienes estamos en este lado de la Cámara. A lo largo de todo el proceso legislativo, hemos sugerido enmiendas sensatas y equilibradas a las propuestas de la Comisión, hemos propuesto conectar firmemente los programas nacionales de reforma y de estabilidad y crecimiento utilizando los primeros como un sólido vehículo para el necesario fomento de la inversión pública. Hemos formulado propuestas para mantener unos niveles sensatos de inversión pública productiva y hemos propuesto hacer que las nuevas normas sean claramente anticíclicas. Podría seguir hablando, pero la realidad es que la agenda económica y social de hoy ha sido secuestrada por la derecha. Ni siquiera hay espacio para enfoques políticos moderados, y mucho menos para enfoques más progresistas.

Y por favor, señor Comisario Rehn, no me diga que estas políticas que estoy denunciando las están llevando a cabo gobiernos socialistas. Usted sabe, en un momento en que hasta las economías más fuertes de Europa tienen que ceder ante las demandas de un sector financiero irresponsable y cada vez más peligroso, que ningún Estado miembro puede cambiar esta agenda en solitario.

Al final, me pregunto quién saldrá beneficiado de las decisiones que se tomarán esta semana. Me parece que los únicos que se verán beneficiados son quienes han causado todo el desorden en primer lugar, el sector financiero, lo cual a mi juicio es una vergüenza.

 
  
MPphoto
 

  Sharon Bowles, en nombre del Grupo ALDE. Señor Presidente, hasta ahora hemos logrado el acuerdo en casi todo el paquete y hemos demostrado que la codecisión está funcionando, gracias al duro trabajo realizado por la Presidencia húngara y por supuesto a András Kármán en particular, así como al equipo negociador del Parlamento y a la Comisión.

La Presidencia y la Comisión ya han puesto de relieve numerosas adiciones del Parlamento ―creo que han sido 50―. Estas incluyen un marco jurídico para el semestre y la supervisión de los programas nacionales de reforma, la independencia de las oficinas estadísticas nacionales y las multas por fraude, las misiones de supervisión de la Comisión, un diálogo económico entre todos los interesados y una transparencia sustancialmente mayor en todos los aspectos.

Sin embargo, no podemos ocultar que ha habido diferencias significativas en la negociación del paquete. Por mi parte, no considero esto como un pavoneo político sino como el intento de identificarse con las medidas adoptadas, de permitir que la gente se identifique con ellas. Lo que nos divide en el Parlamento difiere de nuestros problemas con el Consejo pero, por muy difícil que sea, tenemos que estar a la altura de nuestro deber democrático. Esta Cámara es la que propiciará que la gente se identifique con las medidas.

Algunos prefieren el intergubernamentalismo. Puesto que se reconoce que el texto acordado es mejor que el enfoque general del Consejo, esto no tiene sentido. Tampoco lo tiene a la hora de intentar que la gente se identifique con las medidas ―algo que tan claramente se ha echado de menos en gran parte de la respuesta a la crisis y que en tan gran medida ha sido una consecuencia de las decisiones intergubernamentales―. Desde darse cuenta de que los mecanismos del Fondo de Estabilidad tenían que ampliarse, hasta reconocer el hecho de que unos tipos de interés leoninos no proporcionan sostenibilidad ni la posibilidad de volver a los mercados, esta Cámara no ha tenido miedo de asumir el liderazgo y el Consejo la ha seguido.

Somos más fuertes cuando trabajamos juntos y creo que las diferencias finales pueden resolverse.

 
  
MPphoto
 

  Ivo Strejček, en nombre del Grupo ECR.(CS) Señor Presidente, el paquete de seis propuestas dirigidas a mejorar la disciplina dentro de la zona del euro se basa en la creencia de que los Estados miembros cumplirán de manera más rigurosa con la estructura recién creada y más estricta para la supervisión supranacional. Me parece problemático pensar de este modo, particularmente porque algunos Estados miembros han sido incapaces de seguir las normas menos estrictas hasta la fecha y de velar de manera efectiva por su aplicación. Me gustaría mencionar cuatro puntos que considero controvertidos.

El primero es la votación por mayoría cualificada inversa, a la que ya se ha aludido muchas veces en esta Cámara. Consideramos la votación por mayoría cualificada inversa como un instrumento que ha de utilizarse en casos excepcionales, cuyo uso siempre debe explicarse adecuada y exhaustivamente, con la realización de comprobaciones apropiadas para garantizar que su uso se ajuste al Derecho primario.

No estamos de acuerdo con el aumento del número de esferas sometidas a procedimientos de supervisión para las que se propone el uso de la votación por mayoría cualificada inversa. El enfoque propuesto incrementará el poder político de la Comisión y el Parlamento Europeo en detrimento del Consejo y las autoridades nacionales, algo que no es lo que deseamos.

Con relación a las misiones de supervisión, tengo serias reservas respecto de la propuesta de dichas misiones, ya que se compondrán principalmente de funcionarios de la Comisión Europea y se les confiarán poderes significativos, sin que los miembros de estas misiones tengan ningún mandato político. Esta es una reserva fundamental. Las personas que no están sometidas al control público por parte de los votantes, por muy buenas que sean sus intenciones, no pueden llevar a cabo una supervisión sobre los jefes de los órganos políticos nacionales o las instituciones nacionales de más alto nivel.

El cuadro de indicadores, con el que se intenta elaborar una lista de indicadores macroeconómicos a nivel supranacional y, en función de dicha lista, evaluar la capacidad de las autoridades nacionales y sus economías para tratar los desequilibrios económicos, es una idea polémica. La situación actual de Grecia es un buen ejemplo del hecho de que las soluciones a una situación dictadas desde fuera provocan la oposición de los habitantes del país y son una de las causas de la escalada de la tensión social.

 
  
MPphoto
 

  Philippe Lamberts, en nombre del Grupo Verts/ALE.(FR) Señor Presidente, los Verdes queremos una gobernanza económica. No solo para complacer a la gente, no para que la foto quede bonita, sino simplemente para dar a los ciudadanos europeos instrumentos, apoyándonos en el euro, que les permitan afrontar los retos del siglo XXI, dicho de otro modo, para garantizar un nivel de vida digno para todos, no solo para unos pocos afortunados, y hacerlo dentro de las limitaciones físicas del planeta ―y esto es lo novedoso, por supuesto―.

A este respecto, apoyamos estos informes sobre los marcos presupuestarios y el componente macroeconómico del paquete de «gobernanza económica». Estamos satisfechos con todos los indicadores que se han seleccionado, aunque nos habría gustado que uno de ellos hubiera sido las desigualdades en los ingresos, ya que son un signo muy claro tanto de una economía que funciona mal como de una sociedad que funciona mal, por lo que deberían actuar como señal de advertencia.

No obstante, nuestro acuerdo con el componente macroeconómico está supeditado a que se mantenga un enfoque simétrico, y esta es una declaración que transmito al Consejo. En otras palabras, creemos que todos los Estados miembros deberían estar en el mismo barco, con independencia de si actualmente tienen déficit o superávit, por ejemplo. No hay razón para que ejerzamos favoritismo, ya que el superávit de un país es el déficit de otro.

Por lo que respecta al Pacto de Estabilidad y Crecimiento, no podemos aceptar un instrumento cuyo único resultado es y seguirá siendo austeridad, austeridad y más austeridad, dicho de otro modo, que provocará que solo los más vulnerables de nuestras sociedades paguen la crisis económica.

Deseábamos un equilibrio, no teniendo menos disciplina presupuestaria, sino combinándola con una inversión disciplinada. Nuestra propuesta era hacer que los objetivos que Europa se fijó en la Estrategia Europa 2020 fueran no solo vinculantes, sino tan vinculantes unos como otros y tan vinculantes como las normas relativas al presupuesto o a los déficits. Me decepciona ver que no se pueda lograr una mayoría en este Parlamento para respaldar por fin esta estrategia y tomarla más en serio.

Podríamos haber accedido a votar a favor de este paquete de estabilidad y crecimiento tal y como estaba si hubiese venido acompañado de un ambicioso paquete fiscal, que combinase un impuesto sobre las transacciones financieras, un impuesto sobre la energía, un impuesto justo a las empresas transnacionales y, por supuesto, medidas para combatir el fraude fiscal, de manera que pudiéramos ayudar a los Estados miembros de la Unión a financiar los objetivos que esperan alcanzar. Sin embargo, no ha habido el más mínimo signo de esto. No hay en absoluto ningún plan al respecto, pese a las declaraciones que el señor Barroso ha realizado hoy de nuevo.

A la derecha le digo lo siguiente: ustedes han optado por formar una escasa mayoría con los euroescépticos, y tenían la libertad de hacerlo, para crear una forma de gobernanza económica que ―se lo puedo asegurar ahora― es injusta y será ineficaz.

Veremos lo que ocurre, por tanto, ya sea en este Parlamento cuando su pacto con los euroescépticos haya quedado en nada, o en las elecciones en Francia en 2012 y en Alemania en 2013, donde creo que los votantes estarán de acuerdo con nosotros.

 
  
MPphoto
 

  Jürgen Klute, en nombre del Grupo GUE/NGL.(DE) Señor Presidente, Señorías, también nosotros pedimos gobernanza económica en nuestro programa para las elecciones europeas en 2009. Sin embargo, las ideas que en la izquierda tenemos de la gobernanza económica difieren de las que figuran en el paquete de gobernanza económica que está actualmente sobre la mesa.

Para nosotros, la gobernanza económica significa establecer normas claras para la economía y fijar límites. Por ejemplo, creemos que esto implica prohibir el dumping salarial y el dumping fiscal, o establecer unas normas mínimas para impedir que la competencia se distorsione en el mercado laboral. Naturalmente, para nosotros, la gobernanza económica también conlleva una regulación efectiva de los mercados financieros.

Nada de esto figura en el paquete de gobernanza económica. En su lugar, la versión actual del paquete da la impresión de que ha surgido principalmente como resultado de la presión ejercida por las agencias de calificación crediticia sobre los Estados del euro del sur de Europa. Como ya puede observarse en los ejemplos de Grecia, Portugal y España, establece una política de austeridad radical que tiene consecuencias difíciles de prever para el futuro del proyecto europeo en su conjunto. Esta política de austeridad radical está llevando actualmente a los ciudadanos de Grecia, de Portugal y de España, pero también a los de los países del norte de Europa, a volver a abrazar un nacionalismo poco sensato que, según pensábamos, había sido derrotado hacía mucho tiempo en Europa.

Las muy necesarias mejoras recogidas en las propuestas originales de la Comisión que se elaboraron en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, y que allí se aprobaron por votación ―particularmente en el informe de la señora Ferreira― se han eliminado en gran medida de nuevo y se han atenuado bajo la presión del Consejo. A nuestro juicio, la eliminación de los actos jurídicos delegados del informe Ferreira es totalmente inaceptable. En consecuencia, el Parlamento Europeo ya no tiene ninguna influencia sobre la manera en que se tratan los desequilibrios macroeconómicos. Esto queda reservado a la Comisión. Esta situación poco se asemeja a la democracia, y aún menos a una Europa social preparada para afrontar el futuro.

En nuestra opinión, el paquete de gobernanza económica ―al menos en su forma actual― es la respuesta equivocada a la crisis que estamos tratando. Por esa razón, no apoyaremos el paquete en su forma actual.

 
  
MPphoto
 

  Claudio Morganti, en nombre del Grupo EFD.(IT) Señor Presidente, señor Comisario Rehn, Señorías, cuando se introdujo el euro, es posible que no estuviese claro lo que la pérdida de la política monetaria podría conllevar para un Estado miembro. Hoy estamos viendo las consecuencias dramáticas en Grecia.

La zona del euro no era ni ha llegado a ser una zona monetaria óptima. A un país golpeado por la crisis financiera le resulta más difícil recuperarse y podría arrastrar fácilmente a otros Estados miembros al abismo. Desde Maastricht en adelante, han existido criterios diseñados para prevenir situaciones peligrosas, y hemos visto de qué manera tan lamentable han fracasado. En 1999, Grecia no cumplía ningún criterio y, solo dos años más tarde, ya estaba en el euro. Portugal, además, fue el primer país en recibir advertencias en 2002 sobre su situación de déficit.

Incluso en el pasado, entonces, había indicios, pero ahora todos los ciudadanos europeos podrían acabar pagando las consecuencias. Estamos esperando para ver, por tanto, si estas nuevas medidas resultan ser algo más útiles. Probablemente sean la última oportunidad antes de que se declare el fracaso definitivo de la política económica europea.

 
  
MPphoto
 

  Hans-Peter Martin (NI).(DE) Señor Presidente, el drama que rodea a la Unión Europea está convirtiéndose en una tragedia. Mañana probablemente todo será cuestión de cada uno de los votos, hasta el último de ellos. Como alguien elegido directamente por 500 000 votantes en Austria, ¿cómo puedo aprobar este paquete?

Ahora podemos explicar el concepto de gobernanza económica incluso a las personas sumamente euroescépticas, pero no si carece de legitimidad democrática y si no hay controles ni equilibrios. ¿Cómo se supone que va a funcionar si, por un lado, se establece un protectorado de facto ―Grecia― y, por el otro, a los contribuyentes de las naciones que están en mejor posición económica se los despoja de sus bonos a través del Banco Central Europeo y los bancos malos? ¿Cómo pueden ustedes explicar a la gente que se mantenía firme en su posición de no abandonar el chelín ni el marco que ahora de repente necesitamos eurobonos simplemente porque no se puede controlar a los bancos?; por cierto, señor Hughes, está muy bien que los socialdemócratas se hayan dado cuenta de esto ahora. La única manera en que puedo imaginar eso es si finalmente cedemos y decimos que deberíamos haber hecho esto, eso o aquello en tal momento; si admitimos nuestros errores y, mientras Europa arde a nuestro alrededor, presentamos por fin un panorama en el que seamos capaces de sobrevivir a la globalización.

No veo esto en el paquete actual, sin embargo, y por eso ―aparte ya de los puntos particulares― es tan difícil para cualquier persona con sentido de la responsabilidad votar a favor de él.

 
  
MPphoto
 

  Krišjānis Kariņš (PPE).(LV) Señor Presidente, el caso es que las casas las suelen diseñar personas con educación superior, pero las suelen construir personas que apenas tienen una educación secundaria. Es más: si, durante la construcción de una casa, ocurre que hay un obrero de la construcción que es o bien tonto o bien deshonesto, y no vierte la cantidad necesaria de hormigón en los cimientos tal y como se pide en el diseño, entonces la casa estará inclinada. En el caso de la zona del euro, los cimientos, los cimientos de la estabilidad, se sentaron con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Desafortunadamente, ha sucedido que varios Estados miembros ―quizás como si fueran obreros de la construcción perezosos o descuidados― no se adhirieron al pacto de estabilidad y crearon unos déficits presupuestarios y unas deudas públicas excesivamente elevados. Cuando se produjo la crisis económica mundial, esta casa de la zona del euro empezó a tambalearse. Si la zona del euro fuese una casa, entonces lógicamente deberíamos habernos puesto manos a la obra de nuevo y haber establecido nuevos cimientos. En este caso, tenemos un paquete de gobernanza económica completado, que deberíamos aprobar, a modo de cimientos reforzados, de manera que en el futuro, cuando llegue la próxima tormenta, la zona del euro no pueda tambalearse. Además, si queremos hacernos una idea del aspecto de este tambaleo, solo tenemos que observar lo ocurrido en Grecia. Señorías, tenemos que evitar la situación en la que en el futuro nuestra casa pueda tambalearse de nuevo, y la solución es aprobar el paquete de gobernanza económica. Gracias por su atención.

 
  
MPphoto
 

  Udo Bullmann (S&D). (DE) Señor Presidente, me gustaría empezar mis comentarios con una pregunta para el Comisario Rehn y para el señor Kármán del Consejo. Ambos han hablado de un asunto pendiente en la discusión entre la mayoría parlamentaria y el Consejo. Esta semana he observado que el Consejo se había opuesto al texto del informe de la señora Ferreira, ponente para el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, en relación con el enfoque simétrico. ¿Son ustedes capaces de decirme que este problema se ha resuelto, porque el Consejo ha votado a favor de la ponente? De hecho, en tal caso todavía tendrían un problema entre la mayoría de aquí y el Consejo, ¿o han olvidado mencionar eso? De ser así, me gustaría saber eso también, porque entonces yo pensaría que ustedes no lo consideran importante. Quisiera que ustedes dos me lo explicasen al final de este debate.

Escuchando a los dos grupos conservadores en esta Cámara, y también a los liberales, me da la impresión de que, si aprobamos lo que han presentado aquí, entonces se arreglará el mundo. Lamentablemente, ese no es el caso. El mundo posteriormente estaría peor, no mejor ―porque han transformado una oportunidad de crear una política económica más común en Europa en un paquete de austeridad―. Eso es algo malo, porque representa una política que data del siglo pasado, porque supone un enfoque anticuado que simplemente toma regímenes de sanciones de las técnicas políticas y no incentivos, o una fiscalidad inteligente, o enfoques equilibrados como los que nosotros hemos representado. Varios lados de la Cámara han formulado suficientes propuestas pragmáticas para permitir que se presente un paquete equilibrado.

Si la señora Wortmann-Kool quiere asegurar que el paquete quedaría bloqueado por los verdes y los socialdemócratas, eso es desde luego un puro disparate. Exactamente lo contario es verdad. A los diputados de esta Cámara pertenecientes al Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos) ―que corren detrás de la Comisión o bien del Consejo― yo les diría que no estamos aquí para dar luz verde a las cosas, sino para pensar por nosotros mismos. Eso es lo que los votantes esperan de nosotros. Por tanto, debo señalarles que, en este momento, ustedes no pueden distinguir si un Estado miembro está construyendo maquinaria de defensa, aviones de combate o si está invirtiendo en su sistema educativo de mañana. Ustedes no están en condiciones de realizar una evaluación cualitativa de su política presupuestaria. Nosotros, de hecho, sí queremos dotarlos a ustedes de la capacidad para hacerlo. Deseábamos un pacto más inteligente que brindase a la Comisión una mayor oportunidad de ejercer una influencia. No puedo entender por qué el Comisario Rehn no está de acuerdo con esto: más oportunidades de influencia y una política económica moderna que haga referencia a los objetivos de la Estrategia Europa 2020 velando por los intereses de nuestros ciudadanos. Ustedes lo han desbaratado, lo cual es una lástima. En consecuencia, este paquete no es en modo alguno equilibrado.

Seguiremos luchando por un mejor paquete económico. Se lo debemos a nuestro electorado. A decir verdad, la respuesta tiene que ser «más Europa», no «menos Europa». Tiene que ser la Europa adecuada, no obstante, no el paquete equivocado.

 
  
MPphoto
 

  Olle Schmidt (ALDE).(SV) Señor Presidente, señor Comisario, Europa se encuentra en una situación difícil, pero precisamente en tiempos de crisis es cuando la UE suele ser capaz de tomar decisiones audaces. El hecho de que mañana seamos capaces de adoptar una decisión sobre unas normas más estrictas y más claras para la gobernanza económica es sumamente importante, no solo para los países de la zona del euro. Todo el mundo se verá afectado. Los dirigentes de Europa han vacilado y han creado incertidumbre. El nerviosismo se ha propagado. El mensaje de aquellos ha cambiado de un día a otro. La decisión de mañana podrá demostrar que el Parlamento es capaz de tomar decisiones difíciles en tiempos difíciles. Grecia recurrió al engaño para poder adherirse a la zona del euro. Eso es verdad. Precisamente por eso los dirigentes alemanes y franceses ahora están mostrando un claro liderazgo y asumiendo la responsabilidad por el futuro de Europa, en lugar de seguir hablando en un tono confuso y apagado.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento debe reformarse y las normas deben hacerse más estrictas. Pacta sunt servanda ―hay que cumplir con lo acordado―; ¡no queremos una nueva Grecia! En Suecia, sabemos que el camino hacia la estabilidad y el crecimiento pasa por unas finanzas estatales saludables. El señor Bullman puede preguntar a los miembros suecos de este Grupo. Tengo la esperanza de que los socialdemócratas suecos sean capaces de apoyar esta propuesta, particularmente porque hemos logrado sacar adelante normas que salvaguardasen los convenios colectivos suecos. Ahora se está eliminando el último impedimento para permitir que los socialdemócratas suecos desempeñen un papel decisivo en la conversión de Suecia en un miembro del Pacto por el Euro Plus. Si Suecia va a pertenecer al círculo interno de la UE, no podemos limitarnos a marchar penosamente detrás de los críticos de la EU procedentes de Hungría, la República Checa y el Reino Unido. Esas nos son buenas compañías que debamos mantener.

 
  
MPphoto
 

  Kay Swinburne (ECR). - Señor Presidente, me encuentro en una posición difícil en este debate, pues creo que unas normas fiscales estrictas son necesarias para tener una moneda y una economía fuertes. A mi juicio, esta fue la razón fundamental por la que mi país no se unió al euro. La unión monetaria siempre iba a ser difícil si no se daban unos pasos significativos hacia la unión económica y, precisamente por este último requisito, no creo que el Reino Unido se una nunca al euro.

Para mi Grupo político presente aquí en el Parlamento, la soberanía nacional sobre las decisiones relativas a la política económica es un principio fundamental. Si estos seis informes y sus normas solo fueran aplicables a la zona del euro, podríamos apoyar más activamente al Grupo del Euro en su decisión de reforzar los principios que sostienen su unión monetaria. Si todos los Estados miembros que utilizan el euro quieren fortalecer e intensificar la coordinación de sus políticas económicas, entonces esa debería ser su decisión.

El Reino Unido y otros países no pertenecientes a la zona del euro quieren ser buenos vecinos. Sin embargo, son inaceptables los intentos de obligarnos a los que estamos fuera de la zona del euro a cumplir los objetivos y procesos diseñados para armonizar la política económica. No deseo ver cómo se prolongan las dificultades de la zona del euro, pero el Grupo ECR no puede apoyar una legislación de la UE que transfiera más poderes de los gobiernos nacionales que actualmente están fuera de esa zona del euro.

Cabe esperar que todos los Estados miembros hayan aprendido las lecciones de la crisis, a saber, que un presupuesto equilibrado y una firme disciplina presupuestaria tienen como recompensa unos menores costes de financiación en los mercados financieros, y que la honestidad en la notificación estadística es esencial para mantener la confianza de los mercados. Básicamente, una zona del euro fuerte y el euro como moneda mundial benefician a todos nuestros intereses. Las nuevas normas tienen que garantizar que se haga más fuerte y más sostenible.

 
  
MPphoto
 

  Sven Giegold (Verts/ALE). (DE) Señor Presidente, en el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea queremos ver una sólida gobernanza económica europea. Esto significa que, por un lado, necesitamos normas estrictas para tratar los desequilibrios ―tal y como se expone en el informe de la señora Ferreira― y, naturalmente, también necesitamos sanciones para estos. Por eso votaremos a favor de estos dos informes, al igual que haremos con el informe de la señora Ford, que proporciona la base estadística para nuestra cooperación económica.

Otro tanto cabe decir en relación con los tres informes sobre el Pacto de Estabilidad y Crecimiento: un euro común y, además, en Europa necesitamos fijar límites a los déficits y la deuda. Dichos límites se han excedido en esta crisis. Sin embargo, es importante considerar cómo se reducen los déficits y la deuda. En este momento, estamos viendo una y otra vez en Grecia, Portugal e Irlanda que, bajo la presión de la Comisión Europea, en las negociaciones con los gobiernos nacionales se han producido resultados y paquetes en los que los débiles son quienes sufren, y en los que a los ricos ―a los que les fue muy bien en los 20 años anteriores― se los deja a su aire. Esto ha hecho tambalear la fe de la gente en el proceso. Por eso en el Grupo de los Verdes queremos que los objetivos de la Estrategia Europa 2020 sean totalmente vinculantes en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y en los informes, así como los objetivos de déficit y deuda.

Al no aceptar esto, Señorías de los grupos liberales y conservadores, ustedes se han desentendido de uno de los principios de cohesión social en Europa. No podemos apoyar eso. Lo consideramos muy lamentable, porque nos habría gustado ver una amplia mayoría proeuropea aquí en el Parlamento.

Si estos informes no obtienen una mayoría mañana, en tal caso siempre estaremos preparados para trabajar juntos de manera constructiva para lograr una solución común para la gobernanza económica que asuma las responsabilidades sociales y económicas con la misma seriedad.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL).(EL) Señor Presidente, en opinión de quienes integramos el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, este paquete de gobernanza económica no solo es la respuesta equivocada a la crisis; también marca el fin de Europa tal y como la conocemos. Su objetivo no es la coordinación económica ni la disciplina presupuestaria, como sostiene; es imponer un memorando de austeridad permanente en toda Europa, a todos los trabajadores. El objetivo del «Semestre Europeo» y los programas nacionales de reforma y de estabilidad no es la convergencia; es suprimir los convenios colectivos, liberalizar los despidos, privatizar la industria y deshacerse de los sistemas públicos de pensiones.

Estas políticas no sirven a los intereses de los ciudadanos de Europa ni a su esperanza de crecimiento real. Al contrario, benefician a los intereses de los bancos, que a sabiendas han mantenido en sus libros bonos tóxicos sujetos a la especulación internacional a gran escala, así como a los intereses de las grandes empresas que han encontrado, en el mercado común, un refugio para la especulación y la evasión fiscal. Yo citaría, a modo de ejemplo, la empresa alemana Hochtief, que gestiona el aeropuerto de Atenas; no ha pagado un euro desde 2001 y debe 500 millones de euros en concepto de IVA.

Mucho se debate sobre Grecia. Desde hace ahora un año, la esencia del paquete de gobernanza económica se ha aplicado a mi país con unas consecuencias desastrosas: la recesión está agravándose, la inflación se ha disparado, las inversiones se han agotado por completo, los derechos laborales y los convenios colectivos básicamente se han revocado, la mayor caída del coste laboral se ha producido en Europa, el desempleo ha alcanzado el 20 % y la deuda ha aumentado, lo que ha avivado un peligroso círculo vicioso de recesión, deuda y más endeudamiento. Por eso los trabajadores griegos enfadados se han echado a las calles y plazas, luchando para conseguir que se anulen las políticas de austeridad, para defender sus ingresos y sus derechos laborales y sociales, así como el crecimiento real y un futuro mejor para Grecia y Europa.

 
  
MPphoto
 

  Francisco Sosa Wagner (NI).(ES) Señor Presidente, deseamos la creación de un espacio de gobierno económico regido por los principios del federalismo adaptados a la construcción europea.

No podemos seguir cerrando los ojos. Es incoherente disponer de una moneda única y carecer al mismo tiempo de los instrumentos fiscales y financieros que esta moneda exige.

En concreto, por tanto, necesitamos: la emisión de deuda europea, un «no» rotundo a la competencia entre las emisiones de deuda de los Estados, la creación de un auténtico tesoro público europeo y la armonización de las políticas impositivas que garanticen la igualdad de los ciudadanos, combatan el fraude fiscal y ayuden a definir una política social europea progresista y basada en servicios públicos eficaces.

Estas ideas son, se me dirá, elementales. Pero hay que repetirlas y repetirlas porque nadie las escucha. Y, precisamente por no escuchar, corren esos tiempos oscuros de que hablaba el poeta Bertolt Brecht.

 
  
MPphoto
 

  Íñigo Méndez de Vigo (PPE).(ES) Señor Presidente, cuando yo entré en este Parlamento, hace veinte años, este debate no habría tenido lugar, porque este Parlamento era entonces un parlamento consultivo y la batalla de muchos de nosotros en estos veinte años ha sido convertirlo en lo que es hoy, un parlamento colegislador.

Pero cuando uno colegisla, uno tiene que ser responsable. Y aquí tenemos que hacer un ejercicio de responsabilidad. Alguna parte de esta Cámara ha adoptado aquel viejo eslogan de mayo del 68 de que lo realista es pedir lo imposible. Claro, cuando uno pide lo imposible, al final es imposible llegar a acuerdos.

En el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos) no hemos negociado con unos grupos o con otros, hemos negociado con todos. Pero hemos llegado a acuerdos con aquellos que estaban dispuestos a llegar a acuerdos.

Y yo creo, señor Presidente, que si se examinan objetivamente la propuesta de la Comisión, la posición del Consejo y lo que está ahora sobre la mesa ―que vamos a votar mañana―, es innegable que hay muchos avances. Y ésa es en realidad la polémica o la disyuntiva que tenemos que resolver mañana.

Miguel de Cervantes, al final de su fecunda existencia, decía que había momentos en la vida en que había que ser camino o posada. Ser posada, para Cervantes, era quedarse quieto, quejarse de que no le hacían a uno caso y quedarse plantado. Ser camino significa avanzar, ser camino significa superar los obstáculos, saber que no todo está logrado, que el camino probablemente no es aquel por el que nos gustaría circular, pero circular.

Y eso es lo que yo creo que este Parlamento debe hacer mañana: circular, resolver con el Consejo las dificultades que todavía tenemos, pero mirar hacia adelante en un momento en el que la crisis está golpeando a todos los europeos. No es responsable en estos momentos decir «esto no me gusta y rompo la baraja». Lo responsable es circular.

Y por ello, señor Presidente, yo creo que en la votación de mañana vamos a concertar una nueva cita con el Consejo para el mes de julio. Porque al final, como también decía un poeta ―el señor Sosa Wagner ha citado a un poeta alemán, yo citaré a un poeta francés, Paul Valéry― de los poemas, éstos nunca se acaban, solo se abandonan.

Nosotros vamos a abandonar el resultado final al mes de julio, y yo espero que la Presidencia húngara, que tan buen papel ha hecho, sea capaz también de encontrar un acuerdo satisfactorio para todos.

Muchas gracias, señor Presidente. Y recuerdo que ésta es la primera vez en veinte años que el reloj se equivoca a mi favor y me da más tiempo.

 
  
MPphoto
 

  Edward Scicluna (S&D). - (MT) Los seis informes sobre la gobernanza económica conforman un complejo paquete para la Unión Europea, especialmente para la zona del euro. A quienes han confeccionado el paquete les cuesta bastante explicarlo y aún más difícil resulta a la gente de fuera entenderlo. Es comprensible que los ciudadanos estén perplejos, tanto por la crisis que se está desplegando ante ellos, como por nuestra reacción confusa y tímida ante ella. Por este motivo, nos corresponde a nosotros la responsabilidad de explicar nuestras opciones de voto a nuestros electores; de decir si estamos a favor o en contra de todos y cada uno de estos informes. En resumen, el paquete que la Comisión nos ha presentado tenía por objeto cubrir las tres fases de cómo se debería reaccionar ante la crisis. Ante todo, este paquete se centra en la prevención, el alivio y la solución de la crisis. Los informes Wortmann-Kool, Feio y Goulard abordan el uso extenso de sanciones como los instrumentos principales necesarios para impedir que un país alcance niveles peligrosos de déficit y de deuda, y los panoramas que surgen cuando estos países hacen caso omiso de las diferentes advertencias que se les hacen acerca de su alarmante situación fiscal. Al principio, los informes se enzarzaban en una discusión sobre la severidad de las multas que deberían imponerse, aunque más tarde se han aceptado sugerencias más moderadas. La manera más difícil y más creativa de aliviar la crisis, evitando desequilibrios macroeconómicos mediante el uso de cuadros de indicadores que determinen los objetivos que han de alcanzarse, se dejó para el informe Ferreira. A pesar de las limitaciones técnicas y otras presiones, este informe ha logrado al menos establecer un conjunto mínimo de objetivos deseados. Quienquiera que espere encontrar una solución a la crisis actual dentro de este paquete lo hará en vano. Este paquete carece de ideas bien meditadas y sensatas de economistas europeos y extranjeros sobre la manera en que los países afectados pueden superar esta crisis. Un informe que se esforzaba por crear un consenso sobre los valores para el euro fue marginado en el último minuto por el Consejo y ahora la Comisión simplemente lo ha archivado, con la promesa de llevar a cabo más estudios sobre el tema. No tenemos nada concreto en la mano; sencillamente hemos terminado con una promesa sobre otra promesa. Debemos tener presente que todo el sentido de este ejercicio era ayudar a Europa a volver a levantarse, sacarla del lodo y garantizar que pudiera avanzar y hacerse competitiva a escala mundial. Por esta razón, no deberíamos oponernos a la idea de que los países de la zona del euro tengan que reducir su exceso de cargas fiscales. Estamos de acuerdo en que nadie debería competir mientras acarrea una carga tan pesada. No obstante, no se puede aceptar la imposición de un régimen muy estricto que solo serviría para enfermar y debilitarse todavía más. Europa necesita desarrollar algo de músculo económico; necesita planes creativos para reforzar el crecimiento económico y crear empleo. Es enormemente decepcionante que, después de todos estos meses, ni una sola de las propuestas inteligentes que se barajaban haya terminado figurando en este paquete.

 
  
MPphoto
 

  Wolf Klinz (ALDE).(DE) Señor Presidente, Señorías, durante mucho tiempo hemos creído que el mercado interior y la introducción de una moneda común tendrían como resultado automático la convergencia económica y de los Estados miembros, y que los criterios de Maastricht bastaban para asegurar la disciplina. Ahora nos hemos dado de bruces contra la realidad. Los instrumentos de gestión han resultado ser inadecuados y, en el pasado, se han vulnerado de forma escandalosa.

Una moneda única y una política monetaria única no son viables a largo plazo a menos que las normas tengan verdadero efecto en el ámbito de la política fiscal, presupuestaria, económica y social. La UE ahora está probando un nuevo enfoque. Por usar una metáfora, digamos que le queda una última bala que disparar. Si esta última bala no acierta en el blanco, el daño podría ser grave. La UE podría hallarse en una fase regresiva, podríamos ver el retorno de la renacionalización y el proteccionismo, y los primeros indicios de desintegración en la zona del euro.

El nuevo paquete intenta prevenir esto y sentar nuevos cimientos. Estoy a favor de este paquete, aunque lo considero bastante poco entusiasta en vista de los problemas que acabo de esbozar. Existe el riesgo de que el Semestre Europeo resulte ser un ejercicio centralista y burocrático. El pacto por el euro podría quedar posiblemente sin efecto. Lo que necesitamos son recomendaciones vinculantes por parte de la Comisión. Lo que necesitamos son sanciones e iniciativas automáticas que el Consejo solo pueda parar mediante votación por mayoría cualificada inversa. Esto es sin duda necesario si finalmente se ha de acabar con los vergonzosos y poco claros altercados protagonizados por miembros del Consejo entre bastidores. Lo que necesitamos urgentemente es un mecanismo de resolución claro para el sector financiero de manera que este pueda funcionar de nuevo.

 
  
MPphoto
 

  Derk Jan Eppink (ECR).(NL) Señor Presidente, ha quedado claro que una unión monetaria requiere una unión presupuestaria, así como el cumplimiento de las normas. Esa es la lección que cabe aprender de la crisis del euro. Considero que el paquete que acordamos el miércoles pasado está muy bien equilibrado, por lo que tengo el honor de comunicarle, señor Comisario, que la delegación belga que forma parte de los Conservadores y Reformistas Europeos aprobará este paquete.

No obstante, sí tengo que hacer algunas críticas. En conjunto, creo que los eurobonos no son una solución milagro. Ayer, Gideon Rachman escribió en el Financial Times que no se puede curar la intoxicación etílica con una botella de vodka. He tenido debates teológicos sobre esta cuestión con la señora Goulard. No hemos podido ponernos de acuerdo, pero la admiro como oponente. También creo que la teoría de los desequilibrios económicos es bastante imprecisa y confusa. No es verdad que Alemania tenga un superávit comercial porque Portugal tenga un déficit comercial. Esa sería verdaderamente una lectura propia de Economía de la UE para dummies.

Por consiguiente, señor Presidente, tenemos ante nosotros el mejor texto alcanzable. Votaré a favor de él y creo que, en este momento y en este periodo de crisis en la zona del euro, este Parlamento y nosotros estamos llamados a actuar, y eso es lo que me gustaría hacer.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Toussas (GUE/NGL).(EL) Señor Presidente, el paquete de medidas de gobernanza económica genera un instrumento sólido para imponer reestructuraciones capitalistas de una manera uniforme y una estrategia uniforme en todos los Estados miembros, con el fin de reforzar la competitividad, la rentabilidad y el poder del capital. Este es un memorando permanente para las clases obreras de todos los Estados miembros de la Unión Europea. La vulgar propaganda sobre las deudas y los déficits de Grecia, Irlanda, Portugal y otros países está diseñada para echar la culpa a los derechos adquiridos por las clases obreras y para ocultar al verdadero culpable: el capitalismo y sus monopolios. El terrorismo ideológico de la clase burguesa que se está promoviendo es que la única salida es masacrar a los trabajadores para mantener intacta la rentabilidad del capital.

Solo entre 1985 y 2011, aparte de la inmensa riqueza de la que se ha apropiado el capital y que procede de la explotación de la clase obrera en Grecia, el capital de monopolio en el país y en el extranjero ha robado 628 000 millones de euros en intereses y reembolsos, bien como prestamista o bien como prestatario.

La clase obrera no debe nada a quienes le han robado lo que había ganado con el sudor de su frente. Al contrario, a ella se le debe toda la riqueza saqueada por el capital. El mensaje que envía el Partido Comunista Griego desde la roca de la Acrópolis resuena con más actualidad hoy que nunca: «Las naciones de Europa se alzan. Derríbense la barbarie capitalista y la soberanía de los monopolios.»

 
  
MPphoto
 

  Andreas Mölzer (NI).(DE) Señor Presidente, cuanto más garanticemos en el futuro Mecanismo Europeo de Estabilización, más dependientes se volverán los Estados sólidos respecto de la periferia excesivamente endeudada de la UE. La centralización y una moneda única, que nunca podría ser una moneda fuerte a largo plazo, han contribuido a los problemas actuales, pero seguir por este camino erróneo es precisamente lo que ahora se nos está proponiendo como una solución para rescatarnos.

Las economías económicamente fuertes y las débiles se juntan arbitrariamente en primer lugar en un mismo saco. A continuación recurrimos a varias medidas de rescate ―todas en vano― y ahora todo va a culminar en la gobernanza económica europea. En mi opinión, si las economías excesivamente endeudadas quieren permanecer en la zona del euro, entonces deben someterse a un estricto control presupuestario en su lugar. El tipo de centralización en virtud del cual Bruselas ejerce una autoridad presupuestaria sobre todos los Estados miembros representa una intervención indebida en la soberanía de los Estados miembros, sin embargo, y además reduciría a los países sólidos de Europa a meros juguetes de la burocracia de la UE.

En mi opinión, deberíamos echar el cerrojo contra el deseo creciente de Bruselas de una centralización cada vez mayor.

 
  
MPphoto
 

  Danuta Maria Hübner (PPE). - Señor Presidente, nuestra tarea y responsabilidad aquí es garantizar que tanto los Estados miembros como la Unión en su conjunto salgan fortalecidos de la crisis, y el paquete de gobernanza económica nos lleva en esta dirección. El paquete ―políticamente impensable antes de la crisis y desde luego todavía imperfecto― supone verdaderamente un importante paso adelante.

No obstante, es obvio que alcanzar un acuerdo es una cosa ―y es nuestro deber aquí―, pero ver su aplicación práctica y además obtener beneficio de las nuevas normas representará otro reto más. Esta reforma, que introduce un mayor grado de automaticidad en las facultades discrecionales y las negociaciones políticas, tendrá que superar la prueba de la vida real, lo cual requerirá una firme voluntad política y una actitud de responsabilidad.

No está claro cuánto se tardará hasta que todos los acuerdos institucionales estén en vigor y las nuevas normas comiencen a dar sus frutos. Esta incertidumbre genera riesgos y no debemos dar más cabida a estos riesgos. También sigue sin estar claro cómo funcionará la interacción entre el Semestre Europeo y la nueva infraestructura de gobernanza económica, y también me preocupa la implantación del Mecanismo Europeo de Estabilidad permanente como instrumento intergubernamental.

Espero que nuestro acuerdo sobre el «paquete de seis» allane el camino para que estos instrumentos finalmente se conviertan en instrumentos comunitarios.

Para concluir, permítanme decir que el paquete de gobernanza económica nos brinda la oportunidad de que la actitud de ganadores y perdedores desaparezca de nuestra realidad europea y de que Europa no se convierta en un juego de suma cero.

 
  
MPphoto
 

  Liem Hoang Ngoc (S&D).(FR) Señor Presidente, Señorías, nuestros conciudadanos están cuestionando las virtudes de las políticas de austeridad que están reduciendo sus servicios públicos y constriñendo su seguridad social. Allí donde reinan, estas políticas no están logrando recortar la deuda pública ni reducir el desempleo. Los contenidos de este paquete de «gobernanza» ―y los llamo «contenidos» a propósito― que estamos debatiendo hoy aquí son tan ridículos que incluso los economistas están atónitos, porque impedirán que la política presupuestaria se ajuste a los ciclos económicos.

Durante el trílogo, los propios representantes de la Comisión nos reconocieron que no han utilizado ningún modelo teórico o econométrico como base para formular recomendaciones y predicciones sólidas. Admiten que están trabajando sobre una base puramente intuitiva. A la luz de esto, cuesta entender por qué los diputados conservadores, liberales y euroescépticos de esta Cámara han intentado a ciegas endurecer el texto propuesto por la Comisión. Están en una posición incluso menos indicada para darnos sermones, habida cuenta de que los gobiernos dirigidos por amigos suyos han creado estos déficits mediante unas reducciones de impuestos que son tan injustas como ineficaces: ¿no es verdad, señor Gauzès? Hacen declaraciones grandilocuentes sobre la Estrategia Europa 2020, pero se niegan a permitir que el gasto en prepararse para el futuro, como por ejemplo el gasto en inversión, se excluya del cálculo de los déficits.

Sí, señora Wortmann-Kool, ¡ese es el quid del debate por cuanto a nosotros respecta! Reduzcamos los déficits, sí, por ejemplo suprimiendo los regalos fiscales que han beneficiado sobre todo a los acreedores del Estado, pero hagámoslo sin sacrificar la inversión, la formación ni el empleo, porque las inversiones de hoy son los puestos de trabajo de mañana y los ingresos fiscales que se derivarán, y esto nos permitirá reducir nuestros déficits. Este es el teorema que debería aparecer en el frontispicio del paquete de «gobernanza».

Compañeros diputados conservadores y liberales, algunos de ustedes quieren castigar automáticamente a los Estados que son herejes de su dogma por la friolera de miles de millones de euros. También quieren castigar a países que no reducirán los salarios con el fin de recuperar su saldo de operaciones con el exterior. Creen que los déficits son principalmente el producto de las malas intenciones por parte de esos Estados, como si el modelo neoliberal que ustedes nunca cuestionan no acabase de atravesar su peor crisis desde 1929, y como si no estuviese conduciendo ya a una presión sobre el poder adquisitivo de la gente de a pie y causando una enorme contracción de los ingresos fiscales: dos problemas que, para empezar, fueron la causa del aumento del endeudamiento privado y público.

Cuando llegue la hora de votar, los socialistas y demócratas enviarán una señal clara contra este paquete de austeridad, que solo puede exacerbar la indignación que está creciendo en toda Europa. Esta señal clara se dirige a todos los trabajadores de Europa y especialmente a mis conciudadanos de Francia y Alemania mientras se aproximan a las elecciones que tendrán una repercusión decisiva en el futuro de Europa.

 
  
MPphoto
 

  Ramon Tremosa i Balcells (ALDE). - Señor Presidente, en primer lugar me gustaría agradecer a todos los ponentes el gran trabajo que han realizado, especialmente mis colegas y amigos Sylvie Goulard y Carl Haglund.

Nuestra votación del paquete de gobernanza económica podría ser uno de esos puntos de inflexión históricos para este Parlamento. No solo por sus consecuencias directas, sino también por la postura moral que mostramos a nuestros ciudadanos. Es hora de que la política y los gobiernos adopten una postura más sólida sobre lo que está mal y lo que está bien en los valores que queremos defender, también en el ámbito económico.

¿Queremos unos gobiernos que mientan sobre sus presupuestos o sus déficits? No, porque, aunque se pueda negar la realidad durante un tiempo, esta siempre vuelve a contraatacar al final. Además, ¿queremos unos gobiernos que cumplan el Pacto de Estabilidad y Crecimiento? Creo que sí. Por tanto, es necesario administrar sanciones.

Sabemos que, si los Estados miembros tienen que sancionarse unos a otros, nada ocurrirá. Por eso apoyo plenamente la mayoría cualificada inversa, también en nombre de mi partido, la coalición liberal catalana, que ahora dirige el Gobierno de Cataluña y también la alcaldía de la ciudad de Barcelona. La automaticidad es muy necesaria si queremos estar seguros de que las líneas rojas no se traspasan libremente.

Además, está el llamamiento a la Comisión para que formule una propuesta sobre los eurovalores. Me gustaría apoyar públicamente esta propuesta, que tiene en cuenta el tema de la disciplina fiscal.

 
  
  

PRESIDE: Miguel Ángel MARTÍNEZ MARTÍNEZ
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Peter van Dalen (ECR).(NL) Señor Presidente, la crisis griega es uno de los factores que forman la base de este debate. Prestar más dinero a los griegos y exigir que apliquen más recortes es poco prudente. Los griegos nunca podrán devolver los préstamos y una economía que está prácticamente muerta no puede hacer recortes. No se puede pedir a un esqueleto que se apriete el cinturón.

Entonces, ¿qué es lo que necesitamos? En primer lugar, quienes en esta Cámara permitieron el ingreso de Grecia en la zona del euro deberían confesar su culpabilidad, así como debería hacerlo el Ministro de Finanzas belga, el señor Reynders. Obviamente, nunca se debería haber permitido que esto sucediera.

En segundo lugar, parte de la deuda griega debe cancelarse y, para garantizar que la deuda restante efectivamente se pague, habría que elaborar un plan de recuperación multianual para la economía griega.

En tercer lugar, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento debería incluir sanciones automáticas contra quienes incumplen las condiciones de la pertenencia a la zona del euro, pues nunca más deberíamos permitirnos caer en este suplicio. A este respecto, creo que el informe Wortmann-Kool podría haber sido más riguroso.

Señor Presidente, apoyo el «paquete de seis» pero, debido a este punto, me abstendré de votar el informe Wortmann-Kool.

 
  
MPphoto
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL).(PT) Señor Presidente, este paquete legislativo no es una respuesta a los graves problemas económicos y sociales que se están viviendo en muchos países y que están afectando a los trabajadores y a la gente en general. Tienen su origen básicamente en las políticas cada vez más neoliberales de la UE que concentran el poder financiero y político en manos de unos pocos.

Al ampliar las exigencias del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y endurecer las sanciones, el resultado de las negociaciones revela el consenso político que existe entre las tres instituciones sobre el rumbo y los alineamientos principales de la Unión Europea. Forma parte de un ataque sin precedentes contra los derechos de los parlamentos nacionales, que están constreñidos por las directrices neoliberales de la UE para los presupuestos de sus países, teniendo como objetivo imponer medidas de austeridad a los trabajadores y a la gente, privatizaciones y recortes de la inversión pública en sectores y servicios esenciales.

Puesto que las luchas de los trabajadores en Grecia, Irlanda y Portugal han sido en vano, como sabemos, es hora de hacer un cambio de sentido y dejar de insistir en beneficiar solo a los grupos empresariales económicos y financieros, sobre todo en las principales potencias europeas. Lo que estos documentos legislativos proponen es perpetuar estas medidas de intervención, que subyugan a los pueblos y los países, y los transforman en auténticos protectorados o colonias. Proponen seguir un camino que solo puede conducir al desastre económico y social, y a la propia implosión de la Unión Europea. Por tanto, estamos en contra de ellos.

 
  
MPphoto
 

  Jean-Paul Gauzès (PPE).(FR) Señor Presidente, señor Comisario, señor Ministro, Señorías, muchos comentarios se han vertido ya sobre los diferentes informes que componen este paquete de gobernanza. En esta fase, ¿cuáles son los puntos más importantes que pueden ayudarnos a evaluar el trabajo que se ha realizado? El hecho de que hoy tengamos este paquete, que es el resultado de las negociaciones entre el Consejo y el Parlamento, constituye ya un avance considerable. Cubre una brecha evidente en el desarrollo del euro y, lamentablemente, ha hecho falta la crisis de deuda para empujarnos a hacerlo.

A este respecto, deberíamos destacar la encomiable labor realizada por la Presidencia húngara y la calidad de los negociadores de este Parlamento. También me gustaría hacer hincapié en los resultados que ha obtenido el Parlamento en las deliberaciones con el Consejo, ya que este último ha demostrado una actitud verdaderamente abierta. Debemos recordar cómo solía ser la situación y valorar las mejoras con objetividad.

Habiendo dicho esto, ¿son satisfactorias estas disposiciones? ¿y son suficientes? Siempre se pueden mejorar, por supuesto, pero este paquete ya proporciona soluciones reales para fortalecer la zona del euro y para crear el enfoque económico concertado que se necesita. ¿Podemos argumentar seriamente, como hacen quienes se oponen a este paquete, que podemos generar crecimiento encima de una montaña de deuda que cada vez se deja para más tarde en el futuro?

A quienes nos culpan de apoyar un paquete de gobernanza que no se basa en ningún modelo teórico o econométrico, simplemente les diré esto: ¿acaso los modelos de los que ustedes hablan prevén o previenen la crisis que estamos atravesando y que todavía no ha terminado; o conducen, en su lugar, a comportamientos de alto riesgo bajo la capa de la verdad matemática?

Señor Presidente, Señorías, mañana el Parlamento tendrá que tomar su decisión, y espero que envíe una señal alto y claro, tanto a nuestros ciudadanos, para devolverles la confianza en Europa, como a los mercados, para estabilizar nuestra moneda.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad